Está en la página 1de 248

último. -tít¡,r.=_ '.

,,hlieedos en
Alianza Uni veri id ad 1-e xto s
124 Intx¡ducción al análisis de datos con SPSS/PC+
Juan ir..'ier Sánchez Carrión

125 Manual de ciencia política


Gianfranco i'i:squino y otros

126 Teoría de modelos


Maía Nranzano

127 lntrodtcción a la economía


Samuel Bowles y FJchard Edwards

128 Manual de historia constitucional de España


Bartolomé Clavero

129 N/Iecár¡rica cuántica relativista


Francisco José Ynduráin

130 Fundamentos y problemas de quÍmica


F. \¡inagre lara y L. M. Yázqtez de Miguel

131 La macroeconomía según Keynes


Victoria Chick

132 Introducción a la mecánica analítica


N. M. J. Woodhouse

133 Dinámica clásica


Antonio Rañada

134 Historia económica mundial


Rondo Cameron

135 Geometría diferencial de curvas y superficies


Manfredo P. do Carmo

136 Historia general del turismo de masas


Luis Fernández Fúster

137 GeografÍa general del turismo de masas


Luis Fernández Fúster

L38 Macroeconomía
Roberr J. Barro

139 Sociología
Anthony Giddens

140 El estado sélido


H. M. Rosenberg
§s}p sqnsenu B§Brtr uBpIBf r¡ql apsep ocFr¡-8lsr oluarrrBsued Ig 'E
oolurgl§l opunIII Ie ue olue.flrrBsued lep BIJolslH
Histori
enelr
3. El pe
hasta

furp1A
ei
a6

Alianza,
Editorial
Iurrolrpg
ezue\v
rc lo qT
ni0v e
x
vt \A9ñ !'¿Vnl
i,gsV
I!J U
sBrp soJlsenu elseq
u4ple,t uql epsep ocrurglsr olueruesued 1g 't,
JrruBISr opunlu Ie ue
' olueruesued €rJolsrH
1ep
I
.
zepueuteH znr C ¡enEr141 ,
-{

iNold

1.
2-
a)
b)
3. I¡
Reservados todos los derechos. De conformidad con 1o dispuesto en el art. 534-bis del Código a)
Penal ügente, podrán ser castigados con penas de multa y privación de libertad quienes sin la precep- b)
tiva autorización reprodujeren o plagiaren, en todo o en parte, una obra literaria, artística o científica c)
üjada en cualquier tipo de soporte.
o
e)
o
4- Lod
@ Miguel Cruz Hernández a)
@ Alianza Editorial, S. A., Madrid, 19fb b)
Calle Juan Igpacio. Luca de Tena,15;2&027 Madrid; teléf.393 88 88 c)
ISBN: 84-20G8158-8 (Tomo III) ¡5- LG
ISBN: &l-20G4298-3 (O. C.)
Depósito legat M. 5.294-1»6
a)
Compuesto en Fernández Ciudad, S. L. b)
Catalina Sufuez, 19,28ü)7 Madrid 6- L.
Impreso en EFCA, S. A. a)
Printed in Spain b)
ltA
069
689
689
::: : :: ::: :-:T::::::=l=: ?tmk;m,§
889 ¡g .'''"' Blueraqos e¡ ep ua8uo (q
189 secrEg¡oleos ses€q sB'I (e

189
n89
289
r89 ;*; ltlüfril,*;1,':r,,ffi n
::I:::::::::::::I:::::::::::::::: :''
I89
919
::::: :: :: Tl:ii:::1:l ::1"*1:':Tü:lJ#'"'
¡ep ug¡cuc¡¡dxe ns ap o¡dtuefe Ie :uBplet uql áp eso6qer ugrcuru¡o¡ sl G
t,L9
EL9 6
€,19
:::: : :: ::: :::: : .::::::::::::: :::'r,,::ffJ'::i':?T§l#j'iJ';lJ
sop€Ieler seJeqas sol (c Bf,tEtuap o
ugll
zL9 *"eE¡ro sns :ocsesors rases rap pepqepo." ?'r (q -daoard q rns raoq
:
: :. :::::::::
:.::::j::iril j
019 ugplet uql ep BcggsoIIJ ugrcetu¡oJ e'I (e oBIp-oJ Iep ry¡;gg'
019 ':""".'"""' uBplelu(ueplBntreleluruorrurruoJB'I :. ,
899
: : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : : i:IT{:g :I ::i?THffIfiffi.,BIJ,iJ,Tffi?i
s99 E
999 "' u1plel uql ep uorcdecxe e¡ ep selrur¡¡,{ oprlue5 'z
899 "''''' 1znlcáIelw «runlnJrrrnc» lep oluerurelo8e ¡g .I
899 (go¡yzeet) Noorvf
NsI'INNns'rvlarciur lnul/'rsI 1ac rvruJirri[Nr orNarwvrocv ]g '1 o¡q;de3
SYIA SOUJSAnN VJ,SVH
No([TV[ NgI SCSAA OJIr lylsr OrNArÍ\rVSNAd rE
III owoJ
g}IüNI
Vlll lndice

c) El sentido de la historra 69t


d) Las causas de ladecadencia 692 Capítulo 4.
7. La lección de la historia 693 1. Iao
a) Los principios éticos de la sociedad 693 a).
b) Empirismo sociológico y subjetivismo histórico 695 b)
Bibliografia, n.o' l.104 al1223 696 2. Laq
a)r
Capítulo 2. Le cNosorle oRTENTAL DE Los srcI-os xrrr AL xrv ..... . 703
1. El sincretismo esotérico Sfí .............
c)l
2. El significado esotérico del Alcorán
703 d)l
704 e)l
a) El sentido del texto revelado
b) La teoría de los dos tiempos .. ... . . . . . . . . .
704
706
0I
g)r
c) Las siete profundidades del A,lcorán 707 3. Elce
3. Aláal-DawlaSimnání 708 a)
a) Hermeneútica alcoránica y fisiología del espíritu 708 b)
b) Microcosmos humano y cosmología universal 7t2 c)
4. HaydarÁmolí ............... 716 d)
a) El sentido de la gnosofía e)
7t6
b) La interpretación del misticismo de Ibn 'Arabí ......... 7t7 Bibliogrú
c) Las visiones extáticas 7L7
5. Sá'in al-Din'AlíTurkaIspahani ..........
Capítulo 5. '
71.9 ' 1. I-Gi
a)Exotéricos y esotéricos de Ia sabiduría divina......... 720
b)Los seguidores de la sabiduría lumínica 720 a)r
Bibliografía, r."" 1224 al1227 723
b)r
c)l
Capítulo 3. Er pBxseNlrsNro rslÁMrco DE Los srct-os xvr-xurr 725
2. Laid
a) r,
1. El pensamiento iraní durante el renacimiento safaví 725 b)r
a) La continuidad del pensamiento islámico oriental 725 3. I-aSd
b) MirDámád (¿1570?-1632).. ............. 726 a)L
c) Laescuela delMirDámád ............... 727 b){
2. Mollá Sadrá (¿157 l?-1640) ............... 728 c)t
a) El pensamiento de Mollá Sadrá y h Si'a 728 d)§
b) La transformación de la metafísica de la luz 730 e)4
3. Qazi Sa'id Qommí (1639-1691) t.,3 D'E
a) La teofanía cosmológica t 5-,
Bibliqgrafit
735
c) La proyección posterior de la escuela de Mollá Sadrá
Capítulo 6-
736
DELSIGIÍ)I
4. El pensamiento i§ráqí en la India durante los siglos xvr y xvrr ............. 737
a) La influencia del pensamiento iSráqí 737
1. L¡¡cc¡,
b) MóbedSan ............ 737 a)B
c) El supuesto HüSang 738 b)E
Bibliografía, ¡."" 1228 al1242 739 2. Ios d
sado¡
08¿ --------------t
;1 6EL
ñr z --.----------d
:ñjx*i1",_*¡ru=1rü¡r.,.,,J,.; 8t.L
6LL .......-..-...-:!
:ilil; uorre^ouerelep soln-r¡Áso¡ocsg (e LEL
LLL --------------.l
LEL
LLL Iuelsl Iep ugrcB^ouer BI ep serqrrros,( secnl 'I ..-----_--__--J
LEL
LLL xxolcrsrlrc 9t.L
oJII^[yr$ orNirrwvsNad'ra Na or rsrrvNorJvN'rs Á Ngr]vloNiru vl '9 o¡q¡de3
9EL
............ j EEL
tLL ,I€I p 69Zl "o.u.u;¡er3l¡1qrg
"" "' EEL
ZLL EqbL petuureqn¡4¡ ep ousrpqrrrdse ¡g G
zLL """" [v,4ru'v (e 0t,L
fLL ug¡peurqypú(eg (p 87,1
69L qnpqy, puruureqn¡rrg (c 8ZL
L9 L rue6¡y Uqle ¡erue4 (q LZL
LgL uorcelouerotuocue8r¡opullen ?'I (e 97,1
L9L epqe¡ e¡ Á e.(gep5 u1 'E 9ZL
99L """'Isgrresoluelrul^orule,(sup¡'qperuqy (q 9ZL
V9L "erpul€Iueuorce^oua¡epsolue¡ul^ouso'I (e
'''
9ZL
v9 L ' SeJOpe^OueJ SoJuerurr^ou sol ap urcuenlJur €.I 'z
7,9 L
''"' Iggrlqe,\{ oluerrn^oru 1e Á qgqqe¡6-p pqy, peuureqn¡4 (c €ZL
t9 L '.''
uorJelouer (q
ep soluelur so'I
''' ocfitr-el$ p$celelü (e ozL
69 L «runlnorrrnr» Iep o¡ueruuso¡nbuu ¡g OZ,L
6g L ;uuns ocrruelsr oluerruesued Iep sornJso so¡Ers so1 'I
6tL
691 ''''' xrxorcrs'rEr(Nqr ro) o)rwyrsrorNirrNVSNa<r'rg'g o¡nr¡de3 LIL
95L 'egurEo¡¡qrg
i ttt
B7ZIV elZI "ou t grL
t9L ruerr ousF8elur 1g (e
Z9L (p 9fL
z9L
::::::::::::::::::::::::::::ftT9:ir::il:t:luernpuc¡sepeprusrserdere1 (c 7,IL
Lgqeq oluertrraoru Ig
TSL rgggb e¡lseurp el elu¿rnp ecrEg¡oepr ugrserdar u1 (q 80¿
091 " Iqgqotuerur^orulA (e 80¿
09L ocFrr-elsr otusuEelur Iá Eroeq ouruec IA '€,
LOL
091 901
:::::::::::
6?L ;;;";;,,,,*;.;, ;; ;;;;; ;jr"::H:"i:B :HHElirrY""jJ Iá I n0L
8nL noL
8VL EOL
L'L r.:'=--11Tffi{,iiH*'*l'É
9'L EOL
. ......................:. .
inL "" (e
ocrSg¡oeprueEug E
vnL ' ' r[,(eg e¡encse e1 '7, 969
ENL s¿pussseIrBocrse¡oep¡o,rrrruocun (q 969
WL
..::::::::::::::::::::::::::::: " "' ocr¡¡1od repod ¡ep eqerud u1 (e 869
WL rmr oluerrrrusued ¡ep peprnunuor ¿.I 'I t69
ItL xx A xrx sorcrs so'r a<I INvur oJ[^üy1sr oJNarr rvsNa<r 'rg 'y o¡nryde3 269
t69
xl oclpul
X lndice

3. Elfracasodelosmovimientospanislamistasypanarabistas 782 III. i


4. La vuelta de los falásifa cLísicos .. .
... .. .. .. 784
a) ElredescubrimientodelosfaláSifa...'...... .. 784
b) Las utilizaciones de los falásifa ............. 785
5. El pensamiento político en la ideología del nacionalismo árabe-islámico ....... 789
a) Las circunstancias de la ideología nacionalista árabe 789
b) Lasdireccionesinicialesdelnacionalismoideológico...'...-........-..--... 790
c) Las bases materiales del pensamiento nacionalista 79t l

Bibliografía, n.o' 1314 al 1350 792

Capítulo 7. Le rvrnOoUCCIóN DEL PENSAMIENTO EURoPEo CONIIEMPoRANEo


YLAREACCIÓNINTEGRISTA 795

1. La introducción del pensamiento contemporáneo 795


a) Las condiciones socio-históricas de la introducción .. ' .. . .. . ...... 795
b) Los intentos sincréticos 796
c) Elevolucionismo............. 796
d) Elhistoricismo.............. 797
e) Elpersonalismo.............. 798
0 Elexistencialismo........... 800
2. Socialismo y marxismo en el mundo árabe ..... .. . .. 802
a) Cuatro precisiones necesarias 802
b) Las condiciones de la recepción del moümiento obrero y del pensamien-
to socialista 805
c) La crisis del socialismo árabe .......... 806
d) El marxismo en el pensamiento árabe-islámico ....... ' 808
3. Lareacciónintegrista........ 811
a) Integridad e integrismo 811
b) Los Hermanos musulmanes 812
c) El eco del caso iraní 814
d) El integrismo iskímico y el fracaso de la política desarrollista fuera del
mundo desarrollado 815
e) El futuro preüsible del integrismo isl¿ímico '. 816
4. A manera de colofón 817
Bibliografía, n.o' 1351 al 1388 819

I. fNorcpoBrERMINosARABESoARABtzADos ............. 823

III. fNoIcsoNoMAsrICo ........ 837

m. fi.rDrcecBocRAFICo 883
j
x
I
¡

{
,I8
zt8
II8
II8
808
908
§08
zo8
7,08
008
861
L6L
961
961
96L
s6L
961
Z6L
Sflü SOUISfrT}NI f6L
o6L "..:":::-'!
YrsYH r{cü1Yr NsI
§(Isf,ü (}SIHIyTSI
OJ,N§IHIYS§ISd T§ 'nI
899
-nlo^ur €l uoJuuolJlpuoc serolJelus soueuoueJ sol rJepuelue oJlsenu v
'ugrceclldxe uJlo r¿Jsnq enb grqeq'sopunEes sol ue g¡rrq enb'Jz
-urlg prpe§ gllory ep e1¡€] ul ep ropusued un olp es ou u¡etuud e¡ ua r§ Íesre¿
orre'dru¡ on8quu Iep soIJoIJJel sol ue l,re¡e§ e¡ r{ ulnbrn¡ ue uBuIS e{o) ep uJ
-nlcelrnbre e¡ uo:u8e¡ sou pe¡e§ ,( rlueurso sor¡edu¡r soT'oJlruglsr elueIJO Ie
eluerulBtol gurruJe Ff-Itup ugls¿aur e¡,( pluep¡cco ruslsl ¡ep elsrrSa¡ul uglcnl
-o¡r.ur ¡or(eru 3l uoJBlueserder sepeqolule sol'Jqemu,(nq,{ puurgs sB}lsuulp sel
ep I€Jnllnc olloJJesep Ie uoJelloJJ€ ser¡neuzeE sol :ur-Iplef uql ep ,( seorrerr.y
ep 'euecr,ry ep sodurar¡ ue uoJelp es seluelaues seJolcuJ 'oEruqtue qS 'II
-u¿ruso ocJnl oluruop 1e ,( ecr¡;¡od Plcuepscep u¡ 'ure1s1 Iep uglcnloaul eI :sel
-ercuelsunclrr soqceq sell € oprlrnral Bq es u9ffl}:rxx,*i:r",|di:;iÍ""_
-oc ep sorJ€lueluoJ ep BleJl es o¡ed Íserqo ,( serolne 3p seJqruou uelruuncg
opoued opullo 1ap socr¡gr8ogqlq ,( socqu¡Eotq souo¡eder so'I 'odureu o¡1
-sanu ep IsBc uos seJo^JeJ so1 Ísgtu JopelJolsrq un oruoc se o¡ opun8es ¡e enb
,('orrrle8eu opques ue e¡duars lsec r('sopulrc uos Is seuede so¡erur¡d so¡ enb
Ju^Jesqo sourerpod 'xrx ¡ep pelpr e¡eu¡r¡d 3l elseq nx o13ts Ie epsep ecrlugl
-sr prcos eprlr uI ue ,( oluertuesued ep seJqo sel ue ¿IruenlJ:ul ns soruueJlseJ Is
oJed'eqcsz]álN Á eluroC 'xJe¡41 ]e8e1¡ ep s¿epr sBI uoc esJ¿epoc e¡ed ouoc
oeuu¡odtueluoo uB] opunEes ¡e Íznr3 uI ep uenl UBS ep BcIlsFu 3I ep eluep
-ece¡d otuoc epeloeJn€ 'errpse8ns ,( ecr.r uul e¡eu¡r¡d e¡ lurlp¡el uql ep urJolslg
ul ep elJoso¡4,( erSo¡orcos el ,( u,(¡¡ppg ¿l ep pep{unlrrrdse ul uot atuáIue}ueu
-lJq uJJeIc es ¡e^elperu ;uuns IuBIsI Iep olueruusued 1e ',(oq epsep olst¡
pnpaprul «utnln)utn)» pp orualutoto&0lfl 'I
(scrr-rtfiI) NfttrTYr Füsx
.§NNn§
?YAKI{IX§&I p\IYT§X T§ff
TYñ"X.3§T§§iIüI $J,§üXXí{Y§.$$Y ?§
t 0§ffi$d§3
664 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

ción y el apagamiento del pensamiento en los países del occidente islámico; la pasiüda
pero el motivo principal debe buscarse en el anquilosamiento del curriculum pensamienl
intelectual, facilitado por el principio, explícito o implícito, según los casos, bre debe x
de estar todo ya hecho y bien hecho por Dios. Sobre una base de cultura co- al hombrc ¡

mún reducida a la filología, la literatura y el Alcorán, la enseñanza superior pero esa lit
de la clase de los notables culturales se centró en las ciencias religiosas del para unos t
comentario escriturario, las tradiciones, el derecho islámico y la teología es- Tampo
peculativa; de la filosofía sólo se cultivaron aquellos elementos que servían con la espir
para la dialectica teológica. cluyendo d
La línea de restauración integral o integrista, según los casos, desarrolla- piritual (sd
da por los a§'aríes, al-Gazzalí e Ibn Tümaf, cada vez rnás consciente de su 1i"¡s temtñ
intención radicalmente intraislámica, aparece en la posición de reforma ha- cosmovisió
cia adentro de Ibn Taymrya (muerto en 72811338). La crítica de Averroes como de c
realizada por dicho pensador es bien sintomática, ya que el análisis de sus acuerdo m
textos permite afirmar que desconocía el verdadero pensamiento del filósofo espiritualidr
andalusí a quien atacaba tan duramente. Ciertamente Ibn Taymiya va más en algunosr
allá de las estrechas posiciones de las vulgarizaciones banbalíes e intenta una
posición intermedia entre los a§'aríes más radicales y las tesis de los mu'tazi-
líes, pero sólo en tanto que rcchaza el determinismo absoluto (labr) de los
2., Sentia
actos humanos; de hecho su teología especulativa es tan rigurosamente mu-
takallimí como la de al-Gazzalíy aveces más:
a) Lasign
«Los siervos de Dios operan realmente, pero es Dios quien crea sus actos; tanto
Como ¡
el creyente como el infiel deberán entender por este término [siervo de Dios] al
hombre honesto y al malvado, al que ora y al que ayuna. Los siervos de Dios poseen,
fue visto de
pues, el dominio de sus actos y tienen voluntad.» pensador- I
en Occide¡
La teología especulativa de Ibn Taymiya supone que los mutazilíes acerta- Conocido c
ron al afirmar la trascendencia y la justicia divinas, y los a§'aríes al defender la ria y sociók
predestinación. Dios no obliga a nadie por la fuerza, pese a lo ilimitado de su tal importa
omnipotencia; el hombre es libre de elegir el bien o el mal, porque Dios no con su mell
fuerza a nadie a la acción perversa; pero el ámbito de la libertad humana está africano.
reducido en cuanto necesita la adquisición (kasb) de la acción. La razón y la
revelación no se contradicen, sino que se complementan; pero sin la segunda, «Hayura
Los Prolqón
Ia primera sería impotente. La fe propone unos preambula ftdei de la razón,
siglo ha entra
mas ésta es vista como tal siempre que no sea incompatible con los principios
chos del pasa
fundamentales del mensaje revelado. El principal discípulo de Ibn Taymiya,
Ibn Qayyim al-iawztya (751/1355), fue tan hanbalí como su maestro; y pre- TreinaS
sumiendo de representar una posición equilibrada entre un determinismo ab- tulará su oü
soluto y el erróneo «liberalismo, de un libre albedrío humano, que reduciría a (1966).I¿fi
-ow np strcsqo sap?s sa'J (tetwrte9 ep orqrl Ie anJ sEe}Jo ep aluenJ e-I'b96I) e ep¡cnpar añ
apuou,t-sau np ?ssDd 'a4o7s1q q ap nuusstou 'unop1ot¡y uql :etqo ns gruln] -qe oursmr¡[Icl3
-p 'u{rpp.t uql ep Jopecouoc uenq'e1socu1 'epre1 sgru soge oqco ,( e}uIeJI -e¡d Á lo4sm
'u,(JtuÁu¿ uql e
'«so¡rapuardu¡oc a¡arnb '-t,LtÍ erJeq aqIJJsa Ie- ou¿Jlqe opused Iep soqc sord¡cuud sol
-aq sol JBJJuu uoc olualuoc ou 'unp¡efueqv ["'] ufiruoc Joqeq Ie ue opuJlue eq o¡8rs 'uoru q ep!4
un aJeq opsop enb oJrsgIJ orqll un uos u4p¡efueqv ep s@ltgts?q souau,o&a1ot¿ so1 'epun8as E u-rs
'€uecuJe erJolsrq €l ep oJosglrJ ¡e 'ur,rppfueqy se Í-eqrrcse- ug¡cdecxe eun,(e¡¡» e¡ Á ugzer r¡
31se ?us¡Iloq lr
'oueJrJJu
ou sor6 anh¡od
ropesued Iep ugrJrsod el ap peprreln8urs ul elJ€JoIetr'etozytte elueru ns uoc ns ep opellutrI(
BI repueJep IB s
-uepuecseJl ns grur^p¿ elsg oplrunc 'ocrrug¡sr opunru 1e rod oSolgtcos ,{ err -e}JeJ? seJ[uLl¡
-ols¡I el ep oJosglrJ oruoc oplpuetue ou o¡ad'ropeuolqq oluoc oplcouoJ
'ope8ede eq es ou ur,re enb ugrceJrtup¿ ep €ure11 ¿un g]oJq elueploJo ue
oplel Jes opnd ur_rpluf uql opuenc 'so18rs elueJnp oplcouocseq 'ropesued 'ueasod solg ep
rod opruel enJ ou (xrx 1ep pellru e lx so¡Ers) og¿tue Íeroqe epsep olsrrr enJ p lsolq e? oa¡q
ol uBpIeI uql ep ugndecxs elunse:d u¡'oqcrp eq es otdrcurrd p oruo3 oluel isope sup
uapptuql ap ugtcoc¡fru&s o7 (e
-nu e¡ueum
uLlptotuql ap ug1dnxa q ap sa\ul]l I oppuag 'z sol ep @W{\ a
-\zvl,nur sol ep
uun eluelul e s
'e;dur oruoJ sosec sounEle ue syrlr BA er(ryÁq
,( elueprsrp,( eeuo¡¡e oluoc up¿clJlpoc opls €q e^Reultun¡ r¡q§ pepgeqr¡rdse olosglu lep oru
u¡ enb epuerE uel opls erl els? ep osed ¡e Í¡equeq ousr¡oEr¡ Ie uoc oprence sns ep $slI-EIr"
ap 'esotouru ,( errr¡eurrunll BIJunueJ o elususc 'oqoue remb¡enc ep oruoc saorreav 3p s
sorq uoc u¡ed r( sorq ep oalsnJe ,{ ¡esrerrrun Joruu Iep ,( ecrlsyur uglsllorusoc -eq errrJole¡ aP
q ep oluel rrpurcsard ueqep sa¡en¡utdse so¡ o:ed Íser¡rl§ secreJ uelqrue1 áuaq ns ep aluer)§ro
uecrperd enb eue¡rrnd ectle e1 lnaarrruÉel Iep elusru el IsBc se'Q¡tr12s) ¡en1¡rrd -e¡¡orresep Sos
-se upues €I ue Burruec enb ¡e uuclput enb ¡e uoc ourluJ?l oldo¡d ¡e opuer(n¡c
-ur'uee¡due soqrue enb erSo¡oulrurel eT'se¡¡B§ sol ep pep¡uqrrrdse BI uoc uer^Jes enb s
eÁ1zare4-le ruú,(e6 uq1 e e,(rru,(eJ uql soso¡eue8 sgur uorenJ ocodue¡ -se e¡Eo¡oat qf
'ouopueq¿ Ie so4o ered Á epn-fu e¡ epuferzde eerl soun ered ¡ep sesopJ¡ar s
enb o¡ 'sorq rod e¡druers apsep oprJouoc sa BIIo ep osn ¡e ,( pe¡eqr¡ ese orsd rol¡edns Wl
le¡ueure¡c ,( olsnt Jes un ep elqusuedur se enb o¡ '¡uur IB o uelq Ie eJquroq P -oJ ?Jn{n, ep
ez:enJ sorq anb u¡ruc4ruErs oIJBJJuoc ol send'tunlcu ered erqr¡ Jes eqep eJq 'soseJ so¡ ugta
-uoq IA'JBInJJrc ecrlJglulp Bun oluoJ uuorcunJ enb ocrSg¡oe1 o¡uenuesued unln)uffi:, wl
un euodxe p€pqeeJ ua 'seurlrp u¡cue¡odturuo ,( ercuercsrutuo ¿l peprzused u¡ iocru-e¡s¡ efuepr
s99 @Otr¿ee) ulppf uq'luuns le^olpew weq pp pntceptu! oyeuelobe ¡1 'l {
,
666 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

greb (1,928). La admiración y el atractivo de Ibn Jaldün, como sucede con las Ibn Jaldun
devociones, no iba a discurrir sin exageraciones manifiestas. Así surgió sucedió en eI
prontamente la imagen devota occidental: Ibn Jaldün, pionero de la historia Conoció al ded
moderna, precursor de Hegel, precedente del materialismo histórico y del acontecía en C
positivismo, prenuncio de Nietzsche y muchas cosas más. Cuando los estu- de Tamerlányt
dios científicos restablecieron su lugar natural, la devoción se desarrolló en po. Pero su fo
el mundo islámico. miento, más pm
Ibn Jaldün, conviene decirlo pronto, fue ante todo un estupendo historia- limitado. En ¡e
dor; gracias a é1 conocemos algunos aspectos fundamentales de la vida norte- sociólogo yfilóÉ
africana. En este sentido su obra es una de las pocas luces, casi un faro, entre
los contados candiles que alumbran los siglos oscuros del Africa del norte. duda; pero tampm
Pero hay algo más importante; este viejo árabe que presumía de genealogía, en parte de mérito per
,'Abdal-Ratú
contradicción con 1o que escribe en su obra, pese a su accidentada vida, tuvo
su autobiograña hac
tiempo para plantearse el problema del sentido de la historia. Típico notable ligada a las lucbas ¡l
árabe del mundo urbano; renegado, pues sus antepasados vivieron en la Cór- ciéndose en aLA¡d¡
doba omeya y en la Sevilla de al-Mu'tamid; pese a sus innumerables viajes, sus mente en SeviIIa- Al
to del ImperioAlmi
intrigas con los régulos hafsíes y marrníes, sus aventuras y prisiones, una vez inició sus estudio§,s
quiso enfrentarse con la mismísima ralz de la historia. Entre San Agustín y Antes de los yei¡
Hegel, Ibn Jaldün ha sido el único que se ha atrevido con tamaño empeño. que estalló poco dei
Pero, mal que les siente a los entusiastas del adanismo científico, Ibn Jaldün Esto le obügó a errc
predecesor en dicüo
no sacó su concepción de la nada. El mérito está en que la historia que tenía y Jaldün haría Io mism
la que él mismo escribe tras la Muqaddima (ésta es sólo eso: una introducción, se al servicio del s¡üi
un prólogo, bien que de colosales dimensiones) es la historia menos adecua- gado plenamente aL
gía humanas.
da 1 para conducir a una síntesis como la del referido prólogo.
Durante unos db
las intrigas polítirc r
1 Los historiadores no arabistas desconocen por lo general lo que es la historia contada por sus causa de una onqrin
congéneres árabes: como apariencia positivismo puro, pero de una especie inimaginable: acumula- prisión escribió o al ¡
ción lineal de datos, hasta llegar al ideal de la fría cronología de los materiales. La información apa- ticos eran frecuemesr
rece como la presentan los télex al periodista: al lado de la descripción de una gran campaña mili- se en Mamrecos y ct
tar, la noticia de un matrimonio curioso, de unos divertidos amoríos y aún la descripción de las granadino, éste le em
virtudes de un buen caballo; y ni una chispa de inquietud interpretativa: lo que conviene se dice, y si ciudad que habitarmr
algo molesta mucho, no se cuenta. Un genio de la calidad de Ibn tfazm, capaz de la agudeza teológi- Don Pedro delfrí
co-filosófica del Fisál y de los primores literarios d,el Tawq al-Hamama, es también attor del Naqt prometiéndole la_dcr
al-'arús (Velo de la novia), en el que describe, en no muchas páginas, las dinastías reales andalu- aceptar y tres añc dc
síes, fríamente clasificadas por los poco poéticos procedimientos mediante los cuales unos prínci- sus conocimientos ¡rd
pes sucedieron a otros. lusí estaba condrudo
La primera sensación que produce el leer una crónica musulmana es la de objetividad: nom- de la fuerza poftica I
bres, datos, fechas, lugares, sólo salpicados por frases hechas y las habituales doxologías; si alguna dalusí. Además, en h
vez se rompe la regla, no nos hagamos ilusiones: un aficionado que no trata de hacer historia, sino maran o porpropiado
que busca otra cosa. Cuando 'Abd Alláh, último rey de la dinastía zirí de Granada, nos deja en sus La nuevaépocadr
Memorias una apasionada explicación de las causas de los sucesos de su tiempo, no intenta hacer primera. Apenas llqt
historia profesional, sino justificarse ante sus destronadores: los almorávides. Pero Ibn Jaldün es un que en tan breve eqn
auténtico historiador, y no escribe la larga y densa Muqaddima para justificarse. Se ha querido ex- que refugiarse cabe f¡
plicar este cambio de enfoque por la situación del Islam en el siglo xrv. Problemas había, quien lo dirigir banrtrs d€ ffúE
s?peluou solse ep ueqsllseceu enb 'socr]rlod seJef sol uoJ J?rcreruoc e Á wpeurou ep sepueq JrSrJrp o1 ue¡nb tlqeqq
e 'se¡rrren8 ep ?qJnI el e soue oqJo elu"Jnp esopuecrpep 'supeuóu snqul sel eqec asrer8n¡ar en| -xa op¡ranbsqaS:t
o^nl u0plel uql'e¡3ng ep sopus¡ndxe res ¿ uorel^lol se¡s¡eq so¡ odurer¡ ap olcedse eirerq uu1 ue enb un sa uBpI"I uql o¡q
e,( 'se1p soun olgs uel gJnp e¡ o8rec else orad 'rrsrir operqruou an¡ 'er8ng u e8e11 seuedy .u¡au¡r¡d
'
raJBq elüelq ou bú
e¡ enb epercurSsap i( epraoru soueru anJ ou u1plet uql ep e^qJe ecqr¡od epra ep ucodg e^enu e-I sns ue elapsoutF
'orlJJ€rrr BII¿'ugrsrcep erdord ¡od o ue¡eu¡ ours ?rJols.rq
¡*EI
-eII eI solse enb¡od eren¡'Á se¡s¡zq so8[ue sns ep oun repod .seuapy .rsnpp uunBp rs:su@¡onry
1e uqudnco erSng ua
-us erI?SeuB ¡( eulsedu¡ec ?s?ru el ep orerranS q¡r;dse ep ?lIeJ e¡ i( euuru¡nsnu ecq¡od szJenJ el ep -urou :pepra4efqo a¡
oluarlllullllqep 1e rod oruoc ou¿IlsrJc orrepod ¡e rod oluq'uorcrredesap el ¿ opeuepuoo Bqelse
ISnl
-Bpu? rrr?lsl Ie enb áp BluenJ orp es'ellr^es i( epuuerg ap seuoJ su¡ ap soct¡¡od soluallurrouoc sns -puud soun sep[n3
e ,( ocquc nllrldse ns e serce¡8'utrplef uq1 'recered 1y 'epng e gse;Ber sgndsep soue serl i( ru¡dece -nFpue sePer sul
grqap ou utrpl¿f uql ored lsopesedelue sns ep seuerq sol sopol ep uorJnlo^ep e1 elopuerlaurord fio¡¡ pp roilreEryp
'orJr^Jes ns e as€rlue enb osndo¡d a1 ,( ur_rpp¡ uq1 ep uriea uer8 e1 rrge,rpe glqep orped uo( -r39¡oa¡ rzapn& z¡
'sopesudelue sns uoftlrqeq enb pepnrc d rs i('acrp as eueFurxt
T
e1'e¡lteg e rs? opuer^Io^'orpe¿ uop ouullels?c,{er ¡ep ecrec ropefuqtue ep or^ue a1 else .ourpeuer8 : sel ep u-oÉdrrrs4
eorsuour ¡e rod oprqrca: uerq Án¡41 ?peu8ro ep ourar Ie gqcffur Zg€l/ngL 1e Á soceruru¡41 ue es -r¡m egedwuc uuf
-repenb osrnb ou 'pnles ue opernc u,( :p"ueqll ns grqep solle ep oun e z( zed ua seluenJe4 uere socr] -ed" ugpeúroJulrl
-¡od sorqruec sol elueru€peunuoJv'eurlppebn141 z¡ ep alred uer8 osued soueur Ie o grqrrcse ugrsrrd -eFrrmJe :e¡quu-fu
else ue 'reoered ¡y'se¡s¡eq so¡'seroues so¡erur¡d sns uoc erJuelruuoJ ue uorc¿¡rdsuoc eun ep esnsc sns rodepzluoc@
E IeJtV) ua 'eltreurlsulJ :uglFs Iep uolse3ns epelueprcJ¿ eI ep o^4orrr uoc secrl,r¡od se8rrlur se¡
"l
e opuSartrue'sendsep:seluueur sol ep orcr^.res ¡e'orerur.rd :zeáÍte orara soue zerp soun alueJn61
'seueurnq er8
-olorcos,{ erSo¡ocrsd e1 ep soleJJas sol oueJJaJ Ie eJqos opuarpuerde,( ecr11lod e1 e eluerueue¡d opefl -encep" souaur
-er1ue'ur¡e8ry ua sorue4uocue oI ssJuolug';s¡uq ellseurp 3I ep IEArJ ,ruusur ugllns Iap orcrlJos
1e es 'ugrccnpo.4ur e
-resed en¡ ozrq enb o1 'eluetuelue8rlelur sgru 'oJéd izat ns B olrx? erJpuel rs o orusrru oI ¿rffq ulpl?f
uql rs souaqes oN 'orJeles ep oluerrrns un oprped raqeq rod opmlrlsep ,orc4o oqcrp ua roseceperd ,( e¡ual enb quol
ns ep uonnlrlsns ue 'rs¡eq ugllns Iáp aroc 3l ep orJr^Jes Ie orJ"lerces ouroJ r?rlue E gSrlqo eI olsg uBplsf uql roou
'uese¡11-llqy ruusru u-?lFs Iep zeünJ ep epBrqer,( uorcednco e^arq el ep sandsep ocod g¡e1sa anb 'ouedúe oElsm
erureprde ?un ep ?rcuenJesuoc e 'soJlseelÜ sns e Á serpud sns u orpred soge elure^ sol ep saluv
,( upsn8y ueg
e urp*r uql orceu apuop 'zeu,tesandsep ,;l;',ffi';"Js,ffii::9,:Xldffi.,:,T'Ji:X};i",;T; ze^ elm'sáuo§r
-ueltuelllqep 1e surl',( rzur¡cep glqep ellrusJ^ ns áp eilens el ot?Jrlec Iep ppl¿c BI V.elI^es ue etuelu sns rsefsra selqu¡
-preue8 opualprseJ 'e,(eruo ernb¡¿uou eI elueJnp soSrec sotrp opuudnco Á snppuy-Ie ue esopuerc -J93 3I us rroÍx
-elqetrse 'eluaprccg e sendsep o¡3rrua enb,( seplueuo se,(eruo so¡ ap secgr¡od sei¡cn¡ se¡ e epe8¡
1aautuerpeg Iep epunuo 'equre ellruruJ elerl elseq ad:pse ns r?luoruer eceq e;¡er8orqotnn .rs
elq4ou ocrdll
ua i7Eg1 ap o,(eur ep LZ/Z.t.L ap uepurue: ep o.T "un zeunl ue orruu u!pp[ .q upuqe¿-¡e pqy,
Ie ,
o^u 'Bpr 3p
'se¡1n i(nur seru¡rd uoren¡ el uorJ?ruJoJ ns i( epu ns enbune 'puosred olr.teu ep e¡ed ue ?Éopaua8a
e1 reele8e.r epend el es ou 'sand'}sy'sandsep uoJ?esBcse ru salüu uorellBJ oJodIIIul ored:epnp 'euou Iep e3HI!
eJlue 'oJqI rm
'epmlpul seluB Iuluetuuedxe esBq BI uoc Brrolsq eI ep oJosolrJ Á oEolgrcos -euou epl^q
un Á'qeJ8etr l Iep opol aJqos 'roperrolsrq ueJB un enJ :ueunser ua 'opelrrurT -ulrols.rq opua
'ocrrglsrq ousrarlrsod ns Á :BJBsIeJ BI ep enb rugle>l Iep ourxoJd seu¡ 'o¡uenu
-Bsued ns :eluercrJns enbune ,Bsucse enJ BrrJgsolrJ ugrJeruJoJ ns oJad .od ue gIlorJBstp
-uerl ns eJed elu?uorseJdrm ¿crJglslq BrJeJEorTqrq ?un ofeuulu ,( ug¡reure¡ ep -nlsa sol opuut
u-orsB^ur el orJuaseJd 'o1dl8g ep IplueuepunJ ol odns ,e¡4seJ ue erceluoce
Iep Á ocrrgr$q
anb oI gqsrle 'r¡§eu r( IurJuru 'rs¡uq soural sol ep ecrlrod BI ollrpep IB orcouoc urro§.rq E ep
'ouBrlsrJc Iep eued ue .( ocrurglsr opuntu olSrs gɡns
Ie ue Ie ue orpecns FV TG
otuBnr ep urcuercuoc eueld o^nl z @0il/gOg-ZttI/ZEL) ^Ix uBp¡e1 uq1 sel uoJ apsrtr§
¿99 @Otf¿ee) unppf uq'luuns p^olpau weq pp pntcaptu! .L
o¡uerue1o6e ¡1
668 ttt. Et pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días 1- E¿

b) Los límites del positivismo histórico de lbn Jaldun3 rimental reduc


periencia de s
El empirismo de Ibn Jaldün tiene unos límites muy concretos. Una parte acerca de las c
importante de sus expositores e investigadores se han sentido demasiado im- estancia en la
presionados por su positivismo, sin advertir que los aplicó a un marco expe- Andalus está It
civilizó a árabe
para reclutar sus ejércitos. Hasta que estos reyezuelos debieron inquietarse de la creciente influen-
rio, Ibn Jaldutr
de Ibo Jaldün sobre los nómadas y alguno debió pensar en deshacerse de é1, por 1o cual abando- fuerza de cohe:
"ia
nó la vida activa e inquieta y se refugió en una fortaleza de los alrededores de Tiaret, donde residió zaciót urbatra,
durante cuatro años, consagrado a la redacción de una historia universal, el Kitab al-'Ibar, cuya in- bre la egipci4 r
troducción es la famosa Muqaddima.
Este descanso, tan fructuoso en el orden intelectual, debió ser un tanto forzoso para Ibn Jaldün,
Muqaddimndit
que no se consoló de la pérdida del prestigio que gozaba ante las tribus nómadas' Así, cuando el ré- ficas se estudid
gulo de Túnez le invitó a ir a su corte, no en calidad de político, sino de historiador, Ibn Jaldün universidades c
áceptó, quizá más resignado que halagado; allí continuó su historia por encargo de su nuevo señor.
Está vidá no debió serle muy fácil a Ibn Jaldün, no sólo por el papel de puro sabio, tan menospre-
ner la corTesp(
ciado por é1, sino por su falta de resignación, comprometiéndose ocultamente en las intrigas políti- que contradice
cas. Témiendo acaio que se repitiesen las anteriores historias, marchó a Oriente con el fácil pretex- Se ha supue
to de hacer la peregrinación a La Meca, llegando a El Cairo et785/1'383, cuya riqueza natural le riencias norted
impresionó y donde bien pronto fue conocido y apreciado, siendo nombrado cadí de la escuela
mati6. ru pá."""r intentó éjercer su cargo con rigor inusitado, por lo cual fue destituido, decidién-
tiempo que I¿ p
dose entonces a realizar la peregrinación a La Meca, tras de 1o cual fue repuesto en su cargo, aun- en la que afirm
que no por mucho tiempo. Esta historia se repitió varias veces. aseveración es
- :

Poco después, una nueva desgracia vino a abatirse sobre Ibn Jaldün: su familia, que se dirigía de parte,las fuente
Túnez a Egipto, pereció víctima de un naufragio junto a las costas de Trípoli. Frente a esta nueva
desgracia, fbr, ¡ut,O¡o, ya entonces bien curtido por la vida, supo tener una serena actitud, que le fue della Vida seña
criticada por sus biógrafos, tachándolo de insensible. Pero no es a dureza de corazón a 1o que hay Orosio, traducir
que atribuir esta sequedad sentimental, sino a la serenidad de ánimo, que una vez más habría de de- a petición de al
mostrar en una última aventura.
En 803/1400, el gran conquistador Tamerlán -e1 tipo de príncipe conquistador que Ibn Jaldün
historia había si
había descrito en su Muqaddima- invadió Siria y el sultán egipcio partió a su encuentro ala cabeza San Isidoro y dr
de un nutrido ejército y acompañado de su corte. Con ella marchó Ibn Jaldun, que bien pronto se mentos geqlnifi
encontró cercado en Damasco junto con otros cortesanos, intentando escapar de esta ciudad. Es pafe, conoce Jr
muy difícil saber qué pasó entre Ibn Jaldün y Tamerlán. Una versión hace partir de Tamerlán el in-
tenio de aproximación; otra supone que Ibn Jaldün fue sorprendido por los soldados del gran con- dinastías y de lc
quistador, que le condujeron fla preiencia de Tamerlán. Éste les invitó a comer y todos pensaron El positiviu
que sería laúltima comida de sus vidas; pero Ibn Jaldün tuvo la serenidad suficiente para dirigirse interesaba Fn r
al conquistador y hablarle de su familia y de su historia, logrando así entablar una conversación en
la que hizo brillar su inteligencia y sabiduría. Tamerlán le habría propuesto que entrara a su servi-
que el de Ibn I
cio; Ibn Jaldün aceptó, pero con la condición de volver a El Cairo a recoger sus libros, sin los cua- arraigado en §u1
les su vida no tenía sentido. Tamerlán habría dejado que Ibn Jaldün y sus compañeros saliesen para más dulce, su ú
Egipto, escoltados por sus propios soldados, y de allí no regresó. El cuento parece bonito, pero es tantes el más lin
inireíble. Por una vez Ibn Jaldün tuvo buena suerte; pocos días más tarde, Tamerlán asaltó
Damasco y pasó a cuchillo a todos sus habitantes. Seis años después, el26 de ramadán de 808/17 recuerdo y el hú
de marzo de 1406, moría Ibn Jaldun en El Cairo a los setenta y cuatro años de edad.
3 En realidad sólo debería citarse una gran obra de Ibn Jaldün: al-Kitab al-'Ibar, conocida tanto un resumetr teoftAfo
por Historia universal como por Historia de los beréberes. Esta obra, en siete volúmenes, relata la Lubab al-Muf,.aylf
ñistoria árabe-islámica desde la creacién del mundo hasta el siglo xw; el primero de ellos es la Mu- to hacia el79711395
qaddima o introducción; en el último volumen se incluye una autobiografía. Siendo joven escribió ración para quienh
'(sauoqsenc s?I Já^loseJ uf,snq uernb ered uorcur orqurse uerrof opuaqS'
-ta¡)g,ysoutlo qlpqoylt lt,Vs-to.drg :ocrlslur otruarurusued ep orqll un orqlrrse 96€,I/L6L Ie elr?q o] -ntr
I BI se sole eP ori
-dr8g ue Blruetse ns eluurnp : (ugrEr¡er e¡ ep seluanJ su¡ ep srselulg)
u1p1o 1rym { Tnsi;ot¡ny¡1o q9qn7 el e1eleJ 'seueur.r¡oa q
opulnlq Jze{ FeS-1e ügrur Iap erqo eI e ¡slj ap orre}ueuro3 Iap o3rJosolrJ-ocr8g¡oa1 ueurnsar un oluel BprJoIroJ'ryil,l
'pEpeÍ
'upuuerc ep ourel{ Iep aJrpued€ e}uarcepmSu¿l Ie Á opJencár Lf /BOg ep EgpsuErq
9]l¿se u-eIreEPI tpr
Ie ¿qBpenb olos o[enbe opo] ep e^r^ uBpIsI uql opuunS 'opuI sgrrr Ie salue] se o¡ed 'orruoq m¡¡d
-rqeq sns ap oIIeqBc Ia 'eJnd sgru ul BnSueI ns (o[eq sgur Ie orJ ns ,ec1np seur ered uesaqes soragmü
(opunru -sn3 sol EIs Sr{Is
Ie sá eIuqc ns Iep p€pnrc JofeIII 3l se uqopJoJ :BJJerl ns ue opeEruJJu
-r^Jes ns e e¡¿rue d
elueruBpunJord arqruoq un enJ seqopror oJosgllJ Ig 'p§nu uql ep Ie enb
UE UOIJBSIEAII(X' dI.I
opuryoJd selu oqJnrrr se oc4rlod ousr3rldecse ns (opuoJ Ie uE 'eqBsoJelur esrr8urp urud arcaqrgl
eI enb ol u elueluelercuoc opB^reser sqElse uBpluf uql ep olusl^ursod Ig uo¡esued sopot Á ru
'seler3os sodruE sol ep,( ser¡seurp -uoc uerS ¡ap sopEPI
-ur Ie uglrerlrel rP .E¡
sel ep uorcnloae el eJqos seoJJe^v 3p seepr sel ep osn acBq,( ecouoc'a¡ud sg 'pepüc u¡sa ap.d
Brlo rod 'u,lsnEv uBS u opecrpop oEo¡grd erqeles Ie Á sosrJgrSoeE sotrueur es oluo¡d uelq anb !
-eldns oprpug¿ uulqeq el as Á 'ouodst¡¡ lroplq olwnu?ruo) €I ep Á oroprsl ues ezeq"J EI ? o4rraüxrrl
ur_rp¡eg uq¡ enb
rog
ep solxal uoc suurulnsnru slsrnbuoc el ulseq epBlelduloc oprs ulqeq BrJolsrq
elsg 'orepereq edrrulrd ur¡e opuars elueruernSes tI (ue{eH-IB ep ugrcrled ¿ -ep ep Bllqeq lsu zar
8eq§y 'q tulsg6 ,( eqopro3 ep souuqsrrr sol ap zenf Ie rod eprcnpeJl (orsoJg ,(eq enb oI e uoaerxr
ap ouotstH BI ep ulplet uql ozq enb osn elueSllálur Ie glegas BprA ellop en¡ e¡ enb ?uWcE*
¿Áenu e§e E eluarJ
rAa-I 'olsendns Bq es oluoc susscse uBl uos ou uEpFI uql ep ssluenJ sel (3}JEd
ap e¡3¡4p as anb ?4
eJlo Jod '[esJe^run BrJolsrg uun se o]uolu ns send'BJuoler se uorcuJelese
else oJed 'elueuelceJrp f usrq ecouoc enb ucrun eI se enb BruJrIe enb €l ue -une 'o3¡Bc rrs tra) ols
-u?Ipl¡ep 'opngqs4
'euoz uqerp ep solqend sol € eluaJeJet rpql-lo egtly Iáp eilBd ul enb oduer¡
BI aP Ipet q
oursrru IB ugrJcnpoJlur eqcrp opulJ¿pal Jeqerl rod suuecrr¡eegou serouerJ "lenrsa
al pmtsu uzenb¡r uIn
-adxe sns e orutppobny¡ el ue uqulrruq es ugpl?t uql anb olsendns uq eS -xelard ¡1ce¡ ¡a uoo 4
'sordrJuud sns € ecrpuJluoc enb -rryIod seft¡u! sque
ol BrJuelJedxe ns ep eJJoq 'send 'rsy 'uorsnlcuoJ eluerpuodseJJoc BI Jeu -a¡dsosau uel 'orq¿s,
'rogas ortanu ns aP d
-elqo ru'seur epuu rrcep osrnb ou o¡ed isouunp soqcnu uoJ sepeprsJe^run uBpIBf uql'ropmG
sáluepunqu ¿Iqeq'erceuet elJosolrJ BI'edoJng ue oqcnu u¿qerpnlse es fficrJ -?r Ie opusnr lsvq
-gsoIIJ surruerc sel soduerl so1¡enbe ua enb oplqus uq enb aclp awrypobn¡ry 'u¡p¡u¡ uq1 ered os
BI uE 'ecr891orcos uorconpep eun ou ,( er,ra¡d pnll1cu eun se'ercdrEa BI oJq -u¡ eÁnc ry%-pC_DT5
-os orsuelrs 1e r('snppuy-le ep IBr3Jeruoc r( uuuse¡e 'e]gietae 'eueqrn uoraez grprser epuop 1á¡f,[f
-111,rlc el erqos ur_lplef uql ep ucrryrr e1'(o$qoio,) pmos uorseqoc ep ezJanJ -opueq€ ¡errc o¡ rÍd t
uy ep glrrd ss¡ ,{ gurrueJe sol '«osen8rnqu» sol enb ¿ruJrJe ur_rpluf ucll ,oIJ -uanEul elue-raerJ BI
-eJluoo 1e rod Íserquoq seJo[etu sol ozrq so¡ ,( sereqereq ,( sequre u oztltut)
snppuylB enb oqcrp BlqBq p§nu uql'olusrru4ueser ep euell glse §nlepuy -adxe oc¡eru unt
-le e elue4 pnlrlJe ns 'seruepy 'elIrAeS ep Buerlsuc egoc ul ue ercuulse -Iur op¿rsBrrrírp
ns seIre opeqce,rorde ulqeq ooodrue1 lseueqrn seuorcuzrlhrJ wl ep eoJeJe euud Bun'sotra
orusrrursed ns JeJeporu ured orru3 Ig ue epra JorJelsod ns ep ercuarred
-xe el gzI1¡n ou utlpl¿f uq1 'u,(usng QrIpJ gleges oruo3 .oprcnper 1e]uetulr
699 $OtfZeeD u1ppf uq! 'uuns p^etqw wqq pp lentcaptu! o¡uewe¡o1e ¡1 'L
670 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestrcs días

Ibn Jaldün, pese a su rebuscada genealogía que arranca del Hadramawt y su perfecci(
se enlaza con la corte omeya, debió tener también algo de la sangre a.ndalusí, que la cienc
para él tan poco grata. Su familia vivió unos quinientos años en al-Andalus; ginadas de r
en tiempos de don Pedro I el Cruel aún quedaban testimonios de sus bienes pueden agn
y propiedades en Sevilla. Pero Ibn Jaldün tiene un tanto de mentalidad de el solo esfol
emigrado; su relación con los nómadas no era natural, sino más bien busca- sobre los cu
da y política;y los príncipes martníes y hafsíes lo advirtieron muy bien. Hay sin alcanre¡
mucho de resentimiento contra la ciudad en eI nomadismo de Ibn Jaldün; los términoc
existe un deseo de revancha en su crítica de los campesinos, pues en el fon-
do piensa que fueron los causantes de la ruina del al-Andalus. Su positivis- «[El sabe
mo, pues, está limitado por su actitud política y por su mentalidad de emi- filosóficas (tr
grado; de aquí su aparente ignorancia o desprecio del mundo cristiano, visto pensamiento
desde un voluntario «telón de acero» histórico. mado porl h
Esto nos explica, además, otra de las aparentes paradojas de la labor de provienen de
Ibn Jaldün: el no aplicar los principios fundamentales enunciados en su últimos [sabe
Muqaddima La realidad fue que Ibn Jaldün no concibió nunca dicha intro- qiyas).la,ruit
en el Alcorán
ducción como una propedéutica histórica concreta, sino como una obra de
hermenéutica totalmente independiente, encaminada a explicar las implica-
Las cie¡
ciones de la sociologíay la historia.
del,hombrg
patrimonio
3. La formación intelectual de lbn Jaldun existan pueü
otros. Pero I
a) Laformaciónfilosófica de lbnlaldun saber; así Ia
mayor desar
cultivo mayc
Aunque durante mucho tiempo se ha sostenido la tesis de la indepen-
da nómada ¡
dencia del pensamiento de Ibn Jaldün respecto de la filosofía musulmana,
les. Además
hoy ya no puede mantenerse en serio esta posición. La formación de Ibn Jal-
el saber, o¡rc
dün es fundamentalmente tradicionalista y empírica, pero el historiador nor-
teafricano conocia el pensamiento filosófico. Habiendo sido formado en la Ibn Jaldi
matemática,
enciclopedia clásica musulmana, era natural que Ibn Jaldün se hubiese ini-
de nuestrg p
ciado en las disciplinas filosóficas a las que llama 'ulum al-falsafa wa-l-hikma.
Estas ciencias constituían el curriculum intelectual islámico y formaban la
tan las cosas
cepción sens
cultura establecida o civilización.
La civllización ('umran) es la consecuencia directa de la índole misma
«[La abstn
del ser del hombre que viene tipificada por el pensamiento (fikr) que es lo
que «distingue al hombre del animal. Por él se orienta pataganar su vida, co-
to e inmateri¡
una por naffi
laborar con los de su misma especie, conocer a su Creador y todo cuanto los Asi tenemos
profetas le anuncian de su parte. Dios le ha distinguido sobre todos los ani- adecúa sus ad
males por el pensamiento, que le es dado cuando la animalidad ha alcanzado que alcanzrrrr
uoroeler el Á seulep sol ep souorurdo sBI ap orpeu Jod urJuerJ BI soluezueJle anb opezusclB eq pu
eI uoc '(¡Et$ol-1o 1bo,) etr4dute uozet u¡ Íopuururelep uepJo un u solou sns Bnoepu -ruu sol sopol er
oJqruoq Ia pnc BI elusrpeur 'Qnt{utor1o 1bo,) etoptuJacsrp ugzeJ u¡ sorueuel lsy sol oluenc'opo1,(
'eaeilu e¡ enb o1efqo ¡e u43es seuorJooJrp selurlslp ue eleruu as 'ezeprnleu ¡od eun
-oc'eprl ns reue8
se enbune 'euerunq ugzel e-I'BrcuarJ Bcrluglnu BI Blueruepun¡ enb IerJaleruur o ol
o1 se enb Qrt$ ü
-cBJlsqB 'lesrelrun ol Blseq Joqes orlsanu Jepuacsu ep zedec se [uorccerlsqe u1]»
erusru elopq sl
'@U,Sol) ugrJceJlsqe e1 'ouuurnq Jes Iep o^rsnlcxa oJlo Á'e¡qrsues ugrcdec
e¡ uequuro¡ r(
-Jed BI 'se¡eruruB so¡ u ,( eJquroq I¿ uluro, oun :sopolu sop ep s?soc sul uel
'or.ut¡1t11-ouotosP
-serJrueu sou enb puplleeJ e¡ se ordord olefqo o,{nc 'oluerruusued oJlsenu ep
-rur esalqng es
pept,rrlce ul ep epeJo;d opueluoc nS 'BclslJuleru ,( ecr?g¡ 'ectst¡ 'ectleuteleur
eI ue opuuuoJ os
:oJlenJ e eJqruoq Iep serdoJd ,( se¡urnleu selcuerc sBI ecnpeJ ur_Iplef uql
'elJosolrJ u¡ e prcedse ue ,{ sercuerc sul e esopugruodo 'Jeqes Ie
-rou rop"uolryI
ue surcuecrleJ u¿quJluocue sesor?rleJ suruJoJ su¡'ordrcurrd ue ,( sguepv'sel {uI uql ep u-o¡:rs
-ulueuele seru oqJnru uoJenJ seluJnllnc soueuoueJ so¡ 'eldrurs ,( epeurgu ep 'euuurlnsnu ugo
-uadeput eI ep s
-r^ uun uuqe^ell anb so¡qend ue (orqurec uE 'seJeqes soqJlp ep ro,(eur o^IllnJ
un e uo¡efnpuoc 'raqus 1e rod ugrceurTcur ns ,( ocrurguoce olloJJusap ror(eur
ns csou€ruo¡ ,( sus¡ad 'so8er¡E ep secqrlodolcos seIJuBlsuncJIJ se¡ 'tse Íreqes
Iep errrsru ezelerrwu el ¿ uprqep se ugrrBnlrs eqcrp ep uozel el oJed 'soJlo
ue enb sgru oprJaJog ue,(eq surJuerc su¡se enb ue soduer¡ r( solqand uelsrxe
enbune 'sodrue4 sol sopo] ep ,( sarquroq sol sopol ep uluroc oruourrrlud
ours 'ecode uun ep ru o¡qend un ep re¡ncr¡ed orunced uos ou 'erquroq ¡ep
srusrru uzeluJnl¿u el ue supulueruupunJ mlsa Ie 'se¡euorcer sereuarc se-I
-ecqdtur sE rec4
ep ¿Jqo eun orÚ
€prualuor ,{ e1e¡or¿ ns e sorc rod eperrdsur ,(e1q ,, ,JX3r':'X;::'JJ;31"r1"'drrl; -oJlul eqJrp sr
1o) ey?opue EI ep orpeu nd zyu ns uoc serueJ sel Jrun e elrrurl as [sereqes] sorullll
ns ue sopqr,Im
solse uo ercuaS¡a1ur el ep ugrJunJ e1 'operrdsur ropu¡sr8e1 Ie :Jolnu un ap uauarrro.rd ep roqel e¡ aP si
enb '(oQ,pou1-ou oÍt1bou1o u47n,) s¿,rrlrsod ,( sepqrursuuJl sercuerc se¡ [rod opeur
-to¡g¡se Tbou-1y "'l oaugtJe ol ep ouerc ol rrn8u4srp eqes enb oluel ue olueruresued olsvr'oueqsuc
ns ap orpeu rod erembpe erqruoq p enb'(nQ[os7ot1-ou o,Qu71t¡1o u/Up,) secrJgsolrJ -rue ep pEpIIu|Ú
,( se¡ercuardes serouerJ su¡ [rod operuJoJ g$e Po,-tD oruoc opeuErsap raqes lgl» -srrr4rsod nS'mI
-uoJ Ie ue sand !
'ugrcrpurl e¡,( o¡uerurrpuelue p lbou-\-oa¿á4 sourulrgl so¡ iu4ppl uql aP
uoc Jequs ep sodrl sop solse u uuftsep u4pl€t uql's?epr su^enu Juzuecl? urs ,(eg 'ualq r(nu
o¡ad'secrEol seuorceleJ Jecelqelsa apend o¡9s ercueErlelul BI sepnc sol eJqos -e3snq uen s-m
'serquoq sol e sor( rod sopqrusuuJl seJeqes so¡ ,( ouurunq ozJenJse olos Ie ep psprlslueltr
.rod eEe¡ es enb sol u seluJnluu seJeqes so¡ :sodnr8 sop ue es¡edruEe uepend seuerq sns ep §c4
t uptutn, ¡e ue,(ryqsuoc 'arquroq Iap Jes Ie uoc I¿Jnleuuoc oporu ep supeur8 isnppuy-p ua
-rJo 'serJuerJ se'I 'eJq{uoq Ie ue IeJrueu o8¡e uos Bzueuesue e1 ,( urcuerc e¡ enb '1sn¡epue a-6ues
soruol rse lsurcuerc sq uepecoJd o¡ueruusued oqcrp eO Tg ue uorcce¡red ns ,( fmeuurpu¡1¡
l¿g @Otb¿eeil u1ppf uq'luuns p^otpow weqt pp pntcaptu! o¡ue¡we¡obe ¡1 't
672 tll. El pensamiento istámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días

con los de su misma especie; y la razón teorética ('aql al-na4aÓ, 9ve percibe las entre los m
cosas reales, tanto presentes como ausentes, tal como son.» especulafiva

Ibn JaIl
b) La modalidad del saber fi.losófico: stñ orí7enes y sus linxitaciones del kalám;
mundo isúá
jías. El hon
La más alta y noble de todas las ciencias humanas es la filosofía, ya que
sólo el filósofo es capaz de alcanzat el ser en cuanto ser, lo que constituye el gros, evitán
objeto formal de la teología natural o metafísica ('ilm al-ilahlyat), represen- especial de
tando la suprema y última felicidad extrínsecamente humana. autores u
losofial sin
dad isl¿ámic
«La metafísica es la ciencia que especula acerca del ser absoluto (al-wu!úd al-
mutJaq) que abarca todo lo que tienen de común los seres, tanto corpóreos como es-
pirituáiel, o sea: las esencias, la unidad, la pluralidad, el ser necesario, el ser posi-
Lle, etc. Examina también los principios de estos seres que son de orden espiritual, c) I-6nü
cómo los seres proceden de estos principios y el orden como se presentan. Estudia,
además, el estado en que se encuentra el alma tras de separarse del euerpo y volver a Iás ciei
su destino.» viumdeld
la base y e[.
El estudio de la filosofía tiene tres ventajas primordiales para el hombre: seis cienci¡
en primer lugar, amplía el saber humano, extendiendo el ser natural del (al-§ar'ffi,
hombre, en tanto que éste por naturatreza tiende a saber; en segundo lugar, (al-'aqa'id a
perfecciona al hombre por el ejercicio en acto de la sabidufía;y entercer lu- itawdrQ.I-*
gar sirve para desarrolár y hacer más aguda la inteligencia humana, enseñán- Dichos seis
donos el modo de razonar y las maneras de evitar el error. sir), la cien
El origen histórico del saber filosófico es anterior a la entrada del pue- cieneia de I
blo árabein la historia. Sus raíces y miíximo desarrollo hay que buscarlos plativo (taga
entre los griegos; y los transmisores de este saber a los árabes fueron los
cristianos:
d) Clasifu
«Los árabes que profesaron el Islam [...J jamás se habían preocupado por las
ciencias; pero tras de afirmado su dominio, establecido su imperio y adaptada la vi- El trmd
da sedenária, alcanzaron un grado de civilización que nunca pueblo alguno había islámico,pq
logrado [...] Sintieron el deseo de estudiar las ciencias filosóficas, tanto porque los
obispor y lós sacerdotes tributarios les habían hablado de ellas como porque el espí-
ritu ñumano tiende de un modo natural al conocimiento de estas materias [...J Desde
entonces los musulmanes [...] se dedicaron a estudiar dichas ciencias [...] Llevaron
e) hsitu
tan lejos sus investigaciones que se atrevieron a refutar muchas de las opiniones sos- ,

tenidas por el Primer Maestro [...] Entre los musulmanes que se dedicaron a dichos Habida-
estudios los más destacados fueron Abü Nasr al-Fárábi y Abu 'Alí b. Sina, entre los realizó unal
orientales, y el cadí'Abü-l-walid b. Ru§d y el visir Abü Bakr b. al-sa'ig [b. Báffa], llar su soeiol
odJenc Ie oluel 'u3plef uql ered 'erJolsrq eI ep €IJosoIrJ ns Á BlEolorcos ns JBI '{eWA ql ft,u§P
-oJJesep e¡ed ur¡eseceu o¡ed 'ocesuulur Jole^ os¿)se ep srseluls eun gzrleeJ sol eJlua 'eurg qq
ur_rplef uq1 'ecr¡osolrJ ugrceruroJ ns ep opelrrurT ol ep etuenc BplqBH soqsrp 3 uoJsrlPep
-sos sauo¡u¡do su¡q
u1pltlt uql ap soc{gso$ swap? sv7 (s uor¿AeI'I [1 ssnue
apseq ['l seüareul
-;dsa ¡e enb¡od om
so¡ anbrod o1uu¡ §
'elusrn8ls euñgdul ep oJp¿nJ Ie ue esJrrunseJ epend'ocnug1sr e;qeq oun8p olg
Jeqes Iep seleJeqll seue sBI ep olunfuoc oruoJ 'ur_rplef uql ep u?Jrun, Ig -rrr e1 epulduP Á o
se¡ rod opedncoal
saraqus solapugrcot{rsoq7 (p
sol uorslu seqB4
'(¡nuae§e1) orr¡1e¡d solJeJsnq enb r(á
-rrreJuoc Jeq¿s Iep s¿rJusrJ se1 ,( (uru¡e>1) ua,r¡e¡ncedse e;Eo1oe] q ep Brcuerc -end lep Bpesurl
et '(qb$) oqcerop Ie '(]g.g¡rb-¡u) ugroc¡y Iep s€rntcel sel ep Brcuerc e¡ '(r¡s
-¡u1) srseEgxe'(secrpeq) seuorcrpuJl sBI ep €rcuerc €l :uos seJeqes sres soqcrg -uggesua ?uem
'ugrJrp¿Jl e¡ r( ugroc¡y Ie uos sorlo ,{ soun ep seunruoJ seluenJ se1'(otpuo{. -nI recret ua [.@
1o utpqr¡o1r) socr¡cgrd soldece¡d sol áp s¿rJuerJ [, (ofiupuu 1o pr,gbo,1o) 're8nl opuotac u
eJ ¿l op sordrcur¡d sol ep surcuerr :sodn¡8 sop ue uephrp eg'(¡gQ,tCIg1o) Iep lÉrnlBu ¡e§ t
sesorEl¡er o (oÍ11bou1l uaqn,) seprlrusueJ] seperue[ uos enb 'sercuerc sres :eJqrrloq Ie u¡ud
ep elsuoc reqes oruerdns elsg 'erqruoq opol ep reqes Iep et¡tull ¡e ,( aseq e1
uos enb ours '(ecrsgeleu ,{ ectE91 'ecrsr¡ 'eclygane¡eut) ¡e¡n}eu :eqes fep wruA
-uponb Ie ueluerua¡druoc olgs ou ucrruglsr p¿prunruoc q ep serJuerc su'I e rart¡oar( odrm
'Blpn$g uu¡ue§e¡d
sopup^il sanqus so7 (c 'pnlFldsa ueproq
-rsod ¡es Ie'olruse
-se ouroJ soargdro
«'scrruBlsr pEp fl pA{nM-P) o¡n¡t
-runruoo el ep surJuerJ selso ue uerq operrrJoJ e,(eq es selue enb uls [ugoso¡
-lJ ul epl orpntse ¡e enbrpep es erpeu enb'sond $¡¿».rlezzeC-lu oruoc serotne
u 'oqceq elq¿q I? oruoc 'opuerpnlse ,('oqcerep ¡ep ,{ srseEgxe q ep ¡urcedse -uesa¡de¡'(!@
ue 'sepelerreJ sercuerc sq ue ugrceruJoJ eUánJ eun oluerpetu solopuglrla 'so¡E ¡e e,(q4suor om
-qad sns ¡ezre¡d aqep orad'egoso¡r¡ elfizeqcú áqep ou ollnc erqruoq Ig'sBI[ anb er( ?gosog;t
-eJeq sq Jelryal Á suurSop sol JepueJep 'oJ eI rucr¡4snf ured ocnuglsr opunru
Ie ue FuorJuJ uoroelueu¡n8¡e e¡ uorefnpoJ]ur seFrrrllu>lelnru so¡ iure¡a1 ¡ep wt(E
urnlsod e¡ rod euqcur es Á so¡osollJ sol ep pnlrlou elezeqcü ut_lplef uql
sercuerrssruelequsreporqurnrn,"o,Jll?l'J'lifiJ:i:'"J,rYJ''3"',".ifiH':i?X1ff 3 se¡ aq¡crad ilb Í
e¿9 @Otf¿ee} u1ppf uq'luuns p^olpaw weq pp pnpoptu! otuewetobe B 'L
674 lll. El pensam¡ento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros dias

Al-'ulüm al-hikmiya wa-l-fálsafa


cas de los f
IMate^mática ciedad hum
(ciencias sapiencialás y filosóficas). { it:::1 grupo social
§u tuente es la razón (al-'aql) [ ír1?":r,?r"" pulsados ¡ro
ciedad hum
Tradiciones nidad no p
('Ilm al-Hadi1 autoridad, q
Exégesis nobleza; en
'IJmrán ('Ilm al-tafsrr) secundario-
(civilización) Al-'ulüm al-naqhya wa-l-wad'Iya Lecturas determina&
(Ciencias transmitidas y positivas). ('Ilm al-qirát'át) como enlaú
Su fuente es la revelación contenida Derecho vino para rc
en el Alcor án y la tradición. ('Ilm al-fiqh) y cumple esl
T. especulativa los princi¡Éo
('Ilm al-kalám) enla razónl
Mística delegadogk
('Ilm al-tasawwuf) gales formm
nios de los c
res de la a
como el alma poseen percepciones propias, pero sólo las percepciones aní- súbditos y eI'
micas tienen valor para el conocimiento humano; de estas percepciones, las La antqi
espirituales son percibidas por el alma de un modo directo y las físicas de ún Jaldün cont¡
modo mediato por medio de los instrumentos corporales, como son los sen- nantes no scl
tidos. Este conocimiento así adquirido proporciona al alma humana una es- lósofos sobri
pecie de alegría espiritual, más propia de la percepción anímica directa que que Ibn Jald
de la percepción sensorial y del conocimiento discursivo, pues éstos necesi- islámicos sol
tan de las facultades anímicas ligadas con el cuerpo, tales como la imagina- dinastías ery
ción, la memoria y la cogitativa. Jaldün llega r

El verdadero saber y la auténtica felicidad espiritual las proporciona la existido y exi


unión directa, no con el entendimiento agente, sino con las verdades de Dios operantes qn
que encuentra nuestro corazón. Esta realidad espiritual y aquella felicidad mejor formar
son demasiado grandes y excelsas para alcanzarlas con sólo nuestra razón, y
por esto hay que poner en duda que la felicidad a la que se refieren los filó- a Averroesh
paso de la timm
sofos coincida con la bienaventtratza futura, que Dios ha prometido a los ejemplo en esteü
que cumplen sus mandamientos. Pese a esto, Ibn Jaldün reconoce que aún es taba el gobierno
más censurable la actitud de los mutakallimíes y de los süfíes que mezclan la b. TaSufinl; peml
filosofía con la doctrina religiosa sin orden ni concierto ) erryez de limitarse a una timocraci¿ G

enseñar la pura verdad religiosa. Al exponer estas doctrinas, Ibn Jaldün cita [TaSufin b.'Ali¡¡
ceryperecióad
en su apoyo a Ibn Ru§d, cuyas doctrinas del Taháfut parece conocer. les opuso en aqua
Tambien ha recogido Ibn Jaldün algunas de las ideas éticas y sociológi- nánde13.'ed-tl
676 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

ejercicio activo del poder: los príncipes apoyados en la religión y en lafiierza larazótyt
de cohesión social. La sociedad, por tanto, está fundamentada y mantenida mientosql
por el ejercicio en acto del poderío y éste no tiene otra base que la voluntad De est
de poder, que para Ibn Jaldün es exclusiva de los nómadas. Por esto dice de Diog a
que si Ibn Ru§d afirmó que la nobleza era propia del habitante de las ciuda- b) la cru
des, fue exclusivamente por vivir en una sociedad en la cual no existía una Muhamma
auténtica fuerza de cohesión social. Libros sry
lo que Dfr
creencia er
0 La formación religiosa de lbn laldun: el ejemplo de su explicación en unos m
del profetismo como sonl
de fe,lia o
a los S*nto
Ibn Jaldün es un musulmán creyente. Todas las atrayentes sugestiones de
nas de la n
un Ibn Jaldün positivista histórico nacen exclusivamente de no haberle leído
directa e íntegramente. Como buen musulmán,Ibn Jaldün cree en la revela- ción de un
los hombrr
ción, tanto en general como en la alcoránica, distinguiendo entre simple ins-
religiosa y,
piración (ilham) y la revelación propiamente dicha (roky, tanzlt). La primera
sola cienci¡
es un estricto fenómeno psíquico natural; la segunda es un obsequio de Dios
por medio de los profetas. Dios ha elegido la vía histórica para manifestarse La recr
revelacién
a los hombres, ya que nuestra razón por sí sola es incapaz de alcanzar los
misterios de la divinidad; además, la ignorancia, la maldad y el vicio han
por antono
manchado nuestro conocimiento. En su procura de los humanos, Dios ha ción de Dir
determinado ir manifestando a los hombres lo necesario para su salvación. aquí que f)
Por tanto, las verdades reveladas deben ser varias, complejas y necesarias; su naQlr),qw
finalidad es tanto individual como social, puesto que el hombre vive en so- {al-mu¡lilt}'
ciedad; y su formalidad postula su aceptación. niente lqgis
El conjunto revelado (compromiso, taklífl va dirigido al hombre, pues
pero algur
como dice el Alcorán: diarios hrm
entre homt
conocimien
«Propusimos el depósito [de la revelación] a los cielos, la tierra y las montañas, lectivo, put
pero rehusaron tomarla y tuvieron miedo. El hombre, en cambio, se hizo car-
el cual siem
go, [pues] ciertamente es muy insensato y muy ignorante» (33,72).»
Recogic
las almas sn
La primera verdad religiosa es ésta: creer que Dios ha revelado su ver- cación conl
dad al hombre, mostrando que es uno,lo que constituye el monoteísmo (al- el éxtas§ o
tawl.tld). Esta idea es connatural al hombre por su propio sentido natural re- puro espíriü
ligioso (al-fi¡ra); pero ha sido enturbiada por el politeísmo estricto o por el ver, en ciefl
relativo, consistente en considerar junto a Dios a ciertas divinidades parcia- personalide
les (al-íirk). La revelación tiene que empezar restituyendo los principios de saje de Diu
'souetung sorpeu sol Jod elJeseJdxe uqep BleJoJd
¡e o8en¡ enbune 'sor6 ep e[es ep sordrcqud so¡
-ueu Ie JrqrcoJ erud eprpuedsns oruoc upenb u1e¡ord Iáp euetunq pepr¡uuosred -urc¡ed sepep¡u_
e1 'acuu4 Is] ug'peprullrrp el ep salqeJeur soloqurs so1 'oporu ogerJ ue 'Je^
1e rod o opr4sa
e¡suq ,( 'sorq B une ,( se¡e8ug sol ¿ JuqcnJse epand e¡e¡ord Ie IsV 'ntrrrrdse ornd -er l¿rn]?u oppü
Iep opunlu p slen^,( od-renc Iep Iecrgc e¡ ap edecse Burlu Ie opuenc 'srse1x9 ¡e -¡a) ous;elouou
,( ouens Ia elu¿Jnp uelserJrueru se¡ es snb 'se¡e8u9 so¡ ,{ snlurdse sol uoc ugrc¿c -Je^ ns opele^aJ
-Iunruoc ul ep olrqgq ¡a uerernbpe enb 'se1e¡ord so¡ ep sucgg8uerues surule s¿l
ep ¿lquq uBplef uq¡ 'ueu¡nsnru orusruoleldoeu Iep seepr se¡ opuerSoce¿ I
'(ppp,pst) ugrcrsodsrperd eleuur a l¿rnleu eun ueluers I€nr Ie -JeJ ozlq es 'otqt
ercuq rorredns oluerrurJouoc Ie ,( etrse¡ec opunu le rczvecle uepand 'oarlce¡ 'seueluotu se¡ Á e
-elul oluerurJouoJ ¡ap r( puorcBJ opunlu Iep Ie ouros'e¡qrsues oluelurcouoc
¡ep r( sop4ues sol ep opunru oprJlse Ie oluut opuuradns 'enb serqurorl eJlue
ored isorq rod e¡uerueJqrT uqceq se sorq,( erquoq Ie eJlue souetung sorJurp
send 'erquoq ¡e
-eruJelu sol ep ugrJJele e1 'se1e¡ord soJJo ue ugrqtue1 uep es seunEp ored
'perurueqn¡41 uá u¿p es seuorcrpuo, sulse sepol '0,rp§1o) ugrce¡sr8e¡ alueru
-os ue eara aJqI
-e^uoc eI elopugp Á Qppqlo) o¡qend 1e opuernE 'o1¡nco oI opueh 'Q4firu.u1o)
ns lseuusa¡au r(
$rqrunlsoc s¿l ueruroJet [, Qtry¡npnu.t-1,o) eurtrrp ,(e¡ e¡ ueprencer enb 'Q1oou 'ugrce^Ies ns Brg
-lo) peprcr ns uarcunue anb (otoiinrup) sopr8ela ep B^rrs es sorq enb rnbe
¿q sorq'sougu
eC'serqruoq sordord sol ep orpou rod serquroq sol u r€lq€q ep sorq ap ugr,
-eulluJelep BI se otusrle¡ord ¡ep IelueruepunJ zÍet el o¡ed Íurseu¡ouo¡ue .rod uuq oIJIA Ie ,(
sol JezuBJlB ep
sorq ep opet,rue ele¡ord Ie sa psruruuünÍ{ oruoc'ercue¡ecxe rod uorcu¡eler
asJBlseJrrsE ar
e¡ se Íueroclv Ie ue upeJrJrpoJ eJluencue es Buerulnsnru uorcele^eJ u.I
'oqJeJep Iep ersuerc elos sor( ap ombes
eun ue ocruoueJ ¡e ,{ ¡rlrc oqceJep Ie olqu! qD ectJr4uepr enb '¡rlrc ,{ esor8qer
e¡aur¡d v-¡'(qa
-sur elduys er¡ua
odure¡l orusrru ¡u'¡elol pepruruuoc eun se ruulsl Ie enb oluul ua 'serquroq so¡
-ele^eJ BI ue ea
op unluoc ue ¿pra e¡ ue¡n8er enb se¡ercos se¡urodrue] sorporu soun ep uorJ
opJel elrequq oú
-uldece el G r('se1ue¡odun ,(nru sBAJeseJ euerl u4plel uqJ'ugr8rleJ BI ep s€u
ep sauopse8ns
-unloc oruoc ellllcJeoc ugrserd e¡ ,( oleruerur Ie eJqos lsere8nl soluus sol B
Bcluouuc uorceur¡Ee¡ed e¡,('ounfe ¡e 'uusorur¡ e¡ 'ecruouec ugrceJo u¡ 's¡ ep
ugrse¡o.rd o opeJc Ia :euerulnsnru uor8rla¡ BI ep seurunloJ ocuro s¿l uos oruo,
'eurale el ¡ezruelle.( euarral uprlr el eluerueuErp rÉurp ered sorpeu soun ue
€rJueeJc e1 (e 'ou;a4u1 1e ,( osrere¿ 1e 'orcrnf ¡e 'ugrccerJnseJ BI ue ¿rJueeJc
e¡ (p 'se1e¡o¡d sns ep orpeu rod serquoq sol ¿ opeleaer url sorq enb o¡
eprenE es epuop 'ue;oc¡y ¡e Á or¡e8uelg ¡a 'gro¿ q oruoc 'soper8es soJqr-I
sol ue ercueeJJ e¡ (c 'serqruoq sol ¿ sor( rod soperrrua uos enb'peurtueqn¡41 EUn BIlSrxe orr
,( snse¡ 's9sro¡4J tuequrqy oruoJ 'sutre¡ord ep Brcualstxe el ue ercueerc e¡ (q -epnrr sel ep el
'ueroc¡y ¡e peruuuqnl l u gJrunu¡oc enb llrqlÁ ¡eEugcru Ie oruoc 'sorq ep esrp o§e Jod'
so¡efesueu¡ sol ue uroueeJc e¡ (e :elrrep es plueruepunJ pepJe^ ulse eC pulunlo^ u¡ enb
1eJnleu eluoruelcrJlsa ol ueperxe anb soJueru epluelueu ,( up
-rJouoc sorlo ure8ar8e sendsep ise¡ernleu osot8r¡er olueru4ues ¡ep ,( ugzer e¡ ezJérye1ue,{ug
¿¿9 bOtbeeg) unppf uq'luuns p^epaw weq pp pnpoplu! otuewetobe E 'L
678 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

