Está en la página 1de 77

EN TORNO AL PAPEL DE LA SERORA EN EUSKAL HERRIA

:
DOCUMENTOS Y ARCHIVOS

Roslyn M. Frank

[03.15.97]

University of Iowa
Email: roz-frank@uiowa.edu

Al empezar a hablar de la vida religiosa de Euskal Herria y concretamente del papel de

las mujeres llamadas sororas o seroras en ella, nos incumbe tener en cuenta los estrechos

vínculos del presente trabajo con intentos de identificar, recuperar y actualizar

costumbres, algunas de las cuales bastante perdidas o olvidadas, que, sin embargo, no

hace mucho formaban parte de la vida diaria de los habitantes de Euskal Herria. Por eso

el propósito del presente estudio no es meramente el de reunir una serie de textos,

algunos bastante conocidos y otros menos, y ofrecer comentarios sobre ese aspecto de la

vida religiosa como si tratara de algo meramente anecdótico o marginal; mas bien se trata

de documentar en lo posible las costumbres correspondientes y a la vez llamar la atención

del lector o lectora hacia el papel tan controvertido de esta institución a lo largo de

muchos siglos. Al mismo tiempo, el análisis detenido de las funciones de las mujeres nos

dejará identificar actitudes arraigadas cuya defensa causaría conflictos fuertes con las

autoridades eclesiásticas a partir de los siglos XVI y XVII. Mientras los vascos defendían

lo que ellos consideraban las costumbres y tradiciones vinculadas a las seroras, elementos
inviolables de su cultura, al parecer los de fuera no compartían la misma opinión y por lo

1

tanto, la institución de la sorora terminó siendo el eje de un conflicto encarnizido que

duraba varios siglos.

Dado el nivel de conflicto alrededor de esta institución vasca, no es nada curioso

que algunos hayan alegado que las sororas o seroras pertenecen en cierto modo al estado

eclesiástico. Y hasta varios autores han equiparado las sororas con las diaconisas o viudas

de la iglesia primitiva. Según Larramendi (1754), "son un resto de las antiguas diaconisas

que había en las iglesias y servían en ellas como hoy sirven nuestras seroras".1 Según W.

Webster (1911), "la diferencia que existe entre los deberes de las antiguas diaconisas o

viudas de los primeros siglos de la iglesia, y los de las seroras, freylas y benitas vascas,

es resultado del cambio de las costumbres, de los tiempos, y no una divergencia de

creencia o de religión [...] para el resto de las obligaciones y de los deberes de las

antiguas diaconisas, son los vascos los únicos que, entre los pueblos de la Europa

Occidental, desde hace nueve siglos, los han conservado y practicado hasta nuestros

días".2 Entre los vascos parece que la institución de las diaconisas se ha perpetuado bajo

diversas denominaciones: sorora o serora, freyra, freyla o freila, benita, benoîte,

benedicta y beata. Tal vez la denominación más frecuente era la de sorora, del latín

soror. Hoy día mucha gente las llama seroras o çeroras, sin duda porque asocian su

nombre con las velas de cera que les ven aparejar y arreglar de continuo.3

LAS FUNCIONES DE LAS DIACONISAS
En los primeros siglos de la iglesia existían unas mujeres llamadas unas veces

diaconisas y otras, viudas, más raramente, vírgenes, presbíteras o presidentas. Los

distintos nombres han sido una de las causas de tantas polémicas y tan diversas

opiniones, como existen en los autores que han abordado el tema. La figura de la

1
Manuel P. Larramendi, Corografía de la Muy Noble y Muy Leal Provincia de Guipúzcoa (descripción
escrita en 1754), (Buenos Aires: Editorial Vasca Ekin, 1950), 127.
2
Wentworth Webster, "Seroras, Freyras, Benitas, Benedictae entre los vascos", Euskalerriaren Alde
(1911), Año I, Num. 5, 151.
3
Julio Caro Baroja, Los vascos (Madrid: Ediciones Istmo, 1971), 286–287.

2

diaconisa que aparece en los primeros tiempos, evoluciona de modos distintos según las

diversas regiones y queda absorbida en la persona de la abadesa de los monasterios. La

legislación relativa a las diaconisas aparece confusa, contradictoria e imprecisa, ya que

cada iglesia particular tenía sus normas propias con respecto a estas mujeres. Todavía

hace falta un serio estudio de investigación sobre los orígenes, el valor de las

ordenaciones y la extensión de los ministerios de las mujeres incluidas bajo las diversas

denominaciones de diaconisa viuda, virgen, presbítera y presidenta.4

En el presente trabajo sólo intenta repasar ciertos aspectos de la institución de la

diaconisa que tal vez en un futuro estudio podrían servir para iluminar el establecimiento

de la institución de la serora vasca y su relación con otras mujeres con parecidos

menesteres espirituales. Por ejemplo, se encuentran referencias a las diaconisas en el

Nuevo Testamento, en los escritos de los Padres, en diversos Concilios y otros

documentos de la Iglesia. Aunque según el P. Larramendi, en los Concilios de España no

se halla rastro de este establecimiento5 de las fuentes que nos quedan se infiere que las

diaconisas eran personas en algún sentido eclesiásticas, dedicadas por su estado al

ministerio de las iglesias a que se agregaban. Recibían de los obispos y aun del mismo

sumo pontífice, la imposición de las manos, se ordenaban y consagraban. Según una

interpretación, la imposición de manos era más bien una consagración o bendición del

obispo o del sumo pontífice.6

Las diaconisas tenían un lugar y asiento delante de las otras mujeres. En la iglesia

de los primeros siglos las mujeres no se reunían con los hombres y tenían un lugar

distinto del de los hombres, y hasta una puerta de entrada para ellas solas. Una de las

primeras funciones de las diaconisas, de las viudas o de las vírgenes que presidían estas

reuniones, era guardar la puerta por la cual entraban las mujeres a la iglesia, e indicar en

4
Santiago Giner–Sempere, "La mujer y la potestad de orden", Revista española de Derecho Canónico 9
(1954), 851–859.
5
Larramendi, 127.
6
Giner-Sempere, 856.

3

Simon (London: 1961). trad. Women in Medieval Society (Houston. Mangenot. G. Las diaconisas presidían las asambleas de mujeres y cuidaban del ceremonial de ellas. además de los estudios ya citados de Giner-Sempere. Vacant y E. exceptuando la de la cabeza. S. 71–96. distribuían la comunión. Subsistió en la iglesia cristiana occidental por lo menos hasta el siglo diez o doce y existió durante algún tiempo más en el oriente. Larramendi y deWebster. Efectuaban en ellas la unción del Santo Crisma. Incluido entre los privilegios y potestades de las diaconisas estaba el de ofrecer el Santo Sacrifico conjuntamente con el obispo. Women Priests in the Catholic Church? A Theological-Historical Investigation. 8 David Herlihy. y Cecilia Robinson. Daniélou. Haye van der Meer.S. Volpe.el matroneum el lugar que en él estaba reservado a cada mujer. 4 . Conciles (Paris. J. Leían la épístola y el evangelio. 685–703. "The Order of Deaconesses in the Early Church".. 4. 1922).. Hefele– Leclercq. Movimenti religiosi e sette ereticali nella societá medievale italiana (Florence. 1967). También enseñaban el catecismo a las mujeres antes de su bautismo y las asistían durante las ceremonias del mismo. cf. de G.8 También hay que recordar que en el mundo 7 Sobre las funciones de las diaconisas. Hannon. 615 sq. 651–653. y II. 1908). del P. Diaconesses. The Ministry of Deaconesses (London. la mujer siempre tenía un lugar de importancia en los actos religiosos. 8–14. 86–89. 1907). 1911). Sister Vincent Emmanuel Hannon. Texas: University of St. encendían las candelillas y el incensario. Thomas. S. K. precisa notar que en la literatura apócrifa y en casi todas las sectas calificadas de heréticas o sencillamente no cristianas. 94–96. Lavaban y amortajaban los cuerpos para el sepelio. de Arlene y Leonard Sweidler (Philadelphia: Temple University Press. Con respecto al papel desempeñado por la diaconisa en la iglesia cristiana. adornaban el altar y ungían a los enfermos. 17. ayudándolas a vestirse y desnudarse. véase también: The Catholic Encyclopedia (New York: Robert Appleton Company.C. S. I.7 No se sabe con exactitud en qué época desapareció del todo la orden de las diaconisas. en The Question of Women and the Priesthood (London: Geoffrey Chapman. 447–452. Dictionnaire de Théologie Catholique (Paris: Ettouzey et Ané Editeurs. publicado antes como Priestertum der Frau? (Verlag Herder. Estaban en la ánfora del presbiterio y comunicaban después de los diáconos. hay diaconisas ordenadas en la iglesia maronita. mientras que hoy día. trad. J.U. 1969). Vol. 1971). Cuidaban a los enfermos y a los pobres.G. 1898). A. 1973).. Las viudas o diaconisas tenían un lugar especial en el santuario durante la celebración de la liturgia. The Ministry of Women in the Early Church. J.

1923). Barandiarán.11 Así. 395–447. Tomo VI. Praeger. con una introducción de C. 1959). G. The House of the Double Axe (New York: Doubleday & Company. 11 Barandiarán. Vorbemerkungen des Herausgebers von E. y Agnes Carr Vaughan.precristiano a menudo las mujeres eran las sacerdotisas y desempeñaban un papel preeminente en el culto a la muerte y a la fertilidad. 266. The Great Mother. trad. I. o el genio de las montañas.10 Aunque el P. Volhard". 2. Tomo III. concebida como la divinidad suprema de las fuerzas telúricas y celestiales. James. sobre todo en los sitios donde veneraban a una diosa como la deidad suprema. Así que se ha seguido la norma de citar la palabra empleando el sufijo -a o sea el artículo definido. II. En la gramática vasca no se distingue el género de los sustantivos. "Las cavernas prehistóricas en la mitología vasca". Aus dem Spanischen übersetzt von Adolf Friedrich. del dicho autor: "Mari. el papel desempeñado por la serora de la iglesia corresponde a una extensión del papel de la etxekoandrea o "señora de la casa" como ministra del culto religioso doméstico. 66–83. 1946). 484–485. Núm. y por lo tanto era ella la que solía presidir las ceremonias religiosas. Diputacíon de Guipúzcoa. 101–136. Les Mystères de la Femme dans les Temps Anciens et Modernes. "Contribución al estudio de la mitología vasca". en Homenaje a Fritz Kruger (Mendoza. Paideuma. Mari. Se requiere una advertencia referente al empleo de los términos vascos en el texto. 245–268. "Las cavernas prehistóricas en la mitología vasca". 355–394. 1953). la mujer se convertía automáticamente en la imagen y representante de la deidad. 71–89. de Ralph Manheim (Princeton. para comprender 9 Con respecto al papel de la mujer como sacerdotisa en el culto a la diosa. Un personaje de la mitología vasca". se ha descubierto una serie de datos que parecen señalar la existencia del culto pre-cristiano de una diosa. Estos estudios también se incluyen en las Obras Completas (Bilbao: Biblioteca de la Gran Enciclopedia Vasca. donde el poder supremo residía en la figura de una mujer o diosa madre. The Cult of the Mother Goddess: An Archeological and Documentary Study (New York: Frederick A. Año I. esp. 1959). (Leipzig. aparecen en sus Obras Completas. Según él. el P. y "Mitología vasca". 1928).9 Y en tales casos. 10 Tal vez huelga mencionar que en las investigaciones sobre las creencias folclóricas de las vascos. 1941). 1974). 1952). Véase al respecto los siguientes trabajos de José Miguel de Barandiarán: Mitología vasca (Madrid: Minotauro. Todos los estudios del P. 303–333. Webster sostienen que la serora vasca no representa más que un resto de la institución de la diaconisa de la antigua iglesia cristiana. 83–106. 194–204. llevadas a cabo por el P. Un personaje de la mitología vasca (San Sebastián: Impr. 276–302. Larramendi y W. o el genio de las montañas.New Jersey: Princeton University Press. Cuadernos de Historia Primitiva (Madrid. Jung (París. Barandiarán que se citarán a continuación. un extracto de Homenaje a don Carmelo de Echegaray en el año 25 de su ejercicio de su cargo de Cronista de las Provincias Vascongadas (San Sebastián: Excma. 5 . Tomo I. O. de la Diputación. Trad. E. Barandiarán ofrece otra interpretación. véase: Mary Esther Harding. "Die Prähistorischen Höhlen in der baskischen Mythologie. "De la vida tradicional vasca". Erich Neumann. 1973). y "Contribución al estudio de la mitología vasca". 1960).

de generación en generación y la continuidad de la Casa a través de los siglos. por sus moradores actuales y por los antepasados que vivieron bajo la misma techumbre. 1971–. Una Casa.14 Este carácter simbólico de la casa aparece aún más acusado en tos tiempos forales.15 12 Francisco Salinas Quijada. En su trabajo sobre el Derecho civil de Navarra. gozaba del derecho de asilo. 6 .13 La casa. hay que empezar con el simbolismo encarnado en el concepto de la etxea. 481–482. Está sujeta a derechos y obligaciones. Pero debido a que la importancia de la mujer está íntimamente vinculada a la importancia de la etxea o casa vasca. sino también.lá función de la serora hay que ánalizar. Precisamente todas las instituciones forales vienen dispuestas para conseguir este objetivo: la perpetuación de la familia. 269?. Dentro de la tradición familiar vasca es imposible exagerar el valor del simbolismo asociado con el término etxea. askazia. goza de una serie de peculiaridades que la tipifican trascendentemente. La casa vasca posee marcada personalidad y constituye el eje de la vida jurídica del pueblo. símbolo que representa al linaje.12 La etxea. por suponer un ente social integrado por una familia estable. 14 Op. 15 Ibid. Era la casa que tenía voto. por ejemplo. y unos bienes raíces que aseguran su permanencia". Pero es. tal como ocurría con la iglesia dentro de las estructuras simbólicas cristianas. como albergue de una familia. además. I (Pamplona: Aranzadi. es decir. Derecho civil de Navarra. es el soporte material. 13 Barandiarán. en las asambleas forales. Entonces la casa era inviolable. primeramente. formado por tales generaciones. cit. Francisco Salinas Quijada sostiene que el principio de unidad familiar y permanencia de la casa es "el principio que constituye a la vez la razón de todo nuestro derecho [. que escribo con letra mayúscula.. no sólo en los consejos de vecinos. los ministerios tradicionales de la etxekoandrea... como una persona jurídica. 481.]. en Guipúzcoa.

A veces el nombre responde también a su origen. 7 . en cuarteles y en ceremonias y actos oficiales. Sus moradores pueden cambiar y cambian continuamente. más el nombre de la casa. éste es conocido por el nombre de la casa. Según el P. de su estado (amo de casa. Los familiares se dicen etxekoak "los de la casa". Tomo V. La casa tiene nombre propio que responde a las condiciones topográficas de su situación. Barandiarán. y no el del padre. Así.16 Esta importancia de la entidad familiar o etxea supone desde luego cierta absorción de los intereses y de los derechos individuales por los intereses y derechos de 16 Barandiarán. Esta costumbre debió ser la norma general porque el apellido patronímico es empleado. El concepto de "familia" está encarnado en el de etxea. aunque su apellido oficial sea Etxegoyen. hijo o hija de la casa) o de su profesión. sólo en cartas. 18-20. coincide con el propio de la casa. dueña de casa. en otros tiempos se encuentra que el nombre de la etxea se transmitía como apellido a los hijos. "Rasgos de la vida popular de Dohozti". 66–67. y los restantes miembros de su familia se designan con el nombre de pila. La palabra etxea significa "casa" y también "familia". El apellido o nombre de sus moradores. el modo de llamar a una persona es el mismo que debió ser común aún antes de la época en que se empezó a utilizar el nombre paterno como el único válido. más que por su apellido oficial. También ocurre que el apellido de la madre. "los que están en la casa". el señor de la familia de la casa Altzuarte se llama comúnmente Altzuarte. "Bosquejo etnográfico de Sara". El nombre de la casa prevalece sobre el de los individuos que la sostienen. Cuando el marido es extraño a la casa y contrae matrimonio con la heredera de la misma. se transmitiera a la descendencia. Aunque hoy en día el apellido del padre es el único que se transmite a la descendencia. pero la casa subsiste. por lo tanto. coincidiese o no con el apellido del padre. cuando ella era heredera de la casa. como denominación de una persona. raro es el caso en que a uno le llamen o le conozcan por su apellido oficial. Tomo IV. o sea. Por ejemplo. a su destino o al material con que ha sido hecha.

por la flor del cardo. pues. la tumba y el camino se transmiten unidos a la casa en las sucesiones hereditarias y en los contratos. Así. Estas creencias y prácticas. lugar sagrado. como tampoco puede darlas alrededor de una iglesia o de un cementerio. el lugar destinado a ciertos actos rituales en sufragio de las almas de los antepasados. 18 Bonifacio de Echegaray. protegido por el fuego bendecido del hogar. Según esto. XVI. se halla vinculado jurídicamente a la casa de tal forma que sus poderes son muy parecidos a los de la casa en sí. Es juzgada también como lugar sagrado por las creencias y observancias de que es objeto. "Significación jurídica de algunos ritos funerarios del Pais Vasco". del fresno y de las flores solsticiales. dejando en la ceniza del fogón la marca de sus plantas. quien como propietario de los bienes.dicha entidad. por la cruz y por las imágenes de santos. Tiene derecho a la sepultura dentro de la iglesia. la casa vasca no era sólo símbolo del linaje. Revue Internationale des Etudes Basques (1925). que un genio sobrenatural habita en la casa—en el hogar—. por el agua bendita. sea hombre o mujer. o que los antepasados pasan la Nochebuena en el hogar. por el hacha y la hoz dotadas de virtudes sobrenaturales. 8 . La casa troncal es. una entidad permanente que sobrevive a los cambios de jefe. 184–222. Barandiarán. Dada la relevancia de los comentarios de Salinas Quijada a lo que venimos exponiendo. a la tumba en el cementerio y al camino por el cual habrá de transitar el cortejo fúnebre. a veces. Según el P. que una persona no puede dar tres vueltas alrededor de una casa. por las ramas del espino. por el laurel de su huerta. Pertenencen al capítulo titulado “Principio de unidad familiar y permanecia de la casa”. La sepultura. La casa tiene diversos derechos de índole religiosa. juega social y económicamente. desde luego.18 El carácter sagrado de la casa se revela en las creencias y observancias rituales que a ésta se refieren. 94–118. la casa tiene contraídos también diversos compromisos u obligaciones de índole religiosa. como un simple administrador o gestor y. sino lo era también del templo familiar: Es. los voy a agregar como el Apéndice V.17 La preeminencia simbólica de la casa también le da un sentido trascendental. hay la creencia de que la casa es morada de espíritus y de almas de antepasados. en cierto modo. o sea. o que es visitada diariamente por estos. 269. equiparan la casa al templo familiar. La misma idea nos es sugerida 17 Salinas Quijada. según se desprende de los dichos y costumbres relativas al fogón de la de la cocina.

por la de colocar en el dintel de la puerta principal la flor del cardo silvestre. "De la vida tradicional vasca". El tema de la muerte está ligado estrechamente al culto de los antepasados y. 20 Echegaray. como animales sagrados. Se los invocaba no sólo en ocasiones solemnes de la vida. El culto a los antepasados se debía al hecho de considerarlos como seres providentes. Como se advierte de lo antes dicho. Estos hechos revelan la creencia 19 Barandiarán. símbolo del Sol. por la de orientar las chozas y las casas de suerte que su entrada principal mire a Oriente. sino también en las que se sucedían normal y cotidianamente. de enterrar bajo el alero del techo de la casa. De esto quedan ciertos vestigios. huerta contigua a la casa. Se supone que antes de la introducción del cristianismo. 5–7. la casa debió de servir de sepultura y en ella se hacían las ofrendas a los muertos. el culto a los muertos. se revela otra función de ella: la de servir de panteón doméstico. a los niños muertos sin bautismo. al mismo tiempo que requerían sufragios y oraciones en ruego del reposo eterno de sus almas. Al examinar detenidamente las diversas creencias y prácticas de que la casa es también objeto. al concepto de la integridad y continuidad de la etxea. protectores del ganado doméstico. cuya tutela no transcendía del grupo familiar que les veneraba. 20 Entre los vascos. reviste tal importancia que lo convierte en una de las estructuras básicas de la vida social. 482.19 Los antepasados difuntos de la casa eran venerados y había menester de alimentos y objetos materiales. por lo tanto. Así que para evitar éstas se les aplacaba con ofrendas y plegarias. o en la baratza. se dice que deberán ser enterradas bajo el alero de la casa. pues de ellos se esperaban las venturas lo mismo que las desdichas. por la costumbre. como a continuación se señalará. tal como se hacen en las sepulturas de la iglesia parroquial. por la de depositar sobre las repisas exteriores de las ventanas de la casa piadosas ofrendas destinadas a las almas de antepasados. entre el goteral y el muro. de criar en el establo una oveja negra. practicada todavía en algunas casas. los espíritus de los antepasados frecuentan el hogar familiar donde encuentran las ofrendas de comestibles. De personas que observan conducta poco cristiana. Tomo III. 9 . como la práctica observada hasta nuestros días. un macho cabrío o un asno.

