Está en la página 1de 3

Números Naturales

Se denomina como número natural a aquel número que permite contar los elementos
de un conjunto. El 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8… son números naturales.
Cabe destacarse que estos fueron el primer conjunto de números que utilizaron los seres
humanos para contar los objetos.
Este tipo de números es ilimitado, es decir, siempre que se le sume el número uno a uno
dará paso a un número distinto.
Los dos grandes empleos de los números naturales son, por un lado, para indicar el
tamaño que presenta un conjunto finito, y por otra parte, para dar cuenta de la posición
que un elemento dado tiene en el marco de una secuencia ordenada.
También, los números naturales, a instancias de un grupo, nos permiten identificar o
bien diferenciar a aquellos elementos presentes en el mismo. Por ejemplo, en una obra
social, cada afiliado dispondrá de un número de socio que lo singularizará respecto del
resto y que permitirá no ser confundido con otro y tener un acceso directo a todos los
detalles inherentes a su atención.
Hay quienes consideran al 0 como un número natural pero también hay quienes no y lo
apartan de este grupo, la teoría de los conjuntos lo avala mientras que la teoría de los
números lo excluye.
A los números naturales se los podrá representar en una línea recta y se los ordenará de
menor a mayor, por ejemplo, si se toma en cuenta al cero, se los comenzará a anotar
después de este y a la derecha del 0 o del 1.
Pero los números naturales pertenecen a un conjunto que los congrega, el de los
números enteros positivos y esto es porque no son decimales ni fraccionarios.
Ahora bien, en lo que respecta a las operaciones aritméticas básicas, suma, resta,
división y multiplicación es importante señalar que los números que nos ocupan son un
conjunto cerrado para las operaciones de suma y de multiplicación, dado que, al operar
con ellas, el resultado que arroje siempre será otro número natural. Por ejemplo: 3 x 4
= 12 / 20 + 13 = 33.
Mientras tanto, esta misma situación no se aplica a las otras dos operaciones de la
división y la resta, ya que el resultado no será un número natural, por ejemplo: 7 – 20 =
-13 / 4/7 = 0,57.
Los números naturales tienen varias características importantes:
El conjunto de los números naturales tiene un elemento inicial.
El número cero (0) es el número inicial del conjunto de los números naturales. Lo
utilizamos cuando queremos indicar que no hay nada que contar. Por ser el primer
número del conjunto, no existe ningún número natural a su izquierda en la recta
numérica.
Todo número natural posee un único sucesor
El sucesor de un número es el número que se encuentra inmediatamente a su derecha
en la recta numérica. Ese número siempre será el mismo porque solo podemos
movernos horizontalmente (no podemos «hacer saltos»). Por ejemplo, el único número
inmediatamente a la derecha del 4 es el 5 y no importa cuántas veces nos movamos
hacia la derecha del cuatro, el siguiente número siempre será el cinco.
Dos números naturales distintos no pueden tener el mismo sucesor.
Los números naturales solo están presentes en la recta numérica una única vez, están
en una posición designada según su orden y no es posible que dos números ocupen la
misma posición. Por eso, al escoger dos números y movernos a su derecha, siempre
encontraremos números diferentes.
El conjunto de los números naturales es infinito.
Como la recta numérica se extiende sin límite hacia la derecha, siempre habrá otro
número natural a la derecha del número más grande que podamos imaginar.
El conjunto de los números naturales es ordenado.
Los números naturales están ordenados porque cada uno tiene una posición única en la
recta numérica.
Ejemplo: 2 + 6 = 8, el 8 pertenece a IN.
5 · 3 = 15, el 15 pertenece a IN.
No ocurre lo mismo con las operaciones inversas, o sea, la sustracción y la división. Ellas
no son operaciones cerradas en IN.
Ejemplo: 3 - 5 = -2, y -2 no es un elemento de IN.
1: 4 = 0,25; y 0,25 no es un elemento de IN.
En los números naturales se cumplen las siguientes propiedades para la adición:
Conmutatividad: a + b = b + a, con a y b pertenecientes a IN
Esto se puede apreciar claramente, ya que 3 + 6 = 9, es lo mismo que 6 + 3 = 9.
Asociatividad: (a + b) + c = a + (b + c), con a, b y c pertenecientes a IN
Verifiquemos que (5 + 2) + 6 = 5 + (2 + 6). Resolvamos los paréntesis:
7+6=5+8 13 = 13
Historia
Antes de que surgieran los números naturales para la representación de cantidades, el
hombre usó otros métodos para contar, utilizando para ello objetos como piedras,
palitos de madera, nudos de cuerdas, o simplemente los dedos (ver sistema de
numeración unario). Más adelante comenzaron a aparecer los símbolos gráficos como
señales para contar, por ejemplo, marcas en una vara o simplemente trazos específicos
sobre la arena (véase hueso de Ishango). Pero fue en Mesopotamia alrededor del año
4000 a. C. donde aparecen los primeros vestigios de los números que consistieron en
grabados de señales en forma de cuñas sobre pequeños tableros de arcilla empleando
para ello un palito aguzado. De aquí el nombre de escritura cuneiforme. Este sistema de
numeración fue adoptado más tarde, aunque con símbolos gráficos diferentes, en la
Grecia Antigua y en la Antigua Roma. En la Grecia antigua se empleaban simplemente
las letras de su alfabeto, mientras que, en la antigua Roma, además de las letras, se
utilizaron algunos símbolos.
Quien colocó al conjunto de los números naturales sobre lo que comenzaba a ser una
base sólida, fue Richard Dedekind en el siglo XIX. Este los derivó de una serie de
postulados (lo que implicaba que la existencia del conjunto de números naturales se
daba por cierta), que después precisó Peano dentro de una lógica de segundo orden,
resultando así los famosos cinco postulados que llevan su nombre. Frege fue superior a
ambos, demostrando la existencia del sistema de números naturales partiendo de
principios más fuertes. Lamentablemente la teoría de Frege perdió, por así decirlo, su
credibilidad, y hubo que buscar un nuevo método. Fue Zermelo quien demostró la
existencia del conjunto de números naturales, dentro de su teoría de conjuntos y
principalmente mediante el uso del axioma de infinitud, que, con una modificación de
este hecha por Adolf Fraenkel, permite construir el conjunto de números naturales
como ordinales según von Neumann.
Algunas características de los números naturales son:
Todo número mayor que 1 (o mayor que 0 en caso de considerar el 0 como natural) va
después de otro número natural.
Entre dos números naturales siempre hay un número finito de naturales (interpretación
de conjunto no denso).
Dado un número natural cualquiera, siempre existe otro natural mayor que este
(interpretación de conjunto infinito).
Entre el número natural a y su sucesor a+1 no existe ningún número natural.