Está en la página 1de 8

1.

Ya no eres niñ@ -lo siento-, ese tiempo ya pasó, eres adolescente y puedes hacer
más y mejores cosas. Ten conciencia de ello y ten cuidado con lo que haces, pues a
tu edad es fácil perderse.

2. Esta es una nueva etapa en tu destino, es una oportunidad que la vida te dio
para que seas mejor. No hay mañana para empezar, es hoy.

3. Considera que en este momento estás exactamente igual que tus demás
compañeros de grupo, no eres mejor ni peor, al inicio de cada etapa de la educación
nadie se distingue por nada. Tienes un 10 de calificación, consérvalo siempre.

4. ¿Qué tanto quieres progresar en la vida? Disciplina es orden y orden es


progreso.

5. La vida te puso aquí por alguna razón, y aquí mismo tienes que demostrar que
eres mejor que los demás.

6. No hay materias imposibles de pasar, todas están hechas para la capacidad que hoy
tienes.

7. A la escuela viniste a estudiar y a aprender cosas positivas, no lo olvides.

8. Respeta a los demás y exige el respeto de todos.

9. En ocasiones tendrás que ayudar a los demás y otras veces recibirás ayuda. Pero
entiende y aplica bien la palabra ayuda, pues es fácil crear vicios de tanto
“ayudar” o caer en ellos de tanto recibir “ayuda”.

10. Administra bien el tiempo. Todo se puede hacer, pero tienes que asignar un
momento para cada cosa. Dale mayor importancia y tiempo a las cosas que te traerán
beneficios. El tiempo es como el dinero: debe invertirse no gastarse, y no debe
utilizarse para comprar lo que quieras sino lo que necesites.

11. Si algo debe quedar bien claro en tu cerebro es que no hay imposibles. Puedes
ser lo que quieras, grande o pequeño como quieras. Todo empieza en la imaginación,
imagina que eres el mejor y lo serás, imagina que puedes y podrás. Pero tienes que
acompañar tu pensamiento con la acción, de lo contrario no pasarás de ser un soñador.

Tienes un horizonte lleno de posibilidades, no desaproveches esta nueva


oportunidad que la vida te dio.

EL FUNDADOR DE MICROSOFT COMPARTE SU FILOSOFÍA DE VIDA A TRAVÉS DE ONCE


RECOMENDACIONES PRÁCTICAS QUE LOS ESTUDIANTES NO APRENDERÁN EN LA
ESCUELA

Nadie puede negar que Bill Gates es un tipo brillante, y que tuvo la capacidad de gestar una
cópula alternativa entre una revolución underground, aquella hilvanada por los hackers a finales
de los 70´s y principios de los 80´s, y el potencial mercado mainstream, aquella industria
multimillonaría que se consolidó hace más de una década alrededor de los sistemas
operativos, los ordenadores, y la cibercultura masiva en general.
Pero también Gates se distinguió por ser siempre el más ambicioso y estratégico miembro de
los hacker clubs ochenteros. Su cosmogonía, fría y pragmática, queda plasmada en esta serie
de consejos que el que fuera el hombre más rico del mundo durante varios años, volvió a
compartir recientemente, ya que en 2008 había promovido ya sus sugerencias, con un grupo
de estudiantes de entre 16 y 18 años. Once recomendaciones que no aprenderás en la
escuela, y que quizá refuercen una perspectiva desalentadora y sumisa frente a los verdaderos
retos planetarios más allá de ser socialmente exitoso, obtener salarios millonarios, o fundar
compañías líder en sus respectivas industrias.

Regla # 1: la vida no es justa… acostúmbrate a ello.

Regla # 2: al mundo no le importa tu autoestima. El mundo espera que triunfes en algo antes
de que puedas sentirte bien contigo mismo.

Regla # 3: No ganarás $60 mil dólares al mes justo después de graduarte. Tampoco serás un
vicepresidente con un teléfono móvil hasta que consigas ambas cosas.

Regla # 4: Si crees que tu maestro es rudo espera a que conozcas a tu futuro jefe.

Regla # 5: Trabajar en un lugar de hamburguesas no atenta contra tu dignidad. Tus abuelos


tenían otra forma de llamar a este tipo de actividades: oportunidades.

Regla # 6: Si te equivocas no culpes a tus padres, asume tu responsabilidad y aprende de los


errores.