Lo mismo ocurrió en las sepulturas de la iglesia de San Martín y aun en sus alrededores. Tomo IV. en cuyo caso hay una losa que la cubre.” IV Symposium de Prehistoria Peninsular. fuera de la iglesia. pp. 22 Barandiarán. es decir. 1974. 10 . depositándolos en los vanos de la casa. cada casa posee o poseía su tumba junto a la iglesia o en el pavimento dentro de ella. ha llegado hasta nuestros días. En la parte nueva 21 Barandiarán. Por ejemplo. También se cree que los comestibles ofrendados son consumidos en parte por los difuntos. Pamplona. como lo revelan las osamentas descubiertas cuando en alguna ocasión se removió el subsuelo. el fuego sagrado del hogar desempeña el mismo papel que las luces que arden sobre las sepulturas de la iglesia. lasto-izpi batez bederen. Así. Por ejemplo. Así. 1966. El fuego del hogar sirve de lumbre a las almas afectas a la casa. 257-270].21 El fuego sagrado del hogar sirve como foco de otra serie de costumbres o creencias. todavía existente en algunos pueblos. donde antes se enterraban a los miembros de cada grupo familiar. de esta creencia resulta el dicho: Ildakoai argi egin. 229-312. en muchas de las sepulturas dentro de la iglesia de San Gregorio de Ataun. [Obras Completas.de que la casa o su contorno inmediato es cementerio de paganos. La antigua creencia de que las luces ofrendadas a los difuntos y encendidas sobre sus sepulturas alumbran a aquéllos en su vida de ultratumba. el culto de los antepasados fue transferido en parte a la iglesia parroquial. de ofrendar comestibles o dinero a las ánimas de los antepasados. pp. Pero se sabe que la costumbre de enterrar debajo de la losa de la iglesia ya no se practica. originadas muchas de ellas en relación con los deberes de los vivos para con los muertos. debieron ser enterrados en otro tiempo los cadáveres. Era debajo de esta losa. deben procurar que las brasas del fogón puedan conservarse encendidas hasta la mañana siguiente. ya mencionada. "Los diversos aspectos históricos de la cultura vasca: Problemas de la prehistoria y de la etnología vascas. Cuando los moradores actuales de la casa se retiran de noche a dormir. "Alumbrad a los difuntos aunque sea con una pajuela". 483.22 Con la llegada del cristianismo. Bilbao. Con esta última creencia se halla relacionada sin duda la costumbre.

A veces se ven tablillas. las jarlekuak ya no son las verdaderas. argizaiolak. de situar en ellas las ofrendas hasta el ofertorio de la misa. de lado. Las casas que han tenido un difunto. "Ritos funerarios de Elosua". de reciente construcción. durante un año. lo cual significa "asiento". En la parte anterior. Antes. Con respecto a las tablillas. 1964). pintándolas con rayas negras. En Elosua estas telas vienen a ser aproximadamente de 70 u 80 cm. ponen las argizaiolak sobre una tela negra que ocupa la cabecera de la sepultura. de servir de túmulo en los funerales de cuerpo no presente y de celebrar los otros actos rituales asociados con la etxea. las argizaiolak. formando rectángulos de 57 por 174 cm. La losa colocada en el suelo de la iglesia recibe el nombre de jarlekua en euskara. se tuvo cuidado de marcar las sepulturas en el nuevo entarimado. es decir. con bordado y puntillas. 11 . se colocan las tablas de cerilla arrollada. costumbre que parece indicar que en dicha sepultura o casa no ha habido defunción durante un año. o cabecera de cada sepultura. En las iglesias más nuevas. llamadas en otras partes argizaikajea. de sacar responsos en sufragio de las almas de los difuntos. Es una parte del suelo de la iglesia asignada a una casa como lugar destinado a ciertas ceremonias del culto en sufragio de los difuntos de ésta. véase Peña Santiago. La argizaiola vasca (San Sebastián. delante de la silla o reclinatorio donde se arrodilla la etxekoandrea. argizaiolak sobre telas blancas.de la iglesia parroquial de San Gregorio no se ha enterrado un solo cadáver debajo de las sepulturas asignadas a las diferentes casas de la parroquia y tampoco en las sepulturas de la iglesia parroquial actual de Aya. es decir. Anuario de EuskoFolklore (1967–68). para ofrendar luz a los difuntos. Tomo XXII. era una tumba familiar auténtica. 179–187. muy cuidadas. como se ha demostrado. Al realizarse las obras de arreglo. es decir. como la de Elosua. y por esta razón la jarlekua todavía se llama sepultura en muchos pueblos.23 23 Luis Pedro Peña Santiago. Se ve desde hace tiempo las sepulturas o losas de las iglesias sólo tienen una función simbólica: para los efectos de encender luces a los antepasados.

La jarlekua sigue siendo la representación simbólica de la casa y allí se celebran los actos rituales de la casa. Tal camino también es inviolable y considerado como una prolongación simbólica que une la etxea a su jarlekua. 25 Una vez establecido el simbolismo de carácter religioso implícito en los valores asignados a la etxea vasca. consagrado por la tradición. conducida a una casa en ocasión de un fallecimiento ocurrido en ella. van siempre por la ilbidea. que cada casa posee o poseía en la iglesia para funciones que antes competían a la etxea. Es símbolo de la etxea y con iguales atribuciones que ésta. Estos hechos nos dan a entender por qué la tumba. Es ella. como se ha hecho durante muchos siglos. 483. llamada en otros sitios gorputzbidea "camino de cadáver" o andabidea "camino de andas". siempre el mismo. Sólo por él pasa la cruz parroquial que. De esta suerte cada casa tiene su camino de iglesia. como dice el P. es considerada como una prolongación de ésta y como parcela integrante e inseparable de la misma. No importa que hayan sido construidos recientemente otros caminos más practicables o más cortos. vende la sepultura o losa en la iglesia. Tomo III. vuelve a la iglesia presidiendo el cortejo fúnebre. que desemboquen igualmente en la iglesia: la cruz y el cortejo fúnebre que acompañan al cadáver. es necesario examinar más detalladamente las funciones asociadas con la etxekoandrea. cada caserío tiene su sepultura y.24 La casa también está vinculada a su jarlekua por medio de la ilbidea "camino de muerte". Barandiarán. Así. 25 Echegaray. la jarlekua aparece como "un caso de adaptación de la costumbre indígena a las exigencias de la liturgia cristiana y viceversa". quien vende la casa. 205–222. Es por este camino que el cortejo fúnebre está obligado a pasar al llevar el difunto hasta la iglesia parroquial. la extensión de él dentro del ámbito de la iglesia donde ella preside los 24 Barandiarán. Así la iglesia es centro de una red de caminos que la ligan con todas las casas de la parroquia. la que sirve de ministra del culto doméstico y por consiguiente. aún. Cada casa tiene su ilbidea sagrada. 12 . Así.

es la mujer. presentación y recepción de ofrendas y luces para los difuntos de su familia.andere-xerora [sic] . desempeña en la iglesia esta función. en días en que debe practicarse en él algún acto de los mencionados. es representada por una mujer . ella toma también posesión del jarleku de su nuevo domicilio estableciendo relaciones con los antepasados del mismo. 485. "la señora de la casa". pues. se observa que con la llegada del cristianismo el culto de los antepasados fue transferido en parte a la iglesia parroquial. por oficio. Esto se debe en parte al hecho de que a partir del cristianismo.actos rituales celebrados en la jarlekua.culto doméstico . la religión ya no era dominio exclusivo de ningún grupo familiar. ella. la etxekoandrea.que. 13 . En la jarlekua. 27 Ibid.. mediante presentación de ofrendas y luces en uno de los días próximos al casamiento. ella renueva cada año el fuego del hogar trayendo el que se bendice en la iglesia por Sábado Santo. como también en la casa. Barandiarán. ella representa también a su casa en el propio jarleku y. toma posesión de la misma mediante un rito particular. que en algunos sitios consiste en dar tres vueltas alrededor del fogón de la cocina. al entrar por casamiento en casa de un heredero. es decir. El cristianismo abatió hasta cierto punto la veneración de los antepasados. de las etxekoandre o señoras de todas las casas de la parroquia. símbolo del genio o genios tutelares de la casa. La señora de la casa se conduce. ella invoca todas las noches a las almas de los antepasados de la casa al efectuar en su honor la última operación del día que asegure la conservación del fuego del hogar.27 Al analizar los actos rituales del culto doméstico consagrados al cuidado de la etxekoandrea. Según el P. Esto y su consiguiente importancia en los actos religiosos del hogar y su preeminente situación en el culto de los antepasados. la que dirige y ordena todos los actos de carácter religioso:26 Ella bendice todos los años con vela bendita a todos los miembros de la familia. 484. preside en él los actos religiosos. la etxekoandrea es el jefe indiscutible de la etxea mística. como ministro de un culto .y la andere-xerora es la representante parroquial de ese ministro o ministros de la religion doméstica. Cuando ella no puede asistir a su jarleku. han contribuido sin duda a que la mujer gozara entre los vascos de particular dignidad y respeto. sino 26 Barandiarán. como la recitacion de responsos. así como las dependencias de la casa y los animales encomendados a su cuidado. ella representa a su casa en los piadosos actos de asistencia a los parientes y vecinos mediante ofrendas destinadas a sufragios en favor de sus difuntos. etc.

14 . cuya tutela no transcendía del grupo familiar que les veneraba. Por esta razón. y los poderes sobrenaturales. entre los vascos muchos de los antiguos usos sobrevivieron. El sacerdote de la iglesia servía como el intermediario entre la familia cristiana. 30 Barandiarán. Entonces la autoridad doméstica ya no se vinculaba al ejercicio de un ministerio sacerdotal familiar. en cierto modo.un culto doméstico – y la andere-serora es la representante parroquial de ese ministro o ministros de la religión doméstica. acomodados a la nueva fe. Esto se pone de manifiesto en el caso de los actos rituales de la toma de posesión del hogar y de la jarlekua efectuados por la recién casada. la etxekoandrea es representada por la andere-serora que. considerada en el sentido más amplio de la palabra. 29 Ibid.29 Se ha alegado anteriormente que la serora es en cierto modo una extensión de la etxekoandrea. la autoridad doméstica. Visto así. por lo menos. 5. de las etxekoandre o señoras de todas las casas de la parroquia". seguía siendo el dominio. preeminente de la etxekoandrea. pues. Es la serora quien preside el ceremonial de las mujeres en la iglesia y cuando la etxekoandrea no puede asistir a su jarlekua. en días en que debe practicar en ella algún acto de los mencionados. 110–118.28 Sin embargo. De ahí el culto a los antepasados. el sacerdote oficial de la iglesia cristiana reemplazaba.. 484–485. es decir. si no exclusivo. Barandiarán dice que "la señora de la casa se conduce. por oficio desempeña en la iglesia esta función. como ministro de un culto . y la autoridad doméstica seguía siendo vinculada al ejercicio de un ministerio sacerdotal familiar. el P. considerados como seres protectores.universal y común a todos los que confesaban un mismo credo.30 28 Echegaray. Por ejemplo. Era el sacerdote el que presidía los actos en sufragio de los antepasados de todas las familias de la parroquia. sin distinción de sus orígenes familiares. todavía se exigía la renuncia al culto propio para incorporarse a una familia distinta a la natural.

se apreciará mejor el significado de los diversos ritos mencionados en los documentos históricos que aparecerán posteriormente. Tomo III.31 EN SAN GREGORIO DE ATAUN En la parroquia de San Gregorio de Ataun. en cada parroquia se encuentran ligeras variantes en las observancias dedicadas al culto de los muertos. se empleará el artículo ya mencionado de Peña Santiago. Tomo V. precisa esbozar someramente las funciones desempeñnadas por la mujer en los actos vinculados al culto de los antepasados. aprovechamos el trabajo del P. por su representante parroquial. "En Ataun". 15 . "Bosquejo etnográfico de Sara". "Creencias y ritos funerarios". de la casa más vecina de las que hay en la ilbidea. principalmente la de San Gregorio de Ataun. Dibujando esquemáticamente algunas de las prácticas registradas en varias parroquias. En la cesta hay cuatro panes de a 31 Para la descripción de las costumbres de la parroquia de San Gregorio de Ataun. Barandiarán. "la primera puerta". 90– 104. Barandiarán. la de Elosua y la de Sara. Por esta razón. EL PAPEL DE LA MUJER DENTRO DE LA IGLESIA Antes de emprender un estudio detallado de la historia de la institución de la serora. pp. una muchacha de la lehenatea. con panes de ofrenda y candelilla. Como se verá. Ella lleva en la cabeza una cesta de mimbre llamada otarra. que se llevan a cabo dentro de la iglesia. "la de la cesta". la serora. lo que se lleva dicho hasta ahora no es más que un breve preámbulo que servirá para orientar y ayudar al que no tenga un conocimiento de los valores subyacentes en muchos de los actos rituales. especialmente. se han utilizado los comentarios del P. detrás de los hombres suele ir una muchacha. jurídicas y religiosas del País Vasco. 55–116. El trabajo "Creencias y ritos funerarios" también se encuentra en el Anuario de Eusko–Folklore III (1923). Sin embargo. en el cortejo fúnebre. la muchacha se llama la zesterazalea. De lo antes dicho se deduce que el papel desempeñado por la etxekoandrea y por consiguiente. En el caso de los ritos funerarios practicados en Sara. 102–116. En cuanto a las ceremonias de Elosua. es decir. forma parte íntegra de un complicado sistema de conceptos simbólicos que dan un matiz particular a las estructuras sociales.

una serie de Pater noster. o segunda clase. iba la vecina más próxima. vestidas de negro. bajando al crucero. la lehenatea. que. doblada y retorcida. anunciando en euskara a qué necesidades deben aplicarse. vuelto hacia el público. da a besar el manípulo a las mujeres que en orden riguroso. la coloca en la cesta de los panes y lo lleva todo a la parte delantera de las sepulturas y allí lo deposita en otra cesta. junto a la otra que arde siempre. Tomo III. la mencionada candelilla doblada y retorcida que arderá por sus dos extremos hasta el momento del ofertorio de la misa. En este momento la serora recoge la candelilla. sostenido por un monaguillo. Antes. se cubre la sepultura. Allí la zesterazalea cuida de encenderlas y atizarlas. tiende sobre ésta el velo negro. Luego la zesterazalea fija en un costado del hachero que se halla en el pórtico junto al féretro. de primera clase. y una vela en una cesta larga sostenida por otro. Todas van provistas de manojos de cerilla o candelilla en espiral. y tres y media si es de "media cofradía". y además la hermana del difunto o la más cercana en parentesco. "En Ziga (Baztán)". Detrás de la zesterazalea van las demás mujeres. una vez en la iglesia. van depositando un panecillo en su saco blanco. depositan en la jarlekua de la casa del difunto. se llevan a la sepultura. durante un año. llevaba en una cestilla ad hoc media docena de huevos o un queso. 16 . 32 Barandiarán. etc. colocando encima la argizaikajea que alumbrará al alma del finado en las funciones litúrgicas de la iglesia durante todo el año. besando al mismo tiempo la estola de un sacerdote que baja del presbiterio a recibir la ofrenda. Sobre el velo lleva una argizaikajea y candelilla de dos varas. Al entrar en la iglesia la zesterazalea deja la cesta con los panes junto a la sepultura. en grupos.32 En San Gregorio. durante las mismas funciones. Estos panes van cubiertos con un velo negro con el que después. el subdiácono. la eskuiloa. por todos los antepasados de la familia. es decir. 109–110.cuatro libras si el funeral es de "cofradía entera". a ofrendar con su propia cesta un pan y otra cesta con carne. aproximadamente de largo. en los siete días siguientes al del entierro. En Ziga mientras el padre reza.

llamado olata. la etxekoandrea reserva el panecillo de tres picos para ofrendarlo ese día. dos libras de pan cada vez. el aniversario o ceremonia de fin de año. Si en la semana ocurre alguna fiesta o media fiesta. se ofrendan cinco panes y medio de a cuatro libras cada vez. En los ritos que se celebran este día participan activamente la zesterazalea y la serora. si el funeral es de "cofradía entera". uno por cada responso que éste rece en la sepultura de la casa del finado. a contar de este día. coloca los panes en la jarlekua de su casa y los cubre con un velo negro que permanece allí todo el año. los panecillos de tres picos. En el momento del ofertorio de la misa. Esta ceremonia postfuneraria tiene lugar el domingo que conmemora el aniversario de la ogi-astea y se celebran un nocturno y una misa en sufragio del alma del fallecido. la zesterazalea lleva en la cesta tres panes de a cuatro libras y diez olatak de media libra. de los de tres picos. llamada también ogi-ixtia "el dejar pan". Durante las onrak las personas del cortejo fúnebre entregan estipendios a la zesterazalea. Los estipendios van destinados a pagar los responsos. Estos durarán un año entero. El ciclo de ogi- astea termina con la celebración de la urtebetetzea. Cuando el funeral es de "cofradía entera". La etxekoandrea de la familia del difunto. El domingo después de la terminación del novenario recibe el nombre de ogi-astea. todos los domingos del año se llevan a la jarlekua. para la hora de la misa conventual. Luego. Después del ritual la zesterazalea va depositando los estipendios en el bonete del sacerdote. Cuando el funeral es de "cofradía entera". es decir. y cuatro si es de "media cofradía". un pan de cuatro libras y un panecillo de una libra. En las ceremonias que acompañan la celebración de las dos onrak que completan la bederatziurriunea o novenario. "el año completo". donde está la etxekoandrea y allí se efectúan los responsos. la etxekoandrea los descubre y se los entrega a la serora. El cura pasa a la jarlekua.y de allí al sitio de la ofrenda. Al terminar las funciones del novenario empieza otro ciclo de actos rituales asociados con el sufragio por el alma del difunto. ésta los lleva a ofrendar. todos cubiertos con una 17 . lo cual significa "comienzo de pan".

El estudio de la parroquia de San Gregorio de Ataun fue publicado por el P. Y a este lugar todavía se le conoce por el nombre de cementerio-zarra "cementerio viejo". la serora vuelve a recoger los panes y los lleva a ofrendar. quien también desempeñaba importantes funciones en el ritual funerario. donde aparece como una coadjutora de la serora. se respeta todavía la posición de las sepulturak. las que se encargan de los actos rituales que se celebran en sufragio de las almas de los muertos. se trasladó el cementerio junto a los muros de la iglesia. Cuando el funeral es de "media cofradía". los hombres de la parroquia quedan totalmente marginados en los oficios que tienen lugar dentro de la iglesia. tras la orden de Carlos III. como se ha dicho más arriba. junto con las otras etxekoandreak de la parroquia. 18 . EN ELOSUA En Elosua. la serora. la etxekoandrea. En aquel entonces debe haber existido la institución de la serora junto con la de la zesterazalea. Al mismo tiempo se nota que son exclusivamente las mujeres. Pero éstas ya no son las verdaderas. No participan ni el etxekojauna "el señor de la casa" ni sus parientes en estos oficios.prenda blanca hecha de puntos llamada prutera. Después de abandonar las sepulturas originales del interior de las iglesias. Los distribuye entre las jarlekuak de la iglesia. Pero la serora coloca sólo cuarenta y seis olatak y eskuiolak en otras tantas jarlekuak.seis olatak y otros tantos eskuiloak o manojos de candelilla en espiral. la zesterazalea lleva tres panes de a cuatro libras y diez olatak de media libra como en el caso de "cofradía entera". Lleva la serora una cesta con sesenta y. Barandiarán en el año 1923. y queda de él una pequeña cruz de piedra incrustada en la pared de la iglesia. la zesterazalea. es decir. siendo más bien rectángulos pintados con rayas negras en el suelo. En el momento del ofertorio de la misa mayor. Fuera del sacerdote y sus ayudantes masculinos.

En segundo lugar. un hachero con dos hachas. y en toda función religiosa. como lo hizo durante el funeral. con la vela encendida. muy cuidada. El día del funeral se coloca en la sepultura la manta beltza y sobre esta tela negra las argizaiolak de la casa. e incluso la etxekoandrea y las hijas de la casa del fallecido. vecinos varones. la manta beltza es reemplazada por una tela blanca. Las argizaiolak permanecen allí durante el novenario. La segunda etxekona se encarga de llevar en el ofertorio la ofrenda de olatak al sacerdote. Durante este tiempo. llevando sobre su cabeza la otarra que sostiene con la mano derecha. Allí encienden las 19 . Al entrar en el templo. vienen las mujeres parientas y vecinas. la muchacha que lleva la cesta deja el pan sobre la jarlekua del caserío del difunto. Antes de comenzar el funeral una mujer de cada caserío del pueblo coge una de las argizaiolak de su jarlekua y la coloca. En quinto lugar. llevado en andas por cuatro etxekonak. En esta parroquia el orden de la marcha del cortejo fúnebre difiere un poco del de San Gregorio. una a una. es decir. la esposa del difunto no se arrodillará más sobre la jarlekua hasta que al cabo del año se retire la manta beltza. los parientes varones y en sexto lugar. con bordados y puntillas. en Elosua. y en fila india. En el interior de la otarra está el panecillo que servirá de ofrenda en el funeral. el féretro. viene el sacerdote con el sacristán. enlutadas. soltera y vecina llamada la etxekona. la etxekoandrea se arrodillará en la última fila de las sillas. Aquí. el resto de los hombres. en la sepultura del caserío de la persona fallecida. con crespón negro. en primer lugar aparece una joven. y se retira a la última fila de sillas. bajo el coro. Parece que al final del período de luto de un año. Este pan es el mismo que al comienzo del funeral ha dejado la joven sobre la sepultura. donde ya se han arrodillado el resto de las mujeres parientas del difunto. Finalmente. Luego acuden dos etxekonak y una de ellas cuida de que la luz de la argizaiola de la sepultura no se apague en el funeral. y podrán ser sus hijas las que se arrodillen en la sepultura de la casa o las vecinas u otra mujer familiar. más la cruz alzada de la parroquia. completamente enlutada. En tercer lugar. Una vez que se ha puesto la tela negra en la sepultura de la casa. bajo el coro.

