Está en la página 1de 30

Coronilla de la Divina Misericordia.

Aprobada por el Cardenal de


Cracovia, Cardenal Macharski,
quien propago la devoción a la
coronilla de Misericordia y fue el
patrocinador de la Causa de Sor
Faustino a quien Jesús le reveló
esta coronilla para obtener la
Misericordia y gracias infinitas de
Nuestro Señor.

Como Rezarla
Se la puede rezar con Los Misterios Gozosos, Dolorosos,
Gloriosos y Luminosos de la siguiente manera
• Un Padre Nuestro
• Un Ave María
• Un Credo
En las cuentas de la corona correspondiente al Padre
Nuestro se reza: "Padre Eterno, te ofrezco el Cuerpo, la
Sangre, el Agua, las Llagas, el Alma y la Divinidad de tu
Amadísimo Hijo, Nuestro Señor Jesucristo, que murió en
la Cruz por nosotros, por nuestros pecados y los del
mundo entero...”
En las cuentas del Ave María se suplica: “Por su Doloroso
Pasión, ten Misericordia de nosotros y del mundo
entero” (10 veces)
Para terminar, se repite tres veces estas palabras: "Santo
Dios, Santo Fuerte, Santo Inmortal, líbranos Señor de
todo mal, y ten misericordia de nosotros y del mundo
entero”
Jaculatoria Milagrosa del Sagrado Corazón de Jesús
Se compone de 12 promesas
que el Sagrado Corazón de
Jesús hizo a Santa Margarita
María de Alacoque en junio
de 1675, puede rezarse en 7
minutos y se ganan
numerosas indulgencias
aplicables a las almas del
purgatorio y las bendiciones
más preciosas de este Divino
Corazón infinitamente
amante y perpetuamente
presente en todos los altares.

Como rezarla:
Por la señal de la Santa Cruz....
Acto de Contrición
Oh Jesús mi soberano bien yo te amo, no por el
galardón prometido, sino puramente por amor de ti, yo
te amo sobre todo cuanto hay amable, y más que a mí
mismo. A la faz del cielo y la tierra prometo que,
aunque para vivir amándote tenga que ser perseguido
y deba arrastrar la muerte, ayudado por tu gracia
repetiré siempre con San Pablo: no hay criatura alguna
que sea capaz de apartarme de la caridad de Nuestro
Señor Jesucristo, a quien amo y quiero amar
eternamente. Así sea.

PRIMERA PROMESA. A los amantes de mi Sagrado


Corazón, les daré abundantes gracias propias a su
estado.
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
SEGUNDA PROMESA. Les daré mucha paz en sus familias
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
TERCERA PROMESA. Los consolaré en todas sus
aflicciones. Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se
repite 5 veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos
confío, Luego Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
CUARTA PROMESA. Yo mismo seré su refugio en la vida,
y sobre todo en la hora de la muerte.
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
QUINTA PROMESA. Bendeciré con super abundancia de
gracias todas sus empresas
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
SEXTA PROMESA. Los pecadores encontraran en mi
corazón, la fuente y el océano inagotable e infinito de
la misericordia
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
SEPTIMA PROMESA. Las almas tibias se enfervorizarán
con esta devoción
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
OCTAVA PROMESA. Las almas fervorosas se elevarán
rápidamente a una gran perfección.
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
NOVENA PROMESA. Bendeciré las casas en que sea
expuesta y honrada la imagen de mi Sagrado Corazón
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
DECIMA PROMESA. Daré a los sacerdotes el talento de
conmover a los pecadores más empedernidos Se reza
un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5 veces:
Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego Gloria
al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
UNDECIMA PROMESA. Las personas que propaguen esta
devoción tendrán su nombre grabado en mi corazón
del cual jamás se borrará
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...
DUODECIMA PROMESA. Te prometo, en el exceso de
misericordia de mi corazón, que su amor Omnipotente
concederá la gracia de la penitencia final a los que
comulgaren nueve primeros viernes seguidos, que no
morirán en desgracia, ni sin recibir los sacramentos, y en
su última hora encontrarán asilo seguro en mi corazón
Se reza un Padre Nuestro, un Ave María, Se repite 5
veces: Sagrado Corazón de Jesús en vos confío, Luego
Gloria al Padre al Hijo y al Espíritu Santo...

ORACION FINAL. Amable Jesús Mío, para testificaros mi


gratitud y en reparación de mis infidelidades, yo os doy
mi corazón, me consagro enteramente a Vos y os
prometo ayudado de vuestra gracia divina, no volver a
ofenderte jamás.
Conversando con Jesús Todos los días durante 9 días.

