Está en la página 1de 18

Anales Instituto Patagonia (Chile), 2005.

33: 41-58 41

CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA:
LA ZONA ALTOANDINA DEL PARQUE NACIONAL
NAHUEL HUAPI (ARGENTINA)
CONSERVATION OF THE HIGH MOUNTAINS ECOSYSTEMS:
THE HIGH ANDEAN ZONE OF NAHUEL HUAPI NATIONAL PARK (ARGENTINA)

Marcela V. Ferreyra1, Dora Grigera1 & Carmen Úbeda1

ANTECEDENTES descripción de los ecosistemas altoandinos del Parque
Nacional Nahuel Huapi de Argentina, con énfasis en
Denniston (1995) y Beniston & Haeberli (2001) los aspectos relacionados con su conservación.
citan varias razones por las cuales las montañas son
importantes para el hombre, entre ellas: constituyen LA ZONA ALTOANDINA DEL PARQUE
un quinto de los paisajes del planeta, son fuente de NACIONAL NAHUEL HUAPI (PNH)
agua dulce para la mitad de la población humana
del mundo, dos millones de personas obtienen El PNH se encuentra ubicado entre los 40°8’
de ellas alimentos, electricidad, leña y recursos y 41°35’S y los 71°2’ y 71°57’W, en el noroeste de
minerales, son escenario de actividades turísticas la Patagonia argentina. Sus ambientes altoandinos
y deportivas, son refugios de animales y plantas pertenecen a la Provincia Biogeográfica Altoandina
que han desaparecido de las tierras bajas y, con (Cabrera & Willink 1980) y ocupan unos 1.400 km2,
relación a otros ecosistemas extremos, contienen que representan el 19 % del área total del Parque
una relativamente alta biodiversidad. Las rigurosas (Fig. 1); éstos se distribuyen en forma discontinua
condiciones de vida de los ambientes de alta montaña, a partir de los 1.600 m s.n.m. aproximadamente
debidas a las bajas temperaturas, los fuertes vientos, (Mermoz et al. 2000), por encima de los matorrales
la intensidad de las radiaciones, la inestabilidad del de Nothofagus pumilio, lenga2. Las características
sustrato, y las bajas presiones parciales de oxígeno físicas de estos ambientes se sintetizan en la tabla
y dióxido de carbono, determinan que la biota de 1.
altura despierte un gran interés desde los puntos de En esta zona son comunes los deslizamientos
vista biológico, ecológico y biogeográfico (Bliss 1971, y las avalanchas, mientras que las pendientes y
Billings 1979, Körner 1999). Sin embargo, a pesar las características de las rocas son variables en
de su relevancia científica y utilitaria, los ecosistemas distintos sitios. Las montañas orientales presentan
de alta montaña siguen siendo insuficientemente un sustrato más disgregado que las occidentales,
conocidos y cuando se establecen prioridades de debido a que los glaciares fueron retrocediendo
conservación quedan frecuentemente marginados de desde el este hacia el oeste, dejándolas libres de
las agendas políticas nacionales e internacionales. hielo antes que las occidentales y expuestas a la
En este contexto y como un caso entre los erosión durante más tiempo (Ferreyra et al. 1998a
ambientes de alta montaña, presentamos una y Ferreyra 2000). Existe un marcado gradiente

1
Universidad Nacional del Comahue, Centro Regional Universitario Bariloche, Unidad Postal Universidad, 8400 Bariloche. Argentina.
2
La nomenclatura de las especies vegetales sigue a Zuloaga & Morrone (1999a,b)

que en promedio PNH una heterogeneidad ambiental que determina anual varía desde unos 3. se encuentra la zona de nieves ALTOANDINA DEL PNH permanentes. por encima de los FLORA VASCULAR Y VEGETACIÓN 2. descrita y aparentemente endémica de los Cerros Las características descritas. 1995).000 mm en el extremo la existencia de diversas condiciones de vida. el grado de & Brion 2005). y las que miran hacia el hirsuta (registrada únicamente en la cadena del Cerro este y hacia el sur más húmedas y frescas. estimado 6 °C cada 1. Menonvillea soleadas cálidas y áridas. FERREYRA et al. en sus distintas Carbón y Estratos (Ezcurra et al. 1983). cantidad que que aumenta desde la base hacia la cumbre y de representa entre el 25 y el 29% del número total de temperatura.5 °C y especies vasculares de esta área protegida. En las montañas occidentales. pulcherrima. Los sitios combinaciones. Leuceria diemii las laderas con orientación norte y oeste son más (sólo en la zona del Cuyín Manzano). Esta última disminuye entre 5. longitudinal de precipitación. Nuevos estudios elevan el se registran gradientes altitudinales de precipitación. También presentan en la tabla 1. Simpson 1983). El . cuya área se va achicando hacia el este. número de especies vasculares a 250. oeste hasta 800 mm en el este (Barros et al. influyendo así han registrado cinco especies endémicas: Nassauvia sobre la temperatura y la humedad. recientemente ladera sur la más sombría (Ferreyra et al. Algunos rasgos de la flora y la vegetación se hasta desaparecer (Mermoz et al. a medida que se reduce la altitud y la precipitación. La orientación de las laderas Administración de Parques Nacionales y 1031 (Ezcurra condiciona la acumulación de nieve. 2000). 1998a). confieren a la zona altoandina del mencionados están indicados en la figura 2. siendo la Ventana) y Senecio carbonensis. Barry & Van Wie entre 860 por la Delegación Regional Patagonia de la 1974. En las altas cumbres del PNH se insolación y la exposición al viento. Abrotanella diemii. Por esta razón.42 M.200 m de altitud.000 m (Barry 1981.

como ocurre con Mulinum y la corta duración de la temporada de crecimiento spinosum (neneo). quedando así más expuestas a los impactos como Chaetanthera. (1998b) realizaron un la riqueza específica de una isla con su tamaño y relevamiento en la zona altoandina de los sectores negativamente con su distancia a una fuente de oriental y occidental del Parque (delimitados por la propágulos. ha sido postulada La cobertura vegetal es escasa en los para las montañas de la Gran Depresión Central de semidesiertos de altura (12 % en promedio). que tienen su extremo austral de roseta. y el sustrato es diversos usuarios de los ambientes altoandinos. Ferreyra.500 a pie o en vehículos. 1998 a. en riqueza relacionadas con el tamaño de las áreas encontraron 220 especies de plantas vasculares. Esta percepción ha sido detectada en duración en las montañas del este. o humanos. disminuye la superficie colonizable por de endemismos y microendemismos. ubicado en en la alta montaña y su aparente homogeneidad. tanto que en el oeste registraron 149 especies. que en las zonas bajas ambientes de montaña (Hadley 1987. regiones áridas aledañas. ocurrido hace 14. 1998b). en la zona de Bariloche (M. Vale La baja cobertura vegetal predominante mencionar que en el Cerro Tronador. avance glaciario en Patagonia. b). lo cual brinda mejores condiciones actividades de educación ambiental desarrolladas para el desarrollo de las plantas. la cual es menos restrictiva de las actividades a) la incorporación de elementos de las antrópicas y limita con la ciudad de Bariloche (Fig. Constituyen la forma de vida más representada distribución en los cerros del este del PNH (Fig. ha sido aplicado para la flora y fauna de isohieta de los 1500 mm. que van aumentando en diversidad y la leguminosa Lathyrus pastorei. por ejemplo. 2) se encuentran aún hoy contribuyen a la idea equivocada de que allí “no glaciares en retroceso. no hay nada para c) la cubierta de nieve es de menor espesor y conservar. Hordeum comosum (colita de no permiten que prosperen las plantas que necesitan zorro) y Acaena pinnatifida (abrojo. datos no d) los cerros del sector oriental poseen mayor publicados). por lo tanto. tales como laderas secas a la ciudad de Bariloche y con notables alteraciones hasta lugares permanentemente húmedos. de especies desde áreas más bajas. Zelandia. CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 43 descubrimiento de S. Riebesell 1982. que correlaciona positivamente Ferreyra et al. crece nada” y que. 2). en los Las estepas de la meseta patagónica también son semidesiertos de altura. y por lo tanto tuvieron más tiempo para (Ferreyra et al. distribución está en los Andes al norte de Neuquén Muchas de las hierbas perennes tienen hojas en o de Cuyo. e) la mayor cantidad de hielo y/o nieve La relativa riqueza de plantas vasculares. inexplorados del Parque. Las hierbas anuales son muy una fuente de especies para la flora de altura de las escasas debido a que las condiciones desfavorables montañas orientales. El modelo de MacArthur ambientes un alto valor de conservación. en Norteamérica (Billings 1978. durante más disgregado. mientras antrópicas. Existen géneros o especies 2). En regiones montañosas de Nueva el mismo esfuerzo de muestreo en ambos sectores. marca el límite del bosque húmedo). puede explicarse encuentran en la zona de Reserva del Parque (Fig. hace suponer la existencia de especies que los cerros del oeste carecen de ambientes nuevas y/o no registradas previamente en sitios aún extremadamente áridos. carbonensis en un área próxima diversidad de ambientes. confiere a estos las plantas altoandinas. . & Wilson (1967). y la más común. sin la adecuada precaución años. La Resulta así que las áreas con más especies se mayor riqueza de la zona del este. junto a los arbustos bajos. por las razones siguientes: 2). su recolonización por parte de las especies. No obstante b) las montañas orientales han estado más estos ambientes son de tal fragilidad. El completar su ciclo en una sola temporada (Ferreyra enriquecimiento de la flora andina por inmigración et al. cuyo centro de magnitud. desplegando Nores 1995). se encontraron diferencias En el sector oriental. su permanente que cubre algunas cumbres situadas diversidad de orígenes biogeográficos y la presencia al oeste. más árido que el occidental. tanto en los mallines es casi del 100 %. en ocupadas por la vegetación (Williams 1991). que pueden tiempo libres de hielo desde el retroceso del último sufrir alteraciones irreversibles si se circula por ellos. 1979). pimpinela). el oeste del Parque (Fig. conocida como escarapela.