El carisma profético se caracteriza pof cinco cualidades principales: a) la las leyes se.
disposición natural del alma para poder recibir el mensaje divino, b) la con- dad revelad
ducta moral intachable que proporcione la indefectibilidad ética (al-'isma), cumplimien
c) celo por la religión, d) prestigio social, ya que la tradición musulmana atri- que ostentar
buye al Profeta el dicho «Dios no envia a profeta alguno que no goce de gran Algunc
prestigio entre su pueblo», pues si bien puede apoyar a los profetas con he- el historiadr
chos extraordinarios, comúnmente prefiere utilizar los ordinarios, y e) las mo,le niqu
manifestaciones extraordinarias que confirman su misión y su mensaje. Ibn «el imamáto
Jaldün admite de un modo explícito el milagro, enumerando al menos los tituida en br
siguientes: resucitar a los muertos, ver a través de los cuerpos opacos, destruir está
volar, trasladarse a distancia instantáneamente, subir al cielo y hablar con los de las sectas
ángeles. gado porlh
El mensaje del profeta tiene una doble dimensión, individual y social. lectura atenf
Por la primera, corrige y ordena la vida interior del hombre concreto; por la pretació4p
segunda, estructura la sociedad en la que vive el hombre y con la que forma ní y menosl
una unidad natural. ral». I-a doc
siguientes pn
«[La codificación jurídica del mensaje profético] emana de Dios que lo ha pro-
mulgado mediante un profeta-legislador inspirado, constituyendo un sistema es-
tructural basado en la religión y provechoso para los hombres, cuya habilidad re-
1. Tod
comunicadc
cae tanto sobre esta vida como sobre la futura, ya que los hombres no fueron
creados solamente para este mundo, pues la vida temporal es vana e ilusoria y ter-
2. Elo
mina con la muerte. Así ha dicho Dios: ¿os figurabais que os habíamos creado para
poder.
pasar el rato y que no íbais a retornar a Dios? (Alcorán, 23, 11,5). [...] Los hombres 3. El ir
han recibido diversas codificaciones de la ley revelada que les sirven para orientar- mentales
les hacia la verdad y señalarles sus deberes; [...] e inclüso el gobierno, connatural 4. Dim
con la condición social humana, tiene en ellas los principios que lo regulan, confi- nos se atribr4
riéndole un sentido religioso, para que todas las instituciones humanas estén con- 5. Mut
troladas por la ley divina.» que se limitó
pública
Al corresponder al profeta la codificación legislativa, por su propia natu- 6. Abu
raleza de portador del mensaje divino, el poder del gobierno le conviene de pular (boyhl
un modo absoluto y sólo puede transmitirse por su delegación. Por tanto, y 7. El rr
en cuanto sucesores del Profeta, el gobierno corresponde a los califas, cuya tambiéndi&
misión es gobernar a la sociedad según los preceptos de la ley divina. «El ca- 8. Para
lifa es lugarteniente del legislador inspirado y está encargado de mantener la (i!ma),y flt
religión y de gobernar al mundo según los principios de ésta.» Para aquellos
pueblos que poseen el tesoro de la verdad revelada, Dios ha determinado lo Por tanh
que conviene concretamente al hombre, tanto en esta vida como en la futura; velado por D
por esto bastaría atenerse a los preceptos del legislador divino para rcalizar la umm4la a
el orden del bien. Pero como no siempre el hombre acepta estos preceptos, se establece r
-eru se ou p€Iutueqntr I :sorc ep euera repod opol'olBru¿urr Ie ecálqulse es 'soldece¡d so$e
ulsg ep orpeu Jod olgs ,('selue,terc sol ep peprunruoc o ugrceu e¡'eurun e¡ reztleet ured ou-u
se opmlrlsuoc Brl sorq enb o1 'eleJoJd ns ¡od opmlrlsú ru 'sorq rod ope¡err lern1n¡ €I ue our(E
-eJ enJ ou :ees o'olcerp ouhrp ueEr¡o un euep ou oJuru¿ur ¡e'o1ue1 ro¿ oI opeuluueppE
so1¡enbe BJE¿ «
'uJIIuc 1u uurqrEe¡ sorq'up as els? opuenc olgs,('(put&) ¿I Jeuelu¿ur ap o¡
peprruru€un rod esrrcnpo¡d enb euer¡ '1u1 ees n,toq e¡ enb ere¿ '8 -uc Ig»'eur,r¡P Á
fr io, {n q ¿qJrp ugrqru€} eÁnc 'se¡r1uJ sol
uo.rer^n] 'Bpllg^ ugrccale uoc uoJenJ o¡ enb 'se¡¡¡ec sol ep olseJ IE 'L ,( 'oluel Jod'rrgrr
'(o,[nq) mpd ep euer^uoJ eI O
-od osuesuoJ Ie eluerpau so¡euedruoo sol.rod opr8e¡e onJ DI€g ttqv '9 -n1eu urdord ns ¡
'ec¡qr,rd
ucruouec ugrcuJo el ap ercueprserd el qeg r_rqv ue reEa¡ep B glltul as anb
ours 'so¡eu€druoc sns ep ounEuru B BJIIec oJqruou ou peutueqnll 'g -uoc uglse serrsltrtrl
'oluepecordur e o¡dur se ue,(nqrrle es sou -r¡uoc 'uep8ar o1
-n8¡e enb sorq ep uJrluc ep olnryl Ie le¡rrcc u48uru e gu8rsep ou soIC 'n IaJnleuuoJ 'ou¡e¡qt
'selelueIu -Jelueuo e¡ed uaa
serqruoq so.I [-l I
-epunJ oJurc s¿l oruoc ugrE¡1er el ep eurunloc eun se ou oluruutq Ig 't otod opoatc soury
'repod -re1 ,( eFomp a uu
Ie ueluelso enb su¡rTuc sol u epuodseJJoJ ,(e¡ e1 ep oluarurrldrunc ¡g 'Z uoJenJ ou serqrufl
'uleJoJd ¡e rod sopecrunuoc -er pepg¡i¡eq a{nr
sosoÉ¡er sordrcur¡d sol e epelrpedns relse enb auerl zcrl¡1od q epol 'I -se eluslsrs un oI
-ord eq o1 anb so
:sordrcur¡d seluarn8rs
sol ue esJrrunseJ epend ,( eru¡c uerq se urlpp,t uql ep eulJlJop ¿T '«lBJ
-aua8 orcr¡aueq ue upmlqsur ourerqoE ep BruJoJ» ep elJBcrJIIpc o¡ soueu ,( ru ¿ruJoJ enb q u
-uns uenq oruoc LIs olgru¿rur ¡ep oledseJ uoc BlJulqeq Bcunu send'ugrcelerd u¡ rod lolercuo
-Jalur else alnu¡ed ou uBpl¿f uc11 ep so]xel sol ep epezyueflrc r( e1ue1e BJn]cel 'IBrros ,{ ¡unp¡ap
eun 'oErequre qS 'LIs otpruerur lep ouhrp telcete) Ie se ur_rplef uq1 rod opu8
-eu ol enb uusueld,('u1e¡or¿ Iep euentu uI suJl oprErns ueq anb seJJes s¿I ap sol uor re¡quqÁ
qquq enb 'eurppubn¡41€l ep olxeluoJ I¿ ueJJnJeJ ugrccrpeJluoc Blse JrnJlsep 'socedo sod¡am
¿Jed '«olqend ¡ap ercue¡8rl u¡ o[eq epecoloJ ,( ¡ereue8 orcrJeueq ue eprn]rl sol soueltr I3 ot
-sur ouJerqo8 ep eur.ro¡ ¿un se 'ugrft1er el ap Burunloc eun se ou oluru€rur Ie» uq1 'efesueu Ís
:elue[e1 se eurrppebnl{ BI ep o}xa} ¡e enb er( 'ourrr.rp talaetec ns an8eru e1 'oru sel (e ,('soueu4
-s4e¡ord Ia ue ol¿ruuail le rezte:ue ep sendsep 'ouecrr¡ue¡ou Jop¿rJolsrq Ie -eq uoc su¡a¡ord
enb orr opr perru o c opelepl su o c u,q uer8 ap ecoE ou
"o'. j:; Jf
iil ,;;;tl:Í;i,l#,l1lx -rJlB BU?IIIInmIII
'se¡¡ec so¡ 'sopeEelep sns B ours 'se¡e¡ord so¡ e eledruoc ou oluenur¡dunc",0 '(outs!,1o\ eJB
ns r( euerunl4uozet eI ue BpulueruupunJ sl aJqos eperuud euerl up¿le^eJ pep -uoc q (q'ou-la
-Je^ €I ep sordrcurrd so¡ ep euerue enb ,{e¡ eT 'sermseceu ueceq as se,(e1 se¡ e¡ (u:sa¡edrcu-ud
6¿9 @Otf¿eeD u1ppf uq'luuns p^otpow weq pp prucoptu! olue¡utelode 'L
¡1
680 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

nos claro que San Pablo, y el musulmán repite a diario muchas veces: «no como sanfue
hay poder nífierza sino en Dios»; este principio es la base del imámato, mas los tres gran
no le confiere un caráctq divino directo. Para el creyente, indirectamente Su acephcrtÍ
todo procede de Dios. mo; un histo
El mensaje de la divinidad contenido en la revelación profética, no sólo cas, lo adrrri
supone una legislación con cuyo cumplimiento la colectividad social respon- templos. C-or
de a la divinidad, sino que exige también una respuesta personal a Dios. La rrollo de lan
respuesta positiva constituye el islana o sea: la sumisión a Dios; la negativa
es la impiedad, contra la que es lícita la coerción violenta. La respuesta posi-
tiva presupone y al mismo tiempo engendra y desarrolla lafe,ya que ésta no 4. Insfta
es otra cosa que la aceptación consciente de la revelación divina, transmitida
por los profetas que nos enseñan las verdades que debemos «creer en nues- a) Losprin
tro cotazón comprender con nuestra inteligencia y proclamar con nuestra
palabra». La fe no exige el conocer la esencia de Dios ni siquiera por vía ana- Presupuc
lógica; basta con reconocer su existencia y algunos de sus atributos (omnis- que del enálir
ciencia, omnipotencia, providencia y juicio). El primer paso de la fe es su ha sabido en¡
aceptación, pues si no se abre el corazón a Dios, difícilmente puede com-
prenderlo nuestra mente. Pero no basta con el acatamiento interno, sino que 1." La hi
nuestra palabra y nuestras obras lo proclamen. concretoq 2
La revelación es un compromiso dirigido al hombre que conduce a crear que tiene col
un firme hábito en el alma, originando una ciencia necesaria, el monoteísmo, bre, o sea, lia
que es el primer principio de la fe que conduce a la felicidad. La fe es la mitantes, tale
fuente de todos los compromisos y posee varios grados. El primero es píritu de fami
la creencia del corazón expresada por la lengua. El más alto es la adquisición otros que col
del hábito que nace de la fe del corazón penetra todos los actos del hombre nastías, las di
producidos tras dicha creencia, se apodera del corazón y de los restantes hombres su t
miembros del cuerpo. Así, todos los actos humanos quedan sometidos total- chos históricc
mente a la creencia de la fe. Éste es el grado más elevado de la fe, llamado fe ca, etnológica
perfecta, por el cual el creyente queda imposibilitado para cometer pecados; munidad y k
pues cuando el hábito de la fe se apodera del alma, ésta ya no es libre para evolución de.
desobedecerla, pues se ha convertido en una segundanatualeza. no que pafezf
La primera expresión natural ad extra de la fe es la oración por la cual el Ibn Jaldun no
alma se une a Dios por el diálogo; los grados de la oración se corresponden selos, 6.o los I
con los de la fe y de aquí que sea un deber de todo fiel; quienes faltan a ella actual, pero ta
rechazan de hecho la revelación profética y merecen el calificativo de im- reinos musul¡
píos. La respuesta social e individual al mensaje profético, no sólo se traduce chos, 7." hay t
en la codificación legislativa para la comunidad y en la fe y oración del cre- progreso mat(
yente, sino que consagra especialmente a ciertos lugares o santuarios donde chos histórico
de un modo más cualificado y excelente se ora públicamente a Dios. Dios no cológicos de I
sólo escogió a unos hombres como profetas, sino también a unos lugares grupos huma¡
-errrgueJ (c ,('secrprEoe8 seuorcrpuoJ sel uoc ugrcelal ns ,( souetunq sodnr8 sere8n¡ soun B rx
sol ep Bpr^ q ep socrruguoce serelrergc (q'souurunq sodruE sol ep socrSg¡oc ou sorc 'soIC 8 s
-¡sd sereperec (u :soueuoueJ ap sodr¡ seJl Jecouoc enb ,(eq soJrJolsq soqo epuop sorJúnllrBs
-aq sol esrucqdxe urud o'g 'oc4¡od o;repod ¡e r( ¡ern¡¡nc ,( ¡eualeur ose¡Eo¡d -eJc Iep uo¡ce.ro i(
Ie e4ue e$txe enb olr¡eEeu o ol4rsod olncu^ Ie Jecalqelse enb r(uq o'¿ 'soqc acnpuJl es ol-os ou
-eq solse Jrge^pe opnd'epuuerg ,( efng 'ze¡'zeunaep seuetulnsruu soureJ -Iul ep o BaqIIIE
sol erJouoo enb 'uBpp¡ uq1 Íueftro ep erJueJepp Bun ep uerqruu] ored'¡en¡ce eIIe B uBlIeJ seue!tr
ecrEg¡orcos ercueSre^rr.rp el ep JeJ¿u uepand socrJglslq soqceq so¡ o'9 'so¡es uepuodssrroJ es
-¡¿c¡Tdxe eluelut enb ours 'soqceq sol Juleges uoJ elueluoc os ou uttplef uql Ie Ienr u¡ rod ug¡
?,Z¿[E
IBnc oI rod'aluercgns ecrSo¡orcos uozeJ uun JeueJ enb eue4 'eczeted enb ou
-Brprloc ,( ¡errrrr¡ rod'oc¡rg}srq ouerrgueJ opot o'§ 'eruereqos ul ep uorcnlo^e ered erqq se ou e
,( ua8uo ¡ep ordrcurrd ¡e ue uuseq es 'soc4r¡od sod¡enc so¡ ,( peprunru Ísopuced Jelelu(x'
-oJ eI tes o 'se¡eer sucrJglslq sep¿percos sel o'? 'selrlrsod ''c1e 'ecrEoloule ?J eJ opuurull 'eJ sl a
-pllod'Bcrruouoce'ecr8g¡orcos ¡usnuc ugrcecqdxe eun ueuap socrJglslq soqJ {3lo} sopBertro§
-eq sol sopo] o'g 'seuorseJord se1 oruoc selsl .ozJonJsa ,( ofuqerl ns seJqruog selualseJ so¡ ap f
sol uecrpap enb sq u seuorc¿dnJo sel 'soEuu¡ áp ses¿lc selurlslp se1 'sur6uu eJqruoq Iep sotJBt
-lp sBI ep f sorredtur sol ep oluorrrrrceu Iep susnuo se¡ ue,(qr¡suoc enb sorlo ugrcrsnbpe eI sa
erqos solqend soun ep oJrepod ep ffirJuereJrp se¡'nqul ap,( eqruru¡ ep n1¡rJd se o¡euud IA §
-se ¡a 'serqtunlsoc sBI áp uorJecqrcpp el'e[ea,¡es eprl BI oruo, se¡4'se¡uu¡rur eI se aJ e-I ?upII
-oJuoJ soueuoueJ sol ep e)Jece souJBruJoJul ep ,( 'ugrcuzr¡rlrc e¡ 'eas o 'erq 'orusrelouou Ie q
-tuoq Iep Frcos uorJenlrs BI Jecouoc e sorrJep ordo¡d o¡elqo oruoJ eue4 anb JeeJ, e echpuoor
e,( 'ecÉolorJos elueruelueurue se BrJolsq eI ep pupquurJ eI o'¿ 'solercuoc
soqceq ep srsqeuu Ie ue epuluaurupunJ relse enb euer] erJolslrl sT o'I enb ours 'ouJe¡u
-uoc epend s¡m
:Jeqes u '¡euodxe,( rur¡uocue oprqes eq ns se eJ ¿I ep (xsE
¡g anb'sord¡cur¡d souerc uecnpep es socrJglsrq soqJeq sol ep srsrlguu ¡ep enb -sruruo) solüIJtrs
Breprsuoc u1pl¿f uq1 'sopercunue Bplued ep solund so¡ solsendnser¿ -vrre etlrod erapl
e4senu rroJ JBIrrE
oltotslq q ap sapruatuopun{ sotdtcuud so7 (e -senu ue JeeJar» §f
epqrursusü'BuI4[
pqpaoos q ap so^ltlsod sotuautopun{ so.I 'v ou Bls? enb eÁ 1e¡
-rsod e¡sandsoJ rI
eule8eu e¡ isog
'«osJearun ¡ep,( ugrSrreJ BI ep oIIoJJ B-I 'sorc ¿ [euo§
-esep Ia uo ercuepho¡d ns,{ sorq ep orJalsrule'sand'pepuerdruo3 .so¡drue1 -uodse¡ prcos pe
solse ue eJluencue es pepJel e¡ send» :e^JeseJ ¿unEuru urs elrrupu o¡ ,sec olgs ou'ec4a¡ord
-Irglslq sepnlrsrcra sns uerq ercouoJ enb 'unp¡u¡ uql oruoJ JoperJolsrq un Íou
-sr1e¡ord Iep orJ¿lrun opques Iep setu leues uun se ruulsl 1e rod uorceldecu n5 elueuepeJrpq 1i
'ue1usruaf ,( eurpel¡1 'ece¡¡1 B.I uos pBpIuI seru'oluuerut ¡ap
Ip e1 ep soldurel sepuurE serl sol
enb eraplsuoc ulpIBI uqJ'ecruelsr ugrcrpe4 u1 opuernErs .sorJanlues oruoc ou» :sece^ sBqmu
:
.L j
Ig9 @Of b¿geD u1ppf uq'luuns p^olpou ueq pp lentceptu! o¡uewe¡o1e ¡1
I
Í
t
682 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

nos políticos que condicionan el proceso histórico, 9." el historiador, mien- Jaldün se &
tras que sea posible, sólo puede recurrir a causas puramente naturales para las excelenci
explicar los hechos históricos, 10.'la unidad histórica no la forman los indi- rando ani¡m
viduos ni los estados, sino los grupos sociales homogéneos; los individuos ejemplo:lag
concretos protagonistas de la historia no son conductores individuales de la Las teod
masa, sino un producto engendrado por dichos grupos, y 11.o no es la heren- describe lsr
cia, sino el medio social, el que condiciona al individuo y los grupos sociales. oficios, témi
piedad,la m
principios rt
b) Las bases socioeconómicas de hallar r¡u
chos económ
El condicionamiento histórico por el medio sociológico ha llevado a Ibn económicm
Jaldün a plantearse el problema de las relaciones entre los estratos sociales y
deriva sq+rr
su base económica, pero en un sentido que no coincide en muchos casos tiempo, fteñ
con las interpretaciones occidentales de dichos hechos. Ibn Jaldün es el úni- excepcionah
co historiador musulmán que se salva del reproche de la ceguerapafa lo eco-
varse cómo !
nómico; la sociedad, dice, es un fenómeno natural basado en dos causas una ciudady
principales: la primera es la económica; la segunda, la seguridad, ya que el
lo que pasah
hombre aislado no puede procurarse todo 1o que necesita para su vida, ni era un camH
defenderse de las agresiones. A estas razones puede agregarse alguna otra, Ibn Jaldi
como es la necesidad de una autoridad que reprima las malas acciones hu- mas de docü
manas, pues el hombre es el único animal que no puede vivir sin alguien que
recho o de h
1o gobierne.
servando sur
De todos estos motivos, el más importante es el económico. Ibn Jaldün población, u
hace una clasificación de los pueblos según el trabajo a que se dedican: 1.o los
artesanado y
artesanos, que viven en las ciudades, 2.o los agricultores, habitantes de las al-
cuando [a1rc
deas, y 3.o los nómadas, que pueden ser de dos clases, según críen bueyes y
zala decafu
carneros o se ocupen solamente de los camellos; entre los primeros están los
blación; por r

beréberes y turcos, y entre los segundos los árabes y los kurdos. Los recursos
ción de las
naturales y el clima influyen en el modo de vivir de los pueblos. A propósito
prefieren vivi
de los árabes que recorren el desierto y se alimentan de leche, pondera las ex-
cambio, en (
celencias de ella, así como su bondad para el cuerpo y el espíritu; pues, como
habíaimporü
repite varias veces, las diferencias de costumbres y de pensamiento de los
Ibn Jald[
pueblos se deben a sus modos de alimentación y subsistencia.
mercancíag ¡
También la riqueza condiciona los hechos históricos; así, los árabes y
mogoles han hecho grandes conquistas porque vivían en el desierto, estaban
yendo una rsrn
dotados de virtudes militares y esperaban la ocasión de atacar las ciudades la del lobo ¡rc
ricas s. Lapobrezay el hambre son auténticos crisoles de virtud; por esto Ibn duplican o rriFÉ
sierto, que so I
s He aquí el texto de Averroes, que acaso sea la fuente de Ibn Jaldün: «Cuando los gue- pacíficas, como r

rreros surgen del modo como antes hemos establecido y alcanzaron su condición bélica, pose- op. cit.,p.43- .
'Cl'd.ln 'do -esod 'ecr¡gq rrgltlputx¡
1@rsred ep Áer IE elue4 [qEiief-p 'q reurn,] seqerg sol ap rrrue Ie uor olpaJns oruoc 'secgrced -en8 so1 opu"nJ» xmgr
sepeperJos se1 e ue8n(qns elueueprdgr enb,( serqod oruoc serelruepued [ue1] uos enb'ouers
-ep Ie ue seplrarJ sepuprunruoJ sel ue olru^resqo srgpod olsg 'oJertr4u ua uecqdt4 o uec¡1dnp uql olse rod Ípn¡ru
se¡ seuernb erluoo ueqcnl enb ¡es epand ¡enc o1 rod :opuqec uelq ou€qer un elue oqol Iep ¿I sepupnrc sel JB.teIB
orrroJ so pepusdsord e1 r{ ezenbrr BI e elue4 uorcrsod ns 'o¡1a € epencápe szel¿Jn}eu eun opue,(
uequlse 'olretsap
,( saqere so1 Jse
-uenlJur sel eqrJcsep ISe Á :lercos epr^ el ue osad ns ueuerl send 's€rcuecJelu ?.8
sul ep sorJerd sol ep seuorcellcso sel B olnud€c un eclpep uuplef ucll sol ep olueluru$r'(
'erEuBS ep ezernd BI Á elcuepuedepur €l repJed ope¡odrul Blqeq
{olqruBc oruoc'sand lnlrld
sel ou seluulrqBq sns e enbJod 'sepepntc seqcnlu elqeq elusIJO ue -xe sul erepuod'aq
uE 'sep?pruc sel ue enb selue s¿ueluolu s¿l ue sepueq sns ue JI^I^ ueJeIJeJd olrsgdord V'sol(¡et
enb 's¿perugu uBJe saluullqeq sns enb e ¿]qep es sepupruc ffiI ap uqlc sosJnJeJ so-I'sop¡tr
-elqod ¿s€Jse BI Bcr41¿ ep egou Iep seuoÉeJ s¿Uerc ue'oldurefe Jod:ugIJBIq sol uglse soreu-ud
-od el ue ueÁngut enb secr8g¡olJos seuozeJ ÁBr{ uglqruel'urcuepecep el ¿z ,{ ser(anq ua¡rc u.rtf
-erdue ,( e¡uuurur¡no olund un € uEeII 'esoJerunu ,(nu se uglc¿lqod uI opuenc sel ep seluEllqE
lu
oJed 'ugrculqod ul elueurelq¿lou reluerunu epend olcJeruoJ Ie Á opeuesaue sol o'I :ueJlpep e§
Ie eczeJoluJ enb ouJelqo8 uenq un :olJ€Jluoc le [.'ezenbr¡ ¡o,(uru 'ugrce¡qod ulplef uql'ocluf
JoÁeu e :elqop se uorceleJ elsg'sJed Iep ezenblJ €I uoc ugIcBIeJ ns opuelJas
-qo 'ugrce¡qod utr u ercue¡odru¡ ue¡8 eun up 'orqtuec ue :leJoru el ep o oqceJ enb uern8p ul.s rlal
-ep lep sel8eJ sel u oÁode ep JI^Jes ueJelpnd enb ecruouoce eulJlcop áp suur -nq seuolJp" sqsu
-Jou up ou :oJosoIIJ ru ulslJnf Jas epue]eJd ou 'o¡und e]se ue 'u¡p¡u¡ uq1 'ur1o eunEle esru6a
'sefeuos¡ed op orqluec un eJe
ru 'Bptzr ns ered t
oprJJnco elqeq enb oclufl o¡ ,{ eprrr ns urnEes pepnlc €l enb eJe equsud enb ol
¡e anb ei('pupurú
'pepqeer ug 'uJnllnorrEe e¡ ¿ u€qeclpep as 'u¡¡e ua esJecelqelse Á pupilc uun sesn¿c sop ua opfl
ep esJ¿Jepodu ¡u euBqJn upIA el uBquldope sep¿Iuou snqrJl oluoc esJB^ -oJe oI eJed BJenBe
"(
-resqo elpod IsV Jelcos BpI^ ep odq orlo e esre¡dupe P elueuPuorJdecxe -Iu} Ie se uuplBf rr
uequrqruBc enb socrurguoce soqcaq sol ep BlrueusluJed e¡e eluaJJ 'odrue¡} sosee soqciltr Ir
ns ue uurJJnco enb Bllseulp ep sonuquos sorquec sol ep e¡ueuern8es ¿ArJep .( selercos soleJpe
enb ugrcureprsuoc 'socr¡r¡od soqceq so¡ enb selqelsa s¿ru uos socrluouoce uql u opsAeII fltr ü
seJelc¿Jec so-I 'álqrsod ugIJ€cIJIpour urs r( seluJnluu oluoJ soclruouoce soqc
-eq sol ereprsuor uBplBf uql e 'olqend ns ?r¿d ourelqoE uenq un r€lluq ep
olafqo uoc se soldecuoc solse uerpnlse enb sol enb eÁ'sosorEr¡e¡ sordrcur¡d
(pepeld
sol ep sJluoc ue uBrJr seuorJBErlse^ur sulse enb¡od ''c}e 'upeuoru BI
-ord e¡ ep oqreJep Ie eJqos s¿rJoe] sel BzII¿u€ ou orad'('c1e'sucrucgl'soIcIJo 'seprcos sodn-Ésq
'oe¡olsed'ernl¡ncp8e) ugrccnpord el ap se1ulueruele soueruoueJ sol eqlJcsep -ueJeq el sa ou o'I
:peprrrr¡efqo ns ¡od uezr,elaetec es ur_lpl€f uql ep secrruguoce serJoe] se-I eI ep selsnpl4pq
'c¡e 'o¡eurec ¡e r( u¡urrle¡'erquc u¡ ep opedser u¡ecu8 u1 :o¡druefe sonptarpur so¡ iw
rod'se¡4r9¡ SBJnUBII sel ep soptcerud soJlo uoc ouelsep Iep saleurruu opueJ -rpm sol IIsuJolq
-eduoc ]erurue eprl BI ep so¡durefe euod oursqeJsu e]se ep selcuelecxe sBI urud se¡urnluu s
JuJlsour emd [. Íucrlecsu ,( e1¡rcues eprl ¿un ap olJeplu¿d ere¡cep es u4pluf -uerru 'ropeuo¡s1q.
tgg @Otb¿eeD u1ppf uq'luuns p^olpow weql pp pntcolotu! o¡ua¡welobe ¡1 't
684 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días l. Et

cias de la vida política en los precios, haciendo referencia a cómo se aprove- la vida económ
chan los especuladores en las etapas ruinosas de la sociedad, comprando psíquicas de lm
cuando 1as mercancías o los inmuebles bajaban de precio por falta de seguri- En primerl
dad, y vendiendo en el momento oportuno. Ibn Jaldün se declara partidario cos hacen que.
de una economía de tipo inmovilista y poco flexible, en la cual la moneda se- como puede o
guía un patrón metálico y el crédito debía estar muy reducido. El artesano y medos tienen u
el comercio deberían ser dirigidos y poseer una reglamentación muy riguro- sores; así ocur¡
sa que dejara poco margen a la iniciativa individual, pues las corporaciones go suficiente p
gremiales ven en cualquier innovaciólel engaño o el fraude; así, los síndicos mercado para (
debían fijar el precio de las mercancías. de vida: refiri&
La rigídez de una economía de dicho tipo dificultaba la posibilidad de dün observaqu
introducir modificaciones para remediar los momentos de crisis económica;
la única solución para paliar la situación era el cambio de dinastía. En los úl- «viajan mucil
timos tiempos de una dinastía, al llegar la decadencia,los impuestos aumen- mente en el desi
taban y la economía se desconcertaba; la gente no quería cultivar la tierra desierto para evi
porque el gobierno la abrumaba con los impuestos, sobreviniendo el hambre tes y los habitad
rapaces».
y las epidemias. Con la llegada de una nueva dinastía, comenzaba un perio-
do de prosperidad, ya que en las sociedades jóvenes el gobierno se distingue
Estos puetil
por su dulzura y moderación debido a las ideas religiosas, si el triunfo se ha
conquiptas, deü
debido a ellas, o a los nobles sentimientos que llenan el alma de los pueblos
sas;por ejempilr
nómadas; el pueblo trabajaba alegremente,la población aumentaba. Todo iba
grandes conquir
bien hasta la tercera generación; con ella la población llegaba al miíximo y
la abundanci4r
comenzaba la decadencia. Estos ciclos se repiten inexorablemente 6 y resul-
que parecerles r
tan ser crisis inútiles, pues lo único que cambiaba era el gobierno. La caida
También in
de la dinastíaera la solución: con las matanzas y el hambre se aligeraba la
ner en cuenta q
población.
parentesco entl
desarrollado en
vínculo m¿is fue
c) Las bases psicosociales
reunían todas l¡
los éxitos guerri
Ibn Jaldün considera que los caracteres psicológicos de cada pueblo se
cionados.
deben a las condiciones materiales en medio de las cuales viven sus hom-
bres; estos caracteres no son hereditarios, sino que se adquieren por la edu-
Lafuerzay
militar se debía
cación y se fijan por la costumbre. Ya el Profeta había dicho: «todos los
de la raza, armq
niños nacen con las mismas inclinaciones: depende de sus padres el que lue-
se debía a que I
go sean judíos, cristianos o adoradores del fuego»; la educación y la costum-
de los rárabeg y
bre dan una segunda ¡atualeza que se superpone a los caracteres innatos.
a esto siempre e
Las mismas explicaciones sociológicas dadas por Ibn Jaldün a propósito de

6 Confróntese con los textos de Averroes, op. cit., pp. 11 5-140 z Vérseelt&r
'§ elou BI ua opelrc olxe] Ie as?e^ I
ep olrsgdord e ugp
-u€l Jod'ugrseco el €qulueserd es opuenc so¡sandsrp ueqelse e¡duers olse B 'solBuur sáJeperE,
sand 'upra ep BuJoJ erlo re¡dope e aetefleu es sols? enb e ou Á 'sequr-u sol ap
-unlsoJ e¡ Á ugper
Bpr^ el ep rudrcr¡ed u;renb olqend orlo ep oJqlueru ur-rEuru enb u u¡qep es
-en1 anb 1e serpad
ezetnd ulse anb Jucrput ep opupmc uenq eueq u4pl¿f uql enbune 'ezetelap
sol sopol» :oqrrp
uze¡nd e¡ e,( er8ues ep sozq so1 rod uuqelse enb soptun ol 3 elqep es JBlIIru
-npe BI rod uare
repod ns isorq :od upuutlseperd eqelsa seqerg sol ep ucrglod ezler4 e-l -IIIoq sns uá I SE
'sopuuors
es o¡qend epu, eP
-uetu selue socr11¡od so^lloru so¡ e ,t sulle ap seunSle ep soJeJJanE so¡txe so¡
u uqep es gzrnb uorsnlcuoc else orad iselqrceladu sepnur^ sel supol ueruneJ
snqrJl surlJrp 'ulplef uq¡ ugrEeg 'serqruoq sol s rlun erud e1ren¡ sglu olncut,tr.
oJlo Jrlstxe e.rerpnd enb ue¡erc ou enb'sepetuou snql4 sel eJlue opBIIoJJusep
,(nru equlse ezet ep qrr¡dsa Ig 'nqlJl Bun ep soJqrueru sol eJlue ocsalue¡ud
ep ozel 1a eserdxe olgs ulp¡ut ucII op ezet ep o¡decuoc 1e enb eluenc ue reu ar
e1 uqereEue es
-e] enb ,(eq o.red iezet e1o¡qend un ep e;Eolocrsd q ua e,(ngul u?lqlueJ
', rolaru se¡recered enb epryc e-l 'oure¡qoff
-lnseJ ,( , elueua¡q
uFpuel uu¡elsrnbuoc enb e¡ernb¡enc enb uluru uel eJe sJJerl ns Íercuupunqe BI
,{ orurx.uru p equ
ue Jr^r^ uererpnd enb ue ouollJJel un uuresod ou enb¡od selsrnbuoc sepuerS
uqr opoJ ?qsIrer
oqJeq uuq ''c1e 'sepeqourp 'sepurgrotule 'soprn¡ 'seqeru so¡ :o¡duefe ¡od Íses
so¡gend sol ep u
-orE¡¡er o seJrJglslq enb sucrruouoce uerq seru seuozeJ e oplqep 'selsrnbuoc
uq es o¡unr4 ¡a P
sepuerE sgru sBI oqceq ueq enb sol uos sopezlll^IJ souelu so¡qend solsg
enEurtrsrp ás orrJí,rq
'«sacudu¡ -ouad un Eqezue
,{ selrrugpur 'sefeur¡es sBrlsaq B oruoc uBJIru sol sepepnlc S3I ep sa]u?lrqeq so¡,( sa1 elqlueq Ia opuaIry,¡
-uerlel sgru seJqruog sol uos :["'] so1¡ep sns ep o84sec olsnf ¡e ¡elr,ro e¡ed oueISOp ¿JJer] ¿I JsApIm
Iep opuoJ ¡e ua,{nq 'f"l selaseur selle sBI ep ["'] sopeforry 'oualsep Ie ue eluotu -uerune solsendq
-epun¡ord seru JeJlouod enb ueuarl ,( so¡lo sol sopotr enb sgru oqcnru ue[erzr» 1l sol ug ?Pssulp
lecrtuouoce $s-[¡í,
enb errresqo ugp ep puplllqlsod q
Jef uc¡'o¡¡eurec Iap eIJJ €l e sop¿Jlpep sepetugu sol B esopuqlJrleJ :epl^ ep
oreu98 Ie sorueuel'reEn¡ opunEas ug '«olueruqe ns ¡e¡druoc ered opecreru soJrpuls sol Jse:q
Iu soge sol sopol ex 'elteto¡ ep selu€ ',( soue sorJul e¡ed eluercr¡ns oB seuorcerodroc sq
-lr1 ep ugtstlord uun grupren8 onptlrtput un» epuop 'zeg uá eJJnro rse lse¡os -o¡n8r¡,(nu ug¡
-r¡re¡d ,(nu ,( selsrJ] uos 'ouerluoc aluelllele¡duoc JelsuJuJ un ueuep sopeu ,{ ouesepe IA'op
-nq ,( so¡r¡ sas;ed sol ap satu¿llquq so1 Íoldr8g ue asreqorduroc epend oruoc -es epauoluqlens
'se¡osrrre¡drur e n¡u;dse ep soreEr¡'ser8e¡u u¿es seJquoq sol enb ueceq soc orrupr¡cd urEJep
-es ,( soprTec sol :BrurlJ Iep BlouenlJiul BI Jecelsep enb .(eq'reEn¡ reurud ug -r¡n8es ep st¡Ero
'sel¿rJos sodruE sol ep secrnb;sd opuerduoc ?Eps
secpslJelJeJ¿J sul recgdxe ¿¡ed uerr:rs e¡ so¡qend sol ep eJlruguoce upl^ BI -e,ro¡de es olrrgo t
uDppf uq'luuns p^etpeu we§! pp Pntceput oluelwe1o6e 'L
989 botbzeeD E
686 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

to, las virtudes de los árabes se debían más al género de vida que a su origen. 5. I-ospt
Los sucesos más importantes del mundo oriental habían sido las conguistas
de los nómadas árabes y turcos; y lo mismo sucedió en el norte de Africa. a) Lasfu
Para explicar los éxitos guerreros, Ibn Jaldün prefiere siempre el modo so-
cial para él fundamental: la vida nómada. Cuando
Junto al clima, género de vida y raza, causas materiales que influyen so- era la vincu¡
bre la psicología social, Ibn Jaldün coloca otros motivos propiamente psíqui- tendemoq n
cos, entre los que se cuentan la ley de la imitación o simpatía, y su contra- soberanía er
ria, la tendencia de los hombres a combatirse. Por la ley de la imitación, y los imperioe
gracias al efecto de la simpatía, los hombres que viven juntos tienden a re- cambios de¡
producir un tipo de vida, en el sentido de que el inferior imita al superior. sabía muy ti
Ibn Jaldün lo expone de la siguiente forma: una de dicha
Por otral
«Los hombres miran siempre como un ser superior a quien los ha sometido y acerca de Ial
dominado [...], le ven rodeado de todas las perfecciones o, al menos, se las atribuyen, dido con el
para no tener que admitir que su sometimiento se ha efectuado por medios ordina- justificacioru
rios [...]; adoptan las costumbres de un señor y tratan de parecerse a él en todos sus príncipes- Al
aspectos.»
perfeccionad
musulmán, n
La conclusión parece obvia: las clases nobles y guerreras no deberían vi-
de uha Yezp
vir en las ciudades, para así mantenerse diferentes y distantes del común de
nes traen ol
los habitantes de las poblaciones.
y de príncilx
La tendencia contraria a la imitación lleva a los hombres a combatirse; la
guerra es también un fenómeno natural permitido por Dios: Ibn Jaldi
está someüdr
«Las guerras y los combates de toda especie no han cesado entre los hombres Ibn Jaldua ¡
desde que Dios los ha creado. El origen de dichos conflictos está en el deseo de ven- conciliar ent
garse unos hombres de otros [...]. La guerra es natural al hombre; no hay [...] ningún llanura se res
pueblo en el que no exista.» espíritu belic
brando y dq
Las causas de la guerra son muchas: el robo, el amor propio, la antipa- Los beréberr
tía, etc.; de los motivos religiosos apenas si hace referencia alguna. Las casi salvajes ¡
guerras son las que hacen nacer el poder político y lo mantienen. Estas morabitoqp
deducciones las extrae Ibn Jaldün de la experiencia, pues en los pueblos Lapoblar
nómadas, que tan bien conocía y que tanto alababa, las únicas distraccio- pretendienter
nes posibles eran las luchas y las venganzai,ya que dada su escasa cultura bierno de tu
no se les ocurría pensar en instruirse, ni enriquecerse, ni su vida guerrera eran a las tn1
les permitía poseer nada que pudiera servirles de estorbo para lanzarse sen. Ante esú
a la guerra. hombres detÍ
de la histori¿
determinada
ulpod ou ur_rpFf uql'ec4llod ugrcenlrs ullenbe opuEdrueluoJ 'Bpeurrure]ep
ourerqoS ep eruroJ eun rod eprcep es ou ?Jr4y ep euou Iep urrolsq el ep
oldruefe Ie eluu 'ored Íe¡an¡ peprJoln¿ eun e soppeuros Jelse ueqep seJqruoq
so¡ enb u¡usued uBpIeI uq1 enb JegeJlxe ep se ou 'uorcenlrs else eluv'ues esJuzu¿I ered oqr«
-ecele sal ou soueru ¡u o uereÉe¡ord se¡ enb e¡¿d supeurgu snqrJl sel e uBJe e¡e¡¡enE epp ns I
ol u?rqruel enb 'seJuerpuodserroc solnqrJl so¡ e¡opug8ud 'ou.rn1 ep ouJerq eJnllnc esBJse ns
-oB IB esreleruos e eqeS¡¡qo sel JrArA ep opou ns send 'ouol1 p seluerpuelard -orJseJlslp sE4ur-r
o sellseurp aJlue seqcnl sul ue uluelJelur ou sepupnrc sel ep ugrcqqod e1 so¡qend sol ua se
'serJeluepes seuoz sul elueruelu¿lsuoc opueuorseJd'solrqeroru s¿)sg 'uauepuuu
,( solues sns u ouJol ue supedruSe'sepezlleueJ elueluule¡duroc ,t sefurl¡us rsec se1 'eun8p erJIrílI
'selernbur snqrJl uulnlqsuoc olersep ¡ep ,( seue¡uou sel ep seJeqeJáq so-I -edr¡ue e¡'ogdord:
'seuorJnlo^e¡ seuenbad opuerpueEue .( so¡n8gr sol B opueluodep ,( opuerq
-ruou 'e¡ueruuluelora Jrue^JeJur e olsendsp uqelse e¡duers osoclleq nlrrrdse
uq8uru Áuq ou 1a
or(nc 'sepurugu snqrJl se¡ rod oenbus ¡ep ,( serren8 se¡ ep uellueser es eJnueII ["]
-uo^ ap oasap Ie ue
el ep sBI Ísepezr¡rrr,rc sgru sq ueJe eJsoc el ap sepepnlJ se-I 'rs eJlue JuIIIJuoc
seJqruoq sol o.4u3
ap selrqJrp ,( sosrerr.rp ,(nu sodn¡8 ue ugrsvrrp eun uqeluaserd 'u4p¡e1 uq1
ep sodruerl ue 'ucr.r¡y ep auou ¡g 'sope8a¡ep sns ,( oueJaqos F oprleuros glse
:
o¡qend ¡e enb q ue elnlosqe epbreuou q ep orreprued se u4p¡e1 uq1
'selqerJ€^ut ¡eceueru¡ed uaqep secq¡¡od seruJoJ se¡ ored'sadrcu¡rd ap,( e¡ Íesrr¡equoJ B saJ
s¿pseurp ep sorqruuJ esreceq uepend Ísred ¡ap pepllqap el o8rsuoc uaurl seu
ep unluoc,Iap sa¡
-orJeJelle se1 enbrod 'se¡rurquruc Brue^uoc ou enb ,( e¡druers eted zet eun ep
-rA uelJeqep oü ss
sorq rod sepBeJJ ueJe seuorJnlpsq su¡ enb eqeurdo u4plel uq1 'uuru¡nsnru
uenq oruoc ÍopelsrEe¡ un ep ofuqu4 ¡u sercur8 epuzruu8ro ,( upeuorcce¡.red
res urerpnd pupercos e1 enb Bcunu osued ou uqplel uq1 'sgurepy 'sedrcu;rd sns sopol ue I? e a§r
sol ep ourerqoE ¡e reu4r8e¡ ered sopeurnsuoJ soqceq sol ep sauorcucr¡rlsnf -eurpJo sorpau rod
seJeru uure opedseJ Ie seuorurdo su¡ Íocr¡r¡od olue[ueuorJce4 Ie uoc oprp 'ue,(nqrrlu se¡ as 1sm
-unq elqpq es eJIIec Iep ugrsrru u¡ ap oldacuoc Ie sand'erue¡aqos ul ep eJJace ,( opqeuros Bq sol
elue8rrr eunEp eclp;rnl srse] erlsrxa ou oJueruoru lenbe ua 'eued BJ]o Jod
'seErr¡ur serlcrp ep eun
ep sgru ue eluerupuos¡ed oprue^Jelu u;quq enb 'ulrpluf uql uerq,tnru erqes '¡or¡edns IB strrur
es
(seuorcnloleJ'su8rrlur.rod uercuq repod
oruoc ''cJe'soleursese ep sorqruec -eJ e uepueB sol
so1 'e;¡seurp epec ep oJluep Íercuelorl el B ugrcepunJ ns uelqep sorredrur so¡ ,( 'ugrc4run s1eP:
Á sullseulp sB-I 'Jelllru ezJerg BI ue eluetue^rsnlcxe opusuq eqelse uruuJeqos -sJluoc ns,( ?pü
ep oldecuoc o,(nc'souucrr¡ee¡ou seuerulnsnru sol aJlue ¿Usrxe ou'sourapue¡ -rnb;sd etueusrdo¡
-ua oI r(oq ouoc ¡e¡ 'ousrlo¡r1ed ¡e lecruelsr ugr8¡1er el uoc ep¿lnJur^ ¿l ¿Je -os uer(ngur enb s
eluuurruoperd ec4¡od eepr ecrur,r e1 'eqrrcse ,( err.r¡. ur_rpp,t u(U opuen3
-os oporu ¡a ardu
sotrSg4ottos sasnq sa7 @ 'BrlJJv ap euou
selsrnbuoc sel op¡
oc417od o7 ap so^Ursod sotdtcuttd soT '§ 'ue8r¡o ns e enbt
¿99 bOtbZee) uDppf uq'luuns p^otpou ueq pp pntcapru! oluelwetode B 'L
688 ttl. El pensam¡ento istámico desde lbn Jaldún hasta nuesfros días 1. El ag

comprender cómo hubiera podido existir una comunidad autogoberna- emplear [el sisten
basta para manten
da pór una asamblea de ciudadanos, que viviera aislada y expuesta a todos
los saqueos, sin que nadie la protegiera, es decir, sin estar apoyada en las
insustituibles tribus nómadas, a cuya ausencia achacaba la ruina de al-
Andalus.
6. Lafuerzta
a) El origendet
b) El origen de la soberanía La experienc
Jaldün a la idea.¡
El origen de la soberanía residía en el poder de un grupo de tribus de es- civilizada;la vicr
píritu mililar que se adueñaba de un territorio y se mantenía en el poder por po, ni al armame
iafuerza.Pero los hombres olvidan muy a menudo su origen: «Los hombres causas morales; e
no saben o han olvidado cuál es el origen del poder y de la dinastía», dice las tribus nóma¡&
Ibn Jaldün. La explicación que da a la formación de nuevos imperios es la
siguiente: «Los pueblos r
nar, consiguiendo
«Cuando los gobernadores de provincias ven que la autoridad del gobierno se número y fuetn,
debilit4 cada uno quiere tomar el mando supremo y formar con su pueblo un nuevo nómada.»
imperio, que quede en su familia y extienda gradualmente su poder».
Las cualid¡d
Esto no ocurre siempre así, pues hay veces que es un solo individuo el ciertas condiciou
que arrastra a las tribus a la guerra para hacer triunfar un principio político o privaciones y el I
rétgioso. Lafaerza militar es necesaria, tanto en la gUerra como enlapaz; cualquier ataque
en éste último caso al menos de un modo potencial, ya que sin la fuerza, en vivir alerta, sin o
acto o en potencia, el enemigo destruiría la sociedad. Los únicos pueblos ayuda de sus com
que podían mantenerse libres e independientes eran los habitantes de las
moniañas y las tribus nómadas, por las que Ibn Jaldün muestra su admira- «[Los nómarla*
ciór^,ya que tenían la valentía de no pagar impuestos, de no dejarse someter, tas; bastante fuefE
y acababan siempre luchando y venciendo a sus enemigos. dado de su defense
Esta concepción del poder conduce a Ibn Jaldün a considerar el bien co- tela. [...] Reti¡adc
'
mismos y muestril
mún como algo secundario. El poder lo ejerce el soberano, no en beneficio
segunda natural(a
de un hipotético bien público, sino para consolidar el imperio y gobernar, a
ser posible siguiendo los mandatos de la ley divina. Ibn Jaldün no encuentra
La vida en d
solución al problema político: o hay que vivir libres, como las tribus nóma-
miembros de la t
das, o sometidos, como los habitantes de las ciudades.
dicho espíritu de
de cohesión socii
«El sistema de gobierno fundado sobre la razón se puede aplicar de dos mane- política permitÍar
ras:1.u teniendo en cuenta los intereses del pueblo y después los del soberano, cuyo
en número yrecil
poder conviene mantener [...], y 2.u teniendo en cuenta en primer lugar los intereses
del soberano que hay que sostener en el trono. [...] Dios nos ha dispensado de La posesién r
-ou urep¿pre^ 3r eÁnl4suoc IBrros ugrseqoc ep ezrenJ ep opesuads¡p sq ffi
seseJelur so¡ ru8n¡ ra
*:i#s;::jJft
"" o,(nc 'ouetaqos Iep s
so¡a enb sosorepod sgru soErueue B JeJue^ sepuruou sol B BIlIruJed ecí]lod -eueru sop op ¡ef,r@'
esneJ Eun ap orcr^Jes ¡e ulsend enb'o$qoso, q 'rellnced lelcos ugISárIoJ ep
ezrcn! ¿un ueruJoJ 'e¡lue¡en ue¡8 ¿un e oprun 'peprrep¡os ep qrr¡dse oqcp
ielueurun¡nru esrepnde e solsendsrp uglse e¡dtuers enb nqrrl el ep soJqruelru
-?ruou snq¡4 sE m
sol eJlue ou¡sr¡euuduoJ ep qrr¡dse Ie elloJJesep ouelsep Ie ua epra B-I
eJluencue ou unpls
«'ezelex:qelu epunSos u 'reureqoS r( ouaú
eun solle e¡ed uos ¿¡1uep^ e¡ ,( elcepne u¡ enb BlJnpuoc ns uoJ ueJlsenru ,( sorusrru orJrJeueq ue ou'N
ISuo uBIJuoJ orapod ns ep soso¡n8ro ,{ olrarsap lep p"polos ¿l ue sopurlle¿ f"] 'e¡e1 -oc uerq Ie Jerep§r
-nec uu¡E Bun seuorcrpedxe sns uo ueJlsenlrr 's¿uue ua a¡du¡ers 'Á esue¡ep ns ep op€p I
-mc Ie soJlo e eounu uelJuoJ ou 'sou¡srtu ;s rod esre8elo;d ered seuenJ eluulseq lsel '¡eleuros esre[ap ou
-¡and Á sBIIeJilrr ser¡ asre6n¡eJ ep eapl BI uepsep uoo uezuqoer [sepeulgu so1], -uJrrupe ns B§selrur
sel ep setus{(Fq s
'so¡auedruoc sns ep epn,(e so¡qend soJIun §ül
e¡ ,( e¡lue¡u^ ns ees ou enb epuu uoc esJapueJep erud reluoc uts 'e¡e¡u rrrrrl ue'ezten¡e¡ up an
enb uaua¡l ose ¡od luepuer¡ap sol enb selleJnru ueuel] ou ,( enbu¡e retnb¡unc ized el ue our(x, ¿r
u solsendxe uglse selus]IqBq sns l¡eEru¡ r(nur epur €un Juaell ¡e Á seuotcerrud o orll}Iod ordpqrd
sapuur8 eErxa o¡arsap Ie ue urcuelsxe eI'lsv '€pt,r ep seuololpuoc seualc Ie onphrpú olos u
€ ueqep es'solqend solse eJBd serJ€seceu ue1'se¡urour sepeprlenc se-I
'(xá[{
«'€p€ruou oaenu un o¡qend m
EprA el B opeJqruusore sgru g5e anb [o ulJolc¡zr e¡ ertnSasuo) 'ezten¡,( o¡erunu es oure¡qo8 lap pcpp
ue se¡en3¡ uos sopr¡ed sop opuunJ f["'] so¡qend soJlo B Jeletuos opue¡n8rsuoc 'reu
-rurop Á s¿lsrnbuoc renlceJe op socedec sgru sol uos selel¡esrrues so¡qand so1»
u1 sa souadtur sonq
:s¿peluou snqrJl sel
ecrp '«e4seurp z¡ q
ue operE olle sgru ns ue BqeJluoJue ul r.cll? epeare¡dns elsa Íse¡erou sesnec
saJqruoq so1»:u
ssuel, B ours 'seluerpueluo, soque ue oJrlu?pl e¡e enb 'oluetuBruJs 1e ru 'od rod repod Ie ue q
-ruerl ns ep ugrcezllr^rc ep soluelape sol e urqep es ou ulJolcr.t el iupezqrnrc
q -se ep snlJrt ap @
soueru upra eun uuqulell enb sol uBJe seJopecual sol enb ap mpr q ¿ ugplel
uql u olnpuoc odueq ns ep souecr.r¡ueuou soureJ sol ep urcuerradxe e1
oQqoiv, o7 ap uaBuo 7g (e
r)pos u9!§aq@ ap Laan{ 07 'g
-I€ ap eumr c[ u
s€I ue zpe,(ode ru
«'opunrrd ¡e ,( oc¡qgd uolq Io Jouelueru erzd elseq sopol e e1sen&¡[
Áe¡ elsa Íf"l eueur¡nsnur ,(e1 el souopugp fuozet BI ue opepunJ erualsls ¡a] reo¡dure -uureqoEolne p¡¡
699 @OtfZeeD u1ppf uq'luuns p^elpau ueqt pp pnpaptu! olua¡uelobe ¡1 't
690 lll. Et pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros dias 1. Et

bleza. Para el mundo árabe musulmán el concepto de la aristocracia era el de fundador del il
una clase superior limitada, llena de prerrogativas y a la que se pertenecía rente de toda v
por nacimiento, ocupando sus miembros los cargos políticos por derecho neración dura r

propio. Pero en el norte de Africa resultaba bastante difícil asegurar la conti- bre está [...] enl
nuidad de la nobleza, debido a la inestabilidad de las familias reinantes; por
esto Ibn Jaldün piensa que únicamente merecía el nombre de nobleza la
fierza de cohesión social de los miembros de los grupos cerrados, gracias a c) El sentido t
la cual eran dignos de gobernar, pudiendo así comunicar ala vida política
ciudadana el espíritu militar propio de los nómadas. Para compr
Esta concepción lleva a Ibn Jaldün a rechazar la idea de aristocracia de en cuenta las i
los musulmanes andalusíes, que conducía a la desaparición de toda fuerza de económicos y ¡
cohesión social entre ellos; a este cambio fue debida la ruina del poder árabe formación de I
en dicho país y el de la dinastía que lo había fundado. Los árabes andalusíes sión de las scii
perdieron la fuerza de cohesión social y de asistencia mutua que les llevó al estos grupos so
poder, y no conservaban más que sus genealogías; se imaginaban que con su ciudad; pero ta
nacimiento y un empleo en el gobierno se podía conquistar un reino y go- bres y espíritu 1

bernar a los hombres. nen influencia ¡


También critica Ibn Jaldün la opinión de Averroes, semejante a la de los habitantes de I;a
musulmanes españoles: Ibn Jaldun,
libertbd y auta¡
«Abü-l-Walid b. Ibn RuSd [...] dice que una familia es noble cuando lleva estable- con los habita¡
cida mucho tiempo en una ciudad [...].Yo quisiera saber qué ventaja puede sacar de los habitant
una familia de su larga estancia en una ciudad si no posee [...] la fuerza de cohesión mientas y artíe
social que asegura el respeto y la obediencia.» que puede paru
cesitan en absol
dievo y se derir
b) La'asablyay la evolución de las clases sociales tores y del heci
ciudad los prod
Ibn Jaldün fundamenta la evolución de las clases sociales sobre la fierza suministraban a
de cohesión social; cuando desaparece dicho espíritu y las condiciones que dades mínimas
le hicieron surgir, se anquilosan los grupos sociales. Si sus individuos consi- Ibn Jaldun r
guen mantenerse en el poder, sus descendientes llevarán una vida tranquila y biar. Las tribus
su energía se debilitará hasta desmoralizarse por completo: «la nobleza y la pero Ibn Jaldutr
ilustración son un accidente de la vida humana [...] que llega a su término al sar de que las h
cabo de cuatro generaciones sucesivas». A continuación explica el modo bu al de un iml
como se va desvaneciendo lafuerza de cohesión social: en el fundador el po- de establecer Io
der político permanece por completo, en sus hijos se debilita y en sus nietos una u 6f¡¿ dinas
se borrará definitivamente y llegará a creer en su superioridad individual, un hecho con$[
siendo entonces incapaz de conservar su situación privilegiada. Por tanto, en los imperios nar
cuatro generaciones se reproduce todo el ciclo histórico completo, desde el se siente en el t¡

¡-
uglscele €l ue eÁnlJur enb olualuele ocru4 Ie sa ¿zJefu ¿l :ouoJl Ie ue eluers es
Ia epsep 'o1e1duoo,
enb ouureqos Ie ees IBnc ees 'elueruelqpJeJápur ueJenru ,( uec¿u sor.redurr so¡ ue'o1ue1ro¿ zpqft
Írepod Iep pepmr4r8e¡ ep ounS¡e orreJrJc erouoceJ oN'opurunsuoc oqceq un '¡enp¡,r¡pu1 p¿prroF
oruoc sor¡adu¡r sol ep BrJuelsxe e¡ re¡dece ¿ esopuglru|¡'epseurp u4o n uun soleru sns ue Á u¡¡l
ep sorlJeJep sol ep puprurqrEe¡ el JecouoJe¡ e¡ud sorJelr¡c sol Jaoelqelse ap -od 1e ropepurg Ia
'utzeil uql oqceq Brqeq otuoc 'udncoe¡d es ocodtue¿'ouedurr un ep p nq oporu 1e ecgdxa
-rJ] Bun ep Jellrur¿J rsEJ ouJerqoE ¡e epsep 'sepuerE uerq Blqeq se¡ enb ap JBS
IB oururJgl ns e u8
-ed e 'ser1o ,( seun eJlue sercueJeJrp ecalqulse ru erudruoc ou urlpl¿f uq1 orad u¡ ,{ eze¡qou 3I» :o
Ísetusru¡ ¡s rod ueqeureqoE es seJeqeJeq ,( sepeulou seqeJg snel¡l s¿-I 'Jerq ,( e¡rnbuerl Epraul
-uuc ep a¡qrsodtur oqreq un oruoc Iear pBpercos uI Breprs""r.r1O#firrrlgpn, -rsuoc sonpr^pq s
enb seuorcrpuor s
-rseJeu sel JrJqnc ered se¡uerJrJns sulocl.r8u sopnpord sounE¡u ueqeJlsruruns vzDnl BI eJqos selG
enb se¡.renq Á seurpref u]qeq s]sg ue enb e,( 'odruec lep so]cnpord so¡ p€pnrc
eI ep selu€]lqBq sol 3 sorJBseJeu alueruBlnlosqe Jes ou ep oqceq ¡ep ,( serol
lncrr8u sol uu;^tlr enb ue selqeJesrru seuorJrpuo, s¿l ep eq¿ArJap es ,( orrerp
-eru Ie ue eluerJJoo BJe eepr else o¡ed ise.rol¡ncu8u sol ep olnlosq¿ ue ueJrsec
-eu ou pupnrJ ul ep seluullqer{ sol :e}sr^ sJerurrd e euur¡xe ¡ece¡¿d epend enb
ugro¿AJesqo uun eceq ugplef uql 'psprseceu e¡eu¡r¡d ep solnJluu ,( seluerur uorsorlo3 3p szrefu
-uJJaq ep esJae^oJd enb ueueq enb o1u4 ue 'pupnrc BI ep seluelrq?q sol ep reces epend ¿fquer
uepuedep serol¡ncuEe so¡ enb s¿JJuerur 'sapepnrc sBI ep saluelrqeq sol uoc -olqBlso e^ell oprrBrE
esJeuorceleJ ep puprseceu uauel] ou send'suln¡osqu uos e;nbrulne ,t pe¡eq11
u,(nc 'sepeuou sol ep lercos BpI^ ¿I rod upudurrs ns ¿Jlsentu uBpl¿I ucll
'seperugu sol ep ercuepuedepq el ep ru pepnrc el ap seluelrqsq
sol ep u1u aluefeul
sol ep peprrnEes e1 ep ruzo8 urs 'solsendu¡r ueEed ,( ecrlrlod ercuenlJur ueu
-ep ou :road e¡ se seJollncrr8u so¡ ep eprl e-1 'orJepllos ocod qrr¡dse ,( serq -oB ,( oura¡ rm rB
-unlsoc sel¿ru'orusro8e ns e oprqep'lerourur sgtu Ie se uerquel ored Ípepnrc ns.uoc enb uequu-
q ep seluellqeq sol rod opeurro¡ Ie se opezqr^rc seru ¡e 'se¡ercos sodru8 solse e
IB g^eII se¡ enb
eC's¿uepepnrc ,( sero¡¡ncrr8e 'seperuou ue sucr¡;¡od sepuperJos sel ep ugrs selsnPpue seqBf?
-l^lp eI oruoJ rsu 'socrnb¡sd serelcereJ sol ep ,( pepalcos el ap uorceruJoJ eq€rg repod ¡ap ú
e¡ ue ('c1e 'epn ep o¡eueE'uorculueruqe 'eurqc) socr.¡grEoeE ,( socru¡ouoce epezrcry epoleP
soqceq sol ep erJuenlJ:ur €l ep eJJece 'selsendxe selue 'suepr sul eluenc ue ep BrcsJJolslJ? ep
reuel enb ,(uq euo¡srq ul ep ugrJce¡ e¡ ,( uorcucr¡ru8ls e¡ repuerduroc eJud
ecr¡;¡odupnqúl
olto§?q al ap opuuas lg (c e surc¿¡8'soparrm
ul Bzalqou ep aqr
rod ise¡ueqeJ sury
'«sapullnr€J sns ep ugrsesod uue¡d ue ["'] gtse erq
-ltuoo e1 rern8ase
-ruoq un opuunJ se soue BlueJunJ sol B» sand 'souu elueJenc eJnp uorceJau oqcarep rod soc
-eB upec u(rp¡e.t uql ured ored'uporugc eprlr el € oprqep pnun Bpo] ep eluer
u¡ceuegad as anb
-ec 'ropuprnb[ Ie e]suq'ocrsr¡,( prou roftl ep oueld'ouedu¡l Iep JopepunJ ep Ie eJe erJ?.rrolry
169 @OtfZeeD u1ppf uq'luuns le^elpow uteq pp pnpoptu! otrueuepbe ¡1 't
692 ltt. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días
1- Et.

de un nuevo soberano, que generalmente esté movida por la ambición de vida urbana y ¡
«los prínci¡ies I
mandar. Un hombre solo no puede apoderafse del poder; necesita apoyarse
en un partido o en tribus amigas; y hasta los profetas necesitaron partidarios
espíritu nacion
para poder vencer. La tribu del soberano forma el estado mayor de éste y, siglos». Cuand¡
mientras le apoye, se desarroll arála etapa más sólida de la dinastía. los oficiales y d
un momento el
cir gastos no qr
para la defensa
d) Las catnas de la decadencia
dialéctica histó
Levantado sobre el poderío militar y moral, el poder se resquebraja de- decadencia [-l
bido a un complejo de causas, entre las que señala Ibn Jaldün la gran exten- nuir sulujo [Jr
sión del imperio,la diferencia de civilización entre el pueblo conquistador y Lateoúzdt
carse desde du
el conquistado, las desavenencias entre el soberano y su tribu y los motivos
y otro a la evoh
económicos. La extensión del imperio tiene como consecuencia que el so-
berano no pueda defender ni vigilar bien las regiones alejadas; según Ibn opina que la or
Jaldün, por haber «llegado a este límite extremo, la dominación musulmana
ción exige tanr¡
partidos enemi
cometaó un movimiento retrógrado, que debe continuar hasta que Dios per-
mita la ruina de este imperio». corriente es qr
La escasa o nula civilización de las tribus conquistadoras, en relación uniéndosele pc
casos, aunque I
con la de las regiones conquistadas, contribuye a la debilitación de la socie-
dad, ya que Ibn Jaldün ha advertido el contraste entre las cualidades milita- los que gobien
res y la civilización, observando las consecuencias de la invasión militar: domos de palu
«flos árabes] no pensaban nada más que en enriquecerse a costa del país dinastía'abbásí
conquistado [...] y dejaban arruinarse [...] los trabajos públicos, 8. Afortuna- Las causas
damente, con el tiempo se apagó en los árabes este espíritu que les empujaba también a otr§
fuera de su península: «las tribus nómadas árabes se cansaron de la religión y en la vida de lo
abandonaron el arte de gobernar; y volvieron al desierto [...] y llegaron a ser origen y desarrt
sa de su decadc
tan salvajes como antes».
Por otra parte, también las desavenencias entre los soberanos y su grupo dente es el que
tribal engendran la decadencia. En los primeros tiempos de la dinastía, el so- de conquistar u
berano recuerda aún la ayuda que ha recibido de su tribu y lapaga con favo- territorios cotq
res y puestos en el gobierno; sus descendientes, en cambio, suelen olvidar la propia Arabi¡
cuál fue el origen de su elevación al poder y, cansados de las exigencias de
las tribus, entregan los cargos públicos a personas más dóciles, con lo que se
debilita el poder militar del imperio al ser abandonado por las tribus que 1o 7, Lalceiú
sostenían; estas tribus son sustituidas por mercenarios que acaban partici-
pando en la corrupción general. a) Los princip
Los miembros de la dinastía, así como los jefes de las tribus, adoptan la
La anterior,
s Confróntese con los textos de Averroes, op. ct.,pp. 116, LI9-1'20 y 133. to modo positiu

I
'gg
sordrlulJd soun JelnuJoJ € uIplet uql u Jlcnpuoo enb eruel ?^Blsod opour ol
-.rerc ue u;Eolorcos uun ue upur(odu 'euo1s1q ep ugrodecuot JolJelue ¿T
q
el ueldope'mr|I¡t s
púpaoos ol ap snlt? sotdrcurtd so7 (e
-rcrged ueqece anb
oyo$lq 0l ap uqlnal D'I 'L o1 enb snqut su¡ rod
es enb oI uoJ'se1¡c
ep sercue8rxe sBI ap
'BIIo e se¡uefetues sare8nl soJJo us o urqBJV erdord u1 repr^Io ue¡ens'o¡q
ue ees 'ereqrgqrures upr,r eun g uorer^lo^ soqcnu ,('sopelsrnbuo, soIJoIJJeJ -o^¿J uoc e8ed u¡ Á
sol ua uoJerreuerured so¡e ep e¡ed eun olgs'or¡edurr ue¡E un rulstnbuoc ep -os 1e 'e¡lseulp E ap
sandsep :urr89q e¡ ep oprs ¡eur¡d Ie ue seqeJg sol uoJelcer¡o anb Ie se eluep odru8 ns rt souereqg
-ue¡d¡os sgru o¡durefe ¡g'e;8reue ns ep uglcrJedesep u¡ ,( ulcuepecep ns ep es
-ne] sBI Jerpnlse rod opedncoerd'so¡uelrullotu soqclp ep olloJJusep ,( ua8r.lo ¡es u uo¡e8e¡ r( [-l
,( ugrS¡¡er el ep uo
Iep susnec se1 u8qsezrul u(rple,t uq¡ 'soseJ socod ug 'solqend sol ep BpI^ BI ue
uu¡uasard es anb saprcos solualrurl'oru sol u,( sepeprrrrlceloJ suJlo e uarqruel eqelndrua se¡ enb r
asrecr¡du uepend sullseulp,( soure¡ sol ep erruapecep, -eunuoJv 'r «soJrl{s
"O;;;rT;;;3"r0 sred ¡ep-e1soJ a esr
sl ep IBurJ IB oqrer{ ep ueqeureqo8 enb se;nbn{¡es socrn} o¡rn¡ná'ri, io-oi, :JBlrTrru ugrs"Aul sJ
-¡ortuu¡ sol ep oseJ Ia sllJ uUpIBf uq¡ e Ísor¡sluru sns uos ueuJelqo8 anb so1 -ullIIJu sepBprtsn3 s
eluauecrlcgrd 'ocuoel rapod Ie opueluelso eErs oueJeqos ¡e enbune 'sosec -3rros el ep uglrBq[
soun8p ug 'sodnrE so4o ep se¡uepecord sepecelsep seuos¡ed elesopuerun uorc¿leJ ue 'sutop
'rapod Ie ue sgrrl zat\ epec eJu¿IIB es elu€urruop odn-rE ¡e enb sá eluelJJoc
o-I'eJepeJnp ,(nu res epend ou anb '(o[nt) serolre]m e (so8rueue soprgud -rad sorq enb u¡seq
ep senbele) seJor.relxá solueruale eJluoJ JBqlnI ered u¡Ereue elue] e8xe ugtc uuelulnsnlll ugIJeUtr
-EAJesuoc ns o¡ed ieuerunq epln el ep elueplJJu un se ezalqou u¡ enb uurdo uql u93es :sepe[a¡e
ulplsf uql'snqrrl o sodruE souáL ep oc4¡od repod lep uglcnlo^o ul B o¡to,( -os Ia anb e¡cuaneu
'sepepr¡ue oruoc so¡qend sol e elueJeJeJ oun:elsrl ep solund sop epsep esJec soarlou so¡ Á nqra
-rrrra^ apand s or¡adu¡r s or e p Brcu eperap ,( ropulsrnbuoJ olqt
-uelxe uerE u¡ ugpp
ffi :1i:r"#rüj#T,3il,:fii,lJ,n, -ep eferqenbsal es r
-Fuslp f"l epend ou ouereqos ¡e :eueaáp ef upeu 'ezueruroc ¡:"i eicuapuáep
el rs» :erJuepurep q ue sgJle BqcJeru eun elrurred ou enb ucrJglslq ecrlcglelp
BI esJeruns u ueuerl seuozeJ selse e 'seruepy 'or¡edu¡r Iap esueJep u¡ ered
o¡crnf¡ad Ia uoJ 'sedorl sel Jlnutrus¡p enb uglJnlos erlo epanb ou so¡su8 rrc
-npar ered,{ iseru esJe}uerune uepand ou solsandur so¡ enb ue o}ueruoru un
u8e¡1 'uunuoJ ep seprprgd sel ap solrelosuoc ured sorre¡eu8¡p,( seprcrJo sol ?BSAUTpE
ep so1nlll sol rc^ele enb eue4 oueJeqos ¡e'eluetune ofn¡ else opu¿nJ'«so¡8rs ',( e1s9 ep ror(uu o
se4 ofn¡ Ie uá soprpunrl uequ^e¡ ["'] enbrod'seqeru sol ep leuorceu nlrrrdse sorrepr¡ed uoJspq
es¡ur(odu slrsJJeu'J
¡e ue [erlsod el e] es¡¿,{od¿ uorerpnd ou se}snppue [se,(euro] se{rcuud sopr
:uBplBI uql eqrJcse asnec else ¡od Í¡eluu¡ ryp1dse 1a uaprerd ,( uuuqrn epm ep ugrcrqrrrs E rod
e69 @Otb¿ee) u1ppf uqt'puns p^olpow weq pp lenpoptu! o¡ue¡we¡obe ¡1 't
694 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días 1.8

