Está en la página 1de 40

¿Qué es un láser?

La palabra láser es un acrónimo que significa Light Amplified by Stimulated Emission of Radiation (Luz amplificada por emisión estimulada de radiación).

Un láser es básicamente una fuente de luz. Lo que diferencia a un láser de otras fuentes de luz, como las bombillas, es el mecanismo físico por el que se produce la emisión de luz, que se basa en la emisión estimulada, en contra de la emisión espontánea que es la responsable de la mayor parte de la luz que vemos. Para entender lo que es la emisión espontánea y la emisión estimulada hay que conocer un poco la física de la interacción de átomos con fotones. Tan solo diremos aquí que este particular mecanismo de emisión confiere a la luz unas propiedades muy interesantes, como son la alta potencia (y su capacidad

para ser amplificada), la direccionalidad (emisión en forma de “rayos”), la frecuencia de emisión bien definida (color de la luz), la capacidad de emitirse en pulsos de muy corta duración, y una propiedad llamada coherencia que significa que las ondas electromagnéticas que forman el haz de luz marchan “al paso”.

¿Qué es un láser? La palabra láser es un acrónimo que significa Light Amplified by Stimulatedemisión estimulada , en contra de la emisión espontánea q ue es la responsable de la mayor parte de la luz que vemos. Para entender lo que es la emisión espontánea y la emisión estimulada hay que conocer un poco la física de la interacción de átomos con fotones. Tan solo diremos aquí que este particular mecanismo de emisión confiere a la luz unas propiedades muy interesantes, como son la alta potencia (y su capacidad para ser amplificada), la direccionalidad (emisión en forma de “rayos”), la frecuencia de emisión bien definida (color de la luz), la capacidad de emitirse en pulsos de muy corta duración, y una propiedad llamada coherencia que significa que las ondas electromagnéticas que forman el haz de luz marchan “al paso”. La luz láser es coherente mientras que la luz convencional es incoherente. QUE ES EL LASER ESTETICO: La aparición del láser estético ha supuesto una auténtica revolución en nuestra sociedad, llegando a convertirse en una herramienta fundamental para solucionar muchos y diversos problemas estéticos, ya que es una técnica realmente sofisticada para llevar a cabo tratamientos de belleza que proporcionen un aspecto y mejoría en el paciente que se somete a la luz del sol. El funcionamiento del láser estético consiste en la aplicación de radiaciones de luz que se transmiten a través de ondas actuando sobre los distintos tipos de afecciones que afectan a nuestra piel, espacialmente para corregir imperfecciones de la piel a nivel estético, aunque también se emplean cada vez más en el mundo de la medicina actual. " id="pdf-obj-0-22" src="pdf-obj-0-22.jpg">

La luz láser es coherente mientras que la luz convencional es incoherente.

QUE ES EL LASER ESTETICO:

La aparición del láser estético ha supuesto una auténtica revolución en nuestra sociedad, llegando a convertirse en una herramienta fundamental para solucionar muchos y diversos problemas estéticos, ya que es una técnica realmente sofisticada para llevar a cabo tratamientos de belleza que proporcionen un aspecto y mejoría en el paciente que se somete a la luz del sol.

El funcionamiento del láser estético consiste en la aplicación de radiaciones de luz que se transmiten a través de ondas actuando sobre los distintos tipos de afecciones que afectan a nuestra piel, espacialmente para corregir imperfecciones de la piel a nivel estético, aunque también se emplean cada vez más en el mundo de la medicina actual.

Láseres estéticos

Cuando solicitamos un tratamiento láser para eliminar un problema de nuestra piel podemos ser tratadas mediante tres tipos diferentes de láser. Dependiendo de nuestro caso, tipo de piel y afección, seremos tratados con un tipo u otro de láser:

Láser Neodimio- Yag: Empleado generalmente para solucionar problemas de venas varicosas y diversas lesiones vasculares. Láser Alejandrita y láser Diodo: Se recomienda su uso especialmente para eliminar las manchas oscuras que aparecen en la piel por la exposición solar o el envejecimiento, así como también es un láser recomendado para la realización de la depilación láser. Láser Erbio-Yang y CO2: Por norma general utilizados para conseguir el rejuvenecimiento de la piel, eliminando todas aquellas imperfecciones que aparecen en el rostro.

Tipos de láseres empleados (ablativos y no ablativos)

Láser ablativo: Por norma general necesitan un mayor tiempo de recuperación y los resultados no son inmediatos. Suele emplearse para corregir líneas grandes de expresión, y cicatrices. También se usa para tratamientos de rejuvenecimiento. Su principal ventaja es la necesidad de un solo tratamiento. Se requiere anestesia y tiempo de recuperación. Láser no ablativo: Este tipo de laser crece en popularidad .Tienen las mismas funciones que los anteriores pero sin embargo son algo más ligeros por lo que en ocasiones pueden resultar menos eficaces para rectificar líneas de expresión o arrugas muy marcadas o corregir cicatrices. Son necesarios varios tratamientos, pero en cambio no requieren anestesia, y en muchos casos la recuperación completa se produce en unas horas.

Aplicaciones del láser estético

El láser estético no solo ayuda en las cirugías plásticas y eliminación de tatuajes, también podemos decir que el láser cada vez gana más fuerza en la batalla contra la eliminación del vello indeseado (depilación láser), eliminación de arrugas y las molestas espinillas.

También es empleado para eliminar varices, eliminar manchas de la piel así como mejorar su textura y su tono, eliminando las líneas de expresión, eliminar o mejorar las estrías

El láser avanza a pasos agigantados hacia un láser mucho menos agresivo e invasivo para el paciente.

¿Qué se entiende por depilación láser?

Es la eliminación del vello por medio de energía lumínica. Todos los equipos láser actúan emitiendo una

luz que debe ser absorbida por los cromóforos

del

pelo

que es

la melanina

para que

las células

responsables de la generación del tallo piloso se calienten y se destruyan por desnaturalización proteica

de

carácter

El láser actúa de la siguiente forma: cuando el haz de

térmico. luz, con una determinada longitud de onda e

intensidad, interacciona con el vello, la energía lumínica aplicada es absorbida por la melanina del cabello

transformándose en calor. Esto es lo que se conoce como fototermolisis selectiva, produciéndose la

destrucción del bulbo piloso sin afectar a los tejidos adyacentes. Como el láser sólo actúa sobre las zonas

con

melanina,

no

es

eficiente

para

el

vello

blanco

o

muy

claro.

Para manejar los distintos equipos se necesita conocer las características del pelo (Calibre o grosor y la

cantidad

de

pigmento)

y

las

características

de

la

piel:

(fototipo

y

grosor

de

la

dermis).

Los equipos adecuados para depilación son los que poseen una longitud de onda entre 700 y 1400nm.

Actualmente, existen varios sistemas de láser y fuentes de luz pulsada intensa que emiten energía cuya longitud de onda está comprendida en el rango definido como “ventana óptica de fotodepilación” (600-

1200 nm) y una duración de pulso adecuada que garantiza la absorción lumínica selectiva por parte de la

 

unidad

folicular.

La utilización de sistemas de enfriamiento: hielo, gel, criógeno, zafiro o metales, limitan el daño térmico epidérmico causado por la absorción competitiva de la melanina epidérmica y permiten entregar

densidades

de

energía

más

altas

y

eficaces.

Los sistemas actualmente disponibles en el mercado, homologados por las autoridades competentes en la materia (FDA en los Estados Unidos y comisiones del Ministerio de Sanidad/Salud en la comunidad

Europea) son:

Sistemas de láser,

 

Fuentes de luz pulsada Intensa y

Sistemas mixtos: combinan la luz pulsada intensa y radiofrecuencia.

 

En fotodepilación médica se emplean los láser de las clases III B, IV y sistemas de luz pulsada intensa IPL-).

¿Qué es un láser? Se entiende por láser (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation) todo dispositivo susceptible de producir o amplificar la radiación electromagnética en el intervalo de la longitud de onda de la radiación óptica, principalmente mediante el proceso de emisión estimulada controlada Un haz láser estará perfectamente definido si conocemos: la longitud de onda, la duración de la emisión, la potencia o la energía del haz, el diámetro del haz y la divergencia. En cambio, la capacidad de un láser para producir un riesgo vendrá determinada principalmente por los tres primeros factores. LONGITUD DE ONDA, DURACIÓN EMISIÓN Y POTENCIA.

¿Qué tipos de láser existen?

 

Existen numerosas clasificaciones de los láseres, pero la más adecuada desde el punto de vista médico

es

la

que

presentamos

 

a

continuación:

Según su potencia de salida:

 

Baja potencia: menores de 2 Mw.

 

Media potencia: entre 5 y 50 Mw. (láseres terapéuticos).

Alta potencia: mucho mayor de 1 W (láseres quirúrgicos).

Según

el

riesgo

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 Seguridad de los productos láser define la exposición máxima permisible (EMP) como nivel de radiación de las personas sin sufrir efectos adversos;

los niveles de (EMP) representan el nivel máximo al que es posible exponer los ojos o la piel sin sufrir los daños derivados de la exposición, ni inmediatamente, ni después de un periodo grande de tiempo. A partir de los valores de (EMP) se establecen un conjunto de valores, llamados límites de emisión accesibles o LEA, definidos como nivel de emisión accesible máximo permitido dentro de una clase determinada. Con este criterio se agrupa a los distintos láseres en varias clases: clase 1, clase 1M, clase 2, clase 2M, clase 3R, clase 3B y clase 4. De esta forma se dispone de un sistema para identificar los potenciales

riesgos

asociados

 

a

cada

clase

de

láser.

Clase 1. Productos láser que son seguros en todas las condiciones de utilización razonablemente

previsibles,

incluyendo

el

uso

de

instrumentos

ópticos

en

visión

directa.

Clase 1M. Láseres que emitiendo en el Intervalo de longitudes de onda (λ) entre 302,5 y 4000 nm son

seguros en condiciones de utilización razonablemente previsibles, pero que pueden ser peligrosos si se

emplean

instrumentos

 

ópticos

para

visión

directa.

Clase 2. Láseres que emiten radiación visible en el intervalo de longitudes de onda comprendido entre

400

y

700

nm.

Clase 2M. Láseres que emiten radiación visible (400 y 700 nm). La protección Ocular se consigue

normalmente por las respuestas de aversión, incluido el reflejo parpebral, pero la visión del haz puede ser

peligrosa

si

se

usan

instrumentos

 

ópticos.

Clase 3R. Láseres que emiten entre 302,5 y 106 nm, cuya visión directa del haz es potencialmente

peligrosa. Clase 4. Láseres que pueden producir reflexiones difusas peligrosas. Pueden causar daños sobre la piel y

pueden

también

constituir

un

peligro

de

incendio.

Su

utilización

precisa

extrema

precaución.

La clasificación de los productos láser, y por tanto las normas de protección a adoptar, se establecen en función de la potencia y la longitud de onda del haz luminoso después de la fabricación, sin considerar otros tipos de riesgo asociados como el entorno y factores ambientales, así como la utilización. Por ello, la

evaluación de la exposición debería considerar varios factores como el entorno y factores ambientales en

que

se

utiliza.

Riesgos

de

los

aparatos

 

láser

RADIATIVOS

 

Son los factores de riesgos inherentes a la propia radiación electromagnética, llamados riesgos radiativos,

como

consecuencia

de

las

radiaciones

emitidas por la luz del láser, que como toda radiación

electromagnética, es una forma de energía que se propaga en el espacio y que al incidir puede causar

daños debidos a la alta direccionabilidad de los asociadas.

haces, así como a las altas potencias y energías

Penetración de la radiación óptica sobre la piel.

 

Penetración de la radiación óptica sobre los ojos por reflexión y/o exposición directa.

NO

RADIATIVOS

Los riesgos no radiativos son aquellos derivados de los diferentes elementos necesarios para el funcionamiento del láser o que aparecen durante su operación:

Eléctricos

 

Explosión o incendio

Mecánico

Químico

Proyección de partículas

Contaminación atmosférica

¿Qué requisitos mínimos de seguridad para la fabricación debe cumplir un aparato láser?

 

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 con el título Seguridad de los productos láser, trata, en uno de sus objetivos, de establecer requisitos, tanto para el usuario como el fabricante, con objeto de: eliminar los riesgos en el origen y aplicar medidas de control sobre los riesgos que no puedan ser eliminados e informar al usuario de los riesgos residuales.

¿Cuál es el etiquetado láser? Es IMPRESCINDIBLE conocer la clase de un láser antes de comenzar a utilizarlo. Si no se conoce de manera fiable la clase de un equipo láser (a través del etiquetado, manual de instrucciones, etc), no

conviene La clase de un sistema láser debe figurar en:

 

utilizarlo.

Una etiqueta / señal, claramente visible y colocada en el mismo dispositivo, con las frases de advertencia

¿Qué es la luz pulsada intensa? (IPL)

para que el usuario conozca a que riesgo está expuesto. El manual de instrucciones / operaciones del dispositivo láser.

También debería estar colocada señalización de peligros reglamentaria en el lugar de trabajo donde esté

emplazado el sistema.

IPL:

INTENSED

PULSED

LIGHT

La Luz Pulsada Intensa, también conocida como

IPL

o

láser frío, es

un dispositivo que mediante la

emisión de ondas de luz a intervalos de tiempo determinados, tiene varias aplicaciones terapéuticas sobre

la piel. Los tratamientos más frecuentemente son la fotodepilación definitiva y el rejuvenecimiento facial. Además la terapia con Luz Pulsada ha demostrado eficaces efectos en tratamientos vasculares y

remoción

de

tatuajes

utilizando

filtros

específicos.