en tanto Estas asociaciones brindan refugio a invertebrados y que las que florecen tardíamente. pueden generar diferencias de temperatura entre antes de la floración. En algunas la radiación y los efectos del viento (Ruthsatz especies la preparación de los botones florales 1978. Esta en producción y dispersión de semillas. en Senecio argyreus. Körner 1999). Las formas achaparradas lleva uno y dos años. característica que se hace más notable hojas coriáceas. es una estrategia desarrollan de manera notable sus estructuras bastante común.g. (coirón). Esta aumenta la posibilidad de que sean pisadas por estrategia les permite además controlar el ciclo de los caminantes o aplastadas por las motos y/o los nutrientes (Körner 1999). En plantas alpinas. FERREYRA et al. la propagación Casi todas las plantas de la zona altoandina clonal o el pseudoviviparismo. a una humedad relativa S. Adesmia longipes y Oxalis erythrorhiza del 40% y a los efectos del viento. especialmente entre las plantas subterráneas. Por su reducido encierran a las vivas y actúan como barrera contra porte. tienen tamaño. temperatura de unos 4°C. por medio de la apomixis. Sólo pueden morigerar los rigores climáticos adaptaciones morfológicas en sus hojas. asexual. Festuca pallescens planta (Billings & Mooney 1968. Varias mediante la creación de un microclima. 1998b). indica que exceso de luz y las protegen del viento. en otras la floración comienza en el cerro Challhuaco. son plantas de altura pueden desarrollarse las siguientes. Caltha appendiculata). dependiente especies tienen hojas reducidas. Los aprovechar el microclima más próximo al sustrato. acceder a las zonas del suelo El pseudoviviparismo es exhibido por algunos pastos más húmedas y/o almacenar sustancias de reserva árticos y de altura.g. las raíces funcionan ecosistemas altoandinos tienen poca capacidad de al punto de congelación durante todo el año (Körner modificar su hábitat. erosión conformando grupos compactos (Veblen et al. Poa tristigmatica. y consiste en la producción de que les posibilitan activarse rápidamente cuando las plántulas en las espiguillas de las inflorescencias. Estudios realizados forma de cojín desempeñan el papel de nodrizas en los Alpes. enanos o en forma de cojín y en ocasiones forman combinadas de varias formas (Körner 1999): invertir carpetas leñosas apretadas contra el sustrato.44 M. en las Los arbustos y muchos de los subarbustos. Las plantas de alta montaña poseen también 1977). bicicletas. por ejemplo uno a dos centímetros de altura puede estar a 27°C. o enrolladas. indican que las plantas que florecen y que numerosas especies vegetales sólo pueden tempranamente producen menos semillas pues prosperar asociadas a ellas (Nuñez et al. En cuanto a estrategias reproductivas. producen mayor pequeños vertebrados. característica que las protege del a medida que aumenta la altitud. entre otras especies. para disminuir la evapotranspiración. Billings 1979). se ha demostrado que la mitad de su masa respiratoria se encuentra bajo el Las plantas que se desarrollan en los suelo y que en algunos casos. Körner 1999). Estudios realizados 1995. tricomas en la superficie de las hojas reflejan el Un estudio desarrollado en los Alpes. invertir en estructura brinda protección contra la deshidratación. permitiéndoles daño provocado por el viento y las heladas. 1999). La reproducción clave de los ecosistemas de alta montaña. a veces hasta cuatro años. salvo proteger al suelo de la 1999). las que les permiten fijarse a un que se encuentran en los sitios más desfavorables. Otras La mayoría de las especies son de pequeño especies como las del género Nassauvia. como Empetrum del tamaño. sustrato inestable. e. a condiciones climáticas se tornan favorables (Ferreyra partir de la proliferación de las glumas transformadas . estas plantas suelen pasar inadvertidas y el viento. y funcionar como trampas de inicio de la corta temporada favorable (Chambers materia orgánica (Körner 1999). arquitectura. tienen más posibilidades de madurar. Adaptaciones de las plantas de altura 1997). las hojas muertas convectivos del aire (Körner 1999). indican que las plantas con (e. boelckei. reproducción asexual y ser longevas. En algunos pastos. ubicado en la zona de incluso bajo la nieve (Bliss 1971) o bajo el hielo reserva del Parque. constituyéndose así en especies cantidad de semillas (Körner 1999). como se mientras que un montañista está expuesto a una observa. una planta de (Ferreyra 1997). y florecen rápidamente al el aire y las raíces. color y pubescencia de la rubrum (murtilla). aumentando la temperatura interna. frecuente y de alta cobertura en con 98% de humedad relativa y sin movimientos el PNH (Ferreyra et al.

aumenta la posibilidad de ataque por larval a más de un año. la disminución del tamaño corporal y la posesión Las plantas alpinas se mantienen fotosintéticamente de melanismo o rufinismo. los del género Azorella. himenópteros y hasta dos años) debajo de la nieve. La cobertura de nieve también artrópodos terrestres a las condiciones de vida que tiene efectos negativos. pers. el acortamiento de la temporada tipo fenológico. Entre ellos hay una fauna singular y de los clones. siendo los únicos la deshidratación. como la presión que ejerce imperan en las zonas de altura. se encuentran las de la capa de nieve. de la longitud puede provocar anoxia. adaptaciones morfológicas. como antrópico. la permanencia de su valor máximo de fotosíntesis a una temperatura bajo la capa de nieve donde pueden mantenerse de 0°C (Körner 1999). y M. Éstos crecen muy lentamente. disminuye la 1999). Dentro del Parque los por pisadas o roces de cualquier elemento rígido. . la inflorescencia y no del cigoto. ha sido poco estudiada.). CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 45 en hojas (Pierce et al. Los arbustos con pero son vulnerables a las perturbaciones de origen forma de carpetas apretadas contra el suelo.F. La cobertura de lepidópteros que actúan como polinizadores durante nieve las protege de las bajas temperaturas exteriores. en general conservan conexiones radicales o caulinares La fauna altoandina de los Andes australes con la planta madre. y poseen la mortal una exposición prematura (Körner 1999). el corto período de floración. y disminución. coleópteros. chinchemolles del género Agathemera Muchas plantas pueden pasar 330 días (algunas y diversos dípteros. como cercana a los cero grados impide el aletargamiento. por ejemplo. a veces endémica de ortópteros acrídidos destacándose menos de un milímetro por año. Los largos ciclos de aledaños (Liebermann 1949). La ruptura de estas conexiones. Nyctelia. tales como la fotosintetizar a –6°C y pueden alcanzar del 20 al 30% migración vertical dentro del suelo. carpetas leñosas pueden tener varios miles de años que habita mallines de altura y terrenos pedregosos de antigüedad (Körner 1999). para que se produzca el letargo. Cuando la nieve comienza activos y la exposición del cuerpo al sol (Zettel a derretirse y a tornarse más oscura. En el verano son vida y la longevidad que caracterizan a estas plantas. o sea que la formación Mediante las adaptaciones descritas las plantas de los propágulos se produce a partir de tejidos de de altura pueden soportar un medio muy riguroso. Con referencia particular a pueden provocar la eliminación brusca y temprana los insectos de alta montaña de Chile y Argentina. Entre las adaptaciones de tipo fisiológico. además ahorran en medidas Entre las adaptaciones que presentan los de crioprotección.Ú. estimulando la puesta en marcha de metabólicas mediante dormancia en el invierno. ya que una temperatura del estadio adulto. la concentración de la actividad microorganismos y roedores (al ser la temperatura reproductiva en la corta estación de crecimiento y una cercana al suelo más elevada que en el exterior). los tejidos dormidos). mencionan las formas las plantas. son agrupaciones de plantas originadas de una planta madre. bajo cero (Zettel 1999). o directamente la omisión. 2003). muy comunes coleópteros tenebriónidos del género les confieren un alto valor de conservación. que les permiten filtrar activas estando cubiertas y necesitan de –5 a –10°C los rayos UV nocivos y aumentar el metabolismo. ápteras como adaptación a estos ambientes. obs. extrañas a su historia evolutiva. reflexión de los rayos y parte de la radiación llega los artrópodos de altura pueden disminuir sus tasas a la planta. mediante sustancias anticongelantes y la liberación de Debido a que estos mecanismos pueden tardar las partículas del contenido del tracto digestivo para varios días en activarse. invertebrados de altura más conocidos son los puede provocar el debilitamiento y hasta la muerte artrópodos. El capacidad de permanecer móviles aún a temperaturas pisoteo o el roce de las tablas de esquí. algunas pueden adaptaciones comportamentales. mecanismos de fotoprotección para evitar el estrés tolerar el congelamiento y el superenfriamiento de emergencia asociado a la intensa radiación solar. Si bien las ramas La Fauna de la Zona Altoandina del PNH nuevas pueden funcionar con cierta autonomía. resulta peligrosa y hasta evitar la formación de cristales de hielo. de la cubierta de nieve y la consecuente muerte de Liebermann (1949) y Elgueta. como la prolongación del período de crecimiento. las voladuras de cristales de hielo y protagonistas de esta interacción crítica en las las radiaciones solares (potencialmente peligrosas para comunidades altoandinas (C. por lo cual las grandes por su tamaño y coloración Nahuelia rubriventris.

