UNIVERSIDAD DE SANTIAGO DE CHILE FACULTAD DE CIENCIAS MÉDICAS LICENCIATURA EN CIENCIAS DE LA ACTIVIDAD FÍSICA TERAPIA EN ACTIVIDAD FÍSICA Y SALUD

Cambios en Pacientes Parkinsonianos a través del Tratamiento con Medicina Bioenergética: Aplicación de Medicina Cuántica

Nicolas Bustamante M. Francisco Quila M.

TUTOR: HUGO MORALES

COTUTOR: VICTORIA ESPINOSA

Santiago de Chile 2012
1

© Nicolas Bustamante Martínez. © Francisco Quila Miranda. Queda prohibida la reproducción parcial o total de esta obra en cualquier forma, medio o procedimiento sin permiso por escrito del o los autores.

2

Agradecimientos Agradecemos a todas aquellas personas que de una u otra forma nos ayudaron en este proyecto. Quizá no siempre es fácil ir en contra de lo que dicta la norma, pero son los discernimientos los que generan conocimiento y el conocimiento si es usado de buena manera, conlleva al amor. En particular queremos agradecer a: Pablo Nova, por su asistencia como ayudante de anatomía. Dr. Luis Layson, por permitirnos hacer posible este estudio. Prof. Klgo. Hugo Morales, por presionarnos a dar más de lo que podemos dar. Dra. Bq. Victoria Espinosa, por la paciencia de estos “cabeza dura”. Secretaria Karen Vidal, por permitirnos utilizar las dependencias de la Universidad en el Hospital Barros Luco Trudeau. Y a los integrantes de “Familia de Luz” que nos ayudaron en la realización de la intervención.

"Dios no juega a los dados" A. Einstein
3

Dedicatoria Quisiera dedicarle este trabajo, a quien ha hecho posible poder estar en este momento escribiendo estas líneas, a mi Padre de los cielos. A mi maestro, por ayudarme siempre en mi caminar por el sendero de las ciencias de la salud: “Porque no es sanador quien lleva el titulo de médico, sino que quien, con amor, pone un dedo sobre el paciente y es capaz de entregar amor incondicional en su padecer”. A quienes me engendraron, y a quienes me han dado su fiel apoyo durante este arduo camino, mis padres y hermanos. A quienes han estado en las buenas y las no tan buenas, mi familia carnal y de luz. Y finalmente, a mi negra, que me ha aguantado mis cambios de ánimo. “El Señor es mi pastor, nada me falta...” Salmo 23 Nicolas Bustamante M.

Dedico esta obra primeramente a Dios Padre por permitirme luchar sin cejar durante todos estos años de conocimiento continuo, que junto a mi colega Nicolás intentamos dejar plasmado en este trabajo. También a mis padres, personas de esfuerzo que de seguro están orgullosos de que sus hijos logren una educación que a ellos les fue esquiva, la cual aún tratan de inculcárnosla. Familia, amigos y a los que se fueron creyendo en mí, gracias por todo, por lo que venga, y por lo que podamos compartir en un mañana cercano.

“Solo existen dos días en el año en los que nada puede ser hecho. Uno se llama ayer y el otro mañana. Por lo tanto hoy es el día ideal para amar, creer, hacer y principalmente vivir“. Dalai Lama. Francisco Quila M.

4

Índice Agradecimientos...................................................................................................... 3 Dedicatoria .............................................................................................................. 4 Índice ....................................................................................................................... 5 Resumen ................................................................................................................. 8 Capitulo 1. Introducción ......................................................................................... 9 1.1. Presentación del problema....................................................................... 10

Capitulo 2. Marco Teórico .................................................................................... 11 2.1. Sistema Nervioso Autonómico ................................................................. 12 Anatomía Fisiológica del Sistema Nervioso Simpático ................... 13 Anatomía Fisiológica del Sistema Nervioso Parasimpático ............ 15 Neurotransmisores ......................................................................... 16 Trastornos del Sistema Nervioso Autónomo .................................. 16

2.1.1. 2.1.2. 2.1.3. 2.1.4. 2.2.

Parkinson ................................................................................................. 17 Introducción .................................................................................... 17 Posible Etiología y Fisiopatología ................................................... 17 Presentación Clínica....................................................................... 19 Estadíos de la Enfermedad de Parkinson ...................................... 21 Síntomas ........................................................................................ 22 Farmacología ................................................................................. 22

2.2.1. 2.2.2. 2.2.3. 2.2.4. 2.2.5. 2.2.6. 2.3. 2.4.

Evaluación del Bienestar de Pacientes con la Enfermedad de Parkinson 24 Terapias Alternativas y Complementarias ................................................ 24 Tipos de Terapias Alternativas y Complementarias ....................... 27

2.4.1. 2.5.

Reiki ......................................................................................................... 34 Introducción .................................................................................... 34 La Teoría del Campo de Energía ................................................... 35 Biocampo ....................................................................................... 36 Aura ................................................................................................ 37 Chakras .......................................................................................... 40 Acupuntura y sus Meridianos ......................................................... 42

2.5.1. 2.5.2. 2.5.3. 2.5.4. 2.5.5. 2.5.6.

5

2.5.7.

Canalizar Energía ........................................................................... 45

Capitulo 3. Justificación ....................................................................................... 47 3.1. 3.2. 3.3. 3.4. Justificación del Problema........................................................................ 48 Hipótesis .................................................................................................. 48 Objetivo General ...................................................................................... 48 Objetivos Específicos ............................................................................... 49

Capitulo 4. Metodología ....................................................................................... 50 4.1. Tipo y Lugar de Estudio ........................................................................... 51 Tipo de Estudio .............................................................................. 51 Lugar de Estudio ............................................................................ 51 Tiempo de Estudio ......................................................................... 52

4.1.1. 4.1.2. 4.1.3. 4.2.

Unidad de Análisis.................................................................................... 52 Universo ......................................................................................... 52 Población........................................................................................ 52

4.2.1. 4.2.2. 4.3.

Muestra y Criterios de Inclusión ............................................................... 52 Muestra .......................................................................................... 52 Criterios de Inclusión ...................................................................... 52

4.3.1. 4.3.2. 4.4. 4.5. 4.6.

Tipo de Selección de la Muestra .............................................................. 53 Definición Operacional de Variables ........................................................ 53 Instrumentos y Procedimientos ................................................................ 54 Instrumentos de Medición .............................................................. 54 Procedimiento de Intervención ....................................................... 57

4.6.1. 4.6.2. 4.7.

Análisis del Instrumentos ......................................................................... 59 Descripción..................................................................................... 59 Plan de Análisis .............................................................................. 59

4.7.1. 4.7.2.

Capitulo 5. Resultados: Análisis e interpretación ................................................. 60 5.1. Distribución de los Pacientes ................................................................... 61

Análisis Test EQ-5D ........................................................................................... 62 Análisis Test UPDRS II ...................................................................................... 64 Análisis Test PDQ-39 ......................................................................................... 65 Capitulo 6. Conclusiones y Discusiones .............................................................. 67
6

6.1. 6.2. 6.3.

Discusiones .............................................................................................. 68 Conclusiones ............................................................................................ 69 Sugerencias ............................................................................................. 71

Capitulo 7. Bibliografía ......................................................................................... 72 Bibliografía ......................................................................................................... 73 Capitulo 8. Anexos ............................................................................................... 78 Anexo 1: Consentimiento Informado .................................................................. 79 Anexo 2: Ficha Paciente .................................................................................... 80 Anexo 3: PDQ-39 ............................................................................................... 81 Anexo 4: Test UPDRS (Unified Parkinson’s Disease Rating Scale) .................. 84 Anexo 5: EQ-5D ................................................................................................. 86 Anexo 6: Imágenes ............................................................................................ 88

7

Resumen La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo irreversible que afecta al 1% de la población mayor de 50 años en todo el mundo y al 47,72% de estos casos, en Chile. Sus síntomas clínicos más importantes son los temblores, rigidez, lentitud en el movimiento, falta de coordinación, desequilibrio y la inexpresividad facial. Las causas de esta enfermedad son desconocidas. Este estudio tiene como objetivo evaluar el impacto de la Terapia Bioenergética: Medicina Cuántica antes y después de esta terapia, a mujeres que padecen la enfermedad de Parkinson, las cuales mantienen un tratamiento farmacológico y tienen un control médico periódico en el departamento de Neurología del Hospital Barros Luco Trudeau. El estudio tiene enfoque cuantitativo, con alcance exploratorio y diseño del tipo cuasi-experimental, longitudinal, prospectivo y analítico-descriptivo.

Se realiza la intervención 2 veces a la semana, durante 5 semanas, con sesiones de terapia bioenergética de 20 minutos de duración. En este trabajo se intervino a una muestra no probabilística de 9 pacientes de sexo femenino, cuyas edades oscilan entre los 45 y 75 años. Luego de finalizado el estudio y comparando los resultados finales con los iniciales en los test EQ-5D (calidad de vida), PDQ-39 (calidad de vida en la enfermedad de Parkinson) y UPDRS II (aspectos de actividades de la vida diaria en Parkinson), se observa que los resultados no son significativos (P=1,00) exceptuando el análisis comparativo antes y después del segundo ítem del test EQ-5D de percepción de salud del paciente con un p=0,0012. Creemos se debiera continuar realizando estudios al respecto aumentando la cantidad de la muestra y/o el tiempo de tratamiento.

Palabras Claves: Terapia complementaria, MAC, Enfermedad de Parkinson Key words: Complementary Therapy, CAM, Parkinson’s disease
8

Capitulo 1. Introducción

9

1.1.

Presentación del problema La enfermedad de Parkinson es un trastorno neurodegenerativo irreversible

que afecta al 1% de la población mayor de 50 años en todo el mundo y al 47,72% del mismo grupo etario en Chile (DEIS-MINSAL, 2010). Esta enfermedad, también, se puede presentar en personas de menor edad. Trabajamos con 9 pacientes del Dr. Layson, médico neurólogo especialista en Parkinson. Los síntomas clínicos más importantes, de este tipo de paciente, son: temblores, rigidez, lentitud en el movimiento, falta de coordinación, desequilibrio y la inexpresividad facial (Douglas, 1999). Las causas de esta enfermedad son desconocidas. Todos estos pacientes se encontraban en control, con diagnostico clínico menor a 2 años, siendo sólo mujeres las participantes en este estudio. Los medicamentos controlan los síntomas, principalmente, mediante el incremento de los niveles de dopamina en el cerebro, hormona que ayuda al control voluntario muscular. En ciertos momentos del día, los efectos provechosos de los medicamentos desaparecen y los síntomas retornan (Medline, Parkinson, 2010). El Parkinson no tiene, hasta el momento, cura y el objetivo principal es el manejo de los síntomas (Goetz, 2004). En el presente tiempo, creemos que es importante no dejarse llevar solamente por los avances tecnológicos, y remontarse a las antiguas pero no obsoletas terapias y tratamientos usados para sanar y curar distintas enfermedades (Godoy, 2003), llegando a conformar lo que se conoce en estos momentos como Medicina Integrativa. Por este motivo usaremos el Reiki, para verificar si se produce una diferencia significativa como tratamiento para el Parkinson.

10

Capitulo 2. Marco Teórico

11

2.1.

Sistema Nervioso Autonómico El sistema nervioso se puede dividir en dos grandes componentes: el

sistema nervioso central (S.N.C.) que incluye las estructuras nerviosas del cerebro y médula espinal situadas dentro del cráneo y conducto raquídeo respectivamente; y el sistema nervioso periférico (S.N.P.) que a su vez involucra a todos los axones aferentes y eferentes del S.N.C y a las neuronas localizadas por fuera de esas estructuras centrales. A su vez el S.N.P. puede dividirse en: el sistema nervioso somático, voluntario, que inerva exclusivamente al músculo esquelético y cuyos axones emergen del S.N.C. y siguen sin interrupción hasta hacer sinapsis en las uniones neuromusculares; y el sistema nervioso autónomo, involuntario, que controla las funciones viscerales del cuerpo. Este se activa principalmente por centros situados en médula espinal, tallo cerebral e hipotálamo. Del mismo modo, porciones de la corteza cerebral (corteza límbica) pueden transmitir impulsos a los centros inferiores y, de ésta manera, influir en el control autónomo (Guyton, 1993). El S.N.A. es predominantemente un sistema eferente que transmite impulsos desde el S.N.C. hacia órganos periféricos. Estos efectos incluyen: control de la frecuencia y fuerza de contracción cardíaca, contracción y dilatación de vasos sanguíneos, contracción y relajación de la musculatura lisa en varios órganos, acomodación visual, dilatación y contracción de las pupilas y secreción de glándulas exocrinas y endocrinas. Los nervios autónomos constituyen todas las fibras eferentes que abandonan el S.N.C., excepto aquellas que inervan el músculo esquelético. Hay algunas fibras autonómicas aferentes (transmiten información desde la periferia al S.N.C.), las cuales se encargan de intervenir en la sensación visceral y la regulación de reflejos vasomotores y respiratorios, (barorreceptores y quimiorreceptores del seno carotídeo y arco aórtico) los cuales son importantes en el control del ritmo cardíaco, presión sanguínea y actividad respiratoria. Estas fibras aferentes son transportadas al S.N.C. por nervios autonómicos principales como el vago, el esplácnico o nervios pélvicos (Snell, 1999). A menudo el S.N.A. funciona por medio de reflejos viscerales, es decir, las señales sensoriales que entran en los ganglios autónomos, la médula espinal, el

12

tallo cerebral o el hipotálamo pueden dar lugar a respuestas reflejas adecuadas que son devueltas a los órganos para controlar su actividad. Reflejos simples terminan en el órgano interesado, mientras que los reflejos más complejos son controlados por centros autonómicos superiores en el S.N.C., principalmente el hipotálamo (Guyton, 1993)(Snell, 1999). El S.N.A. se divide en sistema nervioso simpático y sistema nervioso parasimpático con bases anatómicas y funcionales diferentes. Ambos sistemas consisten en fibras preganglionares mielinizadas las cuales hacen conexiones sinápticas con fibras postganglionares no mielinizadas las cuales inervan a los órganos efectores. Estas sinapsis ocurren usualmente en lugares denominados ganglios. La mayor parte de los órganos son inervados por fibras provenientes de ambas divisiones del S.N.A., y la respuesta es usualmente opuesta (por ej. el vago enlentece el corazón mientras los nervios simpáticos aumentan la frecuencia cardiaca y la contractilidad), aunque ésta puede ser semejante (por ej. en glándulas salivales)(Snell, 1999)(Ferreras, 1995). 2.1.1. Anatomía Fisiológica del Sistema Nervioso Simpático Los nervios simpáticos tienen su origen en la médula espinal, entre los segmentos T1 y L2, desde donde pasan primero a la cadena simpática y desde ahí a los tejidos y órganos que son estimulados por ellos. Cada vía simpática desde la médula espinal al tejido estimulado consta de dos neuronas, una preganglionar y una postganglionar. El cuerpo celular de cada neurona preganglionar se halla en el asta intermediolateral de la médula espinal y sus fibras atraviesan la raíz anterior de la médula hasta el correspondiente nervio raquídeo (nervio mixto que consta de una raíz anterior motora y una posterior sensitiva). Estas neuronas están a su vez inervadas por axones descendentes que transcurren entre los fascículos anterolaterales de la médula y que se originan en hipotálamo, núcleos del bulbo y otros núcleos centrales. Inmediatamente después de que el nervio raquídeo abandona la columna las fibras simpáticas preganglionares dejan el nervio formando la rama blanca hasta llegar a uno de los ganglios de la cadena simpática. Desde allí las fibras pueden seguir uno de los tres pasos siguientes:
13

a) Hacer sinapsis con neuronas postganglionares en el ganglio en que penetra. b) Ascender o descender por la cadena ganglionar paravertebral y realizar sinapsis en uno de los otros ganglios de la misma (22 pares dispuestos a ambos lados de la columna vertebral). c) Recorrer una distancia variable por la cadena, atravesar uno de los nervios simpáticos que irradian a partir de la misma y terminar en uno de los ganglios prevertebrales (como por ejemplo el ganglio celíaco, cervical superior e inferior, mesentérico inferior y aórtico-renal)(Snell, 1999). La neurona postganglionar tiene entonces su origen en uno de los ganglios de la cadena simpática o en uno de los ganglios prevertebrales. Desde cualquiera de estos dos puntos de partida las fibras postganglionares viajan a sus destinos en los diversos órganos. Estas fibras pueden ser de dos tipos: a) Algunas vuelven a penetrar desde la cadena simpática hacia los nervios raquídeos formando las ramas grises a todos los niveles de la médula espinal y se extienden a todas partes del cuerpo por los nervios que inervan al músculo esquelético; b) otras son las fibras viscerales (nervio esplácnico) que nacen de los ganglios laterovertebrales o de los prevertebrales y se dirigen al órgano al que estan destinadas directamente o después de haber entrado en la composición de un plexo nervioso simpático (Guyton, 1993) (Snell, 1999). 2.1.1.1. Distribución por segmentos de los nervios simpáticos Las vías simpáticas que tienen su origen en los diferentes segmentos de la médula espinal no se distribuyen necesariamente en la misma parte del cuerpo que las fibras del nervio raquídeo procedente de los mismos segmentos. Las fibras simpáticas del segmento medular T1 ascienden por la cadena simpática hasta la cabeza; desde T2 hacia el cuello; desde T3, T4, T5, T6 al tórax; desde T7, T8, T9, T10, T11 al abdomen y desde T12, L1, L2 a las piernas. La distribución de los nervios simpáticos que llegan a cada órgano viene determinada en parte por la posición en que se origina el órgano en el embrión, por ej. el corazón recibe

