P. 1
Guía para Evaluaciuón Pericial de Daño en Víctimas de Delitos Sexuales.

Guía para Evaluaciuón Pericial de Daño en Víctimas de Delitos Sexuales.

|Views: 2.858|Likes:

More info:

Published by: Carlos Felipe Cavalitto on Jun 22, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/03/2014

pdf

text

original

El Trabajo Social chileno cuenta con una larga trayectoria en el campo judicial, cumpliendo
una labor de auxilio en los procesos de administración de justicia, siendo asociado al segui-
miento y apoyo del cumplimiento de sentencias, así como a la realización de evaluaciones
sociales del contexto socioambiental y/o socioeconómico de las partes involucradas en un
proceso judicial. Esta labor profesional, se ha visto enfrentada al desafío de integrar cambios
metodológicos y a replantear su práctica para el otorgamiento de una respuesta acorde
a los procesos de reforma que se iniciaron a fines de la década de los noventa en el país.

Los Juzgados de Letras de Menores, en lo que respecta al apoyo técnico en temáticas de in-
fancia y familia, ubicaban al trabajador social como parte del sistema, en una lógica de trami-
tación por oficio, donde los trabajadores sociales complementaban las actuaciones del juez
con la calificación diagnóstica y seguimiento de las resoluciones dictadas por los tribunales.

Esta realidad se ve transformada con la Ley que crea los Tribunales de Familia44

,
implementándose la incorporación de nuevos actores, entre los cuales se encuentra
el consejero técnico, quien apoya la labor del juez en temáticas de familia, cum-
pliendo una relevante función en las audiencias desde una perspectiva especializada.
Asimismo, efectúa evaluaciones técnicas orientadas a estimar la pertinencia de la
adopción de medidas cautelares en situaciones de grave vulneración de derechos.
Dichas funciones pueden ser asumidas tanto por trabajadores sociales, como por
otros profesionales de las ciencias sociales con estudios de post-título en temáticas
de familia.

En lo que concierne al ámbito penal, hasta antes de la reforma procesal penal el tra-
bajador social era requerido sólo de forma excepcional por el sistema, mediante la
solicitud de informes sociales, como un apoyo a la resolución de las causas judiciales
vinculadas, en su mayoría, a delitos contra la familia y/o menores de edad.

A partir del proceso de transformación del sistema judicial chileno, se instaura una
nueva lógica de hacer justicia, aspecto que plantea nuevos desafíos al Trabajo Social
como campo disciplinario. En este escenario no sólo se requiere la aproximación del
profesional al conflicto para describirlo, sino que se espera además, un análisis crítico
producto de una metodología rigurosa, que sea un aporte al debate probatorio para
la construcción de una sentencia que dé salida al hecho controvertido. Esto es, un
sistema que requiere de un profesional en un rol de perito judicial, externo al sistema,
que permita desde una mirada experta, una comprensión del contexto social en que se
desarrollan los hechos investigados.

44. Ley N° 19.968 que crea los Tribunales de Familia (2004). Santiago: Editorial Jurídica de Chile.

Original Manual MINPU.indd 69
Original Manual MINPU.indd 69

22-11-10 8:51
22-11-10 8:51

C3

70

Guía para la evaluación pericial de daño en víctimas de delitos sexuales

45. Aylwin, N., Jiménez, M. y Quezada, M. (1982). Un enfoque operativo de la metodología de trabajo social. Buenos Aires: Lumen / Humanitas

Editores.

46. Robles, C. (2004). La Intervención Pericial en Trabajo Social: orientaciones teórico-prácticas para la tarea forense. Argentina: Editorial

Espacio.

En virtud de lo anterior, tal como señalan Aylwin, Jiménez y Quezada (1982)45

, es po-
sible señalar que la pericia social está asociada a la dimensión específica del diagnóstico
social, esto es, un estudio en profundidad de los problemas, identificándolos, analizán-
dolos y definiéndolos conceptualmente como condiciones previas a la programación de
la intervención social. Ello implica desplegar herramientas y destrezas particulares que
permitan la configuración de este diagnóstico como un aporte explicativo-interpretativo
de la realidad ya que “vincula la situación problema con el marco teórico… donde ex-
plicar es manifestar lo que se piensa” y donde se enuncian “hipótesis sobre las causas
y efectos de los fenómenos, estableciendo nexos entre hechos y fenómenos… no es
una causalidad lineal sino dialéctica, donde intervienen una multiplicidad de factores y
donde debe haber espacio para el análisis de las contradicciones y las paradojas”46

.

Así, la pericia social viene entonces a ser una construcción obtenida a partir del diseño
y ejecución de un proceso de investigación social específico, que facilita la comprensión
de la dinámica de las variables contextuales asociadas a un hecho constitutivo de delito
o que transgrede los derechos de las personas.