Ahora la mujer se levanta. sepultura por sepultura. el lehenatea y los parientes. que será tratado ulteriormente: la separación de los dos sexos durante los oficios.velas de las argizaiolak y realizan las ofrendas. 20 . todas las mujeres que tienen manta beltza permanecen arrodilladas. y por eso la encienden. dejándolo junto a la argizaiola. el cura baja hasta el crucero acompañado por un monaguillo. La colocación de los componentes de la comitiva fúnebre. da luz. que está puesta desde antes de comenzar la misa. En Elosua las ancianas de la aldea todavía dicen que esta luz de cera de las argizaiolak alumbra. la mujer se queda un rato más orando por los difuntos. se traslada hasta las jarlekuak y va rezando los responsos. la lehenatea y las parientas. el féretro es puesto sobre un sencillo catafalco en medio de la iglesia. El sacerdote. y finalmente apaga la luz de su argizaiola y se retira. hasta el momento del ofertorio. acompañado por un monaguillo. recoge el pan y lo pone sobre una tela que lleva en sus manos. sobre la manta beltza. llegado a la iglesia el acompañamiento fúnebre. Los otros feligreses abandonan el templo. Camina hasta el sacerdote. Cuando termina el responso. ocupan la jarlekua de la casa del difunto y los hombres de capa. En la iglesia de Sara. que lleva una de las mujeres de la casa donde ha habido un difunto dentro del año. Después de terminada la misa. La mujer ha llevado el pan a la iglesia. EN SARA En Sara. se sientan en la parte central del primer piso de las galerías. deposita el panecillo en la otarra. le besa el manípulo. hasta cumplirse y celebrarse el primer aniversario. el cortejo fúnebre se distribuye de la manera siguiente: las mujeres abajo y los hombres en las galerías que rodean los tres lados de la pared a modo de balcones. Durante el año. Allí recoge la ofrenda de las olatak. a los difuntos. al celebrarse el ofertorio. demuestra otro aspecto interesante de la vida religiosa del país vasco-francés. Las mujeres enlutadas.

Pero la andrea-serora no existe actualmente en la parroquia de Sara. De allí en adelante varias de sus funciones fueron desempeñadas por dos mujeres.33 En Sara. continúa en él. Detrás de las velas y cerilla se colocan. A su lado están colocados otros rollos de cerilla traídos por las vecinas. Después de la misa el cura y el xantre cantan los responsos en la jarlekua de la casa. ésta estaba consagrada por voto al servicio de la iglesia: limpieza. la andrea-serora. hallándose presente una de las mujeres del caserío del difunto. las mujeres encapuchadas con sus velos corridos. siendo encendido todos los días del año durante una de las misas que se celebran en la iglesia. "En Otxagabia (Navarra)". en su defecto. En Sara.. 115. Entre éstas se coloca el rollo de cerilla y velilla delgada llamada ezko o ezkoxigor llevada por la familia del difunto. el rollo de cerilla o argizaiola que arde en la jarlekua durante el funeral. murió en el año 1902. al empezar la celebración de las funciones religiosas. la mujer de la casa de donde ha salido el último difunto de la parroquia. las mujeres de la casa del difunto o. ahora. enciende su cerilla en la lámpara de la iglesia y las demás mujeres encienden sus luces en la de ella. La primera de estas murió en el año 1948 y la segunda se retiró al hospital del pueblo. La última que. por todo el transcurso del año. Barandiarán. En Otxagabia de Navarra. cuidan de tener encendidas las luces. cuidado de manteles y ropa. etc. Según el P. por voto. como en las otras parroquias ya mencionadas. Durante las ceremonias de las exequias la jarlekua está cubierta con la tela negra y sobre ésta arden dos tortxak o velas que pone la iglesia. de las luces de los altares y de las sepulturas. 21 . Por eso. cesando en sus funciones de cuidar el alumbrado de las jarlekuak y de representar en éstas a las etxekoandreak correspondientes. estaba consagrada a este servicio. Para ello se coloca un monaquillo con la cruz alzada detrás de las mujeres y el cura con el xantre delante de ellas y las luces. llamada María Dithurbide. junto con la tela negra. en sendas sillas o reclinatorios. 33 Ibid.

22 . ni pienso que sus mujeres pongan más cuidado y atención.en Sara desde el año de 1953..34 Aquí nos describe las costumbres vigentes en la provincia de Guipúzcoa a mediados del siglo XVIII: "Todos los oficios funerales. ya los hombres están en sus asientos. en pie. Ya no se cantan responsos en las jarlekuak. aparece un capítulo titulado "De la costumbre de Guipúzcoa en entierros y funerales". y unas tras otras. 231. si no es en contados casos. Larramendi. que no van en tropa como los hombres.35 En su descripción de las funciones de la serora. 35 Ibid. no hay misas cantadas de un solo cura en sufragio de las almas. sino en procesión. el séptimo. 36 Ibid. "acabado el entierro. en el cortejo fúnebre van primeramente los hombres y siguen luego las mujeres. reparte la procesión de las mujeres y señala el lugar en que han de sentarse la del duelo y sus acompañadas. Por ejemplo. Se observa claramente que es la serora la que se encarga de dirigir a las mujeres y de mantenerlas en orden durante las ceremonias litúrgicas que les corresponden. En su Corografía de Guipúzcoa. llevando por guía a la serora de la parroquia. noveno. trigésimo cabo de año. ni muestren tanta devoción a otra cosa alguna. Cuando llegan las mujeres a la iglesia. y dos años. descripción escrita en 1754. se destaca el papel de ella como directora del ceremonial de las mujeres dentro y fuera de la iglesia en los actos relativos a los ritos funerarios.. están en práctica corriente en Guipúzcoa. 226–234. Al P. 227–228. porque faltan mujeres que los presidan. salen primero los clérigos de la iglesia con sus sobrepellices y van a la casa del difunto y esperan a la entrada en la calle hasta que lleguen los hombres y entre el del duelo con sus acompañados en el zaguán de 34 Larramendi. La serora. como a esta piedad en las ánimas de sus difuntos". Larramendi también le llamó la atención la participación activa de las mujeres en los ritos funerarios. ni más puntualidad que en estos oficios.36 Según el P.

232. Acabado el Nocturno el responso donde está la tumba con vueltas del aspergeo y del incienso. Todos van comúnmente en gran silencio a la iglesia. las mujeres y la serora todavía están dentro de la iglesia. se despiden. El ceremonial de dónde y cuándo se han de sentar. 23 . que no es permitido el hablar ni mirar a un lado ni al otro. y con tal modestia y silencio.37 Es de notar que dentro de la casa. 231–232. empiezan los clérigos el Nocturno. como en el entierro: andan con pausa y gravedad. haciendo compañía a la del duelo. y sin embargo está en centinela la serora. va precedida de la serora. donde se sientan como en el día del entierro.. 38 Ibid. o la envían antes.. que a su tiempo habían concurrido a la sala oscura. entrará en la iglesia la procesión de las mujeres. entra el preste en la sacristía a ponerse la casulla. hace señal y la van siguiendo todas con el mismo orden que vinieron. Una vez comenzado el Nocturno. Las mujeres en tales días no llevan consigo la ofrenda a la iglesia. Mientras se efectúan estos actos. 229. y así se practica todo sin ruido ni confusión..39 Entre tanto ya salió de la casa del duelo la procesión de las mujeres. Progua. y diciendo la serora su equivalente del Requiescat in pace. y quiénes. El día señalado acuden los hombres a la casa del duelo y salen después acompañando al que le lleva. todas de manto. Encomiendan al difunto a Dios. donde no hablan una palabra. Las primeras se van quedando en el zaguán y suben arriba con la serora las del duelo y otras que tienen conexión de parentesco y amistad. como se acostumbra. 38 También en las ceremonias de las onrak.. los que cuidan del ceremonial particular de los hombres son los clérigos que luego. que [. 39 Ibid.la casa: y entonces dicen los clérigos un responso rezado y entran a dar el pésame al que lleva el duelo y se van a sus casas". o después que están dentro se la llevan mujeres que están destinadas para esto e instruidas de todas las sepulturas y de sus dueños. Mientras tanto. Levántase la serora. y sin esperar a que vengan y se acomoden las mujeres.40 37 Ibid. ya se sabe comúnmente... se van a sus casas. suben los demás clérigos al coro y entonan el Requiem aeternam a dos y tres voces. 228–229. dando un pésame [. la serora se encarga de cuidar el ceremonial de las mujeres. La procesión.] llaman sequicioa.]. 40 Ibid. que es la intendenta del ceremonial. Depués han de venir las mujeres que quedaban en la iglesia...

24 . y nombrando al difunto a quien se hacen aquellos oficios. Estas se levantan. y no de otro alguno. no de un golpe. la cerilla ordinaria ardiendo sobre el pan y las velas y hachas. 232–233. sino por su orden. y con ella quisieron dar a entender que aquel pan y cera que iban a ofrendar eran en sufragio del alma de aquel difunto. En lo antes dicho y en lo que sigue. Tales equivocaciones bien podrían haber provocado episodios en que dominaban momentáneamente el ruido y confusión dentro de la iglesia: que una mujer se equivoque de sepultura y ponga su argizaiola sobre una jarlekua que no le corresponde. Durante el Nocturno y antes de la misa llevan sobre la tumba o sobre la sepultura la ofrenda de pan y cera. el mucho pan y cera que se ofrece [. según es el pueblo. a recibir la ofrenda con sobrepelliz y estola. 233.. Esta ya es costumbre antigua. y sucede muchas veces. sin equivocarse. 42 Ibid. que una mujer se equivoque en el orden de ir a ofrendar y se adelante antes de lo debido. si no se ve.42 41 Ibid. y queda ya explicado más arriba el sentido en que estas cosas y otras pueden ser en alivio de las ánimas del purgatorio. y si la misa se ha acabado y la ofrenda no. La misa cantada prosigue mientras dura la ofrenda. No es creíble. y entonces se ponen de rodillas. Al empezar la epístola va cada una en busca de su pan y cera.. las ultimas que se ofrendan son las del duelo y sus parientas y acompañadas. y éstas y las que están más cerca se quedan en pie hasta que la del duelo venga a su sepultura. y se la dan a las mujeres instruidas. que se ponen a los lados de la tumba. siéntanse los del altar y los demás. y en esto hay siempre alguna confusión y ruido.. Al ofertorio sube el cura o su teniente al púlpito. se observa el constante problema de posibles equivocaciones en el complicadísimo ritual funerario. que ya se sabe.41 En el rito del ofertorio el ir y venir de las mujeres sigue un orden riguroso. y acabada la ofrenda bajan a cantar el responso como el día del entierro. Al Evangelio están en pie con su pan y cera o hacha en la mano. y es la que dan a besar a las mujeres. consagrado por la costumbre: Salen uno o dos clérigos.. exhorta a todo el auditorio a que lo encomiende a Dios con un Padre nuestro y un Ave María. metidas o arrimadas a hacheros largos y bajos. como también el camino por donde han de ir y volver a su puesto.]. etc.

ensemble une candele de sere de le valor de quoate arditz [. "laissa lOO s. Sic vocabatur apud Bayonenses devota mulier. de quibus emat unam candelam sex denariorum. beata y benita. Entre los vascos esta mujer aparece ya en documentos que remontan hasta el siglo trece. en la obra capital para la historia de la Diócesis de Bayona. deu present anniversari. deberá volver a la misma benita en concepto de limosna anual. Tomo I.. xvi ard. sus son monument. 2° p. in qua Missa dentur Benedictae Bayonensi. ésta se encontrará bajo diversas denominaciones: serora. 356. 1302: Missa Defunctorum Conventualis et solemnis in altar majori ecclesiae Bayonensis. la benedicta de la Catedral. videlicet tres singulorum denariorum et duas obolares. añade que el Obispo de Bayona. en la narración del 43 Domino du Ducange. Por este documento legó cien sueldos a la benita. aliaque minutiora hujusmodi officia exercere solebat." y luego. que se refieren a la institución de la serora. El abate Dubarat. como se ha señalado con anterioridad.LA INSTITUCION DE LA SERORA ENTRE LOS VASCOS En los documentos históricos. sorora. et residuum dictorum duorum solidorum legamus ipsi Benedictae pro eleemosyna annuatim”. benoîte de la cathédral: Item Alamanae benedictae ecclesiae Bayonensis: C sol". más lo que de ello reste. CCXVIII. 25 . et Diacono et Subdiacono ministrantibus. ii 1. Testament. Et aufrira dus arditz de Pan. o freila. Por ejemplo. de Lehet es ensepelit."44 En 1552. La fuente de Dubarat es Henry Poydenot. freyra. quinque placentas.]. de quibus placentis dentur singulae denariales Capellano. Glossarium Mediae et Infimae Latinitatis (Niort. Le Missel de Bayonne de 1543 (Pau. Aura tant per sa pene que per lo tout. 1901). quas offerat in ipsa Missa. et duae residuae obolares duobus subsacristis assistentibus ipsi Missae. 1875). 44 Dubarat. freyla. Dominique de Mans. benedicta..43 En el Livre des fondations del siglo XVI. Por ejemplo. CCXVIII. quae pro tempore fuerit.. 1883). obispo de Bayona. qui Missam ipsam celebraverit. quae ecclesiae linteamina lavare. es mencionada en el testamento de Domingo de Mans. qui assistera en son habit et sera tingude portar chalon et dues candeles de sere. Récits et légendes relatifs a l'histoire de Bayonne (Bayonne: Imp. hecho el 4 de 1302. "A le benedite. dedens les jaunes. fleira. de Lasserre. à Alamane. se lee: "Item aura le benedite per Portar le candele et chalon sus lod. 624: "BENEDICTA. de ipsa pecunia duo solidi Morlani annuatim. x ard. monument que lod. es decir. dos sueldos de Morláas por año para comprar cirios y otras cosas con destino a la Misa de aniversario perpetuo. 2° fasc. benoîte. Dominici Bayonensis Episcopi ann. se habla también muy a menudo de la benoîte o benita.

y por origenes maternos en las otras dos. nombrada freyla o serora de la parroquia de Azpeitia. En la Información y Averiguación hecha en Azpeitia y Azcoitia en 1595 acerca de la Vida. 48 Ibid. López 1894–1895).. 93. se halla: "la religiosa (evidentemente la benita) de dicha iglesia".. aparece entre los diez y nueve testigos. B. cit. Dubarat emplea Arch. Encuesta de 1552.. 46 P. y a honor y gloria de S. ilustraciones y apéndices de eruditos y distinguidos escritores modernos. Averiguaciones de las antigüedades de Cantabria enderezadas principalmente a descubrir las de Vizcaya. G. 49 Webster. Tomo VI.. patriarca y fundador de la Compañia de Jesús [. una mujer llamada Potenciana de Loyola. 22 y 26 de mayo y 15 y 19 de septiembre de 1600. Ignacio de Loyola. Op..48 A partir de 1600.45 El cargo conferido por los patronos vascos a las freylas o seroras era una especie de beneficio eclesiástico. y nacimiento en la una.. Es Freira o Serora [sic] de la Iglesia 45 Ibid. aumentada y enriquecida con notas. 127–138.49 Entre las seroras del siglo XVI figura la sobrina de San Ignacio de Loyola. Obra muy mejorada. frecuentemente se hace mención de las benitas o seroras para las iglesias de "las provincias vascongadas" en el Indice Cronológico de Guipúzcoa. cuyas fechas son de 29 de agosto de 1583. de setenta y tres o cuatro años de edad. escrito que ahora llaman Proceso de Beatificación de N.46 En sus Averiguaciones de las antigüedades de Cantabria. 47 Ibid. que allí deponen. y acompañada de una cumplida noticia bibliográfica del mismo. en los archivos del departamento de los Bajos Piríneos para el país vasco-francés. Su colación se hacía con cierta solemnidad religiosa. Santidad y Milagros del Padre Ignacio de Loyola. el P. provincias contenidas en ella. Gabriel de Henao. como se ven en los documentos que nos quedan y algunos de los cuales se encuentran en los Archivos de Loyola. con varios autógrafos inéditos del autor y principalmente con su 'Libro de la genealogía de Sa n Ignacio de Loyola'. 115. cántabro por padre y madre. 139. 20 y 21 de noviembre de 1592. CCCX. y en otras partes. Guipúzcoa y Alava.-P.ceremonial de la Extremaunción administrada por todo canónigo de la Catedral de Bayona. Miguel Villalta de las Escuelas Pías (Tolosa: E. Ignacio. obra publicada en 1689–1691.47 En 1595 una sobrina de San Ignacio de Loyola es nombrada freyla de la parroquia de Azpeitia. 26 . Nueva edición corregida por el P. Para el texto íntegro de estos documentos véase el Apéndice I.P. Gabriel de Henao (1611–1704) da siete de estos documentos.].S.

Op. Una de las obligaciones diarias de estas Ermitañas o Seroras. vecinas de Azpeitia". doncellas o viudas muy honradas e intachables. que San Ignacio hizo en su patria. 51 Ibid. eran unas piadosas y religiosas mujeres. que a manera de las Diaconisas del primer siglo de la iglesia. Henao hace mención de la institución de la serora: "Freylas o ermitañas. al medio día y al oscurecer.. al amanecer. Seroras o Sororas y aun Beatas en algunas partes. cit. era desde la reforma.51 Según el P. 52 0p. pero que por eso.]. por María de Eleyzalde y de su nieta Francisca de Eleyzalde. además de a las Parroquias de Azpeitia y Urrestilla a diez Basílicas o Ermitas de Azpeitia.. 27 .. con la campana de la Basílica o Ermita. el que tocasen. Respondiendo a la primera pregunta. Ignacio. 52 En el acta de "Toma de possesión del cargo de Seroras de la Ermita de Nuestra Señora de Olás. en la de San Juan de Oñaz y en la de Elosiaga". Para todas las diez Ermitas. ella dice que "es sobrina del dicho P. Ignacio. de Nuestra Señora de Olás. cit. no dirá sino la verdad". 115.50 El P.. llamadas también en muchos pueblos del país bascongado. "los Señores de Loyola con los Alcaldes de la Villa proveen Freylas o Ermitañas [. que estaban a su cargo". entre otras cosas.] y en señal della 50 Henao. Esta santa costumbre se guarda aún hoy día en las Ermitas o Iglesias. tres veces a las Ave Marías. el poder y facultades del Patronato Loyoleo se extendían. entre Loyola y Azpeitia..de San Sebastián de Soreasu de la villa de Azpeitia. Henao. cuyos oficios y ministerios en las Iglesias describe muy bien Cornelio Alapide. ni por otras cosas. Pedro López de Loyola. cuidaban del aseo y limpieza y demás cosas necesarias para la Misa y el ornato del culto sagrado de las Iglesias o Ermitas. dice el mismo Padre. que está en el barrio del mismo nombre. hermano del P. hija de D. se lee: "la dicha Francisca dixo que tomaua y aprehendía la dicha possesión [.

CCLXII. 44. Vive en una casa llamada la Benoiterie. mediante los derechos que percibe por los bautismos. 145–146. que es nombrada por el cura y los parroquianos. quae sacristarum vices gerunt". 137. más o menos. y este dinero se emplea en las necesidades de la iglesia. Statuta Synodalia. barrer la iqlesia. 1666. de 1666.53 Las seroras de las basílicas o ermitas estaban protegidas por las leyes. Las benitas pueden casarse renunciando a las dotes que han pagado. 56 Webster.56 53 Ibid. Paga una especie de dote de 150 a 200 libras. tocar las campanas para los oficios y para conjurar las tormentas. matrimonios y entierros. y un cuarto de concha de trigo por casa. 55 Dubarat. en la páqina 49 del documento se lee: En cada parroquia de Navarra hay una benita..taño la campana y encendió úna candela de cera y la puso en el altar de en medio de la dicha hermita".. 131. 46. Intendente". seqún se haya convenido. que pertenece a la Comunidad: está obligada a lavar los paños del altar. leemos que para enseñarles el catecismo "las niñas serán confiadas a las hermanas vulgarmente llamadas benitas y encargadas del cuidado de la sacristías Puellae vero mittantur ad sorores vulgo dictas benoistes. etc. Por ejemplo. 47.. dirigida el 31 de di ciembre de 1700 por Le Bret. en el acta de nombramiento de Isabela de Larrar del 15 de septiembre de 1600 se encuentra que "mandaron que a la tal possesión que se le diere a la dicha Isabel de Larrar ninguna persona la ynquiete ni perturbe sopena de cinquenta mill maravedis para la camara de su Magestad tad y otras penas establezidas por derecho".54 En los Statuta Synodalia de Monseñor de Olce. Según Webster. 28 . lo que ocurre también cuando tienen costumbres desordenadas.55 Después de Henao y los Statuta de 1666. tenemos el manuscrito titulado "Memoria del estado presente de los Reinos de Baja Navarra y país soberano de Bearn. Debe ser soltera o viuda. 54 Ibid. y se compromete por contrato a servir a la Iglesia durante su vida.

aussi.. según Webster. dans une nomination nouvelle. 200 et jusqu'à 500 l. los parroquianos y las autoridades eelesiásticas.59 57 Ibid. El documento citado por Dubarat lleva al parecer el mismo título que el de Webster: "Memoire de l'etat présent des royaumes de Basse-Navarre et Païs ?? souverain de Béarn. 146. l'évêque n'ayant pas été consulté. p. ch. Elle paye une espèce de dot de 150. de Priellé. Por esta razón. como se verá más adelante. moyennant les droits qu'elle prend pour les baptêmes. CCXVII y CCXVIII. Lasserre. 7). pero en otros es nombrada por el Patrono de la iglesia. il y a une benoîte. . entre Mgr. se vie durant. réclama. 3. Les benoîtes peuvent se marier en quittant leurs benoîteries et perdant les dots qu'elles ont payées. mariages et enterrements et un quart de conque de froment par maison. elle doit être fille ou veuve et elle s'engage par contrat à servir l'église. elle est nommée par le patron de la cure en certains endroits et dans d'autres par le curé et les paroissiens. l'acte est’il signé par Mgr.57 El manuscrito citado por Dubarat en Le Missel de Bayonne de 1543 difiere del de Webster sólo en dos puntos. etc. l'année d'après. parce que l'évêque avait 29 . es decir. L. appelée la benoîterie. sin la intervención del cura y los feligreses. la benoîte était régulièrement nommée en assemblée capitulaire par l'évêque et la Chapitre. 200 y hasta 500 libras. Dans le premier. 1700 par M. sect. el derecho de nombramiento acarreará una serie de graves conflictos entre los intereses de los patronos. nous l'avons dit. Vo. por lo menos en ciertos lugares de Navarra y Bearn. CCXVIII. 3 vols. 1910–1926. Según Webster. el 19 de noviembre de 1885. Etat ecclésiastique: "Dans chaque paroisse de Navarre. de la balayer. ce qui leur arrive aussi lorsqu'elles ont des mœurs déréglées". d'Arche et le Chapitre.. Bayonne: Imp. 59 Dubarat. la benita es nombrada por el cura y los parroquianos. el Sr. Elle loge dans une maison appartenant a la communauté. Antoine d'Abbadie. Lebret". Según Dubarat. El segundo punto es tal vez más fundamental. en su castillo de Abbadia. Recherches sur la ville et sur l'église de Bayonne. viene de Memoire sur la Navarre. l'un du 3 avril 1682 et l'autre du 27 avril 1683. mientras que Dubarat dice que pagaba de 150. En la versión suministrada por Webster. et elle est obligée à blanchir les linges de l'église. suivant que la paroisse est considérable. long et très aigu. suivant qu'il est convenu. Il y eut un autre conflit. de sonner pour les offices et pour détourner les orages. Webster copió lo dicho de un manuscrito que perteneció al finado M. la benita pagaba una especie de dote de 150 a 200 libras.. 58 Dubarat. nos explica que "a Bayonne. plus ou moins. art. abate Dubarat se sirvió de otro manuscrito que tenía en Pau. I. Dubarat señala que en algunos lugares es nombrada por el cura y los parroquianos. Veillet en cite deux actes (Chanoine René Veillet. dressé le 31 déc. importa recordar que en 1700 el nombramiento de la serora seguía siendo el privilegio particular del patrono de cada iglesia. Aunque este detalle en el nombramiento de la serora puede parecer de poca trascendencia.58 En primer lugar. et cet argent est employé aus besoins de l'église.