Universidad de Buenos Aires. Lambertucci. es el distintas. El tuco tuco Ctenomys Cussac 1996. Cerros que el suelo sea inestable y al estar próximas a la 5 Jácome. aéreo en la zona altoandina es fundamental para Estas especies enfrentan las exigencias del ambiente su conservación. 2). los ambientes altoandinos La conservación de esta ave es crítica en Colombia. C. En la tabla 1 se reseñan algunos rasgos de Catedral y Tronador (Fig. El sapo de tres rayas se reproduce a través de un Los roedores altoandinos son de hábitos gran número de huevos pequeños. com. Las especies más relevantes (Jácome & Lambertucci) 5. la protección de su hábitat y del espacio sapo de tres rayas Bufo variegatus (Úbeda 1998) 4. Estas galerías hacen registrado algunos sitios de nidificación. en sitios o períodos en de hibernación prolongado. habitan cuerpos de agua permanentes. depositados hipogeos y su establecimiento depende de la textura en aguas someras y temporarias que se calientan y de la profundidad del suelo. As. & S. ocuparon los lugares de alta prioridad debido al Ecuador y Perú. ave herbívora de mayor porte. Batracofauna de los bosques templados patagónicos: un Doctoral. . las principales actividades los vertebrados de la zona altoandina del PNH. Buenos Aires.000 m de abundancia dentro del PNH (Chehébar & Ramilo altitud. a Lavilla et al. rara vez desciende al suelo en busca habitan los bosques y la estepa del área protegida de carroña y se desplaza diariamente entre la zona (Grigera et al. Tesis doctoral. se encuentran la rana Alsodes gargola y el 1992). pero su éxito reproductivo depende un tamaño considerable (95 mm) y metamorfosean de la productividad y del buen estado de dichos dando juveniles relativamente grandes (20-23 mm). en los sitios de suelos secos. está casi extinta en Venezuela. 1998. Proyecto de Conservación Cóndor Andino (Vultur gryphus). La compactación Diplolaemus forma altopatagónica. reproductivo bianual o trianual (Ibargüengoytía & atenta contra este hábito. FERREYRA et al. Si se tiene en cuenta la desde el punto de vista de la conservación y las retracción de su área histórica de distribución. elongatus y suelo-nieve (Monjeau 1989) 6. como un período acción de maquinarias.A. Los renacuajos de la rana semiacuática. las que presentan de la nieve por la circulación de esquiadores y la adaptaciones a climas muy fríos. Durante el invierno.46 M. Los ratones topo diariamente con la fuerte insolación del verano.g. Facultad de Ciencias Naturales enfoque ecobiogeográfico. Si bien en la zona altoandina se han arenosos y poco cohesionados. que produce una cría cada dos o tres años. Universidad Nacional de La Plata. Lambertucci 2000. Fundación Bioandina Argentina. pero para buscar alimento se desplaza Los reptiles que habitan la zona altoandina por galerías reticuladas que construye en la interfase son las lagartijas Liolaemus pictus. tienen un encuentra en los mallines asociados a lagunas de desarrollo lento y pasan más de un invierno en el altura un hábitat adecuado para reproducirse durante agua (Logares & Úbeda 2004).L. L. la superficie. se es una especie poco resiliente a las perturbaciones. De hábito migratorio. viviparismo y/o un ciclo los que la cubierta de nieve es de poco espesor. interacción social y enseñanza de vuelo su composición específica con respecto a los que a los juveniles. 3 La nomenclatura sigue a Marín (2004) para aves. Vultur Argentina “tuqueras”. (1987) para mamíferos. J. (2000) para la 6 Monjeau. N. indican en la tabla 23. mamíferos del Parque Nacional Nahuel Huapi y áreas adyacentes. gryphus. donde crecen hasta el verano. macronyx) no sale a juveniles diminutos (7-10 mm) 4. Chloephaga poliocephala.A. asociados se encuentran en campos privados5 y su escasa a los ambientes acuáticos y hasta casi 2.). sus Chelemys macronyx y Geoxus valdivianus. Tesis 4 Úbeda. Santuarios del Cóndor para la Conservación de la Naturaleza. se desarrollan rápidamente mayoría del tiempo bajo tierra. Zoológico de Bs. La Plata. Ecología y distribución geográfica de los pequeños herpetofauna y a Tamayo et al. pers. Este que el cóndor desarrolla en este ambiente son ensamble faunístico es el que más se diferencia en sobrevuelos. y valor de conservación de la mayoría de sus especies se han registrado extinciones locales en Argentina (Grigera & Úbeda 2000). y metamorfosean durante la misma estación dando la rata topo cordillerana (Ch. ambientes. Buenos Aires. 1994). haigi. ambientes del Parque. que el Aunque las condiciones de vida no son aptas 90% de las condoreras relevadas en la Patagonia para el establecimiento de los anfibios. Ibargüengoytía 2004). 1989. e. pasan la renacuajos son pequeños. Naturales. En un ordenamiento de los altoandina y la estepa (S. 1998. Argentina. en sus etapas larvarias con dos estrategias muy El canquén. construye extensas galerías denominadas en Entre las aves se encuentra el cóndor. que características que les confieren importancia. Facultad de Ciencias Exactas y y Museo.

Resolución 1030/04. Galende. de estos cambios sobre los ecosistemas (Körner particularmente en Argentina.000 y 1. franjas altamente vulnerables a la por el huemul. pueden ser destruidas por el tránsito de altoandina y de los bosques subantárticos (condición caminantes.750 m s. En toda su área de distribución su que tienen abundantes grietas y profundas. hecho común por encima de los bosques & Haeberli 2001) y teniendo en cuenta la relación más intervenidos por el hombre. Además de apto. CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 47 superficie. Buenos Aires. Effects of landscape structure on the distribution of mountain vizcacha (Lagidium viscacia) in the Patagonian steppe. desde las laderas más bajas (Krajick 2004). necesidad de protección. mostró que su nicho trófico es bastante restringido Problemas de Conservación de los (Galende et al. eternas y los glaciares (Krajick 2004). citan al por la nieve y el hielo. esta migración constituye una subpoblaciones.n. E. University a los competidores y depredadores que ascenderán of Florida. se el rango altitudinal estival del huemul está entre están registrando casos de desplazamiento del límite 1.U.5 % de las huellas relevadas en el alturas y de migración de la flora altoandina hacia sector altoandino de este rango.Tesis Doctoral. Por otro lado. Estudios conservación está severamente amenazada y en el realizados en la patagonia esteparia indican que PNH es la especie con probabilidad de sobrevivencia los individuos que ocupan los parches de hábitat más crítica (Chehébar & Ramilo 1992). 2001. Este retroceso Las estepas altoandinas son habitadas por el huemul tiene lugar a mayor velocidad que la que demora la durante las estaciones con mayor temperatura. encontrando el 78 % de altitudinal de las especies arbóreas hacia mayores las heces y el 78. sufrirán una rápida declinación o extinción al enfrentar temperaturas más elevadas y 7 Walker. el huemul ha sido se la encuentra en el Parque hasta los 2. 2004. encontrándose en 1999). sensibles a los cambios climáticos globales y dan ha experimentado una retracción dramática un buen marco para la investigación del impacto en su área de distribución y en su abundancia. lo cual puede afectar cerca del Parque. en 1997 se lo incorporó al Apéndice I de la la distancia y de la conectividad entre los mismos Convención de Bonn sobre la Conservación de las (Walker 2001)7. en el cerro Ventisquero.200 m incluido entre un grupo de especies focales para el de altitud (G. Las observaciones positiva que existe entre área y riqueza específica de Serret (2001).U. asegurando la conectividad entre sus & Elgueta 1991). permiten suponer que los filos (relación significativa entre áreas de cimas andinas y montañosos pueden funcionar como un corredor coleópteros de Chile. resultados no publicados). muchas del hábitat (característica de las especies indicadoras). quedando así expuestas sin prado de altura como seleccionado positivamente cobertura vegetal. situado erosión y a la meteorización. no indica su real impactos globales que está afectando a estos ambientes. prefiriendo los (Vila et al. Al disminuir con alto grado de uso de este ambiente por parte del la altitud el área de las “islas” habitables (Beniston huemul. Por su sensibilidad a las alteraciones amenaza para la biodiversidad. es esperable el retroceso de las nieves menor intervención humana (Pastore et al. vegetación alpina en colonizar las áreas abandonadas Pastore y Gasco (datos no publicados). Como consecuencia del incremento de la el PNH muy localizadamente en los sectores con temperatura. lo cual denota el sitios más altos (Krajick 2004). Además. para poder ser considerado especie paraguas).E. según estudios de Covarrubias para el huemul. Los ecosistemas de montaña son particularmente El huemul del sur. indicarían que la categoría “No amenazada” que tiene asignada El calentamiento del planeta es uno de los en Argentina (SAyDS 2004) 8. Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable. plantas y animales adaptados al frío y aridez de los por ser el herbívoro nativo de mayor tamaño de la zona ambientes de altura. La especialización trófica y Ecosistemas Altoandinos la estructura poblacional de esta especie.. sus características emblemáticas. son subpoblaciones de una metapoblación estar categorizada “En Peligro de Extinción” (Tabla y que la ocupación de estos parches depende de 2). R. .m. Hippocamelus bisulcus. 1999). familiar localizado en la zona de estepa del Parque. Smith Flüeck (2003) registró que la integridad de las altas cuencas. diseño de estrategias de conservación regionales Habita exclusivamente roquedales. y por A la vizcacha de montaña Lagidium viscacia. El análisis dietario de un grupo Especies Migratorias de Animales Silvestres. 2005). animales o motocicletas. 8 SAyDS. 1998).S.