éticos basados en las normas morales de los grupos sociales que constituían b) Empirimt
la médula de la sociedad política. La conclusión ética resultante, presupues-
tas las teorías del poder, de la soberaníay de la decadencia antes analizadas, Para enter
tenía que ser francamente pesimista. Los grupos sociales y los individuos nalidad. A pe:
moldean su modo de ser y su carácter según las condiciones materiales en un sabio cons
que viven; la voluntad divina influye de tal modo que «la perversidad y la vir- que durante g
tud llegan al alma por inspiración de Dios». también ambi
Para Ibn Jaldün, la primera de todas las virtudes es la moderación, que turas. Era tem
consiste en el término medio en todas las cosas, pues es la que produce me- dí málikí en E
jores efectos en la vida social. El término medio del ciudadano a que se re- rácter inflexibl
fiere Ibn Jaldün es inferior al ideal del ciudadano modesto, que habían des- la objetivided
crito Platón y Aristóteles; y es natural que así fuera, porque también los forzado por ci
países que conocía Ibn Jaldün eran más pobres que Grecia, no sólo por sus una linternaqr
condiciones físicas, sino también por la anarquía de las tribus y el despotis- Tambiénl
mo de los gobernantes. Además, para Ibn Jaldün la sociedad ideal era la tri pedido ser ur
bu nómada de pastores ociosos y bárbaros, cuya sencillez y valentía consti- guerras, los as
tuían el mejor fundamento de su independencia y moralidad. Cuando los con su familia
hombres necesitan ayuda exterior para defenderse empieza el envilecimien- del estudio y t
to y acaban subyugados por los tiranos: «la sumisión a las autoridades hace y el hombre p
perder a un pueblo sus virtudes guerreras [...] Una tribu que [...] paga impues- tuvo que inten
tos se envilece». Ibn Jaldün es partidario de la vida ascética, un tanto forzosa, la civilización
de las tribus nómadas, que debía ser aplicada a todas las clases sociales; así dida del @e
elogia a unos estudiantes inteligentes y virtuosos que sólo tomaban de ali- fuerza. Para g
mento leche, ya que, por muy buenas condiciones que tenga un hombre, la príncipe o al ¡
buena vida, el lujo y la molióie las hacen desaparecer, y ni siquiera basta la civilizados.
religiosidad para conservar al hombre en el camino recto. Las teorías
Ibn Jaldün distingue entre la sumisión a una autoridad exterior y la obe- que en la emd
diencia a un ideal que se ha adoptado espontáneamente, como el religioso. que la sucesiór
Latiranía hace perder el espíritu de independencia, pero no el acatamiento de los mus,l¡rr
de la ley divina; por esto los árabes que hicieron las grandes conquistas pu- que su nacimie
dieron aceptar la disciplina religiosa sin perder su espíritu de independen- ciclo repetido
cia; su unión les venía de dentro, de la sumisión a Dios, y no del temor a una gracias a laedr
autoridad. Pero posteriormente este poder moderador de la religión fue dían educaq ft
reemplazado por la fuerza de un partido determinado,lo que ocasionó la de- genios. Los as
bilitación y caida del califato, que fue reemplazado por la monarquía. Con la voluntad hr¡
gran agudeza,Ibn Jaldün observa que el progreso, a pesar de ser deseable, que quiera, re*
trae consigo la corrupción y el despotismo; y al tener que elegir entre la ser- Ibn Jaldun
vidumbre o la barbarie, se encuentra ante un grave dilema, ya que la inde- condición prie
pendencia y la dignidad no son compatibles con la vida y el bienestar de las prefiriendo a k
ciudades. conquistarlas I

b_
olrepl1red se ulp¡ut uql'eqere elEoleeueE ns e esed'sgruepy 'se¡rulsrnbuoc
B uB^ opuuno sepepnrc se¡ rod uece¡ede o¡9s enb sepetugu sol u opuer.rr¡erd sBI ep relsaue¡q ¡a f
'JrAJes e ue8eru as enb sol u opuuJnupe 'uorcezllrlro u1 ap pdrcurrd uorcrpuoc -epur q enb eÁ ?
oruoc eJqrunpr^Jes 3l u JuJeprsuoc F aqcszlsrN uoJ aprcuroc unplef uql -Jes ¿l erlue rÉap
'ugrcureua8 uuenc e¡ re?e1¡ 1e ouedrur Iep Bplec el JBpJBIoJ 'u¡ernb enb 'e¡qeesep Jás ep ru
oqcnru rod'ouereqos un u eprdrur enb ourlsep un ¡od'€uuurnq p¿trunlol uI uo3 'u;nbreuorrr E
e seueJlxe sesneJ :od ue1¡orrusep es soclJgtslq solueflurce]uoJe so-I 'sorue8 -ap BI guorsuco anb
Iu seoJgq soJlo ue eeJc ou'seueru¡nsnru so¡erur¡d sol ep uren¡ Írecnpe u¿rp an¡ ugrft1ar E ap
-od ¡eur'sopupod sorpeu solse opu€lse ,t Íorpeu p r( ugrcecnpe pl ¿ serce¡E uun B Jorual Iep ou,
BruJoJ es puprluuosred u¡ 'sgruapy 'seplec ,( sauorcezrala ep oprleder olcrc -uepuedeput ap nlp
Ie ue elqrsod ounEle ose¡Eo¡d rerr. eprdrur aI otusrursed ns ioluerrurceu ns enb -nd selsrnbuoJ sefril
uerq sgru'sor¡edrur sol ep ercuepecep BI Jurpnlsa eJerJeJd'seuurulnsnru sol ep oluelruslecB Ie ou
uoree¡eueEep q u ulqap es sourarqo8 Á seps€ulp ep enuquoJ uorseJns e1 enb 'osor8r¡er ¡a ouoo t
¿utdo ,( Íose¡8o¡d Ia ue eaJc oN'¿r.lJnrrr aserlnJ enbunu 'ugrcrprue e¡ ua enb -eqo el r( rouega p
seuorcslJesqo selse ue seru uupunJ es uBplet uql ep secrl;¡od serroe] se'I
'sopezrlrarc el ulseq urembrs ¡u
sgru sol 3 u€q¿uruop soJeqJeq selu sol ,{'snqr4 sel ap e[e¡1d ¡e o edrcur.rd e¡ 'erquroq un e8u
un B oprleuos Jelse enb ,(eq sepepnrc sel ep ept,r el ap wzo? ercd'Ez:en¡ -Hu ap uuqelllol ol
e1 ep ,t ercuepuedepul BI ep orrepr¡ed esrere¡cep eceq e1 repod Iep ¿p¡p ysu lse¡ercos sasEt
-r9d e¡ rod oluerrupueseJ ns o¡ed Ísepepnrc sel ep eprrr el ep [,uonezrTr^rJ el 'usozro¡ oluul un'83
ap soluerrueurJeJ so¡ e¡relsn8 enb ue;ue1 'o1¡nc erquroH 'JruelJelur enb ozrnl -sendrur e?ed [-] a
enb ue seErrlur se¡,('oson¡n ,( opecnpe orqes Ie eJlue 'ocrry1od erquoq ¡e ,( eceq sepeplroloe s
Isnlcalelul Ie eJluá uorccrpeJluoc Bun enJ ?pr^ ns 'uorc?]rpeu e1,( orpqse Iep -uerrulJell^ue le É
erceJrJe ecod e¡ alopugzrluelud'ercouoc enb solqend so¡ uoc ,t €l¡rueJ ns uoc sol opu¿nJ pepllE
opuequcu 'ropaper¡e ns e uepecns es serrueprde se¡ ,( soleursesu so¡ 'surran8 -psuoc e'¡lae¡er [.
sel :orpnlse ¡e eluarue^rsnlcxe opecrpep 'o¡rnbue4 eJquoq un Jes oprped -ute|erc lBepr pEt
-tul uerqeq el zeuru ns epsep u¡plef uql gsed enb sepqrsrcra sel ugrqrueJ -srlodsep ¡e Á mq¡4
sns ¡od o¡gs ou ?.r
seercuer¡adxee¡enb,up,oce,;:i#,ii:i:lT:JffiiilJTt'"13:#"üx;,ü sol ugrqtuul anh¡ot
-er 'ocrrolsrq orusrurrsed ns ue ,( 'soqceq so1 ercrnfua enb uoc peprnrlefqo e1 -sep u¿Iqsq anb'oü
ue opol a:qos 'urqo ns ue efegal es peprleuos¡ed epenJ B]sE 'elqlxelJur Je]cgJ -eJ es enb e ouepel
-ec ns B oprqap o8rec ¡ep oprn]qsep enJ zel Bun ep sgru 'oldr8g ue plllgur Ip -eru ecnpord enb q
-Bc opuers izete¡, ns elseq o^Jesuoc ol oJnp Jéllerex ns ,{ or¡e¡erue} uJg 'seJn} enb 'uglcereporu q
-uale f selerzr 'sodueper]uoJ ep euell BprA eun orceped r( osorcrqur¿ uerqruel
an¡ lsauorcu¡rdsuoc ,( suqcn¡ ue our^Jelul upll ns ep e¡ud uer8 e¡uernp enb -JI^ el ,( peprsra,uad
uolcce ep eJquoq un ours 'ettoe¡ BI u elueu¿ArsnlJxe opur8esuoc orqes un ue selerJel¿Ill seuq
enJ ou ur_tpluf uq¡ 'uorcrpnJe ulsul r( ernl¡nc ¿sueurur ns ep resed V 'pBpIIuu sonpl^lpq sol ,{ s
-os¡ed ns BJuenc ue JeueJ anb ,(eq ulplul uql ep ernlsod ul Jepuelua eJed 'sepezrleue seIre u
-sendnsa¡d 'a1ue1¡
üuglsltl ounu¡a[qns Í. ocrSolorcos oulstudutE (q uelnl4suoc enb se¡r
S69 @Otb¿eeD uDppf uq'luuns p^opew ueq pp pntcololu! o¡uetute¡obe ¡g 't
696 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días 1. H qgoÁ

de la igualdad entre todos los musulmanes; la verdadera nobleza la constitu- 1121. Bosley, R- r
yen el valor y laftterza de cohesión social, y nunca aceptó el alto concepto Ibn Khaldun
intelectual típico de las culturas islámicas andalusí y persa. Es así, queriendo 11,22. Bouthoul,G
o sin querer, el filósofo de la historia de una larga y progresiva decadencia. 11.23. fdem, «L@
Pese a su genialidad, su obra deja una impresión de tristeza; pero en el análi- de Sociologie
sis social de la realidad histórica, su obra es extraordinaria, siempre que ten- 1124. BureqF.rU
TunisienmeT
gamos presente sus límites concretos y su creencia en los principios sociales
1125. Burkhsh,fr
de la umma islámica.
IslamicCufu
1126. Bustání F-l
1127. Casanova,P.
Bibliografia trée), Paríg I
1128. Chaix-Ruy, J
Jaldun», pub
1t04. 'Abbás, A., «Ibn Jaldünr, pub. en Falasifat al-Islaru" Tetuán, 1380/1961,pá- nasT-14.
ginas 39 y ss. 1129. Colosio,S-r
1105. 'Abd al-Qádir, A., «Ibn Jaldün,. pub. en Majallat Bagdad,IY (1943),pági- deMusubui
nas 578 y ss. CruzHernán
1106. 'Abd al-Wáfí, A., Ibn Jaldu4 El Cairo, s.f. 1130. fdern, ul-a c
1,1,07. Altamira, R., «Notas sobre la doctrina histórica de Abenjaldun», pub. en Ho- It
sentido del
rnenaje a Codera,Zaragoz4 1904. 1731. fdem, nEl m
1108. 'Ammár, A' Ibn Khalddun's Prolegormena to History, Cambridge, 1941. Aaos dull4á
1109. Anawátí, G., «Ibn Khaldoun, un Montesquieu Arabe», pub. en Revue du Cai- pp.709-713-
re,223 (1959), pp.175-191;226 (1959), pp. 303-319. 7132. Dágher,Y.A
1110. Idem, ulbn Khaldoun et sa philosophie de l'histoire», pub. en Analecta del 1133. Demeersema
Inst. del Patriarcado de Alejandría,11 (1967), pp. 163-186. IBLA\fun$
1111. Anessi, A. N., «Il pensiero economico di Ibn Khaldün», pub. en Rivista delle 1134. Famij,'U.Iú
economie ltaliene, Roma, 6 (1932), pp. 1 12-127 . 1135. Ferrero, G- r
11t2. Astre, G. A., «IJn précurseur de la sociologie au xv siécle: Ibn Khaldoun», Torino,6 (lE
pub. en L'Islam et I'Occident,París, 1,947 , pp. 13 1- I 50. 1136. Findikogh¡, Z
1113. 'Ayad, K., Die Geschichtes und Gesellschafnkhre lbn Khalduns, Stuttgart-Ber- Khaldoun», I
lín, 1930. sophy,Amsfia
1114. fdem, «Ibn Jaldün mu'assis 'ilm al.i!timá'», pub. en al-laqafa, El Cairo, 1137. Fischel W- J,
1350 / 1933,pp. 150-160. ceGoldzilwl
11 15. Azmeh,'A. al-, Ibn Khaldun in modern Scholarship,Londres, 1981. 1138. fdem, nlbnK
I ll 6. Badawi A, Mu'allafdt lbn Jaldun El Cairo, l38Z / 19 62. 1139. fdem, olbn X
1117. Bailly, A., «Le soufisme d'aprés Ibn Khaldoun», pub. en Libres Etudes,parís, OricntalS¡ú
1909-1910,pp. 23 y ss. 1140. fdem, ulbn K
1118. Baumtark, A., «Der Bibelkanon bei Ibn chaldun», pub. en oriens chri.stin- Barcelona, 19
nus,4 ('1904), pp. 393-398. 7141. fdem, «Ibn K
1119. Berque, J., «Problémes de la connaisance au temps d,Ibn Khaldoun», en dings of the ri
Contribution d la sociologie de la connaisance,París, 1967,pp.35-70. ginas 232 yss
1120. Bosch, Kh., «Ibn Khaldun on evolution», pub. en The Islamic Review, 38 1142. Franki H- h
(1950), pp. 34 y ss. 1884.
't88I
'?rzdrc1 tunppqy uql LpDu stnuts{ng sap flwuua4tg mz aSoapg "¡1 5¡uerg ,ZVTI gg'matrc¿ )tutqs7 4
'ss,( ¿g¿ seur8 'o¿-st'dd't
-gd'Vg6l'e8puquu3 's7s17o7uaug to ssat&uo3luuoltDuatu! tpgT aqt lo s&ulp us '«unoppq;¡ uqtrp
-»ot¿ uo 'qnd ksecJnos uerlsrJrlJ pue qsraal Jo esn s<unpl€qy uq1» 'urep1 .WTT
'869-¿8s'dd'1 lorr'y961'uuo¡ecreg -ollsltll) ruT-uot §e'o
'osotc1po41-spp7ry n a[ouauoH ua'qnd '«uoddrsof pu€ unopleql uql» 'urep1 '0itf
'ss,( 69 1 - dd' I g 6I',(e¡e¡reg )arpn|g 7o7ua1tg 'srw¿'sapruV sarl{Iv
puD )lilruay ue 'qnd '«1dt(3g {nloruel4l ur ,firrrrlce s.unpprD{ uq1» 'urep1 .6EII
luap;'qnd'«ue¡terue¿ pu€ unpleq) uq1»'uapl .8€I '1961 'sár
I
I LI - Lil'dd'II'¡orr' 8 ? 6 I'Nedup ng'aun\ o71 lolt ow aW DLIlzpp g a)
-ou8¡ ue'qnd '«srne¡ pue rusrcpnl 'elqrg oql uo :unpleqy uql» ''I '¡6 '¡eqcsrg 'LtTt 'orru3 1g Atpboi-P
'g LZ-n LZ 'dd'¡'¡orr '6¡6¡'ueptotrsuv 'tl¡dos
-oltt¿ lo ssatBuoS lvuottuunlu! qnt aLfi to sBurpacot¿ ue 'qnd 1ünopletl) -¡eg-UeBDn¡S§,tryPtl
uql zoqJ oJlolsq.l ep lo eJuesruuuoJ BI op sorJogql se.I)»,''d '7 'n¡3o>1¡pu¡g '9trt
'gLZ-nLZ 'dd'(SOgf ) 9oourro¡ '«unoppq¡ uql:elf,x
.§€I
'a1o1cog nwotly ue 'qnd '«Nx oloces lep oq€Je o8o¡orcos ull» ''C 'oreueg I
' .TT,II ailap ws?i!ü ue 'qnd'i
I S 6I I I Lu'lnrra g ?n¡-nLou4ppn bo ¡t¡ -o u ullptry u q I''¡,' frurug
'e6f-I9I'dd'(SSOf ) g¿'srun¿'V1gI '98r
ua 'qnd '«\gzzv1-ly,p esuad unoppq) uq1,nb eJ» .V 'uueruasreetuaq .E€I I lep upapuv ue'qnd'
' gg g -lo''V'¡'reqSg q .ZEIT
6l / Lt T'1nr¡e g'otutppobntr4¡
'tf L-60L'dd -pJnp arura¿ ua'q
'6961 'syrc¿-leorluotr tr 'a1oqlpVut an¡doso1n1¿ ap lul s7t8uo3 au?AI np sotcv '1y61'eEp¡rqu
ue 'qnd'«unp¡u1 uql ue seluJegrl se¡e sB[,{ ugru¡, ap oldecuoc ¡g» 'urep¡ .ITII
' -oHloa'qndkunpl
I 0 I - g6'dd'(O gO f ) sZ'plrpel{'o¡uanuo sua¿ ue'qnd'«rx€lsl lop opquas .ef
.OTII
¡ep ugrsuerdruoo BI ,( ulplef uql ep orus4e¡ord ¡ep ugrcdecuoc u1» 'urep1
'
On t -U e'dd'¡11ol' I r I'u¡rtu'tr4¡'zepueuteH zruJ
'E1I-Iry 'dd'(f tOt) gZ'slred'uou4nsny4¡ ap -§9d'G,vat) t¡@
-uory np an^aü ve 'qnd'«unop¡eq) uql,p opnlg,I p uollnqlJluo3» ''g'otso¡o3 .6ZTI
'vyLSeu -gd'WAl/OSSI 'u-E
-l3gd '(SSO1) g¿ 'ocrxg¡¡¡ 'o1&o1otcog ap Durulxary we^aü ua 'qnd '«unp¡u¡
uql ep BJqo el ue lercos Bpr^ ¿l ap e;8o¡ocrsd ,{ u¡Eo¡orcog» ''¡ 'Án¿-xrcq3 .gzfT
'6161 's;re¿'(e9r1
-ual ep uoSe¡) unopptt» uql :ap?ts tx no aqnfi anSo1otcos un ''¿ 'elouuse3 .LZII
-TS6IllLil 1rulag "s¡ozr g 1t4p7o¡uq¡ ''g'rueisng
.9ZII
'ss,( 9 g' dd' ( n ei 1'pgqprep,(e i1'atnqn 3 )?tu Dl s I
ua 'qnd '«uorlusl¡lrc clruelsr Jo ,fto1srg snl puu unoppq) uq1» oqy 'qsq>png ,9ZTI
seprcos so¡drcu-ud
'ss ,{ g¿ 'dd'VE6T'auuatsrun¿
.VZTI -ua¡ enb e¡duars
an^aü ue'qnd '«unoppqy uql :elo?rs Arx np eqBJ" enSo8eped u_fl» ''.{ larng E
-llgue ¡e ue ored
' (U6i
IZZ- LfZ' dd' 97's¡re¿'a8o¡orcog ap 'ercuepBJep earse
apuolluuraruI an^aü ue 'qnd '«unop¡eq;¡ uql uoles sdro3 ep ludsg.l» 'urep1 .EZÍI
'996 1's¡ru¿'apnos atqdoso4n¡d os'unop1ot4y uq¡''g'poqlnog .ZZIT opuauenb ';se sg r
08 I -99 I'dd'(¿SO f ) ¡ buaSotq ue'qnd'«unppql{ uql oldecuoc ottB Ia g
,üo1sr1¡ eq1 ur rusleuo4rpeJl pue usurdurg» ''¿ '.(elsog .TZLT -nlltsuoJ 3I EzáIqf
¡o ¡o ,tqdoso¡rqd
¿69 bOtb¿geD uDppf uq'luuns p^alpotu west pp prycoptu! olue¡we¡obe ¡1 'l
698 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días

1143. Gabrieli, F., «Il concetto della asabiyya nel pensiero storico di Ibn Haldún», 1166. Lacoste,
pub. en Atti della Reale Accademia delle Scienze de Torino,65 (1930) pági- (1956), ¡
nas 473-51,2. 1167. Idem, Il
1,144. fdem, nsrggio di bibliografia e concordanza della Storia di Ibn Haldún», 7966.
pub. en Rivista degli Studi Orientali, Roma, l0 (1924),pp.1,69-21I. 1168. Levi del
1145. Gauthier, 8.F., Les siécles obscurs du Magreb,Paús, L928, esp. pp. 53-7 6. Al-Ail¿a
11.46. Gellner, E., «From Ibn Khaldun to Karl Marx», pub. en Political Quarterly, 1769. Mahassf
32 (1961), pp. 13 y ss. lg4g,4
11,47. Gibb, H. A. R., «The Islamic Background of Ibn Khaldun's political theorie», 1170. Mahdír
pub. en Bulletin of the School of Oriental Studies, London, 20 (1933-1935), 1171. Matrmt
pp.23-3t. 1,172. MargaíA
1 148. Graberg de Hemsoe, J. G., Notizia intorno alla famosa opera de lbn Khaldun, (1950), ¡
ftlosofo africano del secolo xrv, Florencia, 1834 (reproducida por F. de Berdi, 1173. Maunier
Storia della Litteratura Arabq v ol. II, Florencia, 1846, pp. 257 -303). d'Histaia
11,49. Gumplovicz, L., «Ibn Chaldun, ein arabischer Soziologe des XIV Jahrr, 1174. fdem, rL
pub. en Soziologische Ess ays, Innsbruck, 1 8 99. RarueIm
1150. Eüfi, A. al-, Ma'Ibn JalduraEl Cairo, 1372/7952. El Cairq
1151. Ilusari, S. al-, Dirasat'an Muqaddimat lbn laldun"ElCafuo,1,373 /1953. 1175. Mera4l
1,t52.Ibn Jaldün, 'A., Al-Ta'rlf bi-Ibn laldun wa rihlatu-hq ed. Mulrammad (1956),¡
b. Táwit al-Tanfí, El Cairo, 137 O / 1,951,. 1176. Monteil,
1153. fdem, Kitab al-'Ibar, ed. ¿írabe en 7 volúmenes, El Cairo, 128411867; 1388/19
trad. parcial de Slane; nueva ed. bajo la dirección de P. Casanova, 4 vols., 1177. Muhta@
París, 1968-1969. 1346/19.
fdem, núm. 25. 1178. Nashaatn
1154. Ibn Milád, M., «Le mouvement pédagogique actuel et Ibn Khaldoun», temprui
pub. en Semaine pédagogiquqTunis, 1949, pp. 138-152. 1179. Nassar, I
1155. fdem, nPédagogie d'Ibn Khaldounr, pub. en Bulletin Tunisien,33 (1949),pá- 1964,p.
ginas 68-73. 1180. fdeal-a
1 156. 'Inán, A., Ibn Jaldun, hayatu-huwa-tiratu-hu-l-fikr,El Cairo, 1373 /1953. 1181. Ortega y
1157. fdem, Ibn Khaldun, his tife andworlgLahorc,1943. espectafu
1 158. Issawi, Ch, An Arab Philosophy of History, Londres, 1950. ll82- Perés, 11
1159. Izzaf, A., Ibn Khaldoun et sa science socialqElCairo, L947. pub. en S
1 160. Jalbür, G., ulbn Jaldün wa-makánatu-hu fi ta'rij al-fikr», pub. en al-Adib,Bei- vol. tr,p¡r
rut,8 (1363/1943),pp.26 y ss. 1183. PonsB«t
t161. Jurí, R., «Nazrat fi Ibn Jaldün wa-Hegel», pub. en al-lartq, Beirut, 1363 / arábigo<
1944,pp.5yss. 7184. Quatren*
1,162. Khalife, l. A., Ibn Jaldun, Si¡a' al-sa'il li-tahQlb al-masa'il" ed. e int., Beirut, 1185. Quirés Rr
t379 /1,959. dellnsfui
1,1,63. Khemrrí, T., «Der Asabia Begriff in der Muqaddima des Ibn Haldun», pub. 1186. Quma¡rqt
en Der Islam,Hamburgo-B erlín, 22 ( 1 936). 1187. RabiqItt
r1.64. Labica, G., «Esquisse d'une sociologie de la religion chez Ibn Khaldoun», 1188. Reinau4
pub. en La PenséqParís,1.23 (1965), pp.3-23. 1858-
1165. fdem, Le rationalisme d'Ibn Khaldoun (extraits de la Muqaddima), París, 1189. Rosentüd
1.965. Zeitsddaü
'
Qt Ai g ¿'ur¡reg-qc wn¡q,¡lttt¡cpsuta7
aq)yotslH ue 'qnd '«1¿€1S uep Jeqn ue>luepaD s.unppqy uql» "d ,¡eqtueso¿ .68I 's¡;r,¿'(outt'ppobn7{
I
'8S8I
'srtz¿ 2¡Taaaruun atqdotSotq alp^noN ue .qnd ,«unoplerl) uql» "[ .pneure¿ .88I '«unoppqy uql zeqJ
' .LgIII
¿9
6¡'ueprc1 tunop1nqy uqy lo fu oaqt 7oc1t17od aq¿,.y[,clqe]I
' tu1rp1o¡ .98I 'qnd'«unp¡eg uql sq
t g 6I / t, Lil!ruleg uqy..¡,r.(eurne I
'
6 I - L' dd' 3 Z'pltpu6,s ouocufu s otpru s g ap o ruI$u pp
I
oAtq)tv ue 'qnd '«ropeuolsrq a ocqrlod ,upplz_[
uql, ,.J ,zen8rrpo¿ sgJrnQ .§8I
I 'lnrreg "tu¡ a 'pa [4
'gggl 'srre¿ "s¡ozr g 'unop1ot¡y uqE,p sau2uoBV1ot¿,ep .IAi .A ,eJeureJl¿nQ 'v8tt
lestl lrulog 'b-uoi'
s olo t B o aB Í s a t o p o r o l sl q s o a t q o s r r¡p ra rrq 11. .T8I
r f§ -\Jr ;Wü' {y: ;i {::'^ I
'6ZE-V07'dd'¡'¡ozr. -\eg.'qtpv-lo ua'qnd'
'9961 'euro¿ 'opt71 ogap ua.y orfuotg tp anuo ut Dtlsrytiluauo lpruS ua .qnd 'L}
'«unopleq) uql.p eJlneo.l lo er^ u¡ rns erqderSo¡¡qrq ap rcssg» ,.1¡ ,sere¿ .Z8II -o
' ,sola1duto3 sotqg ipg6¡,¡y71
Lg9-699'dd '11 '¡ozr topoXcadsa
7g ue 'qnd '(gZet)'«oleJces Ie eloleJ sou unpplueqv, ,.I .lessug ,( e8a1r6 .I8I '896r/ELtf 'o4
'¿96y's1m¿'unoploqy uq¡,p a$!p?t a?ruad a7 ,utep1 .O8I
I
'vrr-Eot'dd'vgaí
I
-gd'(eVei $orl
'oc1tuo1s¡ o?pn$ ue 'qnd '«IIIqy{B :unopleq;¡ uql.p eJlretr I eT» ,.N ,ressu¡ .6LIT
'¡¡6y'aurutodtua¡ '«unopleq¡¡ uql te
-uo7 a1d{3E,7 ue 'qnd'«lsruouocg Jeuord,unop¡eqy uql, ,.V'IAI .lusgseN .8LII
'ss,{ 9¿ 'dd'n;l/gVtt
'orrc3 1g {oio¡bn¡4¡-1r ua 'qnd '«ur_rp¡e¡ uq1 upulqe¿-le pqv,» ,.S ,Ipe1r{nIN ,LLIT ''s1orr 7 'errouese3
ItSgt/Vg1.¡'orraj
- L8er'tnteg'apastartun atlo§lq,r tns stn?sto,r,orrrrrrLf]:.fqJjrt"tt* .9LII
'v9-€,9 'dd'(gsrr) peruureqn¡1 'w ,tt
g¿'zeun¡'VTqI uo'qnd'«unoplerl) uql,p erq¡er8orqo1nv.-I» ..v,pg¡eIAI ,9Lf '896r/e Ltf 'a
I
'ss ,(
1g 'dd'LI6l'orre3 ¡g
butotodutaruoc a7 dÍ39,7 ue [.' ¡¡ 6¡'srte ¿'at& o\ot) oS ap apuottouotuJ an^ay
ue 'qnd'uelcels Arx nu eqeJe aqdoso¡rqd un,p senbrSolorcos se?pr se1» ,ruep1 .'LII '«rq¿I A¡y sap añ
'Z16I \lrud'a1ucos
anbrutouoca ano$lH.p 7a 'G,ac-$z'd
antaü vo'qnd '«aqeru aqdoso¡rqd un,p senbrruouoce seepr se.I» (.)I ,lerune¡4J .ELII 'lp¡eg ep'g rod UPP
'vt,s-vz; 'dd'(oEor) 'unp1u4y uqy aP or
g'a1aq1pg¡1y an^ay ue'qnd '«seuotuo8e¡o"r¿ sel la unoppqy uql» ,.g ,sreá.re¡41 .ZLTI
' .ILII -uo
7g6 ¡' uo Í1 7tn op¡oqy uq ¡,p sanbnu ou o c a sa ?? sa 7,. g,ruesSeurqel4l '(stavttet) oz
' ,OLfT
¿S6 I ¿serpu o1' [t o7 qq to {q d o s o7n7 d s,unppqx u qI''IAI,}pqelN '«arJoegl ¡ecpqod's.u
.6917
/ e s € t1ruIe g' b 1.r g o7t¡ 1o ue' qnd' «unp¡e¡ u qI pul r^, or;rt-f;;?. otÍr;'frfr '{yaltonQ türlqlo¿
'E6Z-LSZ 'dd'(f EOf )
6'ptrpery \ryDpuvlv 'gL-eS 'dd'dsa
ue 'qnd korsoJo ep arJols e¡ap BqBr¿ euorznpuJl eT» ,'C ,epr¡ e¡ep r,ra1 .89I 'TÍZ-6911
I
'996r '«unp¡e¡¡ uql 1p s-tl
'srte¿'apuotu-sag np 7ssod ,ano¡nql ap »yDSSlou ,unop1oqy uq¡ ,anep1 .LqTI
'€g-oI 'dd'(sse r) -l8yd (oeor) s9 u,
69 2Vsua¿ o.J ua'qnd '«unopleq){ uql.p eJlneo epuer8 e.I, ,.^ ,e1soce1 .99II '«u4pp1¡ uql Tp mr
669 @Ott-ZeeD uDppf uql 'luuns p^otpow weq pp pnpsptu! otuelweto1e -L
B
7OO ttt. El pensamiento islámico desde lbn JaldÚn hasta nuesfros dias 1_ Et

1190. fdem, nlbn Khaldun a north african muslim thinker of the fourteenth cen- 1,214. Varicq
tury», pub. en Bulletin of the l. Ryland's Lib r ary, Manchestet, 22 ( 1 940). 1215. Varioq
1191. fdem, ulbn Jaldun's attitude to the Falásifa», pub. en Al-Andalus,2A 0955), 1276. Va¡ioC
pp.75-85. 1217. Varioq
t192. fdem, Ibn Khaldun, The Muqaddimah, an introduction to History, ed. e int., 1218. Villend
1.'ed. 1958; 2." ed. Princeton,1967. siécle,r,1
1193. Rubio, L., Lubab al-muhassal fi usül al-DlryTetuán, 137 2 / 1,9 52. 7219. Von K¡
1194. Saade, L, «La religión como factor de civilización en los Prolegómenos de Viena, I
Ibn Jaldün», pub. en Al-Andalus,31' (1.966),pp. 155-183. 1220. Von Wr
i 1195. fdem, ocómo enjuicia Ibn Jaldün el cristianismo», pub. en Salmanticensis, >«v.Jah
i Salamanca, 76 ('1.9 69), pp. 27 5'297 . 1221. White,l
11.96. fdem, El pensamienfo religioso de lbn laldun, prólogo de M. cruz Hernán- dvesad
i
dez, Madrid , 1.97 3. 1222. Wolfro
I
1197. Sacy, S. de, «Ibn Khaldoun», pub. en Biographie Universellq París, 16 (1818), cuhn,3
t
I pp. 154 y ss. 1223. Zmerlí,
l
I
1198. SutiUu, Í., nlbn Jaldün», pub. en la Enciclopedia Arabe, Beirut, vol-Í, L377 / nqlS(1
t 1957,pp.290 y ss.
I 1199. Sanusí, Z. al-, 'Abd al-Ral.tman lbn Jaldútt"Tinez,1372/1,952.
I l2OO. Sarton, G., Introduction to the History of Sciencq Baltimore, vol. I|[, 1948,
I pp.1,763-1779.
I
1,201. Schimmel, Ibn ChalduryTübingen, 195 1.
1202. Schmidt, N., 1br Khaldun, Historien, Sociologist and Philosopáer, N. York,
1930.
1203. Schultz, F., «Ibn Khaldounr, pub. en JournalAsintique,T (1825).
1204. Simalí, A., Nirasat fi ta'ni al-falsafa al-'arablyat al-islamlyq Beirut, 1,385 /
1965, pp. 691,-752.
1205. Simon, H., Ibn Khalduns Wissenschaft von der menschlichen Kultur,Leipzig,
I 1959.
I
1206. Slane, W. M. G. B. de, Prolégoménes Historiques d'Ibn Khald.oun" trad. fran-
I
cesa, 3 vols., París, 1863-1865; rep. G. Bouthoul, París, 1936.
I
I 1207. fdem, Ibn Khaldoun, Histoire des Berbéres et des dynasties de l'Afrique septen-
t trionel" 4 vols., Argel, 1852-1856.
I 1208. Sobhí, Les idées economiques d'Ibn KhaldouryLyon,'1.932.
I L209. Sudqí, N., «Ibn Jaldün awwal faylasuf 'arabi intráwil tafsir al-ta'rij
¡
máddiyan», (I. J. el primer filósofo árabe que intenta una interpretación
materialista de la hiitoria), pub. en al-talíyq El Cairo, 3 (1,945), pp. 288
I

I
I
Y SS.
I
1.210. Táhi Husayn, La philosophie sociale d'Ibn Khaldoun"Paús,19L7.
I
I lztl. Tanii, M. al, al-Ta'ríf bi-Ibn Jaldun (autobiografía de Ibn Jaldün), El Cairo,
I
1.371,/tgst.
t212. Trabulsi, E., Ibn Jaldün Introducción a la historia universal (al-Muqaddimah),
r
i

I
int. y ed. revisada de la trad. española de J. Fares, México,1,977.
I

I
12L3. Van den Bergh, 5., Esquisses des sciences mahometanes selon lbn Khadoun"
Leiden,191,2.
t

i-..
Ttnop1oqy uql uoq s
'LL6f '@
' (qoutppobn¡4¡-7o) ¡u
'orm3 IA '(uEPIEf u{tr,
'¿16¡ §rq
882 'dd'(§tr6t) g'o4
uorcelerdre¡u¡ sun E
[r,u1-¡e rts¡u1 1-urg{
.ZEú
-ualdas anbulVq sz-r
"p
'9e6t
-u€q'p€r] tunoP¡qt¡Yt
'312d1e1'trulny uzr4¡
/sgil'lruIeg btgttq
'Gzeü t
5I¡oA'N 'taqdoso¡-n¡¿
'8?6I 'III 1on'aro
'zs6L
' '¡orr tnrr.ag t
9t ;-zES'dd'(¡¡6) g¡'au I tttt'¡
-uañrunJ an^aü el ue 'qnd '«unop¡uqy .rql ,l eJlneo.l le erl B:[» "g ';peur7 .EZZL
¿6S-S89'dd'(OSOf ) ¡g 7un1nc '(grgr) g¡'syn¿fix,
-adg ua 'qnd'«uorluupsaperd puu selnqrJlle uO 'unpluqy uql» "g'uos¡¡o¡¡ .ZZZI
' 'dd '(O SO f ) 67 'eÁey1e1'[totsr¡7 puo ?oS m satprus a^!l -ugureH zruc IAI 3P
;ZI-AU
-otodtuo3 ua 'qnd '«ztrolsrq ¡o ,(qdoso¡rqd p¡ror ur unplurl; uql» "H 'allq^\ .IZZ|
'VZ6l-EZ6f 'uqreg "not¡cspuo¿ alpsma1 ue 'qnd '«s¡epunqrqef'Arx 'slsuacguou4z5' ua'qt
sep Je>llJolsrqJnlln) JeqrsrqeJe ure 'unp¡eq;¡ uc11» ''C 'g Sluopuese^\ uo¡ .OZZI '
'g¿91 'euer¡ ep soueugSalord sol
'aqc1a¿ ualp$tuolsJ np a¡qcp¡csa&truln» awas pun unploH uq7 'raruar;¡ uo¡ .6IZf 'zs6flz
'LBS-SV; 'dd'(Sggf ) 0, '.slred 1ntay a¡TatnoN D7 ua 'qnd'«e¡cers
eIu?AIx np eqdoso¡qd 1a ueuolsq :lulg.p aturuoq u¡1» 'ep '3 'itzroue¡¡¡ .8TZT ''1ur e 'pe ',QorslH a,
'6 L6I / 66EI luqell turyp1o¡ uq¡ o1nbo7o3 'soue¡ .LTZT
'296I/fgtf 'orru3 ¡E ep oser8uoJ Iep selcy 7n_tp1o¡ uq¡ 'sorte¡ .9TZT '(SSOf) 979qDPrryA
'296I / Igt I'ecue¡qese3 1tryp1o¡
uq¡'souu¡ ,9IZI '(otrr) 7¿'wg
' g TogoSr¡ry
osorre¡ 'vfzt -uec qlueauno] 3p,
Zt 6I / I EI'ode¡y tlpo¡11o
IOL @Otf¿eeD u1ppf uq1uuns p^otpow weq pp pnpoptu! o¡uerue1o6e ¡1 't
eot
-edse Bun se selurlsrp elueuelueJede u4 sercuepuel eun enb ordrcurrd ¡g
'e;Eoloepr
eqcrp rod sope.rleued soueru Ie o se¡Is selu¿Jr ser¡B§ sol ue uece¡udu sor¡
-ulueruoJ sol o selrJ sel olueruotu else ep rr¡ed y luqlrrdse elrlelnrusueJ]
uorsJeluoc BI ep oloqu;s ornd er( uos secrurrnbp seuorcu¡ado sel IenJ Ie ue
'ozuo1og q ap sonoas sol t) aquatapt oqantd q ap otq!7Iep serqo serlo erlue
rolne '(g9gI/Z9L ue epret sgru ol o¡emu) plepll^ rr_nuep,(y orcdrEe ¡rue
¡e ,( lseurqu{ so¡lrcsa soluerJsop ap orpn}se 1e ue,(riqlrle so¡erSorq sns uernb
e'(gZZt/ZZg ue ouenru) ;ufrg peuqy u1q1-;,(qn¡1 :lZltlStS ue opelncele
'uuqed§1 ep eleod ,( elsrurrnb¡e \,et8na u,(esn1¡ u1q-¡-uff,untr I :selqrcouoJer
seJolnu seJl ue gluesard es olgs JIqg¡. ep ocrurJnbp orusrJelose ¡e ';,rg ugrc
-dece¡ el sp selu¿ 'rsy 'e¡uaurecrrgtos-e opezrluruJoJ res aserpnd enb oluerur
-usued opol ep eJopulrrurse uorcdece¡ el s euerqe o^nlse a¡duars'uorce¡eaer
el ep BcIJ?]ose ucrlneueruJeq q :ocrsuq ordrcur¡d ns ep pnpr^ ue 'e,rg u1
'orusrJelose ep sruJoJ
rernb¡unc ap olcedser LIs oluerurloru lep peprl4decal eI B opol eJqos oprq
-ep lqery, uql ep Ie enJ Iuluerro ¡munuÉq F sele se^enu e¡rep enb oluerrues
-ued ¡e'peprper ue Ípeprpqr¡rdse e¡ ep sopadsu so¡erc ue enb sgru o8¡e ue
ece¡ede rs seuedu tlgzzeD-p rod olsendord ropecgmrle.r urue¡8ord ¡g'sernb
-e¡1e ,{ sulueln ep ucr8g¡oet ecrlsglocsp eun € oprJnper gpenb 'urg1a¡ ¡u o1
-uenJ ue :rzeJrs UICI-IB qin6 ,( Bunrur.ue) uql 'rJlrzuJqeg rod epeterdrelul e ¡p
-JeABJqos rod upuzr¡ueJ ulJosolrJ ul ep eJuglosa ,{ ecr¡osouE uorcu¡nlJrulse B[
¡od ux olErs ¡ep rrged B opuurruop glse FluerJo ocrruglsr o¡uenuusued ¡g
],1§ @uarcsa otaflpDulsll 'I
&x TY XX§X §ffi?SX§ §$:§ §§
TYTF*§§X$ YLü*§{}NS Y?
r sF§?Idu}
704 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestrcs días

cie de armonía preestablecida entre la espiritualidad §i'í, la gnosofía ilumina- casi siempre la
tiva de Sohravardí y sus sucesores, la espiritualidad sufí y el esoterismo del predicación y &
sincretismo neoplatónico-científico. Incluso, si así lo queremos, la fama de cir muchos de I
impíos entre los sunníes, y el martirio, desde 'Alí b. Abí Talib y Husayn b. 'Alí Un pensador cJ
hasta al-Hallá! y Sohravardí. El esfuerzo de este último al intentar la síntesis lengua concreta
entre la filosofía y la mística, y la extraordinaria sistematización espiritual de preciso en estel
Ibn 'Arabí, explican su éxito posterior. La vieja sabiduría divina (hikmat al-
ilahlya),la ciencia del ascenso místico y la gnosofía de la Sl'a 7al-'i¡an al-31'f «Este Alcorá
se confunden, sobre todo a partir de Násir al-Din Tüsí.
a quienes alcanot
Násir al-Drn Tüsí (muerto en 672/127 3) fue el sistematizador del segun- como dirección y
do periodo de la'Sr'a'imání. En su obra púede apreciarse la huella de sus cos» (39, 28). qR
conocimientos astronómico-astrológicos, matemáticos y teosóficos. Pero su
labor es paralela ala rcalizada por los discípulos de Naim Kubrá, especial- Sin embargo
mente por Sa'd al-Din Hamüyí (muerto en 650/1,252), que mantuvo una yas al someterla
amplia relación con Ibn 'Arabí y fue la figura más importante de la mística absoluto entre d
Si'í del siglo xiu. Otro discípulo de Ibn'Arabí, Kamál al-Din'Abd al-Razzáq ta'utmání:
KáSání, escribió una obra muy importante para conocer la recepción del
pensamiento del autor andalusí por la mística oriental: Las interpretacio- «[...] El AImEÉ
nes (al-Ta'wi1át), que puede ser considerada como un comentario místico Libro escondido»t
alcoránico.
Los ulemas §
nos conformista
2. El significado esotérico del Alcorán la presentación í
sintetizar del mo
a) El sentido del texto revelado en una lengua de
eterna que revela
Como en su lugar se dijo, el esoterismo §r'í se apoya en un hadi! imámí a la locución hru
que atribuye al Profeta el haber dicho que el Alcorán tiene un sentido exoté-
áQué sentido tien
rico y otro esotérico; a su vez el sentido esotérico tiene un significado tam- Desde el pul
bién esotérico, y así hasta siete profundidades esotéricas. Este principio sería otro, está históric
desarrollado dialécticamente por 'Alá Dawla Simnání, como después se to de dicho texto.
verá; pero tiene raíces más antiguas, como H. Corbin ha sostenido. De entre sas desde las ciue
los elementos que prueban dicho arraigo destaca un comentario alcoránico y concretamente¡
persa anónimo estudiado por dicho investigador 1, cuya importancia reside to y literal; ¿cuálr
en el esfuerzo hermeneútico-filosófico necesario para explicar en persa una térprete. Si un fik
interpretación esotérica del texto sagrado árab e. texto sagrado es F
Los pensadores iraníes utilizaron siempre el texto original del Alcorán y espiritual que sók
La significación r
1Ese1 tratadoquince,fols.20g-2ll,delcódicemisceláneodelabibliotecaSatrid'A1í2703, térprete; pero éstl
descrito por Ritter en 1938; fue copiado el73l/1331. y aparece como anónimo. profundo de toda
(osec 'or
pepre^ el e IerJ se otxe] Ie Jernblens ug 'sop4uas sol sopol ap opunJord
sgru Ie ¿as IBcrp¿J oprlues le as Lunpun as enb eprdrm ou olsg oJed :eleJdJg] 'E\LZ \Y, pF{e§ Éep{
-ul Iep IenIJrdse opulse F ¿pencepe el eJdruers gJes eprle^ uorcucrJru8rs u-I
,{
'ulrldse ns ou ^( olxel lap erlel el repuerdruoJ elrrrrred el olgs enb ¡uqurdse ugrocly ¡ep ¡uqÉ
opelse ep opurE un ue eJluencue es elerdrg¡ul oqJlp enb¡od se operEes oge¡
¡ep sse8exe el e eclJlluerc ecrEg¡o¡r¡ Bcrucgl e¡ ec¡de oEo19¡r¡ un r5 'elerdrg1 ¿un es¡ed ua ¡eilId
-q Iep ¡eqrrrdsa opelse 1e eluorpuodse¡¡oc Ig ¿secuotue se ¡unc? !¡erelr¡,( o1 eprseJ ercuu¡odu¡
-ceJrp Ie se ou ugJocIV Iep op4ues oJepepJe^ Ie B,IS e¡ ered elueruuleJcuoc ,( ocru9Jocle o-usluil
Írse en¡ Bcunu olse tu€lsJ ¡e ered'uerq eroqy'operoi¡u1e an¡ enb sBI epsep ses eJlua eG'oprue${¡§
-orE¡er-ocu9]slq serJueJsunJJrc sBI epsep esJepuelue eqap olxol oqcrp ep ol es sgndsep oru@
-ceJrp r( lernluu oprlues ¡e 'o1ue1 Jod'opuuorJrpuoc eJueruecrJo¡slq 91sa 'o4o upes ordrcuFd e¡s
remb¡enc oruoc 'ope.rEes oryel opol 'ocr3g¡o¡r¡ elsrlr ep olund Ie epseq -urul opecrffi¡s u
¿sosecns selJeurull eueq oprlues gnb? -9loxe opques rm
'uerqruu¡ seuorccu sns ,( ourele se soEol Ie Is o't ,( '¿uuurunq uorcncol sl ¿ Iurprul jpeq un ua
ouJele so3o11ep olrsueJl ¡e esrrn8uqsrp epend oulgc? o'7'¿e¡el.et enb eu.rele
pepJe^ u1 ep olcedseJ oleJcuoc olueruou un ue ,{ upeururelep enEue¡ eun ue
opele^eJ oxe] Iep ugrcec4ru8rs BI se ¡enc? o'1 :e¡uern8rs oporu Iep rczrlelurs
sotuepod anb se¡eqxaluoc ,( salenlxel seue¡qord sol ep r,rs uorcelueserd e¡
ue oprnlJur eq ole opol'I?nlxel elueruBJeru opBues Ie uoc sBlsrruJoJuoc sou
-eru oprs uuq erdruers o¡ed'ordrcur¡d oqcp u¿8aru ou ser,rs serue¡n soT
'QZ'Sg) «€pspren8 uerq BIqBJ eun uo» '(S¿ 'qS) «oprpuorse orqr.I ocBslru ousluerll(}
un ua oprueluoc» Í(7-g 'g¡) «zrqeut ernllrcsg el ue gtse ["'] eqerg ugroJIV tg ["],
-otcaptdtalt4 süI
¡ep ugrcdecer e[
bezze¿-1e pqv, q
-ua¡u BI ep olxet ¡e,( (opee:cur a ouJele ugroc¡y ¡e) so3o1, -r"lTrTr'*;; BJrlsllu q ep eluel
oursqe¡ured un esJecelqelse ecered enb ue serlo sq¡enbu e sulJeletuos ¡u se,( eun O^rtnluefU anb
-e1e seqcrp ep opques Ie oprJnper ueq seruuns soSoloal so¡'oEruque urg -¡ercedse'erqny u
ns oJed'soJgos(xtl
'G,-Z'tü «equrg ugroolv un Ig ap oqreq sorueH ¡or¿lr orql.I ¡e ro¿!» '(g¿ '69) «soc sns ep ellenq E a
-elocer ep oluexe 'eqetg ugtoclg un sg» '(Og 'gt) «erpJoJuosuu .( uorccerrp oruoc -un8es Iep ropez
'opo1 ep uorc?JelJa oruoJ oJqrT Ie opEIe^aJ soruaq áI, '(6I '9) «ecuec¡e sauarnb u
,( sorloso,t B suerlp€ so ¡a rod enb e¡¿d opeleaal oprs €rI oru ugJoJIV etsg»
AJ€1o upfit,-m)et
:esJeel epend ¡9 ue r( o¡und else ue osrce¡d
P rururyq) ¿uI^Ip
ep ¡en¡rrrdse uolffi
,(nu¡ sa rreJoJIV Ig 'opeururJelep ocrJolsrq olueruoru un ue ,( e¡ercuoc enEue¡ srsaluls 3l Js¡uslul
uun ue solrJJsa uglse sopeJ8es solxel so¡ anb eqes oJrJlluerc .ropusued u¡
'ueqetrerdrelur sol oruoo oporu ¡e 'opol erqos 'r( sourruJ?] sns ep soqcnrrr Jrc JIV, 'q u,(usng,( q
ep eruuJ e1 'soua
-npuJl ueqelrseceu souoJoqeJe ou setrua,(erJ sol u uzueuesue e¡ r( uorcucrperd
Iep ousrJelose ¡a
e¡ ered o¡ed luorcelerdrelur e srsr¡gue ns u¡ed aqeru enEue¡ e1 ardruers rsBJ -uurunl egosoúr
$OL AX P tttx sotals sot ap puollo el/osou6 e1 'é
706 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

eterna en él revelada;pero según la situación del intérprete, éste profundiza- ahora, ni ningún
rá más o menos en ella. La adecuación radical es la final del último grado rán es el Logos e
esotérico de lo esotérico. ridad. No se tÍal
Para la hermenéutica Si'í del comentario persa a que nos referimos, el fin llegase aquel:
segundo problema es un falso problema: el paso del logos eterno a la locu-
ción humana es obra del profeta.La crítica histórico-filológica explica la Aún así qu
modalidad del tránsito mediante el análisis del condicionamiento físico del comentario
(material y social) del mundo en que se mueve el profeta. Parala herme- con expresione
néutica §r'í nada de eso tiene sentido; 1o decisivo es el modo de la relación especial interpr
metafísica del profeta con el logos eterno como fuente de la revelación: que se consiguc
quien determina es la fuente, la revelación, y no la situación del profeta; la dimiento agetrfi
psicología del profeta no depende de su situación respectiva del medio so- lación. El gran
cial, sino que pertenece por su propia naturaleza a la ciencia de la profeto- concepción es I
logía. Esto tiene consecuencias muy importantes y eminentemente eficaces hacia el mundo
para la vida espiritual. Así, no hay lugar a un magisterio de ningún tipo; el epifánicamente
sentido de los textos sagrados no depende de la autoridad de la comuni- cerse espejo en
dad, ni de los teólogos eminentes, ni aún de sabios y santos; pero esto mis- La corpodz
mo,lejos de debilitar la comunidad de los fieles,la acrecienta; pues todos y te ella hay que r
cada uno de ellos mantienen una intercomunicación, apoyada en la única tra en el sentidc
autoridad del Libro, por medio del lazo de su peculiar e individual situa- censo de siete p
ción espiritual. que son los pel
El ta'wll, por ta
censión extátiq
del texto revela
b) La teoría de los dos tiempos
que la Sfa cree
Alcorán. Cadar
Más difícil es la respuesta a la tercera de las cuestiones. En los propios
se adecúa con li
textos sagrados hay expresiones que parecen tener un claro sentido tempo-
Por tanto, la her
ral. ¿Cómo el Logos eterno ha podido decir desde siempre: «Oh, Profeta,lu-
cha contra los impíos» (Alcorán, 9,73) antes de que éstos existieran? El au-
tor del comentario no foza siquiera la vieja querella de los posibles
contingentes; resuelve el problema cortándolo y hablando de dos tiempos, a c) Las siete pn.
los que después Simnání llamaría algo así como tiempo exterior (zaman afa-
qz) y tiempo interior (zaman anfi.$fi. El tiempo de la sucesión que aparece en En cuanto a
los textos sagrados nada tiene que ver con eI antes y el después; su sentido es signan un núme
estrictamente esotérico: pos de persona
grado de prqnr
«Aquel que se haya levantado siquiera una vez por encima del mundo material, didad correslxx
liberándose del estrecho desfiladero de las noches y de los días, para volverse deci- pudiera traducil
didamente hacia el mundo anímico, involucionando tiempo y lugar, aquél cobrará da»; correspond
conciencia de que el mundo divino no encierra ni el antes, ni el después, ni el partir para la pe
Ienuelu un oruoc ugJoclv Ie uBJlsenu r( lec4sJur uorc¿ur¡8e¡ed el ured ¡ruud 1e ¡u 'sqndsap Ia IE
e ueuodsrp es ,( epuruull el opuqcnJse ueq enb se¡ecsu sol e epuodser.roc l«up emrqol ¡9nbe 'rÉn¡
-rJep osJeAIoA ered I
-eruell e¡ ep [orqr1 ¡e] se uuroc¡y 1e send» ouroc ;se o8¡u esrrcnp¿r] ererpnd o¡erreluur opunu ¡eP
enb '(1 'gg 'uuroc¡y),t4tp1-,lp ]upt,nQlou ugrserdxe e¡ u epuodserro, puprp
-un¡ord e¡eurr¡d e1 'ugrce¡drueluoc ns ep pepr1rlns el ,( uorce¡ederd ep oper8
ns 'pq4de ns unEes oun epec 'uorsueqerdruoc ns ueesod seuos¡ed ep sod
-nr8 elers sepnc sol ep 'so1lnco soprlues ep op¿urruJelap oJerunu un u¿uErs se oprlues ns !s9n
-ap 'ueroc¡y Iap ocrJglose oprlues o sepuprpun¡ord elers sq ¿ oluenJ uE ue ace¡ude anb u-o
-otp ugutoz) roge
e 'sodurerl sop ep
ugtülv pp sapoppunlotd alars so.y (c
se¡qrsod sol ep
-n€ Ia ¿uurep$xa
-n¡'e1a¡or¿ !O":
'ur¡osodor¡uu uI áp elqerudesur se uJrlneueruJerl el'o1uu¡ ro¿
-odu¡el oppues «u
'ouprunq odn¡8 o eJqruoq upBJ ap oluerrrrJouoc Iep elopul BI uoc uncepe es
sordo¡d sol uA :ser
enb uorcucr¡ru8rs ep oporu un eJrpu sorlaurered solse ep oun upuJ'u¿Joclv
Iep sep?uo1 seuorsardxe suilerJ rod sopucr¿ru uglse e,( enb eeJc u,rs e1 enb
se¡uqrrrdsa sorlaruerud ep erJes Bun ep orpeu rod uefi¡ es opule^eJ oue] Iep
puprpunJoJd ucrrluecuoc ep sop4ues so-I 'perutueünl4 ep €Jrlglxe uorsueJ
-su e¡ ',{er,rru Ie uo, opou o¡erc ue opuorJrluepr epenb 'o1uu1 rod .¡an,u1 ¡g
'ouJele soEol ¡ap oueuÉrJo op4ues
I¿ uorsuecsc el ep sogepled so¡ uos enb -3n1rs Ienpl^lpul e
sepn¡urdse seuorcsnlrs elers uelsxe anb¡od se'sepeprpun¡ord elers ep osuec
-se un ¡od esed uorcu¡edo else rs z( Í¡erelrl oyel lep ocrJelose opnues Ie ue BJl eclurl el ue eper(ot
-eued enb pn¡r.rrdse uorcenlrs BI elu¿rpetu oseco¡d Ie Jrru]sep enb ,(uq elle el ,( sopol sand Bua
-uu 'o1uu1 Jod'ugrcele^eJ BI ep ¿JleI e¡ er{n¡r1suo, Iensr^ uorcezr¡od¡oJ uT -srru oJSe o¡ad lso
'elueuelqrsh opezqeeJ uq es elqrshur ol IBnc 1e ue ofadse esrec -ruiluor 3I ep pEp
-eq enb usoJ Brlo oqoarl eq ou e1e¡ord Iep uru¡e 1e'send'rsy'eluaruecruuyde ¡e Íod4 ug8uru ep
ueJlsenur es enb seJepepJe^ surJuase ssl JrqrJeJ erud olues opunru Ie ?rJ¿q secucrJe elueltr4rxs
e^Ien^ as BJlo r( zezr uun enb 'ofadse oruoJ eurlB Iep ue8uurr e¡ se uorcdecuoc -o1e¡ord eI ap ercu
ulse ap seuorcecr¡druoc sepeJalleJ sul rueqdxe u¡ud os¡nce¡ u¿¡3 Ig .ugrcul -os orpeu tep B^
-eAaJ el ep olrlce ouuSrg'o1uug nlrr;dsg Ie uoc opeorJrluepr'e1ue8e oluerurp u¡ Íe1e¡ord Iep ug
-uelue Ie uoc ¡euosred oluerurpuelue Iep ugrun q elu¿rpeu an?rsuoc es anb :ugl3ele^eJ 3I eP
'guIS uql ep elues urcua8ryalur ';spnb-p ¡be, ¡ep LIs ugrceterdrelul ¡urcadse ugrcelar 3I ep opor
BI u osJnJeJ Ie uoc ,( .e¡u§1u ue.trfy so¡ ua e,( uurce¡¿de enb seuorsa¡dxe uoc -eruJerl eI B¡Bd',E
'ectteuefl ecruglqdoeu uorcrpuJl Bun ep repuedep eca¡ed ouulueuroc Iep ocrslJ oluerursuoF
Jolne e¡ ec¡dxe uc69p¡
Ig 'etre¡ord ¡e rod uorcule^eJ e¡ ep osed 1e 'oredura 'epenb Ise uBV -nJol eI B orrrela
«'e8rrrp os uernb u lanbe esu8e¡¡ ur¡ 1e 'sorurre¡et sot
rod opuenc re8n¡ errpuel enb ozrenu oluerrurJeluore un ep ,send .e1er1 es oN .p¿prr
-elsod e¡ r( peprurelerd z¡ epuerdruoc ,( io¡dos ordord ns ¡od opp¡tuo so3o1 Ie se u¿J operE otupp lep !
-oJlV Ie 'ourlrp Jes Ia eJed ,Eroqe -ezrpun¡ord e1s? ?
["'] seuro¡ op uoroeruJoJsueJl o orqrrreJ u48ulu ru
LOL AX ¡e ¡¡¡y so¡6¡s sol op ptuolto e¡¡osoub e1 '¿
708 lll. Et pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días

de combate espiritual. La segunda corresponde a la expresión Qu'ran kanm en dos o más ¡


(Alcorán, 56,77), o sea: Alcorán augusto; corresponde a los süfíes que, su- Colocar a Ibn
perado el camino ascético, van ascendiendo a las moradas, grados y escalas tí- grupos süfies c
picas del tasawwuf; muestra al Alcorán como guía de la psicología mística. La drían ubicarse
tercera se adecua con la expresión alcoránica Qu'rdn l.taklm (Alcorán, 36,2\, apenas nada al
Alcorán sabio, y es la correspondiente a los sabios (aful al-hikma) qu,e al- después de Ibm
caflzar^el conocimiento científico. Según Corbin, se trataría posiblemente de El pensami
sabios como Ibn Srná en sus comentarios a algunas aleyas alcoránicas. ca de extraordi
La cuarta se expresa mediante la designación Qu'rdn mubln (Alcorán, zación de los t
15, 1), Alcorán claro, y correspondería a los gnósofos ('arifl, que alcanzan a por el paralelis
los secretos divinos; lo conocido, según Corbin, podrían ser los comentarios vel de comprel
alcoránicos místicos del tipo de Ibn 'Arabí y sus discípulos. La quinta se co- cuádruple mod
rresponde con la designación Qu'rán maild (Alcorán, 85,21), Alcorán glo- rosos de luces r
rioso, y sería propia de los amantes místicos ('u"§§aq) o fieles del amor; Cor- ración con el sr
bin piensa que, aunque este grado pudiera atribuirse a al-tIallái, Sohravardí, de la vertiente r
Ibn 'Arabí y tantos otros, acaso el autor anónimo se refiera a Rüzbihán. La fisiología zutil r
sexta se expresa por la calificación de Qu'ran'azlz(.§lcorán,41,41), Alco- cósmicos queo
rán excelente, y correspondería a los que alcanzan la unión extática (mu- Corbin h¿
walrl.ridün = unitivos), a los que se les ha dado la transparencia del espejo, concepción, crl
para así servir de medio teofánico.
Finalmente, la séptima y última profundidad se expresa por la designa- Orgeno nai
ción Qu'rdn 'azlm (Alcorán, 15, 87\, Alcorán sublime; corresponde a la
unión extática permanente en la cual el hombre, al conocer plenamente a su Latrfa qal¡t
Señor, se conoce realmente a sí mismo y los demás conocen en é1 a Dios. LatrfanaE
«Quien me ha conocido, ha conocido a Dios», posible eco del conocido tex- Latifaqa$
Latifa sirr!
to de San Juan (L4, 7 y L9).En este caso, y dentro del pensamiento de la Si'a, Lau'fa rulry
este estado sólo correspondería directamente al imám como Adán celeste e Latifa jafiya
indirectamente a aquellas almas místicas que como espejo lo recibieran. Latifaha+q

2 'A1á al-Davh
3. 'Ald al-Dawla Simnaní dad situada dosci€d
soberano mogol_ dei.
de las tareas mund¡
a) Hermenéutica alcorónica y fi.siología del espíritu volvió a Simnan dm
y resumido el T@
El comentario alcoránico analizado muestra una debilidad dialéctica y blioteca Nacional Ft
da crítica de Simmq
doctrinal considerable. Si en el caso de la solución de problemas mediante to en 618/1221) y t
su destrucción tiene la justificación de ser uno de los métodos tradicionales más amplia y discifl
del imámismo, desde sus orígenes a nuestros días, en lo que se refiere ala ca- algunos problemas d
de la Encarnación, i
racterización de los siete sentidos esotéricos y a la adscripción a ellos de los
connotaciones de la
hombres de vida espiritual, las reiteraciones, vaguedades y posible inclusión cialidad, dando 'm
uglqurel 7q-1qy nqao$ ?qI :oloqurs 1ep ugrserdxe eI ep uglrcnp¿rl eun opuep 'pep11"13
-uelsnsuoo ep oldecuoc Ie osnlcur a ecr191sod¡q uorun'seurlrp "perror
s¿uos¡ad sar1 sBI ep seuorJ€louuoJ
ugrsnlcul elqrsod f
'¡enueururg ep e;8o1ourr1e :salqelou soclSglounurel sopedsu sounEle soplnlcq 'ugrceurecug e¡ ep sol ep so[Ie 8 ugl.
.( puprurr¿ u¡ ep seruSop so¡ i( otrr¡cered Iep ¿apr el oruoc'uuerlsrrc e;Eo1oe1 ¿I ep setualqord soun8¡e -vJ ele eJegeJ es e
eJouo3 'op"Japlsuoc selue orulugue oorugJocl¿ orJelueruoo ¡ep e¡ enb epeuqdrcsrp ,( e¡duru s-eur seluuorcrpeJl sopo
oqrnru uorc¿ruroJ eun erlsenrr ulqroC rod opezr1eue olxal Ig 'rpre^erqos ep Á (fZZI/glg ue ol
-ranur) erqny ul«-p ur6eN 'tuz¡rgm¡ Iap ]JI§ ¡ep ¡enlgrdsa ¿eull eI en8rs áts? '¡upuurr5 ep urr1rro ep eluBrpelll sslllalqo¡
-eu zr¡erSotq eun gc¡¡qnd enb'rpe§ reJJ¿¿'nW prii(e5 ur,r8ag'u?raqeJ ap IsÁlepraC leuorr"N E3elorlq ,{ ecr1c9¡urp WUUI
-lg ¿l ap ¿r0I oeuelacsrru ollJcsnuew Iá uá oprueluoJ IüEuurrS ap ocruetoc¡ensto¡ ¡a oprunser f
opelpnlse Eq IrrqJoJ ored'selrpeut ü€IceueruJed s¿Jqo sns'or¡ntu Á ouesue epuop uEuurIS e grAIoA
'uorceurro¡ ns rrqroer grqep IenJ el elreJnp 'pep8eg ue ?rcuelse serl'seuepunru seeJq sel ep
"un
guBde el enb pqrrrdse slslrc ¿un gl{ns soge orl¿nJrlure^ ¿ruel opu?n3 'ugrl lep lo8our ouereqos
'u!L8rv ep orcr^res Ie grtue sogz ecumb sol V'uereqe¿ ap elsa 1e soJleurglDl soluelJsop ¿penlrs pep
-nrc 'ueuurr5 ep elqou eurur€J eun e grceuegad (gtttlst,t-tSzI/69» ;ugururs el1lree-Ie pIV, z
?pl"Jeruse epJe^ res nl ep peruureqn¡i ¡g e,(¡b¡beq e¡¡ie1 'ueJelqrJeJ ol
etaaldzn-I res u ap sfrsel Ig efgete¡¡iu1 e elseleJ u-?pv o
ollusruv r3s nl ep pl^e« Ig e,(qlt e¡¡ie1
ocuBIg res u ep s?sloru e,(¡rrrs e¡rie1
'eJs ul ap olueluu
Ia -xel oprJouoc Iáp(
olou res ru ep llleqerqv Ig e.(¡qpb u¡¡ie1
. lnzY ros n1 ep goN Ig e-(¡s¡eu e¡¡fu1 'sorc u I? ua ue(lo
olunq suc r3s nl ep ugpv Ig e,(1qepb e¡¡ie1 ns B eluallleuald
¿l e epuodseü(x)
Dtuasatdil ol anb np) apuodsauoc a7 anb o¡a{ot¿ ylns ouo8tg
-euftsep BI rd es
:oJpuns eluernErs Iep uJu¿JJe ¿pru?d ap olund o.(nc'uorcdscuos 'ofadse Iep sreue¡
slse ap peprleldtuoJ 8l seluenbsa so^rseJdxe ue op?zr]elurs uq urqJoJ -nul) ecqBxe rr_o
'sepBprpunJoJd elers selse ep eun ?p¿J uá.{nlr}suoc enb sorrusoc
-orlv '(¡¡'¡¡ tug
sofnlJur sol ep srsllgue Ie eluerpau o', Á 1en]urdse erquroq Iap []ns e-I 'uErIqz4u B u
"rSolorsrJ
el ep souuEJg elels sol ep orpnlse Ia Jod o'g 'Jouelur upl^ ul ep eluerue^ el ep 'rprurrurqog '{p¡¡eg
-sep ugrqruel €lsl^ se 3nb 'su1e¡ord sol ep uorsecns ul ep opl}ues Ie uoc ugrcuJ -roc :Jorue lep se
-eduroJ ns Jod ;Z 'ecllglxe uorsr^ BI ue soprqrJJed sepeeJoloc secnl ep sosoJ -oI3 ugrocly'(IZ'
-opueldse soueuoueJ sol uoc oluslleleJud ns eluerpelu o'I :opoIII eldrupBno -oc es ululnb B.I'c
un ep rueulurs ue BJnlcrulse es {e}ueÁeJJ
lep pnlrJrdso ugrsueqeJdruos ep Iea sorJulueuroJ sol x
-ru Á oporu Ie Á ecrrglose ugrcucrJrufts ap soperE sol erlua orusqelered Ia rod vuezve}le enb'
epvz^telcetec '],I§ ucrlsllll BI ep B-I'so3ru¿Joele solxe] sol ep ugl'cez 6u.BJoclV) qqmil
"urJlcop
'ecrls¡ur p¿prpunJoJd erruurprouJxe ep Bc
-rJorJelu IesrpuJ eun uoc epezl4ew 'ssJrrreJGtII
-llngueruJeq eun eJJerJue rorJu4uoc Ie Jod'¿ ;tugurul5 ep oluorruusued IA ap eluauelqrsdq
'tqety,uql ap sendsep
1u enb (ounpny|o
olfts un opuerqrJJsa 'ocrlsrur osuecsu ¡ep ocmbrsd oseco¡d ¡u ¿peu seuedu '(Z'gg'u.eroc¡¡)
Jrpeue ou Ie ¿3eJ3¿ es ofle v 'sepsprpunJoJd sBru o seJl ue asJecrqn rm]Jp uT ?rrlsFrr ¿Éopq
-od ¡qery, uql a ,(g¡eg-le oruoc sern8rJ iopernluezre o¡eq sa selJr_r§ sodn-rE -I] s?lBcse Á sope.É,
sogerJ B enb ecrlslru uorsuecse ep .ro,{eur opuJ8 un ue EuIS uql u J¿JoloO -ns 'enb saEq§ so[
'uorcesrllsnf ueueq ou Jopssued otusrru un ep sepsprpuryord sgur o sop ue ult»l u?1no Iüio
6OL AX p lttx sot0ls sot ep ptuapo egosoub e1 '¿
710 ttt. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

I
Lo mismo que existe una fisiología del cuerpo hay otra del alma dotada y sentido de u
de órganos específicos. El primero es la forma sutil del cuerpo humano; al imáihí. Para aq
representar la condición humana se simboliza en Adán. El segundo es el laltfa jabrafry
alma sensitiva vital; su símbolo es el profeta Noé. El tercero es el corazón en miento agente I
sentido espiritual; se simboliza en Abraham, inicio de la revelación, como el tica. Por tanto, r

corazórt es el principio del ascenso místico. El cuarto representa el secreto maestro invisiib
íntimo (sirr) y es el órgano del coloquio íntimo; de aquí que su profeta sea del AlcoránleI
Moisés. El quinto es el alma en su sentido pneumático (rul.t) o estrictamente El sentido I
espiritual, por lo cual es lugarteniente Qallfa) de la divinidad y como tal se supremo al quc
representa por el rey David. El sexto es el centro del misterio que recibe la no puede ir má
asistencia del Espíritu Santo y permite el acceso al estado de profeta-nab4 menéuticE pue:
por ello es el Jesús de tu ser, el anunciador del nombre y de la venida del pa- turado por los,
ráclito que es el profeta definitivo. El septimo y último órgano es el centro Alcorán. El prir
divinal del ser humano o Muhammad de tu ser. A cada uno de los lata'if co- literal exotérica
rresponde una revelación diferente con un sentido estructuralmente místico. de a la función
Esto le sirve a Simnání para explicar el ascenso místico, pero también glorioso (Qu'ru
para intentar una curiosa explicación del error cristiano. Simnání viene a re- el grado de des
conocer que el dogma de la filiación divina de 'Isá b. Maryam tiene un pro- modo se expres
fundo sentido místico; pero lo limita al de la expresión «yo soy Dios» de al- el conocimiento
Halláj'. Lo que sucede es que los cristianos hemos entendido materialmente inteligencias aq
la teofanía de María. Realmente el Espíritu Santo se mostró bajo la forma de la esencia verda
Gabriel a María e insufló en ésta el espíritu que hace de Jesús el espíritu de el cuarto y má
Dios (ruh AllAD. Pero esto no lo han percibido los cristianos como arcano. (Qu'ran'azlm),t
La insuflación del espíritu es el misterio del conocimiento espiritual y no la y constituye eI (
materialización del Dios único en la tierra. Para no romper el sentido del se el sentido del
Dios único, los cristianos han introducido las relaciones personales trinita- nitiva para la iru
rias, confundiendo los intermediarios del conocimiento, la voluntad y el po- see el carisma hc
der con la esencia del Creador, la esencia del Hijo y la esencia del Espíritu Fl sentido í¡
Santo porque no han visto la realidad en el órgano sutil del arcano. hacia lo miás hol
La doctrina de los órganos sutiles se completa con otras dos: el cuerpo funciones que Si
espiritual y el espejo. La primera sirve para explicar la conversión esencial waslya. El prime
del hombre en Dios, tafi cara a los místicos islámicos. La segunda la utiliza, tos temporales d
como toda la Sr'a, para mantener la tesis de que el ser sólo pertenece a Dios, del fiel; el tercerr
sin por ello caer en el panteísmo monista. históricamente e
Por otra parte, y posiblemente por la no afiliación literal de Simnání al b. Abí Tálib; y I
imámismo, aunque fuese §i'í, tiene que hacerse la pregunta de la posibilidad imám esperadoc
Ahora bieq,
conoce las interpretaciones jacobita, melkita y nestoriana del problema de la divinidad y humani- norante y perezú
dad de Cristo. En cuanto al pensamiento islámico, no se sale del marco neoplatónico de la Si'a, vis-
to fundamentalmente desde Sohravardí, del que deben proceder las referencias avicenianas; y da- venida, venciend
das las semejanzas, no debe rechazarse un conocimiento de Ibn'Arabí. del hombrg med
else uzuBcle uernQ 'Jes nl ep lpquu Iep ugrJrJude e1 eluerpeu 'erquroq ¡ep
oJluep eJsrxe enb (lg$op) o¡sucrluy Iep s¿zJenJ sBI rs ue opuercue^ ,epruerr -ep ,{ Íseuutuacr ú ss-rxEr
-srir'u,r§ e1 ep ocru-orqfu
eqcrp ousrru rs ue Jezlleet ep Jeqep Ie euau ocrlsJru ¡a Íesozered .{ e¡uurou -ru¿Illnq ,{ pepruu¡p e¡
-3r pn¡r¡cu ¿un se oluaruelrsud ¡pquul Iep eprue^ el ruradse 'uerq eroqy
')pquur o operedse urgtul pup¡rqrsod eI ep e
.q
¡e ue sodtueq sol ep ugrcuunsuoc el ue o^anu ep urup es .( lqrpj ]qV IB luguurrs ap lerá|l
]lV, tugrul ¡au¡rrd ,( uBplser sol ep o¡Bnc ¡e 'u¡qec un ue elueruucrJglsrq
opep ueq es olgs sopou seJl solsg'pnlrrrdse BrcueJeq e1 'orecrel ¡e Í1er¡ ¡ap 'sorq u ecaueped
e¡n8 o pn¡udse orcopJeJes ¡e 'opun8es ¡e Ípepruntuoc uI ep selerodure¡ so1 'eztllfn ul epunEas
-unse sol ep ouJerqo8 ¡e e¡ueserde.r prodruel o]errecr^ o o¡eu¡ud 1g 'uÁrSem IerJuese uolsJe^u(É
,( er(qem'e¡e¡r[:ueurr Iep Ieepr euofelec e¡ u e,{nqrrlu }ueuturs enb seuorcun¡ od:enc Ie :sop sED(
sBI uoJ uorculeJ ue u€lse sopou sns 'uorcecr¡ruErs ns ep opuor{ sgru ol ercuq 'oueil"f
osuecsB ep €euq eun ue ¿uoleJse es opele^eJ oJql-I Iep ou4ur oprlues IE qrr;dsg Iop
'urgurl Iep ocrlngueruJeq elusrJBc Ie aes "rrue§
-od 1e ,( pelunlo,r
-od ,{ uolcun! elez;tleeJ oporu e}se ep enb 'ecr1g¡xe ugrcu.rrdsur u¡ ered e^r}ru -elrurJl se¡euosrad
-IJep ecrlnguaruJer{ el ep Jopeuop 'elqrsrlur JorJe}ut oJlseuru Iep oprtues Ie es Iep opques 1o rad
-repue;duroc epend elFrII alse opezueclv'o^DrurJap eluerJo 1e er(n¡rlsuoc r( e1 ou ,t leUurdsa r
oJqll Iep eJperu o ouJele odrlenb;e Ie ue opeJJeJue Blse enb'Qupn, ugt,nj) .OUEJJU OIUOJ SOII
elulTqns u¿Joclv Ie uoc epuodserroc as oporu opu^ale sgtu ,{ ou¿nc Ie ep n¡rr¡dsa Ie s-nsaf
'etrueur¡eurg'Jes n] ep peunueqntr{ Ie rod opuzr¡oqruls (erapepJe^ erJuese BI ep BruroJ e¡ o[eq g
ap ouu8rg) otlfobot¡1o totliot ou¿8¡o Iep orpeu rod,( sucqe8uu sercueEqe¡ur eluelulurJelelll opIF
se¡,{ souurrp solnqrrle sol ep opunu Iep oJ}uep ope}se ns ep o}uerurcouoJ Ie {B ap «sor( Áos o
e¡rrured anb'(tuttoy upt,nrt) olsnEne ugJoJIV Ie eluerperu ¿sardxe es oporu -o¡d un eueB ueÁ
reJre] ¡g leqrrrdse erqruoq Iep sellns soue8.rg sol ep ollorresep ep opurE 1e -eJ B euera ruguur-
u43es elqulduc ocrJelose opques 1a epuerduoc enb '(pl{out upt,n}) osorrolS ugrqtuul ored'o:g
uerorlv p epuodserroc opour opunEes IE 'eJIIe[ Iep Ierrucra uorcunJ el B ep 'oc4slrr alueuleml
-uodse¡roc ocrreloxe oporu etse ep ugrculerdreyqeyiQryo2) ecrrgloxe pJelll -ocl?,Qiol sol eP tx
ercuer¡ede e¡ rod opelueserdeJ JorJeJur oper8 le se opotu ¡eur¡d IE .uBJoclV oJluec 1a se oue8ro
Iep soporu oJJBnc ue Jrrunser sourepod e¡ ,( ise¡4ns soue8rg so¡ rod opeJn] -ed 1ep eprue E e
-JnJJSe Ipns odJeno Iep se^eJ] u egosodortue elu epe8q glse 'sand ,ecr¡ngueru jqou-ep¡otd ap o
-Jetl e'I 'oJrlu?]nu ;peurueqnru Ie sa ezuer¡u u1 enb ¡e ig¡e sgru Jr epend ou q eqrcer enb o¡rar
Iplcuese peprleeJ eJlsenN 'saJqruoq sol esJeuruecue ueqep enb ¡u oue¡dns es Pl oruor Á pepg
eluozrJorl Ie se selenlr¡rdse sol ep Jes Iep ouhrp rsenc .( Ilns oprlues Ig elueu¿tcr4sa o ({
'orusrle¡ord ¡ep ¡euosred JorJeJur Ítolreztleet¿I B e^ell el ueJoJIV
Iep ees e1e¡ord ns anb
oclrelose opques Ie ocrlsru I¿ Jerlsou p enb '(1qto? pp¡m) e¡qrsrzrur oJlseeru oleJces 1a u¡uasan
else e surc¿¡8 BlceJrp pep¡¡un¡rrdse eun ep pep$qrsod e¡ equc ,o1uel Jod .Bcrl Ie oruoc'ugrcqaaa
-neueruJar{ u¡ ep ¡a8ue Ie se IerJqBC elsg'rbersr ugosouE ul ep elue8u o}uerru ue uozBJoc Ie se o
-Ipuelue ¡eEug ¡a :Bes o 'las n1 ep Ierrqeg 1eEu9 ¡a ¿r¡es enb ,oSp,ptqo{ ot1jo1 1e se opun8as E[ :
eperelle ocod ,{ ¿^u}co eun u eJerJeJ es BruelqoJd e1se Je}euoca uJ¿d .rru¿rur ¡u Íoueunq od¡am
1e,(e¡um el ¿ uorsruar e1 eseÉrxe ou enb pn¡rldse er{epm sun ep'oprlues ,{ upelop urqE Iep u
ll¿ AX ¡e so¡6¡s sol ep puqn e¡¡osoui .Z
¡¡y e1
712 tlt. EI pensam¡ento istámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

grado acumula en sí la luz del imámato y ta luz de la profecía; y su yo teofá-


nico se convierte en espejo de la divinidad y es el bien amado de Dios; por-
que 1o que Dios ve en ese espejo no es nada distinto de 1o que El es en sí '5-§
mismo. 't, §

üt
b) Microcosmos humano y cosrnología universal
t\§
§
La anterior concepción es posible porque el hombre es un reducido y
complejo mundo: un microcosmos compuesto de tres cuerpos: 1.o el terres-
tre material perecedero,2.o el de gozo imperecedero, y 3.o el de resurrec- 6
ción. El primero se forma mediante la atracción de la partícula inicial sobre ao
OE
los eleméntos materiales terrenales, que son necesarios para el desarrollo €q
do
humano; el segundo, mediante la atracción del alma, que rije al cuerpo mate- o!¿
rial, sobre las materias sutiles del mundo elemental; finalmente, el día de la .S§ =t
gran resurrección, el espíritu atraetá los átomos dispersos del desaparecido =o

