Está en la página 1de 16

EL TABLERO DE LA OCA

(PRIMERA PARTE)
No soy el primero, ni seré el último, que escriba sobre el "Juego de la Oca" y su valor
simbólico. En la parte final del artículo enlazo con otros compañeros del Camino que,
como yo, han sentido la fuerza del Tablero y han transmitido en palabras sus
experiencias. (1) , (2) , (3)

La mía tiene su reflejo en el número, en la geometría que el tablero dibuja, y en una


clave que tiene un antecedente que está enunciado en los siguientes textos:
“Orbis Terrarum” (El Círculo de la Tierra) Carlos Sánchez-Montaña. Mapping, ISSN
1131-9100, Nº 100, 2005 , pags. 63-65.
”Callis Ianus”. El origen del camino. Carlos Sánchez-Montaña. 2004

El Camino a Santiago, de origen medieval y francés, tiene su antecedente antiguo en el


“Callis Ianus” de Augusto y Agrippa trazado en el siglo I a.C., y este quizás, en un
sendero megalítico que reflejaba la Vía Láctea en la Tierra. Un viaje iniciático por una
senda que se dirige hacía el extremo occidente, a Callaecia.

El "Tablero de la Oca" puede tener su origen, según muchas opiniones, en el


conocimiento de los Templarios. Esta orden medieval era conocedora de muchos ritos
antiguos que no "encajaban" bien con el nuevo culto católico, y como verdaderos
guardianes de estos secretos los dejaron cifrados en templos, ermitas y capillas para
otros tiempos más favorables.
Otra opinión establece que el Tablero fue confeccionado por el gremio de los
constructores, que son los verdaderos conocedores de los secretos del "Sendero de
Jano".

Según esta opinión el "Tablero de la Oca" sería una carta cifrada de la original ruta al
Oeste, la ruta construida por Augusto y Agrippa en el siglo I a.C. y que fue sustituida
por la nueva ruta franca medieval construida por los monjes de Cluny y el Cister, y
según las instrucciones del papado de Roma.

Los anónimos autores habrían trazado un tablero donde quedaron reflejadas las
principales características del Sendero a occidente, de la ruta del olvidado “Callis
Ianus”, trazada con escuadra y compás por Marco Agrippa, y que debía de quedar
recogida de forma oculta en un sencillo tablero de juego.

LOS SIMBOLOS DEL TABLERO


Tres son a mi entender los símbolos principales en el “Tablero de la Oca”, los que
primero se presentan a quién participa en su estudio: La Espiral, el Dado y la Oca.

La Espiral
Símbolo muy antiguo y común a muchas culturas de todos los continentes. Simboliza el
camino que permite al hombre renacer en el conocimiento, el viaje al centro donde
volvemos a nacer, representaba el ciclo "nacimiento-muerte-renacimiento" así como el
sol, que naciendo cada mañana, muriendo cada noche y renaciendo a la mañana
siguiente. La espiral presente en el Tablero nos habla de un viaje de iniciación.

El Dado
La etimología de la palabra cubo, como dado, nos puede iluminar sobre su simbolismo.
Cubo proviene del latín cibum-cybum y este del griego kubos. En griego esta palabra
comparte su origen con el nombre de la diosa Cibeles, Cybele, Kybele.

La Piedra Cúbica: "Es esencialmente una "piedra de fundación"; es pues ciertamente


"terrestre", como lo indica por otra parte su forma, y además la idea de 'estabilidad'
expresada por esta forma misma conviene perfectamente a la función de Cibeles en
cuanto 'Madre Tierra', es decir, como representación del principio "substancial" de la
manifestación universal.
Cibeles es propiamente la "diosa de la montaña", asimilada a menudo a la "Madre
Tierra", como representación del principio "substancial" de la manifestación universal.
Simbolizada por la "piedra negra" debe considerarse como una figuración reducida de
la montaña que representa en sí al eje mismo que vincula cielo y tierra.” René Guénon
(Símbolos Fundamentales de la Ciencia Sagrada).

Para abundar sobre esta idea recordar que en la


mitología antigua la piedra de Cibeles cae como un dado sobre el lugar que pasa a ser
nominado desde entonces como "Centro", el centro de la espiral. La piedra cúbica
lanzada desde la vía láctea a la tierra, como un dado, es una representación de la diosa
madre.
El dado cayendo sobre el centro de la espiral en el tablero es una exacta epifanía de la
diosa madre Cibeles. (4) , (5).

La Oca
Sobre el valor simbólico de las Ocas como animal sagrado se ha escrito: "Las Ocas,
fueron consideradas el paradigma de la Sabiduría Sagrada. Se basaba en la creencia
de que las Ocas, eran las guías sagradas, enviadas para aconsejar a los Humanos." (6)

Mi propia experiencia ayuda a comprender esta afirmación. Traigo dos imágenes sobre
Ocas en lugares sagrados que podemos ver en la península, una la que supongo la más
antigua de todas, del siglo III d.C., y la otra la más actual, aún viva.
La más antigua es la pintura de una Oca en
la bóveda de la cripta de la iglesia de Santa Eulalia de Bóveda en Lugo. (7)

La más actual es la imagen de las ocas


vivas que guardan el claustro de Santa Eulalia en la catedral de Barcelona. (8)

Estas ocas, tanto la pintada hace 1.700 años, como las que están vivas, se encuentran en
lugares de carácter sagrado dedicados a Santa Eulalia, y acompañadas por otras aves, las
mismas en ambos casos: palomas, faisanes, perdices, gallos y gallinas, etc. Y ya sea
pintadas en la bóveda de Lugo, o vivas en el claustro de Barcelona, las aves son
reminiscencia del culto a Cibeles que existió en esos lugares y que fueron cristianizados
en el nombre de la niña mártir Eulalia, “la que bien habla”.
Ver: Cibeles-Rhea reina de las aves y Santa Eulalia. Carlos Sanchez-Montaña. 2004

La oca es de todas las aves mencionadas la de mayor tamaño, y además antiguamente,


las ocas eran los guardianes de los lugares, alertando de la presencia de intrusos con su
especial canto.
Canto que era utilizado en los templos dedicados a Cibeles (de especial
arquitectura) "por la creencia de que las Ocas, eran las guías sagradas, enviadas para
aconsejar a los Humanos."

Estos lugares dedicados a Cibeles no solo cristianizaron en la niña mártir Eulalia, sino
que por analogía también recibieron la advocación de otras mujeres de martirio similar:
Eufemia, Lucía, Orosia, Elena, Fe y con nombre de ave: Paloma, Coloma, Comba.

Es pues la Oca símbolo principal de los lugares dedicados a diosa Cibeles. Son la
Espiral, el Dado y la Oca símbolos asociados a la Magna Mater y presentes en el
“Tablero de la Oca”.

La diosa Cibeles aparece en la Eneida de Virgilio como protectora del príncipe Eneas en
su viaje desde Troya a occidente, y que llevaría a sus descendientes a la posterior
fundación de Roma,.
Cibeles también fue la protectora de las campañas de Augusto en Hispania. Augusto es
presentado como el nuevo príncipe Eneas. (9)
El emperador construyó su vivienda y su estudio personal en el Palatino, colindando
con el templo de Cibeles, la Magna Mater protectora de la ciudad de Roma. Y es por
todo ello que la diosa Cibeles es la protectora en los lugares de la ruta por donde
transcurre el Sendero a occidente, y su figura impregna el “Tablero de la Oca”.

Venus y el Sol dirigen los pasos del peregrino entre oriente y occidente, Cibeles lo
protege en la tierra.

EL CAMINO
Los autores del "Tablero de la Oca" trazaron una "tabula cartográfica" que permitía
recordar las etapas del camino a Occidente. Bien es cierto que nada aparece explícito en
el tablero que permita relacionar a este con el camino a Compostela, pero debemos de
recordar que el camino que el "Tablero de la Oca" nos muestra no es el de Santiago,
sino el “Sendero de Jano”, de recorrido distinto y carácter pagano.

Los autores no estaban preocupados de explicitar el sentido del culto a Jano en su guía,
asunto más complejo y peligroso, sino de establecer la guía del camino antiguo con un
método que permitiera establecer de manera segura la ruta antigua hasta occidente.

