Federico Bermúdez - 201212847

Alejandra Rozo - 201214920
Natalia Santana - 201218401
Jessica Vargas - 201215325
Lina Velasco - 201215370
Nicolás Verdugo - 201212476

Septiembre 1 de 2015

RESUMEN
HANDMADE URBANISM
Marcos L. Rosa, Ute Weiland (Ed).

La idea del premio del Deutsche Bank Urban Age nace con el fin de reconocer a aquellas
comunidades que a pesar de las adversidades como las bajas condiciones de habitabilidad,
la pobreza y demás problemas sociales, han buscado soluciones para mejorar las
condiciones de vida a partir de esfuerzos propios. De esta manera se ha alcanzado la
creación de ciudades dentro de las ciudades, con un desarrollo urbano y una organización
óptima.
Asimismo, el premio busca convertir lo invisible en visible y mostrar el verdadero potencial
que puede llegar a tener la sociedad, que forjando alianzas y repartiendo responsabilidades,
puede llegar a mejorar proactivamente su entorno. En consecuencia, sería posible atraer a
las autoridades para mejorar definitivamente algunos espacios de utilidad para la sociedad,
principalmente para la más afectada.
Se propone intentar salvar a la sociedad más vulnerable de los daños de las drogas, la
delincuencia, la discriminación y aquellas malas influencias que acompañan muchas veces
a las zonas más pobres y desfavorecidas. A partir de la motivación y el impulso de los
jóvenes para alcanzar metas personales que logren ayudar a la comunidad, se muestran
alternativas que reemplacen a los trabajos que predominan en zonas donde los factores de
pobreza conllevan a sus habitantes a querer dinero fácil pero muchas veces ilegal.
Sabiendo esto, nos podemos dar cuenta de que al mejorar la sociedad, mejora el entorno y
la atmósfera habitable.
Evidentemente, muchas de las ciudades actuales no tienen la capacidad de prever todos los
problemas que tiene una ciudad en el proceso de planificación. Así, la sociedad que habita
los espacios debe ser creativa para poder solucionar por sí misma los inconvenientes
cotidianos. Los residentes se deben apropiar de los espacios y participar activamente en su
mejora, intentando solucionar todos los problemas sociales y urbanos a partir de la
implantación de un sentimiento de identidad y pertenencia hacia espacio. En consecuencia,
las sociedades vulnerables se pueden convertir en emprendedoras y proactivas.

Cinco ciudades
Mumbai, Sao paulo, Estambul, Ciudad de México y Ciudad del Cabo son ciudades que a
pesar de estar en puntos muy diferentes del globo, tienen características que las hacen muy
similares. En primer lugar, comparten su forma de fundación, generada por efectos

coloniales con fines de explotación de los recursos y control de la zona. De la misma
manera, su acelerado crecimiento luego de la Primera Guerra Mundial resulta similar, ya
que comenzó a establecerse una economía más urbana e industrial, que aceleró los
procesos de densificación, debido a las grandes masas de personas que llegaron en busca
de oportunidades laborales.
Este crecimiento demográfico acelerado desencadenó una serie de problemas en la
funcionalidad y en la morfología urbana. La carencia de espacios para recibir a la población
migrante incrementó los índices de pobreza, informalidad y expansión acelerada de la
ciudad. A finales del siglo XX hubo importantes pero insuficientes inversiones en estas
ciudades que intentaron resolver problemas en escalas muy grandes y sin tener en
consideración el diseño de la escala local. La razón de esto se basa en que muchas veces
las organizaciones gubernamentales no son capaces de prever los crecimientos y las
dinámicas de una ciudad y los problemas recaen directamente a los ciudadanos, que en
algunos casos, por medio de esfuerzos conjuntos, se encargan de hacerles frente y crear
ambientes de mejoramiento urbano.
El análisis de estas cinco ciudades se hace a partir de varias escalas que muestran desde
la ciudad general hasta la vida en comunidad, que se desarrolla dentro de los barrios
importantes de las ciudades representadas en fotografías. Adicionalmente, se hace uso de
una serie de entrevistas dirigidas que muestran distintos puntos de vista, como el de la
comunidad, los entes gubernamentales, los académicos y los intermediarios de los
proyectos hechos en las distintas ciudades.