óuerpo. En el cuerpo de la inmortalidad los órganos sutiles se constituyen en S: dd d
profetas de su ser. oo NE o
d6
óQué es lo que en esencia consigue el microcosmos humano
ascendien- § JJ ¡-l trt
do en la escala de la interioñzaciónesotérica?: la última concepción de la su- d+ Y;
prema realidad o realidades metafísicas primeras, a las que llama awwalryat. (J

be acuerdo con la tradicional concepción neoplatónica, más allá del uno §,=
primero y del primer intelecto, se encuentra el uno absoluto, que es por su §,^ 6
propia esencia el único solitario (al-ahad), al que sólo se puede llegar por la -d
Elr¡ o
luz del nicho de la profecía. Corbin ha sintetizado las relaciones cosmometa- ts
\¡ (J
físicas en el esquema de la página siguiente.
El uno absoluto se manifiesta por medio de atributos esenciales (ser, ll
6

vida y luz), lo que constituye el primer descenso. El segundo se realiza por s


E.
los aiributos inmanentes de la vida, por los cuales es el primer conocedor, el a_

primer conocido y la alegría de ser conocido. El ser divino presenta cuatro d


o
áimensiones de inteligibilidad: el conocimiento que el ser divino tiene de su ,.o
o.
ser por el que recibe el nombre de viviente; el conocimiento de su perfec- tu
d
ción, el oyente; el conocimiento de su belleza, el vidente; y el conocimiento o
del secreto de su glorificación, el hablante (logos). El tercer descenso es el .§ o
F\ o
movimiento en que los estados divinos se convierten en operaciones o teofa- (/)

nías; por eso se les designa como atributos lumínicos.


o
La teofanía tiene también cuatro dimensiones de inteligibilidad: se J
r¡¡ ú
conoce a sí misma (conocimiento), conoce 1o otro (voluntad), es conocida o
ú cl
por sí misma (poder), y es conocida por otro (sabiduría). Por el primer co- §§ l¡l q
f¡¡
nocimiento separa al mundo creado de la multiplicidad. El primer paso U
r
+{
o
o
os?d reruud n P
t- >, rn<
CEi § -oc Jerurrd Ie rod'G
?C) 2.fr
r¡ i, §-
2X FA ¿prJouos se'(pslunl
-E
- o-
a i- §
es :p€prTrqrE¡a1u¡ a
o o
a) io v) -uJoel o seuorJerdo
o 6 §6 o Ed ,q;{
5
d o d FSro' t'\¡
so ln p o- § Ie se osuecsep JeJJe
@ @ .-, g. 3- P @
fó o o 3o = oop
§ D \i oluallmcouoc Ia i(:e
E o 5<
:1 p @Á -reJJed ns ep oluer-u
@' er o.
g o du §
ó o ns ap eueu oul^rp J
-'
o oJlBnc elueseJd oIr
o ?
P
(JopeJouoc Jeruu
a d '! Ie
p o A
P E. :+ rod BZIIBoJ as opunÍ
E
- 5 §
o p 'res) seprcuese sorl
o.
o
rl§ tr' jW rl Fr
>\' §
o -BlaruolusoJ seuorE
z ¡ú s' F;$ p s3§ §
o^ p- uI rod re8e[[ ePend
§
F1 v§ ó
(¡)
a' E *:. ns Jod se enb'o1n¡o
§
l. tr-§ oun Iep glIE s9ú ?
V)
P a) 'lg&1r,(vt/vt0
Bruql anb
E
ul
i- Pi- §) §) !p !e: P §, §) § !p Pi i !D§)i -ns BI ep ugrrdeJuoo
z tn >rn t. ln t-- t- l- r. |.¡'¡.
p
r. pr< § §p ln p p !: §t- t-- p ppp -uerpuesse oueumq
É F :l ñi' § o
!- !r o § !a o o N
oo o g
P @ p § pp
o- =.h = D§ is
o sb" oc ci o oó ue uaÁnlBsuoJ es §
tt p 2= o o E
o ts E^
rn ts p o oc i!E oplcered¿sep lep so
A- -a' :. É
o §¡.
o o=
pá + o- *5 §§- ul 3p ?rp Iá reluelrr
r p /ñ o o É xo
§ o
o
@ op o§
(A
-el8ru od¡enc P afIJ
o
? o-
ollorresep Ie ured
z o E io BO
o o eJqos lercruI ¿InJFr
i p
z -ceJJnseJ ap Ie o'€
-seJJe] Ie o'I :sodJafl
ln r.
p t- rn -l
Fd § Fó o ,( oprcnpar un se a
§ §l N
o o o E+

)+d p E B.
@ § o =t
@ a.
z o @
Eo' p o @ o o r¡ ii :i:
o @ 3 =E
o- üq o 0q 0a úq @
mx §g
o o @ o o ox
o
o o g o o =o
o!
@ §.§
N
p o o o
o o o oq s§.
o o p- rs ue se enb o¡
o o § If
o -rod:sorc ap opmr
-gJoel oz( ns ,( :e't¡e:{f
eLL AX te ilX sotols sol ep letuotro ellosouf el 'z
i$'

714 lll. El pensamiento íslámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros dlas

creador o realidad pdmera lo representan: el cálamo, el tintero, que es el es-


píritu (rüh), la tinta, que es la luz (nür), y la tableta, que es la inteligencia <.........-
('aql = noüs). El cálamo manifiesta el conocimiento; el tintero, la voluntad; la
tinta, el poder; la tableta, la sabiduría. Finalmente, la inteligencia produce las
formas epifánicas o sustanciales (fiawharlyal), que son las protosustancias de
la cosmogonía visible.
En el desarrollo de sus ideas, Simnání parece seguir el modelo de Sohra-
vardí de origen aviceniano, aunque introduce pequeñas modificaciones. La
inteligencia, en su primera intelección, entiende a quien le debe el ser y da
origen a la sustancialidad del alma del mundo; por intermedio del cálamo
emite esta alma; por una segunda intelección contempla su ser y emite la for-
ma primera; por la tercera, la materia prima, al concebir su indigencia; final-
mente, por «consociación», produce el primer cuerpo, correspondiente al
primer cielo o cuerpo de la materia no corruptible. Así, la esfera de las esfe-
ras o primer cielo es el primer cuerpo en el descenso del ser y el noveno en
el ascenso, formando algo así como el cascarón del huevo cósmico que con-
tiene todo nuestro mundo, con los cuatro elementos y las cuatro cualidades
elementales.
i,
1 El orden del desarrollo cosmológico se ordena en tres grupos: a) grupo
li de las realidades esenciales simples (las cuatro realidades primeras), b) gru- J
¿
i:
i, po de las realidades relativamente simples (las cuatro sustancialidades), y N
c) grupo de los compuestos, que pueden serlo de sustancias celestes sutiles z ¡.il§
invisibles (ángeles motores de los cielos) y visibles (astros), o de compuestos ú N§
I

{
ti elementales. Estos últimos pueden estar formados por un solo elemento o -§
rrr §
li por los cuatro, como en el caso de los entes terrestres. La aglomeración con F!
H
I
sólo el fuego produce los genios (itinn); con la tierra, el reino mineral y el ve- z ÉZr
getal; mediante el influjo del cielo de las estrellas fijas y de la esfera de las es- trt
rY1 rS

z
feras, el reino animal;y bajo el influjo de las fuentes, más allá de la esfera de Fr
,l
las esferas, el hombre. t!
En el hombre los órganos sutiles (la¡a'ifl se producen por un complejo
sistema en el que intervienen un influjo constitutivo predominante y otro
constitutivo secundario. Su complejidad, bien que extraordinaria, representa
una variante mística del sistema aviceniano estructurado por Sohravardí y
queda perfectamente recogido en el cuadro de la página siguiente tomado
del estudio del profesor Corbin, en el que sólo he introducido un cambio:
colocar la columna de los órganos sutiles junto a las fuentes de las influen-
cias constitutivas para que se aprecie mejor la relación.
oJrws9J o^lrnH'ra(I vuruTo^Nrr
(otueueu:tg = 15¿¡;¡)
svuildsll sY'I ao vutHsa v'I
-uenuul sBI ep seu
(qqet e¡ = i¡no7 P)
VIJNACITIINI V'I :orqrrrBc un oppnpo
op¿Iuo] elueln8ls
,( ;prezrerqo5 rod
vIunGsvs ulueseJdeJ ?ueu¡p
osNq)sgo üg)ügJ oJlo Á elueIIIIIIope¡
ofe¡duroc un rd É
(e¡ue1ge1¡ 1g)
ln
SOCOT rr ep eraJse BI ep 9IlB
OSNfl)SgO OONN)qS É
z'l -se sBI ep ¿reJse E
2! z
§' ,0 -e^ Ie Á IeJeurtr ou!
=
l!< .ú <o :lP
s.a s- ¡! uoJ uorcsJauolSB
§ Lll
b- o, lIl o olueluele olos r
OSNq)SZO ÜSWN¿ "-z §- F! sotsendruoJ ep o (
§N
Zrnvl §- rr
(J -'F ? sel4ns selseleJ sErI
F CVCINO V'I gC OINNd
z N ,{'(sepep¡¡erclrulsrt
U) (VOAY.I) ? -ru8 (q'(serau-ud
El
Pt ZÉ-
.a1 OVCIJINN V'I !I( OINNd
lI]
odru8 (u :sodnÉ sa
z - g]
g>
AS (uas rs)
ú
o.
có: ao VISNIISAV'I gC OINNd sepupqenJ oJlBn, s
rs <El
H -uoc enb oJrrtrs(x, (
drs
U ñq ue oueaou ¡e ,( ras
IJT F
Z -eJse sBI ep
F (e1uer,rr,r IiD VqA
J \ / "reJse
E] $stNZNVwNil ----------:> Ie eluerpuodsar¡m
VOh gO SOJNqIÜJV -¡eug ÍercueE¡pur
-JoJ uI elllue ,( ¡as u
OTNIIITIJONOJ oruel9J Iep orparlr
KottltsNwil ----------------
/
so)rNIwnT solngrvtv
up ,( res Ie eqsp at
1
u'I 'seuorceJlIlpm
-Brqos ep olepoltrE
\ on[v'ryJ /
SWqWIÜ¿ Sq(NOIWqÜ
ep serJu¿§nsolord
se1 acnpord e¡auafu
\ OSUAAINO'Ig(IYW.IV / e¡ Íp4un¡o,r e¡'oro¡
^ (ouor¡) s;y, erJueEllelw q se t
" svouvNns-oJoü¿
-sa Ie sa anb'orry
gll AX ¡e ¡¡y so¡6¡s sol op ptueuo e¡¡osoud e1 'Z
716 lll. El pensam¡enta islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

4. Haydar Amolí en la doctrina d


Si'a que se lim
a) El sentido de la gnosofia §i'íes, del mism
deben ser ooosi
La obra de Haydar Ámolí 3 encierra una gran importancia, tanto por re- aquellos a los q
presentar el eslabón entre el pensamiento iraní de los siglos xu y xur y el zón probado» (
renacimiento safaví de los siglos xvr y xvrr como para comprender las interre- olvidado sus rar
laciones entre la espiritualidad §i'í y la süfí. Su propia obra demuestra que imámología Su
dicho problema se presentaba con una realidad insoslayable. Por esto en sus esta situación, d
escritos lo afronta inmediatamente. Su respuesta es obvia: h Si'a es el esote- de los süfíes qu
rismo del Islam, su auténtico sentido. Por tanto, la rau de todo auténtico olvidan la imáor
pensamiento y de toda vida espiritual hay que buscarla en el movimiento §i'í,

3 Sayyidt{aydarb.'Alíb.Haydar'UbaydíHusayníÁmoli (720/1320 aalrededor de787


11385)
b) Laintcrpm
procedía de una noble familia que se consideraba descendiente del grupo busayní. Su biografía
puede reconstruirse bastante bien gracias a dos relatos autobiográficos: el que inicia su obra Tafsír La base do
'ffiníy el que aparece en el prólogo del Nass al-nwús. Estudió en Ámol, Astarábád, en el Jorasán, esoterismo imá
y más tarde en Ispáhán, en especial las ciencias filosóficas y teológicas. Hasta los treinta años llevó
una vida brillante, llegando a ser ministro del soberano del Tabaristán, Fajr al-Din Dawla Hasan, mila e interpret
de la dinastía Báwandiyán, que reinó en el Tabaristán durante siete siglos (45/665 a75017349) oriental es un b
l y cuyo origen Haydar Ámolí remonta hasta la dinastía sasánida. vertirlo compar
t'
Cuando tenía treinta años experimentó una crisis espiritual que le condujo a la renuncia a su
';
t carrera política y a sus ambiciones mundanas. Abandonó posición y bienes; se vistió la jirqa sufí e
llano por Asín
q hizo la peregrinación a los Santos Lugares de h Si'a en Iraq, y a Jerusalén, Medina y La Mica. De Corbin. El prin
vuelta al Iraq, pasó allí el resto de su vida escribiendo sus memorias y obras extensas. En Bagdad Fu;u; de Ibn'Al
estudió con el §ayj Mawláná'Násir al-Din Ká§ání (muerto en755/1354) y con Fajr al-Mubaqqin le fue comunic
(682/1283 a 771./1370), hijo de 'Alláma Hillí (648/1250 a 726/1325), que había sido discípulo
de Násir al-Din Tüsí y de Katibí Qazwiní. Fajr al-Muhaqqiqin le concedió la iyáza el año 761/ mequíes y md
1359-60. santos imames ¡
Su obra escrita fue muy extensa: treinta y cuatro obras, según su autobiografía; sus biógrafos 'Alí b. Abí TáI
agregan tres o cuatro títulos más. De todas estas obras sólo se conservan manuscritos de poco más
de media docena. Los manuscritos de seis de sus obras, estudiados por Corbin, en caso de ser edi-
creencia en el o
tados en volúmenes en octavo, ocuparían unos veinte tomos. De ellas deben citarse 1as cuatro prin- ción, Haydar i
cipales: como buen Sfí r

profecía, pertetr
tami' al-asrar wa manba'al-anwdr (Compendio de los secretos [esotéricos] y fuentes de las lu-
ces), ed. por Corbin y O. Yahyá en el vol. La philosophie shí'ite.l.Teherán-París, 1966.
mer imám'AIíl
Fí ma'rifut al-wuj,ud (Acerca del conocimiento del ser), ed. por H. Corbin y O.ya\yit, op. cit., ocultado es eI s
ed. cit., II. la concepción r

Tafsír 'irfaní (comentario místico [del Alcorán]), mss. en Najaf y Qomm, estudiados por cor-
b. Maryam,Jesr
bin. Según el testimonio de su autor, a esta obra en siete volúmenes le dio el título de al-Muhít at-
a'zam wal-tawd al-añamm fi ta'wíl Kitab Allah al-'azíz al-muhkanxEl supremo océano y la montaña
cumbre acerca de la hermenéutica del precioso e inquebrantable Libro de Dios. «Este comentario
-escribe- es para nosotros como el Fusüs al-hikam para el §ayj Mully-l-Din b.'Arabí y como el A1- c) Lasvkiona
corán para el Profeta.»
Nai,s a!-nu;u; fi tafsír al-Fusw al-hikam (Texto de los textos en comentario al Fusüs al-bikam
[de Como en d
Ibn'Arabí].
acompañado ú
Jes ue elsrsuoJ Jolea oÁnc 'sucr¡gge seuorsra salueuodurr op opeueduoce
glse lloulv rep,(eg ap oluaruesued1e 'Iqe¡v, uql ep osec Ie ue oruoS epl ueryq1e §g§n¡ ¡e o¡
{V Io ouror ,( lqe¡V, qq
sn)uarya sauowtt sr,7 (c
oII€JUeIrrOJ elsg» 'SO)¡(T
eg?luolu e1 i( ouuaco ou
1o lQn¡7y1o ap olqp Ia
3eJBzeN ep srrsef 'ruezfte141'q -ro3 rod soperpnlse "u
pq, e1e¡ord Ie ue oiles ¡e1 olsend elqeq enb ;qery, uql ep uorcdecuoc e¡
rezeqcet enb eueq'o1uu1Jod'eueleruoqeru er(e¡u.,r ¿l op olles Ie se opullnJo 'tgc 'do ![\e¡ 'g d qq
'9961 gEd
IIX urgrul ¡e ,( ¡esre,rrun e,(e¡em BI ep olles ¡e se q¡gf ]qv 'q ]lv, rugrul reru -nI sel ep seluen¡ i( [soc
-rrd ¡e oEenl Íouerurceponp ouerperurueqnur olerugul 1e eceueged'e;ce¡ord
el ep oursrJeloso Ie 'e.(gprvr uI ep ollas 1a enb elueueruJrJ eeJc LIs uanq ornoJ
-ur¡d orlenc sel asrqn rÉr
:ullnJo ou enb eurelqord e,ru¡8 un uoo eJluencue os llotuy rup.(e1¡ 'ugrc -rpa Jes ep osec ue h¡q¡
-elrrurse ulse Bpez{ea¿'}JrlS olueruhoru Ie opo} ep },Is ueEr¡o Ie ue uroueeJc sgru ocod ep sollrJmrrztu
el :¿uerc Bcrrglslq eseq eun euerl ou o,{ode opun8as Ia 'qllgi }qv 'q }lv, so¡er8grq sns legeÉo¡qq
tugtul ¡erur¡d 1ap ,( urulifg ep olperu .rod e1e¡o.r¿ ¡ep epeco.rd soluerul solu¿s
/Wt oge 1e ezp{r q or
sol ep ¿urJlJop e¡ 'eged ns ¡od Írsn¡epue ocrlslu Iap seseulperu ,( sernbaru opd¡csrp oprs u¡qeq aú
seuorceleleJ sBSoruBJ sel ue peruruuqn¡41 ele¡ord ¡e rod Bpuclunruoc ery el utbbuQn¡411e rfe¿ uor i(
enbrod 'Irugul orusrrelose ¡e elq¿ncepe elueruelcapad se;qe.ry, uql ep §fiin¿ pep8ug uA'sesuaue su
e( 'eoatrAl e1 Á eu¡pe¡¡ t
Iep ¿urJlJop BI :olcerJoc sa uorJelardre¡ur ns ep o.(ode ¡eurr¡d Ig 'ulqJo3 a ;¡rl§ ebrrf EI grlsra as:se
;od sacuer¡ Ie soprgea ',loruy rup,(ug ep sol uoc 'sorce¡ed ulsv .rod oue¡¡ ns u ercunueJ e1 e o[npur
-els¿c p soprcnp¿r¡ '1qe.ry, uql ep suint Iep solxel so¡ opuereduoc olrrue^
-pe epend ulsrquJ" ou Jolcel le Írqe.ry, uql ep JopeJouoc uenq un se pluerJo Gvet/ost e 99919t) s
'uese¡1 elzl\uq ulc-Ie &j
ropusued ¡e 'eun8¡e epnp urs'IqeJv, uql ep oluelruesued ¡e elardrelul e BIIIU o^eil soue 8luleJl sol EIs
-rse oruoJ oporu reqnced Ia ue ;Iour1¿;ep,(eg eJJuencue el lruerur ousrJelose 'ugserol' Ie ue'pgqEr6\l
¡u ¡nrruruSel lep pepllun¡r.rrdse ul ap ugrccnper BI ep leulrlrop eseq uT usto¡ etqo ns zrcrur enb¡
ur¡erSorq n5 '¡u,fumri o
(q Getl/tSt ep ropepaqrr
Jqotv, uql ap ousotteu lap ugrcolatdtaru! 07
'y,19 o¡uerunaoru Ie
'ey8o¡oureurr q u€prllo ocrlu?]nB opol ap
n uurce¡dsoueu¡ ,( ue8r¡o ns ap srJuerJuoc eI oprpred ueq enb ser¡p§ so¡ ap -elosa Ie se Er
,( ¡narure§4 Ie ue]eqtuoc enb se;,rg sol ep JoJJo Ie opueJlsouep 'uorcun¡rs ulsa "tr§ -el(
sns ue olse Jod
elueru¿c4celerp Jrrulsep ue gJrlsrsuoc 'o1ue1 ¡od 'uorcuelq nS 'er8o¡oureur enb erlsenruep aq
¿l ap Jrpurcserd ¡e oluerruesued ns opue¡rlmu 'se¡eur8rro secpr sns opepr^lo -eJJelur su¡ repuanú
ueq anb aluerrrelos i(uoqo¡tunru unu.nLu-l-ott oQfoboqp w,1g) «opeqotd uoz
¡e ,( ux,( nx soB-ts
-BJoc ep se¡er¡ ,( eJepepJe^ e,I§ ep eJqruou Ie Je^lo^ apand snb so¡ e so¡enbu -a¡ ¡od otue¡ ?rlüq
uos se¡¡q§ sol» 's,¡5 BI ap soJqluetur soutl;8el oluoc sopBJeplsuoc Jes ueqep
¡entrurdsa ousrrelo§e Ie ue^ra,( uesuerd enb se¡¡{r§ sol oporu oursrru ¡ap 'sa;,rg
sorrluglnu uos ou 'ecueloxe '¡e.re1q peprsorE¡er uun e uelrru¡1 es enb e,rg
BI ep saJqluoq so1¡enbe enb ¡en8r IB'IsV'seruurur solues sol ap eurJlcop BI ue
Ll¿ AX ¡e ¡¡¡y sq6¡s sot ap tetue\o eyosoub e1 '¿
.BF--

718 lll. El pensam¡ento isrámico desde tbn Jatdún hasta nuesfros dias

una prueba perceptiva directa del conocimiento espiritual. Las visiones de


La tercera
F.raydar Amolí son tres: la primera le fue concedida en Bagdad el año 755/
raldas en las q
1354;la segunda, en el Jorasán, siete años después; la terára, en época ná
uno de los cinr
datada, en la ciudad de Karbalá', en el santuario^ del príncipe de los *ártir"r,
vozle dijo:,.Es
el imám Husayn b.'Alí. En la primera vio en el cielo una figura cuadrada
con su arrepentimir
catorce círculos tangentes exterior o interiormente, cada ur--o d" los cuales
te_ reconocer a f{
nía inscritos los nombres de los «catorce inmaculados» (Muhammad,
Fátima son para Dios r
y los doce_imámes);los círculos eran de antllapizlázuli y los'nombres
en oro térica. La confi
L^oJo.Pi el texto del gran círculo interior (la visión fue tán fuerte que t{aydar como el recofi
Amolí la reprodujo en la introducción a su comentario al Fusus),-setéía'que
turas; el fiel pur
dicho carisma era un testimonio contra la concepción de rbn,Áiabíqu" hu_
o sobre las cria
bía hecho de Jesús el sello de la waláya. por tantó, dicha visión tenía por
ob- piamente habla
jeto refutar con tan fácil argumento la doctrina del místico
andalusí. derse de modo
La segunda visión (749/1347) la recibió mirando al cielo, en el que vio
la laysafi-l-wg
un rectángulo de lapiz_láaulide diez por cuatro codos, en el cual apárecían
tres nombres:Alláh, Mulrammad y'Alí. Esta vez no fijó la figura poi escrito,
pero dice que el rasgo final de la última letra del ro-br" ,A'íí (e; araae
se,prolonga hacia abajo hasta formar la primera letra del nombre ¿e aiuú
yaj 5. Sa'inal-D
(allfl.Po1otra parte, la primera letra del nombre de Muhamm ad (mrn) se co-
rresponde con la última letra del nombre de Alláh (ha), y la piimeía
La situaciór
letra parece aportar
del nombre de 'AIí ('ayn) con la última letra del de Muhammad síntesis espiritl
(dal). como el texto dice que los nombres de ,Alí "b*6rá y Alláh constituyen una con el misticisn
sola forma y el término corresponder no es claro, apoyándome en las
deco- Corbin podemc
raciones caligráficas alcoránicas me atrevo u ..rg"rir la siguiente figura:
hání (muerto en
Enla Risah
los siete sentido
tudiar siete tipor
los siete sentido
ristas y tradiciol
platónicos; los ¡

a Sá'in al-Din "Al


menistán; varios de I
Sadr al-Din Abü Md
co; autor del tratado
Quien conozcala caligrafía decorativa islámica acaso no encuentre dema- absoluto (ed. ütognf
siado desacertadami interpretación. El simbolismo de la figura nuestro autor, vivió c
es el siguiente:
los tres nombres indican la verdad esencial muhammadiu.,? cer por sus ideas ffft
que se re_
vela como Alláh, se manifiesta exotéricamente en Mulrammad "i"rru,
y se interpreta
cretos de la oracióq ¡
tarí. Corbin ha estnd
esotéricamente en'Alí. Por tanto, la waláya está religada directamente Dep. de mass. irarúc
a Dios.
'Gt-SZ 'dd'6¿ 'ru4u sotuurt'sseur ep'deq 'sor( e eluaurslJar
Iap oeu€lecsrrlr 'sut) nruob a-bbn¡ at-o1pn¿ ope¡nlll es¡ed ue o¡ncs4do un op?Ipnlse 3g urqroJ ']rel elerdrelur as Á pur
-slqe§ ptrurr{?I I epzgü l-uD§lo) Ie.(;qer¡¿, uqlepum¡tr¡1o srysnl Ie gluellIoc .( Íuorce.¡o el ep solerc -eJ es enb ?u¡ela s
-as só1 ,( se4al sel ep ercuerJ eI eJqos sop€ler] orqrJcse so¡erSgrq sns ur-r8e5 'ser,Is s¿epl sns .¡od .¡ec
-ered ¡e 'sercer8sep sesJelrp grceped Á'uepeure¡ ep o[q 'Eur{gs ep sodruerl ua oI^IA '¡o]ne o¡lsenu
:eluern8rs Ie se eJn8
'o1eru n5'¡our¿.rzp,(eg rod opezr¡1n en¡ enb '(SA¡1lSt€,1 'ue:eqe¿'ecr¡9r3o111 'pe) olnlosqe -?ruap aJluenJua o
res Ie ¿rcuq rolcnpuo3 orüsrelouol tr 'bq1inru1n pU{n,H-{ pt,!útob1o plqno¡ opel€r} 1ap rolne loc
-[s]rrr ropesuad un en¡ f ,r.rx o¡8rs Ie ue gI^I^';ugqed§1 ;pue{n¡ e¡:n¿ peuureqn4 lqv u161e rpe§
'olenqe nS '^x IE ,trx so18rs sol ap solrouedar so¡ ue uece¡ede sorqueur sns ap soIJeA luglsrueu
->lrnJ Iap ¿r¡uur8r.¡o ],Is ¿llFueJ eprn8utlsrp eun E grreueued ;ugqed§1 e¡rnI llv, uICl¿ uI,gS i
(odnJ8
erJes el z( irqery, uql ue ouroc o¡os un ueruJoJ selJr-rs sol lsocrugleld
-oeu Á socllgledlJod so¡osgp¡ eJlue en?ullslp s?ndsep :selsruolrlpeJl Á selslJ
(oJruBJoJIe
-nf :socrJgloxe sodnJ8 sop opueÁnlJur olxel Iep sopquas alels sol
ep oun epec e uepuodseJJoc enb 'pnlce¡e¡ur elcuelcuoc op sodll elels J¿Ipnl
-se Ie se slla ep elueuodlul sglu 01 'ueJoJIV Iep soclJglose sopllues alels sol
ap ugrcrperl el uluelllor rolne ls bunl q ap u9lsoldxa o7 ap Dps!Ü uI uE
'r \ZVtlOtS ua ouenru) pgq :urn8g etue
-ed{ e>pn¿ }IV, uI61-F ul,gs ep ernAIJ BI ue olrecouocer soluepod ulqroJ -oJep ffil ue eIIIopu
ep sorpnlse sol s ssrJsJD 'IqeJV, uql Jod ¿pInlJuI e,I§ el ep oluslcllsilu Ie uoc eun ueÁn14suoJ rlE
rpJ¿^¿Jqos ep o^Il¿uflunll e oueluoJl^e oruslleJculs Iep IurulJldse slseluls peruueqnl4l ep 3r
ul Br,ruquo] 'Arx olfts IB olcedseJ pepe^ou Frcedse ¿unSulu Jsuode eceJed BJlal eJerrrrJd e¡ Á'
ou Ax olSrs Iep pBllur ererrrlJd ul ue }uerl olueluesued lep ugrcenlls e'I -or es (uru)peww
q9llv ep erqrrrou
u!,?s '§ (p{. eqery ue) rrv..
]upqqdil DYmJ ]lv, ulo-l9
'otrucse rod ern8g
uerce¡ede IBm Ie r
'res se sorc olgs iqElv pltlts pn{nn1-i[osÍo| e¡ orrr enb ¡e ue'o¡are
-nrüJoJ elrBzvecle, ¿ JeSelI eJed'eJuerueJllcglerp ou 'oJlJelose opou ep esJep 'rsnlspuB
-ueJdruoc epend aluerueclun enb ol Jod'sol( elsrxe olgs opuelqeq eluerueld -qo.rod eruet uolq
-oJd ]tugrur oluerruesuad ¡e e.red oJed'soIC e esJB^eIe ,( se.rnlerrc sel eJqos o -eq enb rqerv, uqJ
'susoc sBI ¿ Jepuecsep Á soIC aJqos Jullparu e esJeJEesuoc apond IoIJ Ie :sBJn] enb erel es '(slrsz¿
-erJc sel ap psprJlldrlln[u el r( euntp psplcrun el ap oluerulcouoceJ Ie oruoJ rep,(ug enb egary
esJuleJdJelul eqep 'sor¡7 un [nq o19s 'ecnug¡sr eJ ¿l ep ugISeJuoJ e-I'eltugl oJo ue seJqrrrou sol
-ose ]rugrur uorJdeJuoJ el eÁodu uglsl^ e¡'«lourB ns op olefqo sol( aJed uos ¿ruliEd 'puruueqn¡
enb sollenbe ap oJerunu Iep sol ep oun» oruoc ;Iotuy JBp,{BÉ e rocouoJeJ -41 sel?n3 sol ep oIII
ep e¡edv «Jg ¿ ellarr^ erdo¡d nl gJe?ocu sol( solle Jod Á olueltuquedorJe ns uoJ ¿puJpenc ern8g
9ldece Á .rgpv B gl^lo^ soIG selunc sol rod soqre^ sol uos solsg» :oftp el zo^ 'se.rrlluru so1 ap adra
uu¡'u,(usng,( ueseg'¿ruligC'r¡y,'peruuleqntr\l :solrpueq oculc sol ep oun ou ecode ua ?¡ac¡a
epuc ep seJqruou sol ¿Ju€lq znl ep s€rlel ue solrJcsu uglse anb sel ue s¿pl¿J lgg t or& ¡a pep8eg
-eruse ep sulelqe] osurc ue alsrsuoc'o1erc ¡e ue uelqluel'uoIsIA erccrcle-l ep seuorsh s3.[ TBt
pluouo e4osoub e1 '¿
6lt AX ¡e ¡¡¡y so¡6¡s sol op
72O lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

culmina con los dos últimos altos rangos: los cabalistas y la Si'a, grupos a los luces. Asi cadar
que él pertenecía. se refleja en sí mi
miento proyecta
conocimiento dil
a) Exotéricos y esotéricos de la sabiduría divina tenía el alma en
universal se indi
Los primeros exotéricos son los guardianes del texto literal de la ley o al- cosas. De este mr
faquíes (fuqaha) y de la tradición o tradicionistas; los segundos exotéricos llo final de laLr¡¡
son los pensadores del Islam (hukama'-ye klam) y los teólogos especulativos El quinto gn
que han sobrepasado el literalismo de alfaquíes y tradicionistas, pero que no los orientales de
van más allá de una cierta conciencia intelectual, que les permite argumentar tido profundo dr
y defender su sistema tradicional de hermenéutica. Los esotéricos se inician en el espejo dou
con los peripatéticos, cuyo maestro es Aristóteles; su jefe principal en el Is- cosas. En ese es¡r
lam es al-Sayj al-Ra'ls, Avicena; su pensamiento se caracteriza por pasar del leza pertenece a
mundo exterior al mundo interior del alma. Del pensamiento aviceniano, luz individual qu
Sá'in Ispahání aprovecha la doctrina del entendimiento. A cada realidad importa es el hq
sensible pertenece una realidad invisible, que es la inteligencia del círculo celeste. Esta epift
astral correspondiente. A la Luna corresponde e1 entendimiento agente, con no una actividad
el que debe unirse el hombre espiritual, alcanzando la disposición de la lante. Por esto,la
unión o entendimiento hábito, hasta llegar al entendimiento adquirido. Pero, no consiste en u
como era de esperar, Sá'in Ispahání piensa que dichos pensadores se han vierte al süfí enu
quedado a medio camino y no han alcanzado la índole y funciones precisas Profetismo y mis
del último grado de la inteligencia humana, el entendimiento santo. El se- legislador enüdr
gundo grupo esotérico lo constituirán, por tanto, los i§ráqryün, los sabios tido de lawaláya
orientales, tal como los había concebido Sohravardí, que aunque partían de El sexto grup
la dialéctica aviceniana, daban un gran paso adelante mediante la metafísica dedican a la cien
de la luz. cercano a su tiem
primeros tiempoe
cábala. El grupo r
b) Los seguidores de la sabiduría lumínica
nio originario dr
Laluz es la fuente de la que todo procede y por la que todo se manifies- Mrrán Sáh, uno,
ta. En su puro estado, la luz no puede mezclarse con la tiniebla y es la propia de apoyar la intei
de las inteligencias angélicas. En un segundo caso existe la htz que puede la metafísica dela
mezclarse a la tiniebla; a ella pertenecen las almas celestes y el alrn-.a humana. Cada uno del
Las inteligencias angélicas sólo pueden adquirir directamente las ideas; las del ser; unos son
almas celestes y la humana también pueden adquirirlas, así como el conoci- cualquiera de sus
miento sensible. Por tanto, para que todo tipo de conocimiento pueda ser seen el ser por trx
manifestado, se necesita latl;ezcla con la tiniebla; para que la Luna brille con y entre éstas las p
todo su fulgor es necesario que antes haya estado prisionera de las tinieblas. todo cuanto desp
Sólo tras este contacto tenebroso pugde producirse la epifanía de todas las sólo en el logos sr
-Jop (sepupllBe)I'selqrsod seluelsrxe sol sopol uBlserJruBru es so8ol Ie ue olgs sel sBpol ep BIüsJ
Á irepcr¡rud o IesJelrun uruJoJ ue Jes IB Jepooce grpod sgndsep oluuno opol 's¿lqarur] sel ep B'
oursrur ¡s rod ¿sa.rdxa so8o¡ ¡a 'res ¡ep eluonJ ¿l uE 'suJqepd se1 selse erlua ,{ uoc ellrrq ?un-I EI
'seuorce¡edo s¿l ueJluencue es enb so¡ arlue 'sor1o ap orpeu ¡od ¡as Ie ueos res epend oluer-u[
-od,( urdo¡d ercuelsrsqns ep uecarcc soJlo isesu¡c se¡dq1nu sns ep erarnb¡enc -rcouoJ Ie o{rroJ
ue snlrr¡dse sol oruoc 'sotusnu Js rod Jrlsrsqns ep secudec uos soun ires ¡ep se¡ iseepr sBI aluo
ugrcdecer e1e-red peprcedec Blurlsrp eun eluesard selue sol op oun epeJ 'Buerunq erup 1a §
'zfilel op esrslJs]eru el epend enb zn¡ e¡
ue socr¡9r8 souErs sol ep ocnsllequc opuues Iep uorJelerdre¡ur e1rer(ode ep urdo¡d e¡ se Á e¡q
oluelut un efeger eurJ]oop nS 'uBIJerueJ ep sofrq so1 op oun 'qgg uprtl¡1 -serJruulu 3s opol
ep uapro rcd p6-g6gIl96L ue opezrrrueu 'peqe.rulsv ep or:eur8r¡o oru
-err un'qEIIV ze¡rcd opepunJ en¡;ugqed§I ul,ES B ouerre, odn¡8lg'eleqgc
BI ep seruuJ seluel sel ep eun ap eleJl es anb ¿,('ue¡s¡ lep soduerl so.reruud
sol u rsec ¿luorueJ estyunqlo ruL pp ugrcrpeJl e¡ ored'odue¡l ns B ouBcJeJ
sa eJerJeJ es eluetuel3errp enb 1e odnr8 IE 'serlal sBI ap eIJueIJ el ¿ uuclpep scrsrJ¿lalu sl elusl
es enb sol rod operuroJ gtsa pgqed§I ul,gs rod opuzqeue odn¡8 olxas IE ep ue;1red enbunt
'er(e¡em BI ep opr]
sorqes so¡ 'u¡r-irbt
-ues Iu eJerJeJ es ecrl-e¡ord-ocrlslu ugrc¿nlrs e1 'send 'rsy 'oper,tue ropelsrEe¡ -as IE 'olues olue
ela¡ord Ie aJerJoJ es enb ol ue olles 'ue¡er.uoc os otusrc4snu ,( oursrla¡or¿ sesrce¡d seuorJrrfil
'rqeu ourrurg] Ie uoc opeu8rsap ¡a 'ocr¡-a¡ord odrl prcadse un ue IJr_rS Ie euerl
ueq es seJopBsue
-uoJ olsg 'ugrcernSr¡sueJl eun ue ours 'ugrcuurecue IeeJ uun ue alsrsuoc ou 'ora¿'opurnbpe
enb'ounrp ousr¡rourodoJtue Ie ue eprseJ elce¡red elueJoel e¡'o1se Jod'elu?l el ep ugrrrsodsp
-eAeJ ue opele^eJ o¡ e r( elueEe ue eluerJed p e¡er,ruoc enb pBpr^rlJB Bun ou uoc 'elue8e oluam
-rs 'ecrue¡oal p"lunlo^ e¡ .rod opeuepJo opelse un se ou e¡ue¡rde elsg 'alselec olncJrc ¡ep ercua8
ugpv ¡e 'uuurunq eruJoJ e¡ e e¡ue¡rde e¡ epeS¡ Jelse ep oqceq ¡e se elrodurr peprleer epur v
enb o1 'eprurrper ¡es enb euer¡ r( selqeru4 sBI e epuercsep enb Ienpr^rpur znl
'ouBlueJrle olual
otrroc utulu Iep ocru-u¡rde opques Iep opuerpurcseJd 'zr.lel u eceue¡ed ezel
lep .resed tod Ynt.
-eJnJuu erdo¡d ns ¡od enb 'ecrug¡rde ugrcun¡ elezrleet es ofedse ese uE 'sesoc -q Ie ue pdrcuud
s¿l sBpol e^ sor( Ienc Ie ue ,( sorq ep ueSeun e¡ efeger es epuop ofedse ¡e ua uBrJrur es soJlr?l
oplue^uoJ ueq as 'odureq orusrru ¡e 'Á epe¡e,reJ pepJe^ el ep opunJord opgt reluerun?re elruu:
-ues Ie oprpuarduoJ ueq enb so1 'o1ue1rod 'uog 'lqeJv, uql op sapluerro sol
ou enb o¡ed'selm
-nd;csrp sol otuoc soprqaouoo 'ser¡lL§ so¡ ue,{n1r¡suoc ol odn¡8 olupb ¡g sor\Ilepcedse so;
'ocr19¡ord IeurJ olles Iap opq1tse,r 1e epe8e¡ el elueserder eun-I el ep IeurJ oll
soJrJeJoxe sopunÉ
-Irq Io z( iocrSololuo uepro Ia ugrqtuul repuelue enb ,(eq opotu alse oCI 'sesoJ -p o ,(e¡ ¿l ep IBrA
s8l ep peprcedo el uo3 oJluancue Iep ?]rseseu 'ec¡enprrr.rpul es IesJe^run
oluerurrJouoJ alsa enb ¿¡ed ored Íeurela Ercuelsrxee¡d ns ue Brule Io eluel
se¡'seepr se¡'olcerrp oluefiurcouoJ IE'o]ceJrpur ours'olcerrp o]uerrurJouoc
un se ou aqrJer s¿lsg ap enb o1 enb¡od :susoJ sBI aJqos opelcer(ord oluertu
-rJouoc ordo¡d ns eqrcal eruls Iep zn¡ e¡ 'opour elso eqJ'¿ursrru rs ue efager es
zn1e1'ecedo elqerurl oruoJ sesoc sul aJluen3ue nq eyanb zetEpec'rsy 'secn1 so¡ e sodn:8 2.15
LZ¿ AX ¡e ¡¡¡y so¡6¡s sol op leluouo e¡¡osoub e1 'Z
722 lll. El pensam¡ento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros dias

trinas, ideas y palabras sólo tienen sentido por su acceso al logos; así la sono-
ridad no procede de la índole material de los objetos, sino que pertenece a Bibliografta
su interioridad invisible e inaudible; hay, pues, que penetrar en el sentido in-
terior esotérico del sonido que por sí mismo es de corta duración, pero pue- AmoliS.H,
1,224. ASkevárí, Q
de fijarse gráficamente por medio de unas formas: las letras; de aquí la im- Teherrín, 13
portancia de la escritura. El sentido interno, esotérico y fontanal es el logos; 1225. A3tiyání, S-
pero este verbo secreto se manifiesta exotéricamente por la escritura. Así, troducciónr
cada grafismo es un ideograma en el mismo sentido que el rostro humano Corbín, fI. r

bello refleja la invisible belleza divina.El logos eterno se actualiza individua- Ídem,nrim-,
lizándose en las veintiocho letras del alifato árabe, con las cuales fue escrito Ídem,núm-,
el Alcorán (logos muhammadí) o en las treinta y dos del persa, que constitu- Ídem,núm-r
yen el logos adamí. fdem,nrím-r
Las letras actuan como arquetipos. En realidad, todo cuanto podemos fdem,núm-r
1.226. ruóbed sáh,
concebir son las veintiocho o treinta y dos letras del alifato, que se corres-
1227. Láhrií S. aF
ponden con otros tantos atributos divinos. El logos cifrado en ellas es la poema Gó§
esencia divina; de aquí la extraordinaria complejidad de la combinatoria de MolláSad¡a
las letras, que de todos'modos permite captar intuitivamente las formas eter- Varios, mím
nas, sin necesidad de utilizar los procedimientos dialécticos. La hermenéuti-
ca de los grafismos es, en cierto modo, paralela de la fisiognómica; en este
sentido el ser humano es un Alcorán antropomórfico. El rostro humano
puede leerse también; la belleza del rostro humano es una muestra más de la
epifanía del ser. Así, lo mismo que la azora qtre inicia el Alcorán, la fatiha,
tiene siete aleyas, o sea, siete signos, también en el rostro humano hay siete
líneas que permiten leer un rostro como si fuera lafaz del Señor. Estas líneas
son: las cuatro de las pestañas, las dos de las cejas y la línea del pelo. La be-
lleza es el secreto de la voluntad teofánica de Dios de revelarse a los hom-
bres; lo que se muestra ante nosotros es la belleza humana como forma divi-
na, revelada de profeta en profeta (124.000), para acabar descubriendo su
misterio radical.
El último grupo espiritual está constituido por aquellos místicos que po-
seen fuerza y visión, familiares íntimos de la santidad profética y herederos
de su perfección. Sá'in Ispahání no da mayores precisiones; pero Corbin de-
duce de las anteriores expresiones que se trata de una referencia a h Sr'a. En
este sentido, la forma divina se realiza mediante la humanidad celeste y per-
fecta del imám, espejo de la teofanía eterna. En ella el logos perfecto, sello
de la profecía, se manifiesta como perfección de la forma, conteniendo la
plenitud de todos los sentidos espirituales.
::
el opuerueluoc ?u
o¡¡as 'ope¡:ad soft
-¡ad,( a1seleJ pupp
u?'e.IC ¿l U ercua¡
-ep urqro3 o¡ed h
soreperaq Á ecnilc
-od enb soJqs.ru s
ns opuerJqmsep rf,
-I1\Ip eruJoJ ortr(xlu
-uoq sol ¿ esrsla¡
-eq e'I 'o¡ed ¡ap um
sBeurl sulsg'Jouesl
elers ,{eq ousumtr
'otlgpt e¡ 'uurocly
€l ep sgru uJNenIII
r
oueunq oJNoJ
else ue iecru-odo
-llnguerureq ¿'I §og
'¿0I 'urlu'soue¡ -Jele serrrJoJ ssl e¡u
'06'urlru'grpe§ p¡1o141
ep ¿IJoleuIQItroO u[r
'gs6l/ILil 'ugraqe¿ JJ¡ueS ug,r,(ey'pe '(zu¿ tueslgg ¿ueod uI se s?Ie ue opE{
.LZZI
Ie orrtslu orrelueuro3) 2py 1-uog¡gg t¡ng i[zoS,1-1o WtptoW'u!C-p's']6IqBT -sáJJoc es enb'oqr
'0gII/ L7ZI ',(uqruog 'pe'Eq?pory t-upsaqo1l\trs peqgntr .gZZf
'y9'urr;u'urap1 souepod **
'SEI-67I'dd 1il1oA'€9'ruqu'urap1
'¿9'ur;u'uep1 -nlrlsuoc enb'es¡ad
'19 'rur,ru'ruep1 olrJcse enJ salstx» 3i
'99'ur¡u'urap¡ -Bnpr^rpln EzllBrrr
'6Slurlu ''g'uyqro3 ouetunq o.qsor ¡e i
, '996I/9g1l 'perlsul I'fq¿rv, uql ep ure{lÉ-le §rl§ng ¡ap ugrrrnporl 'urn¡rrcse q
';sy
-rn €l e orJuluetuoc un sg) 1tos,furt a{.-outoppobn¡,¡ t-r¡tog ''C 'Á 'S 'rug,(pgy '9ZZI Íso8o¡ ¡e se pue¡ur{
'296I/I8tf 'ugraqs¡ -url el ¡nbu ep 1smry
'leppeqn¡1 '('^ Á .VZZI
{a,(y'I '¡¡'pe ?&qpl y¡yog fttsloJ'uIC-p 'O '}rp^a{§V -end o¡ed tugpury
''9s'rutlu''g'5'¡¡oury
-uI opques 1e uarui
e aceusged erib
o{nSoyqtg -ouos e¡ ¡se:so8ol
E¿¿ AX ¡e ¡¡¡y so¡6¡s sol op ptueuo e¡¡osoub e1 'Z
9ZL
soperqunle sol ep ,( so¡rpgg sol ap otrueruru¡o8e Ie s¿rl 'rsrn¡4J-1e }q?rv, u(u
Íoporred oqcp op ¡uuns tuel{ Iep o}nlosqe oprcouocsep un rsuc se'urrx olErs
¡ep sordrcuud e oedo¡na elueprcco Ie ue ullnrslp os unu uernb e 'pgn¿ uq1
'ouecr4¿egou Ie ue o o8rqgre ¡e ue 'r¡uuurso eluerceJolJ Ie ue Bes 'tuuns
ruBIsI Ia ue ugrcedrsrp ns ,('uer¡ ue oorsglJ ,( on8rlue orrelsrEeu Iep BrJuea
-¡ared uI enJ IeluetuupunJ oqceq Ig 's¿rJesaceuur seuorcpede¡ u BrJrJnpuoJ
,( uorsr,r ul sgrrr e¡recenbrrue ou saJqruou ep uorcelnrunJe e¡ ored ÍueqgdSl
ep Eencse eperue[ u1 ep 'setrueleláJ soueru o suru 'saropusued ep s¿uecop
sop rssr r¿rp$se e u;ruE¡qo oporrad Iep epruelap uglcl:,:gl:
_r:l ___
IzErI§ grpus gtl
-oI I ap o pgurgq1 rU{ ep BII¿} el ep ropusued un ru4uocue elqrsodtut se 'otq
-rueJ ue lII,.x ¡( r,tx so18rs sol elueJnp I"roos ,( ocqs;gu ropueldse ue ugqed§1
uoc Jezrlelu epend ¡nquelsl'elseJluoJ ¡e rercardu ered oporred ousu ¡ep
rlueruso Iep el uoc ¡rru¡u§ or¡edur Ie ue ugrcenlrs ns ¡e¡edtuoc ulsuq'sepul1nc
-rJrp sns esuJluocua olueruusued ¡e enbunu ,{ Íso¡Ers sop elueJnp serueJl ¿Jn}
-lnc q ep ,( a¡e lap oJluec 'ugqed{'rrre¡u§ ¡elrdec el ep IBJruInc ercue¡rodurr
BI esJezrtulurru oqep ou 'oEreque urs '^x Ie rrx so¡8rs so1 ep;bgrgr oluelru
-Fo{u Iep puprnur}uoc el elusserder enb ours 'upeu e¡ ep opr8rns eq ou oll
-rJq o^enu else eluerueuer3 'I^BJeS uJlseulp BI elueJnp IUeJI oclruglsl oluaru
-esued Iep olueruroeueJ oclluglne un ue¡ueserd rrnx r( rrrx so¡8rs so1 'sulqerup
ap leu4l oJrlu9lne un ue ece,( ruuns tuulsl Iep pupllelo] IseJ el suJlueltr [
lotuauo @lrugqt otuatruosuad 1ap popnuuuor o'I (e
l^Dlo§ otuanuDuuat p aruoffip ]uott otuatruDsuad lg 'I
§x§&x-§Áx sffi?f}§§ §ffiT §ffi
ü3Il{YT§l OJ.Fü§lSruYS¡dffi {f; "[§
ff e§§1$dm3
726 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

hispánicos, apenas es un nombre en el Islam occidental. En cambio, en Lacianzae


oriente, y muy especialmente en Iraq e Irán, Ibn'Arabí prolongará fructuo- lación con el co
samente su escuela. La interpretación i§ráqí de Sohravardíhará que Ibn Siná las santas luces i
no quede escolastizado como simple maestro médico, clyo Qanun fl-t-tibb quds), donador
se comentará en las escuelas de medicina hasta principios del siglo xrx. Hay- sión del donado
dar Amolí y sá'in al-Din Ispahání, antes estudiados, habían piolongado ál diez amamantar
pensamiento islámico iraní hasta el renacimiento safaví. ¿Se debe esta conti- asimilación de ft
nuidad a las peculiaridades específicas del Islam §i'í y a la resurrección de Ia señalan los escai
antigua sabiduría irania? En gran parte, sí. Sin embargo, lo que importa es el diez mundos. E
radical hecho social de la continuidad del pensamiento islámico que sucedió miento,llamado
allá y no en otros países del Islam, unos ciertamente hundidos en la deca- son realmente ar
dencia cultural y política, pero otros, como el imperio osmanlí, en el cenit de En la conos
su esplendor. formas en lagno
tico espíritu san
una vivificación
b) MIr Damad(¿1570?-1632) espiritual al que
tima del gamino
La figura que abre este periodo es Mrr Dámád 1. su pensamiento debe ración místicad
situarse en la línea del avicenismo iSráqí procedente de Sohravardí; pero tan En Ia visión
profundamente evolucionado, que la metafísica aviceniana se ha convertido hasta alcanzar d
en el aparato técnico para presentar las confesiones místicas. El hombre es miento del en s
un compendio de la compleja jerarquía celeste; por su cuerpo pertenece a la bien el en síyü
naturaleza física; por su alm4 al cosmos angélico. Por tanto, el hombre nace ción permiten d
dos veces: según la carne y según el espíritu, y es amamantado (riza), doble- con el anuncio,
mente, con la comida del cuerpo y la del alma. Pero el auténtico alumbra- ser; el éxtasis oa
miento del hombre es su apertura al sentido verdadero (witadat al-fiaqlqlya), miento de I\fir I
y su alimento adecuado es la luz del saber. tristeza ante la r
sale de los labia
ISu padre, Sams al-Din Muhammad Dámád había sido discípulo de Nür al-Din'Alí b. 'Abd al- se limita a ser e
'A1í Karakí (muerto en 945 /1538), considerado por la §i'a imámí como uno de los grandes sabios Más aún, la visir
de su tiempo. Tras haber estudiado en Egipto, Iraq y Siria, se estableció en Ispahánin tiempos de
Sah Tahmasp (931/1524-984/1576) yáicanzó grán influencia en la administración imámí. Su por la zona de p
hijo, llamado Mir Mul,rammad Báqir b. Sams al-Din Muhammad Dámád Fendereskí Astarábádí, las sombras, col
nació en Astarábád hacia el final del se^gundo tercio del siglo xvr d. J.C. Estudió en Tüs y se estable-
ció en Ispahán durante el reinado de Sah 'Abbás I (996/1587-1038/1628), alcanzando la estima-
ción de este soberano, así como_de Sah Safí (1038/t629-1052/1642). Sus biógrafos señalan su
amistad con el §ay7 Bahá'J-Din 'Ámilí. Murió el año 1041/1631. Se le atribuyen numerosas obras c) La escuelad
en iírabe y en persa, la mayor parte inéditas y algunas de una extensión monumental. Entre ellas
deben citarse el K. al Ufq al-mubín (Libro del horizonte supremo), el K. al-Qabasal (Libro de las as-
La fecundidr
cuas), el K al-Sírat al-mustaqím(Libro del camino recto) y el K. Taqwín al-iman(LiÉro de la rectifi-
cación de la fe). Se le atribuye también dl cultivo de la poesía; una obra de este género habría llevado dante disciputra
el expresivo título de Mairiq al-anwar (El Oriente de las luces). Por sus extraordinarios conoci- f{usayn b. Hade
mientos recibió el título de Tercer maesfro (el primero es Aristóteles y el segundo al-Fárábí). Sayyad Ahmad I
'GqCrEg-Ie oput
I og ol-vv gt I v s of slceq ouonru) ;me1y, ulprqv,le uf'ez' q. peurqY
pe.((e5
-IJOUOS SOTJSUTpJOB¡t§
iruelsepry pgrnl tr IpS, :(619tlAZOI ua olrenu) PIBTUX r¿peH 'q u.(esng ope^ell e¡rqeq oraugá :t
'ugqgd§1 ep ;+ntu 1e 'esrelrc ueJaJeru enb sol erlue lopelndtcstp eluep -IJItrer el ap orqrl) z4r
-unqe ns ue erJsonru es pgrug6l rlr{ ep o}ueluesued 1ep puptpuncal BT -wselep oqrl)rymqf
selle eJlug'Islrreumrror
seJqo sesoraunu ua,inq
p?tilgcl ttry ap upn)sa 0'I (c ns uelegas so¡er8g1q m
-eurlse e1 opurzrrer¡e'(1
-alq€]sa as ,( s4j ue glpr
'IpEqE.retsv DrseráprraJ
'uptbo¡'q tto¡y lap euerueclle U9ISJOA BI ua eJIp es oluoJ 'serqtuos sel ns 'IIueIIIr uorJ¿Jlsrurlul
op elueprcco Iep peplJncso el uls€q epuelJxo es enb erqunued ap euoz e1.rod ap sodrueq ua ueqed§1
opuezedrua 'sorusoo Ia opo] apuerduroc pgrrrgg JItr [ op ugISrA e¡ 'u4u sgyq sorqes sepuer8 sol ap ou
'oJelue osJelrun Iep eluoJuls ecselueSÉ €l ep oluerunJlsur Ie Jes ¿ ellrull es -Ie pqv,'qlIY, ul(I-Frq
pep[eer ue o¡ed'pgrugq rIIN ep 'ocr1s;tu lop e]uou el ep ,( solqel sol ap el€s
ecr]glse ugrsr^ erlolp e ecnpuoc enb oru¡e¡rlet q¡p IE 'ugISIA el eluu ezelstul
ecrSlglsou ep oluorullues un ep opezq¿tu slselxe un lpqulgq rIIAI ep o]ueru '(oQfuboq1o upr_lt
-esuad Iep olloJJusep Ie ue ¡elueruepunJ olsand un'sand'¿dnco sISBlxe 1e Íres -BJqrunI? oJrlu9lnE
Iep pnlrueld '1er8elut ercuese¡d :euor91d 1ep e¡ue¡rda el ep olJunu¿ Ie uoJ
-elqop'(pzy) op
uurulnc oEolgrp olsg'peprul^lp el uor erqruoq ¡ep o?o¡grp ¡e ue¡turred ugrc eJeu arqruoq Ie -o
-elaleJ el ep soloqturs selueen8edrue¡er so¡ 'se¡qrsr,tul uos sotq ,(,ls ua le uerq eI e eceuauad od¡a
rs z( iopol se enb 'euatluoc elsa oluenc opol o¡rcqdrul elellls ua Pp oluelu se erqruoq Ia'sBr!
-rcouoJoJ Ie olue] ue 'opol ¡e osecc¿ ¡e elnured enb 'orluec Ie J¿zuecle elseq opruo^uoJ Bq es s
adu¡n¡¡elur os ou osuecse op BrA el 'ppurg« JIIN ep eollslru ugrsll el uE ue1 ored irpre,rrerqo
'¡enlrrrdsa uolsuecse ep oulruec oruoc oruslueJll¿ Iep eJrlslru ugIJ¿J eqep olueruesuad
-n8r¡suerl el :eurs uql op soJIIgquIS sollJcse so¡ rod ouelqe oullue3 Iep etuq
-Iq ugrJeloldxe e¡ ap 'send'e1er1 e5 'erqluoq Ie operuell g]se anb 1e lenlrrtdse
oluerurroeu ¡e rod epeuololpuoc ercue8r¡elul 3l op ¡enlrrrdse U9IJeJIJI^I^ eun
ep ours 'ntr¡r;dse Iep uglcezllen1celalur eun ep BlBr] es oN 'olues nlr¡rdse ocrl
-uglne un ue oprlJe^uoc eq es 'eurg uql ep eclslJeleru eySolosou8 BI ua s¿IuJoJ
ep ropuuop 'elue8e oluerulpuelue Ie 'pgtugq JIIN ep uorcdacuoc el uE ep lrueJ Ia ua'f[usu
'sBArlcB alueluleeJ uos -uJep el ue soprpu
sercue8r¡e¡ur zerp sel oporu ouolJ ue enbun¿ 'o1ues nluldse operuefl'oluetur grpeJns anb ocrurg¡
-roouoc ¡ep 1e8u9 'elue8e oluelrulpuelue Ie sa opurS oulll4IE 'sopunru zalp ¡e se elrodur anb
sol op oun upBJ e ue8r.ro uep ,( Jes Iap uolceueure el ep sauolecse sol uuluues el ap uorJJeJJnsaJ
enb 'secr¡98ue s¿rcua8rlelul zelp sel op selsela, soper8 zerp sol ep ugIcBIIIutsu -puo, elsa aqap a5
el e seluerpuodse¡¡oc 'Qup¡bo,1o ,ozu) se¡enlcelelur soluorru¿luerueuru zelp ¡e ope8uo¡o¡d uqr
u¿lrseceu es osecce else ¡rn8esuoc eJed'(qUqqnn) olnlosqs rop¿uop Iep ugIS -.(eg'x»< o¡8rs 1ep
-ru¡ad ¿so¡eue8 rod erule Io ue ueqIJJSuI es enb seuro¡ ep Jopeuop 'Gpnb qqti-t-{ u4upQ o-í
puIS uql enb gruq ¡
10 tlry) olues nlrr¡dse Ie uoc alueru¡utcedse ,(nur .( sa¡qr8r¡e1ur secnl selues sel
uoJ uorcunluoc ns se ugrcurlrJ ¿]sa ep oln4lg'ocgg8ue solusoc Ie uoc uglcel -onlJruJ erz8uolor
-eJ ns :eueurnq uorcurlrJ erurry8e1 sgtu el ep esuq e¡ se ¡unll.rrdse ezueluc e-I ue 'orqrueJ u:I Tst
'e
L¿L tttAx-tAx so76rs so¡ op oclwpts! olueuesuad ¡1
728 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jatdun hasta nuesfros dias

1650), primo y luego yerno de Mir Dámád, autor de un comentario de Ibn


existir, no de la t
Siná titulado Clave del Sipl Mollá Jahl eazviní e}AI/1592-LOB}/1678),
mente. El acto &
autor del comentario persa al usul min al-Kafí de Koláyni, obra fundamen-
rna ontosophiaú
tal para el conocimiento de la §i'a duodecimana; Muhammad Hasan zaláli
la forma como hl
(muerto hacia 1,031/L622), que destacó como poeta; y eutb ar-Din Muham-
Su ideología
mad Askivarí, que escribió extensos poemas sobre la sabiduría en ára'be y
raí2, pues lo es ú
persa, desde los sabios de la antigüedad hasta los pensadores de la Si'a, pa-
hasta el mundo t
sando por los falásifa y los irnámes. sin embargo, el más importante de los
que permite este
discípulos de Mrr Dámád fue el famoso Mollá Sadrá.
El primero es el i
la verdad supretr
con la física avic
2. Molla §adra (¿1571?-16a0) creador hasta la r

nombres y atrih
a) El pensamiento de Molla Sadra y la S|a
ilahiyat). El terce
luminosa hastad
La obra y el pensarniento de Mollá sadrá 2 son fundamentales para com- al-Haqq ila'-l-ia\
prender el movimiento de la Si'a, su deiarroflo, formulación ideolégica e in,
los seres desde fl
cluso sus modos prácticos. Nadie rnejor que Mollá sadrá ha señalado el sen-
suprasensibles y
tido de viaje espiritual característico del movimiento §i'í y sus consecuencias
desde Dios en el
ideológicas. La vieja metafísica esencialista platónica, tan sabiamente estruc-
cia de sí mismoy
turada en el sistema aviceniano, se transforma en una metafísica del acto de
Mollá §adra.
2 Sadr al=Din Muhammad b. Ibráhim Sirází, conocido por alma conoce a sü
§adr al-Muta'allihim y, sobre todo,
como Mollá sadrá, nació en Siráz hacia979/L57toao¡riz, en tiempos de Sah rahma.p, y ciencia de la unir
-rr-
rió en 1050/1640. Su padre pertenecía a la administración safaví, por lo cual Mollá Sadrá puáá trur- nitiva (al-mn'al¡
ladarse cómodamente a Ispahán donde estudió las ciencias del hidiqy del tafsir con el citado sayj
pensamiento avir
Bahá'-l-Din Ámilí. Menoi-claro es el posible magisterio directo de -tr,ti. eu¡-l-easim Fendereskí;
cabe, empero, una influencia indirecta. Pero el principal maestro de Mollá Sadrá fue Mir Dámád, sofía mística den
que le inició en la interpretación mística del i§ráq aviceniano y a quien siguió tan apretadamente marco de la religi
que casi llegaría a eclipsarlo- Tras este fecundo periodo de aprendizáje, Mollá Sadrá sé esfuerza por co Islam integral
vivir íntegramente el ideal 3i'í y enseñar de un modo vital, nó meramánte teórico, su ideología. pese
al esplendor cultural y a la relativa tolerancia safaví, esto no era tan simple como parecíariindicar
mo permanente
las apariencias; de aquí que Mollá Sadrá, para evitar 1as pequeñas y miseiables intrigas de la ciudad Sin profetas I
que albergaba la corte, se retirase a 1a villa de Kahak, casi una aldea a unos treinta kilómetros al
su- na ha colocado a
reste de la ciudad santa de Qom, donde llevó una vida espiritual durante una decena de años. Im-
divina, De estos i
presionado por la fama de Mollá Sadrá, Alláh Wardí Ján, gobernador del Fars (lOO3/1594-1021/
1612), matdó construir en Si¡áz una madraza, en cierto modo destinada a tr¿b[a Sadrá, que así sucesivamente al
regresó a su ciudad natal, en la que enseñó hasta su muerte que tuvo lugar en Basora durante el
ca-
sús y Muhamma
mino de vuelta de su séptima peregrinación a La Meca, et ano f OSOTf O+0. ley. Pero ¿queda
La obra de Mollá Sadrá es extraordinaria; comentó el Sifa' ae Ibn Siná, al-Hikmat al-iiraq de
Sohravardí y al-Usul min al-Kafí de Kolayní, esta última quedaría inacabada; también realizó un co-
modo alguno; si r
mentario del Alcor¿ín. Estos escritos son fundamentales para comprender el movimiento de la si.a vamos a entende
imámí. Pero su obra principal es el Kitab al-asfar al-arba'at al-'aqttya (Libro de los cuatro viajes un mantenedor d
espirituales), verdadera suma espiritual de su experiencia mística, áé su'ideología y de sus mediia- la iniciación eqñ
ciones.
aparición del imá
'B^rllulJep uorcJeJJnseJ uI ep JopulcunuB urgtul Iep ugrclJud¿
-elrperu sns ap Á
BI elseq gJ¿Jnp enb 'elueuuurJed BlJeJord o er(u¡u,tr e1 :lequtdse uglcerclut €l
salurl o4errc so¡
ep ¡e en8rs p8e¡ e;ce¡ord e¡ ep olclc Ie 'o1uu1 rod 'orql-I Iep ropeuelueru un u,I§ ?I ep oueq/
'solos rs rod el.repuelue B sorrrel -oc un ozrleeJ uírf
¡s ored 'o¡ql-I o^enu un soluellseceu oN
elueurlrJlJrp 'sorq ep epn,(e e¡ urs ,(e1e¡ e reEe¡ soruepod ou ts Íoun8¡B opou ep b9tg1-7o rutq¡
ug ¿sor(I ep ecr¡9¡ord uolJeclunluoJ ¿l upeJnsnelc o[e uoc epanb? ore¿',(e¡ -e3 Ie ellrEmp Gro
oruoJ elce¡o.rd BI op oIJIJ Io opeJJeJ upenb orupp,I Ie uoJ Ípeunuuqn¡4,( s4s rse anb ?¡peS
-e¡'sqsro¡41lueqerqy'goN'ugpv:uut,rlp,(e¡ e¡ se.rquroq sol ¿ elueu€^Isecns /tzot'vest/em
J¿Ie^eJ ep sope8recue opIS ueq slos'setre¡ord soueunr{eJqos so}sa eO'euIAIp -IIII'solr? aP
sa
-ns F soüsrrroJ-EI
erJnprq¿s e1 ,( eueurnq urcue¡ouEr eI eJlue seJopslpeu solse B op¿Joloc eq ¿u pepnrc u1 ap s@
-r^rp uglJuJtdsut e1 'Jequs ocllu?lne ep od4 u46uru eqec ou sele¡ord urg recrpm ue¡aercd
'elueueru¡ed our ese¿ 'er8oloepr
rod ezren¡se as p
-s4e¡o.rd Iep BlJosou8 eun er(qrlsuoc 'send'uotcdecuoc n5'¡erEelur ru¿lq oc
elueurup4arde u
-puqlne oruoc eqecqcerd,( utuodxe 'etetJ ¡unc ul 'LI§ peprsorBlTe-r BI ep ocJeru 'ppuI?(I {w áq}
Iep oJluep opurpencue eq BI roqq else ,{ Ís.rn1¡1-p }qerv, uql ep eJl}s}ur e}Jos i¡4sa:apua¡ urfr
-oe] ¿I .( rp.renurqo5 ep ;bgrgr ugtcu¡erd.relul BI uoc ouelueJl^e oluaru¿sued [r(us ope¡rc 1e uo
'Qto,pu.r1n) eAI]Iu -serl opnd puffi !
Ie op¿zrleJcurs eq gJpes gIIotr [ 'stsaluts e]se JuzIIseJ EJud -nur ,{ 'dsuuqu¿
-rJep ugrcceJrnseJ el ep olJelsru Ie elsut{ e.rleued es ,( peprctun eI ep elcuelc 'opol arqos {u
el ep oclJglose opllues 1ep selrend sel ueJqe es IsV'Joues ns u aJouoc ¿rul€
ns ecouoc uernb o¡gs enb ap ordrcurrd ofor,r 1ep op4red uq grpu§ gllo6 ep olcB I3p 3
'Flueuo elJnplq€s ¿l :Bes o'Bur¡e Iep oluelulrouocolnu ¡e ,( oursnu Is ep BIc -crulse alueru
-uerc BI se oplueluot ns i(b1ot-y1[ bbogl-tq) opearr opunlu Ie ue soIC epsep SEIJUENJESTI(E
:ocrlslru osJnJeJ Ie se ouenc Ig 'selselec sercuo8rlslul sBI ,( se¡qrsuas¿.¡dns -ues Ie op?lug
sosJe^run sol Jecouoc eltu¡¡ad enb o¡ 'secn¡ ep znl oluoJ soIC epsep seJas sol -ur e uc6o¡q
ep ugrr¿uelue BI op uepro Ie se oplueluor ns :(bbo¡¡1-rq bp{-f,gtl bbn¡1p -uoc ured sa¡
una)ep sorq enb uglcuurunp e¡ rod ored'ocr¡93u8 opuntu Ie ¿lsuq esourunl
uorsnJe rod .ropeerc soIC epsop :ocrls¡u osuecsep Ie se oreorel lg'Qp&qptl
1D Ml!,) suuvrrp wsoc sq ep uIJueIe e¡ se 'sou¡^Ip solnqlJ¡e ,( serqurou
'Brcuese 'oprueluoc ns :(bbo¡¡1-tq bbo¡¡-y-ifi €u¡zrlp elcuese el ulseq ropuem
sorq Ie epsep :ocrEo¡oe1 osJnJeJ ¡e se opun8es IA 'euetuocl^e BcIslJ BI uoc
eprouroc opluetuoc ns:(bbo¡y-,pn btD{-lo mru) sorq ep euerdns pupre^ eI
elseq opuoJc opIS eq enb o¡enbe opo] epsep :ocISlJ osuecse 1e se oreurrd ¡g
'socllgqrurs sefur¡r oJ]Bnc ep sgluJ] eezrleer es enb slsllgue e]se a]IruJed enb sol ep eluglr
Iearu Ia se etule Iep oueunq opelsa ¡g 'oc¡1eEue ¡eqrrrdse opunru Ie els¿tl -Id 'n,ls nt
selqeruq sel ep ousrqu Ie epsep esJulue^el eqep enb 'opol ep se o¡ sand'zrer A equr-u ua "p
r
Brule un ep ¿plec ep opulsa Ie :IeJIpBJ orlreq un ep elred u;8o¡oopl nS -uruqn¡¡¡ u6¡+¡
'ercuulsns enb oluq ue u?Iqruel ours '¡e1 oruoc errIJoJ el
\rcWZ uusu¡i
urqru¿o olgs ou send '¡e1ueu?punJ slsoJrorueleru :olqruec pp otqdosotuo eurr -usrrr"purg G
B ours '¡e¡cuelstxe ecrllleve uun8uru u ueEr:o Bp ou Jrlsxe ep olou IE 'olueru '(gtgt/agat-i
ns ep opufe¡e elueruleJrpur oE¡e se anb 'B¡a.lcuoc Blcuelsrxe BI ep ou 'ttlstxe uql ep olrElü3
p 'e
6zL tttAX-tAX so¡6¡s so¡ op oclwqts! o¡ueruesuad
730 lll. El pensam¡ento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros dias