Original Manual MINPU.indd 70
Original Manual MINPU.indd 70

22-11-10 8:51
22-11-10 8:51

C3

71

Evaluación Pericial Social de Daño

LA EVALUACIÓN SOCIAL DE DAÑO
Y LA VICTIMIZACIÓN SEXUAL INFANTO-JUVENIL

La evaluación social de daño es un ejercicio complejo, considerando la dinamicidad de
los procesos sociales en los que se insertan niños/as y adolescentes que han experimen-
tado victimización sexual en alguna de sus formas. Además, se torna necesaria la con-
sideración de escenarios sociales como la familia, el barrio, la comuna donde habita, las
instituciones, y aspectos macrosociales (culturales, políticos y religiosos) que configuran
el marco referencial que define y permite diferenciar la ubicación social del individuo
antes y después de ser víctima de una agresión sexual.

Asimismo, la evaluación social de daño no sólo debe estar centrada en el diagnóstico
sobre el sujeto que ha sido víctima de una situación de vulneración sexual, sino que
además, se hace necesaria la observación de las conexiones del niño/a o adolescente
con su entorno y con quien ha actuado como agresor. Este último, podría estar vincu-
lado de una manera específica a una trama relacional asociada al hecho investigado,
cuyos factores articulados entre sí, configuran un contexto que favorece conductas
transgresoras como la victimización sexual.

Con lo señalado anteriormente, se entiende el daño, en el contexto de la victimización
sexual, como el conjunto de efectos negativos experimentados por un niño/a o adoles-
cente en sus relaciones familiares y sociales como consecuencia de un evento traumáti-
co de transgresión sexual. Este puede estar referido a la resonancia de dicho evento en
las condiciones y posición socio-familiar de la víctima, con respecto de su contexto y
mapa relacional anterior. Asimismo, se ve vinculado tanto con la construcción social del
sujeto (dimensión subjetiva del daño), como con el propio mapa relacional en que éste
se encuentra inserto (dimensión objetiva).

A lo anterior, es posible sumar las condiciones anteriores o pre-existentes, que permiten
observar los cambios experimentados en el individuo, como medio de contraste para
valorar características, frecuencia, severidad, cronicidad, etc., a través de conductas ob-
servables en el sujeto, así como de los movimientos y dinámicas relacionales de éste con
el entorno. Es decir, conductas que muestran pragmáticamente el estilo y calidad de las
relaciones e interrelaciones en que se encuentra la víctima con sus figuras significativas
y redes sociales secundarias.

En tal sentido, la evaluación social de daño no sólo incorpora una variable espacial y
relacional, sino que también una de carácter temporal, vinculada con las condicionantes
sociales existentes antes del evento, durante la ocurrencia del mismo, y con las ob-
servadas con posterioridad a su develación.

Tales condicionantes pueden apreciarse en un orden/sistema social de menor a mayor
amplitud, desde: un nivel microsistémico (vínculos con la familia y otros significativos);
un nivel mesosistémico (redes de relaciones de nivel secundario: escuela, grupos de

Original Manual MINPU.indd 71
Original Manual MINPU.indd 71

22-11-10 8:51
22-11-10 8:51

C3

72

Guía para la evaluación pericial de daño en víctimas de delitos sexuales

la comunidad y otras instituciones); un nivel exosistémico (red de relaciones entre las
instituciones que no tienen contacto directo con la niña o niño, pero que igualmente le
afectan); y un nivel macrosistémico (relación del individuo con la cultura, el Estado, lo
público). En tal dirección, es posible señalar desde esta perspectiva, que el daño social
y la estructura social particular donde se posiciona la víctima son mutuamente influyen-
tes, pues el impacto del evento puede verse aliviado o agudizado por dicha estructura.
A su vez, ésta puede modificarse o no para favorecer la situación actual y futura de la
víctima.

EVALUACIÓN SOCIAL DE DAÑO

Para la evaluación social de daño, se hace relevante observar el efecto del evento
traumático en una relación dinámica del sujeto con el entorno, donde éste es un actor
más dentro de la construcción del delito. En tal sentido, supera el paradigma dialéctico
víctima–agresor, ya que es de carácter colectivo y es una relación que pone en contacto
la subjetividad de la víctima y del entorno, generándose una pragmática conductual
observable, posible de dimensionar y evaluar.

Como se indicó anteriormente, es posible observar el daño en distintas fases: antes,
durante y después de la ocurrencia y develación del hecho o delito. Este continuo re-
sulta crucial para su comprensión, especialmente, en aquellos casos en que la víctima
no devela en forma inmediata. Aspecto fundamental, tanto para la activación de los
dispositivos de interrupción o cautelares, como para el inicio de procedimientos judicia-
les restitutivos de derechos y la oportunidad de acceso a un proceso reparatorio para la
víctima quien ha visto gravemente interrumpido su continuo vital.

Original Manual MINPU.indd 72
Original Manual MINPU.indd 72

22-11-10 8:51
22-11-10 8:51

C3

73

Evaluación Pericial Social de Daño

47. Perrone, R, y Nannini, M. (1998). Violencia y abusos sexuales en la familia. Un abordaje sistémico y comunicacional. Buenos Aires: Paidós.
48. Referido a la posición o lugar jerárquico que la víctima posee dentro de su contexto familiar y en los diversos espacios sociales donde
ésta se desarrolla cotidianamente.
49. Perrone, R, y Nannini, M. (1998). Op. cit.
50. Op. cit.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->