Si en un mapa actual del Mediterráneo, sobre lo que fueron los dominios de Roma en
época de Augusto, trazamos una línea que una la antigua ciudad de Efeso con Lucus
Augusti, la ciudad sagrada de Augusto en el Finis Terrae del N.O. de Hispania, en la
Callaecia, esa línea así dibujada pasará por la ciudad de Roma rememorando el
decumanus trazado por Agrippa en su Orbis Terrarum.
Esa línea geométrica presente en el mapa
trazado por Agrippa y que fue expuesto en todas las capitales del imperio fue
materializada con el nombre del "Sendero de Jano", el "Callis Ianus", antecedente
antiguo del actual Camino de Santiago.

En Hispania el "Callis Ianus" nacía en el templo de Venus Pyrinea, en el actual Cap de


Creus, y moría en el Ara Solis en Touriñan, un verdadero teorema trazado con compás y
escuadra.
Los peregrinos que se dirigían a tierras lucenses en el siglo I, y que alcanzaban primero
la costa de Hispania desde Roma, se dirigían al templo de Venus Pyrinea citado por
Mela, Plinio y Tolomeo. Un templo cuyos cimientos ocuparon el macizo que penetra en
el Mediterráneo en el actual Cap de Creus. El límite geográfico entre Hispania y la
Galia. (10)

Venus recibía también a los navegantes que alcanzaban la costa desde Roma hacía el
Finis Terrae. Pero como el lugar es extremadamente abrupto, los barcos fondeaban un
poco al sur del cabo, y se tomaba tierra en el actual Port-LLigat, el "Puerto de Llegada"
que recibía a los peregrinos hacía el oeste en el fondeadero más cercano al templo de
Venus Pyrinea.

Desde el templo de Venus partía la ruta del "Callis Ianus" y que siglos más tarde fue
sustituida por el "Camino francés a Santiago".
La ruta antigua queda configurada sobre el territorio peninsular uniendo los dos
extremos oriental y occidental de la Hispania Citerior: el Cap de Creus en Oriente,
donde se emplazaba el templo de Venus Pyrenea, y el Ara Solis en el extremo
occidental en el actual cabo Touriñan. Esta ruta hispánica se desarrolla entre la vieira de
Venus en oriente y el sol poniente de occidente. Ambos símbolos están muy presentes
aún hoy en día en el camino a Galicia.
La ruta en Hispania tenía
sesenta y tres etapas, y son las detalladas en el "Tablero de la Oca".
Esta ruta había sido proyectada por Marco Agrippa en su mapa "Orbis Terrarum" y su
"symmetria" reflejada en el texto "De architectura" de Marco Vitruvio.

Escribe Vitruvio:
"La disposición de los templos depende de la simetría, cuyas normas deben observar
escrupulosamente los arquitectos. La simetría tiene su origen en la proporción, que en
griego se denomina analogía. La proporción se define como la conveniencia de
medidas a partir de un módulo constante y calculado y la correspondencia de los
miembros o partes de una obra y de toda la obra en su conjunto." (11)

La simetría de Vitruvio es la simetría griega, -symmetria-, un sistema de medidas


basado en una proporción. Es la simetría la correspondencia exacta en forma, tamaño y
posición de las partes de un todo. La simetría como relación de las partes de acuerdo a
una medida o proporción llamada en griego analogía.
Es la analogía griega la relación de ideas, un acuerdo o nexo entre elementos.
Se produce una simetría cuando los elementos se relacionan entre sí de acuerdo con
ciertas medidas preestablecidas o módulo. Un acorde musical es una simetría, una
columnata de un templo es una simetría, y la cara de un hombre es una simetría.

El "Tablero de la Oca" y sus casillas guardan también entre sí una proporción de


simetría.
El Tablero posee un módulo a partir del cual se articula el cuerpo del camino,
estableciendo una proporción de cada una de las partes y respecto a la totalidad del
conjunto.

El tablero guarda, en su estructura el eco de quienes al construir el cuerpo del "Orbis


Terrarum" ordenaron las partes del territorio europeo, con el fin de que por separado y
en su conjunto resultaran armónicas, sobre la base de su proporción y simetría.

LA "SYMMETRIA" DEL TABLERO


Escribió Vitruvio:
"También Pitágoras y los pitagóricos mantuvieron esta opinión. Les pareció bien
escribir sus teorías y sus reglas en unos volúmenes de estructura cúbica "cybicis
rationibus": fijaron el cubo como el conjunto de 216 versos, donde cada norma no
sobrepasase tres versos." (12)

De acuerdo con el dibujo del Orbis Terrarum, el decumanus trazado por Agrippa, el
“Callis Ianus” desde oriente a occidente, posee una modulación de 216 "versos" de
exacta proporción.
Y de ellos los 63 últimos son los referidos al último tramo que va desde el Cap de Creus
hasta Finisterre. Los presentados en el “Tablero de la Oca”.

