Está en la página 1de 319

1

2
CRÉDITOS
M oderadora

Kath

T raductoras

Mir
Kath
Clau
Nayelii

3 C
orrección y Revisión Final

Mona

D iseño
Roxx
Í NDICE

CRÉDITOS 21
ÍNDICE 22
SINOPSIS 23
1 24
2 25
3 26
4 27
5 28
6 29
7 30
8 31
9 32
10 33
11 34

4 12 35
13 36
14 37
15 38
16 39
17 40
18 41
19 AUTORA
20
SINOPSIS
Surfeo.
Tengo sexo.
Pretendo sonreír.
Hace dos años mi vida era perfecta, hasta que no lo fue. Esparcí las
cenizas de mi esposa y luego dejé la Marina. No creí que me quedara algo
más para perder.
Estaba equivocado.
La rubia apareció en mi puerta golpeada y apuñalada. Hice lo que
estaba entrenado para hacer; la socorrí. No tenía ni idea de quién era y
me dije que no me importaba. Hasta que vinieron a buscarla.
Juré que tomaría mi último aliento antes de permitir que alguien
más la lastimara, excepto que no sabía que estaba ocultando un secreto
mortal. Ahora tenía dos opciones, su vida o la mía.
El matrimonio y el combate me enseñaron lo mismo; no era el héroe
de nadie. Y estaba a punto de probarlo.
Advertencia: Este libro contiene lenguaje ofensivo, violencia y
situaciones sexuales. Solo para audiencias maduras.

5
UNO
Giré el hielo en mi vaso. La luz de la luna brillaba en el cabello oscuro
de la novia y los dos años pasados desaparecieron. Ya no estaba mirando
a mi mejor amigo bailar con su nueva esposa. Estaba recordando la
sensación del cabello de mi esposa mientras se deslizaba entre mis dedos
y me ahogaba en su profunda mirada marrón mientras decía dos simples
palabras.
—¿Otro?
Parpadeé y la imagen de mi esposa muerta desapareció. Miré a la
camarera.
—Lo siento, cariño. ¿Qué me decías?
Rubia, tierna, miró hacia la novia y al novio, luego me miró y sonrió.
—Forman una pareja hermosa.
—Nadie puede negarlo. —Tomé lo último de mi whisky.
—¿Te gustaría otra bebida? —preguntó con dulzura.
La miré de arriba abajo y sonreí con una sonrisa que usualmente
me daba lo que quería.
—Eso depende.
El calor enrojeció sus mejillas, pero no bajó la mirada.
—¿De qué depende?
Me quedé mirando sus tetas y luego sus labios.
—De ti.
6
Una pequeña risita se escapó y agitó las pestañas como si pensara
que eso marcaría la diferencia.
—Eres muy atrevido.
—Soy soltero —indiqué, ya irritado con la conversación—. ¿A qué
hora sales?
—En media hora —respondió tímidamente.
Me puse de pie y puse mi vaso en su bandeja, luego me incliné hacia
su oreja.
—Tráeme otro whisky mientras te espero, cariño. —Esta mierda se
estaba volviendo demasiado fácil.
Se estremeció, pero no se movió.
—Ahora —le ordené.
—Sí, señor. —Soltó una risita y volvió a la barra.
Le miré el trasero mientras André se acercaba a mi lado.
Echando un vistazo por encima del hombro hacia ella, se rio entre
dientes.
—Cincuenta dólares a que no sabes su nombre.
No era necesario. De todos modos, les ponía apodos.
—Cien dólares a que conocerá el mío en una hora.
—No soy tan estúpido como para aceptar esa apuesta. —Inclinó la
cabeza hacia Blaze y Layna en la pista de baile—. Blaze me pidió un
equipo de seguridad mientras están de luna de miel. ¿Sabes de qué se
trata?
Escaneé el perímetro por costumbre.
—Pensé que nos habíamos ocupado de eso. —Blaze y yo habíamos
neutralizado al asesino que había estado acechando a Layna meses atrás.
—Yo también. —André miró por casualidad a través de la terraza y
luego miró a un lado y a otro de la playa.
Sabía lo que estaba pensando. Más allá de las pequeñas luces
colgadas alrededor de las mesas, estaba increíblemente oscuro. Muchos
lugares en los que alguien podría esconderse.
—¿Qué dijo Blaze?
—No lo hizo. Solo que quería a dos de mis hombres y que no desea
que Layna lo sepa.
Un recuerdo de mi esposa en nuestra luna de miel pasó por mi
mente como una broma cruel. Ninguna cantidad de seguridad podría
haberle salvado la vida al final. Pero si hubiera prestado mayor atención...
aparté la idea.
—No puedes culpar a un hombre por ser precavido.
La camarera regresó.
7
—Aquí tienes. —Su sonrisa ya no era tímida.
Tomé el vaso, mis dedos deliberadamente rozaron los suyos.
—Gracias, mariposa.
André sonrió.
—Sí, gracias, mariposa.
Ella miró entre nosotros con una expresión confundida.
—Ignóralo, cariño. Apúrate y termina. No me tomará media hora
beber esto. —Le guiñé un ojo.
André se rio cuando ella se fue.
—Los cincuenta dólares más fáciles que he ganado.
—Que te jodan. —Tomé un sorbo de la bebida, sintiendo la
quemadura.
Se puso serio.
—No ayudará, sabes.
—¿De qué diablos estás hablando?
Se encogió de hombros casualmente.
—Esta noche no pudo haber sido fácil, verlos casarse.
Los músculos de mis hombros se tensaron y tragué un sorbo de
whisky.
—Si tienes algo que decir, dilo.
—Beber, enredarte con camareras al azar, no hará que la olvides.
Leigh no quería esto para ti. Quería que siguieras adelante.
Mi mano se apretó alrededor del vaso.
Siguió hablando como si quisiera escuchar la mierda que salía de su
boca.
—Confío en ti con mi vida, hermano, pero este no eres tú. Respeta
su memoria.
—¿Qué diablos sabes sobre respeto? —Nunca se había casado.
Nunca había esparcido las cenizas de su esposa. No quería respetar su
memoria. Quería cinco malditos minutos en los que no sintiera un dolor
aplastante.
André me miró con lástima y quise golpear su rostro contra el patio
de baldosas.
Negó.
—Sé que no tienes respeto por la vida que has estado viviendo.
La camarera reapareció a mi lado y sonrió.
—Salí un poco antes. —Su mano se enroscó en mi brazo y se posó
en la curva de mi codo.
8
Bufando, con el pecho apretado, bajé la mirada y sus facciones se
difuminaron en el mar de mujeres sin nombre que había follado en los
últimos dos años. Me deshice de su brazo.
—Surgió algo.
Su rostro se torció confundido.
—Pero yo…
—Pero nada. —Que se joda, que se joda André, que se joda toda la
fiesta de bodas. Metí la mano en mi bolsillo y agarré mis llaves mientras
caminaba hacia el estacionamiento.
—Espera —llamó.
Ya a medio camino de mi automóvil, la ignoré. Subí a mi Challenger
y conduje el camino de siete horas a casa.
D OS

Impresionantemente cansado, miré por la ventana frontal de mi


tienda de surf a la rubia al otro lado de la calle.
Kendall sonrió.
—Ha estado allí desde ayer. ¿Vas a hablar con ella?
Me giré y miré el top ajustado de cuero de mi empleada. Si no
pensara que me descuartizaría mientras durmiera, me la habría follado
hace mucho tiempo.
—¿A quién te refieres? —Me hice el tonto.
—No hagas esa mierda conmigo. —Kendall puso su uña pintada de
rojo en la ventana delantera y tocó el vidrio—. Ha estado estacionada en
el mismo lugar desde ayer en la tarde y eso... no es una cartera. —Señaló
la pequeña bolsa junto a los pies de Nicole—. Es una bolsa de Dejé-a-mi-
hombre.
Mierda. Probablemente tenía razón. El novio de Nicole era un
imbécil. Trabajaba en la tienda en la que compré mi motocicleta. Era un
mecánico decente, pero lo había visto en suficientes bares como para
saber que Randy era un maldito cretino cuando bebía. Si no estaba
comenzando una pelea, estaba agrediendo verbalmente a alguien. Nunca
entendí cómo había conquistado a alguien tan dulce como Nicole.
—Tal vez solo está tomando un poco de sol. No tiene nada de malo
un día de playa.
—Primero que todo, sé que no eres tan estúpido. Y segundo, un día
de playa implicaría una toalla y un bikini, y tus pies tocando realmente
la arena, no estacionarías tu trasero en el muro de la playa. —Kendall
levantó las manos—. Pero si quieres ser un idiota y no ayudarla... —Se
9
detuvo y caminó hacia la caja registradora.
Maldición. No quería lidiar con esta mierda. Había conducido toda
la noche para llegar a casa y salvo una parada rápida en mi casa para
tomar una ducha, había venido directo al trabajo. Lo único que quería
era terminar la tabla de surf en la que estaba trabajando, montar algunas
olas y dormir bien por la noche. Necesitaba olvidarme de las mujeres,
todas las mujeres, incluida la que estaba de espaldas a mí, sentada en el
muro de la playa, muy perdida. Como si me hubiera escuchado, Nicole
se rodeó el estómago con los brazos y se estremeció.
—Mierda. Hay treinta grados centígrados allá afuera —murmuré.
Kendall levantó la vista del inventario que estaba haciendo.
—Es Florida. ¿Tu punto?
—Nada —espeté, caminando de regreso a mi oficina. Tomé mis llaves
y mi 9mm, colocándola en la parte trasera de la cintura de mi pantalón y
coloqué mi camiseta por encima. Por una vez, me alegré de llevar
vaqueros en lugar de pantalón corto.
—¿Esperando problemas? —Sonrió Kendall.
Era una pregunta estúpida. Ella conocía al novio de Nicole. Si Randy
estaba cerca, había problemas.
—Nada que no pueda manejar.
Se cruzó de brazos.
—Eso es lo que todos dicen justo antes de recibir una bala entre los
ojos.
Si alguien más pronunciase esas palabras, habría sido una
advertencia. Pero Kendall las hizo seguir de una sonrisa que estaba cien
por ciento destinada a irritarte.
La empujé al pasar.
—Cuida la tienda.
Su voz se volvió dulce.
—Caramba, Kendall, ¿puedes cuidar de mi tienda mientras salgo
corriendo a hacerme el héroe? Sé que estás aquí más que yo, pero
realmente lo aprecio. Eres tan buena amiga y empleada. —Luego dejó de
fingir y gritó—: ¡No me pagas lo suficiente!
Probablemente tenía razón.
—Cómprate el almuerzo. Tómalo de la caja registradora.
Con las gafas de sol puestas, salí a la húmeda mañana.
Crucé la calle y, a cinco pasos de distancia, supe que algo andaba
mal.
Nicole no se estaba abrazando, estaba acunando su brazo. Su
cabello despeinado, su camiseta manchada y rasgada, había manchas en
10 toda la parte posterior de su cuello.
Maldición. Si ese maldito la había golpeado, se lo iba a devolver.
Apreté los puños y reduje el ritmo. Haciendo un amplio arco, me acerqué
desde un lado de su brazo bueno y me detuve a un metro de distancia.
—Hola, Nic.
Enderezó la espalda, pero mantuvo su rostro escondido detrás de su
cabello y enormes gafas de sol. No dijo ni mierda.
Miré hacia el océano.
—Buen día para estar en la playa.
Ninguna respuesta.
—¿No trabajas hoy? —No podía recordar a qué se dedicaba, pero
Randy, el idiota, se quejaba de que ella trabajaba todo el tiempo. Cuando
no respondió, salté al muro junto a ella y se estremeció—. Oye, oye,
cariño. No pasa nada, solo me estoy sentando. ¿De acuerdo? —Traté de
mirarla a su rostro, pero agachó la cabeza y se encogió de hombros. Eché
un vistazo a su brazo. No había sangre ni huesos sobresaliendo, pero por
la forma en que lo sostenía, algo estaba mal. Parecía muy asustada, así
que no la presioné—. Es un buen día para tomar el sol. —Escaneé la
playa buscando cualquier señal de Randy.
Ella no respondió y yo no lo vi a él, así que comencé a catalogar. Las
olas eran una mierda y no importaba qué diablos le pasaba, no quería
negociar. Apostaría mi cuenta bancaria a que tenía que ver con Randy.
Veterano o no, era un imbécil.
Estaba empezando a perder la paciencia en el juego de la espera
cuando ella se movió ligeramente y sentí que sus ojos se movían hacia
mí.
—Creo que está muerto —apenas susurró.
Empujé mis gafas de sol y me di media vuelta. Hijo de puta.
—Quítate las gafas de sol —exigí.
Cautelosamente las bajó por su rostro.
La ira aumentó.
—¿Qué diablos te hizo? —Todo el lado izquierdo de su rostro era un
desastre hinchado, el labio roto, la mejilla magullada y amoratada.
Rápidamente bajó la cabeza, pero la sujeté por la barbilla—. Oh, no, no
lo hagas. —Sujeté su rostro en el lugar, examinando el daño—. ¿Qué
mierda usó? ¿Una jodida tabla? —Ningún puño causaría esto. Iba a
matarlo si es que ya no estaba muerto.
—Me caí —dijo nerviosa.
—Mentira.
Liberó su mentón.
—Es verdad. Me caí contra el marco de la puerta.
11 —¿Te caíste o te empujaron? ¿Y a qué te refieres con muerto?
Desvió la mirada.
—No sabía a dónde más ir.
Me froté el rostro con la mano.
—¿La policía te está buscando?
—No… no lo creo.
Me aparté del muro y luego extendí las manos hacia ella.
—Vamos. Primero lo primero, vamos a limpiarte.
Se echó hacia atrás, agarrándose fuertemente el brazo. La expresión
de miedo en sus ojos se dirigió directamente a mis entrañas.
—No te lastimaré, cariño, lo prometo. —Puse mis manos sobre su
pequeña cintura—. Vamos, déjame ayudarte.
No luchó conmigo, pero cuando sus pies tocaron el suelo, su pierna
se rindió y cayó en mi pecho. Soltó un pequeño grito de dolor y mis brazos
la rodearon en un nanosegundo. El olor a jazmín me atacó.
—Shh, shh, te tengo. —Jesús, olía increíble. Como a luz del sol,
inocencia y dulce jazmín que se mezclaron en mi cabeza y amenazaron
con afianzarse.
—Lo siento. —Suspiró, su voz cargada de dolor.
Algo se movió en mi pecho, pero lo apagué y mi antiguo
entrenamiento militar se activó. Ingresé en modo médico.
—¿Puedes caminar?
—Mm… hm. —Su rostro se tensó, con cuidado bajó su pie y su mano
aterrizó en mi estómago en busca de apoyo.
En el momento en que me tocó, olvidé todo mi entrenamiento.
Observé su pequeño cuerpo golpeado y la ira se apoderó de mis venas
ante la idea de que alguien le hiciera esto.
—¿Estás mintiendo?
Jadeó respirando brevemente y luego negó.
—¿Nic? —mascullé, a dos segundos de levantarla.
Su mano se deslizó hacia mi costado y dedos temblorosos se
clavaron en mi cintura.
—¿Sí?
Juré en ese mismo momento que el maldito Randy Carter iba a pagar
por esto. Forzando mi voz a una calma que no sentía, gentilmente envolví
mi mano en su brazo bueno.
—Respira profundamente, cariño. Si no crees que nada esté roto,
busca tu equilibrio.
—Nada está roto. —Con determinación en su voz, inhaló y probó su
12
peso sobre su pierna—. Puedo caminar.
—Buena chica. —Sin pensar, le acaricié el cabello.
Sorprendida, levantó la vista y grandes ojos azules llenos de
desconfianza se encontraron con mi mirada.
Todo se detuvo. El caos de mierda en mi cabeza, la pena, el enojo,
todo se apagó como un interruptor, un puto interruptor de jazmín.
Obligándome a retroceder, agarré su bolso.
—Vamos.
Dio un paso vacilante.
—¿Nic? —Era todo lo que podía hacer para no levantarla.
—Estoy bien.
Jesús.
—No, no lo estás. Pero voy a ver qué puedo hacer al respecto. —La
rodeé con un brazo para servirle de apoyo e instantáneamente se inclinó
hacia mí.
La acompañé al otro lado de la calle hasta la tienda de surf que
poseía y la llevé a mi oficina en la parte de atrás. Por una vez, Kendall
mantuvo la cabeza gacha y la boca cerrada.
Cuando puse a Nic en una silla, hizo una mueca y la pierna que
había estado cojeando se quedó rígida frente a ella.
—Gracias.
Suficiente con esta mierda.
—¿Dónde más estás lastimada? —exigí.
—Mi muñeca.
La miré fijamente. Con el cabello rubio despeinado por el viento, su
ropa hecha un desastre y su rostro fuertemente golpeado, todavía era
hermosa. Cedí.
—Está bien. Haré esto a tu manera. —Me puse en cuclillas junto a
ella y mi entrenamiento se hizo cargo. Inspeccioné la hinchazón en su
mejilla y suavemente presioné el hueso circundante. No se inmutó, pero
eso no significaba que no estuviera fracturado. Tiré de su muñeca hacia
mí y volteé su mano en la mía, respiró pesadamente—. Cuéntame lo que
pasó.
De nuevo volvió a encogerse con un hombro.
Palpé el resto de su brazo.
—¿Dónde está Randy?
—En el departamento. Creo.
Nada más parecía herido.
—¿Estaba respirando cuando te fuiste? —Coloqué suavemente su
13
muñeca en su regazo. Estaba roto.
Exhaló lentamente.
—No lo sé.
Me puse de pie y me crucé de brazos, apoyándome en mi escritorio.
—¿Pero crees que está muerto?
—Realmente no se veía como si estuviera respirando. —Su voz era
suave y entrecortada, pero las palabras eran emocionalmente distantes.
—¿Lo mataste?
Sus ojos se encontraron con los míos, pero su expresión no delataba
nada.
—No.
—¿Cuál es tu final de juego? —Si iba a hacer algo más allá de dejarla
en la sala de emergencias, necesitaba saber en qué me estaba metiendo.
—¿Qué quieres decir?
Perdí la paciencia
—Vamos, cariño. No tengo tiempo para esta mierda. Te presentas en
mi puerta casi muerta a golpes, diciendo que no sabías a dónde más ir.
Eso me dice dos cosas. Una, estás hundida en una mierda profunda y
dos, crees que puedo ayudar. Entonces, vuelvo a preguntar, ¿cuál es tu
plan? Y no me digas que es volver cuando se calme. Muerto o vivo, has
terminado con ese inútil. No soy un refugio para mujeres maltratadas al
que puedes ingresar y salir.
—Randy me dijo que eras médico en los Marines —dijo con esa voz
tranquila que empezaba a hacerme preguntarme si alguna vez se
enfadaría.
Suspiré.
—SARC, Marines.
—¿Qué?
—No soy doctor. Técnico de Trauma. Responde a mi pregunta.
—No quiero volver allí. —Nada cambió en su expresión.
Me aparté del escritorio, con la esperanza de que dijera la verdad.
—Bueno. Vámonos.
Su hombro se puso rígido.
—¿A dónde?
—A la Sala de Emergencias. Rayos X. Tu muñeca está rota y quiero
que te miren la mejilla. Sin mencionar la cojera en tu pierna de la que no
me hablarás.
—No duele tanto como mi muñeca.
—Agradece a Dios por los pequeños favores. Arriba. —Extendí mi
14 mano, como el caballero que soy.
Ella se quedó mirando mi mano un momento.
Luego me alcanzó y toda su historia se fue a la mierda.
TRES
Tomé su mano, miré fijamente sus nudillos reventados y luego hacia
ella.
—Las heridas defensivas cambian las reglas de juego.
Trató de retirar su mano, pero me mantuve firme.
—Suéltame. —Sin cambios en su tono, había una sorpresiva
cantidad de fuerza detrás de sus palabras.
Solté su mano, pero crucé los brazos amenazadoramente.
—¿Qué tal si probamos de nuevo? Desde el principio. —La defensa
personal era una cosa. El asesinato premeditado era algo completamente
distinto. Ira, desilusión, orgullo de que lo golpeara, no sabía qué diablos
estaba sintiendo, pero no importaba. No ayudaría a un asesino a sangre
fría, no importaba lo atractiva que fuera.
Su rostro, partes hinchadas y todo, se tensó con ira.
—No lo maté.
Así que era capaz de enfadarse.
—Bien, porque los policías en mi tienda son malos para los negocios.
—Olvídalo, no necesito tu ayuda. —Se empujó con su brazo bueno
y se levantó de la silla con esfuerzo.
—Guárdate el drama. No me afecta.
Dio un paso y su rostro se retorció de dolor.
—Todos los Marines son iguales.
15
Mis labios se curvaron en una sonrisa maliciosa.
—¿Crees que soy como él? —Me incliné y bajé la voz—. No me
importan una mierda las mujeres como para golpearlas después de
follarlas.
Ni siquiera se inmutó.
Lo expuse.
—Vamos a aclarar algo. Esta vez, te daré el beneficio de la duda
porque no me conoces. Así que escucha. No golpeo a las mujeres. No bebo
hasta que me orino. No abro mi boca cuando no puedo respaldar lo que
digo y estoy malditamente seguro de que nunca dejaría a una mujer como
te ves tú ahora. Puedo ser un imbécil, pero no soy como el maldito Randy
Carter.
Algo brilló en su rostro y luego su expresión se apagó.
—Lo siento.
El rostro de mi esposa muerta apareció en mi cabeza, diciéndome
jodidamente lo mismo. Me molestó entonces y Nic me estaba molestando
ahora.
—Te disculpas una vez más y puedes irte de mi tienda —amenacé.
Asintió una vez.
—No te escuché.
—Bien.
Tomé tres respiraciones para calmarme y enterrar la mierda en mi
cabeza donde pertenecía.
—¿Qué le pasó a tu mano?
—No me dejaba ir. —Su pierna se tambaleó y agarró el borde de mi
escritorio con su mano ilesa buscando apoyo—. Lo golpeé.
El hijo de puta se lo merecía.
—¿Necesitas sentarte?
Su mandíbula se apretó.
—No.
—¿Estás mintiendo? —Veía el dolor en todo su rostro.
—No.
Joder, era decidida. Saqué la pistola de mi cintura, la guardé en mi
escritorio y tomé las llaves de mi auto.
—Vamos. —Me dirigí hacia la puerta.
—¿Talon?
Hasta ese mismo segundo, no me di cuenta de que nunca había
escuchado mi nombre cruzar sus labios. Excepto que no me llamó,
suplicó. Sin aliento, herida, pronunció mi nombre con una desgarradora
16 desesperación que era imposible ignorar.
—Maldita sirena —murmuré, deseando como el infierno que no
acabara de ganarse el apodo. Giré—. ¿Qué?
Sus grandes ojos azules me miraron con alarma.
—No puedo ir al hospital.
—¿Por qué? —Dios, ella era bonita.
—No tengo seguro.
—Bien. Conozco una clínica sin cita previa.
—No tengo dinero. ¿Puedes vendarme la muñeca?
Debería haberme quedado en los Marines. Al menos me habrían
pagado por jugar al doctor.
—No puedo estabilizar esa muñeca si está rota —mentí—. Yo
asumiré el costo de la clínica. —Su brazo sanaría, eso no me preocupaba.
Quería que revisaran su rostro y lo que fuera que estaba escondiendo
debajo de sus vaqueros.
Relajó los hombros, pero protestó de todos modos.
—No tengo forma de devolverte el dinero.
Por alguna razón, me sentía caritativo.
—Cuéntame todo lo que sucedió y estaremos en paz.
La resignación se filtró en su expresión y supe que estaba perdiendo
terreno. Jugué fuerte.
—Tú eliges. Allí está la puerta. —Incliné la cabeza.
Bajó la mirada.
—Lo odias.
—Tienes razón. Pero eso no cambia una mierda entre tú y yo. Si
quieres mi ayuda, comienza a hablar.
—Vas a juzgarme por estar con él. Todo el mundo lo hace.
—No voy juzgar nada. Estoy mirando a una mujer golpeada por un
hombre y estoy planeando. Gran diferencia.
Dirigió su mirada a la mía y el miedo brilló en sus rasgos antes de
que lo escondiera rápidamente.
—Estás desperdiciando tu esfuerzo.
Jodidamente increíble, ¿iba a defender a ese imbécil?
—¿Cómo es eso?
Esto debería ser bueno.
—Simplemente lo haces.
Tal vez, tal vez no.
—Me atraen las causas perdidas.
17
Su espalda se puso rígida.
—No soy una causa.
La estudié por un momento, tratando de descubrir qué demonios
estaba pasando. Algo no estaba bien. Ella vino a mí buscando ayuda y
luego defiende al imbécil y dice que no la necesita. ¿Por qué demonios
estaba ella aquí?
—Comienza a hablar —repetí.
Me estudió por un momento como si estuviera decidiendo cuánto
decir.
—Fue un accidente. No fue su culpa. Después de su última misión,
las cosas... cambiaron.
—¿Qué significa eso?
—Ya no era el mismo.
—Nadie lo es. —La vida, la guerra, cambiaban a las personas.
—Me doy cuenta.
No pude descifrar ni una sola emoción en su respuesta.
—¿Entonces qué pasó?
—Traté de dejarlo —afirmó sin rodeos.
—¿Trataste? —pregunté, pero sabía que no me iba a gustar la
respuesta.
—Él tenía un cuchillo. Dijo que iba a suicidarse. Traté de irme, pero
él me atrapó. —Flexionó ausentemente la mano con los nudillos
ensangrentados—. Me liberé, pero cuando corrí, tropecé con la alfombra
y golpeé el marco de la puerta. Debí haberme desmayado. Cuando me
desperté, él... —Inhaló y las riendas firmes de sus emociones comenzaron
a resquebrajarse. Negó y soltó su siguiente oración—. Ya se había cortado
a sí mismo. —Su mano se detuvo, pero su voz vaciló—. Me fui y vine aquí
pero no estabas trabajando.
Mis entrañas se estremecieron al pensar en ella golpeada y sola toda
la noche.
—¿Dónde dormiste anoche?
—En la playa —admitió en voz baja.
Luché para no reaccionar, pero mis palabras aún salieron
recortadas.
—Eso no fue seguro.
Me dio un ligero encogimiento de hombros otra vez.
—Era más seguro que ir a casa.
Mi odio hacia Randy alcanzó un nuevo nivel.
—¿Qué le ocurrió a tu pierna?
18 —Él estaba detrás de mí cuando corrí. —Cambió su peso a su pierna
buena—. El cuchillo estaba en su mano. No fue intencional.
¿Qué?
—¿Tienes un corte?
Con la cabeza gacha, la mano apoyada en el escritorio, asintió.
—Muéstrame —exigí.
Encogió un pie.
—La pierna del pantalón no se enrollará hasta tan arriba.
Mis fosas nasales se ensancharon y mis manos se cerraron.
—Quítate el pantalón.
Echó un vistazo a la puerta cerrada y luego se mordió el labio
inferior.
Forcé a mis músculos a relajarse y solté los hombros, fingiendo
apariencia de calma.
—Ya lo he visto todo.
—Lo sé —dijo vacilante.
Mis ojos se achicaron.
—¿Qué demonios significa eso?
Su llamativa mirada azul se encontró con la mía.
—Tienes una reputación.
Ella estaba apuñalada y preocupada por mi maldita reputación.
—Entonces sabes que, si estuviera tratando de meterme en tus
pantalones, no te lo estaría pidiendo.
Estuve medio sorprendido cuando con cautela se bajó los
pantalones hasta las rodillas.
Suaves y hermosos muslos bronceados, solo tuve un segundo para
mirar antes de que el lado clínico tomara el control y retirara lo que
parecían toallas de papel de un baño público y un montón de tiritas
sangrantes.
El corte corría por la parte exterior de su muslo derecho desde unos
cinco centímetros por encima de su rodilla hasta justo debajo de su
cadera, donde había una incisión más profunda provocada por un arma
blanca.
Intencional o no, el maldito bastardo la había apuñalado.
Presioné la parte exterior de la herida por punción, buscando
infección.
—¿Limpiaste esto? —espeté, demasiado enojado para contener mi
voz.
19 Ella saltó.
—Más o menos.
Hijo de puta.
—Necesitas puntos.
—No tengo seguro. —Alcanzó a levantar sus pantalones, y la parte
más profunda de la herida rezumó.
—Espera. —Maldita sea. Sopesé mis opciones—. Bien, tienes dos
opciones. Puedo ocuparme de tu pierna aquí y dejamos que la clínica se
encargue de tu rostro y tu brazo o puedes hacer que la clínica se encargue
de todo.
No dudó.
—La pierna aquí.
Asentí.
—Ya vuelvo. —Salí a mi automóvil y agarré mi botiquín médico.
Casi había regresado a la oficina cuando Kendall me detuvo.
—¿Está bien? —De vez en cuando, Kendall tenía corazón. El otro
noventa y nueve coma nueve por ciento del tiempo era un dolor en el culo.
—Va a estarlo. ¿Qué sabes de Randy Carter? —Odiaba incluso decir
el nombre del hijo de puta.
Kendall se encogió de hombros.
—Trabaja en el taller, es un mecánico de mierda, bebe a morir y
apuesta en juegos de billar que pierde. ¿Por qué?
Kendall conocía a la mayoría de los chicos del taller. Los motoristas
eran lo suyo.
—¿Puedes averiguar si ha estado en el trabajo?
Una extraña y lenta sonrisa se extendió por su rostro y agarró su
bolso de detrás del mostrador.
—Puedo y lo haré. ¿Vas a darle una lección?
—Pregunta discretamente —le advertí, obviando deliberadamente
contestarle.
—¿Qué crees que es esto? ¿La Hora del Aficionado?
No tenía ni puta idea. No conocía casi nada sobre Kendall, excepto
que todos los que la conocían eran herméticos como si ella estuviera en
el programa de protección de testigos. Ni siquiera sabía dónde vivía
porque le pagaba en efectivo.
—No le digas una mierda a Candle tampoco. —Candle era el dueño
del taller donde trabajaba Randy y ya tenía el apodo cuando lo conocí. Se
rumoraba que había matado a un hombre con una vela. No quería saber
cómo.
—Oh, por favor. —Puso los ojos en blanco.
20
—Lo digo en serio. —Kendall era cercana a Candle. No necesitaba
que soltara la lengua—. No estoy listo para sacar al gato encerrado, dado
que Nic está aquí.
Kendal alzó las cejas.
—¿Solo Nic? ¿No le has puesto nombre de mascota todavía? ¿Qué,
no es lo suficientemente bonita para ti?
Cerré mi expresión.
—Lo sabía. —Se regodeó, haciendo un gesto con su mano para que
me acercara—. Confiesa.
—Sirena. —No supe por qué se lo dije.
Kendall se rio. Realmente se rio.
—Qué revelador.
Sin hacerme gracia, silenciosamente maldije a Candle. Él me había
presentado a Kendall después de arreglar mi motocicleta gratis y no tan
gentilmente me dijo que la contratara.
—Nunca te he visto reír —acusé.
—Nunca te he visto enamorado de una mujer —contestó con aire de
suficiencia.
Ignorando el giro en mis entrañas, pegué en mi rostro una sonrisa
falsa.
—Hay un montón de cosas que me gusta hacer con las mujeres, pero
enamorarme no es una de ellas.
—Cien dólares a que te comes esas palabras y su coño.
—¿Celosa? —dije burlonamente, desviando el tema.
Kendall se inclinó hacia delante y me miró de frente. Bajó su dedo
por mi estómago.
—Tendría que querer follarte para estar celosa. ¿Pero esas? —señaló
mis bolas—. No son lo suficientemente grandes para mí, héroe. —Se
escabulló de mi tienda.
—Maldito infierno —murmuré, girándome para volver a mi oficina.
Nic estaba parada en la entrada.
—¿Esa es tu novia?

21
CUATRO
Maldición.
—Yo no tengo novia. —Odié a Kendall y su gran bocaza—. ¿Cuánto
escuchaste?
Nic se quedó mirando a Kendall y luego dirigió su mirada a la mía y,
a pesar de sus mejores esfuerzos por ocultar lo que le estaba pasando,
toda la mierda de las últimas veinticuatro horas se mostró en su rostro.
Dolor, cansancio, ansiedad, lucía increíblemente vulnerable.
—¿Por qué me pusiste el apodo de Sirena?
Me sentí como un imbécil.
—Solo porque, como sabes, no soy un maldito héroe. —Miré el
pantalón que se había vuelto a subir cubriendo la herida abierta y
maldije—. Vamos a limpiarte. —No esperé a que me siguiera.
Entré en la pequeña cocina, tomé una de las toallas que tenía aquí
para la playa y la extendí en el suelo.
—Quítate el pantalón y colócate sobre la toalla —ordené—. ¿Qué tal
es tu tolerancia al dolor?
—¿Qué? —chilló.
Le lancé una mirada feroz.
—Voy a darte unas puntadas. No tengo Novocaína, pero tengo crema
tópica y seré rápido. —Era lo máximo que podía hacer.
Pareciendo nerviosa, estuvo de acuerdo.
22 —Está bien.
Saqué los utensilios mientras ella se quitaba el pantalón. Una vez
que tuve todo lo que necesitaba, me permití darle una mirada exhaustiva.
Jesús.
Se veía tan malditamente frágil, tratando de mantener su expresión
de valiente. La camiseta desgarrada con manchas de sangre resaltaba el
satén rosado de su ropa interior, y todo lo que quise hacer fue tomarla
en mis brazos.
Sabiendo que no debía, acuné su mejilla.
—Seré rápido, pero voy a coser esa herida antes de que se infecte.
¿Estás conmigo?
Cerró los ojos, pero no dijo nada.
—Vamos, Sirena —presioné—. Abre esos ojos azul bebé y háblame.
Levantó la vista hacia mí, con una confianza que no merecía.
—Está bien —dijo con un jadeo.
La idea de hacerle daño apestaba. Súmale la confianza fuera de
lugar en su expresión y tuve que darle una salida.
—En la clínica pueden anestesiarte. Podríamos hacer que se
encarguen de esto.
—No —aseguró con fuerza. Arqueé una ceja y suavizó su tono—.
¿Puedes hacerlo por favor? —Acercó su brazo herido a su cuerpo.
Parado allí, sosteniendo su rostro, me sentí bien, demasiado bien.
La solté, agarré una botella de agua y comencé a hablarle sobre lo que
iba a hacer.
—Voy a limpiar la herida. —Vertí el agua sobre su pierna y luego
tomé el peróxido de hidrógeno—. Esto puede picar un poco. —Seguí con
el desinfectante y su rostro se retorció de dolor—. Desaparece en unos
segundos —le aseguré, acariciando la piel circundante y seca—. Pero el
tópico solo ayudará un poco —le indiqué, poniéndome los guantes—.
¿Estás segura de esto?
Se armó de valor.
—Sí.
La embadurné con una fuerte dosis de tópico. Ella se estremeció,
pero no se quejó.
—Debo darle unos minutos. —No queriendo mirarla y ver el dolor en
sus ojos, preparé los puntos de sutura. Revolví en mi equipo, saqué una
silla y puse otra toalla sobre ella. Cuando ya no tenía motivos para
retrasarlo, asentí hacia la silla—. Siéntate.
Se dejó caer.
Me arrodillé y sostuve su mirada.
—¿Estás lista?
23 Su garganta se movió al tragar.
—Sí.
Levanté su pie y lo coloqué debajo de mi brazo. Manteniéndolo
apretado en caso de que saltara, hice la primera puntada.
Ella retrocedió y jadeó de dolor.
Mierda.
—Lo siento. —Apreté mi agarre y rápidamente seguí con la segunda
puntada, deseando inmediatamente no tener que hacerle esto.
Tomando un gran aliento, palideció de gran manera.
—Está bien.
—¿Te vas a desmayar? —La sostuve para la tercera sutura, odiando
cada segundo.
—No —dijo de forma entrecortada.
—Bien, porque odiaría tener que atraparte —bromeé, forzando
media sonrisa—. Nunca una mujer se ha desmayado sobre mí. —Tiré
rápidamente la aguja dos veces más pero no le dije que nunca había
cosido a una mujer. Había visto más mierda de lo que podría haber
imaginado, extremidades reventadas, heridas abiertas, hombres
maduros rogándome que no los dejara morir. Incluso traté a unas pocas
Marines femeninas heridas.
Pero nunca las había cosido.
—Usualmente son los Marines más grandes los que se desmayan.
Ven una aguja y se les apagan las luces. —Terminé y agarré un apósito
limpio—. Presiona esto contra los puntos de sutura durante unos
minutos.
—¿Por qué? —Su voz era débil y temerosa.
—Detiene el sangrado y mantiene los puntos limpios. —Me quité los
guantes—. ¿Tienes pantalones limpios?
EL cabello le cubrió el rostro, con su mano temblando presionó su
pierna mientras sostenía su otra muñeca contra su pecho.
—En mi bolso.
Mirándola por el rabillo del ojo, abrí su bolso y un puñado de fotos
sueltas se dispersó. No queriendo doblarlas, las recogí, pero dos de ellas
se cayeron. Una era una fotografía en blanco y negro de Nic cuando era
bebé con una sonrisa casi desdentada. La otra tenía a una pareja mayor
con Nic parada entre ellos.
Su rostro más lleno, su cabello todo iluminado y brillante con el sol,
su sonrisa más grande que la vida. Ella era impresionante.
Eché un vistazo a la mujer que tenía delante y mi pecho se tensó.
—¿Esta es tu familia? —Encontré un pantalón de esos que las
mujeres usan para entrenar.
24
Su rostro se contrajo, exhaló por la nariz.
—Ajá.
Odiaba verla sufrir.
—Puedo darte algo para atenuarlo.
Negó.
—¿Ya puedo dejar de presionar?
—Sí. Déjame cubrírtelo. —Tiré los pantalones sobre mi hombro.
Cubriendo un vendaje nuevo con crema antibiótica, lo coloqué sobre los
puntos y le envolví el muslo dos veces con una gasa—. Listo. —Le tendí
una de las perneras de los pantalones limpios para que ella pudiera
ponérselo.
—Puedo hacerlo.
—¿Con una sola mano?
—Lo hice ayer. —Con terca determinación, tiró de su camisa hacia
abajo para tapar su ropa interior, pero por lo demás no se movió.
Suspiré.
—De vez en cuando, los apropiados modales sureños que mi madre
me enseñó se me escapan y soy el caballero que me enseñó a ser. —
Mantuve el contacto visual—. Éste es uno de esos momentos.
A pesar de que la mitad de su rostro parecía una mierda y el hecho
de que acababa de hacerle cinco grandes puntos de sutura, se metió en
sus pantalones conscientemente.
Los subí más allá de sus rodillas.
—¿De dónde eres, Sirena?
Apartó mis manos y se hizo cargo.
—Ocala.
—¿Tu familia todavía está allí? —Me dije que ella necesitaba un
lugar a donde ir, pero la idea de que se fuera me hizo querer golpear algo.
No respondió.
—A solo un par de horas en auto desde aquí —comenté
casualmente, pero todavía no respondió—. Una vez que te reparemos,
puedes ir a casa.
Antes de que terminara mi oración, su comportamiento cambió por
completo. Tensó el cuerpo, apretó los labios y puso una mirada decidida
en su rostro.
Con movimientos cortos y espasmódicos, agarró su bolso y cerró la
cremallera.
—Puedo ir a la clínica por mi cuenta. Gracias por los puntos. —Se
giró hacia la puerta, apenas capaz de poner peso sobre su pierna.
—¿Tienes auto? —Si lo tenía, dudaba que hubiera estado en la
25
puerta de mi casa.
—Me las arreglaré. —Cojeó hacia la tienda, así que la seguí.
En vez de verlo como la bendición que era, me molestaba que se
fuera.
—La clínica está a kilómetros de aquí.
—Tomaré un taxi.
Apoyé una cadera contra el mostrador y crucé los brazos.
—Esta no es la ciudad de Nueva York, cariño. Los taxis no esperan
afuera.
—Lo resolveré.
—¿Tienes dinero? —Sin cartera, no había una billetera en su bolso.
Ni siquiera había visto un teléfono cuando busqué en su mierda.
—Gracias por tu ayuda. —Había llegado casi a la puerta de la tienda
cuando Kendall entró.
—Hola, Nicole.
Le di crédito a Kendall, ni siquiera miró dos veces cuando vio el
rostro de Nic.
—Hola —respondió Nic cansada.
—¿A dónde vas? —Kendall bloqueó la puerta.
Nic hundió los hombros.
—¿Puedes dejarme pasar?
—¿Vas a tu casa?
Mentiría si dijera que no me había divertido pensando en ver a
Kendall molestando a alguien, pero ¿a Nic? De ninguna manera.
—Kendall —le advertí.
Ella me miró.
—Si no puedes manejar esto, yo lo haré.
Me encogí de hombros como si no me importara una mierda, pero
en verdad, nunca iba a dejar que Nic pasara por la puerta principal.
—Nic es una niña grande, puede tomar sus propias decisiones.
Kendall giró el cartel a cerrado, cerró la puerta de la tienda y se
concentró en Nic.
—Él tiene una habitación de invitados.
Mierda.
—Kendall. Mi oficina, ahora.
Con casi tanto instinto maternal como una viuda negra, Kendall le
señaló a Nic el taburete detrás del mostrador.
26 —Siéntate —ordenó antes escabullirse hacia mi oficina. Apenas
cerré la puerta soltó—: ¿Puedes salvar a la esposa de tu amigo de un
asesino, pero no puedes salvar a esa chica de una mierda como Randy?
¿Qué te pasa, héroe? ¿Perdiendo tu toque?
¿En serio? ¿Iba a compararlo? Cuando Blaze conoció a Layna, había
estado asustada por el asesino de sus padres. Ese hijo de puta la había
estado acechando durante tres años. Tener un miembro del cártel tras
de ti era un poco diferente al abuso doméstico. No descartaba la difícil
situación de Nic, pero si Blaze y yo no hubiéramos intervenido y
hubiéramos terminado con ese idiota, Layna estaría muerta. Sabía que
Blaze le había pedido a André refuerzos de seguridad para su luna de
miel, lo cual no era una buena señal, pero aparté la idea y miré a Kendall.
—Vete a la mierda.
—No, vete tú a la mierda. Randy se reportó enfermo ayer y hoy.
Candle le dijo que sería mejor que se presentara mañana o perdería su
trabajo. Si crees que no irá tras ella, estás equivocado. —Giró hacia la
puerta.
De repente, esto no era sobre Nic.
—¿Quién era él? —Su mano se congeló en el mango—. Solo una cosa
hace que una mujer sea tan dura como tú. —Y estaba malditamente
seguro que no eran bolas de acero.
Kendall me miró y habló en un susurro mortal.
—¿Crees que me conoces?
—Para nada. —Y así era como lo mantenía. Era secreta como el
infierno sobre cualquier cosa personal.
—Bueno.
—Y dejaría que continuara de esa manera, si no te hubieras metido
en mi mierda.
—¿Me metí en tu mierda? —prácticamente escupió.
—¿Una mujer viene a mí, me pide mi ayuda, luego quiere irse y tú
le cierras la puerta con llave? ¿Le ofreces mi casa? —Me paré frente a su
rostro—. Será mejor que creas que vas a explicarte. —Mi vida era asunto
mío, no tenía que interferir.
—Oh, vamos. ¿De verdad crees que iba a ir? —Kendall se desvió.
—¿A dónde va a ir?
—Será mejor que desees que sea a ninguna parte porque si no está
sentada en ese taburete cuando salga de aquí, te considero
personalmente responsable.
Su mirada se volvió una muesca.
—Vino por su bien, ¿verdad? Talon el marine. Talon el salvador.
Talon el héroe. —Escupió las palabras con amargura—. ¿Crees que estoy
ciega? ¿Crees que no veo lo que intentas hacer?
27
—Mira a tu alrededor, cariño. —Extendí los brazos—. Tengo una
maldita tienda de surf. Nada más, nada menos.
Ella sonrió.
—¿Es eso lo que te dices a ti mismo?
—No tengo que decirme nada porque yo no soy el que está
confundido.
—Bueno, yo tampoco. —Su expresión se volvió presuntuosa y arrojó
su bomba—: No pudiste salvar a tu esposa, así que ahora tratas de salvar
a todos los demás.
El odio implacable me inundó como una droga. El aire me quemó los
pulmones, la ira corrió por mis venas, mi pecho se apretó, no podía
hablar.
—Eso es lo que pensé —se burló—. El Señor Bordes Afilados y Bolas
de Latón no tiene nada coqueto que decir a eso.
—Te gustaría follar así, ¿verdad? —Mi voz se apagó, me incliné hacia
ella—. ¿Rudo y con fuerza hace que te corras?
Con los ojos ardiendo de disgusto, me miró.
—No podrías hacerme venir si lo intentaras.
—No tienes idea de lo que soy capaz de hacer. —Mi voz sonó baja y
amenazante—. Vuelves a mencionar a mi esposa otra vez, y no vuelves a
poner un pie en mi tienda. —Salí, dando un portazo detrás de mí.
Nic me miró con incertidumbre.
—Vámonos, Sirena.

28
CINCO
Desbloqueando la puerta del pasajero de mi Challenger, la mantuve
abierta
Sirena se quedó mirando el auto
Me llevé una mano a la cadera.
—¿Necesitas ayuda?
—No, gracias. —Incómoda bajó su pierna para entrar y tropezó.
Sujeté su brazo bueno y ella tomó aire como si me tuviera miedo.
Maldición.
—No voy a lastimarte.
—Lo sé, estoy bien —dijo en una voz casi mecánica.
Esperé hasta que se pusiera cómoda y me coloqué detrás del volante.
Mirando directamente al frente, hice algo que nunca hago. Me expliqué.
—A Kendall le gusta provocarme. La dejo hacerlo porque es la
empleada más confiable que jamás he tenido. No es mi novia, ni siquiera
es mi amiga. Me molesté porque estaba entrometiéndose. —La miré—. No
porque te ofreciera mi habitación de invitados.
—No tienes que dar explicaciones.
Lo hice de todas maneras.
—No estoy molesto contigo.
Asintió.
29 —Gracias por aclararlo.
No había ninguna emoción en su tono, y quise saber si era eral.
—¿Siempre eres así?
Frunció el ceño.
—¿Disculpa?
—Calmada, bien educada, sin ningún temperamento —expliqué,
describiendo todo lo que yo no era.
—¿Preferirías otra cosa?
—No tiene nada que ver con lo que yo prefiera. Solo me pregunto
quién es la verdadera mujer detrás de ese muro sin emociones.
Suspiró.
—No estoy poniendo un muro. Estoy cansada y herida. ¿Podemos
irnos y salir de esto?
—Síp. —Dejé salir un respiro y me metí al tráfico. La irritación era
algo con lo que podía lidiar. ¿Pero mierda sin emoción? La había visto lo
suficiente y sabía que usualmente era una bomba de tiempo con cuenta
atrás—. ¿Qué historia vamos a contar?
—¿Disculpa?
—En la clínica, cuando te pregunten qué pasó.
Lo pensó por un momento.
—¿Accidente surfeando?
Nadie jamás se creería eso.
—Pareces golpeada por un tablón, no por una tabla de surf.
La determinación se filtró en su tono.
—No me importa lo que alguien piense.
Casi sonreí. Podía decir que no estaba hablando tonterías y la
admiré muchísimo por eso.
—Bien por ti, hace la vida más fácil.
Se encogió de un hombro.
—Las puntadas se sienten apretadas.
Le di un vistazo para ver si me estaba acusando de algo, pero solo
estaba mirando por la ventana.
—Espera hasta que empiecen a escocer.
—¿Cuándo pasará eso?
—En un par de días.
No respondió.
Por alguna razón, su silencio me molestaba.
—¿Qué está pasando por esa linda cabecita tuya?
30
—No tienes que coquetear conmigo.
Su honestidad me desarmaba.
—Estableciendo un hecho, Sirena.
—No soy una sirena.
—Definitivamente eres una sirena en todo el sentido de la palabra.
—No podía dejarla en paz. No quería. Si eso no era meterse en problemas,
no sé qué carajos lo era.
Se giró hacia la ventana.
—¿No vas a hablar conmigo?
—Gracias por encargarte de mi pierna.
La tranquila humildad en su voz me hizo sentir como un imbécil.
—A la orden —murmuré, tomando el camino de entrada a la
clínica—. Espérame, te ayudaré a salir.
—Está bien —dijo sin ningún ánimo.
Salí del auto y me tomé un segundo para sentir el calor del sol en
mis hombros y centrarme. No sabía qué hacer con Sirena. No es que
estuviera tratando de impresionarla, sino que nunca había tenido que
esforzarme tanto para conversar con una mujer. Si fuera inteligente,
haría que la atendieran y la pondría en camino, después conseguiría el
culo más cercano y me lo follaría hasta el olvido.
Solo pensarlo me dejó un sabor amargo en la boca, así que abrí su
puerta. Pasando un brazo debajo de sus rodillas y el otro por detrás de
su espalda, la levanté y me choqué con el aroma a jazmín.
Confiada e inocente, acurrucó su brazo alrededor de mi cuello.
—Gracias. —Su suave voz tocó mi corazón mientras su dulce aliento
enviaba un disparo de excitación por mi espina dorsal.
—Cuando quieras —murmuré—. Cuidado con tu cabeza. —La saqué
del auto y la puse en pie, pero cuando su pie lesionado tocó el suelo, se
tambaleó—. Caray, cariño. —La rodeé con mis brazos y por una fracción
de segundo, me sentí como si estuviera en casa.
—No, no. —Tomando aliento, puso sus manos sobre mi pecho—.
Puedo hacerlo.
Derribado, la solté.
—Odias que la gente te ayude —le dije bruscamente.
—Simplemente no estoy acostumbrada —respondió con franqueza.
No queriendo pensar en eso o en la sensación de su suave inocencia
en mis brazos, la llevé dentro y la hice tomar asiento. Sabía desde antes
de traerla en qué me estaba metiendo, pero la dura mirada de la anciana
recepcionista me hizo apretar los dientes.
31
Mirando el rostro de Sirena, le entregó un portapapeles con el
papeleo.
—¿Seguro? —preguntó enérgicamente.
Sonreí con mi sonrisa de un millón de dólares.
—Voy a pagar a la manera tradicional. —Coloqué la tarjeta de crédito
en el mostrador.
Miró la tarjeta y me la devolvió.
—Completen la documentación y tomen asiento. Los llamaremos
cuando el médico esté listo.
—Muy agradecido. —Tomé mi tarjeta y me senté al lado de Nic—.
¿Eres diestra? —le pregunté en voz baja.
—Sí. —Echó un vistazo al papeleo, pero nada en su expresión
delataba lo que estaba pensando.
—Yo lo llenaré. ¿Cuál es tu nombre completo?
—Nicole Marie Archer.
Tenía razón. Ella era una sirena. Su voz era suave y bonita, y joder
si no estaba pensando en cómo sonaría en mi cama.
—¿Fecha de nacimiento? ¿Número de Seguro Social?
Me dio los números.
—¿Eres alérgica a algún medicamento?
—No.
—¿Actualmente estás tomando algo? ¿Alguna historia que quieras
mencionar aquí?
—No —aseveró con firmeza.
La miré, mi detector de mierda se activó.
—Todos tienen una historia.
—Ningún medicamento —reiteró con la misma firmeza,
ignorándome.
Sorprendido de que no estuviese tomando control de natalidad, no
dije una mierda respecto a lo otro. No quería pensar en su vida con ese
cretino. Completé el resto del papeleo, poniendo mi dirección y número
de teléfono. Si se dio cuenta, no lo mencionó.
Me levanté y le devolví la información a la recepcionista, que todavía
me estaba mirando como si fuera yo quien le hubiese reventado el rostro
a Nic.
—Deberías ver cómo quedó la tabla de surf —bromeé.
Todo lo que obtuve fue un asentimiento.
Me volví a sentar y le sonreí a la recepcionista mientras cubría con
un brazo el hombro bueno de Sirena. Ella se puso rígida, pero acerqué
32 mis labios a su oído.
—Apóyate en mí —ordené en silencio.
Dos latidos de corazón más tarde, ella cedió.
Suavemente froté su hombro e intenté ignorar el hecho de que se
sentía como si ese fuese su lugar.
—¿Cómo estás?
—Cansada.
Dudo que durmiera algo anoche. Yo tampoco, pero me habían
entrenado para manejarlo.
—Cierra los ojos, cariño. —La acerqué más, apoyé mi cabeza contra
la pared y cerré mis propios ojos. Jesús, eso se sintió bien.
—Hueles bien —comentó en voz baja.
Ella olía a todo lo que yo no debería desear.
—¿Estás coqueteando conmigo?
Me ignoró.
—Es como a cocos y playa.
Muchas mujeres me habían hecho el mismo elogio a lo largo de los
años, pero viniendo de esta sirena que no coqueteaba ni malgastaba
palabras, significaba más de lo que debería.
—Cera de surf y champú. No puedo tomar el crédito.
—Me gusta.
Fingiendo que no me acaba de dar alas, la miré y sonreí.
—Me alegro.
Con su cabeza sobre mi hombro, me estudió.
—¿Cómo es que no tienes novia?
No pude evitarlo, toqueteé un mechón de su cabello. Las suaves
ondas cayeron sobre mi mano como seda.
—¿Pensé que habías dicho que tenía una reputación?
—La tienes. ¿Es por eso que no tienes novia?
La pregunta, viniendo de ella, especialmente cuando estaba
acurrucada contra mí, no era una que quisiera responder. Recliné la
cabeza hacia atrás y cerré los ojos otra vez.
—No soy un chico de una sola mujer.
—¿Cuánto tiempo estuviste en los Marines?
La miré.
—¿Jugamos a las veinte preguntas?
—No.
Asentí y cerré los ojos otra vez.
33
—Seis años. Mi turno. ¿Por qué no vas a casa, en Ocala?
—Ya no es mi hogar. ¿Por qué dejaste a los Marines?
Porque mi esposa murió y tuve un colapso mental.
—Ya no estaba en eso.
—Umm. —Pero no fue un “umm” de reconocimiento, era un “umm”
de que sabía que estaba mintiendo.
—¿Nicole Archer?
Me puse de pie y levanté a Nic, pero cuando vi a la enfermera,
silenciosamente maldije.
—Oh. —La enfermera vaciló—. Hola, Talon.
Mierda. Ni siquiera podía recordar su nombre. Pero recordaba lo que
ella podría hacer con su lengua.
—Hola —le dije con cautela mientras Nic miraba entre nosotros.
Gracias a Dios La Enfermera Lengua volvió su atención a Nic. Con
una expresión de simpatía, miró su rostro.
—Eso parece doloroso.
—Accidente de surf —mintió Nic casualmente.
—Sucede. —La Enfermera Lengua asintió cortésmente y nos
condujo a una habitación, pero no antes de darme la mirada de la muerte
sobre su hombro.
Normalmente no me importaba una mierda ese tipo de cosas, pero
con Nic allí me sentí como un maldito cretino.
—Tiene una posible fractura de escafoides en la muñeca derecha —
le informé—, y me preocupa una fractura cigomática. Necesita rayos X.
Sujetando la cintura de Nic, la subí a la mesa de examen.
La Enfermera Lengua me miró con recelo.
—Pareces familiarizado con los términos médicos.
—Era un médico en la Infantería de Marina —señaló Nic.
—¿En serio? —Enfermera Lengua se adelantó y comenzó a
examinar a Nic—. Estoy segura de que viste muchas fracturas entonces.
—Giró la cabeza de Nic hacia un lado—. ¿Perdiste la conciencia cuando
te golpeaste la cabeza?
Nic dijo "No" al mismo tiempo que yo dije "Sí".
La miré y ella se derrumbó.
—Tal vez por unos segundos —admitió Nic.
—Y esto fue... —revisó el papeleo—. ¿Ayer?
El tono en la voz de Enfermera Lengua y el hecho de que dirigió la
pregunta hacia mí, lo decía todo.
34
—Estuve fuera de la ciudad hasta esta mañana o la habría traído
antes. —No sabía por qué demonios me estaba explicando.
—Tomemos algunas radiografías y haremos que el doctor eche un
vistazo. Talon, puedes esperar aquí.
Ignorando a la Enfermera Lengua, ayudé a Nic a bajar de la mesa.
—¿Quieres que vaya contigo, cariño?
—No, gracias.
Verla intentar no cojear mientras salía de la habitación hizo que mi
instinto protector se pusiera en marcha.
—Voy a ir. —Di un paso hacia Sirena.
La Enfermera Lengua extendió una mano y casi me sonrió.
—La cuidaré bien.
La puerta se cerró antes de que pudiera reaccionar y el teléfono móvil
me vibró en el bolsillo. Cuando vi la pantalla, maldije.
—¿Qué pasa?
André suspiró.
—No te va a gustar.
—Con ese respaldo rotundo, no puedo esperar.
—Descubrí por qué Blaze me contrató para velar por él y Layna en
su luna de miel.
Esperé, pero él no dio más detalles.
—Está bien, morderé el anzuelo. ¿Por qué?
—Michael Maldonado.
Michael era el primo de James Maldonado, el hombre que mató a los
padres de Layna. Después de que Blaze y yo hundimos el yate en el que
estaba James, Michael intentó hacerse cargo del negocio familiar, pero
fue arrestado como cómplice en la muerte de los padres de Layna.
—Está en la cárcel.
—Aparentemente eso no lo detiene. Puso un gran precio por la
cabeza de Layna porque mató a su primo.
—Maldita sea. —Me pasé la mano por el rostro—. Ella no hizo una
mierda. Fuimos Blaze y yo.
—Trata de decirle a un delincuente encarcelado que lo deje ir cuando
no tiene nada que hacer excepto pensar en la venganza.
—Entonces, ¿cuál es el plan?
—No tengo nada. Está en la cárcel y no puedo tocarlo a menos que
quiera arriesgar mi negocio. Por eso te estoy llamando. Puedo proteger a
Blaze y Layna de este extremo, pero no se detendrá hasta que la fuente
35 se agote.
Sabía lo que André estaba pidiendo. A pesar de que había
comenzado su propia empresa de seguridad después de que había salido
de la Infantería de Marina y tenía más negocios de los que podía manejar,
yo tenía conexiones que él no tenía.
Maldita sea.
—Haré algunas llamadas. —Este no era un favor que quería pedir.
No me importaba hacer mi propio trabajo sucio, ¿pero esta clase de
tonterías? Siempre traía malas noticias.
—Copiado. —André comenzó a colgar.
—Espera. —Mierda—. ¿Blaze sabe que me estás llamando? —A
excepción de su boda, las cosas no habían sido grandiosas entre
nosotros. Hace meses, besé a Layna. En mi defensa, todavía no eran
pareja y el día que sucedió había sido una situación jodida en todos los
sentidos. Layna y yo habíamos pasado de largo, pero Blaze no.
—¿A quién más podría llamar?
La puerta se abrió y entraron Nic, la Enfermera Lengua y un doctor.
—Tengo que irme. —Colgué sabiendo que André había evitado
responder mi pregunta deliberadamente—. ¿Alguna fractura? —pregunté
al doctor.
En sus sesentas, con ojos astutos, el médico no se molestó con las
formalidades.
—El arco cigomático, el borde orbital y la pared anterior del maxilar
están bien. El escafoides tiene una pequeña fractura. Cuatro semanas
con una férula debe encargarse de eso. Kelly le dará uno. —Miró a Nic—
. Hielo y Advil. Puedo escribirle una receta para algo más fuerte si lo
prefieres.
Nic negó.
—No, gracias.
—¿Alguna pregunta? —cuestionó el doctor.
Nic negó otra vez y el doctor salió. Kelly, también conocida como
Enfermera Lengua, lo siguió y dijo que volvería enseguida.
Senté a Nic en la única silla.
—¿Entendiste todo eso?
Acunó su muñeca y favoreció su muslo.
—Sí. Rostro bien, muñeca rota.
Odié a Randy.
—Bastante cerca.
—¿Saliste con la enfermera? —preguntó, mirándose el regazo.
Me apoyé en la mesa de examen.

36 —Pensé que habíamos superado eso, cariño. No salgo en citas. —


Follo. Mucho. Pero no iba a ofrecer voluntariamente esa información.
Nic levantó la vista.
—¿Pero te acostaste con ella?
Su expresión era tan neutral que no tenía ni idea de lo que estaba
pasando por su cabeza.
—No estoy seguro de entender a dónde vas con eso, o si es asunto
tuyo.
—Ella es bonita. ¿Cómo es que ya no la estás viendo?
Le di mi mejor sonrisa.
—Tú eres bonita.
Kelly regresó con una férula.
—Bien, encarguémonos de tu muñeca.
Pasó los siguientes minutos ajustando el soporte de Nic y
mostrándole cómo apretarlo y quitárselo para ducharse.
Cuando terminó, ayudé a Nic a levantarse y la acompañé hasta la
puerta. Justo antes de que saliéramos, Kelly me detuvo con una mano
en mi brazo.
La miré por encima del hombro, irritado.
—No más accidentes de surf —advirtió.
—No mientras esté bajo mi cuidado. —Randy iba a pagar por esto.

37
SEIS
Nic estaba callada cuando volvimos al Challenger.
—¿Tienes hambre? —Ya había pasado la hora del almuerzo.
Miró por la ventana.
—Prefiero tomar una ducha.
—Ducha entonces. —Di la vuelta y me dirigí hacia mi casa. Al
presionar un botón en el volante, di la orden de llamar a la tienda porque
si llamaba al celular de Kendall, ignoraría la llamada. Después de tres
timbres, respondió.
—Tienda de surf de Talon. —Kendall arrastró las palabras en un
suspiro.
—¿Olvidaste el nombre de mi negocio?
—Que te jodan —respondió, sonando aburrida.
Nic me miró con los ojos muy abiertos.
Resoplé.
—Estoy bien, gracias. Saluda a Nic. Estás en el altavoz.
—¿El idiota de mi jefe hizo que te revisaran? —preguntó Kendall,
sonando solo un poco menos aburrida.
—No es un idiota.
Si fuera un mejor hombre, no habría sonreído.
—Supongo que de donde vienes, es una cuestión de perspectiva —
comentó Kendall sin rodeos.
38
No estaba en desacuerdo, pero salté por la garganta de Kendall de
todos modos.
—Cuidado, Kendall.
—¿Qué? Crees que ella no sabe qué clase de...
—Queda claro. —Sirena interrumpió la diatriba de Kendall con un
tono formal—. Gracias por tu preocupación, pero creo que deberías
guardártelo.
Maldición. La sirena asertiva era sexy. Me aclaré la garganta para
ocultar mi risa.
—Kendall, cierras esta noche.
—Tú cierras —dijo obstinadamente.
Por mucha mierda que me daba a diario, ella no era irresponsable,
así que la ignoré.
—No cierres temprano.
—Lo que sea. —Colgó.
—¿Siempre es así? —preguntó Sirena.
—No. —La miré y sonreí—. Por lo general es más mezquina.
Sirena se giró de nuevo hacia la ventana.
—¿A dónde vamos?
—A mi casa. —Cuando no respondió, un picor sacudió mi
conciencia. La idea de registrarla en un hotel hizo que mi exigua cerda
de caballerosidad sureña silbara, pero lo ofrecí de todos modos—.
¿Prefieres que te consiga una habitación?
Dejó escapar un lento suspiro.
—Tu casa está bien.
Tomé su mano buena.
—Estás a salvo conmigo.
—Lo sé. —Pero el tono de su voz decía lo contrario.
—No estoy seguro de cuántas maneras puedo tranquilizarte. —
Convencer a las mujeres de que estaban a salvo conmigo no era mi modo
de actuar.
—Eso no me preocupa. —Retiró su mano.
Tratando de no irritarme, ingresé al camino de entrada y apagué el
motor. Increíblemente cansado, con los últimos días pasándome factura,
no estaba de humor para ir de un lado a otro.
—Escucha, este es el trato. Te traje a mi casa para que puedas
ducharte y tener un lugar donde dormir. No tengo motivos ulteriores. No
soy un héroe, pero tampoco soy un imbécil. No voy a dejarte sola estando
así. Me gustaría algún tipo de consentimiento tuyo para decir que
39 estamos en la misma página, pero no puedo leer ni una maldita cosa
detrás de esa expresión cerrada tuya.
Miró al frente.
—Eres honesto.
—Por defecto —mentí.
Asintió.
—Estamos en la misma página.
—Estupendo —murmuré, buscando mi puerta.
—¿Me quedo contigo por una noche?
Sabía que había sido demasiado fácil. Las mujeres nunca eran
fáciles. La miré y no solo era la idea de una sola noche la que no me
sentaba bien, sino que todavía estaba tratando de descubrir qué diablos
estaba pasando por su cabeza.
—Sí.
—Está bien. —Exhaló.
—Entonces volveremos a evaluarlo por la mañana.
Tensó el pecho y enderezó lo hombros.
—No soy un caso de caridad.
—Nunca dije que lo fueras. —Sus reacciones comenzaron a pintar
una imagen que hizo que mis dientes rechinaran. Incluso si estaba
diciendo la verdad sobre la violencia de Randy siendo algo de una sola
vez, la había tratado como una mierda—. Vamos, vamos a llevarte a un
lugar más cómodo.
La ayudé a salir del auto y la llevé dentro. Le mostré la habitación
de invitados en la planta baja y le dije que se sintiera libre con lo que
necesitara en el baño.
Miró la ducha, pero no dijo una palabra.
Me apoyé contra el marco de la puerta.
—Mantener tu pierna seca no será fácil con solo una mano. ¿Quieres
ayuda?
Su rostro se sonrojó.
—No.
Ella estaba jodiendo con mi cabeza. Necesitaba alejarme, pero verla
allí parada, perdida y vulnerable, estaba haciendo retorcerse a una parte
de mí que pensé que estaba muerta con una mierda en la que no quería
pensar.
—¿Estás segura?
—Lo resolveré.
—¿Quieres usar la bañera de hidromasaje en mi baño? —Tenerla en
40 mi habitación era una mala idea. Necesitaba retroceder.
—Um... —Miró a su alrededor—. Solo me lavaré el cabello.
A la mierda esto. No iba a dejarla sola más de lo que necesario.
Agarré la silla de escritorio de madera del dormitorio y la arrastré a la
ducha. Tomé la ducha de mano y abrí el agua.
Echó un vistazo a la silla, parecía nerviosa.
—¿Qué estás haciendo?
—Lavarte el cabello. —Sentí la temperatura del agua para
asegurarme de que estaba lo suficientemente caliente—. Siéntate.
Se mordió el labio inferior.
—Mi camisa se mojará.
—Puedes tomar prestada una seca. —Tomé el champú y lo dejé junto
a la silla—. Vamos, Sirena. No es nada que no haya hecho antes. —No le
dije que la única otra vez que le lavé el cabello de una mujer, había sido
a mi esposa.
Vaciló, pero luego se sentó con cautela.
Juntando su cabello, incliné su cabeza hacia atrás. Ella cerró los
ojos y los moretones en su rostro parecían cien veces peores desde este
ángulo.
—Tengo que admitir, cariño, que no me agrada mucho lo que veo.
Sus ojos azul bebé se abrieron.
—¿Qué?
—Cierra los ojos. —Mojé su cabello—. Eres demasiado bonita para
que tu rostro luzca como si hubieras peleado tres asaltos.
—Fue un accidente. Sanará.
Tomé el champú.
—¿Cuántas excusas has hecho para él?
—No soy una víctima, Talon.
Lavé su cabello, odiando la razón por la que lo estaba haciendo.
—Está muy claro que pudiste haberme engañado.
Agarró una de mis muñecas con su mano buena y se encontró con
mis ojos.
—Detente.
Pasé los dedos por la longitud jabonosa de sus mechones y tomé una
decisión.
Bajando mi voz, sostuve su mirada.
—¿Sabes cuándo voy a parar?
No me respondió.
41 —Cuando vea que lo entierres. —Joder, estaba enojado.
—No soy vengativa.
Bien, porque me sentía lo suficientemente vengativo por los dos.
—Y no eres estúpida.
Se puso rígida.
—No quiero hablar de él.
Jodidamente perfecto, porque yo tampoco quería.
—Ya somos dos.
—¿Talon?
El sonido de mi nombre en sus labios hizo que mis pulmones
inhalaran y la mierda en mi cabeza se detuviera.
—¿Sí? —Ojos maravillosos, rasgos delicados, tranquila resiliencia…
Jesús, ella era hermosa.
—Esto duele. ¿Puedes, por favor, enjuagarme el pelo?
Mierda.
—Ya mismo. —Terminé rápidamente y la ayudé a sentarse. Agarré
una toalla y sequé su cabello lo mejor que pude—. ¿Tienes un cepillo?
—Puedo hacerlo. —No se movió.
—Sé que puedes. —Me puse en cuclillas junto a ella—. Pero necesito
que me hagas un favor.
—¿Qué? —preguntó con cansancio.
—Deja que te ayude.
Ella estudió mi rostro como si estuviera tomando la decisión más
importante de su vida.
—Mi cepillo está en mi bolso.
Sonreí de verdad y toqué su mejilla, reconociendo una victoria
cuando la tenía.
—Listo, eso no fue tan difícil, ¿verdad?
—No. —Nada cambió en su expresión.
Me levanté y, por impulso, besé su frente.
—Vuelvo de inmediato. —Tomé su bolso del dormitorio, lo abrí y lo
puse a sus pies.
Ella silenciosamente se acercó y observé fascinado mientras movía
sus pertenencias con una mano gentil. Su búsqueda, sin prisas y
elegante, no perturbó ni una sola foto ni ninguna de sus prendas
dobladas apresuradamente. Sacó un cepillo plateado con volutas
antiguas por todas partes y me lo dio.
—¿Me dejas ayudar? —pregunté.
42
—Sí —dijo simplemente.
Recogí su cabello en una cola de caballo suelta y lo sostuve mientras
acariciaba los extremos. Al ver su compostura silenciosa y su dignidad a
pesar de las circunstancias, me costaba entender cómo se había
enamorado de un cretino como Carter. Por otra parte, estaba seguro de
que la gente decía la misma mierda sobre mí y mi esposa cuando nos
juntamos. Ella había sido toda llena de clase y yo no.
—Esta no es la primera vez que haces esto —comentó.
Escondí un recuerdo.
—No, cariño, no lo es.
—¿Cómo se llamaba?
—¿Quién?
—La mujer que amabas.
La única mujer por la que había hecho esto, tenía cabello grueso y
de color marrón oscuro. Tragué el nudo en mi garganta al pensar en mi
esposa y disolví los enredos en el cabello rubio de Sirena.
—Leigh —dije bruscamente.
—¿Hiciste esto por ella?
—Sí. —Joder.
—Ella te enseñó bien.
—Fue hace mucho tiempo —admití.
—¿Y?
Me concentré en pasar el cepillo por los finos hilos
—¿Y qué?
—Parece que dejaste la mitad de esa frase sin decir. ¿Cuál es la
última parte?
¿Quién era esta mujer? Nunca hablaba de mi pasado con nadie, pero
su aceptación sin pretensiones me hizo desear derramarme en una hora.
Tranquila, reservada, no contaminada por la ira, era tan jodidamente
complicada, tenía la sensación de que ni siquiera había empezado a ver
sus capas.
—¿Qué te hace pensar que hay más?
—Instinto.
Cristo.
—Solía ser domesticable. —Antes de que mi corazón se hubiera
desgarrado. Ahora no lo era. No hacía el amor ni ninguna de las otras
tonterías que venía con eso.
—¿Ya no lo eres?
—No.
43
Se estuvo callada un momento.
—El cepillo era de mi abuela.
Tomé nota de la cuota de información personal que compartió, pero
no hice ningún comentario. Pasé el cepillo unas cuantas veces más, luego
lo solté y pasé los dedos por los mechones porque quería.
—Listo.
—Gracias.
—A tus órdenes. —Me metí las manos en los bolsillos—. Te dejaré
terminar. —Necesitaba largarme de aquí antes de hacer algo estúpido,
como tomarla en mis brazos—. Reúnete conmigo en la cocina cuando
hayas terminado.
No esperé una respuesta. Subí las escaleras de dos en dos. Sacando
mi teléfono, anduve por mi habitación hacia mi terraza, ya marcando.
S IETE

—Tengo un problema.
Candle se rio.
—Déjame adivinar. ¿Rubia, ojos azules, uno sesenta y pico, rostro
de ángel?
No quería discutir de Sirena con él, todavía.
—Ella no es el problema.
—Las mujeres siempre son un problema.
No jodas.
—¿Sabes algo respecto al tráfico ilegal por el puerto de Miami?
—Eso no suena como una conversación que deberíamos tener por
teléfono.
—Estoy contra reloj.
Candle suspiró.
—Ya te llamo.
Un segundo más tarde, un número bloqueado apareció en mi
identificador de llamadas.
—¿Mejor? —pregunté
—Vagamente. Comienza a hablar.
—¿Conoces a la familia Maldonado?
—Malditos sucios, todos ellos. Gracias a Dios que el patriarca está
muerto.
44 —Su sobrino está en una correccional aquí en Miami.
—Eso escuché.
—Está dirigiendo golpes desde la comodidad de su celda.
—Puedo ver que eso podría ser un problema —comentó con cautela.
—¿Tienes algún miembro encerrado allí?
—No quiero empezar una guerra por territorio.
Le di la única pieza de información que sabía que tomaría como una
ofensa.
—El golpe es contra una mujer de veintiún años.
Candle maldijo.
—Ese maldito bastardo no tiene límites.
—Escuché que está tratando de conseguir un trato —mentí—.
Quiere soltar cualquier información que pueda hacerlo salir. Se dice que
ya consiguió que los federales lo escucharan y que no es aficionado a los
motoristas. —No sabía qué pasado, si es que había alguno, tenía
Maldonado con ningún motorista, dejando de lado al club al que Candle
pertenecía, pero tomé la apuesta y jugué porque las probabilidades
apuntaban a que sus caminos se habían cruzado muchas veces.
Candle soltó un bufido.
—Hacer un trato como ese puede acortarle la vida a cualquiera.
Eso era lo que esperaba.
—Eso fue lo que escuché.
—Y los rumores sobre un soplón pueden extenderse rápidamente...
dándole el empuje correcto.
Ahora estaba llegando a algún lado.
—Parece que sus días están contados.
—Podría ser —dijo sin comprometerse—. O tal vez debería estar
contando sus horas.
Aún mejor.
—A nadie le gusta un soplón.
—Amén, hermano.
Él no había servido conmigo y no confiaba para nada en él. No era
mi maldito hermano, pero lo dejé pasar.
—Hasta luego.
—Oye. ¿Algo más que quieras compartir conmigo? —preguntó
deliberadamente.
—Todavía no. —Randy sabría lo suficientemente pronto que iría tras
él.
Candle murmuró algo sobre los vaqueros y colgué.
45
Me quedé en la cubierta, respirando el aire fresco de sal unos
minutos antes de volver a mi habitación. Dirigiéndome a mi oficina en
casa, me detuve en seco.
Envuelta en una toalla, de espaldas a mí, Sirena estaba mirando los
trajes en mi armario que rara vez usaba.
—¿Perdida? —pregunté casualmente.
Ella no se dio vuelta.
—Tienes buena ropa.
—Fueron un regalo. —No tenía ni puta idea de por qué se lo dije.
Tocó una de mis camisas de vestir hechas a medida.
—¿De quién?
—Mi ex esposa.
—Ella tiene buen gusto.
Me dije que no lo hiciera, pero lo hice de todos modos. Dejé salir al
maldito gato de la bolsa.
—Tenía.
Se giró y vio mi expresión como si estuviera leyendo mi alma.
—¿Tenía?
Al ver los hematomas en el delicado rostro de Sirena, algo extraño
sucedió. Mi corazón no dio su golpe habitual ante el pensamiento de mi
esposa muerta. En cambio, sí dio un golpe al ver los hematomas de
Sirena.
—Está muerta.
Nada cambió en la expresión de Sirena.
—¿Leigh?
No respondí. No tuve que hacerlo.
Asintió.
—No me puedo imaginar lo que pasaste. —Su voz clara, su mirada
indagadora, no reaccionó con compasión o empatía ni con una falsa
mierda comprensiva. Ni siquiera me miró como si estuviera roto.
El aire llenó mis pulmones e incliné mi cabeza hacia mi ropa.
—¿Necesitas algo?
—Una camisa. Las mías están sucias.
No coqueteó. No sintió pena por sí misma. No lucía como si le
importara particularmente una cosa u otra respecto a nada. No podía
entenderla.
—La lavandería está abajo, junto a tu dormitorio.

46 —Lo sé. Mi ropa está en tu lavadora. Dijiste que me prestarías una


camisa. —Tiró de su toalla con más fuerza con su brazo bueno—. Y no es
mi dormitorio.
Estaba muy consciente de en qué casa estaba y de qué toalla estaba
envuelta alrededor de su hermoso cuerpo.
—¿Vas a algún lado con esa última declaración?
—No.
No le creí por un segundo. Estaba poniendo límites o haciéndome
saber que no se quedaría. De cualquier manera, no presioné. Di un paso
adelante y la alcancé. Ella siguió mis movimientos, pero no se movió ni
un centímetro. Sus mejillas no se sonrojaron, su respiración no cambió,
incluso su expresión permaneció igual. Agarré una camiseta del estante
y se la di.
Dándome la espalda, dejó caer la toalla para ponerse la camiseta y
la sorpresa me quitó todo el aire de los pulmones.
Santa mierda.
—Espera un segundo, Sirena.
Santa mierda.
Una gruesa cicatriz recorría su columna vertebral, desde justo
encima de su cintura hasta sus omoplatos.
—¿Escoliosis? —No pude evitarlo. Rocé con mis dedos la carne
levantada.
Se le puso piel de gallina.
—Sí, dos varillas de titanio y catorce tornillos. Me operaron cuando
tenía quince años.
Había tenido muchas otras mujeres quitándose la ropa frente a mí,
pero, ¿esto? Nunca había visto algo así. Tracé la cicatriz que estaba
cubierta con un elaborado tatuaje.
—¿Y la tinta? —Un intrincado tatuaje de color carne, usando la
cicatriz como una rama, tenía flores de hibisco y capullos saliendo de él.
Las hojas y las volutas, similares a las de su cepillo para el cabello,
estaban entremezcladas con las flores. Era jodidamente hermoso.
—Cuando tenía diecinueve.
Mi mano se curvó alrededor de su cintura y por un jodido momento,
me olvidé de quién era. Imaginando que mi polla se hundía en ella
mientras lamía su tinta, me puse impresionantemente duro.
—Precioso —murmuré.
Se puso la camiseta por la cabeza y se giró. Ni siquiera vi el revoltijo
negro y azul de su rostro. Estaba mirando los ojos color océano y los
labios carnosos.
Con el corazón en la garganta, me atrapó en su mirada. Sus
emociones desconectadas se establecieron a mi alrededor como un
47 desafío y quería follarla más de lo que quería mi próximo aliento.
—No voy a tener sexo contigo —susurró.
Forcé una sonrisa y mi voz salió gruesa.
—¿Te lo pedí?
—¿De dónde eres?
—Aquí y allá. —No hablaba de mi niñez.
—¿Es real?
—Esa es una pregunta capciosa, cariño. ¿Te importa ser más
específica?
—El acento.
—¿No te gusta? —Estaba perdiendo mi tiempo. Ella no coqueteó.
—No te importa si me gusta o no.
Le guiñé un ojo.
—Tienes razón. —No podía entender a quién le estaba mintiendo.
—Entonces, ¿para qué molestarse?
La pregunta borró la sonrisa de mi rostro. Solo dos mujeres habían
visto alguna vez más allá de mi mierda, y la primera acababa de casarse
con mi mejor amigo.
—¿Estás llegando a algún sitio?
—No tienes que fingir que me quieres aquí. Necesitaba un lugar a
donde ir. Randy habla muy bien de ti. Los dos sirvieron. Pensé que podría
usar eso como un favor.
Ignorando cómo todo lo que acababa de decir se sentía como un
golpe de los que te dejan sin aire, le conté sobre Carter.
—Él no está muerto. Llamó esta mañana y le dijo a Candle que
estaba enfermo.
Todo sobre su comportamiento cambió sin que ella moviera un solo
músculo.
La quietud en ella se volvió muy pronunciada.
—Conseguiré mis cosas.
De ninguna manera estaba dejándola escapar tan fácilmente.
Casualmente me apoyé contra la puerta y bloqueé su salida.
—¿A dónde irás?
Con los ojos en blanco, miró más allá de mí.
—A casa.
Ya la conocía lo suficiente como para saber que presionarla o darle
un ultimátum no me daría el resultado que quería.
—Aquí está la cosa, Sirena. —Di un paso y me apreté en su espacio—
48 . No soy fanático de que mi trabajo duro se desperdicie. —Me arriesgué a
pasar un dedo por su mandíbula.
Ella no reaccionó.
—¿Qué trabajo duro?
—Cuando le hago puntos de sutura a una mujer, no me gusta
devolverla con la mierda que la cortó. —Bajé la voz—. Tengo un problema
con eso. Un gran problema.
Sostuvo mi mirada.
—No eres mi dueño.
Su cicatriz, su fuerza, lo que había pasado, ella era hermosa.
—Tampoco él.
—No puedo quedarme aquí.
Solté mi mano, pero no retrocedí.
—¿Tienes otro lugar al que ir? —No había vuelto a mencionar a su
familia y estaba seguro de que, si hubiera podido ir con ellos, ya lo habría
hecho.
—No puedo quedarme aquí —reiteró.
—No golpeo mujeres. Me parece que la elección es obvia.
—¿Y luego qué? No me puedo quedar indefinidamente —retó.
—Después de que sanes, lo resolveremos.
—¿Cuánto tiempo será eso? ¿Un día, tres, una semana?
Sabiendo que lo que estaba haciendo era jodido, sabiendo que no
ganaba nada haciéndolo, abrí mi boca y sellé mi destino.
—Una semana.
—Una semana —repitió.
—¿Esa es una pregunta?
—No. —Cuadró los hombros y su voz se volvió guerrera—. ¿Qué
esperas a cambio?
Crucé mis brazos.
—No te estoy pidiendo una mierda.
—Tengo menos de cien dólares. No puedo pagarte ni poseo nada de
valor. No fui irracional al preguntar qué esperas a cambio de tenerme
aquí por una semana.
Tenía bolas, le concedería eso.
—¿Seremos honestos?
No dudó.
—Sí.
—Espero que dejes a ese hijo de puta.
49 —Ya lo hice.
—Y que no vuelvas —le aclaré
Me estudió, dándome la mirada de nuevo.
—Bien —estuvo de acuerdo.
—Voy a tener una conversación con él —le advertí.
—¿Vas a lastimarlo?
Considerando que quería darle una paliza, especialmente después
de verle la espalda, no le haría ninguna promesa. Pero tampoco sabía si
ella le advertiría que yo iría.
—¿En verdad quieres saber?
Tragó.
—Sí.
—Eso espero.
Sus ojos se abrieron alarmados por una fracción de segundo antes
de que los escondiera cuidadosamente.
—¿Qué significa eso?
—No voy a ser lo suficientemente estúpido para lanzar el primer
golpe. Pero cualquier cosa después de eso, es juego limpio. —Randy era
lo suficientemente cobarde para llamar a los policías si lo hacía. No es
que me importara, podría zafarme de eso simplemente hablando, pero no
quería esa clase de dolor de cabeza en este momento.
—No valgo la pena —aseguró rápidamente.
—¿Salvar a ese imbécil vale más la pena que tú? —Imaginar que ella
pensara esa mierda me hizo ver rojo.
La sorpresa parpadeó por su rostro.
—No. Quise decir, para ti.
—Para mí, ¿qué? —pregunté sospechosamente.
—No vayas tras él, no por mí. No vale la pena.
Me calmé un poco.
—No dije que él valiera la pena, no lo hace. Pero necesita entender
que habrá consecuencias si decide venir por ti.
Bajó la mirada.
Tomé su mentón.
—Estamos siendo honestos —le aclaré.
—Lo recuerdo.
El tono hueco en su voz me hizo preguntarme qué demonios estaba
pensando. Peor aún, me hizo querer saltar a través de aros para llamar
su atención.
50
—No me criaron para que retrocediera mientras un hombre empuja
a una mujer. Quieres mi ayuda, quieres quedarte aquí, tienes que saber
que esto es lo que soy.
Su cabeza se volvió ligeramente pero no respondió.
—¿Sirena?
—Te escuché.
—Entonces dame una respuesta.
—No hiciste una pregunta.
Santa mierda.
—¿Vas a volver con él? —No debería haberme importado. No debería
involucrarme porque sería historia en una semana, pero importaba.
Jodidamente demasiado.
—No.
Solté una tensión que no sabía que estaba aguantando y respiré
profundamente.
—¿Tienes hambre?
—Estoy adolorida.
Mierda.
—Vamos. Te alimentaré y te daré algo para el dolor. —Caminé hacia
la cocina y ella me siguió—. ¿Tienes alguna preferencia?
—No.
La miré y sonreí con la sonrisa que usualmente me daba todo lo que
quería.
—Toda mujer tiene preferencias.
Ella no mordió el anzuelo.
—Yo no.
Pasé la mirada a lo largo de ella, lento y decidido.
—Esa es una declaración capciosa, cariño. —Y quería saber si había
sido a propósito—. Ya no estamos hablando de comida, ¿verdad?
—Cuando no puedes permitirte ser exigente, te las arreglas. —No
sabía si eso me enojaba o entristecía. Peor aún, no lo dijo como si lo
lamentara. Simplemente lo declaró como un hecho.
—Puedes conseguir algo muchísimo mejor que un hombre que
acuchilla a una mujer con acero en su espina dorsal.
—Él me cuidó. Después de la cirugía. —Ella soltaba la información
personal como hacía con todo lo demás, sin emoción ni expectativa.
Pensé en él tocándola, bañándola, cuidándola, joder. Sacudí lo
visual y sofoqué algo que sabía demasiado como celos.
—También te apuñaló. —Quería matar al bastardo.
51
Acunando su muñeca, estudió el piso de baldosas, pero no
respondió.
—Eres una chica hermosa, Sirena. —Quería tanto tocarla, mostrarle
cómo un hombre debería tratar a una mujer. Quería hacerle creer que
merecía más que esa mierda—. Podrías tener a cualquier hombre que
quisieras.
Levantó la cabeza y sus ojos se encontraron con los míos.
—No puedo tenerte.
Cada músculo de mi cuerpo se tensó con sorpresa y por un momento
tortuoso, me permití tener la fantasía. Su piel suave, sus labios sobre los
míos, sus ojos convirtiéndose en líquido cuando ella se corriera... Negué.
—No me gusta el compromiso.
Respiró hondo y la hinchazón de sus pechos se elevó.
—Sin embargo, me diste una semana.
Mi ritmo cardíaco se multiplicó por diez.
—¿Qué crees exactamente que estaba ofreciendo?
Con el cabello secándose en suaves ondas alrededor de su rostro, la
pierna vendada debajo de mi camiseta, se chupó el labio inferior y luego
lo soltó.
—Refugio, seguridad, una cama.
Vi la última palabra salir en un jadeo más allá de sus labios y juré
que sonaba como una invitación. Devolviendo mi mente a la realidad,
utilicé cada gramo de entrenamiento que había recibido para esculpir mi
expresión en piedra. Algo estaba mal, seriamente, porque Sirena no
coqueteaba.
—Trabajo duro y follo aún más duro. —No sabía a quién de los dos
se lo estaba advirtiendo—. No me aferro a una mujer por más de una
noche o dos. Las mujeres que quieren participar en la rotación saben que
no hay exclusividad.
—No quiero dormir contigo, Talon.
Apenas inclinando mi cabeza, sentí como si mi cuello se rompiera
por un latigazo cervical.
—Eso es lo que todas dicen. —Le guiñé un ojo, fingiendo
indiferencia.
Ella no sonrió.
—No estoy jugando.
Sin mierda. Ella era honesta hasta el extremo, excepto porque por
cada palabra que decía, se contuvo cinco. Era una ruleta rusa emocional
y ninguno de nosotros saldría ganador.
—No te dejaría si lo intentaras.
52
—Lo entiendo —dijo con cero entonación.
—Bien. —Santa mierda, me estaba corriendo. No sabía si me habían
superado o burlado, o si ella era la mujer menos digna de ser amada que
había conocido—. ¿Qué quieres para cenar?
—Filete.
—Tengo pollo. —Le di la espalda y comencé a sacar mierda de la
nevera. Saber que iba a cocinarle un filete mañana por la noche me enojó.
OCHO
Olfateó la comida que coloqué frente a ella como si no hubiese
comido en una semana. Puse el segundo en su plato y cuando comió casi
tan rápido como la primera vez, me sentí como una mierda por no haberla
alimentado en todo el día.
—¿Postre? —pregunté.
Se encogió de hombros.
Limpié los platos y tomé un helado y dos cucharas. Sentándome de
nuevo en el taburete junto al suyo, le di una cuchara y le tendí la tarrina.
Poniendo su mano sobre la mía, se inclinó y clavó la cuchara.
—La primera mordida siempre es la mejor.
El gesto inocente de su mano sobre la mía, escuchándola decir
mordida, hizo que mi polla se moviera.
—¿Sí? ¿Por qué?
—En esa fracción de segundo antes de que toque tu lengua, hay
anticipación. En el segundo en que golpea tus papilas gustativas, hay
una promesa. Cuando tragas, hay satisfacción. Anticipación, promesa,
satisfacción: es el trío perfecto. Pero solo dura el primer bocado. —Se
metió una cucharada en la boca.
Dulce maldito infierno. ¿En serio dijo tragar?
—¿Acabamos de tener sexo helado?
Tomó un segundo bocado y su cabello rozó mi brazo.
53 —¿Cómo conoces a Randy?
Olía a vainilla y a jazmín y a mi camiseta, quería hundirme dentro
de ella.
—Por la tienda de Candle. Cuando descubrió que ambos éramos
veteranos, decidió que éramos mejores amigos.
Se le dificultó desenterrar su cuchara con otro bocado.
—Suena como Randy.
No quería hablar de él. Aparté su mano y le di una cucharada.
Cuando la sostuve frente a su boca, dudó.
—¿Qué tal un trato?
Jesús, ella era tan bonita, cada vez que la miraba era como si la
estuviera viendo por primera vez. Solo quería mirarla.
Sus ojos en los míos, se inclinó hacia adelante y abrió la boca.
Cristo. Deslicé la cuchara entre sus labios perfectos y mi polla quiso
acción. Cuando su boca se cerró, me obligué a mirar hacia otro lado y
recordar de qué demonios estábamos hablando.
—No menciones su maldito nombre en mi casa.
—¿Y?
—Y nada. —Introduje la cuchara y tomé un gran mordisco. Mierda.
Ella tenía razón.
—Eso no es gran cosa.
Tomé un segundo bocado. No fue tan bueno.
—Tómalo o déjalo.
—Siento una consecuencia.
—Oh, cariño. —Me reí entre dientes—. Siempre hay consecuencias.
Ella sonrió.
Por primera vez desde que la conocí, su rostro se transformó en una
asombrosa muestra de inocencia.
Mi cuchara golpeó el mostrador y agarré mi pecho, solo medio
bromeando.
—Santa mierda, Sirena. Creo que mi corazón simplemente se
detuvo.
El calor golpeó sus mejillas.
—Basta —regañó, pero todavía estaba sonriendo.
—No. Eres hermosa cuando sonríes. No pude contenerme. —
Coloqué un mechón de su cabello sedoso detrás de su oreja.
Bajó la cuchara y su sonrisa desapareció.
—Estoy lista para irme a la cama ahora.
54 —¿Es una invitación? —bromeé.
—No.
—Maldita sea, Sirena. —Riendo, negué—. Sabes cómo aplastar a un
hombre.
—Gracioso.
—No bromeo. —Sonreí—. Voy a soñar con esa sonrisa.
Miró hacia otro lado.
—No te burles de mí.
—¿Quién dice que me estoy burlando? —Puse la tapa sobre el
helado.
—Puede que no tenga mucha experiencia con hombres, pero no soy
ingenua.
Su tono de voz, su inseguridad, eran aleccionadoras.
—No pasa nada, cariño —aseguré en serio—. No estaba burlándome
cuando dije que tu sonrisa es sorprendente. Gracias por compartirla
conmigo. —Me puse de pie y le besé la parte superior de la cabeza—. Me
hizo sentir humano. —A pesar de las circunstancias, no podía recordar
una noche en los últimos dos años en la que me hubiera sentido más
relajado.
—De nada —respondió tímidamente.
—Déjame traerte algunos medicamentos para el dolor. ¿Alguna vez
has tomado Percocet?
—No.
—Entonces te espera un regalo —dije con sarcasmo, sabiendo que
no podría entender de qué mierda estaba hablando—. Vuelvo enseguida.
Me fui antes de hacer algo estúpido, como besarla. Agarré un par de
pastillas de mi botiquín y cuando volví a la cocina, ella estaba limpiando.
—Déjalo así. —Saqué una botella de agua de la nevera para ella—.
Toma. —Le tendí una de las pastillas y el agua—. Tómate uno ahora y en
cuatro o seis horas, puedes tomar otro.
Tragó la pastilla, puso el agua en el mostrador, pero luego no se
movió.
Sabía que quería decir algo.
—Escúpelo. Estuvimos de acuerdo en ser honestos.
Antes de pronunciar la última palabra, sus brazos estuvieron
alrededor de mi cintura y apoyó la cabeza sobre mi pecho.
—Gracias —susurró.
Sorprendido, mis manos se quedaron a mis costados hasta que
comenzó a retroceder.
Entonces mis brazos fueron a su alrededor.
55
Si dijera que el suelo bajo mis pies tembló, sería un maldito marica.
Si reconociera el dolor en mi pecho, sería un tonto. Solo había amado a
una mujer y ella estaba muerta. Nunca volvería a pasar por eso.
—De nada —contesté con brusquedad.
—No eres como él.
Su voz tranquila cayó suavemente contra mi corazón y apreté mi
agarre sobre ella.
Pasando una mano por los suaves mechones de su cabello, le hice
una promesa que no tenía sentido hacer.
—No dejaré que te pase nada.
—¿Está realmente vivo?
—Sí. —Kendall no habría mentido al respecto.
—Vendrá por mí.
Retrocedí lo suficiente para mirarla. Cada segundo en su presencia
me hizo muy consciente de lo indigno que era de ella.
—Deja que lo intente. —Lo enterraría.
—No va a dejarlo ir. —Su voz era una advertencia, pero sus ojos
contaban una historia diferente.
—¿Lo amas? —No tenía derecho a preguntar.
—Él me dio… —Se detuvo y bajó los brazos. Mirando hacia otro lado,
su voz se hizo pesada con la pesadez de la tristeza—. Pensé que solía
hacerlo.
No debería haber sentido alivio, pero lo hice.
—Duerme un poco. Nos preocuparemos por la mañana.
Favoreciendo su pierna, se movió hacia las escaleras.
—Sirena —llamé, preguntándome sobre algo.
Se giró.
—¿Por qué no fuiste con tus padres?
Se agarró a la barandilla como si lo necesitara para apoyarse.
—Hice mi elección hace cuatro años.
Esperé por más.
—Mi padre me dio un ultimátum, Randy o ellos. Tenía dieciocho
años. —Se encogió de hombros—. Buenas noches, Talon.
—Buenas noches, cariño. —La vi desaparecer abajo.

Me desperté sobresaltado antes del amanecer. La pesadilla siempre


56
me dejaba en un pésimo estado de ánimo. Pero esta vez no era Leigh a
quien intentaba salvar, era a Sirena. El destino me hizo el corte de
mangas, el sueño terminó de la misma manera. Así como no pude atrapar
a Leigh para salvarla, no había atrapado a Sirena. Sabiendo que no
volvería a dormirme, me puse ropa para correr y atravesé la cocina. Justo
antes de deslizar la puerta corrediza a la cubierta, me detuve.
Con las lámparas encendidas, la televisión enmudecida, Sirena
estaba acurrucada como una pelota en el sofá debajo de un edredón, con
cada almohada de la planta baja apoyada alrededor de ella. Maldije en
silencio. No solo no la había oído subir, sino que el arsenal de almohadas
parecía una fortaleza que haría un niño asustado.
Como no confiaba en mí mismo para mantenerme alejado de ella,
me deslicé hasta la cubierta y bajé los escalones hasta el patio trasero.
Saliendo a la playa, comencé mi carrera.
Una hora más tarde, increíblemente sudado, mi estado de ánimo
seguía siendo una mierda, subí los escalones de atrás. Cuando abrí la
puerta corredera vi a Sirena darse la vuelta rápidamente en el sofá y
enterrar su rostro en las almohadas.
Mierda.
—Buenos días.
No respondió.
—¿Café?
Nada.
Maldición.
—Sirena.
Sus hombros temblaron.
Caminé hasta el pie del sofá.
—Mírame —exigí.
Lento, como si moverse le doliera, se sentó cautelosamente pero no
hizo contacto visual.
—Café estaría... bien. —Su voz se opacó y su mano buena voló a su
boca para tratar de detener el sollozo que se le escapaba.
—Oh, joder. —Deslicé mis brazos debajo de ella, me levanté, luego
me senté con ella en mi regazo.
Las compuertas se abrieron y se dejó ir. Mi camisa ya estaba
empapada en sudor, así que la separé un poco, me la quité y luego la
tomé a ella de nuevo en mis brazos. Sus sollozos silenciosos sacudían su
pequeño cuerpo mientras acariciaba la cicatriz en su espalda.
—Déjalo salir, cariño, lo tengo.
—No quiero llorar. —Sollozó.
57
—Está bien, cariño. Han sido un par de días difíciles para ti. —La
abracé contra mi pecho, odiando el sonido de sus lágrimas.
—Nunca lloro. —Lloró más fuerte.
—Shh, está bien. —Los sonidos rotos y desesperados que salían de
su pecho me estaban destripando. Me sentía tan jodidamente
impotente—. Estás a salvo ahora. —Pasé mi mano por su cabello y por
su delgado hombro.
Se estremeció.
—Lo sé.
Pero no parecía que lo supiera.
—No dejaré que te pase nada.
Su brazo serpenteó alrededor de mi cuello, su mano agarró mi
cabello y levantó su rostro. Nuestras miradas se encontraron.
Me miró como si fuera su única esperanza.
—Talon. —Su desesperado susurro llenó mi cabeza cuando sus
dedos temblorosos rozaron mi mandíbula y mi vida dio un giro completo.
Echado en el mismo sofá donde había besado a Layna, otra mujer
intocable y rota en mis brazos, me senté allí y observé en cámara lenta
cómo todo caía a la mierda.
—No soy lo que quieres —le advertí.
—Por favor.
Joder, joder, joder.
—Sirena…
—No quiero estar sola en este momento.
Maldita mierda kármica. ¿Era esto lo que obtenía por acostarme con
todas las mujeres que podía tener en mis manos desde la muerte de mi
esposa?
—No estás sola.
—Demuéstramelo —suplicó.
Joder.
Se inclinó hacia adelante y le agarré el cabello, deteniéndola.
—Dije que no te lastimaría. Te estoy haciendo un favor. Ya sabes
cómo termina esto.
—No, no lo sé —La tristeza enlazó cada palabra.
¿Ahora quería fingir? Bien, lo haría por ella.
—¿Crees que puedes usarme? ¿Tomar lo que quieras porque estás
mal y se siente bien en este momento? —Cada palabra que decía me
ponía más furioso, con ella, conmigo mismo—. ¿Qué vas a hacer cuando
traiga a otra mujer a casa? —¿Quería usarme? Entonces sería mejor que
58 conociera la puta puntuación.
La hinchazón alrededor de su ojo casi se había ido pero el moretón
hoy estaba en un tono más profundo de púrpura, ella ni siquiera se
inmutó ante mis palabras.
—Fingiré que no estoy aquí.
—No —mascullé—. No hagas esa mierda conmigo. —Demonios,
estaba enojado. No tenía derecho, esto era obra mía, lo entendía. La había
acogido. Había coqueteado con ella. Pero, por una vez, quería una mujer
que me quisiera lo suficiente como para luchar por mí.
Bajó la cabeza e intentó alejarse de mi regazo.
Su cuerpo suave y cálido contra el mío, sus labios cargados de besos,
mi yo enfermo no la dejaría ir.
—¿Cambiaste de opinión?
—No debería haber hecho eso —murmuró—. Sé que me veo como
una mierda.
Cristo.
—¿Crees que esto tiene que ver con cómo te ves ahora? —Enredé los
dedos en su cabello y los cerré en un puño. Con una gran erección, con
mi boca hecha agua por probarla, roté mis caderas contra las suyas e
imaginé cada segundo de lo que sería hundirse dentro de ella—. No es
así.
Su aliento se detuvo en un pequeño jadeo.
Gruñí frustrado y de repente la dejé ir. Atando mis manos detrás de
mi cabeza, me incliné hacia atrás y miré hacia el techo.
—Adelante —le dije con dureza.
Su cabello rozó mi pecho. Fue toda la advertencia que obtuve. Sus
labios estaban sobre mi garganta antes de que pudiera tomar aire en mis
pulmones.
—Sirena —gemí. Mis manos serpenteando por sus muslos, tuve
cuidado con sus puntos—. Será mejor que sepas qué diablos estás
haciendo.
Trazó suaves besos en mi cuello y luego tiró de mi oreja entre sus
dientes. El deseo, agudo y doloroso, se disparó por mis venas y toda mi
sangre corrió directamente a mi polla.
—Tócame —susurró.
La agarré detrás de sus rodillas y tiré. Su pecho golpeó el mío y cerré
mi boca sobre la suya.
Jazmín, jabón y aroma a mujer borraron todo mi sentido común.
Ella sabía a dulce perfección. Hundí mi lengua profundamente y me
alimenté de su desesperación, dejando que se mezclara con la mía en una
tormenta de mierda. Ahuecando su culo, empujando contra su calor, me
59
puse de pie. Se aferró a mí como si solo necesitara lo que yo podía ofrecer
y eso me excitó como ninguna otra cosa. La llevé a mi habitación y
suavemente la puse sobre mi cama.
Levanté su camisa hasta su cuello, pasé mi lengua por su estómago
plano, probé cada centímetro de su pequeño cuerpo perfecto con el que
había estado fantaseando. Bajé besos hasta sus pechos, tomé uno de sus
pezones en mi boca y arqueó la espalda sobre la cama.
Joder, sí.
Palmeé su otro pecho y mordí su pezón lo suficientemente fuerte.
Girando mi lengua sobre la picadura, empujé su pierna buena con
mi rodilla, bajé mis caderas sobre las suyas y me balanceé hacia delante.
—Talon —gritó.
Cerré los ojos y por un solo latido del corazón, todo esto se sintió tan
jodidamente bien. Hasta que su muñequera me arañó la espalda.
Me levanté sobre mis codos.
—Estás lastimada.
Ella tomó mi rostro y acercó sus labios a los míos.
Dios me ayude, no la detuve.
Me besó, dulce y gentil. Con cada golpe de su lengua vacilante, una
clase de inocencia que nunca antes había sentido me inundó como una
droga. Mis manos se enredaron en la seda de su cabello y, por una vez,
dejé que una mujer tomara el liderazgo.
Labios suaves, aliento cálido, deseo inocente... Estaba perdido. Ella
se hundió en mi mente como el comienzo de un recuerdo que no tenía
fin.
—Te quiero dentro de mí —susurró.
Joder. Joder. Me aparté de ella y me tumbé de espaldas.
—Te diré qué. —Luché por nivelar mi voz—. Cuando salgan esos
puntos, me dirás si todavía te sientes de la misma manera. —Sabía que
estaba haciendo lo correcto.
Maldita sea, lo era. Ella no merecía ser una chica de rotación y no
quería joder el alma dentro de ella. Inhalando, me puse de pie.
—Me voy a bañar.
—¿Hice algo mal? —Se bajó la camiseta.
—No. —Viendo sus labios húmedos por mi beso y su cabello
extendido sobre mi almohada, luché por controlarme—. Este soy yo no
aprovechándome de ti. —Jesús, se veía hermosa en mi cama. ¿Qué
demonios estaba mal conmigo?
El calor le coloreó las mejillas y comenzó a levantarse.
No pude detenerme. Me incliné y apoyé mis manos a cada lado de
ella, obligándola a recostarse.
60
—Quédate. —Toqué con mis labios un lado de su cuello—. Duerme
un poco. Voy a ducharme e iré a la tienda. Regresaré a la hora de
almorzar y comeremos algo.
Su voz se calló y su tono se volvió sumiso.
—¿Quedarme aquí... en tu cama?
Prácticamente gruñí.
—Sí. En mi cama. —Donde quería que perteneciera. Me levanté y di
un paso atrás antes de hacer algo de lo que no podría alejarme.
Deteniéndome en la puerta del baño, me giré—. Y… ¿Sirena?
—¿Sí?
—Eres jodidamente hermosa.
NUEVE
Entré en la tienda quince minutos antes de abrir.
Kendall ya estaba allí.
—¿Dónde está la paciente?
—No te gustaría saberlo. —Me dirigí a mi oficina.
—Bueeeeenooo, viendo que no fue a casa con papá anoche, supongo
que está a salvo y cómodamente en la cama del señor Héroe.
—Estás jodida, ¿lo sabías? —Ya de mal humor, no tenía ganas de
pelear verbalmente con ella—. ¿No tienes nada que hacer? —Hojeé las
órdenes abiertas de tablas de surf personalizadas en mi escritorio. Estaba
muy retrasado.
—Oh, de mal humor. Alguien no recibió nada.
Levanté la cabeza y la miré.
—¿Sabes cómo se siente cuando un cuchillo atraviesa tu carne y se
hunde en un músculo?
Sus ojos casi se ensancharon.
—¿Él la apuñaló?
—Solo voy a decir esto una vez, así que escucha. Nic está fuera de
los límites. He aguantado tu mierda durante dos años, pero se detiene
aquí. No me preguntas sobre ella, no hablas de ella y muy seguro que no
la mencionas ante Candle ni a ningún otro motorista con el que salgas.
Cuando la ves, eres jodidamente civilizada. ¿Me escuchas?
61 —Yo no estaba...
Levanté mi mano.
—Terminamos, Kendall. No somos amigos. No somos conocidos.
¿Quieres trabajar aquí? Repara tu actitud, responde el maldito teléfono
correctamente y sé jodidamente amable con los clientes. Si tienes un
problema con eso, puedes irte en este momento.
—Sí, señor —espetó.
Cerré los ojos y me froté el rostro con la mano. Maldición. No es lo
que quería tratar hoy. Saqué mi billetera y conté mi dinero en efectivo.
Ochocientos dólares y algunas monedas. Se lo entregué.
—Dame las llaves.
Puso las manos sobre las caderas.
—¿Qué mierda, Talon?
—Puedes decirle a la gente que renunciaste. No me importa.
—No voy a renunciar —contestó beligerante.
—Bueno, está claro que no vamos a trabajar juntos con esa actitud.
—¿Qué maldita actitud?
—Jesucristo, cariño, haznos un favor y toma el dinero.
—¿Acabas de llamarme cariño?
Mierda.
—Aquí vamos.
—Cariño. ¿Cariño? ¿Joder? ¿Crees que puedes llamarme así? ¿Crees
que soy uno de tus conejitos? ¿Me veo como una puta fanática de Talon
el Dios? ¿Brillo? ¿Soy un maldito conejito brillante ahora? —gritó.
—¿Conejito brillante? —Ahora estaba gritando—. ¿Estás
jodidamente loca? ¿De qué diablos estás hablando?
—¿Talon? ¿Es un mal momento?
Ambo giramos las cabezas hacia la puerta de mi oficina.
Kendall señaló a Georgia.
—Ese. Es un conejito brillante.
Labios rojos y pegajosos, tetas falsas, ropa apretada, los rizos rubios
color fresa de Georgia rebotaban mientras miraba entre nosotros.
—Hola, Melocotones —dije cansadamente.
—Te traje el desayuno. —Georgia sonrió ampliamente.
Muy linda, pero sorprendentemente tonta, había cometido el error
de dormir con ella dos veces y no había podido apartarla de mí desde
entonces. La apodé Melocotones por obvias razones. Ella horneaba como
una diosa, pero me aburría en la cama. No tenía corazón para decirle que
se marchara. Como resultado, conseguía muffins y mierda varias veces a
la semana.
62
—Gracias, cariño. Estoy un poco ocupado en este momento
despidiendo a Kendall.
—¡Oh! —Georgia jadeó y puso una mano sobre su boca.
Kendall resopló.
—¿Este es el tipo de mierda que quieres contratar?
Miré a Georgia sosteniendo una canasta de muffins mientras cubría
su boca.
Kendall podría haber tenido un punto.
—Eso es lo que pensé. —Kendall empujó a Georgia y le arrebató la
canasta de la mano—. Tomaré esto. —Se escabulló de mi oficina.
—Joder —murmuré.
—¿Estás bien? —murmuró Georgia.
—Estupendo. —Me pasé una mano por el cabello.
Georgia se dirigió de puntillas a la puerta, se asomó y luego se volvió
y me miró.
—Ella todavía está aquí —susurró.
No jodas.
—Lo sé.
Parpadeó. Dos veces.
—Tengo trabajo que hacer, cariño. Gracias por el desayuno.
—De nada. —Sonrió ampliamente pero no entendió la indirecta.
—Ahora iré al taller —expliqué.
—Está bien —accedió alegremente—. Te veo luego. —Se giró para
irse y su falda se acampanó por la parte de atrás, dándome un vistazo.
Maldición.
—Melocotones —llamé.
Miró sobre su hombro con una expresión que estaba segura de que
practicaba en el espejo. Labios fruncidos, culo fuera, podría haber
funcionado si no la conociera.
—¿Tienes novio? —le pregunté.
—Tal-lon. —Soltó una risita, sonrojándose.
—Porque tengo novia ahora —mentí—. Deberías dejar de traerme
comida. No quiero ponerla celosa.
Abrió los ojos de par en par y su boca formó una O perfecta.
—De acuerdo —susurró.
Le guiñé un ojo, pretendiendo no notar el dolor en su voz.
—Me alegra que lo entiendas. ¿Cierras la puerta cuando salgas? —
63 Recogí unos papeles de mi escritorio y los miré.
—Está bien. —Es posible que sorbiera—. Adiós, Talon —dijo con
tristeza.
—Adiós. —A propósito, omití usar su nombre porque soy así de
cretino.
Esperé hasta que la puerta se cerró y me hundí en mi silla. Con la
cabeza entre las manos, luché contra el impulso de volver a casa.
Dos segundos más tarde, la puerta se abrió de golpe y Kendall entró.
—Es seguro salir, el conejito brillante se fue. Además, el recogedor
de tanques está aquí. Ven a hacer tu mierda de macho. Levantar tanques
de buceo no está en la descripción de mi trabajo.
—¿Qué recogedor de tanques? No pedí tanques nuevos.
Kendall caminó hacia mi escritorio y se cernió sobre mí mientras
revisaba los mensajes de color rosa en mi escritorio hasta que encontró
el que quería.
—Este —señaló.
Efectivamente, una orden por una docena de tanques.
—Mierda.
—Oh, oh. ¿Qué pasa? ¿Olvidaste ordenarlos? ¿Porque no estabas
aquí?
—Jesús, Kendall.
Agitó su mano con desdén.
—Lo bueno es que los ordené y llegaron ayer. Así de genial soy. De
nada. Vamos, héroe, tienes algunos músculos que flexionar. —Se alejó.
Joder, ella sabía que me tenía. No siempre estaba aquí a tiempo
completo y si quería que la tienda permaneciera abierta, la necesitaba. O
tenía que contratar a alguien más y, francamente, la idea de entrenar a
una nueva persona era peor que aguantar el trasero hosco de Kendall.
Me levanté de la silla y me encargué del negocio. Dos horas más tarde,
estaba trabajando en una de mis órdenes de tablas de surf
personalizadas cuando Kendall entró tranquilamente al taller comiendo
un panecillo.
—Estos son jodidamente fantásticos. Brillos puede hornear su culo.
—Pasó su lengua por uno de sus dedos.
Deslicé el cepillo sobre la tabla dos veces más.
—La solté.
—Ah. —Kendall tomó el último bocado y luego se sacudió las
manos—. Igual de bien. Mi trasero estaba empezando a crecer.
Revisé las líneas de la tabla.
64
—¿Pescando cumplidos?
Saltó sobre el mostrador y cruzó las piernas.
—Con todas las mujeres que follas, hubiera pensado que estarías
más atento.
—Si te ignoro, ¿te irás? —Consulté mi reloj. Mierda, el día estaba
avanzando rápido.
—¿Tienes un lugar en el que debes estar? —preguntó a sabiendas.
—Tengo una diligencia que hacer durante el almuerzo. Si quieres
conseguir comida, ve ahora. —Volví a darle forma a la tabla de surf.
—Acabo de comer.
—Genial —dije distraídamente, preguntándome qué estaría
tramando Sirena.
—Entonces, ¿cómo está ella?
Detuve lo que estaba haciendo y la mire fijamente. Pelo negro
brillante hasta los hombros con flequillo contundente, cara de muñeca,
figura de reloj de arena, siempre vestida de cuero, era atractiva pero
también era viciosa.
—¿Qué quieres, Kendall?
—¿Está a salvo?
¿Cómo diablos debería saber? Estaba aquí.
—Sí.
—Hay algunas cosas que no sabes…
La detuve.
—No voy a tener esta conversación contigo. —Por mucho que
confiara en ella con las cosas del negocio, no empezaría a pretender saber
cuáles eran sus motivos. Y no quería escuchar lo que tenía que decir
sobre Nic.
Lo más probable era que estuviera contaminado por el odio de
Kendall hacia todas las personas. Sin mencionar que no iba a ir por ese
camino con ella. Sirena estaba fuera de los límites.
Kendall no iba a hablar mierda sobre ella, punto.
—¿No crees que deberías saber quién es Randy?
—¿Un mecánico perdedor que golpea a su mujer?
La campanilla de la puerta principal sonó.
—Está protegido, Talon —aseguró con seriedad.
Incliné la cabeza hacia el frente de la tienda.
—Ve a atender a los clientes. Puedo manejar a Carter y cualquier
protección que Candle pueda arrojar en su camino.
Se encogió de hombros.
65
—No digas que no te advertí.
Eché un vistazo a mi reloj otra vez. Joder con esto. Dejé todas mis
herramientas y me dirigí a mi oficina para agarrar mis llaves. Metí la
cabeza en la tienda principal el tiempo suficiente para gritarle a Kendall.
—Llámame si me necesitas.
Kendall me hizo una señal mientras llamaba a un cliente.
Estaba en el Challenger, entrando y saliendo del tráfico del
mediodía, cuando sonó mi teléfono. Echando un vistazo a la pantalla,
maldije cuando vi el número de mi casa.
—¿Qué pasa, Sirena?
—¿Talon? —preguntó tentativamente.
—Sí, cariño. ¿Estás bien?
—Yo, umm, llamé a la tienda y Kendall me dio tu número.
—Debería habértelo dejado. ¿Estás bien? —Mi corazón estaba
latiendo en mi garganta.
—¿Vienes a casa?
Una punzada de algo golpeó mi pecho cuando dijo que estaba en
casa.
—Voy en camino justo ahora. ¿Por qué?
—Él está aquí.
—¿Qué? —Pisé el acelerador—. ¿Y lo dejaste entrar?
—No, claro que no. Ni siquiera abrí la puerta, pero creo que sabe que
estoy aquí.
—¿Hablaste con él? —Escuché golpes en el fondo.
La voz de Sirena se convirtió en un susurro.
—No, pero sigue llamando a la puerta.
—Está bien, aguanta. Ya casi estoy allí.
—No era mi intención causarte problemas —dijo incluso más
tranquila.
—¿Qué diría yo al respecto?
—Dijiste que me ayudarías —admitió.
—Así es, lo ofrecí. No me causaste nada. Elegí ayudarte. ¿Entiendes?
—Está bien... no pensé que me encontraría aquí, al menos no tan
pronto.
Jodida Kendall.
—Es mi culpa. —Maldita sea, fue un movimiento estúpida pedirle
que averiguara qué había pasado con Randy—. Estoy entrando ahora.
¿Dónde estás?
66 —En el hueco de la escalera para que no pudiera verme. Estaba
mirando por las ventanas.
—Sube a mi habitación y quédate allí. Te veré tan pronto como me
deshaga de él.
—Está bien.
Colgué y corrí por el camino de entrada. La jodida camioneta de
Randy estaba bloqueando mi garaje, pero no lo veía por ningún lado.
Estacioné el auto y salté.
—¿Qué quieres, Carter? —llamé, dando un portazo.
Como si tuviera todo el tiempo del mundo y el jodido derecho a estar
en mi propiedad, Randy se dirigió al frente desde el patio lateral.
—¿Qué, no saludas?
—El allanamiento es un crimen. Si te disparo ahora, ningún tribunal
me condenará.
Levantó los brazos y sonrió como si tuviera la sartén por el mango.
—No estoy armado.
—Tu segundo error.
—¿Sí? —Se rio entre dientes, pero había profundas líneas de
preocupación alrededor de sus ojos—. ¿Cuál es el primero?
—Venir a mi casa.
Mantuvo la sonrisa.
—Entonces, ¿supongo que no vamos a almorzar?
Él estaba pescando y no iba a darle una mierda. No estaba listo para
mostrar mi mano todavía. Probablemente sabía que ella vendría a mí,
pero no sabía que ella estaba allí o esto habría estado pasando de manera
muy diferente.
—Ni ahora, ni nunca.
—Es así, ¿eh?
Mierda aduladora. Quería romperle ambas muñecas.
—Así es.
Randy caminó casualmente hacia su camioneta y abrió la puerta.
—Solo para que lo sepas, tengo ojos en ti, Talerco.
—No puedo imaginar por qué, Carter.
Girándose, subió a su camioneta y chirrió las llantas al salir.
Observé sus luces traseras cuando tomó la A1A, luego presioné el botón
del control remoto para cerrar la puerta de entrada. Un segundo después,
había bloqueado la puerta de mi casa y estaba subiendo los escalones de
dos en dos.

67
DIEZ
—¡Sirena! —grité a través de la cocina—. Ya se fue.
Dio un paso fuera de mi habitación.
—Lo escuché.
Me detuve en seco. Su cabello fluía a su alrededor como la luz del
sol, el maquillaje cubría los moretones en su rostro, llevaba un vestido
amarillo pálido que le llegaba justo por encima de las rodillas, se veía tan
malditamente bonita, me quedé sin palabras.
—No le dijiste que estaba aquí.
Di un paso hacia adelante y suavemente incliné su mentón. Se había
aplicado polvo y delineador de ojos y desde unos centímetros de
distancia, ni siquiera podías decir que estaba herida.
—No, no lo hice. —Giré su rostro, mirando la hinchazón, pero era
insignificante—. ¿Le aplicaste hielo esta mañana?
—Ajá. Y anoche.
—Se ve bien. ¿Te duele la pierna?
—Estoy bien.
Su voz entrecortada y suave, quería escucharla decir mi nombre.
—Te duchaste.
Un leve rubor golpeó sus mejillas.
—Usé tu bañera.
Olía increíble, como a flores frescas, sol y mujer, y en lo único en
68
que podía pensar era en su pezón en mi boca esta mañana.
—Bien —murmuré, trazando su labio inferior con mi pulgar—. Esto
está casi curado.
Su lengua salió disparada y lamió el delgado rastro que quedaba de
su labio partido.
—Sí.
Mi corazón latía con fuerza, mi polla dura, sabía que podía tomarla
ahora y se rendiría voluntariamente. La idea de ella debajo de mí, en mi
cama, estaba jodiendo conmigo. Dejé que mis dedos recorrieran la suave
piel de su muslo hasta que noté la gasa.
Contuvo el aliento.
—Necesitas un vendaje limpio. —Tomé su mano y la llevé a mi baño.
Sacando los suministros de mi gabinete, me lavé las manos y luego
me volví hacia ella.
—Levanta tu falda.
—¿Talon? —preguntó en voz baja, sin moverse.
Ella no tenía ni idea de lo sexy que era.
—¿Qué?
Ojos azules sin fondo, llenos de inocencia, me miraron fijamente.
—¿Qué está pasando?
—Voy a cambiar tu vendaje.
—Por favor, no mientas —susurró—, lo veo.
Los músculos de mis hombros se tensaron.
—¿Qué ves?
Como si necesitara aire para conseguir coraje, su pecho se levantó
con una respiración profunda.
—Deséame, lastímame, piensa que soy bonita, pero no me mires
como lo estás haciendo en este momento. No me mires como si te
importara.
No evité fruncir el ceño.
—¿Por qué no puedo preocuparme por ti?
—No te preocupas por las mujeres. Te acuestas con ellas.
Apreté la mandíbula y me agaché en cuclillas.
—Levanta la falda —exigí, mi voz áspera.
Sus manos delgadas y delicadas con los nudillos magullados
levantaron la tela amarilla hasta la parte superior de sus piernas.
Quitando el viejo vendaje con rudeza, ahuequé la parte posterior de
69 su muslo y usé los dedos para extender crema antibiótica sobre su
herida. No usar guantes iba contra todo mi entrenamiento, pero me
importaba una mierda, quería tocarla. Cubrí la herida con una gasa
limpia y luego envolví una venda alrededor de su muslo. Durante todo el
rato que trabajé, ella se mantuvo perfectamente quieta, pero en el
momento en que terminé, dio un paso atrás y dejó caer su vestido.
Lavándome las manos, la miré en el espejo.
—Me querías dentro de ti esta mañana. —Era un idiota por decirlo,
pero ella no me iba a insultar respecto a que no me importaba y salirse
con la suya.
El rosa brillante se extendió por sus mejillas y rápidamente desvió
la mirada.
—¿Crees que Randy sabe que estoy aquí?
Debería haberlo sabido. Cerré el agua.
—¿De eso se trata? —pregunté formalmente.
—¿Qué quieres decir?
Me di la vuelta.
—Por qué estás poniendo una pared.
Cruzó los brazos sobre su estómago y bajó la mirada.
—No voy a levantar una pared.
Mierda.
—¿Te lastimé esta mañana?
Alzó la cabeza.
—No —aseguró con firmeza.
—No me refiero a físicamente.
—¿De dónde es tu acento?
—¿Dónde está la mujer que estaba en mi cama esta mañana?
—Me estás asustando —susurró.
Con la tensión rasgando mis músculos, asentí y entré a la cocina.
Agarrando el primer menú para llevar que tocó mi mano, marqué, recité
una orden y luego colgué. No la miré mientras se apoyaba nerviosa junto
al mostrador del desayuno.
—Voy a mi oficina a hacer algunas llamadas. Mantente dentro. —
Caminé hacia mi habitación sin esperar una respuesta.
Sentado en mi escritorio, tuve que contar hasta treinta antes de
estar lo suficientemente tranquilo como para llamar a André. Cuando no
respondió a su teléfono móvil, llamé a su oficina.
—Luna y Asociados —respondió Ariel.
—Hola, mamá.
70 —Talon. —Pude escuchar su sonrisa—. ¿Qué hay, sexy?
—¿Dónde está tu jefe?
—¿Quién sabe? No me dice la mitad de lo que está tramando.
Dudaba que siquiera se acercara a la mitad.
—¿Cómo está Conner?
—Tomando el puesto número uno en mi lista de favoritos de todos
los tiempos.
Sonreí.
—También ocupa el primer lugar de mi lista. —Su niño de dos años
era lindo como el infierno.
—Solo lo dices porque él no habla.
Me reí.
—Probablemente tengas razón. —Luego me puse serio. La razón por
la que Conner no hablaba no era para reírse—. ¿Qué dice su doctor?
—Ya sabes. Dicen que el trauma de verme golpeada fue un golpe que
necesitará tiempo para superar. Tranquilícelo, ámelo, comenzará a
hablar de nuevo cuando esté listo, bla, bla, bla. Como si no supiera cómo
ser su madre.
—Eres una gran madre.
—Maldita sea, ¿qué te pasa? ¿Por qué estás siendo tan amable?
¿Intentas tener sexo?
Sonreí.
—Siempre.
—Ja.
—Dile a André que me llame.
—Llámalo a su celular.
—No me contesta.
—¿De verdad? —Parecía sorprendida—. Eso es raro. Él nunca sale
del radar. ¿Cuándo lo intentaste por última vez?
—Justo antes de llamarte. ¿Ya hizo contacto contigo hoy?
—No. No he tenido noticias suyas todavía. Y ahora que lo mencionas,
por lo general llama con alguna excusa para asegurarse de que voy a
trabajar si no va a estar por aquí.
Mierda.
—Estoy seguro de que no es nada.
—¿Me estas mintiendo? ¿Debería preocuparme?
Forcé una risa.

71 —¿Por un antiguo francotirador de las Fuerzas de Reconocimiento?


Mierda, no desperdicies tu tiempo preocupándote por él. No le puse el
apodo de Patrulla por nada. —Mi teléfono sonó con una llamada desde la
puerta—. Me tengo que ir, cariño. Abraza al hombrecito de mi parte.
—Ya lo sabes.
Colgué con Ariel, Dejé pasar al repartidor y bajé a su encuentro.
Cuando volví arriba con la comida, Sirena estaba preparando dos lugares
en la mesa de la cocina. Si no estuviera de tan mal humor, hubiera
disfrutado la escena por lo que era. Eché de menos la vida que tuve con
Leigh. Extrañaba despertar a su lado, comer con ella, saber que alguien
me esperaba en casa.
Observé los movimientos de Nic y no pude evitar compararla con mi
ex esposa. Eran totalmente diferentes, pero ninguna desperdiciaba
palabras y eran reservadas. Leigh había crecido con dinero. Había sido
pulida, elegante. No sabía de dónde venía Nic, pero tenía los mismos
gestos sobre ella. A pesar de sus heridas, ella era toda mujer, femenina y
elegante.
Puse la comida sobre la mesa que Leigh y yo habíamos elegido y de
repente me di cuenta.
El familiar dolor agudo en mi pecho no era agudo. Solo había
pensado en Leigh dos veces y ninguna de las dos había sentido el dolor o
la ira que respiraba cada vez que algo me recordaba a ella.
Lanzado, miré a la pequeña mujer rubia frente a mí. Sin previo aviso,
mi recuerdo favorito de Leigh jugó en mi mente.
Su cabello oscuro ondeando en el viento, su piel dorada por el sol de
Hawái, su cabeza echada hacia atrás riéndose por algo que yo había
dicho. Nadando sobre nuestras tablas, esperando que llegara la ola
perfecta, alargué la mano y agarré la suya.
Entonces le di las palabras por primera vez.
—Te amo, LeighLeigh.
—Yo te amo más. —Sonrió ampliamente y luego la excitación golpeó
sus ojos mientras miraba por encima del hombro. Apartándose de mi
agarre, giró su tabla, remó tres fuertes golpes y sin esfuerzo atrapó la
siguiente ola.
El recuerdo se desvaneció, pero no hubo dolor punitivo. Ningún
remordimiento debilitante. Ni enojo con ella por dejarme y no decirme
que estaba enferma.
—¿Talon?
Levanté la vista y encontré a Sirena mirándome.
—¿Estás bien?
No sabía cómo estaba.
—Todo bien. ¿Tienes hambre?
72
—No me habría importado hacer el almuerzo. Tienes mucha comida
en tu refrigerador.
Me estaba acostumbrando a la forma en que Sirena no respondía las
preguntas directamente.
—¿Sabes cocinar?
—Sí.
Le saqué una silla.
—¿Es algo que disfrutas?
No se sentó.
—¿Sigues enojado conmigo?
—¿Quién dice que estoy enojado?
—Fue algo que dije.
Inhalando, pasé una mano por mi cabello.
—Siéntate.
Se sentó, favoreciendo su pierna izquierda, y empujé su silla hacia
adentro.
—Gracias —dijo educadamente.
Tomé asiento frente a ella para poder mirarla en lugar de mirar el
océano.
—Estaba enojado. Ahora no lo estoy. —Fui yo quien le dijo que no
hacía ningún compromiso. No podría culparla por su opinión.
Abriendo los recipientes de comida china para llevar, no reaccionó.
Me lancé a arruinarlo.
—No eres lo que esperaba
—¿Qué esperabas?
La estudié.
—Alguien más emocional. —Alguien que no luciera hermosa por sus
cicatrices. Alguien que no me hiciera inclinarme hacia atrás para llamar
su atención... alguien que no quitara los bordes afilados de mi pasado.
Ella colocó las manos en su regazo y su mirada las siguió.
—Acerca de esta mañana.
—¿Qué parte? —Porque eso abarcaba una gran cantidad de mierda.
Hizo una pausa y cuando habló, no respondió mi pregunta.
—Tú tampoco eres lo que esperaba.
Me recliné en mi silla.
—Lo que ves, es lo que tienes.
Levantó la vista y esta vez, la expresión de su rostro era cien por
73 ciento legible. Con la cabeza inclinada, conteniendo una sonrisa, las cejas
levantadas, iba a confrontar mi mierda.
—Creo que ambos sabemos que eso no está ni cerca de ser cierto.
Maldición, ella era sexy.
—¿Crees que estoy mintiendo?
—Creo que estás de luto por la pérdida de tu esposa.
Cerré mi expresión y busqué la comida. Cagando mierda en mi plato,
mantuve mis movimientos controlados.
—Eso fue hace mucho tiempo.
—¿Cómo era ella? —preguntó con curiosidad.
—Mandona —mentí, metiendo la comida en la boca.
—Eso me sorprende.
Me ahogué con la comida.
—¿Cómo es eso?
—Tú eres mandón. No encaja.
—¿Pasas mucho tiempo pensando qué es lo que encaja? —No quería
hablar sobre Leigh con ella. No estaba listo para eso. Quizás nunca
estuviera listo.
—Randy y yo nunca encajamos —afirmó sin rodeos.
—Pensé que teníamos un trato. —No me importaba si estaba
hablando mierda de él, no quería escuchar su nombre salir de sus labios.
Se encogió de hombros.
—Creo que quieres saber por qué estuve con él por tanto tiempo.
Quería saber cómo esta mujer había entrado en mi cabeza.
—No, realmente no —mentí de nuevo.
Me lo dijo de todos modos.
—Él me cuidó. Lo confundí con amor. Pensé que le debía algo.
—No son suficientes razones para quedarse con alguien.
—¿Me estás juzgando a mí o a ti mismo?
Mis músculos se tensaron.
—¿Disculpa?
—Me dijiste que tu esposa murió, pero también la llamaste ex
esposa.
—¿Tu punto? —Lo intenté y no pude mantener el borde de mi voz.
—Hay una diferencia entre ser viudo y que tu esposa muriera…
después de que te divorciaras.
Maldito infierno.
74
—Come tu almuerzo, Nicole.
—No tienes que tenerme aquí una semana. Encontraré otro sitio
donde quedarme.
Dio un mordisco como si nada de lo que acababa de decir fuera
incendiario.
Empujé mi plato.
—¿Estás lista para tener una conversación normal?
Bajó su tenedor.
—Porque estoy cansado de esta mierda. Di lo que tienes en mente,
todo. De una vez. —Mantuve su mirada atónita durante tres latidos—. Yo
empezaré. No voy a discutir la muerte de mi esposa contigo. No me
importa un comino tu pasado con el Maldito Randy Carter. Te quedarás
aquí hasta que te recuperes, encuentres un lugar nuevo y consigas un
trabajo. No espero nada de ti a cambio, excepto que te mantengas alejada
de tu ex. ¿Quieres volver con él? Vete de mi casa ahora mismo.
Tragó saliva.
—¿Preguntas? —mascullé.
—Afectaré tu estilo de vida.
—No, no lo harás. —Hacía lo que quería, cuando quería.
—Pero preguntaste qué haría cuando trajeras...
No le dejé terminar la frase porque sabía que de eso se trataba todo
esto.
—No estoy pensando en otras mujeres en este momento. —Bajé mi
mirada a sus pechos el tiempo suficiente para que ella se retorciera.
—Oh. —Se sonrojó.
Sí, oh.
—¿Estamos claros?
—Sí.
—Bueno. Tu turno.
Juntó sus manos en su regazo y se aclaró la garganta.
—Gracias por acogerme. No tenía otro lugar a donde ir excepto con
Candle y me hace sentir incómoda. Mi familia no sabe que vivo en
Daytona, no es que fuera una opción. Buscaré un trabajo y un lugar
nuevo. Ojalá pudiera decir que hoy fue un incidente aislado, pero Randy
volverá.
—Puedo manejarlo.
—Sé que puedes, y gracias por ofrecerlo, pero voy a hablar con él.
—¿Honestamente crees que eso funcionará?
75 —No se trata de... Esto no es lo que piensas. —Miró por la ventana—
. Tenemos un... entendimiento. —Algo cercano al dolor nubló sus
rasgos—. Además, no importará lo que él quiera.
Escuchar su determinación me desconcertó, pero ella necesitaba
saber que no iba a dejar que esto se deslizara.
—Voy a tener una conversación con él. Ya te lo dije.
Inhaló y me miró.
—¿Por qué?
Mantuve su mirada durante cinco largos segundos.
—Porque me importa una mierda.
Durante dos segundos, no reaccionó y luego exhaló.
—Está bien —dijo en voz baja.
—Bien. —No es que necesitara su permiso.
Estuvo callada un momento y supe que había algo más.
—Todo —le recordé.
—No he estado con nadie en más de un año.
De todas las cosas que podría haber dicho, eso era lo que menos
esperaba.
—Lo atrapé con alguien el año pasado —explicó—. Había tenido mis
sospechas antes de eso. No hemos... —Se aclaró la garganta—. No hemos
estado juntos desde entonces. Me suplicó que no lo dejara. Le puse una
condición. La aceptó. Dijo que recuperaría mi confianza. No lo hizo, no
pudo. Lo sabía, pero necesitaba... ahorrar dinero. Y no me cobraba
alquiler. —Se movió en su silla—. Como sea. ¿Esta mañana? Solo... —Su
voz se apagó—. Se sintió bien. Te sentiste bien. Me dejé llevar. Sé que no
eres de una sola mujer y no soy casual. Gracias por no aprovecharte. —
Me miró con toda la inocencia que había sentido en su beso.
—De nada —dije bruscamente.

76
ONCE
Terminamos nuestro almuerzo en silencio y comencé a limpiar la
mesa.
—Puedo hacer eso. —Se levantó—. Has estado en casa por una hora.
Probablemente tengas que volver al trabajo.
—Soy mi propio jefe, Sirena. Siéntate y descansa, yo me encargo de
esto.
—Prefiero estirar las piernas. No estoy acostumbrada a esto. —Me
siguió a la cocina con nuestros platos.
—¿Qué quieres decir?
—Suelo hacer ejercicio. Me gusta correr.
Corría por la playa todos los días. Aparté la idea de compartir eso
con ella.
—No estás preparada para una carrera, pero esta noche te llevaré a
caminar a la playa.
Puso los platos en el fregadero.
—Puedo ir esta tarde.
Me volví y la agarré por el mentón.
—No vas a ir a ningún lado sola. ¿Me oyes? —De ninguna manera.
No después de la mierda de Randy hoy.
Trató de ocultar el hecho que la había sobresaltado, pero esta vez vi
a través de la máscara que llevaba como una segunda piel.
77 —No puedes seguirme a todas partes —respondió.
Llamaría a André y le haría enviar a uno de sus hombres si tuviera
que hacerlo.
—Te sorprendería lo que puedo hacer. —Cubrí mi advertencia con
una media sonrisa.
Se apartó de mi alcance.
—No lo dudo.
—Entonces, ¿qué dudas? —la desafié.
Me miró como si pudiera leer mi mente.
—Solía pensar que tus ojos eran verdes. Cuando te conocí por
primera vez, llevabas una camisa de color verde oliva. Hizo que tus ojos
se vieran verdes.
No mucha gente notaba que mis ojos eran en realidad una
combinación de azul y marrón. Que se hubiera dado cuenta no fue lo que
me sorprendió. Sino que recordara la primera vez que nos vimos.
—¿Y ahora?
—Son medio marrón, medio azul. El verde, es una ilusión.
—Flores blancas sobre un fondo azul —le dije, describiendo el patrón
del vestido que había usado esa noche.
Su espalda se puso rígida por la sorpresa.
Toqué un mechón de su sedoso cabello rubio.
—¿Sabes de lo que estoy hablando?
—El vestido que tenía esa noche —murmuró.
Mirando a esos ojos complejos, luché por contenerme. Quería su
pequeño cuerpo en mis brazos y su sabor en mi boca. El recuerdo de esta
mañana me atormentaba, todo en lo que podía pensar era en besarla.
—¿Sabes lo que pensé cuando te vi por primera vez? —Rocé su labio
inferior con mi pulgar.
No respondió.
Un bar lleno de mujeres y ella se había destacado como un jodido
amanecer. Sí, la había notado. La había visto debajo del brazo de Randy.
Me di cuenta que no había mirado a ningún otro chico. Me di cuenta que
nada en su expresión había revelado una sola emoción, excepto una cosa
se había destacado por encima de todo.
—Eras malditamente hermosa y miserable.
—Talon. —Mi nombre fue susurrado en sus labios.
El aire entre nosotros se rompió y casi pierdo mi hilo de
pensamiento. Toda mi sangre corrió hacia el sur, mi voz baja y áspera, le
di la verdad.
78
—Vi a través de ti.
Agarró un puñado de mi camisa y mi boca estuvo sobre la de ella.
Hundí mi lengua en su calor y perdí el control. Una mano se enredó
en su cabello, la otra atrapó la parte posterior de su rodilla y rodeé mi
cintura con su pierna. Empujándola, la besé. La besé para sentir. La besé
para olvidar.
Y la besé porque estaba jodidamente desesperado por ella.
Gimiendo en mi boca, se presionó contra mí como si me necesitara
tanto como yo la necesitaba y me metí de lleno.
No pedí permiso. Empujé su ropa interior a un lado y la acaricié. Mis
dedos se humedecieron y gruñí.
—Voy a hacerte venir tan jodidamente duro. —Dominando su boca,
acariciando su calor, hundí dos dedos dentro de ella y se derritió contra
mí.
Ambos gemimos.
—Jesús, Sirena. —Caliente y tan jodidamente apretada, se aferró a
mi mano y mi polla vibró en respuesta.
Su cabeza cayó hacia atrás y pasé mi lengua por su garganta. Mis
dedos dentro de ella, mordí y luego chupé su carne contra mis dientes
porque quería marcarla como mía. El grito salvaje e incontenible que salía
de sus labios solo me estimuló. Arrastrando mi boca por su cuello,
dejando besos boquiabiertos, acerqué mis labios a su oreja.
—La próxima vez va a ser tu clítoris entre mis dientes. —Apretando
mi palma contra ella, le di una probada de lo que le haría si estuviéramos
los dos desnudos.
—Talon —gritó, agarrándome de los brazos.
—Déjate ir, Sirena. —Encorvé mis dedos y acaricié dentro y fuera de
ella. Sintiendo lo cerca que estaba, froté su clítoris con fuerza y le pedí
que me diera un pedazo de sí misma—. Córrete.
Como si su cuerpo estuviera hecho para que yo lo mandara, se
derrumbó en mis brazos.
Estrechándose entre mis dedos, con las piernas temblorosas, repitió
mi nombre una y otra vez. Agarré un puñado de su cabello, hundí mi
lengua en su boca y la devoré con un beso. Mis bolas se tensaron y podría
haberme venido en ese lugar.
Disfruté su orgasmo con ella y cuando su pierna se desprendió de
mi cintura, lentamente saqué mi mano. Sus ojos se cerraron, su
respiración pesada, era tan malditamente hermosa, que podría haberla
mirado todo el día, pero no había terminado.
79 —Mírame.
Sus ojos nublados y perezosos me miraron.
Me llevé los dedos a la boca.
El calor estalló detrás de sus ojos cuando aspiré su sabor de mi
mano y luego cubrí mis labios con su aroma. Gruñí, pensando en lo dulce
que sería cuando finalmente pusiera mi boca sobre ella. Todavía
agarrando su cabello, la traje para un beso y su suave gemido llenó mi
cabeza con imágenes de ella desnuda debajo de mí.
A regañadientes, la solté y toqué su frente con mis labios.
—Ese no era yo aprovechándome. Era yo haciéndote sentir bien.
Abrió la boca para hablar, pero puse un dedo a los labios.
—Déjalo. —No quería saber qué iba a decir—. Llegaré a casa después
de las seis. —Dejé caer la mano y salí con una puta erección.
La tienda estuvo ocupada toda la tarde. No queriendo lidiar con la
mierda de Kendall, la había enviado a casa después que había vuelto del
almuerzo. Unos minutos después de las cuatro, sonó mi celular. Miré la
pantalla y sonreí.
—¿Qué pasa, preciosa?
—¿Talon? —preguntó Sirena tentativamente.
Me enderecé, mi sonrisa cayó.
—¿Qué pasa?
—Oh. Nada. Me preguntaba si ibas a venir para cenar. ¿Quieres que
cocine?
El alivio me recorrió al saber que su jodido ex no había aparecido de
nuevo.
—¿Con una sola mano?
—Lo puedo manejar.
Jesús, me encantó la suavidad de su voz.
—Estoy seguro de que puedes, pero te lo tomarás con calma en esa
muñeca. Recogeré un par de filetes y los haré a la parrilla. —Ya no me
importaba un bledo que estuviera haciendo un menú para ella.
Esto debería haber sido una gran bandera roja, pero todavía estaba
en lo alto por hacerla desarmarse en mis brazos. Si fuera inteligente,
pondría un poco de distancia entre nosotros, pero no pensaba con mi
cabeza o mi polla. Estaba tan absorto en no tener el peso del dolor que
había soportado durante dos malditos años derrumbándome que no iba
80 a hacer una mierda para arruinar la emoción que estaba sintiendo. Si
solo tenía una semana, la tomaba.
—Bueno. Gracias.
—No hay problema. ¿Qué quieres con ellos?
—Cualquier cosa está bien.
—Sirena —le dije con severidad.
—Patatas al horno y ensalada César —respondió al instante.
Me reí.
—Hecho. Nos vemos en un par de horas.
Ella vaciló.
—Está bien.
Fruncí el ceño.
—¿Qué pasa, cariño?
Escuché su respiración.
—Probablemente debería decirte…
—¡Amigo! —Entró Braige—. ¿Dónde está mi tabla? —Giró su cabello
rubio blanco y escaneó mi tienda. Dos de sus amigos surfistas entraron
detrás de él—. Tahití está llamando, hermano. Necesito algo de acción.
—Sirena, espera un segundo. —Levanté una mano hacia Braige.
—No, está bien. Adelante. Estás en el trabajo.
Le di la espalda a Braige y a los muchachos.
—Tengo tiempo. —Por ella, sacaría el tiempo.
—Te veré luego.
—¿Estás segura? —Quería saber qué iba a decir.
—Sí.
Mierda.
—Está bien. Te veo esta noche. —Colgué y me volví hacia Braige.
—¿Hablando con un bombón? —Braige sonrió, sus ojos azules
estaban llenos del tipo de malicia que les gustaba a las chicas.
—¿No te gustaría saberlo? —Sonreí.
A Braige solo le importaban dos cosas, el surf y las mujeres. La
mayoría de las veces, me alegraba de ver al idiota. O bien íbamos a las
olas o los bares. Él me había enseñado algunas cosas en el agua y gastaba
dinero a lo loco en mis tablas. También me recomendó a todos sus
conocidos y, a pesar de sus diversos patrocinadores, usaba mis tablas
casi exclusivamente.
—¡Oh, oh! —Se rio—. Debe ser asombrosa si estás preparando un
poco de amor para la tarde. El momento es perfecto para surfear, amigo.
Negué.
81
—Tengo que terminar una tabla para un viejo surfista.
Sus ojos se abrieron y luego se echó a reír.
—Desearías tener mis habilidades.
Había surfeado en Mavericks y North Shore con él. Era jodidamente
valiente en el agua.
—Probablemente tengas razón. Pero alguien tiene que seguir
haciéndote tablas.
—Cierto. —Asintió en serio—. Entonces —miró las tablas de surf
alineadas en la pared trasera—, ¿dónde está mi nueva tabla?
—Estoy trabajando en eso. Dame un par de días.
Arrugó el rostro.
—Hermano. —Suspiró—. Sabes que está llegando el clima al Pacífico
Sur. —Hizo un gesto a los otros dos surfistas en la parte delantera de la
tienda probándose gafas de sol—. Iremos pronto. Quiero llevar a mi
última chica.
—Estará lista a tiempo. De lo contrario, puedes elegir lo que quieras
en el inventario.
—Tengo una mejor idea. —Sonrió.
Cristo.
—¿Qué? —pregunté, pero sabía lo que venía. Me había estado
molestando durante seis meses para dejarlo hacer su propia tabla.
—Ya sabes qué. —Sonrió ampliamente.
—Vete de aquí. Puedes hacer tus propias tablas cuando consigas tu
propia tienda. —Mis herramientas, mis reglas.
—Nunca digas nunca, amigo. —Se rio de nuevo y se fue con la
promesa de llamar en un par de días.

