Está en la página 1de 2

20

EL MUNDO. DOMINGO 22 DE NOVIEMBRE DE 2015

ESPAÑA i

EL CAMINO AL 20-D LA ENTREVISTA

DE 2015 ESPAÑA i EL CAMINO AL 20-D LA ENTREVISTA VICTORIA CAMPS Filósofa «El eje izquierda-derecha

VICTORIA CAMPS

Filósofa

«El eje izquierda-derecha resistirá, los nuevos irán a uno u otro lado»

 
    R.– No lo creo, aunque puede que me equivoque. El bipartidismo dere- cha/izquierda seguirá.
 

R.– No lo creo, aunque puede que me equivoque. El bipartidismo dere- cha/izquierda seguirá. Y además es bueno que se mantenga, porque al fi- nal se trata de tener más o menos justicia social. Ese es el objetivo fun- damental de la política. Los nuevos partidos se tendrán que decantar de un lado u otro, y entonces tendremos de nuevo una realidad dual. Aunque con matices y diferencias con res- pecto a lo anterior. P.– ¿A Ciudadanos y a Podemos les exigimos una solución antes que una reflexión? R.– Puede ser. Aunque toda solu- ción viene precedida de una refle- xión. Si no, resolveremos mal. Lo que se pide a los nuevos partidos de derechas o de izquierdas es regene- ración política. No sólo por la co- rrupción, sino para articular partidos menos endogámicos que apuesten por la reforma de ley electoral. Y a la vez se está reclamando una sociedad que tenga por prioridad la justicia so- cial, la protección clara y sostenible de los más desfavorecidos. P.– ¿Ciudadanos es de derechas? R.– Más moderada que la que re- presenta el PP, pero sí: lo es. P.– ¿Y la izquierda, qué es? R.– La izquierda tiene un proble- ma grave: la dificultad de articular una socialdemocracia para este pre- sente en el que ya tenemos concien- cia del Estado de bienestar y las mí- nimas necesidades sociales están cu- biertas. Esto lo ha hecho suyo también la derecha. Así que la iz- quierda debería liderar cambios en el ámbito de la justicia social, pero parece que no saben cómo hacerlo. P.– Parece que Ciudadanos y Po- demos responden al mismo desen- canto, aunque no sea así. R.– No puede ser el mismo. Ciu- dadanos nació en Cataluña como un partido antinacionalista. No es el ca- so de Podemos, que en este asunto andan muy despistados. No saben dónde situarse. Aunque ambos han reaccionado contra un modelo de partido esclerotizado, con demasia- da jerarquía y poco democrático. En eso sí tienen un vínculo. P.– ¿Qué hay en ellos de interés para usted, atenta a los movimientos sociales y sus razones morales?

R.– Principalmente el movimien-

to

social ha sido un ámbito de traba-

jo

de Podemos. Hace años ya se es-

peculó con la idea de que la demo- cracia de partidos sería sustituida por una democracia más apoyada en movimientos sociales. Y parece que se cumple lentamente. Pero el movi- miento social no puede ser sustituto de los partidos. Y respecto a Ciuda- danos, desde aquí lo vemos como un partido enfocado a impedir la nacio- nalización de Cataluña. P.– ¿Rajoy y Pedro Sánchez qué lí- deres son? R.– Pues Rajoy, uno que habla poco. Y Sánchez, uno que tiene el lenguaje del PSOE de siempre, por lo que no le veo una gran renova- ción. Tiene voluntad de reformas, pero suena a lo que ya conocemos. P.– ¿Iglesias y Rivera? R.– Podemos desconcierta porque ha pasado de una izquierda radical a otra más light, así que no sabemos exactamente qué propuestas viene a hacer. Ciudadanos trae las ideas más claras. Algunas iniciativas tienen el

 

ANTONIO LUCAS

 
 

Victoria Camps (Barcelona, 1941) piensa despacio, que es la forma de armar ideas fuertes. Catedrática emérita de la Universidad Autónoma de Barcelona, ha ocupado parte de su obra en reflexionar sobre ética, razón moral y ciudadanía en libros como El siglo de las mujeres, Histo- ria de la ética o La voluntad de vivir. PREGUNTA.– Atravesamos un momento político difícil, ¿cómo lo definiría? RESPUESTA.– Al ser catalana, la cuestión adquiere características propias. Yo lo calificaría de descon- certante. No entiendo cómo hemos llegado hasta aquí, ni cómo vamos a salir de ello. Por otra parte, el que se haya diversificado el paisaje político es una buena noticia. Debiera ser un estímulo para la regeneración de los partidos clásicos. Y aunque se re- sienta la gobernabilidad, la diversi- dad de opciones debe mantenerse. P.– Algo común en los viejos par- tidos es el déficit de ética. R.– Sobre todo en lo que se refie- re a la corrupción, sí. Aunque el pro- blema es la incapacidad de hacerle frente y no haber reaccionado de una forma contundente. Es la mayor lacra de esta sociedad y ha faltado voluntad para hacer las cosas como debiéramos. De ahí la falta de ética. P.– ¿Hemos respondido bien co- mo ciudadanos a esa carencia? R.– Hemos sido laxos hasta que llegó la crisis económica. Sólo a par- tir de ahí despertó la ciudadanía, se organizó y respondió con firmeza. P.– Así que como ciudadanos de- bemos hacer autocrítica. R.– Sin duda. La democracia so- mos todos. Algunas cosas no las pue- de hacer a solas el ciudadano de a pie, pero sí tiene opción de organi- zarse para exigir más a los políticos. La laxitud es falta de exigencia. P.– PP y PSOE han perdido la cre- dencial de partidos inmutables, ¿es el fin de un modelo político?

