Está en la página 1de 2

ROMPIENDO ATADURAS

Texto: Gálatas 5:1


Introducción:

¿Qué es una atadura? Según el diccionario significa cosa que impide o retrasa el
desarrollo de una acción, unión o relación entre dos o mas cosas que se usa para atar
algo para que no se suelte, impedimento, traba y ligadura que se usa para no dejar
escapar algo; pero a través de esta enseñanza vas a romper las ataduras que no te
dejaban avanzar en Cristo, esas cosas que había en ti y no te dejaban crecer. Podemos
definir también atadura a todo aquello que limita tu vida espiritual. ¿Cómo romper
esas ataduras que detienen mi vida espiritual?

1 – Rompiendo las cadenas de falta de perdón:


 El perdón se basa en la aceptación de lo que pasó. La falta de perdón es un
veneno de tu alma, el perdón nos libera de resentimientos arraigados a nuestro
corazón, la falta de perdón enferma el alma y el cuerpo (Mateo 18:21-22). El
perdón es una declaración que debes y puedes renovar a diario, perdona para que
puedas ser perdonado dice la palabra (Mateo 6.14-15).
 Cuando perdonas a tu prójimo estas cumpliendo el segundo mandamiento y
estas siendo obediente a Dios (Mateo 12:30-31). El verdadero amor de Dios te hace
capaz de perdonar a tu prójimo, La biblia dice: “Amarás a tu prójimo como a ti
mismo”. (1° Juan 4:11).
2.- Rompiendo las ataduras del pasado:
 ¿Qué son ataduras del pasado? Son situaciones, traumas experiencias y
recuerdos de tu pasado que marcaron tu vida de una forma negativa pero que
están afectando tu presente.
 ¿Qué ata tu pasado? Tu mente, tus manos y tus pies. Si pasaste por un fracaso
amoroso deslígate de eso, ya eso quedo atrás, tu destino no está ligado a las
personas que te abandonaron.
 Jesús libertó a una mujer que estaba enferma. (Lucas 13:10-12).
 Jesús libertó a un hombre endemoniado. (Marcos 5:4).
3. – Rompiendo las ataduras de orgullo y ego
 ¿Qué es el orgullo? Exceso de estimación propia que nos hace sentir superior a
otros. El orgullo es un mal que no le permite a la persona avanzar ni crecer
espiritualmente. Una persona no reconoce sus errores y cuando falla; no pide
perdón, no doblega y no crece porque vive en un círculo vicioso.
 La voluntad de Dios es que busquemos ser personas humildes, la biblia dice
que Dios resiste a los soberbios y bendice y da gracia a los humildes.
 La falta de perdón crea una atadura entre la persona que ha sido ofendida y la
persona que la ocasionó. Ésto se rompe con el perdón, las dos partes se liberan y el
Espíritu Santo puede sanarte y restaurarte.
CONCLUSIÓN:

Es tiempo de romper esas ataduras en nuestras vidas que nos limitaban a crecer en
Cristo. Avanza hacia tu destino, la biblia dice conoceréis la verdad y la verdad os hará
libres. ¡Eres libre! Disfruta tu libertad en Cristo.

PASTOR STARKY MESTRE