14

muchas fibras nerviosas simpáticas de la porción del cuello de la cadena simpática porque el corazón se origina en el cuello del embrión. Algunas fibras preganglionares no hacen sinapsis en la cadena simpática sino que viajan por el nervio esplácnico y hacen directamente sinapsis con las células cromafines (neuroendocrinas) en la médula adrenal las cuales secretan adrenalina y noradrenalina a la corriente sanguínea (Guyton, 1993) (Snell, 1999). 2.1.2. Anatomía Fisiológica del Sistema Nervioso Parasimpático Esta división tiene su origen principal en cerebro medio o mesencéfalo,

médula oblongada (bulbo raquídeo) y la porción sacra de la médula espinal. Las fibras nerviosas parasimpáticas abandonan el S.N.C. por los nervios craneales III, VII, IX y X y por los nervios raquídeos S2 y S3 y ocasionalmente por S1 y S4. La mayoría de las fibras nerviosas parasimpáticas se encuentran en el nervio vago (X) que pasa a la totalidad de las regiones torácica y abdominal del cuerpo. Este nervio proporciona inervación parasimpática al corazón, pulmones, esófago, estómago, intestino delgado, mitad proximal del colon, hígado, vesícula biliar, páncreas y porciones superiores de los uréteres. Las fibras parasimpáticas del III par craneal (oculomotor) van a los esfínteres de las pupilas y a los músculos ciliares de los ojos. Las del nervio facial (VII) par pasan a las glándulas lacrimales, nasales y submandibulares, y, fibras del glosofaríngeo (IX) para llegan a la glándula parótida. Las fibras parasimpáticas sacras se unen formando los nervios pélvicos que abandonan el plexo sacro a cada lado de la médula y distribuyen sus fibras periféricas al colon descendente, recto, vejiga, porciones inferiores de los uréteres y genitales externos para producir estimulación sexual. El sistema parasimpático, al igual que el simpático, tiene neuronas pre y postganglionares, no obstante, las fibras preganglionares pasan sin interrupción hasta el órgano que van a controlar en cuya pared se hallan las neuronas postganglionares en las cuales hacen sinapsis y luego fibras postganglionares cortas salen de las neuronas para diseminarse por la sustancia del órgano (Guyton, 1993) (Snell, 1999).

15

2.1.3. Neurotransmisores La transmisión del estímulo excitatorio a través de la hendidura sináptica ocurre mediante liberación de neurotransmisores; los neurotransmisores del sistema nervioso simpático y parasimpático son fundamentalmente la

noradrenalina (NA) secretada por fibras adrenérgicas y la acetilcolina (AC) producida por fibras colinérgicas. Todas las neuronas preganglionares, tanto las del sistema simpático como las del parasimpático, son colinérgicas. Las neuronas postganglionares del En cambio las neuronas

sistema parasimpático también son colinérgicas.

postganglionares simpáticas son adrenérgicas por secretar noradrenalina, excepto las que van a las glándulas sudoríparas y una minoría de vasos sanguíneos que son colinérgicas. Las neuronas postganglionares de la médula suprarrenal

secretan sobretodo adrenalina y muy poca cantidad de noradrenalina (Snell, 1999). 2.1.4. Trastornos del Sistema Nervioso Autónomo La actividad del S.N.A. se realiza de forma inconsciente pero puede alterarse por emociones, tóxicos, dolor o traumatismos que estimulen al sistema límbico e hipotalámico y, como consecuencia, se altera la función cardiovascular, gastrointestinal, etc. Existe una serie de síntomas que son característicos de las alteraciones del S.N.A. y cuya presencia debe hacer sospechar problemas de autonomía. Entre ellos merecen destacar los siguientes: diarrea, principalmente nocturna, sudación o trastornos vasomotores localizados en ciertas áreas del cuerpo, episodios de palpitaciones rítmicas en reposo y sin causa evidente, cuadros de sensación lipotímica o síncopes coincidentes con la bipedestación e impotencia. En la enfermedad de Parkinson se puede observar hipotensión ortostática, aumento de la sudoración, alteración en la salivación, retención urinaria e impotencia (Farreras, 1995).

16

2.2.

Parkinson

2.2.1. Introducción James Parkinson (1755-1824) fue la primera persona que describió sistemáticamente 6 individuos con síntomas de la enfermedad que lleva su nombre. Él no examinaba a sus pacientes, pero sí los observaba a diario. Tras tres largas décadas de experiencia clínica, publica lo que sería su trabajo médico más conocido, “Essay on the Shaking Palsy” (1817), en él describe la enfermedad que denominó “parálisis agitante”. Para él se trata de una enfermedad caracterizada por: «movimientos involuntarios de carácter tembloroso, con disminución de la fuerza muscular que afectan a partes que están en reposo y que incluso provocan una tendencia a la inclinación del cuerpo hacia delante y a una forma de caminar a pasos cortos y rápidos. Los sentidos y el intelecto permanecen inalterados» (Parkinson, 1817). El trabajo permaneció en el olvido, hasta que 60 años después de su descubrimiento, Jean Martin Charcot fija el término como "La enfermedad de Parkinson" (García, 2008). La enfermedad de Parkinson afecta al 1% de la población mayor de 50 años en todo el mundo y al 47,72% de los casos en Chile (DEIS Minsal, 2010). Sus síntomas clínicos más importantes son los temblores, rigidez, lentitud en el movimiento, falta de coordinación, desequilibrio y la inexpresividad facial. Las causas de esta enfermedad son desconocidas. La enfermedad de Parkinson se caracteriza por síntomas de bradicinesia, rigidez y temblor en reposo que comienzan entre los 40 y 80 años de edad, y progresan durante un período de 10 a 20 años, afectando a hombres y mujeres por igual (Collins, 1999). 2.2.2. Posible Etiología y Fisiopatología

2.2.2.1. Etiología Se han implicado causas genéticas, virales y tóxicas en pequeños subgrupos de pacientes, pero aún se desconoce el origen de la enfermedad de Parkinson idiopática (Caren, 2009).

17

Investigaciones han descubierto que en los pacientes con Parkinson hay un desequilibrio químico, producto de la pérdida de ciertas células cerebrales llamada sustancia negra. En algunos pacientes se hereda la predisposición a padecer el problema; sin embargo si el paciente no se expone a sustancias tóxicas, posiblemente la enfermedad no se haga manifiesta (Caren, 2009). Algunos autores han encontrado mayor incidencia de este trastorno del movimiento, entre personas de área rural que consumen agua de pozo, la cual se ha supuesto contaminada con agroquímicos. Se ha descubierto que el consumo de drogas puede llegar a causar Parkinson. En 1961 Hornykiewicz descubrió que los pacientes afectados por esta enfermedad mostraban una deficiencia de dopamina en la sustancia negra del cerebro. Pese a todo, la causa de la enfermedad todavía es desconocida (Hoehn & Yahr Escale, 1967). 2.2.2.2. Fisiopatología Parkinsonismo primario. Hay una pérdida de neuronas pigmentadas de la sustancia negra, el locus coeruleus y otros grupos celulares dopaminérgicos del tronco encefálico. La pérdida de neuronas de la sustancia negra que se proyectan hacia el núcleo caudado y el putamen origina una depleción del neurotransmisor dopamina en esas áreas. En los casos postencefalíticos (posterior a una inflamación del encéfalo de etiología multicausal), la región del mesencéfalo que contiene la sustancia negra es destruida por un proceso inflamatorio. La enfermedad suele iniciarse después de los 40 años, aumentando su incidencia en los grupos de edad más avanzada (Caren, 2009). Parkinsonismo secundario. Se debe a una pérdida o una interferencia en la acción de la dopamina en los ganglios basales, debido a enfermedades degenerativas idiopáticas, fármacos o productos tóxicos exógenos. La causa más frecuente de parkinsonismo secundario es la ingesta de fármacos neurolépticos o reserpina. Todos estos fármacos producen parkinsonismo a través de sus propiedades de bloqueo de los receptores dopaminérgicos. Sin embargo, la tioridazina (un fármaco que presenta una potente actividad anticolinérgica) produce parkinsonismo con menor frecuencia que otros fármacos neurolépticos tradicionales. Aún no se ha demostrado que la clozapina, un neuroléptico atípico,
18

produzca parkinsonismo. Sin embargo, este fármaco se asocia a una incidencia baja, pero demostrada, de agranulocitosis. Los neurolépticos con menor actividad anticolinérgica (haloperidol) son los que producen mayor incidencia de parkinsonismo. La administración simultánea de un fármaco anticolinérgico como la benzotropina (a dosis de 0,2-2 mg 3/d) o la amantadina (a dosis de 100 mg 2/d) puede mejorar la situación (Caren, 2009). Otra causas menos frecuentes son: intoxicación por monóxido de carbono o manganeso, hidrocefalia, lesiones estructurales (tumores, infartos que afectan el mesencéfalo o los ganglios basales), hematomas subdurales, trastornos degenerativos como la degeneración nigrostriada y la degeneración

olivopontocerebelosa o la atrofia multisistémica. Recientemente, la n-metil-1,2,3,4 tetrahidropiridina (n-MPTP), un subproducto de la síntesis de un tipo de heroína, ha causado parkinsonismo en algunos adictos a drogas (Caren, 2009). 2.2.3. Presentación Clínica El temblor es casi siempre el síntoma que lleva a los pacientes al médico. En la primera consulta es probable que el médico también observe lentitud o ausencia de los movimientos automáticos y encuentre en la exploración incremento del tono en una o más extremidades. El temblor de la enfermedad de Parkinson es único, ocurre cuando la extremidad se encuentra en reposo o suspendida, pero desaparece en gran parte en los movimientos intencionales. Por lo general comienza en una mano a modo de “rodamiento de píldoras”, en el que el pulgar recorre los dedos en un movimiento de vaivén de la muñeca. La frecuencia del temblor es de 4-6 Hz, desaparece durante el sueño y puede desaparecer a voluntad durante algunos cuantos momentos en los estadios tempranos de la enfermedad, aunque puede agravarse por la tensión y el estrés. Con el avance de la enfermedad, el temblor aparece generalmente en el pie del mismo lado o en la mano opuesta (Collins, 1999). Se piensa que la causa del temblor es consecuencia de los patrones anormales de actividad neuronal dentro de los ganglios basales y los circuitos talámicos activados por una deficiencia de dopamina. La lentitud de los

movimientos en la enfermedad de Parkinson se correlaciona con la pérdida de
19

niveles de dopamina del cuerpo estriado.

Hay dificultad para el inicio de los

movimientos (acinesia), particularmente al levantarse de una silla o al caminar; disminución en la amplitud de los movimientos (hipocinesia), así como lentitud de los mismos (bradicinesia). Esta última, la bradicinesia, y la rigidez suelen

presentarse conjuntamente. Ambos síntomas responden de manera satisfactoria al tratamiento con medicamentos a base de levodopa. Sin embargo, no todos los pacientes desarrollan temblor, y este síntoma no tiene respuesta adecuada a la terapia de reemplazo con levodopa (Collins, 1999). La presencia de rigidez se determina mediante la prueba de tono muscular. La combinación de rigidez y bradicinesia torna complejos los movimientos de repetición o integración particularmente difíciles. Por ejemplo, las actividades

como abotonar la ropa, tocar el piano o abrir una cerradura se dificultan. Durante una exploración, el paciente efectuará de forma deficiente los movimientos rítmicos y repetitivos, como tamborilear con un dedo, una mano o un pie, al igual que los movimientos repetitivos de pronación y supinación de los brazos (Caren, 2009). La expresión facial y la voz cambian, el paciente da la falsa apariencia de tristeza (facies de máscara). Se reduce la frecuencia del pestañeo, la voz se torna más suave y carente de inflexión emocional, con poca capacidad de articulación. Al avanzar la enfermedad se produce dificultad para iniciar el habla, aunando a una disartria balbuceante y monótona (Collins, 1999). La postura anormal y encorvada sobreviene gradualmente con flexión del cuello, tronco y brazos. Como la enfermedad por lo general comienza en un solo lado, normalmente transcurren 5 o más años antes de que la postura pueda verse comprometida. Los reflejos posturales también se alteran y aumenta la

probabilidad de caerse. La marcha se torna lenta y de pasos cortos y el paciente tiene dificultad para voltearse y para subir escaleras. También ocurre un

apresuramiento, en el cual el paciente da pasos cortos cada vez más rápidos, con dificultad para detenerse (Caren, 2009). La depresión es más frecuente en pacientes parkinsonianos que en la población general. El diagnóstico puede ser difícil, ya que en ambos casos hay
20

ausencia de expresión facial y de movimientos. La apatía, los sentimientos de falta de valor personal, de desesperanza, de inutilidad, y los cambios en el estado de ánimo son rasgos distintivos de la depresión de la enfermedad de Parkinson. La pérdida neuronal en los núcleos catecolamínicos del tallo encefálico que se proyectan a las áreas límbicas y frontales, pueden subyacer a la susceptibilidad de la depresión. El tratamiento con antidepresivos tricíclicos o con inhibidores

específicos de recaptación de serotonina, mejoran el estado de ánimo y el comportamiento (Caren, 2009). 2.2.4. Estadíos de la Enfermedad de Parkinson Tabla 2-1. Escala de Estadíos de la enfermedad de Parkinson de Hoehn y Yahr (Hoehn & Yahr, 1967). Estadio 1 Características     2    3    4      5    Signos y síntomas unilaterales. Síntomas leves. Síntomas molestos, pero no incapacitantes. Presencia de síntomas con temblor en alguna extremidad. Cercanos notan cambios en postura, expresión facial y marcha Síntomas bilaterales Mínima discapacidad. La marcha y la postura están afectadas Dignificante enlentecimiento de los movimientos corporales. Dificultad para mantener el equilibrio tanto de pie como al andar Disfunción generalizada moderadamente severa. Síntomas severos. Todavía puede andar cierto recorrido. Rigidez y bradicinesia. No puede vivir solo. El temblor puede ser menor que en los estadios anteriores Estadio caquéctico (desnutrición). Invalidez total. No puede andar ni mantenerse de pie. Requiere cuidados de enfermería.
21

2.2.5. Síntomas A continuación mencionaremos 3 de los signos más comunes en los pacientes con Parkinson. Estos son: Rigidez: es la contracción simultánea de músculos agonistas y antagonistas de cada articulación durante los movimientos, provocando una resistencia a los mismos. En el movimiento pasivo de la articulación se produce el fenómeno de la “rueda dentada”, al vencerse bruscamente la resistencia del músculo agonista y encontrarse con la del antagonista (Micheli, 2006). Temblor: presente durante el reposo y la actividad con una frecuencia de entre 4 y 6 ciclos por segundo, generalmente de comienzo distal y que puede afectar los cuatro miembros y la cabeza. Cuando el paciente realiza movimientos voluntarios o cuando duerme, el temblor mejora o desaparece, empeorando con las emociones (Micheli, 2006). Bradicinesia: o lentitud en los movimientos. El enfermo pierde los movimientos “asociados” automáticos para cada acto motor, por lo que debe ajustarlos voluntariamente y hacer gran esfuerzo para superar la rigidez muscular. Estos tres síntomas provocan inexpresividad facial, dificultad para caminar, arrastrando los pies, inestabilidad y lentitud al iniciar la marcha, distonías, trastornos en la escritura y dificultad para levantarse. Además, los signos de afectación autonómica pueden ser importantes, como aumento de salivación, sofocos y aumento de la secreción sebácea (Micheli, 2006). 2.2.6. Farmacología Actualmente la terapéutica farmacológica de la Enfermedad de Parkinson ha incrementado la expectativa y la calidad de vida de estos pacientes, pero al mismo tiempo ha modificado el curso natural de la enfermedad, asociando fenómenos tóxicos, en ocasiones complejos que interfieren en los estadios avanzados con el validismo y las actividades cotidianas de los afectados (Caren, 2009). El objetivo de los medicamentos es tratar de restablecer el equilibrio. Una forma de lograrlo es la administración de levodopa, que se transforma en el cerebro en dopamina, con lo que se corrige el desequilibrio y se controlan los síntomas (Caren, 2009).
22

Otra forma es la administración de medicamentos que disminuyen los efectos de la acetilcolina. La combinación de estos dos procedimientos puede a menudo proporcionar un efecto terapéutico adicional; entre estos tenemos: triexifenidil o Artane, biperiden o Akinetón, etc.) En la actualidad se cuenta además, con medicamentos que aumentan la acción de la dopamina disponible en el cerebro, llamados medicamentos agonistas: bromocriptina o Parlodel y otros que bloquean la destrucción de la dopamina en el cerebro del paciente, disminuyendo la necesidad de darle grandes cantidades de dopamina, disminuyendo los efectos secundarios indeseables; aparentemente retrasan el progreso de la enfermedad; entre ellas tenemos al selegilina (Eldepryl, Deprenyl, Jumex, Jumexal). Con este tipo de medicamento se debe evitar el uso simultáneo de otros medicamentos que actúen bloqueando una enzima llamada monoaminoxidasa (mobeclamida o Aurorix, etc.) y evitar el consumo de alimentos que contengan la sustancia tiramina, ya que pueden causar una reacción muy peligrosa, una elevación excesiva de la presión sanguínea (Caren, 2009). Los medicamentos utilizados para tratar los síntomas del mal de Parkinson abarcan (Medline, Parkinson, 2010):
   

Levodopa (L-dopa), Sinemet, levodopa y carbidopa (Altamet) Pramipexol (Mirapex), ropinirol (Requip), bromocriptina (Parlodel) Selegilin (Eldepryl, Deprenyl), rasagilina (Azilect) Amantadina o medicamentos anticolinérgicos (para reducir los temblores iniciales o leves)

Entacapona (para prevenir la descomposición de la levodopa) (Medline, Parkinson, 2010) (Castro, 2004). Se ha postulado que las vitaminas C y E, llamadas antioxidantes débiles, si

se les utiliza en forma constante, son capaces de evitar la producción y acumulación de sustancias producto del catabolismo intracerebral de la dopamina y de otras sustancias llamadas radicales libres, las cuales son responsables en parte del agravamiento en el tiempo de la enfermedad y de algunos efectos secundarios indeseables del tratamiento con dopamina (Collins, 1999).

23

El Parkinson sigue siendo una dolencia neurológica de origen desconocido, que se ha convertido en la cuarta patología más frecuente entre las personas mayores. Los factores tóxicos y ambientales parecen ser los más

importantes (Collins, 1999). 2.3. Evaluación del Bienestar de Pacientes con la Enfermedad de Parkinson Para la evaluación del Parkinson podemos encontrar varios test para la

evaluación del bienestar de los pacientes y el progreso de la enfermedad a través del tiempo, como por ejemplo:  Ecotomografía Transcraneana: se realiza por un médico

especializado el tema es una excelente herramienta para diferenciar enfermedad de Parkinson de otros cuadros que se le pueden asemejar.  SPECT: Este examen ayuda parcialmente a diferenciar ciertos cuadros de enfermedad de Parkinson, aunque en otros no es posible. Esto último sumado a su alto costo, hace que esta técnica se utilice excepcionalmente.  UPDRS: Evalúa y documenta estado de pacientes con enfermedad de Parkinson. Tiene III aspectos como: mentalización,

comportamiento y humor; Actividades de la Vida Diaria (AVD); Examen Motor.   EQ-5D: Es un instrumento estandarizado para medir la calidad de vida del paciente. PDQ-39: Evalúa 8 escalas: movilidad, AVD, bienestar emocional, apoyo social, cognición, comunicación y molestias corporales. 2.4. Terapias Alternativas y Complementarias Hace 25 siglos Hipócrates definía salud como “aquel estado en el cual un individuo está en armonía consigo mismo y con el entorno”, insistiendo además en que todo lo que afectaba a la mente necesariamente afectaba al cuerpo, y ya en el año 1946 en Nueva York, la OMS definía salud como un estado de completo
24

bienestar físico, mental y social y no solamente como la ausencia de enfermedad (OMS, 2011). Los primeros médicos se preocuparon entonces de curar cuerpo y alma, y así ha sido hasta la fecha en la medicina oriental, hindú y chamánica, pero progresivamente estas características se fueron perdiendo en la medicina occidental (NCCAM, 2010). La definición de Medicina Alternativa y Complementaria (CAM, en inglés y MAC en español) es difícil, porque el campo es muy amplio y en constante cambio. El National Center of Complementary and Alternative Medicine (NCCAM), define CAM como “un grupo de diversos sistemas de atención de salud y médicos, prácticas y productos que no son generalmente considerados parte de la medicina convencional” (NCCAM, 2011). La medicina convencional (también llamada medicina occidental o alopática) es la medicina practicada por quienes poseen un grado académico de Doctor en Medicina y por profesionales de la salud, como por ejemplo fisioterapeutas, matronas, enfermeras, etc. Los límites entre la CAM y la medicina convencional no son absolutos, y las prácticas específicas de las CAM podrá, con el tiempo, ser aceptados ampliamente como lo ha sido en otros países, como China (Minsal, 2011). En Chile, el Ministerio de Salud define las CAM como “un amplio dominio de recursos de sanación que incluye todos los sistemas, modalidades, prácticas de salud, teorías y creencias que los acompañan, diferentes a aquellas intrínsecas al sistema de salud políticamente dominante de una sociedad particular en un período histórico dado”. En otros términos se trata de un variado conjunto de teorías y prácticas diferentes a la medicina alopática, transplantada e inserta en una sociedad que “tradicionalmente” no ha practicado esa medicina. Las medicinas de nuestros pueblos originarios (medicina tradicional) no entran en esta definición (NCCAM, 2009).

25

Tabla 2-2: Cuadro comparativo entre la Medicina Tradicional (Natural) y la Medicina Alopática (Flores, J. y cols. 2011)(Reproducción si permiso de los autores). MEDICINA (HERBOLARIA) TRADICIONAL MEDICINA ALOPÁTICA (FÁRMACOS)

La administración oportuna y cuidadosa La administración es segura, ya que de la mayoría de las plantas no esta dosificada, pero con frecuencia ocasiona efectos colaterales o provoca efectos secundarios secundarios Atiende al enfermo como un todo y no a Atiende la enfermedad la enfermedad Su costo es mínimo, accesible a la No siempre es accesible mayor parte de la población Se basa en tradiciones orales Esta fundada científicamente

Se combina con frecuencia en rituales Respeta las creencias mágico-religiosos Se puede utilizar para la atención Se incorpora a la atención primaria a primaria de la salud a bajo costo mayores costos La medicina complementaria y alternativa es un conjunto de sistemas, prácticas y productos que usualmente no se consideran parte de la medicina convencional. La medicina complementaria se utiliza junto con la medicina convencional; la medicina alternativa se utiliza en lugar de la medicina convencional (NCCAM, 2009). Entre las Medicinas Complementarias y/o Alternativas que se practican en Chile, destaca la Homeopatía, la Acupuntura, la Naturopatía, la Quiropraxia, la Sintergética, las Terapias Florales y la Apiterapia. Otras prácticas aparentemente menos complejas son el Reiki, la Aromaterapia y el Quiromasaje. Hoy en día todas las medicinas se entiende que trabajan en forma complementaria, hablándose de una Medicina Integrativa (NCCAM, 2009).

26

2.4.1. Tipos de Terapias Alternativas y Complementarias Prácticas de las CAM son a menudo agrupados en grandes categorías, tales como productos naturales, la medicina mente-cuerpo, y las prácticas de manipulación y basados en el cuerpo. Si bien estas categorías no están formalmente definidas, son útiles para la discusión de las prácticas de medicina complementaria y alternativa. Algunas prácticas de medicina complementaria y alternativa puede encajar en más de una categoría (NCCAM, 2011). Categorías (NCCAM, 2011)     Productos Naturales Medicina Cuerpo-Mente Prácticas de manipulación y basadas en el cuerpo Otras prácticas de medicina complementaria y alternativa A continuación describiremos cada categoría. 2.4.1.1. Productos Naturales Este campo de la medicina complementaria y alternativa incluye el uso de diversos medicamentos de hierbas (también denominados productos botánicos), vitaminas, minerales y otros “productos naturales”. Muchos son de venta libre (sin receta) como los suplementos dietéticos, ciertos usos de los suplementos dietéticos, como tomar un preparado multivitamínico para cumplir los

requerimientos nutricionales mínimos diarios, o calcio para proteger la salud de los huesos, no se consideran medicina complementaria y alternativa (NCCAM, 2011). Los “productos naturales” de medicina complementaria y alternativa también comprenden los probióticos, microorganismos vivos (en general, bacterias) similares a los microorganismos que normalmente se encuentran en el tracto digestivo del ser humano y que pueden tener efectos beneficiosos. Los probióticos están presentes en los alimentos (por ejemplo, yogures) o en suplementos dietéticos. Es importante distinguirlos de los prebióticos, ingredientes alimenticios no digeribles que estimulan de forma selectiva el desarrollo y/o la actividad de los microorganismos presentes en el cuerpo (NCCAM, 2011).

27

Antecedentes históricos: Los medicamentos de hierbas o botánicos existen desde los primeros intentos del ser humano para mejorar su condición. Entre los efectos personales del “hombre de hielo”, la momia humana prehistórica descubierta en los Alpes italianos en 1991, se encontraron hierbas medicinales. Hacia la Edad Media, se habían inventariado miles de productos botánicos por sus efectos medicinales (NCCAM, 2011). Uso actual: El interés por los productos naturales de medicina

complementaria y alternativa y su uso han aumentado de forma considerable en las últimas décadas. La National Health Interview Survey (NHIS) de 2007 reveló que el 17,7 por ciento de los adultos de Estados Unidos habían utilizado un producto natural no vitamínico/no mineral. Estos productos fueron la forma más frecuente de medicina complementaria y alternativa en niños y adultos. El producto más utilizado entre los adultos fue el aceite de pescado/omega 3 (empleado por el 37,4 por ciento de todos los adultos que dijeron utilizar productos naturales); los productos de uso frecuente en los niños incluyeron la equinácea (37,2 por ciento) y el aceite de pescado/omega 3 (30,5 por ciento) (NCCAM, 2011)(NHIS, 2008). 2.4.1.1.1. Terapias Florales Flores de Bach, es la denominación genérica y comercial de un conjunto de 38 preparados naturales no farmacológicos, elaborados a partir de

una decocción o baño en agua de flores maduras de diversas especies vegetales silvestres o naturalizadas, diluida en brandy (usado como medio conservante). El preparado resultante, almacenado convenientemente en frasco o gotero de vidrio opaco para su comercialización, es una solución con alcohol diluida (jugo de flores/brandy), sin principios farmacológicamente activos (no es un medicamento), y por lo tanto, no cae bajo las restricciones comunes a los fármacos (NCCAM, 2011). 2.4.1.2. Medicina de la mente y el cuerpo Las prácticas de la medicina de la mente y el cuerpo se centran en las interacciones entre el cerebro, la mente, el cuerpo y el comportamiento, con el propósito de usar la mente para incluir en las funciones físicas y promover la
28

salud. Muchas prácticas de la medicina complementaria y alternativa abarcan este concepto de diferentes formas (NCCAM, 2011).  Las técnicas de meditación incluyen posturas específicas, concentrar la atención, o una actitud abierto respecto de las distracciones. La meditación se emplea para aumentar la calma y relajación, mejorar el equilibrio psicológico, sobrellevar enfermedades o promover la salud y el bienestar en general (NCCAM, 2011).  Los diversos tipos de yoga que se emplean con fines de salud combinan en general posturas físicas, técnicas de respiración, meditación o relajación. Las personas emplean el yoga como parte de un régimen de salud general, así como para diversos problemas de salud (NCCAM, 2011).  La acupuntura es un conjunto de procedimientos que consiste en la estimulación de puntos específicos del cuerpo mediante diversas técnicas, como la inserción de agujas a través de la piel, que luego se manipulan manualmente o por estímulos eléctricos. Es uno de los componentes principales de la medicina tradicional china, y se encuentra entre las prácticas curativas más antiguas del mundo. La acupuntura se considera parte de la medicina de la mente y el cuerpo, aunque también integra la medicina basada en la energía, las prácticas de manipulación y basadas en el cuerpo, y la medicina tradicional china (NCCAM, 2011). Otros ejemplos de prácticas de la mente y el cuerpo incluyen ejercicios de respiración profunda, ensoñación dirigida, hipnoterapia, relajación progresiva, qi gong y tai chi (NCCAM, 2011). Antecedentes históricos: El concepto de que la mente es importante para el tratamiento de las enfermedades es parte integral de los métodos curativos de la medicina tradicional china y la ayurvédica, cuyos orígenes se remontan a más de 2000 años. Hipócrates también advirtió de los aspectos morales y espirituales de la curación y consideraba que el tratamiento sólo era posible teniendo en cuenta la actitud, las influencias del medio ambiente y los remedios naturales (NCCAM, 2011).
29

Uso actual: Según la NHIS de 2007, se encontraron varios métodos de medicina de la mente y cuerpo entre las 10 principales prácticas de medicina complementaria y alternativa utilizada por los adultos, Por ejemplo, la encuesta reveló que el 12,7 por ciento de los adultos había hecho ejercicios de respiración profunda, el 9,4 por ciento meditación, y el 6,1 por ciento yoga. Cabe destacar que el uso de estas tres prácticas de la medicina complementaria y alternativa había aumentado de forma considerable desde la NHIS anterior (2002). La relajación progresiva y la ensoñación dirigida también se encontraron entre las 10 terapias principales de medicina complementaria y alternativa para adultos; la respiración profunda y el yoga figuraron entre los métodos principales entre los niños. El 1,4 por ciento de los adultos y el 0,2 por ciento de los niños habían utilizado la acupuntura (NCCAM, 2011) (NHIS, 2008). 2.4.1.2.1. Acupuntura La acupuntura es el arte de curar más antiguo que existe, su uso se remonta al menos cinco o seis mil años atrás. Se basa en circulación de canales o meridianos de energía los cuales llevan la energía de un órgano determinado e irriga energéticamente una porción determinada del organismo, además de tener funciones concretas. Existen 12 meridianos principales: pulmón, intestino grueso, estómago, bazo-páncreas, corazón, intestino delgado, vejiga, riñón, pericardio, triple función, vesícula biliar e hígado; incluyendo dos meridianos más, el vaso gobernador y el vaso concepción. Se utilizan principalmente agujas metálicas desde la aparición del emperador Amarillo desde el año 2500 a. c. aproximadamente, ya que antes se utilizaban astillas de hueso, bambú y tipos de pedernales. Las agujas se puntúan conforme a distintas técnicas, de forma que en un mismo punto se pueda conseguir tonificar o dispersar la energía. En términos generales la tradición dicta que deben realizarse ciclos de 10 sesiones, aunque la occidentalización de la acupuntura apunta también a espaciar más la terapia según la mejoría del paciente (Biosalud, 2012).