Regla # 7: Antes de que tú nacieras tus padres no eran tan aburridos como lo son ahora. Se
volvieron así por que tienen que pagar tus cuentas, limpiar tu ropa, y escucharte hablar de lo
cool que crees ser. Así que antes de salvar el bosque de manos de los parásitos nacidos en la
generación de tus padres, trata de limpiar por ti mismo tu propio armario.

Regla # 8: En tu escuela quizá la gente ya no esta separada en ganadores y perdedores, pero


en la vida real aún se mantiene esta distinción.

Regla # 9: La vida no esta dividida en semestres. No existen las vacaciones de verano y pocos
empleadores están interesados en ayudarte a encontrarte a ti mismo. Para eso utiliza tu propio
tiempo extra laboral.

Regla # 10: La televisión no es como la vida real. En la vida real la gente de hecho no vive en
cafeterías conviviendo con sus amigos, tienen que ir a trabajar.

Regla # 11: Se amable con los nerds, probablemente termines trabajando para uno de ellos.

10 consejos para estudiantes que 'debutan' en la Universidad


 Casi uno de cada cuatro universitarios (21,2%) abandona sus estudios en el
primer año.
 Pedagogos y expertos en 'coaching' dan las claves para cambiar el instituto
por el campus.
 Gestionar la nueva 'libertad' y el cambio de compañeros, entre los miedos
más comunes.
Casi uno de cada cuatro estudiantes universitarios debutantes(21,2%) abandona su carrera
en el primer curso, según datos del Ministerio de Educación. Dejar el instituto, los compañeros
y profesores de siempre y adentrarse en un gigantesco campus supone, para muchos, un
trauma que les lleva al fracaso. Para evitar patinazos, Enrique Castillejo y Gómez,
presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Pedagogos y Psicopedagogos de
España, y Antonia de la Torre, coordinadora de la Comisión de Coaching Educativo de la
International Coach Federation España, dan algunas claves de éxito.
Cambia el chip

"Los alumnos que van a la Universidad ya no son bachilleres que, prácticamente, hacen sólo
lo que se les manda", afirma Castillejo. Así, el primer paso para ser un buen estudiante
universitario es, ni más ni menos, que creérselo. "Deben aprovechar todas las opciones que
se le abren", continúa, "como los cursos, conferencias, etc.".

Márcate unos objetivos realistas


De la Torre lo tiene claro: "La Universidad es un entorno más exigente, donde encuentran
mayor libertad, pero muchas veces no están acostumbrados a ella". De esta forma, cada
alumno debe ser consciente de hasta dónde puede llegar, marcando claramente sus objetivos
antes del inicio del curso.

La Universidad es tu trabajo
Igual que cualquier trabajador, el universitario tiene unos horarios muy definidos: clases,
cursos, horas de estudio, momentos de ocio... "Debe organizar su tiempo adecuadamente",
explica Castillejo. "Por ejemplo, antes de las clases, es aconsejable haber leído algo sobre la
materia que va a recibir, para tener una experiencia previa".

¡Confía en ti!
Además de cambiar el chip rápidamente, los expertos aconsejan potenciar un valor
fundamental a estas edades: la seguridad y la autoconfianza. "El nuevo entorno, los nuevos
compañeros y profesores, las relaciones que se forman... son miedos comunes a todos",
argumenta De la Torre.

No eres un amanuense
"Hay una máxima: o escuchas al profesor y aprendes o tomas notas", apunta Castillejo. Así,
el estudiante debe dejar de lado el "deporte nacional", como lo denomina Castillejo, de tomar
apuntes al dictado. "Lo ideal es coger unas notas que sirvan de apoyo al estudio", detalla.

Deja los prejuicios en la entrada


Muchos alumnos se muestran muy reacios a conocimientos que no sean materia pura y dura
vinculada a su carrera universitaria. Que levante la mano el estudiante de Periodismo que no
ha torcido el gesto ante una asignatura de Economía. Pero blasfemar ante una materia que-no-
es-de-lo-mío no sirve para nada. "El mundo profesional no está reducido a un ámbito: la
interdisciplinariedad es una realidad, por lo que hay que abrir la mente", señala Castillejo.

La libertad es un derecho... y un deber


Estudiante: ya no hay nadie que te diga lo que tienes que hacer, ni siquiera que te obligue a
entrar en el aula. Pero eso no significa que debas pasar horas enteras en la cafetería
jugando al mus. "Es muy importante trabajar la responsabilidad", indica De la Torre. "Los
docentes nos inciden mucho en este aspecto para trabajar la madurez del alumno", comenta.

