Está en la página 1de 2

Construyendo nuestra Inteligencia

Emocional

Esto lo indica un artículo recientemente publicado y vale la pena conocer algunas de sus
hipótesis. El experto en capacitación y liderazgo Dan Bobinski, afirma en un artículo que publicó
en el “Management Issues” que la inteligencia emocional se puede aprender, como cualquier
carrera o asignatura de la universidad o la escuela. Sus investigaciones afirman que la única
diferencia (o la más grande) entre los líderes destacados y los promedio es cómo saben
utilizar su inteligencia relacionada a las emociones.

Es posible, a su entender, no sólo aprender, sino también conocer, exaltar y hasta controlar lo
que nos ocurre para aprovecharlo en variadas áreas, como los negocios, pero también en la
pareja, con los hijos, la familia, el entorno, etc.

La inteligencia emocional es una capacidad que tienen algunas personas (que ya han aprendido
del tema) para poder percibir, entender y controlar lo que sienten ellos mismos y los demás, para
sacar ventaja de ello. Esto no quiere decir que sean malas personas, sino que tienen un “plus”
que otros no y lo aprovechan.

Los niveles de inteligencia emocional pueden derivar en un negocio exitoso o un fracaso, una
buena relación matrimonial o un divorcio, una excelente formación de los hijos o adultos que no
tuvieron límites durante la infancia, etc. Los que ocupan los más altos cargos en las mejores
empresas del mundo, tienen, entre otras características, un buen control de su inteligencia
emocional (y conocimientos sobre lo que sienten aquellos que los rodean).

Si bien hay muchos conceptos que engloban a la inteligencia emocional, muchos de ellos
complejos y que vale la pena ser analizados detalladamente, existen también cosas que los “seres
humanos normales” podemos utilizar para mejorarla.
Claves para comprender la inteligencia emocional

Cuando pensamos en diferentes personalidades, es preciso descartar a los “buenos” y los
“malos” de nuestro análisis. Simplemente hay personas que difieren entre si.

La gente suele asociar la palabra “diferente” con “difícil”, pero esto no es cierto. Lo complicado
es tal solamente cuando no estamos capacitados para hacerlo, más allá de que sea diferente
o no.

Las personas tienen fortalezas y también debilidades. Además, es bueno recordar que cada virtud
tiene un defecto asociado y viceversa. Escoge cuál de los dos extremos o polos opuestos quieres
tomar para trabajar y mejorar.

Todos y cada uno de los estilos de personalidad pueden sumar a la fortaleza de un equipo de
trabajo (también puede ser la familia o la pareja, lo que sea que implique a más de una persona).
Es necesario estar enfocados en lo que se hace bien y no en los errores. Ten en cuenta que
“quién se focaliza en las fortalezas se hará más fuerte y quién presta atención a las debilidades se
convertirá en más débil”.

El esfuerzo constante de buscar y encontrar las virtudes en el otro tiene sus frutos. Es como la
cosecha después de una buena planificación de la siembra. Trata de conseguir siempre la
fortaleza del otro y de ti mismo.

Si se espera que todos estén en la misma posición y terreno, haciendo las mismas cosas,
nunca se llegará al éxito. Cada persona es única e irrepetible en el mundo, por lo cuál, no vale
la pena que dos compañeros o colegas hagan la misma tarea al unísono, a menos que así se
requiera. Cuando muchos se meten en una sola actividad, las demás quedan “vacantes”.

Es preciso saber qué es lo que significa el éxito y las ganancias para los demás. La definición
propia no siempre es compartida. Así será más fácil lograr los objetivos grupales, sin dejar de
lado los propios.

Si sólo se trabaja en pos de conseguir las metas personales y todo el esfuerzo está por encima de
la misión o visión del equipo, habrá muchas divisiones y debilidades que no permitirán
maximizar los resultados.

La efectividad está relacionada a hacer lo correcto. La eficacia, a hacerlo rápido. Recuerda
lo que cada concepto significa. Los mejores resultados se consiguen cuando se toma el tiempo
necesario para hacer las cosas bien. - See more at:
http://lamenteesmaravillosa.com/construyendo-nuestra-inteligencia-
emocional#sthash.a4OTw4Tk.dpuf