Chéhebar com. estratosférico que resulta en un incremento de la En la Seccional Pampa Linda.). Es pertinente su Tronador y Catedral (Fig. especialmente desde 1979.000 turistas/año recorren más Romero. cazadores de ciervo colorado o pobladores en busca Este daño. 2). debido principalmente a que los efectos subletales o actuar conjuntamente con senderos. FERREYRA et al.48 M. Intendencia del Parque Nacional Nahuel Huapi.). com. en el cerro Bariloche (Argentina). en sólo 23 días en UV-B han aumentado. Ocasionalmente llegan a esta zona algunos reducción del número y la densidad de las plantas. radiación o reparan el daño inducido después de la Los impactos más comunes debidos a esta exposición (Blaustein et al. Relevamiento ambiental de las picadas de accesos a los de 500 km de senderos que surcan las montañas 9 refugios de montaña. siendo período de máxima actividad vegetal. Sobre este tema situación son los siguientes: aún no hay estudios concluyentes en los anfibios a) Erosión del suelo deterioro del suelo y de la patagónicos de altura. con excepción de montañosas de Chile Central (Hoffman & Alliende la ocupación de los refugios de alta montaña que 1982) indica que el pisoteo produce desplazamiento en su mayoría funcionan sólo durante la temporada de las rocas. compactación del suelo y una significativa estival. es la disminución del ozono 120 personas/día durante enero (Romero 1994)9. un número tan elevado de personas. vegetación. 2003). especialmente las que concentran mayor controles y otros producidos por prácticas furtivas número de visitantes en el verano. En los últimos si el suelo está muy húmedo. incrementa la erosión. ya que prohibida fuera de las rutas nacionales y provinciales las ruedas. patógenos o con cambios en el clima fueron planificados para soportar las actividades de afectándolos adversamente (Blaustein et al. En la zona de los cerros Según la Delegación Regional Patagonia de la Carbón y Estratos (Fig. descripción debido a que su ocurrencia es de alta ciclistas y caballos ha producido una notable y probabilidad en otras áreas altoandinas. años es común la presencia de jinetes. Para la zona del refugio Frey. Como agravante. se ha estimado una población media de ecosistemas de altura. ya mencionada como el APN. Fig. aunque la circulación con motos está catastróficos sobre el suelo y la vegetación. Datos de 2. muy comunes en las sendas 1. la radiación UV-B debido a que han desarrollado andinistas o incluso animales (C. 2). 1994. motociclistas Las motos y las bicicletas suelen tener efectos y ciclistas. en el que su formación es muy lenta. Chehébar. como los cerros o actividades aún no reguladas. . pers. Un estudio realizado en áreas poblaciones humanas estables. Aguado (Kerr & McElroy 1993). cerca de 10. las zonas de acampar y los refugios no contaminantes. acelerada compactación y denudación del suelo. C. Otro cambio global que podría afectar a los Catedral. algunos las zonas de alta montaña. Sí una sola persona y permanecer visible por varios son frecuentes esquiadores durante el invierno y años. muchos de los visitantes comportamiento) que limitan su exposición a la ignoran cómo comportarse en estos ambientes. se registró un récord radiación UV-B sobre la superficie de la tierra. es más notable cuando se produce durante el caminantes principalmente en el verano. defensas específicas (moleculares. La mayoría de Hay especies de anfibios que no son afectadas por los senderos surgieron por el tránsito de pobladores. del Parque. Entre otros efectos. pers. que puede producirse con el paso de del ganado que pasta en los mallines de altura. 2). especialmente cuando traccionan cuesta y el ciclismo no está habilitado como actividad en arriba en sitios de mucha pendiente.). La demarcación de atajos. el tránsito de caminantes. fisiológicas y de pers. la formación de cárcavas y la exposición de las En la zona altoandina del PNH no existen raíces de las plantas. particularmente en PNH pueden observarse impactos locales. Esta carga de visitantes produce un radiación UV-B puede matar a los anfibios.Impactos producidos por los visitantes a los refugios de montaña. La pérdida del suelo es preocupante ya A pesar de tratarse de un área protegida. la com.667 permisos en los trópicos y regiones templadas del planeta de trekking y escalada en enero de 2003 (S. enero de 1999 y fueron otorgados 3. completamente las plantas. 1998). causar alto impacto. En numerosas montañas resultantes de prácticas previas al establecimiento de del PNH. especialmente elevado el número de visitantes.380 visitantes al refugio Otto Meiling (ubicado de varias fuentes indican que los niveles de radiación en el cerro Tronador. pueden eliminar áreas de alta montaña (C.

1999. que permite la llegada de esquiadores visual originada por la exposición de las heces. (Denver Service Center 1995). compactación y erosión del suelo. Los contaminación visual. es común Unidos hay registros que indican que la actividad encontrar arbustos quebrados o dispersos en el de escalada puede llegar a estresar a las aves si se terreno removido por la acción de las motos. puede provocar forma de desplazamiento. el con el Parque. de vehículos o de caballos. Alrededor de la laguna Tonchek de las motos (Weaver & Dale 1978). En Europa se ha observado la cerro Catedral. presión creciente sobre la fauna en las zonas aledañas d) Deposiciones humanas y papel higiénico a las pistas de esquí. Lavilla (2000) reportó Con respecto a los efectos negativos de los el deterioro por estos agentes de mallines de altura visitantes sobre la fauna hay numerosos registros. cada vez más perturbaciones entre los individuos. los escaladores caballos utilizados para abastecer los refugios y que concurren en elevado número a encuentros para paseos de turistas por la montaña. Informe de Impacto realizado para la Delegación vizcacha para refugiarse y reproducirse. del noroeste argentino y los daños producidos a la Observaciones realizadas en la zona ecotonal y fauna de anfibios endémicos. CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 49 único hábitat de Senecio carbonensis. como consecuencia de la mayor en los senderos y zonas de acampar. observarse daños derivados de este sobreuso que siendo rápida y fácilmente erosionables por el paso parecen ser irreversibles. se a zonas habitualmente inaccesibles mediante su suman los riesgos de dispersión de parásitos. Se ha citado la presencia de 20 fogones del nivel de las condoreras (no cuando son observados en el sendero al refugio Frey y 66 en la zona del de frente o desde menor altura). acampan en las inmediaciones de los denudación. En Estados Técnica Regional Patagonia. A la contaminación del heli esquí. Los mallines y de los mallines aledaños al refugio Frey. también hay registros refugio. las especies del género Nassauvia). En realiza a menos de 50 m de distancia de los nidos sitios donde circulan frecuentemente las bicicletas. Debido a la baja tasa reproductiva de zonas de acampe. produce de cárcavas que la erosión hídrica potencia. debido al pisoteo y a la extracción detectan presencia humana por detrás y por encima de leña. esteparia del Parque. Aunque traslado en helicóptero. se observa la formación elementos para sujetar las sogas de seguridad.g. con una intensidad populares en las zonas montañosas. los escaladores utilizan condorera. Bariloche (Argentina) . se realizaron observaciones sobre tratamiento de los efluentes es aún insuficiente. pueden altoandinos se caracterizan por una alta fragilidad. La demarcación de como en algunos tramos inferiores de las sendas las rutas de ascenso con pintadas y el anclaje de de acceso al refugio Frey. S. La aparición del mismo causó realizan actividades de escalada. sitios de escalada produciendo alto impacto en las con un impacto que puede ser mayor aún que el zonas utilizadas. Por otro lado. la pérdida de un nido sería significativa principalmente. se produjo una estampida de las aves como soporte pequeñas grietas y aleros que son los en todas las direcciones. Cuando las apariciones algunos impactos que es conveniente prever (Powers del aparato fueron repentinas y por encima de la 1995). indican que el comportamiento b) Deterioro del suelo y de la vegetación en las de los cóndores se altera notablemente cuando zonas de acampar. La degradación afluencia de esquiadores. por debajo de las aerosillas del para la población. habiendo podido colisionar únicos sitios donde pueden anclarse algunas plantas (e.). en tanto 10 Lambertucci. Durante los ascensos. Impacto producido por el paso de helicópteros durante la competencia Eco-Challenge sobre la Condorera “La Buitrera del Ñïrihuau que los roquedales son usados por el cóndor y la de la Estancia El Desafío”. inducido por intervención 15 m2 por fogón (Romero 1994)9. con un área promedio de suelo desnudo de de abandono de los huevos. c) Acumulación de basura en las sendas. alrededores de los refugios y. En la estepa colindante algunos refugios ofrecen el servicio de letrinas. pers. el comportamiento de un grupo de cóndores ante La mayoría de las personas que se instalan incursiones de un helicóptero sobre la condorera en las inmediaciones del refugio Frey en el verano (Lambertucci 1999)10. com. Debe preocupar la práctica debido a las bajas temperaturas. esta especie. producen periódicos. humana en los sitios de nidificación (S. el perfeccionamiento de las de estos desechos es muy lenta en los ecosistemas técnicas de esquí y el mejoramiento de los equipos de alta montaña. Lambertucci. Aunque la dependiente de la distancia de aproximación y de la escalada se realiza en pocos lugares. por la escasa actividad bacteriana (Lauterwasser 1989).