Tus amistades marcan los límites de tu mundo


A lo largo de la ESO y el Bachillerato, el alumno está acostumbrado a tener un grupo de
amigos, con los que iría hasta el mismísimo infierno. Un círculo que, en ocasiones, es
opaco como una logia. Pero repetir esta costumbre en la facultad es poco beneficioso. "En la
Universidad, cuantos más grupos se formen, será mucho más productivo para el
alumno", cuenta Castillejo. "De esta forma, aprovecharán más su tiempo y tejerán una red de
contactos con personas muy diferentes entre sí", argumenta.

Vence tus miedos


Todos nos enfrentamos a pruebas a lo largo de nuestra vida. Y dejar el instituto de siempre
para adentrarse en un campus universitario es una más. Así, lo más recomendable para llegar
a buen puerto es"enfrentar la situación cuanto antes", como detalla De la Torre. Ser
consciente de la nueva tesitura, acometer las dificultades y tener una mentalidad positiva. En
una palabra: ser valiente

...Y un pequeño detalle: ¡estudia!


Parece obvio que un estudiante se dedica a estudiar, pero para muchos es una parte que no
les acaba de quedar clara ante las luces de neón de los nuevos amigos y la libertad extrema de
su nueva vida. "El alumno debe evaluarse a sí mismo para saber si ha conseguido los
objetivos marcados", según la opinión de Castillejo. "Esto no implica sólo ir a clase: debe
conocer los grupos de trabajo de los departamentos, visitar la biblioteca, ir a charlas...",
concluye.

Tanto el mundo académico como el laboral, se caracterizan por ser


cambiante y muy competitivo.
Cada día hay nuevos estudiantes y profesionales que se destacan por tener una vida
satisfactoria y exitosa en diversos frentes, es por eso, que hoy más que nunca, el éxito
académico es muy importante, porque se comienza a construir un futuro laboral próspero y
destacado.

La universidad, es hoy en día una de las principales herramientas para convertirse en un


estudiante destacado y así, salir al mercado laboral con cierta ventaja frente a los demás
profesionales.
El éxito académico no es fácil, pero no es exclusivo de genios o superdotados. Conoce algunos
consejos que te ayudarán a tener un mejor desempeño académico y a sobresalir entre tus
compañeros:

1. Organiza tu tiempo y actividades

Usa las herramientas que quieras: agenda, cuaderno, computador o celular. Anota todas las
actividades que debes hacer, analiza cuánto gastas en cada actividad, piensa en estrategias
para agilizar las tareas y aprovechar más tu tiempo.

Ten en cuenta las horas que tardas en desplazarte de un lugar a otro. Esta organización te
ayudará a concentrarte mejor, a motivarte y tener claras tus prioridades académicas.

2. Aprende a dar más de lo esperado

Una de las claves del éxito y de diferenciarse entre la competencia, no es solo cumplir con las
labores asignadas, sino dar un poco más cada vez. Este toque de distinción, es visto como
dedicación y esfuerzo y te puede llevar a que otras personas den buenas referencias de la
calidad de tu trabajo.

Recuerda que la excelencia académica consiste en cumplir los retos y proponer algo más. De
modo que así no seas el mejor en hacer las tareas, cumplirlas y dar un poco más de lo
esperado, puede ayudarte a quedar bien ante tus profesores y compañeros.

3. Complementa tu perfil académico

Busca actividades extracurriculares que puedan ayudarte a mejorar tu carrera. Esto, no solo
puede aumentar y complementar tu aprendizaje sino que te hará ver como una persona activa.

Recuerda que en un futuro estas actividades, además de los concursos, conferencias,


seminarios y talleres, te darán mucho más aprendizaje y, en un futuro profesional, serán
elementos atractivos en tu hoja de vida.
4. Actualízate permanentemente

El aprendizaje constante y el repasar las cosas vistas en otros semestres, te ayudará a ser un
mejor estudiante.

Hacerlo, es sin duda, una de las principales armas que debes tener en cuenta si quieres
sobresalir en el mundo académico, no sólo porque tendrás más conocimientos, sino porque
podrás utilizar con mayor eficiencia todos los elementos de tu carrera profesional.

¡No te quedes atrás. Estar actualizado es parte fundamental de cualquier profesión!

5. Estudia con pasión

Finalmente, recuerda que todo lo que hagas, desde lo mínimo hasta lo grande, debes hacerlo
con ganas.

Busca la manera de motivarte, ya sea mediante los objetivos de tu carrera, el gusto por ella o la
afinidad con tus compañeros.
Por medio de la pasión y el esfuerzo, podrás hacer mejor todas tus actividades y cuando
encuentres el gusto por las tareas, las realizarás de con mayor eficiencia y te sentirás mejor
contigo mismo.