Mi Jesús en Ti depositaré
toda mi confianza, Tú sabes
todo.
Padre y Señor del Universo
eres el Rey de Reyes. Tu qué
hiciste
al paralítico andar, al ciego
ver, al leproso sanar, al
muerto vivir,
Tú que conoces mis
angustias y ves mis lágrimas,
bien sabes Divino Amigo
como preciso alcanzar de Ti esta Gracia (pedir la
gracia con Fe)
Haz Oh Divino Jesús, que antes de terminar esta
conversación
que tendré contigo durante 9 días, yo pueda alcanzar
esta Gracia,
que te pido con mucha fe y esperanza. Mi
conversación contigo, Divino Maestro,
me da ánimo para vivir, solo para Ti, y espero con Fe y
confianza (pedir la gracia con fe)

Con gratitud daré a conocer esta oración, para que


otras personas que precisan de Ti aprendan a tener
confianza en tu Misericordia. Ilumina mis pasos, así
como el sol ilumina, cada mañana al amanecer y
testificó nuestra conversación.
Jesucristo tengo confianza en Ti, y cada día más
aumentara mi Fe.
Devoción a los siete Derramamientos de la preciosa
Sangre de Nuestro Señor Jesucristo

Aprobada por el Gobierno


Eclesiástico de la Diócesis de
Cuenca, diciembre 2 de 1921.
Por esta devoción ha ofrecido
el Señor por boca de San
Judas Evangelista, conceder
cinco mercedes a quienes la
practiquen y recen con fe...
Que 15 ánimas de los
parientes más cercanos serán
libres de las penas del
purgatorio y otras 15 serán
traídas a verdadera
penitencia.
Que alcanzarán tanto mérito
como si derramaran su sangre
por amor de Dios en
el martirio y si murieran al otro
día de haber empezado a rezar esta devoción le
recibe Nuestro Señor
cumplidamente como si hubiera rezado los 7 años.
Que será su alma atraída a estado de gracia, y se hallara a
la hora de la muerte como el instante en el que se bautizó,
pero esto se ha de entender si esta en gracia de Dios y ha
hecho frutos dignos de penitencia.
Que todos aquellos por quienes se rogare justamente en esta
vida, serán oídas las peticiones y librados por Dios de todo
mal peligro.
Que al tiempo de su muerte vendrá Nuestro Señor Jesucristo
y su Madre Santísima para llevar su alma a la gloria
Como rezarla:
Acto de Contrición
No me mueve, Señor para quererte
El cielo que me tienes prometido,
Ni me mueve el infierno tan temido, para dejar por eso de
ofenderte Muéveme Tu, Señor, muéveme el verte clavado
en la Cruz y escarnecido Muéveme ver tu cuerpo tan herido
Muéveme tus afrentas y tu muerte, Muéveme, en fin, tu amor
y en tal manera Que aunque no hubiera cielo yo te amara Y
aunque no hubiera infierno te temiera no me tienes que dar
porque te quiera pues aunque lo que espero no esperara Lo
mismo que te quiero te quisiera

PRIMER DERRAMAMIENTO
En tu inocente, Estación
De esa Sangre Sagrada
Principió a ser derramada
con la cruel circuncisión
Dueño de mi corazón
Mi Jesús, Mi Redentor
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
Tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria


SEGUNDO DERRAMAMIENTO
Afligido y angustiado
Estás en tu oración
y sintiendo tu pasión
Sangre en el Huerto has sudado
Hasta la tierra ha llegado
lo copioso del sudor
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa Sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia, Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

TERCER DERRAMAMIENTO
En una columna atado,
Y con terrible fiereza
De los pies a la cabeza,
Con cadenas destrozado,
se ve tu cuerpo llagado
Por el bien del pecador
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa Sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia, Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria


CUARTO DERRAMAMIENTO
Con penetrantes espinas

Coronaron tu cabeza
Y mis culpas con fiereza
Rompen tus sienes divinas
Abriéndose asi las minas,
Del tesoro de tu Amor
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa Sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia, Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria

QUINTO DERRAMAMIENTO
Llegas con la cruz a cuestas
Al calvario y con presteza
Te quitaron con violencia
La vestidura Sagrada
La carne salió pegada
a la túnica interior
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa Sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia, Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria


SEXTO DERRAMAMIENTO
Tus sagrados pies y manos

Con duros clavos pasaron


Y en alto te levantaron.
En el árbol de la Cruz
Quedando, mi buen Jesús
Sangrando como raudales
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa Sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia, Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria


SEPTIMO DERRAMAMIENTO
Un atrevido soldado,
Aun mirándote ya muerto,
Con una lanza te ha abierto
Tu Santísimo costado
Agua y Sangre has derramado
para bien del pecador
R/ Ten piedad de mi Señor
Por esa Sangre vertida
Suspende Dios de mi vida
tu justicia y tu rigor
Dulce Jesús de mi alma
Misericordia, Señor

Padre Nuestro, Ave María y Gloria


V/ Adorémoste, Preciosa Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y te
bendecimos
R/ Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo y a mi pecador,
Amen.

ORACION FINAL
Omnipotente y sempiterno Dios que con la Preciosa Sangre de
tu Hijo, quisiste ser aplacado y que nosotros fuésemos redimidos,
rogárnosle que concedas de tal suerte hacer memoria del
precio de nuestra redención, que podamos en esta vida
conseguir el perdón y en la eternidad el premio de la gloria. Por
el mismo Jesucristo, Señor Nuestro, tu Hijo, que contigo vive y
reina por los siglos de los siglos Amén.

Un credo a la Pasión Santísima de Nuestro Señor Jesucristo

Oración de la Sangre de Cristo

Señor Jesús, en Tu Nombre y con el


poder de tu Sangre Preciosa sellamos
toda persona, hechos o
acontecimientos a través de los
cuales el enemigo nos quiera hacer
daño.
Con el poder de la Sangre de Jesús
sellamos toda potestad destructora
en el aire, en la tierra, en el agua, en
el fuego, debajo de la tierra, en las
fuerzas satánicas de la naturaleza, en
los
abismos del infierno y en el mundo en el cual nos moveremos
hoy.
Con el poder de la Sangre de Jesús, rompemos toda
interferencia y acción del maligno. Te pedimos Jesús que envíes
a nuestros hogares y lugares de trabajo a la Santísima Virgen
acompañada de San Miguel, San Gabriel, San Rafael y toda su
corte de Santos y Ángeles. Con el poder de la Sangre de Jesús,
sellamos nuestra casa, todos los que la habitan (nombrar a
cada uno de las personas), las personas que el Señor enviará a
ella, así como los alimentos y los bienes que Él generosamente
nos envía para nuestro sustento.
Con el poder de la Sangre de Jesús sellamos tierra, puertas,
ventanas, objetos, paredes y pisos, el aire que respiramos y en
fe colocamos un círculo de Su Sangre alrededor de toda
nuestra familia.
Con el poder de la Sangre de Jesús sellamos los lugares en
donde vamos a estar este día, y las personas, empresas o
instituciones con quienes vamos a tratar (nombrara cada una
de ellas).
Con el poder de la Sangre de Jesús, sellamos nuestro trabajo
material y espiritual, los negocios de toda nuestra familia, y los
vehículos, carreteras, las vías y cualquier medio de transporte
que habremos de utilizar.
Te agradecemos Señor por tu Sangre y por tu Vida, ya que
gracias a ellas hemos sido salvados y somos preservados de
todo lo malo... Amén.
Oración Personal para Sellarse y protegerse con la
Sangre de Cristo

Señor Jesús hoy quiero que selles


mi vida personal con todas mis
pertenencias. Sella mi salvación
con tu preciosa Sangre, sella mis
sentimientos para que todos mis
afectos sean cubiertos. Sello con
tu Sangre mis inquietudes para
estar seguro de alcanzar la
respuesta a mis necesidades.
Sello mi corazón para que no
entre ningún espíritu de rencor,
amargura, tristeza o miedo. Yo
sello con tu Sangre mi voluntad
para que este presta siempre a
hacer el bien, sello mi mente para que entren solo
pensamientos que me permitan alcanzar el gozo, la paz, y así
cambiar mi manera de vivir. Sello con tu Sangre Señor mi
cuerpo, para que reciba la salud, sea protegido del pecado, y
de las enfermedades, adulterios y accidentes.
Sello mi pasado para que toda herida que aún me haga daño
sea sanada con tu Sangre Bendita, Sello mi presente para que
todas mis actividades sean cubiertas con tu Sangre Protectora,
Sello mi futuro para que mis planes, proyectos sean
preservados de todo ataque e influencia del maligno. Sello mi
familia, mis seres queridos mis amistades para que sean
protegidos. Sello mi economía para que se derrame
abundantemente tu providencia en mi vida, sello mis deudas
para que el devorador huya y desaparezcan. Invoco tu Sangre
Preciosa sobre mi boca, y sello mis palabras para que sean
solo bendición. Tu Sangre Preciosa me haga invisible
cuando se acerque a mí el enemigo y me permita
reconocerlo y vencerlo por la invocación de tu Nombre.
Sello todo mi ser y me coloco bajo tu protección para que
me libres de toda acechanza del mal. Con el poder de la
Sangre de Jesucristo rompo y destruyo toda potestad de
interferencia, la interacción del maligno y prohíbo toda
comunicación entre espíritus. Pido Jesús, que envíes a tu
Santa Madre del Perpetuo Socorro, para que se haga
presente en mi hogar y en mi trabajo y me acompañe con
San Miguel y sus nueve coros angélicos, San Gabriel, y San
Rafael. Gracias Señor porque tú eres el guardián que
nunca duermes, Gracias Señor por tu Sangre Preciosa,
porque gracias a ella soy preservado de todo mal. Tu
Sangre me hace invisible Bendito y Alabado seas por
siempre Señor... Amén.