y cerrar las existentes para evitar el m de altitud. se puedan ser usadas como corredores por vacunos registró la presencia de ganado vacuno hasta los 1. en la zona altoandina del PNH se encuentran vacunos. produciendo en humana determinó cambios en los patrones de algunos sitios un importante impacto visual y pueden migración de esta especie. en particular algunos pastizales y mallines para cada caso en particular la distancia y la forma muestran deterioro por sobrepastoreo (Mermoz de aproximación (S. Poco se han solapamiento que de verificarse en la zona altoandina.Acción del ganado ganadería y el uso de perros para su manejo (Serret 1993). se ha podido registrar que la perturbación tardan muchos años en degradarse. 2003. Los vuelos no que mayor impacto ejercen sobre la vegetación del deben ser sistemáticos ni recurrentes y debe pautarse Parque. Negro. Fuera pueden afectar a la fauna herbívora. Estudios perturbaciones a los sitios donde el huemul se realizados en el Parque Nacional Perito Moreno refugia. La problemática de la invasión de especies . no abrir sendas que este del Parque Nacional Los Alerces (Argentina). evidenciando la acción del ganado como mayor frecuencia a la zona altoandina. Centro Regional Bariloche. En algunas agente dispersor de estas especies. et al. cordillera y de la utilización por parte de los animales luego de la introducción de ganado. en condiciones Los impactos sobre la vegetación también muy desfavorables (Smith Flüeck 2003)11. los vacunos son los animales domésticos de descanso y pernocte del cóndor. se practica parapente. la cual permaneció en la ser transmisoras de enfermedades y parásitos. En las bostas de vacunos y equinos Ya se mencionó que el deterioro de los pueden observarse numerosas semillas de plantas bosques conduce al huemul a desplazarse con exóticas.A. Observaciones en Argentina y los registros Hasta el momento se desconoce el impacto de desplazamiento del huemul hacia cuestas rocosas del pastoreo y del apisonado en los sitios de la alta en el Parque Nacional Bernardo O’Higgins en Chile. Además las heces áreas. con la 2. pondría en desventaja efectos de estas actividades sobre sus poblaciones. debido a su hábitat pero en la región de los Alpes el parapente ha restringido y a su especialización dietaria. en el Hay evidencias de transmisión al huemul de uso del hábitat y en la condición corporal de íbices parásitos y de enfermedades infecciosas. esquí a campo encontró una superposición trófica invernal del 70% travieso y ciclismo de montaña.Especies exóticas silvestres como asilvestrados (e. parecen indicar domésticos del mismo forraje que consume la fauna que en presencia de ganado los huemules se refugian nativa (Solbrig 1985). 1989). entre otros factores. y en prados andinos del cerro Ventisquero repliegue del huemul a los sitios más escarpados (próximo al Parque PNH) se encontraron rastros de la zona altoandina y su permanencia en ella en de estos animales y de caballos (Romero 1994)9. Lambertucci com. revelaron que la desaparición del huemul parece estar relacionada. Universidad Nacional del Comahue. Tesis Doctoral. la estación invernal. Al Es recomendable entonces. pers. Al extender las del ganado y de los perros (Aldridge 1988). tanto domésticos 3. hay ganado bagual en los Actualmente se sabe que las especies 11 Smith Flüeck J. La ecología del huemul (Hippocamelus bisulcus) en introducidas son una de las mayores amenazas la Patagonia Andina de Argentina y consideraciones sobre su conservación. se huemul. para la conservación de la biodiversidad (Diamond Bariloche (Argentina). (1992). en las escasas áreas frecuentadas por estepario de la zona de reserva del Parque. además de realizarse entre vacuno y vizcacha (Galende & Grigera 1998). alguno de los individuos con el helicóptero.900 o equinos. competitiva a la especie nativa. Aunque en poca cantidad. estudiado las poblaciones de huemul y menos aún los donde los pastos son escasos. FERREYRA et al. por parte y gamuzas (Smith Flüeck 2003)11.g. 2000).). heliesquí y sobrevuelos con helicópteros. Según Veblen et para la utilización de helicópteros en áreas con sitios al. Por esto mallines del cerro López y del cerro Cuyín Manzano es importante el cumplimiento de normas prepactadas y cerros vecinos a Pampa Linda). trasladar al ganado durante el verano (“veranadas”). zona de altura durante el invierno. provocado cambios en el comportamiento. en las zonas donde es común en sitios más altos y escabrosos (Romero 1994)9.50 M. se agravarían los efectos del deterioro del y en varios sitios cordilleranos de Chubut y Río hábitat sobre su sobrevivencia. En el sector del Parque.

en el Parque dispersión del ciervo colorado y su habilidad para se registró liebre europea (Lepus europaeus) hasta salvar cercos y corrales. se ciervos (Veblen et al. su introducción se calculó un solapamiento dietario entre la liebre en estos ecosistemas podría cambiarlos de manera y la vizcacha del 52. sólo se alimenta en esta zona Debido a que los cuerpos de agua altoandinos ocasionalmente. debido a la ausencia vegetación. Esta función no sería relevante en en Argentina. que es abundante. (Smith Flüeck 2003)11.). patógenos. Por lo tanto. ya que es el límite político entre Chile se ha establecido que el ciervo colorado es estos países y actúa como barrera o corredor para competidor del huemul (Jaksic et al. de la interacción entre estas especies. 2002). En lagos de Norteamérica . o corredores que pueden cumplir los componentes 2000). para la demarcación de pistas de esquí (Ferreyra modificación del hábitat y transmisión de agentes 1998b). y un sustancial e irreversible. Entre las ambientes abiertos. y que en Chile es perjudicial para la la zona altoandina del PNH. El único lugar conocido que tiene huemul y geomorfológicos del paisaje. 2002). los efectos derivados del ramoneo por parte de los Fuera del PNH. Ambas especies fueron del Parque (tal como se llevó a cabo en 1995 al introducidas en Argentina y en Chile y se dispersaron SE del cerro Ventisquero). la vizcacha resultaría afectada truchas está la eliminación de macroinvertebrados negativamente por la presencia de la liebre. y Festuca de estas especies. zona de altura de la cordillera de los Andes asume adyacente al Parque (H. CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 51 exóticas a través de los límites internacionales. Los diferentes especies. 2004). Se ignoran las consecuencias demostraron que para ciertos carnívoros y carroñeros. la ciervo colorado en simpatría es el área de Ñirihuau. En este sentido. Rumex acetosella. hace que sea absolutamente más de 2. Estos resultados. Los peces exóticos sumados a la restricción en el uso del hábitat de la generalmente someten a efectos indirectos a una vizcacha y a la capacidad de dispersión de la liebre en variedad de especies de la biota nativa. al este del PN Los Alerces. pero se la liebre europea es una presa alternativa de la sabe que el jabalí es depredador de fauna nativa fauna nativa. 2002). Dunham et al. En los casos en que el rápida y ampliamente. Su distribución se restringe a sectores cercanos y recopiladas de diferentes autores. 2002). y que existe un Matricaria matricarioides. En un papel relevante. Veronica serpyllifolia.000 m de altitud y ciervo colorado (Cervus inconveniente su introducción cerca de los límites elaphus). com. pers. le permiten a a los refugios de montaña. (2002) para el caso hace varias décadas en áreas situadas al norte de los mamíferos introducidos en Argentina y Chile.6 % en promedio anual. Jaksic et al. Pastore. mientras que en el sur del planteando entre otros aspectos la función de barreras Parque ha ingresado recientemente (Mermoz et al. ha El ciervo colorado se ha establecido desde sido abordada por Jaksic et al. particularmente (Smith Flüeck 2003)11. solapamiento importante en la dieta y en el hábitat Ranunculus repens. huemul los siguientes impactos: competencia por el especialmente donde la vegetación ha sido removida alimento. en hábitats aptos para el huemul (algunos de ellos citados por Jaksic et al. la gran capacidad de En cuanto a vertebrados exóticos. estudios de Smith Flüeck (2003)11 en Argentina. deben aplicarse técnicas de manejo pero se han comprobado sus efectos negativos sobre dirigidas a mantener bajas densidades de ciervo la vegetación de otros ambientes. En la zona altoandina del PNH está documentada demostraron que la amplitud trófica del huemul es la presencia de las siguientes plantas exóticas: menor que la del ciervo colorado. 1992. Estas evidencias y otras propias rubra. del fondo y de anfibios. afectando especialmente a los bulbos de depredadores y a que el cóndor. interacciones negativas comportamentales. como ha sido demostrado nicho trófico amplio para la liebre y estrecho para la en Nueva Zelandia y Norteamérica (McDowall vizcacha (Galende & Grigera 1998). más conspicuo. permiten pensar que en situación consecuencias previsibles de la introducción de de escasez de recursos. No se ha estudiado el impacto ciervo se encuentra establecido en áreas cercanas de estos herbívoros sobre la vegetación altoandina. En el sector estepario del Parque carecen naturalmente de peces. han encontrado jabalíes (Sus scrofa) por encima del Estudios realizados en Argentina y en Chile límite del bosque. 2003. al huemul. el carroñero de especies nativas (Jaksic et al. acetosella que está ampliamente distribuida. con la excepción de esta autora presumir que el ciervo ejerce sobre el R. del lago Nahuel Huapi.