7 consejos para estudiar el día antes del examen


Estudiar el día antes de un examen puede ser tu solución gracias a los siguientes consejos:

Estudiar el día antes del examen no es la mejor alternativa. Sin embargo, debes saber que los
tiempos de la universidad pueden conducirte inevitablemente a ese lugar. ¿Tienes
un examenmañana y no sabes por dónde comenzar? Toma nota de los consejos
que Universia comparte a través del sitio About.com y prepárate para explotar al máximo el
día previo al examen.

#1 Organiza tus materiales

Reúne todo el material disponible y separa aquello que de verdad necesitas saber.
Luego, resalta los temas y conceptos principales. Prueba con realizar pequeñas
anotaciones que te ayuden a recordar lo leído y coteja los textos de soporte con tus notas de
clase. De esta forma podrás asimilar mejor las definiciones.

#2 Aprovecha el tiempo

Recuerda que solo quedan unas horas para tu examen, de manera que no puedes darte el lujo
de perder ni un segundo. Optimiza tu tiempo, encuentra los puntos más importantes y presta
especial atención a los ejemplos de exámenes anteriores. Seguir estos tres pasos te conduce
al éxito. Para aprovechar más aún el tiempo elimina los ruidos, limita las distracciones, apaga la
tv y deja tu teléfono móvil en otra habitación.

#3 Técnicas de estudio

Es cierto que existe una metodología de estudio para cada alumno. Sin embargo, cuando el
tiempo es tan corto sólo algunas estrategias pueden salvarte. Realiza bloques de estudio de
45 minutos, intercalados con descansos de 5 minutos. De otra forma, es posible que tu cerebro
se sienta demasiado sobrecargado.

Estudiar el día antes reduce tus posibilidades de hacer un buen examen


#4 Memoriza

En el plano académico siempre es mejor comprender antes que memorizar. No obstante, la


falta de tiempo te conduce a utilizar la memoria. Para recordar 5 semanas de clases en 5 horas
debes utilizar técnicas de mnemotecnia que te permitan memorizar lo que estás estudiando,
razonando para poder combinar conceptos en tu mente.

#5 Descansa

Muchos estudiantes creen que es mejor asistir al examen sin dormir, de hecho muchos lo
hacen. Sin embargo, los expertos recomiendan descansar al menos unas horas para poder
tener la mente despejada al momento de afrontar la prueba. Recuerda que la falta de sueño
puede estropear tu memoria a largo plazo.

#6 Aliméntate bien
Elige de forma inteligente los alimentos que vas a consumir previo al examen. Un desayuno
balanceado le ofrece a tu cuerpo la energía necesaria para razonar de forma rápida. ¿Un
consejo? Aliméntate bien antes de ingresar, de manera que reduzcas al mínimo las
distracciones generadas por el hambre.

#7 Repasa tus notas

De camino al examen, en el automóvil o en el autobús, dedica unos minutos a realizar un breve


repaso mental de lo leído. El objetivo no es entrar en pánico sino refrescar tu memoria.

9 consejos para estudiar mejor


¿Quieres perfeccionar tus habilidades como estudiante?

Muchos estudiantes dedican gran cantidad de horas al estudio y, sin embargo, no consiguen
notar las mejoras. Si eres uno de ellos, prepárate para tomar nota de los consejos que el portal
ExamTime comparte. Aprende a estudiar mejor en tan solo 9 pasos.

#1 Establece objetivos de estudio

Al inicio de cada año académico es necesario que fijes metas a largo plazo. Luego, cada
trimestre, actualizarás sólo tus objetivos a corto plazo, evaluando el camino transitado hacia el
objetivo final. ¿Un consejo? Debes asegurarte que las metas fijadas en primera instancia
puedan ser realizables.

#2 Crea un calendario

Ser organizado es necesario cuando tus horarios son ajustados. Por esta razón, debes crear un
calendario de estudios efectivo, de manera que puedas optimizar tu tiempo disponible para
aprender más y mejor. Tómate tu tiempo, evita ser uno de esos estudiantes que deja todo para
los últimos días.

#3 Toma descansos

Cada 25-30 minutos, tómate un descanso de 5 minutos. Esta técnica, denominada “Técnica
Pomodoro”, propone bloques de estudio en su justa duración para mantener el nivel de
atención, que se intercalan con descansos cortos para recargar las energías. Utiliza tus 5
minutos para hacer actividades gratificantes que oficien de distracción mental.

