Está en la página 1de 2

WIND ENGINEERING – PAST, PRESENT AND FUTURE

Acerca de este este artículo es interesante conocer cómo es que se consideran distintos periodos de la historia
de la ingeniería eólica a partir de las condiciones socio-económicas de cada época.

En la primera época se menciona acerca de casas redondas en zonas demasiado ventosas de Europa, las cuales
tenían una planta circular y un techo cónico y que es posible que hayan surgido debido a que los techos cónicos
tenían menores cargas que los techos rectangulares; es aquí donde nos damos cuenta cómo desde hace tiempo
se tenían ya, de manera empírica, precedentes del comportamiento de ciertas estructuras ante las acciones del
viento.

Otro punto que llamó mi atención fue la aparición de las iglesias cada vez más grandes que llevó consigo a que
se pudieran observar mayores fuerzas debido al viento respecto a las estructuras de menor altura, y una manera
muy peculiar de combatir esos efectos fue con la construcción de “agujas” de gran altura, las cuales en un
principio eran prismáticas y posteriormente llegaron a ser cónicas. Actualmente existen edificios inmensamente
altos que se asemejan a estas formas de “aguja”, concluyendo que esta geometría tiene buen comportamiento
ante el movimiento de las masas de aire.

Es importante también saber cómo la revolución industrial impulsó el desarrollo de más y mejores estructuras
y junto con ello la creación de universidades y formulación de avances en tecnologías y consecuentemente a la
construcción de estructuras más desafiantes y con mejor comportamiento ante efectos eólicos; ya que con los
conocimientos previos y tecnología actual era posible llevar a cabo experimentos y mediciones más precisas
entorno a la ingeniería eólica.

Llama también significativamente mi atención cómo sucedió el desarrollo de los túneles de viento
(personalmente creí que el desarrollo de estos era más reciente) para poder estudiar aspectos que al intentarlo
en escala real resultaba y resulta algo muy complejo. Con ello nuevos resultados de investigación seguro fueron
compartidos con la finalidad de llevar a cabo mejores diseños de estructuras.

Actualmente poseemos grandes avances tecnológicos y estudiar el comportamiento del viento se vuelve una
tarea con resultados más satisfactorios que nos han ayudado a realizar análisis y diseños más efectivos de
estructuras vulnerables al viento. Sin embargo, no debemos omitir las grandes necesidades que aún se tienen y
las que están por venir ante los cada vez más catastróficos fenómenos naturales como los huracanes y para los
que debemos preparar nuestras estructuras.

ALAN G. DAVENPORT’S MARK ON WIND ENGINEERING

El canadiense Alan Garnett Davenport es sin duda una referencia en cuanto a ingeniería eólica se refiere, sus
trabajos, investigaciones resultaron en una gran contribución y avance a la ingeniería a nivel mundial ya que
como se menciona en el artículo también realizó importantes aportes en campos de ingeniería sísmica, dinámica
estructural e incluso meteorología.

Es posible decir que hoy en día el análisis de las cargas y efectos de viento están basados en los estudios de
Davenport y se ve reflejado en diversos códigos de construcción alrededor del mundo. Por ejemplo, Alan
Davenport a través de su Cadena de Carga de Viento concluyó que las cargas de vientos que experimentan las
estructuras se determinan por diversos efectos combinados como el viento climático, la topografía del terreno
o rugosidad, los efectos dinámicos, entre otros; estos aspectos son tomados en cuenta en el manual de obras
civiles y en las normas técnicas complementarias cuando se trata de realizar el análisis por viento.

En lo personal, me sorprende también la capacidad y criterio que tuvo para relacionar datos de medición con
distribuciones probabilísticas y matemáticas y así poder establecer estándares para análisis y diseño.
Y sin duda, la participación de Alan en el desarrollo del túnel de viento y su participación en diversos proyectos
de talla mundial como el puente A. Murray MacKay o el WTC de New York son admirables y resultan en
aquello que todo buen ingeniero quisiera lograr durante su carrera. Es entonces necesario aceptar nuestra
responsabilidad como una nueva generación de ingenieros para seguir desarrollando este campo en el que, si
bien se tiene un gran avance, faltan nuevos retos por superar e incógnitas por resolver que en un futuro ayuden
al mejor diseño de nuestras estructuras vulnerables a las acciones del viento.

WIND ENGINEERING – ANCIENT AND MODERN – THE RELATIONSHIP OF WIND ENGINEERINNG


RESEARCH TO DESIGN

La primera impresión de este artículo fue muy buena al conocer ciertos aspectos de cómo era considerado el
viento por distintas culturas ancestrales. Lo que yo conocía acerca de Quetzalcoatl era su significado para la
cultura Azteca pero no sabía que también representaba para ellos el Dios del Viento. El siguiente punto
interesante es conocer el origen de la palabra “huracán”, “gran viento” es sin duda la mejor descripción para
ello.

Es bueno estar conscientes que el estudio ingenieril del viento aplicado a las estructuras, parte de una serie de
problemas y cuestiones que involucran diferentes disciplinas como la meteorología, la ingeniería mecánica e
incluso la arquitectura y que todo ello en conjunto nos ha ayudado a formular los criterios que hoy se usan para
el diseño.

Si bien el estudio de la determinación de la fuerza del viento para diseño se debe en gran medida a las
aportaciones de Alan G. Davenport, llama la atención cómo es que Newton ya plasmaba en su magnífica obra
científica “Principia”, que las fuerzas debidas al viento son proporcionales al cuadrado de la velocidad, y
depende también de la densidad y el área sobre la que impacte.

Algunos otros personajes como Benjamin Baker y Gustaf Eiffel aportaron cosas muy interesantes acerca del
efecto de las presiones del viento en áreas distintas y a diferentes alturas. Un dato que resalta de entre sus
experimentos está el cálculo de la deflexión de la torre Eiffel estimada en 20 cm a velocidades de 24m/s y
presiones de 78 kg/cm2 que a pesar de parecer demasiado resultaba un tanto imperceptible para el observador.

Atrae la atención cómo es que en un principio la creación de los túneles de viento surgió como necesidad de
estudiar presiones en dispositivos aéreos y en campos de la aeronáutica; y fue hasta los años 30’s del siglo
pasado que se comenzaron a estudiar estructuras civiles en dichos túneles.

De igual manera se pudieron obtener las primeras respuestas de desplazamientos de los grandes rascacielos ante
los efectos del viento mediante el uso de péndulos, si se observan con detenimiento pueden encontrarse ciertas
similitudes con las respuestas obtenidas ante movimientos del suelo: el edificio oscila alredor de su posición de
equilibrio.