Los aparatos de Luz Pulsada Intensa (IPL) no son láseres, utilizan el mismo concepto de fototermolisis selectiva para obtener depilación. Las diferencias se basan principalmente en tres características: la luz es policromática, mixta (varios colores), es polidireccional (se desplaza en todas direcciones), y presenta mucha divergencia (no coherente). Es decir está compuesta de muchos tipos de fotones que viajan a múltiples longitudes de ondas. Desde un punto de vista operativo, con un aparato de depilación láser se

trabaja solamente en pieles tipo I (blancas) a tipo III (marrones claras), a diferencia del IPL que puede

tratar

hasta

pieles

tipo

VI

(oscuras).

El rango de longitudes de onda en las que sale la luz emitida corresponde a un fragmento del espectro electromagnético y la calidad de la luz que se deja salir por la pieza de mano es regulada mediante un filtro de corte que se sitúa a la salida de la luz. Así, el efecto terapéutico está condicionado por:

Longitud de onda: A mayor longitud de onda la emisión es más penetrante.

Fluencia: Ya que la penetración es mayor cuanta más cantidad de energía sea emitida por unidad de

superficie. Duración de pulso: A mayor duración de pulso, mayor aprovechamiento de energía en profundidad.

En depilación; el sistema de IPL envía pulsos de luz en la zona a depilar que penetra en la raíz del vello eliminando el folículo piloso. Además, la Luz Pulsada Intensa o IPL (Intense Pulsed Light) actúa estimulando células de la piel llamadas fibroblastos, produciendo la recuperación y regeneración de los tejidos mediante la estimulación de producción de colágeno y elastina. Por tanto actúa también sobre:

Piel envejecida o dañada por el sol, el estrés, el tabaco, la edad, etc.

 
      Arrugas. Acné. Machas solares, de la edad, etc. Lesiones vasculares,
Arrugas.
Acné.
Machas solares, de la edad, etc.
Lesiones vasculares, rosácea.
Marcas e imperfecciones de la piel en general.
Arañitas o pequeñas venitas rojizas.
Las sesiones con IPL de uso médico son sensiblemente más largas que con los demás láser porque este
equipo es muy técnico y de difícil manejo, por lo que debería ser utilizado por personal sanitario experto.
Una ventaja: su versatilidad, a base de filtros, que permite adaptar
la luz al tipo de pelo y piel. Un
inconveniente: es muy complejo de manejar y hay que tener cuidado de comprobar que lo maneja un
experto porque, de lo contrario, entraña riesgos de quemadura y poca eficacia.
¿Cuál es el mejor tratamiento de depilación?
Cada aparato de depilación láser tienen sus aplicaciones y el paciente debe ser estudiado y valorado para
que
según
su
piel,
su
pelo
y
el
área
a
depilar
se
elija
del
láser
mas
adecuado.
Láser de
rubí:
están
indicados
en
fototipos
claros
(I
a
III)
y
pelo
oscuro.
Láser de alejandrita: para fototipos más oscuros (hasta fototipo IV). Como sistema refrigerante se
emplean gas, gel o aire frío. Es bastante rápido. Algunos sistemas requieren rasurado previo y otros no.
Desventaja:
no
es
el más adecuado para fototipos muy oscuros ni para depilación facial.
Láser de diodo: para fototipo V. Como sistema de refrigeración utiliza cristal de zafiro que esta en
contacto con la piel. Necesita un rasurado previo por lo que no es el más empleado para tratamientos
faciales.
Láser
de
neodimio-Yag:
permite
tratar
todo
tipo
de
piel
pero
su
eficacia
es
menor.
Luz pulsada intensa (IPL): emiten luz con longitud de onda entre 600 y 1200 nm. Mediante filtros se
selecciona el espectro mas adecuado según la piel y el pelo del paciente. Se utiliza en: Piel blanca y vello
fino:
filtros
cortos.
(590-600)
o
Piel
morena
y
vello
oscuro
(645
a
755).
¿Cuál
es
la
efectividad
del
tratamiento?
La efectividad del tratamiento depende en gran medida del color de la piel y del pelo, así como del grosor
de éste, de la profundidad a la que se encuentre y de su etapa de desarrollo. Como regla general, es más
eficaz en pacientes de piel clara y pelo oscuro y grueso.
¿Qué contraindicaciones y riesgos pueden existir?
Contraindicaciones absolutas para la fotodepilación:
Piel recién bronceada.
Fotosensibilidad por enfermedad o fármacos.
Varices y problemas de coagulación de sangre.
Casos de fiebre o infección aguda.
Contraindicaciones relativas:
Riesgo de cicatrización queloidea.
Embarazo y lactancia.
Pieles muy pigmentadas y oscuras o negras.
Estados de inmunodepresión.
Diabetes no controlada.
Antecedentes de herpes.
Posibles efectos secundarios:
Eritema transitorio (enrojecimiento de la zona).
Edema perifolicular (inflamación).
Dolor durante el tratamiento.
Otros,
aunque
menos
frecuentes
son:

Foliculitis, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, fotofobia, aumento transitorio de la

pilosidad, edema palpebral y si no se utiliza bien la máquina de láser, ciertos daños menores en los ojos.

Efectos colaterales de la fotodepilación mediante luz pulsada intensa:

Dolor de discreto a moderado, eritema transitorio (< 24 horas) o tardío evanescente (25-72 horas), alteraciones transitorias del pigmento: Hiperpigmentación o Hipopigmentación. Otros: costras, vesículas, cicatriz mínima, quemadura superficial, sensación de calor local persistente, el llamado efecto paradójico que puede hacer que brote el pelo en las zonas adyacentes a la tratada.

No se puede realizar en pacientes con fototipos muy oscuros. Su empleo es complejo y necesita de un aprendizaje y supervisión por personal médico. En ocasiones puede ocasionar quemaduras en la piel.

¿Qué protocolo debe seguirse en una depilación láser?

Valoración del paciente por parte de un dermatólogo que realice la historia clínica y una exploración física

para determinar las características del pelo (color, grosor, fase de crecimiento), de la piel (fototipo) y de la zona a tratar para elegir el láser mas adecuado y el procedimiento mas eficaz. Proporcionar al usuario unas recomendaciones respecto al sol, rayos uva, depilación de la zona entre

sesiones, cremas fotoprotectoras, etc. Ficha de consentimiento informado. Realizar fotografías y delimitar la zona a tratar.

En algunos casos es necesario rasurar la zona previamente a la aplicación del láser excepto en la zona

facial. Durante el tratamiento tanto el personal aplicador como el paciente usaran unas gafas protectoras.

La piel debe estar limpia y libre de grasa o medicamentos que aumenten las pérdidas por reflexión.

El intervalo entre sesiones, al inicio del tratamiento es de seis semanas aproximadamente para

tratamientos faciales y dos a tres meses para corporales. La duración de las sesiones puede variar entre unos diez minutos (zona labio superior) y hasta varias

horas si son zonas amplias (piernas, espalda…).

 

En ocasiones el medico puede recomendar la aplicación de un anestésico tópico si la zona a tratar tienen

gran densidad folicular. El número de sesiones necesarias dependerá del color del pelo, del fototipo de la piel, y de la zona a

tratar. Para la depilación facial al ser mas compleja se suele utilizar la luz pulsada intensa. Durante la sesión es normal notar cierta molestia como quemazón, pinchazos o leve dolor. Una vez

acabada la sesión la zona aparece enrojecida y ese eritema puede persistir hasta el día siguiente. El enrojecimiento a veces se concentra alrededor del pelo y se conoce como edema perifolicular. Es transitorio y es signo de que la depilación ha sido eficaz. La depilación láser es una forma de agresión al folículo piloso y tras realizar la sesión pueden aparecer pústulas por infección del folículo (foliculitis). El médico puede prescribir para resolver el problema la aplicación de una crema antibiótica durante dos o tres días.

¿Por qué es recomendable acudir a un dermatólogo antes de realizar una depilación con láser?

Es imprescindible realizar un historial clínico para prever reacciones adversas o secundarias y conocer características del paciente que pueden tener gran importancia en el tratamiento a aplicar: alteraciones hormonales, consumo de fármacos que pueden ser perjudiciales para la depilación, factores hereditarios

etc. El paciente puede presentar afecciones cutáneas que es preciso tratar, como acné, foliculitis, lunares,

manchas

o

dermatitis.

El médico tiene que explicar la técnica, sus ventajas y los posibles efectos secundarios y pedir al paciente

información exhaustiva sobre los fármacos que está tomando. Algunos medicamentos incrementan la

fotosensibilidad del paciente y provocan problemas en el tratamiento y hay otros que pueden causar

reacciones

alérgicas.

Hay determinados casos en que este tratamiento está absolutamente contraindicado y otros en los que

hay

que

tomar

precauciones

especiales.

Se pueden presentar efectos secundarios que normalmente son transitorios y sin gravedad, aunque en algunos casos el tratamiento sí que puede tener consecuencias que deben tenerse en cuenta.

¿Qué controles deben existir?

 

Utilización de una carcasa protectora en el aparato.

 

Señales de aviso (pictogramas).

Antes de entrar en la zona de seguridad:

Recintos cerrados o áreas acotadas, confinamiento de los haces, etc.

Designación de un responsable de seguridad láser.

Limitación en el uso de los láseres.

Información a los usuarios.

Limitación de entrada a personas autorizadas.

Las personas expuestas a radiaciones láser potencialmente peligrosas (Clase 3B y 4) deben utilizar la

protección personal adecuada, en este caso gafas y/o ropa protectora.

Quitarse todo objeto que pueda producir reflexiones como: anillos, pulseras, bolígrafos metálicos, etc.

Mantener la zona de seguridad bien iluminada para reducir el riesgo de daño de los ojos.

En la zona de seguridad:

 

Utilizar las gafas de protección adecuadas según características del láser y de acuerdo a la etiqueta e información proporcionada por el fabricante. Asegurarse de que las gafas son: cómodas, resistentes, estables, ofrecen un campo de visión amplio y mantienen un grado de sujeción sin holguras.

En la zona de seguridad y antes de encender el láser:

 

No mirar nunca directamente el haz del láser o su reflexión.

No alinear el láser mientras esté en funcionamiento.

Asegurarse de que la trayectoria del haz es corta, tiene un número mínimo de cambios de dirección, no

cruza vías de acceso peatonal, se sitúa por encima o por debajo del nivel de los ojos, discurre por recinto cerrado y bajo una envolvente. Controlar que los espejos, lentes y divisores están rígidamente montados, se mantienen en perfecto estado de limpieza y se evitan reflexiones especulares.

  • a) Protocolos

de

protección

para

los

 

láseres

 

de

clase

1.

En esta categoría no se requieren procedimientos especiales de seguridad, si bien, debe señalizarse el

panel de acceso al láser con una etiqueta de contenido.

aviso

en

la

que

señale la clasificación del láser allí

  • b) Protocolos

de

protección

para

los

 

láseres

 

de

clase

2.

El peligro sólo se produce si el individuo fija la mirada en el haz láser. La mayoría de los láseres que entran en la clase 2 son láseres de helio- neón de potencia no superior a un miliwatio. El producto debe llevar una etiqueta de precaución y llevar un Indicador luminoso que indique la situación de encendido. Las dos reglas básicas de seguridad son no permitir a ninguna persona fijar la mirada en el haz directo y no dirigir la luz láser a los ojos. Ambas precauciones deben consignarse por escrito, en una señal de aviso.

  • c) Protocolos

de

protección

para

los

 

láseres

 

de

clase

3.

Están dirigidas

predominantemente a evitar la llegada del

haz

al

ojo

que,

en

caso de

producirse,

provocaría lesiones graves. Pueden mencionarse las siguientes:

 

Nunca dirigir el haz de estos Iáseres a nivel de los ojos;

 

Utilizar gafas con filtros adecuados;

Utilización de este tipo de láseres únicamente por personal autorizado y experimentado;

 

Limitar la trayectoria del rayo al mínimo posible, terminando su camino con superficies absorbentes,

Operar

el

láser

en

recintos

cerrados

con

ventanas

con

filtro

y

acceso;

controlado y correctamente señalizado; Eliminar superficies reflectantes en la cercanía del láser.

 

Etiquetar el láser con una señal de peligro en la que aparezca la clase 3 y las recomendaciones más importantes para esta clase.

d)

Reglas

de

seguridad

para

los

láseres

de

clase

4.

Las siguientes reglas deben seguirse cuidadosamente con los Iáseres de alta potencia:

Confinar el láser en una habitación cerrada con puertas que no puedan abrirse desde el exterior cuando el láser está en funcionamiento; Asegurar que todo el personal lleva gafas de protección y en los casos de peligro de lesiones en piel o riesgo de incendio asegurar que entre el personal y el haz existen filtros protectores; En el caso de emisión al exterior, asegurarse de que el haz láser no alcanza áreas ocupadas o con posibilidad de interceptar vehículos o aviones. Asegurarse de que el sistema láser sólo pueda ser encendido por personal autorizado utilizando sistemas de encendido con llave; Etiquetar con señales de peligro tanto el láser como las zonas de acceso al mismo, El sistema de alta tensión del láser debe estar separado en lo posible del panel de mandos. Existencia de procedimientos escritos de operación y precauciones y planes de formación del personal y de emergencia.

¿Qué legislación, recomendaciones o normas se puede aplicar?

Universidad politécnica de Valencia. Servicio integrado de prevención y salud laboral. Seguridad y Salud:

instrucciones

 

operativas.

 

láser:

clases.

riesgos.

 

medidas

 

de

control.

Notas Técnicas de Prevención. Nº 261 y 654 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene En el Trabajo.

La

norma

de

AENOR

UNE-EN

60825-4:2007/A1:2010.

Seguridad

de

los

productos

láser.

Norma EN 207. Protección individual de los ojos: filtros y protectores de los ojos contra la radiación láser

(gafas

 

de

protección

 

láser).

Norma EN 208. Protección individual de los ojos: gafas de protección para los trabajos de ajuste de láser

y

sistemas

láser

 

(gafas

 

de

ajuste

 

láser).

Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269, De 10 de noviembre.

Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de

seguridad

 

y

salud

 

en

el

trabajo.

Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la

utilización

por

los

trabajadores

 

de

equipos

de

protección

 

Individual.

Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones Mínimas de seguridad

y

salud

para

la

utilización

 

por

los

trabajadores

 

de

los

equipos

de

Trabajo.

Directiva 2006/25/CE del Parlamento

Europeo

y

del

Consejo, de

5

de

abril

de

2006, sobre

las

disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a riesgos

derivados

de

los

agentes

físicos

(radiaciones

 

ópticas

 

Artificiales).

RD LEGISLATIVO 1/2007

de

la

Ley

General

para la Defensa

de

los

Consumidores y Usuarios.

RD 486/2010

sobre

la

protección

de

la

salud y la seguridad

de

los

trabajadores contra

los riesgos

relacionados

con

la

exposición

 

a

radiaciones

 

ópticas

 

artificiales.

RD 1644/2008 por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las

máquinas. Ordenanza Reguladora de las Condiciones Higiénico Sanitarias y Técnicas de Peluquerías, Institutos de Belleza y otros Servicios de Estética de 18 febrero 2000.

Para un tratamiento seguro y eficaz ...

Acuda a un dermatólogo y consulte con él si es recomendable o no el tratamiento que se desee realizar

para

descartar

contraindicaciones

y

efectos secundarios.

En la cita previa el responsable del tratamiento debe estudiar y analizar su situación actual y recomendar

el tipo de tratamiento, duración, coste, etc personalizado.

..

Cada persona requiere un estudio pormenorizado, concreto y

Pregunte sobre los posibles efectos adversos y contraindicaciones del tratamiento que le van a aplicar y

cumpla

las

recomendaciones

que

le

indiquen.

Si presenta reacciones adversas en la zona tratada acuda al médico e infórmele del tratamiento seguido.

¿Qué se entiende por depilación láser?Es la eliminación del vello por medio de energía lumínica. Todos los equipos láser actúan emitiendo una luz que debe ser absorbida por los

cromóforos del pelo que es la melanina para que las células responsables de la generación del tallo piloso se calienten y se destruyan por desnaturalización proteica de carácter térmico.

El láser actúa de la siguiente forma: cuando el haz de luz, con una determinada longitud de onda e intensidad, interacciona con el vello, la energía lumínica aplicada es absorbida por la melanina del cabello transformándose en calor. Esto es lo que se conoce como fototermolisis selectiva, produciéndose la destrucción del bulbo piloso sin afectar a los tejidos adyacentes. Como el láser sólo actúa sobre las zonas con melanina, no es eficiente para el vello blanco o muy claro.

Para manejar los distintos equipos se necesita conocer las características del pelo (Calibre o grosor y la cantidad de pigmento) y las características de la piel: (fototipo y grosor de la dermis).

Los equipos adecuados para depilación son los que poseen una longitud de onda entre 700 y 1400nm. Actualmente, existen varios sistemas de láser y fuentes de luz pulsada intensa que emiten energía cuya longitud de onda está comprendida en el rango definido como “ventana óptica de fotodepilación” (600-1200 nm) y una duración de pulso adecuada que garantiza la absorción lumínica selectiva por parte de la unidad folicular.

La utilización de sistemas de enfriamiento: hielo, gel, criógeno, zafiro o metales, limitan el daño térmico epidérmico causado por la absorción competitiva de la melanina epidérmica y permiten entregar densidades de energía más altas y eficaces.

Los sistemas actualmente disponibles en el mercado, homologados por las autoridades competentes en la materia (FDA en los Estados Unidos y comisiones del Ministerio de Sanidad/Salud en la comunidad Europea) son:

Sistemas de láser, Fuentes de luz pulsada Intensa y Sistemas mixtos: combinan la luz pulsada intensa y radiofrecuencia.

En fotodepilación médica se emplean los láser de las clases III B, IV y sistemas de luz pulsada intensa IPL-).¿Qué es un láser?Se entiende por láser (Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation) todo dispositivo susceptible de producir o amplificar la radiación electromagnética en el intervalo de la longitud de onda de la radiación óptica, principalmente mediante el proceso de emisión estimulada controlada

Un haz láser estará perfectamente definido si conocemos: la longitud de onda, la duración de la emisión, la potencia o la energía del haz, el diámetro del haz y la divergencia. En cambio, la capacidad de un láser para producir un riesgo vendrá determinada principalmente por los tres primeros factores. LONGITUD DE ONDA, DURACIÓN EMISIÓN Y POTENCIA.¿Qué tipos de láser existen?Existen numerosas clasificaciones de los láseres, pero la más adecuada desde el punto de vista médico es la que presentamos a continuación:

Según su potencia de salida:

Baja potencia: menores de 2 Mw. Media potencia: entre 5 y 50 Mw. (láseres terapéuticos). Alta potencia: mucho mayor de 1 W (láseres quirúrgicos). Según el riesgo

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 Seguridad de los productos láser define la exposición máxima permisible (EMP) como nivel de radiación de las personas sin sufrir efectos adversos; los niveles de (EMP) representan el nivel máximo al que es posible exponer los ojos o la piel sin sufrir los daños derivados de la exposición, ni inmediatamente, ni después de un periodo grande de tiempo.

A partir de los valores de (EMP) se establecen un conjunto de valores, llamados límites de emisión accesibles o LEA, definidos como nivel de emisión accesible máximo permitido dentro de una clase determinada.

Con este criterio se agrupa a los distintos láseres en varias clases: clase 1, clase 1M, clase 2, clase 2M, clase 3R, clase 3B y clase 4. De esta forma se dispone de un sistema para identificar los potenciales riesgos asociados a cada clase de láser.

Clase 1. Productos

láser

que

son

seguros

en

todas

las

condiciones

de

utilización

razonablemente previsibles, incluyendo el uso de instrumentos ópticos en visión directa.

Clase 1M. Láseres que emitiendo en el Intervalo de longitudes de onda (λ) entre 302,5 y 4000

nm son seguros en condiciones de utilización razonablemente previsibles, pero que pueden ser peligrosos si se emplean instrumentos ópticos para visión directa.

Clase 2. Láseres que emiten radiación visible en el intervalo comprendido entre 400 y 700 nm.

de

longitudes

de

onda

Clase 2M. Láseres que emiten radiación visible (400 y 700 nm). La protección Ocular se consigue normalmente por las respuestas de aversión, incluido el reflejo parpebral, pero la visión del haz puede ser peligrosa si se usan instrumentos ópticos.

Clase

3R.

Láseres

que

emiten

potencialmente peligrosa.

entre

302,5

y

106

nm,

cuya

visión

directa

del

haz

es

Clase 4. Láseres que pueden producir reflexiones difusas peligrosas. Pueden causar daños sobre la piel y pueden también constituir un peligro de incendio. Su utilización precisa extrema precaución.

La clasificación de los productos láser, y por tanto las normas de protección a adoptar, se establecen en función de la potencia y la longitud de onda del haz luminoso después de la fabricación, sin considerar otros tipos de riesgo asociados como el entorno y factores ambientales, así como la utilización. Por ello, la evaluación de la exposición debería considerar varios factores como el entorno y factores ambientales en que se utiliza.

Riesgos de los aparatos láser

RADIATIVOS

Son los factores de riesgos inherentes a la propia radiación electromagnética, llamados riesgos radiativos, como consecuencia de las radiaciones emitidas por la luz del láser, que como toda radiación electromagnética, es una forma de energía que se propaga en el espacio y que al incidir puede causar daños debidos a la alta direccionabilidad de los haces, así como a las altas potencias y energías asociadas.

Penetración de la radiación óptica sobre la piel. Penetración de la radiación óptica sobre los ojos por reflexión y/o exposición directa. NO RADIATIVOS

Los riesgos no radiativos son aquellos derivados de los diferentes elementos necesarios para el funcionamiento del láser o que aparecen durante su operación:

Eléctricos Explosión o incendio Mecánico Químico Proyección de partículas Contaminación atmosférica

¿Qué requisitos mínimos de seguridad para la fabricación debe cumplir un aparato láser?La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 con el título Seguridad de los productos láser, trata, en uno de sus objetivos, de establecer requisitos, tanto para el usuario como el fabricante, con objeto de: eliminar los riesgos en el origen y aplicar medidas de control sobre los riesgos que no puedan ser eliminados e informar al usuario de los riesgos residuales.¿Cuál es el etiquetado láser?Es IMPRESCINDIBLE conocer la clase de un láser antes de comenzar a utilizarlo. Si no se conoce de manera fiable la clase de un equipo láser (a través del etiquetado, manual de instrucciones, etc), no conviene utilizarlo.

La clase de un sistema láser debe figurar en:

Una etiqueta / señal, claramente visible y colocada en el mismo dispositivo, con las frases de advertencia para que el usuario conozca a que riesgo está expuesto.

El manual de instrucciones / operaciones del dispositivo láser.

También debería estar colocada señalización de peligros reglamentaria en el lugar de trabajo donde esté emplazado el sistema.

¿Qué es la luz pulsada intensa? (IPL)IPL: INTENSED PULSED LIGHT

La Luz Pulsada Intensa, también conocida como IPL o láser frío, es un dispositivo que mediante la emisión de ondas de luz a intervalos de tiempo determinados, tiene varias aplicaciones terapéuticas sobre la piel. Los tratamientos más frecuentemente son la fotodepilación definitiva y el rejuvenecimiento facial. Además la terapia con Luz Pulsada ha demostrado eficaces efectos en tratamientos vasculares y remoción de tatuajes utilizando filtros específicos.

Los aparatos de Luz Pulsada Intensa (IPL) no son láseres, utilizan el mismo concepto de fototermolisis selectiva para obtener depilación. Las diferencias se basan principalmente en tres características: la luz es policromática, mixta (varios colores), es polidireccional (se desplaza en todas direcciones), y presenta mucha divergencia (no coherente). Es decir está compuesta de muchos tipos de fotones que viajan a múltiples longitudes de ondas. Desde un punto de vista operativo, con un aparato de depilación láser se trabaja solamente en pieles tipo I (blancas) a tipo III (marrones claras), a diferencia del IPL que puede tratar hasta pieles tipo VI (oscuras).

El rango de longitudes de onda en las que sale la luz emitida corresponde a un fragmento del espectro electromagnético y la calidad de la luz que se deja salir por la pieza de mano es regulada mediante un filtro de corte que se sitúa a la salida de la luz. Así, el efecto terapéutico está condicionado por:

Longitud de onda: A mayor longitud de onda la emisión es más penetrante.

Fluencia: Ya que la penetración es mayor cuanta más cantidad de energía sea emitida por unidad de superficie.

Duración de pulso: A mayor duración de pulso, mayor aprovechamiento de energía en profundidad.

En depilación; el sistema de IPL envía pulsos de luz en la zona a depilar que penetra en la raíz del vello eliminando el folículo piloso. Además, la Luz Pulsada Intensa o IPL (Intense Pulsed Light) actúa estimulando células de la piel llamadas fibroblastos, produciendo la recuperación y regeneración de los tejidos mediante la estimulación de producción de colágeno y elastina. Por tanto actúa también sobre:

Piel envejecida o dañada por el sol, el estrés, el tabaco, la edad, etc. Arrugas. Acné. Machas solares, de la edad, etc. Lesiones vasculares, rosácea. Marcas e imperfecciones de la piel en general. Arañitas o pequeñas venitas rojizas.

Las sesiones con IPL de uso médico son sensiblemente más largas que con los demás láser porque este equipo es muy técnico y de difícil manejo, por lo que debería ser utilizado por personal sanitario experto. Una ventaja: su versatilidad, a base de filtros, que permite adaptar la luz al tipo de pelo y piel. Un inconveniente: es muy complejo de manejar y hay que tener cuidado de comprobar que lo maneja un experto porque, de lo contrario, entraña riesgos de quemadura y poca eficacia.¿Cuál es el mejor tratamiento de depilación?Cada aparato de depilación láser tienen sus aplicaciones y el paciente debe ser estudiado y valorado para que según su piel, su pelo y el área a depilar se elija del láser mas adecuado.

Láser de rubí: están indicados en fototipos claros (I a III) y pelo oscuro.

Láser de alejandrita: para fototipos más oscuros (hasta fototipo IV). Como sistema refrigerante se emplean gas, gel o aire frío. Es bastante rápido. Algunos sistemas requieren rasurado previo y otros no. Desventaja: no es el más adecuado para fototipos muy oscuros ni para depilación facial.

Láser de diodo: para fototipo V. Como sistema de refrigeración utiliza cristal de zafiro que esta en contacto con la piel. Necesita un rasurado previo por lo que no es el más empleado para tratamientos faciales.

Láser de neodimio-Yag: permite tratar todo tipo de piel pero su eficacia es menor.

Luz pulsada intensa (IPL): emiten luz con longitud de onda entre 600 y 1200 nm. Mediante filtros se selecciona el espectro mas adecuado según la piel y el pelo del paciente. Se utiliza en:

Piel blanca y vello fino: filtros cortos. (590-600) o Piel morena y vello oscuro (645 a 755).

¿Cuál es la efectividad del tratamiento?

La efectividad del tratamiento depende en gran medida del color de la piel y del pelo, así como del grosor de éste, de la profundidad a la que se encuentre y de su etapa de desarrollo. Como regla general, es más eficaz en pacientes de piel clara y pelo oscuro y grueso.

¿Qué

contraindicaciones

y

riesgos pueden existir?Contraindicaciones absolutas para la

fotodepilación:

 

Piel recién bronceada. Fotosensibilidad por enfermedad o fármacos. Varices y problemas de coagulación de sangre. Casos de fiebre o infección aguda.

Contraindicaciones relativas:

Riesgo de cicatrización queloidea. Embarazo y lactancia. Pieles muy pigmentadas y oscuras o negras.

