Está en la página 1de 7

UNIVERSIDAD ABIERTA PARA ADULTOS

ESCUELA DE PSICOLOGÍA (Psicología Clínica)

TAREA: # II

Presentado por
MIRQUELLA ORTIZ

MATRÍCULA
15-3580

Asignatura
TERAPIA PSICOANALÍTICA

Facilitadora
BETZAIDA KELLY

Santo Domingo,
República Dominicana

Julio, 2018
Introducción

Para adoptar una técnica en forma decidida se requiere una convicción que no surge de la
teoría sino de la experiencia de su eficacia real en la práctica. Y el terapeuta deberá adquirir
esa convicción, que solo la experiencia puede darle, para aplicarla bien. En la siguiente
unidad estudiaremos los elementos característicos de las técnicas y procedimientos
utilizados en la terapia psicoanalítica, por otro lado, realizaremos un informe donde se
presentan los elementos de la etapa inicial de la psicoterapia psicoanalítica, donde se
pondrán en evidencia, la entrevista y evaluación psicoanalítica determinación del encuadre
y los pasos para la finalización de una sesión.
Realice un esquema con los elementos característicos de las técnicas y
procedimientos utilizados en la terapia psicoanalítica.
Este debe considerar los siguientes aspectos:

Técnicas Características. Modo de aplicación.

T
é Decir todo lo que se le pasa por El analista introduce al paciente en la
c la mente, sin censurar técnica solicitándole que le comunique
Asociación libre
n (recuerdos, deseos, anhelos, todos los pensamientos, ocurrencias,
i pensamientos, experiencias, ideas o imágenes que se le pasen por la
cT fantasías etcétera) mente

sc
n El paciente se opone a los El paciente calla, retrasos al concurrir
Resistencia procedimientos y procesos de la
i a las sesiones, olvido de las citas,
c labor analítica. Evitación de temas. Rigideces, etc.
Ta
és
c Transferir inconscientemente El paciente proyecta en el analista
n sobre su analista sentimientos, contenidos de su inconsciente
Transferencia reviviendo vínculos afectivos del
i vivencias y emociones
c infantiles, positivas y negativas pasado.
aT

Impulsos, sentimientos e ideas Se trabaja con esos afectos que
c
Contra-transferencia de analista hacia los produce el paciente desde un punto de
n
consultantes. Puede ser positiva vista empático, como si fuera una
i conexión que les une.
c y negativa.
a
T
s
é Relajación guiada, utiliza la Inducir a la persona a relajarse y
c concentración y la atención concentrarse en un punto, llevándolo
n
Hipnosis centrada, focalizada como para al individuo a un estado de pesadez
i lograr en la mente un estado placentera en el que seguirá
c especial de conciencia que se lo escuchando la voz del hipnotizador
llama trance.
a
s
II-Redacción de un informe en el que se presenten los siguientes elementos de la etapa
inicial de la psicoterapia psicoanalítica, agregando en cada uno de los siguientes sub
temas un párrafo donde emita su nivel de comprensión.

En la etapa inicial es donde se establece y pone en marcha la forma específica que tendrá
la terapia, elemento del que posiblemente dependerá todo su desarrollo. Es durante esta
etapa que cobrarán primacía nuestros principios técnicos. Para adquirir la debida
comprensión de los hechos es preciso esperar, ya que ello demanda información y, por ende,
tiempo; pero no hay por qué esperar para aplicar una técnica.

a) Entrevista y evaluación psicoanalítica.


La entrevista de evaluación psicoanalítica es una interacción entre paciente y alista que
tiene como finalidad decidir si la persona que consulta debe realizar un tratamiento
psicoanalítico, permitiendo dar información más precisa sobre el tiempo de tratamiento y
sobre la afección; además de aclarar previamente el tiempo prolongado que requiera un
tratamiento psicoanalítico, las dificultades, sacrificios de la terapia y alcances de la misma.

El modo más natural de abrir la conversación es dilucidar por qué, y de qué manera, ha
decidido acudir a su consultorio.

Un punto importante es el conocimiento previo que se tiene del paciente. Si fue referido por
un profesional que le realizó una entrevista, es probable que dicho profesional ya le haya
informado sobre él, dándole su impresión clínica del paciente.
En caso de que no sepamos nada sobre un paciente sino que desea iniciar una terapia, se
le pregunta al menos los motivos que lo impulsan a comenzar el tratamiento y su concepción
de lo que este significa, antes de anunciar la consigna básica
Según pude entender, el analizado debe saber que la entrevista tiene la finalidad de
responder a una consulta suya sobre su salud mental y sus problemas, para ver si necesita
un tratamiento especial y cuál debería ser ese posible tratamiento. Para iniciar la reunión
pueden solicitarse los datos de identidad del entrevistado, luego de lo cual se le indicara el
tiempo que durara la entrevista, la posibilidad de que no sea la única y se lo invitara hablar.

b) Cómo se determina el encuadre.


