Está en la página 1de 6

Del mutuo

Introducción, la palabra mutuo, deriva del latín, meun y tum, por que
en este contrato lo mío se hace tuyo, transfiriéndose la propiedad. El
mutuo o préstamo de uso es un contrato en que una de las partes
entrega a la otra cierta cantidad de cosas fungibles
1
con cargo a
restituir otras tantas del mismo género y calidad.

I. CARACTERES JURÍDICOS.

a.- El mutuo solo puede recaer sobre cosas fungibles, entendiéndose
por tales las que en concepto de las partes pueden sustituirse, las que
tienen igual poder liberatorio. El mutuo de dinero es el que domina hoy
casi exclusivamente, el de especies no tiene la importancia porque en
nuestra economía domina la circulación de dinero (.
En las economías poco adelantadas, ocurría lo contrario: el mutuo de
especie (por ejemplo de granos) ocupaba el primer plano. Y así, hay
multitud de papiros que muestran lo extendido que estaba el mutuo de
productos naturales de Egipto Helénico, en roma el mutuo de especies
tuvo una importancia casi nula.
b.- El mutuo es un contrato real, se perfecciona por la tradición, y este
transfiere el dominio
2
. Para diferenciar el comodato del mutuo, hay que
distinguir que en el primero solo se transfiere la tenencia de la cosa,
mientras que el mutuo el traspaso es una tradición como tal, opera la
transferencia del dominio, haciéndose dueño de la cosa el mutuario,
puede consumirla y disponer de ella como le plazca.
Al producirse la tradición se debe de observar que conjuntamente, se
producen dos hechos:
 El perfeccionamiento del contrato de mutuo (que es un titulo traslaticio
de dominio)
3
.
 La transferencia del domino de la cosa mutuada.


1
Cosas fungibles son las cosas muebles que tienen la aptitud o capacidad para sustituirse por otras de
igual género y calidad. Dicho de otro modo, pueden desempeñar las mismas funciones en razón de la
equivalencia entre ambas.
2
v. artículo 868 del “Código Civil”.
3
v. artículo 2100 del “Código Civil”.
Es necesario indicar respecto a este ultimo punto quela transferencia
del dominio de la cosa mutuada, es una excepción, porque
generalmente en todo contrato el titulo precede, por un instante
adquiera a la tradición.

c.- El muto es un contrato unilateral; solo engendra obligación para
una de las partes, para el mutuario, la de devolver las especies dadas
en mutuo.
El hecho de pactarse intereses, no altera el carácter unilateral del
contrato que nos afana; siempre hay una obligación: devolver las
especies mas los intereses, si se han pactado, o sin ello, en caso
contrario.
d.- El mutuo es un contrato principal, porque subsiste por si solo. A
veces, al mutuo pueden acceder otras obligaciones. Y así tenemos el
mutuo hipotecario, el mutuo pignoraticio (prendario), todas
obligaciones accesorias tienen como finalidad asegurar la obligación
principal.

…En estos casos, la nulidad de la hipoteca, por ejemplo, no acarrea
la nulidad del mutuo que garantiza. Porque si bien lo accesorio sigue
la suerte de lo principal, no acontece lo mismo en caso inverso, de
aquí que la nulidad de la hipoteca, que es accesoria, no afecte al
mutuo que es un contrato principal.
4

e.- El mutuo puede ser gratuito u oneroso.- El mutuo es gratuito por su
naturaleza. Y se entiende que es tal si nada se dice. Para que sea
oneroso, es menester estipular que se pagará intereses.
Esto contradice manifiestamente la realidad de la vida, en que es
rarísimo el caso de préstamo sin interés. Si se tiene en cuneta el
precepto del articulo 2.110, según el cual “Si se han pagado intereses,
no estipulados, podrán repetirse o imputarse al capital”. Se debe de
reconocer que en la ley esta inmanente la idea de que los mutuos no se
hacen sin compensación, porque nadie suele dejar infructíferos sus
capitales. Sin embargo, queda firme lo dicho, el carácter gratuito del
mutuo debe entenderse en el sentido de que el mutuo en si y por si no
obliga al mutuario a abonar interés alguno.

4
ALESANDRI, Arturo. “Curso De Derecho Civil, Las Fuentes De Las Obligaciones”. Editorial Nascimineto.
5ta. Edición. Santiago de Chile. Pág. 583.
f.- Capacidad de las partes.- Como la entrega del mutuo implica
transferencia del dominio al mutuario, solo es capaz de dar en mutuo el
que tiene capacidad de enajenar y es propietario de las cosas dadas
en mutuo. Por eso, si el mutuante no tenía derecho de enajenar, se
pondrán reivindicar las especies, mientras conste su identidad.
Desapareciendo la identidad, el que las recibió de mala fe será
obligado al pago inmediato con el máximo de intereses que la ley
permite estipular; pero el mutuario de buena fe solo será obligado al
pago con los intereses estipulados y después del termino de diez días
(2105 C.C.).

