Está en la página 1de 4

PERIODISTAS DE LA LIBERTAD

EL PERIODISMO

HISTORIA:

A inicios de siglo XVIII en Europa ya se ejercía un periodismo dinámico, siendo el “Diario” producto
del desarrollo del periodismo. El primer diario impreso en el mundo fue “Leipziger Zeitung” (Diario
de Leipzig) de Alemania que apareció en 1660, en 1720 circulo en Inglaterra por vez primera el
“Daily Courant” y en 1758 apareció en España el “Diario Noticioso, Curioso, Erudito, Comercial,
Publico y Económico” en el cual Jaime Bausate y Mesa adquirió experiencia para posteriormente
fundar su diario en Lima. Después en 1777, apareció en Francia el “Journal de Paris” siendo estos los
primero diarios aparecidos en Europa.

El periodismo se inicia en Europa y llega a nuestra América con los conquistadores, quienes trajeron
a los primeros hombres de prensa llamado Cronistas siendo uno de los más destacados el Inca
Garcilaso de la Vega.

Los Cronistas fueron los precursores de periodismo en nuestro país, ellos resaltaron el episodio de
Cajamarca, la muerte del Inca y las hazañas del conquistador. Fueron los periodistas sin periódico.

Periodismo Región Trujillo

Los territorios de la Región La Libertad y por ende su


capital, Trujillo tienen el privilegio de haber sido los
padres de un Periodismo en el norte, a la vez cuna,
Patriótica, Libertaria y Republicana.

Se conoce que San Martín tuvo la oportunidad traer de


Chile una imprenta portátil para la impresión de sus
proclamas y boletines y que Bolívar, por iniciativa de José
Faustino Sánchez Carrión, ordenó que se montara la
máquina de imprenta sobre una carreta para acompañar al ejército libertador y así tener la
facilidad de imprimir el periódico llamado “El Centinela en Campaña”, cuyo primer número fue
fechado el 22 de abril de 1824 en Santiago de Chuco.
En Huaraz, la imprenta itinerante de Bolívar y Sánchez Carrión publicó “El hurón del Norte”,
con no menos inflamado espíritu libertario.
Como el tiraje requerido no podía ser cubierto con la imprenta en campaña, el ejército libertador
se vio en la necesidad de utilizar la imprenta municipal de Trujillo. La que publicaba “El Nuevo
Día del Perú” fundado por Hipólito Unánue con sus colegas médicos José María Falcón y Félix
Devotti, a fin de continuar la gesta ideológica liberal, peruanista y separatista del “Mercurio
Peruano” y contrarrestar las procacidades y mentiras de “El Desengaño” y “El Triunfo del
Callao” del gacetillero español Gaspar Rico y Angulo y otros panfletistas de la misma ralea.
Posesionados en la fortaleza del Real Felipe.
Rico y Angulo, agudo panfletista y versificador, había iniciado, en Lima, en 1821, sus ataques a
la causa emancipadora con “El Depositario”, en contra de Bolívar a quien insultaba llamándolo
“Señor simoncillo” y “Potroso”. Resultaba, pues, indispensable salirle al paso y Trujillo era, sin
duda, el lugar más propicio.

 El Lince del Perú, 1823 la primera publicación periodística de Trujillo y La Libertad.


Sus contenidos traducen una línea ideológica más identificada con la posición de San
Martín y su mentor filosófico Bernardo Monteagudo, lo que resulta lícito dadas las
corrientes que pugnaban en la naciente república. Por esto mismo, estimo coherente que
este periódico alentara la toma del poder por José de la Riva Agüero y combatiera al
Congreso Constituyente.

El Nuevo Día del Perú, 1824. Sobre su logotipo aparecía un ave fénix renaciendo de sus
cenizas. Camino Calderón subraya la importancia histórica y social de este periódico “en
una época en que, por las continuas traiciones, parecía imposible la reacción del Perú”
.Gracias a la descripción de las doce ediciones. De El Nuevo Día del Perú que ofrece el
ilustre escritor trujillano en su opúsculo de “Tradiciones de Trujillo”, es posible resumir
sus contenidos y tipificar su ideología patriótica, humanista y libertaria.

 El Patriota de Trujillo, 1824 de Bolívar y Sánchez Carrión donde se da cuenta de la


gran victoria, tenida apenas dos días antes en las pampas ayacuchanas. En su segunda
edición, el 30 de diciembre, inserta una carta del Gran Mariscal José de Sucre y el acta
de capitulación del general Canterac.
 Otras publicaciones, El Quipus del Chimú (1883), El Eco Nacional (1835), El Eco del
Norte, convertido después en el Eco Oficial de Trujillo (1837) y El Grito de la Libertad
(1838). Les siguen, El Trujillano (1852), El Imparcial (1863), El Porvenir (1881), El
Independiente (1887) y La Razón de Benjamín Pérez Treviño (1895).

PERIODISTAS (PARADIGMAS)

 Hipólito Unánue:

Nuestro prócer fue el alma del MERCURIO PERUANO a decir


de los historiadores, ya que su figura severa de humanista, cuya
cultura múltiple puso a su obra la marca del sabio.

Unánue, por el camino de la profesión médica fue hacia la


concepción cultural del estudio del hombre siendo un humanista y
no un simple afiliado a la enciclopedia. Unánue en su actitud
mental buscó antes que la apariencia del sabio basada en la
multitud de conocimientos, realizar su aspiración superior que fue la comprensión profunda
del habitante del Perú en función de su medio y al estudio de su contorno geográfico
circundante.

La personalidad de HIPOLITO UNANUE es tanto más simpática en la historia de la cultura


peruana, porque su fama de sabio responde al doble contenido del conocer y de la conducta.

Su valor humanístico residió en el ejercicio de la virtud creadora y fue antes que médico,
escritor y periodista MAESTRO

La obra de Unánue, está vinculada como cuenta la historia, a "EL MERCURIO


PERUANO", revista de la cual fue uno de sus más caracterizados animadores. Su prosa
recia, severa, castigada, está exenta de todo barroquismo. Su principal adorno es la diafanidad
y la sencillez. El Mercurio Peruano, nace como una consecuencia de que los doctores de la
Universidad y los canónigos decanos de esa época, como miembros de la
llamada SOCIEDAD AMANTES del país, sienten que sus objetivos debían ser otros, siendo
este uno de los motivos por lo que sus redactores se proponen el estudio del PERU en todos
los órdenes del saber, y a la vez afirmando el sentimiento patriótico que había de impulsar la
revolución, llegando a ser consideradas estas publicaciones, como las mejores , por su
renombre científico, y por las noticias del PERÚ al conocerse lo desconocido y fabuloso de
su geografía e historia, sobre sus profundas observaciones sociales, su estudio del medio, sus
fecundas iniciativas, su constante anhelo de mejoramiento, y por sobre todo, el poderoso
atractivo de la originalidad.

 Ricardo Palma

El 7 de febrero de 1833 nació Ricardo Palma y murió en


1919 a los 76 años de edad. Fue testigo de los primeros años
de lo que Jorge Basadre llamó Formación de la República.
Lo que poco saben las nuevas generaciones es que fue
periodista y colaboró con los periódicos satíricos “La
Campana” y “La broma”.

De pronto empezó a publicar textos con el título Tradiciones Peruanas y los reunió en un
libro en 1872. Cuando circuló su primer texto, los críticos de la época no sabían si tratarlo
como historiador, cronista o sólo un periodista aficionado a la historia. Pero la tradición se
impuso porque finalmente es un género que registra determinada época con sus propios
cánones, con ficción, imaginación y verdad histórica. Se nutre también de la oralidad, de
documentos, de hechos y a veces de dichos populares. Pero la sociedad peruana en su
conjunto no ha cambiado, siempre tuvo una visión necrofílica, dispuesta a rendir homenajes
a los muertos, y a las estatuas de cobre.