El contenido de la iluminación duradera y sucesiva procede de la esen- la directa de los


cia verdadera profética, fuente de la legislación profética exotérica de que no conoce a
Muhammad y de la revelación esotérica personal. Los catorce inmaculados: un hombre fallidr
Muhammad, Fátima y los doce imámes, constituyen el pléroma profético lu- duría divina, son
mínico. Los imámes, durante su rápida epifanía terrenal, mantienen el Libro ciencia divina qu
e inician a los fieles en su verdadero sentido: el esotérico; y así, hasta el les pueden reconl
XII imám, cuya parusia definitiva revelará el último sentido oculto de la ver- a Dios. De aquí r
dad, tras este túnel que ahora atravesamos (el tiempo de la ocultación). Es que le conoce fisi
cierto que el verdadero sabio algo conoce de todo esto; pero es una verdad go de Dios; y la
tan deslumbradora que cegaría los ojos del común de los hombres, incluso que la de Dios a
de los fieles, y les llevaría a considerar a los iniciados como idólatras; el mis- imám es estarlo a
mo retiro de Mollá Sadrá es un vivo testimonio de esta situación; y sin em- to como Dios rery
bargo, es el único camino de la sabidwía.La filosofía de la luz sin el Islam interior que cond
no alcanza la verdad, el Islam exotérico se queda en la letra; tan sólo el Islam ción eterna.
de la Si'a ha logrado la concordancia radicál de la luz de la inteligencia filo- Para comprer
sófica con la de la revelación divina, colocando a la sabiduría en el nicho de que recordar que
las luces de la profecía permanente. trata de la estrict¿
piritual avicenian
es el límite tefi€§
b) La transformación de la metaftsica de la luz tre fracasa, enton
humana. Por tanü
La concepción de Mollá Sadrá conduce a una profunda revolución de la caíday este ascen
metafísica de la luz según la interpretación que Sohravardí considera como Mollá Sadr4 ent
la auténticamente aviceniana. El principio aviceniano: la noción de la exis- en potenci4 sino
tencia predicada de la esencia no agrega a ésta ninguna nueva dimensión, es liar: el cuerpo de
considerado por Mollá Sadrá como un auténtico contrasentido. Lo funda- (fism.al-muktasal
mental es el acto de existir, se trate de la existencia real o de la estrictamente nocimiento y amo
mental; por tanto, el existir determina las esencias y éstas, no sólo no son in- Tampoco deb
mutables, sino que admiten el más y el menos; hasta la propia categoría de otro cuerpo al ql
sustancia está penetrada por el cambio del movimiento intrasustancial. El una transustancia
ser, pues, se expande y difunde en todo, desde la entidad inorgánica hasta las ser. Si Ibn Srna no
formas humanas y celestes. La existencia no sólo evoluciona el cosmos, sino siguieron, fue deü
que metahistóricamente asciende a éste. La mismidad del acto de existir poral. Pero entre r
concreto no consiste en su condición de separado, en su talidad, sino en su tercer mundo coq
situación de presencia, o sea: su trascendentalidad; porque la presencia es el laífa), como eI dl
acto propio y específico del ser espiritual, frente a la mera contigüidad del colgadas de Sohra
ente físico. Debido a ello, el acto de existir no viene de la nada, sino del per- un mundo imagiq
manente existir presencial. fica la concepción
La metafísica de la presencia es la base ontológica de la gnósis y de la es una facultad es
praxis del fiel §i'í. La presencia hace al hombre testigo de Dios, se trate de imaginal. Por tant
-l81lelq 'e¡qrsues :erJuercuoc eldul eun eesod eJqruoq 1a 'oluq ro¿ leur8uul ap el¿Jl es rsor«
Ulns odJenJ ¡e e,(ryr1suoc ,( eur¡e Ie Is ue ule¡ anb ¡unlrrrdse pellnc€J uun se e1ep ,( srsgu8 e¡
€^r]oe uorceurEerur e¡ enb ep opques Ie ue rpJB^€JqoS ep uorcdecuoc ¿l ecrJ
-lporu grpe§ gllotr tr ore¿'ofedse Ie ue orJsor Iep Ie oruoJ ]eur8erur opunu un -red 1ep ours ?pur
ia¡qr8qalur o¡ ,( e¡qrsues ol ep ze^ el e edrc4red enb 'rp.renerqos ep supeE¡oc ¡ep peprnE4uoc
seueEgrur sel ep opunrr Ie :seJr¡ru sepupnrJ sesorueJ sel ep Ie oruoc '@llio¡ Ie se Broueserd q
p ¡ofiuqq4t1v torypul-¡r) ¡r1ns lenlrrrdse erJaluru ep ¡erodroc opunru reJJe] ns ue ours'pupqa
un elsrxe IerJe]¿ru oe¡od¡oc opunu ¡e,{ ¡eqrrrdse opunu Io aJlua ore¿'prod Jrlsxe ap opB Ie
-Joc opunru oJrun Ie oruoc oJrslJ opunru Io Jrqecuoc e oprqep en¡'uo:ern8rs ours 'sotusoc Ia s
e¡ enb sol Ie uoc,('oprluas ocqu?]ne else oprpue¡dtuoc ur{ ou guIS uql rS'Jos sel els€q ecrueS¡or
Iep opotu reqnced Iep eJrpgruuleruolne .( elueuurured uglcercu€]snsu¿J] eun Ig 'FrcuslsnsE-4rn
:lurcuulsns orqrueJ un ouroc ours 'eru¡p ¡e gresudse4 as enb ¡e odrenc orlo ep erroEelec erdo
un oruoJ oprrrnbpe uorccaJJnser ep odrenc Ia esJepuelue eqep ocodue¿ -ur uos ou olos o
'(roue,{ oluelurcou elueruBlJrJlse eI e
-oc) ecr¡cg:d r( ecrSo¡osouE ze¡r el B ugrJce ns ¡od :ees o '.(qosnn¡nut1n utsl{) -epunJ o'I'opBus
ugrcrsmbpe eluerparu an8rsuoc erulu Ie enb 'uorccaJJnseJ ap odrenc Ie :JBrl se 'uorsueurlp eao
-ncad od¡enc un ep uorcnJesuoc el e sBro€JB uorsuecse eun ours 'ercuelod ue -slxe el ap u9r3()u
Jas e Je^lol epand olce ue eruJoJ eun enb e¡qrsodurr se oluel ue'ape§ gllotr tr ouloc BJeprsuoJ T
rcd epezeqJeJ eapr 'eun8¡u ugrcur8rrusuuJl ueJrJruSrs ou osuecse else ,{ eprec 3l ep ugrcnlo^eJ s
u1¡enby 'leorpeJ ue8r¡o Iu ellen uerE e¡ se uorJceJJnser ul'o1uu1Jod 'Buerunq
-¿4ur epta el ep ousrqu Ie ue esopuglpunq uJunu4uoc secuolue 'esecer¡ er1
-soJJel euerunq erJuelsrxe ns rs Í¡erusrqe eprec ns ep seJ] eJJseJJeJ elrruu Ie se
'orrerluoJ ¡e Íod:enc Ie ue ¿pJec glsa ou euerunq erule Ig'¿u¿ruecrae ¡unlrrrd
-se uorcceJJnsal el ap ru '¡erreleru od¡enc Iep ugrccaJJnseJ elcrJlse el ep eleJ]
as ou :erpe§ EIIotr tr ue oprluas rerpced un euar] Brupll elsa anb reprocer enb op orlsru Ie ue qrl
,(uq ugrcce-r¡nse¡ f oluarruroouoJ soqcrp ep opr]uos ¡e repuerdtuoc eJed -o¡r¡ ercueErJelq e
'¿uJele uorJ ululsl Ia olos usl :
-ceJJnsal e1 u r( roue5 ns ep oluerrurJouoc IB aJquoq Ie ocnpuoc enb roualur TUBISI Ie urs znl 3I
e¡n81e se 'else¡ec ugpv,( ope¡.rad erqruoq'rugrul IE 'opBIeAeJ sor« oruoJ oJ -IUO UrS ,( lUOI,el¡
-lnco sorg Ie IalJ ¡e elueserd enb 'ureu¡ oqJlp rod sorq elue olJelse so rrrerur -sru Ie lserlelopr
p elueserd relse 'o1ue1 Jod 'etselec ugpv Ia uo orusrru ]s sorq ep u1 enb osnlour 'serquoq
esoc eJlo se ou sor( ap o34se1 oruoJ urgrul Iep ercuesetd "e¡ I isorg ep oB pepJa^ erm se oJ
-psel oluenJ uo ruerur 1e eluese.rd glse uarnb ours 'aluaulecrsrJ ecouoc e¡ anb sg '(uorcel¡nco q
¡enbe se ou ruerur pp (fiq,) ropacouoc IerJ oJrtugtne Ie enb ¡nbe eC 'sor( u -re^ eI ap ollmo (
o^DrurJep ouJoleJ Ia erJeq ueurrueJ enb sou¿runq sol osJeJouoceJ uepend sal Ia Blseq 'rse Á :oJ
-enc sel ep orpeu ¡od'se¡es sol ep sBurJoJ orrroc ueoouoJ enb uunrp ercuarc orqll Ia ueue4rrH
el ap soJose] sol ep ,{ sorq ep ErJuerJ el ep soJeJosel sol uos 'eurnrp errnp -nl oJrleJoJd euo¡
-rq¿s IsueluoJ el ua urcuese¡d ¡o,(¿u ns ¡od 'seruerur so1 'opllleJ eJqruoq un :sopelnJ¿rrmr 3er(
'eluercsuoJ-ou un se Íolremu elueupnlrJrdsa g]se tu_etul ns u ecouoo ou enb ep BJrJgloxe eJp;
erqruor{ IE'selerJ sol ep o}seJ lop B}erpelu el ap o seruErur sol ep B}ceJrp eI -uese el ep epe3(}r
lE¿ lttAXlAX so¡6rs so¡ op octwglst o¡ueruesued ¡1 'e
732 lll. E! pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

ble e intermedia o imaginal, correspondientes al cuerpo, al espíritu y al este mundo [nuesür


alma, respectivamente. La resurrección, pues, es la culminación de un viaje sumación de los sigl
(mi'rafl del alma desde el abismo infernal hasta el mundo celeste; es el as-
censo del mundo humanal al divinal.
Así culmina e
El cuerpo sutil del alma tiene una vida propia y un mundo específico: el lejano que resulte
imaginal, necesario para explicar las experiencias extáticas y la resurrección. ción: no va más fl
El alma es independiente del cuerpo físico material, no sólo en lo que se re- sin necesidad de r
fiere a su potencia intelectiva, sino también respecto de la imaginativa. Por vinización univerr
esto, tras de la muerte, y pese a su separación del cuerpo físico material, pue-
de percibir concreta e individualmente por medio del cuerpo sutil imaginal;
y como ya no tiene necesidad de disipar sus fuerzas a través de los cinco sen- 3. QAzíSa'ldQ
tidos externos corporales, todas sus facultades se convierten en una facul-
tad única. a) La teofanítga
La imaginación se traduce en percepción sensible; sus cinco sentidos
imaginativos se hacen sensibles, pero sin dejar de ser uno solo. Las almas hu- El pensamied
manas así transustanciadas se comportan como las almas angélicas o celes- tab al-asfar al-mh
tes; pero comprendiendo, no sólo el conocimiento universal, sino las reali- nuidad del pensar
dades concretas particulares. La resurrección, pues? es la culminación del meros continuado
triple nacimiento del hombre según cada uno de los tres mundos (material, fueron sus dos yer
espiritual e imaginal), representando los tres cosmos: mundo (dunya), inter' discípulo del prii
mundo (barzaj) y ultramundo (aiira). Al primero se nace desde el seno de la todas las compleii
madre; al segundo, desde el seno de la vida, y en ese sentido la fosa del cuer- traordinarias, sah
po es la cuna del alma: se trata de la resurrección menor;y al tercero, por la paraíso. Además d
asunción final en Dios en la resurrección mayor. De estos nacimientos, Mo- po un integrista §.
1lá Sadrá ha dedicado especial interés al del alma:
la teología apofán
estas salvedades, I
§r'í. El auténtico cr
«Mientras que el hombre reside en este mundo, su situación es la de una percep-
tividad adecuada a la naturaleza del cuerpo material; y por este cuerpo visible se re-
alizan los actos y las operaciones prácticas. Alma y espíritu están inmersos en la ¡ Nació el año 104
existencia del cuerpo, ocultos bajo el velo corporal; y los medios de subsistencia los ideológica la recibió en
1658. Entre sus maesEo
reciben a través del cuerpo. Cuando Dios quiere conducir al alma desde este mundo ce deber 1as ideas más r
al intermundo, hace morir al cuerpo por medio del ángel de la muerte. Así nacida a relación¡ana1ógica o de i
este intermundo, el alma inicia su segundo crecimiento, crianza que es propia de un do. La obra escrita de I
alma. Entonces ésta [alma] es la manifiesta y visible, la que produce las acciones escritos quedasen inacd
prácticas en el intermundo, la que encuentra por sí misma los medios para subsistir, ve del paraíso), que@
la que a través de sí misma hace llegar aquéllos a su espíritu y a su cuerpo [adquirido teológicas antianalógica
el texto conservado sólo
de resurrección]. En efecto, ella es la que se manifiesta en el intermundo y la que allí
renta [tratados para fu
configura su propia forma, estructurando su comportamiento, su modo de ser y de prende diez. El profeso
quehacer. Por esto el intermundo forma un mundo diferente entre este mundo [sen- hadí¡ al-gayma (Comeli
sible] y el otro mundo [inteligible]. Es el hogar que dura como la aurora entre la no- dos inacabado. 4. Kitob
che y el día; es el hogar de las almas y de los espíritus que han sido transportados de Ibn Bábüya Sadüql), lar
'rluluoo pl,¿s IZ_eo op serqo sel sspot ep etuEuodlllr seru 3l '([br_rpes e, ErqBg uql ep sopulrodsueJ] oprs
ep) out^lp popl)lun q ap o,tq!'J Ie orreJueruo, otqr-l) Uqlwlo qptlx t1tos-¡o qplty ', 'op€qereur sop -ou el aJlue sJoJne eI
-orrr sopot ap ¿opelerl ourrogpun Ie eiros '(ecuelq eqnu el ep zrpeq ie orretueuroJ) outtoSlo ilpnq -ues] opunru else eJlrr
zi.rr5 :etruarpuedepur oruoo epelueserd eJqo eJlo anb opepues ¿q uiqloJ .iose¡ord 1g 'zetp epuerd
-ruoo olos op¿^rosuoc o1xel Ie :([ope;8es opunru Iep soüoroeururnlr sel Jele^sep e:ed sopelerl] elue:
ep .(;es ap opotu ns
-enc sol ep orqrl) oÍ1u1,oqn1o qpt!»'t 'seuorf,rperl oqcoquro^ epuerdruoc olgs ope^resuor olxal I3 ;¡e enb e1 ,( opunu;at
anbune'([secrpeq] eluerunr so1 ep Ior.rulueruoc] o:qr1) ut,DqnlL) Qll1y'r 'secrSoleuetlue secrSo¡oe1 oprrrnbpe] odrano ns
s€opr sel euodxe epuop oJrsrJeleru orpuedruoc un oruoc opereprsuoJ res urrpod enb '(osp.red 1ep e,l 'rrlsrsqns ered sorpau
-e¡e1) ryaqaq rptpy esnd ue opelerl iE 'I :uos salu€uodrur seu¡ so'J 'sopeq¿Jeur uasepenb solrJf,sa seuorcoe su1 ecnpord
sns ep sor{Jnru anbune 'e11drue elueur¿ueurpJoEJlxe enJ rruuoo ples ;z_€o 3p ¿lrlf,se srqo e-I op un ep erdo.rd se anb
-eerc ,{ elue8urluoc Jes 1e ,( 'a.rdruers ,( rs ¡od orJeseJeu Jes Ia eJlua odrl o:1o ep o ecrSopue ugrreleJ
€ BprcBu rsv 'eusnrrr
epol ep ugrce8eu u1'prcedsa ua'.( ecrsl¡u1eru e;8o1oepr ns op s¿JrtrsrreloereJ s¿ru seepi sel roqep eO
-e.¡ed uernb € ¿]zlrqe¿ llv, qe{u¿ p¡o¡¡q eluonr as '2,{eg ursqory ep e¡ede 'sorlseeru sns er}ug'8S9I opunru else epsep eul
/gg¡1 ercuq s€lle ep e¡eurr;d BI'seuorssro ssue^ uo orprser epuop'upqed§I ue grqrcor e1 ecrSgloepr sol €rcuolsrsqns 3p so
ugrf,BrrrroJ nS'I69I/€0II ue opuelrnru'ouesue eila ue.('uro6 ue 6EgIl6VOI oge Ie grreN . EI Ue SOSJoT[Ur US]Sa
-eJ es elgrsrl odf,anJ e
(olafqo -dec¡ed Bun ep el se u
ours Iop uglsuaqaJde aldurs ¿un se ou oluerurcouoc ocr]ug]nu IE'],Is
BrJosou8 el ep IeJeuaA eJrlcgl¿rp el on8rs oJuerruesued ns 'sepepe^IBs selse
ser{ceH ]Zuqel IIV, qe4eu ep orretsrSeu Iu oprqep 'ecrlug¡odB erSoloe} BI
áp orJBprlJed o,tqce ua tl'z[e¿ursqolN ep erJuonlJur Jod'r,rs e1su3e1u un od -oIN (SOJUoTUTTCEU S
-uer] orrrsrlu I3 se JolnB ns 'seJqo sns ap erusrru elopul BI áp sgruepY 'os]o"t0d el Jod'orec:a1 p -i'
pp a\Dll 07 esJed ua opEleJl Ie souroser^nlB sou enb o^Iss 'serreuproe.rl -renc Iap €soJ BI opE
-xe sapellnrrJrp ¿tuessrd'e,I§ el ep srSoloepl el ep sepBprfe¡duroc sel sepo] 3I ap oues Iá spsep;
ep olrede 'olueturBsued ,S ',Iruruoo pLeS IZ9O enJ oJerurJd Iep olndrcslp -rctnrr {@t(unp) opun
:41qfl bezze¿-ye pqv, ,( Iug§g) zÁeg ursqol¡tr gllotr41 soure.( sop sns uorenJ ]eueleu) sopuntu
orJBlueruoJ ep JoqBI BI ue soJeuord Á ofequJl ns ep seJopunu4uoc soJeru Iap uorJsurruln3 EI
-ud soT'serp soJlsanu elseq rrlx ol8rs Ie epsep ],Is olueruusued Iep pepmu -rleeJ sel ours 'IssJe
-lluoc 3l ue e^rsrJep erJuenlJur ¿un uoJor^n] 'otQlbo,1o Lt,oqil)-\q qls?l9 qpl -soleJ o seJIIgSuB s
-tX erqo uBJS ns eluelueloJcuoJ ÁnIII ,( 'erpe§ gllotr tr ep oluerruBsued Ig -nq s€IuI¿ s¿T'olos
sopques ocurJ sns
múgpsou?o]uvloat07 (e
-lnceJ eun ue uaue
(f Aqf -AEg¡) truuoj pt,os 't, -ues osurc sol ep se-
tzpó Í¡eur8erur ¡lns odráÍ
-end lerJeleru o3lsg
'lBSJeArun ugrcezrur^ JOd'U^r]¿urSeur e1
-rpodoJlue el ep e]SolooJ eun op ru tun8le Iercos ¿Jnlorulse ep puprseceu urs -eJ es onb oI ue olo
'¡uepr peprueunq eun ap sauorJecrJrlrru seordgln sel op glle sgrrr B^ ou :uorJ
'uorJJeJJnsaJ ¿l sE
i
-eJolB,A. ns ep uJor{ el e souJ¿8ac eqep ou'odruer} oJ}sonu B e}lnseJ enb ouele1 Ie :osrIJadsa oprmu
¡od'efen8uel e]se oJed'e,r5 ul ep ¿]8olo]¿cse eJSe]ueBrB e]se eurulno ]sV
-se Ie se lelse¡ac op
«'orqrueJ uer8 1ep el'purJ eJoq BI euens opuenc'solSrs sol ep uorJ¿runs eferl un ep ugrJ¿rrm
-uoJ BI elsuq ueJes o1 enb .( sodruerl sol op ozueruoJ Ie epsep [orlsenu] opunur else 1e .( nlr.r;dsa IB 'od
eE¿ iltAX1AX so¡6rs so¡ ap oclwq9! o¡uerwesued ¡1 'e
734 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

un cierto discernimiento (ihata) de la índole de lo conocido, se trate de la velo de la generosid


representación sensible, del conocimiento intelectual o de la visión unitiva. ductora, el velo de I
Esto significa que nuestro espíritu posee los principios que permiten discer- velo de la mediaciór
nir; pero la aquiescencia no se produce por medio de una peculiar facultad
intelectual, sino como una operación natural del alma, nacida de la índole Los doce imár
misma de ésta tal como la estructuró el iluminador acto del Creador. arquetipos de las t
Nuestro conocer alcanza todo lo creado, pero no al estante ser necesario lizarse en la forma
(waitib al-wuitúQ, que no cabe dentro de las categorías de ser que posee el agua primigenia
nuestra alma. De aquí que Qází Sa'id Qommí se encuentre ante la necesidad rencia es la que se
de afirmar que nada puede predicarse analógicamente del ser de Dios; inclu-
so su unicidad tiene un sentido muy diferente del que habitualmente em-
pleamos. Por esto también, más que el Ser, debe llamársele el Estante; no b) La vida esptit
existiendo ninguna ciencia, ni siquiera la teología, que pueda comprenderlo
totalmente, pues la analogía entre lo que se predica de Dios y lo que se refie- La auténtica ü
re a los entes no pasa de ser una simple coincidencia gramatical. Dios, pues, te la penetración r
es pura y simple esencia que no admite ninguna predicación directa. Dios es el significado de k
superser y la teología apofántica sólo puede alcanzar el último sentido de la y racional. Tras es
unicidad monoteísta (al-tawhtd) mediante el silencio. En este sentido, más se entreve el cosn
que ser, Dios es no-ser como lo que es. Ésta es la significación auténtica de tempoespacial es r
la expresión al-wuitud al-haqq: estante verdadero. ¿Cómo, pues, sabemos en la sucesión y el
algo de Dios? zando la sucesiónr
De la profunda nube de la oscuridad divina, la teofanía hiende la som- un desarrollo line
bra como la luz de la aurora. En esta teofanía aparece una figura que sopor- existen un tiem¡ro
ta los atributos y nombres divinos que manifiestan las operaciones ab intra, espacio y al tiemp
pero sin desvelar la esencia. Dicha figura puede expresarse filosóficamente, Desde el tien
cuando la denominamos inteligencia, o teosóficamente, cuando la expresa- (fuaqa'iq) que se al
mos mediante los nombres simbólicos de la gnosofía §r'í. Pero el paso del Ies: a) el ángel o Lr
sentido exotérico al esotérico sólo es posible mediante el conocimiento por ricidad de la Tien
el corazón (ma'arifut al-qalblya) procedente de la teosofía «katafántica» de nominación divitr¡
la haqiqa muhammadlya (sabiduría §r'í), en tanto que ésta tiene una dimen- dad de la Tierra rt
sión divina (esotérica) y otra respecto del hombre (exotérica). A la primera do de causar la inr
sólo se accede aproximadamente por medio de la amistad divina (walaya), como actual, seap
que propiamente caracteriza a los doce imámes. Posiblemente el texto me- En conjunto,I
nos difícil de Qází Sa'rd Qommí sea el del Comentario al-Kitab al-tawhlden compañeros, allen
el que dice: en la cual el imam
pléroma de la reali
«Dios creó la luz muhammadí antes de crear los cielos y la tierra, el trono y el fir- mo, que se colorea
mamento, la tabla [de la Ley] y el cálamo; antes de crear los ciento veinticuatro mil superior es la pru
profetas. Juntamente con esta luz, creó doce velos: el velo del poder, el velo de la su- todos los colores i
blimidad, el velo de la gracia, el velo de la misericordia, el velo de la felicidad, el que limita con el r
El¡uI anb BI Íefor 'prluec e1 ie¡preuru se ¡or¡edns opunru Ia uoJ elturt¡ enb Ie '.pEprclloJ eI ep o
ecu-e¡uad aymdel 'o¡Eeu ¡e ,( ocuelq Ie eJlue sorpáruJálur seroloc sol sopo] -ns sl ep olel 1e'-repo
eesod orperurolu o oc¡¡g8ue opunru Iep BI le:ncue¡q ernd u¡ se ¡or¡edns Irru oJl€nJrlure^ olu
opunu Iep znl eT'ucrsrJeleru ugrcecrJruErs ep secllelu uoJ eaJoloc es enb 'our -rr¡ ¡e,( ouorl 1a ?uet
-e¡dns ordrcuud znl BI ep epecord znl ?tsg 'ecr¡g¡ord puplTeor el ap outo4afi
Iep eJru-¿Joelzrtl ep pupquer lecrppJ ns ua ern8r¡sueJl es Iugtul Io IenJ el ue
eJrlglxa ercuer¡edxe Bun Blseq 'odtua4 ¡a ,( orcedse Ie epuelle 'so¡euedu¡oc ueplquorlo Q?t!x-
sns ^( rueurr Iep ocrslJulotu efen ¡a ueredo se¡a8ug seJ] sol'o¡unfuoc ug -elu olxeJ Ie elueu
'oJnlnJ o opesed ees'1en¡ce oruoc '(o,@tou) eul Ip p
odruer¡ Ie opo] JeA ru¿urr ¡e elnured enb lerodurel uglcnlo^ul BI Jesnuc ep op e¡eur¡d e¡ y'(eeF
-e8.re¡ue ¡e'send'se Íodruerl Iop ¿JrslJ¿JUn p¿plleeJ BI eplsal UJJoIJ BI ep pep -ueurp eun eueE
-rcrreJose e¡ ep 1a8u9 Io ug 'our,rrp so3o1 o ¿JJaIJ el ep IeuI^Ip uglJúultuou op «ecrlueJ¿]¿{» E
uI ep ,( ec¡98ue pep¡rqr8¡¡elul el ep roues ¡e8ug ¡a (c ,( 'errer¿ el op pBpIsIr rod oluerrurcouoJ
-elosa e¡ ep leEug ¡e (q le.rrer¿ e¡ ep puprenbe:.relelep so3o1 o ¡eEug 1e (u :se1 -r
1ep osud Ie ored
-esJo^run Qryyo1oru) seJopeurruop soun aluelperu uetezuexle es anb (Lrt,pboq) -ese¡dxa el opusnt
seJepepJe^ sercuese sel asJapua¡duoc uapend ¡¡lns odruell Ie epse6l 'eluaruecr¡osolg a
'eluoruelueJedu soruelueu¡r¡edxa enb socedo oduep ¡e,( orcedse 'o"4u1 qn sauorJere(
I¿ elue4 'oprluas ocrluglne ueuerl enb 'sa¡1ns orcudse un ,( odrueu un uolslxe --rodos enb ern8g
'o¡ue1 Jod 'eJeJSe eun ours 'ornln¡ ¡u opesud Ie epsep IBeurI olloJJesep un -uos el epuelq BrIn
se ou odural] IE 'p¿pqeeJ Bclluglnu el ue Jerleued apand es uolsecns el opuez
-l¡q¿]se olgs ipup¡yqulse o p¿plauellnruls el ue orcedse ep 1e,( uolsecns el ue soueqes 'send 'o
opeseq glse odurertr ep oldecuoc oJlsonu anb er( 'eueseceu se ¡elcedsaodrual ep eJrlu9]n? uor}e.
uorcnlolur e1 'souefe¡ sosJe^run sol ep ,( orre¡srur lep sousoJ Ie e^eJ]ue es setu 'oprluas e1se
,('odurerl 1e .{ orcedsa ¡e eceredesep 'uorsuecsu uretur¡d e}se s¿J¿1euorcer,( el ep op4uas ouP
o^nrsues 'orrpe8eu Ieu¿IIInq '¡Bruruu 'orr.r1e1e8e^t sopunu sol ep opecr¡ru8rs 1e so sor(I'elcanp uol
elueruulrsecns apuerdtuoc enb 'nlpydse oJlsenu ep I€luour ugtcerleued e¡ e1 'send 'sorg 1sJBsu
-uerpeu opezrleet osueose un se eJqr[oq Iep lenlrrrdse epl/\ ecl]u?lrrc e-I -erJeJ es anb o¡ Á s
opapuardruoJ upo
osua)so oruo) pruurdsa opnoT (q ou ieluelsg Ie ale
-Iue elueuqeurqsq
-nlJur lsorq ap ras
1enllJ uorcnlqe el ue ee¡drue es enb al se erJueJ puprseceu BI eluE
-eJeJ ecuq enb e1 e ¿n3¿ ¡e ieq,ey ¿l se ucrq4c BruJoJ e1 'erue8nurrd en8e 1e easod anb ras ep
eJqos opelueurc ouoJ] IOp eJnlcnJlse ¿l se ¡e¡ send 'ecrq4c eruJoJ el ue asJezII orJsseceu Jes eluus
-oqurs uepend enb seprcuese seleuorcunJ souorceleJ ecop sel ep sodrlenb.re 'JopeaJJ I
so¡ uer(ntrqsuoc 'sBJrururn¡ seuosred ecop uos olue] ue 'seruetul ecop soT elopul BI ep EppEE
pellnJeJ ¡urJnred u
«'uorcErperu BI ep ole^ -Jacsrp uelrrurad a
¡e .( rourel oluus Iepolel Ie 'uorcelpxe €l ep olel 1e 'urce¡o.rd sl ep ole^ ¡e 'erolcnp 'e^rlrun uglsl q e
-uoc [¡enlrrrdse] ugrccerrp BI ap ole^ ¡e 'eperour BI ep ole^ ¡e 'peprsoreue8 u¡ ep olea, uI ep eler1 es 'oprc
gEL tttAXlAX so76rs so¡ op oclwqlst o¡uewesued ¡1 'e
736 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros dias

con el mundo inferior tiende hacia el negro. De aquí parte nuestro autor
para una teoría del simbolismo de los colores de la ropa y demás prendas
4. Elpersamia
del imám místico. a) Lainlhuncina
En idéntico sentido interpreta Qází Sa'rd Qommí otros elementos de su
interpretación simbólica de la historia mística. Así, la montaña de Qáf, a la El intento de
que ascienden los peregrinos, tiene un sentido cósmico, teofánico y psíquico propiciar una relig
al mismo tiempo. Sobre ella reina el ángel de la humanidad de quien depen- el desarrollo de la
de la antropomórfosis: a) el hombre físico o vegetativo, b) el hombre psíqui- las fuentes del per
co o sensitivo, y c) el hombre intelectivo o divino. Por tanto, dicho ángel es la dia y el Irán nunc
forma humana del Logos divino, vicario de Dios (joWt AAAO respecto de del Islam. Sin eml
los humanos. El camino de ascenso, por tanto, es al mismo tiempo una ini- güísticos supusiert
ciación, una perfección y un autodesarrollo imperativo, pues no se trata de persa se había con
una entidad éntica u ontológica (del ser o del ente¡, sino éxistencial y volun- tanto, la recepciór
tarista, manifestada en forma imperativa: sá. Desde esta autotransfiguración unirse el fondo ira
se abren los secretos de los mundos lejanos superiores, cosmos de la materia di que coincidía q
sutil y lumínica. motivos de ideatid
Hacia 1008/1:
mos años, un gran
c) La proyección posterior de la escuela de Molla Sadra región de Srraz a
pronto fueron con
Durante la segunda mitad del siglo xvrr y la primera del xvur son muy les condujo a faciü
numerosos los nombres de pensadores iraníes que siguen la escuela de ral, esta literatura r
Mollá Sadrá y de Qází Sa'id Qommí. En honor a la realidad, debe decir- sófico, pero permi
se que las novedades que presentan son muy escasas, dominando en casi i§ráqí. En conjuntr
todos ellos la lectura i§ráqí de Avicena. Así sucede con Husayn Jwánsárí de elementos neo1z
(1016/I607-1098/t686), autor de unas Glosas at-Sifal Moltá Samsa doctrinas i§ráqíegr
Grlání, autor del Masalik al-yaqln; Muhammad b. 'Alí Rézá b. Agnaiání, co-
mentador de Mir Dámád; Sayj Husayn Tonkábaní, muerto después del
1029/1620, discípulo de Mir Damad; Qavám al-Din Rází, discípulo del
Tabrizí; Muhammad Rafi'Mlr Zádeh. autor del Rawzat al-anwar fi'abdb al-
b) Mobed-Sah

mululc, Mollá Muhammad Báqir Sabzavárí, muerto el t090/1679; 1lgá Uno de los arÍ
Mtrzá Hasan Láhiií, muerto el 'J,t2I11709, autor de importantes obras: Móbed-Sah, autor
Rawa'í al-hikma, Zawahir al-hikam y Áyineh-ye hikma; Mollá Na'imá Tále- su interés por el pt
qání, posterior al Ll52/1739, autor de un Asl al-usúl; Bahá'-l-Din Muham- del pársí, une una
mad Ispahání (106211652-113411722), comentador tan esotérico de Ibn grupos: peripatétic
Srná que titula su obra'Awm ljwan al-safa''ala fahm Küab at-*ffi' (Ayuda ra coincidente, po
de los «f{ermanos sinceros» para comprender el Kitab at-Stp1, y Mollá guos iranios, rem!
'Abd al-Rabmán Damávand, muerto el 1t5O/1.750, autor de w Meftah-e fuente principal dt
asrar-e Husayn Como después se dirá, esta escuela se mantendrá durante santos, que gratuit
los siglos xrx y xx y llegará hasta nuestros días. está escrita en dos
soueru ¡e) a¡qr8¡¡e¡urur alueluulnlosqe e¡erur¡d e¡ :sun8ue¡ sop ue BlrJcse 9]se
¿Jqo el 'serueJr sele¡o.rd son8rluu sles ¿ er(nqr.r1e elueruelmle¡8 enb 'soluus elueJnp gJpue}Irsru
sorqll sres ep olunfuoc 1¡au,ry¡¡ "t17gso0 eyl!;\ as ugsaqoe ¡ep ¡udrcurrd eluen¡ a-qfiah1 un ap Í
u1 'ueleld rod epeuru¡nc ,( so8eu8 so¡osg¡r¡ so¡ rod ept8ocer 'sotu¿¡t son8 EIIoW ['(pltyto
-rlue sol ep uor8rTer el ep eluapeco¡d Ie uoJ '¡ereueE o¡ rod'e¡ueprcuroc er upnfv) ,ptl§fl (r
-eprsuoc oI soruql4 solse ep olueruusued 19 'se;bgrsl a sorl]gl¿dued :sodn¡8 uql 3p oJlr9loso
sop ue solopugcrJlselc 'so¡osollJ sol rod peptsolJnc uualc eun eun 'rsred 1ep -ureqn141 uI({-.EIill
oluenurcouoc opunJoJd ns u,( on8tlue oepzeat o]uelu¿suod 1e rod seJa]ul ns -elgIgruleN 9IIo
y'(sosor8qer sereqes ep e¡ancsg) EqppDW t-upsaqo1 lep rolne'qe§-peqgtr\l :suJqo seluegodu
en¡ ugMe; mzy ap repdrcsp odru8 ¡a rod soplnlJul serolne sol ep oufl p8y :eot/oeot
1o qpqnlf t?Maúi
Ltps-paqzw (q 1ep opdrcs1p'!zg¡
1ep sgndsep orretr
-oc 'Jup{euEV'q
'sa;¡r-r§ ,( se;,¡g 'se;bgrgr suulJlcop Bslue§ gllow ;g
uoc eue,(eq¿tr^l Iep sulslpnq u4e ,( soanbrueru 'socl.llsuo¡ozoeu solueruele ep JrgsuE./Yu uÁesn¡¡
elczert Bun se uJnluJelrl else áp ocr?g¡oepr oprueluoc 1a 'o1unfuoc ug'lbgrgt rsuc ue opu"u.ru
oluerruesuad ¡ap uprcouoc ocod,(nu¡ uuoz eun JueJls€r alnured oted 'ocr¡os -rrrep eqap'pepUr
-ollJ r( oJrUJc Blsr^ ep olund Ie epsep ro¡ezr uer8 ep eceJuJ ¿JnlBJelII elsa '¡e.r ep elencse e1 uad
-eue8 ol Jod'ugrcrpe rorrelsod BI Eplnlrur 'uglsnJlp ns rclIIcuJ u ofnpuoc se¡ ,(nur uos mx 1ap
enb o¡'sordo¡d soJqll oruoc solpur sysred so¡ rod sepeJeplsuoc uoJenJ o¡uord
uerq seJqo sn5 'so¡nd;csrp sns ep eruedruoc ue ¿IpuI ul B ZBJIS ap ugr8er
BI epsep gr8nue 'ug,r,(uy JBZV op€ruu1¡ 'oepzuru elopJec¿s ue¡8 un'souu solu
-sru sol ro¿ 'esred ¿plcnpurl an¡bgtgrln 7ou4r¡¡ el 669f /800I srceH
IB
]euolcsu pep4uepl ep so^pour
.rod eprceue t'eepzean;srgd ernlerelrl BI ep saseJelul sol uoJ elplculoJ enb Jp urJelsru BI ep soux
-J¿aeJrtros ep olueru€sued 1a ue elueJslxe ocrue¡srerd oIuBJI opuoJ Ie esJrun ugrcernS4sue4olm
eqep BrcueJsunJJro elsá V lrcgJ sgur ure IpJ¿^BJqoS ap ugrcdece.r e¡ 'o1ue1 -unloa,{ prcue¡s-re
rod iplueprrcorou erpul ul ep l¿rntlnJ enEual BI ue opl¡e^uoJ s;quq es es¡ed áp elur¡ es ou sau
¡e 'olueruoru lanbe ue oJed 'selquJeplsuoc sapelprlJlp uore¡sndns socr¡s;nE -rur eun oduap o
-ull solnJlqel solut1slp so1 'seuorseco se¡dr1¡qu ue 'o8reqrue UIS 'tuulsl Iep ap olcedser (qWV
ugrsuudxe e1 ep sgndsop ru seluu ru 'uo¡árdtunrJelur es €cunu uer¡ 1a ,{ erp e1 se ¡eEug qrlrlp'q
-uI ul eJlue seuorceloJ seT 'orlugrunce osor8r¡eJ oluetruesued 1ep seluenJ sel -rnb;sd erqruoq p
ap uun en¡;bgrgr e,r¡osou8 ul r¿Ipq e¡ ue ;bgrgr errnplq¿s el ap ollorresep Ia -uedep ue-rnb ap
e¡ed ourruer Ie glIIIc¿J Bcluerunca Qqptt a-ulp) euIAIp ugrS¡¡er eun ¡ercrdo¡d ocmbrsd,( ocruEila
ep (909I/VIOI-gggll¡gd req{V ¡o8otu rope.redure IOp o}ue}ul IE 8l e'JEo ep ¿Ererx
ns ep solueltrale f
]bp.tst olualwosuad 4ap mtuanfm o7 (u
supuerd s_uuep f
tux {. t,tx so1&rs so1 aruDffip otpq o7 ua pryg oruarwDruad 'V Jolnu oJNanu sf.
lg
¿EL ltt\xl\x so¡61s so¡ op oclwptsl o¡uaruesued ¡1 'e
738 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros dias

para mí), posiblemente en lenguaje cifrado; la segunda es una traducción Bibliografía


persa pársí fabulosamente atribuida a Sásán, contemporáneo de Josraw
ParvTz. 1.228. A§tiyffi S-
vida y doct
Según Corbin, el libro atribuido al profeta Sásán refleja la metafísica de
1229. Íden, Has
Sohravardí, mezclada con la gnosofía de los süfíes iraníes; no es, pues, aven- co), Ma§há
turado incluir el Dasdtir Nameh dentro del círculo de Ázar Kayván. Móbed- 1230. idem, And,
Sah refiere que el año 1.0481t638 encontró en Lahore a uno de los discípu- jours,voL\
los de Azar Kayván, llamado Farzáneh Bahrám b. Far§ád, conocido por Corbin, II-
Kuchak Bahrám, atribuyéndole una amplia información filosófica y teológi- fdem, nrím-
ca, el conocimiento del árabe, hindú, persa y otra lengua occidental, y la tra- fdem,nrim
ducción de Sohravardí al persa. De este autor se ha editado la obra en persa fdern, núm-
Sdrestdn-e chahar chamaqla Ciudad de los cuatro jardines (Bombay, 1279 / fdem, nrim.
1,862). En ella aparece una cosmogonía, una fantástica historia de los reyes- Ídem,núm
profetas, que comprende a los premedos, medos, persas, ajemidas, Alejan- 1231.. HüSang, á¡
IbnBabuye
dro, arsácidas y sasánidas, y una evidente gnosofía iSráqí, que es un camino KolayniM
intermedio (barzaj) entre la dialéctica teórica y la práctica espiritual süfí. El 1232. KuchakBi
autor, que se proclama discípulo de Azar Kayván, al que llama, entre otros MóbedSál
epítetos, imám de este tiempo, identifica la sabiduría i§ráqí con la doctrina 1233. Mollá Hitol
de la iluminación (ga§aá) de los persas. rár.,13891
Mollá§a&
1234. Ídem, Al-l
c) El supuesto Hu.Sang tro viajes t
pub. por§
Según Corbin, también habría que incluir dentro del mismo grupo la 1235. Ídem, §eIr.
rán,l380l
obra Ayln-i Hü"§ang (Doctrina de HuSáng), supuesto profeta iranio, com-
1236. fdem,Mq
puesta por cuatro tratados: J¿ítab, Risala ZardoSt Afsar, Zayendeh-Rudy Zav-
1237. Í¿em,§au
reh El Dabestan cita a otros sabios mazdeos emigrados del Srráz que co- 1388/1961
noció personalmente; dos de ellos, flakim Iláhí Herbad y Hakrm MIrzá, son 1238. fdem, Kas
clasificados como i§ráqíes y conocedores del pensamiento de Sohravardí. 7960.
El autor del Dabestan, apoyándose en el círculo mazdeo emigrado del 1239. Nasr,I{- Í
Srrá2, sostiene el origen iranio de la filosofía, tanto en su forma dialéctica y Nasir-iJos
teórica, representada por los peripatéticos, como en su vertiente extática pla- 1240. Qazí Sa-rd
tónica, típica de los i§ráqíes. Los traductores habrían utilizado los supuestos 1935.
viejos libros, conservados en el tesoro de los reyes persas, para extender la 1241.. fdem,Kin
sabiduría por todo el mundo. De creer a este desconocido autor, al grupo de Strotlmam
fdeqnrúm
AzarKayván habría pertenecido Bahá'-l-Din Ámilí, SÍ'í muytahid de Ispahán
1.242. Tabátabát
y maestro de Mollá §adrá.
1388/1961
Varios,nú
'¿0I 'urrlu'sott€¡
"taolq u? otqg'esa1íurpur1 :996 1 /g gg1
'ugreqe¿ '(ocnu9¡sr opunru Ie ue E,rs e1) utp¡s¡ tpp D,!§ .g, 'hl 's 'l,gqeigqei 'zvu
'y61 lugu'urep1 ugqed{ ep pqz¡Í-l
'e 0I 'u4ru ''U'uuuurqloJls ep odn-rE 1e toltre,l
'g ,WZT el Jepuelxa eJBd t
t 6l / i S tl'u-ereqe¿'pgprugg IIV,'IAtr ep' pe'u1,oqto -7o q?1!»'lalep¡
'9t 6r solsendns sol opu
/vStl'ugraqe¡ ltg{§aW '¡1 pe,i(eg 'pe lgaqaq fptpx';uruo§ pLeS }zpo 'jvu -e¡d ecqgga eluap
'€6'urlu'aa.etsol trl§gN ,( ecr1c9¡erp BrrrJoJ
'9 .6T,ZI
9 6 1'serpu o1 7uo7s7 to saqpat puv s1oap¡'' y1' *e y¡ ¡ep opurErure oe
'096f 'rpre uJrlos ap
'I '¡¡ ap 'pe'oQ71t¡p$1o tupu§o sny 'uap¡ .8EZI
/Oggt 'ugraqe¿ 'qn{e¿ soupq uos'ezrrtr I u¡¡sÉ
'896rl889r
,LI,ZÍ -oc anb zene raD
'p¿qse¡z¡'IrE^pzqBS IpgH gllo6 ep suso¡3 sBI uoc 'oQqryqru-1o pru?lnv§ 'lutsp¡ --v1r
'
.9EZI -aoy [p4y-tl"ptd
09 6I / OBEI'purls¿ru'oQqpp-1o tu¡pZot¡'wep¡
'096t/o9er'ugt -tuoc 'oruel u1e¡o
-eqe¿'rSu¡'H pl,i(Es ep'rlur TgQ,gqnt puo ]*roqy)u/ s!1.! puo 7§y qag'uap¡ .gEZI u1 odruE orusrrtr
'896I/8LEI ep rrlred e'uroQ 'Lpqeipqei'H1N'V [,(ug rod'qnd
ua 'sIoA 9 'pourpe:gggl/Zg¿1 'ugreqeJ ''lII 'pe '(se¡enlrrrdse saferlr o¡1
-Bnc sol ep elrnprqss e1) nQ1bo,1n q!so1-{ o{11p,ntu1o 7otu4t¡1-7V 'anap¡ .,EZI
'06 'urtlu ''5'prpu§ 9¡¡o¡41
'696r/68Ct'u9t
-eqe¡'ns1nz1 '¿.( Se8eqo¡¡'IN'pe 'ountuo¡:¡ ¡-tpng'1tgt*zqes IppH gIIotr tr
'ttzf ¿urrlcop e¡ uoc {
'
9ZZI'LU\u'qlq?pDw r u9$aq00'rl9§ peqgl^tr soJlo e4ua
'ZggII6LZI ',(equrog 'tpqoqc !-uusaqs ''g tuurqug >Ieqrn¡1 .ZEZI
'I8umu''¡41'ruÁe¡o;¡
"uu¡
Ig ',¡r_rS ¡eq¡4dsa
'g¿ 'ur,ru qe,(4qeg uq¡ ourru¿J un sa aab
''^'V'l-*o6 .TT,ZT
'
-ue[e¡y 'sepruafu
6 LgI / g 6ZT',{eqruog 3uog4¡7 1-u1ty'8uus[tg
'79'runu'urep1 -ser(e¡ sol ep slJolff
'99 tugu'uep1 le tZt',tequog)
'29 'urlu <tuepl us¡ed ua BJqo E o
'I9lurlu luepl -er] el,( teluaprcoo
'99 'rugu'ruep1 -r8o¡oe¡,( eaggsog
'69'rulu "1¡'urqro3 .rod oprcouoc !g-
'
I L6I / I6t I's;re¿-ugreqa a'y'1orr'ano[ -ndJcsrp sol ep or
sou p,nbsn[ ¡¡r1X ap?ls a7 qndap suatuvtt saqdoso1ryd sap aúo4ol¡tuv'wep¡ .OEZI
-peqgIAI 'ug,rÁe¡.n
-psl{u slsr^ ep olund ro apsep res ¡s) up!t1, o-o!os7"i'fi!:::":"ffr}X{$; .6ZZI -usle 'send 'se ou
'f96I/I9EI 'p"qsetr41'(p¡pes ?llory ep euulcop,( epn ep ecrslJuteu E e
el s orrelueuo¡'ptpo§ ppo¡,y a[-olos1nl aÍ-ptp olpt¡ 1-tltog ''C 'f 'S 'rug,(¡lgy ,8ZZT
A\BJSOf ep OoUU¡A
o{otSoqqtg ugrccnpBJl ?rm s)
6EL tttAXlAX so¡6.rs so¡ op octwgts! oqe¡wesued ¡g 'e
WL
'elueprcuroc ou enbune'e1a1emd enJ uglsnlJuoc u¡'eu
-uurceponp B,Is ul rod oprr.roce¡ osaco¡d Ie opIS e,{eq enb alueJaJlp,(nur ro¿
'e8orp ep sorrq'e soursese soueurn?ues sol o Bg¿]uol tr e¡ ep ofer¡ osolnq€J
¡a enb s¿ru ocod ua grlJr^uoc e¡ u8rrueue uglcrperl e¡ Íseroptn8es ep oplJnpoJ
odn¡E un ¡od elueruelJeJ Bprpualue enJ olos '€cuelose ,( ¡euosred peprsor?
-lleJ ul rod ¡u8e¡ eprcolqelse u9r3¡er el rln]r1sns e eruel opou ouel ue enb
'(VgU ap olsoEe ep g) el39q eI ap 699 p ue llttuelv ep ollls¿c Ie ue u9I3
-ceJJnseJ uerE e1 ap uglJerue¡cord u1 'ecllsglu¿J epua,(e¡ ue Bplueluoc alrud
ua ,( er.relrrourur 'eprpr,trp 'usn¡uoc gllus BIIo ap Ío¡dr8g ue ¡u{9¡ EJ}sBuIp 3l
ep ourerqo8 1a aluernp repod ¡ep eqenrd BI gtuelulredxe ¡1,grusr e,I§ eT
'oc41¡od
repod ¡ep eqerud [c]JIp e¡ resed ap oqnq uglqruel euerulJeponp 3,I§ e¡'sosec
so¡ u43as 'ugrceur8ruru o uolcnces¡ed ep so¡8rs soltrJnrrr sol u ased 'orusq
-r^oruur 1e elJuapuel IuuolclpeJl €l uoJ oclJosollJ-ocr8g¡oe1 olueruesued ¡ep
ozerdorl Ie uoJeleues xx o¡8ts Ie ue uoJelS¡ns enb soluelurllolu sol ored i;rr
-e¡u§ epseurp eI elusJnp €soIJIJo n IeIJIJo uorccelord euolc ¿un e ,( ruuns Iep
o¡cedser Lrs oclluglsl oluoltulcelqelse Iap otusll^oruul Jouoru 1e gÁnquluoc
o¡e u enb.resued oqef,'sulp soJlsenu Blseq esalJoluoJe orusllu o1 enb JegeJl
-xe ep se ou lrtltx o¡8rs ¡e elsuq sozuelruoc sns epsep oplpaons elJqel{ Ie}'op
-oru ouerc ue lpepmuttruoc eptdurnJJelutul ns oruoc tse'oluetulesued ns ep r(
eJnllnJ ns ep eluuJtzletele¡durars opluelsos ueq selueJl seropesuad so1
octtl¡od npod pp oqm.rd o7 (e
]uotl olualwqsuadpp pqpmuuuu 117 'f
KK & K§,., §fl}"§S§% %ffiT r§fl§
€ . "sJr tr #a s § 11H § § A :I*d&-l
k
BJ§ft§
B Ba6 #&&
s &#SelS
PdFiq. & §,3"& g-,# *§-,l.%"-ifl§.§,' B;. IP
e i":§ -§ -B 1§
*
"3;q."§€§ S;Á
dh& ***r*S* *&
ffi 6Aü§tsfrBXA&:
§' t *.á
742 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

Oficialmente, el Sáh Ismá'il, fundador de la dinastía safaví, se limitó a re- b) Un contlicto idr
conocer los derechos de la comunidad SI'í en nombre del imám oculto; de
hecho, la Si'a duodecimana gozabaya de cierta tolerancia tras los muchos si- A finales tlel si¡
glos de persecución y martirio; la conversión safaví significaba la garantía flicto rodearía al pe
plena para el desarrollo de su espiritualidad. A partir de dicho momento,los ricos, como el de lo
soberanos iraníes han declarado que su misión consistía en garantizar a los rar tanto la organiz
fieles el tiempo de espera hasta la llegada dela parusíadefinitiva; pero, como esta última se había
siempre,las cosas no fueron así de sencillas. cho a los muitahfufu
Aunque las comparaciones son siempre inexactas, conviene recordar fue creciendo pauk
que el rescripto de Constantino, mal llamado Edicto de Mildra también se li- tación de la teologí
mitaba a reconocer al cristianismo como una religión más; pero rápidamente nos llegaron a sostt
el movimiento cristiano se convirtió en la nueva religio civilis del Imperio los muytahides y u
Romano, apareciendo una estructura religiosa que bien pronto, por boca de todo y que, a la pCI
Eusebio de Cesarea del Ponto, llamó a Constantino «nuestro sabio y piísimo días dirigida por el,
emperador». El cristianismo, al estar estructurado como una sociedad pecu- Durante el got
liar, la Iglesia, ha podido mantener ante la sociedad civil tanto la posición de 1.14811.735 se p1o(
tesis como la de síntesis, según las circunstancias y los tiempos; y sólo ha re- clarando que la Si-:
currido a la de antítesis en los periodos de fuerte persecución. El Islam, por cuela o rito jurídict
el contrario, ha carecido de dicha defensa, pues, por definición, mantiene Sáh quiso reducir l

siempre la posición de tesis, ya que la única sociedad posible es la umma. parte de los bienes
Cuando el poder político ha poseído fuerza y cohesión social, la organiza- organización religir
ción teológica, jurídica y cultual islámica (ulemas, alfaquíes, muftíes, imámes mana de los muit
de mezquita, etc.) se ha comportado como tácitamente colaboracionista, re- mantenían una guÉ
legando ala taqlya, el prudente disimulo, la protesta silenciosa, salvo las ine- ideológicos de los s
vitables y ejemplares excepciones, tantas veces coronadas por la prisión, el El estallido del
destierro y el martirio. nastía qáyar (l2l0,
Por otra parte, toda organización religiosa se considera depositaria legi de la comunidad is
tima de la recta interpretación tradicional y, en principio, mira con descon- del establecimient¡
fianza a los que buscan un ahondamiento novedoso de la religiosidad perso- dinastía; tras de su
nal y social; recuérdese el caso de la Inquisición. Por lo común, y siempre la India, en la que
que fue posible, h Sr'a duodecimana habíá resuelto los roces polítióo-re[g1o- convertiría en el je
sos mediante el uso de la citada taqlyq salvo en el caso de sus numerosos y parte,los muitabid
fervientes mártires. Lafiierza política y la cohesión social de la dinastía safa- no Iraq, entonces ¡
ví y de las que la sucedieron condujeron al robustecimiento de los aspectos ciudades santas de
cultuales, jurídicos y teológicos frente a las aspiraciones espirituales. A partir 'Alí b. Abí Tálib y
de los últimos años del siglo xvur, ulemas y alfaquíes empezaron a no ver con turcos y la dinastít
benevolencia algunas de las manifestaciones de los gnósofos místicos ( fura- embargo, el referid
fa), pero tampoco se sentían más seguros de la índole islámica del poder gico y espiritual, t
político. muytahides duoder
'sou¿urceponp sepqe{nlu
sol eJlue oleJeJ guedsep eJdruols anb 'sa/tog sol ep ¡e '¡unlrrldse ,( ocrE rapod Iep ucrry¡sr
-gloapl oluefiur^oru o^enu un u ue8r¡o erJep oJJeIJsep oplJeJer ¡e 'oErequre -otn,) socr4sJu sol
ur5 'pepqrnbuert elrluler eun BqurnEese se1 ruel;' ry{.¡=b ellseulp e¡ ,( socrnl uoc JeA ou ¿ uoJEu
seuulps sol erlue ocrl¡od ousruo8ulue ¡e !r¡y, 'q u,(esn¡¡ Á qpi IqV'q IIV, r4red y'sepnrp¡ds
seruerur solues sol ep seqrunl sBI eqec ',g1eqre;¡ ,( ¡e{e¡ ep selues sepepnlc solcedse sol ep o
sq ue elueueleJcuoc ,('r¡ueruso oJJnJ or.redul ¡ep e¡ed secuolue 'bur1 ou -e¡e§ epsuulp EI ep
-rce^ Ie ue opuercelqelse opl uBlqeq es souerulceponp seprqel,(nu so¡'e¡ed ,( soso¡eu¡nu ms a
ns rod'se{o[ sol ep ]llgrusl peprunuoc el ep Ien]Irrdse e¡el Ie ue ¿]rlueluor -or8rla¡-ocrluod s
os sacuolue epsep lser,rs sodn¡8 soso¡erunu u¿rpISeJ er( anb u¡ ue 'utpu¡ u¡ a¡durers ,( 'unuroJ
e uo¡esed seroprn8es sns ep soqcnu ,( ug¡ g8y 1e 'ulorrep ns ep ssJl :B;lseulp -os¡ed peprsofJ¡ar
q ep sel?Joru ,( soc4r¡od se¡o¡¡e so¡ ,( osorErlir-ocB¡od oluarulcelqelse Iep -uoJsap uoc ernu
ouslrrJoJuoc Ie uJluoc ellen eJ eun. ozaqexue 'tuuJl ]llgurq peprunruoc BI ep -¡3e¡ errelrsodep ux
rolcerrp'ugf 93y p', 6t 8I I I 9zI ug.' Gzet / t vt l-9 6 LI I 0Ízr) ¡p6cb slrseu
-¡p el ep ourerqo8 le eluernp reSn¡ ozrn¡ oluelora otrlguoc Iep op{letse IE ¡e 'uorsud e1 rod
'xx,( xx so¡8rs so¡ ep socr8g¡oapr -eur sel olps ?so
seue¡qord sol €rJeJeJnpue enb 'eper.retros o uuelqe 'e¡¡enE eun uelualueru -ar 'elsruorceroqup
'repod 1a ue usor8rler-ocr¡;¡od ugycezrueflto e¡ ,( seprqel{nu sol ep euuru serugrur'sergnu t
-rceponp u,Is ¿l'seprn8esred seclJelose s¿]ces su¡'¡sy'esor8rler uorcezrueE¡o -eztueflto e¡ 'prcos
BI ep olueluocsep eluarn8rsuoJ Ie uoJ 'lbou pp soollslJ seualq so¡ ep e¡ed 'uruurn ¿I se áIqlso
ep ugrcucsrJuoc ul eluelpetu setueln sol ep elcuenlJul ul JIcnpaJ osrnb qgg euellueur 'uonruqt
J?peN 'ue1s1 Iep JolceloJd oluenc ug 'unruoc TUBISI Iep ocrp¡rnf o]IJ o elenc rod'ue¡s1IA rr-og
-se elurnb q oruoc upuJeprsuoc Jes elqep Buerurceponp e,IS e¡ enb opueJulc -er Bq o¡9s Á isodu
-ap esor8¡er ugrcenlrs eI rezrTrqetse gtuelur es 'qgs grue¡cord es gt,LIlB7II ep ugrcrsod q o¡rru
¡e anb 'ug1 rqpu¡ Jellpru uenq ,( oJeJnlue^e Iep ouJelqo8 ¡e eluurnq -nced p¿pelJos su
']ureruol qpllo]gÁy ¡e rod uprErrrp serp ouns¡d ,t orqus arp
soJJsenu ep ;ueJr eJrruelsr ugrcnloleJ el e BlJlcnpuoc 'erlsod e¡ e 'anb ,{ opol ep Bcoq ¡od'oluo¡
Iep erJaJeJ¿dusep Bcunu enb eepr'qES Iep ourerqoE ¡e ou ,( seprq4{nur so¡ ouaduq pp s7pn,
e elueruerurrySa¡ e;puodse¡¡oc ocq¡od :epod ¡e enb Jeuelsos e uore3e11 sou aluerueprd-er o¡ad
-n81e 'rrr.e¡e§ Brlseulp el ep ¡eurJ ¡e ,( Íse¡,rs oqcerap ¡ep ,( e;8o¡oel BI ep uglcul -rI es ugrqruel t gf
-erdrelur elue ppq4$ Iap osn uanq 1e oplqep 'eluerueulJp¡ned opuatcerc enJ JepJoceJ erIaIAuG,
orftlserd ns iseruep sol ep seJolceJrp oruoJ soprnEu4srp sapt¡ot{nru sol e oqc
-eq op recouoceJ ¡e ocrl¡1od repod Iep opuercuelsrp opr Blqeq es Btultf,r else oruoJ'orad Srrggu
'e4o ep Íeuerurceponp e,Is erdo¡d q oruoJ ecr¡;¡od ugycezrue?to el oluel rer so¡ u rezquere8 ua
-e1o¡ ue¡pod enb o¡ ep glle seru oqcnru ueqt'bbo¡¡ ?1qV solep ¡e oruoc'socrr so¡'otrueurou oqql
-glose sodruE so¡'e1rud eun e« 'rueJr B,rs el ep olueruesued Iu BlJuepoJ olcru e¡tuew? BI BqB4Irl
-uoJ ep eJeJsgurle euerc Bun xrx ¡ep sordrcur¡d,( unx o13rs ¡ep se¡eulJ V -rs soqcnu sol s?Il
ep Ío1pco usur f
sopuoq sau o o)tt'qod-octSgloap¡ otc1{uoc un (q -er e glru4l es lAqF
eil XX Á y¡y so¡6¡s sol ep !uu! oclwqts! otue¡wesuad ¡1 ',
744 lll. El pensamiento ¡slámico desde lbn Jaldún hasta nuestros dias

2. La escuela §ayjí espirituales y e4peri


pirituales, cuando tt
a) Origen ideoló§co diría hasta cumplir
que allí se formó q
El inconformismo de los muytahides emigrados y su arraigado imámis- en peregrinación a
mo siempre estuvieron atemperados por su contacto con los ulemas que per- éxito su interpretaci
manecían en el imperio iraní; pero cabía una interpretación más radical, y tal pre una cierta com¡
fue la postura del §ayj Ahmad Ahsá'í que, tras de su formación en Naj'af y espiritual oculto (fr
Karbalá', acabó concibiendo el imámismo como una fidelidad integral al so para enseñaf de
pensamiento de los santos imámes. Bajo la pretensión integrista, Ahmad Ah- bían concedido la c
sá'í incluyó toda la vieja tradición gnosófica, fuese la más próxima de la es- Naturalmente, los I
cuela de Mollá Sadrá, como la más lejana de la herencia i§ráqí. Así, desde su tensión y Mollá Mu
fundador, la escuela §ayjí rechazó la acusación de sectaria e innovadora, y se natorio de su predir
consideró mantenedora de la tradición §I'í, pese a las reservas de los mufta-
hides y el rechazo de los ulemas tradicionales.
Sayj Afrmad Ahsá'í (11,671L753-124111826) afirma en su autobiogra- b) La sucesión §a1
fía que era de origen árabe I y que desde adolescente tuvo preocupaciones
La escuela §ayií
1 El fundador de la escuela §ayj, Ahmad Ahsá'í, nació en 1166/1753 en Ahsá', Bahrayn, de fa-
milia árabe si se cree su autobiografía. Cuando era joven, fue atraído por la soledad y la meditación, L.o Elfundad(
sintiéndose acongojado por la falta de preocupación religiosa, así como por las visiones extraordi-
narias que pronto experimentó. Esto le llevó a buscar directores que le guiasen en su experiencia;
2.o Sayj Sayyi
mas ninguno de los que conoció le satisficieron. De aquí que, en realidad, su ilaza la recibiese de cesor por el primen
los Doce imámes, durante un sueño en que cada uno de ellos, por intermedio del décimo santo 3.o Sayj r.{áÍÍ
imám, le concedió la correspondiente iyáza. La experiencia espiritual del §ayj Almad Ahsá'í es la 1870).
típica de los visionarios de la Si'a y de aquí el valor que le da a ser su propio maestro espiritual,
bajo la guía del maestro espiritual oculto (§ayj al-gayb). A los veinte años abandonó Bahrayn, diri- 4." Savj t¡áfr
giéndose al Iraq, residiendo en Nalaf y Karbalá' otros veinte años. Tras varios viajes por la región hijo del anterior.
de Basora, en 1221/1806 marchó en peregrinación a Ma§had, lo que iba a ser la causa principal de s.o Savj Háii
que el movimiento §ayjí se asentase sobre todo en Irán, debido al apoyo entusiasta que encontró
del anterior.
entre los fieles de la Si'a. Desgraciadamente este éxito motivó la envidia de algunos y Mollá
Muhammad Taqí Bargání pronunció un takfir en Qazvin, mostrando una vez más la hostilidad de 6.o Sayj AbüJ
los alfaquíes frente a la teosofía islámica. Este incidente motivó que §ayj Ahmad Ahsá'í decidiese 139011969), hiio d
retirarse a La Meca. Cerca de Medina enfermó, muriendo el 2l de {ü-l-qa'da del 1.241 (28 de junio
de 1826). Su descendencia espiritual constituye la escuela §ayjí. Su obra escrita es extraordinaria-
7." Sayj 'Abd
mente extensa. El catálogo del §ayj Sarkár Agá da ciento treinta y dos títulos, incluidos algunos que desaparecido durar
indican más de una obra. Corbin, gran conocedor del pensamiento §ayjí, consideraba como más
importantes las obras siguientes: 2 Sayj A[rmad Ahsel
noble de estirpe husayni
Sarh kitab al-Hikmat al-'arlíya, comeitario al «Libro de la Sabiduría del trono, de Mollá Kázim, en la ciudad de
§adrá. Ahmad, a quien enco,ñtñ
Sarl.t kitab al-Ma§a'ir, comentario al «Libro de las penetraciones metafísicas» de Mollá maestro, Salyid Kazim rt
§adrá. antiturco le ocasionó dili
Sarh al-Ziyarat al-!,ami'q comentario a la peregrinación. Kázimayn y después a$
Fawa'i{ enseñanzas, y 1259 11843. Su obra es
tawami' al- Kalinz, compendios. ellos contienen a su Ygzü
:uo§ solrrcuodur s¿IlI s¿l sep¿trrpe serqo sEI ep <ürqrof, u93es 'se.rqo sBue^ ze^ ns e ueuelluos solle
ep soun8p f !so1n1¡1 sop .( elueles oluerJ ep o8o¡elec ng 'eqdrue .{nur ery €llrcse ?rqo $'tny/69zl
ep B$Iq{-¡Lp ep 1¡ Ie ,EIeqrB]I ue opuárrnru 'gure¡ue ose¡8e¡ ns V 'arftrüss e sgndsep ,( u,{eurrzg;
ep orJenlues p oulrSared oruoc opueqJJeru'es¡eluesn¿ e 93¡qo a1.( sepullncgrp ouorseco el oJJnlrlue
ulloru ufl 'pepuupdod elqeraprsrroJ ozu:ecle apuop '.pl?qre1 üe olmlqelse es urz!) pr.(Áeg 'ortrseeur EIIOntr áp «s?Jrs[slertr §í
ns ap olesuoc ro¿ 'o1ce¡rperd olndlosrp ns ue esopu?ruuuoc 'pz?^ ue e]J?r]uocue uernb e 'p¿urqv
[,tes ep ercuelsrxo el gle^er el es ouens un ug'g6¿1/7IZf or¿e Ie 1§eU ep pepnlr uJ ue 'rutzpy EIIohtr ep «ouoJl Iep EL
prf,(e5 grceu ;11y 'ordse3 reru Iep plueprccorns uor8er e¡ ua eprrelqulsa ;u,(esnq ed4lse ep elqou
srlrrueJ eun ep eluerpuacsep '!}§eu urrzgy pr,(de5 e roserns ouroc ou8rsap t,psqy peuqy [,{e5 ¿
seru oruoJ eqzrap¡suo !
enb sounSp sopFlcul'sol
'zrueJr €cr{uglsr ugrcnloAoJ EI e}uemp oprcaJudusep
-¿rJeurpro¿Jxa se ellrE
elueruecr8gr] re3ered Is 'rouelue Iep o[q 'ugf vz?u lopqv, [1(u§ o'L orunlep 81)MIIapup,r
,( lroueluu Iap ollq 'Gget lOOtl eserprcep ;,gsqypsuty
-q6BI|VV,I) BEy rgryes operuell'Itu?qprqg upl rursgo-f4qv [ÁBs o'9 ep p?plllsoq uI s-sr zea
p11ory ,( sounip ap s!p]
'JorJeluB Iap
oJluoJue enb etse¡suua
ouBrureg '(ZVetlOgtI-6SgtlgLZl) upf lopqY, toufez {4gH [Áu§ o'§ ap pdrcurrd ¿sn"r Exrs
'rorreluu lap o[r{ u9¡3er e1 rod se[era so-r*
-rrrp'u.(erqeg ouopne(F
'GOAtl¡ZtT-9nBÍ/EgZI) 1ugurrry ugt pururueünl4 64pff [ÁeS o't
" '1en¡rrrdsa o4saeru ordo¡d
'(o¿sr €l se r,¿sq¡¿ peuqy fÁus
/tgZt-OntlSZZi ]uprurr) uel rurrey p€uru€qnlN 449É [Áus o't oJuss orurcep Iap olpffi
'JopBpunJ ,( o¡eur¡d ¡e rod rosec ep eserqrcer eI ezC6! ss
iercuer¡edxe ns ue ua@
-ns opeuErsap'(tVgtl;gZf-g1LTlZtZi pse¿ urlzp; pp{,{eg [,(e5 o'Z -IpJOeJXe seuOrSr,r Sq rOd
:opulrc e,(
r,gsqy peurqv [,(eg ropepun¡ ¡g o'I 'u91ce1rpeur u¡ Á pepelos t
-e¡ ep'u,{zrqeg',psqyua
:urusru el ep seJolceJrp elels oplcouoceJ eq Jfr(eg elencse BT
seuorcedncoeJd o^i
/ÍogugrsacnsnT (q -ur8orqolne ns ue
-ufnur sol ap se^rx
'ugrceJrpoJd ns ep ouolsu es ,( 'erop¿,rouul e
-epuoc 4p¡o1 un urzrzeQ ue grlrrue;ug8reg;be¿ petuueüntrN gllo¡¡,( ugrsuel ns epsep'¡sy 1úpryg
-erd p¡ uJluoc uoJeluelel es se1uuolclpuJl selu¿Jl serueln so1 'eluetuluJnleN -se BI ep eurxgrd
'urgurl olu€s orurcgp Iep orparu rcdezg$r e¡uerpuodserror ul oprpeJuoc u¿Iq -qV peruqv
-eq el seruerur soluus ecop sol enb ours 'oun8¡e prqel{nu ep Jauesue e¡¿d os p "lsÉ
¡er8e¡ur peplIep
-rur¡ed o eze$r. ns opruelqo Blqeq ou orusru p:(q[o81o /r(rg) o1¡nco 1en¡rrrdse ,( ¡u{e¡ ue u_or»Érr[
oJlseeru un eluerpeu p¿prunruoc el uoc €]ceJrp ugrcecrunruoc Buelc eun e¡d ¡e¡ ,( Jecrper s_uú u
-uers o^nluuru ollnJo urgurl ¡e'e¡¡e u43eg 1er6e1ur LIs ugrceleJd:e¡ur ns oltxe -¡ed enb s?tueln sol
uoJ oorpoJd epuop 'r,rs elues pepnrc u?rqruul 'peqsul4 u ugrceuuEe¡ed ue -srrugrur opeErurre
9lu¿d 7OyTIIZU ue o¡ed ÍsoperEnue sepqul{nur sol uoc gruroJ es ¡1e enb
eun8¡u epnp reqec apend oN'p€pe ep sogu ¿lueJun3 so¡ rqdtunc elsuq ulrrp
-rsal epuop ',pIBgJuX ,( ¡e{e¡ B grIJJe{u 'soue eluren ¿ruel opu¿nc 'se¡enlrrrd
-se seJolceJrp opuucsng'serJuurpJoeJlxo seuorsh glueuruedxe.( salunlurdse
qnl XX A ¡¡¡y so¡6ts sol ap luel! oclwgls! olue¡wesued ¡1 't
746 lll. El pensamiento istámico desde rbn Jatdun hasta nuestros días

Sa-rh al-Jutbat al-tatai'íya, comentario al «Sermón de los dos golfos», atribuido


al imám.Alí b.
c) El sentida dcl
Abí Tálib, y
Sarh Ayat al-Kursl, comentario a la aleya del Trono (Alcorán,2,256). El punto de ¡
._A
la muerte de §ayj Kázim, et 12591L843, le sucedió sayj fláfj Mutrammad Karim Ján Kirma_ íntegra en un p€r
ní, hijo de un miembro de la familia real Ibráhim ¡en, el fúnda¿ór de ia Madrasa-ye Ibráhimí tiene el corpus&
de
Kirmán. En esta última ciudad nació Muhammad Karin Ján el 18 de muharram de"1,225/lg1}. A
lo_s.dieciocho años oyó hablar de la doctiina de §ayj Ahmad nt.a:i"l¿rtrimad Ismá.il
el mismo valor, ni
Kübbe- ga a estudiar la ca
ná'í. Esto le llevó a marcha¡ a Karbalá', donde estudió con sayj sayyid Káiim, quien le
dio dos de
l_a¡ valq i9ázát que poseyó. Murió sayj Karim en Tahrüd, i".ca-á" Kirmán,
ét zz de sa.bán de blemasalaSfair
1288/1871. Su obra escrita fue también muy importante: doscientos setenta títulos. Entre ellos: hay que tener en {
Fasl al-jitab, Juicio definirivo. que por fazónoü
Taríq al-nafat, camino de la salvación tradición deba pr
Kitab al-fitraf al-salíma,Libro del sentido natural religioso intacto, e
Ir§ad al-'awami4Dirección de los fieles. debe ser una cien
auténtico como fr
A Ia muerte de Karim Ján le sucedió su hijo, sayj Hálf Muhammad Ján, nacido el 19 de
mul.rarram de 1263/1846. Formado en el pensamiento Sayjí por su padre, colaboró con éste te permanente de
en la
redacción del Fasl al-jifib, recibiendo a continuación ta iyaia. También recibió la enseñanza de La renovaciór
otros maestros, entre los que debe destacarse ata,far b. Mul,rammad Taqí. Su acción fue funda_ metafísica de la gl
mentalmente espiritual, dedicándose también a la investigación del pensaáiento sayjí. pese a
ello, tica, moral y sapic
fue acusado de promover acciones subversivas. Entriste;ido por .rtu falsa atribución, acabó reti-
a fangar, a.unos cuarenta kilómetros aI sur de Kirmán, donde murió el 20 de mulrarram tad del hombre a
1{1a999 de
1324/1906. Su obra escrita fue muy amplia, alcanzando doscientos cuatro títulos. Entre ellos mites por la escrre
deben citarse: entes; por tanto, !
Kitab al-mubí4El libro luminoso. bemos de El es s
[as-ílay(-nala¿ Las vías de acceso a ra sarvación, escrita en persa e inédita. ser, pues, es radic
Sarh al'hadí¡ayrz. comentario a los dos hadices sobre la acción de Fátima el día de la gran resu-
rrección. y ción, salvo las deu
Yanabí'al-hikmq Las fuentes de Ia sabiduría. Conviene mal
A su muerte le sucedió su.hermano, Sayj Hálj Zaynol'Ábidin Ján Kirmání, nacido el 7 de ra!.ab los pensadores Sa
de 1276./1859. Tenía, pues, doce años cuando murió su padre, y fue su hermano y antecesor quien un sentido muy di
le educó y le formó en Ia tradición §ayjí, colaborando con é1 en la redacción del Küab al-mubíiRe- veces incluso invi
cibió la iyazaiayjí de su hermano mayor, el sayj Mubammad Ján, y otras varias después, todas muy
ligadas a la enseñanza §ayjí. Durante su vida realizó varios viajes, táto a La Meca como
múnmente enteff
a los tugares
sombra del ser, or
santos- d_e la Si'a en Iraq e Irán. lVlurió el 5 de
lumádá I de i.Í,áojD42, tras siete años de grave elnfer-
medad. su obra escrita es también muy amplia y consta de ciento cincuenta y tres títulos. lámica estilrctunx
A la muerte deZalnol 'Ábidin Ján Ie sucedió su hijo, el §ayj Abü-l-eásim Ján Ebráhémí, llama- no la opera la sat
do Sarkár Agá, nacido en Kirmán en l3l4/1896. Su pensamiánto ha sido dado a conocer
en occi- mera tiene lugar ¡
dente por el profesor Corbin, que le trató largamenté hasta su muerte en 73Bg
/3 de diciembre de esencia (máhiya)
1969. Las tres obras más importantes de Sarkái Ágá son: 1

