Está en la página 1de 323

Todalamagiadelcontinentenegroenunfrenéticorelatodeaventuras:la rivalidad de las superpotencias azuzando los conflictos tribales, los cazadores furtivos y las redes de tráfico de pieles y marfil, el tesoro diamantinodelosmatabele…Pero,sobretodo,eseexcitantefondodelos incomparablespaisajesylasgentesdeÁfrica.Seleedeuntirón.

www.lectulandia.com-Página2

WilburSmith Elleopardocazaenlaoscuridad SagaBallantyne-05 ePubr1.0 Titivillus 05.03.17 www.lectulandia.com-Página3

WilburSmith

Elleopardocazaenlaoscuridad

SagaBallantyne-05

ePubr1.0

Titivillus05.03.17

www.lectulandia.com-Página3

Títulooriginal:Theleopardhuntsindarkness

WilburSmith,1984

Traducción:DanielZadunaisky

Editordigital:Titivillus

ePubbaser1.2

WilburSmith,1984 Traducción:DanielZadunaisky Editordigital:Titivillus ePubbaser1.2 www.lectulandia.com-Página4

www.lectulandia.com-Página4

ParaDanielle,

contodomiamor

www.lectulandia.com-Página5

ElvientoveníadesdelasplaniciesdesoladasdeldesiertodeKalahari,másdemil kilómetrosalsur,sitioalquelospequeñosbosquimanosdetezamarillentallamanel «GranSeco».AlalcanzarlaescarpadelvalledelZambezesediluyóenremolinos entrelosmontesyquebradasdelacumbre. Elelefanteseencontrabajustodebajodelacima.Sucorpachónseocultabadetrás delashojastiernasdelosárbolesmsasaysemimetizabaconlarocagrisdelaladera. Sutrompasealzó,susnaricesanchasypeludasaspiraronelaireyloecharon suavementeporlabocaabierta.Losórganosolfatoriosocultosbajoellabiosuperior seabrieroncomocapullosderosaparadegustarelaire. Saboreóelpolvofinoypicantedellejanodesierto,eldulcepolendecienflores silvestres,elhedordulzóndelamanadadebúfalosenelvalle,elperfumefrescodela charcadondeabrevabanychapoteaban;identificóestosyotrosoloresycalculócon precisiónlaproximidaddecadauno. Nofueronesosoloresloquelopreocuparon,sinootro,agrioydesagradable,más fuertequelosdemás.Unaromadetabaco,mezcladoconelhedorcaracterísticodel carnívoro,lalanacrudabañadaensudor,laparafinayelcuerocurtido:elolordel hombre.Lopercibiótanfuerteypróximocomoalcomienzodelapersecución. Unafuriaatávicaposeyóalviejoelefante.Eseolorhabíaperseguidoalosdesu razaduranteinnumerablesgeneraciones.Decachorrohabíaaprendidoatemerloy odiarlo,alolargodetodasuvidahabíahuidodeél. Peroenlosúltimostiemposlapersecuciónparecíahabercesado.Fueunatregua quesignificóonceañosdepazparalasmanadasdelZambeze.Elelefantenopodía conocernicomprenderlacausa,nadasabíadelaenconadaguerracivilquehabía estalladoentresusverdugos.Durantelaguerralasinmensassabanasdelamargen australdelZambezesehabíanconvertidoentierradenadiedondenollegabanlos buscadores de marfil, ni siquiera los guardabosques encargados de censar a los elefantes.Peroesosañosdeprosperidadhabíanllegadoasufin;lapersecuciónhabía vueltoaempezar,implacableyferoz. Poseídoporlarabiayelpánico,elviejoanimalalzósutrompaynuevamente absorbióeltemidoolorhastalomásíntimodesucráneohuesudo.Luegosevolvióy cruzólacimarocosacomounamanchagrisysilenciosacontraelcieloazulde África. Bamboleando su trompa, bajó hacia la manada que pastaba en la ladera opuesta. Erancasitrescientoselefantesdesparramadosentrelosárboles.Lamayoríadelas hembrasfértilesteníancrías,algunastanpequeñasqueparecíanlechoncitosbajolos vientresdesusmadres.Alzabansusminúsculastrompasparaalcanzarlospezones quependíandelasubreshinchadasentrelaspatasdelashembras. Lascríasmayoresbrincabanyretozabanenmediodeunestrépitoinfernalhasta quealgúnejemplarmásviejo,exasperado,arrancabaunaramayempezabaarepartir azotesadiestraysiniestraylascríassedispersabanentrechillidosdefingidotemor. Lashembrasylosmachosjóvenescomíansinprisa,lastrompasseintroducíanen

www.lectulandia.com-Página6

un matorral lleno de agudas espinas para arrancar racimos de fresas maduras y llevarlos a la boca. Más allá, dos machos jóvenes habían aunado esfuerzos para derribarunárboldeveintemetroscuyashojassehallabanfueradelalcancedelas trompas.Alcaerconuncrujirderamasrotas,eljefedelamanadaapareciósobrela cimayelfelizalborotocesóbruscamenteparadarlugaraunsilenciosobrecogedor. Loscachorrossearrimaronansiososasusmadresylosadultosseinmovilizaron enposicióndedefensaconlasorejasabiertas.Sólolaspuntasdelastrompasse alzaron,olisqueandoeldensoaire. Eljefe de la manada bajó con su andar oscilante y poderoso y sus enormes colmillosamarillentosenalto,eltemordelatadoporlaposicióndesusorejas. Lashembrassevolvieroninmediatamentecontraelviento,ypercibieronelolor delosperseguidores.Elrestodelamanadasecolocóenformacióndemarcharápida:

los cachorros y sus madres en el centro rodeados por las hembras estériles, los machosjóvenesenlavanguardia,losmachosviejosenlosflancos.Ylamanada partió con ese poderoso balanceo que devoraba los kilómetros y que ^ podía mantenerduranteundíayunanocheyotrodíasindetenerse. Elviejodelamanadaestabaperplejo.Jamáshabíasufridounapersecucióntan tenaz.Llevabayaochodíasasí,peroloscazadoresnohabíanintentadoacercarseala manadaenningúnmomento.VeníandelSur,permitíanqueelvientollevarasuolora lamanada,perosemanteníanfueradelestrechocampovisualdelelefante.Parecíaun grupogrande,elmásnumerosodetodasuvidaerrabunda,unalíneaquebloqueaba todaposibilidaddeescapeporlasrutasaustrales.Sólounavezloshabíavisto.Al quintodía,exasperadoalpuntodeperdertodanocióndeprudencia,habíaconducido alamanadacontralafiladehombresparatratardeabrirsepaso,peroselohabían impedidoesoscuerposdiminutos,delgadosyerectos,aparentementedébilespero mortíferos,quesealzabanentrelospastizalesamarillosagitandomantasygolpeando conpalosenlostamboresdeparafinaparacerrarelcaminohaciaelSurhastaqueel machoseacobardóycondujoalamanadaporlaescabrosaladerahaciaelgranrío. Loselefantesrecorrieronlassendasqueutilizabandesdehacíadiezmilaños, sendasqueseguíanlascuestasmenosempinadasyseabríanpasoentrelascadenas rocosas.Encabezadaporelviejomacho,lamanadaformóenfilaindiaparabajarpor unasendaestrechayseabrióalllegaralvalle. Eljefelosobligóaproseguirlamarchadurantelanoche.Nohabíaluna,perolas enormesestrellasblancasestabansuspendidasmuycercadelaTierraylamanada atravesólasselvasumbríassindetenerse.Pasadalamedianoche,elviejomachosalió delasendaydejóquepasaralamanada.Percibióelvientocontaminadodeolora hombre,muchomásdébilylejano,perosiemprepresenteyseapresuróaalcanzara lashembras. Alalballegaronaunlugarquehabíanabandonadodiezañosatrás.Eraunafranja estrechajuntoalamargendelrío,escenadeviolentoscombatesdurantelalarga guerra,razónporlacualhabíaevitadoelsitiohastaesemomento.

www.lectulandia.com-Página7

Lamanadasedesplazabaconmayorlentitud.Losperseguidoreshabíanquedado atrásyelritmodemarchaeramáslentoparaqueloselefantespudiesenalimentarse. Lavegetacióneramásexuberanteenelfondodelvalle.Enlugardemsasashabía mopanisyenormesbaobabs,hinchadosporlahumedad.Elviejojefepercibióla presenciadeagua,suvientregorgoteódesed.Perosuinstintoleindicabaquehabía peligro allí delante. Se detenía con frecuencia, su enorme cabeza gris se movía lentamenteconlasorejasabiertasatentasalmenorsusurro,losojos,pequeñosy débiles,brillandoenlaespesura. Reinició la marcha, pero casi de inmediato se detuvo bruscamente. Había percibidoalgoenelextremodesucampovisual,unobjetometálicoquebrillababajo laluzoblicuadelsolmatinal.Susorejasseabrieronalarmadasylainquietudse transmitióalamanada. Elmachocontemplólachispametálicaperopocoapocosumiedosedesvaneció porqueenlaselvanohabíaotromovimientoqueeldelabrisaniotroruidoqueel susurrodelasramasyeladormiladozumbarygorgojeardeinsectosypájarosasu alrededor.Elviejoanimalpermanecióinmóvil,conlavistafijahaciaadelante,ya medidaquesedesplazabalaluzviounahileradeobjetosmetálicos,todosidénticos alprimero,quelecerrabaelpaso.Sebalanceósobresuspatasysugargantaemitió unruidosordodeindecisión. La causa del temor del viejo elefante era una hilera de placas metálicas galvanizadas,pequeñasycuadradas.Cadaunaestabasoldadaaunpostedehierro clavadoenlatierratantosañosatrásqueelolorahombresehabíadesvanecido.Cada placallevabaunainscripciónquehabíasidodecolorrojobrillanteylucíadesteñida porelsolimplacable.EraunacalaveracondostibiascruzadasylaleyendaPeligro, campominado. LasfuerzasdeseguridaddeldifuntogobiernoblancodeRhodesiahabíanminado elcampoparaestablecerunaespeciedebarricadaenlasmárgenesdelríoZambezey asíimpedirquelosguerrillerosdelZAPUyelZIPRApenetraranenelpaísdesdesus basesenZambia,alotroladodelrío.Erauncampolargoyanchosembradode millonesdeminasmortíferas.Elnuevogobiernonegrodelpaísseencontrabasumido en serias dificultades económicas y no podía sufragar el costo que exigiría su desactivación. Enesemomentoelaireseestremecióbajoelrugirdelosvientoshuracanados.El ruidoatronadorproveníadelSur,aespaldasdelamanada,yelviejoelefantese volvióparaenfrentarseaél. Unasiluetagrotesca,suspendidadeundiscometálicogiratorio,apareciósobrelas copasdelosárbolesydescendiósobreloselefantesapiñados.Volabatanbajoquelas ramasdelosárbolesseagitaronenloquecidasyselevantóunanubedepolvodela tierrareseca. Ante la nueva amenaza, el viejo jefe giró y galopó hacia el campo minado seguidoporsuaterradamanada.

www.lectulandia.com-Página8

Penetrócincuentametrosenelcampoyentoncesexplotólaprimeramina.La explosión le arrancó la pata trasera derecha. La carne destrozada colgaba de los bordesdelaheridayenelfondobrillabaelhueso.Elmachosiguiósucarreraentres patas,enloquecidodedolor.Lasegundaminalearrancópartedelapatadelantera izquierdadejándolaconvertidaenunamasasanguinolenta.Elmachobramóycayó sobresusancas.Suspatasmutiladasyanolosostenían.Elrestodelamanadapenetró enelcampominado. Al principio las detonaciones eran espaciadas pero rápidamente empezaron a sucedersecomoelredoblardeuntambordemente.Cuandocuatroocincominas explotabansimultáneamente,elestruendosefragmentabaenmilecos. Detrásdelasexplosiones,silbabanlasaspasdelhelicópteroquegirabaentorno alcampominadoarreandoalamanadacomounperropastorasusovejas,desviando aungrupodeanimalesquetratabadevolverobienalejándoseparadetenerunjoven macho que por milagro había cruzado ileso el campo, cerrándole el camino, obligándoloadetenerseyvolveralcampohastaqueunaminalohizocaerentre bramidosdedolor. El tronar de las detonaciones se había vuelto continuo, como un bombardeo naval.Cadaexplosiónlevantabaunanubedepolvoylanieblarojaocultabaenparte lahorrendaescena.Bajolascolumnasdepolvo,retorcidasyaltascomolascopasde losárboles,elfrenesídelamanadaseconvirtióenunadanzadeduendesnegros atizadosporlasexplosiones. Unahembravieja,conlascuatropatasmutiladas,yacíadeladoygolpeabala cabezacontralatierraensuesfuerzoporlevantarse.Otrasearrastrabasobresu vientretratandodeprotegeraunacríaconsutrompahastaqueunaminaexplotóbajo supechoehizovolaraambosporlosaires. Otras crías, separadas de sus madres, las orejas aplastadas contra la cabeza, corríanaterradasenmediodelanieblapolvorientahastaqueunbreverelámpagolas arrojabaporlosairesconlosmiembrosmutilados. Despuésdemuchotiempolasexplosionesempezaronaespaciarse,sevolvieron intermitentesyfinalmentecesaronporcompleto.Elhelicópteroaterrizófueradelos límitesdelcampo,elruidodesumotorseacallóylahélicesedetuvo.Sóloquedaron losgritosdeagoníadelosanimalesmutiladosyelcampodetierrarevueltarodeada deárbolescubiertosdepolvo.Laportezueladelhelicópteroseabrióyunhombre saltóatierra. Era negro, vestía una chaqueta de mangas cortas y ajustados pantalones de combate.EraeluniformedecamuflajedelosguerrillerosenlaguerradeRhodesia. Calzabafinasbotasoccidentalesconfeccionadasamedidayllevabagafasdeaviador conmonturadeoroycristales«Polaroid».Bajoelbrazoderechollevabaunfusilde

asalto«AK47».Caminóhastaelbordedelcampominadoydurantecincominutos

contempló,impasible,laespantosacarnicería.Luegovolvióalhelicóptero.

Elpilotoloobservabadesdelacarlinga,sucrespocabellonegroaplastadobajo

www.lectulandia.com-Página9

losaudífonos.Eloficialnolomiró;dirigiósuatenciónalfuselajedelamáquina. Lasinsigniasynúmerosdeidentificaciónhabíansidotapadosconcintaaislantey luego con esmalte negro en aerosol. Un extremo de la cinta se había soltado y permitíaverpartedelletrerodeidentificación.Eloficiallopegóconlamano,estudió elresultadocríticamenteyfueaguarecersealasombradeunmopanicercano.

Apoyóel«AK47»,contraeltronco,desplegóunpañueloenelsueloparano

ensuciarse los pantalones, se sentó y apoyó la espalda contra la gruesa corteza. Encendióuncigarrilloconunencendedordeoro«Dunhill»,aspiróprofundamentey dejóqueelhumosalieradespacioentresuslabiosgruesosyoscuros. Sonriócomplacidoalcalcularcuántoshombres,tiempoymunicionessehubieran requeridoparamatartrescientoselefantesenformaconvencional. «Elcamaradageneralnohaperdidonadadesuviejaastuciadelaguerrade guerrillas»,pensó.Sóloaélpodíaocurrírsele.Moviólacabezasatisfecho. Terminadoelcigarrillo,triturólacolillaentreelpulgaryelíndice,unhábito adquiridoenlosviejostiemposycerrólosojos. Nolodespertóelhorrendocorodebramidosychillidosdelcampominado,sino unruidodevoceslejanas.Sedespertóalinstanteymiróalsol.Habíapasadoel mediodía. Fuealhelicópteroydespertóalpiloto. —Yahanllegado. Sacóunmegáfonoyesperóenlaescotillaquelosnativosaparecieranentrelos árboles,conunasonrisadespectiva. —Babuinos…—susurró. Era el desprecio del hombre culto por el campesino, de un africano por un compatriotadeotratribu. Venían por la senda de los elefantes en fila india. Eran entre doscientos y trescientos,vestíanpielesdeanimalesyharaposderopaoccidental,loshombres delante y las mujeres atrás. Muchas mujeres llevaban los pechos al descubierto, algunas jóvenes tenían la mirada coqueta y sus nalgas se meneaban bajo sus taparrabosdepiel.Eloficiallascontempló,nocondespreciosinocondeseo.Talvez tuvieratiempodedivertirseunpococonalgunadeellas.Sedetuvieronenelborde delcampo,congritosyrisasdealegría.Algunossaltaban,señalandoalasenormes bestiasmoribundas. Eloficiallesconcedióunosminutosparaexteriorizarsualegría.Selomerecían. Habíanseguidoaloselefantesduranteochodías,casisindescanso,trabajandopor turnosparaencaminarlamanadahaciaelcampominado.Mientrasesperabaquese serenaran,meditóunavezmásacercadelcarismayelcarácterdeunhombrecapaz deconvertiraesaturbadecampesinosanalfabetosenunafuerzacohesionaday eficiente.Luegosacudiólacabezaconvigorparasalirdesuensoñaciónysellevóel megáfonoalaboca. —¡Silencio!¡Acallar!

www.lectulandia.com-Página10

Empezóaformarlospelotonesdetrabajo.Armóaloscarnicerosconhachasy pangas.Pusoaungrupodemujeresalevantarelaparejoparaahumarlacarneytejer canastosdecortezademopani,mientrasotrasbuscabanleñaparaelfuego.Luego volvióalgrupodecarniceros. Ningunodelosnativoshabíasubidojamásaunavión;eloficialdebióemplearla punteradesubotaoccidentalparaconvenceralprimeroaquesubieraalhelicópteroy cruzaranelcampohastaelprimercadáver. Eloficialseasomóporlaescotillaparacontemplaralmachoviejo.Susojos recorrieronlosgruesoscolmillosdemarfilyvioqueelanimalsehabíadesangrado. Indicóalpilotoquedescendiera. Legritóaloídoalnativomásviejo. —¡Que tus pies no toquen la tierra si valoras tu vida! —El hombre asintió, asustado—.Primeroloscolmillos,despuéslacarne. Elhombreasintiónuevamente. Eloficiallepalmeóelhombroyelancianosedejócaersobreelvientredel machohinchadoporlosgasesfermentados.Seposóágilmentesobreelanimalyotros treshicieronlomismoempuñandolashachas. Anteunanuevaseñaldeloficialelhelicópteroseelevóyselanzócomouna libélulahaciaotroanimalqueexhibíabuenoscolmillos.Eraunahembravivaquese irguiósobresusancasyalzólatrompacubiertadepolvoysangreparatratarde espantaralhelicóptero.

Eloficialseafirmóenlaescotilla,apuntóel«AK47»ehizounsolodisparoal

puntodondeseuneelcráneo conelcuello. Lahembrasederrumbójuntoasu cachorro y quedó inmóvil. El oficial hizo una señal al jefe de otro equipo de carniceros. Erguidossobrelasenormescabezasgrises,cuidandodenotocartierraconelpie, loshombresrompíanconsushachaselhuesoblancodondeestabaempotradoel colmillo.Erauntrabajodifícil,porqueunmalgolpepodríadisminuirelvalordel marfil. Trabajaban con cuidado. Al desencajar los colmillos, el helicóptero los levantabaconsugrúaylostransportabaaotroelefante. Hacialanochelamayoríadeloselefanteshabíanmuertoacausadesusheridas. Losnativossiguierontrabajandoalaluzdelasantorchasyhaciaelamanecerhabían reunidotodoelmarfil. Luegosededicaronadescuartizaralosanimales.Elcalornolesdejabamucho tiempo.Elhedordelacarneputrefactasemezclabaconeldelosgasesdelasvísceras perforadasyenloquecíadegulaalasavesderapiña.Cuandoloshombresterminaban desepararunancauhombro,elhelicópterolosacabadelcampominado,lasmujeres locortabanenlonjasylascolgabansobrelasbrasashumeantesdeleñaverde. Eloficialsupervisabalaoperaciónycalculabalasganancias.«Lástimanopoder salvar las pieles», pensó, porque cada una valía mil dólares, pero eran un bulto imposibledetransportaryademásnohabíamaneradedetenerlaputrefacción.

www.lectulandia.com-Página11

Las trescientas toneladas de carne fresca perderían parte de su peso al ser procesadas,perolasminasdecobredelavecinaZambia,consusdecenasdemilesde obrerosquealimentar,eranunexcelentemercadoparacolocarlasproteínas.Sehabía concertado un precio de venta de cuatro dólares por kilo de carne ahumada. Seguramenteobtendríaunmillóndedólares…;ademásdelmarfil,claro. Elhelicópterohabíatransportadoelmarfilaunlugarocultoentrelascolinasa poco menos de un kilómetro del campamento. Un grupo de trabajadores especialmenteescogidoshabíacolocadoloscolmillosenhilerasparaluegoquitarel cónicopaquetenerviosodelosextremoshuecosycualquierrastrodesangreycarne quepudieradespertarlassospechasdelossuspicacesoficialesdeaduanas. Teníancuatrocientoscolmillos.Losdelosanimalesjóvenespesabanmuypoco, perolosdelmachoviejosuperabanholgadamenteloscuarentakiloscadauno.Un promediogeneraldeveintekilospodíaconsiderarsebueno.ElprecioenHongKong eradedoscientosdólareselkilo,loquelesdejaríaunosochocientosmildólares.El trabajolesdejaríaentotalunaganancianetasuperioralmillóndedólaresenunpaís dondeelsueldopromediodeunhombreadultoeradeseiscientosdólaresanuales. Claroquehabríaquedescontarotrospequeñoscostos.Unodelostrabajadores habíaperdidoelequilibriosobreelcadáverdeunelefantecayendodirectamente sobreunamina. «Malditobabuino»,pensóeloficial,todavíamolestoporlatorpezadelhombre. Elrescateyentierrodelcadáverhabíadetenidoeltrabajoduranteunahora. Unhombrehabíaperdidounpiedebidoaungolpeconelhachayvariosmás habían sufrido heridas menores por mal uso de sus pangas. Otro había muerto

durantelanoche,elvientreatravesadoporunabalade«AK47»,alprotestarporlo

queeloficialqueríahacerleaunadesusesposasenlosmatorralesdetrásdelos ahumaderos.Contodo, esoscostoseran ínfimosenrelación conlaganancia.El camaradageneralestaríacomplacido. Enlamañanadeltercerdíaeloficialsedeclarósatisfechoconeltrabajodelos marfileros.Losenviódevueltaalvalleaayudaraloscarnicerosyelcampodemarfil quedó desierto. Nadie debía conocer la identidad del visitante que vendría a inspeccionarelbotín. Llegóenhelicóptero.Eloficialloaguardabaenposicióndefirmesjuntoalas hilerasdelustrosomarfil.Elvientodelashélicesleagitólachaqueta,peronose movió. Elaparatoseposósobrelatierraybajóunhombredeaspectoautoritario.Erade grantamaño,erguido,fuerte,susdientesmuyblancosbrillabanensurostrodeébano yllevabaelpelo,encrespadoyduro,casirapado.SeparecíaaHarryBelafonte. Tendiósumano.Eljovenseprecipitóhaciaélcomounniñoasupadre. —¡Camaradageneral! —¡Nadadeeso!—objetóelreciénllegadosinperderlasonrisa—.Nosoyel camaradageneralsinoelcamaradaministro.Yanosoyellíderdeunapandillade

www.lectulandia.com-Página12

sucios guerrilleros, sino un ministro de Estado de un gobierno soberano. —El ministrocontemplóloscolmillosdispuestosenhileraysonriónuevamente—:Yel mejorcazadorfurtivodelahistoria,almenosenloqueamarfilserefiere.

EltaxisaltósobreotrobacheenlaQuintaAvenidayCraigMellowhizounamueca dedolor.Lascallesneoyorquinaseranmásaptasparauntanque«Sherman»quepara unvulgartaxi. «LatravesíaporelvalledeMbabweenel“LandRover”fuemássuave»,pensóy enesemomentosintióunapunzadadenostalgiaalrecordarelcaminotortuosoy llenodebachesatravésdelasciénagasdelríoChobe,elanchoafluenteverdedel GranZambeze. Dejódeladoeserecuerdo,tanlejanoeneltiempoyelespacio,yvolvióameditar contristezaenlahumillaciónquesentíaportenerqueacudiralacitaconsueditoren untaxiypagarloélmismo.Enotraépocahabríanenviadounautomóvilconchófera buscarloyelalmuerzohabríasidoen«LaGrenouille»oel«FourSeasons»,noenun restauranteitalianodeGreenwichVillage.Eralasutilprotestadeuneditoranteun autorquenoescribíanadadesdehacíatresañosydedicabamástiempoasuagente deBolsayalaschicasdelosclubesnocturnosqueasumáquinadeescribir. «Melomerezco»,pensóCraigconunamueca.Hurgóensubolsilloenbuscade loscigarrillos,perorecordóquehabíadecididodejardefumar.Conunsuspirose dedicóacontemplarlosrostrosdeloscaminantes.Alprincipio,eltumultolehabía agradado,despuésdelsilenciodelaselvaafricana,einclusolasfachadasdesteñidas ylosanunciosdeneónsobrelascallessuciasdespertabansuinterés.Ahorasesentía ahogadoynervioso,anhelabaverelcieloabiertoenlugardeesasuperficiegrisácea queasomabasobrelosrascacielos. Eltaxifrenóconbrusquedadinterrumpiendosuspensamientosyelconductor murmuró«hemosllegado»,sinvolverse. Craigpusounbilletedediezdólaresenlaranuradeplexiglásqueseparabaal conductor de los pasajeros, dijo «quédese el cambio» y bajó a la acera. Inmediatamentevioelrestauranteconsudecoraciónsímilitalianaylasbotellasde chianticubiertasdepajaenlaventana. Craigcaminabaconagilidad,sindemostrarlamenorcojera,porloquenadie advertíaqueteníaunapiernaortopédica.Elrestauranteerafrescoylimpioyelolor delacomidaledespertóelapetito. DesdeunreservadoenelfondodelasalaAsheLevylehizounaseñal. —¡Hola,Craig!—Lerodeóloshombrosconunbrazoylepalmeólamejilla paternalmente—.Sinvergüenza,québuenaspectotienessiempre. ElpelodeAsheestabacortadoalanavajayusabagafasconmonturadeoro. Vestíacamisaarayasconcuelloblanco,gemelosyagujadecorbatadeplatinoy pesadoszapatosmarronesconpequeñosagujeritosenlaspunteras.Laamericanaera

www.lectulandia.com-Página13

decasimirconsolapasestrechas.Susojospálidosnuncamirabanexactamentede frente.Craigsabíaquesólofumabalosmejorespuros. —Meencantaestelugar,Ashe.¿Cómolodescubriste? —Yaestabaaburridodel«Seasons».—Ashesonrióconpicardía,complacidode queCraigpercibierasugestodereprobación—.Craig,quieropresentarteaunamujer demuchotalento. Lamujerqueestabasentadaenlaoscuridaddelreservadoletendiólamano.La lámparalailuminóyésafuelaprimeraimpresiónqueCraigtuvodeella. Eraunamanodelgada,conuñaslimpiasperomuycortasysinesmalte.Lapiel eradoradaydebajosepercibíaeltinteazuladodesusvenas.Losdedoseranfuertesy largos,consuavescallosenlasyemas:eraunamanoacostumbradaaltrabajo. Alestrecharla,Craiglamiróalosojosypercibiósufuerza. Las cejas, oscuras y tupidas, se unían en el entrecejo. Apesar de la escasa iluminación,notóquesusojoseranverdescondestellosdoradosentornoalapupila. Lamiradaerafrancaydirecta. —Sally-AnneJay—dijoAshe,presentándolos—,CraigMellow. Narizrecta,unpocogrande,bocademasiadoanchaparaserhermosa.Pelooscuro ytupido,peinadohaciaatrásdejandoaldescubiertolafrenteanchadetezdorada comolasmanos.Teníabonitaspecasenlasmejillas. —Leítulibro—dijoella.Vozsincerayclara,acentoinglés,timbremuyjuvenil —.Lascríticassonmerecidas. —¿Lasbuenasolasmalas? AunqueCraighizolapreguntaentonodespreocupado,rogóparasusadentros quenofueraunadeesasquetratabadedemostrarsualtonivelliterariodenigrandola obradelosautorespopulares. —Merefieroalasmejores. LarespuestaencantóaCraig,aunqueaparentementeellapusopuntofinalaltema conesecomentario.Parademostrarlo,élretuvosumanoentrelassuyasmásdelo necesario. Craigpensóqueesachicanoeradelasqueandanalapescadegentecélebrepara denigrarlaollenarladeelogioscomplacientes.Yaestabahartodelasamantesdela literatura que trataban de tomar su cama por asalto; le resultaban casi tan desagradablescomolasotras. —VeamossiAshenospagaunacopa—dijoysesentófrenteaella. Como siempre, Ashe estudió la carta de vinos con mucho aspaviento, pero finalmenteeligióun«Frasead»bastanteordinario. —Muysuave,muyafrutado—comentó,saboreándolo. —Fresco y agradable —asintió Craig y Ashe sonrió al recordar al «Corton Charlemagne»delaocasiónanterior. —Esperamos a otra persona —le dijo Ashe al camarero—. Cuando venga, pediremos.—SevolvióaCraig—:QuieroqueSally-Anneteenseñesutrabajo.

www.lectulandia.com-Página14

—Veamos—dijoCraig,nuevamentealadefensiva. Tambiénestabahartodelosquequeríanaprovecharsedesupopularidad:autores que le presentaban originales inéditos en busca de un espaldarazo, asesores financierosquequeríanadministrarlelosderechos,personasquebuscabanunautor para sus biografías y ofrecían compartir las ganancias, vendedores de pólizas de segurosodeparadisíacasislasenlosmaresdelSur,agentescinematográficosquele proponíanescribirunguiónporunpequeñoadelantoyunaparticipaciónaúnmás pequeñaenlasganancias;enfin,lashienasquehacenunfestínconlosdespojosque dejaelleón. Sally-Annetomóunacarpetadelsueloylacolocósobrelamesa,frenteaCraig. MientrasAsheenfocabalaluz,Sally-Annedesatólascintasquelamanteníancerrada yserecostóenelasiento. Craigabriólacarpetayquedóparalizado.Sintióunescalofríoquelerecorrióla espaldahastaanidarenlanuca.Ésaerasureacciónhabitualantelagrandeza,la belleza perfecta. Le sucedía cada vez que veía cierto cuadro de Gauguin en el MetropolitanMuseum:unamadrepolinesiaconunniñoalhombro.Tambiénalleer ciertospoemasdeT.S.EliotyalgunoscuentosdeHemingway.Todasesascosasle poníanlapieldegallina,yahoralesucedíaconesachica. Eraunafoto.Elacabadoeraungranuladodesuperficiequedestacabatodoslos detalles.Loscoloreseranclarosyextraordinariamentefieles. Lafotomostrabaunelefante,unmachoviejo.Defrentealacámara,exhibíala típica pose del animal sobresaltado, con las orejas muy abiertas, como banderas negras. De alguna manera expresaba la vastedad y atemporalidad del continente. Estabaacorraladoydabalasensacióndequesuenormefuerzaerainútil,queestaba confundido por hechos que trascendían su experiencia y la heredada de sus antepasados,queelcambioqueseestabaoperandolosabrumabaaélyaÁfrica entera. Seveíatambiénlatierraazotadaporelviento,calcinadaporelsolyarruinada por la sequía. Todo dominado por el cielo interminable y bienhechor, las nubes plateadasatravesadasporunrayodesolquecaíasobreelviejoelefantecomouna bendición. LachicahabíacaptadoelsignificadoyelmisteriodelatierranataldeCraigen unacentésimadesegundo,eltiempoquetardabaelobturadorenfijarlaimagen. Craignopudoevitarsentirqueeraesoprecisamenteloqueselehabíaescapadoaél apesardeloslargosmesesdedurotrabajo.Habíareconocidosufracaso,ytemía volveraintentarlo.Poresonoteníaotrolibroterminado.Sorbióelvinoinsípidoque leofrecíancomocastigoporsucrisisdeconfianzaysintióenelpaladarunsabor amargo. —¿Dedóndeeres?—lepreguntóalachica,sinmirarla. —DeDenver,Colorado.PerofuialcolegioenInglaterra.—Esoexplicabasu acento—.ViajéaÁfricaalosdieciochoañosyfueunamoraprimeravista.

www.lectulandia.com-Página15

Asírelató,contodasencillez,subiografía. CongranesfuerzoCraigdejólafotoaunlado.Lasiguientemostrabaaunajoven sentadasobreunapiedravolcánicanegrajuntoaunabrevadero,eneldesierto.Vestía latocadecueroconorejasdeconejo,típicadelatribuovahimba.Asulado,unniño mamabadesupechodesnudo.Lapieldelamujerbrillabadegrasaytinturaocre.Sus ojosparecíansalidosdeunfrescodelatumbadeunfaraón;erahermosa. «¡Denver,Colorado,nadamenos!»,pensóCraig,sorprendidoporlaamargurayel odioquelohabíaasaltadobruscamente.Estacondenadachiquillaextranjerahabía captadocontodaprecisiónelalmacomplejadeunpuebloenelretratodeesajoven madrenegra.Yél,quehabíavividotodasuvidajuntoaellos,jamásloshabíavisto contantaclaridadcomoenesemomento,enunrestauranteitalianodeGreenwich Village. Pasóalasiguienteconungestocasiviolento.Aparecióelcuelloaflautadodeuna magníficakigeliaafricana,laflorsilvestrepreferidadeCraig.Enelfondodelaflor reposabaundiminutoescarabajodecolorverdeesmeralda,irisadoybrillante.Era unacomposiciónperfecta,encoloryforma,ylaodióporello. Habíamuchasfotosmás.Unamostrabaaunmilicianoconsonrisaestúpida,con

unfusil«AK47»yuncollardeorejashumanasmomificadas:unabuenacaricatura

debrutalidadyarrogancia.Enotra,unancianobrujorodeadodecuerpos,cuentas, calaverasytodaslasherramientashorripilantesdesuoficio,aplicabaventosasasu paciente,tendidaenelsuelopolvoriento,lapielsurcadadehilillosdesangre.Erauna mujerjoven,conlospechos,lasmejillasylafrentetatuadas.Losdientesparecíantan afilados como los de un tiburón y le recordaron a Craig los viejos tiempos del canibalismo,ylosojosdelajoven,comolosdeunanimaldolorido,expresabanel estoicismoylapacienciaafricanas. Otramostrabaungrupodeniñosenunaulaescolardemaderaytechodepaja. Susmanossealzabanansiosaspararesponderalaspreguntasdelajovenmaestra negra.Todoesoestabaregistradoenlasfotos:laesperanzayladesesperación,la pobrezaabyectaylariquezafabulosa,elsalvajismoylaternura,larisayeldolor,el climaimplacableynutricioalavez.Craigvolvíalentamentelasfotosbrillantespara saborearcadaunayretrasarelmomentoenquetendríaquemirarlaalosojos. Sedetuvobruscamenteanteunespectáculodesolador.Lafotoeraenblancoy negroyesorealzabaeldramatismodelacomposición.Loshuesosbrillabanbajoel poderososolafricano:variashectáreasdehuesos,gigantescosfémuresytibiascomo madera de naufragio, enormes cajas torácicas como el armazón de un barco encallado,cráneosgrandescomobarrilesdecerveza,conlascuencasoscuras.Craig recordólaleyendadelcementeriodeelefantes,elantiguomitodellugarsecretoa dondevanloselefantesamorir. —Cazadoresfurtivos—dijoella—.Haydoscientosochentayseisesqueletos. Craiglamiró,sobresaltadoantelamagnituddelacifra. —¿Cómo?—preguntóyellasonrióamargamente.

www.lectulandia.com-Página16

—Losarrearonhaciaunodelosviejoscamposminados. Craigseestremecióyvolvióamirarlafoto.Involuntariamentedeslizósumano derechabajolamesa,sepalpóelmuslohastallegaralacorreaquesosteníala prótesisysesintióidentificadoconlahorriblesuertedeesosenormespaquidermos. Recordósupropiaincursiónenuncampominado,laexplosiónquelehizovolarel pieconlafuerzadeunmazazo. —Discúlpame—susurróella—,estoyenteradadeloquetesucedió. —Sedocumentóantesdeveniralacita—explicóAshe. «Cerrad el pico —pensó Craig, furioso—, cerrad el pico, los dos». Le desagradabaquealguienmencionaraeseaccidente,cosaqueellahabríadebidosaber sirealmentesehubieradocumentado.Peroelproblemaenesemomentonoeratanto lapiernacomoloselefantes.CraighabíatrabajadoparaelDepartamentodeFauna Silvestre.Losconocía,losamabaylavisióndeesacarniceríaleprovocabanáuseas. Sintióqueaumentabasuodiohaciaesachicaquelohabíaobligadoaversemejante escenay,comounniño,deseóvengarse,devolverleelgolpe.Peroenesemomento llególapersonaqueesperabanyAshelopresentó. —Craig,quieropresentarteaunapersonamuyimportante.—Ashejamáshacía unapresentaciónsinlascorrespondientesloas—.TepresentoaHenryPickering, vicepresidenteprimerodelBancoMundial.Siaguzaseloído,podrássentirelruido demilesdemillonesdedólaresdandovueltasensucabeza.Henry,lepresentoal joven genio Craig Mellow. Nada más ni nada menos que uno de los mejores escritoresafricanos,comparableinclusoconKarenBlixen. —Leísulibro—asintióHenry.Eraalto,delgadoy,apesardesujuventud,calvo. Vestíatrajeoscurodebanqueroconchalecoycamisablanca.Elúnicotoquedecolor lodabansucorbataysuschispeantesojoscelestes—.CreoqueAshenoexagerapor unavezenlavida. BesóplatónicamenteaSally-Anneenlamejillaysesentó.Probóelvinoque Asheleofrecíayluegodejólacopaaunlado.Craigadmirósuestilo. —¿Quéleparece?—lepreguntóHenryPickeringaCraig,señalandolacarpeta conlasfotos. —Estáencantado,Henry—dijorápidamenteAsheLevy—.Estáenloquecidocon lasfotos.Silehubieravistolacaracuandolasmiróporprimeravez…Lefascinan, deverdad. —Perfecto —murmuró Henry con los ojos clavados en el rostro de Craig—. ¿Asheleexplicódequésetrata? —Todavíano—dijoAsheLevy—.Antesqueríaimpresionarle. YluegosevolvióhaciaCraig. —Unlibro.SetratadeunlibrocuyotítuloseráElÁfricadeCraigMellow. Escribirás un libro sobre el África de tus antepasados; cómo era, en qué se ha convertido. Volverás allá, investigarás el tema en profundidad. Hablarás con la gente…

www.lectulandia.com-Página17

—Disculpe—interrumpióHenry—,¿esverdadquehablaunodelosdosidiomas

másimportantesdeZimbabwe?Creoquesellamasindebele.

—Alaperfección—replicóAshe,antesqueCraigabrieralaboca—.Comoun

nativo.

—Perfecto—asintióHenry—.¿Yesverdadquetienemuchosamigos,algunosde

ellosencargosimportantesenelGobierno?

Nuevamente,Ashecontestólapregunta:

—AlgunosdesusviejoscompinchessonministrosdelGobiernodeZimbabwe. Mejorqueeso,imposible. Craigvolvióamirarlafotodelcementeriodeloselefantes.Zimbabwe.Todavía nolograbaacostumbrarsealnombreescogidoporlosvencedoresnegros.Paraél seguíasiendoRhodesia.Elpaísquesusantepasadoshabíanconstruidoenmediode laselva,agolpesdehacha,picoyametralladora.Latierraquehabíasidosuya…su patria. —Atodolujo,Craig.Ellosnoreparanengastos.Irásadondequieras,hablarás conquienquieras,elBancoMundialcubrirátodostusgastos. AsheLevyproseguíasudiscurso,peroCraigmiróaHenryPickering. —DemodoqueelBancoMundialhadecididometerseenelnegocioeditorial— dijoconunasonrisasardónica. Asheibaaresponder,peroHenryPickeringlepalmeóelantebrazo. —Estábien,Ashe—dijo.HabíapercibidoelestadodeánimodeCraig;hablóen tonosuaveyconciliador—.Nuestronegocioprincipalsonlospréstamosalospaíses subdesarrollados. Tenemos casi mil millones invertidos en Zimbabwe. Queremos proteger nuestra inversión. Piénselo en términos de propaganda. Queremos transformar a ese pequeño Estado africano en un escaparate ante el mundo, un ejemplodecómounGobiernonegropuedesaliradelante.Sulibrocontribuiríaa nuestroplan. —¿Yesto?—preguntóCraigseñalandolasfotos. —Queremos que el libro tenga impacto visual, no sólo intelectual. Para eso queremosaSally-Anne. Craigcallóduranteunratolargo.Elmiedorecorríasustripascomounreptil repugnante.Elmiedoafracasar.Tenerqueescribiruntextoqueestuvieraalaaltura delasestupendasfotoscaptadasporesachica.Élponíaenjuegosureputación,ella noteníanadaqueperder.Elmiedocrecióenélhastavolverseodio. Sally-Anne se inclinó hacia él. La luz resaltaba sus largas pestañas y sus chispeantesojosverdes.Subocatemblaba,anhelante,yunaburbujadesalivabrillaba ensulabioinferiorcomounaperlacultivada.Apesardesuodio,Craigpensóquele gustaríabesarla. —Craig—dijoella—,puedohacermejoresfotosqueéstas.Sólonecesitouna oportunidad.¿Quédices? —Yaquetegustanlosanimales,tecontaréunafábula—dijoCraigyserepantigó

www.lectulandia.com-Página18

ensusilla—.Unbueysalióaararuncampoenundíadeterriblecalorconunapulga posadaensulomo.Alfinaldeldíaelbueyvolvióasupesebreysedesplomó,sin fuerzas.«Cómoaramos»,dijolapulga. Sally-Anne palideció y apretó los labios. Sus largas pestañas aletearon como mariposasyserefugióenlasombraparaocultarlaslágrimasqueempezabana asomar. Sehizounlargosilencio.Craigsintióunapunzadaderemordimiento.Supropia crueldadymezquindadloperturbaron.Habíaesperadounaréplicapunzantedeesa mujertercaycapaz.Laslágrimaslosorprendieron.Quisoconsolarla,decirlequese habíaexpresadomal,explicarlequesureaccióneraproductodesustemoresysu faltadeconfianza,peroellayarecogíasusfotospararetirarse. —Despuésdeleertulibro,anhelabatrabajarcontigo—dijosuavemente—.Fue una presunción de mi parte querer colocarme a tu altura. —Miró a Ashe—:

Discúlpame,heperdidoelapetito. AsheLevysepusoenpie. —Te acompaño —dijo, y se volvió hacia Craig—. Te felicito, gran hombre. Llámamecuandohayasterminadoeloriginal. SeapresuróaalcanzaraSally-Anne.Alsalir,elsollailuminóacontraluz.Craig pudoversuspiernas,largasyhermosas.HenryPickering,meditabundo,contemplaba suvasodevino. —Parecenorinesdecabra—dijoCraigconvoztemblorosa. LlamóalcamareroypidióunabotelladeMeursault. —Asíestámejor—dijoHenrydespuésdesaborearelnuevovino—.Pareceque lodellibronofueunagranidea,¿verdad?—Mirósureloj—.Pidamosalgode comer. Hablarondemuchascosas:ladeudaexteriordeMéxico,lasituacióndeReagan, elpreciodeloro.Henrylehizoalgunasrecomendacionesparahacerunaganancia rápida;considerabaqueprontolellegaríaelturnoalosdiamantes. —Yoqueusted,compraríaaccionesde«DeBeers»ymelasguardaríauntiempo —leaconsejó. Mientrasbebíanelcafé,seacercóunarubiadelgadadeotramesa. —TúeresCraigMellow,¿verdad?Teviportelevisión.Mefascinótulibro.¿Me dastuautógrafo? Mientraslefirmabaelmenú,ellaseinclinósobreélhastarozarconunodesus pechos,duroyanhelante,elhombrodeCraig. —Trabajoenlaseccióndecosméticosen«Saks»,delaQuintaAvenida—le susurró—.Siquieresencontrarme… —¿Rechazaatodasasí?—preguntóHenryconenvidiacuandolachicasehubo marchado. —Soydecarneyhueso,nodehielo—rióCraig. Henryinsistióenpagarlacuenta.

www.lectulandia.com-Página19

—Tengouncocheconchófer—dijoluego—.Lollevaréadondequiera. —Prefierocaminar;lacomidamecayópesada. —¿Sabeunacosa,Craig?CreoqueustedvolveráaÁfrica. —Puedeser—masculló. —Ellibronosinteresa,peronosóloporloquedijoAshe.Ustedconocesutierra. Las ideas expresadas en su libro coinciden con las nuestras. Si decide volver, llámeme.Paranuestromutuobeneficio. Henrysesentóenelasientotraserodel«Cadillac»negroyañadiósincerrarla portezuela:

—Detodosmodos,amímegustaronesasfotos.

Cerrólapuertayleindicóalchóferquesepusieraenmarcha.

El Bawu estaba anclado entre dos yates nuevos. Semejante compañía no lo desmerecíaapesardequeyateníacincoañosydequeCraiglohabíaconstruidocon suspropiasmanos,hastaelúltimotornillo.Alllegaralmuelledel«ClubNáutico»se detuvoacontemplarlo,peroestaveznosintiólasatisfaccióndesiempre. Alpasarfrentealaoficinadelmuelle,lollamólarecepcionista. —Hayunpardemensajestelefónicosparati,Craig.Puedesusarelteléfonodela oficina,siquieres. Leyólosmensajes.UnodesuagentedeBolsa,conlapalabra«urgente».Elotro era de la directora del suplemento literario de un diario del Medio Oeste. Últimamenteesagentenollamabamuyamenudo. Primerollamóalagente.Losbonosdeorode«Mocatta»quehabíacompradoa trescientosveintedólareslaonzaacababandevenderseaquinientosdosdólares. Craigledijoquedepositaraeldineroensucuentacorriente. Llamóaldiario.Mientrasesperabalacomunicación,laempleadasaliódesu escritorioyseinclinóhastaelúltimocajóndelarchivadorparamostrarleaCraigun buenpanoramadeloquecubríansusbermudasblancos. Ladirectoradelsuplementoqueríasabercuándoapareceríaelpróximolibrode Craig. «¿Quélibro?»,pensóCraigconamargura,perorespondió:

—Todavíanotienefechadefinitiva,estáenpreparación.¿Quierehacermeun

reportaje?

—Preferimosesperaraqueaparezcaellibro,señorMellow.

«Esperasentada,miamor»,pensóCraig.Cortólacomunicaciónylaempleadalo

miróconunasonrisa.

—LafiestadeestanocheesenelFirewater.—Todaslasnochesdelañohabía

fiestaenalgúnyate—.¿Vendrás?

Craigmiróelcuerpodelgadoyfirmedelachica.Singafastalvezseríabonita…

yademás,quédiablos,queríafestejarelcuartodemillóndedólaresqueacababade

www.lectulandia.com-Página20

ganar.Yolvidarsumalcomportamientoenlacomida.

—TambiénhayfiestaenelBawu—dijoCraig—.Íntima,sóloparados.

Eraunabuenachica,habíaaguardadosuturnoconpaciencia.Lasonrisaquele

dedicóaCraigdemostróque,efectivamente,eramuybonita.

—Terminoalascinco…

—Yalosé.Teespero.

«Lafelicidaddeunamujercompensalaslágrimasdeotra»,pensó,peroenel

fondosabíaperfectamentequenoeraasí.

Tendidodeespaldasensuanchalitera,conlasmanosentrelazadasbajolanuca, Craigescuchabalosruidosdelanoche,elcrujirdelamaderayelmurmullodelas olascontraelcasco.LajuergaenelFirewaterestabaensuapogeo:alotroladodela bahíauncuerpocayóalaguayestallaronlasrisasdelosborrachos.Lachicaasu ladodormía,desuslabiosbrotabanlevesgemidosdesatisfacción. Era una chica experimentada y fogosa, pero Craig se sentía insatisfecho e inquieto.Queríasubiracubierta,perosabíaque,sisemovía,lachicasedespertaría conganasdeseguiryélsóloqueríaestartranquiloparapensar.Asíquepermaneció tendidoenlalitera,mientraslasfotosdeSally-Anneseproyectabanensumente comoráfagasdeunalinternamágicaevocandocosasolvidadasporlargotiempo. Imágenesnítidasydeslumbrantes,acompañadasporlosaromasysaboresyruidosde África,inclusoelrítmicotam-tamdelostamboresenelríoChobe.Pocoapocodejó deoírlasrisasdelaorgíaenelotroyateyelolordelalluviatropicalsobrelatierra resecadesplazóeldelasaguasfétidasdelEastRiver.Craigsintióunamelancolía nostálgicayagridulcequelequitóelsueño. Porlamañanalachicaquisoprepararleeldesayuno.Resultómejoramanteque cocinera,yCraigtuvoquededicarcasiunahoraalimpiarlacocina.Luegosubióala cabina. Cerrólascortinassobreelojodebueyparanodejarsedistraerporelbulliciodel «ClubNáutico»ysesentófrenteasuescritoriodispuestoatrabajar.Releyólasdiez páginasescritaseldíaanterioryconcluyóque,consuerte,podríasalvardos.Se concentróensutrabajo,perolospersonajessenegabanatomarformaydecían estupideces.Alcabodeunahoratomóeldiccionariodesinónimosdelanaqueljunto asuescritorio. «PorDios,cualquierasabequenadieusalapalabra“pusilánime”enlavidareal», murmuróalabrirellibro.Unashojasdepapeldecartacayeronsobrelamesa. Craig necesitaba un pretexto para tomarse un respiro; al desplegar las hojas comprobóquesetratabadeunacartadeunachicallamadaJanine:unachicaque había permanecido a su lado cuando lo hirieron en la guerra, que lo había acompañadodurantelalentaydolorosaconvalecenciaylohabíaayudadoacaminar por primera vez con una pierna artificial y a capear la primera tormenta quese

www.lectulandia.com-Página21

desencadenósobreelBawuenelAtlántico.Laamaba,habíanestadoapuntode

casarse,peroahoralecostabaungranesfuerzorecordarsurostro.

JaninelehabíaescritodesdesucasaenYorkshire,tresdíasantesdecasarsecon

uncirujanoveterinario,sociomenordesupadre.Releyólasdiezhojasdelacarta

lentamenteydegolpecomprendióporquélahabíaocultado.Janinesólodejaba

traslucirsuamarguraenalgunospárrafos,perociertasobservacioneslohabíanherido

profundamente.

«…Fuisteunfracasadodurantetantotiempo,quetuéxitorepentinotetrastornó

porcompleto…».

Esoledioquépensar.¿Quéhabíahecho,apartedeeselibro?Larespuestaestaba

enlacarta.

«…Erastantiernoeingenuo,Craig,tanadorableentutorpezajuvenil.Yote

quiseporeso,perocuandonosfuimosdeÁfricatevolvistefríoycínico…».

«…Eldíaquenosconocimostedije,¿recuerdas?,queerasunniñomimadoque

renunciabaatodoloqueconquistaba.Ahoraloreafirmo.Renunciasteanuestroamor.

Nomerefieroatusrelacionespasajerasconchicasbonitasoconesasquesebajan

lasbragasalamenoroportunidad,sinoaquedejastedeamarme.Tedaréunconsejo

gratuito:loúnicoquehashechobienentuvidaesescribir,renunciaraesoseríaun

pecadomortal…».

Enunprimermomentosehabíaburladodelconsejo,peroahorano.Teníamiedo

porqueelvaticiniodeJanineseestabacumpliendo.

«Aprendíaamarte,Craig,nodegolpesinopocoapoco.Noerafácildestruirese

amor,perololograste.Yanoteamo,Craig,nuncavolveréaamaraunhombre,ni

siquieraalqueserámimaridoapartirdelsábadopróximo,perotequieroysiempre

tequerré.Tedeseofelicidad,perodebescuidartedetupeorenemigo:túmismo».

Craigvolvióadoblarlashojasyfuealacocinaenbuscadeunacopa.Sesirvió

unrondobleconunasgotasdelimayreleyólacartamientrasbebía.Unafraselo

hizoreflexionar:

«Perdiste lo poco que tenías cuando nos fuimos de África: la inspiración, la genialidad». —Sí—susurró—,lasperdí.Escierto. Bruscamente, la nostalgia se volvió insoportable. Había perdido el rumbo, la inspiraciónsehabíaagotado,teníaquevolveralasfuentes. Rompiólacartaenpedazosylaarrojóalasaguasturbiasdelabahía,dejóelvaso enlaescotillaycruzólapasarelahaciaelmuelle.Sedirigióalteléfonopúblicopara evitaralachicadelaoficina. Resultómásfácildeloqueesperaba.Latelefonistadelacentralitalopusoen comunicaciónconlasecretariadeHenryPickering. —NosésielseñorPickeringpodráatenderlo.¿Departedequién? —CraigMellow. Pickeringacudióalteléfonodeinmediato.

www.lectulandia.com-Página22

—UnviejodichomatabeledicequequienbebelasaguasdelZambeze,deberá volverabeber. —Yameparecíaqueteníased—dijoPickering. —Usteddijoquepodríallamarlo. —Vengaaverme. —¿Ahora? —¡Hombre, usted es realmente impaciente! Espere, déjeme consultar mi agenda…¿Estatardealasseis?Mástempranoesimposible. LaoficinadeHenryseencontrabaenelpisoveintiséisysusenormesventanales dabanalCentralPark. Henrysirviówhiskyconsodayduranteunratocontemplaronensilenciolas entrañasdelagranciudadhastaquelagranbolarojadelsolproyectósombras púrpurassobreelcielocrepuscular. —Bastadejuegos,Henry—dijoCraig—.Dígamequéquieredemí. —Tienerazón—asintióHenry—.Ellibroenciertaformaeraunpretexto.Lo cualnoquitaquemegustaríaveruntextosuyoacompañandoesasfotos… Craighizoungestodeimpaciencia. —EstoyacargodeldepartamentoafricanodelBanco—prosiguióPickering. —Vilaplacaensupuerta. —Diganloquedigannuestroscríticos,éstanoesunainstitucióndecaridadsino unbaluartedelcapitalismo.Lospaísesdelcontinenteafricanosoneconómicamente débiles. En la mayoría de los casos, exceptuando, claro está, a Sudáfrica y los productoresdepetróleo,esassociedadessebasanenlaagricultura,ycarecende infraestructuraindustrialyrecursosminerales. Craigasintióconlacabeza.Pickeringcontinuó:

—Algunosdelospaísesqueacabandeobtenersuindependenciadelantiguo sistemacolonialcuentanconlainfraestructuraconstruidaporloscolonosblancos, perolamayoríaestásumidaenelcaos,frutodelabandonoylasfantasíasideológicas. Nosonfácilesdelevantar—dijoHenry,concaraytonofúnebres—.Otros,como Zimbabwe,KeniayMalawi,tienentodavíaunaoportunidad.Elsistemafunciona,las viejaspropiedadesnohansidodistribuidasentrelashordasdecampesinosinvasores, losferrocarrilesfuncionanyelcobre,elcromoyelturismolesdejanalgunasdivisas extranjeras.Consuerte,podremosmantenerlosenmarcha. —¿Paraqué?—preguntóCraig—.Ustedmismodicequenosonunainstitución decaridad…Noentiendoporquésetomanlamolestia. —Sencillamente porque, si no los alimentamos, tarde o temprano deberemos combatirlos.Silosdejamosmorirdeinanición,adivinequiénvaametersurojazarpa allí… —Tienerazón—dijoCraig,sorbiendoelwhisky. —Bajemosatierraahora—prosiguióHenry—.Lospaísesqueposeenunrecurso importante,menostangibleperomuchomásvaliosoqueeloro,cuentanconnuestro

www.lectulandia.com-Página23

apoyo. ¿Por qué? Porque atraen a los turistas occidentales. Queremos que sigan atrayéndolosparapodercobrarlosinteresessobrelosmilesdemillonesdedólares quehemosinvertido. —¿Dequémanera? —Keniaesunbuenejemplo.Tienesolyplayas,peroesotambiénseencuentraen GreciayYugoslaviayestánmáscerca.LoquelospaísesdelMediterráneonotienen eslafaunaylafloraafricanasyesoesloqueatraealosturistas,apesardelo fatigosodelviaje.Ésaeslagarantíadenuestropréstamo.Losturistasdejanallálos dólaresquenecesitamos. —De acuerdo, sólo que no comprendo qué puedo hacer yo —dijo Craig, frunciendoelceño. —Paciencia,yallegaremosaeso—replicóHenry—.Antesquieroofrecerleun panoramageneral.Aladquirirsuindependencia,loprimeroqueinteresaalafricano negrocuandolosblancossehanidoeselmarfilyelganado.Ganamásconun rinoceronteoelefantemachoquecondiezañosdetrabajohonrado.Durantemásde cincuenta años esas fabulosas riquezas se mantuvieron bajo la protección de un departamentodefaunacontroladoporlosblancos,peroahoralosblancossehanidoa AustraliaoJohannesburgo,unjequeárabeestádispuestoapagarveinticincomil dólaresporunadagaconmangodecuernoderinoceronte.Éseeselmodoenque obtienendinerolosguerrillerosafricanos.Esunasecuencialógica. —Asíes,ylahevisto—asintióCraig. —VealoquesucedióenKenia.Lacazafurtivaeraungrannegocio,controlado desdearriba,desdelamismacúpula.Fueronnecesariosquinceañosdetrabajoyla muertedeunpresidenteparaponerfinalaoperación.Ahoralasleyesdeprotección delafaunasonlasmásestrictasdetodaÁfricay,loqueesmás,elGobiernolashace respetar.Tuvimosqueejercerpresión,inclusoamenazarloscondetenerelflujode dólares,peroahoranuestrainversiónestáprotegida—dijoHenryconcomplacencia, pero nuevamente lo embargó la melancolía—. Lo mismo tenemos que hacer en Zimbabwe.Ustedviolasfotosdelamatanzaenelcampominado.Esunaoperación bienorganizada.Sospechamosqueloplanearondesdelacúpuladelpoder.Tenemos queponerlefin. —Todavíanomehadichoquéseesperademí. —Necesitounagentequeopereenlazona.Debeseralguienconexperienciaque hayatrabajadoeneldepartamentodecazayproteccióndelafauna,quehableel idioma,quetengaunpretextorealpararecorrerelpaísyhacerpreguntas:puedeser unescritorquepreparaunlibroytieneamigosenelGobierno.Parasertotalmente efectivo,elagentedeberíaserunhombreinternacionalmenteconocido,locualle abriríatodaslaspuertasyquesetomarasutrabajoconpasión. —¿QuierequeyoseasuJamesBond? —QuieroqueseauninvestigadoralserviciodelBancoMundial,sobreelterreno. Elsueldoesdecuarentamildólaresanualesmásdietas.Ysialterminarlamisiónno

www.lectulandia.com-Página24

escapazdeescribirunlibro,loinvitaréaalmorzaren«LaGrenouille»yledejaré elegirelvino. —Insistoenloquedijealcomienzo,Henry:vamosalgrano. Henryrióporprimeravez:unarisacálidaycontagiosa. —Esustedmuyperspicaz,Craig.Eselhombrequenecesito.Tienerazón,todavía noselohedichotodo,paranoconfundirlo.Queríaqueprimeroentraraenmateria. Demesuvaso,leserviréotracopa. Henry fue al mueble bar con forma de globo terráqueo antiguo y prosiguió mientrasponíahieloenlosvasos:

—Esvitalparanosotrostenerunpanoramacompletodetodoloqueocurrebajo lasuperficieenlospaísesdondehemosinvertido.Enpocaspalabras,unserviciode inteligencia eficiente. Pero el que tenemos en Zimbabwe no lo es. Hace poco perdimosunagenteclave,sematóenunaccidentedeautomóvil.Almenos,esose dijo.AntesdemorirllegóadecirnosquehabíaoídorumoresdeungolpedeEstado apoyadoporlosrusos. —Losafricanosnoconfiamosenlaurnaelectoral—suspiróCraig—.Loúnico quevaleeslalealtadalatribuylamanofuerte.ElgolpedeEstadoesmásefectivo queelvoto. —¿Trabajaráconnosotros? —¿Lasdietasincluyenpasajesdeaviónenprimera?—preguntóCraigconuna sonrisamaligna. —Cadacualtienesuprecio—replicóHenry—.¿Éseeselsuyo? —Nomevendoportanpoco—dijoCraig—.Peronomegustaríaverlatierra dondeestáenterradamipierna,enmanosdeuntíteresoviético.Aceptoeltrabajo. —Yalosabía.—Henryletendiólamano.Erafrescaymuyfuerte—.Leenviaré uncorreoalyateconundossierdedatosyunequipodesupervivencia.Leaeldossier ydevuélvameloporcorreo.Lootroesparausted. ElequipodesupervivenciaenviadoporHenryPickeringincluíaacreditacionesde periodistadediversaspublicaciones,tarjetadeafiliadoal«AmbassadorsClub»dela «TWA»,unatarjetadecrédito«Visa»delBancoMundialconfondosilimitadosyuna lujosamedallademetalyesmalteenestuchedecueroconlainscripción«Asesorde Campo-BancoMundial». —Con esto podría aplastarle el cráneo a un león cebado —murmuró Craig, sopesándolaenlapalmadelamano—.Peronoséparaquéotracosapuedeservirme. Los datos resultaron mucho más interesantes. Finalizada la lectura, Craig comprendióquelatransformacióndeRhodesiaenZimbabwehabíaentrañadouna seriedecambiosfundamentalesensutierranataldesdequeéllahabíaabandonado, pocosañosantes.