Decumanus debe su nombre, según algunos tratadistas antiguos, a la contracción de


duodecimanus, la línea de las doce horas entre la salida y la puesta del sol, es decir de
Este a Oeste. Dividamos pues el decumanus dibujado por Agrippa en el mapa del
“Orbis Terrarum” en doce partes iguales, y cada una de estas en dos. Tendremos así
veinticuatro módulos iguales desde Oriente hasta Occidente.

La distancia existente en el mapa desde Finisterre hasta Roma es de doce módulos de


esta proporción y el trazado de la ruta en la península es de siete módulos de estos doce,
siete de los veinticuatro totales que tiene todo el decumanus.

Estos a su vez, y de acuerdo con lo estipulado por Vitruvio y las reglas de la caminería
romana se subdividen en etapas múltiples del número tres y con una distancia
aproximada a 15 millas. Lo que hace un total de 7 x 9 = 63 etapas peninsulares.

Esta "symmetría" o módulo del camino puede “leerse” en la posición que ocupan las
ocas en las casillas del Tablero, etapas que siguen un criterio según lo establecido en las
reglas de la caminería romana.
Cada etapa recibía en la antigüedad el nombre de "mutatio", la parada o establecimiento
existente en las vías romana para descansar y dar servicio a los animales que se utilizan
como transporte. Las “mutationes” era el lugar para cambiar de caballos y tomar otros
de refresco, así como para efectuar las reparaciones necesarias en el vehículo. Estaban
localizadas cada 12-18 millas, siendo la distancia de 15 millas su distancia óptima ( 22,2
Km.). En estos pequeños complejos, el conductor podía adquirir los servicios para
ajustar las ruedas, el carro, conseguir las medicinas o un veterinario para sus animales,
dar descanso y avituallamiento, o para el cambio de caballerías. (13)

En el caso del "Callis Ianus" estas “mutationes” tenían unas características distintas a
una vía ordinaria, ya que el carácter peregrino y religioso del trayecto obligaba a unas
atenciones específicas.

En los trayectos de la vía romanas existían unas paradas de mayor rango por cada cuatro
o cinco “mutationes” llamadas "mansio", que proviene del latín mansus, forma verbal
derivada de manere (que significa "lugar donde pasar la noche durante un viaje"). Una
parada oficial en una calzada romana, mantenida por el gobierno central para el uso de
oficiales y hombres de negocios a lo largo de sus viajes por el imperio. A lo largo del
tiempo fueron adaptadas para acomodar a viajeros de toda condición, incluso al
emperador. Las mansiones estaban bajo la gerencia y supervisión de un oficial
denominado mansionarius. (14)

En el caso del "Callis Ianus" estas "mansio" de carácter religioso e iniciatico eran
lugares dedicados a Cibeles y sus ocas eran el símbolo más reconocido desde mucho
antes de llegar a ellas. Los cantos de las ocas que existían en las “mansio” eran la mejor
guía para los peregrinos del camino. De canto en canto de las ocas de Cibeles el
peregrino podía realizar el camino. "De Oca en Oca y tiro ...."
Son las casillas del Tablero que poseen una oca representada, cumpliendo la regla de
cuatro o cinco “mutationes” intermedias por cada "mansio".

