Está en la página 1de 15
Luis RoDOLFO FRIAS “Teodosin £, Pato, opi, pag. 17. UN QUINQUENIO DIFICIL: | Luis Rodolfo Frias, “Praceso al dique San Roque”, en Todo es Historia, LAS PRESIDENCIAS DE CARLOS PELLEGRI Buenos Altes octubre de 1974, a Eien Manusl D, Pizarro, Mlscelince, Tune I, pies. 415/419. % Teadosio F. Puate, op cit g-20 Ezequiel Gallo En catta a Miguel Cané (5/9/1890), Carlos Pellegrini reflexio- rnaba con algin optimismo sobre ta situacién creada por la Revolu cién de Julio de 1890, Calificaba lo sucedido como un aconteci- t » miento en cl que triunfan “Is autoridad y la opinién al mismo , tiempo”, no dejando “un gobierno de fuerza, como son todos los . gobiernas nacidos de una victoria”. Sefialaba, sin embargo, que habia reeibido “un montén de escombros en todas Tos ramos de Is ' Vo administracién”, y percibia, ademas, las complicaciones que podian . venir en el futuro como vonsecuencia del vertiginoso crecimiento 5 ji de Ja Unién Civica, La carta finalizaba con um nota de eauteloso - ‘optimisino: “Llegaremos a Is orilla? Creo que si?.? Ciertamento, el vendaval de julio se habia zplacado sin derrum- bar el orden constitucional. No es menos cierto que Pellegrini se hizo cargo del gobiemo rodeado de una gran popularidad, en el pais yen el exterior. Pero esa misma popularidad era parte del problema fen cuanto roflejaba expectativas que la situacion heredada hacia 40.4 Aiffeil, o imposible, de calmar o satisfacer. Por otra parte, algunas de esas expectativas surgian de una curios interpretacion de los t hhechos por parte de algunos de los principales actores: “Estamos en 4 tun perioda de completa pe 28, Y todo ello viene de haberse creido vencedora una revolucién que fue veneida,.. y de haber tolerado en los primeros momentos que se iitara... en presencia de las autoridades legales; jviva la rovolu- cidat De qui vinieron las confusiones y tomaron pie mil ideas extraviadas”.* La conjunciin de todos estos elementos, nus Ia grave stuacién econdmica convertirfan al quinguenio 1890-1895 en el mis ugitado y diffeil det perfodo historico iniciado en 4880,” a evoluciin de la erisis econémica* Los peores efectos de Is crisis iniciads a comienzos de 1890 se cieron sentir duraiie ef gobiemo de Peliegrini, Un testigo califica- 216 RZEQUIRL GALLO do de los acontecimientos, Jost Terry, los describia de tn siguien| ‘manera: “Con la revolucion de julio de 1890 qued6 injciado +t periodo de la crisis propiamente dicha, el estalido, periodo yw continue hasta mediados de... 1891”! Sobre sus consecuencis afirmaba el misino autor: “Quon siembra vientos recoge tempestades, y ol furacin devencadenits cn julio. fue de aquellos que persisen ex emonis de los hombi Dovque fi defo & ple m baneos, 1 pobiernes y porque dio en tierra con ts fontungs improvisadas, las Husones ¥ Rasta el orpllo pelle de muss El oro, ese diabélico indicator de Ia crisis, que habia Hepado 242 a la caida del gobierno de Jusrez Celman, aleanzo una cotiza ign de 318 en enoro de 1891, para trepar a 342 en mayo del ‘mismo afio, Ea aquel momento el publico presionabe sobre tw depésites de los dos bancos oliciales (Nacional y Provincia de Buenos Aires) haciendo peligrar seriamente la estabilidad de amb: instituciones. El 6 de marzo Pellegrini convocd una Asamblea de Notables en un posteer esfuerzo para evitar 1a caida de los dv. bancos. El cuadro descrigto por algunos de los participantes e1 sencillamente alarmante: “. Ja situacion por la que pasa el pals, « mucho mis grave, muchisima més que la gravisima expuesta por el seflor Presidente de la Repiblica” * E} empréstito acordado por os concurrentes fue un magye paliativo dada la gravedad de la situacién. El 7 de abril se cerrar los dos bancos oficiales con un decreto que suspendis los pages 4 ‘guantizaba los depésitos. Results dificil transmitir hoy el estup ‘que progujo le eaida del Banco de la Provincia: “Habla caido el gran coloso sudamericano, porque el Banco de fx Province de Buenos iret era hones ¥ glsia no sola par fos axgentinos, sm lambiéa pars fos americans de hable istina.