Mumbai - India
La geografía del terreno no permite la expansión de la ciudad, lo cual ha generado que los
niveles de densidad sean muy altos en un espacio abierto muy limitado. Mumbai refleja una
gran variedad de problemáticas entre las cuales a las que se les hace mayor referencia son
el espacio público, la vivienda, la educación, y la sanidad. Gran parte de la ciudad ha
crecido de manera informal, teniendo asentamientos pobres y ricos de forma desordenada a
lo largo de la ciudad, lo cual ha generado que la red de servicios públicos sea poco eficiente
y no cubra muchas áreas. Es por eso que la comunidad ha desarrollado una serie de
proyectos en pro del desarrollo del espacio público de la ciudad y de las comunidades.
Estas iniciativas responden de forma efectiva y clara a la naturaleza de ciudad, al alto grado
de informalidad y a las limitaciones de espacio resultantes de su complicada topografía.
Entre los ejemplos específicos de estas iniciativas se pueden encontrar:
1. Mumbai Waterfronts Center: surge de un plan de los ciudadanos por
recuperar la zona costera de Bandra. El espacio público, ahora asequible a todas las
clases sociales, hace una década servía como un depósito de basura. El proceso de
recuperación de Bandra fue realizado en colaboración con los residentes,
profesionales del diseño, representantes del gobierno, compañías públicas y
empresas privadas. El diseño cuenta con espacios para desarrollar un festival, un
centro cultural y un anfiteatro, y su mantenimiento se encuentra a cargo de los
residentes. Mumbai waterfronts Center (MWC) explica que el mayor problema es
que las zonas costeras no han sido consideradas de forma adecuada en el

planeamiento y en el proceso de desarrollo. Es por eso que propone que funcionen
como espacio de relajación para los habitantes, para conocerse, ejercitarse y
disfrutar en comunidad. Asimismo, plantea que el trabajo de la comunidad durante el
proceso es la clave del éxito de este tipo de proyectos. En una ciudad que
usualmente es menospreciada por su ambiente natural y su topografía de isla, sus
habitantes demuestran que querer cambiarla por medio de acciones urbanas es una
iniciativa de comunidades específicas y que su éxito se debe en gran parte a la
colaboración y el trabajo de los residentes de la zona.
2. Tratatna Prerana Mandal: en el suburbio informal de Khotwadi, en el distrito
de Santa Cruz, cercano al aeropuerto, TPM inició con un grupo de jóvenes
aficionados al cricket. En el año 2002 se convirtieron en una asociación en pro de los
barrios pobres para trabajar de la mano del gobierno local en actividades cívicas.
TPM fue creado con el objetivo de mantener los baños comunitarios que
funcionaban en el área como parte del programa de barrios emergentes. Sin
embargo, ellos no sólo mantuvieron los baños sino que los usaron como excusa
para crear su oficina y trabajar en pro de la comunidad. En el primer piso del
complejo de baños crearon un espacio para un laboratorio de computadores, donde
imparten clases de informática y de inglés. También cuentan con una cocina donde
las mujeres preparan alimentos para los colegios de los niños, como parte de un
programa del gobierno para generar empleos. Además, tomaron un edificio
abandonado y establecieron un gimnasio, con clases de baile y yoga, expandieron el
centro de ayuda para mujeres, instalaron paneles solares para generar así su propia
electricidad, adecuaron un espacio para recolección de agua lluvia, además de
desarrollar actividades de reciclaje, mejorando el medio ambiente del barrio. Este es
otro ejemplo que demuestra que el trabajo en comunidad puede cambiar la
percepción del espacio urbano.
3. Urban Design Research Institute: UDRI fue creada como una organización
para mejorar el ambiente urbano de la ciudad. La mayoría de su trabajo se centra en
la parte histórica del centro de la ciudad y lo desarrolla en colaboración con los
residentes, el gobierno, y algunas compañías privadas. Tienen como propósito
implementar un modelo para mejorar el plan de desarrollo del resto de la ciudad,
además de aumentar el orgullo de los residentes y el trabajo en pro de la memoria,
el patrimonio y la historia de la ciudad. Los espacios restaurados en el área como
calles, parques, y bibliotecas, son usados ahora en un festival de arte de Kala
Ghoda, mejorando así el objetivo cultural de las comunidades.

