Está en la página 1de 9

25 PRIMEROS AUXILIOS

1. Heridas: Cómo limpiar y curar una herida

Una herida es una rotura en la piel. Normalmente, se trata de una herida


leve, una tirita o unas vendas es todo lo que necesitas para detener la
hemorragia.

Puede que además tengas que presionar el área y en caso de tratarse de un


brazo o una pierna, debes colocar la extremidad en la que se haya
producido la herida, de forma que esté por encima del corazón.

Heridas leves: Cómo curar heridas leves

Antes de poner una tirita o venda, debes limpiar la herida. Para limpiar y
prevenir una infección de la herida, realiza los siguientes pasos:

 Lava y seca tus manos cuidadosamente.


 Al curar una herida de otra persona, ve explicándole lo que vas haciendo.
 Asegúrate de que la persona está sentada o acostada.
 Limpia la herida bajo el grifo con agua y jabón.
 Seca el área con una toalla limpia.
 Aplica un vendaje estéril o una tirita.

2. Vendas: Cómo aplicar un vendaje

Si necesitas colocar un vendaje, tan solo tienes que seguir los pasos
que se detallan en esta página seleccionando previamente el tipo de
venda más adecuado para cada caso.

Aquí también podrás ver como se hace un cabestrillo, en qué consiste y


para qué sirve.

Los pasos para hacer un vendaje son:

 Asegúrate de que la persona está cómoda y háblale de lo que


vas haciendo.
 Asegúrate de que trabajas del lado de la lesión y no tienes que cruzarte sobre su cuerpo para aplicar
las vendas.
 Mantén la parte del cuerpo lesionada en la posición en la que estará cuando el vendaje esté
finalizado.
 Asegúrate de que el tamaño de las vendas que usas es correcto. Según la parte del cuerpo que estés
vendando, necesitarás vendas de distinto tamaño.
 Si es posible, no cubras los dedos de las manos o de los pies cuando vendes una extremidad para
poder comprobar fácilmente la circulación.

3. Quemaduras: Cómo tratar y curar quemaduras leves

Las quemaduras se producen cuando la piel entra en contacto con


algo caliente, como el fuego, o debido a la exposición a algo que
irradia calor, como el sol.

Algunos productos químicos, la electricidad y la fricción, también


pueden producir quemaduras. Una escaldadura es una quemadura que
es causada por un líquido caliente o vapor y se puede tratar la
quemadura de la misma forma.

Tratamiento de quemaduras leves o quemaduras de primer grado


Para tratar quemaduras leves o quemaduras de primer grado en casa:

 Refresca la piel usando agua fría entre 10 y 30 minutos. Lo mejor es hacerlo durante los primeros 20
minutos después de que se produzca la herida. Esto sirver para prevenir que la quemadura
empeore.
 No uses hielo, agua helada, cremas o sustancias grasas como mantequilla para aliviar el dolor. Un
baño frío o ducha ayudará a aliviar el dolor.
 Cubre la quemadura temporalmente con un film transparente, sin apretar, o con una bolsa de plástico.
 Si la herida es dolorosa, puedes un analgésico como paracetamol o ibuprofeno puede ayudar a
mitigar el dolor. De todas formas, has de comprobar siempre las instrucciones del medicamento y
tomar la dosis adecuada.
 No toques la quemadura ni rompas las ampollas. Si la quemadura es muy dolorosa, o parece
empeorar, consulta con un médico.

4. Fracturas: Cómo tratar y curar una rotura de huesos

En un accidente, como una caída o golpe, se puede romper un hueso.


Los tres principales síntomas de fractura son:

 Dolor.
 Hinchazón.
 Deformidad.

Es importante distinguir si un hueso se ha desplazado o si se trata de


una fractura.

Si te rompes un hueso, puedes experimentar lo siguiente:

 Puedes oír un chasquido o un chirrido durante la lesión.


 Puede haber hinchazón, moretones o sensibilidad alrededor de la zona lesionada.
 Puedes sentir dolor cuando pongas peso sobre la lesión, la toques, hagas presión sobre ella o la
muevas.
 La parte lesionada puede parecer deformada. En algunas lesiones en las que hay fractura, el hueso
puede atravesar la piel.