-. cayo postado, parte po cmbates de Is ris. y_ parte por tos avances de los Gobiernos que, en x ‘dssordenatas necesdades, hadlan agotado todos sus recusos ¥ tode st + ‘ica ‘es momento cl oro Hogé a cotizare a 387, En mayo ts situacién so agravé gun mss con una fuerte corrida contra Ie Daucos privades que, iniciads en et Banco de Italia y Rio de la Plats y ci Muevo Banco Tialiane, afect6 cast automaticamente a todos he Baccus de fa plzza porteli. En esos momentos el Gobierno decidis ls fereacién de un nuevo banco oficial, el Banco de la Naciin Angew tna, El oro aleanzaba la increible eotizacion de 446, PRESIDENCIAS DE.C.PELLEORINLY 1, SAENZ¥ERA 217 El ripido bosquejo precedents es un pilido reflejo de la drama- ticidad del momento, Esa dramaticidad campeaba en casi todos Jos documentos de a época. Basta recordar, a titulo ilustrativo, la penosa carta (Madrid, 21/10/1891) de Miguel Cané a Rogue Senz Pena, en la cual ao insinvaba la posiblidad de que ls soberania del pais Se viese seriamente afectada por Ia cris: ‘Roque, si vietas a algunos ingleses que tienen més de un millén de doros Cotas Las manos; st leyeras ol artculo dsl marqués de Lome, ppublicado en I Dautohe Rewue, incitando a Alemania a apoderane de ‘hussiro pals: st sintieras como yo esta atméster, .. que forma en Europa la fconciencis do que somos icapases do. gobemarnos.. compadozco los Ihombres que gobiemen nuestro pats dentro. do un afio; sino salvan Ts Independencia, evan’ en ie historia Ia mis tromenda ¢-injusta cando- No ¢s de extrafiar, entonces, que durante aquel “bravo otofio de 1891", hasta los criticos del gobierno juzgoran la administracién de los negocios piblicos con marcada benevolencia. “Al Gobiems de Agosto", dita José Tesry, “tocéle el peor late en Ta vida de los gobiemos”.? A partir de ese ototio, sin embargo, se inicié la recupe- racion, una recuperacion basada en cl tremendo potencial produc. tivo del pais. Algunas do tas eausas que contribuyeron a ia crisis (la violenta expansiGn fercovieria, por ejemplo) ayudaban ahora a pro- mover la reaeci6n. Las exportaciones que representaban 101 millo- nes en 1890 treparon a 103 y 113 en los dos afios subsiguientes ¥ la sua fs mucho mayor en tas caniidades exportadas. Esta répida y solida recuperacion de la cconornta argentina se compara favorable- mente con lo ocurido en paises similares (Australia, por &jemplo) que fueron afectades por el mismo fenémeno reeesiva, Hoy eso socuporaciim ri0s parece rapida, pero a los argentinos de entonces, el quinquenio 1890.95 les debe haber resultado inso- portablemenic lento y gravoso. Todavia en enero de 1894 Mariano De- ‘maria, candidato a goberador de Buenos Aires por ia oposicién, anuneiaba st programs econdmico en tono ligubre y austero: “Las reformas econéaicas, Jos aelantos materiales, no dependen“d ‘mera voluntad de los. gobemantes y no debo adelana comprommios eye falta de cumplisents aiormontaéa ai concineia; no hay tecursos cn Tesoro y fos deudas se ‘cucntan por millars. No puedo, pues, tener oto ‘Programa financiero que el de la probidad y el de ta economéa."16 Asi las cosas, no resulta sorprendente que una serie de conflic- tos y tensiones recorrieran el cuerpo social. La crisis afecté a los que habian Megido recientemente por centenares de miles a las as menauint catuo # playas vioplatenses. La recesin generat’ al y 1 paraizacin de obs Proj dsoeuacén y cansecurtemente sn mento espestcla en o) mimero de inmigrantes que tetumaron a sus pats de eneen BL afo 1891 fae el Gnico en i historia del pais en d que st hae, de inmigantes que retemaron fue superior al de los wae em FH deterioro de las condiciones de vida produjo una sete le contin tos laborales,fendmeno casi desconocido en la Arpentias de eel Ghtonces. Hasta los prsperos habitanes de ls colonia agricole Santa Fe comenzaron a dar muestas de inguctal ¥ fetdie’ ce estado de énimo que pronto fos lleveria, como s¢ ved luego n ‘ump vole taente én el eenao pole, Estos conflicts fi ern, quis, fos mis noredosos para a Spo 2. ‘No fucron, sin embargo, los mds significativos. A éstos hact referencia José Terry: * a “En estas condicions pscologicss, no es exttazo gue ls opiniones dloscertdas tngan sus apsvoks. «que la anarguse on docu Se £38 ¥ politicas 58 gpoderise del campa de accion Invando Ie das sion ftnus mis ascaios y-mas equiltradon,.- Ht productos Se ences (ch consumidor, el deudor del acreedor, cl propictario que necesita vende oe Qgepedader dt capita gt comprr, ef Inedatay © satay i consumidor baja; el tenedor de oo api a depres ween tenedor de papel fo pretsnde ata par str SP alae Loe acreedores extranjrcs, que se contaban dea miles, prs avis agents. Desh surgeons eee eee ae Pero a su ver, ese pecllar etna proved seacones Mul Cane imisuais en la Aentina de anus. ance Eee snuuiiicms maniestaron de distinas mance Tobie, tates ne con Exadcs Unides, flletr prorenionts de teem imate diversas somo Esaiso Zeballos y Genin Ave Cane ‘en manifestaciones piblicas. Durante ef periodo de la crisis bancaria tanto Buenas aes como Reearo futon taste tes demostraciones. El Standard and River Plate News llega a sostenct que “las banderas inglesas en la plaza de la Victoria fueron despeda: ‘ads por ayentnossepintetene wstdes yee contia ol Banco de Londres Tue vada 9 spied oe

Calificar