CongrancuidadoCraigatravesóelterrenoondulante,cubiertodehierbadorada,en

www.lectulandia.com-Página25

su «Volkswagen» alquilado, apretando el acelerador con precaución. La chica matabeledelmostrador«Avis»enelaeropuertodeBulawayoselohabíaadvertido. —Eldepósitoestálleno,señor,peronosécuándopodrávolverallenarlo.Hay escasezdegasolinaenlaregión. Habíavistolargascolasdeautomóvilesenlasestacionesdeserviciodelaciudad, yelpropietariodelmotellohabíapuestoalcorrientemientrasfirmabaellibrode pasajerosyrecibíalasllavesdesubungalow. —Losrebeldesmaputocortanelgasoductodelacostaoriental.Lopeordetodo esquelossudafricanos,alotroladodelafrontera,tienengasolinayestándispuestos a venderla, pero los chicos inteligentes que nos gobiernan no quieren gasolina contaminadaporlapolítica,yasítodoelpaíssedetiene.Aldiabloconlasfantasías políticas:sihemosdesobrevivir,eshoradereconocerquetenemosquecomerciar conellos. PoresoCraigconducíaconcuidado,avelocidadlenta.Esolegustaba,yaquele permitíacontemplarelpaisajeyestudiarloscambiosproducidosenlosúltimosaños. Aunosveintekilómetrosdelaciudadsaliódelacarreteraasfaltadaytomóun caminodetierrahaciaelNorte.Recorrióunkilómetroyllegóalbordedelcampo.Lo primero que vio fue el portón abierto de par en par: era la primera vez que lo encontrabaasí.Bajódelcocheytratódecerrarlo,peroelmarcoestabatorcidoylas bisagrasoxidadas.Lodejócomoestabayfuealeeruncartelalbordedelcamino. Lohabíanarrancadodelaestaca.Apesardelasinclemenciasdeltiempo,el letrerotodavíaeralegible:

CabañaAfrikanderKing’sLynn

Hogarde«IllustriousIV»deBallantyne

GranCampeóndeCampeones

Propietario:JonathanBallantyne

Craig recordó vívidamente al enorme animal rojo, con su papada y su giba, dobladobajoelpesodesupropiacarneyostentandolacintaazuldecampeón, recorriendo la pista de pruebas mientras Jonathan Bawu Ballantyne, el abuelo maternodeCraig,tirabaconorgullodelanilloqueatravesabaelhúmedohocicodel animal. Craig volvió al coche y atravesó los prados que alguna vez habían brillado doradosbajoelsol.Ahoralatierrapolvorientaparecíaelcráneosemicalvodeun hombredemedianaedad.Estabaangustiadoporelestadodelospradosdepastoreo. JamáslahierbadeKing’sLynnhabíasidotanralacomoahora,nisiquieradurante loscuatroañosdesequíadelosañoscincuenta,yCraignocomprendióelmotivo hastaquesedetuvoalasombradeunosárbolesespinososjuntoalcamino.

www.lectulandia.com-Página26

Alpararelmotorescuchóbalidosylafurialoembargó. —¡Cabras!—dijoenvozalta—.CríancabrasenKing’sLynn. Bawu Ballantyne debía de estar revolviéndose en su tumba. Cabras, en sus queridos pastos. Era una manada de más de doscientas. Algunos de los ágiles animalitosdevorabanlacortezaylasvainasdesemillasdelosárbolesmientrasotros arrancabanlahierbaderaíz,porloqueéstamoríaylatierrasesecabamás.Las tierrasdelastribussehabíanvueltodesiertosdebidoaladestruccióncausadapor esosanimales. Dosniñosmatabeleacompañabanalrebaño.LeshizomuchagraciaqueCraigles hablaraensuidioma.SellenaronlabocaconlasgolosinasqueCraigllevabaensu bolsilloyhablaronsinreservas. TreintafamiliasvivíanenKing’sLynn,cadafamiliateníasurebañopropio.Eran lasmejorescabrasdelaregiónmatabelesegúnanunciabanconorgulloyconlos labiosbrillantesdegolosinas.Bajolosárbolesunmachocabríomontóvigorosamente aunajovenhembra. —¡Mira!—exclamaronentrerisaslospastores—.¡Miracómolohacen!Pronto tendremosmáscabrasquecualquierotrafamilia. —¿Quépasóconlosagricultoresblancosquevivíanaquí?—preguntóCraig. —¡Sefueron!—replicaronconorgullo—.Nuestrosguerreroslosecharonyahora latierrapertenecealoshijosdelarevolución. Apesardesucortaedadyadominabanlajergarevolucionariaperfectamente. Cadaniñoteníaunahondahechaporélmismoydesucinturacolgabaunaristra depájarosmuertosdecoloresbrillantes.Craigsabíaquealmediodíaloscocinarían sobrelasbrasas:dejaríanqueelfuegoquemaralasplumasyluegocomeríanlacarne chamuscadacondeleite.ElviejoBawuBallantynehabríaazotadoacualquierpastor queutilizaraunahonda. LospastoresacompañaronaCraighastaelcamino,lepidieronmásgolosinasylo despidieroncomoaunviejoamigo.Apesardelascabrasylashondas,Craigsintió quenuevamentedespertabaenélelamorporesepueblo.Erasupuebloyerabueno volveracasa. AlllegaralacimadelascolinassedetuvoacontemplarlacasadeKing’sLynn. Losjardinesestabanresecosporfaltadecuidadosylascabrashabíanpastadoenel césped. Incluso a la distancia se veía que la casa estaba abandonada. Todas las ventanas estaban rotas; sólo quedaban los huecos, como en la dentadura de una calavera.Faltabanlasplanchasdecincdeltecho,cuyasvigasaparecíantristesy desnudasbajoelcielo.Conesasplanchaslosinvasoreshabíanconstruidosuschozas miserablesdondeantesestabanloscorralesparaelganado. Craigbajóydetuvoelcochejuntoalabrevadero.Estabaseco,llenodetierray pajahastalamitad.Seencaminóalcampamento.Habíamediadocenadefamilias. Alejóalosperrosapedradasysaludóaunancianosentadojuntoaunfuego. —Tesaludo,ancianopadre.

www.lectulandia.com-Página27

Elviejosemostróencantadoporsudominiodelidioma.Craigsesentójuntoal fuegoyconversóconelviejomatabeleduranteunahora.Hablabaconmayorfluidez amedidaquesuoídoseacostumbrabaalacadenciaylosmaticesdelsindebele.Se enteródemáscosasqueenloscuatrodíasquellevabaenlatierradelosmatabele. —Dijeronquedespuésdelarevolucióncadahombretendríaunbonitocochey quinientascabezasdelmejorganadodelosblancos.—Elviejoechóunsalivazoal fuego—.LosúnicosquetienencochesonlosministrosdelGobierno.Nosdijeron quetodostendríamoslabarrigallena,perolacomidacuestacincovecesmásque antesdequeSmithylosblancoshuyeran.Todocuestacincovecesmás:elazúcar,la sal,eljabón,todo. Bajoelrégimenblanco,unferozsistemadecontroldecambiosyunarígida estructuradepreciosdelmercadointernohabíafrenadolainflación,peroapartirdel reingreso del país a la comunidad internacional, la moneda había sufrido una devaluacióndelveinteporciento. —Nopodemosmantenerelganado—dijoelanciano—,poresotenemoscabras. ¡Cabras!—Escupióotravezalfuegoysusalivachisporroteósobrelasbrasas—. ¡Cabras!Comoloscomemierdadelosshona. Suodiotribalhirviócomosusaliva. SeguíamascullandosuodiojuntoalfuegocuandoCraigloabandonóysedirigió alacasa.Alascenderlaescalerahaciaelamplioporchedelfrente,tuvolaextraña sensacióndequesuabuelosaldríaarecibirloconuncomentarioirónico.Ensumente vioalviejohacendado,apuestoyerguido,consutupidacabelleraplateada,lapiel comocuerocurtidoysusojosverdesllameantes. Sinembargo,elporcheestabasuciodeplumasyexcrementodelaspalomas salvajesqueanidabanentrelasvigas. Cruzó la galería. Ya no estaban las puertas dobles que conducían a la vieja biblioteca.Esaspuertasestabanenmarcadaspordosenormescolmillosdeelefante,

unmachocazadoporeltatarabuelodeCraigalrededorde1860.Eranpartedela

herenciafamiliarysiemprehabíancustodiadolaentradaaKing’sLynn.Elabuelo Bawulostocabacadavezquepasaba,poresohabíaunpuntolustrosoenelmarfil amarillento.Ahorasóloquedabanlosagujerosenlamamposteríaenellugardonde habíanestadoempotrados.LaúnicaherenciadesufamiliaquelequedabaaCraigera una colección de diarios encuadernados en cuero, la historia manuscrita de sus antepasadosdesdelallegadadesutatarabueloaÁfricaunsigloatrás. Deprontosintióquenecesitabaesoscolmillosparacompletarlacolecciónde diarios.Sejuróquelosbuscaría:seguramenteexistiríalaformaderastrearsemejante tesoro. Entró en la casa abandonada. Los invasores habían arrancado los anaqueles, alacenas y tablas del suelo para usarlos como leña, y los niños habían roto las ventanasconsushondas.Faltabanlosretratosdelasparedes,lasalfombrasylos pesadosmueblesdetecarhodesiana.Sóloquedabanlasparedesdelacasa;erauna

www.lectulandia.com-Página28

estructuraresistente.Craigpalmeólosmurosquesutatarabuelo,ZougaBallantyne, había construido con piedras talladas a mano y cemento; en cien años habían adquiridoladurezadelacero.Elsonidodesupalmacontralosmurosfuesólidoy fuerte.Conunpocodeimaginaciónymuchodinero,esasparedespodríanconvertirse nuevamenteenunamagníficacasa. Craigsaliódelacasaporatrásysubiólacuestahaciaelcementeriofamiliar, rodeadoconunamurallabajolosárbolesmsasaenlacimarocosa.Entrelaslápidas crecíalahierba.Elcementerioestabaabandonadoperonolohabíanvioladocomoa otrosmonumentosdelaeracolonial. Craigsesentóalladodelatumbadelabuelo. —He vuelto, Bawu —dijo, y se sobresaltó al oír en su mente la respuesta despectivadelviejo. «Haceslomismocadavezquetepateanelculo.¿Quépasóestavez?». —Perdílainspiración—replicóenvozalta,ycalló. Permaneció sentado un largo rato y poco a poco su agitación disminuyó. Nuevamentehablóenvozalta. —Lapropiedadestáenunestadolamentable,Bawu.—Unalagartijahuyódela lápidadelabueloaloírsuvoz—.Arrancaronloscolmillosdelaentradaycrían cabrasenlosprados. Nuevamentecallóperosumentehacíacálculosyplanes.Casiunahoradespués, sepusoenpie. —¿Tegustaríaqueecharalascabrasdetusprados,Bawu? Ydescendiólacuestahaciael«Volkswagen».

Llegóalaciudadpocoantesdelascinco.Laadministracióndefincasysalónde

subastasfrentealBancoStandardseguíaabiertaalpúblico.Lapinturarojadelcartel

erarecientey,alentrar,Craigreconocióalsubastador,robusto,derostroencarnado,

vestidoconpantalonescortosycamisaabiertaporelcuello.

—Veoquetúnovolvistelaespalda,Jock—ledijoCraigaJockDaniels.

«Volverlaespalda»eraunaexpresiónpeyorativaquesignificabaemigrar.Delos

doscientoscincuentamilrhodesianosblancos,másdelamitadhabíavueltolaespalda

asupaísentreelcomienzodelaguerrayladerrotayposteriorconquistadelpoder

porelGobiernonegrodeRobertMugabe.

Jocklomiróestupefacto.

—¡Craig!—rugió—.¡CraigMellow!—EstrechólamanodeCraigconlasuya,

curtidaycallosa—.Mequedé,peroavecesmesientomuysolo.Atisíquetehaido

bien.Dicenlosperiódicosqueganastemásdeunmillónconeselibro.Lagenteno

podíacreerlo.«MirenalviejoCraigMellow—decían—,mirencómonostrataCraig

Mellow».

—¿Esodijeron?

www.lectulandia.com-Página29

Lasonrisasehelóensurostroyretirósumano. —Francamente,ellibronomegustó—dijoJock,moviendolacabeza—.Haces quedaralosnegroscomohéroes…,peroesoesloquelegustaalagentedeallá, ¿verdad?Esloquehacequeellibrosevenda:¿no?Decirquelonegroeshermosoy demás… —Algunoscríticosmeacusaronderacista—murmuróCraig—.Nosepuede complaceratodoelmundo. Jocknoloescuchaba. —Dime,Craig,¿porquédijistequeelseñorRhodeseramarica? AunqueCecilRhodes,elpadredelacolonizaciónblanca,habíamuertoochenta añosantes,losviejostodavíalollamabanseñorRhodes. —Loexplicoenellibro—dijoCraigparaapaciguarlo. —Fueungranhombre,Craig.Entrelosjóvenesestádemodadenigraralos grandeshombres…comolosperrosquetratandemorderlelostalonesalleón. Craigechómanodelprimerrecursoqueencontróparacambiardetemayevitar queJockseexcitaraaúnmás. —Teinvitoaunacopa,Jock—dijoyJockcalló. Elrubordesusmejillasylahinchazóndesunariznosedebíantansóloalsol africano. —Encantado—dijo,lamiéndoseloslabios—.Hasidoundíalargoycaluroso. Esperaquecierreelnegocio. —Mejortraigounabotellaylabebemosaquí,mientrashablamosenprivado. LairadeJocksedesvanecióporcompleto. —Buenaidea.Enlatiendatodavíaquedanalgunasbotellasde«DimpleHaig»… Yaqueestástanamable,consigueuncuboconhielo. SeinstalaroneneldiminutodespachodeJockybebieronelwhiskyentoscas copas.Jockestabamuchomásamigable. —Nomefuiporquenoteníaadóndeir.NohabíaestadoenInglaterradesdeel finaldelaguerra.Además,conesossindicatosyesemalditoclima…no,aldiablo conInglaterra.Sudáfricasigueelmismocaminoquenosotros…—Jocksesirvióotra copa—.Sitevassólopuedesllevartedoscientosdólares.Doscientosdólarespara empezardenuevoalossesentaycincoaños…No,gracias. —¿Cómoseviveaquí,Jock? —¿Sabesquésignificaserunoptimistaaquí?Significacreerquelascosasno puedenestarpeordeloqueestán.—Rugióderisaysepalmeósonoramenteelmuslo peludo—.No,noesparatanto.Sinoaspirasalniveldevidadeantes,sinoabresel picoytealejasdelapolítica,todavíapuedesvivirbien,tanbiencomoencualquier otrolugardelmundo. —¿Cómolesvaalosgrandesagricultoresyganaderos? —Sonlaélite.ElGobiernohavueltoasuscabalesyhaabandonadoesacháchara sobre la nacionalización de la tierra. Comprende que necesita a los agricultores

www.lectulandia.com-Página30

blancos para alimentar a las masas negras. Están muy orgullosos. Cada vez que recibenunavisitadeEstado,comounministrodeChinacomunistaodeLibia,lo llevanaunagranjablancaparamostrarlecómoprosperaelpaís. —¿Cómoestáelpreciodelatierra? —Alterminarlaguerra,cuandolosnegrostomaronelpoderysedecíaque expropiaríanlatierraylaentregaríanalasmasas,nadielaqueríaniregalada.—Jock hizogargarismosconelwhisky—.Miraloquesucedióconlaempresadetufamilia.

TutíoDouglasvendiólostresestablecimientosdeKing’sLynn,Queen’sLynnyesa gran extensión al norte, colindante con la reserva forestal del Chizarira, por doscientos cincuenta mil dólares. Antes de la guerra la habría vendido por diez millones. —¡Doscientoscincuentamil!—exclamóCraig,estupefacto—.¡Laregaló! —El precio incluyó el ganado, los toros campeones afrikander, las vacas preñadas,todo—dijoJockconentusiasmo—.Nolequedabaotraalternativa.Había sidoministrodelgabinetedeSmithysabíaque,bajounGobiernonegro,estaría condenado.Lovendiótodoaunconsorciosuizo-alemán.LepagaronenZürich.El viejoDougiesellevóasufamiliaaAustralia.Comoyateníaunoscuantosmillones fueradelpaís,pudocomprarunahaciendaconganadoenQueensland.Losúnicos quequedamossomoslospobresdiablosqueloteníamostodoaquí.

—Tomaotracopa—dijoCraig,ypreguntó—:¿Quéhizoelconsorciosuizo-

alemánconRholands? —¡Esos alemanes son astutos! Sobornaron a un funcionario del Gobierno, consiguieronunpermisodeexportaciónysellevaronelganadoaSudáfrica.Sedice quelovendieronporcasiunmillónymedio.Eraganadodeprimera,todosgrandes campeones.Conesoganaronalgomásdeunmillónlimpio,repatriaronesecapitalen accionesdelasempresasauríferasyseganaronunpardemillonesmás. —¿Vaciaronlasestanciasylasabandonaron?—preguntóCraig,yJockasintió contristeza.

—Quierenvenderlotodo,desdeluego.Lotengoenconsignación,perosenecesita muchocapitalparacomprarganadoyponerlotodoenmarcha.Nadieloquiere.¿Para quéinvertirdineroenunpaísqueestáalbordedelabismo? —¿Cuántopidenporlapropiedad?—preguntóCraigconligereza. LaborracheradeJockDanielssedisipócomoporartedemagiaymiróaCraig conlosojosbrillantesdecodicia. —¿Te interesa? —Sus ojos brillaron aún más—. ¿Es verdad que ganaste un millónconeselibro? —¿Cuántopiden?—repitióCraig. —Dos millones. Por eso no encuentro comprador. Amás de uno le gustaría quedarseconesoscampos,perodosmillonessondosmillones.¿Quiéndiablostiene tanto…? —¿HaríanunarebajasisepagaraenZürich?

www.lectulandia.com-Página31

—¿Quétepareceati?—exclamóJockburlonamente.

—¿Porcuántolavenderían?

—EnZürich,porunmillón,talvez.

—¿Doscientoscincuentamil?

—No,señor,nilopienses.

Jockmoviólacabezaconvigor.

—Llámalos.Dilesqueloscamposestáninvadidosporlastribus,quenopodemos

desalojarlasporquehabríaunrevuelopolítico.Quepastancabrasenloscampos,que

enunañosevolverándesiertos.Dilesquerecuperaríanhastaelúltimocéntimodela

inversióninicial.Deotromodopodríanperderlotodo;elGobiernoamenazacon

expropiaralosterratenientes.

—Todoesoescierto—mascullóJock—,perotúofrecesmuypoco.Noperdamos

eltiempo.

—Llámalos.

—¿Quiénpagarálallamada?

—Yo.Notienesnadaqueperder,Jock.

—Estábien—suspiróJockconresignación—,losllamaré.

—¿Cuándo?

—Hoyesviernes.Tendríaquehacerloellunes.

—Deacuerdo.¿Puedesconseguirmeunoscuantoslitrosdegasolina?

—¿Paraquélosquieres?

—QuieroiralChizarira.Hacediezañosquenovoyporallá.Yaquevoya

comprarlo,quieroecharunvistazo.

—Yoquetúnoloharía,Craig.Laregiónestáinfestadadebandidos.

—Disidentespolíticos,Jock.

—¡Sonbandidosmatabele!—rugióelotro—.Teacribillaránelculoabalazoso

tesecuestraránparapedirrescate…olasdoscosas.

—Correréelriesgo.Consíguemelagasolina.Volverélapróximasemanapara

conocerlarespuestadetusamigosdeZürich.

Eraunaregiónhermosa,salvajeeintacta.Nohabíaalambres,tierrascultivadasni edificios: la zona estaba protegida del ganado y los campesinos por las moscas tse-tse,queinfestabanelvalledelZambezeylosbosquesdelapendiente. LindabaaunladoconlaReservadeVidaAnimaldelChizarira,ydelotroconla ReservaForestaldelMzolo.Amboseranenormessantuariosdelafauna.Elviejo Bawuhabíaescogidoellugarduranteladepresióndelosañostreintaylohabía comprado a cinco centavos la hectárea. Cien mil hectáreas a cinco mil dólares. «Jamásserviráparalaganadería»,lehabíadichoaCraigunavez,cuandoacampaban bajolashiguerassilvestresjuntoaunalagunaverdedelríoChizariraycontemplaban alosgallossalvajesquebajabanrápidamentefrentealsolponiente,aposarseenla

www.lectulandia.com-Página32

arenablancadeunarroyo.«Lospastossonamargosylatse-tsemataríaacualquier animaldoméstico,peroporesomismoserásiempreunsantuariodelaviejaÁfrica». Elviejolousabacomocotodecazaydescanso.Jamáslevantóunaalambrada,ni siquieraconstruyóunacabaña.Preferíadormirbajolasramasdelahiguera. ElviejoBawucazabaesporádicamentelosanimalesmáspeligrosos:elefantesy leonesyrinocerontesybúfalos.Jamáspermitíaquenadiemáscazaraahí,prohibición queseextendíaasuspropioshijosynietos. «Esmiparaísoparticular—lehabíadichoaCraig—ysoyegoístahastaelpunto denocompartirloconnadie». NadiehabíarecorridolasendahacialosremansosdesdequeCraigyelviejolo hicieronporúltimavez,diezañosantes.Estabacubiertadevegetación,bloqueada porárbolesmopaniqueloselefanteshabíanderribadoyborradaporlosaguaceros. —Lolamentoporvosotros,señoresde«Avis»—dijoCraig,ypusoenmarchael pequeñoyrobusto«Volkswagen». Sinembargoelcoche,consutraccióndelantera,eralosuficientementelivianoy ágilcomoparaenfrentarsealoslechossecosdelosríos,aunqueCraigtuvoque cubrirlostramosarenososconramasparaquelasruedasnoresbalaranenlaarena fina. En varias ocasiones se extravió y para volver al camino tuvo que avanzar fatigosamenteapie. Una rueda se atascó en un gigantesco hoyo de oso hormiguero y tuvo que improvisarunapalancaparasacarladeallí.Finalmenteabandonóel«Volkswagen»y recorriólosúltimoskilómetrosapie.Cuandollegóalosremansosyaeracaside noche. Setendiósobreunamantaquehabíatraídodelmotelydurmiósinsobresaltos hastaquelodespertólarosadaluzdelmaravillosoamanecerafricano.Abrióunalata defrijoles,preparócaféyluegobajóhastalaorilladelríodejandosubolsayla mantabajolashigueras. Apiesólopodíarecorrerunpequeñosectordelagrancuñadeselvavirgen,pero el río Chizarira era el corazón y la arteria del territorio. Allí podría evaluar los cambiosquesehubiesenproducidodesdesuúltimoviaje. Comprobódeinmediatoquehabíaabundantesejemplaresdelasespeciesmás comunesdelafaunaselvática.Losenormesyfantasmaleskudúes,decuernosen espiral,huíanlevantandosuslanudascolitasblancas,yloselegantesimpalasflotaban comounvaporrosaentrelosárboles.Luegoencontrólosrastrosdeanimalesmás raros.Primero,lashuellasdeunleopardoimpresasenelbarrodelamargendelrío dondeelfelinosehabíadetenidoabeberdurantelanoche,yluegolashuellasovales yexcrementoarracimadodelmagníficoantílopenegro. Paraelalmuerzocortótrozosdesalchichasecaconsunavajaysorbiólaáspera salsadelasvainasdelbaobab.Alproseguirsucaminollegóaunadensaarboledade ébanosypenetróenella,siguiendounasendaabiertaporlosanimales.Cienpasos másadelantellegóaunpequeñoclaroentrelasramasysintióunaoleadadejúbilo.

www.lectulandia.com-Página33

Reinabaenellugarunolorparecidoaldeunestablodevacas,aunquemásfuerte ypenetrante.Eraunmuladar,elsitioescogidoporalgúnanimalparadefecar.Al estudiarlamateriafecal,compuestaderamitasycortezaycomprobarcómohabía sidorevueltaydesparramadaporelanimal,Craigsupoqueseencontrabaenel muladardeunrinocerontenegro,especieenvíasdeextinción. Adiferenciadesuprimoelrinoceronteblanco,animalabúlicoyplácidoque pastaenlassabanas,elnegrosealimentadelasramasinferioresdelosarbustosque abundanensuhábitat.Esunanimalarisco,curioso,necioeirritable.Cargacontra cualquiercosaquelomoleste,seahombre,caballo,camiónoinclusolocomotora. AntesdelaguerravivíaunrinocerontenegroenlaescarpadelvalledelZambeze, dondeelcaminoyelferrocarrildesciendenbruscamentehacialascataratasVictoria. Debíasufamaalhechodehabervencidoadieciochovehículos,entreautobusesy camiones.Losesperabaenuntramoempinadodondedebíanavanzaramarchalenta, lostopabadefrenteylesperforabaelradiadorconelcuerno.Acontinuaciónvolvíaa laforestaentrechillidosvictoriosos. Elorgullofuesuperdición.Undíadesafióalexpresodelascataratasycargó contra él por la vía como un caballero medieval en un torneo. La locomotora avanzabaatreintakilómetrosporhora:elrinoceronte,quepesabaunatoneladay media,avanzabaalamismavelocidadensentidoopuesto.Elchoquefuebrutal.El expreso se paró en seco, con las ruedas girando en falso, pero la carrera del rinocerontecomodestructorderadiadoreshabíallegadoasufin. Craigcalculóquelaúltimadefecaciónsehabíaproducidomenosdedocehoras antes y el rastro correspondía a un grupo familiar de macho y hembra con un cachorro. Craig sonrió al recordar la leyenda matabele que cuenta por qué el rinocerontedesparramalamateriafecaly porquétemealpuercoespín,elúnico animaldelquehuye,bufandodeterror. Segúnlosmatabele,unavezelrinocerontelepidióunaespinaalpuercoespín para remendar su piel rasgada. Prometió devolver la espina cuando terminara el trabajo.Hechalacostura,sepusolaespinaentreloslabiosmientrasestudiabasuobra ysinquererselatragó.Desdeentonces,elrinocerontebuscalaespinaentresus excrementos y evita cualquier encuentro con el puercoespín para escapar a sus reproches. Probablementequedabanmenosdemilrinocerontesnegrosentodoelmundo;el hallazgodeesosejemplaresensustierrasfacilitabalosplanesdeCraig. Sin perder la sonrisa siguió el rastro más reciente desde el muladar, con la esperanzadeveralanimal.Apenashabíaavanzadoquinientosmetroscuandooyó,al otroladodelmurogrisdearbustosimpenetrablesquebordeabanlasenda,uncorode gritosdemiedoyunanubedeavecillaspardasquelevantabanelvuelosobrela vegetación.Estospájarosruidososvivenensimbiosisconlosgrandescarnívoros africanos.Sealimentandelospiojosypulgasquelosinfestanyalavezsirvende centinelasquelesadviertendecualquierpeligro.

www.lectulandia.com-Página34

Inmediatamente después se oyó el bufido ensordecedor de una locomotora a vapor,losarbustosseabrieronyunaenormebestiagrissalióalasenda,apenasa treintapasosdeCraig.Siemprebufandodeindignación,elanimalechóunamirada miopeporencimadesuslargosylustrososcuernosenbuscadealgoqueatacar. Conscientedequelosojosdelabestiaeranincapacesdeveraunhombreinmóvil atreintapasosydequelabrisaveníahaciaél,Craigpermanecióinmóvilperolisto paralanzarseaunladosielanimalcargabacontraél.Elrinocerontemeneabasu corpachóngrisconsorprendenteagilidadyfuriacreciente,ylaimaginaciónfebrilde Craigcreyóverquesucuernodelanterosevolvíamáslargoyafiladosegundoa segundo. Sigilosamente sacó el cortaplumas del bolsillo. La bestia percibió el movimientoyseacercómediadocenadepasos,demaneraqueCraigquedódentro desuradiovisual. Conmovimientovelozarrojólanavajaporencimadelacabezadelanimal,detrás deunmatorraldondecayóconestrépito. Elrinocerontegirósobresuspatasycargócontodassusfuerzashaciaelruido.El matorralseabrióalpasodelamoleyelestruendodelacargasealejórápidamentea medidaqueelrinocerontesubíaporlaladeraenbuscadesuinvisibleenemigo.Craig sesentóenelcamino,llorandoderisaypresadeunalevehisteria. A las pocas horas de marcha había encontrado tres de las charcas de agua estancadaymalolientequeesosextrañosanimalesprefierenalaguaclarayfrescadel río, y ya sabía dónde colocaría los miradores para que los turistas pudiesen contemplarlos. Pondría salinas junto a los abrevaderos para que atrajeran a las bestias,quepodríansercontempladasyfotografiadas. Sentadoenuntroncojuntoaunacharca,pasórevistaalosdistintosfactoresque favorecíansusplanes. Ellugarsehallabaamenos deunahoradevuelodelas cataratas Victoria, una de las maravillas naturales del mundo a la que acudían millaresdeturistascadames. Suplaneraestableceruncampamentoatodolujo,similaralosestablecimientos privados que bordean el Parque Nacional Kruger en Sudáfrica. Levantaría campamentos pequeños, aislados los unos de los otros, para que los huéspedes tuvieranlasensacióndeserlosúnicossereshumanosenlaselva.Contrataríaguías simpáticosyexpertosparaconduciralosturistasen«LandRover»yapie,averde cercalosanimalesrarosypeligrososyconvertirelpaseoenunaverdaderaaventura. Porlasnoches,alvolver,tendríanalojamientoslujososconaireacondicionado,buena comida, vinos finos, bonitas camareras para atenderlos, cine documental y conferencias presentadas por expertos para instruirlos y entretenerlos. Cobraría preciosescandalosos,exclusivosparalaélitedelturismo. Craigvolvióasucampamentoalatardecer.Teníalosbrazosylacaraquemados porelsol,lanucahinchadaporlaspicadurasdelasmoscastse-tseyelmuñóndela piernairritadoydoloridoporelesfuerzo.Estabaagotadoyprefiriónocomer.Bebió untragodewhisky,setendiósobrelamantaysedurmiócasideinmediato.Durante

www.lectulandia.com-Página35

lanochesedespertóy,mientrasorinaba,oyóconplacerelrugidodelosleonesque salíanacazar. Ledespertaronlosgritosdelaspalomasquesealimentabandeloshigosque colgabansobresucabeza.Teníahambreysesentíafelizcomonuncaenlosúltimos años. Desayunóyluegobajósaltandohastaelrío,llevandobajoelbrazounejemplar delarevistaFarmers’Weekly,labibliadelagricultorafricano.Sentadoenlaorilla, conlaagradablesensacióndelaarenagruesabajosutraserodesnudoyelmuñón aliviadoporelaguafresca,estudiólospreciosdelganadoehizocálculosmentales. Los precios del ganado pura sangre para King’s Lynn y Queen’s Lynn le obligaron a replantearse sus ambiciosos planes. Él consorcio había vendido los reproductoresporunmillónymediodedólaresydesdeentonceslosprecioshabían aumentado. Necesitaría buenos toros y vacas de calidad para obtener un pedigrí. Eso le costaríabastante,sincontarlosfondosnecesariosparaponerenfuncionamientolas estanciasyelcampamentoparaturistassobreelríoChizarira.Además,laúnica manera de echar a los invasores y sus cabras sería mediante el pago de una indemnizaciónadecuada.ElviejoabueloBawusiempredecía:«Calculaloscostos, duplícalosyentoncestendrásunaideaaproximada». Craigdejólarevistaysehundióenelaguahastaelcuello,mientrasseguía haciendocálculos. Suvidaausteraabordodelyate,adiferenciadeloquesolíanhacerlosescritores deéxito,lehabíapermitidoconservargranpartedesudinero.Ellibrohabíasido bestsellerduranteunañoenEuropayEstadosUnidos,habíasidoadquiridoportres importantes clubes de lectores, se había traducido a varios idiomas y había sido adaptadoparacineytelevisión,aunquelosimpuestossehabíanllevadopartedelas ganancias. Había invertido ese capital en oro y plata y en tres ocasiones había logrado buenasgananciasenlaBolsadevalores.Habíaconvertidolosdólaresenfrancos suizosenelmomentooportuno.Además,podíavendersuyate.Unmesatrásle habíanofrecidocientocincuentamildólaresporelBawu,aunqueledisgustabala ideadevenderlo.Porúltimo,lepediríaaAsheLevyunadelantoimportantesobresu segundanovela,aunqueconelloempeñaríasualma. Calculó que, incluidos todos los créditos posibles, podría reunir un millón y medio,lamitaddeloquenecesitaba. «¡HenryPickering,miqueridísimobanquero,lasorpresaquetevasallevar!—se dijoysonrióirónicamentealpensarqueestabaquebrantandoelprimermandamiento delinversorcautelosoquedicequenosedebenguardartodosloshuevosenlamisma canasta—.MiestimadoHenry,lacomputadoradicequetendráselhonordeprestarle unmillónymedioauntorpeescritorquecarecedeinspiraciónydeunapata».Porel momentonoseleocurríaotracosayrealmentenovalíalapenapreocuparsehasta

www.lectulandia.com-Página36

recibirlarespuestadelviejoJock.Suspensamientossevolvieronhaciaasuntosmás

frívolos.

Hundiólacabezaybebióunsorbodelaguadulceyfresca.ElChizariraeraun

afluentesecundariodelgranZambeze,cuyasaguasestababebiendo,talcomole

habíaprometidoaHenryPickering.Chizariraeraunnombredifícilderecordary

pronunciar.Debíabuscarotroparapublicitarsupequeñoparaísoafricano.

—¡AguasdelZambeze!—dijoenvozalta—.LollamaréAguasdelZambeze.

Entoncesoyóunavozmatabele,profunda,melodiosaymuycercana,quedecía:

—Debedeestarloco.Vieneaquísoloydesarmado,sesientaentreloscocodrilos yhablaalosárboles. Se volvió rápidamente y miró a los tres hombres que habían salido silenciosamentedelaforestaylocontemplabaninexpresivosdesdelaorilla,adiez pasos de distancia. Los tres vestían pantalones desteñidos (el uniforme del

guerrillero)yllevabanconnegligenciafusiles«AK47».

No cabía duda de quiénes eran. Las tropas regulares de Zimbabwe vestían uniformesdefajinaodecombateespecialesparalaselva,portabanarmasdela OTANyhablabanlalenguashona.ÉstoserancombatientesdeldisueltoEjército PopularRevolucionariodeZimbabwe,ahorarebeldespolíticos,quenoreconocían leyesniautoridad.Despuésdeunaguerradeguerrillasprolongadaysanguinaria,se habíanvueltocriaturasimplacablesquellevabanlamuerteenlasmanosyenlosojos. AunqueCraigsabíadeantemanoqueelencuentroeraposibleeinclusoloesperaba, sintiónáuseasylabocaselesecó. —No es necesario llevarlo con nosotros —dijo el guerrillero más joven—. Podemosmatarloyocultarelcadáver. Craigcalculóquetendríaunosveinticincoañoseigualcantidaddemuertesensu haber. —LosseisrehenesquetomamosenlascataratasVictorianoscausaronmuchos problemasyalfinaltuvimosquematarlos—dijoelsegundo,yambosmiraronal tercero. Aunquenoeramayorquelosotrosdos,indudablementeeraellíder.Unadelgada cicatrizlesurcabaelrostro,desdelacomisuradeloslabioshastalasien.Suboca estabafruncidaenunasonrisasarcástica. DespuésdecontemplaraCraigconsusojososcurosduranteunlargorato,su pulgarmovióelselectordelfusilalaposicióndeautomático. —Unverdaderomatabelenomataaunhermanodesangre—dijoCraig,haciendo unenormeesfuerzoparaemplearuntonofirmequenodejaratraslucirelmiedo. Suacentosindebeleeratanperfectoyfluidoqueellíderguerrilleropestañeó. —Hau!—exclamó,asombrado—.Hablascomounhombre,pero,¿quiénesese hermanodesangredelquetejactas? —ElcamaradaministroTungataZebiwe—respondióCraig. Lostressemostraronbruscamentedesconcertados.Habíadadoenelclavo,pero

www.lectulandia.com-Página37

elfusildellíderseguíaapuntandoasuestómago. Elmásjovenrompióelsilencio.Suvoznopudoocultarsudesconcierto. —Bien puede el babuino invocar al león de melena negra y reclamar su protección,pero,¿reconoceelleónalbabuino?Matémoslodeunavez. —Hablacomounhermano—murmuróellíder—yelcamaradaTungataesun hombreduro… Craigsabíaquesuvidaseguíaenpeligro,quesóloserequeríaunainsinuación parainclinarlabalanza. —Oslodemostraré—dijoconvozperfectamenteserena—.Permitidmebuscar mimochila. Ellídervaciló. —Estoy desnudo —dijo Craig—. No tengo armas, ni siquiera un cuchillo. Vosotrossoistresytenéisfusiles. —¡Deacuerdo!—dijoelmatabele—.Perotencuidado.Hacemuchaslunasque nomatoaunhombre,ytengoganasdehacerlo. Alsalircuidadosamentedelagua,Craigvioconquéinterésmirabansupierna, amputadaentrelarodillayeltobillo.Elinteréssetransformóenrespetoalvercon quéfacilidadyrapidezsedesplazabasobrelaotrapierna.Elagualechorreabadelos músculosdurosyplanosdelpechoyelvientre.Sehabíapreparadoparalaocasión. Deunbolsillodelamochilasacóunafotoencoloresyselatendióallíder. Lafotomostrabaadoshombressentadosenelcapódeunviejo«LandRover». Reían,abrazados.Cadaunoteníaunalatadecervezaensumanolibreyconella saludabaalfotógrafo.Evidentemente,erancamaradasyamigos. Eldelacicatrizcontemplólafotoduranteunlargoratoyfinalmentepusoel seguroalfusil. —EselcamaradaTungata—dijoyentrególafotoalosotrosdos. —Puedeser—dijoelmásjovenconrenuencia—,perolafotoesvieja.Creoque deberíamosmatarlodetodasmaneras. —ElcamaradaTungatatecomeríavivo—dijosucompañeroysecolgóelfusil delhombro. Craigtomólaprótesisyselasujetóalmuñón.Lostresguerrillerosseacercaron, olvidadassusintencionesdeasesinarlo,paracontemplarelmaravillosoaparato. Consciente de que al africano le encanta una buena broma, Craig se hizo el payaso.Diounpardevolteretas,segolpeólacanillasinacusardoloryluegole arrancólagorraalmásjovenydesconfiadodelostres,lahizounapelotay,algrito de«¡Pelé!»,lalanzólejosconlapiernaartificial.Losotrosdosgritarondejúbilo, rieronhastalaslágrimasalvercómoelchicotrepabarápidamentealahiguerapara recuperarlagorra. LuegoCraigabriólamochilaysacólabotelladewhiskyyelvaso.Sirvióuna buenamedidayselaofrecióaldelacicatriz. —Entrehermanos—dijo.

www.lectulandia.com-Página38

Elguerrilleroapoyósufusilcontraunárbolyaceptóelvaso.Lovaciódeun tragoyresoplóporlanarizylaboca.Losotrosdosbebieronconelmismoplacer. Craigsepusolospantalonesysesentósobresumochila,colocandolabotellaen elsuelo.Lostresdejaronlosfusilesaunladoysesentaronensemicírculofrenteaél. —MellamoCraigMellow—dijo. —TellamaremosKufela,lapataquecaminasola—dijoellíder. LosotrosaplaudieronenseñaldeaprobaciónyCraigleofrecióotrotragode whiskyparacelebrarelbautismo. —SoyelcamaradaVigía—dijoellíder.Lamayoríadelosguerrillerosadoptaban nombredeguerra—.ÉsteeselcamaradaPekín.—«Enhomenajealosinstructores chinos»,pensóCraig—.YéleselcamaradaDólar—dijoellíder,señalandoalmás joven. ACraiglecostómantenerseserioantesemejantemezclaideológica. —CamaradaVigía—dijoCraig—,veoqueloskankatehanmarcado. Loskanka,ochacales,eranlasfuerzasdeseguridad.Ellíderestabaorgullosode suscicatricesganadasencombate.ElcamaradaVigíaseacariciólamejilla. —Herida de bayoneta. Pensaron que estaba muerto y me abandonaron a las hienas. —¿Ytupierna?—preguntóDólar—.¿Tambiénseladebesalaguerra? Si respondía afirmativamente, sabrían que los había combatido. No se podía predecirsureacción,peroCraigvacilósólouninstante. —Piséunadenuestrasminas—asintió. —¡Tupropiamina!—gritóDólar,entrecarcajadas—.¡Pisósupropiamina! Alosotrosdoslesresultóigualmentedivertido;nohabíaresentimientoensus risotadas. —¿Dónde?—preguntóPekín. —Sobreelrío,entreKuzangulaylascataratasVictoria. Lostresasintieron. —Mallugar.Locruzábamosconfrecuencia—recordóVigía—.Allícombatimos alosExploradores. LosExploradoresdeBallantynehabíansidounaunidadespecialdelasfuerzasde seguridadenlaqueCraighabíaactuadocomoarmero. —PisélaminaeldíaquelosExploradoresospersiguieronhastaelotroladodel río.SeprodujounabatallaterribledelladodeZambiaylosExploradoresfueron exterminados. —Hau!Han!—exclamaronconorgullo—.¡Recordamosesedía!Estuvimosallí, esedíacombatimosconelcamaradaTungata. —¡Québatalla!Quéhermosamatanzacuandolosacorralamos—recordóDólar, conunbrilloasesinoenlamirada. —¡Pelearon!¡MadredeNkulukulo,cómopelearon!¡Eranhombresdeverdad! ACraigselerevolvióelestómagoalrecordarlo.SuprimoRolandBallantyne

www.lectulandia.com-Página39

habíaconducidoalosExploradoresesedíafatal.MientrasCraigsedesangrabaenel campominado,Rolandysushombrespeleabanhastamorirapocoskilómetrosde distancia.Losmismoshombresquehabíanprofanadoloscadáveresrecordabanahora lajornadacomosifueseunmemorablepartidodefútbol. Craiglessirviómáswhisky.Loshabíaodiado,loshabíaodiadoconesapasión quesereservaparaaquellosqueamenazanlaexistenciadeunoydetodoloqueuno ama.Yahorabrindabaconellos.Recordabalosrelatosacercadelospilotosdela RAFylaLuftwaffequesereuníandespuésdelaguerraparahablarcomocamaradas, nocomoenemigosmortales. —¿DóndeestabascuandobombardeamoslostanquesenHarareyquemamosel combustible?—preguntaron. —¿Recuerdas cuando los exploradores cayeron del cielo sobre nuestro campamentoenMolingushi?Mataronaochocientosdelosnuestrosesedía.¡Yo estabaallí!—recordóPekínconorgullo—.Peronomeladieron. Craigsintióquesuodiosehabíadisipado.Apesardelacrueldadyelsalvajismo generados por la guerra, eran los mismos matabele que él amaba, con ese extraordinariosentidodelhumor,eseamorpropioyorgullotribal,eseespíritude honorylealtad,esecódigomoraltanespecial.Amedidaqueconversabancrecíasu amorporellos.Elloslopercibieronylerespondieronporigual. —¿Quétetraeporaquí,Kufela?Parecesunhombreinteligente,perotemetesen la cueva del leopardo sin armas. Seguramente sabías de nuestra presencia, pero viniste. —Sí,sabíaquevosotrosestaríaisaquí.Sedicequesoishombresduros,comolos guerrerosdelviejoMzilikazi. Ellossonrieronanteelcumplido. —Vineahablarconvosotros—prosiguióCraig. —¿Porqué?—preguntóVigía. —Escribiréunlibroyeneselibrodirélaverdaddecómovivísyporqueseguís luchando. —¿Unlibro?—preguntóPekínconsuspicacia. —¿Quéclasedelibro?—dijoDólarenelmismotono. —¿Quiéntecreesqueeresparaescribirunlibro?—preguntóVigíasinocultarsu desdén—.Eresmuyjoven.Losescritoresdelibrossonpersonasviejasysabias. Al igual que todos los africanos semianalfabetos, Vigía sentía un temor reverencial,casimágico,porlapalabraimpresayvenerabalascanas. —Unescritordelibroscojo—rióDólarsarcásticamente. Pekínrióytomósufusil.Locolocósobresusrodillasyriónuevamente.Elclima sehabíaalterado. —Silodellibroesmentira,tambiénes,quizá,lodesuamistadconelcamarada Tungata—sugirióDólardepronto. Nuevamente,Craigtraíapreparadasurespuesta.Tomóungransobredepapel

www.lectulandia.com-Página40

maniladelamochilaydesuinteriorungruesofajoderecortesdeperiódicos.Los hojeólentamente,paradartiempoaquelaincredulidaddierapasoalinterés,sacóun recorteyseloentregóaVigía.Laserietelevisivabasadaenellibrohabíasido transmitidaenZimbabwedosañosatrás,antesdequelosguerrillerosvolvieranal monte,yelpúblicolahabíaseguidoconpasión. —Hau!—exclamóVigía—.¡ElviejoreyMzilikazi! LafotoqueilustrabalanotamostrabaaCraigenelestudioacompañadoporel equipodeproducción.Losguerrillerosreconocieronalactornegroquehacíaelpapel delviejoreymatabele.Vestíalapieldeleopardoylasplumasdegarzareal. —Ytúestásahí,conelrey. NisiquieralafotoconTungataloshabíaimpresionadotanto. Otrorecortemostrabaunafototomadaenla«LibreríaDoubleday»enlaQuinta Avenida.Craigaparecíajuntoaunapirámidedelibroscoronadaporsufotodela contraportadadellibro. —¡Erestú!—exclamaronestupefactos—.¿Escribisteeselibro? —¿Mecreéisahora?—preguntóCraig. Vigíaestudiólaspruebascuidadosamenteantesdepronunciarsuveredicto.Leyó lasnotaslentamente,moviendoloslabios,yfinalmenteselasdevolvióaCraig. —Kufela,apesardetujuventuderesunescritordelibrosimportante. Comenzaronacontarlesusproblemas,comolitigantesenelindabatribal,donde losancianosdelatribuescuchabanlosargumentosypronunciabanjuicio.Mientras hablaban,elsolrecorrióelcielo,deunazulpurocomoelhuevodelagarzarealy descendiómajestuosamentehastahundirseenelocasosangriento. Losguerrilleroshablabandelatragediaafricana,delasbarrerasquedividíanal gran continente y de la enfermedad incurable que contenía los gérmenes de la violenciayeldesastre:eltribalismo.Enestecaso,losmatabelerivalizandoconlos mashona. —Comemierdas —los llamó Vigía—. Se ocultan en las cuevas, huyen a sus colinasfortificadas.Soncomochacales,muerdencuandolesvuelveslaespalda. Eraeldespreciodelguerreroporelcomerciante,delhombredeacciónporel negociadorastuto,elpolítico. —DesdequeelgranMzilikazicruzóporprimeravezelLimpopo,losmashona hansidonuestrosperros…esclavosehijosdeesclavos. Lahistoriadeldesplazamientoydominacióndeungrupoporotronoselimitaba aZimbabwe,sinoquealolargodelossigloshabíallegadoaabarcaratodoel continente.AlNorte,losorgullososmasaihabíaninvadidoysometidoaloskikuyu, quenoposeíanunaculturabelicista;losgigantescoswatusi,paraquienesunhombre demenosdeunmetronoventadeestaturaeraunenano,habíanesclavizadoalos pacíficos hutu. En todos los casos los esclavos habían compensado su falta de belicismoconastuciapolíticay,unavezretiradalaprotecciónquebrindabanlos colonialistasblancos,habíanmasacradoasusverdugos,comoloshutuoloswatusi,o

www.lectulandia.com-Página41

bien,tergiversandoladoctrinadelgobiernoparlamentarioyeliminandolosfrenosy equilibriosdelsistemaconstitucional,habíanaprovechadosusuperioridadnumérica parasometerpolíticamentealosamosdeayer,comoloskikuyualosmasai. ÉseeraelprocesoencursoenZimbabwe.Eliminadoelpoderdeloscolonos blancosatravésdelaguerra,losconceptosdeimparcialidadyhonradezimpuestosa lastribushabíandesaparecidojuntoconlosadministradoresyfuncionariospúblicos blancos. —Haycincomashonacomemierdasporcadamatabele—dijoVigíaconamargura —,pero,¿quéderecholesdaesoasernuestrosamos?¿Acasocincoesclavospueden darleórdenesaunrey?¿Acasoelleóndemelenanegratiemblasiladrancinco babuinos? —Así ocurre en Inglaterra y Estados Unidos —dijo Craig suavemente—. Se imponelavoluntaddelamayoría… —Mecagoenlavoluntaddelamayoría—replicóVigíacondesdén—.Inglaterra yEstadosUnidosnotienennadaqueverconÁfrica.Aquíno.Nomeinclinaréantela voluntaddecincocomemierdas.Nianteladecien,nilademil.Soymatabele,sólo meinclinoantelavoluntaddeunhombre:unreymatabele. «Sí,estoesÁfrica»,pensóCraig.LaviejaÁfricaquevolvíaasustradiciones despuésdecienañosdeimpassecolonialista. El sistema colonial había impuesto fronteras claras y netas, siguiendo las márgenes de los ríos y lagos, bordeando las montañas o, a falta de accidentes naturales,laslíneasrectastrazadasporlostopógrafosblancosconsusteodolitos. «Desde aquí, el África Oriental Alemana; más allá la Británica». El problema radicabaenque,alclavarlosmojones,noteníanencuentaladivisióndelastribus. —MuchosdelosnuestrosvivenenSudáfrica—dijoPekínconvozquejumbrosa —.Distintoseríasivivieranaquí.Seríamosmás.Peroahoraestamosdivididos. —Yelshonaesastuto,tantocomoelbabuinoquebajaporlasnochesalos maizales.Sabequeunguerreromatabelevaleporciendelossuyos,poreso,la primeravezquenosalzamoscontrasudominación,utilizólossoldadosblancosdel gobiernodeSmithqueaúnpermanecíanaquí… Craigrecordólaalegríaferozdelosamargadossoldados blancos,quenose considerabanvencidossinotraicionados,cuandoelgobiernodeMugabeloslanzó contralosdisidentesdelatribumatabele. —Mientraslossoldadosblancoshacíanlafaena,Mugabeysuscomemierdas corrieronaHarare,aocultarsetemblandodemiedobajolasfaldasdesusmujeres. Cuando los soldados blancos nos quitaron las armas, salieron de sus cuevas, se sacudieronelpolvoyvolvieronpavoneándosecomoconquistadores.Deshonrarona nuestroslíderes… El Gobierno dominado por los mashona había acusado a Nkomo, el líder matabele,deprotegeralosrebeldesyocultararmasylohabíaobligadoaretirarsede lavidapública.

www.lectulandia.com-Página42

—Tienen cárceles secretas en el monte —prosiguió Pekín—. Allí llevan a nuestroslíderesylostorturan.Ahoraquenotenemosarmas,lasunidadesespeciales recorrenlasaldeas,castiganalosviejosyalasmujeres,violanalasjóvenes,y secuestranaloshombresjóvenes.Nuncasevuelveasaberdeellos. CraighabíavistounafotodeloshombresdelaviejaPolicíadelaSudáfrica Británica,pormuchotiempoelsímbolodelaimparcialidadyelhonor,realizandolos interrogatoriosenlasaldeas.Enlafotoseveíaaunmatabeledesnudo,tendidoenel suelo,concuatropolicíasarmadosdepiecontodosupesosobresusmuñecasy tobillos,mientrasotrosdoslogolpeabancongarrotes.Alzabanlospalossobresus cabezasylosdescargabanconfuerzasobrelaespalda,loshombrosylasnalgasdel hombre. La foto llevaba un epígrafe: «La Policía de Zimbabwe interroga a un sospechosoacercadelparaderodeturistasnorteamericanosybritánicossecuestrados pordisidentesmatabele».Nohabíafotosdeloqueleshacíanalaschicasmatabele. —TalvezlastropasdelGobiernobuscabanlosrehenesquehabíaisapresado— dijo Craig con insolencia—. Hace un momento estabais dispuestos a matarme o llevarmecomorehén. —Losshonahacenestodesdemuchoantesquetomáramoselprimerrehén— replicóVigía. —Peroesverdadquetomáisrehenesinocentes—insistióCraig—.Matáisalos agricultoresblancos… —¿Quéotrorecursonosquedaparahacercomprenderalmundolasuertede nuestropueblo?Casitodosnuestroslíderesestánenlacárceloreducidosalsilencioo laimpotencia.Notenemosarmas,apartedeunaspocasquepudimosocultar,no tenemos amigos poderosos, mientras que los shona cuentan con aliados chinos, ingleses y americanos. No tenemos dinero para proseguir la lucha; ellos reciben millonesdedólaresdelosricosdeaquíydesuspoderososaliados.¿Quépodemos hacerparaqueelmundocomprendaloquenossucede? Craigresolvióconprudenciaquenoeraelmomentoniellugarparadarlesun sermónacercadelamoralpolítica.«Además—pensódivertido—,creoquemimoral se ha vuelto anticuada». La política internacional había acabado por aceptar el derecho de las minorías impotentes y despojadas de voz y voto a recurrir a la violenciaparaatraerlaatención.Eralanuevamoraldelospalestinos,losvascosy losirlandesesdelIRA.Graciasaesosejemplosyasupropiaexperienciadehaber provocadocambiospolíticosmediantelaviolencia,esosjóveneseranhijosdela nuevamoral. AunqueCraigjamáspodríaaceptarsemejantesmétodos,latristesuerteylas aspiracionesdelosmatabeledespertabanenélunsentimientodesolidaridad.Entre ellosylafamiliadeCraigexistíaunvínculoantiguo,extrañoyavecessangriento. Eraunatradiciónderespetoporunpueblodebuenosamigosyenemigosdecuidado, unarazaaristocrática,orgullosaybelicosa,dignadeunasuertemejorquelaactual. HabíaenlaconstitucióndeCraiguncomponentequesesublevabaantelavista

www.lectulandia.com-Página43

deunGulliverreducidoalaimpotenciaporlosliliputienses.Destacabalapolítica arterayperversadelsocialismoquetratabadeeliminaraloshéroes,rebajaratodo hombreexcepcionalalaestaturadelamanada,remplazarelauténticogobiernoporel parloteoidiotadelospatanessindicales,boicotearlainiciativaindividualmediante impuestos excesivos y finalmente encerrar a un populacho idiotizado en las alambradasdeltotalitarismomarxista. «No olvides que estos tipos son terroristas», se dijo Craig con una sonrisa. También Robin Hood lo había sido, aunque al menos tenía cierta elegancia y distinción. —¿VerásalcamaradaTungata?—preguntaronconansiacasipatética. —Sí,loverépróximamente. —Dilequeaquíestamos.Dilequeaguardamoslaorden. —Selodiré—asintióCraig. Loacompañaronhastael«Volkswagen»,elcamaradaDólarinsistióenllevarlela mochila.Alllegaral«Volkswagen»polvorientoydesvencijado,lostresentraron,con

loscañonesdelos«AK47»asomandoporlasventanillas.

—TeacompañaremoshastalacarreteraprincipalalascataratasVictoria—dijo

Vigía—;sitetopasconotrapatrullapodríastenerproblemas.