en arroyos de montaña del PNH la que durante todo su ciclo de vida es dependiente invasión de truchas exóticas provocó la extinción de los ambientes acuáticos. estructura de la comunidad. caminos de acceso y apertura de sendas. mitad de las especies de la fauna que habita la zona Parte de los pocos trabajos sobre fauna de altura en altoandina. aunque y la compactación del suelo. Las acciones que libres de peces a los cuerpos de agua altoandinos. ecosistemas desconocidos y misteriosos para mucha Se presume que algunas subpoblaciones de huemul gente. hace suponer que cualquier acción que la Patagonia argentina ya han sido citados. en ocasiones no la zona altoandina por el deterioro de los bosques saben cuál es el mejor modo de actuar ante cada adyacentes y también el uso de sitios con topografía situación. Alzogaray. ruedas de motos o bicicletas. acerca de la estructura y funcionamiento del medio como la liebre o el ganado.). Con relación al huemul. devienen del desconocimiento desplazamiento de especies de ambientes abiertos. Congreso "Las Áreas Protegidas y la Gente".Fragmentaci ragmentación o modificaciones del hábitat ecosistemas de alta montaña La mayor parte de la fauna silvestre de Los ecosistemas de alta montaña. Moore (1983a. 1992). (Úbeda 1998) 4. La remoción dirigidas a distintos sectores de la comunidad. FERREYRA et al. que los movimientos de dispersión herramienta válida y valiosa para la conservación no alcanzan para conectarlas11. e de los ambientes de alta montaña en el Área Protegida Nahuel Huapi. por pisoteo. En Chile se encuentran los trabajos realizados algunas especies abandonen el área. En tanto las montañas continúen siendo abrupta como una probable evitación del ganado. las franjas abiertas en la público. Úbeda obs. (1989. en particular a la rana Alsodes gargola. (1998). es (1959). del Comahue y Centro incrementan las porciones de hábitats perturbados. Debido a esto. estudiados.52 M. Muchas de las conductas humanas que atentan vegetación pueden actuar como corredores para el contra el ambiente. pero requiere cierta conectividad y Ferreyra y colaboradores12 han iniciado algunas distancias mínimas entre los parches habitables para actividades educativas en el sentido mencionado. la sobrevivencia de sus subpoblaciones7. la educación ambiental se posiciona como una están tan aisladas. en especial sobre las especies de poca limita las posibilidades de la educación ambiental del movilidad. Neuquén (Argentina). afectarían a los la invasión de salmónidos exóticos en sus hábitats anfibios. están escasamente tanto por la modifi cación de estos ambientes. las personas. b). En la región de los Parques especialista en el uso de un hábitat naturalmente Nacionales Nahuel Huapi y Lanín (Argentina). resulta imperioso mantener numerosos arbustos achaparrados. 2). de migraciones invernales por parte de casi la Simpson & Todzia (1990) y Hoffman et al. deslizamiento de tablas de esquí. lo Ferreyra et al. Canadiense Comahue. Univ. M. Cabrera et al. natural. Ward & Dimitri (1966). Falta de conocimiento sobre los 4. (1998a. Los contenidos nieve. Debido un alto impacto sobre el terreno y la muerte de a estos antecedentes. . Hasta el momento existen sólo estudios como por la alteración de los que se desarrollan a puntuales y parciales de la flora y vegetación de altura menores altitudes. M. 2001). La existencia por Arroyo et al. especialmente los ambientes altoandinos puede ser afectada en la Patagonia argentina. b) y Chiapella & Ezcurra cual puede conducir a extinciones locales. directa o indirectamente modifican el régimen general La mayor amenaza para la rana Alsodes gargola es de los arroyos o la calidad del agua. pistas de pueden mencionarse los trabajos de Thomasson esquí. local de esta especie (C. Actividades educativas tendientes a la conservación directa a la vegetación y a la fauna subterránea. Una consecuencia general de a lo largo de los Andes Australes. la productividad y los donde las actividades de motocross han producido ciclos de los nutrientes (Schindler et al. produzca el aislamiento o el deterioro de porciones La falta de conocimientos dificulta la toma de de hábitats. pers. Mayo de 2003. y poblaciones. fragmentado. (1977). afectan de manera 12 Ferreyra. Para Argentina la construcción de medios de elevación. el incremento de la fragmentación de hábitats. Nac. Contrariamente. o a que (1999). La vizcacha es de estos ambientes. ejercerá un impacto negativo sobre las decisiones apropiadas sobre conservación y manejo. se demostró que la introducción de truchas alteró la Esto puede observarse en el cerro Estratos (Fig. & S. aunque sean ya ha sido mencionada su mayor permanencia en ambientalmente conscientes. así como su cubierta de son puntuales y aún insuficientes.

C. Biol. Fundación Vida para mejorar la protección de las especies animales Silvestre Argentina. Argentina (y de la mayor parte de Sudamérica). operation and maintenance. Agradecemos el aporte generoso y entusiasta Pp. Chile) 9:109- intensificar el trabajo en el campo de la educación 116. Barry. la colaboración tude Geoecology. C. la clase y magnitud de la actividad mediante planes Methuen. Germany. CONSIDERACIONES FINALES Contribution to the high elevation flora on the Chilean Patagonia: a Checklist of species Ya en 1989 se predijo que la continuación del on mountains on an east-west transect in the desarrollo turístico en el sistema alpino. R. AAAS Selected Symposia brindada por S. M. el caso del PNH de Argentina y el Pérez Rosales Bertonatti. O. Topo and micro- Existe bibliografía especializada para el diseño climatology in alpine areas. Sensitivity of que sugieren prácticas de bajo impacto. Grabl & P. el manejo de las cuencas hidrográficas y Billings. M. debería avanzarse hacia el manejo and Risks. 43:481- 529. Bertonatti & Corcuera (2000) propusieron precipitación de la Zona Oeste de las Pro- desarrollar sistemas de calificación o certificación vincias de Río Negro y Neuquén. IVES & de planes básicos de manejo de las zonas de altura R. no formal. R. Pp. Rev. Mermoz. 49:47-70. Webber (Ed. D. como así también Medio Ambiente (Valdivia. latitude 50° S. Survey of the alpine flora actualmente visitados en el marco de programas de of Torres del Paine National Park. AGRADECIMIENTOS Billings. Miranda. R. Con Barros. Van Wie 1974. Westview Press. 46:119-149. S.. M. compartidas. definiendo Barry. serias perturbaciones en los sistemas ecológicos en los Bot. 1979. En: J. Facultad de los emprendimientos dedicados al ecoturismo. 96-135 en: P. M. provocaría Sierra los Baguales.) Artic and Alpine Environ- y material de divulgación para la orientación del ment. Matthei. Marticorena. Ramilo Billings. como Hamburg. Kun. the Great Basin. el fin de garantizar actitudes responsables hacia la J. V. Alpine phytogeography across el control de los incendios (Marchetti et al. Mooney 1968. en el marco de programas binacionales. Proyecto de conservación del de las montañas en la currícula de todos los niveles huemul (Hippocamelus bisulcus) en Chile. High Mountain Ecosystems. no siempre a Gayana. & J.G. compiladas en la tabla 3. M. & H. W. Corcuera 2000. Lambertucci. Arroyo. Buenos Aires. The ecology of y las valiosas sugerencias de los revisores. Los sistemas andinos de Arroyo.G. Great Basin Naturalist Memoirs 2: 105-117. W. Pastore y E. son Marticorena 1992. Cavieres & C. Squeo 1989. Series. Elgueta.K. turismo de aventura debe ser regulado. W. 1992).) High Alti- de C. que están Mountain Regions to Climatic Change.) Climate of the 21st Century. cargo de profesionales competentes en el tema. cuidadosamente diseñados. Bot. P. L. C. Barry (Eds. . artic and alpine plants. Méndez. UNCo. 1981. von Bohlen. que se apoya (MAB 1989).G. Beniston. El principio básico es "no 237-244 en: J. V. Methuen. educativos del sistema formal. Changes Finalmente. Cartas de naturaleza.J. London. Forquera & O. de Ciencias Agrarias. Moyano. Evo- lution. Ambiental Argentina 2000. (Eds. H.D. comportamiento de los visitantes de la montaña. como desafío. C. Queda.. Pizzio 1983. Mountain weather and climate. structure. H. Boulder. & W.K. Gayana. 1978. Situación de Chile. Wissenschaftliche Auswertungen. Cordon. Hupfer dejar rastro".. Chile. ecoturismo o de turismo de aventura.A. & C. Landero & F. Aguado. London. coordinado de los Parques Nacionales limítrofes. 1988. Lozán. Cinco Saltos en tanto que Smith Flüeck (2003)11 opina que el (Argentina). la incorporación Aldridge. M. Haeberli 2001. A. CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 53 impartidos y los resultados de estas experiencias LITERATURA CITADA educativas han sido comunicados en diversos ámbitos. Chehébar a este artículo.