Oración por tus Finanzas, tu empleo o Negocios

Padre Santo, venimos ante ti en ese día con un corazón


contrito y humillado, reconociendo que te necesitamos. Tú
conoces nuestras luchas, tú conoces los obstáculos que
estamos enfrentando. Tú más que nadie nos conoce aún
mejor que nosotros mismos. Ponemos en tus manos
nuestras finanzas, el fruto de nuestro trabajo, las
bendiciones que tú nos has dado. No permitas Señor que
el devorador se coma lo que tú nos has dado. Muéstranos
con tu Santo Espíritu, cualquier error que estemos
cometiendo, o cualquier influencia de maldad externa
que este obstruyendo tu bendición.
Ponemos ante tus pies nuestro empleo, nuestro negocio,
nuestras habilidades, nuestro oficio o profesión, y te
pedimos que abras las puertas para que podamos obtener
un salario justo y una ganancia honesta. Así como tú
multiplicaste los panes, manda Señor que lo que hoy
tengamos en nuestra mano sea multiplicado. Así como
transformaste el agua en vino, haz que lo poco que
tengamos se transforme radicalmente en algo de utilidad y
valor. Así como tu caminaste sobre las aguas, Señor danos
una revelación para nosotros caminar sobre las tormentas
que buscan hundirnos en la desesperación.
En este día Señor te pedimos por un poderoso milagro, que
traiga un cambio definitivo y total en nuestra situación
financiera, que seamos libres de la esclavitud de las
deudas, y que cese en nuestras vidas toda tensión y
ansiedad.
Pedimos por todos aquellos que leen estas líneas, por,
todos tus hijos, por los pobres y huérfanos. Que ese milagro
sea hecho, que se abran las ventanas de los cielos,
TE LO PEDIMOS, EN EL PODEROSO NOMBRE DE JESUS.

Oración al Santísimo Sacramento del Altar


De nuevo aquí me tienes Jesús Mío Confuso y humillado
ante tu altar Sin saber que decirte ni que hablarte Ansioso
solamente de llorar.
Vengo del mundo, vengo del combate Traigo el alma
cargada de tristeza y Hambriento el corazón de soledad,
De esa soledad dulce y divina

Que ansía tu presencia celestial


Donde el alma tan solo con mirarte
Te dice lo que quiere sin hablar
Mis miserias Señor aquí las traigo
Mírame con ojos de piedad
Soy el mismo de siempre dueño mío
Un abismo infinito de maldad
Un triste pecador siempre caído
Que llora desolado su orfandad
Y gime bajo el peso de sus culpas
Y anda recobrar su libertad

Oh que bien se está aquí mi Dueño Amado


Junto a las gradas de tu altar
Bebiendo de la fuente de Agua Viva
Que brota de tu pecho sin cesar
Déjame Señor que a ti me acerque
Déjame que a tus pies llegue a besar
Déjame que los riegue con mi llanto
Y sacien ellos mi ardoroso afán

Dame el don de la oración frecuente


La pureza de comunicación y disposición digna,
Para recibir la sagrada comunión
Derrama tus bendiciones
Sobre mis hijos, mi familia y sobre la Santa Iglesia
Mueve los corazones de los jóvenes
Para que te sirvan en tu sacerdocio
Así Sea.