Aunque a simple vista todas las “mansiones” de las ocas tienen un mismo valor, los
números de las casillas donde se encuentran determinan una serie que analizada nos
muestra los postulados pitagóricos descritos por Vitruvio.
Esta serie es:
1-5-9-14-18-23-27-32-36-41-45-50-54-59-63
que también puede leerse:
1-5-9
9-14-18
18-23-27
27-32-36
36-41-45
45-50-54
54-59-63
Y cada una de ellas:
9-10-11-12-13-14-15-16-17-18
Donde las “mansiones” múltiples de nueve son lugares de mas importancia frente a las
“mansiones” intermedias colocadas en el centro del trayecto entre dos principales.
Es “El Tablero de la Oca”, trayecto recorrido por el nuevo Eneas (nueve), el número
nueve es número de medida.
El CAMINO TRAZADO EN EL TABLERO
El "Tablero de la Oca" describe un camino trazado entre el Cap de Creus y Finisterre, el
"Callis Ianus", el Sendero de Jano, también conocido como la "Vía Ianua", la Vía de
Jano, y descrito como un ramal de la Vía Augusta que desde la costa entraba hacia la
zona de montaña y después de atravesar el llano de Bianya se levantaba por el
Capsacosta hasta Sant Pau de Segúries (Ripollès) y seguía hacía occidente y La Seu de
Urgell.
Esta Vía romana es una
auténtica obra de ingeniería de importancia monumental y un testimonio excepcional de
un período histórico de gran trascendencia, pero quizás hoy olvidado. En diversos
tramos presenta un excelente estado de conservación. Los muros, guardarruedas y el
resto de otros elementos de la vía romana ponen de manifiesto el extraordinario trabajo
de construcción realizado unos dos mil años atrás. (15)

La vía nacía en el Cap de Creus, en el templo de Venus Pyrinea citado por Mela, Plinio,
y la primera etapa, tras un recorrido de 15 millas romanas, seguramente se emplazaba en
las cercanías del templo de Santa Helena de Rodes, muy próximo al monasterio de San
Pere de Rodes y lugar que aún conserva en un capitel de su nave una concha de Venus,
símbolo guía del peregrino.
Este monasterio de San Pere de Rodes es un buen ejemplo del modelo de "mansio" del
“Callis Ianus”, un lugar de conocimiento y de protección al peregrino con un nombre de
gran valor simbólico. "Piedra de las Ruedas":, y que con toda probabilidad en su
exterior las Ocas de Cibeles realizaban sus cantos de igual forma a los que hoy se
escuchan en el claustro de la catedral de Barcelona.

Santa Helena de Rodes - Autor: Till F. Teenck

Santa Helena de Rodes sería la casilla nº 1 del “Tablero de la Oca”, en la antigüedad


romana el valor cero no existía en las matemáticas. La primera casilla representa el
primer trayecto de 15 millas. (22,2 Km.) desde el templo de Venus Pirinea en el Cap de
Creus.

De forma general el “Tablero de la Oca” guarda la siguiente medida en unidades


romanas equivalentes entre dos casillas consecutivas: 15 millas = 15.000 pasos = 75.000
pies = (aprx. 22,2 Km.)
La legua se empleaba en la antigua Roma, siendo equivalente a 3 millas romanas; es
decir, unos 4,440 km.
La distancia modular entre dos casillas (módulo ideal) es la de 5 leguas de 3 millas cada
una. Cumpliendo los establecido por Vitruvio y los postulados considerados por
Pitágoras y sus discípulos: "fijaron el cubo como el conjunto de 216 versos, donde cada
norma no sobrepasase tres versos."

La casilla nº 2, una “mutatio”, se situaría en Figueres, tras un trayecto a pie de 15 millas


desde Santa Helena de Rodes. Un lugar para el descanso del peregrino.

Y la casilla nº 3 estaría emplazada en la población de Besalú, a 15 millas a pié desde


Figueres.

1.RODES - 2.FIGUERES - 2.BESALU


Son las tres primeras casillas modelo y ejemplo de la configuración de las restantes.

Las casillas principales (mansiones) en las posiciones múltiples del número nueve
(Eneas significa nueve y el Tablero rememora este número), con una “mansio”
intermedia en una posición a cinco y cuatro de las etapas múltiples de nueve, y de
acuerdo con la caminería romana. Siendo estas las casillas ocupadas por las Ocas en el
Tablero, las etapas que acabarían en las "mansiones".
Las demás casillas del Tablero serían “mutationes” de atención a los peregrinos.
(Dejo para una segunda parte el detalle de cada una de las 63 etapas del “Callis Ianus”)

LAS NUEVE PRUEBAS


Los antiguos peregrinos, no disponían de mapas ni guías y se movían en un entorno
hostil y salvaje, marcado por la existencia de múltiples peligros.
De las 63 casillas del Tablero, nueve tienen un valor especial. Presentan las nueve
pruebas que todo peregrino hacía occidente debía superar. El 9, el número de Eneas, y
siempre presente en el “Tablero de la Oca”.
La casilla nº12 como un puente se estableció con posterioridad, todos los estudios
coinciden en que no es original.