Iltihad o taqlíd esencia, lare¡lirm


segundo conferiÉ
liyltyetylzt!al-awliya',comenrario allriadal-,awamlndeMtt\ammadKarimJánKirmáníy
Risala-ye falsafiya. gunda interviene,
__ A sarkár Ágá le ha sucedido en la dirección sayjí, en 13g911969, su hijo el sayj.Abd al-Rézd
Adán mayor, ciek
Ján' Según la información que me fue facilitada poi áftuien que leyó ia anterior
edición de este li- inteligencia univg
bro, 'Abd al-Rézá Ján desapareció tras de la revoíución-iraní, áfirmándose que había sido
muerto.
'o¡anru oprs erqeq anb
'lesJe^run ercueEllelur -ll else ap ugrcrpe Jouell
Rz?Uje pqy, !i(es 1e ofiq
ugpv Ie Á rpuruur¿ün¡;{ znl ugpv 1e 'e1n¡osqe e,(g¡em BI ep olerc '¡o,(Bru ugpv
Ie :sep¿prlueJ seJl e¡ueserd 'zeA ns ¿ 'enb elseleJ ugpv Ie euerlJelur upun8 ,( ¡uprurr¡1 up¡ u¡ruy p
-es e¡ ,( uorcBeJc e¡aur¡d BI eJlua 'opueJc Jes IB ercucrJe ulJrJeJuoc opun8es
1e ,( ercuesa el elJecrJlluepr oreurrd p ippob p frnpob le ueztleet e¡ 'ercuese
epun8es u¡ uuorcrodo¡d anb 'upun8es uorcueJc e1 'ererurrd (e,{qpu) erJuese ep erqruer3rp ep €/6ggl
u1 uer(n14suoc enb fupp4 e oQgou.t'pe1un¡o,r elqop eun ¡od ruEnl euaq ureur -rJ3O ue JerouoJ 3 opup
-rrd ugrcuerc el 'erpJocrJesrru euhrp el ours 'uur,trp ulJnprqes u1 uredo u¡ ou -eure¡ 'rueqerqg u-Bf UIE
'soptn saa Á
ugrcunJ u¡ 'ropeerc-olJe Ie ue 'elueru¡unfi '9u15 uql.rod upeJnlcnJlse ¿Jlrrrel -re¡ua a.Ler8 ap sorre slans
-sr ucrugle¡doeu eurJlcop el ep orJeJluoc ol elueruelsnf:ees o 'res ¡ep eJqruos sere?n1 so1 e oruoJ ¿3eI{¿,
o peprcedo BI ue elsg B opuerurauoc ,( Íuuro¡ rod souepuelue elueruunru .(nur sepo¡ 'sendsap serne
-oc enb ol znl-erJe]etu el ep opuerceq 'opucr¡ruErs ns ueuer^ul osnlcur sece^ -edutqnulD qqtx lepü(I
uernb rosecelu¿ Á ouerr¡
e enb ours 'socrrug¡sr ¿JIsglE sol ue ace¡ud¿ enb ¡ep olunsrp r(nu opr¡ues un qe,{e.r ep ¿ Ie oprreu lEEu
uarernbpe olgs ou seleuorcrpeJl sourruJgl so1 enb e,( 'se¡L(eg seropesued so¡
rod opee¡due ocrJoso¡r¡ efen8ue¡ Iep osn Ie uerq r(nru rezr¡eu euel^uoC
'ueJoclv Ia ua ueJeJude enb seuorceurruouep sel ol¡es'uorc -nse¡ ue¡3 z¡ ep ero ¡a uui
-€oTJIIBJ ¿pol e edecse orJeseoeu ras ¡a ,( ocorynbe elueulucrpe¡ se 'send'¡es ulpgl
Ig'op¿la^er uq sou I$ anb o¡anbu opo1,( puprqrcsouEocur ns se Ig ep soueq
-es enb ocru9 o1 'opucrperd ur,rEuru JrnqrJle epand ál es ou 'olueí rod Íselue
solla arlug 'so¡n$ oJIm
sol ep serroEeluc s€l sepol epuercserl sorq ep res ¡e :r[,{es elencse u¡ rod se¡nu ap ue:reqnur ep 0z Ie g-rm
-q sourpgl sns u upu^ell se IJs uc4u-e¡ode erSoloel BT 'sorq e erqruoq Iep pel -4er oq¿r? 'ugrrnqFlB esl
-leel el se esuq ns o¡ed ]ulueuupunJ BI se utullp Blsg Jercuerdes ,( ¡eroru 'ecrl 'o¡1e e ese¿'][Á¿s o¡uarwr
-Jglelp :uorceluerunSre ep sodr¡ serl ue epe,(ode 1,rg e;¡osou8 el ep eJrslJeleru -epunJ enJ uorceu n5 1üc¡
ep ezueuesue 3I gJqlrer E
uorJeJnpruJseeJ Bun u ofnpuoc ]rugrul BurJ]cop u¡ ep ;[r(eg uorce^oueJ B'I el ua olsg uoc oroqEm ir
'olueflurcBuar r( ugrcuuroueJ ep a¡ueuetured e} ep 6I Ie oprJeu 'u"f pf,ú
-uenJ Bun se e¡¡9nbe 'seruuurr sol ep sordrcur¡d sol e peprleprJ oruoc ocrluglnu
oporu ep ugrcrpeJl ul uprpueluE 'ererurrd el ep rcqrxne ercuerc Bun Jes eqep
o¡os enb 'roue¡xe peplleplJ ¿I ep BI^ el e elue4 rece¡elerd uqep uorcrpur]
¿Lep rorrelu pep{eprJ BI ep s}^ e¡ enb ;nbu eq 'epuodserrol rroze¡ rod enb
oluellu4uesu ¡e ,( ruuurr Iep l¿uorJuelul urcuesard e¡ ¿luenc ue JeueJ enb ,(eq :solle enrra..§oFryf u
ap uEq.e§ ep zz P -E!8r
'¡erodruel uors[rrsueJl el ap Brrrrcue ¡od ,('seruepy']rupurl B,Is BI e suurelq ep sop orp e1 uernb lülzq
-ord soqcnu ouorseco a¡du¡ers enb o1 'uorsrtusue¡l ep euepec e¡ rerpnlsa e eB psurue{q{
-oqqr-t>I U,qursl
-ITqo olsg'ulsr^ ep o¡und orusrru Ie epsep ral epend sel es ru'ro¡err oruslu Ie y'OIBI/SZU ep Eer¡slr
ueuep seuorcrpeJl sBI supol ou enb e,( ';rugun ugrJrpeJ] el ep mdtoc Ie euap ep ]utq€rql ed-esurpe¡ r¡
-EruJr) uef u¡re; peuuui
enb ercue¡odrur u1 ;nbe ep Íropurrouar ozJenJse eluaueurrad un ue er?e1ur
uglrlperl el e pupueprJ BI se ¡[,(eg olueruresued ¡ap epr¡ed ep olund ¡g
'q ,IV, ruBrul [? oprnq!ry "
ofialu1 ugplputt q ap opuuas lg (c
Ltt XX tf y¡y so¡6ts sot ep lueJ! octwglst o¡ueruesued 6 ', s
748 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

d) Laformaimaginal lo que intenta la


interior del imáu
Al dar a la materia el sentido de esencia lumínica espiritual, el pensa- les. EntoncdE ¿p(
miento §ayjí considera que el principio de individuación reside en la forma aclarar el cuarto ¡
imaginal. «Así, el ser, la existencia, según la verdad que merece ser buscada mensaje divino, y
para conocerla, en todo aquello distinto de Dios, es la materia. Esta tesis es culos que levaata
la correcta, inversa a la que sostienen la mayoría de los filósofos.» Partiendo
de aquí, no es difícil comprender que el pensamiento §ayjí ataque la defini-
ción de hombre como animal racional. Las realidades esenciales, como la 0 Elsentidodd
animalidad o la humanidad, están elaboradas en las esferas celestes y no son
comunicables entre sí in recto, sino ln obliquo. De aquí que la animalidad sea La anterior q
accidental al hombre y la humanidad accidental respecto al imám. Con este catológica que pr
principio rechazanla posibilidad de toda unión hipostática. Aquélla se cons{
aquí y ahora lia tt
mundo de lasfon
e) La teosofia Sayjí: la negación de la ierarquía visible je profético, el ho
do de un pozo rlr
La teosofía Sayjí se apoya en los cuatro pilares tradicionales de h Si'a; Pero tampoco las
unicidad divina, profetología, imámología y comunidad §i'í. Pero al aplicar el cesible, sino en u
principio de la integridad de la tradición de los imámes, rompe con el status interior, aparecie
doctrinal tradicional de los ulemas y alfaquíes amarrados a la literalidad de pejo. No se trala,
las interpretaciones jurídicas. Al tratar del pilar de la comunidad SI'í o comu- mano al lugar d
nión delodos los fieles de la Si'a mediante su relación personal con el imám, Esta misma cono
dicha comunión no procedería de la estricta fe religiosa común, sino que se- resurrección.
ría una fuente independiente. Como la comunidad §i'í vive en el tiempo de la
gran ocultación, sin imám ni delegado (ná'ib) visible, la jerarquía espiritual «No hay que oü
§i'í tiene también que ser invisible. La jerarquía invisible para el pensamiento espiritual. Hay qrc
§ayjí está representada por los nu'labd'(nobles) y los nuqaba'(gobernadores) cidente, como el Sr
espirituales, sólo reconocibles por la conciencia espiritual de cada miembro propia revolución'
de la SI'a, no porque ellos se manifiesten como tales. mundo y progresa
inclina hacia ponie
El pensamiento §ayjí rechaza cualquier intento de presentación pública te. Lo que debe em
como delegado o representante del imám; quien se postula como tal es un oriente y occidente
simple impostor y sólo busca mantener o desarrollar una organización petri- sible, y no el orien
ficada e ignorante que impida el progreso espiritual. Sin embargo, lo que sí pues, un sol que se
existe es rn natiq wakt4 un portavoz itnico, pudieramos decir; su función lo, la caída definiñ
respecto aI imámismo es como la de la mecha respecfo del fuego, o como el crosanta del imám-r
corazón paru el cuerpo; pero nadie puede reconocerlo externamente. Por
eso ningún §ayjí se ha proclamado nunca naliq wAtti{ rechazando tajante- El sentido eq
mente las posiciones bábíes y bahá'ies, aunque estos movimientos se hayan interior es el inici
proclamado como procedentes de la enseñanza del Sayj Atrmad Ahsá'í. Así,
'IsV'Lgsr{V peu'[
msru0d elep orrru I3 se JolJelur uu,(eq es soluelulm
uorJezrpunJoJd ¿I ep orpaIII Jod ugrcceJJnsal ul ep Ienlmdse op[ues Ig -alue[u] opue?E¡rd
Jod 'eluerrrBureFj
«'urerul Iep eluesoJc
Ie oruoJ o 'o8erg ¡
-es alruelsrxo q sa [¡os oqcrp ep anb] znl Blse Á lopunru e]se ep e^plulJep ep¡ec u¡'o¡ ugrJunJ ns irtcep
-ncsnde¡c Iep €Joq BI ulcunue [enb ucgruSrs] elueptcco e elu€Ael es enb ¡os un 'sand
;s enb o¡'o8ruqwa
'rsy 'eger8oe8 erlsenu ep sol otuoJ 'soctto¡elaru alueplcco ,( eluer.ro ¡o ou ,( 'e¡qts -uled uorcezruu8ro
-ues orcedse Iap seleulpJsc solund sol ¿ seluoJaJrpur 'se¡enlurdse elueprcco ,( aluepo
un se I3] ortroJ el
1a se 'orepepJe^ opllues ue 'eluaprcco ,{ eluer¡o rod lnbe esJepuolue aqep enb o1 'a1
ec¡1qgd uorJeluasei¡
-uorJo Io elo¿q €luelel es opunu oJlo Iap zny e¡ enb seJluelru 'eluatuod €Iceq uuIIJuI
es aJlseJJel opunu ¡a 'opunru o4o Ia BIJ¿q eluáru¡enltrldse soruuso¡3o¡d ,{ opunu
also ap soue¡udas sou enb zot Bpe) souerunq sol sopol ¿¡ed ,( uolcnloleJ eldo¡d oJqruerur BpeJ ep t
BJlsenu sa ellqJg €l ue uglcnloler ns Íe1¡nco es Iu €lu¿Ael es ru '¡o5 Ia oruoJ 'elueprc (seropeuraqo8).¡rq
-3o ru aluelJo ru IS ue aosod ou opumu o4senu enb repuerdruoc enb ,(e¡1 '¡unlrrrdse olueru¿sued ¡e u
¡e se enb oppuos orep€prel Ie -p8y Jg>lrBS [,(es te eqlrosa- rcpl^lo enb,(eq o¡, ¡enlrrrdse e;nbruraf
e¡ ep odruap [a uít
'uglJJeJJn$J -es enb ours'ugm
ul ap trrutrrr 1ep orsntod ¿l ep eurJlcop ul B Bclld¿ es uolcdecuoc elusrur ulsg 'urgtul Ie uoc 1uuos[
'alqrsues ofedse Ie eJqos sullgnbe ap o[elJ:áJ un ap ours (e]sel33 J€Enl IB ou¿Iu -ruuoc o LI§ puPl
-nq osueJs¿ un ep ru t€ulroJ sel ep osuecsep un ep 'send 'e}er1 es o¡ 'ofed ep puprl¿r3lIl 3I B
-se un ue e^ as euurunq BJnBTJ ul oruoo opou F elsg ue opuelceJedu'Jouelul snr)$ Ie uoc aduor
ugrce¡dureluoc q ue elqrsrrl. esJecuq epend enb .olqlsmul oun ue ouIS'e¡qrsec 1a recr¡de p orad I
-c¿ur oJruglBld alseleJ J€EnI Ie ue uglse saIBuISBruI sBIuJoJ sel ocoduel oJed Íe,rg u¡ ep se{suo¡
'rrrEurl lep uorsra BI ered peprcBdec el ep ¿rncord u¡ eluerpau¡ ozod un ep op
-uoJ Iep JIIus rosuecse ep oulluec ¡e repuerdllle epend eJqruoq ¡e'ocq-e¡ord a[
-en8ue¡ p s€rc€Jg'ofadse un ue oruo3 selsll seleurEeur seu.ro¡ sel ap opunur
Ie slrrcrpelu 'odure¡l ¡ep ,( orcedse Iep elulcue Jod 'pepqulol ¿l BJotls ,( ¡nbe
Je^ alrruJed enb ecrlsrlu ugrsuelulp Bun ep olpelu Jod enElsuoJ es El?nbv ?
'BJadse q ep odlueq Ie :sotutlrn anb ue opunu Ie áprsaJd enb uolSglolec else uoJ 'IIIsuf Ie
-se sepr ¿l aJqos elueur¡eresdse ,(nur ulce,¿(o¡d esuglcdeJuo, JolJeluu e-I eas pBpTpu.rlIe E
uos ou ,t seSapo s
touatut ormtod o7 ap oplu! p :ondsa o7 ap odutaq pp opyuas lfl G uI oruoJ'ss1ürm#
-lulJep u¡ enbu¡e É
opual]Jsd «'soJo§-o
'erqruog o¡dord Ie ulus^el enb so¡nc se srseJ elsg ?fJeIE
-glsqo sol ep ours 'sor6 ep apeco"ld ou ugrcullnco e¡ enb er('ourzrrp efesuau¡ epessnq J9s eJare
Iep ezeluJnleu ¿rdo¡d uI Jod ¿B,lS el ep ¿Irnprqus BI ep ru¡d otrrenc Ia rcJelJB uruJoJ BI ue epr§u
erud esrulse¡ru€tu ep ugrcucol ui seJfr(eg sol uoJer^nl gnb rod? 'secuolug 'se¡ -usuad ¡e'pn¡ur.ds
-elJ sol áp erJuerJuoJ ul ue elqrshur oJlseBru ocruIr oruos ur9tul Iap JorJelul
ercuesa.¡d BI ep ugrcoruo¡d ,( ollorresep ¡e se ¡t(up slencse el €lua1q enb o¡
6tl XX f y¡y so¡6¡s sol op !uu! oclwpls! olue¡wesued ¡1 't
750 llt. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

g) El isomorfumo de las dos realidades t26011.844 *,


ta el imám oc
Lo que pudiéramos llamar el isomorfismo de la apariencia exotérica y de existió la esper
la realidad esotérica se manifiesta de un modo eminente en la cosmoontolo- La predica
gía §ayjí. El cosmos ha sido creado por Dios en seis días; pero estos días nario, tanto pa
deben entenderse doblemente, como seis mundos y seis constitutivos del ser. ticas de ámbiü
En el primer sentido aparecen: 1. el mundo de las inteligencias,2. el mundo acomodaticio r

de las almas, 3. el mundo de la naturaleza,4. el mundo del torbellino atómi- oligarquía poü
co en el cual los átomos pueden set quantos de materia (mádda) o de luz, municó a los I
5. el mundo imaginal hilemórfico que recibe la materia elemental y la forma nas, una mayo
esencial, y 6. el mundo de los entes corpóreos. Los días de la creación, en el mujeres y de l
sentido de constitutivos del ser de cada ente, se estructuran del modo si- tad de comerc
guiente: L. el mundo de la cuantificación (kawm) de ser que recibe cada ente, aumentó el nú
2. el mundo de la cualificación (kayfl,3. el mundo de la temporalización mad, el 12641
(waqt), con tres modalidades: a) tiempo cronológico (zaman), con tres gra- gobierno bábí,
dos: sutil, medio y denso, b) tiempo sempiterno (dahr), con tres grados: sutil hán;larepresi
(sempiternidad de las inteligencia), medio (sempiternidad de las almas) y
denso u opaco (sempiternidad del torbellino atómico), y tiempo eterno
(samad), con tres grados: sutil (eternidad ma§lya de la voluntad fundamen- b) La reprai
tal); medio (eternidad taqdlr de la preestructura de los seres), y densa y opa-
ca (eternidad del decreto y de la confirmación imda),4. el mundo de la La revolur
ubicación, o sea, del lugar, cuyas modalidades son isomorfas de la temporali- cas y casi safi
dad, éxistiendo así: a) la localización eternal (samadf para las realidades qáfár y la pahl
eternas, b) la ubicación sempiternal (dahrfl para las sempiternas, y c) la ubi- se ha cons4p
cación temporal (zamanfi para las realidades temporales. 5. el mundo de la exageracioneq
correlación (iihat) u orientación de un ser respecto de su principio u origen, ratura europei
y 6. el mundo del rango entitativo (rutba) respecto de la fuente entificadora fundamentos..
que ha influido sobre cada ente. mostró a las d
seguidores, as
dores islámico
3. El camino hacia el integrismo islámico en su lugar. E
grupos y pers(
a) El movimiento babí Tras de st
MÍrzá'Alí Mu
El movimiento Sayjí siempre se mostró contrario a la encarnación públi revuelta bábí
ca del portavoz único (naliq al-wafuid) del imám oculto; pero su presencia L850, cuando
invisible era una invitación a la posible postulación de su manifestación mera descarga
en forma personal y concreta; tal fue la postura de Mrrzá'Alí Muhammad duras que le a
(123411,81,9-1266/t850). Como tantos otros fieles §i'íes, empezó como represión fue
peregrino a Naj'af y Karbalá'; allí debió conocer las doctrinas Sayjíes. El año Násir al-Drn e
opo] uor 'uorcnces¡ed e¡ grcepruce¡ enb ol'Z;BI/892I oge ¡e ulq-1e rt§p¡ oge IE'se¡fl(eg suu
rlgs IB reursese oluelq ;qpq odnr8 oprcnpeJ un enb Ieruc ue1 en¡ ugtserder orrroo gzadure
e1'6O6IlLZEIue ulleH ¿ sopupelser] uorenJ solser sns Íueqele e¡ enb surnp peruureqn¡4¡ Ilv,
-u8q su¡ Jeuoe erud oprues €IqBq o¡os 'e¡ruleru ep re8n¡ ue 'eE¡ecsep eJeru ugrJelseJllrBru ns
-rrd e¡ send'secerr sop opelsnJ opuels 'soue un ,( ulurerl Bluel opuenc '098I ercuese¡d ns o¡ed:
ep o¡1n[ ep 6/99ZI p zqqe¡- ue elueruer¡1q4d opulncele en¡ 'rqeq ellenrer -llqld ugrrerrrurue
eI ep ugrserder urnp e¡ ap sendsep ,( Íope¡eeracue enJ perurueün6 ]IV, PzrII t
qEq Ie'usor8r¡er eIuJoJeJ eaenu ¿I ep Jopectperd ouroc orxg ns ep sBJI
'selsrruJoJuocur seuosJed r( sodru8
sol ep ugrcurEnue el guorseJo ugtserdar u1 'sosec sol sopol ug 'ruEn¡ ns ue
sgndsep greterfes enb ¡ep '¡up8¡y ul611e lguru,!'xx o¡8rs Iep soclurglsl seJop
-esued sol ep elueuodtut sgru Ie eJluoo soluelur sol ue oluoo rse 'serop¡nEes
sns ep Á \ptqeqÁ lqpq oluárruusued ¡ep ugrcncas¡ed q ue serelc sel e grlsoru
es ucrEgloepluozeilel u1r( pup¡enrc e1'eserelur rnbe enb ol ug'soluetuepunJ eropecrJrlue eFáq
sopuJqos euell ugIcBSnJ€ el '>rx Iep sordrcur.rd ,t xx o¡8rs ¡ep eedorne sJnlBJ 'ua8uo n oldrcu.ud
-e1{ el Jeel o 'souour ,( soct¡sgruop sorred ¡eesod ep sel oruoc 'seuorce¡e8exe el ep opunu Ie'§
,( sepeprnue8ur seun8¡e uaurr¡dns as IS 'oesnru un elsuq oper8esuoc eq es -lqn BI (c Á'suura¡4
o¡¡e e ,('sorcra,( sapep¡eruc ep euens epol ep selopu9snce 'pe¡qed e¡ ,( r9{9b sapsp{ser se¡ urud
e1 'aetl Ie uoJeuJeqo8 enb sulls€ulp seullgt sop sel e secrugles rsec ,( s¿c -qerodue¡ BI ep sq
-rruglsrrlue'su¡ose¡do oruoc op¿Jeplsuoc eq Iu¿JI ecrruglsl uglcnlo^eJ u'I el ep opuruu Ia ?
-udo ,( esuep ,('(sa
tp{pb D}tsoulp q aruonp octSg1oapt uorsatdat o7 (q -ueuepunJ pg|unl
ouJele odrueB ,(
,( (suru¡e sel ep f
'elqelraeur ozrq es ugtse.rder u¡ Íuur1 ¡1ns :sope.6 se4 u
-erE serl aoc'(tmut
Iep rns Ie eprul sgtu ,( ugpuer¿zutr [ ep peprl¿Jol q ue o¡eur¡d 'rqeq ouretqo8
un Jeerc uoruluelur e Blleri er eun uorelcrul selqgq sol '8r8l/r97¡ p'pev; uorcuzrl€Joduer e
-ruuqn¡41qes Iep egenlu e1e [.:se]qgq sol ep ez:erq e1,( oreur4u Ie g]uerune 'elue epuc eqr¡eJ
ecrpgrd el ep olrxg ,( oce 1g'solsendur ep ugrcnurusrp e1,( olcJeruoJ ep pul -rs opoIII Iep uErq
-Jaqrl el'eperrrrd peperdord el u sopo] ep oqceJep ¡e 'souru sol ep .( se¡elnu¡ ¡e ue 'ugrcearc e¡
sel ap ugrc¿nlrs eI ep uglclpuoc ¡ofeur eun'¡ercos pep¡en8r ¡o,(eu¡ eun'seu eruroJ e¡ Á p¡uauq
-rJlJop suJlo eJlue 'Btn¡cur enb ountp oleJJap olairu un selelJ sol e gJrunru 'zn¡ ep o (uppgu)
-oJ '{ueurr ep ,( qgq ep uglclpuoc ns ep eJqruou ug'}u¿JI ecqrlod e;nbru8¡o -Iurgle oumá(uol
úl ep ecrIJJ el B orpuelxe as'serue¡n sol áp ousll€uorcrpeJl Iep olcp€poruoJ¿ opunru Ie'Z 'sqrltn
olusqr^oluul Iep ,( Iercos uorcdn¡¡oc ¿l ep BuepuoJ ns'Flcos olIqIuB ep sucll 'Jás Iep so^Bnlpstn
-c9rd suurrlcop sq ¡od ouroc ucruglseru ¿¡edse IeuolclpeJ] e¡ rod o1ue1'orreu' s¿rp solse o¡ad 3s
-rproerlxe olrxg un o^nl p¿rurueünl4 IIV, PzTIIN qgq Iep ugrcucrperd e1 -ololuoou$oo E
'Ipq¿tu oruoc upe8e¡1ns ue uzueJedse e¡ gllstxe ep ,( ecgeloxe ur
a¡durers oluel ua ?re o¡ enb uo¡s,(erc seropmEes sns ,{ 'o1¡nco IugIuI Ie el
-seq ercnpuoc enb elrand o q?q ourcc zerls ue gure¡cordolne es ¡¡g¡1997¡
y¡y p '?
19¿ XX /f so¡6¡s sot ep !ue4 oclwgtsl olueruesued
752 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días

lujo de torturas, y el aumento de las ejecuciones, que no perdonaron siquiera a cambiar de posh
a una predicadora apasionada y excelente poetisa, Qurrat al-'Ayn. mayfs declarase de
mase a Rézá'Jan I
L925. Pese a los es
c) Elmovimiento bahd'í pahlevi Rézá Pahk
mad Rézá Pahleví
La muerte del Báb y la represión desorganizaron el movimiento bábí; dos frentes: contral
muchos de sus seguidores se vieron obligados a abjurar de sus creencias, a lógica y social del r
ocultarlas o a emigrar. Un grupo reducido de bábíes siguieron las directrices liberal y socialista, i
de Subhi'í Azá1, siendo conocidos como azalíes; algunos de ellos, años más generalizó la idea t
tarde, se convirtieron en seguidores de Yamál al-Din Afgání, y otros poste- quista árabe-islámit
riores evolucionaron hacia posiciones liberales. La mayoría de los bábíes si- la vida social debía
guieron la dirección de Mirzá Husayn'A1í, hermanastro de Subhi'í, que to- Las frecuentes
mó el nombre de Bahá'olláh; de aquí el nombre de bahá'ís. Encarcelado en giro del partido Tu
Irán, lo fue en condiciones infrahumanas; cuando fue puesto en libertad, fluencia soviética- I
gozó de ésta bien poco: refugiado en Turquia, rápidamente fue preso. Bus- so a las reformas ¡
cando una cárcel que le alejara del centro del Imperio Turco y de Persia, sión, que en ocasio
fue encerrado en la prisión de Akko, en Palestina, y liberado poco antes a algunos ulemas al
de su muerte, el 1309/1892; su labor la continuó su hijo, 'Abbás Effendi Rüholláh MusavíJ,
'Abdol Bahá'. do primero en Iraq
El pensamiento bahá'í mantiene los principios fundamentales del profe- layat al-faqih), tút
tismo,la imámologíay el esoterismo;pero ha extendido el primero, conside- práctica imám del¡
rando que Dios no puede ser ajeno a la manifestación de su verdad a todos
los pueblos desde siempre, hasta ahora y en el futuro. La tradición profética
alcanza a los fundadores del movimiento bahá'í, y su interpretación debe ser e) Elintegrismoit
acorde con la realidad histórica y social y el subsiguiente progreso; de aquí
su espíritu ecuménico y su interpretación social, liberal y ecuménica, de la Los errores de
religión. junto social integra
nal y otros partido
pos afines, los mo
d) La represión ideológica de la dinastía pahleví Jalq) y los partida
dores del Áyátollñ
La crisis social derivada de las tendencias inmovilistas de la dinastía grupos extremishs
qájár desembocaron en un largo periodo de inestabilidad económica, mili- grientas jornadas c
tar y política (1890-1921), que llevaron al Irán al borde de su desmembra- guidores de Jomei
miento y a un ambiente revolucionario. La única fuerza militar con capaci- de febrero de dich
dad para restaurar la situación era la famosa brigada cosaca mandada por y los excesos reYo
Rézá Ján, que siguiendo, en parte,la política de Mustafá Kemal Ataturk en instrumentos de p
Turquía, propició la propaganda republicana, con mayor facilidad al haberse proclamación de I
exiliado el §áh Ahmad. La natural oposición de los ulemas obligó a Rézá Ján rido año.
'oge oprJ UEI pz?)I e -oft¡qo s
-eJer Iep Ilrqe ep I Blp Ie ugrl Iep ecrrrglsl scllqldeu el ep uglc¿Illulcord esreq¿q I3 p"pI[.rrql
q éunpueJeJeJ eluerperu'uo¡arn8rsuoc ,( opelsg ¡ep repod ep solueturulsul ue {rnlu}v [suex!
sol ep uorerapode es'se¡ucrpe¡ sodn¡8 sol ep solJeuolJnlo^eJ sosecxa so¡ ,( .rod epupueru Hles(
s€ls{euorceu sopr¡ed sol ep seuolsncslp sel e elue.r¡'oge oqctp ep oJeJqeJ ap -rcedec uoc JsItrEr
6I Io eJrrug¡sr ec¡qr,rde¿ q ep oplued ue sopml4suoc 'ruletuo¡ ep seroprn8 -BJqruáusep ns ep
-es so'I'6L6fl66tf ep orerqeJ ap ZI,( II '0I selp sol ap sep¿urof seluer¡8 -r¡rul 'ecturouo€ ¡
-ues sBI ue qes ¡ap ueurrEgJ Ie uoJelpunq enb sol sepclpuJ s€lsrueJlxe sodru8 ¿ps€urp 3I ep sutsu
sol uorenJ enb reprocer euerauoc 'o8reqrue uIS'Iuleruof qgllolgÁy Iep serop
-rn8es selloru so¡ rod sopr8rrrp oelruglsl ouretqoE Iep solrepl1red so1Á (bpf
ulplqg{nlN Á b¡uf udppag) so}ueloh sál¿clper so}ueruraolu sol 'seurle sod
-ruE,{ e}srunruoc e}ueruucue4 u,( qepn¡ ¡e 'se¡sr¡euorcuu soprued sorlo r( 1eu
-orJeN eluerC ¡e iecrglod ns ueqeldece ou soluenc rod operSalut ¡etcos olunf
-uoc un ep ugrceruroJ BI u uorelnpuoc ]^alqed Rz?U qE§ Iep serorrá soT e¡ ap 'ecrugun¡e Á
¡nbe ep iosa:Eo¡d
luott ou.rnt&aqur 7E (e res eqap ugrce¡erdr
ecr¡g¡ord ugrJrpe¡l
sopol ¿ pupJe ns
'peprunruoJ €l ep IuBruI ucrtrcgrd -eprsuoJ 'oreu.ud
e¡ ua 'o¡¡nco rugrul Iep IesJeAIun eluelueserder elueurucrJqel 'Q¡rbot1o 7o@7 -e¡ord Iap se1uperur
-tu o,ottout) ep8 Ie ue elJr1reauoc es 'sue¿ ue sgndsep ,( burl ue o.reurrrd op
-¿¡8r¡ue'qgllotgÁy ep ope.r8 Ie glqlrer otuo¡d enb'rutetuo¡;,tu§nry I{EIIoIIBU IpueJJg sgqqv,'ofi
'so¡¡e ep ou¡ 'bei1 Iep se¡Is selues sepepnlc sel ue oqrxa Ie setueln sounE¡e e selue ocod opunq
o[npuoc 'seuorcncefa uoc gples es ,( ¿¡n]¡o] e¡ u g8e¡ seuols¿Jo ue enb 'uors 'ersre¿ ap,( ocm¿
-e¡de¡ BT 'secrrrrglsr¡1ue ,( se¡elueplJJo selJeJeplsuoc ¡od seruJoJeJ wl e os -sng 'oserd enJ eI
-ndo es osorEqer oursq¿uolclpeJl IO'er¡€¡luoc egud e¡ Jod'¿cI]?IAos BrcuenlJ 'pBUeqrI ue olsard
-ur e1,( orrs{¿rcos Ie erseq'sen8rnq a}uerualJeurEuo'qepn¡ opU:ud ¡ap orr8 ue opulecrcJug'sfJ
Ie uoJerceJozre¡ ecrry¡od ercuaSrsuu¡¡ur e1 ,( seuolcncesJed seluenceJJ se'I -ot enb j.rqqn§ ap
-rs selqgq sol ep aÍ
uerrr,rsrrepuercecrr,,r,,;itT¿'J.',.#l:H':#J'Jf :il,;:#,:,I:"1T,T:tJJ -elsod sor¡o r( JugQ
-uoc q :oquJequB opBues un ue BrueJr puprnu4uoJ ul ep uepl q oztlercue? seru sou¿ 'so1¡a ap
,( glueruo¡ ellseulp €^enu u¡ 'sgruepy'eJsIxJBru Ie oplnlJul 'e1sr¡ercos r( preq¡1 seculseJrp s8I uolí¡u
olueruesuod ¡ep ugrccnpoJlur ul uJluoc r(';,lg oluenuhoru Iep ¡elcos ,( ecrEg¡ B 'sercuee¡J ms áp
-oepr ugrcelerdrelur e¡ ep peprr8elq q e selelJ s€rueln sol eJluoJ :selue4 sop Í¡qeq olusruurou
ue ,('ornp ,(nu relrpur,{ oc4¡od IoJ}uoJ un o^n}ueru es 'rrre¡qe¿ ¿ze¿ puru
-ueqn¡¡1 qes Ie 'JoseJns ,( ogenbad oftq ns ¡od otuoc '¡zr.a1qu¿ uze¿ 'rlre¡qed
qeg raurrd ¡e .rod o¡u4'ue4 Ie JezluJepou e¡ed sozJenJse sol s esád '9Z6I
ep eJqruerJp/ni;I ue ullseurp elenu uun ep ropepunJ ug¡ pz?U B esaru
-e¡cord eelqruese ¿^enu eun,t rgdEb erls¿ulp u¡ e elsendap eserelJep s1¡{utu 'or(V,-pl
1e enb ered eluercr¡ns o¡ gsed rullpur opapod ns ,( iurnlsod ep .rerqurec u u.rernbrs uoruuopra
*L XX Á y¡y so¡6¡s sol op lugl! octwglst opelwesued ¡1 ',
754 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros dias

El imám Rüholláh Musaví Jomeiní,lejos de ser un simple fanático ilumi- ción divina, lan
nado, había sido un ulema de excelente formación, como prueban sus traba- materia y el cue
jos de comentario alcoránico. Debido a ello, bien pronto fue considerado cambio, el, homl
su entorno sucg
como muftahid por centros de formación religiosa de Qom y rápidamente llamado suprase
elevado a la categoría de Áyátollah. entre otras razones para protegerle de la ce la materia O
violencia represiva. Su principal aportación al pensamiento islámico fue el perfección en m
desarrollo de la idea del gobierno de los sabios de la religión (wilayat al-fa-
qih);la idea ya existía, pero la formulación dada en 138911969 es funda- La convicc
mental; fue claramente expuesta en los cursos orales y publicada en 1390/ conducido a u
1970 con el título de El gobierno isldmico (Hoqmat-e eslámí). También sionado los n
contribuyó a ello el Áyátolláh iraquí Muhammad Báqir Sadr, ahorcado en otros». Por tan
Bagdad el año 1.400/1.980. presentado en
La formación del imám Jomeiní y las fuentes de su pensamiento apare- mentales soo k
cen expuestas con claridad en la ya famosa carta dirigida al entonces lider de en la revelaci
la hoy desaparecida Unión Soviética: imámes; 2.", k
comprende tat
«Si vuestra excelencia quiere dirigir las investigaciones acerca de tales temas [fi- como islámioo
losóficosl, deberiais ordenar a los estudiosos que, en lugar de los libros de los filóso- de la comunid
fos occidentales, consulten los escritos de al-Fárábí y Avicena [...] acerca del peripa-
sabio, o los I
tetismo, ya que tales estudios probarán que las leyes del encadenamiento causal son
deben regir el
racionales y no sensibles, y que tanto los términos universales como las leyes genera-
5.o, la comunil
les en que se apoya todo razonamiento están basadas en algo racional y no [mera-
mentel sensible. En relación con ello, debéis consultar los profundos escritos acerca na; mediante e
de la filosofía iluminativa de Sohravardí [...], que ha elucidado magistralmente cómo nar el mundo '
la materia y cualquier objeto material están realmente necesitados de la luz pura, to- guía de la com
talmente libre de cualquier sensibilidad; y que la concepción intuitiva por el hombre en jefe delpue
de su esencia está ciertamente allende la percepción sensible. Vuestra excelencia El imám J
puede también indicar a los estudiosos que consulten la famosa obra de [Mollá] Sa- derecho desde
drá al-Mot'allehin [Sirází] [...] acerca de la filosofía trascendental, que tanto puede cediéndole el l
esclareceros cómo la realidad del conocimiento es auténticamente una entidad sepa- de hecho pose
rada de la materia, por lo que no está limitada por las leyes materiales. No quiero
de Ia Repúblit
agobiarle con los detalles, por lo que no voy a mencionaros los libros de los grandes
pensadores, especialmente de Mobidrn b. 'Arabí. Si vuestra excelencia quisiera son- do los aspecto
dear las sutilezas alcanzadas por este gran maestro, por favor, envie algunos de los rra del Golfo
más inteligentes expertos soviéticos para que se preparen en ello mediante una es- ca condujeron
tancia en Qom, para que en muy pocos años puedan adquirir, por la gracia de Dios, como en lo c{
el conocimiento de tales sutilezas.» literarias o de
«Los materialistas toman a los sentidos como criterio del conocer; y así, cual-
quier cosa que esté allende los sentidos no entra dentro del campo del conocimien-
to. A su vez consideran al ser como existencia material, por lo cual todo cuanto ca- 3 Utilizo latn
rece de materia se considera inexistente. Así, pues, consideran como totalmente nes a lenguas occi
fecciones o variad
mítico el mundo de lo oculto, la existencia del Todopoderoso Altísimo, la revela-
'sepsnJepeul seluBI¡B^ o seuorcf,eJ -BIaAeJ e¡'oulsp¡¡r
-Jadrtrl u€qsluesaJd 'uBJeqeI ue s"pelrlrJ"J uoJenJ aru enb 'oczouoJ enb seFlueplcco sun8uel B seu elueullelol ortrG,
-orcJnperl s€l enb o1uel ue ?sred,( aqurg solxot sol ep ecrq enb puosred uorccnpe.rl eI oz[I1O e -ec oluEns opol I
-uerrurcouoJ ¡ep o
-¡znc 1se Á Sacoua
-odueluoJ Jopusued Iep soJqrl sol o sepluoprJco oluerluesued ep o sBIJBJelll
seJqo ep seuorJcnp¿Jl ep ugrcelncJrc el glllu¡ad es isv'leJnllnJ oI ue oluoc 'sorq ep ercef e¡
oJrruouoce ol ue oluul 'soJcedse sns ep sounEle JsJepou u uoJelnpuoc Bc -se ¿un elu"rpeltr o
-rruguoce erqllod ul ep oseceq Ie Á (gSOf /SOtI-0g6IlOOn I) oJIoC Iep err sol ap soun8Je ara
-uos u¡ars¡nb grJuep
-enE e¡eu¡r¡d e¡ 'qrbu¡1u 1u,(p¡¡,t eI ep oruslr8elur ¡ep socrrgel so¡cedse sol op
sepuer8 sol ep sorql
-BrrJrpou ueserqnq es enb urg ';ug{uusJe¿ }ures¿H'ecnu91sr ec¡1q4de¿ el ep o¡ernb oN'seIEIJs
alueprserd ,(oq p secuoJue gszd repod ¡el irutauro¡ tugurl 1e g,(esod oqceq ep -edes pepuuásun
enb o¡n¡osqu repod ¡e urs anbune 'reueruu¡ IIV, ruelsqolu{4oH Ie elopuglpec epend oruer anb !q
-ns '686I orynl gl66¡I ue euenru ns ¿lssq Og1I/fOVl o'I Ie epsep otlrerep -eS [ggof'I] ep
ep'6L6I/669I epsep oqceq ep olsend orlrlp gdnco ¡uleuroÍ tugurl Ig ".q0
ercueleJxe u.qsen^'
'olrc¡afe o e]uer]uquoc o¡qend ¡ep e¡al ue erqruoq ¡a rod eap
eluBpueluoc ¡e ,{ opulsg ¡ep ernSes uolcB}ueserdar e¡'peprunuroc e¡ ep ep8 -o1 'ernd znl BI ep
ouroc eluauJe¡sf
¡e se ,g{^reru el ¿uJecue enb orqes Ie 'o'9 ,('sorq ep eJqruou ue opunu Ie Jeu
u,Jte)e sollJJsa soptn
-reqoE ep erJuercuoJ uruol peplunluoc e¡'repod ¡ep otctc.refe 1e eluerpeu leu
-erau] ou Á puorro
-vup ugrce8e¡ap rod olrlncefe ,( o,u¡e¡sr8el repod ¡e eesod pupluiluoc BI 'o'g
-¿¡eue8 seÁa¡ sq ou
Íq¡be¡1e 1e,(p¡.ur u¡ ep ordrcurrd 1e uoc oprenru ep ourelqo8 ¡e rrEer ueqep uos IBSnBJ OlUarIElI
'o1¡nco rugrul Iep ercuasne ua ,( 'sosuJ so¡ ur,rSes 'sorqus sglu sol o 'otqes -edued ¡ep ecraoe [
sgtu Ie 'o'y iseprqe{ruu oruoc soplJouocer sol letcedse ue 'peprunuoc ¿l ep -osgllJ sol ep so¡qgi
ourarqo? opeJ Ie ue Iercuese ¡aded un ueuep serueln SoI'o't lsocrrue¡sr oluoc -r¡l seural sepl ap E
sopBJeprsuoc sepuorcrpeJl selBrcos sosn ,( suruJoJ sel uglqulel epuerduoc
,( ;rueun LIs pepruntuoc e¡ easod el olgs ¡er8elur uglJrpeJl El'o'Z Íseugur
soJuas sol ep ugrcrpeJl e¡ .rod epelerdrelul e BcllgJord ugrce¡eleJ BI ue ep reprl secuollE
BpulsaJrueru repod ep eluenJ eclur,I el se sorq 'o'1 :seluetn8ts sol uos selulueru
I
-e¡¿de olueluusrr¡
-epunJ sordrcuud so,(nc 'ocrrug¡sr ouratqo8 ¡e rod ec1¡cgtd e¡ ue opelueserd
-e.r 'ucrure¡sr peprunuoJ ul ep 1eapl Ie se uglcnlos ¿crurt BI 'o¡uel Jod '«soJlo
ue opecroqe'ry§
opeeJc uq ,( Íopour oJlo ep ues enbunu 'seure¡qord soursru sol opsuols ugrqureJ'GEgIse
-¿Jo uq elueprccg Ie uerque]'¡urcos ,( ocnuguoce eJlsesep un e oplcnpuoc
BrI ousrxruru Ie rs» enp en¡ lureruof qu¡o}g,(y Iep Bclrg]slq ugrccr^uoc u-I /OAt¡ ue €psrr¡(F
-epunJ se 6g6tl6
-ol1o 1o{gVn) u9
EI B epuerr eJqruoq 1a'eze¡etnleu ns ep ,nrr,rrar*"trti'/:'ñff:r"'':;H?Jf?i:: Ie enJ ocrnglsr of
el ep elreEelordu
-ered opuenc elrrr¡od r( o¡enu ou enb 'Bueleut u¡ ep operedes 'e¡q¡suasurdns operue¡¡
e¡uaueprder ¡{ rr¡
o8p elsxe'send'¡sy'opuntu ¡e;od epuerxe es anb orqrueo ¡e r( epecns ourolue ns
ue enb ol opuerqrcJed'orpeu ns op soluerJsuo, uos leruru€ 1e r( erqruoq ¡e oorqruuc opereprsuoJ erl}
ue :f"]
sorusrru Is op €rJuarJuoJ ueue4 ou 'uesan¡ enb o¡ uues 'od¡anc ¡e ,( erreleru -equJl sns uegnrd
e¡ anb enEu ¡e anb ore¡c sgru sA '['l ugrccerrnseJ ul .{ ecq-e¡ord ugrsru e¡ 'uurrrrp uorc -IunII ocrlguq eI
99¿ XX Á y¡y so¡b¡s sol ap luel! oclugts! olue¡wesued p 't
756 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días

ráneo iraní'A1í SarI'at a. Sin embargo, el apoyo a grupos extremistas, el man- 1257. Muhamma
tenimiento de la sentencia contra el escritor anglo-indio Salman Rushdie y la 1258. fdem, §ar¡
permanencia del uso del §adarpor las mujeres, han consagrado la imagen del L259. fderr, Y¿n
fanatismo islámico iraní s. 1,260. Naharandí
mary2vú
Násir-iJm
Bibliografía 1261, Re§ti, S- K.
1262. fOern, §¿rd
1243. Ahsá'í, S. A., Sarl¡ kitqb al-Hikmat al-'arStya,ed. litog. Tabiiz,1278/1,561. 1263. Rutstein,l
1.244. fdem, Sarh kitab al-Maia'ir, ed. litog. Tabriz,1278/1861. 1264. Sarkar Ágl
1245. idem, Sarh at-Ziyarat al-!dmi'a"ed.litog. Tabn}, 4 vols., 1276/1859. 1363/194.
1246. fdem, Fawa'i{ ed. litog. Tabriz, 127 5 lIS58. 1265. fdem, Rtui
1247. fdem, tawamfal-kaliwt ed. litog., 2 vols., 'f abr\2,127311,856-127 611859, 1266. fdem, Rrsi
1248. Bahá'-olláh, M. H. 'A., The KüAb-i lqan, The Book of Certitude, trad. de 1267. fdem" Fila
Shoghi Effendi, 3.u ed., Londres, 1982. 1,957.
1.249. Balyuzi, H. M., 'Abdu'-l-Bahd: der Mittelpunkt des Bündnises Bahaullahs, 1268. Sears, W-.
Hoftreim-Langenheins, 2 vols., 1 983
Corbin, H., núm. 59, fV, pp. 205-300.
fdem, núm. 61.
fdem, núm. 63.
fdem, núm. 64.
1250. Die Baha'i in lran. Dokumentation der Vorfelgung etner religio-Munderheit,
Hofheim etc. 1985.
1251. Kanm Ján Kirmání, S. H. M., Fasl al-titdb,ed. litog. Teherán, 1302/1585.
1252. fdem, lartq al-Naitat,ed. litog., Teherán, 1344/ 1925.
125 3. fdem, Kitab al-fitrat al-salima, T abrlz, 13 l0 / 1,892.
1254. fdem, Irilad al-awamln"4 vols., Kirmán, 1354 I 1935.
1255. fdem, Kitab al-fawa'id al-sabi Kirmán,135411935.
1256. Mahdí, A. (ed.), Aux sources de la sagesse, Rev. islamique trim. núm. L, Fir-
miny (Franc ia), 1 41 4 / 19 9 4.

a En los medios de comunicación de masas occidentales rara vez, salvo en el caso del premio
del festival de Cannes, se suele hablar del nuevo cinema iraní, que ha realizado algunos filmes de
gran valor técnico y con un contenido ideológico social no despreciable; y ello dentro de una pro-
ducción cada vez más numerosa.
s La obligación de las mujeres, incluidas las extranjeras, de llevar vestidos no ceñidos y cubrir-
se la cabeza con el §ador o un pañuelo, aparece bien aireada en los medios de comunicación occi-
dentales, mientras Íara. vez se dice que la ocultación es mucho más rigurosa en casi toda Arabia y,
sobre todo, en la Saudí; las iraníes pueden mostrar el óvalo de la cara; las de la Península Arábiga
cubren el rostro con tupido velo. Aunque se trate de anécdotas personales, en 1989 ciertos comer-
cios elegantes de Teherán vendían ropa interior femenina de estilo occidental; en una ocasión pude
compartir, junto con otros viajeros varones, un taxi colectivo en el que viajaba una mujer irani sin
que por ello ninguno mostrase extrañeza. Mas también es cierto que muchas de las mujeres iraníes
que viajaron en la aelonave que nos trasladó de Teherán a Frankfurt embarcaron en la primera
ciudad vestidas a la usanza iraní y desembarcaron en la segunda ataviadas a la europea.
zedorrraq
e¡atur¡d BI ue uomamqr
sa¡uerr sere[nu se¡ ep sl¡
urs 'ruurr retntu eurl cqfi
epnd uorseco Bun ue tug
-reruoJ so¡erJ 686I uá 1
u8rqgry ?¡nsuJued E ep
',( urqury €pol IsBJ ua, Ec
-r3co uolcecrunEoJ ep $
-rrrqnc ,{ soprgec oü srgtr
-o¡d eun ep o4uap opI"
ep seruIIJ sounS¡e op,uzp
oru¡e¡d 1ep osec ¡a ue or
-rld 'I 'urr,ru 'url anh
'., 'gggf
lzo€,1u,eq
loqtapun¡tt¡-ol&W 4
.'286I 'proJx O Ttorl u! s?,WDg TtlJ :rtoill aLü uto{ Krc y ''¡¡ 'sree5 .8921 \qElry?qDg saquruú
.LS6I
yporut¡y 1-!tog [-'] fqflnX l-lsltry 'vrep1 .L9Zf ep 'pe4 zryt te p
/ U* 'ugurrq¡ ''s¡ol ¿ 'qa J,gsqy
' '698r/gLZT-99gtl
I g 6f I
I LEI'ugturry'ot(.i[oqol a{-o14s¡y'uap1 '992r
.992I
'BV6IIggEI 'ugrur¡y ',gt17mo1a qpuat a,Lo¡ps¡y 'uep¡
.EV6f '698t/gLZt
/E9ET
ouprurrr¡ puqlt{I'-operuu¡ '}rulrTg¡qg ugf ''Ol-!qV '§ lEY re>lrus .,921
fu1bor o ,EgZf
'¡961 'pro¡xg7¡ol1,qog aql Sultpoat :uo!Pt) ut tltldg "¡'uta1s1n¿ '1es¡/s¿l¡?xp
'nS8I I I LZ,I'z¡tqea'8o11 'pe jsm41o to,(y t¡tog 'wep¡ .ZgZf
' tl9u
Eggt / O Lu'4rqu a'Eo14'pe'o{.;:{otorp rueint-ru
fr,ffi|J;!:is§
'gZ6I / Li t f 'ugreqe¡'s1o t 7 TtPut ,
,O9ZI
-o4a q1qq§ <ou-ülótDry ryql { uosnt¡-1o yrbqD-p q?4X1}¡'V, '§';puzreqe¡
's96 o'slozr '692t ueEerEIqopef
I / S 8 C I tgu4y'pa 7'out4r¡7 1o ¡qpuo¡'wap¡ Iep
'V 6Bf I ZI Ef ',(equog'pa 1Áoi1Po41o qtng'wep¡ '892t e¡ Á arpqsn¿uequ
' g0 peruureqn¡41 .LgZI
6t / V T,t I - ¿ 8 8 I / s 0S I'ugrurq¡ 74qn7ry1o qqlx''¡¿.'§'ugf -u¿Iu Ie (sulsllEarri
¿9¿ XX Á y¡y so¡6¡s sol ap !ue¡! oclu?ts! oweluesuod 11 ',
69¿
eqep es m x I€ Ax solErs sol ap ruuns ocrruglsr olueruesued Iep sIsIJc e-I
'ucrruglsl pnlcelelq uglc¿ruJoJ eI ep oluerluBsolmb
-uu Ie :pluau¿punJ ocasulJlul IeJ$lnc oqceq un u uolcuelu el ope^ell Bq es
seCerr secod,(mu'orqtuec ue Íse¡uerclJns ou ored'uola¡p es enbrod 's€l¡Bsec
-eu s€snec 'send 'se¡enbe uoJang'segud supol rod seqceJq olJqe ulslleluoloc
orcreruoc 1e ,( lqerEe¡1 ¡e ,( u,(rbg¡1 enb ecrnl euend etullqns e1 lt;uerr urul
-sI Ie oanlse Is eJqos opeJJeJ sgu ,( iserlueuso seuellns so¡ enb sopISIJ souelu
oóie.r¡ ou IABJe§ B;lsuulp eI ep seÁer so¡ Íocrn1 olururop Iep edlnc Bras op_ol
ou'grbe§ úrrol,t ;uerr Ie otuor ropesued un oqnq ou u¿urs ?P opq p ¡5'o8p
rouiujfsó- erud yqe ¿lse ueuls u{o; ep ernpe¡tnbre u1 ored 'quetuso ecu¿Ae
Se-I 'Jopes
Ie uoJellnJep ,( suuoz seqdure uoJuulruJu SepIJruuD seuolsuaul
-ued ueiS un enJ ,( ornp uerq oporred un ue olqlrcse uBpIBf uq1 'oldruafe ro¿
.so,r4ec11dxe elueueluerJrJns ou o¡ed 'so¡erc soqceq ep 8leJl es 'seeugJoJ
s¿ruouoce sBI ap ugrserd u¡ ,( rue1s1 Iep ugrcnlotul 9I 'quetuso orrn] oluru
-o-p te'ucrtuguoce eicuepecep BI oluoc'sosrelrp ,( sofelduloc ,(nu¡ soclJg]slq
solue^e e opIJJnceJ uuq seJop€IJolslq Sol ugIJenlIS ulse recqdxe eJed'seluns
s¿Jlo ep sBruns ,{ sorru¡ueuroc ep sorJB}ueruoJ ep sluJ} es :uglsnlsap 3I B}oJq
seurEgá sns e sorueruose sou enb ze,r epuc ored Ísurqo ,{ se¡o}ne ep sol€p
onpr*t rn sorro¡eder so1 'esoued elueluuperueJlxe se 'rurrx o¡3rs 1e ,rx o¡Ers
e¡ 'pep¡nuquoc ep ugrJnlos
Ie epsep 'ruuns oJrrrrglsr oJualluusued ¡ep euo¡srq
leei eur, uls es¡n8eé epend r,rs rl,¿lq Iep olueruusued ¡e enb serluertr [
ututgls! f)npaprut «utnln)utn)» pp oruarutosopnbuo 7g (u
]uuns ululsl pp olualruDsuadpp sotn)so sol8ls soT
'I
XIX O?ST§ T§{§
N$§4lü3 ü)IWyT§I $J.ld§I§{Y§tr\ü§d T§
§ $In$du}
760 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuesf¡os dias

a dos factores principales: el sentido de perfección no mejorable que siem- ción tradicional, d
p1e da el que «todo está hecho y bien hecho por Dios», que las oligarquías muchos casos a q
bien instaladas propagaban, y la inmovilidad de la formación. como es iabi- süfies, sin dejar pt
do, en el curriculumtradicional las ciencias naturales, con excepción de la ,ru1rr¿lmsnfg las sl
medicina, estaban casi totalmente excluidas e incluso el saber médico se re- Es un hecho il
ducía a los comentarios al Qanún fi-l-tibb deTbn siná. sobre una base de cul- una cierta atraccid
tura general reducida a la gramáticay ala literatura, la enseñanza superior se sin ir mucho más
centraba en las ciencias religiosas de las tradiciones, derecho, teología esco- 'Arabí al-Mursí A
lástica y comentarios alcoránicos. Una mayor elasticidad encontramos den- de neoplatonismo
tro de los centros influidos por la Sr'a. Aun así, la obra de sadr al-Din Sirází Este era, pues, ur
no va mucho más allá de un comentario libre a Ibn Slná visto desde la inter- cución violenta, ü
pretación i§ráqí. En el subcontinente fndico, donde la situación es también vos; y los'ulemaq t
rnenos estricta, el famoso manual de Mollá Nizam al-Din (siglo xvru), titula- {ikr o muráqaba'
do Dars-i Ni<amt" apenas presenta novedades. Pese a ello fue muy utilizado consciente o incor
en la India y algo menos en Irán y Turquestán. religiosamente- M
La formación más completa hasta el siglo xvu estaba al nivel de la del si- para los ulemas ti
g1o xnr cristiano: gramáticay lenguaje, aritmética,filosofía, derecho, jurispru- reforma.
dencia, teología y exégesis del Alcorán y de los hadices. La enseñanza eñ las
madrasas estaba congelada; sarr wati Alláh (tlts/1703-1175/1762) nos ha
dejado ya una opinión crítica sobre la insuficiencia de tal formación; su la- b) Los intentosi
bor empezó con un intento de continuar la obra iniciada por el sayj Ahmad
sarhindí en el siglo xvu. La mística es una teoríay práctica del autoperfec- Ibn Taymrya (
cionamiento; sin razonamiento (ii'tihád) no cabe una interpretación legal mente a Ibn Ru§d
real. como diría Mu.rammad IqbáI, San war A[áh fue el primer musulmán renovación que r(
indio que sintió la necesidad de buscar un nuevo espíritu, pues consideraba minismo radical d
que había llegado el momento de que la Ley islámica fuera presentada de un deró intermedia e
modo acorde con el razonamiento. Muhammad 'Alí Tánawí (lr59l1745), cho 1. Pero zu fa
en el Ka§1af istitahat al-funun"refiere que tuvo que buscar fuera de la madra- serán grandes; ma
sa su más amplia formación. La famosa universidad de al-Azhar fue una es- Desgraciadau
cuela de formación parala mezquita durante todo el periodo fátimí; cuando histórico en que €
pasó a la dirección sunní, se centró en el derecho sáfi'í; pero su apertura es co social llamado
bien cercana a nuestro tiempo. Lo mismo hay que decir de la madrasa de la En los últimos añ
zaytina de Túnez y aun de la de Deoband en saháranpur, en la India. se provincias perifá
trata, pues, de colegios para formar ulemas. rrientes de refom
Aunque pueda parecer sorprendente, las tensiones previas a la renova- lado especulativo
ción nacieron de las relaciones conflictivas entre la esiructura social bien sonancia história
instalada, sea sunní o §i'í, y el movimiento süfí. Las relaciones son tan com- sólo un aprovechr
plejas que su historia es auténticamente prolija; pero hay un factor común El pensamieu
que cabe señalar: el movimiento süfí postula un método de autodisciplina y
de autoconocimiento que inevitablemente condl.rce a una crítica de laiorma- 1 Cfr. pp. 618419.
762 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

últimos años del siglo xvu. Posiblemente teniendo en cuenta ta dificultad por el oeste hasE
de comunicación, a veces incluso lingüística, puede ser que se tratase de 1803-1804). La or
unos precursores ignorados; pero no debe decirse lo mismo de algunas fi- la intervencién mil
guras más cercanas en el tiempo y en el espacio, como en el caso de los El único que
profesores yemeníes Muhammad al-Murtadá (muerto en 1204/1790) y Muhammad'ALíc
Muhammad b.'A1í al-Sawkání (11.72/1759-1250/1834). No quiero decir Ibráhim PaSá der¡
con ello que hubiese una influencia directa, pues al-Murtadá es contempo- ejecutado f5tar
ráneo de'Abd al-Wahháb y al-Sawkání era más joven. Hablo de un clima con Turkí "ab. 'Abd
intelectual. con el hijo de este
Al-Murtadá es un teólogo en la línea de al-Gazzá|í; pero, en la situa- los Banü Ra§rd, ta
ción de aquel momento, la revivificación de las creencias religiosas resulta- al-Rahmán b. Fays
ba revolucionaria; de aquí la influencia que ejercería en la India. Al-Saw- Sólo unos años m!
kání era an zaydí de §ana'á', pero no tuvo pelos en la lengua ni en la pluma b. Sa'üd logró ent
para denunciar la pseudorreligiosidad del taqlid (principio de autoridad). niendo los cimient
De ahí que fuese atacado, tanto por el establecimiento sunní como por el nadores para la id
zaydí §r'í. Su inspiración tiene también sus raíces en Ibn Taymiya, como ellos y reconocer {
cualquiera puede comprobar en la más importante de sus obras, Naylat al- Islam renovado,lir
awtar (La obtención de lo que es necesario), en doce volúmenes, que no es fensor del iltihád «
otra cosa que un comentario a la obra jurídica del abuelo de Ibn Taymrya, pio de autoridad- I
llamado Mald al-Drn b. Taymrya (muerto en 652/1.254). Es una obra de hábí y del éxito del
juventud, pero, dentro del fárrago del comentario, apunta el espíritu de re-
'Abd al-Wahhi
novación. metió el contrased
lógico, para evitar
con el sentido espi:
c) Muhammad'Abd al-WahhAb y el movimiento wahhabí libre interpretaciól
trario del buscado
El éxito de 'Abd al-Wahháb y su descendencia política ha cegado la trictivo que el de I
visión completa y original de su intento. Muhammad b. 'Abd al-Wahháb trataba de acabar «
(l 125 / 1.7 03-L20 6 / 17 92) tue esencialmente un hombre religioso, beduino estaba asegurado.
y de genio ardiente; espiritualmente se sintió atraído por el lado positivo Además,'Abd
del movimiento süfí. Tras largos viajes a Iraq e Irán, donde estudió el pen- do comunitario del
samiento süfí, regresó a Arabia y empezó a explicar con calor su pensa- mero favoreció la i
miento reformista inspirado en Ibn Taymiya. Su obra principal, el Kitab al- dentarias que realiz
tawl.tld (Libro del monoteísmo), es un reducido manual donde ataca por ijwán (hermanos)- i
igual las supersticiones del süfIsmo popular, el culto de los santos, la inmo- frente a la minu.sv¡
ralidad práctica y el inmovilismo religiosos. Lo que pide es la vuelta al Al- acaso de aquí procr
corán y ala tradición de las primeras generaciones islámicas. Pero al emi- manos musulmane
grar a Dar'lya, el emir Muhammad b. Sa'üd y su familia, que habían muy útil a la dinasti
adoptado sus doctrinas, dieron apoyo al reformador y los wahhabíes se ex- Riyád y de todo Na
tendieron por el este hasta el Iraq (Karbalá'fue saqueada el 1216/1802) y de La Meca y la cr
e-J :ser€En'I solu¿S sol ep ul Ig uoo I zp[1g' ¡ep ulsrnbuoc u¡ ,{ erel I B-I ep [ (zoetlgtzr Íe
IruIsEq epsuurp el ertuoc Brlcnl rorrelsod u¡ e¡¿d oruoc p{u¡ opo¡ ep ,( pg,(r¿ -xe es selqsrlt["á, s
ep uorcerednceJ ep Ielc¡ul egedruec elemd o¡ue¡'rp!L,es Bllseurp e¡ e ¡r1n,(nur uelqeq enb ?g¡ut
enJ ppq{ Ie ue srseJue o^enu 1a 'orquee ug 'sorcdrSe sauerulnsntu soueru -rlue Ie oJed'sBr$I
-JeH sol ep su,uleredooJ sul ep prcrur Bepr sl ugrquEl upecord rnbe ep osuJB -lv Iu ?llen BI se
iocrn¿ orredul Ie elu¿Jnp Iunuuru o[uqe4 Iep ugrcuJole^snuru el e e]ue4 -oruur e1 'solues so¡
ze)tte r(nru 'o[equJ] Iep o^Brsod op4ues un eqe¡ode olsg '(soueurreq) uemfr ¡od ecetu epuop
uBquruell es soJqrueru sor(nc ,{ u}ruoc ue ofeqe4 Ie veqez\eer enb serreluep -p qgq» ¡e fedreq
-3s sepeprunruoc ep ,{ selocpSe seNleredooJ ep uorcueJc el orceJoABJ oJeru -esued ns JoIB, rr
-rrd o1 'pEqI{ Ie ue srseJue o^enu un uoJ 'ozrr¡rurrrd urelsl Iep orJu}runruoc op -ued 1e glpusa efr
-ques Iep opJenceJ Ie IBJoru orusr¡oEr¡ Ie Brun qgqqe,/K-le pqy,'sgruepy ozrr¡rsod opel Ie J
'opernSesu eqelsa oumpeq'o§op¡1ar
re¡ndod olrxg Ie 'seruuns seurlnJ sq ,( peprrcJoruur BI uoc Jeqece ep BqeleJl qEr{qu1t\-IB pqv,'
es oruoc 'ecqcgtd u¡ e opec¡dv 'sepuorcrp¿J] surueln sol ep 1e enb o^qclJ] e¡ ope8ec erl erg
-seJ ssru ,( oso¡n8r¡ olusrleJelrT un :qBqq?^&lu pqv, rod opecsnq Iep orJuJl
-uoc Ia en¡ ocrpg.rd opelpseJ 1e 'ect8g¡eue uorsuelxe rod uorcelardre¡ur arqr¡ ,
e¡ rule¡duroc'send'opuerpnd oN'opule^eJ orye] ¡ep ¡en¡rrrdse opques Ie uoc
uuJuqeJe enb seuorceztlercua? uesezqueJ serueln so1 enb JBJrae ured 'ocr8g¡
-euu oluerueuozeJ ep opo]gru ¡a'sg,(rb le reze\cet ep opnueseJluoc Ie 9lleru
-o c's e lercu¿lsunr,Ie selcue,eqp¿ **ilo,nrJ -eJ ep qrrrdse ¡e q
""T:i l] i. H:X-#;f ,5ÍY, oru ap erqo €un sg {,
-qe^\ oluenur^ou Iep ¡elc¡ul eropereqrl eztery e¡ ;nbe e61 'peprrotne ap ord 'e,(ru,(e¿ uql ep o
-rcur¡d o pqbq Iep ropulnJer,( uorcu¡erdrelur ep pe1reqll o pEqll{l Iep rosueJ se ou enb'seueun
-ap 'u¡cr4se IuJoru eun ep ropulnlsod 'surcuereqpe ep orduq'opelouer ruu¡s1 -t0 tgt(zN'serqo s
un JepueJep ap gsuuc as ou ?r(r,luc ep JopBruJoJeJ Ie enb ¡ecouocer r( so¡¡e oruoc 'e,(guÁe¡ u
ep esrepr^lo enb ,(eq ored iqgqqe¡¡1e pqv, ep erSo¡oapr e1ercd seropeu ¡s rod oruoJ fuuns
-orsJolsrp solceJe elJpuel enb o1'Ipg,es oureJ Fnpe lap soluerturc sol opueru '(peprrolnu ap oI4
-od 'pg,(r¿ ue ¿Jselo^ou uruJoJ ue rsuc ,( ese¡d¡os rod rurlue 9:Eo¡ pr_r,e5 'q eunld u¡ ua p en8
upuqe¿1e pqv,'q zvy,-lepqy,'Z06I/eW,l ue'epru¡ sgru sog¿ soun olgs -ne§-lv 'BIpqI q
'z!zy)-le pqv, o[q ns uoc /errrn;¡ ue esrer?n¡er ep oqnq ¡e§r(eg'q ugurqe¿-1u -€lpseJ susofgar
pqv, ,('p{r,¿S luug sol uoc uo¡arduror 'serqeqqua\ ugrqrue}'plse¿ Buefl sol -Bnlrs BI ua 'o¡ed
'eprutr sgl tr 'p_e,(1¿ e ¡e¡rdec BI gpBIsBr] enb Je§,(eg'orullg,r else ep olrq ¡e uoc
'opo1 erqos '[ (VtgtlAVZI ue opeursese) pg,es 'q r{EIIV pqv, 'q DIrn¿ uoc eIIIlc un áp olqeH
sorJq so^enu oJqoc ,( or¡nru ou oluerur^oru Ia oJed ]nquelsl uo opelncefe -odueluoc se e'put
en¡ enb'pO,uS'q I qgllv pqv, Iqeqqulll eJueureqo8 ¡e glorrap psud urlrlprql rrcep orernb oN {
¡ereue8 IiI '8I8I/g EZT orJe Ie ?tserl euedu¡ec el oserter enb ';¡y, peruuuQn¡41 r banlvozÍ w
'o1dfg ep ropuuraqoE 1e ure olle ered sez.ren¡ eJesod enb ocrur,r ¡g sol ep oseJ Iá ua
'J?lrlIIu ugrJue^Jelur 3l -r¡ seunEle ep Om
e quuruso ugtlns 1e g8¡¡qo sereEnl soluus sol ep ugrcudnco ¿'I '(r0gl-g0gl ep as¿leJl es anb.¡
/gtZl Ie sepetuol uorenJ eurpel4l ,{ uce¡¡J e-i zplltl Ie etseq elseo ¡e rod pellncrJrp 3I slIIetE
egl XIX o¡6¡s ¡ep uAwoc oau?lst o¡ueruesued g 'g
764 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días

Meca y Medina; la contrapartida la tendríamos en la destrucción o ruina Desgraciad¡mr


de los santuarios de la Si'a en Medina. ción semejante a l
Indudablemente el movimiento wahhábí consiguió revivificar el Islam el año 1238/1822
y aún hacer progresar la comunidad; pero la ideología religiosa quedó se- mos si ya entoncer
pultada por la superestructura política sa'üdí, que más veces ha discurrido el contrario, se dic
por los cauces de la dictadura oligárquica que por los de la renovación so- mana y lo enconlr
cial. Por otra parte, mientras se ha hecho un notable esfuerzo de predica- entonces no era w
ción religiosa por todo el mundo islámico y aún más allá de éste, no ha po- cualquier modo, c
dido desterrarse una cierta hipocresía moral en el control de las car el puritanismo
peregrinaciones y en el rigorismo de la justicia, que allá corta manos ladro-
iihád. Aliado con
nas y azota o ejecuta adúlteros y acá permite el lujo, despilfarro y vicio de vieron algunos éxil
la minoría feudal. 1831. El resto con
pensamiento islám
También recib
2. La ínfluencia de los movimientos renovadores 11.78/1764, que r
diendo en Arabia
a) Los movimientos de renovación en la India Sáfi'í. Cuando ret
debería constar de
Antes me he referido a la iniciativa que tuvieron la India y las provin- ocupadores inglesr
cias periféricas del Imperio osmanlí en los movimientos renovadores. tierra islámica y er
Para comprender su relativa antigüedad, pues existen antecedentes a prin- nitaria antioligárqt
cipios del siglo xvu, hay que tener en cuenta que en la India el Islam era cación de las adfo
entonces la religión del poder político, pero minoritaria frente a otros gru- miento fue continu
pos religiosos, en especial el hinduísta; además, era inevitable el sincretis- Tras de la de¡
mo islamohinduísta, en especial en el caso de la espiritualidad süfí. La cri- refugió en el col
sis ya fue evidente durante el reinado de Akbar que, en cierto modo, Qásirn Nánawtawi
intentó propiciar una religión ecléctica y sincrética, la DIn-i Eláhí que pre- proclamó el lihad
dicaron los hermanos Abü-l-Fadl y Faydí. El resultado fue un rechazo, cárcel de Malta du
tanto de los creyentes hindúes como de los musulmanes, y una auténtica miento ideológico
confusión en el terreno ideológico.
La única figura que acaso debiera ser citada sería la del Sayj Atrmad Sar- §ayyid Hasan Jan
Sáh Walí Alláh qu
hindí, deudor del pensamiento de Ibn 'Arabí, mediante la sustitución del questanos, que sol
presunto monismo metafísico del pensador murciano por un dualismo ético, importancia para I
que llevaría a un conformismo que, aparte de otras razones políticas, conflui-
del movimiento gu
ría en la crisis del poder islámico en el subcontinente indio. Esta crisis expli- riqa Mubammadiy
ca la actitud ¿e San walí Alláh de Delhi, que reclamó la restauración de un
do por el movimie
Islam integral, pero actualizado sobre bases sociológicas humanistas, predi- b. Idrrs. Como ya s
cando la justicia social y colocando como meta última una espiritualidad de hacerlo del ríltimo-
sentido sufí. Su movimiento tuvo un eco importante y llegó al siglo xrx con
su hijo Sán'eu¿ a7-'Azlz,aportando un sentiáo de purificalión esfiritual.
lenlrrrdse ug¡cu
uor xrx o¡8¡s p g
'oulllr,I Iep olJersq op pepq¿u¡4dse u
eroqu euerluoc 'so¡erur¡d sop sol B ercueJoleJ oqcaq eq es u,{ otuoC 'sIJpI'q -rpard 'selsruuunq
puurqv rod,t peuqy pli(es rod'etqery ue ¡qgqqelrr oluerur,rolu ¡e rod op un ep ugrcBJnslsáJ
-ezrlqn oprs ¿q erqrrrou elsg '(peurursqnl l ep uepro u¡) u,(lpuruuruqny4l ubg -rTdxa srsuc ulsi['o!
-eI el:unruoc oursr¡n§oeu oralJ un u ueEr¡o uelJup enb'¡¡gS oluetrur^oru Iep -rnguoc 'secq1¡od
uruJoleJ op soluelut sol ueuell oluelruusuod ¡ep urrolsrq e¡ ered urcue¡odur 'oc4g orusrlenp rm
sBIAI 'Brsn¿ u4uoc p9r{14 ¡e rucrperd ue uurJuereJlp es olgs enb 'soue}senb Iep ugrJnlrlsns q
-rn] sulsrruJoJer sol uoJ o l;qgqqem oluelrur,roru ¡e rod enb qg¡y IIBA\ q9§ -reg puur{V [Á¿s t"
,( ;up1.,r,r.eg-p rod oprnlJur sgur '(6,88I lgotl ue olrenu) ug1 ueseg plÁ,(es
uoJ epeJns u?Iqruel oruoc 'ecr¡;¡od uglcce el e epulsuJl es ocr89¡oepl oluelu BJrlu?lne eun Á's
-horu ¡e'e.r1o [,zeteun '¡elpunru e¡¡en8 e¡eur¡d BI e]uuJnp el¡entr ep IecJgc 'ozeqcat un efqi o
el ue sosenq sns uoc olp pnc o1 rod 'sese¡8ur sol Brluoc pgl{14 ¡e gululcord -e¡d enb ]qEIg I-q
GZetlOVtI ue ouenru) uese¡11e pr_Ituqel¡t 19 epsep Írme¡aneug¡ tulsg6 'opour ogerJ ue "
peuueqn¡41 rod opepun¡ 'pueqoeg ep olruurures-ol?a¡oc Ie ue 9¡3n¡er -rrc e-I ']Jr_r§ p¿pIIB
es else '¿gg1 ep u]]our operuu[ pgql{ Iep e}orrep el ap surJ -sllorcurs Ia elqstlá,
"rruepuel
'rggl/IBT,1 ue ouenul'ug,{I¡4I pr-tpB¿\ o[rq ns rod opunur]uoc anJ oJueIIu -nr8 sorlo ¿ elue+
-rloru n5 'se¡¡1r§ sauorcr¡sredns sul ep ,( senpuq sulJueJeqpu sel ep uglcuc Bre ruelsl Ie Brpql
-qrrnd ns oluerpetu u¿IsI ocrluglne Iep uorcBJneJSO.r r( ecrnbrgSrlollue urJellu -ur¡d e seluepara¡u
-nruoc prcos eruroJeJ Í(e.rrenE u¡ ep esec) qreqle-rgq eferc,( ecnug¡st urrerl 'seJope^oueJ solua
res ep opufep B]quq Brpul e¡ enb u,('pEqI{la rod osnlcur 'sose¡Eur seropudnco -ur¡ro¡d se¡,( erpu¡
sol ep er?o¡oepr e1ep,( ouretqo8 ¡ep oaqcor :seuud seJt ep rulsuoJ BlJaqep
enb 'rue1s1Iep uglJe^ouoJ el gcrperd 'uluEueg e ose¡Ee¡ opuunJ 'LIJg§
ulencse e1 ep [r(eg un uoc opuelpn]se 'ZOyI/LIZI ú]suq elqerv ue opuerp
-rset'¡g ¿¡ f96I I ogu Ie Bcruguec ugrcuurr8ered e1 gzrleet enb'¡9 ¿¡ I S ttl
ercuq oprceü'rlgllv 1e,rru§ l$pff lqpqqu/!\ ¿rJuenlJul el gIqIceJ uelqruuú
'ocrruglsr oluenuesued
Iop errolsq e¡ u enb erput-o¡Eue uc4¡1od BI e sgru epuodserroc olser IA'Ig8I
I t¡Zt ogu Ie e]¿qruoJ ue ouenlu enJ II,EIusI tlgs ored 'solrxe sounE¡u uorel^ ep orch,( orreryr-&
-nlqo ,( slrs sopuurell sol s o]uerrrre]IFru ocele tl,prusl rI9§ uoc opeqv 'pEql6 -oJpel souBrtr su(E
¡e rrped u osnlJur e souorJllsJedns se¡ tecew e Jqgqqem' oursruelund Ia Jec sel ep lo4iroc t
-rperd e ozedwe'ulpul e1 e gserEer peurqv pli(es opuunc 'opotu rernblene -od eq ou 'els9 ep
eA '(zg6IH ¡a opu¡srnbuocor uuJqurl e.( socrnl so¡) lqgqqe¡a €Je ou secuolue -ucrpard ep ozrátr¡
enb 'elues pupnrc el ep opeslndxe en¡ anb o¡n8esu uel oJluoJue o¡ ,( euuu -os uorceaoueJ E
-lnsilu erJuerc ep gurruexe ol eceIAI €-I ep Bruep un enb oclp es 'ouerluoo ¡e oprJJncsrp sa*¡
Jod 'Iqgqqe,ry\ oluarur^ou Ie rod op;erlu ou o opls BrqeII sacuolue e.( IS soru "q
-es openb eso6qa¡
-eqes ou ,( lece141 eT 3 ucruouuc uglcuuuEe¡ed r¿lgz\eü ZZ\I/887,I oge Ie tuBIsI Ie JeJIFAI¿}írl
Ío8o¡oepr BlsrruroJer un ere peruqv pli(Bs ']qgqqeA\ Iep q e elueleures ugrc
-eruJoJsu¿Jl ¿un Jeluerur¡edxe e ¿qI oluelrullolrr else 'e¡ueuruperce;Eseq Burru o ugrJJrlq§x
pp ut)woc oclwgts! oye¡wesued p '9
99¿ XIX ogs
766 lll. El pensam¡ento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

b) Ahmad b. Idrls y el movimiento sanúsí 3. La Salafu


Ahmad b. Idris, muerto en 125311837, era un marroquí descendiente a) La vu¿lta alt
del Profeta; durante su residencia en Arabia fundó su movimiento y se con-
sideró a sí mismo como el profeta de la Tarrqa Muhammadiya. Sostuvo que Muchos mus
no es posible la unión directa con Dios, pero sí con el espíritu del profeta dose, por mriltip
Muhammad. Este sufismo muhammadí lo organizó en la forma tradicional bida cuent¿ delr
de las vías y técnicas süfíes. En cuanto al contenido de su pensamiento, re- lítico-sociaf la p
chaza absolutamente el qiyás (analogía) y el consenso (ijmá'), y se apoya en era el intento dl
la interpretación libre (iitihád). Su concepción alcanzó un amplio eco y dio cuencias sociale:
origen a tres tarlqas: ra§rdrya, amrrgámya y sanüsiya. La primera se extendió de la mera siml
por Argelia; la segunda, fundada por Muhammad 'U1mán al-Amirgání Si'íes y sunníeg I