A las siete estaba asando unos filetes en mi terraza mientras Nic


estaba en la barandilla.
—Esto es hermoso —comentó con nostalgia.
Me quedé mirando su trasero. Había estaba melancólica desde que
había llegado a casa y habíamos estado bailando alrededor del otro.
—Precioso —concordé, llevando la cerveza hacia mis labios. La
bebida gaseosa helada no estaba haciendo nada para calmar el deseo que
me desgarraba las venas—. Nunca me dijiste lo que ibas a decir.
—¿Cuando?
—Al teléfono antes.
82
Estuvo callada un momento.
—Solo iba a agradecerte... por esta tarde.
Se volvió hacia mí.
—Tu casa es increíble.
El instinto me dijo que estaba mintiendo, la forma en que hizo una
pausa cuando habló, el tono de su voz sonó más bajo, pero lo dejé pasar
porque podría haber sido simplemente su inexperiencia con los hombres.
—No puedo tomar el crédito. —Volteé los filetes—. Tengo un amigo
que es un contratista. Derribó el lugar y lo volvió a construir después que
lo compré.
—¿Cuánto tiempo has vivido aquí?
—Casi dos años. —Cuando la mayoría de las mujeres descubrían
que tenía una propiedad frente a la playa, querían saber el tamaño de mi
cuenta bancaria, pero no podía decir si Sirena estaba buscando eso. No
lo mencionó, pero su tono de voz era el más informal que había
escuchado.
—La propiedad frente al mar no es barata. Tu tienda de surf debe
funcionar bien.
Estaba buscando respuesta.
—No puedo quejarme. —La tienda se mantenía, pero era seguro que
no pagó por la casa. Mi ex esposa lo hizo. Leigh me había dejado todo
cuando murió. Unos meses después de su muerte, compré el negocio y
la casa. Ni siquiera había hecho mella en lo que heredé.
—¿Por qué Daytona Beach?
—Vine aquí de vacaciones hace años. Me gustó. —No le dije que el
último recuerdo que tenía de Leigh era en esta playa. La llevé a cenar,
luego caminamos por la orilla y le pregunté acerca de formar una familia.
Dijo que siempre había pensado que tendría hijos. Había estado tan
jodidamente extasiado, no había notado su desapego o la forma en que
había expresado su respuesta. A la mañana siguiente, dijo que todo había
terminado y se fue. Fue la última vez que la vi con vida—. Los filetes están
listos. ¿Sacas la ensalada de la nevera?
—Por supuesto.
Desapareció en el interior e inhalé para aclarar mi mente. En lugar
de una bocanada de oxígeno, me llené de jazmín mezclado con recuerdos.
Hace una semana, los pensamientos de Leigh habrían arruinado mi
estado de ánimo.
Sirena regresó, dejó la ensalada sobre la mesa y se sentó.
—Huele muy bien.
Serví nuestros bistecs, preguntándome si simplemente había
intercambiado los pensamientos de una mujer agolpando mi cabeza por
83 otra.
—Espero que tengas hambre. —Me senté.
Me estudió por un momento.
—¿Estás bien?
Observé mi entorno y, por primera vez en dos años, no tuve que
sacar mi pasado de mi presente porque, de forma natural, estaba
quedando en un segundo plano. Se sentía bien, realmente bien.
—Un filete en mi plato, una hermosa mujer a mi lado, el océano a
mis pies, no puede ser mejor. —No estaba coqueteando.
Se sonrojó.
—Gracias.
—Deja de darme las gracias. Come.
Como parecía hacer todo lo demás, sostuvo con gracia el tenedor en
su mano entablillada mientras usaba el cuchillo en el otro para cortar el
bistec.
Me puse a observar sus movimientos, pero el impulso de cortarle el
bistec fue abrumador.
—¿Necesitas ayuda?
—No, gracias. —Puso el bocado en su boca y cerró los ojos.
Era la misma mirada que había tenido esta mañana en mi cocina y
mi polla se agitó con el recuerdo.
—Me pregunto una cosa, sin embargo.
—¿Umm? —Dio un mordisco a su patata, saboreándola.
Quise acercarla desde el otro lado de la mesa.
—¿Cuánto de ese bistec podrás comer? Es más grande que tú. —Le
guiñé un ojo.
Se rio.
Simplemente se rio. Musical, delicada, honesta. Todo desapareció
excepto esa risa y sonreí.
—Te sorprendería lo que puedo manejar. —Sonrió tímidamente.
De ninguna manera.
—¿Acabas de coquetear conmigo?
—Sí. —Todavía sonriendo, tomó otro bocado.
—Demonios. Sabía que eras una sirena. —Ahora me estaba
preguntando todas las cosas que podía manejar.
—Difícilmente.
—Oh cariño —bromeé—. La vida será mucho más sencilla para ti
84 cuando te des cuenta que siempre tengo razón.
—Excepto cuando estás equivocado.
—Nunca sucede. —Al segundo en que las palabras salieron de mi
boca, la sensación irritante sobre André que había alejado todo el día me
golpeó con fuerza.
DOCE
Intenté hablar con André antes que Nic y yo saliéramos a la playa,
pero no había respondido. Mi instinto me decía que algo estaba mal,
terminé rápido nuestro paseo y regresamos alrededor de un kilómetro
después.
Nic miró hacia atrás.
—¿Podemos ir un poco más allá?
—No esta noche. —Ariel tenía razón, André no desaparecía del
mapa. Necesitaba descubrir que estaba pasando. Y tenía una misión que
realizar.
—Estoy bien, de verdad.
La miré. Piernas largas, el pelo soplando en la brisa, estaba más que
bien. Corrí como un demonio para llegar a casa con ella.
—Lo sé, cariño. —Envolví mi brazo alrededor de sus hombros—.
Iremos más lejos mañana.
—Bueno. ¿Puedo hacerte una pregunta?
—Lo que quieras. —No quería decir que respondería.
—¿Qué significan los tatuajes de aves en tu pecho?
Ausentemente froté a uno de ellos.
—Son golondrinas. Se supone que deben traer buena suerte a los
marineros. Me hice la de la izquierda cuando me alisté por primera vez
en la Marina. Las golondrinas siempre regresan todos los años a la misma
ubicación para anidar y aparearse. Tatuar la primera se suponía que
85
debía garantizar que volvería a casa, pero si no lo hacía, la leyenda dice
que llevaría mi alma al cielo. Después de mi primer despliegue, me hice
la segunda como símbolo de que llegué a casa.
—Pensé que estabas con los Marines.
Sonreí. Había prestado atención, le concedería eso.
—Los marines no tienen sus propios médicos, la Marina los
proporciona. Después que la Marina me entrenó, fui Operaciones
Especiales y fui asignado a una unidad de Reconocimiento de la Fuerza
Marina. —No le dije que tomó dos años de entrenamiento avanzado de la
Marina y el Cuerpo de Marines, así como el curso de Medicina de las
Fuerzas Especiales del Ejército para obtener la distinción de SARC.
—¿Y las estrellas en tus brazos?
No quería hablar sobre los primeros cinco infantes de marina que
perdí.
—¿Qué hay de tus tatuajes? —Cambié el tema—. Nunca he visto un
trabajo así.
Se encogió de hombros.
—Quería taparme la cicatriz, pero no quería llamar la atención. Vi
una vez un tatuaje de color carne y tuve la idea. El hibisco era la flor
favorita de mi abuela.
—¿Eras cercana a ella?
—Sí —dijo simplemente.
Esperé, pero no dio más detalles.
—¿Qué hay de tus parientes? ¿Eras cercano a ellos?
—¿Tú eres cercano con ellos?
Me reí.
—Touché. ¿Y para que quede claro? Me encanta tu tatuaje. Te sienta
bien. —Y era increíblemente sexy—. Eres una chica hermosa, Sirena.
—Gracias.
Al escuchar la timidez silenciosa en su voz me hizo querer acercarla
y besarla de una puta vez, pero mantuve mi boca cerrada y mis
pensamientos para mí. Cada paso que dábamos, mis instintos me
molestaban más acerca de André. Me había llamado por ayuda, debería
de haber encontrado algo ahora. No era propio de él dejar algo así sin
verificar por tanto tiempo. Y nunca apagaba su teléfono. Nunca.
Sirena rompió el silencio.
—La cena fue agradable.
—Me alegra que lo hayas disfrutado. —Besé su frente porque era
algo muy natural.
—¿Lo disfrutaste?
86 La miré, tomado por sorpresa.
—Por supuesto.
—Pareces tenso. ¿Es por esta mañana?
Jesús, tenía una forma de desnudarme.
—No se trata de esta mañana o esta tarde. —Dejé de caminar y
observé las olas—. Tengo mucho en la cabeza.
—No quise entrometerme. —Sus brazos rodearon de forma
protectora su estómago y el ambiente despreocupado que me había
estado mostrando desde que se había reído en la cena desapareció.
Me puse en frente de ella y los desdoblé suavemente.
—No hagas eso conmigo. —Metí un mechón de su cabello detrás de
su oreja—. No estoy mintiéndote.
No dijo nada.
—¿Me oíste?
—Sí.
No, no lo hacía.
—Esta tarde fue increíble. No tiene nada que ver con eso.
—¿Pero? —preguntó, sonando resignada.
—Pero nada. Estoy compartiendo la arena con una hermosa rubia.
—Sonreí.
Inhaló.
—Estoy tratando de no salir lastimada.
Mi sonrisa cayó.
—¿Qué quieres decir?
—Dices una cosa pero luego actúas... familiar conmigo, como si
realmente hubiera algo entre nosotros. Tal vez no estoy acostumbrada a
esto… a este tipo de relación sexual casual.
Todos los músculos de mi cuerpo se tensaron.
—¿Esta es una relación sexual casual para ti? —Le dije que no
estaba saliendo con otras mujeres.
—No, no quise decir eso.
Insultado, pero sabiendo que no tenía derecho a estarlo, traté de
atemperar mi respuesta.
—No estoy seguro de lo que quieres de mí, cariño. Hace algunos días
estabas viviendo con otro hombre.
—No quiero nada de ti. Solo estaba…
—Mentiras. —Apareció en mi puerta, se arrojó a mí esta mañana, ¿y
ahora estaba diciendo que no quería nada? Ofendido y cabreado, se lo
87 reclamé—. Si no quisieras nada, no estaríamos parados aquí teniendo
esta conversación.
—No, no quiero…
Eso era todo lo que necesitaba escuchar. Era un jodido idiota.
—A la mierda esto. —Todo lo bueno que había sentido entre nosotros
se sintió de repente unilateral y no iba a ir por ese camino, de ninguna
maldita manera—. No estoy teniendo una conversación sobre una
relación por un orgasmo. Y estoy seguro de que no vamos a discutir tu
especulación sobre lo que crees que puede haber o no entre nosotros
porque no hay un nosotros. No hay una relación No hay nada salvo dos
extraños que comparten un techo que quieran follar.
Sus ojos se agrandaron de dolor, como si ella misma no hubiera
dicho que no había nada entre nosotros.
Joder no.
—Sigue así. Te sigues mintiendo a ti misma y tratas de no hacerte
daño cuando fuiste tú la que apareció en mi puerta, quebrada y
apuñalada. —Pasó años con un aprovechado de mierda—. No me
necesitas para lastimarte, lo lograste por tu cuenta, cariño. —Con la
sangre hirviendo y mi genio disparado, ni siquiera intenté controlarme
porque en ese momento, simplemente no me importaba una mierda.
Estaba cansado. Estaba cachondo. Estaba enojado, pero, sobre todo,
estaba insultado. No había hecho nada más que dar desde el segundo en
que se cruzó en mi camino. Tendría una conversación con Carter porque
le dije que lo haría, pero luego terminaría. Al diablo con esta mierda.
Regresé corriendo a la casa, sin importarme si me seguía, y fui
directamente a mi habitación y cerré la puerta. Me duché, pero ni siquiera
podía masturbarme. Cada vez que cerraba los ojos estaba mirando un
tatuaje de color carne, mientras me imaginaba penetrando su estrecho
coño y me enojaba. Me vestí como si fuera a una cita porque era un
imbécil, luego fui a buscarla.
No tuve que ir muy lejos. Estaba acurrucada en el sofá con la
televisión encendida, luciendo inocente y hermosa, y solo para joder más
con mi cabeza, follable. Para empeorar las cosas, a mi polla le importaba
una mierda lo que mi cerebro pensara, solo quería lo que no consiguió
esta mañana.
—Voy a salir —espeté.
—Está bien. —Miró la televisión.
—No esperes despierta.
—Está bien.
Cuando no obtuve la reacción que quería, me enfurecí.
—¿Tienes algo que decir?
—No. —No había ni rastro de ira en su voz. No había ni rastro de
88 nada.
Maldita sea.
—Nos vemos. —Salí de la casa.
Intenté llamar a André tres veces, pero no respondió y su buzón de
voz estaba lleno. Llamé a Ariel, pero su teléfono también fue a correo de
voz. Mierda. Marqué a Candle.
Contestó al primero tono.
—Me preguntaba cuándo llamarías de nuevo.
No iba a hablar de Maldonado con él hasta que hubiera hablado con
André. Confié en Candle con mi motocicleta, pero no era lo
suficientemente estúpido como para tomarle la palabra hasta que
escuchara de André que el problema estaba resuelto.
—Dame la dirección de Carter.
Candle se rio entre dientes.
—Hay algo en ella, ¿eh?
—¿De qué diablos estás hablando?
—Primero Randy cayó a sus pies, ahora tú.
—Tonterías. ¿Cuándo me has visto alguna vez caer? Voy a tener una
conversación con Carter, eso es todo.
—Claro. Una conversación donde le dices que su señora es ahora tu
señora. —Se rio a carcajadas—. Si no fuera una pelea tan injusta, me
gustaría verla.
—No voy a pelear con él —mascullé.
—Ajá, y mi pene no está siendo mamado esta noche.
—Que te jodan. La dirección —exigí.
—Lo necesito en el trabajo mañana.
Me importa una mierda lo que Candle necesitaba. Randy me daría
la cara primero.
—Y yo necesito que pague por apuñalar a Nic.
—¿Qué?
—Me estás oyendo.
Candle soltó una sarta de maldiciones.
—¿Cuán grave?
—La mitad de su rostro parece que se encontró con una tabla, su
muñeca está rota y tuve que suturar su puto muslo porque estaba
cortado de la rodilla a la cadera.
—Maldita sea.
—Dame su maldita dirección y te lo debo.
—Ya me debes.
89 No me digas. Me daba escalofríos cada vez que pensaba en ello.
—Qué afortunado.
Bufó.
—Está en uno de los condominios de Seascape que posee el club.
Piso inferior, unidad este. No jodas el lugar.
—No se me ocurriría. —Empecé a colgar.
—Oye —espetó.
—¿Qué?
—¿Por qué Kendall está enojada contigo?
No debería haberme sorprendido, Kendall tenía una gran boca.
—¿Versión larga o corta?
—¿Hay una versión corta?
—Traté de despedirla.
Candle resopló.
—¿Quiero saber qué pasó?
—Me dijo que me fuera a la mierda. —El orden de los eventos estaba
mal, pero el sentimiento era el mismo.
Estalló en carcajadas.
—Amo a esa chica.
—Pagaría un buen dinero para verte llamarla chica frente a ella.
—Dije que la amaba, no dije que estaba jodidamente loco. No mates
a Randy, estoy corto de personal en la tienda. —Colgó.
Conduje por la ciudad y di la vuelta al edificio dos veces antes de
estacionar a una cuadra de distancia. Asegurándome que nadie me viera,
me acerqué a la casa de Randy por la parte de atrás y llamé a la puerta.
Luces encendidas, televisión a todo volumen, sabía que estaba en casa.
Cuando no respondió, golpeé más fuerte.
Un minuto después, la cerradura giró.
Más alto que yo, pero más delgado, Randy abrió la puerta con una
camiseta sucia y un vendaje sobre cada muñeca que no había sido visible
el día anterior cuando llevaba su uniforme del taller.
—Tú y yo necesitamos tener una pequeña charla —dije arrastrando
las palabras.
Dejando la puerta abierta, caminó de vuelta a su sofá y se dejó caer.
Cerré la puerta y lo seguí. Platos sucios en todas partes, una pipa
de agua en la mesa de café, el lugar era un maldito tugurio y lo odié aún
más.
Tomó una cerveza.
90 —¿Está contigo?
—¿Te importa?
Me miró y un destello de ira cruzó su rostro antes de regresar al
televisor.
—¿Qué quieres, Talerco?
Escaneé el apartamento para asegurarme que estábamos solos, pero
cuando vi la sangre en el marco de la puerta del dormitorio, la ira se
intensificó.
—¿Qué es lo que quiero? —Caminé hacia la puerta, miré la sangre y
luego volví mi mirada a Randy—. Quiero muchas cosas.
—Inicia una pelea, di lo que vayas a decir, no me importa una
mierda. Haz lo que tienes que hacer y lárgate. Tengo compañía en camino.
—Tragó su cerveza y luego la colocó junto a otras cinco botellas vacías.
Despiadado, calculado, sonreí.
—Me alegra que hayas avanzado. —Entonces dejé de fingir—. Porque
ella no va a volver.
Más rápido de lo que pensaba que era capaz, estuvo de pie,
arrojándome contra la pared.
—¡He amado a esa chica desde que tenía quince años! —Aplastó un
brazo sobre mi pecho—. Quince.
Apestaba a cerveza, sudor y desesperación y quería estampar mi
puño en su rostro.
—¿Apuñalas a todas las mujeres que amas?
Rugió de dolor y furia, y luego dio un paso atrás.
—Fue un maldito accidente. Lo juro por Dios. Nunca la lastimaría.
—Sus manos agarraron su pelo grasiento.
No tenía ni una pizca de simpatía por él. Agarré su cuello con una
mano y le aplasté la tráquea.
—Así es como esto va a funcionar.
Sus manos agarraron las mías cuando sus ojos comenzaron a
brotarse.
Apreté más fuerte y me incliné hacia delante.
—Si te acercas a ella otra vez, estás muerto. ¿Me vuelves a tocar?
Haré lo que le hiciste a ella, diez veces más. —Lo tiré de vuelta al sofá y
caminé hacia la puerta.
—La huelo en ti. —Su voz se quebró.
—¿Qué se siente perder todo? —pregunté sin remordimientos.
—¿La follas?
Estuve sobre él tan rápido, que no supo qué lo golpeó. Con una mano
en su garganta, un brazo sobre su pecho y una rodilla en su muslo, vi el
91 miedo aparecer en sus ojos con satisfacción.
—¿Apuñalas a tu mujer y es por eso que estás preocupado? ¿Dónde
ha estado mi pene? —Lo levanté y lo tiré al suelo.
Rodó sobre sus manos y rodillas.
—Levántate —espeté.
—Te mataré. —Comenzó a levantarse.
Le di una patada en las costillas.
—¿Cómo se siente eso?
No había ganas de pelear en él, el maldito cobarde.
Bajando mi voz a pura amenaza, me incliné hacia él.
—¿Debo golpear tu rostro contra el marco de la puerta?
Sosteniendo su estómago, comenzó a gatear.
—¿Qué tal si te rompo el brazo? —pregunté con una calma mortal.
La puerta de entrada se abrió.
—Te advertí que lo necesitaba en el taller. —Resonó una voz
profunda y familiar.

92
TRECE
Moví mi fría y calculadora mirada hacia Candle.
—Entonces tal vez no deberías haberme dado su dirección.
Candle cerró la puerta detrás de él mientras sus astutos ojos
escaneaban la habitación.
—Quizás tengas razón.
—Candle —dijo Randy débilmente.
—Levántate —ordenó Candle, con disgusto en su voz.
—Pero me rompió la costilla —protestó Randy.
—Me importa una mierda si las rompió todas. Cuando dejas que
alguien entre a tu casa y él te salta encima, te mereces lo que recibes.
—¿Qué tipo de sargento de armas eres? —Randy se quejó.
—El tipo práctico. Que te levantes.
Agarrándose las costillas, usando el sofá para apoyarse, Randy se
empujó y se levantó.
Candle me miró.
—¿Ya terminaron aquí?
Miré a Randy.
—Eso depende.
Randy intentó burlarse.
—Ha terminado.
93
Me balanceé e hice una conexión sólida con la mandíbula de Randy.
Echó la cabeza hacia atrás y se dejó caer en el sofá.
—Diré cuando haya terminado.
Candle me miró con expresión aburrida.
—¿Estás bien?
Crucé mis brazos.
—Por ahora.
Candle inclinó su mentón hacia Randy.
—Ven a trabajar mañana.
Randy escupió sangre sobre la alfombra ya manchada y gruñó.
Candle me miró con sus ojos azules descoloridos.
—Necesito hablar contigo. Afuera. —Se volvió hacia la puerta—.
Organiza tu maldita casa, Carter. Parece una mierda.
Siguiendo a Candle, tiré la pipa al suelo y luego aplasté el vidrio con
un pisotón de mi bota.
—Esta fue mi última visita amistosa —le advertí a Randy. Cerré la
puerta y caminé hacia la Harley de Candle—. ¿Qué pasa?
Candle se apoyó en su motocicleta y me examinó.
—Espero que sepas lo que estás haciendo.
Pensé en Sirena en mi sofá.
—Eso es debatible.
Asintió lentamente.
—Se dice por ahí que eres de fiar.
—No sé dónde oíste eso. —Miré alrededor para ver si estábamos
solos.
—Escuché mucho.
—¿Como qué? —Había silencio, casi demasiado para un edificio de
departamentos.
—Que los marines te entrenaron para las Fuerzas de
Reconocimiento, que una esposa muerta te dejó millones, como algo de
un huérfano abandonado que vino de la nada y se llevó la cabeza de un
cártel con nada más que su amigo activo y un objeto contundente.
No parpadeé. Ni siquiera respiré.
—Esa es toda una historia.
—No es una historia —aseguró con confianza.
La alarma apretó mis músculos.

94 —Tal vez quieras reconsiderar tu nómina, parece que alguien tiene


más imaginación que cerebro. —¿Cómo coño descubrió todo eso?
—¿Estás diciendo que no es verdad?
—Estoy diciendo que, rumores como esos pueden matar a un
hombre. —Pensé, tratando de descubrir cómo sabía sobre el primo de
Maldonado. Candle no era alguien que usaba el término objeto
contundente. Los informes de la policía lo usaron.
La lenta inclinación de cabeza regresó.
—Me gustas.
—No voy a masturbarme contigo, tengo suficientes amigas. —Los
informes de autopsia también usaron ese término. Fueron las únicas dos
conexiones sólidas que pude establecer con su elección de palabras. Pero
ninguno de esos informes me relacionaba a mí ni a Blaze con el asesinato.
Entonces, ¿de dónde había sacado su información?
—Entendido. —Candle se cruzó de brazos—. Negocios son negocios.
—Entonces encárgate de eso. —Jesucristo, lo había subestimado.
—Puedo manejar ese pequeño problema tuyo.
Esperé porque sabía que había más.
—Pero te va a costar.
—No pago favores. —O asesinatos de idiotas en la cárcel. La pena de
muerte no estaba en mi lista de prioridades.
—Yo tampoco. Un favor es un favor Si me rascas la espalda, te
rascaré la tuya.
Mierda.
—¿Qué quieres?
—Quiero que entiendas que si hago esto, me lo deberás.
—Eso dices. —El instinto me dijo que me fuera mientras todavía
tenía la oportunidad.
—¿Estás seguro que me quieres deber ese tipo de favor?
Mierda. Sabía lo que él estaba ofreciendo. Él eliminaría mi problema,
entonces tendría que eliminar el suyo, no importa qué. Maldita sea.
Saqué mi teléfono, marqué y me lo puse en la oreja. Con mi mirada
en Candle, esperé mientras el teléfono de André se dirigía a su buzón
lleno. Colgué y llamé a Blaze. Fue directamente al correo de voz. Colgué.
André había venido a mí por una razón. Sabía el procedimiento.
Podrían perseguir legalmente a Maldonado, pero encontrar el camino era
la única forma de obtener una condena. Eso tomaría semanas, si no
meses. Mientras tanto, el sicario todavía estaba por ahí y la vida de Layna
estaba en riesgo. Blaze y André podían protegerla, pero un sicario
determinado contratado no era un obstáculo que vencieras.
La mejor forma de eliminar la amenaza era eliminar la fuente. La
fuente muerta significaba ningún pago. Si no hay pago, no hay ataque.
95
Hijo de puta.
Si la situación fuera al contrario, Blaze lo haría por mí, no hay
dudas. Pero esto no era solo por Blaze. Se trataba de su esposa, que
estaba viva y respirando y que se parecía tanto a mi esposa muerta que
no iba a dejar que Blaze supiera cómo se sentía eso.
—Hazlo —dije.
—Va a suceder mañana por la mañana. ¿Quieres confirmación?
Si decía que sí, estaba diciendo que no confiaba en él. Si decía que
no, era un idiota.
—Sí, llama a mi celular. Y asegúrate de que sufra.
Una sonrisa se extendió por el rostro de Candle.
—Eres un bastardo enfermo.
—Hay que ser uno para reconocer a otro.
—Cierto. —Tendió su mano.
Las estrechamos.
Candle sonrió y se subió a su moto.
—Bienvenido a mi mundo. —Aceleró el motor, inclinó la cabeza y se
fue.
Caminé hacia el Challenger, entré y me pasé las manos por el
cabello. Mi pulso acelerado, mi estómago apretado, me dije que no
acababa de involucrarme demasiado.
Pero joder
Mierda.
Golpeé mi mano contra el volante.
¿A quién demonios estaba engañando? Me acababa de meter en la
cama con el maldito demonio.
Maldición, maldición, maldición. Estaba fuera de mis manos ahora,
sin control sobre esto. Solo sabía una cosa. Sirena ya había terminado
con estos imbéciles, ahora mismo.
Conduje a casa, subí las escaleras y fui directamente al sofá.
Cabello rubio como la miel, grandes ojos inocentes, era tan
malditamente hermosa, que me dolía el pecho. Y cuando silenciosamente
me miró sin un gramo de resentimiento en su expresión por lo que le
había dicho antes, mi conciencia dolió.
La adrenalina palpitando, la sangre corriendo, estiré mi mano.
Sin dudas, la tomó.
La obligué a ponerse de pie y le tomé el rostro.
—Nunca volverás a esa clase de vida. Carter, Candle, nada de eso.
—Era demasiado pura. No se merecía eso. No ella.
96 La alarma se extendió por su rostro.
—No lo entiendes.
Dejé escapar un gruñido bajo.
—No estoy jugando.
—No puedo… —Contuvo el aliento—. Siempre voy a estar atada a él
siempre que…
—No. —La sacudí—. Has terminado con él. ¿Me escuchas? Si
necesitas algo, me lo pides. —No iba a dejar que saliera lastimada. No
otra vez. Al diablo con la mierda que había dicho antes en la playa.
Mientras estuviera vivo y no sentado en una celda, la protegería.
Se puso rígida.
—¿Qué pasó?
Guardaba mis secretos, siempre. Pero esta noche, esta mujer, sus
cicatrices, me estaban atormentando. Yo quería abrirme y sangrar.
Quería su refugio. Quería su aceptación. No quería ser un ex marine roto
con una esposa muerta. Quería ser algo diferente y quería que lo diferente
fuera algo digno de ella. Pero estaba cargado de adrenalina y ahogado en
remordimiento y todo lo que podía pensar era en la sensación de su
cuerpo debajo del mío.
—Quiero irme a la cama. —Mi mano tembló con moderación
mientras acariciaba un lado de su rostro—. Contigo.
Su cabeza se volteó y me entró el pánico. Entonces le dije algo que
nunca le había dicho a otra mujer.
—Solo quiero abrazarte y dormir a tu lado. —Necesitaba su
inocencia. Más que nada.
—Está bien —susurró.
Tomando su mano, la llevé a mi habitación. Quería ver su cicatriz.
Quería ver su tatuaje. Quería hundirme tan profundamente en su interior
que olvidara mi nombre. Pero no lo haría. No esta noche. Quizás nunca.
Suavemente tiré de su brazo.
—Date la vuelta.
Confiada, dulce, lo hizo.
Bajé la cremallera por su espalda y respiré entrecortadamente. Sin
sujetador, tanga, con el tatuaje a la vista, era tan hermosa que no
confiaba en mí mismo para hacer algo más que quitarle el vestido de los
hombros y dar un paso atrás.
—Métete en la cama —exigí, con la voz tensa.
Me quité la camisa y quité mi 9 mm de la parte trasera de mi cintura
mientras se arrastraba sobre mis sábanas. Bebiendo la vista de ella como
un hombre hambriento, me desabroché el cinturón, desabroché mis
97
botas y me desvestí quedando solo con la ropa interior. Con el pecho
tenso, me subí junto a ella.
En el momento en que la estreché en mis brazos, mis pulmones se
llenaron de aire.
—Joder, te sientes bien. —De espaldas a mi pecho, deslicé un brazo
debajo de su cabeza—. ¿Estás bien?
—Sí.
La suave respiración en su voz hizo que mi corazón doliera por una
realidad donde no la golpearan y no estuviera atada a un criminal.
—¿Tu pierna?
—El vendaje está un poco apretado.
Extendí la mano, desenrollé la venda y la arrojé al piso.
—¿Tu muñeca?
—Está bien.
Envolví mi brazo alrededor de su cintura y enterré mi rostro en su
cuello. Si había un cielo en mi vida jodida, ella lo era.
—¿Talon?
Inhalé profundamente, grabando su aroma en mi memoria.
—Lo siento, por lo de antes… sobre lo que dije. Pase lo que pase,
debes saber que vales más. —Esta chica era mejor que mi zona segura.
Su mano se posó en mi brazo.
—¿Estás bien?
No quería hablar ni pensar más. Solo quería perderme en la
inocencia del jazmín.
—Duerme, hermosa.
Giró su cabeza, solo lo suficiente para encontrar mi boca con un
tierno roce de sus labios.
—Buenas noches, Talon.
Dios, no merecía esto. Agarré su rostro y hundí mi lengua en su boca
para saborear su dulzura, solo una vez. Obligándome a retroceder, apreté
mis brazos y curvé mi cuerpo protectoramente a su alrededor.
—Buenas noches, Sirena.
Se acomodó contra mí como si perteneciera a ese sitio y minutos
después su respiración se acompasó.
Era la dosis que había estado buscando.
Me quedé dormido.

98
CATORCE
Supe que había alguien en casa antes de abrir los ojos. Todo estaba
negro a excepción del reloj despertador que señalaba las cuatro y
diecisiete, me desenredé de Sirena y escuché.
Era débil, pero el sonido era distintivo. Alguien abrió un armario.
Agarré mi 9mm y me moví a la cocina sin hacer ruido.
No lo suficientemente estúpido como para estar de espaldas a mí,
André estaba en un taburete de la cocina, con los ojos clavados en la
puerta de mi habitación. Levantó una taza en señal de saludo.
—Layna está viva, pero el recuento de cuerpos de Blaze se elevó.
Francotirador muerto. —Tomó un sorbo—. Tu café apesta.
Con mi mente en Sirena, esperando que no nos escuchara, procesé
lo que André acaba de decir, pero no reaccioné.
—¿Tu punto? —Bajé mi arma y la puse en el mostrador.
—Necesitas actualizarte. El café cubano es lo de ahora.
—Tengo más respeto por mi cuerpo que para beber tierra con plomo.
—Cogí una taza.
—Plomo y tierra. Eh. No es un iniciador de conversación
inapropiado. Pero primero, ¿cuándo comenzaste a usar bóxer? No es que
me importe. Aunque, los pantalones también funcionan.
—Si apareces sin previo aviso, esto es lo que hay. —Incliné mi cabeza
hacia su polo negro con el logo de su compañía y su pantalón negro tipo
cargo—. Además, ¿quién diablos eres tú para hablar de ropa? ¿Alguna
99 vez te pones algo además del uniforme? Probablemente folles con esa
camisa puesta.
—Pobre bebé. —André sonrió ampliamente—. ¿Te pones de mal
humor cuando te despiertan? Habría llamado, pero sé cuánto te gusta tu
descanso de belleza, siendo tan bonito y todo eso.
—¿Por qué estás aquí? —Estaba enojado porque no había llamado.
Su sonrisa desvaneció y se puso serio.
—Tuve una pequeña situación en Sunset Key anoche.
Necesitamos... Dios mío —murmuró.
Sirena entró a la cocina con una de mis camisetas.
André se aclaró la garganta.
—No sabía que tenías compañía.
Mierda.
—Nicole, André Luna. André, Nicole Archer. ¿Quieres café, Sirena?
—Sí, por favor. Encantada de conocerte, André.
André apartó la mirada de la herida de arma blanca en su muslo
que no se había molestado en cubrir.
—Lo mismo digo, señora.
Le di a Sirena una taza de café. Cuando se volvió hacia la nevera
para obtener crema, André me miró y murmuró, qué mierda.
Sonreí.
—Oye, Sirena.
André comenzó a sacudir furiosamente la cabeza.
Lo ignoré.
—André quiere saber por qué estás herida.
Sirena se volvió.
—Y yo quiero saber por qué está aquí antes del amanecer.
Tomé un sorbo de mi café.
—Tiene su punto, hermano.
—Lo siento, señora. Estaba en el vecindario —mintió André.
Sirena se acercó a mi lado. Envolví un brazo alrededor de su cuello
y besé su sien. Se inclinó hacia mí y el calor se extendió por mi pecho.
Pasé mi mano por su suave cabello y llevé mis labios a su oreja.
—Tienes otras horas de sueño, cariño. ¿Por qué no vuelves a la
cama?
Dejó su café y deslizó su mano sobre mi estómago desnudo mientras
se volvía hacia mí. Sus pechos presionaron contra mi pecho, su olor llenó
mis pulmones y, de repente, el aire entre nosotros estaba tan jodidamente
100 cargado que no pude ver más allá.
Ojos tormentosos, mejillas sonrojadas, su rostro levantado.
—Quiero estar contigo —murmuró.
—André —dije, sin quitar los ojos de Sirena—. Espérame en la sala
de estar. —Mi polla tensándose contra mi bóxer, no sabía cuánto de su
frase era literal y cuánto era insinuación, pero estaba seguro de que iba
a averiguarlo. En el momento en que supe que André estaba fuera de la
vista, puse mis manos en su cabello—. Me encanta oír esas palabras salir
de tus labios, pero tienes que decirme qué está pasando.
A pesar que le sostuve la cabeza firme, logró apartar la mirada.
—¿Tengo que hacerlo?
—Sin juegos.
Sus manos se apoyaron gentilmente en mi pecho.
—Anoche me sentí a salvo. Se sintió bien… estar contigo.
Mis músculos se tensaron, mi mandíbula palpitó e ignoré todo.
—No soy un maldito héroe, te lo dije.
—Me gustas —susurró.
El peso de sus palabras fue directo a mi corazón y por un segundo
me permití respirar. Su fuerza silenciosa expulsó toda la mierda de la
vida y llenó los vacíos con su modesta resistencia. Solo eso debería
haberme tenido huyendo en la otra dirección, pero dos palabras y me
estaba hundiendo. Quería arrastrarla a mis brazos y nunca dejarla ir,
pero se merecía algo mejor. Si supiera a lo que me había comprometido
anoche, no estaría parada aquí.
—No me conoces.
Sus manos cayeron y dio un paso atrás.
—Lo siento. Olvida que dije algo. Fue mi error.
Estaba sobre ella antes que la última palabra saliera de sus labios.
Puse mi boca sobre la suya y hundí mi lengua en su calor. Tirando de
ella contra mí, agarré su cabello, presioné su pequeño y dulce culo contra
mis caderas y borré con un beso la maldita palabra error de su mente.
Acariciando su lengua con la mía, llenando su boca con mi dominio,
tomé más de lo que estaba ofreciendo. Le palpé los pechos y acaricié sus
duros pezones hasta que gimió. La empujé contra la nevera, doblé mis
rodillas y empujé hacia arriba. Mi duro pene golpeó contra su calor, y
gruñí. Quería hacerla venir tanto que no me importaba nada más.
—¿Quieres saber qué fue un error? —Empujé su camiseta y chupé
su pezón.
—¿Qué? —gimió.
—Entrar en mi cocina con nada más que mi camiseta y ropa interior
que dice fóllame. —La giré y la sostuve contra mi furiosa erección—.
¿Quieres saber qué más fue un error? —Froté arriba y abajo su trasero,
101
arrastrando mi lengua a lo largo de su cuello y mordiéndole la oreja—.
Pensar que no seguiría solo porque tenemos compañía.
Sus manos se aplastaron en la nevera y se empujó contra mí,
moviendo sus caderas.
—No…
Deslicé un dedo debajo de su tanga y sus palabras se disolvieron en
un gemido.
—¿Me quieres dentro de ti?
—Talon.
Estaba tan jodidamente mojada, mi polla se levantó dolorosamente.
—Quieres parar, dilo ahora mismo. De lo contrario, dejaré de
contenerme. —Mis labios en su garganta, mi palma frotando su pezón,
toqué su coño mojado y dejé que mis manos y mi lengua le mostraran en
qué se estaba metiendo.
—No te detengas —suplicó.
La cargué. Llevándola a mi habitación, cerré la puerta de un
puntapié y la deposité suavemente sobre mi cama.
—¿Los puntos? —Metí la mano en mi mesita de noche por un
condón.
Sus dedos se posaron en su muslo.
—Están bien.
Tiré el condón sobre la cama y trepé sobre ella. Estudiándola con la
luz azul del despertador, busqué cualquier señal de que ella se
arrepintiera de esto, pero no podía ver una maldita cosa más allá de la
expresión controlada que quería borrar de su rostro.
Lento, arrastré mis manos por su cintura, llevándome su camiseta
conmigo. Levantó los brazos y los coloqué sobre su cabeza. Luchando
contra el impulso de voltearla y penetrarla desde atrás, me incliné y puse
mis labios sobre su estómago plano. El olor de su deseo casi me hace
perder el control. Giré mi lengua sobre el hueso de su cadera, jurándome
que iba a hacerla arder tan lento que nunca lo olvidaría. Me importaba
una mierda el problema que me esperaba en la sala de estar. Iba a tomar
todo el día saboreándola, tocándola, hundiéndome en ella de todas las
formas que había imaginado.
Enganché mis dedos en su tanga y miré hacia arriba. Su cabello
salvaje, sus labios húmedos por mi beso, era impresionante.
Impresionante y nada casual.
—No estoy haciendo ninguna promesa. Aquí y ahora, eso es lo que
te estoy ofreciendo. —Me odiaba por decirlo. Más, odiaba pensar en eso.
Quería a esta chica más de lo que quería mi próximo aliento, pero no
102 tenía nada que ofrecer excepto hacerla venir. Y sería un jodido idiota si
ignoraba el hecho que ella estuvo en mi cama solo días después de
alejarse de los años que le había dado a su ex.
—Lo sé.
—¿De verdad? —desafié, sin saber a quién estaba tratando de
proteger.
Con los ojos oscurecidos por la necesidad, cubrió mi mano con la de
ella. Sosteniendo mi mirada, usó mis dedos para tirar de su ropa interior
sobre sus caderas.
La sangre corrió a mi polla y arrastré el material sedoso por sus
piernas. Me levanté para quitar mi bóxer, pero cuando la vi en mi cama,
todo el aire salió de mis pulmones.
Observé.
No podía contar con cuántas mujeres me había acostado, pero,
¿cuántas mujeres me habían robado la respiración? La primera vez que
vi a mi esposa y la noche en que Blaze llevó a Layna a mi casa. Pero en
este momento, al ver a Sirena en mi cama, no podía recordar cómo se
sintieron esas otras dos veces.
Mi corazón palpitaba, mi cuerpo palpitaba de deseo, Sirena no solo
me quitó el aliento, sino que me robó la razón.
—Eres tan jodidamente hermosa.
Su rodilla se abrió unos centímetros.
El pequeño movimiento tuvo el efecto de un tsunami. La necesidad,
aguda y dolorosa, surgió a través de mí. No caía a los pies de las mujeres.
No quería a las mujeres así. Mantenía mi mierda bajo control. Siempre.
¿Pero esto?
Jodido Dios.
No estaba manteniendo mi distancia. No hubo elogios de mierda
saliendo de mi lengua. No estaba a medias en esto, esperando solo
venirme. Estaba arrancando mi bóxer y arrastrándome sobre ella como
si mi polla estuviera viendo un coño por primera vez. Dejando rápidos
besos en su muslo, fui directamente a su coño y conduje mi lengua en
ella
Su fuerte jadeo resonó en el dormitorio y todo su cuerpo se sacudió
en respuesta.
Empujé su pierna sana completamente abierta y la follé con mi boca.
Perfecto y apretado, sabía a una especie de cielo que no me merecía.
—Talon. —Su voz entrecortada me llamó por mi nombre como una
maldita súplica.
Chupé su clítoris entre mis dientes y arrastré mi lengua por los
nervios sensibles. Mi aroma sobre ella de la noche anterior se mezcló con
103 el sabor de su excitación y luché por controlarme.
—Tan jodidamente perfecto —farfullé, sintiéndome increíblemente
posesivo.
Agarró un puñado de mi cabello y empujó mi cabeza más cerca.
Me reí.
—¿Te gusta eso, Sirena? —Lo hice de nuevo.
Su espalda salió de la cama y no pude esperar ni un segundo. Mis
bolas se tensaron, los nervios en la base de mi columna vertebral
amenazaban con soltarse. Necesitaba estar dentro de ella. Volteándola,
empuñando mi polla dura como una roca, pasé la lengua por su cicatriz.
—Detente. —Todo su cuerpo se puso rígido.
Tomado por sorpresa, me congelé.
Con los puños apretados, el pecho agitado, se giró a un lado.
—¿Sirena?
Se acurrucó sobre sí misma.
Alarmado, extendí la mano hacia ella, pero se apartó de mi contacto
y escondió su rostro detrás de su cabello.
Entonces, de repente lo entendí.
—Oye, oye, cariño. Respira profundo. —Lento y deliberado, me
incliné y besé su sien—. No te lastimaré. —Envolví mi mano alrededor de
su muslo y la agarré lo suficientemente fuerte como para tranquilizarla.
Cuando no se apartó, levanté mi mano y le sostuve la cadera—. ¿Me
escuchas?
Su cabeceo fue cortante y tenso.
Suavemente empujé su cadera hacia abajo y la rodé hacia su
estómago.
—Mucha gente esconde sus cicatrice. —Rocé mis labios en su
carne—. Las entierran profundamente en el interior, donde no puedes
verlas. —Rezando para que no me alejara, pasé un dedo por la carne
levantada que la había salvado de una vida de dolor—. ¿Pero sabes lo que
es realmente hermoso? —Tracé la flor tatuada, dejando tres besos más
antes de mover mis labios a su oreja—. ¿Sabes lo que realmente me
excita?
—No —susurró.
—Esto. —Pasé mi palma por toda la longitud de su incisión—. Eres
impresionante, Nicole Marie Archer. —Reprimí mi acento, dejando que su
nombre completo saliera de mi lengua con reverencia—. Quiero hundirme
dentro de ti y mirar ese precioso tatuaje cuando te corras sobre mí.
Se estremeció.
Agarré el condón y usé mis dientes para rasgar el envoltorio.
104 —¿Escuchaste eso, hermosa? —Me enfundé.
—Sí —murmuró.
—¿Quieres que me detenga?
—No. —Suspiró.
Usé primero mi lengua y luego mis dientes a lo largo del borde
exterior de su oreja.
—¿Sabes lo que vendrá después? —Pasé un dedo por su humedad.
Se inclinó contra mi caricia y un gemido escapó de sus dulces labios.
—No.
Deslicé mi mano debajo de su muslo derecho y lo levanté.
—Sí, sí sabes.
Empujé dentro de ella desde atrás.
Maaaldición.
Caliente, apretado y perfecto, me hundí hasta la empuñadura y cada
segundo de esta fantasía que había imaginado se estrelló contra mí. Mi
pecho se tensó y mi mente fue directamente hacia un camino que nunca
más volvería a recorrer. Toda la sangre corriendo a mi pene, latí con
fuerza, y sus músculos se cerraron a mi alrededor.
Fue mi perdición.
Retrocedí, empujé profundamente y mi maldita mente se vino abajo.
Sujetando su cintura, deslizándome dentro y fuera de su estrechez, era
tan perfecta que la pared alrededor de mi corazón que había pasado dos
años construyendo se desmoronó en un millón de pedazos de inocencia
de jazmín.
—Jesús, Sirena. —No tenía palabras para esta mierda. Nada para
comparar.
Apoyó las manos en el colchón y se empujó contra mí. Guturales
gemidos, escalonándome lentamente como si estuviera sintiendo cada
centímetro que enterré dentro de ella; era un maldito regalo.
—Maldita sea, te sientes bien.
—Agárrate a mí —suplicó, sin aliento.
Me puse de rodillas detrás de ella, tomé su cabello en un puño y le
agarré la cadera. Con su dulce culo en el aire, se estrelló contra mí.
—Mierda —mascullé—. Eso es, cariño. No te contengas.
Lo hizo de nuevo y apreté mi agarre sobre su cabello. Dejé que
retrocediera dos veces más, pero luego tomé el control. Moví mi lengua
sobre su tatuaje, pasé mis dientes por su espalda, llené mis manos con
sus pesados pechos y le apreté sus pezones ya tensos.
Una ráfaga de humedad golpeó mi pene y lo perdí. Hundí los dedos
en sus caderas y comencé a penetrarla. Su coño comenzó a temblar y me
enterré profundo, forzándome a mantenerme quieto.
105
—No, no, no, no te detengas —suplicó.
Dejé caer mi pecho sobre su espalda y curvé mi cuerpo alrededor de
ella. Arrastrando mis dedos por el interior de sus muslos, rocé la suave
piel de su oreja con mis dientes y luego le besé el cuello.
—¿Sabes lo que me estás haciendo, Sirena?
El gemido que salió de su boca mientras se estremecía por mi
contacto me hizo sonreír.
—Te vas a venir. —Mi pulgar rodeó su clítoris y explotó.
—¡Aaaahhh! —Caliente, palpitante y empapada, se vino a mi
alrededor.
—Joder, sí. —Jodidamente duro, apenas conteniéndome, mordí su
cuello y surqué su orgasmo con ella. Cuando sus músculos comenzaron
a aflojarse, la agarré y la volví en mis brazos—. Primer round, cariño,
apenas estás empezando. Rodéame el cuello con los brazos.
—Por favor. —Sus manos se acomodaron en mi cabello.
Me apoyé sobre las rodillas y ahuequé su culo.
—¿Por favor qué? —La empujé hacia abajo sobre mi polla mientras
empujaba hacia arriba—. ¿Ya estás rogando?
—No puedo... por favor. —Sus dedos se apretaron en mi cabello y su
cabeza cayó hacia atrás—. No. —Jadeó—. No puedo hacer eso otra vez.
—Puedes y lo harás. —Hundí mi lengua en su boca y me conduje en
ella. Sosteniéndola en mis brazos, golpeando en su sedosidad,
dominando su boca con mi lengua, me sentí tan malditamente bien que
no quería pensar en las tonterías tratando de establecerme en mi cerebro
lleno de lujuria.
Poniéndome de rodillas, la rodeé con un brazo y la bajé sobre su
espalda. Con el cambio de posición, la monté tortuosamente lento,
sintiendo cada centímetro de esta sirena debajo de mí. Saliendo casi del
todo, volviendo a deslizarme, fui profundo, tan jodidamente profundo.
Sus labios se separaron con una inhalación sorprendida y su cuerpo se
convirtió en líquido alrededor del mío mientras me enterraba
completamente dentro de ella. Una conexión que nunca antes había
sentido me fastidió.
Las palabras comenzaron a salir de mi boca sin control.
—Eres perfecta, tan jodidamente perfecta. Caliente, apretada y
mojada, Jesús, quiero meterme dentro de tu calor y nunca irme. —Tomé
aire con los dientes apretados y maldije el condón entre nosotros—.
Maldito condón, quiero venirme dentro de ti.
Su espalda se inclinó, sus brazos cayeron y agarró las sábanas para
sujetarse.
—Tan jodidamente sexy. —Apreté mis caderas contra las de ella—.
Eso es, cariño. Muéstrame lo bien que se siente.
106 —Así —dijo en un jadeo—. No te detengas. —Con los músculos
tensos, los ojos cerrados, su hermoso rostro tenso por la necesidad, me
mostró la emoción que ansiaba ver en ella.
—Nunca —le prometí. Con mi mano debajo de su rodilla, empujé su
pierna buena y lo hice de nuevo. Su dulce gemido yendo directo a mis
bolas, contuve el aliento y salí.
Abrió los ojos con sorpresa.
—¿Qué…?
Mi boca se cerró sobre su clítoris y hundí dos dedos dentro de ella.
Golpeándola con la lengua, curvando mis dedos, decidido a destruirla.
—¡Talon! —gritó, volando hasta quedar sentada. Sus manos se
cerraron en mi cabello, clavó los talones en mis hombros y me empujó.
Una marea de Sirena se alzó y me golpeó con toda su fuerza.
Su cabeza cayó hacia atrás, con las piernas cerradas, presionó mi
rostro y su grito de liberación resonó en las paredes. Se vino tan duro
que me destrozó.
Empujándola hacia su espalda, agarrando sus caderas, me empujé
hasta el fondo de un solo movimiento. Áspero, sin control, su gusto y su
aroma sobre mí, la penetré. Desesperado por cada centímetro que podía
alcanzar, mi boca se cerró sobre la suya y un gruñido salió de mi pecho.
Jodidamente exploté.
Cubierto de sudor, con los músculos agotados, volé en lo alto de mi
orgasmo y suavicé mis besos frenéticos a una caricia. Mis brazos se
sostuvieron a cada lado de su cabeza mientras mis manos se enredaban
en su cabello. Me aparté lo suficiente como para mirarla a los ojos.
Jesús.
—Nicole —dije con voz ronca.
—Gracias —susurró.

107
QUINCE
Cada emoción que quise ver en su rostro estaba allí. Deseo, afecto,
satisfacción… al igual que el océano, sus ojos cambiaban de color con su
estado de ánimo y era hermoso. Estaba tan hundido, que todo lo que
podría decir me habría delatado. Enterrado en lo profundo de ella, nunca
quise irme. Quería follarla hasta olvidar todo lo que ocurrió antes de este
momento. Mierda. Mierda.
Dejé caer mi frente sobre la suya.
—¿Estás bien? —pregunté, mi voz en carne viva.
Sus músculos se apretaron alrededor de mi polla.
—Sí.
—Cristo —gemí—. Si haces eso de nuevo, nunca me retiraré.
Sus fosas se abrieron con una fuerte inhalación.
—Condón.
—Ya me encargo. —Sosteniendo el condón, la besé, suave y
dulcemente, y luego me retiré lentamente.
Inhalo en un pequeño aliento sexy. Estaba tan apretada, que la
fricción me preparó para ir otra vez. Mordí su labio inferior y me levanté
de la cama.
—Dame un segundo. —Tiré el condón en el baño y volví para
encontrarla ya fuera de la cama. Mis manos fueron a mis caderas—. ¿Vas
a algún lado?
—Abajo. —Se inclinó y recogió su vestido de anoche del piso.
108
¿Qué diablos?
—¿Por qué?
—Me voy a duchar. —Se puso el vestido y me dio la espalda,
sosteniendo su cabello—. ¿Puedes subirme el cierre?
No la toqué.
—¿Ahora estás preocupada de estar vestida?
Cuando miró por encima del hombro, su rostro estaba
completamente inexpresivo.
—¿Qué quieres decir?
Yo había hecho esto. Dije que era un trato único. ¿Qué diablos
esperaba que hiciera después? Maldita sea.
—¿Qué vas a hacer cuando bajes? ¿Volver arriba y hacer que te baje
el cierre? —Intenté y fallé en mantener mi tono bajo control.
Soltó su cabello y se giró hacia mí.
—Deberías hablar con tu amigo. Obviamente vino aquí por algo
importante.
—¿No eres importante? —Ahora me estaba haciendo enojar.
Miró sus pies, suspiró y luego levantó la cabeza.
—¿Qué quieres, Talon?
Quería dejar al resto del mundo afuera. Quería follarla hasta que
gritara mi nombre. Quería despertarme a su lado mañana por la mañana,
¿así que pensar en ella saliendo por esa puerta? Me estaba haciendo
sentir más que territorial. Se lo dije:
—Creo que ambos sabemos que fue algo mucho más que casual.
—No lo sé.
Un golpe en el estómago no habría dolido la mitad. Mirándola
fijamente, esperando que me dijera más, esperé.
No lo hizo.
Inhalé y dije:
—Entonces te lo diré. Cambio en los planes, Sirena. No voy a estar
satisfecho con una vez. Quiero más, mucho más —le advertí,
acercándome—. Vas a estar en mi cama. —El dorso de mis dedos rozó su
mejilla—. Esta noche y mañana y…
André golpeó la puerta de la habitación.
—¡Abre, es importante!
Agarré a Sirena y la besé rápido.
—No vas a ir a ningún lado. Dame un minuto. —Me puse unos
vaqueros, abrí la puerta y mi teléfono comenzó a vibrar—. André, no tengo
tiempo...
109 André me tendió su teléfono.
—Es el abogado, Barrett. Dijo que no podía contactarte ni a Blaze ni
a ti. Es urgente.
André me lanzó una mirada cómplice mientras yo sacaba mi teléfono
de la mesita de noche y miraba la pantalla. Número bloqueado. Mierda.
Levanté mi dedo y contesté mi teléfono porque sabía quién sería.
—¿Sí?
—Tienes un problema —dijo Candle con cansancio.
Maldita sea.
—Espera. —Cogí el teléfono de André—. Estoy en medio de algo,
Barrett.
—No me digas —bromeó Mathew Barrett con su maldita voz de
superioridad—. Maldonado está muerto. Fue asesinado antes de
desayunar.
Sirena comenzó a alejarse. Sostuve el teléfono en mi hombro y la
agarré por la cintura.
—Y me importa un carajo, ¿por?
—Vaya, no sé… tal vez porque mandó un asesino a sueldo tras tu
novia.
—¿Qué novia? —Hice girar a Sirena y cerré su vestido.
—Lo siento —masculló secamente—. Corrección, la esposa del
sargento Blaze Johnson.
—¿Qué? —Fingí la indignación adecuada. Sirena se apartó, pero la
rodeé con un brazo.
—No me joda, señor Talerco.
—Te voy a pasar a André. Dale todos los detalles. Me pondré en
contacto con Blaze.
—Ya intenté llamarlos. Ni él ni Layna están contestando sus
teléfonos.
—¿Esperabas que lo hicieran? Nada dice más arruinar-una-luna-de-
miel que una llamada de su abogado. —Le entregué el teléfono a André y
miré a Sirena—. No hemos terminado de hablar. Espérame. —Besé su
sien y luego la solté. Sosteniendo mi teléfono en mi oreja, salí al balcón—
. He vuelto, ¿qué pasa?
—Si me haces esperar otra vez, he terminado de hacerte favores.
—Situaciones extenuantes. ¿Qué pasa? —No iba a decirle que ya
sabía que Maldonado estaba muerto.
—Escogiste la pelea equivocada, amigo mío.
Observé que el sol comenzaba a elevarse fuera del océano.
—No escogí ninguna pelea.
110 —Dile eso a Carter.
Después de haber estado dentro de Sirena, con su aroma sobre mí,
la mención del nombre de Randy me hizo gruñir.
—Puedo manejar a Carter.
—Si fuera solo él, estaría de acuerdo.
—¿De qué diablos estás hablando? —En ese momento, el sonido
distintivo de tubos de escape, un montón de tubos de escape, vino
rugiendo por mi entrada.
Candle soltó un suspiro de resignación.
—De eso estoy hablando. No digas que no te lo advertí.
—Candle —espeté—. ¿Qué diablos?
—Dale a Carter lo que quiere y tu deuda conmigo será pagada. —
Colgó.
Corrí a la casa.
—¡André!
Sirena se levantó de donde estaba sentada en la cama.
—Los escucho.
André entró en la habitación mientras volé a mi oficina y comencé a
encender los monitores.
—Ve a armar el sistema —le grité a André.
Usando el teclado de mi habitación, André armó mi sistema de
alarma, pero ya era demasiado tarde para cerrar la puerta al final de la
entrada. Los tres observamos cómo mi cámara de seguridad mostraba en
los monitores cuando llegaron diecisiete motociclistas armados a mi casa.
Usando un chaleco de mierda que nunca le había visto, Randy era
el líder.
—Hijo de puta. ¿Randy es un Lone Coaster? —Jodido Dios. Estaba
tan decidido a darle una paliza anoche, que no le presté atención cuando
llamó a Candle su sargento de armas.
—Es el hijo de un Lone Coaster —dijo Sirena en voz baja.
André me miró boquiabierto.
—¿Qué hiciste?
—No es él. —La resignación se escuchó en la voz de Sirena—. Ellos
me quieren a mí.
Puta madre, mierda, mierda. Me volví y tomé su rostro en mis
manos.
—No te van a tener. Lo prometo. —Miré a André—. ¿Qué tenemos?
—¿Es propiedad de LCMC? —preguntó, casi reverentemente.
Dije "No" al mismo tiempo que Sirena dijo "Sí".
111
Me froté el rostro con la mano. Esto era lo que Kendall había estado
tratando de decirme. Maldita sea, había sido tan jodidamente estúpido.
LCMC eran trescientos, al menos, con conexiones en tantas cosas, que
ni siquiera quería saber. Por eso había ido a Candle con el problema de
Maldonado. Sabía que era LCMC. Sabía que tendría recursos a los que
yo no podría acceder.
André miró a Sirena y luego se volvió hacia mí.
—¿Tienes ganas de morir?
Lo miré fijamente.
—¿Qué tienes?
—Nada que detenga a toda una pandilla de motoristas. Llamaré por
refuerzos locales.
—No voy a llamar a la policía. —No por esto. Si comenzaba a
disparar, todavía tenía una oportunidad de defensa propia porque todos
estaban invadiendo mi propiedad. Abrí mi caja fuerte y saqué dos H & K
USP9 SD con disparadores de doble acción. Las metí a ambas en la
cintura de mi vaquero.
—¿Vas a salir? —preguntó André.
—Síp. —¿Qué jodida elección tenía?
—Por favor, Talon —suplicó Sirena—. No.
Me volví y mis entrañas se contrajeron. Con los ojos muy abiertos,
el rostro pálido, acunando su muñeca, se veía jodidamente aterrorizada.
No tenía ni un solo segundo extra, pero la tomé en mis brazos de
todos modos.
—Nada va a pasar. No te preocupes Voy a ver qué quiere.
—Sabes lo que quiere.
Odiaba la derrota en su voz.
—Solo viene a intimidar. Puedo manejar esto. —Retrocedí y agarré
su mentón—. Pero tienes que hacerme un favor.
Luciendo increíblemente cansada, alzó las cejas.
—Quédate aquí con André. Haz lo que dice. Volveré antes que lo
sepas. —Presioné mis labios con los suyos y luego la dejé ir. Miré a André
e incliné mi cabeza—. Sabes qué hacer.
—Llamaré a la policía si veo que algo empieza a salirse de control —
advirtió.
—Me parece justo. —Si las balas comenzaran a volar, estaría muerto
de todos modos. Tecleé algo en mi computadora y conecté el audio a las
cámaras de seguridad. Cuando la última de las motocicletas apagó sus
motores, todo quedó extrañamente silencioso.
Le guiñé un ojo a Sirena.
112 —Hora de la función.
Con la adrenalina bombeando, sin tiempo para pensar a lo que
estaba yendo, agarré una camiseta y me puse las botas. Mi
entrenamiento militar tomó el control y estaba centrado en la misión.
Carter no iba a llevarse a Sirena. Punto. Me encantaría descargar ambas
armas en esos imbéciles si llegaba el caso.
Cerré y bloqueé la puerta reforzada con acero al pie de las escaleras
y la golpeé una vez para que André armara el perímetro. Entonces abrí
mi puerta de entrada.
Randy estaba tres pasos adelante con dieciséis hombres detrás de él
que no le desearía ni a mi peor enemigo. Alborotadores, del peor tipo,
todos ellos. Cuando creciste duro y viviste más duro, peleas sucio. Lo
sabía porque era uno de ellos, pero nunca había tenido un chaleco. Elegí
un uniforme diferente.
—Muy temprano para vender galletas de exploradoras, Carter. —Me
apoyé en el marco de la puerta y me crucé de brazos.
—Que te jodan. Sácala aquí.
—¿A quién? —pregunté de forma casual.
—Tráeme a Nicole y no tendremos ningún problema —masculló.
Me aparté del marco.
—Aquí está la cosa. He dejado pasar muchos de tus malos
comportamientos, ¿pero apuñalar a una mujer y romperle el brazo?
Ahora estoy enojado. —Di dos pasos hacia él y bajé mi voz a una amenaza
mortal—. ¿Entonces esa mierda sobre que tú y yo no tenemos un
problema? Estás completamente equivocado. Tenemos un gran puto
problema.
—Trae. A. Nicole. Ahora.
—Adelante —dije furioso—. Intenta pasarme.
Una sonrisa, pura maldad, se extendió por su rostro y los vellos de
mi nuca se erizaron.
—No tengo que hacerlo —dijo engreído.
Esperé, sabiendo que no me iba a gustar lo que vendría después.
Tocó el arma en su pistolera.
—Dame a Nicole o cae por el asesinato de Maldonado.
Se me heló la sangre.
—¿No me oíste? —se burló—. Lo deletrearé. Tu amigo el marino
Johnson y su esposa caerán por conspiración por cometer un asesinato.
Obtendrás la pena de muerte, se pudrirán tras las rejas por ser cómplices
y al final conseguiré a la perra. Entonces toma una decisión. Entrégala
ahora o vete al infierno. Tu elección. Tienes treinta segundos.
113 Mi mente estaba corriendo, intentando en todos los ángulos. ¿Cómo
consiguió el nombre de Blaze? ¿El francotirador tras Layna era un Lone
Coaster? ¿Qué evidencia realmente podría implicarme? ¿Candle había
grabado la llamada?
—Tic-Tac.
Fue entonces cuando lo vi. Esto no era sobre Nic. Esto era sobre algo
que tenía que probar. Quería que cayera. Iba tras de mí y quería saber la
razón.
—¿Por qué no te ahorro el tiempo, Carter? ¿Qué tal si ambos
sacamos nuestras pollas y entonces lo sabrás de una vez por todas? —
Sonreí, sabiendo que disfrutaría darle una paliza—. La mía es más
grande.
—Nunca tuve quejas de Nicole. ¿Por qué no le preguntas cuán
grande es mi pene?
No permití que se mostrara un solo movimiento de ira, pero no iba
a dejarlo ganar.
—Aparentemente no es lo suficientemente grande, porque no has
estado follándotela desde hace más de un año.
Randy se abalanzó y agarró la parte delantera de mi camisa.
—Trae. A. Nicole.
Sirena apareció de repente a mi lado y Randy cometió el error de
apartar su atención de mí.
Cogí el brazo de Randy, lo giré y le retorcí la mano a la espalda. Me
detuve antes de romperle la muñeca.
—Déjalo ir —pidió Sirena en voz baja.
Enfurecido, le di un vistazo.
—Vuelve dentro.
Con su rostro en blanco, sus ojos muertos y sin emociones, miró a
través de mí.
—Lo siento. —Caminó hacia la motocicleta de Randy y pasó una
pierna sin parpadear.
Mi corazón se detuvo.
—Nicole.
La mano de André aterrizó en mi hombro.
—Déjalo.
Incapaz de respirar, con la ira fluyendo por mis venas, empujé a
Randy de rostro contra el camino de grava.
—Esto no ha terminado.
Randy se levantó.
114 —Oh, esto ya se acabó, Talerco. —Escupió a mis pies—. Perdiste. —
Caminó hacia su moto, agarró a Sirena por su coleta, obligó a su cabeza
a volver y aterrizó su boca sobre la de ella.
Un odio ciego recorrió mis músculos y me lancé hacia adelante, con
la intención de golpear a Randy hasta dejarlo sin vida, pero André me
agarró de los brazos. Rápidamente dijo algo en español, pero no registré
ni una palabra.
Randy me miró mientras se sentaba a horcajadas sobre su moto y
dieciséis centinelas silenciosos encendieron sus motores.
No. No.
—Sirena.
Con la cabeza gacha, el pecho agitado y las manos de Sirena
cerradas en puños sobre sus muslos.
Randy hizo girar su Harley y se fue por el camino de entrada.
D IECISÉIS

No podía respirar. Mi pecho se estaba derrumbando y la ira ardía en


mis venas. Me giré hacia André.
—Dame tus llaves.
—Hermano —advirtió André.
—¡Las llaves! —No dejaría ir a Sirena. No como Leigh. De ninguna
manera. Esto no estaba sucediendo.
—Toma aire, hermano.
—No soy tu puto hermano.
André alzó las cejas y se llevó las manos a las caderas.
—¿Qué vas a hacer? ¿Ir tras todos esos motociclistas con dos armas
de mano?
Me pasé las manos por el cabello.
—No la voy a perder. —Pronuncié las palabras como si tuviera una
maldita elección.
André asintió hacia una de mis cámaras de seguridad.
—Vamos adentro. —Se dirigió a la casa.
Pateé la grava y luego lo seguí.
Armó la alarma y cerró la puerta de entrada.
—¿A quién usaste para deshacerte de Maldonado?
No respondí, estaba caminando.
—Dios mío —murmuró—. Por favor dime que no.
115 Me volví y lo miré.
André maldijo.
—¿En qué diablos estabas pensando, mezclándote con esos
imbéciles de los Lone Coaster?
Alcé mis manos.
—¿Qué jodida elección tenía?
—Mierda. —André sacó su teléfono—. Llamaré a Blaze.
—No. —Yo había jodido esto—. Lo manejaré. —No necesitaba que
enloqueciera conmigo en este momento debido a la posición en la que los
pondría.
—¿Qué vas a hacer? —espetó André—. No te dejaré hablar de
ninguna mierda de justiciero conmigo.
—¡Dije que lo manejaré, lo manejaré, maldita sea!
—¿Sí? ¿Cómo? Lo matas, dieciséis testigos le entregan a la policía
cada motivo por el cual lo hiciste si no te matan primero.
Mierda. No podía pensar más allá de la expresión muerta en el rostro
de Sirena cuando había subido a su moto.
—Necesito algunos de tus muchachos. —La rescataría. Hoy.
—Solo tengo veinte hombres. Más de la mitad de ellos están
distribuidos en tres condados en alguna misión y otros cuatro están
metidos hasta la rodilla en la mierda de lo que sucedió con Blaze y su
mujer. Estoy corto, pero incluso si no fuera así, no involucraría a ninguno
de ellos con los Lone Coasters. Necesitamos a Blaze y Neil.
Maldita sea.
—No. Dos malditos hombres, eso es todo lo que pido. Quiero
vigilancia en la casa de Carter antes de entrar y no puedo hacerlo yo solo.
Me verá.
André suspiró.
—Solo tengo dos y están cuidándonos.
—Envía uno tras Carter, deja el otro aquí. —No aceptaba un no por
respuesta.
André miró al suelo un minuto y luego me miró.
—¿Te das cuenta de lo que me estás pidiendo?
Sabía muy bien lo que estaba pidiendo. Si los LC encontraban solo
a uno de los hombres de André haciendo vigilancia, estaba muerto.
Nunca encontraríamos el cuerpo.
—¿Cuál es en el historial de los dos que tienes aquí?
—Ambos solteros, pero ese no es el punto.
—Es mi favor, les preguntaré.
116 —Mierda, hombre, vamos. Ya sabes lo que dirán. Ambos son nuevos,
acaban de venir de despliegues. Están ansiosos de adrenalina.
—Deja que la tengan.
—Maldita sea, si esto se sale de control, será tu culpa. —André
marcó su teléfono.
No esperé para escuchar el resultado. Agarré mi propio teléfono y
llamé a Candle.
Contestó al primer tono.
—Eso no tomó mucho —dijo cansadamente.
—Hijo de puta —escupí—. Esto no fue parte del trato.
Candle suspiró.
—Te lo dije, nos debías.
—Pensé que tenías más respeto por las víctimas inocentes,
especialmente las mujeres. —Era todo lo que podía hacer para evitar
gritar.
—Sabes que sí. —Su tono me advirtió que estaba moviéndome en
terreno peligroso.
Me importaba una mierda.
—La apuñaló —dije en voz baja.
—De tal palo, tal astilla. ¿Qué quieres que te diga? Tú eres el que
hizo el trato.
Espera. ¿Qué?
—¿De qué diablos estás hablando, de tal palo, tal astilla?
—Dios, para ser un médico entrenado en la Marina, eres
jodidamente tonto. ¿Quién diablos crees que es el padre de Carter?
No tenía ni puta idea.
—¿Quién?
—Stone Hawkins.
Por un segundo aplastante, mi corazón se detuvo, luego latió de
nuevo y golpeó contra mis costillas.
Pateé la mesa de café.
—¿El jodido Stone Hawkins? ¿El presidente de Lone Coasters? —
¿Cómo demonios me había perdido esto?—. Tiene hijas. —De tres
prostitutas diferentes del club, todas las cuales coquetearon conmigo en
un momento u otro. Las evité como la peste.
—Y un hijo. Randy, el premio —se burló Candle sarcásticamente.
Randy y un montón de LC callejeros podría manejarlos. ¿Pero esto?
¿Enfrentarme al MC más famoso de la costa este? Me hundí en el sofá
117 con desesperación. Stone Hawkins era un despiadado hijo de puta que
había salido de cada cargo de asesinato y tráfico que alguna vez se cruzó
en su camino. Se rumoreaba que era cruel, sádico y el líder perfecto para
el MC violento.
Pregunté la única cosa que se destacó.
—¿Por qué no he visto a Randy con un chaleco antes de hoy?
Candle resopló.
—Stone se lo quitó hace años. Estaba harto de la mierda de Randy.
Dijo que, si alguna vez lo quería, tendría que demostrar su valía. Supongo
que acabar con Maldonado fue perfecto para Randy.
—¿Qué quieres decir? ¿Supones? Eres el jodido sargento de armas
de Stone.
Candle resopló.
—Solo de nombre. Stone Hawkins es un solitario.
Un solitario con un ejército de trescientos hombres.
—No me engañes. Sabías que esto sucedería. Maldito imbécil.
—Mira. —Candle suspiró—. Si alguna vez repites esto, haré que te
quemes. Stone ha estado detrás de Maldonado por una asociación
durante años. Maldonado controla toda el área desde Fort Lauderdale
hasta el marcador en Key West. Nadie puede pasar ningún envío más allá
de su territorio sin darle una parte. Stone paga un alto precio para pasar
su mierda a través de la red de Maldonado. Ha estado tratando de
negociar una parte del territorio de Maldonado a cambio de un soborno.
Maldonado dijo que no. Tú y yo sabemos que un Maldonado muerto es
más fácil de manejar.
—Me engañaste.
—No te engañé. Llegaste a mí. Pero la verdad es que, quería a
Maldonado muerto por mis propios motivos.
Maldito mentiroso.
—Qué jodidamente conveniente.
—Créeme o no, me importa una mierda.
—Debería importarte una mierda. Los LC no tienen la mano de obra
adecuada para cubrir una parte del territorio de Maldonado, y mucho
menos manejar la mierda que los hombres de Maldonado van a desatar
cuando descubran que su club está detrás de esto. —Los LC eran
traficantes de armas, no del crimen organizado. Maldonado pasó toda su
carrera pagando a policías y políticos para hacer una red de puntos de
entrada invisibles en los puertos para el producto y luego dotó a esos
puertos de legítima mano de obra sindical. Si querías mercancía ilegal
llegando al sur de la Florida, le pagabas a Maldonado.
—Eso es lo que le dije a Stone, pero no le interesó. ¿Crees que quiero
estar en guerra con ellos? Eso es un maldito suicidio.
118 —¿Qué coño creías que iba a pasar cuando mandaste a matar a
Maldonado? —Maldición. No sabía el trasfondo de esta mierda cuando le
pregunté por esto—. Deberías haber dicho esto y lo sabes.
—Nunca nos señalaría a nosotros, no de la manera en que lo estaba
haciendo. No estaba usando el MC para esto.
—Maldito mentiroso.
—¡Te estoy diciendo la verdad! ¿Crees que quiero morir a manos de
un puto cártel? ¿Crees que quiero ser parte de esta mierda de crimen
organizado? “Vive libre o muere” no significa que venda mi alma para
pagar a las autoridades portuarias, para que el tráfico de personas y los
adictos a la heroína y Dios sabe quién más pueda envenenar el aire que
respiro. Soy un maldito mecánico.
—Mierda, Candle. —Enterré mi rostro en mi mano, sin saber qué
creer en este momento—. ¿Por qué mierda me estás diciendo esto? —Iba
a ser asesinado por su maldito MC por abrir la boca.
Candle dejó escapar un largo suspiro.
—Escucha, te guste o no, vi la oportunidad. Querías a Maldonado
muerto, yo lo quería muerto. Hice algunas llamadas, pero también
pregunté por ahí. Maldonado no estaba exactamente callado sobre querer
vengarse de la nueva esposa de tu amigo, así que seguí el rastro. Layna
tiene una nueva y brillante licencia de matrimonio con Blaze Johnson.
Recientemente, el sargento de Artillería Marina retirado Blaze Johnson
tiene un nuevo empleador, Luna y Asociados. Luna y Asociados reservó
una cabaña en Sunset Key durante una semana, una cabaña que recibió
un disparo, de acuerdo con el tráfico de radio de la Guardia Costera.
Luego, el dueño de Luna y Asociados trajo su culo hasta Daytona y
aterrizó en tu regazo. No fue difícil conectar los puntos. Si encuentro la
conexión, también puede alguien más. Como dije, vi una oportunidad e
hice algunas llamadas. Lo entregué a una fuente externa, pero de alguna
manera entre esa llamada y esta mañana, ese pequeño idiota de Randy
lo supo. Y quiero saber cómo.
—No supo nada, no es tan inteligente. Jodidamente se lo contaron.
—Todo lo que sabía sobre Stone Hawkins indicaba que no tendría
problemas para entregarle una granada viva a su propio hijo. Sabía que
quienquiera que se llevara a Maldonado estaba muerto y que no le
importaba.
—No estás escuchando lo que te digo. No hice esto a través de los
LC. Ninguno de los hermanos sabía sobre esto. Ninguna. Mis conexiones
son sólidas. La filtración no fue de mi lado, por lo que tienes un maldito
problema más grande que una pequeña rubia.
—Mierda. No se lo conté a nadie. —Excepto que André y yo no
íbamos a dejar que este imbécil socavara mi confianza en él. André era
como un hermano para mí, le confiaba mi vida—. Se supo de tu lado. Por
lo que sé, Stone está monitoreando cada maldito movimiento que haces.
—Pero eso ni siquiera estaba cerca de mi mayor problema.
119 Los hombres de Maldonado irían tras Stone.
Stone desterraría a Randy.
Sirena estaba con Randy.
Mi pecho se contrajo.
—Nic es inocente en todo esto.
Candle soltó una sarta de maldiciones.
—Maldito Stone. —Sonó como si hubiera golpeado algo—. Haré lo
que pueda por Nicole —masculló.
—No será suficiente. —Mi cabeza estaba dando vueltas.
—Tendrá que serlo. Si te metes, estás muerto.
—¿Ahora eres mi puto amigo?
—No tengo amigos. Pero te lo debo.
Solo había una razón en que podía pensar.
—¿Como tenía una opción cuando me dijiste que le diera un trabajo
a Kendall?
—Todos tenemos opciones —dijo con amargura.
Y yo elegí todas las equivocadas. Maldita sea, pero no era el único.
—Carter es un hombre muerto. —Y ambos sabíamos que él era el
siguiente si abría la boca.
—No es mi problema. Me importa una mierda lo que le suceda, pero
como dije, cuidaré de Nicole.
—¿Qué diablos vas a poder hacer? Ella necesita desaparecer.
—Lo mismo que hice por Kendall.
Eso me detuvo en seco.
—¿Y qué es eso?
—Nada y todo. Vigila tu espalda. Me tengo que ir.
—Llámame cuando Randy se presente a trabajar.
—¿Para que puedas secuestrarla y hacer que tenga que dispararte
yo mismo? Claro que no.
—No la estoy secuestrando. La estoy salvando.
Candle resopló y colgó.
André me miró.
—¿Stone Hawkins?
—Randy Carter es su hijo.
Soltó un suave silbido.
—¿Y ordenó a su propio hijo que asesinará la cabeza de la familia
criminal más grande del Sur de Florida?
120
—Candle dijo que Stone lo aisló del LC hace años, le dijo a Carter
que tenía que probarse a sí mismo para volver a entrar. Pero Candle jura
que cuando le pedí ayuda con Maldonado, no usó el club ni ninguno de
los LC. Dijo que lo hizo por terceros, nadie en su club sabía de esto. Dice
que no sabe cómo Carter se enteró de esto. Supongo que Stone está
detrás de todo.
La expresión de André se volvió impenetrable y sus ojos se enfocaron
sobre mi cabeza.
—¿Cuánto confías en Candle?
—Nada.
—Tengo un plan.
DIECISIETE
—No hay forma de que esto vaya a funcionar. —Habíamos repasado
su estúpido plan media docena de veces.
—Funcionará —afirmó André con confianza, escribiendo en mi
ordenador.
Me froté el rostro con la mano y miré mi reloj por enésima vez.
—No me importa qué tan buen hacker seas, habrá un rastro.
Randy había tenido a Sirena durante más de dos horas y todavía no
se había presentado a trabajar.
—Relájate. No tiene que ser perfecto. Simplemente tiene que durar
lo suficiente para que alguien de la organización de Maldonado lo
encuentre. Y créeme, ellos ya saben que los LC están detrás de esto. Solo
les estamos dando un empujón. Los hombres de Maldonado buscan
venganza. Volverán a atacar pronto para salvar su territorio. Todo lo que
vamos a hacer es darles un rastro a seguir. Comenzarán la Tercera
Guerra Mundial por el territorio y el caos inundará la policía local, sin
mencionar a la DEA y la ATF.
»Los Lone Coasters pasarán por el caos de Maldonado y las agencias
del gobierno se pelearán unos con otros para llegar a ellos. —Dejó de
escribir y me miró—. Ahora esperamos.
Todo lo que dijo entró por un oído y salió por el otro. Mi
concentración era horrible, caminé de nuevo por la sala.
—Repásalo nuevamente. —¿Qué demonios estaba haciendo Randy
con Sirena?
121
—Sembré el rumor de que la organización de los LC iba en ascenso,
plantando algunos correos electrónicos entre su división local y su
división de Georgia. Los correos electrónicos dicen que habían terminado
de pagar sus envíos porque habían encontrado una forma de evitarlo,
luego mencioné un montón de nuevos envíos y fechas y envié copias
anónimas al negocio de construcción de Maldonado. Una vez que se
abrieron los correos electrónicos, volví a piratearlos y los eliminé como si
alguien estuviera tratando de cubrir sus huellas. La gente de Maldonado
lo descubrirá.
—Su compañía de construcción fue cerrada cuando fue arrestado.
—Cerró las puertas, sí, pero no las operaciones. No hay nuevos
negocios, pero los policías no se molestaron en apoderarse de su nombre
de dominio o cuentas de correo electrónico. Todavía hay alguien que los
monitorea.
Cristo.
—Suena como una posibilidad remota. —La gente de Maldonado
sabe que los LC no tienen suficiente mano de obra o experiencia para
adelantar y ejecutar toda su operación.
—Solo tienen que pensar que son lo suficientemente estúpidos como
para intentarlo.
Me froté el rostro con la mano.
—Oye.
—¿Qué? —Miré hacia la playa con una sensación de hundimiento
en mis entrañas. La ironía de que había caminado esa misma maldita
playa con Leigh antes que me dejara no se me escapaba.
—Va a estar bien.
Me di vuelta y exploté.
—No lo sabes.
—Sé que caíste directamente en la mierda de Carter cuando no
negaste nada. Ahora te tiene bajo su control.
—No caí en nada.
André suspiró.
—¿Alguna vez has escuchado lo que el credo de Stone es para los
Lone Coasters?
—No.
—Lo único que un LC ama es el club. Cualquier otra cosa es una
debilidad.
—¿Tu punto? —No quería escuchar sobre Stone o su jodido credo.
Solo quería de vuelta a Sirena.
—Si Randy quiere volver con Stone, tendrá que dejar ir a Nicole y
122 encontrar una manera de contenerte para que no vayas con los hombres
de Maldonado, intentar recuperar a Nicole o que lo persigan. Y tendrá
que hacerlo rápido. Stone no tolerará ninguna duda. —André se encogió
de hombros—. Probablemente esté tratando de descubrir cómo matarte
sin que se vuelva contra él.
—Deja que lo intente.
—Preferiría no hacerlo. —André me miró intencionadamente—.
Tenemos que atacar primero.
—Pensé que eso es lo que estabas haciendo.
—Por ahora.
Asentí. Entendía.
—Entonces, ¿qué es ella para ti? —preguntó en voz baja.
—Nada que malditamente te incumba. —Tuve sexo con ella una vez
y estaba perdiendo la cabeza por eso. No la tenía y odiaba ese
pensamiento más de lo que odiaba la verdad, pero joder si no iba a
alejarla de Carter.
—El hombre que conocí hace una semana todavía estaba de luto por
la pérdida de su esposa.
—Ex esposa —corregí. Se había divorciado de mí antes de morir.
—Lo sé. —André me estudió como si fuera un maldito experimento
de ciencia—. Pero generalmente dejas ese hecho fuera de la ecuación.
Dejé cada parte afuera.
—No estoy teniendo esta conversación.
—Vi la forma en que la miraste —manifestó solemnemente.
—¿Entonces? —desafié.
—Nunca había visto eso antes. —Sonó el teléfono de André,
salvándome de una maldita respuesta estúpida. Su mirada en la mía, lo
sacó y lo puso en el altavoz—. Informe.
—Carter salió de su departamento. Lo seguí a la tienda. ¿Ordenes?
André alzó una ceja hacia mí, pero ya estaba agarrando mis llaves.
—Voy detrás de ella.
André tomó el teléfono del altavoz y se lo llevó a la oreja.
—Retrocede. Encuéntranos en la casa. —Colgó—. Espera.
Ya estaba en la parte superior de las escaleras.
—No tengo tiempo para esto.
—No puedes llevar el Challenger. Serás visto. Dale a mi chico unos
minutos para volver aquí y nos iremos todos.
Sabía que tenía razón, pero no quería esperar.
—Cinco minutos —prometió André.
123 Mierda.
—No vendrás conmigo.
—Bien.
Quince minutos después, estaba afuera de un departamento al que
nunca pensé que tendría que volver. Tratando de controlar mi ira, golpeé
la puerta. Veinte segundos, treinta...
—Sirena, abre.
Nada.
Maldita sea. Sabía que estaba allí. Golpeé de nuevo, más suave esta
vez.
—Vamos, cariño. Quiero saber que estás bien.
Silencio, y luego…
—Vete, Talon.
Apoyé la frente contra la puerta y el alivio me invadió al oír su voz.
—No me iré hasta verte.
Ninguna respuesta.
—Sabes que no estoy jugando. Hay dos formas en que esto puede
terminar. Puedes abrir la puerta o lo haré yo mismo. De cualquier forma,
te veré. ¿Qué será?
La cerradura resonó y abrió la puerta tres centímetros. Los ojos azul
océano que solían parecer cautelosos parecían muertos, espantosamente
muertos. La ira y la adrenalina se dispararon y apreté los puños. Iba a
matar a Randy.
—Quita la cadena —anuncié lentamente.
—¿Dónde está tu acento? —Su voz suave habitual desapareció, hizo
la pregunta sin un gramo de emoción.
Retrocedí dos pasos.
—Muévete. —Su rostro desapareció y golpeé mi bota contra la
puerta. La cadena se abrió, la puerta de mierda se abrió y ella estuvo en
mis brazos.
Tomé mi primer aliento completo en tres horas.
Mis manos fueron a su cabello, me aparté para mirarla.
—¿Estás bien?
—Sí.
Mi ritmo cardíaco se ralentizó ligeramente cuando no vi ninguna
evidencia de nuevos moretones, pero no pude tragar la opresión de mi
garganta hasta que lo supiese.
—¿Te tocó?
Negó, pero no hizo contacto visual.
124 —Mírame, maldita sea.
Cuando levantó el rostro, parecía tan malditamente desprotegida,
que casi no la reconocí.
—Tienes que irte.
La ira hirvió a nuevas profundidades.
—¿Que te hizo?
—Nada. Es lo que te hará cuando descubra que viniste aquí.
—Él no me importa una mierda. Empaca tu mochila y toma lo que
quieras conservar porque no volverás esta vez.
No se movió.
—Necesitas irte.
—Sirena —le advertí—. No me iré sin ti.
Me miró como si ni siquiera me hubiera visto.
—No quiero ir contigo.
Aunque sabía que estaba mintiendo, el impacto fue asombroso.
—Ya tomaste esta decisión. Lo dejaste —le recordé.
—Vete.
A cualquier otra mujer, la habría arrojado sobre mi hombro y me
habría largado de inmediato. Pero esta era Sirena y ella no era como
ninguna mujer que hubiera conocido. No quería obligarla a irse conmigo.
Quería que ella quisiera irse conmigo.
—Sé que no quieres esto.
Giró la cabeza y se centró en la alfombra.
—Alguien le dirá que estás aquí. Volverá. Tienes que irte.
Perdí el control.
—¡Me importa una mierda! ¿Crees que tiene una jodida posibilidad
de acercarse a mí? —grité.
Levantó su cabeza y su mirada se desvió sobre mi hombro.
—Una gran posibilidad —masculló Randy.
Estaba tan obsesionado con ella, que ni siquiera lo había escuchado
aparecer detrás. Me di la vuelta.
—¿Dónde está tu chaleco?
Randy pasó junto a mí y pasó su brazo por los hombros de Nic. Otros
dos motociclistas se movieron silenciosamente hacia el apartamento a
cada lado de la puerta.
—El hecho que no siempre esté con los niños grandes no significa
que no los tenga como respaldo. —Se mofó mirando Nic—. ¿No es así,
nena?
125
—Así es —dijo mecánicamente.
Tres contra uno. Podría ganarles. Probablemente incluso saldríamos
de la ciudad antes de que Randy pudiera pedir refuerzos. ¿Pero entonces,
qué? ¿Pasar la próxima década mirando por encima de mi hombro?
No podría hacerle eso a Nic. Pero tampoco la dejaría aquí si quisiera
irse.
—Sirena, tú decides. —Incliné la cabeza hacia el musculoso detrás
de mí—. Si quieres venir conmigo, no son un problema.
Randy comenzó a reírse y tuve suficiente. Giré y pateé el imbécil de
mi derecha en las bolas. El idiota de mi izquierda se abalanzó y recibió
un codazo en la garganta.
Antes de que cayera, agarré su cabeza y levanté mi rodilla. El
satisfactorio crujido del cartílago sonó a través del apartamento mientras
la adrenalina bombeaba por mis venas. Dejé caer el segundo y terminé al
primero con un golpe en el cuello. Cuando volví a enfrentar a Randy, ya
no se reía. Me encontré con la mirada aterrada de Nic y tendí mi mano.
—Tu elección.
No se movió.
El corazón se hundió en mi estómago.
La expresión de su rostro; sabía que había perdido, pero di un paso
adelante de todos modos. Randy, el maldito cobarde, se alejó de mi
alcance como si eso lo protegiera. Lo odiaba. Lo quería muerto y quería
destruir a Candle, pero esta mierda era mi culpa.
Busqué mi móvil en mi bolsillo y luego abracé a Sirena.
Deslizando mi teléfono en sus vaqueros, le susurré al oído.
—En cualquier momento, de día o de noche. Si me necesitas, llamas
y estaré aquí. Esto no ha terminado, Sirena. Volveré por ti. ¿Me
escuchas?
Contuvo el aliento y se puso rígida.
—Ve. Oculta el teléfono en algún lugar donde no lo encuentre y te
llamaré en una hora con un número para contactarme.
—¿Qué mierda te está diciendo? —exigió Randy.
Ignorándolo, tomé su rostro entre mis manos y me apresuré a
buscar alguna forma de atravesar esos ojos muertos.
—No voy a obligarte a nada, nunca. Nadie te posee, ni él, ni yo, nadie.
Pero en el momento en que entraste en mi tienda, comenzaste a tomar lo
que me quedaba aquí. —Puse una mano sobre mi corazón—. ¿Entiendes
lo que digo? Sé que tratas de protegerme haciendo esto y lo aprecio, más
de lo que puedas imaginar. —Ninguna mujer, aparte de mi madre, había
intentado protegerme—. Pero no voy a dejar que te lastimen otra vez.
Un destello de algo pasó por su rostro, pero desapareció tan rápido
126 que no pude descifrarlo. La solté, sintiendo que estaba cometiendo el
mayor error de mi vida.
—Ve a la habitación —ordené en voz suficientemente alta para que
Randy lo oyera—. Danos un minuto para hablar.
—Ella no es tu mujer —escupió Randy—. No tienes que decirle qué
hacer. No irá a ningún lado. Quédate donde estás, Nicole.
Cerrando las manos en puños, me giré hacia Randy.
—Sirena, al dormitorio. Ahora.
El hijo de puta palideció.
—Haz lo que dice, bebé.
Esperé hasta que oí cerrarse la puerta.
—Si quieres mantener tu polla unida a tus bolas, no la toques.
—Es mi mujer.
—Corrección, era. Ahora no lo es. Crees que ganaste esta ronda, pero
todo lo que lograste hacer fue fastidiarme. No me importa una mierda
quién carajo es tu papi, o qué crees que tienes sobre mí. —Me acerqué y
me detuve frente a su rostro—. Voy a amar cada segundo del dolor que
te inflija.
—Eres hombre muerto, Talerco.
Bajé mi voz a una calma viciosa, ignorando su amenaza.
—Adelante, juega a las casitas. Finge que todavía tienes un gramo
de control sobre su vida. Porque, ¿al final? —Lo fulminé con una mirada
durante dos segundos, observando su pulso latir en su cuello y oliendo
su miedo—. ¿La vida que conocías? Se acabó.
—¿Me estás amenazando? —Su risa era inquieta—. ¿Me estás
pidiendo morir? No hay problema. —Levantó su teléfono.
Me moví. Curvé una mano satisfactoriamente alrededor de su
delgado cuello mientras le arrancaba el teléfono de su agarre con la otra
y lo giraba. Alzando su brazo detrás de su espalda, lo obligué a
arrodillarse y sostuve su cabeza hacia abajo.
—¿Sabes lo que sucederá cuando hagas esa llamada? —gruñí.
Gorgoteó, sin aliento.
Apreté su cuello más fuerte.
—No te escuché.
—Vas... a la cárcel —farfulló.
—Incorrecto. —Llevé su muñeca hasta el punto de romperla—. Le
digo a la gente de Maldonado lo que Stone ha planeado para ellos.
—Mentira —dijo en un jadeo—. Te matarán primero.
—Tal vez. —Una mueca de desprecio se extendió por mi rostro—.
Pero no antes de darles la dirección del único hijo del presidente de los
127 Lone Coasters. Y cuando estés de rodillas ante ellos, mendigando por tu
vida, desearás que solo fuera yo sujetando tu lamentable trasero.
—Vete al diablo.
Aplasté su rostro contra la mesa de café.
—Vete. —La voz de Sirena sonó por el apartamento.
Borrando la mueca burlona de mi rostro, solté a Randy y me volví.
Con la respiración entrecortada, la recorrí con la mirada, guardando cada
centímetro de ella en mi memoria. Luego hice la cosa más cobarde que
había hecho en mi vida.
Me fui.
DIECIOCHO
—A la tienda de teléfonos móviles del centro comercial —espeté a
André mientras me metía en su camioneta y cerraba la puerta.
—¿Dónde está ella? —André miró hacia el complejo de
apartamentos.
—No viene.
—¿Por qué no?
Apreté los dientes.
—Está tratando de protegerme. —Había visto la muerte en sus ojos,
el último lugar en el que quería estar era con él—. Escuchó toda la mierda
que Carter dijo en mi casa y quién sabe qué otras tonterías le ha dicho
desde entonces.
—Entonces asegúrale que son mentiras.
—Lo intenté —respondí—. No está escuchando. No está
acostumbrada a que alguien la ayude.
André me miró antes de salir a la autopista.
—Suena como alguien que conozco. —Giró el Escalade—. Vi a Carter
y dos LC llegar. ¿Qué pasó?
—Nada.
Echó un vistazo a mis puños apretados en mis muslos.
—¿Alguno de ellos sigue consciente?
—Uno de ellos.
128
André asintió y guardó silencio un momento.
—No puedes obligarla a dejarlo.
—Lo sé. —Maldita sea. Lo sabía.
—Parece que ha sido golpeada lo suficiente. ¿Estás seguro que estás
tomando el enfoque correcto?
—¡La secuestró y amenazó a Blaze, a Layna y a mí! ¿Qué mierda
creías que iba a hacer? ¿Tomarme unas cervezas con el idiota?
—Relájate, hombre. Me pregunto cuál es el plan. No puedes ir tras
él medio armado. Hasta que tu culo esté fuera de la línea de fuego, estás
poniéndolos a los dos en peligro por seguir a tu polla.
—¡No estoy haciendo caso mi polla! —Jesucristo, me estaba
molestando—. Ella no es solo un pedazo de culo. —Al diablo con él. No
iba a explicar cómo me hacía sentir jodidamente humano, ni a él ni a
nadie.
Se detuvo en el centro comercial y estacionó.
—Te cuido la espalda, sabes que lo hago. Y no porque te lo deba por
haberme dado el dinero para mi negocio.
—Dios, ya me pagaste. ¿Cuántas veces más vas a mencionarlo?
—Sabes de qué estoy hablando. Siempre fiel, hombre. —Me dio una
palmada en el hombro—. Vamos a rescatar a tu chica, pero hagámoslo
bien.
No era mi chica. Aún no.
—¿Acabaste?
Medio sonrió y negó.
—Sí, ya terminé, hijo de puta malhumorado.
Imbécil. Salí y cerré la puerta.
Media hora más tarde estaba de vuelta en la camioneta, rebotando
mi rodilla, esperando que el nuevo teléfono se iniciara. Luego marqué un
número que había guardado secretamente durante años. Con una mano
podría contar la cantidad de gente que lo sabía y simplemente se lo
entregué a Sirena.
Cuando no respondió, colgué y escribí un mensaje de texto.
Soy yo. ¿Estás bien? ¿Regresó con Candles?
Miré la pantalla.
—¿Vas a trabajar? —preguntó André mientras conducía hacia la
playa.
—Kendall puede encargarse —murmuré.
—¿Sabe que está a cargo?
Mierda. La llamé a su teléfono.

