Está en la página 1de 5

Abusch, T. 2016. “Kingship in Ancient Mesopotamia: The Case of Enūma elish. En G. B. Lanfranchi y R.

Röllinger (eds.), The Body of the King. The Staging of the Body of the Institutional Leader from Antiquity
to Middle Ages in East and West. Padova: Sargón Editrice, pp. 59-64.

Para circulación interna en el Seminario Historia y Literatura en la Mesopotamia Antigua. Escuela de


Historia. Facultad de Filosofía y Humanidades, Universidad Nacional de Córdoba.

Traducción: Andrea Seri, 2017.

La Realeza en la Mesopotamia Antigua: El caso del Enūma elish*

En la conferencia “El cuerpo del ‘rey’”, una conferencia dedicada al estudio de la imagen y la institución
del rey en Europa y Asia, revisé los trabajos sobre la realeza en Mesopotamia y Egipto (ver mis
“Comentarios a la sesión de apertura: Mesopotamia y Egipto antiguos en este volumen). Además, decidí
adoptar un conocido enfoque de la realeza para ver si la lectura de aquel texto en la clase de contexto
intelectual sofisticado creado por esta conferencia sobre la realeza (con énfasis en el cuerpo del rey) podría
mejorar nuestra comprensión de ese enfoque. Por consiguiente, comentaré en términos generales la muy
bien conocida composición Enūma eliš “Cuando en lo alto”. Esta composición es por cierto una de las más
grandes afirmaciones de mitología, religión y pensamiento político de la Mesopotamia. Fue escrita ya sea a
principios del primer milenio (como yo había sostenido anteriormente) 1 o tal vez a fines del segundo
milenio, pero basado en tradiciones antiguas.
Enūma eliš es generalmente visto como un trabajo que se centra en la creación del cosmos, la
ubicación de Babilonia en el centro del mundo divino, y la elevación de Marduk a la posición de
gobernante de los dioses. Por supuesto, el trabajo legitima el gobierno del rey divino y del rey humano.2
De manera que aquí, me gustaría considerarlo en términos de la realeza; ya que además de todo lo demás,
contiene una teoría mesopotámica de la evolución de la realeza y presenta esa teoría a través de la historia
de Marduk. Es un monumento a la realeza, por cierto una de las formulaciones más importantes de la
comprensión mesopotámica de la persona y el papel del rey.
La identificación del rey mesopotámico con Marduk no es simplemente un constructo de la
imaginación moderna; en la antigüedad el rey ya estaba identificado con Marduk e incluso con su batalla
en contra de Tiāmat. Esta identificación se hace evidente a partir de varios rituales y comentarios (e.g.
SAA 3 37); además uno de los reflejos más interesantes de esta identificación se encuentra en un relato de
(p. 59) la octava campaña de Senaquerib, ya que allí el compositor de esta inscripción toma algunas de sus
descripciones del Enūma eliš, y el rey estaba identificado con Marduk (o, más probablemente, Aššur, en
este caso), y sus enemigos con los oponentes de este dios.3
Lo que me gustaría hacer aquí, entonces, es seguir la historia de Marduk en cuanto se refiere al
nacimiento, cuerpo, personalidad, papel, comportamiento, y cargo de un rey, ya que a partir de esta
historia, Enūma eliš educaba al rey y a sus súbditos. En términos de la educación de un rey, este trabajo
cumple propósitos que no son muy diferentes de los de la épica de Gilgameš. En otro lugar, he
argumentado que la historia subyacente en la épica de Gilgameš es la de un cazador; los valores y las
características ejemplificadas de ese modo son aquellas que el rey necesita transmitir y personificar. Allí
las imágenes y las experiencias de caza sirven para educar al príncipe heredero y para enseñarle cómo
actuar como rey.4 Con un fin similar, Enūma eliš invita a la identificación del rey con el dios Marduk; la
historia y las cualidades de Marduk deberían ser transmitidas y personificadas por un rey mesopotámico.
Primero resumiré toda la historia de Enūma eliš y luego consideraré en más profundidad la historia
de Marduk. Comenzando con un mundo amorfo en el que sólo las aguas primordiales --Tiāmat y Apsû—
existían, el texto primero describe la emergencia de la generación de una familia o sucesión de dioses –la
línea de Laḫmu a Ea. Apsû piensa que sus actividades son molestas y desea destrozar a sus hijos. Sin

