Está en la página 1de 1

Sección 2 - Competencia y Funciones

Artículo 63
2. En casos de extrema gravedad y urgencia, y cuando se haga necesario evitar daños irreparables a las
personas, la Corte, en los asuntos que esté conociendo, podrá tomar las medidas provisionales que
considere pertinentes. Si se tratare de asuntos que aún no estén sometidos a su conocimiento, podrá
actuar a solicitud de la Comisión.
Articulo 25 del Reglamento
1. Con fundamento en los artículos 106 de la Carta de la Organización de los Estados Americanos, 41.b
de la Convención Americana sobre Derechos Humanos, 18.b del Estatuto de la Comisión y XIII de la
Convención Interamericana sobre Desaparición Forzada de Personas, la Comisión podrá, a iniciativa
propia o a solicitud de parte, solicitar que un Estado adopte medidas cautelares. Tales medidas, ya sea
que guarden o no conexidad con una petición o caso, se relacionarán con situaciones de gravedad y
urgencia que presenten un riesgo de daño irreparable a las personas o al objeto de una petición o caso
pendiente ante los órganos del Sistema Interamericano.
Desde el punto de vista del Derecho Constitucional, las medidas cautelares de la CIDH son obligatorias,
porque, por lo general, los derechos que protegen preventivamente hacen parte del bloque de
constitucionalidad en sentido estricto.
En los últimos 35 años, las medidas cautelares han sido invocadas para proteger a miles de personas o grupos
de personas que se encuentran en riesgo, en razón de su trabajo o afiliación. Entre estos grupos se
encuentran, entre otros, defensores de derechos humanos, periodistas y sindicalistas, grupos
vulnerables, tales como mujeres, niños, comunidades afrodescendientes, pueblos indígenas, personas
desplazadas, comunidades LGTBI y personas privadas de libertad. Adicionalmente, han protegido a
testigos, operadores de justicia, personas en vías de ser deportadas a un país donde podrían enfrentar torturas
o ser sujeto a tratos crueles e inhumanos y personas condenadas a la pena de muerte, entre otros.
Las medidas cautelares cumplen dos funciones relacionadas con la protección de los derechos fundamentales
consagrados en las normas del sistema interamericano. Tienen una función “cautelar”, en el sentido de
preservar una situación jurídica bajo el conocimiento de la CIDH en peticiones o casos, y “tutelar” en el
sentido de preservar el ejercicio de los derechos humanos. La práctica se caracteriza por desarrollar la
función tutelar con el fin de evitar daños irreparables a la vida e integridad personal de la persona del
beneficiario como sujeto del derecho internacional de los derechos humanos. Estas consideraciones han
llevado al dictamen de medidas cautelares en una amplia gama de situaciones en las que no existen casos
pendientes ante el sistema.

Ejemplo  MC 35/14 – Complejos penitenciarios Almafuerte y San Felipe,


Argentina 3. El 14 de mayo de 2015, la CIDH decidió solicitar la adopción de medidas cautelares a favor de
todas las personas privadas de libertad en los complejos penitenciarios Almafuerte y San Felipe, en Argentina.
La solicitud de medidas cautelares alega que los propuestos beneficiarios se encontrarían en una situación de
riesgo, en vista de los alegados hechos de violencia recurrentes dentro de dichos complejos, la falta de atención
médica adecuada, presunto hacinamiento y la falta de condiciones de salubridad adecuada, entre otras
alegaciones. El solicitante informó que el 1 de enero de 2014, habría sido encontrado sin vida un interno del
penal de Almafuerte llamado Maximiliano Pérez, presuntamente ahorcado con un cinturón, y el 2 de enero de
2014, un grupo de veinte internos del penal San Felipe se habría “abalanzado” contra un grupo de agentes
penitenciarios, lo cual habría tenido como consecuencia un resultado de dos agentes penitenciarios y cuatro
internos heridos. El solicitante sostiene que los centros penitenciarios tendrían un número de internos mayor
a su capacidad de alojamiento, y la única medida de seguridad que el Estado estaría ofreciendo sería la de
“encierros prolongados como forma de aislamiento y en algunos casos traslados a otros centros
penitenciarios”.