129 Respondió después de cuatro tonos.


—¿Quién diablos es?
—Necesito que trabajes en la tienda hoy.
Pausa. Luego…
—Hola, Kendall, buenos días, ¿cómo estás? —dijo
sarcásticamente—. Oh, por cierto, soy Talon y tengo un nuevo número
de teléfono.
—Compre uno hoy. —No tenía tiempo para su mierda.
Bufó.
—¿Cuándo no abro la tienda estos días?
A la mierda con ella.
—Dijiste que querías el trabajo. Si cambias de opinión, házmelo
saber.
—¿Y perderse al jefe más amable del mundo? Dios, qué perspectiva
tan aterradora.
Mi celular sonó con un mensaje.
—Quédate para cerrar. —Colgué y miré la pantalla.
Sirena: No me envíes mensajes de texto
Mierda.
Yo: No va a suceder. ¿Estás sola?
Sirena: Si respondo que sí, ¿vas a venir?
¿Qué diablos significa eso? ¿Quería que lo hiciera?
Yo: Sí
Sirena: No estoy sola
Yo: ¿Una cita y ya me estás mintiendo?
Ninguna respuesta. Mis músculos estaban tan jodidamente tensos
que quería golpear algo.
Yo: ¿Sigues ahí?
Sirena: Sí
Dejé escapar un suspiro y luché contra el impulso de enviarle un
mensaje de texto que decía que iba a buscarla a pesar de lo que le había
prometido.
Yo: Necesito saber si estás bien
Sirena: Estoy bien
Yo: ¿Qué dije sobre mentir?
Sirena: Acusarme de mentir no es lo mismo que decir algo sobre
la mentira
Me relajé marginalmente, razonando que, si Carter todavía estaba
130 allí, ella no tendría una conversación por mensajes conmigo.
Yo: Punto anotado. ¿Puedo preguntarte algo?
Sirena: Sí
Yo: ¿Por qué no viniste conmigo?
Pasaron dos minutos.
Yo: ¿Sirena?
Sirena: No pude
Inhalando, me lancé de cabeza.
Yo: Esta mañana fue un cambio de juego para mí. Quiero saber
si sientes lo mismo
Sirena: No lo hagas
Yo: ¿Qué? ¿Decirte que te quiero?
Sirena: No importa
Una mierda que no lo hacía.
Yo: ¿Renuncias a mí?
Sirena: No había nada a lo que renunciar
Ignoré la puñalada en mis entrañas que produjeron las palabras y
continué.
Yo: No creo eso
Sirena: Basta
Yo: Confiaste en mí. Dijiste que te hice sentir segura
Sirena: No hagas esto
Yo: Sé lo que significa que me permitieras tocarte
Sirena: Te equivocas
Yo: No. Entiendo lo que significó cuando te entregaste a mí.
Sirena: Olvídate de mí
Yo: Nunca. El juego ha cambiado. Voy por ti. Unos días más y
terminará
Sirena: Adiós Talon
Miré el último mensaje, la alarma inundaba mi pecho. Llamé y no
sonó ni una vez, mi propia voz llenó mi oído.
—Pierde este número.
—Mierda.
—¿Qué? —André se detuvo en mi entrada.
Quise tirar el maldito teléfono.
—Nada. —Llegué a la puerta.
131 —Volveré más tarde. Tengo algunos negocios que manejar.
Mi cabeza estaba tan jodida que no prestaba suficiente atención a lo
que sucedía fuera de Sirena.
—¿Qué asunto?
Cuando se rascó la barbilla, supe que no era bueno.
—Sabes algo.
André suspiró.
—Los hombres de Maldonado mordieron el anzuelo. Van detrás de
los LC.
—Bien.
—Tu nombre también está en la mezcla.
Candle tenía razón.
—A menos que sean jodidamente estúpidos, sabrán que Blaze y yo
servimos juntos. No es necesario esforzarse para ver la conexión.
—Eres nada para ellos. Igual que Blaze. No dudarán en matar a
ninguno los dos.
—Dime algo que no sepa. No le temo a esos imbéciles.
—Deberías. Solo hay dos formas en que esto pueda terminar.
—No es nada difícil de suponer. Cuando los hombres de Maldonado
tomen represalias, Stone tendrá un maldito aneurisma y llamará a una
tregua o declarará la guerra.
—No me imagino que le dé un aneurisma —murmuró André
cansado.
No me digas.
—Yo tampoco.
—Necesitamos a Neil y a Blaze en caso de que Stone les diga a los
hombres de Maldonado que fuiste tú.
—No. —De ninguna forma. No arriesgaría a Blaze. No iba a hacerle
eso a Layna.
Y por mucho que me sintiera mucho más seguro teniendo a Neil a
mis espaldas, había sido un hijo de puta criticón desde que mi esposa
murió.
—No se puede luchar solo contra un cártel y un club de
motociclistas.
—Puedo hacer lo que sea que quiera. —Fue una respuesta instintiva,
pero también era mi lema. No respondía ante nadie.
—Joder, Doc, vamos. —André se enojó—. Tengo un montón de cosas
de las que encargarme y frenar tu estúpido culo no debería ser una de
esas.
132
Si no estuviera tan jodido en la cabeza por Sirena y todo este maldito
lío, habría sonreído. No era fácil sacar de sus cabales a André.
—No te pido que lo hagas.
—No, solo lo esperas.
—¿Qué diablos se supone que significa eso? No te pedí que vinieras
aquí.
—Exactamente, nunca pides ayuda. Simplemente corres como un
jinete solitario, como si no tuvieras gente a la que le importa una mierda
quién te aparezca al segundo en que un problema te encuentre. Y confía
en mí, los problemas siempre se te aparecen.
—Claro. —Resoplé—. Mis millones y yo tenemos mucha gente
preocupada sobre lo que me pasa a mí y mi problema. —Qué jodida
broma.
—Eres un imbécil.
Salí de la camioneta.
—Ahora lo estás entendiendo.
Resignado, André suspiró.
—Sé dónde estará Carter esta noche.
Con la puerta en la mano, me congelé.
—¿Dónde?
André miró hacia adelante un momento.
—El bar de Motociclistas en la ciudad. Va todos los miércoles por la
noche.
Empecé a planear, pensando en todas las cosas que podía decirle
para convencerla de que viniera conmigo.
—¿A qué hora?
—Usualmente después del trabajo.
Eché un vistazo a mi reloj. Cinco jodidas horas.
—Gracias. —Cerré la puerta del pasajero.
André bajó la ventanilla.
—Regresaré a las cuatro.
—No estoy pidiendo un acompañante.
—Obtendrás uno de todos modos. —La ventana se elevó y retrocedió
por mi entrada.
Subí las escaleras y cuando el silencio se apoderó de mí, el peso de
las últimas veinticuatro horas me golpeó con fuerza. Buscando la pena,
entré en mi habitación y me senté en el borde de la cama. Su aroma se
estrelló contra mí y enterré mi rostro en mis manos.
—Mierda, Sirena —murmuré.
133
DIECINUEVE
Estaba tan feliz de ver a Sirena, que casi no me importaba que Carter
la hubiera traído a este agujero de mierda. Hice una revisión visual rápida
del bar buscándolo a él y luego me incliné hacia Kendall.
—A las diez en punto, Carter está con otros dos LC.
Kendall colocó su mano sobre mi hombro y se frotó contra mí
mientras miraba casualmente detrás de ella.
—Veo cuatro LC. ¿Cuántos serían un problema para ti?
Resoplé.
—Puedo manejar cuatro.
Soltó una risa a medias.
—Si causas una escena, habrá mucho más que cuatro.
No planeaba llamar la atención de nadie excepto la de Sirena.
—Solo cumple con el plan.
—¿Y qué plan es ese? ¿Agacharme y esconderme, o fingir que estoy
acostándome con el puto más grande de Daytona?
Jodidamente increíble.
—Ya revisamos esto.
—Sí, entraste a la tienda antes de cerrar y me dijiste que iba a ser
tu cita esta noche.
—Solo cúbreme. —Si alguien podía distraer a un grupo de
motociclistas en un bar de motoristas, era Kendall y sus trajes de cuero
134
sexys. Era por eso que había venido a buscarla en el momento en que
confirmamos que Carter se había llevado a Sirena con él esta noche—. Si
tienes algún problema, usa el auricular. André y sus hombres están en
el estacionamiento de atrás.
Kendall deslizó un dedo en su oreja.
—¿Oyes eso, André? Talon simplemente te arrojó debajo del
autobús.
La risa de André llenó mi oreja.
—No sería la primera vez, chica. Por cierto, ¿te dije que lucías sexy
esta noche?
Kendall puso sus ojos en blanco hacia mí y volvió a tocar su oreja.
—Guárdalo en tus pantalones, pequeño, y llámame en una década
cuando sepas qué hacer con una mujer.
—Entendido, chica. —André se rio con más fuerza—. Me aseguraré
de obtener mucha experiencia de vez en cuando.
Suficientes tonterías. Aparté la mano de Kendall de su oreja.
—Dile a Sirena que venga a la oficina administrativa o entrégale la
nota. No dejes que nadie te escuche o te vea hacerlo. ¿Entendido?
—Sí, sí, sí. —Se pasó una mano por el cabello y no me dio una
segunda mirada. Balanceando el trasero mientras cruzaba el bar, se dejó
caer en un taburete junto a uno de los LC que jugaban al billar con
Carter—. ¿Qué pasa, Drifter? —La voz de Kendall llegó a través de mi
micrófono.
Al que llamaba Drifter la evaluó.
—No estoy buscando que me muerdan la polla, eso pasa. ¿Qué es lo
que quieres?
—¿Qué crees que quiero? —preguntó con una voz cantante.
—Con las locuras que sales, ¿quién sabe?
Kendall puso los ojos en blanco y dejó de fingir.
—Solo dame una cerveza, idiota.
—¿O qué? ¿Vas a llamar a papá? —Se rio.
—No. —Una sonrisa malvada iluminó el rostro de Kendall—. Solo me
aseguraré que Candle sepa que quieres una franja de color rosa en tu
lamentable Roadster la próxima vez que lo lleves a la tienda.
Drifter infló su pecho.
—Mi moto es un maldito clásico.
Sirena retrocedió un paso y miró a Randy, pero él estaba ocupado
tomando un trago.
—Es una moto perra —dijo Kendall en voz alta.
135 Randy y otros tres hombres se volvieron hacia Kendall.
Drifter se acercó a ella y se pegó a su rostro.
—¿Qué has dicho?
Jesucristo. Debería haber sabido que esto iba a terminar antes que
siquiera comenzara.
Kendall se inclinó alrededor del enorme cuerpo de Drifter.
—Hola, Randy, ¿qué pasa? ¿Has apuñalado y secuestrado a más
mujeres esta semana?
—Mierda —murmuré.
—¿Jefe? —dijo la voz de André por el micrófono.
Toqué el botón de la pieza en mi oído.
—Si no estuviera sentada a un metro de Sirena, la dejaría aquí para
darle una lección.
La mano de Kendall se colocó detrás de ella y enseñó el dedo.
—Deja de ser una perra, Kendall. —Randy cruzó sus brazos
alrededor de su taco y miró a Drifter—. ¿Vas a dejar que una puta te
llame marica?
Drifter negó con la cabeza como si estuviera tratando de limpiar una
niebla alcohólica de su cerebro y luego alcanzó a Kendall. Ni siquiera fue
lo suficientemente rápido. Kendall se bajó del taburete y lo rodeó.
—¿Qué fue eso, Randy? —Kendall se inclinó cerca de Carter y
mientras lo hacía, presionó discretamente un pequeño pedazo de papel
en la mano de Sirena—. No te escuché. ¿Me llamaste perra o fue puta?
Sirena miró su mano y luego sus hombros se tensaron. Con un ligero
movimiento, miró hacia el otro lado del bar.
Randy se rio y golpeó con el puño un LC que estaba a su lado.
—Sí, te llamé perra y puta. ¿Y qué con ello?
Kendall se giró bruscamente para mirar a Sirena.
—¿Te acuestas con este pedazo de mierda? ¿No te hace sentir mal
del estómago?
Los ojos de Sirena se abrieron de par en par.
—¡Oye! —espetó Randy.
—Sí, puedo notarlo. —Kendall ignoró a Randy—. Incluso te ves
enferma del estómago. Deberías ir al baño, salpicar un poco de agua en
tu rostro o algo así. Te ves como una mierda.
Randy agarró el brazo de Kendall y la hizo girar.
—Déjala en paz, perra.
Kendall miró intencionalmente su mano sobre su brazo y luego hacia
él.
136 —¿Quieres saber la mejor parte de ser la perra de Candle?
Incluso desde el otro lado del oscuro bar, pude ver el color drenarse
del rostro de Randy.
—Yo, mmm... —Sirena miró nerviosamente a Randy—. Iré al baño.
—Haz eso. —Kendall sonrió.
Randy inclinó la cabeza hacia Sirena, pero no apartó la vista de
Kendall.
Sirena bajó la mirada a sus pies y comenzó a alejarse lentamente,
pero Drifter estaba bloqueando su salida. Con los ojos puestos en Randy
y Kendall, Drifter tampoco se dio cuenta que Sirena intentaba marcharse
o no le importaba.
Kendall sonrió maliciosamente a Randy.
—¿Vas a soltar mi brazo y traerme una cerveza? ¿O debería decirle
a Candle que te humille también? Ya sabes, es bastante bueno en eso. Él
tiene esta manera lenta de…
Randy dejó caer la mano y le gritó a Drifter.
—Dale una maldita cerveza.
Luciendo muy enojado, Drifter dio un paso adelante y empujó a
Sirena fuera de su camino.
—¿Qué quieres, Kendall? —masculló Randy.
Sirena esperó hasta que Drifter estaba a medio camino del bar y
luego comenzó a moverse.
Kendall inspeccionó casualmente sus uñas rojo sangre.
—¿Además de a ti muerto? —preguntó con dulzura—. No mucho.
Presioné el botón del micrófono.
—Voy a ponerlo en silencio.
—Entendido —respondió André.
Apagué mi micrófono y mi corazón se aceleró al ver que un ángel
caminaba hacia mí.
Con la mirada firmemente pegada a sus pies, Sirena no levantó la
vista. No queriendo quitarle los ojos de encima hasta que supe que estaba
a salvo, pero sin estar dispuesto a arriesgarme a que me vieran si Randy
la seguía, entré en el vestíbulo trasero y fui a la oficina. André me aseguró
que estaría abierta y vacía.
Giré la perilla, la puerta se abrió y examiné la habitación, pero
estaba vacía.
Cerré la puerta detrás de mí, me volví y esperé.
Entonces nada.
137 Conté los pasos en mi cabeza. Debería haber estado aquí. Mi teléfono
vibró en mi bolsillo.
—¿Dónde diablos está? —grité a André.
—Saliendo del bar. Me estoy moviendo para interceptar.
Encuéntrenos en el lado norte del edificio.
—Negativo. —Maldición—. Métela en la camioneta, nos moveremos
al plan B. —Salí de la oficina.
—Tengo una docena de pares de ojos en mí. Si la tomo ahora, vamos
a tener un problema mucho más grande. Cambia al comunicador. —
André colgó.
Maldita sea. Volví a encender mi micrófono y revisé el bar para
asegurarme que Randy no estaba mirando, luego me moví hacia la salida
y presioné el botón de hablar.
—¿Qué está haciendo ella?
—Aproximándome. Mantén la posición.
Me detuve justo dentro de la entrada y luego escuché su voz.
—No pueden estar aquí, André. No deberías haberlo traído al
departamento esta mañana y no deberías haberlo traído aquí esta noche.
No quiero verlo. No necesita estar involucrado en esto. Tienen que irse.
Mi corazón saltó y mi estómago se anudó.
—Con todo el respeto, señora, ponga su teléfono en su oreja como si
estuviera haciendo una llamada y muévase hacia el lado norte del
edificio. Ya estamos llamando la atención.
—No —protesto con firmeza—. Volveré dentro y todos se irán.
André dejó caer el lado cortés en su voz.
—Muévete. Ahora. El lado norte, o él se abrirá camino a través de
cincuenta motociclistas para llegar hasta ti y no habrá nada que pueda
hacer para detenerlo.
Sirena no respondió.
Un segundo después, la puerta del bar se abrió y André entró.
—Recuperando a Kendall. Tienes dos minutos. Mantén la cabeza
baja. —Se movió a mi lado y no me detuve a pensar cómo iba a sacar a
Kendall de allí sin comenzar una pelea.
Apagué el micrófono, bajé la cabeza y salí. Sin echar un vistazo para
ver quién estaba mirando, me dirigí hacia la parte sur del bar. Cuando vi
la esquina despejada, salí corriendo y rodeé el edificio. En el momento en
que la vi apoyada en el áspero cemento, la ira me inundó.
—Se suponía que debías encontrarte conmigo —la acusé.
No me miraba.
—Sirena. —Maldita sea.
138 Lenta, laboriosa, levantó la cabeza y los doloridos y frágiles ojos
azules se encontraron con mi mirada.
—¿Por qué estás haciendo esto?
Mi ira se desangraba en un anhelo tan jodidamente intenso que no
pude evitarlo. La agarré y la tomé en mis brazos. Frenético, desesperado,
mis manos tocando donde sea que pudiera alcanzar, ni siquiera me
importó una mierda que se hubiera puesto rígida como si me odiara.
—Dios, Sirena. Me estás matando. —Mis manos subieron por su
espalda, sobre sus hombros y se enredaron en su cabello—. Sé que esto
no es lo que quieres. Sé que no quieres estar con él. —Doblé las rodillas
para estar a la altura de ella. Entonces supliqué—. Por favor, cariño. Solo
háblame.
Aspiró profundamente y la máscara se cayó.
Un dolor que nunca había visto en otro ser humano distorsionó sus
rasgos y cayó contra mí.
—No puedo. —Sus hombros temblaban en un sollozo silencioso.
Envolví los brazos a su alrededor y, por primera vez, comencé a
preguntarme si esto era incluso sobre Carter.
—Shh, shh, cariño. Estoy aquí. No dejaré que te pase nada. Te lo
dije. Dime qué pasa y lo arreglaré. —Le acaricié el cabello suavemente,
deseando que todo el maldito mundo desapareciera.
—No puedes estar aquí. —Su voz se rompió.
—Estaré donde sea que estés. —La abracé más fuerte y mi teléfono
vibró—. Ven conmigo —le supliqué.
—No. —Negó y se apartó de mí—. Detén esto. Deja de venir a mí,
deja de ver cómo estoy. Solo detente, deja todo. No seré responsable
porque tú y tus amigos vayan a la cárcel. —Se le quebró la voz—. No
necesito que me rescates.
Dios, me estaba aplastando. Un rescate era exactamente lo que
necesitaba, pero no iba a molestarla diciéndolo.
—Nadie irá a la cárcel. —Mi teléfono vibró nuevamente y miré hacia
el estacionamiento. Cuando miré hacia atrás, su rostro se había apagado
y sabía que estaba perdiendo terreno.
—Déjame, ahora mismo.
Desesperado, tomé su mano y la coloqué en mi corazón.
—Nos mantendré a salvo. —No sabía qué decirle para llegar a ella.
Retiró su mano y sus siguientes palabras me cortaron.
—No hay un nosotros.
André vino trotando por la esquina.
—Carter está aquí. Se acabó el tiempo.
Agarré el rostro de Sirena.
139 —Por favor. —Por mucho que me matara, no la forzaría. No iba a
hacer lo que Carter le había hecho—. Ven conmigo.
La máscara volvió a su sitio y la resignación nubló su belleza.
—Adiós, Talon.
—¡Nicole! —gritó Randy desde algún lugar al frente.
—Doc —advirtió André.
—No voy a rendirme. —De ninguna manera. Esto no había
terminado—. Te veré mañana. De una forma u otra.
André agarró mi hombro, obligándome a soltarla.
Sirena se dio vuelta y empezó a caminar.
Medio arrastrándome, medio empujándome, André nos llevó a la
parte trasera del edificio justo cuando Carter rodeaba la esquina y veía a
Sirena.
—¿Qué demonios haces aquí afuera? —gritó Randy.
Oh, mierda, no. No podía hablarle de esa forma. Me abalancé hacia
ellos, pero André me agarró y me puso una mano sobre la boca.
—No —siseó.
—No me sentía bien. Necesitaba aire —musitó Sirena débilmente.
El tono de Randy de inmediato pasó a preocupado.
—¿Es tu espalda?
—Estoy bien
Quise matarlo.
—Te lo dije, no corras tanto —la regañó suavemente—. No deberías
estar haciendo eso. Vamos, cariño, necesitas recuperarte. Te llevaré a
casa y cuidaré de ti.
Escucharlo hablarle como si se preocupara por ella me hizo
enfurecer.
—Bien —dijo suavemente, dejándole poner su brazo alrededor de
sus hombros.
Pero escucharla consentir con él, me destruyó.

140
VEINTE
André llevó a Kendall hasta su auto que aún estaba estacionado
detrás de mi tienda. Guardé silencio y, por una vez, Kendall no aprovechó
la oportunidad para molestarme. Cuando nos saludamos con la cabeza,
fue casi educada.
Volví a reproducir cada segundo con Sirena esta noche en mi mente.
Ni siquiera podía decir que la perdí porque nunca la había tenido. No
como Carter. Él había estado allí para ella.
La había cuidado. Conocía su cuerpo como yo no. Estaba enfermo.
Y era un maldito tonto
André se detuvo en mi entrada.
—¿Cuál es el plan para mañana?
—No hay uno. —Empujé la puerta para abrirla—. Vete a casa.
No escuchó. Apagó el motor y me siguió escaleras arriba. Se me
acabó la adrenalina, estaba demasiado cansado para discutir. Entré en
mi cocina y silenciosamente maldije.
Blaze estaba apoyado en la encimera de mi cocina con Layna metida
debajo de su brazo.
Una sonrisa, tan inocente y tan pura, se extendió por el rostro de
Layna.
—¡Talon!
Aparté todos los recuerdos de mi esposa muerta y forcé una sonrisa
para la chica que podría ser su gemela.
141
—Hola, Dulzura. —Se había ganado el sobrenombre la primera vez
que la había visto tomar café cuando su proporción de azúcar con
respecto al café era diabética.
Se lanzó hacia mí y envolvió sus brazos alrededor de mi cuello a
pesar que su marido de metro noventa y cinco parecía que iba a golpear
mi rostro contra las encimeras de granito.
La abracé y, por un momento, el mundo no apestó completamente.
—Es bueno ver tu cabeza aún unida a tus hombros. —Tuve que
bromear al respecto.
—Oye —advirtió Blaze, su profunda voz sonó más ronca que de
costumbre.
Solté a Layna y capté su mirada, luchando contra el impulso de
mirar hacia otro lado. Sus ojos eran tan claros que parecía inhumano.
Siempre me habían asustado.
Pero entonces lo había visto en el campo de batalla e inhumano no
era la palabra correcta. Frío, calculador, sin emociones, su desapego me
había asustado hasta que se interpuso entre mí y un grupo de
insurgentes. Había tenido que coser a dos heridos lo suficiente para el
transporte, pero había estado recibiendo demasiado fuego como para
lograr hacer una mierda, excepto cubrirlos con mi cuerpo.
Blaze había corrido quince metros a través del fuego abierto, se
colocó frente a nosotros, tomó mi M16 y comenzó a disparar nuestras dos
armas mientras yo trabajaba.
Esa fue la primera vez que me salvó la vida. Le respetaba muchísimo
por eso.
Entonces lo había apodado Deer Hunter.
—No te preocupes, Deer Hunter, solo estoy contento de que esté
bien.
Sacó la artillería más letal y me miró un momento más. Luego asintió
y fue al grano.
—Necesitamos hacer limpieza.
Traducción, estaba más que enfurecido por lo que había hecho. No
me importó. Podía irse a la mierda. Layna estaba viva y Maldonado no.
La limpieza no tenía sentido ahora.
—Maldonado está muerto.
Los ojos de Blaze se encendieron de ira, pero no dijo una mierda.
Layna se recostó bajo el brazo de Blaze.
—André nos habló de Nicole. ¿Hace cuánto tiempo la conoces? —
Sus ojos marrones me estudiaron como si pudiera ver a través de mí.
—No la conozco. —Agarré la botella de tequila y tres copas pequeñas.
Blaze enfocó su mirada.
142
—Los Lone Coasters no van a dejar esto así.
Serví tres tragos. Empujando uno hacia a André por la encimera,
empujé el otro hacia Layna. Sabía que solo estaba molestando más a
Blaze, pero no me importaba. Estaba ansioso por pelear y Blaze estaba
jodidamente duro por el deseo de golpearme en el rostro. Bebí el trago,
volví a llenar mi vaso, bebí otro y luego le devolví a Blaze su mirada.
—No es tu puto problema. Lleva a tu novia a casa —lo provoqué.
—No puedo —masculló.
—¿Cuál es el problema? ¿Demasiado tiempo fuera, que te olvidas del
camino a la casa de tu mujer? ¿Necesitas que te lo muestre? Porque
recuerdo exactamente cómo llegar allí.
Blaze se movió, rápido y seguro como sabía que lo haría. Mi espalda
se estrelló contra la pared y su brazo se aplastó contra mi garganta.
—Todavía puedo respirar, marine. ¿Te estás convirtiendo en un
marica? —Cada palabra le hizo aumentar su presión, pero no le hizo nada
a la presión en mi corazón.
—Talon —reprendió Layna.
André lanzó su comentario.
—¿Quieren matarse entre ustedes o resolver esta mierda?
Con las fosas nasales dilatadas, Blaze parecía que prefería la
primera opción.
Entonces sonreí.
Podría haberme agachado. Podría haber vuelto la cabeza. Podría
haberlo arrojado antes de que su puño se conectara con mi rostro. A
pesar de ser más rápido que yo y tener veinte kilos más de músculo,
todavía podría haber derribado a Blaze porque sabía sus debilidades. Me
empeñé en conocerlas. Pero no hice ninguna de esas cosas. Dejé que me
golpeara.
Mi cabeza se sacudió hacia atrás y el dolor explotó en mi mandíbula.
El sabor metálico de la sangre llenó mi boca y mi lengua
automáticamente sintió mis dientes para ver si todavía estaban pegados.
—¿Eso es todo lo que tienes? —Se había contenido.
Blaze agarró un puñado de mi camiseta.
—¡Basta! —Lloró Layna.
Blaze la ignoró.
—Pones en peligro a mi esposa otra vez y estás muerto. —Me empujó
con fuerza y me soltó.
—¿Terminaron? —André casualmente dejó su vaso en el fregadero.
Layna se movió detrás de mí, agarró un paño de cocina y metió la
mano en el congelador.
143
—Toma. —Empujó una improvisada bolsa de hielo hacia mí.
La sostuve contra mi rostro sin quitar mis ojos de Blaze.
—Gracias, Dulzura.
—Miren. —Layna miró entre nosotros—. Tal vez deberíamos esperar
y hablar sobre esto por la mañana.
—Ya saben que estamos aquí —indicó Blaze, disgustado—. Hay una
camioneta negra estacionado a veinte metros al sur en el lado opuesto de
la calle.
—Mierda. —André sacó su celular—. No vi a nadie.
—No estabas mirando bien. Están estacionados a mitad de camino
en los arbustos.
Neil subió las escaleras y entró a zancadas a mi cocina como si fuera
suya.
—Hay una camioneta negra, al lado este de la A1A.
—Lo sabemos —dijo André.
—Entonces, ¿por qué sigue ahí? —La profunda voz acentuada de
Neil era baja y silenciosa, pero aún resonaba en mi cocina. Dos metros,
ex Fuerzas Especiales Danesas, estaba constituido como un jodido
vikingo y luchaba como un maldito guerrero.
—Estoy trabajando en eso. —André caminó hacia una de las
ventanas que dan a la calle y se asomó mientras hablaba por su
teléfono—. Camioneta negra, veinte metros al sur. —Maldijo en español—
. Encárgate. —Cerró las persianas y metió su teléfono en su bolsillo—.
Necesitamos elaborar un plan esta noche.
Una mirada que conocía muy bien pasó entre André, Neil y Blaze,
pero no me importó una mierda. No me importaba Stone, su maldita
pandilla de motociclistas o lo que quedaba de la organización decapitada
de Maldonado. Lo único que repetía en mi mente era el momento en que
me hundía en el calor de Sirena. Luego estaba mirando sus ojos en blanco
mientras me decía adiós.
Recogí el tequila y fui al sofá. No me importaba lo patético que me
veía o que todos me miraran. Iba a beber hasta que me desmayara.
Media hora más tarde, Layna se sentó en el sofá junto a mí.
—Cuéntame sobre ella.
Traté de enfocarme en la botella en mi mano. Me bebí el tercero.
—¿Quién?
Su mano se envolvió alrededor de mi antebrazo.
—No hagas esto. No tienes que jugar conmigo.
Me reí sin humor.
—Hay muchas cosas que me gustaría hacer contigo, Dulzura, pero
144 los juegos no son uno de ellos.
—No puedes coquetear más conmigo. Soy una mujer casada.
Incliné la cabeza hacia atrás y la miré. Jesús.
—Te pareces a ella.
—Lo sé. —Una sonrisa de simpatía tocó su rostro.
—La extraño tanto —espeté, jodidamente borracho.
—Ella hubiera querido que fueras feliz.
Negué, pero no alivió la confusión. ¿Cómo podría querer que fuera
feliz?
—Ni siquiera me conoce. —¿Pero la parte loca? Con el poco tiempo
que había pasado con Sirena, ya me sentía más cómodo con ella que con
cualquier otra mujer. No trataba de fingir que era algo mejor que mi pobre
crianza cuando estaba con ella. No tenía que coquetear para caerle en
gracia. Mierda, ella estaba tratando de protegerme. Maldita sea, quería
volver con Sirena.
La frente de Layna se arrugó.
—Leigh era tu esposa, Talon. Sí te conocía.
—No estaba... Oh, mierda. —No estaba pensando en Leigh—.
Maldición. —Me pasé una mano sobre el rostro.
—Vaya. —Layna soltó un suave suspiro mientras intentaba cubrir
su sonrisa—. Estabas hablando de Nicole.
No podía creer que no estuviera pensando en mi esposa muerta. Pero
no lo hacía. Dos años miserables y no respiraba dolor por ella. Me estaba
ahogando en otro tipo de angustia.
—Me acosté con ella una maldita vez, una vez. —Perdiendo el
control, levanté un dedo—. Hijo de puta. —Negué y alcancé a poner el
tequila en la mesa de café casi fallando—. ¿Por qué diablos te estoy
diciendo esto?
Con la visión nublada por demasiado Patrón, todavía pude distinguir
la sonrisa que se extendía por el rostro de Layna.
—Soy una mejor oyente que los chicos y, además, soy una mujer. Sé
cómo piensan las mujeres.
Esta vez mi risa fue real.
—Dulzura, si estoy confiando en ti para tener una idea de las
mujeres, estoy jodidamente jodido.
Me dio un puñetazo en el brazo.
—¿Qué demonios se supone que significa eso?
—No sabes una mierda sobre las relaciones. —Recuerdos de su
torpeza a cada paso con Blaze borraron la sonrisa de mi rostro—. Pero
me alegro que hayas encontrado a tu hombre.
145
—Sí. —Miró a Blaze mientras se sentaba en la mesa de la cocina con
André y su rostro se iluminó—. Yo también. —Cuando me miró, me
estudió por un momento—. ¿Entonces quieres una relación con Nicole?
Suspiré, casi queriendo maldecir el tiempo que pasé con Sirena
antes que todo cayera en pedazos.
—Querer y conseguir nunca han sido amigos, Dulzura.
Su mano se movió a la mía, pero no habló durante un minuto
completo.
—¿Por qué lo hiciste?
Mis músculos se tensaron y compuse mi rostro. Asombrosamente
borracho, todavía sabía lo que estaba preguntando.
—No sé de qué estás hablando.
—¿Por qué? —preguntó suavemente, pero con firmeza.
¿Porque fue la primera persona en hacerme reír de verdad después
que mi esposa murió? ¿Porque era la esposa de mi mejor amigo y merecía
vivir? ¿Porque había perdido todo y sabía cómo se sentía eso? Había
muchas razones. Pero solo uno era importante. Miré su mano sobre la
mía.
—No tengo familia. Tengo amigos... —Levanté la vista hacia ella—.
Tú eres mi amiga.
Las lágrimas brotaron en sus ojos.
—Gracias.
Asentí y me puse de pie.
—Me voy a la cama. Cuida a Blaze.
No di tres pasos antes de que André me detuviera.
—Doc.
—A menos que estés ofreciendo algo mejor que el tequila, no tengo
nada que decir. —Estaba harto de hablar.
—Siéntate —ordenó Blaze.
Mi mandíbula se tensó y luego palpitó.
—¿Soy tu perra ahora? Ni siquiera me follaron primero. ¿Estás
perdiendo tu toque?
Una nada glacial me miró.
Negué.
—Maldita sea, Deer Hunter, ¿estás tomando lecciones de Neil?
—Cállate —juró André—. Sienta tu trasero.
Miré alrededor de la mesa y sonreí.
—Entonces un cubano, un sargento y un danés entran a un bar...
146 Tres pares de ojos me miraron, todos enfurecidos.
Me reí.
—No se contengan por mí. Por favor, muéstrenme sus planes
perfectamente establecidos, resuelvan mis jodidos problemas. —Mi
sonrisa se volvió maliciosa—. O mejor aún, váyanse de mi casa y no
vuelvan.
—Eres egoísta —dijo Neil.
Lo miré fijamente.
—¿Soy egoísta?
—Siempre lo has sido —dijo con calma.
A pesar que Neil me salvó la vida, en ese momento lo odié.
—Si tienes algo para decir sobre Hawái, dilo. —Hemos bailado
alrededor de esta mierda durante dos años—. Ahora mismo. —Estaba
harto que me lo recordara constantemente—. Nunca te pedí que volaras
allí y rescataras mi trasero.
—¿Qué pensaste que haría? —preguntó deliberadamente.
Perdí el control.
—¡Estaba sosteniendo las cenizas de mi esposa! ¡Sus putas cenizas!
¿Y quieres saber qué diablos pensé que harías? ¿Qué tal, no me importa
una mierda? O mejor aún, no estaba pensando una mierda, excepto cómo
demonios podía hacer que el maldito dolor desapareciera —grité,
exponiendo la triste verdad de mi intento de suicidio con una botella de
Percocet después que mi esposa murió.
Neil me miró.
—¡Maldición! —Empujé una silla contra la mesa.
Neil sin palabras la retiró e inclinó la cabeza hacia el asiento.
Borracho y patético, me senté.

147
VEINTIUNO
—Hawkins, Carter, la chica herida y el sucesor de Maldonado, ¿me
falta alguien? —preguntó Neil con calma.
—No —respondió André—. Esos son los principales jugadores.
Sentí los ojos de Blaze quemándome.
—¿Tu esposa? —Neil le preguntó a Blaze—. ¿Está a salvo?
—Maldonado fue quien puso la recompensa. Y está muerto.
—André, usa tus conexiones. Confirma que ya no haya esa
recompensa. —Neil empujó un sobre hacia Blaze—. Tú y tu esposa se van
en una hora. Todo lo que necesitas está ahí.
Blaze abrió el sobre y sacó un juego de llaves.
—¿Copenhague?
Neil asintió una vez.
—Tengo una residencia en Odense, la dirección está en el sobre.
Toma un tren desde el aeropuerto. André te avisará cuando sea seguro
volver.
Blaze le dio las gracias en danés y luego se volvió hacia mí.
—¿Estamos bien?
Yo no era un guerrero, no como Blaze o Neil. Ni siquiera estaba
cortado del mismo paño que ellos. Era un jodido tramposo. Sí, ahora
tenía dinero y media docena de empresas de bienes raíces con Neil, una
historia de hermanos con Blaze, pero seguía siendo el mismo exaltado,
148 tontuelo y pobretón pateando el suelo polvoriento bajo el calor del verano
en Texas.
Entonces no, Blaze y yo no estábamos bien. Ni siquiera estábamos
en el mismo campo de juego.
—Todo bien —mentí.
Asintió y se levantó.
—¿Podemos llevar un escolta al aeropuerto? —le preguntó a André.
—Claro. —André sacó su teléfono e hizo una llamada—. Tu auto está
en el camino de entrada —confirmó cuando colgó.
—Nos vamos. —Blaze llamó a Layna y le habló en voz baja mientras
le acariciaba el cabello.
Una imagen borrosa de mi difunta esposa apareció en mi cabeza y
luego desapareció. Frotando mi mano sobre mi rostro, cerré los ojos por
un breve momento y tomé mi muleta. Dolor, pena, el futuro que había
perdido, agarré mi droga preferida y permití que la imagen de mi esposa
muerta me inundara la cabeza. Borracho, estúpido, quería que sus
grandes ojos marrones y su dulce sonrisa llenaran mi mente para poder
caer en el dolor familiar con el que había aprendido a vivir.
Pero nada pasó.
Mis ojos se abrieron y una lenta quemadura de pánico comenzó a
filtrarse a través de las grietas.
Sabía cómo era ella. Sabía que había un lunar en su hombro
derecho. Sabía la sensación sedosa de su espeso cabello negro. Sabía que
la parte superior de su cabeza apenas había llegado a mis pectorales. Lo
sabía. Pero no pude verlo. Nada de eso. Por primera vez en dos años, no
pude ver a Leigh.
Porque estaba viendo una sirena rubia de ojos azules.
Mi corazón latía con fuerza, mis músculos gritaban por liberación,
mi mirada se precipitó alrededor buscando aferrarse a algo y aterrizó
sobre ellos.
Layna puso su mano en el rostro de Blaze y sonrió.
Mierda.
Mierda.
Estaba viviendo una maldita fantasía.
Leigh se había ido.
Yo estaba vivo y ella estaba muerta. Mil arrepentimientos se
estrellaron contra mí al mismo tiempo.
Le fallé a Leigh. Y estaba fallando a Sirena. La culpa se apoderó de
mi pecho con tanta fuerza, que el sudor estalló en mi frente. Mis hombros
ardieron y mis piernas lucharon por el control. Me puse de pie y me
golpeó como un maldito tren de carga cuando vi a Blaze besar a Layna.
149 Leigh y yo nunca tuvimos lo que ellos tienen. Leigh me amaba, pero
nunca confió en mí. No con su vida y no con su muerte. No peleé lo
suficiente por ella y ella nunca peleó por nosotros.
Era joven. Ambos lo éramos. La amé demasiado, pero al ver a Blaze
y Layna, de repente me di cuenta que no había comparación. No había
amado desinteresadamente. Debería haber estado abrazando a Leigh
cuando murió. Y ella debería haberme dado esa oportunidad.
—¿Talon?
Mi cabeza se levantó.
La preocupación se dibujó en el rostro de Layna.
—¿Estás bien?
—Nunca estuve mejor. —Mi voz sonó ronca.
Miró a Blaze, pero estaba ocupado mirándome como si supiera que
estaba perdiendo la compostura.
—Sé que tenemos que irnos, pero… —Puso su mano en el brazo de
Blaze.
—Ve. —Señalé hacia la puerta—. Antes que alguien más decida
dispararte.
Blaze frunció el ceño y Layna dio dos pasos y me echó los brazos al
cuello.
Me congelé, pero luego la abracé porque se parecía a mi Leigh y
porque me estaba hundiendo más rápido de lo que sabía nadar.
Emociones a las que no estaba acostumbrado, se convirtieron en una
tormenta de mierda y abrí mi estúpida boca.
—Lo siento, por todo. —Por cada error estúpido que había cometido,
con ella, con Leigh, con Sirena.
Layna se echó hacia atrás y me miró con determinación.
—Esto no es tu culpa. Si alguien debería ser...
—Disfruta de tu segunda luna de miel. —La interrumpí,
empujándola hacia Blaze. No quería su absolución.
Blaze la atrajo hacia su pecho y la rodeó con un brazo
posesivamente.
André se puso de pie.
—Los acompañaré. Necesito hablar con mis hombres.
Desaparecieron y me hundí en una silla.
Neil no perdió el tiempo.
—No estoy resentido ni estoy conteniendo algo por lo de Hawái. No
presumiría saber cómo es perder una esposa.
Dios, ¿ahora íbamos a hacer esto?
—Vete al diablo.
150 —Tus acciones con respecto a Maldonado fueron egoístas. Tu
amistad con la esposa de Blaze es egoísta. Tu cadena de mujeres en los
últimos dos años ha sido autoindulgente. Hawái fue dolor, pero todo
desde eso ha sido autocompasión. Esto es lo que quise decir con egoísta.
No lamentaba que Maldonado estuviera muerto y no me importó lo
que Neil pensaba de mí. Mi vida, mi problema, pero admitiría que la
situación de Maldonado probablemente podría haber sido manejada de
manera diferente con el tiempo, excepto que no teníamos tiempo. Neil
tenía razón, no sabía lo que era perder una esposa. No dejaría que eso le
pasara a Blaze, no si pudiera evitarlo.
Me recliné en mi silla, resuelto en dejar que esto funcionara.
—Patea a un hombre cuando está en el suelo, ¿por qué no? —dije
sarcásticamente, enojado porque me había llamado egoísta.
—¿Sabes lo que define a un hombre?
—No, y me importa una mierda.
Con una expresión en blanco, Neil me miró.
Conocía esa mirada. Me esperaría toda la noche. Levanté una mano
y le di la palabra.
—Adelante. Escuchemos otra de las filosofías de vida de Neil.
—Un hombre no se define por sus circunstancias sino por sus
reacciones.
—Gracias, Sócrates.
—No puedo enseñar nada a nadie, solo puedo hacer que piensen.
El hijo de puta de verdad citó a Sócrates por segunda vez.
—¿Tu punto?
—Encárgate de esto.
—Estoy en eso —mentí mientras me sentaba en mi culo, hablando
con él en lugar de hacer algo para sacar a Sirena del dominio de Carter.
—Veinticuatro horas, luego tengo una vida a la que volver.
—Sí, ¿qué vida es esa? —La mierda secreta—. ¿Construir avenidas
comerciales? —Dios sabía que poseíamos suficientes de esos. Incluyendo
el centro comercial en que estaba mi tienda.
—¿Construcción y centros comerciales? ¿Nada de desnudistas? Sí.
Lo miré por un momento, mi cerebro todavía estaba nublado por el
alcohol.
—¿Estás saliendo con una desnudista? —A Neil le encantaban las
modelos rusas.
No se movió, ni siquiera parpadeó.
Entonces caí en cuenta.
151 —Oh, mierda. —No, de ninguna manera—. ¿Ariel? ¿La Ariel de
André? —Cuando no estaba trabajando para André, Ariel era una
desnudista.
Neil me miró.
—Siempre eliges modelos de metro setenta con disposiciones que
hacen que tu trasero hosco se vea como un cerdo en la mierda. ¿Cómo
diablos sucedió esto?
Con un gesto que nunca lo había visto hacer, sus ojos fijos en los
míos, la comisura de su boca se crispó.
—Quiero follarla.
Estallé en carcajadas.
—Maldición, eres humano.
—Solo mi pene.
Me reí más fuerte.
—¿Acabas de hacer una broma?
—Sí. —Todo rastro de su anterior lapso de expresión impenetrable
desapareció—. Termina esto con el MC y saca a la chica.
Pasé una mano por mi rostro y me calmé.
—No quiere mi ayuda.
—¿Cuándo te detuvo eso?
—Este no es un jodido campo de batalla de trampas de arena Hajji.
No puedo entrar con las armas en mano. Algunas batallas no me
corresponde pelearlas.
—¿La quieres?
Mis entrañas se apretaron y me obligué a no pensar en eso.
—No importa de una forma u otra.
—Saca a la chica —repitió.
André subió las escaleras.
—¿Qué me perdí?
—Nada. —Neil se echó hacia atrás.
Todavía enojado porque dijo que era egoísta, lo arrojé debajo del
autobús.
—Neil está follándose a Ariel. —Se la iba a follar, estaba follándosela,
se la folló, no importaba, la intención estaba allí.
Con la mano en el respaldo de una silla, a punto de sacarla, André
hizo una pausa. Solo fue por medio segundo, pero fue suficiente para que
lo viera. No dijo ni una mierda, simplemente se sentó.
Miré entre Neil y André.
152 —¿Qué pasa, Patrol, el gato te comió la lengua?
André frunció el ceño y Neil se cruzó de brazos.
Molesté a André.
—Si la querías, ¿por qué no la conseguiste antes que Viking lo
hiciera?
—Cállate, Talerco.
—Claro que no. Estuvieron hablando mierda sobre mi vida sexual
durante años. ¿La primera señal de problemas que no es por mí y esperas
que no la siga? No sucederá. —Asentí a Neil—. ¿Sabías que Patrol estaba
suspirando por ella antes de follártela? Porque maldición, eso es tener la
sangre fría, incluso para ti.
—¡No estoy suspirando por ella! —gritó André.
Claro.
—Entonces, ¿qué le llamas a lo que estás haciendo ahora?
¿Rascándote la cabeza, preguntándote por qué no es tu polla?
—Déjalo —habló Neil finalmente —. No es tu problema.
A Neil le importaban un comino las relaciones con mujeres,
especialmente con las modelos rusas que él follaba. Tomaba lo que quería
y seguía adelante, y le importaba aún menos lo que la gente pensara de
él.
—¿Patrol está enojado y esa es tu respuesta?
Neil me miró y André miró hacia otro lado.
—Si todos me van a respaldar con la gente de Maldonado y los Lone
Coasters, entonces no quiero que esta mierda interfiera.
—No hay interferencia —aseguró Neil formalmente—. André
preferiría que no saliera con ella. Simplemente tiene que superarlo.
—No estás saliendo con ella, la estás usando —espetó André.
Follando, usando, no podría estar en desacuerdo. Neil no iba a ser
el final feliz de ninguna chica.
—No justifico mis acciones a nadie.
André estrelló su mano sobre la mesa.
—¡Tiene un niño!
Neil ni siquiera se inmutó.
—También yo.
—Myles no es tu hijo, ¡es tu maldito sobrino y es un adulto!
Neil inclinó la cabeza.
—¿Crees que no sé lo que se necesita para criar a un niño?
El cabello en la parte posterior de mi cuello se erizó.
153 —Mierda, Patrol —murmuré—. Insúltalo nuevamente y estás solo.
André no escuchó. Bajó la voz a una amenaza mortal, sus fosas
nasales se dilataron y se inclinó hacia Neil.
—Atas a las mujeres y las golpeas.
Todos los músculos se quedaron inmóviles por la sorpresa. Miré a
Neil. No debería haberme sorprendido. Neil era un hijo de puta
controlador, pero, aun así, nunca pensé que fuera un pervertido.
Luego pequeños pedazos de información comenzaron a conectar en
su lugar. Lo vi una vez en un club con una chica de pie justo detrás de
él y a su lado, sin tocarlo, pero con un colgante que parecía un collar.
Era muy hermético sobre cualquier aspecto de su vida fuera de los
negocios, y el corte diagonal que le atravesaba el pecho y que se había
hecho hace unos meses y que tuve que coser, se negó a hablar acerca de
eso. Pensé en Sirena y de repente estuve allí con André.
—¿Esta mierda es consensuada?
Neil dirigió su mirada de acero hacia mí.
—¿Te he cuestionado? ¿Alguna vez?
Exhalé y miré a André. Por mucho que odiara tomar partido, Neil
tenía razón.
—Lo que sea que le interese, es mutuo y no es asunto nuestro. —
Neil era un hijo de puta aterrador y acababa de llamarme un egoísta, pero
en el fondo, sabía que no era un tipo enfermo que forzara a una mujer.
No necesitaba hacerlo.
Además, ¿quién diablos era yo para juzgar qué demonios hacía en
su vida privada?
—Lastímala —dijo André furioso—, y te mataré.
Neil miró a André por un segundo luego su expresión se quedó en
blanco.
—Entendido.
Me aparté de la mesa y me levanté.
—Me voy. Ustedes dos, hijos de puta, pueden pelear por quién
duerme dónde. —Comprar una casa de dos habitaciones fue la mejor
decisión que jamás haya tomado.
—No me voy a quedar. —Neil se levantó.
Demasiado cansado para importarme a dónde iba, caminé hacia mi
habitación, me desnudé y me metí en la cama. Gruñí ante el olor a jazmín
y luego me maldije por actuar como un jodido imbécil. Resignado, alcancé
la luz y mi teléfono celular vibró.

154
VEINTIDÓS
Miré la pantalla durante dos segundos, preguntándome si ella
estaba jodiendo conmigo. Incapaz de soportar el suspenso, respondí:
—Sirena —dije secamente.
Silencio.
Miré el teléfono para asegurarme de que la llamada se había
conectado.
—¿Estás ahí?
—Sí, lo siento. —Podía escuchar algún tipo de movimiento de
desplazamiento.
Me senté.
—¿Estás bien?
—Estoy bien. Solo quería asegurarme de que... llegaste bien a casa.
No sabía lo que esperaba que dijera, pero no era eso.
—¿Estás preocupada? —No hice la pregunta de buena manera.
—No.
Me froté el rostro con la mano.
—¿Qué quieres, Nic?
—Creo que Stone está planeando algo.
Todos mis músculos se pusieron rígidos.
—Mantente fuera de esto.
155
Ella me ignoró.
—Randy y un grupo de chicos están aquí, están hablando sobre algo
grande y todos parecían preocupados.
—Antes que nada, si te atrapan espiándoles, serán malas noticias
para ti y segundo, no necesito un informante. Así que, si ese era el
propósito de esta llamada, cuelga. —Jesús mierda, si Carter la atrapaba
al teléfono en este momento, se volvería loco.
Más silencio.
Maldición.
—Está bien. —Me pasé la mano por el cabello y atenué mi tono—.
Llamaste por una razón y como no has colgado, asumo que todavía tienes
algo que decir. No soy un adivino, así que ¿por qué no lo explicas?
Ninguna respuesta.
—Tú eres quien me dijo que me fuera de paseo, cariño —le recordé—
. Estoy haciéndote un favor respondiendo el teléfono cuando estoy
cansado, así que habla o cuelga, porque mi paciencia está a punto de
golpear una pared.
—Fue lo correcto, decirte que te fueras. —Su voz se volvió
tranquila—. Pero no quería hacerlo.
Desesperado por escuchar esas palabras de ella, mi corazón
combatió con la imagen de Randy rodeándola con su brazo.
—¿Supongo que tampoco querías esconderte debajo del brazo de
Carter?
Pausa. Luego se aclaró la garganta.
—Gracias por la cena que me hiciste —dijo formalmente—. Adiós,
Ta…
Salí disparado de la cama.
—Si me cuelgas ahora, iré allí.
—Esto fue un error.
—No. —Había terminado con esta mierda—. No puedes jugar esa
mano. Tú y yo sabemos que esta mañana no fue un error. Ir a buscarte
no fue un error. Qué me llamaras no fue un error, ¿y nosotros? No somos
un maldito error. Estoy harto de jugar estos juegos de palabras contigo.
El único error es el hecho de que estés allí y no aquí.
—Tengo miedo —apenas susurró.
Mierda. Metí una pierna en mis vaqueros.
—Estoy yendo por ti en este momento. ¿Dónde estás?
—¡No! —El pánico se unió a su voz—. Él está aquí, Stone está aquí,
o estuvo aquí, y hay LC en todo el complejo. No puedes, ellos te verán.
La alarma se propagó al escuchar que Stone estuvo allí, en el mismo
156
departamento con ella.
—¿En qué habitación estás? —Me quité los vaqueros y fui por un
par de pantalones negros de camuflaje.
—Talon, por favor. No puedo... no quiero que salgas lastimado.
—¿Es por eso que me alejaste esta noche? ¿Por qué no viniste
conmigo?
Ella no dijo nada.
—Respóndeme —exigí.
—Sí.
Estúpidamente haciendo caso omiso de su vacilación, dejé que el
alivio me recorriera por medio segundo antes de que volviera la ansiedad
de que ella estaba a la distancia de un escupitajo de Stone.
—No me va a pasar nada. O a ti. —Me gustaría asegurarme de eso.
Me puse una camiseta negra por la cabeza.
—Pero tus amigos, irán tras ellos.
—Se fueron. No puede ir tras lo que no pueden encontrar. —Fui a
mi caja fuerte y saqué algunas municiones extra y las metí en los bolsillos
del pantalón—. Te dije que yo manejaría esto, Sirena. Ahora dime dónde
estás. ¿Estás sola ahora mismo?
—Sí, estoy en el dormitorio.
Traté de mantener mi voz pareja.
—¿Tienes las luces encendidas?
—Umm, sí.
—Apágalas y ve a la ventana. —Me puse las botas y las até.
—Está bien.
Me puse mi chaleco táctico y deslicé una de mis 9mm en la funda
del pecho.
—Lento y con calma, sin abrir ninguna persiana o cortina, mira
hacia afuera y dime lo que ves.
—Espera... hay alrededor de una docena de motocicletas
estacionadas y un grupo de hombres de pie junto a ellas. Cuatro, no,
cinco hombres. El resto probablemente esté en la sala de estar.
—¿Sabes cómo luce la motocicleta de Candle?
—¿La grande con las llamas?
—Sí, ¿la ves allí?
—No.
Mierda, no sabía si eso era una buena señal o una realmente mala.

157 —Mira más allá del estacionamiento. ¿Ves a alguien más? —Me até
la funda del muslo y guardé mi otra 9 mm en ella.
—No. Espera... tal vez. No puedo decirlo, está muy oscuro, pero hay
un par de SUV en la calle y generalmente los residentes estacionan en el
estacionamiento.
Mierda.
—Buena chica. —Salí de mi habitación y André levantó la vista de la
mesa de la cocina donde estaba escribiendo en su computadora portátil.
Hice un círculo con mi índice indicando que necesitábamos ponernos de
servicio. Asintió y se levantó—. ¿Cómo está tu pierna, Sirena? ¿Crees que
puedes escaparte por esa ventana por mí?
Ella contuvo el aliento.
—Me verán.
—No vas a hacerlo ahora, vas a esperar hasta que llegue y toque la
ventana. —Miré mi reloj—. En quince minutos, cariño. ¿Puedes hacer eso
por mí?
—¿Cómo vas a superarlos?
—Deja que yo me preocupe por eso. —Agarré la llave de mi Aprilia1
y asentí hacia André, que ahora estaba hablando tranquilamente por
teléfono—. Consigue tu bolso y prepárate.
—Hay algo…
Estallaron gritos en el fondo seguidos de un aluvión de voces de
hombres enojados.
—¿Qué está pasando? —exigí.
Su voz se convirtió en un susurro y apenas podía escucharla por
encima de la conmoción.
—Está bien. Solo... date prisa.
Maldita sea. Odiaba el miedo en su voz.
—Dame un segundo. Estoy cambiando a los auriculares
inalámbricos y nos mantendremos en el teléfono hasta que llegue allí.
—No, está bien. Estoy bien.
—Sirena —le advertí.
—Estaré bien por quince minutos.
Jesús, era dura. Recogí mi casco.
—Voy de camino.
—Gracias.
—Deja de darme las gracias. Nos vemos en nada. —Colgué.
André palmeó sus llaves.
158 —¿Qué pasó?
—Tenemos que irnos. Stone está haciendo un movimiento.
Él maldijo.
—¿Qué clase de movimiento?
—No tengo idea todavía. Pero vamos a sacar a Sirena.
—Entendido. —André consultó su teléfono y luego enfundó su
arma—. Neil está en camino de regreso y mis hombres están al frente. —
Sacó algo de munición extra de su bolsa.
—No tenemos tiempo para esperar a Neil. Sirena dijo que hay al
menos una docena de LC en el departamento y todos están muy
nerviosos.
Metiéndose la munición en los bolsillos, André se detuvo y me miró.

1 Aprilia: marca de motocicleta.


—Esa es una extracción impresionantemente caliente.
—Ella está en un dormitorio frente al estacionamiento de atrás en la
planta baja. ¿Estás perdiendo la agudeza, Patrol? Es un juego de niños.
—Famosas últimas palabras. —Negó—. ¿Por qué demonios soy tu
amigo?
—Buena pregunta —murmuré, corriendo por las escaleras,
dirigiéndome a mi garaje.
—Espera, tomemos el SUV.
—Negativo. Voy a llevar la motocicleta. —Escapada más rápida.
—No tienes nada cubriendo tu espalda en eso, sin mencionar la
carga adicional que tendrás.
Abrí el garaje y luego me volví hacia él.
—Tú cubrirás mi espalda.
—Mierda. —Sus manos fueron a sus caderas—. ¿Cuál es la
organización? No voy a entrar ciego.
Antes de que pudiera responder, mi celular vibró. Sostuve un dedo
en alto hacia André y estaba a punto de responder cuando vi la pantalla.
Llamada de desconocido.
La mierda picó en la parte posterior de mi cuello. Pasé un dedo por
la pantalla y recé porque mis instintos estuvieran equivocados.
—¿Dónde está tu teléfono, cariño?
—En mi mano, hijo de puta —resonó la voz de Candle.
—¿Cómo obtuviste este número?
—¿Cómo diablos crees?
Agarré mi teléfono tan fuerte que pensé que lo rompería.
159 —¿Dónde está?
—Relájate.
—Jodidamente ahora, Candle. Oigo su voz o cuelgo.
—Ella no está conmigo, pero está bien. Por ahora.
Ese hijo de puta.
—No estoy jugando. Comienza a hablar.
—Stone llamó a todos.
Bien. Haría que fuera muchísimo más fácil.
—Y me lo estás diciendo, ¿por qué? —Sin mencionar que un
presidente decente protegía a su MC. Stone debería llamarlos. Estaban a
punto de tener una jodida guerra en sus manos.
—Chalecos y prospectos solamente. Nadie más —escupió Candle.
Dos segundos. Ese fue el tiempo que tardó en asimilarse. Stone no
era decente. Ni siquiera de cerca. Él era un jodido verdugo. A los cárteles
no les importaban una mierda las mujeres y los niños. Stone lo sabía.
Tenía un jodido complejo fortificado en las afueras del Bosque de Ocala
que era una antigua base militar. Él podría fácilmente haberlos alojado a
todos. Imbécil.
—No es mi puto problema.
—Necesito un favor.
—Que te jodan. —Había terminado con su mierda.
—Kendall no se irá.
—Haz que lo haga.
Él suspiró.
—Lo intenté.
—Como dije, no es mi problema.
Silencio, entonces:
—De hombre a hombre, te estoy pidiendo ayuda.
Cristo.
—Está bien. La buscaré después de que tenga a Nic. ¿Dónde está?
—En casa.
—No sé dónde mierda vive.
—Conmigo.
Momentáneamente sorprendido, no dije una mierda.
—Ella está en mi casa —explicó.
—Entonces, ¿los rumores son ciertos? —¿Kendall era su vieja dama?
—Cállate y ve a buscarla.
160
Maldición.
—Dame una hora.
Recitó una dirección en Ormond Beach.
—¿Conoces a Graham Allen?
Bajista en una famosa banda que enfrentó el sobrino de Neil,
mecánico y sobre todo mierda en general, sí, lo conocía. La pregunta era,
¿cómo lo conocía Candle?
—No pensé que esta conversación podría volverse más extraña. —
Eché un vistazo a mi reloj—. Apúrate.
—Lleva a Kendall a su tienda en Ocala. Ella es buena con los autos,
hay un lugar para dormir en la trastienda. Encajará bien. Llama a
Graham y dile que la llevarás.
Kendall no encajaba en ningún lado.
—Llámalo tú.
—No puedo.
No tenía tiempo para esto.
—O lo conoces o no lo conoces. No le estoy llevando mierda a su
puerta. Llámalo y consigue un “está bien”, de lo contrario ella puede
quedarse conmigo. Te daré dos días para manejar tu mierda.
—Está bien. Se queda contigo. Te llamaré en una hora y será mejor
que la tengas para entonces. —Colgó.
Metí mi teléfono en mi bolsillo.
—Está en marcha. Stone llamó a todos, pero es exclusivamente para
los miembros.
André me miró con incredulidad.
—¿Están dejando a sus mujeres y niños sin protección?
—Sí. Vamos a buscar a Kendall después de que tengamos a Sirena.
André entrelazó sus manos detrás de su cabeza.
—Mierda. Esto es mi culpa. Yo puse la bola en movimiento.
Jesucristo.
—¿Le dijiste a todos los putos chalecos en la LC que dejaran a sus
mujeres? ¿Qué demonios? No comenzaste esta mierda. Y no eres
responsable de lo que hagan los jodidos enfermos como Stone Hawkins.
André dejó escapar una serie de maldiciones en español, pero la
mirada afligida en su rostro se convirtió en cabreada determinación.
—Vamos —apremió entre dientes.
—Entraré a oscuras y te esperaré en el extremo sur del
estacionamiento trasero.

161 André inclinó la cabeza y subió al SUV.


Me senté a horcajadas sobre la Aprilia y le di la vuelta. Estaba tan
jodido por sacar a Sirena de allí, que ni siquiera aprecié el motor de 184
caballos de fuerza zumbando debajo de mí. Tomé mi camino de grava
lento y luego aceleré una vez que entré en la A1A. Tomando cada atajo en
el que podía pensar, estuve en casa de Carter en ocho minutos.
Apagando el motor a media cuadra de distancia, me desvié unos
metros, me bajé y empujé mi motocicleta detrás de un contenedor de
basura. Me agaché detrás de un muro de contención y conté dieciocho
motocicletas, luego saqué mi teléfono y le envié un mensaje de texto a
Sirena.
Yo: Estoy aquí, pero aguanta hasta que vaya por ti
Sirena: Está bien. Lo siento, le di a Candle tu número
Yo: Lo sé. Todo bien
André se arrastró a mi lado en cuclillas.
—¿Está bien?
—Sí.
—¿Cuál es nuestro enfoque?
Eché un vistazo a los cinco tipos con chalecos hablando al otro lado
del estacionamiento.
—Dos opciones. Tú creas una distracción en el frente, yo entro y la
agarro, o...
André ya estaba negando.
—Ellos estarán esperando eso. Algunos se quedarán atrás.
—Entonces tú y tus hombres rodean a los cinco y los detienen
mientras yo la saco.
—Copiado, pero si comienzan a moverse antes de que podamos
ponernos en posición, esperaremos hasta que se retiren y luego
entraremos por ella. De lo contrario, danos noventa segundos para entrar
en posición. Estarás listo una vez que los tengamos a todos sobre el
terreno. Nos encontraremos en el estacionamiento oeste del Ocean
Center.
Asentí, pero André ya había desaparecido en las sombras. Observé
a los motociclistas por cualquier señal de que se estuvieran preparando
para irse. Los jodidos tontos estaban tan ocupados fumando y riéndose
entre ellos que no vieron la figura oscura con un AR-152 en el
estacionamiento tomando posición detrás de ellos.
Veinte segundos después, André y sus dos hombres rodearon a los
motociclistas desde tres lados. La voz de André atravesó el
estacionamiento.
—Armas arriba, ni un sonido. —Empujó a uno de los motociclistas
en el hombro con la punta de su rifle, que había alcanzado su arma—.
De rodillas, manos detrás de la cabeza, ahora. ¡Cabezas abajo!
162
Cinco hombres adultos se dejaron caer al suelo y yo me moví.
Despejé el muro de contención y corrí por el estacionamiento. Diez
segundos después toqué la ventana que tenía la altura del pecho y
empujé a un lado la molesta sensación de que esto estaba saliendo
demasiado fácil. Cuando comenzó a abrirse, la empujé para abrirla
completa y apareció el rostro afligido de Sirena.
Sin tiempo para tranquilizarla, la alcancé.
—Vamos, vamos, balancea una pierna, yo te tengo.
Sin decir una palabra, arrojó su rodilla al alféizar y comenzó
levantarse.

