Está en la página 1de 1

30

Internacional

30 Internacional MIÉRCOLES 21/12/2005 ABC

MIÉRCOLES 21/12/2005

ABC

CHRISTIAN SCHWARZ-SCHILLING

El ministro alemán que se avergonzó por la pasividad de la UE en Bosnia será el nuevo Alto Representante en la zona

«La ONU quedó maltrecha en los Balcanes»

BÜDINGEN. A sus 75 años, este ex mi- nistro alemán es un experto en Yugos- lavia y su guerra. Caso único en la UE, en 1992 abandonó el Gobierno de Kohl avergonzado por la pasividad ante la tragedia. Se impuso acabarla y logró un centenar de treguas y finalmente la paz entre Zagreb y Sarajevo, que con- dujo al acuerdo con Belgrado en Da- yton y al fin de la guerra, hace ahora 10 años. A sus 75 años ha sido nombrado Alto Representante y su antecesor, el entonces receloso británico Paddy As- hdown, ha reconocido: «No creo que haya nadie que conozca Bosnia y Her- zégovina mejor que él». —Abandona a Kohl en 1992 y pone pie en Bosnia, ¿qué encuentra? —Recuerde que era un tiempo brutal, Bosnia central estaba aislada, Bihac también, Sarajevo asediado, había que negociar cada movimiento pero ni un salvoconducto te protegía de quienes querían impedir tu misión. —Me dijo entonces que la prensa le empujó a dejar Bonn. —Efectivamente, su amigo Roy Gut- man me cambió los esquemas con aquel reportaje para Newsday, luego en

EL JUZGADO DE LO MERCANTIL DE MADRID NÚMERO CUATRO DE MADRID, EN CUMPLIMIENTO DE LO DISPUESTO EN EL ARTÍCULO 23 DE LA LEY CONCURSAL(LC), @@16@

ANUNCIA

1. Que en el procedimiento número 531/2005, por

auto de 5 de diciembre de 2005 se ha declarado en

concurso a la mercantil MARIBEL Y LA EXTRAÑA FAMILIA, EL MUSICAL, S.L. con C.I.F. nº B- 84.152.214, representada por el Procurador D. Gabriel María de Diego Quevedo, que el domicilio social de la merrcantil está sito en Madrid en la C/General Arrando, nº 11-4º y cuyo centro de princi- pales intereses lo tiene en el Teatro Lope de Vega, sito en la Plaza de Tirso de Molina nº 1 de Madrid.

2. Que el deudor conserva las facultades de admi-

nistración y de su disposción de su patrimonio, pero

sometidas éstas a la intervención de la administra- ción concursal, para lo cual se nombran administra- dores del concurso, con las facultades expresadas en el pronunciamiento anterior a los siguientes:

1. o Al abogado, colegiado nº 52.004, D. JOSÉ LUIS ENCINAR TELLES, con domicilio en la C/Velázquez nº 53, 2º Izda., 28001 Madrid, y D.N.I. nº 5416805-Y 2.º Al Colegiado del Colegio Profesional de Economistas nº 17.395, Dª, CONCEPCIÓN GONZÁLEZ ANDRÉS, con domicilio en la C/Estebanez Calderón nº 7, 6º E, 28020 Madrid, y D.N.I. nº 51.356.511-H. 3.º Se designa a la TESORERÍA GENERAL DE LA SEGURIDAD SOCIAL, en quien concurre la condi- ción de acreedor.

Como quiera que el acreedor designado es una Administración pública, la designación del profesional podrá recaer en cualquier funcionario con titulación de licenciado en áreas económicas ojurídicas. La intervención de estos profesionales no dará lugar a tretribución alguna con cargo a la masa del concurso, de conformidad con lo previsto en art. 27 4 de L.C.

3. Que los acreedores del concursado deben poner

en conocimiento de la administración concursal la existencia de sus créditos en la forma y con los datos expresados en el artículo 85 de la LC. La comunica- ción de los créditos deberá efectuarse en el Decanato, esto es en el Registro General de escritos

civiles sito en C/Capitán Haya nº 66 de Madrid, dirigi- do al Juzgado de lo Mercantil nº 4 de Madrid (y a la atención de la Administración concursal), bien perso- nalmente o por correo certificado. El plazo para esta comunicación es el de un mes a contar de la última publicación de los anuncios que se ha ordenado publicar en el Boletín Oficial del Estado y el periódico ABC.

4. Que los acreedores e interesado que deseen

comparecer en el procedimiento deberá hacerlo por medio de Procurador y asistidos de Letrado(artículo 184.3 LC). En Madrid a siete de diciembre de dos mil cinco.–LA SECRETARIO JUDICIAL.

El antecesor de Schwarz-Schilling, el entonces receloso británico

Paddy Ashdown, ha reconocido: «No creo que haya nadie

que conozca Bosnia y Herzégovina mejor que él»

RAMIRO VILLAPADIERNA. CORRESPONSAL

Die Welt descubría los primeros cam- pos de concentración en Europa desde

1945. Dígale a Gutman que siempre esta- ré en deuda con su reportaje. —¿El canciller le amenazó con que nadie creería sus motivos? —Tuvimos fuertes desencuentros en el Gabinete. Pero mi compromiso pro- venía del enfrentamiento familiar con

dos totalitarismos, el nazi y el comunis-

ta. Recordé la toma de Budapest en

1956 y la inacción por culpa de la dis- tracción franco-británica en Suez. De

ahí mi convicción de que no debía vol-

ver a repetirse en Europa. —¿Porqué usted y otros no?

—De niño he sufrido el totalitarismo nacionalista: mi madre era polaca y

mi padre había rehusado entrar en el

partido, sufrieron interrogatorios de la Gestapo y mi hermana estuvo presa.

Luego tuvimos que huir de los soviéti-

cos y alcanzar la zona americana. Pero

en 1992 era yo parte de un gobierno cru-

zado de brazos, así que me fui. —El mundo hablaba de tres partes en conflicto, usted logró que fueran dos.

—La confusión favorecía al agresor, al

que tenía armas y avanzaba. Pero pri- mero era necesario hacer llegar la ayu- da y presidí el comité del Bundestag pa- ra los derechos humanos, viajé por to- dos los frentes y negocié 130 acuerdos entre oficiales y alcaldes de cualquier

bando. —En 1995 logra en Split un provi- dencial acuerdo de asistencia entre los gobiernos de Croacia y Bosnia. —Habían llegado a confiar en mí, de hecho fui el único extranjero en aque-

a confiar en mí, de hecho fui el único extranjero en aque- EPA «La UE fue

EPA

«La UE fue incapaz de prever la guerra. Y luego de reaccionar. Tenía una extraña confianza en Milósevic»

lla

reunión secreta, aunque secunda-

do

entonces ya por el embajador de Es-

—Las masacres de Srebrenica y Zepa.

tados Unidos, Galbraight. —¿Quién fue decisivo? —Ambos presidentes, Tudjman e Izetbégovic. Entendieron que la asis- tencia mutua para retomar la Krajina sería un dominó que liberaría el Oeste de Bosnia.

Tudjman avisó de que en Bihac habría otra, pero en su frontera y sin que él pudiera hacer nada. —La cuna de la sublevación serbia, ¿fue su talón de Aquiles? —Aquella «república de la Krajina» era insostenible, como Bosnia occiden-

—Tudjman era visto también como problema —Tudjman había tenido muy mala ex-

tal: la dominaban por falta de adversa- rio. Cuando croatas y musulmanes lo entendieron empezó el fin de la aventu-

periencia con el silencio internacional y reclamando ayuda para evitar la caí-

ra serbia. —Al salir de la reunión en Split, us-

da

de Bihac.

ted desliza: «Mejor no se vaya, esto

—¿Croacia perdía definitivamente la Krajina? —Efectivamente, aunque esto a algu-

sólo acaba de empezar». ¿Previeron la ofensiva? —La declaración de Split fue la prime-

nos países no les importaba. Pero si no iban a ayudar tampoco podían impe-

ra conjunta contra la agresión serbia. Cualquiera sobre el terreno sabía que

dir

que los croatas lo intentaran.

ésta sólo podía pararse militarmente.

—¿Qué provocó el cambio de percep- ción internacional?

O era engañarse. —¿Quiénes se engañaban?

—Sobre todo los británicos. —Su objetivo era el statu quo —No hay statu quo entre los carros de un ejército agresor y unas gentes de- portadas y asesinadas en los caminos. Como Churchill con Tito, creían mejor dejar Yugoslavia al más fuerte. —¿El viaje de Mitterrand a Saraje- vo retrasó en tres años la interven- ción de la OTAN? —Algo apunta en esa dirección. —¿Estuvo la UE a la altura? —Fue incapaz de preverlo. Y luego de reaccionar. Tenían una extraña con- fianza en Milósevic y él les hablaba de partes, cuando la suya es la que planea- ba conquistar todo. —¿Lo estuvo la ONU? —De los Balcanes salió muy maltre- cha. No quiso asumir sus responsabili- dades y se sentó a esperar, ver y me- diar. —¿Y EE.UU.? —Tardaron en entender, sobre todo por los británicos, que creían poder mantener una Yugoslavia como antes, dirigida; tenían pánico a una espiral mayor y sólo querían calmar las cosas. Impusieron la idea de que una mala ne- gociación es mejor que nada. Una equi- vocación. —Muchos salieron del Balcán frus- trados pero usted se mantiene idea- lista. —Idealistas son quienes creen que si gana el más fuerte, esto trae estabili- dad y paz. —¿Qué culpa tuvieron los yugosla- vos? —Cuando el Balcán no ha sido tablero de otros han vivido muy en paz. Pero partían de esa minusvalía histórica, acentuada luego por el comunismo. Naturalmente esta tara ha sido usada por caciques nacionalistas con absolu- to desprecio del interés de sus gentes. —La ola nacionalista no la para un acuerdo de paz —La paz no es la justicia. Además, la cuestión serbia, Kosovo o Montenegro quedaron excluidas por Milósevic. Da- yton fue el modo de poner fin a una si- tuación trágica, pero no una solución para todo. —¿Es su tarea como nuevo Alto Re- presentante? —En Bosnia no nos lo hemos hecho fá- cil. Y recuerde que en Alemania hubo que esperar al milagro económico de Erhard para un desarrollo cívico. —¿Bosnia sentó la base de una obli- gación de intervención? —Como Kosovo, desarrollaron la con- ciencia de una necesidad de coopera- ción y responsabilidad internacional. Uno debe decidir si quiere tranquili- zarse con una mera estabilidad o un es- tado de derecho. —¿Bosnia o Irak demuestran que la democracia no es importable? —Demuestran que es mucho más difí- cil que hacer la guerra. La democracia no se puede decidir en un despacho.