(muerto en 1,269 /1,853), se propagó por el Alto Egipto y el Sudán, represen- principales figu
tando un papel moderado frente al movimiento del Mahdí; la tercera,la más Muhammad'Ab
importante, fue fundada por el argelino Muhammad b. 'A1í al-Sanüsí (muer-
to en 1275 / 1859).
El movimiento sanüsí es la más clara y evidente de todas las corrientes b) tamal al-D
del neosufismo. Combatido por los ulemas sunnles tradicionales, al-Sanüsí
proclamó que su pensamiento era el auténtico Islam fundado en el i!ühád. La figura qu
De aquí que restaurase la tradición de constituir záwiyas, lugares de vida re- 1315/1897); *
ligiosa en común, con fieles dedicados al estudio y a la meditación. De estas podía ser cierto,
záwiyas las más importantes fueron las de los oasis de Kufra y Yagbüb. fara tades de su inte¡
poder realizar mejor su vida de estudio y retiro, la sanüsiya intentó poner cidido de la acci
paz en las tribus beduinas del desierto libio y rechazó el poder más o menos to. Refugiado e
nominal del Imperio Turco; este deseo de paz le traería después la guerra. después, Muhar
La sanüsrya tuvo que luchar con los turcos e italianos en Libia, con los fran- tica, fundando I
ceses en Africa ecuatorial y con los ingleses en Egipto. Sin embargo, su pré- wu!qd), título qr
dica era de una altura moral considerable, con un sentido de la propiedad influencia consit
comunal, la pobreza en el comer, vestir y adornarse; y todo ello con clara tas, traducida al
conciencia del sentido positivo y social de esta ideología. Tampoco así se li dahrlyln2.
braron de la politización y de las presiones colonialistas; y para muchos En realidad,
occidentales sería un movimiento político más, como el de Mutrammad
Ahmad al-Mahdí, que dirigió la famosa revuelta del Sudán, o el de Fulání 2 Afgání fuetad
'U{mán en Nigeria. Sin embargo, incluso el gran enemigo del último monar- tánico; fracasado mt
ca sanüsí, Mu'ammar al-Ga{áfí, recuerda un tanto el sentido de restauración bul, siendo expulsadt
contribuyó a desperl
del primitivo movimiento sanüsí. Un tanto de vuelta del confuso Libro Ver- ocasionarle utra nuet
de, no ha mucho tiempo que Ga{áfí ha recordado que las .escuelas, ritos y vo el Irán, IraqyLm
sectas islámicas fueron posteriores a la predicación del Islam y contradicen a expulsado una vez il
Ahmad Rühí, uno y t
veces la letra y el sentido del Alcorán.
Din (1313/189Q. E
Jabí al-Mulk, Kirmfo
'zlrqeJ ue sopBlnce[e uorenJ enb r]qBu Á ]uPurrr>I 5llnw-Ie ]q"I
soreuuduroc sns áp el ou o¡ed'IupBJV ep ugrrlperxe eI g8euep ocrn] uellns IA'(968I/gIgI) UIA
l¿ rr§gN rlgs Ie gulsese 'u-er1 p o11en,r'o¡eu¡r¡d IA 'serrczs se¡qpq sonBrlue orlo ,( oun 'IqBlI psüqv
B uecrpe4uocf uq
;f,(eg eleod ¡e Á pgurrrl pz?l1 pzrll I e ¡nquetsl ue orqrcer';61I/ZIEI ue selrr zel ¿un opuspdxe
:oreq?I Iep srranD epeuell eI ue e1üerueuelqe our^retur 168I/80€I uA'sarpuo'I ,{ berl'u9r1 1a or ,( solrr 'se¡encse- s
-enu ep 'ersn¿'u9r1 1e'serpuol:rufevr ep 9[ep ou setuolue epseq'ugrs¡ndxe slenu eun olJeuolseco -DA otq!1 osnJuG,
e orAIoA enb o¡ 'seuarrgf ep odru3 un ep eJrruglsr e Ieuorcru BrcuerJuoc ?I relredsep e g,(nqrrluoc
oldr8g ue grprser anb soge oqco so1 ug'se¡dur1 ap sup€pl] s¿Irrrlrop sns ¡od opeslndxe opuats 'pq uorJeJnulsáJ ep op
-u€lsl ue or8n¡ar es 'sase13u1 sol ¿Jluoc oueS¡e ourerqofl ¡e nzuel ep otruelul ns ue op¿seceq :oJIuBl -Jeuoru ourllf,r Iep
-Irq oursp1uoloc p es¡nder e1 grpuerde erpul BI ug'ocr1¡od oplplrep'un u?Iqrue1 en¡;ug8¡y ,
IuglnC ep ¡a o'ue
peuueqnl4l ep Ie
ruslsl Iep ecsnq ep oluelul un se IueEJY ep oluerluesued I3 ?epqeer ug soqcnru e¡ed ,{ lsu
'zul&tqup -¡1 es ]su ocodue¿'
(sB]
10 ?lD, ppotr-to olnryl Ie uor rlnpqv, peluluuqnl l rod eqetg le eplrnp¿rl eJelc uoc oIIe opol
-sllerrelelu sol ep uglJ¿lnJau ul enJ IelIdBr urqo ns 'elq8reprsuoc ercuenlJur peperdo.rd eI ep o
ep otrroc upr^ eJerulJe u€] ep ¿]sIAeJ eun e u?rqluel uoJelp enb olnul '@bnm -e¡d ns 'oErequa
-lD tnlwn-p) auenJ sqrdtr oze-I Ie tlslruslsluBd p¿pelJos BI opuepunJ ?cll -ue4 sol uoc ?gq¡1
-IIod,( ¡enlcelelur Joqel ns uoJelun oJlo Á oun 'qnpqv, peruru€qn141 'sgndsep 'e¡¡en8 u¡ sandsap
soue serJ 'pepnrc ?qrlp e JeBeII P '6L|I|L6ZI Ia 'sue¿ ue opeISnJeU 'o] soueru o sgru rapor
-uenc urs seuorcncesJed z( sotTxe o[€J]B el enb ol ?]ceJrp ugIJJe BI ep oplplc ¡euod gluelul Eit
-ep orJBpluud un enJ'lunlcelalul rop^ ns B esed'suruepy'oluelq ns ep sepel ere¿ 'qgq8e¡,( ury
{nclJlp sBI ep slqBq sou 'rueJl BJe eluerulBlclJo Á IueJ enbunB 'oJ¡etc Jes e}pod sBlse ecl'ugrJútlpfl
eluerlrelorrreJ enb 'oueE¡e ue8uo un ep uglsueleJd erusru ns l(¿691/919¡ -eJ upra ep sere8n¡
-6tgI/SgZ,t) IugS¡V ul61{e EtuuÁ enJ oulruec Ie glrqe enb BrnSIJ BT 'ppqldt Ie ue opu
rsr_lues-p 'seleuotu
tup&tvulO1Dlpu.tvl (q seluerJJoc sBI §Epq
-renru) IsBtrBS-IBIt
6ugf peuqv pli(Bs
lgqbl perutuuqnl l,(;1y, r¡uy 'qnpqv, peurrueqnl4l sgru el 'erecrel qf
'IuEAJV ulqlu EurBÁ uorenJ oluelrulloru ¡enbe ep surnEIJ seledlcuud -uese¡de¡'u_"pns ¡
se-I'cle 'ucr¡puelc uol-cezruJepotu ul'¡ern1¡nc uolce^oueJ u1 'seruuns ,t se;,19 ;ug8rlury-1u ryuú
aJlue selqllJnpeJJr sauorcrsod sBI ap oluerruesJece 1e 'e¡ledurls BJaIU 3l ep grpuelxe es Brerrrr
gII€ sgur esenJ enb ¿lsrluplslued o¡uarurrlour un :se¡dr¡¡nu selslJos sslcuenc orp ,,{ oce o¡¡due
-esuoJ uoc IesJe^run ,( untuoc urslsl un (npt¡nu) Je^oueJ ep oluelul Ie uJe ue ¿r(ode esl'(,pq
@$otos) seueEFo sol € ullen eun ep ulcuencesuoc ¿¡erur¡d BI 'IeIcos-ocIUI -eJ (oluefllresued
-od ernprulse Bcrur,l oruoc erurun el ap orJelrun opques ofer,r ¡ep e]uenc eplq IuuorJrpuJl sruJoI
-eH 'eruoqe¡41rod opecrpeJd orrr¡rurrrd l?epl Iep 'seuozBJ se1d4¡4ru Jod 'esop e1a¡ord 1ep nq4dsa
-ug¡mde opl eq urulsl Ie enb uesuetd,t opusued ueq seuelrrlnsnru sogcnlñ enb o,rnlsog z,(pu
-uoJ es ,( olua¡u-rar
uoDq\ouat outoc uaSuo lo otpn| o'I (u eJuerpuersep pbo
0pq0N o7 { o[![o7og o7 'e
o16§ pp uDutoc oclwglsl olue¡wesued '9
Lg¿ XIX ¡1
768 llt. El pensamiento islámico desde tbn Jatdun hasta nuéstros días

esencial para renovarlo dentro de las condiciones sociales del siglo xrx. Pero islámica de la libe
éstas se presentaban en el mundo islámico en contradicción radical; el esta- atea; no tiene mát
tuto sociopolítico y cultural permanecía casi inmóvil, aferrado a lo que se te- mán debe creer et
nía por la tradición de siempre; y el colonialismo foráneo sólo había conse- ble de sus actos, t
guido fracturar superficialmente la estructura subyacente. Entre los modos de la acción hum¡
de producción y de dominio tradicionales y los nuevos, el sistema político y todo 1o sabe.
religioso vigente sólo veía los posibles riesgos para la estabilidád sociai. La voluntad d
Cualquier reforma del estatuto estrictamente cultural resultaba sospechosa.
Las autoridades coloniales y los agentes económicos colonialistas creían "6n¿isl6fiamiento
contra las leyes gr
que cualquier reforma social debía realizarse con toda suerte de cautelas, Dios concede el r
tanto para no molestar al sistema tradicional como para no despertar los hombres están en
ideales independentistas y nacionalistas. La oligarquía temía que-cualquier menor grado, segi
movimiento de renovación, por respetuoso que fuera con el estatuto sócial el Profeta debe se
existente, podía socavar los cimientos de su privilegiada situación. En cuanto bien que falible, dr
al tradicionalismo religioso, veía en la posible apertura cultural un peligroso Ningún fenóm
escotillón por el cual podían penetrar las impiedades foráneas, las depiava- salidad física y en
das costumbres europeas y la pérdida de la propia identidad nacionáI. sin aquí que el homb
embargo, los innovadores sabían muy bien que los movimientos anteriores, estática, saber osc
que se habían presentado como realmente intrínsecos al Islam, habían resul- tradice el ejercicit
tado estériles. De la dialéctica ideológica se había pasado a la política y, en tueruo personal d
vez de abrir al Islam, había conducido a fórmulas políticas por lo generai aún ser, todo hombre
más retrógradas. por sí mismo y dr
Los intelectuales musulmanes que se ponían en contacto con la cultura hadices auténtictl
europea, no sólo podían apreciar los progresos sociales a que había conduci- te, por cons4grad
do la formación europea de la Modernidad, sino que loi profesores euro- que tengan una n
peos más destacados en el conocimiento y valoración de la cultura islámica, pre; por tanto, dd
como w. Muir y E. Renan, conrazón o sin ella, atribuían a la intolerancia re- con las exigencias
ligiosa islámica y a la beduinización de su sociedad el estrangulamiento de su
pensamiento tras de Ibn RuSd, y el atraso sociocultural de su mundo. por
tanto, era necesario empezar por la acntalización cultural. Con gran intui- c) Muhammod',
ción, Yamál al-Din Afgání repiicaría a Renan, que la religión islámica no es
un enemigo irreconciliable de la razón; al contrario, el humanismo del que El principal d
tanta gala hacíala cultura francesa había sido el auténtico sentido del Islam. (L261,/t845-t3a
El enemigo de la razón era el tradicionalismo parasitario que había fagocita- miento, no se vio
do el verdadero sentido del lslam. Para Afgání el hecho indudable dela ver- al colonialismo,I
dad trascendental del Islam no era una barrera anticultural, sino la base fun- Tratado del monr
damental para un nuevo humanismo que permitiese a los pueblos islámicos Según Muba{
una moral para el mundo del siglo xrx. habitual de los t
Teniendo en cuenta lias anteriores premisas, no debe extrañar que Yamál Como demostrart
al-Din Afgání recurriese al Kalám mu'tazilí para afirmar lafuerza de la idea incompatibilidad
77O lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

contrario, el Islam es una religión esencialmente racional. La filosofía puede razonada debe ser,
ser una auténtica iluminadora de la verdad revelada, al igual que ésta ayuda a persticiones y tradi
la razón y la sustituye en aquellos hombres que no han podido llegar por sí en cualquier tieafp
mismos al conocimiento científico. Por tanto, no se trata de defender los de- verdad. La razón d
rechos del pensamiento, sino de reclamar la dedicación del hombre a la filo- persticiones deben
sofía y a la investigación científica; de procurar sustituir las fórmulas del de- yan en grupos relig
recho tradicional de las escuelas por otro apoyado fundamentalmente en los hombre; el prortigir
principios éticos y jurídicos naturales. Sentados estos principios, los musul- creados por Dios I
manes deben perder su complejo de inferioridad ante otros pueblos, hacien- sino Dios tiene poe
do apología de su fe y propagando su sentido racional de la verdad, rom- guno, que el comrú¡
piendo con la discriminación entre la mujer y el varón.
Latarea es ardua, reconoce Muhammad'Abduh, debido a las tendencias
tradicionales dominantes; y por ello recurre alaMtÍtazila para probar la li- d) SayyidAhmad
bertad humana. En primer lugar, en 46 aleyas alcoránicas aparece claramen-
te la referencia al libre albedrío humano; el propio Profeta ha actuado en su La posición dt
vida para predicar y extender el Islam, luchando libremente y con denuedo, flor de una sola p
pese a su creencia en la omnipotencia de Dios. Lo que hacen los determinis- Pese al respeto qur
tas es entender en sentido absoluto una sola aleya: «Dios os ha creado; a vo- aceptaron nunca st
sotros y a lo que vosotros hacéis» (Alcorán, 37,96). Pero lo que aquí se afir- cristianismo respe(
ma es la creación del hombre y de sus potencias, no el uso individual y nos habían podido
concreto en cada acto. El decreto divino sólo significa el conocimiento pre- ta el siglo x\fl, pero
vio por Dios de los actos humanos; pero dicha sabiduría de Dios no es una vas y la oposición
imposición que impida nuestros actos. Hobbes, Hume, Ll
Muhammad'Abduh, en su deseo de acabar con la tradición fatalista, lle- reformados, pero s
ga a afirmar que las concepciones teológicas calvinista, luterana y hasta la to- ción, según los casr
mista son más tajantes en el problema de la predestinación que la islámica. De entre los p
El hombre normal sabe que él es un ser existente, consciente de sus actos, de más libremente el
las consecuencias de éstos, de que los realiza por medio de sus potencias y 1898); posiblemen
por su propia voluntad. Por tanto, la doctrina a§'arí del kasb no tiene sentido durante los años 1l
alguno, como advirtió el propio al-Yuwayní alrechazar dicha doctrina. pecial en el recurs
El fundamento de toda la vida moral también reside en la razón Todo el principio.de I-or
hombre es capaz de llegar al conocimiento de los principios fundamentales son deudores de m
de la moral natural y de distinguir entre el bien y el mal. Las normas éticas Captar el verü
adquiridas por el esfuerzo intelectual tienen igual valor que los preceptos éti- de su obra Letts¡
cos religiosos. Si aparentemente surgen conflictos entre una y otra es porque algunas ideas para
se ha tomado el texto revelado con un literalismo excesivo e improcedente; pero ¿qué debemo
lo que corresponde en este caso es recurrir a comprender el sentido verda- mente todo lo que
dero del texto revelado. lanatttaleza, que:
El Islam originario se levantó contra el apego a las costumbres ancestra- cristianos. Por ta¡l
les por el solo hecho de ser inveteradas; por tanto, el taqlid o imitación no tenderse en un ser
e'I 'eJerurJd usnec q opol elue se sorq r( oueruecrle op4ues un ue esJepuel ou ugrcellurl o
-ue eqep uorceeJJ e¡ Ísor8e¡ru sol uos ueq?c ou enb o¡ 'o¡ue1 Jod 'soueqsrJc -sJlseCue seJqruq
seruEop sol rod opqlurpe o¡ enb s¿ru osnlcur ece¡ed el Ig u enb 'uzelernleu el
uoc eruJoJuoc o1 '¡ern¡eu uozet BI uoc e¡qrludruocul se ou enb o1 opol elueru -epre^ opBues ['
-leJnluN ¿xx o¡Ers Ie ue uBISI ournueE Ie oluoJ Japuelue soueqep enb? o¡ed Íeluepecordur e
:ugr8¡er uorluglne se ruelq ¡g 'ugrcrsod ns repuerduroc e¡ed suept suunE¡u enb¡od sa e.4o d
esreerlxe uepend '068I/80tI ue Bpuc{qnd'o,gru{o¡1¡ ,94 snuaT urqo ns ep -llg soldecard so¡r
o.red Í¡rc¡¡rp se ugl peurqv pli(us ep oluelruesued orepepre^ Ie .re1du3 seJrle seruJou sg-
'arunH,(,(e¡e>Feg 'e>1co1 ep seepl suqcnru ep saJopnep uos seluluelllepuql so
recuedg ,( ¡en15 uqof oruoc 1pI I seurel oluul enb e,( 'e>1co1 ep otdtcutrd 1e opol'IdozetEv
opuem8rs 'ezelexr¡eu el uoJ puplruJoJuoJ ep oIJelIJc Ie osJnceJ Ie ua ¡erced 'euupopsq
-se ue 's9¡3ur ou¡sr¡rdrua Iep oluelrurJouoc ns ,( g¿91-¿98I soge sol elueJnp op4ues euáIl ou
¿guleJg uuJc ue BrJuBlse ns gr(nqr.r¡uoc u¡nldn¡ ¿]se e elualuelqlsod :(sosr ,{ sercuelod sns a
lglgt-n¡llZtZi ug¡ peruqy p!(,(BS enJ oruslproruor Ie atueluerqrl sgru ap 'so1ce sns ep s
JeJrru e or^eJlu es enb o¡eu¡r¡d ¡e 'seueru¡nsnru seJopesued so1 eJlue e61 'Bcrruglsr u¡ enb
'uuuJelnl o ecllgleJ'e¡srurl¡ec'euecq8uu surse¡Er sBI ap'sosuc so¡ u43es'ugtc -ol3I ulseq,( etrEE
-nces¡ed o surcueJlle¡'uorcrsodo e¡ e asad ozrq es Joqel ns ored'soperuro¡er -a¡1 'elsrp1e¡ u_orJg
o socrlglec 'souerlsr.rc oprs uBJqBrl 'uo¡me¡ luey 'zruqrel'erun1¡ 'seqqo¡1
'oe¡¡ug 'r(e¡e>peg 'uocug 'suu€qsrJc setse¡81 suqcnlu ap ugrcrsodo e¡ ,( sen uun se ou soIC a
-JeseJ su¡ e esed ozrq es pupruJepou BI ep oluelruesued ¡e ored'nx o¡3rs ¡e e1 -erd o¡uerurJorrG
-seq ousruerlsrJJ Iep uglcezll¿Jnllnc ep ugISIru el JucIpuIA oprpod u€Iquq sou ,( ¡unprzrrpur osn
-urlsrJc selsrpJoJuoc sordo¡d so1 'seurepy'uJnllnc u1 ap olcedseJ orusIueIJSIJc -JrIB es rnbe enb
¡e enb slsrsa¡8o¡d sgru oprs elqeq ur¿lsl ¡e enb ep slsel ns ucunu uo¡eldece -ol u Íopearc eq
ou solse 'uo¡e¡lsour e¡ soedorne selenlJelelur so8rrue sns enb oledser Iu esed -srurruJelep so¡ ul
'osecu4 un gllnseJ ¿lslpJocuoc olualur ns o¡ed Íe¡ezruur¡d BIos uun ep JolJ 'openuep uoc Á st
enJ ou qnpqv, peurureqn¡41 ep ,( ¡ue8¡y ulclJu IgruBA ep uglclsod e1 ns ue op?np? €rtrE
-ueureJulc ace¡e&
up¡pouqypt.Íag (p -¡¡ e1 reqord erud
sercuapuálsq¿ o
'seJqruoq sol ep uruuoc 1e enb'ounE -uror 'pepra BI e
-le oporu ue'suru se oJrlslu ur,rEuru,( se¡unluuaJqos seJepod eue¡l soIC ouls -uercuq 'so¡Qend s
erpeu 'eas es enb ;¡r_r§ orlseeur ,(nru ¡od lopques euarl ou sorq rod sopeeJc -Fsnru so1'sordra
seuarq sol ep orce¡dsoueru 1e'rorle o¡nd se elueueu¡ed or8lpord ¡e ierqtuoq sol ue elueuqs|Ifil
Iep pnII^uer8 u¡ se IuJnleu ozJenJsa Ig'se1enllJldse sosor8qe¡ sodn¡8 ue uer{ -ep Iep sBlilrrro} §i
-od¿ as anb se¡enbe osnlcur 'sepr¡eqruoc r( sepezeqcal Jes ueqep seuorcr¡sred -olIJ el e erqrrroq
-ns s¿l Í«e¡druers ozrq es rsu» Iep up€uepecuesep Jes eqep ugzeJ e-I 'pepJe^ -ep sol repuaJaP a
¿l JruJeJSrp ered se¡euorceJ sepuprcedec se¡enEr easod odq/ar¡ rernb¡enc ue rs ¡od reEe¡ op¡po
eJquoq opol'oluq ro¿ ¿oduep ns ep sup¿Jelelur seuorcrpeJl,( seuorc4sred u upnfe e¡sa enb¡
-ns sBI eJluoc gluu^el es eleJoJd Ie ours uarnb? :opBZeqJeJ Jes eqep epeuozet epend elJosolg e-J
tlL XtX ot6ls pp u7woc octwglsy oyeuesued ¡g '9
772 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días

fe es un radical acto individual; pero ello no empece para respetar las creen- Mubammad Iqb6l
cias comunes de la comunidad islámica que sean auténticas. Lo que es inau- tauración vivificat
téntico y perjudicial son las adherencias tradicionales, las supersticiones europea de su tien
süfíes y los hadices apócrifos. Al final de su vida, sin embargo, sayyid que se respaldara
Ahmad Ján, al igual que su compañero Saráq 'Ali prescindiría áe to¿á ta mar el espiritualis
ciencia del !radl[, pues es muy difícil someter los hadices ala críticahistórica, Reconstrucción d
salvando unos y rechazando otros. profesor L. Mass¡
mística islámicas i
Mutrammad'Abd
e) Amlr'Alí miento islámico s
tivos territorios de
También surgió el movimiento de renovación dentro de los grupos sl'íes de los tomistasfra
-
de ra India. El pensador más importante fue Amrr 'Alí (muertó en Ba7 Para Iqbál no
1928), que residió en Londres, donde publicó en 1873 un estudio sobre la
/ filosofía y religión
vida del Profeta, que, más tarde, en 1893, desarrolló ampliamente en su obra les de sus principi
definitiva Spirit of klant, qne fue traducid a al árabe por Dayrawí con el título otra parte, no dd
de Ruh al-Islam Amir'Alí sostiene la omnipotencia divina como prescien- ésta es suficiente¡
cia, pero no como predeterminación de los actos humanos. Éstos son frutos trata de dos saben
del libre albedrío del hombre, ya que Dios nos ha querido libres; más aún, la indagación intd
desea que libremente le pidamos su ayuda, que no regatea jamás; porque no autoridad; si se ar
sólo es sabio, sino bondad pura y lo que quiere es el bien del hombre; pensar de aquél, sino po
lo contrario es impiedad. Por tanto, la voluntad del hombre actúa pbr sus contrario, la esenr
propios motivos. Arrimando el ascua a su sardina, como buen si'i Amir.Alí rendimos nuestror
sostiene que Ya'far §ádiq (muerto en L48/765) había criticado duramente a El propio Pro
los enemigos del libre albedúo, y laMtÍtazila no habrían hecho otra cosa religiosa en su cri
que aceptar la doctrina de la libertad de la Sr'a primitiva. De todos modos, el respecto de algun
pensamiento de Amir'Alí se abre también a un sentido de autodisciplina, de determinismo nac
moral y de justicia social muy amplios. El golpe de fuerz
fin, debían ser jus
porque éste así lo
f) El espiritualismo de Muhammad lqbal nión de Ma'bad, r
cían que sus maki
El esfuerzo de liberación del pensamiento islámico iniciado por Yamál los habría caliñca
al-Drn Afgání, Muhammad'Abduh, sayyid Ahmad Ján y sayyid Amir'Ali modo, el determir
mostraba algunos rasgos de la influencia cultural del sigloxrxlpero no existía la justicia diünaq
una clara conciencia de intentar introducir el pensamiento deóimonónico en prichosos y abstn
el mundo del Islam 3. sin embargo, a partir de principios del siglo xx,
todavía dicha posiciiír
3 Esta posición aún no se ha agotado. En los coloquios, congresos y encuentros entre especia- posición de tesis; Ia der
listas islámicos y europeos, sobre todo cuando tienen lugar en loJ paísei del Islam, puede paiparse Occidente.
'elueprcco esredpd epend @
ue sopelBlsq orrrrrglsr opunu Iep seJopssued sol ua Burü¡opeJd olos srsalurs ep eJ :srset ep ugrsrsod -er¡edse aJlüa sos
3l eluáureeJJ-eJ uerrerlrrsru socrluBlsr elueureprJlse usJeprsuoJ ás enb so'I'uol3lsod 3q3rp Er^¿po]
'xx o¡?rs pp
BI ep pupllBsJe^run ,( puprrepSal 'uep.ro Ia uá ouls 'so¡ceJlsqe f sosoqcrrd ue ocruouourtrx
-uc solce ep orpeu rod e1sagtueru es ou soIC ep repod ¡e iseuurtp erc4snf e1 ellstxe ou o¡ed
uoc ,( elJnprqus 3l uo3 e¡qrledtuocu eluelulecrp¿J se olusrulruJelep 1a 'opotu J¡y, r¡ury p¡,ff
rernb¡enc e1J 'sosoJrlueru ep ,{ solq ep so8nueuo ep op¿JIJIIm eFqeq sol rcrue,! rod opul
uÉeg-p uesel¡ isorq rod sopelclp opls uulqeq sel soloe soleru sns enb ue¡c
-ep se,(euro sedrcu¡rd so¡ enb ep ';r§eg1u ueseg B BpIJeJeJ'p¿q,eÍ{ ep uolu
-rdo elsendns ul ue o,(ode as ¡gqb1, 'opeulrureleperd e¡quq oI Ise elsq enb¡od
'sorq ep eJuenJ u¡ ue sopeErec enb ¡ofau epuu Ísopecr¡r1sn[ res uerqep 'ug
-JIS ep seuorcoe s€l ue sopreEue sns ,t u,{u¿.e,ntr I BJII€o Iep ezJenJ ep ed¡o8 ¡g
'er(eruo odruE osorepod ¡ep ocrpgrd ousrlsrJeleu Iep glceu ousrurrrJelep ep'euqdrcsrpo¡
Ie EqbI puuruuqn¡¡1 €red 'suu¿I1suc ,( su¡pnl seulr]cop seun8p ap olcedser 1a 'sopou sopof
ur,re ,( soclruglsloJd ou¡sruourspued ,( oruslelgod ¡ep ucq¡.rc ns ue esot8r¡ar Bsoc ¿4o oqJeq
pepro^ €l op seFuoIJeJ soJueruepunJ sol opezrllln eq eleJord ordord ¡g e elueltruJnp o[
'sorc P uozetoc o4senu sourpueJ r[V, rlrrry ?¡S u
,( ezuer¡uoc sorueceq enb e1 rod e¡ e¡ se ugr8¡¡eJ EI 3p ¿Icuese e¡ 'ouul¡uoc sns ¡od ¿nlou e
¡usued ierquoq
Ie Jod 'uozet BqeAeU enb souruqncsap eluerupuoreeJ enb¡od otus '¡9nbe ep
¿sleoxe elopul u¡ -rod se ou 'uuttlcop eun o Joln¿ un u¡dece es ls lpepuotrnu ou enb¡od Ísur¡rr
ep ordrcurrd opol epnp B eleruos anb'erqq FuoIOuJ lenlJelalut ugrce8epur e¡ 'un¿ setu isrq¡¡
ue eJsrsuoc plJosolrJ B-I'soluqslp seru solJuluorue¡druoc'se.reqes sop ep eler1 solruJ rros so¡§fl
es 'oluel rod lopelrul¡ se ou repod ns orad'erquroq ¡a ered eluerJrJns se ulsq -uarcse¡cl ourüD
'JJozet ul ep seJápod sol eJqos seuorsnl souJeoeq soueqep ou 'e¡red ur¡o olnryl Ie uoc rrhGr
eC 'ulJosolrJ el ¿ uorceulpJoqns ns ecqdtur ou olse o¡ad 'sordrcuFd sns ep sel BJqO ns ue eIr4
-euorcuJ seseq sul upeferedu erre¡ ugrft¡er u¡ enb oilelo se Íuot8tTa¡ ,t ugosolr¡ eI eJqos orpn¡se
arlue peprrorJaJul o psplJolredns ep ounS¡e erue¡qord,(eq ou pqbl eru¿ /wtl ue ouetrtr
soeue¡odu¡eluoc sesecuu4 sulsnuol sol ep ser,rs sodn-6 so¡:
euefe¡,(nu¡ ou ugrctsod uun ue 'er¡oso¡¡ e1 ep ,( efo¡oe¡ ul ap souollJJel so^B
-cedse¡ sol ep ugrcelrrullap el ep eue¡qord Ie ue eseJluec es ocrualsl oluerru
-esued Iep sepupllenura sBI ep oluellrruatruuld ¡e anb ,( lqnpqy, petuueqn¡4
.( ¡ug8¡y q¡1{e Igruu^ ap sol enb e}uecttar soueru esanJ suclruglsl mqs}ru
q ,( pep4en¡rrrdsa e¡ áp anbo¡ua ns enb ozrq olsg 'uouEtsse¡41 '1 rose¡ord
¡e rod epeSolord en¡ 'ue¡s¡ ¡ep osor8qar oluelruesued ¡ap uglcolulsuooelf 'ecrJglsr-q mBIJ:,
'urqo ¡ed¡cupd ns ep Bsecu¿4 uoIsJeA e11se .( isacuer¡ oursqeryrrtdse Ie rcru uI Bpol ep E4p
-uil soureJgrpnd'ocrrgueE,(nu opques un ue 'anb o¡ esonJ BJBpIBdse¡ es enb pd,(eS'o8mque
seuorcqsradns s
Ie uoc oluerrucsued ¡a enb ozlq esecuu4 ugrceluJoJ ng'odurer¡ ns ep eadorna
ErJosolrJ ul se asopug,{odu 'ocrure¡sr oJueluesusd ¡ep eropuclJl^I^ ugl)BJnsl -neur se enb o.¡
-ser ap ozrenJse ue¡E un glrlul @%t/tSt¡-gLgf /t6zf ) pqbt peunueqn¡41 -ueáJc su¡ repdsa
eLL XIX ot6ls pp unuac ocltugls! olueluesued E 9
774 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros dias

creación. Es, por tanto, absolutamente conciliable con las leyes naturales en t290. fdem,lanqa
lo físico y con la libertad humana en lo ético. 1291.. Ibn Taymrya,
El hombre es libre al aceptar el depósito de la fe, que no se hace ciega- 1292. fdem, Mufin
mente, sino con conocimiento de causa; y como es libre para pensaf y para 1293. Ídem,Majm
1294. fdem, Lette
actuar, tiene el deber de ejercer su facultad racional para examinarlo todo y
París,"1.994-
para no tener que aceptar nada por imposición, sino mediante una reflexión 1295. Iqbál,M.,7É
ponderada. Por eso recurre una vez más al pensamiento de la Mu'tazila, en 7296. Laoust, H-.8
este caso de al-Nazzám, que habría sentado el principio de la duda metódica. mlya"E,lCzit
Precisamente la decadencia del Islam fue contemporánea del abandono de 1297. Lapidus, J- I
los principios críticos de la Mu1azilay de los falásifa; estos fundamentos son Berkele¡ 19
los que hay que reconstruir para renovar el Islam. 1298. Meazzam,Á.
1299. O'Leary,De
Pareja, F. hf,-
1300. Péroncel-Hu
Bibliografta 1301. Qanungo,K-
1302. Rahma4F-
1269. 'Abduh, M., Risalat al-tawhtd,El Cairo, 133911920. 1303. Roy, A, 7ftc
1270. fdem, The theology of unity, trad. inglesa de I. Musa'ad y J. K. Cragg, Lon- 1304. Serajul,Il tr
dres, 1968. 1305. Shalaby,A-.
1,271,. Adams, C. C., Islam and Modernism in Egypt, Oxford, 1933. 1306. Siddiqui,Ivf.
I272. 1A.fgání, i., Al-'Urwat al-wulqd,El Cairo, 1377 /1957. 1307. Smith,W-C.
127 3. ldem, Jatirat, El Cairo, 1383 /1963. 1308. Titus,IVt .üd
I274. Ahmad Ján, S., Letters ka'maitmu'a,Londres, 1890. 1309. Tritton, A S
1275. Ahwání, A.F., Al-Tarblya ft-l-Islam,El Cairo, 137 /7955. 5 7957.
1276. Amir'Alí, Spiit of klana Londres, 1893. 1310. Yarios,Iqba
1277 . Ashraf, S. E., A critical a exposition of lqbal's philosopy,Patua,l,gT 8. 1979.
1278. Bouamran, Ch., Le probléme de la liberté humaine dans la pensée musulmane, 1311.. Varios, Cnar
(solution mu'tazilite), París, 1 978. 1312. Wright, §,
1279. Butamí, al-, al-Shaikh M. Ibn'Abd al-Wahhab (his life and reformator move- 1985.
ment), trad. inglesa, Lahore, 1 98 1. 1313. Ziyadeh, N.
1280. Diffelen, R.W., De Leer des Wahhabiten,Leiden,l92T.
1281. Dodge, 8., Al-Azhar,Washington, 1960.
1282. fdem, Muslim Education in Medieval Times,Washington,1,962.
1283. Fazlur Rahman, Islam and Modernity: transformation of an intellectual tradi-
tion,Chicago, 1982.
1284. Gibb, H. A.R., Whither Islam?,Londres, 1932.
1285. fdem, Modern Treltds in Islarry Chicago, 1947 .
1286. Goichon, A. M.. Yamal al-DIn al-Afganf Refutation des materinlistes. Traduc-
ción francesa, P arís, 1.9 42.
1287. Grunebaum, G. E. von, Modern Islarry Berkeley-Los Angeles, 1962.
1288. Hachem, B. al-, Introduction d l'étude de la religion et la secularisation,Beirut,
1.984.
1289. Ibn Qayyim al-tawz7ya, Al-Sawa'izal-mursala,El Cairo, sin fecha.
L¿L
lqtt1) zeu+Lep peppe¡¡-Ie rIqpJlB [,(eg ¡e rod ,( (9161 /gttt-gggllVOei
¡r.sp¡ lr+lt¡ {elehtr €ro}Llrse e1 rod e}uerue}uellel upenu4uoc'(¡OOl/;Ztl
-ggBIlfgT,I) uturv urlsg6 ¡od 'xx olErs ¡ep sordrcur¡d u oldrEg ue Bpelc
-rur '¡e[nu¡ eI ep uglJud¡cuerue e¡ ep ord ua euudu¡ec ¿I JepJocer enb,(eq'ec
-r¡s;poued Elopc?u€ oruoc rsec ,(oq acs¡ede anb o¡ rod opuezedurg 'e¡enur
BI ur,re ,{ ugrsud e¡'orraqsep ¡a 'orcue¡s Ie uoc BJUpIBS es sBIIe eJ}uoJ s1llue
¡eu¡i¡d p anb lnbu ep lsupulul ISuJ uoJelJeueu¡ed enb en¡ erre.r8 sgur o¡ ored
'seueu¡proeJ[e uoJanJ seJopsloueJ sol uoJuJ]uocua enb s¿¡e¡¡eq se-I
'l¿eJ uglJ¿n1rs eI ep orI]IJJ slsllgue oso¡n8r¡ un
ep elluJ eI esrerpnlss eqep elrlcedsrad eqslp epsac'uorJ¿Aouer u1 re¡n1sod
op oluel[Il e¡durrs Ie ollJ?ru un enJ u,(,( lseleuos¡ad seuorcelllul sel?Jnleu sul
e-enb sap¡cos sBlcuelsunrJlc sel 3 sgur glqep es ocrl¡od oseru4 n5 'secrpgrd
seuorcenlru sns ep ,( e¡8o¡opolalu ns ep ocllsgle lelcete) ¡e reqcorder epand
sel es ou uoJeI^IA anb uglceqls q ue ,{'e1uau¡ern}InJ sosollu^ ep sgluop¿
'sopeuorcuelul uelq,( so¡ecurs 'soperuoq seuurulnsnlu uoJenJ sulsIIuJoJeJ seJ
-opuloueJ soT 'seleJnl¡nc ,( se¡ercos segeduec seJnp sns uoc solunf soJope
-ouer sol sopot enb >Fn}e1y Ietuex eJ¿lsnIAI ezJéf+ e¡ rod ornSrsuoc sgur enb
asJrJáp qrpod ,oc4;¡od oueJJeJ Ie eJerJeJ es enb ol ua'oedo¡na olusq€ruol
-or Iep seserelul sol ep ,( sucrurg¡sr secr¡1¡od se;nbreEr¡o sBI ep lelcos ugrserd
eI e eluaruludrcuud oplqep 'sopelnurl ,(nur sopel¡nseJ B ofnpuoc 'se¡ue¡od
-tur elueruleáJ sollJ?ru e esed'ue¡s¡ Iep uglce^oueJ uI ep oluelrullour IA
uonn^ouat o7 ap sotrut K sollorsg (e
ruoFI pp uooo\ouat q ap sqtqruos ( s»n'I 'f
XX ffi?S§§ T§ffi
*3§WY"§§§ {},X,N§X§&[Y§N§d ?§ Nffi
ÜT,,{§TTYFüffiX3YN T§ A Nü§3Y,&,&}ü§W Y?
§ eln&!ds3
778 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta ruestros dias 6. La ¡g,/t

L899-I356/1,938), aunque no se acertase siempre con los fundamentos ra- Si de Egipto sal
cionales de tan honrosa empresa. Por otra parte, eI ámbito de acción tenía nos del periodo li
que centrarse en grupos pequeños, pese a lo cual las masas desinformadas Muhammad b. Bád
sólo veían un intento de cambiar las costumbres tradicionales. Así, por ejem- ciones, las adheren
plo, la enseñanza al modo europeo se superponía ala educación tradicional. su mérito, en el des
Las líneas del pensamiento hay que extraerlas del conjunto de la produc- famosa consigna *e
ción literaria y periodística en la que siempre dominó un cierto ámbito con- lia, nuestra patria» t
servador. Ciertamente la renovación quería ir mucho más allá, pero al no partes, tras de la i¡
existir un pensamiento abierto de rigor científico, el tiempo se encargaba de material de propaga
dar un giro tranquilizador. Así sucedió con el valioso esfuerzo de Muham- co en el Africa nq
mad RaSid Ridá (1281 11.865-1.35411.935), que en 1315/1898 tundó la re- convertida la emp
vista al-Manar, de larga duración, seriedad científica e importante influjo li- sa'üdí, se han seguit
terario. Sin embargo, conviene resaltar también la labor de 'Abd al-Ráziq gunos casos excelem
(1305/1888-13701 195L), autor de El Islam y las bases del poder,y de Zakí sidad de al-Azhar, a
Mubarak ( 1 308/ 1 8 9 1 -137 2 I 19 52), Abmad AmIn (130 4 I t887 -137 3 I 19 5 4) dano en lugar de la¡
y, sobre todo, de Muhammad Husayn flaykal (1305/1888-137511956). En
el fondo, ninguno dudaba de la capacidad del Islam para posibilitar una re-
novación de su pensamiento y para llevar al pueblo a recobrar su protagonis- b) Elproblemade
mo histórico, aunque a veces faltase profundidad en el análisis de la realidad
social. Los pensadores
La reserva hecha no alcanza a un afanado, solitario y singular pensador, llo: el problema de
Gamál Hamdán (1.34611928-14t31L993), profesor de geografía en la Uni- vió mediante un cor
versidad de El Cairo, puesto que abandonó cuando tenía treinta y cinco y la práctica y metc
años para dedicarse a la investigación y a sus publicaciones. Aunque los es- portados; nunca er
critos que aquí interesan aparentemente tratan de problemas geográficos, en comunes que no ñr
ellos la preocupación sociológica es fundamental. Se trate de cuestiones eco- la historia del dere
nómicas, demográficas o políticas, preferentemente en relación con Egipto, que fue de la unive
G. Hamdán es el único nacionalista de la segunda generación que se ha plan- brepasó.el referido
teado el tema de los caracteres peculiares esenciales de una nacionalidad derecho islámico ü
árabe concreta, en este caso de Egipto. Hasta el título mismo de su obra re- mercantiles y, en ci
vela una profunda intención epistemológica y ontológica: Sajslya Misr. Dirasa senso para recurrir
fl abqaiyat al-makdn, La personalidad de Egipto. Estudio de la genialidad que el pakistaníKq
del lugar (4 vols., El Cairo, 140011404-198011984). Lo que G. Hamdán Farukí se mosü
quería exponer era la total peculiaridad social de Egipto dentro de la arabi- inmovilista como h
dad y del Islam, no por un estricto y altanero nacionalismo local, sino con do como una prd
plena conciencia de su papel esencial dentro de la nación árabe. La esencia principios de la I-q
o genio de Egipto le proporciona una personalidad propia de carácter cuali- tas del derecho islá
tativo, que considera fundamental para el futuro de la nación árabe; es por es posible siempre r

tal esencia o categoría fundamental, y no por los accidentes de la cantidad, error ('i;ma)ylaú
tiempo y lugar, por 1o que Egipto sirve de ejemplo para el futuro. práctica de las divt
€l B opuurxordu opDues un reuel eqep ({ptttfi) sercueSre^rp sBI ap ucllcgrd 'ornlql
u,orceá¡4n el:Qp,1lti a¡qrsod uglcnlos rofeur BI ep uglrr_e¡e u_1,( (outit,) tol:'e 'pep4uuc el ep seil
¡n eloerj ugrácelord e1 :sordrcurrd sop uasederluor es enb e¡du¡ers
e¡qrsod sa ¡od se ieqetg uglr
orquec ¡g 'sele.rodulel r( serrlle¡er 'selue8upuoJ uos orlruglsl oqJeJep I3p sel -rlenJ JepPJuJ ep u
-eJcuoc seuolJnlos sU¡ ored'se¡qelelsuocuI uos ecltu9[sl Áe1e¡ap sordtcuud ercuese e-J 'eqarB r
so.I .sosoÉrleJ selBlueruBpunJ solBp sol ep ugrcBzrpun¡ord eun oluoc op uoo ours'pco¡ ous
-rpuelua ,§ptfi p opuerlrrueJ ,ecrprrn[ ugl3e7.ñl¡1ces e¡nd BI oluoc ¿]s{I^ouul -lqem 3l ep oJluep
ocrp;rnf orrrsqeuolclpeJl Ie oluel mzeqJeJ ep oueptged oJlsoru es PIrued ueprueH 'g enb o
'olperuJelu ourrr€J un eseluelur PInJet Ierue;;uelsqud ¡e enb peprrcrueE q ep o
emd 7g6¡lILtl p u¡seq turadse enb oqnH pptt?t& Ie rlrrncar u¡ed osues usptt1 'tir¡t¡ ot1sfus
-uoc oisandns un ua op€csnq eq es sepuad 'sosec sogelc ue 'z( se¡lueeJelu -eJ eJqo ns ep oltrst
'se¡eroqe¡ 'se¡ltc 'surrpet¡s¡u¡Iupe suluJou se¡ ,( FuolclpuJl oJIIu"gIsI oqceJep p¿p{¿uorceu eunr
¡" árloa,rgrce¡edes BlJesecau eI ep eseg e1 'osrurordruoJ opIJeJeJ 1e gsuder_q -ue¡d eq es enb uor¡
-os ou ',b7 t oruSop 'ruolsl /Er ope¡nlp 'rcgzy-1e ep p€prsre^Iun el ep en¡ enb 'oldr8g uoo uoraele
rolrer!$¡e§ [l(Bs Iep Ienueru oplcouoc Ig'orlluglsl oqrerep Iep elro]sq ul -oce ssuorlsem eP
u ,( sapuorclpe4 ielencse sel B ugISIIueJ elqellrreul el uesenJ ou enb seuiluoJ ue 'socr¡erSoa8 seu
seseq s¿un Jecelq¿lse urud openu4uoJ ozJenJsa un glls¡xe BJunu lsope¡od -se sol anbun¡¿ sa
--, lil.rucreu ,( or.4erlslurupa '¡rrgc oqcerep Iep u¡Eolopoleu lecqcgtd e¡ [' ocurc Á elure4 qrx
ocrluglsl ogceJep Iep sucluguuc sesuq sul eJlue osruro¡duroc un elu€Ipelu oI^ -1un q ue egu$od
-es
.oqcerep 'ropesued re¡n8us
losei ecrpgrd e,¿d €T Iep soluaugpunJ sol ep eure¡qord Ie :o[
-oJse elueuodulr oJlo uoc uoJuJluoJua es seJops^oueJ seJopesued so'I
pep{uer el ep qqls
oq)aap pp ugounpnpo q ap orua1qotd 7g (q -suo8e¡ord ns JBrq!
-eJ Bun re¡r¡q¡sodt
ae'Os6r/§¿er-98
'epeqerE e¡ ep re8n¡ ue ouep Gset / t, ttt- Lqsrl
-?nwp pp e^[^ zo^ eI soueu/ ep soueqce soun?¡e anbune'nqzy-¡e ep peWS IqeZep [,1apod¡a
-Je^ru1f eI ep ugtoclv Iep BJouos uglrlpe el ue oruoc 'salue¡ecxe sosec soun8 bpg¿-p pqv, ep
-le ua ''c1e 'setu¡r¡'selurc uoc'se¡ulueplcro s¿Jlucg] sBI optn8es ueq es 'Iprl,es -¡¡ ofngu¡ etus¡rodu
€lquJv rod ept8urp e¡ prcedse ue 'e¡euotstu¡ ue ese¡du¡e q €plue^uoc -er BI opur+ 868I/
,( ecrSg¡oepr Bcrlcglurp áseq el eprpred 'oErequra ul5 'urEeu eclqy Ie uá oO -ueqn¡41 ep ozreqF
-lurgISI ousqrlesord ¡ep o1rx9 IB oplnqlrluoc ue,(eq ,( upuuEedord ep leueleru ep uquErecu+es o
ue oprue^uoc ue,(eq es sordrcur¡d soqcrp 'ercuapuedepul 3l ep sBJl'se¡ed ou 1e ored ?1¡e sg
sepo¡ rod 'enb pbe e61 'olqrlncsrpw peplJlluelnu Bun olnl «uuled urlsenu'er1 -uor olrqu9 olJ?Ir
-e8ry Íen8ue¡ sJlsenu 'aqetg ¡a iugrS¡¡er eJlsenu se ruelsl Ie» :eu8lsuoc esorueJ -cnpord e¡ ep opnF
ns ÍorruurprouJtrxa en¡ 'our¡e8re orusleuolcuu Iap olloJJusep ¡e ue 'o1r.reur ns 'IBuorcrp¿Jl u-oIJEJ
Írorrslur ruulsl un ep epenbsr,rq BI ,( s¿Jrruglsropnesd segcuaJeqpu se1 'seuolJ -u¡e[e ¡od']sV'sapm
-psradns súl ¿JluoJ zex:q:e Joqel Bun ozlleü'Iq>ln,-le ,( spgg 'q puurureqnl4l s¿puruJoJursep sE§?
';urlqgrq11e rrgug rod eperrdsur '6E6IlL;EI-6I6I/Ltt1 oporred Iep sou eruel uorJse ep og
-qe8re s¿rueln ep ugrcercos¿ ¿soruuJ e¡'qer39141lu soruullus o¡dÉE ep rg -uJ soluarrrspu4} so
6Ll xx o¡6¡s ¡ap oclwgts! olualwesued p uo owsileuolceu ¡e A ugpe^ouet e1 '9
78O lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días 6. Lara.

dialéctica hegeliana de tesis, antítesis y síntesis, pues Farukí conoce a Hegel, cista de Seignobos
bien que superficialmente, citándolo en tres de sus obras. Su fórmula consti- dicional como la p
tucional se basaba en la conversión de los parlamentos al modo occidental tulo de Sfr gamll
por asambleas ideológicas, que a su vez deberían subordinarse a un consejo árabe no goza de u
del iltihdd En cierto modo, talfue la formula adoptada en Irán tras de la re- sometida a los pri
volución islámica. 2.' en el desierto ¡
En el Mágreb ha predorninado el arbitrismo pragmático entre la Ley is- mad, pero no en r
lámica y el derecho práctico, aunque'Allál al-Fásí, en su obra Los fines de la pruebas históricas
ley musulmana(1382/1963), hiciese un esfuerzo para concebir el sentido ju- que se han consen
rídico de la Ley islámica al modo y estilo como los personalistas franceses x, y 5." sin la obra
del periodo 1337 /1919-1369/1950 habían concebido algunos de los pro- sabríamos nada de
blemas jurídicos que motivan roces entre el derecho canónico y el derecho sis, pudiera concl¡
civil. De cualquier modo,'Allál al-Fásí, como otros, pensaba que el colonia- mana posterior al.
lismo europeo había dañado el espíritu de las minorias islámicas europeiza- ral, tan poco creiH
das, por lo que había que volver a un Islam militante, aunque tolerante; libre, por los geneatogis
pero no conformista; y guiado por los sanos principios de los viejos juristas blema nacional egi
málikíes de al-Andalus y el Mágreb 1. Las consecue¡
ción del libro, de§
nazade anatemad
2. Las diftcultades sociales de la crítica: de Tahd Husayn a Nagueb tura de los escritm
Mahfry pasando por Salman Rushdie refutó la primera t
árabe, ataca al Isla
Un segundo elemento que debe tenerse en cuenta a la hora de analizarla al Alcorián; utilizq
situación del pensamiento islámico en el siglo xx es la dificultad social de la bes medievales; ad
crítica. Si todo pensador debe someter su pensamiento a una autocrítica ri- Jidr Husayn no pil
gurosa, lo que en ocasiones significa una posible autocensura, los pensado- Otro de los crí
res islámicos contemporáneos no se han visto libres de una fuerte presión nos anticuado, y e:
social externa, más dura aún que la occidental, al no estar claramente delimi- mente a Táhá Hus
tados los ámbitos respectivos de la religión, la sociedad secular y la creación tan escásamente n
literaria. Los ejemplos son muchos, pero aquí nos ceñiremos a tres: el de excelente escritor
Táhá Husayn, por su relieve literario, y los de Salman Rushdie y Nagueb que Tá[á $usayn
Ma[rfu7 por su difusión en los medios de comunicación de masas. pertenecía a lacoi
Táhá Husayn (1,30711889-1392/1,973) se doctoró en París con un tra- Ni siquiera la segt
bajo aún aprovechable sobre La filosofía social de lbn Jaldun; su pensamiento iahilí cortó la po
revela la influencia de la sociología de Durkheim y de la metodología histori- motivo a la public
casi todos ellos c
que el arabista lúa
1 Como simple ejemplo de los complejos problemas jurídicos en los países islámicos, véase mi
aquellas tesis, y qt
artículo «La dicotomía ciudadano-persona en los países del Mágreb (Argelia, Mamrecos y Tú-
nez)», en Anuario jurídico y económico escurialense, San Lorenzo de El Escorial, 26 (1993). Home- análisis filotógioo
naje a Fr. José López Ortiz,voL I, pp. 381-401. resultados de las i
782 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días 6. Lat

do en bloque, sin pruebas concretas, todo cuanto se dice de los poetas de La Meca, Husayl
la itahillya. Después de una
Dando un salto de sesenta años, en nuestros días vuelve el escándalo, háSimíes y I-awr
ahora más universalizado debido a la fierza expansiva de la televisión, a Faysal fue procla
propósito de un mediocre libro del escritor anglo-indio Salman Rushdie. de 1-3381L92A,k
Los Versos Satánicos es una obra de carácter literario, más bien mediana que Faysal; a espaldal
otra cosa, nada documentada y proclive al género llamativo y pseudocrítico el Oriente Próxil
que busca el éxito por los ribetes de escándalo. En este caso, si tal era el pro- cómo entraba enl
pósito, el éxito ha sobrepasado todo lo imaginable, gracias al examen y de- refugiándose enl¡
nuncia de impiedad que algunos sunníes señalaron antes de la condena a El hipotético
muerte §i'í, decretada por el imám Jomeiní (190911989), respaldada por el daúafraccionada
gobierno iraní y reiterada por el sucesor de Jomeiní, el boy!'atolislám'A1í Ja- rados ingleses de
meneí. Por si no fuera suficiente, el excelente escritor y premio Nobel de li- cho, como Kuwa
teratura, Nagueb Matrftlz, fue apuñalado en nombre del fanatismo. Se trata, manos francesas,
rtna vez más, de la indefinición de los límites entre las diversas partes de la nés, no sólo a la ¡
realidad social. sulmanes, unos st
del Jordán (Trant
la Sociedad de I
3. El fracaso de los movimientos panislamista y panarabista Para encubrir su§
hecho rey del Ir
El tercer elemento que conviene destacar es la proyección del fracaso Transjordania
político de los movimientos panislamista y panarabista sobre la realidad cul- Por otra parü
tural islámicay árabe. Que el movimiento panislamista no haya dado resulta- nista de Inglaterr
dos políticos positivos no significa que su proyección cultural fuese baldía; si lord A. J. Balfot
el reformismo fracasó fue por otras razones, antes apuntadas. Además, en el que la hizo llegar
.aspecto político pesaba mucho el antagonismo y las rivalidades entre árabes, que se «observab
iraníes, pakistaníes, turcos, etc.; y en el cultural, la diversidad lingüística: ára- gar nacional par
be, bengalí, hindí, persa, turco, urdu, etc. En el caso del panarabismo,los re- para la obtenciór
formantes tenían una base lingüística y cultural común; las rivalidades eran rácter de «declu
ante todo de cuño nacionalista y, por lo común, muy ponderadas, hasta que adueñando de R
el colonialismo anglo-francés provocó la ruptura. postre conducirft
Como es sabido, al extenderse el conflicto bélico de l9I4-L918, el alto de 1939-L945 y
mando inglés en El Cairo determinó aprovechar las informaciones del sedi grandes potentia
cente arqueólogo, astuto aventurero y ambiguo personaje Lawrence. Basta el terreno polítl
leer los escritos de Lawrence y las antibiografías de sus detractores para ad- desarrollo cultt¡¡
vertir que el famoso aventurero era un patriota inglés que trabajaba a las ór- la nación árabe,
denes del servicio de inteligencia de su patria. Sin embargo, por las razones cia de las fuerza
que fuera, Lawrence había sido ganado por la generosidad beduina y la tra- 1939-L945, enl
dición árabe. Por su intermedio, Gran Bretaña prometió a los árabes resta- influiría decisiva
blecer su independencia y crear un Estado árabe bajo la jefatura del jerife de y 1.3791t96O.
'096r/6LEr t ep a¡rref Iáp errryls
0z6I /}EEÍ e4ue sopeuroJ seqer¿ seropesued sol ue elueu€^Islcep elrlnlJul -BlseJ seqeJ-" sol s
olle opoJ '¿]uelJ?ues secel seqcnur ,t ed¡ol 'etptel sruJoJ ue '916I-686I -eJ4el,( eurnpeq p
ep ¡erpunur e¡¡en8 ul ep seJ] 'reEn1 elJpuel 'se1sr¡eruo¡oc sezJenJ sel ep elc seuozeJ sel rod'oÉlt
-uelsrseJ e¡ rod 'e1sg 'upuepuedepur ns e$JqoJeJ opuenJ 'eqetg ugrcuu BI -rg sBI e uqefeqe4
ep ugrsr^rp ¿JnlnJ 3l ep seseq s¿l glues ,( u4tuoc eqeJg IeJnllnc olloJJBsep -pe ered sero1cspl
un e selqeenbuer¡ur ISBJ seJeJJ¿q osnd uglqru€] ored 'oc4r1od ouerrel ¡e UISBfl 'aCuor,te-¡ d
ue ousrqeJuued ¡ep sucr¡rced sepepglqlsod su¡ 9,(ru1sep selcuelod sapuur8 -rpes Iep seuorJBr[r
secuolue sel ep ecr¡¡od e1 'o¡pnf olsnecoloq elqlrral Pp [ 9t6I-686I ep ollu Ie 'gr6l-vl6f
u¡¡enE eI ep IeurJ Iep seJl leursl ep opelsg Iap uglJeerc el ¿ uurcnpuoc erlsod
e¡ e enb o1 'ofeqer¡ ,( ozren¡se '€rcnlse ns e]uelparu uu4seled ep opuugenpe enb utrseq'superap,
uoJenJ es sels1uols so¡ 'u¡e ue sopereduv '«IBIJIJo uglreJelcep» ap Jeller ueJe sapepl[s IJ §s
-Bc orp el es euuJ uqclp Bcllqr,td recuq ¡y'«o,u1e[qo ese ep uolsue]qo e¡ erud -oJ sol'ousrqereuu
sozJenJse se¡or(¿u¡ sns upue¡du¡e enb ,( o;pn[ olqend 1e ered ¡uuorceu ru8 -erg :ecrprn8ur¡ p,e
-oq un ap €uqseled ue oluelrulcelq¿]se Ie elueurelqeJo^¿J ¿qe^Jasqo» es enb 'sequre eJlua sepe
ours 'eun81e esaruo¡d ellsrxe ou BIIo ue lugrcerepeJ eqc1p e ru?e¡ ozrq e1 enb ¡e ue 'seruepvsup
plqcsqloll prol ¿ orlue 'ect¡¡g uEre.rog I3p olrelarsas 'rno¡1eg 'f 'v prol rs lepleq esenJ IBrq
enb eguc eun esezlJolne ocrugllJq ouJerqog ¡e enb orSo¡ 'errele¡8u1 ep elsru -elFser opep e,(q«
-ors ugrcuJeped el ep olperu rod'ulsruors olueruhol4l 'e¡ed eJlo Jod ¡a lnc peprper sI arq
'erueprofsuer¿ osuce4 ¡ep ugrcm
ep rrrue qgllv pqv, Á IZ,6f ep otso8e ep Ezl1ttl ¡e ber¡ ¡ep,{er oqreq
en¡ 11u§r(eg'se;rurggq seJlrue sol e Jelueluoc ,( seuolcuelw sns JlJqncue €Jud D$lqoflm
'sg¡8u¡ olepuuru ofeq oqceq áp uoJarceueru¡ad (seuorce¡ 3p pepercos ¿l
ep Furruou olepu€tu oleq eruq¡4 u¡se) eurlsep¿ ,{ (erueprofsuer¿) ugprof Iep
else 1u orJollJJel 1e 'ber¡ 'sosnJp so1 e ,( 'ser,rs soJ¡o ,( seruuns soun 'seueullns
-nu¡ sodn¡8 sosJe^Ip ¿ ours 'ultuoletu euullsrJc eIJouIIu ue.rE e1 u olgs ou'seu e1 ap se¡ed susroá,I
-eqq opBlsg ¡e ue uore,(nlcul seqBJe sol € J¿lrlqep erud enb 's¿secue4 sou¿Iu 'e1er1 eg'oursquqI
e uo¡esed oprJeJceJ ou¿qr-I un r( urrrg 'cle 'solu¡rurg so¡ ']r(e,vrn;¡ ouroc 'oqc -rI ep IeqoN orua¡
-aq ep so¡lo ,( Íuerug ,( irneurerpeH 'uepv oruoc 'oqcerap ep sese¡8ur sopBJ -u.t II1¿, qgp¡o¡e{fi
-olcelo¡d so1'ueure¡ 1a ';p!L,es oure¿ Ie :sopelse SoIJBA ue epuuorcce4 ulJup ¡e rod epeppdsar (
-enb erqery'epre1sgl I'op¿rqruerusep gpenb eqerg opulsg ocrlglodrq 19 e euepuoc E aP s
'orJilrr epuop'uruep:ol ua epJel sgru,( supo¿ ep €l$ el ue esopuer8n¡er -ep ,{ uauexe ¡e s
'pB,uS'q ¡e§,(eg'q ueuqu¿-le pqv, 'qz!zy,-le pqv, srell{ ul ue eq¿r}ue orugc -ord ¡e eJe Ie¡ rs'o§
ovr u,(esn¡¡ e¡rref 1e 's91Eu¡ o,(od¿ Iep olI¿J 'sgruapy 'orulxgrd eluelro Ie oJr]IJcopnesd Á.or
opr¡eder uulqeq es elcuerd ,( uuulerg uurp 'ecuerlr\e'I ep sepledse e Í¡e§r(e¿ enb euerpeu uaFI§
e rrng u uoreEqqo pn€rnog sgrue4 ¡eraua8 Iep seuogec so¡'6¿61/gggf ep 'erpqsnu uerulBs (
o¡nf ug 'seseru soun oJnp ouleJ ns ored 'errr5 ep ,(er operue¡cord an¡ ¡u§r{ug u 'uorsrle¡a1 qap
:g$tlgttt ep eJqnlco ue oJseruuC ua uoJ¿Jlue ecueJ./y\€1 ,( se;utggq 'olepuecse Ie ealoNt/
seJrrue so¡ 'socrn¡ sol eJluoc euedruec errepue8e¡ ,( eEre¡ Bun ep sgndseq
pÉ,{eg ,( qpUV pqy, sofrq sns uorel]eq es €snec Iet ¡od Íu,(usn¡¡'eca¡41 e1 ep su¡eod sol ep a
ggt otbls pp oclwgts! o¡ue¡wesued p uo owsguolceu ¡e /f ug¡cerroual e1 '9
Xx
784 ll¡. EI pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días 6. l-a ¡

4. La vuelta de los falasifu clásicos al-Manar, se hizo


Ru§d; fulutlamme(
a) El redescubrimiento de los falasifa lam y se dedicó a
desde el punto de
Una de las grandes consecuencias de la renovación árabe islámica fue la trasladó al papel t
vuelta a los pensadores dela fálsafa Con ciertas reservas pudiera decirse que inteligente por pa
este retorno no era tan necesario en el caso de Ibn Siná. Es cierto que el chos musulmanes
imám Abü'Umar Taqi al-Drn al-Sahrazürí,llamado Ibn al-Saláh (muerto en rición de la revis
6431l245),había escrito que "Ibn Siná no había sido un sabio, sino un de- Estados Unidog t
monio"; pero los comentarios avicenianos se prolongaron durante siglos; éxito (sólo un año
esto sin contar su fama como médico, el uso como libro de texto del Qanún su intento fue u;h
An-tün.
fr-l-tibby la prolongación de su eco por medio de la interpretación iluminati-
va de su f,losofía. En el caso de Ibn Ru§d, lo más que habíamos encontrado
era el desaforado ataque de Ibn Taymiya;y lo califico de tal porque no había
leído directamente al pensador cordobés. b) Las utilizacia
El descubridor árabe de Ibn Ru§d, ya al final del siglo xtx, fue un árabe
cristiano: Faraf.r Anfun (1.29 0 / 1,87 4-fi 4A / D 22). Cambiando cuando haya El camino hat
que cambiar, su posición no podía resultar fácil, como no lo fue la de Amrn árabes que march
al-Rifráni (1292/1876-135811940), Yubrán Jahl Yubrán (1300/1883- de sus filósofos t
L349/1,931) y tantos otros que chocaron alavez con los gobiernos islámi- Lasinio, Mandon
cos, árabes y turcos, con la ortodoxia cristiana y hasta con sus hermanos los como grandes pe
intelectuales árabe-islámicos. Admiradores del cristianismo y del Evangelio, colásticos cristia¡
fueron incomprendidos por el clero árabe-cristiano que, por su situación mi- Aparecen entooc
noritaria en un contexto aplastantemente islámico, estaban aferrados al más El Cairo y en I-{a¡
cerrado tradicionalismo, despreciando cuanto ignoraban, que inevitable- europeas y libane
mente era mucho. Abiertos al sentido liberal decimonónico, se estrellaban general, esta vuel
contra la barrera del confesionalismo de los estados islámicos; y admirado- tarde sobre al-Fá
res del progreso, sufrían por la decadencia de su pueblo. carácter fundame
Farah Antün, buen conocedor del francés, escogió como maestro a Esta renovaci
Renan. Es difícil saber hasta dónde asimiló sus lecturas, pero por sus traduc- por Asín Palacio¡
ciones muestra cierta preferencia por autores tan dispares como K. Marx, y prolongada por
E. Renan, J. J. Rousseau, B. de Saint-Pierre y B. Shaw. A1 tropezar con las al principio cenü
autoridades turcas dependientes del sultán'Abd al-flamId, emigró a Egipto. en el caso de Ibm
En Alejandría fundó la revista al-i'ami'a; en ella publicó resúmenes con 'Arabí, no apare(
amplias traducciones de La vie de lesusy de Averroés et I'averroume de Renan. de Ibn Sina,IbnX
No es de extrañar que en aquellos años y en aquel clima social disgustaran curecida por poai
por igual al clero cristiano (católico-romano, copto o maronita) y a los alfa- tos: 1.o interprc{
quíes y ulemas islámicos. Además, Farah Antün creía que la separación de nacionalista; 33 i
la religión y del Estado era necesariapara una auténtica renovación árabe. materialista
Lo curioso tue que Ra§id Ridá (1281 /1865-1353/1935), director de La primera rt
-rnJ uortBJsus8 IuI ep s?lsqu^elpelu soT'elq?]I^aq ¿qullnseJ uJeIuIJd e'I ep rolcerrp '(§€6
'elsq¿IJelBru 'aqetg ugrcB^orríu
-ocrlf,glurp ugrJ€leJdJelul [.«utrsrtu?¡srued» ugrce¡rllrse o'g Íe¡sr¡euorcuu ap ugrceredes u¡
".t
uors€zllpn o'¿ Ísocrurg§l Dtlsplot sol ep ulsrurolollJ uglcelerdrelul o'I :so] -¿JI¿soluÁ(u¡¡u
-uelu oJlenc ue J€zlleluls souepod enb sulslplgud seuorcrsod ¡od BplceJnc uurelsn8srp le-rcos
¿uoplet uql e p§nu uql'puIS uql ep 'ueuelf epaaqgta
-so sece^ u or^ es uglce8qso^ul?]clJ]se BI
(IqeJY, uoc seueurgrsáJ
osEJ Ie ue oJed 'seJopeuolsJolslp suuralqoJd se,r¿¡8 uoJelceled¿ ou
'o1d¡3g e g.Érue
s
ucll o 4pUett-t¿ ep Je]erl Ie oIuoc'uc11s¡tu BI ep o'urzeil uql ep'osuc Ie ue t
oruoc 'se¡qecr¡se1J soualu SOJolne ep o(rlezzeDJu ue ¿puJluec oldlcuud Ie s¿l uoJ rezado4 ¡
'1¡1 rod upe8uo¡ord ,( 'x¡ul I 'X ourc, s
'errrlulncadse e¡Eo1oel BI ep eqeleJl es opuenC 'osuolv
-JnpuJl sns ¡od o
ulsv; olcedsáJ Jelllngg Jod epenur¡uoc'uuua¿ e elue4 sorJulgd ulsv Jod
eperrrur'ecrug¡odut¿uealroolpu?Iq",,,ífirir,ljr:,":rl,;?,;1ül;il:TrTrr* B OJlseBrtr oIIIoq
un opol elue olnl 'IpuIX-le eJqos eluetueluelceJ ,(nu¡ ,( IqpJg.{1u eJqos epJel -opeJlrup" r( lsm
sgru:pgn¿ uql a puIS uql eJqos oldtcuud ue upeJluec 'e¡¡ena e¡se ]ereueE uuq¿IIeJNe es'mg
ol rod .oqBJg ue p§nu uql 3 esreel e¡pod soueru p orad lseseueq¡¡,( seado¡ne
-elqulrlerrr anb "
seuorlrpe SBI uecnpoJde¡ sosec seluslseq ue enb 'peqerep,(e1¡ ue ,( orru3 ¡g s9ru I3 soperJaJiB
-rru ugrcBnfrs m ¡
ue p§nu u(u ep sBf,rruslsr-eqBJg seuorJrpe sBJerulJd su¡ secuolue ueceredy
'sguroI otrues ,t olocsg sun6 'opaqlv u¿s sopmlcul 'souetlstlJ socllsgloc 'or¡a8uulg ¡ap Á o
-sa sepuer8 sol op soJlseBIII oruoc ours 'urulsl lap seJopusued sepue.r? oruoc sol soueuueq sm
olos ou ''c1e 'uoqoqcr¡ 'ou41e¡ '¡aURIAI 'uouErsse¡41 1euuopuu¡41 'orursul -Fuglsl sourelqo8
-SS8I/009I) u_B
'uego¡¡ 'uos¡rg 'rerq¡neg 'ursy rod sopeluesard socIsPIJ soJosgllJ sns ep
roprt fi uoretpuardu¡oc seedo¡no sepuplsJe^Iun sel e ueqeqc¡¿u¡ enb sequJg ulluv ep ¿I efu oI
sosorpnlsa so-I 'ogelqú opls elqeq ottsppt sol u ¿llen^ €l BIcÉq ourru¿J Ig e,{eq opuenc op
equJg un srg 5or
ntpp1ol so1 ap sauoouzqtfi s07 (q
ulqeq ou enbrodp
op¿Jluocue soIIIsI
'unluv -lleuFunll uglJu|a¡
qereg ap epIA uI ue osec¿r¡ un ,{ sJnlnJ ellllllos ¿uenq Bun enJ o}u3}ul ns uLtupj t'ep oxgr
Ísoprs eluemp u
'pep¡-e¡c uor ásrelquq eqep €IJotsIq ue oruoJ'ulsl^er ns '(oge un o¡gs) olrxe
urs 'rclrJnseJ asuluelu¡ e o1d¡Eg e esetlrlo^ oluord enbune 'sopru¡ sopulsg -ep un ours,'orqes
so¡ u qrErrue enb 'u¡iuy qereg ap oqlxe ¡e Í o,trutp4'P e$l^il el ep U9IJIJ ua o¡enru) qg1e§
-edesep el e olnpuoc xx o¡8ts ¡ep sotdrcuud e ore¿ 'so]1n] seuetulnsnul soqJ ¡e enb o1rep sA'
-nu¡ e¡ed elqqdece e;res r(oq osnlcur luqiuy qere¿ ep eged rod apsS¡¡elur enb asr¡cepursp
.(nu¡ ,( s?uo, enJ uglsncsrp e¡ lue¡s1 1ep ,( ourslue4slrc ¡ep ¡edud IB gpelsurl ul enJ úJruBIs! eq
as ecrurg¡od q anb onJ osec ¡ep ezrer8 o'I'uyurlnsnlu ¿lsr^ ap olund Ie epsep
oxopouo ure psn¿ uql ep oluerruasued ¡a anb rurlsoruep e gclpep as ,( tuu¡
-sI Ia el¡uoc enbe]e un ep Bqelert es anb grpue]ua qnpqv, petuuuqn¡41 ip§n¿
uql eJqos ultuvqereg ep solncpre sol ep oclllro ooe ozlq as'tpuo¡ry-¡o
gU Xx o¡6¡s ¡ep oclw?tsl auqwesuad P ue auslqualceu ¡e Á ugoerrouer e1 9
786 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días 6. Lan

mos discípulos de Gilson; muchos, como el que escribe, admiradores de la para Asín, Alonso
espiritualidad cristiana de Maritain. Si gran parte de los occidentales y de los gración cientÍfica, r

cristianos, pese a tales discipulados y afectos, no supieron distinguir, ¿debe- tido en disputa i&
ríamos pedir más a nuestros compañeros árabes? De aquí que G. E. Ana- conducido a curic
wátr, M. Fajrí, G. Hurání, M. Yüsuf Müsá, A. Ná{ir y tantos otros empezasen testigo; pero nunq
muy dentro de la línea de interpretación neotomista; así, el §ayj Mullammad ocurrió con las ob
Yüsuf Müsá en su obra (resumen de la tesis sorbónica) Bayn al-dln wal-fal- Ibn Ru§d wa ta'wd
safa fi ra'y lbn Ru^§d wa falsafat al:asr al-waslt (El Cairo, 1379 /1959) o Málid Ru.§d wa falsafaau
Fajrí en Islamic occasionalism and its critique by Averroes and Aquinas (Lon- en otro trabajo ant
dres, 1958); o el Ná{ir del Fasl al-maqal (Beirut, I96t) y el Hurání de On 'alay-hi(IbnRuSq
the harmony of religion and philosophy (Londres, 1961). Debe decirse, em- El último peüg
pero, que rápidamente muchos de estos investigadores, como M. Fajrí y de Ibn Siná, Ibn R
A. Ná{ir, sobre todo, supieron liberarse de esta primera posición y pasar a la cidentales. El int€r
estricta investigación científica, como antes en el al-Fárábí de Ibráhim Mad- la Historia delma
kür, en Yámil Sahba y de un modo eminente en la enciclopédica labor de inevitable paraleB
maestro de 'Abd al-Rallmán Badawí. Por tanto, la desviación filotomista bach, Marx y Engc
debe darse por terminada, salvo las inevitables excepciones. tan legítima como
Latttllización nacionalista, por el contrario, sigue viva en ciertos medios y otra son incorre
escolares y académicos 2. El hecho más escandaloso de ella fue la triple cele- Aristóteles siem¡rn
bración del Milenario de Ibn Siná por árabes, iraníes y turcos. Abrieron el tor inmóvil nada I
fuego los turcos, que se adelantaron en la conmemoración. Ciertamente Ibn propuesta p¿Ira un
Siná, de familia baljí, nació en AfSana, aldea cercana a Bujárá en el Ubezkis- Ru§d fueroo crey€
tán; pero no menos cierta fue su alcurnia irania y sus obras en persa; vivió en terialista. Pero elÉ
el Irán y está enterrado en Hamadán. La conmemoración iraní llegaría hasta ha atraído a nums
edificarle una nueva tumba, dada la megalomanía de entroncamiento con las do encontr¿rr un fl
grandezas pasadas del último §áh. La conmemoración árabe, en cambio, ha materialismo histó
proporcionado unas ediciones y una bibliografía muy útiles. Sin embargo, un Ibn Jaldun, oo
intento de restaurar a al-Fárábí, Ibn Siná o Ibn Ru§d como cabezas de una fi- bio y utilizado cu
losofía peculiar y actual de los árabes o del Islam estaría tan condenado al historia hasta la sq
fracaso como la interpretación neotomista cristiana. nocimiento en los
La asimilación «panislamista», por paradójica que patezca, fue iniciada entusiasmo entre I
por lo que suelo llamar el ecumenismo cristiano-islámico de Asín Palacios. aunque esta admi¡
Debo decir que tal intento, a principios del siglo xx, fue una gloria del gran gar a pensaf,
maestro de los arabistas españoles; mas también que si él viviera habría rec-
+.ril
la única posible so
tificado al modo de los que nos sentimos sus lejanos herederos. Pero lo que verdad de fe com
: Desde hace trreiú
2 Escribo con conocimiento suficiente; desde hace más de cuarenta años, asisto a numerosos he sostenido la necesirt
congresos sobre pensamiento islámico y he visitado y dado cursos en varias universidades de países en el pensamiento deK-
árabes islámicos; en más de una ocasión he debido rechazar dicha postura; algttna vez, en Argel fraternal e inteligente o
(1978) debí acertar en el tono irónico, por el éxito fugaz que tuvieron mis palabras. culiares de uno y otro-
'oJlo i( oun ep seJEIInJ "s[4
-ed ssepl s¿I uquroc peprureled eun o[eq o]send eÍBq soqrrm ap uorr"roq¿IoJ alueElelur e Ieura]e:¡ ¡e8ry ue 'zea eunf,¡u
e1 anbune's¡e8ug'C ep Ie ue e]üBulruop 'ocrlJglerp oursllelrelstu 1ap 'xru¡41 ') ep otruer¡uusued ¡e ue sesred ep sapspsráa[
(ocrrglslq orusrlerrá¡eru
selueurruoperd lep se¡eu¡8¡:o seepr se1 rurudes ep peplseceu q opruelsos eq sosorortrnu ¿ otq§?!
'otusluruel-oursgr"tu Iep sec¡¡9ur8op seuorcecggdtuls sel B eluer¡ ,('sogz e1u¡a.4 ec€q epsaq €
-¿r9 so8olgrcos sounEl¿ BrBd'ueJoclv Ia ue sBpule^er sBI oluoc eJ áp pupra^ enb ol oradsor
u¿l rs¿c ¿Je urJolsq ul ep elJosolrJ ns enb [.'.eqetg u]Eolorcos elqlsod eclufi ul -ceJ ¿IJqBg eralil
'seur urs 'ere ulLp¡e¡ uql ep ¿ISoIorJos eI enb JepueJep ,( rtqucse '¡¿suad e ¡uE uerE 1ap el¡o¡8
-eII Ie Joueru ul enJ ou,{ iseEuuE sns ugrqure} eseranl ugrcBJlrrrp¿ u}s3 enbune 'sorJulsd ulsv
'odtue¡l oJlsenu ap seq¿Jg seJopesued ,{ seroperro}sq sol eJ}ue ousersn}ue epercru en¡'w;
olrcll Í olsnf un p]redsep sopul¿ges so]cedse solul]In sop sol ua o]uellulJou
-oc ns 'rzEn¡ ns ue o[p es oruoJ 'xrx olfts Iep pB]IIu epunEes BI B]seq €Irolsq IB op¿uepuoJ d
(roperJolsrq oluoc op€zl[t}n Á olq
el ep oJosglrJ Á oEolgrcos oruoc enJ ol ou -rJ ¿un ep svzeq
-Bs un oruoJ rrr x olErs Ia e]S?q eqeJg opunu Ie ue oplJouoc 'ulpluf uql un 'o8reqrue m.g
'r oJrlceprp Iep olredsal p§nu uql ue o 'ocrrg¡srq olusqelJe]€Iu eq 'orquec ue 1
¿uglJlsod else ep JoseJeluu un JeJluocue op
Iep opedseJ 'ur_lplef uql ue ?es sel uoc oluerrlrE
-IeJc ueq soun8¡e,( uerupsnur opunu Iep sosopnlse sosoJerunu e opleJle Brl ulseq erruEe¡ ru
sJueJes ,( elueses sogB sol ue lBnlJslelul oruslxJBlu Iep oIxg Ie oJed 'BlsllelJa] ue 9I^I^ les¡edn¡
-Bru BJrlJglerp uun uoc sgruef uoJeuos ou ,( socru¡glsl salueÁeJc uoJenJ psn]I -sr¡zeqff Ie ua E
uql e EurS uq¡ enbrod1lcolg e opedse¿1€Ireluru od¡anc un ¿rud elsendord uqJ elueurslral].
se eruJoJ 3I ,('soueDsrJs sol ep sorc Ie uoc JeA enb euel] epeu Il^gruur Jol Ie uoJerJqv §(xri
-olu ns isou¡soc Iap Á eueluul q ep pBpluJale el ue gÁeJc eJdruels selelglslJv -e¡ec e1du1E aq
enb¡od'seuro¡ olues Á o¡eq1y u€S ep oseo Ie ug 'sepeJJocut uos e¡]o ,( sorpeu souáIr:
eun elueru¿crJglslq o¡ed Ís¿u¡ol oluus ep upBZIuBIIsIJJ ul otuoc uurr¡1Ee¡ ue1
se selelglsrJv ep BlsrlerJel¿rrr BJnJJe¡ uun'eluatuleJnluN 'qe8ug r( xrey41 'qceq ?]SrIIIoloII} uoür[
-JeneC 'raneg soueruJeq :eueqeEeq eprernbzt BI uoo orusrle¡ered elqe1rleul ep roqul ec¡p-ad
IB oplqep 'o¡nryl ns ¡od osorEqed ere 'qco¡g 'Áep ou.tsquuaruu pp ortotstH Bl -puru I[IqErqI ep
ep n?l?totslto optambzr o1 ,( ouauly erqos o1n¡¡dec eluuserelul IE 'selelueplc e¡uresedÁu_o¡c¡
-ro oprs uuq sorlseeru sol pbe ugrqruul'u(rplef uql e psn¿ uql'EUIS uql ep .( ;r[eg 'IAJ orrr«x
¿tslurreluu-ocrlc?lurp ugrcelrurse el ep Ie se oprcerede o¡8rled orupgl Ig -ure 'esrJep aqq
'@Set/Vtt1 'orre3 IA (opelurunl¿r oJosglrJ 1a'psn¿ uq¡)ry-tn1o, uo ep IupmH Ie
pto{nuptgso¡to!1n p§nü uql:ropecerelcse o¡nry} ep rorrelue ofeqer1 or]o ue -uoT) srumbypt
g;Á;e zter e,(nc '(6961 /egtl ''pe ,'g 'orre3 lA)'D&ulplo nry-nlolos\ol ou pgn¿ prdehr o (esatla
uq¡ e l(¡g6l/ng€,I'orrc3 lA) ]ugryv1o sgruryj ppoy oq-npu,Dt olh pgnü uql 1ol1-o,u, ulp-tp tt
pur, otu,outlo ¡ofito2o¡¡\ulsgO pgruqel l rose¡ord Iep s¿rqo sBI uoc olrrnco peuuuqn¡a¡ [,{cg
]sV 'psn¿ uql erqos supelndsrp sBI oruoJ seperuertxo uel €cunu o¡ed loErlse] uesuzedue soqo
oprs eq selenJ s€l ep seunEle ep'secrurgpeJe secrrrglod sesor¡nc B oprcnpuoc -eu1¿ 'g 'C enb
eq ulp1el uql a ¿urs uql'IqgrpCle ep osec Ia ug'ucr8g¡oepr elndsrp ue opp -eqep?'¡m8uqsrp
-Je^uoc uur{ ol socrruglsr serolrsodxe,{ seropesued soun8¡e'ec¡¡puerc uorce¡8 sol ep Á se¡u¡uap
-elq ep euelqord un 'opol elu¿ 'e¡e ueJqetrN ,( reqlneg 'osuo¡y'ursy ered el ep serop"Jru
¿g¿ XX ot6§ pp octw?lst olue¡wesued p ue owqpuooeu ¡e Á ugpe^ouer e1 g
788 lll. EI pensamienta islámico desde lbn Jald[tn hasta nuestros días 6. Lat

bes,Io más que se podía agregar a la sociología de Ibn Jaldün era la verifica- dad estuvo en qu
ción de situaciones concretas actuales mediante la utilización de los métodos sador que tambié
modernos de análisis sociológico a; y ello a pesar de contar entre los sociólo- cuyo método yp.
gos árabes a un pensador tan brillante y profundo como Anwáy'Abd al-Malik. esfuerzos inteled
Por otra parte, como se expuso en su lugar,Ibn Jaldün había defendido Claro está que el
el principio del conocimiento material, físico y social de la historia; de aquí sas deformaciou
que se haya tendido en más de una ocasión a identificar dicho principio y por la posible cot
Ias verificaciones históricas de su autor, con los principios del materialismo nología actual al
histórico típico del pensamiento de K. Marx. El resultado no ha sido favora- dores o expositor
ble para el desarrollo del pensamiento sociológico y filosófico-histórico escriben también
árabe actual, ni tampoco para el correcto entendimiento de la filosofía de
I

K. Marx y F. Engels, en tanto en ésta son inextricables las relaciones entre el


materialismo histórieo y el dialéctico, tanto que los no especialistas utilizan
5. Elpensani
árabe-isüín
ambas expresiones como si encerrasen idéntico significado.
En el caso de Averroes, su concepción del cosmos es rigurosamente físi- El nacionalis
ca, en el sentido aristotélico del término. El principio de la eternidad, unidad ca, ha desarrolla
y ptasticidad de la materia como «aquello que en potencia es cualquier cosa», menospreciarse. .

fue llevado hasta sus últimas consecuencias por Averroes, pero dentro de los miento, convien€
límites de los principios generales y de la metodología del pensamiento me- El nacionalis
dieval. Pese a ello, Ibn Ru§d no dejó de ser el creyente musulmán que era y 1oque antes habí
hubiera protestado, con igual fuerza, de la acusación de ateísmo que le fue medieval del tér¡
hecha por sus antagonistas latinos de los siglos xul aI xv, como de los halagos conscientemente,
presentes al considerarlo precursor del materialismo científico. presentado socia
El primero que sucumbió a 1a tentación de la interpretación materialista inicios, gg manrt
rigurosa de Averroes fue el excelente profesor 'Atif al-'Iráqí, en su libro a/- las vértebras del r