São Paulo – Brasil
El rápido proceso de urbanización en São Paulo se dio a finales del siglo XX, y se enfrentó
a problemas relacionados con la falta de infraestructura de electricidad, agua, educación y
cultura. Con el tiempo, este problema ha ido aumentando, generando así baldíos urbanos y
espacios residuales de diferente naturaleza.
Actualmente, se enfrenta a problemas de desigualdad, razón por la cual se quiere tratar
este problema por medio de la vivienda, interviniendo en las zonas más pobres sin importar

donde se encuentran. Esto se lleva a cabo por medio de la integración de diferentes clases
sociales y a la colaboración de arquitectos que aportan un diseño que ayuda a reducir las
diferencias sociales por medio de las mejoras urbanas.
Los proyectos o acciones sociales que se exponen a continuación muestran cómo la autoorganización responde a las necesidades urgentes, generando espacios colectivos de
calidad que fomentan la participación de la comunidad a través de la producción cultural, el
arte, la educación, la recreación, las alternativas de reciclaje, la vivienda social, etc.
1. Union Building: La construcción del edificio empezó en la década de los 70
pero solo se pudo terminar la estructura de algunos pisos. En los años 80 el edificio
empezó a ser ocupado ilegalmente y con el tiempo se convirtió en un edificio
residencial para 42 familias. Las unidades de vivienda fueron equipadas con nuevas
cocinas, baños y, adicionalmente, se instalaron nuevos sistemas hidráulicos y
eléctricos.
Un proyecto que se desarrolló en compañía de estudiantes de la facultad de
arquitectura de São Paulo fue el primer paso para mejorar las condiciones del lugar.
Éste se desarrolló junto a los residentes, los cuales se encargaron de limpiar el
sector, instalar redes comunes y restaurar la fachada del edificio.
El proyecto es un gran ejemplo de lo que el sentido de pertenencia de una
comunidad puede hacer por la gente que desea vivir en una zona como esta, que
cuenta con una buena infraestructura y es cercana a las zonas de trabajo, escuelas
y demás servicios. Esta es una exitosa alternativa de vivienda social donde
desaparecen los límites entre lo público y lo privado, por medio de sus retrocesos
desde los bordes del lote y de la creación de una “calle” semi-privada donde se
desarrollan las actividades cotidianas de los residentes.
2. ACAIA institute: El instituto ACAIA fue fundado en el 2001 fomentando
diversas actividades educativas. Este empezó con la creación de espacios de
trabajo que respondieran a las diferentes necesidades de los niños, ofreciendo
amplias instalaciones donde pueden aprender arte, música, talleres de artesanía,
clases de cocina, educación ambiental y actividades recreativas. Adicional a esto, el
instituto organizó la base para la construcción de un mejor entorno urbano,
fomentando las asociaciones con los arquitectos y la ciudad, con el fin de crear un
espacio público bien equipado. De la misma manera, en compañía de los vecinos,
ACAIA se asoció con organizaciones municipales que ayudaron a la construcción de
un nuevo sistema de alcantarillado, la pavimentación de las vías, un espacio público
apto para la recreación, una guardería y un taller.
3. Biourban: La iniciativa pretende mejorar la calidad de vida en los barrios
pobres por medio de la acción social y el “hágalo usted mismo”, donde los miembros
de la comunidad están directamente involucrados con la causa. El proyecto está
enfocado a transformar la calidad espacial del barrio a través de la estética, donde
limpiando los espacios pequeños como las áreas en frente de las casas, se incentiva
el uso del color y los materiales reciclados, creando obras de arte. Todos los
materiales usados en el proyecto provienen de los desechos que se encuentran en
el barrio. La iniciativa se extendió a lo largo de toda la favela Mauro, un barrio
marginal ubicado en el centro de São Paulo, que sufre la degradación socio-