La entrevista debe contar con un encuadre, donde se ajustan horarios, honorarios, lugar, el
papel de ambos participantes y los objetivos que se persiguen, deben discutirse, por
supuesto, en la primera sesión. Si el paciente no lo hace, recae en el terapeuta la
responsabilidad de introducir el tema.

Los horarios son la frecuencia de las sesiones y la hora en que se llevarán a cabo. En
general, para una terapia psicoanalítica, una sesión semanal es insuficiente, dos sesiones
son el mínimo aceptable, tres resultan por lo general satisfactorias, y cuatro constituyen el
número óptimo.
Para establecer el horario, lo ideal es que se ajuste a la conveniencia de ambos, pero en la
práctica es preciso llegar a una transacción. Por supuesto, lo importante es que el sacrificio
de una de las partes no se torne excesivo, también hay que indagar en la situación
económica, para determinar si los honorarios no son exorbitantes.

Una vez fijados los honorarios e informado al paciente sobre el modo en que deberá pagarle,
deberá plantearse el problema del pago de las sesiones que por un motivo u otro el paciente
no podría asistir. Lo común es que el paciente debe pagarlo, pero se pueden acordar otras
modalidades también.

Hacer un buen encuadre es fundamental para el desarrollo de la terapia, ya que se están


poniendo las bases al comienzo de un trabajo analítico, ya sea un psicoanálisis al uso como
una psicoterapia psicoanalítica. El paciente necesita saberse contenido dentro de la terapia,
necesita saber cómo es el funcionamiento y cuáles son las “reglas básicas” a las que
adaptarse.

A mi entender, la determinación del encuadre es donde se determinan los horarios y


honorarios, del tratamiento donde el horario son el tiempo y las frecuencias que durara el
tratamiento y las sesiones y los honorarios son el costo del tratamiento y como estos deben
ajustarse según el tiempo y las necesidades tanto del paciente como del terapeuta.

c) Pasos para la finalización de una sesión.


Se requiere alguna señal del analista que indique que la sesión ha terminado. Es
recomendable que emplee una señal invariable, que se convierte en hábito. Se puede decir:
“Ya es la hora”, “Seguiremos la próxima vez”. Siempre deben evitarse formulas tales como:
“Me temo que debamos interrumpir aquí”, o “Me temo que ya sea la hora”, por cuanto
parecen implicar que, en cierto sentido, lo lamenta.
No es adecuado interrumpir al paciente en medio de una oración para dar por terminada la
sesión. En este caso lo adecuado sería darle una tolerancia de algunos minutos, y dentro
de ese lapso por lo común resulta fácil decidir en qué instante podrá darse por terminada la
sesión. De todas modos en la mayoría de los casos hay ocasiones en que la interrupción
se vuelve indispensable; se dirá entonces, simplemente: “Tengo que interrumpirlo, porque
ha terminado la hora”, o incluso “Perdóneme que lo interrumpa, pero ha terminado la hora”.

Según pude entender para cerrar la sesión psicoanalítica se le da una señal al paciente
para indicarle que ha terminado la sesión, dicha señal siempre debe ser la misma en cada
sesión para que se convierta en costumbre, por otro lado, Se deben evitar frases que indique
que esta lamentado el cierre ni es adecuado interrumpir al paciente en medio de una oración,
aunque ay ocasiones que es indispensable la interrupción.
Conclusión
La técnica se refiere a la forma en que se conduce la psicoterapia. La técnica implica los
criterios, principios y tácticas en que se basa con el fin de instrumentar los propósitos. El
modo en que se define el rol del terapeuta y el modo en que el terapeuta estructura las
sesiones son cuestiones de técnica; el modo en que se comunica la comprensión, en que
se formula las Interpretaciones y se regula su ritmo, reflejan consideraciones de índole
técnica. Por ejemplo, las interpretaciones deben ser simples, dar prioridad al aquí y ahora
por sobre el allí y entonces, son principios de orden técnico que ayudan al paciente que
reflexione sobre sí mismo y que se conozca mejor.

Bibliografía
TEORÍA Y TÉCNICA DE PSICOTERAPIA PSICOANALÍTICA, ISMAIL YILDIZ,
www.aperturas.org/articulos.php?id=911&a=Tecnica-psicoanalitica...de-la.