II. EFECTOS DEL CONTRATO DE MUTUO

1. Obligaciones del mutuario.

La obligación que nace propiamente del contrato de mutuo es la
que tienen el mutuario del restituir las cosas recibidas, las cuales pues
den ser cosas fungibles que no sean dinero y el dinero.
a) Restitución de cosas fungibles que no son dinero. Si se han prestado
cosas fungibles que no sean dinero, se deberá restituir igual cantidad de
cosas del mismo género y calidad, sean que el precio de ellos haya
bajado o subido en el intervalo. Y si esto no fuere posible o no lo exigiere
el acreedor, podrá el mutuario pagar lo que valga en el tiempo y lugar
en que ha debido hacerse el pago
5
.
b) Restitución del dinero recibido en mutuo. De acuerdo con el
artículo 2102 del C.C., si se ha prestado dinero, solo se debe la suma
numérica enunciada en el contrato. Y de conformidad a la misma
disposición, podrá darse una clase de moneda por otra, aun a pesar del
mutuante, siempre que las dos sumas se ajusten a la relación
establecidas por la ley entre las dos clases de moneda.





5
v. Artículo 2101. “Código Civil”.
2. Plazo para la restitución de la cosa dada en mutuo.
En primer lugar habrá que estar a lo estipulado en el contrato, y el
mutuario estará obligado a devolver la cosa dada en mutuo cuando
venza el plazo.
El articulo 2.107 establece que el mutuario podrá pagar antes del
plazo cuando no se hubieren pactado intereses, porque en este caso
puede renunciar al plazo, pero si hay intereses, no puede hacerlo, no
puede pagar la suma prestada antes del termino estipulado.
Si no se ha estipulado plazo para el cumplimiento, el artículo 2.103
dice que no podrá el mutuante pedir la devolución de lo prestado
dentro de los diez días siguientes a la entrega. Después de estos días
puede pedirse a devolución. Hay aquí una aplicación del plazo legal.
Se puede estipular que el mutuario pague la suma prestada cuando le
sea posible, cuando este en condiciones de hacerlo; entonces, de
acuerdo con el articulo 2.104, el Juez puede fijar prudencialmente el
plazo en que se debe pagar.
En sinopsis dentro del mutuo se puede hacer el pago dentro del plazo
convencional, legal (cuando nada se ha dicho) y judicial (cuando se
estipula que le mutuario pagara cuando pueda).

3. Obligaciones eventuales del mutuante.
Las obligaciones del mutuante no nacen al constituirse el contrato, sino
con posterioridad y eventualmente.
Indica el articulo 2.106, “el mutuante es responsable de los perjuicios
que experimente el mutuario por la mala calidad o los vicios ocultos de
la cosa prestada… (sic). Esto es:
1) Que la mala calidad o los vicios hayan sido de tal naturaleza que
probablemente hubiesen de ocasionar los perjuicios;
2) Que hayan sido conocidos y no declarados por el mutuante; y
3) Que el mutuario no haya podido con mediano cuidado
conocerla o precaver los prejuicios.
“Si los vicios eran tales que conocidos no se hubieran probablemente
celebrado el contrato, podrá el mutuario pedir que se rescinda”
III. MUTUO CON INTERESES
El mutuo puede ser, (gratuito u oneroso). De este último nos
ocuparemos ahora.
Los intereses (usura
6
) constituyen una remuneración que el deudor de
dinero u otras cosas ha de satisfacer al acreedor por la privación que
para el supone el no disfrute del capital debido, económicamente los
intereses representan las rentas del capital de que el acreedor se priva;
jurídicamente pueden estimarse como frutos civiles del crédito.
1.- Pago de interés no estipulados; repetición prohibida, de acuerdo
con el articulo 2.111, “si se han pagado intereses, aunque no
estipulados, no pueden repetirse ni imputarse al capital”. Cuando la
mutuaria paga interés que no han sido estipulados expresamente
7
,.
2.- Se puede establecer interés en dinero o en cosa fungibles, art.
2.018 C.C., dentro dela vida moderna no es común darse casos en los
cuales el interés no verse sobre dinero. Cabe, sin embrago estipular
intereses en especie, tratándose de deudas genéricas que verses sobre
otras cosas fungibles que no sean dinero.

3.- Clases de interés.- Existen tres clases de interés: corriente,
convencional y legal.
a) Interés Corriente.- es el que se acostumbra a cobrar en el
comercio. La ley mucha veces disponer que se pague el interés
corriente que puede llegar a ser superior al legal. Así, en el mandato, el
mandatario debe al mandante los intereses corrientes de los dineros de
este que haya empleado en utilidad propia
8
.
b) Interés Legal.- Es el fijado por la ley, mientras no se establezca otro,
es el de que establezca el Banco central, articulo 2.109 C.C. Cuando se
estipulan en general intereses sin determinar la cuota, se entienden los
intereses legales
9
.

6
Antiguamente la palabra interés y usura eran sinónimas; pero hoy en día esta ultima denominación se
reserva para el interés exagerado, el superior al permitido, y se llama usurero al que de la usura hace un
comercio.
7
“Dentro del contrato de mutuo no hay presunción de intereses, siempre debe de expresarse esta
disposición”.
8
v. articulo 2.062, numeral 3 del “Código Civil”
9
Art. 2.110. “Si se estipulan en general intereses, sin determinar la cuota, se entenderá los intereses
legales. Interés legal es el que determine el organismo competente del estado”… (sic.)
c) Interés Convencional.- Es el fijado por las partes. De acuerdo con
el Artículo 2.109. “el interés convencional no tiene mas limite que los que
fueren designados por la ley; y en lo que se excediere, lo reducirán con
los tribunales aun sin solicitud del deudor.

IV. DEL ANATOCISMO.
Los intereses no pueden devengar, a su vez en interés (usuræ
usurarum). Prohibiendo expresamente el anatocismo contemplado en el
articulo 2.113 del C.C. “ Se prohíbe estipular intereses de intereses”