30

2.4.1.3. Prácticas de manipulación y basadas en el cuerpo Las prácticas de manipulación y basadas en el cuerpo hacen énfasis en las estructuras y sistemas del cuerpo, entre ellos los huesos y las articulaciones, los tejidos blandos y el sistema linfático y circulatorio. Esta categoría comprende dos terapias de uso frecuente (NCCAM, 2011):  La manipulación de la columna vertebral es la que practican los

quiroprácticos y otros profesionales de la salud, como fisioterapeutas, osteópatas y algunos médicos de medicina convencional. Los profesionales utilizan sus manos o un dispositivo para aplicar una fuerza controlada sobre una articulación de la columna vertebral, a fin de moverla más allá del rango de movimiento normal; la intensidad de la fuerza aplicada depende de la forma de manipulación que se utilice. La manipulación de la columna vertebral se encuentra entre las opciones de tratamiento empleadas por las personas con dolor en la zona lumbar, un trastorno muy frecuente que puede ser difícil de tratar (NCCAM, 2011).  El término “terapia de masaje” o “masoterapia” abarca muchas técnicas

diferentes. En general, los terapeutas presionan, frotan y manipulan los músculos y otros tejidos blandos del cuerpo. Las personas utilizan el masaje para diversos fines relacionados con la salud, entre ellos, aliviar el dolor, rehabilitarse tras lesiones deportivas, reducir el estrés, aumentar la relajación, tratar la ansiedad y la depresión, y contribuir al bienestar general (NCCAM, 2011). Antecedentes históricos: La manipulación de la columna vertebral se ha empleado desde la época de la antigua Grecia y fue incorporada a la medicina quiropráctica y osteopática a fines del siglo XIX. La terapia de masaje tiene miles de años de antigüedad. Se encuentran referencias al masaje en escritos de la antigua China, Japón, India, los países árabes, Egipto, Grecia (Hipócrates definió la medicina como "el arte de frotar"), y Roma (NCCAM, 2011). Uso actual: Según la NHIS de 2007, la manipulación

quiropráctica/osteopática y el masaje figuraban entre las 10 terapias principales de medicina complementaria y alternativa tanto en niños como en adultos. La encuesta reveló que el 8,6 por ciento de los adultos y el 2,8 por ciento de los niños
31

habían utilizado manipulación quiropráctica u osteopática, y que el 8,3 por ciento de los adultos y el 1 por ciento de los niños habían empleado el masaje (NCCAM, 2011)(NHIS, 2008). 2.4.1.3.1. Masaje Se conocía desde hace unos 3.000 años en Egipto, India, China, Tibet y Japón en donde constituye el fundamento de la medicina tradicional. En Grecia se practicaba para alargar la vida a los pacientes de edad avanzada y se extendió a ambientes deportivos y guerreros. En Roma, Julio Cesar recibía masaje todos los días para aliviar su neuralgia. Mención aparte las “imposiciones de manos” presentes en la mayoría de los ritos. En la Edad Media pasó a un segundo plano (Coro, 2012). En el Renacimiento las prácticas higiénicas y preventivas vuelven a renacer. En Inglaterra, María Estuardo fue salvada del Tifus (1566) gracias al masaje (tras haber sido anunciada oficialmente muerta). Las técnicas del masaje fueron avanzando ayudadas por dos campos: medicina y deporte. Ya en el s. XVIII, Messmer se apoyó en el masaje para su técnicas curativas a través del magnetismo (Coro, 2012). En el s. XIX, con el auge de la medicina natural en Alemania y Centroeuropa se confirma como técnica auxiliar a otros tratamientos. A finales de siglo, se desarrollaron en Suecia las grandes escuelas. El “masaje sueco”, es el resumen de toda una gama de técnicas inspiradas en los masajes tradicionales de la antigua China, Grecia, Roma y Egipto. El masaje produce efectos anatómicos y fisiológicos en el ser humano tales como mecánicos, bioquímicos, nerviosos, bioeléctricos y magnéticos, orgánicos y psicológicos (Coro, 2012). 2.4.1.4. Otras prácticas de medicina complementaria y alternativa La medicina complementaria y alternativa también comprende terapias de movimiento, una amplia variedad de métodos orientales y occidentales basados en el movimiento que se emplean para promover el bienestar físico, mental, emocional y espiritual. Algunos ejemplos incluyen el método de Feldenkrais (Zemach-Bersin, 1990), la técnica de Alexander (Brennan, 2001), pilates, la
32

integración estructural de Rolfing (Jones, 2004), y la integración psicofísica de Trager (Trager, 1995). Según la NHIS de 2007, el 1,5 por ciento de los adultos y el 0,4 por ciento de los niños hicieron uso de las terapias de movimiento (NCCAM, 2011) (NHIS, 2008). Las prácticas de los curanderos tradicionales también pueden considerarse una forma de medicina complementaria y alternativa. Los curanderos tradicionales utilizan métodos basados en teorías, creencias y experiencias indígenas transmitidas de generación en generación. En Estados Unidos también existen, por ejemplo, los curanderos amerindios. La NHIS de 2007 reveló que el 0,4 por ciento de los adultos y el 1,1 por ciento de los niños habían utilizado un curandero tradicional (las cifras variaron para los siete tipos específicos de curanderos identificados en la encuesta) (NCCAM, 2011)(NHIS, 2008). Algunas prácticas de medicina complementaria y alternativa comprenden la manipulación de diversos campos de energía para influir en la salud. Dichos campos pueden caracterizarse como auténticos (mensurables) o supuestos (aún no medidos). Las prácticas basadas en formas auténticas de energía incluyen las que emplean campos electromagnéticos (es decir, terapia magnética y terapia de luz). Las prácticas basadas en campos energéticos supuestos (también conocidos como “biocampos”) en general reflejan el concepto de que en los seres humanos fluyen formas sutiles de energía; el qi gong, el Reiki, y el toque terapéutico son ejemplos de estas prácticas (NCCAM, 2008). Según la NHIS de 2007, el uso de las terapias basadas en campos supuestos de energía fue relativamente bajo. Sólo el 0,5 por ciento de los adultos y el 0,2 por ciento de los niños habían utilizado curación basada en la energía/Reiki (la encuesta definió la curación basada en la energía como la canalización de la energía curativa a través de las manos del profesional hacia el cuerpo del paciente) (NCCAM, 2011)(NHIS, 2008). Por último, los sistemas médicos integrales, que constituyen sistemas completos de teoría y práctica que han evolucionado con el transcurso del tiempo en diferentes culturas y en forma independiente de la medicina convencional u occidental, pueden considerarse parte de la medicina complementaria y alternativa. Entre los ejemplos de antiguos sistemas médicos integrales se
33

encuentran la medicina ayurvédica y la medicina tradicional china. Los sistemas más modernos que se han desarrollado en los últimos siglos comprenden la homeopatía y la naturopatía. La NHIS de 2007 consultó sobre el uso de la medicina Ayurveda, la homeopatía y la naturopatía. Si bien un número relativamente reducido de personas encuestadas dijeron haber utilizado Ayurveda o naturopatía, la homeopatía ocupó el décimo puesto en el uso entre los adultos (1,8 por ciento) y el quinto lugar entre los niños (1,3 por ciento) (NCCAM, 2008) (NHIS, 2008). 2.5. 2.5.1. Reiki Introducción

En el campo de la energía existen distintas denominaciones. La medicina china, por ejemplo, trabaja fundamentalmente a través de los meridianos. También aquí aparece la teoría de los cinco elementos. Todos estos son materiales con los que trabajamos plásticamente a diario con nuestros pacientes. Por esta línea entran el Reiki, la sanación pránica, etc. (Méndez, 2005). Los campos energéticos están muy relacionados con los cuerpos sutiles, con el campo de los chakras. Los grandes médicos han señalado, desde principios del siglo pasado, que debemos empezar a trabajar con el cuerpo sutil, ya que siempre trabajamos solo en la materia, en lo denso, sin preocuparnos de lo que está ordenando, vehiculizando o energizando a los cuerpos materiales. Existe una anatomía, fisiología y bioquímica de los cuerpos sutiles, desarrollada de la misma manera que en la medicina alopática. Por ejemplo, en una persona con problemas del nervio ciático, infecciones urinarias a repetición o cálculos renales, se deben unir elementos que a veces parecen no tener conexión, para poder detectar una disfunción de su primer centro, que es lo que genera la alteración de todos los niveles que están a su cargo (Méndez, 2005). En este nivel se describen los chakras, los cuerpos etéricos y los meridianos chinos, tan importantes para aplicar la acupuntura. Conociendo el trayecto de los meridianos se pueden entender porque un paciente ha presentado, por ejemplo, primero sinusitis y después una anexitis. La estrella de los cinco puntos recuerda al ser humano y, desde el punto de vista de la medicina china, explica como se
34

generan, se alimentan y se enferman distintos órganos del cuerpo. Cada punto representa algo, el agua a los riñones, la vejiga; la madera es hígado y vesicular biliar. Si una persona esta enferma del hígado, trabajamos en el hígado, pero se debería ver quien nutre el hígado, que es conocido como “la madre”, que es el agua, para descubrir que la persona realmente tiene una enfermedad renal, que esta de fondo, o tal vez se exacerbó la abuela, y ocurre que tiene una enfermedad pulmonar, la cual genera un problema a nivel hepático (Méndez, 2005). Nosotros trabajamos en el campo de la materia y concebimos al cuerpo como conjunto de sistemas y órganos; conocemos a fondo el funcionamiento a nivel celular y molecular, que ha sido un gran aporte, pero nos hemos quedado atrapados en estos conceptos y le damos muy poca importancia a lo que existe entre las células. En esta otra visión de la medicina trabajamos mucho en el tejido medio, en la matriz, en el mesénquima, que es común a todo el cuerpo; ningún vaso sanguíneo o nervio entra directamente a la célula, todos lo hacen a través de esta matriz, y esto esta poco fluido, enfermo o condensado, es muy difícil que las células o tejidos puedan mejorar (Méndez, 2005). 2.5.2. La Teoría del Campo de Energía A principios del siglo XIX se descubrieron nuevos fenómenos que no se podrían describir mediante la física newtoniana. El descubrimiento y la investigación de los fenómenos electromagnéticos condujeron al concepto de campo. Se definió éste como la condición en el espacio que tiene potencial para producir una fuerza. La vieja mecánica newtoniana interpretó la interacción de las partículas con carga positiva y negativa, como los protones y los electrones, diciendo simplemente que dos partículas se atraen mutuamente como dos masas. Sin embargo, Michael Faraday y James Clerk Maxwell consideraron que era más apropiado utilizar el concepto de campo energía, afirmando que cada carga crea una «alteración» o una «condición» en el espacio circundante de manera que la otra carga, cuando está presente, siente una fuerza. Así nació la concepción de un universo lleno de campos que crean fuerzas mutuamente interactivas. Se contaba, por fin, con un marco científico con el que se podría empezar a explicar nuestra capacidad para afectarnos mutuamente a distancia por medios que no
35

sean la palabra o la vista. Todos hemos pasado por la experiencia de descolgar el teléfono que suena y saber quién está al otro lado del hilo antes de que empiece a hablar. Las madres suelen saber cuándo tienen problemas sus hijos, donde quiera que estén. Todo ello se puede explicar en los términos fijados por la teoría de campos. En los últimos quince o veinte años la mayoría de nosotros ha empezado a utilizar tales conceptos para describir las interacciones personales. Estamos empezando a admitir que nosotros mismos estamos formados por campos de energía. Notamos la presencia de otras personas en una habitación sin oírlas ni verlas (interacción de campos); hablamos de buenas o malas vibraciones, de enviar energía a otros o de leer los pensamientos de terceros. Sabemos inmediatamente si nos gusta o nos disgusta alguien, si nos llevaremos bien con esa persona o si chocaremos con ella. Este «saber» se puede explicar por la presencia o la ausencia de armonía en nuestras interacciones de campos (Delar, PAHO). 2.5.3. Biocampo

La bioenergía es aquella energía que existe y conforma parte del flujo vital de los seres vivos y naturaleza en general. De acuerdo a la medicina tradicional china, el qi (o chi) es una energía que fluye continuamente por la naturaleza, y la interrupción de su libre flujo en el cuerpo es la base de los trastornos físicos y psicológicos (MINSAL, 2009). El término oriental, qi viene a menudo de la mano de tradiciones religiosas y filosóficas antiguas como el taoísmo, budismo, zen y yoga. Mientras que en occidente, la mayor organización de importancia científica respecto a las terapias complementarias y alternativas, el Centro Nacional de Medicina Complementaria y Alternativa (NCCAM), parte del Instituto de Salud Estadounidense (NIH), definen como campos de energía que pueden ser modificados para afectar la salud (NCCAM, 2011).

36

2.5.4.