2AR-15: es un fusil de asalto de 5,56 mm, accionado por gas y alimentado desde un
cargador, que tiene un cerrojo rotativo y un diseño lineal.
Mi corazón martilleaba, alcancé su cintura y la puerta del dormitorio
se abrió de golpe.
Sirena se congeló.
—¿Qué demonios? —Randy buscó detrás de él.
No lo dudé. Tiré de Sirena al suelo, me hice con mi 9mm y le disparé
a Randy.
La sangre se extendió por su hombro izquierdo cuando su brazo
derecho se levantó y comenzó a disparar.
Me dejé caer debajo del alféizar, le quité el bolso a Sirena del brazo
y lo colgué sobre mi hombro.
—Al contenedor de basura, corre. —Levanté el brazo y vacié mi
munición en el dormitorio antes de que ella hubiera dado su primer
paso—. Cubierta —le grité a André mientras recargaba.
Entonces se desató el infierno.
Los LC salieron del complejo de apartamentos desde todas las
direcciones, disparando a ciegas. Tres de los motociclistas en el suelo
delante de André y sus hombres rodaron sobre sus espaldas y
comenzaron a disparar. André dio la señal para retirarse, pero estaban
siendo disparados desde demasiadas direcciones para hacer cualquier
cosa que no sea barrer el estacionamiento con disparos cuando cayeron
detrás del muro de contención.
Con la mayoría de las espaldas de los LC hacia mí cuando salieron
del edificio, agarré mi segunda arma y apunté.
—No —bramó André—. ¡Vete!
Yo era presa fácil y mi única cobertura era el hecho de que ninguno
de ellos me había visto todavía. No lo dudé, corrí detrás de Sirena.
Las balas zumbaban sobre mi cabeza, clavándose en el contenedor
163 de basura. Echando la mano hacia atrás, disparando a ciegas, había
llegado casi al otro lado del estacionamiento cuando el impacto golpeó mi
brazo derecho. El calor ardiente se filtró en mi carne y el dolor se disparó
por mi brazo hacia mi cuello. La humedad se extendió a través de mi
bíceps, no rompí el paso hasta que rodeé el contenedor de basura. La
vista de Sirena agachada en una pelota con sus manos sus orejas fueron
mi última gota. Desaté mi furia.
Con el hedor de la basura y dos paredes de acero como mi cubierta,
me puse de pie y descargué mis dos armas. Dejándome caer para
recargar, enfundé una pistola y agarré la mano de Sirena.
—¿Estás herida?
Ella no respondió.
—Sirena —exclamé.
—N-no —tartamudeó.
—Vamos. —Agarré mi casco y la levanté.
Con su cuerpo temblando, se puso de pie.
—Quédate en cuclillas —le advertí, dándole el casco. Enfundé mis
armas, balanceé una pierna y esperé mientras ella se subía detrás de mí
y se colocaba el casco sobre la cabeza. Le di su bolso—. Colócalo sobre
tu hombro. ¿Puedes disparar?
Ella levantó el visor.
—¿Q-qué?
—Un arma. ¿Puedes disparar? —Encendí la motocicleta.
—Sí.
—Bien. —Agarré su mano, la llevé a mi chaleco y le mostré con los
dedos donde estaba el cañón de la pieza enfundada en mi pecho—. Tiene
el seguro quitado. Úsala si te digo. ¿Entendido?
—Está bien.
—Sostente. —Ignorando el dolor punzante en mi bíceps derecho y el
olor a carne quemada, aceleré la motocicleta mientras la sangre goteaba
por mi brazo.
Sirena envolvió sus brazos alrededor de mi estómago. La adrenalina
bombeaba, le di a la motocicleta demasiado combustible, giré ciento
ochenta y cambié rápidamente las velocidades. Tres manzanas más
tarde, estábamos yendo a ciento veinte en una zona de sesenta.
Entretejí un patrón laberíntico por las calles de la ciudad hasta que
estuve seguro de que no éramos seguidos luego giré en la calle donde se
suponía que íbamos a encontrarnos. Comprobando a mi izquierda, no vi
la camioneta deteniéndose a nuestra derecha hasta que fue demasiado
tarde. Incapaz de virar con Sirena por la espalda, apreté el acelerador. La
camioneta aceleró y Sirena no dudó. Ella sacó el arma de mi pistolera, su
brazo salió disparado y descargó tres rondas.
164
El sonido de las balas al golpear el metal sonaba sobre el rugido del
motor de la motocicleta y la camioneta se acercó aún más. Apenas tuve
tiempo de registrar qué tipo de jodido loco haría eso cuando la ventana
tintada de la camioneta se abrió.
Neil frunció el ceño.
—Sígueme —gritó, pisando el acelerador y adelantándose a
nosotros.
Con el corazón en mi garganta, palmeé la pierna de Sirena y hablé
sobre el viento.
—Estamos bien. Es uno de los nuestros.
Sin decir una palabra, ella guardó el arma de nuevo en mi funda y
envolvió su brazo alrededor de mi estómago.
Seguí a Neil por las calles vacías de la ciudad, preguntándome qué
mierda estaba planeando. Cuando giró hacia el norte por una carretera
comarcal de dos carriles que iba recta hacia Ocala, las alarmas
comenzaron a sonar. Estaba a punto de retroceder y dejarlo que se fuera
a la mierda cuando vi lo que estaba buscando. Dos SUV aparecieron a
quinientos metros por delante de nosotros antes de que una curva las
perdiera de vista.
Neil aflojó la velocidad y me indicó que me colocara junto a él.
—Punto ciego, del lado del conductor, sigue el ritmo —emitió la
orden y luego aceleró de nuevo.
A un metro detrás de su panel trasero izquierdo, le seguí el ritmo.
Dos giros más y Sirena jadeó en mi oído.
—Ese es Stone.
En el momento en que volvimos a este camino, pensé que era el juego
final de Neil.
—Lo sé. Sostente.
Neil se metió en el carril contrario y me dejé llevar con él. Sabía lo
que iba a hacer en el segundo que llegáramos a la siguiente curva. Neil
aceleró, bajó la ventana del pasajero y disparó tres tiros consecutivos,
seguidos rápidamente por tres más. El SUV que iba detrás giró
bruscamente al perder dos neumáticos. Evitándonos por poco, la parte
trasera se giró. Miré hacia atrás y vi el enorme vehículo dar dos vueltas
antes de aterrizar con los neumáticos hacia arriba en la zanja.
Neil ya estaba disparando su camioneta diésel e interrumpiendo al
SUV delantero. Forzándolos a salir de la carretera en un movimiento
calculado, él hizo chirriar sus neumáticos y maniobró perpendicular al
SUV mientras frenaba para evitar rodar hacia la zanja.
Neil había salido de su camioneta, con la pistola desenfundada,
165 antes de que yo detuviera la motocicleta. Golpeé la pata de cabra y agarré
mi 9mm.
—¡Quédate aquí! —le grité a Sirena.
Mientras Neil caminaba hacia el SUV, descargó dos rondas en la
cerradura de la puerta del lado del conductor y otra en la esquina inferior
trasera de la ventana. Los vidrios reforzados se agrietaron y sin perder
un instante, el codo de Neil se estrelló contra la ventana. Metió la mano
en el SUV, abrió la puerta usando la manilla interior y tiró del conductor
ensangrentado y aturdido por su camisa. Lo arrojó al suelo, clavó el talón
en su cuello y llevó su arma hacia el frente del asiento del pasajero.
—Fuera del vehículo —ordenó Neil.
Sujeté mi arma hacia el conductor mientras Stone Hawkins bajaba
lentamente del SUV.
VEINTITRÉS
Con sus manos en el aire, y una expresión petulante en el rostro,
Stone rodeó el frente de su SUV. Lo primero que noté fue lo joven que
lucía.
—Bueno, si no es el infame Talon Talerco. —Stone inclinó la cabeza
hacia Neil—. Pero no he tenido el placer de conocer a su matón.
—Considérate afortunado. —Mi mente daba vueltas por la precisión
táctica de Neil, mientras estudiaba la apariencia casi perfecta de Stone.
Neil apuntó su arma a la cabeza de Stone.
—De rodillas.
Llevaba un chaleco, pero no se parecía en nada a los toscos LC en el
complejo de departamentos. Stone echó un vistazo a su camisa apretada
y vaqueros negros y luego sonrió.
—¿Eso es realmente necesario, caballeros? Me tienen en desventaja,
se lo aseguro.
Neil dio un paso hacia Stone.
Stone cayó al suelo.
—Está bien, está bien. —Entrelazó sus manos detrás de la cabeza—
. Entonces, ¿qué negocios les trae en esta noche tranquila?
Muy ligeramente, Neil inclinó su cabeza hacia mí.
El hecho de que Stone no estaba muerto ya me decía que Neil me
estaba dando una oportunidad para aclarar la mierda con el idiota. Si las
cosas no salían a nuestra manera, no tenía dudas de que Neil apretaría
166
el gatillo. Necesitaba meter la cabeza en el juego y dejar que Stone supiera
que no podía joder con nosotros, pero su apariencia y su discurso, me
estaban confundiendo. Nada sobre la forma en que se vestía o hablaba
gritaba que era el despiadado presidente del MC.
—Parece que te faltan algunos hermanos —dije casualmente.
Por mucho que cualquiera pudiera encogerse de hombros con las
manos unidas detrás de la cabeza, Stone se encogió de hombros.
—El precio de hacer negocios.
Lo rodeé lentamente. Para darle crédito, él no siguió mis
movimientos.
—No fue difícil llegar a ti tampoco.
—No, supongo que no. Pero la próxima vez lo será. —Su sonrisa
casual se mantuvo en su lugar.
—¿Qué te hace pensar que tendrás una próxima vez?
Stone se rio entre dientes.
—Me dijeron que eras inteligente. ¿No es obvio? Si me querrías
muerto, ya estaría muerto. La simple verdad.
—Tentador —admití—. Resuelve algunos problemas con una
solución.
Stone fingió un suspiro.
—Como estoy seguro de que te puedes imaginar, soy un hombre
ocupado. ¿Qué quieres?
—No es lo que yo quiero, es lo que tú quieres.
Él mordió el anzuelo.
—¿Y eso sería?
Lo hice sudar unos segundos.
—Vivir.
—Suena preferible a la alternativa.
Jodido charlatán.
—La simple verdad —lo imité—. Yo vivo, tú vives. Yo muero… —Hice
un gesto hacia Neil—. Él viene por ti.
Stone no dudó.
—Hecho.
—No he terminado.
—¿Por qué no estoy sorprendido?
Estaba perdiendo la paciencia con el idiota egoísta.
—Le dirás a quién sea que quede en la organización de Maldonado
que estabas detrás del golpe. Tomas toda la responsabilidad.
167
El jodido enfermo sonrió brillantemente.
—Yo lo planeé —dijo felizmente.
—Y la señorita Archer ya no tiene ninguna afiliación con los Lone
Coasters o cualquier miembro de la organización. Una infracción sobre
eso será tratada igual que una amenaza contra mi vida. ¿Preguntas?
Su expresión se puso seria.
—¿Puedo levantarme?
Incliné la cabeza.
—Gracias. —Stone se puso de pie y se sacudió las rodillas antes de
devolver su mirada a la mía—. A pesar de lo que puedas pensar, tengo
un negocio que atender y tú... —Agitó una mano con desdén—. No eres
parte de mi ecuación.
—Seré una gran jodida parte de tu ecuación si jodes conmigo.
Él se rio entre dientes.
—Dije las palabras incorrectamente. Por esta noche, eres parte de
mi ecuación. Pero en general, no estás en mi radar. Sí, hubo, digamos,
un breve incidente ayer pero ese suceso menor fue solo un medio para
un fin para una de mis muchas transacciones diarias. Dicho esto,
aceptaré tus términos con la excepción de la señorita Archer. Ella y yo
tenemos un…
—No hay un tú y la señorita Archer —dije entre dientes.
Stone pareció momentáneamente desconcertado y rápidamente lo
cubrió.
—Estoy seguro de que puedes entender la delicada naturaleza de la
situación.
¿Qué demonios?
—¿Qué situación?
Stone se balanceó sobre sus talones.
—Interesante. —Arrastró la simple palabra—. Ella no te lo ha dicho.
—No era una pregunta.
—¿Decirme qué? —Jodida mierda. ¿De qué demonios estaba
hablando?
—Pregúntale. —Él hizo gestos con la cabeza hacia Sirena.
No me atreví a mirar hacia atrás.
—Te estoy preguntando a ti.
Él jodido se rio.
—Digamos que le conviene hacer lo que yo digo.
Levanté mi arma y apunté a su cabeza.
—Ella ya terminó contigo y tu hijo.
168
—No estoy seguro de que ella esté de acuerdo —dijo engreído.
Perdí la paciencia. Di un paso adelante, metí mi arma en su sien e
hice mi voz baja y controlada.
—Dices su nombre, piensas en ella, o tu hijo hace tanto como mirar
en su dirección, y los dos están muertos. Ya no hay una Nicole Archer en
cualquiera de tus vocabularios. ¿Estamos claros?
—Bueno. —Inhaló—. Ahora que has orinado en la arena, voy a
seguir mi camino. La mejor de las suertes para ti y la señorita Archer. —
Stone le lanzó una mirada a Sirena mientras permanecía de pie junto a
la camioneta de Neil—. Ella es un buen partido. —Retrocedió hacia su
SUV—. ¿Vas a quedarte con mi conductor o debería llevármelo conmigo?
Neil quitó su pie del conductor y él gateó para ponerse de pie.
Por un segundo, Stone perdió todo su decoro y dijo con desprecio al
conductor:
—Ponte detrás del volante.
El conductor se tambaleó hacia la camioneta y el vidrio crujió
cuando se arrastró detrás del volante.
Stone caminó hacia el lado del pasajero.
—Caballeros, un placer.
—Oye —exclamé.
Stone alzó las cejas.
—Dile a Carter lo que te dije.
Una sonrisa de puro placer apareció en su rostro.
—Escuché que está muerto. ¿Tal vez tenga que agradecerte por eso?
—Una risa enfermiza llenó la noche mientras Stone tiraba de su puerta
para cerrarla. El conductor pisó a fondo el acelerador y los neumáticos
giraron varias veces ganando agarre, entonces el descomunal vehículo
avanzó pesadamente sobre el pavimento y aceleró por el camino.
Neil hizo un gesto hacia mi brazo derecho.
—Te han dado.
La adrenalina que había estado manteniendo el dolor a raya se
disolvió y un ardor punzante se extendió por todo mi brazo. Eché un
vistazo a la herida del roce. Era la menor de mis preocupaciones.
Me volví hacia Sirena. Su aliento estaba llegando demasiado rápido
y la mirada cenicienta de miedo estaba robando todo su color. Quería
quitársela más de lo que quería tomar mi próximo aliento, pero
necesitaba saber qué mierda tenía Stone contra ella.
—¿De qué estaba hablando Stone? —exigí.
—Por favor. No lo entiendes. —Su voz se quebró—. No puedo… —
Ella nunca consiguió decir el resto de su oración.
169 Una camioneta arrastró el culo a la vuelta de la esquina, se deslizó
hasta detenerse a centímetros de mi motocicleta y la puerta del pasajero
se abrió de golpe. Randy salió de la cabina y sin ayuda de nadie apuntó
un calibre doce a mi rostro.
—Sube a la camioneta, Nicole.
Todo pasó en cámara lenta.
El polvo golpeado flotó hacia mis botas. Asimilé a cada uno de los
siete hombres en la parte de atrás de la camioneta que nos estaba
apuntando con pistolas de entrenamiento. Cinco con armas cortas, dos
con AK-47. Un vendaje improvisado empapado en sangre estaba envuelto
alrededor del muslo de Randy. Una gran mancha roja había crecido en
su hombro izquierdo mientras la sangre goteaba por su brazo. El viejo
Ford necesitaba un nuevo amortiguador. Igual que yo, Neil tenía una
9mm en cada mano. Sirena estaba a un metro de la cabina de la
camioneta de Neil.
Calculé que, si tanto Neil como yo eliminábamos a dos hombres con
nuestros primeros disparos, aun así, estaríamos muertos. Nos superaban
en número. Pero nada de eso se destacaba tanto como las palabras de
despedida de Stone.
Calculé mentalmente las heridas de Randy.
—Stone cree que estás muerto.
—Apuesto a que lo hace. —La voz firme, el brazo no vacilaba, era lo
más confiado que lo había escuchado jamás.
—No voy a dejar que se involucre en la mierda de tu familia —le
advertí.
—Ella es mi familia.
—Ella no irá contigo. —De ninguna jodida manera.
—Estás en inferioridad numérica —respondió.
Mantuve mi objetivo en su pecho.
—Estarías muerto con mi primer disparo.
—Ya estoy muerto.
—No si dejas de sangrar. —Tal vez.
—Ella viene conmigo si tenemos que quedarnos aquí toda la noche.
—No tienes toda la noche. —Le daba quince, veinte minutos antes
de que se desangrara.
—Déjalo ahora, todavía estás en inferioridad numérica y ellos
todavía se la llevarían.
—Voy a apostar con esas probabilidades. ¿Neil?
—Lo mismo —concordó Neil.
Randy ignoró a Neil.
170 —No sabes con lo que estás tratando, Talerco.
No me digas.
—No sería la primera vez.
Apretó la mandíbula cuando movió su brazo herido más cerca de su
cuerpo.
—Ella necesita vivir.
—Coincido.
Randy miró a Sirena.
—Camina a la camioneta, Nicole.
—No lo hagas, Sirena. —Por el rabillo del ojo, la vi mirando entre
nosotros, pero no podía arriesgarme a apartar la mirada de Randy—.
¿Sabes la diferencia entre yo y Neil y ocho hombres armados, cariño?
—No. —Su voz tembló.
—Diecisiete años de entrenamiento militar de las Fuerzas
Especiales. ¿Crees que voy a dejar que te pase algo?
—Talon —suplicó ella en voz baja.
—Responde la pregunta, cariño.
—Estás en inferioridad numérica —repitió las palabras de Randy.
—Tienes razón. Pero aun así no voy a perder. ¿Sabes por qué?
—No.
Me arriesgué.
—Porque esta mañana fue la mejor jodida mañana de mi vida.
Randy gruñó y Sirena contuvo la respiración.
—Métete en la camioneta de Neil, está blindada —mentí.
Ella no se movió.
—Ahora. —En el momento en que lo dije, supe que la había jodido
porque ella caminó hacia atrás en lugar de hacia la camioneta.
Randy sonrió.
Entonces Sirena torció el cuchillo.
—Randy, si dejas que Talon mire tus heridas, iré contigo.
Joder no.
—No sucederá.
—He terminado de jugar contigo, Nicole —gruñó Randy—. Métete en
la maldita camioneta.
—¡Oye! —Di un paso adelante y ocho pistolas giraron hacia mi
cabeza—. Le gritas una vez más, y estás muerto.
—¡Ya estoy jodidamente muerto, hijo de puta! —Randy apretó el
gatillo.
171
Una explosión ensordecedora pasó por mis oídos. Me dejé caer y
rodé, luego tomé posición sobre una rodilla y disparé cuatro rondas antes
de que recibir una en el pecho. El impacto fue cien veces peor que un
golpe en el esternón, el aire dejó mis pulmones y me tambaleé hacia atrás.
Otro disparo me golpeó en el estómago.
—¡Talon!
Asfixiándome, con el pecho en llamas, y la visión borrosa, caí hacia
atrás y golpeé el suelo. El sonido del fuego automático desgarró la noche
y los casquillos calientes comenzaron a llover sobre mí.
Descargué todo lo que tenía.
Las llantas del Ford sonaron y la tierra me golpeó el rostro mientras
las luces traseras volaban por la carretera del condado.
—¿Sirena? —Traté de gritar, pero solo me atraganté.
Neil estaba parado sobre mí, sosteniendo una ametralladora.
—Ella está a salvo.
—Maldición. —Me arranqué el chaleco.
—Estás bien. Nada perforó tu armadura.
—Chupapollas. —Todavía dolía jodidamente. Me puse de pie, pero
tuve que doblar la cintura para recuperar el aliento—. ¿Tenías una
maldita ametralladora y esperaste hasta después de que comenzaron a
disparar para sacar esa mierda? ¿Qué demonios? —Metiendo un arma en
la funda de mi muslo, empujé la otra en mi cintura trasera y miré hacia
la camioneta de Neil por Sirena.
—No lo necesitaba hasta que caíste al suelo y te retiraste. —Agarró
mi chaleco del suelo y lo tiró junto con su ametralladora en la parte
trasera de su camioneta.
—¿Me estás llamando cobarde?
—Sí. Ella está con el hijo. —Neil inclinó la cabeza hacia donde Randy
había estado parado.
Me volví y miré. La vista me destripó más que los disparos que tomé.
Silenciosas lágrimas corrían por su rostro, Sirena estaba arrodillada
sobre su cuerpo tendido boca abajo.
Caminé hacia su lado y me incliné para comprobar el pulso de
Carter.
Mierda.
Apretando su mano, ella me miró pero ya lo sabía.
—Está muerto.
Le odiaba. Quería a Randy Carter muerto. Pero nunca, hasta ese
mismo segundo, había considerado las ramificaciones de su muerte por
mi mano. Su pecho estaba acribillado con heridas de bala, ni siquiera
172 podía estar seguro de que mis disparos lo habían matado, pero no
importaba. Vi la expresión en sus ojos antes de que ella se volviera hacia
su cuerpo.
Esto era mi culpa.
Neil se puso a mi lado.
—André está en camino.
Todo lo que pude hacer fue asentir.
—Usa la camioneta. Llévala a casa. Esperaré a André.
—Tengo la motocicleta. —Una parte de mí quería tirar de Sirena en
mis brazos y consolarla, pero la otra parte no quería tener nada que ver
con tenerla en mi motocicleta en este momento.
—Yo la montaré de vuelta.
Neil odiaba las motocicletas. Cuando la había comprado él me había
dicho que eran para los imbéciles bajitos con pollas pequeñas. Cuando le
recordé que medía metros noventa y que me colgaba como un hijo de
puta, él solo se había repetido. No sabía por qué estaba pensando en todo
esto cuando Sirena estaba tirada sobre su ex muerto, pero lo hacía.
—Vamos, Sirena.
—Yo... —Su voz se quebró—. No lo dejaré.
Alcancé su brazo.
—No te querría aquí cuando aparezcan los policías. —No sabía qué
diablos querría él y no me importaba, pero le lancé eso de todas formas.
Ella me dejó ponerla de pie.
—¿Qué le va a pasar?
Morgue, autopsia, caja, tierra. Era la muerte. Ninguna palabra la
hacía bonita.
—No hay nada que puedas hacer por él ahora, vamos. —La conduje
hacia el lado del pasajero.
—No debería dejarlo. Él no me dejaría.
Inhalando, tragué todo y dije que la única cosa no conflictiva que
podría pensar en decir.
—Neil está aquí. Él lo manejará.
Sus ojos acuosos me miraron.
—No quería que muriera.
Algo que pensé que estaba más allá de romperse, se rompió.
—Lo sé.
—Él era... él era el... —Un sollozo escapó de su pecho y se cubrió el
rostro con las manos.
173
La puse en la camioneta, arrojé su bolso en la parte trasera y caminé
hacia el lado del conductor. Al ver todos los agujeros de bala, era un
jodido milagro que no estuviera muerto. Me puse detrás del volante y
sentí que la mierda se cerraba. Tres campañas en Afganistán,
innumerables muertes, desmembramientos y más heridas de bala de las
que nunca pensé que vería en mi vida, tenían un efecto. Te cerrabas o
perdías tu maldita cabeza. Ese bloqueo, la parte de mi mente donde cada
lesión se volvía clínica, no era algo de lo que estaba orgulloso. Y no era lo
que Sirena necesitaba ahora mismo pero en ese momento, era todo lo que
tenía.
VEINTICUATRO
Conducía mientras lágrimas silenciosas caían por el rostro de
Sirena. Ni siquiera me importaba una mierda que estuviera de duelo por
él. Tal vez él había sido su Leigh. Tal vez él había sido bueno con ella
alguna vez. No lo sabía. No sabía una mierda sobre ella, su pasado o
sobre la mierda de la que Stone había estado hablando.
Mi brazo palpitaba, mi pecho se sentía como si hubiera pasado tres
rondas con un peso pesado y hubiera perdido, todo en lo que estaba
concentrado era en que ella me había vendido a Carter cuando dijo que
lo ayudaría.
Me detuve en el camino de entrada y recordé a Kendall.
—Mierda. —Agarré mi teléfono.
Sirena saltó, mirando detrás de nosotros.
—Simplemente olvidé algo. —Sin compasión en mi tono, marqué a
Neil.
Él respondió en el primer tono.
—¿Ja3?
Oí voces en el fondo.
—Olvidé a Kendall.
—Ocupado.
—¿Cuánto tiempo antes de que puedas ir a buscarla?
Cambió a danés.
174 —Lleno de mierda hasta las rodillas con los locales. Están tratando
de conectar tu desorden en el edificio de apartamentos con esto.
—Maldición. ¿André está allí?
—Ja.
—Él tiene amigos en la fuerza aquí. Debería ser capaz de limar
asperezas. —Eché un vistazo a mi reloj.
—Está cubriendo nuestras huellas, pero incluso él tiene sus límites.
Mierda.
—¿Ya saben que es mi motocicleta? —Sabía que no debería haberme
llevado su camioneta.
—Ja.

3 Ja: Danés para sí.


Suspiré.
—¿Cuánto tiempo antes de que los blanco y negro estén en mi
puerta?
—No mucho. ¿Aún tienes la llave de la casa de Blaze y Layna en
Miami Beach?
—Sí.
—Ve.
Yo y Sirena. Solos. Inhalando más allá del dolor en mi pecho, tomé
una respiración tan profunda como pude.
—Kendall todavía está ahí fuera.
—No es mi problema. Oculta mi camioneta.
—Estará en mi garaje con las llaves puestas, pero vas a tener que
tirarlo.
—Puedes comprarme uno nuevo después de pagar mis honorarios
legales.
—Mierda. ¿Estás siendo arrestado?
—No lo sé todavía.
—No estás esposado o no estarías hablando conmigo —señalé lo
obvio.
—Estás perdiendo el tiempo.
Me froté el rostro con la mano.
—Sabes dónde encontrarme.
—Espera para saber de nosotros. —Neil colgó.
Entré al garaje y marqué otro número.
Sonó cinco veces entonces.
175 —¡No es hora de surfear, pero la fiesta está arrasando!
—Soy Talon.
—Hermaaaanooo —Braige arrastró las palabras mientras la música
bombeaba en el fondo—. ¿Qué sucede? Tengo muchas bellezas aquí. Ven
y muéstranos un poco de amooor.
—¿Vas a recordar esta conversación por la mañana?
Braige se rio.
—Maldición, amigo, suenas demasiaaaado sobrio.
—Braige —espeté—. Sal. Ahora.
—Ohhh mierda. De acuerdo, espera. —La música en el fondo se
desvaneció a un apagado grave—. Está bien, hombre, estoy fuera —dijo,
sonando un poco más sobrio.
—Necesito que cuides la tienda por una semana o dos.
—Amigo. —Suspiró—. Surfearemos en Tahití, hombre. Se aproxima
una gran tormenta. Ya sabes eso. Te dije que yo y los chicos saldríamos.
Llama a tu dama de cuero.
—No puedo, Kendall está ocupada. —Subí la apuesta—. Te dejaré
usar mi equipo.
—Vaya. —Pausa—. ¿En serio?
—Sí. —Mierda—. En serio.
—¿Solo una tabla?
—Que sean un par. —Podrían ser diez por todo lo que me importaba
en este momento.
Braige se rio.
—Debe ser una chica ardiente, hermano.
No respondí.
Él se rio más fuerte.
—Está bien, estoy bien. Estoy en ello, hombre. ¿Cuándo me
necesitas?
—Comenzando mañana. Y antes de hacer los depósitos cada noche,
toma tu parte habitual. —Braige vivía para surfear y nada más era
importante para él, pero nunca me había jodido. Había cuidado la tienda
muchas veces, nunca por tanto tiempo. Si hubiera tenido otra opción
además de cerrar el lugar, la habría tomado.
—Genial, genial. Lo tienes. ¿Este es un nuevo número o algo así? ¿Si
necesito contactarte?
—Sí.
—Está bien, hermano, hasta luego. Debo volver a las bellezas. Sigue
surfeando.
176 —Hasta luego. —Colgué y llamé a Kendall.
—No me iré.
Me incliné para apoyar mi brazo dolorido en el volante. Cansado,
interpreté un comportamiento agresivo.
—A la mierda si me importa.
—Si no te importa, no estarías llamando.
—Solo le estoy haciendo un favor a Candle.
—Claro. —Ella resopló—. Porque tú y Candle son muy cercanos.
Sirena hizo ademán para salir de la camioneta. Agarré su mano y
levanté un dedo.
—Tienes dos opciones, Kendall. Te recogeré y podrás tener unas
vacaciones gratis o puedo llamar a Candle y decirle que no estás haciendo
una mierda para protegerte.
—¿Quién dice que no me estoy protegiendo?
—Ellos saben dónde vive. ¿Por qué demonios crees que Stone llamó
a todos?
—No tengo nada que ver con la pandilla de motoristas maricas de
Stone —espetó—. No podría importarme menos lo que él o Candle hagan.
—No tengo tiempo para esta mierda. Si quieres vivir, iré por ti. Si no,
deja de hacerme perder mi maldito tiempo.
Ella suspiró dramáticamente.
—Bien.
—¿Bien, qué?
—Tomaré las vacaciones, idiota.
—Estate lista en veinte. —Colgué y miré a Sirena—. No podemos
quedarnos aquí. Vamos a ir al sur por unos días.
Ella asintió, pero no me miró.
—Voy a tomar algunas cosas de dentro. ¿Necesitas algo?
Ella negó.
—Vamos. —Abrí mi puerta—. Cambiaremos de vehículo. —Salí y
agarré su bolso y lo arrojé al maletero del Challenger.
Lento, como si estuviera sufriendo, bajó de la camioneta y se movió
al lado del pasajero del Challenger.
—Espera. —Escaneé su cuerpo en busca de nuevas lesiones, pero
no vi nada—. ¿Estás bien?
Mirando fijamente sus pies, asintió.
Le levanté la barbilla, pero ella cerró los ojos.
—Mírame, Sirena.
177 Sus heridos ojos azules se encontraron con los míos.
—Lamento que estés herida. —Era todo lo que podía darle. No
lamentaba que estuviera muerto. No lamentaba si fue mi gatillo el que lo
mató. No lamentaba mucha mierda, ¿pero esto? Por esto lo lamentaba—
. Nunca quise causarte más dolor.
—No lo hiciste.
Jesús. Todo mi cuerpo me traicionó y luché por empujarla hacia mis
brazos. Quería su perdón, pero no lo tomaría basado en una mentira.
—Sabes que yo...
—Él se cayó antes de que comenzaras a disparar desde el suelo.
Que me jodan. ¿Me iba a perdonar?
—¿Hay alguna diferencia entre que fuera yo o Neil apretando ese
gatillo?
—No.
La mierda se alojó en mi garganta y asentí. Dejando caer mi mano,
me aparté de ella.
—Tengo que tomar algunas cosas de la casa.
—Estaba muerto mucho antes de que tú o Neil devolvieran los
disparos.
Giré y miré a la asustada y devastada rubia delante de mí, cuya voz
era más fuerte que su apariencia. Esta mañana, había estado enterrado
profundamente dentro de ella, pensando que sabía quién era.
—No te estoy pidiendo que me perdones. —Contuve la respiración.
—Él disparó primero. No quería vivir. Esa parte no fue tu culpa.
Pero la parte donde murió sí lo fue. Liberé la respiración y el último
gramo de esperanza que tenía.
—Vuelvo enseguida. Entra en el Challenger y cierra la puerta. —
Necesitaba un momento jodidamente lejos de ella para aclarar mi cabeza.
No esperé a ver si me escuchaba, entré en la casa y arrojé munición
y algo de ropa en una bolsa. Me quité la camiseta e hice un trabajo rápido
y sucio en cubrir la herida donde la bala rozó la longitud de mi bíceps.
Metí la camiseta ensangrentada en mi bolso porque no quería dejarla aquí
y estaba de vuelta en el Challenger menos de cinco minutos después.
Cuando me puse detrás del volante, Sirena sostenía el teléfono que
le había dado.
—¿Estás llamando a alguien? —le pregunté casualmente, ocultando
mi alarma.
—A su madre.
—Pensaba que su madre estaba muerta. —Me lo había dicho una
vez.
178
—La mujer que lo crio. Él la consideraba su madre.
—¿Dónde vive? —Necesitaba sacar la tarjeta SIM de ese teléfono y
destruirla antes de que pudiéramos ser rastreados.
—Ocala.
Una pieza del rompecabezas encajó en su lugar.
—¿Así que ahí es donde lo conociste?
Ella asintió.
—Cuando estaba en la secundaria.
Tenía que preguntar.
—¿Sabías quién era su padre cuando te veías con él? —No podía
imaginar que el padre de ninguna niña quisiera que su hija pasara el
tiempo con el hijo del presidente de un notorio MC.
—No. Pero no hubiera importado si lo hubiera hecho.
Mi instinto se revolvió.
—No hubiera sabido quién era él o los Lone Coasters de todos modos
—explicó—. Él era solo un niño que vivía con una familia que no era suya.
Hicimos buenas migas.
Salí del garaje y bajé por la entrada.
—¿Eso por qué? —Eché un vistazo a la izquierda y a la derecha antes
de ir hacia el norte por la A1A.
—Yo era adoptada. Randy vivía en una situación similar.
Sorprendido de que me estuviera hablando, pero sin querer
preguntarle por miedo a que se cerrara, continué:
—No puedo decir que sé cómo se siente ser adoptado. Me alegra que
tuvieras a alguien con quien hablar.
Ella inspiró, pero no respondió.
Pensé que la había cagado cuando no habló durante un minuto
completo.
—¿A dónde vamos?
Algo era diferente en su tono de voz. Desde que entré al Challenger,
parecía más tranquila, pero lo había visto demasiadas veces para
descartar la conmoción.
—Ormond Beach para recoger a Kendall y luego nos dirigimos a
Miami.
—¿Ella vendrá con nosotros?
—Sí.
—No le agrado.
—Hasta donde sé, a ella no le agrada nadie. No lo tomes como algo
personal.
179 —¿Por qué estás haciendo esto?
—¿Hacer qué?
—Llevándome lejos, llevándote a Kendall. Involucrarte. Arriesgar tu
seguridad y dejar tu negocio con alguien en quien no confías.
—Esas son muchas preguntas.
Ella no dijo nada.
Condujimos durante algunos kilómetros en silencio y luego no sé
qué pasó. Abrí la boca y salió mierda de la que nunca le había contado a
nadie.
—Mi madre murió cuando tenía diecisiete años. Solo éramos ella y
yo. Éramos muy pobres, pero ella me amaba muchísimo. Sabía que algo
estaba mal cuando comenzó a bajar de peso pero no iba al médico porque
no quería quitar la comida de la mesa. Yo estaba jugando fútbol y
tratando de mantener mis calificaciones para poder obtener una beca y
debería haberme dado cuenta antes de que fuera demasiado tarde, pero
no lo hice. Para el momento en que colapsó y la llevé a urgencias, era un
caso cerrado. El cáncer se había extendido por todas partes y ella no logró
salir del hospital. La enterré una semana antes de mi aceptación en
Annapolis.
—Lo siento mucho.
—No fue tu culpa.
—Tampoco fue la tuya.
Contuve lo que quería decir y continué:
—No podía pagar la Academia Naval, así que esperé hasta que
cumplí los dieciocho y me alisté.
—¿No te pusieron en el sistema?
—Mi cumpleaños era menos de un mes después de su muerte.
Estaba trabajando y pagando el alquiler de nuestro departamento de
mierda y le dije a la trabajadora social que me alistaría. Ella tiró de
algunos hilos y el estado me dejó tranquilo.
—Eso debe haber sido solitario.
—Nada es solitario en el Entrenamiento de Reclutamiento.
—Eso no es lo que quise decir.
Me encogí de hombros.
—En respuesta a tu primera pregunta, me convertí en un miembro
del personal del hospital porque me gusta tratar de salvar a la gente. Mi
turno. ¿Por qué llamaste a mi puerta ese día?
—Eres carismático. —Lo dijo como si me estuviera diciendo cómo
estaba el clima, sin emoción.
—No estoy seguro de cómo tomar eso. —A pesar de todo lo que había
pasado esta noche, estaba empezando a relajarme a su alrededor.
180
—Exactamente como lo dije. Eres sociable y fuiste muy amable
conmigo. Supongo que pensé que parecías alguien que ayudaba a la
gente.
Debería haber sido un cumplido, pero ella había usado el tiempo
pasado y el carismático era un jodido cumplido marica. Cualquier imbécil
que sonreía podía pretender ser carismático. Los asesinos en serie eran
carismáticos. Observé las señales de la calle y luego disminuí la velocidad
cuando tomé la calle de Candle. Comprobando los espejos, escaneé el
vecindario por cualquier cosa que pareciera fuera de lugar.
—No lo tomaste como un cumplido.
Me detuve en la entrada de una pequeña casa que estaba a unos
metros de la playa y miré detrás de nosotros.
—No, no lo hice. Quédate aquí. —Saqué mi 9mm de mi pistolera del
muslo y se la di a Sirena—. Dispara primero. Apunta a matar. Volveré en
un segundo.
Ella tomó el arma.
—¿Talon?
Con un pie fuera de la puerta, dudé.
Con los ojos rojos e hinchados, y su rostro marcado de lágrimas,
Sirena me miró, realmente me miró.
—Fui a ti porque me gustabas.
Podría haberle dicho que sabía que ella no confiaba en mí. Podría
haberle preguntado por qué había vuelto a él. Podría haberle dicho que
estaba furioso de que se hubiera ofrecido a él una segunda vez. Podría
haberle dicho que a pesar de estar increíblemente enojado con ella, aun
así no quería nada más que besarla, pero no lo hice. Estaba cansado de
sangrar esta noche. Incliné la barbilla y salí del Challenger.
No había ningún coche en la entrada, la casa estaba a oscuras, no
estaba seguro de que Kendall hubiera esperado por mí, pero ella abrió la
puerta antes de que pudiera tocar.
—Supongo que finalmente estoy en el extremo receptor de Talon, El
Héroe. —Kendall levantó un gran bolso sobre su hombro.
—No estoy de humor, Kendall —le advertí.
Kendall miró el automóvil y sonrió.
—Debería haber sabido que no eras exclusivo.
—Corta la mierda y métete en el maldito auto.
Ella se acercó al Challenger, dejó caer su bolso junto el maletero y
luego se metió en el asiento trasero.
Maldiciendo en voz baja, metí su mierda en el maletero y escudriñé
181
la calle. Me deslicé detrás del volante y miré por el espejo a Kendall.
—¿La dirección de Candle es de conocimiento común?
Ella miró su manicura.
—Ni idea.
—Genial —dije con sarcasmo, retrocediendo. No vi a nadie cuando
me acerqué, pero su calle era un maldito embudo. Podríamos ser
fácilmente emboscados.
Ninguno habló hasta que me alejé del vecindario y estaba a medio
camino de la autopista. En ese momento, Kendall abrió su jodida boca.
—Entonces, ¿cómo está tu novio, Nicole? Lo último que supe es que
estabas conviviendo de nuevo con el señor Abuso Doméstico.
—Kendall —rugí.
—Está muerto —dijo Sirena calmadamente.
Kendall no se molestó en disculparse.
—¿No jodas?
—Déjalo —le advertí.
Kendall no se callaría.
—Bueno, eso cambia las cosas, ¿no?
Me detuve, salí y golpeé mi asiento hacia adelante.
—Fuera del auto, ahora. —Miré a Kendall con furia.
Tomándose todo su tiempo, Kendall salió.
Cerré mi puerta de golpe y me puse frente a ella.
—Abres tu maldita boca y dices una maldita palabra más sobre
Randy, Stone o cualquier otro maldito LC, y dejaré tu jodido culo de
mierda a un lado de la carretera. No te sientas en mi auto, de buena gana
y la tratas así. ¿Me escuchas?
Ella hizo un saludo militar, ella jodidamente me hizo el saludo
militar.
—Sí, señor.
Caminé hacia el maletero, saqué su bolso, lo tiré al suelo y me puse
de nuevo detrás del volante. Sin una palabra, pisé a fondo.
Sirena miró hacia atrás.
—No creo…
Levanté mi mano.
—No la voy a dejar, estoy haciendo un punto. Y antes de que me
juzgues, piensa acerca de con quién estamos lidiando. —Manejé otra
cuadra y di vuelta.
Tres minutos después, giré y estacioné junto a una Kendall haciendo
182 autoestop.
Bajé mi ventana y disminuí mi velocidad para hacerla coincidir con
la de ella.
—¿De vuelta tan pronto? —preguntó dulcemente.
—¿Estás lista para comportarte? —le respondí.
—Si por comportarse te refieres a no hacer preguntas sobre tu novia,
su novio, su padre o la pandilla de motociclistas a la que pertenecen, que
a su vez está en guerra con un cartel de drogas, entonces sí. —Suspiró—
. Me comportaré.
Era lo mejor que iba a conseguir. Detuve el auto y salí para que ella
pudiera entrar pero no antes de darle una mirada de advertencia.
Ella duró tres kilómetros antes de hablar.
—Entonces, ¿a dónde vamos de vacaciones?
—Miami.
—¿Cuál es mi segunda opción?
—El lado de la carretera. —Miré a Sirena, pero ella estaba mirando
fijamente la ventana. Temía que cualquier entendimiento que hubiera
establecido con ella en el camino a casa de Kendall ahora se hubiera ido.
—¿Tu pequeño juguete sexual, André, va a estar en Miami?
Mi celular vibró y respondí, sin molestarme en darle una respuesta
a Kendall.
—¿La tienes? —preguntó Candle.
—Sí. Me la debes.
—Aquí está tu recompensa. Un grupo de LC no ha aparecido en el
complejo. La mayoría son amigos de Randy, así que ten cuidado. Escuché
que estaba muerto, pero no puedo confirmar eso, así que cuida tu
espalda.
—Yo puedo —respondí.
—¿Qué?
—Confirmar.
—Mierda. ¿Los hombres de Maldonado?
—Nop.
—¿Entonces quién?
No respondí.
—Está bien, te escucho. —Candle soltó un suspiro—. No conozco a
nadie que estará demasiado destrozado por eso, y menos aún su viejo.
Había terminado de hablar.
—Tienes cuarenta y ocho horas para limpiar tu mierda, entonces se
acabó hacer de niñero.

183 Candle se rio entre dientes.


—¿Ya te está fastidiando?
—Dos días —repetí.
—Está bien. No me digas dónde estarás. Te llamaré.
—No estaba planeando hacerlo. —Colgué y miré a Sirena mientras
me metía en la autopista—. ¿Sirena?
—¿Sí? —preguntó en voz baja.
—¿Estás bien?
—Bien.
Mierda. Su voz se había vuelto distante y no me miraba.
—Ya es tarde y tenemos algunas horas, ¿por qué no tomas una
siesta?
—¿Tu brazo está bien? ¿Necesitas que conduzca?
—¿Qué pasa con su brazo? —preguntó Kendall.
Respondí:
—Nada.
Al mismo tiempo, Sirena dijo:
—Recibió un disparo.
Estaba mirando a Kendall por el espejo retrovisor cuando abrió la
boca. Ella vio mi expresión y suspiró.
—Esta soy yo no preguntando sobre todos los temas tabú, pero si te
disparan, ¿deberías estar conduciendo?
—Sí.
—Está bien. —Kendall se reclinó en su asiento—. Voy a dormir.
Despiértame si te disparan de nuevo, o llega la comida.
Mierda. No había pensado en comida y no tenía idea si Sirena había
cenado.
—¿Tienes hambre, Sirena?
—No, gracias.
Tomé velocidad y configuré el control de crucero.
—Avísame si eso cambia.
Ella echó la cabeza hacia atrás pero no me respondió.

184
VEINTICINCO
Una hora más tarde, Kendall estaba tumbada en el asiento trasero,
profundamente dormida y Sirena me estaba ignorando o fingiendo estar
dormida.
—Oye —dije en voz baja—. ¿Estás despierta?
—Sí. —Movió su pierna lesionada pero no me miró—. ¿Quieres que
conduzca?
—Estoy bien. ¿Quieres hablar?
Ella continuó mirando por la ventana.
—¿Sobre qué?
—Cualquier cosa, de todo. Demonios, no sé, hazme una de tus
famosas veinte preguntas. —Después de estar tan cerca de ella, oliendo
su dulce aroma, conduciendo durante una hora y pensando, ya no estaba
enojado con ella por lo que le había dicho a Randy. Solo quería tocarla.
Incluso simplemente sentir su mano en la mía.
—¿Cómo era tu madre? —preguntó sin un gramo de curiosidad.
—Baja y dulce a menos que la enfadases, entonces era un demonio.
¿Puedo decirte algo?
—Sí.
—No comparto mi mierda con nadie. Cada pedazo de información
que te doy sobre mi pasado es información que nunca le he contado a
nadie. Puedo entender que estás muy vulnerable por estar en un auto
con el hombre que mató a tu novio, pero tienes que entender, que no eres
185 la única.
Ella me miró por primera vez desde la casa de Kendall.
—Lo siento.
Me encontré con su mirada y la desesperación en sus ojos me
destripó.
—No estoy pidiendo una disculpa.
Ella se volvió hacia la ventana.
—Entonces, ¿qué quieres de mí?
Mierda. ¿Todo?
—¿Cuán honesto quieres que sea? —Su pregunta no era una
acusación, era tan honesta como ella y me hizo querer sacarlo todo a
pesar de las circunstancias.
—Completamente.
Ella hizo una pausa con su respuesta. Fue solo una fracción de
segundo, pero fue suficiente para que yo lo notase. En cualquier otra
circunstancia, probablemente me hubiera contenido.
—Desearía que no estuvieras llorando por él.
Ella se acurrucó sobre sí misma.
—No puedo darte eso.
—Lo sé. —Mierda, lo sabía. Ella estaba increíblemente tímida—. Pero
desearía que confiaras en mí.
—Lo hago.
No, no lo hacía.
—No confiaste en mí cuando saliste de mi casa y te subiste a su
motocicleta. Y muy seguro que no confiaste en mí cuando te ofreciste a
cambio de que atendiera sus heridas.
Su espalda se puso rígida y su voz se puso a la defensiva.
—No tenía elección.
—Sí, la tenías. —Y no pude evitar pensar dónde estaríamos si
hubiera confiado en mí en primer lugar, pero ahora la mierda se sentía
demasiado tarde para echarse atrás.
Por un momento, ella no respondió.
—No me arrepiento de tratar de protegerte —admitió
silenciosamente.
¿Cómo diablos discutía contra eso a pesar de que sabía en mis
entrañas que tenía razón?
—No hay una buena manera de que yo responda a eso.
—Entonces no lo hagas.
Ella no lo dijo con malicia o irritación en su voz, simplemente lo
186 manifestó como lo hacía con casi todo lo demás y no tenía idea de cómo
tomarlo. Me froté los ojos.
—Eres la persona más difícil que he tratado de leer.
Ella se sentó perfectamente inmóvil en su asiento.
—No hay nada que leer. Digo lo que quiero decir.
—Lo sé, cariño, lo hago. Y lo aprecio, pero casi nunca pones ninguna
emoción detrás de tus palabras y eso me deja adivinando mucho. No creo
que esté siquiera cerca de arañar la superficie de lo que sucede detrás de
esos magníficos ojos tuyos.
—Gracias.
—¿Por qué?
—El cumplido.
Cristo. Negué y una sonrisa intentó levantar el costado de mi boca.
—Te llenaría de jodidos cumplidos si creyera que eso me llevaría a
algún lado.
Ella me miró y su mirada se demoró antes de hablar.
—Maldices mucho cuando estás cansado.
—Hago muchas cosas cuando estoy cansado. —Como verter mi
triste corazón en una mujer que nunca entendería.
Ella asintió como si supiera lo que estaba pensando.
—No pareces afectado por lo que sucedió esta noche.
Exhalé, no esperaba que ella fuera allí.
—¿Directo, sin tonterías?
—Pensaba que eso era lo que acordamos.
La miré, pero ella estaba estudiando el camino frente a nosotros.
—Lo hicimos, antes.
—Todavía quiero la verdad.
Ningún cambio en su tono o lenguaje corporal, no podía decir lo que
quería.
—Estoy afectado —le dije honestamente—. Pero cuando has pasado
suficiente tiempo en un agujero de mierda como Afganistán y ves a tus
hermanos volar al infierno, aprendes a compartimentar. Esta noche fue
jodida de todas las maneras que puedo nombrar, pero al final, estoy
sentado en un auto contigo y estás en una sola pieza. Por eso, estoy
jodidamente agradecido.
Su mirada se posó en su regazo y sus hombros se movieron con una
fuerte inhalación.
—Sirena, sé que quieres que diga que lo siento por Randy, pero no
voy a hacerlo. Lamento que estés dolida, lo hago, pero cualquiera fuera
187 la historia que tuvieras con él no le da permiso para disparar un calibre
de doce perdigones a un metro de distancia de tu cabeza. —Mis nudillos
se apretaron en el volante solo de pensarlo.
—No me estaba apuntando a mí —murmuró.
—La intención no vale una mierda cuando la realidad interfiere.
Su voz se volvió silenciosa pero sus manos se apretaron en su
regazo.
—Él no tenía que apretar ese gatillo. Estoy enojada con él también.
Esa era una declaración cargada que no estaba listo para tocar.
—Solo puedo imaginar.
Ella se volvió hacia la ventana.
—No estoy segura de que puedas.
—Bastante justo. —Dejé que tuviera su distancia mientras
conducíamos por la carretera desierta durante algunos kilómetros—. Si
quieres hablar sobre eso, estoy aquí. Escucharé sin hacer juicios. —Era
lo único que podía pensar en ofrecerle.
—No creo que seas la persona con la que debería hablar sobre él.
Con mis hombros tensos, me encogí como si toda esta conversación
no me molestara tanto y me hiciera sentir malditamente impotente todo
al mismo tiempo.
—A veces te rindes con la mejor opción y te conformas con la única
opción. —Pero no quería para ser la única opción de esta mujer, quería
ser su elección.
—No estoy segura si hablar de eso nos ayudaría.
Mi estúpido corazón saltó ante sus palabras. Sabía que no debería,
pero pregunté de todos modos.
—¿Hay un nosotros?
—No.
La realidad me pisoteó.
—No estaba hablando de cuando... —se interrumpió, dejando la
última parte colgando.
De ninguna manera iba a dejar pasar eso.
—Te he tocado de todas las maneras en que un hombre puede tocar
a una mujer, Sirena. —Necesitaba que se lo recordara—. Puedes decir
sexo.
Miró detrás de nosotros, pero ya había mirado cuando comenzó a
hablar.
—Ella no nos está escuchando.
Roncando, con su chaqueta por encima de la cabeza, Kendall estaba
188
noqueada.
Sirena se mantuvo callada un momento.
—¿Solo fue sexo?
La miré cuando las luces de la calle parpadearon en su rostro. Todo
por lo que había pasado se mostraba en su expresión como una herida
abierta.
—No —aseguré firmemente.
Ella rápidamente desvió la mirada.
—Deberías estar con alguien... más fácil.
—No quiero algo fácil.
—No estoy lista para hablar de esto.
—Yo sí —insistí.
Ella se encogió hacia su puerta.
No podría soportar otro segundo de no tocarla. Extendí mi mano y
bajé la voz.
—Alcánzame. —No podía dar el primer paso, no después de esta
noche. Ella tenía que venir a mí.
—No está bien —susurró.
Cuando ella no dijo que no, mi ritmo cardíaco se aceleró.
—Lo que compartimos no fue incorrecto.
Ella contuvo el aliento.
—Por favor, no hagas esto.
—Entonces dime que no me quieres. —Yo era un idiota por
empujarla ahora, pero necesitaba elegir un lado—. Dímelo y te dejaré en
paz. —Tanto como me mataba decirlo, sabía que tenía que hacerlo.
Ella no habló. No se movió.
Bajé mi voz a una orden silenciosa.
—Toma mi mano.
Temblorosa, comenzó a levantar la mano de su muslo.
No lo dudé. Tomé su pequeña mano y entrelacé mis dedos con los
suyos. Un sollozo callado pero angustiado se liberó y ella se volvió hacia
mí. Sosteniendo la dirección del volante con mi rodilla, ahuequé la parte
posterior de su cabeza y la traje a mi pecho.
—Está bien. —Besé su cabello, su frente—. Te tengo, cariño, te
tengo.
Ella se disolvió en lágrimas.
Acariciándole el cabello, la espalda, la consolé lo mejor que pude
desde el asiento del conductor, pero ella solo lloró más fuerte.
189
—Aguanta, Sirena. —Cambié de carril y volé por la siguiente rampa
de salida. Tan pronto como salí de la carretera, me detuve y abrí mi
puerta—. Shh, shh, nena, ya voy. Solo aguanta un segundo. —
Apartándome de su agarre, salté y corrí a su lado. Abriendo la puerta,
solté su cinturón de seguridad, la saqué del auto y la tomé en mis
brazos—. Te tengo ahora, cariño. Estoy aquí. Déjalo salir —susurré cada
cosa reconfortante en la que podía pensar mientras la abrazaba fuerte.
Los angustiosos sollozos que sacudían su pequeño cuerpo me
destruyeron.
—Shh, va a estar bien. Estoy aquí. Te tengo.
Ella lloró más fuerte.
Sus lágrimas empaparon mi camisa y sangraron en mi corazón. Yo
había causado esto. Yo. Cada idiotez que dije sobre no disculparme, quise
retirarla. Acuné su rostro e incliné su cabeza hacia arriba. Cuando ella
me miró, me rompí.
—Lo siento. Lo siento jodidamente tanto.
Su pecho temblaba con la pena contenida, ella cerró los ojos y cada
músculo en su cuerpo torturado se rindió. Sus brazos cayeron de mi
cintura y sus rodillas cedieron.
—Mierda. —La atrapé y casi me caí contra el Challenger. Cerrando
la puerta del pasajero, me deslicé al suelo con ella en mis brazos.
Acunándola contra mi pecho, hice lo único que pude. La balanceé.
Pero ella no dejó de llorar.
Limpié sus lágrimas. Le quité el cabello del rostro. La abracé tan
fuerte como pude.
Y observé mientras su corazón se rompía.
Recordé el día que perdí a mi esposa.
—Tienes que sentirlo, cariño. —Conocía el dolor—. Tienes que dejar
que suceda. —Le acaricié el cabello.
Su dolor la atravesó, su cuerpo se destrozó, simplemente dejó que la
pena se apoderara de ella.
No podría hacer nada por ella.
—Lo siento mucho —susurré.

190
VEINTISÉIS
Observar a Sirena romperse me aplastó. Me hubiera tragado mi
orgullo y tomado cada golpe que Randy había repartido si hubiera
pensado que al final habría hecho alguna diferencia, pero Sirena tenía
razón. Randy no quería vivir. Se había dado por vencido y había
renunciado a ella. En el momento en que disparó esa escopeta, sabía que
estaba muerto. No estaba tratando de salvar a Nic. No estaba siendo
jodidamente honorable. Había querido una muerte rápida porque sabía
que si los hombres de Maldonado lo atrapaban, sufriría. Lo habrían
torturado para obtener información sobre las operaciones del LC,
entonces me había usado. Había apretado el gatillo y me había usado.
Lo odiaba por eso.
Pero lo odiaba más por lo que le había hecho pasar a Sirena. Le
acaricié el cabello mientras su corazón se rompía por un hombre que no
merecía ni una sola de sus lágrimas. Besé su frente y limpié sus mejillas.
Sus sollozos se habían calmado, pero sus lágrimas salían a raudales
silenciosamente.
La noche se había vuelto húmeda y ella necesitaba hidratarse, pero
no podía levantarme porque una parte egoísta de mí quería seguir
abrazándola. Era todo lo que quería desde que había dejado mi cama,
simplemente tenerla en mis brazos.
Pero no así.
—Tenemos que movernos, cariño. —No quería que la patrulla de
carretera nos encontrara o algo peor.
191 Ella asintió, pero no se movió para levantarse.
—No te soltaré, ¿me oyes? Solo te voy a volver a poner en el auto,
¿está bien?
Ella envolvió su brazo alrededor de mi cuello y el gesto de confianza
fue casi más de lo que podía tomar.
—Buena chica. —Besé su sien y nos levanté. Los hematomas en mi
pecho quemaron y mi brazo dolió, pero me importó una mierda. No la
soltaría—. Despacio. —Abrí la puerta y la coloqué suavemente en su
asiento.
Kendall me observó con los ojos muy abiertos, pero mantuvo la boca
cerrada.
—Vas a estar bien, cariño, ¿me oyes? —Tiré del cinturón de
seguridad y lo coloqué en su lugar.
Ella asintió una vez y se acurrucó sobre sí misma. Se veía muy
pequeña.
Busqué una botella de agua en la consola central. Desenroscando la
tapa, la sostuve contra sus labios.
—Bebe para mí, nena. Necesito que te hidrates.
Le temblaba la mano, tomó la botella y bebió mientras le acariciaba
el hombro. Cuando ella apartó los labios, tapé la botella.
—Voy continuar conduciendo el resto del camino ahora, pero si
necesitas que me detenga, todo lo que tienes que hacer es decirlo. ¿De
acuerdo? —Le quité un mechón de cabello del rostro, pero ella no
respondió—. Necesito que me respondas, Sirena.
—Está bien —dijo con voz ronca.
—Una hora más, y te sacaré de este auto —le prometí.
Ella asintió.
Me levanté y cerré su puerta. Aspirando unas pocas bocanadas de
aire nocturno, troté alrededor del frente del Challenger. Antes de volver a
la carretera, acaricié la mejilla de Sirena y puse mi mano sobre su muslo.
Los ojos azules llenos de dolor se encontraron con mi mirada y ella
me alcanzó. Envolviendo sus manos alrededor de mi brazo, metió la
cabeza debajo y cerró los ojos.
Me incliné y le besé el cabello.
—Duerme, hermosa.
Manejé el resto del camino a Miami con sus manos aferradas a mi
brazo.