Rezar 3 Padres Nuestros y 3 Ave María


Oración al espíritu santo para Todos los días

Oh Divino Amor, Oh lazo


Sagrado que unes al Padre y
al Hijo, Espíritu Santo
Todopoderoso consolador de
los afligidos, penetra en los
profundos abismos de tu
corazón.
Derrama tu refulgente luz
sobre estos lugares incultos y
tenebrosos y envía tu dulce
rocío a esta tierra desierta,
para reparar su larga aridez.
Envía los rayos celestiales de tu
amor hasta el fondo más
misterioso del hombre interior,
a fin de que penetrando en el enciendan el vivísimo fuego
que consume toda debilidad y toda languidez. Ven Espíritu
Santo, ven dulce consolador de las almas desoladas, refugio
en los peligros y protector en las tribulaciones.
Ven, Tú que lavas las almas de sus manchas y curas sus
heridas Ven fuerza del débil y apoyo del que cae. Ven
doctor de los humildes y vencedor de los orgullosos, Ven
padre de los huérfanos esperanza del pobre y vida del que
empezaba a languidecer.
Ven, estrella de los navegantes y puerto seguro de los
náufragos.
Ven fuerza de los vivos y última esperanza de los que van a
morir.
Ven Oh Espíritu Santo, Ven y ten misericordia de mí. Dispón
de tal suerte de mi alma y condesciende con mi
debilidad con tanta dulzura, que mi pequeñez encuentre gracia
delante de tu grandeza infinita, mi impotencia delante de tu
fuerza y mis ofensas delante de la multitud de tus misericordias,
Por Nuestro Señor Jesucristo mi Salvador, que con el Padre vive y
reina en tu unidad por todos los siglos de los siglos. Amen...

Oración a la Magnifica
Alma Mía, Glorifica mi alma al
Señor y mi Espíritu se llena de
gozo al contemplar la bondad
de Dios mi Salvador, porque ha
puesto la mirada en la humilde
sierva suya y ved aquí el motivo
porque me tendrás por dichosa y
feliz todas las generaciones.
Pues ha hecho en mi favor cosas
grandes y maravillosas. Él que es
Todopoderoso y su nombre es
infinitamente Santo, cuya
misericordia se extiende de
generación en generación a
todos cuanto le aman.
Extiende el brazo de su poder y disipa el orgullo del corazón de
los soberbios transformando sus designios. Desposeyó a los
poderosos y elevó a los humildes. A los necesitados los colmó de
tesoros y a los ricos los dejo sin cosa alguna. Exaltó a Israel su
siervo acordándose de el por su misericordia y bondad asi como
lo había prometido a nuestro padre Abraham y a su
descendencia, Gloria al Padre, Gloria al hijo, y al Espíritu Santo.
Amén...
Santo Rosario y Coronilla de la Llama de Amor de
María Santísima

Esta se reza meditando los Misterios: Gozosos, Dolorosos,


Gloriosos y Luminosos, y usando las cuentas del Rosario se
dice la jaculatoria de la llama de Amor así:
Hacemos la Señal de la Cruz cinco veces seguidas en honor
a las cinco Llagas de nuestro Señor Jesús, mientras decimos:
• Jesús Mío, por los méritos de Tus Santas Llagas,
perdónanos y compadécete de nosotros. Padre Eterno,
te ofrezco las Santas llagas de Nuestro Señor Jesucristo
para que cures las llagas de nuestras almas.
• En las cuentas grandes del Rosario:
Corazón Doloroso e Inmaculado de María, ruega por
nosotros que nos refugiamos en Ti.
• En las cuentas pequeñas del Rosario:
Madre Nuestra, derrama el efecto de Gracia de tu
Llama de Amor sobre toda la humanidad.
• Al finalizar cada Decena:
El Padre Nuestro y el Gloria.
Luego de la Coronilla se reza lo siguiente:

Consagración al Corazón Inmaculado de María


Oh Corazón Inmaculado de María lleno de bondad
Muéstranos tu amor, que la Llama de tu corazón,
Oh María
Descienda sobre todos los hombres.
Nosotros te amamos con todo nuestro ser.
Pon en nuestro corazón el amor verdadero,
para que así tengamos un deseo continuo de ti.
Oh María de Corazón Dulce y Humilde, acuérdate de
nosotros cuando estemos en pecado.
Por medio de tu Corazón Inmaculado y materno,
concédenos ser curados de
toda enfermedad espiritual y física
haz que siempre podamos
ver la bondad de tu corazón
maternal y podamos convertirnos
por tu Llama de Amor