Estados de inmunodepresión. Diabetes no controlada. Antecedentes de herpes. Posibles efectos secundarios:

Eritema transitorio (enrojecimiento de la zona). Edema perifolicular (inflamación). Dolor durante el tratamiento. Otros, aunque menos frecuentes son:

Foliculitis, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, fotofobia, aumento transitorio de la pilosidad, edema palpebral y si no se utiliza bien la máquina de láser, ciertos daños menores en los ojos.

Efectos colaterales de la fotodepilación mediante luz pulsada intensa:

Dolor de discreto a moderado, eritema transitorio (< 24 horas) o tardío evanescente (25-72 horas), alteraciones transitorias del pigmento: Hiperpigmentación o Hipopigmentación. Otros:

costras, vesículas, cicatriz mínima, quemadura superficial, sensación de calor local persistente, el llamado efecto paradójico que puede hacer que brote el pelo en las zonas adyacentes a la tratada.

No se puede realizar en pacientes con fototipos muy oscuros. Su empleo es complejo y necesita de un aprendizaje y supervisión por personal médico. En ocasiones puede ocasionar quemaduras en la piel.¿Qué protocolo debe seguirse en una depilación láser?Valoración del paciente por parte de un dermatólogo que realice la historia clínica y una exploración física para determinar las características del pelo (color, grosor, fase de crecimiento), de la piel (fototipo) y de la zona a tratar para elegir el láser mas adecuado y el procedimiento mas eficaz.

Proporcionar al usuario unas recomendaciones respecto al sol, rayos uva, depilación de la zona entre sesiones, cremas fotoprotectoras, etc. Ficha de consentimiento informado.

Realizar fotografías y delimitar la zona a tratar.

En algunos casos es necesario rasurar la zona previamente a la aplicación del láser excepto en la zona facial.

Durante el tratamiento tanto el personal aplicador como el paciente usaran unas gafas protectoras.

La piel debe estar limpia y libre de grasa o medicamentos que aumenten las pérdidas por reflexión.

El intervalo entre sesiones, al inicio del tratamiento es de seis semanas aproximadamente para tratamientos faciales y dos a tres meses para corporales.

La duración de las sesiones puede variar entre unos diez minutos (zona labio superior) y hasta

varias horas si son zonas amplias (piernas, espalda…).

En ocasiones el medico puede recomendar la aplicación de un anestésico tópico si la zona a tratar tienen gran densidad folicular.

El número de sesiones necesarias dependerá del color del pelo, del fototipo de la piel, y de la zona a tratar. Para la depilación facial al ser mas compleja se suele utilizar la luz pulsada intensa.

Durante la sesión es normal notar cierta molestia como quemazón, pinchazos o leve dolor. Una vez acabada la sesión la zona aparece enrojecida y ese eritema puede persistir hasta el día siguiente. El enrojecimiento a veces se concentra alrededor del pelo y se conoce como edema perifolicular. Es transitorio y es signo de que la depilación ha sido eficaz.

La depilación láser es una forma de agresión al folículo piloso y tras realizar la sesión pueden aparecer pústulas por infección del folículo (foliculitis). El médico puede prescribir para resolver el problema la aplicación de una crema antibiótica durante dos o tres días.

¿Por qué es recomendable acudir a un dermatólogo antes de realizar una depilación con láser?Es imprescindible realizar un historial clínico para prever reacciones adversas o secundarias y conocer características del paciente que pueden tener gran importancia en el tratamiento a aplicar: alteraciones hormonales, consumo de fármacos que pueden ser perjudiciales para la depilación, factores hereditarios etc. El paciente puede presentar afecciones cutáneas que es preciso tratar, como acné, foliculitis, lunares, manchas o dermatitis.

El médico tiene que explicar la técnica, sus ventajas y los posibles efectos secundarios y pedir al paciente información exhaustiva sobre los fármacos que está tomando. Algunos medicamentos incrementan la fotosensibilidad del paciente y provocan problemas en el tratamiento y hay otros que pueden causar reacciones alérgicas.

Hay determinados casos en que este tratamiento está absolutamente contraindicado y otros en los que hay que tomar precauciones especiales.

Se pueden presentar efectos secundarios que normalmente son transitorios y sin gravedad, aunque en algunos casos el tratamiento sí que puede tener consecuencias que deben tenerse en cuenta.¿Qué controles deben existir?Utilización de una carcasa protectora en el aparato.

Señales de aviso (pictogramas). Recintos cerrados o áreas acotadas, confinamiento de los haces, etc. Designación de un responsable de seguridad láser. Limitación en el uso de los láseres. Información a los usuarios. Limitación de entrada a personas autorizadas.

Las personas expuestas a radiaciones láser potencialmente peligrosas (Clase 3B y 4) deben utilizar la protección personal adecuada, en este caso gafas y/o ropa protectora. Antes de entrar en la zona de seguridad:

Quitarse todo objeto que pueda producir reflexiones como: anillos, pulseras, bolígrafos metálicos, etc. Mantener la zona de seguridad bien iluminada para reducir el riesgo de daño de los ojos. En la zona de seguridad:

Utilizar las gafas de protección adecuadas según características del láser y de acuerdo a la etiqueta e información proporcionada por el fabricante. Asegurarse de que las gafas son:

cómodas, resistentes, estables, ofrecen un campo de visión amplio y mantienen un grado de sujeción sin holguras. En la zona de seguridad y antes de encender el láser:

No mirar nunca directamente el haz del láser o su reflexión. No alinear el láser mientras esté en funcionamiento.

Asegurarse de que la trayectoria del haz es corta, tiene un número mínimo de cambios de dirección, no cruza vías de acceso peatonal, se sitúa por encima o por debajo del nivel de los ojos, discurre por recinto cerrado y bajo una envolvente.

Controlar que los espejos, lentes y divisores están rígidamente montados, se mantienen en perfecto estado de limpieza y se evitan reflexiones especulares.

  • a) Protocolos de protección para los láseres de clase 1.

En esta categoría no se requieren procedimientos especiales de seguridad, si bien, debe señalizarse el panel de acceso al láser con una etiqueta de aviso en la que señale la clasificación del láser allí contenido.

  • b) Protocolos de protección para los láseres de clase 2.

El peligro sólo se produce si el individuo fija la mirada en el haz láser. La mayoría de los láseres que entran en la clase 2 son láseres de helio- neón de potencia no superior a un miliwatio. El producto debe llevar una etiqueta de precaución y llevar un Indicador luminoso que indique la situación de encendido. Las dos reglas básicas de seguridad son no permitir a ninguna persona fijar la mirada en el haz directo y no dirigir la luz láser a los ojos. Ambas precauciones deben consignarse por escrito, en una señal de aviso.

  • c) Protocolos de protección para los láseres de clase 3.

Están dirigidas predominantemente a evitar la llegada del haz al ojo que, en caso de producirse, provocaría lesiones graves. Pueden mencionarse las siguientes:

Nunca dirigir el haz de estos Iáseres a nivel de los ojos;

Utilizar gafas con filtros adecuados; Utilización de este tipo de láseres únicamente por personal autorizado y experimentado;

Limitar la trayectoria del rayo al mínimo posible, terminando su camino con superficies absorbentes,

Operar el láser en recintos cerrados con ventanas con filtro y acceso; controlado y correctamente señalizado; Eliminar superficies reflectantes en la cercanía del láser.

Etiquetar el láser con una señal de peligro en la que aparezca la clase 3 y las recomendaciones más importantes para esta clase.

d) Reglas de seguridad para los láseres de clase 4. Las siguientes reglas deben seguirse cuidadosamente con los Iáseres de alta potencia:

Confinar el láser en una habitación cerrada con puertas que no puedan abrirse desde el exterior cuando el láser está en funcionamiento;

Asegurar que todo el personal lleva gafas de protección y en los casos de peligro de lesiones en piel o riesgo de incendio asegurar que entre el personal y el haz existen filtros protectores;

En el caso de emisión al exterior, asegurarse de que el haz láser no alcanza áreas ocupadas o con posibilidad de interceptar vehículos o aviones.

Asegurarse de que el sistema láser sólo pueda ser encendido por personal autorizado utilizando sistemas de encendido con llave; Etiquetar con señales de peligro tanto el láser como las zonas de acceso al mismo, El sistema de alta tensión del láser debe estar separado en lo posible del panel de mandos. Existencia de procedimientos escritos de operación y precauciones y planes de formación del personal y de emergencia.

¿Qué legislación, recomendaciones o normas se puede aplicar?Universidad politécnica de Valencia. Servicio integrado de prevención y salud laboral. Seguridad y Salud: instrucciones operativas. láser: clases. riesgos. medidas de control.

Notas Técnicas de Prevención. Nº 261 y 654 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene En el Trabajo.

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010. Seguridad de los productos láser.

Norma EN 207. Protección individual de los ojos: filtros y protectores de los ojos contra la radiación láser (gafas de protección láser).

Norma EN 208. Protección individual de los ojos: gafas de protección para los trabajos de ajuste de láser y sistemas láser (gafas de ajuste láser).

Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269, De 10 de noviembre.

Real Decreto 485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas en materia de señalización de seguridad y salud en el trabajo.

Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud relativas a la utilización por los trabajadores de equipos de protección Individual.

Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones Mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de Trabajo.

Directiva 2006/25/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril de 2006, sobre las disposiciones mínimas de seguridad y de salud relativas a la exposición de los trabajadores a riesgos derivados de los agentes físicos (radiaciones ópticas Artificiales).

RD LEGISLATIVO 1/2007 de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios.

RD 486/2010 sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a radiaciones ópticas artificiales.

RD 1644/2008 por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en servicio de las máquinas.

Ordenanza Reguladora de las Condiciones Higiénico Sanitarias y Técnicas de Peluquerías, Institutos de Belleza y otros Servicios de Estética de 18 febrero 2000.Para un tratamiento

seguro y eficaz ...

Acuda

a un dermatólogo

y

consulte

con

él

si

es

recomendable o

no

el

tratamiento que se desee realizar para descartar contraindicaciones y efectos secundarios.

En la cita previa el responsable del tratamiento debe estudiar y analizar su situación actual y

recomendar el tipo de tratamiento, duración, coste, etc pormenorizado, concreto y personalizado.

..

Cada persona requiere un estudio

Pregunte sobre los posibles efectos adversos y contraindicaciones del tratamiento que le van a aplicar y cumpla las recomendaciones que le indiquen.

Si

presenta

reacciones

tratamiento seguido.

adversas

en

la zona tratada acuda al médico e infórmele del

FIG. 1. EFECTO DE LA IPL EN TELANGIECTASIAS FACIALES FIG 2. END POINT Y RESULTADO EN LÉNTIGOS

Depilación definitiva por Fotodepilación, Luz Pulsada Intensa y radiofrecuencia. La depilación definitiva por foto depilación es un tratamiento médico Como funciona? La depilación definitiva es una tecnología laser que asocia LUZ PULSADA INTENSA más RADIOFRECUENCIA BIPOLAR conocido como E- LIGHT en EE UU y en Europa como tecnologia Elos. LA RADIOFRECUENCIA aporta mucha potencia en la profundidad para colaborar con el daño del folículo optimizando los resultados y logrando depilación de todo tipo de vellos-pelos y de todo fototipo de piel.

Para que esta técnica sea definitiva, hay que realizarla en forma constante durante varios meses, porque en su aplicación se debe respetar el ciclo de crecimiento de cada pelo, ya que cada uno se encuentra en distinto estado de crecimiento y la luz pulsada más radiofrecuencia actúa sólo cuando el bulbo piloso está en estado de maduración total. El tratamiento con Luz pulsada y Radiofrecuencia es indoloro. Indicaciones previas antes de concurrir a las sesiones de fotodepilación

Concurrir con el pelo de 1 o 3 mm de largo (rasurado de aproximadamente 5 días)ya que sino hay pelo visible no sería posible la depilación. Esto varía a medida que avanzamos en el tratamiento.

No concurrir con el pelo recién rasurado o con el pelo sin salir de la superficie.

 

Concurrir a la sesión sin maquillaje (puede retirarlo antes) y recuerde que no puede usar maquillaje autobronceante.

En caso de haber decolorado el pelo, concurrir solo si la raíz del mismo mantiene su color natural.

Concurrir con la piel mas clara posible, alejada de la exposición al sol, autobronceantes, camas solares, brumizado o cualquier método que modifique el color de su piel.

No realizar tatuajes en zonas que desee eliminar el vello hasta terminar el tratamiento.

 

En lo posible, no aplique desodorante antitranspirante previo a una sesión de axilas. Puede utilizarlo luego de la sesión.

Le recomendamos no utilizar desodorantes con contenido de alcohol.

Respetar los tiempos de citación de los profesionales tratantes, así como también las indicaciones pre y post tratamiento y del equipo indicado por el profesional tratante.