atractivo de su nitidez: política eco- nómica, organización territorial, lu-

cha contra la corrupción

Los gran-

des temas, que le dan un cierto atrac- tivo. Además, es el único que ha planteado (bueno, también UPyD) que en la revisión del modelo de fi- nanciación autonómica se incluya al País Vasco y Navarra. P.– El de Cataluña es a esta hora

el

mayor problema del Estado. ¿Has-

ta dónde llegarán Junts pel Sí y la CUP en la expedición soberanista? R.– No sé. Parece que están más cerca de mantener a Mas como pre- sidente, pero el dilema es qué preva- lece en la CUP: el independentismo

la revolución social que proponen. P.– Pues con Mas en el Gobierno R.– Por eso, si están con Mas la justicia social no es prioridad. P.– ¿Qué viabilidad tiene la ver-

o

sión independiente de Cataluña? R.– Como reconocimiento, ningu- na. Europa no está ayudando a los independentistas. Este proceso dis- paratado se ha hecho mal y se han quemado etapas para nada. Respec-

to

a la viabilidad pragmática, sí pue-

de tener. Cataluña, económica y po- líticamente, es viable. Pero falta que

NUEVOS PARTIDOS

«A Ciudadanos lo vemos aquí enfocado a impedir la nacionalización de Cataluña. Podemos desconcierta porque ha pasado de una izquierda radical a otra más ‘light’».

CORRUPCIÓN

«Hemos sido laxos con la corrupción hasta que llegó la crisis económica. Sólo a partir de ahí despertó la ciudadanía, se organizó y respondió con firmeza»

EL MUNDO. DOMINGO 22 DE NOVIEMBRE DE 2015

21

EL CAMINO AL 20-D LA ENTREVISTA

i ESPAÑA

DE 2015 21 EL CAMINO AL 20-D LA ENTREVISTA i ESPAÑA el proceso hacia la independencia

el proceso hacia la independencia cuente con reconocimiento. Nadie se puede independizar por su cuenta. P.– ¿Y hasta dónde llegará el Go- bierno en su respuesta? R.– El Gobierno, una vez más, op- ta por no responder esperando que esto se autodestruya. Y no es una buena táctica. Tampoco lo es ir por la vía más dura. Si Rajoy intentara establecer un diálogo con Mas sería bueno para Rajoy. P.– Cambiando escenario, las ac- ciones terroristas en París han reac- tivado la idea de guerra justa. ¿Es una guerra, como dice Hollande? R.– La palabra guerra no me con- vence. Es una amenaza, pero el IS no es un Estado en el sentido clásico.

Lo que no sabemos es cómo afron- tarlo. Llevamos tiempo padeciendo estos ataques, pero aún nos pillan desprevenidos. P.– ¿Por qué? R.– Pues porque no acabamos de entender cuáles son las causas y por- que la mayoría de los terroristas son hoy gente educada fuera de países islámicos. P.– El terror que impone el fana- tismo puede hacernos perder dere- chos y libertades. ¿Le inquieta? R.– La libertad tiene sus límites. Las medidas de seguridad de los es- tados son límites a la libertad, pero a la vez la garantizan. Cuando ocurre algo como lo de París, la primera reacción es preguntarse por qué no

EFE

se previó o no se tomaron medidas. Debemos reflexionar con más pro- fundidad sobre la dicotomía entre li- bertad y seguridad, porque quizá no sean conceptos tan contradictorios. P.– ¿Y de qué sirve el concepto de ciudadanía cuando todo parece que vuelve a saltar por los aires? R.– Es que la sociedad liberal no ha sabido construir ciudadanía. Su gran valor es la libertad individual, pero ésta debería ir acompañada de unas instrucciones de uso. Es decir cómo interpretar la libertad para no caer en la desmesura. Por eso el te- ma de la seguridad es un buen ejem- plo. El equilibrio entre la libertad y el resto de valores no lo hemos pensa- do lo suficiente.

CATALUÑA

«El Gobierno opta otra vez por no responder esperando que esto se autodestruya. No es una buena táctica. Tampoco lo es la vía más dura. Sería bueno para Rajoy dialogar con Mas»

TERRORISMO

«Llevamos tiempo padeciendo estos ataques y aún nos pillan desprevenidos porque no acabamos de entender las causas y porque muchos terroristas son gente educada aquí»

nos pillan desprevenidos porque no acabamos de entender las causas y porque muchos terroristas son gente