P. 1
Una Persona Benigna y Bondadosa

Una Persona Benigna y Bondadosa

|Views: 459|Likes:
Publicado porJose G. Chirinos L

More info:

Categories:Types, Speeches
Published by: Jose G. Chirinos L on Jul 01, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

02/23/2014

pdf

text

original

Una persona benigna y bondadosa

Gálatas 5:22 “el Fruto del Espíritu es… …benignidad, bondad” INTRODUCCIÓN − Las cinco virtudes con las que los creyentes han de vestirse se ven como características de Dios o de Cristo (p. ej. Salmo 25:6; Jeremías 33:11; Mateo 9:36; 2 Corintios 1:3) y muestran cómo ellos, como elegidos de Dios, deberían comportarse en el trato con otros, especialmente con sus hermanos en Cristo. Tres de ellas, benignidad, mansedumbre y paciencia están incluidas como fruto del Espíritu en Gálatas 5:22. − La obra no produce el fruto; el Espíritu lo hace. Más bien, el esfuerzo humano puede destruirlo. − El fruto del Espíritu se ve en términos de las personas que somos, antes que en las cosas que hacemos. Sin embargo, las dos cosas son inseparables porque las personas que somos se revelan en las cosas que hacemos. − Entonces, Ser y hacer se revelan en el mismo cuerpo. Libro: Prioridades en el ministerio, por Ernest E. Mosley DESARROLLO 1. La benignidad y la bondad están tan relacionadas que van juntas. − Ambas palabras se refieren a una actitud hacia los demás que refleja la actitud de Jesús hacia nosotros. − Son lo opuesto de las actitudes de un espíritu duro, vengativo y condenador. − Hay aquí un timbre de generosidad. Se dice que George W. Truett (pastor Bautista de los años 50´s) era tan generoso con los necesitados que se le acercaban, que su esposa tuvo que hacerse cargo de las finanzas de la familia para que les quedara lo suficiente para sus propias necesidades. 2. La historia sobre el prójimo en Lucas 10 revela la idea de Jesús en cuanto a la bondad.

Parábola del buen samaritano 10:25-28 – Mt 22:34-40; Mr 12:28-31 25 En esto se presentó un *experto en la ley y, para poner a prueba a Jesús, le hizo esta pregunta: —Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna? 26 Jesús replicó: —¿Qué está escrito en la ley? ¿Cómo la interpretas tú? 27 Como respuesta el hombre citó: —“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con todo tu ser, con todas tus fuerzas y con toda tu mente”, y: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” 28 —Bien contestado —le dijo Jesús—. Haz eso y vivirás. 29 Pero él quería justificarse, así que le preguntó a Jesús: —¿Y quién es mi prójimo? 30 Jesús respondió: —Bajaba un hombre de Jerusalén a Jericó, y cayó en manos de unos ladrones. Le quitaron la ropa, lo golpearon y se fueron, dejándolo medio muerto. 31 Resulta que viajaba por el mismo camino un sacerdote quien, al verlo, se desvió y siguió de largo. 32 Así también llegó a aquel lugar un levita, y al verlo, se desvió y siguió de largo. 33 Pero un samaritano que iba de viaje llegó a donde estaba el hombre y, viéndolo, se compadeció de él. 34 Se acercó, le curó las heridas con vino y aceite, y se las vendó. Luego lo montó sobre su propia cabalgadura, lo llevó a un alojamiento y lo cuidó. 35 Al día siguiente, sacó dos monedas de plata y se las dio al dueño del alojamiento. “Cuídemelo —le dijo—, y lo que gaste usted de más, se lo pagaré cuando yo vuelva.” 36 ¿Cuál de estos tres piensas que demostró ser el prójimo del que cayó en manos de los ladrones? 37 —El que se compadeció de él —contestó el experto en la ley. —Anda entonces y haz tú lo mismo —concluyó Jesús.

El viajante samaritano fue bondadoso con el hombre herido. o La compasión que motivó la acción involucró todos sus recursos. o No justificó la no intervención por algo que no tenía.

o No limitó la respuesta a lo que era conveniente. o No se deshizo del hombre a la primera oportunidad, abandonando su participación. o Fue bondadoso en su relación a pesar de lo inconveniente y desagradable de la situación. − Pablo les recordó a los cristianos de Efeso la bondad que Dios había expresado hacia ellos o y les pidió fueran “bondadosos y misericordiosos los unos con los otros, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo” (Efesios 4:32). o Si somos personas buenas,   no formaremos juicios sobre el carácter de otros, negándonos a verlos de otra manera. No condenaremos a nuestros compañeros en el ministerio que son débiles sin hacer cualquier esfuerzo posible por ayudar. No permitiremos que nuestra mente y cuerpo cansados reaccionen fuertemente con los miembros de nuestra familia al fin de un día difícil.

CONCLUSIONES − Si somos personas buenas, será porque hemos tenido compañerismo con Jesús y su espíritu se ha hecho bondad en nosotros y de esta manera se revela el Fruto de su Espíritu.

Y si se revela el fruto del Espíritu en ti, es porque Ser y hacer se revelan en el mismo cuerpo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->