Aura

El doctor Zheng Rongliang, de la universidad de Lanzhou (República Popular China), midió la energía irradiada del cuerpo humano mediante un detector biológico formado por la nerviación de una hoja conectado a un dispositivo de fotocuanto (aparato para medir la luz de baja intensidad). Estudió las emanaciones del campo energético de un maestro de qigong (un antiguo método chino de ejercicios para conservar la salud), así como las del campo de un vidente. El resultado de sus estudios demuestra que el sistema detector responde a la radiación en forma de impulso. La que emana de la mano del maestro de qigong es muy distinta a la del vidente (Dale, 2009). En el Instituto Nuclear Atómico de Academia Sínica, en Shanghai, se demostró que parte de las emanaciones de fuerza vital de los maestros de qigong parece tener una onda sónica de muy baja frecuencia que se presenta como una onda portadora que fluctúa a baja frecuencia. En algunos casos, también se detectó la energía qi como flujo de micropartículas, con un tamaño de unas 60 micras de diámetro y una velocidad de unos 20-50 cm/seg (Dale, 2009). Los organismos vivos emiten vibraciones de energía a una frecuencia de entre 300 y 2.000 nanómetros. Los científicos soviéticos denominaron a dicha energía biocampo o bioplasma. Descubrieron que las personas capaces de realizar con éxito la transferencia de bioenergía poseían un biocampo mucho más ancho y fuerte (Hunt, 1977) (Dale, 2009). En un estudio acerca de los efectos del Rolfing (Jones, 2004) sobre el cuerpo y la psique (Hunt, 1977) la doctora registró la frecuencia de las señales de bajo milivoltaje emitidas por el cuerpo durante una serie de sesiones de Rolfing (Jones, 2004). Para registrarla utilizó electrodos elementales construidos con plata/cloruro de plata que se colocaban sobre la epidermis. Al mismo tiempo que se registraban las señales electrónicas, la reverenda Rosalyn Bruyere, del Healing Light Center (Glendale, California), observaba las auras tanto de la persona que aplicaba el Rolf (Jones, 2004) como de la que lo recibía. Sus comentarios fueron grabados en el mismo magnetófono que recogió los datos electrónicos. Ofreció un informe

37

completo sobre el color, tamaño y movimientos energéticos de los chakras y de las nubes aurales que intervenían (Dale, 2009). A continuación, los científicos analizaron matemáticamente las pautas de las ondas registradas por medio de un análisis Fourier y otro de frecuencia de sonograma. Ambos revelaron resultados notables. Las formas y frecuencias de onda consistentes se relacionaban específicamente con los colores, según informó la reverenda Bruyere. Dicho de otro modo, cuando la reverenda Bruyere observaba un color azul en el aura en un lugar específico, las mediciones electrónicas mostraban siempre la forma y la frecuencia características de la onda azul en el mismo lugar. La doctora Hunt repitió el mismo experimento con otros siete lectores de aura. Todos ellos vieron colores aurales correlacionados con las mismas pautas de frecuencia/onda. En febrero de 1988, los resultados del estudio en curso mostraban las siguientes correlaciones de color/ frecuencia (Hz = Hertz, o ciclos por segundo) (Hunt, 1977):        Azul Verde Amarillo Naranja Rojo Violeta Blanco 250-275 Hz más 1200 Hz 250-475 Hz 500-700 Hz 950-1050 Hz 1999-1250 Hz 1000-2000, más 300-400 Hz; 600-800 Hz 1100-2000 Hz

Estas bandas de frecuencia, excepto por lo que se refiere a las bandas adicionales de azul y violeta, se encuentran en orden inverso a la secuencia de color del arco iris. Las frecuencias medidas constituyen una señal identificativa de la instrumentación y de la energía que se mide. La doctora Hunt añadió que «los chakras solían tener los colores que se habían consignado en la literatura metafísica, es decir, rojo-kundalini, naranjahipogástrico, amarillo-bazo, verde-corazón, azul-garganta, violeta-tercer ojo y blanco-corona. El chakra del corazón era, con mucho, el más activo. Los sujetos tenían muchas experiencias emocionales, imágenes y rememoraciones

conectadas con las distintas áreas del cuerpo sometidas al Rolfing (Jones, 2004).

38

Estos hallazgos avalan la creencia de que el recuerdo de las experiencias se almacena en el tejido corporal». 2.5.4.1. Anatomía del aura Las siete capas del campo aural

Existen, actualmente 7 capas conocidas del campo aural. Las capas alternas del campo están altamente estructuradas, mientras que las intermedias parecen estar compuestas por fluidos coloreados en constante movimiento. Estos fluidos atraviesan la forma establecida por las tornasoladas ondas luminosas

permanentes. La dirección del flujo está regulada en cierto modo por la forma de la luz permanente, ya que pasa a través de sus líneas luminosas. También las formas permanentes de luz propiamente dichas son centelleantes, como si estuvieran formadas por hileras de numerosas lucecitas diminutas que parpadean con rapidez, cada una a una velocidad distinta (Brennan, 2008) (Dale, 2009). Así, la primera, tercera, quinta y séptima capas tienen una estructura definida, mientras que la segunda, la cuarta y la sexta están compuestas por sustancias semejantes a fluidos, sin estructura determinada. Cobran forma por el hecho de que atraviesan la estructura de las capas impares y, por ello, adoptan en cierto modo la de las capas estructuradas. Cada capa sucesiva penetra y atraviesa por completo todas las situadas debajo, incluyendo el cuerpo físico. Así, el cuerpo emocional se extiende más allá del cuerpo etéreo, e incluye tanto a éste como al cuerpo físico. En realidad, ninguno de los cuerpos es una «capa», aunque sea así como lo podemos percibir, sino una versión más expansiva de nuestro yo que lleva dentro otras formas más limitadas (Brennan, 2008) (Dale, 2009). Desde un punto de vista científico, cada capa puede ser considerada como un nivel de vibraciones más altas, que ocupan el mismo espacio que los niveles de vibración situados debajo y que se extienden más allá. Para percibir las capas de forma consecutiva, el observador debe aumentar su conciencia a cada nuevo nivel de frecuencia. Tenemos, por tanto, siete cuerpos, todos los cuales ocupan el mismo espacio simultáneamente, cada uno extendiéndose más allá del último (Brennan, 2008) (Dale, 2009).

39

2.5.5. Chakras Los chakras son centros de energía (vórtices) en el cuerpo etérico relacionados con la columna vertebral y las siete glándulas endocrinas más importantes. Responsables de la coordinación y vitalización de todos los cuerpos (mental, astral y físico) y su correlación con el alma, el centro principal de conciencia. Existen siete chakras principales y 42 menores (Brennan, 2008). Existen 7 chakras mayores en el cuerpo humano. La posición de los siete chakras mayores en el cuerpo físico, como se ve en la figura 2-1, se vincula a los principales plexos nerviosos del cuerpo en dicha zona corporal. Cada chakra mayor de la parte delantera del cuerpo tiene su par en el dorso y ambos juntos se consideran como manifestaciones de un solo chakra. Los aspectos frontales están relacionados con los sentimientos de la persona, los dorsales con su voluntad, y los tres de la cabeza con sus procesos mentales. Donde conectan con la principal corriente de fuerza, las puntas o extremos de los chakras se denominan raíces o núcleos de éstos. Dentro de estos núcleos se encuentran sellos que controlan el intercambio de energía entre las capas del aura a través del chakra en cuestión. Es decir, cada uno de los siete chakras tiene siete capas, y cada una de éstas se corresponde con una capa del campo aural. La energía puede fluir de una a otra capa a través del chakra, pasando por los sellos de las raíces de los chakras. Los chakras del cuerpo aural tienen tres funciones principales: 1. Revitalizar cada cuerpo aural y, con ello, el cuerpo físico. 2. Provocar el desarrollo de distintos aspectos de la autoconciencia. Cada chakra está relacionado con una función psicológica específica. 3. Transmitir energía entre los niveles aurales. Cada capa aural tiene su propio juego de siete chakras mayores, cada uno situado en el mismo lugar en el cuerpo físico. Ello es posible porque cada capa progresiva existe en octavas de frecuencia siempre crecientes. Por ejemplo, para el cuarto chakra hay realmente siete chakras, cada uno de una banda de frecuencia más alta que el inferior.

40

Figura 2-1. Vista lateral de los chakras en el cuerpo humano

Según la medicina india, cada uno de estos chakras tiene un nombre en sánscrito, nombre que no mencionaremos en esta ocasión, pues creemos que no es pertinente saber el nombre el sánscrito, más, si creemos que importa conocer los aspectos básicos de estos como son su color y referencia topográfica y como se afecta. Cada uno de estos vórtices esta numerado del 1 al 7 y desde abajo hacia arriba, según se menciona a continuación en la tabla 2-3.

41

Tabla 2-3. Identificación de los chakras, más color glándula endocrina y plexo nervioso asociado. Chakra 7° Corona 6° Tercer Ojo 5° Garganta 4° Corazón 3° Plexo solar 2° Sacro 1° Raíz 2.5.6. Color Blanco Violeta Azul Verde o Rosado Amarillo Naranjo Rojo Glándula Endocrina Pineal Pituitaria Tiroides Timo Páncreas Gónadas Corticoadrenales Plexo Asociado Coroideo Primario Faríngeo Cardíaco Mesentérico Sacro Pélvico

Acupuntura y sus Meridianos

No existe a la fecha una explicación científica concluyente para explicar su modo de acción, aunque si muchos estudios sobre sus beneficios (Nightingale, 2002) (Masgrau, 1998). En China se conocen dos escuelas con teorías diferentes: la tradicional y la científica. 2.5.6.1. Escuela tradicional Afirma que regula el flujo energético que circula por los llamados chings o meridianos. Esta teoría no es fácilmente refutable porque se encuentran puntos muy alejados, sin conexión anatomofisiológica con un determinado órgano o víscera que al ser punzados, sin embargo, actúan eficientemente sobre las alteraciones que muestra el órgano o víscera en cuestión. 2.5.6.2. Escuela científica Sus seguidores buscan vías de conexión anatomofisiológica para la transmisión del estimulo producido por la aguja. La búsqueda se orienta principalmente hacia:  La vía nerviosa (a mayoría de los puntos están sobre o cercanos a nervios periféricos)
42

 

La vía humoral (Se ha logrado analgesia con acupuntura en animales con circulación cruzada) Otras vías

2.5.6.3. Meridianos La circulación energética se establece por medio de los meridianos; estos están constituidos por una cadena de puntos o shue, en los cuales se localiza la energía vital. Los meridianos, al igual que los puntos, se diferencian por la ubicación y/o la función en el conjunto del organismo. Para su designación adoptan nombres de órganos, vísceras o funciones orgánicas. A través del trabajo de búsqueda en esta investigación, pudimos darnos cuenta que es posible unir los meridianos de la acupuntura china con los chakras, mostrados a continuación en la tabla 2-4. Tabla 2-4. Meridianos de acupuntura Meridianos de la Medicina Tradicional China Intestino Grueso (IG) Estomago (E) Intestino Delgado (ID) Vejiga (V) Triple Función ó Recalentador (TR ó TF) Vesícula Biliar (VB) Pulmón (P) Bazo-Páncreas (B ó BP) Corazón (C) Riñón (R) Circulación Sexualidad o Pericardio (CS) Hígado (H)

Los mencionados constituyen el conjunto de meridianos ordinarios, que recorren simétricamente el cuerpo formando pares. Se reconocen 6 pares de meridianos YANG y 6 pares de meridianos YIN. Los meridianos están situados en los tegumentos y se comunican con los órganos o vísceras. Las 6 vísceras que transforman la energía son: IG-E-ID-V-TF-VB

43

Los 6 órganos que almacenan energía son: P-B-V-R-CS-H 2.4.6.1. Circulación Regular

En estos meridianos la circulación es cíclica. P  IG  E  B  C ID V R CS TF VB H P

YANG

IG 1

E

ID 2

V

TF 3 CS H

IG

YIN

H

P

B

C

R

P

1 = Un ciclo (YIN – YANG –YANG –YIN) Todo esto quiere decir que los meridianos que son conformados por puntos, tienen un sentido y una dirección. Este sentido lo guía de manera caudal o cefálica (de arriba hacia abajo) o viceversa (abajo hacia arriba). En su totalidad la energía fluye a través del cuerpo de manera bidireccional. Esto es, porque son meridianos pares, entrelazados entre si. El cruce de energía y cambio de hemicuerpo se produce en los últimos dos puntos de IG, los cuales se ubican sobre el borde superior del labio y el último punto IG se ubica en el pliegue nasal del lado opuesto. A continuación, presentaremos un esquema visual de cómo se verían todos los meridianos en el cuerpo humano a la vez en la figura 2-2.

44

Figura 2-2. Meridianos de acupuntura en el cuerpo humano

2.5.7.

Canalizar Energía

Así como cualquier cable de cobre es capaz de transmitir energía cuando se conecta a una fuente transmisora de energía, los seres humanos somos capaces de hacer lo mismo. Lo único que se necesita es saber que es factible de hacer e intentarlo (Gordon, 2006). Quizá a algunos les sea más fácil que a otros, pero no por eso no es posible. Muchos estudios y libros indican la forma de hacerlo. Personalmente, creemos que son varios los ejercicios, pero más que esto, lo que importa es la entrega de amor al realizar la canalización de la energía (Gordon, 2006). El amor es la clave para poder entregar energía (Gordon, 2006). Y más que entregar energía, al aumentar el campo energético de la terapeuta que realizará alguna sesión, producirá una modificación del campo

45

energético del paciente, siempre y cuando este lo desee (Gordon, 2006) (Brown, 1990). Así lo explican los experimentos donde se acercan dos objetos de distinta vibración. Es un fenómeno semejante al que ocurre cuando se aplica un punteo en las cuerdas de una guitarra. Se dan variados sonidos con la vibración de las cuerdas. Los tonos diferentes que produce la vibración de esa cuerda son la analogía de distintos objetos. En esa misma forma, existe un vórtice fundamental que, en distintas vibraciones, puede ser detectado en condiciones de baja energía y grandes distancias. Una vibración es un quark; otra distinta es un fotón; la partícula de la luz vibra agudo y se observa como un electrón; hace otra vibración y aparece un gravitón, la partícula que daría origen a la fuerza gravitatoria. Las distintas vibraciones se producen en un mismo objeto. Es la unificación de todo, de las partículas, de la interacción, de partículas que manejan interacción, son todas vibraciones de la misma cuerda (Gordon, 2006). En resumen, el poder canalizar la energía es la capacidad de darle dirección a las moléculas y hacer aumentar la vibración del campo energético del paciente, permitiéndole al cuerpo poder sanarse (Gordon, 2006). Finalmente, hay que tener en cuenta que parte de la sanación corresponde al terapeuta y la otra parte al paciente. Quien desea ser sanado, debe sentirlo realmente (Gordon, 2006).

46

Capitulo 3. Justificación

47

3.1.

Justificación del Problema La medicina cuenta con una rama, la farmacología, que deriva de lo que

antiguamente era la medicina con tratamientos de hierbas. De manera contraria, los avances científicos han traído consigo efectos secundarios, no deseados y a veces, adversos. Nuestra propuesta es usar el Reiki y terapias similares, como herramienta complementaria al uso de estos fármacos, no siendo posible en este estudio, ni ético, dejar a los pacientes sin su terapia farmacológica para comprobar su “alternatividad”. Lo más importante al considerar el Reiki como tratamiento es que “no es una técnica invasiva ni dañina que pudiese afectar al paciente de manera negativa, pues con efecto placebo o no, los resultados siempre serán positivos del punto de vista que no existe aumento del deterioro de la persona” (Stiene, 2006). De la misma manera la viabilidad del proyecto es real, puesto que se cuenta con quien realice el tratamiento, sin necesidad de pagarle (uno de los investigadores) y se cuenta con los contactos para poder tener acceso a los pacientes a través del Dr. Luis Layson, neurólogo en el Hospital Barros Luco. 3.2. Hipótesis “El Reiki es una terapia complementaria que aplicada en 10 sesiones,

durante 5 semanas ayuda a mejorar la condición clínica y percepción de salud, según el resultado de las escalas de evaluación: PDQ-39, EQ-5D y UPDRS II, en pacientes con la enfermedad de Parkinson de entre 45 y 80 años del Servicio de Salud Metropolitano Sur”. 3.3. Objetivo General “Evaluar el impacto de la Terapia Bioenergética: Medicina Cuántica antes y

después de esta terapia, a mujeres del Hospital Barros Luco que padecen la enfermedad de Parkinson, con tratamiento farmacológico y con chequeo médico al día con el Dr Luis Layson”.

48

3.4. 

Objetivos Específicos Describir la muestra en estudio en base a la edad, procedencia, toma de fármacos, nivel de parkinson de acuerdo a la escala Hoehn y Yahr y a la escala UPDRS III.   Medir los efectos de la terapia a través de los test PDQ-39, UPDRS II y EQ-5D realizados, antes y después del tratamiento. Comparar los resultados de los test PDQ-39, UPDRS II y EQ-5D antes y luego de la intervención.

49

Capitulo 4. Metodología

50

4.1.