5. Atragantamiento en adultos y niños mayores de un año

Esta información se puede utilizar en atragantamiento de


adultos y niños de más de un año. Para información
relacionada con atragantamiento en bebés de menos de un
año, ver la página sobre atragantamiento en bebés de menos
de un año.

Lo primero que hacer si alguien se atraganta, es manejar la


situación rápidamente para ver cómo puedes ayudar mejor.

Atendiendo un atragantamiento

La mejor manera de ayudar depende de lo serio que sea el atragantamiento.


El tipo de acción ha de ser distinta si se trata de un atragantamiento parcial o si es un atragantamiento
total y si la persona que se ha atragantado es un adulto, un niño de algo más de un año o un bebé.

6. Botiquín de primeros auxilios

Es importante tener un buen botiquín de primeros auxilios en casa para


hacer frente a accidentes y lesiones leves.

Tu botiquín de primeros auxilios debe permanecer cerrado y guardado en


un lugar fresco y seco, fuera del alcance de los niños.

Elementos de un botiquín básico de primeros auxilios

Los principales elementos del botiquín que siempre deben formar parte
del contenido de tu botiquín de primeros auxilios en caso de emergencia
son:

 Tiritas, en una variedad de diferentes tamaños y formas para detener hemorragias.


 Apósitos de gasa estéril pequeños, medianas y grandes.
 Al menos dos apósitos estériles para ojos.
 Vendajes triangulares.
 Rollos de vendas.
 Imperdibles.
 Guantes estériles desechables.
 Pinzas.
 Tijeras.
 Toallitas húmedas de limpieza sin alcohol.

7. Primeros auxilios RCP: Reanimación cardiopulmonar

En muchas ocasiones, un accidente puede provocar un parada del sistema


respiratorio y este no es capaz de hacer llegar el aire a los pulmones
porque de lugar el intercambio de gases entre el oxígeno y el dióxido de
carbnono. Al alveolo pulmonar no le llega el oxígeno a través de la sangre
y, por lo tanto, las céulas se quedan sin oxígeno para sus procesos.

Dependiendo de la situación y la persona, si pasan entre 3 la 5 minutos,


esta falta de oxigenació acabará provocando un paro cardiaco y
consecuentemente la muerte.

El cerebro humano es capaz de no presentar lesiones en ausencia de


oxígeno un tiempo aproximado de 5-6 minutos. A partir de aquí, empieza
la degeneración neuronal que dura unos 4-5 minutos más.

8. Primeros auxilios en Bebés

Una de las mejores maneras de que los padres primerizos, abuelos y niñeras
pueden prepararse para lo inesperado es tomar clases de primeros auxilios y
resucitación cardiopulmonar infantil (CPR).

Saber qué hacer en caso de una emergencia te ayudará a mantener la calma,


pensar con rapidez y tomar medidas para que puedas ayudar a tu hijo.

Lesiones en la cabeza y de los ojos

Los golpes en la cabeza y las irritaciones oculares deben ser tratados con cuidado,
el cerebro y los ojos de los bebés en desarrollo son muy frágiles. Incluso si no
parece grave, es una buena idea consultar con el médico.

Lesiones en la cabeza

Este tipo de lesión es común en los niños pequeños, porque la cabeza de un niño
es relativamente grande en proporción al resto de su cuerpo. Un niño que se cae de una altura significativa (un
metro o más) o se encuentra en un accidente de coche, podría tener una lesión en la cabeza, en el cuello o en
la espalda.

9. Primeros auxilios en cortes

Normalmente, no hace falta ir a urgencias por un pequeño corte o un rasguño. Sin


embargo, es importante tener cuidado para evitar infecciones u otras
complicaciones.

Los consejos que te daremos aquí, pueden ayudarte a cuidar las cortes simples.
En caso de tratarse de un corte grave, dirígete cuanto antes a tu médico de
urgencia u hospital.

Detener el sangrado: Normalmente los cortes pequeños y las raspaduras dejan


de sangrar por sí mismos. Si no lo hacen, hay que presionar suavemente sobre
ellos con una tela limpia o con un vendaje. Se continúa presionando de 20 a 30
minutos y si es posible, es conveniente poner la herida en alto.