192
Ambas estaban dormidas cuando conduje por el camino de entrada
de Blaze y Layna. Miré a Sirena, luego me incliné hacia atrás y toqué a
Kendall en la rodilla. Sus ojos se abrieron y me miró extrañada.
—¿Qué? —susurré.
—Nada. —Ella se sentó.
Le di una mirada que decía que no estaba de humor para ninguna
de sus mierdas.
Entonces ella me sorprendió muchísimo.
—Lo hiciste bien por ella. —Hizo un gesto con la cabeza hacia
Sirena—. Hace unos años, me hubiera enamorado de ti solo por eso. —
Se ocupó de ponerse la chaqueta.
—¿Alguna vez vas a decirme qué pasó?
—No.
—¿Candle es tu viejo?
—No.
—¿Tu follamigo?
—Ni siquiera cerca.
—¿Compañero de habitación?
—Deja de intentar adivinar.
—¿Estás involucrada con los LC?
Ella suspiró y me miró.
—Candle es mi amigo, eso es todo.
—¿Él sabe eso?
—Te sorprendería lo que sabe Candle.
Estaba a punto de preguntarle qué carajo significaba eso cuando
Sirena se movió.
Ahuequé su rostro y pasé el pulgar por su mejilla.
—Hola, cariño, hemos llegado. Quédate quieta, iré por ti.
Kendall se colocó detrás de mí y fue al maletero.
La detuve.
—Tomaré los bolsos después de que las lleve a ustedes dos dentro.
—Kendall asintió sin ninguna discusión y abrí la puerta de Sirena, pero
cuando fui a ayudarla con su cinturón de seguridad, ella empujó mi
mano.
—Yo puedo. —Su voz era ronca por el llanto.
—Sé que puedes, pero aun así te estoy ayudando. —Mi tono era
amable pero firme, ella tendría mi ayuda, la quisiera o no. La ayudé a
193 salir del auto y envolví un brazo alrededor de sus hombros. A pesar de
su protesta anterior, ella se hundió contra mí—. Unos pocos pasos más
y te tumbaremos, para estirar esa pierna.
—¿Cómo está tu brazo? —preguntó con cansancio.
—Estoy bien, cariño. No te preocupes por mí.
Ella se detuvo y me miró.
—¿Por qué no me preocuparía por ti?
Jesús. Podría mirar esos ojos para siempre. Y eso me asustó
muchísimo.
—¿Está coqueteando conmigo, señorita Archer? —Sonreí.
—No soy una coqueta.
Su inocencia borró la sonrisa de mi rostro.
—Lo sé, cariño. Vamos, llevémoslas a las dos adentro.
Abrí la puerta principal y desactivé la alarma que André, Blaze y yo
habíamos instalado.
—Lindo lugar. —Kendall miró por la pared de ventanas hacia la
costa más allá—. ¿De quién es?
—De Blaze y Layna. Toma la habitación de invitados por el pasillo a
la derecha. —Guie a Sirena hacia la otra habitación de invitados.
—Me muero de hambre —comentó Kendall detrás de nosotros—.
¿Puedo mirar en la cocina?
—Sírvete. Recibiré suministros por la mañana.
—Es de mañana —me recordó Kendall.
Ignoré a Kendall y abrí la puerta de la habitación de invitados que
solía usar cuando estaba aquí. Cama tamaño king, baño adjunto con una
gran bañera, la habitación enfrentaba el frente de la casa. Conduje a
Sirena a la cama y la senté suavemente.
—¿Quieres tomar una ducha? —Me arrodillé y le quité las botas.
Con su mentón contra su pecho, y sus manos en su regazo, ella no
respondió.
—Te daré un poco de privacidad mientras tomo los bolsos del
maletero. —Me puse de pie y di dos pasos.
—¿Dormirás en esta habitación?
Tomado por sorpresa, me volví. Ella todavía tenía la cabeza gacha.
—Mírame, Sirena.
Sus hombros se levantaron con un suspiro y levantó la cabeza.
—¿Quieres que lo haga?
Su penetrante mirada fue su única respuesta.
—Hay un montón de lugares en esta casa para dormir pero no soy
194 adivino. Tienes que decírmelo. —Traté de mantener el tono de mi voz
parejo y mi lenguaje corporal neutral.
—Estás molesto.
—No, cariño, para nada. —Exhalé y me pasé una mano por el
cabello—. Solo me tomaste por sorpresa —admití.
—Asumiste que dormiríamos en la misma cama.
No era una pregunta, pero asentí de todos modos.
Ella bajó la cabeza de nuevo.
—Déjame agarrar nuestros bolsos y estacionar al Challenger en el
garaje. Ponte cómoda y volveré en unos minutos para asegurarme de que
te duermas, ¿de acuerdo?
Ella medio se encogió de hombros, medio asintió.
No estaba seguro de haber leído correctamente sus dudas. No
importaba. No iba a dejarla sola hasta que se durmiera de todos modos.
Salí antes de que pudiera decirme que no volviera.
Kendall estaba husmeando en la cocina.
—¿Está bien?
No, ella era un maldito desastre.
—Sí.
—¿Necesitas que vaya a hablar con ella?
Si por un minuto pensara que Kendall tenía un hueso comprensivo
en su cuerpo, habría dicho que sí.
—Déjala en paz, Kendall. —Mierda, estaba cansado.
—¿Sabes que nunca ha estado sola?
Me detuve en la puerta de entrada. Sabía que había dejado a sus
padres y se había mudado con Randy.
—¿Tu punto?
—Ella no tiene a nadie ahora.
—Me tiene a mí. —Esperaba que fuera suficiente.
Agarré los bolsos después de meter el Challenger en el garaje.
Alquilaría un auto más tarde, pero por ahora, necesitaba saber que
Sirena estaba bien y luego necesitaría un poco de maldito descanso. Dejé
mi bolsa y el botiquín de primeros auxilios en la sala de estar y luego
arrojé la bolsa de Kendall junto a su puerta. Debatí si golpear durante
medio segundo antes de entrar en la habitación de Sirena. Nunca había
sido el tipo que golpeaba, pero Sirena me estaba haciendo preguntarme
todo sobre mí. Al final, entré como si perteneciera allí.
Acurrucada en una bola encima de las sábanas, no levantó la vista.
195 Caminé hasta el borde de la cama y le quité un mechón de cabello
de su hombro.
—¿Quieres algo más cómodo para dormir?
Ella se encogió de hombros.
Sentí que se estaba escapando de mí.
—Vamos, necesitas cambiarte esa ropa. —La sangre de Randy
manchaba la parte delantera de su camisa.
—Bueno.
Alcancé su bolso, pero cuando miré dentro, ella tenía incluso menos
ropa que la que había tenido antes. Algo de ropa interior, sus zapatos
para correr y un par de mallas para correr, literalmente no tenía otra
camisa además de la que tenía puesta. Maldiciendo en voz baja, quería
comprarle tantos jodidos atuendos, que nunca más estaría en esta
posición de nuevo.
—Ya vuelvo. —Salí de la habitación, tratando de controlar mi enojo.
Podría haber agarrado algo de Layna, a ella no le habría importado
una mierda, pero en su lugar conseguí una de mis camisetas. Caminando
de regreso al dormitorio, me senté junto a Sirena y la senté. Quitándole
suavemente la camiseta por la cabeza, intenté no mirar. Incluso con un
sujetador deportivo, era jodidamente hermosa. Deslicé mi camiseta por
su cabeza y la recosté. Ella no levantó la vista hasta que alcancé la
pretina de sus pantalones.
La alarma se extendió por su rostro.
—Solo te estoy poniendo cómoda, cariño. —Sonreí y deslicé las
mallas sobre sus caderas.
Ella se levantó para que pudiera bajarlas por sus piernas, pero
cuando llegué a su muslo, la tela se quedó pegada.
Sabiendo que solo había una razón por la que eso sucedería, traté
de no perder la calma.
—¿Tu herida está sangrando?
Ella se estremeció.
—Estoy bien.
Mierda. Retiré el pantalón tan suavemente como pude y mi
mandíbula se apretó.
—¿Quién te sacó los puntos de sutura?
—Yo.
—Te dije que yo haría eso.
—Dijiste un par de días. Habían pasado dos días. Estaban picando.
—La parte superior de la herida ni siquiera está cerrada —acusé.
—Lo estaba. Debe haberse abierto... esta noche.
196 Cerré los ojos e inspiré para calmarme. Estaba enojado conmigo
mismo, no con ella. Debí haber revisado su pierna después de sacarla de
esa ventana.
—Quédate aquí. —Agarré mi kit de la sala de estar, me arrodillé
junto a la cama e inspeccioné la herida. Roja e inflamada, lucía horrible—
. Fuiste a correr.
—Necesitaba salir y estirarme.
—¿Con una herida de cuchillo de veinticinco centímetros en el
muslo? —Estaba intentando no ser un imbécil, pero verla sangrar me
estaba haciendo perder el jodido temperamento.
Ella no respondió y mantuve la boca cerrada en caso de que dijera
algo más que lamentaría más tarde. Esterilicé la herida y consideré poner
uno o dos puntos pero decidí que ella había atravesado bastante por un
día, así que usé algunas vendas de mariposa.
—Esto debería mantenerse, pero lo comprobaré mañana. —Levanté
la mirada hacia ella—. Tienes que darle tiempo para que sane.
—Está bien.
No pude leer su expresión.
—¿Has estado usando la férula de tu muñeca?
—Sí.
Me levanté y retiré las mantas.
—Vamos, necesitas dormir un poco.
Se arrastró hasta las almohadas y deslizó sus pies debajo de las
sábanas. Nadando en mi camiseta, con los ojos demasiado grandes para
su rostro, me miró fijamente.
—Gracias. —Lo dijo como si lo dijera en serio y me sentí como un
imbécil por criticarla.
Arropé las mantas a su alrededor.
—¿Quieres algún medicamento para el dolor? Te ayudarán a dormir.
—No.
Nos miramos el uno al otro por un momento. Rompí el silencio
primero.
—Duerme un poco. —Me incliné y besé su frente.
—¿Tú qué vas a hacer? —preguntó en voz baja.
Buena pregunta. Apagué la luz y luego tiré de un sillón blanco para
colocarlo junto a la cama y me hundí en él.
—Asegurarme de no decidas ir a correr —le dije secamente.
Ella no respondió.
Entrelacé mis dedos sobre mi estómago y puse mis pies sobre la
197 cama. Mi cabeza golpeó el respaldo de la silla y cerré los ojos.
—Lo observé exhalar su último aliento —susurró.
Me volví para mirarla. Incluso en la oscuridad, su rostro estaba
poseído. No tenía nada para ella excepto la verdad.
—Así es como él lo quería.
Ella rodó y silenciosamente lloró hasta dormirse.
VEINTISIETE
Esperé media hora después de que ella se durmiera antes de salir
silenciosamente del dormitorio. Encontré a Kendall en la sala de estar
con el televisor en volumen bajo y un plato en su regazo.
—¿Tienes hambre? Hice pasta.
—No, gracias. —Fui a por el alijo de tequila de Layna y luego me uní
a Kendall en el sofá—. ¿No podías dormir?
—No.
—¿Qué estamos viendo?
—Un programa de cocina.
Destapé el tequila.
—Suena como una especie de tortura especial.
—Sí. Te hace sentir hambre por todo lo que ves y luego te llenas la
boca de pasta que no sabe para nada a la mierda que están haciendo. —
Sonrió como si le encantara—. Denegación de gratificación, es algo
hermoso.
—Me estás asustando. —Tomé un trago del tequila y luego le ofrecí
la botella.
—Nunca te he tenido miedo. —Tomó un trago como una profesional
y me lo devolvió—. Hasta esta noche.
—¿Qué diablos se supone que significa eso? —Me tomé dos tragos
grandes y acepté la quemazón mientras viajaba por mis entrañas y se
extendía por mis piernas.
198
—Eres la jodida estrella de rock de las crisis.
La miré como si estuviera loca, porque lo estaba.
Ella me quitó la botella.
—Quiero decir, sé que eres todo sobre ser el héroe. Vives para
rescatar a la gente. Nunca lo había visto de primera mano. —Se llevó la
botella a los labios y bebió—. Creo que he llenado mis bragas de crema
al verte en acción esta noche.
—No sé si estoy desalentado por esa visión o sorprendido por la
admisión.
Sus ojos eran serios, ella asintió.
—Lo sé, ¿verdad? Cincuenta, cincuenta. —Bebió de nuevo y me
devolvió la botella.
—¿Hay hombres que no teman tener sus pollas cerca de ti?
Ella respiró por la boca con los dientes cerrados.
—Estarías sorprendido.
Bebí de nuevo.
—Apuesto a que lo haría. —Maldición, estoy hecho mierda—. Tengo
que ocuparme de algo. —Me puse de pie y me quité la camisa.
—No eres mi tipo. —Resopló.
—No me digas, cariñ… —Me sorprendí a mitad de la palabra.
Kendall me miró.
—Permitiré que esa pase, pero estás perdiendo tu agudeza.
—Necesito dormir.
—Aunque aprecio los abdominales esculpidos y los bíceps
abultados, ¿hay algún punto en esta pequeña demostración de músculo,
señor Dios Surfista de Cabellos Rubios?
—Sí. —Agarré mi kit y lo puse en la mesa de café. El vendaje se había
empapado—. No quiero deteriorar mi bienvenida sangrando por todas
partes el sofá de Layna. —Saqué algunos suministros.
Kendall apartó mis manos y se hizo cargo.
—Déjame.
—¿Sabes lo que estás haciendo?
—Cállate y siéntate.
—Sí, señora. —La complací porque estaba demasiado cansado para
discutir.
Sonrió.
—Ahora lo entiendes. —Limpió la herida y le puso un vendaje nuevo
y tan bueno como si lo hubiera hecho yo mismo.
199 Levanté mi brazo e inspeccioné su trabajo.
—Has hecho esto antes.
—Sí. —No dio más detalles.
—Gracias. —Me recliné hacia atrás y suspiré.
—¿Dónde dormirás?
—Todavía no lo he decidido. —Mierda, quería estar sosteniendo a
Sirena en este momento.
—Solo vi otra habitación cuando hice el gran recorrido. Increíble
casa por cierto.
Me froté los ojos con la mano, perfectamente consciente de cuántas
camas había.
—Prefiero estar en el océano, pero sí.
—¿Por qué no estás durmiendo con ella?
¿Cómo podía dormir junto a ella cuando había sido parte de la
muerte de Randy?
—Me dijo que lo vio exhalar su último aliento.
—Aún más razón para estar allí en lugar de aquí.
—No voy a tomar consejos de ti. Esa es una manera segura de
conseguir que me pateen el culo.
Se encogió de hombros como si no estuviera insultada.
—Tú te lo pierdes.
No me digas.
—Vete a la cama así yo puedo dormir aquí.
—Eres un idiota.
—Probablemente.
—Lo que sea. —Se levantó, dejó el plato en el fregadero y,
afortunadamente, desapareció en su dormitorio.
Me quité las botas, me recosté en el sofá y cerré los ojos,
preguntándome cuán grande era el error que estaba cometiendo.
Una hora más tarde, no podía decir si estaba soñando con el sonido
quejumbroso, pero cuando sucedió de nuevo, me senté. El sonido venía
de la habitación de Sirena. Mi frecuencia cardíaca se aceleró y me puse
de pie. Irrumpí por la puerta y la encontré revolcándose en la sábana
retorcida.
Me acosté y la tomé en mis brazos.
—Shh, shh, vamos, cariño, despierta.
Ella se sacudió una vez, arqueó su espalda y luego se volvió
mortalmente quieta.
—Está bien. Te tengo —susurré, acariciando su cabello—. Acabas
200 de tener un mal sueño.
Se echó a llorar.
—Mierda. —La tomé en mis brazos, me senté y me instalé contra la
cabecera—. Déjalo salir, cariño. Desahógate.
Kendall apareció en la puerta y arqueó las cejas. Negué y ella dio un
paso atrás, cerrando la puerta tras de sí.
—Estás bien —traté de calmar a Sirena—. Estás a salvo.
—Nadie está a salvo. —Lloró.
Me aparté y agarré su rostro.
—No voy a dejar que nada te pase. Tú. Estás a salvo.
Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas, sus ojos suplicaron en
silencio.
La sacudí una vez.
—¿Me escuchas? Estás a salvo. Nada te va a pasar —enfaticé,
luchando por contener mi acento—. No mientras yo esté de guardia —
prometí.
Su rostro se contorsionó con angustia.
—Él casi te mata.
Me quedé helado.
—Te disparó. —Su labio tembló—. Te estaba disparando. Él estaba
intentando morir, pero se suponía que debía vivir. Yo necesitaba que
viviera.
La acerqué a mi pecho.
—Talon. —Lloró.
No sabía cuál era el maldito final.
—Estoy aquí. —¿Estaba llorando por mí? ¿Por él?—. Estoy aquí,
cariño. —Ahuequé su mejilla con desesperación y nuestros ojos se
encontraron.
El tiempo se detuvo.
Entonces, de repente, se sentó a horcajadas sobre mi regazo, sus
manos serpentearon en mi cabello y tiró.
No pude evitarlo. Un gruñido salió de mi pecho y el deseo se disparó
a través de mis venas.
—Sirena —advertí, las emociones rebotaban en mi cerebro
rápidamente.
—Por favor —suplicó. Presionándose contra mí, no había duda de lo
que estaba pidiendo.
Jesús, mierda. Agarré los lados de su rostro. Quería darle lo que
deseaba, pero no iba a ser usado. No por ella.
201 —Deseo tanto mi boca sobre ti, que puedo saborearlo. —Hizo un
sonido bajo en su garganta—. Pero no voy a dejar que lo que tengamos
entre nosotros sea sobre tu dolor por otro hombre.
—No lo es.
Estudié el rostro hermoso y torturado que se había convertido en mi
mundo, en la luz del amanecer.
—No jugaré juegos. No hay nada casual sobre lo que estoy sintiendo.
Con un toque tan delicado que me hizo estremecerme, sus dedos
trazaron mis labios.
—Bésame —susurró.
Mi boca se estrelló contra la suya y no pude detener las imágenes:
ella siendo arrebatada de mí, su cuerpo metido debajo de su brazo, ella
escapando del apartamento, su rostro cuando se arrodilló sobre su
cuerpo; todo se retorció en mi cabeza y yo la devoré. Necesitaba borrar
su recuerdo de ella. Necesitaba hacerla mía. La necesitaba, punto.
Gimiendo, con una mano enterrada en su cabello, la besé con fuerza
mientras la empujaba sobre su espalda. Mi cuerpo se cernía sobre el
suyo, aparté su ropa interior a un lado y arrastré mis dedos a través de
su calor húmedo ya empapado. Su espalda se arqueó y conduje dos dedos
dentro de ella.
—Sí —dijo entre dientes.
Aquí. Aquí era donde yo pertenecía, dentro de ella, encima de ella,
tocándola. Me di cuenta de que no importaba por qué yo era su balsa
salvavidas, solo que lo era. Y no me importaba una mierda por qué esta
Sirena de cabello rubio y ojos azules había borrado mi pasado, solo
importaba que era ella. Ella era mi escape y yo era el de ella.
Acariciando dentro y fuera de ella, con mi pulgar en su clítoris,
arrastré mi boca sobre su pecho y tiré de su pezón entre mis dientes.
—¡Talon! —gritó ella.
—Justo aquí, nena. —Me moví a su otro pezón y ella se agarró a la
parte posterior de mi cabeza.
Su respuesta a mi toque solo impulsó mi necesidad. Tiré de su ropa
interior por sus muslos, y la deslicé por sus piernas. Arrastrando mi boca
por su cuello, mordiendo la carne suave debajo de su oreja, mi pulgar
rodeaba su clítoris mientras empujaba sus piernas separándolas con mis
rodillas. Ella gimió y comenzó a pulsar alrededor de mis dedos.
Detuve mi mano.
—No te correrás todavía, Sirena. Vas a esperar hasta que esté
enterrado en tu interior antes de dejarte ir. ¿Me escuchas?
Se estremeció y su coño se apretó.
Agarré su mentón.
202
—Oh, no, no lo hagas. —Deslicé mi mano fuera—. Voy a probarte.
—Me chupé los dedos y gemí—. Y a besarte. —Metí mi lengua en su dulce
boca como quería hacerlo en su estrecho coño. Duro, profundo e
imponente, giré mi lengua alrededor de la suya hasta que ella se quedó
sin aliento. Chupando su labio entre mis dientes, la besé para borrar
todos sus pensamientos.
Mi pene palpitaba, deslicé mis dedos fuera de ella y desabroché mi
cinturón. Deslizando el pantalón por mis caderas, agarrándome en un
puño, me incliné hacia adelante y me froté a través de su humedad. Mi
mente estaba tan jodidamente ida, que apenas recordé preguntar:
—¿Esto es lo que quieres, Sirena?
—Sí —dijo en un jadeo, agarrándome de los brazos.
Me hundí dentro de ella hasta la empuñadura.
—Mieeerda.
Un jadeo, tan fuerte y tan sorprendente vino de la parte posterior de
su garganta y cada músculo en su cuerpo se puso rígido.
La alarma se disparó por mis venas y me congelé.
—Sirena —exclamé, agarrando su mandíbula—. ¿Esto duele?
Con los ojos muy abiertos, la boca abierta, respiró hondo mientras
miraba el techo.
—No. —Un temblor recorrió su espalda, sus ojos se cerraron y ella
gimió—. Estás dentro de mí... sin nada entre nosotros.
Mi polla pulsó, su coño se apretó en respuesta y casi me corrí.
—Mírame —exigí.
Abrió los ojos lentamente y desvió su mirada entrecerrada a la mía.
Sabía los riesgos que estaba tomando. Me dije que no estaba dejando
que cambiara de opinión por ir a mi bolso por un condón, pero en verdad,
quería ser su dueño. Sabía que iba a ir a pelo con ella. Pero no la jodería.
—No me voy a correr dentro de ti.
—Pero quiero sentirte —susurró, destruyendo todo mi autocontrol.
Salí y volví a entrar en ella. Mis ojos se cerraron y por tres largas
embestidas lentas, simplemente me permití sentirla.
—Talon —gimió.
Abrí los ojos y la miré por un momento antes de besarla suavemente.
Su boca y su cuerpo, se suavizaron bajo mi toque y me puse aún más
duro. Empujando dentro y fuera tortuosamente lento, acuné su cabeza
entre mis brazos y le pedí algo que no me merecía.
—¿Confías en mí?
Ella no dudó.
—Sí.
203
Era tan jodidamente hermosa.
—¿Cuando fue tu último período?
Su rostro se tensó en concentración.
—Hace casi cuatro semanas.
El riesgo era bajo. Embestí lentamente dentro de ella y sus labios se
separaron.
—¿Sabes que nunca hubiera ido a pelo si no estuviera limpio?
Sus ojos se cerraron, pero luego volvieron a mí.
—Lo sé.
—¿Y cómo sabes eso? —Conduje mi polla profundamente y me
quedé quieto. Jesús. Su coño se apretó a mi alrededor, su sabor en mi
boca, lo extasiado que me puse la primera vez que la vi extendida en mi
cama, inocente, pero tan jodidamente seductora, no estaba perdiendo la
batalla de luchar contra mi atracción hacia ella. Ya la había perdido. Ella
se sentía como nada que hubiera experimentado antes y no quería
comenzar a controlar eso. Salí y volví a embestir fuerte.
—Porque —jadeó ella—, porque dijiste que no me harías daño.
—Así es. —Apreté mis caderas contra las de ella, frotando su
clítoris—. Nunca te haré daño. —Quería protegerla. Para siempre.
Ella aseguró sus brazos alrededor de mi cuello y tiró de mi cabeza
hacia la de ella.
Con mis labios apartados de los de ella, me mantuve firme.
—Voy a correrme dentro de ti, Sirena.
Gimió y empujó hacia arriba.
La calmé con una mano en su cadera.
—Vas a sentirme llenarte y cuando te deshagas a mi alrededor, lo
sabrás. —Estaba jodidamente reclamándola.
—¿Saber qué? —preguntó, sin aliento.
La miré fijamente.
—Lo que significa ser mía.
—Talon. —La ansiedad se unió a su voz y se aferró a ambos lados
de mi rostro.
—Dentro de ti, Sirena. —Mi voz era ronca, las palabras tensas, le
advertí—: Vas a ser mía.
Los ojos azules me miraron con algo parecido al miedo, pero empujé
con fuerza y su expresión se derritió con necesidad. Deslicé mis dedos
entre nosotros y acaricié su clítoris. Jadeó y comenzaron a temblarle las
piernas.
—Córrete. Ahora —exigí con voz ronca antes de tomar su boca y su
204 cuerpo. Entré en ella, metí mi lengua en su boca, apretó mis caderas y
se corrió.
Su cabeza cayó hacia atrás, sus ojos se cerraron en éxtasis y se
contrajo a mi alrededor, gimiendo mi nombre como si fuera todo para
ella.
Un placer insoportable y doloroso atravesó mis músculos. El aire
dejó mis pulmones, mis bolas se tensaron y jodidamente exploté dentro
de ella.
VEINTIOCHO
Abrí los ojos ante una cama vacía. El sol entraba, me dolía el pecho,
el brazo me palpitaba y sentí las sábanas a mi lado. Frías.
Mierda.
Salté de la cama, me puse el pantalón y revisé mi teléfono. Tenía un
mensaje de texto de André de hacía un par de horas.
André: Policías arreglados. La motocicleta está en tu garaje.
Stone apareció en la morgue queriendo el cuerpo de Randy. Necesito
uno o dos días para saber si estás fuera de peligro. Mantén perfil bajo.
Maldonado tiene ojos sobre todo Miami. Candle es un imbécil
La última parte casi me hizo sonreír. Le envié un texto rápido en
respuesta.
Yo: Gracias. Entendido. Esperaré hasta escuchar de ti
Fui en busca de Sirena. Cuando la vi sentada en la encimera del
desayuno con su espalda hacia mí, dejé escapar un suspiro y reduje mi
ritmo.
—Buenos días, hermosa. —Me acerqué detrás de ella y le besé la
parte superior de la cabeza.
Se estremeció y se llevó las manos a su regazo como si estuviera
escondiendo algo.
—Hola.
Mis instintos se dispararon a toda velocidad mientras rodeaba la
encimera.
205 —¿Café?
Inclinó su barbilla hacia una taza frente a ella.
—Yo, umm, ya lo hice. Aún queda un poco.
Me serví una taza. Tomando un sorbo, la estudié.
—No te escuché levantarte. Eché de menos despertar a tu lado. —
Me había quedado dormido con ella enredada en mis brazos. Me habría
despertado si ella no hubiera estado tratando de escabullirse—. ¿Has
estado despierta un rato?
—Lo siento. No podía dormir.
Estaba actuando increíblemente asustadiza y no estaba de humor
para perder el tiempo.
—¿Qué pasa?
—Nada.
Estaba mintiendo.
—¿Qué tienes en tu regazo, cariño?
—Oh. Yo... esto. —Ella puso el teléfono que le había dado sobre la
encimera.
En silencio me maldije por olvidarme sacar la tarjeta SIM.
—¿Estabas llamando a alguien?
—No, yo solo... no sabía si iba a haber un servicio. —Bajó la voz—.
Para él.
Mentira.
—¿Cómo planeas averiguarlo?
Frunció el ceño.
Presioné.
—¿Conoces el número de Stone?
Se encogió de hombros.
—Es una pregunta de sí o no, Sirena.
—Solía saberlo.
Cristo. No había considerado esto. Si ella quería presentar sus
respetos, yo no iba a negárselo, pero mierda, estar cerca de cualquier LC
en este momento no era lo que ninguno de nosotros necesitábamos.
—¿Quieres ir si hay uno?
Miró hacia otro lado.
—No estoy segura de que sea una buena idea.
Gracias, joder.
—¿De qué estaba hablando Stone anoche? ¿Diciendo mierda sobre
tú y él?
206
Miró por la ventana.
—No lo sé.
—¿Por qué dijo que no era tu decisión alejarte de Carter?
—No estoy segura.
—Mírame. —Maldita sea, no me gustaba a dónde iba esto.
Dejó su taza y se encontró con mi mirada.
No podía leer una maldita cosa en su expresión en blanco.
—¿Te casaste? —Era la única razón en la que podía pensar.
No dudó.
—No.
—Entonces, ¿qué carajos está pasando? —Estaba caminando una
delgada línea entre la ira y no querer destruir el suelo que había hecho
con ella anoche. Pero cuanto más pensaba en ello, más sabía que solo
me estaba engañando a mí mismo. No había llegado a ningún lado con
ella anoche. Todo lo que habíamos compartido estaba en mi propia jodida
cabeza. Estaba tratando de hacer algo de lo que no era más que una
distracción de su dolor. Su actitud cerrada y expresión en blanco esta
mañana hablaba alto y claro. Yo era un jodido idiota.
—Nada. Me voy a duchar. —Se levantó y volvió a la habitación,
dejando el teléfono sobre la encimera.
Cuando escuché correr el agua, levanté el teléfono y deslicé mi dedo.
Apareció una pantalla de código de acceso.
¿Le había puesto un código de acceso? ¿Qué demonios? Sostuve mi
pulgar en el botón de inicio, preguntándome si ella había anulado mi
identidad de huella digital, pero el teléfono se desbloqueó. Rápidamente
me desplacé por el registro del teléfono, pero estaba vacío. También lo
estaban los mensajes de texto y la lista de contactos.
Fui a mi cuenta en línea y saqué el registro del teléfono. Había una
llamada de veintiocho minutos a un código de área de Miami esta
mañana. Cerré sesión y marqué el número.
—Investigaciones Michael Avis —respondió una mujer con una voz
enérgica.
¿Qué, carajos?
—Con el señor Avis, por favor, es urgente. —Reprimí mi acento.
—Lo siento señor. Él está en otra llamada. ¿Puedo tomar un
mensaje?
—Esperaré.
—Podría tardar un tiempo.
—Esperaré.
207 —¿Su nombre, señor?
—Sam Archer. —La mentira rodó fuera de mi lengua.
—Gracias, señor Archer. Le estoy poniendo en espera.
Durante dos minutos escuché una grabación sobre la minuciosidad
de las Investigaciones Avis, luego una voz endurecida por la calle entró
en la línea.
—Señor Archer, no creo que nos hayamos conocido. Soy Mike Avis.
¿Qué puedo hacer por usted?
—Ha conocido a mi esposa, Nicole Archer.
—No puedo confirmar ni negar mi lista de clientes, señor Archer.
Estoy seguro de que puede valorar eso.
Me inventé una identidad de mentira.
—Soy el sargento mayor Archer, Cuerpo de la Marina de los Estados
Unidos. Y estoy seguro de que usted puede apreciar que mientras estoy
desplegado en el exterior, se convierte en una situación delicada tratar
con una esposa que llama a un investigador privado esta mañana solo
horas después de enterarse de que su ex novio ha muerto a manos de su
padre. Así que le pido, como un favor, saber de qué se trató esa
conversación.
Avis suspiró.
—Primero, señor, me gustaría agradecerle por su servicio.
Idiota.
—Es un honor servir.
—Sí, bueno, dicho eso, me ha puesto en una posición incómoda.
Debería haberme dicho que me fuera a la mierda. El hecho de que
no lo hiciera funcionaría para mi ventaja, pero le valió un lugar en mi
lista de mierda por su falta de ética.
—Entonces, ¿puedo sugerir que hablemos hipotéticamente, de
manera extraoficial? Le pagaré por su tiempo.
—No, no hay necesidad de pagarme.
Reprimí una sonrisa, apenas.
—Soy ex militar yo mismo. Ejército, Primera División de Infantería.
Pero eso fue hace mucho tiempo. Escuche, no puedo hablar sobre
ninguno de mis clientes con usted, pero hipotéticamente, si hubiera
hablado con una mujer joven hoy, no recuerdo ninguna mención de un
novio recientemente fallecido o su padre.
Entonces, ¿no llamó a este idiota por Stone o Carter?
—Gracias, señor Avis. Aprecio su tiempo. —¿Qué carajos estaba
pasando?
208 —Buena suerte, señor.
Colgué y borré el registro de llamadas. Saqué mi nuevo teléfono y
envié un mensaje de texto rápido a André.
Yo: Nic llamó a un investigador privado en Miami esta mañana.
Mike Avis
André respondió unos segundos después.
André: ¿Qué carajos?
Yo: No sé. ¿Has oído hablar de él?
André: Sí. ¿Quieres que lo llame?
Yo: Ya lo hice. Dije que era su marido y que quería saber de qué
se trataba. No me lo dijo, pero no creo que esto sea sobre Carter o
Stone
André: ¿Le preguntaste a ella?
Yo: No
André: ¿Por qué?
Yo: Es complicado
André: Veré qué puedo averiguar. Dame cinco
Bebí mi café y esperé. Le tomó tres minutos.
André: Tampoco me lo dijo, pero conseguí que dijera que la
había enviado a otra persona porque lo que ella quería no era su
“especialidad”.
Yo: ¿Qué demonios significa eso? Él habló con ella durante
veintiocho minutos. ¿Cuánto tiempo toma una referencia?
André: No lo sé. Pero Avis se especializa en verificaciones de
antecedentes y mierda cibernética. El trabajo de campo no es lo suyo
Cristo.
Yo: Gracias
André: Hasta luego. Buena suerte
Me froté el rostro con la mano. Debería haber estado en la ducha
con Sirena, no preguntándome qué demonios estaba escondiendo. No
quería presionarla, no después de todo por lo que había pasado, pero
maldición si me iba a sentar y dejar que jugara conmigo.
Entré en la habitación de invitados, con la intención de esperarla,
pero ella había dejado la puerta del baño entreabierta. Me escabullí y me
apoyé en el tocador con los brazos cruzados.
Unos minutos más tarde, mi corazón recibió un golpe cuando ella
salió de la ducha desnuda y alcanzó una toalla. De espaldas a mí, obtuve
una muestra de sus preciosas curvas y la tinta que me hizo la boca agua.
A mi polla no le importaba qué diablos pasaba en mi cabeza. Todo lo que
quería era una repetición de lo de anoche.
209
Sirena se puso la toalla y se giró. Cuando me vio, dejó escapar un
pequeño jadeo.
—Me asustaste.
Esa era mi intención.
—Lo siento, cariño. Dejaste la puerta abierta. De donde vengo, eso
significa algo.
Sus mejillas se sonrojaron.
—No lo sabía.
—Déjame adivinar, ¿no era una invitación? —No sonreí.
Miró a sus pies, inhaló y volvió a mirarme.
—Anoche fue genial, pero umm...
Lo sabía, maldición. Mierda. Me había corrido dentro de esta mujer.
Solo con dos mujeres había hecho eso alguna vez. La primera estaba
muerta, ¿y ahora la segunda me mentía? Maldita sea.
—¿Dices que no estás buscando una repetición? —Mantener mi tono
casual era una jodida hazaña.
—Estoy diciendo que estoy... abrumada.
—¿Lo suficiente abrumada como para llamar a un investigador
privado?
Alzó la cabeza, sus ojos se abrieron de par en par y un rastro de algo
que se parecía mucho a la culpa brilló en su rostro.
—¿Cómo lo supiste?
—Es mi teléfono. La factura está a mi nombre.
—Oh.
—¿Vas a decirme qué está pasando? —La miré, implacable y cruel.
—No tiene nada que ver contigo, lo juro.
—En mi experiencia, cuando alguien jura, siempre hay un montón
de falsedad detrás.
Apretó la toalla y miró a todos lados menos a mí.
—Quería localizar a mis padres.
Entrecerré mis ojos, tratando fuertemente calibrar si estaba
diciendo la verdad.
—¿Desaparecieron?
—Se mudaron un año después de que me fui de casa. Algunas cartas
que les envié volvieron a mí cuando intenté encontrarlos una vez antes.
Pensé que si los encontraba, podría irme allí.
Cada palabra de su boca sonaba practicada.
210
—¿Quieres ir a casa?
Se encontró con mi mirada con una expresión en blanco.
—Necesito un lugar donde quedarme.
No podía entender si estaba enojado por ese comentario o
destripado.
—¿Dudas de mi sinceridad?
Pasó junto a mí hacia el dormitorio.
—Necesito vestirme.
El enojo ganó.
—¿Con qué? ¿Una camiseta prestada y tus últimos pantalones?
Tienes incluso menos ropa que hace unos días. ¿Eso es lo que Carter
hacía por ti? ¿Cinco años viviendo con él y tú no recuerdas una mierda
excepto el recuerdo de él sangrando frente a ti? —Su distancia, sus
mentiras, su alejamiento de anoche, mi ira aumentó a un nuevo nivel y
metí un dedo en mi pecho—. Yo soy el que te cosió. Yo te llevé para que
te tomaran una radiografía. Yo soy el que ha estado allí desde el momento
en que entraste en mi tienda. ¡Nunca hubiera disparado una maldita
escopeta hacia ti! —Mis fosas nasales se ensancharon—. ¡Sé que presioné
ese gatillo, pero él fue el primero en disparar! —Salí y cerré la puerta de
un golpe detrás de mí.
Kendall levantó la vista del sofá.
—Bueno, lo mandaste todo al infierno.
—Cállate. —Agarré mi bolso.
—¿Vas a algún lado? Porque no hay más comida y el café apesta.
Saqué mi teléfono del bolsillo y se lo arrojé.
—Llámame un taxi. Veinte minutos.
Ella movió su pierna y dejó que el teléfono golpeara el sofá.
—Llama tú. No soy tu secretaria.
—¡Quieres comer, haz la llamada! —Entré hecho una tromba al
dormitorio principal. Pateando la puerta para cerrarla, dejé caer mi bolsa
y me pasé las manos por el pelo.
—Hijo de puta.
Kendall tenía razón, pero maldita sea, estaba enojado como el
infierno.
Sirena me dejó correrme dentro de ella anoche. Ella me había
agarrado el pelo como si fuera su única ancla y ella jodidamente explotó.
Sus gemidos, su cuerpo temblando, yo sabía que sentía algo por mí, pero,
¿luego se quedó dormida en mis brazos solo para hacer un giro de ciento
ochenta grados, seis horas después?
No caería en esta mierda de nuevo. A la mierda con eso.
211
Saqué la ropa de mi bolsa y recordé la advertencia de André sobre
mantener el perfil bajo. Maldita sea. Tenía el pelo demasiado rubio y
demasiado largo para mezclarme. Pasando mis orejas, porque no lo había
cortado en meses. No tenía una gorra de béisbol conmigo, busqué en el
armario de Blaze y no encontré una mierda. Diez minutos después, lancé
la máquina de afeitar de Blaze en el cajón del tocador y pasé mi mano
sobre el corte rapado que me había dado. Me duché, me vestí y luego volví
con Kendall.
—¿Llamaste? —exclamé, mi ira flotando a fuego lento.
Como si ella tuviera todo el tiempo del mundo, levantó la vista
perezosamente del televisor y sostuvo mi teléfono en alto.
—Buen corte de cabello —indicó con sarcasmo—. Tu carruaje
debería aparece pronto.
Una bocina sonó en la entrada.
Kendall sonrió con suficiencia.
—Cuando eres buena, eres buena.
Agarré mi teléfono y miré por el pasillo hacia la puerta cerrada de la
habitación de invitados.
—Quédate ahí, vigílala. Volveré en un par de horas.
—Lo que sea. Trae comida. Comida real, no mierda en caja. Y un
café decente.
Salí a trompicones y le mascullé al taxista la dirección de un lugar
de alquiler de automóviles. Media hora después, estaba conduciendo por
la calle en South Beach con todas las tiendas caras, buscando
estacionamiento. Encontré un lugar a una cuadra de mi objetivo. Cuando
entré en la tienda de ropa deportiva y de gama alta, una morena
prácticamente saltó sobre mí.
—¿Puedo ayudarte? —Me sonrió como si fuera el jodido premio en
una caja de cereales.
No le devolví la sonrisa.
—Sí. Necesito cinco o seis conjuntos. —Eché un vistazo a la
constitución morena—. Ella es como de tu talla, pero un par de
centímetros más alta.
La morena asintió.
—Bueno. ¿Estos conjuntos son para entrenar?
—Para todo. Camisetas, pantalones, suéteres, sudaderas, lo que sea
que pienses.
Sonrió más ampliamente.
—No hay problema. ¿Qué colores le gusta?
No tenía ni puta idea.
212 —Solo dame variado. Estoy apurado.
—No hay problema. —Ella salió corriendo.
Me entretuve con mi teléfono durante los siguientes diez minutos
mientras ella juntaba la mierda. Cuando terminó, trató de mostrarme lo
que había elegido, pero entregué mi tarjeta de crédito.
—Solo carga el importe.
Su sonrisa vaciló.
—Espero que le gusten estos. Ella puede cambiar cualquier cosa que
no le siente bien.
Asentí y firmé el recibo, queriendo salir corriendo de allí. Estaba
irracionalmente enojado porque le estaba comprando ropa a la Sirena
que me había pateado al borde. Pero la mujer no tenía una mierda a su
nombre y sabía lo horroroso que se sentía eso.
Una hora y media más tarde, estaba ingresando en el camino de
entrada de Blaze y Layna en el auto de alquiler con comestibles y ropa
para Sirena. Llevé todo dentro y coloqué los comestibles en el mostrador
de la cocina. Ambas estaban en el sofá viendo la televisión.
—Él regresa —dijo secamente Kendall sin levantar la vista—.
¿Vienes cargando regalos?
—Sí. —Caminé hasta el sofá y me detuve frente a Sirena—. Hola.
Ella no me miró.
Usando mi camiseta, su cabello en suaves ondas alrededor de su
rostro, ella me quitaba el jodido aliento y la odiaba por eso. Recordaba
cada segundo de cómo se sentía estar dentro de ella anoche.
—Estas son para ti. —Puse la bolsa de ropa a sus pies.
Levantó sus piernas y las colocó debajo de ella.
Que te jodan, al estilo Sirena.

213
VEINTINUEVE
Con su espalda hacia mí, ella estaba parada en la sala de estar y
miraba hacia el litoral costero mientras el sol de la mañana hacía
aparición. Con la excepción de las comidas, era la primera vez que salía
de su habitación en dos días.
Di un paso detrás de ella, pero me detuve antes de tocarla.
—No debería haber muerto —afirmó—. Yo debería haber hecho algo.
Inhalando, cerré los ojos por un segundo y solo escuché el sonido de
su voz. Jesús, había echado de menos eso.
—¿Qué ibas a hacer? ¿Quitarle la escopeta de la mano?
—Podría haber dicho algo.
Elegí mis palabras cuidadosamente, pero no pude endulzar la
verdad.
—No hay mucho que puedas hacer cuando un hombre está
probando su propia mortalidad. —Randy sabía que iba a morir.
Sirena se giró y me miró furiosamente, toda ira y fuego.
—¡No tenía elección! Tú sabes cómo es Stone. Pensó que tenía que
enfrentarse a él.
Me alegraba mucho que me estuviera hablando, pero aun así arqueé
una ceja.
—No estoy seguro de que puedas decir lo que estaba pensando,
cariño.
214 Vi cómo la ira le retorcía el rostro y una parte jodida de mi cerebro
registró la emoción como una victoria.
—Lo conocí durante años, años —escupió.
Tomaría su enojo a cambio de la máscara en blanco que había
estado usando otros días.
—Nunca dije que no lo hicieras.
—Él me cuidaba.
Cuanto más enojada se ponía, más quería presionar. Apagando mi
expresión como si estuviera increíblemente aburrido, alcé una ceja.
—Eso dijiste.
—Sé lo que estás haciendo —espetó.
Me reí entre dientes.
—¿Sí? ¿Qué es eso?
—¡Basta!
—No estoy haciendo nada, cariño, no estoy haciendo nada. Solo
estoy parado aquí disfrutando de la vista. —Me balanceé sobre mis
talones y miré por la ventana como si no tuviera ningún problema en el
mundo.
—¿Eso es todo? ¿La vida humana significa tan poco para ti? ¿No te
importa matar?
—¿Matar? ¿Como cuando alguien te apunta con un calibre doce en
tu pecho y aprieta el gatillo?
Sus mejillas se pusieron rojas.
—Tenías puesto un chaleco. Él sabía que lo tenías puesto.
—¿Entonces ahora dices que no solo sabías lo que estaba pensando,
sino que sabes lo que vio en la oscuridad de la noche en un tramo oscuro
de la carretera? Eso es un poco de especulación. —Burlarme de ella
probablemente era lo último que debería estar haciendo, pero Jesús,
habían sido dos largos días. Yo estaba al límite.
—No estoy especulando, estoy declarando hechos. Viste que estaba
sangrando a través de su camiseta, él vio tu chaleco. Dijo que ya estaba
muerto porque sabía que Stone lo colgaría para que se desangrara.
Estaba desesperado y tú sabías que estaba desesperado.
—Oh, cariño. —Negué—. ¿Realmente necesitas que explique los
fundamentos de la conjetura?
—¿Alguna vez tomas responsabilidad por algo?
El muro alrededor de todas las emociones jodidas en las que había
estado sentado durante cuarenta y ocho malditas horas comenzó a
resquebrajarse.
—¿Estamos hablamos de impuestos o de tu seguridad? Porque
responsabilidad es una gran maldita palabra.
215
—¡No me salvaste!
Me reí sin un gramo de humor.
—No, estoy seguro de que no lo hice. —Estaba parada frente a mí
llorando a su ex abusivo y muerto. No había salvación en eso, no
importaba cómo lo hilaras.
Por una fracción de segundo, la sorpresa brilló en su rostro y luego
desapareció. Cuando no dijo una mierda, la incité:
—Lo hiciste todo sola, ¿no? —Era un imbécil por decirlo de un modo
muy sarcástico porque ella sí lo hizo. Ella tomó la decisión de dejarlo,
tomó la decisión de buscarme. No podía entender por qué lo hizo si
todavía tenía sentimientos por el idiota.
—No sabes nada. —Pasó junto a mí.
Agarré su muñeca.
—¿Quieres lanzarme insultos? Hazlos sobre mí, no él.
—¡Suéltame!
Caminando sobre cáscaras de huevo a su alrededor durante dos
días, esperando que caiga el zapato, escuchando la mierda de Kendall,
perdí mi puta paciencia. Apreté los dedos y entré en su espacio.
—¿Quieres que te suelte? —No era una pregunta. Era una amenaza.
No le di la oportunidad de responder—. Piensa antes de responder eso.
Piensa con quién diablos estás hablando.
Retrocedió.
—Eso es. —Me acerqué más—. He terminado de ser bueno. Terminé
de atender cada una de tus locuras. Respetaré tu espacio si quieres hacer
el luto. ¿Pero esta mierda? —Barrí mi mano entre nosotros—. No
sucederá. ¿Quieres sentir lástima por el hombre que te apuñaló, te
golpeó, te usó? Lárgate inmediatamente de esta casa. —Hice un
espectáculo de dejar caer su muñeca—. Tengo más respeto por mí mismo
que meter la polla en una mujer demasiado débil para saber distinguir el
bien del mal.
Me dio una bofetada.
Recibí el golpe que vi venir y la miré.
—De nuevo —exclamé, me escocía la mejilla.
Jadeando, ensanchando las fosas nasales, apretó los puños.
—De nuevo.
Su brazo se balanceó hacia atrás y ella puso más énfasis de lo que
había puesto en la primera.
—¿Eso es todo lo que tienes? —me burlé—. ¿Por qué no muestras…?
Nunca logré decir el resto de la frase. Su mano izquierda conectó con
mi rostro y gritó con angustia.
216
—Golpéame otra vez —exigí.
—Te odio —chilló.
—Bien —le grité, sabiendo muy bien que el odio no era lo opuesto al
amor. La indiferencia lo era.
Ella me dio una bofetada con su mano izquierda y me golpeó con
brazo derecho entablillado. Entonces se soltó. Llorando, golpeando,
pegando, abofeteando, hizo caer su pena sobre mí y la tomé. Toda. De pie
con mis brazos a los costados, la dejé hacer lo peor.
Cuando sus dos puños golpearon débilmente mi pecho y se hundió
contra mí, la envolví con mis brazos.
—Shh, shh, te tengo. Desahógate. Estás a salvo.
Se le doblaron las rodillas.
—Lo mataste, lo mataste —reiteraba sollozando.
Técnicamente Neil lo hizo, pero no la corregí. Tomé su peso y la
sostuve cerca.
—Todo va a estar bien.
—Debería odiarte. —Lloró más fuerte—. ¡Se supone que debo
odiarte!
Le acaricié la espalda.
—Lo sé, cariño, lo sé.
—Deberías odiarme —gimió—. Yo causé todo esto.
La culpa desgarró mi conciencia. Retrocedí lo suficiente como para
tomar su rostro en mi mano.
—Nunca podría odiarte, Sirena. Nunca. No causaste esto. ¿Me oyes?
Las lágrimas caían por su rostro herido y se disolvió en sollozos. Hice
lo único que podía. La sostuve. No quería reconocer lo que ella estaba
sintiendo, pero conocía el dolor. Tal vez todavía lo amaba, tal vez estaba
de luto por la pérdida de lo que podría haber sido, no lo sabía. Todo lo
que sabía era que verla mantener todo dentro en los últimos días fue una
tortura. Dios me ayude, había disfrutado de su enojo en este instante,
pero verla triste otra vez, había hecho que quisiera matar a Randy de
nuevo por hacerla pasar esto.
—Vamos —susurré, acariciando su cabello—. Me estás rompiendo
el corazón. Deja ir la culpa. Déjalo ir.
Me miró y suplicó algo que no estaba seguro de poder darle.
—No puedo.
Limpié sus lágrimas.
—Un día, vas a tener que hacerlo.
—No lo entiendes. —La angustia desgarró sus facciones.
217 Cien pensamientos y emociones pasaron por mi cerebro
rápidamente, pero solo uno se quedó. El que yo sabía que era verdad.
—La vida es para los vivos. —Le acaricié la mejilla—. Y tú todavía
estás viva.
TREINTA
Por un momento, no reaccionó. Entonces sus brazos estaban
alrededor de mi cuello y sus labios estaban sobre los míos. Desesperada
y áspera, ella vino hacia mí.
Mi cerebro se apagó, mis músculos se tensaron y me quedé allí.
Entonces mis manos se cerraron contra su espalda, la levanté y
conduje mi lengua dentro de su boca. Tomé lo que había estado
anhelando durante dos tortuosos días.
Sus piernas se envolvieron alrededor de mi cintura y me besó tan
fuerte, que mis rodillas casi cedieron. La llevé a la habitación de invitados
antes de que mi cerebro pudiera reaccionar y me dijera todas las razones
por las cuales esta era una mala idea.
Cerré la puerta de una patada y luego la acosté en la cama y me
puse encima de ella. Apenas rompiendo el beso, le quité las mallas para
correr y las arrojé al suelo. Me arrastré por su cuerpo como un hombre
hambriento y deslicé mi lengua sobre cada centímetro en mi camino.
Dejando besos suaves como plumas a lo largo de la cicatriz rosa en su
muslo, agarré la parte posterior de su otra pierna y la puse sobre mi
hombro. Lamí la carne del interior de su muslo y fui por mi objetivo. A
medio camino de su coño anhelante, me congelé.
El sol que entraba por las ventanas caía sobre su cuerpo como un
foco. El tiempo se detuvo y el polvo se arremolinó perezosamente en el
rayo de sol, burlándose de mí. Me quedé mirando fijamente la
inconfundible cicatriz de doce centímetros justo debajo de la línea de su
bikini.
218
Y perdí la puta cabeza.
Aparté su pierna de mi hombro de un empujón y me puse de pie.
—¿Hay algo que quieras decirme? —acusé.
La confusión nubló su rostro y se sentó.
—¿Como qué? —Cruzó los brazos protectoramente frente a ella.
Era un maldito idiota. Pensé que conocía a esta chica. Pensé que
podría ser yo mismo alrededor de ella. Pensé que sabía a quién carajo le
estaba dando mi corazón. Pero en ese momento, no podría haberme
sentido más traicionado si Randy el jodido Carter hubiera vuelto de la
tumba y la hubiera follado frente a mí.
—¿Tuviste un hijo con él?
Se revolvió hacia atrás.
—Respóndeme.
Salió de la cama tambaleante y agarró su pantalón.
Apreté los puños y los dientes.
—¿Crees que no iba a darme cuenta? ¿Me ibas a esconder esa
mierda? ¿Después de todo lo que hemos pasado? —Era Leigh, una vez
más.
—No es de tu incumbencia.
Jodidamente increíble.
—¿Qué no es de mi incumbencia? ¿Que eres madre o que te hicieron
una histerectomía? Porque esas son las dos únicas razones en las que
puedo pensar con una cicatriz como esa. —Escupí la última palabra.
—Que te jodan. —Su voz tembló.
—Ya hiciste eso, cariño. Me jodiste muy bien, te daré eso. —Jesús,
maldición, ¿cómo pude haber estado tan ciego? Ella me había estado
mintiendo todo este tiempo.
Se dirigió hacia la puerta, pero yo fui más rápido. Me acerqué a ella
y la cerré de un golpe.
—No he terminado. —Iba a sincerarse ya sea si quería o no.
—No discutiré esto contigo. —Todo su cuerpo tembló, pero no me
importó.
—¿En serio? —espeté, dándole la vuelta—. Entonces, ¿qué vamos a
discutir? ¿Cómo fui a pelo contigo y tuviste todas las oportunidades para
mencionar que no eras capaz de quedarte embarazada? Porque no lo
mencionaste. Y la mayoría de las mujeres lo habría hecho. Entonces,
estoy apostando mi dinero por la razón número uno por la que alguien
de veintitrés años tiene una cicatriz de incisión transversal baja.
Ella se volvió bruscamente, pero no antes de que viera el profundo
dolor en sus ojos.
219 Forcé mi voz a que bajara y fuese un hecho.
—¿Dónde está el bebé, Nicole?
No se movió. No respiraba. Cada gota de oxígeno en la habitación
fue absorbida en una tensión silenciosa tan jodidamente espesa, que
pensé que me rompería.
Justo cuando abrí la boca para preguntar nuevamente, sus hombros
temblaron con un sollozo silencioso.
—Él se la llevó —apenas logró decir.
De toda la jodida mierda que pensé saldría de su boca, esas cuatro
palabras ni siquiera estaban en mi radar.
—¿Quién se la llevó?
—Stone.
Una fracción de segundo. Ese fue el tiempo que tardó en registrarse.
Un nanosegundo. Un nanosegundo que quería de vuelta. Una ignorancia
que deseaba muchísimo que todavía tuviera, porque sabía lo que vendría
después.
Inhalé, pero no ayudó. Mis músculos estaban rígidos, mis dientes
rechinando, quería estrangularla por mentirme y matar a Stone. Maldito
infierno, iba a ayudarla. Iba a encontrar a su hija e iba a hacer lo que
fuera que tuviera que hacer para que eso sucediera. Ella jodidamente me
mintió y yo no iba a darme la vuelta. Maldita sea. Como si no estuviera
lo más enojado que había estado alguna vez, hablé sin rastro de emoción.
—¿Cuándo se la llevó?
—Hace seis meses. —Su voz se quebró—. Ella solo tenía catorce
meses. —Sofocó un sollozo.
No podría hacerlo. No podía quedarme allí y verla romperse y
aferrarme a mi enojo. Me pasé la mano por mi cabello corto e intenté con
esfuerzo permanecer separado.
—¿Por qué no me lo dijiste? —¿Por qué carajos había mantenido esto
en secreto? ¿Y cómo no sabía que ella tenía un niño? Randy, Kendall,
Candle, Stone, mierda, ¿ninguno de ellos nunca mencionó esto? ¿Cómo
demonios me perdí todos los indicios que ella había dejado caer sobre no
contarme algo?
—E-es por eso que peleamos ese día. Es por eso que dejé a Randy —
admitió.
Llevé las manos a mis caderas.
—Explica.
Las lágrimas caían por sus mejillas.
—Randy no me dejaba llamar a la policía. —Me miró con tanta culpa,
que la sentí en mis entrañas—. Él me dijo que me mantuviera callada y
220 que la recuperaríamos, pero Stone todavía la tiene. Le dije a Randy que
había terminado. Iba ir a la policía pero él entró en pánico. Dijo que no
podía. Dijo que si hacíamos cualquier cosa, Stone... —Enterró el rostro
entre sus manos.
Jesús, mierda.
—Está bien, cariño, respira profundo. —La conduje de regreso a la
cama, la senté y luego me puse en cuclillas frente a ella—. ¿Por qué se la
llevó?
La furia salió a la superficie a través de su dolor.
—La estaba utilizando como ventaja contra Randy. Dijo que era su
seguro. Dijo que si Randy hacía lo que él quería, la devolvería. Randy no
me dijo lo que Stone quería, pero conozco a Stone. Quería que Randy
matara a alguien.
Jodido Cristo. Tenía que preguntar.
—¿Está viva?
Más lágrimas, demasiadas lágrimas gotearon por su rostro y su ira
se convirtió en cruda pena.
—S-sí, sí, creo que sí.
Eso era un comienzo.
—¿Cuál es su nombre?
—Maddie. Maddie Archer.
La imagen que había visto en su bolso ese primer día. No era de
Sirena. Era de su hija.
—La foto en blanco y negro en tu bolso —comenté.
Sirena asintió.
¿Esa hermosa niña había estado fuera durante seis malditos meses?
¿Y Carter había estado sentado emborrachándose y drogándose? Hijo de
puta. ¿Siquiera había intentado recuperar a su hija? Luché para
controlar mi tono.
—¿Qué estaba haciendo Carter sobre esto?
—No estoy segura, pero juró que la estaba buscando. Él fue
protector con ella, desde el principio. Siempre estaba cansado de ser el
hijo de Stone. Me dijo que no se lo dijera a ninguno de los LC cuando
quedé embarazada. Vivíamos al oeste de la ciudad. Cuando estaba
desplegado, ni siquiera veía a ninguno de los LC. Me quedaba sola. No
vivimos en su condominio hasta después de que se la llevaron. Solo nos
mudamos allí porque él pensó que eso ayudaría a encontrarla.
Y ahora Carter estaba muerto, llevándose toda la información que
tenía con él. Mierda.
—Está bien, te vas a quedar aquí por un segundo mientras hago una
llamada, luego regresaré y me vas a contar todo lo que sabes.
221
Con los brazos abrazando su pecho, pareciendo muy pequeña, ella
asintió.
—Oye. —Cuando levantó la vista, había tanto dolor en sus ojos que
dolía mirarla—. La recuperaré —prometí estúpidamente.
No esperé una respuesta. Salí de la habitación con mi teléfono ya en
mi oreja. Salí al patio para que no pudiera oírme y esperé mientras mi
llamada sonaba tres veces.
—No es un buen momento —respondió Candle.
—Me importa una mierda —dije furioso.
—Cristo. —Suspiró—. ¿Qué hizo Kendall esta vez?
—¿Dónde diablos está la hija de Nicole?
Pausa.
—¡Candle!
Escuché una puerta abrirse y cerrarse luego maldijo.
—Mierda. ¿Es verdad?
No estaba tragándome su inocente acto de mierda.
—¿Dónde mierda se la llevó Stone?
—No lo sé.
Sostenía el teléfono con tanta fuerza que pensé que lo rompería.
—Voy a hacer esto realmente sencillo. Dime dónde está Maddie
Archer y te devolveré a Kendall.
—Escucha, hijo de puta, no tuve nada que ver con la desaparición
de esa niña. Me acusas de esa mierda una vez más y te haré comer tus
malditas palabras. ¡No lastimo a mujeres o niños!
De acuerdo, tal vez le creía.
—Será mejor que estés diciendo la verdad.
—Que te jodan. Si vuelves a amenazarme con Kendall, mataré a
todos los que conoces.
—Bien. —Por costumbre, me pasé una mano por mi cabello—. Nic
dice que Stone se la llevó hace seis meses y no han visto a la niña desde
entonces.
Su voz perdió su filo y se volvió cansada.
—Mira. No sé una mierda. Randy comenzó a trabajar en la tienda
poco después de salir de la Marina y nunca mencionó a una niña. Sabía
que Stone tenía un hijo, pero nunca había conocido a Randy hasta que
él comenzó a trabajar para mí.
—Entonces, ¿cómo diablos sabes sobre esto?
—Hace un tiempo, yo y algunos de los hermanos estábamos
bebiendo y uno de ellos mencionó que su vieja dama estaba embarazada.
222 Otro hermano dijo que sería mejor que Stone no lo supiera o él terminaría
como Randy y su niña desaparecida. Cuando pregunté de qué demonios
estaban hablando, todos se callaron.
Me abstuve de decirle qué jodido pedazo de mierda era y le pregunté
lo que necesitaba preguntar.
—Entonces, ¿cuáles son los rumores?
—No lo sé, como dije, nadie habla de eso.
Quería extender la mano por el teléfono y golpear su apático rostro.
—¿Y eso no te parece jodido?
—Una gran cantidad de mierda me parece jodida, no significa que
meta mi nariz en ella. —Un ruido sonó en el fondo como un vidrio roto—
. Mierda, tengo que irme. —Candle colgó.
Llamé a André.
Él respondió en el primer tono.
—¿Cómo está el nidito de amor? —Se rio entre dientes.
—Sirena tiene una hija que Stone se llevó hace seis meses. Ella no
la ha visto desde entonces. —No quería pensar en el infierno con el que
Sirena había estado tratando todo este tiempo.
Instantáneamente se puso serio.
—¿Te estás burlando de mí?
—Tenemos que encontrarla. Ella ni siquiera tiene dos años.
—Mierda, Doc. Las extracciones de niños no son mi especialidad.
—Lo son ahora.
—Dios mío. —Suspiró cansado—. Está bien, dame todo lo que
tienes.
—Tengo que hablar con Sirena. Te volveré a llamar en diez con un
informe completo.
—Entendido. —Parecía que la última cosa en el mundo que quería
era mi llamada de vuelta.
—Oye.
—¿Qué?
Solté un suspiro.
—Gracias.
Él soltó una risa cansada.
—Cállate. Estoy colgando antes de que comiences a decirme que me
amas.
Estaba tan tenso que ni siquiera sonreí. Entré de nuevo,
esforzándome en apagar mis emociones antes de hablar con ella, pero se
había ido. Revisé el baño y el pasillo… nada. La inquietud se estaba
asentando cuando escuché un ruido proveniente del vestidor. Miré a la
223 vuelta de la esquina y la encontré de rodillas revisando su bolso.
—¿Qué estás haciendo?
Ella saltó.
—Solo estaba... —Sus hombros se levantaron una vez y luego se
levantó y se volvió hacia mí con su mano extendida—. Aquí tienes.
Miré hacia el teléfono celular que estaba cubierto de sangre seca
mientras lo sostenía en su mano temblorosa.
—Saqué esto de... —Se aclaró la garganta—. De él. Su registro de
llamadas podría ayudar. Él dijo... —Hizo una pausa e inhaló
bruscamente—. Justo antes de morir, dijo que la había encontrado. Antes
de que pudiera preguntarle dónde estaba, él... —Se fue apagando.
La estudié por un momento.
—¿Tienes algo más de esa noche? —No necesitaba que ella quedara
involucrada en un asesinato.
Como si supiera lo que estaba pensando, negó.
—No, eso es todo.
Asentí, pero cuando di un paso adelante para tomar el teléfono, ella
se estremeció y luego su expresión se cerró.
Sabía lo que significaba esa expresión. Lo sabía y ahora, más que
nunca, me molestaba mucho. Me había mentido. Había guardado su
secreto. ¿Había retenido la parte más importante de ella y ahora me
estaba excluyendo?
Bajé mi voz para demandar calmadamente:
—Ven aquí.
Sus ojos se abrieron con alarma.
—No, lo juro. Solo tomé su teléfono.
—Te creo. Ven aquí. —Necesitaba saber.
—¿Por qué?
La miré por cualquier señal de reacción, pero ella no se movió.
—¿Quieres mi ayuda?
—Sí. —Sus manos se retorcieron.
—Entonces ven aquí.
—Estás enojado conmigo.
—Furioso. —Enojado no comenzaba a cubrirlo. Y lo que sea que
pensaba que estaba demostrando en este momento solo iba a llevar a la
mierda. Pero quería saber qué pensaba que pasaría entre nosotros ahora.
Removió sus pies pero no se movió en mi dirección.
—Fui a ti.
—No estoy hablando de cuando fuiste a mi tienda. —Al igual que
224 Leigh, ella estaba poniendo distancia conmigo. Podía verlo en sus ojos.
Miró alrededor de la habitación como si estuviera comprando
tiempo. Cuando sus ojos llegaron de vuelta a los míos, había
determinación.
—¿Qué hay de Maddie?
Le di una oportunidad más.
—Te dije que la encontraría. Eso no es de lo que estoy hablando.
—No lo entiendo.
Sí, ella entendía.
—Si me quieres a mí, vamos a hablar. Si solo quieres recuperar a tu
hija, André la encontrará.
Ella me miró y, por una vez, sus grandes ojos azules no ocultaron
sus emociones. Pena, dolor y algo que estúpidamente confundí con
anhelo nublaron su rostro mientras derramaba lágrimas no derramadas.
—Talon —susurró.
La esperanza surgió como una broma cruel y dejé caer mi pared.
—Estoy enojado porque mentiste, pero no te juzgo. No me estoy
alejando. Estoy aquí, ofreciéndonos una oportunidad. —Sabía que le
disparé a Randy. Sabía que teníamos una montaña de equipaje entre
nosotros. Pero estaba mirando a una mujer que me había hecho sentir
humano por primera vez en dos años y maldita sea, a pesar de todo quería
una oportunidad de ser feliz con ella.
Las lágrimas se deslizaron por sus mejillas.
—Maddie es mi prioridad —dijo con cuidado.
Mi corazón se hundió y busqué cualquier otra manera de interpretar
esas palabras, pero no podía encontrar una. Peor aún, no podía culparla.
Su hija debería ser su prioridad. Todo lo que había ocultado, todo lo que
había hecho, era para su hija. Pensó que la estaba manteniendo a salvo.
No la odié por mentir, admiraba su fuerza. Pero ya había terminado de
jugar al héroe.
Cerré mi expresión y me giré.
—Espera —llamó, con pánico—. No he terminado.
Ni siquiera me detuve.
—Yo sí.
—¡Talon!
No me molesté en mirar atrás. Salí.

225
TREINTA Y UNO
Agarré las llaves de mi auto en lugar de las llaves del auto de alquiler
y estaba en un bar en South Beach antes de que mi conciencia pudiera
entrar. Una sucesión de malas decisiones, enganché a la primera rubia
que me miró y una hora más tarde estaba borracho y ella estaba peor.
—Mierda. —Me pasé una mano por el rostro—. ¿Qué número de
chupito es este, Cazadora?
La rubia soltó una risita y luego farfulló:
—No sé. ¿Tres? ¿Diez? —Trató de lucir sexy mientras se inclinaba
hacia mí—. ¿Importa?
—Supongo que no. —Me tomé otro—. No follaré contigo.
Su labio inferior sobresalió como una caricatura de dibujos
animados.
—¿Por qué no? —Hizo un puchero.
Porque no era Sirena.
—No lo hago con rubias —mentí.
Se echó hacia atrás, ofendida.
—¿En serio? ¿Qué clase de mierda es esa?
Lancé algunos billetes en la barra y me puse de pie. Por un segundo,
parecía que hacía equilibrio en un barco.
—La clase por la que me lo agradecerás más tarde.
—¿Qué se supone que significa eso?
226
Observé su cabello rubio lacio, su bonito rostro y sus tetas falsas.
Era decente.
—Déjame preguntarte algo. ¿Por qué estás en un bar en un perfecto
día de playa? —El sol estaba caliente y las olas eran grandes para el sur
de Florida.
Borracha sonrió.
—Para echar un polvo.
Sonreí con suficiencia. Tenía razón, era una cazadora al acecho.
Me señaló con un dedo.
—¿Por qué estás tú aquí?
—Buena pregunta. —Apunté mi barbilla hacia ella—. Gracias por la
distracción, cariño. —Apunté hacia la salida.
Demasiado borracho para conducir y demasiado sobrio para
desmayarme en un hotel, me quité la camisa y fui a la playa. Podría trotar
pero con el alcohol corriendo en mi sistema, no tenía una mierda de
motivación. Caminé hasta donde uno de los hoteles tenía sombrillas y
sillones instalados en la arena y reclamé uno. Uno de los chicos estaba
sobre mí en un instante, preguntando por mi número de habitación.
Saqué un billete de mi billetera y se lo arrojé.
—Solo estoy tomando una siesta.
—Sí, señor. —Tomó el dinero y se fue.
Cinco minutos después, me había desmayado.
Me desperté cuando el sol se estaba poniendo. Me puse mis lentes
de sol de todos modos y caminé hasta el Challenger. A cinco metros de
distancia, dejé escapar una serie de maldiciones.
André estaba apoyado en mi auto, haciendo algo en su teléfono. Ni
siquiera levantó la mirada cuando me acerqué.
—Estaba a punto de ir a buscarte. Para asegurarme de que no
hubieras colapsado.
—Que te jodan. —Abrí las puertas con el control remoto.
André bajó del auto y miró hacia arriba. Luego sonrió.
—Buen jodido corte de pelo, infante de marina.
—¿Cómo me has encontrado?
—El rastreador en el Challenger. —Hizo un espectáculo de mirarme
la cabeza y se rio—. En realidad no pagaste por esa mierda, ¿verdad?
—Que te jodan de nuevo. —Espera—. ¿Me estás siguiendo? —
Maldición, sabía que debería haber tomado el auto de alquiler.
Levantó su celular y me mostró una aplicación que lucía como un
mapa.
227
—Y a tu teléfono.
Jesucristo.
—¿Algo de lo que hago es privado?
—No —contestó alegremente.
Subí a mi auto y él me siguió al lado del pasajero.
—Encuentra tu propio aventón, idiota. —Incliné la cabeza hacia
atrás. Apestando a sudor y a alcohol, mi mente era un lío, me sentía como
si me hubieran masticado y escupido.
—¿Y dejar que conduzcas bajo la influencia del alcohol?
—No estoy borracho. —Ya no—. ¿Qué quieres? —Necesitaba tres
litros de agua helada.
Su voz era toda negocios.
—Hablé con Nicole.
Mi pecho recibió un golpe.
—Bien por ti.
—Cuando te quedaste en silencio durante seis horas, no me dejaste
muchas opciones.
¿Seis horas? Maldita sea.
—¿Desde cuándo necesitas que alguien te tome de la mano?
—Dijiste que me devolverías la llamada.
—Sí, bueno, la mierda sucedió.
—Lo que Stone hizo es jodido. Necesitamos encontrar a su hija.
Levanté la cabeza y miré hacia el océano.
—Encuéntrala tú. Te pagaré por eso.
André guardó silencio un minuto.
—Mira, no sé lo que pasó entre ustedes dos pero ambos están mal.
Deberías hablar con ella.
—A la mierda con eso, he terminado de hablar. —Y de perseguirla.
Ella había mentido, no yo. Ahora lo entendía, pero no lo había superado,
no es que importara.
—Randy estaba buscando a la niña.
Lo miré fijamente.
—Si él se hubiera mantenido alejado del pedazo de mierda de su
padre en primer lugar, no habría puesto a su hija en peligro.
—Él…
—¡No defiendas a ese maldito imbécil en mi presencia!
André levantó las manos.
—Está bien, hermano. Todo lo que digo es que Stone descubrió a
228 Maddie mientras Randy estaba en su último despliegue. Randy no le
había dicho a Stone que tenía una hija.
—No necesito los detalles. Es tu problema ahora.
—Clásico. ¿Sabes hacer algo más además de tu rutina de follar y
correr?
Hijo de puta.
—Sal de mi auto.
—¿Qué te está molestando más? ¿Que ella tuvo un hijo con él o que
piensas que te dejó?
—¡No estábamos juntos! —grité.
André no dijo una mierda.
Encendí el motor, conecté el aire acondicionado y me cocí a fuego
lento. La mierda estaba jodida en mi cabeza.
André rompió el tenso silencio.
—No busco personas desaparecidas. Necesito un equipo.
—Entonces consigue uno.
—Neil y Roark están en camino.
—Genial —dije con sarcasmo.
—Eres mi número tres.
—Te lo dije, no haré esto.
—Entonces estoy fuera.
Me volví hacia él.
—Mi estúpido culo está sentado en un auto porque soy demasiado
cobarde para volver a la casa donde está Sirena. Dime qué parte de eso
te hace pensar que es una buena idea que yo esté dentro.
André sostuvo mi mirada por un segundo y luego dejó caer una
bomba.
—No sé en qué estado encontraremos a su hija.
No había vomitado en diez años, pero en ese momento, la bilis se
levantó por mi garganta y pensé que iba a perder el control en mi auto.
Apreté fuertemente mi mandíbula y respiré a través de la nariz.
—Jesús mierda —murmuré.
—Necesitamos tu experiencia médica.
Nunca se me ocurrió que esta niña podría estar maltratada o algo
peor. Debería haber sido lo primero que pensase. Por no mencionar si
Stone todavía tenía a la niña, ¿qué iba a hacer con ella ahora?
—Tengo un mal presentimiento sobre esto. ¿Cuál es el incentivo de
Stone para mantener viva a la niña ahora que Carter está muerto?

229 —No lo sé. Es por eso que tenemos que movernos.


Jesús. Había perdido todo el día revolcándome en la autocompasión.
Puse el auto en marcha y mi cabeza en el juego.
—¿Qué tenemos hasta ahora?
—No mucho. Randy rastreó algunas pistas, pero nada dio resultado.
Él pensaba que Stone la había escondido con un LC, pero Nicole dijo que
Randy había revisado a cada miembro y no encontró nada sólido.
—Sirena me dijo justo antes de que Carter muriera, que había dicho
que la había encontrado.
André se encogió de hombros.
—La gente dice todo tipo de mierda cuando está muriendo.
Cristo, como si no lo supiera.
—¿Encontraste algo a través de tus fuentes?
—Nicole tenía el número de seguro social de su hija memorizado. Me
cobré un favor y tuve éxito. Hace tres meses, alguien usó el número de
seguro social de Maddie en un consultorio médico cerca de Lexington,
Kentucky.
No quería saber cómo había obtenido esa información.
—¿Hay algún LC cerca de ahí?
—No lo sé. Pensé que podrías llamar a Candle y preguntarle.
Recordé el teléfono de Carter en mi bolsillo. Lo saqué y se lo di a
André.
—Esto era de Carter.
André miró el teléfono ensangrentado con asco.
—¿En serio?
—Deja de ser un cobarde. Verifica el registro de llamadas.
André negó pero tomó el teléfono. Yo llamé a Candle.
Atendió en el primer tono.
—Chupapollas, ¿la dejaste sola?
Idiota.
—Kendall es una chica grande. Puede cuidarse por unas horas.
—Si algo le sucede mientras está bajo tu vigilancia, eres hombre
muerto.
—Toma un puto número. Necesito información.
—Vete a la mierda.
Lo ignoré.
—¿A quién tiene el club en Lexington, Kentucky?
—¿Cómo demonios debería saber? Nuestras divisiones están en
230 Florida y Georgia.
—Estoy perdiendo la paciencia —le advertí.
—Ya somos dos.
—Maldita sea, Candle.
—¿Vas a hacer un acto de desaparición de nuevo?
—Kendall nunca estuvo en peligro.
No dijo una mierda.
Mierda.
—Está bien. No.
—No sé quién carajos está en Kentucky.
—Averígualo.
Candle suspiró.
—Si comienzo a hacer preguntas, se levantará la perdiz. La mierda
es pesada aquí.
—Sea quien sea, pueden tener a la hija de Nic.
—Mierda. De acuerdo, preguntaré por ahí, pero no necesito decirte
cómo es Stone. No hay forma de decir que encontrarás a la niña.
Mi mandíbula se apretó.
—Solo averigua quién está en Kentucky.
—Dame algunas horas.
—Tienes una. —Colgué.
André arrojó el teléfono de Carter en la consola central.
—Solo hay dos números en el registro. Uno es la tienda en la que
trabajaba, pero la otra tiene un código de área de Kentucky.
—Mierda, llámalo.
—Ya lo he hecho. Número de teléfono desconectado. ¿Qué dijo
Candle?
Mierda.
—No sabe nada, pero va a preguntar por ahí.
—Si Stone descubre que está preguntando...
Candle estaba muerto.
—Lo sé.
Condujimos en silencio durante unos pocos kilómetros y necesitaba
hablar de algo más.
—¿Estás bien con Neil?
—Estamos bien —contestó al instante.
—¿Estás mintiendo?
231
—¿Qué importa si lo estoy? Ariel es una mujer adulta y Neil del
tamaño de un Vikingo.
Sonreí.
—¿Te has vuelto suave? ¿Tienes miedo de un poco de músculo?
—El hijo de puta mide dos metros, y pesa ciento quince kilos. Eso
son quince centímetros y veinticinco kilos de músculo contra mí. ¿Qué
quieres que haga, una lucha de pulsos con él?
—Si eres dulce con ella, sí.
—No es así.
—Mentira.
—Es verdad. —Se encogió de hombros y, por primera vez, vi que
André parecía inseguro de sí mismo.
—¿A qué se debe?
André inhaló.
—No puedo explicarlo, hermano.
—Inténtalo.
—Ella es cubana —dijo, como si fuera obvio.
—¿Y?
—Es como sangre, hombre. Me siento responsable de ella. No quiero
follarla. Solo... Mierda. Ella tiene un niño.
—Déjame entenderlo. ¿Si Neil fuera cubano, no estaríamos teniendo
esta conversación? Eso es jodido, amigo.
—Estoy diciendo que si Neil fuera del vecindario, estaría
malditamente seguro de que sus intenciones serían hacer de ella una
mujer honesta antes de mojar su polla. Y no, no digo que esto se deba a
que no es cubano ni de otra nacionalidad. Por cualquier otro maldito
imbécil que fuera tras ella, que no fuera él, yo haría lo mismo. Pero es él
y él es Neil. Él no va a casarse con ella. Él va a jugar sus juegos con ella.
—Frunció el ceño y sus ojos oscuros se tensaron con una preocupación
que rara vez veía.
—No te veo a ti sentando cabeza.
—No es ni de cerca lo mismo. No follo con madres solteras.
El comentario de la madre soltera tocó demasiado cerca. No dije una
mierda, pero André no iba a dejarlo pasar.
—¿Qué vas a hacer con Nicole?
—¿Esta es la parte donde me das un sermón?
—¿Necesitas uno?
—Hice las paces con esa mierda hace mucho tiempo. —Al crecer, mi
madre puso el miedo a Dios en mí. Duró hasta mi primer despliegue.
232 —Entonces, ¿qué les pasa a ustedes dos?
—Maté al padre de su hija. ¿Qué diablos crees que está pasando?
—Neil dijo que apretó el gatillo.
—También pude haber sido yo.
—Si quieres esconderte detrás de esa excusa, depende de ti.
Mierda. No estaba teniendo esta conversación.
—¿Qué tienen los policías sobre nosotros de lo que pasó hace dos
noches?
André suspiró y cambió de marcha.
—Creen que fueron los hombres de Maldonado. No saben que tú o
Nicole estuvieron allí. Neil dijo que tuvo tu motocicleta toda la noche. E
incluso si los policías capturan a cualquiera de los LC, ellos no van a
admitir su participación.
—¿Cómo explicaste que estuviste en la escena?
André se encogió de hombros.
—Dije que estaba conduciendo a casa y lo vi junto a la carretera.
—¿Y creyeron esa mierda?
—Tengo un amigo en la fuerza del Departamento de Policía de
Daytona. Tenemos un acuerdo. Eso ayudó a que tu motocicleta no fuera
acribillada a tiros como Neil dijo que estaba su camioneta. Eso habría
sido más difícil de explicar.
—Mierda, ¿cuánto costó que miraran hacia otro lado?
André sonrió a medias.
—Puede que hayan recibido un aviso anónimo sobre un envío de
armas a uno de los almacenes de los LC.
Cristo.
—¿Por qué pregunté?
Me ignoró.
—Nicole es una buena mujer.
—Nunca dije que no lo fuera. —Llegué a la urbanización de Blaze y
Layna y saludé al guardia en la caseta de vigilancia para abrir la puerta.
—¿Alguna vez pensaste en asentarte de nuevo?
—No —mentí y me metí en el camino de entrada detrás de dos
camionetas negras.
André sonrió con suficiencia.

233
TREINTA Y DOS
Lo primero que noté cuando entré fue a Neil sentado a la mesa del
comedor con Sirena, teniendo una conversación baja. Lo segundo que
noté fue cómo ella se inclinaba hacia él.
Vi rojo.
Conociendo mi proyectil incluso antes de dar un paso, André me
agarró del brazo.
—Déjalo. Él tiene que hablar con ella.
—No, no lo hace —dije enfurecido.
André se paró frente a mí y me miró al rostro.
—Se está disculpando. Déjalo.
Sirena bajó la mirada a su regazo. Neil tomó su hombro y ella puso
su mejilla, su puta mejilla, en su mano.
Seis malditas horas. ¿Ese fue el tiempo que tardó en encontrar al
siguiente idiota dispuesto a recoger su causa? Neil podría tenerla.
Kendall se paseó.
—¿Tienes amigos que no sean idiotas musculosos? —Ella miró a
André y puso los ojos en blanco—. ¿Además del pequeño chico cubano?
André le sonrió.
—Es bueno verte también, sexy.
Roark entró con su perra Missy pisándole los talones, asintiendo
cuando me pasó.
234
—Talerco. —Puso un gran bolso de lona en la mesa de la cocina
junto a otros dos iguales.
—Roark —mascullé, mirando a Sirena, desafiándola
silenciosamente a mirar en mi dirección.
Kendall miró a Roark y luego a Neil.
—¿Se pelean entre ellos por el tiempo de gimnasio o simplemente se
disparan unos a otros con esteroides antes de alzar pesas?
Sirena puso su mano sobre la de Neil y ataqué al objetivo más
cercano.
—Cállate, Kendall.
Ella me ignoró.
—Y la perra del de aspecto irlandés me odia. Me mira como si me
fuera a comer para la cena.
Roark nos pasó en su camino de regreso al garaje.
—Soy escocés, no irlandés, y ella solo te morderá si le digo que lo
haga.
En ese momento, habría entregado la escritura de mi casa por una
distracción como esa. Roark nunca lo había dicho, y estoy seguro de que
no lo iba a mencionar nunca pero sabía que Missy era una perra del
servicio de TEP4. Afganistán nos había jodido a todos de una manera u
otra. Y ahora estaba siendo jodido por una pequeña rubia que me había
usado y no me perdonaba, pero que se estaba frotando sobre el hombre
que en realidad apretó el maldito gatillo.
Kendall se apartó del camino del perro y se acercó a André.
—Encantadora —dijo sarcásticamente.
André pasó un brazo por los hombros de Kendall.
—No te preocupes, yo te protegeré.
Estaba tan concentrado en Sirena, que apenas noté que André no
provocó la ira que Kendall reservaba para cualquiera que la tocara.
Roark regresó con dos bolsos más y los dejó en el suelo junto a la
mesa de la cocina.
—Eso es todo. —Miró su reloj—. El avión estará listo a las mil
novecientas horas.
—Déjame adivinar —dijo Kendall secamente—. Él sirvió en la
Infantería de Marina con ustedes dos.
—Semper Fi. —André sonrió.
Neil se levantó y ayudó a Sirena a ponerse en pie. Con los ojos
húmedos, ella lo miró como si fuera su maldita salvación. Él la tomó en
sus brazos.
Iba a matarlo.
235
Finalmente la soltó, giró y vino directamente hacia mí.
—¿Qué diablos fue eso? —siseé.
—Lo que había que hacer. —Profundo, silencioso y amenazante, su
tono lo decía todo. Déjalo o laméntalo.
Que lo jodan. Que jodan a Sirena. ¿Yo no era lo suficientemente
bueno para ella, pero este imbécil sí? Dije furioso:
—¿Te la vas a follar también?
—¿Has terminado de ser egoísta?
Mis fosas nasales se ensancharon y solo tenía una intención: mis
manos y el cuello de Neil.
—¿Talon? —preguntó Sirena en voz baja.

4 TEP: Trastorno de estrés postraumático.


Mi cabeza se giró en su dirección.
—¿Puedo hablar contigo afuera por un minuto? —Retorció las
manos frente a ella.
Estaba tan enojado que no podía hablar. Asentí.
Ella giró y la seguí a la terraza. Se detuvo frente a la zona de asientos,
pero no se sentó. Inhalando, me enfrentó.
—Sé que no mataste a Randy.
No reaccioné.
—Neil me dijo lo que pasó.
La miré fijamente.
Ella miró sus pies. Cuando volvió a mirar hacia arriba, su rostro era
más suave.
—No te culpo. O a él.
—¿Qué diablos quieres de mí? —espeté.
Ella se estremeció ante mi tono.
—Te fuiste hoy, antes de que terminara de hablar contigo.
Por una vez, pude leerla. Su postura, su voz, estaba herida y eso
solo me hizo enojar más.
—Déjame ver si entiendo. ¿No fui lo suficientemente bueno para ti
cuando pensaste que apreté el gatillo, pero Neil confesó y sostuvo tu
mano y todo está perdonado? —Que la jodan.
Abrió los ojos de par en par.
—Nunca dije que te culpaba.
—No tenías que hacerlo. —Lo que sucedió esta mañana, ahora esto,
mi nivel de enojo estaba alcanzando nuevas alturas—. No importó que
236 solo estuviese allí en primer lugar porque te estaba protegiendo. Eso no
significa una mierda para ti, ¿verdad?
—Eso no es verdad. —Su tono se volvió malditamente remilgado y
correcto—. Tú sabes que significa algo.
Me reí sin un gramo de humor.
—Qué conveniente. —Hice un gesto detrás de mí—. Ahora que estás
usando mis recursos y que mis amigos están arriesgando sus vidas para
ti y tu hija. Pero oye, si no hubiera sido yo, hubieras encontrado a algún
otro imbécil que quisiera arriesgar su vida, ¿no? —Me odié por decirlo en
el segundo que las palabras salieron de mi boca.
Retrocedió como si la hubiera golpeado.
—Lo siento. —La angustia retorció su rostro, entonces apartó la
cabeza—. Cancélalo.
No mostré misericordia.
—¿Y ser el tipo malo? No sucederá. Te prometí que encontraría a tu
hija y cumpliré mis promesas.
Se rodeó el estómago con los brazos de forma protectora.
—Así que hazme un favor y mantente fuera de mi camino. —Di un
paso hacia la casa.
—¿Por qué estás haciendo esto? —cuestionó, con la voz quebrada.
Enfurecido, me giré.
—¿Qué diablos crees que estoy haciendo? ¿Además de salvar a tu
culo y tratar de encontrar a tu hija secuestrada?
—Me estás dejando fuera.
—¿Yo te estoy dejando fuera? —La maldita sangre me hirvió—.
Pasaste días mintiéndome, ignorando mi culo, ¿y tienes el descaro de
decir que yo te estoy dejando fuera?
—¿No tengo permitido cometer errores? ¿O llorar?
—Llora todo lo que quieras —arremetí con amargura. No podía creer
que estuviéramos teniendo esta conversación. La mierda se había
descarrilado tanto y solo me tenía a mí para culpar. Había estado ciego a
toda la mierda que me había estado ocultando. Estaba tan colgado sobre
cómo me hacía sentir que permití que jugasen conmigo—. Por supuesto,
dale a ese hijo de puta un poco más de tiempo de juego en esa retorcida
cabeza tuya.
Entrecerró los ojos y su expresión se convirtió en hielo.
—Lo dice el hombre que estuvo dispuesto a follarme, pero no a tener
sentimientos por mí.
Di dos zancadas y me puse en su rostro.
—Te lo dije, jodidamente te lo dije, eras mi cambio de juego. Di toda
la mierda que quieras sobre mí, pero no te atrevas a decir que no sentía
237 nada por ti. Lo sentí todo.
Nuestros ojos se encontraron.
Entonces estábamos sobre el otro.
Sus brazos volaron alrededor de mi cuello, sus manos agarraron mi
cabello corto y sus labios se estrellaron contra los míos. Lo devolví todo
y, por un momento cegador, fue suficiente. Entonces no fue así. Mi lengua
luchó contra la suya, agarré su brazo y la arranqué de encima de mí.
Su jadeo sorprendido hizo eco a través de la noche, pero yo ya me
estaba moviendo.
La arrastré por la esquina de la casa y detrás del cobertizo de la
piscina. Sin decir una palabra, la empujé contra la áspera pared de
estuco, tomé sus muñecas con una mano y las empujé sobre su cabeza.
Agarré su mandíbula y forcé su mentón hacia arriba.
—Dime que me detenga.
—No.
Metí mi lengua en su boca con tanta fuerza, que nuestros dientes
chocaron. Robando su aire, no la besé, la dominé. Le di una patada a sus
pies y empujé mi pierna entre sus muslos.
Arranqué mis labios lejos de los de ella y le mordí la garganta
mientras hundía mis caderas en las suyas.
—¿Es esto lo que mierda quieres? —farfullé.
—Sí.
Dejé de pensar. Sobre todo. No era un marine. No era un médico. No
era un héroe. Estaba enojado y aporreando adrenalina y una polla
palpitante.
Tiré de su pantalón hasta la mitad de sus muslos y luego desabroché
mi cinturón y bajé la cremallera de mi pantalón vaquero. Empuñando mi
polla, conduje hacia delante y me hundí hasta la empuñadura.
Ella gritó y tapé su boca con una mano.
Sus caderas se sacudieron hacia adelante, su coño húmedo empapó
mi polla y gimió.
Me retiré y luego embestí de nuevo en casa.
Entonces la follé enojado.
Dominante, implacable, la embestí. Con cada estocada, desquité un
pedazo de mi agresión en ella. La follé porque no era lo suficientemente
bueno para ella. La follé porque tenía una hija con ese imbécil. La follé
porque robó mi puto corazón y la follé para borrar cada recuerdo que
tuviera de cualquier otro hombre.
Entonces la follé hasta que mis bolas se tensaron.
Sin condón, listo para explotar dentro de ella y darle lo que ella había
pedido, cometí un error crucial. La miré a los ojos.
238
Mi mundo colapsó.
La amaba.
La amaba, maldita sea.
Dolor, agudo y despiadado, me aplastó desde adentro hacia afuera.
—Jesús —me atraganté, agarrando su rostro—. Sirena. —Mis
rodillas se doblaron, mis brazos temblaron y tomó todo lo que no tenía
no dejarnos caer al suelo. Enterrando mi rostro en su cuello, sentí los
espasmos de su estrecho coño y luego se apretó a mi alrededor cuando
se vino. Preparándome con mis antebrazos contra la pared, empujé dos
veces más y simplemente me dejé ir.
Pulsé una y otra vez dentro de ella.
Respirando pesadamente, el sudor corría por mi espalda, no podía
mirarla.
—¿Estás bien? —pregunté, mi voz era ronca.
Sus dedos se posaron en mis hombros y en mis brazos.
—Sí.
Me odié.
Sus suaves labios tocaron mi cuello y su mano aterrizó en mi
corazón.
Me tiré hacia atrás y me salí. Cerrando la cremallera de mi pantalón,
me dije que esto no había cambiado nada.
—¿Talon?
Mierda, mierda, mierda.
—¿Sí? —Me abroché el cinturón con una mano temblorosa.
—Por favor, mírame. —Sin aliento, preocupada, su voz puso un
fuerte agarre en mi corazón.
Inhalando, instruí mis rasgos y levanté la mirada.
Mierda.
Sus preocupados ojos azules se encontraron con los míos.
—¿Qué acaba de suceder?
—Follamos. —Mi voz sonaba apagada.
—Quise decir después.
Me aparté de ella.
—Necesito entrar.
Me agarró la mano y miró en mis ojos.
—Sentí eso. Sé que tú también lo hiciste.
Dije la primera idiotez que se me vino a la cabeza y que quitaba el
239 calor de mí.
—Deberías preocuparte por tu hija, no por mí.
Su expresión se apagó.
—Estoy preocupada por ella. Me he preocupado por ella cada
segundo de cada día durante los últimos seis meses. Me he preocupado
hasta que me puso tan enferma que no podía respirar. Vivo con un dolor
en mi corazón, que no puedes comenzar a imaginar. Pero no puedo
permitir que eso me rompa. Si lo hiciera, ¿qué clase de madre sería?
Tengo que ser fuerte. Tengo que seguir luchando. Por ella y por mí.
—Jesús, mierda. —Me pasé una mano por el rostro. Realmente no
merecía a esta mujer. Ella era mil veces más fuerte de lo que yo jamás
sería—. Vamos, vamos a encontrarla. —Me giré para entrar.
—También me preocupo por ti —dijo en voz baja.
Con mi cabeza girando, me preguntaba cómo carajos ella volteó la
mesa así conmigo; y entré a la casa.