Tipo y Lugar de Estudio

4.1.1. Tipo de Estudio El tipo de estudio que se realizó tiene un enfoque cuantitativo, con alcance exploratorio y diseño del tipo cuasi-experimental, longitudinal, prospectivo y analítico-descriptivo. 4.1.2. Lugar de Estudio El lugar donde se llevo a cabo esta investigación fue en dependencias de la sede de la Facultad de Ciencias Médicas en el Hospital Barros Luco Trudeau, ubicado en Avenida Santa Rosa 3453, San Miguel ó Av. José Miguel Carrera 3204, Santiago de Chile. El lugar lo elegimos, porque los pacientes participantes de este estudio, son atendidos por el doctor Layson a esta misma institución y por conveniencia es más accesible para ellos. A continuación se muestra un mapa de la ubicación del Hospital Barros Luco Trudeau (figura 4-1).

Figura 4-1: Ubicación Hospital Barros Luco Trudeau, Santiago, Chile. Google Maps. Visita 6 de febrero, 2012. Reproducción mapa libre acceso.

51

4.1.3. Tiempo de Estudio La investigación tuvo un tiempo de aplicación de 5 semanas, en las cuales había 2 días de intervención, martes y miércoles. Cada sesión tiene una duración de 20 minutos. Y 1 semana para el análisis e interpretación de datos. Por lo tanto, la presente investigación duró 6 semanas, desde la última semana de noviembre de 2011 hasta el mes de diciembre del mismo año, más la primera semana de enero de 2012. 4.2. Unidad de Análisis

4.2.1. Universo Todos los adultos sobre 45 años, diagnosticados con la Enfermedad de Parkinson en Chile. 4.2.2. Población Adultos sobre 45 años, diagnosticados con la Enfermedad de Parkinson dentro de la Región Metropolitana. 4.3. Muestra y Criterios de Inclusión

4.3.1. Muestra La muestra del estudio fue constituida por 9 mujeres adultos, de género femenino, diagnosticadas de la Enfermedad de Parkinson, que se atienden con el Dr. Luis Layson, en el Hospital Barros Luco Trudeau. 4.3.2. Criterios de Inclusión Dentro de los criterios de inclusión que se tuvieron en consideración para crear la muestra definitiva fueron:      Mujeres de 45 años o más. Diagnosticadas de la Enfermedad de Parkinson. Con tiempo de diagnostico de 2 años o menos. Estar bajo el control médico, del Dr. Luis Layson, en el Hospital Barros Luco Trudeau. Tomar frecuentemente fármacos prescritos.
52

4.4.

Tipo de Selección de la Muestra El tipo de selección es por muestreo no probabilístico de sujetos

tipo/voluntarios, ya que la elección de la población no depende de la probabilidad sino de las características de la investigación. 4.5. Definición Operacional de Variables Nombre y Tipo de Definición variable Enfermedad de Parkinson Dependiente Resultados Test UPDRS II Dependiente Conceptual

Definición Operacional

Descontrol motor muscular Frecuencia temblores por deficiencia de refleja el efecto de la dopamina terapia Evalúa y documenta el estado de pacientes con la enfermedad de Parkinson (Fahn, S. y cols, 1987) Test que evalúa los parámetros de realización de las actividades de la vida diaria en pacientes con enfermedad de Parkinson Test diseñado para evaluar la calidad de vida de pacientes con la enfermedad de Parkinson Test diseñado para evaluar funcionamiento en el diario vivir, en pacientes con enfermedad de Parkinson

Instrumento estandarizado Resultados Test EQ-5D para su uso como una Dependiente medida de resultado de salud (Herdman, 2000) Cuestionario diseñado para abordar los aspectos Resultados Test PDQde funcionamiento a 39 personas con la enfermedad de Parkinson Dependiente (Isis Innovation Limited, 1993)

Terapia Energética Independiente

Terapia aplicada para Campos de energía que modificar el nivel de pueden ser modificados vibración de una persona para afectar la salud con el fin de ayudar a (NCCAM, 2010) mejorar alguna condición prexistente patológica

53

4.6.

Instrumentos y Procedimientos

4.6.1. Instrumentos de Medición Para poder medir el estado de los pacientes antes y después de la intervención se utilizaron 3 test y un extracto de la ficha clínica de los pacientes.    EQ-5D (Anexo 5) UPDRS (II AVD) (Anexo 4) PDQ-39 (Anexo 3) Descripción, Validación y Administración de Instrumentos de Medición EQ-5D

4.6.1.1. 4.6.1.1.1. Descripción

Es un instrumento estandarizado como medidor de la calidad de vida. Aplicable a un amplio rango de condiciones de salud y tratamiento, provee un perfil de descripción simple de salud y un índice de percepción de salud. Validación En el siguiente estudio se probó la viabilidad y validez del cuestionario EQ5D, para evaluar la calidad de vida en pacientes con enfermedad de Parkinson. Se utilizaron 124 pacientes en los que se aplicó una batería de preguntas relacionadas con la calidad de vida comprendiendo el EQ-5D, la SF-36 (medical outcome study short form), el PDQ-39, y el inventario de Depresión de Beck. También se realizaron junto con los anteriores un exámen neurológico completo incluyendo la escala de Hoehn y Yahr, la escala de discapacidad de England y Schwab, la UPDRS III y el Mini Mental State Examination (MMSE). Los resultados que arrojó este estudio es que la tasa de respuesta fue del 78% y la tasa de terminación de la EQ-5D entre los respondedores fue del 96%. El índice global de EQ-5D fuertemente correlacionado con el PDQ-39 (r = -0,75, p <0,0001), así como el índice físico del SF-36 (r = 0,61, p <0,0001). Hubo una correlación significativa del índice resumen EQ-5D con la gravedad de la enfermedad, medida por la etapa de Hoehn y Yahr de la enfermedad, la escala de discapacidad de Schwab y England, la sección del motor de la UPDRS y la
54

puntuación de la depresión. El índice resumen EQ-5D también se distingue entre pacientes con y sin depresión, caídas, inestabilidad postural, alucinaciones cognitivas por deterioro del valor, y aquellos con deterioro de la salud con respecto al año anterior, y se puede concluir que el EQ-5D es un instrumento viable y válido para medir la calidad de vida en la enfermedad de Parkinson y de la gravedad y las complicaciones de la enfermedad (Schrag, 2000). Administración El test EQ-5D esta diseñado para poder ser autoadministrado, por el encuestado y es idealmente usado en clínicas y entrevistas personales. Es de administración simple y tarda un par de minutos en completarse. Las instrucciones de llenado están incluidas en el cuestionario, donde en la primera parte, son preguntas de salud y en la segunda parte, consulta el índice aproximado de estado de salud, pudiendo ser marcado en una barra graduada. 4.6.1.1.2. Descripción Introducida en 1987 por Macmillan Health Care Information, el test UPDRS se ha utilizado ampliamente por investigadores y clínicos en todo el mundo. El test evalúa y documenta el estado de los pacientes con enfermedad de Parkinson en los siguientes parámetros:
  

UPDRS II

UPDRS I Mentalización, comportamiento y humor UPDRS II Actividades de la Vida Diaria UPDRS III Examen Motor (Fahn, 1987).

Validación La UPDRS II ha sido validada por evaluación de cintas de vídeo. En esta evaluación, 10 pacientes fueron clasificados en una escala de evaluación global sencilla, los pacientes fueron evaluados por dos examinadores. Una estrecha correlación (p = 0,9) se encontró en las calificaciones entre los diferentes evaluadores, y una correlación de casi el 100% entre las calificaciones repetidas,

55

lo que demuestra la fiabilidad de las UPDRS II. La UPDRS II se evalúa mediante la evaluación de 42 enfermedad de Parkinson, valorado por dos evaluadores diferentes en cada uno de los cuatro centros, dos veces en el mismo día. La escala fue muy reproducible dentro y entre los diferentes evaluadores, con correlaciones que van desde 0,79 a 0,94 (O'Brien, 2001) Administración La administración de este test puede ser administrado tanto por un médico como por alguna persona entrenada en la evaluación y reconocimiento de los síntomas de los pacientes. Esta es una escala de breve y de rápida administración. 4.6.1.1.3. Descripción Es un cuestionado que se puede autocompletar, diseñado para abordar los aspectos de funcionamiento y el bienestar de las personas afectadas por la enfermedad de Parkinson. Se utiliza principalmente en los ensayos clínicos de terapias destinadas a beneficiar a los individuos con enfermedad de Parkinson. Validación El PDQ de 39 puntos ofrece resultados para cada una de las 8 escalas: la movilidad, las actividades de la vida diaria, el bienestar emocional de estima, y el apoyo social, las cogniciones, las comunicaciones y las molestias corporales. Alternativamente, la suma de las puntuaciones puede proporcionar una sola cifra utilizada para evaluar la salud general relacionados con la calidad del perfil de vida del individuo interrogado (Peto, 1998). Administración A los pacientes se les pide que piensen en su salud y bienestar general considerando la frecuencia de estos en el ultimo mes en los que si han experimentado ciertos eventos, preguntados en el test. Se pide que se indique la frecuencia de cada ítem, seleccionando una de las 5 opciones disponible (escala PDQ-39

56

Likert): nunca - ocasionalmente - a veces - frecuentemente - siempre o dificultad total. 4.6.2. Procedimiento de Intervención Para la intervención se utilizó una sala con una camilla y música para ayudar a entrar en un estado somnoliento a los pacientes. La sala tenía una temperatura ambiente de 23° Celsius, no fueron cubiertas con ningún tipo de tela o cobertor; la camilla es standard con apoya cabeza reclinable; para la música se utilizó el tema “Merlin’s Magic: Chakra Meditation Music”. En este caso, usaremos una de las varias técnicas de las terapias bioenergéticas, descrita a continuación. 4.6.2.1. Protocolo Reiki Primero se realiza una inducción, la cual trata de llevar al sujeto en tratamiento a un estado de serenidad, muy cercano a la subconsciencia o estado de meditación. Al medir este estado, se pueden alcanzar ondas alfa (Otis, 1973). Activación de las fuerzas Yin del enfermo. Toda vez que se trabaje con cada uno de los cinco puntos izquierdos de sanación repetimos lo siguiente (Sierra, 2009): “En nombre del Cristo vivo y resucitado pido y ordeno sean activadas para sanar y curar todas tus enfermedades de origen…” (Sierra, 2009):  Mental: En el primer punto se activan las enfermedades relacionadas con malos hábitos familiares, drogadicción, taras mentales, costumbres adquiridas. Este punto se encuentra en la sien izquierda (Sierra, 2009).  Astral: En el segundo punto se activan las enfermedades que tienen que ver con los esquemas de luz, larvas, procesos epilépticos. Este punto se única en la garganta bajo la oreja (Sierra, 2009).  Circulatorio: El tercer punto de sanación es aquel en el que se activan las enfermedades cuyo origen dice relación con las venas, arterias, corazón respiración, venéreas y se encuentra en el ganglio axilar (Sierra, 2009).  Digestivo: En el cuarto punto se activan para sanar y curar todas las enfermedades del hígado, estómago e intestino. Este punto se ubica en la ingle.

57

 Psicológico-Sarmático-Emocional: El en quinto punto se pide activación para sanar y curar todas las enfermedades de origen de programaciones, miedos, transferencias y recurrencias. Este punto se ubica en las rodillas (Sierra, 2009).  El sexto paso: Corresponde a las energías de la tierra que están en los pies, ya que mediante los chakras secundarios de las plantas de los pies, los seres humanos captan la energía telúrica magnética de la tierra. Formar una Mudra del Infinito (∞), insertando los pulgares e índices de ambas manos en el centro y se aplica entre ambos pies separando las manos de los pies en círculo y volviendo a juntarlas (Sierra, 2009). Combate de las fuerzas Yang del enfermo. Esta vez se repite: “En el nombre del Cristo vivo y resucitado pido y ordeno sean combatidas para sanar y curar todas las enfermedades de origen…” (Sierra, 2009). Se hace lo mismo por el lado derecho del paciente (Sierra, 2009). Luego se enfrentan las palmas a las plantas de los pies del enfermo sin tocarlas. Recogemos sus propias energías de la tierra estancadas en los pies se envía, con imposición de manos, a las parótidas ubicadas en la garganta, tres veces. Y se dice: “En el nombre del Cristo vivo y resucitado tomo estas energías de la tierra para curar todas las enfermedades que puedas tener” (Sierra, 2009). A continuación se limpian los chakras, el sanador remueve sacando estos fluidos de aspecto gelatinoso, Lo hace insuflando energía divina acercando y alejando sus manos como bombeando. Esto hace que la energía mórbida de la enfermedad rebote aflorando hacia el exterior donde el sanador la toma entre sus manos y la retira tirándola al suelo donde es transmutada y absorbida por la tierra (Sierra, 2009). En esta etapa, no es indispensable tener desarrollada la clarividencia para ver las enfermedades, su localización, color, vibración, etc. A través de la práctica comprometida sincera de corazón abierto, el sanador logrará despertar todas las facultades de su anatomía oculta para usarlas como herramientas de sanación, poniéndolas al servicio del ser (Sierra, 2009). Nuevamente el sanador se dirige a los pies del enfermo para mover desde allí las energías de la tierra, toca con sus dedos índices y medio de las plantas de
58

los pies recogiendo las propias energías del enfermo y las envía con mucha concentración hacia la zona de las caderas y por ambas piernas desliza los dedos sin tocarlas, en dirección a las rodillas. Este es un procedimiento de alto poder, dirigido a la médula ósea de los respectivos huesos fémur desde las caderas hasta las rodillas, visualizando como esta energía activa los procesos sutiles anatómicos de la medula de sus huesos, los mayores del esqueleto, para generar mayor cantidad de glóbulos rojos. Este procedimiento se repite tres veces (Sierra, 2009). Luego de esto, se guiará al paciente para que vaya despertando y recobrando el estado de alerta. Despertándolo poco a poco. 4.7. Análisis del Instrumentos

4.7.1. Descripción Los datos recolectados de las fichas clínicas de los pacientes y de los instrumentos utilizados fueron traspasados a una planilla de MS Office Excel 2010, conteniendo las respuestas de los 3 test: UPDRS II (Actividades de la Vida Diaria), EQ-5D (Calidad de Salud) y PD-Q39 (Calidad de vida en Parkinson). 4.7.2. Plan de Análisis

Los resultados de los instrumentos utilizados y posteriormente traspasados a MS Office Excel 2010, fueron analizados con el programa GraphPad Prism v5.03 Los datos son descritos y además se realizó la comparación pre y posttratamiento. Para esto primero se verificó la normalidad de las variables y su análisis estadístico fue con el test T de Student pareado o con el test de Wilcoxon (con un nivel de significancia α=0,05).

59

Capitulo 5. Resultados: Análisis e interpretación

60

5.1. Distribución de los Pacientes Los datos de los pacientes fueron agrupados en una tabla de distribución que contiene las categorías: Rango de edad, Compromiso Motor según UPDRS III, Escolaridad, y Compromiso Sintomatológico según Hoehn & Yahr (tabla 5-1).

Tabla 5-1. Tabla de contingencia según: Rango etario y Compromiso Motor UPDRS III, Nivel Escolaridad y Compromiso Sintomatológico según Hoehn & Yahr (izquierda). Grupo n=9 Rango de Edad (años) UPDRS III (ptje.) Hoehn & Yahr (ptje.) Escolaridad (distribución) Promedio SD (±) SE(±) 63,78 8,511 2,837 22,56 5,703 1,901 2,111 0,333 0,111 44,4% termina enseñanza media

La tabla anterior, presenta los resultados según rango de edad en años, puntaje en test UPDRS III, puntaje en evaluación según Compromiso Sintomático H & Y y el nivel de escolaridad determinando que poco menos de la mitad tiene completa su enseñanza media.