Limpiar la herida: Lava el corte con agua limpia. El jabón puede irritar la
herida, así que intenta no utilizarlo en una herida recién hecha. Si la suciedad o los residuos continúan estando
en la herida después del lavado, utiliza unas pinzas que hayan sido limpiadas con alcohol para eliminar las
partículas.
Vendar el corte: Los vendajes pueden ayudar a mantener la herida limpia y así evitar los daños causados por
las bacterías externas. Cuando la herida se haya curado lo suficiente, exponerla al aire acelerará la curación de
la herida.

10. Primeros auxilios en caso de infarto

Si sospechas que estás teniendo un derrame cerebral o que otra persona está
teniendo un Ictus cerebral, llama a una ambulancia inmediatamente.

Es importante llevar a la persona que haya sufrido un derrame cerebral al


hospital cuanto antes ya que cuanto antes se trate un derrame cerebral en el
hospital, mejor se recuperará la persona.

Signos de infarto

 Debilidad, parálisis (incapacidad para moverse) o entumecimiento de la


cara o de las extremidades, especialmente en un lado del cuerpo.
 La visión se vuelve borrosa o disminuye de repente, especialmente en
un ojo.
 Dificultad para hablar o entender el lenguaje.
 Dificultad repentina para tragar.
 Una caída inexplicable, mareos o pérdida del equilibrio. Alguien que está sufriendo un derrame
cerebral pueden parecer una persona ebria.
 Dolor de cabeza intenso y repentino sin causa conocida
 Somnolencia, confusión o pérdida del conocimiento.

11. Primeros auxilios en caso de asfixia

La asfixia se produce por la obstrucción de las vías respiratorias por algún


elemento. Los primeros auxilios que se deben aplicar comprenden la eliminación
de los elementos que impiden el paso del aire a los pulmones.

A continuación veremos en detalle cada uno de los tipos de asfixia y como actuar
en cada uno de ellos.

El ahogamiento es el resultado de la inmersión completa de la nariz y la boca en


agua (u otros líquidos). El agua entra en la tráquea y los pulmones
obstruyéndolos por completo.

Primeros auxilios en caso de ahogamiento

 Debes actuar con rapidez, primero retira las algas y el barro de la nariz y
la garganta, a continuación inicia la respiración artificial
inmediatamente. Esto es posible incluso cuando la víctima se encuentra en el agua.
 Gira la cara de la víctima hacia abajo con la cabeza a un lado y los brazos estirados por encima de la
cabeza. Si la víctima es un bebé o niño voltéalo boca abajo por un período de tiempo corto.
 Levanta la parte media del cuerpo con las manos alrededor de la barriga. Esto es para hacer que el
agua se drene de los pulmones.

12. Yeso: Mantenimiento y cuidados del yeso

El uso de un yeso o férula es un tratamiento común en el caso de una


fractura en un brazo o en una pierna.

El yeso se compone de una venda y un revestimiento duro. Los yesos


permiten que los huesos rotos se curen, manteniéndolos en su lugar.

Por lo general, el tiempo necesario que ha te tenerse el yeso o férula


en el brazo o la pierna es un periodo entre 4 y 12 semanas,
dependiendo de:

 El tipo de fractura.
 La edad.
 LA salud general.
Más consejos sobre el yeso

 No permitas que pequeños objetos se metan en el yeso, ya que podrían irritar tu piel.
 No trates de modificar la posición ni la colocación del yeso.
 No levantes nada pesado ni conduzcas hasta que te hayas quitado el yeso.
 Usa muletas o un cabestrillo siguiendo las indicaciones de tu médico.

13. Primeros auxilios en caso de desmayo

El desmayo se produce cuando momentáneamente el suministro de sangre para


el cerebro es inadecuado, haciendo que se pierda la conciencia. Esta pérdida de
conciencia suele ser breve.

El desmayo puede que no tenga ninguna importancia médica, o puede haber


sido provocado por un trastorno grave.

Si sientes que te desmayas


 Acuéstate o siéntate. Para reducir las posibilidades de desmayarte de
nuevo, no te levantes demasiado rápido.
 Coloca la cabeza entre las rodillas si te sientas.

Si alguien se desmaya

 Coloca a la persona sobre su espalda. Si la persona está respirando,


restablece el flujo sanguíneo hacia su cerebro elevando sus piernas por
encima de la posición del corazón, si es posible, aproximadamente unos 30 centímetros (12
pulgadas) por encima.

14. Primeros auxilios en caso de hipotermia

Cuando nos exponemos a temperaturas frías, sobre todo cuando hay vientos fríos
y con mucha humedad, o en un ambiente fresco y húmedo durante mucho
tiempo, los mecanismos de control del cuerpo pueden fallar en su tarea de
mantener la temperatura corporal normal.

Cuando perdemos más calor del que nuestro cuerpo puede generar, como
resultado podemos sufrir una hipotermia, definida como una temperatura
corporal interna de menos de 35º C (95º F).

Cuidar de alguien con hipotermia

En caso de encontrarte con un caso de hipotermia, haz lo siguiente:

 Solicita ayuda médica de emergencia. Mientras esperas que llegue la


ayuda, controla la respiración de la persona. Si la respiración se detiene o está peligrosamente lenta o
débil, comienza inmediatamente la resucitación cardiopulmonar (RCP).
 Aparta a la persona lejos del frío. Si entrar en un interior no es posible, protege a la persona del
viento, cúbrele la cabeza, y aísla al individuo de la tierra fría.
 Retira la ropa mojada. Sustituye la ropa mojada por una manta seca y caliente.
 No le des alcohol a la persona. Ofrécele bebidas calientes no alcohólicas, excepto si la persona está
vomitando.

15. Primeros auxilios para esguinces

Los ligamentos son fuertes, elásticos como gomas que conectan los huesos y
mantienen las articulaciones en su lugar. Un esguince es una lesión en un
ligamento causada por el desgarro de las fibras del ligamento. El ligamento puede
tener una rotura parcial o puede desgarrarse completamente.

Qué hacer en caso de esguince

En caso de estar presente cuando alguien sufra un esguince, haz lo siguiente:


 Apoya la extremidad lesionada. Tu médico te recomendaría no poner ningún peso sobre la zona
lesionada durante 48 horas. Sin embargo, no evites todas las actividades. Incluso con un esguince de
tobillo todavía podrás ejercitar otros músculos para minimizar la pérdida de tus condiciones físicas.
 Pon hielo en el área. Usa una compresa fría, un baño de lodo o de una funda de compresión llena de
agua fría para ayudar a limitar la hinchazón después de una lesión.
 Comprime la zona con una venda elástica o un vendaje. Las envolturas o los manguitos de
compresión fabricados con neopreno elástico son los mejores.
 Eleva la extremidad lesionada por encima del corazón si es posible para ayudar a prevenir o limitar
la hinchazón.

16. Primeros auxilios en terremotos

Después de un terremoto, hay que buscar las heridas y los daños. Primero, debes
tener cuidado de tu propia situación. Recuerda los planes de emergencia.

Las réplicas pueden causar más daños o hacer que caigan las cosas, por lo que
debes alcanzar un lugar que sea seguro. Llevate tu botiquín de emergencias.

Comprueba las heridas

 Revisa en tu botiquín de primeros auxilios o en las primeras páginas de


su guía telefónica para obtener instrucciones detalladas sobre las
medidas de primeros auxilios.
 Si la persona está sangrando, aplica presión directa sobre la herida.
Utiliza una gasa o un paño limpio, si los puedes conseguir.
 Si la persona no está respirando, hazle la respiración boca a boca.
 Si la persona no tiene pulso, comienza la RCP (reanimación cardiopulmonar).

17. Primeros auxilios en caso de epilepsia

Al encontrarse con alguien que tiene un ataque de epilepsia, la mayoría de la


gente no sabe como enfrentarse a esta circunstancia. Se olvidan de que tienen en
su poder una herramienta esencial, el sentido común.

Los consejos que mostramos a continuación son simples, los pasos lógicos a
seguir cuando se atiende a una persona que sufre un ataque de epilepsia.

En caso de econtrarte en una situación en la que alguien sufra un ataque de


epilepsia ten en cuenta lo siguiente:

 Mantén la calma.
 Evita las lesiones.
 Durante la convulsión, aprovecha tu sentido común para asegurarte de
que no haya nada con lo que la persona pueda hacerse daño o contra lo
que golpearse.
 Presta atención a la duración de la convulsión.
 Haz que la persona esté lo más cómoda posible.
 Mantén lejos a los curiosos.
 No mantengas sujeta a la persona. Si la persona que sufre la convulsión vuelve a la conciencia, no es
necesario sujetarla. Recuerda tener en cuenta tu propia seguridad también.

18. Primeros auxilios en caso de contusiones

Una contusión es una lesión que se produce sin causar una herida. Habitualmente
una contusión produce un moretón. Un moretón es un área de decoloración de la
piel. Se presenta cuando se rompen pequeños vasos sanguíneos y filtran sus
contenidos dentro del tejido blando debajo de la piel.

El tratamiento de una contusión en el hogar

 Aplica hielo sobre el área de la contusión de manera intermitente


durante las primeras 24-48 horas.
 Aplica hielo durante unos 15 minutos, no te olvides de ponerte algo,
como una toalla o un paño de lavabo entre el hielo y la piel.
 Descansa el área afectada.
 Si es posible eleva el área afectada.

19. Anafilaxia

La anafilaxia es una reacción alérgica grave, potencialmente mortal. Puede ocurrir


en cuestión de segundos o minutos tras la exposición a algo a lo que eres alérgico,
como el veneno de una picadura de abeja o un cacahuete.

El incremento de sustancias químicas liberadas por el sistema inmunológico


durante la anafilaxia puede causar que la persona afectada entre en shock, su
presión arterial baja de repente y su vías respiratorias se estrechen, bloqueando la
respiración normal.

Si estás con alguien que tenga una reacción alérgica con síntomas de la anafilaxia,
los primeros auxilios que debes realizar son:

 Inmediatamente llama al 112 o al número local de emergencia médica.


 Pregunta a la persona si él o ella lleva un autoinyector de epinefrina para
tratar un ataque de alergia (por ejemplo, EpiPen, Twinject).
 Si la persona dice que él o ella tiene que usar un autoinyector, pregúntale necesita ayuda para
inyectarse el medicamento. Esto normalmente se hace pulsando el autoinyector contra el muslo de la
persona.
 Haz que la persona permanezca inmóvil sobre su espalda.
 Afloja la ropa apretada y cubre a la persona con una manta. No le des nada de beber.

20. RCP básica

La reanimación cardiopulmonar o RCP básica, es una técnica de primeros


auxilios que puede ayudar a mantener a alguien con vida en caso de
accidente el tiempo suficiente para que llegue la ayuda de emergencia.

Cuándo practicar una RCP básica

En primer lugar, sólo se recomienda que realices la RCP básica si se


cumplen las tres condiciones siguientes.

 La respiración se ha detenido por completo.


 Tras tomar el pulso, no hay señales de circulación y no responde a
estímulos físicos.
 Eres la persona más capacitada para realizar la reanimación cardiiopulmonar.

Para aplicar la RCP, lo primero que debes hacer es liberar las vías respiratorias, ya que sin una vía abierta,
reanudar la respiración será imposible o muy difícil. Esto sólo es necesario para tratar una persona que sufra
un atragantamiento.

21. El torniquete

Los torniquetes son bandas apretadas utilizadas para controlar el sangrado y para
detener completamente el flujo de sangre de una herida. Los torniquetes sólo
sirven para las lesiones en los brazos y las piernas.

Cómo hacer y aplicar un torniquete durante los primeros auxilios

Ponte unos guantes de látex para minimizar el riesgo de transmitir una


enfermedad.

Determina si es necesario un torniquete.

Reúne estos materiales: un pañuelo o corbata y un palo que no se rompa. Si no hay


palos disponibles, utiliza lo más similar.
Dobla el pañuelo por la mitad, de esquina a esquina, si utilizas una corbata no realices este paso. (El objetivo
es formar un triángulo recto, como naturalmente son las corbatas, mientras que los pañuelos son cuadrados.)

Agarra las esquinas que forman el lado largo del triángulo y de doblalo de 6 a 9 centímetros hacia la tercera
esquina.

Dobla una y otra vez de esta manera hasta que hayas llegado a la tercera esquina. Ahora deberías tener un
vendaje de 7 a 10 centímetros de ancho y varias capas de espesor.

22. Cómo tomar el pulso a una persona

Es posible comprobar el pulso de una persona en varios puntos de su cuerpo.

Uno de los puntos donde se puede comprobar el pulso es en la muñeca,


justo debajo del hueso del pulgar.

Tomar el pulso en el brazo

Para tomar el pulso, mantén el brazo de la persona con la parte inferior


hacia arriba. Toca la muñeca de la persona usando los dedos índice y
corazón de una mano hasta encontrar el pulso.

Tomar el pulso en el cuello

Otra forma de tomar el pulso es presionar usando los mismos dos dedos al
lado del cuello, justo debajo de la mandíbula.

Si estás tomando el pulso de una persona, utiliza un reloj con segundero


para contar cuántos latidos notas en un minuto. Un ritmo cardíaco normal
para un adulto es de entre 60 y 100 pulsaciones por minuto.

23. Primeros auxilios en caso de deshidratación

La deshidratación se produce cuando el cuerpo pierde demasiado líquidos,


sales y minerales. Una cierta cantidad de fluidos corporales se pierden a través
de los procesos normales del cuerpo, por eso una ingesta diaria de alimentos y
líquidos recuperan estas pérdidas.

Tratamiento de la deshidratación

 Evita los refrescos, té o bebidas con cafeína, éstos tienden a


incrementar la micción y ralentizar el proceso de hidratación en el
cuerpo.
 Bebe líquidos de rehidratación, como las bebidas deportivas.
 Si te encuentras deshidratado puedes preparar, media cucharadita de
bicarbonato de sodio, 3 cucharadas de azúcar en 1 litro de agua y
tomarlo en sorbos pequeños y frecuentes.
 Una sala bien aireada también ayuda a no deshidratarte, así como ir
bebiendo con frecuencia pequeñas cantidades de líquido en lugar de grandes cantidades de una sola
vez. Ingerir demasiado líquido a la vez puede aumentar las náuseas y provocar el vómito.
 Si tú no puedes conservar ningún líquido en el estómago, trata de chupar cubos de hielo.

24. Primeros auxilios para estado de shock

Un estado de shock puede ser consecuencia de un trauma, un golpe de calor, la pérdida de sangre, una
reacción alérgica, una infección grave, un envenenamiento, quemaduras graves u otras causas.

Si no se trata, un estado de shock puede producir daños permanentes en los órganos o la muerte.

A continuación puedes ver algunos signos y síntomas de que una persona está sufriendo un estado de shock.
 La piel está fría y húmeda. Puede verse de color pálido o gris.
 El pulso es débil y rápido. La respiración puede ser lenta y superficial, o
puede ocurrir una hiperventilación (respiración rápida o profunda). La
presión sanguínea es inferior a lo normal.
 La persona puede sentir náuseas. Él o ella puede que vomite.
 Los ojos carecen de brillo y mirar fijamente. A veces las pupilas están
dilatadas.
 La persona puede estar consciente o inconsciente. Si está consciente, la
persona puede sentirse débil o muy débil y confundida. A veces, el estado
de shock hace que una persona se ponga demasiado excitada y ansiosa.

25. Prevenir infecciones por saliva, sangre y otros fluidos

Lo primero que debes hacer si has estado en contacto con saliva o sangre
de otra persona es lavar la sangre o la saliva de tu piel.

En la mayoría de las situaciones, el riesgo de infección es baja, pero si


piensas que puede haber riesgo de infección, consulta a tu médico.

Toma las siguientes medidas para prevenir una infección:

 Lava la sangre o la saliva de tu piel con jabón y agua corriente.


 Si se rompe la piel, deja sangrar la herida y enjuágala a fondo con
agua corriente. No te frotes ni chupes la herida.
 Lava la sangre o la saliva de los ojos (si es el caso) con abundante
agua fría. Si usas lentes de contacto, sácatelos primero.
 Lava la sangre y fluidos del cuerpo con abundante agua fría. Si te lavas la
boca, no tragues el agua, escúpela.