Llegaronalacarreteraasfaltadadespuésdelanochecer.Craigabriólamochilay

lesofrecióelrestodesusracionesyelwhisky.Agregódoscientosdólaresquellevaba

enlabilletera.Seestrecharonlasmanos.

—DilealcamaradaTungataquenecesitamosarmas—dijoDólar.

—Dilequenecesitamosunlíder.

ElcamaradaVigíaleestrechólapalmayelpulgar,gestoreservadoalosamigos

íntimos.

—Veteenpaz,Kufela—dijo—.Quelapiernaquecaminasolatellevelejosy

conseguridad.

—Quédateenpaz,amigomío—replicóCraig.

—No,Kufela:deséameunaguerracruenta.

LahorriblesonrisadeVigíabrillóalaluzdelosfaros.

Craigsevolvióparamirarlosylosviodesaparecerenlaoscuridadconelsigilo

delleopardo.

—Nohubieraapostadoporturegreso—dijoJockDanielsalamañanasiguiente,al

verentraraCraigensuoficina—.¿LlegastehastaelChizariraoseguistelosdictados

delsentidocomún?

—Todavíaestoyvivo,comoves—replicóCraigparaevadirlarespuesta.

—Mealegro—dijoJock—.Novalelapenameterseconesosasesinosmatabele:

sontodosunosbandidos.

—¿TienesnoticiasdeZürich?

www.lectulandia.com-Página44

Jockmeneólacabeza. —Enviéeltélexhoyalasnuevedelamañana,horalocal.Hayunahorade diferencia. —Préstametuteléfono,quierohacerunpardellamadas. —Mientrasseanlocales,nohayproblema.Peronadadellamadasatusamiguitas enNuevaYork;esdemasiadocaro. —Claro,claro. —Bien.Depaso,cuídameelnegocio.Tengoquesalir. CraigsesentófrentealescritoriodeJockyconsultólasnotasquehabíatomado delacarpetadeHenryPickering.EnprimertérminollamóalaEmbajadadelos Estados Unidos en Harare, la capital, a trescientos kilómetros al nordeste de Bulawayo. —Comuníquemeconelagregadocultural,elseñorMorganOxford—dijoala telefonista. —AquíOxford—dijounavozbostoniana. —SoyCraigMellow.Unamigocomúnmepidióquelosaludaradesuparte. —Esperabasullamada.Paseporaquícuandoquierayhablaremos. —Encantado—dijoCraig,ycortó. HenryPickeringcumplíasupalabra.GraciasaOxford,cualquiermensajesaldría porvíadiplomáticayllegaríaalaoficinadePickeringenmenosdedocehoras. AcontinuaciónllamóalaoficinadelministrodeTurismoeInformaciónypudo comunicarseconlasecretaria.Lafrialdadinicialdelafuncionariasetransformóen cordialidadaloírlohablarensindebele. —ElcamaradaministroestáenlasesióndelParlamentoenHarare—dijo,yle dioelnúmerodelalíneadirecta. Alcuartointento,CraigpudocomunicarseconunasecretariadelParlamento.Las comunicacionestelefónicaseranmalas.Todoslospaísesenvíasdedesarrollosufrían lafaltademanodeobracualificada.Lostrabajadorestelefónicoseranblancosyla mayoríasehabíanidodespuésdelaindependencia. Lasecretariaeramashonaperohablabaeninglésparademostrarsunivelcultural. —Porfavor,aclarelanaturalezadelasuntoatratar. Evidentemente,leíaunformularioimpreso. —Personal.Conozcoalcamaradaministro. —Comprendo.Asuntodepersonal—dijolasecretaria,escribiendopenosamente elmensaje. —No,nodepersonalsinopersonal—dijoCraigconpaciencia. Lecostabaadaptarseotravezalritmoafricano. —Consultarélaagendadelcamaradaministro.Deberávolverallamar. El siguiente nombre en la lista de Craig era la agencia fiscal de registro de empresas. Esta vez tuvo suerte, pudo comunicarse con un empleado eficiente y cordialqueanotólademanda.

www.lectulandia.com-Página45

—Registro de Accionistas, Estatutos y Memoria y Balance de la empresa registrada bajo el nombre de Rholands Company; antes Agrícola y Minera RhodesianaLimitada. Habíairaenlavozdelempleado.Rhodesiasehabíavueltounamalapalabray Craigjuróparasusadentrosque,encasodepoderhacerlo,cambiaríaelnombredela empresa.Zimlandresultaríamásatractivoalosoídosafricanos. —Letendrélasfotocopiaslistasparalascuatro—leaseguróelempleado—.Le costaráquincedólares. AcontinuaciónCraigllamóalaoficinadecatastrorural,parasolicitarcopiasde documentos:lostítulosdepropiedaddelashaciendasKing’sLynnyQueen’sLynny lastierrasdelChizarira,pertenecientesalaempresa. Quedaban aún catorce nombres en su lista, todos hacendados de la región matabele,vecinosdelafamilia,amigosdeconfianzadelabueloBawu. Sóloencontróacuatro.Losdemáshabíanvendidosuspropiedadesyemigrado. Todosparecíanencantadosdesaludarlo.«Bienvenidoacasa,Craig.Leímostulibro yvimoslaserieentelevisión».Perosenegabanrotundamentearesponderasus preguntas.«Elcondenadoteléfonoespococonfiable—dijouno—.Venacenary quédate a dormir, Craig. Siempre habrá lugar para ti. Dios sabe que no quedan muchosdelosviejosamigosporaquí». JockDanielsvolvióamediatarde,conlacararojaysudorosa. —Mevasagastarelteléfono—gruñó—.Creoquetodavíaquedaunabotellade «DimpleHaig»enlatienda. Antesemejanteindirecta,noquedabamásremedioquecruzarlacalleyvolver conlabotella. —Meolvidabaqueparavivirenestepaíssenecesitaunhígadoatodaprueba— sonrióCraig. Quitóeltapónyloarrojóalapapelera. AlascincomenosdiezvolvióallamaralaoficinadelministroenelParlamento. ElcamaradaministroTungataZebiwetendráelplacerderecibirloelviernesalas diezdelamañana.Leconcederáunaaudienciadeveinteminutos. —Porfavor,hagallegaralseñorministromisinceroagradecimiento. EsosignificabaquetendríatresdíaslibresyquetendríaqueviajaraHararepor carretera. —¿TienesnoticiasdeZürich?—preguntó,llenandoelvasodeJock. —¿Quiénsemolestaríaenresponderasemejanteoferta?—gruñóJock,tomando labotellaysirviéndosemáswhisky. CraigaprovechólostresdíassiguientesparavisitaralosviejosamigosdeBawu, quienesloabrumaronconlatradicionalhospitalidadrhodesiana. —Esciertoquesehanacabadoloslujos—dijounadesusanfitrionasmientrasle servíaunplatodeguisocasero—,perolavidaesmásemocionanteasí. Hizounaseñalalsirvientedetúnicablancaparaquetrajerabatatasenlafuente

www.lectulandia.com-Página46

deplata. Duranteeldíarecorríaloscamposenun«LandRover»hablandoconhombres curtidos, de hablar parsimonioso, sombrero de ala ancha y bermudas pardos, observandoelganadogordoylustroso. —Lacarnedematabeleeslamejordelmundo—ledecíanconorgullo—.Los pastossonlosmásdulces.ClaroquetenemosqueexportaratravésdeSudáfrica,pero lospreciossonmuybuenos.Mealegrodenohaberescapado.Supequeelviejo DerekSandersestabaenNuevaZelanda,trabajandodepeónenunagranjadeovejas yllevandounavidamuydura.Allínohaymatabelesquehaganeltrabajosucio. Miróalosempleadosnegrosconafectopaternal. —Eslamismagente,apesardetodalachácharapolítica.Chico,sonlasaldela tierra.Esmipueblo,mifamilia. —Porsupuestoquehayproblemas—dijootroanfitrión—.Elcambiodedivisas esterribleyesdifícilconseguirrepuestosparatractoresyvacunasydesinfectantes paraelganado.PeroelgobiernodeMugabeempiezaadarsecuentadelascosas.Los productores de alimentos tenemos prioridad en los permisos de importación de materiasprimas.Claroquelosteléfonosseestropeanconstantementeylostrenesno sonpuntuales.Lainflaciónesterrible,perolospreciosdelacarnesemantienenala par.Lasescuelasfuncionan,peropreferimosenviaraloschicosaSudáfricaparaque recibanunabuenaeducación. —¿Ylapolítica? —Esoescosadelosnegros.Matabeleymashona.GraciasaDios,losblancosno tenemosnadaquever.Quesematenentreellos,siquieren.Yonometolanarizen esascuestiones.Nosevivetanbiencomoantes,perotampocosevivedeltodomal. Asíesentodaspartes,¿verdad? —¿Estaríasdispuestoacomprartierras? —Notengodinero,amigo. —¿Ysilotuvieras? Elhombresefrotólanariz,pensativo. —Conloquevalenlastierrashoyendía,sielpaísvabienunopodríahaceruna fortuna.Perosivamal… —LomismopasaconlaBolsaencualquierparte.Pero,¿vivesbien? —Vivo bien, sí. Y además no olvido que me amamanté con las aguas del Zambeze,quédiablos.NomegustalaideadeahogarmeenelsmogdeLondreso morirpicadoporlosinsectosenlaselvaaustraliana. EljuevesporlamañanaCraigvolvióalmotel,preparósumaleta,pagólacuenta yfuealaoficinadeJockDaniels. —¿NoticiasdeZürich? —Eltélexllegóhaceunahora. LeentrególahojaaCraig,quienlaleyórápidamente.

www.lectulandia.com-Página47

Su cliente tiene plazo treinta días para adquirir acciones Rholands Company a quinientos mil dólares estadounidenses, a pagar en Zürich contrafirmadecontratocompraventa.Esnuestraúltimaoferta.

Nopodíasermásdefinitivo.Bawuteníarazónaldecirquetodocostabaeldoble deloqueunocalculaba. Jocklomiraba. —Eseldobledeloqueofreciste.¿Puedesconseguirmediomillón? —Hablaréconmitíorico—rióCraig—.Tengotreintadíasparapensarlo. —¿Dóndeestarás,parallamarte? —Yotellamaréati. LepidiógasolinaaJockypartióconel«Volkswagen»hacialatierradelos mashona,dondeestabalacapital,Harare.Aquincekilómetrosdelaciudadsetopó conelprimercontrol. «Comoenlosviejostiempos»,pensóaldetenerseenlacuneta.Doscomandos negros en uniforme de combate camuflado efectuaron un minucioso registro del «Volkswagen»enbuscadearmas,mientrasuntenienteconeldistintivodelaTercera Brigada,entrenadaenCorea,estudiabasupasaporte. Craigrecordóagradecidolatradiciónfamiliar,tantodelosMellowcomodelos Ballantyne,deenviaralasmujeresembarazadasaInglaterra.Supasaporteinglés suscitabarespeto,aunenuncontroldecaminosdelaTerceraBrigada. Alatardecerllegóalacimadeloscerrosycontemplóelpequeñonúcleode rascacielosquesealzaba,incongruente,enlasabanaafricana. La ciudad que había llevado el nombre de Lord Salisbury, el secretario de AsuntosExterioresquehabíanegociadolaCartaRealdelaBritishSouthÁfrica Company,ahorasellamabanuevamenteHarare,comoelcaudilloshonacuyaaldea

dechozasdebarroypajaencontraronlospionerosblancosensetiembrede1890,al

cabodesulargamarchadesdeelSur.Losnombresdelascallesyanorecordabana lospionerosblancosyalimperiodelareinaVictoriasinoaloshijosdelarevolución negraysusaliados.«Lacalleeslamisma,sóloelnombrehacambiado»,pensóCraig conresignación. En la ciudad reinaba un aire de prosperidad. Las calles estaban atestadas de multitudesnegrasy,enelvestíbulodelmoderno«HotelMonomotapa»,dedieciséis pisos,losturistassecodeabanconlosbanquerosycomerciantes,lasvisitasoficiales, losfuncionariospúblicosylosasesoresmilitaresdeveintepaísesdistintos. ParaconseguirunahabitaciónCraigtuvoquehablarconungerentequehabía leídoellibroyvistolaseriedetelevisión.Ledieronunahabitaciónenelpisoquince, convistasalparque.Mientrassebañaballegóunaprocesióndecamarerosconflores, frutasyunabotelladechampañasudafricano,cortesíadelhotel.Hacialamedianoche concluyó el informe para Henry Pickering y a las nueve y media de la mañana

www.lectulandia.com-Página48

siguienteseencontrabaeneledificiodelParlamentoenCauseway. Tuvoqueesperarcuarentaycincominutos,hastaquelasecretarialohizopasara laoficinarevestidaenmaderayelcamaradaministroTungataZebiwesepusoenpie pararecibirlo. Craighabíaolvidadoelpoderqueirradiabaesehombre.RecordabaaTungata comosusirviente,portadordesusfusiles,cuandoélpatrullabalosbosquesalservicio del Departamento de Conservación de la Fauna. Aquello pertenecía a una vida anterior.EnesaépocaeraSamsonKumalo,delaestirpedelosreyesmatabele.Su

bisabueloBazohabíadirigidolarebeliónmatabelede1896yloscolonosblancoslo

habían ahorcado. Su tatarabuelo Gandang era medio hermano de Lobengula, el últimoreymatabele,aquienlastropasdeRhodeshabíanperseguidohastalasselvas delNortedespuésdedestruirsucapital,GuBulawayo,ellugardelamatanza.Había muertoenlaselvaynoseconocíasutumba. Suestirpeerarealysuporte,majestuoso.EramásaltoqueCraigynohabía engordado, como suele suceder a los matabele. Vestía impecable traje de seda italiana,sushombroserananchosysuvientreplano.Habíasidoyseguíasiendoun guerrero.Inesperadamente,Craigsintióunenormeplaceralverlo. —Salud,camaradaministro—dijoCraigensindebele. NoqueríallamarloSam,comoenlosviejostiempos,niemplearelnombrede guerradeTungataZebiwe. —Teechéunavez—replicóTungataenelmismoidioma—.Cancelétodaslas deudasyteeché. No había amistad en esos ojos oscuros, y la mandíbula estaba fuertemente crispada. —Teagradezcoloquehicistepormí. TungatahabíafirmadolaordenquepermitióaCraigsacarelBawudeZimbabwe, apesardelasrígidasleyesenvigencia,queprohibíanlaexportacióndecosastan sencillascomounaneveraounacamadehierro.Elyateeralaúnicapertenenciade Craig,quienenesaépocaestabapostradoenunasilladeruedas. —Noquierotugratitud—dijoTungata. HabíaunaextrañaexpresiónensusojosqueCraignopudointerpretar. —¿Tampocomiamistad?—preguntóCraigconsuavidad. —Nuestraamistadmurióenelcampodebatalla—dijoTungata—.Fuelavadaen sangre.Quisisteirte.¿Aquéhasvuelto? —Éstaesmitierra. —Tutierra…—LosojosdeTungataenrojecierondeira—.¡Tutierra!Hablas comouncolonoblanco.ComounsoldadoasesinodeCecilRhodes. —Nolodijeenesesentido. —Tugenteseapropiódeestatierraapuntadefusil.Laentregóapuntadefusil. Noestutierra. —Sabespelearytambiénsabesodiar—dijoCraig.Susojosempezabanaarder

www.lectulandia.com-Página49

de furia—. No volví por odio. Mi corazón me trajo aquí. Volví para ayudar a reconstruirloquefuedestruido. Tungatasesentódetrásdesuescritorio.Apoyósusmanos,negrasypoderosas, sobreelsecanteblanco.Lascontemplóensilencioylapausaseprolongódurante variosminutos. —EstuvisteenKing’sLynn—dijoTungatafinalmente.Craigsesobresaltó—. LuegofuistealNorte,alChizarira. —Tusojossonpenetrantes—asintióCraig—.Loventodo. —Pedistecopiasdelostítulosdepropiedaddelastierras.—Craigsesobresaltó nuevamente,peroestavezcalló—.Perosabesquedebesobtenerlaaprobacióndel GobiernoparaadquirirtierraenZimbabwe.Debesaclararcómopiensasexplotarla tierrayconquécapitalcuentas. —Sí,losé—asintióCraig. —Vienes a recordarme tu amistad. —Tungata lo miró—. Vienes como viejo amigoasolicitarfavores,¿noesasí? Craig mostró las palmas de las manos en gesto de resignación, pero guardó silencio. —Unhacendadoblancoenunatierradondepodríanvivirquinientasfamilias matabele.Unrancheroblancoqueengordayseenriquecemientraslaservidumbre visteharaposysealimentadelassobras—dijoTungatacondesdényCraigresolvió defenderse. —Unhacendado,blanco,quetraemillonesdedólaresaunpaíshambrientode capitales,unhacendadoblancoquedatrabajoadecenasdematabele,losvistey alimenta,educasushijos,unhacendadoblancoqueproducealimentosparadiezmil matabele,noquinientos.Unhacendadoblancoquecuidalatierra,laprotegedelas cabrasylasequía,paraqueproduzcadurantequinientosañosmás… Enmudecióporlafuria,erguidoanteelescritorio,mirandoaTungatafijamente. —Nada tienes que hacer aquí —gruñó Tungata—. Nuestra tribu te rechaza. Vuelveatuyate,atufama,atusmujeresserviles.Dateporsatisfechoporhaber perdidosólounapierna.Veteantesdequepierdaslacabeza. Tungatamirósurelojdeoro. —Notengonadamásquedecirte—dijoysepusoenpie. Perodetrásdelamiradafrancamentehostil,Craigpercibiónuevamenteesoque nopodíadefinir.Estabasegurodequenoeramiedoniastucia.Eraunaimpotencia, undolorprofundo,talvezinclusounasensacióndeculpa,ounacombinacióndetodo eso. —Yosítengoalgoquedecirte.—Craigseacercóalescritorioybajólavoz—. EstuveenelChizarira,losabes.Conocíatreshombres.SellamanVigía,Pekíny Dólar.Mepidieronquetetransmitieraunmensaje… Craignopudodecirmás,porquelairadeTungatasevolviófuriaincontrolable. Sumiradasevolvióturbia,losmúsculosdesupoderosamandíbulasecrisparon.

www.lectulandia.com-Página50

—¡Cállate!—susurró,esforzándoseparacontrolarsuvoz—.Éseesunasuntoque nocomprendesniteconcierne.Vetedeaquíoserásdestruido. —Meiré—dijoCraig,desafiante—,perosólocuandomisolicituddeadquisición detierrashayarecibidoelrechazooficial. —Siesasí,teirásmuypronto—dijoTungata—.Teloprometo. El«Volkswagen»ardíabajoelsolmatinalenelaparcamientodelParlamento. Craig abrió las portezuelas y, mientras aguardaba que el asiento se refrescara, descubrióquetemblabacomoconsecuenciadesuenfrentamientoconTungata.No podíacontrolareltemblordesusmanos. Sesentóalvolante,meditósobrelaconversaciónytratódeponerenordensus impresiones. Evidentemente, el servicio de inteligencia estatal lo había vigilado desde su llegadaalaregiónmatabele.Quizáporqueeraunconocidoescritoroporcualquier otra razón, pero Tungata lo había hecho seguir y estaba al tanto de todos sus movimientos. NocomprendíaporquéTungataseoponíaasíasusplanes.Susrazoneseran mezquinasyperversas,ysuamigoSamsonKumalonoeraunhombremezquinoni perverso.Perorecordabahaberpercibidoesaextrañamirada,contrariaalahostil recepción. MeditósobrelareaccióndeTungataantelamencióndelostresdisidentesque habíaconocidoenelChizarira.Evidentemente,Tungatalosconocía,ysuviolenta reacciónsólopodíadeberseaunaconcienciaintranquila.Todavíafaltabamuchopor averiguar,perolosdatosqueyaposeíainteresaríanaHenryPickering. Craigpusoenmarchael«Volkswagen»yvolviólentamentealhotel.Pidióuna botelladeginebraenelbar,perolaguardósinabrirlaypidiócafé.Aúnconservabael hábitoneoyorquinodebeberdedía,aunqueelalcoholloponíaabúlico.Resolvió dejaresacostumbre. Sesentóalescritorioanteelventanalyporunratocontemplólosárbolesdel parque, con sus flores celestes, mientras ordenaba sus pensamientos. Tomó un bolígrafoyconcluyóelinformeaHenryPickeringconsusimpresionesdeTungata, susvínculosconlosdisidentesmatabeleysuoposiciónalasolicituddeCraig. Luegoexpusosuplandefinanciación,suevaluacióndelpotencialdeRholandsy susplanesparaKing’sLynnyelChizarira,contodaslascifras.Recordandoelinterés quedemostrabaHenryPickeringporelturismoenZimbabwe,seexplayólargamente acercadelasposibilidadesdeconvertiresesitioenatracciónturística. Separólospapelesendossobres,loscerróyfuealaEmbajada.Elinfantede marinalocontemplabadesdesugaritablindada,mientrasaguardabaqueMorgan Oxfordvinieraaidentificarlo. Elagregadoculturalresultóserunhombredeunostreintaaños,conelfísicode atletauniversitario,pelocortoyojosazulesypenetrantes. CondujoaCraigaunapequeñaoficinayrecibióambossobressincomentarios.

www.lectulandia.com-Página51

—Semehapedidoquelopresentealacomunidaddiplomática—dijo—.Esta tardeelembajadorfrancésofreceuncóctelensuresidencia.Deseisasiete.¿De acuerdo? —Perfectamente. —¿Enquéhotelsehospeda? —Enel«Monomotapa». —Pasaréarecogerloalasseismenoscuartoenpunto. Craig sonrió sardónicamente ante el alarde de precisión militar. «Conque agregadocultural»,pensó.

Losfrancesesnohabíanperdidosuaficiónporlabuenavidaapesardelrégimen socialistadeMitterrand.Elembajadorrecibíaasusinvitadosenlosjardinesdesu residencia.Labanderatricolorondeabaalegrementeenlabrisadelatardeceryel aromadelasflorescreabaunasensacióndefrescuradespuésdelcaloragobiantedel día.Laservidumbrevestíaelkanzablanco,largohastalostobillos,confezyfaja carmesí.Elchampañaera«Bollinger»yelfoie-graseradelPérigord.Labandadela Policíalocal,queestababajolosárbolesenunextremodeljardín,tocabamelodíasde operetaitalianaconvibranteritmoafricano.Habíaescasasdiferenciasconungarden partydelgobernadorgeneraldeRhodesia,alqueCraighabíaasistidoseisañosantes. Loschinosycoreanos,quegozabandelosfavoresdelGobierno,eranlosmás numerosos.Habíanaportadosusolidaridadyapoyomaterialalosshonadurantela prolongadaguerracivil,mientrasquelossoviéticoshabíanevaluadomallasituación, cosararaenellos,yhabíaninclinadosuapoyohacialosmatabele.Ahora,conel gobiernodeMugabe,pagabancarosuerror. MorganOxfordlopresentóasusanfitriones.Laembajadoradebíadetenertreinta añosmenosquesuesposo.Llevabaunvestido«Pucci»decoloresbrillantes,muy elegante. Craig se inclinó para rozarle el dorso de la mano con los labios. Al levantarse,ellaleechóunamiradalargaycalculadoraantesdepasaralsiguiente invitado. —YameadvirtióPickeringqueustedesunaespeciedeCasanova—lesusurró Morgan—.Nadadeincidentesdiplomáticos,porfavor. —Deacuerdo.Quierounacopa. Copas en mano, echaron un vistazo alrededor. Las damas de las repúblicas centroafricanasvestíansusropastradicionales,unamaravillosacacofoníadecolores vivos,loshombresllevabanbastonestalladosoespantamoscasdecolasdeanimales. Losmusulmanesllevabaneltradicionalfezcuadradoquesimbolizabaelperegrinaje aLaMeca. «Duermeenpaz,Bawu—sedijoCraigalrecordarasuabuelo—.Mealegrode quenohayasvividoparaverlo». —Lepresentaréalosingleses,yaquesonsuscompatriotas—dijoMorgan,ylo

www.lectulandia.com-Página52

condujohaciaunadamademandíbulacuadradaypeinadoestiloMargaretThatcher. Eralaesposadelembajadorbritánico. —Francamente,nomegustólaviolenciaqueustedrelatacontantodetalleensu libro—ledijoseveramente—.¿Lepareciónecesario? —Áfricaesunatierraviolenta—dijoCraigsinironía—.Quienlooculte,noes unescritorrealista. Peronosesentíaconánimosparadiscutirlascríticasliterariasdeunaficionadoy nuevamentesumiradarecorrióeljardín. Bruscamente,elcorazónlesaltóenelpechocomounanimalenjaulado.Lamujer quelomirabateníaintensosojosverdesytupidascejas.Vestíaunafaldadealgodón quedejabaversustorneadosmuslos,sandaliasatadasalostobillosyunablusa sencilla.Elcabellotupidoyoscuro,reciénlavado,estabaatadoalanucaconuna cinta de cuero. No iba maquillada, pero su piel tostada brillaba saludable y sus gruesos labios se destacaban sin esfuerzo. Tenía una «Nikon FM» con avance automáticocolgadadeunhombroylasmanosmetidasenlosbolsillosdelafalda.La mujerlohabíaestadomirando,perocuandolosojosdeCraigsedetuvieronenella, alzóelmentóncondesdénysevolviódespreocupadahaciaelhombrequeestabaasu lado.Elhombreeraafricano,seguramentemashona,porquevestíaelseverouniforme delejércitoregulardeZimbabwe,conlosgalonesrojosdegeneraldebrigada.Era parecidoaHarryBelafonte. —Tienebuenojoparalasyeguas—dijoMorgancontonoburlón—.Venga,lo presentaré. Craigsevioobligadoaseguirlo. —GeneralFungabera,permítamepresentarlealseñorCraigMellow,elcélebre novelista. —Encantadodeconocerlo,señorMellow.Aceptemisdisculpaspornohaber leídosuslibros;tengopocotiempoparadarmegustos. Hablabaelinglésconprecisiónyfluidez,yunfuerteacentoafricano. —ElgeneralFungaberaesministrodeSeguridadInterna,Craig—dijoMorgan. —Unatareadifícil,general. Craigleestrechólamano.Losojosdelafricanoerancruelesypenetrantescomo losdeunhalcón,perosusonrisaeracálidayCraigsesintióatraídoporél. —Asíes—asintióelgeneral—,perolascosasquevalenlapenanuncason fáciles,aunquesetratedeescribirunlibro.¿Noleparece,señorMellow? LaréplicaagradóaCraig,perosucorazónseguíaagitado,subocaestabasecay suatenciónsenegabaadirigirsealgeneral. —YellaeslaseñoritaSally-AnneJay—dijoMorgan. Craig la miró. No la veía desde hacía un mes, pero recordaba los destellos doradosdesusojosyhastalaúltimapecadesusmejillas. —Nospresentaronunavez,perodudodequeelseñorMellowlorecuerde—dijo Sally.SevolvióhaciaMorganylotomódelbrazocongestoamistoso—.Lamentono

www.lectulandia.com-Página53

habertevistodesdequevolvídeEstadosUnidos,Morgan.Nosécómoagradecertelo

delaexposición.Mehaescritotantagente…

—Anosotrostambién—dijoMorgan—.Lascríticassonexcelentes.Almorcemos

juntoslapróximasemana;telasenseñaré.—SevolvióhaciaCraigparaexplicarle—:

PreparamosunaexposicióndefotosdeSally-Anneylaenviamosdegiraportodos

nuestrosConsuladosafricanos.Unamaravilla,Mellow,deberíaverlas.

—Lashavisto—dijoSally-Anneconunasonrisafría—.Desgraciadamente,el

señorMellownocompartetuentusiasmopormihumildeobra.—Sevolvióhacia

Morgansindarletiempoparaprotestar—.Estoytancontenta…;elgeneralFungabera

prometióllevarmeaunodeloscentrosderehabilitaciónparaquehagafotos…

ConunsutilmovimientodesucuerpoexcluyóaCraigdelaconversación.

ElgeneralFungaberalotomóbrevementedelbrazopararescatarloyloalejó

adondepudierahablarenprivado.

—Parecequesabeganarseenemigos,señorMellow.

—EsproductodeunmalentendidoenNuevaYork—dijoCraig,mirandoaSally-

Annedereojo. —Mepareciópercibireso.Peronomereferíaalaencantadorafotógrafasinoa unapersonadealtorango,capazdeperjudicarlo.—Craigmirófijamentealgeneral Fungabera,quienprosiguióconvozsuave—:Sureunióndeestamañanaconun colegadelGabinetefue,porasídecirlo,escasamentefructífera. —Creoquehasidomuyprecisoenladefinición—asintióCraig. —Lo lamento mucho, señor Mellow. Si queremos ser autosuficientes en el aspecto alimentario y dejar de depender de nuestros vecinos racistas del Sur, necesitaremosagricultoresconlainiciativayelcapitalnecesariosparaexplotarla tierraqueahoraestásiendoarruinada. —Estáustedbieninformado,general.Yesunhombreprevisor,además. —Gracias,señorMellow.Cuandopresentesusolicituddeadquisicióndetierras, leruegoquemehonreconsuvisita.Creoquelaexpresiónsería«unamigoenla corte».MerefieroaquemicuñadoesministrodeAgricultura.—Lasonrisade Fungaberaerairresistible—.Yahora,señorMellow,quesabequeacompañaréala señoritaJayaciertaszonasdeaccesorestringido,megustaríapedirlealgo.LaPrensa internacional habla mucho de ese tema. Un diario compara nuestros centros de rehabilitación con Buchenwald, e incluso con Belsen. Tal vez un hombre de su reputaciónpodríaaclararelasunto.Unamanolavalaotra,comosueledecirse,ytal vezesoledaríalaoportunidaddeaclararelmalentendidoconlaseñoritaJay.

LamadrugadaestabaoscurayfríacuandoCraigllegóconel«Volkswagen»alos hangaresdelabaseaéreadeNewSarum.Tomósubolsayentróenelinmenso hangar por una pequeña puerta lateral. Fungabera estaba allí, hablando con dos suboficiales,peroalveraCraiglosdespidióconunademányseleacercó,sonriente.

www.lectulandia.com-Página54

Vestíauniformedecombateyboinadecolorgranate,conelescudodecabezade leopardoquedistinguealaTerceraBrigada.Llevabaunapistolaenlacartucheray bastoncillodepaseoforradodecuero. —Buenosdías,señorMellow.Megustasupuntualidad.—MirólabolsadeCraig —.Ytambiénloligerodesuequipaje. Juntossalieronporlasaltaspuertasplegablesalapistadeaterrizaje. Había dos antiguos bombarderos «Canberra» ante el hangar. Estos aviones, orgullo de la fuerza aérea de Zimbabwe, habían bombardeado los campamentos guerrilleros de la otra margen del Zambeze. Más allá había un pequeño y aerodinámico «Cessna 210», azul y plateado. Sally-Anne esperaba en la cabina. EstabaabsortaensuscontrolesyCraigcomprendióqueellaseríaelpiloto.Había supuestoqueviajaríaenunhelicópteroconpilotomilitar. Sally-Annevestíaunjerseyacolchado,jeansybotasdecuero.Llevabaelpelo atadoconunpañuelodeseda.Todoenellaemanabaprofesionalidadyeficiencia. Cuandolosviollegarsaltódelaparato. —Buenosdíasgeneral.¿Quieresentarsedelante? —QueelseñorMellowsesienteahí.Elpaisajenoesnuevoparamí. —Comoquiera. Agregóun«buendía,señorMellow»contodafrialdadyocupósuasientoenla cabina.Recibiópermisoparadespegar,corrióporlapistahastaelpuestodecontroly pusoelfrenodemano.Endeterminadomomento,soltóunapalabrotaporlobajo. Craiglamiró,sobresaltadoantesemejanteiniciodeconversación,peroalver cómo sus manos verificaban los controles y la inyección de combustible hasta ponerlotodoapunto,comprendióquelachicaeraeficiente.Sutemoravolarconuna mujerpilotosedesvaneció. Despuésdedespegartomórumbonoroeste,pusoelpilotoautomático,desplegó unmapaengranescalasobresufaldayestudiólaruta.Comopilotoerabuena,pero comoconversadoradejabamuchoquedesear. —Hermosoaparato—dijoCraigtentativamente—.¿Suyo? —No—replicó,conlavistaclavadaenelcielo. —¿Cuáleslavelocidadcrucero? —SeñorMellow,elindicadordevelocidadaéreaestádelantedesusojos—dijo Sally,tajante. Fungaberaseechóhaciadelante. —ÉseeselGranDique—dijo,señalandounaformacióngeológica—.Unsitio muyricoenminerales:cromo,oroyplatino. Másalláseacababanlastierrasfértiles.Entraronenunazonainmensadecolinas desérticas y bosques de un verde enfermizo que se extendían hasta el horizonte lechoso. —AterrizaremosenunapequeñapistadeesteladodelosmontesPongola.Hay unamisiónyunpoblado,perodeallíhastaelcampamentotenemosdoshorasde

www.lectulandia.com-Página55

camino.Iráuncamiónabuscarnos—explicóelgeneral.

—¿Podemosdescenderunpoco,general?—preguntóSally-Anne,yFungabera

rió.

—Adivinó la razón. Sally-Anne es mi maestra en cuestiones de fauna, su importanciaysuconservación. Sally-Anneredujolavelocidadyperdióaltura.Elaparatoseestremecióalrecibir losairestermalesquesubíandelascolinasrocosas.Laregiónestabadesprovistade vidahumanaycultivos. —Unmallugar—gruñóelgeneral—.Nohayagua,lospastossonagriosyestán infestadosdeinsectos. Sinembargo,Sally-Anneseñalóunamanadadegrandesciervoseland,consu pieltersaysusgibasy,treintaycincokilómetrosdespués,unelefantesolitariojunto allechosecodeunrío. Bajóhastacasirozarlascopasdelosárboles,accionólosflapsygirólentamente entornoalelefante,paracortarleelaccesoalaselvaymantenerloencampoabierto. Elanimalseenfrentóalaparatoconlatrompaylasorejasextendidas. —¡Magnífico!—gritó.Abriósuventanillayelvientolosgolpeó—.Cuarenta kilosdemarfilencadacolmillo. Conunamanoempezóatomarfotosporlaventanilla;elavanceautomáticodela «Nikon»zumbabaalcorrerlapelícula. Volabantanbajoqueparecíaqueelmachopodríatocarunalaconlatrompa. PorfinSally-Annenivelólasalasysealejó.Craigsuspiróconalivio. —¿Letiemblanlaspiernas,señorMellow?¿O,mejordiré,lapierna? «Perra —pensó Craig—, ése fue un golpe bajo». Pero ella ya se dirigía a Fungabera,hablandoporencimadesuhombro. —Eseanimal,muerto,valediezmildólares,comomáximo.Vivovalediezveces másypuedeengendraraotroscienmachos. —Sally-Anneestáconvencidadequeexisteunapandilladecazadoresfurtivosen el país. He visto sus fotos y son muy impresionantes. Empiezo a compartir sus temores. —Tienequeencontrarlosydesarticularsuorganización,general—insistióSally. —Siustedlosencuentra,yomeencargarédeellos.Yaseloheprometido. Craigsintiólaanticuadaemociónqueloembargabadesdelaprimeravezquevio unaparejaunidaporelvalor.Sellevabanbien;amboserangallardosyhermosos.El generalcontemplóaCraigconmiradapenetranteycalculadoraysonrió. —¿Quépiensausteddetodoesto,señorMellow?—preguntó. Sinpodercontenerse,CraigexplicólosplanesdeconstruirsuAguasdelZambeze sobreelChizarira.Leshablódelrinocerontenegro,lasreservasdefaunasalvajeen ambas márgenes y la facilidad de acceso a las cataratas Victoria. Sally-Anne escuchaba tan atentamente como el general. Cuando Craig terminó de hablar, sobrevinounapausa.

www.lectulandia.com-Página56

—Es una excelente idea, señor Mellow —dijo el general—. Es la clase de

proyecto que este país necesita con desesperación. Yhasta los más atrasados e incultosdemisconciudadanoscomprenderánsusbeneficios. —¿NoseríamásfácilllamarmeCraig,general? —Gracias,Craig.MisamigosmellamanPeter. Mediahoramástarde,Craigviountechodecincbrillandoalsol.Sally-Annelo señalóydijo:«LamisiónTuti»,einicióeldescenso.Giróbruscamentesobrelatorre deunaprecariacapillayCraigvioungrupodepersonasentrelaschozasagitandolas manos.

Lapistaeracorta,estrechayllenadebaches;elvientolacruzaba,peroSally-

Anneaterrizósinesfuerzo.«Realmenteesmuyhábil»,pensóCraig.

Un«LandRover»militarlosesperababajoungranpuentealbordedelapistay

tressoldadossaludaronaFungaberapresentandosusarmas.MientrasCraigySally-

Anneasegurabanelavión,lossoldadoscargaronelequipajeenel«LandRover».

Alpasarfrentealaescueladelamisión,Sally-Annepreguntósinohabíaun

lavabo.Petertocóelhombrodelconductorconsubastónyelcamiónsedetuvo.

Losniñosnegros,conlosojosmuyabiertos,seapretujaronenlagalería,mientras

lamaestrarecibíaaSally-Anneconunabrevereverencia.Eradelamismaedadque

Sally-Anneysuspiernaseranlargasyesbeltasbajolasencillafaldadealgodón.El

vestidoestabatanlimpiocomolabatadeuncirujano,planchadoalaperfección,y

suszapatillasblancasnoteníanunamancha.Supielerasuavecomoelterciopeloy

teníaeltípicorostroredondo,condientesblancosyojosdegaceladelasdoncellas

nguni.

Laschicasconversaronunosinstantesantelapuertayluegoentraron.

—Serámejorquenospongamosdeacuerdo,Craig—dijoPeter,mirandoalas

chicas—.Hevistocómonosmiras,aSally-Anneyamí.Quieroquesepasque

admiroaSally-Anneporsutalento,suinteligenciaysuaudacia.Sinembargo,a

diferenciademuchosdemiscolegas,nosientoelmenorinterésporlasmujeres

europeas.Meresultanhombrunasydominantesenexceso,ysucarneblancame

resultainsípida.Perdónameporhablarcontantafranqueza.

—Alcontrario,mealegrasaberlo—sonrióCraig.

—Encambio,esamaestritameparece…,bueno,túsabesdepalabrasmásqueyo;

dimelapalabraadecuada.

—Apetecible.

—Bien.

—Núbil.

—Mejoraún—rió—.Tendréqueleertulibro.—Luegoagregó,conseriedad—:

SellamaSarah.Tieneexcelentescalificacionesydiplomadeprofesorasecundaria.

Esenfermeraademás,eshermosaperomodesta,respetuosayformal;secomportaa

laantigua.Habrásvistoquenomiraaloshombresdefrenteporqueconsideraque

esoseríainsolentedesuparte.Unamujermodernaconlasvirtudesantiguas.Sin

www.lectulandia.com-Página57

embargo,supadreesunbrujoquevistepieles,adivinalasuerteconloshuesosyse bañaunavezalaño.AsíesÁfrica.MihermosayfascinanteÁfrica,cambiantee inmutable. Las dos mujeres volvieron del pequeño edificio, conversando con animación, mientrasSally-Annetomabafotosdelosniños.Loshombreslasmirabandesdeel «LandRover». —Meparecesunhombredeacción,Peter,ynocreoquetefaltedineroparala dote—dijoCraig—.¿Quéesperas? —Ellaesmatabele,yosoymashona—dijoPetertajantemente—.Capuletosy Montescos,esoestodo. DirigidosporSarah,losniñosentonaronunacancióndebienvenidadesdela galería y luego, a petición de Sally-Anne, dijeron el alfabeto y las tablas de multiplicarmientrasellafotografiabasusrostrosansiosos.Luegogritaronadiósy agitaronlasmanoshastaqueel«LandRover»desaparecióenunanubedepolvo. Elcaminoeramuyirregularyel«LandRover»saltabasobrelashuellasimpresas enelbarrogelatinosodelaestacióndelaslluvias,ahoraresecasydurascomoel hormigón.LosclarosenelbosquepermitíanentreverlascolinasazulesalNorte,con susprecipiciosyquebradas. Amedidaqueseacercabanasudestino,Peterleshablódeloquehallaríanal llegar. —Loscentrosderehabilitaciónnosoncamposdeconcentraciónsinositiosde adaptación a la vida en sociedad. —Miró a Craig—. Tú sabes tan bien como cualquieraquehemosvividounaguerracivilhorrenda.Onceañosinfernalesque embrutecieronatodaunageneración.Llevanfusilesdesdelatempranaadolescencia, sóloseleshaenseñadoadestruirysólohanaprendidoquelamejormanerade conseguirloqueunoquiereesmataralhombrequetratedeimpedirlo. Peter Fungabera calló. Recordaba su propia vida durante esos años terribles. Suspirósuavementeycontinuó:

—Pobreschicos,cayeronenmanosdemalosdirigentes.Contaldemantenerles altalamoralenmediodelasprivacionesysufrimientosdelaguerraenelmonte,les hacíanpromesasimposiblesdecumplir.Lesprometíantierrasfértiles,centenaresde cabezasdeganado,dinero,coches,harenes.—HabíaundejedeiraenlavozdePeter —.Cuandolaspromesasfueronvioladas,sevolvieroncontralosqueselashabían hecho.Todosestabanarmados,todoseransoldadosexperimentados,habíanmatadoy estabandispuestosamatarotravez.¿Quéotrorecursonosquedaba?—Petermirósu reloj—:Almorcemosyestiremoslaspiernas. Elchófersedetuvoenunlugardondeelcaminocruzabaunterraplényunpuente demaderasobreunrío.Lasaguas,verdesyfrescas,formabanremansosylosjuncos seinclinabansobreambasmárgenes.Loshombresdelaescoltaencendieronuna fogata, asaron mazorcas de maíz y prepararon té malawi, mientras Peter y sus invitadossubíanalterraplényélproseguíalaconferencia.

www.lectulandia.com-Página58

—Segúnlatradición,siunjovenserebelabayviolabalasleyesdelatribu,los viejoslollevabanalaselvaylocorregíanconazotes.Elcentroderehabilitaciónesla versiónmodernadelcentrodecorreccióndelaselva.Noquieroocultarosnada.Lo quevisitaremosnoesunlugardevacaciones.Sonhombresdurosquesóloresponden alrigor.Tampocosoncamposdeexterminio.Digamosqueseparecenalascárceles militaresdelEjércitobritánico.—Craigsesintióimpresionadoporlafranquezade PeterFungabera—.Podéishablarconlosdetenidos,peroospidoquenoosadentréis solosenlaselva.Merefieroespecialmenteati,Sally-Anne—dijoPeterconuna sonrisa—.Estamosenunlugarsalvajeyaislado.Losdesperdiciosylasletrinas atraenaleopardosyhienasqueseacercansintemor.Siqueréissalirdelcampamento, avisadmeyosdaréunaescolta. Comieronelfrugalalmuerzodemaíztostadoytéfuerteydulce. —Podemospartirahora,silodeseáis—dijoPeter. Unahoramástardellegaronalcentroderehabilitación. Eraunadelas«aldeasprotegidas»creadasporelgobiernodeSmithdurantela guerra para proteger a los campesinos de los guerrilleros. Había una elevación central,rocosaydespojadadevegetación,sobrelacualsehabíaconstruidouna pequeña fortaleza de sacos de arena con ametralladoras, plataformas para los tiradores, trincheras de comunicación y refugios subterráneos. Abajo estaba el campamento,hilerasordenadasdechozasdebarroypaja,algunasconhuecosenlas paredesparapermitir lacirculacióndelaire,emplazadasen tornodeunespacio abiertoquepodíaservirdecampodeejerciciosodecampodefútbol,yaquehabía porteríasrudimentariasenambosextremos.Elelementodiscordanteeraunsólido muroblancoalrededor. Todoelcampamentoestabarodeadoporunaprofundazanja,bordeadaaambos ladosporalambredepúas.Laalambrada,muyespesa,alcanzabalostresmetrosde altura.Elsuelodelazanjaestabasembradodepalosafilados,clavadosenlatierra. En cada esquina había una alta torre de guardia. Había una sola entrada. Los centinelasdieronpasoal«LandRover». Entredoscientosytrescientosjóvenesnegros,vestidosúnicamenteconbermudas pardos, hacían vigorosos ejercicios de gimnasia dirigidos por instructores uniformados.Varioscientosdehombres,sentadosenordenadashilerasenlaschozas, leíanalunísonolalecciónescritaenlaspizarras. —Recorreremoselcampamentomástarde—dijoPeter—.Ahoraosenseñaremos vuestroalojamiento. Craigfuealojadoenunrefugiodelfuerte.Elsuelodetierraestabalimpioy regadoconaguapararefrescarloyeliminarelpolvo.Nohabíamásqueunaesterilla paradormiryuntrozodearpilleraeralapuerta.Sobrelaesterillahabíaunpaquetede velasyunacajadefósforos.«Unlujoparahuéspedesimportantes»,pensóCraig. Sally-Anneobtuvounrefugiofrentealsuyo.Nosemostróperturbadaporla pobreza del alojamiento y cuando Craig asomó la cabeza, la vio sentada en la

www.lectulandia.com-Página59

posicióndelloto,limpiandoyrecargandosucámara. PeterFungaberasedisculpóysubióalpuestodemando.Pocosminutosmástarde sepusoenmarchaungeneradoreléctricoyCraigoyóaPeterhablarporlaradioen shona,idiomaquenoentendía.Bajómediahoradespués. —Anochecerádentrodeunahora.Bajaremosyveremosalosdetenidosenla cena. Depieenfila,mientrasaguardabansuración,losdetenidosmanteníanunsilencio absoluto.Nohabíasonrisasnijuegos.Nodemostraronlamenorcuriosidadantela presenciadelosvisitantesblancosyelgeneral. —Comidasencilla—dijoPeter—.Maízyhabas. Acadahombreleechabanenlaescudillaunacucharadadepapillayunade verdurahervida. —Hay carne y tabaco una vez a la semana; cualquiera de los dos puede suspendersecomocastigopormalcomportamiento.—Peterloexplicabatodocon granfranqueza.Loshombreserandelgados,lascostillasabultabanbajolosmúsculos endurecidosporeltrabajo.Ningunomostrabaelmenorrastrodeobesidad.Comían rápidamenteydepieylimpiabanlaescudillaconlosdedos.«Delgadosperono demacrados,malalimentadosperonohastaelpuntodepasarhambre»,pensóCraigy algolehizoabrirlosojos. —Esehombreestáherido. Losmoretonesestabanalavista,apesardelaoscurapiel. —Habladconél—dijoPeterycuandoCraiglointerrogóensindebele,elhombre respondiódeinmediato. —¿Quétienesenlaespalda? —Meazotaron. —¿Porqué? —Porpelear. Elgeneralinterrogóauncentinelaenshonayexplicó:

—Hirióaotroprisioneroconuncuchillodealambre.Dosmesessincarneni

tabacoyquincegolpesdebastón.Ésaeslaclasedecomportamientoantisocialque

debemosextirpar.

AlcruzarelcampodeejerciciosfrentealmuroblanqueadoPeterdijo:

—Mañana podrán recorrer el campamento libremente. Regresaremos pasado mañana. Comieronconlosoficialesshonaenelcomedor.Eralamismacomidadelos detenidos,conelagregadodeunguisodecarnefibrosa,deorigenindeterminadoy dudosa frescura. Terminada la cena, Peter Fungabera se excusó y los oficiales salierondelcomedor.CraigySally-Annequedaronsolos.AntesdequeCraigtuviera tiempodehablar,Sally-Annesepusoenpieysaliódelrefugiosindecirpalabra.A Craigseleagotólapaciencia.Selevantódeunsaltoysalióabuscarla.Laencontró enlaplataformadeguardiadelatrincheraprincipal,sentadaenelparapetodesacos

www.lectulandia.com-Página60

dearena,abrazándoselasrodillasyadmirandoelcampamentoasuspies.Laluna llenayaseencontrabamuyaltaporencimadelhorizonteformadoporlascolinas. EllanosevolvióparamiraraCraig,cuyafuriasehabíadesvanecidorápidamente. —Meportécomouncerdo—dijoél. Ellaseabrazólasrodillasconmásfuerza,peronorespondió. —Cuando nos conocimos, pasaba por un mal momento —prosiguió obstinadamente—.Sinentrarendetalles,estababloqueado,habíaperdidoelrumboy nopodíaescribir.Queríadesahogarmeytúfuistelavíctima. Ellanodiolamenorseñaldehaberlooído.Bruscamente,desdelaselvamásallá delcampamento,sealzóunhorriblecoroderisassiniestras,sollozosygemidos desdeloscuatrocostadosdelperímetro,quepocoapocosedesvanecieronentre aullidos,gruñidosygemidosdeagonía. —Hienas—dijoCraig. Sally-Anneseestremecióyseirguiócomosifuesealevantarse. —Porfavor,escúchameunmomento—dijoCraig.Percibióladesesperaciónen supropiavoz—.Quierodisculparme. —Nohacefalta—replicóella—.Fuipresuntuosaalsuponerquetegustaríami trabajo.Fueculpamía…ytúmedistemimerecido. Sutononoeraconciliadorenlomásmínimo. —Tutrabajo…,esasfotos…—bajólavoz—,measustaron.Poresotuveesa reacción…tanestúpidaeinfantil. PorprimeravezSally-Annesevolvióparamirarloylaluzplateadasereflejóen losángulosdesucara. —¿Teasustaron? —Meaterraron.Nopodíaescribir,¿comprendes?Empezabaacreerquetodami inspiraciónsehabíaagotadoconeseúnicolibro.Cadavezqueintentabaalgo,volvía conlasmanosvacías…—Ellalomirabaconloslabiosentreabiertosylosojos hundidosenlaoscuridad—.Yentoncesaparecisteconesasmalditasfotosyme desafiasteaescribiralgoqueestuvieraasualtura. Ellameneólacabezalentamente.Élcontinuó:

—Nomerefieroatusintenciones.Esasfotosfueroncomoundesafíoparamí,y no tuve el valor de enfrentarme a él. El miedo me hizo reaccionar así, y desde entonceshequeridodecírtelo. —Pero,¿tegustaron? —Me sacaron de mi torre de marfil. Vi África y sentí nostalgia. Entonces comprendíquéeraloquemefaltaba.Experimentélomismoqueunchiquilloque pasasuprimeranochelejosdesuspadres.—Craigsintióunnudoenlagarganta, peronoseamilanó—.Tusfotosmehicieronvolver. —Notecomprendí—dijoella,ycallaron. Delcampamentosealzóunavozdetenorafricano,bellaysuave,tannítidaque las palabras se entendían claramente. Era una antigua canción de guerra de los

www.lectulandia.com-Página61

matabele,perolavozeraunlamentoqueexpresabalatragediaysufrimientosdetodo

uncontinente.

LacanciónconcluyóyCraigimaginóaloscentenaresdejóvenes,desveladosen

susesterillas,emocionadosporlacanción.

—Teloagradezco—dijoSally-Anneporfin—.Séquenotefuefácildecírmelo.

Lerozóelantebrazoconlapuntadelosdedosyunadescargaeléctricarecorrióel

cuerpodeCraigyllegóhastasucorazón.

Sally-Annesaltóágilmentedelparapetoybajóporlatrincheradecomunicación.

Craigoyóelruidodelaarpilleraalcaersobrelaentradadesuchozayelraspardeun

fósforo.

Permanecióenelparapeto,desvelado,oyendolosruidosdelanocheafricanay

contemplandolaluna.Yfueentoncescuandolaspalabrasempezaronasurgir,como

aguaenunpozoquehasidodrenadohastaelfondo.Loembargóunaprofunda

emociónquedesplazólatristeza.

Bajóasurefugio,encendióunavela,lafijóenunhuecodelaparedytomódesu

bolsauncuadernoyunbolígrafo.Laspalabrasacudíanyserevolvíanensucerebro

comolechehervida.Cuandoapoyólapuntasobreelpapelenblanco,elbolígrafo

cruzólahojacomounorganismovivo.Laspalabrassederramaronsobreelpapel

comounllantolargamentecontenido.Sólosedetuvoaencenderotravelacuandola

anteriorquedóreducidaauncharcodecera.

Alamanecerteníalosojosirritadosysesentíafatigadoporelesfuerzo.Cansado

perofeliz,comounatletaalfinaldeunamaratón,hojeóelcuadernoyvioqueestaba

llenoensustrescuartaspartes.

Lafelicidad,estimuladaporelcambiodeactituddeSally-Anne,leduróhasta

bienentradalacandentemañana.Aunquereservadaysilenciosa,ellaloescuchabay

respondíacordialyseriamente.ACraigleresultabadifícilemitirunjuiciosobrela

situacióndelosprisioneroshastaquepercibiólaturbacióndeSally-Anne.

—Esmuyfácildecirquesonbestiasycriminales—murmuróella,contemplando

losrostrosinexpresivosylosojosvelados—.Losarrancarondesustribusalllegara laadolescenciaylosenviaronalosmontesaentrenarsecomoguerrilleros.Nunca poseyeron otra cosa que un fusil «AK 47». ¿Por qué habrían de respetar a las personasylapropiedadajena?Craig,pregúntaleaésesuedad. —Nosabe—tradujoCraig—.Nosabecuándonacióniquiénessonsuspadres.

—Entrelosposeedoresdelmundoylosdesposeídoshayunabismo—dijoSally-

Anne—.Allínoshundiremostodos.—Consu«Nikon»fotografióesasimágenesde

resignaciónanimalquetrascendíanladesesperación—.Pregúntalecómolotratan—

insistió.

YcuandoCraiglohizoyelhombrelomirósincomprender,comosilapregunta

notuvieseelmenorsentido,susensacióndebienestarsedesvaneciócomolabruma

alamanecer.

Enlaschozasabiertassedictabanclasesdeorientaciónpolíticayelpapeldel

www.lectulandia.com-Página62

ciudadanoresponsableenelEstadosocialista.Enlaspizarrashabíadiagramasque mostrabanlasrelacionesentreelParlamentoylasramasjudicialyejecutivadel Estado,copiadasconmanotorpeporinstructoresaburridosysemianalfabetos.Los detenidos,sentadosenfila,repetíanlaspalabrasacoro,comoloros,evidentemente sincomprender.LadesazóndeCraigaumentó. Alsubirlacolinahacialosrefugios,CraigsevolvióhaciaPeterFungabera. —Esosdetenidossontodosmatabele,¿verdad? —Asíes—asintióPeter—.Separamosalastribusparaevitarlosroces. —¿Ynohaydetenidosshona? —Claro que sí. Pero están en otros campos, en los montes del Este. Las condicionessonlasmismas… Alatardecerseencendióelgeneradordelaradioyveinteminutosmástarde, PeterFungaberafuealrefugiodondeCraigreleíaycorregíaloescritolanoche anterior. —Hayunmensajeparati,Craig,enviadoporMorganOxford,delaEmbajada norteamericana. Craigselevantódeunsalto.HabíapedidoqueleenviaranlarespuestadeHenry Pickeringapenasllegara.TomólahojaenlaquePeterhabíaanotadoelmensajey leyó:

ParaMellow.Stop.Mientusiasmoporsuproyectonoescompartido.Stop. Ashe Levy no dará adelanto ni garantía. Stop. Comité de Préstamos Personales exige garantías adicionales antes de conceder. Stop. Lo lamentoyrecibamissaludos.Henry.

Craigreleyóelmensajeconlentitud. —Noesasuntomío—murmuróPeterFungabera—,peromeimaginoqueesto guardarelacióncontusplanesparaloquellamasAguasdelZambeze,¿verdad? —Asíes…ysignificaelfindeesosplanes—dijoCraigconamargura. —¿QuiénesHenry? —Unbanqueroamigo.Creoqueconfiédemasiadoenél. —Asíparece—repitióPeterFungabera,pensativo. Apesardequenohabíadormido,Craigpasógranpartedelanocheenvela.La esterilla era dura como una plancha de hierro y el coro infernal de las hienas armonizabaconsuangustia. DuranteellargotrayectoalamisióndeTutisesentójuntoalconductoryno participóenlaconversacióndePeterySally-Anne,asusespaldas.Susilusiones habíansidodestruidasporAsheLevy,quienlenegabasuapoyo,HenryPickering, quenosehabíaesforzado,ylosimbécilesdelComitédePréstamos,incapacesdever

www.lectulandia.com-Página63

másalládesuspropiasnarices. Sally-AnnequisodetenerseenlaescueladelamisiónparahablarconSarah,la maestramatabele.EstavezSarahestabaavisadaylosesperabaconté.Craigno estabadehumorparalaconversaciónamistosa;seseparódelosdemásyfuea sentarseenlaparedbajaquerodeabalagalería.Sinmuchoentusiasmo,tratóde pensarenunplanparaconvenceraHenryPickering. Sarahseacercótímidamente,conunateteradebarroenunabandejademadera tallada.Alservirle,levolviólaespaldaaPeterFungabera. —Cuandoelcocodriloasesinosesienteacechado,sehundeenelbarrodela charcamásprofunda—susurróensindebele—yelleopardosaleacazarsóloenla oscuridad. Craiglamiró,sobresaltado.Nohabíarecatoensusojos,sinounaluzsalvajey feroz. —LoscachorrosdeFungaberahabránhechomuchoruido—prosiguió—.No tuvieronsuparteporquetúestabasallí.Habrántenidohambre.¿Nolosoíste,Kufela? —preguntóyCraigdiounrespingo. ¿CómosabíaellaqueelcamaradaVigíalohabíabautizadoasí?¿Quiéneseranlos cachorrosdeFungabera? Craignotuvooportunidadderesponder,porquePeterFungaberahabíavistosu expresiónyseacercabarápidamente.Lamuchachanegrabajólavista,hizouna brevereverenciayseretiróconsubandeja. —Nopermitasquetudesencantoteabrume,Craig.Ven,siéntateconnosotros. Peterlepalmeóelhombroafectuosamente. En el breve trayecto desde la misión a la pista aérea Sally-Anne se inclinó bruscamenteyletocóelhombroaCraig. —Heestadopensando,Craig.EselugarquellamasAguasdelZambezeestaráa lo sumo a media hora de vuelo de aquí. Encontré el río Chizarira en el mapa. Podríamossobrevolarlo,essólounpequeñodesvíodenuestraruta. Craigmoviólacabeza:

—Novalelapena. —¿Porqué?—preguntóSally-AnneyCraigletendióelpapelconelmensajede Pickering. —Cuántolosiento—dijo,ysusinceropesarreconfortóaCraig. —Me gustaría ver el lugar —dijo repentinamente Peter Fungabera, y cuando Craigvolvióamoverlacabeza,sutonosevolviómásduro—:Oh,sí—dijotajantey entoncesCraigseencogiódehombrosconindiferencia. CraigySally-Anneestudiaronelmapa:

—Lascharcasseencuentranaquí,dondeestearroyodesembocaenelrío.