Las 9 pruebas a superar son:


Nº6 El Puente
Nº19 La Posada
Nº26 Los Dados
Nº31 El Pozo
Nº42 El Laberinto
Nº52 La Cárcel
Nº53 Los Dados
Nº58 La Muerte
Nº63 La Puerta del Gran Lago

El Tablero señala de manera especifica la posición en el trayecto de estos lugares, unos


son de gran peligro, en otros las pruebas son de carácter inciático y solo superables a
través del conocimiento.

Trataré de manera anticipada una en especial, la casilla número 26, los primeros dados,
representación iconográfica de Cibeles, -kubos-, y que según las reglas del juego
permite desplazarse a otro lugar de manera directa, algo que podemos entender como
una puerta a otro espacio físico.

Esta casilla nº26, que posee una valor relacionado con el ocho, (2+6=8), corresponde
exactamente con la etapa que termina en la actual iglesia de Santa María de Eunate en
Navarra, edificio de planta octogonal y de explícito significado en su topónimo: "La
Buena Puerta".

Ver: Eunate. El paradigma de la antigüedad perdida. Carlos Sánchez-Montaña.


www.CirculoRománico.com

En el artículo relacionado se puede consultar en detalle el significado de la casilla nº26,


una puerta de entrada intermedia en el "Callis Ianus" hacía occidente, y donde los
peregrinos que provienen del mediterráneo Hispano y de las tierras de la Galia y
Germania pueden incorporarse a la Vía que proviene desde oriente y sin comenzar en el
Cap de Creus. Una "Buena Puerta" a los peregrinos que provienen desde otros
territorios.

Cada una de las casillas en que está dividido el "Tablero de la Oca", guarda una relación
exacta con las etapas del "Callis Ianus", la también llamada "Vía Ianua", pero solo el
tramo entre Jaca y Estella es coincidente con el actual Camino Francés a Santiago.
Solo este segmento del tablero, entre las casillas 19 y 27, fue el trayecto que los monjes
francos asumieron en el que sería el nuevo trazado hasta Compostela.

El "Tablero de la Oca", fue memorizado convirtiéndose en la guía del camino antiguo.


El sendero para los iniciados en los misterios de Jano, (Ianus divinidad de los inicios y
origen etimológico de la palabra "iniciado"), de forma que cada casilla del Tablero se
corresponde con una etapa concreta, y posee unas características específicas reconocías
por las marcas que dejaban los maestros constructores en las márgenes del sendero, por
la toponimia de los lugares que atraviesa, y sobre todo, por los templos antiguos que
protegen con sus muros a los peregrinos de todos los tiempos.

FINAL PRIMERA PARTE

© Carlos Sánchez-Montaña

NOTAS
(1)http://www.juegodelaoca.com/
(2)El Camino de la Oca. Patricia R. Muñoz
(3)Pájaros viajeros. Peregrinamos por el laberinto con Mamá Oca y Papá Ganso
(4)España, la Tierra de Ashtarté y de Cybeles. EnrRi
(5) De la leche al calostro. Agallalogía II. EnrRi
(6)El Camino de las Ocas y su relación con el Camino de Santiago. A. Fuentes
(7)Santuario de Cibeles. La Magna Mater en Lucus Augusti. Carlos Sánchez-Montaña
(8)Catedral de Santa Eulalia de Barcelona
(9)La Predestinación de Eneas. Candia, María del R.
(10)Las costas de España en época romana. Antonio Blázquez
(11)El Modulor Vitruviano. Carlos Sánchez-Montaña
(12)La Razón Cúbica . Carlos Sánchez-Montaña
(13)Mutatio - Wikipedia, la enciclopedia libre
(14)Mansio - Wikipedia, la enciclopedia libre
(15)http://www.turismegarrotxa.com/via-romana-del-capsacosta/via-romana-del-
capsacosta_171_es.html

MAS INFORMACION: http://eltablerodelaoca.blogspot.com/

Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con


FacebookCompartir en Pinterest
4 comentarios:
1.

Enrri11:48 p. m.