Triduo en Honor a la Virgen del Cisne


Oración Preparatoria:
Para conseguir el remedio urgente
de alguna necesidad

Oh María Virgen y Madre del


Cisne, Reina de los Mártires, me
postro humildemente a vuestras
plantas para manifestaros mi amor
y mi compasión por vuestros
dolores. Os suplico que me hagáis
participante de las amarguras que
sentisteis al pie de la Cruz y en
nuestra terrible soledad

Concededme que vuestras


benditas lágrimas derramadas entonces, caigan amor en mi
corazón endurecido para llorar mis pecados, causa de la
Pasión de vuestro Divino Hijo, mi adorado Redentor.
Acordaos que, al pie de la cruz, nos concebisteis hijos
vuestros y os
suplico que con la ternura y amor de vuestro corazón de
madre, os compadezcáis de mi y remediéis mis males
espirituales y temporales y me alcancéis la gracia que os
pido humildemente en este Triduo (Aquí se expreso
interiormente la gracia que se desea conseguir). Oh Madre
Santísima, yo sé que como Vuestro Divino Hijo Jesús, decís a
todos: Venid a mi cuantos estéis abrumados y llenos de
sufrimientos que yo os aliviare. Por esto, convencido de
vuestro amor y de vuestro poderoso auxilio, amparo y
protección me acerco a vos lleno de fe y de confianza para
manifestaros mis penas y derramar ante vos mi corazón.
Alcanzadme pues mi verdadera conversión, el triunfo de mis
pasiones y un encendido amor a Dios, junto con el remedio
de las necesidades que deposito en vuestro compasivo
corazón. ¡Vos sois mi esperanza, mi amor y mi consuelo,
Salvadme Oh Dulce Madre Mía!... Amén.
Recemos 3 Aves Marías en memoria de las lágrimas que
derramó la Santísima Virgen María en la pasión de Jesús.

DIA PRIMERO
CONSIDERACION
Jamás podremos formarnos una idea cabal de la
inmensidad de los dolores que sufrió la Santísima Virgen
María, en la Pasión de su Divino Hijo Jesús. Ninguna
inteligencia humana ni angélica, podría describir la
amargura de sus dolores. Para ello sería necesario conocer la
grandeza de su amor de María a Jesús, lo cual solo Jesús
podía conocer y medir. Ese amor inmenso que incendiaba el
corazón de María se convirtió en otro inmenso mar de
amargura. ¿A quién te comparare? ¡Oh Hija de Jerusalén!
repetía el profeta Jeremías. ¿A quién te asemejare? ¡Oh hija
de Sion, grande como el mar es la
amargura de tu dolor! Contempladla de pie, junto a la
Cruz, pálida, trémula, fija su mirada, maternal en la Divina
Victima, pendiente de la Cruz, reproduciendo como en
fiel espejo en su corazón las llagas, los dolores, y martirios
de Jesús y pudiendo exclamar mil veces más que San
Pablo: Estoy crucificada con Jesús, Hijo de mi Alma en la
misma Cruz. Sin embargo, firme y llena de resignación
adoró la voluntad de Dios y como Corredentora recoge
la Sangre que chorrea de la Divina Victima y ofrece al
Eterno Padre.
Por la Salvación de los hombres que son sus hijos
¡Oh Alma Mía! ¿Puedes contemplar tanto martirio sin
conmoverte, sin llorar tus ingratitudes y pecados?
Se medita y se pide la gracia que se desea conseguir, por los
dolores de María

ORACION
¡Oh Madre del Cisne! cuando contemplo vuestros dolores
y veo vuestros ojos arrasados en lágrimas palpita
entristecido mi corazón por la amargura de haber
pecado ¡Oh Madre Santa! cuán culpable me encuentro
y cuan ingrato he sido, pero con vos que tanto me habéis
amado, lleno de confusión y de pesar me arrojo a
vuestras plantas, para que me alcancéis perdón. Yo
quiero vivir siempre bajo vuestro inmaculado manto,
llorando mis pecados amándote hasta la muerte. ¡Oh
Madre bondadosa escuchad benigna mis clamores,
recibidme en el número de vuestros siervos predilectos y
alcanzadme las gracias que os pido humildemente! ¡Oh
Madre Bendita! ¡Cuán misterioso fue el milagro en vuestra
sagrada imagen, de abrir y cerrar vuestros amantes ojos!
¿Quién puede sondear vuestros designios de amor y
misericordia? más sin duda fue también para que abriera
mis ojos a la luz de la fe, de la esperanza y del amor de
Dios y para que los cerrara a las cosas del mundo,
alcanzadme esta gracia, verificad en mi con vuestro
amor y poder esta transformación. Miradme siempre ¡Oh
dulce Madre Mía! con ojos compasivos vuestros ojos son
mi luz, iluminadme, se mi estrella que me conduzca al
cielo, en donde espero contemplaros y gozar con Vos de
la gloria que me habéis preparado con la eficacia de
vuestra intercesión y el mérito de vuestros dolores Amén.
Ruega por nosotros ¡Oh Virgen del Cisne!
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de
Nuestro Señor Jesucristo.

ORACION FINAL
¡Oh Madre del Cisne! Por tus lágrimas, por la corona de
espinas, por los clavos que llevas en tus manos, las
espadas de dolor, con que nuestros pecados traspasaron
tu corazón, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
y alcánzanos de tu Hijo Santísimo dolor intenso de
nuestras culpas y vivos sentimientos de fe esperanza y
caridad.
Se finaliza rezando una Salve por el remedio de nuestras
necesidades, por las de la iglesia y de la Nación

DIA SEGUNDO

Oración Preparatoria y Ave Marías como el primer día.

CONSIDERACION
Fijemos nuestra mirada en el corazón de María, entremos
reverentes en ese Santuario del Amor y del dolor. ¿Qué
vemos?, ¿Qué oímos? ¡Ah! cuantos renuevan mis penas
con sus culpas. Cuán pocos son los que me acompañan
en mi soledad y amargura y enjugan mis lágrimas. Así se
quejaba un día a Santa Brígida Oh Alma Devota, llora
aquí tus pecados, detesta tus ingratitudes para con tan
tierna v amante Madre.
Siete son los principales dolores de María que la Iglesia
propone a nuestra consideración y afecto: La espada de
la profecía de Simeón que convirtió toda la vida de María
en un continuo martirio. La huida de Egipto, por la
persecución de Herodes contra el Niño Jesús. Los tres días
de su separación perdido en Jerusalén. El doloroso
encuentro de María con el Señor cargado de la Cruz, en
la calle de la amargura. La terrible Crucifixión de Jesús y
Ella la presencio. El descendimiento del cuerpo adorable
de Jesús. El santo entierro y tristísima soledad de tan
afligida Madre. He aquí lo que representan esas espadas
que martirizan el corazón de Nuestra Señora. Si queremos
ser buenos hijos, rodéemela para consolarla y ya que
nuestros pecados fueron causa de tantas penas
llorémoslos contritamente a sus pies.
Se medita y se pide la gracia que se desea conseguir

ORACION
¡Oh Madre del Cisne! Cuanto habéis sufrido por cooperar
a la salvación de los hombres ¿Con que podremos pagar
tanto amor y sacrificio? ¡Ay! Vos sabéis cuán pobre e
ingratos somos, mas recibid siquiera nuestro corazón
contrito y humillado que desde ahora os lo consagramos.
Presentadnos con Jesús y reconciliarnos con Él. En vos
confiamos, ¡Oh Dulce Señora! nuestra salvación y el
remedio de tantas necesidades que nos abruman. Os
proclamamos Reina y Madre, de nuestros corazones, para
que viviendo bajo la sombra de vuestra protección y
amor, merezcamos alcanzar las especiales gracias
prometidas por Nuestro Señor Jesucristo, a los devotos de
vuestros dolores. Amén.
Ruega por nosotros ¡Oh Virgen del Cisne!
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro
Señor Jesucristo.
ORACION FINAL
¡Oh Madre del Cisne! Por tus lágrimas, por la corona de
espinas, por los clavos que llevas en tus manos, las espadas
de dolor, con que nuestros pecados traspasaron tu corazón,
vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y alcánzanos
de tu Hijo Santísimo dolor intenso de nuestras culpas y vivos
sentimientos de fe esperanza y caridad.
Se finaliza rezando una Salve por el remedio de nuestras
necesidades, por las de la iglesia y de la Nación

DIA TERCERO
Oración Preparatoria y Ave Marías como en el Primer Día.

CONSIDERACION
Contemplemos a María en su soledad después de la Pasión
de su Divino Hijo Jesús, miradla, pálido y triste esta su
semblante, sus suspiros y sollozos solo interrumpen sólo
interrumpen el silencio que le circunda sus lágrimas corren
hilo a hilo por sus mejillas. No hay quien pueda consolarla. La
memoria de la pasión de Jesús le atormenta y hiere su
corazón, los clavos y espinas que en su ternura y dolor ha
recogido fijan en su memoria las sangrientas escenas de la
cruz. ¡Ay! ¡por la amargura que le excitan en ella tan terribles
recuerdos parece exclamar Mi Hijo, mi único Hijo el Hijo de mi
amor ha sido escarnecido, azotado y crucificado! Era el más
hermoso de los hombres, la luz de mis ojos, la alegría y gloria
de mi corazón, lleno estaba siempre de dulzura: la
misericordia y el perdón descendían de sus labios sobre los
pecadores, sus palabras eran de vida eterna, donde quiera
paso haciendo el bien y ¡ay! crueles verdugos le hicieron
morir pendientes de la Cruz. Sus manos y pies traspasados por
gruesos clavos, su cabeza coronada con un manojo de
espinas, abierto su pecho por la lanza del soldado, vertiendo
hasta la ultima gota de su sangre divina de las llagas de su
inmaculado cuerpo.
¡Hijo mío, Hijo de mi Alma! has muerto y desaparecido de mis
ojos, me has dejado huérfana, viuda y desamparada, pues
eras mi padre, mi esposo y mi Dios. ¡Ay! ¿dónde estás?... me
lo arrancaron de mis brazos para sepultarle, pero allí está con
El mi corazón.
¡Pecadores! mirad lo que habéis hecho con Jesús, mirad el
dolor que habéis causado a vuestra Madre, pero aunque
ingratos ya sois mis hijos: oíd ahora la vos de vuestra Madre!
no queráis con nuevos pecados renovar la pasión de mi
Jesús, no queráis más pisotear su sangre redentora,
convertíos a Dios con un sincero arrepentimiento y firme
propósito de enmendarnos y de no volver a herir al Hijo y a la
Madre que tanto os aman. Se medita y se pide la gracia que
se desea conseguir

ORACION
¡Oh Afligidísima Madre Mía! Os acompaño en vuestra terrible
soledad y lloro junto con Vos la pasión y muerte de Jesús, mi
divino Redentor, mas su muerte es mi esperanza y vuestros
dolores la prenda de mi salvación A Vos, pues acudo a fin de
que me alcancéis por el mérito de vuestras penas el llorar de
mis pecados y hacer penitencia de ellos. Uno mis penas a las
vuestras y espero de vuestra compasión maternal el remedio
de las necesidades que os he encomendado en este triduo
consagrado a la memoria y veneración de vuestros dolores y
del prodigio con que habéis atestiguado cuanto amáis al
desdichado pueblo ecuatoriano. Amén. Ruega por nosotros
¡Oh Virgen del Cisne!
Para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro
Señor Jesucristo.
ORACION FINAL
¡Oh Madre del Cisne! Por tus lágrimas, por la corona de
espinas, por los clavos que llevas en tus manos, las
espadas de dolor, con que nuestros pecados traspasaron
tu corazón, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos
y alcánzanos de tu Hijo Santísimo dolor intenso de nuestras
culpas y vivos sentimientos de fe esperanza y caridad.

Se finaliza rezando una Salve por el remedio de nuestras


necesidades, por las de la iglesia y de la Nación

Oración a Santa Rita de Casia

Beatísima y milagrosa Santa Rita de Casia,


preciosa margarita hallada en los tesoros del Cielo
llamada por boca de Dios mismo:
Remedio de los Afligidos
Astro brillante en el cielo de la iglesia,
para conducir a los mortales al seguro de la salvación
por la preciosísima Sangre de Cristo y
por la Inmaculada Concepción de su Santísima y
Amantísima Madre,
Os suplico manifestéis conmigo la virtud y gracia
que os comunicó el Cielo
y os dignéis alcanzadme
de la infinita bondad de Dios.
Amén.
Oración a San Miguel Arcángel

San Miguel Arcángel


Que bendices y proteges las casas donde
Está expuesta tu imagen sagrada.
Te elegimos hoy para siempre
Por protector de esta casa
Y te pedimos que te dignes demostrar
En ella tu poderoso auxilio,
Preservándola de enfermedades,
Del fuego del rayo, de inundaciones
Terremotos, ladrones, discordias y
Peligros de la Guerra.
Bendice y protege a las personas que
Aquí habitan y concédeles la paz, fe
Verdadero amor a Dios y al prójimo
Paciencia en las penas, y en la vida eterna
Facilidad de trabajo, empleo, estudio y la
Gracia de evitar malos ejemplos, el vicio,
El pecado, la condenación Eterna y todas
Las demás desgracias y accidentes
Amén.