240
TREINTA Y TRES
Kendall sonrío satisfecha y André sonrió cuando pasé por la puerta
de cristal.
Roark lucía preocupado como siempre lo hacía y Neil me estudió.
Sirena entró después de mí y ella estaba ya sea inconsciente o ignorando
el incómodo silencio en la habitación. Se excusó y fue a la habitación de
huéspedes.
Kendall esperó hasta que su puerta se cerró y luego me miró.
―Adivina quién fue besado y magreado. ¿O debería decir follado?
La miré.
―Ve a dar un paseo, Kendall.
―Jesús, ni siquiera el sexo calma a la bestia salvaje. ―Puso los ojos
en blanco y desapareció en la otra habitación de huéspedes.
André miró su trasero todo el camino, después sacó un ordenador
de su bolsa y lo puso en la mesa del comedor.
―Está bien, aquí está lo que tenemos, lo cual no es mucho. ―Neil se
sentó, pero estaba con su teléfono y Roark comenzó a abrir las
mochilas―. Les hablé sobre el golpe en el número de seguridad social de
Maddie en Kentucky ―continuó André―. Estoy esperando que no sea robo
de identidad. Desde que no ha habido otra actividad, voy a asumir que
no lo es. Nicole también me dijo que el día que Stone se llevó a Maddie,
no estaba solo y eso me tiene pensando.
―Espera, ¿cómo consiguió Stone llegar a la niña en primer lugar?
241 André frunció el ceño.
―¿Ella no te lo contó?
Era un idiota.
―Olvidé preguntar.
Me miró como si estuviera drogado, luego negó y explicó:
―Randy estaba en su último despliegue, Nicole estaba sola y Stone
comenzó a rondar, ofreciendo ayuda. Él vigilaba a la niña, compraba
dulces, la ayudaba con la mierda de la casa.
―Eso no suena como Stone.
―Sin bromear pero ella era una mamá nueva y era vulnerable. Cerca
de una semana antes de que Randy volviera a casa, Stone vino y dijo que
cuidaría de la niña así Nicole podría hacer los recados. Excepto que
cuando llegó a casa, Stone estaba solo. Le dijo a Nicole que, si llamaba a
los policías, nunca vería a Maddie otra vez, pero si guardaba silencio y si
Randy se ocupaba de algunos negocios para él cuando llegara a casa, la
recuperaría. Entonces él se fue. Nicole estaba muy asustada, destrozó el
apartamento y un vecino llamó al 911. Nicole fue retenida para una
evaluación psiquiátrica por setenta y dos horas en el hospital. Randy fue
notificado y los Marines lo dejaron venir a casa antes, pero para entonces,
Maddie ya había desaparecido.
Jodido Jesucristo.
―¿Entonces con quién estaba Stone?
―Nicole dijo que cuando Stone salió del apartamento, había una
mujer en el auto al que entró. Ella estaba enloquecida, así que no pensó
en decirle a Randy sobre eso hasta una semana después. Randy preguntó
alrededor pero nadie hablaba.
Esto era tan jodido, casi no podía entenderlo.
―¿Y Randy no fue directo a los policías en el segundo en que estuvo
en los Estados Unidos?
André me dio una mirada.
―¿Tú lo harías?
―Joder. No. ―Bien, lo entiendo, pero sin embargo, qué jodido idiota.
Llamas algunos amigos, arrinconas a Stone, lo golpeas, algo. ¿Pero seis
malditos meses?
―Nicole dijo que Randy se empeñaba en volver con los LC. Estaba
convencido de que, si volvía a llevar un chaleco, podría hacer que uno de
los hermanos hablara y averiguar dónde estaba la niña.
El estómago me dio un vuelco.
―Ella podría estar en cualquier lugar para ahora.
―Podría estarlo ―concordó André―. Pero no lo creo. Creo que está
en Kentucky. Llámalo un presentimiento.
242 ―Necesitamos más que un presentimiento.
―Estoy trabajando en ello.
Me pasé la mano por la cabeza.
―Entonces, ¿qué quería Stone a cambio de la niña?
André se cruzó de brazos.
―Puedo suponer.
Joder, esto debería ser bueno.
―¿Qué?
―Maldonado.
―De ninguna jodida manera.
André levantó una mano.
―Escúchame. Hace seis meses, Maldonado se hizo cargo de las
operaciones cuando su tío murió.
Apreté la mandíbula. El tío Blaze y yo rescatamos a Layna.
―Esto es demasiado malditamente coincidente.
―Lo es, pero no ―protestó André―. Maldonado nunca fue el hombre
de negocios que era su tío. Stone vio una oportunidad de hacer su
camino, pero necesitaba a Maldonado muerto y quien sea que lo hiciera
tendría que ser un suicida o desechable porque los hombres de
Maldonado tomarían represalias y ambos sabemos lo grande que es el
alcance de esa organización.
El tío de Maldonado había acechado a la esposa de Blaze por tres
años, era un eufemismo, pero todavía no estaba convencido. Negué.
―Stone no podría haber sabido que le pediría un favor a Candle.
―Nunca incluso había conocido a Stone hasta hace dos noches.
―Estoy de acuerdo, pero estás concentrándote en lo incorrecto.
―André se recostó en su silla―. Otro preso eliminó a Maldonado y podrías
pasar eso como el tipo de mierda que se bloquea en el calabozo, pero miré
en su registro de visitas. El día antes, Randy visitó al chico que apuñaló
a Maldonado. Él era un conocido aliado de los LC.
―Ya sabemos que Randy lo preparó ―le recordé.
―Sí, pero en realidad no miramos por qué. A pesar de lo que piensas
de él, Randy hizo tres viajes, trabajó por su dinero y trató de aferrarse a
su mujer. A simple vista, era un chico inteligente. Sin embargo, ¿no se
molesta en encubrir su visita a un preso que comete un asesinato al día
siguiente? Y cuando la gente de Maldonado lo averiguó, de acuerdo a mis
fuentes, ni siquiera lo negó. Eso fue suicido. Randy tuvo cada
oportunidad de inculpar, darles a los hombres de Maldonado tu nombre,
hacer algo, pero no lo hizo. ¿Por qué haría eso?
243 Ahora era increíblemente obvio.
―Porque estaba tomando el golpe para salvar a su hija. ―El hecho
de que pedí a Candle el favor solo había aumentado el tiempo de Stone.
Jesús. Podría haber enviado a Randy a su muerte sin querer.
Racionalmente sabía que esta mierda fue puesta en movimiento mucho
antes de que yo entrase en escena, ¿pero sabiendo lo que sabía ahora?
Joder. La ironía era que si Carter hubiera venido a mí hace seis meses,
lo habría ayudado.
―Tu trato con Candle solo pasó a coincidir.
―¿Pero por qué Stone esperó a matarlo si ese fue su plan todo el
tiempo?
―Lo creas o no, Maldonado era más fácil de conseguir en prisión.
Afuera, estaba manteniendo una seguridad bastante fuerte.
―Jesús, esto está jodido.
André asintió en acuerdo.
―Y eso es solo la punta del iceberg. ¿El francotirador y los dos
tiradores que fueron tras Blaze y Layna en Sunset Key en su luna de
miel? No estaban relacionados. El francotirador era uno de los hombres
de Maldonado, pero los dos tiradores fueron contratados por un
motociclista.
―¿Estás diciendo que Stone quería a Layna fuera?
―No directamente. Stone había estado minando las operaciones de
Maldonado durante meses. Indagué alrededor y averigüé que interceptó
pagos y envíos y asaltó uno de sus depósitos de armas. Ha estado yendo
tras todo en lo que pueda poner sus manos, como un animal jugando con
su presa antes de asesinarla.
―¿Con qué propósito?
―Creo que mostrar que podría. Así que cuando finalmente aniquiló
a Maldonado, quien sea que quedara en esa organización estaría o bien
lo suficientemente asustado para caer en línea con Stone o huiría.
―Cristo. ―Debería haber matado a Stone cuando tuve una
oportunidad. Hace dos noches se reprodujo en mi mente―. Cuando
Carter vino tras Sirena, él seguía diciendo que ya estaba muerto.
―Sabía que los hombres de Maldonado vendrían tras él.
Me froté los ojos con las manos.
―Pero no le importaba. Pensó que estaba recuperando a su hija.
―Las piezas se unieron―. Estaba viniendo tras Sirena para decirle lo que
había hecho.
―Él vendió su vida por las suyas ―dijo André solemnemente.
Sirena entró en la habitación. Profundos círculos bajo sus ojos, su
rostro tenso, lucía increíblemente vulnerable. Todo lo que quería hacer
era tomarla en mis brazos, pero necesitábamos cualquier información
244
que pudiera darnos.
Fui directo al grano.
―¿Randy te dijo algo más esa noche?
Ella sostuvo su muñeca entablillada en su pecho.
―Lo estaba intentando pero yo no podía entender.
Saqué la silla junto a mí. Cuando se sentó, me incliné hacia adelante
con mis codos en las rodillas. Ella olía a sexo, jazmín y mujer, quería
recogerla y salir de esta jodida casa y fuera de nuestras vidas.
―¿Puedes recordar alguna de las palabras?
―Él dijo intercambio y conseguir y… ―Tragó y negó.
Suavemente tomé su mano buena y la sostuve entre las mías.
―¿Y qué, cariño? Necesitamos saber.
Se mordió el labio y luego lo soltó.
―Osito Maddie. Era su apodo para ella.
Mi celular sonó.
―Lo estás haciendo genial, Sirena. ―Corrí el dorso de mis dedos por
su mejilla antes de responder mi teléfono.
―Tengo algo ―masculló Candle―. Pero no sé cómo de prometedor
sea.
Mi corazón se aceleró.
―¿Qué es?
―Una de las señoras que está aquí limpiando. Piensa que una puta
del club se fue el año pasado a Kentucky después de que fue golpeada
bastante mal. Cree que la perra tenía familia ahí.
La adrenalina comenzó a bombear a través de mis venas.
—¿Cuál era su nombre?
—No estoy seguro. Los chicos la llamaban Lassie porque tenía
cabello rojo pero un hermano que trabaja en mi tienda cree que su
nombre podría haber sido Poppy Summer, o alguna mierda hippie como
esa.
Señalé a André por una pluma. Él me lanzó una y un pedazo de
periódico para escribir.
—¿Trabajó? ¿Alguien sabe dónde vivía? ―Escribí su nombre y lo
mostré a André―. Asintió y consiguió su ordenador.
—Podría haberse quedado en el complejo de apartamentos con un
par de las otras putas de club. Los rumores dicen que era una masajista.
No del tipo de frotar tu polla sino del tipo real, como en un spa de lujo.
Escribí masajista licenciada y lo mostré a André.
245 ―¿Algo más?
―No. ¿Cómo está Kendall?
―De bocazas.
Candle no se río.
―Si termino muerto por esta información, cuida de ella.
―Terminé con esta mierda de secretos. ¿Quién es ella?
Él suspiró.
―El peor error que he cometido. ―Colgó.
Me concentré en Sirena.
―¿La mujer con Stone tenía cabello rojo?
No vaciló.
―Sí.
Me giré hacia André.
―Es ella.
André escribió algo muy rápido.
―No estoy consiguiendo nada.
―Intenta con unas cuantas variaciones.
―Ya en ello. ¿Qué vamos a hacer con las mujeres cuando salgamos?
―Sirena va a venir con nosotros. Kendall puede quedarse aquí.
Roark rompió el silencio.
―El guardia en la entrada es un inútil y tienes grandes puntos de
acceso desde el agua y el camino principal. Necesitarás un equipo
completo para asegurar este lugar.
Tenía razón.
―¿Neil?
―¿Ja? ―Levantó la mirada desde su teléfono.
―¿Qué hay sobre tu lugar en los Keys?
―Mismo problema ―me respondió en danés―. Llévala al penthouse
de Luna.
Miré a André. A pesar de su coqueteo con Kendall de antes, estaba
frunciendo el ceño y negando.
―No.
―Es solo hasta que volvamos.
André me dio la mirada de de-ninguna-jodida-manera.
―Sabes la instrucción.
Sí, lo hacía. Él era religioso sobre mantener su casa fuera del radar
y fuera de los límites. Sin familia, sin chicas, sin visitantes. He estado ahí
246 solo porque lo ayudé a instalar su propio sistema de alarma, lo cual
monitoreó él mismo.
―No podemos ponerla en un hotel. Ella hará su camino por el lugar.
Cada miembro del equipo sabrá que está ahí dentro en una hora. Diez
minutos después de eso, la gente de Maldonado la tendrá. Todos piensan
que es la mujer de Candle.
Neil empujó su silla y se puso de pie.
—Déjala en Ocala con Graham.
—Candle lo sugirió antes, pero pensé que la banda estaba de gira.
Neil regresó al inglés.
—Volvieron la semana pasada. Graham tiene una habitación en la
parte trasera de su tienda. Nadie sabrá que está ahí. Adelante. Estamos
perdiendo tiempo.
—Oh mierda, acabo de recibir algo. Esperen. ―André escribió por
unos segundos―. Poppy Sumners, S-U-M-N-E-R-S. Estoy haciendo una
verificación de antecedentes ahora, pero… ¿es ella? ―Giró el ordenador
para que Sirena pudiera ver la pantalla.
Ella se inclinó.
—Luce mucho más joven en esta imagen, pero sí, creo que es ella.
André me dio una mirada antes de volver a su pantalla.
—¿Cuál es la probabilidad de que ella tenga a la niña? ―preguntó
Roark.
—No lo sé, pero si está en Kentucky, lo revisaremos. ―No quería
darle a Sirena falsas esperanzas, pero mi instinto estaba diciendo que
esta mujer tenía a Maddie.
—Conseguí una dirección ―aseguró André―. Es en Lexington.
Me giré hacia Sirena.
—Ve a ayudar a Kendall a empacar. Hazle saber que estamos
moviéndola a la casa de un amigo en Ocala.
—Está bien. ―Asintió.
Esperé hasta que estuvo fuera de la habitación y miré a André.
—Si quieres retirarte, lo entiendo. ―El riesgo para su negocio si esto
iba mal era enorme.
—Estoy dentro.
—No tienes licencia fuera del estado ―le recordé.
Él bufó.
—Estamos cargando un avión con un pequeño arsenal de armas
imposibles de rastrear para secuestrar a una niña ya secuestrada. No
tengo licencia para esto, punto. Soy una agencia de seguridad, no la
247 aplicación de la ley.
Neil intervino:
—Si encontramos a la niña, la reunimos con su madre luego nos
preocupamos por cualquier consecuencia legal.
Miré a Roark.
—Bien para mí, solo soy el piloto.
—¿Cuántos puedes llevar en el avión?
—Ocho plazas, estamos bien.
—¿Cuánto tiempo dura un vuelo?
Roark se encogió de hombros.
—Dependiendo del clima, cerca de tres horas y media con un
aterrizaje en Ocala.
—Neil, llama a Graham, infórmale que estamos yendo. André
necesitaremos transporte una vez aterricemos en Lexington. ―Escuché a
Sirena y Kendall viniendo por el pasillo y me puse de pie.
Neil dio un paso hacia mí.
—Hueles a alcohol y sexo. ―Su pesada mirada lo dijo todo.
Quería decirle que se jodiera él solo, pero tenía razón. No tenía
ningún negocio yendo detrás de una niña si estaba ebrio.
—Estoy sobrio.
Él continuó mirando.
Me llevé las manos a las caderas y suspiré.
—Estaba ebrio. Ahora no. ―Mi subidón se había ido hace tiempo y
todo lo que tenía ahora era un jodido dolor de cabeza punzante y
suficiente adrenalina para volar el maldito avión yo mismo.
—Ducha ―escupió la palabra como una orden luego sacó su
teléfono.
Kendall entró bailando a la cocina, seguida por Sirena.
—Escuché que la operación rescate está completa y que soy peso
muerto.
—Vas a ir a casa de Graham en Ocala.
—El bajista enojado. Increíble. ―Dejó caer su bolsa al suelo.
—Deberías encajar.
Con el teléfono en su oído, André dejó de hablar y me miró.
—Cállate.
Kendall sonrió.
—Mejor que seas agradable conmigo o Chico Cubano pateará tu
248 trasero.
—Puede tomar un turno ―dije secamente―. ¿Sirena? ¿Tienes un
minuto?
Ella asintió.
Entré en la sala de estar y esperé que me siguiera a una esquina
callada. El oscilar de sus caderas, la expresión estoica que tenía, me
hacía querer hundir mis manos en su suave cabello y besarla. En su
lugar, guardé mi expresión y me volví todo negocios.
—Si la encontramos, ¿qué vas a necesitar?
—¿Necesitar? ―Ella luchó para no lucir fuera de guardia.
—¿Pañales, comida, una manta especial o juguete? ―No sabía una
mierda sobre niños excepto que el hijo de Ariel tenía dos y todavía usaba
pañales y no iba a ningún lado sin su manta.
Ella apretó los labios en su boca y luego los soltó.
—No tengo nada. Me preocuparé de eso más tarde.
—Ella puede no recordarte. ―Entregué el golpe tan suave como
pude, pero los hechos eran los hechos.
Su garganta se movió con un tragar y asintió una vez.
—Lo sé.
—Puede que ni siquiera la encontremos.
Esta vez inhaló y podía decir que estaba tratando con fuerza de no
llorar.
—Lo sé. ―Dejó caer su cabeza.
Apreté mis puños para evitar alcanzarla.
—¿Qué necesitas de mí?
Levantó la mirada.
—¿De ti?
—Sí.
Alejó su mirada de la mía y esperé. No sabía lo que le quería decir.
¿Todo? ¿Nada? ¿Vete a la mierda por tomarme contra el cobertizo de la
piscina? ¿Come mierda? La mitad de mí se sentía muy culpable por eso
y la otra mitad ni siquiera lo sentía. Solo mirarla me tenía tan atado en
nudos, no sabía lo que se suponía que le dijera.
Entonces sus intensos ojos azules se concentraron en mí y ella me
niveló con una oración.
—Tú siempre estás haciendo todo por mí… preferiría preguntar qué
necesitas tú de mí.
Justo así, el duro exterior que estaba tratando de proyectar se
derrumbó y quemó. Esta Sirena no estaba pidiendo provocar, no estaba
preguntando porque estuviera obligada, simplemente estaba
249 preguntando.
Porque eso era quien era.
Y fui arrastrado a ella como un barco necesitando un puerto en una
tormenta.
—No estoy seguro de que podría haber elegido un apodo más
perfecto para ti, cariño.
—No estoy tratando de atraerte a tu muerte, Talon ―murmuró.
Tomé aliento y traté de dejar ir toda mi mierda defensiva. Di un paso
adelante, acuné su rostro y me incliné hacia ella.
—Lo sé. Lo siento. ―Entonces le di la honestidad que merecía―.
Quiero que me perdones por tomarte detrás del cobertizo de la piscina.
Quiero que me perdones por su muerte y quiero desesperadamente
encontrar a tu hija y ser quien te la devuelva.
—No te culpo por lo de Randy y no estoy molesta sobre el sexo.
Estaba molesta de que pusieras una pared después.
Me reí incómodamente y me paré en toda mi altura.
—Sí, bueno, no estoy acostumbrado a tanta… emoción.
La tirantez alrededor de sus ojos se suavizó y dejó ir la máscara que
estaba usando para protegerse.
—Yo tampoco ―respondió, mostrándome cada gramo de la
vulnerable, frágil, sin embargo, increíblemente fuerte persona que era.
Alivio y calidez cayeron sobre mí.
—Creo que me alegra eso.
Dio un paso hacia mí y me rodeó la cintura con los brazos.
—Me gustas, Talon Talerco. No me diste una oportunidad de decirte
eso esta mañana.
Fui un idiota. Mis ojos se cerraron por un latido y le respiré.
—Lo mismo digo, señorita Archer, malditamente mucho.
—Me importas. No quiero que haya ninguna tensión entre nosotros.
Me alejé solo lo suficiente para darle una cansada sonrisa.
—Sirena, eres muy sexy. Incluso si pudiera, no hay nada que
cambiaría sobre la tensión sexual entre nosotros.
El fantasma de una sonrisa que conseguí de ella no era mucho, pero
lo tomaría.
Pasé el pulgar sobre su labio inferior, entonces ahuequé su mejilla.
—No más secretos. Nos decimos uno al otro que estamos siendo
honestos. ¿Estás lista para finalmente darle a esto una oportunidad?
No se escondió detrás de una expresión cerrada.
250 —Sí.
—Bien. ―Besé la cima de su cabeza y la dejé ir―. Ahora vamos a
encontrar a tu chica. ―Agarré su mano y di un paso pero ella no me
siguió.
—¿Talon?
El miedo en su voz me hizo girarme.
Su rostro se torció con pena.
—Y si ella no…
La tiré a mis brazos.
—Está viva, cariño. No vayas ahí. ―Jesús. Esperaba no estar
mintiendo―. Solo necesitamos conseguirla antes de que Stone haga su
próximo movimiento.
No dijo nada.
Levanté su barbilla.
—¿Sirena?
—No tengo nada ―susurró―. Sin casa, sin trabajo, sin dinero.
Justo cuando pensé que no podría romperme más el corazón, ella
puso sus inseguridades a mis pies. Le daría cada una de esas malditas
cosas si pensara que se reconfortaría de ellas, pero no lo haría. No estaba
en el valor de la mierda material. Sabía suficiente sobre ella para saber
eso. Pero había algo que podría darle.
Froté su suave mejilla.
—Tienes algo mejor que todo eso. ―Sostuve su mirada y le di lo que
ya había robado―. Me tienes a mí.
—Pero…
Puse mi dedo sobre sus labios. Había terminado de tomarlo bajo
llave.
—Vas a quedarte conmigo y estamos trayéndola de vuelta a mi casa.
No vas a preocuparte sobre trabajar, dinero o ninguna otra mierda
excepto cuidar de tu hija y llegar a conocerla otra vez. ―Esta segunda
suposición de mí mismo, fingiendo que no era nada más que un cien por
ciento alfa, era pura mierda. Ella puede haber robado mi corazón, pero
terminé de ser un marica.
Comenzó a negar.
Fuera de tiempo, me volví rudo.
—Voy a cuidar de ambas, Sirena, te guste o no. Deja de discutir
conmigo y ve a hacer lo que tengas que hacer para estar lista. Nos vamos
en veinte. ―La dejé ir justo cuando Kendall entraba en la habitación.
—Es para ti ―dijo Kendall irónicamente, tendiéndome su teléfono.
Besé la mejilla de Sirena y tomé el teléfono de Kendall. Había solo
251 una persona que podría haber sido.
—Candle ―respondí.
—Hay demasiado calor ahora. No puedes traerla a Ocala, alguien la
verá.
Salí al porche.
—Entonces ven por ella.
—Sabes que no puedo hacer eso. La mierda está cerrada con fuerza
y este lío que Stone comenzó está cerrándose. ―Por primera vez, Candle
sonaba preocupado.
—Como si no hubieras tenido una mano en eso. ―Jodido idiota.
El ruido de fondo se volvió más tranquilo y escuché una puerta
cerrarse.
—Escucha, pediste un favor. Me ocupé de esa mierda. Nadie habría
sido el más inteligente, habría lucido como un accidente, pero Stone
hincó sus dientes en eso y ahora estamos todos en peligro por esos idiotas
enfermos del cártel.
Me hice el tonto.
—¿Qué hizo exactamente Stone? ―Por primera vez, estaba
comenzando a pensar que Candle estaba en lo oscuro sobre toda la
mierda que Stone había hecho.
Candle suspiró y al principio, no estaba seguro de que iba a darme
una respuesta. Pero entonces comenzó a hablar.
—El segundo Maldonado graznó, Stone golpeó simultáneamente tres
de sus locaciones, un almacén, un club de desnudistas y un lugar de
apuestas ilegales. Todo fue al estilo ejecución, entrar y salir, sin
advertencia. Él tomó más de la mitad de su organización, mujeres y
civiles incluidos. Todo fue calculado y no tengo una jodida pista. Incluso
consiguió a cuatro LC en la nómina de la autoridad portuaria de Miami
esta semana. Empleos legítimos, así nadie jode con ellos. Stone
probablemente pensó que Navidad se adelantó cuando averiguó lo que yo
estaba planeando para Maldonado.
—Así que fue él. ―Jodidamente lo sabía.
—Sí ―masculló Candle―. Tenías maldita razón. Y no le tomó más de
un minuto lanzar a su propio hijo a los lobos y tenerlo reclamando
abiertamente la responsabilidad por el golpe. Joder, no debería ni
siquiera estar diciéndote esto, Stone me dispararía él mismo si supiera
pero el punto es, no puedes traer a Kendall aquí. Lo que sea que quede
de la pandilla de Maldonado se ha reunido y ya están en Ocala.
—No había escuchado una mierda sobre los tres atracos. ―Estaba
suponiendo que tampoco André, o habría dicho algo. Ariel solía trabajar
en uno de los clubes de desnudistas de Maldonado.
252
—No está ni siquiera en las noticias. No puedo imaginar a quién
tiene Stone en su bolsillo para mantener esta mierda tranquila.
Maldición.
—Estamos a punto de ir por su nieta, ¿algo más que quieras
decirme?
—Sí, mantén la cabeza baja y reza a Dios que los hombres de
Maldonado se deshagan de Stone antes de que lo averigüe.
—¿Alguien va a decirle que estabas preguntando alrededor?
—No lo creo, pero en este punto no sé en quién mierda confiar.
—Necesitas salir de ahí.
Candle se rio amargamente.
—Demasiado tarde. Además, hay solo una forma de salir de un MC
vivo.
Eliminar al cabecilla.
—Suena tentador.
—Sin bromear pero créeme, no quiero el dolor de cabeza de limpiar
el jodido desastre que eso dejaría. El club está dividido en dos. Ni siquiera
sé quién todavía quiere las viejas maneras de vuelta. Un puñado de
sedientos de sangre uno por ciento aquí ahora.
No tenía simpatía para él.
—Hiciste tu cama.
—Y Stone me metió en ella.
No es mi problema.
—Lo bueno es que estás en una fortaleza.
—Cierto ―bufó―. Una fortaleza con una reserva de armas que Stone
ha estado almacenando por años. Un par de bien dirigidos RPGs y todo
el lugar estallará.
—Mierda, no me digas eso.
—Casi prefiero que tú y tus amigos marines tomen este lugar ―dijo,
miserable.
—No estoy involucrándome excepto para ayudar a Nic.
—Suena como que no soy el único que hizo su cama. Solo cuida de
Kendall, eso es todo lo que pido.
Me apreté el puente de la nariz.
—No podemos dejarla aquí.
—Ponla en el penthouse de Luna. Él tiene la seguridad más apretada
que un coño virgen ahí.
¿Cómo diablos sabía sobre eso?

253 —Él no vive en un penthouse ―mentí.


—Tonterías. Solo ponla ahí y fingiré que no sé sobre eso.
Cristo.
—¿Ella es así de buena en la cama?
Candle estalló en risas.
—¿Crees que he usado eso? ―Se rio más fuerte―. Eres un tonto hijo
de puta.
Sin negar eso. Estaba atrapado entre una pandilla de motociclistas
y un cártel molesto, a punto de robar a una niña secuestrada y jugar a
las casitas con la mujer del hijo muerto del presidente del MC mientras
escondía a la enamorada codiciada de su Sargento de Armas. Tonto no
comenzaba a cubrirlo.
—Le dijo la sartén a la olla. Jódete.
Neil salió al porche.
—Envuélvelo.
—Tú primero. ―Candle colgó.
Me giré hacia Neil.
—Podríamos tener un problema con la extracción.
—No hay sorpresa en la expectación ―declaró.
Jodido críptico.
—Tú y tus jodidos proverbios. No eres normal, sabes eso, ¿cierto?
Él miró señaladamente al tatuaje en mi antebrazo derecho y leyó la
tinta. Esto También Pasará.
—¿Quieres saber la diferencia entre nosotros? ―Lo miré de arriba
abajo como si no pudiera tomarme en un abrir y cerrar de ojos―. No voy
diciendo esa mierda a la gente.
—No, lo anuncias, en tinta.
Pinchazo.
—Lo debo. ―Sonreí solo para joder con él―. Y soy más apuesto que
tú así que puedo salirme con eso.
—¿Te gustaría saber la verdadera diferencia entre nosotros?
―preguntó sin un poco de emoción.
—¿Además de nuestros acentos?
—Follo más duro ―dijo inexpresivo.
—El vikingo gana ―interrumpió Kendall.
Ambos giramos a verla.
—¿Terminaron de comparar los tamaños de sus pollas? El irlandés
dice que necesita volar.
—Escocés ―la corregimos ambos.
254 —Lo que sea. Él y Chico Cubano terminaron de jugar con todas las
armas de juguete que el irlandés trajo y las cargaron en la parte trasera
del Batimóvil. Es hora de irse, chicos.
Jesús. Me dispararía yo mismo si tuviera que vivir con ella. Dos días
era demasiado.
—Dame cinco, voy a tomar una ducha.
Los labios de Kendall insinuaron una sonrisa.
—Creo que deberían ducharse juntos. Enjabonarse uno al otro.
Entonces sabrán quién es más grande.
Manteniendo mis ojos en Kendall, incliné mi cabeza hacia Neil.
—Sigue y él te va a dar un proverbio.
Ella miró a la polla de Neil.
—¿Es eso una cosa sexual?
—André ―grité, preguntándome qué diablos vio él en ella.
Él asomó su cabeza.
—¿Qué pasa? ¿Estamos listos?
—Cinco minutos. Candle piensa que esto podría ser una extracción
caliente. ¿Tenemos lo que necesitamos?
Asintió.
—Estamos cubiertos.
Miré a Kendall luego di a André una ligera negación.
—Ocala está fuera.
—Mierda. ―Pasó una mano sobre su barbilla―. Llamaré a mi chico,
Tyler, para que venga por ella.
—No, sabes lo que tienes que hacer.
André se quedó quieto.
Kendall miró curiosamente entre nosotros.
—¿Ella puede hablar español? ―me preguntó en español.
—Sí ―respondió Kendall.
André cambió a danés.
—No voy a llevarla a mi casa. De ninguna jodida manera ―exclamó,
matando la sintaxis.
—No hay elección ―respondí en danés.
—No ―repitió.
Miré a Neil y cambié de vuelta a inglés.
—¿Tienes una mejor idea?
—No.
255 —Mierda. ―André miró a Kendall―. No me hagas arrepentirme de
esto.
—Está bien, morderé, ¿arrepentirte de qué? ―Sonaba molesta.
—Vas a quedarte en Miami ―masculló André―. En mi casa.
—Sííí. ―Su voz fue plana, pero sus ojos lucían muy preocupados.
TREINTA Y CUATRO
Una hora después, Kendall estaba en casa de André y estábamos en
el aire. Neil estaba sentado en la cabina con Roark. André tenía sus pies
elevados y sus ojos cerrados, y yo tenía a Sirena metida bajo mi brazo.
―¿Estás bien? ―le pregunté.
―Estoy cómoda. ―Curvó sus pies debajo de ella y envolví una manta
sobre sus piernas.
―No es exactamente lo que quería decir.
Entrelazó sus manos.
―Lo siento por no hablarte de ella antes.
Teniendo una conversación con Sirena me recordaba a esa película
donde el chico comparaba la vida con una caja de chocolates. Nunca
sabía lo que iba a conseguir cuando abría su boca para hablar.
Pensé que diría algo sobre su hija o preguntaría detalles sobre lo que
teníamos planeado hacer una vez que llegáramos a Lexington. En vez de
eso, estaba pensando en mí.
―¿Porque te arrepientes de no decirme o porque Stone tiene una
ventaja de dos días?
No estaba tratando de ser un idiota, solo estaba buscando una
clarificación.
―No estoy segura de que dos días hagan cualquier diferencia. Stone
va a hacer lo que vaya a hacer. Aprendí eso hace un tiempo. ―Exhaló
luego me miró―. No estaba siendo deshonesta. Estaba siendo cautelosa.
256 Y antes de que Randy muriera, no creí que tuviera una oportunidad.
―Ella bajó su cabeza otra vez―. Y tú no habrías dormido conmigo si
supieras que tenía una hija.
Hace un par de semanas, habría tenido razón. Evitaba a las mujeres
con niños porque no estaba buscando una complicación. Pero ésta era
Sirena. Decir que estaba todo menos consumido en el momento en que
ella cayó en mis brazos sería una jodida mentira. Acuné la parte trasera
de su cabeza y llevé mis labios a su oído.
―¿Estás olvidando lo de hace dos horas? ―Rocé un suave beso
contra su cuello y empujé el borde de su oreja entre mis dientes―.
¿Quieres probarme otra vez?
Se estremeció.
―Tener un niño alrededor hará las cosas… diferentes.
Me recliné y tomé su barbilla, así podría mirar sus ojos.
―¿Estás preocupada por algo?
La preocupación se grabó en su cara.
―Todo va a cambiar.
La idea de la niña en esa imagen, su rostro angelical, una copia a
carbón de la de su madre, imaginando a las dos juntas, hizo algo en mí.
Como una pieza perdida en un rompecabezas cayendo en su lugar. Tal
vez era ver a Layna perder a su bebé hace unos meses, o tal vez era la
vida que me había sido robada cuando Leigh murió, pero no iba a dejar
que esta niña se fuera. Iba a encontrar a Maddie e iba a devolverle su hija
a Sirena.
Froté mi pulgar sobre su labio inferior y me incliné.
―Eso espero. Quiero dos hermosas mujeres Archer para despertar.
―Lento y dulce, metí mi lengua en su sexy boca.
El beso fue de cero a sesenta en un abrir y cerrar de ojos. Mi polla
latió, mi cuerpo se curvó alrededor del suyo, y ella se convirtió en mi
mundo. Todo en lo que podía pensar era en estar dentro de ella,
golpeando en su apretado calor y escuchando mi nombre cruzar sus
labios mientras se venía debajo de mí.
Agarré dos puñados de su cabello y me forcé a retroceder.
―Maldición, Sirena. No tengo control alrededor de ti.
―No quiero que lo tengas. ―Su voz estaba sin aliento y ronca.
Era tan malditamente sexy, mascullé:
―Con otros tres hombres a bordo, créeme, lo hago.
Sonrió. Jodidamente sonrió.
―Malditamente sexy. ―Sonreí―. Esa es mi chica. Estaba extrañando
esa sonrisa.
Tan rápido como se mostró, su sonrisa desapareció.
257
―¿Lo soy? ―preguntó inocentemente.
Me quedé quieto. Cien pensamientos corriendo por mi cabeza con
cien diferentes maneras de contestarle. Pero en lo profundo, sabía lo que
esta mujer necesitaba. Y no era un chico que le daba ninguna mierda.
―De cada forma que una mujer puede pertenecer a un hombre, tú
me perteneces, Sirena.
―¿Por qué? ―preguntó con cautela―. Podrías haber elegido a
cualquier mujer, alguien sin todo el equipaje que tengo.
Su analogía del helado de esa primera noche destelló en mi cabeza
y sonreí.
―¿Alguna vez has surfeado?
Negó.
―Cuando tomas una ola por primera vez, un golpe de adrenalina
alcanza tu estómago, dándote un subidón que no puedes imaginar.
―Corrí el dorso de mis dedos por su mandíbula―. Entonces te estableces
por lo que esperas sea el mejor paseo de tu vida. ―Enlacé mi mano en su
cabello―. Vuelas a través del agua como si volaras por el aire pero es
mejor porque es más rápido, más duro, y más fuerte. Entonces un último
bucle te baja, miras sobre tu hombro y te golpea. Acabas de montar la
ola perfecta. Pero en vez de estar satisfecho, nadas de regreso esperando
recrear la magia. ―Me incliné y su aliento tocó mi piel como una brisa―.
He terminado de nadar porque encontré mi magia. Tú eres mi ola
perfecta.
Tímida y tan jodidamente dulce que hace a mi corazón viajar, su
sonrisa regresa.
―Oh cariño, esa sonrisa es un arma cargada. Podría poner a un
hombre de rodillas.
El humor ruborizó sus mejillas.
―Tú estás sentado.
Agarré su cintura y la arrastré encima de mí.
―Tú también.
Sus pequeñas manos agarraron mi rosto y se volvió seria.
―Gracias ―dijo con una tranquila reverencia―. Por todo.
―No he hecho nada todavía. ―Coloqué su cabello detrás de sus
orejas―. Cuando estés sosteniéndola en tus brazos, entonces puedes
agradecerme.
―Lo haré. ―Sus suaves labios cubrieron los míos.
―Eh. ―André aclaró su garganta―. Nada de eso.
Mis manos serpentearon por su espalda y profundicé el beso por un
258 segundo antes de dejarla ir.
―¿No puedo besar a mi mujer? ―pregunté a André, sin apartar los
ojos de Sirena.
Ella se ruborizó de un bonito tono rosa.
―Besar, sí, ¿pero follar en seco en un pequeño avión? No. ―André se
puso de pie y se estiró, luego se movió para sentarse junto a nosotros.
Sonrió a Sirena―. Hola. ―Estiró su mano―. Soy André Luna.
Una sonrisa tentativa tocó sus labios y ella me miró luego estrechó
la mano de André.
―Hola.
André sonrió.
―Solo quería estrechar la mano de la mujer que domó a este idiota.
―Vigilante ―espeté, pero estaba sonriendo.
―¿Por qué lo llamas Vigilante?
André no esperó para que respondiera.
―Él no puede recordar el nombre de nadie. Se cayó de cabeza
muchas veces cuando era un bebé.
Sirena me miró.
―No lo escuches, está lleno de mierda.
Neil emergió de la cabina.
―Tierra en treinta.
André se volvió todo negocios y alcanzó su ordenador.
―Vamos a conseguir las logísticas.
Puse a Sirena de vuelta en su asiento con un beso en su sien.
―¿Tienes su foto?
Ella sacó la foto de su hija del bolsillo de su pantalón. Mirándola, se
quedó mortalmente quieta y su expresión cayó. Cuando la conocí por
primera vez, nunca habría adivinado el secreto que estaba escondiendo.
Su respuesta sin emociones a todo no había sido su personalidad, era su
mecanismo de defensa. Estaba rezando que no estuviéramos equivocados
sobre la locación de su hija.
―Gracias, querida. ―Miré a la imagen y traté de no mirar. Incluso en
una toma en blanco y negro, podía decir que esta pequeña niña tenía los
gigantes ojos azules de su mamá―. ¿Me das unos minutos?
Sirena asintió, tendiendo la fotografía, entonces volvió a sentarse en
su asiento.
Por los siguientes veinte minutos, André, Neil y yo hicimos
estrategias. La propiedad estaba al final de un callejón sin salida, lo cual
era bueno y malo. Había un área abierta, parcialmente arbolada detrás.
Era un montón de tierra por cubrir si estabas persiguiendo a alguien,
259
pero el fuego no sería escuchado por cien vecinos.
Finalmente establecimos un plan. Neil era el punto, André iba a
cubrir la espalda y yo iría tras la niña. André buscó a través de una de
las bolsas de lona y sacó chalecos. Me dio uno y ofreció el otro a Neil.
Neil murmuró en danés e ignoró a André.
André me miró.
―¿Qué dijo?
―Parafraseando, pero dijo que eras un marica y yo peor. ―Me paré e
incliné mi cabeza para ponerme el chaleco.
―Veremos quién es el marica cuando el primer pañal con mierda
necesite ser cambiado. ―Sonrió André y golpeamos los puños.
Incapaz de pararme en toda mi estatura en la cabina del avión, até
el chaleco y Sirena vino junto a mí.
―Estás poniéndote equipo de protección ―comentó con nerviosismo.
Todavía tenía los moretones en mi pecho de la última vez que fui
disparado para recordarme la alternativa.
―Supera un agujero de bala cualquier día de la semana, cariño.
Sus dedos tocaron a lo largo de mi bíceps justo debajo de la herida.
―Esto dejará una cicatriz.
―No es la primera, ni la última. Está todo bien. ―Tomé un arma y
revisé el cargador. Completamente cargada.
Ella inhaló nerviosa.
―Estoy preocupada.
Enfundé el arma y me giré hacia ella.
―Nada va a pasar. Vamos a entrar y salir.
―¿Qué si Stone la tiene resguardada?
―Lo manejaremos.
Ella miró a la herida en mi brazo.
―Ya te dispararon.
Sonreí para tranquilizarla.
―Eso no ha sido un tiro. Es un rasguño. ―Agarré su barbilla y me
puse serio―. Sabemos lo que estamos haciendo. La única variable que no
puedo controlar es la locación de Maddie. Si ella no está ahí, seguiré
buscando hasta encontrarla. Lo prometo. ―Esperaba con ansia que los
instintos de André tuvieran razón sobre esto.
Su expresión cayó, apenas asintiendo.
―Todo lo que quiero que hagas es que mantengas un asiento caliente
en este avión para mí. ¿Puedes hacer eso? ―No puedo imaginar por lo
260 que estaba pasando justo ahora. Una persona más débil se rompería.
Asintió otra vez.
―Necesito escuchar esa sexy voz, Sirena.
―Sí ―dijo débilmente.
―Buena chica. ―Besé su frente―. Ahora toma un asiento y abrocha
el cinturón, estamos a punto de aterrizar. ―Esperé hasta que se sentó
para girar hacia la cabina.
―¿A dónde estás yendo?
―Solo a revisar con Roark. ―Le lancé una sonrisa―. Vuelvo en un
segundo. ―Me dirigí a la cabina, sentándome en el asiento del copiloto y
poniéndome los audífonos―. ¿Cómo está yendo?
―Vamos a tener el clima viniendo a casa. ―Revisó nuestro
acercamiento―. ¿Cuántos años tiene la niña?
―Justo por debajo de los dos años.
―Necesitarás una botella para ella cuando despeguemos y
aterricemos para igualar sus oídos.
Mierda. No había pensado en eso.
―¿Qué tenemos a bordo?
―No mucho. Soda, agua. No me diste la noticia entera. Somos
afortunados de que tenemos un avión lo suficientemente grande.
Me pasé una mano por el rostro.
―Gracias por eso.
Él inclinó su barbilla en respuesta, entonces anunció nuestro
acercamiento al aeropuerto. Cuando terminó, me miró.
―Estás preocupado ―declaró.
Miré a la línea oscura del horizonte.
―No sé una mierda sobre niños.
―¿Esto es una extracción o una adopción?
Cristo.
―Extracción ―murmuré.
―La madre manejará a la niña.
―Y yo manejaré a la madre. ―Me reí, pero estaba muy nervioso―.
Hablando de eso, voy a revisarla. ¿Al menos que quieras que aterrice a
este niño malo?
Él ni siquiera sonrió.
―No estás calificado para este avión.
―Tuve un culo duro por maestro. ¿Qué tan difícil puede ser? ―Solo
estaba bromeando. Roark me había enseñado a volar y era
impresionantemente meticuloso.
261 ―No lo es, pero sería un error caro si lo jodes.
―¿Qué son unos pocos millones? ―bromeé, sabiendo que para Roark
lo único más serio que volar era el dinero. Él había estado ahorrando por
años para expandir su negocio de alquiler.
―Nueve millones ―corrigió.
Salté de mi asiento.
―Entonces no jodas el aterrizaje.
Volví con Sirena pero tuve que rodear a Missy para llegar a mi
asiento. El perro estaba acostado protectoramente a los pies de Sirena.
Froté las orejas de Missy.
―Le gustas. No le gusta mucha gente aparte de Roark. ―Mostrando
mi punto, Missy alejó mi mano y puso su cabeza sobre el regazo de
Sirena.
―Es una buena chica ―contestó Sirena ausentemente,
acariciándola.
No gustándome la distancia en la voz de Sirena, le rodeé los hombros
con un brazo y la tiré a mi pecho.
―Ven aquí, cariño. Todo va a estar bien.
Inhaló y lo dejó salir lentamente.
―Me gusta la forma en que hueles.
Toqué mis labios en su frente.
―A mí también.
―Siento que no sé nada sobre ti.
Traté de no erizarme. Ella sabía más de mí que la mayoría de las
personas.
―¿Qué quieres saber?
―¿Tienes hermanos?
―No.
―¿Tu padre está vivo?
―Murió antes de que dejara los pañales.
―¿Siempre quisiste unirte a la milicia?
―Sí. ―Era mi boleto de salida.
―¿Dónde aprendiste a surfear?
―California.
Levantó la mirada hacia mí en esa respuesta.
―Pensé que eras de Texas.
―Texas por el camino a Luisiana, con un pequeño tiempo en
262 Tennessee. Mi mamá seguía los empleos. Siempre estaba tratando de
hacer una vida mejor para nosotros.
―Debe haber sido una señora especial. Siento que nunca llegaré a
conocerla. ―Ausentemente trazó las líneas en mi chaleco.
―Lo era. Y te habría amado. ―Entrelacé mi mano con la de Sirena―.
Me recuerdas a ella.
―¿Lo hago? ―La sorpresa llenó su voz.
―Sí. Dulce e inocente pero increíblemente fuerte.
Se quedó quieta, luego respiró profundo.
―Gracias ―murmuró.
―De nada. ―Apreté su mano, deseando que estuviéramos solos, así
podría besarla a gusto.
―Entonces, ¿California?
―Tenía un tío cuando crecí al que visitábamos en los veranos. Él me
enseñó.
―¿Todavía hablas con él?
―Murió persiguiendo la grande.
Su rostro se arrugó con confusión.
―Fe del surfista, siempre estás buscando la ola perfecta. Él encontró
la suya en una tormenta en Nueva Zelanda.
―Lo siento.
―No creo que él lo sintiera. ―Mi tío era duro―. Vivía para el surf.
Estoy seguro de que estaba triturándola. ―Sonreí.
―¿Alguna vez piensas en tener hijos?
Y ahí estaba. La razón de las veinte preguntas. Inhalando. Lo dejé
salir lento mientras el recuerdo de mi última noche con Leigh vino
flotando.
―¿La verdad?
Asintió.
―Pensé que Leigh y yo tendríamos hijos. Excepto la noche que
hablamos de eso, no sabía que ella ya estaba enferma. Al día siguiente
me dejó. Fue la última vez que la vi.
Sirena puso su mano en mi rostro y sus grandes ojos azules se
llenaron de empatía.
―Lo siento mucho.
―Gracias. ―Froté su suave cabello―. ¿Pero en respuesta a tu
pregunta? Sí, siempre supe que quería hijos. ―Mi mamá siempre me dijo
que no había alegría más grande que ser un padre.
Ella se acomodó en mí, pero su cuerpo ligeramente bajo mi brazo se
263 sentía tenso.
―Todo va a estar bien, cariño, lo prometo.
Abruptamente se sentó y me miró directamente a los ojos.
―No tengo el lujo de salir, encuentros casuales, noches en la ciudad
o algo más que fácil y sin preocupaciones. Esto va a cambiar todo.
―Lo sé. ―Juré entonces darle cada una de esas malditas cosas.
Frunció el ceño con aprensión y su voz rozó el punto alto.
―Estoy a punto de vivir contigo.
Era muy inapropiado, mi sincronización era mala, pero luché con
una sonrisa. Ella era tan linda toda irritada.
―Sí.
―Mi hija y yo.
―Las dos. ―Asentí.
―Mi hija ―susurró, mirándome con mitad pánico, mitad júbilo.
Sonreí ampliamente.
―Maddie.
Me rodeó el cuello con los brazos, enterró su rostro en mi pecho y el
avión aterrizó. La sostuve apretadamente mientras Roark se acomodaba,
pero entonces tuve que soltarla y ponerla de vuelta en su asiento. Sus
manos ligeramente aplanadas contra su pecho, mordiendo su labio
inferior, lucía muy nerviosa.
Agarré su rostro.
―¿Recuerdas lo que tienes que hacer para mí?
Dejó ir su labio y me dio un tembloroso asentimiento.
―Quedarme en el avión.
―Y mantener a Roark en línea ―bromeé, tratando de cortar algo de
la tensión irradiando de ella―. Encuentra algo que a Maddie le guste
beber para el despegue y aterrizaje.
―Está bien ―exhaló.
―Confía en mí, Sirena. Va a estar bien. ―Besé su frente y me
levanté―. Si ella está ahí, la traeremos a casa. ―El avión se detuvo.
―Hora del espectáculo. ―André se levantó y preparó.
Neil cargó al hombro un rifle de asalto como si estuviera cargando
una mochila. Sin equipo de protección, lucía como un jodido leñador
vigilante. André, por otro lado, estaba vestido completamente de negro
con suficiente munición para tomar un pequeño ejército.
Neil abrió la puerta del avión, sacó las escaleras e inclinó su cabeza
mientras salía. André me dio un AR-15, luego siguió a Neil.
Miré de vuelta a Sirena.
264 ―Siéntate, cariño. ―Le guiñé un ojo y salí del avión.
TREINTA Y CINCO
Un chico nos encontró al fondo de las escaleras frente a una SUV al
ralentí. André le dio un fajo de efectivo y le dijo que podía recoger la SUV
en una hora. Tres minutos después, aceleramos por la carretera con Neil
detrás del volante.
―¿Cuán lejos? ―pregunté.
André jugueteó con su teléfono.
―Seis minutos.
Neil me miró en el espejo retrovisor.
―No deberías haberle prometido que traeríamos a la niña de vuelta.
―La encontraremos.
―Puede estar muerta.
La ansiedad golpeó mi pecho como una onda expansiva IED.
―No está muerta ―mascullé.
―Siguiente salida, luego ve a la izquierda ―interrumpió André.
Me recliné en el asiento y respiré profundo.
―¿Todos sabemos lo que estamos haciendo?
―Sí. ―André miró a su teléfono entonces señaló a Neil―. ¿Ves esa
salida? Gira a la derecha y entonces toma las siguientes dos a la
izquierda. ―Me miró―. Reconocimiento primero. No estoy entrando a la
casa a ciegas.
―Bien. ―Era lo inteligente por hacer, pero sabía que si fuéramos solo
265
Neil y yo, iríamos directo.
Unas cuantas cuadras después, André señaló otra vez.
―Enciende las luces y estaciona ahí, enfrente de la casa de sus
vecinos.
Neil siguió a una casa que tenía unos cuantos autos en el camino de
entrada y estacionó en la calle.
André miró su reloj.
―Dame cuatro minutos. ―Salió del SUV antes de que alguno de
nosotros pudiera decir una mierda.
Neil rompió el silencio primero.
―Stone la tendrá protegida.
La forma en que lo dijo me hizo pensar que sabía algo.
―¿Qué sabes de él? ―Revisé mis armas.
―Mi equipo rehízo la base de su recinto hace unos años. Fuera de
los libros. Sin permisos.
Me quedé quieto y miré a Neil en desconfianza.
―¿Y apenas ahora estás pensando en decirme esto? ¿Por qué diablos
no te reconoció hace dos noches?
―No era relevante y nunca nos conocimos. Los negocios fueron
hechos por teléfono con su VP y él arregló los pagos.
Era total y jodidamente relevante.
―Conoces el diseño de ese lugar. Podríamos haber ido tras él.
―¿Para qué?
¿Me estaba jodiendo?
―Por Blaze, por Layna, por Maddie… joder, elige una razón, hay cien
de ellas. ―Habría disfrutado personalmente darle una paliza a Stone en
busca de respuestas.
―No es mi lucha.
Jesús, joder.
―¿Entonces por qué diablos estás aquí?
―Una niña fue robada.
Nunca entenderé el código de ética de Neil. Parece elegir lo que le
conviene ese día, mierda, esa hora. Lo único en que era consistente era
los niños y mujeres. Fue como lo conocí en primer lugar. El idiota había
caminado por un compuesto del enemigo, impresionantemente calmado,
las balas volando por todas partes, sosteniendo dos niños afganos
heridos. Se había movido tan campante hacia mí como si fuera un paseo
en el parque, dejado caer los niños a mis pies y dijo una palabra:
“Sálvalos”. Luego había desaparecido.
Una semana después estaba escondiéndome en un agujero de
266
muerte, tratando de no conseguir mi cabeza estallada cuando apareció
sobre mí como un ejecutor. Ese día dijo dos palabras: “¿Los salvaste?”.
Lo hice. Y eso selló mi destino con él. Pasé el resto de ese viaje como
su médico personal mientras él sistemáticamente recogía niños heridos
de Dios sabe dónde y me los entregaba como si fuera el jodido Salvador
en persona. Nos habíamos movido mucho, ni siquiera sabía cómo seguía
rastreando mi locación pero lo hacía. Cuando mi viaje terminó, solo había
perdido uno de los niños que me trajo. Éramos amigos desde entonces.
André abrió la puerta y se deslizó de nuevo en el asiento del pasajero.
―Hay dos motocicletas al frente, una camioneta pickup y un
pequeño compacto con un asiento de bebé. No hay luces encendidas pero
una televisión está encendida enfrente de la casa en el primer piso. La
imagen térmica mostró dos personas abajo, tres arriba. Stone
definitivamente la tiene bajo vigilancia.
Mi corazón saltó cuando mencionó el asiento de bebé y tuve que
luchar para no desconectarme de todo lo que André dijo después de eso.
―Recuerden nuestras posiciones. ―André nos dio a cada uno un
auricular―. Neil, eres el punto. Doc, a la izquierda de la puerta principal.
―André miró su reloj―. Dame treinta segundos para llegar atrás.
Coloqué el micrófono.
―Copiado. ―Asentí, impaciente por tumbar la jodida puerta y
conseguir la niña de Sirena.
―¿Neil? ―André miró a Neil pero ya estaba saliendo del SUV.
Ignorando completamente a André, Neil caminó hacia la casa y justo en
el medio del camino de entrada a las motocicletas. Levantando su enorme
pie embotado, pateó una de las Harleys.
El golpe hizo eco a través de la noche silenciosa como una jodida
explosión RPG.
―Jodido infierno. ―André salió corriendo hacia la parte trasera de la
casa.
Neil sacó el M-16 de su hombro y lo sostuvo apuntando a la puerta
principal.
Corrí hacia mi posición.
Tomó siete segundos.
La puerta estalló abierta y dos hombres corrieron afuera.
Neil disparó un tiro de advertencia.
―Joder. ―La maldición de André vino por el auricular―. Entrando
por detrás.
Los dos hombres, uno con una escopeta, otro con un revólver,
instantáneamente se congelaron.
―Déjenlas caer ―advirtió Neil.
267
―¡Jódete! ―gritó el de la escopeta.
Neil disparó a sus pies, fallando por un centímetro.
El chico del revólver apuntó y me moví.
Dos pasos y el cañón de mi arma estaba en su sien.
―No lo haría si fuera tú.
El otro chico se giró y el inconfundible sonido de una escopeta siendo
cargada hizo eco en la noche. Entonces el idiota cometió un error crucial.
Apartó los ojos de Neil. Levanté la mirada justo mientras el mango del
rifle de Neil golpeaba en la nuca de la cabeza del chico.
Me giré de vuelta al señor Revólver mientras el chico sosteniendo la
escopeta golpeaba el suelo.
―¿Quieres unirte a él?
Bajó su arma.
―Tranquilo y lento, deja caer el arma.
El arma traqueteó en el suelo.
―Uno abajo ―susurró André por el micrófono.
Eso dejaba a la niña y probablemente la mujer.
―¿Dónde está la niña? ―Presioné el cañón del arma más duro en la
cabeza del chico y se orinó encima.
―Yo n-n-n-no l-lo s-s-sé.
―Respuesta equivocada. ―Asentí a Neil.
Escuché el golpe sordo de madera golpeando carne y hueso mientras
corría dentro de la casa y subía las escaleras de dos en dos. Liderando
con mi rifle, alcancé la cima de las escaleras mientras una mujer
desaliñada se tambaleaba en el pasillo con André sobre sus talones, su
rifle empujando en su espalda.
André inclinó su cabeza a una puerta cerrada.
―Está ahí sola. La puerta a la derecha.
Mi pulso golpeó a un nuevo nivel y contuve el aliento. Poniendo mi
arma en mi espalda, alcancé por la perilla y abrí la puerta.
Ninguno de mis entrenamientos me preparó para lo que vi.
Acurrucada en posición fetal en el suelo en la esquina estaba una
bebé. Desnuda excepto por un pañal, estaba atrapada en una jaula para
perros.
Una jodida jaula para perros.
La rabia se esparció por mis venas y se convirtió en un hervor muy
volátil, pensé que mi mandíbula aplastaría mis dientes.
Llorando en silencio, su cabello un desastre enmarañado, estaba
cubierta en la espalda con una manta sucia. El hedor de desperdicios
268 humanos llenaba la habitación.
Me dejé caer de rodillas y forcé mi voz a una cadencia gentil.
―Hola, bebé. ―Con manos temblando de rabia, levanté el seguro y
abrí la puerta―. No voy a hacerte daño, dulce niña.
Jodido Dios.
Lentamente estiré la mano y le aparté el cabello de la mejilla.
―Maddie, ¿quieres ver a tu mamá?
Su mirada encontró la mía.
No necesité la fotografía. Gigantes ojos azules del tono exacto que
los de su madre, fino cabello rubio en un sucio desastre, esta pequeña,
frágil, niñita se estiró hacia mí.
Mi corazón se rompió, estallando en un millón de pedazos.
Coloqué las manos bajo sus brazos y mis dedos superpuestos en su
espalda desnutrida. La saqué de la jaula y la sorprendente nada de su
peso hizo mi estómago rodar y estancarse. La abracé a mi pecho y besé
la cima de su cabeza sin lavar. Palabras que nunca compensarían el
abuso que sufrió se derramaron de mi boca.
―Buena chica. Te tengo ahora, cariño. Va a estar bien. Estás bien,
niñita. ―Sirena nunca, nunca, iba a saber de la jaula. Ella nunca se
perdonaría. Iba a llevarme esta mierda a la tumba―. Nunca volverás a ser
puesta en una jaula ―prometí.
Pequeños bracitos me rodearon con confianza el cuello.
Pasó tan duro y rápido, que nunca tuve una oportunidad.
Me enamoré.
Mis ojos cerrados y por un solo momento, todo lo que sentí fue el
latido de esta pequeña, indefensa vida en mis brazos.
―Niñita ―susurré, luchando con las lágrimas―. Vamos a ver a
mamá.
Neil apareció en la puerta.
―¿Es ella?
Asentí, demasiado ahogado y demasiado enfurecido para hablar.
Neil escaneó la habitación y cuando vio la jaula, sus músculos se
pusieron rígidos.
―Llévala al vehículo ―exclamó.
Asentí otra vez, recogiendo algunas ropas del suelo y empujándolas
en el bolsillo de mis cargos. Ella estaba agarrándome con fuerza, no
estaba a punto de dejarla ir para vestirla. Agarré la asquerosa manta y la
envolví alrededor de su espalda. Ahuecando su cabeza, me puse de pie.
―Vamos, niñita. Te tengo.
269
Justo ante la puerta, vi una pañalera en el suelo y la agarré.
Sosteniendo a Maddie como si mi vida dependiera de ello, bajé las
escaleras. Tres hombres estaban esposados con bandas de sujeción en el
suelo en la sala de estar. André sostenía un arma en la mujer que estaba
sentada en el sofá. Quería jodidamente matarla con mis manos
desnudas.
En vez de eso, sostuve a Maddie cerca y miré a André.
―Quémalo.
André inclinó su cabeza una vez.
Llevé a Maddie al auto.
TREINTA Y SEIS
Incluso aunque André había tomado el asiento del auto estacionado
frente a la casa, sostuve a Maddie apretada en mis brazos.
―¿Estamos siendo seguidos? ―No podía quitar mis ojos de ella.
―No ―respondió Neil.
―¿Están muertos? ―Joder, los quería. A todos ellos.
Neil no respondió mi pregunta.
―¿Está herida?
Ligeramente rocé mi mano sobre su frente por centésima vez.
―Aparte de tener hambre y descuidada, no puedo jodidamente
decirlo.
No tenía moretones en ningún lado que pudiera ver y no se había
estremecido ni retrocedido cuando la levanté. Pero cuando salí de esa
casa, ella había comenzado a agitarse. Su llanto bajo había roto mi
corazón, pero cuando se metió el pulgar en la boca y silenciosas lágrimas
cayeron, rompió mi jodida alma. Estoica y reservada, era igual que su
madre. Le juré que la protegería por siempre.
Mirándome, sus ojos revolotearon.
―Eso es, dulce niña. Cierra esos ojos azules para mí. ―Froté su
cabello.
Finalmente, sus ojos se cerraron y su delgado cuerpecito se aflojó.
Levanté la mirada y André estaba mirándome.
270 ―Voy a matar a Stone ―espeté en voz baja.
No habló, pero su expresión lo dijo todo. Estaba justo ahí conmigo.
Ensanché las fosas nasales.
―Ella tiene la mitad del tamaño que debería. ―Conner, el hijo de
Ariel, se sentía dos veces más pesado cuando lo sostenía.
―Lo sé, hermano.
―Está asquerosa. ―Sirena iba a volverse loca cuando la viera.
André alcanzó atrás y puso su mano en mi hombro.
―Ella te tiene ahora.
Apreté los dientes.
―Dime que los manejaste ―advertí.
André miró a Neil.
―Fuego eléctrico ―habló Neil, bajo y tranquilo―. Comenzó arriba.
Maddie se retorció y mi mano automáticamente volvió a peinar el
cabello de su frente. Ella se volvió hacia mí, pero no abrió sus ojos.
Asustado de ponerla más cerca por miedo a aplastarla, incliné mi cabeza
y la descansé en la suya por un momento.
No podía imaginar tener mi propia hija. Maddie no era mía y ya
quería matar a todos los que le habían hecho daño. ¿Cómo diablos había
sobrevivido Sirena los pasados seis meses? ¿Por qué diablos Randy no
había pedido ayuda? Lo odiaba incluso más. Pero una pequeña parte de
mí podía tal vez entender. Si hubiera sido apartada de mí y pensara que
su seguridad dependía de mi silencio, jodidamente habría muerto en
silencio.
Maddie se movió en su sueño y sus pies escaparon de la manta.
Levanté mi cabeza y miré la planta de sus pies que estaban tan sucias
como su cabello y una vida que nunca tendría destelló en mi mente. Esos
deditos tocando la arena, moviéndose en el surf, agarrando una tabla de
surf mientras le enseñaba a subirse y balancearse. Quería darle todo lo
que nunca tuve.
―Casi llegamos al aeropuerto ―murmuró André―. ¿Quieres vestirla?
¿Cambiarle el pañal?
Sabía que su pañal estaba empapado, podía olerlo, pero estaba
demasiado ocupado sosteniéndola.
―Está durmiendo ―susurré.
André alcanzó y sacó uno de los pañales de la bolsa junto a mí.
―Solo cámbiala antes de que Nicole la vea.
No sabía nada sobre cambiar un pañal. ¿Necesitabas talco o alguna
mierda? Joder. Tomé el pañal y lo miré. Atrás, al frente, algún tipo de
mierda parecida al velcro. Inhalando, suavemente retiré la manta. Sus
271 piernas estaban flojas en mis brazos, ella ni siquiera se removió.
Quité el viejo pañal y me congelé al sonido del velcro desgarrándose.
Pensé que el ruido simplemente la despertaría, pero ni siquiera se
removió.
André giró en su asiento y tomó el pañal de mí.
―Levanta sus piernas.
―Jodidamente no mires sus partes privadas ―siseé.
Sonrió.
―Debería hacer conseguido grabar esta mierda en video.
Jodidamente sin precio. Levanta ―ordenó.
Levanté dos piernas que juntas eran más delgadas que mi
antebrazo.
André deslizó el pañal bajo ella y en dos rápidos movimientos, lo
puso entre sus piernas y lo abrochó.
―Eso está demasiado apretado ―susurré.
―¿Quieres que la orina se derrame sobre ti?
En este punto, probablemente no me importaría.
―Bien. ―Puse la manta otra vez alrededor de ella. Su pequeña boca
succionó en el pulgar apretado ahí unas cuantas veces, pero por otra
cosa no se movió. Un minuto después, estaba de vuelta en sus profundas
respiraciones.
―¿Tienes algunas toallas húmedas en esa pañalera?
―No sé. ―Le di la bolsa a André.
Hurgó y vino con una cosa de pañuelo húmedo. Suavemente limpió
sus mejillas.
―Quita la manta de sus pies.
―Se despertará ―susurré.
André me miró con paciencia.
―Está traumatizada, Doc ―declaró en voz baja―. Es mitad de la
noche, ella ha sido sacada de su entorno, otra vez, y no está alimentada.
Créeme, va a dormir justo ahora.
Bajé la mirada hacia ella y quería matar a cada uno de esos malditos
idiotas en esa casa con mis manos desnudas.
―Déjame limpiar sus pies antes de que Nicole la vea.
Tiré de la manta e hizo un trabajo rápido. Diez segundos después,
la toallita estaba asquerosa y ella lucía marginalmente menos sucia. Eso
solo hizo la manta mucho más sucia.
―¿Tenemos algo en que podamos envolverla?
André miró al fondo de la SUV.
―No veo ni mierda.
272
―Aguanta ―murmuró Neil.
El SUV hizo un agudo giro mientras Neil cruzaba a través de cuatro
carriles y entraba en una gasolinera con una tienda de conveniencia
adjunta.
―Espera. ―Salió y entró en la tienda.
André negó.
―No creo que alguna vez lo haya visto molesto.
―Tienes suerte de que no lo viste en Afganistán.
―¿Los niños?
André sabía sobre ellos, pero nunca había visto a Neil moverse. Neil
estaba siempre dentro y fuera tan rápido que si pestañeabas, lo perdías.
―Sí.
―¿Cuál es el trato?
―Ni idea. Excepto que tiene una cosa sobre los niños y mujeres
siendo heridos.
―Eres amigo de su sobrino, Myles. ¿Alguna vez ha dicho algo sobre
eso?
―No estoy seguro de que sepa. Él ni siquiera sabía que Neil había
estado en Afganistán.
―No estoy sorprendido. ―André miró hacia la tienda―. ¿Qué diablos
le toma tanto tiempo? Necesitamos salir de aquí.
Miré a Maddie. Estaba muy impaciente por hacerle saber a Sirena
que la teníamos, pero también temiéndolo.
―Es tan jodidamente pequeña. Sirena va a enloquecer.
―Suavemente pasé una mano por el cabello de Maddie.
―Hermano, va a estar extremadamente feliz de sostenerla otra vez,
lo superará.
Neil volvió a la SUV. Le dio a André una botella de agua, un pequeño
contenedor de leche y una taza con agarraderas.
―Usa el agua para lavar la taza, entonces pon la leche en ella. ―Me
dio una de esas baratas mantas de lana con un logo de universidad en
ella―. Dame la manta sucia.
Suavemente aparté la asquerosa manta y envolví la nueva alrededor
de ella. Ella comenzó a chupar su pulgar otra vez, pero no abrió sus ojos.
Le di la manta vieja y el pañal sucio a Neil y los lanzó en un basurero
luego volvimos al camino.
―Tengo galletas saladas por si despierta.
―Copiado. Gracias. ―Joder, debería habérseme ocurrido conseguirle
algo de comida. André debe haber visto la mirada en mi rostro.
273 ―Todo está bien. La tenemos. Eso es lo que importa.
―Sí ―murmuré―. Pero Stone va a pagar por esto.
André miró a Neil y Neil asintió una vez.
―Déjanos manejar a ese.
Neil entró en el pequeño aeropuerto y no tuve oportunidad de
responder a André. La puerta del avión estaba abierta y Sirena bajó
volando las escaleras.
―Mierda. ¡Detén el auto! ―Sabía que Neil había dicho que no
estábamos siendo seguidos, pero mi adrenalina estaba bombeando y todo
lo que podía pensar era en Sirena expuesta en la pista.
Neil detuvo el SUV a unos cuantos metros del avión. Abrí la puerta
tan silenciosamente como pude y salí con Maddie apretada en mis brazos.
La mirada en el rostro de Sirena cuando nos vio me perseguiría por
el resto de mi vida.
Seis meses de dolor contorsionaron sus rasgos, su mano fue a su
boca y cayó de rodillas.
Caí de cuclillas frente a ella.
―Shh, shh, cariño. Está bien. Solo está dormida.
Silenciosos sollozos sacudían todo su cuerpo, comenzó a
hiperventilar.
Agarré un puñado del cabello de Sirena y traje su frente a la mía.
―Mírame.
Devastación, alegría, dolor, un océano de emociones en sus ojos, ella
levantó la mirada.
―Está bien ―anuncié―. Respira profundo. Justo ahora.
Sirena inhaló aire y Maddie se movió en mi brazo.
Ambos bajamos la mirada mientras Maddie abría sus ojos. Al
segundo en que vio a Sirena, su pequeño rostro se arrugó y estalló en
lágrimas.
Con la fuerza de un huracán, Sirena me arrebató a Maddie y la tiró
a su pecho. Llorando, meciendo, encontró su voz.
―Está bien, pequeña Maddie ―dijo con voz áspera―. Mami te tiene.
Te tengo, bebé. Mami está aquí. Estoy aquí. Estoy aquí. ―Como solo la
voz de una madre podía hacer, calmó a Maddie.
La mano de André se posó en mi hombro.
―Necesitamos irnos.
Sin vacilar. Levanté a Sirena mientras sostenía a Maddie y las llevé
a ambas por los escalones y dentro del avión. Puse a Sirena en uno de
los asientos, pero antes de que pudiera tomar el asiento junto a ella,
sujetó mi brazo.
274 Grandes ojos azules me miraron con reverencia.
―La encontraste. ―Lágrimas caían por su rostro―. La encontraste.
Tragué y forcé algunas palabras.
―No es nada, cariño.
―De eso nada ―dijo enérgicamente―. Lo es todo.
Dejé un rápido beso en su sien y me senté antes de que me viera
perder mi jodida mierda.
Neil apareció y le dio a Sirena la taza con leche y un paquete de
galletas de animalitos.
―Para el despegue.
El motor rugió a la vida. Maddie saltó en los brazos de Sirena y una
nueva ola de lágrimas sacudió su pequeño cuerpo.
Sirena inmediatamente sostuvo la taza en sus labios y su voz cayó
a una suave cadencia mientras comenzaba a explicarle a Maddie que
estábamos en un avión e íbamos a casa. La manita de Maddie agarró la
taza y Sirena sin esfuerzo abrió el paquete de galletas mientras le hablaba
a su hija, calmándola, confortándola. En treinta segundos, ella tenía a la
niña comiendo y bebiendo calmadamente.
Inhalé, pasando el nudo alojado en mi garganta y solté un aliento
que no había notado estaba conteniendo.

275
TREINTA Y SIETE
Sirena se transformó ante mis ojos. La asustada y traumatizada
mujer que había estado sentada frente a mi tienda se convirtió en una
madre. Una madre que me quitaba el aliento. Ella manejaba a Maddie
como si hubiese nacido para nada más, la tenía satisfecha y dormida diez
minutos después del despegue.
―Me gustaría volver a Daytona Beach. Tengo todas sus cosas en el
apartamento ahí ―dijo suavemente, sacándome de mis pensamientos.
Me senté más derecho y me concentré. El par de veces que había
estado en ese apartamento, no había visto una mierda, pero tampoco
había estado en los dormitorios. En voz baja llamé a André.
―Vigilante.
―¿Sí?
―¿Estamos seguros para ir a casa? ―Nos llevaría de regreso a
Daytona, pero de ninguna jodida manera Sirena volvería a pisar ese
apartamento.
André miró a Sirena.
―Los hombres de Maldonado ya saben de Randy. ―Se giró hacia mí
con una expresión cautelosa y supe el resto de lo que no estaba diciendo.
La gente de Maldonado ya no era una amenaza para mí, pero Stone
estaba todavía ahí afuera. Y para ahora, sabría de Maddie.
―No me voy a esconder.
André asintió y se levantó.
276 ―Se lo haré saber a Roark.
Sirena me miró.
―¿Vamos a casa?
La tirantez en mi pecho se aflojó cuando dijo casa.
―Sí, cariño, vamos.
Acercó más a Maddie.
―¿Y si Stone…?
No la dejé terminar el pensamiento. Puse mi brazo alrededor de sus
hombros.
―No voy a dejar que nada te pase a ti o a Maddie.
Ella exhaló.
―Está bien. ―Miró a su hija―. Está tan delgada.
―Pondremos algo de peso en ella. ―Hice mi mejor esfuerzo por
consolarla.
―Está sucia. Su cabello, su rostro, sus pies.
Forcé a mis músculos a relajarse y mi mandíbula a aflojarse.
―Nada más que un patio de tierra ―mentí.
―¿Estaba…?
―Sirena ―advertí―. No vayas ahí. Está bien. La recuperamos, vas a
limpiarla y conseguiremos comidas decentes en ella, y vas a seguir
adelante. ¿Me oyes? ―No iba a dejarla fijarse en esta mierda―. Nadie va
a quitártela otra vez. Está arreglado.
Luchando por retener las lágrimas, asintió.
Rápidamente cambié el tema.
―Nunca me dijiste, ¿de qué es diminutivo Maddie?
―Madeleine ―susurró―. Era el nombre de mi abuela.
―Hermoso nombre para una chica hermosa.
―No sabes cuánto te agradezco por traerla de vuelta a mí. ―Justo
como su hija había llorado en mis brazos, lágrimas silenciosas cayeron
en las mejillas de Sirena.
―La amas, cariño, eso es lo que haces. Solo amarla.
―Lo haré.
―Sé que lo harás. ―Limpié sus lágrimas―. Eres una buena madre.
El indicio de una sonrisa tocó sus labios.
―Solo me has visto como una madre por media hora.
―Ha sido una buena media hora. ―Le guiñé un ojo.
Se rio. Fue solo una tranquila risita, pero lo aceptaría.
277 Recliné su asiento y besé su frente.
―Cierra los ojos, cariño. Consigue algo de descanso. Tenemos un par
de horas.
―Casi tengo miedo.
La tensión arrugó mi frente.
―¿Por qué?
―¿Y si esto no es real?
Gentilmente coloqué mi mano sobre las suyas mientras
descansaban en Maddie.
―Es real, Sirena. ―Me incliné y rocé mis labios con los suyos, con la
intención de dejarlo así, pero cuando abrió su boca me atrapó con la
guardia baja.
Momentáneamente me congelé, pero entonces agarré su nuca, mi
lengua se deslizó dentro de su boca y gemí.
Su mano ahuecó mi mandíbula y me besó como nunca había hecho
antes. Este no era un beso enlazado con deseo y necesidad, esto era algo
completamente diferente. Tirándome hacia ella, sosteniéndome apretado,
su toque no era desesperado o rudo, era suave y gentil. Mi corazón cayó
pasando el punto sin retorno.
Cuando dejó caer su toalla ese día en mi habitación, pensé que era
la mujer más sexy que había visto. Pero justo ahora, dándome una parte
de sí misma mientras sostenía a su bebé, besándome como si susurrara
mil palabras de amor… no era sexy, era jodidamente impresionante y
simplemente lo supe. La próxima vez que me hundiera dentro de ella, iba
a ser diferente. Diferente no-hay-vuelta-atrás.
Tomé su rostro y retrocedí, besándola suavemente una vez.
―Me estás arruinando, Sirena. No hay nada que no haría por ti,
sabes eso, ¿cierto?
―Lo siento ―susurró, sin aliento―. No quería hacerlo.
―Yo no. ―Miré en sus ojos y di un paso que nunca pensé que daría
otra vez―. Lo amo ―dije, probando las aguas.
Su rostro se ruborizó de un hermoso rosa.
Pasé mi pulgar por su mejilla y bajé la voz.
―Dime qué provocó este hermoso rubor. ―Quería saber lo que estaba
pensando más de lo que quería mi próximo aliento.
―Eres mucho que asimilar.
Forcé una risa tranquila y la dejé ir.
―Ten algo de sueño, hermosa. Necesito hablar con André. ―La besé
y me puse de pie, fingiendo que no acababa de destruirme.
278 ―Espera. ―Atrapó mi mano.
Miré abajo y la vacilación nubló sus gestos. Apreté sus dedos luego
los dejé ir.
―Volveré. Cuida a Maddie. ―Me moví unos cuantos asientos y me
senté junto a André.
Mi espalda hacia Sirena, el rechazo mordió mi trasero y suspiré.
Racionalmente, sabía que no había nada de qué ponerse nervioso, no le
había dicho que la amaba, pero todavía dejé que me afectase que no
hubiese dicho nada. Jesús, era un cobarde. Necesitando cambiar de
tema, me concentré en André.
―¿Qué pasó con Stone?
André levantó la mirada de su ordenador.
―Nada. O está bajo tierra o es genial cubriendo sus huellas. —Dejó
caer su voz―. No sé qué nos espera en Daytona.
―¿Nos?
―¿Crees que voy a dejar tu patético trasero cambiando pañales solo?
Sonreí.
―No tenía toda la práctica que tuviste con tus veinte primos
menores.
―Veintisiete pero, ¿quién está contando?
Jesús.
―Eso es un montón de pañales sucios.
Se rio.
―Sin bromear.
―¿En serio tienes veintisiete primos? ―Pasé unas cuantas comidas
de fiesta con él y siempre había una tonelada de gente en la pequeña casa
de sus padres, ¿pero veintisiete primos?
―Sí. Eso es lo que pasa cuando tienes diez tías y tíos.
No podía ni siquiera entender eso. Sirena y Maddie se sentía como
una familia completa. Una familia que no era mía, me recordé. Ignorando
la picadura que el pensamiento trajo, aclaré mi garganta.
―Tengo casi decidido llamar a Candle y decirle que organice una
reunión conmigo y Stone.
André estaba negando antes de que terminara de hablar.
―De ninguna jodida manera. A menos que quieras que te disparen
otra vez.
Miré mi brazo.
―Fui rozado.
―¿Y las rondas que golpearon tu pecho?
279 ―No fue Stone. ―Los hechos eran los hechos.
―Dios mío. ―Se pasó una mano por su cabello negro―. Pensé que
ahora dejarías atrás tus días de desear la muerte. Debería haberlo sabido.
―¿De qué diablos estás hablando? ―No tenía deseos de muerte. Los
días después de que Leigh murió habían sido de dolor.
Cerró su ordenador y se giró hacia mí.
―Observa. ―Miró a Sirena―. ¿Quieres mantenerlas?
Lo miré, sin responder.
―Entonces déjame darte un pequeño consejo. Deja de tratar de
tomar todo de frente.
¿Hablaba en serio?
―¿Crees que voy a acostarme y aceptarlo? No voy a dejar que Stone
gobierne mi jodida vida. Quieres volver a Daytona con nosotros, bien.
Puedo usar el músculo extra. Pero si crees que voy a sentarme y esperar
que algo suceda, estás equivocado. ―Me empujé fuera del asiento y fui a
la cabina. Los ojos de André en mi espalda, Neil siguió mis movimientos
todo el jodido camino, maldije el pequeño avión.
Me deslicé en el asiento del copiloto y me puse los audífonos.
―¿Cuánto hasta que las ruedas bajen?
―Cuarenta y cinco.
―Llévame por lo que estás haciendo.
Roark pasó diez minutos enseñándome sobre la instrumentación y
la diferencia de este avión con el suyo, entonces simplemente dejó de
hablar.
Lo conocía menos que a todos los chicos, pero sabía que algo estaba
en su mente.
―¿Qué pasa?
―Algo que dijo mientras estábamos esperando.
Cuando no explicó, pregunté:
―¿Qué fue?
―Dijo que no podía respirar.
Giré en mi asiento, alarmado.
―¿Estaba teniendo un ataque de pánico? ¿Por qué diablos no me
llamaste?
―No era un ataque.
Maldición.
―Si estaba en pánico y diciendo que no podía respirar, era un jodido
ataque de pánico.

