Está en la página 1de 4

Contradíceme… ¡Es tu

Derecho!
[Ensayo]

Reiner Retana Sln.


P
Reiner Retana Sln. Contradíceme… ¡Es tu Derecho!
ronto lloverá, me cuesta trabajo el reacostumbrarme a los torrenciales aguaceros, no
obstante haberlos visto venir y partir durante veinte años.
Recuérdome niño, en el interior de la alcoba de mis padres llorando y saltando sobre su
lecho, aterrorizado por la tormenta, implorando a quién sabe quién el retorno de mi madre... Ella
no volvió hasta acabado el diluvio, no pensé en el malestar que le traería cruzar la tempestad, tan
sólo voceaba mi ego infantil, esperar que ella cruzara la tormenta para socorrerme. Fue un acto de
egoísmo e irreflexión, similar a esperar que algún dios me ampare eternamente.
Pasaron cerca de once años, en los cuales empecé a razonar por Mí mismo, a
concientizarme, en años anteriores ya había comenzado mi peregrinaje en la lectura, era el
momento de cosechar... desde ese entonces me declaré Ateo y empecé a portar una cruz inversa
en mi cuello, la cadenita de plata era un regalo de mi padre, quien no lo imaginó en tal uso.
Aseguro no tener mayor influencia en el tema, la única referencia que puedo dar es
Nietzsche, una de sus postreras obras: “El Anticristo”. Fuera de esto, y en contradicción, he
apreciado mucho a escritores tan “espirituales” como Anthony de Mello, Krishnamurti, “El Hereje”
Gibran [quien fuera mi favorito por muchos años], entre otros más.
Lo aseguraré siempre: sólo soy un ser humano -teatreano mejormente afirmado- podría
estar errado, en tal caso tendría el derecho y el deber de enmendar lo mal obrado.
No es debido ocultar las letras, ajenas o propias, “buenas” o “malas”; estas son públicas y
debatibles.
El papel aguanta lo que le pongan y la lengua no tiene hueso:

“Soy un Ser Divino, durante milenios descansé en El Olimpo; he despertado y ofrezco a la


Humanidad El Cielo que Yo mismo creé con este fin, no es menester morir, con sólo el
abandono de lo material es suficiente. Mediten junto a Mí y acerca de Mí y Mi Alma
fortalecerá las suyas, nutriré sus cuerpos, y les daré el gozo de un estado inimaginado, el
equilibrio síquico y corporal que sin éxito los Hombres han buscado desde el inicio de sus
tiempos: la sensación de la expansión de sus auras, como si estuviesen envueltos por una
frágil burbuja sumergiéndose en un cálido lago con leve movimiento y otros tantas vidas
alrededor en una convivencia: el Cielo en la Tierra“,

Esto podría ser una doctrina, no faltarían ingenuos que la creyesen; suministraría
discretamente alguna droga durante las ceremonias para hacerlos más persuasibles, sería parte
del ritual, tal como se usa el vino o el incienso en varias religiones. Por otro lado, es una
descripción superficial de la vida de las células en cualquier medio húmedo que se quiera: el agua
del mar, la sangre o un charco de barro, el núcleo separado del citoplasma y a la vez la totalidad
de la misma separada del medio por la membrana celular, interactuando con el medio.
¡Biología! ¡Ciencia!