136). después de serora. Entran a seroras. Santo Domingo. Visto el nombramiento. 61 Ibid. B. comm. Larramendi describe la institución de la serora así: Entrar a serora es tomar. la serora María Dithurbide. (Arch. la Corografía de Guipúzcoa. Otro autor que nos ha dado datos muy útiles sobre las seroras es el célebre Padre jesuíta Manuel de Larramendi. y despacha el título en forma. se titula "De las Seroras de las Iglesias y Ermitas de Guipúzcoa". dio como dote 1 885 francos. que comúnmente es de San Francisco. según la iqlesia es mayor o menor y más o menos sus emolumentos. escrita hacia 1754.. de Bayonne. que les cuesta muy bien. en cuanto han podido alcanzar las investigaciones de Webster. f. 129. 149. en el título de Religiosis domibus. 62. como si entraran monjas. 60 Larramendi. 128. 39. 127–130. 128. el 7 de febrero de 1747. En Sara. y que les pertenecen. 61. mais nous ne savons pas l'issu de ce singulier conflit. 15 et GG. y sería terrible escándalo en el país. se casara alquna de ellas. marzo-abril de 1683." Según Dubarat.61 Las dotes pagadas por las seroras eran. Larramendi. Un capítulo de su obra. las seroras "visten algún hábito de religión. también se encuentran actas de nombramiento de benoîtes en Arch. -Les chanoines la soutinrent contre l'intolérance du Corts de ville. BB. capítulo 6".62 Según el P. G.dont elle n'était nullement responsable. –P. para que tomen posesión de la seroría y perciban los emolumentos que se acostumbran. de 40 a 80 ducados en las provincias españolas y de 150 a 500 libras en el país vasco-francés. On reprochait à la benoîte sa naissance très irrégulière . G. à propos de la nomination d'une benoîte par le Chapitre. Habla de ellas la Sinodal de Pamplona. 63 Larramendi. el año 1817.63 nommé une benoîte à Bonloc. lo mismo que entrar a ser monja. del Carmen calzado o descalzo. dando su dote. estado en Guipúzcoa. p. El nombramiento de ellas se hace con público instrumento por los patronos de las parroquias y ermitas. menor. si. ancien prieuré dépendent de Roncevaux et cédé au partage de 1712 a l'église de Bayonne. G.. L'enquête est fort curieuse. pasa el obispo a hacer información de vita et moribus. libro 3. y la dote es mayor o menor. 30 . de su edad y partidas necesarias. en los siglos XVII y XVIII.60 El P. Au XVI° siècle (janvier-avril 1595). 62 Webster. il y eut protestation et enquête du Corps de ville. el 30 de diciembre de 1687. 411.

. les jours de procession: et croy que toutes assemblées. entráticas que llaman bautizos. citado por Dubarat. dice la serora su Requiescat in pace en latín o vascuence. si bien que la procession passant en l'Eglise Nostre Dame de Bayonne. vous en verriez des filles et des servantes chargées. limpios los altares y toda la ropa blanca de ellos. ou paquet de petits cierges. celles dont les sépultures estoient justement au milieu du cloistre. A ce propos.. drap et cierges ou chandelles. volver a la misma casa. en récompense. acabada la función. funerales. Elle porte un châlon. qui tenoit a la main un cierge allumé. il s'en feroit une grosse montagne"'. rezando algo por el muerto. s'appelait chalon. de Lancre dit (Tableau de l'inconstance des mauvais anges 1612 .. 10. les chandelles brusloient nos robes. CCCCXL y CCCCXLI. en disant que le tout. tenerla bien barrida. elle va à l'offrande la première avec un cierge à la main et un pain. y apagar y encender las otras a los tiempos sabidos. CCXVIII y CCCCXLI. on pourrait concilier cela. y consisten en la porción que les toca del pan de las ofrendas.. Cuidar de las lámparas. Recherches.. tant de la fabrique que des particuliers. V° p. 31 . un petit paquet de cierges [. etc. Chaque dame y offrit un pain et la benoîte son cierge". de los réspices de entierros y funerales. 457) que les Bayonnais et Bayonnaises 'parent les places de leurs sépultures des Eglises et cimetières d'un drap noir. et plusieurs de la famille et les autres de mesme font à mettra au dessus de plus gros barils de bougie. I. 3. vinrent a l'offrande. En algunas iglesias cuidan también de abrir y cerrar las puertas. Elle donne ensuite un autre cierge à la femme principale au deuil pour aller à l'offrande. en unas iglesias más. matrimonios. sur chaque monument où l'on va faire l'absoute après les anniversaires.66 64 Ibid. sec. donde lleva una vela en la mano y conduce a cinco damas: "cinq dames conduites par la benoîte de cette église. el día después del entierro de la princesa Léopoldine de Lorraine. 129. explica que "le chalon était. que doit être une honnête veuve de la ville. de que arda siempre la que alumbra al Sacramento. Cuidar del ceremonial particular de las mujeres en entierros. y se quedan con las llaves de noche. ch. CCXVIII. est comme la maltresse des cérémonies aux enterrements. velaciones.65 En el país vasco-francés la sorora o benoîte también aparece en 1759. Su ministerio es atender a la decencia y limpieza de la iglesia. et elle retire de certains droits pour tout cela. procesiones y otros actos de la iglesia.] et d'aprés Lespy (Dictionnaire béarnais) une couverture en drap. 65 Veillet. en cuyo zaguán y calle vecina se detienen todos..64 Viellet también nos ofrece detalles relativos a las funciones de la benita en Bayona: La benoîte. mais aussi. d'aprés Veillet. 66 Ibid. part. hasta que. Los emolumentos de las sororas vienen a ser una especie de beneficio eclesiástico. faisoient scrupule de les oster: de manière que le plus souvent les grandes chappes des chanoines et nos grandes robbes versoient les dits barils et les esteignoient. Dubarat. en otras menos. Salir guiando las del duelo de la casa del difunto a la iglesia y.

Además. église et les cloistres d'icelle nets et en bon ordre et faire les autres fonctions attachées a lad. et 5 l. no había serora. Al morir ella. Además de repartir las olatak. 62. llamada brayine. William A. 68 Op. 70-71. y a la difunturia.B. La fuente de Dubarat es Veillet." 69 William A. se nombra a Marie de Launay como braguine el 19 de junio de 1748. por una parte. 70 Ibid. Agrega que "On lui donne 5s. El título de la edición original era Death in Murelaga (University of Washington Press. traducción de Eduardo Estrade. por la otra.70 En el pueblo de Murélaga donde hizo sus investigaciones el Dr. Ella llevaba el agua para las pilas de agua bendita. 1973). esposa de Pierre Lacaze.' G. con salario fijo de 12 libras por año que le daba la benita. Op. Parece que las funciones y los emolumentos que antes le habrían pertenecido. en 1696 au service Fossecave. como bravine el 1° de diciembre de 1724. una mujer cuyas funciones en la iglesia se asemejan en mucho a las de la braguine o aun a las de la serora misma.69 La difunturia tambien se encargaba de que una panadería del pueblo preparase los panes y colocaba en la sepultura la cesta con las ofrendas de pan. revisada por el autor. 57. le 20 sept. sus obligaciones comprendían la limpieza de las sepulturiak.. CCXVIII. Muerte en Murélaga: El contexto de la muerte en el país vasco (Barcelona: Barral Editores. Dubarat utiliza aqui Arch..68 En su libro sobre El contexto de la muerte en el País Vasco. 236. se destinaban al sacristán y a su mujer. Douglass nos habla de la difunturia. G. charge ou employ". 122 y 417. G. 72. Douglass. En el país vasco-francés. cit. 1697 'pour conduire les soldats chez chaque chanoine au partage du blé.–P. 32 . Como retribución de sus servicios recibía de cada una de las casas con sepulturia. La difunturia solía ser una anciana de escasos recursos económicos. y algunos emolumentos. braine o braguine. 67 Ibid. 1970). el paqo anual de 25 kilos de triqo. preparando y colocando en ellas las ofrendas de pan y las kandelak de los grupos domésticos en luto. la cesta grande de ceremonia en los entierros. donde también desempeñaba otras funciones y barría los claustros. se encuentra el nombramiento de Marie Forgues. preparaba las ofrendas normales de pan reteniendo una parte como compensación. brayine et braguine. la benita o serora algunas veces tenía una ayudante o sirviente.67 Por ejemplo. Esta obra es de sumo valor puesto que explica de una manera muy detallada los rituales funerarios. Douglass. En el nombramiento de Marie Forgues se la encarga "de tenir lad.. cit. On trouve dans les textes les formes diverses braine.

la parroquia 4pts. Por el toque de las campanas pagan a la serora 50 cts.50 al organista. la serora 2 pts. En su trabajo sobre las "Costumbres religiosas y datos históricos concernientes a la Parroquia de Santa María de la Asunción. 2 pts. que se distribuye: 58 pts. Entierro de párvulo: Se hace el sepelio según el ritual. 12 pts. Para enumerar las funciones y los emolumentos seguiremos las divisiones indicadas por Ondarra: DOMINGOS Y DIAS DE PRECEPTO: La ofrenda suele ser. pero no se anuncia la obligación del rosario. y 2 pts. asistiendo solamente el Párroco de la parroquia con una Misa Cantada. a la serora. El domingo siguiente ofrendan 71 Pedro Rodríguez Ondarra. "Costumbres religiosas y datos históricos concernientes a la Parroquia de Santa Maria de la Asunción. cada uno. y se refieren a la primera mitad del siglo XVII y a los comienzos del siglo XX. 35–52. Honorarios: Ofrenda una vela el día del funeral. Novena de Na.25 a la Parroquia) se celebra una Misa cantada. Honorarios: Paga el Cura a la serora 5 pts. El día de la Epifanía o de Reyes se entregan a la Serora doce manzanas. en Gaztelu (Guipúzcoa)". con responso cantado al final. Anuario de Eusko–Folklore (1965–1966). a la Parroquia.. María de la Asunción. Luego se canta una Misa en el Altar de San Miguel 'Votiva de angelis' con responso al final en la sepultura de la familia Pro omnibus defunctis familiae. Pedro Rodríguez de Ondarra nos ha dado detalles muy interesantes.. En la sección "Costumbres parroquiales existentes el año 1922 en la Parroquia de 'Santa María de la Asuncion'". se hace un funeral en el día que se convenqa con la familia del interesado. nocturno antes de la Misa y responso cantado al final. 33 . las campanas. Misa de Aniversario por un difunto de la familia (solemne): con los honorarios de 8 pts. y el día de Viernes Santo doce huevos. (6 por la Misa.. el organista 5 pts.. Tomo XXI. 0. a la parroquia lO pts. y los tres monaguillos a 25 cts. una solemne y otra sencilla. en Gaztelu (Guipúzcoa)". 1. DEFUNCIONES: Cuando muere un congregante de San Luis. y comida. En la relación hecha por Ondarra se encuentra una descripción de las diversas funciones y los emolumentos de la serora. al organista. al cura por las misas y novena. por todo. Sra. cobrando el Cura por ello 10 pts. Honorarios: Se cobra 75 pts..71 Sus datos han sido tomados directamente del Libro de Constituciones de la Parroquia de Sta. a los capellanes 10 pts. un bollo de un cuarto de libra por cada sepultura. al organista 10 pts. más el pan que llevan las familias que hubiesen tenido alguna defunción. de los Dolores por un difunto: Hay dos clases de novenas. y comida y el mismo Cura 20 pts.25 a la serora y 0. CONGREGACIONES Y COFRADIAS: Al tener noticia de la muerte de un cofrade fuera del pueblo se anuncia su muerte del púlpito y se tocan después de Misa Mayor. de dicho lugar. si la Congregación cuenta con fondos.

donde colocando el dosel adornan la imagen de la Concepción. MIERCOLES DE CENIZA: Se adelanta para lo restante de la Novena la hora de la Misa. cf. 39–49. 139. a una con la serora. sin distinción 12 libras de pan y hay responso extraordinario. los pasajes citados arriba siguen siendo una transcripción literal del manuscrito original utilizado por Ondarra. lo cual también se hace en el Rosario de la tarde. 73 Abbé Joseph–Alexandre Martigny. muy semejantes a las cátedras episcopales.50 pts. allí suelen acudir las de las sepulturas a sacar los responsos. 15 pts. 34 . Para recoger las dichas manzanas. Se da además (de los responsos) a cada peseta a la serora. LUNES DE CARNAVAL: A las nueve se canta el Nocturno. 74 Martigny.50 pts. a la Parroquia y 50 cts. sillas talladas en la toba. De la ofrenda de este día distribuyen los de la Casa Cural a cada bollo a los niños y lo restante se manda a la serora. NOVENA DE LA INMACULADA: Comienza el día 30 de noviembre. Para ese dia preparan los de la Casa Cural. Citado por Webster. Abonan 5 pts.74 por Tertuliano en su libro De 72 Las funciones y los emolumentos de la serora aparecen en el texto del citado documento. Dictionnaire des Antiquités Chrétiennes (Paris: L. por rezar el Rosario todos los días durante la Misa.73 Este asiento o trono de las diaconisas en las Catacumbas de Roma está mencionado en los epitafios: "la viuda que se asienta" (vidua sedit). Hachette. habrán colocado los de la Casa Cural una cesta pequeña en el lugar de la ofrenda. pero que por razón de su posición. DIA DE REYES: Ofrendan además del bollo de pan. 787. HONORARIOS FIJOS A LOS COLABORADORES DE LA PARROQUIA: A la serora se le paga por sus servicios 50 pts. Terminada ésta. manzanas. al organista. Finalmente. 1889). 5 pts. Sin embargo. no se pueden confundir con ellas. por la misa. Para mayor claridad. más 25 pts. Por la novena de Animas se da de lo recaudado en la limosna. Diaconesses. a la serora. de las cuales se envían 12 a la serora. a los monaguillos. antes de ella se bendice y distribuye la ceniza. en su Diccionario de las antigüedades cristianas.72 El abate Martigny. En total: 75 pts. lueqo se celebra la Misa en el Altar de la Dolorosa. hay un responso extraordinario junto al catafalco y con capa pluvial. a fin de año. se han eliminado los pasajes no aplicables directamente al caso de la serora. 2. al organista y 1 pts. las cuales están representadas sobre sillas parecidas en varios frescos de estos cementerios". que es el de San Miquel. a la serora. Se tiene por probable que sirvieron para las diaconisas. se efectúa el ejercicio de la novena de Animas. el Altar para la novena. 2. escribe: "Se ven en ciertas encrucijadas de las Catacumbas.

). 150.77 En su excelente trabajo dedicado a la vida claustral en el País Vasco. Gracias a la amabilidad del señor S. Fortabat..76 De igual modo en el país vasco-francés. Larramendi. si se exceptúan las formalidades para su nombramiento y su condición de célibes que las presentes no observan. cura párroco de Sara. al menos. in. que demuestran que estas diaconisas tenían un lugar y asiento superior a las otras mujeres en las iglesias. 35 . el R.virginibus velandis. 76 Job. 866. José Adriano de Lizarralde nos da otros comentarios muy valiosos sobre el origen y el desarrollo de la institución de la serora. t. 77 Webster. Thesaurus Ecclesiasticus e_Patribus graecis (Amstelaedami. cuya índole y vida se nos revela en la Corografía (1754) del P. II. t. las seroras tenían un lugar especial en las iglesias cerca del presbiterio. el P. I. 1682. las seroras del siglo XVIII.] eliquntur. IV: "Son elegidas para esta Sede después de los sesenta años cumplidos". bajo la palabra Presbitis. como requisito inherente a su profesión..d Webster pudo conseguir la inscripción vascongada que atestigua esta práctica en la iglesia de Sara: ORAI DEN SERORAREN ETA IZANEN DIRENEN JAR LEKUA ETA HOBIA "Este es el asiento y la tumba de la serora actual y de todas las que le sucedan en lo futuro". 829–830. 149. cuando escribía el P. Lizarralde. cita varios pasajes de los Concilios y de los Padres. son las mismas por sus ocupaciones que las del siglo XX. las seroras fueron 75 Ad quam sedem praeter annos sexagentae [. 2 vol. En 1918. Citado por Webster.75 Suiceri. Gaspas Suicer. Según él. fol.

' Y es tan crecida la ganancia. trajes..' Esta disfrutaba de casa y huerta y tenia una coadjutora [. 593. 179. debajo de las cuales estaban todos los ornamentos. "Orígenes de la vida claustral del País Vasco".. nos habla del acta de posesión de la iglesia de Begoña. que muchas de ellas compran estos oficios. 1959). Después de haber analizado las funciones de las seroras de las parroquias. 132. Darío de Areitio. plata. El trabajo de Lizarralde es de fundamental importancia para comprender la relación entre las seroras y el establecimiento de la vida claustral. 80 Henao. y su dote y título y colación del obispo. dando por ellos buenas cantidades de dinero.79 Las seroras de ermitas toman posesión de su cargo mediante la recepción de las llaves de la ermitas "En señal de possesión entregó las dichas llaves. Un obispo. "Las Freilas o Seroras". parientes. José Adriano de Lizarralde. coronas. VI. Tenía tanta importancia el cargo de freila o serora que en un acta de posesión de la de Begoña. como las de las parroquias. yo fuera de parecer que se suprimiesen estas serorías y entrasen en su lugar ermitaños. 129–130. dice: Esto lo entiendo yo de las seroras de las parroquias no de las ermitas."En unas constituciones sinodales se decia 'que había algunas mujeres con nombre de seroras que sirven e disfrutan las iglesias. lo cual y mucho más sacan a su manejo. 1919). con pretexto de dote para la iglesia.P. joyas. y por esto y porque viven en ellas las pobres seroras con mucho peligro de ser atropelladas. es tomar estado. porque no había antiguamente diaconisas de ermitas.78 LAS SERORAS DE LAS ERMITAS Larramendi no logra explicar la presencia de las seroras que habitaban las ermitas.]. en Primer Congreso de Estudios Vascos (Bilbao. aun de las ermitas. noticioso de que la freila de Begoña recibia gran cantidad de limosna y la gastaba como le parecia con su persona. y no pueden casarse sin causar mucho escándalo. 79 Larramendi. se hace constar que se le entregan 'diez llaves en una cuerda de cáñamo. y la práctica de tantos prerrequisitos lo está dando a entender. como que ya han salido del estado secular. mandó llevarse un libro donde anotase los gastos. en Los vascos en la Historia de España (Bilbao. Por ejemplo. criados y amigas.80 A menudo se dio una compañera o coadjutora a las seroras ancianas de las 78 R. Entrar a seroras. 36 . cálices y todo el oro. También se dan estas serorías de ermitas por nombramiento en forma de los patronos. cogiendo sus limosnas y haciéndose colectoras y distribuidoras de las Misas con gran murmuración y escándalo de los pueblos. La Sinodal de Pamplona llama a unas y otras seroras o freílas. que correspondía guardar a la serora. especialmente en las ermitas que hay en despoblado y lejos del lugar.nombradas por el párroco de la iglesia respectiva y sus emolumentos estaban señalados por la costumbre. preseas anejas y pertenecientes a Nuestra Señora. y ella las rescibió a su poder". La entrega o poder de las llaves forma parte íntegra del nombramiento de la serora. otorgada ante escribano.

