P. 1
Cómo Detectar El Abuso Sexual Infantil

Cómo Detectar El Abuso Sexual Infantil

|Views: 616|Likes:
Publicado porAre25/12/92
Que es un abuso...
Que es un abuso...

More info:

Published by: Are25/12/92 on Oct 28, 2008
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/12/2012

pdf

text

original

Cómo detectar el abuso sexual infantil

El abuso sexual infantil existe y es más frecuente de lo que se quiere reconocer. Pero, si no hay evidencias físicas, probarlo no es fácil. Sobre todo porque, en general, sólo se cuenta con la palabra de las víctimas, desvalorizada en un mundo de adultos. Las pericias técnicas, que sustentan las decisiones judiciales, demandan no sólo una sólida formación en la materia sino también una capacidad de observación e interpretación libre de prejuicios y comprometida con la protección que merecen los más chicos, siempre vulnerables al poder de los mayores y más aún si el abuso ocurre al interior de las familias. En las Jornadas de Intercambio Interdisciplinario sobre abuso sexual a niños, niñas y adolescentes, que se están realizando en el Palacio Legislativo a iniciativa de la Bancada Bicameral Femenina, la licenciada en Psicología Sandra Baita, a partir de su experiencia de 15 años de trabajo, brindó herramientas a operadores de la Justicia y sociales.

ISABEL VILLAR

l relato de los niños, niñas y adolescentes. Informes Periciales" fue el título de la exposición de Sandra Baita, docente responsable del Curso de abordaje interdisciplinario en abuso sexual e infantil de la carrera de Especialización en violencia doméstica y secretaria de posgrado de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Buenos Aires, Argentina.

Con sentido didáctico y apoyado en ejemplos de su propia experiencia, la experta desarrolló un aspecto crucial para el abordaje del abuso sexual infantil y adolescente, como es la detección del problema, con todas las dificultades que ello supone.

Convencida de que nunca está de más repasar los conceptos básicos de los que se parte, Baita definió el abuso sexual como "todos los actos o todas las conductas sexuales que un adulto impone a un niño o una niña, desde un lugar de

autoridad, de dependencia del niño respecto del adulto", incluyendo el aspecto emocional de esta última que, cuando el abuso se actúa dentro de la familia, aumenta el grado de vulnerabilidad de las víctimas. Recordó, asimismo, que niñas y niños de corta edad carecen de la madurez necesaria para comprender la conducta en la que se los está involucrando, lo que descarta la posibilidad de que puedan aceptar libremente estar inmersos en la situación.

UNA CARRERA DE OBSTACULOS
Para Baita, detectar el abuso sexual es como una carrera de obstáculos. "No hay una cantidad de indicadores psicológicos que muestren que, por ejemplo, si se cumplen cinco criterios, entonces estamos frente a una situación de abuso sexual infantil", aseguró, descartando simplificaciones.

La presencia de determinados síntomas -trastornos del sueño o en la alimentación, resistencia a regresar al hogar o fugas del mismo, entre ellos- pueden también obedecer a otras razones, pero la docente prefiere no desestimarlos en ningún caso. Su propuesta es " interactuar con la criatura a efectos de componer una suerte de rompecabezas. Aún en situaciones en las que lo que me plantean no cierra, antes de concluir que es poco probable, poco viable o insólito que pase, debo avanzar un poco más. Por cualquier razón que sea, ese chico se encuentra en una situación de riesgo y debemos ver de qué riesgo estamos hablando".

Un indicador bastante específico de abuso sexual es, a su juicio, el conocimiento sexual no acorde a la edad. No obstante, eso no excusa de investigar quién se lo enseñó, dónde lo aprendió o dónde lo vio.

Lo que Baita afirma con absoluta certeza es que "los niños, especialmente cuando son muy chiquitos, por su propio desarrollo evolutivo y por lo que corresponde al conocimiento que una criatura debe tener sobre la sexualidad, no saben que existe la penetración

pene-vagina o la eyaculación". El ejemplo prototípico es que hablan de "pis blanco", porque al no conocerlo no lo pueden nombrar como semen y para ellos lo único que puede salir del miembro masculino es pis.

DE LA SOSPECHA AL DEVELAMIENTO
Baita distingue entre la sospecha y el devela miento del abuso. Se sospecha cuando hay una serie de indicios, y supone un trabajo de investigación mucho mayor, que también pasa por conocer el contexto familiar. El devela miento es la revelación del abuso sexual a través de un relato -que seguramente no será "como un cuento" sino que aparecerá de golpe y de manera fragmentaria- o a través de una conducta explícita. "La sospecha es siempre externa al niño -generalmente proviene de algún adulto, que puede ser la mamá, la abuela, la maestra o una hermana mayor que también hubiera sido abusada- mientras que el devala miento proviene directamente de la criatura". No obstante, el adulto es el primer transmisor del mismo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->