-2-
Reiner Retana Sln. Contradíceme… ¡Es tu Derecho!
El humano parecerá un virus si se compara con el Universo, somos pequeñas partículas de
un Todo que nos resulta en magna escala desconocido.
Punto clave: lo desconocido, es esa la causa que ha llevado a los humanos a crear las diversas
religiones y sus respectivas deidades y/o los sistemas filosóficos con sus enunciados. Es causa
aún más allá que el razonamiento dado, que el pensar sólo ha sido el medio.
Algunos pocos Hombres, los más inteligentes, se han planteado la interrogante existencial
con seriedad y madurez, las respuestas ostentadas son primordialmente primitivas, algunas tan
ingenuas e infundadas como el jueguito que propuse anteriormente.
A través de la Historia preponderan unas mientras sucumben otras, no incumbe en ello lo
atinadas que puedan ser éstas o lo desacertadas que sean las otras sino el acogimiento que de
éstas o aquellas haya hecho la multitud.
La idiosincrasia popular es vulgar y tosca, ni siquiera es propia, se implanta a través de la
educación. Sólo el individuo superior se percata de ello y en consecuencia se forja una opinión
autóctona. Entre menos influencia reciba este Ser Excepcional más propio es el contenido de su
alegato y en consecuencia más valioso será.
La discusión es ancestral, pero no debería interrumpirse jamás. A todo Hombre convendrá
inmiscuirse con apasionamiento en la arcaica disputa, rozar y comparar sus conceptos: sin duda le
acrecentará.
No es repetición tediosa sino la realización de un pleno derecho:
Ha de negarse un axioma para afirmar otro que le contradice:
En realidad no existe tan siquiera uno de los muchos dioses que sobran en la literatura,
las deidades son invenciones de genios inescrupulosos, manipuladores, pervertidores, ladrones
de la razón, esclavistas y excelsos narradores de leyendas: Sacerdotes.
La Teoría del Big Ban es la respuesta más verosímil hallada por Hombres cultos, tenaces,
honestos, inengañables y racionales: ¡Científicos!
““Dios” ha existido siempre, no ha sido creado ni será destruido.”
“La materia no se crea ni se destruye, tan sólo presenta cambios físicos y químicos.”
Sin duda alguna son estos los aforismos más difundidos en el mundo, el primero carece de
apoyo que lo demuestre -el papel aguanta lo que le pongan y...- y es acogido por pura fe, lo que
significa esperanza ciega; mientras que el segundo es hasta la fecha innegable. El asunto radica
en la obstinada formación religiosa que se impone a los inocentes humanos desde el natalicio y la
paupérrima didáctica que se les ofrece en su desarrollo como individuos. Resultado: el vulgo
acepta el axioma más infundado que existe y degrada al superior a un ítem de examen de química
y le entierra allí.
De la evolución del Universo a la de la vida en la Tierra –y posiblemente en otros planetas
también- tan sólo hay unos cuantos billones de siglos, de allí a la Prehistoria y la Historia,
separadas éstas por la luminosa aparición de la escritura rústica del Hombre antiguo. No es más
que un módico intervalo más o menos figurado.

-3-
Reiner Retana Sln. Contradíceme… ¡Es tu Derecho!
La escritura marca una huella magnifica para el Hombre, ya arcaica, contrae invaluables
testimonios: La Historia similar a como la conocemos. La más alta estirpe del pensamiento se
cruza con las más repulsas y viles conveniencias del escritor, según su conciencia.
De los politeístas mesopotámicos al intento monoteísta Atónico en Egipto se archivó lo
acontecido, ya en tablillas, papiros o murales. De la audacia de los sacerdotes que traspasaron los
dioses griegos a la poderosa Roma también se escribió.
Adopto como propia la hipótesis de Nietzsche en lo referente a la caída del Imperio
Romano.
El Medio Evo y su enfermiza influencia religiosa pesa sobre la intelectualidad aún en
nuestros días. ¡Qué terrible atraso! De no ser por Hombres como Leonardo da Vinci
continuaríamos en el obscurantismo Católico Apostólico “Romano”.
A partir del Renacimiento se retoma el engrandecimiento de la filosofía y la ciencia, en
consecuencia la degradación de la teosofía y la religión.
Escolásticos: sigan afinando el punto de simetría entre la ciencia y la religión, tal vez
concordemos en algo. Pero de ninguna manera dejaré de negar la existencia del alma. Con ese
cuento del “Soplo Divino” se doblegó, doblega y doblegará las rodillas- razón, libertad,
individualidad y mucho más- del vulgo.
En la medida en la que el Ser se libera de la doctrina se acerca más a Sí Mismo. Esa senda
individual lleva mucho de la global y cada avance personal es un crecimiento comunal.
La colonización llevada a cabo por los codiciosos europeos sumergió tanto a africanos,
asiáticos y americanos, en detestables condiciones económicas, sociales, mentales y de
autonomía. Trajeron la peste católica y destrozaron el arcaico culto existente entre las tradiciones
de los aborígenes.
De nuevo aparecen los Hombres dignos de llamarse Hombres, Luchadores. ¡Libertadores
como Bolívar! En este punto inician las luchas por la libertad y la independencia en las mancilladas
colonias.
En América latina los estragos están aún presentes, la evolución nos tiene en este punto
donde “Dios” no juega y los verdaderos Hombres se concientizan y asumen una posición para
mejorar la realidad.
Si los musulmanes en su atraso no se reconocen como fanáticos, religiosos y maniáticos,
son un peligro para la Humanidad, como el catolicismo en su obscurantismo.
La evolución de la Humanidad negará, por fin, el monoteísmo también. Los Hombres
Superiores lo hacen ya tiempo atrás.

Reiner Retana Sln.


Sábado 28 de Julio de 2001
reiner_retana@hotmail.com
-4-