Siga cualquier indicación específica que haya indicado su médico tratante. Zonas a depilar

La depilación definitiva con LUZ PULSADA y RADIOFRECUENCIA se puede aplicar en TODAS las zonas del

La depilación definitiva con LUZ PULSADA y RADIOFRECUENCIA se puede aplicar en TODAS las zonas del cuerpo y resulta una excelente alternativa para hombres y mujeres que quieren eliminar ciertos vellos molestos. La pigmentación normal de la piel depende de la cantidad de melanina, el grado de vascularización, el caroteno y el grosor de la capa córnea. La cantidad de melanina producida está determinada por los factores genéticos, la intensidad y la longitud de onda de la luz ultravioleta recibida, la cantidad de hormonas estimulantes de los melanocitos secretada y el efecto de los productos químicos estimulantes, como los furocumarínicos (psoralenos). La discromía (pigmentación anormal de la piel) se puede deber a exceso de pigmentación (melanodermias, hemosiderosis y discromías por pigmentos exógenos) o a déficit de pigmentación (vitiligo, albinismo y lesiones hipomelánicas adquiridas). Sólo nos referiremos a las hiperpigmentaciones adquiridas localizadas benignas, que son las que pueden ser tratadas con luz intensa pulsada (LIP). Estas hiperpigmentaciones se pueden dividir en melanodermias, hemosiderosis y discromías por pigmentación exógena (tatuajes) La melanodermia es la intensificación del color de la piel debido a pigmentación melánica excesiva de la piel. Produce habitualmente por el aumento de la producción, el tamaño o la melanización de los melanosomas.3 Los tratamientos descritos para la melanodermia son: cremas y ácidos exfoliantes, cremas despigmentantes, dermoabrasión, microdermoabrasión, electrocauterificación, criocirugía y cirugía. Aunque las efélides y los léntigos se utilizan como sinónimos en parte de la bibliografía, definiremos las efélides como peca o lesión que aparece, en general, en pieles claras y jóvenes (II-III, según la clasificación de Fitzpatrick), preferentemente en la zona centro facial (nariz, pómulos). Por otro lado definiremos, los léntigos como las melanodermias que aparecen en pieles con fotodaño, especialmente en zonas expuestas al sol (rostro, manos, cuello y escote). La hemosiderosis es la pigmentación producida por el depósito de los derivados de la hemoglobina en los tejidos, como en la púrpura, la hemocromatosis, los estados hemorrágicos y las úlceras por estasis.4 Estas lesiones se tratan con cremas y ácidos exfoliantes, cremas despigmentantes dermoabrasión y cirugía.5,6 Los tatuajes se deben al implante intradérmico, accidental o voluntario, de sustancias coloreadas inertes o capaces de actuar como cuerpos extraños. De acuerdo con la forma en que se adquieren, pueden ser profesionales, no profesionales, traumáticos o cosméticos.2 Estas lesiones se tratan con salabrasión, escarificación química, dermoabrasión, cirugía y láser.5,7 La poiquilodermia es una lesión de la piel con dos componentes, vascular y pigmentario. Se produce por exposición excesiva a los rayos

ultravioletas solares

preferentemente

en

mujeres

de

piel

blanca.

Como resultado se observa reticulado eritemopigmentario atrófico, es decir, neogénesis vascular y atrofia de la piel con irregularidades pigmentarias. Cuando se localiza en el pecho o el cuello se denomina poiquilodermia de Civatte.9 Estas lesiones se tratan con cremas y ácidos exfoliantes, cremas y ácidos aclarantes, microdermoabrasiones y dermoabrasiones.

La LIP es un tipo de energía lumínica de longitudes de onda de 500 a 1200 nanómetros en el espectro electromagnético, lo que abarca todo el

sector

de

luz

visible

y

parte

del

infrarrojo

Esta gran variedad de longitudes de onda se logra a partir de la emisión estimulada de radiación mediante xenón, un gas raro presente en la atmósfera. A diferencia de la energía láser, la energía emitida por un equipo de LIP es discontinua, policromática, no colimada, incoherente, con un punto focal grande y grado bajo de dispersión. Un cromóforo es una célula o un elemento afín a longitudes de onda lumínicas. Diversos cromóforos afines a diferentes longitudes de onda o colores captan un haz policromático. Esta característica, junto con las ya mencionadas, amplía las posibilidades del tratamiento con LIP, que puede ser efectivo para lesiones vasculares y pigmentarias de 0,1 a 6 mm de profundidad y de diversos colores. Las LPBP se pueden tratar con LIP mediante el principio de fototermocoagulación selectiva.21 En estas lesiones pigmentarias se utilizan dos mecanismos: exteriorización y microfragmentación. El primer mecanismo se utiliza en las lesiones epidérmicas, como el léntigo. El cromóforo epidérmico, la melanina, absorbe las longitudes de onda de la LIP y transforma esa energía lumínica en energía calórica (de 60 a 90 grados). Esto produce epidermólisis hasta la capa basal y se eliminan los melanosomas. Se forma una costra o escara superficial por muerte celular,

que

se

exfolia

a

los

días.3-7

En las lesiones pigmentarias dérmicas (e.g, tatuajes), en cambio, se produce microfragmentación de los cromóforos (pigmentos exógenos) a moléculas menores de 60 micrones. De esta forma se facilita que los microfragmentos pigmentarios sean fagocitados por los macrófagos y, así, eliminados. LPBP, localizadas en la cara, el cuello, el tórax, la espalda, los hombros, los brazos, las manos, los glúteos y las piernas. La mayoría de las lesiones se presentan en las mujeres (93%), sólo 8 en los hombres. En las lesiones que son múltiples, como los léntigos y las efélides, no se considera la cantidad de pequeñas lesiones, sino la zona corporal afectada (e.g., mano, rostro, etc.). La mayoría de las lesiones (63%) se presenta en el rostro. Los nevos, los nevos congénitos y los nevos pilosos se excluyen del tratamiento. Se utiliza el equipo PHOTODERM VL/PL/HR, que tiene un programa computarizado para lesiones pigmentarias, lesiones vasculares y remoción de pelos. Sobre la base de los datos cargados, como el tipo de piel según la clasificación y el tipo y la profundidad de la lesión, el equipo determina y recomienda, de acuerdo con la intensidad de la fluencia o la energía (de 3 a 90 cm2), diferentes parámetros: el tipo de pulso (corto o largo), la cantidad (de 1 a 3), la duración (de 1 a 25 milisegundos) y el tiempo de espera entre cada pulso (de 1 a 300 milisegundos). El operador, a su vez, modifica estos ítems según la respuesta de la lesión y determina un parámetro ideal para cada paciente y cada lesión. No se requiere preparación previa. El tratamiento se realiza en forma ambulatoria en sesiones de pocos minutos, sin necesidad de reposo posterior. Sobre la zona a tratar se aplica un gel frío que permite mejor contacto entre el prisma del cabezal y la piel, y aumenta el tiempo de relajación térmica de la piel. Salvo en los tatuajes, raramente se administran anestésicos de contacto o inyectables. Después de aplicar el gel, se aplican geles descongestivos o cremas hidratantes sobre la zona tratada, hasta que desaparece el eritema o se elimina la costra. Luego se le indica al paciente pantallas solares (protectores solares con factor de protección mayor a 45). LASER Principios básicos El láser es un dispositivo que transforma otras formas de energía en radiación electromagnética (en este caso en un haz de luz de una determinada longitud de onda) mediante diversas formas: energía eléctrica, química, etc. El láser siempre se emite como radiación electromagnética (como haces de luz). De esta emisión de luz es de donde toma su denominación (surgió como acrónimo) de Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation (Amplificación de Luz por Emisión Estimulada de Radiación). Ahora se acepta como palabra en sí. Ejemplos de ondas electromagnéticas son:

Ondas de radio, que dan lugar a longitudes de onda largas (medidas en metros).

 

Microondas que generan longitudes de onda de un tamaño de centímetros.

Rayos X en medicina, para tomar imágenes de la estructura ósea del interior del cuerpo. Aplicaciones

 

Ámbitos industriales: medidas precisas, señalizaciones rectas, procesado y corte de materiales, análisis espectral, etc.

 

Medicina: cirugía láser, diagnósticos, curación de heridas, alivio del dolor, etc.

Militares: telémetro, indicadores del objetivo, armas láser, producción de cegueras.

Cotidianas: CD, impresoras, discos ópticos, códigos de barras, hologramas, comunicación ...

Investigación científica: espectroscopia, fusión, enfriamiento de átomos. Usos especiales

Transporte de energía al espacio, giróscopo, fibra láser. ¿Pero son seguros los láser?

 

Los posibles daños que un láser pueda causar, están relacionados con la radiación que produce su funcionamiento. Esta capacidad para producir daño, está determinada por tres factores:

1.

Su

longitud

de

onda.

2.

Duración

o

tiempo

de

exposición.

3. Potencia o energía del haz de luz que produce. El Instituto Americano Nacional de Estándares (ANSI) los clasifica de acuerdo a los criterios:

 

1.

El inherente al láser en sí, es decir el tipo y cantidad de radiación que genera su utilización.

 

2.

Los controles de seguridad que requieren.

 

3.

La apertura a través de la cual se recibe la radiación.

4.

La distancia a la fuente láser a la que se realizan las mediciones. Así se distinguen:

Clase I. De baja potencia, pues su fuerza de salida de luz no supera los 0´5 vatios. Son seguros en todas las condiciones de utilización previsibles. Incluye todos los láseres que bajo condiciones normales de trabajo, no emiten radiación que pueda causar daño. Son los llamados «láseres seguros para los ojos».

Clase II. Todos aquellos de baja potencia que emiten una radiación visible. La protección ocular se consigue evitando la visión continua y directa del haz de luz. Es el más apropiado para los laboratorios de prácticas.

Clase III, A. Son seguros para la visión con el ojo desnudo. Se protege de él, igual que en el caso anterior, retirando la mirada. Sin embargo, deben manejarse sin ningún instrumento óptico (prismáticos, telescopio, etc.) pues en ese caso podría ocasionar daños. Son de potencia media, con una salida cinco veces superior a las clases I y II, basada en una apropiada duración de la exposición. Es decir, que una exposición muy prolongada podría ser peligrosa.

Clase III, B. Su visión directa es siempre peligrosa. La visión difusa es segura.

 

Clase IV. De alta potencia. Todos aquellos con una salida de luz mayor a 0´5 vatios. Su radiación puede causar daños al ojo o a la piel. Láser en medicina En medicina existen multitud de técnicas que utilizan el láser como instrumento para unos u otros casos. Es uno de los campos pioneros, más desarrollados y extendidos. El campo de utilización es tan amplio que divide su uso basándose en varios factores:

Dependiendo de la rama médica o los órganos que trate: oftalmología (ojos

),

cirugía general, odontología, dermatología, enfermedades

cardiacas, etc. De acuerdo con el tipo de láser específico que utilice (son subtipos derivados de los principales de I a VI): láser de CO2, de argón o de Yag.

En relación al tipo de tratamiento tales como diagnósticos, cirugía, conexión de vasos sanguíneos.

 

Es muy importante tener en cuenta que, cuando se utilizan estos procedimientos para casos médicos, se requiere una buena sintonía o compatibilidad entre la interacción que se origina entre la radiación láser específica y los tejidos biológicos que trata. La cirugía es la rama de la medicina que más aplicaciones y usos hace de dicha tecnología. Sin embargo, la dermatología es la que más trascendencia ha tenido a nivel social y la que más se demanda en determinados ámbitos ya que, parte de las cuestiones de piel, forman parte hoy también de la estética, Si por ejemplo un láser elimina un lunar maligno, también puede hacer desaparecer una mancha considerada antiestética, si nos remitimos a los cánones actuales de moda o belleza. Los tipos de láser que se utilizan en dermatología son básicamente tres:

De Argón. Es absorbido en gran medida por pigmentos y melanina (tejido oscuro). Es el más recurrido para tratar lesiones vasculares. Penetra en la piel entre 0´5 y 2 Mm.

De colorante. El más usado debido a la compatibilidad que suelen mostrar a nivel general la longitud de onda y el órgano tratado. Puede elegirse dicha longitud de onda para que obtenga la máxima absorbencia en el tejido defectuoso y la mínima en el tejido normal.

De gas CO2. Utilizado principalmente en eliminación de tatuajes. Los beneficios en este campo médico son muy amplias y variadas: la reparación de la piel (una de las más extendidas y prometedoras); lesiones pigmentadas (con color) tales como lentigos, melanosis, nevus, manchas dérmicas, síndrome de Peutz-Jeghers, melasma, queratosis seborreicas, tatuajes, etc. Láser en cosmética Muchas clínicas cosméticas usan láser para diferentes tratamientos. Uno de los más conocidos es de pelado de la capa externa de la piel (un grosor de 10 a 30 micras) que se barre con un láser de CO2. La piel de debajo regenera una nueva dermis nueva. Así se reemplaza el pelado químico y la cirugía para el estiramiento de piel. Otros usos cosméticos se realizan con láseres de baja potencia, pero no se tiene aún evidencia científica de su efectividad. Otra de ellas es el trasplante de cabello (como sustitución a los injertos o implantes antiguos) que no tiene que ver con la supuesta regeneración de pelo que algunos centros capilares y clínicas anuncian que se puede lograr con láser. Además de que esta modalidad no está demostrada, peluqueros, expertos del cuero cabelludo e incluso dermatólogos dudan rotundamente de su eficacia. Por último, la eliminación de vello o fotodepilación. Fotodepilación Está despertando muchas expectativas, pero aún crea controversia, polémica e interrogantes: si es totalmente segura y sus efectos definitivos, por qué no existen leyes que la regulen, qué hacer si se pretende contratar un servicio de fotodepilación ... Fotodepilación y depilación por láser: no es lo mismo ... Son términos que se utilizan indistintamente y se suelen confundir. La fotodepilación es un sistema de eliminación de vello que utiliza la luz pulsada intensa. La diferencia radica en la longitud de onda.

Es muy importante tener en cuenta que, cuando se utilizan estos procedimientos para casos médicos, se

Además elimina también el problema de la foliculitis, que es bastante incómoda. Es un tipo de depilación que utiliza cierto tipo de láser, pero más moderna, segura y eficaz que la depilación por láser y que la depilación eléctrica, tres tipos diferentes de técnica con el mismo objetivo:

eliminar de manera definitiva el vello no deseado. Fotodepilación

¿Es realmente efectiva? Es un método que se está haciendo popular por su efectividad y su coste asequible frente a otros modos antiguos, largos, más peligrosos y costosos. Aunque su resultado depende de varios factores: por ejemplo el tipo de piel y de vello. Así, son más fáciles de tratar las personas de piel clara con pelo muy oscuro y grueso. El vello fino y rubio es casi intratable. Las zonas de la cara no deberían ser depiladas, en principio, por esta técnica. Muchos profesionales recomiendan tratar sólo axilas e ingles y en otras partes, como la cara (muy demandado) seguir otras técnicas (como la depilación eléctrica) desgraciadamente más dolorosas y con mayores riesgos, pero más indicadas y efectivas. ¿Es pues definitiva? Este sistema destruye el folículo piloso, allí donde nace la raíz del vello y el cabello. Sin folículo no hay pelo. Y la fotodepilación elimina con toda seguridad este folículo, por lo cual es improbable que se regenere. Se supone que puede suceder excepcionalmente y con el paso del tiempo. Dermatólogos y especialistas del láser defienden con lógica esta teoría de la destrucción del folículo. Admiten, en todo caso, que la piel está repleta de millones de estas cavidades donde se origina el pelo. Quizás con el tiempo pueda brotar otro pelo que brote muy cerca (micras o milímetros) del anteriormente erradicado y que por alguna circunstancia, en ese momento la máquina de láser no lo «cogió». Aún así, muchos especialistas y médicos reconocen que se debería hacer pública una información rigurosa que explicara todo esto y que admitiera entre otras, que la fotodepilación no es efectiva al 100%. Calificativos como «permanente» y «definitiva» deberían sustituirse por otros como «elevado porcentaje de efectividad, permanente, de

larga duración

...