Bot. ¿Podemos disfrutar de la natu. nueva especie de Senecio (Asteraceae) del Cabrera. C. 9:307-316.Young 2004. Patagonia Silvestre 5:13-16. A. Hist. Ecol. Moreno".E..M. 1995. Flora Altoandina de los sectores Este y Oeste L. Denver Service el Parque Nacional Nahuel Huapi. Bran Provincial Tromen. M. Argentina.M. Clayton 1995.A. gidium viscacia. Sci. Monografía N° 13. Brion 2005. Ezcurra 1999. Bot.U. Obra del Centenario Ezcurra. Kiesecker & in headwater ecosystems in Western North A. cies-área de artrópodos en cimas de montañas. Galende. D. Sociedad Naturalista Andino Bariloche (Argentina).U.C. Clayton & C. Bol. past and future Hokit. 2:405-438. M. E. 82:421-433. Ferreyra.B. San Carlos de Bariloche. 1995.P. As- 799–812. Amer. G. del Parque Nacional Nahuel Huapi.R. Romansic... The present. Argentina. 2000. toxic America. M. Universidad gies. Chiapella.R. Ser. D. Ramilo & M. Ezcurra 1998b. 1997. Jour. Buenos Aires. sessing the consequences of nonnative trout Blaustein. Rev. Nac. Nat. Belden & A. 3:213-227.. Grigera & J. Una del Museo de La Plata. E. Patagonia Sil- Museo de la Patagonia "Francisco P. C. Biogeografía de Noroeste de la Patagonia Argentina. 5:123-128.. Fisheries Magazine 29:18-26. Parques Nacionales y Asociación Amigos del algunos puntos para recordar. Parque Nacional Nahuel Huapi. chemicals and amphibian population declines.U. of human-caused extinctions. Blaustein. of Veg. Flora y vegetación altoandinas. Artic and Alpine plant life cycles.. Insectos epígeos de ambientes Diversity and Distributions 9:123-140.O. Nacional Nahuel Huapi. Multequina Mendoza (Argentina) mental gradients in northwestern Patagonia. Diamond. 1998a. M. Bariloche (Argentina). J. Trans.U.U. J. C. Iheringia. 1989. Plantas del Nahuel Washington DC. Patagonia Silvestre montaña en los alrededores de San Carlos N° 5. Darwiniana 36: 65-79. Bettinelli 2004. R. C. Rev. La Aves del Noroeste Patagónico. Mus. B 325:469-477. A. Finding Chinchillidae) con herbívoros introducidos en of no significant impact. referencia a Tenebrionidae y Curculionidae Cabrera. Noroeste de la Patagonia. & A. M. Ferreyra & S.A. Jour. E. Ramilo 1992.K. Elgueta D. High-andean vegetation and environ- Argentina.Chivers. consideraciones biogeográficas con especial Ann. & M. J. Cingolani. J. Kiesling & E.G. de Botánica. Kiesecker. Worldwatch Institute. Ezcurra & D. Disturbance. Phil. R. Composición de la dieta del chinchillón (La- Denniston.S. Ezcurra. D. & C. Devils Tower NM mentarias de Lagidium viscacia (Rodentia. Acta Ent.. 1995. Chehébar. Sist. 8:51-60. L. field experiments. S.M. Zardini 1977. life history strate. D.U. C. altomontanos en Chile Central: algunas Bliss.K. Fauna del Parque Bariloche (Argentina). Patagónica. Serie 2:149-151. Marco. Hickenia América Latina. Elgueta 1991. Ultraviolet radiation. Argentina. Relaciones ali- Denver Service Center. Effects of ultraviolet radiation on amphibians: Soc. de la Patagonia. Chile sobre algunas comunidades altoandinas en el 41:125-144. . D. Bariloche (Argentina).M. Secretaría General de la O. Notas (Coleoptera). American Zoologist 38: Dunham. Nacional del Comahue y Red Latinoamericana munities.J. Washington DC. 1988. 84:3-10. E. Chehébar. Ferreyra. & C. FERREYRA et al. Hatch 2003. G. A. & E. High Priorities: Conserv. Galende. Hatch1998. Willink 1980.M. Sociedad Naturalista Andino Patagónica. 1971. R. Covarrubias. J. A. Huapi. Provincia de Neuquén.E. J. Catálogo de la Flora Vascular del Chambers. A. and seed fates in alpine herbfield com.D. A.. Relación espe. Center. La Flora del Parque Ferreyra. Administración de Ferreyra. Final Climbing Management Plan.E. Christie. 1997. de Bariloche. Pilliod & M.L. Mastozoología Neotropical Worldwatch Paper 123. M. Zool.54 M. vestre 7:30-32. von Thüngen 1998. Flora y Vegetación de alta raleza sin dañarla?. Grigera1998. Chinchillidae) en el noroeste ing Mountain Ecosystems and Cultures. Lond.E. & D.I. Chilena 16: 151-159. Sociedad Naturalista Andino Patagónica. Biológica. L. J.

Princeton. El . Jour Press. & V. & C. B. Functional terrestres de Chile. Invaders without frontiers: McDowall. Una guía sobre el impacto del sky como Ecology and Management. Gay. Larcher. CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 55 Glade. análisis de caso. A. D. 2004. F. Fundación Claudio Herpetological Review 35:368-369. Documento plastic cycles in Liolaemus as a response to Técnico N° 10. Río Negro y Chubut. Ber. Manejo de áreas silvestres protegidas elongatus in the highlands of Patagonia: fronterizas en América Latina. Alpine Plant Life. de Tucumán. K. 1985.R. F.B. M. Martínez 2002.)1988 Libro rojo de los vertebrados Körner.O. Eidg. Denver. Lavilla E. Grigera. climate?. A.M. Fisheries large upward trends of ultraviolet-B radia. M. 1949. Science Mermoz. C. Weilheim. R. Marchetti. Cussac 1998. Jour. Invasions 4:157-173. Stöppel. Flora Silvestre de Chile. & V. de Invest. 1996. A.R. Long. Asociación Herpe- Mountains.A. 1989. tion linked to ozone depletion. reproductive pattern in viviparous species from MAB. Criterios para determi. Marín. McElroy 1993. Chile)13:50-61. Vascular Alpine plant distribu. Hoffman. in Central Chile. Muñoz & Logares. 303:1600-1602. Hadley. 67:273-298.U. U. Categorización de los Anfibios y Reptiles de tion within the central and southern Rocky la República Argentina. 1998. CONAF.R. J. Mab. Grigera.. Brion. New York. Richard & G. D. La Patagonia. E. Calí 1994. J.. Transactions of the Amer. K. Arctic and Alpine Research tológica Argentina. Grigera. Versuchswesen Birmensdorf 270:11-19. S. El hombre pertenece a la tierra. Liebermann. R. J. The theory duridae): a biennial viviparous lizard?. FAO/PNUMA.. M. E.132:229-238. Rev. 19:242-251. (Ed. Overwintering tadpoles. Oltremari Arregui & H. Princeton University Jour. Alsodes gargola J. Lynx Edicions. 2004. C. 8:99-105. Ed. Soc. E. Wilson 1967. Winter stress in high mountains. Nat. W. Watson 1998. Rev. El sky y el medio ambiente. de las Cs. Ibargüengoytía. Úbeda. Jour Jour. Alliende 1982. monids on native galaxiids in New Zealand Biol. Bianchi & H. Planas 2000. & C. J. Barcelona. biente. Tranquillini (Eds. & E.S. Hammitt. Caracteriza. R. Martin.E. Arroyo.. ción ambiental. C. N. All downhill from here? Science del Parque y Reserva Nacional Nahuel Huapi. Turner & W.O. W. G. N. J. Anst. manager perspectives. 2004. Plantas Altoandinas en la (Rana del Catedral). Male and female re. M. ductive biology of Liolaemus pictus (Tropi. 2004. MacArthur. Leave productive cycles of the lizard Phymaturus No Trace Program N° 9.S.A.J. Liberona. 1987.H. of island biogeography. Evidence for lem. & C.T.E. 1999. Santiago. Nat. Lauterwasser. Verlag. More climbers in a changing sport: a Ibargüengoytía. Argentina. Cole 1998. Montevideo.E. Impact of tram.R. Cs. Herp. ción ecológica de la asamblea de tetrápodos Krajick.. Medio Ambiente (Valdivia.O. C. National Outdoor patagonicus: prolonged cycles as a common Leadership School. Úbeda 2000. Lista Comentada de las Aves de Jaksic.M. Úbeda & S. Herp. Peters duction of the viviparous lizard Liolaemus 1992. Santiago. of Herpetology cooperación internacional en la investiga- 38:73-79. Chilena Hist.E.A. Cussac 1996. Zoológicas 1:127-160. Iriarte. upland streams: a new look at an old prob- Kerr. Úbeda. Repro. En: H. Jiménez & D. Ibargüengoytía. 2003. Chile.) Establish- nar el valor de conservación de los ambientes ment and tending of subalpine forest: research naturales según su fauna de vertebrados: un and management. 6:137-143. forstl. John Wiley & deporte sobre la naturaleza y el medio am- Sons.E. UNESCO. Berlin. D. C. Mountain Research and del Inst. N. Scrocchi (Eds. Master Network. Nac.A. & C. Hoffmann. Plant Ecology of High Mountain Ecosystems.) 2000. E. Wildland Recreation. Los acridios de la zona suban- pling upon the vegetation of Andean areas dina de Neuquén. ORCVT.U. Development 2:189-194. Chile. Springer-Verlag. Impacts of introduced sal- cross-border invasions of exotic mammals. 262:1032–1034. Repro.M. & D.

Bot. Ecol. C. Simpson. var.H. Amer. Moore. Lieberman 1984. & C. El Huemul. Louis. C. Climbing as a sport: different Jour. Veblen 1977. Informe sobre los conoci- thony Nelson. P. servación de la Ecorregión Valdiviana. Schlegel & A. Dimitri 1966. vivipara L. Landscape Pampeanas. Rusch.) 1999.U.. Natur Natur. & Missouri Botanical mientos actuales de los ecosistemas andi- Garden. Alpine tundra on Mt. J. An. Moore.B. V. associations and nurse plant effects in patches Thomasson. Técnico FVSA (Buenos Aires) N° 52. Cruz. R. styles. Grigera1995. Provincia de Santa and forests. Boletín Técnico FVSA (Buenos Aires) rísticas ecológicas y estado de conservación. Appl. Ecosystems 4:308-321. Administración de Parques Nacionales-Uni. H. Powers. Biog. Verlag. Zaguier & Urruty Publ. Patterns and nian Cordilleras: its origins and affinities. Ramilo & A. 1983b. 1995.R. Administración de Parques Argentina. vivientes en Chile y sus nombres comunes.. Pseu. nos. mountain lakes. A. Vol.Consejo Asesor Pierce. Flora of Tierra del Fuego. (Uruguay). St. The story of plant Alteration of nutrient cycles and algal pro- life on Earth. J. A. depressed by vulcanism in south-central Chile. Úbeda Theory. Estado de conservación del hue. Theory and application. 1982. with notes on Sc. Trampling effects of mul (Hippocamelus bisulcus) en el Parque hickers.T. Bariloche (Argentina). dean flora.T. Mermoz. C. (Argentina)..E. Todzia 1990. B. Suec. Rev. Ashton. Biogeography 22:61-70. T. Leavitt 2001. N° 9. 4:275-294. Serret A. An. Jour. FERREYRA et al. Kitzberger Leave No Trace Program. Boletín desiertos andinos del Noroeste Argentino. M. K.T. Montevideo ecology. Funes. C. Insular biogeography of birds on sistemática actualizada de los mamíferos mountain-tops in northwestern Argentina. 15:451-457. Región Patagónica. Acta Phytog. (Poacea) during long-term Veblen.A. Noticiario Mensual del Museo Nacional de Nuñez. Parque Nacional Nahuel Huapi: sus caracte. Subsecreta- Nacionales. H. Bariloche nia. different impacts. 1983a. N° 15. 56: 123-136. F. Darwiniana 21:2-4. Jour. Baxter 2003. doviviparous reproduction of Poa alpina Buenos Aires. M. D. Recalificación del Nacionales de Argentina. exposure to elevated atmospheric CO2. terrestrial vegetation. 2001. Ecological impacts of introduced animals Outdoor Leadership School. Nat. 119:657-674. (Ed. Tamayo. Argentina. motocycles and horses in meadows Nacional Perito Moreno. D. 1959. 77:1419-1432. Aizen & C. 1978. Yáñez 1987. & M. D. Dale 1978. National 1992. D.S. & A. Ezcurra 1999. tops: agreement with Island Biogeography Vila A. Knapp & P. 1993. Núñez & J. Lista Nores. New Zealand de sus ambientes. Plant succession in a timberline nals of Bot. edáficos y antropogénicos Catedral in the Southern Andes. Stirling & R. (Eds. factores climáticos. London. Fundación Vida Estado de Conservación de la Fauna Silvestre Silvestre Argentina.. B. New York.M. T. processes in the development of the High An- Chilena Hist. M. Serret. M. E. Amer. D. Plankton of some lakes in of high-Andean vegetation. Veblen T. Análisis de la biodiversidad y con- Ruthsatz. 10:357-364. 1982.C. The Flora of the Fuego-Patago. Jour.M. Z. Springer. Species Historia Natural (Chile) 312: 1-14. Biol. Los Andes Meridionales y las Sierras Naveh. Vegetation an Argentine National Park. Artic-Alpine plants on mountain Conserv. Pérez & C. Schindler...U. Master Network. Las plantas en cojín de los semi. & D.U.E. & D. Su distribución local como adaptación a los Ward. M. Pastore. Buenos Aires. Vila 2005.E. O. IV:42-56. Bot. ría de Recursos Naturales . 91:1-10. in Nahuel Huapi National Park. Regional Patagónico de la Fauna Silvestre. 4. Moore. duction resulting from fish introductions into Cambridge. Martin & T. ROSTLAC. S. actual y pasada del huemul en los Parques Úbeda.)1985. R. Jour. Riebesell. Fantasma de la Patago- versidad Nacional del Comahue.U. Green Planet. E. 1995. Distribución 42:1-83. Solbrig. .. Cambridge University Press.. Weaver. 6: 71-83. E.56 M.

Monog. Vertebrados de la zona altoandina del Parque Nacional Nahuel Huapi. Alpine Collembola – adaptations and Zuloaga. Zettel. con heladas todo el año / Amplitud térmica elevada . inmaduros. (3) Secretaría de Agricultura y Ganadería (1983). 29:317-330. 1991. sueltos. con alto valor de conservación Categorización de las especies cuya conservación se considera amenazada Chile Argentina UICN 2005 (6) (Glade 1988) ANFIBIOS Se recomiendan estudios especiales Alsodes gargola por su distribución insularizada (1) REPTILES Liolaemus elongatus Endémica de Argentina (1) Diplolaemus f.6) / Arbustos (11. I. 1994) Número de especies 51. datos no publicados) 250. Morrone (Eds) 1999b. altopatagonica Endémica de la Patagonia Argentina (1) AVES Vultur gryphus Sp. de la flora vascular.. Morrone (Eds) 1999a. J. New Zealand Jour. (4) SA y DS (2004)8. las Plantas Vasculares de Argentina II. (1999).800 y a 2. focal de la Ecorregión Valdiviana (2) Monumento Natural Extinción Extinción Nacional (5) (*) Especie extremadamente escasa en el PNH. fue observada a 1. Missouri Botanical land. con escasa retención de agua . Catálogo 74 (F-Z):623-1267. (1) Úbeda & Grigera (1995). 2004). CONSERVACIÓN DE LOS ECOSISTEMAS DE ALTA MONTAÑA 57 Williams. Mo- of granite ranges in western Nelson. b) Hierbas anuales (1. Garden 60:1-323.O. Catálogo de strategies for survival in harsh environments. pertenecientes a 121 géneros y 49 Familias Origen biogeográfico (Ferreyra 1997) Bosques subantárticos.Precipitaciones principalmente níveas / Vientos fuertes . Características físicas.A. Zoology 102:73-89. in Systematics Bot. & O. otras zonas altoandinas Hierbas perennes (75. 1998a. Resolución 144/83.1) / Formas de vida (%) (Ferreyra et al. en roquedales / Estepas de altura. New Zea.8) Semidesiertos de altura.iucn. datos no publicados) más bajas y soleadas / Mallines. en zonas húmedas FAUNA DE VERTEBRADOS (Grigera et al. 1999.org/ . I. de la vegetación y de los vertebrados de la zona altoandina del Parque Nacional Nahuel Huapi (Argentina) FACTORES FÍSICOS (Mermoz et al. focal de la Ecorregión Valdiviana (2) Vulnerable Casi Amenazada Buteo albigula Rara (3) Buteo ventralis (*) Rara (3) Rara Polyborus albogularis Rara (3) Falco peregrinus Vulnerable (3) Melanodera xanthogramma Rara (3) MAMÍFEROS Lagidium viscacia Vulnerable En Peligro de Extinción (4) En Peligro de En Peligro de Hippocamelus bisulcus Sp. (6) Red List http://www.Radiación alta FLORA VASCULAR Y VEGETACIÓN Número de especies (Ferreyra. en zonas Tipos de vegetación (Ferreyra. nog. Bot.9) / Subarbustos (11. Argentina. estepa patagónica. (5) Ley Nacional N° 24702/96.O. no hay mamíferos acuáticos ni ictiofauna La mayoría diurnos / El 40 % de las especies emigran en invierno / Temporalidad No hay aves acuáticas de residencia permanente Abundancia Poblaciones raras o escasas TABLA 2.(2) Vila et al. P. Subalpine and Alpine vegetation de las Plantas Vasculares de Argentina I. Missouri Botanical Garden Zuloaga. Buenos Aires.Clima frío. & O. TABLA 1.000 m de altitud (Christie et al. in Systematics Bot. 2000) Suelos escasos.

National Outdoor Leadership School.4.U. E. dispersar • Evitar la contaminación del sitio orinando y defecando a unos el uso.E. TABLA 3. Irvine. Leave No Trace.U. 1994. National Outdoor Leadership School. Chehébar (1997).E. Rocky Mountains. el refugio posteriormente y quitar todos los rastros antes de siguiendo las sendas habilitadas.U. usar calentadores sin dejar de vigilarlos disponibles y equipamiento necesario. Outdoor skills & ethic. Lander.U. informándose acerca de sendas y servicios • Evitar hacer fogones. Las fotos son lejos de los cuerpos de agua. Cambiar de lugar de campamento más perdurables cada dos días para evitar el deterioro del lugar.58 M. preferentemente sin utilizar jabón • Evitar circular por los mallines. Leave No Trace. E. 1.U. Rocky Mountains. desarmar • Moverse en grupos pequeños.U. Noise. mientras están encendidos. Chile. Vol. enterrando a unos 20 cm la materia • Evitar el uso de atajos. Mantener bajo el nivel de ruidos y no fecal y papel higiénico biodegradable llevar mascotas • Regresar con todos los residuos producidos • Acampar sólo en sitios habilitados o libres de vegetación. Leave No Trace. . En caso de necesidad. Rocky Mountains. Long (1996).E. Si se necesita pernoctar. Rocky Mountains. Rock Climbing. cursos de agua secos o sitios de vegetación resistente cuerpo de agua. Donde no existan sendas abandonar el lugar. Lander. Alaskan Tundra. 1992. no mayores de 12 personas. Prácticas de bajo impacto sugeridas para los visitantes de la montaña1 • Planificar la salida. 1996. Vol. Vol. Hammitt & Cole (1998) y las siguientes fuentes: Motorcycle Industry Council. E. Coyhaique. Outdoor skills & ethic. circular de manera dispersa desplazándose sobre • Higienizarse y lavar la ropa y los utensilios a más de 60 m del rocas. Cómo disfrutar de la naturaleza sin dañarla. Rigth Rider Nº 4 In A Series. NOLS. 60 m de los cursos de agua. FERREYRA et al. Lander. 1995. National Outdoor Leadership School. marcadas. 8. 9. siempre • No extraer objetos como recuerdos del lugar.E.U. No deje rastro. E. 1 Compiladas de Naveh & Lieberman (1984).U. 1996. Outdoor skills & ethic. National Outdoor Leadership School.

Intereses relacionados