61

Análisis Test EQ-5D Tabla 5-2. Respuestas por pregunta del Test EQ-5D Respuestas por alternativa* ¿Tiene problemas de movilidad? ¿Tiene problemas en su cuidado personal? ¿Tiene problemas al realizar tareas de la vida diaria? ¿Tiene dolor o malestar? ¿Se siente ansioso/deprimido? Respuesta Global *Alternativa a: No Alternativa b: Poco Alternativa c: Mucho Antes Después P value a b c a b c 5 4 0 5 4 0 1,00 5 4 0 3 5 1 0 6 3 0 7 2 7 7 3 3 2 2 5 5 0 0 1 1 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 Test Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon De t pareado

De acuerdo a las respuestas de la pregunta 1, se mantuvo la sensación de movilidad. Para la pregunta 2 a 5 y, mejoro la apreciación a los problemas en su cuidado personal y problemas al realizar las tareas de la vida diaria para la pregunta 2 y 3 y para la pregunta 4 y 5 se aprecia un cambio en las personas que respondieron, mejorando el nivel de dolor o malestar y la sensación de depresión/ansiedad. El análisis inferencial indica que no hay cambio significativo en la distribución de respuestas antes y luego de aplicada la intervención.

62

Gráfico 5-1. Distribución de los puntajes de las respuestas de los pacientes al test EQ-5D antes y después de la intervención

En la figura 1 se aprecia que la curva de los puntajes luego de la intervención es más alta en casi todos los pacientes, lo que significa un aumento del estado de salud subjetivo evaluado por el puntaje del test EQ-5D, cuyo Item 2 (sensación de estado de salud) presenta diferencia estadísticamente significativa (P=0,012).

63

Análisis Test UPDRS II Tabla 5-3. Respuestas por pregunta del Test UPDRS II Respuestas por alternativa*
1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12

Actividades de la Vida Diaria Salivación Deglución Escritura Cortar alimento/Manejar utensilios Vestir Higiene Volverse en la cama/ajustar sabanas Caídas sin relación al escalofrío Escalofrío al caminar Andar Temblor Molestias sensoriales relacionadas al 13 Parkinsonismo Respuesta Global *Alternativa a: Normal Alternativa b: Levemente afectado Alternativa c: Moderado Alternativa d: Severo Alternativa e: Grave/Frecuente

a 2 7 6 4 4 5 7 3 4 4 3 0

Antes b c d 2 4 1 0 1 1 3 0 0 1 2 1 3 2 0 3 1 0 2 0 0 4 1 1 1 1 0 2 2 1 5 1 0 3 4 2

e 0 0 0 1 0 0 0 0 2 0 0 0

Después P value a b c d e 4 5 0 0 0 1,00 6 3 0 0 0 1,00 6 1 2 0 0 1,00 4 3 1 1 0 1,00 5 4 0 0 0 0,7728 7 2 0 0 0 1,00 6 3 0 0 0 1,00 6 3 0 0 0 1,00 5 2 1 1 0 0,8501 4 5 0 0 0 1,00 5 2 1 1 0 1,00 4 4 1 0 0 1,00 1,00 0,3727

Test Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon De t pareado

0 4 3 1 1 5 1 2 1 0

De acuerdo a la tabla 5-3 presentada arriba de este apartado, se aprecia una mejora en las actividades dictadas por el test UPDRS II, sin embargo, el análisis estadístico indica para el test UPDRS II valores mayores que P>0,05 para todos los ítems.

64

Análisis Test PDQ-39 En la tabla 5-4, presentamos las respuestas a las preguntas del test PDQ-39, el que evalúa la calidad de vida de las personas con la enfermedad de Parkinson. De este análisis se aprecia una mejoría generalizada para cada pregunta, no siendo significativa la comparación para todas las preguntas. Se puede observar además, en la pregunta número 28 solo hay 5 respuestas debido a que el resto de la muestra no posee pareja actualmente.

*Alternativa a: Nunca Alternativa: Rara vez/Ocasionalmente Alternativa c: A veces/De vez en cuando Alternativa d: Frecuentemente/A menudo Alternativa e: Siempre o incapaz de hacerlo

65

Tabla 5-4. Respuestas por pregunta del Test PDQ-39
Respuestas P value Test

66

1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39

Dificultad para realizar las actividades de ocio que le gustaría hacer Dificultad para realizar tareas en la casa (reparaciones, cocinar, ordenar cosas, limpiar, etc.) Dificultad para cargar con paquetes o las bolsas de las compras Problemas para caminar 6 cuadras Problemas para caminar una cuadra Problemas para moverse en la casa con tanta facilidad como le gustaría Problemas para moverse en lugares públicos Necesidad de alguien que le acompañe cuando sale a la calle Sensación de miedo o preocupación por si se cae en público Que permanecer confinado en casa más tiempo del que usted desearía Dificultades para su aseo personal Dificultades para vestirse sola Problemas para atarse los zapatos o abotonarse la ropa Problemas para escribir con claridad Dificultades para cortar los alimentos Dificultades para sostener un vaso o una taza sin derramar su contenido Sensación de depresión Sensación de soledad y aislamiento Sensación de estar lloroso o con ganas de llorar Sensación de enojo o amargura Sensación de ansiedad o nerviosismo Preocupación por su futuro Tendencia a ocultar su enfermedad de Parkinson a la gente Sentimiento de vergüenza en público debido a tener la enfermedad de Parkinson Tendencia a evitar situaciones que le impliquen comer o beber en público Sentimiento de preocupación por la reacción de otras personas hacia usted Problemas con personas cercanas Falta de apoyo de su esposo o pareja, de la manera que usted necesita Falta de apoyo de sus familiares o amigos íntimos de la manera que usted necesita Tendencia a quedarse dormida inesperadamente durante el día Problemas para concentrarse; por ej. Cuando ve TV o al leer. Sensación de que su memoria funciona mal Alucinaciones o pesadillas inquietantes Dificultad para hablar Dificultad para comunicarse adecuadamente con la gente Sensación de que la gente le ignora Calambres o espasmos dolorosos Molestias o dolores en las articulaciones o en el cuerpo Sensaciones desagradables de calor o frío Respuesta Global

Antes Despues a b c d e a b c d e 3 1 0 3 2 4 1 2 2 0 4 2 0 2 1 5 4 0 0 0 2 0 2 2 3 3 2 1 2 1 2 2 1 2 2 3 3 1 1 1 4 1 2 1 1 4 5 0 0 0 3 1 1 1 3 6 0 1 1 1 2 3 1 2 1 2 5 1 1 0 2 1 1 3 2 3 1 1 2 2 2 3 1 0 3 3 2 0 1 3 4 1 3 0 1 5 3 0 1 0 7 2 0 0 0 8 1 0 0 0 5 1 2 1 0 7 2 0 0 0 6 2 1 0 0 7 2 0 0 0 3 0 1 2 3 3 0 3 3 0 2 0 3 2 2 2 1 2 3 1 1 2 0 3 3 0 4 2 2 1 0 0 3 3 3 1 2 4 0 2 1 0 3 1 4 1 3 1 2 2 0 0 3 4 2 1 2 5 0 1 1 1 4 0 3 3 2 0 2 2 0 2 1 3 3 3 0 1 2 3 1 1 1 1 5 3 0 2 2 2 3 0 2 1 3 3 1 2 1 2 4 1 0 2 2 4 2 2 0 0 3 1 1 2 2 4 1 2 1 1 3 1 1 2 2 6 0 3 0 0 2 3 1 3 0 4 3 2 0 0 0 1 2 0 2 0 3 0 2 0 4 0 0 2 3 5 0 3 0 1 2 0 4 1 2 1 4 4 0 0 1 1 2 2 3 3 1 1 3 1 0 0 2 4 3 0 2 3 3 1 1 2 2 0 4 2 3 2 1 1 3 1 5 0 0 5 4 0 0 0 4 1 0 2 2 4 3 1 1 0 6 3 0 0 0 7 1 1 0 0 0 3 2 2 2 0 2 4 1 2 1 0 2 3 3 2 2 3 1 1 1 2 1 2 3 2 2 2 1 2 1,00 1,00 1,00 1,00 0,8539 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 0,8918 0,8918 1,00 1,00 1,00 0,8501 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 0,8539 1,00 1,00 0,8501 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 1,00 0,9702

Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon Wilcoxon

Capitulo 6. Conclusiones y Discusiones

67

6.1.

Discusiones En este estudio de las terapias, llamadas complementarias y/o alternativas

(complementarias en este caso), se ha apreciado una problemática frente a la cantidad de sujetos utilizados en un estudio, siendo este caso prueba fiel de eso. (Cabieses, 2010). Probablemente por este mismo motivo, los resultados generados por esta investigación no alcanzan a indicar si existe una complementariedad entre el tratamiento alopático y la terapia complementaria elegida en la presente investigación (Brewitt, 1997) (Wardell, 2001). Si bien, en nuestro caso, se eligió un muestra con características particulares de la enfermedad de Parkinson, como lo es un bajo valor en el test H & Y (Hoehn & Yahr Escale, 1967) y UPDRS III, indicando ser las primeras etapas de la enfermedad, creemos importante realizar un análisis con una muestra más homogénea en cuanto al tipo de características de inclusión para el estudio. De acuerdo a los resultados y comparando los test antes y después de la intervención, la mayoría de los resultados de los test no fueron estadísticamente significativos, a excepción del ítem 2 del test EQ-5D, que mide el estado de salud. Es por esto que creemos que se debiese estudiar otras maneras de aplicación de la misma terapia, siendo de mayor número de pacientes o con un mayor tiempo de aplicación de la terapia, o bien, de la sesión de la terapia.

68

6.2.

Conclusiones El estudio se realizó en mujeres adultas todas ellas pacientes del Dr. Luis

Layson, médico neurólogo del Hospital Barros Luco Trudeau. Se describió la muestra en estudio en base a la edad (entre 45 y 75 años), procedencia (urbana), nivel de compromiso de la enfermedad de Parkinson de acuerdo a la escala Hoehn y Yahr (compromiso bilateral) y a la escala UPDRS III (entre 18 y 35 puntos). Se midieron los efectos de la terapia a través de las encuestas realizadas, antes y después del tratamiento al que asistieron un 100% de las ocasiones. Finalmente se compararon los resultados de las encuestas antes y luego de la intervención resultando en gran parte sin significancia estadística, como detallamos a continuación: El análisis de datos para comparar los resultados del test EQ-5D (Cuestionario de Salud en el Día de Hoy) al inicio y posterior a la intervención fue realizado mediante test de Wilcoxon. Los resultados obtenidos en esta evaluación arrojan un P=1 en todas las preguntas de la encuesta, lo que no es estadísticamente significativo. En la segunda parte del test EQ-5D se aprecia un aumento de la percepción del estado de salud, arrojando un P=0,0012, resultando estadísticamente significativa la percepción de mejoría de salud luego de la intervención. El análisis del test de las actividades de la vida diaria del UPDRS aprecia una mejora, sin embargo, el análisis estadístico indica para el test UPDRS II valores P>0,05 para todos los ítems, por lo que no es estadísticamente significativo. El análisis de los datos para el test PDQ-39 fue realizado mediante test de Wilcoxon, los cuales todos arrojan un valor P>0,05, lo que lo hace estadísticamente no significativo. Finalmente podemos concluir que nuestra hipótesis de estudio no se cumple, debido a que, pese a observarse mejoría en casi la totalidad de las preguntas de cada test realizado antes y después de las 5 semanas de la duración

69

de la intervención, éstos resultados no son estadísticamente significativos, siendo la excepción la segunda parte del test EQ-5D, el cual si muestra significancia.

70

6.3.

Sugerencias Se sugiere trabajar con una muestra de mayor tamaño y de composición más

homogénea respecto del nivel de incapacidad relacionado con el estadio de Parkinson. Adicionalmente sugerimos analizar la posible relación entre los meridianos de acupuntura de la Medicina China y los chakras de la medicina India, para comprobar si se relacionan directamente con los plexos del sistema nervioso autónomo. A modo de esquema presentaremos una imagen de cada uno de estos puntos, meridianos de acupuntura, chakras y plexos nerviosos del sistema autónomo (Anexo 6: Figura 8-6). Esto dará la ubicación de cada uno de estos elementos, pudiendo generar un 11avo sistema en el cuerpo humano, el que llamaremos: sistema energético, que tiene relación con otros cuerpos sutiles del ser humano, como por ejemplo el espíritu.

71

Capitulo 7. Bibliografía

72

Bibliografía Departamento de Estadísticas e Información (DEIS). Ministerio de Salud. Chile. Estadística 2010, Población Parkinson Ministerio de Salud. Guía Clínica Enfermedad de Parkinson. Serie de Guías Clínicas Minsal, 2009; pp. 6-7 Douglas, J, MD, PhD; Eugene Oliver, PhD; Sid Gilman, MD. Diagnostic Criteria for Parkinson disease. Archives Neurology, 1999; 56 (1), pp. 33-39 Mal de Parkinson. Medline Plus Encyclopedia. Última Actualización: Abril 2010. Visitado: 4.12.2010, 12.30 GMT.

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000755.htm Casto, A. Complicaciones Psiquiatricas de la enfermedad de Parkinson: clínica y tratamiento. Revista Neurología, 2004; 39 (7), pp. 646-650 Goetz, CG et al. Movement Disorder Society Task Force Report on the Hoehn and Yahr Staging Scale: Status and Recommendations. The Movement Disorder Society Task Force on Rating Scales for Parkinson´s Disease. Movement Disorder, 2004; 19 (9), pp. 1020-1028 Urzaiz-Jiménez, C. Los recursos terapéuticos empleados en la medicina antigua de Yucatán. Rev Biomed. 2002, 13, pp. 59-68 Godoy, MA. ¿Por qué la Medicina Complementaria?. Rev Chil Pediatr, 2003; 74 (1), pp. 114-116 OMS, 2011 http://www.who.int/features/factfiles/mental_health/es/index.html National Center for Complementary and Alternative Medicine. Última Actualización: Abril 2010. Visitado: 4.12.2010, 12.30 GMT. http://nccam.nih.gov/ U.S. Department of Health and Human Services. National Institutes of Health. National Center for Complementary and Alternative Medicine. ¿Qué es la medicina complementaria y alternativa?. 2011, pp. 1-6
73

Medicinas

Alternativas n/a

y

Complementarias. Visitado:

Ministerio

de

Salud.

Chile. 18:30.