Apéndice XIV. 37 . VI. en la ermita de Nuestra Señora de Olás. 83 Ibid. las seroras de las ermitas desempeñaron un papel importante en el desarrollo de la vida religiosa vasca. Con estos detalles. en Mañaricua. Y a rindiendo cuentas anuales al mayordomo. 82 Lizarralde. "por coadjutora" de su abuela. Francisca de Eleyzalde fue nombrada por acta notarial. sobre todo los que se encuentran en despoblado. el establecimiento de serorías compuestas de dos o más seroras que hacían vida de comunidad observando alguna regla aprobada por el diocesano. el pastor Rodrigo de Balzategui (inmediatamente después de su aparición) colocó en una choza. Doña Juana de Arriarán.83 La imagen de la Virgen de Aránzazu que. 1950). Según el P. Los santuarios de la Virgen y de otros santos. Para una discusión del ruidoso pleito que se entabló a principios del siglo XVI entre los patronos de Begoña don Juan López de Escoriaza y doña Teresa Luis de Butrón "con los fieles.ermitas: el 20 de noviembre de 1592. fue llamada a la corte de los Reyes Católicos. mereció pronto el honor de una rústica ermita. mujer de grandes virtudes que. Lizarralde. Isabela de Larrar fue nombrada "por compañía y coadjutora de Marina de Olazábal. 596. cuando no era una regla de las reconocidas por la iglesia o llamadas de tercera orden religiosa debió de generalizarse a partir de la época de las apariciones de las imágenes de Nuestra Señora y de la erección de las grandes parroquias en el País Vasco. estaba custodiada por una serora. "Escritura de nombramiento y posesión de freila" (en Begoña). 131. Santa Patrona de Guipúzcoa..81 A pesar de las dudas del P. no es de extrañar hubiera muchos pretendientes al oficio de freila o seroras y su nombramiento diera lugar a numerosas contiendas y debates". Santa Marsa de Begoña (Bilbao. Fleira de la Ermita y Basílica del Señor San Miguel de la villa de Azpeitia". escuderos. omes fijos dalgo y vecinos y moradores de la anteiglesia sobre razón e causa de poner la freila en la ermita de Santo Domingo de Meazábal". Marta de Eleyzalde. según la creencia popular.82 Desde los principios la ermita de Nuestra Señora de Aránzazu. Larramendi. por el don de profecía con que predecía las cosas futuras. aparecen por lo común servidos por una comunidad de seroras. 596–597. A. Véase al respecto el nombramiento de Begoña. y el 15 de septiembre.. véase el Apéndice II del presente trabajo. 81 Henao.

S. XLIII. 78. Al establecerse la Comunidad franciscana en el Santuario de Aránzazu.84 También en el Santuario de Nuestra Señora del Castillo. 594. santa y rica matrona. las seroras de Aránzazu fundaron el Convento de Santa Ana de Oñate. 85 Lizarralde. en la villa de Gatzaga (Salinas de Guipúzcoa). y mandamos. se han seguido muchos inconvenientes. o hermitaño.. Véase también Luis Villasante. Aránzazu (1962). ni hermitas. Estas mujeres constituyeron una Comunidad. 596. 86 Ibid. 1966). 87 Ibid. sin licencia del Prelado y sin que sea examinada su vida". que dedicaba su viudez al servicio de la Virgen de Aránzazu. que en las dichas Iglesias. vida y edad y recogimiento. La más antigua historia de Aránzazu (1648) (Vitoria.86 LA PERSECUCION DE LAS SERORAS En la ciudad de Pamplona se celebraba en 1540 un sínodo en que se legisló sobre las seroras.cuidarla llegaron doncellas de la nobleza vasca. patrocinadas por Doña Juana de Arriarán. Lizarralde comenta que tanto los beateríos de ermitañas como algunas veces también los de seroras se transformaron con el andar del tiempo en claustros. 62–70. sin que primero sea examinado de su persona. estatuymos.. Obispo de Pamplona. de un modo definitivo.85 El P. se encuentra el siguiente pasaje: Muchas personas debaxo de especie de santidad mudan los hábitos y se hacen hermitaños para habitar en las hermitas y de aver se les [sic] dado las tales hermitas. Si bien aquí no se intentaba la extinción completa de ellas. 87 En el decreto de Don Bernardo de Rojas y Sandoval. Se decretó "que ninguna persona pueda estar de morada en ermita. 592. 38 . o 84 "Bermeo.S. sucursal de Aránzazu". cuyas constituciones nos son conocidas. y tenga licencia nuestra.A. hubo un beaterío fransciscano compuesto de seis sororas o freilas en tiempos anteriores al siglo XVII. sin examinar su vida y persona. ni beata. cuyo principal cometido era el servicio de la imagen mariana y las atenciones a los peregrinos. ninguna persona esté. ni more por serora. se vigilaba sobre la moralidad de las que habitaban en las ermitas. 14-17.

C. y mandamos a nuestros Visitadores tengan cuydado de hazer guardar. ó beata. Y si alguna oviere voto de hacer las tales vigilias de noche otorgamos facultad a todos los curas se los puedan commutar. fuese en las dichas hermitas. y se dicen muchos cantares deshonestos.. van a velar a Iglesias. sin la intervención de las autoridades eclesiásticas de Pamplona. es decir.C. y que no sean de menos de quarenta años. 594–595. sin la dicha licencia. que no la tuviese cerrada. En otro lugar de las mismas Constituciones sinodales de Pamplona se señalan "los abusos" que motivaban a tomar esta precaución: "que debaxo de título de devoción. nos avisen. de noche.. y exhortamos.. de nuestro Vicario General. sin el dicho examen. de donde se siguen muchos escándalos: sobre lo cual conviene Nos proveer [. años. Obispo de Pamplona. y se cometen muchas ofensas a Dios nuestro señor. Y encomendamos a los Curas. y de avisarnos como se cumple: y nuestro Vicario General no de licencia a los dichos hermitaños. donde están los hermitaños.88 En el texto del decreto se observa que hasta 1540 en este obispado parece que las seroras funcionaban en las ermitas de cada localidad sin la aprobación o licencia previa del vicario general o del obispo..X. y Sandoval. y se hacen representaciones. de la dicha Ciudad en el mes de Agosto de M.] y el clérigo. y cumplir esta constitución. como arriba se dize. se provee en todas 88 Ibid.. hechas. ó serora. Y mandamos a los clérigos de nuestros Obispados. no las admitan. si viven conforme a su regla. y permitiere las dichas velas sea expelido de ella [. dançan. 89 Ibid..]. en cuyo término estuviesen las tales hermitas. ni a mugeres estando en despoblado por servir a yglesias por nombre de seroras. la cual no entendemos de dar a personas casadas. ó en otras obras de caridad". muchas personas.89 Según el P. para que las cumplan de día. ó hermitaño. como mujeres. que tuviese cuydado de la dicha hermita. – Copiladas. Constituciones synodales del Obispado de Pamplona. y seroras para pedir limosnas. –En la Synodo que celebró en su Yglesia Cathedral. por lo general. assí hombres. 39 . y ordenadas por Don Bernando de Rojas. y en el lugar. o frailas. Lizarralde apenas hay un libro de parroquia en cuyas visitas pastorales no se asiente alguna providencia que dificulte la continuación de las seroras en el ejercicio de su ministerio. sino. etc. 595. Pero conviene advertir que.

La primera noticia de la persecución sufrida por las seroras de parroquia de Labourd y Navarra nos viene de la pluma de un personaje bien conocido. III. consejero del Parlamento de Burdeos.. Sorciers. non seulement aux juges.... núm. Apéndice. mais a tous ceux qui vivent soubs les loix Chrestiennes.. le parecía un abuso abominable la de que en las iglesias 90 Ibid..90 Sin embargo. A 53 Magiciens. Tableau de l'inconstance des mauvais anges et demons. Avec Un Discours cointenant la Procedure faicte par les Inquisitions d'Espagne e de Navarre. 92 Pierre de Lancre. Pedro de Rosteguy (Arrostegui o Harrostegui) o de Lancre. obispos y hasta de las mismas Congregaciones de Cardenales Intérpretes del Santo Concilio de Trento.. En laquelle on voit. a 53 Magiciens. e avec de plus belles formes qu'en tous autres Empires.]. 48.]Avec un Discours contenant la Procedure faicte par les Inquisitions d'Espaqne & de Navarre. 1890). El 17 de enero de 1609. Republiques et Estats [.91 El juez francés nos habla de las seroras en su Tableau de l'inconstance des mauvais anges et demons [. Livre tres curieux et tres utile. 91 A. 92 El Discurso III del Libro I se intitula: Pourquoy il y a plus de femmes sorcières que d'hommes et d'une certaine sorte de femmes qu'on tient au pays de Labourt pour Marquillières qu'on appelle Benedictes. Juifs. 594. de Lancre fue comisionado por Enrique IV para ir a Labourd. y juzgar allí soberanamente de todos los delitos de hechicería". Juifs. Apostats. Le Conseiller Pierre de Lancre (Agen. enviado allí por las "Cartas patentes que encomendaban a los señores d'Espagnet y de Lancre el encargo de presentarse en el país de Labourd. en la ville de Logrogne en Castille le 9 Novembre 1610. inquisidores.93 Entre las costumbres de las mujeres de Labourd que a de Lancre le irritaban de modo muy grande. Tales elementos legislaron severamente y decretaron repetidas veces la total extinción de la serora. 40 . 1612). Apostats.. est plus iuridiquement traicté. Sorciers en la vllle de Logrogne en Castille le 9 Novembre 1610 [. combien l'exercice de la justice en France. Ou il est amplement traicté de la Sorcelèrie e Sorciers. Communay. el ministerio de las seroras de las parroquias también motivó una serie de largos conflictos entre los oficiales locales y los poderes eclesiásticos. 52. Las fuerzas que militaban en contra del establecimiento de las seroras fueron compuestas de prelados diocesanos. Royaumes.] (Paris. 93 Ibid.esas disposiciones pastorales en contra de las seroras de ermita.

interviniesen mujeres en función de sacristanas. De Lancre empieza su ataque ya en el

Discurso II del Libro I:

Il y a aussi en toutes les grandes Eglises du pays une femme qu'ils appellent la
Benedicte, qui fait la function de Marquillier: ie trouve qu'elle s'approche de trop
prés des Prestres libertins, & aymeroy autant estre en Allemagne, oú i'ay veu
souvent une femme suivre un Prestre au village & porter aprés lui le calice & les
ornemens dont il venoit de dire Messe: icy elle garnit l'autel, blanchit &
accommode les nappes, & baille les frezes blanches aux petits Saincts qui sont sur
l'autel; chose laquelle se faisant à bonne intention est plus indecente que
mauvaise. C'est pourquoy le sieur Evesque de Bayonne est aprés à reformer tout
cela: comme aussi ie trouve messeant qu'à Sainct Iean de Luz & en plusieurs
autres lieux, une cordee de femmes (i'en y ay veu iusques à dix) vont amasser par
toute l'Eqlise, comme font nos bourgeois en nos parroisses. Et pour les offrandes
ie trouve aussi fort messeant que toutes les femmes & filles y vont par vanité,
chacune selon leur ranc, & y employent tant de temps que la Messe est bien
souvent dicte avant qu'elles ayant achevé: & les hommes, sauf les Magistrats, n'y
vont aucunement. Et quand les femmes y vont, elles donnent une chandelle
attachee à un petit gasteau faict de forme la plus indecente qui pourroit estre pour
une honneste femme.94

94
Ibid., Livre I, Discours II, 44. Aquí seguimos la ortografia nueva encontrada en el artículo intitulado
"Tableau de l'inconstance..." en Bulletin du Musée Basque, 1938, XIV, 163–164. En realidad son extractos
del Tableau conteniendo: Livre I, Discours II: Description du Pays de Labourt; Livre III, Discours IV: De
la dance des Sorciers au Sabbat y Livre V, Discours IIII: L'Acte de la Foy des 7 et 8 novembre 1610, con
"Notes" de H. Gavel. Según Dubarat, CCCCXLI, les gâteaux eran los placentae mencionados en el
testamento (1302) del Obispo de Bayona, Dominique de Mans, quien dejó a la benita dos sueldos de
Morláas, de quibus emat unam candelam sex denariorum et quinque Placentas, videlicet tres singulorum
denariorum et duo obolares quas offerat in ipsa missa; de quibus placentis dentur singulae denariales
capellano que missam ipsam celebravit et diacono et subdiacono ministrantibus et duae residuae obolares
duabus, subsacristis assistentibus ipsi missae. Los placentae eran les gâteaux, es decir, panes de ofrenda,
para el cura, los ministros y los sacristanes menores. Parece que el objeto que preocupaba la sensilibidad
del juez francés era el adar–opil, el pan de ofrenda en forma de cuerno (de adar "cuerno" y opil "pan"), es
decir la olata o pan de tres picos mencionado anteriormente. En su trabajo sobre "El Toro de San Marcos",
en Ritos y Mitos equívocos (Madrid, 1974), 79–80, Julio Caro Baroja nos habla del carácter de esta torta:
"En algunos sitios, como Oyarzun (Guipúzcoa), a la torta que regala la madrina a su ahijado por Pascua le
llaman pan de San Marcos, San Marcos-oguia [...]. Esta torta antiguamente, en Vera, tenia tres puntos, por
lo que se llamaba adar-opil 'torta de cuernos'. El mismo aspecto ofrecía en otros puntos, como Lequeitío,
por ejemplo, pero no llevaba huevos, como en Vera. Azkue trae otros nombres que le daban en diferentes
lugares del país vasco, como, por ejemplo: mokotz (Lequeitío), mokots (Arratia y Olaeta), aitatxi opil o
amatxi opil 'torta de padrino o de la madrina (valle del Baztán), morrodoa y arrapio (Aramayona). Como
quiera que moko se llamaba también al viejo tocado 'corniforme' de las mujeres casadas, que se ha
interpretado como claramente fálico, el nombre de mokots es significativo en tanto grado como el de
adar-opil. En algunos puntos de Asturias tales tortas o panes adoptan formas curiosas, según me comunicó
mi amigo D. Juan Menéndez y Arranz. Una investigación sobre las formas de pan en los pueblos, aunque el

41

Para de Lancre la intervención de las seroras en la vida religiosa era

perniciosísima. El que haya leído la obra de este inquisidor se dará cuenta de la actitud

bastante ambigua, y hasta neurótica, que tiene para con las mujeres. Obsesionado por

ellas, manifiesta a cada paso una fuerte misoginia. Así, lo que le molestaba

profundamente era el hecho de que una mujer participase activamente en el culto

religioso. Esta actitud salta a la vista en las líneas que siguen. Para sus comentarios del ya

citado Discurso III del Libro I emplearemos la traducción de Julio Caro Baroja.

Satán, que ha contado siempre con alguna arpía para engañar al mundo, ha
utilizado una astucia en este país de Labourd, porque, para poner pie en las
iglesias, que en otros tlempos solían servir de asilos, contra él y contra todos los
espíritus malignos, y queriendo meter la nariz en todo, o por lo menos mancillar
los santos templos, y sembrar toda la confusión y desorden posibles, ha
encontrado el modo de introducir ciertas mujeres, para pedir las ofrendas y otras
cosillas que hay la costumbre de donar a la iglesia. En uno de los pueblos más
famosos, vi diez mujeres, una detrás de otra, llevando las bandejas con las que se
hace en la iglesia la petición de esta limosna a las almas devotas y caritativas.
Después vi a cierta mujer, a la que llaman la benedicte, haciendo de mayordoma,
aproximarse a los altares, llevar las albas, las candelas y otras cosas semejantes.
Me asombré de que este oficio fuera asignado a aquellas diez mujeres y no a los
hombres de los más notables de la parroquia, como se da en las buenas villas de
Francia a los burgueses más honorables y aún más me chocó que fueran de galería
en galería (porque todas las iglesias grandes y hermosas se componen de dos a
tres pisos de galerías) y allí iban a coger a los hombres por la capa, porque estos
estaban apoyados sobre el pasamano de la galería y les daban la espalda: y a veces
tenían que subir más de cien escalones para demandar la ofrenda. En cuanto a la
mayordoma o sacristana, ésta tenía mucha más comunicación con el clero: porque
desde el alba era preciso que fuera la primera que estuviese en la iqlesia, para
poner los cobertores blancos y otros ornamentos sobre el altar, y hay encuentros
tan malos que es imposible que el Diablo no se' mezcle en ellos y por lo de
corromper a los ministros y otros extremos no hay duda de que varias de estas

tema parece baladí, sería de un alto interés etnográfico. En Asturias mismo hacen, o hacían hasta
comienzos del siglo XX, las panaderías populares, varias clases de pan; pero las más notables —atendiendo
a la forma eran el ‘bollo’ y la ‘bolla’. El ‘bollo’ era una reproducción del órgano sexual masculino, y la
‘bolla’, del femenino. ¿Qué origen tienen tales formas? Sin duda que se remontan a un período muy
antiguo. Con las formas fálicas de pan se relacionan los nombres de adar-opil y de mokots, ya señalados, y
el gallego de ‘cornecho’, con que se designa a un panecillo con cuatro cuernos.
En general, en Castilla y otras partes de España, al pan, o torta, o rosca con huevos que se los
regala a los niños, o al predicador después del sermón de gracias, el dia de Pascua, se denomina ‘mona’ y
‘hornazo’. El ‘hornazo’, en propiedad, es la ofrenda al predicador, bien descrita en algunos viejos textos,"

42

mujeres sean brujas, o, a lo menos, que alguno de su familia lo sea. Entre las
benedictas o sacristanas nosotros encontramos dos brujas, cuando fueron llevadas
ante nosostros al hacer justicia. Lo cual no hay que encontrar raro, dado que la
mayor parte de los sacerdotes son brujos y hemos hallado iglesias o capillas en las
que el Diablo celebra su sabbat.95

Aquí parece que de Lancre está comentando sobre la iglesia de St. Jean de Luz,

mencionada en el Discurso II del Libro I. Las galerías por donde circulaban las mujeres

para recoger la ofrenda, demuestran otro aspecto interesante de la vida religiosa vasca. En

las grandes iglesias del país vasco-francés se observaba una estricta separación de los dos

sexos. Los hombres se sentaban en las galerías colocadas a cada lado del antro y al fondo.

A veces había hasta tres galerías, como en el caso de la iglesia de St. Jean de Luz. Los

hombres entraban en la iglesia por medio de una "escalera de hombres" que comunicaba

con el antro desde afuera. Al subir la escalera los hombres pasaban directamente a las

galerías donde se sentaban a lo largo de un banco que atravesaba los tres lados de la

iglesia, a modo de balcón. Una vez en las galerías, los hombres podían bajar a comulgar

por medio de dos escaleras, una a cada extremo, a la izquierda y a la derecha del altar.

Por un lado bajaban por una escalera, pasaban al altar y subían por la otra escalera..96

Las mujeres entraban por la puerta principal, pasando directamente al antro,

donde custodiaban las sepulturiak o jarlekuak, marcadas en el suelo, que pertenecían a

cada etxea o casa. AllI ponían sus sillas, sus telas negras, sus argizaiolak o tablas de
cerillas, allí depositaban las olatak u ofrendas de pan, y alll hacían los ritos que les

correspondían por ser etxekoandreak o mujeres de casa.

Seguramente, de Lancre no entendía el significado de las ceremonias que

presenciaba. No estaba acostumbrado a ver a las mujeres participando activamente en el

ritual, junto con la serora y su ayudante o ayudantes. No comprendía que ciertos ritos

95
Tableau de l'inconstance [...], Livre I, Discours III, 59–60. Citado y traducido por Julio Caro Baroja,
Estudios Vascos: Brujería Vasca (San Sebastián: Txertoa, 1975), 171–172.
96
Véase al respeto Philippe Veyrin, Les Basques de Labourd, de Soule et de Basse Navarre. Leur Histoire
et leur Tradition (Arthaud, 1955), 240-242 y Pierre Dop, "L'église de Saint–Jean–de–Luz", Société des
Science, Lettres et Arts de Bayonne (1932), Vol. 54, 347–427, especialmente 351, 361–363, 383–384 y
391.