*Este ensayo se presentó en la conferencia del 2011 y se entregó en 2012; no he podido tener en cuenta las recientes
publicaciones sobre Enūma eliš tales como la importante nueva edición de Lambert (2013).
1
Ver Abusch 1999: 543-549; especialmente 545-548.
2
Cf., e.g., Annus 2001: xxxiii, con referencia a Wyatt 1998 (ver allí 839-841, y 848s.).
3
Ver Weissert 1997: 191-202.
4
Ver Abusch 2008: 11-20.
2

embargo, Ea lo vence y establece su hogar sobre el Apsû. En su nuevo hogar, Ea concibe a Marduk.
Marduk es un niño precoz y activo y causa problemas. Los otros dioses innombrados, aquellos dioses que
están fuera de la línea directa de los ancestros directos de Marduk, están molestos y se acercan a Tiāmat
para pedirle que tome las armas. Ella accede con celeridad a su pedido y monta un ejército de dioses y de
monstruos recientemente creados. Declara la guerra a la línea de dioses antes mencionadas. Primero Ea, y
luego Anu son enviados por Anšar para someter a Tiāmat, pero no logran conseguirlo. Ea le exige a su hijo
Marduk que se ofrezca para hacer de campeón de los dioses. Él lo hace, pero también impone la condición
de que la asamblea de los dioses le otorgue el poder del mando supremo, el poder de decretar los destinos.
Marduk es saludado como rey y se dirige a la batalla. Vence a Tiāmat y a su hueste. Luego crea el universo
a partir de sus enemigos vencidos y organiza a los dioses. Los dioses construyen Babilonia y Esagila para
Marduk que los convierte en el centro del universo. Luego declaran a Marduk lugal.dimmer.an.ki.a, “rey
de los dioses del cielo y del inframundo.”
Pasando ahora a un examen de la imagen de Marduk, creo que podemos leer al cargo de rey y a la
persona del rey en la descripción y la historia del dios, aunque de seguro es la figura institucional la que
está representada, no la personal de un rey individual. Desde su nacimiento, el texto presenta a Marduk
como si fuera un rey, esto es, en términos de la concepción mesopotámica de la realeza. De este modo
intenta presentar un conjunto de valores relacionados a la realeza y al rey, para educar al rey y a la
comunidad en esos valores, y para que el príncipe y el rey se identifiquen con el role del rey representado
por el dios. Permítaseme, por consiguiente, presentar los principales términos con los que se presenta a la
realeza: 5

A. Origen divino y rasgos físicos


En la morada que Ea creó sobre Apsû nació de Ea y Damkina:

En el santuario de los destinos, la morada de los proyectos,


El más capaz, el sabio de los dioses, el Señor fue concebido, (p. 60)
En el medio del Apsû Marduk fue formado,
¡En el medio del sagrado Apsû Marduk fue formado!
Ea su padre lo engendró,
Damkina su madre lo llevó en su seno.
Mamó del pecho de las diosas,
la nodriza que lo crio lo dotó de glorias.
Su cuerpo era magnificente, de mirada intensa,
¡era un héroe desde el nacimiento, era poderoso desde el principio!
Cuando su abuelo Anu lo vio,
se puso contento, sonrió, su corazón colmado de dicha.
Lo perfeccionó, para que su divinidad fuese extraña,
era mucho más grande, los sobrepasaba en todo.
Sus extremidades estaban hechas con un ingenio incomprensible,
imposible de concebir, muy difícil de visualizar:
cuádruple era su visión, cuádruple su entendimiento,
cuando movía sus labios salía fuego.
Formidable su cuádruple percepción,
y sus ojos, en igual cantidad, veían en toda dirección.
Era el más alto de los dioses, de forma incomparable,
Sus extremidades, enormes, era incomparable al nacer.
(I 79-100)