ambiental y la violencia. La actividad comenzó con la instalación de una biblioteca y
talleres en los que se transformaban los desechos para crear elementos que
ayudaran a embellecer el sector. El uso de estos espacios ha tenido un impacto
positivo en el entorno construido y en el tema de seguridad.

Estambul - Turquía
La inequidad espacial de Estambul es producto de su rápido crecimiento que inició
alrededor de 1940. El 50% del suelo está ocupado por asentamientos informales y el 60%
de la población vive en ellos. Sin embargo, la actitud que tiene el gobierno con respecto al
mejoramiento urbano no contempla el desarrollo de programas locales y es por esto que no
se pueden realizar intervenciones que propicien una reforma urbana equitativa en todas las
áreas. De la misma manera, no ha tenido en cuenta a las comunidades, sino que
históricamente ha tomado todas las decisiones urbanas y administrativas por su cuenta. En
consecuencia, las iniciativas populares que surgen rara vez producen resultados tangibles y
no pueden convertirse en modelos replicables y sostenibles sin el apoyo del sector público.
Por otro lado, las comunidades más vulnerables han sido relegadas a las periferias,
descuidando tanto los bordes como el centro de la ciudad, cuya importancia ha sido
ignorada también. Sin embargo, estas comunidades han generado iniciativas populares
para mejorar ciertos aspectos de sus condiciones que aunque cuentan con el apoyo de sus
participantes y sus familias, estas enfrentan problemas como el sistema administrativo e
institucional, y los intereses personales de sus funcionarios.
Con respecto a esta situación, la academia establece que lo que debe ocurrir para que las
iniciativas populares prosperen es la negociación entre los dos actores principales: en
cuanto a la comunidad, esta debe salir de su posición pasiva, ya que aún no es consciente
del poder de podría ejercer. Así, debe ser persistente y luchar por ser escuchada, pues su
participación es fundamental para resolver los problemas centrales de la ciudad. Por otro
lado, con respecto al gobierno, este debe cambiar sus políticas administrativas para que las
decisiones partan desde la base de la pirámide, es decir, desde la comunidad; debe
asegurarse de que los mecanismos de toma de decisiones sean transparentes para que las
personas puedan entenderlos y hacer que sus necesidades sean una prioridad en la
planeación urbana.
Ejemplificando, se tratan tres proyectos de iniciativa popular que hacen frente a algunos de
los problemas más críticos de las comunidades más vulnerables de la ciudad:
1. Music for Peace: ofrece entrenamiento musical en un barrio marginal del centro de la
ciudad, donde antes no eran comunes las actividades extra curriculares. Se enfoca
en los niños, pero surgió para conectar y empoderar a todos los residentes a la vez
que se mejoraba la calidad de vida del barrio. El proyecto invierte en capital humano
y social, utilizando las artes y la cultura para promover la confianza, la integración y
la intensificación del uso del espacio público, ofreciendo una alternativa de apoyo
para la regeneración urbana. Inicialmente funcionaba en aulas de dos escuelas, pero
posteriormente se construyó un edificio exclusivo para su uso.