»

y no recurriendo a la picaresca o la ambigüedad como ocurrió en un principio en el que, por presión de las organizaciones de

consumidores, se cambió el término «definitiva», por «indefinida».

¿Cuántas sesiones se necesitan? En el vello influyen muchos factores, tanto en su crecimiento, como su fuerza, reposición, color, etc. La edad, el estrés, herencia genética,

... un análisis de contraindicaciones o posibles efectos adversos. Todo ello permitirá adelantarse al resultado y establecer la pauta de actuación. En relación a las características de cada uno, el vello se supone desaparecerá en un número determinado de sesiones espaciadas entre uno o tres meses atendiendo a la técnica (fotodepilación o depilación láser) y el tipo de máquina (las empresas de mayor fiabilidad y garantía en el sector, aconsejan las IPL de segunda generación, hoy por hoy, las más seguras y efectivas). Por eso tampoco se puede determinar de antemano el número de sesiones sin analizar cada caso. ¿Es segura? Casi todos los expertos indican que la fotodepilación es segura y no entraña mayores riesgos en su aplicación. Médicos y profesionales la definen como un procedimiento totalmente seguro, pero si convergen unos requerimientos mínimos: que la máquina de láser sea de muy alta calidad, actualizada, revisada y moderna (no todas son iguales). Que el profesional que la maneje esté formado y sepa perfectamente lo que

la alimentación

En este sentido, es trascendental conocer lo más posible de cada persona. Realizar un estudio previo, un historial médico y

hace. Que se tomen las debidas precauciones antes, durante y después del tratamiento. Aún así, esta especialidad no está exenta de ciertas contraindicaciones y efectos secundarios, no temporales ni graves, pero que conviene tener en cuenta. Contraindicaciones absolutas para la fotodepilación:

Piel recién bronceada.

Riesgo de cicatrización queloidea.

Fotosensibilidad por enfermedad o fármacos.

Tratamiento con derivados retinoicos.

Varices y problemas de coagulación de sangre.

Pacientes tratados con ácido 13-cis-retinoico el mes anterior al tratamiento.

Casos de fiebre o infección aguda.

Contraindicaciones relativas:

Embarazo y lactancia.

Pieles muy pigmentadas y oscuras o negras.

Estados de inmunodepresión.

Diabetes mal controlada.

Antecedentes de herpes.

Posibles efectos secundarios:

Eritema transitorio (enrojecimiento de la zona). Edema perifolicular (inflamación).

Dolor durante el tratamiento. Otros, aunque menos frecuentes son:

Foliculitis, hiperpigmentación, costras, púrpura, erosiones, cicatrices, fotofobia, aumento transitorio de la pilosidad, edema palpebral y si no se utiliza bien la máquina de láser, ciertos daños menores en los ojos.

¿Cuánto cuesta el láser de diodo?

El precio del procedimiento es muy variable, ya que depende de la dimensión de la zona a depilar. A mayor extensión, mayor precio. Otro factor para determinar el precio, es el número de sesiones a aplicar. Las sesiones tienen lugar en un periodo que puede ir desde los pocos meses hasta incluso los 3 años, aunque dependerá de las características de cada persona. A medida que avanzan las sesiones, el vello crece con menos fuerza hasta llegar a desaparecer. Una media habitual es que el 80% del vello haya

desaparecido tras unos 6-12 meses de tratamiento.

El coste, puede ir desde los 30€ por sesión para zonas pequeñas como los dedos de los pies o las areolas de los pezones, hasta los 400€ para las

piernas completas. Habitualmente, las clínicas ofrecen paquetes cerrados de precios para el tratamiento completo durante el periodo que sea

necesario. Consulta a tu clínica sobre estos precios paquetizados y el número de sesiones que incluyen.

¿Cómo es el procedimiento?

Dependiendo del tipo de láser a aplicar y el lugar donde tiene lugar la aplicación, es muy probable que necesites usar unas gafas de protección para los ojos. A veces, puedes sentir un pequeño hormigueo o escozor en la

zona sobre la que se aplica el láser. Es muy recomendable aplicar antes del tratamiento una crema suavizante o anestésica, para minimizar el riesgo y molestias después de la aplicación del láser de diodo. El tiempo de cada sesión puede variar desde los 15 minutos hasta las dos horas, dependiendo una vez más de la extensión de la zona a tratar.

La duración total habitual del tratamiento es de entre tres meses y uno o dos años, aunque este periodo puede fluctuar dependiendo del tipo de tratamiento, piel y persona.

Productos recomendados

Además de las clínicas de depilación láser de Diodo, existen en el mercado multitud de centros de depilación semi-profesionales para usar en tu propia casa e ir eliminando el vello poco a poco.

La duración total habitual del tratamiento es de entre tres meses y uno o dos años,De p iladora laser Rio Scanning X60 Depiladora laser rio scanning 30 Precio anterior: Nuevo precio: EUR 299,00 Beurer HL100 SensEpil - Despiladora de luz pulsada, color blanco Precio anterior: EUR 349,00 Nuevo precio: EUR 265,64 " id="pdf-obj-22-8" src="pdf-obj-22-8.jpg">
La duración total habitual del tratamiento es de entre tres meses y uno o dos años,De p iladora laser Rio Scanning X60 Depiladora laser rio scanning 30 Precio anterior: Nuevo precio: EUR 299,00 Beurer HL100 SensEpil - Despiladora de luz pulsada, color blanco Precio anterior: EUR 349,00 Nuevo precio: EUR 265,64 " id="pdf-obj-22-14" src="pdf-obj-22-14.jpg">

Precio anterior:

Nuevo precio: EUR 299,00

La duración total habitual del tratamiento es de entre tres meses y uno o dos años,De p iladora laser Rio Scanning X60 Depiladora laser rio scanning 30 Precio anterior: Nuevo precio: EUR 299,00 Beurer HL100 SensEpil - Despiladora de luz pulsada, color blanco Precio anterior: EUR 349,00 Nuevo precio: EUR 265,64 " id="pdf-obj-22-23" src="pdf-obj-22-23.jpg">

Precio anterior: EUR 349,00 Nuevo precio: EUR 265,64

<a href=Depiladora laser Rio X60+ 2 geles+ Gafas Precio anterior: Nuevo precio: EUR 419,00 HoMedics Me My Elos - Depiladora permanente con accesorio facial Precio anterior: Nuevo p recio: EUR 260,76 Braun - Depiladora Luz Pulsada IPL Gillette Venus Naked Skin by Braun Precio anterior: EUR 499,99 Nuevo precio: EUR 265,20 Remington IPL4000 i-Light Essential - Depiladora por luz Precio anterior: EUR 199,00 Nuevo precio: EUR 147,10 " id="pdf-obj-23-2" src="pdf-obj-23-2.jpg">

Precio anterior:

Nuevo precio: EUR 419,00

<a href=Depiladora laser Rio X60+ 2 geles+ Gafas Precio anterior: Nuevo precio: EUR 419,00 HoMedics Me My Elos - Depiladora permanente con accesorio facial Precio anterior: Nuevo p recio: EUR 260,76 Braun - Depiladora Luz Pulsada IPL Gillette Venus Naked Skin by Braun Precio anterior: EUR 499,99 Nuevo precio: EUR 265,20 Remington IPL4000 i-Light Essential - Depiladora por luz Precio anterior: EUR 199,00 Nuevo precio: EUR 147,10 " id="pdf-obj-23-11" src="pdf-obj-23-11.jpg">

Precio anterior:

Nuevo precio: EUR 260,76

<a href=Depiladora laser Rio X60+ 2 geles+ Gafas Precio anterior: Nuevo precio: EUR 419,00 HoMedics Me My Elos - Depiladora permanente con accesorio facial Precio anterior: Nuevo p recio: EUR 260,76 Braun - Depiladora Luz Pulsada IPL Gillette Venus Naked Skin by Braun Precio anterior: EUR 499,99 Nuevo precio: EUR 265,20 Remington IPL4000 i-Light Essential - Depiladora por luz Precio anterior: EUR 199,00 Nuevo precio: EUR 147,10 " id="pdf-obj-23-22" src="pdf-obj-23-22.jpg">

Precio anterior: EUR 499,99 Nuevo precio: EUR 265,20

<a href=Depiladora laser Rio X60+ 2 geles+ Gafas Precio anterior: Nuevo precio: EUR 419,00 HoMedics Me My Elos - Depiladora permanente con accesorio facial Precio anterior: Nuevo p recio: EUR 260,76 Braun - Depiladora Luz Pulsada IPL Gillette Venus Naked Skin by Braun Precio anterior: EUR 499,99 Nuevo precio: EUR 265,20 Remington IPL4000 i-Light Essential - Depiladora por luz Precio anterior: EUR 199,00 Nuevo precio: EUR 147,10 " id="pdf-obj-23-32" src="pdf-obj-23-32.jpg">

Precio anterior: EUR 199,00 Nuevo precio: EUR 147,10

<a href=Rio - Pinzas láser Precio anterior: EUR 159,90 Nuevo precio: EUR 127,71 Rio x60 - Depiladora laser, depilacion permanente (piernas, brazos, axilas, linea bikini, rostro) Precio anterior: EUR 429,00 Nuevo precio: EUR 355,41 ¿Qué tipos de láser existen? Existen numerosas clasificaciones de los láseres, pero la más adecuada desde el punto de vista médico es la que presentamos a continuación: Según su potencia de salida:  Baja potencia: menores de 2 Mw.  Media potencia: entre 5 y 50 Mw. (láseres terapéuticos).  Alta potencia: mucho mayor de 1 W (láseres quirúrgicos). Según el riesgo La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 Seguridad de los productos láser define la exposición máxima permisible (EMP) como nivel de radiación de las personas sin sufrir efectos adversos; los niveles de (EMP) representan el nivel máximo al que es posible exponer los ojos o la piel sin sufrir los daños derivados de la exposición, ni inmediatamente, ni después de un periodo grande de tiempo. A partir de los valores de (EMP) se establecen un conjunto de valores, llamados límites de emisión accesibles o LEA, definidos como nivel de emisión accesible máximo permitido dentro de una clase determinada. " id="pdf-obj-24-2" src="pdf-obj-24-2.jpg">

Rio - Pinzas láser Precio anterior: EUR 159,90 Nuevo precio: EUR 127,71

<a href=Rio - Pinzas láser Precio anterior: EUR 159,90 Nuevo precio: EUR 127,71 Rio x60 - Depiladora laser, depilacion permanente (piernas, brazos, axilas, linea bikini, rostro) Precio anterior: EUR 429,00 Nuevo precio: EUR 355,41 ¿Qué tipos de láser existen? Existen numerosas clasificaciones de los láseres, pero la más adecuada desde el punto de vista médico es la que presentamos a continuación: Según su potencia de salida:  Baja potencia: menores de 2 Mw.  Media potencia: entre 5 y 50 Mw. (láseres terapéuticos).  Alta potencia: mucho mayor de 1 W (láseres quirúrgicos). Según el riesgo La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 Seguridad de los productos láser define la exposición máxima permisible (EMP) como nivel de radiación de las personas sin sufrir efectos adversos; los niveles de (EMP) representan el nivel máximo al que es posible exponer los ojos o la piel sin sufrir los daños derivados de la exposición, ni inmediatamente, ni después de un periodo grande de tiempo. A partir de los valores de (EMP) se establecen un conjunto de valores, llamados límites de emisión accesibles o LEA, definidos como nivel de emisión accesible máximo permitido dentro de una clase determinada. " id="pdf-obj-24-11" src="pdf-obj-24-11.jpg">

Precio anterior: EUR 429,00 Nuevo precio: EUR 355,41

¿Qué tipos de láser existen?

Existen numerosas clasificaciones de los láseres, pero la más adecuada desde el punto de vista médico es la que presentamos a continuación:

Según su potencia de salida:

Baja potencia: menores de 2 Mw.

Media potencia: entre 5 y 50 Mw. (láseres terapéuticos).

Alta potencia: mucho mayor de 1 W (láseres quirúrgicos).

Según el riesgo

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 Seguridad de los productos láser define la exposición máxima permisible (EMP) como nivel de radiación de las personas sin sufrir efectos adversos; los niveles de (EMP) representan el nivel máximo al que es posible exponer los ojos o la piel sin sufrir los daños derivados de la exposición, ni inmediatamente, ni después de un periodo grande de tiempo. A partir de los valores de (EMP) se establecen un conjunto de valores, llamados límites de emisión accesibles o LEA, definidos como nivel de emisión accesible máximo permitido dentro de una clase determinada.

Con este criterio se agrupa a los distintos láseres en varias clases: clase 1, clase 1M, clase 2, clase 2M, clase 3R, clase 3B y clase 4. De esta forma se dispone de un sistema para identificar los potenciales riesgos asociados a cada clase de láser.