Similar a las descripciones de los reyes, Marduk es presentado aquí como un ser de origen divino, criado
por nodrizas divinas, y con cualidades físicas y emocionales superlativas. Uno recuerda la descripción de
Eanatum del tercer milenio en la Estela de los Buitres:

[El dios Nin]ĝirsu [de]positó el [semen] para E-[a]natum en el [útero] de la diosa Inanna … lo puso en la
rodilla de la diosa Ninḫursaĝ. La diosa Ninḫursaĝ [le ofreció] su saludable pecho. El dios Ninĝirsu se
regocijó con E-anatum, el semen depositado en el útero por el dios Ninĝirsu. El dios Ninĝirsu le impuso su

5
Cito la traducción de Foster 2005: 436-486.
3

alcance, de (un largo de) cinco antebrazos puso su antebrazo sobre él: (midió) cinco antebrazos (codos), ¡una
extensión! El dios Ninĝirsu, con mucha alegría, [le dio] la rea[leza de Lagaš].6

De acuerdo con esta descripción, Eanatum era de origen divino, amamantado por una diosa, y de 2,75m o
9’2” de alto.7 Es intersante notar que en los relatos israelitas de la emergencia de la realeza, se dice del
primer rey, Saúl, que “nadie entre los israelíes era más apuesto que él; era una cabeza más alto que
cualquier persona” (1 Sam 9: 2). Esta descripción se repite incluso en un texto paralelo que parece ser anti-
monárquico (1 Sam 10: 23).

B. La realeza sobre su propia familia


Antes de ir a la batalla para enfrentar a Tiāmat, Marduk es elegido rey:

Cuando los dioses, sus padres, vieron lo que había ordenado, (p. 61)
alegremente exclamaron, “Marduk es rey”.
Le otorgaron cetro, trono y reinado.
(IV 27-29)

Esta descripción tiene paralelos con los relatos de reyes que son de nacimiento divino pero que sólo llegan
a ser reyes cuando se los elige de entre la gente: por ejemplo, Enmetena, Uruinimgina, Gudea, y
Urnammu.8 Marduk ha sido elegido por sus padres y llega a ser rey de un clan de dioses.

C. La batalla
Marduk enfrenta a sus enemigos en la batalla:

El Señor se aproximó para la batalla con Tiāmat,


estaba buscando la estrategia de Qingu, su esposo.
Mientras él9 miraba, su táctica se volvió confusa,
su razón derribada, sus acciones con pánico,
en cuanto a los dioses, sus aliados, los que marchaban a su lado,
cuando vieron a la valiente vanguardia, les falló la visión.
(IV 65-70)

Pero Tiāmat no teme:

Ella estaba fuera de sí, se volvió como maniática.


Tiamat gritó con fuerza, con pasión,
su estructura tembló hasta el piso.
(IV 88-90)

Cuando Tiāmat se enfureció, se lanzó al ataque. Marduk la ataca. Y él triunfa.


A diferencia de Qingu, Marduk es valiente. Pero para vencer, no es suficiente ser valiente, uno
debe también permanecer calmo. De manera que a diferencia de Tiāmat, Marduk permanece calmo y
sereno. Es un luchador efectivo. Los valores de un guerrero heroico se transmiten por la postura y la
disposición de Marduk. Marduk es el guerrero heroico y el modelo de rey como héroe y guerrero.

D. Creación
Después de su victoria, Marduk construye y organiza el cosmos y a los dioses. Por ejemplo:

El Señor se calmó, comenzó a inspeccionar su carcasa,


para poder dividir (¿?) la masa monstruosa y crear cosas ingeniosas.