43

siempre obraba por medio de “una mujer arpía" para engañar al mundo. La serora funcionaba. sobre todo el ya mencionado Discurso III del Libro I. no se sabe hasta qué punto influían los escritos del inquisidor. Tomo V. Señor D. se dispuso que el 97 Estanislao J.. se había ordenado y dispuesto. Cap. en Historia general del Señorío de Bizcaya. se encuentran datos que confirman la existencia de un decreto general que prohibía el servicio de las seroras en las iglesias del Señorío de Vizcaya. "El pleito sobre existencia de sororas y freiras en las iglesias y el de cubrir las mujeres las cabezas en los actos religiosos". en 1613. En regimiento general de la Tierra llana y villas celebrado en Bilbao por diciembre de 1617. las dirigía y las ayudaba en los ritos que les correspondían. que en el servicio de los templos no hubiese mujer con título de freira o serora. Pedro González de Castillo. que hiciese oficio de sacristana.. de Lancre no comprendía el significado sumamente complicado de los actos religiosos de estas mujeres. Para él. En 1612 apareció la primera edición del Tableau de l'inconstance [. Las obras del juez francés se publicaron pronto. Sin duda. en 1617. en la turbada mente del inquisidor de Lancre. dieron lugar a una intrincada controversia que duró hasta el año 1623. como se ha dicho. de Labayru Goicoechea. por el Iltmo. la presencia de ellas sólo se explicaba recurriendo a la intervención de Satán. es decir. Cuatro años después. Segunda edición facsimil de la primera (Bilbao: Biblioteca de la Gran Enciclopedia Vasca.97 Este decreto y otros que le seguían.] y un año más tarde.religiosos siempre habían sido el cargo de la etxekoandrea. en Logroño. En el sínodo diocesano celebrado en 1620. 1967–1971). En esta serie de ordenaciones decretadas en contra de las seroras. 44 . como ley que obligase a todos en la diócesis. salió una segunda edición corregida y aumentada. quien. Antes de este decreto general se había prohibido por el mismo prelado que las hubiese en el Señorío de Vizcaya. XIV. como la "maestra de ceremonia" en los entierros y cuidaba del ceremonial de las mujeres. 121. Era ella la que siempre había encendido la argizaiola cuando había una defunción en la familia y era ella la que llevaba el pan de ofrenda. siendo francés de Burdeos.

juzgando que se infería al país gran agravio con la abolición de una costumbre antiquísima y muy radicada. El provisor fué requerido á 8 de Abril por el escribano Juan de Muñatones. y se dio provisión a Vizcaya para que el provisor otorgase la apelación pedida y el Señorío acudiese donde le conviniera. Estanislao Jaime de Labayru en su Historia General del Señorío de Bizcaya nos suministra los detalles de lo que aconteció después: La provisión se dió en 30 del mes y año citado. "y entre otras cosas le pidiera no plantease la remoción de las seroras o freiras que cuidaban de las iglesias y ermitas". el Señorío luego puso querella en la Audiencia de Valladolid. que presentó al tribunal eclesiástico la provisión indicada. según sus informes. de continuar ellas en el goce de sus privilegios. cit. y mandó al notario le 98 Op. ésto es. pero fue denegada por el provisor del Obispado de Calahorra y la Calzada. 101 Ibid. El día 14 del propio Abril contestó que se hallaba presto a cumplir lo mandado.100 En 19 de marzo de 1618..99 Luego el Señorío acudió en demanda. Francisco Mena. Intentó apelación el Señorío.procurador de dicha villa Juan Arcentales Manrique se presentase a Su Ilustrísima. presentando en ella su acción. dispuso últimamente que las freiras o seroras que hubiesen de existir en las iglesias sólo lo fuesen con asentimiento expreso del prelado. dar la apelación y levantar las censuras. y pidió un traslado de ella. se seguirían grandes inconvenientes. 121–122. "la Audiencia declaró que en negar la apelación el provisor hacía fuerza. quien contestó que la obedecia con el respeto debido. 122.98 No accedió a este particular el prelado.101 El Dr. 100 Ibid. 99 Op. D. 45 . pues. ordenando además que se absolviera a los que con este motivo se les había impuesto censura eclesiástica".. cit. Este había buscado medios de conciliación entre ambas autoridades y accediendo en algo a los deseos del Señorío. No satisfecho con la fórmula de conciliación del provisor. no en exigir la licencia del diocesano. Hallábase el señor provisor en Santo Domingo de la Calzada. y lo era el Doctor D.

reponiendo et todo y por todo el auto que se le mandaba reponer. alcanzó una bula de Su Santidad Paulo V.. en el cual Breve. y de la primera instancia del Ordinario y contra el derecho del Sto. se proveyese Justicia. y no consintiesen que en su virtud se despachasen autos ningunos. Para otros documentos relativos al pleito véase el Apéndice III: "Provisión Real para que el diocesano de Calahorra diese la apelación al Señorio en la causa sobre remover las sororas de las iglesias de Bizcaya (30 de Marzo de 1618)". decano de la Congregación de Cardenales Intérpretes del Santo Concilio (de Trento). Martín Manso. acudió al Consejo en demanda de reparo: [. Debió quedar sin cumplimiento este intento cuando vemos que a 8 de Junio del mismo año de 1618 se le dirigió sobrecarta para ello. (en expresión del Señorío) pidió que fuese retenida y presensada en el Consejo real.. calificándose de abuso y corruptela el oficio de sacristanía que desempeñaban esta mujeres con el falso nombre de freiras ó sororas. y como la tal bula o letra era "contra las leyes destos reynos. el cual aceptó y pidió. el Apéndice IV: "Bula de Paulo V. presentase los autos del proceso. se mandaba que no se las consintiese en el servicio de las iglesias. y si no se diese el remedio conveniente. y si se debían cumplir se obedeciesen. cit. y que aunque aquellos días eran de Semana Santa y debía sobreseerse. Con esto respiró el Señorío. el prelado acudió á Roma. A 16 de Diciembre se volvió á notificar la sobrecarta al provisor de Calahorra doctor D. en 4 de Marzo del inmediato año de 1619.". 596 ff. que vió se le abría la puerta para la apelación: mas.á instancia de Pedro Monroy. y el Apéndice V: "Provisión mandando recoger las letras apostólicas alcanzadas por el Diocesano para la remoción de las freilas ó seroras de las iglesias del Señorío (12 de Octubre de 1619)". detuviesen las bulas obtenidas por el señor obispo de Cala horra. En efecto. traslado de ella para responder en el término que está obligado. remitida por el cardenal Lanceloto. y las enviasen para que el Consejo las viese.102 Admira la insistencia del Señorío que. mandándose á todos los corregidores. y otros jueces y justicias del reino y señorío. quien hace la siguiente obervación al respecto: “Ni aún la bula de Paulo V tuvo eficacia para hacere desaparecer las seroras de las iglesias. governadores. sin embargo.] pues el prelado quería por esta vía conseguir lo que por pleito no habia podido lograr. para que. y en 20 del mes anotado cumplió la provisión. procurador del Señorío. Concilio de Trento". que era el nuevo juez y vicario general de la diócesis. entre tanto. en perjuicio de la pendencia del pleito. alcaldes mayores y ordinarios. al tener noticia de esta Letra apostólica. 102 Op.. en su vista.” 46 . proveería. La bula en cuestión se reproduce en Lizarralde. trayéndole los autos. y exponiendo lo que estimaba oportuno para la desaparición de las sororas ó freiras. se expidió provisión real á 12 de Octubre del memorado 1619. el cual se quejaba de que no se hubiese cumplido el contenido de la provisión.

Escrivano de la Cámara del Rey nuestro Señor. Sin embargo. y Nos tuvimoslo por bien.-.103 Prevaleció. en 1622. y la guardeis. Si Vizcaya. y de vuestro pedimento.. que veais la dicha Constitución que de suso se hace mención. mandando que se remitiese el proceso al Consejo y se levantasen las censuras. ponemos aquí a la letra. sin embargo de la suplicación interpuesta por el dicho Señorío. don Felipe IV pasó una notificación al vicario de Bilbao D. proveyeron otro auto en dos de Septiembre de este presente año: por el qual confirmaron el por ellos proveydo en treinta de Julio passado de este presente año. Yo Juan de Xeréz. --El Licenciado Don Francisco de Contreras. sabemos mucho menos sobre lo que ocurrió en 103 Ibid. la constitución del diocesano de Calahorra y el Señorío se vió constreñido a ejecutar las disposiciones pontificales. Dada en la villa de Madrid á quinze días del mes de Septiembre de mil seiscientos y veinte y tres años. lo cierto es que por los documentos que nos quedan la costumbre sobrevivió y se ha perpetuado hasta el siglo XX. Aunque está bien documentada y conocida la resistencia del Señorío de Vizcaya contra los decretos del sínodo diocesano. como se ve. no lo sabemos. 123. la cumplió o no. protestando que era contra los Patronatos seculares. y su tenor es como sigue": --Visto por los de nuestro Consejo. Licenciado Don Gerónimo de Medinilla. 47 . Continuó el litigio sobre este punto cuatro años más. y prueba por él ofrecida. fue acordado que debíamos mandar dar esta nuestra Carta para vos en la dicha razón. acatando la real orden. dicho y alegado. con lo demás por su parte. y de las dichas Freylas Sororas pedido. y respecto de Bizcaya. y que en su execución se contenía manifiesta violencia: El Consejo repelió su pretensión.Por la qual mandamos. como en ella se sostenía. y por quitar todo recurso para permanecer la corruptela. Martín de Lujaran. la fize escrivir por su mandado. y cumplais. Licenciado Don Luis de Salcedo. que se celebró en el dicho año passado de mil seiscientos y veinte. Licenciado Belenquer Daoiz. en que se mandava se guardase la Constitución hecha por el Synodo. hecha en el Synodo. con acuerdo de los de su Consejo--Reqistrada por el Canciller mayor Martín de Mendieta. que va incorporada. Licenciado Jilimon de la Mota. como se lee en la Constitución VII de las Sinodales de Calahorra. y en el año de mil seiscientos y veinte y tres. y que trata de las dichas Sororas mugeres Sacristanas. que tratava de las Sororas y mugeres Sacristanas. como en ella se contiene e no fagades endeal. "habiendo algunas Comunidades seculares recurrido al Real Consejo de Castilla á implorar el Real auxilio contra lo dispuesto por la constitución antecedente. dió sentencia favorable en todo á la justicia de la Constitución: La qual para que no se obscurezca.

Este documento parece revelar otro episodio en la batalla entablada contra los que querían suprimir el establecimiento de las seroras en su función de sacristanas. Le pedían las llaves de la sacristía.105 Como se nota la petición de las mujeres es bastante precisa. En el acta se observa que el cura estaba en la sacristía.. cuando entraron las mujeres después de la misa.otras regiones vascas cuando intentaron quitárseles a las seroras el oficio de sacristana. Gure Herria (1954). 48 . à quoi le dit curé leur ayant répondu qu'étant responsable de l'argenterie. 118–121. Pierre d'Aquerresar. Martin D'Aguerresar. et étant sortie de la sacristie pour se retirer il aurait aperçu qu'un certain nombre de femmes serait entré dans l'Eglise et qu'au moment qu'il allait prendre l'Eau bénite pour passer la porte plusieurs de ces femmes se seraient présentées devant lui pour s'oposer à sa sortie de l'Eglise jusqu'à ce qu'il leur eut remis les clefs de la sacristie.104 El acta en sí misma no nos habla acerca de los motivos de las mujeres. XXVI. en el Registro Municipal de Mouguerre. un caserío cerca de Bayona. et le vingitiesme du mois de janvier. sacristie il ne pouvait se denantir des cleds [sic]. la petición de las mujeres es bien clara porque dicen que no van a dejar salir al cura hasta que éste les dé las llaves de la sacristía. vale la pena examinar su contenido con detención El documento comienza así: L'an mil sept cent quatre vinqt douze. dans l'assemblée des sieurs Bernard Dechevers maire. Dada la importancia del acta en la historia de la serora en el País Vasco. suministrándonos más bien los detalles del asalto desde el punto de vista del cura M. s'est présenté M. al parecer. sieur de Hiriart. Sin embargo. 118. Aunque los 104 "Des Registres Municipaux de Mouguerre". 105 Ibid. Martin Daquerresar prêtre curé constitutionnel de la présente paroisse qui a dit que ce jours après avoir célébré la messe dans l'Eglise parroissiale il serait descendu dans la sacristie d'où il aurait entendu un grand bruit quon fesait aux porches. aparece el acta del asalto hecho por varias mujeres al cura. En 1792. llaves que en otro tiempo habrían sido custodiadas por la serora de la parroquia. Se ha señalado arriba que la entrega de las llaves formaba parte integral de la toma de posesión del cargo de serora. solo. ornements et autres effets qui étoient dans lad. assistés de sieur Pierre Larre procureur de la commune. et Mathieu Cadracar sieur de Martints officiers municipaux du présent lieu de Mouguerre.

que la nommée Catherine domestique ou cuisinière de la maison d'Aquerre l'aurait saisi au corps.comentarios incluidos en el acta del Registro Municipal de Mouguerre de 1792 no revelan si se había suprimido el oficio de la serora en dicha parroquia. qu'enfin ces deux filles aidées de cinq ou six autres femmes qu'il n'a pu reconnaître l'aurait violenté de telle manière que sans la modération dont il a usé il aurait pu se livrer à des extrémités.. que la dessus led. S. le d. Pierre Daguerresar-hiriart officier municipal ayant accouru et parvenu avec beaucoup de difficulté dans l'Eglise. sieur curé leur aurait dit qu'il ne pouvait les remettre qu'aux officiers municipaux... femmes persistant à les réclamer en lui faisant des menaces. Eglise pendant longtems avec led. et que même il s'était mêlé des hommes parmi elles. s.. que la nommée Marie haurra cadete detchepare domestique dans la maison de Macccaye l'aurait également pris au corps.106 Es interesante que entre las mujeres aparecen varios hombres que también parecen impedir la salida del cura.. curé aurait renoncé à sa sortie de l'Eglise où il aurait été détenu forcement par cette troupe mutinée depuis onze heures et demi jusqu'à deux heures de la relevée sans pouvoir sortir ni apeller aucun secours [. led. 107 Ibid. Sr Daguerresar officier municipal et led. los hechos apuntan a tal interpretación. que voyant que la troupe des femmes s'étant accrûe.. Por fin viene el oficial municipal: [. Haurra-Marie Doïhenard veuve locataire d'Indistéguy. il aurait essayé de faire entendre raison à ces gens en les exhortant à se retirer et a rentrer dans l'ordre. la femme de La Sûreté tailleur et la nommée Mari tipitoa [sic] Greciet locataire de Herio et qu'il a été secoué d'importance par ces mégères et détenu dans lad. Sr curé sans pouvoir se retirer. Sr curé voulant faire un pas pour sortir cinq ou six de ces femmes lui auroient tombé dessus. 106 Ibid . ajoutant led. Sr. que le tocsin sonnait.. Ajoutent lesd. 119. Curé observent encore que le Sr. Etchevers- bidart qu'il aurait reçu un vigoureux souflet que la nommée Jeanne couturière demeurant dans la maison de Bastida lui aurait donné par derriére. 118–119. accouru à leur secours il aurait été également maltraité et saisi par plusieurs femmes. mais que l'oin de déférer à ses réquisitions led. sieur officier municipal observa qu'il a été saisi au corps par la nommée Marie femme de Laborde.107 Pronto aparece en escena otro funcionario del lugar: Led.] mais que lesd. Jacques d'Etchevers Bidart greffier ayant. El acta sigue diciendo: [.].] que dans l'intervale led. 49 .

109 Al final del acta se enumeran los nombres de las varias mujeres que fueron arrestadas: Et cependeant a été arretté que la nommée Catherine cuisinière d'Aguerre. Detchevers maire aurait déclaré qu'instruit quoique un peu tard de cette insurrection et de la détention dud. S.108 Sin embargo. le directeur du Juri près le tribunal du district pour leur procès leur être fait suivant la rigueur des ordonnances. le commandant de la Brigade de maréchaussée de Bayonne sera requis de leur prêter main forte.. curé de maniére à ce qu'il ne soit point troublé dans l'exercice de ses fonctions ni offensé dans sa personne. S. Maritipitoa Gréciet locataire de Herio. et Echeversbidart que la nommée Domins fille de Pasco Detchepare tourneur tenait la porte de l'Eglise fermée. curé et du d. Daguerresar officier municipal. S. considérant qu'il faut éteindre le mal dans sa source. Haurra Marie Doyhenard veuve locataire d'Indistéguy. Jeanne Sabalça dite Poularde. sieurs maire et officiers municipaux. S. considérant qu'il est de leur devoir de faire punir les coupables d'un délit aussi grave. l'héritière de Herio et la nommée Haurra Marie cadete d'Ithurbide seront mise en état d'arrestation et conduites dans les prisons de Bayonne attendu qu'il n'y a point de prisons au présent lieut: qu'à cet effet M. que le tocsin était sonné par la nommée Jeanne Sabalça dite poularde. officier municipal il se serait rendu dans l'Eglise oú il aurait fait délivrer led. Sr. Domin fille de Pasco Detchepare. observant qu'il n'a pû arrêter aucun des coupables n'ayant aucune force publique à pouvoir s'en servir. après avoir décidé que le délit est trop grave pour être jugé par le tribunal de police. officier municipal. led. Marihaurra cadete d'Etchepare de Lahonce demeurant dans la maison de Maccaye. 109 Ibid. S. curé et disperser l'atroupement. après avoir oui le procureur de la commune. cit. 108 Op. et qu'il est instant de rassurer led. considérant que l'Eglise a été prophanée. et led. 119–120. que les dénommées cydessus et tous autres seront dénoncées à l'accusateur public ou à M. las mujeres que participaron en cette insurrection no salieron libres del caso: Sur tout quoi lesd. considérant qu'il est de leur devoir que ces profanateurs de la divinité et ces perturbateurs du repos public soient sévèrement punis à arretté et arrette. S. la femme de La Sûreté tailleur. Ensuite led. ils auraient enfin observé qu'il s'y était rassemblé environ soixante femmes qui se permetaient des menaces et des propos. Etchevers bidart. la cadette Mamy. sieurs curé. curé maltraité et offensé ainsi que led. 50 .

Greffier soussigné. lo cual se asemeja al caso de la lucha entre el Señorío de Vizcaya y las autoridades eclesiásticas del Opispado de Calahorra y la Calzada. 127. 112 Otra vez se enfrenta con una diferencia muy marcada en el punto de vista de los dos grupos. Pero las autoridades civiles de Navarra se rehusaron a eliminar una costumbre tan antigua y arraigada. rendus si fréquents et si scandaleux qu'il y en a qui depuis peu sont en prévention en la Cour pour les débauches". S. cit. Sería de gran interés averiguar precisamente en qué consistían ‘les déportements criminels’ de las seroras. parecen representar sólo un episodio aislado dentro del desarrollo del cristianismo en el País 110 Ibid. Desgraciadamente. 111 Roland Moreau. A primera vista. existen datos que revelan la persecución de la sorora también en el país vasco-francés. Mientras que los del Parlamento de Pau y el obispo de Dax calificaban de ‘criminal’ y ‘escandaloso’ el comportamento de las seroras. hasta ahora no se ha logrado descubrir más detalles de índole aclaratoria sobre el asunto.DAGUERESSAR Curé ETCHEVERS bidart Greffier110 Aunque nuestras investigaciones no nos han permitido aclarar la situación exacta de la institución de la sorora en Mouguerre en esa época. Lo que sí queda en claro es que las actividades de estas mujeres representaban un fenómeno muy ambiguo.111 Después de esta serie de desórdenes. 51 .LARRE . 1964). 120. DETCHEVERS maire . 112 Op. De tout quoi a été dressé le présent procès-verbal étant soussigné ceux qui suivent avec led. los conflictos engendrados por la institución de la serora. parece que las autoridades de Navarra no consideraban que la situación era tan grave porque se negaron a admitir la petición para la abolición de la serora. El primer presidente y el abogado general del Parlamento de Pau reclamaron ante los Estados de Navarra para que se tomasen medidas para poner fin a los "déportements criminels des benoîtes.. el obispo de Dax propuso a los Estados de Navarra que se reemplazasen las benoîtes por benoîts. La Religion des Basques: Esquisse historique (Bayonne. curé et le Sr.

se ve que lejos de ser algo marginado. hay que remontarse a tiempos anteriores y ver cómo el cristianismo fue pasando desde la ciudad al campo". Aquellos "monasterios". integrados a veces por una sola persona. Para entender el papel de la serora en el culto religioso vasco.113 El nombre de "monasterio" extrañaban a las gentes del siglo XIV: "que por mayor injuria--decían los prelados del reino en su querella de 1390 contra los hijosdalgos vascongados—llamaban en Guipúzcoa e en Vizcaya e Alava a tales iglesias monasterios [.115 Ya en la época visigoda había una tendencia a calificar las iglesias de monasterios. compuestos de los miembros de una familia a los que se añadían otras personas.. 114 Ibid. Los patronos de estas capillas adquirieron no sólo el pleno derecho de propiedad sobre las mismas. iglesias. o como se les decía en el País Vasco. constituían monasterios privados. 52 . Lacarra. es decir. "monasterios". al margen de toda ley eclesiástica.. en los que los fieles. Los propietarios de las iglesias privadas gozaban de los bienes dotales y podían disponer libremente de los mismos. Otros eran de tipo familiar.Vasco.. eran patrimonio de unas cuantas familias de los alrededores." Y los párrocos siguen llamándose abadeak. hay que recordar los orígenes del cristianismo en el país y su íntima vinculación con las "iglesias propias".]. Al obispo correspondía el tercio de los diezmos. "para comprender el caracter de tales monasterios. Hasta mediados del siglo XI no se asignaban las tercias de las iglesias rurales al obispo por razón de ius episcopale.. dados los hechos que condicionaron la evolución de la vida religiosa vasca. pero no de las oblaciones ni rentas parroquiales. No obstante. la historia de la persecución de la serora forma parte integral de la cristianización del país. 61. Esto ocurría por las ventajas que podía tener esta condición en sus relaciones con el obispo y en el orden patrimonial.114 Como sugiere el Sr."La cristianización del País Vasco". 115 Ibid. en Vasconía medieval: Historia y Filología (San Sebastián. 61. que no daban nada a la mensa episcopal. 61–62. sino también el derecho de 113 José María Lacarra. 1957). Estos "monasterios" solían ser muy pobres.

no existen seminarios ni una formación eclesiástica adecuada. y los vizcaínos borraron cuidadosamente las huellas de los pocos pasos que había dado dentro de su tierra. El prelado hubo de salir de la comitiva. ejercían. 285) también nos habla del concepto de independencia de los patronatos laicos: "El país vasco. como digo. Las constituciones sinodales." El largo trámite que llevaba la cuestión de la entrada 53 . La diferencia de idioma favorecería el hecho de que no se admitieran clérigos ni seroras extraños. Es obvio que la jurisdicción episcopal se confundía con los derechos de patronato y el obispo terminaba compitiendo a la gente sobre las iglesias por ella fundadas.116 Con estos antecedentes.presentación al obispo del clérigo que la había de regir. 64. Si muchos de estos clérigos eran. Eran estás ermitas y capillas rústicas las que con el tiempo iban a convertirse en las auténticas iglesias parroquiales. Julio Caro Baroja (Los vascos... los mandatos de los visitadores en las parroquias. común en épocas anteriores. como Vizcaya. que generalmente es un siervo o encomendado de ellos. a veces un familiar. se prestaba bastante a cierto tipo de abusos. sin duda. Los banderizos. Incluso en los siglos XII y XIII pocos estaban capacitados para dirigir la palabra divina. al llegar al Señorío. Esto explicaría también que en las zonas netamente vascas. etc. En todas estas "iglesias propias" o "monasteriales" son los patronos los que presentan al clérigo que ha de regir la iglesia. Esta anécdota revela un estado de ánimo.. se preciaban de muy religioso. Por ejemplo. las disposiciones coercitivas de la Inquisición. en una época en que.117 116 Op.]." Ibid. pero en realidad no tenían mucho respeto por las jerarquías eclesiásticas. aquellos no podían ser un elemento eficaz de propagación del cristianismo y de misión religiosa tal como hoy la concebimos. 62. La preparación de estos clérigos se reducía a aprender a rezar el oficio divino. país lleno de iglesias con patronatos laicos. fueron paulatinamente reprimiéndolos [. incluían también las ermitas privadas en despoblado. Las seroras ayudaban a los clérigos quienes en esta época "tenían una cultura literaria muy limitada. es decir. a fines de la Edad Media. función que solía reservarse a los obispos.. autoridad muy limitada todavía. como se ha dicho. los que le salieron a recibir dijeron que como éste pertenecía en lo eclesiástico a la diócesis de Calahorra era contrario a sus leyes que el dicho obispo franquese sus límites. perdurara más tiempo el concepto de "iglesia propia". cit. servidas por las seroras. se colige que el nombre de "monasterios" se daba a las iglesias de Vizcaya que en un principio. ante el temor de que el obispo designara clérigos o seroras que no pudieran entenderles. no hay que decir. a decir misa. explica también las dificultades con que tropezaba el obispo diocesano y la resistencia a recibirle en tierras de Vizcaya. presentados e impuestos por los propietarios entre sus familiares.. rumbo a Vizcaya. administrar los sacramentos según un Manual donde estaban transcritas las fórmulas de los sacramentos y demás actos litúrigos. en que los obispos. iglesias rústicas. 117 Ibid. celebrar funerales. los antiguos nombres de los campos. tal competición dio lugar a interminables pleitos y querellas entre los hidalgos vizcaínos y su prelado sobre la cuestión de los diezmos. reflejados en otros documentos y temeroso de las autoridades. El carácter privado e independiente de los "monasterios". las misiones. En pleno siglo XV cuenta el Gerundense que habiendo llevado consigo Fernando el Católico al obispo de Pamplona en su séquito.