Sally-Anneefectuóunaseriedecálculosyexclamó:

—Bien;llegaremosenveintidósminutos. Durante el vuelo, mientras Sally-Anne estudiaba el terreno y el mapa, Craig

www.lectulandia.com-Página64

meditó sobre lo dicho por la muchacha matabele. Le perturbaba la expresión «cachorrosdeFungabera»yaúnmáselhechodequeconocieraelnombreKufela. Debíadeconoceralosguerrillerosdisidentes,probablementeformabapartedel grupo.¿Quésignificalaalegoríadelleopardoyelcocodrilo,quéeranloscachorros deFungabera?Yentodocaso,¿hastaquépuntosepodíaconfiarenunasimpatizante delaguerrilla? —Ahíestáelrío—dijoSally-Anne. Disminuyólavelocidadeinicióeldescensolentoyencírculos.Entrelascopas delosárbolespodíaverseelresplandordelsolsobreelagua. Volóabajaaltura,siguiendoelcursodelrío.Apesardelatupidavegetaciónpudo divisaralgunasmanadasyenunaocasiónsoltóunaexclamacióndeplaceralverla enormemolepétreadeunrinocerontenegroenlaforestadeébano. —¡Mirad!—exclamórepentinamente,señalandoconeldedo. Enunacurvadelríoaparecióunafranjadetierrapeladadondepastabanmanadas decebrasqueyasealejabanenunanubedepolvo,aterradasporelavión. —Creoquepodríaaterrizar—dijoSally-Anne. Bajólosflapsparadisminuirlavelocidadypreparóeltrendeaterrizaje. Pasóvariasvecessobrelaimprovisadapista,disminuyendoconstantementela altura,hastaquealpasarporcuartavezlasruedasseencontrabanamenosdeun metrodealturaypodíanverlashuellasdelascebrasenelsuelopolvoriento. —Firmeydespejado—dijo. Tocótierra,frenóalmáximoyelaparatosedetuvodespuésdecorrerunospocos metros. —Comounpájaro—dijoCraigyellasonrióanteelcumplido. Dejaronelavión,cruzaronlaplaniciehastalaforesta,laatravesaronporuna sendadeanimalesysalieronaunriscosobreelrío. Eraelpanoramaafricanoentodosuesplendor.Costasdearenablanca,rocas pulidasporelaguaquebrillabancomoescamasdereptiles,ramasengalanadasde nidosdeavessobrelasaguasverdes,árbolesaltosconsusraícesblancasydesnudas, retorcidassobrelaspiedrasy,másallá,laselvavirgen. —Quéhermoso—dijoSally-Anne,ypreparósucámara. —Sería un buen lugar para instalar un campamento —dijo Peter Fungabera, señalandolosenormesmontículosdeestiércoldeelefantesobrelaarenablanca. —Situaciónpreferente. —Yhabríamillonesdedólaresdeganancia… —Másqueunsocialistaafricanoparecesuncerdoburgués—dijoCraig. Peterrióyrespondió:

—Dicen que no hay mejor doctrina que el socialismo, siempre que haya un capitalistaquelafinancie. CuandoCraiglomirónotóporprimeravezquelosojosdePeterFungabera brillabandecodiciatípicamenteeuropea.Permanecieronensilenciounrato,mientras

www.lectulandia.com-Página65

Sally-Annetomabafotosenlaorilladelrío. —Craig—dijoPeterfinalmente—,siyoconsiguieralagarantíaqueexigeel BancoMundial,¿tendríaderechoaunapartedelasaccionesdeRholands? —Claroquesí—replicó,conundestellodeesperanza. Sally-Annelosllamaba. —¡Sehacetarde,tenemosdoshorasymediadevuelohastaHarare!—exclamóla joven. EnlabaseaéreadeNewSarum,PeterFungaberasedespidiódeambos. —Esperoquehayatomadobuenasfotos—ledijoaSally-Anne,ysevolvióhacia Craig—:¿Estarásenel«Monomotapa»?Tellamarédentrodetresdías. Subióaljeepmilitarqueloaguardaba,diounaseñalalchófer,leshizounsaludo conelbastónysemarchó. —¿Tienes coche? —preguntó Craig y cuando ella movió la cabeza negativamente, añadió—: Soy menos hábil como conductor que tú como piloto. ¿Quierescorrerelriesgo? Lallevóhastasualojamiento,unaviejacasadeapartamentosfrentealaCasade Gobierno. —¿Cenamosjuntos?—propusoél. —Tengomuchoquehacer,Craig. —Unacenarápida,teloprometo.Paracelebrarlapaz.Estarásdevueltaalas diez—agregócongestoteatralyellacedió. —Deacuerdo—dijo—,pasaalassiete. Antesdeponerenmarchael«Volkswagen»aguardóaqueentraraenlacasa. Aunquecaminabaconpasosrápidosyenérgicos,elmovimientodesutraseroera totalmentefrívolo. Fueronaun restaurantetranquilo.Lacarneerajugosaytierna.Bebieron un cabernetexcelenteylaconversación,penosaalcomienzo,sevolviómásfluidaa medidaqueavanzabalavelada. —Todofuebienmientrastrabajabaen«Kodak»pero,cuandoempecéaparticipar en distintas expediciones como fotógrafa oficial y después de las primeras exposiciones,sehizoinsoportable.Imagínate,unhombrequesientecelosdeuna «Nikon». —¿Cuántoduróelmatrimonio? —Dosaños. —¿Hijos? —Ninguno,graciasaDios. Sally-Anne comía con rapidez, educación y eficiencia, aunque con evidente placer,yalterminarlacomidamirósu«Rolex»deoro. —Dijistelasdiez—musitóyapesardelasprotestasdeCraiginsistióenpagarla mitaddelacuenta. Alllegaralapartamentolomiróconseriedadyfinalmentedijo:

www.lectulandia.com-Página66

—¿Uncafé?

—Encantado—replicóCraigconunasonrisa.

Cuandoibanaentrar,ellalodetuvo:

—Pongámonosdeacuerdo.Elcafées«Nescafé»instantáneo…ypunto.Aparte

deeso,nada.¿Deacuerdo?

—Estábien—asintió.

—Pasa.

Elúnicomobiliarioeraunagrabadoraportátil,almohadonesforradosdelonayun

catredecampañaconsacodedormir.Elsueloestabalimpioylasparedescubiertas

defotos.Craiglascontemplómientrasellapreparabaelcafé.

—Elbañoestáallí—ledijo—,peroentraconcuidado.

Lousabacomocuartooscuro.Losfrascosdelíquidosycajasdepapelfotográfico

ocupabanellugarqueotramujerhubierareservadoparasusperfumesycosméticos.

Serecostaronsobrelosalmohadones,bebieronelcafé,escucharonlaQuintade

BeethovenyhablarondeÁfrica.EnunpardeocasionesSally-Annemencionóel

librodeCraig:eraevidentequelohabíaleídoconinterés.Finalmenteretirólastazas.

—Mañanadebolevantarmetemprano.Buenasnoches,Craig.

—¿Cuándonosveremosdenuevo?

—Nolosé;mañanamevoyalasmontañas.Peronosécuándoregresaré.—Al

cabodeuninstantededudaagregó—:Siquieres,tellamaréalhotelcuandovuelva.

—Quiero.

—Megustas,Craig,perosólocomoamigo.Noestoybuscandopareja.Todavía

medueleelfracasodemimatrimonio.Porfavor,recuérdalo.

Loacompañóalapuertayleestrechólamano.

Apesardesuactitud,Craigsesintióabsurdamentefeliz.Porelmomentonole

interesabaanalizarsussentimientoshaciaella,nidefinirsusintenciones.Erabueno

tenerunaamiga,alguienquenobuscaraañadirsunombreasulistapersonalde

amantescélebres.Laatracciónfísicaquesentíaporellaeratantomayorporcuanto

ellasemostrabaesquivay,además,respetabasutalento,suinteligenciaycompartía

suamorporÁfrica.

Elgerentedelhotelloaguardabaenelvestíbuloyloinvitóapasarasuoficina

retorciéndoselasmanosconangustia.

—SeñorMellow,laPolicíaSecretaestuvoaquídurantesuausenciaymeobligóa

mostrarlessusefectosdepositadosenlacajadeseguridadyaabrirlessuhabitación.

—¿Cómodiablospuedenhaceresoimpunemente?—exclamóCraig,indignado.

—Hacenloquelesdalagana—dijoelgerente—.Sinembargo,leaseguroque

nosellevaronnada.

—Quierocomprobarlo—dijoCraig,sombrío.

Loschequesdeviajero,elpasajedeaviónyelpasaporteestabanintactos,pero

evidentementehabíaninvestigadoel«equipodesupervivencia»deHenryPickering.

LaplacadeidentificacióndeasesordelBancoestabafueradesuestuchedecuero.

www.lectulandia.com-Página67

—¿Quiéntienepoderparaordenarsemejanteregistro?—preguntó.

—Tienequeserunfuncionariodealtorango.

«Tungata—pensóconamargura—.Malditohijodeputa,cómohascambiado».

CraigllevósuinformeparaHenryPickeringsobreelCentrodeRehabilitaciónde TutialaEmbajada,dondeMorganOxfordlorecibióyloinvitóauncafé. —Estaréaquímástiempodeloquehabíapensado—dijoCraig—ynoquiero quedarmeenuncuartodehotel. —Es muy difícil conseguir un apartamento —dijo Morgan encogiéndose de hombros—.Veréquépuedohacer. Lollamóaldíasiguiente:

—Unaempleadanuestra,granadmiradoradesunovela,sevadevacacionespor unmes.Lealquilarásuapartamentoporseiscientosdólares.Puedeocuparlomañana. Eraunapartamentopequeño,peroconbuenailuminaciónyventilación.Colocó unamesagrande,ydecidióqueserviríadeescritorio.Pusolamáquinadeescribiren elcentroyunaresmadepapel«BondBlanco»auncostado,coneldiccionariocomo pisapapeles,yexclamó:«Devueltaaltrabajo». Había olvidado lo rápido que pasaban las horas cuando se enfrascaba en la escritura,embargadodeplaceralvercrecerelmontóndehojasescritasenelotro extremodelamesa. MorganOxfordlollamóenunpardeocasionesparainvitarloarecepciones diplomáticas.Craigrechazólasinvitacionesyfinalmentedesconectóelteléfono.Al cuartodía,loconectóyeltimbresonódeinmediato. —SeñorMellow—dijounavozafricana—,fuedifícillocalizarlo.Espere,por favor,elgeneralFungaberadeseahablarle. —Craig,hablaPeter—dijounavozconocidaycálida—.¿Podemosencontrarnos estatardealastres?Enviaréuncocheabuscarte. LaresidenciaparticulardePeterFungaberaseencontrabaaveintidóskilómetros delaciudad,enlascolinasquebordeabanellagoMacillwane.Habíasidoconstruida enlosañosveinteporunexiliadorico,«ovejanegra»deunafamiliainglesa,dueña deunafábricadeaviones.Larodeabanunaampliagaleríacubiertaycincohectáreas dejardinesyárbolesenflor. ElcochefueregistradocuidadosamenteporcentinelasdelaTerceraBrigadaen uniforme de combate antes de permitirle el acceso a la casa principal. Peter Fungaberaloesperabaenlagalería.Vestíapantalonesblancosyunacamisadeseda violetaquehacíaunmagníficocontrasteconsucutisnegro.Lerodeóloshombros conafectoylocondujoaunamesaenlagalería,dondeseencontrabaunpequeño grupodehombres. —Craig, te presento al señor Musharewa, presidente del Banco Rural de Zimbabwe. El señor Kapwepwe, su ayudante, y el señor Cohen, mi abogado.

www.lectulandia.com-Página68

Caballeros,lespresentoalseñorCraigMellow,elconocidoescritor.

Seestrecharonlasmanos.

—¿Unacopa,Craig?Estamostomandomartinis.

—Perfecto.

Unsirvientevestidodekanzablanco,comoenlostiemposdelacolonia,lesirvió

lacopa,yPeterFungaberafuealgrano:

—ElBancoRuraldeZimbabweserátugaranteparaunpréstamopersonalde cincomillonesdedólaresdelBancoMundial. LosojosdeCraigseabrierondeparenpar. —TuvinculaciónconelBancoMundialnoestansecretacomocrees,yHenry Pickeringnonosesdesconocido—sonrióPeterFungabera,yprosiguió—:Existen, desdeluego,ciertascondiciones,peroningunaconstituyeunobstáculoinsalvable,en miopinión.¿Tieneslospapeles,Izzy?Perfecto,daleunacopiaalseñorMellowy léelosenvozalta,sierestanamable. IsadoreCohensecolocólasgafas,letendióaCraigunospapelesquehabíasobre lamesayempezóaleer. —Enprimerlugar,laautorizaciónparalaadquisicióndetierras—dijo—.Se autoriza al señor Craig Mellow, súbdito británico y ciudadano de Zimbabwe, a adquirir la mayoría del paquete accionario de la empresa privada terrateniente llamadaRholandsCompany.AutorizaciónfirmadaporelpresidentedelEstadoy refrendadaporelministrodeAgricultura. Craig recordó que Tungata Zebiwe había jurado impedir la firma de esa autorización, pero también que el ministro de Agricultura era cuñado de Peter Fungabera.Miróalgeneral,peroésteescuchabaatentamenteasuabogado. IsadoreCohenleyóconlentitud,sinomitirnada,haciendounapausaalfinalde cadacláusulapararesponderpreguntasydarexplicaciones. LaemociónleimpedíaaCraigpermanecerserenoyserio,comocorrespondea unareunióndenegocios.Elpánicoquehabíasentidoantelamencióndesuvínculo conelBancoMundialsehabíadesvanecido:Queríasaltardelagalería;Rholandsera suyo,King’sLynnerasuyo,Queen’sLynnerasuyoyAguasdelZambezeseríasuyo. Unacláusulalohizovolveralarealidad. —¿QuédiablossignificaesodeenemigodelEstadoyelpueblodeZimbabwe? —Esunacláusulaformalqueseinscribeentodoslosdocumentospúblicos—dijo IsadoreCohenentonoconciliador—.Esunaexpresiónpatriótica.ElBancoRurales unainstituciónoficial.Sielbeneficiariodelpréstamoparticipaenalgunaactividad sediciosayseledeclaraenemigodelEstadoyelpueblo,elBancoRuraldesconocerá todassusobligacionesparaconél. —¿Es legal? —preguntó, dubitativo; y cuando el abogado le aseguró que sí, añadió—:FaltasabersielBancoaceptaráesacláusula. —Lahaaceptadoenotroscontratosdegarantía—dijoelpresidentedelBanco Rural—.ComodiceelseñorCohen,esunacláusulameramenteformal.

www.lectulandia.com-Página69

—Vamos,Craig—dijoPeterFungabera—.Noestaráspreparandounarevolución armadacontraelGobierno,¿verdad? Craigsonriódébilmente. —Bueno,sielBancoMundialloacepta,supongoqueestábien. Finalizadalalectura,quedurócasiunahora,elpresidentedelBancoRuralfirmó lascopias,suayudanteyPeterFungaberalohicieronencalidaddetestigos,Craig hizolomismoy,porúltimo,IsadoreCohencolocóelsellodeNotarioPúblico. —Listo,caballeros.Firmado,selladoyarchivado. —FaltalaaceptacióndeHenryPickering. —Ah,meolvidaba—dijoPeterFungaberaconunasonrisadepicardía—:El señorKapwepweaquípresentehablóconPickeringayerporlatarde.Diezdela mañana,horadeNuevaYork.Tendráseldineroapenasélrecibalagarantía.—Llamó alsirviente,queaguardabaenlascercanías—:Traeelchampaña. Brindaron por los presentes, por el Banco Rural, por el Banco Mundial y RholandsCompany,yjustodespuésdebeberlasegundabotellalosdosbanqueros negrossedespidieronysemarcharonensulimusina.PeterFungaberatomódelbrazo aCraig. —Yahoradiscutamosmishonorarioscomointermediario.ElseñorCohentiene losdocumentos. Craiglosleyóypalideció.Lanzóunsuspirosofocado. —¡EldiezporcientodelasaccionesdeRholands! —Debemoscambiarelnombredelacompañía.—Fungaberafruncióelentrecejo —.Comoves,elseñorCohenrecibirálasaccionesencalidaddetestaferro.Esonos evitaráproblemas. Craig fingió releer el contrato mientras pensaba qué hacer. Los otros dos lo mirabanensilencio.Eldiezporcientoeraunrobo,pero,¿aquiénacudir? IsadoreCohendestapósuplumayselatendió. —Creo que un ministro del Gabinete y comandante militar constituye un excelentesocioparasemejanteempresa—dijo,yCraigtomólapluma. —Hayunasolacopia—dijoCraig. —Essuficiente—sonrióPeter—.Yolaguardaré. Craigasintió.Noquedaríapruebaalgunadelatransacción:lasaccionesenmanos deuntestaferroyelúnicodocumentoenmanosdePeterFungabera.Sihubieraalgún problemalegal,seríalapalabradeCraigcontraladeunministrodeEstado…,pero deseabaposeerlaRholands.Másqueningunaotracosaensuvida. Firmóelcontratoylosdoshombressuspiraronconalivio.PeterFungaberapidió otrabotelladechampaña.

Hastaesemomento,Craignohabíanecesitadootracosaquesumáquinadeescribiry

papel.Disponíadesutiempocomoleveníaengana.

www.lectulandia.com-Página70

Ahora, ante la enorme responsabilidad que significaba ser un propietario, las horassevolvíansegundos.Habíatantoquehacerytanpocotiempoquesesentía paralizadoporlaindecisión,sobrecogidoporsuaudaciaydesesperadoporlafaltade talentoorganizativo. Quería que lo reconfortaran y alentaran y pensó en Sally-Anne. Fue a su apartamento,perolasventanasestabancerradas,lacorrespondenciadesbordabael buzónynadierespondióasullamada. Volvióasuminúsculoapartamento,sesentóalamesa,tomóunahojadelaresma yescribió:Tareasarealizar. Recordóqueunachicalehabíadichounavez:«Sólohicisteunacosabienentu vida».Nohabíapuntodecomparaciónentreescribirunlibroyponerenmarchauna empresa multimillonaria. Reprimió la sensación de pánico que empezaba a embargarlo.Pertenecíaaunaestirpedeganaderos;noteníaporquétemer:

«Puedohacerlo»,pensóconorgullo,yempezólalista:

1)LlamaraJockDaniels,aceptarlaofertadecomprarRholands.

2)VolaraNuevaYork:

a)ReuniónconelBancoMundial. b)Abrircuentacorrienteydepositarfondos. c)VenderelBawu.

3)VolaraZürich:

a)Firmarcompradeacciones.

b)Pagaralosalemanes.

Lasensacióndepánicosedesvaneció.Llamóa«BritishAirways».Elviernes

podríavolaraLondresyallítomarel«Concorde»aNuevaYork.

LlamóaJockDanielsasuoficina.

—¿Dóndediablosestabas?

EvidentementeJockyahabíatomadounascuantascopas.

—Enhorabuena,Jock:acabasdeganarteunacomisióndeveinticincomildólares.

Sonrióanteelsilencioestupefactodelotro.

Lalistasealargó.

AveriguarsiOkkyvanRensburgseencuentraenelpaís.

OkkyhabíasidoelencargadodelamaquinariadeKing’sLynndurantemásde

veinteaños.ElabueloBawudecíaqueOkkyeracapazdedesarmaruntractor«John

Deere»y,conlosrepuestos,armarun«Cadillac»ydos«RollsRoyce»sinesfuerzo.

Craiglonecesitaba.

Dejólaplumaysonrióalrecordaralviejo.«Otravezencasa,Bawu»,dijoenvoz

alta.Mirósureloj.Eranlasdiezdelanoche,perosabíaquenopodríadormir.

www.lectulandia.com-Página71

Sepusounjerseylivianoysalióarecorrerlascallesnocturnas.Unahoramás tarde se encontraba ante el apartamento de Sally-Anne. Aparentemente, sus pies poseíanvoluntadpropia.Supielseerizódeentusiasmoalverlaventanaabiertayla luzencendida. —¿Quiénes?—dijounavozahogadaporelporteroeléctrico. —Craig. Sobrevinounlargosilencio. —Soncasilasdoce. —Apenaslasonce.Quierocontartealgo. —…Estábien,pasa.Lapuertaestáabierta. CuandoCraigentróSally-Anneestabaenelcuartooscuro.Oyóruidodelíquidos. —Salgoencincominutos—dijoella—.¿Quieresprepararcafé? Salió.Vestíaunjerseysucioquelellegabahastalasrodillas,yteníaelpelo suelto.Craiglamiró:nuncalahabíavistoasí. —Esperoquevalgalapena—dijo,conlospuñosapoyadosenlascaderas. —CompréRholands—dijoyentoncesfueellaquienabriólosojos. —¿QuiénoquéesRholands? —LaempresasobrelaqueedificaréAguasdelZambeze.Soyelpropietario.Es mía.AguasdelZambezeesmía.¿Valiólapena? Ella se acercó, alzó los brazos para abrazarlo y él la esperó con los brazos abiertos,perosedetuvobruscamente. —Maravilloso,Craig.Mealegroporti.¿Cómolohiciste?Creíquetodoestaba perdido. —PeterFungaberameconsiguióunagarantíaparaunpréstamodecincomillones dedólares. —Diosmío,cincomillones.¿Pedisteunpréstamodecincomillones?¿Cuánto sumanlosintereses? Nohabíaqueridopensareneseaspecto,cosaquesereflejóensurostroyellalo percibió. —Discúlpame,noquiseserinsolente.Mealegromucho.Celebremos… Sealejórápidamentedeél,fuealacocinayvolvióconunabotellacasivacíade whisky,queagregóalhumeantecafé. —Por el éxito de Aguas del Zambeze —dijo, levantando la taza—. Primero cuéntamelotodoyluegoyotecontaréotrasnoticias… Craiglenarrósusplanesendetallehastapasadalamedianoche:lashaciendas gemelasenelSur,lareconstruccióndelacasa,laadquisicióndeganadodecalidad. LuegolecontósusplanesparaAgua;delZambezeylafauna,conscientedequeera loquemásleinteresaba. —Creo que me hace falta un toque femenino para planificar y diseñar los campamentos.Esamujertienequeposeerespírituartístico,ademásdeconocimiento yamorporlaselvaafricana.

www.lectulandia.com-Página72

—Si te refieres a mí, Craig, tengo una beca de la Fundación Mundial de ProteccióndelaVidaSilvestreymitiempolesperteneceporcompleto. —Notellevaríatantotiempo—insistió—,sóloseríasmiasesora.Podríasvenir cuandotuvierasundíalibre.—Craignotóqueellaempezabaaceder—.Además,una vez que los campamentos empezaran a recibir turistas, me gustaría dar alguna conferenciacontusfotos… Percibió que había dado en el clavo: la artista ansiaba una oportunidad para exhibirsuobra. —Noteprometonada—dijoSally-Anneconseveridad,peroambossabíanque habíaaceptadoyCraigsintióqueelpesosobresushombrossehacíamásllevadero. —Ahoracuéntametusnovedades—dijoluego,contentodetenerunpretextopara prolongarlavelada,peroobservóconsorpresaquelaexpresióndeellasevolvía bruscamenteseria. —Yalocreoquehaynovedades—dijoysedetuvoatomaraliento—.Acabode pescarelrastrodenuestrocazadorfurtivo. —¡Elhijodeputaqueliquidólamanadadeelefantes!Yalocreoqueesuna buenanoticia.¿Dónde?¿Cómo? —Comosabes,estuveenlacordilleraorientaldurantediezdías.Creoquenote dije que estoy haciendo un estudio de los leopardos para la Fundación. Tengo colaboradoresentodaslasregionesdelaselvadondehabitanlosleopardos.Hacemos planosdesusitinerariosyterritorios,loscontamos,registramoslascríasycaceríasy tratamosdeevaluarlasconsecuenciasdelasmigracioneshumanas.Enfin,lode siempre. Uno de mis hombres es un viejo cazador shangane, una maravilla de hombre,apesardesuolor.Debedetenerunosochentaaños,perosuesposamás joventienediecisieteyhaceunasemanalediomellizos.Esunpícaroconungran sentidodelhumoryleencantaelwhiskyescocés.Lebastandostragosparasoltarla lengua.EstábamossolosenuncampamentoenlosmontesVumbaydespuésdel segundo trago dijo que le habían ofrecido doscientos dólares por cada piel de leopardoqueentregara.Ledaríantrampasdeaceroylecompraríantodoloque pudieracazar.Otrotragomásymedijoquelaofertaselahabíahechounjoven negro,muyelegante,queconducíaun«LandRover»oficial.Elviejoshanganeledijo alhombrequetemíaqueloarrestaranyencarcelaran,peroelotrolegarantizósu seguridad.DijoqueloprotegeríaunodelosgrandesjefesdeHarare,uncamarada ministro, guerrero famoso durante la guerra de guerrillas que poseía un ejército privado. Sally-Annetomóunacarpetadecartóndesucatreylacolocósobrelasrodillas deCraig.Éllaabrió.LaprimerahojaeraunalistadelosmiembrosdelGabinetede Zimbabwe.Veintiséisnombres,cadaunoconsurespectivacartera. —Paradepuraresalistarecordemosquemuypocosdelosactualesmiembrosdel Gabinete participaron en el combate —dijo Sally-Anne—. La mayoría de ellos aguardóelfinaldelaguerraenunasuiteenel«Ritz»deLondresoenunalujosacasa

www.lectulandia.com-Página73

enlasorillasdelCaspio. SesentójuntoaCraigyvolviólahoja. —Quedanseisnombres.—Losseñaló—:Seiscomandantesdeguerrillas. —Demasiados—murmuróCraig. ElnombredePeterFungaberaencabezabalalistadelosseis. —Sigamos —asintió Sally-Anne—. Un ejército privado sólo puede ser de disidentes.Losdisidentessontodosmatabele.Sulíderforzosamentehadeserdela mismatribu. Sacólatercerahoja:unsolonombre. —Unodeloscomandantesvictoriosos.Matabele.MinistrodeTurismo,carterade lacualdependeelDepartamentodeFauna.Aunqueesundichobastantetrillado,los guardianesdeuntesorosuelenserlosprimerosenrobarlo.Losdatossoncoherentes. Conacentodeincredulidad,Craigleyóelnombre:TungataZebiwe. —EstuvoconmigoenelDepartamentodeFauna—dijo—,eramiexplorador… —Losguardabosquesestánmáscapacitadosquenadieparaestetipodesaqueo. —Pero,¿quéhaceSamconesedinero?Eljefedeloscazadoresfurtivosdebede estaramasandounafortuna.Samllevaunavidaaustera,todossabenquenotiene mansionesnicochesdelujonimujerescarasnitierraspropias…,notienegustos caros. —Talveztengaelgustomáscarodetodos—objetóSally-Anne—:elpoder. Craigcallósusprotestasyellaasintió:

—¿Nocomprendes,Craig?Paramantenerunejércitosenecesitadinero,mucho

dinero.

Todaslaspiezasencajaban.HenryPickeringdecíaqueseestabagestandoun

golpedeEstadorespaldadoporlossoviéticos.Losrusoshabíanapoyadoalgrupo

ZIPRAdurantelaguerra,porconsiguiente,suhombreseríaunmatabele,casicon

seguridad.

PeroCraigseresistíaaaceptarlo,seaferrabaasurecuerdodelhombrequehabía

sidosuamigo,probablementeelmejordesuvida.Recordabalaférreahonestidaddel

hombrellamadoSamsonKumalo,uncristianoinstruidoenunamisión,unhombre

íntegroydenoblesprincipios,quehabíarenunciadojuntoconCraigalDepartamento

deFaunacuandosospecharonquesusuperiorformabapartedeunaoperaciónde

cazafurtiva.¿Esehombreeraeljefedeunaoperacióndetalnaturaleza?Unhombre

compasivo,queayudóaCraig,cuandoseencontrabaheridoeimpotente,aretirarde

Áfricasuúnicobien,suyate.¿Esehombreeraelconspiradorsedientodepoder?

—Fuemiamigo—dijoCraig.

—Sí,lofue,peronoeselmismo.Laúltimavezquelovistejuróqueestropearía

tusplanes.Melocontastetúmismo.

Craigasintió.BruscamenterecordóquelaPolicíahabíaregistradosucajade

seguridadenelhotel,bajoórdenessuperiores.TungatahabríasospechadoqueCraig

eraagentedelBancoMundial,encargadodereunirinformaciónsobrelacazafurtiva

www.lectulandia.com-Página74

ylasconspiraciones.AellosedeberíasuoposiciónalosplanesdeCraig.

—Detestolaidea—murmuróCraig—,perocreoquetienesrazón.

—Yyoestoysegura.

—¿Quéharás?

—LlevarémispruebasaPeterFungabera.

—DestrozaráaSam—dijoCraigyellareplicódeinmediato:

—Tungataesundemonio,Craig.Esunladrón. —Esmiamigo. —Fue tu amigo. No sabes en qué se ha convertido. No sabes qué le habrá ocurridoenelmonte.Laguerracorrompealossereshumanosyelpoderaúnmás. —Quéhorror,Diosmío. —VenconmigoaveraPeterFungabera.Quieroqueestésallícuandopresentelas pruebascontraTungataZebiwe. Sally-Anneleapretólamanoparareconfortarlo. —Gracias. Craignocometióelerrordeapretarlelamanoasuvez. —Losiento,Craig—musitóella.Leapretólosdedos—.Deveraslosiento. Yretirósumano.

PeterFungaberaaceptórecibirlosalamañanasiguiente,muytemprano,yfueron juntosalacasasobreellagoMacillwane. Elsirvienteloscondujoalaoficinadelgeneral,unsalónenorme,escasamente amueblado,convistaallago,queenotrotiempohabíasidoelsalóndebillares.De unadelasparedescolgabaunenormemapadelterritorio,conbanderitasdediversos colores.Habíaunagranmesabajolasventanas,cubiertadedocumentosydespachos parlamentariosyunescritoriodetecarojaenelcentrodelsuelodepiedradesnuda. PeterFungaberasepusoenpiepararecibirlos. Frentealescritoriohabíaunostaburetesdeébanolabrado. —Mandarétraersillas—dijoPeter—.Nosuelorecibirhuéspedesblancosaquí. —Estamosbien—dijoSally-Anneysesentóenunodelostaburetes. —Estoy encantado de veros, desde luego, pero debo presentarme en el Parlamentoalasdiez… —Iremos al grano —dijo Sally-Anne—. Creemos conocer la identidad del cazadorfurtivo. Peter,queestabaapuntodesentarse,apoyólospuñossobreelescritorioyse inclinóhaciaella,conmiradadura. —Ustedprometiódesarticularlaorganizaciónsiyoledabaelnombre—dijo Sally-AnneyPeterasintió. —Dígamelo—ordenóél,peroSally-Annelehizotodoelrelato,talcomoselo habíahechoaCraig.

www.lectulandia.com-Página75

Peter Fungabera la escuchaba en silencio, con mirada dura y pensativa. FinalmenteSally-Anneleleyóelúltimonombredelalista. —ElcamaradaministroTungataZebiwe—susurróPeterFungabera. Sesentóytomóelbastoncilloforradoencuerodelescritorio.Contemplóelmapa aespaldasdeSally-Anne,golpeándosesuavementelarosadapalmaconelbastón. —¿Ybien?—preguntóSally-Annefinalmente. PeterFungaberalamiróalosojos. —Eslabrasamáscandentedetodalafogatayustedquierequeyolatomecon lasmanos.¿CómoséquenolaafectólamaneraenqueelcamaradaZebiwetratóal señorCraigMellow? —Esunapreguntaindigna—dijoSally-Annesuavemente. —Sí,supongoquesí.—PeterFungaberamiróaCraig—:¿Quépiensastú? —Fuemiamigoyledebounenormefavor. —Esoescosadelpasado—dijoSally-Anne—.Ahoraestuenemigodeclarado. —Detodosmodos,loestimoyloadmiro,pero… —Pero,¿qué?—loinstóPetersuavemente. —PeroquizáSally-Annetengarazón—admitióCraigcontristeza. PeterFungaberacruzólahabitaciónysedetuvoanteelenormemapamural. —Elpaísesunacalderaapuntodeestallar—dijo,señalandolasbanderillasde colores—.¡Aquí!¡Aquí!¡Aquí!Losguerrillerossereúnenenelmonte.—Palpóel mapa—.Tuvimosqueneutralizaraciertosdirigentesirresponsablesporfomentaruna sedición armada. Nkomo se encuentra bajo arresto domiciliario, dos ministros matabelefueronarrestadosyacusadosdealtatraición.TungataZebiweeselúnico ministromatabeledelGabinete.Gozadegranrespeto,inclusofueradesutribu,ylos matabeleloconsideransucaudillo.Siloarrestamos… —¡Quieredecirquenoleharánada!—dijoSally-Anneconimpotencia—.Asíes elparaísosocialista:unaleyparaelpueblo,otrapara… —Silencio,mujer—ordenóPeterFungaberayellaobedeció.Volvióalescritorio —. Veamos las consecuencias de una acción apresurada. El arresto de Tungata Zebiwepodríadesencadenarunacruentaguerracivil.Nodijequenoharíanada,sino que antes necesito pruebas objetivas y el testimonio de personas de reconocida imparcialidadenrespaldodeloqueyohaga.—Miróelmapa—.Elmundonosacusa delgenocidiodelatribumatabele,peroloúnicoquequeremosesimponerelimperio delaleyyllegaraunacuerdoconesatribubelicosayrebelde.Enlaactualidad TungataZebiweesnuestroúnicocontactorazonableyconciliadorconlosmatabele, ladecisióndedestituirlonopuedetomarsealaligera. SobrevivoelsilencioyfueSally-Annequienlorompió:

—NolemencionéunfactorqueCraigyyohemosdiscutido.SiTungataZebiwe es el cazador furtivo, debe de invertir sus ganancias de alguna manera. No da muestras de llevar una vida de lujos, pero conocemos sus vinculaciones con los disidentes.

www.lectulandia.com-Página76

EnlosojosdePeterFungaberabrillabaunaluzsiniestra. —SiesZebiwe,loatraparé—prometió,másparasímismoqueparaella—. Cuandolohaga,tendrépruebasparamostrarlasalmundoenteroynoescapará. —Entonces debería ponerse en marcha de una vez —dijo Sally-Anne con insolencia.

—Esbuenmomentoparavender. CraigyotrohombreseencontrabanenlacabinademandodelBawu:elvendedor deyatesvestíachaquetacruzadaazulmarinoygorradecapitánconunanclabordada en hilo dorado: setecientos dólares en «Bergdorf Goodman». Su piel estaba perfectamentetostada…porlalámparaderayosultravioletasdel«NewYorkAthletic Club».Suspenetrantesojosazulesestabanrodeadosporunamarañadepequeñas arrugas,producto,nodemiraratravésdeunsextantenidelsoltropicalsobremares lejanosyatolonesdecoral,sinodeleerfacturasycheques. —Lastasasdeinteréshanbajadoylagentevuelveacompraryates. Eracomodiscutirlostérminosdeundivorcioconunabogado,ohacertrámites en una empresa de pompas fúnebres. El Bawu era parte de su vida y lo estaba vendiendo. —Se encuentra en buen estado, listo para navegar y el precio es razonable. Mañanavendréconunposiblecomprador. —Hágalocuandoyonoesté—leadvirtióCraig. —Comprendo,señorMellow. Hastalavozdelhombreeraladeunsepulturero.

TambiénAsheLevyteníavozdesepultureroesamañana.Sinembargo,dijoquele enviaríaunmensajeroarecogerlostrescapítulosescritosenÁfrica.LuegoCraigfue acomerconHenryPickering. —Encantado de verlo, Craig. Pidamos algo de comer —sugirió, y pidió una botellade«GranEchézeaux». —Esustedtemerario—sonrióCraig—.Yonomeatreveríaapronunciarese nombre,porsialguiencreequeesunestornudo. —Lomismolepasaamuchagente.Talvezporesoesunilustredesconocido entrelosgrandesvinosdelmundo. Paladearonelvinoconplacerymerecidorespeto.Henrydejósuvasosobrela mesa. —DígamesuopinióndePeterFungabera—pidió. —Yafiguraenmisinformes.¿Nolosleyó? —Los leí, pero dígamelo de todas maneras. Aveces hay elementos que no aparecenenuninformeysísurgenenunaconversación.

www.lectulandia.com-Página77

—Peter Fungabera es un hombre culto. Habla inglés a la perfección, con elocuenciayexcelentevocabulario,peroconunfuerteacentoafricano.Cuandoviste uniformepareceunoficialdelEjércitobritánico.Enropacivilpareceunastrode Televisión, pero es africano hasta la médula. Es algo que solemos olvidar. Conocemoslaimpasibilidadchina,laflemabritánica,peroolvidamosqueelafricano negrotambiéntieneunacaracterísticaparticular… —Yameloparecía—murmuróHenryPickering,complacido—.Nomencionó esoensuinforme.Adelante,Craig. —De acuerdo a nuestros criterios los consideramos lentos, pero no comprendemosquesulentitudnoesproductodesuabuliasinodequeantesdeentrar en acción meditan cualquier asunto hasta sus últimas consecuencias. Los consideramosgentefrancaysencilla,cuandoenrealidadsonreservadosytortuososy suespíritudeclanesmásfuertequeeldeunescocés.Lasguerrasentrefamilias puedendurarsiglos,comoentrelossicilianos… HenryPickeringloescuchabaconatenciónydevezencuandoformulabauna preguntaparaorientareldiálogo. —Hayundetallequenocomprendo,Craig:¿Cuálesesadiferenciasutilentrelos términosmatabele,ndebeleysindebele? —Losmatabelesellamanasímismosndebeleensuidioma,peronosotroslos llamamosmatabele. —Ajá—asintióHenry—.Ysindebeleeselidioma. —Exactamente. Parece que el término matabele adquirió una connotación colonialistaapartirdelaindependencia… Laconversaciónprosiguió,fluida,serenayagradable,hastaqueCraigpercibió consorpresaqueeranlosúnicoscomensalesquequedabanenelrestauranteyel camareroesperabaelpagodelacuenta. —Ensíntesis—concluyóCraig—,elcolonialismosuperpusosuspropiosvalores alosyaexistentes.Tardeotemprano,Áfricalosrepudiaráyvolveráalossuyos. —Yentoncesserámásfeliz—concluyóHenryPickering—.Megustasutrabajo, Craig,ymealegraquepiensevolver.Notardaráenconvertirseennuestroagentemás efectivoenesazona.¿Cuándoseva? —SólovineaNuevaYorkacobraruncheque. —Veoquenoesmuysutilcuandosetratadeinsinuaciones—dijoHenryconsu encantadorarisasuave—.Meaterralaperspectivaderecibirunapeticióndirecta suya.—Pagólacuentaysepusoenpie—:Nosesperaelabogado.Ustedfirmará unospapelesdondeconstaquesenosentregaencuerpoyalmayactoseguidoyole abriréunacuentaporcincomillonesdedólares. Elinteriordelalimusinaerafrescoysilenciosoylasuspensióneliminabalos tramosmásviolentosdelascallesneoyorquinas. —AhoraamplíeunpocolasconclusionesdeSally-AnneJayconrespectoaljefe deesaorganizacióndecazafurtiva.

www.lectulandia.com-Página78

—Porelmomentonoveoquéotrapersonapodríaencabezaresaorganizacióny lodelosdisidentes. —¿PorquéelgeneralFungaberanoempiezaaactuardeunavez?—preguntó Henrydespuésdeunapausa. —Esafricano;unhombrecauto.Nuncaseapresura.Lopensarátodomuybien, tenderásuredycuandosedediqueaactuarserátanrápidoeimplacablequenos sorprenderáatodos. —Le pido, Craig, que ayude al general Fungabera y le brinde toda su colaboración. —Tungataeramiamigo. —¿Quéquieredecir? —Aúnnoestoyabsolutamentesegurodesuculpabilidad. —La directiva está muy satisfecha con su trabajo. Me han autorizado a aumentarlesushonorariosasesentamildólaresanuales. —Vaya—sonrióCraig—.Meserádegranayudaparapagarlosinteresesdemi pequeñadeuda.

AnochecíacuandoeltaxidejóaCraigalaentradadel«ClubNáutico».Desdeese ángulo,elsoltransformabalacontaminaciónsobreManhattanenunabellaniebla violetaquesuavizabalosduroscontornosdelastorresdehormigón. AlcruzarCraiglapasarela,elyatesehundiólevementeysobresaltóalocupante delacabina. —¡Vaya!—exclamóCraig,sorprendido—.NadamenosqueAsheLevy,elhada madrinadelosescritoresjóvenes,mehahonradoconsuvisita. —Craig.—Asheseacercóconelpasovacilantedelhombredetierra—,nopude esperar,poresovineaverte. —Quéconmovedor.—EltonodeCraigerairónicoycortante—.Cuandonote necesitovienesalgalope. AsheLevypasóporaltolaobservación,seacercóylecolocólasmanossobrelos hombros. —Loleí.Yloreleí.Yloguardéenmicajadeseguridad.Eshermoso—agregóen unsusurro. Craigibaaresponderconotrabroma,peroestudióelrostrodeAsheLevyyvio quelosojosdetrásdelasgafasdemonturadeorobrillabanconlágrimasdeemoción. —Eslomejorquehasescrito,Craig. —Sonsólotrescapítulos. —Mellegóalomásprofundo. —Tengoquepulirlo. —Dudé de ti, Craig. Lo reconozco. Empezaba a creer que estabas agotado, acabado…, pero esto es sencillamente magnífico. Hace horas que estoy aquí,

www.lectulandia.com-Página79

pensandoenloqueleí.Recuerdopárrafosenterosdememoria.

Craigloescrutólargamente.Talvezelaspectovidriosodesusojossedebíaal

reflejodelsolsobreelagua.Ashesequitólasgafasysesonólanarizruidosamente.

Eranlágrimasdeverdad,peroresultabatandifícildecreerqueCraigresolvió

someterloalaúltimaprueba.

—¿Medarásunadelanto,Ashe?

Noqueríaeldinerosinolapruebadefinitiva.

—¿Doscientosmilserásuficiente,Craig?

—Entonces,¿deverdadtegusta?

Craiglanzóunsuspiro.Sussempiternasdudassehabíandesvanecido,almenos

porelmomento.

—Bebamosunacopa,Ashe.

—Emborrachémonos,mejor.

Mástarde,sentadoenlapopaconlospiesapoyadoseneltimón,Craigcontempló

suvaso,enelqueseformabandiamantesderocío,sinprestarverdaderaatencióna

losencendidoselogiosdeAsheLevy.Sedijoqueeramejornorecibirtodolobueno

deunasolavezsinopocoapoco,parasaborearmejorcadacosa.

Embargadoporelplacer,pensóenKing’sLynnyrecordóelolordelatierraenla

sabanaafricana.PensóenAguasdelZambezeyrecordóelestruendodelrinoceronte

negrocuandoirrumpeentrelosarbustos.Pensóenloscapítulosqueseguiríanalos

tresprimerosysusmanostemblaron;ardíaendeseosdeponerseatrabajar.¿Seríaen

esemomentoelhombremásfelizdelmundo?

Perobruscamentecomprendióquelafelicidadsóloseríaplenasilacompartíay

sintióundejodemelancolíaenlomásprofundodesuseralevocarunosojosde

colorextrañoyunabocallenayfirme.Queríadarlealeerlostrescapítulosaesa

persona,anhelabacontodasualmavolveraÁfricayreunirseconella.Sally-Anne

Jay.

Craigconsiguióun«LandRover»desegundamanoenelnegociodecochesusados queteníaJockDanielsjuntoasuoficinadesubastas.Prefirióprestarmenosatención aloscomentariosdeJockparaescucharlosruidosdelmotor.Sólonecesitabauna puesta a punto. La transmisión delantera era suave y el embrague y los frenos funcionabanalaperfección.Diounavueltaporlasafueras,porunazonaerosionada yllenadebaches.Elsilenciadorsedesprendióperotodolodemásestabafirme.En otrostiemposhabíasidocapazdedesarmarun«LandRover»yrearmarloenunfin desemanaysabíaquepodríahacerlonuevamente.Logróunarebajademildólares,a pesardelocualelprecioseguíasiendoelevadísimo,peroteníaprisa. Cargótodoloquehabíasalvadodelaventadelyate:unamaletaconropa,sus librospreferidosyunbaúldecueroconrefuerzosdebronce,lomáspesadodesu equipaje,dondeconservabalosdiariosdelafamilia.

www.lectulandia.com-Página80

Erasuúnicaherencia,loúnicoqueBawulehabíalegado.Laenormefortunadel viejo,incluidaslasaccionesdeRholands,habíaidoapararamanosdeDouglas,su hijomayorytíodeCraig,quienlohabíavendidotodoparaemigraraAustralia.Sin embargo,esoscuadernosmanuscritosyforradosencueroeranlomásvalioso.Al leerlos,CraighabíaadquiridoesesentidodelaHistoriayeseorgulloporsuestirpe quelehabíanpermitidoescribirellibroyobtenerfamayfortuna.Esospapelesviejos lehabíandevueltoRholands. Infinidad de veces había recorrido el camino a King’s Lynn, pero ahora por primeravezlohacíacomopatrón.Sedetuvoanteelportónprincipalparatocarsus tierrasconsuspropiospies. Echóunamiradaalrededor.Allíestabanlospastosdoradosylosbosquecillosde acaciasconsuscopasplanas,elhorizontedecolinasgrisazulado,todocubiertopor elazulperfectodelcielo,ysearrodillócomounperegrino.Eraelúnicomovimiento quenorealizabacontotalnaturalidad,debidoalaprótesis.Tomóunpuñadodetierra, rojayhúmedacomolacarnequesealimentaríadeella.Separóunadécimaparteyla arrojóalsuelo. —Eseldiezporcientoquetecorresponde,PeterFungabera—susurró—.Elresto esmío.Juroconservarlo,protegerloycuidarloporelrestodemivida.SeaDiosmi testigo. Levementeavergonzadodesupropiohistrionismo,arrojóelpuñadodetierraal suelo,sefrotólasmanosenelpantalónyvolvióal«LandRover». Enlascolinasbajas,caminodelacasa,secruzóconunhombrealtoydelgado, vestidoconuntaparraboyunamantasuciaechadasobrelaespalda.Llevabasus lanzassobreelhombro.Calzabasandaliasdesueladeneumático.Susaretes,hechos de corcho y cuentas de colores, le habían deformado los lóbulos de las orejas. Arreabaunapequeñamanadadecabras. —Salud,hermanomayor—dijoCraigyelhombresonrióydejóaldescubiertoel huecoentresusdientesamarillentosanteelsaludocortésyalreconoceraCraig. EraelviejoqueCraighabíaencontradojuntoalasruinasdeKing’sLynn. —¿Lloverá?—preguntóCraigyletendióelpaquetedecigarrillosquetraíapara laocasión. TodaconversaciónseriaenÁfricaesprecedidaporunintercambioparsimonioso depreguntasyrespuestas,comounrito. —¿Cómotellamas,anciano? Erauntérminorespetuoso,nounaalusiónalasenilidaddelhombre. —MellamoShadrach. —Dime,Shadrach,¿mevenderíastuscabras? CraigselopreguntócontodaseriedadyShadrachlomiróconunbrillodeastucia enlamirada. —Sonunascabrashermosas,Nkosi.Venderlasescomosepararmedemishijos. Shadracheraelvoceroreconocidoyellíderdelapequeñacomunidadquehabía

www.lectulandia.com-Página81

invadidoKing’sLynn.Craigpudonegociarcontodosatravésdeél,cosaquele

ahorróvariosdíasdetiempoydesgaste.

Sinembargo,noqueríaprivaraShadrachdelaoportunidaddedemostrarsu

astuciacomercial,niapresurarlatransacción,locualhubierasidouninsulto.De

maneraqueelnegociotardódosdíasenrealizarse,queCraigaprovechópararevestir

eltechodelaviejacasaparahuéspedesconunalonagruesa,remplazarlabomba

robadaporuna«Lister»conmotordiéselparaextraeraguadelpozoeinstalarsu

catreeneldormitoriodelacasatechada.

AltercerdíasepusierondeacuerdosobreelprecioyCraigseconvirtióen

propietariodecasidosmilcabras.Pagóalcontado,pusocadamonedaybilleteen

manosdelancianoparaevitardiscusionesyarreólosanimalesacuatrocamiones

alquiladosparasertransportadosalosmataderosdeBulawayo.Conellosaturóel

mercado,elpreciodeventamayoristabajóenuncincuentaporcientoyCraigsufrió

unapérdidanetadealgomásdediezmildólares.

«Buencomienzo»,pensóconunasonrisaymandóllamaraShadrach.

—Dime,anciano,¿quésabesdeganado?

Shadrachseirguió,indignado.

—Cuandoteníaestaaltura—dijoconsoberbia,señalandosurodilladerecha—,

bebíalalechecaliente,directamentedelatetadelavaca.Aestaaltura—seseñalóel

muslo—,cuidabadoscientascabezas.Conestasmanossacabaalosterneroscuando

setrababanenlosvientresdesusmadres.Sobreestoshombrosloscargabacuandoel

ríoestabacrecido.Aestaaltura—casilacintura,ahora—,matéaunaleonaconmi

assegai,cuandoatacóalamanada…

Craigloescuchóconpacienciaamedidaquelamanoascendíalentamentehacia

elhombroyfinalmenteShadrachconcluyó:

—¡Ymepreguntasquésédeganado,Nkosi! —Próximamenteenestospradospastaránvacastangordasyhermosasquetus ojossellenarándelágrimasalverlas.Habrátoroscuyopellejobrillacomoelagua bajoelsol,cuyasgibassealzancomomontañas,cuyaspapadasgordasbarrenla tierraalcaminar,asícomolosvientoslluviososbarrenelpolvodelatierrareseca. —Hau! —exclamó Shadrach, estupefacto, tanto por el lirismo como por la declaracióndepropósitos. —Quierohombresquesepandeganado…ydehombres. Shadrach los encontró. De entre las familias de invasores escogió a veinte hombresfuertesydispuestosatrabajar,notanjóvenescomoparaserirresponsables nitanviejoscomoparaserdébiles. —Los demás —dijo Shadrach despectivamente— son cruce de babuinos con cuatrerosmashona.Acabodeecharlosdenuestratierra. Craigsonrióanteelusodelposesivodelplural,peroleimpresionóelhechode que,cuandoShadrachhablaba,loshombresobedecían. Shadrach reunió a sus reclutas ante la casa toscamente acondicionada para

www.lectulandia.com-Página82

pronunciareltradicionalgiya,elsanguinariodiscurso,acompañadodepantomima, conquelosantiguosmatabelealentabanasusguerrerosenvísperasdelabatalla. —¡Ustedesmeconocen!—rugió—.Sabenquemitatarabuelaerahijadelviejo reyLobengula,«aquelquearrasacomoelviento». —Eh-eh!—exclamaronlosotros,embargadosporelespíritudelaocasión. —Sabenquesoypríncipedesangrerealy,sielmundofueracomodebieraser,yo seríaellegítimojefedemil,conplumasdepájaro-viudaenelpeloyrabosdebuey enmiescudodeguerra. Hendióelaireconsulanza. —Eh-eh! Evidentementeelancianosuscitabaverdaderorespeto;laelecciónhabíasidoun acierto. —¡Ahora! —salmodió Shadrach—, gracias a la sabiduría y clarividencia del joven Nkosi, soy jefe. Soy el induna de aquí y ustedes son mis amadola, mis guerreros. —Eh-eh!—exclamaronyelruidodesuspieshizotemblarlatierra. —Ahora,mirenaestehombreblanco.EsNkosi.Parecejoveneimberbe,pero sepanqueesnietodeBawuybisnietodeTakaTaka. —Hau!—exclamaronlosguerrerosdeShadrachantelamagiadeesosnombres. ABawulohabíanconocidopersonalmente,mientrasqueSirRalphBallantyneera una leyenda: Taka Taka era el nombre onomatopéyico que le habían dado los matabeleporelruidodelaametralladora«Maxim»queelviejopiratahabíautilizado contantamaestríadurantelaguerrayrebelión. MiraronaCraigconrespeto. —Sí,mírenlobien.Esteguerrerotienecicatricesterriblesdelaguerradelmonte. Mató a centenares de mashona, cobardes, violadores de mujeres, —Craig se sobresaltóanteestalicenciapoética-,inclusomatóaunoscuantosvalientesguerreros matabele.Porconsiguiente,sabenquenoesunniñosinounhombre. —Eh-eh! Nohabíarencorenelgrito,aunquesupuestamentehabíamatadoasushermanos. —Sepanquehavenidoaquíatransformarles,decuidadoresdecabras,mujeres quesesientanalsolarascarselaspulgas,enorgullososganaderos,porque…— Shadrachhizounapausaretórica—,próximamenteenestospradospastaránvacastan gordasyhermosas… Shadrach repitió el discurso de Craig palabra por palabra, con la excelente memoriadelosanalfabetos.Concluyóconungransalto,agitandolaslanzas,ylos hombresloaplaudieronyluegosevolvieronhaciaCraig. «Vaaserdifíciligualaresediscurso»,pensó,yacontinuaciónleshablóenun sindebelesuaveymusical. —Prontollegaráelganadoyhastaentonceshaymuchoquehacer.ElGobiernoha fijadounsalarioparalostrabajadoresrurales.Lespagaréesesalarioyademásles

www.lectulandia.com-Página83

daréalimentosparaustedesysusfamilias.—Ellosloescuchabansingranentusiasmo —.Además—Craighizounapausa—,porcadaañodeserviciosprestadosrecibirán unahermosavacaytendránderechoahacerlapastarenKingiLingiytambiéna hacerlamontarpormisgrandestorosparaquelesdébuenosterneros… —Eh-eh!—gritaronysaltaronhastaqueCraigalzólasdosmanos. —Tal vez habrá entre ustedes alguien que quiera quedarse con algo de mi propiedad,oqueencuentreunárbolacuyasombraguarecersedurantetodoeldíaen lugardelevantarlasalambradasocuidarelganado.—Lesechóunamiradaferozque parecióamedrentarlos—.Ahorabien,estesabioGobiernoprohíbequeunhombre pateeaotroconsupropiopie,perolesadviertoquepuedopatearlosinusarmipie. Seinclinó,congestodiestrosequitólaprótesisyluegoseirguióanteellosconla piernaensumano.Lomiraronestupefactos. —¡Vean,éstenoesmipie! Losrostrosdeloshombressetornarongrisesdeespanto,comosiestuvieranen presenciadeunbrujotemible.Nerviosos,miraronentorno,enbuscadeunamanera deescapar. —Porconsiguiente—gritóCraig—puedopatearaquienquierasinviolarlaley. Diodossaltosrápidosyconelimpulsometiólapunteradesupiernaortopédica eneltraserodelguerreromáscercano. Elsilencioestupefactopersistióunossegundosmás.Perodeprontoestallaronlas risas. Rieron hasta que las lágrimas les bañaron los rostros. Se tambaleaban en círculos,golpeándoselacabeza,seabrazaban,jadeabanyllorabanderisa.Rodearon alinfelizcuyotraserohabíasidoelblancodelabromadeCraig,pinchándoloconsus lanzas y chillando. Shadrach, olvidada su dignidad real, yacía en el polvo, retorciéndoseacausadelarisa. Craigloscontemplóconternura.Erasupuebloyéleraresponsabledeellos.No faltaríanlasmanzanaspodridas,peroyalasdescubriría.Losmásfielespondríana prueba su astucia y su paciencia, como hacen los africanos, pero con el tiempo llegaríanaformarunafamiliaunida.