Clase 1. Productos láser que son seguros en todas las condiciones de utilización razonablemente previsibles, incluyendo el uso de instrumentos ópticos en visión directa.

Clase 1M. Láseres que emitiendo en el Intervalo de longitudes de onda (λ) entre 302,5 y 4000 nm son seguros en condiciones de utilización razonablemente previsibles, pero que pueden ser peligrosos si se emplean instrumentos ópticos para visión directa.

Clase 2. Láseres que emiten radiación visible en el intervalo de longitudes de onda comprendido entre 400 y 700 nm.

Clase 2M. Láseres que emiten radiación visible (400 y 700 nm). La protección Ocular se consigue normalmente por las respuestas de aversión, incluido el reflejo parpebral, pero la visión del haz puede ser peligrosa si se usan instrumentos ópticos.

Clase 3R. Láseres que emiten entre 302,5 y 106 nm, cuya visión directa del haz es potencialmente peligrosa.

Clase 4. Láseres que pueden producir reflexiones difusas peligrosas. Pueden causar daños sobre la piel y pueden también constituir un peligro de incendio. Su utilización precisa extrema precaución. La clasificación de los productos láser, y por tanto las normas de protección a adoptar, se establecen en función de la potencia y la longitud de onda del haz luminoso después de la fabricación, sin considerar otros tipos de riesgo asociados como el entorno y factores ambientales, así como la utilización. Por ello, la evaluación de la exposición debería considerar varios factores como el entorno y factores ambientales en que se utiliza.

Riesgos de los aparatos láser

RADIATIVOS

Son los factores de riesgos inherentes a la propia radiación electromagnética, llamados riesgos radiativos, como consecuencia de las radiaciones emitidas por la luz del láser, que como toda radiación electromagnética, es una forma de energía que se propaga en el espacio y que al incidir puede causar daños debidos a la alta direccionabilidad de los haces, así como a las altas potencias y energías asociadas. Penetración de la radiación óptica sobre la piel. Penetración de la radiación óptica sobre los ojos por reflexión y/o exposición directa.

NO RADIATIVOS

Los riesgos no radiativos son aquellos derivados de los diferentes elementos necesarios para el funcionamiento del láser o que aparecen durante su operación:

Eléctricos

Explosión o incendio

Mecánico

Químico

Proyección de partículas

Contaminación atmosférica

¿Qué requisitos mínimos de seguridad para la fabricación debe cumplir un aparato láser?

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010 con el título Seguridad de los productos láser, trata, en uno de sus objetivos, de establecer requisitos, tanto para el usuario como el fabricante, con objeto de: eliminar los riesgos en el origen y aplicar medidas de control sobre los riesgos que no puedan ser eliminados e informar al usuario de los riesgos residuales.

¿Qué protocolo debe seguirse en una depilación láser?

Valoración del paciente por parte de un dermatólogo que realice la historia clínica y una

exploración física para determinar las características del pelo (color, grosor, fase de crecimiento), de la piel (fototipo) y de la zona a tratar para elegir el láser mas adecuado y el procedimiento mas eficaz. Proporcionar al usuario unas recomendaciones respecto al sol, rayos uva, depilación de la zona

entre sesiones, cremas fotoprotectoras, etc. Ficha de consentimiento informado. Realizar fotografías y delimitar la zona a tratar.

En algunos casos es necesario rasurar la zona previamente a la aplicación del láser excepto en la

zona facial. Durante el tratamiento tanto el personal aplicador como el paciente usaran unas gafas

protectoras. La piel debe estar limpia y libre de grasa o medicamentos que aumenten las pérdidas por

reflexión. El intervalo entre sesiones, al inicio del tratamiento es de seis semanas aproximadamente para

tratamientos faciales y dos a tres meses para corporales. La duración de las sesiones puede variar entre unos diez minutos (zona labio superior) y hasta

varias horas si son zonas amplias (piernas, espalda…).

En ocasiones el medico puede recomendar la aplicación de un anestésico tópico si la zona a tratar tienen gran densidad folicular. El número de sesiones necesarias dependerá del color del pelo, del fototipo de la piel, y de la zona a tratar. Para la depilación facial al ser mas compleja se suele utilizar la luz pulsada intensa. Durante la sesión es normal notar cierta molestia como quemazón, pinchazos o leve dolor. Una vez acabada la sesión la zona aparece enrojecida y ese eritema puede persistir hasta el día siguiente. El enrojecimiento a veces se concentra alrededor del pelo y se conoce como edema perifolicular. Es transitorio y es signo de que la depilación ha sido eficaz. La depilación láser es una forma de agresión al folículo piloso y tras realizar la sesión pueden aparecer pústulas por infección del folículo (foliculitis). El médico puede prescribir para resolver el problema la aplicación de una crema antibiótica durante dos o tres días.

¿Por qué es recomendable acudir a un dermatólogo antes de realizar una depilación con láser?

Es imprescindible realizar un historial clínico para prever reacciones adversas o secundarias y conocer características del paciente que pueden tener gran importancia en el tratamiento a aplicar:

alteraciones hormonales, consumo de fármacos que pueden ser perjudiciales para la depilación,

factores hereditarios etc. El paciente puede presentar afecciones cutáneas que es preciso tratar, como acné, foliculitis, lunares, manchas o dermatitis. El médico tiene que explicar la técnica, sus ventajas y los posibles efectos secundarios y pedir al paciente información exhaustiva sobre los fármacos que está tomando. Algunos medicamentos incrementan la fotosensibilidad del paciente y provocan problemas en el tratamiento y hay otros que pueden causar reacciones alérgicas. Hay determinados casos en que este tratamiento está absolutamente contraindicado y otros en los que hay que tomar precauciones especiales. Se pueden presentar efectos secundarios que normalmente son transitorios y sin gravedad, aunque en algunos casos el tratamiento sí que puede tener consecuencias que deben tenerse en cuenta.

¿Qué controles deben existir?

Utilización de una carcasa protectora en el aparato.

Señales de aviso (pictogramas).

Recintos cerrados o áreas acotadas, confinamiento de los haces, etc.

Designación de un responsable de seguridad láser.

Limitación en el uso de los láseres.

Información a los usuarios.

Limitación de entrada a personas autorizadas.

Las personas expuestas a radiaciones láser potencialmente peligrosas (Clase 3B y 4) deben utilizar la protección personal adecuada, en este caso gafas y/o ropa protectora.

Antes de entrar en la zona de seguridad:

Quitarse todo objeto que pueda producir reflexiones como: anillos, pulseras,

bolígrafos metálicos, etc. Mantener la zona de seguridad bien iluminada para reducir el riesgo de daño de los ojos.

En la zona de seguridad:

Utilizar las gafas de protección adecuadas según características del láser y de acuerdo a la etiqueta e información proporcionada por el fabricante. Asegurarse de que las gafas son: cómodas, resistentes, estables, ofrecen un campo de visión amplio

y mantienen un grado de sujeción sin holguras.

En la zona de seguridad y antes de encender el láser:

No mirar nunca directamente el haz del láser o su reflexión.

No alinear el láser mientras esté en funcionamiento.

Asegurarse de que la trayectoria del haz es corta, tiene un número mínimo de

cambios de dirección, no cruza vías de acceso peatonal, se sitúa por encima o por debajo del nivel de los ojos, discurre por recinto cerrado y bajo una envolvente. Controlar que los espejos, lentes y divisores están rígidamente montados, se mantienen en perfecto estado de limpieza y se evitan reflexiones especulares.

a)

Protocolos

de

protección

para

los

láseres

de

clase

 

1.

En esta categoría no se requieren procedimientos especiales de seguridad, si bien, debe

señalizarse el

panel

de

acceso al

láser con

una etiqueta de

aviso en

la

que

señale la

clasificación

 

del

láser

 

allí

contenido.

b)

Protocolos

de

protección

para

los

láseres

de

clase

 

2.

El peligro sólo se produce si el individuo fija la mirada en el haz láser. La mayoría de los láseres que entran en la clase 2 son láseres de helio- neón de potencia no superior a un miliwatio. El producto debe llevar una etiqueta de precaución y llevar un Indicador luminoso que indique la situación de encendido. Las dos reglas básicas de seguridad son no permitir a

ninguna persona fijar la mirada en el haz directo y no dirigir la luz láser a los ojos. Ambas

precauciones

deben

consignarse

por

escrito,

en

una

señal

de

aviso.

c)

Protocolos

de

protección

para

los

láseres

de

clase

 

3.

Están dirigidas predominantemente

a evitar

la

llegada del

haz

al

ojo que,

en

caso de

producirse, provocaría lesiones graves. Pueden mencionarse las siguientes:

 
 

Nunca dirigir el haz de estos Iáseres a nivel de los ojos;

 

 

Utilizar gafas con filtros adecuados; Utilización de este tipo de láseres únicamente por personal experimentado;

autorizado

y

Limitar

la trayectoria

del

rayo

al

mínimo posible, terminando su camino con

 

superficies absorbentes,

 
 

Operar el láser en recintos

cerrados

con

ventanas

 

con

filtro

y

acceso;

 

controlado y correctamente señalizado;

 
 

Eliminar superficies reflectantes en la cercanía del láser.

 

Etiquetar el láser con una

señal

de

peligro en

la

que

aparezca

la clase

3

y

las

 

recomendaciones más importantes para esta clase.

 

d)

Reglas

de

seguridad

para

 

los

láseres

 

de

clase

 

4.

Las siguientes reglas deben seguirse cuidadosamente con los Iáseres de alta potencia:

Confinar el láser en una habitación cerrada con puertas que no puedan abrirse desde el exterior cuando el láser está en funcionamiento;

Asegurar que todo el personal lleva gafas de protección y en los casos de peligro de

lesiones en piel o riesgo de incendio asegurar que entre el personal y el haz existen filtros protectores; En el caso de emisión al exterior, asegurarse de que el haz láser no alcanza áreas ocupadas o con posibilidad de interceptar vehículos o aviones.

Asegurarse de que el sistema láser sólo pueda ser encendido por

personal

autorizado utilizando sistemas de encendido con llave; Etiquetar con señales de peligro tanto el láser como las zonas de acceso al mismo,

El sistema de alta tensión del láser debe estar separado en lo posible del panel de

mandos. Existencia de procedimientos escritos de operación y precauciones y planes de formación del personal y de emergencia.

¿Qué legislación, recomendaciones o normas se puede aplicar?

Universidad politécnica de Valencia. Servicio integrado de prevención y salud laboral. Seguridad y Salud: instrucciones operativas. láser: clases. riesgos. medidas de control.

Notas Técnicas de Prevención. Nº 261 y 654 del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene

En

el

Trabajo.

La norma de AENOR UNE-EN 60825-4:2007/A1:2010. Seguridad de los productos láser. Norma EN 207. Protección individual de los ojos: filtros y protectores de los ojos contra la

radiación

láser

(gafas

de

protección

láser).

Norma EN 208. Protección individual de los ojos: gafas de protección para los trabajos de

ajuste

de

láser

y

sistemas

láser

(gafas

de

ajuste

láser).

Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269, De 10 de noviembre.

Real Decreto

485/1997, de 14 de abril, sobre disposiciones mínimas

en

materia de

señalización

 

de

seguridad

 

y

salud

en

el

trabajo.

Real Decreto 773/1997, de 30 de mayo, sobre disposiciones mínimas de seguridad y salud

relativas

a

la

utilización

por

los

trabajadores

de

equipos

de

protección

Individual.

Real Decreto 1215/1997, de 18 de julio, por el que se establecen las disposiciones Mínimas de seguridad y salud para la utilización por los trabajadores de los equipos de Trabajo.

Directiva 2006/25/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril de 2006, sobre

las

disposiciones

mínimas

de

seguridad

y

de salud relativas

a

la

exposición

de

los

trabajadores a riesgos derivados de los agentes físicos (radiaciones ópticas Artificiales).

RD LEGISLATIVO 1/2007 de la Ley General

para

la Defensa

de los Consumidores y

Usuarios. RD 486/2010 sobre la protección de la salud y la seguridad de los trabajadores contra los

riesgos

relacionados

con

la

exposición

a

radiaciones

ópticas

artificiales.

RD 1644/2008 por el que se establecen las normas para la comercialización y puesta en

servicio

de

las

máquinas.

Ordenanza Reguladora de las Condiciones Higiénico Sanitarias y Técnicas de Peluquerías,

Institutos de Belleza y otros Servicios de Estética de 18 febrero 2000.

Para un tratamiento seguro y eficaz ...

Acuda a un dermatólogo y consulte con él si es recomendable o no el tratamiento que se

desee

realizar

para

descartar

contraindicaciones

y

efectos

secundarios.

En la cita previa el responsable del tratamiento debe estudiar y analizar su situación actual y

recomendar el tipo de tratamiento, duración, coste, etc

..

Cada persona requiere un estudio

pormenorizado,

 

concreto

y

personalizado.

Pregunte sobre los posibles efectos adversos y contraindicaciones del tratamiento que le van

a

aplicar

y

cumpla

las

recomendaciones

 

que

le

indiquen.

Si presenta reacciones adversas en la zona tratada

acuda al médico

e infórmele del

tratamiento seguido.

 
 

L

Á

S

E

R

FOTODEPILACIÓN

La fotodepilación es una técnica para remoción de pelo por tiempo

prolongado mediante el uso de fuentes de luz. Este procedimiento

se basa también en el principio de fototermólisis selectiva, en este

caso el cromóforo es la melanina del sistema pigmentario del

folículo piloso y una vez absorbida la luz, la destrucción del folículo

se produce por un efecto fototérmico. Como la melanina también

existe en la epidermis, el problema estriba en destruir

selectivamente el folículo piloso sin afectar la epidermis.

Los equipos de IPL son ideales para este procedimiento, pues

tienen filtros en todo el espectro de las longitudes de onda que son

afines a la melanina y especialmente aquellas que penetran más

profundamente en la piel (600 a 1100nm) por lo que ofrecen mayor

seguridad en pieles oscuras.