6
Frayne 2008: RIME 1.9.3.1: iv 9- v 7 (pp. 129 s.)
7
Para el nacimiento de los reyes en el tercer milenio, ver Wilcke 2002:70. Para la medida ver Cooper 1986: 38, n. 7.
8
Para la elección de estos hombres como reyes, ver los textos citados por Wilcke 2002: 68s., y su discusión; cf.
Postgate 1994: 268-270. Para las ediciones de los textos que se refieren a Enmetena y Uruinimgina, ver ahora
también Frayne 2008: RIME 1.9.5.18: i 1” – 8” (p. 222), y RIME 1.9.9.1: vii 29 – viii 9 (pp. 261s.) (como así también
RIME 1.9.9.2: iv 1-8 [p. 267]).
9
De acuerdo con Foster 2005: 459, n. 3, “presumiblemente se refiera a Qingu.”
4

La partió en dos, como un pescado para secar, (p. 62)


Una mitad de ella la dispuso como cubierta, el cielo.
Estiró la piel y le asignó guardias,
y les ordenó que no dejaran escapar sus aguas.
Cruzó el cielo, inspeccionó el firmamento,
hizo una contraparte del Apsû, la morada de Nudimmud.
(IV 135-141).

El rey también debe encargarse de lo que conquistó. Aquí también, Marduk es el modelo de la realeza
humana, el rey como constructor.

E. El reinado sobre el universo


Después de construir y organizar el universo, Marduk vuelve a ser declarado rey:

Laḫmu y Laḫamu [ ]
Se dispusieron a hablar y [le dijeron] a los dioses Igigi,
“Antes [Mar]duk era ‘nuestro hijo amado’,
ahora es vuestro rey, obedezcan sus órdenes.”
Luego todos ellos hablaron y dijeron:
“Lugaldimmerankia es su nombre, ¡confíen en él!”
(V 107-112)

Luego los grandes dioses se reunieron,


hicieron más grandes los destinos de Marduk, se arrodillaron.
Impusieron sobre sí mismos una maldición (si rompían el juramento),
con agua y aceite juraron, se tocaron la garganta.
Le concedieron el ejercicio del reinado de los dioses,
lo establecieron por siempre para el reinado del cielo y del inframundo.
(VI 95-100)

A Marduk se le pidió que derrote a Tiāmat y a sus ejércitos para ejercer el mandato de reinado que le fuera
otorgado antes de la batalla. Pero aquel reinado temprano fue concedido sin una limitación temporal. ¿Por
qué era entonces necesario que le confirieran el reinado una segunda vez?10 ¿Cuál es la diferencia entre los
dos reinados? Una solución al problema de los dos reinados de Marduk está sugerida, pienso yo, por el
hecho de que con su victoria y al ordenar el universo, ha creado un imperio que difiere en esencia y
extensión del reino que le fuera otorgado inicialmente. La realeza que se le otorgó antes de la batalla era un
reinado local o étnico; más temprano había asumido (p. 63) sólo el liderazgo de un grupo de dioses, no el
de todos los dioses. Ahora se convirtió en el gobernante del universo, un universo que incluye no sólo el
centro étnico sino también todas las áreas conocidas y todos los dioses; ahora es el gobernante de todos los
dioses. Este es el significado del segundo gobierno que asume. Marduk pasa de ser el rey de un reinado
(palû) de dominio limitado a ser un rey permanente (y por consiguiente eterno) de los dioses del cielo y la
tierra. Se ha transformado en lugal.dimmer.an.ki.a, “rey de los dioses del cielo y el inframundo”. Marduk
sirve de modelo para aquellos reyes mesopotámicos que eran no sólo gobernantes de las ciudades-estados,
sino también de los imperios.
Marduk personifica el poder y la responsabilidad de la realeza y también la forma, el carácter, y las
emociones del rey ideal. Al identificarlo con Marduk, el rey aprende y asume esos rasgos y personifica a la
realeza de un imperio permanente y duradero. Un dios inmortal, Marduk sirve aquí como ejemplo para el

10
No soy el primero en hacer esta pregunta. La pregunta está implícita en el último estudio de Thorkild Jacobsen
sobre el Enūma eliš; ver, e.g., Jacobsen 1976: 180 y 185. Jacobsen pensaba que mientras que el primer reinado estaba
representado por la fórmula “seguridad y obediencia”, y no era más que una autoridad de emergencia concedida por
los dioses bajo amenaza de ataque, el segundo reinado llevaba la fórmula “beneficios y obediencia”, y le fue otorgado
a Marduk para que los dioses pudieran beneficiarse de una monarquía verdadera y permanente. Como siempre, la
lectura de Jacobsen es reveladora. Pero su solución responde a la pregunta sólo de manera parcial. Pues, como leo el
texto, no hay limitaciones temporales o de situación sobre el reinado inicial. A Marduk no se le solicita, ni incluso se
le pide, ceder el reinado. Para que él siga siendo rey después de la muerte de Tiāmat, no se requirió ni una nueva
declaración de alianza ni la entrega de un nuevo mandato. Ciertamente, los dioses no tuvieron que darle el reinado
una vez más. (En este ensayo no he tratado la “realeza permanente” de V 92-100; espero retomarla en otra parte).
5

rey humano, y su reinado sirve como ejemplo de realeza. Este ideal existe de generación en generación: ¡el
rey ha muerto; larga vida al rey!

Bibliografía

Abusch T. 1999, “Marduk”, in K. van der Toorn et al. (eds.), Dictionary of Deities and Demons in the
Bible, Leiden, 2nd ed., pp. 543–549.
—— 2008, “Hunting in the Epic of Gilgamesh: Speculations on the Education of a Prince”, in M. Cogan,
D. Kahn (eds.), Treasures on Camels’ Humps: Historical and Literary Studies from the Ancient
Near East Presented to Israel Ephʿal, Jerusalem, pp. 11–20.
Annus A. 2001, The Standard Babylonian Epic of Anzu (State Archives of Assyria Cuneiform Texts 3),
Hel-sinki.
Cooper J.S. 1986, Sumerian and Akkadian Royal Inscription, 1. Presargonic Inscriptions (American
Oriental Society Translation Series 1), New Haven.
Foster B.R. 2005, Before the Muses. An Anthology of Akkadian Literature, Bethesda, 3rd ed..
Frayne D.R. 2008, Presargonic Period (2700–2350 BC) (Royal Inscriptions of Mesopotamia. Early
Periods 1), Toronto.
Jacobsen Th. 1976, The Treasures of Darkness. A History of Mesopotamian Religion, New Haven and
London.
Postgate J.N. 1994, Early Mesopotamia. Society and Economy at the Dawn of History, London and New
York.
Weissert E. 1997, “Creating a Political Climate: Literary Allusions to Enūma Eliš in Sennacherib’s
Account of the Battle of Halule”, in H. Waetzoldt, H. Hauptmann (eds.), Assyrien im Wandel der
Zeiten. XXXIXe Rencontre Assyriologique Internationale, Heidelberg 6.--10. Juli 1992
(Heidelberger Studien zum alten Orient 6), Heidelberg, pp. 191–202.
Wilcke C. 2002, “Vom göttlichen Wesen des Königtums und seinem Ursprung im Himmel”, in F.-R.
Erkens (ed.), Die Sakralität von Herrschaft. Herrschaftslegitimierung im Wechsel der Zeiten und
Räume, Ber-lin, pp. 63–83.
Wyatt N. 1998, “Arms and the King. The Earliest Allusions to the Chaoskampf Motif and their
Implications for the Interpretations of the Ugaritic and Biblical Traditions”, in M. Dietrich, I.
Kottsieper (eds.), “Und Mose schreib dieses Lied auf ”. Studien zum Alten Testament und zum
alten Orient: Festschrift für Os-wald Loretz zur Vollendung seines 70. Lebensjahres (Alter Orient
und Altes Testament 250), Münster, pp. 834–882.