Na7'a al-'aqllya fi-falsafat lbn Ru34 La tendencia racionalista en la filosofía meno fue más ta
de Ibn Ru§d (El Cairo, 1.38711967). Se trata de un Averroes tan expurgado nial; de aquí qut
de tesis capitales de su sistemapafa hacerlo racionalista estricto, que ni los otra parte, las ba
viejos partidarios de tal interpretación, como Renan o Gauthier, lo recono- mas que las exisú
cerían. Por tanto, había que buscar una vía más inteligente: ¿se puede tener
una concepción materialista del cosmos y ser al mismo tiempo un sincero
creyente en un poder universal? Sí, es |a respuesta de Mulrammad'Ammára a) Las cirannn
en su libro al-Maddlya wa-mi¡allya ft-falsafat lbn Ru"§Q El materialismo y el
idealismo en la filosofía de Ibn Ru§d, (El Cairo, 1,391./197t). Naturalmente, El nacionali¡
la respuesta no era nueva; algunos militantes marxistas europeos y america- en ello han coifl
nos se han proclamado materialistas y cristianos al mismo tiempo; la nove- existencia de ell¡
be. La raigamb,rt
4 He participado en varios coloquios sobre Ibn Jaldün en países árabes y he dado conferencias
es formalmente 1

en Túnez y Rabat sobre tan grande pensador, en dos ocasiones ante un auditorio impresionante.
Cuando, ante los entendidos, he expresado mis reservas a la universalización acttalizada de sus.
nal e interna d
ideas, no he tenido la misma cálida acogida. yección sobre d
-efe¡e ,tnur solelJos sepepq¿eJ serrn ep otawn ep oldecuoJ Ie eJqos uqrcce,{
§ns ep ¿p¿z[snlfl qF
-oJd eI :soldurafa sop uoc eNuA'oJrruclsl ooug]slq osrncslp Iap suJe]ü e Pu 'alueuorsardwl orJol
-orsueurprun uglce¡erd-relul Bun ue upsÁode.ru¡se rod eslqtr elueupruJoJ se s?rJueJeluos opep eq it
'souors Jo ue,'o¡ed ieaquglne elueur1elleleu¡ se 'olueJ rod 'erquruErcr e1 'eq
-BJg eJnlln] BI ue oruo, ocrruglsr oluelluesued ¡a ue o¡ue1 'se¡¡e ep ¿IJuelsxe -elou e¡ iodueq
BI ep epnp eqec oN 'socrltTod ,{ so8olgepr 'seropesued oplplJuloc uuq oIIe ua -BclJerue Á soedo
isecrrgls¡q seJIaI sns 're8n¡ ¡eurud ua 'opucsnq Bq eqsJg orusq€uolcuu IA 'e1ueu¡ern1e¡¡ '(1
¡e ,( orrsguuelsur
aqzry D$qouoorlu o1&o1oapr q ap soDuotsun)il) so7 (e eJsruurv, puuueü
oJecurs un odruag
rausl epand as? ¡
'ouuJrJerue,t oedo¡na opunru Ie ue xrx o¡8rs 1e eluuJnp Selualsrxe su¡ enb seu
-ouoJeJ o¡ tarffi
-slru sel uBJe ou opunru oqcrp ep sef,IruouoJe ,( se¡utcos seseq sul'egud erlo sol ru enb'olcr4s
Jod .selp soJlsenu ue ercueErl efiuel ur.ru IuJnllnc BIuJoJ e¡ anb lnbu ep Í¡etu opu8rndxe IrBl se
-oloc ugrcunlls q uoJ 'sosuc soqcilu ue 'opecqduoc ,( orpJ¿l sglu enJ ouetu ulJosoIJ el ue qs!
-gual Ie'ocrug¡sr-equJe opuilu Iep oseJ Ie ug'otuslsllu¿Iuor Iop suJqe¡9^ sul -p otq\ns ue $
ep eun oruoJ a1llelululuelupues ,( ecl8gloepr zetel ú eSelseJIuBIu es 'sotclul slsrl8lrelBrtr u-ol:,
Sns uo 'enb teuerlxe ep se ou luo'rceu-opglse ¡e rod eluaIIIIsIJoS oputrueserd '@
-at TsraBsat¡o711ep oue¡¡efleq oldecuoc Ie gllurlse xx o13ts ¡e 'etruerueluelJsuoc soEepq sol áp txIU
-ut o eluerrsuoJIIIAX 1e nx so¡8ts sol ep ¡a ue sgndsep'oultuJg] Iep lelalperu enJ el enb ouq
opques Iá ue oJeIuI¡d ouorcuu ep ulcuelcuoc BI sJé opqstxe ulq"tl selue enb o1 ,( ¿¡e enb u,Bulns.l
Íxxo¡Ers¡epocrdp"""*?,::iJt::""J,:i:ttffi -aur o¡ueruesuad
Hi:ff#i*:[?]:3Y.',I,,,- sol ep orluep orad
-esuad elueuuprJlsa se enb o¡ rnpu¡¡táp ered'o8ruque or5'esierce¡dsouetu
'«€soo rernblenc s
apend ou ecggsoIrJ uolsuerulp u,(nc 'erdo¡d e;8o1oapr uun opelloJresep eq'ec peprun'peprura¡e
-r¡cgtd ecq;¡od uorsuárulp ns ep egude'ocnug1sr-aqeJg oIusIPuoIcBu Ig -rslJ elueu"somfo
üIut?ls|-aq0ty
'§ uuz{4n se¡s1r-rmd
ouls\ouonou pp olSopap! q ua ülqlod oluaru.tosuad lg
Ie eJlue seuol:)Gla
ep elJosoIII E eP
'sopol rod sop;e1¡es ¿¡ed uglqurul ueqlrcse orrr9lsrq-orggmE
es soJqxl soy [.'oyaq1 n1ot runs orod ie¡e ue ueSruc seqBJY sero¡rsodxe o seJop -uro^eJ opls sq o
-esued soJlo Iu'eJ€ruuly, ru enbune'opesed oluelluesued p lenpe u;Eo¡ou orus¡¡uueluu 1@
-lurrál BI ap ugrruc¡de e¡ rod upuurEuo uls{euruou uglsnJuoc alqrsod u¡ rod Á ordrcuFd orgp
o¡e ,( lsgqoproc oJosglg Iep sele^erpeu ,{ sels4uecBueJ seuolceruJoJep ses ;nbe ep Íeuo1sgu
-orueJ s€I ¿ Jerpr^ua enb epeu eual] ou eluelpseJ p§n¿ ucll ¡e enb ¿]se oJBIC oplpueJep eqsll
'ugrrceJrp ulso rrnEes ue¡ernb snfu «soaug¡odure]uoc sepn]Jele]ul sozJenJse '{rcilI-IE pqy, @
so¡ ered ep:qJcd ep so¡und oluoc» JI^Jes uepand oluelluesued ,( opoleu o,(nc -olgrJos sol a.rt@l
'psn¿ uc11 :ilx o¡8rs oueld ue,( op4ues oqclp ua grpuodseJ u?Iqrue] enb ropes sopol?Ill solePu
-uad ue¡E un opllstxe uq enb uIuJIJe uJuruluv, peuruuqnl¡1enb ua oAnlse pep -BcrJrre^ q e¡e 4l
6gL xx o¡6¡s ¡ep oclwgts! olue¡wesued p ue owslguopeu ¡e Á u7oe^ouol e1 9
790 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días 6. Lan

das de las condiciones del tiempo en que se formuló 5; y el uso y abuso de mático. Su pensam
los textos de Ibn Jaldün en un sentido muy diferente de la intención del gran necesario para la r
historiador norteafricano. Por tanto,lo primt
Los pensadores reformistas de la renovación estructuraron sus ideas na- 'Uruba awwal.aqP
cionalistas casi al modo romantico. Después de la guerra de 1914-1918 y del pero sabiendo lo 1
fracaso del panarabismo inicial, apareció también la ideología socialista en lismo?; y por ríltim
mayor o menor grado. El conflicto ideológico interno se desarrollará entre ra) y materiales 0a
L919 y 1930, aproximadamente;pudiendo advertirse al principio un aumen- La dirección
to moderado del panislamismo y una cierta contraposición entre el panara- Saláma Müsá (13(
bismo y el nacionalismo regional, todo ello complicado con el conocimiento logías occidentale
de ideas real o presuntamente socialistas. La guerra de 1939-1945 condujo, socialista en fuip
tanto al nacionalismo político como al ideoló§ico, a una situación conflictíva sión que ha tenido
muy fuerte. En lo que aquí importa, las ideologías de la liberación nacional serán analizados.¡
presionaron sobre el pensamiento en sentido más estricto; su mejor fruto fue se el de Antun Sal
la independencia política de los pueblos del mundo del Islam. Sin embargo, del Partido nacior
una parte se quedó en ello y no hizo la crítica necesaria respecto al peso de simple nombre. E
las pautas sociales implantadas durante el periodo colonialista, ni de los con- su postura como I
dicionamientos no rucionalizados, como el principio de la intangibilidad de el término socialil
las fronteras territoriales heredadas. Los pensadores más profundos e inde- (1.38911,970) 'Aft
pendientes sí realizaron dicho análisis crítico; pero encontraron grandes di- nunca dijese ques
ficultades y algunos debieron recurrir a la emigración antes o después.

c) Las bases nt@


b) Las direcciones iniciales del nacionalismo ideológico
Históricamed
Prescindiendo del pensamiento nacionalista de los ideólogos de la reno- caracterizada por
vación, antes analizada, algunos de los autores citados en otros apartados sobre la teoría sm
abrieron el abanico de la ideología nacionalista del siglo xx. Así, en sentido ron totalmente de
liberal, pensaron Amrn al-Rihání y Tál.rá Husayn; las dificultades personales identificarse con I
de este último por sus estudios literarios, se renovaron con la publicación de en los pensadore{
su libro Mustaqbal at-laqafa ft-Misz, El futuro de la cultura en Egipto (El Cai- o reducir, segrín k
ro, L363/1944).En una dirección mucho más rigurosatrabajó Sáti'-l-Husrí lar entre la base s
(1297 /1880-1388/1969). Hombre de excelente formación técnica, 1o que acabar en disputa
le libró de algunas gangas políticas fue un nacionalista concienzudo y siste- lémica ideologica
ciertos casos se tr
5 Como se apuntó en el capítulo primero de este libro, el concepto de umma es muy difícil y sospechar un no d
puede ser que el propio término sea un arameísmo. La umma preislámica no tenía nada que ver cia de los males I
con la actual. El Profeta intentó una umma que incluyese a judíoi, cristianos y musulmanes én Me-
dina, pero no lo consiguió, en gran parte por la crítica y oposición de los judíos. Actualmente el uso
ideología política
del término es equívoco y se emplea tanto para la nación árabe total como para los estados políti- la denuncia de la:
cos concretos, etc. intereses de los si¡
'soclluglsl a seqeJe sopelse sol ep soculloá seIueJsIS sol ep seseJelul
,ecl4cgtd ercue¡rrrr-¡edns ns ep vozet el ap urcunuep el -4¡od sopz¡se sol er
sol u seJea 5¿]ue] uplqep osn Ie alueu{Hr}rY.
(oJed ioprtgn se enb ol'Fluoloc sJIUIod u;Eo¡oepr
eluenJa4 se ou rolqtuuc ue -a¡41 ue sauuu¡nsm f
eI ep ellenq u¡ erdurets se opelcunuep oEruraue Ie
6selelcos selutu sol ep ¿tc ¡azr enb epsu Eüel 6
Á IITEIp
-unuep EI ep osec ¡e ue 'oldurefe ro¿'osruro¡du¡oc opeJulJep ou un reqcedsos
enb ,(eq soJlo ue oJed'oSolgepl Iep IuuosJed eluel4lep uleJ] es soseJ sogelc
ue :seuolJdeJxe ollus 'roper¡rcuoc opedse un eluese¡d ecrSo¡oept scIIu?I -elsrs ,( opnzueEx
-od q 'o¡pse IB sollleuelB sou IS 'sepcol soluelluelueJ¡ue ,( sulndslp ue JeqBcu enb o1 '¿cruJel
ep oJSlled uoc 6uorce^oueJ ep oesep Ie Á luuorcrpsJl lercos eseq 3l eJlue r3l ¡r§n¡¡-1-.r¡es gpq
(sos¿c
-rcso e Ísulercuoc suc4r¡od seIuJoJ sel ep slsllgue Ie sol ulEes 'rrcnper o -luJ Ig) oldrft¡
¡¿rrrnbse ¿ ecnpuoc ordrcu¡¡d IBJ 'SBlsIxJeIu elueluslclJlse SeJopesuad sol ue ep uorcecr¡qnd g
o^lus 'BrJoel sl eJqos srxe¡d ul ep ulcetuud e¡ ep eJSIXJBIU BI uoc esJeclJlluepl se¡euosred seffi
(osBJ oJed :ugrcrsod eqcrp ep alusrulelol uoJ
eqep ou eepr eprJeJeJ el opol ue opques ue 'rsv r
(apJel sope¡edu so4o
-edrcuurue es s¿rJes secruc?] seuorcrsodxe sel sgIAI'letcos elJoel BI eJqos
elsBuepuedapul ucrlcgJd u¡ ep ulceurrrd u¡ ep ordrcurrd ¡e rod epezJJélcete} -ouer BI ap soEo¡1
eluerulerJlur eqelse equJu oruslleuolceu ¡ep e¡8o1oepl el eluerueJlJglslH
DtsqttuoDDu olualut)suad 1ap sa¡ouatou sasoq so7 (c
'sendsep
'uorcuJrFlceJ eun ep eq")e4 es enb eseflp ecunu -p sepue$ uorul
enbunu'olcr¡]se seru op4ues un ue e¡Eo¡oepr ns orEr¡¡oc beEV, (JJ,Álle}glD -epur e sopurgord
epJ¿l sgur 'sopour sopo] ep l¡uunuou uolsnlclll uun se elsqelcos ouIIuJ9l Ie ep pepl¡qÉuurul
,( 'oursr.¡uuolceu olclJlse Iep esed ou IuIcIur 1,ug Iap ezeqex oluoc urnlsod ns -uoc sol ap ru ?¡B¡
ibegt¿, Ieqrll/{ ep suapl sel ue uerqlue} ererede oulpEt o}sg'erqruou e¡druts ep osad p oped
un Jes ep es¿sud ou tJ€punJ I?nbB enb 'ours elst¡ercos-leuols¿u oprued Iep 'o8requrs ur.S u
Btsrl€rcos ourrurgl ¡a enbune '(avatlgggl Ie o]Jeilu) rlupE,es u4iuv ep Ie es enJ olruJ¡ofau n
-enJ ugrcceJrp ulse ua ocrlu?lnu seru oluanuúsued 1e osecy'sopuzqeue ugJes IeuorJBu ugrarc,rrq
sgndsep enb'otusrx¡eru Ie otuoc eqqrg olrrs{elcos Ie o}uu} opruel eq enb ugrs u^rlJruuoJ u-oE sr
-nJIp ul gzrrelle ou uorcceJlp Blse 'uiluoc ol Jod ro¡ed 'oldlEg ue ¿1sr1ercos 'ofnpuoc g¡6l-6f
e1 opuerpunpp 'euerqcs4elu e1 ,( elsuorcnlole el otuoc 'se¡ulueprcco se¡Eo1 oluerrurcouc, Ie
-oepr sq uarq eluulsuq olrouoc enb '(3961/ LLtI-LSSIlVOti Psl¡¡ ¿urglus -e¡eued Ie á.t¡rrír
uoc alu€uodurr ,(nu ollq un olnl ousq€Icos Ie 3I3€g uoIcJeJIp e'I -uerunu un ordpq
'(ucr¡;¡od e¡) se¡urreleru,{ (ur erlue grsllorrEsa
-nl€reIl e¡,( en8ue¡ e¡) seleuro¡ sopou sol ep slslTguu Ie 'oulput rod,( Í¿ouls¡ ue Blsr[BrJos @q
-euorceu Ie se 9no? 'otlturvutb-7-otttl pw:res eqep e1s9 enb o¡ opuerqes ored ¡ep,{ 3161a16¡
'oursr¡euotceu olcr4se ¡e se epun8es e¡ lpeprqeJu BI oJorult¿1to1nuao oqntn, -BU Seepr sfis IÍlrE
-p :ermfnltl es s¿Jqo sns ep Bun'rsu Íousrqeruuud ¡e se o¡eur¡d o¡'olue1ro¿
'eqer? ugrcuu el ep olloJJusep Ie ,( peprnu4uoc e1 'uotun eI eJBd orJeseceu uurS lep uourrírp
eluaruelnlosqe se o1llsqeuolcuu ¡e :osrcard,( orelc se oluefluusued n5'oJllgru ep osnqe Á om¡e
L6L xx ot6!s pp oclwgts! oluelwesued p ue owslPuotceu ¡e Á uqoe^ouol el 9
792 tll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuesfros días 6. la¡s

Por otra parte, en todos aquellos autores que no han realizado previa- 1318. Attas, S.lvl-l
mente un análisis epistemológico consistente, se confunde el cambio de 1985.
ideas con la permuta de tópicos. Debido a ello, algunos intelectuales forma- 1319. Bihishti s.l
1982.
dos después de la independencia se acomodaron en la nueva situación polí-
tica, definiendo el concepto de nación, nacionalismo, arabidad, etc., como
1320. Charnay,J-l
miéremoítié
convenía al estado concreto, señalando como signos de identidad raíces his- 132I. Doi,'d §r
tóricas muy lejanas y no siempre apropiadas. La mayoría de los ideólogos dres, 1981.
nacionalistas han prescindido del peligroso concepto de raza, pero en algu- 7322. fderySlwzl
nas ocasiones lo sustituyen por 1o que An-tün Sa'ádah denominó la sulala;y L323. EstévezBrd
las justas matizaciones o el posterior abandono de la idea no suelen ser ad- 1324. Expósito,.L,l
vertidos por los no críticos. 1325. Fásí,S.'A¡l
Las señas genéricas de identidad suelen dominar en los localistas. La pri- 1326. García ffim
mera que se reconoce universalmente es la lengua árabe como universal, Valencia, 19
aunque algunos pensadores se inclinen por las formas genéricas y otros por 1.327 . Ghersi, E- f
las dialectales. La segunda es la literatura y el arte, existiendo una polémica
1328. Haim,S.G-
1329. Hakim,T-aI
acerca del equilibrio entre lo tradicional y las nuevas formas. La tercera es el 1330. Eamdan, G
Islam como vértebra fundamental de la comunidad social; existe unanimidad t40o-14o41
en cuanto a la dimensión social y cultural, pero no en lo referente al sentido 1331. Hami4E i
confesional, agravado actualmente por el auge del integrismo islámico. La 1.332. Eusayn,T-,
cuarta y última de las de carácter general es la valoración y exigencia de la 1333. fdem"N-Ay
tierra, nacida de viejos problemas históricos y coloniales, complicada tras 1334. Husrí,S.a[
la creación del Estado de Israel y sus consecuencias. Debido a los problemas 1335. fdem"Mahi
técnico-económicos derivados de la salida del sistema colonial y de la inde- 1336. ídem,flawú
pendencia, así como por influencia de los pensadores conocedores del mar- 7337. 'Ammara,Ll
xismo, las relaciones de producción, entendidas de muy diversos modos,
1338. Khoury,P.l
1339. Laraoui,A.
aparecen en el pensamiento ideológico-económico nacionalista en forrnas 1340. fdery I-a a
muy complejas, contradictorias y cambiantes, vistas desde las miradas nacio- 1974.
nales, regionales o locales; y tómense estas calificaciones cum grano salis 6. 1341. LópezGarc
1.342. Martín Md
Madri419!
Bibliografía 1.343. Martínez M
Madri{.19f
l3l4- 'Abd al-Malek, A., La pensée politique arabe cantemporainqParís, L97O. 1344. ldem, Litot
-1,315.
fdem, La dialectique sociale,París.197 4. 1345. MilleoL[-i
1316. Amin, S. H., Islamic Law in the contemporary WorlQ introduction, glossary 1346. Munawwav,
and bibliograpáy, Glasgow, 1 985. L347. Ruiz Bravc
1.3L7. 'Aqqad, S.H. Al-Falsafaal-qur'anlyqEl Cairo, 1377 /1,956. cionnlisttw
1348. fdem, Unu
2 vols.I\f,ad
6 Cfr. C. Ruiz Bravo-Villasante, La controversia ideológíca nacionalismo árabe-nacionalismos 1349- Varios, Mnl
locaks, Madrid, t97 6 . 1350. Yidr,$usry
'
ootre3 '0sgI
EZ 6I / Z? t I lg ?tlt lp {-P r,! §-f4 q?Pt pbo ¡¡' -1e u'(esng'rpt¡ soutfll0uootru-aqtD q
'Lg6I/ L9EI !rulag 1Áosng pt¡pi ry444opn¡11¡'soue¡ '6n€,1
'€66I 'plrPetr t "s¡or ¿
'e¡ouedsa 'per1 Á 'lu!'cta Juntp¿ 7aurutv :xx o1fis 1ap aqotp o81tsa uP 'anep¡ 'g'EI
'9¿6I'plrpel I'sa1oco¡ solusqouo?) '
qu -aqotg owsllouooou octS.opapt D§D^otluo) D'I ^ )'eluuse¡¡¡¡-ol€Jg zlnll 'Lntf
'9Vtr ,Qosso1? tuoatvoq
'996 1 'eroqe'I''Pe n'Z 7uo1s¡
lo ot¡doso1n¡dlaodToqbl ''1ll'I 'lem'rrreun¡r¡
'I86I .S'ET
'slrzd Ttou4nmtu Ttotp np apru41 o uou)npotluT ''1 loe¡¡r¡a¡ -0L6f 'syed?
'066I 'plrpel l'toq ap aqory otntntay7 'utap1 'vv€,r
'986I'plrp¿I tr
.pe 4d 'zel91uo7\[ zeu»Jelq .E'ET
;Z Twapotu aqotp t)ffitutaql ol D uoo)npooul
,E66I.PFPEIAI
i
.ZVET
'aqotp opunut la ua souDrunq solpaap I otcotcoutag'(pe) 'C 'zoun¡'q upJel l .TiEÍ í:
'ágO t 'plrpn ¡¡¡'qa8p¡ry 7a ua saryDos soluaTuntout t oc!l41o¿ "8 'e¡crug zad91 'rst1os ouat?ta
.VL6I
cwept -or3Bu s?pemtrsq
'Ontf
's¡te¿ butxcltotsltl no atusllouolltpzrl 'sqDfi qaru)alpru! sup afin D7 ,6ETT seruJoJ ua eNrlcr
'0¿6 I'srJed'autotodutaluoc aqon arSo¡oaru,7''y'rnoelul
'8€e 'soporu sosJearp.i
'1961 'relsunbl'sapru? qoL :ailaru)o aqDto aVsuad ol ap atwal aun ''¿
.LI,T,I
I
'g g
"{:noqy -mlu Iep seJope(n
6I I g 8 ET'lruIofl ?1poq 1o sn, 1 -4 n qaq, -w''¡41'ersuruty, .9CET -epur BI ep r( ¡wu
' g'o $ qoto, 1o to [gfpbnr 1o Topt¡o u1 - o4uo ¡¡'wep¡
8 9 6I / 8 Lt {1ru14
' t1uun b 1-o ( y¡ p¡tt¡' wap¡ 's€gr seuelqord sol ¿
B g 6I I B Ltl'1nr¡eg' ¿o
'
vg 6L / igef 'lnrreg''pe,' g'¡uo1onno Dqutn,lv'-p'5';rsng .EEEI
'vttt se4 upecqduoo
' q ep ercue8xa lr
E96I I t g;l'orP3 1g 7uP[tY1Y'waP¡ .ZT,ET
' BT 'OCruCISr Or
LZ6f I gnt Í 'orre3 Ig ''pa ;Z']t?qp{-to qupDl-¡il ''¿ 'u'(esn¡i .IT,ET
'¿961 'serpuolTqBnoq¡ PrlLqo¿ )lutolsl urapory "g'p¡ueH oprlues I3 e]uar}
'v86t-086t I vorr-oonr peprrurrreune$ril
oSs{og ''9 'ugpure¡1 '0€€I
'or¡e3 1g "s¡orr ¡ Ttot¡out-1o Tofinbqo $ os94q $1t¡ Ia se eJecJel e-[ rs
- 'ig6f '¿tuqu¡¡ '67,tr
lt,LE1 'orre3 IA ''pe n'V't4{-1o sutog oit¡o¡'-¡u .8ZEf ucruelód urm opr
'7961 'se¡e8uy so1-,{e¡eryog't{3o7ot¡tuo uV'tusqouolxou qDtV ''C 'S 'u¡l¿H
:7{6¡'enpei'ouou4nmtu opuou pu !4\sllvuotzvu uuaut^ou) I ''g lsreqg .LZEL rod sorlo Á seilrq
'y961 'etcue¡e¡ 'lesrelrun our{x,
e}JJBC .9ZT,I -rrd e1 'ssts-rlxxr¡r
pnluam[ t otcuo{ut 7p soltouary su}p so7 'u{nsn¡¡ ptlry 'g"zewg¡-
'
eg 6r I t g Er1eq€¡1'o,1tog1o Ttipbow'
-le'v,'s'rs9c 'gztf
.VZEI -pe Jes uelans (x:
'286I '(vSO) esncer,(5 'uo7 tQtutot utqsnry ut uauol¡'1 '¡ 'o1tsgdxg
'1961 'sar¡y soueng 'upu1nsnutTr^p olpaa1 ''¡41 '¡'e1erg za^91s4 '87,eÍ [,io¡p¡ns el,gquq
'yg61 'serpu o1'uo7 ctutDFI aLfl :t¡o,1tot¡g 'wep¡ .ZZT,T -n8¡e ue o¡edt
'1961 'serp
.TZT,I soSo¡oapr solpp
-uo1'sltadsotd puo xaalqotd :ottrg to {tnluat 0091 altl ul qo.ltalls ''V, loq -srq seclel PePw
's96I (srred b7c21s Vyy np ?ulou at?llu
'ozeÍ oruoc "c1e lep¡q
-atd o7 ap acuaprudrun! o7 s2tdo,p ayaqv ua auuulnsnu aa 07'¿ '¡ -IIod uglcsnlls P-*a
'286t
"{eureq3
'f 'H 'I{ 'S }fqsglg '6let -ururoJ selsnlJe[il
'BJccy 'use¡8urpeg 7uo7s¡ lo {t¡doso11t¡¿ 'munqeg 'IAI ,(
'§86I ep orqureJ Ia a
.8IgI -er¡re¡d
opullEtr
'sorpuol 'amln! aqt lo tt¡dosolqd alil puv utsttuln)as utn1s¡ '-1e'N 'tr t 'S 's311V
g6L xx o¡6¡s ¡ep oclw2ts! olue¡wesued P ua owslPuolceu ¡e Á uEce^ouel el 9
96¿
-uB sscrJgsolrJ sauorcdo sel supol ec'olusrlBruoloc Ie eJluoc eluerus^rlcE uoJ
-BlIIIu osnlJur o uoJelsoloJd 'soJlo solu¿1 ,( er¡eg '¡¡essn¿ 'reruno¡41 ',(1uod
-nuelJetrAJ '¡ecre¡41 'uretrrre141 'sredse¡ 'snrue3 oruoc 'se¡srrrrlrsod Á su¡srxreur
'se1sr¡ercualsrxe 'selsqun¡rrrdse seropusued ]eruo¡oc eruelsrs 1ep 'sosec so¡ ur,r8
-es 'olueturrueluetu Ie o ugrceJnelseJ el ¡er(ode 1e 'se¡repner¡ap rod uoJsquce
soado¡ne socr¡1od so¡ enbune Á iercuelsrseJ ep soluerruraoru so¡ e uorurod
-rocur es seqer-e selenlceletur sounE¡e 'St6I-6e61ep erranE nt
"rlrrJl.tr",
seJrJosolrJ seJuerJJoc s¿qcrp ep seluepecord seepr ueselrrursu so¡erqe ,( seu
-e¡ro[ setu socrruglsr sapn]celelur so¡ enb JBuBJxe ep se oN 'olerpetu Iep
elJosolrJ BI eJqos uorce8rtrserrur e¡ ,( ousr¡euosred ¡e 'orusr¡en1r¡rdsa Ie BqBg
-esue 'sulrnsef.( socrurruop ¡ercedse ue 'sesorEr¡er seuepro sns ep orpeur rod
'ecr1glec erse¡E1 e1 Ísoururec sorusnu sol ueq¿pges 2eun¡ ,( lequ¿ 'ocseureq
!rureg JeEry ue sesecue4 sol ,( 'orre3 ¡g ,( e1ncp3 'pepEeg ue sese¡Eur
serose¡ord so¡ 'sgurepy 'orusrxJuru ,( ousr¡euosred 'e¡Eo¡oueuoueJ 'oursra¡¡¡s
-odoeu :soue so¡¡enbe ep oedorne oluerruesued ¡e opuerpnlse '(Ag1y;rci
surrenEe4ue ep operue¡ oporred ¡e ue udorng ue uoJ¿ruJoJ es seuerulnsnru
selenlcelelur seuerrof sosoJerunu 'otusqeruo¡oJ Iep seJoJJe so1 e ,( ouJe]ur
oc4;¡od oseJBU ¡e ased 'enb reproceJ euer^uoJ oIIe Jod 1elueprcoo opuur
-ell opuntu Iap seluepecord solueru¿sued z( suepr 'soururJ?l e oprJeJeJ sour
-eq sou ';nbe e¡suq uorcu^oueJ e¡ ep sodruerl sol epsep 'zet e4o r( eu¡
u.op)npouu! q ap snltgtsltloDos sauoDlpun sD7 (e
oaupndualuo) olualutosuad pp uoo)npottu! D7 'I
Y,X"§§Xf)§J,§lI
§üryr}3Y§W Y*{ -& ffi§$üwüd§&t§"x.N$3
üHdüwr?§ ffiJ.$d§§§,4-lY§Nmd Tffiffi
§düx33l}ffiü§.{,N§ Y?
¿ {}§re¡§dm3
796 t¡t. El pensam¡ento islámico desde lbn Jaldún hasta nuestros días 7. La introdtni

tes señaladas, Ia peor asimilada fue la neopositivista, y las más y mejor, el ellas consideró qu
existencialismo, el marxismo y el personalismo; pero todo ello debía super- su evolución se m
ponerse al esfuerzo de la generación anterior. jos, hasta alca¡zan
portamiento étio
reside en las cien
b) Los intentos sincréticos bién la sociedad d
ciales; las ideolqg
La generación precedente partía de un conocimiento relativo del pensa- de la evolución- f
miento europeo anterior a t939. Algunos consideran que el iniciador de la mano antes de qu
introducción del pensamiento europeo contemporáneo en el Islam fue do, por ello ahor¡
Muhammad Iqbal; pero la utilización de algunas ideas del espiritualismo evolución socialf
francés de finales del siglo xIx o de H. Bergson tuvo un sentido más sincréti- Una posición
co que otra cosa y siempre al servicio de las tesis de la renovación. evitar los duros al
Pensador agudo, comprometido y optimista,Iqbál pensaba que era posi- en su mundo intd
ble crear un hombre islámico nuevo y una sociedad fraterna y tolerante; si cionismo ha obte
hubiera vivido unos años más podría haber comprobado el fracaso de la po- de su ideología m
lítica del líder pakistaní Yinna, que había intentado apoyarse en sus ideas hacer progresar a
políticas. Esta posición tentó a otros muchos estudiosos musulmanes forma-
dos en los centros universitarios europeos y que se acercaron a las ideas del
espiritualismo cristiano, impresionados por la generosidad y la rigurosidad d) Elhistoririñt
científica de los estudios de M. Asín Palacios sobre Ibn 'Arabí y de L. Mas-
signon sobre al-Hallái;pero el riesgo de sincretismo era inevitable. Lo que comú
Como ejemplo puede señalarse el de Mubammad Kámil Husayn que pu- es lainterpretacii
blicó en 1954 La ciudad Wustq donde intenta rcaluar una síntesis entre un tegay Gasset cu5
neoplatonismo mitigado y las religiones abrah¿ámicas. Los tres principios que be una de las fón
mueven la actividad humana son: la vida, la razón y la conciencia;la primera nacido en l3t6l
empuja los impulsos del hombre, la segunda conduce a la ciencia y la tercera Francia, traducie¡
ilumina rectamente la conducta.Lapráctica individual y comunitaria sólo es Occi.dente de O. I
posible si la acción se realiza mediante el pensamiento racional, moderado extensa historia g
por la conciencia iluminadora. publicada en cino
Pero frente a los intentos sincréticos, desde principios de siglo habían Segun Tazird
aparecido también otras figuras que intentaron asimilar de otros modos el asiáticos hasta,lar
pensamiento occidental contemporáneo. políticos de la úhi
evolución halr exi
tido en la expansi
c) El evolucionismo pitalista, cuya trn
oriental, por el o
El evolucionismo constituyó el núcleo fundamental del pensamiento de modo el Islamsq
Sibtí Sumayyil (1,277 /1860-133611917), traductor de Büchner al árabe, in- blos y aún crearl
fluido por las ideas de Darwin, Haeckel, Huxley y Spencer. De acuerdo con el Islam actual &
798 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días 7. La ¡ntrodu@iii

mensaje alcoránico tiene un campo de acción más amplio que el tradicional- libertad, el progrest
mente admitido: el aspecto religioso y las características de los signos socia- que considera que
les. Esta concepción, con sus correspondientes matices, ha sido aceptada des auténticamente
casi siempre por los grupos intelectuales que, ante todo, ven en el Islam un nal. Las primeras d
signo de diferenciación cultural. Por tanto, los sectores más tradicionales la pero vistas desde el
han mirado con desconfianza,viendo en ella un riesgo para el Islam. do debe tener una
Laraíz de dicho pensamiento no procede siempre deTazirut, pues otros renunciar a la real
pensadores también la sostuvieron y algunos las adquirieron en los centros de la real situaciónl
culturales occidentales. De todos modos se empezó a justificar dialéctica- La condición ft
mente la separación del mundo religioso y del mundo social,la democratiza- tiempo, que no es'¡
ción de la vida política y la realización de la justicia social, todo ello dentro manente del homt
del Islam, sin romper con los principios religiosos fundamentales. Esta fue la chos de la persona
tesis que mantuvo, recién acabada la guerra de 1939-1945, el §ayj Jálid, que servación tiene má
por su presentación suavizada y el tono diwlgador influyó en parte de la ju- hacia el establecimi
ventud culta islámica. del mundo islámiq
jor asegurada en el
^ Aunque las posturas fuesen múltiples y variadas, puede destacarse la de
Yamil Sahba, profesor de la Universidad de Damasco, al considerar que de- como el mundo or
bía partirse de un sentido abierto del Islam: ¿puede éste enriquecerse y reno- próximo a su cuerp
varse con las aportaciones del pensamiento occidental? Su respuesta fue po- ge del ser a la conci
sitiva; pero difícilmente realizable, no ya en los años cincuenta, quizás ni aún la persona, como di
en nuestros días. De aquí que las numerosas tentativas para realizar una for- personas; pero sin I
mulación islámica hayan resultado fallidas por insuficientes, perseguidas o tica sociedad. El ht
subterráneas. IJnas porque, aI socaire del progresismo económico, se han una existencia plen
visto comprometidas con las políticas concretas de los países sumergidos en Sólo así puede r@li
las dictaduras del desarrollo o en el despotismo ilustrado; otras porque han de enriquecerse el
sido silenciadas con mejores o peores modos. con las grandes con
Para comprend
por afirmar que no
e) El personalismo menor reserva soh
sentido enajenado,
La anterior situación explica el éxito inicial y la posterior falta de difu- Mounier, mnql que
sión del personalismo islámico del profesor Muhammad'Azlz Lahbábí. For- 1980). Posiblemen
mado en París, ha reconocido la deuda contraída con el pensamiento de profundizar en la f
Bergson, a cuyo estudio dedicó alguna de sus obras e incluso con el de Mou- 1373/1954 a 1385
nier. La rapidez con que han surgido y se han extinguido las modas filosófi- tado. Los coeditorc
cas en el periodo 1965-1980 no permite a los jóvenes de hoy comprender lo llegado a escribic c
que representó el ejemplo de Mounier en la década de los cuarenta. Creyen- d'années, se compl¡
te sincero y comprometido, hombre de la resistencia y del compromiso, fue [...]». Pero no se tral
también un ejemplo para los jóvenes estudiosos musulmanes que querían ha- En 1404/1984
cer compatible su fe islámica y su legítimo patriotismo con su confianza en la pensamiento en eI
BI opesederqos ¿Iquq anb grrqnosop tuel^ ep omboloc Ie ue olueruesued eI ue ezrrB§rroo fr
ns erqos etle zo^ ue IqgqqB'I ruuolxelJar enb reu4 p'tSíIlvovl trg, -uq uuuanb enb
'ugrceJnpulu eun ep ouIS (olse ep Bq€luJ] es ou oJed'«["'] en¡'osruordum
(selurepq seJ^II sep sJoIIep ue) uot¡eureqlq eun suep erru¡dluoc es'seeuue.p -ue,{er3 zlua¡en
eureznop eun smdep']¡u¡qures Inb uelquqqul e8esseu eT» :JIqIJcse B ope8ell o¡repuarduoc i(
uuq (086I 'ecue¡qusu3)uroutap ap apuou a'I orqtfns ep sarolrpeoc soT'ope] -lJgsollJ s?portr s:
-[qop 'elsrueurnq orusulsn]ue ns :epe8¿de erca¡ud 996II98EI e n96I/ELqI -notr tr ep Ie uoo (
soge sol ep IBnlJelelul upl^ elueqe^ ¿T 'ulsllBuosJed eeull eI ue JBzlpun¡ord ep olueruesud
urs soge seluelseq rrrJncsuul g[ep ug¡quu] olse rod olueurelqlsod '(OSO1 -rog'¡qgqqe1z¡a
o,(eul) gseJuoJ ol eru rse Íropezruoloc slud 1e 'esesed e1 enb ¡eur 'reruno¡41 -nJIp ep eIIBJ rolr
¡eceue¡ed ,( epuzruo¡oc uglceu Bun ep oJqluelru Jes Iu 'opuuefeue opl]ues
rseJue4 Jopesued
uJerqnq es IqEqqu-I enb¡od ours Ie eJqos €AJeseJ Joueru
¿I eserln] enb¡od ou ^( Í¡arunol4l ep JoplnEes e¡drurs un se ou enb ¡eu¡¡Ie ¡od
tezedane enb r(eq ;qgqqeT ep uglJdeeuoJ elsa'o¡edrue'repuerduoc ¿Jed
'seedo¡ne suclJgsollJ seluelJJoc sapuer8 sel uoc
'Bren¡ opelrSocxe olualuusued ¡ep se¡ode sol uoc tuelsl ¡e esrecenblJue ep uuq enbrod su4o
-end uerqurul opou elsa ep r( ugru¡nsmu eJquoq Ie esJezrlser epend IS€ olgs ue sopr8reruns sr
.ourlrp o1 ue ,(
IeIJos ol ue uglJe¡3elut e¡ e8txe enb o¡ 'eue¡d alcueJslxe eun uuq es'oJfltrou
'¡elo] epn uun ep olperu rod esrezlleer epend olgs eJqruoq Ig 'p€pelsos ¿cl] o seprnSesrad ta
-uglnu eun elsrxe ou seuosJed Jes ep soluercsuoc seJqruoq urs o¡ed iseuos¡ed -JOJ BUn t?Zrlátu
,(eq ou pBparJos uls .elsg rod eprSelord se ernpnJlse €qcrp oluoc 'euosred u1 ule ¡u sgzmb ?¡u
e e8elo¡d enb ¡utcos uJnlcnrlse Bun ep oJluep o¡ad Í¿rcuelcuoc el e res ¡ep aB -od en¡ elsandsar
-Jeruo onprllpur Iep puploÁ q olse Jod'ouellslrc 1a anb odJenc ns e ouxgrd -oue¡ ,( esrscenbp
sgru glse uglulnsnru ¡a Ín1r4dse ¡e ,( odrenc ¡e ]e1uep¡cco opunru Ie oruoc -ep enb rerep¡mc
.olue¡ opezruolocrp ¿q ou alsg enbrod ,ocrurglsr opunlu 1e ue epernSesu ¡o[ ep ¿l esJerqsep
-eur rupenb epend errrouotnu eqcrp enb esuard ;qgqqul'oclruglsl opuilu Iap
IurJos olnlelse Iep oJluep ¡euosred slluouolnu BI ep oluet1ulcelq¿lsa Ie BIcBII -n[ e1 ep elred ua
epue4 oluelq ns olse Jod'«pup4u3pl ep enb otqruec ap sgru 3uell uolcu^Jes enb 'prp¡ !fus ¡a'
-uoJ ¿l» Íe1sr¡zroruur op4uas un ue osJepuelue eqep ou 'euos¡ed el ep soqc ul enJ elsg's{Etu3
-eJep sol Jeueluuru ep qqeq es opuenJ 'o1e[ns oruoc eJqruoq Iap e]ueueu orluep ofle opof '
-red ozu¡n¡rlsuoJ un ours'up Sou eS enb'oprcelqelse oE¡e se ou enb'odurell -ezltercoatep E 1T
¡e ue efe¡cuu ns se eJquroq Iep ugIJBnlIs 8I ep IelueuepunJ uglclpuoJ u'I -Brrlcelerp'IBrgH
'euelunq uglcBnlls IBeJ ul ep soJlueJ sol ue uo
erJuerJuoJ uJeIJ Bun a8rya ofiupslog u¡ lprcos uglsuarulp IeeJ el u JBIcunueJ sor¡o sand 1n¡zu¡
rrcep erernb ou Blsrleuosred reg ?lsIIBer eseq epunJo¡d ¿un Jeue] eqep op 'uEsIIar
-unEes Ig'selusJe^run seJopesued sepuerE so¡ ep sls{eue I3 epsep selsrrr o¡ed el seluuorJrpB¡r sry
'ucr¡cg¡erp ugrJnlole erdo¡d ns ep oJluep esJapuelue ueqap su¡eur¡d seT1uu un Iuelsl Ia ue ue
-orceJ oluetruesued 1ap ozren¡se ¡a ,( tu¿lsl Iep saplcuese eluaru¿ollu9]ne sep epeldece ops aI
-epJe^ sBI:seluenJ sepuer8 sop ap e8rns o¡uertuesued ns enb ureprsuoc anb -urcos sodrs so¡
'Iqgqq¿-I rose¡ord Ie ocueJJe u.rnlsod elsa e« 'uozet e¡ r( oserEord ¡e 'pegeq¡ l¿uorcrpe4 1e anb
66¿ es4belu! uglcceor e¡ /l oeuqodweluoc oedona oye¡wesued pp uqlccnpoqu! el 'l
800 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días 7. La introdtwiii

etapa humanista personalista y que se adentraba en un humanismo integral. mente, como se tr¡N
Para cualificar su nuevo enfoque ideológico más allá del simple personalis- correcto, rápidare
mo realista, Lahbábí recurrió a un neologismo: el demanisme. Con este tér- Argel, Bagda{ Bei
mino francés vertía el árabe al-gadlya, mañana, pero también alborada. Me se le presentaba o
atrevería, pues, a llamar a su nuevo pensamiento, el reamanecer de la huma- todos los nombres
nidad total, que Lahbábí sitúa en un nuevo tipo de hombre: el tercermundis- to existenciat debo
ta trascendental, para distinguirlo del coyuntural tercermundismo político. Puede ser que I
El tercer mundo es una auténtica apuesta; un nuevo pari; pero no se trata de formación culta de
una estricta ténsión política, sino de una fiel esperanza humanista; sólo si el abarcar demasiado
hombre consigue destraumatizar su vida será posible una rehumanízación ble y feliz investig
integral. No se trata, pues, del rutinario desarrollismo, que ha conducido al critor en árabe y fti
callejón sin salida en que hoy se debate el hombre, sino de sustituir el desa- valor de dicho pen
rrollo por la promoción; y esto no es posible sin una falsafryat al-gadlyq una orientación existeo
filosofía del permanente reamanecer humano, de una reentificacién del ción arranca de M
hombre, no de una simple remodelación. Porque «el destino de la civiliza- riamente de IC Jas
ción futura dependerá del grado de universalidad que tenga el tipo de hom- ambigüedad, Bada
bre que aquélla produzca». Lahbábí lo había escrito antes en verso y casi lo mismo.
ha ejemplarizado en sus bellas novelas cortas publicadas con el títttlo Bocado El punto de p
en el hierro 1. singularidad existe
ma; el hombre lleY
el único responsab
0 El existencialismo zón, qle no se red

Lagran crisis de la conciencia europea que fue la guerra de 1939-1945 y na y en el Bárrio t-atino
sus consecuencias encontró su mejor definición en el pensamiento existen- dulos, judíos, musulmo
cial. Hacia L950 podía decirse en Europa, imitando el dicho romántico: ranza y e1 ideal de un fu
3 Pienso que los mr
¿quién que es no es existencialista? Este movimiento, que sería el primero dicho a propósito del ¡
de nuestro tiempo en vestirse con una moda propia: danzas, gestos, música, como Russell, Heidegc
ritmos y ropas características, sufriría después los zarpazos de una crítica de- mé, entre 1935 y 195Q
moledora. Posiblemente ni las devociones de antaño, ni las condenas si- griego y alemán (las leq
güística latina); más tard
guientes, ni el olvido de ahora son justos; puede ser que se haga necesaria ordenador. Portanto, Ib
una próxima revisión. Mas el hecho cierto fue que constituyó la filosofía vi- «verité de faiO,, que hud
gente en los años de la última postguerra. Los entonces jóvenes pensadores tarlo con un texto úañ
a Para conocef el ¡
islámicos sintieron una especial atracción por aquel pensamiento; una mino-
obras: 1.u, al-Za¡nn¡ oI-1
ría por la línea de Berdiaev, Jaspers, Marcel y Wahl; los más, por la posición cés;2.u, Études de phib
de Sartre, algunas de cuyas obras fueron traducidas al árabe 2. Desgraciada- biografía intelectual lo
de philosophic islaniry
árabe» y «Existencialiso
1 Que el «demanismo» de Lalbábí parezca periclitado y no haya alcanzado mayor difusión cul- existentielle (El Cairo, 1!
tural, tanto en el mundo árabe como en el occidental, es harina de otro costal. daen 1941; 6.",ElM
2 Dichasituaciónlaconocípersonalmentedurantelosaños1950y195ienParís.EnlaSorbo- y existencialismo endg
'(g96¡)aqoty oluanuosuad 7a ua oust1ucualnxa Í -oqrcs q ug's¡¡sd ¡E I
orus-tunulnq ; ¿ l'{6961) oclSg¡otocsa popt1ou8uo ns I uto¡s¡ 7a ua otnpad aiqruoq 1g ','9 :I16I ue Ep
-IpueJap ,{ secuzr¡ ue eluerugparrp ellJtse Isro}cop srsel ns e8o¡e¡ anb '(§96I 'o¡le3 1g) alallual*xa jnc ugrsryIp roÁuu op
.¿.§ :«uutlllnsru¡r oursrJrlslu .( orus¡1u¡cuelsrxg» Á «¡qsre
alqilosopqd o7 suDp ttoxu o7 ap aut2\qotd 27
olue¡ruesuad Iá uá ousluelun¡¡» 1e 'sofzqerl sop prcedse ue '(6¿6I 's¡n¿) anbruto1n a1t¡doso1n¡d ap
nn*{ n sau?qJ'"', :uorce¡eue8 ns epol ep uglqru4 our§ '!¡aup?g ep olgs ou 'Pnlcele}ul e¡¡erSorq -sperleJEsec'z aqr
-oln€ áluesere¡rl '(gt6l)pniuannf ap nuolcodntoat¿ '.'2 allarcualste an1doso1u'¡d ap saprug ','7 isgt ugrrrsod BI Jod 3-
-ue¿I ua ueurnser un elslxa 1enr Iep '(t¡Sü (plcuelslxe odurerl 1g)-lp4$4,91o uprttoTp ','1 :serqo
-ourru eun:olueuu
seluernSrs sel souelu I¿ eluenJ ue Jauel enb Áeq;ner".B ep oluellu€sued ¡e racouoc ere¿ ,
'086I ue .r8a¡lue eu¡ enb ollJJsnueru oxel un uoc olJel seJopBsued sauaagr
(«1rq
-serluoJ opend ¡rnepeg ep oSuq;nbe enb uerunser Ia .sauesseo oq3rp ererqnq enb ep ?lfre^» -I^ elJosoFJ BI gr(ll
(oluel Jod'JopeuepJo
¿lJr4se eun ep eceu ]¡aepeg ¿ oIcIJ oqolp ep ¿lslu"rrr{lq ourr114 a¡qrsod JeIIIe11 BUUSeCau ¿3¿q es
i(eur1u1 úcps]+?
Ia ¿Joqe or[of, selqmlqsnsur uel ueJo soorselc so1's913ur Ie oJodJoJuI es epJB] suur
-ürlzret ep so1rreJ? enb so1 eJlue sep?luoJsep :od uuqep as seJru?uroJ senSuel sul) ugrua¡u f o8er¡8 -rs seuepuoJ sE I
.u¡]z¡ ree¡
Ieur
.souaur opuenJ 'ol¡€seceu ?Je elJosolg €l e 3sJ¿JIe3u ered '6961 Á 9961 erlua '9ut -ep eJr]rJJ eun ep
-roJ errr o,( opu?n3 .elsru¿unq olepolu Ie uoJ epecns olusilü ol ;¡il:rqf\Z [ J388epreH'1¡essn¿ ouroc 'uclsnur 'solseE's
soJosgIIJ ep uorcuedesep €I szrl «seropusued sapuerS» sol ep urJ elqrsod Iep orsqdord oqrlp
eq ouror 1erodruel uorsuerulp ¿un ueuaq socggso¡¡¡J sa¡en1ce5]:ffir:ir:ñi?#lr;T¡rj,*;"r,
" oJerrrrJd Ie BrJes il
:orrlu9ruoJ oq4p
-edse e1 opuenc '(elsrurplse Brxopo1ro BI ep ugrsnlJxe uoc) selsrxretu ,( seuuur¡nsnru 'solpnf'solnp -uelsxe olueTus
-erJur 'souerlsrJc (se^reseJ áp od4 ugt8uru urs 'soureqgpeqc .( soue¡rpruoc ourle-I orlJ"g Ie uá .( €u ISVel-AeAI epu
-dec ep zedea se enb ours
(oollc?lelp orusrueJeru un e ecnpal es ou anb (uoz
-BJ el se I€rJuese olualurulsul ns'leuosJed oullsep ns ep elqesuodseJ oclu4le
sa Á secrSglolxu seluJou s€IdoJd sns o{usllu }s ep oJ}uep B^elI eJqIIIoq Ia :BIII
-sru Is B alqllsnpeJ se olos Busrunq epl^ ul :Buelunq lelJuelslxe p¿plJeln8uls
el ep ugrceJeprsuos €l ep sJBu oJuelruesued ns ep epru8d ep olund Ig opwog olnllrlaurx
'oulsilu OI rSSC ,( oS¡err ua
o8rsuoc osoJn8rJ ,( seurap sol uoc oJecuIS Jopesued se ,a\epeg'pepan8tque -tuoq ep odII p uÉ
3l ue uoJsrluqep es soJlo soluBl s€Jluellu 'sgurepy'sJedsuf l{ ep eluátuBlJ -eztlf[fx ¿l ep ou
-Bpunces ,( 'elueuledlculJd 'preu8erpety 'S ,r( JaSSepIeH 'W ep Pcu¿JJu uolc Iep ugrJ¿JBprr.¡er
-eruJoJ ns 'eJuBs ep seJqo sq anb seluB uoJscllqnd es lersuelslxe uglc¿lueuo eantu&po&-to dlfr
ep sofeqeJl soJerulJd sns anb J€pJooeJ euelÁuoc oluelluesued oqcp ep Jol¿^ -Bsep Ie JrntrBsm a
(s9Jue4 Á eqetg ue JoIIJJ r
Ie JepueJduoc eJ¿d ', IeuISIJo Jopssued uelqruBl se F oprcnpuoJ aI
-se eluelecxe Á sBJrJ}luerc s€Jlucgl sel ep Jopuurruop 'rope8qselul zlleJ Á elq uorcuzruerunqeJ g
-e8¡1u¡ur 'ocrrug¡sr oluerruesued lep ropecouoJ opunJoJd'opelseruap JBoJBqB Ie rs olos lu¡srwm
IIrlJIp ,(nru se Áoq sand ', xx o¡Ers I3p pelru uJerulrd ¿l ap ellnc uglJ¿{uroJ ep slBJl es ou (}Iad
BI u43es eqBrg opunIII Iep slslueIunq oul4lrt Ie Bes }A'epeg enb ras epend
'oJrIIOd olusrpEnü
'IA\epeg ugurqsu{B pqv, roseJord ¡a :oun JBprocer oqep l¿IsuelsBa o} -srpunruJeJJs} Ie:a¡
-uerrur^our Ie ue sopperuoJdlrroc uerceJBde secuolue enb seJqluou sol sopol -uluftq 8l 3p JsJorrE
ec 'elueprrso ep €Jopsreqll BlJosolIJ ?^IIurJep el oIIIoc eqslues3Jd 3l es aI l'upuroqlB uelc
sel?nc sol ue "c¡e'zeun¿1¿q€U'ocseuruq'orre3 If 1rureg'pepEeg Je8ry -J?l slse uoJ 7t
(olcáJJo3 -sqeuosrad elúms
ue sopreeJede so¡ncpru sol Á seJoaJeJ sol uoJepr^lo es aluáIII€prdBJ
oI opls BJelqnq anb'opolu un ep ou Á spolu eun ep eqeleJ4 es oruoJ 'elueru 'lBJSeluI ous-rrrBrrn
108 ets¡belq ugpcear e¡ I oeugtodtueluoc oedotne oluelwesuad Pp uqpcnpolu el 'l
8O2 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jatdún hasta nuesfros días 7. La introdt¡cü

tar las evidencias de la realidad. Es cierto que no todos los hombres se en- nada s, por miás qu
cuentran en situación de alcartzar el dominio de su destino por sí mismos; fascinante nombre
pero hay algunos, los que conocen, que poseen una especialfierza creadora viene hacer alguna
que opera como una auténtica naturaleza perfecta; es el equivalente actual La primeraest
del «hombre, sólo hombre, superhombre» de Nietzsche. Está especial condi- turalmente el Islam
ción permite a este tipo de hombre saltar sobre el abismo de h éxistencia tri- tes paraiguales, peú
vial, de constituirse «en una cuerda tendida entre dos infinitos: el ser absoluto práctica, ni siquiera
y la nada absoluta». Badawí no aclara demasiado si ambos extremos dialécti- dos menos contest
cos absolutos son reales o no. Pienso gítima al-siyasat aL
-y si en ello hay error la responsabili-
dad_ es mía, por acaso no haber comprendido bien sus pala6ras- que dad ideal (al-nuü,
-sólo
Badawí no admite una remisión allende el ser, al Dios trascendénte. tiene sentido algun
El ser absoluto es la nuda existencia, amenazada por el otro absoluto: portancia extraordi
la nada. Mientras otros pensadores árabes que pasaron por la moda exis- unos creyentes esh
tencialista no parecen conocer a fondo la metafísica de la analítica del Da- tonto para darse el
seinheideggeriano, Badawí conoce bien el pensamiento del gran filósofo tales agoreros, más
alemiín; de aquí el profundo análisis que hace de las contradicciones del ternas, que algunos
existente humano. Es cierto que en más de una ocasión Badawí se remite a La segunda pr
un-retorno que permite «la continuidad de lo humano»: pero pienso que se Prescindir de las p
deformaría su pensamiento si a tal retorno se le quiere dar uña dimensión paréntesis las tesi§
islámica. Salvo error mío, Badawí evita cuidadosamente el calificativo hu- antihistórico. El so
manismo musulmán y gusta emplear la expresión humanismo árabe, lo miso laico: se pued
que clarifica suficientemente su posición. No hay un humanismo puro; lidades paralelas e
existió el humanismo socrático, el renacentista, el existencial; por tanto, es es socialist4 opera
legítimo un humanismo árabe; y a su investigación ha coniagrado dos no ha separado dir
obras. Probablemente el estatuto social del mundo islámico no eitá aún en na fe no se encu€r
condiciones para asumir las consecuencias de la postura de Badawí, por histórico-filológio
otla parte empeñado en una gran labor de investigación del pensamiento so. Incluso la pre
clásico islámico; pero debe quedar constancia de lá importanóia y valentía
del intento. 5 Quien conozca mi
lectura de Marx y F¡gd
Comunista y seguido po
2. Socialismo y marxismo en el mundo árabe
mis conocimieñtos. En l
vo, cuando lo que abuar
vino el diluvio de las ut
a) Cuatro precisiones necesarias taly la ldeología aiatu
corría el peligro de no e
1,970,F. Rosenthal, Ll- I
De cuantas modas ideológicas han recorrido el pensamiento en los últi- nuevo diluvio, tras el h
mos años, ninguna pesó tanto sobre el mundo islámico, y muy especialmente nominalistas caliñcan dr
sobre el árabe, como el socialismo y el marxismo; empleo ámbbs términos que he desarrollado en
men A. Heredia (d-) I
porque en el socialismo árabe nominal apenas si hay algún sorbo de termi-
554. Por ello, no me o
nología marxista y unas gotas de su método de anráIisis; de Marx y Engels, contenido ideológico e
'opexa Á olJeJJoJ Ie ees oJrSgloepr oprueluos 'qeEug Á xru¡¡¡
Ie enb oftxa ,( erSo¡oururel epuulurrelep eun ep ugrcezllln €l uoc orrrJoJuoJ eur ou 'o¡e Jod 'rs§ -rrrrJel ep oqros
-LVg 'dd'966¡'ecueutepg'oc{gsq{ uotst^ :opuruu oaanu-octupdsul opunry ('pe) erpareg 'V ueru
-nlo^ Ie ue opecqqnd '(ZeAi oqnllp pp sVndsap 'xn¡t¡ opeln¡¡ ofeqerl un ue opellorresep eq anb sourruJ?l soqrrrE
eepl 1g ue epe8oqe res 9nb rod e¡ue1 ou xretr I ep B1¡osolrJ e1 enb (seqce.rep ep uerrJr1¿r selsrl¿uruou eluerulsrJedse Á
so¡ enb Elsr^eJ Bun ue) rqrrcse e,('selsrunuroc seueu¡r8e¡ sol ep oluerurpunq Ie ser] 'orlnlrp olenu -pur sol ua olIEtr
1a g8e¡ opuen3
'olle opol 3 souopuerrrJer oqcnru sou"trnr¡srp o,(.( uosrpol{ 'trAI 'Fqluaso¿ 'C'OL6I
ua 'eueu¡o¡ oltoltott ¿un uA 'seJo1cel sns € JrpunJuoc ep ,{ epeu ep esmJelue ou ep or8rlad Ie BTJJoJ
'sesolrnc sgur urre seJnlxlrr seJlo n urelsueS¡¡¡¡ uoc xJ¿tr I B ewlJzetu o oumaap o13o7oap¡ e1 Í.7o1
-!dD) tg ese,(e1 ou uernb :e;qep enb o1 elrp (essncrey4l ,{ oe¡41 'xre¡41) sarua setl sBI ep or^nlrp Ie our^
opu¿nJ 'ugrcenlrs ¿qJrp gleges o3o19rd ¡e ue.('seuorcelnJeJ s¿I u¿Je ueqepunqe enb o1 opuenc 'o,r
-r1rsod.re1c9rec ep '896I ue epecrTqnd 'leropop srset e.¡eu¡r¡d e¡ frrrp Lg6I ug, 'solue1rurJouoc srru
ep zeffiJse €l e oprqep soueru sel ap o.(ec eur es seJuolua enb loltdo3 ¡g rod oprn8es [,o1nunuto2
o¡sa{ruo¡r¡ Ie uoJ'soue ecurnb eruel opuunJ'gg6l ua Brrrr}F,l Blse ¿psrcrur'sle8ug.( xre¡41 ep ¿Jn}Jel
,( orpnlse rtu ep onuquoc i.zo¡atd o1 uerq,(nur aq¿s FrnlInJ «rünlnJrJrno» rru eJzouoc uern§ s
¿IluelB^ r( ercne}I
etlnsal uepr ouroJ Ielueprcco Blruolocry ¿l ep ugrcBlueseJd ul osnlcul 'os olueruesued lep
-orSrlar oqceq Iep ocrEglorcos o ocrryleueocrsd'elsrxJeur 'ocr3g¡o¡r¡-ocrJ9]slq Jod (r.&\upeg ep
.'1ern1cnr1se srsllgue un Jeuodos eJed seuorcrpuoJ ue ¿Jluenoue as ou eJ eu ue urls g§e ou (x
-enq ep unruos usrulnsnru elua,(aJc Io :sepepq¿al sop seqcrp op¿Jedes eq ou sop opuJS"srru,
se
(oluel
ur,re uBISI Ie oJed 'eluelulecrel uorsueurp surlll4 slse ue uJedo 'elsqurcos sa Jod:IBIJ
uo enb ouBrJsrrJ Ie :BJlo BI e eun el selqrlJnparrr e seleleJed sepepl Ío¡nd orusrrsunu
"JrUIod
-eleJ sop uecouoceJ es oluel ue rouBrlsrJc Á BlsrTBrcos Jes epend es :ocrcl osrlu oI 'eqeJe ortrsrrrE
-oJdruoc un € opuAeII uq (ou o ulsrxJuru 'oedo¡ne orusq€rJos Ig 'ocrJglslqpuu -nq o^rlecgllBJ Ie
oluerurueleJlue osorse¡d un se sleSug ,( xre¡41 ep seslu srsel sq srselugJed uorsueurp eun ¡
eJlue Jeuod r( suedo¡na seluanJ s€l ep s?crlsguSe seuorcrsod s¿l ep JrpurcseJd es enb osuard orl
'uululnsnur olusrcrel Iep pellncrJlp el B aJerJeJ es ugrsrceJd epun8es eT e elrrual es r¡$spq
'opunru ns ua TUBISI Iep 3l JoÁelu se une 'uercerdsep soun8lB enb 'seuJel Iep seuorcJrpe4rr{
-xe seuorcelseJruulu sel Jod BpBSeJdxe el anb lerJos ercue8r^ ssru (soJeJoSe se¡e} oJosgllJ uur6lep
B ased'unu euerl ousruurlsrJJ Io rs oJad'olrclnJeJ ep olsn8 Ie esJep eJud oluol -0Q lep erlrylsuE
oenbrueru un u¿rnJlsuoJ es so8olgel soleru sol oruoc 'so¡¡n¡sa selue^{eJJ soun -stxe eporu eI Jod
esJecrJqBJ soale seJopssued sol eJed oporugc Ánru se Íerruurproerlxe srcusuod :olnlosqB o4o Ie
-urr eun un? euer] osolElleJ ouerugueJ Ie 'euud eJlo Jod 'ounSlB oprlues aue4 'elueprrx
ou 'BpBSed peprleer ucrlglodq uun uoc 'sgtrr @qp?tlo toulpour-lr) pepr pep enb -serqelpd strs
-elJos BI B Bcznpuoo enb '(ecru-e1sr Brrulod-ecr]E) oSrug\s1-lo tosgtts-lo etuqlE -rlqBsuodsor E rG
-el uun ue uzusJedsa el JrpunJuoS 'Jeruff, Á ,{eg gqv :sope}se}uoc souelu sop -llcglBlp sollláqxe-!
sol ep Ie ue u9¿ rulurytsgt seJIIec orlBnc sol ep soduerl ue eJernbrs ru '¿orlJgJd olnlosqu Jes Ie !:§ou
BI ua sgluef orp es ou erJoe] esoruJer{ el :grlslxe Bcunu enb oJod'se¡en8rered sel -rJl ¿rcuelslxe uI e
-ue,(eJc ep peperJos ¿un se 'e1e¡or¿ Iep uorcecrpeJd el ue 1u¿Iq Ie elueurluJnl -rpuoJ plcedse ry
-¿N' reursrlo e qe,e oru s {er c o s un ep ec rI 9}s rq Ienpe elua¡e,ilnbe
:;ff¡":§á :L:"#ü::Ír, }"* sJopeáJJ ezrcqlIlE
-uoc eurelqord else tetelce ercd'o&qot7,1o totplgti\gllo aluBurcsBJ Ísorusrur rs Jd üE
"rq-ou
Ie uoc oueJue erunld eI Á ucoq ul ¿muafl sal es sogcnru e enb sgru Jod', €peu -ue es seJquoq so
e08 els¡beg! ugpceil e¡ Á oeuqodweluoc oedotne oluewesued pp uEccnporlu e1 '¿
804 lll. Et pensamiento islámico desde lbn Jaldün hasta nuestros días 7. La introdtmiii

conflictiva y refuerza las posturas tradicionales. Así sucedió en el caso del nos socialista y po¡
pensador §i'í iraquí al-Wardi pese a la evidencia de su argumentación: la cul- fueron escasos, de{
tura forma una estructura unitaria, y si se quieren tomar las formas técnicas, de no alineación y r
hay que adquirir también la estructura cultural; separar 1o uno y lo otro es ra verbal: de hecho
caer en el mercantilismo y en el moralismo hipócrita.La posición no es nada tal, antes o después
revolucionaria y sí un tanto humanista; pese a ello los ataques ideológicos neutralismo positir
fueron y siguen siendo duros. De ellos tampoco ha escapado Saláma Müsá, Sabiní, que en 138(
cristiano copto defensor del humanismo laico; ni mucho menos la posición no encontraron eq
con ecos de socialismo utópico de Mutá' §afadí (nacido en 1342/L924), av local o su voz fue ¡
tor de un libro que encierra otra de las palabras mágicas del mundo islámico ción del Estado de.
d,: la segunda mitad del siglo xx: El revolucionario y el revolurionario árabe. lítica nacionalista o
Latercera precisión es muy compleja, pues se refiere a las inextricables
relaciones históricas entre el Islam y la idea del nacionalismo islámico, sólo
desenmarañables en una historia universal del Islam. Pero no por ello debe b) Las condiciotu
evitarse la cita de algunas situaciones concretas. Así, Atatürk consideró que y delpensamia
la humillación de la nación turca sólo podía vencerse rompiendo con el pre-
sunto nacional-islamismo 6 del sistema tradicional. Algunos pensadores y El movimiento
escritores árabes pensaron y aún escribieron 1o mismo. Pero la repulsa cialista y de la ten
del colonialismo también llevó a una revalorización del Islam a la hora de 1919. Como es sal
defender los valores propios de los pueblos islámicos. Por razones coyuntu- territorio naciona!
rales, políticas o propagandistas, en el Egipto de Náser, el Túnez de Burgui- y de hecho alguno
ba, la Libia de Gadáfí y hasta el Iraq de la segunda guerra del Golfo (1410/ población activa ú
1990-1411/ l99l) se invocarían los valores nacionalistas del Islam 7. po, el aprovechami
La cuarta precisión se refiere a la primacía de la acción política concreta poco la revolución
sobre cualquier principio teórico,lo que también sucede fuera del mundo is- el nombre de §ufri
lámico y aún en los Eitados más podirosos del mundo;y ello pese a la ma- tema. Por su parte,
durez de la ideología nacionalista árabe, y a las reservas y aún oposición de por la orientaciónt
muchos pensadores.F;n-1.922'Azzám se refirió a los pueblos árabes como la vimiento desturiant
nación del porvenir; entre 1365/1,946 y 137911.960, Hurání, primero, y Tras de la guo
'Aflaq, después, habían coincidido en que se diera alBa'\una estructura po- excesiva generosiü
lítica no confesional; recuérdese que Sobre la política árabe se publicó en yen dicho términq
1367 /1,948 y Por urut resurrección drabe en 1372/1953. Sin embargo, cada hacen coro. En Fgt
uno de los Estados ttilizó el programa nacionalista, incluyese o no los térmi- na; pero lo que de
su nacionalismó á¡
o Que nadie se escandalice del término. Hace muchos años que el prof. J. L. Aranguren acuñó dad, Beirut, Dama
el de nacional-catolicismo para designar una realidad ideológica de España en el periodo 1940- con ellas la idea &
1970, aunque hubiese otras; personalmente he utilizado el término en escritos, antes de 1968 y concreto nadie sat
después, aun ocupando cargos públicos.
7 Naturalmente que cada uno a su manera; la más ponderada y estructurada, la de Náser; la afirma que «el naci
más inesperada ideológicamente, habida cuenta del antiguo programa laico del Ba'1, la de Sadam [...] a la unidad [-l ¡
Husayn; pero tenía el agua al cuello, que todo debe ser dicho. curso egipcio a lia
erqos
(oldÉA ¿ op¿lsg ourpp,I else ep epnÁ€ BI ,(
SSU¡ q e o¡cdrEa osrnc
rrrepss ep e¡ 'r,ug ¡ep
-er-ope8¡1qo p rod eÉ4serd es olq€ro^ Ig'«orusqelros Ie ,( ["'] peprun q ¿ ["'] e¡ ire§g¡ ep el ?per@
p¿ueqll áf , t"'l ecnpuoc enb ou¡uruc un se ["'] oruslleuolc,u ¡s» enb ¿IurII¿
'opelsuruep Blqes elpeu olercuoJ .( 8g6I ep selu" 'so¡r
Zg6f /IgeT ep ercdr8e IBuoIcBu ulr€3 u'I
-6¡61 opoued Ie ua r!
opruoluoc or(nc erqos 'ulsqercos eqetg oIIISIIsuoIcBu un ep eepl el selle uoc ggnce uern8uerv -I I l
,t ÍsorcdrEa seruEoq sol sopol ap e¡ude ''c1e 11od;r¡'ocsetueq !rurag'pep
-Eeg ep soJoz ,( se1¡ec S3I uBqeuJopu ser¡e.r8oloJ sns 'eqqrg orusqeuorJsu ns
en¡ie§g¡-¡u pqv, IEruuC rod aqerg olrrs¿rsnlue ¡e guedsep enb o¡ o¡ed Íuu -rruJ?l sol ou o ese
-€rJeseu ¿lsqeuolceu BepI BI uoJ epunJlp es oul{uJ?} ¡e o1dr6g ug'oJoc ueoeq upec'o8reque u6
el sorJrs ,( souqse¡ed 'seseueqq'setnbs¡r sodn¡E sorlo ,( :ouluugl oqc¡p ue,( ue gcrtqnd es aqol
-n1c.r, enb seuorss¡dxe ¿rcuenceq uoJ ue¡dure l,eg Ig 'peplsoJeue8 e¡r¡secxe -od ernlcrulse s¡m
uoc opBZrIItn se orusqelcos oururgl p 9V6l-6t6I ap errenE el ep serJ ,{ 'o¡erur¡d luqml
'
ze\r}.L ue ouelJnlsep olualurr^ el oluoc seqeJ¿ sol
-olu Iep osec I3 ue ouror ,uedo¡ne eprernbzr upeurBl[ el ep ugrce]u3lJo e¡.lod ep uorcrsodo qre
g5eJelul as olos edorng ue ep¿IIIJoJ esen8rnq €IJouIIu e1 'e¡ed ns Jod ?{ue} -eru ul e essd o¡¡e
ie ue sqsr¡ercedse so¡ rod opeprocer se olgs ^oII?D ugllns ep erqruou Ie -$ opunu Iep sJe
:rocrurg¡rr'iesled sol ua oArleJIJIuBrs oce un olnl ¿Jrletzros ugrJnlo^eJ e¡ ocod uJoJcuoc ec4¡od
--uI .ráfue¡árure sol eJlue ozr¡es '¡ecrpurs ecnac Iep oluerueqcelorde Ie 'oq '¿ rrrBIqIle
-ruap oqJnlu eluernp'elqrsod ozq ou seqerg ses¡ed sol ep elllce ugrce¡qod /O¡VD oJIoC ¡ap
¿l ep ernprulse BI ored 'usecuu4 ICC uI e uoJBTII.JB es soun8¡e oqceq ep ,( -rnErng ep zeur.rl
ugrJ¿clpuls eI e oqJeJep uuIueJ sou¡¡e8ru seropefeqer1 so1 i¡euomuu oIJoIJJe] -ryunÁoc sauozu¡
oruoJ e¡¡e8ry B ¿qeJoprsuoc esecueq ugrcelsr8e¡ e¡'oprqes se otuo3 '616I ep Eroq eI B rüsFI
/ rctt ep rrged B soplsouoc uoJenJ 'ulstxtetu u;Eo¡outurrel
el ep ,( elsqetc us¡nder eI oJed r
-os oJuerluusued ¡ep solueruele sounE¡e I9 uoc ,('orerqo oluelrutrroru Ig ,{ seropusued. mur
-ard ¡e uoc opuar
0 t IUDD o s o luatutu sua d pP {. enb oreprsuoc FE
ootqo otualruMout Tap uglcdacat q ap sauoDlpuo) so7 (q eqep olle ¡od ou
o¡gs'ocrrue¡sr om
salqsrrJlxellI sBI u
'unluoJ elsll¿uorcBu uclul zqoq olnruqilt
-od ¿un e ofnpuoc ourtrse¡ed o¡qend Iep ssueJep e¡,( ¡eersl ep opelsg lep ugrc olrluel$ opuilu I
-eue¡co.rd e¡ erernbrs rN .elualor^ auenru e¡ rod ep¿ll?cu enJ zoa ns o I¿3oI -ne'(¡z6t/zyef
orusrleuorteu ¡e rod sepel{Je^oJde uoren¡ SeJqo sns o oce uoJeJ}uocue ou ugrcrsod eI souar[
o 'eap¡ ¿qcrp ¿IpueJep es anb ue sorqll uorec¡qnd 096I/089I ue enb 'Iulqu§ 'psrltr{ EurgIBS oft
-p pururueqntr^l ,( reirg u1q18 tlulgs 'pBsbu¡¡1 oruor 'ol¡]rsod olusllerlneu socrEo¡oepr sanbeU
¡ep soEo¡gepl soT're§g¡ ep Ie ue ol¡us 'sosuc so¡ ur,r?es 'sandsep o se¡ue '¡el Bpeu se ou uoElt§(x
-ueprcco P soJlo ,( ¡e1ue¡ro enbolq IB uoJBullcul es soun oqseq ep :l€qJe^ BJ se oJlo o¡ r( oun
-epede¡ eun 'e¡dtuels Isec 'en¡ elsrpunruJeoJel ugtcrsod ep ,( ugrcueuq¿ ou ep 'secruJgl ssuror s¡
ecrg¡od elunserd e¡ iopuesecs4 uoJ€q¿ce l( ugtcu:np s1:oJ ep 'sosucsa uoJenJ Jn, q:uoreu¡uad
ururroJ uglcee ep soluelur so1 'ordord olclJáueq ua 're¡ndod,{ elsr¡urcos sou Iep osBr Ie uá gEF
qr8 els2betq uelccear e¡ A oeugtodweluoc oedotne o¡ue¡wesued lop uqocnpoJut e1 'l
806 lll. El pensamiento islámico desde lbn Jaldun hasta nuestros días 7. La ¡ntrodlr.r@i

todo con la construcción de la Gran Presa. Algunos de los colaboradores de teriores, el nacion¡
Náser se acercaron al marxismo, al menos en la alineación política, pero a la tura social de cada
postre fueron separados del poder; los auténticos marxistas dieron con sus xista. La ideologíl
huesos en la cárcel y algunos aún corrieron peor suerte. En cuanto alaprác- tencias neocoloni
tica política, del supuesto socialismo real se tomó lo que al final resultó peor: construcción soci
el partido único y la industrializaciónforzada, en ocasiones de tal modo que presunto universa
pusieron nerviosos a los propios asesores alemanes orientales, búlgaros, che- micos se convierü
cos y soviéticos, tanto en Egipto como en Libia y Argelia. cación de la esüut
Aunque hoy sea fác1lla crítica de la referida situación, conviene recordar conmovida por lfl
que no era ni totalmente absurda ni fácilmente evitable. Algunos ideólogos mente, salvo en aI
occidentales han defendido la tesis de la necesidad de la dictadura del desa- y Libia). En fin,lia
rrollo para salir de las duras condiciones tercermundistas. Mientras los pue- pretación del soci
blos árabe-islámicos carecían casi en absoluto de acero, cemento y carbón, y dad. El análisis m
en ocasiones del cereal suficiente, el bloque soviético parecía encontrarse a en el mundo islár
las puertas de la tercera revolución industrial y el occidental enfocaba la del la llamada teologí
supuesto ocio futuro. La Gran Presa de Náser fue un intento de saltar desde El supuesto u
la candela a la industrialización electrificada; de hecho y aún ahora, quien de su vida y total
recorre Egipto ve al fellah sacando agua del Nilo con la misma noria y arte- cialismo libio de
factos manuales que aparecen en los relieves del periodo faraónico; a su trata de un estatis
lado, a veces, pueden verse las torres de las conducciones de alta tensión; otros y un arabis¡
pero también, gracias a la Gran Presa, Egipto se ha visto libre de las terribles no a los no con«x
sequías que ha padecido y padece lazona. yada 1o fue en cie
El socialismo á