2. Nurtepe First Step Cooperative: es un centro donde las mujeres pueden acceder al
cuidado de sus niños, permitiéndoles buscar un trabajo de medio tiempo. Se enfoca
en el valor del trabajo de la mujer, su dimensión corporativa y su contribución a la
independencia de nuevas familias que llegan a la ciudad. Es manejada por la misma
comunidad y además del cuidado de los niños, ofrece talleres y capacitación laboral
para integrar a las mujeres a la vida urbana.
3. Children of Hope-Youth House: es un modesto albergue que ofrece refugio y
entrenamiento laboral para jóvenes que viven en la calle, debido a que no pueden
acceder a oportunidades luego de cumplir 18 años, cuando el Estado les quita sus
beneficios. También se ofrece atención psicológica, rehabilitación de adicciones y
mediante los espacios de uso compartido, se promueve la vida en comunidad y el
sentido de pertenencia, con el fin de facilitar la reintegración a la sociedad.

Ciudad de México - México
En el caso de Ciudad de México, los proyectos estudiados hacen parte de una lista de más
de 190 iniciativas ciudadanas, que en alianza con universidades y autoridades locales
buscan trabajar conjuntamente para mejorar las condiciones de vida y el ambiente urbano
en una ciudad tan grande y desarrollada como Ciudad de México. La mitad de estos
proyectos se desarrollan en el Distrito Federal y la otra mitad en su área metropolitana.
Todos estos procesos de cambio se caracterizan por abordar temas urbanos y relacionarlos
con la educación, la salud, la cultura, el empleo, el medio ambiente, el espacio público, la
integridad social y las economías locales. Esto con el fin de construir una ciudad con sus
propias manos y moldear su propio futuro a partir del bien común, enfrentándose a una
ciudad con dificultades sociales, económicas y políticas, cuya expansión deliberada ha
llevado a un aumento en la violencia y al abandono de los espacios públicos.
Las tres propuestas que más sobresalen por su forma de relacionar el espacio público con
la responsabilidad social son:
1. Miravalle Community Council: Busca reactivar el espacio público en uno de
los barrios de las afueras de la ciudad, el cual estaba abandonado y era un foco de
inseguridad. En conjunto con la comunidad, la academia y otras organizaciones
locales, se creó un consejo comunitario que buscaba mejorar el barrio, desarrollando
un proceso de transformación local que propone espacios recreacionales y
culturales para los niños y jóvenes.
El consejo comunitario logró transformar un espacio abandonado en un lugar abierto
con un programa que incluía una biblioteca, un centro digital, unas aulas, un
comedor público de bajo costo, un centro de salud, un centro de reciclaje y espacios
para actividades culturales y recreativas. El proceso de recuperación de este
espacio generó nuevos empleos, participación urbana, sentido de pertenencia y
sensación de seguridad en un espacio público de calidad para toda la comunidad.
2. Culture Centre Consejo Agrarista: el proyecto nace a partir de un grupo de
jóvenes marginados y grupos involucrados en actos criminales, que hicieron un

acuerdo al liberar una zona abandonada en el barrio Agrarista, en la cual
construyeron unas aulas para dar talleres de arte urbano. Desde 1996, cada año se
realiza un concurso de graffiti que es ahora un atractivo para más de 5.000 jóvenes,
y gracias al cual, pudieron recuperar el lugar para convertirlo en un espacio público
de interés, con canchas deportivas, iluminación y vegetación.
Este espacio es ahora un punto de referencia cultural, artístico y deportivo dentro del
barrio, en el cual existen actividades recreacionales y talleres de arte para niños y
jóvenes, eventos culturales y programas de prevención de drogadicción. Así, el
centro cultural es una prueba de cómo una idea de recuperación social puede venir
desde los mismos grupos vandálicos, que han entendido que pueden usar el arte y
la cultura para reconstruir una comunidad y mejorar sus condiciones urbanas.
3. Recovering Spaces for Life: ubicado en el barrio Santa Fe, caracterizado por
sus grandes contrastes socioeconómicos y, en conjunto con la Universidad
Iberoamericana, el proyecto busca recuperar espacios públicos precarios en el
barrio, mediante actividades que involucren a la comunidad y creando un sentido de
pertenencia por estos lugares. En el proceso de recuperación urbana se buscó
mejorar la seguridad y habitabilidad de las calles, convirtiéndolas en lugares públicos
agradables para los niños, jóvenes y ancianos. De esta manera, se han recuperado
fachadas y creado accesos a lugares que solían estar abandonados, como el río que
bordeaba el barrio. Este es ahora un corredor público que conecta con la huerta
urbana, en la cual existen actividades de producción, cuidado y siembra de plantas,
talleres artísticos relacionados con el medio ambiente y programas de prevención de
drogadicción en los jóvenes.