Actualización:

Septiembre

2011.

http://www.minsal.gob.cl/portal/url/page/minsalcl/g_temas/g_medicinas_alternativa s/medicinasalternativas.html U.S. Department of Health and Human Services. National Institutes of Health. National Center for Complementary and Alternative Medicine. Los estudios clínicos y la medicina complementaria y alternativa. 2009, pp. 2 2007 National Health Interview Survey (NHIS). Adult Alternative Medicine Public Use File. June 4, 2008. pp. 1-808 Zemach-Bersin, D., Zemach-Bersin, K., Reese M. Ejercicios de Relajación. Una manera sencilla de mantener la salud y la forma física. Editorial Paidós. Barcelona, 1990; pp. 4-6. Brennan, R. El manual de la técnica Alexander: una guía, paso a paso, para mejorar la respiración, la postura y el bienestar. Ed Paidotribo, 2001. (1). pp 10-11 Jones, T. Rolfing. Phys Med Rehabil Clin N Am, 2004; 15 (4), pp 799–809 Trager, M. MD, Hammond, C. Movement as a Way to Agelessness: A Guide to Trager Mentastics, Barrytown, NY., Station Hill Press, 1995; pp 16 Collins, R. Neurología, Ed McGraw Hill Interamericana, 1999; (1), pp 143-149 Centro Caren de Neurorehabilitación, Enfermedad de Parkinson. actualización 2009. Visitado: 01.12.2011 21.54 Última GMT,

http://www.neurorehabilitacion.com/recursosparkinson.htm Hoehn M. and Yahr M. "Parkinsonism: onset, progression and mortality". Jour Neuro, 1967; 17 (5), pp 427–42 García, S., Sauri, S., Meza, E. Perspectiva histórica y aspectos epidemiológicos de la enfermedad de Parkinson. Med Int Mex, 2008; 24 (1), pp. 28-37

74

Parkinson, J. An essay on the shaking palsy. London, England. Whittingham and Rowland. 1817 Guyton A C, Tratado de fisiología médica. Interamericana-Mc Graw-Hill, España, 1993; (8). pp. 699-711 Snell, R. Neuroanatomía Clínica. Editorial Panamericana. Argentina, 1999; (4). pp. 495-517 Urbano-Márquez A, Estruch Riba R, Alfaro Giner A y col. Neurología. En: Farreras Valenti P, Rozman C, Ed. Medicina interna. Madrid: Mosby/Doyma libros, 1995; 13 (2) pp. 1404-1408 Otis, L. Meditation or simulated meditation by nonpredisposed volunteers: Some psychological changes. In E. Taub (Chair): The psychobiology of meditation. Symposium presented at the meeting of the American Psychological Association, Montreal, August 1973 Sierra, M. Manual de Medicina Cuántica. 2009. pp. 11-12 Stiene, B. y Stiene, F. La Enciclopedia de Reiki. Ed. Uriel Satori. Argentina, 2006; (1). pp. 18 Micheli, F. Enfermedad de Parkinson y trastornos relacionados. Ed Panamericana, 2006; (2). pp. 173-177 Brennan, BA. Manos que curan. Ed. Martínez Roca. Argentina, 2008; pp. 20-33 Nightingale, M. Acupuntura; Introducción a la técnica y sus beneficios. Ed. Oniro. España, 2002. pp. 80-112 Masgrau, M. Medicina milenaria: beneficios terapéuticos de la acupuntura. Rev Integral, 1998; (226), pp. 38-41 Fahn S, Marsden CD, Calne DB, Goldstein M, eds. Recent Developments in Parkinson's Disease, Vol 2. Florham Park, NJ. Macmillan Health Care Information

75

1987, pp. 153-163, 293-304 Movement Disorder Virtual University. Última Actualización: Abril 2010. Visitado: 6.02.2012, 12.17 GMT.

http://www.mdvu.org/library/ratingscales/pd/ Herdman, M, Badia, X, y Berra, S. El EuroQol-5D: una alternativa sencilla para la medición de la calidad de vida relacionada con la salud en atención primaria. Visitado: 6.02.2012, 12.36 GMT

http://www.elsevier.es/sites/default/files/elsevier/pdf/27/27v28n06a13020211pdf00 1.pdf Isis Outcomes, Patient reported Outcome Measures from the University of Oxford, Visitado: 6.02.2012, 12.55 GMT. http://www.isis-innovation.com/outcomes/ Peto, V., Jenkinson, C., Fitzpatrick R. PDQ-39: A review of the development, validation and application of a Parkinson’s disease quality of life questionnaire and its associated measures. J Neurology, 1998; 245 (Supplement 1): S10-S14. Anette Schrag, Caroline Selai, Marjan Jahanshahi, Niall P Quinn. The EQ-5D—a generic quality of life measure—is a useful instrument to measure quality of life in patients with Parkinson’s disease. J Neurol Neurosurg Psychiatry 2000; 69: pp. 67–73 Coro Tapia, C. Masaje, I.E.S. Avempace Departamento de Educación Física y D. www.avempace.com/file_download/.../Masaje.+Historia.+Efectos.pdf Noticia de Archivo del Instituto Europeo de Biomedicina. Visitado: 07.02.2012, a las 12.24 GMT http://www.biosalud.org/archivos/noticias/4acupuntura.pdf Flores Soria José Rubén Mario, Delgado Herrera Gloria Azucena, Zúñiga Vázquez Víctor Manuel. Plantas medicinales en México. Bachillerato SEP. UVM- Tlalpan, Universidad del Valle de México. Visitado en 07.02.2012. A las 13.47 GMT Hunt, V., Massey, W., Weinberg, R., Bruyere, R. and Hahn, P. A Study of Integration from Neuromuscular, Energy Field and Emotional Approaches. Rolf Institute of Structural Integration. 1977. Project report, Boulder, Colorado.
76

Brown J. & Davies P.C.W., Supercuerdas ¿Una teoría de todo?, Alianza editorial, Madrid 1990 Gordon, R. Quantum-touch: The Power to heal. North Atlantic Books. 2006; (3), pp. 19-43 Dale, C. The subtle Body: An Encyclopedia of Your energetic Anatomy. Sounds True, Inc., 2009; (1). pp. 147-151 Smith, C. and Best, S. Electromagnetic Man, Health and Hazard in The Electrical Environmental. Vithoulkas, G. The Science of Homeopathy. New York, Grove Press, Inc. 1980 Delar. La teoría Energética de la Realidad. Manual de Terapia Floral. http://www.bvsde.paho.org/texcom/manualesMEC/floral/unidad2.pdf 6.02.2012, 12.55 Panamerican Health Organization Cabieses, B., Miner, SM., Villegas, N. Análisis reflexivo del cuidado en reflexología y masoterapia centrado en la persona, por parte del profesional de enfermería. Cienc enferm, Chile, 2010; 16 (1), pp. 59-67. Disponible en: Visitado:

http://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S071795532010000100007&lng=es. doi: 10.4067/S0717-95532010000100007. Wardell DW, Engebretson J. Correlativos biológicos de Reiki. Journal of Advanced Nursing, Texas, USA, 2001; 33(4):439-45 Brewitt, B., Vittetoe, T, y Hartwell, B., 1997. Eficacia de Reiki: Las mejoras en el bazo y sistema nervioso son reales según lo cuantificado por la investigación electrodermal. Terapias Alternativas, 1997;3 (4), pp. 89 Bordes, M. El Fluir de la Energía en las Teorías Etiológicas de la enfermedad. El Caso de la Reflexología. Mitológicas, Argentina, 2006; 21, pp. 69-91

77

Capitulo 8. Anexos

78

Anexo 1: Consentimiento Informado
El paciente ______________________________________________________________ _____________________, RUT_________________________, Ficha Clínica N°________________. En pleno uso de mis facultades, libre y voluntariamente manifiesto que he sido debidamente informado y en consecuencia autorizo a que me sea realizado el procedimiento de Reiki, para el tratamiento de ________________________________________________________, según la derivación médica pertinente, teniendo en cuenta que: 1. 2. 3. 4. He comprendido la naturaleza y propósito del procedimiento He tenido la oportunidad de aclarar mis dudas Estoy satisfecho (a) con la información proporcionada Reconozco que todos los datos proporcionados referente al historial médico son ciertos y que no he omitido ninguno que pueda influir en el tratamiento

Por tanto, declaro estar debidamente informado y doy expreso consentimiento a la realización del tratamiento propuesto. En caso que el paciente no pueda firmar el presente: El familiar (parentesco)______________, cuyo nombre es _______________________________________________, RUT _________________, declaro tener conocimiento de lo antes mencionado y autorizo la intervención mencionada.

__________________________ Firma Paciente/Familiar

Santiago, _________ de ____________ de 2011

79

Anexo 2: Ficha Paciente

Fecha: _____ /______ /______ Datos Personales

CDP: _______

Nombre: ___________________ Edad: _____ años Sexo: F Ocupación: ______________ Teléfono: ____________________ Escolaridad: __________________ Diagnostico: _____Parkinson_____ Medicamentos: ________________ Próximo control médico: __________________ Datos Patología Estadio: H y H: ____ UPDRS III: ____ Asistencia a Tratamiento (terapia) Asistencia: ____ sesiones Observaciones __________________________________________________________________ __________________________________________________________________ __________________________________________________________________ Resultados Tests EQ-5D: ___________________________________________________________ UPDRSII: _________________________________________________________ PDQ-39: __________________________________________________________

80

CUESTIONARIO PARKINSON

DE

Anexo 3: PDQ-39 CALIDAD DE VIDA EN

LA

ENFERMEDAD

DE

Como consecuencia de la enfermedad de Parkinson, ¿con qué frecuencia, durante el último mes, ha tenido:

Por favor, marque una casilla para cada respuesta A veces, de vez en cuando Siempre, o incapaz de hacerlo

Nunca Dificultad para realizar las actividades de ocio que le gustaría hacer Dificultad para realizar tareas en la casa (reparaciones, cocinar, ordenar cosas, limpiar, etc.) Dificultad para cargar con paquetes o las bolsas de las compras Problemas para caminar 6 cuadras Problemas para caminar una cuadra Problemas para moverse en la casa con tanta facilidad como le gustaría Problemas para moverse en lugares públicos Necesidad de alguien que le acompañe cuando sale a la calle Sensación de miedo o preocupación por si se cae en público Que permanecer confinado en casa más tiempo del que usted desearía Dificultades para su aseo personal

Rara vez, ocasionalmente

Frecuentemente, a menudo

81

Dificultades para vestirse sola Problemas para atarse los zapatos o abotonarse la ropa Problemas para escribir con claridad Dificultades para cortar los alimentos Dificultades para sostener un vaso o una taza sin derramar su contenido Sensación de depresión Sensación de soledad y aislamiento Sensación de estar lloroso o con ganas de llorar Sensación de enojo o amargura Sensación de ansiedad o nerviosismo Preocupación por su futuro Tendencia a ocultar su enfermedad de Parkinson a la gente Sentimiento de vergüenza en público debido a tener la enfermedad de Parkinson Tendencia a evitar situaciones que le impliquen comer o beber en público Sentimiento de preocupación por la reacción de otras personas hacia usted Problemas con personas cercanas Falta de apoyo de su esposo o pareja, de la manera que usted necesita Falta de apoyo de sus familiares o amigos íntimos de la manera que usted necesita Tendencia a quedarse dormida inesperadamente durante el día
82

Problemas para concentrarse; por ej. Cuando ve TV o al leer. Sensación de que su memoria funciona mal Alucinaciones o pesadillas inquietantes Dificultad para hablar Dificultad para comunicarse adecuadamente con la gente Sensación de que la gente le ignora Calambres o espasmos dolorosos Molestias o dolores en las articulaciones o en el cuerpo Sensaciones desagradables de calor o frío

Por favor, compruebe que ha marcado una casilla para cada pregunta, antes de entregar este cuestionario

Nombre: Fecha control:

83

Anexo 4: Test UPDRS (Unified Parkinson’s Disease Rating Scale) Seleccione de acuerdo al comportamiento presentado en cada Actividad de la Vida Diaria. II. Actividades de la Vida Diaria
1. a) b) c) d) e) 2. a) b) c) d) 3. a) b) c) d) e) 4. a) b) c) d) e) 5. a) b) c) d) e) 6. a) b) c) d) e) Lenguaje Normal. Levemente afectado, sin dificultad para ser entendido. Moderadamente afectado, puede ser preguntado para repetir las cosas. Severamente afectado, se le pide frecuentemente que repita las cosas. No se entiende la mayor parte del tiempo. Salivación Normal. Leve. Moderada excesiva salivación, babeo nocturno. Marcado babeo. Deglución Puede tragar normal. Obstrucción rara. Obstrucción ocasional. Requiere comida blanda. Requiere intubación (sonda). Escritura Puede escribir solo. Levemente pequeña o lenta. Todas las palabras pequeñas pero legibles. Severamente afectada, no son legibles todas las palabras. Mayoritariamente ilegibles Cortar alimentos/Manejar Utensilios No necesita ayuda. Lento y poco hábil pero se vale solo. Puede cortar la mayoría de alimentos, para algunos necesita ayuda. Le deben cortar la comida, pero puede alimentarse solo. Necesita que lo alimenten Vestir Normal. Lento, pero sin ayuda. Ocasionalmente necesita ayuda Necesita considerable ayuda aunque puede hacer algunas cosas solo Necesita ayuda completa

84

7. a) b) c) d) e) 8. a) b) c) d) e) 9. A) B) C) D) E) 10. a) b) c) d) e) 11. a) b) c) d) e) 12. a) b) c) d) e) 13. a) b) c) d) e)

Higiene Normal Lento pero sin ayuda Necesita ayuda con la ducha o el baño o es muy lento en el cuidado de la higiene. Necesita ayuda para lavarse, cepillarse los dientes, ir al baño. Necesita ayuda completa. Volverse en la Cama/ Ajustar las sábanas Normal. Lento pero sin ayuda. Puede volverse o ajustar las sábanas pero con gran dificultad. No puede volverse o ajustarse las sábanas solo. Necesita ayuda completa. Caídas-Sin relación al 'Escalofrío' Ninguna. Raras. Ocasionales, menos de una por día. Una por día de media. Más de 1 por día. ‘Escalofrío’ al caminar Normal. Raro, puede haber duda. Caídas ocasionales por 'escalofrió'. Frecuente escalofrió, caídas ocasionales. Frecuentes caídas por escalofrió. Andar Normal. Leve dificultad, arrastra las piernas o disminuye el balanceo de los brazos. Moderada dificultad sin requerir ayuda. Severa afectación que requiere asistencia. No puede andar incluso con ayuda. Temblor Ausente. Leve e infrecuente, no molesta al paciente. Moderado, molesto para el paciente. Severo, interfiere con muchas actividades. Marcado, interfiere con muchas actividades. Molestias sensoriales relacionadas con el Parkinsonismo Ninguna. Ocasionalmente tiene insensibilidad, hormigueo, y leve dolor. Frecuente pero no estresante. Sensación de dolor frecuente. Dolor insoportable.

85

Anexo 5: EQ-5D Cuestionario de Salud Marque con una cruz como esta  la afirmación en cada sección que describa mejor su estado de salud en el día de hoy. Movilidad No tengo problemas para caminar Tengo algunos problemas para caminar Tengo que estar en la cama Cuidado-Personal No tengo problemas con el cuidado personal Tengo algunos problemas para lavarme o vestirme solo Soy incapaz de lavarme o vestirme solo

Actividades de Todos los Días (ej, trabajar, estudiar, hacer tareas domésticas, actividades familiares o realizadas durante el tiempo libre) No tengo problemas para realizar mis actividades de todos los días Tengo algunos problemas para realizar mis actividades de todos los días Soy incapaz de realizar mis actividades de todos los días Dolor/Malestar No tengo dolor ni malestar Tengo moderado dolor o malestar Tengo mucho dolor o malestar

Ansiedad/Depresión No estoy ansioso/a ni deprimido/a Estoy moderadamente ansioso/a o deprimido/a Estoy muy ansioso/a o deprimido/a
86

Para ayudar a la gente a describir lo bueno o malo que es su estado de salud, hemos dibujado una escala parecida a un termómetro en el cual se marca con un 100 el mejor estado de salud que pueda imaginarse, y con un 0 el peor estado de salud que pueda imaginarse. Por favor, dibuje una línea desde el cuadro que dice “su estado de salud hoy,” hasta el punto en la escala que, en su opinión, indique lo bueno o malo que es su estado de salud en el día de hoy.

Mejor estado de salud imaginable 100

9 0

8 0

7 0

6 0 Su estado de salud hoy

5 0

4 0

3 0

2 0

1 0

0 Peor estado de salud imaginable
87

Anexo 6: Imágenes Figura 8-1: Imágenes entre el Chakra de un adulto y un Chakra de un niño (Reproducción sin autorización).

88

Figura 8-2: Imágen con la cámara GDV Kirlian, de una hoja (reproducción sin autorización).

Figura 8-3: Imágen con la cámara GDV Kirlian, de una hoja y de una persona (reproducción sin autorización).

89

Figura 8-4: Imagen de los plexos del Sistema Nervioso Autónomos (reproducción sin autorización).

90

Figura 8-5: Capas del campo áurico (reproducción sin autorización).

91

Figura 8-6: Unificación Chakras, Meridianos y Sistema Nervioso (reproducción sin autorización).

92

Figura 8-7: Zonas Reflejas Podales (reproducción sin autorización).

93