Lo primero eran las alambradas. Estaban completamente deterioradas y faltaban kilómetrosykilómetrosdealambredepúas,seguramenterobados.Craigcomprendió elporquéaltratardereponerlo.Nohabíaalambrealaventaenlaregiónmatabele,ni permisoparasuimportación. —SonlosgajesdeloficiodeagricultorenelZimbabwenegro—ledijoelgerente de la Cooperativa Agrícola de Bulawayo—. Un tío consiguió un permiso de importacióndedulcesychocolatesporvalordeunmillóndedólares,peronohay permisoparaelalambre. —PorDios—dijoCraigcondesesperación—,necesitolevantarlasalambradas, sino,nopodrécriarganado.¿Cuándorecibiránunapartida?

www.lectulandia.com-Página84

—EsodependedeunempleaduchodelDepartamentodeComercioenHarare— replicóelgerente,encogiéndosedehombros. Craigvolvíaal«LandRover»cuandobruscamentetuvounaideaylepidióal gerentequeledejaseelteléfono. LlamóalteléfonoparticulardePeterFungabera,seidentificóylasecretariapasó lallamadadeinmediato. —Tenemosunproblemagrave,Peter. —¿Enquépuedoayudarte? CraigseloexplicóyPetermurmuróalgoytomónota. —¿Cuántoalambrenecesitas? —Mildoscientosrollos,porlomenos. —¿Algomás? —Porahorano…esdecir,sí,yperdonalamolestia.Quierocomunicarmecon Sally-Anne,peronorespondealteléfononialostelegramas. —Llámamedentrodediezminutos—ordenóPeterFungabera.CuandoCraiglo hizo,recibióelsiguientemensajedePeter—:Sally-Annenoestáenelpaís.Parece quevolóaKenyaensu«Cessna».SeencuentraenunlugarllamadoKitchwaTembu, enelMasaiMara. —¿Sabescuándovolverá? —No,peroencuantoregresealpaísteavisaré. ElpoderdePeterFungaberaeraimpresionante,hastaelpuntodeconocerlos movimientosdeunapersonafueradeZimbabwe.EvidentementeteníanaSally-Anne en alguna lista de personas a las que prestaban atención especial. Craig pensó, sobresaltado,quesunombreprobablementetambiénestaríaenesalista. NoeradifícilimaginarporquéSally-AnnesehallabaenKitchwaTembu.Dos años antes Craig había visitado el maravilloso safari en la llanura del Mara a invitación de sus dueños, Geoff y Jorie Kent. Era la época en que las grandes manadasdebúfalosdelaregiónempezabanaparirsuscríasylasbatallasentrelas madresyloscarnívorosquebuscabandevoraralosreciénnacidoseranunodelos espectáculosmásmaravillososdelasabanaafricana.Sally-Anneestabaallíconsu «Nikon». CaminodeKing’sLynn,sedetuvoenelcorreoyleenvióuntelegramaatravés delaagencia«AbercrombieandKent»enNairobi:TraealgunasideasparaAguas delZambeze.Stop.¿Siguelacaza?Saludos.Craig. TresdíasmástardeunconvoydecamionessubióloscerroshaciaKing’sLynny un pelotón de soldados de la Tercera Brigada descargó mil doscientos rollos de alambredepúasenloscobertizossintecho. —¿Hay una factura que pagar? —preguntó Craig al sargento al mando del pelotón—.¿Algúnpapelquefirmar? —Nolosé.Misórdeneserantraerydescargaresto,comoacabodehacerlo. Almiraraloscamionesquesealejaban,Craigsintióunnudoenelestómago.No

www.lectulandia.com-Página85

habíafactura.AsíeraÁfrica.LaperspectivadeenemistarseconPeterFungaberano leresultóagradable. Durantecincodíastrabajóconlosmatabele,desnudohastalacintura,lasmanos protegidascongruesosguantesdecueroycantandoacoroconloshombres.Peroel nudoenelestómagonosedisolvíayfinalmentenopudosoportarlomás. FueaBulawayo,porqueaúnnohabíateléfonoenlacasa.Peterseencontrabaen elParlamento. —Mi querido Craig, te preocupas por muy poca cosa. El proveedor general todavía no me ha enviado la factura, pero si quieres, envíame un cheque y yo resolveréelasuntodeinmediato.Elchequealportador,porfavor. Siguieronvariassemanasdearduotrabajoypocosueño.Craigsedespertabacada mañanaalascuatroymediaysacabaalascuadrillasmatabeledesuschozas.Los hombressalíanbostezando,envueltosensusmantas,temblandobajoelfríomatinaly tosiendoporelhumodelfogóndeguardia,quejándoseperosinira. Almediodíasetumbabaalasombradeunaacaciaadormirlasiesta,comotodos. Despuésdeldescansotrabajabadurantelatardehastaelcrepúsculo. Craigselavabaelsudoryelpolvoeneltanquedehormigóndetrásdelacasa, comíacualquiercosay,alanochecer,sentadoantelamesadepinobarato,conel siseodelalámparadegasensusoídos,bolígrafoenmano,sedejabatransportaral mundodelaimaginación.Avecestrabajabahastapasadalamedianoche,peroalas cuatroymediapisabaelrocíoqueprecedíaalamaneceryvolvíaaltrabajoenlos campos,lúcidoyvigoroso. Elsolcurtiósupielyaclarósucabello,eltrabajoendureciósusmúsculosy encallecióelmuñóndelapierna,hastaquellegóelmomentoenquepudorecorrerlas alambradasdurantetodoeldíasinsentirfatiga.Eltiempoeratanescasoquecocinaba apenaslonecesario,ylabotelladewhiskyseguíaenlabolsaintacta.Adelgazóysu rostrosevolvióaguileño. Unanochedetuvoel«LandRover»bajolosjacarandaesysubiólacuestahaciala casa,perosedetuvobruscamente.Elaromadecarneasadaypatataseradensoe irresistible.Famélico,sintióquelasalivallenabasubocaycorrióalacasa. Unhombrealtoydelgadoremovíalasbrasasenlacocinaimprovisada.Supelo erasuaveyblancocomoelalgodónycuandoCraigaparecióenlapuertaleechóuna miradadereprobación. —¿Porquénomellamaste?—preguntóensindebele—.Nadiesinoyococinaen KingiLingi. —¡Joseph! Craigloabrazóconfuerza.ElviejohabíasidoelcocinerodeBawu durante treintaaños.Sabíaprepararunbanquetedegalaparacincuentainvitadosounguisoa lasbrasasparaloscazadores.Unahogazadepansecocíaenunhornoimprovisadoy habíaencontradoverdurasparalaensaladaenelhuertoabandonado. JosephselibródelabrazodeCraig,levementeperturbadoporlaviolacióndelas

www.lectulandia.com-Página86

normassociales. —Nkosana—ledijo,empleandoeldiminutivoyentonodeseverareconvención —,turopaestabasuciaytucamarevuelta.Tardamostodoeldíaenponerordenen estapocilga. EntoncesCraigvioalotrohombrequeseafanabaenlacocina. —¡Kapa-lala!—rió,complacido,yelservidorsonrióeinclinólacabeza. En su mano tenía la antigua plancha, llena de brasas encendidas. Estaba terminandodeplancharlaropadeCraig,conprecisiónmilitar.Lasparedesyelsuelo delacasabrillabanlustrosasyhastalosbroncesdelossanitariosrelucíancomolos botonesdoradosdeununiformedegala. —Hiceunalistadelascosasquenecesitamos—dijoJoseph—.Porahoraserá suficiente,peronoesdignodetivivirensemejantepocilga.Atuabuelo,elNkosi Bawu, no le hubiera gustado. —El cocinero Joseph tenía un alto sentido de los cánonessociales—.Mandéllamaraltíodemiesposaprincipal,maestrotechador,y ledijequetrajeraasuhijomayor,queesalbañil,yasusobrino,queescarpintero. Mañanavendránarepararlosdañoscausadosalagrancasa.Encuantoalhuerto, conozcoa…—Yasífueseñalandolasobrasqueconsiderabanecesariasparaponer ordenenKing’sLynn—.Podremosinvitaratreintapersonasimportantesalacenade Navidad,comoenlosviejostiempos.Ahoravealavarte,Nkosi.Lacenaestarálista enquinceminutos. Levantadas las alambradas, iniciados los trabajos de restauración de la casa grande,habíallegadoelmomentodedarelpasocrucial,lacompradeganado.Craig llamóaJosephyShadrachylesencomendóelcuidadodeKing’sLynndurantesu ausencia. Ambos aceptaron el encargo con la solemnidad impuesta por la circunstancia. Luego Craig fue al aeropuerto, dejó el «Land Rover» en el aparcamientoyvolóalSur. Durantelastressemanassiguientesrecorriólasgrandesestanciasganaderasdel TransvaaldelNorte,laprovinciasudafricanacuyoclimaypastosseasemejanalos delaregiónmatabele.Laadquisicióndeganadoderazanopodíahacersealaligera. Cadatransacciónfueprecedidaporvariosdíasdenegociacionesyestudiodelos animales,mientrasCraiggozabadelahospitalidadtradicionaldeloscampesinos.Sus anfitriones eran descendientes de los pioneros que habían llegado en carretas arrastradasporbueyes,desdeelcabodeBuenaEsperanza,yhabíandedicadosus vidas a la cría del ganado. Además de venderle ganado, le brindaron sus conocimientos y experiencia como criadores. Con ese caudal de conocimientos, reafirmósuplandeproseguirconlosexperimentosdeBawuencruzarlarazanativa afrikander,reconocidaporsurobustezysuresistenciaalasenfermedadesysequías, conlaSantaGertrudis,másrápidaparalareproducción. Compróvacaspreñadasporinseminaciónartificial.Comprótorosdereconocido pedigrí y cumplió con los trámites de documentación, inspección, vacunación, cuarentenayseguro,indispensablesparacruzarunafronteranacional.Contratóa

www.lectulandia.com-Página87

transportistasespecializadosenganadoselectoparaeltrasladodesusanimalesa King’sLynn. Cuando volvió a King’s Lynn para preparar la recepción del ganado, había gastado casi dos de los cinco millones de dólares de crédito. La entrega de los animalesseefectuaríaalolargodevariosmeses,demaneraquecadapartidatuviera tiempodeaclimatarseantesdelallegadadelasiguiente. Primero debían llegar cuatro toros jóvenes, listos para cumplir su papel de reproductores.Cadaunohabíacostadoquincemildólares.PeterFungaberadispuso unarecepciónoficialparalaocasión.Invitóalaceremoniaavarioscolegasdel Gabinete,aunquenielPrimerMinistronielcamaradaTungataZebiwepudieron asistir. CraigalquilóunagrantiendadecampañayJoseph,altaneroyfeliz,preparóuno desuslegendariosbanquetesalairelibre.Trastornadoaúnporhabergastadodos millonesdedólares,CraigprefirióelchampañabaratodelcabodeBuenaEsperanza alabebidaauténtica. La delegación ministerial llegó en una flota de «Mercedes Benz» negros, acompañados por sus guardaespaldas, todos fuertemente armados y con gafas ahumadas de aviador. Las señoras vestían largas túnicas de colores chillones. El champañadulceybaratobajabacomoelaguadeunabañeraalquitareltapónyal pocoratotodosestabanparloteandoyriendocomounabandadadeloritosdelmonte. LaesposaprincipaldelministrodeEducaciónabriósublusa,sacóunapetitosopecho yalimentóasuniñomientrasbebíaabundantescopas. —Reabastecimientodecombustibleenvuelo—rióunvecinoblanco,expilotode laFuerzaAéreaReal. ElúltimoenllegarfuePeterFungabera,enuniformedegala,acompañadoporsu ayudantedecampo,uncapitándelaTerceraBrigada,aquienCraighabíavistoen otrasocasiones.Peterlopresentó:

—ElcapitánTimonNbebi.

Noteníaeltipodelsoldado.Eradelgadoalpuntodeparecerdébil,sumirada

detrásdelasgafasmetálicaseratímidaysuapretóndemanosnerviosoyfugaz.

Craighubiesequeridoconocerlomejor,peroenesemomentoaparecióelcamióncon

lostoros.

Llegóenvueltoenunanubedepolvorojoysedetuvoanteelcorralconstruido

especialmentepararecibiralosanimales.Sebajólarampa,peroantesdeabrirsela

puertademaderadelcamión,PeterFungaberasubióalaplataformaysedirigióalos

presentes.

—ElseñorCraigMellowhubierapodidofijarsuresidenciaencualquierpaísdel

mundo.Comoescritordefamainternacional,selohubierarecibidocongusto.Al

escogeraZimbabwehaproclamadoalmundoqueésteesunpaísdondetodoslos

hombres,sindistincióndecolorotribu,negrosoblancos,mashonaomatabele,

puedenvivirytrabajarenlibertad,sinmiedonirestricción,bajoelimperiodelaley

www.lectulandia.com-Página88

ylajusticia.—Concluidalapropagandapolítica,sepermitióunabroma—:Damosla bienvenidaaestosnuevosinmigrantes,conlaseguridaddequeengendraránhijose hijasrobustosparalaprosperidaddenuestranación. Entreaplausos,Craigabriólapuertademaderayelprimerinmigrantesalióyse detuvo,pestañeandoalaluzdelsol.Eraunanimalenorme,unatoneladademúsculos bajounlustrosopellejorojizo.Acababadeconcluirunatravesíadedieciséishorasen una máquina ruidosa e incómoda. El efecto de los tranquilizantes se había desvanecido dejándole una resaca transformada en odio contra el mundo. Al contemplar a la multitud que aplaudía, los colores brillantes de las vestimentas femeninas,encontróunblancodondedescargarsuirayfrustraciones.Conunmugido feroz,selanzóporlarampacomounalud,sinquelospeonespudierandetenerlo. Lospeonessoltaronlascuerdasyantesuimpetuosacargalasmaderasdelcorral saltaron en pedazos. Lo propio sucedió con la delegación ministerial, que se desparramóporelcampocomounbancodesardinasantelacargadeuntiburón hambriento.Losaltosfuncionariosencabezaronlaestampidahacialaarboledade jacarandaes;losniños,atadosalasespaldasdesusmadres,chillabantanfuertecomo aquéllas. Eltoroembistiólatiendadelbanqueteyladerribó:lalonacayósobrelamultitud dejuerguistas,presasdelpánico.Eltorosaliódedebajodelatiendajustocuandouna delasesposasmásjóvenessecruzabaensucamino,chillandodepánico.Unodesus cuernosenganchóelvestido,ylateladecoloreschillonessedesenrollódesucuerpo comoelhilodeuntrompo.Lachicahizounapirueta,recuperóelequilibrioysubió lacolinaasaltos,completamentedesnuda,laspiernasesbeltasylosfirmespechos saltandoalsol. Elvestidodecoloreschillonesseenredóenlacabezadeltoro,conlocualsuira setransformóenlamortíferafuriadeltorodelidiaalenfrentarsealacapadel matador.Meneósuenormecabezayelvestidoflameóorgulloso,comounestandarte militar al viento. Uno de sus ojillos malignos se posó entonces en el honorable ministro de Educación, el menos ágil de los corredores, quien en ese momento ascendíafatigosamentelacuesta. Elvientredelministro,deunvolumenacordeconlaimportanciadelpersonaje,se agitababajoelchaleco.Sucaraestabagriscomolascenizasapagadas,ysuvoz, aterradayexhausta,chillabaenfalsete:«¡Mátenlo,matenalabestia!». Sus guardaespaldas no lo escucharon. Le llevaban una ventaja de cincuenta metrosqueseacrecentabarápidamente. DesdeelcamiónCraigobservaba,impotente,cómoeltorobajabalatestayse lanzabatraselministroquehuíadelantedeél.Alzóunanubedepolvobajosus pezuñas y bramó. El poderoso mugido, emitido a pocos centímetros del trasero ministerial,parecióliteralmenteimpulsaraSuExcelencia,quienresultómáságil comoescaladorquecomovelocista.Trepóaltroncodelprimerjacarandácomouna ardillayseaferródébilmentealasramasinferiores.Eltorosedetuvodirectamente

www.lectulandia.com-Página89

debajodeél. Frustrado,lanzóotrobramidoasesino,miróalhombrequetemblabaenlarama, removiólatierraconsuspezuñasdelanterasyhendióelaireconlasagudaspuntasde suscuernosblancos. —¡Sálvenme!—chillóelministro—.¡Aléjenlo! Losguardaespaldassevolvieronyalveraltorodetenidorecuperaronsuvalor. Prepararonsusfusilesyseacercaroncautelosamentealtoroysuvíctima. —¡No!—gritóCraigalescucharelchasquidodeloscargadoresautomáticos—. ¡Nodisparen! Sabíaqueelseguronocubríala«muertepordisparodefusil». Unodelosguardaespaldasuniformadosalzósufusilyapuntó.Sumanotemblaba porelcansanciodelacarrerayelmiedo,ylabocadelfusildescribíagrandescírculos enelaire. —¡No!—gritóCraigotravezyechóacorrerhaciaallí. Enesemomentounasiluetaseinterpusoentreeltemblorosofusilyelgrantoro. —¡Shadrach!—suspiróCraigconalivio,alverqueelviejoapartabaelfusilcon gestoimperiosoysevolvíahaciaeltoro. —¡Salud,NkunziKajulu,grantoro!—dijoShadrachcondeferencia. EltorovolviólatestaaloírlavozdeShadrach.Evidentementelovio,porque soltóunbufidoamenazador. —Hau!¡Príncipedelostoros,eresbello! Shadrachdiounpasohacialosafiladoscuernos.Eltoropiafódispuestoauna nuevaembestida,peroShadrachlomiródefrenteyeltorosedetuvo. —¡Nobleestutesta!—canturreó—.Tusojosbrillabancomolunasnegras. Nuevamente el toro meneó los cuernos, pero el gesto ya no resultaba tan amenazante.Shadrachdiootropasoadelanteylasmujeresyniñosacallaronsus gritosdeterror.Hastalosmáscobardessedetuvieronparacontemplaralancianoyel monstruorojo. —TuscuernossonafiladoscomolalanzadebatalladelgranMzilikazi. Shadrach se acercó aún más y el toro pestañeó y lo miró con sus ojillos inyectadosensangre. —Gloriosossontustestículos—susurródulcemente—,comoenormespiedrasde granito.Diezmilvacassesometeríanasupesoymajestad. Eltorodiounpasoatrásymeneólacabeza,yaconpocaconvicción. —Reysupremodelostoros,tualientoesálgidocomoelvientonorte. Shadrach extendió la mano lentamente, bajo las miradas fascinadas de los invitadosyacaricióelhocicohúmedo,decolorchocolate.Eltoroseechóatrás bruscamenteperoluegovolvióparaolfatearlosdedosdeShadrach. —Mihermano,padredegrandestoros… Shadrachintrodujosuavementeelíndiceenelanillonasalparasostenerlacabeza del toro. El toro se estremeció y Craig vio claramente cómo se le relajaban los

www.lectulandia.com-Página90

músculos.Shadrachseenderezóyechóaandarsinsoltarelanillo…yeltorolo siguiómansamente.Elauditoriosoltóunaplausoincréduloyfeliz,queseacalló cuandoShadrachechóunamiradadeabsolutodesdénasualrededor. —¡Nkosu!—legritóaCraigimperiosamente—.Echaaestosmonosmashonade nuestratierra.Estánperturbandoamihermano. Craigrogófervientementequeningunodelosaltosfuncionariosentendierael sindebele. EsarelaciónentrelospueblosNguniysuganadoeracasimística.Desdeaquel lejanodía,perdidoenlasbrumasdeltiempo,enquelasprimerasmanadasexpulsadas deEgiptoiniciaronsumigraciónhaciaelSur,losdestinosdelasbestiasyelhombre negroseunieronindisolublemente.EsarazagibosateníasuorigenenlaIndia(el génerobosindicuseradiferentedelbostauruseuropeo),peroconelpasodelos siglossehabíavueltotanafricanacomolastribusquelacriabanylededicabansus vidas.«Quéextraño—pensóCraig—quelastribusganaderasseanlasmásbelicosas ydominantes».Losmasai,losbechuanayloszulúdominabanalosagricultores.Tal vezsuagresividadsedebíaalanecesidaddebuscarpradosydefenderlosdelos depredadores,tantohumanoscomoanimales. ViolaestampadeShadrachyelenormetoro,lamajestuosaarrogancia,lanobleza delaalianzadelanimalysuamo.NadadeesomostrabaelministrodeEducación, colgadocomounmonodelaramadeljacarandá.Craigseunióalosguardaespaldas, quieneslerogabanquebajasenuevamenteatierra. Lasdelegacionesoficialespartieronenseguida,peroPeterFungaberasequedóen lahaciendaparaacompañaraCraigenunrecorrido.Olfateócongustoelolordulzón delapajaqueyacubríalamitaddeltecho. —Durantelaguerramiabueloremplazólapajaporchapasdecinc—leexplicó Craig—.Losobusesnosdabanbastantequehacer. —Asíes—asintióPeter,impasible—.Hicimosmásdeunafogataconellos. —Laverdadesqueprefierorecuperarelaspectooriginaldeledificio.Lapajaes másfresca,máspintoresca.Además,tengoquerenovarlainstalacióneléctricay sanitaria… —Tefelicitoporloquehashechoentanpocotiempo.Prontovolverásavivir comoungranseñor,comoesosantepasadostuyosqueseapropiarondeestastierras. Craig alzó la vista rápidamente, pero la sonrisa de Peter era encantadora y despreocupadacomosiempre. —Estasmejorasaumentanelvalordelapropiedad—replicóCraig—.Túeres dueñodeunabuenaparte. —Claro, claro. —Le tomó el antebrazo en gesto apaciguador—. Aún queda muchoporhacer.¿CuándoiniciaráslostrabajosenAguasdelZambeze? —Muy pronto. Antes esperaré la llegada del resto del ganado. Sally-Anne prometióayudarme. —Si es así, puedes empezar ya. Sally-Anne Jay aterrizó en el aeropuerto de

www.lectulandia.com-Página91

Harareayerporlamañana.

Craigsintióunhormigueodeplacer.

—Iréestanocheallamarla.

PeterFungaberachascóloslabiosconfastidio:

—¿Todavíanohaninstaladotuteléfono?Meocuparédeello. El teléfono quedó instalado al mediodía siguiente. Una hora más tarde el «Cessna»deSally-AnneaparecióenelaireporelEste.Craigencendióunaantorcha detraposparaseñalarlapistadeaterrizajeeindicarladireccióndelvientoyella aterrizóycorrióhastael«LandRover». Alverlabajardelacabina,Craigdescubrióquehabíaolvidadoesosmovimientos rápidosyeficientesylaformadesuspiernas.Ellalesonrióconplaceryleestrechó lamanocálidamente.Nollevabanadabajolablusadealgodón. —Esunlugarhermosodesdeelaire. —Teloenseñaré—replicóCraig;ellaechósubolsoenelasientotraserodel «LandRover»ysaltósobrelaportezuelacomounchico. Anochecíacuandollegaronalacasa. —Kapa-lalapreparólahabitacióndehuéspedesyJosephsehaesforzadoenla cocina.Elgeneradorfunciona,tenemosluzyelcalentadordeaguaestáenmarcha desdeestamañana,demodoquepuedesdarteunbuenbaño…amenosqueprefieras quetelleveaalgúnmoteldelpueblo. —Convieneahorrarcombustible—sonrióella. Despuésdebañarse,salióalagaleríaconelpelohúmedoenvueltoenunatoalla, sedejócaerenunasillaasuladoypusolospiessobrelapared. —Quémaravilla—suspiró. Olíaajabónysupieltostadaresplandecíaporelefectodelaguacaliente. —¿Unwhisky? —Dobleyconmuchohielo. Sally-Annelosorbió,suspiróysededicóacontemplarelatardecer.Elmundo quedóensuspensobajoelrojoviolentodelcielo;hablarhubierasidounpecado. FinalmenteelsoldesaparecióyCraigletendióunospapeles. —¿Quéesesto? —MimaneradeagradecerquehayasaceptadoserasesoradeAguasdelZambeze —dijoCraigyencendiólaluz. Sally-Anneleyócadahojatresocuatroveces,lentamente,luegolaspusosobresu regazoysumiradaseperdióenlanoche.Finalmente,Craigrompióelsilencio:

—Essóloelprimerborrador.Aunquesugieroalgunasfotosparaacompañarel

texto,hevistomuypocas.Seguramentetienesmuchasmás.Ellibropodríatener

doscientascincuentapáginas,cadaunaconsufoto.Todasencolor,claro.

Ellagirólacabezalentamente,hastamirarlodefrente.

—¿Yerastúelqueteníamiedo?Malditoseas,CraigMellow,estoyaterrada.—

Susojosestabanllenosdelágrimas—.Estoestan…tan…—Nopudoencontrarla

www.lectulandia.com-Página92

palabraadecuada—.Alladodeestomisfotosparecen…,esdecir…,tanpocacosa,

indignasdeeseprofundoamorporlatierraqueexpresascontantaelocuencia.

Craigmeneólacabezayellareleyóeltexto.

—Craig,¿estássegurodequequiereshacerestelibroconmigo?

—Si,totalmenteseguro.

—Gracias.

Enesemomento,Craigsupoconcertezaquealgúndíaseamarían.Percibióque

ellacreíalomismo,porqueaunquehablaronmuypoco,susmejillassesonrojaban

tímidamentebajolapielbronceadacadavezqueéllamirabayellaevitabamirarloa

losojos.

DespuésdelacenaJosephlessirvióelcaféenlagalería.Craigapagólaslucesy

juntoscontemplaronlalunaquesalíasobrelosárbolesmsasaenloscerrosalotro

ladodelvalle.

Finalmenteellasepusoenpiepararetirarseadormir,perovaciló.Cuandose

detuvofrenteaélapenaslellegabaalmentón.Susurróun«gracias»,alzólacabeza,

sepusodepuntillasylerozólamejillaconloslabios.PeroCraigsabíaqueaúnno

habíallegadoelmomentoynotratódeabrazarla.

Cuandollególaúltimaremesadeganado,lacasadeQueen’sLynn,asietekilómetros dedistancia,estabalistaparaserocupadaporelcapatazblancoysufamilia.Eraun hombrerobustoyparsimonioso,descendientedeafrikanersperonacidoycriadoenel país.Hablabaelsindebelealaperfección,comprendíayrespetabaalosnegrosy ellosasuvezloqueríanyrespetaban.Y,lomásimportantedetodo,comobuen africano,amabalaganadería. Una vez que Hans Groenewald se hizo cargo de la hacienda, Craig pudo dedicarsealostrabajosenAguasdelZambeze.Contratóaunjovenarquitectoque habíadiseñadolasreservasprivadasmáslujosasdelsurdeÁfrica,ylotrajodesde Johannesburgo. Lostresacamparonduranteunasemanaenlasorillasdelrío,explorandopalmoa palmolasmárgenesdelChizarira,hastaencontrarelsitiomásidóneoparaemplazar cinco bungalows como alojamiento de turistas y servicios accesorios. Peter FungaberaenvióunpelotóndesoldadosdelaTerceraBrigadaalmandodelcapitán TimonNbebiparacustodiarlos. ElapreciodeCraigporeloficialaumentóalconocerlomejor.Eraunjovenserio yestudioso,seguíauncursodeeconomíapolíticadelaUniversidaddeLondrespor correspondencia. Hablaba inglés y sindebele, además del shona paterno. Por las noches, junto al fogón, los tres conversaban largamente tratando de hallar una solución a los odios tribales que desgarraban al país. Timon Nbebi siempre se colocabaenunaposiciónmoderada,cosaextrañaenunoficialdelcuerpodeélitede losshona,yexpresabaeldeseodeencontrarunmodusvivendientrelastribus.

www.lectulandia.com-Página93

—Nosepuedevivirenunpaísdesgarradoporelodio,señorMellow.Irlandadel NorteyelLíbanosonlapruebamásclaradeello. —Peroustedesshona,Timon—replicóCraigsuavemente—.Eslealasutribu. —Peroantesqueesosoylealamipatria.Noganarélapazparamishijosconun

fusil«AK47».Elasesinatodelosmatabelenomeenorgullececomoshona.

Estasdiscusionesinconclusasresultabantantomáspatéticasantelapresenciade unaguardiaarmadaenunaregióntanaisladayaparentementepacífica.Lapresencia constantedeloshombresarmadoslesresultabafastidiosayunanoche,haciaelfinal desuestancia,CraigySally-Annesalierondelcampamentosinservistosporlos guardias. Aestaalturapodíanestarjuntosensilencioohablarsinpausaduranteunahora. Sebuscabanparatocarse;eranrocesfugacesyaparentementesinintención,pero despertabanprofundosecosenambos.Avecesellaposabasumanosobreladeél parareforzarunargumentoolorozabacuandoestudiabanlosbocetosdelarquitecto. Aunqueellaeramáságilqueél,Craigletomabaelbrazoparaayudarlaasaltarlas rocasenmediodelríooseinclinabasobreellaparamostrarleelnidodeunpájaro carpinteroounavisperoenlacopadeunárbol. Esanoche,sesentaronenunmontículodearcillaquesealzabasobrelosarbustos deébanoycontemplaronelmuladardelosrinocerontes.Eraunbuenpuestopara observaryfotografiarlos.Mientrasaguardabanlavisitadelosgrotescosmonstruos prehistóricos, hablaban en susurros, sin tocarse. Bruscamente, Craig miró a los arbustosyquedóparalizado. —¡Quieta!—susurró—.Notemuevas. Ellavolviólacabezalentamenteparaseguirsumiradaylanzóungritoahogado. —¿Quiénesson?—susurró,peroCraignorespondió. Erandosysólosusojoseranvisibles.Sehabíanacercado,silenciososcomo leopardos,mimetizadosenlahierba,comosabenhacerloloshombresquepasansu vidaocultos. —Aquíestás,Kufela—dijounavozsuave,cargadadeodio—.Hasvenidocon losperrosmashonaacazarnos. —Nadadeeso,camaradaVigía—replicóCraig,ronco—.ElGobiernolosenvió paraprotegerme. —Eresnuestroamigo.Nonecesitasprotegertedenosotros. —ElGobiernonolosabe—dijoCraigensutonomáspersuasivo—.Nadiesabe denuestroencuentroniquevosotrosestáisaquí.Lojuropormivida. —Tuvidanovalegrancosa—replicóelcamaradaVigía—.Dimeaquéhas venido,sinoesparaentregarnos. —Compréestatierra.Elotrohombreblancoesunconstructordecasas.Quiero hacerunareservaparalosturistas.ComoelParqueWankie. Sabíanloqueera.ElcélebreParqueNacionalWankieseencontrabaenlaregión matabele. Los dos guerrilleros conversaron en susurros durante varios minutos y

www.lectulandia.com-Página94

luegomiraronotravezaCraig. —¿Quéserádenosotros?—preguntóelcamaradaVigía—.Aquíhabrácasas. —Somosamigos—dijoCraig—.Vosotrostenéisunlugaraquí.Yoosdarédinero yalimentosyvosotrosprotegeréismisanimalesycasas.Vigilaréisensecretoalos huéspedes.Haremosunpactoentreamigos. —¿Quévalordasanuestraamistad,Kufela? —Quinientosdólaresalmes. —Mil—replicóelcamaradaVigía. —Los buenos amigos no discuten por dinero —asintió Craig—. Tengo aquí seiscientosdólares,dejaréelrestobajolahigueradelcampamento. —Iremosabuscarlo—leaseguróelcamaradaVigía—.Todoslosmesesnos veremosaquíoallá.—Vigíaseñalódosmontículosprominentescontraelhorizonte —. La señal será una pequeña fogata de hojas verdes o tres disparos de fusil a intervalosregulares. —Deacuerdo. —Yahora,Kufela,dejaeldinerosobreelnidodeosoatuspiesyllevaatumujer devueltaalcampamento. Sally-Annesepegóaéldurantetodoeltrayecto.Detantoentantoseagarrabade subrazoyechabaunamiradatemerosasobresuhombro. —¡Diosmío,Craig!Ésoseranverdaderosguerrilleros.¿Porquénonosmataron? —Porelmejordelosmotivos:dinero.—Craigrió,perosuvozeraroncay temblorosa—.Porsólomildólaresmensualesacabodecontratarlosguardaespaldas yguardabosquesmásdurosquepuedanencontrarse.Buennegocio. —¿Noespeligrosotenertratosconellos?Podríanacusartedetraición. —Tendréquecuidarmedequealguienseentere,¿noteparece? Elarquitectoresultóotrogrannegocio.Susdiseñoseranhermosos.Lascabañas seríandepiedranatural,maderadeárbolesindígenasytechodepaja.Formaríanparte delpaisajejuntoalrío.Sally-Annecolaboróeneldiseñodelosinteriores,agregando detallesencantadores. SutrabajoparalaFundaciónMundialparalaProteccióndelaVidaSilvestrela obligabaaalejarseduranteperíodosprolongados,peroaprovechabasusviajespara contratarelpersonaldeAguasdelZambeze. Primeroobtuvolosserviciosdeuncocinerosuizodeunagrancadenahotelera. Luegocontratóacincoguíasdesafari,africanos,conocedoresdelatierraysufauna y,lomásimportantedetodo,capacesdetransmitiresosconocimientosalosdemás. Luegodiseñóunfolletodepropaganda,empleandosusfotosytextosdeCraig. «Unensayogeneraldenuestrolibro»,ledijocuandolollamódesdeJohannesburgoy Craigcomprendióloquesignificabatrabajarconella.Eraunaperfeccionista.Loque noestababiensólopodíaestarmal,yestabadispuestaatodocontaldehacerlobien yobligaraCraigyalaimprentaatrabajardeigualmanera. Elfrutodeesetrabajofueunapequeñaobramaestra,unequilibrioperfectode

www.lectulandia.com-Página95

color, forma y texto. Envió folletos a todas las agencias internacionales especializadasenturismoafricano. —Tenemosquefijarunafechadeinauguración—ledijoaCraig—,coninvitados deesosqueaparecenenlosdiarios. —¿Unaestrelladerock?—rióCraigyellabufó. —LlaméaLondresyhabléconpapá.DicequeinvitaráalpríncipeAndrés,pero esdudoso.HenryPickeringconoceaJaneFonda. —Nosabíaquetecodeabasconlaaltasociedad. —Yaquehablamosdegentefamosa,conozcounescritordebestsellersquehace

chistespésimosytomamáswhiskydelqueescapazdeaguantar—mascullóSally-

Anne. CuandotodoestabadispuestoparaqueseiniciaranlostrabajosenAguasdel Zambeze, Craig le comentó a Peter Fungabera lo difícil que resultaba encontrar trabajadoresenlaselva.«Nohayproblema,yomeocuparé».Cincodíasdespués llegaron los camiones militares con doscientos detenidos de los centros de rehabilitación. —Comosifueranesclavos—dijoSally-Annecondisgusto. ElcaminodeaccesoalríoChizariraquedóterminadoendiezdías.Craigllamóa Sally-AnneaHarareparacontárselo. —Creoquepodemosfijarlafechadeinauguraciónparaelprimerodejulio. —Maravilloso,Craig. —¿Cuándovendrás?Haceunmesquenoteveo. —Apenastressemanas—protestóella. —Tengoveintepáginasmásdellibro—dijoparaentusiasmarla—.Tenemosque corregirlasjuntos. —Envíamelas. —Venabuscarlas,siquieresleerlas. —Deacuerdo—capituló—.Elmiércolesdelapróximasemana.¿Dóndeestarás, enKing’sLynnoAguasdelZambeze? —En Aguas. Tengo que supervisar la instalación de la electricidad y los sanitarios. —Allíestaré. Elmiércolesporlamañanael«Cessna»aterrizóenelterrenollanojuntoalrío, dondelascuadrillasdeCraighabíanpreparadounapistadeaterrizajeaptaparatodo clima. Aprimeravista,Craigpercibióqueestabafuriosa. —¿Quépasa? —Mataronadosrinocerontes.Viloscadáveresdesdeelaire. —¿Dónde? —En la espesura detrás de la quebrada. Fueron los cazadores furtivos. Los cadáveresestabanacincuentapasosunodelotro.Hiceunpardevuelosrasantesyvi

www.lectulandia.com-Página96

quefaltabanloscuernos. —¿SeránCharlieyLadyDi? CraigySally-Annehabíanrealizadounreconocimientoaéreodelapoblaciónde rinoceronteseidentificadoybautizadoaveintisieteejemplares,entreelloscuatro cachorrosynueveparejasenedaddeprocrear.CharlieyLadyDieranunapareja joven, probablemente acababan de juntarse. Habían podido acercarse a pie a los espesosmatorralesquerodeabanelterritoriodelapareja.Cadaanimalteníaunbuen par de cuernos, los del macho eran mucho más gruesos y pesados. El cuerno delantero,deunoscincuentacentímetrosdelargoypocomenosdediezkilosdepeso podríavendersepordiezmildólares,porlomenos.Lahembra,LadyDi,eraun ejemplarmáspequeño,concuernosmásdelgados.Laúltimavezquelahabíanvisto, seencontrabaenestadodeembarazoavanzado. —Sonellos,estoysegura. —El terreno hasta la quebrada es muy accidentado, no llegaremos hasta el anochecer. —Conel«LandRover»no,peroencontréunlugardondeaterrizar,apocomenos dedoskilómetrosdeloscadáveres. Craigdescolgóelfusildesusoporteenel«LandRover»ycomprobólacarga. —Vamos. Losdespojossehallabanenelrincónmásapartadodelapropiedad,casienla crestadelaescarpaquedescendíaabruptamentehaciaelgranrío.Lapistaeraun tramodeterrenoabiertoenlaentradadelaquebrada.Sally-Annenopudoaterrizaren suprimerapasada,peroenlasegundalogrócolarseentrelascopasdelosárbolesy descenderenellugarpreciso. Dejaronel«Cessna»enlapistayentraronenlaquebrada.Craigencabezabala marchaconelfusilpreparadoparadisparar,encasodequeloscazadoresfurtivos todavíaseencontraranenellugar. Losbuitreslesmostraronelcamino.Cubríanlosárbolescomohorriblesfrutos negros.Latierraentornoalosdespojosestabaapisonadaporlaspisadasdelos comedoresdecarroñaysembradadeplumasdebuitre.Mediadocenadehienasse alejaron al oírlos acercarse. Sus afilados dientes no habían podido destrozar por completolagruesapieldelosrinocerontes,aunqueloscazadoreshabíanabiertolos vientresahachazosparafacilitarlatarea. Losanimaleshabíanmuertoporlomenosunasemanaantesyelhedordela podredumbreseuníaaldelosexcrementosdelosbuitresquecubríanlosdespojos. Almacholehabíanroídolosojos,orejasycarrillos.Faltabanloscuernos,talcomo habíadichoSally-Anneyseveíanlasmarcasdeloshachazosenlatrompadel animal. Craigcontemplólacabezaputrefacta,temblandodeira.Teníalabocareseca. —Sisupieradóndeencontrarlos,losmataría. —Hijosdeputa—murmuróSally-Anne,pálidayfuriosa—.Malditoshijosde

www.lectulandia.com-Página97

puta. Tambiénalahembralehabíanquitadoloscuernos,yelvientrehabíasidoabierto a hachazos. Las hienas habían sacado al feto y lo habían devorado casi en su totalidad.Sally-Annesesentóencuclillasaescasosmetrosdelospatéticosdespojos. —Elpequeñopríncipe—susurró—.Pobrediablo. —Nohaynadaquehaceraquí.—Craiglatomódelbrazoparaayudarlaaponerse depie—:Vámonos. Sealejóyellalosiguiócontorpeza.

www.lectulandia.com-Página98

DesdelacimadelacolinadondeCraighabíaconcertadolacitaconelcamarada Vigía,contemplaronlastierraspardashastadondeelríoaparecíacomounaserpiente verdeenmediodeladensavegetación,casienellímitedelradiovisual. Craighabíaencendidolafogatadehojasverdesalmediodíaylaalimentaba constantemente.Elcielosevolvíapúrpurayazuloscuro,ySally-Anneseestremeció. —¿Tienesfrío?—preguntóCraig. —Yodio,también. Lerodeóloshombrosconelbrazo.Ellasepusotensaperonosealejóyalos pocossegundosserelajóyseapretócontrasucuerpoenbuscadecalor.Cayóla noche. —Salud,Kufela. SesobresaltaronaloírlavoztancercaySally-Anneseseparóbruscamentede Craig,comoavergonzada. —¿Porquémellamaste?—preguntóelcamaradaVigía,siempreocultodeldébil resplandordelafogata. —¿Dóndeestabascuandomataronadosdemisbejaneyrobaronloscuernos?— dijoCraigcondureza—.¿Nohabíasprometidovigilarmistierras? Sobrevinounlargosilencio. —¿Dóndeocurrió?—preguntóVigía. Craigselocontótodo. —Eslejosdeaquíytambiéndenuestrocampamento.Nosabíamosnada—dijoel camarada Vigía en tono de disculpa. Evidentemente estaba acongojado—. Encontraremosalosculpables.Losseguiremosyloshallaremos. —Necesitosaberelnombredelapersonaquelescompraesoscuernos—dijo Craig. —Averiguaréesenombre—prometióelcamaradaVigía—.Cuandoveaslaseñal, venaestacolina. Docedíasmástarde,Craigviohumogrisenlacumbredistantedelacolina. Acudiósoloalacita,porqueSally-Annesehabíamarchadotresdíasantes.Quería quedarse,perohabíatenidoquevolaraHararepararecibiraunodelosdirectoresde laFundación. —Missubsidiosparaelañoentrantedependendeello—ledijoaCraigcon tristezaenelmomentodeabordarel«Cessna»—.Llámamecuandotengasnoticiasde tusguerrillerosdomesticados. Craigsubiólacuestarápidamenteyllegóalacimasinperderelalientonisentir molestiasenlapierna.Habíaalcanzadounexcelenteestadofísicoenlosúltimos meses. VeinteminutosmástardeelcamaradaVigíaaparecióenelbordedelaespesura, peronosalióaldescubiertoysufusilestabalistoparadisparar.

www.lectulandia.com-Página99

—¿Notehanseguido,Kufela?Debemostenercuidado. —Nadiemesiguió.¿Hallastealoshombres? —¿Trajisteeldinero? —Sí—dijoCraig,ysacóunsobredelbolsillodesuchaqueta—.¿Hallastealos hombres? —Cigarrillos—insistióelcamaradaVigía—.¿Tienescigarrillos? Craiglearrojóunpaquete.ElcamaradaVigíaencendióuncigarrillo,aspiróel humoysoltóunHau!enseñaldesatisfacción. —Bueno,cuéntame—loapremióCraig. —Erantres.Seguimoselrastrodesdeellugardelamatanza,aunqueteníayadiez díasyhabíantratadodeborrarlo.Laaldeaseencuentraenelbordedelvalle,atres díasdemarchadeaquí.Sonsuciosbatonka.—Losbatonkaeranunatribuprimitiva decazadoresyrecolectoresquehabitabaelvalledelZambeze—.Teníanloscuernos de tus rinocerontes. Nos llevamos a los tres a la selva y tuvimos una larga conversación. ACraigseleerizaronlospelosalimaginaresaextensaconversación.Suirase desvaneció, desplazada por un sentimiento de culpa. Debería haber advertido al camaradaVigíasobrelosmétodosaemplearenelinterrogatorio. —¿Quétedijeron? —Dicenqueconocenaunhombredelaciudad,quetienecocheyvistecomolos blancos.Compracuernosderinoceronte,pielesdeleopardoycolmillosdemarfily lespagamuchodinero.Nuncahanvistotantodinero,dicen. —¿Cuándoydóndesevenconél? —Lasnochesdelunallena,enelcaminoquevadelamisióndeTutihaciaelrío Shangani.Aguardansullegadajuntoalcamino. Craigsesentójuntoalfuego,meditóduranteunosinstantesyalzólavistahacia elcamaradaVigía. —Dilesaesoshombresqueenlapróximalunallenaaguardenjuntoalcamino conloscuernosderinocerontehastaqueaparezcaesehombreensucoche… —Noesposible—interrumpióelcamaradaVigía. —¿Porqué? —Estánmuertos. —¿Lostres? Craiglomiróconsternado. —Lostres—asintióelcamaradaVigía. Sumiradaerafríaeimplacable. —Pero… Craignopudodecirmás.Élhabíaazuzadoalosguerrilleroscontraloscazadores furtivos.Suyaeralaresponsabilidad,independientementedesusintenciones.Sintió náuseas. —No te aflijas, Kufela —dijo el camarada Vigía para reconfortarlo—.

www.lectulandia.com-Página100

Recuperamosloscuernosdetusbejane,yesostressóloeransuciosbatonka. Craigcargólabolsaconloscuernossobresuhombroybajóal«LandRover».Se sentía agotado y descompuesto, pero el peso de los cuernos no era nada en comparaciónconeldesuconciencia.

CraigpusoloscuernosenfilasobreelescritoriodePeterFungabera.Erancuatro:los

delanterosmáslargosquelostraseros. —Afrodisíaco—murmuróPeter,acariciandouncuernoconsuslargosdedos. —Esoesunmito—dijoCraig—.Losanálisisquímicoshandemostradoqueno contienen ninguna sustancia que pueda tener efectos afrodisíacos. Pero lo que importaenestecasonoeseldestinofinaldeloscuernossinoelhechodequeAguas delZambezehaperdidodosrinocerontes.¿Cuántosmástendráqueperder? PeterFungaberasepusoenpiedeunsalto. —Fíe avanzado en mis investigaciones —dijo suavemente—. Todo parece confirmarlasdeduccionesdeSally-Anne.Nocabedudadequelaoperacióndecaza esdirigidaporunapoderosaorganización.Lasmatanzaslasrealizanlosnativosde lasregionesdondeabundalafauna.Losintermediariosquerecogenlaspiezasson funcionariospúblicossubalternos,jefesdedistrito,guardabosquesydemás.Ocultan elbotínhastaacumularpiezasporvalorsuficientecomoparacorrerelriesgode sacarlasdelpaís.—PeterFungaberaempezóapasearselentamenteporlahabitación —. La remesa es enviada en un vuelo comercial de «Air Zimbabwe» a Dar-es- Salaam,enlacostadeTanzania.Apartirdeahínoestamosseguros,perolomás probableesquelarecojauncarguerochinoosoviético.

—Alossoviéticosnolesinteresalaconservacióndelafauna—asintióSally-

Anne—.Ganansuficientesdivisasconlaspielesdemartaylasballenas. —¿Aquécarterapertenece«AirZimbabwe»?—preguntóCraigbruscamente. —AladelministrodeTurismo,SuExcelenciaTungataZebiwe—replicóPeter sinvacilación,ehizounapausaantesdeseguir—.Cuandoeselmomentodeenviar unaremesa,laspiezaslleganaHarareelmismodíaolamismanoche.Novanaun almacén sino directamente a la bodega de un avión, bajo estrictas medidas de seguridad,yelaparatodespegaenseguida. —¿Conquéfrecuenciaefectúanesosvuelos?—preguntóCraig. Peter Fungabera echó una mirada a su ayudante de campo, que permanecía calladoenelfondodelahabitación. —Aintervalosirregulares—respondióelcapitánTimonNbebi—.Enlaépocade laslluvias,cuandocrecenlospastos,lascondicionessonmalasparalacaza.La actividadaumentaenlaépocadesequía,cuandoloscazadorespuedentrabajarmejor. Nuestroinformantedicequeseesperaunaremesaenmenosdequincedías… —Gracias, capitán —interrumpió Peter Fungabera con un gesto de fastidio; evidentemente,sereservabaesainformaciónparaelfinal—.Sabemostambiénqueel

www.lectulandia.com-Página101

jefedelaorganizaciónsueleparticiparactivamenteenlasoperaciones.Porejemplo, lamatanzadeelefantesenelcampominado—añadió,mirandoaSally-Ann—,ésade laqueustedtomófotostanimpresionantes.Puesbien,estamosenteradosdequeun ministro, no sabemos cuál, estuvo allí en un helicóptero del Ejército. También sabemosqueendosocasionesunaltofuncionario,probablementeunministro,estuvo presenteenelembarquederemesasenelaeropuerto. —Probablementenoconfíaensupropiagente—murmuróCraig. —¿Cómosepuedeconfiarensemejantesasesinos?—exclamóSally-Annecon vozsofocadaporlaira. PeroPeterFungaberaprosiguió,impasible:

—Nos avisarán cuando se produzca el próximo envío. Tenemos un agente infiltradoenlaorganización.Amedidaqueseacerquelafecharedoblaremosla vigilanciadenuestrosospechosoy,consuerte,loatraparemosconlasmanosenla masa. En el peor de los casos podremos confiscar la remesa en el aeropuerto y arrestarasuscómplices.Estoysegurodequealgunodeellosaceptarátestificarante elfiscal. CraigpercibióenFungaberalamismamiradafríaeimplacabledelcamarada Vigíaalinformarsobrelamuertedelostrescazadores.Fuesólouninstante:en seguidaPeterFungaberarecuperósumáscaradehombrecivilizadoyvolvióasu escritorio. —Yaosdijeque,encasodeefectuarunarresto,necesitotestigosimparcialesy dignosdeconfianza.Poresoquieroquevosotrosestéispresentes.Osagradeceréque os mantengáis en contacto conmigo e informéis al capitán Nbebi dónde podrá encontrarosdurantelaspróximasdosotressemanas. Aldespedirse,Craigpreguntó:

—¿Cuáleslapenamáximaparalacazafurtiva?

PeterFungaberaalzólavistadesuspapeles.

—Laleyactualprevéunmáximodedieciochomesesdetrabajosforzadospara

cualquieradelosdocedelitosprescritosen…

—Esmuypoco—dijoCraig,yensumenteapareciónítidamentelaimagendelos

cadáveresputrefactosdesusanimales.

—Estoydeacuerdo—asintióPeter—,noesbastante.Hacedosdíaspresentéun

proyectodeenmiendaenelParlamento.Eljuevesserátratadoporterceravezen

sesiónplenariayosaseguroquecuentaconelapoyodelpartido.Seráaprobado.

—¿Cuálessonlasnuevaspenasprevistas?—preguntóSally-Anne.

—Poreltráficoilegaldepiezasdeciertosanimalesprotegidos,lapenamáxima

serádedoceañosdetrabajosforzadosyunamultamáximadecienmildólares.

Craigmeditóuninstanteyasintió:

—Sí,creoquedoceañosesbastante. Peter Fungabera los convocó una mañana, muy temprano. Craig y Hans Groenewald,elcapataz,veníanderecorrerloscamposdepastoreo.Cuandosonóel

www.lectulandia.com-Página102

teléfono,Craigestabadevorandoeldesayunopantagruélicoquelehabíapreparado

Joseph.

—SeñorMellow,soyelcapitánNbebi.Elgeneralsolicitaquesepresenteloantes

posibleensucuartelgeneraldeoperaciones,enlacasadeMacillwane.Nuestro

hombreactuaráestanoche.¿Cuántotardaráenllegar?

—Encochesonseishoras.

—LaseñoritaJayyavacaminodelaeropuerto.LlegaráaKing’sLynnenmenos

dedoshorasylotraerá.

Sally-Annellegóaltiempoprevisto.Craiglaesperabajuntoalapista.Volaron

directamenteaHarareydeallífueronencocheaMacillwane.

Enlacasareinabaunaintensaactividad.Unhelicóptero«SuperFrelon»ocupaba

elcentrodelterreno.Elpilotoyelingenierodevuelo,quefumabanycharlabanjunto

alaparato,alzaronlavistaalveraCraigySally-Anne,peroperdieroninterésalver

quenovestíanuniforme.Habíacuatrocamionesmilitaresalineadosdetrásdelacasa,

rodeadosporsoldadosdelaTerceraBrigada,enuniformedecombate.Sutensiónera

evidente,parecíanlebrelesqueseprepararanparalacaza.

LaoficinadePeterFungaberasehabíatransformadoenuncentrodeoperaciones.

Habíadosmesasplegablesfrentealgranmapaenrelievequeocupabalapared.Tres

suboficialesocupabanuna,yenlaotraunradiooperadormanejabauntransmisor.

Inclinadosobresuhombro,elcapitánTimonNbebihablabaporelmicrófonoen

shona,idiomaincomprensibleparaCraig.Bruscamenteseinterrumpióparadaruna

ordenaunsargentoquedesplazóvariasbanderitasenelmapa.

PeterFungaberarecibióaCraigySally-Anneconunbrevegestodelamanoy

prosiguiósuconversacióntelefónica.Luegocortóylesexplicó:

—Sabemosdóndeocultanlaspiezas.Eldepósitoesunshambaenlosmontes Chimanimani;allíguardanpielesdeleopardoyalgunoscolmillos.Tienenmáspiezas enunafactoríacercadeChiredzi,enelSur:marfil,sobretodo.Laterceraremesa vienedelNorte,creemosquedelamisióndeTuti.Eslamásvaliosa:marfilycuernos derinoceronte. ElcapitánNbebileentregóunanota,Fungaberalaleyórápidamente. —Muybien,desplacedospelotoneshaciaelNorte,hastaKaroi. NuevamentesevolvióhaciaCraig. —Elcódigodelaoperaciónesbada,queenshonasignificaleopardo.Éseseráel nombredelsospechosodurantetodalaoperación.SabemosqueBadaacabadesalir de Harare en su «Mercedes Benz» oficial. Lo acompañan un chófer y dos guardaespaldas.Lostressonmatabele,desdeluego. —¿Haciadóndeva?—preguntóSally-Anne. —AparentementehaciaelNorte,perotodavíanopodemosestarseguros. —Vaalencuentrodelaremesagrande… LosojosdeSally-AnnebrillabanantelaemocióndelabatallapróximayaCraig seleerizóelvellodelanuca.

www.lectulandia.com-Página103

—Esocreemos—asintióPeter—.Quieroexplicarosnuestrosplanesparaelcaso dequeBadasedesplacealNorte.LosenvíosdesdeChimanimaniyChiredzillegarán al aeropuerto. Asu llegada serán confiscados y los conductores y el comité de recepción serán arrestados para utilizarlos como testigos en su momento. Desde luego,loscamionesestaránbajovigilanciaencuantosalgandelosdepósitos.Los dueñosdelosdepósitosseránarrestadosencuantosalganloscamiones. CraigySally-Anneescuchabanconatención.Peterprosiguió:

—SiBadaviajahaciaelEsteoelSur,elcentrodelaoperaciónsedesplazaráen esadirección.Sinembargo,consideramosqueiráhaciaelNorte,alencuentrodela cargamásimportante…,esdecir,siesquelohace.Parecequeteníamosrazón.Nos pondremosenmarchaencuantoestemossegurosdeloquehará. —¿Cómoloarrestará?—preguntóSally-Anne. —Deberemos aguardar la oportunidad. Eso dependerá de lo que haga Bada. Queremosqueestablezcacontactoconlaremesa.Vigilaremossimultáneamenteal vehículoquetransportaelcontrabandoyal«Mercedes»,yenelmomentoenquese crucen,saltaremos… PeterFungaberagolpeósupalmaconelbastoncillodemando,yelruidofue comounpistoletazo.CraigsaltóensuasientonerviosoymiróaSally-Anneconuna sonrisitaavergonzada. Eltransmisorcrujióyzumbó,unavozincorpóreahablóenshona.Elcapitán NbebiacusóreciboymiróaPeter. —Confirmado,migeneral.BadasedesplazarápidamentealNorteporelcamino deKarodi. —Bien,capitán,entramosenlafasetres—ordenóPetermientrassecolocabala sobaqueraconpistola—.¿QuéinformeshaydelequipodevigilanciaenTuti? ElcapitánNbebihablóporelmicrófonoycasideinmediatorecibióunabreve respuesta. —Negativo,migeneral. —Esdemasiadopronto.—Petersepusolaboinagranateechadaaunladoyel escudoconlacabezadeleopardobrillósobresuojoderecho—.Podemosponernos enmarcha. Salieronjuntosalagalería.Alverlo,lostripulantesdelhelicópteroapagaronlos cigarrillos y ocuparon sus puestos. Peter Fungabera subió, el motor de arranque zumbóylashélicessepusieronenmarcha. Alsentarseyajustarloscinturonesdeseguridad,Craigseatrevióporfinahacer lapreguntaquerondabaporsucabeza,perolohizoenvozbajaparaquelosdemás nopudieranoírlo. —Estoesunaoperaciónmilitar.¿PuedopreguntarporquénoseocupalaPolicía? —Desdequesefueronlosoficialesblancos,laPolicíanoesmásqueunapandilla dematonestorpes…—Peterlomiróconunasonrisaintencionada—,yademás,esos rinocerontestambiénsonmíos,amigo.

www.lectulandia.com-Página104

El helicóptero levantó vuelo bruscamente y enfiló hacia el Norte. Se alejó volandobajo,siguiendolosaccidentesdelterrenoyelrugirdelvientoahogótoda posibilidaddeconversación. Elpilotomantuvoelaparatobienalejadodelcaminoprincipalparaevitarser vistodesdeel«Mercedes».Unahoramástardeelhelicópterodescendiósobreel pequeñopuestomilitardeKaroi.Craigmirósureloj:eranmásdelascuatro. PeterFungaberapercibióelgestoyasintió:

—Parecequetendremosunaoperaciónnocturna. En otros tiempos la aldea de Karoi había sido un centro comercial para los hacendadosblancosdelaregión,peroahoranoeramásqueunacallepolvorientacon unpardetiendas,estacióndegasolina,correoypuestopolicial.Labasemilitarse hallabafueradelaaldea.Estabarodeadadealambredepúasylasdefensasdesacos dearenasealzabanaunaalturadeseismetros,recuerdodelaguerra. Elcomandante,unjovensubtenientenegro,apabulladoporlaimportanciadesu huésped,secuadrabacadavezquePeterFungaberaabríalaboca. —Saqueaesteidiotademivista—legruñóPeteralcapitánNbebialtomarel puestodemando—.QuieroelúltimoinformesobrelaposicióndeBada. —BadafuevistoenSinoiahaceveintitrésminutos—dijoelcapitánNbebidesde eltransmisor. —Bien,demeladescripcióndelvehículo.

—«Mercedes280SE»azuloscuroconbanderaministerialenelcapó.Matrícula

PL674.Ningúnvehículodeescolta.Cuatropersonas.

—Transmita la descripción a todas las unidades y recuérdeles que no hagan fuego. Queremos a Bada ileso. Si lo herimos, habrá una nueva rebelión de los matabele.Quenadiedispare.Quiendesobedezcaresponderáantemí. Nbebillamóalasunidades,unaporuna,transmitiólasórdenesyaguardóaque seacusararecibo.Luegoesperaronimpacientes,bebiendotéenjarrasdesconchadasy con la vista fija en el receptor. Bruscamente hubo un crujido y Timon Nbebi estableciólacomunicación. —Tenemoselcamión—dijo,triunfal—.«Ford»verde,cincotoneladas,toldode lona.Conductoryunpasajero.Llevamuchopeso,lasuspensiónestámuybajayusa latransmisióntraseraenlaspendientes.CruzóelríoSanyatienlabalsahacediez minutosysedirigedesdelamisióndeTutihaciaelcrucedecaminosatreintaysiete kilómetrosalnortedeaquí. —De modo que Bada y el camión se cruzarán —dijo Peter Fungabera suavemente,conlamiradadelcazadoralacecho.

Elreceptorseconvirtióenelcentrodeatenciónyantecadacrujidotodaslasmiradas seclavabanenél. Los informes llegaban a intervalos regulares, siguiendo el veloz avance del

www.lectulandia.com-Página105

«Mercedes» hacia el Norte y el del camión, que recorría lentamente el camino secundarioenladirecciónopuesta.Entreinformeeinformepermanecíancallados, sorbiendoeltéfuerteydulceycomiendobocadillosdepannegroypatédecarne enlatado. PeterFungaberacomíapoco.Habíainclinadolasillaypuestolospiessobrela mesadelcomandante.Consubastoncillogolpeabarítmicamentesusborceguíesde campaña.ElruidomonótonofastidiabaaCraig,quienporprimeravezenmuchos mesesdeseabauncigarrillo.Selevantóparapasearseporlaoficina. TimonNbebirecibióunnuevoinformeylotradujodelshona:

—El«Mercedes»acabadellegaralaaldea.Sedetuvoaponergasolina. TungataZebiwesehallabaaunosdoscientosmetrosdelabasemilitar.Craigse sentía desconcertado. Hasta ese momento la operación había sido un ejercicio intelectual,másquelacazadeunhombre.Tungatanoeraunhombre,eratansólo Bada,lapresaalaquehabíaqueatrapar.Peroahoravolvíaasersuamigo,eseser humanoextraordinario;Craigsesintiódesgarradoporlossentimientosdelealtad haciasuamigoyeldeseodellevaralcriminalantelaJusticia. Salióalpatiorodeadodesacosdearena.Elcielocrepuscularestabateñidode púrpura.Locontempló,perobajólavistaaloírpasos. —Notepreocupestanto—susurróSally-Anne,yélsesintióconmovido. —Notienesquevenir,sinoquieres.Puedesesperaraquí. Craigmoviólacabeza:

—Quieroestarseguro:quieroverloconmispropiosojos.Peroestomepone enfermo. —Loséyterespetoporello. CraigsevolvióyvioelrostrodeSally-Annevueltohaciaél.Comprendióqueella quería que la besara. Era el momento tan largamente esperado y anhelado. Lo deseabatantocomoella. Lerozólamejillaconlosdedosysusojosseentrecerraron.Cuandoellase inclinóhaciaél,comprendióquelaamabayalcomprobarloquedósinalientoporun instante.Eraunasensaciónsobrecogedora. —Sally-Anne—susurró. LapuertadelaoficinaseabrióconestrépitoyPeterFungaberasalióalpatio. —Enmarcha—dijobruscamente. Sally-Anneseestremeciócomosidespertaradeunsueñoysusojosseabrieron. SiguieronaPeteral«LandRover»quelosaguardaba. La noche era fresca y el viento azotaba los rostros porque habían bajado el parabrisasdel«LandRover».NbebiconducíaelvehículoyFungaberaocupabael asientoasulado.Craig,Sally-Anneyeloperadordelaradioocuparonelasiento trasero. Nbebi avanzaba lentamente, con las luces de posición encendidas y dos camionesatestadosdesoldadosdelaTerceraBrigadalosseguían. El«Mercedes»losprecedíaamenosdeunkilómetrodedistancia.Detantoen

www.lectulandia.com-Página106

tantopodíanversuslucestraserasalascenderentreladensavegetaciónquebordeaba

elcamino.