He leído con atención este interesante trayecto simbólico y espero que


continues la ruta hasta el final. Pero, quería detenerme en el tema de Cap de
Creus. Me gustaría si pudieras, que me dijeses si de Cap de Creus,puede ser
que atraviese y pase junto a Roses. Lo digo porque sobre Roses, en la colina
estuvo la ciudad de Cypsela, que es la ciudad de Kypsela/Cybsela/Cybeles. El
antiguo nombre de Rhodes es Cypsela o Cybeles. Además otras cosa, yo
suelo pasear por esos andurriales cuando me desplazo hasta allí. Y parece
haber una línea imaginaria entre un dólmen y otros pequeños menhires, que
intuyo que marcarían una línea, desde Cadaqués hasta Roses, primitiva a la
que se superpondría la linea del Camino de Ianus. ¿Puede ser?
Por otro lado, no me cuadra lo que he leído sobre el Port Venerus que cita
Plinio, parece que algunos lo sitúan más arriba y fuera del camino, junto a
Colliure, en la actual PortVendrés.
Responder

2.

Carlos Sánchez-Montaña1:26 p. m.
EnrRi.
Muchas gracias por su interés.
Intentaré por partes alguna respuesta:
Sobre el emplazamiento de Aphrodita-Venus Pyrinea en el Cap de Creus
recojo algunas opiniones antiguas que se resumen en el texto:
Las costas de España en época romana - Antonio Blázquez
“caminando por la costa se encontraba después era el promontorio de Venus
Pyrinea citado por Mela, Plinio y Tolomeo, donde ...”
descargas.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/1270729541459150665421
3/013839.pdf –

Reconozco que existen dudas por algunos sobre este emplazamiento, mi


opinión es que por su étimo Pyrinea solo podría emplazarse en el macizo del
Cap de Creus, tierra de fuego de origen volcánico, que además configura un
“lugar” de geografía muy adecuada para el templo y que aún hoy San Pere de
Rodes conserva elementos a Venus en su arquitectura. Desde el ábside de
San Pere podemos observar la luz del faro, y en la nave del templo podemos
ver una vieira en un capitel de la izquierda.

A parte no tengo duda alguna que el cap de Creus es el punto más oriental de
la geografía de Hispania y que el Callis Ianus es un trazado geométrico que
une este punto con Touriñán. La geometría es determinante. La distancia
desde el cabo hasta santa Helena, de 15 millas de camino, también es un dato
a favor.

Y desde la geología la cordillera Pyrinea – Pirineos comienzan en el Cap de


Creus.

Sobre la existencia de otros lugares dedicados a Cibeles, como usted bien


sabe Hispania está plena.
El Callis Ianus como decumanus máximus de este trazado cosmológico está
cruzado de ejes menores, de “cardini” locales que unen la ruta principal con los
territorios que cruza. Existen cientos.
En la zona de Roses no tengo duda de que existe un “cardini” o eje menor,y
con la presencia de Cibeles, que enlaza con la vía principal, posiblemente en
Figueres.
Un abrazo
Responder

3.

Enrri4:40 p. m.

Gracias, por sus respuestas. Déjeme recordar que la Costa Brava, siempre
insisto, es la llamada antes Costa Ericia de los Erizos de mar. El erizo de mar
está ligado estrechamente a la Venus Erix de Ericia. Hablo de memoria, pero
es el Monte situado en una isla (creo sicilia) que en la mitogía griega es uno de
los lugares donde vivía esta Venus del Erizo. Por esto, la Costa Brava, es la
Costa de la Venus Ericea. Por otro lado,el artista de la Venus Ericia de Cap de
Creus, es Dalí hijo de Cadaqués y Cap de Creus, quién en su infancia se
queda impactado por los erizos y quien en toda su obra representará imágenes
venusinas a modo de Ledas-Galas-anaideas. Pasamos así de una Venus
erícea a una Venus anaidea bajo la forma de Pato u Oca.
Todo está relacionado, hasta en el inconsciente daliniano.
Responder

4.

Carlos Sánchez-Montaña7:55 p. m.
EnrRi, tiene usted razón como siempre:
Pienso en los erizos de la costa brava, sus huevas.
Pienso en los huevos de ave de Dalí en su casa de Port-LLigat, y que reciben a
los peregrinos que llegan al puerto-ensenada: puerto de llegada e inicio del
camino.
Pienso en la Madona de Port-Lligat, que recoge todos estos elementos y está
presente en Figueres, próxima a Sant Pere.

Dalí entendió como ningún otro las tres primeras casillas del Tablero.

Gracias por esta maravillosa evocación.


Responder

También podría gustarte