Según la teoría de la fototermólisis selectiva, para confinar el daño

térmico a una estructura diana, la duración del pulso debe ser

menor o igual al TRT del folículo, sin embargo, debe tomarse en

cuenta que el folículo es una estructura cuya pigmentación es

irregular, las áreas con mayor densidad de pigmento absorben

mejor la luz y la transforman en calor que difunde hacia las áreas

menos pigmentadas lo que produce un daño térmico a toda la

unidad folicular. Según algunos autores una duración de pulso

superior al TRT del tallo piloso causa esta difusión de calor a toda la

estructura, sin producir daño térmico a estructuras

adyacentes.3,11,12V

Otro parámetro de importancia es la fluencia. Se ha

demostrado que a mayores fluencias, el efecto depilatorio es mayor,

sin embargo el fototipo del paciente puede limitar la tolerancia de

altas fluencias.13

Se recomienda iniciar los protocolos de tratamientos propuestos por

el fabricante, y a manera general: Utilizar los filtros con longitudes

de onda menores para depilar pelos más delgados y claros,

mientras que las longitudes de onda mayores son más seguras en

fototipos oscuros. Es necesario el uso de sistemas de enfriamiento

por contacto tales como: hielo, gel frío, criospray, etc., que

disminuyen el daño térmico causado por la absorción lumínica de la

melanina epidérmica.14,15

Debe hacerse una prueba con la menor fluencia efectiva (ver

protocolos del fabricante), esperar al menos 5 minutos y si hay

buena tolerancia y se observa un punto final adecuado, se

continuará con el procedimiento. Estos puntos finales son:

Destrucción evidente del pelo, edema perifolicular, eritema difuso

leve o decoloración del pelo. Si requiere aumentar la fluencia, esto

debe hacerse paso a paso para evitar complicaciones.

FOTO-REJUVENECIMIENTO

Existen múltiples métodos dermocosméticos y quirúrgicos en la

actualidad destinados al rejuvenecimiento cutáneo. Los “peelings”

químicos, la dermoabrasión, la microdermoabrasión con partículas

de aluminio y los láseres ablativos obtienen sus resultados

mediante la destrucción de la epidermis y la provocación de un

daño térmico en la dermis. Este efecto produce una progresiva

remodelación del colágeno lo que se traduce en una mejoría clínica

de las arrugas cutáneas. Sin embargo conlleva un periodo de

recuperación clínica no despreciable, y acarrea un riesgo de

complicaciones variable. El manejo del postoperatorio, en especial

con los láseres de “resurfacing” es muy complejo. Por todo ello se

utilizan láseres de longitudes de onda que no alteran la epidermis

pero provocan un daño dérmico mínimo pero suficiente de

calentamiento que teóricamente da lugar al remodelamiento del

colágeno. Este campo se ha venido a denominar “resurfacing” o

fotorejuvenecimiento no ablativo y comprende también el uso de la

IPL.

En un primer intento se utilizó el láser Q-switched de Nd: YAG

de 1064 con fluencias de 5.5 J/cm2 y spot de 3 mm.16 Esta longitud

de onda se absorbe de manera inespecífica en la dermis pero a

altas fluencias puede provocar daño epidérmico. Posteriormente se

aplicó solución de carbono y fluencias más bajas (2.5 J/cm2) y spot

de 7 mm.17 Los resultados no fueron considerados suficientemente

buenos y se presentaba eritema transitorio y púrpura si la energía

se aumentaba. Posteriormente se han practicado estudios con el

láser Nd: YAG de 1320 nm. Cuando se aplica conjuntamente con un

sistema de enfriamiento podemos utilizar fluencias de 28 a 38 J/cm2

con spot de 5 mm y provocar un daño térmico en la dermis con el

objeto de obtener un remodelamiento del colágeno sin alterar

significativamente la epidermis. Se realizan 3 a 4 sesiones. Se han

descrito resultados variables, por lo general en pacientes con

fototipos bajos y las mejorías significativas se vieron a las 24

semanas en los casos con arrugas profundas. La conclusión actual

es que el daño térmico de la dermis y la reorganización del

colágeno en haces paralelos de fibras de colágeno compactas

puede obtenerse con láseres no ablativos pero en menor grado del

que se consigue con los ablativos. Los efectos adversos son

mínimos con energías moderadas.

A raíz de la experiencia acumulada en los primeros años de uso de

la IPL para fotodepilación, se observó un efecto sorprendente y no

previsto, como en muchas ocasiones ocurre en la práctica clínica.

Con la sucesiva aplicación de la luz pulsada intensa se evidenció

una mejoría clínica de la textura de la superficie cutánea en relación

con áreas no tratadas. Desde la observación de este fenómeno,

diferentes grupos de especialistas en dermocosméticas han

utilizado la IPL como un método de rejuvenecimiento global. Por un

lado, se ha tratado de obtener un efecto puramente dérmico como

con los láseres de longitud de onda larga en la mejoría de las

arrugas18 pero la orientación actual se centra en el concepto del

tratamiento global del fotoenvejecimiento. Con este concepto nos

referimos no sólo a las lesiones pigmentadas epidérmicas y

dérmicas superficiales y lesiones vasculares sino a todas aquellas

lesiones cutáneas propias del fotoenvejecimiento incluyendo la

textura cutánea y las finas arrugas superficiales. De esta manera se

ha venido a denominar como “fotorejuvenecimiento no ablativo” de

la piel y se considera una de las técnicas innovadoras con más

aplicación en el campo de la dermocosmética.

Esta aplicación ofrece múltiples ventajas: permite el

tratamiento global de toda la superficie cutánea problema (cara,

cuello, escote, dorso de manos), no requiere periodo de

recuperación o convalecencia ya que no se produce ablación ni

púrpura evidente, está indicado a cualquier edad, es repetible y

puede combinarse con otras técnicas de rejuvenecimiento. Sus

limitaciones son las arrugas de expresión, arrugas profundas,

surcos y la experiencia que, como con cualquier técnica, se requiere

para su correcta utilización.

Por lo general, se aconsejan varias sesiones, de 3 a 6,

separadas por periodos variables de 2 a 6 semanas para conseguir

un resultado significativo y sesiones de mantenimiento a intervalos

de entre 2 a 6 meses según el grado de fotoenvejecimiento.

Los primeros trabajos se desarrollaron en arrugas con un filtro de

corte de 645 nm para evitar calentamiento epidérmico. Con los

primeros equipos las energías oscilaban entre 40 a 50 J/cm2 en

triple pulso de 7 ms con pausa entre los pulsos de 50 ms entre los

pulsos y no contaban con sistemas de refrigeración (sólo el gel frío

sobre la piel), los pulsos se emitían en forma de pico con fluencias

altas y gran riesgo de quemadura epidérmica. Si bien no

aparecieron efectos adversos, excepto un eritema transitorio, los

resultados eran inferiores a los de los láseres ablativos18

Actualmente la tecnología ha evolucionado con sistemas de

refrigeración más sofisticados, cristales de zafiro en lugar de cuarzo

y tecnología de pulso en meseta (OPT, “optimized pulse

technology”) a diferencia de los pulsos antiguos en pico, todo ello

dando lugar a sistemas más seguros y efectivos. También su uso es

más sencillo al fijar los fabricantes unos parámetros recomendados

para cada indicación y fototipo en función de la experiencia

acumulada. Aun así el operador puede cambiar en algunos casos

los parámetros según el equipo que se posea y customizar el

tratamiento a demanda para obtener mejores resultados.

Para este tratamiento de fotorejuvenecimiento no invasivo o

no ablativo pueden ser candidatos una amplia gama de lesiones;

dependiendo del fototipo cutáneo y de la lesión predominante en

cada paciente, los parámetros a elegir en cada momento. Se

considera una técnica de elección dado su carácter no invasivo en

la resolución del eritema y “flushing” y de los signos cutáneos de

fotoenvejecimiento leve a moderado. En estos casos, en mayor o

menor grado, suelen asociarse cambios discrómicos con lesiones

pigmentadas tipo léntigo solar o senil, lesiones vasculares tipo

telangiectasias, finas arrugas y pérdida de la normal textura de la

piel. Estos cambios son más acusados en los fototipos bajos.

Se recomiendan varias sesiones de tratamiento con el objetivo

de mejorar progresivamente y evitar en lo posible los efectos

adversos y largos periodos de convalecencia. A diferencia del

tratamiento localizado de las arrugas, se aconseja aplicarlo a toda el

área cutánea problema, por ejemplo, la cara (panfacial) para

conseguir un efecto homogéneo. Igualmente se hará en el caso del

cuello, del escote y del dorso de las manos. También, a diferencia

del tratamiento clásico exclusivo de una lesión (vascular o

pigmentada), se aplican fluencias ligeramente más conservadoras

pero repetidas a lo largo de las sesiones para evitar periodos de

recuperación, tan poco deseados en este tipo de pacientes. Este es

un punto fundamental ya que el paciente se reintegra a su hacer

cotidiano de manera inmediata.

La aplicación de la técnica de fotorejuvenecimiento con luz

pulsada intensa requiere un estudio detallado previo de la superficie

cutánea a tratar. Determinaremos el fototipo cutáneo y grado de

bronceado, que debe ser nulo o mínimo. Posteriormente se detallan

las lesiones vasculares, pigmentadas y de fotoenvejecimiento por

áreas anatómicas. Se debe ser muy cuidadoso con proteger las

áreas pilosas (cejas y límite frontotemporal de implantación del

cabello) de los disparos de IPL. Hay que preservar al menos 1 cm

de piel de margen en cejas e implantación frontotemporal del

cabello por la difusión de los fotones en dermis y la posibilidad de

provocar alopecia no deseada. Se recomienda iniciar el tratamiento

en la zona preauricular y esperar unos minutos para observar el

grado de eritema inmediato. En función del resultado obtenido, se

ajustarán los parámetros, que pueden variar según el fabricante,

aunque los más utilizados en la actualidad con un equipo de alta

gama son recomendamos a continuación.

En los casos con predominio del componente vascular se

aconseja un filtro de corte de 515 o 560 nm, con pulso doble y

fluencias de 15 a 20 J/cm2. El tiempo de “delay” o espera entre

pulsos se puede variar entre 10 a 20 ms. En las telangiectasias

resistentes se puede proceder a un segundo pase con el filtro de

corte de 590 nm y un triple pulso de energía dependiendo de la

respuesta individual. Puede aparecer edema leve, eritema y púrpura

evanescente sin que ninguno de estos efectos sea considerado

adverso.

Cuando predominen las lesiones pigmentadas epidérmicas se

recomienda iniciar la sesión con el filtro de corte de 515, 560 o 590

nm y fluencias progresivas de 15 J/cm2 en adelante en doble pulso.

El tiempo de pausa entre los pulsos se alarga a 20-30 ms. Si se

puede determinar pigmentación en dermis (se aconseja utilizar la

luz de Wood) se aconseja un filtro de corte 615 o de 645 nm. Suele

dar lugar a una hiperpigmentación inmediata por la absorción de la

luz por la diana.

Para los casos con un predominio de las arrugas se puede

completar el tratamiento con un pase con filtro de corte de 640 o

  • 695 nm y pulso triple de fluencia entre 20 a 30 J/cm2. Estos

parámetros pueden ser variados en función de la respuesta

individual. Se aconseja combinar también otras técnicas, como

veremos más adelante.

En los fototipos III-IV se suele aconsejar un filtro de corte de

  • 560 o 590 nm, fluencias de 15 J/cm2 en adelante, alargar la

duración de los pulsos (6-8 ms) y aumentar la pausa entre los

pulsos (hasta 120 ms). En estos pacientes es fundamental aplicar la

técnica con especial cuidado para evitar cambios pigmentarios.

Recomendamos fluencias más conservadoras y si es necesario,

plantear un tratamiento con un mayor número de sesiones.

En la región del cuello, pre esternal y del dorso de las manos

se aconseja ser ligeramente más conservador que en la región

facial.

Los efectos inmediatos se circunscriben a un ligero eritema.

Hay que evitar la aparición de edema severo, ampollas y púrpura

permanente.

Por lo general es un tratamiento muy bien tolerado y no

requiere especiales cuidados tras las sesiones. Se recomienda una

crema compuesta por rovisome, phytonine, vit A y vit E que permite

moderar el eritema y la posible púrpura y potenciar el efecto de

neocolagénesis y antioxidante. En todos los casos se debe utilizar

de manera estricta un fotoprotector solar pantalla total (UVB y UVA)

para evitar el bronceado en las sucesivas sesiones.

Como se mencionó, otra ventaja del fotorejuvenecimiento

cutáneo no ablativo mediante IPL se encuentra en su compatibilidad

con otras técnicas complementarias específicas de las arrugas,

como son los implantes con materiales de relleno, el tratamiento

con toxina botulínica, radiofrecuencia (RF) pero también puede

combinarse con otras fuentes de luz como los láseres. Por ejemplo:

Para la corrección de las finas arrugas, elementos vasculares y

pigmentarios, y para mejorar la textura cutánea, poros abiertos e

irregularidades, aplicamos el fotorejuvenecimiento con IPL en toda

la superficie facial y el láser Nd: YAG Q-Switched de 532 nm en las

lesiones pigmentadas más rebeldes.

En el área del cuello, la técnica más recomendable es la

combinación de la infiltración de la toxina botulínica en diferentes

puntos junto con la IPL y la RF.

Gracias al correcto conocimiento de todas las facetas que

engloba el campo de la dermocosmética y a la adecuada

combinación de las nuevas técnicas en las distintas localizaciones

anatómicas, podemos abarcar todas las lesiones del

fotoenvejecimiento y obtener el resultado deseado.

Al igual que para el fotorejuvenecimiento también se puede utilizar

la IPL con estos conceptos para el tratamiento no ablativo de las

cicatrices atróficas del acné, especialmente en la región facial con

sucesivas sesiones.