#4 Utiliza la tecnología a tu favor

El universo web ofrece infinitas posibilidades para quienes buscan estudiar mejor. Descargar
libros gratuitos, utilizar herramientas digitales o acceder a cursos en línea, son sólo algunas de
las opciones que puedes tomar a tu favor.
Leer con atención es clave para estudiar mejor
#5 Encuentra el equilibrio

Para estudiar mejor es necesario darle a tu cuerpo y mente la oportunidad de hacer algo
realmente relajante. Verás que, al encontrar el equilibrio, tus jornadas de estudio serán más
productivas. Recuerda que ningún exceso es saludable, por lo que debes mantener un estilo de
vida promedio.

#6 Sé positivo

Si comienzas pensando que no vas a lograr tu objetivo, puede que sufras los efectos de tu
negatividad a largo plazo. Una actitud optimista es fundamental para poder comprometerse con
el aprendizaje, independientemente de los resultados alcanzados. Ten presente que estás
construyendo tu futuro y que la forma en la que aprendes condiciona tu calidad como
profesional.

#7 Haz que sea divertido

Estudiar puede que no sea lo más divertido que tienes para hacer como joven. Sin embargo,
los más inteligentes son aquellos que, conscientes del posible aburrimiento, buscan generar
estrategias propias para conectar mejor con el material. ¿Un consejo? Agrega un toque de
diversión utilizando juegos educativos.

#8 Elige un espacio

Destinar un espacio de tu casa para estudiar te ayuda a “amigarte” con la idea cuando tienes
pocas ganas. Procura que mientras estés dentro de tu espacio de estudio, no tengas contacto
visual con ningún objeto que te distraiga.

#9 Enseña lo aprendido

Solo comprendes en su totalidad un concepto si eres capaz de explicarlo a alguien más. Haz la
prueba de enseñar lo aprendido para poder identificar tus “puntos débiles” con mayor facilidad.

¿Cómo eligen los peruanos una universidad?


Un estudio de Datum Internacional reveló los factores qué toman en cuenta los peruanos para
elegir una universidad.

Datum Internacional encuestó a 1200 hombres y mujeres, con edades comprendidas entre los
18 y 70 años, pertenecientes a todos los niveles socioeconómicos, para obtener información
sobre el panorama político, económico, social y electoral de Perú.

Los resultados sobre educación superior, incluidos en el apartado La educación


Universitaria en el Perú, revelaron que para el 65 % de los encuestados, "el prestigio de las
universidades" es el factor más importante cuando se debe escoger una universidad para
estudiar. Sorprendentemente solo un 1% se volcó a la opción “buen nivel educativo”.

Otro 59% contestó que prefieren que la institución cuente con una plantilla de “buenos
docentes”, seguido por “precio accesible (40%), “buena infraestructura” (24%), “convenios
internacionales” (19%), "que esté cerca" (11%), "que cuente con doble titulación" (5%), "que
ofrezca varias carreras" o "que tenga un buen nivel educativo" (1%), “otros factores” (2%) y "no
sabe" o "no contesta" (4%).

La encuesta reveló además las preferencias ante la posibilidad de estudiar en una


universidad pública o en una universidad privada; presentándose un cambio de un año al
otro. En febrero de 2015, un 55% de encuestados contestó que preferiría estudiar en una
universidad privada, frente a un 40% que preferiría hacerlo en la pública. La misma pregunta en
febrero de 2016 invirtió estos datos: un 40% contestó que preferiría estudiar en una universidad
privada frente a un 55% preferiría hacerlo en una universidad pública. En ambos años, un 5%
prefirió la opción “No sabe/ No contesta”.

Acá los resultados más curiosos del estudio:

>> ¿Qué piensan los peruanos acerca de las cuotas impuestas por las universidades
privadas de acuerdo a la educación que se recibe?¿Se paga mucho, se paga lo justo o
se paga poco comparando con la calidad de la educación proporcionada?
 63%:“se paga mucho”

 28%: “se paga lo justo”

 1%: "se “paga poco”


 8% no sabe, no contesta

>> Sobre si los estudiantes que terminan la universidad reciben una adecuada o
inadecuada preparación académica para desempeñarse en algún centro de trabajo:
 58%: “Si, reciben”

 32%: “No reciben”

 10%: no sabe, no contesta

Y tú, ¿qué factores tendrías en cuenta para elegir una universidad? Nos gustaría conocer
tu opinión a través de un comentario.