PeterFungaberaverificóelcuentakilómetros.

—Hemosavanzadotreintaycincokilómetros.EldesvíoalSanyatiyTutise

encuentraatreskilómetrosdeaquí.—PalmeóelhombrodeNbebiconelbastón—:

Deténgase,comuníqueseconelcruce. Craigtemblabadeemoción,nosólodefrío. Sinpararelmotor,Nbebillamóalequipodeavanzada,ocultoenelcrucede caminos. —¡Lostenemos!—exclamó,sinocultarsuemoción—.Badasaliódelcamino principal,migeneral.Elcamiónsedetuvoatreskilómetrosdelcruce.Esunacita concertada,señor. —Enmarcha—ordenóFungabera—.Sígalos. TimonNbebiavanzóamarcharápida,iluminandoelbordedelcaminoconlas lucesdeposición. —¡La salida! —exclamó Fungabera, al aparecer el camino polvoriento en la oscuridad. Nbebidisminuyólamarchaygiró.UnsargentodelaTerceraBrigadasalióde entrelosarbustos,saltóalestriboyconsumanolibrehizounsaludo. —Pasaronhaceuninstante,migeneral.Elcamiónestáapocosmetrosdeaquí. Bloqueamoselcaminomásalláylobloquearemosaquíencuantopaseusted.Están encerrados,migeneral. —Vuelvaasupuesto,sargento—dijoFungabera,ysevolvióaTimonNbebi—:

Deaquíhastaelríohayunacuestaabrupta.Queloscamionesparenlosmotoresal bajarlacuesta. Conlosmotoresparados,seprodujounsilenciosobrecogedor,acentuadoporlos gemidosdelasuspensióndel«LandRover»,elcrujidodelosneumáticossobrelas piedrasyelsusurrodelviento. LascurvasaparecíanbruscamenteenlaoscuridadyTimonNbebilastomabacon periciaaldescenderlagrancuestadelaescarpa.Loscamioneslosseguían,guiados porlaslucestraseras,comogigantescassombrasenlanoche. —¡Ahí están! —exclamó de pronto Fungabera, la voz enronquecida por la emoción. Losfarosdel«Mercedes»brillabanentrelosárboles.Seacercabanrápidamente. Una curva los ocultó momentáneamente y luego reaparecieron, dos haces que iluminabanelpolvodelasenda,enfrentadosporotropardefarosenfiladosenla direccióncontrariayqueaunaesadistancialosencandilaron.Losfarosseapagaron yencendierontresvecesyel«Mercedes»disminuyólamarcha.Evidentemente,era unaseñalconcertada. —Sonnuestros—dijoPeterFungabera,exultante,yapagólaslucesdeposición. Másabajo,uncamiónconlacajacubiertaporunalonasaliódelaoscuridadal

www.lectulandia.com-Página107

centrodelcamino.Susfarosenfocaronel«Mercedes»,quesedetuvo.Doshombres bajarondel«Mercedes»yseacercaronalacabinadelcamión.Unodeellosllevaba

unfusil«AK47».Hablaronconelconductorporlaventanillaabierta.

El«LandRover»bajóensilenciohaciaelvallefuertementeiluminado.Sally-

AnneseaferróalbrazodeCraigconfuerzasorprendente. Abajo,unodeloshombresseencaminóhacialatraseradelcamión,perose detuvo y miró hacia el «Land Rover». Estaban tan cerca que el crujir de los neumáticosyaresultabaaudibleapesardelosmotoresdel«Mercedes»yelcamión. Seencendieronlosenormesfarosdel«LandRover»yPeterFungaberaalzóun megáfonoelectrónico. —¡Nosemuevan!—vociferóenlanocheyloscerrosdevolvieroneleco—.¡Que nadietratedeescapar! Losdoshombresgiraronbruscamenteyseprecipitaronhaciael«Mercedes». TimonNbebipusoenmarchaelmotordel«LandRover»yselanzósobreellos. —¡Alto!¡Sueltenlasarmas! Losdosvacilaron;elqueestabaarmadosoltóelfusilyamboslevantaronlas manosenseñalderendición.Cerraronlosojos,deslumbradosporlosfaros. TimonNbebisedetuvofrenteal«Mercedes»paracerrarleelpaso.Bajó,corrióal cocheyapuntóconsuametralladora«Uzi»alinterior. —¡Todosfuera! Losdoscamionesquelosseguíansedetuvieronbruscamentelevantandonubesde polvoconlasruedastraseras.Lossoldadosbajaroncorriendo,abatieronaculatazosa losdoshombresdelcaminoyrodearonel«Mercedes».Abrieronviolentamentelas portezuelasyarrancaronalchóferyalhombrequeocupabaelasientotrasero. Craig vio la figura alta, de hombros anchos. Era inconfundible. Los faros iluminaron sus rasgos oscuros y afilados, acentuando la fuerza de la mandíbula. TungataZebiweselibródesusverdugosylesechóunamiradaquelosobligóa retroceder. —¡Atrás,chacales!¿Quiénseatreveahoraaponermelasmanosencima? Vestíapantalonesnegrosycamisablancaysucabezarapadaeraredondaynegra comounabaladecañón. —¿Nosabenquiénsoy?Vanalamentarquesuspadresnoleshayanenseñado buenosmodales. Lavozconfiadayaltaneraloshizoretrocederunpasomásymiraronal«Land Rover».PeterFungaberasaliódelaoscuridad,iluminadoporlosfaros,yTungata Zebiweloreconoció. —¡Erestú!—gruñó—.Elcarniceromayor,nopodíaserotro. —Descarguenelcamión—ordenóPeterFungabera,sinquitarlavistadelotro. Elodioentreelloseratal,quenadamásteníaimportancia.Eseenfrentamiento elementalsintetizabatodoelsalvajismodelcontinente,eraelchoquededoshombres poderosos,despojadosdetodovestigiodecivilización,embargadosporunapasión

www.lectulandia.com-Página108

tanfuertequelesresultabainsoportable. Craigbajódel«LandRover»yseacercó,perosedetuvoestupefactojuntoal «Mercedes».Nohabíaimaginadonadaparecido.Parecíaqueencualquiermomento losdoshombresseenzarzaríanenunaluchaferoz,comoanimales.Suodioerauna pasiónprofundamentearraigadaensentimientosancestrales. Lossoldadosdescargabancajasdelcamión.Unadeellasseabrióalcaeralsuelo ylosfarosiluminaronlosgrandescolmillosdemarfil,amarillentocomoelámbar. Otrosoldadoabrióunpaquetedepielesdeleopardo,doradasconmanchasnegras,y delince,gruesasyrojizas. —¡Eslaprueba! LavozdeFungaberaestabaahogadaporeltriunfo,elodioylavenganza. —¡Tearrepentirásdeesto,hijodeunaputashona! LoshombresdeFungaberavacilaron,amedrentadosporlaaureoladepoderque emanabadelaestampadeTungataysobrevinounapausa. Enesemomento,Sally-Annebajódel«LandRover»paraacercarsealaspielesy marfiles dispersos en el camino. Al interponerse entre Tungata Zebiwe y sus verdugos,aquélreaccionóconlarapidezdeunavíbora. AferróelbrazodeSally-Anneyusandosucuerpocomoescudo,seagachóy recogió un «AK 47» del polvo. Era el momento perfecto. Los hombres estaban demasiadojuntos,ningúnsoldadopodíadispararsinherirauncompañero.El«Land Rover»protegíasuespaldayelcuerpodeSally-Anneloescudabaporelfrente. —¡Nodisparen!—rugióPeterFungabera—.Elperromatabeleesmío.

Tungataalzóelfusil«AK47»conunamano,apuntódirectamenteaFungabera

por debajo de la axila de Sally-Anne y retrocedió hacia el «Land Rover», arrastrándolaconsigo.Elmotorseguíaenmarcha. —Noescaparás—rióFungabera,jactancioso—.Elcaminoestábloqueadopor cienhombres.Porfinteatrapé. TungatacorrióelsegurodelfusilconelpulgaryapuntóaFungabera.Craigvio que el cañón del arma se desplazaba ligeramente en el momento de disparar y percibióqueTungataapuntabaaunladodelacadera.Elarmaautomáticadisparó conestruendoensordecedoryloshombressedispersaronenbuscaderefugio. Losproyectilesatravesaronlacarroceríadelcamión.PeterFungaberasearrojóa un lado, rodó desesperado hacia el camión y reptó hasta ocultarse detrás de las ruedas. Lanubedepolvoyhumoahogólasluces,ylossoldados,ensucarrerapara encontrar refugio, se estorbaban mutuamente. En medio del caos Tungata alzó a Sally-Anneylaarrojóalasientodel«LandRover».Almismotiemposaltóalvolante yelmotorrugióalponerseenmarchaelvehículo. —¡Nodisparen!—gritóFungaberacondesesperación—.¡Lonecesitovivo! Unsoldadosepusoanteel«LandRover»,enunintentoinútilpordetenerlo.El impactolohizovolarporlosaires.

www.lectulandia.com-Página109

SinpensarloCraigabriólaportezueladelcocheoficialysesentóalvolante.El «Mercedes»viróenredondo,lasruedasgiraronenfalsoylevantaronunanubede polvo,elguardabarrodelanteroderechogolpeóelterraplényelcochecompletóel círculo.Craiglevantóelpiedelaceleradorhastaqueelcochedejódepatinar,luego aferróelvolanteyapretóelaceleradorconfuerza.El«Mercedes»saliócomoun rayo.CraigoyólavozdeFungabera,peronopudoentenderloquelegritaba. Siguióadelanteytomólaprimeracurva.Puestoqueladireccióndel«Mercedes» eraexcesivamentesuave,casisesaliódelcaminoylasruedasexterioressaltaron sobrelacuneta.Alsortearlacurvapudoverlaslucesrojasdel«LandRover»en mediodelanubedepolvo. El«Mercedes»tomólacuestacomounrayoyempezóaacortardistanciaconel «LandRover». Enlacurvasiguienteelpolvolocegó,tuvoquereducirlamarchacasihastael pasodeunhombre;pocofaltóparaquecayeraalprecipicio. Yaempezabaaadaptarseal«Mercedes».El«LandRover»lellevabacienmetros de ventaja. Sus faros iluminaron a Sally-Anne, quien trataba de arrojarse por la ventanilla, pero Tungata la agarró del hombro y nuevamente la arrojó sobre el asiento. El pañuelo de ella voló hasta perderse en la noche, su pelo se arremolinó alrededordesucara.Nuevamentelanubedepolvocubrióal«LandRover»,ylafuria golpeóelpechodeCraigconunafuerzaquelequitóelaliento.Enesemomento odiabaaTungataZebiwecomojamáshabíaodiadoanadieentodasuvida. Ladistanciaentrelosvehículosseacortabarápidamente.Craigfrenóparatomar otracurva;el«LandRover»estabamuchomáscerca.Sally-Annehabíagiradola cabezaylomiraba.Surostroaparecíablancoyluminosoalaluzdelosfaros,supelo searremolinabaenelvientoyparecíaahogarla,yenesemomentodesapareciótras unanuevacurva.Craiglossiguióenvueltoenunanubedefinopolvoyalenderezar elvolanteviolabarricada. Uncamiónmilitardetrestoneladascruzadoenelcamino.Lasbrechasentreéste y la cuneta estaban taponadas con árboles caídos. Era una barricada como para detenerunaexcavadora. Cincosoldadosagitaronsusfusilesparadeteneral«LandRover».Noabrían fuego,señaldequePeterFungaberahabíatransmitidoórdenesporradio,peroCraig sintió náuseas al ver a Sally-Anne completamente al descubierto en la cabina descapotabledel«LandRover».Nopodíaimaginaresebellorostroacribilladopor unaráfagadefusilautomático. «Porfavor,nodisparen»,implorómentalmenteyapretóelaceleradorcontanta fuerzaqueelextremosuperiordelaprótesislelastimóelmuñón.Lapartedelantera del«Mercedes»seencontrabaamenosdecincuentametrosdelatraseradel«Land Rover»yganabaterreno. Cienmetrosantesdelabarricadahabíaunabrechaenelterraplén.Tungatagiró,

www.lectulandia.com-Página110

lasruedasdedobletracciónascendieronlalomayelpoderosovehículoseabriópaso entrelospastizales. Craignopodíaseguirlo.Elchasisdel«Mercedes»erademasiadobajo;seharía pedazos. Siguió adelante y pisó el freno casi al chocar con la barricada. El «Mercedes»giródelado,envueltoenpolvo.Craigarrojósupesocontralaportezuela ycayóalcamino. Selevantóycorrióalterraplén.El«LandRover»saltabayseabríapasosobreel terreno,aplastandolasaltashierbasysorteandolosárbolesaescasavelocidad.Alver queTungatapodríaesquivarlabarricada,Craigcorrióparaalcanzarlo.Lafuriayel temorporlasuertedeSally-Anneparecíanguiarsuspasosysólotropezóunavez. Alverlo,TungataZebiwealzóelfusilparadisparar,peroSally-Anneleimpidió apuntar,apoyándoseenélcontodosupeso;Tungatanopodíasoltarelvolante,que casiescapabaasucontrol.Labarricadahabíaquedadoatrás,Craigperdíaterrenoy corríaimpotentedetrásdelvehículoqueseabríapasoasaltos. Sally-AnneluchabaconTungata,hastaqueelhombretónliberósubrazoyconel canto de la mano le dio un golpe brutal debajo de la oreja. Sally-Anne cayó desmayadasobreeltableroyTungatasoltóelvolante.Elvehículogiró,yconello Craigganóvariosmetrosdeventaja,peroentoncestrepóporelterraplén,sedetuvo uninstanteysaltóalcaminoconunterribleestruendometálico. Craiggastósusúltimasfuerzassubiendoporelterraplén.Tresmetrosmásabajo, yacíael«LandRover»,quehabíacaídodepie.Tungatasangrabaporlaboca;sela habíagolpeadocontraelvolantealcaerenelcamino. Sinlamenorvacilación,Craigsaltódesdeelterraplénalcaminoyperdióel alientoenlacaída.El«LandRover»yaseponíaenmarcha,peroCraigcayósobrela puertaposterior.Suscostillasseestrellaroncontraelmetal,elairesaliósilbandode suspulmonesysuvistasenubló,peroseaferróalacarroceríaynocayó. Elvehículotomabavelocidad,CraigoyóqueSally-Annegemíademiedoydolor ylanubesedisipódesusojos.Lamitaddesucuerpocolgabafueradelvehículoy suspiesgolpeabanlatierra. Enlabarricada,asusespaldas,elcamiónmilitarseponíaenmarchaconun rugidodelmotorylosfarosencendidos,mientrasel«LandRover»sealejaba. Craigseaferróconmásfuerzaparatomarlacurva,peroaunasísintióunterrible dolorenloshombroscuandoel«LandRover»giróalaizquierdasobredosruedas. IbahaciaelNorte:lafronteraconZambiaseencontrabaamenosdecientocincuenta kilómetros.Elcaminobajabaporlagranescarpacalcinadaporelsoleinfestadade moscastse-tse.ConunrehénTungatapodíallegaralpuestofronterizoycruzarel puentesobreelZambezeenChirundu.SiCraiglodejabaescapar,talvezllegaría…o talvezlomataríanaél.YSally-Anne… Centímetroacentímetrofuemetiéndoseenlacabina.LacabezadeSally-Anne ibadeunladoaotroconcadasaltoylacamisablancadeTungatabrillababajolaluz delaluna.

www.lectulandia.com-Página111

Craigsoltóunamanoparaaferrarsealrespaldodelasiento.Enesemomentoel «LandRover»giróconviolencia.ViofugazmentelosojosdeTungataenelespejo retrovisor:habíaesperadoesemomentoparaarrojaraCraigdelvehículo. Lafuerzacentrífugaarrojósucuerposobreunlado.Sólopodíaagarrarseconla manoizquierdaylosmúsculosytendonesdelamuñecasetensaronalmáximo.Craig gimió;eldolorlerecorríaelbrazohastaelpecho,peronosesoltóapesardequeel bordemetálicolegolpeabalascostillasrotas. Tungatagirónuevamente,lasruedastreparonporelterraplényCraigcomprendió quetratabadearrojarloalaspiedrasafiladasdelacuneta.Conungritodedolor doblólasrodillasypudoentrardenuevoenel«LandRover»,querozóelterraplén conunestrépitodepiedracontrametal.Supiernaortopédicaquedóenganchadaylas correasquelasosteníansecortaronviolentamente.Sihubierasidodecarneyhueso, laheridahabríasidofatal.Aprovechandoelimpulsodel«LandRover»alsaltaral camino,searrojósobreelasientoyconsubrazolibrerodeóelcuellodeTungata. Apretócontodassusfuerzasysintiólapresióndelasvértebrascervicalesde Tungatacontrasubrazo.Queríamatarlo,arrancarlelacabeza,peronoencontrabaun puntodeapoyoparalograrlo. Conungemidoroncoeinhumano,Tungatasoltóelvolanteparaagarrarlela muñecayelcodo,yelvolantegiróenloquecido.El«LandRover»saltódelcaminoa lacuestarocosayconunterribleestruendometálicovolcó. ElcuerpodeCraigfuearrojadodelvehículo.Golpeócontralatierrayporunos momentos quedó tirado allí, impotente, con un fuerte zumbido en los oídos. Finalmentelogróreaccionarysepusoderodillas. El«LandRover»habíacaídosobresupropiotecho.Losfarosseguíanencendidos yCraigvioaSally-Annetendidaenelsueloatreintametrosdeél.Parecíaunaniña dormida. Sus ojos estaban cerrados y sus labios, muy rojos sobre la pálida tez, estabanentreabiertos.Unhilillodesangrebajabadelacabezaylecruzabalacara. Al arrastrarse hacia ella vio que se alzaba una silueta alta, de hombros muy anchos. Atontado por los golpes, Tungata trastabillaba, frotándose la garganta dolorida.EnesemomentoCraigenloquecióderabiaydolor.SearrojósobreTungata yambosrodaronporelsuelo.Enotrostiempos,cuandoeranamigos,solíanpelear pordiversión,peroCraighabíaolvidadolatremendafuerzadeesehombre.Sus músculoserandurosyelásticos.Porsuparte,Craignopodíaequilibrarsesinsu piernaortopédica.Apesardeestaratontado,Tungataloarrojóalsuelo.PeroCraigno losoltóycayeronjuntos.Craigrodóparasepararse,sealzóycontodoelpesodesu cuerposearrojósobreélparagolpearloconelmuñón.Elgolpedioenelpechode Tungataconlafuerzadeunmazazo.Craigleapretólagargantaindefensaconlas manos.Suspulgaressehundieronpero,alsentirquelavidadeTungataestabaensus manos, su ira se desvaneció: no podía matarlo. Lo soltó y se alejó, jadeante y tembloroso. DejóaTungatatendidoenlatierraysearrastróhastaelcuerpodeSally-Anne.La

www.lectulandia.com-Página112

levantóylaacunóentresusbrazos,peroellanodioseñalesdevida.Conunamanole

limpiólasangredelosojos.

El camión se detuvo en el camino con un chillido metálico de frenos y los

soldadosbajaronlacuesta,aullandocomoperrosdepresa.EnesemomentoSally-

Anneseestremecióentresusbrazosymurmuróalgo,quedamente.Estabaviva.

Sally-Anne tenía cuatro costillas rotas, una luxación en el tobillo derecho y un hematoma en el cuello debido al golpe de Tungata. Pero el corte en el cuero cabelludoerasuperficialylasradiografíasrevelaronqueloshuesosdelcráneono habíansufridodaño.Apesardeellodebiópermanecerenobservaciónenelhospitaly PeterFungaberaleconsiguióunahabitaciónprivada.Craigutilizabaunasmuletas mientraslereparabansupiernaortopédicayteníaeltóraxvendadoacausadelas costillasrotas. AllírecibiólavisitadeAbelKhori,elfiscalencargadodelcasodeTungata Zebiwe.ElseñorKhorieraunshonadeportedistinguidoquehabíaactuadoenel forolondinenseyhabíaadquiridoallíelgustoporlavestimentadelosabogados inglesesyporelempleoderimbombanteslocucioneslatinas. —El objeto de mi visita es aclarar ciertos puntos oscuros de su primera declaración a la Policía. Sería incorrecto de mi parte tratar de influir sobre el testimonioqueustedprestaráanteeltribunal. Actoseguido,dioaleeraCraigyaSally-Annelosinformesperiodísticosdelas manifestacionesdelosmatabeleporlalibertaddeTungata.LaPolicíaylaTercera Brigadalashabíandisueltoexpeditivamente. —Debemostenerencuentaqueestehombrehasidoacusadoipsojuredeunacto criminal.Nopodemospermitirqueseloreivindiquecomomártirtribal.Ustedes comprendenelpeligro.Cuantoantesresolvamoselasunto,mejorseráparatodos. LarapidezdelostrámitesjudicialesasombróeinquietóaCraigySally-Anne.A pesardequelaagendadelaSupremaCorteestabacompleta,TungataZebiwedebía comparecerendiezdías. —Unhombredesuimportancianopuedepermanecersietemesesnudisverbisen prisión —explicó el fiscal—, y concederle la libertad bajo fianza sería un error suicida,yaquelaaprovecharíaparamovilizarasuspartidarios. Apartedeljuicio,CraigySally-Annedebíanocuparsedeunaseriedeproblemas menores.El«Cessna»debíapasarporelcontrolperiódicopararenovarelcertificado quelepermitíavolary,comoenZimbabwenoexistíatalservicio,debiócontratara uncolegaparaquelollevaraaJohannesburgo. —Mesientocomounpájaroconlasalascortadas—dijo,quejumbrosa. —Tecomprendo—sonrióCraigtristementeygolpeóelsueloconsumuleta. —Discúlpame,Craig. —Notedisculpes.Últimamentenomemolestahablardemipatadepalo,al

www.lectulandia.com-Página113

menoscontigo. —¿Cuándoestarádevuelta? —MorganOxfordlaenvióporcorreodiplomáticoyHenryPickeringprometió darprisaalosortopedasdeHopkins.Latendréparaeljuicio. Eljuicio.Todosecentrabaeneljuicio.NisiquieralaadministracióndeKing’s LynnylosúltimospreparativosparalainauguracióndeAguasdelZambezepodían alejar a Craig de Sally-Anne y los trámites previos a la comparecencia ante el tribunal.Afortunadamente,HansGroenewaldpodíaarreglárselasenKing’sLynn,y PeterYounghusband,unjovenguíakeniatacontratadoporSally-Anne,llegópara hacersecargotemporalmentedelaadministracióndeAguasdelZambeze.Craiglos llamabadiariamenteporteléfonooradio,paranoalejarsedeHarare. LapiernadeCraigllegóeldíaantesdequeSally-Annerecibieraelaltadel hospital. —Enderezada,enchapada,engrasadaycompletamentereacondicionada—dijo jactanciosamente—.¿Cómoestátucabeza? —Igualquetupierna—rió—,perolosmédicosdicenquenodebogolpeármela porunpardesemanas. Sally-Annellevababastóndebidoalaluxacióndeltobilloytodavíateníalas costillasvendadas.Lanzóungemidoalsubiral«LandRover». —¿Teduelenlascostillas? —Estarébiensinadieintentamostrarsemuyefusivoconmigo. —¿Prohibidoabrazar? —Bueno…—Sally-Annelomiró,bajólavistayañadiórecatadamente—:Las prohibicionessóloexistenparaquelasrespetenlostontosylossabios,¿no?

ElTribunalnúmerodosdeladivisiónmashonadelaRepúblicadeZimbabweno habíaprescindidodeloropeldelaJusticiabritánica. Dominabalasalaelestradodeljuez,conelescudodeZimbabwesobreél.Frente alestradoseencontrabanlashilerasdebancosderobley,aunoyotrolado,el banquillodelosacusadosylabarradelostestigos.Losfiscales,asesoresyabogados defensoresvestíantúnicasnegrasyeljuezunaimpresionantetúnicaescarlata.Las níveaspelucasyalmidonadoscuellosacentuabanlanegrura. Eltribunalestabaatestadoycuandolosujierescerraronlaspuertas,lamultitud llenó los pasillos. Los presentes, en su mayoría matabele, guardaban orden y compostura.Muchoshabíancruzadotodoelpaísenautobús,yllevabanlainsignia rojadelpartidoZAPU.Cuandoelacusadoentróenlasalaseprodujounmurmulloy unamujernegra,vestidaconloscoloresdelZAPU,gritódesdeelfondodelasala, «Bayete,NkosiNkulu!»,alzandoelpuño. Losguardiaslaecharondeinmediatodelasalabajolamiradaimpasiblede TungataZebiwecuyaestampaimponentesedestacabaentretodoslospresentes.Asu

www.lectulandia.com-Página114

lado,inclusoeljuez,elmagistrado Domashawa,unshonaaltoydemacrado,de delgada nariz egipcia y ojos pequeños y brillantes como los de un ave, parecía ordinario,apesardesutúnicaescarlata.PeroelmagistradoDomashawagozabade enorme reputación. El fiscal no cabía en sí de alegría cuando se enteró de su nombramiento. —Ahoratodoestáingremiolebis—lehabíadichoaCraigySally-Anne—.Se harájusticia,nohaydequépreocuparse. El Gobierno rhodesiano, antes de la independencia, había abolido el sistema británicodejuicioporjurado.Eljuezdecretabaelveredictoconayudadelosdos asesores que lo acompañaban en el estrado. Ambos eran shona: uno era un especialistaenproteccióndelafaunayelotrounaltomagistrado.Eljuezpodía solicitarsuconsejosilodeseaba,peroelveredictoeraresponsabilidadsuya. Searreglólosplieguesdelatúnica,comoelavestruzsearreglalasplumasal sentarseenelnido,posósusojosbrillantesenTungataZebiwe,yelsecretariodel tribunalleyóloscargoseninglés. Había ocho cargos principales: tráfico y exportación de piezas de animales protegidos, toma y secuestro de un rehén, asalto con arma mortal, asalto con intención de provocar graves daños corporales, intento de asesinato, resistencia violenta a la autoridad, hurto de un vehículo motorizado y daño alevoso de la propiedadestatal.Aellosseagregabandoceacusacionesmenores. —Diosmío—susurróCraig—,lodestruirán. —Meparecemuybien—asintióSally-Anne—.Ojaláloahorquenalhijodeputa. —Losiento,querida,peroningunodesuscrímenesacarrealapenademuerte. Sinembargo,duranteelalegatoinicialdelfiscal,Craigsesintiósumergidoen unaatmósferadetragediagriega,enlaqueelhéroeesacorraladoyabatidoporseres inferiores. Lo cual no le impedía admirar el profesionalismo de Abel Khori, quien presentabasusargumentosconseriedadysinabusardelocucioneslatinas.Elprimero de los numerosos testigos de cargo fue el general Peter Fungabera. Vestido con impecable uniforme de gala, prestó juramento y se sentó muy erguido, con el bastoncilloenlamano.Sutestimoniofuetansencillo,concisoydirectoqueeljuez asentíaconaprobaciónaltomarnota. ElComitéCentraldelpartidoZAPUhabíacontratadoaunabogadolondinense parahacersecargodeladefensa,peroeldoctorJosephPetalnopudoconmoveral generalFungabera,demaneraquepusofinasuinterrogatorioalaesperadeuna presamásvulnerable. Elsegundotestigo decargofueelconductordelcamiónquetransportabael contrabando.EraunantiguoguerrillerodelZIPRA,recientementeliberadodeun campoderehabilitación.Presentósutestimonioensindebele,quefuetraducidoal inglésporelintérpretedeltribunal.Declaradasuidentidad,AbelKhoriinicióel interrogatorio.

www.lectulandia.com-Página115

—¿Conocióustedalacusadoantesdelanochedesuarresto? —Sí,loconocídurantelaguerra. —¿Loviodespuésdelaguerra? —Sí. —Dígalealtribunalcuándolovio. —Elañopasado,enlaépocaseca. —¿Antesdeingresarenelcentroderehabilitación? —Sí,antes. —¿DóndesereunióconelministroTungataZebiwe? —Enelvalle,cercadelgranrío. —Dígalealtribunalporquésereunieron. —Cazábamoselefantesparasacarleselmarfil. —¿Cómoloscazaban? —Usamoshombresbatonkayunhelicópteroparaarrearloshaciaunviejocampo minado. —Protesto,Milord—exclamóeldoctorPetal—.Estaspreguntasnotienennada queverconlasacusaciones. —Serefierenalaprimeraacusación—aclaróelfiscal. —Denegada,doctorPetal.Prosiga,porfavor,señorfiscal. —¿Cuántoselefantesmataron? —Muchos,muchísimoselefantes. —¿Puededecirnoscuántos,aproximadamente? —Nosé,talvezdoscientos. —¿DiceustedqueelministroTungataZebiweestuvoallí? —Llegó cuando los elefantes estaban muertos. Vino a contar los colmillos y llevárselosensuhelicóptero… —¿Quéhelicóptero? —UnhelicópterodelGobierno. —Protesto,Milord,lapreguntanohacealcaso. —Denegada,doctorPetal.Porfavor,prosiga. CuandollegósuturnoeldoctorJosephPetalpasóalataque. —SostengoqueustedjamáscombatióenlaresistenciajuntoalministroTungata Zebiwe.Queustedsóloconocióalministroesanoche,enelcaminodeKaroi… —Protesto,Milord—exclamóAbelKhoriconindignación—.Ladefensaquiere desacreditaraltestigo,porquesabequenoexistencrónicasdelaguerrapatrióticay, porlotanto,eltestigonotieneformadedemostrarqueluchóvalientementeporla causa. —Seaceptalaprotesta.Aténgasealcaso,doctorPetal,ynohostiguealtestigo. —Muybien,Milord.—ElseñorPetalsevolvióhaciaeltestigoconlacararojade indignación—.Dígalealtribunalcuándolopusieronenlibertad. —Meolvidé.Nolorecuerdo.

www.lectulandia.com-Página116

—¿Pocoomuchotiempoantesdesuarresto? —Pocotiempo—respondióeltestigohoscamente,mirándoselasmanos. —Cuandolosoltarondelcampodeprisioneros,¿nolohicieronconlacondición dequeustedconduciríaesecamiónyseprestaríaadartestimonio…? —¡Milord! —chilló Abel Khori, y el juez se dirigió al abogado con voz igualmentechillonaeindignada:

—Doctor Petal, los centros de rehabilitación del Estado no son campos de prisioneros. —Comoguste,Milord—prosiguióeldoctorPetal—.¿Nolehicieronpromesasal ponerloenlibertad? —No—dijoeltestigo,echandounamiradaasustadaasualrededor. —¿Noesverdadquedosdíasantesdeserpuestoenlibertadrecibiólavisitadel capitánTimonNbebi,delaTerceraBrigada? —No. —¿Recibióalgunavisitaenelcampo? —¡No,no! —¿Estásegurodequenadielovisitó? —Eltestigoyaharespondidoaesapregunta—interrumpióeljuez. EldoctorPetalalzólasmanosconhistriónicaresignación,yexclamó:

—Nohaymáspreguntas,Milord. —¿Tienemástestigos,doctorKhori? CraigsabíaqueelsiguientetestigoeraTimonNbebi,peroporalgunaextraña razónAbelKhorilopasóporaltoyllamóalsoldadoquehabíasidoatropelladoporel «LandRover».EstebruscocambiodetácticaperturbóaCraig.¿Queríaevitarel fiscal que el abogado defensor interrogara al capitán Nbebi? ¿Quería evitar la indagacióndelapresuntavisitadeTimonNbebialcentroderehabilitación?Las implicacionesdesemejantedudaerantanespantosasqueCraigseobligóanopensar enello. ElprocesosevolviólargoyfatigosoysóloaltercerdíallamaronaCraiga declarar.

PrestadoeljuramentoyantesdequeAbelKhoriiniciaraelinterrogatorio,Craigmiró

haciaelbanquillo.TungataZebiwelomiraba,ycuandosusmiradassecruzaron,le

hizounaseñalconlamanoderecha.

Enlosviejostiempos,cuandotrabajabanjuntosenelDepartamentodeFauna,

CraigyTungatahabíanelaboradouningeniososistemadecomunicaciónmediante

señalesmanuales,quelespermitíacomunicarseconrapidezyeficienciadurantela

peligrosatareadesepararymatarelefantescuandoseproducíaunexcedentede

poblaciónocuandoperseguíanaunamanadadeleonescebados.

LospoderososdedosnegrosdeTungataseplegaronsobresupalmarosada,señal

www.lectulandia.com-Página117

quesignificaba:«Cuidado,peligromortal». Laúltimavezquehabíavistoesaseñal,habíagiradorápidamenteparaverque unaleonaenfurecida,heridaenunpulmón,searrojabasobreélechandoespumarajos sanguinolentos.Elproyectildesupistola«Magnum»lehabíaacertadoenelcorazón, peroaunasíhabíalogradoderribaraCraig. AlverlaseñaldeTungata,sintióuncosquilleoenlasangreanteelrecuerdode peligrospasadosylaperspectivadelpeligroenciernes.¿Eraunaamenazaouna advertencia?Paraasegurarse,lehizolaseñalde«Pregunta,nocomprendo»,pero Tungata,inmóvileimpasible,esquivósumiradaybruscamenteCraigsediocuenta dequeelfiscalacababadeformularlaprimerapregunta. —Discúlpeme,¿podríarepetirlapregunta? ElinterrogatoriodeCraigfuemuyrápido. —¿Viosielconductordelcamiónhacíaalgunaseñalalveral«Mercedes»? —Sí,hizounaseñalconlosfaros. —¿Huborespuestaalaseñal? —El«Mercedes»sedetuvo,dosdesusocupantesbajaronyfueronahablarconel conductordelcamión. —¿Creeustedquesetratabadeunacitapreviamenteconcertada? —Protesto,Milord,eltestigonopuedesaberlo—dijoeldefensor. —Seaceptalaprotesta.Eltestigonoresponderáalapregunta. —VamosahoraasuvalienterescatedelaseñoritaJaydelasmalignasgarrasdel acusado. —Protestoporelempleodeltérmino«maligno»—dijoeldefensor. —Dejedeusaresetérmino—ordenóeljuez. —Comoguste,Milord. Después de haber hecho la señal y durante el testimonio de Craig, Tungata Zebiwepermanecióinmóvilcomounaestatuadegranito,conelmentónenalto;sus ojosenningúnmomentoseapartarondelrostrodeCraig. SemovióporprimeravezcuandoeldoctorPetalsepusoenpieparacomenzarsu interrogatorio,lemurmuróunpardefrasesbrevesaloídoehizoungestoimperioso conlamanocuandoeldoctorPetalparecióprotestar. —Nohaypreguntas,Milord—dijoeldoctorPetalyvolvióasentarse.Craig abandonólabarrasinmás. Sally-Annefuelaúltimatestigodecargoy,despuésdePeterFungabera,lamás impresionante. Avanzó cojeando hacia la barra y Abel Khori se adelantó a ayudarla. El hematoma negro del cuello se destacaba sobre su piel. Sally-Anne presentó su testimoniosinvacilaciones,convozclarayagradable. —¿Quésintiócuandoelacusadolaatrapó? —Temípormivida. —Dicequeelacusadolagolpeó.¿Dónde?

www.lectulandia.com-Página118

—Enelcuello,dondetengoelhematoma. —Dice que el acusado apuntó con el fusil robado al señor Mellow. ¿Cómo reaccionóusted?Y,porfavor,dígalealtribunalsisufrióotrosgolpes. AbelKhorifuemuyhábilconsubellatestigo;eldoctorPetal,tambiénmuyhábil, se abstuvo de interrogarla. Al final del tercer día el ministerio público dio por concluidasupresentación. Craigsesentíaperturbadoydeprimido.EsanochefueacenarconSally-Anne, peronisiquieraelbuenvinolelevantóelánimo. —EseasuntodequeelconductornoconocíaaTungataydequelosoltaronpara quecondujeraelcamión… —Nomedigasquetelocreíste—interrumpióSally-Anne,burlona—.Sihastaal juezlepareciótraídoporlospelos…Ynotratódeocultarlo. Craig la acompañó a su apartamento y luego salió a caminar por las calles desiertas.Sentíaquelohabíantraicionado,peronopodíaexplicarporqué.

EldoctorJosephPetalinicióladefensaconvocandoalchóferdeTungataZebiwe.Era

unmatabelejovenyrobusto,algogordo.Perosuexpresiónnoerasonrienteyjovial

sinoperturbadayhosca.Sucabezaestabarapada.NomiróaTungataniunasolavez.

—¿QuéordenledioelministroZebiwelanochedesudetención?

—Nada.Ningunaorden.

EldoctorPetalconsultósusanotaciones.Seloveíaperplejo.

—¿Noledijodóndeiba?¿Nosabíausteddóndedebíallevarlo?

—Decía,«recto»,«giraalaizquierda»,«giraaladerecha»—murmuróelchófer

—.Nomedijodóndeíbamos.

Evidentementeeraunarespuestainesperada.

—¿NoleordenóelministroZebiwequelollevaraalamisióndeTuti?

—Protesto,Milord—dijoelfiscal.

—Nohagapreguntastendenciosas,doctorPetal—ordenóeljuez.

EldoctorJosephPetalhizounapausaparapensar.Mirósuspapeles,luegoa

TungataZebiwe,quepermanecíaimpasible,yreinicióelinterrogatorio.

—¿Dóndehaestadodesdelanochedesudetención?

—Enlacárcel.

—¿Quiénlovisitó?

—Miesposa.

—¿Nadiemás?

—No—dijoelchófer,bajandolacabeza.

—¿Quésonesasmarcasenlacabeza?¿Logolpearon?

PorprimeravezCraigviolososcuroshematomasenlacabezarapadadelchófer.

—Protestoenérgicamente,Milord—exclamóAbelKhori.

—DoctorPetal,¿quéobjetotienenestaspreguntas?—preguntóelmagistradoen

www.lectulandia.com-Página119

tonosombrío. —Milord,tratodeaveriguarporquéeltestimoniodeestehombresecontradice consusdeclaracionesalaPolicía. EldoctorPetaltratódearrancarleunarespuestaclara,peroeltestigosemostró hosco y obstinado y finalmente Petal abandonó el intento con un gesto de resignación. —Notengomáspreguntas,Milord—dijo,yAbelKhori,sonriente,iniciósu interrogatorio. —¿Elcamiónencendióyapagólaslucesvariasveces? —Sí. —¿Yquépasó? —Nocomprendo. —¿Algunodelospasajerosdel«Mercedes»hizoodijoalgoalverelcamión? —Milord…—exclamóeldefensor. —Lapreguntaespertinente,doctorPetal—dijoeljuez—.Respondaeltestigo. Elchóferfruncióelentrecejocomositrataraderecordar,ymurmuró:

—ElcamaradaministroZebiwedijo:«Ahíestá,detentealbordedelcamino».

—«Ahíestá—repitióAbelKhoriconvozfuerteyclara—.Detentealbordedel

camino».¿Esodijoelacusadoalverelcamión?

—Sí,esodijo.

—Nohaymáspreguntas,Milord.

—QuecomparezcaSarahTandiweNyoni. Lapresentacióndeltestigosorpresadeladefensasuscitóunabreveseriede murmullosdeAbelKhoriconsusdosayudantes,unodeloscualesselevantóy,tras unabrevereverenciaanteelestrado,abandonórápidamentelasala. SarahTandiweNyoni,lamaestradelamisióndeTuti,pasóalabarrayprestó juramentoenperfectoinglés.Suvozeradulceymelodiosa,ysuairetanrecatadoy tímidocomoeldíaqueCraigySally-Annelaconocieronenlamisión.Suvestidoera dealgodón,verdeconcuelloblanco,ysuszapatosblancoseransencillosydetacón bajo.Llevabaelcabellopeinadoalamaneratradicional,contrenzas.Despuésde prestarjuramentoposósusuavemiradasobreTungataZebiwe,enelbanquillo.Élno sonrióniseinmutó,perosumanoderecha,posadaenlabaranda,hizounbrevegesto, una señal que Craig pudo interpretar como: «Sé valiente, estoy contigo». Visiblementealentada,lajovenalzóelmentónymiródefrentealdoctorPetal. —Digasunombre,porfavor. —MellamoSarahTandiweNyoni. —¿Cuálessuprofesión?—prosiguióeldoctorPetal. —SoydirectoradelaescuelaprimariaestataldeTuti. —Dígalealtribunalquétítulosposee.

www.lectulandia.com-Página120

EldoctorPetaleraastuto.ConlarespuestadeSarahquedóenclaroqueerauna jovencultayresponsable. —¿Conocealacusado,TungataZebiwe? SarahmiróaTungataantesderesponderysurostrosevolvióluminoso. —Oh,sí,sí,loconozco. —Hablemásfuerte,querida. —Loconozco. —¿LavisitabaenlamisióndeTuti? —Sí. —¿Confrecuencia? —Elcamaradaministroesunhombreimportanteymuyocupado;yosoysólo unamaestra… Tungatamovióinquietosumanoderecha.Ellalovioysusfinoslabiossonrieron. —Veníacuandopodía,peronocontodalafrecuenciaqueyodeseaba. —¿Loesperabaustedesanoche? —Sí. —¿Porqué? —Lamañanaanteriormehabíallamadoporteléfono.Prometióquevendría,que llegaríaantesdelamedianoche.—Suexpresiónsevolviótriste—:Aguardéhastael amanecer,peronollegó. —¿Teníaalgúnmotivoespecialparavisitarlaesefindesemana?—Sí. ElrostrodeSarahseensombrecióySally-Annelamiró,fascinada.Jamáshabía vistoaunachicanegrasonrojarse. —Dijoquequeríahablarconmipadreyyoconcertélacita. —Gracias,querida—concluyóPetalsuavemente. Eneltranscursodelinterrogatorio,elayudantedelfiscalhabíavueltoasuasiento yentregadounahojamanuscritaaAbelKhori,quienlasostuvoensumanomientras lainterrogaba. —Señorita Nyoni, dígale por favor al tribunal el significado de la palabra sindebeleisifebi. TungataZebiwegruñóyempezóalevantarse,peroelguardialepusolamanoen elhombroparadetenerlo. —Significacortesana—replicóSarahsuavemente. —¿Noserefieretambiénaunamujersolteraqueviveconunhombre…? —¡Milord! JosephPetalalzósuvozindignadayelmagistradoDomashawahizolugarala protesta. —SeñoritaNyoni—prosiguióAbelKhori—,¿amaustedalacusado?Hablemás fuerte,porfavor.Noselaoyebien. —Sí—replicóSarah,estavezentonofirmeydesafiante. —¿Haríacualquiercosaqueéllepidiera?

www.lectulandia.com-Página121

—Sí,loharía. —¿Mentiría,contaldesalvarlo? —Protesto,Milord—exclamóJosephPetal. —Retirolapregunta—dijoAbelKhoriantesdequeeljuezpudieraintervenir—. Supongamos,señoritaNyoni,queelacusadolepidierapermisoparausarlaescuela comodepósitoparacolmillosypielesdeleopardo. —Jamásmepediríasemejantecosa—dijoSarah. —Yquelepidieraquesupervisaralaoperacióndecargarloscolmillosenun camiónylapartidadeesecamión… —¡Imposible!—gritó. —Cuandohablaronporteléfono,¿noleordenóqueprepararaunaremesade…? —¡No! Él es un buen hombre —sollozó Sarah—. Un hombre bueno, noble. Jamásharíaeso. —Nohaymáspreguntas,Milord. AbelKhorisesentóconexpresióncomplacidaysuayudanteseacercópara felicitarlo. —Quecomparezcaelacusado,elministroTungataZebiwe. EraunajugadaarriesgadadePetal.HastaunlegocomoCraigpercibíaqueAbel Khorieraunadversariotemible. Paraempezar,elabogadodefensordestacólaposiciónqueocupabaTungataenla comunidad,susserviciosalarevoluciónysuvidaaustera. —¿Poseealgúnbieninmueble? —UnacasaenHarare. —Dígalealtribunalcuántolecostó. —Catorcemildólares. —Noesgrancosa. —Lacasanoesgrancosa. LaingeniosaréplicadeTungatasuscitósonrisas,inclusodeljuez. —¿Tienecoche? —Usoelvehículodelministerio. —¿CuentasenBancosextranjeros? —Ninguna. —¿Esposas? —Ninguna…—echóunamiradahaciaSarahNyoni,queocupabaunasientoal fondodelasala—porelmomento. —¿Concubinas?¿Otrasmujeres? —Mitía,unaseñoramayor:viveenmicasa;esmiamadellaves. —Vamos a la noche de los hechos. Dígale al tribunal qué hacía usted en el caminoaKaroi. —IbaalamisióndeTuti. —¿Paraqué?

www.lectulandia.com-Página122

—Para visitar a la señorita Nyoni… y hablar con su padre sobre un asunto particular. —¿Suvisitaestabaanunciada? —Sí,habléporteléfonoconlaseñoritaNyoni. —¿Lahabíavisitadoanteriormenteyenvariasocasiones? —Asíes. —¿Dóndedormíaenesasocasiones? —Enunindlureservadoparamiusoparticular. —¿Unachozaconesterillaparadormiryfogata? —Sí. —¿Semejantealojamientonoleparecíacontrarioasudignidad? —Enabsoluto;formapartedelascostumbrestradicionalesdemipueblo.No tendríaporquéconsiderarloindigno. —¿Quiéndormíaconusted? —Michóferymisguardaespaldas. —¿LaseñoritaNyonisolíavisitarloenlachoza? —Nuestrascostumbresyleyestribalesloprohíben. —¿Quésignificaparaustedlapalabraisifebi,empleadaporelfiscal? —Talvezélconozcamujeresdeesacatadura.Yonoconozcoaninguna. NuevamenteeljuezsonrióyelayudantedelfiscaldiouncodazoaAbelKhori conpicardía. —Ahora,señorministro,¿alguienmássabíaqueustedpensabairalamisiónde Tutiesanoche? —Noeraningúnsecreto.Estabaescritoenmiagendadelministerio. —¿Tienesuagendaaquí? —No.Pedíamisecretariaqueselaentregaraaladefensa,peroelladicequeno laencontróenmiescritorio. —Comprendo.Cuandoledijo alchófer queprepararaelcoche,¿leindicóa dóndepensabaviajar? —Sí. —Élloniega. —Lohaolvidadooleobligaronaolvidarlo—replicóTungata,encogiéndosede hombros. —Muybien.AhoradigamossieneltrayectoentreKaroiylamisióndeTutise cruzóconalgúnvehículo. —Sí.Habíauncamióndetenidoalbordedelcamino,conlosfarosapagados, apuntandoendireccióncontrariaalanuestra. —Dígalealtribunalquésucedió. —Elconductordelcamiónencendióyapagólaslucestresveces,yluegosalióal camino. —¿Demaneratalquesucochesevieraobligadoadetenerse?

www.lectulandia.com-Página123

—Efectivamente. —¿Quéhizousted? —Ledijeamichófer:«Detente,perocuidado.Podríaserunatrampa». —Porconsiguiente,ustednoesperabaencontrarseconelcamión. —Deningunamanera. —¿Dijousted,«ahíestá,detentealbordedelcamino»? —No. —¿Quésignificalafrase,«podríaserunatrampa»? —Últimamente muchos vehículos han sido atacados por shufta, bandidos armados,sobretodoencaminossolitariosydenoche. —¿Quépensóusted? —Quehabríaproblemas. —¿Quésucedió? —Dos de mis guardaespaldas bajaron del «Mercedes» para hablar con el conductordelcamión. —¿Pudoveralconductordelcamióndesdesuasientoenel«Mercedes»? —Sí.Eraunextraño.Jamáslohabíavistoantes. —¿Quépensóusted? —Paraentoncesestabasumamentepreocupado. —¿Quésucedió? —Se encendieron luces en el camino, a nuestras espaldas. Un hombre con megáfonoordenóamishombresqueserindieranyarrojaranlasarmasalsuelo.Mi «Mercedes»fuerodeadoporhombresarmadosquemesacarondelcocheporla fuerza. —¿Reconocióaalgunodeesoshombres? —Sí,reconocíalgeneralFungabera. —¿Alreconocerlosussospechassedesvanecieron? —Alcontrario,enesemomentomeconvencídequemividacorríapeligro. —¿Porqué,señorministro? —ElgeneralFungaberaeselcomandantedeunabrigadaquesehahechocélebre porsusactosdeextremaviolenciacontradestacadosmatabele… —Protesto,Milord—exclamóAbelKhori—.LaTerceraBrigadaesunaunidad delejércitoregulardelEstadoyelgeneralFungaberaesunconocidoyrespetado oficial. —Laprotestadelafiscalíasejustificaplenamente—dijoeljuez,temblandode ira—.Nolepermitiréalacusadoqueuseestasalacomotribunaparaatacaraun destacado soldado y sus valientes hombres, o para fomentar el odio racial. Le adviertoquesiinsisteenelloloacusarédedesacato. Joseph Petal aguardó treinta segundos para que el testigo recuperara la compostura. —¿Creyóustedquesuvidacorríapeligro?

www.lectulandia.com-Página124

—Sí.

—¿Estabanerviosoytenso?

—Sí.

—¿Vioquelossoldadosdescargabanmarfilypielesdelcamión?

—Sí,esovi.

—¿Quépensó?

—Quedealgunamaneraseutilizaríanparainculparme,aunquenosabíacómoy

queseríaunaexcusaparamatarme.

—Protesto,Milord—exclamóAbelKhori.

—Esmiúltimaadvertenciaalacusado—dijoelmagistradoentonoamenazante.

—¿Quésucedióentonces?

—LaseñoritaJaybajódelvehículoenqueviajabayseacercóamí.Lossoldados

estabandistraídos.Penséqueeramiúltimaoportunidad.AgarréalaseñoritaJaypara

quelossoldadosnodispararanytratédeescaparenel«LandRover».

—Gracias,señorministro.—EldoctorJosephPetalsevolvióhaciaeljuez—:

Milord,eltestigoseencuentrafatigadodespuésdetanlargointerrogatorio.Sugiero queeltribunalaplacelavistahastamañanaporlamañana. AbelKhorisepusoenpie,sedientodesangre.Suexpresióneraterrible. —Todavíanoeselmediodía,elacusadohaestadoenlabarramenosdetreinta minutosysuabogadolohatratadorecteetsauviter.Paraunsoldadoveterano,esuna bagatela. Enmomentosdetensión,Khorivolvíaasusexpresioneslatinas. —Prosigaconelinterrogatorio,doctorPetal—dijoeljuez,yJosephPetalse encogiódehombros. —Sigausted,doctorKhori. AbelKhoriestabaensuelementoysedirigióaltestigoentonolírico. —Dice usted que temía por su vida, pero yo sostengo que lo embargó el sentimiento de culpa, el miedo al castigo, que lo aterraba la perspectiva de ser procesadoporestetribunaldelpueblo,deafrontarlairadeesehombresabioyjusto, vestidodeescarlata,queveanteusted. —No.Noesasí. —CuandoagarróalaseñoritaJay,¿noretorciósusbrazosjóvenesydébilescon granfuerza?¿Nolagolpeósalvajemente? —Lediunsologolpe,porquequeríaarrojarsedelvehículoenmarchayhubiera sufridoheridasgraves. —¿Noapuntóunarmapoderosa,unfusildeasalto«Kalashnikov»,sabiendoque estabacargada,alapersonadelgeneralPeterFungabera? —Esverdadqueloamenacéconelfusil. —¿Yquedisparósobrelamitadinferiordesucuerpo,esdecir,suabdomen? —Disparéaunlado. —Afirmoqueustedtratódeasesinaralgeneral,quiensesalvógraciasasus

www.lectulandia.com-Página125

extraordinariosreflejos. —Sihubieraqueridomatarlo—dijoTungataconvozsuave—.Fungaberaestaría muerto. —¿Sabíaqueel«LandRover»queustedrobóerapropiedaddelEstado?¿Apuntó el fusil «AK 47» hacia el señor Craig Mellow? ¿Es verdad que la valiente intervencióndelaseñoritaJayleimpidióasesinarlo? DurantecasiunahoraAbelKhorihostigóalhombreimpasibledelabarra,lo obligóaconfesarensupropioperjuicioycuandoporfinsesentó,pavoneándose comoungallodepelea,Craigpensóquelajugadadeponeralacusadoenlabarrale habíacostadomuycaraaldoctorJosephPetal. ElalegatofinaldeladefensafueunhábildiscursoenelcualeldoctorPetaltrató dedespertarlasimpatíadeltribunalyexplicaryjustificarlaactituddeTungata Zebiwe,sinherirlossentimientospatrióticosotribalesdeljuez. —Mañanapronunciarémiveredicto—dijoelmagistradoDomashawa. Eltribunalsepusoenpieenmediodelmurmulloexcitadodelosespectadores quesalíanalpasillo. —MediolástimaveraSarahenlabarra—dijoSally-Annedurantelacena—.Es unaniñatandulce… —Esaniñatieneunoodosañosmásquetú—rióCraig—.Significaquetúeres unbebé. Peroellaprosiguió,muyseria:

—EsevidentequecreeenlainocenciadeTungata.Poruninstanteconfiesoque

yotambiéndudé…hastaqueAbelKhorimehizoverlarealidad.

ElmagistradoDomashawaleyólasentenciaconvozagudaychillona,enabsoluto

contrasteconlasolemnidaddelaocasión.Enprimertérminorecordóloshechosen

losquecoincidíanlafiscalíayladefensa,yprosiguió:

—Elalegatodeladefensasebasaendospilaresprincipales.Elprimeroesel testimoniodelaseñoritaSarahNyoni,dequeelacusadoibaencaminoaloque podríamos llamar, por falta de una palabra mejor, una cita de amor, y que el encuentroconelcamiónfueproductodeunacasualidadobienobedecióaunplan elaboradonosesabecómoniporquién. »Ahorabien,estetribunaltienelaimpresióndequelaseñoritaNyoniesuna joven ingenua y poco realista. Además, confiesa hallarse bajo la influencia del acusado.Porconsiguiente,eltribunalconsideraválidalatesisdelfiscal,dequela señorita Nyoni incluso estaría dispuesta a hacerse cómplice en la operación de contrabando.Envistadeello,eltribunalrechazaeltestimoniodelaseñoritaNyoni, porconsiderarquenoesimparcialnifidedigno. »Elotropilardelalegatodeladefensaeslapremisadequelavidadelacusadose encontrabaamenazadaoélcreíaqueseencontrabaamenazada,porlosoficialesque

www.lectulandia.com-Página126

lo arrestaron y que debido a ello tomó una serie de medidas irracionales de autodefensa. »El brigadier general Peter Fungabera es un oficial de intachable reputación, ademásdealtofuncionariodelEstado.LaTerceraBrigadaesunaunidaddeélitedel ejército regular de la nación y sus soldados, aunque veteranos de la guerra, son hombresentrenadosydisciplinados. »Porconsiguiente,eltribunalrechazacategóricamentelaafirmacióndelacusado, de que el general Fungabera o sus hombres hubieran podido atentar contra su integridadfísica.Eltribunalrechazalaafirmacióndequeelacusadoasílocreyó. »Paso,entonces,alaacusacióndeltráficoyexportacióndepiezasdeanimales protegidos.Declaroqueelacusadoesculpableylocondenoalapenamáximaque prevélaley:doceañosdetrabajosforzados. »Encuantoalaacusacióndetomaysecuestrodeunrehén,lodeclaroculpabley locondenoadiezañosdetrabajosforzados. »Encuantoaltercercargo,asaltoconarmamortal,declaroalacusadoculpabley losentencioaseisañosdetrabajosforzados. »Encuantoalintentodecausargravesdañoscorporales,seisañosdetrabajos forzados. »Encuantoalintentodeasesinato,seisañosdetrabajosforzados. »Ordenoquelassentenciassecumplandemaneraconsecutivayqueningunade ellas,entodooenparte,quedeensuspenso. ElmismoAbelKhorialzólacabeza,sorprendido.Erauntotaldecuarentaaños. Auncuandoleredujeranlaspenasporbuencomportamiento,Tungatapasaríaelresto desuvidaútilenprisión. Unamujernegrasealzóenelfondodelasalaygritóensindebele:«¡Baba! ¡Padre!¡Nosquitananuestropadre!».Yotrasvocessehicieroneco:«¡Padredel pueblo!Nuestropadrehamuerto». Unagruesavozdebarítonocantó:

¿Porquélloráis,viudasdeShangani,

Porquélloráis,hijitosdelosTopos,

Sivuestrospadresobedecenlavoluntaddelrey?

EraunaantiguacancióndebatalladelosguerrerosdelreyLobengula.Elcantor eraunhombreenlaflordelaedad,defaccionesfuerteseinteligentesyunabarba cortaypuntiagudaquemostrabaalgunascanas.Laslágrimaslesurcabanelrostroy mojaban su barba. En otra época, hubiera sido uno de los guerreros reales. Los hombresquelorodeabanempezaronacorearlacanciónyelmagistradoDomashawa selevantó,furioso:

www.lectulandia.com-Página127

—¡Ordenoquesehagasilenciodeinmediato!¡Casocontrarioharédesalojarla salayacusaréalosinfractoresdedesacato!—vociferó,perolosoficialesdeJusticia tardaronmásdecincominutosenimponerelorden. Durante todo este tiempo, Tungata Zebiwe contemplaba la sala desde el banquillo, con una sonrisa despectiva dibujada en los labios. Antes de que los guardiasselollevarandelasala,sevolvióhaciaCraigylehizounaseñal.Enotras épocaslausabanenbroma,despuésdeunadurasesióndeluchalibreuotraocasión similar.EstavezTungatalahizocongestomuyserio:«Estamosigualados,lostantos secorresponden».YCraiglocomprendióperfectamente.QueríadecirqueCraig habíaperdidosupiernayTungatasulibertad. Quisodecirleasuviejoamigoquenoleparecíauntratojusto,queélnolohabía deseado, pero Tungata, a quien los guardianes trataban de sacar del banquillo, buscabaaotrapersonaenlasala. SarahNyonisesubióasuasientoyletendiólasmanossobrelascabezasdela multitud.Tungatahizosuúltimaseñal,yCraiglacomprendió:«¡Ponteacubierto! Ocúltate.Correspeligro». La expresión de la chica demostró que había comprendido. Y entonces los guardianessellevaronaTungataalasceldassubterráneas.

Craig Mellow se abrió paso entre las multitudes de matabele que, cantando y llorando,desbordabaneledificiodelTribunalSupremoeinterrumpíaneltráficoenla anchaavenidaquelobordeaba. EnelaparcamientosubióaSally-Annealasientodelanterodel«LandRover»yal rodearelcocheparasentarsealvolantedebióempujaraunfotógrafodemasiado persistente. Fueron directamente al apartamento de Sally y se detuvieron ante la puerta.Craignoparóelmotor. —¿Quépasa?—preguntóSally-Anne. —Nocomprendolapregunta—replicóélbruscamente. —¡Oye!Soytuamiga,¿recuerdas? —Perdóname. —Craig se apoyó en el volante, abatido—: Qué horror…, me sientotanmal. Sallylomiró,compasiva,sinresponder. —Cuarentaaños—susurró—.Jamáslohubieracreído.Silohubiesesabido… —Nohubieraspodidohacernadaporél. Craiggolpeóelvolanteconunpuño:

—¡Cuarentaaños!

—¿Quieressubir?—propusoellasuavemente,peroélmoviólacabeza.

—DebovolveraKing’sLynn.Noheestadoallídesdequeempezóestehorrible

asunto.

—¿Volverásahoramismo?—preguntó,sorprendida.

www.lectulandia.com-Página128

—Sí. —¿Solo? —Quieroestarsolo—asintió. —Paratorturarte—dijoellaconvozfirme—.Peronocreasquevoyapermitirlo. Irécontigo.Nopareselmotor;prepararéunabolsaenunminuto. Alpocoratobajóconsumochilayequipofotográficoylosarrojóalasiento trasero. —Vamos,yaestoylista. Eneltrayectohablaronmuypoco,peroCraigestabafelizdetenerlaconsigo.Su semblantesedistendióyelsilenciosehizocomprensivo. AnochecíacuandollegaronalosmontesquerodeabanKing’sLynn.Josephlos habíavistoyaguardabaenlagalería. —Salud,Nkosi. JosephlehabíatomadocariñoaSally-Annedesdequelaconociera.Ylatrataba de«amita»yapesardesusolemnidadprotocolarianopodíaocultarunacordial sonrisadebienvenida.Ordenóalosservidoresquebajaransureducidoequipajedel coche. —Preparéunbañoparati.Muycaliente. —Maravilloso,Joseph. DespuésdebañarseSally-Annesalióalagalería.Craiglepreparóunwhisky comoaellalegustabaysesirvióunvasollenoparaél. —AlasaluddelmagistradoDomashawa—dijoirónicamente,alzandoelvaso—, yporlajusticiamashona. Sally-Annerechazóelvinodurantelacena,apesardelasprotestasdeCraig. —EsunaofensahorriblealbaróndeRothschild—dijoconfalsaalegría—.Essu mejorvino.Laúltimabotellaquemequeda;latrajeyomismodecontrabando. Ibaaservirsecoñacdespuésdelacena,peroellalodetuvo. —Porfavor,Craig,noteemborraches. Conlabotellayunacopaenlamano,élestudiósurostro. —Quieroqueestanochetemantengassobrioparamí. Craigdejólabotellayseacercó,bordeandolamesa.Ellaloesperabadepie. —Miamor,heesperadotanto… —Losé—susurróella—.Yotambién. Laabrazóconsuavidad,comounobjetovaliosoyfrágilysintióquesucuerpose volvíamaleableyseamoldabaalsuyo,hastaapretarsefirmemente. Craigbajólacabezayellaalzólasuya,hastaquelasbocasseencontraron.Sus labiosfrescosysecos,rápidamentesevolvieroncálidos,húmedosydulcescomoun higoqueseabrealsolysueltasujugo. Craiglamiróalosojosalbesarla,maravilladoporloscoloresquerodeabanesas pupilasverdescondestellosdorados,peroentoncessuspárpadossecerraron.Élcerró sus ojos y la tierra pareció alzarse bajo sus pies, pero se sostuvo con firmeza

www.lectulandia.com-Página129

abrazándola,sintratardeexplorarsucuerpo,momentáneamentesatisfechodeposeer

subocaysentirelroceaterciopeladodesulengua.

Josephvinodelacocinaconelcafé,loscontemplóuninstanteydesapareció

silenciosamenteconunasonrisadesatisfacción.Ningunodelosdoslovioentrarni

salir.CuandosuslabiossesepararonCraigsesintiódespojadoytratódeprolongarel

beso,peroellalepusoundedosobrelaboca.Sally-Annetuvoquecarraspearantes

depoderhablar:

—Vamosatuhabitación,miamor. Craigsesintiómomentáneamenteturbadocuando,sentadoalbordedelacama, yadesnudo,llegóelmomentodequitarselaprótesis,peroella,tambiéndesnuda,se arrodillóanteélyselaquitó,yacontinuacióninclinólacabezaylebesólargamente elmuñón. —Gracias—dijoCraig—.Megustaquelohayashecho. —Espartedeti—replicóella,lobesónuevamenteyluegosuslabiosascendieron porelmusloenunrecorridoqueleerizólapiel. PorlamañanaCraigdespertóantesqueellaypermaneciótendido,conlosojos cerrados,embargadoporunasensacióndefelicidadquecomprendióverdaderamente cuandogirólacabezayvioaSally-Annedurmiendoasulado. Habíaarrojadolaalmohadaalsueloyestabadestapada.Dormíaencogidacomo unbebé,conelmentónapoyadocontraelpechoyelcabellorevuelto.Laluzdel amanecersefiltrabaporlascortinasyprovocabadestellossobresupiel,acentuando lassombrasdesuscurvas.Surespiracióneraserenaypausada. Craigpermanecióinmóvilparanomolestarla.Ladeseaba,queríatocarla,perose abstuvodehacerlohastaqueeldeseosevolvieracasiinsoportable.Ellapareció percibirlo,porquecomenzóaestirarseymurmurar,cambiódeposiciónyabriólos ojoslentayvoluptuosamente,comounagata. Craigseinclinósobreellayconundedoleapartóelpelodelrostro.Susojosse volvieronhaciaél,loenfocaronylomiróconungraciosomohíndeasombroque rápidamentesetransformóenunasonrisamaliciosa. —Oiga, amigo —susurró—, usted sí que es algo especial. Lamento haber esperadotantoparacomprobarlo. Extendiólosbrazosparaabrazarlo.Todohabíasucedidoenelmomentojusto:un díaanteshubierasidodemasiadopronto. —Primeroaprendimosaseramigos—musitóSally-Anne—.Yfuebueno. —Tienesrazón—respondióCraig—.Yqueríadecirteque… Peroellalecubriólabocaconlapuntadelosdedos. —Nolodigas,querido—suplicó—.Noquieroquelodigastodavía. —¿Cuándo,entonces? —Muypronto,creo…—Yagregóconfirmeza—:Sí,muyprontoyentonces tambiényopodrédecírtelo.

www.lectulandia.com-Página130

Losmatabelepercibieronelcambiodeinmediato.CuandoCraigySally-Annesalían

eneldesvencijado«LandRover»arecorrerloscaminosdetierrarojaquebordeaban

losenormesprados,lasmujeresmoledorasdemaízycargadorasdeleñadeteníanun

instantesupesadatareaparasaludarlosycontemplarlosconmiradasabiayafectuosa.

ElviejoJosephnodijonada,peropusocuatroalmohadasenlacamadeCraig,flores

enlamesitadenochedelladodeSally-Anneytodaslasmañanaslesllevabaeltécon

cuatrodesusbizcochosespecialesenlabandeja.

Sally-Annesecontuvodurantetresdías,peroenlamañanadelcuarto,mientras

sorbíaneltéenlacama,señalólasventanasyledijoaCraig:

—Esascortinasparecentrapossucios. —¿Quierescomprarcortinasnuevas?—preguntóélconastucia,yellacayóenla trampa. Desdeeldíaenquemencionólascortinasempezóameterseentodo:desdeel diseñodemueblesparaquelostallaraelcarpintero,parientedeJoseph,hastael cuidadodelhuertoydelosrosalesvenidosamenos.Joseph,hábilconspirador,iba siempreaconsultarlequédebíaprepararparalacena. —¿Quéprepararéestanoche,amita,carneasadaopolloalcurry? —ANikosiCraiglegustanlosriñonessalteadosconcebolla—dijoSally-Anne, quehabíarecogidoesedatoenunadesusconversaciones—.¿Sabesprepararlos? —Alviejogobernadorgeneral,antesdelaguerra,yolehacíariñonessalteados concebolla,amita.Ymedecía:«¡Muybueno,Joseph;ereselmejor!». —Perfecto,estanochecomeremoslosmejoresriñonessalteadosconcebolladel mundo. Rió, pero cuando Joseph le hizo entrega formal de las llaves de la alacena, comprendiólaimportanciadesuafirmación. EstuvopresentelanocheenquenacióelprimernovillodeKing’sLynn.Fueuna operacióncomplicada,porquelacabezadelanimalestabatorcidayCraigtuvoque enjabonarseelbrazoeintroducirlohastaelvientredelamadreparaenderezarla, mientras Shadrach y Hans Groenewald le sostenían la cabeza y Sally-Anne los iluminabaconunalámpara. Finalmentesalió:eraunahembraqueapenassesosteníasobresuspataslargasy torpes.CuandoempezóamamarladejaronalcuidadodeShadrachyseretiraronala cama. —Fueunaexperienciahermosa,querido.¿Quiénteenseñóahacerlo? —MiabueloBawu.—Craiglaabrazóenlaoscuridad—.¿Notedionáuseas? —Nadadeeso;elpartomefascina. —YyosoycomoEnriqueVIII:megustainiciarelproceso. —Noseasgrosero.¿Noestáscansado? —¿Ytú? —Sinceramente,no. EnunpardeocasionesSally-Anneinsinuóquetendríaqueirsetardeotemprano,

www.lectulandia.com-Página131

perosinmuchaconvicción.

—Hoyrecibíuntelegrama—dijoundía—.El«Cessna»yaestálisto,deboira

Johannesburgoabuscarlo.

—Sipuedesesperarunpardesemanas,irécontigo.HaysequíaenelSurylos

preciosdelganadoestánmuybajos.Podríamosiralazonaganaderayconseguir

algunasgangas.

CadasemanaquepasabasedebilitabalaresistenciadeSally-Annealamagiade

CraigyKing’sLynn,yolvidabalasresponsabilidadesdesuvidaanterior.

Alpocotiempolehicieronllegarunacartacertificadaquehabíallegadoasu

apartamentoenHarare.Eraunasolicitudderenovacióndelabecaotorgadaporla

Fundación.Enlugardellenarlayenviarladeinmediato,laguardóconelequipo

fotográfico.

«Loharémañana»,pensó,peroenesemismoinstantecomprendióquehabía

llegadoalaencrucijadadesuvida.LaideaderecorrerÁfricallevandotansólouna

mudaderopaysucámara,dormirdondelasorprendieralanocheybañarsecuando

pudiera,yanoeratanatractivacomoantes.

Esanoche,durantelacena,sumiradasepaseóporlaenormesala,decorada

solamenteconlascortinasnuevas.Acariciólamesadetecarhodesianatalladaporel

parientedeJosephdeacuerdoasudiseño.Luegomiróalhombresentadofrentea

ellaysintiómiedoyunaextrañasensacióndefelicidad.Habíatomadosudecisión.

Tomaronelcaféenlagalería,mientrasoíanalascigarrasyalosmurciélagos

bajolalunaocre.EntoncesocultósurostroenelhombrodeCraig.

—Miamor,quierodecirteque…teamotanto…

CraigqueríatomarporasaltoelregistrocivildeBulawayo;Sally-Annetuvoque retenerloporlafuerza. —¡Estásloco!—rió—.Lagentenosecasadecualquiermanera,comoquien compraunkilodequeso. —¿Porquéno?Muchoslohacen. —Yono—replicóconfirmeza—.Quierohacerlascosascomocorresponde. Hizoalgunascuentasyanotacionesensuagenda.

—El16defebrero—anunció.

—Faltan cuatro meses —gimió Craig, pero ella acalló sus protestas despiadadamente. JosephestabatotalmentedeacuerdoconSally-Anne;elcasamientodebíaseruna ceremoniadigna. —Te casarás aquí, Nkosi. ¿Cuántos invitados quieres? —preguntó Joseph—. ¿Doscientos,trescientos? —Nocreoquepodamoscontantagente—objetóSally-Anne. —CuandoNkosanaRolysecasótuvimoscuatrocientos.

www.lectulandia.com-Página132

—¡Joseph,eresunviejoengreído!—replicóCraigseveramente. LatristezaquehabíaembargadoaCraiganteelinfortuniodeTungataZebiwese desvaneció,desplazadaporlafebrilactividadenKing’sLynn.Enpocosmesescasilo habíaolvidado;sólodevezencuandoloaguijoneabaelrecuerdodesuviejoamigo. Paraelrestodelmundo,TungataZebiwehabíadejadodeexistir.LaTelevisiónylos diarioshabíandifundidohastaelúltimodetalledeljuicio,peroalconcluirésteun mantodeolvidocayósobresunombre. Yentonces,bruscamente,elnombredeTungataZebiwereaparecióentodaslas pantallasyprimerasplanasdelContinente. CraigySally-Anneescucharonlosprimerosinformesportelevisión,anonadados eincrédulos.Cuandoelcronistadelnoticieropasóalaprevisiónmeteorológica, Craigselevantó,apagóeltelevisoryvolvióasuasientocomoatontadoporungolpe. Permanecieronensilencioenlasalaoscura,hastaqueSally-Annetomósumano ylaapretó.Todosucuerposeestremeció. —Imaginaesaspobresniñasinocentes.¡Malditosasesinos! —YoconocíaalafamiliaGoodwin—murmuróCraig—.Eranbuenaspersonas. Tratabanbienasustrabajadoresnegros. —Eslamejorpruebadequehicieronbienenencerrarlo.Tungataesunabestia feroz—dijoella,ysuhorrorsetrastocóenfuria. —Noentiendoquépretendenganarconesto—dijoCraig,moviendolacabeza, todavíaincrédulo. Yentonceslafuriadeellaestalló. —¡Elpaísyelmundoenterodebenverloqueson!Sanguinarios,inhumanos… —Suvozsequebróenunsollozo—.Diosmío,esasniñas…¡Loodio,ojalálomaten! —Usaronsunombre,peroesonosignificaqueéllohayaordenadooplanificado, nisiquieraquelohayasabido—dijoCraig,tratandodeconvencerseasímismo. —Loodio—susurróSally-Anne—.Loodiodetodasmaneras. —Esunalocura.Loúnicoqueconseguiránconestoesquelastropasshonase arrojensobrelatierramatabelecomoelazotedeDios. —Lamáspequeñateníacincoaños—repitióSally-Anne,trastornadaporlapena ylafuria. —NigelGoodwineraunbuenhombre.Loconocímuybien,losdosestábamosen la misma unidad durante la guerra. Yo lo apreciaba. —Craig tomó la botella de whiskyysirviódosvasos—.Diosmío,quenovuelvaaempezar.

Aunque estaba a punto de cumplir los cuarenta, Nigel Goodwin aún parecía un jovencito,conunacararosadayregordetaqueelsolafricanonolograbacurtir.Su esposaHeleneraunamujerdelgadaydepelooscuro,chispeantesojospardosy perennebuenhumor. Sus dos hijas eran alumnas en la escuela conventual de Bulawayo. Alice

www.lectulandia.com-Página133

Goodwin,deochoaños,teníacabellorojoypecasyeraregordetaysonrosadacomo supadre.Stephanie,lamenor,sóloteníacincoaños;noestabaenedaddeasistir comoalumna,perolamadresuperiorahacíaunaexcepciónensucasoporquesu hermanamayorestabaallí.Eralabellezadelafamilia:menuda,morenayalegre comoungorrión,conlosojoschispeantesdesumadre. TodoslosviernesporlamañanaNigelyHelenGoodwinrecorríaneltrayectode cientoveintekilómetrosdesuhaciendaalpueblo.Alaunarecogíanalasniñasenla escuela,almorzabanenel«HotelSelborne»ybebíanunabotelladevinoydedicaban latardeahacercompras.Helencomprabaprovisionesytelaparahacervestidospara ellaylasniñasyluegodejabaaéstasenelcineeibaalsalóndebelleza,elúnicolujo desuvidaaustera. NigeleramiembrodeladirectivadelaUnióndeAgricultoresMatabele.Todos losviernesporlatardepasabaunahoraodosconversandoconelsecretarioyotros miembrosenlaoficinadelaUnión,yluegosepaseabaporlascallescalcinadaspor elsol,conelsombreropuestoylasmanosenlosbolsillos,fumandosuviejapipa, mientrassaludabaasusamigosyconocidos,tantoblancoscomonegros,ysedetenía acadamomentoaconversar. Esa tarde, al volver a la Cooperativa Agraria donde había estacionado el «Toyota», Josiah, su capataz matabele, y dos trabajadores lo estaban esperando. Cargaron el camión con alambre, herramientas, repuestos, desinfectantes para el ganadoyotrascosasquehabíancomprado,ycuandoterminabanllegaronHelenylas niñas,listasparavolveracasa. —Disculpe, señorita —dijo Nigel a su esposa—, ¿no ha visto a la señora Goodwinenalgunaparte? Todaslassemanaslehacíaesabromayellareíaencantadaysedabaunretoque coquetónalpeinado. Paralasniñassiemprehabíaunabolsadecaramelos.«Esmaloparalosdientes, querido»,protestabasuesposa.Nigellesguiñabaelojoalasniñasyasentía:«Está bien;sóloporestavez.Nolesharádaño». Stephanie,lamenor,viajabaenlacabinaconsuspadres;Alicesubíaatráscon Josiahylosmatabele. —Abrígate,querida,llegaremosacasadenoche—ledijolamadre. Recorrieronnoventaycincokilómetrosporlarutaprincipalyluegosalieronal caminodetierraqueconducíaalahacienda.Josiahbajódelcamiónyabrióelportón. —Otravezencasa—dijoNigel,feliz,alentrarensustierras. Siempredecíalomismoysuesposasonreíayleposabalamanosobrelapierna. Lanocheafricanacayóbruscamentey Nigelencendiólos faros.Aquíyallá brillabanlosojosdelasvacas,gordasysatisfechas. —Latierraestáseca—gruñóNigel—.Necesitamoslluvia. —Sí,querido. HelenpusoalapequeñaStephaniesobresuregazo;lacabezadelaniñadormida

www.lectulandia.com-Página134

seapoyóensuhombro. —Ya hemos llegado —murmuró Nigel—. El cocinero nos espera —agregó, señalandolaslucesencendidas. Hacíadiezañosquepensabainstalarungeneradoreléctrico,perocomosiempre habíaalgomásimportantequecomprar,seguíausandolámparasdegasoqueroseno. Laslucesdelhogarentrelasacaciaslesdabanlabienvenida. Nigeldetuvoelcamiónjuntoalagaleríadetrásdelacasa,paróelmotoryapagó losfaros.HelenbajóconStephanieenbrazos.NigelfueaayudaraAliceabajardel camión. —Josiah,chicos,puedenretirarse—dijoalostrabajadores—.Descargaremosel camiónporlamañana.¡Queduermanbien! TomóaAlicedelamanoysiguióasuesposahacialagalería,peroenese momentoseencendióunpequeñoreflectorytodalafamiliasedetuvo,formandoun pequeñogrupo. —¿Quiénes?—preguntóNigelconfastidio,tapándoselosojosconunamano, mientrasconlaotrasosteníalamanodeAlice. Cuandosusojosseacostumbraronalapoderosaluz,sintióunsúbitopavorporsu esposaehijas.Erantresnegros,vestidosconraídospantalonesychaquetas.Cada

unoportabaunfusil«AK47»,yloapuntabahacialafamilia.Nigelechóunamirada

rápidaasusespaldas.Habíavariosdesconocidos,nopudocontarlos.Josiahylosdos peonestemblabandemiedo. Nigel pensó brevemente en las armas que guardaba en su habitación, en el extremodelagalería,perorecordóqueyanoestabanallí.Alfinalizarlaguerra,el Gobiernonegrohabíaobligadoalosagricultoresblancosaentregarsusarmas. —¿Quiénesson,papaíto?—preguntóAliceconvoztemblorosa. Perosabíalarespuesta:habíavividolaguerra. —Sedvalientes,queridas—dijoNigel. YHelenseacurrucócontrasucuerposinsoltaraStephanie. Nigelsintióelcañóndeunfusilensuespalda.Letorcieronlosbrazosyleataron las manos a la espalda. El alambre galvanizado le lastimó la piel. Arrancaron a Stephanie de los brazos de su madre y la dejaron de pie en el suelo. Estaba semidormida,laspiernascasinolasosteníanypestañeababajolaluzsindejarde chuparseeldedo.AtaronlasmanosdeHelenconelalambre.Ellagimióalsentirel roce del alambre contra la piel, pero luego se mordió los labios. Dos de ellos empezaronamaniataralasniñas. —Sondosniñitas—dijoNigelensindebele—.Porfavor,nolasaten,noles hagandaño. —¡Cállate,chacalblanco!—replicóunodeellosenelmismoidioma,ycontinuó atandoaStephanie. Laniñaseechóallorar. —Meduele,papaíto.Mehacedaño.Dilequepare.

www.lectulandia.com-Página135

—Debesservaliente.Porfavor,nollores—dijoNigel. Eraunaestupidez,ylosabía,peronoseleocurríaotracosaquedecir. ElotrohombrefueaataraAlice. —Yonolloro,papaíto.Soyvaliente. —Muybien,hijita,asísehace. —¡Andando!—ordenóeldelalinterna,evidentementeellíderdelgrupo,yconel cañóndelfusilempujóalasniñashacialaescaleradelagaleríatrasera. Stephanietropezóysecayó.Conlasmanosatadasalaespaldaleeraimposible levantarseyseretorcióenelsuelo,impotente. —Hijosdeputa—susurróNigel—.Malditoshijosdeputa. Uno de ellos agarró a la niña del pelo y la levantó. Stephanie, llorando amargamente,fueasituarsejuntoasuhermana,contralapared. —Nollores,Stephanie—dijoAlice—.Estamosjugando. Pero su voz temblaba de pavor y sus ojos muy abiertos estaban llenos de lágrimas. PusieronaNigelyHelenjuntoalasniñas.Laluzdelalinternasepaseabadeun rostroaotro,cegándolosparaquenovieranloquesucedíaenelpatio. —¿Porquélohacen?—preguntóNigel—.Laguerrahaterminado,nohacemos dañoanadie. Nohuborespuesta,elhazdeluzseguíadesplazándosedeunrostroaotroyel únicosonidoeraelllantolastimerodeStephanie.Entoncesenmediodelaoscuridad sealzóunmurmullodemuchasvoces,vocesatemorizadasdehombresymujeresy niños. —Trajeronanuestragenteaverelespectáculo—susurróHelenenvozmuybaja, paraquelasniñasnolooyeran—.Esunaejecución,comoenlosviejostiemposdela guerra. Nigelnorespondió;sabíaquesuesposateníarazón. —Quieroquesepasquesiempreteheamado. —Siemprelosupe. Losmatabeledelaaldeavecinaalaestanciaformabanunamasacompactadetrás delaluzdelalinterna.Entoncessealzólavozdellíder,hablandoensindebele. —Éstossonloschacalesblancosquesealimentandelatierradelosmatabele.La basurablanca,aliadadelosasesinosmashona,comemierdasdeHarare,traidoresque entregaron a nuestro padre, Tungata Zebiwe, a los campos de la muerte de los mashona…—aullóellíder. —Os amo, pequeñas, os amo más que a nada en el mundo —susurró Nigel Goodwin. Nosolíahablarlescontantaternura,yfueporeso,noporelmiedo,queHelense echóallorar.Tratódecontenerlaslágrimas,perolesurcaronlasmejillashastael mentón. —¿Quéharemosconellos?—aullóellíder.

www.lectulandia.com-Página136

—¡Losmataremos!—gritóunodesussecuaces. Perolosmatabele,apiñadosenlaoscuridad,permanecieronensilencio. —¿Quéharemosconellos?—insistiólavoz. Ellídersaltódelagaleríaalsueloylogritóenlascarasdelostrabajadores,que permanecieronensilencio. —¿Quéharemosconellos? Yestavezlapreguntafueacompañadaporelgolpesordoqueproduceelcañón deunfusilcontrauncuerpo. —¡Matarlos!—fuelarespuestadevariasvocesvacilantes,aterradas,seguidasde nuevosgolpes. —¡Matarlos! Ahoraseuníannuevasvocesalcoro. —¡Matarlos!¡Matarlos!¡Matarlos! Doshombresarmadossalierondelaoscuridad.AferraronlosbrazosdeNigel,lo volvierondecaraalaparedyloobligaronaarrodillarse. Ellíderentrególalinternaaunodesussecuaces,sacólapistoladelcintoyse produjounfuertechasquidocuandoaccionólacorrederaparacolocarunproyectilen larecámara.ApoyóelcañóndelapistolaenlanucadeNigelydisparóunavez. Nigelcayódebruces.Sussesosseestrellaroncontraelmuroychorrearonhastael suelocomounagelatina,aunquesuspiernasseseguíansacudiendo. PusieronaHelendecaraalapared,arrodilladajuntoalcadáverdesuesposo. —¡Mamá!—chillóAlicecuandoelproyectilperforólafrentedesumadreyse hundieronloshuesosdelcráneo. AllíterminóelpatéticoalardedeAlice.Suspiernascedieron,cayóalsueloyse defecóencima. Ellíderseacercó.Aliceteníalafrenteapoyadaenelsuelo,susrizosrojizoscaían aunoyotroladodelcuello,dejandolanucaalavista.Ellíderextendiósubrazo derechoparaapoyarelcañónenlasuavepieldelanuca.Aldispararsubrazosealzó bruscamentedebidoalretrocesodelarma,yalaluzdelalinternasealzaronvolutas azulesdehumo. LapequeñaStephaniesedebatiócondesesperaciónyellíderdebiógolpearlaen lacabeza.Aúnseretorcíaypataleabacuandocayódebrucesenelcharcodela sangredesuhermana,sobreelsuelodelagalería.Ellíderapoyóunpieentrelos omóplatos para inmovilizarla. El proyectil salió por la sien, justo sobre la oreja derechadeStephanieyperforóelsuelodelagalería.Elagujero,nomásgrandeque undedal,sellenórápidamentedelasangredelaniña. Ellíderseinclinó,mojósudedoenlasangreyescribióenlaparedblancadela galería,conletrasgrandesytorpes,«VIVATUNGATAZEBIWE». Acontinuaciónsaltóalsueloyseperdióenlanoche,silenciosoyágilcomoun leopardo.Sushombreslosiguieronaltrote,enfilaindia.

www.lectulandia.com-Página137

—Les aseguro que los autotitulados disidentes serán aniquilados, total e implacablemente—dijoelPrimerMinistro. Sus ojos detrás de las gafas parecían acerados y ciegos, y su cabeza estaba rodeadadefantasmasdebidoalamalacalidaddelaproyeccióntelevisiva.Aunasí, sufuriaparecíadesbordareltelevisorparainvadirlasaladeKing’sLynn. —Nuncalohevistotanalterado—dijoCraig. —Yotampoco—comentóSally-Anne. —ElEjércitoylaPolicíatienenordendebuscaryaprehenderalosautoresde estehorrendocrimen.Losencontraremos,aellosyasussecuaces,ylesharemos sentirelrigordelairapopular.Notoleraremosaestosdisidentes. —Biendicho—asintióSally-Anne—.Porprimeravezsimpatizoconél. —Noesparaponerseasí,amormío—leadvirtióCraig—.EstamosenÁfrica,no enEstadosUnidosoInglaterra.Eltemperamentoesotro,lomismoqueelsignificado depalabrastalescomoaprehenderybuscar. —Tusolidaridadconlosmatabeleteimpidereconocerlo,Craig,perocreoque ahora… —Estábien,deacuerdo—dijo,alzandolamanoparaapaciguarla—.Mifamilia siemprehamantenidounarelaciónespecialconlosmatabele.Hemosconvividocon ellos,loshemosgolpeadoyexplotadoycombatidoymasacrado…yellosanosotros. Perotambiénloscuidamosyhonramosyconocemosytambién,losamamos.No conozcoalosmashona.Songentecalladayfría,astutaytramposa.Noconozcosu idiomaniconfíoenellos.Poresoprefierovivirentrelosmatabele. —¡Conque los matabele son unos santos… incapaces de cometer semejante crimen…! AhoraSally-Anneestabafuriosayalzabalavoz. —¡Nadadeeso,porDios!Sontancruelescomocualquierayunodelospueblos másbelicososdeÁfrica.Enlosviejostiempos,cuandoconquistabanaunatribu arrojaban a los niños al aire para que cayeran sobre las puntas de sus lanzas y quemabanvivasalasviejas.LacrueldadesotracosaenÁfrica.Sihasdeviviraquí, deberáscomprenderloyaceptarlo.Unavezdiscutídepolíticaconunexguerrillero matabele—añadióconunasonrisa—.Leexpliquéelconceptodelademocracia. Respondióqueenalgunospaísestalvezfuncionara,peroaquíno.Éseeselquiddel asunto,¿comprendes?Áfricatienesuspropiasnormasylasrespeta,yapuestoaque enlaspróximassemanasveráscosasquejamásveríasenPennsylvaniaoenDorset. CuandoMugabehabíadeaniquilar,noserefiereaarrestaryprocesardeacuerdoala leyyconpruebasconcretas.Enbocadeunafricano,aniquilarsignifica…¡aniquilar! Laconversacióntuvolugarunmiércoles.Elvierneseraeldíaenqueibana Bulawayoahacercomprasyvisitaralosamigos.CraigySally-Annesalierona primerahora.Losseguíauncamióndecincotoneladas,deflamanteadquisición.Los trabajadoresmatabeleaprovechabanelviajegratisalaciudad.Vestíansusmejores ropasycantabanconalegría.

www.lectulandia.com-Página138

Antesdeentrarenlaciudadsetoparonconlabarricada.Habíaunacaravanade cienmetrosylamayoríadelosvehículosgirabayregresabapordondehabíavenido. —¡Esperaaquí!—ledijoaSally-Anne. Bajódel«LandRover»ytrotóhastalabarricada. Noeraunasuntoimprovisado.Nidosdeametralladoraspesadas,rodeadasde sacos de arena, bordeaban el camino y otros de ametralladoras ligeras estaban emplazadosmásatrás,antelaposibilidaddequealgúnvehículointentarapasarla barricadaporunlado. Labarricadaensíestabaconstruidadebidonesmetálicosyplanchasdehierro con puntas para perforar neumáticos. Los guardias vestían la típica boina de la TerceraBrigada.Susuniformesdecombatelesdabanunaspectodegatosmonteses. —¿Quésucede,sargento?—preguntóCraig. —Élcaminoestácerrado,mambo—respondióelhombreamablemente—.Para pasarnecesitapermisomilitar. —Tengoqueiralaciudad. —Hoyno.—Elhombremoviólacabeza—.NoesbuenlugarBulawayohoy. Eneseprecisoinstantellegódelaciudadunruidodeametralladoras.Craigsintió unescalofrío.Conocíaeseruido;ledespertóhorriblesrecuerdosdelaépocadela guerra. —Debevolver,mambo—insistióelsargento—.Estoespeligroso. Bruscamente,Craigsupoquesólodeseaballevaralcamióncargadoconsugente deregresoaKing’sLynn. Volvióal«LandRover»,diomediavueltayapretóelaceleradorafondo. —¿Quépasa,Craig?—preguntóSally-Anne. —Creoqueempezaronlashostilidadesnuevamente. El camión de King’s Lynn esperaba alegremente en el camino. Las mujeres cantabanygolpeabanlasmanos,susvestidosdecoloreschillonesflotabanalviento. Craigsaltóalestribo.Shadrach,vestidoconelviejotrajegrisqueCraiglehabía regalado,ocupabaelsitiodehonorjuntoalchófer. —Volved—ordenóCraig—.Volvedacasa.Haymuchoalboroto.Quenadiesalga deallíhastaqueacabe. —¿Sonsoldadosmashona? —Sí,laTerceraBrigada. —Chacales,hijosdechacalescomemierdas—dijoShadrach,yescupióporla ventanilla.

—No es cierto que miles de personas hayan muerto a manos de las fuerzas de seguridaddelEstado.Esunainfamiaque… ElministrodeJusticiadeZimbabwe,consutrajeoscuroycamisablanca,parecía unprósperocorredordeBolsa.Sonreíabeatíficamenteenlapantalladeltelevisor,su

www.lectulandia.com-Página139

rostrocubiertoporunapátinadesudordebidoalosfocosdeiluminacióndelestudio deTelevisión. —Esposiblequehayanmuertounoodosciviles,atrapadosenelfuegocruzado delasfuerzasdeseguridadylosdisidentesmatabele,¡peromiles!—rió,jovial—.Si haymilesdemuertos,¿dóndeestánloscadáveres?Yonoloshevisto. —Yesoestodoloquedirá.—Craigapagóeltelevisorymirósureloj—.Soncasi lasocho,veamosquédicela«BBC». BajoelrégimendeSmith,consurígidacensura,todohombrecondosdedosde frenteseprocurabaunreceptordeondacorta.Seguíasiendoútil.Craigteníaun «YaesuMusen»ysintonizóelservicioafricanodela«BBC». «El Gobierno de Zimbabwe ha expulsado a los periodistas extranjeros de la regiónmatabele.Elrepresentantebritánico,enaudienciaconelPrimerMinistrode Zimbabwe,expresólaprofundapreocupacióndelGobiernodeSuMajestadantelos informesdematanzasperpetradasporlasfuerzasdeseguridad…». Luegosintonizósinesfuerzo«RadioSudáfrica»:«…Lallegadadecentenaresde refugiadosclandestinosporlafronteranorte,desdeZimbabwe,pertenecientesensu mayoríaalatribumatabele.Elvocerodeungrupodijohaberpresenciadomatanzas dealdeanosciviles.“Matanindiscriminadamente—dijo—.Mujeresyniñoseincluso gallinasycabras”.Otrorefugiadodijo:“Porfavor,nonoshaganvolverporquelos soldadosnosmatarán”». CraigrecorrióeldialysintonizólaestaciónnorteamericanadeSudáfrica. «ElseñorJoshuaNkomo,dirigentedelpartidoZAPU,lafracciónmatabelede Zimbabwe,huyódelpaísalEstadovecinodeBotswana.“Mataronamichófer—dijo a nuestro enviado—. Mugabe quiere matarme”. Con la detención de todos los miembrosdestacadosdelpartidoZIPRAy elexiliodelseñorNkomo,elpueblo matabelecarecededirigentesyportavoces.Porotraparte,elGobiernodelseñor RobertMugabehaimpuestounacensuratotalenelsectoroccidentaldelpaís.Han expulsado a los periodistas extranjeros y rechazado la petición de la Cruz Roja Internacionaldeenviarobservadores». —Suenatanconocido…—murmuróCraig—.Yasientonáuseas,comoenlos viejostiempos.

ElluneseraelcumpleañosdeSally-Anne.DespuésdeldesayunofueronaQueen’s

Lynnabuscarelregalo.CraiglohabíadejadoalcuidadodelaseñoraGroenewald,la

esposadelcapataz,paramantenerelsecreto.

—¡Craig,eshermoso!

—AhoratienesdosmotivosparaquedarteenKing’sLynn.

Sally-Annealzóelcachorroconambasmanosylebesóelhocicohúmedoyel

perritolelamiólamejilla.

—Esundogorhodesiano—dijoCraig—.Aunqueahorahabríaquedecirdogo

www.lectulandia.com-Página140

zimbabweano.

Lapieldelperritoerademasiadoholgada,losplieguessobrelafrenteledabanun

airetriste.Llevabaenellomolasrayastípicasdesuraza.

—¡Miraesaspatas!—exclamóSally-Anne—.Cuandocrezcaseráunmonstruo.

¿Quénombrelepondremos?

CraigdecretónolaborableeldíadelcumpleañosdeSally-Anne.Conelcachorro

yunacestadecomidabajaronaldiqueprincipaldetrásdelacasaysetendieronsobre

unamantabajolosárbolesalbordedelrío.Ellasugirióalgunosnombresparael

perro.CraiglepropusollamarloPerro,peroSally-Annelorechazó.

LospájarosrevoloteabanychillabandesdesusnidosyJosiahhabíapuestouna

botelladevinoenlacanasta.Elperritopersiguióalossaltamonteshastacaerrendido

sobrelamanta,juntoaSally-Anne.Bebieronelvinoehicieronelamorsobrela

manta.CuandoCraigempezóagemirdeplacer,Sally-Anneexclamómuyseria:

«¡Calla,quedespertarásalcachorro!».

Ibanderegresoalacasa,cuandoSally-Annerompióelsilencio:

—Entodoeldíanohemoshabladodelasituación.

—Sigamosasí;hasidoundíaperfecto.

—LollamaréBuster.

—¿Porqué?

—Asísellamabaelprimerperroquetuve.

SirvieronlacenadeBusterenelplatoconlainscripción«Perro»queCraighabía

compradoyleprepararonlacamaenuncajóndevinojuntoalachimenea.Cansados

yfelices,cenaronysefueronalacama.

ElruidodedisparosdespertóaCraigenmediodelanoche.Aúnlequedabanalgunos reflejos de la guerra y se arrojó al suelo antes de despertar del todo. Percibió instintivamente que eran breves ráfagas de fusiles automáticos. Debían de ser tiradoresprofesionales.Seencontrabancercadelaaldeaoeltaller.Tratódecalcular ladistancia. Yadespierto,secolocólaprótesisypensóenSally-Anne.Sedeslizóhastala cama, cuidándose de no pasar frente a la ventana y la arrastró al suelo. Estaba desnudaytodavíaatontadaporelsueño. —¿Quépasa? —Toma.—Craiglediolabata—.Ponteesto,peronotelevantes. MientrasSally-Anneseponíalabata,Craigtratódeordenarsuspensamientos. Enlacasanohabíamásarmasqueloscuchillosdecocinayunhachademanoque usabanparacortarleña.Nohabíaunabarricadadesacosdearenaniunperímetro defensivo de madera con reflectores ni un transmisor: ninguna de esas defensas elementalesqueentiemposanterioresteníantodaslashaciendas. Seoyóunanuevaráfagadedisparos,seguidadeundébilgritodemujerquese

www.lectulandia.com-Página141

cortóbruscamente. —¿Quépasa?¿Quiénesson?—preguntóSally-Anneentonofirmeycortante. Estabadespiertaynosentíamiedo,cosaqueCraigpercibióconorgullo—.¿Sonlos disidentes? —Nolosé,perononosquedaremosparaaveriguarlo—dijosombríamente. Eltechoeranuevo,depajaysumamenteinflamable.Nohabíaotraescapatoria quesaliryperderseenelmonte,peroparaesoteníanqueengañaralosatacantes. —Quédateaquí—ordenó—.Vísteteyprepárateparacorrer.Vuelvoenseguida. Craigabriólapuertadeldormitorioysalióalpasillo.Endiezsegundoscomprobó queloscablesdelteléfonohabíansidocortados:elauricularestabamuerto.Lodejó caerycorrióalacocina. Loúnicoqueseleocurríaerausarlaluz.Accionólallavedeencendidodel generadordiésel,quesepusoenmarchaconunzumbido.Laslucesseencendieron gradualmente.Fuealacajadefusiblesyapagótodaslaslucesdelacasaconel interruptorcentral,luegoencendiólasdelagaleríayeljardín.Asíeljardíntrasero quedósumidoenlaoscuridad,ypodríanescaparporallí.Teníanquedarseprisa porquelosatacantesdebíandeestarmuycerca. Salió de la cocina y se detuvo en la puerta de la sala para comprobar la iluminacióndeljardínylagalería.Lospradosaparecíanexuberantesbajolaluz artificial,losjacarandaesseinclinabansobreelcéspedcomoarcosdeunacatedral.El fuegohabíacesado,peroaúnseoíaeltristelamentodeunamujerllorandoasus muertosyCraigsintióunestremecimiento. Sabíaquelosatacantesyaestaríanapuntodesubirlacuesta,perocuandose volvióparareunirseconSally-Annepercibióunasombraenmovimientoenelborde delazonailuminada.Esforzólavistaparatratardeidentificarlo.Eranecesariosaber quiéneslosatacaban,aunacostadeperdervariossegundos. Unhombrecorríahacialacasa.Nocorría,setambaleabacomounborracho.Su cuerpobrillababajolaslucesdelagaleríacomosiestuvieraengrasadoosudoroso, peroerasangre. Yentoncesvio,horrorizado,queeraelviejoShadrach,ysinpensarlodosveces acudióensuayuda.Abriólosventanalesdeunapatada,corrióalagaleríayse escurriócontralapared.AlzóaShadrach,queestabaapuntodecaer,ydeunsalto volvióalagalería.Elviejoerasorprendentementeliviano. Unabalalohabíaheridoenelbrazo,justoporencimadelcodo.Elhuesoestaba rotoyelantebrazocolgabainerte.Habíarecibidootroimpactoenelhombro,quele sangrabaprofusamente. —Ya vienen —jadeó—. Debes escapar. Están matando a nuestra gente y te mataránatitambién. Consemejantesheridas,eraunmilagroqueelviejopudiesehablar,ymucho menos correr. Arrancó un jirón de su camisa con los dientes para hacerse un torniqueteyCraigleayudóaajustarlo.

www.lectulandia.com-Página142

—Debesescapar,amito. YantelasorpresadeCraigelviejoselevantódeunsaltoydesaparecióenla oscuridad,másalládelosreflectores. «Arriesgósuvidaparaavisarme».Craigmiróalhombrequecorría,luegose estremecióyvolvióalacasa,corriendoagazapado. Sally-Anneestabaagachadadondelahabíadejado.Alaluzquesefiltrabaporla ventana vio que se había atado el pelo y vestía camiseta, pantalones cortos y zapatillasdeportivas.Searrodillóasulado. —Muybien,vamos. —FaltaBuster—replicó—.¡Miperrito! —¡PorelamordeDios! —¡Novoyadejarlo!—insistió,conesamiradaobstinadaqueélhabíaaprendido aconocer. —Tesacarédeaquíaunquetengaquearrastrarte—susurró,furioso,ysealzó paraecharunarápidamiradaporlaventana. Bajolaspoderosaslucesqueiluminabanelpradoyeljardínviounassiluetasque subíanlacuestadesdeelvalle,hombresarmados,formadosdisciplinadamenteen posicióndeataque.Loscontempló,incrédulo,porunosinstantesysucuerpose relajó. —¡Gracias,Diosmío!—susurró. Pasadoelmomento detensiónsu cuerpoestabadébilytembloroso.Tomó a Sally-Anneentresusbrazosylaapretóconfuerzacontrasupecho. —Nohayproblemas—dijo—,todoestábien. —¿Quépasa? —Llegaronlasfuerzasdeseguridad.—Habíareconocidolasboinasconinsignia plateadadeloshombresquecruzabanelprado—.EslaTerceraBrigada,todoestá bien. Salieronalagaleríaarecibirasussalvadores.Sally-Annellevabaelperritoy Craiglerodeabaloshombrosconelbrazo. —Mealegromuchodeverlosaustedyasushombres,sargento—dijoCraigal suboficialqueencabezabalamarcha. —Entren,porfavor—replicóelsargentoconungestoimperiosoyamenazante desufusil. Eraunhombrealto,debrazoslargosyfuertes.Sutonoerafríoyneutroyla sensacióndealiviodeCraigsedesvaneció.Algoandabamal.Unpelotónrodeóla casa, mientras otros soldados, agrupados en parejas, avanzaban en la clásica formacióndecombateurbano,protegiéndosemutuamente.Entraronenlacasayla recorrieronrápidamente,rompiendopuertasyventanas.Eraunasalto,másqueun registro. —¿Qué pasa, sargento? —preguntó Craig con furia y esta vez el gesto del suboficialfuedecididamentehostil.

www.lectulandia.com-Página143

CraigySally-Anneretrocedieronhastaelcomedorysedetuvieronjuntoala

mesa,siempreencañonadosporelfusil.Craiglaabrazabacongestoprotector.

Dossoldadosentraronporlapuertaprincipalysepresentaronalsargento,quien

losescuchóyluegolesdiounaorden.Hablabanenshona.Lossoldadossecolocaron

deespaldasalapared,apuntandoconlosfusilesalaparejaenelcentrodelasala.

—¿Dóndeestáelinterruptordelaluz?—preguntóelsargento,ycuandoCraigse

lodijofueaencenderla.

Unaluzblancabañólasala.

—¿Quépasa,sargento?—repitióCraig,furiosoyalavezasustadoporSally-

Anne. Elsargentonorespondió.Fuealapuertayllamóaunodelossoldadosque ocupabanelprado.Elhombreseacercóalacarrera.Llevaba,amanerademochila, untransmisorportátilconantenaflexible.Elsargentosusurróunmensajeyvolvióa lasala. Deprontoelsargentoinclinólacabezacomosioyeraunruido.Craigtambiénlo oyó,unmotorquezumbabaaritmodiferentedelgeneradordiésel.Cuandoelruido sehizomásfuerte,identificóelmotordeun«LandRover». Unpardefarosiluminólasventanasyseoyóunchirridodefrenosycrujirde gravabajolosneumáticos.Luegoseparóelmotor,seoyeronalgunosportazosy pasosdevarioshombresquecruzabanlagalería. ElgeneralPeterFungaberaentróporlaspuertasdelasgalerías,seguidodesus oficiales.Llevabalaboinaechadasobreunojoyunpañuelodesedaalcuello.No llevabaotraarmaqueunapistolayelbastoncilloforradoencuero. Lo seguía el capitán Timon Nbebi, alto y de hombros estrechos, la mirada inescrutabledetrásdelasgafasdeacero.Llevabaunestuchedecueroenunamanoy unapistolaametralladoracolgadadelhombro. —¡Peter!—exclamóCraig,conalivioperonosinciertotemor.Laserenidaddel oficialresultabaamenazante—.Hanmatadoavariostrabajadores.Miinduna,allá fuera,estámalherido. —Elenemigohasufridomuchasbajas—asintióPeterFungabera. —¿Quéenemigo?—preguntóCraig,perplejo. —Losdisidentes—dijoPeter—.Losdisidentesmatabele. —¿Qué disidentes? ¿Shadrach es un disidente? Es una locura… es un viejo analfabeto,lapolíticaleimportaunbledo… —Nohayquedejarseengañarporlasapariencias. PeterFungaberaseparóunasilladelacabeceradelamesa,apoyóunpiesobre ellayelcodoenlarodilla.TimonNbebicolocóelestuchedecuerosobrelamesay luegosepusoenposicióndefirmesaespaldasdelgeneral,pistolaenmano. —¡Peter,porfavor,dimequéestápasandoaquí!—exclamóCraig,exasperadoy temeroso—.Atacaronlaaldea,mataronamistrabajadores,Diossabeacuántos… ¿porquénopersiguesalosatacantes?

www.lectulandia.com-Página144

—Nohabrámásbajas—dijoPeterFungabera—.Hemoslimpiadoesenidode víborastraidorasquecriabasenestapropiedadcolonial. —¿Dequédiablosestáshablando?¡Pareceunabroma! —¿Unabroma?—sonrióPeter.Seenderezó,pusoelpieenelsueloyseacercóa lapareja—.Vaya,uncachorrito—dijo,sindejardesonreír—.Quésimpático. TomóaBusterdebrazosdeSally-Annesinqueellapudieraimpedirloyvolvióa lacabeceradelamesa,acariciandoalanimalitoyrascándoledetrásdelasorejas.El cachorro, semidormido, gimió suavemente, y su hocico buscó instintivamente el calor. —¿Unabroma?—repitióPeter—.Voyademostrartequehabloenserio. Arrojóelcachorrosobrelasbaldosasy,sindarletiempoparareaccionar,lepuso elpieenelpechoyloaplastócontodosupeso.Elcachorroapenaspudoemitirun sonidoahogado. —Comoven,hablomuyenserio.—Yanosonreía—.Susvidasvalenlomismo queladeeseanimal. Sally-Annegimió,sevolvióyenterróelrostroenelpechodeCraig.Temblabay tratabadecontrolar lasnáuseas.Peter Fungaberaarrojóelpequeñocadáverala chimeneaysesentó. —Bastadehistrionismo,tenemospocotiempo—dijo. Abrióelestuchedecuero,sacóvariospapelesylosdesplegósobrelamesa. —Señor Craig Mellow, usted es un espía a sueldo de la infame CIAde los EstadosUnidos… —¿Quémierda…?—exclamóCraig,peroPeterpasóporaltoelexabruptoy prosiguió. —SucontactolocaleselagenteMorganOxford,delaEmbajadadelosEstados Unidos, y su superior es un tal Henry Pickering, quien se hace pasar por alto ejecutivodelBancoMundialdeNuevaYork.Éllosreclutóaustedyalaseñorita Jay… —¡Noescierto,coño! —Sushonorariossonsesentamildólaresanuales.Sumisiónconsisteencrearun centrosubversivoenlaregiónmatabele,financiadoporlaCIAbajolaformadeun créditootorgadoporunasubsidiariadelBancoMundialcontroladaporlaCIA,por untotaldecincomillonesdedólares. —PorDios,Peter,esabsurdo.Nopuedescreersemejantepatraña. —Cuandosedirijaamí,diga«señor»o«generalFungabera»,¿estáclaro? Fueraseprodujounalboroto.Varioscamionesligerossedetuvieronfrenteala puerta,aparecieronmássoldadosyseoyeronórdenesenshona.Craigvioatravésde losventanalesquelossoldadosdepositabanpesadoscajonesenelsuelodelagalería. Peter Fungabera levantó las cejas, mirando a Timon Nbebi, quien asintió en respuestaalapreguntatácita. —¡Perfectamente! —Peter Fungabera se volvió nuevamente hacia Craig—.

www.lectulandia.com-Página145

Prosigamos. Usted inició negociaciones con reconocidos traidores matabele, aprovechando su buen conocimiento del idioma y el carácter indomable de ese pueblo… —Lodesafíoaqueencuentreunosolo. PeterFungaberahizounaseñalaTimonNbebi,quiengritóunaorden. Unhombreentróenlasala,arrastradoentredossoldados.Ibadescalzo,vestíaun harapientopantalónpardoyestabatandemacradoquesucabezaparecíaunaenorme pelota.Sucráneoaparecíarapadoycubiertodecicatricesdegolpesrecientesylapiel sobrelascostillasestabasurcadademarcasdeazotes. —¿Conocesaestehombreblanco?—preguntóPeterFungaberaperentoriamente. ElhombremiróaCraigconojosvidriososyopacos,comocubiertosdepolvo. —Jamás lo había visto… —empezó a decir Craig, pero se interrumpió al reconocerlo. EraelcamaradaDólar,elmásjovenypeligrosodelosguerrillerosdeAguasdel Zambeze. —¿Quería decir algo, señor Mellow? —preguntó Peter Fungabera, sonriendo nuevamente. —QuierocomunicarmeconlaEmbajadabritánica—dijoCraig—,ylaseñorita JaydeseacomunicarseconlaEmbajadadelosEstadosUnidos. —Porsupuesto—asintióPeterFungabera—.Loharemosensudebidomomento; ahoraconcluyamoslatareaquetenemosentremanos.—Sevolvióhaciaelcamarada Dólar—:¿Conocesaestehombreblanco? —Nosdiodinero—asintióelcamaradaDólar. —Llévenselo—ordenóPeterFungaberaseñalandoalnegro—.Cuídenlo,ydenle algodecomer.Yahora,señorMellow,¿niegaustedhabermantenidocontactoconlos subversivos?—Sinaguardarrespuesta,prosiguió—:Ustedocultaunarsenalenesta propiedad. Las armas están destinadas a un golpe de Estado para derrocar al GobiernopopularelectoeinstaurarunadictaduratíteredeEstadosUnidos… —Notengoarmas. —Me estoy cansando de sus evasivas —suspiró Peter Fungabera, y miró al sargentoshona—:Llévelosfuera. Encabezólamarchaalporche,dondelossoldadoshabíanpuestoloscajones. —Ábranlos. Los soldados soltaron los cierres y levantaron las tapas. Craig reconoció las

armas.Eranfusilesautomáticosnorteamericanos«ArmaliteAR18»,calibre«5.56».

Seisencadacajón,flamantes,cubiertosdelagrasadefábrica.

—Nosonmíos,jamásloshevisto…—protestóCraig.

—Semeagotalapaciencia—dijoPeterFungaberaysedirigióaTimonNbebi—:

Quevengaelotrohombreblanco.

HansGroenewald,elcapatazdeCraig,fuearrastradodelacabinadeunodelos

camionesyconducidoalagalería.Teníalasmanosatadasalaespaldayestaba

www.lectulandia.com-Página146

aterrado.Surostrocurtidoparecíademacradoyencogido,lapielformabaplieguesy

teníaunenfermizocolorverdoso.Susojoslacrimososestabaninyectadosensangre,

comolosdeunborracho.

—¿Almacenóustedlasarmasenlosbarraconesdeestapropiedad?—preguntó

PeterFungaberayGroenewaldmurmuróalgoininteligible.

—¡Fiable,señor!

—Sí,señor,yolohice.

—¿Quiénlediolaorden?

GroenewaldalzósumiradalastimerayCraigsintióqueelhieloenvolvíasu

corazónybajabaasusentrañas.

—¿Quiénlediolaorden?—repitióPeterFungabera.

—ElseñorMellowmediolaorden,señor.

—Llévenselo.

Losguardiaslocondujeronhaciaelcamión,peroGroenewaldvolviólacarapara

miraraCraigybruscamentegritó:

—Discúlpeme,señorMellow.Tengoesposaehijos… Uno de los guardias le dio un culatazo en el estómago, justo debajo de las costillas.Groenewaldsedoblóendosyestuvoapuntodecaer,perolossoldadoslo sostuvieronyloarrojaronalinteriordelacabina.Elchóferpusoenmarchaelmotor yelcamiónbajólacuesta. PeterFungaberaloscondujodevueltaalcomedorysesentóalacabeceradela mesa.Seocupónuevamentedesuspapeles,sinprestarlamenoratenciónaCraigy Sally-Anne, quienes se vieron obligados a permanecer de pie, contra la pared, flanqueadospordossoldados.Elsilencioseprolongaba.Craigqueríadeciralgo, deshacerlamarañadementiras,verdadesamediasytergiversacionesquesetejíaa sualrededor. Sally-Annepermanecíaerguidaasulado,lasmanosaferradasaloshombrospara controlarsustemblores.Unapátinadesudorcubríasutez,quehabíaadquiridoun tinteenfermizo.Susojosseposabanconstantementeenelcadáverdelcachorro, arrojadoalachimeneacomounjugueteroto. Pasadounlargorato,PeterFungaberadejóaunladolospapeles,seechóhacia atrásensuasientoyempezóadargolpecitossobrelamesaconsubastoncillo. —Alahorca—dijo—.SuscrímenesylosdelaseñoritaJaymerecenlapena máxima. —Ellanotienenadaqueverconesto—dijoCraig,rodeándoleloshombroscon unbrazoprotector. —Lacaídabruscadelahorcaproduceunefectodelomásextrañoenlasvísceras delasmujeres—dijoPeterFungaberatranquilamente—.Almenos,esodicen. Craigtuvounavisiónqueleprovocóunaoleadadenáuseas.Labilislellegóala boca;latragóconesfuerzosinpoderhablar. —Afortunadamentesepuedeevitar.Dependedeustedes.

www.lectulandia.com-Página147

Peterjugabaconsubastoncillo.Craiglemirólasmanosfijamente.Lapieldela palmaylacarainternadelosdedoseradeunsuavecolorrosa. —Estoyconvencidodequeustedessonmerostíteresdesusamosimperialistas —añadiósonriente—.Voyadejarlosenlibertad. LosojosdeCraigySally-Anneseclavaronensucara. —Sí, hablo en serio, aunque no me crean. Siento gran estima por ambos. Ahorcarlosnomecausaríaningúnplacer.Además,seríaunalástimaprivaralmundo desemejantetalentoartístico.Perodeahoraenadelantenopodránvolveracausarnos problemas. Permanecieronensilencio.Sentíanundestellodeesperanzaperolasituación continuabasiendounjuegocrueldegatoyratón. —Fiaréuntratoconustedes.Siloconfiesanabsolutamentetodo,sinomitirnada, losharéescoltarhastalafrontera.Podránllevarsesuspapelesdeviajeytodoslos objetos de valor portátiles que deseen. Quedarán en libertad y no volverán a causarnosproblemasamíniamipueblo. Esperósonrientelarespuesta.Elgolpeteodelbastoncillosobrelamesa,suavey rítmico,molestabaaCraig,leimpedíapensarconclaridad.Todohabíatranscurrido conextraordinariarapidez.Alcambiarconstantementeelángulodeataque,Peter Fungaberalohabíatrastornadoporcompleto.Necesitabatiempopararecuperarel equilibrioypensarconclaridad. —¿Unaconfesión?—exclamó—.¿Quéclasedeconfesión?¿Unafarsaanteun tribunalpopular?¿Unahumillaciónpública? —Creoqueesonoseránecesario.Sóloquierounadeclaraciónporescrito,donde relatesuscrímenesyexpliquelosplanesdesusamos.Laconfesiónseráfirmadaen presenciadetestigosyluegoloescoltaremosalafronteraylodejaremosenlibertad. Unprocedimientolegal,sencilloy,simepermitedecirlo,totalmenteconformea normascivilizadasyhumanitarias. —Y usted redactará la confesión, claro —dijo Craig con amargura, y Peter Fungaberarió. —Muyperspicazdesuparte.—Tomóunodelosdocumentosdelmontón—. Aquílatiene.Sólofaltanlafechaysufirma. —¿Yaestabaescrita?—preguntóCraig,sorprendido. Nohuborespuesta.ElcapitánNbebiletendiólospapeles. —Tengalabondaddeleerla,señorMellow. Eran tres hojas mecanografiadas en papel legal. La mayor parte del texto, redactadoenlajergadelaextremaizquierdarevolucionaria,eraunadenunciadelas actividadesdelos«amosimperialistas».Peroenmediodelamarañasedestacaban lasacusacionesconcretas,comocerezasenunpastel. Craigleyóeltextoconlentitud.Sumenteatontadasenegabaafuncionarcon claridad,todoeracomounapesadilla,unaescenairrealcuyoprotagonistanoeraél… hastaquellegóaunafrasequelodespertó.Nopodíadejarderecordaresaspalabras,

www.lectulandia.com-Página148

grabadasafuegoenlomásíntimodesuser.

«ReconozcoquepormisaccioneshedemostradoserunenemigodelEstadoyel

pueblodeZimbabwe».

Esafrasefiguraba,palabraporpalabra,enotrodocumentoquehabíafirmadoy

bruscamentelocomprendiótodo.

—King’sLynn—susurró,alzandolavistaparamiraraPeterFungabera—.De

esosetrata.¡UstedquiereadueñarsedeKing’sLynn!

PeterFungaberalomiraba,sonrienteeimperturbable,sindetenerelgolpeteodel

bastoncillosobrelamesa.

—¡Ustedloplaneótododesdeelprincipio!Incluyóesacláusulaenlagarantíadel

préstamo…

LafuriaembargóaCraigyterminódedespertarlo.Arrojólaconfesiónalsuelo.

ElcapitánNbebilarecogióylasostuvoentresusmanos,incómodo.Temblandode

furia,Craigdiounpasohaciaelhombreapuestosentadofrenteaélyextendiólas

manoscrispadas.Elsargentoshonalecerróelpasoconelcañóndelfusil.

—Cerdohijodeputa—mascullóCraig,echandosaliva—.LlamealaPolicía,

requierolaproteccióndelaley.

—SeñorMellow—replicóPeterFungaberasinalterarse—,enlaregiónmatabele

yosoylaley.Leofrezcomiprotección.

—Larechazo.Meniegoafirmaresaporquería.Prefieroirmealinfierno.

—Esopuedearreglarse—dijoPeterFungaberayañadióentonopersuasivo—:

Señor Mellow, siga mi consejo, terminemos con esta comedia. No tiene opción. Firme,ynotendrámásproblemas. —No,nofirmaré.Mátemesiquiere. —Piénselo,essuúltimaoportunidad. —¡Jamás! PeterFungaberagiróensuasientoysedirigióalsargento. —Puedenhacerleloquequieranalamujer—dijo—.Primerousted,despuéslos soldados,unoporuno,hastaelúltimo.Aquí,sobreestamesa. —¡Malditohijodeputa!—chillóCraigytratódeprotegeraSally-Anne,perolos soldadoslocogieronpordetrásyloarrojaroncontralapared. Unodeellosleapoyólapuntadelabayonetaenlagarganta. ElotroaferrólamuñecadeSally-Anneyselaretorcióentrelosomóplatos.Ella sedebatíacondesesperación,peroelsoldadolaalzóhastaponerladepuntillas.Su caraestabadesfigurabadedolor. Imperturbable,sinelmenorgestonimuecaobscena,elsargentotomólacamiseta deSally-Anneporelcuelloyladesgarróhastalacintura. —Soncientocincuentasoldados—observóPeterFungabera—.Estaremosaquí unbuenrato. Elsargentometiólospulgaresbajolacinturadelasbragas,lasbajódeuntiróny lasdejócaerentresustobillos.Craigsearrojóhaciaadelanteperolapuntadela

www.lectulandia.com-Página149

bayonetaleperforólapieldelcuelloylasangremanchólacamisa.Sally-Annetrató decubrirseelvellotriangulardelpubisconsumanolibre,enungestopatéticoe inútil. —Todoslosblancos,hastalosmásliberales,comousted,reaccionanconhorror antelaideadequesusmujeresseanpenetradasporlacarnenegra—dijoPeter Fungaberaentonodivertido—.Seráinteresanteverhastaquépuntoustedloresistirá. ElsargentoyelsoldadoalzaronaSally-Anneylaecharondeespaldassobrela mesa. El sargento le quitó las bragas, pero no las zapatillas ni los jirones de la camiseta. Contodaeficiencialehicieroncolocarlasrodillascontraelpechoyleabrieron bienlosmuslos.Evidentemente,noeralaprimeravezquelohacían.Sally-Anne quedócompletamenteindefensa,consuspartesmásrecónditasexpuestasalavistade loshombrespresentes.Elsargentoempezóaquitarseelcinturónconsumanolibre. —¡Craig!—chillóSally-Anneyelcuerpodeélsetensócomosilehubierandado unlatigazo. —Firmaré—susurró—.Suéltenla,firmaréloquequiera. PeterFungaberadiounaordenenshonaylossoldadossoltaronaSally-Anne.El sargentolaayudóaponersedepieyconmuchaamabilidadleentrególasbragas.Ella selaspuso,temblandoysollozando. Y corrió hacia Craig, echándole los brazos al cuello. Su cuerpo temblaba convulsivamente.Craiglaabrazó,consolándolaconunmurmulloincoherente. —Firmedeunavezyacabemosconesto—dijoFungabera. Craigfuealamesa,sinsoltaraSally-Anne,yelcapitánNbebilealcanzóuna pluma.Pusosusinicialesenlasdosprimerashojasylafirmacompletaenlatercera. ElcapitánNbebiyPeterFungaberafirmaronencalidaddetestigos. —Quedaunúltimotrámite—dijoPeter—:elmédicomilitarlosexaminarápara certificarquenohansufridomalostratosniapremiosilegales. —PorDios,yaessuficiente. —Noproteste,amigomío. Eldoctoresperabaenunodeloscamiones.Eraunshonamenudoypulcro,de gestosrápidosyeficientes. —Examine a la mujer en la habitación. Compruebe sobre todo si ha sido penetradacontrasuvoluntad—ordenóPeterFungaberaysevolvióhaciaCraig—:

Mientrastanto,ustedvayaasucajafuerteyretiretodoslosdocumentosyvalores

quenecesiteparaelviaje.

DossoldadosacompañaronaCraigasuescritorio,enunextremodelagalería,y

aguardaronmientrasabríalacajafuerte.Sacósupasaporte,lacarteraconlastarjetas

decréditoylaplacadelBancoMundial,trestalonariosconchequesdeviajerode

«AmericanExpress»yeloriginaldelanovelainconclusa.Lometiótodoenuna

bolsade«BritishAirways»yvolvióalcomedor.

Sally-Anneyelmédicosalíandeldormitorio.Ellavestíaunablusa,unjerseyde

www.lectulandia.com-Página150

lanaazulytejanos.Llevabasubolsoconelequipofotográficoylacarpetaconlas fotos del libro. Su histeria había pasado, pero no dejaba de sollozar y no podía controlareltemblordesucuerpo. —Ahora usted —dijo Peter Fungabera, y Craig y el médico pasaron a la habitación. Cuandosalió,Sally-Anneocupabaelasientotraserodeun«LandRover»juntoal capitánNbebi,ydossoldadosarmadosesperabanenlacajadelvehículo.Elasiento juntoalconductorestabalibreparaCraig.PeterFungaberaloesperabaenlagalería. —Adiós,Craig—dijoyCraiglomirócontodoelodioquesentíaensucorazón —.¿Creíasrealmentequetepermitiríareconstruirelimperiodetufamilia?—añadió, sinrencorenlavoz—.Fiemosluchadoduramenteparadestruiresemundo. Cuandoel«LandRover»bajabalacuesta,Craigvolviólavistaatrás.Depieenla galeríailuminada,PeterFungaberaparecíaunconquistador,elamoyseñordeuna granpropiedad. El«LandRover»cruzólarampadelaentradadeganadoydejaronatráslos sueñosdeCraig.Losneumáticosestriadosiniciaronsuzumbidomonótonoalentrar enelcaminodeasfalto,peronadiehabló. ElcapitánNbebiabriólamaletadecueroquellevabasobresusrodillasysacó unabotelladeaguardiente.LepasólabotellaaCraig,quienlarechazócongesto brusco.ElcapitánNbebiinsistióyCraiglaaceptó,hosco.Ladestapó,bebióunlargo tragoyjadeópararecuperarelaliento.Laboladefuegobajóasuestómagoylellenó losojosdelágrimas,perorápidamenteseextendióportodosucuerpoylohizosentir mejor.BebióotrotragoylepasólabotellaaSally-Anne,quiennegóconlacabeza. —Bebe—ordenóCraigyellalaaceptódócilmente. Ya no lloraba, pero de vez en cuando se estremecía convulsivamente. El aguardientelequemólagarganta,peropudotragarloysetranquilizó. DevolviólabotellaaTimonNbebiymusitóun«muchasgracias»,yesegesto amabledeunamujeraquienacababandehumillarydegradaravergonzóatodos. LlegaronalaprimerabarricadaenlasafuerasdeBulawayoyCraigmirósureloj. Erancasilastresdelamadrugada.Nohabíavehículosdetenidosantelabarricada. Dossoldadosseacercaronal«LandRover»,TimonNbebiabriósuventanilla,mostró sucredencialydijoalgunaspalabras.Elsoldadolamiróalaluzdelalinternayla devolvió.Hizounsaludoylabarrerasealzóparadarlespaso. Bulawayoestabadesierta;laúnicaseñaldevidaeraalgunaqueotraventana iluminada.Unsemáforosepusoamarilloyluegorojoyelconductordetuvoel«Land Rover»aunquenohabíaotrovehículoniserhumanoalavista.Porencimadel ronroneodelmotor,seoyóuntableteolejanodeametralladora. Por el espejo retrovisor, Craig vio que el capitán Timon Nbebi se encogía levementeanteelsonidodelosdisparos.Siguieronsucaminoyatravesaronlos suburbioshaciaelsur.Cruzaronotrasdosbarrerasalsalirdelaciudadyluego entraronenlacarretera.

www.lectulandia.com-Página151

SiguieronhaciaelSurduranteelrestodelanoche.Losneumáticoszumbaban sobreelasfaltoyelvientogolpeabalacabina.Laluzdeltableroteñíalosrostrosde untonoverdoso.Devezencuandoeltransmisorcrujíayemitíapalabrasenshona,y enunaocasiónCraigreconociólavozdePeterFungabera.Debíadellamaraotra unidad,porqueTimonNbebinotomóelauricularysiguieronelviajeensilencio.El zumbidomonótonodelmotoryelcalorenelinteriordelvehículoadormecierona Craigysintióqueseatenuabanelmiedoylafuria. Se despertó sobresaltado al oír por primera vez la voz de Timon Nbebi. Amanecía,lascopasdelosárbolesseperfilabancontraelcielocolordelimón.El «LandRover»redujolavelocidadysaliódelacarreteraasfaltada,yunolormohoso penetróenlacabina. —¿Dóndeestamos?—preguntóCraig—.¿Porquésalimosdelacarretera? TimonNbebidiounaordenalconductor,quiendetuvoelvehículoalbordedel camino. —Bajen,porfavor—dijoTimonyCraigobedeció. Timonextendióunamano,aparentementeparaayudarleabajar,peroenlugarde esotomóelbrazodeCraigyantesdequeélpudierareaccionaralcontactodelmetal sobrelapiel,Timonlohabíaesposado.FueungestotanvelozyeficientequeCraig quedóestupefacto.Finalmentealzólasmanosesposadas. —¿Quésignificaesto,porDios? TimonNbebiesposóaSally-Anneconlamismarapidezyeficiencia,yluego habló con el conductor y los dos soldados. Aunque no podía entender la conversación,Craigreconocióelequivalenteenshonadelaspalabras«matar»y «ocultar».Unodelossoldadosparecióprotestar.Timonabriólaportezueladel«Land Rover» y tomó el micrófono del transmisor. Repitió una señal tres veces y lo comunicaronconPeterFungabera.Craigreconociólavozapesardeladistorsión.Se produjounbreveintercambiodepalabras,TimonNbebicortólacomunicaciónyel soldadodejódeprotestar.Evidentemente,elgeneralhabíaratificadolasórdenes. —Adelante—dijoTimoneninglés. ObligaronaCraigasubiralasientodelanteroaempellones.Elcambioeneltrato resultabaperturbador. El«LandRover»penetróeneldesiertodearbustosespinososylaluzdela mañanasehizomásintensa.Uncorodepájaroscantabaaplenopulmón.Unaliebre parda,atrapadaporlaluzdelosfaros,saltabadelantedelvehículo,suslargasorejas rosadas al viento. El cielo se engalanó con los increíbles colores del amanecer africano,yelconductorapagólosfaros. —Vanamatarnos,miamor,¿verdad? La voz de Sally-Anne era firme. Había superado el ataque de histeria y recuperadolacompostura.Hablabacomosiestuvieransolos. —Losiento—dijoCraig.Noseleocurríaotracosaquedecir—.Fueunalocura creerquePeterFungaberanospondríaenlibertad.

www.lectulandia.com-Página152

—Nohabíanadaquepudierashacer. —Nosenterraránenalgúnlugarapartadoyculparánalosdisidentesmatabelepor nuestra desaparición —dijo Craig, pero Timon Nbebi permaneció silencioso e impasible. El camino se bifurcó. Timon Nbebi indicó el camino de la izquierda, casi invisible.Elconductorredujolavelocidad.Recorrieronelcaminollenodebaches duranteveinteminutos.Yaeradedíayelsolasomabasobrelascopasdelosárboles. TimonNbebidiootraordenyelconductorsaliódelcaminoysemetióenlos pastizaleshastaperderdevistalatoscasendademonte.Anteunanuevaorden,el conductordetuvoelvehículoyparóelmotor. Elsilencioacentuabalasensacióndeaislamientoysoledad. —Nunca nos encontrarán —dijo Sally-Anne y Craig no halló palabras para reconfortarla. —Quédenseaquí—ordenóTimonNbebi. —¿Nosienteelmenorremordimiento?—preguntóSally-Anne,yNbebisevolvió paramirarla. Había tristeza en los ojos detrás de las gafas de acero, pero la boca estaba crispada. Sin responder, bajó del vehículo y dio varias órdenes en shona. Los soldadosdejaronsusarmasenlatraseradel«LandRover»yelconductorbajótres palasdetrincheradeltecho. TimonNbebiintrodujounbrazoporlaventanilladelconductorysacólasllaves delencendidodel«LandRover»,luegosealejóaciertadistanciadelvehículoy marcódosrectángulosenlatierraarenosa.Lostresshonasequitaronloscinturonesy chaquetasdecombateyempezaronacavarlastumbas.Latierrasedesprendíacon facilidad.TimonNbebilosmirabaimperturbable.Encendióuncigarrilloyelhumo grisascendiórectoenelairefrescodelamanecer. —Voyatratardetomarunfusil—susurróCraig. Lasarmasseencontrabanenlapartetraseradelacabina.Parallegarhastaallí tendríaquesuperarlosrespaldosdelosdosasientos,soltarlatrabaquelossostenía, cargarelarma,fijarelselectordetiro,apuntarporlaventanilla…,todoconlas manosesposadas. —Nopodrás—susurróSally-Anne. —Eslomásprobable—asintióconmiradadura—,pero,¿seteocurrealguna ideamejor?Cuandodigaya,tíratealsuelo. Craigsevolvióenelasiento,echandounamiradafurtivaalossoldadosque cavaban. —Escucha—dijoconemoción—,teamo.Nuncaaméanadiecomoteamoati. —Yotambiénteamo,mivida. —¡Valor! —¡Buenasuerte! Sally-AnneseagachóyCraigestabaapuntodeavanzar,cuandoTimonNbebise

www.lectulandia.com-Página153

volvióhaciael«LandRover».AlveraCraigagazapadoenelasientoyaSally-Anne

ocultabajolaventanilla,fruncióelentrecejoyvolviórápidamentealvehículo.Habló ensusurros,eninglés. —Nohagaeso,señorCraig.Todoscorremospeligro.Siquieresalvarsequédese dondeestáynohagamovimientosbruscos. Sacólasllavesdelencendidodesubolsilloyconlaotramanoaflojólapistolaen lacartuchera. —Mis hombres están desarmados y absortos en su trabajo. Subiré al «Land Rover». No me ataque. Corro peligro, igual que usted. Debe confiar en mí, ¿comprende? —Sí—asintióCraig. «¿Quéalternativamequeda?»,pensó. Timonabriólaportezueladel«LandRover»ysesentóalvolante.Miróalostres soldados,metidoshastalacinturaenlasfosasehizogirarlallaveenelencendido. Elmotorrugióconestrépitoperoseahogóylostressoldadosalzaronlavista, perplejos.Unodeellosgritóysaliódelafosa.Supechoestabacubiertodesudory polvo.Caminóhaciael«LandRover».TimonNbebipisóvariasveceselacelerador, sinsoltarlallavedelencendido.Suexpresióneradepavorydesesperación. —Estáahogandoelmotor—dijoCraig—.¡Sueltelallave! El soldado ahora corría hacia el coche, vociferando furiosamente. El motor jadeabayTimonNbebiaferrabaelvolante. —¡Cierrelapuerta!—gritóCraig,yTimonlohizoenelprecisoinstanteenqueel primersoldadosearrojabasobreella. Tiródelpicaporteexternocontodassusfuerzasyacontinuacióncorrióala

portezuelatraseraylaabrióantesdequeSally-Annepudieracerrarla.AgarróaSally-

Annedelantebrazoytratódearrastrarlafueradelvehículo. Desdeelasientodelantero,Craigalzósusmanosesposadasylasdescargósobre elcráneodelsoldado.Elbordemetálicodelasesposasabrióunaheridahastael huesoyelhombrecayó,conmediocuerpodentrodelvehículo. Craiglogolpeónuevamenteyloarrojófueradelvehículo.Losotrosdossoldados seencontrabanapocospasosdedistancia.Aullabancomolobosyagitabansuspalas. Enesemomentoelmotordel«LandRover»sepusoenmarchaconunrugido. Timon Nbebi accionó la palanca de cambio y el «Land Rover» arrancó violentamente.CraigcayóhaciaatrássobreSally-Annecuandotratabadecerrarla puertatraseradelvehículo. El«LandRover»saltabasobreelterrenoaccidentado,losdossoldadosnegros chillabanycorríandetrásylapuertaabiertaoscilabafueradecontrol.TimonNbebi aferróelvolanteypusosegunda.El«LandRover»tomómásvelocidad,saltando sobrelasrocasylasramascaídasysealejódesusperseguidores.Unodeellosarrojó lapalacondesesperación.Laherramientadestrozólaventanillatrasera. TimonNbebitomólahuellaquehabíanabiertoentrelospastizales.El«Land

www.lectulandia.com-Página154

Rover»corríaamayorvelocidadqueloshombres.Losdossoldadossedetuvieron, jadeantes,ysusgritosderabiasedesvanecieronenladistancia.Timonllegóal caminoyaceleró. —Extiendasusmanos—ordenóyabriólasesposasdeCraig—.Tomelallave; abralasdelaseñoritaJay. Sally-Annesefrotólasmuñecas. —Diosmío,creíquenoloconseguiríamos. —Lo logramos, afortunadamente —dijo Timon Nbebi, con la vista fija en el camino—.Tomeunodeesosfusiles,señorMellow,yalcáncemeotro. Sally-Annelesalcanzólasarmas.LaTerceraBrigadaeralaúnicaunidaddel Ejército regular que aún poseía los «AK 47», obsequio de los instructores norcoreanos. —¿Sabeusarlo,señorMellow? —EstuveenelEjércitorhodesiano. —Claro,meolvidaba. Craigcomprobóelestadodelcargadorehizopasarunproyectilalarecámara.El armaeranuevayestabaenbuenascondiciones.Elpesodelfusilentresusmanos modificó su estado de ánimo. Minutos antes se sentía indefenso ante los acontecimientosrecientes,confundido,vacilanteytemeroso.Ahoraestabaarmado. Podíadefenderse,protegerasumujer,modificarelcursodelosacontecimientosen lugardedejarsearrastrarporellos.Eraelinstintoatávicodelhombreprimitivo. ExtendióelbrazosobreelrespaldodelasientoytomólamanodeSally-Anne.La apretóporuninstanteyellaapretólasuyaconfuerza. —Ahorapodremosdefendernos—dijoyeltonodesuvozreanimóaSally-Anne, quiensonrióporprimeravezentodalanoche. Craigsoltólamano,buscólabotelladeaguardienteenlaguantera,bebióyluego selapasóaTimonNbebi. —Ahora,capitán,¿quiereexplicarnosquédiablospasa? LabebidaardióenlagargantadeTimonyalterósuvoz. —Teníaustedrazón,señorMellow,debíaejecutarlosaustedyalaseñoritaJayen el monte, por orden del general Fungabera. También tuvo razón al decir que la responsabilidaddesudesapariciónrecaeríasobrelosdisidentesmatabele. Antesderesponder,TimondevolviólabotellaaCraigymiróporencimadesu hombroaSally-Anne. —Lamentohabertenidoqueefectuarlospreparativosparalaejecuciónsinpoder advertirlesnada,perolossoldadoshablaninglés.Teníaqueparecerreal.Nomegustó hacerlossufrirmás,despuésdeloquehabíapasado. —CapitánNbebi,leperdonoyloadoroporloquehace,perodígame,porDios, porquélohace—dijoSally-Anne. —Voyacontarlesalgoquejamáshedichoanadie.Mimadreeramatabelepura. Muriócuandoyoeramuyjoven,perolarecuerdoyvenerosumemoria.—Suvista

www.lectulandia.com-Página155

seguíaclavadaenlacarretera—.Mipadremecrióentrelosshona,perosiemprehe sido consciente de mi sangre matabele. Es mi pueblo y no puedo soportar sus sufrimientos.ElgeneralFungaberalosabe.Dudoquesepalodemimadre,peroes conscientedequeyanopuedoserleútil.Hadadoseñalesdeello.Hevividomucho tiempojuntoalleopardocebadoyséleersuspensamientos.Despuésdeenterrarlosa ustedes seguramente me esperaría una tumba anónima… o los cachorros de Fungabera. CraigsesobresaltóaloírlamismaexpresiónquehabíausadoSarahNyoni,la maestraenlamisióndeTuti. —Conozcoesaexpresión,peronoséquésignifica. —Lashienas—explicóTimon—.Cuandounhombremuereoesejecutadoenlos centrosderehabilitación,arrojansucadáveralashienas,quelodevorantodo,no dejanniunhueso. —¡Dios mío! —dijo Sally-Anne con voz temblorosa—. Estuvimos en Tuti, oíamoselcorodelasfieras,peronosabíamos…¿Cuántoshandesaparecidoasí? —Noloséconexactitud…Miles. —Esincreíble. —ElodioquesienteelgeneralFungaberaporlosmatabeleesunalocura,una obsesión. Quiere exterminarlos. Empezó por los líderes a los que hizo acusar falsamentedetraición.TungataZebiwe,porejemplo. —¡No,no!—sollozóSally-Anne—.Nopuedeser…¿Zebiweerainocente? —Losiento,señoritaJay—asintióTimonNbebi—.AtraparaZebiwenoeracosa fácil.Fungaberasabíaquesiloarrestabaporsusactividadespolíticasprovocaríauna rebelióndelatribumatabele.UstedyelseñorMellowledieronlaoportunidadque buscaba,deacusarlodeuncrimennopolítico.Uncrimenprovocadoporelansiade riquezas. —Sé que es una pregunta estúpida —dijo Sally-Anne—, pero si Zebiwe no encabezabalaoperacióndecaza,entonces¿quién?¿Existeesaoperación? —ExisteylaencabezaelgeneralFungabera. —¿Estáseguro?—preguntóCraig,incrédulo. —Yomismosupervisémásdeunaoperacióndecontrabando. —¿YlodeaquellanocheenelcaminodeKaroi? —Muysencillo.ElgeneralsabíaquetardeotempranoZebiweiríaalamisiónde Tuti.LasecretariadeZebiwenosmanteníainformados.Cargamosuncamióncon piezasdecontrabando,sobornamosaunreclusomatabeleparaquelocondujeray esperaraaZebiweenelcaminoaTuti.LareacciónviolentadeTungataZebiwenos tomóporsorpresa,peroresultóútil. Timonconducíael«LandRover»alamayorvelocidadposible.Encogidosensus asientos, Sally-Anne y Craig estaban abatidos por la fatiga y la desazón. La excitaciónsuscitadaporlafugasedesvanecíarápidamente. —¿Fiadadóndevamos?—preguntóCraig.

www.lectulandia.com-Página156

—HacialafronteradeBotswana. Botswanaeraelobligadolugardepasoparalosrefugiadospolíticosdelospaíses vecinos. —Por el camino tendrán oportunidad de ver lo que les están haciendo a los matabele.Nohaytestigos.ElgeneralFungaberahacerradotodoslosaccesosala regiónmatabele.Nosepermitelaentradadeperiodistasnisacerdotesnimiembrosde laCruzRoja… Redujolamarchaaltomaruntramodondelosososhormigueroshabíancavado enbuscadetermitasyluegoaceleró. —ElsalvoconductoquemedioelgeneralFungaberanosserviráparaavanzarun pocomás,peronoparallegaralafrontera.Tendremosquellegarhastaelcrucepor caminoslaterales.CuandoelgeneralFungaberaseenteredemideserción,enviaráa laTerceraBrigadaacazarnos.Poresodebemosrecorrerlamayordistanciaposible. Alllegaralcruceprincipal,Timonsedetuvo,peronoparóelmotor.Sacóun mapaengranescaladelestuchedecueroyloestudióatentamente. —Nosencontramosalsurdelasvíasdelferrocarril,enelcaminoalamisiónde Empandeni.Silogramospasarlaantesdequesuenelaalarma,nosdirigiremosala fronteraentreMadabayMatsumi.LaPolicíadeBotswanapatrullaconstantementela frontera. —Bueno,vamosdeunavez—dijoCraig. Sesentíairritadoynerviosoyelpesodelarmasobresuspiernasempezabaa fastidiarlo.Timonplegóelmapayreanudólamarcha. —Megustaríahacerlealgunaspreguntasmás—dijoSally-Anne,pasadosunos minutos. —Responderé,sipuedo—asintióTimon. —¿Quién ordenó esas matanzas perpetradas en la región matabele, como el asesinatodelosGoodwinyotrosanteriores?¿TungataZebiweesresponsablede semejantesatrocidades? —No,señoritaJay,deningunamanera.Zebiwehatratadodecontrolaralos asesinos.CreoqueéseeraelmotivodesuviajealamisióndeTuti:queríareunirse conlosextremistasmatabeleparanegociar. —¿Yesaleyendaescritaconsangreenelmuro:«VivaTungataZebiwe»? TimonNbebicalló.Surostrosecrispóvisiblemente. —Voyacontarlealgo,señoritaJay,perolepidoqueantesdejuzgarmetratede comprendermisituación.ElgeneralFungaberaesunhombremuyelocuente.Me ganó con promesas de oro y gloria. Cuando comprendí la verdad, ya había ido demasiadolejosynopodíavolvermeatrás.Acadadelitolesucedíaotrotodavíapeor. —Hizounapausaparatomaralientoyprosiguió—:SeñoritaJay,fuiyoquienreclutó alosasesinosdelafamiliaGoodwinentrelosinternadosdelcentroderehabilitación. Yolesdisusinstrucciones,inclusolesdijequédebíanescribirenelmuro.Lesdi armasysuministréuncamióndelaTerceraBrigadaparallevarloshastalazona.

www.lectulandia.com-Página157

Sehizounpesadosilencio.FueTimonNbebiquienlorompió,comosiquisiera tranquilizarsuconciencia. —Eranmatabele,veteranosendurecidosporlaguerra,capacesdetodocontalde recuperarlalibertadydisponerdearmas.Novacilaron. —¿Fungaberadiolaorden?—preguntóCraig. —Claroquesí.Leservíadepretextoparainiciarelexterminiodelosmatabele. ¿Comprendenahoraporquémevoyconustedes?Yanopodíaseguirenesto. —¿Quémedicedelosotroscrímenes,comoelasesinatodelsenadorSavageysu familia?—preguntóSally-Anne. —AhínofuenecesarialaordendelgeneralFungabera.Elmonteestállenode locosdelaguerra.Ocultanlasarmas,vivenenlasciudades,algunosinclusotrabajan honradamente.Perolosfinesdesemanaolosdíasfestivos,vuelvenalmonte,buscan susarmasysalenamatar.Nosondisidentespolíticossinoladronesarmados,ylas familias blancas son las víctimas más fáciles. No pueden defenderse porque el GobiernodeMugabeleshaquitadolasarmas. —Y todo eso sirve a los planes de Fungabera. Convierte a los ladrones en disidentespolíticosylosasaltosamanoarmadasonelpretextoparaproseguirconel genocidioymostraralmundoquelosmatabelesonunatribusalvajeeirreductible— afirmóCraig. —Exactamente,señorMellow. —YasesinóaTungataZebiwe.Deesonocabeduda—añadióCraig,abatidopor elremordimientoyelrecuerdodesuantiguocamarada. —Nolocreo,señorMellow—dijoTimon,meneandolacabeza—.Zebiweno estámuerto.CreoqueelgeneralFungaberalonecesitaconvida.Susplanesasílo requieren. —¿Ycuálessonsusplanes? —Noloséconcerteza,perocreoquetienetratoconlosrusos. —¿Losrusos?—exclamóCraig,incrédulo. —Sehareunidoensecretoconundesconocido,unextranjero.Creoqueesun oficialsuperiordelainteligenciasoviética. —¿Estáseguro,Timon? —Presenciéelencuentroencalidaddeasistente. Craigmeditóduranteunosinstantes,luegovolvióaltemaanterior. —Bueno,bastaderusosporelmomento.¿DóndeestáTungataZebiwe?¿Sabe dóndelotienen? —Nolosé.Losiento,señorMellow. —Siestávivo,queDiosseapiadedeél—susurróCraig. ImaginabalossufrimientosdeTungata.Decidiópasaraotrotema. —El general Fungabera se apropió de mis tierras para quedárselas, no para entregarlasalEstado.¿Noesverdad? —Elgeneraldeseabaesastierras.Hablabadeelloconfrecuencia.

www.lectulandia.com-Página158

—¿Cómolohará?Quierodecir,¿cómoharáparamontarunafachadalegal? —Es muy sencillo —explicó Timon Nbebi—. Usted es enemigo confeso del Estado.Haperdidotododerechosobresuspropiedades,lascualesseránconfiscadas porelEstado.ElBancoAgrariodesconocerásusobligacionescomogarantedesu préstamo,basándoseenlacláusulaqueustedfirmó.Elcustodiodelaspropiedades confiscadas al enemigo pondrá en venta las acciones de Rholands Company y aceptarálaofertadelgeneralFungabera…Olvidabadecirlequeesecustodioesel cuñadodelgeneral.Elprecioserámuyventajoso. —Nolodudo—dijoCraigconamargura. —Noentiendotantaambición—dijoSally-Anne—.Yaesmultimillonario.¿No tienesuficiente? —Paraalgunoshombresnoexisteesapalabra,señoritaJay. —¿Yesperasalirseconlasuya? —¿Quiénpodráimpedírselo,señoritaJay?—Sally-Annenoreplicó,yTimon prosiguió—:Áfricavuelvealostiemposanterioresalacolonizaciónblanca.Aquí,el único criterio de gobierno es la fuerza. Los africanos sólo confiamos en ella. Fungabera es fuerte, como Tungata Zebiwe lo fue. —Timon miró su reloj—. Comamos.Nosesperaundíamuylargo. Saliódelcaminoyocultóel«LandRover»detrásdeunosarbustos.Sesubióal techoylotapóconramasparaevitarquefueravistodesdeelaire.Sacóunpaquete deracionesdeemergenciayaguadeuncajónbajoelasientodelantero. Craig llenó una cantimplora metálica con arena empapada en gasolina del depósito de reserva, para hacer fuego sin humo donde calentar agua para el té. Comieronlacarnefríaysosacasisinhablar. El transmisor crujió, Timon subió el volumen, escuchó y sacudió la cabeza. LuegosesentóencuclillasjuntoaCraig. —Nosereferíaanosotros. —¿Cuántofaltaparallegaralafrontera?—preguntóCraigconlabocallenade carnefría. —Unpocomásdesesentakilómetros. Nuevamentehubouncrujidoeneltransmisor,Timonselevantódeunsaltoy escuchóconatención. —HayunaunidaddelaTerceraBrigadaapocoskilómetrosdeaquí,enlamisión deEmpandeni.Participaronenunaoperacióncontralosdisidentes,queacabade concluir.Sehanpuestoenmarcha,talvezhaciaaquí.Debemostenercuidado. —Voy a comprobar nuestro camuflaje —dijo Craig—. Sally-Anne, apaga el fuego.Cúbrame,capitán. Tomó el «AK 47» y corrió al camino. Estudió cuidadosamente la cortina de arbustosqueocultabaal«LandRover».Barriósushuellasylasdelvehículoconuna ramayenderezólahierbapisoteadaporel«LandRover»alsalirdelcamino.Noera uncamuflajeperfecto,perolosocultaríadelamiradadesprevenidadeunvehículoen

www.lectulandia.com-Página159

marcha.ElaireinmóvilvibróyCraigaguzóeloído:seacercabancamiones.Volvió al«LandRover»ysesentójuntoaTimon. —Guardeelfusilenelarmero—dijoTimon,yalverqueCraigvacilaba,añadió —:Hagaloqueledigo,señorMellow.Sinosven,nohabráresistenciaposible. Tendréquenegociar,peronopodréhacerlosiustedestáarmado. Con renuencia, Craig entregó el arma a Sally-Anne. Se sentía desnudo y vulnerable.Crispólospuños.Elruidodemotoresyvocesdehombresquecantaban creció.Apesardelatensión,Craigsintióqueseleerizabanlospelosantelaextraña bellezadelasvocesafricanascantandoacoro. —LaTerceraBrigada—dijoTimon—.EslaCancióndelosvientoslluviosos,la marchadelregimiento. Norespondieron.Timontarareólamelodíayempezóacantarenvozbaja.Suvoz erapuraybella. Elpolvolevantadoporloscamionesseelevabasobrelosarbustosylasvoces parecíanmuycercanas.LaluzdelsolsereflejóenunobjetometálicoyCraigvio pasaralconvoyentrelasramasdelosarbustos.Erantrescamionescargadosde soldadosenuniformedecombate,lasarmaslistasparadisparar.Enlacabinadel tercercamiónibaunoficial,elúnicoquevestíalaboinaconplacametálica.Miró directamenteendirecciónaellos,sumiradaparecíaatravesarlaenramada.Craigse encogióenelasiento. Entonceselconvoypasó,elpolvoseasentóenelcaminoyelruidodevocesy motoresseperdióenladistancia. TimonNbebisoltóunprofundosuspiro.Hizogirarlallavedelencendidopero esperóaqueelsilenciofueraabsoluto.Pusoel«LandRover»enmarcha,saliódelos arbustosyvolvióalcamino. Tomó la dirección opuesta al convoy. El «Land Rover» saltó sobre la tierra arenosa.Veinteminutosmástarde,Timonseasomóbruscamenteporlaventanilla paraecharunamiradaalhorizonte. —Humo—dijo—.EstamoscercadeEmpandeni.Preparesucámara,señoritaJay. CreoquepodráregistrarlaefectividaddelaTerceraBrigada. Llegaronalosmaizalesquerodeabanalaaldeadelamisión.Lostallosestaban secosylasmazorcasdemaízenvueltasensusvainasdoradas,colgabanpesadamente, listasparalacosecha.Habíansorprendidoalasmujerestrabajandoenlosmaizales. Unadeellasyacíajuntoalcamino.Lehabíandisparadoporlaespaldacuandohuía, elproyectilhabíasalidoporentrelospechos.Habíanatravesadovariasvecesconuna bayonetaalniñoquellevabaensuespalda.Alpasarelvehículo,lasmoscasse levantaronenunanubeazul. Nadiehabló.Sally-Annesacóla«Nikon»delabolsa.Estabapálida. Otras mujeres yacían entre los maizales, como fardos de telas de colores chillones, manchados de sangre. Era una aldea de aproximadamente cincuenta chozas.Todasardían,lasllamasseelevabandelostechosdepajahaciaelcielo.

www.lectulandia.com-Página160

Habíanarrojadoloscadáveresalfuego,sinmolestarseencubrirloscharcosdesangre que ya se coagulaban en el suelo, ni barrer los surcos abiertos por los cuerpos llevados a rastras. El fuerte hedor de la carne chamuscada les produjo intensas náuseas.Craigsetapólabocaylanarizconlamano. —¿Ésossonlosdisidentes?—susurróSally-Anne. Suslabiostemblaban.Elmotordesu«Nikon»zumbabamientrasellatomaba fotosporlaventanillaabierta. Nisiquierahabíanperdonadoalasavesdecorral. —¡Pare!—ordenódeprontoSally-Anne. —Esdemasiadopeligroso—replicóTimon. —¡Ledigoquepare!—gritóSally-Anne,ysebajódelvehículoenmarcha. Dejó la portezuela abierta y fue a pasearse entre las chozas. Trabajaba con rapidez,condedoságilescambiabalosrollosdepelícula,mientrassuslabiospálidos temblabanysusojosdetrásdellenteestabandilatadosporelhorror. —Debemosseguiradelante—dijoTimon. —Espere. Sally-Anneprosiguióconsutarea;eraunaauténticaprofesional.Desapareció detrásdeunachoza.LabrisacambiódedirecciónllevandohaciaCraigelhedor nauseabundodelacarnechamuscadayelcalorintensodelasllamaradas. AnteungritodeSally-Anne,loshombressaltarondel«LandRover»ycorrieron hacia ella, con los fusiles listos para disparar y bien separados para cubrirse mutuamente.Craigrecuperabarápidamentelosinstintosadquiridosdurantelaguerra. Sally-Annehabíadejadocaerlacámara.Unajovennegrayacíaasuspies.Dela cinturaparaarribaeraunajovensanayhermosa,perodelombligoparaabajoerauna monstruosidadrosada,despellejada.Habíalogradosalirarrastrándosedelachoza incendiada.Allídondelaquemaduranoeraprofunda,lapiel,lampiñayrosada, exudabaunlíquidodensoyamarillento.Enotrasparteselfuegohabíapenetrado hastaelhueso.Lapieldelvientrehabíadesaparecidoysusvíscerascolgabanfuerade lacavidadabdominal.Sinembargo,aúnnohabíamuerto.Susdedosabríansurcosen el polvo con un movimiento repetitivo y mecánico. Su boca se abría y cerraba convulsivamente,sinelmenorsonido,ysusojosdejabantraslucirsussufrimientos. —SeñoritaJay,vuelvaal«LandRover»,porfavor—dijoTimonNbebi—.No puedehacernadaporella. Sally-Annenopodíaapartarlavistanimoverse.Craiglerodeóloshombroscon elbrazoylacondujoal«LandRover».Antesdebordearlachozaechólavistaatrás. TimonNbebisehabíaacercadoalamujermutiladaconelrostrocrispadodedolor. Elruidodeldisparolesllegócomoelchasquidodeunlátigo,apesardelcrujirde lasllamas.Sally-Annetropezóyrecuperóelequilibrio.Cuandollegaronal«Land Rover»,seapoyócontralacabinayempezóavomitarenelpolvo.Luegoselimpióla bocaconeldorsodelamano. Craigsacólabotelladeaguardiente.Aúnquedabaalgodelíquidoblanco.Sela

www.lectulandia.com-Página161

tendióaSally-Annequebebiódirectamentedeellacomosifueseaguayledevolvió labotellavacía.Éllaarrojóconfuriaalachozaincendiada. TimonNbebiapareciópordetrásdelachoza.Sesentóalvolantesindecirpalabra y Craig ayudó a Sally-Anne a subir al asiento trasero. Atravesaron la aldea lentamente.Alpasardelantedelapequeñaiglesiadeladrillosrojos,eltechose hundióylacruzdemaderadelatorrefuetragadaporlasllamas,laschispasyel humoazulado.Lasllamaserancasiincolorasalafieraluzdelsol.

TimonNbebiusabasuradioalamaneradeunnavegantequebuscaelcanalentrelos bancosdearenamedianteelsonar. Las barricadas y unidades emboscadas de la Tercera Brigada transmitían sus posicionesalcuartelregionalensusinformesderutina,yTimonNbebilassituabaen sumapa. En dos ocasiones debieron tomar caminos laterales y sendas del monte para esquivarlasbarricadas.Atravesaronvariasaldeas,pequeñospuestosganaderosdonde habíanvividodosotresfamiliasmatabele.LaTerceraBrigadadejósusello:los cuervosybuitrespicoteabanloscadáveresquemadosenlaschozas. Avanzabanporlassendas,tratandodemantenerrumbooeste.Encadaelevación delterrenoTimondeteníael«LandRover»detrásdelosárbolesyCraigsubíaal techo del vehículo a echar un vistazo. En todas direcciones se alzaban densas columnasdehumohaciaelcielo.AmedidaqueseacercabanaldesiertodeKalahari cambiabalaconfiguracióndelterreno.Desaparecieronlaselevacionesyquebradas. Entraronenunallanuragrisymonótona,calcinadaporelsolimplacable.Losárboles eranescasosymuypequeños,susramasestabanretorcidasporelsol.Eraunatierra quesólopodíasatisfacerlasmásrudimentariasnecesidadeshumanas.Penetraronen ella,siempreconelmismorumbo. Elsolpasóeiniciósudescensoporelhorizonte;ynohabíancubiertomásde cuarentaycincokilómetrosdesdeelamanecer.Craigcalculóqueaúnfaltabantreinta parallegaralafrontera,perolostresestabanagotadosporlaincesantetensiónyel calorenlacabinademetaldesnudo. SedetuvieronamediatardeyCraigpreparóelté.Sally-Annedesapareciódetrás deunosarbustos.TimonNbebiconectólaradio. —Yanoquedanaldeashastalafrontera—dijoelcapitán,mientrassintonizaba—. Creoquehemosescapado,perojamásheestadoporaquí.Noconozcoelterreno.

—YoestuveaquíconTungata,enel72,cuandotrabajábamosenelDepartamento

deFauna.Veníamossiguiendounamanadadeleones,ladronesdeganado.Cruzamos

lafronterayavanzamoscasicientocincuentakilómetros.Elterrenoesmuymalo,no

hayagua;sólograndessalinasy…

Timonlehabíaimpuestosilencioconungestoyahoraescuchabalatransmisión

delaradio.Unavozautoritariatapabalasdemás.Evidentemente,exigíaprioridady

www.lectulandia.com-Página162

quecesarantodaslastransmisionesparaemitiruninformeurgente.TimonNbebise irguióylanzóunasuaveexclamación. —¿Quépasa?—preguntóCraigsinocultarsutemor,peroTimonlevantólamano paraexigirsilenciomientrasescuchabaunaprolongadatransmisiónenshona. Cuandolaradioenmudeció,levantólavista. —Los tres hombres que dejamos esta mañana fueron encontrados por una patrulla.Hahabidounaalertaparatodaslasunidades.Nuestracapturatienemáxima prioridad, por orden del general Fungabera. Han enviado dos aviones de reconocimiento a la zona. Llegarán muy pronto. El general ha calculado nuestra posicióncongranexactitud.Lasunidadesalestedenosotrostienenordendedirigirse haciaaquíinmediatamente.Adivinóquenosdirigiríamoshacialafronteraporlavía deltren.Dospelotonessedirigenamarchasforzadashaciaelpuestofronterizopara cerrarnoselpaso. Sequitólasgafasylimpióloscristalesconsucamisa.Sinellaseramiopecomo unbúhoalaluzdelsol. —ElgeneralFungaberahatransmitidounaseñalencódigoatodaslasunidades:

«Leopardo».—Nuevamentehizounapausayañadió,comoexcusándose—:Significa ordendemataraprimeravista.Metemoqueestamosendificultades. Craigtomóelmapaylodesplegósobreelcapó.Sally-Anneseasomóporencima desuhombro. —Estamosaquí—dijo,yTimonasintió—.Ésteeselúnicocamino,endirección Noroeste—murmuró—.Lapatrullaquevaalpuestofronterizovendrádesdealláa nuestroencuentro,mientraslosotrosgruposestándetrásdenosotros. —Estaveznopasarándelargo—dijoTimon—.Estaránalerta. LaradiochispeónuevamenteyTimonescuchóconatención.Suexpresiónse volvióaúnmáslúgubre. —Launidadquevienepordetrásdenosotrosencontrólahuelladenuestro«Land Rover».Noestálejosyavanzarápidamente.Estáencontactoconlapatrullaque vieneendirecciónopuesta.Estamosencerrados.Noséquéhacer,señorMellow.Nos encontraránenpocosminutos. EchóunamiradasuplicanteaCraig,quienasumióelmandocontodanaturalidad. —Muybien,iremoshacialafronteraacampotraviesa. —Usteddijoqueelterrenoesmalo… —Pongaladobletracciónyvámonosdeaquí—dijoCraigperentoriamente—. Mesentaréeneltechoparaguiarlo.Sally-Anne,siéntatejuntoaél.

Craigsesentóeneltecho,conel«AK47»listoparadisparar,tomólabrújulade

manodelestuchedeTimonyseorientó.

—Aladerecha,girealaderecha…,asíestábien.Sigaeserumbo.

Craigfijóelrumbosiguiendoelbordebrillantedeunsalientequesehallabaaun

pardekilómetrosdedistancia.Elterrenoerafirmeypermitíaavanzaravelocidad

razonable.El«LandRover»tomóvelocidadyavanzósincuidarsedelosarbustos

www.lectulandia.com-Página163

espinosos.Sólosedesvióantealgunoqueotroarbustomásgrandeoárbolenano.

Despuésdecadaviraje,Craigcorregíaelrumbo.

Avanzabanatreintaycincokilómetrosporhorayelhorizonteestabadespejado.

Craigestabasegurodequelospesadoscamionesdesusperseguidoresnopodrían

alcanzarlos.Faltabapocoparaelanocheceryenmediahorallegaríanalafrontera.Se

sentíamejor,conlamoralfortalecida.

—¡Aversinosalcanzáis,hijosdeputa!—gritóalenemigoinvisibleyrióal

viento.

Enotrostiemposesasensacióndevértigofrentealpeligrohabíasidocomouna

drogaestimulante,yevidentementenohabíaperdidoelhábito.

Entoncesviolanubecilladepolvoquesedesplazabaenlínearectaporelcamino

queacababandeabandonar.Seinclinóparagritarporlaventanilladelconductor:

—¡Patrullaalavista!Aunossietekilómetros.

Elpolvolocegó.Tardabavariosminutosenasentarse,formandounamancha

oscuraqueseríavisibleasusperseguidores.Nopodríandejardeverlo.Ocupadoen

lapatrulla,dejódemirarhaciadelanteynosepercatódelpozodeosohormiguero, oculto por la pálida hierba del desierto. El vehículo avanzaba a treinta y siete kilómetrosporhoraperosedetuvoenseco. Craigvolósobreelcapóygolpeólatierraconloscodos,lasrodillasyuncostado delacara.Quedótendidoenelpolvo,atontado.Luegosesentóyescupiótierray sangre.Tocósusdientesconlalengua:todosbien.Suscodosestabanencarneviva perolaprótesisestabaintacta.Selevantócondificultad. El«LandRover»estabainclinadosobresucostadodelanteroizquierdo,conuna ruedahundidaenelpozo.Craigavanzótambaleantehaciaelvehículo,maldiciendo

supropiaestupidez,yabriólaportezuela.ElparabrisasestabarajadodondeSally-

Annehabíagolpeadoconlacabeza,yellaestabadesmayadaenelasiento. —¡Diosmío!—susurrótomándolelacabeza. Habíagolpeadoelcristalconelladoderechodelafrenteyseleestabaformando unmoretón.Cuandolerozólamejilla,susojosseabrieronlentamente. —¿Tegolpeastemuyfuerte? —Estássangrando—replicóella,sentándoseconesfuerzo. Hablabacomosiestuvieramareada. —Essólounrasguño—dijoCraigparatranquilizarlaymiróaTimon. Habíagolpeadoconsubocacontraelvolante.Teníaunlabiocortadoyselehabía caído un diente. Su boca estaba llena de sangre; Timon trataba de detener la hemorragiaconsupañuelo. —Pongamarchaatrás—ordenóybajóaSally-Annedelvehículoparadisminuir elpeso. Ellasetambaleóycayósentada,aúnmareadaporelgolpe. Elmotor,ahogado,seresistíaalencendido,mientrasCraigmirabalanubede polvoqueseacercabaymaldecía.Lapatrullaseaproximabarápidamente.Porfinel

www.lectulandia.com-Página164

motorarrancó,peroTimonapretóelaceleradorafondoylascuatroruedasgiraronen elvacío. —Cuidado,quevaaromperelárboldelevas—gruñóCraig. Timonprobóotravez,conmáscuidado,perolasruedasseguíanlevantandopolvo sinpoderagarrarsealsuelo. —¡Pare!—gritóCraig,golpeandoaTimonenelhombro. Lasruedasseenterrabancadavezmásenlatierrablanda.Craigsetiróalsueloy miróbajoelchasis.Laruedadelanteraizquierdaestabametidaenelpozoygirabaen elaire;elvehículodescansabacontodosupesosobrelosflejesdelasuspensión delantera. —Unapala—gritóCraigaTimon. —Lasdejamosallá—lerecordóTimonyCraigsepusoacavarenelbordedel pozoconlasmanos. —¡Consigaalgunaherramienta!—gritó,sindejardecavarconfrenesí. Timonhurgóenlacajadeherramientasyvolvióconunapangadehojaancha. Craigatacólosbordesdelpozo,entrejadeosygruñidos.Elsudorlehacíaarderel rasguñoenlamejilla. Entoncesseoyólaradio. —Encontraronellugardondenossalimosdelcamino—tradujoTimon. —¡Diosmío!—sollozóCraig,albordedelagotamientototal. —Déjemeayudarle. Timonsiseabadebidoalhuecoensudentadura. Craignosemolestóenresponder:sólohabíalugarparaunodebajodelchasis.La tierracedió,el«LandRover»sehundióunpardecentímetrosylaruedaseapoyóen latierra.Craigempezóadesgastarelbordedelpozoparaformarunarampa. —Sally-Anne,siéntatealvolante—jadeóentregolpesdepanga—.Timonyyo trataremosdelevantareltrendelantero.—Saliódedebajodelchasisyechóuna miradaatrás.Lanubedepolvodesusperseguidoresyaeravisible—.Confuerza, Timon. Sepusieronhombroahombrofrentealradiador,conlasrodillasdobladaspara agarrarse del parachoques delantero. Sally-Anne se sentó al volante, detrás del parabrisas cubierto de polvo. La hinchazón en su frente parecía una enorme sanguijuelaazuladheridaasupálidatez.MiróaCraigcondesesperación. —¡Ahora!—gruñóCraigyseirguieronalunísonoparalevantarelvehículocon todasufuerza. CraigmiróaSally-Anne,quiensoltóelembragueyaceleró.Elmotorrugió,la ruedagirólocamenteyseatascóenelbordedelpozo. —¡Descanso!—gruñóCraigycayeronjadeantessobreelcapó. Lanubedepolvoyaestabatancercaqueencualquiermomentoapareceríala siluetadelcamiónperseguidor. —Hayquebalancearlo—ledijoaTimon—.¡Ahora!

www.lectulandia.com-Página165

Mientras Sally-Anne aceleraba, se arrojaron con todo su peso sobre el parachoquesenunrítmicoesfuerzodesubeybaja.«¡Uno,dos!»,jadeabaCraigyel vehículoavanzabaychocabacontraelbordedelpozo. —¡Ahora! Selevantóunanubedepolvoasualrededoryenesemomentolavozdelaradio lanzóunchillidotriunfal.Habíanvistoelpolvoquelevantabael«LandRover». —¡Ahora! Nosabíadedóndesacabatantareservadefuerza.Susdientescastañeteaban,el airelesilbabaenlagarganta,sucarasecongestionó,suvisiónseredujoaunpozo negrollenodelucesdecolores.Nocejóenelesfuerzohastaquelasruedasdelanteras del«LandRover»salierondelpozoyelvehículoretrocedió. Craigcayóderodillas,sinfuerzas. —¡Vamos,Craig!—chillóSally-Anne—.¡Arriba! Selevantócongranesfuerzoysetambaleóhaciael«LandRover».Sesubióal capóySally-Anneaceleró.DuranteunlargoratoCraigpermanecióaferradoalcapó, hastaquerecuperófuerzasuficientecomoparasubiraltecho. Losperseguíaunsolocamión,un«Toyota»decincotoneladasdecolorarena. Craigpestañeóparasecarseelsudordelosojosytratódecalcularladistancia. Suvistaseaclaróyvioqueelartefactonegrosobrelacabinadel«Toyota»era unaametralladorapesadamontadasobreunsoportegiratorio;detrásseveíalacabeza delartillero. —¡Diosmío!—susurró,alsentirlasfuertesvibracionesysacudidasdel«Land Rover»yelchirridometálicoenelextremoizquierdodeltrendelantero. Avanzabanmuylentamente. Craigseasomóporlaventanilladelconductor. —¡Acelera! —¡Hayalgorotoalládelante!—dijoSally-Anne,asomadaporlaventanilla—.Se vaahacerpedazos. Craig miró a sus perseguidores. El «Toyota» se acercaba, no rápida pero sí inexorablemente.Elartilleroafinabalapuntería. —¡Aceleraigual,Sally-Anne!—gritó—.Tienenunaametralladorapesadayya estamoscasiatiro. El«LandRover»acelerólentamenteyahoraalchirridometálicoseagregóuna fuertevibracióndetodoelvehículo.Sealejaronunpocodelcamión,queenese momentoseestremecióalserdisparadalaametralladorasobrelacabina. Craignooyóelruidodelosdisparos.Enesemomentoselevantóunanubede polvo a su flanco izquierdo, como una cortina diáfana, casi etérea, en el aire calcinadoyoyóelsilbidodelasbalas. —¡Giraalaizquierda!—chillóCraig. Sabíaquesiemprehayquegirarhaciaelprimerdisparo,yaqueelartillerocorrige lapunteríaensentidocontrarioyelpolvomalogralavisión.

www.lectulandia.com-Página166

Laráfagasiguientefuemuyabierta,sobreladerecha. —¡Giraaladerecha!—gritóCraig. —¡Dispara!—gritóSally-Anne,asomandolacabeza. Evidentementeserecuperabadelgolpeenlacabezayqueríapelear. —Yodoylasórdenes,túlimítateaconducir. Laráfagasiguientecayótreintametrosasuizquierda. —¡Giraalaizquierda! Elzigzagueodel«LandRover»confundíaalartilleroyelpolvoletapabala visión,peroperdíanterrenoyelcamiónseacercaba. Yaestabanpróximosalasalina,centenaresdehectáreasquereflejabanlaluzdel solcomounespejo.Craigentrecerrólosojosyviohuellasdeunapequeñamanada decebrassobrelasuperficielisa.Loscascoshabíanperforadolacostradesalyabajo seveíaelfangoamarillento.Cualquiervehículoquetrataradecruzaresasuperficie lisaseatascaría. —Hayquebordearlasalina…¡Porlaizquierda!¡Más!¡Más!Ahoraendereza. Unextremodelasalinaseabríahaciaellos;talvezpodríainduciralperseguidor acortarterreno.Craigmiróhaciaatrásymaldijoentredientes. Eljefedelosperseguidoreseralisto:seguíalashuellasdel«LandRover».Enese momentolaráfagalevantóelpolvoalrededordelvehículoytresproyectilestocaron lacarrocería,perforándolayhaciendosaltarlapintura. —¿Todobien? —¡Bien!—gritóSally-Anne,perosutonoyanoeratanconfiado—.Nocorre más,Craig.Tengoelaceleradorafondoperocadavezvamásdespacio.Algose atasca. Elmotorestabarecalentadoytosíaysesacudíaintermitentemente. —¡Demeunfusil,Timon!

Elcamióntodavíanoestabaalalcancedel«AK47»,peroaldispararsesintió

menosimpotenteaunquenopudohacerbuenapuntería.Bordearonlasalientedela salinayCraigmiróhaciadelantemientrascargabaelfusil. ¿Cuánto faltaba para la frontera? ¿Quince kilómetros? Pero la frontera internacional no detendría a una patrulla de la Tercera Brigada en una misión mortíferacomoésa.Losisraelíesysudafricanoshabíansentadoelprecedentede persecuciónamuerteenterritorioneutralylosperseguidoresnoabandonaríanla partida. El«LandRover»sebalanceabarítmicamenteyporprimeravezCraigtuvola certezadequenoescaparían.Furioso,vacióelcargadorenunaseriederáfagascortas yalatercerael«Toyota»giróbruscamenteysedetuvoenvueltoenunanubede polvo. —¡Ledi!—aulló,exultante. —¡Bravo!—gritóSally-Anne—.¡Bárbaro! —¡Muybien,señorMellow,asísehace!

www.lectulandia.com-Página167

Elenormecamiónestabadetenido,elpolvoseasentabaasualrededor. —¡Tomad!—aullóCraig—.¡Metéosloenelculo,hijosdeputa! Yvacióelcargador. El«LandRover»,lentoperoseguro,ganabadistancia. Craigsoltóungritoderabiaalverqueelcamiónseponíaenmarchayreanudaba lapersecución. —¡Ahívienendenuevo! Talvezunabalaperdidahabíatocadoalconductor,peroelcamiónnohabía sufridodañosgraves.Sehabíadetenidodosminutosyahoraseacercabamásrápido queantes.Enesemomentounanuevaráfagadeametralladorapesadadioenel«Land Rover»ydelacabinasealzóungritoagudoyfemenino.Craigseaferróaltecho, paralizadodeespanto,sinatreverseapreguntar. —Timonestáherido—dijoSally-Anne,yCraigtemblóaliviado. —¿Estámalherido? —Muymal.Sangramucho. —Nopodemosparar.Sigue. Craigmiróhaciadelante.Elterrenoera