280 ―No era un ataque. Es un estado de ser para ella. ―Roark me niveló
con una mirada acusatoria―. ¿Sabes cómo es? ¿Vivir con algo así?
Miré a la pierna que él prefería y me senté en mi asiento.
―Creo que ambos lo sabemos ―murmuré.
―Solo porque tiene a la niña de vuelta, no significa que va a
desaparecer.
―Copiado eso. ―Humillado, pasé una mano sobre mi rostro. Si
alguien sabía sobre trastorno de estrés post traumático, era él―. Voy a
estar atento.
Asintió.
―¿Quieres aterrizarlo?
Tan tentador como era, quería asegurarme de que Maddie estaba
bebiendo algo cuando comencemos nuestro descenso.
―Gracias. Tal vez la próxima vez. Voy a revisarlas. ―Me levanté y fui
de regreso a Sirena sosteniendo a Maddie, ambas dormidas, hubo un
golpe en mi corazón como ningún otro.
Me senté y Sirena abrió los ojos.
―Hola ―susurró.
―Estamos comenzando nuestro descenso. Maddie necesitará algo de
beber.
―Le daré algo si despierta.
Me gustó cómo hablaba, con la confianza de una madre que sabía lo
que era mejor. Era una buena apariencia en ella.
―¿Necesitas que consiga algo así lo tendrás listo?
―Estamos bien. ―Me estudió.
Cristo, era hermosa.
―¿Qué?
―Huiste otra vez.
Fruncí el ceño.
―Yo no hu…
―Antes de que pudiera decirte lo que estaba pensando, huiste.
Preguntaste y entonces te fuiste.
Sonreí perezosamente, fingiendo que no estaba conteniendo mi
jodido aliento.
―No pasa nada, cariño. Solo estaba revisando con Vigilante.
―¿Conseguiste aclararlo todo?
Miré la ligera punta elevada de sus labios, el contacto visual directo,
y escuché el tono de su voz. Su expresión era clara como el día. Dejé salir
281 mi acento, espeso e inconfundible.
―¿Por qué, señorita Archer, tengo la impresión que se está burlando
de mí.
―¿Por qué, señor Talerco, creo que tiene razón? ―me imitó
perfectamente.
―Ohh, cariño. ―Sonreí, agarrando su barbilla―. Estás jugando con
fuego.
Sus ojos destellaron y su sonrisa se amplió para igualar la mía,
entonces se volvió seria.
―Gracias ―susurró.
Serio dije:
―De nada.
―Me alegra que fui a ti.
Solté su barbilla y corrí el dorso de mis dedos por su rostro.
―A mí también, cariño, a mí también.
―Pero no porque pensé que fuiste entrenado medicamenté.
―¿No? ―Le aparté el cabello del hombro y dejé los mechones correr
por mis dedos.
Ella negó.
―No. Y no porque supiera que eras más fuerte que él.
Notando que no usó su nombre hizo a mi pulso saltar con esperanza,
pero con cuidado mantuve mi expresión neutral y no dije nada.
―Sabía que podrías protegerme. Sabía que podrías ayudarme, pero
vine a ti por una razón diferente.
―¿Qué fue?
Firme, determinada, ella sostuvo mi mirada.
―¿Recuerdas la primera vez que nos conocimos?
―Algo difícil de olvidar. ―Ella era hermosa entonces y era hermosa
ahora. Estaba parada fuera esa noche pero no pisoteé.
―¿Recuerdas lo que me dijiste esa noche antes de irte?
―Te dije buenas noches. ―¿A dónde estaba llegando?
―Dijiste: “Buenas noches, hermosa. Espero verte otra vez”.
Sonreí.
―Eres hermosa.
―Lo dijiste como si lo dijeras en serio. ―Su voz se volvió tranquila―.
Y sentí que en verdad querías verme otra vez.
Me estaba perdiendo algo.
―Lo hacía.
282
Evitó mi mirada.
―Nadie nunca me dijo eso.
Cerré los ojos por un momento, sintiendo el peso de su admisión.
―Maddie estaba desaparecida ―continúo―. Me estaba ahogando…
me hiciste sentir como si no era invisible.
Mi corazón dolió.
―Sirena, si hubiera sabido…
―Lo sé. ―Asintió rápidamente, luego miró a Maddie―. Ella no se
habría ido tanto tiempo.
Malditamente cierto, pero no podía hacerla sentir peor. Golpeteé su
barbilla y esperé hasta que sus ojos encontraron los míos.
―Se terminó ahora.
―He estado pensando en algo que dijiste.
―Dije un montón de cosas. ―Estúpidamente me pregunté cuanto
más ella podría destriparme.
―Tal vez si no hubieras perdido a tu esposa y Maddie no hubiera
sido tomada, no estaríamos aquí.
No trataba con los “y si”. La vida no era una hipótesis o una prueba
corriendo, pero estaría mintiendo si dijera que no pensé sobre que la
muerte nos trajo a ambos.
―Nunca lo sabremos.
Sonrió tristemente.
―No, supongo que no.
―Eso no significa que no esté muy agradecido por donde estoy
sentado justo ahora.
―Yo también. ―Su suave voz se posó alrededor de mi corazón y me
relajé por primera vez en días.
El avión hizo un notable bajo de altitud y Maddie se movió. Sirena
casualmente alcanzó la taza que Neil había comprado y la sostuvo en los
labios de Maddie. Los ojos cerrados, su pequeño cuerpo lucía relajado en
el sueño, la boca de Maddie se fijó en la boca de la taza y succionó.
―Ella ni siquiera abrió sus ojos ―susurré, maravillado con la
adaptabilidad de esta pequeña.
Sirena frotó su cabello.
―Está demasiado cansada. Ha pasado por mucho.
El eufemismo del siglo.
―Tú también.
Sirena se encogió de hombros, no mostrando ni un gramo de la rabia
283 que estaba seguro estaba escondiendo.
―Si le enseño algo más, quiero enseñarle a ser resistente.
Estiré mi mano y corrí mi pulgar sobre los pequeños pies de Maddie.
―Creo que tiene eso cubierto, cariño. Su mamá es la mujer más
fuerte que he conocido.
El calor ruborizó sus mejillas.
―¿Por qué tienes dos acentos?
Tomado fuera de guardia por su abrupto cambio de tema y la
pregunta, bromeé.
―De donde soy, serías la que tuviera un acento.
Ella no comentó y tomó una profunda respiración, porque sabía lo
que estaba a punto de explicarle otra parte de mí mismo que no
compartía. Con nadie.
―Solía intentar esconder de dónde era. Pensé que el éxito significaba
perder el acento. Los médicos con un acento sureño no son tomados muy
en serio en los marines. La mitad del tiempo fui acusado de fingirlo y la
otra mitad, me harté demasiado así que trabajé en dejarlo. Tomó un par
de años, pero podía hablar como un Yankee nacido y criado. Entonces
conocí a mi esposa. Ella era culta y equilibrada, pensé que merecía un
hombre que se mantuviera firme en su mundo.
Sirena se volvió y me miró con ojos amplios.
―¿Como me estás hablando ahora, no hablabas de esa forma con
ella?
―No. ―Ni siquiera una vez.
―Pero amo tu acento ―soltó.
Sonreí, gustándome demasiado el sonido de eso.
―Lo mismo para ti.
―No tengo… ―Se detuvo y sonrió entonces sus gestos se volvieron
serios―. ¿Le diste un apodo?
―¿Por qué todas las preguntas?
Se giró de nuevo hacia Maddie y acomodó su manta.
―Solo soy curiosa.
―LeighLeigh ―respondí, esperando que un dolor en mi pecho me
sorprendiera pero nunca llegó.
―¿Ella no era una sirena? ―bromeó a medias.
―No la comparo contigo.
―No estaba preguntando eso ―dijo rápidamente.
―Sí, lo estabas. ―Y no la culpo. Tenía esqueletos, igual que ella.
Volvió a poner su mirada en la mía.
284
―¿La extrañas?
Hasta hace unas pocas semanas, la había extrañado mucho. Pero
en algún lugar a lo largo del camino, esta sirena me mostró algo que
nunca había visto antes. Me gustaba ser yo mismo. Necesitaba ser yo
mismo. No quería esconder quién era, de dónde venía o disculparme por
quien era. Había estado extrañando a Leigh, había estado extrañando la
parte de mi vida que se había establecido en ser un esposo, pero no había
extrañado la parte donde cambié quien era para ser alguien más.
―Solía extrañarla tanto que dolía respirar. Estaría mintiendo si
dijera lo contrario. Pero esta belleza de cabello rubio, ojos azules cayó en
mi regazo y me bendijo con algo que no sabía que podía tener. ―Froté su
mejilla―. ¿Quieres saber quién era?
―¿Quién? ―susurró.
―Tú.
―Talon…
No la dejé terminar. Necesitaba decir esto.
―Recuerdo la noche que te conocí. Recuerdo lo hermosa que eras y
lo miserable que lucías. Aun así me quitaste el aliento, pero no estaba
listo para sentir algo por una mujer además de dolor. No había tenido
nada que dar entonces. Diablos, tal vez nada ha cambiado en ese sentido,
pero la diferencia es que quiero intentarlo y es por ti. No es que tú me
cambiaste, si no que me hiciste darme cuenta de algo. Todavía estoy vivo
y no tengo que ser alguien que no soy. Me gusta quien soy a tu alrededor.
―Ahuequé su mejilla y dejé caer mi voz―. Quiero ser el hombre al que
vuelves a casa. Quiero ser tu héroe.
Las ruedas tocaron suelo y Maddie despertó con un pequeño llanto.
Sirena la abrazó apretada e inclinó su cabeza en mi pecho.
―Eres nuestro héroe.
Joder si eso no se sintió bien.

285
TREINTA Y OCHO
Dos de los hombres de André se encontraron con nosotros cuando
aterrizamos. Aseguraron el asiento de coche de Maddie en la parte trasera
del SUV, Sirena subió y colocó a Maddie. Neil tenía una camioneta nueva
esperándolo y Roark estaba llevando el avión de regreso a Miami.
De pie en la pista, tendí mi mano hacia Neil.
―Gracias.
Sus ojos grises se enfocaron en mí, nos dimos la mano.
―Avísame si hay algún problema con Stone.
Había empujado mi ira hacia Stone a lo profundo para poder sacar
a Sirena y Maddie del daño, pero ahora que estábamos de nuevo en tierra
firme, estaba listo para encontrarlo y liberarla. Si Neil me hubiera
vencido, quería saberlo, ahora mismo.
―Hiciste algo.
―Hago muchas cosas. ―La voz profunda de Neil no se disculpó.
Sin mierda. Mi cerebro se dirigió en todas direcciones, tratando de
descifrar lo que había hecho. Solo pude encontrar una respuesta
plausible.
―¿Qué tienes sobre Stone, además de la mierda que construiste sin
permisos?
―No construí nada sin permisos.
Suspiré.
286 ―Está bien, voy a morder. ¿Qué hizo tu equipo mientras estuvieron
allí?
Debieron haber hecho algo. Sabía leer entre líneas con Neil y me
decía que algo había pasado.
―La medida de un hombre no es lo que hace sino cómo lo hace.
Jesús mierda. ¿Qué hizo? ¿Conectar el jodido lugar?
―¿Dices que no necesito matar a Stone? ―No estaba seguro de cómo
me sentía al respecto. En absoluto.
Neil puso su mano sobre mi hombro.
―Sigue adelante.
André se acercó.
―Tenemos tu espalda.
Los miré.
―Ve y cuida a tus mujeres ―añadió André.
―¿Qué hay de Stone?
André miró a Neil y Neil asintió.
―No debería ser un problema.
―Pensé que habíamos decidido mantener a los policías fuera de esto.
―Lo hicimos ―estuvo de acuerdo André.
Mis manos en mis caderas, bajé la cabeza por un momento. Cuando
volví a mirarlos, les hice saber que no estaba jodiendo por esto.
―Mierda, no voy a salir de la tormenta. Seré la tormenta. ―Me dirigí
al SUV y entré.
Me aseguré de que Sirena y Maddie estuvieran bien, entonces
encendí mi teléfono y me registré en mi sistema de seguridad. André dijo
algo a sus dos hombres en el asiento delantero antes de girarse hacia mí.
―Te dejaremos y luego regresaré a Miami.
―Deberías haberte quedado en el avión con Roark.
André me ignoró.
―Haré que uno de mis hombres traiga tu auto mañana.
Me desplacé a través de mis alimentadores de cámara en vivo, pero
no vi nada fuera de lo común.
―Kendall puede llevarlo de vuelta.
―¿Candle va a estar bien con eso?
―¿Por qué debería importarme? Dijiste que ya no tenía que
preocuparme por esa mierda. ―Todavía estaba enojado porque no me
habían dicho lo que habían planeado hacer sobre Stone.
André suspiró.
287 ―No necesito explicarte por qué no saber es lo mejor para ti.
Solo me abstuve de decirle que se fuera a la mierda porque
probablemente Sirena estaba escuchando. Unos minutos más tarde,
llegamos a mi casa. El conductor ingresó el código de la puerta y André
nos hizo a Sirena, a Maddie y a mí esperar en el SUV mientras sus
hombres realizaban una búsqueda en el perímetro y él revisaba la casa.
Ni Sirena ni yo hablamos una palabra.
Cinco minutos después, André asomó la cabeza en el coche.
―Todo despejado.
Ayudé a Sirena a salir y luego levanté a una Maddie durmiendo en
mis brazos. En el momento en que su pequeño y cálido cuerpo estaba
contra mi pecho, toda la mierda de ira que corría suelta en mi cabeza se
convirtió en ruido de fondo.
―Gracias. ―Sirena abrazó a André y él se puso rígido.
―No hay problema, señora. ―Se retiró, luciendo asombrosamente
incómodo.
―De nada.
Si no estuviera cansado, me habría reído.
―Envía a Kendall a casa. Me encargaré de Candle.
André asintió, pero no parecía feliz. Sacó el asiento del coche de
Maddie y lo colocó junto a la puerta principal. Antes de que regresara al
SUV, lo detuve.
―¿Hay alguna posibilidad de que pueda obtener cobertura durante
una semana más o menos? ¿Hasta que se acabe la mierda? ―Sabía que
había estado ocupando todo su tiempo y que él tenía que volver a su
negocio, pero no me sentía cómodo dejando desprotegidas a Sirena y
Maddie mientras estaba en la tienda u obteniendo suministros.
André asintió.
―Dejaré este equipo en el perímetro después de que me lleven a
buscar un auto.
―Gracias. Cóbrame. ―No lo haría, pero sabía su número de cuenta
bancaria.
―Después. ―Subió al SUV y llevé a Sirena dentro de la casa.
Arriba, entregué a Maddie a Sirena.
―Iré a preparar el baño.
―Bueno. Voy a ver si puedo hacer que coma algo.
Asentí y puse la alarma. Hace un par de semanas, solo habría una
razón por la que estaría despierto a las tres de la mañana. Preparar un
baño para un bebé de año y medio ni siquiera estaba en mi radar.
Hice los movimientos de llenar la bañera, luego me quité la ropa y
me puse los calzoncillos limpios. Todo en mi casa estaba exactamente
288
como lo había dejado, pero nada se sentía lo mismo. Cuando ya no pude
parar, me dirigí a la cocina.
Sirena está de espaldas a mí, el cuerpo sucio de Maddie sentado en
mi encimera, me detuve un momento para mirarlas. Y la mierda se hizo
real. Una madre con una muñeca fracturada, una herida de arma blanca
y una cicatriz en la espalda estaba alimentando a su pequeña y sucia hija
con un trozo de queso de mi refrigerador. Por un segundo, casi deseé que
hubieran tenido una mejor balsa salvavidas que yo.
Armándome de valor, puse una sonrisa en mi rostro.
―El baño está listo.
Maddie me miró primero, luego Sirena se volvió con una sonrisa
cansada y mi corazón dio un vuelco.
―Creo que ella me recuerda. ―Los ojos de Sirena se suavizaron
mientras una tranquila alegría se extendía por su rostro. Maddie se apoyó
en el pecho de Sirena como si entendiera lo que decía su madre. Nunca
había visto a una mujer lucir más bella de lo que Sirena lo hizo en ese
momento.
Pasé una mano por mi pecho, sintiéndome como un impostor.
―Hora del baño. ―Traté de sonreír.
―Vamos, pequeña Maddie, vamos a limpiarte antes de ir a la cama.
―Sirena abrazó a Maddie con fuerza y la levantó.
Mierda.
―No tengo una cuna. ―¿Era demasiado mayor para una cuna?
―Puede dormir con nosotros.
Nosotros. Tomé aliento y en silencio las seguí al baño. Observé con
fascinación cómo Sirena bañaba a Maddie. Todo el tiempo que la tuvo en
el agua, le habló bajito, explicando suavemente cómo habían estado
separadas, pero ahora estaban juntas y estarían juntas para siempre.
Mi corazón estaba hecho trizas solo escuchándolo, pero no podía
ignorar el orgullo que tenía por Sirena y sus habilidades de
afrontamiento. Por no mencionar a la niña pequeña que se sentó
pacientemente mientras su madre restregó la suciedad de tres semanas
de ella a las tres de la mañana, como si fuera algo muy normal.
Cuando Sirena sacó a Maddie del baño y la secó, estaba mirando a
una niña diferente. Su cabello rubio era casi blanco y sus ojos se
destacaban incluso más en su impecable rostro pálido. Era angelical y
dulce, y me robó el jodido corazón.
Extendí la mano y la tomé.
―¿Te sientes mejor, nena?
Se inclinó hacia Sirena, pero cuando no se apartó de mi toque,
sonreí triunfante.
289 ―¿La sostendrías mientras agarro los pañales?
―Los traeré. ―Me volví para ir y Sirena me tocó el brazo.
―Me gustaría que se acostumbre a ti también.
Maldita sea. Seriamente real. Luego en el siguiente aliento, el
pensamiento que había estado alejando se forzó en mi cerebro privado de
sueño. Si Sirena se iba, esta casa nunca sería la misma. Yo nunca sería
el mismo. Dos horas en presencia de estas dos juntas y nunca quise
volver a mi vida anterior.
Pegué una sonrisa como si no estuviese completamente destripado
por la idea.
―¿Qué tal si te sostengo, dulzura? ―Tendí las manos.
Lento, como si no estuviera segura si debería, se inclinó un poco
lejos de Sirena. Tomé la apertura y la estreché en mis brazos.
Sirena le sonrió tranquilizadoramente.
―Vuelvo enseguida.
―No, no está tan mal, ¿eh? ―Levanté a Maddie para que
estuviéramos casi frente a frente—. Soy más alto que tu mamá.
Obtendrás una buena vista desde aquí. ―Le guiñé un ojo.
Maddie se retorció y enterró su rostro contra mi hombro, como si
fuera tímida.
No pude evitarlo, me reí entre dientes.
―¿Eres tímida, bebé?
Su brazo rodeó mi cuello.
Mi corazón se aceleró y no pude evitar la sonrisa que se extendió por
mi rostro.
―Oh cariño, ya sabes el camino hacia mi corazón. ―La abracé
fuertemente—. Estás muy callada. ¿Tienes alguna palabra esperando
para salir? ―La miré.
Con el cabello peinado hacia atrás, su pulgar en la boca, se acurrucó
contra mí y me pregunté cuánto entendería. Probablemente todo. Sirena
regresó y se la entregué. Dos segundos más tarde, estaba cómodamente
en un pañal y envuelta en una toalla seca. El problema de Stone pesando
en mi mente, tenía que preguntarle a Sirena sobre la policía. Carter
nunca le había dado una opción cuando Maddie había sido tomada, pero
no iba a hacerle eso a ella.
―¿Mantenemos un bajo perfil en esto? ¿Quieres ir a la policía?
¿Lanzar la ley a Stone? ―Estaba desgarrado. Por un lado, Stone podría
pudrirse en la cárcel por esto, pero por el otro, si no dijéramos nada, tenía
un canal abierto para ir tras él si Neil y André aún no habían hecho algo.
Sirena casualmente puso una mano sobre la oreja de Maddie como
si solo la estuviera abrazando.
―¿Estás seguro de que no volverá a suceder?
290
Sobre mi cadáver.
―No bajo mi cuidado.
―Entonces solo quiero terminar con esto y quiero seguir adelante.
―¿Es suficiente cierre para ti? Piensa antes de responder. ―La
mayoría de la gente querría que se hiciese justicia.
―He pensado en ello. Con su hijo fuera, no creo que vea ninguna
oportunidad de tratar de manipularme. No tengo nada que ofrecerle. Él
sabe que no soy parte de su mundo y no hay nada sentimental en él, no
querrá una relación con ella. La única influencia que podría desear
tendría que ver contigo y creo que es lo suficientemente inteligente como
para no seguir ese camino. Pero si lo hace, sé que puedes manejarlo.
Me incliné y la besé.
―Gracias por el voto de confianza, cariño. Y para que conste, tienes
razón, él no me atacará, ni a las dos. ―Sabía que había más marines que
él que tenían a los LC si se trataba de eso.
―¿Así que está arreglado?
―Considérelo hecho.
Asintió, pero no se movió y no dijo nada más, solo me estudió.
―¿Qué?
―Nunca te había visto nervioso antes.
Inhalando, sonreí.
―No estoy nervioso, cariño, me estoy ajustando. ―Acaricié el suave
cabello de Maddie―. Nunca pensé que tendría un pequeño en esta casa.
La expresión de Sirena se volvió grave.
―No es demasiado tarde para cambiar de opinión.
―¿Tienes dudas sobre mí? ―Me desvié, ampliando mi sonrisa.
―No.
Jesús, fue honesta.
―Yo tampoco. Vamos, tumbémonos. ―La llevé a mi cama y le quité
las cobijas.
Se arrastró y se acostó con Maddie todavía en sus brazos.
Poniéndose de lado, le susurró al oído a Maddie:
―Buenas noches.
Maddie miró entre nosotros e intentó sentarse.
Sirena la empujó suavemente hacia abajo.
―Es hora de dormir, cariño. Jugaremos por la mañana.
Me reí silenciosamente del intento de Maddie de protestar y me metí
291 en la cama. En el momento en que mi espalda golpeó las sábanas frías,
el cansancio rugió y me agarró. Mis ojos ardían, arrastré una mano sobre
mi rostro y la coloqué sobre mi magullado pecho.
―Maldición, Sirena. Se siente bien acostarse.
Ella extendió la mano sobre Maddie y agarró mi mano.
Me volví y dos pares de ojos idénticos se encontraron con los míos.
De repente, me di cuenta. Vivir sin toda mi niñez, perder a mi madre
y la mitad de mis amigos en la Infantería de Marina, no poder salvar a
ninguno de ellos, perder a Leigh, los últimos dos años, todo se redujo a
este momento. Este momento. Eso era mi regalo Lo hice aquí y obtuve el
premio de mi vida: dos preciosas chicas.
Sonreí ampliamente.
―Esta es la vista más bonita que he visto alguna vez. ―Entrelacé mis
dedos con los de Sirena, la besé una vez y luego apoyé mis labios en la
frente de Maddie―. Buenas noches, niña.
Con los ojos muy abiertos, Maddie me miró.
Eché un vistazo a Sirena.
―¿Se va a quedar dormida?
―Cuando apagas la luz. ―Sirena me dio una sonrisa burlona.
Oh. Mierda.
―Curva de aprendizaje. ―Sonreí y alargué la mano para apagar la
lámpara.
―¿Talon? ―susurró Sirena en la oscuridad.
―Sí, cariño. ―Quería abrazarla tan fuerte, pero pensé que Maddie
estaría mejor entre nosotros, así que me quedé quieto.
Sus dedos rozaron mi sien.
―Te ves muy guapo con el pelo más corto.
Me reí.
―Gracias.
―Buenas noches. ―Pude escuchar la sonrisa en su voz.
Llevé su mano a mis labios y le besé los dedos.
―Buena noche, hermosa.
Estaba dormido en minutos.

292
TREINTA Y NUEVE
Sentí el calor en mi rostro una fracción de segundo antes de que algo
pequeño y ligero me acariciara la mejilla.
Abrí los ojos a la luz del sol entrando por las persianas abiertas.
Y una niña de veinte meses.
Sentándose, mirándome, con el pulgar en la boca, Maddie extendió
la mano y pasó un dedo por mi mejilla otra vez.
Sonreí.
―Buenos día, rayito de sol.
Con los ojos alerta, el sol brillando detrás de su cabello, parecía un
ángel cuando extendió la mano y lo hizo de nuevo.
Me tomó un segundo darme cuenta de que estaba tocándome el
cuello.
―Sí. ―Sonreí―. Necesito afeitarme. ―Eché un vistazo a Sirena.
Sobre su estómago, con el cabello en todas partes, estaba
profundamente dormida. Volví a mirar a Maddie y sostuve un dedo sobre
mis labios.
―¿Quieres ayudarme? ―susurré―. ¿Dejar que mamá duerma un
poco más?
No estaba seguro, pero creí verla asentir. Salí de la cama con cuidado
y luego la alcancé. Sus brazos se levantaron al instante y mi corazón se
disparó.
293 ―Buena chica ―susurré, acunándola contra mi pecho―. Vamos.
Vamos a sacarte el pañal sucio. ―Entré al baño y silenciosamente cerré
la puerta detrás de nosotros. Por un segundo, Maddie pareció alarmada
pero sonreí tranquilizadoramente―. Todo está bien, dulzura. No
queremos despertar a mamá todavía, ¿de acuerdo?
Parpadeó un par de veces.
Lo tomé como consentimiento.
―Buena chica. ―Le quité el pañal y lo arrojé, luego me di cuenta de
que no había traído otro. Mierda. ¿Los niños eran entrenados?
Me pasé una mano sobre la cabeza.
―Está bien, cariño, tienes que trabajar conmigo en esto. ―Eché un
vistazo al baño. Era tan pequeña que se caería si la dejaba allí mientras
me afeitaba―. ¿Alguna vez orinaste en un orinal?
Desnuda, con el pulgar en la boca, solo me miró.
―Bueno. Así es como funciona. ―La sostuve bajo sus brazos y la dejé
en el inodoro―. Ahora haz pipí.
Como la magia, ella lo hizo.
Grité antes de recordar que estábamos siendo silenciosos.
―¡Esa es mi niña! ―susurré un poco alto mientras tomaba un
montón de papel higiénico y se lo entregaba―. Ahora limpia.
Una pequeña sonrisa se curvó alrededor del pulgar clavado en su
boca, pero no tomó el papel higiénico.
―De acuerdo, paso a paso, dulzura. ―La limpié y la dejé sobre el
mostrador―. Ayúdame a afeitarme y luego desayunaremos. Apuesto a
que tienes hambre, ¿eh? ―Agarré una toalla, la mojé y se la di.
Ella tomó el paño y se lo metió en la boca.
Me reí y lo saqué suavemente, luego le limpié el rostro con él.
―Es para lavarse, cariño.
Ella lo sostuvo en su rostro y me imitó.
Jesús, era linda.
―Eso es todo, cariño. Buen trabajo. ―Rápidamente arrastré una
cuchilla sobre mi rostro―. Está bien, mi turno. ¿Puedes lavarme el rostro?
―Me incliné hacia ella y le dediqué una sonrisa―. Muéstrame lo que
tengo.
Empujó la toalla contra mi nariz y la arrastró por mi rostro.
―¿Cómo luzco? Debo estar guapo para mamá. ¿Estoy bien?
Ella dejó caer la toalla y apareció la pequeña sonrisa.
―¿Ves? Nadie puede resistirme. ―Besé su mejilla―. Vamos a comer
un poco. ―La levanté y nos dirigimos en silencio a la cocina, cerrando la
puerta de la habitación detrás de nosotros. En el momento en que fui a
294 ponerla en el mostrador, me di cuenta de mi error―. Olvidé un pañal,
bebé. ―Maldición―. Está bien, este es el trato. ―Puse una expresión
seria―. No hagas pipí en la cocina. Lo entiendes, dime, ¿de acuerdo?
¿Puedes decir pipí?
Ella me miró.
Mierda.
―Plan B. ―La acomodé, puse una toalla de cocina en la encimera
junto al fregadero y tomé algo de comida de la nevera. Los veinte
segundos que tardé en llegar, ella permaneció perfectamente quieta
donde la había puesto. Una pequeña parte de mí se sintió aliviada de que
no llorara ni huyera, pero el resto de mí estaba desconsolado por la forma
en que actuó conmocionada.
La levanté y la puse sobre la toalla con los pies en el fregadero.
―¿Te gusta el lavado, dulzura? ―Giré el agua a un lento chorrito y
le di una manzana―. Enjuaga esta manzana y luego la cortaremos.
Cogí un cuchillo y cuando me giré, la manzana estaba en su boca y
sus dedos estaban debajo del agua. Me reí.
―Esa es mi chica.
―¿Todo está bien? ―Sirena irradió tensión mientras entraba a la
cocina―. No los escuché levantarse.
Maddie al instante extendió sus brazos hacia ella.
Esperé a que recogiera a Maddie y luego las abracé a los dos.
―Nunca la llevaría a ningún lado sin tu permiso.
―Lo sé. ―Pero la rigidez en sus hombros decía lo contrario.
―Te lo prometo, cariño. ―Besé su frente.
―Lo sé, yo solo… ―Miró a Maddie y sonrió con una pequeña
sonrisa―. No te oí despertar, Maddie.
Acaricié el pelo de Sirena y le acaricié la espalda.
―Fue una larga noche. Creo que todos podríamos haber dormido
unas horas más. ¿Qué tal si preparamos el desayuno?
El intercomunicador de la alarma sonó y Sirena saltó.
―Está bien, es solo la alarma que me hace saber que alguien está en
la puerta. ―Comprobé la alimentación de video en el panel de alarma y vi
mi Challenger en la puerta. Presioné el botón de hablar―. ¿Qué pasa,
Kendall?
―He estado conduciendo tu auto de mierda por horas, ¿qué pasa?
Abre la maldita puerta.
―¿Tú sola?
―¿Quién más crees que estaría conmigo? ¿Chico Cubano?
Cristo.

295 ―Acércate al primer puesto en el garaje.


―Sí, señor ―dijo sarcásticamente.
Eché un vistazo a Sirena.
―Voy a ponerme algo de ropa y luego a obtener las llaves.
―Ella puede quedarse a desayunar ―ofreció Sirena.
La agarré por el mentón y la besé una vez. Olía a jazmín, a Maddie,
y a mi cama, y calor se extendió por mi pecho.
—Me encanta que estés ofreciéndolo, pero no puedo soportar tanto
a Kendall. Voy a buscar mis llaves y que uno de los hombres de André la
deje en casa. Vuelvo enseguida.
―Está bien. ―Sonrió y me sentí como el bastardo más afortunado
vivo.
La besé una vez más, agarré un pantalón corto, mi celular y bajé las
escaleras.
Kendall estaba parada al lado del Challenger con su bolsa a sus pies.
―Escuché que eres un papá ahora.
Ignoré el cebo.
―¿Le dijiste a Candle que venías a casa? ―Tendí mi mano por las
llaves.
Entonces me las entregó.
―No diría que su casa es mi hogar, pero sí, lo llamé. ¿Sabías que
tienes dos cabezas musculosas de aspecto aterrador estacionadas afuera
de tu puerta?
Eché un vistazo a mi teléfono, pero no tenía llamadas perdidas ni
mensajes de texto.
―Candle no me llamó.
―Le dije que no lo hiciera. ―Se encogió de hombros casualmente―.
Pensé que tenías suficiente en tu plato.
Ajá.
―Gracias. ¿Por qué la casa de Candle no es tu hogar?
Agitó una mano con desdén.
―Solo porque mi mierda esté allí no significa que sea mi hogar. Lo
que sea, no lo estoy explicando. ¿Todavía está cuidando la tienda el chico
guapo surfista?
De repente, se me ocurrió por qué aguantaba a Kendall. Ella le daba
apodos a todos. Sonreí.
―Sí. Tengo que llamarlo. ―No me había reportado y él no había
llamado.
―Me haré cargo de ello. Conseguiré mi viaje y luego iré allí. Hablando
de eso, ¿me vas a llevar?
296 ―Los hombres de André te llevarán. ―Levanté una mano y les
indiqué que bajaran por la entrada―. Braige dijo que quería hacer
algunas tablas. Le dije que podía. Puede que esté por unos días
trabajando, así que no le des mierda.
―¿Lo dejaste en tu tienda? ¿Con tus herramientas? ―Vocalizó la
palabra caray.
―Eres un dolor en el culo. ―El SUV se detuvo.
―Lo que sea. Papi.
―Cristo. ―Golpeé en la ventana del pasajero y se deslizó hacia abajo.
El tipo de André, Tyler, inclinó su cabeza hacia mí desde detrás del
volante.
―¿Jefe?
―¿Hablas con André? ¿Es seguro para ella ir a casa de Candle?
―Envié a Davis allí hace media hora. Todo limpio.
Asentí.
―Llévala y asegúrate de que llegue a mi tienda.
―La dejaré y regresaré aquí. Davis se encargará del resto. ¿Estás
bien por veinte minutos?
―No hay problema. Cierra la puerta detrás de ti. —Abrí la puerta
para Kendall, como el caballero que era, y asentí hacia ella―. Gracias por
devolverme mi auto.
Ella sonrió y saltó al SUV.
Tiré su bolso hacia atrás.
―Oye. No iré a la tienda por una semana.
―Sinvergüenza. ―Puso los ojos en blanco mientras se abrochaba el
cinturón de seguridad―. En este punto, solo deberías hacerme socia.
―Presionó el botón para rodar la ventana y Tyler se alejó.
Volví arriba pensando en lo que había dicho. Por un lado, ella sería
la última persona en el mundo con la que me gustaría asociarme. Por
otro lado, significaría más tiempo con Sirena y Maddie.

297
CUARENTA
Hice el desayuno, limpié y llamé a mi abogado. Quería asegurarme
de no perder la muerte de Carter y quería un registro de todo lo que había
sucedido con Sirena, Maddie y Stone, en caso de que Sirena decidiera
presentar cargos. No mencioné a Maldonado.
Le dije a Sirena que íbamos a conseguir cosas nuevas para Maddie
porque no era seguro ir a su antiguo hogar, pero, a decir verdad, no
quería ningún recordatorio de Carter en mi casa. Sirena a regañadientes
me dio una lista después de decirme que estaba desperdiciando el dinero.
Mientras Maddie y ella estaban tomando una siesta, dejé a Tyler en
la casa y fui de compras. Mi primera parada fue en el concesionario Land
Rover. Le compré a Sirena un Range Rover. Estaban arreglándolo con los
extras que quería y que iba a ser entregado mañana. Esa fue la parte
fácil.
Ahora estaba mirando quince opciones diferentes para una cuna y
me preguntaba en qué mierda me había metido.
―¿Crees que puedes salirte con la tuya con esto?
Mis músculos se tensaron y mi espalda se enderezó. Hijo de puta.
Me volví lentamente, sin dejar que Stone supiera que me había
asustado.
―¿Crees que vas a escaparte con el secuestro? ―le pregunté en mi
tono más letal.
Su rostro increíblemente golpeado, su ropa arrugada, Stone se
burló.
298
―Nadie queda vivo para contarlo. Incluso lo jodiste. La regla número
uno es implicar a alguien, dejar un testigo.
La rabia me hervía en las venas y mis manos se cerraron. Iba a
matarlo. Me importaba un carajo los dos LC que lo flanqueaban, sus
manos bajo los chalecos, Stone era hombre muerto.
―Voy a disfrutar el verte morir.
―No tienes las pelotas. Al igual que Randy, los marines te
suavizaron. ―Su voz perdió su control―. ¿Dónde está mi jodido dinero?
―exigió.
―¿Qué dinero? ―mascullé.
Las venas en su cuello se hincharon.
―No me des esa mierda. Sé que fuiste tú quien avisó a los hombres
de Maldonado. Son demasiado estúpidos para entrar en mi complejo y
robarme todo por su cuenta.
Si no estuviera tan enojado, me habría reído.
―Vete a la mierda.
Sudando, apretó la mandíbula, y farfulló:
―Dame. Mi. Dinero. O Maddie se ha ido para siempre.
Me moví.
Saqué el LC más grande de la izquierda con un solo golpe de
garganta y agarré el arma de mi cintura antes de que el otro LC incluso
sacara su arma. Clavé el cañón en las costillas de Stone.
―Así es como esto va a funcionar. ―Bajé mi voz a una calma mortal―.
Quieres irte de aquí, dile rápido que deje caer su arma y la patee.
Stone miró a su lacayo y asintió. El imbécil bajó su arma y me la
envió de una patada.
―Recógelo por el cañón ―exigí, empujando mi arma aún más fuerte
contra Stone.
―No me dispararás aquí ―aseguró Stone con confianza.
―Hay más de una manera de matar a un hombre.
―Estarás grabado. Hay cámaras de seguridad en toda la tienda.
Balanceé el codo y logré un golpe perfecto en la sien. Stone se sujetó
la cabeza, levanté mi pierna y le di un rodillazo en las bolas. Se dobló por
la cintura con un gruñido y lo empujé al piso junto al idiota que se
agarraba la garganta.
―Levanta el arma ―pedí con calma.
De rodillas, con una mano en su entrepierna, agarró el cañón del
299 arma y la levantó.
La tomé y lo revisé rápidamente para asegurarme de que estaba
cargado, luego le apunté a Stone. Soltando el clip de mi propia arma, se
la tendí a Stone, la culata primero.
―Ten.
El jodido idiota la envolvió con su mano, luego la retiré y la metí en
mi cintura. Apreté el cañón del arma que todavía sostenía contra su
hinchada sien.
―Ahora tus huellas están en el arma que mató a tu hijo. Quieres
jugar conmigo, ya sabes con quién diablos estás tratando.
Con el rostro rojo de furia, él no dijo una mierda.
Terminé lo que había comenzado.
―Tu compuesto, tus SUV, tu casa club, sé dónde encontrarlo. Te
acercas a mí, a Nicole o a Maddie otra vez, y perder todo tu maldito dinero
será la menor de tus preocupaciones. ―No tenía idea de con quién había
jodido.
―Ten algunas bolas de mierda, aprieta el gatillo ―dijo.
―¿Crees que no lo haré? ―Me incliné hacia su oreja―. ¿Crees que los
marines me suavizaron? ―No esperé una respuesta. Despiadado y
calculado, agarré la parte posterior de su cuello y empujé hacia abajo
cuando mi rodilla se levantó. Sonó el crujido satisfactorio del cartílago
que se rompió y la sangre salió de su nariz―. ¿Eso se siente suave?
Las manos de Stone volaron a su rostro y el LC sin arma se precipitó
sobre mí.
Levanté mi arma y apunté a su cabeza.
―Solo dame una razón para matarte.
El LC se congeló y Stone maldijo.
―Eres un jodido hombre muerto.
―Tú primero ―dije con calma.
Neil se acercó y se paró a mi lado.
Apretándose la nariz, Stone se puso de pie y pateó al imbécil que
aún sostenía su garganta.
―Levántate. ―Mirándome, escupió a mis pies―. Esto no ha
terminado.
Implacable, respondí:
―Eso es lo que dijo tu hijo.
Stone dio un paso hacia mí.
―Vete ―ordenó Neil.
Stone apartó sus ojos de mí para mirar a Neil. Irradiando odio y
furia, se volvió y salió con sus guardaespaldas pisándole los talones.
300
Esperé a que se perdieran de vista antes de mirar a Neil.
―¿No tienes nada mejor que hacer que seguirme?
―André llamó. Dijo que tanto tu vehículo como el de Stone
aparecieron en el mismo lugar.
André y su mierda de rastreo. No sabía si debería estar enojado o
agradecido.
―¿Así que viniste hasta Daytona? ―Neil vivía en Ocala.
―Nunca me fui. Negocios. ―Escaneó las cunas―. ¿Cómo iban a
conseguirla llevarla a casa?
Con mi adrenalina bombeando como un hijo de puta, luché por
cambiar de marcha.
―Entrega.
―Tengo la camioneta.
―Genial. ―Jesús joder―. ¿Le has robado todo su dinero?
―Yo no.
―¿Le dijiste a los chicos de Maldonado dónde encontrarlo?
―Y sus armas ―dijo sin ninguna entonación―. No queda mucho del
compuesto. O de los LC. Candle todavía está vivo. Él dispara como si
estuviera entrenado militarmente.
Mi cabeza nadaba.
―¿Cuándo pasó esto?
―Anoche. ―Neil inclinó la cabeza hacia una cuna―. Esa.
―Cristo. ―Agarré la cuna y la levanté por encima del carrito de
compras.
―Avísame la próxima vez.
―¿Tienes un asiento para el auto?
―No. Y estoy hablando en serio. Debería haber estado allí contigo.
―Tu prioridad era con la mujer y la niña.
―Puedes decir su nombre. Ella es una jodida persona real ―dije con
brusquedad, sin saber por qué estaba enojado con él. Me había hecho
mucho más que un favor y se lo debía.
Neil me niveló con una mirada y pensé que iba a desatar un
proverbio sobre mí, pero en cambio me sorprendió por segunda vez.
―Anoche fue gratitud. Treinta y dos a uno.
Me quedé mirando, sabiendo exactamente de lo que estaba
hablando.
―Treinta y uno ―corregí―. Perdí a uno de ellos. ―Lo intenté
muchísimo, pero la niña que me trajo una noche en Afganistán había
perdido demasiada sangre. Su pequeño cuerpo había luchado por vivir,
301 pero al final, sus heridas fueron demasiado grandes.
―Le diste una oportunidad que nunca hubiera tenido.
Jodidamente humilde.
―No, tú lo hiciste.
Asintió.
―¿Qué más necesita Nicole?
Cristo.
Durante los siguientes veinte minutos, Neil y yo compramos. No
sabía qué era más surrealista, el hecho de que Neil me estaba ayudando
a elegir mierda de bebé o que Stone se había ido con vida. Neil tenía
razón. Mi prioridad ahora era Sirena y Maddie.
Si hubiera estado allí la noche anterior, habría ido detrás de Stone.
E ir a la cárcel por asesinato no ayudaría a Sirena.
Cargamos todos los muebles, pañales, ropa y juguetes que había
comprado en su camioneta y él me siguió hasta la casa. Pensé en llamar
a Sirena y advertirle que volvería con compañía, pero no sabía si ella y
Maddie todavía estaban durmiendo la siesta.
Neil y yo llevamos todo arriba y lo primero que me llamó la atención
fue el olor de la cena. Lo segundo fue ver a Sirena y Maddie en la terraza.
Las puertas corredizas estaban abiertas de par en par, una leve brisa del
océano soplaba, y la puesta de sol había convertido el cielo en mil colores
de esperanza.
Las dos me miraron.
Jesús, podría acostumbrarme a esto.
―Ahí están mis dos chicas favoritas.
―Hola. ―Sirena se levantó y sonrió tímidamente mientras le besaba
la mejilla y luego miraba por encima del hombro―. Hola, Neil.
Maddie se metió el pulgar en la boca pero sonrió.
―Nicole ―dijo en voz baja.
―¿Te puedes quedar a cenar?
Neil me miró.
―Es lo menos que puedo ofrecer por la ayuda. ―Sabía que no me
refería a comprar una cuna.
―Gracias, pero tengo un compromiso previo. ―Neil asintió a Sirena
y luego miró a Maddie―. Hola, Maddie. ―Él extendió sus manos―.
¿Puedo?
Neil era grande, alto e increíblemente atemorizante y habría jurado
sobre la tumba de mi madre que Maddie no hubiera ido con él, pero
debería haberlo sabido. Maddie se inclinó hacia delante con los brazos
extendidos como si Neil fuera el jodido Flautista de Hamelin.
302 Las enormes manos de Neil la empequeñecieron cuando la levantó.
Sosteniéndola cerca, él cambió a danés y quedamente le habló. La ligera
inclinación de sus labios fue lo más cerca que estuvo de una sonrisa y,
si no lo supiera, diría que no fui el único que se enamoró de Maddie. Unos
segundos más tarde, Maddie asentía hacia Neil como si entendiera todo
lo que estaba diciendo.
Neil volvió a hablar en inglés.
―Sé una buena chica para tu madre. ―La entregó a Sirena―. Ella es
hermosa.
―Gracias. ―Sirena abrazó a Maddie cerca―. Por todo.
―De nada. ―Neil asintió cortésmente―. Me iré.
Sabía que no debía tratar de sacarlo. En cambio, le estreché la
mano.
―Gracias de nuevo.
―Hasta la próxima vez ―se despidió en danés.
Lo vimos irse y agarré dos cervezas.
―Huele increíble. Hiciste la cena. ―Nadie me había hecho la cena en
mucho tiempo.
―Gracias. Es pollo y vegetales asados. Debería estar listo pronto.
―Sentémonos en la terraza. ―Debatí hablarle sobre Stone.
―Bueno.
La seguí, observando la dulce curva de su culo y el suave balanceo
de sus caderas. Ella grácilmente se sentó en un asiento y estaba celoso
de una puta silla de cubierta.
―Te ves hermosa. ―Besé su frente antes de sentarme. Poniendo las
cervezas entre nosotros, tendí una mano a Maddie―. Hola, nena, ¿me
extrañaste?
Tímida y dulce, envolvió su pequeña mano alrededor de mi dedo.
Sonreí.
―Esa es mi chica. ¿Has tenido una buena siesta?
Se chupó el pulgar en la boca.
Eché un vistazo a Sirena.
―¿Ya está hablando?
Un destello de preocupación surcó la frente de Sirena.
―Aún no.
―Lo hará. Dale tiempo. ―Acaricié el cabello de Maddie―. Estás
esperando el momento adecuado, ¿verdad, dulzura?
Ella se inclinó hacia Sirena.
Tomé un trago de cerveza, bajé la botella y extendí las manos.
303 ―¿Quieres venir a sentarte conmigo?
Rápidamente giró su cabeza lejos de mí y Sirena y yo nos reímos.
―Lo suficientemente justo. Soy un hombre paciente. ―Miré a Sirena
y mi sonrisa vaciló.
Jesús, ella era bonita.
―¿Qué?
Tomé un trago de cerveza y miré hacia el océano, preguntándome
cuánto se asustaría si decía lo que estaba pensando. Me volví hacia ella.
―¿Todavía estamos siendo honestos?
―Sí.
Me encantó la suavidad de su voz. Inhalando, fui por eso.
―¿Recuerdas la noche que cenamos aquí?
Asintió.
―Tú, el océano, el sol poniéndose, ese momento se sintió bastante
perfecto, ¿pero esto? ―Acaricié el cabello de Maddie―. ¿Tú, yo y Maddie?
―Ahuequé la mejilla de Sirena y bajé la voz―. Esto es todo lo que quiero.
Sirena agarró mi muñeca y se inclinó en mi toque.
Quería besarla desesperadamente, pero esperé porque no estaba
mirando a la Sirena que era madre. Estaba mirando a la mujer que se
había sentado en la playa, muy asustada.
―Ni siquiera han pasado veinticuatro horas. ―Miró a Maddie―. ¿Qué
pasa si cambias de opinión?
No pude evitarlo, sonreí.
―Sirena, me hundí en el primer momento en que caíste en mis
brazos. No voy a cambiar de opinión. Y si decides que quieres alejarte de
mí, vas a ver cómo es que te persiga a todas partes.
Se le llenaros los ojos de lágrimas.
―Oye, oye, oye, sin lágrimas, cariño. Nada que hacer, solo estaba
bromeando. ―Sonreí y ella se rio, pero algunas lágrimas escaparon y le
corrieron por el rostro.
Maddie miró entre nosotros y se agarró a los lados del rostro de
Sirena, una de sus pequeñas manos empujó la mía justo fuera del
camino.
―Mamá.
Por un momento de sorpresa, Sirena y yo miramos a Maddie y luego
nos miramos.
Señalé a Sirena y me volví hacia Maddie.
―¿Quién es ella?
―Mamá. ―Dulce, aguda y perfecta como el infierno, la pequeña voz
304
de Maddie cantaba a través del aire de la noche.
Sonreí ampliamente.
―Dilo otra vez.
―Mamá ―dijo más fuerte.
Grité, agarré a Maddie y la sostuve en alto.
―¡Esa es mi niña! ¡Así es como lo haces! ¡Buena chica, dulzura! Esa
es tu mamá, allí mismo. ―Acaricié su nariz con la mía y soltó una risita.
Una risa sincera a Dios―. Oh, cariño ―dije arrastrando las palabras―.
Creo que ese es el sonido más dulce que he escuchado. ―Le planté un
gran beso en la mejilla―. Ahora dime, ¿quién es tu mamá? Señala a mamá
y te devolveré a ella.
Ella señaló a Sirena.
―¡Esa es mi niña! ―La acaricié una vez más y se la devolví a una
Sirena de ojos llorosos—. ¿Ves, mamá? Todo bien.
Mi corazón se aceleró, Sirena agarró la parte de atrás de mi cuello y
me atrajo hacia ella.
En el momento en que sus labios se encontraron con los míos, el
calor atravesó mis venas, mi lengua se hundió dentro de su boca y me
olvidé de todo menos de la sensación de esta mujer.
―¡Mamá!
Nos separamos y nos echamos a reír.
―Eso es todo, cariño. ―Le quité el cabello del rostro―. Esa es tu
mamá.

305
CUARENTA Y UNO
Después de la cena, envié a Sirena y Maddie al sofá para mirar
televisión mientras preparaba la cuna. Para cuando me uní a ellas,
Maddie estaba dormida en los brazos de Sirena. Besé la frente de Sirena
y luego me dejé caer en el sofá junto a ella.
―Es una vista hermosa, Sirena.
Ella me miró, pero no sonrió.
―Está muy delgada y no come mucho.
Acaricié la pierna de Maddie.
―Lo hará. ―Su estómago probablemente se había encogido por no
haber sido alimentada adecuadamente―. Pero pediremos que la revise un
pediatra. ―Envolví mi brazo alrededor de Sirena.
―Sé que dijiste que no pensara en eso, sobre dónde la tenían. Pero
no puedo evitarlo. Ella estaba sucia y mal alimentada. Estaba… ―Sirena
tragó saliva―. ¿Estaba siendo abusada? ―Las lágrimas llenaron sus ojos.
Ahuequé la parte posterior del cuello de Sirena y tiré su cabeza hacia
mi hombro.
―Ella va a estar bien. No está cortada ni lastimada, estaba un poco
sucia. ―Me iba a llevar a la tumba lo que vi en esa casa. Moriría antes de
dejar que Sirena descubriera lo de esa jaula―. La limpiamos. Le
devolveremos algo de peso y el amor arreglará el resto. Todo va a estar
bien, lo prometo.
Ella se acurrucó en mí.
306 ―¿Qué le pasó a la mujer que la tuvo?
―No tienes que preocuparte por ella nunca más.
―¿Por qué?
Mierda. Me pasé una mano por el rostro.
―Sirena, no quiero tener que mentirte, pero lo haré si eso significa
mantenerte a salvo. Algunas cosas es mejor que no las sepas. Algunas
cosas, ni siquiera yo las sé. La verdad es que, cuando vi a Maddie, la llevé
y salí de allí. Dejé a Neil y André para que limpiaran y no hice preguntas
porque confío en que me respaldan. ¿Oyes lo que estoy diciendo?
Se secó una lágrima escapada pero su voz salió fuerte.
―Sí.
Lo de Stone me pesaba.
―Y quiero que confíes en mí. Quiero que sepas que siempre te
respaldaré.
―Lo hago y sé que lo harás.
Exhalé.
―Stone me encontró hoy.
Ella se sentó y la alarma se extendió por su rostro.
―¿Dónde?
―En la tienda cuando estaba comprando una cuna.
Ella se aferró a Maddie.
―Sirena ―le advertí―. No quiero que te pongas nerviosa. Te lo digo
porque quiero que sepas que no te ocultaré nada. Todo está bien. Estás
aquí y las dos están a salvo.
Su postura se relajó, parcialmente.
―¿Qué quería?
―Fue golpeado duramente anoche en su complejo por el cártel que
estaba tratando de socavar. Él y los pocos LC que aún estaban vivos no
salieron como ganadores. Estaba tratando salvarse tirando de su peso e
intentando intimidarme, pero Neil y yo tenemos influencia sobre él. En
pocas palabras, él ya no será un problema para nosotros. ―No iba a
asustarla diciéndole todo.
―¿Qué quieres decir, con influencia?
La estudié.
―Aquí es donde entra la parte de la confianza.
Sus hombros aún rígidos, su rostro fijo, ella esperó.
―No te lo diré. Todo lo que necesitas saber es que no voy a permitir
que vuelva a lastimarlas a ti ni a Maddie nunca más.
307
Me miró durante varios segundos y luego exhaló.
―Bien.
―¿De acuerdo? ―Su respuesta rápida fue demasiado fácil.
―Sí. Pero no sé cómo apagar seis meses de miedo. Lo intentaré, pero
no puedo prometerle que no voy a tener miedo ni a mirar por encima del
hombro, ni a llevar a Maddie a ninguna parte sin ti a mi lado.
―Por ahora, no quiero que vayas a ningún lado por tu cuenta, de
todos modos. Tenemos a los hombres de André cubriéndonos y quiero
estar contigo y con Maddie si vas a algún lado. Stone no va a intentar
nada, pero aún vamos a tomar esto lento. ¿Entiendes?
Asintió.
Pasé el dorso de mis dedos por su mejilla.
―Para que conste, ¿qué te quitaría tu miedo?
Acarició el cabello de Maddie.
―Aparte de que Stone muera, no sé. ¿Mudarnos?
―¿Reubicarnos? ―La idea de abandonar mi casa y mi negocio me
vino a la cabeza, pero no sabía cómo me sentía al respecto. Mierda. Si
hacía que Sirena se sintiera segura, ¿me importaba?
Sirena retrocedió.
―Olvídalo. Sé que tu vida está aquí.
Solo así, mi decisión está tomada.
―Cariño, si tengo algo que decir, ahora eres mi vida. ―Eché un
vistazo a la hermosa niña en sus brazos―. Ambas lo son. ―Tomé la mano
de Sirena―. No tengo problemas con un nuevo comienzo.
―Pero tu negocio, tu casa.
―Compraremos otra.
Frunció el ceño.
―¿Nosotros?
―Sí. ―Sonreí―. Siempre y cuando esté frente al mar, puedes elegir
la casa.
―Talon. ―Apartó la mirada por un segundo y luego me miró con
determinación―. No tengo dinero.
Me reí.
―La voy a comprar.
Frunció el ceño.
―¿Es verdad?
―¿Qué es verdad?
―¿Que eres rico?
308 Respondí con facilidad.
―Te compré un Range Rover hoy. Va a ser entregado mañana.
―Mierda. No había pensado en preguntar―. ¿Tienes una licencia?
Abrió los ojos de par en par.
―¿Un Range Rover? ―chilló―. No, no ―tartamudeó―, no necesito un
Range Rover.
―No, cariño, probablemente no, pero, de todos modos quería que
tuvieses uno. Quiero que estés a salvo cuando conduzcas a Maddie por
aquí.
―Pero son muy caros.
Fui por una divulgación completa.
―Vine de la nada. Mi madre tuvo que frotarse unos centavos para
poner comida en la mesa algunas noches. Cuando me casé con Leigh,
supe que había tenido una educación privilegiada, pero no sabía lo
privilegiada que era. No pregunté y ella nunca lo mencionó. Vivimos
cómodamente con mi salario. No fue hasta que ella murió que descubrí
lo rica que había sido. Ella era hija única y su padre había ganado
millones. Me dejó todo su patrimonio. Pasé de tener una cuenta de
cheques y un pequeño ahorro a necesitar un equipo para administrar
una cartera, pero, ¿sinceramente? Soy un hombre simple. Me gusta
surfear y me gusta estar junto al agua. Compré el negocio y la casa
después de su muerte y ni siquiera hizo mella en lo que me había dejado.
―Dejé salir el aire que tenía en mis pulmones y, por primera vez, no lo
hice. Sentir algo de culpabilidad por la que solía luchar cuando pensaba
en todo lo que Leigh me había dejado. De hecho, no me sentía culpable
en absoluto. Me sentí jodidamente agradecido. Y me di cuenta de algo. Si
Leigh pudiera verme ahora, estaría feliz por mí―. Eso es todo.
―No vine a ti porque pensé que eras rico.
Sonreí y acaricié su mejilla.
―Lo sé. ―Jesús, lo sabía.
Ella me miró como si estuviera aturdida.
―¿Qué está pasando en esa bonita cabeza tuya?
Su lengua salió disparada y se lamió el labio inferior antes de
mordérselo.
―Yo tenía razón. Eres mucho para asimilar.
Me reí entre dientes y pasé mi pulgar sobre el labio inferior. Quería
besarlo tanto que podía saborearlo.
―Nunca dije algo diferente. ¿Tienes un lugar en mente al que quieras
mudarte?
Ella negó, como si no pudiera creer que estábamos teniendo esta
conversación.
309
―Hay un pequeño pueblo a unas pocas horas al sur de aquí. Es
conocido por tener bastante buen surfing. ―No era como surfear en
California o Hawái, pero Florida se había convertido en mi hogar. La
pequeña ciudad de playa de la que hablaba era lo suficientemente
alejada, y estaba a medio camino entre Neil en Ocala y Blaze, Layna y
André en Miami. Podría dejar que Kendall se hiciera cargo de la tienda.
Todavía podría hacer tablas. Las ruedas estaban girando y la mierda
parecía que se estaba uniendo.
―¿Qué piensas? ¿Quieres echarle un vistazo?
―Estás hablando como si ya estuviésemos casados y estuviésemos
planeando nuestro futuro juntos.
Toqué un suave mechón de su cabello mientras la estudiaba.
―¿Cómo es que tú y Carter nunca se casaron?
Bajó la mirada.
―No encajamos... pero él nunca preguntó.
Y ella no habría empujado. Eso no es lo que ella era. Levanté su
mentón para poder ver sus ojos.
―¿Alguna vez pensaste en casarte?
―Sí ―murmuró.
No podía tomar un minuto más para no tocarla como quería. Me
levanté y la ayudé a ponerse en pie suavemente para que no despertara
a Maddie.
―Vamos.
―¿A dónde vamos?
Puse mi mano en la parte baja de su espalda.
―A la cama. ―En silencio la llevé al dormitorio y a la cuna que había
empujado contra la pared―. Acuéstala. ―Cogí una de las mantas que
habíamos lavado el día de hoy.
―Podría despertarse.
―La llevaremos a la cama con nosotros más tarde. Acuéstala, cariño.
Necesito mostrarte algo.
Acunando su cabeza, Sirena puso a Maddie en su nueva cuna. Puse
la manta alrededor de ella y ella la arropó. Puede que Sirena no se haya
dado cuenta, pero lo hice. Trabajamos a la perfección juntos.
La tomé de la mano y la conduje hacia nuestra cama. Lento, gentil,
saqué una de las camisas que le había comprado por la cabeza y la arrojé
al piso. Me dejé caer en una sentadilla y besé su muslo marcado mientras
arrastraba el pantalón corto por sus piernas.
Sosteniendo sus muñecas a los costados, besé mi camino por su
cuerpo desnudo y luego dejé ir sus manos con una suave orden.
―No te muevas.
310
Me saqué la camiseta por la cabeza y me quité los pantalones cortos.
Ya increíblemente duro, quería devorarla, pero más que eso, tenía
que mostrarle lo que significaba para mí.
La besé una vez y luego pasé mis labios por su sien.
―Me encanta tocarte.
Ella se estremeció.
Me moví detrás de ella y mi respiración se atrapó en mi garganta
viendo la evidencia de lo que había vivido. Llevé los dedos su espina
dorsal y tracé su magnífico tatuaje. Besé su hombro.
―Me encantan tus cicatrices.
Un temblor subió por su espalda.
Mi pecho a su tinta, me acerqué a ella y bajé los labios hasta su
oreja.
Mis dedos rozaron la parte superior y luego debajo de sus perfectos
pechos. Luchando contra el impulso de mover mis caderas hacia ella,
bajé hasta su estómago y sobre sus caderas y luego tracé la cicatriz de
su cesárea.
―Y amo tu cuerpo. ―La tomé entre sus piernas y empujé un dedo a
través de su humedad―. Pero sobre todo… ―Hundí dos dedos dentro de
ella. Su espalda se arqueó y gimió―. Me encanta cómo encajamos juntos.
La giré y acerqué mi boca a la suya. Mi lengua entró y la besé como
un hombre besa a la mujer que ama. Sosteniéndola, curvando mi cuerpo
alrededor del de ella, le detuve la respiración y tomé lo que era mío.
Devoré sus labios y dominé su lengua. Sus brazos se envolvieron
alrededor de mi cuello y cuando se empujó a mí, un gemido se rompió en
mi pecho. No pude contener otro momento. Necesitaba mostrarle cómo
encajamos juntos.
Agarré la parte posterior de sus muslos y ella envolvió sus piernas
alrededor de mi cintura. Su humedad se frotó contra mí, luché por el
control de no empujar dentro de ella y llevarla contra la pared.
Sujetándola con fuerza, suavemente la bajé a la cama. Agarré sus
tobillos, los desenredé de mi espalda y le abrí las piernas. Con un último
movimiento de mi lengua, liberé su boca.
Su sonido de protesta se convirtió en un gemido mientras chupaba
su duro pezón en mi boca. Usando mis dientes lo suficiente como para
picar, besé lejos la quemadura y me moví más abajo. En el momento en
que mi boca aterrizó en su calor húmedo, ella gritó. Mi polla latía
dolorosamente y moví mi lengua sobre su clítoris, pero luego me arrastré
por su cuerpo y coloqué mi peso entre sus piernas porque esta noche no
se trataba de cuántas veces podría hacer que se desmoronara.
Mis brazos acunando su cabeza, mi boca flotando sobre la de ella,
miré a mi Sirena y le di una orden silenciosa.
311 ―Mantén tus ojos en mí.
―Está bien ―susurró.
Empujé hacia adelante y me hundí profundamente dentro de ella.
Sus labios se abrieron con un grito ahogado y, por un momento
increíble, lo único que existió fuimos ella y yo. Esta hermosa y fuerte
mujer se estaba entregando a sí misma, en cuerpo y alma. La aguda
necesidad se estrelló contra mí y empujé mis caderas contra las de ella,
alejando cualquier duda o distancia entre nosotros.
Manteniendo su mirada, salí y luego empujé profundamente y le di
algo que pensé que había perdido hace dos años.
―Te amo. ―Le di mi corazón.
Sus hermosos ojos pesados se abrieron y se quedó quieta.
Rocé mis labios contra los de ella.
―Lo quiero todo contigo. Tu corazón, tu mano. Mi futuro eres tú.
―Talon ―susurró.
Tenso de emoción, mi voz cayó.
―Corazón y alma, te amo, Nicole Marie Archer.
―Talon. ―Suave e inquietantemente hermosa, acarició mi nombre
como la sirena que era y ahuecó mi mejilla―. Corazón y alma, yo también
te amo.
Le hice el amor a mi sirena.

312
E PÍLOGO

―GALLETA.
Fingí que todavía estaba dormido.
Diminutas manitas aterrizaron en mi pecho un segundo antes de
que una niña gateara sobre mí.
―Galleta ―susurró como solo podría hacerlo un niño de dos años y
medio.
Rápido y seguro, la abracé y solté un rugido digno de un león.
Maddie se disolvió en un ataque de risas.
La cubrí de besos y me senté en la cama.
―¿Así es como despiertas a un hombre, dulzura? ¿Demandando
comida? ―Le hice cosquillas en las costillas.
―¡Galletas! ―chilló, dejando caer el conejito de peluche que llevaba
a todas partes.
Luché por ocultar mi sonrisa y hacer que mi voz sonara severa.
―Las galletas no son desayuno. Tocino y huevos, fruta, eso es lo que
estás consiguiendo.
Su carita se arrugó en sus pensamientos y sonrió.
―Smoothie ―respondió.
Entrecerré los ojos y fingí una grave seriedad.
―¿Con proteína en polvo?
Con los ojos abiertos con inocencia, ella asintió.
Mantuve mi expresión severa y fingí considerarlo.
313
―¿Fresa?
―Vainilla ―susurró.
Sonreí.
―Hecho.
Aplaudió.
―Revisemos las olas, nena. ―Recogí a Maddie y caminé hacia la
pared de ventanas que daba al océano que era dos veces más grande que
mi vieja casa. Conté repeticiones por un minuto mientras Maddie
descansaba silenciosamente su cabeza sobre mi pecho.
―Parece un buen día. ―Señalé―. Suaves y vítreos, limpios descansos
yendo en una dirección. ¿Ves eso, bebé? Nada al detener esa ruptura en
la parte superior de la ola, se pegó directamente. Parece que tenemos un
buen viento en alta mar. ¿Qué día significa eso? ―Le había estado
enseñando sobre las olas desde la primera vez que la llevé a la playa.
―Playa. ―Se acurrucó contra mí.
Pasé mi mano por su pequeña espalda y la satisfacción se instaló
profundamente en mis huesos.
―Esa es mi chica inteligente. ―Sonriendo, le di un beso en la parte
superior de la cabeza―. Pero primero, dulzura, vamos a buscar a mamá.
Me encantó la nueva casa. Era un marco gigante de vidrio para el
océano.
Incluso el pasillo que conducía desde la suite principal a la cocina y
sala de estar de planta abierta era una pared de ventanas. Neil y yo no
habíamos hecho mucho en casa, excepto convertir parte del garaje para
cuatro autos en un taller para poder construir tablas.
El olor a café y algo dulce para hornear nos golpea antes de entrar a
la cocina. De espaldas a nosotros, Sirena estaba de pie en el mostrador.
Su largo cabello rubio suelto, en ajustados pantalones cortos y una
camiseta sin mangas, me dejó sin aliento.
―Ahora, esa es una vista hermosa. ―Sonreí.
Sirena miró por encima del hombro, sonrió tímidamente.
―Buenos días.
―Buenos días, hermosa. ¿Qué huele tan bien?
―Tu pastel de cumpleaños. No olvides que todos vendrán alrededor
de las tres. Necesitaré que se suban a la terraza algunas sillas adicionales
del garaje.
Le dije que no quería un alboroto por mi cumpleaños, así que había
actuado a mis espaldas e invitado a todos a hacer una barbacoa para el
día antes de mi cumpleaños. Le di una mierda pero la amaba por eso.
314 ―¿Todos vienen? ―pregunté casualmente. No había visto a Blaze
desde que él y Layna regresaron de Europa.
―Sí, Blaze y Layna están por llegar.
Maldita sea.
―¿Eso es lo que estaba preguntando? ¿Crees que me conoces?
―bromeé.
Dejó la cuchara que estaba usando y se dio la vuelta.
―Solo lo que me dices. ―Inocente, pura, ella era tan bellamente
honesta.
También era increíblemente observadora, por no mencionar
asombrosamente sexy.
―¿Debo decirte lo que estoy pensando ahora? ―Ella había dejado
nuestra cama demasiado temprano esta mañana.
El deseo se arremolinaba en sus ojos.
―Bueno.
Giré a Maddie a mi cadera y agarré a Sirena por la mandíbula.
Apoyándome en su oreja, le pellizqué la carne sensible de su cuello y le
susurré:
―Podría estar abrazando a nuestra hermosa hija, pero estoy
teniendo pensamientos impuros acerca de hundirme dentro de ese
apretado calor tuyo y de perderme a mí mismo. Me dejaste colgando esta
mañana.
―Necesitaba…
―Sé lo que necesitas. ―Deslicé una mano hacia abajo, la acuné sobre
sus pantalones cortos, y froté mi pulgar en un círculo apretado.
Sirena gimió y se inclinó ante mi toque.
―¿Sientes eso, cariño? ―Empujé mis caderas contra las de ella y le
di una rutina lenta.
―Ven a la hora de la siesta, eres mía.
Echó la cabeza hacia atrás y se aferró a la encimera detrás de ella.
―Talon.
Escuchar mi nombre como una súplica sin aliento en sus labios hizo
que una sonrisa se extendiera por mi rostro. Puse a Maddie en pie.
―Niña, ve a buscar a Bunny y espera a papá en el sofá mientras
preparo tu batido. ¿Recuerdas cómo encender el televisor?
Grandes ojos azules me miraron y Maddie asintió con la seriedad de
un niño pequeño.
Besé la cima de su cabeza.
―Buena chica. ―Ella salió corriendo.
315 Me puse de pie y metí mi mano en los pantalones cortos de Sirena y
deslicé mis dedos en su apretado coño. Ya mojado para mí, mi sangre
surgió al sur y mi polla palpitó dolorosamente. Gruñendo, agarré un
puñado de su cabello y acerqué mis labios a los de ella. Olía a azúcar y a
mi mujer.
―Te vas a venir duro y rápido en este momento y te voy a joder con
fuerza más tarde.
―Está bien ―dijo en un jadeo, frotándose contra mi mano.
Metí mi lengua en su boca y la devoré. Mis dedos se curvaron
profundamente dentro de ella, mi pulgar duro en su clítoris, la besé como
si estuviera muriendo de hambre.
La cocina explotó con la banda sonora de una película de princesa
que salía de los altavoces del techo.
Rompí el beso y grité por encima del ruido:
―Madeleine Talerco. ¿He dicho que enciendas el estéreo?
El sonido silenciado y risitas salieron en cascada de la sala de estar.
―¡Papi!
Un gruñido bajo salió de mi pecho y mordí el cuello de Sirena
mientras mis dedos acariciaban lentamente.
―¿Qué, cariño? ―llamé por encima del hombro, tratando de no reír.
―¡Papá Maddie baila!
Sonreí a Sirena y una risita idéntica escapó de sus perfectos labios.
―Ya estoy bailando con mamá. Esperas tu turno. Me incliné hacia
Sirena, puse mis labios en su garganta y bajé la voz―: Voy a hacerte venir
muy duro. ―Curvé los dedos.
Pequeños pasos recorrieron la madera dura.
Me enderecé.
―Detente.
Los pasos se detuvieron y exhalé.
―La cocina está fuera de los límites en este momento, niña. Quiero
oír que la televisión se enciende y quiero que ese pequeño trasero con
pijama rosado en el sofá esté plano en cinco segundos o no te voy a llevar
a surfear hoy.
―¡Surfear, surfear, surfear! ―Los pasos retrocedieron y el televisor
se encendió.
Le sonreí maliciosamente a Sirena.
―¿Dónde estábamos?
El humor tocó las comisuras de su boca.
―Ella te tiene envuelto alrededor de su dedo.
316 Besé el lugar debajo de su oreja que siempre le daba escalofríos y se
estremeció.
―De tal madre, tal hija. Estoy envuelto y corriendo, tratando de
mantener a mis mujeres contentas. ―Rodeé su clítoris con mi pulgar.
―Te encanta ―murmuró Sirena, con los ojos cerrados.
―Tienes razón. Y estoy a punto de mostrarte cuánto. ―Sonreí contra
el dulce olor a jazmín de su piel y luego la giré. En tres movimientos
rápidos, tiré de sus pantalones cortos sobre el culo, agarré mi polla y la
hundí dentro de ella.
Ambos gemimos.
Se agarró a la encimera por apoyo y conduje profundamente. Mis
dedos todavía en su clítoris, empujé su camisa hacia arriba y luego agarré
su cadera.
Me abrí paso besando su cicatriz, moviendo mis caderas con cada
embestida, acariciando su humedad, la sujeté y la llevé al límite.
―¿Sientes eso? ―susurré. Sus piernas temblaron cuando comenzó a
contraerse a mí alrededor.
―Sí. ―Jadeó.
Pellizqué su pezón duro y luego alivié el aguijón con mi palma.
―Estás justo allí, pero no vas a venirte todavía. ―Me sumergí
lentamente en ella, centímetro a centímetro.
―Vas a esperar a que me corra dentro de ti primero.
―Está bien. ―Suspiró, retorciéndose.
La sostuve firme, mi polla enterrada hasta la empuñadura.
—¿De acuerdo qué? ―Luché por el control.
Ella apretó sus caderas contra mí y su apretado coño comenzó a
temblar.
—Esperaré.
Joder, no iba a durar. Agarré sus caderas con ambas manos y la
golpeé tres veces.
Su espalda se arqueó y sus músculos se apretaron alrededor de mi
polla.
Jodidamente exploté dentro de ella. Ahuecando su mandíbula, giré
su cabeza y metí mi lengua en su boca, montando nuestros orgasmos.
Cuando sentí que su cuerpo se debilitaba debajo de mí, tomé su labio
inferior entre mis dientes y lentamente me aparté de ella.
Ella se volvió en mis brazos y envolvió sus manos alrededor de mi
cuello.
Cogí su mentón y la besé.
317 ―Maldita sea, señora Talerco, te amo.
Su sonrisa tímida se extendió por su cara y fue directo a mi corazón.
―Te quiero también, señor Talerco.
ACERCA DE LA AUTORA
Sybil creció en el norte de California con
la cabeza en un libro y los pies en la arena.
Solía soñar con convertirse en pintora, pero
el aroma embriagador de las bibliotecas con
sus estantes llenos de libros sobre
nostálgicos días de verano y primeros amores
la llevaron al mundo de la narración.
Sybil ahora reside en el sur de Florida y,
aunque no lee tanto como le gustaría, todavía
entierra los dedos de sus pies en la arena. Si
no está escribiendo o luchando por contener
la plantación de plátanos en su patio trasero,
puedes encontrarla pasando tiempo con su
espléndidamente tatuado marido, su
brillantemente sensato hijo y un travieso
boxer en miniatura...
¿Pero en serio?
Aquí hay diez cosas que realmente
quieres saber sobre Sybil.
Ella creció como una niña mimada en la facultad. Puede maldecir
como un marinero. Ama a los hombres de uniforme. Odia que le digan
qué hacer. Ella puede hacer su declaración de impuestos (pero no me
318 preguntes). El Mercado de Aves en Hong Kong la asustó. Su palabra
favorita es desesperada, sucia o ambas, no puede elegir. Ella tiene una
fijación por los autos deportivos. Pero nunca confíes en ella con las
instrucciones de manejo, nunca. Y tiene un nuevo novio de libros todas
las semanas; no se lo digas a su marido.
Para obtener más información sobre Sybil, visítala en Twitter para
ver qué hace. Le temía al compromiso hasta que conoció a su esposo,
ama esas pequeñas notas de 140 caracteres.
O echa un vistazo a su página de Facebook, si, ya sabes, te sientes
más comunicativo.
319

Intereses relacionados