Ciudad del Cabo - Sudáfrica
Los proyectos compilados en Ciudad del Cabo buscan abordar la desigualdad que abunda
en su paisaje post-apartheid, mostrando un fuerte deseo común para el cambio positivo de
la ciudad. Hay un registro de 254 iniciativas que se distribuyen uniformemente a través de
los municipios de Cape Flats, con alta concentración de las ONG en el centro de la ciudad.
Dichos proyectos se enfocan principalmente en las necesidades que tienen los ciudadanos,
tales como: La falta de alimento, el cuidado infantil y su educación, la prevención de la
violencia, la capacitación y creación de empleo.
La geografía extrema de Ciudad del Cabo ha creado una ciudad separada, desconectada y
volátil que ha seguido creciendo rápidamente dentro de su viejo patrón del Apartheid.
Teniendo en cuenta las limitaciones geográficas, los proyectos muestran que las medidas se
están encaminando hacia la solución de los grandes contrastes entre las realidades de la
ciudad. Algunas de las iniciativas más sobresalientes son:
1.

Mothers Unite: es un espacio para niños de 3 a 15 años que busca alejarlos de las
bandas, el consumo drogas y la violencia característica del lugar donde viven; esto
lo aborda un personal voluntario de seis madres que dan a 120 niños programas
educacionales y comida saludable, tres tardes a la semana. Los programas
incluyen la narración, la alfabetización, el uso de computadores y las artes

plásticas. Se ha creado un espacio para la educación de los niños a base de
contenedores donados y cuenta con diferentes instalaciones tales como: biblioteca,
cocina, oficina, área protegida, parque infantil y jardines vegetales.
Mothers Unite se ha asociado con una serie de organizaciones con el fin de
conseguir donaciones de las agencias de ayuda internacionales y la Iglesia. Sus
más recientes acciones se centran en una zona que sufre de altos niveles de
desempleo, pobreza y violencia doméstica, y el proyecto planteado radica en la
forma en que se dirige a la unidad familiar. Proporcionando un lugar seguro para
los niños para jugar, explorar y desarrollar diferentes habilidades, las madres llegan
a las familias a fomentar un compromiso con el desarrollo comunitario, y los niños
han mostrado grandes mejoras tanto en la interacción social como en el
rendimiento escolar.
2.

Rocklands Urban Abundance Center: consiste en una pequeña organización de
educación ambiental, que se desarrolló hace una década en respuesta a las duras
condiciones de la escuela Cape Flats. Ubicada en los terrenos de la Escuela
Primaria Rocklands, en la llanura de Mitchell, su sede, el Rocklands Urban
Abundance center, ha evolucionado a partir de las necesidades urgentes de la
comunidad.
El centro alberga: salones al aire libre, habitaciones, un jardín de enseñanza, una
granja de hongos gourmet, una eco-casa construida a base de neumáticos
reutilizados, una base genética de las plantas productivas que florecen a nivel
local, Así como un lugar de encuentro de la comunidad para su socialización.
Nueve miembros de la comunidad se emplean actualmente en el lugar y más de un
centenar más se han beneficiado con mayores oportunidades a través de diversos
programas de formación. Este centro para el aprendizaje del medio ambiente y la
comunidad empresarial se está convirtiendo en un modelo de soluciones eficaces e
integradas a algunos de los problemas más acuciantes de la ciudad.

