Está en la página 1de 11
 
Resumen
SOCIOLGÍA JURÍDICA
IRIS DEL CIELO POZO LUNA
UNIVERSIDAD VERACRUZANA
 
1
1. El universo conceptual de la sociología
Max Weber nos dice que la sociología construye "conceptos-tipos" y se esfuerza por encontrar reglas "generales" del acontecer. Frente a la historia, que pretende un análisis y concatenación causal de las personalidades, estructuras y acciones individuales estimadas culturalmente importantes, la construcción conceptual de la sociología halla su material paradigmático de manera fundamental, aunque no exclusiva, en las realidades de la acción consideradas también importantes desde el ángulo histórico. . Resulta conveniente precisar, en función de lo ya expuesto, que la sociología no se ocupa de hechos o sucesos singulares sino que trata de conceptos generales, de tipos, de regularidades y del funcionamiento de la realidad social; por consiguiente, no consiste en la descripción de acontecimientos determinados y particulares, sino en el estudio de la realidad social en su carácter, en su estructura y en su funcionalidad. El primer aspecto en referencia a lo creativo, lo individual, lo único, y el segundo en referencia a lo repetitivo, enmarcado en lo estructural. Sin embargo, el asunto ofrece mayor complejidad. Julián Marías concreta bastante la cuestión cuando, punto más, punto menos, afirma que si en la historia se cuenta que han pasado muchas cosas, sin saber con claridad a quién le han pasado, en la sociología se ubican ciertos hechos pero sin tomar en consideración que han ocurrido, es decir, olvidando que su realidad consiste, precisamente, en haber acaecido. El resultado, añade el maestro hispano, es el mismo en ambos casos: la ininteligibilidad. Y no ha sido éste el Único problema conceptual. Las divergencias, aparte de los supuestos teóricos, de la orientación doctrinal, de la forma de tratar las cuestiones y de las soluciones postuladas, afectaron al objeto (u objetos) de la ciencia sociológica. Pero, a poco que se reflexione, el asunto es explicable: el ingrediente social se encuentra presente en muchas realidades, y desde luego en todas las humanas; de ahí que el sociólogo tenga ante sí un panorama amplísimo, del que cada cual ha recalcado aquellos elementos que le han parecido más relevantes. Por esta razón, ya en nuestro siglo los autores más destacados han .coincidido en su afán delimitador de la temática específica de la sociología, sin renunciar por ello a proyecciones marginales hacia zonas periféricas. La captación de la esencia de la sociedad (ubicación de su pertenencia al ser y la clase de ser de la misma) tiene la doble relevancia de constituir el fundamento teórico de la sociología y su proyección en el orden práctico.  Así, el entendimiento de la sociedad como algo con sustancia propia e independiente de los seres que la integran advendrá en una organización estatal totalitaria, ya sea de derecha o de izquierda (aunque dichas expresiones estén tan prostituidas que carezcan de contenido semántico real). En este supuesto, el Estado se nos aparecerá como un ente monstruoso por encima de todo y de todos. Por el contrario, si entendemos que la sociedad no tiene realidad per se, diferenciada e independiente de los individuos que la integran, sino que es una forma de vida y organización de aquéllos, el Estado se nos manifestará como un organismo orientado a la mejor obtención y defensa de los intereses comunes, y los seres humanos no estarán subordinados ni a la sociedad ni al Estado. Para finalizar podría afirmarse que la indagación de qué clase de ser es la sociedad constituye algo más que un problema teórico fundamental; se erige en una cuestión práctica esencial, y lo es en cuanto nos ha afectado, nos afecta y nos afectará a todos.
576648e32a3d8b82ca71961b7a986505