la bula de Paulo V y el Consejo Real de Madrid. 118 Véase Lacarra. sancionarse y resolverse de modo definitivo en el año 1537. era considerada como una violación de las leyes de los vascos. IV. Al subsistir en los siglos XIV y XV instituciones que en otras partes hallamos al comienzo de la Reconquista. En este sentido la autonomía local se iba desapareciendo tal como ocurrió en el caso de las "iglesias propias". pero poco a poco va evolucionando al distinguirse en ellas lo puramente elcesiástico de lo material. se dará en todo una mayor intervención a los obispos y el dominium que el propietario tiene sobre las iglesias se transformará en mera protección (ius patronatus). esta pérdida de poder local sobre el nombramiento de la sorora. nos muestra su espíritu arcaizante".o beatas. del obispo en tierras de Vizcaya. En el caso de las ermitas de Nuestra Señora. conferido por los mismos patronos del lugar. el nombramiento de la serora dejó de tener su carácter local y hasta familiar. 54 . Así. Vizcaya. Mezclado con estos pleitos sobre la autonomía de las iglesias propias. la abolición de la institución de la serora ordenada por el prelado diocesano de Calahorra. por fin. es de suponer que antiguamente las oblaciones y rentas formaban parte de los emolumentos de la serora o beata. quien también disponía de un beneficio eclesiástico local. Al extenderse el poder del obispado sobre las iglesias propias y las ermitas de los patronos. Hasta entonces ni el obispo ni sus visitadores podían franquear los límites de la provincia de Vizcaya para hacer las visitas pastorales. 206–207. La intervención explícita del obispo llegó a formar parte de la toma de posesión de cada serora. es bien conocido en la España visigoda y pervive en la Alta Edad Media con carácteres diversos. no aceptaron tan fácilmente la abolición de esta institución sumamente arraigada. la elección de las seroras o beatas de las ermitas no estaba dentro del dominio del prelado u obispo. aparecía también el problema de la institución de la serora. como digo. 91–104. por lo menos en este obispado. logró.118 Al mismo tiempo. demuestran que. Aunque se ve que los vascos aceptaron la intervención del obispo en el nombramiento de la serora. Véase al respecto Labayru. custodiadas en un comienzo casi exclusivamente por seroras. 62: "El régimen de 'iglesias propias' no es nada nuevo e insólito. refleja un aspecto de un fenómeno más generalizado. Las constituciones sinodales arriba citadas del obispo de Pamplona. E1 cabildo de Bilbao ratificó este año el convenio con el prelado diocesano. 106–107. se da en toda la Cristiandad occidental.

en el País Vasco la institución de la serora se ha perpetuado hasta el siglo XX. se espera que el presente trabajo haya demostrado la existencia de un terreno casi no explorado en la historia eclesiástica de Europa. 55 . Las constituciones sinodales también encierran una multitud de datos importantes no examinados. recordemos. de la gran fidelidad de los vascos a las tradiciones y las instituciones religiosas de sus antepasados''. 151.119 119 Webster. Mientras los eruditos de otros países se pierden en las polvorientas hojas del pasado tratando de encontrar informes sobre las antiguas diaconisas de la iglesia primitiva. en las palabras del R.d Webster. que hay muchos aspectos relativos a su origen y su desarrollo que todavía quedan por estudiarse. Antes de concluir este breve trabajo sobre la serora vasca. pues. "una nueva prueba. aparte de muchas otras. En los archivos del País Vasco existe una riqueza de fuentes hasta ahora no revisadas y aún no descubiertas. Los documentos aquí mencionados no representan más que la primera etapa de una investigación más amplia. La serora vasca es. En fin.

__________ --Estos que se han conseryado en el archivo de Loyola son referentes á las Ermitas ó Basilicas de San Martin de Urrestilla. El muy Ilustre Señor don pedro centellas y borja Señor de la dicha casa y solar de Loyola. otorgado por D. que se tenía y guardaba en los nombramientos y posesión del cargo de las Freylas (ó freyras). Corregidor en Doña Maria Juaníz de Larraar freila anterior. Ermitañas ó Seroras de las Ermítas ó Basílicas de Aspeitía á fin del siglo diez y seis y principio del diez y siete. vecina de Azpeitia. en favor de Maria de Beristain. APÉNDICE I Documentos. en presencia de mi felipe martinez de uranga escrivano publico de su magestad y de número de la dicha villa. pareszieron. de Nuestra Señora de Elosiaga. señor clemente de errecarte alcalde ordinario de la dicha villa por su magestad e dixeron que á su noticia abia benido que Maria Juaniz de Larraar freyla de la dicha hermita de Señor San Martin que es una de las basilicas de la dicha villa estaba privada del dicho cargo por el Señor Corregidor de esta prouincia. á causa de la destitucion y prisión hecha por el Sr. por delitos por ella cometidos y presa en carcel publica condenada en penas corporales y 56 . unico patron de la iglesia parroquial de la dicha villa y de sus sufraganeas y el Iltre. y de San Miguel. "En la casa y solar de Loyola. Señor de Loyola y el Señor Recarte Alcalde de Azpeitia. Pedro Centellas. A 29 de Agosto de 1583. que atestiguan e ilustran el modo. de Nuestra Señora de Olás. que es en la Jurisdiccion de la villa de azpeitia á veinte y nueve dias del mes de Agosto año del Señor de mill y quinietos y ochenta y tres años. y a sus Freylas ó Seroras correspondientes en los años 1583. --Nombramiento de Freila ó Serora de la ermita de San Martin. 1592 y 1600.

de tal forma . treinta ducados uugo [sic] de contado y veinte ducados de oy fecha de esta carta en un año y otros veinte ducados de oy fecha de esta carta sen [sic] los años. de jurisdictione. los diez ducados restantes para de oy fecha de esta carta en tres años sin otro plazo alguno y para ello nos bien obligó su persona y bienes abidos y por haber y dió poder y facultad cumplida a todos y qualesquier jueces y justicias de su magestad de qualquier fuero y jurisdiccion que sean ante quien esta carta paresziere y de ella fuere pedido execucion y cumplimiento de justicia á la jurisdicion de los quales y de cada uno y qualesquier de ellos se sometió renunziando como renunzió su propio fuero. omnium judicum. la qual querian que usase el dicho cargo segun que las que abian seydo de la dicha hermita freyras lo abian fecho. que no podia servir la dicha hermita ni se esperaba su libertad para ello y por que caso que fuese suelta no era persona que el dicho cargo debia tener. juez y alcalde domicilio e privilegios y la ley si convenerit. para que por todo rigor del derecho le hagan cumplir lo susodicho segun que dicho es 57 . que para ello le daban poder y facultad cumplida cual de derecho en tal caso se requiere y para que se pueda apoderar de cualesquier bienes muebles y raizes a la dicha hermita anexos y gozarlos y poseerlos reszebiendolos por cuenta y razon y la dicha maria de beriztain aceptó la dicha nombracion y eleccion de freyra en ella echa por los dichos patronos para la dicha hermita la cual se obligó con las persona y bienes de servir con toda diligencia y cuidado segun es obligada y se doctó para ello con ochenta ducados de cuales prometió pagara en esta manera. dixeron que nombraban y nombraron por freyla de la dicha hermita de señor san Martin a maria de beriztain vecina y natural de la dicha Villa que presente estaba. y porque era necesario poner en su lugar persona qual conbenia para el servicio de Dios nuestro Señor y utilidad y honor de la dicha hermita y por otras muchas causas y razones que a ello les mobia. querian nombrar freyla para la dicha casa y hermita en quien concurrian las partes requisitas para ello y porque conforme a la carta partida que abia entre el regimiento y patron de la dicha villa les era dado mano para poder elegir y nombrar la dicha freyla conforme á la costumbre ynmemorial y la dicha carta partida.

Don Bautista de Lasao clerigos. siendo testigos de ello el bachiller Beriztain. en presencia de mi el scriuano y testigo yuso scrito Martin Saez de Goyaz alcalde hordinario de la dicha Villa y su tierra y jurisdicion por el Rey nuestro Señor y Don Pedro Centellas y Borja Señor de la Casa y solar de Loyola como marido y conjunta persona de Doña Leonor de Oñez y Loyola dixeron que la hermita de Nuestra Señora de Olas estaua sin Serora por muerte de Ana de Altube y la provision della 58 . vecinas de Azpeitia. y Solar | nobent dicha | aria | obligacion | ba escripto entre renglones do dize | de nombracion no enpezca = Y yo el dicho Phelipe Martinez de Uranga escribano susodicho fize aqui mi signo.como si fuese sentencia definitva pasada en cosa juzgada sobre renuncio todas y qualesquier leyes derechos fueros y renunziaziones que para en firmeza de esta carta pueden y deben ser renunziadas y la ley del derecho en que dize que general renunciacion de leyes fecha non bala sino que la especial preceda. batestado do dezia. y de Borja. Don Pedro Centellas. á favor de Maria de Eleyzalde y de su nieta Francisca de Eleizalde. Martin de Aguirre cantero vezinos de la dicha Villa y los dichos Señor patron y alcalde firmaron por si y por la dicha Maria de Beriztain firmó uno de los dichos testigos.) 20 de Noviembre de 1592. Nombramiento y poderes para el ejercicio y administración del cargo de Seroras de la Ermita de Nuestra Señora de Olas. En la Villa de Azpeitia á veinte dias del mes de Noviembre de mill y quinientos y noventa y dos años. en testimonio de lo qual otorgaron esta carta de la manera susodicha ante mi el dicho escribano. En testimonio de Verdad Felipe Martinez de Uranga (aquí la rúbrica. Clemente de Errecarte y el bachiller Beriztain: pasó ante mi Felipe Martinez de Uranga.

por Maria de Eleyzalde y de su nieta Francisca de Eleyzalde. Dieron poder a Joan Martinez de Candategui vezino de la dicha Villa que estaua presente con todo lo a ello conzerniente y de ello pedieron testimonio y lo firmaron de sus nombres siendo testigos Francisco de Igarza y Joan Lopez de Ozaeta y Francisco de Aztina Vezinos de esta dicha Villa. ba escrito entre renglones donde dize Vezino de la dicha Villa bala eyo el dicho Miguel Saez de Goyaz escribano publico del Rey nuestro Señor y del número de la dicha Villa que soy presente a lo susodicho de pedimiento del dicho Señor de Loyola lo fize sacar.) 21 de Noviembre de 1592. que ay entre los alcaldes de la dicha Villa y Señores de la dicha cassa de Loyola y proveyendo sobre ello unanimes y de conformidad. a las quales y a cada vna de ellas yn solidum dieron poder cumplido para todo lo necessario al exerzizio y administrazion del dicho cargo y les encargaron el cuydado y diligenzia en el aumento de la dicha hermita.done Toma de posesión del cargo de Seroras de la Ermita de Nuestra Señora de Olas. D. En testimonio de verdad. 59 . Miguel Saez de Goiaz (aqui la rúbrica. e firmé de mi nombre e fize mi signo aqui. por la presente nombran y nombraron por Serora principal de la hermita á Maria de Eleyzalde biuda. muger que fue de Lazaro de Eleyzalde y por coadjutora de Eleyzalde y de Maria Joanez de Ateaga su muger.pertenescia a ellos segun la carta partida. Martin de Goiaz. para que en uno con la dicha Maria sea Serora en la dicha hermita y despues de los dias de la dicha Maria quede asi bien en la dicha hermita la dicha Francisca por que en ellas concurrian las qualidades y partes que para semejante cargo se requerian. Pedro de Centellas y Borja. vezina de la dicha Villa. que es tal. Passó ante mi Miguel Saez de Goiaz. vecinas de Azpeita.

--Joan Martinez de Cantategui. El luego yn continenti después de lo suso dicho en la dicha hermita el dia mes y año suso dichos el dicho Joan Martinez en el dicho nombre tomó las llaues de la dicha hermita y con ellas entró en la casa della y en ella hallo á Maria de Eleizalde fleyra nombrada para la dicha hermita a la qual en señal de possesion entregó las dichas llaues y ella las reszibio a su poder. y dello pedió testimonio á mi el dicho scriuano siendo á todo ello presentes por testigos los dichos Bartolome de Azcue y Martin de Ibarzabal y Francisco de Eyzaguirre vezinos de la dicha Villa. jurisdicion de la Villa de Azpeitia a veynte y un dias del mes de Nouiembre de mill y quinientos y nouenta y dos años en presencia de mi miguel Saez de Goiaz Scribano y de los testigos yusso Scirptos [sic] Joan Martinez de Cantategui vezino de la dicha Villa en virtud del poder que para ello por mi presenzia tenia de Martin Saez de Goyaz alcalde ordinario de la divha Villa y Don pedro Centellas y Borja Señor de la Cassa y Solar de Loyola tomó por la mano a Francisca de Eleyzalde vezina de la dicha Villa que estaua presente y en cumplimiento de la nombrazion por los dichos alcaldes y Señores de Loyola en ella y en Maria de Eleyzalde su aguela de seroras de la dicha hermita fecha en señal de possesion y darsela muy cumplida la metió dentro de la dicha hermita y la dicha Francisca dixo que tomaua y aprehendia la dicha possesion del dicho Joan Martinez en presencia del dicho alcalde y señor de Loyola y en señal della tañó la campana y encendió una candela de cera y la puso en el altar de en medio de la dicha hermita. En fee de lo qual firmá a uno con el dicho Joan Martinez de Candategui. y de ello pidió testimonio a lo cual fueron presentes por testigos Bartolomé de Azcune y Martin de Ibarzaual y Francisco de Eyzaguirre vezinos de la dicha Villa y el dicho Joan Martinez firmó de su mano en fee de lo qual firmé yo el dicho escribauo. En la hermita de Nuestra Señora de Olass. Miguel Saez de Goyaz. = Miguel Saez de Goyas: ba escrito entre renglones donde dize fecha ba la | e yo el dicho Miguel Saez de Goyaz escriuano del Rey Nuestro 60 .

e inventa rio de sus bienes. Señora AS Elosiaga en luguar Catalina de Olazabal difunta. Señora de Elosiaga á Maria Juaniz de Recarte hija lejitima de Domingo de Recarte e Catalina de Aistarbe su muger dueños de la casa de recarte vezina de la dicha Villa por que la dicha hermita está sin Serora por muerte de Catalina de Olazabal Serora que fué de la dicha hermita y por que les consta que la dicha Maria Juaniz de Recarte es donzella abil y sufiziente para nombrar por tal Serora y persona de buena vida y fama y por otras justas causas que a ello les movia los dichos dos alcaldes y Diego Ruiz Valle en dicho nombre todos de conformidade a una nombrauan e nombraron por tal Serora e fleira de la dicha hermita de Nuestra Señora de Elosiaga a la qual mandaron tomar posession de tal Serora y fleira y ampararla en ella como a persona suffiziente para ello concurrente y primero 61 . (aqui la rúbrica. Serora que fué de ella.Señor y del número de la dicha Villa de pedimiento del dicho Señor de Loyola firmé de mi nombre e fize mi signo que es tal: En testimonio de verdad. Nombramiento de Maria Juanis de Recarte por Serora e Flelra de Na. En la Villa de Azpeitia á veinte y dos dias del mes de Mayo de mill y seis zientos años yo Felippe Martinez de Vranga y Pero Martinex de Odria alcalde ordinario de la dicha Villa y su jurisdizion presentes y con Señor Diego Ruiz Valle mayordomo y administrador de Don Pedro Centellas y Borja Senor de la Casa y Solar de Loyola mediante su poder que dixo tenia por presenzia de Phelipe Martinez de Uranga escribano del Rey nuestro Señor y del número de la dicha Villa y Ayuntamiento. Miguel Saez de Goiaz. dixeron que conforme la carta partida que esta dicha Villa tiene con los Señores de la dicha casa de Loyola nombrauan e nombraron por Serora e fleira de la hermita de Na.) 22 de Mayo de 1600.

Posesión que se dió de su cargo á Maria Juaniz de Recarte Fleira de Nuestra Señora. de mi Saluador: no bala entre renglones : Phelippe Martinez de Vranga vala. Vala. a beinte y seis dias del mes de Mayo de mill y seiscientos años. a quienes doy fee. Entestimonio de verdad. Diego Ruiz balle. e Martin de Garmendia. Saluador de zuola. Pero Martinez de Odria alcaldes hordinarios de la dicha Villa y Diego Ruiz Valle administrador de la Casa de Loyola es presencia de mi el Scribano y testigos de suso scriptos dixeron que conforme a la carta partida questa dicha Villa tiene con los señores de la Casa de Loyola y vista 62 . e el lizenziado Lapaza. y los dichos Alcaldes y Diego Ruiz Valle. Phelipe Martinez de Vranga. (aqui la rúbrica. Phelippe Martinez de Vranga. E yo Saluador de zuola scribano susodicho en fee dello fize mi signo. vecinos de la dicha Villa. Passó ante mi Saluador de zuola.que se le dé la dicha possesión otorgue obligazion y escritura ante mi el dicho escrivano e el dicho Domingo de Recarte y su muger padres de ella sobredicha de pagar la dote conforme a la horden de la Carta partida y de dar fianzas seguras para ello y mandaron que a la tal possesion que se le diese a la dicha Maria Juaniz de Recarte ninguna persona le inquiete ni perturbe so pena de zinquenta maravedises para la camara de su magestad y otras penas establezidas por derecho y dieron poder a las justicias del Rey nuestro Señor en forma y lo firmaron de sus nombres siendo Alcaldes ordinarios el bachiller Arsuaga.) 26 de Mayo de 1600. En la Hermita de Nuestra Señora de Elosiaga. que ellos con derecho lo firmaron como dicho es de sus nombres: Pero Martinez de Odria.

conforme a el an doctado Domingo de Recarte e su mujer a Maria Juaniz de Recarte su hija de quarenta ducados para que la nombren por Serora y Fleira de la dicha hermita de Nuestra Señora de Elosiaga y porque la dicha hermita está sin Serora por muerte de Catalina de Olazabal difunta Serora que fué de la dicha hermita. Pedro Martinez de Odria. todos tres de Conformidad y a una nombravan y nombraron de nuevo por tal Serora y Fleira de la dicha hermita de Nuestra Señora de Elosiaga con la dicha dotte [sic] de los dichos quarenta ducados que dan a la dicha Maria Juaniz de Recarte su hija a la qual mandaron dar possesión de tal Serora y Fleira y amparar en ella. los dichos alcaldes y Diego Ruiz Balle en nombre de Don Pedro Centellas y Borja y Doña Leonor de Oñaz y Loyola su muger Señores de la Casa de Loyola. Don Pedro de Zabalaga vecinos de la dicha Villa. Phelipe Martinez de Uranga. y por que les consta que la dicha Maria Juaniz de Recarte es doncella abil y suffiziente para nombrar por tal Serora y persona de buena vida y fama y por otras justas causas que a ello les muebe. mandando a todas e qualesquier persona no le ynquieten ni perturben la dicha possesion antes le amparen en ella sopena de forzadores y de cada zinquenta maravedis para la camara de su Magestad y gastos de su Real a justicia a medias y la dicha posession notifiqué a todas las dichas partes que se hallaron presentes. los quales dixeron que lo oyan siendo a ello testigos el licenciado Lapaza. En testimonio de verdad. y en su cumplimiento los dichos alcaldes y Diego Ruiz Balle. 63 . Salvador de Zuola. = e yo Saluador de Zuola Escribano del Rey Nuestro Señor y del Numero de la dicha Villa en fé de lo suso dicho fize mi signo. Diego Ruiz balle. empressencia de mi el escribauo dieron possesion a la dicha Maria Juaniz de Recarte en la dicha Iglesia de Nuestra Señora de Elosiaga y su casa y todo su pertenecido y bastago y axuar de su cassa y en todo lo que está inbentariado por la justicia ordinaria de la dicha Villa y en los recibos que la dicha Catalina de Olazabal dexa por su testamento zerrando y abriendo las puertas de la dicha yglesia y cassa y tañiendo la campana de la dicha Iglesia en señal de possesion actual zebil y corporalmente.

para compañia y Coadjutora de Marina de Olazabal Fleira de la Ermita y Basilica de Señor San Miguel de la villa de Azpeitia. Phelipe Martinez de Uranga alcaldes ordinarios de la dicha Villa e su jurisdizion por el Rey nuestro Señor y Diego Ruiz Calle mayordomo y administrador de D. Saluador de Zuola. En la Villa de Azpeitia á quince de septiembre de mil e seys zientos años ante Pero Martinez de Odria. scribano del Rey nuestro Señor y del mismo de la dicha Villa pareszió presente Marina de Olazabal Fleyra de la Ermita y basilica de Señor San Miguel de la dicha Villa e dixo que atento que ella estaba muy bieja y no podía seruir á la dicha Ermita como hera razon y tenia obligacion pedia y suplicaua a los dichos alcaldes y al dicho Diego Ruiz le diesen una compañía porque la convenía por la razon susodicha y para ello nombraba e nombró á Isabela de Larrar hija lejitima de Francisco de Larrar y Catalina de Arregui su legitima muger en que luego los dichos Alcaldes e Diego Ruiz Balle vieronla e supieron de lo que pedia: dixeron conforme á la carta partida que la dicha Villa tiene por los Señores de la Cassa de Loyola nombrauan e nombraron por compañia y conadjutora de la dicha Marina de Olazaual Fleyra á la dicha Isabel de Larrar.) 15 de Setiembre de 1600. Nombramiento de Isabela de Larrar. por que le consta que la dicha Isabel de Larrar es donzella abil y sufiziente para nombrar por tal compañia y persona de buena vida y fama y por otras justas causas que a ello les mouia los dichos dos alcaldes e Diego Ruiz Balle en el dicho nombre todos tres de conformidad e á una los nombraban e 64 . (aqui la rúbrica. Pedro de Centellas y Borja y Doña Leonor de Oñaz y Loyola su muger mediante su poder que dixo tenia por presenzia de Phelipe Martinez de Uranga scribauo del Rey nuestro Señor y del número de la dicha Villa en presenzia de mi Saluador de Zuola.

(aquí la rúbrica) 19 Setiembre 1600 años. 65 . Serora en la Hermita de San Miguel. Diego Ruiz Balle = pasó ante mi Saluador de Zuola: conforme bala E yo Saluador de Zuola Scrivano suso dicho en fe dello fize mi signo que es tal En testimonio de verdad Zaluador Zuola. San Miguel de la dicha Villa á la qual mandaron dar posession de la dicha compañia y serora y anpararla ella como á persona sufiziente para ello y adelante quando Dios nuestro Señor fuese servido de llevar de la presente vida á la dicha Marina de Olazabal quede en su lugar de ella por serora única de la dicha hermita que por tal la nombravan y nombraron husando de la facultad que se le daba por la carta partida que la dicha Villa tiene con el dicho Patron = Conque antes y primero que se le dé la possesion otorgue obligazion y escritura ante mi el dicho Scribano e el dicho Franzisco de Larrar e su muger padres de la dicha Isabel de pagar la dote conforme a la horden de la carta partida y de dar fianzas seguras para ello y mandaron que á la tal possesion que se le diere á la dicha Isabel de Larrar ninguna persona la ynquiete ni perturbe sopena de cinquenta mill maravedis para la camara de su Magestad y otras penas establezidas por derecho y dieron poder a las justizias del rey nuestro Señor en forma y los dichos alcaldes é Diego Ruiz Calle a quienes doy fee que los conozco lo firmaron de sus nombres Pedro Martinez de Odria Fhelipe Martinez de Uranga. Auto de posesión de Isabel de Larrar.nombraron por tal compañia e coaxutora de la dicha Marina de Olazaual a la dicha Isabel de Larrar en la hermita del Sr.

Phelipe Martinez de Uranga alcaldes ordinarios de la dicha Villa y Diego Ruiz Balle administrador de la Casa de Loyola en virtud del dicho poder en presenzia de mi el dicho escribano que de yusso escriptos dixieron que conforme a la carta partida que en esta dicha Villa tiene con los señores de la Cassa de Loyola y bista conforme a el an doctado Francisco de Larrar y Catalina de Arregui su muger a la dicha Isabel de Larrar su hija de sesenta ducados para que la nombremos por Serora y Fleyra y compañera de la dicha Marina de Olazabal Serora de la hermita del Señor San Miguel de la dicha Villa y por que les consta que la dicha Isabel de Larrar es donzella abil y sufiziente para nombrar por tal compañia y Serora y persona de buena vida y forma y para otras justas causas que a ello les mueve los dichos dos alcaldes y Diego Ruiz Balle en nombre de D. En la Hermita de Señor San Miguel de la dicha Villa de Azpeitia a diez y nueve dias del mes de septiembre de mill y seyszientos años Pedro Martinez de Odria. Pedro de Centellas y Borja y Doña Leonor de oyñaz y Loyola señore s de la Casa de Loyo la todos tre s de conformi dad y a una voz nombrauan e nombraron de nuevo por tal compañia y Serora de la dicha hermita de Señor San Miguel con la dicha dote de los dichos sesenta ducados que dan a la dicha Isabel de Larrar a la que mandaron dar possesion de tal compañia y Serora y ampararla en ello y en su cumplimiento los dichos alcaldes e Diego Ruiz Balle en presencia de mi el scribano dieron possesion á la dicha Isabel de Larrar en la dicha Iglesia y cassa y todo su pertenezido y bastago y ajuar de la dicha hermita de Señor San Miguel zerrando y abriendo la dicha puerta y tañiendo la campana de la dicha hermita en señal de possesion mandando á todas e qualesquier personas que no la inquieten ni perturben en la dicha possesion antes le amparen en ella sopena de forzadores y de cada zinquenta mill maravedis para la camara de su Majestad y gastos de Justizia Real a medias y la dicha possesion notifique yo el escriuano a todas las dichas partes que se hallaron presentes los quales dixieron que lo oyan siendo a ello presentes por testigos Joan Martinez de Cantategui vezino de Azpeitia y Domingo de Larrar. vezino 66 .

) 120 120 Henao. Phelipe Martinez de Urnaga Diego Ruiz Balle passó ante mi Saluador de Zúola. 127–138. 67 . En testimonio de verdad. Eyo Saluador de Zuola scriuano suso-dicho en fe de ello fize mi signo que es tal.de la dicha Villa de Azpeitia: y lo firmaron de sus nombres Pedro Martinez de Odria. (aqui la rúbrica. Saluador de Zuola. Tomo VI.

el cual. 43. anuló y revocó la sentencia del corregidor por extralimitación. añade la siguente nota: “Llamábase la separada María Ortiz de Ugaldeguren. no contra el rector (al cual sacaron de la ermita). tio de Cataline de Arza (al que fué colocada por la parte contraria á los patronos) y salió al encuentro de este mandamiento. Aquéllos aseguraban ser suya la elección y nombramiento de la freila. Los fieles de la república y otras personas de ella despidieron á la freila nombrada por los patronos. Tomo IV. y esta reposición se efectuó por don Domingo de Zárate. y apeló del agravio que se le hacía porque los patronos no les consentian celebrar los oficios divinos y recurrió al juez mayor de Bizcaya en Valladolid. escuderos. y la colocada Catalina de Arza. era beneficiado de Bilbao. y la carta ejecutoria no podía extenderse ni efectuarse contra el personal del cabildo de Bilbao. vistos los autos. corregidor y veedor de Bizcaya. estando además el rector en posesión de ella antes del pleito incoado sobre reponer la freila. por lo cual era diverso lo hecho con el rector de lo que la ejecutoria incluía. por mandamiento del licenciado Belaunnes. El rector de Santo Domingo.121 Ventilado el asunto jurídicamente. se dió ejecutoria para reponer á la electa por los patronos. don Pedro. y colocaron á otra. omes hijosdalgo y vecinos y moradores de la anteiglesia citada "sobre razon e causa de poner la freila en la ermita de Santo Domingo de Meazabal". por su calidad de patronos de Begoña. 68 . puesto que la real ejecutoria se dió solamente entre la causa de los patronos y los fieles y parroquianos de Begoño. diciendo que la ermita era aneja de las parroquias de Bilbao. á la cual estaba aneja. APÉNDICE II Por este tiempo pleiteaban los patronos de Begoña (don Juan López de Escoriaza y doña Teresa Luis de Butrón) con los fieles. abad de Uríbarri. y hubo también extralimitación al dar á los patronos facultad para abrir y cerrar la ermita y no 121 Labayru. teniente de prestamero del señorío.

122 122 Ibid. repuso al patrón en posesión de la ermita con esta adición: Que en cuanto á guardar la custodia. ordenó que de nuevo también se cumpliese la carta ejecutoria y. y declaró que la ejecutoria únicamente versaba sobre el poner la freila y no contra el rector ni los beneficiados de Bilbao. pues tampoco estaba incluído este extremo en la ejecutoria. En consecuencia de este fallo. en definitiva. después de varios pedimentos y probanzas. casa y heredades de ella. y entre éstos y el cabildo de Bilbao. 43–44 69 . cruz y otros ornamentos y cosas deputadas á los oficios divinos se observase lo que el prelado ó sus visitadores generales hubiesen encargado al visitar la ermita. Llevada de nuevo la causa al juez mayor. se mantuvieron. así como cuando se les aplicó la ermita. cálices. nulo era lo que contra él se había aplicado.. ya por una causa. el corregidor anuló á su vez lo hecho por el prestamero y mandó que los patronos dejasen libre la ermita de Santo Domingo de Meazábal. ya por otra. Los pleitos entre la anteiglesia y los patronos. Y no habiéndose litigado con el rector. durante cuatro ó cinco siglos. y con esto se devolvió el pleito al corregidor para que ejecutase la sentencia que se dió en 6 de Septiembre de este año de 1510. secuestró la casa y bienes de la ermita y los puso bajo el poder de Pedro de Beguea.dejar entrar al rector al cumplimiento de su oficio religioso.

del dho Señorio y repusiessedes. siguiente.. que deste pleito conosce reponiendo el auto en esta causa Pronunciado en diez y nueve dias del presente mes y año en cuanto por él se manda que las freiras. damos y libramos nuestra carta provission para que le otorgassedes. yglessias. sororas que hubieren de servir en las yglessias del dho Señorio aya de ser con licencia del perlado en no otorgar al dho señorio la apelacion que de antes por su Parte fué ynterPuesta no hace fuerça y no lo haciendo y cumpliendo anssi la hace qual alçando y quitando mandaron dar provision del rrey nro señor á el dho señorio para que el dho prouissor. que de jusso se hará mincion [sic]. (30 de Marzo de 1618). APENDICE III Provisión Real para que el diocesano de Calahorra diese la apelación al Señorio en la causa sobre remover las sororas de las iglesias de Bizcaya.r en Valladolid á treinta de março de mil y seis cientos y diez y ocho años--dixeron que el provissor del Obispado de Calahorra. de pedimento del Señorío de Vizcaia. en las.] á vos el provisor del obispado de Calahorra.. Como nos. y la calçada juez eclesiástico. fecho é procedido. y dé por ninguno.. y hermitas. trataba con buestro promotor fiscal en rraçon de ssi ha de aber. que hos [sic] decis ser del negocio y caussa. Don Phelipe por la Gracia de Dios Rey de Castilla.] señor de Vizcaya [. bien sabeis. lo por bos despues de ella fecho / ó embiassedes el pleito el qual inbiastes. del Por los señores presidente y oidores desta rreal audiencia del rey nro s. y bisto por los dhos. su apelacion en el pleito. le otorgue la dha su apelacion para que la pueda seguir y proseguir ante quien y como deba y rreponga. y la Calcada de la otra. de Leon [. y. que ante bos. Salud y Gracia. todo lo por él quanto á lo suso dicho despues della y en el termino en que pudo y debió apelar. nuestro presidente y oydores.— Entre el señorio de bizcaia y pedro de monrroy su procurador de la Vna parte y el promotor fiscal del Obispado de Calahorra.. sororas. visto este processo y autos. absuelba á 70 . dieron y pronunciaron Vn auto del tenor.

dada en la ciudad de valladolid a treinta dias de Marco de mill y seiscientos y diez y ocho años—dotor don luis de paredes -. en todo y por todo como en el se contiene por Manera que lo en él contenido aya cumplido hefeto. Labayru agrega que copió la provision del archivo municipal de Bilbao. el licenciado don andrés de las ynfantas y mendoça—rregistrada alonso fernandez—yo pedro de angulo toro.123 123 Labayru. que siendo con ella requerido por parte. Tomo V. dar esta nuestra carta Para bos por la qual mandamos.los excomulgados y alce las censuras. scrivano de Cámara del rrey nuestro señor la fice escrivir por su mandado con acuerdo de los / oydores de su rreal audiencia--por chanciller alonso fernandez—. y entre dicho que sobrello huviere dado y puesto libremente y sin coste alguno -. 661.el dotor Roche de Vergas. 71 .el qual dho Auto fué dado y pronunciado dia mes y año en él contenido. y conforme á él fue Acordado que debiamos de mandar. so pena de la nuestra merced y de perder y haber perdido la naturaleza y temporalidades que en estos nuestros rreinos aueis y teneis y ser tenido Por axeno y estraño dellos. del dho Señorío beais el dho auto que de suso ba ynserto e yncorporado y le guardeis y cumplais.

" Perillustris. Sanctissimo Domino Nostro approbante. ut in Eclesifs parroquialibus mulieres illæ. ideoque pravum hunc abussum evellere. Veda luego otro abuso ajeno al punto de las seroras. vel sorores ementito nomine vocant. plurimum improbarum correptebam quæ estic dicitur janadiu irrepssisse. Concilii Tridentini Interpretum sejecit. Sacrarum vestium usu. atque Altarium ornatu interdicat etiam prœnis. ac Reverendissime Domine. ac præcipit. 596. APÉNDICE IV "Bula de Paulo V. atque imploranti serio injungit. indeque emanantia scandala summovere opere pretium ducent.124 124 Lizarralde. y termina la bula diciendo: Utrumque igitur morbum. ut has mulieres ob Ecclesiis devellat. atque injuriis subsidium centuris Ecclesiasticis sibi bene vixis. Martii 1619. ne latius serpat.]. quas Moniales. uti frater studiosissimus. Bula de Paulo V. Amplitudinis tuæ per illustris ac Reverendissime.. de quibus prepterea cum Patres mature deliberassent. at prope illas degentes. quam bene in Domino valere optamus. ita Cardinalis Lancelotus Domino Episcopo Calagurritano. procivibus depellat amplitudo tua. Sacræque supellectilis Curam gerentes Sacristæ officio ac munere perfungantur. in ipsarumque locum idoneos Clericos sufficiat= [. amplitudine tuæ hoc ipsum remedium suadenti. et invaleat magis. intra Ecclesias. et custodia.. Romæ Die 4. uti frater binas litteras amplitudinis tuæ Sanctissimus Dominus noster Sacrarum Congretiarum Cardinalium. 72 .

por la gracia de Dios. Don Phelipe. [. Lo qual visto por los del nro Consejo fué 73 . Villas y lugares de los nros rreynos y Señoríos y á cada vno y qualquier de bos en vros lugares y Jurisdiciones á quien esta nra carta fuese mostrada salud y gracia—epades que el licencado Garci Perez de Araciel nro fiscal nos hiço relacion que estando pleito pendiente entre los Cauildos de las yglesias del Señorío de Vizcaya y patronos legos de ellas con el Obispo de Calahorra de cuya diocesis eran sobre que queria el dho Obispo remover las mujeres biejas que asistían al servicio de las dhas iglesias a quien llamaban freilas y haviéndolo querido executar sin embargo de apelacion y llevado á la chancillería por vía de fuerça donde se avía declarado la avía echo el dho obispo y prosiguiéndose el dho pleito avía venido á su noticia que a su instancia se havían traydo bullas y letras de Roma por las que les se mandaba quitar las dhas frailas. y porque las dhas bulas y letras eran contra las leyes destos rreynos y perjuicio de la pendencia del pleito y de la primera instancia del Ordinario y contra el derecho del Sto Concilio de Trento nos suplicó le mandassemos dar nra carta y provision para que bos las dhas justicias tomássedes las dhas bullas con los autos en su virtud fechos y todo originalmente remitiesedes al nro Consejo para que en él visto se proveyese Justicia y en caso necessario p.. asistentes. cometiendo la execucion de ello a jueces particulares que lo cumpliesen y executasen queriendo por este camino conseguir lo que por pleito no avía podido en fraude de los autos proueydos en él. alcaldes mayores y hordinarios. y otros jueces y justicias qualesquier de todas las Ciudades.a que assí se le mandasse desde luego suplicara dellas o como la nra mrd fuese.. gobernadores.] señor de Vizcaya—a todos los Correjidores. Rey de Castilla. APÉNDICE V Provisión mandando recoger las letras apostólicas alcanzadas por el Diocesano para la remoción de las freilas ó sororas de las iglesias del Señorio (12 de Octubre de 1619).

126 El apéndice VI consta de una cita tomada de la obra de Francisco Salinas Quijada.do Juan de Samaniego 125 APÉNDICE VI Principio de unidad familiar y permanencia de la casa126 Es el principio que constituye a la vez la razón de todo nuestro Derecho. el lic. Dada en Madrid a doce de Octubre de mil y seiscientos diez y nueve años. el licenciado Don p. I (Pamplona: Aranzadi. Tomo V. y si no se informe lo que en ello pasa para que mejor informado lo mande proueer y remediar como conviene y no fagades endeal so pena de la nra mrd y de diez mill maravedís para la nra cámara etc. de Valencia.acordado que devíamos de mandar dar esta nra carta para bos en la dha razon y tuvímoslo por bien—Por la qual mandamos á todos y a cada vno de vos. y las tomad de qualesquier persona. El derecho civil de Navarra. segun dicho es. 1971-. que si algunas bullas y letras appcas se an traydo y presentado ó truxeren y presentaren por parte del dho Obispo o de otras qualesquier personas sobre razon de lo susodicho contra las leyes destos Reinos. si fueran tales que se deban cumplir se obedezcan y cumplan. 125 Labayru.o perez. el lic. orijinalmente con cualesquier autos en su virtud fechos les enbiareis ante los del nro Consejo p. 74 .do Juan de Frías. 662.a que por ellos visto. 268–270). el lic. en cuyo poder estubieren. primera instancia y decretos del Santo Concilio de Trento.do Gilimón de la Mota. haviendose suplicado o suplicandose de ellas por parte del dho nro fiscal y haviendose hecho sobre ello las demas diligencias necesarias no consintais que por virtud de ellas se hagan autos algunos.

La Casa tiene un nombre que prevalece sobre el de los individuos que la sostienen. Una Casa. identificación y deslinde de fincas. y ser sujeto de derechos y obligaciones respecto a las relaciones de vecindad. por suponer un ente social integrado por una familia estable. Una Casa que. pero la Casa subsiste a través de las edades y de las generaciones. sin embargo le reconocen su propio nombre. como persona jurídica. y otras relaciones establecidas por la costumbre y usos locales. de generación en generación. aprovechamientos comunales. extraño a la Casa. A este principio debe tender la interpretatación de los pactos y disposiciones y de las normas jurídicas. como sucede cuando el cabeza [sic] de familia. Como expresa la Ley 159 del Anteprojecto de Fuero recopilado. y unos bienes raíces que aseguran su permanencia. como el sustentado en la Recopilación Privada de Derecho privado foral que estiman no consitutye persona jurídica. y Ley 161 de su Projecto: “Es principio fundamental de la organización patrimonial de la familia navarra el de la unidad de la Casa y sus explotaciones agrícolas. Y todos se conocen por el nombre de la Casa. forestales y ganaderas y su permanencia y conservación en la familia. y la continuidad de la Casa a través de los siglos. Y aún para aquellos criterios. salvo el caso de haciendas familiares que por su valor o naturaleza permitan y aconsejen la desmembración de la Casa con base suficiente para la constitución de otra nueva.” Precisamente todas las instituciones forales vienen dispuestas para conseguir este objetivo: la perpetuación de la familia. goza una serie de peculiaridades que la tipifican trascendentemente. más que por sus apellidos. Sus individuales pueden cambiar y cambian continuamente. contrajo matrimonio con la hija de la misma. 75 . según se expresa en la Ley 48. que escribo con letra mayúscula. prestaciones de servicios. como ocurre cuando se trata de determinar colindancias de heredad.

o el de aquellos hijos que habiendo muerto el padre sin testar y sin capítulos. juega social y económicamente. se les conoce por su relación con la Casa: amo de Casa. en cuyas Ordenanzas Viejas se disponía cuando la ruina de la Casa se hiciera inevitable. más que por su nombre propio. Y cuando se trata de capitulaciones matrimoniales. pues. aunque propietario de los bienes. considerándose una mengua muy oprobiosa el vender las fincas de la Casa. o el de la muchacha montañesa que sale a servir para ayudar al hermano con su salario cuando atraviesa un período de crisis económica. hijo o hija de la Casa. para que la Casa no desapareciera. ya que tiene un valor inapreciable el hogar paterno. como simple administrador o gestor y. y todos los demás repudiaron la herencia. como Lacruz. Por eso hay quien cuenta. casos conmovedores. que solamente ocurre cuando la Casa se arruina o desaparece. habiendo pueblos como los del Valle de Roncal. A sus moradores. designaron a uno de ellos heredero. dueña de Casa. una entitdad permanente que sobrevive a los cambios de jefe. La familia rural o truncal navarra es. El día que falte del todo ese espíritu. se dice amos viejos y amos jóvenes. Los bienes se hallan adscritos a la entidad familiar. más que a la persona. de ahí que en Navarra la herencia deba estar presidida por un criterio de continuación y no de liquidación. para todos cuantos nacieron en él. a veces. 76 . se halla vinculado jurídicamente a la Casa de tal forma que sus poderes son muy parecidos a los de éstos. aún el más perfecto ordenamiento concebible será sólo un cuerpo sin alma. el cual. los bienes debían ser adquiridos por el pueblo en honrada tasación. Los bienes de la Casa que hoy posea una familia son los mismos que hace dos o tres siglos poseían sus antepasados. al objeto de que no salieran de la comunidad. el de los hermanos del heredero que marchan a trabajar lejos de su tierra para reunir fondos con que levantar la hipoteca que amenaza terminar con la Casa.

77 .