3.

Thrive: es una organización multifacética que permite a los participantes obtener
ingresos por convertirse en parte del ciclo de gestión de residuos. Existe una
cooperativa de reciclaje dentro de la comunidad, Hout Bay Recycling (HBR), la cual
se compone de once miembros que trabajan con materiales de desecho que se
hayan dejado abandonados, recuperando los elementos reutilizables,
ordenándolos y revendiendo los residuos reciclables para su posterior
manipulación.
Esta iniciativa creó un programa innovador basado en incentivos, que cuenta con
aproximadamente 500 miembros de la comunidad, quienes son recompensados
por llevar material reciclable a la HBR. Además, aumenta la conciencia sobre los
residuos a través de actividades escolares, concursos, presentaciones y publicidad
en los medios locales. Este enfoque de recursos para el embellecimiento urbano se
ha extendido a los vecinos y ha creado un punto de contacto para dos
comunidades muy dispares. En el terreno, las actividades están diseñadas para
reforzar la relación entre los vecinos, al tiempo que incentiva y capacita a los
habitantes en el buen manejo de los residuos.

Puntos en común
Para finalizar, en los análisis hechos de cada ciudad, se muestra una serie de ideas que
tienen en común los distintos entrevistados, quienes resaltan que el éxito de estos
proyectos se enmarca en varios factores:
1. La inclusión de todas las escalas al proyecto, solucionandolo de tal forma
que beneficie una escala local y también aporte a un contexto urbano y social.
2. La resiliencia de las comunidades y su optimismo.
3. La suma de actuaciones individuales o de pequeños grupos que puedan
impactar positivamente a los espacios y a la población.
4. El hecho de entender cada ciudad e interpretar sus problemas.
5. Responder siempre a las necesidades de la sociedad, dándole prioridad a la
funcionalidad.
6. Hacer caer en cuenta a la comunidad de la importancia de la apropiación y la
identidad de un espacio fortaleciendo su carácter.

Consideración final
Como conclusión final, el texto propone unas consideraciones importantes a la hora de
generar proyectos que beneficien las comunidades y los entornos urbanos, dividiéndolas en
cuatro grandes grupos.
La primera consiste en mecanismos de operación social y de comunidad donde se resalta el
hecho de que debe existir una participación de las comunidades dentro de la planificación y
el desarrollo de cualquier proyecto. Resalta también un apoyo comunitario, un
compañerismo y una colectividad que una a la sociedad y la fortalezca en la búsqueda de
soluciones. Otro grupo hace referencia a la mejora de las ciudades a través del arte y
enfatiza en cómo la comunidad y el arte tienen una conexión establecida y muy fuerte; la
calidad con la que los artistas ven los espacios y sus capacidades de transformarlos con
intervenciones bastante adecuadas pueden llevar un mensaje a la sociedad.
Por otro lado, se encuentra el grupo que se encarga de la planeación y de cómo se deben
analizar muy bien las existencias, los problemas presentes y aquellas cosas que se deben
explotar a partir de un proceso de reconocimiento e integración entre el gobierno y la
sociedad, con el fin de generar unas buenas proyecciones a futuro y resolver los problemas
existentes. Por último, existe un factor académico que nos enseña a aprender de lo que
hace la sociedad, ya que esta tiene muy claras sus necesidades, así como una idea
planteada de cómo solucionar sus problemas. A partir de programas de participación
conjunta, también nos muestra que debemos ver cada espacio como una oportunidad de
aportar a la comunidad y a la concepción adecuada de ciudad. Finalmente, se plantea que
la transferencia de ideas entre espacios se debe hacer siempre teniendo en cuenta la
capacidad de adaptación de los proyectos a las distintas zonas a las que se enfrenta.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful