El Guzmán de Alfarache Por medio de El Guzmán de Alfarache, Mateo Alemán logra reflejar una realidad actual en la época, no obstante

más allá de esa realidad también se propone y con mayor énfasis contar su vida propia. Por otro lado la novela busca tener un valor moralizante, interés propio de la picaresca barroca, y ese valor lo cumple el propio Guzmán cuando se enfrenta ante las adversidades que se le interponen en el camino. La obra busca dar una serie de malos y buenos consejos para la vida humana, por ello es que también ha llevado el título de “La Atalaya de la Vida Humana”, dado a su enorme contenido moral. En cuanto al a estructura, podemos decir que es una novela de viajes, con personajes de bajo niveles económicos; trata la mentira y la verdad y utiliza el discurso sermonario; hay ausencia de la mujer; recupera el espacio, en el cual se desenvuelven los personajes, y lleva matices biográficos del autor. El guzmán de Alfarache corre por dos líneas: la moralizante y la picaresca la cuales se funden mediante un diálogo interior del personaje principal, el cual se ve afectado por sus acciones que rayan en lo pícaro, para después dar una explicación de las repercusiones que han atraído sus acciones y es ahí donde recae el aspecto moralizante. El género picaresco nace al término del renacimiento cómo una forma de ridiculizar las novelas de epopeyas, de caballerías, sentimentales y las pastoriles, por ello en un principio fueron llamadas anti-novelas, por sus nuevas aportaciones dado así entrada a los hidalgos pobres que representaban al anti-héroe, la anti-dama, etc, en otras palabras eran personajes anti-heroicos que al a vez resultaban graciosos.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful