P. 1
DISCURSOS PRESIDENTE EZRA TAFT BENSON

DISCURSOS PRESIDENTE EZRA TAFT BENSON

|Views: 6.421|Likes:
Publicado porFernando Vera
DISCURSOS PRESIDENTE EZRA TAFT BENSON
DISCURSOS PRESIDENTE EZRA TAFT BENSON

More info:

Published by: Fernando Vera on Jun 07, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF or read online from Scribd
See more
See less

11/07/2013

Sections

http://bibliotecasud.blogspot.

com

INDICE DE DISCURSOS
EZRA TAFT BENSON 1899 – 1994 ................................................................................ 4 PENSEMOS EN CRISTO .................................................................................................. 26 UN MENSAJE AL MUNDO ............................................................................................. 30 FORTALEZCAMOS A LA FAMILIA ................................................................................... 33 LA VIDA ES ETERNA ...................................................................................................... 35 SATANÁS ACOMETE A LA JUVENTUD ............................................................................ 38 NORMAS CÍVICAS PARA LOS SANTOS FIELES ............................................................... 41 ESCUCHAD LA VOZ DEL PROFETA ................................................................................. 44 "QUE EL JUSTO AMONESTE AL IMPÍO" .......................................................................... 47 PREPARAOS .................................................................................................................. 50 LA OBRA MISIONAL: UNA GRAN RESPONSABILIDAD .................................................... 53 NO OS DESESPERÉIS ..................................................................................................... 56 EL LIBRO DE MORMÓN ES LA PALABRA DE DIOS ........................................................... 58 NUESTRO MENSAJE ...................................................................................................... 61 LA ORACIÓN. ............................................................................................................... 63 EL SISTEMA DE ALMACENAMIENTO DEL SEÑOR ............................................................ 65 UN MENSAJE A LA NUEVA GENERACIÓN .................................................................... 67 EXTIÉNDASE EL REINO DE DIOS ..................................................................................... 69 DIGNO DE TODA ACEPTACIÓN ..................................................................................... 71 UN DÍA DE SACRIFICIO ................................................................................................. 73 EL GOBIERNO DE LA IGLESIA POR MEDIO DE LOS CONSEJOS ....................................... 75 UNA OBRA MARAVILLOSA Y UN PRODIGIO .................................................................. 78 PREPARAOS PARA LOS DÍAS DE TRIBULACIÓN ............................................................. 80 LAS GRANDES RESPONSABILIDADES DE LOS PADRES ................................................... 82 UN PROFETA PARA NUESTRA GENERACIÓN ................................................................. 84 VALIENTES EN EL TESTIMONIO DE JESÚS ...................................................................... 86 PRINCIPIOS FUNDAMENTALES EN LAS RELACIONES FAMILIARES PERDURABLES ........... 88 UN LLAMADO AL SACERDOCIO: "APACIENTA MIS OVEJAS" ......................................... 90 UN PRINCIPIO CON UNA PROMESA ............................................................................. 92 CONFIEMOS EN JESUCRISTO ........................................................................................ 94 ¿QUÉ CLASE DE HOMBRES TENEMOS QUE SER?, .......................................................... 96 CONSEJO PARA LOS SANTOS ....................................................................................... 98 NUESTRA RESPONSABILIDAD DE LLEVAR EL EVANGELIO A TODO EL MUNDO ............... 101 UN NUEVO TESTIGO DE JESUCRISTO ............................................................................. 105 MI LLAMAMIENTO COMO MAESTRO SCOUT................................................................. 107 NUESTRA RESPONSABILIDAD DE COMPARTIR EL EVANGELIO ......................................... 109

2
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA PREPARACION PARA EL SERVICIO MISIONAL ............................................................ 111 NACIDOS DE DIOS ........................................................................................................ 113 PADRES DIGNOS, HIJOS DIGNOS ................................................................................. 115 SEAMOS PUROS ........................................................................................................... 117 PARA LA "JUVENTUD BENDITA" .................................................................................... 119 UNA RESPONSABILIDAD SAGRADA .............................................................................. 122 EL PODER DE LA PALABRA ............................................................................................. 124 EL LIBRO DE MORMÓN: LA CLAVE DE NUESTRA RELIGIÓN ............................................. 126 LAS CARACTERÍSTICAS DIVINAS DEL MAESTRO .............................................................. 129 EL DON DE LA REVELACION MODERNA......................................................................... 132 A LAS MUJERES JÓVENES DE LA IGLESIA ....................................................................... 134 LA VISITA DEL SALVADOR A LAS AMERICAS .................................................................. 137 PARA LOS MAESTROS ORIENTADORES DE LA IGLESIA ................................................... 140 EL LIBRO DE MORMON Y DOCTRINA Y CONVENIOS ..................................................... 143 UNA CONSTITUCIÓN INSPIRADA .................................................................................. 145 PARA EL PADRE DE FAMILIA .......................................................................................... 148 "VENID A CRISTO" ........................................................................................................ 150 EL SEÑOR EN PRIMER LUGAR ........................................................................................ 152 A LOS MAYORES SOLTEROS DE LA IGLESIA ................................................................... 154 TENEMOS QUE INUNDAR LA TIERRA CON EL LIBRO DE MORMON ................................. 156 YO TESTIFICO ............................................................................................................... 158 PARA LAS HERMANAS ADULTAS SOLTERAS DE LA IGLESIA ............................................ 160 CUIDAOS DEL ORGULLO ............................................................................................... 162 A LOS NIÑOS DE LA IGLESIA ......................................................................................... 165 A LA GENTE MAYOR DE LA IGLESIA ............................................................................... 167 LA PRUEBA DE LA ADVERSIDAD ..................................................................................... 170 LO QUE PODEMOS DARLE AL SEÑOR ............................................................................ 172 VALIENTES EN EL TESTIMONIO DE JESÚS ....................................................................... 174 NO OS DESALENTÉIS .................................................................................................... 175 ''PAGAD A VUESTROS ACREEDORES Y VIVID" .............................................................. 178 EL LIBRO DE MORMON ES LA PALABRA DE DIOS ........................................................... 180 EN SUS PASOS ............................................................................................................. 183 PENSAD EN CRISTO ...................................................................................................... 186 NACIDOS DE DIOS ........................................................................................................ 188 "LAS CLAVES PARA TENER ÉXITO EN LA OBRA MISIONAL" ............................................ 190 FE, ARREPENTIMIENTO Y BAUTISMO ............................................................................. 191 LA APOSTASÍA DE LA VERDAD ...................................................................................... 195 LA LEY DE CASTIDAD ..................................................................................................... 198 "LA NUEVA GENERACIÓN"........................................................................................... 201

http://bibliotecasud.blogspot.com

Ezra Taft Benson
DECIMOTERCER PRESIDENTE DE LA IGLESIA

ACONTECIMIENTOS MÁS DESTACADOS DE LA VIDA DE EZRA TAFT BENSON
Edad Acontecimientos Nace el 4 de agosto de 1899 en Whitney condado de Franklin, Idaho; sus padres son George T. Benson y Sarah Dunkley Benson. 12 15 Su padre sale para servir en la misión de los Estados del Norte de los Estados Unidos (8 de abril de 1912). Comienza sus estudios en la Academia de la Estaca Oneida, Preston, Idaho (1914).

19 Estudia en la Universidad Agrícola del Estado de Utah (otoño de 1918). 21-23 Sirve en la Misión Británica (14 de julio de 1921-1923).

26 Recibe el título de Ingeniero Agrónomo y Cría de Animales de la Universidad Brigham Young (primavera de 1926). 27 Se casa con Flora Smith Amussen (10 de septiembre de 1926); recibe su maestría en Economía Agrícola de la Universidad del Estado de Iowa (13 de junio de 1927). 29 36 Comienza a trabajar como agente de los Servicios de Agricultura de la Universidad de Idaho (4 de marzo de 1929). Recibe u n a beca para realizar estudios avanzados en Berkeley California, y se traslada a esa ciudad (1º de agosto de 1936).

39 El élder Melvin J. Ballard lo aparta como presidente de la Estaca Boise, Idaho (27 de noviembre de 1938); empieza a trabajar como secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Cooperativas Agrícolas en Washington, D.C. (15 de abril de 1939). 40 Lo apartan como presidente de la Estaca Washington, D.C. (30 de junio de 1940). 44 El presidente Heber J. Grant lo ordena apóstol (7 de octubre de 1943). 46-47 Después de la guerra, reinicia la obra misional y supervisa la distribución de víveres y otros artículos de primera necesidad en Europa; sirve como presidente de la Misión Europea (22 de diciembre de 1945-22 de diciembre de 1946). 49 Reemplaza al presidente George Albert Smith al ser elegido miembro de la Mesa Ejecutiva Nacional de los Boy Scouts (23 de mayo de 1949). 53 Presta juramento como Secretario de Agricultura de los Estados Unidos de Norteamérica (20 de e n e r o de 1953). 64 El presidente David O. McKay le extiende el llamamiento de servir como presidente de la Misión Europea (18 de octubre de 1963). 74 Se le aparta como Presidente del Q u ó r u m de los Doce Apóstoles (30 de diciembre de 1973). 78 Recibe la medalla de h o n o r George Washington de la asociación Freedoms Foundation en Valley Forge, Pensilvania (2 de mayo de 1978). 86 Se le ordena y aparta como Presidente de la Iglesia (10 de noviembre de 1985). 87 Se descontinúan los quórumes de los setenta en las estacas (4 de octubre de 1986). 88 Dedica el Templo de Francfort, Alemania (28 de agosto de 1987). 89 Se organiza el Segundo Q u ó r u m de los Setenta (1º de abril de 1989); recibe el premio Lobo de Bronce, la distinción más alta que otorga la Asociación Mundial de los Boy Scouts (1º de abril de 1989). 90 El presidente de los Estados Unidos, George H. W Bush, lo condecora con la Medalla Presidencial del Ciudadano, y dice que es “uno de los estadounidenses más distinguidos de su época” (agosto de 1989); participa en la dedicación del Templo de Portland, Oregon (19 de agosto de 1989). 91 Se crean veintinueve misiones (1990). 93 Fallece su amada esposa Flora (14 de agosto de 1992). 94 Muere en Salt Lake City, Utah (30 de mayo de 1994).

“A mediados de la década de los cincuenta, un joven que trabajaba en Washington, D.C., conoció a Ezra Taft Benson, en ese entonces Secretario de Agricultura. Al observar que éste desempeñaba las funciones de secretario, un puesto muy absorbente y a veces hasta controversial, y que también se comportaba con la dignidad de un apóstol, le preguntó cómo lo lograba. El élder Benson le contestó que trabajaba con ahínco y hacía todo lo que estaba a su alcance; que cumplía los mandamientos y después permitía que el Señor hiciera lo que faltaba. Esas palabras expresan la manera de vivir del presidente Benson y explican el éxito que obtuvo” (Sheri L. Dew, Ezra Taft Benson: A Biography, 1987, págs. VII–VIII).

muchas veces a Salt Lake City y contribuyó a colonizar el valle y sus alrededores, en particular Tooele, Utah, donde tenía un aserradero, y más adelante Cache Valley [en Idaho]” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 6-7).

NACE UN PROFETA
“El 19 de octubre de 1898, Sarah [Sophia Dunkley Benson] y George [Taft Benson, hijo] se casaron en el Templo de Logan, Utah. La casita que habían mandado edificar [a unos dos kilómetros y medio al noreste del pueblo de Whitney Idaho] y que ellos mismos habían amueblado, ya se encontraba lista. Aunque no era suntuosa, era muy apropiada para una pareEzra Taft Benson a los tres meses de edad ja de enamorados… “A George le encantaba trabajar la tierra y aplicar la ley de la cosecha: sólo se puede cosechar lo que se siembra… Era un hombre de excelentes cualidades que pensaba que no debía depender de nadie para su sustento y que deseaba inculcar en sus hijos la idea de que fueran autosuficientes. Su esposa tenía tantas virtudes como él y se destacaba en saber criar bien a sus hijos. “Cuando Sarah descubrió que serían bendecidos con su primer hijo, los dos se sintieron muy felices. Oraron y planearon su vida familiar y esperaron anhelosos la llegada del bebé. “El 4 de agosto de 1899, Sarah sintió los primeros dolores de parto y George le dio una bendición de salud. El doctor Allen Cutler la atendió en el dormitorio de la casa en presencia de las dos futuras abuelas, Louisa Benson y Margaret Dunkley. El parto fue muy prolongado y cuando nació un enorme varón, el doctor, al no lograr hacerlo respirar, lo dejó sobre la cama diciendo: ‘No hay esperanzas para el niño, pero creo que podemos salvar a la madre’. Mientras el doctor se dedicaba a atender a Sarah, las abuelas corrieron a la cocina, orando en silencio, y volvieron enseguida con dos vasijas de agua, una fría y otra templada. Sumergieron al bebé una y otra vez, primero en el agua fría y después en la templada, hasta que lo oyeron lloriquear. ¡El bebé de 5 kilos y 300 gramos estaba vivo! Las dos abuelas testificaron más adelante que el Señor le había salvado la vida. George y Sarah le pusieron el nombre de Ezra Taft Benson.

SU BISABUELO TAMBIÉN FUE APÓSTOL
A Ezra Taft Benson le pusieron el nombre de su bisabuelo, al que Brigham Young llamó a ser apóstol durante el éxodo de los miembros de la Iglesia hacia el Valle del Gran Lago Salado. Fue el primer apóstol que se llamó después de la muerte del profeta José Smith. “Fue camino al valle que se llamó a Ezra T. al Quórum de los E z r a ! Benson (1811-1869), bisabuelo de Ezra Taft Benson Doce… Parte de lo que le dijo el presidente Young a Ezra, fue: ‘Si aceptas este oficio, quiero que vengas inmediatamente a Council Bluffs a prepararte para ir a las Montañas Rocosas’. El presidente Young ordenó apóstol a Ezra Benson, de treinta y cinco años de edad, el 16 de julio de 1846, y le prometió que tendría la fuerza de Sansón. Casi un año después, formaba parte del primer grupo de pioneros que entró al Valle del Gran Lago Salado, el 24 de julio de 1847. Dio un discurso en la primera reunión sacramental que se realizó allí, y luego regresó por la misma ruta para avisar a los otros grupos que estaban en camino que habían encontrado un lugar para establecerse. “Durante los años siguientes Ezra sirvió en varias misiones, entre ellas una en Europa y la otra en Hawai; fue George I Benson, padre de Ezra Taft

“Desde que empezó a caminar, Ezra, a quien habían apodado “T”, no se separaba de su padre, tanto cuando montaban a caballo, trabajaban en los cultivos, preparaban la calesa para ir a las reuniones de la Iglesia, jugaban a la pelota o se bañaban en el arroyo. Se sentía orgulloso de su legado familiar, no sólo por ser el primer bisnieto de Ezra T. Benson sino también porque adoraba a su padre y desde niño se sentía muy orgulloso de ser quién era. Años más tarde, cuando George Benson falleció, Ezra escuchó sin querer que uno de los pocos hombres que no eran mormones en Whitney decir: ‘Hoy enterramos al hombre que ha tenido más influencia para bien en Cache Valley’. Sin duda alguna, George Benson ejerció una gran influencia en la vida de su hijo mayor” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 12-14).

FUE CRIADO EN UNA FAMILIA EJEMPLAR

Sarah Benson con los hijos, alrededor del tiempo en que su esposo fue llamado a una misión, 1912. Ezra Taft Benson tiene 14 años de edad y es el más alto de todos ellos.

Era amigo del presidente Harold B. Lee, que también se crió en Idaho, y jugaban al básquetbol juntos. “Estudiaba en la Academia de la Estaca Oneida, en Preston, Idaho, y como medios de transporte de la casa al colegio usaba el caballo, la calesa y en invierno, el trineo” (Mark E. Petersen, “Ezra Taft Benson: A Habit of Integrity’ ”, Ensign, octubre de 1974, pág. 23). “George Benson era por naturaleza un hombre alegre. En cuanto se levantaba se le oía gritar: ‘Dejemos entrar el sol. Corramos las cortinas y abramos la puerta y que entre el sol’. Si hacía calor, abría la puerta del frente y llamaba a los hijos: ‘Ezra, Joe, Margaret, es hora de hacer los quehaceres’ y sacudía con fuerza la estufa de leña. El cuarto de los muchachos estaba justo encima de la cocina, en el segundo piso, y ese ruido les anunciaba que era mejor que se levantaran… “La mayoría de los sábados se trabajaba sólo medio día. A eso de la una de la tarde, se terminaban los quehaceres y la familia se divertía junta. Corrían carreras a pie o a caballo, jugaban al béisbol, jugaban a los rodeos y los varones trataban de montarse a los terneros. También les gustaba bañarse en el arroyo, hacer caminatas y salir de día de campo. Se decía que no había nadie como Sarah para preparar una canasta para salir de día de campo. Los Benson tuvieron el primer fonógrafo de la zona y los muchachos tenían una cancha de básquetbol con tableros y canastas en cada extremo y un piso de tierra que George había aplanado hasta que quedó liso y compacto. La granja de los Benson era un punto de congregación para los jóvenes del lugar” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 21-22).

En el hogar de los Benson se percibía un ambiente de cariño y alegría. Los niños pensaban que su familia era ideal, y los padres se adoraban el uno al otro. En el campo se trabajaba arduamente y todos trabajaban a la par. Algunas de las tareas que ocupaban sus días eran cultivar papas y remolachas azucareras, pastorear al ganado, agrandar la casa, reparar la maquinaria del campo, etc. Los hijos aprendieron a trabajar desde pequeños. Ezra Taft Benson “… tenía sólo cuatro años cuando manejó un carro tirado por animales por primera vez, pero a medida que fue creciendo en la hacienda, aprendió a desempeñar toda clase de trabajos de la vida de un agricultor. Aprendió lo que significaba trabajar y le gustaba hacerlo. Como ejemplo de que era muy trabajador, se pasó un día entero entresacando las plantitas de remolachas de cuatro hectáreas para ralear el plantío. Le pagaron $12 dólares por hacerlo. “Aunque el trabajo y los estudios le ocupaban mucho tiempo, nunca dejó de hacer deportes. Los que prefería eran el básquetbol [baloncesto] y el béisbol.

LLAMARON A SU PADRE A SERVIR EN UNA MISIÓN
“En ese ambiente hogareño, el que más adelante describió como ideal, Ezra Taft Benson aprendió a sacrificarse para obtener bendiciones espirituales. Tenía sólo doce años cuando su padre fue llamado a servir en una misión de un año y medio en la región central de los Estados Unidos. Los Benson tenían siete hijos y estaba por nacer el octavo cuando el padre se marchó a cumplir una misión. Ezra, por ser el hijo mayor, tuvo que hacerse cargo de gran parte de la responsabilidad del trabajo de la granja. Una de las cosas que más recordaba el presidente Benson de la ausencia de su padre eran los momentos en que la familia se reunía alrededor de la mesa para que su madre les leyera las cartas que llegaban semanalmente de su esposo. Las palabras de su padre inculcaron en ellos un espíritu misional que nunca olvidaron, recordaba el presidente Benson. Los once hijos de los Benson salieron como misioneros cuando llegaron a la edad requerida”

(“President Ezra Taft Benson: A Sure Voice of Faith,” Ensign, julio de 1994, pág. 10).

George T. Benson (el de la derecha) con sus siete hijos varones. Ezra está al lado de su padre.

APRENDIÓ MUCHO DE SUS PRIMERAS EXPERIENCIAS ESCOLARES
La Academia de la Estaca Oneida era una escuela que pertenecía a la Iglesia, y todos los días comenzaban las clases con una oración y una corta reunión espiritual. Fue allí donde conoció a Harold B. Lee, que estaba un año más adelantado que él. Se hicieron buenos amigos y cantaban juntos en el primer coro que se formó en la escuela. Las clases que más le gustaban a Ezra eran las vocacionales y las que tenían que ver con la agricultura. Pensaba que un hombre debía saber reparar cualquier cosa. Contó la siguiente experiencia que tuvo en su adolescencia: “La academia quedaba a cinco kilómetros de mi casa y yo iba a caballo. Cuando había mal tiempo me costaba mucho llegar a tiempo a la clase de las ocho de la mañana. Como los otros muchachos, a menudo faltaba a la escuela para ayudar en la granja, sobre todo en otoño, que era la época de la cosecha, y en primavera, cuando se plantaba. “El hombre que tuvo más influencia en mi vida, después de mi padre, fue mi tío Serge B. Benson. Era mi profesor de tres de las clases, pero sobre todo, me enseñó mucho sobre el valor moral, físico e intelectual, lecciones que he tratado de aplicar en la vida. Reafirmó lo que ya había aprendido en casa sobre la honestidad y sobre defender la verdad a toda costa. “A veces el precio era muy alto. “Un día cuando estábamos en medio de un importante examen escrito, se me rompió la punta del lápiz. En esa época afilábamos los lápices con cortaplumas y yo me había olvidado de llevar el mío. Cuando me di

vuelta para pedirle uno a mi compañero, el profesor me vio y me acusó de copiar. Cuando traté de explicarle, me reprendió severamente por mentirle y, peor aún, me prohibió que jugara el próximo partido importante de básquetbol con mi equipo. “Me di cuenta de que cuanto más protestaba yo, más enojado se ponía el profesor, pero yo, con porfía, seguía repitiéndole una y otra vez lo que había sucedido. Aunque el director técnico del equipo le pidió que cambiara de idea, el profesor siguió con la suya. La vergüenza que yo sentía era difícil de soportar. Aunque unos minutos antes del partido Ezra Taft Benson (sentado) a los 18 el profesor decidió dejaraños de edad y su hermano, Orval, de 14 años. me jugar, eso no me causó ninguna satisfacción. Y, a pesar de que me dolió que perdiéramos el partido, mucho peor fue la injuria de que me consideraran mentiroso y tramposo. “Cuando miro hacia atrás, me doy cuenta de que la lección provenía de Dios. Esa clase de pruebas son las que nos moldean el carácter. “Mis padres me creyeron, me comprendieron y me dieron ánimo. Contando con el apoyo de ellos, las lecciones del tío Serge y una conciencia tranquila, empecé a darme cuenta de que cuando uno está en paz con su Creador, si bien no puede pasar completamente por alto la crítica, puede relegarla a un plano inferior. “Y aprendí algo más: la importancia de evitar las malas apariencias. Aunque yo era inocente, las circunstancias me hacían parecer culpable. Ya que este concepto podía aplicarse a muchas situaciones de la vida, tomé la resolución de que, siempre que me fuera posible, iba a guardar las apariencias para que mi comportamiento nunca diera qué decir. También me di cuenta de que si yo había sufrido esa injusticia, también les podía suceder a los demás y que no debía juzgar sus acciones basado sólo en las apariencias” (Cross Fire: The Eight Years with Eisenhower, 1962, pág. 17).

LE ENCANTABA JUGAR AL BÁSQUETBOL
A Ezra Taft Benson le gustaban mucho los deportes, especialmente el básquetbol, deporte preferido también de su padre, que iba a ver los partidos en los que jugaban sus hijos y animó a los siete hijos varones a jugar al básquetbol. En el periódico local, el Franklin County

Citizen, George anunció que sus hijos estaban listos para aceptar el desafío de cualquier otra familia a jugar un partido de básquetbol. Ezra decía que probablemente la fortuna les sonrió cuando ninguna otra familia aceptó el reto. (Véase Dew, Ezra Taft Benson, pág. 38.)

EL ESCULTISMO SE CONVIRTIÓ EN LA DEVOCIÓN DE TODA UNA VIDA

Ezra Taft Benson dedicó gran parte de su vida al escultismo. Aquí está el presidente Benson en una convención nacional de los Scouts en Moraine Park, Pensilvania, 1977.

Toda su vida apoyó el programa de los Scouts, y recibió los premios a nivel nacional más altos que se otorgaban: el Castor Plateado, el Antílope Plateado y el Búfalo Plateado. A nivel mundial recibió además el premio más alto, el del Lobo de Bronce. “Ezra sentía la vocación de ser líder de los jóvenes, y en 1918 tuvo la primera oportunidad ‘oficial’ cuando su abuelo, el obispo Benson, le extendió el llamamiento de asistente del jefe de una tropa de veinticinco traviesos Scouts. (Más adelante fue el jefe de la tropa.) Ezra desempeñó el cargo como un veterano. En esos días la Asociación de Mejoramiento Mutuo, la Mutual, formaba coros para los jóvenes, y el jefe de la tropa tenía la responsabilidad de hacerlos ensayar. Los coros cantaban no sólo por el placer de cantar sino también para participar en concursos. Después de muchas semanas de ensayos con los desinteresados y traviesos muchachos, el coro ganó el concurso de la Estaca Franklin y de allí podrían competir en el Tabernáculo de Logan contra otros seis coros ganadores. Ése era un gran acontecimiento para los muchachos, ya que algunos de ellos ni siquiera conocían la ciudad de Logan. “Para motivar a la tropa, Ezra les prometió —no está seguro si fue en un momento de ansiedad o de debilidad— que si ganaban el concurso regional, los llevaría en una caminata de unos 55 kilómetros cruzando las montañas hasta llegar al lago Bear Lake. “La noche del concurso, los coros se sortearon para saber en qué orden iban a cantar. El coro del ba-

rrio Whitney quedó en último lugar, lo que prolongó la ansiedad que sentían. Cuando por fin los anunciaron, veinticuatro chicos marcharon por el pasillo rumbo al escenario mientras el piano tocaba una marcha militar. Ezra se agachó entre dos bancos para dirigirlos. Después contó: ‘Cantaron mejor que nunca y, por supuesto, yo no contaría lo que pasó si no hubiéramos ganado el primer premio en Logan’. “Una promesa es una deuda, y apenas les dijeron que habían ganado, rodearon a su jefe de tropa para recordarle la caminata. Cuando se juntaron otra vez para planear la excursión, uno de los Scouts de doce años de edad sugirió entusiasmado: ‘Quisiera proponer algo. ¿Por qué no nos cortamos todos el pelo bien cortito para no tener que preocuparnos de llevar peines a la excursión?’. Los Scouts mayores se pusieron nerviosos (se imaginaron que un corte militar no atraería mucho a las chicas), pero la idea prevaleció, no sin antes escuchar de uno de los muchachos mayores: ‘¿Y eso se aplica también a los guías?’ Entonces fue a Ezra al que no le gustó la idea. “El siguiente sábado, Ezra se sentó en la silla del peluquero rodeado de sus veinticuatro Scouts. Cuando estaba terminando el corte de pelo, el peluquero le dijo: ‘Si me deja raparle la cabeza, les corto el pelo gratis a todos los muchachos’. Dos días más tarde, veinticuatro Scouts y un jefe de tropa y sus asistentes de cabeza rapada emprendieron la caminata hacia Bear Lake. La excursión de diez días fue estupenda de todos modos. Pescaron, acamparon, escalaron la montaña, se bañaron en los arroyos y disfrutaron plenamente de la compañía de unos y otros. ‘Uno de los placeres de trabajar con los muchachos es que uno encuentra satisfacciones a medida que los sirve’, explicó Ezra en otra oportunidad. ‘Se puede observar el resultado de su liderazgo a diario… y esa satisfacción no tiene precio; tiene que ganarse’. [Véase Ezra Taft Benson, “Scouting Builds Men”, New Era, febrero de 1975, págs. 14-18.]” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 42-44).

LO LLAMARON A SERVIR COMO MISIONERO EN INGLATERRA
En los primeros años de la década de 1850, cuando muchos de los santos se mudaban para el Valle de Salt Lake, los misioneros que servían en Gran Bretaña tenían mucho éxito. En Gran Bretaña el número de miembros había doblado a los que había en los Estados Unidos. Muchos de los conversos ingleses con el tiempo se fueron a vivir a los Estados Unidos y se establecieron en la frontera oeste del país. A principios del Siglo XX, sin embargo, personas antimormonas habían creado un ambiente hostil en Gran Bretaña y resultaba difícil hacer la obra misional allí. El cine y las publicaciones decían que los mormones eran personas embaucadoras e inmorales.

En 1921 llamaron a Ezra Taft Benson a servir en una misión en Inglaterra. En 1922, el élder David O. McKay, en ese entonces miembro del Quórum de los Doce Apóstoles, fue llamado como presidente de la Misión de Inglaterra y encontró que el país estaba plagado de las peores injurias en contra de la Iglesia. En ese ambiente sirvió el élder Misionero en las Islas Británicas, 1921-1923 Benson. “Una serie de frases cortas en su diario nos indican los problemas que tuvo que afrontar [el élder Benson]: ‘Una criada doméstica de 18 años nos insultó… predicamos entre los ricos; me gustó a pesar de su resentimiento’; ‘nos vigilan detectives’; ‘¡dos pastores nos miran ir de puerta en puerta! Lluvia y nieve’. Las mucamas de las casas de los adinerados por lo general atendían la puerta y algunas acusaron a los misioneros de tratar de llevárselas. Los enemigos de la Iglesia tuvieron una asamblea una noche y el tema a tratar iba a ser ‘La verdad acerca del mormonismo’, mientras los santos tenían una reunión de la mutual. ‘El pueblo convulsionado acerca de los mormones, durante una gran asamblea todos votaron echarnos de la ciudad’, escribió Ezra el 30 de marzo de 1922. Escribió un artículo que se publicó en el periódico Cumberland News refutando las mentiras que se publicaban acerca del mormonismo. “A pesar de los rechazos, Ezra conservó su buen humor (‘Salimos a predicar, ¡nos echaron a puntapié sólo dos veces!’) Y una buena perspectiva (‘Los niños nos gritan ¡mormones! cuando caminamos hacia la Iglesia, pero gracias a Dios soy mormón’). Pero los problemas se intensificaron al punto de que los misioneros tuvieron que recurrir a la policía para que los protegiera. En abril de 1922, cuando trataban de alquilar un local para hacer una reunión, Ezra se lamentó, ‘Buscamos en vano un local y no lo conseguimos. Parece que todo el mundo está en contra de la obra del Señor’. “No obstante la oposición, la propaganda antimormona logró beneficiar a la Iglesia. El periódico de la Iglesia The Millennial Star, en un artículo sobre una reunión llevada a cabo en Grimsby Inglaterra, el 31 de marzo de 1922, decía: ‘La opinión unánime era que estaban haciéndonos más bien que mal. Iba más gente a las reuniones que la que había asistido en años anteriores, y logramos que más gente simpatizara con nosotros” (Dew, Ezra Taft Benson, pág. 58).

Misioneros en las Islas Británicas. El élder Ezra Taft Benson está sentado a la derecha de todos, junto al presidente de la misión, David O. McKay, y su esposa, la hermana McKay, 1922.

SE CASÓ CON FLORA AMUSSEN, SU COMPAÑERA DE TODA LA VIDA
Ezra Taft Benson se casó con Flora Smith Amussen el 10 de septiembre de 1926 en el Templo de Salt Lake. Era la hija de un pionero danés que había emigrado de Dinamarca y que era joyero y relojero. Algunos de los amigos de Ezra no creían que él pudiera conquistarla. Recordó que “… estaba pasando un fin de semana en Logan, Flora Amussen Benson. Utah, con unos amigos cuando vio por primera vez a su futura esposa. ‘Estábamos cerca de los establos cuando pasó una joven muy atractiva en su pequeño coche camino a la lechería’, él recordaba. ‘Los muchachos la saludaron con la mano y ella les devolvió el saludo. Les pregunté quién era y me contestaron “Es Flora Amussen”. Entonces les dije: “Tengo la impresión de que me voy a casar con ella” ’. “Sus amigos se rieron y le contestaron que ella era muy popular para ennoviarse con un campesino. El joven Ezra simplemente contestó: ‘Eso lo hace aún más interesante’. “Después de un noviazgo maravilloso, lo llamaron a servir en una misión en Gran Bretaña. Flora había terminado sus estudios preuniversitarios en el Colegio Brigham Young (que tuvo clases preuniversitarias desde 1909 hasta que cerró en 1926) y planeaba asistir a la Universidad Agrícola del Estado de Utah (que ahora se llama Universidad del Estado de Utah [Utah State University]).

“ ‘Cuando volví, seguimos el noviazgo’, relató el presidente Benson. ‘Pero fue una gran sorpresa cuando Flora recibió el llamamiento para servir en una misión en las Islas Hawaianas. Me alegró que se le diera la oportunidad de ir, y ella lo vio como una oportunidad de que yo me graduara de la universidad’. “El hermano Benson se recibió de la Universidad Brigham Young en 1926, el mismo año que la hermana Escalando la montaña Timpanogos, Benson terminó la mien Utah, 1926. Ezra está en el centro. sión. Se casaron cuando ella volvió y se establecieron en Ames, Iowa, donde el presidente Benson había recibido una beca de setenta dólares al mes para estudiar agricultura en el Colegio del Estado de Iowa (ahora Universidad del Estado de Iowa [Iowa State University). “Una vez que el hermano Benson terminó los estudios de postgrado y recibió la maestría en 1929, los Benson se mudaron a una hacienda de 33 hectáreas cerca de Whitney Idaho. El hermano Benson trabajó como director de los servicios de agricultura del condado y luego fue economista y especialista en mercadotecnia para la Universidad de Idaho” (“President and Sister Su graduación en la Universidad Benson Celebrate 60th Brigham Young, 1926. Wedding Anniversary”, Ensign, noviembre de 1986, pág. 99).

QUERÍA AYUDAR A LOS AGRICULTORES
“…Regresó a Whitney, [Idaho] después de haber obtenido una maestría, ansioso de ayudar a otros granjeros a tener mejores cosechas. De hecho, era tan servicial que sus vecinos lo nombraron agente de la extensión agrícola del condado.

“Durante los quince años subsiguientes, su trabajo en la agricultura y su servicio a la Iglesia aumentaron en dimensión e influencia. A los treinta y un años de edad, se fue a Boise, Idaho, donde fue ecónomo en agricultura y especialista en mercadotecnia para la Universidad de Idaho, en donde organizó un concejo cooperativo para agricultores. En Boise también sirvió como superintendente de Ezra Taft Benson con sus hijos, en Boise, la AMM (para hombres jóIdaho, a fines de la década de 1930. venes) de la estaca, consejero de la presidencia de estaca y presidente de estaca. A los treinta y nueve años de edad recibió una oferta para trabajar en Washington, D. C, como secretario ejecutivo de una organización nacional que representaba a más de dos millones de agricultores y a cuatro mil seiscientas cooperativas agrícolas. Aceptó el puesto únicamente después de que le aseguraron que no tendría que asistir a cócteles ni comprometer sus principios en ningún sentido. A los cuarenta años de edad ya había recibido un segundo llamamiento como presidente de estaca, esta vez de la recién organizada Estaca de Washington, D. C.” (“President Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, págs. 10-11). Cuando trabajó como economista y especialista en mercadotecnia para la Universidad de Idaho, “…observó situaciones que no tenían ningún sentido de ser: granjeros que sembraban grano pero que compraban con sacrificios cereal de trigo procesado; otros que compraban la fruta que consumía la familia en lugar de plantar frutales en tierras que no se utilizaban para cultivar; algunos dejaban la maquinaria afuera en invierno y no se preocupaban por prevenir que se herrumbrara. Derramó lágrimas con hombres que lo único que sabían hacer era trabajar en los campos que habían pertenecido a la familia por generaciones pero que ya no podían ganarse la vida allí y tenían que marcharse. “Después de haber hecho un recorrido por el estado, Ezra apreció aún más el consejo del profeta José Smith a los Santos de los Últimos Días cuando dijo que al hombre se le deben enseñar principios correctos y después permitirle que se gobierne a sí mismo. ‘Mi manera de pensar era muy firme’, dijo Ezra. ‘Para que la ayuda que uno le da a la gente sea duradera, no se puede hacer por ellos lo que pueden y deben hacer por sí mismos. Tuve que ayudar a las personas a valerse por sí mismas’ ” (Dew, Ezra Taft Benson, pág. 107).

LO LLAMARON AL APOSTOLADO
“El 26 de julio de 1943, la verdadera vocación de Ezra Taft Benson de servir en el reino se convirtió en su ocupación regular cuando el presidente Heber J. Grant lo llamó como miembro del Quórum de los Doce. Fue apartado el 7 de octubre de ese año, el mismo día en que fue apartado el élder Spencer W Kimball, a quien sucedeEn octubre de 1943, se sostuvo a los ría como Presidente [de élderes Spencer W. Kimball y Ezra Taft Benson a formar parte del Quórum de la Iglesia]” (“President los Doce. Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, pág. 13). El 26 de julio Ezra recibió una llamada telefónica pidiéndole que fuera a la cabaña de verano del presidente Grant a reunirse con él. “… inmediatamente lo llevaron al dormitorio del presidente Grant, donde el anciano profeta estaba descansando. A petición del presidente, Ezra cerró la puerta, se acercó y tomó asiento en una silla junto a la cama. El presidente Grant le tomó la mano derecha entre las suyas y, con los ojos llenos de lágrimas, le dijo: ‘Hermano Benson, lo felicito de todo corazón y ruego que Dios lo bendiga. Ha sido elegido para ser el miembro más joven del Consejo de los Doce Apóstoles’. “La sorpresa se reflejó en el rostro de Ezra y sintió que el piso se hundía bajo sus pies. No había tenido ningún presentimiento que le hubiera dado una idea del llamamiento que iba a recibir. Después, escribió acerca de ese sentimiento: ‘Me costaba creer que el llamamiento fuera cierto y me sentía sumamente conmovido… Lo único
q u e se me ocurrió decir El élder Ezra Taft Benson.

parte del tiempo tomados de la mano. A pesar de que él estaba debilitado por su avanzada edad, tenía la mente clara y alerta. Me impresionó muchísimo su humildad, bondad y ternura; parecía que su espíritu se comunicaba directamente con mi alma. “ ‘Me sentía tan débil y tan poco merecedor que las palabras de ánimo que me dijo me reconfortaron en forma muy especial. Me dijo entre otras cosas: “El Señor magnifica a los hombres que son llamados a cargos de liderazgo”. Cuando a pesar de lo humilde que me sentía logré decirle que la Iglesia significaba mucho para mí, me contestó: “Ya lo sabemos, y el Señor quiere hombres que den todo por Su obra”. “ ‘Me contó que habían tomado la decisión en una reunión especial de la Primera Presidencia y los Doce dos semanas antes y que el intercambio de ideas en cuanto a mi persona había sido entusiasta y unánime… Yo confío en que sólo gracias a las abundantes bendiciones del Todopoderoso podré desempeñar ese cargo’. “El Presidente le pidió a Ezra que asistiera a la conferencia general de octubre, durante la cual sería sostenido y luego ordenado. También le dijo que su abuelo y otros de sus antepasados fieles estaban gozosos de que uno de sus descendientes fuera llamado al apostolado” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 174-175).

LO LLAMARON A UNA MISIÓN PARA AYUDAR A LOS SANTOS EUROPEOS NECESITADOS
“…En diciembre de 1945, poco después de terminada la Segunda Guerra Mundial, fue asignado a presidir la Misión Europea. Su misión específica fue la de reabrir las misiones por toda Europa y distribuir alimentos, ropa y cobijas (mantas) a los santos destituidos. “En una misión de amor que duró casi El élder Benson y Max Zimmer en los depósitos de la Cruz Roja Internacional once meses, viajó casi en Ginebra, Suiza, inspeccionando los cien mil kilómetros a travíveres y demás artículos enviados por la Iglesia a los santos de Europa, 1946. vés de Alemania, Polonia, Checoslovaquia y Escandinavia, muchas veces en climas con temperaturas congelantes y en trenes y aviones sin calefacción. Con su optimismo típico, organizó con sus compañeros de viaje un cuarteto para matar las horas aburridas e incómodas. “En innumerables ocasiones en las que parecía imposible obtener permiso para entrar en los países

fue: “Presidente Grant, ¡no puede ser!”. Debo de haber repetido esa frase varias veces hasta que pude pensar con claridad y darme cuenta de lo que acababa de suceder… Él mantuvo mi mano entre las suyas por largo rato mientras los dos derramábamos lágrimas de emoción… Permanecimos más de una hora solos, la mayor

desvastados por la guerra o para distribuir víveres, acudió al Señor para que les abriera el camino. Así desapareció una barrera tras otra, y la Iglesia envió miles de toneladas de provisiones a los santos de Europa. Durante esta misión, también dedicó Finlandia para la predicación del Evangelio.

Vista de la destrucción causada por la Segunda Guerra Mundial, 1946.

“En escuelas y capillas bombardeadas, se reunió con los miembros de la Iglesia que habían perdido sus hogares, sus familias y su salud: todo excepto su devoción al Evangelio. Al presidente Benson nunca se le borraron de la memoria las escenas de inanición y destrucción, ni los rostros y la fe de sus amados hermanos y hermanas europeos, de quienes hablaba con frecuencia. Dieciocho años más tarde, volvió a presidir las misiones europeas, esta vez con sede en Francfort, Alemania. Siempre sintió un regocijo especial al ver el establecimiento de estacas, misiones y templos en Europa” (“President Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, págs. 13-14). En agosto de 1946, “…el élder Benson se enteró de que el élder Alma Sonne, Asistente de los Doce, había sido llamado para reemplazarlo en Europa. La noticia fue inesperada. Había planeado permanecer en Europa unos seis meses más y pensaba que quedaba mucho por hacer. De todos modos, se alegró mucho porque podría volver a su casa. En un momento de reflexión, reconoció que los meses anteriores habían sido difíciles para él y que el Señor lo había sostenido de una manera casi milagrosa.

“Debido a que el cambio había ocurrido tan de repente, se puso a pensar que tal vez lo que había hecho no había sido aceptable, pero tuvo una experiencia que lo sacó de dudas y que luego describió en su diario: Anoche, en un sueño, tuve el privilegio de pasar lo que me pareció como una hora con el presidente George Albert Smith en Salt Lake City. Fue una experiencia que me impresionó mucho y me produjo gran gozo. Hablamos en confianza sobre la gran obra en la que servíamos y sobre mi devota familia. Sentí la calidez de su abrazo mientras ambos derramábamos lágrimas de gratitud por las abundantes bendiciones del Señor… Durante los días anteriores, yo me había estado preguntando si mi trabajo en Europa había sido del agrado de la Primera Presidencia y de las Autoridades Generales y, especialmente, de mi Padre Celestial. Esta tierna experiencia me ha tranquilizado completamente y he dejado de dudar, por lo que me siento sumamente agradecido.’ “Poco después, el élder Harold B. Lee le escribió a Ezra: ‘Todas las Autoridades Generales somos de la opinión de que has desempeñado una extraordinaria misión y una obra que otro con menos valor y habilidad y sin la inquebrantable fe que posees en el poder del Señor para derribar obstáculos, no habría podido realizar… Provisiones de bienestar para Europa después de ser devastada por la ”(Dew, Ezra Taft Benson, guerra, 1946. pág. 224).

LLEGÓ A SER SECRETARIO DE AGRICULTURA DE LOS ESTADOS UNIDOS

El élder Ezra Taft Benson en su juramento al cargo como Secretario de Agricultura de los Estados Unidos por el Presidente de la Suprema Corte, Fred M. Vinson, en presencia del presidente Dwight D. Eisenhower, enero de 1953. El élder Benson con un grupo de miembros en Polonia, 1946.

“En 1952, recibió una gran sorpresa el recibir una llamada telefónica en la que le informaban que el presidente electo de los Estados Unidos, Dwight D. Eisenhower, un hombre a quien nunca había conocido, deseaba hablarle con respecto a ocupar la vacante de Secretario (ministro) de Agricultura de los Estados Unidos. Los líderes agrícolas habían recomendado a Ezra Taft Benson como el mejor candidato para llevar a cabo la tarea. Habiendo recibido el consentimiento del presidente David O. McKay, y la seguridad del presidente Eisenhower de que jamás tendría que respaldar ninguna disposición con la que no estuviera de acuerdo, el élder Benson se convirtió en el Secretario Benson. La familia Benson regresó a vivir a Washington, D. C, durante los ocho años que duró la administración del presidente Eisenhower” (“President Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, págs.14-15). Los años que ocupó ese puesto de gobierno, desde 1953 a 1961, fueron difíciles. “Poco después de empezar a desempeñarse como secretario, el élder Benson le pidió una bendición a la Primera Presidencia. El presidente McKay, asistido por J. Reuben Clark, bendijo al apóstol con palabras de ánimo y consejo: ‘Tendrás una responsabilidad mayor que los demás secretarios porque sirves como… apóstol del Señor Jesucristo. Tienes derecho a recibir inspiración de lo alto, y si recuerdas esto y oras y vives para merecerla, tendrás la guía divina que los demás quizás no tengan… Te bendecimos, por lo tanto, querido hermano Ezra, para que cuando surjan dudas de si un asunto es correcto o no, durante las deliberaciones con otros hombres, sepas con claridad lo que está bien, y cuando lo sepas, tengas el valor de defender lo que es correcto y apropiado… Sellamos sobre ti las bendiciones de… buen juicio y de una visión clara, para que veas las necesidades futuras de este país; para que también te des cuenta de cuáles son los enemigos que tratarán de destruir la libertad individual que garantiza la Constitución… y tengas la valentía para ponerte en contra de esas influencias subversivas y seas fuerte en la defensa de los derechos y privilegios establecidos en la Constitución’ ” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 258-259). Mientras el élder Benson sirvió como Ministro de Agricultura, tuvo que enfrentarse a muchos grupos hostiles que una vez que lo escuchaban se convencían de que era un hombre honrado. Muchos de sus críticos se volvieron sus defensores. Muchas veces convenció a esos mismos grupos de que sus opiniones eran acertadas y de que todos se beneficiarían si lo apoyaban. El presidente Eisenhower llegó a reconocer que gran parte de la popularidad que él gozaba mientras fue presidente, sobre todo en los estados del Sur, se debía a su Secretario de Agricultura, Ezra Taft Benson.

“A pesar de que Ezra se oponía a que el gobierno federal se hiciera muy grande y tuviera demasiado poder sobre los estados, tuvo que tomar las riendas de un ministerio enorme. El Ministerio de Agricultura (USDA) tenía una décima de sus 78.000 empleados trabajando en el edificio Sur y el de Administración, los que juntos tenían casi cinco mil oficinas y trece kilómetros de corredores. Los demás empleados trabajaban en diez mil locaEl ministro Benson inspeccionando una les distribuidos por todos granja durante una sequía. los Estados Unidos y diseminados por cincuenta países. El presupuesto del ministerio en 1953 era de dos mil cien millones de dólares y era el más grande de todos los ministerios civiles después del de la Tesorería de la nación. Él y sus empleados supervisaban todo lo que se relacionaba con los alimentos de más de 160 millones de estadounidenses” (Dew, Ezra Taft Benson, pág. 260). “Durante ese período hacía furor la controversia de cómo estabilizar la oferta y la demanda en una economía agrícola incierta, y la fotografía de Ezra Taft Benson apareció en esa época en las cubiertas de las revistas y publicaciones nacionales. Expresaba sus opiniones de manera vehemente, sin preocuparse de la crítica. Al dirigirse a los agri- La revista Time lo declaró el “Hombre cultores y políticos dijo del Año”, 13 de abril de 1953. El apareció con valentía que las solu- Secretario Bensonrevistas deen la portada de varias cobertura nacional en los Estados Unidos. ciones a los problemas económicos y políticos se basan en principios espirituales y morales, sin los cuales ninguna nación puede gozar de paz ni prosperidad. En Washington, el élder Benson instituyó la práctica de dar comienzo a las reuniones de Gabinete con una oración, y la familia Benson presentó un programa de la noche de hogar a la familia Eisenhower” (“President Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, pág. 15).

“Como Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, Ezra Taft Benson pasó ocho años en lo que él denominó la línea de fuego’ de la política nacional… Fue uno de los únicos dos miembros del Gabinete que permaneció en ese cargo durante los dos períodos de la presidencia de Dwight D. Eisenhower… “Al asumir ese cargo, se encontró en una posición muy vulnerable, ya que propuso programas y normas de agricultura que no fueron bien recibidos al principio, pero que más adelante probaron ser los adecuados. “En Cross Fire, un libro que escribió acerca de los años que fue miembro del gabinete de gobierno, declaró: ‘En la política… ¡ayuda tener piel de elefante!’. “Sus críticos eran belicosos y no tenían pelos en la lengua, a tal punto que uno de sus compañeros del gabinete dijo una vez: ‘¡Todas las noches cuando me acuesto agradezco a Dios por no ser el Ministro de Agricultura!’.

político. Más tarde dijo cuál era la otra razón: ‘He orado, -toda nuestra familia ha orado- para que no llegáramos a tener malos sentimientos hacia nadie y evitáramos la contención” (“President Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, pág. 15).

El ministro Benson hablando con agricultores en Nebraska.

LA FAMILIA BENSON ERA MUY UNIDA

El Gabinete de Eisenhower. El ministro Benson es el tercero de la derecha. Sirvió como Ministro de Agricultura de 1953-1961.

“A pesar de que la opinión pública con frecuencia estaba en contra de él, probó ser con el tiempo un ministro sabio y competente y uno de los más populares que ha servido en el gobierno. “El ministro Benson declaró: ‘El desafío más grande al adoptar cualquier política de gobierno, sea en agricultura o en cualquier otra cosa, debe ser: “¿Cómo afectará esta política el carácter, la moral y el bienestar de nuestro pueblo?” ’. “Por mantenerse firme en sus convicciones, se ganó el voto de los agricultores en 1956 y en 1960. Con el paso de los años, muchos de sus críticos pasaron a ser sus defensores” (Gerry Avant, “8 Years in ‘Cross Fire’ of U.S. Politics”, Church News, 4 de junio de 1994, pág. 17). “A través de los años de servicio en el gabinete de su país, mantuvo la calma ante la crítica despiadada, la cual dejaba asombrados incluso a aquellos que se oponían a sus medidas. Una placa que tenía sobre su escritorio con la siguiente inscripción: “Oh Dios, danos hombres con un cometido más sublime que el que otorga la urna electoral” explicaba una de las razones de su ecuanimidad: Ezra Taft Benson simplemente hacía lo que pensaba que era lo mejor, no lo que podría haber sido conveniente desde el punto de vista

La familia Benson con el presidente Eisenhower en el centro.

“Su familia -con sus programas musicales, noches de hogar y oraciones por el bienestar mutuo- siempre le brindó refugio y apoyo. La prensa de Washington se quedaba boquiabierta cuando el élder Benson y su esposa de la manera más natural, rehusaban invitaciones sociales cuando estaba de por medio algún concierto o actividad de los hijos. (“President Ezra Taft Benson”, Liahona, julio de 1994, edición especial, pág. 15). “Cuando uno de los miembros del gabinete lo invitó a asistir a una cena importante, [Ezra Taft] Benson dijo: ‘No puedo asistir; tengo un compromiso con mi hija Bonnie’. “Se trataba de una fiestita en la Iglesia mormona, de padres e hijas, la que incluía un juego en el que se buscan por el vecindario una lista de artículos predeterminados. Después de la cena, durante la cual cada jovencita sirvió la comida a su padre, todos intervinieron

en el juego. El primer dúo de padre e hija que volviera a la capilla con el tesoro estipulado ganaría el premio. “Los residentes del vecindario de los alrededores de la capilla se sorprendieron esa noche cuando al abrir la puerta se encontraron con el Ministro de Agricultura y una jovencita de catorce años pidiéndoles cosas como un escarbadientes verde, un cordón de zapato viejo, un calendario de 1952 o un ejemplar atrasado de una revista de noticias. El equipo de los Benson fue tan rápido que ganó el primer premio: un baulito lleno de chocolates con forma de monedas de un dólar. ‘Se sentía mucho más feliz así’, dijo otro miembro de la Iglesia, ‘que asistiendo a una fiesta en la Casa Blanca’. Hacer cosas sencillas con la familia le ayuda a distraerse mucho más que cualquier reunión social del gobierno” (Roul Tunley “Everybody Picks on Benson”, American Magazine, junio de 1954, pág. 108).

todos los que estábamos en el banco y supuse que debía pasarlo a mi vez, a la persona que estaba a mi izquierda; me pregunté cómo debía expresarme. ¿Debía decir “oremos por élder Benson?”; ¿o quizás “orad por vuestro padre”?. De todas maneras, me di cuenta de la urgencia del momento, e inclinándome hacia mi amiga repetí: “Oremos por papá”. “Observé cómo iban todos repitiendo el mismo mensaje hasta llegar a la hermana Benson, que ya tenía la cabeza inclinada en actitud de orar. “A través de los años, en casi todas las conferencias generales, el élder Benson ha hablado, y cada vez que lo ha hecho yo he pensado: “En este momento sus hijos, que están dispersados en diversas partes del país, se han unido en una oración por su padre”. “Y he llegado al convencimiento de que aquel mensaje, pasado de boca en boca de un banco del Tabernáculo hace veintiún años, es el más importante que una familia pueda compartir. Uno de los poderes más extraordinarios que un hombre puede poseer para aceptar el desafío diario de la vida es que en alguna parte del mundo uno de sus hijos diga: ‘Oremos por papá’” (Elaine S. McKay, “Oremos por papá”, Liahona, octubre de 1988, págs. 23-24).

ENSEÑÓ LA IMPORTANCIA DEL HOGAR

Bienvenida en un aeropuerto en 1958.

“ORA POR PAPÁ”
“En aquel mes de abril descubrí una de las fuentes de poder de una Autoridad General. “Me encontraba sentada entre los seis hijos del élder Ezra Taft Benson, porque mi compañera de cuarto era una de sus hijas. Cuando el presidente McKay se puso de pie y anunció que el siguiente orador sería el élder Benson, mi interés aumentó, pues todavía no había tenido oportunidad de conocer al padre de mi amiga. Lo observé con mucha atención mientras se dirigía al púlpito. Era un hombre grande, más o menos de un metro ochenta; se le conocía internacionalmente por haber sido Secretario de Agricultura de los Estados Unidos, y por ser un testigo del Señor, un hombre calmado y seguro de sí mismo, que había dirigido la palabra a muchas audiencias y congregaciones en todo el mundo. De pronto sentí que alguien me tocaba el hombro. Una de sus hijas pequeñas se inclinó hacia mi y me dijo: “Oremos por papá”. “Sorprendida comprendí que aquél era un mensaje que se esperaba fuera pasando de boca en boca a

Un paseo con la familia.

El élder Ezra Taft Benson dijo: “Ninguna nación puede progresar si no está integrada por hogares buenos… Cuando se trata de conseguir que una persona sea íntegra, la Iglesia, la escuela e incluso la nación no tienen ninguna influencia que pueda deshacer el daño que causa una familia débil y degradada. La familia buena tiene la base en la roca, es la piedra fundamental de la civilización. No puede existir la felicidad verdadera si no está ligada a un buen hogar que tenga como base virtudes fundamentales. Si un país desea prevalecer, debe resguardar y fortalecer el hogar y darle la importancia que se merece” (véase en Conference Report, Abril de 1966, pág. 130).

FUE PRESIDENTE DE LOS DOCE

LA ESPIRITUALIDAD ES CLAVE PARA QUE SE MANTENGA VIVA LA LIBERTAD
El presidente Ezra Taft Benson era un gran defensor de la libertad. Una vez escribió: “¿Qué podemos hacer para que se mantenga viva la luz de la libertad? Cumplir los mandamientos de Dios y rendirle honores. Pagar los diezmos y ofrendas. Asistir al templo. Mantenernos puros. Participar en las elecciones locales, porque el Señor ha dicho: ‘Por tanto, debe buscarse diligentemente a hombres honrados y sabios, y a hombres buenos y sabios debéis esforzaros por apoyar’ (D. y C. 98:10). Sean honrados en todas las circunstancias. Siempre tengan la noche de hogar. Oren: oren al Dios de los cielos para que intervenga para que conservemos nuestra valiosa libertad, para que Su Evangelio llegue a toda nación y pueblo. Sí, como lo expresó el Señor mismo: ‘…permaneced en lugares santos y no seáis movidos, hasta que venga el día del Señor…’ (D. y C. 87:8). Esos ‘lugares santos’ son nuestros templos, nuestras estacas, nuestros barrios y nuestros hogares” (This Nation Shall Endure, 1977, págs. 9-10).

Con el presidente Spencer W. Kimball.

El 30 de diciembre de 1973, a los setenta y cuatro años de edad, el élder Ezra Taft Benson fue apartado como Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles. “Había sido apóstol treinta años, y desde el momento en que su colega, que se había sentado a su lado durante ese largo período, fue ordenado profeta, Ezra le dio todo su apoyo… “En lo que concierne a su propia asignación, que había llegado cuando no la esperaba, había escrito en su diario: ‘Me cuesta hacerme a la idea… de que se me haya llamado para servir como Presidente de los Doce. Buscaré la inspiración de los cielos y las bendiciones de nuestro Padre Celestial con todo mi corazón. Sé que esta obra es verdadera. Sé que Dios vive y que esta Iglesia lleva el nombre de Jesucristo. Con Su ayuda y con la de mi Padre Celestial, estoy seguro de que mi humilde esfuerzo será bendecido con éxito’… “En abril de 1974, en un discurso magistral que dio a los representantes regionales, el presidente Kimball expuso la visión que tenía de aumentar considerablemente el programa misional [véase Spencer W. Kimball, “When the World Will Be Converted”, Ensign, octubre de 1974, págs. 3-14]. El élder William Grant Bangerter del Primer Quórum de los Setenta recuerda: ‘No hacía mucho que había comenzado a hablar el presidente Kimball cuando la congregación percibió algo diferente. Percibimos una sorprendente presencia espiritual, y nos dimos cuenta de que escuchábamos algo extraordinario… Sentíamos como que nos erizábamos, sólo que en vez de ser una sensación física era espiritual’. Cuando el presidente Kimball concluyó su discurso, el presidente Benson declaró con la voz muy emocionada: ‘Presidente Kimball, durante todos los años en los que hemos tenido estas reuniones, nunca hemos escuchado un discurso como el que nos acaba de dar. Sin duda, ¡hay un Profeta en Israel!’. Esa noche Ezra escribió en su diario: ‘Ruego que el hermano Kimball viva muchos, muchos años más. El Señor lo está magnificando; el manto de presidente ha recaído sobre él… Será una gran bendición para toda la Iglesia’ ” (Dew, Ezra Taft Benson, págs. 426, 431).

SE LE LLAMÓ COMO PRESIDENTE DE LA IGLESIA

La Primera Presidencia: Ezra Taft Benson, Gordon B. Hinckley y Thomas S. Monson.

El 10 de noviembre de 1985, casi doce años después que ocupó el puesto de Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, el presidente Ezra Taft Benson fue ordenado y apartado Presidente de la Iglesia. Fue un día que él no hubiera querido que llegara. Él y su esposa habían orado siempre para que se prolongara la vida del presidente Kimball. No obstante, él dijo: “Ahora que el Señor ha dado la orden, haremos lo que podamos, con Su guía, para avanzar la obra en la tierra… “Algunos han preguntado y están ansiosos por saber la orientación que tomará la Iglesia en el futuro. Quisiera decirles que el Señor, por medio del presiden-

te Kimball, ha hecho hincapié en la misión tripartita de la Iglesia: predicar el Evangelio, perfeccionar a los santos y redimir a los muertos. Continuaremos poniendo todo nuestro esfuerzo en cumplir esa misión” (citado en Don L. Searle, “President Ezra Taft Benson Ordained Thirteenth President of the Church”, Ensign, diciembre de 1985, pág. 5). “ El manto de la autoridad de profeta recayó sobre él cuando tenía ochenta y seis años de edad, y fue obvio que el llamamiento lo animó y fortaleció ya que viajó extensamente por toda la Iglesia, dedicando templos y hablando a los santos… “Durante el período de su presidencia, presenció algunos acontecimientos extraordinarios en los que estaban de por medio los principios de libertad que en forma tan tenaz había defendido durante toda su vida. De una manera milagrosa, la cortina de hierro en Europa Oriental empezó a caer para bendición de la gente que él había llegado a querer después de la Segunda Guerra Mundial. En 1985 se dedicó el Templo de Freiberg, ubicado en la República Democrática Alemana: un milagro en sí. Pero sin la obra misional en ese país, el crecimiento de la Iglesia era limitado. Luego, en 1988, el gobierno comunista de dicha República concedió permiso para que los misioneros extranjeros sirvieran allí, y para que sus jóvenes ciudadanos pudieran servir misiones en otros países. “Para 1990, los cambios políticos ya se habían extendido aún más. Las barreras entre el este y el oeste empezaron a disolverse a medida que la gente de Europa Oriental y otras naciones abrazaran fervientemente los principios de la democracia y la religión” (Liahona, julio de 1994, edición especial, págs. 16, 18-19).

Pero, más que nada, habló de su libro preferido: El Libro de Mormón. “¿Podrá alguna generación, incluso las que aún no hayan nacido, pensar en la presidencia del presidente Ezra Taft Benson sin acordarse inmediatamente de su devoción por el Libro de Mormón? Tal vez no haya habido ningún presidente de la Iglesia, sin contar al profeta José Smith, que haya enseñado con más frecuencia las verdades del Libro de Mormón, que lo haya recomendado a toda la Iglesia como curso de estudio diario y que haya hecho más por ‘inundar la tierra’ con su distribución. “Al principio de su administración como profeta, vidente y revelador, el presidente Benson dijo con firmeza: ‘El Libro de Mormón debe volver a ocupar el lugar principal en la mente y el corazón de nuestra gente. Debemos respetarlo leyéndolo, estudiándolo y poniendo en práctica sus preceptos en nuestra vida, transformándolas en vidas como las que se requieren de los verdaderos seguidores de Cristo’ (“El don de la revelación moderna”, Liahona julio de 1987, pág. 79)” (“A Strong and Mighty Man”, Ensign, julio de 1994, pág. 42).

EL LIBRO DE MORMÓN NOS ACERCA A CRISTO
El presidente Ezra Taft Benson, en ese entonces Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, enseñó que el Libro de Mormón lleva a las personas a Cristo: “El Libro de Mormón acerca a las personas a Cristo de dos formas básicas. Primero, habla de una manera sencilla de Cristo y Su Evangelio. Testifica de El presidente Benson dando un discurso en una conferencia general. Su origen divino y de la necesidad de un Redentor y de confiar en Él. Testifica de la Caída y de la Expiación y de los primeros principios del Evangelio, incluso que debemos tener un corazón quebrantado y un espíritu contrito y nacer de nuevo espiritualmente. Proclama que debemos perseverar hasta el fin con rectitud y vivir la vida digna de un santo. “Segundo, el Libro de Mormón desenmascara a los enemigos de Cristo, frustra las doctrinas falsas y elimina la contención. (Véase 2 Nefi 3:12.) Fortalece a los seguidores humildes de Cristo en contra de los designios, las estrategias y las doctrinas del diablo en nuestros días.

EL PRESIDENTE BENSON ERA DEVOTO DE LA LECTURA DEL LIBRO DE MORMÓN
El presidente Howard W Hunter, en ese tiempo Presidente del Quórum de los Doce Apóstoles, dijo: “El presidente Benson habló con afecto y con frecuencia de la obra misional, de los templos y de las responsabilidades del sacerdocio. Habló de nuestro legado pionero, del perjuicio que puede causarnos el orgullo y de los dones del Espíritu Santo.

Toda la vida fue devoto del Libro de Mormón.

La clase de apóstatas que encontramos en el Libro de Mormón son similares a los que existen hoy. Dios, con su infinita sabiduría, moldeó el Libro de Mormón para que supiéramos lo que está equivocado y reconociéramos cómo combatir los conceptos falsos en la educación, la política, la religión y la filosofía de nuestro tiempo” (véase “El Libro de Mormón es la palabra de Dios”, Liahona, agosto de 1975, pág. 41).

“TENGO UNA VISIÓN DE LA TIERRA INUNDADA CON EL LIBRO DE MORMÓN”
El presidente Ezra Taft Benson les dijo a los miembros de la Iglesia: “El Libro de Mormón es el instrumento que Dios ha designado para, ‘inundar la tierra como con un diluvio, a fin de recoger a los escogidos’ (véase Moisés 7:62). Es preciso que este sagrado libro de Escrituras ocupe un lugar de mayor importancia tanto en nuestra predicación como en nuestra enseñanza y en nuestra obra misional… “Ya ha quedado muy atrás el tiempo en que debía haberse inundado profusamente la tierra con el Libro de Mormón por las muchas razones que el Señor ha manifestado. En esta época de la comunicación electrónica y de la enorme distribución de la palabra impresa, Dios nos hará responsables si no damos a conocer el Libro de Mormón de un modo monumental. “Tenemos el Libro de Mormón, tenemos los miembros, tenemos los misioneros, tenemos los medios, y el mundo tiene la necesidad. “ ¡El momento es ahora!… “Tengo una visión de hogares que se alegran, de clases que se animan y de púlpitos que vibran de entusiasmo con el espíritu de los mensajes del Libro de Mormón. “Tengo una visión de maestros orientadores y maestras visitantes, y oficiales de barrio y rama, de líderes de estaca y de misión que dan consejos a nuestra gente basándose en el más correcto de los libros de la tierra: El Libro de Mormón. “Tengo una visión de artistas que llevan a películas, al teatro, El presidente Benson hablado en una a la literatura, a la reunión general del sacerdocio. música y a la pintura los excelsos temas y los grandes personajes del Libro de Mormón. “Tengo una visión de miles de misioneros que van al campo misional habiendo memorizado cientos de pasajes del Libro de Mormón para satisfacer las necesidades de un mundo espiritualmente hambriento. “Tengo una visión de toda la Iglesia acercándose más a Dios al guiarse por los preceptos del Libro de Mormón. “De hecho, tengo una visión de la tierra inundada con el Libro de Mormón.

N O S BENDIJO CON MÁS DISCERNIMIENTO Y COMPRENSIÓN

La familia Benson visitando una hacienda.

Al final de la conferencia general de abril de 1986, el presidente Ezra Taft Benson nos dio una bendición como profeta: “Ahora, en nuestra época, el Señor ha revelado la necesidad de dar un renovado énfasis al Libro de Mormón para sacar a la Iglesia y a todos los hijos de Sión de la condenación y del azote del juicio. (Véase D. y C. 84:54-58.) Este mensaje también debe llevarse a los miembros de la Iglesia de todo el mundo… “Ahora, por la autoridad del sagrado sacerdocio que poseo, invoco una bendición sobre los Santos de los Últimos Días y sobre toda la gente buena del mundo. “Los bendigo con mayor discernimiento para juzgar entre el Cristo y el anticristo. Los bendigo con mayor poder para hacer el bien y resistir el mal. Los bendigo con una mayor comprensión del Libro de Mormón. Les prometo que desde este momento, si diariamente leemos de sus páginas y vivimos sus preceptos, Dios derramará sobre cada hijo de Sión y la Iglesia bendiciones como las que jamás hemos visto; y suplicaremos al Señor que levante la condenación, el azote y el juicio. De esto testifico solemnemente” (“Una responsabilidad sagrada”, Liahona, julio de 1986, pág. 70).

“Mis amados hermanos, estoy entrando en los noventa años; voy envejeciendo y perdiendo mi vigor… “No sé cabalmente por qué Dios me ha preservado la vida hasta esta edad, pero esto sí sé: que al presente Él me ha revelado la absoluta necesidad de llevar el Libro de Mormón al mundo ahora y de un modo maravilloso. Todos ustedes deben ayudar en esta tarea y en esta bendición que Dios ha depositado sobre toda la Iglesia, sobre todos los hijos de Sión. “Moisés nunca entró en la tierra prometida. José Smith nunca vio la redención de Sión. Algunos tal vez no vivamos para ver el día en que el Libro de Mormón inunde la tierra y el Señor quite su condenación (véase D. y C. 84:54-58). Pero, Dios mediante, pienso dedicar el resto de mis días a esta magnífica tarea” (véase “Tenemos que inundar la tierra con el Libro de Mormón”, Liáhona, enero de 1989, págs. 4-6).

desvanece y lo sustituyen la vergüenza y los sentimientos de culpa; surge el temor a que se descubra el pecado; las personas se ven obligadas a ocultar y a mentir. El amor comienza a morir y se despierta la amargura, el enojo, la desconfianza y hasta el odio. Todo esto es el resultado del pecado y la transgresión. “Por otro lado, cuando obedecemos la ley de castidad y nos conservamos moralmente limpios, recibiremos las bendiciones de sentir cada vez más amor y paz, de tener más confianza y respeto por nuestro cónyuge, una entrega mayor del uno para el otro y por lo tanto, una comprensión más profunda de lo que es el verdadero gozo y felicidad” (véase “La ley de castidad”, Liahona, octubre de 1988, págs. 37-38).

ACONSEJÓ A LOS JÓVENES QUE FUERAN PUROS

ACONSEJÓ A LOS ADULTOS SOLTEROS QUE SE PUSIERAN COMO META EL MATRIMONIO CELESTIAL
Después de aconsejar a los jóvenes adultos solteros de la Iglesia que examinaran sus prioridades, el presidente Ezra Taft Benson dijo: “Ahora quisiera decir un poco más sobre la oportunidad y responsabilidad eterna… que es de gran importancia para ustedes. Me refiero al casamiento por las eternidades…

Siempre dispuesto a enseñar.

El presidente Ezra Taft Benson dio el siguiente consejo a los jóvenes sobre la castidad: “Reconozco que la mayoría de la gente peca sexualmente con el equívoco intento de llenar las necesidades básicas del ser humano. Todos tenemos la necesidad de sentirnos queridos e importantes; todos buscamos la felicidad y el gozo en la vida. Y como Satanás sabe muy bien esto, induce a las personas a la inmoralidad motivándolas a satisfacer las necesidades básicas prometiendo placeres, felicidad y un sentimiento de seguridad y satisfacción personal. “Pero el pecado, inevitablemente, conduce al engaño… “No se dejen engañar por las mentiras de Satanás. El placer de la inmoralidad no perdura; no existe el gozo en quebrantar la ley de castidad, sino que, por el contrario, causa frustración y pesar. Al principio todo parece maravilloso, pero muy pronto el entusiasmo se

Le gustaba jugar al béisbol.

“…Queremos que sepan que la posición de la Iglesia nunca ha cambiado en cuanto a la importancia del matrimonio celestial. Sigue siendo un mandamiento de Dios. Y la declaración del Señor dada en el Génesis sigue en vigencia: Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo’ (Génesis 2:18). “Para obtener la plenitud de la gloria y de la exaltación en el reino celestial, debemos recibir esta ordenanza que es la más sagrada de todas. “Sin el matrimonio, los objetivos de Dios se verían frustrados. Espíritus escogidos no tendrían la oportunidad de pasar por la vida mortal. Y posponer el matrimonio sin razón justificada, la mayoría de las veces, quiere decir que tendrán menos posteridad, y llegará el día en

que, mis hermanos, sentirán a ciencia cierta la pérdida que hayan sufrido. “Les aseguro que la responsabilidad más grande y el gozo más intenso de esta vida se centran en la familia, en un matrimonio honorable y en criar una posteridad digna. Y cuantos más años pasen, tendrán menos oportunidades de casarse y entonces correrán el riesgo de perder esas bendiciones eternas para siempre… “Yo estoy consciente de que algunos de ustedes, hermanos, tienen miedo de la gran responsabilidad que tendrán si se casan. Les preocupa no llegar a ser capaces de mantener a una esposa y a los hijos y darles lo que necesiten en esta época de incertidumbre económica. Pero esos temores deben descartarse para dar lugar a la fe. “Yo les aseguro, hermanos, que si son trabajadores, pagan los diezmos y ofrendas con fidelidad y son conscientes en el cumplimiento de los mandamientos, el Señor los apoyará. Sí, tendrán que sacrificarse, pero eso les hará progresar y llegarán a ser mejores hombres por haberlo hecho. “Esfuércense todo lo posible en los estudios y en el trabajo. Confíen en el Señor con fe y todo se arreglará. El Señor nunca nos da un mandamiento sin darnos también la capacidad y medios para cumplir con él (véase 1 Nefi 3:7). “Además, no dejen que el materialismo los atrape, porque es una de las peores plagas de nuestra generación; me refiero a acumular cosas materiales, a preocuparse sólo por divertirse y procurar triunfar en la carrera escogida sin pensar en casarse. “Un buen matrimonio es más importante que las riquezas y la buena posición. Como marido y mujer pueden alcanzar juntos las metas más importantes de la vida. A medida que los dos se sacrifiquen el uno por el otro y por sus hijos, el Señor los bendecirá y aumentará la dedicación que tengan hacia el Señor y el servicio en su reino. “Ahora, hermanos, les digo que no esperen la perfección en la esposa que elijan. No sean demasiado exigentes y fíjense más en las cualidades que son realmente importantes, como que ella tenga un fuerte testimonio, que viva los principios del Evangelio, que quiera dedicarse a su hogar, que quiera ser una madre en Sión y que los apoye en las responsabilidades del sacerdocio. “Por supuesto que también deben sentirse atraídos por ella, pero no salgan con una joven y con otra sólo por el placer de salir con una muchacha sin escoger a una compañera eterna y pedirle a Dios que les dé una confirmación cuando lo hagan. “Y una buena forma de determinar si la joven es la mejor para ustedes es analizar si cuando están con ella tienen los pensamientos más nobles, aspiran a alcanzar las cosas más bellas y quieren ser mejores de lo que

son” (“A los mayores solteros de la Iglesia”, Liahona, julio de 1988, págs. 49-51).

ACONSEJÓ A LAS HERMANAS ADULTAS SOLTERAS QUE NO ABANDONARAN LA META DEL MATRIMONIO CELESTIAL
Después de expresar su amor y gratitud por las hermanas solteras de la Iglesia, el presidente Ezra Taft Benson dijo: “Quisiera expresarles la esperanza que tenemos para cada una de ustedes, la cual es muy real: que lleguen a estar en el más alto grado de gloria en el reino celestial y que puedan entrar en el nuevo y eterno convenio del Un momento de esparcimiento con algunas mujeres jóvenes. matrimonio. “Queridas hermanas, nunca pierdan de vista esta meta sagrada: mediante la oración, prepárense para recibirla y vivan para lograrla. Contraigan matrimonio de la manera prescrita por el Señor; el matrimonio en el templo es una ordenanza de exaltación del Evangelio y nuestro Padre Celestial desea que cada una de sus hijas posea esta bendición eterna. “Por lo tanto, no malgasten la felicidad buscando la compañía de alguien que no pueda llevarlas dignamente al templo. Tomen la decisión, ahora, de que ése es el lugar donde se casarán. El dejar esa decisión hasta el momento en que tengan alguna relación romántica es correr un gran riesgo cuyas consecuencias ahora no pueden prever en su totalidad. “Y recuerden una cosa; no tienen por qué abandonar sus normas de moralidad sólo por tener un compañero. Consérvense atractivas, mantengan normas altas de moralidad, mantengan su autorrespeto. No participen en actos de intimidad que más tarde les traerán problemas y aflicción. Pónganse en situaciones en donde les sea posible conocer a hombres dignos y participar en actividades constructivas. “Al seleccionar a un compañero, no esperen la perfección. No se preocupen tanto por su apariencia física y su cuenta bancaria [el dinero que posean] que pasen por alto sus cualidades más importantes. Por cierto que les deberá parecer atractivo y debe ser capaz de mantenerlas económicamente, pero, ¿posee un testimonio firme? ¿Vive los principios del Evangelio y magnifica su sacerdocio? ¿Es activo en su barrio y estaca? ¿Ama el hogar y la familia, y llegará a ser un esposo fiel

y un buen padre? Éstas son las cualidades verdaderamente importantes. “Quisiera también amonestar a las hermanas solteras, a que no se vuelvan tan independientes y confíen tanto en ellas mismas que lleguen a pensar que el matrimonio no vale la pena y que pueden estar muy bien solas. Algunas de nuestras hermanas han indicado que no están dispuestas a considerar el matrimonio hasta después de haber obtenido su título o acabado una carrera. Eso no está bien. Ciertamente deseamos que nuestras hermanas solteras alcancen el máximo de su potencial individual, que obtengan una buena educación y se destaquen en su actual ocupación. Tienen mucho que contribuir a la sociedad, a la comunidad y al vecindario, pero rogamos fervientemente que nuestras hermanas solteras deseen un matrimonio honorable en el templo con un hombre digno y críen una familia recta, aunque esto signifique sacrificar los títulos o las carreras. Cuando nos demos cuenta de que no hay llamamiento más sublime que el de ser una esposa y madre honorable, significará que hemos puesto lo que tiene prioridad en el plano debido. “Reconozco también que no todas las mujeres de la Iglesia tendrán la oportunidad de casarse y ser madres en esta vida, pero si aquellas de ustedes que se encuentren en esta situación son dignas y perseveran fielmente, pueden tener la seguridad de que recibirán todas las bendiciones de un Padre Celestial misericordioso y amoroso; y recalco, todas las bendiciones. “Les aseguro que si aun tienen que esperar hasta la otra vida para ser bendecidas con un compañero recto, Dios ciertamente las compensará. El tiempo le es medido solamente al hombre: Dios tiene presente la perspectiva eterna de ustedes” (“Para las hermanas adultas solteras de la Iglesia”, Liahona, enero de 1989, págs. 103-104).

allá de esta vida. Es un llamamiento por esta vida y por toda la eternidad… “Examinemos cuáles son las responsabilidades específicas de los padres dentro de los sagrados confines de su hogar. Quisiera recordarles dos de las responsabilidades básicas de todo padre en Israel. “Primero, tienen el sagrado deber de satisfacer las necesidades materiales de la familia… “Segundo, tienen la sagrada responsabilidad de ser los líderes espirituales de la familia… “Las madres tienen un papel preponderante en el hogar y son el corazón de él, pero esto no disminuye la función importantísima que desempeñan los padres como cabeza de la familia al criar, enseñar y amar a sus hijos. “Como el patriarca del hogar, ustedes tienen la gran responsabilidad de asumir el liderazgo para educar a sus hijos. Deben ayudar a crear un hogar en el que pueda morar el Espíritu del Señor. La función de ustedes es guiar la vida familiar en todos los aspectos, tomando parte activa en establecer las reglas de disciplina familiar y en su aplicación” (“Para el padre de familia”, Liahona, enero de 1988, págs. 48-50). El presidente Benson dijo más adelante: “Hubo una época en que conocíamos muy bien a nuestro… Padre Celestial… “Ahora estamos acá y nuestra memoria está cubierta por un velo. Acá demostramos a Dios y a nosotros mismos lo que podemos hacer. Y nada nos sorprenderá más que, al pasar al otro lado del velo en la eternidad, poder darnos cuenta de lo bien que conocemos a nuestro Padre y lo familiar que nos es su rostro” (“Lo que podemos darle al Señor”, Liahona, diciembre de 1987, págs. 3-5).

ACONSEJÓ A LOS PADRES SOBRE SU LLAMAMIENTO ETERNO
El presidente Ezra Taft Benson dijo: “Padres, ustedes tienen un llamamiento eterno del que nunca serán relevados; el de ser padres. Los llamamientos en la Iglesia son muy importantes, pero siempre se dan por un período de tiempo y después se releva de ellos a la persona. Por el contrario, el llamamiento de ser padres es eterno y su importancia continúa más

ACONSEJÓ A LAS MADRES ACERCA DE LA NOBLEZA DE SU OBRA
En una conferencia para los padres y las madres, el presidente Ezra Taft Benson habló sobre la importancia del papel de las madres: “Tanto en la literatura secular como en las Escrituras, no existe una palabra más sagrada que madre. Y tampoco hay labor más noble que la que lleva a cabo una buena madre que ama a Dios… “En la familia eterna, Dios estableció que el padre es quien preside en el hogar. El padre debe proveer el sustento, amar, enseñar y dirigir. “Pero el papel de la madre también fue ordenado por Dios. La madre ha de concebir, dar a luz, nutrir, amar y enseñar. Así lo declaran las revelaciones… “Y ahora bien, queridas madres, sabiendo que tenéis el papel divino de dar a luz y criar hijos, y de llevarlos de regreso a Dios, ¿cómo [lograrán] esto a la

El presidente Ezra Taft Benson.

manera del Señor? Y digo ‘a la manera del Señor’ porque es diferente de la manera del mundo. “El Señor definió claramente los cometidos que tienen padre y madre en proveer el sustento para su posteridad y criarla rectamente. En el principio, se le dijo a Adán, no a Eva, que se ganara el pan con el sudor de su frente. Contrariamente a la idea convencional, el llamamiento de una madre está en su hogar y no en el mundo de El presidente Benson y su esposa. los negocios. “En Doctrina y Convenios leemos: ‘Las mujeres tienen el derecho de recibir sostén de sus maridos hasta que éstos mueran’ (D. y C. 83:2). Ése es el derecho divino de una esposa y madre. Ella cuida de sus hijos y los nutre en el hogar; el esposo gana el sustento de la familia, lo que hace posible que la mujer cumpla su cometido. Por tener ella ese derecho de recibir de su marido el sostén económico, la Iglesia siempre ha aconsejado a las madres quedarse en su hogar criando a sus hijos y cuidándolos. “Por otra parte, nos damos cuenta de que algunas de nuestras hermanas son viudas o divorciadas, y que otras se encuentran en circunstancias especiales en las que, por necesidad, deben trabajar durante un tiempo. Pero estos casos son la excepción y no la regla” (A las madres en Sión, folleto, 1987, págs. 1-2, 4-5).

Oficial honorario de un desfile en Preston, Idaho, 1976.

N O S PIDIÓ QUE NOS CUIDÁRAMOS DEL ORGULLO
El presidente Ezra Taft Benson instó a los miembros de la Iglesia a vencer el orgullo por medio de un corazón quebrantado y un espíritu contrito:

“La mayoría de nosotros pensamos que el orgullo es egoísmo, vanidad, jactancia, arrogancia o altivez; aunque todos éstos son elementos que forman parte de ese pecado, su núcleo no está en ellos. “La característica principal del orgullo es la enemistad: enemistad hacia Dios y enemistad hacia nuestros semejantes. Enemistad significa ‘aversión, odio resentimiento’ u oposición. Es el poder por el cual Satanás desea dominarnos. El presidente Benson se reúne con “El orgullo por nael Presidente de los Estados Unidos, turaleza fomenta la com- Ronald Reagan, en la Oficina Oval de la Casa Blanca, Washington, D.C., en enero petencia. Oponemos de 1986, para hablar de la contribución nuestra voluntad a la de de la Iglesia de $10 millones de dólares para aliviar el hambre en el mundo. Dios. Cuando somos orgullosos ante Dios, lo hacemos con el espíritu de: ‘Que se haga mi voluntad y no la tuya’. Como dijo Pablo: ‘Todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús’ (Filipenses 2:21). “Nuestra voluntad en competencia con la de Dios hace que nuestros deseos, apetitos y pasiones corran desenfrenados (véase Alma 38:12; 3 Nefi 12:30). “Los orgullosos no pueden aceptar que la autoridad de Dios dé dirección a su vida (véase Helamán 12:6). Oponen sus percepciones de la verdad al conocimiento omnisciente de Dios, su capacidad al poder del Sacerdocio de Dios, sus propios logros a las obras grandiosas de Él… “El orgullo es un pecado que se puede observar fácilmente en los demás, pero que raramente admitimos en nosotros mismos. La mayoría de nosotros lo consideramos un pecado de las personas que están arriba de nosotros, como los ricos y los eruditos, que nos miran a los demás ‘por encima del hombro’ (véase 2 Nefi 9:42). Sin embargo, hay una dolencia mucho más común entre nosotros, y es la del orgullo de los que están abajo, mirando hacia arriba; éste se manifiesta de diversas formas, como la crítica, el chisme, la calumnia, la murmuración, la pretensión de gastar más de lo que tenemos, la envidia, la codicia, la supresión de la gratitud y el elogio que podrían elevar a otro, el rencor y los celos… “El orgullo nos afecta a todos, en momentos diferentes y con distinta intensidad. En esto se puede ver por qué el edificio que estaba en el sueño de Lehi y que representaba el orgullo del mundo era vasto y espacioso y se reunieron en él grandes multitudes (véase 1 Nefi 8:26, 33; 11:35-36).

“El orgullo es el pecado universal, el gran vicio. Sí, es el pecado universal, el gran vicio. “Su antídoto es la humildad, la mansedumbre, la docilidad (véase Alma 7:23). Es el corazón quebrantado y el espíritu contrito (véase 3 Nefi 9:20; 12:19; D. y C. 20:37; 59:8; Salmos 34:18; Isaías 57:15; 66:2)… “Dios quiere un pueblo humilde. Podemos elegir entre ser humildes por decisión propia o porque se nos obligue a serlo. Alma dijo: ‘Benditos son aquellos que se humillan sin ser obligados a ser humildes’ (Alma 32:16). “Por lo tanto, tomemos la decisión de ser humildes… “El orgullo es la gran piedra de tropiezo para Sión. Repito, el orgullo es la gran piedra de tropiezo para Sión. “Debemos limpiar el interior del vaso venciendo el orgullo (véase Alma 6:2-4; Mateo 23:25-26)” (véase “Cuidaos del orgullo”, Liahona, julio de 1989, págs. 4-8).

CREEMOS EN CRISTO

“El Señor ejerce su poder desde el interior del hombre hacia afuera. Por el contrario, el mundo lo ejerce desde afuera hacia el interior. El mundo trata de sacar a la gente de los barrios bajos; Cristo saca la bajeza social del corazón de las personas y ellos mismos salen de los barrios bajos. El mundo trata de reformar al hombre cambiándolo de ambiente; Cristo cambia al hombre, y éste cambia el ambiente que lo rodea. El mundo trata de amoldar el comportamiento del hombre, pero Cristo puede cambiar la naturaleza humana” (“Nacidos de Dios”, Liahona, enero de 1986, pág. 3). “Los hombres y las mujeres que entregan su vida a Dios descubrirán que Él puede hacer mucho más por sus vidas que lo que ellos mismos pueden hacer. Les dará más gozo, ampliará su visión, avivará su mente, fortalecerá sus músculos, elevará sus espíritus, multiplicará sus bendiciones, aumentará sus oportunidades, confortará sus almas, les dará amigos y paz. El que pierda su vida en el servicio de Dios hallará la vida eterna (véase Mateo 10:39)” (Teachings of Ezra Taft Benson, pág. 361; véase también “Venid a Cristo”, Liahona, julio de 1993, pág. 99).

RECIBIÓ UNA MENCIÓN HONORÍFICA
“La Medalla Presidencial al Ciudadano Norteamericano fue otorgada al presidente Ezra Taft Benson el 30 de agosto [de 1989] en honor a ‘toda una vida dedicada a servir al país, a la comunidad, a la Iglesia y a la familia’. “Brent Scowcroft, uno de los asistentes del presidente George Bush encargado de los asuntos de seguridad nacional y originario del estado de Utah, le otorgó la medalla en nombre del presidente Bush, quien se disculpó por no haber podido entregarla en persona.
La Primera Presidencia: Gordon B. Hinckley, Ezra Taft Benson y Thomas S. Monson.

En el transcurso de su ministerio, el presidente Ezra Taft Benson dio un testimonio muy firme sobre Jesucristo y el poder que Él tiene de cambiar nuestra vida: “A veces se hace la pregunta: ‘¿Son cristianos los mormones?’ Declaramos la divinidad de Jesucristo; lo consideramos como la única fuente de nuestra salvación; nos esforzamos por vivir Sus enseñanzas, y esperamos con ansias el tiempo en que Él volverá de nuevo a la tierra para gobernar y reinar como Rey de Reyes y Señor de Señores. Según las palabras de un profeta del Libro de Mormón, decimos a todos los hombres actualmente: ‘…no se dará otro nombre, ni otra senda ni medio, por el cual la salvación llegue a los hijos de los hombres, sino en el nombre de Cristo, el Señor Omnipotente, y por medio de ese nombre’ (Mosíah 3:17)” (“El testimonio de un profeta”, Liahona, julio de 1993, pág. 104).

El Presidente de los Estados Unidos, George H. W. Bush, con el presidente Ezra Taft Benson y el presidente Gordon B. Hinckley.

“La Casa Blanca anunció la condecoración en julio, y fue la primera otorgada por el presidente Bush desde que ocupó su puesto.

“ ‘El presidente Bush lo honra con esta medalla por ser uno de los estadounidenses más distinguidos de nuestros tiempos’, le dijo Scowcroft al líder de la Iglesia de noventa años que había servido como Ministro de Agricultura de los Estados Unidos desde 1953 hasta 1960. “ ‘Ésta es una medalla poco común’, dijo: ‘Fue creada en 1969 por orden del poder ejecutivo con el propósito de brindar reconocimiento a los ciudadanos de los Estados Unidos que hayan servido en forma ejemplar al país o a los demás ciudadanos. “ ‘El presidente Bush considera que su larga y distinguida vida de servicio al país, a sus ciudadanos y a la humanidad en general representa los valores que se honran con esta medalla’, le dijo Scowcroft al presidente Benson. “El presidente Benson le contestó: ‘No merezco este honor’. A lo que Scowcroft contestó: ‘Por cierto que lo merece y mucho más’. “El texto de la mención honorífica que acompaña a la medalla dice: “ ‘El Presidente de los Estados Unidos de América otorga esta Medalla Presidencial al ciudadano estadounidense Ezra Taft Benson, uno de los más distinguidos de nuestra época por haber dedicado toda una vida al servicio del país, de la comunidad, de la Iglesia y de la familia. Como asesor de agricultura de los presidentes Roosevelt y Eisenhower, líder de su Iglesia y benefactor de la organización de los Boy Scouts de los Estados Unidos por 60

años, ha trabajado incansablemente. Su devoción a la familia y a los principios de la libertad son un ejemplo para todos los estadounidenses’ ” (“Prophet Receives U.S. Presidential Medal”, Church News, 2 de septiembre de 1989, pág. 4).

LA MUERTE DE UN PROFETA
El presidente Ezra Taft Benson murió de insuficiencia cardíaca el lunes 30 de mayo de 1994, a la edad de noventa y cuatro años, tras haber servido como Autoridad General más de cincuenta años. Durante toda la vida había servido al Señor, a la Iglesia, a su familia y al país. Como tributo a
El presidente Ezra Taft Benson. su vida de servicio a los

demás, el presidente Ezra Taft Benson recibió catorce títulos honorarios de facultades y universidades estadounidenses. Pidió que lo enterraran en Whitney Idaho, la pequeña comunidad agrícola donde nació, junto a su amada esposa, Flora, quien había fallecido en agosto de 1992. Habían estado casados sesenta y seis años.

PENSEMOS EN CRISTO
por el presidente Ezra Taft Benson
"Somos responsables de los pensamientos que tenemos . . . debemos elevar nuestros pensamientos al Señor." El producto de mis pensamientos "A modo de introducción del tema que deseo tratar, quisiera contaros una experiencia que tuvo el presidente George Albert Smith cuando era muchacho, la cual él mismo relató de la siguiente manera: " 'A los trece años de edad, cursé estudios en la Academia Brigham Young . . . No recuerdo mucho de lo que se dijo durante el año que estuve allí, pero recibí una enseñanza que probablemente nunca olvidaré ... un día, el doctor [Karl G.] Maeser [pronuncíese méishr] se puso de pie y dijo: " 'No sólo tendréis que dar cuenta de lo que hagáis, sino que también seréis responsables de los pensamientos que alberguéis en vuestra mente. " 'Dado que era yo un jovencito, y que no estaba habituado a dominar muy bien mis pensamientos, me quedé en un verdadero enigma con respecto a lo que debía hacer y eso me llenó de preocupación. En realidad, el asunto se me clavó como una espina. Pero tras haber transcurrido una semana o unos diez días, de improviso se desplegó en mi mente lo que él había querido decir y pude entonces comprender la filosofía del pensamiento e interpretarlo: Naturalmente que seremos responsables de nuestros pensamientos, puesto que cuando nuestra vida terrenal llegue a su fin, ésta será la suma de los pensamientos que hayamos tenido. Esa indicación ha sido una gran bendición para mí a lo largo de mi vida y me ha servido en muchas ocasiones para evitar pensar indebidamente, por cuanto he comprendido que cuando la jornada de mi vida termine, mi vida será el producto de mis pensamientos.' "Los pensamientos nos mueven a los actos, los actos a los hábitos y los hábitos conforman el carácter: y nuestro carácter determinará nuestro destino eterno. "El rey Benjamín comprendía eso. En el penúltimo versículo del notable discurso que pronunció, el cual se encuentra en el Libro de Mormón, dice: 'Y por último, no puedo deciros todas las cosas mediante las cuales podéis cometer pecado; porque hay varios modos y medios, tantos que no puedo enumerarlos' (Mosíah '4:29). "En seguida, en el último versículo, nos aconseja que nos cuidemos a nosotros mismos y nuestros pensamientos. (Véase Mosíah 4:30.) "Cuando Cristo visitó el Continente Americano después de su resurrección, dijo: 'He aquí, fue escrito por los antiguos que no cometerás adulterio; " 'mas yo os digo que quien mira a un mujer para codiciarla, ya ha cometido adulterio en su corazón. " 'He aquí, os doy el mandamiento de que no permitáis que ninguna de estas cosas entre en vuestro corazón' (3 Nefi 12:27-29). " 'Entre en vuestro corazón': porque, desde luego, como lo dicen las Escrituras: 'Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él'. (Proverbios 23:7.) "Tan imperioso es que comprendamos la necesidad de dominar nuestros pensamientos que el presidente Spencer W. Kimball dedicó a ello todo un capítulo de su libro El Milagro del Perdón (Bookcraft Inc. 1969). El capítulo titulado 'Cual el pensamiento del hombre . . . ' es también el título de un capítulo de un libro en inglés que escribió James Alien ('As a Man Thinketh'), la lectura del cual recomienda el presidente Kimball. En El Milagro del Perdón se encuentran tres citas de ese libro, una de las que dice: " 'Un hombre no llega al hospicio o a la cárcel por motivo de la tiranía del destino o las circunstancias, sino por el sendero de pensamientos serviles y deseos bajos. Ni tampoco un hombre de mente pura desciende repentinamente al crimen debido a la presión o a una mera fuerza externa; el pensamiento criminal se había abrigado secretamente en el corazón por mucho tiempo, y en la hora oportuna manifestó su fuerza acumulada. Las circunstancias no hacen al hombre; lo revelan a él mismo' (El Milagro del Perdón, pág. 103). "El presidente Kimball también cita las palabras del presidente David O. McKay, como sigue: " 'El pensamiento que ocupa vuestra mente en este momento está contribuyendo, casi imperceptiblemente, pese a lo infinitesimal que sea, a la formación de vuestra alma y aun a la configuración de vuestro semblante . . . hasta los pensamientos pasajeros y ociosos dejan su huella' (El Milagro del Perdón, pág. 103). "La mente se ha comparado a un escenario en el cual se puede representar sólo un acto a la vez. Desde un lado, el Señor, que os ama, procura poner en ese escenario lo que será para vosotros una bendición. Desde el otro lado, el diablo, que os detesta, trata de poner en ese escenario de vuestra mente lo que será para vosotros una maldición. "Pero vosotros sois el director de escena, sois quien decide qué pensamiento ocupará el escenario. Recordad que el Señor desea que tengáis una plenitud de gozo como la que El tiene en tanto que el diablo anhela que todos los hombres sean miserables como él es. Cada uno de vosotros es el que decide los pensamientos de quién alojará en la mente. Es cierto que tenéis la libertad de escoger; sin embargo, no tenéis la libertad de cambiar las consecuencias de lo que escojáis hacer. Seréis lo que penséis, o sea, lo que permitáis que ocupe constantemente el escenario de vuestra mente. "A veces, quizá os resulte difícil ahuyentar de ese escenario de vuestra mente algún mal pensamiento. Para expulsarlo, el élder Boyd K. Packer os sugiere que cantéis un inspirador himno de Sión o que tan sólo penséis en la letra de un himno. Por otra parte, el élder Bruce R. McConkie recomendó que, después de ese primer himno, os prediquéis un sermón a vosotros mismos; dijo que, de hecho, los mejores sermones que había dicho se los había pronunciado a él mismo.

26
http://bibliotecasud.blogspot.com

"No debemos invitar al diablo a representar cosa alguna en el escenario de nuestra mente. Por lo general, casi sin darnos cuenta de ello, él se desliza en nuestros pensamientos. Nuestra responsabilidad comienza con la forma en que hagamos frente al mal pensamiento en la fracción de segundo después que éste se presente. Al igual que Jesús, tenemos que poner fin a la tentación con prontitud y terminantemente. No debemos permitir al diablo que nos describa detalladamente sus pérfidos razonamientos. "Nuestro es el privilegio de almacenar nuestra memoria con buenos y selectos pensamientos y llevar éstos al escenario de nuestra mente cuando lo deseemos. Cuando nuestro Señor hizo frente a las tres grandes tentaciones que le acometieron en el desierto, El en el acto rebatió al diablo con el apropiado pasaje de las Escrituras que había conservado en su memoria. "Elevad hacia mí todo pensamiento" "El Señor dijo: 'Elevad hacia mí todo pensamiento'. (D. y C. 6:36.) La única manera de poder ser la clase de hombres y de mujeres que debemos ser es la de elevar al Señor todo pensamiento. "El Señor preguntó a sus discípulos: ' . . . ¿qué clase de hombres habéis de ser?' Y en seguida respondió a su propia pregunta al decir: ' . . . aun como yo soy'. (3 Nefi 27:27.) Para llegar a ser como El es, tenemos que tenerle a El en nuestra mente: debemos tenerle constantemente en nuestros pensamientos. Cada vez que participamos de la Santa Cena nos comprometemos a 'recordarle siempre'. (Moroni 4:3; 5:2; D. y C. 20:77, 79.) "Si nuestros pensamientos hacen de nosotros lo que somos, y si deseamos ser como Cristo, entonces tenemos que pensar los pensamientos propios de Cristo. Permitidme repetíroslo: Si nuestros pensamientos hacen de nosotros lo que somos, y si deseamos ser como Cristo, tenemos que pensar los pensamientos propios de Cristo. "Cuando iba por el camino a Damasco en su afán de perseguir a los miembros de la Iglesia, Pablo vio que repentinamente le rodeó un resplandor de luz del cielo y oyó la voz del Señor que le hablaba. Entonces Pablo le hizo una sencilla pregunta; ahora bien, el hacer esa misma pregunta una y otra vez cambió su vida. 'Señor, ¿qué quieres que yo haga?' (Hechos 9:6.) El hacer esa misma pregunta persistentemente también puede cambiar vuestra vida. En este mundo, no hay pregunta más importante que podáis hacer que ésta: 'Señor, ¿qué quieres que yo haga?' Os exhorto a hacer de esa pregunta la más importante de vuestra vida y la que hagáis en primer lugar. "En su libro Youth and the Church, el presidente Harold B. Lee dio a uno de los capítulos el título de: 'Señor, ¿qué quieres que yo haga?' Ese capítulo comienza con el relato de lo siguiente: " 'Hace algún tiempo, oí a un líder que ocupa un alto cargo en la Iglesia exponer el método de que se valía para llegar a tomar decisiones justas y equitativas en las reuniones de consejo. Explicó que, cuando se presentaban problemas, él muchas veces se preguntaba: Al medir esto según las enseñanzas del Maestro, ¿qué haría El en este caso o de qué manera respondería a ese interrogante o cómo resolvería el problema?'

Aun cuando no indica quién era ese líder, andando el tiempo, éste llegaría a ser el Presidente de la Iglesia, el presidente David O. McKay. "Un amigo mío, llamado Tom Anderson, me contó el suceso que refiero a continuación: " 'En una concurrida estación de ferrocarriles, había un niño lisiado, de unos doce años de edad, que tenía un pequeño puesto de periódicos. Todos los días vendía sus periódicos, revistas, caramelos y goma de mascar a los miles de viajeros que pasaban por la estación. " 'Una noche, en víspera de Navidad, dos hombres llegaron ' corriendo a toda prisa a la atestada estación para alcanzar el tren. Uno iba a unos doce o quince metros más adelante que el otro. Sólo faltaban unos pocos minutos para la hora de salida del tren que debían tomar. " 'El primero de esos viajeros dio la vuelta a una esquina y, con la prisa que llevaba por llegar a su casa a tiempo al coctel de Navidad, pasó arrasando al niño inválido y derribando y dispersando todo lo que éste tenía: el taburete, los caramelos, los periódicos, la goma de mascar. Casi sin detenerse, maldijo al muchachito por haberse interpuesto en su camino y prosiguió su carrera para alcanzar el tren que lo llevaría a celebrar la Navidad de la manera en que él había escogido hacerlo. " Tan sólo unos segundos después, llegó hasta allí el segundo de los viajeros. Al ver lo sucedido, se detuvo y, arrodillándose, recogió bondadosamente al niño. Tras asegurarse de que éste no se hubiera hecho daño, recogió los periódicos, las revistas y los caramelos. En seguida, sacó de su billetera un billete de cinco dólares y lo dio al niño diciéndóle: Hijo, creo que con este dinero recuperarás lo que se ha perdido o ensuciado. ¡Feliz Navidad! " 'Luego, sin esperar respuesta, aquel viajero tomó su maletín y siguió su apresurada marcha. Al hacerlo, el niño, haciendo bocina con ambas manos, le llamó diciendo: ¡Señor, Señor! " 'El hombre se detuvo en el preciso momento en que el niño le preguntaba: ¿Es usted Jesucristo? " 'A juzgar por la expresión de su rostro, era evidente que se sintió cohibido ante aquella pregunta, pero sonrió y dijo: No, hijo, no soy Jesucristo, pero procuro con todas mis fuerzas hacer lo que El haría si estuviera aquí'. {American Opinión, dic. de 1971, págs. 13-14.) "Eso, amigo mío, es lo que significa ser cristiano, sí, aun en víspera de Navidad. ¿Qué haría Jesús? "Hace unos años, Charles Sheldon escribió un libro que tituló: In His Steps (Sigamos Sus pasos), el cual ha sido quizá uno de los más grandes éxitos de librería en la historia de los Estados Unidos. Allí se refiere la historia de un pequeño grupo de personas de una congregación cristiana, las cuales hicieron la promesa de que, a lo largo de todo un año, con toda sinceridad y seriedad, no harían acción alguna sin antes hacerse la pregunta: '¿Qué desea Jesús que yo haga?' Tras hacerse esa pregunta, debían seguir al pie de la letra el ejemplo de Jesús sin importar cuáles fueran los resultados. En el libro se cuenta lo que sucedió y la forma en que la vida de esas personas cambió totalmente.

27
http://bibliotecasud.blogspot.com

"Poco antes de morir, Charles Sheldon escribió una continuación de ese libro, la cual tituló: In His Steps Today (Sigamos Sus pasos en el día de hoy). Allí cuenta el caso del Sr. Ralph Ward, Sra. e hijos. Los dos hijos mayores, George y Alice, cursaban estudios universitarios y los dos menores, John y Mary, estaban en la escuela de segunda enseñanza. El Sr. Ward trabajaba en una estación de ferrocarriles y su esposa se distinguía en la vida social, eclesiástica y literaria de la ciudad. "Una mañana, mientras la familia tomaba el desayuno, el Sr. Ward mencionó haber encontrado en la biblioteca un libro que él y su esposa habían leído hacía unos veinticinco años, poco antes de contraer matrimonio. El libro se titulaba: In His Steps, or What Would Jesús Do? (Sigamos Sus pasos; o ¿qué haría Jesús en este caso?) "Se preguntó si el plan sería práctico, si en realidad resultaría bien. Conocía a muchas personas que habían hecho la promesa de procurar actuar como lo haría Jesús y que habían pasado interesantes experiencias. Dado que sabía que a sus hijos les entusiasmaba probar experimentos en el laboratorio de química y en otros campos, se preguntó si estarían dispuestos a hacer un experimento en el aspecto del comportamiento humano. "Preguntó entonces a sus hijos si, por ejemplo, tan sólo por ese día estarían dispuestos a no hacer cosa alguna sin antes preguntarse: '¿Qué haría Jesús en este caso?', y luego, tratar de hacer lo mismo. "Hubo alrededor de la mesa unos momentos de desconcertante silencio. Era cierto que eran una familia cristiana, pero el tema y la petición eran insólitos. Por fin, rompió el silencio John, 'el irrefrenable', como le llamaban, y dijo: 'Si nosotros hacemos esa promesa, ¿no podrían hacerla también mamá y tú? Ayer nos hablaste de los malos ejemplos que las personas mayores dan a la generación joven. Papá, ¿qué tal si tú y mamá también hacen la promesa?' "El padre convino en hacer la promesa y la madre dijo que la haría si todos procuraban cumplirla con toda seriedad y sinceridad. "Tal vez los miembros de la familia no lo sabían, pero ese suceso había de hacer historia para todos ellos. La promesa estaría vigente hasta las diez de esa noche, hora en que se reunirían para contarse mutuamente las experiencias que hubieran pasado en el día, sin reservarse nada. "¡Cómo quisiera poder contaros todas las experiencias que tuvieron! Pero sólo os referiré la parte de los padres, lo que sucedió a los más jóvenes y la última pregunta que hizo el señor Ward. "Escuchad primero lo que dijo el Sr. Ward: " Tasé la primera prueba al llegar a mi despacho esta mañana y . . . vi a Crawford, del departamento de auditorías. Ayer estaba muy irritado cuando me acusó de haberle estropeado el guardabarro del automóvil al hacer retroceder el mío a la entrada de la oficina. Le expliqué que había estacionado el vehículo de tal modo que me habría resultado imposible salir sin golpearle el coche y, al final, los dos nos enfadamos. Esta mañana, al llegar, le pedí perdón y le ofrecí comprarle un guardabarro nuevo. Eso nos hizo bien a ambos . . . " 'Esta tarde, en la cancha de golf, cuando guardaba mis cosas en mi armario, llegaron hasta allí otros dos miembros del

club, sacaron de sus armarios unas botellas de licor, bebieron y nos ofrecieron licor a los demás. Hacía largo tiempo que hacían eso en contra de los reglamentos del club y de las leyes del estado, pero nadie había hecho cumplir esos reglamentos. Pensé que si Jesús viera que se estaba cometiendo un delito, El consideraría su deber de buen ciudadano impedir que se cometiera la fechoría. Por consiguiente, fui a hablar con la persona correspondiente y di parte de la violación de los reglamentos, lo cual enardeció los ánimos. " 'En las últimas horas de esta tarde, fueron a verme varios miembros del club y me amenazaron con votar en contra de mí en la próxima elección de directores si yo no me retractaba de la acusación que había hecho. Sé que todavía tendré más complicaciones, pero, ¿qué haría Jesús en ese caso? Ha sido un día interesante.' "Ahora, prestemos atención a lo que contó la Sra. Ward: " 'Yo no sabía lo que en realidad significa seguir el ejemplo de Jesús. Lo que me ha sucedido tiene que ver con las medidas que debe tomar la junta directiva del club de damas con respecto al alquiler de una parte del edificio de éste a ciertos grupos que permiten que se hagan bailes de carácter dudoso y partidas de naipes que no son más que juegos por dinero. " 'Al igual que las demás damas, yo he estado al tanto de eso desde hace algún tiempo, pero nunca había querido objetar el asunto porque no deseaba atraerme la enemistad de nadie. Pero en la reunión de directorio que tuvimos hoy, expresé mi opinión y mi objeción. El club tiene deudas y ese alquiler le reporta buenas ganancias. Soy la única de entre todos los miembros de la directiva que ha presentado una queja y eso significa . . . ' La Sra. Ward hizo una pausa y siguieron unos minutos de silencio. "Para terminar, atendamos a lo sucedido a los hijos v menores, John y Mary. Empezó a hablar Mary: " 'Al atardecer, fuimos a un espectáculo. Muchas chicas del colegio que lo habían visto nos dijeron a John y a mí que era magnífico. Pero . . . más vale que John les cuente lo que sucedió.' "Al contrario de su carácter comunicativo, John no parecía tener muchas ganas de hablar del asunto hasta que, por fin, en voz baja, en una forma muy diferente de su habitual modo de hablar, que era en voz alta y con tono afirmativo, comenzó a decir: " 'Una vez que empezó la función, pensé que aquél era uno de esos espectáculos absurdos que tan sólo tienen como fin divertir; pero entonces me vino a la memoria lo tú nos dijiste un día, mamá, que no querías que Mary ni yo fuéramos a ver ninguna función a la que no invitaríamos ni a papá ni a ti. Sucedió que el asunto comenzó a adquirir matices muy vulgares y . . . ' "Otra vez hubo silencio alrededor de la mesa. La Sra. Ward miró al muchacho con nueva expresión en el rostro, como si éste hubiera estado relatando algo verdaderamente extraordinario ... y en realidad, así era. "El joven prosiguió diciendo lentamente: 'En ese momento, Mary me dio un codazo y me dijo en voz baja: ¡Salgamos de aquí! Sinceramente les digo que pensé que sería extraño salir de allí así como así, pero entonces, al hacerme la pregunta ¿qué haría Jesús en este caso?, me pareció de lo más natural.

28
http://bibliotecasud.blogspot.com

Así que nos pusimos de pie y salimos pisando en la obscuridad los pies de unas cuantas personas a lo largo de la hilera donde nos habíamos sentado.' " 'Al salir', interrumpió Mary, 'sugerí a John que dijéramos al administrador la razón por la cual salíamos; John estuvo de acuerdo con eso y dijo que le dijéramos también que nos devolviera el dinero de las entradas porque no habíamos pagado para ver esa clase de espectáculo. ¡No se pueden imaginar la cara de sorpresa que puso el Sr. Rondus cuando le dijimos eso!' " 'Sorpresa no es la palabra', continuó diciendo John; '¡se quedó pasmado y sin habla! Cuando le dije que debía devolvernos el dinero, no dijo palabra y se apresuró a darnos el dinero. ¿Creen ustedes que hicimos lo que hubiera hecho Jesús?' "La madre tenía los ojos húmedos de lágrimas. Estiró la mano y sacudió cariñosamente los cabellos del muchacho; luego dijo: 'Nunca había sucedido nada semejante a esto en esta ciudad. Y bien, es indudable que hemos vivido experiencias nuevas'. " 'Y que valen la pena, ¿no lo creen? Pero, ¿podremos seguir adelante haciendo lo mismo?', preguntó el Sr. Ward. "Esa pregunta dio pie a una conversación alrededor de la mesa de la familia Ward que duró hasta altas horas de la madrugada. "¿Qué pensáis vosotros?" Caminemos por Su misma senda "Comencé mi mensaje tratando el tema de por qué somos responsables de los pensamientos que tenemos y de la razón

por la cual somos el producto de los pensamientos que albergamos en nuestra mente. He concluido afirmándoos que debemos elevar nuestros pensamientos al Señor, que tenemos que pensar en Cristo. "Os testifico que no hay cometido más grande, más conmovedor ni que eleve más el alma que el de procurar aprender de Cristo y caminar en pos de Sus pasos. Nuestro modelo, Jesucristo, anduvo por esta tierra como 'nuestro supremo ejemplo'. El es nuestro abogado ante el Padre. El llevó a cabo el gran sacrificio expiatorio para que pudiéramos tener una plenitud de gozo y ser exaltados de conformidad con Su gracia y nuestro arrepentimiento y rectitud. El lo ha hecho todo de un modo perfecto y nos ha dado el mandamiento de que seamos perfectos como El y su Padre son perfectos. (Véase 3 Nefi 12:48.) "Las preguntas de importancia capital que hemos de hacernos en esta vida son: '¿Qué haría Jesús en este caso?', y '¿qué quiere El que yo haga?' Caminar por Su misma senda es el mayor logro que se pueda conseguir en la vida. El mayor y verdadero éxito de un hombre o de una mujer es el de aquel o el de aquella cuya vida se acerque más a la del Maestro". "Sé que el Señor vive y sé que nos ama. Sé que separado de El nadie puede triunfar, pero que como socio de El nadie puede fracasar. "Sé que Dios puede hacer nuestra vida mucho más provechosa de lo que nosotros podemos hacerla. "Ruego que desde este momento en adelante todos tengamos la valentía moral de esforzarnos con mayor ahínco todos los días por pensar en Cristo, aprender de El, seguir sus pasos y hacer lo que El desea que hagamos."

29
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN MENSAJE AL MUNDO
Por el élder Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Mis queridos hermanos, presumo que al llegar al final de una conferencia de tres días y en la séptima sesión, los que están presentes representan a los sobrevivientes más aptos. Con todo mi corazón amo y sostengo al presidente Joseph Fielding Smith como profeta, vidente y revelador y Presidente de la Iglesia, así como a los dos nobles hombres que están a su lado en la Primera Presidencia. Yo sé que ellos son dignos hombres ante Dios, y que llevarán a la Iglesia siempre hacia adelante por medio de la inspiración celestial. Hablaré sobre el tema: "Un mensaje al mundo." Desde que el evangelio ha estado sobre la tierra, la predicación del evangelio ha sido la mayor actividad de la Iglesia verdadera de Cristo. Los profetas de Dios y otros numerosos embajadores de la verdad han predicado la palabra "a tiempo y fuera de tiempo" (2 Timoteo 4:2). El Señor resucitado, en sus instrucciones a los apóstoles antes de su ascensión, recalcó la gran importancia de la obra misional. Mateo, en los dos últimos versículos de su evangelio, resume estas importantes instrucciones en estas palabras: "Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo. Amén" (Mateo 28:19-20, Itálicas agregadas). Marcos, en su registro, establece: "Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo; mas el que no creyere, será condenado' (Marcos 16:15-16, Itálicas agregadas). Y así ha sido en cada dispensación del evangelio. Predicar los principios de salvación del evangelio ha sido una gran responsabilidad de primera importancia. Y esto es verdad en esta dispensación del evangelio. Siguiendo a la gloriosa aparición a José Smith de Dios el Padre y su Hijo Jesucristo, parece que la primera responsabilidad puesta sobre la Iglesia Restaurada es llevar el evangelio al mundo, a todos los hijos de nuestro Padre Celestial. Este ha sido verdaderamente un gran drama de trascendental importancia; un drama de sacrificio, gozo, penalidades, trabajo, valor y, sobre todo, amor por el prójimo. En ninguna parte sobre la faz de la tierra se encuentra un drama humano que lo iguale. Sí, ha costado sangre, sudor y lágrimas llevar adelante esta obra de amor. Y, ¿por qué lo hemos hecho? Porque el Dios del cielo nos lo ha mandado; porque él ama a sus hijos y es su voluntad que los prolíficos millones de habitantes de la tierra, tengan oportunidad de oír, y por propia voluntad acepten y vivan libremente los gloriosos principios de salvación y exaltación del evangelio de Jesucristo. Al profeta José Smith él, aun Jesucristo, cuyo nombre lleva la Iglesia, proclamó: "Y este evangelio será predicado a toda nación, tribu, lengua y pueblo" (D. y C. 133:37). "Por tanto, la voz del Señor llega hasta los extremos de la tierra, para que oigan todos los que quieran oír" (D. y C. 1:11). "Y la voz de amonestación irá a todo pueblo por las bocas de mis discípulos, a quienes he escogido en estos últimos días" (D. y C. 1:4). "Para que la plenitud de mi evangelio sea proclamada por los débiles y sencillos hasta los cabos de la tierra, y ante reyes y gobernantes" (D. y C. 1:23). Estos son mandamientos directos del Señor Jesucristo, cuya segunda venida está próxima. En respuesta a estos mandatos y con un conocimiento de las bendiciones del evangelio, nosotros, como miembros de su Iglesia continuaremos respondiendo. Esta es la razón por la que cientos de miles de misioneros han ido a todas las naciones del mundo, gastando millones de dólares de sus modestos medios. Es por esto que la Primera Presidencia de la Iglesia, aun durante la última Guerra Mundial declaró: "Ningún acto nuestro, o de la Iglesia, debe interferir con este mandato dado por Dios." Este es verdaderamente un mandato para su Iglesia y debe llevarse a cabo. Ningún poder sobre la tierra o el infierno podrá detener esta obra o torcer los propósitos del Señor de que este mensaje del evangelio, tan satisfactorio para el alma, llegue a sus hijos, podrá haber guerras, conmociones, desastres en muchas formas para traerlo, pero el propósito de Dios será alcanzado. Sus hijos escucharán el evangelio de salvación en su propio y debido tiempo. Seguramente el tiempo vendrá en que los países comunistas occidentales, admitan a nuestros misioneros y los países comunistas orientales hagan lo mismo. Lo que el Señor ha decretado será cumplido. Les recordamos a todos los santos y a los hombres de buen corazón en todos los rincones de la tierra que Dios está al timón; él no está muerto y ha dicho: "Estad quietos y conoced que yo soy Dios" (Salmos 46:10). Para nosotros en estos días, El ha declarado: "Por lo tanto, alzad vuestros corazones y regocijaos, y ceñid vuestros lomos, y tomad sobre vosotros toda mi armadura, para que podáis resistir el día malo, habiéndolo hecho todo para que podáis permanecer" (D. y C. 27:15). A todas aquellas personas a través del mundo que están aceptando el evangelio, a los fieles misioneros de todas partes y a has devotas familias que los sostienen: id hacia adelante con fe y valor. Estáis comprometido en la obra más grande de todo el mundo: la salvación de las almas de los hijos de los hombres. ¡En esta gran obra no podemos fallar! Los hijos de nuestro Padre necesitan el evangelio. Ellos lo anhelan, desean la seguridad y la paz interior que sólo puede traer el evangelio. Los hijos de nuestro Padre son esencialmente buenos; yo he visitado unas sesenta naciones, dentro y fuera de la Europa Comunista y aunque algunos están esclavizados por gobiernos despóticos y ateos, desean vivir en paz, ser buenos vecinos. Ellos aman sus hogares y a sus familias; tratan de mejorar su nivel de vida; y el deseo de su corazón es hacer lo justo. Yo sé que el Señor los ama y, como su humilde servidor, siento amor en mi corazón por los prolíficos millones de habitantes de este mundo. He apreciado este sentimiento hace poco con mayor fuerza, al mezclarme con la gente humilde y de dulce espíritu de Asia, durante los dos años anteriores. He visto muy de cerca, la manera en que el Señor ha tornado en bendiciones los desastres, la guerra, la ocupación del país y la revolución. Las profecías del Señor se están cumpliendo. El evangelio está llegando a pueblos que hace pocos años se consideraban inalcanzables. A pesar de las poderosas tradiciones, dogmas religiosos y antiguas políticas nacionales, se han apreciado múltiples cambios sobre naciones enteras. Están sucediendo milagros ante nuestros propios ojos. El Señor está obrando grandes maravillas y sus hijos se regocijan cuando las bendiciones del evangelio tocan sus vidas. Esto es maravilloso a la vista. Permítanme ilustrarlo: En la revelación profética (D. y C. 1) a la que se refiere el Señor como: "mi prefacio para el libro de mis mandamientos que les he dado para publicaros, oh habitantes de la tierra" (versículo 6). El Señor llamó con estas palabras: "Escuchad, oh pueblo de mi iglesia, dice la voz de aquel que mora en las alturas, cuyos ojos ven a todos los hombres; sí, de cierto os digo: Escuchad, vosotros, pueblos lejanos; y vosotros, los que estáis sobre las islas del mar, escuchad juntamente"(versículo 1). Estas significativas palabras parecen dedicadas espe-

30
http://bibliotecasud.blogspot.com

cialmente a Asia: "Escuchad vosotros, pueblos lejanos, y vosotros, los que estáis sobre las islas del mar, escuchad juntamente" (versículo 1). Muchas veces se ha hecho referencia a estas palabras proféticas en los últimos dos años mientras hice cinco visitas a esas tierras asiáticas como líder de la Iglesia. Yo pienso en esas palabras: "vosotros, pueblos lejanos", mientras visitamos Tailandia, Malasia, Vietnam, Singapur, Indonesia, India y otros, fuimos informados por nuestro agente de viajes que podríamos viajar de regreso a Salt Lake City, ya fuera viajando hacia el este o el oeste — la distancia es más o menos la misma. Yo pensaba en esto cuando presentaba al rey de Tailandia una copia del testimonio de José Smith —salido de la prensa el día anterior— la primera publicación de la Iglesia en lengua Tai. . . .y ustedes que están sobre las islas del mar, escuchad juntamente". Como estas palabras, y otras similares del Libro de Mormón (2 Nefi 29:7,11), han venido a mi mente durante los dos años anteriores, en la nación isleña de Japón, en una conferencia de la juventud, ante 800 jóvenes, mientras escuchábamos 125 testimonios personales en un culto de testimonios de cuatro horas, que se dio por terminado para dar lugar a otra reunión pública programada, dejando a 85 jóvenes con el deseo de dar su testimonio. Recordamos las palabras "islas del mar" cuando dedicamos la tierra de Singapur el pasado abril, donde ya tenemos dos congregaciones y un nuevo edificio de la Iglesia en construcción. Una vez más recordamos las palabras del Señor "islas del mar" cuando visitamos Taiwán y concurrimos a una conferencia de distrito con más de dos mil asistentes en Manila, Filipinas; en total hay unos cuarenta millones de personas en siete mil islas. Otra vez las palabras "islas del mar" volvieron a nuestra mente cuando nos daban la bienvenida líderes amistosos, para dedicar la tierra de catorce mil islas en Indonesia. Una visita con el líder de Taiwán, en la isla del mismo nombre y la creciente cantidad de miembros de la Iglesia en Hong Kong, Corea y por donde quiera, muestran que ese pueblo humilde, amistoso y valiente, está atendiendo el llamado del Señor y está "escuchando juntamente". Nunca ha habido un tiempo antes de ahora en que la Iglesia haya tenido la fuerza y los medios de llegar a las naciones asiáticas. En el itinerario del Señor, la puerta está ahora abierta y éste es aparentemente el día señalado para trabajar en Asia. Cada visita es más alentadora e inspirativa que la anterior. La obra está expandiéndose y una expansión aún mayor está en lontananza. En cada uno de los países, el tremendo crecimiento es una inspiración. Aquí es donde está la gente —por cientos de millones— un tercio de la población del mundo. Por supuesto, desde el punto de vista de la población, nosotros apenas estamos comenzando. Mi esposa y yo acabamos de regresar de tres inspirativas, pero muy ocupadas semanas en las misiones asiáticas. Las cinco misiones aumentaron a seis hace cuatro meses, y ahora ya hay ocho, esperándose cuando menos una más en un año. Esto indica el crecimiento que están adquiriendo estas áreas. Mientras estuve en Japón, me reuní con tres Autoridades Generales y otros tres líderes, quienes constituían la representación oficial de la Iglesia designada por la Primera Presidencia, invitados a la inauguración el 14 de marzo en la feria mundial conocida como Expo `70, la primera Feria Mundial en Asia, y se dice que es la más grande de todos los tiempos. El día anterior, 13 de marzo, nosotros siete, los miembros de nuestras familias, distinguidos oficiales de la feria, alcaldes de las ciudades, representantes de la prensa y tantos miembros y amigos de la Iglesia como el espacio lo permitió, unos 600 en total, asistimos a la dedicación del Pabellón Mormón. Por su localización, su arquitectura, con una figura del ángel Moroni en el tope de una alta espiral y nuestro retador tema "El hombre en busca de la felicidad", será sin duda una atracción popular de la feria. Aproximadamente 20,000 personas visitaron nuestro pabellón el primer día y más de 43,000 el primer

sábado. Ahora nuestra gran preocupación es estar capacitados para atender el gran número, estimado entre cinco y ocho millones, que esperamos entrarán a nuestro edificio. La película "El hombre es busca de la felicidad", filmada con personajes japoneses, se está exhibiendo en salas culturales en un esfuerzo por satisfacer parcialmente a aquellos que no pudieron obtener admisión. Esperamos ' confiadamente las referencias y los requerimientos de misioneros por cientos de miles. Mientras gozábamos con los inspiradores servicios dedicatorios, recordé los varios contactos con los oficiales de la Feria en comidas y cenas, etc., y su graciosa cooperación. La conferencia de prensa de Osaka, Japón, la noche anterior al servicio de abrir la tierra, cuando 29 representantes de la prensa y otros nos tuvieron durante una hora y media haciendo inteligentes preguntas acerca de la Iglesia, de nuestra gente y especialmente de nuestro pabellón. Más tarde, esa noche, muchos miembros de la prensa nos encontraron cuando dedicábamos la nueva capilla de Okainachi. Otra vez estuvieron con nosotros en el servicio oficial de abrir la tierra. Ahí, seis altos oficiales del gobierno, y de la Expo `70 dijeron sendos discursos y rindieron tributo a la Iglesia. Hablaron de la eterna búsqueda de la felicidad por el hombre y recalcaron que estaban muy satisfechos de que "los mormones vengan a la Expo '70 a decirnos cómo encontrar la felicidad". Y mencionando también que los misioneros comentaron: "Nosotros, en verdad les mostraremos cómo encontrar la felicidad." Con medio millón de copias del libro de Mormón, prometidos y listos, millones de folletos y panfletos a la mano, y veintenas de guías dedicadas y cientos de misioneros dispuestos a seguir las referencias, verdaderamente "los pueblos de la isla del mar", "escucharán juntamente" y serán bienvenidos en la Iglesia. En Japón, la Iglesia está bien establecida en dos misiones y varios distritos. Hace pocos días se organizaron dos misiones más. Cuatro misiones en las islas de Japón y Okinawa, permitirán un trabajo más intenso en respuesta al creciente interés. Hay cerca de catorce millones de personas en la vecindad inmediata de Tokio y Yokohama, donde tenemos buenos directores y una organización estable. Se organizó una nueva estaca en Tokio el domingo 15 de marzo. Los líderes de esa estaca están aquí en la conferencia, como ellos dicen figurativamente, caminando en el aire; así de felices se sienten. Una segunda estaca asiática ha sido autorizada en Manila, en las Filipinas, donde hemos bautizado mil cuatrocientos conversos en 1969. Se organizarán otras estacas en los países asiáticos para llevar a cabo completamente el rico programa de la Iglesia. Anticipando la creación de una misión separada en la China Libre, ha sido aprobada la construcción de una nueva casa de misión en Taipei. Japón tiene ahora más de doce mil conversos, hay cuatro mil en Corea, casi seis mil en las Filipinas, cuatro mil en Hong Kong y unos más que estos en Taiwán. Se ha comenzado la obra en Tailandia, Singapur e Indonesia. Tenemos fuertes congregaciones en Okinawa y un núcleo de vietnamitas ha ingresado a la Iglesia. Nuestros miembros en el servicio militar en Corea, tendieron los cimientos para la Iglesia ahí; y cuando la paz venga a Vietnam, encontraremos la vía preparada para la difusión de la verdad entre estos pueblos. Dios bendiga a los mormones que están en el servicio militar, pues a través de estas naciones están poniendo los cimientos para un proselitismo efectivo cuando ayudan a construir capillas y hacen amigos y conversos para la Iglesia. En una gira reciente se visitaron seis instalaciones en Tailandia. Ahora tenemos tres distritos bien operados por miembros en el servicio militar en Vietnam. Se registraron aproximadamente unos mil para las conferencias de miembros en servicio en Asia, que tendrán lugar en el Monte Fuji, Japón, en abril del 9 al 12, el próximo fin de semana. Las misiones en Asia están obteniendo conversos de alta calidad, devotos y, en algunos casos, prominentes. Una pequeña rama de 50 miembros en Corea, cuenta con cinco catedráticos. La tierra de Indonesia, con 130 millones de habitantes, fue dedicada el 26 de octubre de 1969 para la predicación del evangelio. La obra comenzó con unos cuantos misioneros en Djakarta y hubo nece-

31
http://bibliotecasud.blogspot.com

sidad de enviar más misioneros. Se estableció una nueva misión con sede en Singapur. Estamos construyendo congregaciones substanciales y los cimientos se han puesto para una tremenda expansión de la obra en el área asiática. Los bautismos en 1969 fueron más de 100% que el año pasado y la tendencia continúa ascendiendo. Una de nuestras grandes necesidades, además de más misioneros, son edificios. En toda la misión Filipina tenemos sólo un edificio. Pero los sitios para edificar han sido adquiridos y los planes para construir más capillas en varias partes de estas áreas, van en progreso, . La Primera Presidencia ha planeado un gran edificio de seis pisos para Tokio. Este edificio puede albergar instalaciones para estaca y barrio, centro de distribución, oficinas de la misión, oficinas de construcción y otras. En nuestra vida debemos ver estacas y capillas, conversos en gran número, directores locales con poder y habilidad y quizá un templo erigido entre esta buena gente de Asia. Esta es su esperanza y su oración.

La perspectiva es aún más alentadora; el Señor está bendiciendo a los nuevos conversos, a los misioneros, a los presidentes de misión. Hay un espíritu de optimismo por doquier en este humilde pueblo, cuando los hombres prominentes tienden su mano de amistad y cooperación. Que Dios bendiga abundantemente a este prolífico pueblo de millones en los países asiáticos; esta selección de "pueblos lejanos", que están "sobre las islas del mar" cuando ellos escuchen "juntamente" el mensaje de salvación de los humildes siervos de Dios; ya sean miembros locales o misioneros. Nuestro mensaje es un mensaje al mundo. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos días, es una organización mundial. Porque el Señor ha declarado a través del profeta José Smith: "Y la voz de amonestación irá a todo pueblo por las bocas de mis discípulos, a quienes he escogido en estos últimos días. E irán y nadie los impedirá, porque yo, el Señor, se lo he mandado" (D. y C. 1:4-5). De esto doy humilde testimonio, con profunda gratitud por las bendiciones del Señor en nuestra obra en Asia y a través de todo el mundo. En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

32
http://bibliotecasud.blogspot.com

FORTALEZCAMOS A LA FAMILIA
por el élder Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Como pueblo, poseemos tres importantes lealtades: lealtad a Dios, lealtad a la familia y lealtad a la patria. Hoy día, me dirijo a vosotros con una súplica para fortalecer a nuestras familias. Muy acertadamente se ha declarado que la "salvación es un asunto de familia... y que la unidad familiar es la organización más importante temporal o eterna". En gran parte, la Iglesia fue creada para ayudar a la familia, y mucho después de que la Iglesia haya efectuado su misión, el orden patriarcal celestial continuará funcionando. Esta es la razón por la que el presidente Joseph F. Smith dijo: "El ser un buen padre o una buena madre es de más importancia que el ser un gran general o un sobresaliente estadista. . . ", y el presidente McKay agregó: "Cuando alguien antepone los negocios o el placer a su hogar, desde ese momento empieza la degradación del alma de esa persona." Y es por eso que el presidente Harold B. Lee comentó apenas ayer: "La Iglesia debe hacer más por ayudar al hogar a llevar a cabo su misión divina." El presidente Joseph Fielding Smith ha dicho que nunca "en la historia de la Iglesia ha habido tantas tentaciones, tantos peligros, tantos riesgos que alejen a los miembros de la Iglesia del sendero del deber y la justicia, como los hay en la actualidad" (Take Heed to Yourselves, pág. 127). Y también ha dicho: "este mundo no se está mejorando. . . la iniquidad va en aumento" (Ibid., Pág 207). El diablo nunca ha estado tan bien organizado, y nunca ha tenido tantos poderosos emisarios en su servicio como ahora. Debemos hacer todo lo que esté a nuestro alcance para fortalecer y proteger el hogar y la familia. El adversario sabe que "el hogar es el lugar principal y el más eficaz para que los niños aprendan las lecciones de la vida: la verdad, el honor, la virtud, el autodominio; el valor de la educación, del trabajo honrado y el propósito y privilegio de la vida. Nada hay que pueda reemplazar al hogar en la educación e instrucción de los hijos, y ningún otro éxito puede compensar el fracaso en el hogar" (Presidente David 0. McKay, Manual de la noche de hogar para la familia, 19691970). De manera que hoy, la destrucción del hogar y la familia va en aumento, con Satanás trabajando diligentemente para destituir al padre como la cabeza del hogar, y crear rebelión entre los hijos. El Libro de Mormón describe esta condición cuando declara: "Los opresores de mi pueblo son muchachos, y mujeres los gobiernan." Y luego siguen estas palabras, las cuales quisiera que considerarais seriamente cuando penséis en esos líderes políticos que están promoviendo el control de la natalidad y el aborto: "Oh pueblo mío, los que te guían te hacen errar, y destruyen el curso de tus sendas" (2 Nefi 13:12). Y permitidme prevenir a las hermanas, a aquellas de vosotras que os sometáis a un aborto o una operación que os impida tener más hijos sanos, estáis arriesgando vuestra exaltación y vuestro futuro derecho de entrar al reino de Dios. Los padres son directamente responsables de criar bien a sus hijos y esta responsabilidad no se puede delegar con seguridad a los parientes, amigos, vecinos, la escuela, la Iglesia o el estado. "Me dirijo a vosotros padres, no déis nada por sentado respecto a vuestros hijos", dijo el presidente J. Reuben Clark, hijo. "Naturalmente, la gran mayoría de ellos son buenos, pero algunos de nosotros no nos damos cuenta cuándo empiezan a alejarse del sendero de la verdad y rectitud. Vigilad cada día y cada hora; nunca dejéis de preocuparos o ser cuidadosos. Si deseáis que vuestros hijos sigan por el buen camino, gobernad tiernamente en el espíritu del Evangelio y el espíritu del sacerdocio, pero gobernad." Los padres permisivos son parte del problema. Como atalaya en la torre, siento la inspiración de amonestaros de que uno de los medios principales de engañara nuestra juventud y destruir la unidad familiar, es a través de nuestras instituciones educativas. El presidente Joseph F. Smith se refirió a las falsas ideas educativas como uno de los tres peligros amenazantes entre los miembros de la Iglesia. Existe más de una razón por la que la Iglesia está aconsejando a los jóvenes a que asistan a las universidades cerca de sus hogares donde hayan institutos de religión a su alcance. Esto les provee a los padres la oportunidad de permanecer cerca a sus hijos, y si han estado alerta e informados, como el presidente McKay amonestó el año pasado, estos padres pueden ayudar a poner al descubierto algunas de las decepciones de hombres como Sigmud Freud, Charles Darwin, John Dewey, Karl Marx, John Keynes y otros. Actualmente hay cosas mucho peores que le pueden suceder a un hijo que el no obtener una educación universitaria; de hecho, algunas de las cosas más horribles les han sucedido a nuestros hijos mientras asistían a universidades dirigidas por administradores que toleran la subversión y la inmoralidad. Karl G. Maeser dijo: "Prefería que mi hijo fuera expuesto a la viruela, el tifus, el cólera y otras enfermedades malignas y mortales, que a la influencia degradante de un maestro corrupto. Es mucho mejor llevar el riesgo con un maestro ignorante pero limpio, que con el filósofo más ilustre e impuro." Un número considerable de padres de familia está considerando para sus hijos la educación vocacional, los cursos por correspondencia o el establecerse en algún negocio de la familia. En la actualidad, la Universidad Brigham Young es la institución educativa privada más grande en los Estados Unidos de América. Los padres de familia de regiones cercanas o alejadas están dirigiendo su atención a la mencionada universidad como nunca. Ahora, ya sea que vuestro hijo asista o no a esta clase de escuela, es importante que permanezcáis cerca de ellos, y si es posible revisad diariamente lo que hayan aprendido en la escuela y repasad sus libros de texto. El presidente José Fielding Smith ha declarado que no sabe de ninguna escuela pública, en ningún lugar, donde los libros que traten de ideologías no contengan estupideces. (Take Heed to Yourselves, pág. 3.) Conozco a un buen padre que repasa regularmente con sus hijos lo que se les ha enseñado, y si es que le ha inculcado alguna falsedad, entonces los niños y el padre investigan juntos la verdad. Si a vuestros hijos se les requiere en los exámenes que escriban las falsedades que se le han enseñado, entonces quizás puedan seguir el consejo del presidente Joseph Fielding Smith, de comenzar la respuesta con las palabras " el maestro dice" o podrían decir "usted nos enseñó" o " el texto declara". Recientemente, unos padres publicaron en un periódico una carta que le dirigían al director de la escuela de su hijo. En parte, decía: "Por medio de la presente, le notificamos que nuestro hijo, (Fulano de Tal) no tiene el consentimiento de sus padres de participar o ser objeto de instrucción en cualquier enseñanza o educación sexual, desarrollo biológico humano, desarrollo de la actitud, comprensión de sí mismo, vida personal y familiar, terapia de grupo, entrenamiento sensitivo, crítica de sí mismo o cualquier combinación o grado de los mismos, sin la autorización por escrito de los abajo firmantes. "Es nuestra intención retener y ejercer nuestros derechos paternales para guiar a nuestro hijo en los asuntos concernientes a la moralidad y

33
http://bibliotecasud.blogspot.com

el comportamiento sexual, sin ninguna intervención o contradicción impuesta por el personal docente. "A nuestro hijo se le ha enseñado a reconocer el formato del entrenamiento sensitivo, la terapia de grupo, la crítica de sí mismo, etc., de la manera que tan extensamente se está aplicando, degradando las normas de moralidad y reemplazando la responsabilidad individual con dependencia y conformidad a la opinión general del vulgo o el concepto de colectivismo "Se le ha prevenido para que inmediatamente abandone cualquier clase en donde sea expuesto a la mencionada indoctrinación, y nos informe tocante a cualquier caso omiso de la presente." El Señor sabía que en estos últimos días, Satanás trataría de destruir la unidad familiar; sabía que por el edicto del tribunal, llegaría a prosperar la pornografía. Cuán agradecidos debemos estar de que Dios inspiró a su Profeta hace más de medio siglo, para instituir el programa semanal de la "Noche de Hogar para la Familia". Esta es la vanguardia para hacer que los padres asuman la responsabilidad de enseñar a sus hijos. Un gran número de fieles miembros de la Iglesia están efectuando más de una Noche de Hogar u omitiendo partes del manual conforme lo dicte el Espíritu. Diseñado para fortalecer y proteger a la familia, el programa de la Noche de Hogar para la Familia (una noche por semana) debe ser apartado por los padres para reunir a sus hijos a su alrededor. En ella se hacen oraciones, se entonan himnos y otras canciones, se leen escrituras, se discuten temas familiares, se exhiben talentos, se enseñan los principios del evangelio y frecuentemente se preparan juegos y se sirven refrigerios. He aquí las bendiciones prometidas para aquellos que realicen la noche de hogar cada semana: "Si los Santos obedecen este consejo, prometemos que recibirán grandes bendiciones. El amor en el hogar y la obediencia a los padres aumentará. La fe se desarrollará en el corazón de la juventud de Israel y adquirirán poder para combatir las influencias y tentaciones perversas que los acosan" (Primera Presidencia, 27 de abril de 1915, Improvement Era, Vol. 18, pág. 734). ¿Y qué sucede con respecto al tipo de diversión que se ha puesto al alcance de la juventud en la actualidad? ¿Estáis siendo minados en vuestros propios hogares a través de la televisión, la radio, las revistas inmorales y los discos de música estridente? Gran parte de este tipo de música está diseñada para contribuir a la inmoralidad, las drogas, la revolución, el ateísmo y el nihilismo, a través de un lenguaje que muchas veces tiene doble sentido y con el cual muchos padres no están familiarizados. Los padres informados pueden prevenir a sus hijos contra el desmoralizante y escandaloso ritmo de la música del "rock", la cual amortigua y entorpece los sentidos: el ritmo de la selva que enciende el salvajismo interior. El presidente J. Reuben Clark, hijo, dijo: "Quisiera que pensarais por un momento en el hecho de que una gran cantidad del arte moderno, de la literatura y la música moderna, así como del drama que tenemos en la actualidad, es total y completamente desmoralizador ... Vuestra música, bueno, no sé cuán diferente sea del tun-tun de la selva, pero no es demasiado diferente... "Debéis vigilar todas estas cosas; todas tienen su efecto en los hijos. Haced vuestra vida en el hogar tan semejante a los cielos, como os sea posible" (Relief Society Magazine diciembre de 1952, pág. 798). Líderes de la juventud, ¿mantenéis en alto vuestras normas a las habéis desechado por el más bajo común denominador, a fin de apla-

car a los engañados y viles dentro de la Iglesia? ¿Son los bailes y la música en vuestros salones de recreo algo virtuoso, bello, de buena reputación o digno de alabanza, o representan a una Sodoma moderna con faldas cortas, ruidos escandalosos, luces apagadas y penumbra? ¿Aceptarán nuestros líderes de la juventud las normas que la madre del joven John Wesley estableció para él? Escuchad su sabio consejo: ¿Juzgarías la legalidad o legalidad del placer? Adopta esta regla: toma nota de que todo aquello que debilita tu intelecto, obstaculiza la ternura de tu conciencia, oscurece tu creencia en Dios, te disminuye el deseo de las cosas espirituales, cualquier cosa que aumente la autoridad del cuerpo para ti, no obstante cuán inocente parezca." ¿Hemos "mancillado la santa Iglesia de Dios", como Moroni nos amonestó? (Mormón 8:38). Las organizaciones auxiliares de la Iglesia deben ser una ayuda, no un obstáculo para los padres y el sacerdocio, quienes luchan para conducir a sus familias de nuevo hacia Dios. ¿ Lleva o exhibe alguno de nosotros la cruz quebrada, una señal anticristiano, que es el símbolo del adversario para el así llamado "movimiento para la paz"? "Mi pueblo fue destruido porque le faltó conocimiento", se lamentó Oseas. (Véase Oseas 4:6.) En la actualidad, a causa de que algunos padres han rehusado informarse y entonces tampoco informan a sus hijos, están presenciando la gradual destrucción física y espiritual de su posteridad. Si hemos de llegar a ser como Dios, sabiendo el bien del mal, entonces es mejor que busquemos lo que nos está minando, la manera de cómo evitarlo y lo que podemos hacer al respecto. Es tiempo de que el corazón de los padres se vuelva hacia sus hijos, y el corazón de los hijos se vuelva hacia sus padres, o ambos seremos condenados. Frecuentemente se siembran las semillas del divorcio y se privan de las bendiciones de tener hijos porque las esposas trabajan fuera del hogar. Las madres que trabajan deben recordar que generalmente, sus hijos necesitan más de ella que del dinero. A medida que las condiciones mundiales continúan empeorándose, es absolutamente imperioso que la familia se una en justicia y que se establezca la solidaridad familiar. Como alguien ha dicho: "Hay muchas cosas que nos alejan del hogar hoy día. Debemos de considerar seriamente si hay o no muchas actividades e intereses que demandan demasiado tiempo y atención y nos alejan de nuestras familias, nuestros hijos y de aquellos a quienes el Señor Dios nos dio para amar, nutrir, enseñar y ayudar en la vida." De modo que fortalezcamos a la familia. La oración familiar e individual cada mañana y noche, puede invitar a las bendiciones del Señor en el hogar. Las horas de comida proveen un tiempo maravilloso para revisar las actividades del día y no sólo para nutrir el cuerpo sino también el espíritu, junto con los miembros de la familia, tomando turnos para leer las Escrituras, particularmente el Libro de Mormón. La noche es un momento oportuno para que el padre ocupado se acerque al lado de la cama de cada hijo, hable con ellos, responda a sus preguntas y les diga cuánto los quiere. En tales hogares no existe la "brecha de la comunicación". Esta frase engañosa es otro instrumento para debilitar al hogar y la familia. Los hijos que honran a sus padres y los padres que aman a sus hijos pueden hacer del hogar un refugio de seguridad y un pedacito de cielo. Dios nos bendiga para fortalecer a nuestras familias, evitando los designios astutos del adversario y siguiendo los caminos nobles del Señor, a fin de que en el debido tiempo podamos informarle a nuestro Padre Celestial en su hogar celestial, que todos estamos ahí: padre, madre, hermana y hermano, quienes se estiman mutuamente. Cada silla está ocupada, todos estamos de nuevo en el hogar. En el nombre de Jesucristo. Amén.

34
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA VIDA ES ETERNA
por el élder Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Mis hermanos y hermanas de todo el mundo: de esta manera me dirijo a vosotros en esta solemne y gozosa ocasión, a causa de mi convicción, apoyada por las santas Escrituras, de que todos somos en verdad hermanos, hijos del mismo Padre Celestial en el espíritu. Somos seres eternos; antes de esta vida terrenal vivimos como espíritus inteligentes. Ahora estamos viviendo parte de la eternidad. Nuestro nacimiento terrenal no fue el comienzo; la muerte, que nos espera a todos, no es el fin. "Un sueño y un olvido sólo es el nacimiento. El alma nuestra, la estrella de la vida, En otra esfera ha sido constituida. Y procede de un cercano firmamento. No viene el alma en completo olvido Ni de todas las cosas despojada, Pues al salir de Dios, que fue nuestra morada, Con destellos celestiales se ha vestido." William Wordsworth Como seres eternos, tenemos en nosotros una chispa de divinidad y, habiendo viajado a la mayor parte del mundo, en ambos lados de la cortina de hierro, estoy convencido de que los hijos de nuestro Padre son esencialmente buenos. Quieren vivir en paz, quieren ser buenos vecinos, aman sus hogares y sus familias, desean mejorar su nivel de vida, desean hacer lo que es correcto y son esencialmente buenos. Yo sé que Dios los ama. Y como su humilde siervo, siento amor en mi corazón, hacia los hijos de nuestro Padre. Los he conocido en los llamados lugares elevados y bajos, he conversado con ellos en sus hogares y sus campos, en sus pequeñas granjas, en sus tiendas, en los caminos de la tierra y en el aire. He tenido el privilegio de asociarme con ellos en reuniones grandes y pequeñas, adorar en sus iglesias, incluyendo una aglomerada Iglesia Bautista en Moscú, Rusia. Nuevamente os digo, mis hermanos, los hijos de nuestro Padre son esencialmente buenos. Sé que el Señor los ama, y como su humilde siervo, siento amor en mi corazón hacia ellos. Dios os bendiga dondequiera que estéis y esté cerca de vosotros, como puede hacerlo y lo hará por medio de su Espíritu. Sí, a medida que viajamos por este mundo confundido y pecador, lleno de tentaciones y problemas, nos sentimos humildes ante la expectativa de la muerte, la incertidumbre de la vida y el poder y el amor de Dios. Todos sentimos pesadumbre con la pérdida de seres queridos, pero también hay gratitud. Gratitud por la seguridad que tenemos de que la vida es eterna; gratitud por el gran plan del evangelio, dado libremente a todos nosotros; gratitud por la vida, enseñanzas y el sacrificio del Señor Jesucristo, cuya resurrección conmemoraremos en esta época. Gracias a Dios por la vida y el ministerio del Maestro, Jesús el Cristo, que rompió los lazos de la muerte, que es la luz y la vida del mundo, que puso el ejemplo, que estableció las normas que debíamos seguir y proclamó: "Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá, "Y todo aquel que vive y cree en mí no morirá eternamente. . ." (Juan 11:25-26). Antiguamente, el profeta Job preguntó: "Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?" (Job 14:14). Poco antes de su muerte, mi buen amigo Everett Dirksen (Senador de los Estados Unidos, 1896-1969) respondió en forma impresionante a la pregunta de Job con estas palabras: "¿Cuál ser mortal, encontrándose en el umbral del infinito, no se ha preguntado qué se encuentra más allá del velo que separa lo que se ve, de aquello que no se ve? "¿Cuál ser mortal, respondiendo a ese instinto místico de que la disolución terrenal está cerca, no ha contemplado lo que se encuentra más allá de la tumba? "¿Cuál ser mortal, sobre el que ha descendió esa extraña y serena resignación de que la jornada de la vida está por llegar a su fin, no ha pensado concerniente a ese destino eterno de lo que pueda haber allá? "Hace muchos siglos, Job, que por mucho tiempo fue bendecido con toda bendición material, únicamente para encontrarse a sí mismo penosamente afligido por todo aquello que le puede suceder a un ser humano, se sentó con sus compañeros, y musitó la oportuna e imperecedera pregunta: "Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?" Durante la época de la Pascua, cuando los cristianos conmemoran la resurrección y buscan respuesta a muchas preguntas, aparece en primer lugar la pregunta que hizo Job: "Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?" "Si existe un designio en este universo y en este mundo en el cual vivimos, debe haber un Diseñador. ¿Quién puede contemplar los misterios inexplicables del universo sin creer que existe un designio para toda la humanidad y asimismo un Diseñador?... "Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?" Ciertamente lo hará, tan seguramente como el día sigue a la noche, tan seguramente como las estrellas siguen su curso, tan seguramente como la cima de cada ola trae su depresión" (U. S. News and Work Report, 8 de noviembre de 1965, pág. 124). Sí, la vida es eterna; continuamos viviendo después de la vida en la tierra, a pesar de que a menudo perdamos de vista esa gran verdad básica. Muy a menudo ponemos nuestro afecto ambiciosamente en las cosas miserablemente perecederas. Los tesoros materiales de la tierra son únicamente para proveernos, por así decirlo, una casa de asistencia mientras estamos aquí en la escuela. A nosotros nos toca poner el oro, la plata, las casas, las acciones, las tierras, el ganado y otras posesiones terrenales en su lugar debido. Si, éste es tan sólo un lugar de duración temporal. Estamos aquí para aprender la primera lección hacia la exaltación: obediencia al plan del evangelio del Señor. Sí, existe siempre la expectativa de la muerte, pero en realidad no hay muerte, no hay separación permanente. La resurrección es una realidad; las Escrituras están repletas de eviden-

35
http://bibliotecasud.blogspot.com

cias. Casi inmediatamente después de la gloriosa resurrección del Señor, Mateo registra: "Y se abrieron los sepulcros, y muchos cuerpos de santos que habían dormido, se levantaron; "Y saliendo de los sepulcros, después de la resurrección de él, vinieron a la santa ciudad, y aparecieron a muchos" (Mateo) 27:52-53). En la Isla de Patmos, el apóstol Juan vio "a los muertos, grandes y pequeños, de pie ante Dios" (Apocalipsis 20:12). De esta manera podemos continuar citando las sagradas Escrituras antiguas y modernas. El mundo espiritual no está lejos; algunas veces, el velo entre esta vida y la vida en el más allá es muy delgado. Nuestros seres queridos que han muerto no se encuentran lejos de nosotros. Un gran líder espiritual preguntó: "¿Pero dónde se encuentra el mundo espiritual?" y luego contestó su propia pregunta. "Está aquí. ¿Van los espíritus más allá de los límites de esta tierra organizada? No, no lo hacen. Son traídos a esta tierra con el expreso propósito de habitaría por toda la eternidad... cuando el espíritu deja su cuerpo, entra en la presencia de nuestro Padre y Dios; está preparado entonces para ver, oír y comprender las cosas espirituales... si el Señor lo permitiese, Y esa fuera su voluntad, podríais ver los espíritus que han salido de este mundo, tan claramente como ahora veis los cuerpos con vuestros ojos. . ." (Brigham Young, Journal of Discourses, volumen 3, página 367-69). Sí, la vida es eterna, de manera que: "Si el cielo hoy se muestra nublado, Mañana sereno estará; Toda nube se habrá esfumado Y la providencia de Dios brillará." (Autor anónimo) ¿Cómo es la muerte? He aquí un sencillo incidente contado por el Dr. Peter Marshall, capellán del Senado de los Estado Unidos: En cierta casa, un niñito que era el único hijo, tenía una enfermedad incurable. Mes tras mes la madre le había provisto un amoroso cuidado, pero a medida que las semanas transcurrían, y no se mejoraba, el pequeño comenzó a comprender gradualmente el significado de la muerte y también se dio cuenta de que pronto moriría. Un día su madre le había estado leyendo la historia del Rey Arturo y los Caballeros de la Mesa Redonda, y cuando ella cerró el libro, el niño permaneció en silencio por un momento, y luego hizo la pregunta que había estado escondida en su corazón. "Mamá, ¿qué se siente al morir? Mamá, ¿duele?" Los ojos se le llenaron de lágrimas; se puso ella rápidamente de pie y se fue a la cocina, con el pretexto de ir a traer algo. En su camino hizo una oración a fin de que el Señor le indicara lo que debía decir, y El lo hizo. De inmediato supo cómo habría de explicárselo. Al regresar de la cocina, dijo: "Kenneth, quizás te acuerdes que cuando eras más chiquito, jugabas tanto que te encontrabas demasiado cansado y te acostabas en la cama de mamá y te quedabas dormido. A la mañana siguiente despertabas y para tu gran asombro, te dabas cuenta de que estabas en tu propia cama. Durante la noche, tu padre te cargaba en sus fuertes brazos y te llevaba a tu propio dormitorio. Kenneth, la muerte es así; simplemente despertamos a la mañana siguiente para encontrarnos en la habitación que nos corresponde, porque el Señor Jesús nos ama." El brillante sem-

blante del niño le comunicó que no habría más temor, únicamente amor y confianza en su corazón al ir a presentarse ante el Padre Celestial. No volvió a hacer preguntas, y varias semanas más tarde se quedó dormido, tal como ella había explicado. Así es la muerte (Véase Catherine Marshall, A Man Called Peter, pág. 272-73). Sí, la vida es eterna. La muerte no es el fin; y es bastante apropiado que en esta época nuestros pensamientos se vuelvan a ese gran acontecimiento glorioso, la resurrección del Señor Jesucristo. Como con agradecimiento lo he testificado muchas veces: Sé que Jesús es el Cristo; el Salvador y Redentor del mundo; el Hijo de Dios. Fue el Niño de Belén; vivió y obró entre los hombres; fue crucificado en el Calvario y al tercer día resucitó. Los ángeles proclamaron a las mujeres afligidas que se encontraban frente a la tumba: "... ¿Por qué buscáis entre los muertos al que vive? No está aquí, sino que ha resucitado. . . " (Lucas 24:5-6). . No hay nada en la historia que se compare a esa dramática declaración. "No está aquí, sino que ha resucitado." Ninguna otra influencia ha tenido mayor impacto en esta tierra como la vida de Jesús el Cristo. No podemos imaginarnos lo que sería nuestra vida sin sus enseñanzas. Sin El nos encontramos perdidos en un espejismo de creencias y adoraciones, donde gobierna lo sensual y materialista. Nos encontramos lejos de la meta que El nos puso, pero nunca debemos perderla de vista; ni tampoco debemos olvidar que nuestro ascenso hacia la luz, hacia la perfección, no sería posible excepto por sus enseñanzas, su vida, su muerte y resurrección. Dios acelere el día en que la gente de todo el mundo acepte sus enseñanzas, su ejemplo y su dignidad; sí, cuando acepten como una realidad su gloriosa resurrección, que rompió los lazos de la muerte para todos nosotros. Sí, debemos aprender una y otra vez que únicamente aceptando y viviendo el evangelio de amor, de la manera en que el Maestro lo enseñó, y únicamente haciendo su voluntad, podremos romper los lazos de la ignorancia y duda que nos atan. Debemos aprender esta sencilla y gloriosa verdad a fin de que podamos experimentar los dulces gozos del Espíritu ahora y eternamente. Debemos esforzarnos al máximo para hacer su voluntad; debemos ponerlo en primer lugar en nuestra vida. Sí, nuestras bendiciones se multiplican cuando compartimos su amor con nuestro prójimo. Hasta el grado en que nos alejemos del sendero que nos marcó el Hombre de Galilea, hasta ese grado fracasaremos en nuestras batallas individuales para conquistar nuestros mundos. Pero no nos encontramos sin su ayuda. Repetidamente les dijo a sus discípulos, y a todos nosotros: "No se turbe vuestro corazón. . ." "Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré." "No os dejaré huérfanos. . "La paz os dejo, mi paz os doy. (Juan 14:1, 14, 18, 27). Sentimos su espíritu consolador en la dulce oración de un niño y la fe tranquila y constante de todos aquellos que han permitido que su evangelio penetre sus vidas. Qué don tan precioso es que podamos conocerlo a través de nuestras propias oraciones y mediante los testimonios sagrados y solemnes de aquellos que lo han visto, que lo han conocido y sentido su presencia.

36
http://bibliotecasud.blogspot.com

Mis hermanos y hermanas, en el umbral de la mañana de la Pascua más de mil novecientos años después de su resurrección, os doy mi testimonio solemne de que sé que Jesús el Cristo vive; verdaderamente fue resucitado de los muertos, como también nosotros lo seremos. El es la resurrección y la vida. Se apareció a muchos en el Viejo Mundo. Y de acuerdo con las Escrituras modernas, que son sagradas para mí, pasó tres días gloriosos antes de su ascensión, con sus “otras ovejas" aquí en América —el Nuevo Mundo— y vive en la actualidad. Cito de una visión dada al profeta José Smith y su compañero Sidney Rigdon, el 16 de febrero de 1832: " Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de él, este testimonio, el último de todos, es el que nosotros damos de él: ¡Qué vive! "Porque lo vimos, aun a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre, "Que por él, y mediante él los mundos son Y fueron creados, y los habitantes de ellos son engendrados hijos e hijas para Dios" (D. y C. 76:22-24). Sí, mis amigos, Jesús es el Cristo; vive; rompió los lazos de la muerte y es nuestro Salvador y Redentor, el Hijo de Dios. Y vendrá de nuevo, como la Santa Biblia declara: ". . . Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo "(Hechos 1: 1 l). Si, ese mismo Jesús ya ha venido a la tierra en nuestros días. El Cristo resucitado —glorificado, exaltado, el Dios de este

mundo bajo el Padre— apareció al joven José Smith en 1820. Ese mismo Jesús que era el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, el Dios de Moisés, el Creador de esta tierra, ha venido en nuestros días. El Padre lo presentó a José Smith con estas palabras: "¡Este es mi Hijo Amado: Escúchalo!" (José Smith 2:17). La aparición de Dios el Padre y su Hijo Jesucristo al joven Profeta, es el acontecimiento más grandioso que haya ocurrido en este mundo desde la resurrección del Maestro. Siendo la Iglesia restaurada de Jesucristo, humilde y agradecidos testificamos esto a todos los hombres. Este mensaje es un mensaje mundial; es la verdad dirigida a todos los hijos de nuestro Padre. Aproximadamente tres millones de miembros de la Iglesia por todo el mundo dan este testimonio solemne. Actualmente, miles de fieles misioneros llevan este gran importante mensaje a todo el mundo. Jesús es el Cristo, el Salvador de la humanidad, el Redentor del mundo, el Hijo de Dios. El es el Dios de este mundo, nuestro abogado para con el Padre. En la actualidad, veinte mil misioneros, mensajeros de la verdad, y los tres millones de miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días —la Iglesia Mormona— testifican que Dios ha hablado nuevamente desde los cielos, que Jesucristo ha aparecido de nuevo al hombre, que la resurrección es una realidad. Hoy doy mi testimonio de la veracidad del mensaje del cual ellos son portadores y agrego mi testimonio solemne, en el nombre de Jesucristo. Amén.

37
http://bibliotecasud.blogspot.com

SATANÁS ACOMETE A LA JUVENTUD
Por le élder Ezra Taft Benson Del Consejo de los Doce
Bien se ha dicho que "llega un momento en que la corrupción general de la sociedad es tal, que la generación en desarrollo queda expuesta a excesivas presiones y no se puede decir que tenga muchas posibilidades de elección entre el camino de luz y el de las tinieblas" (Hugh Nibley, An Approach to the Book of Mormon, 1957). Vivimos en un mundo corrompido, en el cual las fuerzas de la maldad jamás han estado mejor ataviadas y ordenadas para la batalla; Satanás está bien organizado, Y nunca había tenido tantos emisarios trabajando a sus órdenes. A través de sus muchos agentes, su maldad satánica ha proclamado sus intenciones de destruir toda una generación de nuestra escogida juventud. Las muestras del miserable trabajo de las fuerzas del mal se hacen cada día más evidentes. En todos lados podemos ver los tristes resultados de su obra. Las destructores fuerzas de diabólica inspiración se encuentran presentes en nuestra literatura, el arte, las películas, la radio, la moda, los bailes, la televisión, y hasta en nuestra música moderna, llamada música "pop". Satanás utiliza muchas herramientas para debilitar y destruir el hogar y la familia, y especialmente a nuestros jóvenes; hoy más que nunca, se hace evidente que su acometida está especialmente dirigida hacia la juventud. La carta de un preocupado padre, acerca de los malignos afectos de la música popular, constituye un buen ejemplo; deseo mencionar algunas palabras de este bien informado maestro de la juventud: "La música crea la atmósfera, la atmósfera crea el medio ambiente; el medio ambiente ejerce una poderosa influencia en la personalidad y la conducta. ¿Cuál es la mecánica de este proceso? "El ritmo constituye el elemento más físico de la música, y es el único, que puede existir en el movimiento corporal aun sin gozar del beneficio del sonido. Hasta una mente embotada por las drogas o el alcohol, puede responder a los efectos de la percusión y el ritmo. "El alto volumen de la música también contribuye al aturdimiento mental. El sonido, aumentado hasta llegar a los umbrales del dolor, produce un violento efecto físico que interfiere con el más alto proceso del pensamiento y la razón. (Y bajar el volumen de esta destructiva música no elimina los otros elementos maléficos...) "La repetición hasta el cansancio constituye otro de los primitivos artificios de la música rock... "Las contorsiones, similares al ritmo de la música rock, son de tal categoría que aun los de pensamiento más puro no pueden dejar de interpretar sus sensuales insinuaciones. "La penumbra, (y las luces tenues) es otra de las facetas de la escena que rodea a la música rock. Es una masa oscura que amortigua la conciencia dentro de la máscara del anonimato. La identidad perdida en la oscuridad, se escabulle de los sentimientos normales de la responsabilidad. "Los reflectores de luz intermitente interrumpen la oscuridad en destellos enceguecedores que reducen la resistencia, tal como podría hacerlo la luz de un interrogador o el balanceo del péndulo del hipnotizador que desea controlar nuestra personalidad y conducta... "Todo el diseño psicodélico" —continúa este padre— "es una puerta abierta hacia las drogas, el sexo, la rebelión y la profanación; y combinado con los obscenos gritos de los intérpretes, esta hipnótico música engendra la inmundicia. Los líderes de la sociedad rock, proclaman abiertamente su degeneración. . . "Y la más diabólica de las falsedades de esta infamia, es que niega que la maldad sea absoluta. Nuestra religión es también absoluta y no puede excusar la filosofía relativista de los 'mormones liberales'. No podemos ser liberales con la justicia sin pagar las consecuencias. "¿Qué podría ser más erróneo que el temor de que si la música rock no contara con el apoyo de nuestros líderes, podríamos perder a muchos jóvenes"? (Comité de Música de la AMM). Aun ahora los estamos perdiendo a los satánicos compases de las drogas, el sexo, las revueltas y la apostasía. Podríamos recordar que: 'Moroni sabía que no se puede transigir con la maldad, porque ésta siempre gana' " (Richard Nibley, extractos de una carta). Esta carta procede de un padre, maestro de la juventud y miembro del departamento de música de una universidad, aun cuando algo analítica, expresa la preocupación de muchos padres y directores juveniles. La Iglesia no debe contemporizar sus normas en beneficio de las demandas populares. Con seguridad, los consumidores de tabaco, café y alcohol, fueron enajenados por normas estrictas tal como ahora sucede con las sugestivas minifaldas. Jamás ha tenido la Iglesia tan superior grupo de jóvenes. Son espíritus escogidos enviados a la tierra en ésta, la más peligrosa e importante de las épocas del mundo; y llevando sobre sí la gran responsabilidad de edificar el reino de Dios sobre la tierra; se enfrenta a un imponente desafío. Esa grande y trascendental responsabilidad, se presenta en una época muy difícil. Jamás fueron las fuerzas del mal tan insidiosas, propagadas y tentadoras. Dondequiera que sea, parecería que todo aquello que es bueno y edificante, se estuviera debilitando y degradando, especialmente en lo que se refiere a jóvenes, mientras muchos de sus padres se engañan a sí mismos rodeados de una falsa seguridad que les proporciona el disfrutar de su confortable complacencia. No todo está bien en Sión. Los inspirados profetas del Libro de Mormón vieron este día, y, como vigías en las torres, hicieron las siguientes advertencias: "Porque he aquí, en aquel día él enfurecerá los corazones de los hijos de los hombres, y los agitará a la ira contra lo que es bueno. "Y a otros pacificará y los adormecerá con seguridad carnal, de modo que dirán: Todo va bien en Sión; sí, Sión prospera, todo va bien. Y así el diablo engaña a sus almas, y los conduce astutamente al infierno. "Y he aquí, a otros los lisonjea y les cuenta que no hay infierno; y les dice: Yo no soy el diablo, porque no hay; y así les susurra al oído, hasta que los prende con sus terribles cadenas de las que no hay rescate. "Por tanto, ¡ay del holgado en Sión! "Sí, ¡ay de aquel que exclama: todo está bien! "Sí, ¡ay de aquel que escucha los preceptos de los hombres, y niega el poder de Dios y el don del Espíritu Santo!" (2 Nefi 28:20-22,24,26). El Señor nos ha encomendado solemnemente a través de un profeta moderno: "De cierto os digo a todos: levantaos, y brillad, para que vuestra luz sea un estandarte a las naciones" (D. y C. 115:5). "Porque Sión tiene que aumentar en belleza y santidad; sus fronteras se han de extender; deben fortalecerse sus estacas; sí, de cierto os digo, Sión ha de levantarse y ponerse sus bellas ropas" (D. y C. 82:14). "Por lo tanto, alzad vuestros corazones y regocijaos, y ceñid vuestros lomos, y tomad sobre vosotros toda mi armadura, para que podáis resistir el día malo, habiéndole hecho todo para que podáis permanecer" (D. y C. 27:15). Amamos a la juventud de la Iglesia y sabemos que el Señor también la ama. No hay nada bueno que la Iglesia no haga, para ayudar a salvar a nuestros jóvenes; son nuestro futuro y tenemos fe en ellos. Queremos que sean felices, que triunfen en la vida; queremos que logren la exaltación en el reino celestial.

38
http://bibliotecasud.blogspot.com

Les decimos que son seres eternos, que la vida es eterna; que no pueden actuar mal y sentirse bien. Vale la pena vivir una vida buena, saludable y llena de gozo. Vivid de tal modo que no tengáis que arrepentimos. Vivid de tal modo que podáis alcanzar ese Poder invisible, sin el cual nadie puede lograr el máximo. Es necesario que haya oposición en todas las cosas; el libre albedrío es un eterno principio divino; escapar a los lazos y trampas de Satanás siguiendo al Señor, constituye nuestra primera asignación. Pero no es fácil. Al utilizar la vida como si fuera un laboratorio, podemos observar y estudiar la vida de otros, tal como podríamos hacerlo a través de un microscopio. Observamos que el hombre de Dios es feliz. El hedonista, que proclama el placer de la vida y que vive para el pecado, nunca es feliz. Detrás de su máscara de burlona alegría acecha la inevitable tragedia de la muerte eterna. Perseguido por su negra sombra, él cambia la vida fructífera y feliz, por el sombrío olvido de las drogas, el alcohol, el sexo y la música rock. Un estudio de los métodos de Satanás puede ponernos en estado de alerta con respecto a sus seducciones. En su astucia, él sabe dónde y cómo asestar el golpe; durante la juventud es cuando sus víctimas son más vulnerables. La juventud es la primavera de la vida, cuando todas las cosas son nuevas; la juventud es el espíritu de aventura y e1 despertar; es el tiempo del desarrollo físico, cuando el cuerpo puede obtener el vigor y la buena salud que desprecia las advertencias de la temperancia. La juventud es la época sin tiempo, cuando los horizontes de la edad a menudo se ven muy distantes como para ser percatados. Por lo tanto, la generación actual olvida que el presente pronto se convertirá en el pasado que mira una vida desperdiciada o un pasado rico en realizaciones. Estos son los ingredientes de la juventud que hace tan irresistible el plan de Satanás de: "disfrute y pague después." Sí, el diablo utiliza muchas herramientas. "La confusión constituye un medio ambiente muy eficaz para Satanás. En la actualidad hay mucha confusión, y él emplea muchos métodos para crearla. Uno de ellos lo constituye la distorsión de las definiciones. Para describir la experiencia que se obtiene al ingerir drogas, él usa el termino 'expansión mental' en lugar de la descripción más certera de 'evasión de la realidad'. "Libertad, esa palabra de noble tradición, constituye uno de los elementos favoritos de confusión. Disturbios, bombas, incendios y matanzas, son llevados a cabo en nombre de la libertad. Las obscenidades ponen a prueba la libertad de palabra; la pornografía, las drogas y la inmoralidad, dicen ser manifestaciones de libertad personal, junto con las minifaldas y la desnudez. El libertinaje y la anarquía son productos de estas falsas libertades. "La confusión de definiciones incluye la pornografía. Aun cuando hasta un niño puede identificar lo que es pornografía, algunas de las supuestas grandes mentalidades legales de nuestros tiempos no pueden hacerlo. "La tolerancia es una palabra de nuevo valor que se encuentra al servicio de Satanás. La ridiculez trabaja muy estrechamente con la confusión para confundir a la juventud durante sus años de desarrollo, el cínico defiende su degeneración ridiculizando a sus críticos con confusas metáforas. "Este tipo de burla puede proporcionar la risa fácil y la reafirmación de que todo va bien en Sión, pero es diabólicamente deshonesta. "La filosofía del relativismo ataca los eternos principios de verdad. El relativista dice: 'Si alguien detecta inmundas insinuaciones en una canción popular, eso significa que esa persona tiene una mente inmunda'. La lógica de esta filosofía falla en la palabra 'insinuaciones'. En la mayoría de las canciones la inmundicia no se insinúa, sino que es abiertamente proclamada. "Si existen algunas dudas acerca de la insidiosa maldad de la música rock, la misma puede ser juzgada por sus frutos. Las bien conocidas perversiones de los que las practican, constituye ese fenómeno moderno llamado "festival gigante de música rock”. A medida que estas

enfermizas celebraciones se propagan por centenares, también infectan a la juventud por cientos de miles. Y allí donde se lleva a cabo un festival de música rock, también se presencia un festival de drogas, un festival sexual y de rebelión" (Richard Nibley). El Espíritu del Señor bendice todo aquello que es edificante, y guía a los hombres hacia Cristo. ¿Bendeciría su espíritu por presenciar esos ulcerantes festivales de degradación humana, impregnados de LSD, marihuana y otras drogas? ¿Le agradaría al Señor la vulgar demostración de desnudeces e inmoralidades? La forma de expresarse de los festivales de música rock, es obscena, Su música, destruyendo la sensibilidad en un estruendo de primitiva idolatría, glorifica lo físico en detrimento de lo espiritual. En el largo panorama de la historia humana, estos festivales musicales juveniles, se encuentran entre los éxitos más grandes logrados por Satanás. Las legendarias orgías de Grecia y Roma no se pueden comparar con las monumentales obscenidades que se llevan a cabo en estos "pozos sépticos" de drogas, inmoralidad, rebelión y sonido pornográficos. El famoso festival de Woodstock, fue la gigante manifestación de un país enfermo. Aún así, la ardiente película y las grabaciones de música rock de dicho festival, constituyeron uno de los negocios más grandes que tuvieron lugar en nuestra región de Utah. El Señor dijo: "Porque mi alma se deleita en el canto del corazón; sí, la canción de los justos es una oración para mí. . . " (D. y C. 25:12). Era un placer para el Señor cuando en Tercer Nefi, en el gran Libro de Mormón, leemos: que prorrumpieron unánimes en cantos y alabanzas a su Dios, . . ." (3 Nefi 4:31). Fue placentero para Satanás cuando en Primer Nefi, los hijos de Lehi y los "hijos de Ismael, con sus esposas, empezaron a holgarse, de tal manera que se pusieron a bailar y cantar, y a hablar groseramente. . . " (1 Nefi 18:9). Y ahora, un experto musical señala "una nueva dirección en la cultura de las drogas y la música rock, aclamada por muchos ministros religiosos y por la industria musical, como una nueva esperanza que trae un río de oro. La música rock religiosa está ganando los primeros puestos en popularidad. La creciente resistencia al ambiente de las drogas y la música rock, ha sido desviada por la aparente retirada de la nueva moralidad. Pero una cuidadosa revisión del material de música rock religiosa desenmascara a un insidiosamente disfrazado anticristo. Al reducir la revelada religión a la mitología, el rock asume el manto de rectitud rechazando al mismo tiempo la realidad del pecado. Sin pecado, la nueva moralidad puede continuar en su rebeldía, escudada en la pretensión de sus ropas religiosas. Al invertir los papeles de Jesús y Judas, un disco de larga duración de mucho éxito encaja perfectamente en la advertencia de Isaías 5:20, que dice: ¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas; y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!" (Richard Nibley). No es de extrañar que las autoridades de la Iglesia hayan sentido la necesidad de hablar en contra de este engaño apóstata y sacrílego, advirtiendo a los miembros de la Iglesia sobre estas iniquidades, en el número especial del Boletín del sacerdocio de agosto de 1971. Sí, vivimos en la mejor de las épocas, cuando el evangelio restaurado de Jesucristo brinda esperanzas a todo el mundo. Y en la peor de las épocas, porque Satanás está de moda, y se dedica a la tarea de la cosecha con implacable vigor. ¿Cómo podemos frustrar sus designios? El Artículo de Fe número trece de la Iglesia, contiene una importante llave para lograr ese fin: ". . . si hay algo virtuoso, bello, o de buena reputación o digno de alabanza, a esto aspiramos". ¿Pero es que de verdad aspiramos a estas cosas? El hacerlo requiere esfuerzo. El magnetismo que ejercen, tanto la televisión como la radio, radica en su mediocridad. Hermoso, no es precisamente el adjetivo que describiría a la mayoría de sus productos. Los inventos de esta maravilla fueron inspirados por Dios, pero una vez que el producto de su buen trabajo, fue introducido en el mundo, los poderes de la oscuridad comenzaron a emplearlo para nuestra propia destrucción. En cada

39
http://bibliotecasud.blogspot.com

caso, el del fonógrafo, las películas, la radio y la televisión, la evolución de la declinación de las intenciones del inventor, puede ser fácilmente trazada. Quisiera hacer mención de las palabras de un músico que durante muchos años ha observado la influencia de la música en el carácter: "Satanás sabe que la música posee el hechizo de calmar o excitar a las bestias salvajes. El hecho de que la música tiene el poder de crear una atmósfera determinada, se conocía aun antes de la existencia de Hollywood; la atmósfera crea el medio ambiente y éste ejerce una gran influencia sobre la conducta; la conducta de Babilonia o la de Enoc. Los padres que se quejan de la radio y de los discos de los hijos porque representan la revolución psicodélica, harían bien en hacer un inventario de su propia discoteca antes de protestar. Las semillas de la cultura se siembran mejor en la fértil tierra de la imitación infantil; la crítica en la adolescencia no puede substituir los largos años de infancia que se perdieron por la ausencia del ejemplo. El padre que perdió su oportunidad de convertirse en la viva imagen del héroe durante la niñez, es el único responsable por su separación del hijo adolescente, y porque él mismo no lo consideró con el respeto debido" (Richard Nibley). La mayoría de aquellos héroes que eran inmortalizados por la juventud, en la actualidad no reúnen las cualidades de nobleza, grandes logros, humildad y rectitud. En la actualidad tanto los libros como las revistas y los diarios —especialmente en las secciones dedicadas a la juventud— son lujuriosos, obscenos, inmorales, avaros y en algunos casos hasta crueles. Es el mismo estilo de vida que tratamos de evitar, que desfila entre la admiración de nuestros jóvenes; para desviar su

admiración de estos indeseables ejemplos de vida debemos comenzar cuando sean niños. El cuidado y alimento de los niños deben incluir una similar preocupación por su vida emocional, tanto física como espiritual e intelectual. Nunca ha sido más difícil que ahora para los jóvenes el vivir en el mundo pero no ser del mundo. Pero esta dificultad tiene que ser compartida por sus padres. La noche de hogar constituye una poderosa barrera en contra de las obras de Satanás. El programa de la AMM debe proteger a nuestros jóvenes de toda influencia maligna y debería llenar el vacío dejado por el rechazo de las atracciones mundanas. Y por supuesto, la gran panacea para todos los problemas y dudas personales, la oración; oración familiar y privada, tanto por la mañana como por la noche. Los padres que se quejan y critican son menos eficaces que aquellos que se interesan y comprenden los problemas de sus hijos. El amor y la comprensión al mismo tiempo, son eficaces sólo cuando son sinceros. Y para serlo deben ser motivados por el amor. Debemos amar a nuestros jóvenes, ya sea que se encuentren en la rectitud de discernir y aprender; darles así una buena oportunidad. En la actualidad, muchos de nuestros jóvenes están fracasando. Sí, "llega un momento en que la corrupción general de la sociedad es tal, que la generación en desarrollo queda expuesta a excesivas presiones, y no se puede decir que tenga muchas posibilidades de elección entre el camino de luz y el de las tinieblas". Dios nos permita que como padres y directores de la juventud tengamos el poder y el sentido común de brindarles una "buena oportunidad", lo ruego humildemente en el nombre de Jesucristo. Amén.

40
http://bibliotecasud.blogspot.com

NORMAS CÍVICAS PARA LOS SANTOS FIELES
Por el élder Ezra Taft Benson Del Consejo de los Doce
Mis amados hermanos y hermanas presentes y, ausentes, somos hermanos y hermanas porque somos hijos del mismo Padre. Con espíritu humilde y con gratitud me paro ante ustedes en este aniversario de la organización de la Iglesia restaurada de Jesucristo desde hace 142 años. Me gustan las conferencias generales de la Iglesia, y me regocijo por la oportunidad de dar mi testimonio de ésta, la obra más grande en todo el mundo. El otoño pasado el barón Von Blomberg, Presidente de la Organización de Religiones Unidas, me invitó a representar a la Iglesia, como huésped del rey de Persia en el 2500 aniversario de la fundación del Imperio Persa por Ciro el Grande. Asesorado por la Primera Presidencia al aceptar la invitación, salí inmediatamente después de la conferencia de octubre para reunirme con representantes de veintisiete religiones mundiales, unos cincuenta monarcas y otras notables personas en esa histórica celebración en Irán. El rey Ciro vivió más de quinientos años antes de Cristo y figuró en profecías del Antiguo Testamento, mencionadas en 2 Crónicas y en el libro de Esdras, y por lo profetas Ezequiel, Isaías y Daniel. La Biblia establece cómo "el Señor agitó el espíritu de Ciro, rey de Persia" (2 Crónicas 36:22). Ciro restauró ciertos derechos cívicos y sociales, y a los Hebreos cautivos, les permitió volver a Jerusalén y los dirigió para que el templo de Jehová fuera reconstruido. Parley P. Pratt, describiendo al profeta José Smith, dijo que éste tenía "la intrepidez, valor, templanza, perseverancia y generosidad de un Ciro" (Autobiografía de Parley Parker Pratt, Deseret Book Company (1938), pág. 46). El presidente Wilford Woodruff dijo: "Ahora, yo he pensado muchas veces que algunos de esos antiguos reyes, tenían en muchos aspectos, más empeño en llevar a cabo algunos de esos principios y leyes, que los actuales Santos de los Últimos Días. Tomaré como ejemplo a Ciro... Analizando la vida de Ciro, desde su nacimiento hasta su muerte, parece como si hubiera obrado por medio de inspiración en todos sus movimientos. El comenzó con tal templanza y virtud que podría defender a cualquier país y rey cristiano... Muchos de los principios seguidos por él, son dignos, en muchos aspectos de la atención de los hombres que tienen el evangelio de Jesucristo" (Journal of Discourses, vol. 22, pág. 207). Dios, el Padre de todos nosotros, usa a los hombres en la tierra, especialmente a los hombres buenos, para lograr sus propósitos. El ha sido verdad en el pasado, verdad hoy y será verdad en el futuro. "Quizá el Señor necesita tales hombres fuera de su Iglesia para ayudar", dijo el finado élder Orson F. Whitney del Quórum de los Doce. "Ellos están entre los que pueden ser mediadores para los propósitos del Señor, y pueden hacer mucho bien por la causa donde El los ha puesto, más que en cualquier otro lugar... Por tanto, algunos ingresan al rebaño y reciben un testimonio de la verdad, mientras que otros permanecen sin convertirse... las glorias y bellezas del evangelio están veladas temporalmente de su vista, para un sabio propósito. El Señor abrirá sus ojos en su propio y debido tiempo. Dios está usando a más de una persona para el cumplimiento de su grande y maravillosa obra. Los Santos de los Últimos Días no lo pueden hacer todo. Es tan vasto, tan arduo para cualquier persona... Nosotros no disputamos con los gentiles. Ellos son nuestros copartícipes en cierto sentido "(Conference Report Abril 1928, pág. 59). Esto, ciertamente sería verdad en el caso del coronel Thomas L. Kane, un verdadero amigo de los santos en sus lamentables necesidades y en el caso del General Alexander W. Doniphan, quien, cuando su superior le ordenó fusilar a José Smith, dijo: "Es un asesinato a sangre fría. No obedeceré sus ordenes... y si usted ejecuta a estos hombres, así Dios me salve, lo haré responder ante un tribunal terrenal" (Joseph Fielding Smith, Elementos de la Historia de la Iglesia, pág. 254). Nosotros honramos a estos compañeros a quienes su inclinación hacia los principios correctos, eclipsó su devoción hacia el prestigio, partido político o personalidades. Honramos a nuestros padres fundadores de esta República por la misma razón. Dios levantó a estos patriotas para desempeñar una misión, y El los llamó "hombres sabios" (véase D. y C. 101:80). La Primera Presidencia reconoció esta sabiduría, al darnos la pauta, hace pocos años, de sostener a los candidatos políticos "Que estén verdaderamente dedicados a la Constitución en los ideales de nuestros padres fundadores" (Deseret News, 2 de noviembre de 1964). El Señor dijo que "los hijos de este siglo son más sagaces en el trato con sus semejantes, que los hijos de luz" (Lucas 16:8). Nuestros sabios fundadores, parecían entender, más que muchos de nosotros, nuestras Escrituras, las cuales establecen que "la naturaleza y disposición de casi todos los hombres, al obtener, como ellos suponen, un poquito de autoridad, es empezar desde luego a ejercer injusto dominio" (D. y C. 121:39). Para ayudar a evitar esto, los fundadores sabían que nuestros dirigentes electos deberían estar sujetos a ciertos principios básicos. Dijo Thomas Jefferson: "En cuestión de poder, entonces, que no se oiga más de confianza en el hombre, sino atémosles fuera del error, con las cadenas de la Constitución." Estos sabios y patriotas fundadores parecían comprender, más que muchos de nosotros, las bendiciones de los limites que el Señor fijó dentro de la Constitución, porque El dijo: "Y en cuanto a la ley del hombre, lo que fuere más o menos que esto proviene del mal" (D. y C. 98:7). Los fundadores confiaron en Dios y en su Constitución, no en el brazo de la carne. "¡Oh Señor" —dijo Nefi— "en ti tengo puesta mi confianza, y en ti confiaré para siempre! No pondré mi confianza en el brazo de la carne; porque sé que maldito es aquel que confía en el brazo de la carne. Si, maldito es aquel

41
http://bibliotecasud.blogspot.com

que pone su confianza en el hombre, o hace de la carne su sostén" (2 Nefi 4:34). El presidente J. Reuben Clark, hijo, lo puso de manifiesto cuando dijo: "Dios dispuso que en esta tierra de libertad, nuestra alianza política no sea con los individuos, esto es, con los oficiales del gobierno, sin importar cuán grandes o pequeños puedan ser. Bajo su plan, nuestra única alianza, que debemos hacer, como ciudadanos o naturalizados de los Estados Unidos, es con nuestra inspirada Constitución, la cual Dios mismo estableció. Así establece el juramento oficial de todos los que participan en el gobierno. Debemos una cierta lealtad al titulo oficial que el hombre posee, pero aún así, no debemos lealtad al hombre por sí mismo. En muchos otros países, la alianza es con el individuo. Este principio de alianza con la Constitución es base de nuestra libertad. Este es uno de los grandes principios que distingue esta 'tierra de libertad' de otros países" (Improvement Era, Julio 1940 pág. 444). "Patriotismo", dijo Teodoro Roosevelt, "significa ser fiel al país. No significa ser fiel al Presidente o cualquier otro funcionario público, salvo exactamente de acuerdo al grado en que él mismo sea fiel al país. . . " "Todo hombre", dijo el presidente Roosevelt, "que como un perico grita: 'sed fieles al Presidente' sin agregar la condición: 'hasta donde él sirva a la República' toma una actitud esencialmente indigna de un hombre, como cualquier fanático partidario de los Estuardo, reyes de Inglaterra, paladines de la doctrina de que el rey no puede equivocarse. Ningún hombre que se respete a sí mismo y sea inteligente y libre, puede asumir tal actitud" (Theodore Roosevelt, Works. Vol. 21 págs. 316-321). Y aún ahora, como Santos de los Últimos Días, debemos orar por nuestros directivos cívicos y animarlos en la justicia. “... votar por los hombres malvados, puede ser pecado. "Dijo Hyrum Smith. (Documentary History of the Church, vol. 6. pág. 323). Y el Profeta José Smith dijo: "... dejad que el pueblo de toda la unión, como los inflexibles romanos, cuando encuentren una promesa hecha por algún candidato y que no la practique cuando es oficial, prive a ese miserable adulador de su exaltación. . . " DHC vol. 6 pág. 207). La confianza de José y de Hyrum no estaba en el brazo de la carne, sino en Dios y sus principios correctos y eternos. "Soy el mayor defensor de la Constitución de los Estados Unidos en toda la tierra", dijo el profeta José Smith (DHC vol. 6 pág. 56). La advertencia del presidente Joseph Fielding Smith es de lo más oportuna: "Ahora les diré, este es el tiempo en que el pueblo de los Estados Unidos debe despertar, con el conocimiento de que si no salvan a la Constitución de los peligros que la amenazan, tendremos un cambio de gobierno" (Conference Report, abril de 1950 pág. 159). Otra pauta dada por la Primera Presidencia fue "sostener a los candidatos buenos y juiciosos, de cualquier partido, quienes deben estar conscientes de los grandes peligros que enfrenta el mundo libre" (Deseret News, noviembre 2 de 1964). Afortunadamente tenemos materiales que nos ayudan a enfrentar los peligros que nos amenazan en los escritos del presidente David 0. McKay y en los de otros dirigentes de la Iglesia. Pero el manual más grande para la libertad en esta lucha contra el mal, es el Libro de Mormón.

Esto me lleva a la segunda gran norma cívica para los Santos. Porque además de la Constitución inspirada, tenemos las Escrituras. José Smith dijo que el Libro de Mormón fue "la piedra clave de nuestra religión" y el libro "más correcto" sobre la tierra (DHC vol. 6 pág. 56). Este libro "más correcto" sobre la tierra, establece que la caída de dos grandes civilizaciones americanas, vino como resultado de conspiraciones cuya intención era destruir la libertad del pueblo. "Y han sido la causa de la destrucción de este pueblo de que hablo", dice Moroni, "así como de los Nefitas" (Eter 8:21). Indudablemente, Moroni ha señalado muchos factores que culminaron con la destrucción del pueblo, pero noten cómo se refirió solamente a las combinaciones secretas, así como la Iglesia actualmente puede señalar muchas amenazas para la paz, la prosperidad y la expansión de la obra de Dios, pero singulariza, como la más grande amenaza, las combinaciones secretas de los impíos. En el Libro de Mormón no se habla de una sospecha de conspiración, sino de una conspiración. Moroni nos habla en estos días y dice: "Por consiguiente, el Señor os manda que, al ver surgir estas cosas entre vosotros, estéis conscientes de vuestra terrible situación, por motivo de esta combinación secreta que existirá entre vosotros... (Eter 8:24). ' El Libro de Mormón va más allá advirtiendo que: "la nación que favoreciera estas combinaciones secretas para adquirir poder y riquezas, hasta que lleguen a extenderse entre todo el pueblo, he aquí, será destruida; . . ." (Eter 8:22). Este pasaje nos advierte acerca de lo que tenemos por delante, porque no hay duda de que, como pueblos del mundo libre, estamos apoyando cada vez más, muchos de los males del adversario en estos días. Por orden de la corte, los conspiradores incrédulos son electos para puestos del gobierno, enseñan en nuestras escuelas, ocupan cargos en las uniones de trabajadores, trabajan en nuestros departamentos de defensa, sirven en nuestra marina mercante, etc. Como nación, estamos ayudando a garantizar la posición de muchos malos revolucionarios en nuestro país. Ahora estamos seguros de que la Iglesia permanecerá en la tierra hasta que el Señor venga otra vez, pero ¿a qué precio? se les aseguró a los Santos en los primeros días que Sión sería establecida en el Condado de Jackson, pero ved el derramamiento de sangre y la demora que les costó su infidelidad. El presidente Clark nos previene de que "estamos en peligro de perder nuestras libertades, y que, una vez perdidas, sólo a costa de sangre podremos recuperarlas; y una vez perdidas, nosotros, los de esta Iglesia fin de mantenerla avanzando, tendremos que hacer mayores sacrificios y soportar más persecuciones de las que hasta ahora conocemos... (CR Abril 1944, pág. 116). El élder Clark estableció que si la conspiración, "viene, probablemente vendrá en todo su vigor y habrá numerosas plazas vacantes, entre todos los que guían y dirigen, no solamente en el gobierno, sino también en nuestra Iglesia" (CR Abril 1952). Ahora la tercera gran norma cívica para los santos, es la palabra inspirada de los profetas, particularmente de nuestro actual presidente, que es la boca de Dios en la tierra actualmente.

42
http://bibliotecasud.blogspot.com

Mantened sus ojos en el Señor y juzgad las palabras de las autoridades que actúan por medio de su consejo inspirado. Nos cuenta la historia acerca de cómo Brigham Young, viajando a través de una comunidad, vio un hombre construyendo una casa y simplemente le dijo que duplicara el grueso de sus muros. Poco tiempo después, vino una inundación a través del pueblo, causando mucha destrucción, pero los muros que construyó ese hombre permanecieron ahí y mientras colocaba la techumbre de su casa se le oyó cantar: "Te damos, Señor nuestras gracias. . . " José Smith enseñó "que un profeta era profeta solamente cuando obraba como tal" (Enseñanzas del Profeta José Smith pág. 341). Supongamos que un dirigente de la Iglesia os dijera que estáis sosteniendo erróneamente cualquier asunto en particular. Algunos podíais resistiros a ese dirigente y su consejo, o ignorarlo, pero yo quisiera sugeriros que primero apliquéis la cuarta gran norma cívica para los fieles santos. Esta norma, es vivir, tener, y seguir los susurros del Espíritu Santo. Brigham Young dijo: "Estoy muy temeroso de que este pueblo tenga tanta confianza en sus líderes que no se pregunten si éstos son guiados por El... Dejad que cada hombre y cada mujer sepa, por medio de los susurros del Espíritu de Dios, si sus líderes están caminando en las sendas establecidas por el Señor, o no" (JD vol. 9 pág. 150). Hace algunos años, a causa de una declaración que parecía representar la política de la Iglesia, un fiel miembro temió estar sosteniendo a un candidato inconveniente para un puesto público. Humildemente llevó el asunto al Señor. Por medio de su Espíritu, obtuvo la convicción del curso que debía seguir y retiró su sostén a ese candidato. Este buen hermano, por medio de oración ferviente, recibió la respuesta, que a su debido tiempo, probó ser la decisión correcta.

Urgimos a todos los hombres a leer el Libro de Mormón y luego a preguntar a Dios si es verdadero. Y seguramente que ellos sabrán acerca de su veracidad por medio del Espíritu Santo, "Y por el poder del Espíritu Santo podréis conocer la verdad de todas las cosas" (Moroni 10:5). Necesitamos la guía constante del Espíritu Santo. Vivimos en una era de engaño. ¡Oh pueblo mío, los que te guían te hacen errar, y destruyen el curso de tus sendas! (2 Nefi 13:12.) Aun dentro de la Iglesia hemos sido advertidos que: "Los lobos rapaces están entre nosotros, entre nuestra propia congregación, y ellos, más que ningunos otros, están vestidos con pieles de oveja porque portan las vestiduras del sacerdocio" (J. Reuben Clark, Jr., CR, Abril 1949, pág. 163). El Señor nos hará responsables si no somos sabios y nos dejamos engañar: "porque aquellos que son sensatos y han recibido la verdad, y han tomado al Espíritu Santo por guía y no han sido engañados— de cierto os digo, estos no serán talados, ni echados al fuego, sino aguantarán el día" (D. y C. -15:57). Y así, estas son las cuatro grandes normas cívicas para los fieles Santos: primera: la Constitución dictada por Dios por medio de hombres sabios; segunda: las Escrituras, particularmente el Libro de Mormón; tercera: el consejo inspirado de los profetas, especialmente el del presidente actual; y cuarta: la guía del Espíritu Santo. Dios nos bendiga a todos para que podamos usar estas normas y por medio de ellas, bendecirnos a nosotros mismos, a nuestras familias, a nuestra comunidad, a nuestra nación y al mundo. Oro humildemente, mientras doy mi testimonio de la veracidad de la gran obra de estos últimos días, en el nombre de Cristo. Amén.

43
http://bibliotecasud.blogspot.com

ESCUCHAD LA VOZ DEL PROFETA
Ezra Taft Benson Del Consejo de los Doce
Esta mañana sostuvimos unánimemente a Harold B. Lee a lo que, yo creo, es el más alto oficio en el mundo, presidente terrenal de la Iglesia de Jesucristo. He conocido a este gran hombre por más tiempo que a cualquiera otra de las Autoridades Generales. Yo lo respeto y lo admiro desde que ambos éramos jóvenes, hace más de cincuenta años. Con todo mi corazón lo quiero y lo sostengo como un profeta de Dios, como un líder inspirado, idealmente capacitado para guiar la Iglesia de Cristo en estos días difíciles. Que Dios nos inspire, como miembros de la Iglesia, con sabiduría para seguir su noble dirección. Espero contar con vuestra fe y oraciones, para que mi breve mensaje, el cual está dirigido principalmente a aquellos que aún no son miembros, pueda llevar ayuda y convicción a sus almas. Mientras Saulo estaba en el camino a Damasco, fue detenido por una visión celestial y la voz del Señor Jesucristo. Y Saulo contestó con estas palabras: ". . Señor, ¿qué quieres que yo haga. . ." (Hechos 9:6). A lo que el Señor respondió enviando a Saulo a ver a uno de sus siervos autorizados, para recibir instrucciones y una bendición. Un hombre no puede hacer una pregunta más importante en su vida, que aquella que hizo Pablo: " ... Señor, ¿qué quieres que yo haga?" Un hombre no puede hacer nada más importante que proseguir un curso tal, que le traiga la respuesta a su pregunta y entonces llevarla a cabo. ¿Qué querría el Señor Jesús que hiciéramos? El ha contestado esta pregunta diciendo: "Sed, pues, vosotros, perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto" (Mateo 5:48), y, "Por lo tanto, ¿qué clase de hombres debéis de ser? En verdad os digo, debéis de ser así como yo soy" (3 Nefi 27:27). Cristo nos ha puesto el ejemplo de cómo debemos ser y lo que debemos hacer. Aunque muchos hombres tienen admirables cualidades, sólo uno ha andado sobre la tierra sin pecado, cuyo Padre físico fue Dios el Padre quien le dio el poder de resucitar. Este Jesús es nuestro ejemplo y nos ha mandado seguir sus pasos. Dios el Padre ha dado a Jesucristo un nombre sobre todos los demás, para que finalmente, toda rodilla se doble y toda lengua confiese que Jesús es el Cristo. El es el camino, la verdad y la vida, y ninguno puede regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial sino por medio de El. Cristo es Dios el Hijo, y posee toda virtud en su perfección. Por tanto, la única medida de verdadera grandeza es cuán cerca puede estar un hombre de ser como Jesús. El hombre que más se parezca a Cristo, será el más grande, y aquellos que más lo amen, serán los que más se le parezcan. ¿Cómo pues, puede un hombre imitar a Dios, seguir sus pasos y caminar como El caminó, según nos fue mandado hacer? Debemos estudiar la vida de Cristo, aprender sus mandamientos y cumplirlos. Dios ha prometido que seguir este camino llevará al hombre a una vida abundante y una plenitud de gozo, y a conseguir la paz y el reposo que tanto anhelan aquellos que están cansados. Para aprender de Cristo se necesita estudiar las Escrituras y los testimonios de aquellos que lo conocen. Nosotros llegamos a conocerlo por medio de la oración, la inspiración y revelación que Dios les ha prometido a aquellos que guardan sus mandamientos. ¿Y cómo aprendéis los mandamientos? Los aprendéis a través de las palabras del Señor en las Escrituras, en las revelaciones recibidas por sus siervos autorizados, por la luz de Cristo, por la conciencia que llega a cada hombre por medio de la revelación personal. Es significativo que cuando Pablo hizo la pregunta: "¿Señor, que quieres que yo haga?" Cristo mandó a Pablo con uno de sus siervos autorizados. Así que fue con Cornelio, el cual después de orar recibió instrucciones de enviar a sus hombres a hablar con Pedro (Véase Hechos 1O.) Y siempre ha sido así, siempre que Dios ha tenido profetas sobre la tierra, los hombres pueden dirigirse a ellos para aprender de Cristo y sus mandamientos. Las palabras inspiradas de esos profetas, cuando son escritas, llegan a ser Escrituras y siempre que Dios tiene sus representantes sobre la tierra, hay nuevas revelaciones y nuevas Escrituras. Solamente cuando los hombres llegan a ser tan corruptos que los profetas son quitados de entre ellos, las Escrituras cesan. Y Dios declaró que sólo por medio de sus representantes autorizados puede el hombre recibir las ordenanzas esenciales para la salvación, y los mandamientos necesarios para el perfeccionamiento de sus hijos. Hablando a sus profetas, el Señor dijo: "El que a vosotros recibe, a mí me recibe. . ." (Mateo 10:40). Las palabras del profeta viviente siempre tienen trascendencia porque ese es el mensaje de Dios para su pueblo en tiempos de Noé, pero rehusó seguir las revelaciones que Noé recibió y no abordó el arca, debe haberse ahogado. Siempre las palabras de los profetas vivientes son de vital importancia para el pueblo; y siempre, si un hombre quiere saber acerca de Cristo y aprender sus mandamientos de manera que pueda obedecerlos, debe buscar hasta encontrar a sus representantes autorizados. Durante siglos, a causa de la maldad de los hombres, los profetas de Dios no caminaron sobre la tierra, así que las Escrituras finalizaron con las últimas palabras del Nuevo Testamento. La contención y la confusión reinaron en el cristianismo, porque lo único que ellos tenían eran las Escrituras antiguas, pero no tenían los profetas de Dios para que se las explicaran y recibieran nuevas revelaciones, nuevas Escrituras, y tuvieran la autoridad para dirigir la obra del ministerio. Pero en 1820, ocurrió el más grande y singular evento desde la resurrección de Cristo. Dios el Padre y su Hijo, Jesucristo, visitaron personalmente a un joven, llamado José Smith, que había estado orando para saber a cuál iglesia debería unirse. Dios el Padre le habló dijo: “. . .¡Este es mi Hijo Amado: Escúchalo!” (José Smith 2:17). Dios el Hijo dijo a José Smith que no se uniera a ninguna de las iglesias. José aprendió que la iglesia verdadera del Señor no estaba en la tierra; que los profetas vivientes de Dios, que fueron los cimientos, no habían vuel-

44
http://bibliotecasud.blogspot.com

to a aparecer durante siglos, y que con su muerte, la revelación, sobre la cual se edificó la iglesia, cesó; así que no hubo ya nuevas escrituras. Finalmente, aparecieron a José Smith los hombres que fueron los últimos siervos autorizados para dirigir la Iglesia de Jesucristo: Pedro, Santiago y Juan. Estos seres glorificados ordenaron a José Smith con la misma autoridad que ellos recibieron de Jesús, así que, una vez más, hubo profetas de Dios en la tierra que pudieron decir: ". . . así dice el Señor" (D. y C. 44:1). José Smith ordenó a otros con la autoridad que él había recibido y así, de esta manera, la Iglesia de Jesucristo fue restaurada en estos postreros días —La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días— conocida comúnmente como la Iglesia Mormona. A su debido tiempo, otro mensajero celestial vino a José Smith para decirle que Dios estaba a punto de dar a la tierra un registro sagrado de los antiguos habitantes de América así, como la Biblia es un registro Sagrado que trata sobre los habitantes del otro lado del mundo. Estas Escrituras que fueron traducidas por José Smith bajo la inspiración de Dios, es llamada el Libro de Mormón. Este habla, entre otras cosas, de la aparición personal de Cristo a los hijos de Dios aquí en las Américas, después de su resurrección en Jerusalén, y de sus instrucciones a ellos. La misión del Libro de Mormón es la de ser un compañero de la Biblia, para servir como un segundo testigo de que Jesús es el Cristo, para mostrar que Dios ama a una nación tanto como a otra, y reducir la contención por aclarar muchas de las doctrinas que han confundido a la cristiandad. José Smith recibió muchas revelaciones de Jesucristo, así como los profetas que lo sucedieron, lo cual significa que ya tenemos nuevas Escrituras. El portavoz y profeta del Señor sobre la faz de la tierra, hoy en día, es el presidente Harold B. Lee, el cual recibió su autoridad a través de una línea que se remonta hasta José Smith quien fue ordenado por Pedro, Santiago y Juan, quienes a su vez fueron ordenados por Cristo, quien era y es la cabeza de la Iglesia, el Creador de la tierra, y el Dios, ante el cual todos los hombres responderemos. Ahora, este maravilloso mensaje, que Dios ha dado a los profetas en nuestros días y ha restablecido su iglesia, es para todo el mundo. Cuando Natanael preguntó a Felipe, quien le estaba diciendo que había encontrado a Jesús; si de Nazaret podía salir algo bueno, Felipe le respondió diciendo: "Ven y ve" (Juan 1:46). Así respondemos nosotros: "Venid y ved". Los hombres pueden engañaros pero Dios no. Si vosotros sinceramente deseáis conocer de la veracidad de este mensaje, haced de él motivo de oración ferviente; estudiadlo, probadlo y Dios os hará saber. ¿Queréis saber si José Smith fue un profeta de Dios, y si el Libro de Mormón es una Escritura enviada de Dios? Ponedla a prueba. Leed el libro y, cerca del final encontraréis una promesa: Que si vosotros preguntáis a Dios, el Eterno Padre, en el nombre de Jesucristo, si este libro es verdadero, y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, nuestro Padre Celestial os manifestará la verdad de él por el poder del Espíritu Santo. (Moroni 10:4.) Este es el desafío y la prueba. Les testifico a ustedes que yo he leído el Libro de Mormón y lo he puesto a prueba; que Dios me ha revelado la veracidad de este volumen de Escrituras y me reveló también que José Smith fue un profeta de Dios, que

Harold B. Lee es su profeta y representante y que ahora funge como Presidente terrenal de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, el único hombre sobre la tierra que tiene las llaves del reino de Dios, como las tuvo Pedro en la antigüedad. Permitidme preguntar: ¿Necesitamos un profeta verdadero de Dios sobre la tierra en estos días? ¿El pueblo de Noé, en sus días, necesitaba un profeta para prevenirlos temporal y espiritualmente? ¿Si un hombre hubiese rehusado seguir a Noé, podría haberse salvado del diluvio? La Biblia nos dice que en los postreros días, en los cuales vivimos, la maldad de la gente vendrá a ser comparable a la maldad del pueblo en los días de Noé, cuando Dios purificó la tierra por medio del Diluvio. ¿Pensáis que necesitamos un profeta hoy que nos prevenga y nos prepare para la purificación, que Dios prometió que vendría, esta vez por fuego? Los corazones de los hombres están fallando, temporal y espiritualmente. ¿Es de interés general saber que Dios ha revelado muchas cosas para vuestra bendición? El ha revelado a un profeta moderno, una ley de salud, la cual, si es obedecida, promete al hombre correr sin cansarse y no desmayar al andar. (D. y C. 89.) ¿Pensáis que el hombre se desesperaría tanto o se suicidaría si conociera a través de la revelación de estos postreros días acerca de su estado preexistente; de dónde vino, por qué está aquí y hacia dónde va, así como las grandes posibilidades que están reservadas para él? Con los intentos satánicos de destruir la familia, y crear desunión y contiendas en el hogar, ¿seríais impactados con el programa instituido por un profeta moderno del Señor hace algunos cincuenta años, llamado programa de la noche de hogar?. Este programa de "una noche a la semana", reúne a todos los miembros de la familia para una guía espiritual y de carácter, una presentación de los planes y metas de la familia, una demostración de los talentos individuales, además de juegos y refrigerios. La Iglesia distribuye a sus miembros un manual anual, con sugerencias para este programa. A aquellos miembros que diligentemente tienen estas noches de hogar viene como resultado una bendición prometida por un profeta de Dios. Esta es la bendición prometida: "Aumentará el amor en el hogar y la obediencia a los padres, y se desarrollará la fe en los corazones de la juventud de Israel, y adquirirán el poder de combatir las influencias malas y las tentaciones que les rodean" (Manual de la noche de hogar para la familia 1965). ¿Os gustaría esta bendición para vuestro hogar? ¿Os interesaría saber que por la revelación de los postreros días, se ha dicho que el matrimonio es ordenado por Dios, y que una pareja casada en uno de nuestros templos, por aquellos que tienen la autoridad de ligar en la tierra para que sea ligado en los cielos, pueden estar casados, no hasta que la muerte los separe, sino por tiempo y eternidad? ¿Os gustaría experimentar la seguridad que viene a esa pareja de que si ellos y sus hijos son fieles, podrán continuar como familia en la vida venidera? ¿Estáis preocupados por la creciente corrupción en este bendito continente y en otros países del mundo, y el desbordamiento del mal por una conspiración gigantesca? ¿Estaríais interesados en leer el Libro de Mormón, el cual registra la caída de dos

45
http://bibliotecasud.blogspot.com

grandes civilizaciones antiguas de América como resultado de combinaciones secretas internas y que contiene una advertencia para nosotros: que cuando podamos ver esas condiciones en medio de nosotros, el Señor nos mandará despertar de nuestra terrible situación? Con la gran cantidad de ayuda que le estamos dando al enemigo de la libertad, podríais interesaras en saber lo que el Libro de Mormón dice que ocurrirá a la nación que sostenga esta conspiración. ¿Os gustaría conocer las advertencias de los profetas acerca de nuestro cada vez más marcado descenso por el camino del socialismo, destructor de almas, y lo que nos han dicho al respecto? Jesús conoció las calamidades que podrían sobrevenir al mundo, y esta es una de las razones por qué dio revelaciones a José Smith y a otros profetas. Os gustaría saber de un programa que hemos inculcado por muchos años a nuestros miembros; de poseer, cuando menos, una reserva de alimentos y ropa para un año, y si fuera posible combustible, y estar libres de la esclavitud financiera. ¿Sabíais que Dios está dando a su Iglesia indicaciones para hacerla independiente del mundo? Estas y muchas, muchas más revelaciones de grandes bendiciones y ayudas para el presente, con programas de preparación para el futuro y para la eternidad, están disponibles hoy por medio de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días. ¿Qué clase de hombres debemos ser? Ciertamente aun como Jesucristo. Para ser como El, debemos estudiar su vida, aprender sus mandamientos, y cumplirlos. Este es el camino seguro al gozo y a la vida eterna y abundante. Los profetas de Dios lo han conocido, ellos nos han hablado de El y de sus mandamientos. Ellos han sido enviados por Dios, a través de revelaciones nos han instruido acerca del camino que debemos seguir. N, hay pregunta más importante que un hombre pueda hacerse que aquella que hizo Pablo:

"¿Señor, qué quieres que yo haga?" Y no hay respuesta más importante que la que él recibió de ir con los que tienen la autoridad del Señor para dar instrucciones. "Escucha al Profeta que predica la verdad; Y en la vía del Señor su nombre alabad. La vía ya se encontró de la antigüedad: Profeta nuevo Dios mandó a darnos la verdad. Obscuridad tan densa, que por siglos dominó, Por Cristo disipada es, y Dios su faz mostró. Por asechanzas del error, el mundo se cegó; Mas hoy a hombres el Señor la senda aclaró." (Himnos Nm 60) Permitidme invitamos a investigar más extensamente La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, a leer el Libro de Mormón. Hay representantes de la Iglesia en vuestra área, que sin ninguna obligación de vuestra parte, se sentirán felices de visitamos y hablaros acerca de la Iglesia. Sois bienvenidos a concurrir a nuestras reuniones. Si deseáis literatura gratuita o información adicional escribidnos con confianza a las Oficinas Generales, dirigiéndose simplemente a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días en Salt Lake City, Utah, EE.UU. Y ahora os dejo mi testimonio; que yo sé que Dios vive, que El no ha muerto; que ama a sus hijos; que todos nosotros somos hermanos y hermanas, hijos del mismo Padre espiritual; que El nos bendice y nos quiere bendecir más y con ese fin ha establecido su Iglesia y enviado a sus profetas. Hoy esta Iglesia es la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, y su profeta y portavoz es el presidente Harold B. Lee. Yo sé esto como sé que estoy vivo, y doy este testimonio con humildad y agradecimiento en el nombre del Señor Jesucristo. Amén

46
http://bibliotecasud.blogspot.com

"QUE EL JUSTO AMONESTE AL IMPÍO"
Por el élder Ezra Taft Benson Del Consejo de los Doce
El profeta Ezequiel declaró: "Hijo de hombre yo te he puesto por atalaya a la casa de Israel; oirás, pues, tú la palabra de mi boca y los amonestarás de mi parte. "Cuando yo dijere el impío. De cierto morirás: y tú no le amonestares ni hablares para que el impío sea apercibido de su mal camino a fin de que viva, el impío morirá por su maldad, pero su sangre demandaré de tu mano. "Pero si tú amonestaste al impío, y él no se convirtiere de su impiedad y de su mal camino, él morirá por su maldad, pero tú habrás librado tu alma" (Ezequiel 3:1'7:1 9). Los profetas inspirados del Libro de Mormón vieron nuestra época y nos advirtieron en cuanto a la estrategia del adversario. Oíd sus palabras. "Porque he aquí, en aquel día él enfurecerá los corazones de los hijos de los hombres y los agitará a la ira contra lo que es bueno. Y a otros pacificará y los adormecerá con seguridad carnal. . . . ¡ay de aquél que escucha los preceptos de los hombres y niega el poder de Dios...! (2 Nefi 28:20, 21, 26). Mediante un profeta moderno, José Smith, el Señor ha dado estas nuevas instrucciones. "Por tanto, la voz del Señor, llega hasta los extremos de la tierra, para que oigan todos los que quieran oír. . . . y viene el día en que aquellos que no oyeron la voz del Señor, ni la voz de sus siervos, ni hicieron caso de los profetas y apóstoles serán desarraigados de entre el pueblo. "Porque se han desviado de mis ordenanzas y han violado mi convenio sempiterno. "No buscan al Señor, para establecer su justicia sino que todo hombre anda por su propio camino y conforme a la imagen de su propio Dios, cuya imagen es a semejanza del mundo. "Lo que yo, el Señor he hablado he dicho, y no me excuso; y aunque pasaren los cielos y la tierra mi palabra no pasará sino que todo será cumplido sea por mi propia voz, o por la voz de mis siervos es lo mismo" (D. y C. 1:11, 11-16, 38). Estas amonestaciones fueron dadas hace años, su cumplimiento se está llevando a cabo actualmente. Nosotros somos testigos vivientes de ello, a menos que estemos ciegos por nuestra propia complacencia y la astucia de hombres malvados. Como vigilantes en la torre de Sión y como líderes tenemos la obligación y el derecho de elevar la voz en contra de los males de la actualidad, males que hieren los fundamentos mismos de todo lo que nos es querido, como la Iglesia verdadera de Cristo y como miembros de naciones cristianas. Como uno de estos vigilantes, con amor por la humanidad, yo acepto humildemente esta obligación y cometido esforzándome con gusto por cumplir sin temor con mi deber. En momentos tan serios como estos no debemos permitir que el temor o la crítica nos impida hacerlo, aún riesgo de que nuestro consejo sea tachado como político por cuanto el gobierno se entrelaza cada vez más con nuestro cotidiano vivir. En la crisis por la cual estamos pasando, se nos ha amonestado plenamente. Esto ha traído consigo ciertas críticas, y hay algunos de nosotros que no deseamos escuchar el mensaje, nos avergüenza. Las cosas que amenazan nuestra vida, nuestro bienestar, nuestra libertad son las mismas que algunos de nosotros hemos estado dejando pasar. Muchos no desean que se les moleste mientras continúan gozando de su cómoda complacencia. La Iglesia está fundada sobre la verdad eterna, y nosotros no buscamos acomodo al principio ni renunciamos a nuestras normas no obstante cuáles sean las tendencias o las presiones de la actualidad. Nuestra lealtad a la verdad como Iglesia es firme. Hablar en contra de las acciones inmorales e injustas ha sido tarea de los profetas y los discípulos de Dios desde tiempos inmortales, siendo ésta la razón principal de que fuesen perseguidos. No obstante, amonestar a la gente como vigilantes de la torre ha sido una tarea dada por Dios. Vivimos en una época de apatía, de abandono de los principios. Esto no es ni será jamás la respuesta correcta. Uno de esos modernos vigilantes de la Iglesia hizo esta profunda advertencia. "Una lealtad a medias, mata, mientras que una devoción plena y total infunde vida y alma a cualquier causa y sus adherentes. Los problemas del mundo pueden colocarse mayormente a las puertas de aquellos que no son ni fríos ni calientes, que siguen siempre la fila de menor resistencia, y cuyo tímido corazón se confunde ante la alternativa de ponerse de parte de la verdad. Tal como en el gran Concilio de los cielos, en la Iglesia de Cristo sobre la tierra no puede haber neutralidad, estamos del lado del Señor o no lo estamos. Una fe inflexible, que desprecia todo término medio, conducirá la Iglesia así como a todos sus miembros al triunfo y al alcance de nuestro más alto destino. "Los conquistadores finales del mundo serán aquellos hombres y mujeres pocos o muchos, que apeguen a la verdad firmemente y sin temor, que sean capaces de expresar su negativa así como su afirmación, y en cuyos elevados estandartes está inscrito: No transijas con el error. . . "La tolerancia no consiste en concordar con los puntos de vista y las prácticas del mundo. No debemos renunciar a nuestras creencias a fin de llevarnos bien con los demás, no obstante lo estimados o influyentes que puedan ser. Puede pagarse un precio demasiado alto por alcanzar una posición social y hasta por lograr armonía. . . El evangelio descansa sobre la verdad eterna, y nunca puede abandonarse la verdad sin peligro" (John A. Widtsoe, Conference Report, de abril de 1941, páginas 117, 116). Se ha dicho que "nuestro mayor problema nacional es la erosión; no la del suelo, sino la de la moralidad nacional." Estados Unidos de América ha sido grande porque ha sido libre, y ha sido libre porque ha confiado en Dios y se ha fundado en los principios de la libertad establecidos en la palabra de Dios. Esta nación tiene un fundamento espiritual. Para mí, esta tierra tiene una historia profética.

47
http://bibliotecasud.blogspot.com

En 1831, Alexis de Tocqueville, famoso historiador francés vino a los Estados Unidos a petición del gobierno "francés a estudiar nuestras instituciones generales. También hizo concienzudo estudio de nuestras instituciones políticas y sociales. En menos de diez años, de Tocqueville adquirió fama mundial, como resultado de la obra que escribió en cuatro tomos titulada. La democracia en América. He aquí su propia conmovedora explicación de la grandeza de los Estados Unidos. "Busqué la grandeza y el genio de los Estados Unidos en sus espaciosos puertos y sus caudalosos ríos, mas no estaba allí; en sus ricas minas y su inmenso mundo comercial, y tampoco estaba allí. No hallé lo que buscaba sino hasta que fui a las iglesias de los Estados Unidos y escuché sus púlpitos encendidos de rectitud y comprendí el secreto de su genio y su poder. Estados Unidos es grande porque es una nación buena y si deja de ser buena dejará de ser una nación grande. (Prophets Priciples, and National Survival compilado por Jerreld L. Newquist-Salt Lake City, Utah Publishers Press, 1964 página 60.) ¿Cuán fuerte es nuestra voluntad para seguir constituyendo una nación libre, buena? Las falsas ideas de las falsas ideologías, revestidas de las formas más atractivas, procuran silenciosamente —así sin que nos demos cuenta de ello— reducir nuestras defensas morales y cautivar nuestros pensamientos; engañan con brillantes promesas de seguridad, y garantías de todas clases. Se disfrazan bajo diversos nombres, mas pueden reconocerse por una cosa... algo que todas tienen en común, corroen el carácter y la libertad del hombre de pensar y actuar por sí mismo. Se harán esfuerzos para adormecernos en una falsa seguridad. Se harán y se hacen propuestas y programas patrocinados que tienen gran atractivo; sí, usualmente los programas más peligrosos llevan las más atractivas etiquetas, y muchas veces en nombre del bienestar público y la seguridad personal. Repito, no nos dejemos engañar. La Libertad puede suprimirse tanto por descuido como por ataque directo. Durante demasiado tiempo, demasiados estadounidenses y en general la gente del mundo libre, han actuado como silenciosos contribuyentes ante las agresiones en contra de la libertad ataques en contra de los fundamentales principios económicos y espirituales y las tradiciones que han fortalecido a las naciones. Esforcemos por progresar en el camino de la bondad y la libertad. Con la ayuda y las bendiciones del Señor, la gente del mundo libre puede enfrentar y enfrentará el mañana sin temor, sin duda y con plena confianza. Hace algunos años uno de los presidentes de los Estados Unidos señaló el problema con las siguientes palabras: No necesitamos más progreso material, necesitamos más poder moral. No necesitamos más conocimiento, necesitamos más carácter; no necesitamos más gobierno, necesitamos más cultura. No necesitamos más ley, necesitamos más religión. No necesitamos más de las cosas que se ven, necesitamos más de las cosas que no se ven. Es en esta faceta de la vida que conviene que hagamos hincapié en los tiempos actuales; si esto se fortalece, las demás cosas cuidarán de sí mismas. Esta es la faceta que constituye el fundamento de todo lo demás. Si el fundamento es firme, la superestructura se mantendrá en su lugar" (Prophets, Principles, and National Survival, página 35).

Como pueblo libre, estamos siguiendo muy de cerca en muchos aspectos, la línea que condujo a la caída del gran imperio romano. Un grupo de historiadores, resumieron las condiciones que condujeron a la caída de Roma, de la siguiente manera: ". . .Roma conoció una etapa de iniciación no diferente de la nuestra, entró en seguida en dos siglos de grandeza para alcanzar su pináculo en el segundo de estos siglos, comenzando a declinar para llegar finalmente a derrumbarse en el tercero. No obstante, las señales de las decadencias comenzaron a manifestarse en los últimos años de ese segundo siglo. "Es sabido que hubo un enorme aumento de los ricos ociosos así como de los pobres ociosos; a estos últimos se les colocó bajo limosna permanente, un sistema de ayuda social no diferente del nuestro. Cuando este sistema se instituyó como permanente, los recibidores del 'largesse' público (o ayuda pública) aumentaron en número llegando a organizarse en una agrupación política de bastante poder. Así organizados, no vacilaron en dar a conocer sus exigencias, ni el gobierno vaciló en acceder a ellas. . .cada vez con mayor frecuencia. Los que esperaban llegar a ser emperadores complacían sus gustos. La grande y sólida fortaleza de la clase media de la Roma de entonces, como la nuestra hoy en día, fue cada vez más abrumada por los impuestos para sostener una burocracia que seguía y seguía creciendo volviéndose aún más poderosa. A fin de hacer frente a las emergencias, se impusieron impuestos adicionales sobre la renta. El gobierno cayó en déficit. El denario, moneda de plata similar a nuestro medio dólar, comenzó a perder su color de plata, llegando a adquirir un color cobre, porque el gobierno se vio obligado a reducir el contenido de plata de las mismas. "Aun entonces, la ley de Gresham entró en funciones, puesto que la verdadera moneda de plata no tardó en desaparecer. Comenzó a esconderse. "El servicio militar era una obligación altamente honrada por los romanos; en verdad los extranjeros podrían obtener la ciudadanía romana simplemente ofreciéndose como voluntarios al servicio militar en las legiones de Roma. Sin embargo, al aumentar la opulencia en el nivel de vida, los jóvenes romanos comenzaron a esquivar el servicio militar presentando excusas para permanecer en la cómoda y sórdida vida de la ciudad. Los historiadores nos dicen que los varones comenzaron a usar peinados y ropas afeminadas hasta el punto en que se hacía difícil distinguir a un hombre de una mujer. "Entre los maestros y los eruditos había un grupo denominado 'los cínicos' cuyos miembros se dejaban crecer la barba y el pelo, vestían ropas desaliñadas y sucias, al paso que profesaban indiferencia por los bienes mundanos y acumularon desprecio por los que ellos llamaban los valores de la clase media. "La moral declinó al mismo tiempo que se volvió peligroso andar por los campos y las calles de la ciudad. Los desordenes eran comunes y a veces eran incendiados sectores enteros de pueblos y ciudades. "Y todo el tiempo, las enfermedades propias de los impuestos obligatorios y la pavorosa inflación estaban a la espera para dar el golpe de muerte. "Entonces, finalmente, todas esas fuerzas vencieron la energía y la ambición de la clase media. "Roma cayó.

48
http://bibliotecasud.blogspot.com

"Nosotros estamos ahora aproximándonos al final de nuestro segundo siglo" (Discurso pronunciado por Ronald Reagan, en el Colegio Universitario Eisenhower, New York, 1969). En 1787 Edward Gibbon terminó su notable obra The Decline and Fall of the Roman Empire. (La decadencia, y caída del imperio romano). He aquí razones por las cuales él consideraba se había llegado a la caída: 1. El debilitamiento de la dignidad del hogar que es el fundamento de la sociedad humana. 2. Los impuestos cada vez mayores y los gastos de dinero público para dar alimentos gratis y circos al populacho. 3. El desenfrenado delirio por el placer al mismo tiempo que los deportes se volvían cada año más excitantes y más brutales. 4. La fabricación de armamentos gigantes cuando el enemigo real se hallaba en la decadencia del pueblo. 5. la decadencia de la religión al marchitarse la fe hasta convertirse en simple fórmula, perdiendo contacto con la vida y volviéndose imponentes para amonestar y guiar a la gente. ¿Podemos hacer un paralelo entre esto y nuestra situación hoy en día? Las mismas causas que contribuyeron a la destrucción de Roma, ¿podrían destruir los países del mundo libre? Durante ocho años tuve en mi escritorio estas palabras de oración: "Oh, Dios, concédenos a los hombres un poder mayor que el de la urna electoral" En estos tiempos de progreso debemos prestar atención a las lecciones que nos da la historia, muchas de las cuales son sumamente serías, pues durante la época del éxito es cuando corremos el mayor peligro. Aun en los momentos de su gran prosperidad, una nación puede sembrar las semillas de su propia destrucción. La historia revela que rara vez se destruye una gran civilización sin que ésta se haya debilitado o destruido primero por dentro. Las lecciones de la historia se mantienen como postes de señales para ayudarnos a trazar sin peligro el curso de nuestro futuro. Como ciudadanos del mundo libre, es necesario que despertemos y estemos alerta en cuanto a los problemas que ahora enfrentamos. Debemos reconocer que estos principios básicos y funda; mentales, los morales y los espirituales, yacen en el fundamento mismo de nuestros logros pasados. A fin de continuar gozando de las bendiciones de que disfrutamos en la actualidad debemos volver a estos básicos y fundamentales principios. La economía y la moral forman parte de un cuerpo inseparable de la verdad; deben estar en armonía y es necesario que ajustemos nuestras acciones con estas verdades eternas. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, se mantiene firme en su posición de apoyar los grandes principios

espirituales y morales que han constituido las tradiciones fundamentales del mundo libre. Nos oponemos a todo esfuerzo maligno por destruir o poner en tela de juicio las verdades eternas que han afirmado a la civilización desde el principio. Usaremos todos los medios honorables para fortalecer el hogar y la familia, y fortalecer el carácter mediante la adherencia a los elevados principios espirituales y morales. En la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días la castidad no pasará nunca de moda. Tenemos una sola norma para hombres y mujeres que es la pureza moral. Aborrecemos y nos oponemos a la detestable práctica del aborto y los demás actos impíos e impuros que hieren los fundamentos mismos del hogar y la familia, nuestras más fundamentales instituciones. La continuación de estas prácticas inmorales ciertamente hará bajar la ira y los juicios del Altísimo. Al concentrarnos en el materialismo y las adquisiciones materiales, ¿no estamos olvidando la base espiritual sobre la cual descansan nuestra prosperidad, seguridad y libertad? Dios nos ayude a arrepentirnos de nuestras malas sendas y humillarnos ante el agraviado poder. En la nación que se arrodilla yace gran seguridad. ¡Que seguridad de las tan necesarias bendiciones del Señor tendríamos si los individuos de todas partes nos arrodillamos diariamente, por la noche y por la mañana para expresar gratitud por las bendiciones que hemos recibido, reconociendo que dependemos completamente de Dios y procurando su divina guía! El espectáculo que brinda una nación que eleva sus oraciones al Altísimo es más imponente, más poderoso que la explosión de una bomba atómica. El poder de la oración es más grande que cualquier posible combinación de los poderes controlados por el hombre "la oración es el medio más grandioso del hombre para comunicarse con el poder de Dios". Los Padres de la Patria aceptaron esta verdad eterna. ¿La aceptaremos en lo futuro? Sí, es por nuestro propio inteligente interés que debemos embarcarnos en esta sencilla práctica, esta poderosa práctica de la oración. Hace muchos años un hombre dijo: "Lo que este país necesita más que cualquier otra cosa es la vieja y pasada de moda, anticuada oración familiar." Sí, nuestra mayor necesidad es la de volver a las antiguas y sempiternas verdades. Que Dios nos ayude, como individuos libres, a reconocer la fuerza de nuestras bendiciones, la amenaza a nuestras normas morales y espirituales, así como la necesidad de la acción humilde pero valerosa para preservar estas inapreciables bendiciones, ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

49
http://bibliotecasud.blogspot.com

PREPARAOS
Por el élder Ezra Taft Benson Del Consejo de los Doce
Hermanos y hermanas, presentes y ausentes, nosotros somos hermanos y hermanas, hijos del mismo Padre espiritual. Humilde y agradecido estoy ante ustedes, y me he arrodillado en ayuno y oración, con los miembros de mi familia para poder recibir las bendiciones del Espíritu. Mi mensaje de hoy es acerca de una revelación del Señor a José Smith el profeta, en una conferencia de la Iglesia efectuada el 2 de enero de 1 831, y ésta fue: “ . . .mas si estáis preparados, no temeréis” (D. y C. 38:30). En la sección 1 de Doctrinas y Convenios, leemos estas palabras: “Preparaos, preparaos para lo que viene. . .” (D. y C. 1 :1 2). Más adelante en esta misma revelación, están estas palabras de advertencia: ' . . .yo, el Señor, sabiendo de las calamidades que vendrían sobre los habitantes de la tierra. . ." (D. y C. 1 :17). ¿Cuáles son algunas de las calamidades para las que debemos estar preparados? En la sección 29 el Señor nos previene de que "se enviará una inmensa granizada para destruir las cosechas de la tierra" (D. y C. 29:1 6). En la sección 45 leemos de "una plaga arrolladora, porque una enfermedad desoladora cubrirá la tierra" (D. y C. 45:31). En la sección 63 el Señor declara que ha "decretado guerras sobre la faz de la tierra. . ." (D. y C. 63:33). En Mateo capítulo 24 se habla de "pestes, y hambres y terremotos... (Mateo 24:7). El Señor declaró éstas y otras calamidades deben ocurrir. Estas profecías en particular, no parecen ser condicionales. El Señor con su precognición sabe que ocurrirán. Unas vendrán por medio de obras de los hombres, otras por la propia fuerza de la naturaleza, la cual es de Dios, pero que sobrevendrán es inminente. La profecía es la historia de las cosas que ocurrirán en el futuro, un descubrimiento divino. Y a pesar de todo esto, el Señor Jesucristo ha dicho: "Mas si estáis preparados, no temeréis" (D. y C. 38:30). ¿Cuál es entonces la manera en que el Señor nos ayudará a prepararnos para estas calamidades? La respuesta se encuentra también en la sección 1 de las Doctrinas y Convenios donde El dice: "Por tanto, yo, el Señor, sabiendo de las calamidades que vendrían sobre los habitantes de la tierra, llamé a mi siervo José Smith, hijo, le hablé desde los cielos y le di mandamientos; "Y también les di mandamientos a otros. . ." (D. y C. 1:1718). También ha dicho: "Escudriñad estos mandamientos porque son verdaderos y fieles, y las profecías y promesas que contienen se cumplirán" (D. y C. 1:37). Aquí está entonces la clave: buscad a los profetas para conocer la palabra de Dios, que nos muestra cómo prepararnos para las calamidades que sobrevendrán. Porque el Señor, en esa misma sección establece: "Lo que yo el Señor he hablado, he dicho, y no me excuso, y aunque pasaren los cielos y la tierra, mi palabra no pasará. Sino que toda será cumplida, sea por mi propia voz, o por la voz de mis siervos, es lo mismo" (D. y C. 1:38). Una vez más el Señor advirtió a aquellos que rechazaran las palabras inspiradas de sus representantes, con estas palabras: ". . .y viene el día en que aquellos que no oyeren la voz del Señor, ni la voz de sus siervos, ni hicieron caso de las palabras de los profetas y apóstoles, serán desarraigados de entre el pueblo" (D. y C. 1:14). El actual programa de bienestar de la Iglesia fue instituido por revelación de ' Dios a su portavoz, el profeta y presidente terrenal de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Fue inaugurado por la Primera Presidencia , en una gran conferencia efectuada en Octubre de 1 936. Es significativo que el hombre que fungió durante 25 años y como el primer director ejecutivo del Comité General de Bienestar de la Iglesia, el presidente Harold B. Lee, sea hoy el portavoz del Señor sobre la tierra, y que el presidente Marion G. Romney, quien estuvo tan cerca de él en ese entonces, esté ahora a su lado como consejero. En la conferencia general de la Iglesia en abril de 1937, el presidente J. Reuben Clark, de la Primera Presidencia, preguntó: "¿Qué podemos hacer, como pueblo o como individuos, por nosotros mismos, para prepararnos a encarar este próximo desastre, el cual Dios en su sabiduría, no puede alejar de nosotros?" El presidente Clark estableció entonces estos inspirados principios básicos del Programa de Bienestar de la Iglesia: "Primero, y por encima y más allá de todo lo demás, vivamos justamente. . . "Evitemos las deudas de la misma forma que evitaríamos una plaga; si estamos en deuda ahora, salgamos de ella; si no es posible hoy, entonces mañana:” "Vivamos, rigurosa y estrictamente dentro de los límites de nuestro ingreso y ahorremos un poco. "Dejad que cada cabeza de familia procure tener a la mano suficiente alimento y ropa, y si fuere posible también combustible para cuando menos un año. Vosotros, los de escasos recursos, invertid vuestro dinero en alimentos y ropa usada, no en acciones ni en bonos; vosotros los de mayores recursos, quizá penséis que sabéis cómo cuidaros pero quisiera daros una sugerencia, y ésta es que no especuléis. Dejad a cada cabeza de familia empeñarse en tener su casa propia, libre de hipotecas. Dejad que el que tenga un pequeño jardín lo cultive y que cada hombre que sea dueño de un rancho lo aproveche" (Conference Report, abril de 1937, pág. 26). Para los justos, el evangelio provee una advertencia de una inminente calamidad, un programa para las crisis, un refugio para cada desastre. El Señor ha dicho que "viene el día ardiente como un horno. . ." (Malaquías 4:1), pero El nos asegura que "el que es diezmado, no será quemado. . ." (D. y C. 64:23). El Señor nos ha advertido de las hambres, pero los justos habrán escuchado a los profetas y almacenado cuando menos lo necesario, para sobrevivir un año. El Señor ha soltado a los ángeles para cosechar abajo en la tierra (Discourses of Wilford Woodruff pág. 251), pero aque-

50
http://bibliotecasud.blogspot.com

llos que obedecen la Palabra de Sabiduría y todos los otros mandamientos, tienen la promesa de que "el ángel destructor pasará de ellos como de los hijos de Israel, y no los matará. . .” (D. y C. 89:21). El Señor desea que sus santos sean libres e independientes en los días críticos que vienen. Pero ningún hombre es verdaderamente libre si está en esclavitud financiera. "Piénselo bien antes de contraer una deuda", dijo Benjamín Franklin, puede entregar a otro su propia libertad." Eliseo dijo: ' . . .paga a tus acreedores; y tú y tus hijos vivid. . ." (2 Reyes 4:7). Y en Doctrinas y Convenios el Señor dice: “. . .en cuanto a vuestras deudas, he aquí, quiero que las paguéis todas" (D. y C. 104:781. Por más de cien años nos han amonestado que almacenemos grano. "Recordad el consejo que os es dado", dijo Orson Hyde, "¡almacenad todo vuestro grano y cuidad de él!. . . Y os digo que es casi tan necesario tener pan para sostener el cuerpo como tener alimento para el espíritu; porque el uno es tan necesario como el otro para que podamos llevar a cabo la obra de Dios sobre la tierra" (Journal of Discourses, vol. 5, pág. 17). Y también dijo: "Hay mayor salvación y seguridad en el trigo, que en todos los planes políticos del mundo..." (ID, vol. 2, pág. 207). Respecto a la clase de alimentos que deben almacenarse, la Iglesia ha dejado tal decisión, en gran parte, a los miembros. Algunas excelentes sugerencias están disponibles en el Comité de Bienestar de la Iglesia. "Todo grano es bueno para alimentar al hombre. . ." (D. y C. 89:16), estableció el Señor, pero particularmente apartó el trigo. Los granos secos, enteros y duros, cuando se almacenan apropiadamente, pueden durar indefinidamente, y su valor nutritivo puede aumentar, si se desea, por medio de la germinación. Sería muy bueno que cada familia tuviera almacenado grano cuando menos para un año. Y quisiera recordaros que generalmente se necesita mucha más tierra para alimentar ganado, de lo que se necesita para sembrar grano. Tengamos pues cuidado, en no dar preferencia al ganado y otros animales en nuestros programas de bienestar. Desde el punto de vista de la producción de alimentos, almacenamiento, manejo y consejo del Señor, el trigo debe tener prioridad. El agua por supuesto, es esencial. Otros alimentos básicos son la miel o azúcar, legumbres, productos de leche o derivados, y sal o su equivalente. La revelación de almacenar alimentos puede ser tan esencial para vuestra salvación temporal hoy, como fue para el pueblo abordar el arca en los días de Noé. El presidente Harold B. Lee ha aconsejado que "quizá si no pensamos en lo que usualmente comemos, y pensamos más en lo que puede mantenernos vivos, en caso de no tener otra cosa que comer, esto último será más fácil de tener almacenado por un año, y será sólo lo suficiente para mantenernos vivos en caso de no tener ninguna otra cosa que comer. No engordaremos pero sobreviviremos, y si pensamos en esta clase de almacenamiento, en lugar de pensar en almacenar por un año todas las cosas que estamos acostumbrados a comer, lo cual en la mayoría de los casos es materialmente imposible para muchas familias, pienso que nos acercaremos más a lo que el presidente Clark nos aconsejó desde 1937" (Welfare conference address, Octubre 10. de 1966).

Recibimos bendiciones por estar en contacto directo con la tierra, y producir nuestros propios alimentos. Aunque sea solamente el jardín de nuestro patio y uno o dos árboles frutales. La riqueza material del hombre brota básicamente de la tierra y otros recursos naturales. Combinada con la energía humana y multiplicada por las herramientas, esta riqueza esta asegurada y engrandecida por medio de la libertad y la justicia. Serán afortunadas aquellas familias de los últimos días, que tengan una cantidad adecuada de alimentos nutritivos para satisfacer sus necesidades. Respecto a la energía humana, debemos estar agradecidos por la Palabra de Sabiduría, la cual nos dice que es posible correr "sin cansarse, y no [desfallecer] al andar" (D. y C. 89:20). El Señor nos ha aconsejado: ' . . .acostaos temprano, para que no os fatiguéis; levantaos temprano, para que vuestros cuerpos y vuestras mentes sean vigorizados" (D. y C. 88:124). También aconsejó: "No corras más aprisa, ni hagas más de lo que tus fuerzas. . . te permitan. . ." (D. y C. 10:4). Alimentos sanos, descanso apropiado, ejercicio adecuado y una conciencia tranquila pueden prepararnos para enfrentar las pruebas que se avecinan. Respecto a la ropa, debemos anticipar futuras necesidades, tales como ropa extra para el trabajo, ropa que nos proporcione calor durante el invierno, cuando haya escasez de combustible. También deben ser almacenados cuero y tela, particularmente para familias con hijos pequeños, que crecerán y quizá ya no puedan usar sus ropas actuales. "El día vendrá", dijo el presidente Wilford Woodruff", en que, como se nos ha dicho, nos veremos en la necesidad de hacer nuestros propios zapatos, ropa y cultivar nuestros propios alimentos. . . ' (Discourses of Wilford Woodruff, pág. 166). En un mensaje a los santos, en julio de 1970 el presidente Joseph Fielding Smith estableció que los pioneros "fueron enseñados por sus dirigentes a producir hasta donde fuera posible, todo lo que ellos consumieran. “. . .Esto aún es un excelente consejo" (Improvement Era, vol. 73 [1970], pág. 3). Madera, carbón, gas, aceite, petróleo y aun velas, están entre las cosas que deben almacenarse, al igual que combustible para dar calor, para cocinar o para proporcionar luz o fuerza. Algunas cosas podrán usarse para todos estos propósitos y ciertas de ellas deberán guardarse con precauciones. También conviene tener a la mano algunas medicinas básicas que duren por lo menos un año. Los hombres deben buscar empleos honorables y desempeñar honestamente su trabajo, para proveerse a sí mismos. Los hombres que puedan desarrollar labores manuales útiles, estarán en creciente demanda. Los hombres que puedan desempeñar tareas pequeñas, los rancheros, albañiles, sastres, jardineros y mecánicos serán una gran bendición para sus familias, sus vecinos y para sí mismos. A los santos se les ha aconsejado no pedir prestado y mantener una reserva. La historia ha demostrado que en los días difíciles, son las reservas con valor intrínseco las que tienen mayor valor, en lugar de tener en reserva valores que puedan ser destruidos por la inflación. Estaría bien que recordásemos que los continuos déficits en el gobierno causan la inflación; la inflación se usa como un pretexto para un inútil control de precios y esto nos lleva a la esca-

51
http://bibliotecasud.blogspot.com

sez, y ésta inevitablemente es un pretexto para implantar el racionamiento. ¿Cuándo iremos a aprender estos básicos principios económicos? Sin embargo, ". . .cuando realmente estamos en malos tiempos", dice el presidente Clark," donde el alimento, la ropa y el alojamiento es escaso o no lo hay, el dinero no sirve de nada pues no hay nada que comprar y no podemos comernos el dinero, ni podemos juntarlo en cantidades suficientes como para quemarlo y producir calor, ni tampoco podemos vestirnos con él" (Church News 21 de noviembre de 1 953, pág. 4). La fuerza del programa de Bienestar de la Iglesia viene de cada familia, cuando sigue las inspiradas instrucciones de los líderes de la Iglesia, para sostenerse a sí mismos a través de una preparación adecuada. Dios espera que sus santos se preparen a sí mismos para que "la Iglesia [como el Señor ha dicho] se sostenga independiente de todas las otras criaturas bajo el mundo celestial" (D. y C. 78:14). "Cómo, sobre la faz de la tierra, podría un hombre gozar de su religión", dijo el élder George A. Smith hace muchos años, "si cuando el Señor le dijo cómo prepararse para los días de hambre, en lugar de obedecerlo, malgastó todo lo que habría podido sostenerlo a él y su familia" (JD, vol. 12, pág. 142). Y el presidente Brigham Young dijo: "¿Si estáis sin pan, de qué sabiduría presumís y de qué utilidad son vuestros talentos, si no procuráis por vosotros mismos y economizáis para los días de escasez, aquella substancia destinada para sostener vuestras vidas? "Si no podéis proveer para vuestra vida, ¿cómo esperáis tener la sabiduría necesaria para poder ganar la vida eterna?" ( JD, vol. 8, pág. 68). ¿Cuándo sobrevendrán estas calamidades? No conocemos el tiempo exacto, pero parece que está en un futuro no muy distante. Aquellos que están preparados, tienen ahora las bendiciones que les acarrea la obediencia y están listos. Noé construyó el arca antes de que viniera el diluvio, y él y su familia sobrevivieron; pero aquellos que esperaron actuar hasta que comenzó el diluvio, fue demasiado tarde.

Que una aparente prosperidad o la así llamada paz no nos disuada de prepararnos. Yo he visto los estragos de la inflación. Nunca podré olvidar a Alemania en los años veintes. En diciembre de 1923, en Colonia, Alemania, pagué seis billones de marcos por un desayuno; eso equivalía a quince centavos de dólar. Hoy, en donde existe mayor preocupación por la inflación es en América y otros países. Hermanos y hermanas, yo sé que este Programa de Bienestar es inspirado por Dios. Presencié los estragos del hambre y la miseria cuando, bajo la dirección del Presidente de la Iglesia, estuve un año en la Europa destrozada por la guerra al terminar la II Guerra Mundial; sin mi familia, distribuyendo alimentos, ropa y camas a los miembros de la Iglesia necesitados. Vi los ojos hundidos de los Santos, casi en el último grado de inanición; vi a fieles madres cargando a sus hijos de tres o cuatro años que no podían caminar debido a la desnutrición. Vi a una mujer hambrienta, cambiar alimentos por un carrete de hilo. Vi a hombres adultos llorar cuando pasaron sus manos por el trigo o el frijol que les fue enviado de Sión-América. Damos gracias a Dios por un profeta; por este inspirado programa y por los Santos que así han manejado su mayordomía, porque ellos han proveído para sí mismos, y aun han compartido con otros. ¡Qué maravilloso será llegar a ser salvadores en el Monte de Sión! "El tiempo es propicio", dijo el presidente Lee, "para la demostración del poder y la eficacia del plan del Señor, que El ha designado como una luz al mundo y un estandarte para su pueblo y para que lo busquen los gentiles" (Deseret News, Church Section, 20 de diciembre de 1941, pág. 7; véase también D. y C. 45:9). Que siempre recordemos la promesa del Señor: ' . . .mas si estáis preparados, no temeréis" D. y C. 38:30). Vivamos el evangelio completamente y reconoceremos lo infalible que es (a palabra inspirada de Dios, ya sea por “. . .su propia voz. . ." o "la voz de sus siervos; es lo mismo. . .” (D. y C. 1 :38). Los días que siguen son de aflicción y desafío. Que estemos preparados temporal y espiritualmente, lo ruego humildemente en el nombre de Jesucristo. Amén.

52
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA OBRA MISIONAL: UNA GRAN RESPONSABILIDAD
Por el presidente Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Humilde y agradecido me paro ante vosotros en este glorioso día de reposo. Estoy seguro, presidente Kimball, que además de esas hermosas hermanas del Coro del Tabernáculo, todos nos unimos en oración por usted, nuestro querido Profeta, tal como lo dice el himno. Quisiera decirle al élder L. Tom Perry, el nuevo miembro de los Doce; que está entrando en una de las asociaciones más dulces que existe entre los hombres debajo del cielo. Os damos la bienvenida al Consejo y también la damos con el mismo espíritu a los élderes J. Thomas Fyans y Neal A. Maxwell como Ayudantes del Consejo de los Doce. Mis hermanos, he sentido una gran pena, como les ha sucedido a miles de personas, a causa del fallecimiento de nuestro amado líder el presidente Harold B. Lee. Durante SS años estuvimos relacionados en esta vida terrenal, y antes de eso estoy seguro, en la vida preterrenal. He recibido la dulce y consoladora seguridad de que un Profeta de Dios no fallece en forma intempestiva. El impresionante servicio terrenal del presidente Lee ha terminado y él ha sido llamado a llevar adelante una obra importante en el gran programa del Señor que continúa progresando en ambos lados del velo. Fue un hombre con profunda percepción espiritual y atributos semejantes a Cristo. Su gran objetivo era ayudar en la gran salvación de las almas a los hijos de los hombres. El Señor le dijo al Profeta José Smith: "Recordad que el valor de las almas es grande en la vista de Dios" (D. y C. 16:10) Ese es nuestro interés primordial como Iglesia, que las almas alcancen la salvación y exaltación. El presidente Lee estaba interesado en ese gran proyecto más que en cualquier otro. Estoy agradecido por la inspiración que dio a la juventud de Sión, a los hijos de nuestro Padre en todas partes y a la gran causa de la verdad por todo el mundo. Durante treinta años me he sentado junto al presidente Spencer W. Kimball desde que regresamos ambos al Consejo de los Doce. Conozco a este hombre ilustre y lo quiero; lo honro, lo respeto. Es verdaderamente uno de los hombres de Dios, un Profeta del Señor humilde e inspirado. Le apoyo con todo mi corazón. Y con él amo a todos los hijos de nuestro Padre, de cualquier raza, credo, nacionalidad o afiliación política. Me regocijo en el programa que el presidente Kimball y sus consejeros han ayudado a desarrollar bajo la dirección del presidente Lee. No existe en ninguna parte del mundo mejor programa para el progreso espiritual del hombre que provea las respuestas a los problemas que afrontan los padres, las familias y los individuos. Mediante la dirección inspirada del presidente Kimball, continuaremos fortaleciendo y edificando este programa, que se necesita grandemente hoy más que nunca. El mensaje del mormonismo, el evangelio restaurado de Jesucristo, ha estado en el mundo por más de ciento cuarenta años En junio de 1830, Samuel Harrison Smith caminaba fatigado por un camino rural en el Estado de Nueva York en el primer viaje oficial de un misionero de la Iglesia restaurada. Había sido apartado por su hermano, el profeta José. Ese primer día, aquel misionero viajó 41 kilómetros sin poder colocar una sola copia del Libro nuevo y raro que cargaba a sus espaldas. Buscando albergue para pasar la noche, fatigado y hambriento, después de explicar brevemente su misión, fue rechazado con estas palabras: "Mentiroso salga de mi casa. No podrá quedarse un "minuto con sus libros". Continuando su jornada, desalentado y afligido, pasó esa primera noche bajo un manzano. De este modo dio comienzo en la manera más desfavorable, la obra misional de esta dispensación por medio de la Iglesia restaurada, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Han transcurrido ciento cuarenta v cuatro años desde que aquel primer misionero se ocupó en Llevar el mensaje de salvación a un mundo confuso. En cumplimiento con el importantísimo mandato de Dios, esta gran obra ha continuado progresando cabalmente a través de los años, como capítulo dramático en la historia de una "gente peculiar". Pero en todos los anales del cristianismo no existe mayor evidencia de valor, voluntad para el sacrificio y devoción al servicio; hombres, mujeres y niños se han unido en este esfuerzo heroico sin ninguna esperanza de recibir recompensa material. Estos embajadores del Señor Jesucristo, han caminado afanosamente por el lodo y la nieve, han atravesado a nado ríos y se han privado de las necesidades comunes de alimento, albergue y vestido en respuesta a un llamamiento. Voluntariamente padres e hijos han dejado hogar, Familia y trabajo para ir a todas partes del mundo, soportando grandes aflicciones físicas y persecución continua. Las familias se han quedado atrás, muchas veces en condiciones rigurosas, trabajando aún más arduamente para proveer los medios para "su misionero"; y a pesar de todo ello, han sentido gozo y satisfacción y han expresado gratitud por las bendiciones especiales recibidas. Y los misioneros se refieren a esa época Como "el período más feliz de mi vida." En términos modestos, se han calculado aproximadamente que de ciento cuarenta a ciento cincuenta mil misioneros regulares han servido a la Iglesia desde 1830, sin mencionar a los miles de hombres y mujeres que han efectuado servicio misional localmente, llegando a ser en la actualidad casi más de veinte mil. De estos fieles emisarios, los que han ido al extranjero, han dedicado entre 98 y 105 millones de días de esfuerzo misional a un costo de cientos de millones de dólares en pérdidas de ingreso personal y en costearse sus gastos, y esto no incluye gastos de transporte, costos de administración, ni gastos de los misioneros locales. Probablemente ningún grupo de personas en el mundo haya hecho una ofrenda tan desinteresada a la proclamación de la justicia; y esto, teniendo en cuenta que no se trata de gente rica y que, además, se espera que contribuyan a la "obra del Señor"

53
http://bibliotecasud.blogspot.com

con la décima parte de su entrada anual de acuerdo · Con la ley de los diezmos. ¿Cuál es el motivo de tal sacrificio de tiempo, medios económicos y comodidades, así como de las relaciones familiares y amistosas? Es la firme convicción de que Dios se ha revelado nuevamente al hombre sobre la tierra, restableciendo su Iglesia con todos los dones y bendiciones que se gozaron en días antiguos y confiriendo de nuevo a los hombres su Santo Sacerdocio con la autoridad de ejercerlo para la bendición de sus hijos. Sí, sin a duda ese motivo es el testimonio personal de la divinidad de esta gran obra de ~ los últimos días, la fe en los mandatos del Todopoderoso y nuestra responsabilidad como sus hijos del convenio, el conocimiento de que Dios vive, y ama a sus hijos y la convicción de que tenemos la misión de edificar y salvar a toda la raza humana. Desde los días del padre Adán hasta los del profeta Smith y sus sucesores siempre que el sacerdocio ha estado sobre la tierra, una de sus responsabilidades primordiales ha sido la prédica de los principios salvadores y eternos del evangelio, el plan de salvación. Adán se los enseñó a sus hijos. (Moisés 5:12.) Considerad los largos años de esfuerzo misional de Noé y las prédicas de todos ' los profetas antiguos (Moisés 8:16-20). A " cada uno se le mandó Llevar el mensaje del evangelio a los hijos de los hombres y exhortarlos al arrepentimiento como único medio de escapar a los juicios inminentes. El Maestro recalcó claramente la gran misión de sus antiguos Apóstoles: "Id, y haced discípulos a todas las naciones. . ." (Mateo 28:19). En las primeras visitas de Moroni resucitado al profeta José Smith, se recalcó que el nombre del Profeta sería conocido para bien o para mal por todo el mundo y que el nuevo volumen de escritura con el evangelio restaurado que contenía, sería llevado a todo el mundo "por las bocas de mis discípulos, ha quienes he escogido en estos últimos días" (D. y C. 1:4). Más de un año antes de que la Iglesia fuera organizada, el Señor reveló mediante el Profeta, "que una obra maravillosa está para aparecer entre los hijos de los hombres" y que el campo estaba "blanco, listo para la siega. . ." (D. y C. 4:1-4). A los primeros conversos se les dio la mayor responsabilidad con las siguientes palabras: "Por tanto, oh vosotros que os embarcáis en el servicio de Dios, mirad que le sirváis con todo vuestro corazón, alma, mente y fuerza, para que aparezcáis sin culpa ante Dios en el último día" (D. y C. 4:2). Estos primeros misioneros recibieron grandes promesas. Se les dijo que "el valor de las almas es grande en la vista de Dios", y que "si fuere que trabajareis todos vuestros días proclamando el arrepentimiento a este pueblo, y me trajereis aun cuando fuere una sola alma ¡Cuán grande no será vuestro gozo con ella en el reino de mi Padre! (D. y C. 18:10,15). Todas éstas y muchas otras gloriosas promesas fueron hechas aun antes de que la Iglesia fuese formalmente organizada el 6 de abril de 1830. Después de la organización fueron bautizados hombres y mujeres, y los hermanos dignos fueron ordenados al servicio y apartados para exhortar al arrepentimiento y proclamar el mensaje del evangelio restaurado. En las revelaciones siguientes se recibieron promesas aún mayores, muchas de las cuales se referían a la solemne responsabilidad que tiene la Iglesia restau-

rada de predicar la palabra del Señor. En el otoño de ese mismo año se recibió, por medio del Profeta, la siguiente revelación: "Porque, de cierto, de cierto os digo, que sois llamados a alzad vuestras voces con el son de trompetas, para declarar mi evangelio a una corrupta y perversa generación." "Porque, he aquí, el campo está ya blanco, listo para cosecharse; y dan las once, y es la última vez que llamaré obreros a mi viña" (D. y C. 33:2-3). El Señor les declaró a estos humildes embajadores que estaban "preparando la vía del Señor para su segunda venida" (D. y C. 34:6). Se les prometió que sus palabras serían impulsadas por el poder del Espíritu Santo y serían la voluntad del Señor y escritura para el pueblo, en tanto que fueran fieles. Les fue dicho claramente que eran enviados "para probar al mundo", y que no se sentirá "entenebrecida su mente, ni cansada", y que no "caerá a la tierra inadvertido" ni un pelo de su cabeza. (D. y C. 84:79-80). Por lo tanto, no puede causar extrañeza que con sus testimonios personales haya sido introducida una nueva dispensación del evangelio ni que junto con estas impresionantes promesas del Señor, salieran con poder y a costa de gran sacrificio personal, sin recompensa monetaria, a pesar de que eran pocos y en circunstancias pobres. Además, las declaraciones celestiales dieron énfasis al hecho de que ésta sería la última vez que el evangelio se daría a los hombres como un testigo en preparación para la segunda venida de Cristo y el fin del mundo, o sea, el Fin de la iniquidad. Ellos tenían la responsabilidad de amonestar al mundo declarando los juicios inminentes, tal como la tenemos nosotros en la actualidad. Ellos sabían, como nosotros, que el Señor ha dicho: "Porque una plaga asoladora caerá sobre los habitantes de la tierra y seguirá derramándose, de cuando en cuando, si no se arrepienten, hasta que se vacíe la tierra, y los habitantes de ella sean consumidos y enteramente destruidos por el resplandor de mi venida. "He aquí, te digo estas cosas aun como anuncié al pueblo la destrucción de Jerusalén y se verificará mi palabra en esta ocasión así como se ha verificado antes" (D. y C. 5:19-20). Llegó el momento, a fines de 1831, de considerar la publicación de las revelaciones que el Señor había dado a su Iglesia. Para ese entonces se habían recibido muchas y la Iglesia había crecido considerablemente a pesar de la persecución y los azotes de los poderes del maligno. En la conferencia de élderes el Señor declaró mediante el profeta José una gran revelación dirigida a la gente de su Iglesia y "a todo hombre y no hay quien escape. . ." (D. y C. 1:2). Ningún mensaje había expuesto hasta entonces con tanta claridad y poder la naturaleza mundial del mensaje del evangelio restaurado. Si antes había existido alguna interrogante esto no daba lugar a dudas. Nuestro mensaje es un mensaje mundial. Ninguna persona puede leer la sección 1 de Doctrinas y Convenios considerando que la Iglesia la acepta como la palabra del Señor, y preguntar por qué enviamos misioneros a todas partes del mundo. La responsabilidad, que es bastante grande, recae directamente sobre los miembros de la Iglesia, porque "la voz de amonestación", dice el Señor: "irá a todo pueblo, por las bocas de mis discípulos a quienes he escogió en estos últimos días" (D. y C. 1:4. Cursiva agregada). Entonces el Señor agrega esta gran promesa: "E irán y nadie los impedirá, porque yo, el

54
http://bibliotecasud.blogspot.com

Señor se lo he mandado" (D. y C. 1:5). La revelación declara más adelante que todas estas cosas las ha dado a sus discípulos misioneros "para publicaros, oh habitantes de la tierra" (D. y C. 1:6). Después de declarar que su voz ha de ir a los cabos de la tierra, el Señor señala que El "sabiendo de las calamidades que vendrían sobre los habitantes de la tierra, llamé a mi siervo José Smith, hijo, y le hablé desde los cielos y le di mandamientos. . ." (D. y C. 1:17). Así como en todas las otras dispensaciones, se provee un medio de escape, revelado por medio de un Profeta. Entonces el Señor recalca que El está "dispuesto a dar a saber estas cosas a toda carne" porque no hace "acepción de personas" (D. y C. 1:34-35). Como una admonición final, invita a todos sus hijos a "escudriñar esto mandamientos" que han sido revelados para la bendición de toda la humanidad, porque "son verdaderos y fieles, y las profecías y las promesas que contienen se cumplirán" (D. y C. 1:37). Aunque pasaren los cielos y la tierra, su palabra "No pasará, sino que toda será cumplida, sea por mi propia voz, o por la voz de mis siervos, es lo mismo” (D. y C. 1:38). Dos días después de recibir esta revelación a la que me he referido, el Señor dice esto a su Iglesia: "Enviad a los élderes de mi Iglesia a las naciones que se encuentran lejos; a las islas del mar; enviadlos a los países extranjeros; llamad a todas las naciones.. ." De manera que como Santos de los Últimos Días en todo el mundo, con testimonios personales de estos acontecimientos, aceptamos con humildad y agradecimiento esta importante responsabilidad con que se ha investido a la Iglesia. Nos com-

place estar trabajando con nuestro Padre Celestial en esta gran obra de la salvación y exaltación de sus hijos. Voluntariamente, damos nuestro tiempo y los recursos económicos con los que nos bendice para el establecimiento de su reino sobre la tierra. Sabemos que éste es nuestro deber primordial y nuestra gran oportunidad. En todas las épocas, este espíritu ha caracterizado la obra misional de la Iglesia de Jesucristo, y ha sido una marca extraordinaria de la introducción de la dispensación del cumplimiento de los tiempos, nuestro tiempo. Dondequiera que se encuentren fieles Santos de los Últimos Días, existe este espíritu de sacrificio desinteresado hacia la causa más noble en toda la tierra. En una declaración publicada al mundo durante la última guerra mundial, la Primera Presidencia de la Iglesia manifestó: "Ningún acto nuestro o de la Iglesia debe jamás interferir con este mandato de Dios" (Conference abril 1942). En una palabra, dedicamos todo lo que poseemos a la obra del Señor, al establecimiento y crecimiento de su reino y a la difusión de la justicia. Esta es una gran responsabilidad. El presidente Kimball dio énfasis a esto en un inspirado discurso dirigido a los Representantes Regionales. Agradecidos aceptamos el desafío, y rogamos que el Señor nos bendiga siempre con su poder mientras seguimos adelante. Esta grandiosa obra es divina y está dirigida por el Señor Jesucristo mediante su Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. De esto testifico con humildad y gratitud, en el nombre de Jesucristo. Amén.

55
http://bibliotecasud.blogspot.com

NO OS DESESPERÉIS
Por el presidente Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Humildemente y agradecido me aproximo a esta responsabilidad sagrada. Es mi esperanza y mi oración que lo que estoy a punto de deciros, os sea de ayuda, tanto física como espiritual en los difíciles días que tenemos por delante. Vivimos en una época cuando, según el Señor predijo, el corazón de los hombres les está fallando, no sólo físicamente sino en espíritu. (Véase D. y C. 45:26.) Muchos están rindiéndose en la batalla de la vida. El suicidio es la causa más frecuente de muerte entre los estudiantes de colegio. Ya que el enfrentamiento final entre el bien y el mal se aproxima junto con las pruebas y tribulaciones, el desaliento, el desánimo y la depresión. De todo el pueblo, nosotros como santos de los Últimos Días, debemos ser los más optimistas, porque mientras nosotros sabemos que "se quitará la paz de la tierra y el diablo tendrá poder sobre su propio dominio" —se nos ha asegurado que— "también el Señor tendrá poder sobre sus santos y reinará entre ellos" (D. y C. 1 :35-36). Con la seguridad de que la Iglesia permanecerá intacta bajo la dirección de Dios, a través de estos tiempos difíciles que están por venir, es nuestra responsabilidad personal ver que cada uno de nosotros permanezcamos fiel a la Iglesia y a sus enseñanzas. "Mas el que permaneciere firme y no fuere vencido, ése se salvará" (José Smith 1:11). Para ayudarnos a no ser vencidos por los designios del diablo, de desesperación, desánimo, depresión y desaliento, el Señor ha provisto cuando menos una docena de sendas que si las seguimos, elevarán nuestro espíritu y nos enviarán gozosos por nuestro camino. El primero: arrepentimiento. En el Libro de Mormón leemos: "la desesperación viene por causa de la iniquidad" (Moroni 10:22). "Cuando hago el bien, me siento bien" —dijo Abraham Lincoln— "y cuando hago mal, me siento mal". El pecado jala al hombre haciéndolo caer en la desesperación y el desaliento. Mientras el hombre puede tomar algún efímero placer en el pecado, al final resulta en infelicidad. "La maldad nunca fue felicidad" (Alma 41:10). El pecado crea una falta de armonía con Dios y deprime al espíritu. Por tanto un hombre haría bien examinándose a sí mismo para asegurarse de que está en armonía con todas las leyes de Dios. Cada ley cumplida trae una bendición particular, pero cada ley quebrantada trae consigo una consecuencia particular también. Aquellos que están sobrecargados con desesperación, deben venir al Señor, porque su yugo es fácil y ligera su carga. (Véase Mateo 11 :28-30.) Segundo: oración. La oración en la hora de necesidad es un gran alivio. Desde las pruebas simples hasta nuestros getsemaníes, la oración puede ponernos en contacto con Dios, nuestra gran fuente de consuelo y consejo. "Ora siempre para que salgas vencedor" (D. y C. 10:5). Oremos, continuamente "...esforzándome con todo mi aliento para pedirle a Dios que me librara . . ."es como el joven José Smith describe el método que él usó en la Arboleda Sagrada para evitar que el adversario (o destruyera (José Smith 2:16). Esta es también una clave que podemos usar para evitar que la depresión nos destruya. Tercero: Servicio. El perderse en el justo servicio hacia los demás, elevará los puntos de vista y dejará los problemas personales fuera de la mente o los reducirá a su propia dimensión. ,"Cuando os encontréis algo melancólicos", dijo el presidente Lorenzo Snow, "ved a vuestro alrededor y encontraréis a alguien que está en una situación peor que la vuestra; acercaos a él, enteraos de cuál es su problema y trata de resolverlo con la sabiduría que el Señor ha conferido sobre vosotros; y la primera cosa que notaréis es que vuestra tristeza ha desaparecido y os sentiréis ligeros, el Espíritu del Señor estará sobre vosotros y todo os parecerá iluminado' (Conference Report 6 Abril 1899 págs. 2-3). Una mujer cuya vida está envuelta en la justa crianza de sus hijos tiene mejor oportunidad de mantener en alto su espíritu, que otra mujer cuya preocupación total esté concentrada en sus propios problemas personales. Cuarto: trabajo. La tierra fue maldecida a causa de Adán. El trabajo es nuestra bendición, no nuestro castigo. Dios tiene un trabajo que hacer, y así lo debemos tener nosotros. El retiro del trabajo ha deprimido a muchos hombres y apresurado su muerte. Se ha dicho que aun los demonios tejen cuerdas de arena, antes que encararse con el infierno de la ociosidad. Nosotros debemos preocuparnos por cuidar de nuestras necesidades espirituales, mentales, sociales y físicas, así como de las de aquellos que están a nuestro cuidado para ayudarlos. En la Iglesia de Jesucristo hay gran cantidad de trabajo que hacer para llevar adelante el reino de Dios. Cada miembro un misionero, la genealogía de la familia y la obra del templo, las noches de hogar, recibir una asignación en la Iglesia y magnificarla, son sólo unas pocas de las labores que se nos requieren. Quinto: salud. Las condiciones del cuerpo físico pueden afectar el espíritu. Es por esto que el Señor nos dio la Palabra de Sabiduría. El también dijo que nos retiráramos a la cama temprano y nos levantáramos también temprano (Véase D. y C. 88:124.1, que no debemos correr más aprisa de lo que nos permitan nuestras fuerzas (Véase D. y C. 10:4.) y que debemos emplear con moderación todas las cosas buenas. En general, la mayor cantidad de alimentos que comamos en su estado natural y la menor cantidad de los que están refinados y tienen aditivos, será lo más saludable para nosotros, El alimento puede afectar la mente, porque las deficiencias de ciertos elementos en el cuerpo pueden provocar depresión mental. Un buen examen físico periódicamente, es una salvaguarda y puede descubrir problemas capaces de remediarse a tiempo. El descanso y el ejercicio físico son esenciales, y un paseo al aire fresco puede refrescar el espíritu. La sana recreación es parte de nuestra religión, un cambio de ritmo es necesario y aun la anticipación de ella puede elevar el espíritu. Sexto: lectura. Muchos hombres, en sus horas de prueba se han vuelto hacia el Libro de Mormón, y han sido iluminados, vivificados y reconfortados. Los Salmos en el Antiguo Testamento son un alimento especial para el alma del afligido por la desgracia. En nuestros días somos bendecidos con las Doctrinas y Convenios, la revelación moderna. Las palabras de los profetas, especialmente del presidente viviente de la Iglesia, son lecturas cruciales y pueden darnos dirección y reconfortarnos en una hora de desaliento. Séptimo: bendiciones. En un tiempo particularmente tenso o en la anticipación de un suceso crítico, uno puede pedir una bendición del sacerdocio. Aun el profeta José Smith solicitó y recibió una bendición de las manos de Brigham Young y recibió solaz e instrucciones para su alma. Padres, vivid de tal manera que podáis bendecir a vuestras propias esposas e hijos. El recibir y luego meditar consistentemente y con oración nuestra bendición patriarcal, la cual puede darnos una percepción exacta de la naturaleza de las cosas, es de gran ayuda, particularmente en horas de necesidad. El sacramento "bendecirá... las almas" (D. y C. 20:77, 79), de todos aquellos que dignamente participan de él y como tal, debe ser tomado con frecuencia, aun por los encamados. Octavo: ayuno. Cierta clase de malos espíritus no pueden echarse fuera si no con ayuno y oración, según las escrituras. (Véase Mateo 17:21.) El ayuno periódico puede ayudar a aclarar la mente y fortalecer el cuerpo y el espíritu. El ayuno mensual en el que se nos pide

56
http://bibliotecasud.blogspot.com

participar el domingo de ayuno, es por veinticuatro horas sin comida ni bebida. Algunas personas, sienten necesidad de prolongar el ayuno por más tiempo, absteniéndose de comida, pero tomando los líquidos necesarios. Hay que emplear sabiduría en el ayuno el cual puede terminarse con una ligera comida. Para hacer un ayuno más fructífero, debe ser acompañado de oración y meditación; el trabajo físico debe reducirse a un mínimo, y esto es una bendición sí uno medita sobre las Escrituras y la razón del ayuno. Noveno: amigos. La amistad de verdaderos amigos, que pueden escucharnos, compartir nuestros gozos, ayudarnos a llevar nuestras cargas y aconsejarnos correctamente, es inapreciable. Para alguien que ha estado en la prisión de la depresión, las palabras del profeta José Smith tienen un significado especial cuando declaró: "Cuán dulce es el son de la voz de un amigo. Una señal de amistad, de dondequiera que proviniere, despierta y activa todo sentimiento de simpatía" (Enseñanzas del profeta losé Smith, página 158). Idealmente todos los de vuestra familia deben ser vuestros mejores amigos. Pero aún lo más importante es que, debemos buscar la manera de llegar a ser amigos de nuestro Padre Celestial y de nuestro hermano y Señor Jesucristo. ¡Qué dicha es estar en compañía de aquellos que nos edifican! Para tener amigos, uno debe ser amistoso. La amistad debe empezar en el hogar y de ahí extenderse para incluir al maestro orientador, al director de nuestro quórum, al obispo y a otros dirigentes y maestros de la Iglesia. Reunirse frecuentemente con los santos y gozar de su compañerismo puede mantener a flote el corazón. Décimo: música. La música inspiradora puede llenar nuestra alma con pensamientos celestiales, impulsarnos a la acción justa o tranquilizar el alma. Cuando Saúl estuvo atormentado por un mal espíritu, David tocó para él su arpa y Saúl tuvo alivio y el mal espíritu salió. (Véase 1 Samuel 1 6:23.) El élder Boyd K, Packer ha sugerido sabiamente memorizar algunos de los inspiradores himnos de Sión y luego, cuando la mente esté afligida con tentaciones, cantarlos a toda voz, para tener ante nuestra mente las palabras inspiradoras y así desechar los malos pensamientos. (Véase Ensign, enero de 1 924, pág. 28.) Esto podría hacerse también para echar fuera los pensamientos depresivos y debilitantes. Undécimo: perseverancia. Cuando George A. Smith estaba muy enfermo, fue visitado por su primo el profeta José Smith. El hombre afligido reportó: "El (el Profeta) me dijo que nunca debía desanimarme con cualquier dificultad que pudiera rodearme. Si yo estuviera hundido en el más profundo pozo en Nueva Escocia, con todas las Montañas Rocosas amontonadas sobre mí, yo no debía desanimarme sino sostenerme, ejercitar mi fe, mantener el valor y así yo podría salir por la cima del montón" (George A. Smith Family, compilación de Zora Smith Jarvis, Provo, Utah. Brigham Young University Press, 1962, pág. 54). Hay tiempos en que simplemente tenemos que mantenernos en justicia y durar así hasta que el espíritu depresivo del demonio nos abandone. Como el Señor dijo al profeta José Smith: "tu adversidad y tus aflicciones no serán más que un momento; y entonces, si lo sobrellevas debidamente, Dios te ensalzará" (D. y C. 121:7-8). Si seguimos luchando en nobles empresas, aun cuando estemos rodeados de una nube de depresión, con el tiempo la luz del sol brillará de nuevo para nosotros. Aun nuestro Maestro Jesús el Cristo, mientras afrontaba esa tremenda prueba de sentirse abandonado temporalmente por nuestro Padre durante la crucifixión, continuó efectuando su obra por los hijos de los hombres y poco después El fue glorificado y recibió plenitud de gozo. Mientras vosotros estáis pasando vuestra prueba, podéis pensar en vuestras pasadas victorias y contar vuestras bendiciones, con una esperanza segura de que después vendrán bendiciones más grandes aún, si seguís siendo fieles. Y podéis tener el conocimiento cierto de que a su debido tiempo Dios enjugará toda lágrima y que

el "ojo no vio ni oído oyó, ni han subido en corazón de hombre. . . [las cosas] que Dios ha preparado para los que le aman" (1 Corintios 2:9). Y duodécimo: objetivos. Todo hijo de Dios responsable, necesita establecer objetivos a corta y a larga distancia. Un hombre que está siendo impulsado para lograr objetivos dignos, pronto puede poner el desaliento bajo sus pies, y una vez que un objetivo ha sido alcanzado, deben establecerse otros de inmediato. Algunos pueden ser objetivos permanentes. Cada semana cuando participamos de la Santa Cena nos comprometemos a los objetivos de tomar sobre nosotros el nombre de Cristo, de recordarle siempre y guardar sus mandamientos. De la preparación de Jesús para su misión, la escritura asegura que "crecía en sabiduría y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres" (Lucas 2:52). Esto abarca cuatro áreas principales como objetivos: espiritual, mental, físico y social. "Por lo tanto, ¿Qué clase de hombres debéis de ser? preguntó el Maestro, y él mismo contestó. En verdad os digo. debéis de ser así como yo soy" (3 Nefi 27:27). Ahora, he aquí un objetivo para toda la vida, caminar sobre sus pasos, seguir sus huellas para perfeccionarnos nosotros mismos en cada virtud como El lo ha hecho; buscar su rostro y trabajar para hacer de nuestro llamamiento una elección segura. "Hermanos —dijo Pablo— . . . pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante, prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús" (Filipenses 3:13-14). Dejad que vuestra mente se llene con el objetivo de ser como el Señor, y así podréis desechar los pensamientos deprimentes, mientras tratáis ansiosamente de conocerlo y hacer su voluntad. "Haya, pues, en vosotros este sentir" dijo Pablo (Filipenses 2:5). "Diríjase hacia mí todo pensamiento" dijo Jesús (D. y C. 6:36). ¿Y qué seguirá si lo hacemos así? "Tu guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera" (Isaías 26:3). "La salvación —dijo el profeta José Smith— no es ni más ni menos que triunfar de todos nuestros enemigos y ponerlos bajo nuestros pies" (Enseñanzas del Profeta losé Smith, pág. 361). Nosotros podemos levantarnos por encima de los enemigos, la desesperación, la depresión, el desánimo, el desaliento, al recordar que Dios provee justas alternativas, algunas de las cuales ya mencionamos. Como se establece en la Biblia: "No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar" (1 Corintios 10:13). Sí, la vida es una prueba o una probación; y quizá estando fuera de nuestro hogar celestial algunas veces sentimos, como los santos hombres en el pasado posiblemente lo sintieron, que: "eran extranjeros y peregrinos en la tierra" (D. y C. 45:1 3). Algunos de ustedes recordarán en aquel gran libro Pelgrim's Progress, (El progreso del peregrino), por John Bunyan, que el personaje principal conocido como Cristian estaba tratando de avanzar para ganar su entrada a la ciudad celestial. Alcanzó su objetivo, pero a fin de lograrlo, tuvo que vencer muchos obstáculos, uno de ellos fue escapar del Gigante Desesperación. Para levantar nuestros espíritus y seguir gozosos nuestro camino, hay que derrotar los designios del diablo, de desesperación, desánimo, depresión y desaliento, lo cual puede hacerse en una docena de maneras: arrepentimiento, oración, servicio, obras, salud, lecturas, bendiciones, ayuno, amistad, música, perseverancia y objetivos. Podremos usar todos ellos en los días de tribulación que están por venir, de modo que nosotros los cristianos peregrinos podamos tener aquí mayor felicidad e ir a una plenitud de gozo en los más altos dominios del reino celestial, es mi oración en el nombre de Jesucristo. Amén.

57
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL LIBRO DE MORMÓN ES LA PALABRA DE DIOS
Por el Presidente Ezra Taft Benson Presidente del Quórum de los Doce
Hoy voy a referirme a un asunto de vital importancia. Como miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, "Creemos... que el Libro de Mormón es la palabra de Dios" (Octavo Artículo de Fe). Así lo declaró Dios, del mismo modo que sus escribas, sus testigos y todos aquellos que han leído el libro y recibido una revelación personal de Dios con respecto a su veracidad. En la Sección 20 de Doctrinas y Convenios, el Señor dice que El le dio a José Smith "... poder de lo alto para que... tradujera el Libro de Mormón, que contiene la historia de un pueblo caído, y la plenitud del evangelio de Jesucristo... el cual se d ¡o por inspiración...” (D. y C. 20:8-10) Nefi, uno de los profetas escritores del Libro de Mormón, testifica que el libro contiene "las palabras de Cristo" (2 Nefi 33:10), y Moroni, el último de los escritores del libro, nos da el testimonio de que, estas cosas son verdaderas" (Moroni 7:35). Ese mismo Moroni, ahora en su forma celestial y procedente de la presencia de Dios, mostró esos antiguos registros a tres testigos de nuestros tiempos. El testimonio de éstos se encuentra en la primera página del Libro de Mormón, y dice en parte: "Y también sabemos que han sido traducidas por el don y el poder de Dios, porque así su voz nos lo declaró; por tanto, sabemos con certeza que la obra es verdadera." José Smith, el Profeta, el instrumento utilizado por Dios para traducir este registro, testificó que: " ... el Libro de Mormón es el más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre se acercará más a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del Profeta José Smith, páginas 233 y 234). El Libro de Mormón fue escrito para nosotros, los que vivimos en la actualidad; Dios es su autor; es el registro de un pueblo caído, compilado por hombres inspirados para nuestra bendición actual. Ese pueblo del cual habla el libro, jamás lo poseyó; estaba destinado para nosotros y no para ellos. Mormón, el antiguo Profeta cuyo nombre lleva el libro, sintetizó siglos enteros de historia. Dios, quien conoce el fin desde el principio, le dio las indicaciones relativas a lo que debía incluir en la condensación y de acuerdo a las necesidades que nosotros tendríamos en estos tiempos. Mormón le entregó los registros a su hijo Moroni, el último de los escribas; y Moroni, que escribió hace más de 1.500 años pero que se dirigía a nosotros, declara: "He aquí, os hablo como si os hallaseis presentes y sin embargo, no lo estáis pero he aquí, Jesucristo me os ha manifestado, y conozco vuestros hechos" (Mormón 8:35). El propósito del Libro de Mormón se declara en la página correspondiente al título. Es para: " ... convencer al judío y al gentil de que Jesús es el Cristo, el Eterno Dios, que se manifiesta a sí mismo a todas las naciones." Nefi, el primer profeta escritor del Libro de Mormón, declara: "Porque todo mi deseo es poder persuadir a los hombres que vengan al Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob, y se salven. "De modo que no escribo las cosas que agradan al mundo, sino las que agradan a Dios y a los que no son del mundo. "Así que mandaré a mis descendientes que no escriban sobre estas planchas nada que no sea de valor para los hijos de los hombres" (1 Nefi 6:4-6). El Libro de Mormon lleva a los hombres a Cristo mediante dos procedimientos básicos: Primero, habla de Cristo y su evangelio en forma sencilla; da testimonio de la divinidad del Señor y de la necesidad de un Redentor, así como de que en El depositamos nuestra confianza. Nos brinda un contundente testimonio de la Caída y la Expiación, de los primeros principios del evangelio, incluyendo la necesidad de que tengamos un corazón quebrantado y un espíritu contrito, así como de que pasemos por la experiencia de tener un "renacimiento espiritual". Proclama el hecho de que debemos perseverar en justicia hasta el fin, y vivir la vida moral de un santo. Segundo, el Libro de Mormón expone a los enemigos de Cristo; confunde las falsas doctrinas y pone fin a las contenciones. (2 Nefi 3:12) Fortalece a los humildes seguidores de Cristo en contra de los malignos designios, estrategias y doctrinas del demonio en nuestros días. La clase de apóstatas con que cuenta el Libro de Mormón, es absolutamente similar al tipo de apóstatas de la actualidad. Con su infinito conocimiento del futuro, Dios modeló la historia que en él se escribiría de tal forma que pudiéramos distinguir el error y pudiéramos saber cómo combatir los falsos conceptos educacionales, políticos, religiosos y filosóficos de nuestros tiempos. Dios espera que utilicemos el Libro de Mormón de varias formas. Debemos leerlo nosotros mismos -cuidadosamente y con oración- meditando lo que vamos leyendo, tratando de determinar si se trata de una obra de Dios o la de un joven ignorante. Cuando hayamos finalizado de leer las cosas que se encuentran en el libro, Moroni nos exhorta a que lo pongamos a prueba, con las siguientes palabras: "Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exhortaras a que preguntaseis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, él os manifestará la verdad de ellas por él. poder de¡ Espíritu Santo" (Moroni 10:14). Yo hice tal como Moroni exhorta, y puedo testificaras de que este libro es de Dios v de que su veracidad es innegable. Debemos utilizar el Libro de Mormón como fundamento de nuestras enseñanzas. En la Sección 42 de Doctrinas y Convenios, el señor declara: "Y además, los élderes, presbíteros y maestros de esta Iglesia enseñarán los principios de mi evangelio que se encuentra en la Biblia y el Libro de Mormón, que contiene la plenitud de mi evangelio" (D. y C. 42:12).

58
http://bibliotecasud.blogspot.com

A medida que leemos y enseñamos, debemos comparar las escrituras del Libro de Mormón con nosotros, para "nuestro provecho e instrucción" (1 Nefi 19:23). Debemos utilizarlo para enfrentarnos a los problemas creados con las objeciones que se formulan en contra de la Iglesia. Dios el Padre y Jesucristo se revelaron a José Smith en una maravillosa visión. Después de aquel glorioso acontecimiento, José le contó lo sucedido a un ministro religioso, y quedó sumamente sorprendido cuando el ministro le dijo que no existían cosas tales como visiones y revelaciones en estos días, que todas esas cosas ya habían cesado. (José Smith 2:21.) Esta declaración constituye un símbolo práctico de todas las objeciones que han sido hechas en contra de la Iglesia por personas que no son miembros de la misma, así como por aquellos que son miembros disidentes. 0 sea que ellos no creen que Dios revela su voluntad a la Iglesia en la actualidad, mediante sus profetas. Todas las objeciones que puedan hacerse, ya sea que se trate del tema del aborto, el matrimonio plural, la religión diaria, etc., giran básicamente alrededor del hecho de si José Smith y sus sucesores, fueron y son profetas de Dios que recibieron y reciben revelación divina. Aquí tenemos entonces, un procedimiento para hacernos cargo de la mayoría de las objeciones, mediante el uso del Libro de Mormón. Primero, debemos entender perfectamente la objeción. Segundo, debemos dar la respuesta tomándola de la fuente de la revelación. Tercero, tenemos que demostrar cómo la corrección de la respuesta depende realmente del hecho de si tenemos o no revelación moderna mediante profetas modernos. Cuarto, debemos explicar que el hecho de si tenemos o no profetas modernos y revelación, depende en realidad de si el Libro de Mormón es verdadero o no. Por lo cual, el único problema que el que presenta la objeción debe resolver, es determinar si el Libro de Mormón es verdadero o no. Porque si el Libro de Mormón es verdadero, entonces Jesús es el Cristo, José Smith fue su profeta, la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es verdadera, y se encuentra dirigida en la actualidad por un profeta que, al igual que los de tiempos antiguos, recibe revelación. Nuestra principal responsabilidad es declarar el evangelio a la humanidad, y hacerlo eficazmente, pero no tenemos la obligación de contestar todas las objeciones. Llega el momento en el cual todo hombre debe tomar decisiones basándose en la fe, y entonces es cuando debe tomar una posición definitiva. "Y si no son las palabras de Cristo, juzgad; porque en el postrer día Cristo os manifestará con poder y gran gloria que son sus palabras; y ante su tribunal nos veremos cara a cara, vosotros y yo, y sabréis que él me ha mandado escribir estas cosas, a pesar de mi debilidad" (2 Nefi 33:1). Todo hombre debe juzgar por sí mismo, sabiendo que el Señor habrá de tenerlo por responsable. El Libro de Mormón debe utilizarse como estandarte a los pueblos: "... y mis palabras resonarán hasta los extremos de la tierra, por estandarte a los de mi pueblo que son de la Casa de Israel" (2 Nefi 29:2). Nosotros los miembros de la Iglesia, y especialmente los misioneros, debemos hacer resonar esas palabras, y ser quienes proclamemos y testifiquemos del Libro de Mormón hasta los confines de la tierra.

El Libro de Mormón es la gran norma que debemos utilizar; por medio de él se demuestra que José Smith fue un profeta; contiene las palabras de Cristo, y su gran misión es la de llevar almas a Cristo, después de lo cual, todas las demás cosas son secundarias. La pregunta de oro del Libro de Mormón es: "¿Quiere aprender más sobre Jesucristo?" El Libro de Mormón es el gran descubridor de los que buscan la verdad. No contiene cosas que le placen al mundo, por lo cual las personas mundanas no se interesan en él. Es, en sí mismo, un gran tamiz. Cualquiera que haya buscado diligentemente el conocimiento de sus doctrinas y enseñanzas, y que las haya utilizado conscientemente en la obra misional, sabrá a ciencia cierta que se trata de¡ instrumento dado por Dios a los misioneros para convencer al judío, al gentil y al lamanita, de la veracidad de nuestro mensaje. Pero la verdad es que no hemos estado utilizando el Libro de Mormón como deberíamos haberío hecho. Nuestros hogares no son suficientemente fuertes a menos que lo utilicemos para acercar a nuestros hijos a Cristo. Nuestras familias pueden llegar a corromperse por las tendencias mundanas y sus enseñanzas a menos que sepamos cómo utilizar el libro para poner en evidencia y combatir las falsedades políticas, de la evolución orgánica, del racionalismo, el humanismo, etc. Nuestros misioneros no son lo eficaces que deberían y podrían ser, a menos que hagan resonar sus palabras. Los conversos que se acercan a la Iglesia por motivos sociales, éticos, culturales o educacionales, no lograrán sobrevivir las pruebas de la vida, a menos que sus raíces profundicen en la plenitud del evangelio que contiene el Libro de Mormón. Nuestras clases de la Iglesia nunca estarán llenas del Espíritu a menos que lo enarbolemos como a un verdadero pendón. Nuestras naciones continuarán degenerándose, a menos que leamos y atesoremos las palabras del Dios de la tierra, Jesucristo, dejando de lado tanto la participación como el apoyo a las combinaciones secretas de las cuales el libro de Mormón nos dice que fueron la causa de la caída de las civilizaciones americanas anteriores. Algunos de los primeros misioneros de la Iglesia fueron reprobados por el Señor a su regreso al hogar -Sección 84 de las Doctrinas y Convenios- porque no le habían prestado la debida importancia al Libro de Mormón. Como consecuencia de ello sintieron la mente oscurecida. El Señor declaró que esta forma de tratar el libro, había puesto a toda la Iglesia bajo condenación, aun a todos los hijos de Sión. Y declaró el Señor más adelante: "Y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, aun el Libro de Mormon." (D. Y C. 84:54-57.) ¿Continuamos estando bajo esa condenación? La lectura de este libro es una de las mejores formas de persuadir a los hombres para cumplir con una misión. Necesitamos más misioneros, pero también necesitamos misioneros mejor preparados procedentes de los barrios, ramas y hogares, donde se conozca y se ame el Libro de Mormón. Los misioneros se encuentran a un paso de enfrentarse con el gran desafío —para el que tendrán que prepararse muy bien— de enseñar el evangelio por medio de él. Necesitamos misioneros que se encuentren a la altura de nuestro mensaje. Graves son las consecuencias que tendremos como resultado a nuestra reacción al libro de Mormón.

59
http://bibliotecasud.blogspot.com

"Y los que la recibieron con fe, y obraren en justicia, recibirán una corona de vida eterna; Mas se tornará en condenación para los que endurecieron sus corazones en incredulidad, y la rechazaron. Porque el Señor Dios lo ha hablado" (D. y C. 20:14-16). ¿Es verdadero el Libro de Mormón? Sí. ¿Para quién es? Para nosotros. ¿Cuál es su propósito? El de llevar a los hombres a Cristo. ¿Cómo logra su propósito? Dando testimonio de Cristo y poniendo en evidencia a sus enemigos. ¿Cómo debemos de utilizarlo? Debemos lograr un testimonio de él, debemos enseñarlo, enarbolarlo como un estandarte y proclamar sus verdades. ¿Hemos estado haciéndolo? No como deberíamos. ¿Habrá consecuencias eternas que dependan de nuestra reacción a este libro? Sí, ya sea para nuestra bendición o para nuestra condenación. Todo Santo de los Últimos Días debería hacer del estudio de este libro, el propósito de su vida. De otro modo está poniendo en peligro su alma, descuidando aquello que puede darle unidad espiritual e intelectual a toda su vida. Existe una gran diferencia entre un converso edificado en la roca de Cristo a través del Libro de Mormón, que permanece aferrado a esa barra de hierro que le sirve de constante guía, y otro que no lo está. Hace más de un cuarto de siglo, escuché en este mismo Tabernáculo las siguientes palabras: "Hace unos pocos años cuando comencé con la práctica de la abogacía, algunos de los

miembros de mi familia se encontraban algo preocupados. Temían que yo perdiera la fe. Yo quería dedicarme a la práctica del derecho, pero tenía un deseo aún mayor de conservar mi testimonio, por lo cual llevé a la práctica un pequeño procedimiento que ahora quisiera recomendaros. Cada mañana, por treinta minutos antes de comenzar con mis labores diarias leía el libro de Mormón ... y con esos pocos minutos diarios lo leí todo, cada año durante nueve años consecutivos. Sé que este procedimiento me mantuvo en armonía siempre que yo mantuviera la misma armonía con el Espíritu del Señor" (Conference abril de 1949). Ese será el mejor de los métodos para mantenernos cerca del Espíritu del Señor. La persona que hablaba era el presidente Marion C. Romney. Hoy me hago eco de su consejo. ¿Qué habremos de decir entonces del Libro de Mormón? Yo os doy mi testimonio de que es verdadero. Esto lo sé con la misma certeza con que sé, que vivo. Apoyamos la declaración hecha por el profeta José Smith cuando dijo: "Les declaré a los hermanos que el libro de Mormón era el más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre se acercaría más a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del Profeta José Smith, páginas 233-234). Que podamos llegar a conocer y utilizar esta piedra angular y podamos así acercarnos más a Dios, lo ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

60
http://bibliotecasud.blogspot.com

NUESTRO MENSAJE
Por el presidente Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Con humildad y agradecimiento me paro hoy delante de vosotros y pido que la influencia del Espíritu Santo sea testigo de mi mensaje. Nuestro Señor y Salvador Jesucristo, después de restaurar su evangelio en nuestra época y establecer su Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, reveló lo siguiente mediante su profeta José Smith. "Escuchad, oh pueblo de mi Iglesia, dice la voz de aquel que mora en las alturas, cuyos ojos ven a todos los hombres; sí, de cierto os digo: Escuchad, vosotros, pueblos lejanos; y vosotros, los que estáis sobre las islas del mar, escuchad juntamente. Porque, de cierto, la voz del Señor se dirige a todo hombre y no hay quien escape... Y la voz de amonestación irá a todo pueblo por las bocas de mis discípulos, a quienes he escogido en estos últimos días " (D. y C. 1: 12, 4). Hoy hablaré sobre doctrina, a modo de advertencia y de testimonio y lo haré con la autoridad del Sagrado Apostolado, cuya responsabilidad es la de proclamar el mensaje del Señor en todo el mundo y a todos los pueblos. Cada uno de mis hermanos del Consejo de los Doce, tiene la misma responsabilidad que yo tengo de declarar estas cosas al mundo y —de presentarlas a todos los hombres. Hacia fines de su ministerio mortal, el Señor mandó al profeta José Smith, lo siguiente: "Que hagas inmediatamente una proclamación solemne de mi evangelio... a todos los reyes del mundo, hasta sus cuatro cabos... y a todas las naciones extranjeras de la tierra" (D. y C. 1 24:2-3). 0 sea, que debía invitarlos a aceptar la luz de la verdad y usar sus medios para edificar el reino de Dios sobre la tierra. Bajo esta misma divina dirección, en el sexto día de abril de 1845 y poco después que el profeta José Smith y su hermano Hyrum mezclaron su sangre con la de los otros mártires de la verdadera religión, el Consejo de los Doce hizo esta proclama: "A todos los reyes del mundo; al presidente de los Estados Unidos de América, a los gobernadores de los varios estados; y a los gobernantes y pueblos de todas las naciones, sabed: "Que el reino de Dios ha llegado tal como fue predicho por profetas antiguos y se ha rogado por él en todos los tiempos; el mismo reino que habrá de llenar toda la tierra, y que permanecerá por siempre. "El gran Elohím... se ha dignado a hablar una vez más desde los cielos; y también a entrar en comunión con el hombre sobre la tierra, mediante visiones, y por la ministración de mensajeros celestiales. "Por este medio ha sido restaurado a la tierra el gran y eterno Sumo Sacerdocio según el orden de su Hijo, aun el Apostolado. "Este Sumo Sacerdocio o Apostolado, tiene las llaves del reino de Dios, el poder de atar en la tierra lo que habrá de ser atado en los cielos y de desatar en la tierra lo que será desatado en los cielos y en definitiva, hacer y administrar todas las cosas pertenecientes a las ordenanzas, la organización, el gobierno y la dirección del reino de Dios. "Habiendo sido establecido en estos últimos días para la restauración de todas las cosas de que hablaron los profetas desde el comienzo del mundo; y a los efectos de preparar el camino para la venida del Hijo del Hombre. "Y nosotros ahora testificamos que su venida está próxima, que es inminente y dentro de no muchos años las naciones y sus reyes le verán venir en las nubes de los cielos, con poder y con gran gloria. "A los efectos de esperar este gran evento, debe haber una preparación. "Por lo tanto os amonestamos con la autoridad que hemos recibido de lo alto y os mandamos a todos que os arrepintáis y humilléis como si fuerais niños pequeños, ante la majestad del Divino; y que os alleguéis a Jesucristo con corazón y espíritu contritos, y seáis bautizados en su nombre para la remisión de los pecados (o sea, que seáis sepultados en alguna similitud de su sepultura y salgáis de ella a una nueva vida, a similitud de su resurrección), y recibiréis el don del Espíritu Santo mediante la imposición de manos de los apóstoles y élderes de esta gran y última dispensación de misericordia para con el hombre. "Este espíritu os testificará acerca de la verdad de nuestro testimonio; y alumbrará vuestra mente y permanecerá con vosotros como espíritu de profecía y revelación. Hará que recordéis y comprendáis cosas pasadas y os mostrará lo por venir. . . "Por medio de la luz de este Espíritu recibido mediante la ministración de las ordenanzas por el poder y autoridad del Sagrado Apostolado y Sacerdocio, podréis comprender y ser los hijos de la luz; y estar preparados para escapar de todas las cosas que sobrevendrán a la tierra y permanecer ante el Hijo del Hombre. "Testificamos que la doctrina precedente es la doctrina o el evangelio de Jesucristo en su plenitud y que es el único evangelio verdadero, eterno e incambiable; y el único plan revelado en la tierra por el que el hombre puede ser salvo" (Messages of the First Presidency, Vol. 1, págs. 252-266). Me parece apropiado decir que es nuestro deber reafirmar las grandes verdades pronunciadas en esta declaración y que debemos proclamarlas de nuevo al mundo. A los gobernantes y pueblos de todo el mundo declaramos otra vez solemnemente que el Dios del cielo ha establecido su reino de los últimos días sobre la tierra en cumplimiento de las profecías; santos ángeles se comunicaron nuevamente con los hombres en la tierra; Dios volvió a revelarse desde los cielos y restauró su Santo Sacerdocio en la tierra, con poder para administrar todas las sagradas ordenanzas necesarias para la exaltación de sus hijos. Su Iglesia fue restablecida entre los hombres, con todos los dones espirituales de que disfrutaban en la antigüedad, todo esto como preparación para la segunda venida de Cristo. El grande y terrible día del Señor está cerca. En preparación para este gran acontecimiento y como medio de escapar a los inminentes juicios, fueron enviados mensajeros inspirados que siguen siendo enviados a las naciones de la tierra llevando este testimonio y advertencia. Las naciones de la tierra continúan en sus pecaminosos e injustos caminos. La mayoría del ilimitado conocimiento con que fue bendecido el hombre, ha sido usado para destruir a la humanidad, en lugar de bendecir a los hijos de los hombres como fue la intención del Señor. Dos grandes guerras mundiales con infructuosos esfuerzos por una paz perdurable, son evidencia solemne de que la paz fue arrebatada de la tierra como consecuencia de la iniquidad de la gente. Las naciones no pueden permanecer en el pecado; sucumbirán, pero el reino de Dios perdurará para siempre. Por lo tanto, como humildes siervos del Señor, llamamos a los líderes de las naciones a humillarse ante Dios, a buscar su inspiración y guía; llamamos a los gobernantes y pueblos a arrepentirse de sus malvados caminos. Volveos al Señor, buscad su perdón y unios con humildad a su reino. No hay otro modo. Si hacéis esto, vuestros pecados os serán perdonados, gozaremos de una paz permanente y formaréis parte del reino de Dios como preparación para la segunda venida de Cristo. Pero si rehusáis arrepentimos, aceptar el testimonio de los mensajeros inspirados y uniros al reino de Dios; entonces recaerán sobre vosotros los terribles juicios y calamidades prometidas para los inicuos.

61
http://bibliotecasud.blogspot.com

En su misericordia, el Señor ha provisto una vía de escape. La voz de advertencia es para todos los pueblos por boca de sus siervos. Si esta voz no es escuchada, los ángeles de la destrucción avanzarán y la mano vengadora del Dios Todopoderoso se hará sentir sobre las naciones, tal como fue decretado hasta que se consuman todas como resultado final. Tendréis guerras, devastación e indescriptibles sufrimientos, a menos que os volváis al Señor en humilde arrepentimiento. La consecuencia cierta será una destrucción aún más terrible que la que tuvo lugar en la última gran guerra, a menos, que los gobernantes y pueblos por igual se arrepientan y cesen en sus maldades y vías ateas. Dios no será burlado. El no permitirá los pecados de inmoralidad sexual, criminales combinaciones secretas, asesinato de los que han nacido y desacato de todos sus sagrados mandamientos ni que los mensajes de sus siervos sigan siendo ignorados, sin castigar a los que cometan tales maldades. Las naciones del mundo no pueden permanecer en el pecado; la vía de escape es clara. Las inmutables leyes de Dios permanecen inconmovibles en los cielos; cuando los hombres y las naciones rehúsen ajustarse a ellas, se les aplicará la pena y serán desechados. El pecado requiere un castigo. Cuando la voz de la advertencia se hace sentir va acompañada siempre por el testimonio. En la gran declaración emitida por los Apóstoles del Señor Jesucristo en 1845, se proclamó el siguiente testimonio y nosotros, los apóstoles de la actualidad, lo renovamos como nuestro. "Decimos entonces en vida o muerte, sometidos o libres, que el Dios Todopoderoso ha hablado en este siglo. Y lo sabemos. "El nos ha dado el Sagrado Sacerdocio y Apostolado, y las llaves del reino de Dios, para llevar a cabo la restauración de todas las cosas tal como lo prometieron los profetas de antaño. Y lo sabemos. "El ha revelado el origen y los registros de quienes vivieron en el Continente Americano en la antigüedad y el destino de su descendencia. Y lo sabemos. "El ha revelado la plenitud del evangelio con sus dones, bendiciones y ordenanzas. Y lo sabemos. "El nos ha ordenado que demos testimonio de ello primero a los gentiles y después al remanente de Israel y a los judíos. Y lo sabemos. "El también ha dicho que si ellos no se arrepienten y aceptan el conocimiento de la verdad, y si abundan los crímenes, las mentiras, el orgullo, la hechicería, la prostitución y las abominaciones secretas, pronto perecerán de la faz de la tierra y serán echados al infierno. Y lo sabemos. El ha dicho que cuando el evangelio en su plenitud sea predicado a todas las naciones como testimonio, El vendrá y con El todos los santos para reinar sobre la tierra por 1,000 años. Y lo sabemos. "El ha dicho que no vendrá en su gloria y destruirá a los malvados hasta que se hayan hecho estas advertencias y los preparativos para recibirlo. Y lo sabemos.

"Los cielos y la tierra pasarán, pero ni una jota ni una tilde de su palabra revelada dejarán de cumplirse. "Por lo tanto, nuevamente exhortamos a todo pueblo: arrepentíos y sed bautizados en el nombre de Jesucristo para la remisión de los pecados, y recibiréis el Espíritu Santo y conoceréis la verdad y seréis contados con la Casa de Israel" (Messages of the First Presidency, Vol. 1, págs. 252-266). Ahora sólo me queda una cosa por hacer y es dejaros mi testimonio personal. Yo sé que Dios vive, que El es un ser personal, el Padre de nuestros espíritus, que ama a sus hijos y oye y contesta sus oraciones. Sé que es su voluntad que sus hijos sean felices; su deseo es bendecirnos a todos. Sé que Jesucristo es el Hijo de Dios, que es nuestro Hermano Mayor, el Creador y Redentor del mundo. Sé que Dios estableció nuevamente su reino en la tierra como cumplimiento de las profecías y que este reino jamás perecerá, sino que llegará el tiempo en que tendrá dominio universal en la tierra y Jesucristo reinará para siempre como su rey. Sé que Dios en su bondad, volvió a revelarse desde los cielos y que José Smith fue llamado por El para llevar a cabo el restablecimiento de su reino, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Doy testimonio que él cumplió con su obra, que estableció los fundamentos y entregó a la Iglesia las llaves y poderes para continuar la gran obra de los últimos días que él mismo comenzó bajo la dirección del Dios Todopoderoso. Sé que José Smith aun cuando fue martirizado por la verdad, continúa viviendo y como cabeza de esta dispensación, la más grande de todas las dispensaciones, y así continuará por toda la eternidad. El es un Profeta de Dios, un Vidente y un", Revelador, del mismo modo que lo fueron y son sus sucesores. Sé que la inspiración del Señor dirige a la Iglesia en la actualidad, porque yo he sentido su poder. Sé que la Primera Presidencia y otras Autoridades Generales de la Iglesia tienen como objetivo y propósito la gloria de Dios y la exaltación de sus hijos; y finalmente, sé que ninguna persona que reciba esta obra podrá salvarse en el Reino Celestial ni escapar a la condenación del Juez de todos nosotros. Con humildad y oración dejo este testimonio, sabiendo muy bien que llegará el momento en que tenga que enfrentarme con mi Hacedor, junto con todos los hombres. Más que ninguna otra cosa en el mundo, estoy agradecido por este testimonio de la divinidad de esta gran obra de los últimos días, y exhorto a todas las personas, en cualquier lugar que se encuentren, a guardar estas cosas. En el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

62
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA ORACIÓN.
élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Mis amados hermanos y hermanas, porque todos somos hermanos, hijos del mismo Padre en el espíritu, con humildad y gratitud me hallo ante vosotros. Que el Señor os sostenga y magnifique siempre en vuestro ministerio abnegado. Ruego hoy que el Espíritu del Señor esté con vosotros mientras hablo acerca del poder de la oración personal, y de cómo podemos mejorar nuestras comunicaciones con nuestro Padre Celestial. En todo el curso de mi vida, el consejo de depender de la oración es el que he estimado más que cualquier otro que haya recibido. Se ha convertido en parte íntegra de mi ser, un ancla, una fuente constante de fuerza y la base de mi conocimiento de las cosas divinas. Amonestaciones de las Escrituras en cuanto a la oración "Recuerda que hagas lo que hagas, o estés donde estés, nunca estás solo", era el consejo de mi padre. "Nuestro Padre Celestial siempre está cerca. Puedes extender la mano y recibir su ayuda mediante la oración." He descubierto que este consejo es verdadero. Abundan en las Santas Escrituras amonestaciones convincentes en cuanto a la importancia de la oración, ejemplos impresionantes del poder de la misma, y consejos sobre la manera de orar eficazmente. Durante su ministerio terrenal Jesús habló "...sobre la necesidad de orar siempre y no desmayar" (Lucas 18:1). "Velad y orad para que no entréis en tentación" (Mateo 26:41). En esta dispensación El dijo: ` . . . orad a todo tiempo, no sea que el inicuo tenga poder en vosotros y os quite de vuestra posición" (D. y C. 93:49). Por conducto de José Smith se dio esta. amonestación: "Y en nada ofende el hombre a Dios, o contra ninguno está encendido su enojo, sino aquellos que no confiesan su mano en todas las cosas, y no obedecen sus mandamientos." (D. y C. 59:21.) Luego tenemos esta instrucción de nuestro Señor resucitado durante su ministerio entre el pueblo nefita en este hemisferio occidental: ...debéis velar y orar siempre, no sea que os tiente el diablo, y os lleve cautivos. ...es necesario que veléis y oréis siempre, no sea que entréis en tentación: porque Satanás desea poseeros para cerniros como a trigo. Por tanto, siempre debéis orar al Padre en mi nombre; Y cuanto le pidáis al Padre en . mi nombre, creyendo que recibiréis, si es justo, he aquí os será concedido." (3 Nefi 18: 15, 18-20.) Podemos mejorar nuestra comunicación con el Padre Deseo ahora sugerir algunas maneras para mejorar nuestra comunicación con nuestro Padre Celestial. 1. Debemos orar frecuentemente. Debemos estar a solas con nuestro Padre Celestial por lo menos dos o tres veces cada día, "... en la mañana, al mediodía y en la tarde", como lo indican las escrituras (Alma 34:21). Además, se nos dice que oremos frecuentemente (2 Nefi 32:0; D. y C. 88:126). Esto quiere decir que nuestro corazón debe rebosar, orando constantemente a nuestro Padre Celestial (Alma 34:27). 2. Debemos encontrar un lugar apropiado donde podamos meditar y orar. Se nos amonesta que esto debe ser "... en vuestros aposentos, en vuestros sitios secretos y en vuestros yermos" (Alma 34:26), es decir, debe ser en un sitio libre de distracciones, "secreto" (3 Nefi 13:5-6). 3. Debemos prepararnos para orar. Si no nos gusta orar, entonces debemos orar hasta que sintamos el deseo de hacerlo. Debemos ser humildes (D. y C. 112: 10). Debemos suplicar perdón y misericordia (Alma 34:17-18). Debemos perdonar a todo aquel contra quien sintamos rencor (Marcos 11:25). Sin embargo nuestras oraciones serán en vano si "despreciáis al indigente y al desnudo, y no visitáis al enfermo y afligido, y si no dáis de vuestros bienes..." (Alma 34:28). 4. Nuestras oraciones deben ser significativas y pertinentes. No usemos las mismas frases en cada oración. Cada uno de nosotros se molestaría si un amigo le repitiera las mismas palabras breves todos los días, tratara la conversación como una tarea desagradable y estuviera ansioso por terminar para volverse al televisor y olvidarse de nosotros. ¿Qué debemos pedir en la oración? Debemos orar en cuanto a nuestro trabajo, en contra del poder de nuestros enemigos y del diablo, por nuestro bienestar y el bienestar de los que nos rodean (Alma 34:20; 22, 25, 27). Debemos consultar al Señor concerniente a todas nuestras decisiones y actividades (Alma 37:36-37). Debemos sentir suficiente agradecimiento para darle las gracias por todo lo que tenemos (D. y C. 59:21). Debemos confesar su mano en todas las cosas; la ingratitud es uno de nuestros pecados mayores. El Señor ha declarado en las revelaciones modernas: "Y el que recibe todas las cosas con gratitud, será glorificado; y le serán añadidas las cosas de esta tierra, aun cien veces, sí, y más." (D. y C. 78: 19.) Debemos pedir lo que necesitemos, teniendo cuidado de no pedir las cosas que podrían perjudicarnos (Santiago 4:3). Debemos pedir fuerza para vencer nuestros problemas (Alma 31:31-33). Debemos orar por la inspiración y el bienestar del Presidente de la Iglesia, las Autoridades Generales, nuestro presidente de estaca, nuestro obispo, nuestro presidente de quórum, nuestros maestros orientadores, miembros de la familia y nuestros directores civiles. Se podrían hacer otras muchas sugerencias, pero con la ayuda del Espíritu Santo sabremos lo que debemos pedir en oración (Romanos 8:26). 5. Después de hacer una súplica, tenemos la responsabilidad de esforzarnos por lograr aquello que pedimos. Debemos escuchar. Tal vez mientras estemos de rodillas, el Señor quiera aconsejarnos. "La oración sincera da a entender que cuando pedimos alguna virtud o bendición, debemos hacer un esfuerzo por lograr esa bendición o cultivar esa virtud." (True to the Faith, por David O. McKay, Bookcraft, 1966, p. 208.) El poder y la eficacia de la oración Cuando yo era un misionero joven en el Norte de Inglaterra, en 1922, la oposición contra la Iglesia se intensificó en gran manera. Llegó a tal grado la hostilidad, que el presidente de la misión nos pidió que dejáramos de llevar a cabo nuestras reuniones en la calle, y también en algunos lugares suspendimos el reparto de folletos. Se nos había invitado a mi compañero y a mí que viajáramos hasta South Shields para hablar en la reunión sacramental. En la invitación nos decían: "Estamos seguros de que podemos llenar la pequeña capilla. Muchas de las personas en este lugar no creen en las falsedades que se publican acerca de nosotros. Si vienen, estamos seguros de que tendremos una reunión muy buena". Nosotros aceptamos la invitación. Ayunamos y oramos sinceramente y fuimos a la reunión sacramental. Mi compañero había pensado hablar acerca de los primeros principios, y yo había estudiado mucho preparándome para hablar sobre la apostasía. Se sintió un espíritu admirable en la reunión. Mi compañero habló primero y presentó un mensaje inspirador; después, yo me puse de pie y hablé con una facilidad que jamás había experimentado en mi vida. Cuando me senté, fue cuando me di cuenta de que ni siquiera

63
http://bibliotecasud.blogspot.com

había mencionado la apostasía. Había hablado acerca del profeta José Smith y dado mi testimonio de su misión divina y de la veracidad del Libro de Mormón. Después de terminada la reunión, se adelantaron muchas personas a felicitarnos, entre ellas muchas que no eran miembros, y que nos dijeron: "Esta noche hemos recibido un testimonio de que el mormonismo es verdadero. Ahora estamos dispuestos a bautizarnos." Esta fue una respuesta a nuestro ayuno y oraciones, porque habíamos orado rogando que pudiéramos decir únicamente aquellas cosas que llegaran al corazón de los investigadores. En 1946 el presidente George Albert Smith me designó para que fuera a Europa, hecha pedazos por la guerra, restableciera nuestras misiones desde Noruega hasta África del Sur, y estableciera un programa para la distribución de artículos de bienestar a saber, alimentos, ropa, ropa de cama, etc. Establecimos nuestras oficinas principales en Londres. En seguida hicimos los arreglos preliminares con los jefes militares en el continente. Uno de los primeros hombres que yo deseaba ver era el comandante de las fuerzas norteamericanas en Europa, que se hallaba estacionado en Francfort. Cuando llegamos a esa ciudad, mi compañero y yo entramos para arreglar una cita con el general. El oficial encargado de ello nos dijo: "Señores, no habrá oportunidad de que puedan ver al general por lo menos hasta dentro de tres días. Está sumamente ocupado, y tiene muchas citas". Yo respondí: "Es de suma importancia que lo veamos, y no podemos esperar tanto tiempo. Tenemos que estar en Berlín mañana". El me contestó: "Lo siento mucho". Salimos del edificio, subimos a nuestro automóvil, nos quitamos el sombrero y nos unimos en una oración; luego regresamos al edificio y encontramos a otro oficial en el escritorio. A los quince minutos nos hallábamos en la presencia del general. Habíamos orado suplicando que pudiéramos verlo para enternecer su corazón, sabiendo que era requerido que todos los artículos de bienestar, pese a la fuente de donde provinieran, se colocaran en manos de las agencias militares para su distribución. Nuestro objetivo, como le explicamos al general, era el de distribuir nuestras provisiones a nuestro propio pueblo, mediante nuestras propias vías de comunicación, y también regalar artículos para la alimentación general de los niños. Le explicamos el programa de bienestar y la manera en que funcionaba. Por último nos dijo: "Muy bien caballeros, procedan a reunir sus provisiones, y para cuando las hayan reunido, puede ser que hayan cambiado los reglamentos". Respondimos: "General, nuestras provisiones ya están reunidas, siempre las tenemos reunidas. Dentro de las veinticuatro horas a partir del momento en que nos comuniquemos con la Primera Presidencia de la Iglesia en Salt Lake City, vagones de

provisiones se hallarán en camino hacia Alemania. Tenemos muchos depósitos llenos de artículos de primera necesidad". Luego él dijo: "Jamás había sabido de personas con tal visión". Se enterneció su corazón de acuerdo con lo que habíamos orado que sucediera, y antes de salir de su oficina ya teníamos una autorización por escrito para llevar a cabo nuestra propia distribución, a nuestra propia gente, con nuestra propia manera de comunicación. Es una satisfacción para el alma saber que Dios está pendiente de nosotros y dispuesto a responder cuando ponemos nuestra confianza en El y hacemos lo justo. No hay lugar para el temor entre los hombres y mujeres que depositan su confianza en el Omnipotente, que no titubean en humillarse para buscar la orientación divina por medio de la oración. Aunque surjan persecuciones, aunque vengan los fracasos, en la oración podemos hallar nueva confianza, porque Dios hablará paz al alma. Esa paz, ese espíritu de serenidad, es la bendición mayor de la vida. Como jovencito en el Sacerdocio Aarónico, aprendí este pequeño poema acerca de la oración: No sé por cuáles métodos se logra, Mas la oración Dios la contesta, eso lo sé. Yo sé que El una promesa nos ha dado, De que siempre oye la oración de fe. Sé que El la contestará, tarde o temprano, Así que oro y con calma espero, Aunque no sé si lo que he solicitado Vendrá de la manera en que yo quiero. En sus manos mi oración ya he dejado Siendo más sabias sus sendas que las mías, Sé que El me concederá lo suplicado, O me dará algo más hermoso todavía. (Oración, por Eliza Hickok. Traducción libre.) Testimonio de la oración Testifico que hay un Dios en los cielos que escucha y contesta las oraciones. Yo sé que esto es verdad, porque El ha contestado las mías. Humildemente quisiera instar a todos los que escuchan mi voz, tanto a los miembros como a los que no lo son, que se conserven en comunicación estrecha con nuestro Padre Celestial por medio de la oración. Nunca jamás en nuestra dispensación del evangelio ha habido mayor necesidad de la oración. Que dependamos constantemente de nuestro Padre Celestial y procuremos concienzudamente mejorar nuestra comunicación con El, es mi sincera súplica, en el nombre de Jesucristo. Amén.

64
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL SISTEMA DE ALMACENAMIENTO DEL SEÑOR
élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Mis hermanos, con humildad y agradecimiento respondo a la solicitud de la Primera Presidencia, de participar en esta importante sesión de bienestar de la conferencia. Deseo hablar sobre la forma de atender a las necesidades de los miembros, mediante el sistema de almacenamiento del Señor. Durante cuarenta años, los miembros de la Iglesia han recibido el consejo de sus líderes de prepararse para los tiempos de escasez y calamidades. Muchos han seguido dicho consejo, pero hay quienes no le han prestado oído. El paso del tiempo y las circunstancias nos han hecho repetir lo que el Señor dijo a José Smith en marzo de 1832: "Pues de cierto os digo, que ha llegado la hora, y está a la mano; ... necesario es que se organice mi pueblo para regularizar y establecer los asuntos del almacén en bien de los pobres de entre mi pueblo... a fin de que en mi providencia, no obstante las tribulaciones que os sobrevendrán, la Iglesia se sostenga independiente de todas las otras criaturas bajo el mundo celestial." (D. y C. 78:3, 14.) ¿Cuál es el sistema de almacenamiento de la Iglesia? Este sistema es una organización que incluye depósitos, medios de transporte, y personal de funcionamiento y administrativo, y se ha instituido para recibir, almacenar, transportar, intercambiar y distribuir artículos de primera necesidad a aquellos que están necesitados. La unidad fundamental del sistema de almacenamiento de la Iglesia es el almacén local del obispo. Los mencionados almacenes son propiedad de la Iglesia y de ellos los obispos locales obtienen alimentos, ropa y otros artículos para ayudar a los pobres y los necesitados, que no puedan proveerse de esto por sí mismos. las industrias Deseret se emplean como almacenes para proveer de artículos no alimenticios. Cada obispo de la Iglesia debiera tener acceso a un almacén local surtido con los artículos de primera necesidad y elaborados para satisfacer las necesidades de su gente. ¿Por qué tiene la Iglesia un sistema de almacenamiento? El Señor ha mandado, por revelación, que se instalen almacenes, estableciendo que el excedente o lo que restara de la consagración de propiedades bajo la Orden Unida, debía guardarse en los almacenes con el objeto de "suministrarlos a los pobres y necesitados" (D. y C. 42:34). Después, ese mismo año, el Señor dijo que el Obispado Presidente: "le señalara un almacén a esta Iglesia; y todas las cosas, sean dinero o víveres, que excedan las necesidades del pueblo, se guardarán en manos del obispo" (D. y C. 5 1: 13). Actualmente tenemos 78 de dichos almacenes del obispo bajo el Sistema de Almacenamiento de la Iglesia. Estos almacenes cumplen casi idéntica función que la que caracterizó el propósito de la Orden Unida. Los miembros consagran su tiempo, sus talentos y sus medios para producir, elaborar, empaquetar, fabricar y comprar los artículos que precisan aquellos que están necesitados. Para abastecer estos almacenes, miembros de más de 3.000 barrios de Santos de los Últimos Días, de toda la Iglesia, trabajan en proyectos de producción y elaboración de hortalizas, cereales, frutas y otros alimentos además de artículos no alimenticios. Parte de estos productos y artículos se venden al mercado para costear el funcionamiento, y los restantes se conservan y se distribuyen entre los necesitados a través del sistema de almacenes; la ayuda que se proporcionó por medio de los almacenes durante 1976, sumó varios millones de dólares. Nuestros almacenes del obispo no tienen el objetivo de almacenar artículos para todos los miembros de la Iglesia, pues se han establecido únicamente para atender al pobre y al necesitado. Por esta razón, se han dado instrucciones a los miembros de la Iglesia de almacenar individualmente para un año víveres y ropa, y si es posible, combustible, siempre que las leyes del país lo permitan. Si los miembros observan dicho consejo, la mayoría de ellos estarán preparados, tanto para atender a sus propias necesidades como a las de sus familiares, pudiendo aun compartir con otros cuando surjan emergencias. ¿Sobre quién recae la responsabilidad de la administración de los almacenes, y cómo deben éstos administrarse eficaz y debidamente? El obispo local es el administrador designado por el Señor para atender a las necesidades del pobre y el necesitado. El obispo tiene "la facultad exclusiva para cuidar del pobre de la Iglesia. Es deber de él, y únicamente de él, determinar a quién, cuándo, cómo y cuánto debe proporcionarse a cualquier miembro de su barrio, de los fondos de la Iglesia. Esta es una grande y solemne obligación, impuesta por el Señor mismo. El obispo no puede eludir este deber; no puede desentenderse de él ni transferirlo a otras manos para liberarse y aunque solicite ayuda de otros, todavía es el responsable" (Artículo de J. Reuben Clark, citado en Ensign, noviembre de 1976, p. 112.) El Señor ha dicho por revelación que los obispos busquen diligentemente "a los pobres para suministrarles sus necesidades" (D. y C. 84:112). Los almacenes fueron divinamente instituidos con el fin de ayudarlos a cumplir con su deber. ¿Cómo procede el obispo para hacer un pedido de lo almacenado? Una vez que haya encontrado a los pobres y necesitados de su barrio, debe determinar las necesidades específicas de los mismos, lo cual podrá hacer con la ayuda de los líderes del sacerdocio y de la Sociedad de Socorro. En seguida, debe evaluar esas necesidades, asegurándose de que cada persona cuide de sí y de que cada familia cuide de sus miembros que no puedan atenderse a sí mismos. Los artículos de primera necesidad se depositan en el almacén, pero pueden sacarse de allí únicamente por orden del obispo. Los artículos del almacén nunca se ponen en venta, y se despachan solamente cuando la firma autorizada del obispo aparece en el pedido. La presidenta de la Sociedad de Socorro puede ayudar a éste a determinar la cantidad de víveres que deben proporcionarse en cada caso. El almacén del obispo y los víveres allí almacenados pertenecen al Señor, para que sus siervos, los obispos, los utilicen para atender a los necesitados. Debe ponerse en ejercicio la mejor administración en lo que es propiedad del Señor. El personal autorizado del almacén debe extender los debidos recibos por las donaciones de víveres y dinero en efectivo. En todo momento debe tenerse almacenadas provisiones en buen estado por lo menos para un año. En cuanto al excedente, hay que tomar medidas para evitar la descomposición y el desperdicio de víveres. Los encargados del almacén deben revisar todos los alimentos elaborados al recibirlos, y ver si tienen marcada la fecha en que caducan y si son de la calidad establecida. Todos los artículos almacenados deben irse renovando para que se mantenga la calidad y se evite el desperdicio. En todos los casos los almacenes deben mante-

65
http://bibliotecasud.blogspot.com

nerse limpios y ordenados, debiendo ser ante el Señor un modelo de eficiencia, limpieza y servicio. Repito, un almacén del obispo ha de estar a la disposición de cada obispo. Al presente, el Comité General de Bienestar, está iniciando un programa de expansión que tiene por objeto instalar más plantas o proyectos de producción y elaboración, y construir más almacenes. El Departamento de los Servicios de Bienestar, bajo la dirección de los Supervisores de Área que son Autoridades Generales, de los Representantes Regionales de, los Doce, y los directores de bienestar de área y de región, aportará el apoyo local al proyecto. Si tuviereis alguna duda con respecto a esto, tened a bien dirigimos a vuestros correspondientes oficiales del sacerdocio. Quisiera hacer la siguiente advertencia a los presidentes de estaca y los obispos: Antes de que empecéis un recaudo de dinero para un almacén, buscad consejo; estableced metas, después de concienzudo análisis; antes de empezar, sabed a qué fin llegaréis y por qué. En la obra del Señor no debe haber errores serios. Lo más importante al hacer vuestros planes es que os arrodilléis y oréis. Al comenzar la ampliación del sistema de almacenes, no debe hacerse nada que llegue a perjudicar la imagen de la Iglesia. Cuál es la filosofía fundamental del sistema de almacenamiento? Al administrar cualquier aspecto del Programa de Bienestar, debemos tener presente el propósito principal por el cual fue establecido, el cual es: "... hasta donde sea posible, un sistema bajo el cual pueda suprimiese la maldición de la ociosidad; pueda abolirse el mal de la limosna, y fomentarse la independencia, la industria, la economía, el autorrespeto 1 estableciéndose éstos una vez más entre nosotros. El propósito de la Iglesia es ayudar a las personas a que se ayuden a sí mismas. El trabajo ha de volver a constituir el principio gobernante de la vida de los miembros de la Iglesia". Aquellos que reciben ayuda, deben trabajar dentro de la medida de su capacidad, a cambio de la asistencia que se les brinde. Si no se otorgan trabajos razonables, si no se insta a la gente a trabajar, se fomentará la desmoralizadora limosna en la Iglesia, y el propósito por el cual el Programa de Bienestar fue instituido, se debilitará. Es una ley del cielo que no hemos aprendido cabalmente aquí en la tierra; esto es, que no se puede ayudar a las personas permanentemente haciendo por ellas lo que ellas mismas pueden y deben hacer. Al proporcionar los obispos ayuda, de ser posible, debe usarse el mismo dinero de la persona para hacer pagos en efectivo. Los artículos de primera necesidad pueden sacarse del almacén. En todos los casos en que se preste ayuda, aquellos que la reciben deben trabajar conforme a sus capacidades por lo que reciben. Las asignaciones de trabajo debe hacerlas el consejero asignado del obispo o la consejera asignada de la Sociedad de Socorro. Cuando sea posible, deben proporcionarse víveres en vez de usarse las ofrendas de ayuno, pues al usarse los víveres del almacén, se asegura el movimiento o circulación de los mismos, se estimula la producción, y se elimina el desperdicio. Y lo ,que es aún más importante, al observarse las indicaciones del Señor en que basé mi tema, la Iglesia se conservará "independiente de todas las otras criaturas bajo el mundo celestial" (D. y C. 78:14). ¡Tal debe ser nuestro objetivo! Ocasionalmente, nos hacen preguntas en cuanto a si es correcto que los miembros de la Iglesia reciban ayuda del gobierno en vez de la de la Iglesia. Permitidme subrayar lo que es un principio fundamental: cada persona debe satisfacer, en lo posible, sus propias necesidades, y cuando no pueda hacerlo, su familia debe ayudarle. Si la familia no puede tenderle la mano, la Iglesia debe ayudarle, no el gobierno.

Aceptamos el principio básico de que "aunque el pueblo mantiene al gobierno, el gobierno no ha de mantener al pueblo". Los Santos de los Últimos Días no deben recibir ayuda de bienestar que no hayan ganado, de agencias locales ni nacionales. Los líderes del sacerdocio y la Sociedad de Socorro, deben instar a los miembros a aceptar el Programa de Bienestar y a ganar mediante el mismo lo que necesiten, aun cuando puedan recibir menos alimentos y menos dinero. Al hacer esto, los miembros se fortalecerán espiritualmente y conservarán su dignidad y respeto por sí mismos. El año pasado, en los Estados Unidos solamente se invirtieron más de 98 billones de dólares en pagos de beneficencia que hizo el gobierno, y otras ayudas a millones de personas que, por lo general, nada hicieron por lo recibido. Esta limosna del gobierno, que estropea la integridad de carácter, se repite en casi todos los países del mundo. Instamos a los Santos de los Últimos Días de todas partes a mantenerse libres de este tipo de ayuda, a trabajar por lo que reciban. Las condiciones socio-económicas del mundo se revelan siniestras. Guiándome por la revelación y la profecía, creo no exagerar al decir que cuando todo se haya escrito sobre esta generación, podrá decirse con precisión que apenas tuvimos tiempo para prepararnos. Y para hacer frente a la crisis inminente, me aventuraría a decir que hemos de recurrir a todas nuestras reservas espirituales y temporales. El Señor ha dicho: "...mas si estáis preparados, no temeréis...” Las bendiciones que recaen sobre aquellos que apoyan el plan del Señor de atender al pobre y al necesitado Grandes son las bendiciones que recibimos individualmente y en la Iglesia, cuando apoyamos el programa del Señor de atender al pobre y al necesitado. Yo he experimentado directamente estas bendiciones al distribuir alimentos, ropa, etc., a los miembros damnificados en Europa al término de la Segunda Guerra Mundial. Vi con mis propios ojos personas famélicas, demacradas, descalzas... un cuadro muy triste que me llenó el corazón de compasión hacia los sufrimientos de aquellos hijos de Dios. Recuerdo la llegada a Berlín de los primeros víveres del Bienestar de la Iglesia. Con el presidente interino de la misión, el hermano Richard Ranglack, llegamos caminando hasta la antigua y destruida bodega que, custodiada por guardias armados, albergaba las preciosas provisiones. Al fondo de la misma, divisamos las cajas apiladas casi hasta el techo. "¿Contienen alimentos aquellas cajas"?, dijo Richard, y añadió: "¿Será posible?" "Sí, hermano mío", le dije, "alimentos y ropa y mantas, y... espero que medicamentos." Juntos bajamos una de las cajas. La abrimos. Estaba llena del más común de los alimentos... frijoles secos. Al verlo, aquel buen hermano hundió la mano en la caja dejando deslizar los granos entre los dedos, y rompió a llorar como un niño, rebosante de gratitud. Abrimos otra caja que contenía trigo, trigo integral, tal como lo hizo el Señor y como quiso que fuera. Aquel hermano se llevó a la boca unos granos y al cabo de un rato, me miró con los ojos húmedos de lágrimastambién lo estaban los míos-y dijo lentamente, sacudiendo suavemente la cabeza: "Hermano Benson, ¿cómo es posible que personas que ni siquiera nos conocen hayan hecho tanto por nosotros?" ¡Tal es el sistema del Señor! Las donaciones voluntarias motivadas por el amor fraternal, el sacrificio voluntario y el ayudar a los demás a ayudarse a sí mismos, afianza la dignidad y el respeto por uno mismo. Ruego que mediante la debida administración y expansión de los modernos almacenes, atendamos con sabiduría al pobre y al necesitado, en el nombre de Jesucristo. Amén.

66
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN MENSAJE A LA NUEVA GENERACIÓN
por el presidente Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Solicito la inspiración del cielo mientras dirijo mis breves observaciones a la juventud de la Iglesia, "la nueva generación", como la llama el Libro de Mormón. Deseo hablar a vosotros, jóvenes de la Iglesia, franca y honestamente. Vuestro Padre Celestial se preocupa por vosotros y os ha dado mandamientos que os guíen y disciplinen; también os ha dado vuestro albedrío —la libertad de escoger— "para ver si haréis todas las cosas que el Señor os mandare" (Abraham 3:25). Su reino aquí en la tierra está bien organizado, y sus líderes están dedicados a ayudaros. Sabed que vosotros tenéis nuestro amor constante, nuestra atención y nuestras oraciones. Satanás también os tiene en su mente, y está dedicado a vuestra destrucción; él no os da mandamientos, sino que os ofrece la libertad de hacer "lo que os plazca la libertad de fumar, beber, abusar de drogas, o de rebelaros contra el consejo y los mandamientos de Dios y de sus siervos. Satanás sabe que sois jóvenes, llenos de vigor físico, entusiasmados por el mundo y consumidos por nuevas emociones. Sabe que la juventud es la primavera de la vida, cuando todas las cosas son nuevas y las personas son más vulnerables. La juventud es el espíritu de aventura, es el despertar a la vida; es una época de fortaleza física, cuando el cuerpo adquiere el vigor y la buena salud hasta llegar al punto de no hacer caso a la precaución ni a la sobriedad. La juventud es un período de independencia, cuando los horizontes de la edad parecen muy distantes para tenerlos en cuenta; por lo tanto, la generación de hoy se olvida que el presente pronto será el pasado, hacia el cual miraremos retrospectivamente, ya sea con pesar y remordimiento, o con gozo al recordar las experiencias memorables. El programa de Satanás es de "divertirse ahora y pagar después". El quiere que todos sean miserables como él mismo lo es. El programa del Señor es de felicidad ahora y gozo eterno, lo cual se logra sólo viviendo el evangelio. Como uno de sus siervos, y por causa del amor que mi corazón siente por la juventud de Sión, os ofrezco este consejo para que seáis felices "ahora": Primero, os aconsejo que viváis una vida moralmente limpia. El profeta Alma declaró, y no hay palabras más veraces, que "la maldad nunca fue felicidad" (Alma 41:10). No podéis cometer el mal y sentiros bien- es imposible. Pueden perderse años de felicidad en la tonta gratificación de un momentáneo deseo de placer. Satanás quiere haceros creer que la felicidad sólo viene a medida que os rindáis a sus tentaciones, pero para saber estas cosas nosotros mismos debemos fijarnos en la vida destrozada de aquellos que violaron las leyes de Dios, y darnos cuenta del porqué a Satanás se le llama "el padre de las mentiras". Considerad esta carta de una atractiva joven: "Escribo esta carta desde los abismos dé mi corazón destrozado, con la esperanza de que sirva de advertencia a otras jóvenes, para que nunca participen de la amargura que me embarga. Daría todo lo que poseo o espero algún día poseer, si sólo pudiera volver a aquellos días felices y sin preocupaciones, antes de que el primer pecadillo manchara mi corazón; casi no me di cuenta de que me estaba deslizando dentro de algo que traería a mi vida tal pesar y agonía. Cuánto desearía poder revelar la angustia y el pesar que hoy invaden mi corazón, al darme cuenta de que he perdido el respeto propio y el don más preciado que me haya conferido la vida. Estaba demasiado ansiosa por vivir las emociones y aventuras de la vida, y éstos ahora se han tornado en cenizas en mis manos." Esta joven descubrió, desafortunadamente, que la carga más pesada que uno puede llevar a cuestas en esta vida es, como lo declaró el presidente Harold B. Lee, "la carga del pecado". Vosotros podéis evitar esa carga y el dolor que produce, si prestáis atención a las normas establecidas por Dios mediante las enseñanzas de sus siervos. Una de las normas sobre la que se basa vuestra felicidad presente y futura es la pureza moral. El mundo os dirá que esta norma es anticuada. El mundo quiere que aceptéis la llamada "nueva moralidad" que no es nada más que la inmoralidad de siempre. Nuestro Profeta viviente ha reafirmado que la norma eterna de la castidad no ha cambiado. He aquí sus palabras: "El mundo puede tener sus normas; pero la iglesia tiene una diferente. . . El mundo puede aprobar experiencias sexuales premaritales, pero el Señor y su Iglesia condenan en forma clara toda relación sexual fuera del matrimonio; aun aquellas indecentes y descontroladas dentro del matrimonio. De modo que, aunque muchas autoridades autotituladas justifican estas prácticas como normales, la Iglesia las condena. Tales prácticas mundanas fueron condenadas por profetas de la antigüedad y hoy son condenadas por la Iglesia." (Faith precedes, the miracle, D.B.C. 1972, pág. 175.) Esta norma significa que debéis manteneros limpios en cuerpo y mente. La Iglesia no tiene una doble norma de moralidad. El código moral de los cielos, tanto para el hombre como para la mujer, es castidad completa antes del matrimonio y fidelidad completa después de él. Para vosotros, jóvenes solteros de ambos sexos, esta norma uniforme para jóvenes de ambos sexos ha sido claramente definida por el presidente Kimball: "Entre los pecados sexuales más comunes que cometen nuestros jóvenes están comprendidos el besuqueo y las caricias indecorosas. Estas relaciones impropias no sólo conducen frecuentemente a la fornicación, al embarazo y al aborto —todos ellos repugnantes— sino que son maldades perniciosas en sí mismas, y con frecuencia le es difícil a la juventud distinguir donde termina una y empieza la otra; también despiertan la lujuria e incitan malos pensamientos y deseos sexuales. No son sino partes de la familia completa de pecados e indiscreciones análogas. (El milagro del perdón, Bookcraft, 1969, pág. 63.) Diga lo que diga el mundo, en la Iglesia y reina de Dios la castidad nunca pasará de moda. De modo que os recalcamos, jóvenes y señoritas, mantened vuestro respeto y amor propios; no os dediquéis a actos íntimos que os traigan dolor y pesar. No podéis edificar vidas felices sobre la inmoralidad. "La condición para la felicidad", dijo el presidente David 0. McKay, "es una conciencia limpia." Segundo, os aconsejo que permanezcáis allegados a vuestros padres. Hay ciertas cosas que vienen sólo con la madurez y una de ellas es la sabiduría. Los jóvenes necesitan la sabiduría de la edad, tanto como nosotros los adultos y ancianos, necesitamos vuestro entusiasmo por la vida. Pocos meses después de haber terminado sus estudios universitarios, un joven obtuvo un trabajo en una compañía de seguros. Estaba lleno de entusiasmo y vigor, determinado a vender seguros a todas las personas con quienes se encontrara, incluso a los granjeros. Un día hermoso de otoño, entró a una granja y vio, al otro lado del patio, a un viejo granjero algo encorvado, que contemplaba su sembrado. El joven se encaminó decididamente hacia el granjero y le dijo: "Levante la cabeza, amigo, la vida tiene mucho que ofrecer." El viejo

67
http://bibliotecasud.blogspot.com

granjero se enderezó lo mejor que pudo y contestó: "Joven, ves ese magnífico campo de trigo?" El vendedor dijo que sí, y que era realmente hermoso. "¿Notas que muchas de las espigas están inclinadas?" "Sí", dijo el joven, "es verdad". El granjero le explicó: "Esas que están inclinadas, son las que tienen grano". De igual manera, jóvenes, vuestros padres, con la madurez de los años y la experiencia que vosotros no tenéis, pueden proveemos sabiduría, conocimiento y bendiciones que pueden ayudaros a evitar las trampas de la vida. Podéis descubrir, como un joven lo hizo, que las experiencias más dulces de la vida provienen cuando vais a ellos en busca de ayuda. Hace algún tiempo, un joven vino a mi oficina a pedirme una bendición, tenía aproximadamente dieciocho años de edad y algunos problemas. No eran problemas morales serios, pero estaba confundido y sus pensamientos lo preocupaban han mucho. Me solicitó que le diera una bendición. Yo le pregunté: "¿Alguna vez le has pedido a tu padre que te diera una bendición? Supongo que tu padre es miembro, de la Iglesia, ¿no es así?" El me contestó: "Sí, es élder, aunque inactivo". Cuando le pregunté "¿Amas a tu padre?" él contestó: Si hermano Benson; es un buen hombre y lo amo". Luego agregó: "Pero él no cumple con sus obligaciones del Sacerdocio como debe; no asiste a la Iglesia regularmente; no sé si paga sus diezmos. De todas maneras es un buen hombre, un buen proveedor, un hombre bondadoso". Yo le dije: "¿Te gustaría hablar con él en alguna ocasión oportuna y Í preguntarle si estaría dispuesto a darte una bendición de padre?" "Oh", contestó, "Creo que la idea lo asustaría". Luego le dije: "¿Estás dispuesto a hacerlo? Yo estaré orando por ti". Y el joven replicó: Está bien, lo haré". Tres o cuatro días después regresó a visitarme. "Hermano Benson", me dijo, esa fue la experiencia más dulce que mi familia ha tenido." Apenas podía controlar sus emociones mientras me contaba lo que había sucedido: "Cuando la oportunidad se presentó le mencioné el asunto a mi padre y él me contestó: 'Hijo, ¿realmente quieres que te dé una bendición?' Yo le dije: 'Sí, papá, lo desearía mucho'. Hermano Benson, mi padre me dio una de las bendiciones más hermosas que pudiera haber deseado. Mi madre estuvo presente, sollozando durante la bendición. Cuando él terminó, había un vínculo de aprecio, gratitud y cariño, que nunca había existido antes en nuestro hogar." Allegaos a vuestros padres. Cuando sea la hora de tener la oración familiar o la reunión de la noche de hogar, no os resistáis, más bien

participad en tales cosas; ayudad a desarrollar una unidad familiar llena de solidaridad. En tal clase de hogares, padres e hijos se comprenden mejor. Esta es otra arma del adversario: alejar a los hijos de los padres. Sí, acercaos a vuestros padres. Tercero, os aconsejo que, como dijo Jesucristo, "veléis y oréis siempre, no sea que entréis en tentación; porque Satanás desea poseeros para cerneros como a trigo" (3 Nefi 18:18). Si devotamente buscáis la guía de vuestro Padre Celestial, día y noche, recibiréis fortaleza para resistir cualquier tentación. El presidente Heber J. Grant hizo esta promesa a la juventud de la Iglesia. "No siento temor por el niño o el joven que concienzudamente suplica a Dios dos veces al día, pidiéndole la guía de su Espíritu. Estoy seguro de que cuando la tentación venga, tendrá la fortaleza de vencerla por la inspiración que se le ha de dar. Cuando se suplica al Señor y se le pide la guía de su Espíritu, se coloca a nuestro alrededor un aro de protección; y si la buscamos sincera y devotamente, os aseguro que la recibiremos." Cuando oráis, cuando habláis con vuestro Padre Celestial, ¿realmente le mencionáis todos vuestros problemas ¿Le mencionáis vuestros sentimientos, dudas, incertidumbres, gozos, vuestros deseos más recónditos? ¿O es la oración simplemente una expresión mecánica, con las mismas palabras o frases? ¿Pensáis realmente en lo que decís? ¿Tomáis el tiempo para prestar atención a la inspiración del Espíritu? Las respuestas a nuestras oraciones vienen a menudo sin palabras, en una forma que podemos discernir sólo mediante nuestros sentimientos más recónditos. Os digo que podéis conocer la voluntad de Dios concerniente a vosotros mismos si dedicáis tiempo para orar y para escuchar. Sí, queridos jóvenes, tendréis pruebas y tentaciones por las que debéis pasar, pero os esperan grandes momentos en la eternidad. Vosotros tenéis nuestro amor y confianza. Oramos para que estéis preparados para ser líderes. Os decimos, "levantaos y brillad", sed una luz y un ejemplo para otros; vosotros podéis vivir en el mundo y no tomar parte en los pecados del mundo. Podéis vivir la vida gozosamente, sin que os manche la fealdad del pecado. Esta confianza depositamos en vosotros. Es mi oración que vosotros, la generación joven que está creciendo, mantengáis vuestro cuerpo y mente limpios, libres de las contaminaciones del mundo; que seáis vasos puros y dignos de llevar el reino de Dios triunfante en preparación para la segunda venida de nuestro Salvador. En el nombre de Jesucristo. Amén.

68
http://bibliotecasud.blogspot.com

EXTIÉNDASE EL REINO DE DIOS
élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Durante una visita que hace poco hice a Europa y Escandinavia, tuve la oportunidad de participar en varias conferencias de prensa con reporteros encargados de las noticias en el extranjero. Estos estaban bien informados y se mostraron asombrados por el crecimiento y progreso de la Iglesia que indica el aumento de conversos. Yo les dije: "Agradecemos este rápido aumento, pero más agradecemos el aumento de fe y espiritualidad". Entonces cité algunas estadísticas para corroborar ese aserto. Cuando ingresé al Consejo de los Doce en 1943, el promedio de asistencia a las reuniones sacramentales -nuestro servicio de predicación del domingo- era aproximadamente de un 20%. Hoy, la asistencia mundial es alrededor de un 41%. La asistencia de la juventud a sus reuniones es de 46%, y a la Primaria nuestros niños pequeños- es el de 67 %. También les dije que el progreso y la mayor espiritualidad de los miembros de la Iglesia no es una simple casualidad, sino el resultado de un magnífico programa basado en la verdad eterna. Jesús dijo a los Doce Apóstoles originales que esto sería una de las señales del fin: “...será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin." ( Mateo 24: 14.) Hoy la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días está extendiendo el proclamado mensaje de la restauración del evangelio a toda nación que le permita la entrada. Esto es un cumplimiento de la visión y revelación recibida por Daniel, el Profeta, quien "previó y predijo el establecimiento del reino de Dios en los postreros días, para nunca jamás ser derribado o dejado a otro pueblo" ( Visión de la redención de los muertos, 1:44). El comparó el principio de este reino a una piedra de un monte, que se desprendió sin ser cortada por manos humanas, y rodó hasta convertirse en un gran monte, que llenó toda la tierra. (Véase Daniel 2:34, 35, 44, 45.) Esta interpretación fue confirmada por el Señor al profeta José Smith en una revelación moderna, con estas palabras: "Las llaves del reino de Dios han sido entregadas al hombre sobre la tierra, y de allí rodará el evangelio hasta los confines del mundo, como la piedra cortada del monte, no con manos, hasta que haya henchido toda la tierra." (D. y C. 65:2.) Este es el destino divinamente decretado de esta Iglesia y reino. No todos los hombres percibirán la mano de Dios en esta obra de los últimos días. Jesús le dijo a Nicodemo: "El que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios" (Juan 3:3). Sin la guía e inspiración del Espíritu Santo, habrá muchos que no verán en el progreso de la Iglesia nada más que un fenómeno social. Podemos esperar ver que la rectitud de los santos y el progreso del reino de Dios continúan sin disminuir, mas esto no será sin oposición. En 1845, el Consejo de los Doce Apóstoles proclamó: "A medida que esta obra continúa adelante y se hace cada vez más un foco de interés político y religioso... ningún rey, ni gobernante, ni súbdito, ninguna comunidad ni individuo, se mantendrá neutral. Todos serán movidos por la influencia de un espíritu o la del otro, y se declararán en pro o en contra del reino de Dios." (Messages of the First Presidency... comp. por James R. Clark, Bookcraft, 1965-70, 1:257.) Tal como el Señor lo ha declarado: "Sión tiene que aumentar en belleza y en santidad; sus fronteras se han de extender; deben fortalecerse sus estacas . . ." ( D. y C.82:14. Cursiva agregada.) Conforme aumente la rectitud, así también aumentará la iniquidad. En todas partes vemos evidencias de esto, lo cual a veces hace que los miembros de la Iglesia se desesperen. Sin embargo, podemos tener la seguridad de que el Señor se encargará de eso a su debido tiempo y a su propia manera. Escuchad su decreto: "Yo, el Señor. estoy enojado con los inicuos... He jurado en mi ira, y he decretado guerras sobre la faz de la tierra. y los inicuos matarán a los inicuos, y el temor se apoderará de todo hombre. Y también los santos apenas escaparán; sin embargo. yo, el Señor, estoy con ellos, y bajaré del cielo, de la presencia de mi Padre, y consumiré a los malvados con un fuego inextinguible." (D. y C. 63:32, 33, 34. Cursiva agregada.) Tal vez no esté muy lejos el día profetizado por Heber C. Kimball, abuelo del presidente Spencer W. Kimball y miembro de la Primera Presidencia bajo el presidente Brigham Young, quien advirtió: "Los santos serán sometidos a dificultades que pondrán a prueba la integridad de los mejores de ellos. La presión será tan grande, que los más justos entre ellos clamarán al Señor día y noche hasta que llegue la liberación." ( Deseret News, Church Section. 23 de mayo de 1931, pág. 3.) Pero recordad que el Señor ha dicho en la revelación moderna, "si estáis preparados. no temeréis". ¿Estamos preparados? ¡Dios nos ayude a estarlo para las pruebas de los días por venir! Con estas amonestaciones y afirmaciones proféticas ante nosotros, y con las evidencias de una mayor iniquidad, los miembros de la Iglesia se preguntan: "¿Por qué no trata la Iglesia de exponer los males de nuestra sociedad?" "¿Hay una gran conspiración?" "¿Qué puedo yo hacer para combatir filosofías falsas que han penetrado en nuestros sistemas educativos y en la sociedad en general?" "Dadas las precarias condiciones políticas y económicas, ¿debería preparar a mis hijos para la universidad y para una carrera?" "La solución a los problemas que nos rodean. ¿la encontraremos únicamente en la Iglesia, o deberíamos hacer otras cosas?" Es fácil desesperarnos cuando vemos desmoronarse los valores tradicionales de la sociedad. Sin embargo. debemos recordar que el Señor envió a sus santos "para ser una luz al mundo. y para salvar a los hombres" (D. y C. 103:9). Este es el momento en que "Sión ha de levantarse y ponerse sus bellas ropas" ( D. y C. 82: 14). El contraste entre la Iglesia y el mundo irá haciéndose cada vez más marcado en el futuro, y esperamos que ese contraste haga más atractiva la Iglesia para aquellos del mundo que desean vivir de acuerdo con el plan de Dios para nosotros, sus hijos. La Iglesia siempre representará lo honrado, lo virtuoso, lo verídico y lo digno de alabanza; tal posición. tan decididamente en pro de la justicia. constituye un rechazo de toda maldad y todas las filosofías falsas. La Primera Presidencia y los Doce no son inconscientes de las filosofías falsas y las maldades, y seguirán amonestando al mundo y a los santos conforme el Señor los dirija. Sí, hay una conspiración de maldad, cuya fuente son Satanás y sus huestes. El tiene un gran poder sobre los hombres para "llevarlos cautivos según su voluntad, aun a cuantos no escucharen la voz del Señor" (Moisés 4:3- 4). Su malvada influencia puede manifestarse a través de gobiernos, de falsas filosofías educativas, políticas económicas, religiosas y sociales, de sociedades y organizaciones clandestinas, y por un sinnúmero de otros medios. Su poder e influencia son tan grandes que, si fuera posible, engañaría aun a los mismos escogidos. A medida que se acerca la segunda venida del Señor, se intensificará la obra de Satanás mediante numerosas decepciones insidiosas. Los padres también necesitan depender de todo lo honrado, lo virtuoso, lo verídico y lo digno de alabanza. Ellos tienen la responsabilidad de fomentar influencias sanas para sus hijos en las escuelas, en el gobierno, en los hogares, en los barrios, en los comercios, y en los cines y teatros locales. Los padres tienen la responsabilidad de conse-

69
http://bibliotecasud.blogspot.com

guir que nuestra libertad se conserve para sus hijos, y que nuestra generación no cargue a las generaciones futuras con deudas y derroche de recursos. El evangelio. el reino de Dios, sólo puede prosperar en un ambiente de libertad. Todo adulto tiene la responsabilidad de elegir a los oficiales del gobierno, pues como ha dicho el Señor: "Yo, el Señor Dios, os hago libres; por consiguiente, sois en verdad libres... Sin embargo, cuando el inicuo gobierna, el pueblo se lamenta. De modo que, se debe buscar diligentemente a hombres honrados y sabios..." (D. y C. 98:8-10.) Hay una urgente necesidad de que se desarrolle una influencia más firme y virtuosa en los asuntos públicos de cada comunidad, cada estado o provincia, y nación. Se necesita en toda faceta una fuerza para el bien positivo de la vida pública. Demasiadas cabezas de familia se disculpan por no intervenir en los asuntos de sus comunidades, alegando que no han recibido instrucciones específicas de las autoridades de la Iglesia. El Señor, sin embargo, ha declarado: "...no conviene que yo mande en todas las cosas; porque aquel que es compelido en todo es un siervo flojo y no sabio... ...los hombres deberían estar anhelosamente consagrados a una causa justa. haciendo muchas cosas de su propia voluntad, y efectuando mucha justicia: Porque el poder esta en ellos. . . y si los hombres hacen lo bueno, de ninguna manera perderán su recompensa.” ( D. y C. 58:26-28.) José Smith, el Profeta de esta dispensación, declaró: "Es nuestro deber concentrar toda nuestra influencia para hacer popular lo que es sano y bueno, y hacer impopular lo que no es sano." (History of the Church 5:286.) Debemos preguntarnos: ¿Estamos haciendo todo lo posible para intervenir activamente en la preservación de nuestra libertad, en edificar una influencia positiva y en resistir el diluvio de maldad que amenaza inundar a toda la familia humana? Una de las mayores responsabilidades de los jefes de familia es ayudar a preparar a la juventud para el porvenir. Pueden inculcarse principios del evangelio mediante noches de hogar eficaces, en las que la juventud se fortificará para no tener miedo del futuro. Tales enseñanzas deben impartirse con fe, testimonio y optimismo. La misión de la Iglesia es declarar el Evangelio del reino a todo el mundo, redimir a nuestros parientes muertos y perfeccionar a sus miembros; es un programa positivo. En toda la historia de la Iglesia nunca se han dedicado tanto tiempo, tantos planes y tantos recursos a la realización de esta misión. En resumidas cuentas. este esfuerzo es la única solución a los problemas del mundo. Cuando Jesús compareció ante Pilato, el gobernador romano le preguntó si era rey.. Se trataba de un asunto político. El Salvador le contestó: "Mi reino no es de este mundo..." (Juan 18:36). Hoy, su contestación es todavía apropiada. La obra de su reino es primordialmente espiritual. Los problemas económicos, políticos y sociales a los que hacen frente todas las naciones, sólo podrán solucionarse con la ayuda de Dios. Los días venideros no serán fáciles y probarán la fe de todos los santos. Pero podemos sacar fortaleza de las promesas del Señor que se hallan en la revelación moderna. Escuchad sus palabras:

...protegerá a los justos con su poder... Así pues, los justos no deben temer... Se salvarán, aun cuando tenga que ser como por fuego." ( 1 Nefi 22: 17.) "Yo pelearé vuestras batallas." ( D. y C. 105: 14.) "Ninguna arma forjada contra ti prosperará... Esta es la herencia de los siervos del Señor..." (3 Nefi 22:17.) "... habrá grandes tribulaciones entre los hijos de los hombres, mas preservaré a mi pueblo." ( Moisés 7:61.) El reino de Dios no fallará; no será destruido; no pertenecerá a otros pueblos; permanecerá para siempre hasta que "los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo..." (Apocalipsis 11:15). Esa es la promesa inmutable del Señor a sus santos que son fieles. Escuchad la profecía de José Smith: "Ninguna mano profana puede impedir que la obra progrese; pueden desencadenarse persecuciones, los populachos pueden combinarse, los ejércitos pueden unirse, la calumnia puede desacreditar, pero la verdad de Dios saldrá valerosa, noble e independiente hasta que haya penetrado todo continente, visitado todo clima. barrido todo país y sonado en todo oído, hasta que los propósitos de Dios se hayan realizado, y el gran Jehová diga que la obra se ha terminado." (History of the Church, 4:540. ) Desde hace siglos todas las iglesias cristianas han orado para que viniera el reino de Dios. Nosotros seria y humildemente declaramos: ¡Ese día ya llegó! A los Santos de los Últimos Días de todo el mundo decimos: No se turbe vuestro corazón; guardad los mandamientos de Dios; obedeced los consejos de vuestro Profeta viviente, teniendo cuidado de no exceder este consejo con vuestras propias ideas particulares; enseñad a vuestros hijos a andar rectamente delante del Señor; orad en vuestros hogares cada mañana y cada noche; orad por los magistrados y funcionarios civiles, aun cuando no estéis de acuerdo con ellos; orad por las Autoridades de la Iglesia; rogad, como os han aconsejado, que las puertas de las naciones del mundo sean abiertas para la predicación del evangelio. Obedeced las leyes de vuestro país y no os rebeléis contra la autoridad civil; cumplid con vuestro deber de ciudadanos. "No cedas a lo malo., sino oponte siempre a ello con el bien." (Virgilio) A todos aquellos que deben lealtad al reino de Dios, les decimos: "Buscad primeramente el reino de Dios..." ( Mateo 6:33.) "Levantaos y brillad, para que vuestra luz sea un estandarte a las naciones; A fin de que el recogimiento en la tierra de Sión y sus estacas sea por defensa y por refugio de la tempestad y de la ira, cuando sea derramada sin compasión sobre la tierra." (D. y C. 115:56.) "Implorad al Señor, a fin de que se extienda su reino sobre la faz de la tierra, para que los habitantes de ella lo reciban y estén preparados para los días que han de venir, en los cuales el Hijo del Hombre descenderá del cielo, envuelto en el resplandor de su gloria, para recibir el reino de Dios establecido sobre la tierra. Por tanto, extiéndase el reino de Dios, para que venga el reino del cielo..." (D. y C. 65:5-6.) Doy mi humilde testimonio de que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es el reino de Dios restaurado en la tierra hoy en día. Su mensaje y bendiciones son para todos los hijos de nuestro Padre Celestial. Es la verdad, de lo que doy agradecido testimonio en el sagrado nombre de Jesucristo. Amén.

70
http://bibliotecasud.blogspot.com

DIGNO DE TODA ACEPTACIÓN
Elder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
"Si todavía no lo habéis hecho, os exhorto a que organicéis vuestras familias en grupos de familiares directos y de abuelos, y que preparéis biografías individuales y familiares." En la Conferencia General de abril de este año, el presidente Spencer W. Kimball dijo, comparando la obra genealógica con los esfuerzos misionales: ''Siento que existe la misma urgencia acerca de la obra vicaria que se lleva a cabo en los templos, considerando que ambos esfuerzos son similares. La primera Presidencia y el Consejo de los Doce han prestado cuidadosa consideración a la forma en que podemos alargar nuestro paso en esta tremendamente importante responsabilidad. . . .queremos recalcar nuevamente y poner sobre los hombros del individuo y las familias, la obligación de completar el programa genealógico hasta la cuarta generación. No obstante, si así lo desean, podrán extender su genealogía mas allá de la cuarta generación. ".. .vamos a presentar un programa en la Iglesia, para la extracción de nombres de los registros genealógicos. . . Los miembros podrán ahora rendir un servicio extraordinario mediante La participación en este programa de extracción de registros supervisado por los líderes locales del Sacerdocio . . ." (Liahona, ag. de 197B, pág. 2.) Este anuncio traerá cambios drásticos en los procedimientos de investigación genealógica y envío de nombres al templo para la obra vicaria. Para determinar el efecto que hará en nosotros, individualmente y en los grupos familiares, consideremos lo que ha cambiado y lo que permanece igual. Mencionare primero aquello que no ha cambiado: 1. El mandato del Señor que esta en la sección 128 de Doctrinas y Convenios no ha cambiado: ''Hermanos, ¿no hemos de seguir adelante en una causa tan grande? Ofrezcamos, pues, al Señor, como Iglesia y como pueblo, y como Santos de los Ultimos Días, una ofrenda en justicia; y presentemos en su santo templo, un libro, digno de toda aceptación, que contenga el registro de nuestros muertos. ' (D. y C. 128:22, 24.) 2. Tampoco ha cambiado nuestra responsabilidad de mantener un registro y de escribir nuestra propia historia y la de nuestros antepasados, particularmente de los que forman las primeras cuatro generaciones de nuestro linaje. 3. Del mismo modo, no ha cambiado la responsabilidad que tenemos de asegurarnos de que todos los miembros de nuestra familia tengan la oportunidad de recibir las ordenanzas del templo. 4. Ni ha cambiado nuestra responsabilidad de preparar libros de recuerdos, incluyendo el envío de nombres de nuestros antepasados hasta por lo menos la cuarta generación, y el llevar a cabo por ellos las ordenanzas del templo. 5. La responsabilidad de organizar nuestra familia en el nivel familiar inmediato comienza cuando una pareja se casa. El grupo familiar de los abuelos se desarrolla cuando sus hijos se casan y tienen hijos. Por medio de estos grupos familiares, cada familia en la Iglesia debe participar activamente en la obra misional, en la preparación familiar, en la genealogía y la obra en el templo, en la enseñanza del evangelio y en actividades culturales y sociales. Estas obligaciones básicas ciertamente no han cambiado. Ahora consideremos aquello que ha cambiado: 1. El programa de las cuatro generaciones ha cambiado de un modo significativo. En el pasado, cada persona era responsable por el envío de formularios de Registro Familiar para Cuatro Generaciones. En diciembre de este año (Dic. 1978) se dará fin a dicho programa. A partir de julio de 1979, la Iglesia aceptara los nuevos cuadros genealógicos y hojas de registro de grupo familiar preparados por los grupos familiares, mas bien que en forma individual. Entretanto, de aquí a julio del año próximo, exhortamos a los miembros de la Iglesia a que se organicen como familias: cada persona con sus hermanos y sus padres para comparar la información que tienen en las hojas de grupo familiar que tengan en común, revisar la exactitud de la información, verificar las fechas y preparar UN SOLO registro para enviar en beneficio de TODOS los miembros de la familia que aparecen en la hoja. Este mismo procedimiento lo repetirán los padres con su familia, hasta que se puedan completar todas las generaciones y se verifique y se corrija lo necesario. Por esto, veréis la importancia de la organización de la familia. 2. Otro gran cambio es que la investigación mas allá de la cuarta generación se aceptara, pero no será ya obligatoria para las personas ni para las familias de la Iglesia. En cambio, la Iglesia ha asumido la responsabilidad de comenzar un extenso programa de extracción y de reunión de registros para preparar nombres para la obra del templo. Aquellos que conocen las Escrituras de los Ultimos Días y el tramite de investigación genealógica, reconocerán que el programa de extracción es sólo un primer paso en el programa total de preparar un Libro de Recuerdos de la Iglesia, que sea "digno de toda aceptación". El programa de extracción tiene como meta principal que la búsqueda y la tramitación de nombres para la obra individual del templo sea mas eficaz. También resuelve la necesidad inmediata de proveer mas nombres para I a obra en los templos. En el pasado, era corriente que algunas familias emplearan una cantidad excesiva de tiempo, dinero y esfuerzo en la búsqueda de algún antepasado. Ahora, después que se haya hecho un esfuerzo razonable para encontrar a determinado antepasado, si no se encuentra, el grupo familiar puede dar por cumplida su responsabilidad y pasar a la línea o al antepasado siguiente, dejando el tramite del que fue imposible encontrar en manos del programa de extracción e índice. Ahora quisiera hablar de los grupos de ascendientes directos de una familia. Estos grupos familiares se componen de los descendientes de una determinada pareja. El propósito de organizar y continuar un grupo familiar de ascendientes, es el de coordinar la actividad genealógica de las líneas familiares en común. Cuando estas organizaciones familiares se desvían de dicho objetivo principal y buscan en primer lugar las actividades sociales, culturales o de otro tipo, están haciendo lo que correspondería a los grupos familiares inmediatos y a los de los abuelos. Con el cambio anunciado por el presidente Kimball, tendrá que ocurrir una transición gradual y definida a fin de que la obra genealógica actual pueda completarse. Luego, los grupos familiares inmediatos y los de los abuelos deberían asumir la responsabilidad de hacer reuniones familiares y juntar fondos para costear los gastos de la obra. Otra función primordial de los grupos de ascendientes directos, es proveer el material del cual los miembros de la familia inmediata s otros puedan servirse a fin de recopilar historias familiares, especialmente hasta la cuarta generación. Así, los grupos de ascendientes directos pueden acumular, archivar, catalogar y preservar historias, fotografías, cartas, manuscritos, diarios, apuntes y libros relacionados con la familia. Es necesario dar énfasis al hecho de que cada familia en la Iglesia debería pertenecer a un grupo familiar inmediato o a una organización de abuelos, si esta dentro de sus posibilidades. Los grupos de ascendientes directos existen para que haya coordinación de actividad genealógica, la cual incluye historias familiares. Una vez que esto se haya

71
http://bibliotecasud.blogspot.com

cumplido, el grupo de ascendientes directos podría muy bien disgregarse en favor de los grupos inmediatos y los de los abuelos. Una vez que las familias de la Iglesia se organicen como el Profeta nos ha aconsejado, y después que hayamos hecho todo lo posible como familias y como miembros de la Iglesia para buscar a nuestros antepasados. quizás seamos dignos de esta profética bendición que pronunció el presidente Brigham Young: ''Entrareis al Templo del Señor y comenzareis a ofrecer ordenanzas al Señor por vuestros muertos . . . Antes de que esta obra termine, muchos de los élderes de Israel en el Monte de Sión se convertirán en pilares del Templo de Dios y no saldrán de el; comerán, beberán y dormirán allí; y a menudo podrán decir: 'Alguien vino al templo anoche; no sabemos quien era, pero indudablemente era un hermano y nos dijo muchas cosas que hasta ahora no habíamos entendido. Nos dio los nombres de muchos de nuestros antepasados que no están en los registros, y me dio mi verdadero linaje y los nombres de mis antepasados de siglos atrás. También me dijo: Tu y yo pertenecemos a la misma familia; ahí tienes los nombres de tus antepasados, escríbelos y se bautizado y confirmado por ellos, y sálvalos, en la misma forma en que lo hiciste por ti mismo. ' Esto es lo que haremos por los habitantes de la tierra. Cuando pienso en ello, no quiero tener ningún descanso, sino afanarme en esta obra todo el día; porque si lo meditamos bien, veremos que no hay tiempo que perder, puesto que es una obra trabajosa.'' (Journal of Discourses, 6:294-295.) Obedeciendo los principios que os he bosquejado, yo he organizado a mi familia el grupo de la familia de Ezra Taft Benson-como una familia de abuelos . Nuestros hijos y nietos casados se han organizado como parte de ese grupo familiar, y como grupos familiares inmediatos. Bajo mi dirección, estamos tratando de verificar nuestros cuadros genealógicos y completar nuestras hojas de grupo familiar preparándonos para entregarlas a la Iglesia en 1979, como familia organizada. Además, he pedido a los miembros de la familia inmediata, que preparen historias personales. Mi esposa y yo hemos tratado de dar el ejemplo, preparando y distribuyendo a nuestra posteridad, breves resúmenes de nuestras propias historias personales. Además, estamos preparando o hemos preparado ya historias de cada uno de nuestros

antepasados, tanto de los míos como de los de mi esposa, tal como aparecen en nuestro primer cuadro genealógico, hasta la cuarta generación. Para nuestros hijos, estas historias familiares son de cinco generaciones; para nuestros nietos, de seis; y para los bisnietos, de siete. Al preparar dichas historias, hemos tratado de escribirlas en un estilo común, siguiendo un formato común. Se han escrito a maquina en hojas de tamaño genealógico para que puedan incluirse en el Libro de Recuerdos de la familia. Nos hemos esforzado por hacerlas breves, tratando de que ninguna contenga mas de diez paginas. Nos hemos tomado la molestia de hacerlas imprimir, a fin de que la calidad de la letra facilite y aliente su uso y su lectura. También tenemos la intención de agregar a cada biografía la foto del antepasado. Hemos alentado a los miembros de la familia a que usen esas biografías en sus noches de hogar, con su familia inmediata, para enseñar a sus hijos el aprecio, el amor y el respeto por sus antepasados. Si todavía no lo habéis hecho, os exhorto a que organicéis vuestras familias en grupos de familiares directos y de abuelos, y que preparéis biografías individuales y familiares. ''Tratemos de cumplir con esas ordenanzas; así, cuando vayamos al mundo espiritual y nos encontremos con nuestros padres o hermanos, ellos no podrán acusarnos de haber sido negligentes. Estas ordenanzas del templo nos han sido reveladas; las comprendemos y, a menos que cumplamos con ellas, caeremos en la condenación.'' (Comentarios del élder Wilford Woodruff, a la muerte del élder Ezra T. Benson, Journal of Discourses, vol. 13, p. 327.) ''Hermanos'', como dijo el profeta José Smith, ''¿no hemos de seguir adelante en una causa tan grande? Avanzad, en vez de retroceder. ¡Valor . . . marchad a la victoria! ¡Regocíjense vuestros corazones y llenaos de alegría! ¡Prorrumpa la tierra en canto! ¡Alcen los muertos himnos de alabanza eterna al Rey Emmanuel quien decretó, antes de existir el mundo, lo que nos habilitaría para redimirlos de su prisión; porque los presos quedaran libres ! Ofrezcamos, pues, al Señor, como Iglesia y como pueblo, y como Santos de los Ultimos Días, una ofrenda en justicia; y presentemos en su Santo Templo.. . un libro, digno de toda aceptación, que contenga el registro de nuestros muertos." (D. y C. 128:22, 24.) En el nombre de Jesucristo. Amén.

72
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN DÍA DE SACRIFICIO
por el élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Mis queridos hermanos, con humildad y gratitud vengo a cumplir esta sagrada asignación con una oración en mi corazón, para que lo que voy a decir fortalezca nuestra determinación de vivir el principio del sacrificio, que es el requisito para lograr una vida devota; porque éste, es un día de sacrificio. En septiembre de 1831, el Señor dijo: . . . será llamado hoy hasta la venida del Hijo del Hombre; y en verdad, es un día de sacrificio . . . de mi pueblo." (D. y C. 64:23) El profeta José Smith preparó para los Discursos sobre la fe, esta notable declaración sobre el principio del sacrificio: "Observemos aquí, que una religión que no requiera el sacrificio de todas las cosas nunca tendrá el suficiente poder para engendrar la fe que conduce a la vida y a la salvación." (Lectures on Faith, 6:7.) Al meditar sobre este principio del evangelio, pienso en la herencia de fe y sacrificio que han dejado nuestros antepasados. Veo a Abraham ofreciendo en sacrificio a su hijo Isaac. Veo a su bisnieto, José, quien fue fuertemente tentado en su juventud, sacrificando los placeres del mundo. Veo a Lehi, quien dejó todo lo que tenía para venir a esta tierra de promisión. Veo a los defensores de la libertad, quienes prometieron dar su vida, sus bienes, y su honor sagrado, cumpliendo la promesa hasta el final. Veo a un José moderno sacrificando carácter, reputación, honor, aplausos, su buen nombre, su hogar, terrenos, familia, y finalmente su propia vida, para defender la verdad. Veo a los primeros pioneros que dejaron tierras, posesiones y comunidad, para venir a estos valles desiertos. Veo al Hijo de Dios, que ha hecho el infinito, eterno sacrificio para que nosotros, mediante nuestra rectitud, podamos vivir otra vez con nuestro Padre Eterno. Sí, al contemplar la fe, devoción, y los sacrificios de los miles, los cientos de miles de santos fieles que nos han precedido, estoy completamente de acuerdo con esta declaración hecha por el profeta José Smith: "Es en vano que haya quienes se consideren herederos junto con aquellos . . . que han ofrecido todo en forma de sacrificio . . . a menos que ellos, de igual manera, ofrezcan al Señor el mismo sacrificio." (Lectures on Faith, 6:8; cursiva agregada.) Vuelvo a decir: este es un día de sacrificio y las oportunidades están siempre presentes. Hoy deseo mencionar cuatro maneras en que se pueden practicar estos principios. Primero: Para sacrificaros, absteneos de toda impureza. Esto se aplica tanto a los miembros como a los que no son miembros de la Iglesia, porque todos somos hijos de un mismo Padre, que desea que lleguemos a ser como El. Moroni, un Profeta del Libro de Mormón ha señalado el camino: "Sí, venid a Cristo, y perfeccionaos en El, y absteneos de toda impureza; y si os abstenéis de toda impiedad, y amáis a Dios con todo vuestro poder, alma, y fuerza, entonces su gracia os bastará, y por su gracia podréis perfeccionaros en Cristo . . ." (Moro. 10:32. ) El Salvador mismo declaró: "Arrepentíos, todos vosotros, extremos de la tierra, y venid a mí y bautizaos en mi nombre, para que seáis santificados por la recepción del Espíritu Santo, a fin de que en el postrer día os halléis en mi presencia limpios de toda mancha." (3 Ne. 27:20; cursiva agregada.) Negarse a toda impiedad es venir a Cristo por medio de las ordenanzas y los convenios, es arrepentirse de cualquier pecado que impida que el Espíritu del Señor tome lugar en nuestra vida. Negarse a toda impiedad es ofrecer "un sacrificio al Señor tu Dios . . . aun el de un corazón quebrantado y un espíritu contrito" (D. y C. 59:8). Es un deseo de renunciar a. vicios personales tales como el tabaco, el alcohol, la blasfemia, el mal genio y la inmoralidad; hábitos que hacen que nosotros, los hijos de Dios, no podamos alcanzar nuestro destino. Dentro y fuera de la Iglesia he conocido a hombres buenos, hombres decentes, que a causa de algún hábito malo han alejado la felicidad y el progreso de su vida. Uno de estos hombres buenos, que vio los grandes valores de la Iglesia aunque nunca se hizo miembro, me dijo una vez con un cigarro en la mano, "Ezra, ¿cuál es tu vicio redentor?" Fue la primera vez que oí tal expresión. Bueno, hermanos, desde el punto de vista del Señor, los vicios no redimen, ¡sólo las virtudes pueden hacerlo! Si todavía no hemos dado los pasos para venir a Cristo con corazón quebrantado y espíritu contrito, arrepintámonos de nuestros pecados, ¡hagámoslo ahora! Que nuestras oraciones contengan el mismo espíritu de sacrificio expresado por un rey antiguo del Libro de Mormón que rogó: "¡Oh Dios! ...Si tú eres Dios, házmelo saber, y abandonaré todos mis pecados para conocerte . . ." (Al. 22:18) Segundo: Para sacrificaros, estad dispuestos a servir en una misión. Con respecto a esto el presidente Kimball ha dicho: "Qué egoísta e inconsiderado sería de parte de un joven, llegar a la madurez, pasar toda la vida en su propia profesión y carrera, y no estar dispuesto a servir a su Creador en éste, el servicio más importante del mundo". (Seminario para Representantes Regionales, 30 de sept., 1977. ) Demasiados de nuestros jóvenes, todavía no se han decidido a dar dos años de servicio al Señor. Hablo en particular de vosotros los jóvenes que vivís en los Estados Unidos y Canadá, las naciones desde donde el Evangelio va a otras naciones. Mientras gozáis de los beneficios de una prosperidad sin igual en la historia, ¿habéis pensado alguna vez que una de las razones por las cuales el Señor os ha mandado a la tierra en condiciones favorables es para que podáis usar vuestros talentos, educación, y dinero para bendecir a otros con el Evangelio? Hace poco, cuando estaba en Sudamérica para dedicar algunos países y organizar las primeras estacas en Bolivia y Paraguay, visité el centro de capacitación de misioneros en Sao Paulo, Brasil. Se me informó que para la mayoría de los jóvenes sudamericanos es un gran sacrificio ir al centro de capacitación, porque tienen que utilizar los ahorros de toda la vida. Aunque el Departamento Misional sugiere que cada joven lleve por lo menos seis camisas blancas a la misión, la mayoría de esos misioneros locales llevan una, posiblemente dos. Pero también llevan a ese servicio, una gran devoción y amor al Señor; y sus bendiciones sobrepasarán cualquier sacrificio que ya hayan hecho. Nunca llegamos al punto en que el Señor es nuestro deudor. Jóvenes, esta declaración del presidente Kimball debe ser vuestro lema personal: "Cada joven de la Iglesia, que sea digno y capaz, debe ir a una misión" (Ensign, mayo de 1974, pág. 87). Os pedimos que hagáis el sacrificio; esta es una inversión. Ofreceos a éste, el servicio más grande del mundo. No tratéis de esquivar la responsabilidad; no os quejéis del deber. Os invitamos a uniros a un ejército de 28.000 "soldados", que cada día aumenta en número. Vuestra labor será la de proclamar al mundo el mensaje de la restauración. Sabed que tenéis nuestra confianza y amor. Tercero: Para sacrificaros, casaos en el Templo del Señor. Cuando estaba en América del Sur, me conmoví al saber de los sacrificios que hacían muchos de nuestros santos para ser sellados con su familia por la eternidad, y derramé lágrimas de gratitud al oír el relato de algunas de esas experiencias.

73
http://bibliotecasud.blogspot.com

Uno de nuestros presidentes de estaca llevó a su familia desde Lima, Perú, hasta el Templo de Sao Paulo. Lo que normalmente es un viaje de nueve días en autobús, para ellos fue un viaje muy fatigoso de catorce días, debido a huelgas de autobuses y otros problemas. Al llegar a Sao Paulo, estos hermanos concurrieron inmediatamente a una sesión del templo, y fueron sellados; luego se prepararon para partir. El Presidente del templo les preguntó si no iban a pasar la noche allí, pero el padre contestó que tenían que irse de inmediato porque no tenían el dinero suficiente para comida y alojamiento, y que como estaban las cosas tendrían que viajar varios días sin comer; finalmente les persuadieron para que se quedaran esa noche y desayunaran antes de comenzar el largo viaje. Eso representa el espíritu de sacrificio de muchos de nuestros santos en todo el mundo. Ahora, quiero hablaros francamente a vosotros, los jóvenes de la Iglesia. Cuando os casáis, esa decisión no sólo os afecta a vosotros, sino también a vuestros hijos en el futuro y a las generaciones que os seguirán. Todo niño que nace de padres que son miembros de la Iglesia, merece nacer bajo el convenio de las bendiciones del templo. Permitidme hablaros de algo muy sagrado. Imaginad un pequeño cuarto hermosamente decorado, algo semejante a una hermosa sala; en el centro hay un altar, cubierto de terciopelo y encaje; contra las paredes del cuarto hay una hilera de sillas que ocupan sólo los familiares y amigos íntimos que presencian la ceremonia, y un poseedor del sacerdocio que oficiará en ella. Os arrodillaréis ante el altar, el novio a un lado y la novia del lado opuesto, ambos enfrentándose; recibiréis instrucciones y se os dará una bendición. Entonces seréis sellados como marido y mujer por esta vida y por toda la eternidad. Se os dará la misma promesa que recibieron Adán, Abraham, Isaac y, Jacob. Permitidme citar de Doctrina y Convenios lo que el Señor dijo que recibiréis: "Saldréis en la primera resurrección... para heredar tronos, reinos, principados, potestades y dominios . . . pasarán a los ángeles y a los dioses . . . a su exaltación . . . siendo esta gloria la plenitud y continuación de las simientes para siempre jamás." (D. y C. 132:19. ) El matrimonio en el templo es una ordenanza del Evangelio para la exaltación. No perdáis vuestra felicidad en un compromiso con alguien que no sea digno de llevaros al templo. Haced ahora la decisión de que éste es el lugar en donde os casaréis. Posponer esta decisión hasta el momento en que os encontréis en un enredo romántico, es correr un riesgo cuya importancia no podéis imaginar ahora. Os aconsejo orar sobre este punto. Obtened el testimonio de la verdad de estas cosas antes que un enamoramiento llegue a echar raíces. Pactad con vuestro Padre Celestial que haréis su voluntad. Vivid moralmente limpios para ser dignos de las bendiciones de su Espíritu. No hay sacrificio demasiado grande por tener las bendiciones de un matrimonio eterno. Para muchos de nosotros es muy fácil ir a un tem-

plo, tan fácil que no lo apreciamos lo suficiente. Como en otros asuntos de fidelidad en vivir el evangelio, casarse en el templo requiere el deseo de abstenerse de toda impureza, de cosas mundanas, y una determinación de hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial. Con este acto de fe, mostramos nuestro amor a Dios y nuestro respeto por una posteridad que todavía no ha nacido. Así como nuestra familia es nuestra mayor fuente de gozo en esta vida, también lo será en la eternidad. Cuarto: Para sacrificaros, servid con vuestro tiempo y bienes para edificar el reino de Dios en la tierra. La gran ley para tener felicidad espiritual y progreso, fue declarada por el Señor con estas palabras: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará." (Mt. 1624-25) Las oportunidades de perderse procurando el bienestar de otros, se nos presentan diariamente: la madre que atiende las necesidades de sus hijos, el padre que les dedica tiempo para ayudarles en su instrucción; los padres que se privan de los placeres del mundo por tener una buena vida familiar; los hijos que cuidan a sus padres ancianos; el servicio caritativo; el dar consuelo a los débiles; el servir con diligencia en los llamamientos de la Iglesia; el servicio a la comunidad y al público, con el fin de preservar nuestra libertad; las donaciones de diezmos, ofrendas, apoyo a los misioneros, el plan de bienestar, y la construcción de capillas y templos. En verdad, el día del sacrificio no ha pasado. Una de las armas más eficaces de Satanás, es el orgullo; este hace que un hombre o una mujer concentren tanta atención en sí mismos, que se hacen insensibles a su Creador o a sus semejantes. Esto es causa de descontento, divorcio, rebelión en los jóvenes, deudas familiares, y casi todos los otros problemas que tenemos. Si queréis encontraros a vosotros mismos, aprended a negaros a vosotros mismos para bendecir a otros. Olvidaos de vosotros mismos, tratad de encontrar a otro que necesite vuestro servicio y descubriréis el secreto de una vida feliz y completa. El presidente Harold B. Lee dijo: "Estoy convencido de una gran verdad; cuando el Señor tiene una bendición para uno de sus hijos, prepara una vía para que ese hijo pueda hacer un gran sacrificio". (Conference Report, abril de 1947, pág. 50. ) Sí, testifico que el sacrificio trae las bendiciones del cielo. ¡Este es un "día de sacrificio" para el pueblo del Señor! Os testifico de que este es un día de sacrificio, y es parte del plan del Señor para bendecirnos porque somos Sus hijos. Es mi oración que hagamos lo que dijo el salmista: "Ofreced sacrificios de justicia, y confiad en Jehová." (Sal. 4:5. ) En el nombre de Jesucristo. Amén.

74
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL GOBIERNO DE LA IGLESIA POR MEDIO DE LOS CONSEJOS
por el élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
En el día de hoy nos complace anunciar algunos nuevos rumbos que se tomarán con respecto a la administración de la Iglesia, tanto a nivel de área como local. Y al dar principio a esta exposición, quisiera que supieseis que lo que a continuación oiréis y veréis, es el resultado de meses de cuidadoso estudio y reflexión, guiados por el espíritu de la oración. Esta presentación referente a los consejos de la Iglesia, no es un programa nuevo, sino un redoblado hincapié en un principio basado en las Escrituras y en los procedimientos tradicionales del gobierno de la Iglesia. Algunos de vosotros, que vivís en los Estados Unidos, reconoceréis durante el curso de esta presentación lo que ya se está llevando a cabo en vuestras reuniones interinas. Debido a la gran importancia de este asunto, me ceñiré a las pautas escritas, utilizando ayudas visuales, cuando sean necesarias. Sin embargo, al comenzar, quiero que sepáis que esta presentación cuenta con el entusiasta respaldo, tanto de la Primera Presidencia, como del Quórum de los Doce, y del Primer Quórum de los Setenta, así como con el del Obispado Presidente. No nos cabe la menor duda de que lo que os presentaremos hoy facilitará en gran manera la comunicación y la unidad a los diversos niveles de la Iglesia, lo cual contribuirá a que el reino siga adelante. Es conveniente que os mencione algunos datos fundamentales, de manera que podáis comprender más cabalmente la importancia de los procedimientos que se llevarán a cabo. A lo largo de toda la historia de la Iglesia, ha sido costumbre el hecho de que los asuntos esencialmente eclesiásticos sean administrados por el Consejo de los Doce, así como el que los asuntos esencialmente temporales sean administrados por el Obispado Presidente, costumbre que sigue vigente hasta el día de hoy. Desde luego, todos vosotros estáis familiarizados con la tradicional línea de autoridad que va a las diversas partes del mundo en que se encuentra la Iglesia, desde la Primera Presidencia, siguiendo por el Quórum de los Doce, la Presidencia del Primer Quórum de los Setenta, el supervisor de área, los representantes regionales, los presidentes de estaca y los obispos. Dicho conducto de autoridad permanece inalterable. Hace poco tiempo, debido a la necesidad de administrar cuidadosamente los asuntos temporales de la Iglesia en todo el mundo, se dio la aprobación para que hubiera un supervisor de área, representante del Obispado Presidente en algunos países del mundo, el cual ha trabajado en estrecha colaboración con la Autoridad General-Supervisor de Área, informando al Obispado Presidente sobre sus responsabilidades concernientes a asuntos temporales, el cual, a su vez, informa a la Primera Presidencia. El principio que deseamos poner de relieve, fue muy bien expresado por el presidente Stephen L. Richards, primer consejero del presidente David 0. McKay, al decir lo siguiente: "Según mi modo de pensar, el carácter del gobierno de nuestra Iglesia, equivale al gobierno de la misma por medio de, consejos. El Consejo de la Presidencia, el Consejo de los Doce, el Consejo de la Presidencia de Estaca... el Consejo del Obispado... Cuento con la suficiente experiencia como para conocer el valor de los consejos... veo la sabiduría, la sabiduría de Dios, en la creación de los diversos consejos para gobernar Su reino. Con el espíritu bajo el cual laboramos, los hombres pueden reunirse con sus aparentemente diversos puntos de vista, así como con sus muy diferentes experiencias y conocimiento en el campo de la vida, y bajo la influencia de ese espíritu, al sentarse en consejo, pueden llegar a un acuerdo". (Conference Report de octubre de 1953, pág. 86.) La Primera Presidencia, el Quórum de los Doce, y el Obispado Presidente, han tomado la resolución de organizar reuniones de consejo, tanto a nivel general de la Iglesia como a nivel de área y de región. Dichos consejos se denominarán respectivamente, el Consejo Coordinador de la Iglesia a nivel general de la misma; consejo de área; consejo multirregional, éste, solamente cuando sea necesario; consejo regional; y los actualmente existentes consejos de correlación de estaca y barrio. Hemos considerado que a fin de que los referidos consejos sean eficaces, es preciso que sean completos en el sentido de que representen todos los programas de la Iglesia, para que así exista un cuerpo encargado de correlacionar, coordinar, planificar, y de tomar resoluciones, a cada uno de los diversos niveles. Los mencionados consejos, al organizarse en la forma adecuada y funcionar debidamente, garantizarán un planteamiento unificado en lo concerniente a la administración de los asuntos eclesiásticos y temporales. Además, se ha establecido que el título: Autoridad GeneralSupervisor de Área, se cambie por el de Administrador Ejecutivo; y que fuera de los Estados Unidos y Canadá, el título Supervisor de Área, Representante del Obispado Presidente, se cambie por el de: Director de Asuntos Temporales. Los cambios de esos títulos entran en vigor a partir de este mismo instante. En los Estados Unidos y Canadá, el Obispado Presidente nombrará personas, ya sea de la sede de la Iglesia como de las diversas localidades, para que representen y administren las actividades temporales. Ahora bien, quisiera decir algo en especial, a todos aquellos que participen en la administración de los consejos ya sea a nivel de área, de región o local: el Consejo de los Doce sigue vitalmente interesado en los asuntos temporales; el Obispado Presidente continúa estando vitalmente relacionado con los asuntos eclesiásticos. Para nosotros, este es un solo y grandioso programa. El propósito de la división de responsabilidades es el de facilitar las gestiones administrativas. Para el Señor todas las cosas son espirituales. (Véase D. y C. 29:34.) A continuación me referiré brevemente a cada uno de los consejos en sus respectivos niveles. PRIMERO: EL CONSEJO COORDINA-DOR DE LA IGLESIA Este consejo está compuesto de la Primera Presidencia, el Consejo de los Doce, y el Obispado Presidente. A los Presidentes del Primer Quórum de los Setenta se los invitará a asistir a las reuniones de este consejo, al igual que al Comité General de los Servicios de Bienestar. El Consejo Coordinador de la Iglesia establecerá las reglamentaciones, autorizará las excepciones a las reglas, autorizará la implantación de ellas, y tomará una resolución en cuanto a cualquier dificultad que permanezca sin solución al nivel del consejo de área. La comunicación entre el Consejo Coordinador de la Iglesia y las diversas administraciones de área, seguirán su curso a través de los conductos eclesiásticos y temporales. El Consejo Coordinador de la Iglesia dispondrá los asuntos según su orden de importancia (hasta donde ellos lo deseen), a fin de qué los consejos de área y de región puedan funcionar dentro de ciertas pautas. Esto podrá ayudarnos a satisfacer la urgente necesidad de establecer un equilibrio en lo que toca a la distribución de los recursos disponi-

75
http://bibliotecasud.blogspot.com

bles (tanto de tiempo como de dinero), los cuales han de destinarse a los varios programas y proyectos de la Iglesia. Por ejemplo, supongamos que las recomendaciones enviadas por los consejos de área combinados, de la Iglesia, indiquen la necesidad de construir 800 edificios durante un año dado, pero que la Iglesia cuenta únicamente con los recursos, en términos de tiempo y de dinero, para la construcción de 600 edificios. En ese caso, el Consejo Coordinador de la Iglesia, determinará en qué lugares los recursos disponibles se precisan con mayor urgencia. Aparte de todo lo dicho, este consejo examinará y aprobará todos los planes en conjunto, relacionados tanto con los asuntos eclesiásticos como temporales, antes de que las reglamentaciones entren en vigencia. SEGUNDO: EL CONSEJO DE ÁREA El consejo principal, en las diversas partes de la Iglesia en el mundo, responsable de correlacionar, coordinar, planificar, y resolver problemas, es el consejo de área. Este consejo funcionará bajo la dirección del Administrador Ejecutivo. El consejo de área deliberará sobre los asuntos de interés local y transmitirá a todos los oficiales regionales y de estaca los programas y actividades aprobados por las oficinas generales de la Iglesia. El consejo de área deberá reunirse por lo menos en forma trimestral. Los Representantes Regionales asistirán a las reuniones del consejo de área y trabajarán estrechamente con el Administrador Ejecutivo. Los Representantes Regionales, serán los oficiales de la línea defensiva (en términos militares) de los presidentes de estaca, con ciertas excepciones que se les ha dado a conocer en este sistema de Consejos, dentro del cual, vienen a ser vistos más bien como administradores. El Representante Regional, se hace responsable de administrar los asuntos de la Iglesia a nivel regional. El consejo de área elaborará el plan estratégico para la misma, pautas esenciales generales del área en las cuales se reseñen los objetivos principales. Las personas que laboren en el plano de las cosas temporales. efectuarán el trabajo de la planificación detallada de los asuntos temporales. Los Representantes Regionales, los presidentes de misión (cuando se les invite), y los presidentes de estaca (cuando se les invite), llevarán a cabo la planificación detallada de los asuntos eclesiásticos. Tanto el Administrador Ejecutivo como el conjunto de personas nombradas para tratar los asuntos temporales, presentarán todos los planes combinados al consejo de área, para que sean analizados y aprobados por éste, antes de que esos planes se pongan en ejecución. Consideremos la implantación del consejo de área en forma internacional, y después, en los Estados Unidos y en Canadá. A. Consejos de área, fuera de los Estados Unidos y de Canadá Los miembros de los consejos de área fuera de los Estados Unidos y de Canadá, serán: el Administrador Ejecutivo, el Director de Asuntos Temporales, y todos los Representantes Regionales del área. Otras personas a las cuales podría invitarse, en caso de someterse a discusión asuntos relacionados con sus responsabilidades, serían: el Administrador de área de los Servicios de Bienestar, el gerente de área de Bienes Muebles e Inmuebles, el gerente de área de Finanzas, el administrador de área del Control de Materiales, el administrador de área de Sistemas de Información, el director de área del Sistema Educativo de la Iglesia, y un director de área de Comunicaciones Públicas (servicio de la Iglesia). Si fuere preciso, el Administrador Ejecutivo podría invitar a los presidentes de misión. En todo el mundo, las responsabilidades del Administrador Ejecutivo, serán: 1) Presidir sobre todos los líderes eclesiásticos del área y proporcionarles la guía y el ejemplo de la buena calidad directiva; 2) Presidir en todas las reuniones del consejo de área; 3) Establecer los asuntos según su orden de importancia. 4) Controlar la planificación de asuntos 5) Efectuar ajustes que se acomoden a las reglamentaciones; 6) y capacitar.

El Director de Asuntos Temporales, tendrá la responsabilidad de: 1) Administrar las operaciones que atiendan a las necesidades eclesiásticas; 2) Ayudar en la planificación de proyectos; 3) Suministrar servicios técnicos; y 4) ayudar en la tarea de capacitar. Ahora, si bien tanto el Administrador Ejecutivo (Autoridad General) como el Director de Asuntos Temporales (Representante del Obispado Presidente) tienen mayordomías independientes, ambos han de cumplir con finalidades comunes. Entonces, a fin de coordinar todos los asuntos del área, se ha autorizado la formación de un comité Ejecutivo del consejo para fuera de los Estados Unidos y de Canadá, integrado por el Administrador Ejecutivo y el Director de Asuntos Temporales. Ambos han de determinar de mutuo acuerdo el temario del consejo, planificar pautas, y decidir qué funciones temporales es preciso hacer figurar en cada reunión trimestral del consejo. Ellos contarán con la asistencia de un secretario. Por medio de este esfuerzo cooperativo, los informes separados de sus trabajos en colaboración serán respetados, aun cuando lograrán propósitos comunes. Por lo general, el Comité Ejecutivo se reunirá una vez a la semana o tan a menudo como las circunstancias lo requieran. Ahora, reparemos en el consejo de área en los Estados Unidos y en Canadá. B. Consejos de Área dentro de los Estados Unidos y Canadá Los miembros de estos consejos de área, serán: el Administrador Ejecutivo y todos los Representantes Regionales del área. Si el Administrador Ejecutivo lo estimare indispensable, podría invitar a los presidentes de misión. Las otras personas a las que podría invitarse a asistir a las reuniones del consejo, en caso de que se traten asuntos relacionados con las responsabilidades de ellas, serían: el director de Área de los Servicios de Bienestar, un director de Área de Comunicaciones Públicas (de servicio a la Iglesia), el director de Área del Sistema Educativo de la Iglesia, y los demás directores, según sea necesario. Los asuntos correspondientes a los Servicios de Bienestar no se someterán a discusión si no se cuenta con la presencia y participación del director del Área de los Servicios de Bienestar. La implantación del consejo de área dentro de los Estados Unidos y de Canadá, será diferente de la de consejos de fuera de los países mencionados, ya que en dichos países no habrá Directores de Asuntos Temporales. Por consiguiente los departamentos de las oficinas generales de la Iglesia, después de consultar con los correspondientes Administradores Ejecutivos, nombrarán personas que se encargarán de las funciones de los Servicios de Bienestar y de Bienes Muebles y Inmuebles. Esas personas trabajarán en estrecha colaboración con el Administrador Ejecutivo y asistirán al consejo de área cuando sea necesario. El Obispado Presidente nombrará personas que se ocupen de los asuntos temporales o aprobarán las invitaciones del cuerpo administrativo de las oficinas generales de la Iglesia, para asistir a las reuniones periódicas del consejo de área. Estas personas, asignadas por el Obispado Presidente, tendrán la responsabilidad de: 1) administrar las operaciones que atiendan a las necesidades eclesiásticas; 2) ayudar a trazar planes; 3) proporciona servicios de carácter técnico; 4) ayudar a capacitar. TERCERO: LOS CONSEJOS MULTIRRE-GIONALES Y REGIONALES Las actividades de los Servicios de Bienestar requieren consejos a nivel multirregional. Demos una mirada al consejo multirregional. A. El consejo multirregional Los consejos multirregionales tienen autorización para tratar actividades de los Servicios de Bienestar. El Administrador Ejecutivo presidirá en estos consejos, y los procedimientos serán iguales a los del consejo de área. Los miembros del consejo multirregional serán:

76
http://bibliotecasud.blogspot.com

el Administrador Ejecutivo, el director de Área de los Servicios de Bienestar (de acuerdo con lo que se considere necesario), los Representantes Regionales de las regiones en cuestión, y el director de los Servicios de Bienestar a nivel multirregional. También serán considerados miembros de este consejo multirregional, un presidente del consejo de obispos de una estaca y una presidenta de la Sociedad de Socorro de una estaca de uno de los consejos regionales, designados por el Administrador Ejecutivo, cuando se deban someter a discusión asuntos de los Servicios de Bienestar. Los consejos multirregionales se reunirán únicamente cuando las circunstancias así lo requieran. A continuación haremos un repaso de la forma en que estará compuesto un consejo regional. B. El consejo regional Los miembros integrantes de un consejo regional, serán el Representante Regional y los presidentes de estaca. Entre las personas a las que se podría invitar a asistir a las reuniones de este consejo, y esto, cuando se traten asuntos relacionados con las responsabilidades de ellas, podríamos mencionar al agente de la Región de los Servicios de Bienestar, a los directores de la Región de Comunicaciones Públicas, al Coordinador de la Región del Sistema Educativo de la Iglesia, a los demás representantes de los programas eclesiásticos así como temporales, según se estime necesario. Deberán asistir a las reuniones de este consejo, un presidente del consejo de obispos de una estaca y una presidenta de la Sociedad de Socorro de estaca, designados por el Representante Regional, cuando se deban tratar asuntos de los Servicios de Bienestar. También podría invitarse a los presidentes de misión, siempre que se cuente con la aprobación del Administrador Ejecutivo. El consejo regional se encargará de los asuntos de administración y de correlación que atañan a varias estacas, y además, comunicará e implantará todas las medidas tanto del Consejo General de la Iglesia, como del consejo de área y del consejo multirregional. Las reuniones del consejo regional se llevarán a cabo por lo menos cada tres meses. A fin de simplificar las cosas y de evitar viajes innecesarios, podrán continuarse las reuniones interinas, las que también podrían pasar a constituir una reunión del consejo regional. El Representante Regional llevará a cabo sus responsabilidades de un modo semejante a las del Administrador Ejecutivo en el consejo de área. A fin de facilitar la obra del consejo regional, será preciso contar con un agente Regional de los Servicios de Bienestar, que preste sus servicios a la Iglesia, y que represente las operaciones de los servicios de bienestar a nivel regional. CUARTO: CONSEJOS DE ESTACA La constitución del consejo de correlación de estaca y del Comité de los Servicios de Bienestar de estaca sigue siendo la misma. QUINTO: CONSEJOS DE BARRIO Los mismos principios que se aplican a los consejos de la Iglesia se aplicarán a nivel de barrio. El número de miembros del Consejo de Correlación de barrio y del Comité de los Servicios dé Bienestar de barrio no se han cambiado. Repetimos, la reseña general del sistema de consejos a los diversos niveles será como se ha indicado. POR ULTIMO: LOS CONSEJOS FAMI-LIARES Menciono los consejos familiares debido a la persistencia con que hacemos hincapié tanto en la unidad como en la solidaridad de la

familia. Al exhortar a los padres a que realicen consejos familiares, estaremos reflejando en el seno del hogar un modelo celestial. A vosotros, presidentes de estaca, debo deciros que atravesamos un período de transición. Muchas de las responsabilidades referentes a actividades tales como las de los Servicios de Bienestar y las de comunicaciones públicas, las cuales antes recaían sobre los hombros de los presidentes de estaca, ahora serán responsabilidad de los Representantes Regionales. No queremos que las operaciones que se están efectuando en estos momentos sean interrumpidas durante este período de transición. Tanto los presidentes de estaca como las demás personas que actualmente están llevando a efecto sus responsabilidades, deberán continuar haciéndolo en sus asignaciones regionales, multirregionales o de área, hasta que sean oficialmente relevados por el Administrador Ejecutivo. Durante el período de transición puede ser necesario que los Administradores Ejecutivos se reúnan con los respectivos representantes del Sistema Educativo de la Iglesia, de Comunicaciones Públicas, y especialmente con los del Departamento de los Servicios de Bienestar, a fin de que puedan someter a cuidadoso estudio todos los aspectos de la obra (incluyendo el llamamiento y el relevo de las personas que prestan sus servicios a la Iglesia). Para concluir, quisiera deciros: Hay un principio expuesto en Doctrina y Convenios el cual, si bien se dirige explícitamente a los Quórumes directivos de la Iglesia, se aplica a todos los consejos que tienen que ver con el gobierno de la Iglesia. Os cito de la sección 107, lo siguiente: "Toda decisión que tomare cualquiera de estos quórumes (para nuestros propósitos podríamos substituir éstos con la palabra "consejo,,") debe ser por la voz unánime del mismo; es decir, todo,,, los miembros de cada uno de los quórumes tienen que llegar a un acuerdo en cuanto a las decisiones de su quórum (consejo)... Las decisiones de... cualquiera e estos quórumes (o consejos)... han de ser en toda rectitud, en santidad v humildad de corazón, mansedumbre y longanimidad, y en fe, virtud, conocimiento, templanza, paciencia, santidad, amor fraternal y caridad. Porque existe la promesa de que si abundan estas cosas en ellos, no serán estériles en cuanto al conocimiento del Señor. (D. y C. 107:27, 30, 31.) A mí me parece que éste es el modelo por medio del cual el Señor desea que operemos a través de los consejos del sacerdocio a to os los niveles del gobierno de la Iglesia. Debemos ser uno en todos los aspectos de esta obra —tanto eclesiástica como temporalmente— porque para El a quien reconocernos como nuestro Maestro, todas las cosas son espirituales. No me cabe la menor duda de que vosotros, los Representantes Regionales, podéis daros cuenta de que éste es un gran paso encaminado a lograr mayor unidad en la administración de los asuntos de la Iglesia. Es preciso que nosotros, como poseedores del sacerdocio, actuemos de conformidad con lo que el Señor ha instituido en esta revelación. Hermanos y hermanas: Deseamos que sepáis que todo nuestro interés ha sido de efectuar lo que sea mejor para el Reino. En el día de hoy estamos dando un paso que es para el bien del Reino. El Señor os bendiga en vuestros esfuerzos a llevar a cabo la implantación de este sistema de consejos del sacerdocio, para que, bajo la influencia del Espíritu, podamos llegar a una mayor unidad, acuerdo y eficacia en lo referente a la edificación del Reino del Señor. En el nombre de Jesucristo. Amén.

77
http://bibliotecasud.blogspot.com

UNA OBRA MARAVILLOSA Y UN PRODIGIO
por el élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Siete siglos antes del nacimiento de Cristo, Isaías previó y predijo la restauración del Evangelio de Jesucristo en los últimos días, declarando que sería un prodigio grande y maravilloso para toda la humanidad (véase Isaías 29:14). Cuando Jesús apareció a los nefitas, confirmó la profecía de Isaías con las siguientes palabras: ". . . hará el Padre, por mi causa, una obra que será grande y maravillosa" entre los habitantes de la tierra de América en los últimos días. (Véase 3 Nefi 21:9.) E1 6 de abril de 1830, en el Estado de Nueva York, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días tuvo sus principios en esta dispensación, un comienzo que pasó inadvertido para el mundo. Un grupo pequeño de hombres y mujeres, incluyendo al profeta José Smith, se reunieron en la casa de Pedro Whitmer (padre) para testificar y participar en la organización oficial de la Iglesia. Hoy día hay más de cuatro millones y medio de miembros distribuidos en ochenta y un países. Ahora reflexionamos en estos 150 años de la historia de la Iglesia y exclamamos como Isaías: "¡ciertamente esta es una obra maravillosa y un prodigio!" De la misma manera se predijo que la Iglesia de Jesucristo tendría un principio insignificante y después gozaría de un progreso extraordinario. Jesús, para describir los primeros días de su Iglesia, usó la comparación de la semilla de mostaza; pero declaró que esa semilla tan insignificante se convertiría más tarde en un árbol muy grande y que muchos encontrarían refugio en sus ramas (véase Mat. 13:31-32). El profeta Daniel describió los principios y el destacado crecimiento de la Iglesia como una pequeña piedra que se convertiría en una enorme montaña y llenaría toda la tierra (véase Daniel 2:34-35, 44) En muchas ocasiones, cuando los hombres han tratado de valorar la Iglesia en determinado período de tiempo, no han podido ver su progreso y potencial. Su crecimiento, así como el crecimiento de la hierba y los árboles, ha sido casi imperceptible al ojo humano; pero poco a poco, línea por línea, precepto por precepto, la Iglesia ha madurado. A1 mismo tiempo en que se iniciaba el desarrollo de la Iglesia, existía un espíritu de oposición y persecución. Fuera cual fuera el lugar en que se plantara la pequeña "semilla de mostaza", se hacía todo lo posible para impedir su crecimiento. A pesar de todos los esfuerzos que se hicieron para destruir la obra, incluyendo el asesinato del profeta José Smith y su hermano, la Iglesia prosperó y creció. Hubo algunos que pensaron que con la muerte de los mártires, José y Hyrum, la Iglesia fracasaría; pero no se dieron cuenta de lo profetizado por Daniel: que el reino en estos últimos días jamás será destruido" (Daniel 2:44). Poco antes de la muerte del Profeta, Brigham Young declaró: "El reino se ha organizado y aunque todavía no es más grande que un grano de mostaza, la pequeña planta está en condiciones de florecer. " (History of the Church, 6:354.) Así como Daniel lo profetizó, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días es un reino espiritual. ". . . de la manera que viste que del monte fue cortada una piedra, no con mano" (Dan. 2:45), da a entender que se había iniciado por medio de la intervención de Dios; no es sólo una institución humana más. No hay otras organizaciones ni iglesias que atribuyan su organización a la declaración de que fueron enviados por Dios mensajeros de los cielos con la autoridad y el poder de restaurar a los seres humanos las ordenanzas y llaves que se perdieron durante la apostasía. La Iglesia ha sobrevivido el exilio de cuatro estados de los Estados Unidos, el hostigamiento y la persecución de sus miembros, la orden de exterminación de un gobernador, la ejecución de su Profeta, la privación de sus derechos civiles y la persecución continua de sus líderes y miembros. Esto es lo que la Iglesia soportó y sobrevivió durante los primeros sesenta años de su historia, y fue por causa de esa adversidad, aflicción y pobreza que obtuvo fortaleza y madurez. Ya para el tiempo en que Joseph F. Smith —hijo de Hyrum, quien era hermano del profeta José— fue llamado como Presidente, pudo decir: "Hemos pasado por las etapas de la infancia . . . y en verdad estamos llegando a la madurez . . ." (Conference Report, abril de 1909, pág. 2.) La oposición a la Iglesia no cesó con el siglo veinte, pero gradualmente la gente se dio cuenta de cuál es nuestra verdadera posición, en lugar de creer lo que nuestros enemigos dicen acerca de nosotros. Nuestros jóvenes mormones lucharon en dos guerras mundiales y fueron reconocidos por sus normas y principios morales. Durante los años 30, de la gran depresión en los Estados Unidos, la Iglesia llegó a ser reconocida por su independencia y autosuficiencia, y por el cuidado que brindó a sus miembros. Durante todo este siglo los Santos de los Ultimos Días se han distinguido en el campo de la ciencia, la educación, la medicina, los negocios y otras profesiones. La obra misional tuvo una gran cosecha de conversos en todo el mundo; las semillas que se plantaron en otros países como misiones se convirtieron en estacas. Ciertamente, Sión se ha puesto sus bellas ropas y sus fronteras se han extendido (véase D. y C. 82:14). Cuando Joseph Fielding Smith, hijo del presidente Joseph F. Smith, fue sostenido como Presidente de la Iglesia, declaró: "Estamos llegando a la madurez, no sólo como Iglesia sino también como pueblo. Hemos logrado la importancia y la fortaleza que nos permiten cumplir con la comisión que Dios nos dio por medio del profeta José Smith, de llevar las buenas nuevas de la restauración a toda nación y a todo pueblo." (British Area Conference Report, 27 de agosto de 1971, pág. 5.) Dos años después, el sucesor del presidente Smith, el presidente Harold B. Lee, dijo: "Hoy somos testigos de la demostración de que la mano del Señor está en medio de sus santos, los miembros de la Iglesia. Nunca en esta dispensación, y tal vez jamás en ningún otro tiempo, ha habido tal sentimiento de urgencia entre los miembros de la Iglesia, como ahora. Sus fronteras se están extendiendo, sus estacas se están fortaleciendo . . . Ya no podrá pensarse en esta Iglesia como en la `Iglesia de Utah', o como la `Iglesia norteamericana. ' " (Liahona, octubre de 1973) Hace un año, nuestro amado presidente Kimball desde este púlpito declaró: "Desde la última vez que nos reunimos hace seis meses en la Conferencia General. hemos sido testigos de un gran desarrollo y expansión del reino del Señor. Hemos establecido nuevas misiones que cubren gran parte del mundo, y ahora dirigimos con más diligencia nuestra atención al día en que podamos compartir el evangelio con los hijos de nuestro Padre que se encuentran detrás de las llamadas `cortinas de hierro y de bambú'. Debemos prepararnos para cuando nos llegue esa oportunidad; la importancia de estar preparados es primordial para nosotros, y ese día puede llegar más rápidamente de lo que pensamos. El número de estacas. . . aumenta cada año en aproximadamente cien estacas nuevas. Con vosotros, mis hermanos, me regocijo en las evidencias estadísticas del progreso y desarrollo que tienen lugar en Sión." (Liahona, agosto de 1979, pág. 4.)

78
http://bibliotecasud.blogspot.com

Sí, ahora que nos damos el gusto de reflexionar después de 150 años de existencia, nos regocijamos y declaramos que el progreso ha sido maravilloso. Agradecemos al Señor sus bendiciones tan misericordiosas, y no vacilamos en atribuir el éxito y progreso de la Iglesia a su omnipotente dirección. Pero ahora . . . ¿qué nos espera en el futuro? Sin duda alguna, esperamos progreso adicional: crecimiento y aumento de espiritualidad. Nuestros misioneros cubrirán la tierra con el mensaje de la restauración; veremos la edificación de templos en cada nación en la cual el evangelio se esté predicando, y éstos simbolizarán la verdad de que las familias, tanto de los vivos como de los muertos, se pueden ligar en amor y una asociación familiar eterna. Pero también debemos recordar que los esfuerzos para obstruir la obra siempre se harán sentir. En 1845, el Quórum de los Doce expidió una epístola a todos los dirigentes de las naciones en el mundo. De uno de sus párrafos cito lo siguiente: "Conforme esta obra progresa y se convierte más y más en un objeto de interés político y religioso, ningún rey, gobernante o magistrado, ninguna comunidad ni individuo podrán permanecer neutrales. En un tiempo u otro todos recibirán la influencia de un espíritu o del otro; y estarán, o a favor o en contra del reino de Dios . . ." (Messages of the First Presidency, Salt Lake City, Bookcraft, 1965-75; 1:257.) Ese día ha llegado. La oposición es y será lo que los miembros recibirán en toda época. En el pasado se nos ha señalado con el dedo burlándose de nosotros y eso esperaremos en lo futuro; también esperamos ver a personas que ocupen altos puestos defendiendo a la Iglesia; y habrá aquellos "faraones" que no conozcan ni a José ni a sus hermanos. La semilla que se plantó y regó en 1830 ha madurado hasta convertirse en un árbol muy grande para que todos lo vean. Algunos buscarán el refugio de su sombra durante el calor del día; pero ninguno será neutral en la evaluación de su fruto. La Iglesia continuará su oposición en contra del error, la falsedad y la inmoralidad. Su misión es la de proclamar el mensaje de salvación y claramente delinear la senda hacia una esfera exaltada. Nuestra misión es la de preparar a la humanidad para la segunda venida del Señor. Conforme el mundo se aleja de Dios, de las normas de la virtud y del honor, esperamos que haya oposición hacia la obra de la Iglesia. Podernos esperar ver el momento tal como el Libro de Mormón lo pronostica, cuando "reunía las multitudes . . . para combatir contra el Cordero de Dios" (1 Nefi 14:13). E1 poder de Dios y la rectitud de los santos serán los medios por los cuales la Iglesia se salvará. (Véase 1 Nefi 14:14, 15.) Nunca en los 150 años de nuestra historia ha existido mayor necesidad de contar con la fidelidad de nuestros miembros. Para todos aquellos que proclaman ser miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, hoy es el día de permanecer firmes y mostrar su lealtad al reino de Dios. Esto no se puede lograr censurando o siendo sólo un espectador pasivo. Ahora es cuando debemos contestar al grito de batalla de nuestros padres: "¿Quién sigue al Señor? Hoy ya se deja ver; Clamamos sin temor ¿Quién sigue al Señor?" (Himnos de Sión, 127)

Apelo a todos los poseedores del sacerdocio inactivos que, por razones que sólo vosotros mismos conocéis, os habéis alejado de los quórumes y de la Iglesia; habéis formado nuevas afiliaciones, y algunos habéis perdido el interés en la Iglesia y ya no observáis sus normas. Desafortunadamente, en muchos casos vuestra familia ha seguido vuestra senda y el ejemplo que le habéis dado. Hermanos, cuando fracasamos y no somos fieles a los convenios del sacerdocio, el precio que pagamos tanto nosotros como nuestros seres amados muy bien podría titularse "El alto costo de una vida perdida". ¡Qué bendición seríais para vuestras esposas e hijos si estuvierais viviendo de acuerdo con los convenios! ¡Hermanos del sacerdocio, necesitamos vuestro apoyo, asociación y fuerza! No abandonéis la causa de Dios en el momento en que el conflicto es más inminente. Que vuestro lema sea el axioma del presidente John Taylor: "¡E1 Reino de Dios, o nada!" (Journal of Discourses, 6:26). Os rogamos que abandonéis los hábitos que no os permiten asociaros con vuestros hermanos; que os alejéis de las cosas mundanas y renovéis vuestros convenios. Si tenéis discordias con vuestro prójimo, id a él, o a vuestros líderes del sacerdocio, y tratad de resolverlas. No permitáis que los desacuerdos corrompan vuestra alma y os pongan en contra de la Iglesia. Encontraréis a vuestros líderes con los brazos abiertos, esperándoos para daros la bienvenida y hermanaros. Vosotros sois nuestros hermanos en el sacerdocio, y os amamos. Hermanos y hermanas, sed fieles a la Iglesia y firmes en vuestros llamamientos. Observad los mandamientos y Dios os bendecirá y preservará en los días difíciles que están por venir. En la celebración del centenario de la Iglesia, el presidente Heber J. Grant dio un sabio consejo a los santos: "Dejad de hacer lo malo y haced lo bueno. Visitad a los enfermos, consolad a los que tienen pesares, vestid al desnudo, alimentad al hambriento, cuidad a las viudas y a los huérfanos. Observad la Palabra de Sabiduría que el Señor ha revelado, y manteneos limpios de los pecados del mundo. Pagad los diezmos y ofrendas, y el Señor abrirá las ventanas de los cielos y derramará bendiciones hasta que sobreabunden. Sed obedientes a las leyes de Dios y a las leyes civiles de los países donde residís, sostened y honrad a todos aquellos que han sido elegidos para administrar estas leyes." (Messages of the First Presidency, 5:286.) Hoy os damos ese mismo consejo a todos. Este es el reino espiritual de Dios, progresando en su curso divino para llenar toda la tierra, verdaderamente "¡una obra maravillosa y un prodigio!" Recordamos la profecía del profeta José Smith al reflexionar sobre nuestro pasado y futuro, palabras de las cuales yo testifico que son verdaderas: "Ninguna mano impía puede detener la obra del progreso; la persecución puede encarnizarse, el populacho puede combinarse, los ejércitos reunirse, la calumnia difamar; pero la verdad de Dios saldrá intrépida, noble e independiente, hasta que haya penetrado cada continente; visitado cada clima; barrido cada país y resonado en cada oído; hasta que los propósitos de Dios se cumplan y el Gran Jehová diga que la obra esta hecha." (History of the Church, 4:540.) Esta obra es verdadera; humildemente testifico de ella a todo el mundo. Que el Señor nos bendiga para que seamos fieles y valientes, dando nuestra primera consideración a Dios y a su reino. En el nombre de Jesucristo. Amén.

79
http://bibliotecasud.blogspot.com

PREPARAOS PARA LOS DÍAS DE TRIBULACIÓN
Presidente Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Por mas de cuarenta años, con un espíritu de amor, se ha aconsejado a los miembros de la Iglesia que sean frugales, que dependan de si mismos, que eviten las deudas, paguen su diezmo y una ofrenda generosa de ayuno, sean industriosos y tengan disponibles suficiente alimento, ropa y combustible que les duren por lo menos un año. Actualmente existen razones apremiantes para recalcar este consejo. Escuchamos hacerse esto hábilmente en la maravillosa reunión de bienestar esta mañana. Permitidme agregar un comentario. Los miembros de la Iglesia están sintiendo la presión económica de impuestos mas elevados y la inflación, junto con las condiciones de una continua baja económica. Algunos han recurrido a su obispo en busca de ayuda para el pago de su casa, automóvil y servicios públicos. Desafortunadamente, ha surgido en la mente de algunos la creencia de que cuando pasamos por tiempos difíciles, cuando hemos sido imprudentes y extravagantes con nuestros recursos y hemos ido mas allá de lo que nuestras posibilidades nos permiten, debemos esperar que la Iglesia o el gobierno nos den una mano. Algunos de nuestros miembros han olvidado un principio básico del plan de bienestar de la Iglesia: que "ningún verdadero Santo de tos Ultimos Días, teniendo la capacidad física, voluntariamente intentara librarse de la carga de su propio sostenimiento" (Marion G. Romney, Conference Report, Oct. de 1973, pág. 106). Uno de los primeros principios revelados a nuestro padre Adán cuando fue desterrado del huerto del Edén, fue este: "Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra . . ." (Génesis 3:19). Todas las cosas materiales que obtenemos en la vida vienen como resultado del trabajo y de la providencia de Dios. E1 trabajo de por si produce lo que necesitamos para la vida. A1 decir esto, estoy consciente de la situación de que muchas familias jóvenes están luchando para sostenerse, y comprendo perfectamente su situación, pues tienen frente a si la carga económica de proporcionar tres cosas indispensables para la vida: alimento, ropa y abrigo. También me apena la situación de las viudas y otras hermanas que están criando solas a su familia. Por revelación, el Señor dispuso los medios para su cuidado y sostén. (Véase D. y C. 83:2, 4, 5.) Ahora, mas que nunca, tenemos necesidad de aprender y aplicar los principios de la autosuficiencia económica. No sabemos cuando podrá afectar nuestras propias circunstancias alguna crisis provocada por una enfermedad o la falta de empleo. Sabemos que el Señor ha decretado calamidades mundiales para lo futuro, y nos ha advertido y prevenido que estemos preparados. Por tal razón, las Autoridades Generales repetidas veces hemos hecho hincapié en un programa fundamental para el bienestar temporal y espiritual. Hoy quisiera recalcar un principio sumamente básico, a saber, la producción y almacenamiento en el hogar. ¿Os habéis detenido en alguna ocasión a pensar en lo que sucedería en vuestra comunidad o nación si los transportes quedaran paralizados, o si hubiera una guerra o crisis económica? ¿Cómo obtendríais alimentos vosotros y vuestros vecinos? ¿Por cuanto tiempo podrían el pequeño comercio que esta a la vuelta de la esquina o un supermercado surtir las necesidades de la comunidad? Poco después de la Segunda Guerra Mundial fui llamado por la Primera Presidencia para ir a Europa a fin de restablecer nuestras misiones y establecer un programa para la distribución de alimentos y ropa a los miembros allí. Se destacan en mi memoria aquellos que cada mañana se subían al tren con toda clase de artículos en sus brazos, para salir al campo con el fin de intercambiar sus posesiones por alimento; al atardecer, la estación del tren se llenaba de personas con los brazos cargados de verduras y frutas, y un conjunto de cerdos gruñidores y gallinas; nunca había oído tal conmoción. Estas personas, desde luego, estaban dispuestas a intercambiar prácticamente cualquier cosa por esa mercancía que sostiene la vida, o sea, el alimento. Un medio casi olvidado de la autosuficiencia económica es la producción de alimentos en el hogar. Estamos demasiado acostumbrados a ir al mercado y comprar lo que necesitamos. Produciendo parte de nuestros alimentos, reducimos en gran manera el impacto que causa la inflación sobre nuestro dinero; mas importante aun, aprendemos a producir nuestros propios alimentos e incorporamos a todos los miembros de la familia en un proyecto beneficioso. Creo que el presidente Kimball no podía haber dado un consejo mas a tiempo que este que recalco repetidas veces: que cultivemos nuestros propios huertos. He aquí un ejemplo de lo que nos ha venido diciendo en los últimos siete años: "Os instamos a que cultivéis todo el alimento que os sea factible en vuestros propios terrenos. Zarzas, frambuesas, vides, arboles frutales plantadlos si el clima es adecuado para su cultivo. Producid verduras y comedlas de vuestro propio jardín." (Ensign, mayo 1976, pág. 124.) Muchos de vosotros habéis escuchado y hecho lo que el presidente Kimball aconsejó, y habéis sido bendecidos por ello. Otros se han convencido a si mismos de que no tenían ni el tiempo ni el espacio. Permitidme sugeriros hacer lo que otros han hecho. Juntaos con otros y solicitad el permiso para poder usar un solar baldío como huerto, o alquilar un terreno y cultivar vuestros jardines. Algunos quórumes de élderes hicieron esto, y todos los participantes se beneficiaron de una hermosa cosecha de verduras y fruta, así como con las bendiciones de la cooperación y participación familiar. Muchas familias han convertido parte del jardín cubierto de césped en un huerto. Os alentamos a ser mas autosuficientes, para que, como declaro el Señor: ". . . no obstante las tribulaciones que os sobrevengan, la iglesia pueda sostenerse independiente de todas las otras criaturas bajo el mundo celestial." (D. y C. 78:14.) El Señor quiere que seamos independientes y autosuficientes, porque vendrán días de tribulación. El nos ha advertido y prevenido en cuanto a tal eventualidad. El presidente Brigham Young dijo: "Si os halláis sin pan, ¿de cuanta prudencia os podréis jactar, y de que os sirven vuestros talentos, si no podéis procurar lo necesario para vosotros ni podéis ahorrar para el día de escasez las sustancias que tienen por objeto sostener vuestra vida?" (Journal of Discourses, 8:68.) La producción de alimentos es solamente una parte del repetido consejo de que almacenéis alimentos que os duren por lo menos un año, donde legalmente se os permita hacerlo. La Iglesia no os ha dicho cuales alimentos se deben almacenar. Esta selección se deja a criterio de los miembros. Sin embargo, se incluyen unas sugerencias excelentes en el folleto que la Iglesia publica y que lleva por título: "Elementos de producción y almacenamiento en casa". Teniendo en cuenta la producción de alimentos, el almacenamiento, la distribución y el consejo del Señor, se debe dar prioridad al trigo. "Hay mas salvación y seguridad en el trigo", dijo Orson Hyde años atrás, "que en todos los designios políticos del mundo." (Journal of Discourses, 2:207.) El agua, desde luego, es esencial; otros elementos

80
http://bibliotecasud.blogspot.com

básicos podrían incluir miel de abejas o azúcar, verduras, productos lácteos o substitutos, y sal o su equivalente. La revelación de que produzcamos y almacenemos alimentos puede ser hoy tan esencial para nuestro bienestar temporal, como lo fue el arca para el pueblo de Noé. El presidente Harold B. Lee dio este consejo: "Tal vez si no pensáramos tanto en almacenar para un año cosas que ordinariamente usaríamos, y pensáramos mas en lo que se necesitaría para conservarnos vivos en caso de que no tuviéramos otra cosa que comer; seria fácil almacenar esto en cantidad suficiente para que nos durara un año... Solo lo suficiente para conservarnos vivos en caso de que no tuviéramos ninguna otra cosa que comer. No nos engordaría, pero si nos permitiría vivir; y si pensáramos en esa clase de almacenamiento anual, mas bien que un abastecimiento para un año de todo lo que acostumbramos comer, que, en la mayor parte de los casos, es algo casi imposible para la familia común, creo que nos aproximaríamos mas a lo que el presidente J. Reuben Clark, hijo, nos aconsejo en el año 1937." (Harold B. Lee, en Conferencia de Bienestar, 1° de octubre de 1966.) Se logran bendiciones estando cerca de la tierra, produciendo nuestro propio alimento, aun cuando no sea mas que una pequeña huerta en nuestro jardín y uno o dos arboles frutales. Afortunadas serán las familias que en los últimos días tengan un abastecimiento adecuado de alimento por motivo de su previsión y habilidad para producir lo suyo. El consejo de las Autoridades de la Iglesia ha sido consecuente en el curso de los años, y se puede resumir muy bien en estas palabras: "Primero, y mas importante que todo lo demás, vivamos rectamente . .. Evitemos las deudas como evitaríamos una plaga; si hoy nos hallamos con deudas, librémonos de ellas; si hoy no se puede, hagámoslo mañana. Vivamos estrecha y estrictamente limitados a lo que ganamos, y ahorremos un poco. Procure todo cabeza de familia tener disponible suficiente alimento y ropa y, donde sea posible, también combustible que dure un año por lo menos. Los que no ganáis mucho, invertid vuestro dinero en alimentos y ropa, no en acciones ni bonos; los que obtenéis amplias ganancias quizás penséis que sabéis como cuidaros, pero permitidme sugerir que no especuléis. Tenga por objeto todo cabeza de familia ser dueño de su propia casa, libre de hipotecas. Todo hombre que tenga un jardín, cultívelo; todo hombre que sea dueño un de labrantío, lábrelo." (Presidente Reuben J. Clark, hijo, Conference Report, abril de 1937.) Quisiera agregar que no hay necesidad de que os endeudéis para obtener ese abastecimiento para un año. Tened como proyecto aumentar vuestra provisión de víveres como lo haríais con una cuenta de ahorros. Cada vez que recibáis vuestro pago, ahorrad un poco para el almacenamiento. Enlatad o envasad fruta y verduras de vuestros jardines y huertos. Aprended cómo podéis preservar alimentos deshidratándolos y congelándolos. Haced que el almacenamiento sea parte de vuestro presupuesto. Guardad semillas y tened a mano las herramientas de jardín necesarias. Si estáis ahorrando y proyectando comprar un automóvil, un televisor u otro articulo que meramente aumente vuestra comodidad o satisfacción, tal vez tengáis que cambiar el orden de prioridad de vuestras necesidades. Os instamos a que hagáis esto con oración y que lo hagáis ahora. Os hablo con una gran preocupación. He observado de cerca lo que los días de tribulación pueden traer a la gente; he visto el hambre andar por las calles de Europa; contemple las lastimosas sombras demacradas de figuras humanas; he visto a mujeres y niños escarbar entre los

montones de desperdicio del ejercito buscando restos de alimentos. No puedo borrar de mi memoria tales escenas y caras sin nombre. Jamás olvidaré a los miembros de Hamburgo que parecían estar a punto de desmayarse por la falta de alimentos, ni a sus niños pequeños a quienes invite a que se acercaran a nosotros mientras vaciábamos nuestros bolsillos de toda cosa comestible. La mayor parte de ellos jamás había visto esas cosas por motivo de las condiciones durante la guerra. Tampoco puedo olvidar a las madres que estaban esperando o criando niños, y cuyos ojos se llenaron de lágrimas cuando repartimos una naranja a cada una de ellas. Vimos enfermedades y terribles efectos sociales causados por el hambre y la desnutrición. Una hermana caminó a pie mas de 1.500 kilómetros con cuatro niños pequeños al abandonar su casa en Polonia; perdió a los cuatro por causa del hambre y las bajas temperaturas. Sin embargo, se presentó ante nosotros demacrada, con la ropa hecha pedazos y pies envueltos en estopa, y dio testimonio de lo bendecida que había sido. No puedo olvidar a los miembros en Francia, los cuales, al no poder obtener pan, usaban cáscaras de papa para el emblema de la Santa Cena. Tampoco olvidare la fe de los miembros holandeses, los cuales aceptaron nuestra sugerencia de cultivar papas para aliviar su situación, y luego enviaron una parte de su primera cosecha al pueblo alemán que había sido su encarnizado enemigo; al año siguiente les mandaron toda la cosecha. Jamás se ha escrito en los anales de la historia de la Iglesia un acto de amor y compasión que mas se asemeje al amor puro de Cristo. Con demasiada frecuencia yacemos en nuestra cómoda complacencia y deducimos que los estragos de la guerra, los desastres económicos, el hambre y los terremotos no pueden suceder aquí. Aquellos que piensan esto, o no están familiarizados con las revelaciones del Señor o no las creen; los que confían en Si mismos y piensan que estas calamidades no sucederán, que estas en alguna manera serán desviadas por motivo de la rectitud de los miembros de la Iglesia, se están engañando y lamentaran el día en que se sometieron a tal engaño. El Señor nos ha amonestado y prevenido a fin de que estemos preparados para un día de gran tribulación, y nos ha dado consejos por medio de sus siervos en cuanto a la manera en que podemos prepararnos para estos tiempos difíciles. ¿Hemos prestado atención a sus consejos? Os doy mi testimonio de que el presidente Heber J. Grant fue inspirado por el Señor para establecer el programa de bienestar de la Iglesia. Los miembros de la Primera Presidencia fueron inspirados cuando en 1936 declararon públicamente por primera vez que el propósito principal de este plan de la Iglesia era el de "ayudar a las personas a que se ayudaran a si mismas" (Conference Report, oct. de 1938, pág. 3). Doy testimonio de ese consejo inspirado, que se ha venido repitiendo desde 1936 hasta el día de hoy: Los miembros almacenen alimentos que los abastezcan por un año. Cuando el presidente Spencer W. Kimball persistentemente amonesta a los miembros a que planten huertos y arboles frutales y produzcan sus propios alimentos, el en igual manera es inspirado por el Señor. Sed obedientes, mis hermanos, a este consejo y seréis bendecidos, sí, seréis el pueblo mas bendecido en toda la tierra. Sois personas buenas, lo se; pero todos nosotros tenemos necesidad de ser mejores de lo que somos. Procuremos hallarnos en posición de poder alimentarnos no tan sólo a nosotros mismos por medio de la producción y almacenamiento en el hogar, sino también a otros. Dios nos bendiga a fin de que estemos preparados para los días que nos esperan, los que bien pueden ser los mas difíciles de la historia. En el nombre de Jesucristo. Amen.

81
http://bibliotecasud.blogspot.com

LAS GRANDES RESPONSABILIDADES DE LOS PADRES
por el presidente Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Cuando el Señor declaró que "no le es dado poder a Satanás para tentar a los niños pequeños, sino hasta cuando empiezan a ser responsables", reveló que ese período de la infancia y la falta de responsabilidad fue dado a los niños "a fin de que se requieran grandes cosas de las manos de sus padres" (D. y C. 29:47-48). "A fin de que se requieran grandes cosas de las manos de sus padres". ¡Qué confianza tiene el Señor en ellos y qué gran responsabilidad les ha dado! Hoy día, en verdad son grandes las responsabilidades que se requieren de los padres. Cuando pienso en ellos, recuerdo a Adán, nuestro progenitor, que fielmente enseñó a su posteridad a andar en las sendas de la justicia. Recuerdo a Abraham, cuya fe no tuvo igual entre los padres mortales. Recuerdo a Jacob, o Israel, con un sentimiento de reverencia por la resignación y diligencia que mostró. Honro el nombre de Lehi por el ejemplo que dio a sus hijos. En esta dispensación pienso en José Smith, padre, el primero en creer en el testimonio de su hijo, el Profeta. Pienso en el noble ejemplo de Joseph F. Smith, sexto Presidente de la Iglesia y padre del décimo Presidente. Honro a estos grandes hombres, no sólo porque fueron grandes profetas, sino porque fueron padres ejemplares que comprendieron lo que el Señor requería de ellos y vivieron de acuerdo con Su voluntad. Desearía en esta ocasión dirigirme a vosotros, padres, y hablaros de tres cometidos específicos que el Señor requiere de nosotros y que todo padre puede realizar con un poco de esmero; si los cumplimos, nuestros hogares serán bendecidos con paz, nuestros descendientes llevarán con orgullo su nombre y nuestra unión familiar será eterna. Primero: Que proveamos un hogar en donde reine el amor y el Espíritu del Señor. Nuestros hijos nacen inocentes, no malvados. No han sido enviados a la tierra a ambientes indiferentes, sino a hogares que para bien o mal influyan en las ideas, emociones, pensamientos y normas que serán la base de sus decisiones futuras. Uno de los grandes requisitos que el Señor nos manda cumplir es el de proporcionarles un hogar cuya influencia sea buena y positiva. En el futuro, no tendrá importancia el valor de los muebles o el tamaño de la casa, sino el hecho de que nuestros hijos se hayan sentido amados y comprendidos en el hogar. Lo que entonces será de gran importancia es si allí existieron la felicidad y el regocijo, o la envidia y la contención. Estoy convencido de que antes que un niño pueda ser influenciado positivamente por sus padres, éstos deben haberle demostrado su respeto y amor por él. El presidente Joseph F. Smith dijo: "Padres, si queréis que vuestros hijos sean instruidos en los principios del evangelio... si deseáis que os obedezcan y se unan a vosotros, ¡amadlos! Mostradles que los amáis con toda palabra o acto relacionado con ellos. Por vuestro propio bien, por el amor que debe existir entre vosotros y vuestros hijos, pese a lo rebeldes que sean... cuando les habléis, no lo hagáis con ira, no lo hagáis ásperamente, con un espíritu condenador. Habladles con bondad; someteos y llorad con ellos si es necesario, y de ser posible, procurad que viertan lágrimas con vosotros. Suavizad sus corazones; procurad que se enternezcan hacia vosotros. No empleéis el látigo o la violencia . . . tratadlos con la razón, con persuasión y amor no fingido. Si no podéis conquistar a vuestros hijos e hijas por estos medios . . . no habrá manera en el mundo con que podáis conquistarlos." (Doctrina del Evangelio, pág. 310.) Podríamos enumerar muchas sugerencias sobre lo que podemos y debemos hacer para lograr que nuestros hogares sean sitios de refugio y felicidad. Sin embargo, creo que es más importante decirle a una persona lo que se espera de ella que mostrarle exactamente la forma en que debe actuar. Una vez que determinéis que lo que tiene mayor prioridad en vuestra vida es lograr que vuestra esposa y vuestros hijos sean felices, haréis todo lo que esté en vuestro poder para que así sea. No estoy hablando únicamente de satisfacer los deseos materiales sino también las demás necesidades, demostrando aprecio, expresando elogios, alentando, sabiendo escuchar y dando amor y comprensión. La suprema oportunidad de la vida es la paternidad. Todos los padres deberían tener presentes las siguientes palabras del presidente David 0. McKay: "Cuando uno antepone al hogar los negocios, el placer, o la ganancia de dinero extra, es cuando comienza a descender hacia la debilidad del alma. Cuando un hombre siente que el club social se ha convertido en algo más atractivo que su hogar, es el momento en que debe confesarle con amarga vergüenza, que ha fallado en estar a la altura de la suprema oportunidad de su vida y en la prueba final de su verdadera condición de hombre. La más pobre de las casuchas en la cual prevalezca el amor de una familia unida es de mucho mayor importancia y valor para Dios y la humanidad futura, que cualquier otra clase de riqueza. En un hogar así Dios puede obrar milagros, y sin duda alguna los efectúa. Los corazones puros en un hogar puro irradian siempre el espíritu de los cielos." (Church News, 7 de sept. de 1968.) Padres, ¿qué espíritu reina en vuestro hogar? Segundo: Que enseñemos a nuestros hijos a entender los principios de la verdad. En una revelación dada al profeta José Smith, el Señor mandó a los padres a "criar a vuestros hijos en la luz y la verdad" y reprendió a varios por no hacerlo. Sería Provechoso que cada uno de nosotros repasara esos principios que aparecen dados a José Smith, hijo, Frederick G. Williams, Sidney Rigdon, y Newel K. Whitney en la sección 93:40. En esta revelación el Señor dice que Satanás "viene y despoja a los hijos de los hombres de la luz y la verdad por medio de la desobediencia, y a causa de las tradiciones de sus padres" (D. y C. 93:39, cursiva agregada). Las "tradiciones de sus padres" a que se refiere son, por supuesto, los malos ejemplos y las enseñanzas inicuas de los padres. Debemos recordar que este mundo es un ambiente celestial y que nuestros hijos crecen en él. Constantemente están expuestos a los programas de televisión y del cine que representan los aspectos más depravados y perversos de la vida. Están rodeados de propaganda y refranes que los inducen a acciones que destruyen su espiritualidad. Aun en algunos textos y ayudas didácticas utilizadas, por los sistemas de escuelas públicas, se encuentran teorías y doctrinas falsas. Algunos padres descargan en la madre o en la escuela toda la responsabilidad de moldear las ideas y costumbres de sus hijos. Con mucha frecuencia las pantallas de la televisión y el cine son los que forman los valores de nuestros hijos. No debemos pensar que las escuelas públicas siempre apoyan las enseñanzas que se dan en el hogar con respecto a la conducta moral. Muchos sistemas de enseñanza implantan en muchas escuelas ideas falsas sobre la teoría de que el hombre proviene de formas inferiores de vida; enseñan que no existen valores morales; repudian toda creencia en lo sobrenatural; permiten la libertad sexual que trae como con-

82
http://bibliotecasud.blogspot.com

secuencia el comportamiento inmoral y lo que algunos en la sociedad consideran nada más que "diferentes estilos de vida", tales como el lesbianismo, la homosexualidad y otras prácticas pervertidas. Dichas enseñanzas no sólo destruyen la fe y la moral de nuestros jóvenes, sino que niegan la existencia de Dios, Creador de todas las leyes, y la divinidad de Jesucristo. Ciertamente podemos ver también la contradicción moral que existe en los grupos que se preocupan por preservar las especies que están en peligro de extinguirse, pero que por otra parte aprueban el aborto. Existe una solución, y ella radica en las grandes cosas que el Señor espera de los padres de Israel. Los padres deben preocuparse por saber qué están aprendiendo sus hijos y hacer lo necesario para corregir la información y las enseñanzas falsas que hayan recibido. Conozco padres que todas las noches preguntan a sus hijos qué aprendieron en la escuela para saber si alguno de esos conceptos necesitan corrección o aclaración. Luego, si lo creen oportuno, les enseñan lo que el Señor ha revelado al respecto. Esta es una aplicación del principio de que "la luz y la verdad desechan a aquel inicuo', (D. y C. 93:37). El nuevo programa integrado de reuniones dominicales se ha implantado a fin de que los padres tengan más tiempo disponible los domingos para enseñar a sus hijos. Esta es una oportunidad maravillosa que tienen las familias para estudiar las Escrituras y recibir instrucción. Bendito es el hogar donde esto se lleva a cabo. ¿Qué debemos enseñar a nuestros hijos? El Señor lo ha revelado en forma específica. Escuchad sus palabras: "Enséñalo... a tus hijos, que todos los hombres, en todas partes, deben arrepentirse, o de ninguna manera heredarán el reino de Dios, porque ninguna cosa inmunda puede morar allí, ni morar en su presencia . . ." (Moisés 6:57.) Como se indica más adelante en esta revelación, la doctrina fundamental consiste en la caída, la misión de Cristo y su expiación, y los primeros principios y ordenanzas del evangelio, que incluyen la fe en Jesucristo, el arrepentimiento, el bautismo para remisión de los pecados y el don del Espíritu Santo, como medios para llevar una vida de santidad. (Véase Moisés 6:58, 59.) Hermanos, debemos enseñar las doctrinas fundamentales de la Iglesia en forma tal que nuestros hijos puedan comprenderlas. Algunos padres enseñan, pero en una forma que sus hijos no entienden; de manera que es responsabilidad del padre estudiar y aprender el evangelio a fin de poder enseñarlo con claridad. Con algunas excepciones se puede decir que las personas justas que han obtenido bendiciones eternas no fueron creadas únicamente desde el punto de vista físico por sus padres, sino que han renacido espiritualmente por los ejemplos y las enseñanzas que éstos les han dado. Los padres ejemplares conducen a sus hijos hacia Cristo.

Tercero: Poned nuestra propia casa en orden. Este fue el consejo que el Señor dio a los padres en los comienzos de la historia de la Iglesia, y nuevamente nos los da a nosotros. (Véase D. y C. 93:43.) Poner nuestras casas en orden es guardar los mandamientos de Dios, lo cual lleva armonía y amor al hogar, entre los esposos y entre padres e hijos; es orar diariamente con toda la familia; es enseñar a los hijos a comprender el Evangelio de Jesucristo; es la obediencia de la familia a los mandamientos de Dios; es la dignidad de los esposos de recibir una recomendación para el templo, para que la familia reciba las ordenanzas de exaltación y pueda sellarse para la eternidad; es estar libre de deudas y que cada miembro de la familia pague su diezmo y su ofrenda. Padres, ¿está vuestro hogar en orden? En una revelación al presidente John Taylor, el Señor dio este mensaje al sacerdocio: "Pido a los cabezas de familia que pongan sus hogares en orden de acuerdo con la ley de Dios... y se purifiquen a sí mismos ante mí y destierren de sus hogares la iniquidad. Y yo os bendeciré y estaré con vosotros, dijo el Señor; y os reuniré en vuestros lugares santos donde os dirigiréis a mí y pediréis por aquello que sea bueno, y yo oiré vuestras plegarias, y mi Espíritu y mi poder estarán con vosotros y mi bendición descansará sobre vosotros, sobre vuestras familias, vuestros hogares, sobre vuestras congregaciones, vuestros ganados y vuestros campos, vuestros huertos y viñas, y sobre todo lo que os pertenece; y seréis mi pueblo y yo seré vuestro Dios; . . . porque mi palabra irá hacia adelante y mi obra será realizada y mi Sión establecida, . . .” (Gardo House, Salt Lake City, 13 de oct. de 1882.) Sí, estos tiempos requieren grandes responsabilidades de los padres, y también las requiere el Señor. Existen tres requisitos: Establecer un hogar donde reine el amor y el Espíritu del Señor, criar a los hijos en la luz y la verdad y poner nuestros hogares en orden. Cuando viajo por toda la Iglesia y veo familias fieles, digo: "Gracias, Señor, por los padres ejemplares". Y al ver la fidelidad en los jóvenes y sentirme orgulloso Y por sus logros, digo: "Gracias, Señor, por los padres diligentes". La paternidad no es un asunto de posición o riqueza, sino de diligencia, determinación y deseo de ver a la propia familia recibir la exaltación en el reino celestial. Si ese premio se pierde, nada mas importa. Conozco una familia que tiene como meta el que todos sus integrantes y su posteridad lleguen al hogar celestial, que existan allí lugares sin vacíos. Ese es su objetivo, y cada vez que tienen reuniones familiares en las que están todos, hablan de esta meta y examinan juntos su progreso. Que Dios bendiga a todos los padres en Israel para que hagan bien su trabajo dentro de las paredes de su propio hogar. Con la ayuda del Señor lo lograremos, pues ésta es la responsabilidad más importante que tenemos. En el nombre de Jesucristo. Amén.

83
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN PROFETA PARA NUESTRA GENERACIÓN
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Esta mañana me gustaría hablaros de la misión y el llamamiento de un profeta moderno entre los de nuestra era. Se da por sentado que la fe de los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días se basa en la afirmación de que José Smith es un Profeta de Dios, y que él declaró que el Libro de Mormón surgió como resultado de visitaciones angélicas que recibió entre los años 1823 y 1827. Al enterarse de esto, muchos aseguran que es inconcebible que ángeles visitaran la tierra en esta época moderna. La Biblia contiene pruebas de que Dios dirigió por revelación los asuntos de su Iglesia en la tierra por más de cuatro mil años, v que cuando era necesario, lo hacia por medio de mensajeros celestiales. Al describir las condiciones de los últimos días, relacionadas con la segunda venida de Jesucristo, Juan profetizó que antes del regreso del Salvador, el mundo recibiría una amonestación de que la hora del juicio de Dios estaba cerca. Esa amonestación vendría por medio de un ángel del cielo que declararía un "evangelio sempiterno". Oíd sus palabras: "Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. (Apocalipsis 14:6-7.) Si uno acepta el testimonio de Juan el Revelador, no debe sorprenderse al oír hablar de nuevas revelaciones y de la visita a la tierra de un mensajero celestial. Nuestro testimonio solemne es que este mensajero apareció ante el profeta José Smith al comienzo del siglo XIX. Este anuncio de que un ángel de Dios se apareció al Profeta en nuestro tiempo concuerda completamente con las profecías del Nuevo Testamento y debe, por lo tanto, guiar el interés de todo aquel que busque fervientemente la verdad. En vista de que Jesús dijo que en los últimos días, antes de su segunda venida, vendrían profetas, tanto verdaderos como falsos, la incógnita que surge es: "¿Habló José Smith como portavoz de Dios? ¿Fue él un profeta verdadero?" Mi deseo es ofrecer algunas evidencias de la misión de José Smith como Profeta para esta dispensación del evangelio. La principal evidencia que apoya la afirmación de que José Smith fue el portavoz de Dios Todopoderoso fue la publicación de un registro de Escritura, el Libro de Mormón. El Libro de Mormón es un registro de los antiguos habitantes del continente americano y contiene el relato de la visita y el ministerio de Jesucristo al pueblo de este continente después de su ascensión en Jerusalén. El propósito primordial de este registro es convencer a una generación posterior de que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios. De manera que el Libro de Mormón es un testigo adicional, junto con la Biblia, de la divinidad de Jesucristo. José Smith obtuvo este antiguo registro de un mensajero celestial, tal como Juan lo profetizó. Este ángel se le apareció y le reveló el jugar donde se encontraban los registros antiguos, los cuales estaban grabados en planchas metálicas y ocultos en una caja de piedra. A su debido tiempo, se le dieron al joven profeta las planchas y los medios para traducirlas. Entonces el libro se publicó al mundo como Escritura aprobada. También, en armonía con el testimonio de Juan, el libro contiene el evangelio sempiterno", el mismo que predican ahora al mundo nuestros misioneros. Os invitamos a verificar la veracidad de nuestro testimonio en cuanto al origen del Libro de Mormón. Podéis hacerlo leyéndolo y preguntándole a nuestro Padre Celestial si estas cosas son verdaderas. Os prometo que si sois sinceros, recibiréis una confirmación de su veracidad por el poder del Espíritu Santo. Millones de personas testifican con sinceridad de esta verdad. Una característica que nos revela a un verdadero profeta es que éste declara un mensaje de Dios, no se excusa por el carácter de su mensaje, ni teme las repercusiones sociales que puedan llevar consigo burla y persecución. En su juventud José Smith buscó la verdad. La confusión entre las iglesias existentes en su época lo llevaron a preguntarle a Dios cuál era la verdadera. Como respuesta a su oración, vio una columna de luz brillante. Estas son sus palabras: "Al reposar sobre mí la luz, vi en el aire arriba de mí a dos Personajes, cuyo fulgor y gloria no admiten descripción. Uno de ellos me habló, llamándome por mi nombre, y dijo, señalando al otro: Este es mi Hijo Amado: ¡Escúchalo!" (José Smith-Historia 17.) José le preguntó al segundo Personaje, que era Jesucristo, cuál de las sectas cristianas era la correcta. Se le dijo que no debería unirse a ninguna de ellas, pues ninguna era correcta. Algunos trataron su testimonio con un espíritu de contención e iniciaron falsas historias, incitando la persecución en su contra. El joven Profeta, como el apóstol Pablo de la antigüedad, no negó su testimonio, sino que defendió su afirmación con estas palabras: "Porque había visto una visión; yo lo sabía, y comprendía que Dios lo sabía; y no podía negarlo, ni osaría hacerlo; por lo menos, sabía que haciéndolo, ofendería a Dios y caería bajo condenación." (José SmithHistoria 25.) El sello máximo de un verdadero profeta es cuando pronuncia, en el nombre del Señor, palabras que se hacen realidad. El Señor mismo le explicó a Moisés esta verdad diciendo: "Si el profeta hablare en nombre de Jehová, y no se cumpliere lo que dijo, ni aconteciera, es palabra que Jehová no ha hablado; con presunción la habló el tal profeta." (Deuteronomio 18:22.) A muchas de las profecías de José Smith que están escritas se les puede aplicar esta prueba. Quisiera ilustrar esto con dos ejemplos: En 1832, José Smith profetizó que los estados del sur y del norte de los Estados Unidos pronto se dividirían en guerra civil; que dicha guerra sería el comienzo de las guerras mundiales que con el tiempo involucrarían a todas las naciones y el resultado sería la muerte y la miseria para muchas almas. Específicamente dijo que la gran Guerra Civil comenzaría con una rebelión en Carolina del Sur. (D. y C. 87.) Esta profecía se publicó al mundo en 1851. Como cualquier estudiante de secundaria sabe, la guerra civil estadounidense comenzó con la secesión de Carolina del Sur de la Unión de los Estados, siguiéndole otros estados. Cuando Lincoln proporcionó provisiones para la Unión en Fort Sumter, Carolina del Sur, las fuerzas confederadas abrieron fuego contra el fuerte. Desde ese terrible día, en 1861, el mundo ha visto la muerte y la miseria de muchas almas como resultado de la guerra. El deseo del profeta José Smith era salvar la Unión de tan sangriento conflicto. El reconoció la iniquidad de la esclavitud e instó al Congre-

84
http://bibliotecasud.blogspot.com

so a que la aboliera y pagara a los propietarios de esclavos del producto de la venta de tierras fiscales. No se le dio oído a su mensaje y casi medio millón de almas murió en la Guerra Civil. Otra profecía de gran importancia fue la pronunciada ante un hombre, un joven juez llamado Stephen A. Douglas, a quien José Smith le dijo en presencia de otras personas: "Señor juez, usted pretenderá a la presidencia de los Estados Unidos; y si jamás vuelve la mano contra mí o contra los Santos de los Ultimos Días, usted sentirá el peso de la mano del Omnipotente sobre su persona; y usted vivirá para ver y saber que le he testificado la verdad, porque la conversación de este día persistirá en su memoria toda su vida." (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 369.) Stephen A. Douglas fue candidato a la presidencia de los Estados Unidos; tuvo la oportunidad de defender a la Iglesia, pero en un discurso político que pronunció en 1857 la atacó diciendo que era "como una úlcera en el cuerpo político", y aconsejó al Congreso que la eliminara. Había quienes afirmaban que nadie tenía mejores posibilidades de ser presidente de la nación que Douglas, pero cuando se dieron a conocer los resultados de la elección sólo había recibido doce votos electorales. La victoria la obtuvo un desconocido llamado Abraham Lincoln. Un año después de la elección, Douglas murió arruinado, en la primavera de su vida. Otra prueba de la veracidad de un profeta la estableció el mismo Salvador, y es por medio de ella que se deben distinguir los profetas verdaderos de los falsos. "Por sus frutos los conoceréis." (Mateo 7:20.) Considerad algunos de los "frutos" de las enseñanzas de José Smith: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días cuida de sus pobres y necesitados con los diezmos y las ofrendas de sus miembros. Como resultado de las enseñanzas del Profeta, los Santos de los Ultimos Días observan fielmente lo que el Señor dijo: "En cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis." (Mateo 25:40.) El profeta José Smith dijo que la Iglesia no estaría completamente organizada hasta que las mujeres tuvieran su propia organización. Así que en 1842 organizó la Sociedad de Socorro, que hoy día es la organización de mujeres más grande en todo el mundo. Utah fue uno de los primeros Estados que otorgó a la mujer el derecho de votar. Esta es una Iglesia misionera. Jesús dijo que una de las señales de los tiempos antes de Su segunda venida sería que el evangelio del reino se predicaría en todo el mundo como testimonio a todas las naciones. (Mateo 24:14.) Se espera que todos los jóvenes y muchas parejas presten sus servicios como misioneros. El aprendizaje se inicia en el hogar y aumenta con responsabilidades adicionales que recibimos en la Iglesia. La capacitación en el sacerdocio para jóvenes varones comienza a los doce años y continúa por el resto de la vida. Además, la Iglesia tiene centros de capacitación misional donde los misioneros reciben instrucciones y capacitación como preparación para enseñar el evangelio en todas las naciones y en el idioma correspondiente. ¿Cuán eficaz es esta capacitación? A la Iglesia le llevó 117 años llegar a tener un millón de miembros, pero en dieciséis años se llegó al segundo millón; en nueve, a los tres millones; en seis se completó el cuarto y en sólo tres se ha alcanzado el quinto millón. En menos de dos décadas, tres millones de personas se han unido a la Iglesia. Hoy día hay alrededor de treinta mil misioneros enseñando en setenta y una naciones en el mundo. La mayoría dona su tiempo y servicio y los gastos corren por cuenta de ellos o de sus familias. José Smith y sus sucesores han hecho hincapié en la educación de todos los miembros. Tal estímulo ha dado resultados maravillosos. El Dr. Clark Kerr, director del Consejo Carnegie, de Normas de Estudios Superiores, en los Estados Unidos dijo:

"En educación, Utah es el estado que está a la cabeza en toda la nación, y de hecho, en todo el mundo. . . Utah es el primero, en porcentaje de población total de inscriptos en escuelas y universidades, entre edades de 3 a 34 años. Utah es el primer estado en porcentaje de población inscripta en escuelas, para todas las edades, con la excepción de las edades de 16 a 17 años . . . Utah es el primer estado en promedio de años de educación completados entre todos sus ciudadanos de 25 años mayores. . . Utah, en general, ha sido ... un modelo de desarrollo educacional, una de las fuentes de liderazgo . . ." De las revelaciones dadas a José Smith, la más susceptible a la investigación científica es la Palabra de Sabiduría. En esta revelación, recibida en 1833, se instruyó a los miembros de la Iglesia a que se abstuvieran de café, té, tabaco y de todas las bebidas alcohólicas. A quienes obedecieran el mandamiento se les prometió "salud en su ombligo y médula en sus huesos" (D. y C. 89:18). En relación con los miembros de la Iglesia, se ha hecho un gran número de estudios científicos. Uno de éstos indicó que los Santos de los Ultimos Días en Utah tienen 65% menos casos de cáncer al pulmón que el resto de la población en los Estados Unidos, y que los de enfermedades al corazón son un 35% del promedio nacional. En otro estudio, hecho en California, donde los mormones integran menos del 2% de la población, el doctor James Enstrom, un físico radiólogo de la Universidad de California en Los Angeles, que no es miembro de nuestra Iglesia, encontró resultados sorprendentes: Los mormones tienen un promedio de 75% menos de cáncer al pulmón que el de toda la nación y en cáncer en general, su promedio es un 45% menor que el promedio nacional. Al concluir su estudio, el Dr. Enstrom dijo de los mormones: "Deben estar haciendo algo correcto." (Citado por Bill Davidson, "What Can We Learn About Health from the Mormons?" -¿Qué podemos aprender de los mormones con respecto a la salud?- Family Circle, enero de 1976, pág. 82.) José Smith recibió la revelación acerca de la Palabra de Sabiduría en el año 1833. Hoy día, la misma ciencia médica ha comprobado la veracidad de esa revelación. Sí, "por sus frutos los conoceréis" (Mateo 7:20). Los frutos de las enseñanzas del profeta José Smith han resistido más de 150 años de investigación, crítica y persecución. El mensaje, la Iglesia, y los miembros son una prueba de la veracidad de su testimonio y de sus obras. Al igual que los profetas de la antigüedad, que en sus propios países fueron vituperados, perseguidos y muchos perdieron la vida, José Smith también fue insultado y martirizado en su propia época. ¿Fue José Smith enviado por Dios? Nuestra respuesta es "¡sí!'. "Vivió grande y murió grande y los ojos de Dios y de su pueblo; y como la mayoría de los ungidos del Señor en tiempos antiguos, ha sellado su misión y obras con su propia sangre." (D. y C. 135:3.) Os testifico que Dios ha hablado nuevamente desde los cielos; que la visita de Dios el Padre y su Hijo Jesucristo es el mayor acontecimiento en este mundo desde la resurrección de Jesucristo. Dios vive; Jesús es el Cristo, el Redentor del mundo y no sólo un maestro de moral como lo consideran muchas personas, sino el Salvador del género humano, el mismo Hijo de Dios. Os doy mi testimonio de que José Smith fue un Profeta del Dios viviente, uno de los más grandes profetas que ha vivido sobre la tierra. El fue el instrumento en las manos de Dios para restaurar el evangelio en esta dispensación, la mayor de todas y la última, antes de la segunda venida del Señor. Testifico que a la cabeza de esta Iglesia tenemos hoy a un Profeta del Dios viviente, quien posee toda la autoridad necesaria para llevar a cabo el plan del Padre para bendecir a Sus hijos. Así como sé que Dios vive, sé que estas cosas son verdaderas y os doy mi testimonio en el nombre del Señor Jesucristo. Amén.

85
http://bibliotecasud.blogspot.com

VALIENTES EN EL TESTIMONIO DE JESÚS
por el presidente Ezra Taft Benson del Consejo de los Doce
Mis queridos hermanos, me dirijo a vosotros con gratitud en mi corazón por la vida en sí y por todas sus bendiciones. Os hablaré acerca de lo que significa ser valiente en el testimonio de Cristo. Una de las bendiciones más invalorables que está al alcance de todos los miembros de la Iglesia es el testimonio de la divinidad de Jesucristo y de su Iglesia, el cual es una de las pocas posesiones que podemos llevar con nosotros al dejar esta vida. Tener un testimonio de Jesús es poseer el conocimiento, por medio del Espíritu Santo, de la divina misión de Jesucristo; es tener la certeza de la naturaleza divina del nacimiento de nuestro Señor: que El es, de hecho, "el Hijo Unigénito de Dios". Tener testimonio de Jesús es saber que El fue el Mesías prometido y que mientras vivió entre los hombres, llevó a cabo muchos y muy grandes milagros. Tener un testimonio de Jesús es saber que las leyes que El ha prescrito como Su doctrina son verdaderas y con ese conocimiento, vivir de acuerdo con esas leyes y ordenanzas. Tener un testimonio de Jesús es saber que El, en el Jardín de Getsemaní, tomó voluntariamente sobre sí los pecados de todos los hombres, lo que le hizo sufrir, tanto física como espiritualmente, y sangrar por cada poro. El hizo todo eso para que nosotros no tuviéramos que padecer si nos arrepentíamos. (Véase D. y C. 19:16, 18.) Poseer un testimonio de Jesús es saber que El se levantó triunfante de la tumba con su cuerpo físico y resucitado. Y precisamente porque El vive, vivirá también toda la humanidad. Tener un testimonio de Jesús es saber que Dios el Padre y Jesucristo en verdad aparecieron al profeta José Smith para establecer una nueva dispensación de Su evangelio, a fin de que pudiera predicarse la salvación a todas las naciones antes de que El vuelva. Tener un testimonio de Jesús es saber que la Iglesia que El estableció en el meridiano de los tiempos y que El restauró en los tiempos modernos es "la única Iglesia verdadera y viviente." (D. y C. 1:30.) Tener un testimonio de Jesús es aceptar la palabra de sus siervos los profetas, porque El ha dicho: ". . . sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo." (D. y C. 1:38.) Poseer un testimonio de Jesús significa aceptar la divina misión de Jesucristo, aceptar su evangelio y hacer su obra; significa aceptar la misión profética de José Smith y sus sucesores. Refiriéndose a aquellos que recibirán las bendiciones del reino celestial, el Señor dijo a José Smith: "Estos son los que recibieron el testimonio de Jesús, y creyeron en su nombre, y fueron bautizados según la manera de su sepultura, siendo sepultados en el agua en su nombre; y esto de acuerdo con el mandamiento que él ha dado." (D. y C. 76:51.) Estos son aquellos que son valientes en su testimonio de Jesús, Y son quienes vencen por la fe, v son sellados por el Santo Espíritu de la promesa, que el Padre derrama sobre todos los que son justos y fieles" (D. y C. 76:53). ¡Aquellos que son justos v fieles! ¡Qué expresión tan apropiada para los valientes en el testimonio de Jesús! Ellos tienen la intrepidez de defender la verdad y la justicia; son miembros de la Iglesia que honran sus llamamientos, pagan sus diezmos y ofrendas, viven vidas moralmente limpias, apoyan a los líderes de la Iglesia en palabra y acción, santifican el día de reposo y obedecen todos los mandamientos de Dios. A estos valientes el Señor ha prometido lo siguiente: "Todos los tronos y dominios, principados y potestades, serán revelados y señalados a todos los que valientemente hayan padecido por el evangelio de Jesucristo. " (D. y C. 121:29; cursiva agregada.) Con respecto a aquellos que recibirán el reino terrestre, el Señor dice: "Estos son aquellos que no son valientes en el testimonio de Jesús; así que, no obtienen la corona en el reino de nuestro Dios." (D. y C. 76:79; cursiva agregada.) El no ser valiente en el testimonio que se posee es una tragedia de trascendencia eterna. Estos son los miembros de la Iglesia que saben que esta obra de los últimos días es verdadera, pero que, a pesar de ello, no perseveran hasta el fin. Es probable que muchos hasta tengan la recomendación para entrar en el templo, pero aun así, no honran sus llamamientos en la Iglesia. Sin valerosidad, no toman una posición firme por el reino de Dios. Algunos buscan las alabanzas, la adulación y los honores de los hombres; otros intentan ocultar sus pecados; y no faltan los que critican a quienes presiden sobre ellos. Al reflexionar sobre algunos de los problemas que la Iglesia enfrenta en la actualidad y que continuará enfrentando en lo futuro, han acudido a mi mente las declaraciones de tres líderes de la Iglesia en el pasado: El presidente Joseph F. Smith dijo: "Hay por lo menos tres peligros que amenazan a la Iglesia por dentro . . . la adulación de los hombres prominentes del mundo, los falsos conceptos educativos y la impureza sexual." (Doctrina del Evangelio, pág. 306.) Estos tres peligros causan más preocupación ahora que cuando los mencionó el presidente Smith. Una segunda declaración es la profecía de Heber C. Kimball, consejero del presidente Brigham Young. Dirigiéndose a los miembros de la Iglesia que habían ido al Valle del Lago Salado, él declaró: "Para sobrellevar las dificultades que se avecindan, será necesario que obtengáis vosotros mismos un conocimiento de la verdad de esta obra. Las dificultades serán de tal magnitud que el hombre o la mujer que no posea este conocimiento o testimonio personal no prevalecerá. Si no habéis logrado un testimonio, vivid dignamente y dirigíos al Señor y no ceséis hasta que lo obtengáis. De lo contrario, pereceréis . . . "Llegará el día en que ninguna persona podrá permanecer con luz prestada. Cada uno debe ser guiado por su propia luz. Si no la tenéis, ¿cómo podréis prevalecer? por lo tanto, esforzaos por adquirir un testimonio de Jesús y sedle leales, para que cuando lleguen los momentos de probación no os tambaleéis y caigáis." (Orson F. Whitney, Life of Heber C. Kimball, págs. 448-450.) La tercera declaración es del presidente Harold B. Lee, mi compañero y amigo de la niñez, y undécimo Presidente de la Iglesia. "Tenemos que ir a algunos lugares difíciles antes de que el Señor termine con esta Iglesia y el mundo en esta dispensación, la cual es la última dispensación, e introducirá la venida del Señor. El evangelio fue restaurado para preparar a un pueblo para recibirlo. El poder de Satanás aumentará; lo veremos invadir la Iglesia misma. . . Veremos que hay quienes profesan ser miembros de la Iglesia, pero que secretamente están tramando y tratando de guiar a la gente por sen-

86
http://bibliotecasud.blogspot.com

das ajenas al liderato establecido por el Señor para que presida esta Iglesia. "La única seguridad que tenemos ahora como miembros de esta iglesia es hacer exactamente lo que el Señor dijo aquel día en que ésta fue organizada. Debemos aprender a prestar atención a las palabras y mandamientos que el Señor dará por medio de su profeta, 'según los reciba, andando delante de mí con toda santidad. . . con toda fe y paciencia como si viniera de mi propia boca' (D. y C. 21:45). Habrá algunas cosas que requieran fe y paciencia. Podrá no gustaros lo que hagan las autoridades de la Iglesia. . . pero si prestáis atención a estas cosas como si provinieran de la boca misma del Señor, con paciencia y fe, tenéis la promesa de que las puertas del infierno no prevalecerán contra vosotros; sí, y Dios el Señor dispersará los poderes de las tinieblas de ante vosotros, y hará sacudir los cielos para vuestro bien y para la gloria de su nombre' (D. y C. 21:6)." (Presidentes de la Iglesia, Curso 14, Manual del maestro, pág. 8. Revisado.) Me parece que en estas tres declaraciones proféticas tenemos todo el consejo necesario para ser valientes en nuestro testimonio de Jesús y de la obra de su Iglesia en estos tiempos difíciles. La persona que da una explicación racional de que tiene un testimonio de Jesucristo, pero no acepta la dirección y el consejo de los líderes de su Iglesia, está en una Posición fundamentalmente inestable y completamente errada, y en un gran peligro de perder la exaltación. Hay quienes desean exponer la debilidad de los líderes de la Iglesia con la intención de demostrar que ellos también están sujetos a las debilidades y los errores humanos. Permitidme ilustramos el peligro de esta discutible filosofía. El presidente Brigham Young dijo que en una ocasión él tuvo la tentación de criticar al profeta José Smith concerniente a un asunto financiero, y en seguida aclaró que ese sentimiento no le duró más de quizás unos treinta segundos y que fue muy grande el pesar que ello le causó. La lección que Brigham Young dio a los miembros de la Iglesia en su época ha aumentado en importancia en la actualidad

"Por el espíritu de revelación que se me manifestó, vi y entendí claramente que si yo iba a albergar el pensamiento en mi corazón de que José podía estar equivocado en algo, comenzaría a perder confianza en él, y ese sentimiento crecería, paso a paso, y de un nivel a otro, hasta que por fin habría de perder la seguridad de que él era un portavoz del Todopoderoso. . . "Muy rápidamente me arrepentí de mi incredulidad; me arrepentí tan pronto como cometí el error, porque no me correspondía a mí dudar si José Smith tenía o no, en todo momento y bajo toda circunstancia, la guía del Señor. . . "No tenía yo la prerrogativa de dudar de él concerniente a cualquiera de sus actitudes en la vida. El era el siervo del Señor y no el mío. El no pertenecía a la gente sino al Señor y estaba haciendo la obra del Señor." (Journal of Discourses, 4:297.) Desde mi juventud he valorado el testimonio de la verdad de la obra en la cual estamos embarcados. Quiero que sepáis que amo al presidente Spencer W. Kimball, a sus consejeros y a los hermanos del Consejo de los Doce, del Primer Quórum de los Setenta y del Obispado Presidente. Sé que ellos han sido asignados por nuestro Padre Celestial, apoyo sus inspiradas palabras y consejos, y os testifico de la unión que todos nosotros sentimos. Os amo, mis hermanos de la Iglesia; amo a todos los hijos de mi Padre Celestial y deseo que todos se den cuenta de las bendiciones de la vida eterna. Mi súplica a todos los miembros de la Iglesia es que sean valientes, verídicos y leales. "Fi es creced en la fe que guardamos, por la verdad y justicia luchamos; a Dios honrad, por El luchad, y por su causa siempre velad." (Himnos de Sión, 59.) Testifico que ésta es la Iglesia de Jesucristo; que El la preside y que está cerca de Sus siervos. Que Dios nos bendiga a todos para que seamos valientes en nuestro testimonio de El, ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

87
http://bibliotecasud.blogspot.com

PRINCIPIOS FUNDAMENTALES EN LAS RELACIONES FAMILIARES PERDURABLES
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
El matrimonio es el cimiento, la piedra angular de la civilización. Ninguna nación puede ser mas fuerte que los hogares de sus habitantes. Tanto el matrimonio como la vida familiar son ordenados por Dios. En un sentido eterno, la salvación es un asunto familiar y Dios hace a los padres responsables de la mayordomía de criar a su familia. Esta es una responsabilidad sumamente sagrada. Estamos al tanto de los grandes problemas que agobian hoy día a nuestra sociedad. Entre los mas obvios están la promiscuidad sexual, la homosexualidad, el consumo de drogas, el alcoholismo, el vandalismo, la pornografía y la violencia. Todos estos problemas tan graves son síntomas del fracaso en el hogar, del abandono de principios y practicas establecidos por Dios desde los comienzos del mundo. Debido a que los padres se han apartado de los principios que el Señor dio para obtener felicidad y éxito, las familias en todo el mundo están pasando por momentos de trauma y de gran ansiedad. Muchos padres se ven tentados a abandonar las responsabilidades de su hogar para ir en busca de ilusiones que los llenen de "satisfacción". Algunos han renunciado a sus responsabilidades de padres para adquirir riquezas materiales, porque no están dispuestos a posponer la gratificación personal para atender al bienestar de sus Hijos. Es hora de despertar al hecho de que se están haciendo grandes esfuerzos para darle a la familia otra estructura repleta de valores humanos diferentes. La representación de la familia v el amor que se muestra en la televisión y en las pantallas del cine con frecuencia nos muestra una filosofía que es contraria a los mandamientos de Dios. Si existen dudas de que la institución familiar esta recibiendo una estructura diferente, reflexionemos en los hechos siguientes: Casi uno de cada tres matrimonios termina en el divorcio. La familia tradicional, compuesta del padre, la madre que no trabaja fuera del hogar y los hijos, sólo constituye el catorce por ciento de todas las familias de los Estados Unidos. (Informes de la población de 1980.) Casi cincuenta por ciento de las personas que trabajan son mujeres. De estas mujeres que trabajan, alrededor del cincuenta y seis por ciento son madres con niños que todavía no están en edad escolar, y casi el cuarenta por ciento de ellas tienen en su hogar hijos adolescentes. En los Estados Unidos únicamente se estima que entre ocho y diez millones de niños menores de seis años van a instituciones donde se les cuida durante el día, mientras la madre trabaja fuera del hogar. Casi una quinta parte de todos los niños en los Estados Unidos viven con sólo uno de sus padres (Informe del censo de 1980). Ninguna sociedad podrá sobrevivir mucho tiempo sin madres que cuiden a sus hijos y les proporcionen una buena educación, que es tan esencial para su desarrollo normal. Frases que antes no tenían doble sentido ahora se usan para aprobar practicas pecaminosas. Se usa el termino "un estilo de vida optativo" para justificar el adulterio y la homosexualidad; "libertad de escoger" para justificar el aborto; "relación expresiva o significativa" y "satisfacción personal" para justificar las relaciones sexuales extra maritales. Si continuamos como vamos, podemos esperar tener mas jóvenes con disturbios emocionales, mas divorcios, mas depresión y mas suicidios. El hogar es el lugar mas eficaz para inculcar valores eternos en sus miembros. Donde la vida familiar esta protegida por lazos fuertes de amor y se basa en principios y practicas del Evangelio de Jesucristo, estos problemas no se presentan a menudo. Mi mensaje es una invitación para que volvamos a guiarnos por aquellos principios fundamentales que Dios ha prescrito y que aseguran el amor, la estabilidad y la felicidad en nuestros hogares. Permitidme ofreceros tres principios fundamentales para lograr la felicidad y las relaciones familiares perdurables. Primero: Los cónyuges deben lograr unidad en sus metas, deseos y acciones. El matrimonio en si se debe considerar como un convenio sagrado que se hizo ante Dios. Una pareja casada no solamente tiene una obligación mutua sino que también la tiene hacia Dios, quien ha prometido grandes bendiciones para aquellos que honran ese convenio. La fidelidad a los votos matrimoniales es absolutamente esencial para que existan el amor, la confianza y la paz. El adulterio, sin ningún lugar a dudas, es condenado por el Señor. Los cónyuges que se aman se darán cuenta de que el amor y la lealtad son recíprocos. Esta clase de amor proporcionara el medio ambiente adecuado para la evolución emocional de los hijos. La vida familiar debe consistir en un periodo de felicidad y de gozo para que los hijos puedan siempre tenerlo presente entre sus recuerdos mas gratos. Escuchad estos sencillos consejos que el Señor dio y que se pueden aplicar al convenio matrimonial: Primero: "Mirad que os améis los unos a los otros; cesad de ser codiciosos; aprended a compartir unos con otros como el evangelio lo requiere. ". . . cesad de ser impuros; cesad de inculparos el uno al otro . . . (D. y C. 88:123-124.) Segundo: "Amarás a tu esposa con todo tu corazón te allegaras a ella y a ninguna otra. (D. y C. 42:22, 24.) Tercero: ". . . aquel que tiene el espíritu de contención no es mío, sino es del diablo que es el padre de la contención . . . " (3 Nefi 11:29.) Y todavía tenemos muchas admoniciones mas en las Escrituras. La moderación y el autocontrol deben ser principios que gobiernen la relación matrimonial. Las parejas deben aprender a ponerle freno tanto a su lengua como a sus pasiones. La oración en el hogar y la oración entre los cónyuges fortalecerán su unión; y gradualmente los pensamientos, aspiraciones e ideas emergerán como si fueran uno hasta llegar a tener los mismos propósitos y metas. Confiad en el Señor, en las enseñanzas de los profetas y en las Escrituras para obtener guía y ayuda, especialmente cuando puedan surgir desacuerdos y problemas. El progreso espiritual ocurre cuando los compañeros juntos resuelven los problemas v no cuando huyen de ellos. La forma en que hoy día se destaca el individualismo trae como resultado el egoísmo y la separación. La norma del Señor todavía es que marido y mujer, dos individuos separados, se conviertan en "una sola carne" (véase Génesis 2:24). El secreto de un matrimonio feliz es servir a Dios v servirse mutuamente. La meta de un matrimonio es lograr la unidad y la integri-

88
http://bibliotecasud.blogspot.com

dad, así como el desarrollo individual. Aunque parezca lo contrario cuanto mas se sirvan el uno al otro, mayor será el progreso espiritual y emocional de cada uno de los cónyuges. De manera que el principio fundamental es trabajar para lograr la unidad con toda justicia. Segundo: Enseñad a vuestros hijos con amor y siguiendo las admoniciones del Señor. El criar hijos tranquilos y felices no es una tarea fácil en el mundo hoy día, pero se puede lograr y se esta logrando. La clave es ser padres responsables. Y, sobre todo, los niños deben saber y sentir que se les ama, se les necesita y se les aprecia, y es preciso que reciban a menudo esa seguridad. Es obvio que esta es una responsabilidad que les corresponde a los padres, y en la mayoría de los casos la madre puede desempeñarla mejor. Y ahora, hablando en el sentido eterno de su propia identidad, los niños necesitan saber quienes son; saber que tienen un Padre Celestial eterno en quien pueden confiar, a quien pueden orar y de quien pueden recibir guía; saber de dónde vinieron, para que su vida pueda tener significado y propósito. A los hijos se les debe enseñar a orar, a confiar en el Señor para pedirle guía y a expresar su agradecimiento por las bendiciones que reciben. Yo recuerdo que me arrodillaba junto a la cama de mis hijos cuando eran pequeños y les ayudaba a orar. Se les debe enseñar a distinguir el bien del mal; ellos pueden y deben aprender los mandamientos de Dios. Se les debe enseñar que es incorrecto robar, mentir, engañar, o codiciar lo que otros tienen. Se les debe enseñar a trabajar en el hogar y en el deben aprender que el trabajo honrado desarrolla la dignidad y el autorrespeto. Deben apreciar la satisfacción que da el trabajo, especialmente cuando se hace bien. Deben planearse actividades sanas y positivas que los niños lleven a cabo durante su tiempo libre. El pasar mucho tiempo viendo televisión puede ser destructivo y la pornografía que llega al hogar por este medio no se debe tolerar. Se estima que hoy día los niños miran televisión por mas de veinticinco horas por semana. Las comunidades tienen la responsabilidad de proporcionar a la familia entretenimiento sano, porque aquello que una comunidad tolere se convertirá en las normas de mañana para la juventud de hoy. Los miembros de la familia deben pasar mas tiempo juntos trabajando y en actividades recreativas. Las noches de hogar se deben programar una vez a la semana como un periodo de esparcimiento, trabajo, para efectuar proyectos, representaciones teatrales, para cantar junto al piano, para llevar a cabo juegos, gustar platillos especiales y para que la familia ore unida. Así como los eslabones de una cadena van juntos, esta practica unirá a la familia en amor, orgullo, tradiciones, fortaleza y lealtad. El estudio familiar de las Escrituras debe ser una practica en nuestro hogar todos los días de reposo.

Unos minutos diarios de espiritualidad es también una practica que merece recomendarse, en la que como parte de la rutina diaria se leen las Escrituras, se cantan himnos y se ora en familia. Tercero. Los padres deben preparar a sus hijos para recibir las ordenanzas del Evangelio. Las enseñanzas mas importantes en el hogar son de carácter espiritual. Se exhorta a los padres a preparar a sus hijos para recibir las ordenanzas del evangelio: bautismo, confirmación, ordenaciones al sacerdocio (para los varones) y matrimonio en el templo. Deben enseñarles también a respetar, honrar y santificar el día de reposo. Y sobre todo, algo de importancia primordial es que los padres deben inculcar en sus hijos el deseo de lograr la vida eterna y ayudarles a que de todo corazón traten de alcanzar esta digna meta. La vida eterna se puede obtener únicamente por medio de la obediencia a las leyes y ordenanzas del evangelio. Cuando los padres han cumplido ellos mismos con las ordenanzas de salvación y han dado el ejemplo del matrimonio en el templo, no sólo su matrimonio tiene mayores posibilidades de éxito, sino que sus hijos van a estar mas inclinados a seguir su ejemplo. Aquellos padres que les proporcionan a sus hijos un hogar semejante tendrán, como lo dijo el Señor, una "casa de oración, una casa de ayuno, una casa de fe, una casa de instrucción... una casa de orden, una casa de Dios" (D y C. 88:119). No importa cuan modesto o humilde sea ese hogar, existirán en él el amor, la felicidad, la paz y el gozo. En el crecerán los hijos siendo justos y honrados, y tendrán el deseo de servir al Señor. Uno de los antiguos presidentes de la Iglesia dio a los padres este consejo: ". . . el hogar es lo que necesita reformarse. Procurad hoy y mañana, efectuar un cambio en vuestro hogar orando dos veces al día con vuestra familia; . . . pedid una bendición sobre todo alimento que comáis. Pasad . . . diez minutos leyendo un capítulo de las palabras del Señor (en las Escrituras); . . . abunden en vuestras familias el amor y la paz y el Espíritu del Señor, bondad, caridad, sacrificio en bien de otros. Desterrad las palabras ásperas, . . . y dejad que el Espíritu de Dios se posesione de vuestros corazones. Enseñad a vuestros hijos estas cosas, con espíritu y poder . . . no se extraviaría un niño de cada cien, si el ambiente, el ejemplo e instrucción del hogar concordasen. . . con el Evangelio de Cristo... (Joseph F. Smith, Doctrina del Evangelio, págs. 295-296.) Os testifico que si se siguen estos preceptos y prácticas, los serios problemas que enfrentan las familias se podrán evitar. ¡Cuán agradecidos estamos al Señor por el gozo que nos proporciona la vida familiar! Con frecuencia he dicho que no puede haber felicidad genuina fuera de un buen hogar, ya que las influencias y asociaciones mas dulces y tiernas en la vida se encuentran allí. Que Dios nos bendiga para que fortalezcamos nuestros hogares con amor y unidad, siguiendo Sus preceptos, es mi oración, en el nombre de Jesucristo. Amén.

89
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN LLAMADO AL SACERDOCIO: "APACIENTA MIS OVEJAS"
por el Presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"Queremos que vigiléis, que alimentéis, que cuidéis, y que os dediquéis al rebaño y, en el caso de que algunos se pierdan temporariamente, queremos que los encontréis." Mis amados hermanos: ¡Qué hermosa vista! ¡Cuánto apreciamos el servicio que rendís al Señor con tan buena voluntad! Sé que el Señor os bendecirá. A todos vosotros jovencitos poseedores del Sacerdocio Aarónico, os digo que os amamos y apreciamos. Nos sentimos muy agradecidos por vuestra dedicación y fidelidad. De corazón, os pido hoy que os comprometáis a manteneros puros y dignos para servir al Señor todos los días de vuestra vida. En ello se basa la verdadera felicidad. Esta noche quiero dirigirme a todos los líderes del sacerdocio, a todos vosotros que sois responsables por los hijos de nuestro Padre Celestial. Mi mensaje es: Un llamado al sacerdocio: "Apacienta mis ovejas." La mayoría de vosotros estará familiarizado con la manera en que el Señor describe a los miembros de la Iglesia y a sus líderes. Llama ovejas a los que lo siguen fielmente y pastores a los líderes del sacerdocio. Recordemos Su inolvidable ejemplo del interés de un pastor por Sus ovejas: "Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? "Y si acontece que la encuentra, . . . se regocija más por aquella, que por las noventa y nueve que no se descarriaron." (Mateo 18:12, 13.) En el tiempo de Jesucristo, los pastores de Palestina se destacaban por la manera en que protegían sus ovejas. Contrario a lo que hacen los cuidadores de ovejas actuales, los pastores siempre caminaban delante del rebaño, guiándolo. El pastor conocía a cada una de sus ovejas y por lo general les ponía nombres. Las ovejas le conocían la voz y confiaban en él y no seguían a un extraño. Por lo tanto, cuando él las llamaba las ovejas acudían. (Véase Juan 10:14, 1 7.) Por la noche, los pastores llevaban las ovejas al redil. Este corral estaba rodeado de muros altos y arriba de estos se colocaban ramas con espinas para que los animales salvajes y los ladrones no pudieran asaltarlas. No obstante, a veces un animal salvaje, acosado por el hambre, saltaba el muro y caía en medio de las ovejas, asustándolas. Ante esta situación se veía la diferencia que había entre el pastor, el cual amaba a las ovejas, y el peón, que sólo trabajaba por obligación y por la paga. El verdadero pastor estaba dispuesto a dar su vida por las ovejas. Las defendía y protegía. El peón, por el contrario, valoraba más su seguridad personal que el bienestar de las ovejas y usualmente escapaba del peligro. Jesucristo utilizó esta ilustración tan común en su época para declarar que El era el Buen Pastor, el verdadero Pastor. Debido al amor que tenía por sus hermanos y hermanas, de buena voluntad perdería la vida por ellos. (Véase Juan 10:17, 18.) Finalmente, el Buen Pastor dio su vida por las ovejas -por vosotros, por mí, por todos nosotros. Más adelante, después de su resurrección, Jesucristo le dijo a Pedro: "Apacienta mis corderos . . . pastorea mis ovejas . . . apacienta mis ovejas." (Juan 21:15-17.) Tres veces se le dio este mandato al recién designado pastor principal. ¿Pensáis que Pedro recordaba la parábola del Buen Pastor? ¿Creéis que Pedro recordaba cómo debía ser un buen pastor, y cuáles eran sus deberes? ¿Pensáis que alguna vez puso en tela de juicio el ejemplo del Señor por considerarlo demasiado idealista? Por el contrario, debe de haberle causado gran impresión, porque la tradición dice que él también dio su vida por la causa. El simbolismo del Buen Pastor encuentra su paralelo en la Iglesia de la actualidad. Las ovejas necesitan ser guiadas por pastores cuidadosos. Muchas andan extraviadas, algunas atraídas por distracciones temporarias, pero otras completamente perdidas. Considerad cuidadosamente los ejemplos que voy a mencionar de varias estacas, los cuales ilustran la magnitud del problema. —Una de las estacas del Este de los Estados Unidos tiene poco más de 300 poseedores del Sacerdocio de Melquisedec y un número casi igual de candidatos a élder; en otras palabras, ovejas perdidas. —Una estaca de Salt Lake City tiene 1.100 poseedores del Sacerdocio Aarónico, pero también tiene 1.100 candidatos a élder. Nos preguntamos, ¿dónde están los pastores? —Una estaca de Inglaterra tiene 360 poseedores del Sacerdocio Aarónico y más de 800 candidatos a élder, un porcentaje muy pequeño de los cuales asiste a las reuniones. Nos preguntamos, ¿cómo pueden sobrevivir las ovejas sin tener la seguridad del redil y el cuidado de un pastor que las ama? Sabemos que se pueden obtener muy buenos resultados cuando los pastores, por medio de un esfuerzo bien planeado, demuestran interés. En una estaca del sur de Utah, se han coordinado esfuerzos para reactivar a los candidatos a élder. En un período de dos años más de 100 hombres fueron ordenados élderes en el Sacerdocio de Melquisedec. Estas ordenaciones aumentaron la asistencia a la reunión sacramental en un 14 por ciento. Una estaca de Arizona ordenó a 47 candidatos a élder en el Sacerdocio de Melquisedec; otra, en el estado de Washington, ordenó la misma cantidad de hermanos. Ambas continúan valiéndose de los seminarios de preparación para el templo. Los distritos de una misión de Gran Bretaña reactivaron más de 600 miembros con la ayuda de los misioneros regulares y de estaca. Una de las estacas en Sudamérica, por medio de la oración y mucho esfuerzo, reactivaron a 146 candidatos a élder en menos de un año. Y en la actualidad, más de 45 se hallan preparados para que se les ordene al Sacerdocio de Melquisedec. Nos damos cuenta de que, así como en el pasado, algunas de las. ovejas se rebelaron porque son como "un rebaño silvestre que huye del pastor" (Mosíah 8:21). Pero la mayoría de los problemas se originan en la falta de interés y de cuidado de los pastores. Por medio de la atención del pastor, muchos de los miembros nuevos, los que recién han nacido con respecto al evangelio, pueden alimentarse con el conocimiento del evangelio y las nuevas normas que aprenden. Dicho cuidado aseguraría que no volvieran a los malos hábitos y a las viejas amistades. Si tuvieran el cuidado afectuoso de un pastor, muchos de nuestros jóvenes, nuestros corderos, no se encontrarían extraviados. Y si se

90
http://bibliotecasud.blogspot.com

encontraran en estas condiciones, el bastón del pastor, o sea, un brazo cariñoso, los llevaría al redil. Por medio del interés del pastor, muchos de los que ahora no pertenecen a la majada pueden hacerse volver a ella. Algunos se han casado fuera de la Iglesia y viven la misma vida que sus cónyuges. Vuelvo a repetir que el problema es muy serio y de considerable magnitud. No ofrecemos nuevas soluciones a este viejo problema. La asignación que Jesucristo le dio a Pedro, la cual recalcó tres veces, es el método comprobado para solucionar este problema: "Apacienta mis corderos pastorea mis ovejas . . . apacienta mis ovejas." La solución, por lo tanto, es pastorear al rebaño. En otras palabras, es cuidar por medio del sacerdocio. Se necesita el interés sincero de un verdadero pastor y no basta lo poco que pueda sentir un peón. Menciono algunas preguntas que todo buen pastor debe hacerse: Pastores-Maestros Orientadores: ¿Cuidáis a las familias que se os han asignado? ¿Atendéis a sus necesidades? ¿Os interesáis por el bienestar de estas familias al punto de saber cuáles son sus intereses, sus cumpleaños y lo importante que les sucede, y de orar continuamente por ellos? Cuando necesitan ayuda, ¿sois vosotros los primeros que acudís? ¿Os llama el jefe de familia a vosotros primero que a nadie? ¿Os dais cuenta de las necesidades de cada uno de los miembros de la familia? Cuando una de esas familias se muda, ¿sabéis a dónde van? ¿Os preocupáis de obtener su nueva dirección? ¿Tratáis de averiguarla con los vecinos, amigos o familiares? Pastores—presidentes de estaca, obispos y líderes de quórum: ¿Dais la bienvenida a los nuevos conversos? ¿Pueden ellos sentir que estáis interesados en su bienestar? ¿Invitáis a los nuevos miembros a visitaros a vuestras casas? ¿Saben lo que es la noche de hogar y cómo llevarla a cabo? ¿Hacéis que la familia nueva se sienta cómoda en vuestra presencia? ¿Ordenáis a los miembros varones al sacerdocio enseguida del bautismo? ¿Les extendéis llamamientos dentro de la Iglesia? Pastores—presidentes de estaca, obispos, líderes de quórum: ¿Dejáis a las noventa y nueve y os ponéis a buscar a la que está perdida? ¿Son los asesores y otros miembros que llamáis para trabajar con la juventud personas que pueden acercarse a ellos, comprenderlos y hablarles a su nivel? ¿Tenéis funcionando el programa para la juventud y estáis utilizándolo para satisfacer las necesidades especiales de este grupo? ¿Os preocupáis e interesáis por los jóvenes solteros, los divorciados, y los que tienen necesidades especiales? ¿Preparáis espiritualmente y con esmero a los que entran en las fuerzas armadas? ¿Os preocupáis por los jóvenes especialmente en el período de transición del Sacerdocio Aarónico al Sacerdocio de Melquisedec? Obispos, ¿os aseguráis de que queden bajo el cuidado de su nuevo pastor, el presidente del quórum? ¿Proporcionáis a los ex misioneros suficientes oportunidades de servir en la Iglesia a fin de que estos jóvenes y señoritas no se vuelvan gradualmente inactivos por no tener la ocasión de servir como lo han estado haciendo en los últimos dieciocho meses? ¿Utilizáis a las maestras visitantes para suplementar las visitas de los maestros orientadores? ¿Enseñáis a los padres sus responsabilidades? ¿Efectuáis seminarios de preparación para el templo para ayudar a los candidatos a élder a prepararse para recibir el Sacerdocio de Melquisedec y entrar al templo?

¿Asignáis a los candidatos a élder de más edad al grupo de sumos sacerdotes y les invitáis a reunirse con los que se sientan más cómodos? ¿Invitáis a los candidatos a élder jóvenes a participar de las reuniones con el quórum de élderes? Algunos líderes dicen que algunas personas son casos perdidos, pero, como el ángel le dijo a Abraham, nada es imposible para el Señor. (Véase Gén. 18:14.) Un hermano, que decían que era uno de estos casos, le dijo a un obrero del templo en el altar de sellamientos, con lágrimas en los ojos: "No sé por qué esperé tanto para recibir esta bendición." Recientemente, en una reunión de líderes en un sábado de tarde, oí decir a un hermano: "He tenido muchos problemas con Satanás desde que empecé a activarme. Antes, me limitaba con seguirle la corriente." ¿Estamos ayudando al que necesita fuerzas porque ha empezado a activarse? Pastores-presidentes de estaca, obispos y líderes de quórum: ¿Lleváis control de los registros y cédulas de los miembros que están bajo vuestro cargo, especialmente los que no asisten a las reuniones? ¿Tratáis de que los maestros orientadores averigüen las direcciones cuando se mudan del barrio, o os sentís contentos de deshaceros de ellos y enviáis sus cédulas de miembro al archivo de las "direcciones desconocidas"? Pastores-padres en Israel: ¿Tenéis oraciones familiares por la mañana y por la noche? ¿Lleváis a cabo la noche de hogar en forma regular, una vez por semana, y la hacéis espiritual e inspiradora? ¿Sois el líder espiritual del hogar? ¿Dais el ejemplo que debéis? ¿Oráis por el bienestar de los vuestros? ¿Les amáis? ¿Daríais la vida por ellos? Pastores-todos los que poseen el sacerdocio: Os rogamos solemnemente que evaluéis vuestro cumplimiento en cuanto a estos asuntos. Os decimos, como Pablo les dijo a los élderes de Efeso: ". . . mirad por vosotros, y por todo el rebaño en que el Espíritu Santo os ha puesto por obispos, para apacentar la Iglesia del Señor, la cual El ganó por su propia sangre." (Hechos 20:28.) Os repetimos el mandato de Jesús a Pedro. Lo hacemos con el mismo énfasis, con la misma insistencia: "Apacienta mis corderos . . . pastorea mis ovejas . . . apacienta mis ovejas." Os instamos a que os comportéis con renovada dedicación. Queremos que hagáis algo que no habéis hecho hasta ahora. Queremos que vigiléis, que alimentéis, que cuidéis, y que os dediquéis al rebaño y, en el caso de que algunos se pierdan temporariamente, queremos que los encontréis. ¿Por qué debéis hacerlo? Porque amáis a vuestros hermanos y hermanas. Y porque deseáis que ellos también obtengan gozo en el reino de nuestro Padre. No hay obra más grande en el mundo que la de salvar almas. Se puede sentir un gozo incomparable cuando se traen almas al redil. Si tenéis deseos sinceros de cuidar el rebaño del Señor, y oráis al respecto, el Señor os bendecirá con éxito. ¡Os prometo que será así! Que Dios os bendiga, mis hermanos del sacerdocio, vigilantes pastores, todos vosotros, para que conozcáis a las ovejas del rebaño y seáis reconocidos por ellas. Seamos cuidadosos, cuidémoslas y protejámoslas para que puedan mantenerse a salvo y fuera de peligro. Este es nuestro cometido, nuestro deber y nuestro gozo, el gozo que os prometo que podéis obtener si aceptáis estos consejos y los lleváis a cabo. En el nombre de Jesucristo. Amén.

91
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN PRINCIPIO CON UNA PROMESA
Por el Presidente Ezra Taft Benson Del Quórum de los Doce Apóstoles
"Si obedecemos lo que estipula la Palabra de Sabiduría, recibiremos su beneficio. Si no lo hacemos, recaerán sobre nosotros las consecuencias temporales y espirituales." Mis amados hermanos y hermanas: Hace ciento cincuenta años, el profeta José Smith organizó la Escuela de los Profetas, la cual tenía por objeto preparar a miembros selectos del sacerdocio para predicar el Evangelio de Jesucristo a todo el mundo. A falta de un templo, la primera Escuela de los Profetas funcionó en un pequeño cuarto de la casa del obispo Newel K. Whitney. Brigham Young, que fue uno de los primeros participantes de dicha escuela, describió una escena que se repetía allí frecuentemente: "Los hermanos llegaban a ese lugar desde cientos de kilómetros de distancia para asistir a la escuela en un cuarto que no medía más de tres por cuatro metros. Al reunirse allí después del desayuno, lo primero que hacían era encender sus pipas y, mientras fumaban, hablaban de las cosas del reino . . . y en cuanto se quitaban la pipa de la boca, comenzaban a mascar tabaco. A menudo, al entrar el Profeta en el cuarto para enseñarles, se encontraba en medio de una nube de humo. Eso y las quejas de su esposa, que tenía que limpiar el piso, hicieron pensar al Profeta en el asunto y preguntar al Señor con respecto al uso del tabaco por parte de los élderes. (Journal of Discourses, 12:1 58. ) En respuesta a esa pregunta del Profeta, el Señor le dio una revelación en casa de los Whitney, la cual se conoce como la Palabra de Sabiduría. Al principio. la revelación no se dio como mandamiento, sino "como un principio con promesa, adaptada a la capacidad del débil y del más débil de todos los santos, que son o que pueden ser llamados santos" (D. y C. 89:3). Eso dio un margen de tiempo para que los santos se adaptaran a los principios que contiene la revelación. Cuando me encontraba en mi primera misión en Gran Bretaña, en 1922, algunas hermanas tenían dificultades para dejar el té. Les leí ese pasaje, y la mayoría de ellas lo dejaron porque no querían ser consideradas "las más débiles" de los que son o pueden ser llamados santos. En 1851, el presidente Brigham Young propuso ante la conferencia general de la Iglesia que todos los santos hicieran el convenio formal de observar la Palabra de Sabiduría. La proposición fue aceptada unánimemente por los miembros de la Iglesia. Desde entonces, la revelación ha sido un mandamiento para todos los santos. La Palabra de Sabiduría es una de las características distintas y reconocidas de los miembros de la Iglesia. En general. quienes no son de nuestra fe reconocen que los buenos miembros se abstienen del tabaco. el café, el té y todas las bebidas alcohólicas. Estudios científicos han confirmado que entre los Santos de los Últimos Días hay un bajo índice de enfermedades cardíacas. de cáncer y de otras enfermedades por motivo de su observancia de la Palabra de Sabiduría. Esos estudios han demostrado que al guardar este mandamiento no sólo se alargará la vida, sino que la calidad de la vida será mejor. La Palabra de Sabiduría es una de las evidencias de la inspiración del llamamiento profético de José Smith. Permítanme decir por qué. Hace varios años. un investigador dio un testimonio acerca de José Smith. Dijo que la Palabra de Sabiduría había sido la revelación que más le atrajo a investigar la Iglesia. "Es imposible", dijo. "que José Smith haya podido saber lo que sabemos ahora en el mundo de la medicina sobre los efectos dañinos del tabaco, el alcohol, el té y el café. Sin embargo, todo eso lo ha comprobado la ciencia médica". Dijo que eso había sido el principio de su seria investigación del evangelio, dado que dedujo que si José Smith pudo ser tan exacto sobre un asunto que la ciencia médica confirmó más de cien años después, el resto de las enseñanzas de la Iglesia merecían ser investigadas. Así lo hizo y ahora es miembro de la Iglesia. Uno de los principios del evangelio que todos los jóvenes de la Iglesia deben comprender es éste: Dios, nuestro Padre Celestial, gobierna a sus hijos por medio de leyes, las cuales ha instituido para nuestra perfección. Si obedecemos Sus leyes, recibiremos las bendiciones correspondientes a ellas. Si no las obedecemos, recibiremos las consecuencias. La Palabra de Sabiduría es una ley: un principio con promesa. Si obedecemos lo que estipula la ley, recibiremos su beneficio. Si no lo hacemos, recaerán sobre nosotros las consecuencias temporales y espirituales. ¿Cuáles son las condiciones de la ley que se conoce como la Palabra de Sabiduría? En la revelación se prescribe la abstención de las substancias y las bebidas dañinas con estas palabras: ". . . los licores [o sea, las bebidas alcohólicas y perjudiciales] no son para el vientre." (D. y C. 89:7.) ". . . el tabaco no es para el cuerpo. . . y no es bueno para el hombre." (D. y C. 89:8.) ". . . las bebidas calientes [concretamente el té y el café] no son para el cuerpo." (D. y C. 89:9.) . . Los alimentos que son buenos para el hombre se describen como sigue: ". . . toda hierba saludable para la constitución, naturaleza y uso del hombre: "Cada hierba en su sazón y cada fruta en su sazón; ". . . la carne de las bestias y de las aves del cielo . . . deben usarse limitadamente; "Se ha dispuesto todo grano para el uso del hombre . . . como el sostén de la vida . . . "Todo grano es bueno para alimentar al hombre, así como también el fruto de la vid." (D. y C. 89:10-12, 14, 16.) En esta revelación el Señor nos aconseja hacer uso de la carne limitadamente. Muchas veces he pensado que el Señor nos aconseja en esa revelación no matar animales sin un propósito para hacerlo, puesto que también ha dicho: "¡Ay de aquel que vierte sangre, o desperdicia carne, no teniendo necesidad!" (D. y C. 49:21.) El trigo ha sido particularmente señalado como buen alimento para el hombre, así como el fruto de la vid: las verduras y todas las frutas. Esta es la sabiduría del Señor en el asunto de la buena nutrición y de la dieta alimenticia. La Palabra de Sabiduría nos hace saber que al Señor le interesa de manera vital la salud de Sus santos. Bondadosamente nos ha dado consejos para mejorar nuestra salud, fortaleza y nuestra resistencia a muchas enfermedades. A los que obedezcan se les promete que "recibirán salud en su ombligo y médula en sus huesos . . . y correrán sin fatigarse, y andarán sin desmayar" (D. y C. 89:18, 20). Pero siempre he considerado que la mayor bendición por la obediencia a la Palabra de Sabiduría y a todos los demás mandamientos es de carácter espiritual. Escuchemos la promesa espiritual: "Y todos los santos que se acuerden de guardar y hacer estas cosas, rindiendo obediencia a los mandamientos . . . hallarán sabiduría y grandes tesoros de conocimiento, sí, tesoros escondidos" (D. y C. 89:18, 19.)

92
http://bibliotecasud.blogspot.com

Algunos han pensado que esta promesa depende sólo del guardar las estipulaciones de la Palabra de Sabiduría, pero hemos de advertir que debemos rendir obediencia a todos los mandamientos, y entonces recibiremos las bendiciones espirituales específicas prometidas. Eso significa que debemos obedecer la ley del diezmo, santificar el día de reposo, conservarnos moralmente limpios y castos y observar todos los demás mandamientos. A quienes cumplan todo eso se les promete que "hallarán sabiduría y grandes tesoros de conocimiento, sí, tesoros escondidos" (D. y C. 89:19.) ¿Qué padre y qué madre no quisieran la inspiración del Señor para criar a sus hijos? Os testifico que esas bendiciones pueden ser vuestras. Ciertamente los padres no desean impedir que sus hijos reciban las bendiciones del Señor por su desobediencia. Todo padre y madre de Israel debe hacerse merecedor de esa promesa. El vivir los mandamientos de Dios es uno de los requisitos con que es preciso cumplir para entrar en la Casa del Señor. Allí se dan sabiduría y "grandes tesoros de conocimiento" relacionados con nuestra felicidad en esta vida y nuestro gozo en la eternidad. Hermanos, hermanas y amigos, aprended este principio: el Señor aumentará nuestro conocimiento, sabiduría y capacidad de obedecer si obedecemos Sus leyes fundamentales. Eso fue lo que el profeta José Smith quiso decir al afirmar que repentinamente recibiríamos "una corriente de ideas" que fluiría en nosotros como "inteligencia pura". (Véase Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 179.) Eso es revelación. Debemos aprender a confiar en el Espíritu Santo para que guíe nuestras vidas y las de aquellos de los cuales somos responsables. No creo que un miembro de la Iglesia pueda tener un activo y vibrante testimonio del evangelio si no obedece los mandamientos. Tener un testimonio es tener inspiración constante para saber que la obra es verdadera, y no es algo que se recibe sólo una vez. El Espíritu Santo permanece con aquellos que honran, respetan y obedecen las leyes de Dios. Y ese Espíritu es el que da inspiración a la persona. Humildemente testifico de la realidad de esa promesa. Hay otra parte de la mencionada revelación, que constituye una amonestación oportuna a la generación moderna: "Por motivo de las maldades y designios que existen y que existirán en el corazón de hombres conspiradores en los últimos días, os he amonestado y os prevengo, dándoos esta palabra de sabiduría por revelación." (D. y C. 89:4.) El Señor previó la situación de hoy en día cuando la ambición del dinero llevaría a hombres conspiradores a persuadir a los demás a consumir substancias nocivas. La propaganda de la cerveza, el vino, licores, café, tabaco y otras substancias dañinas es muestra de lo que

previó el Señor. Pero el ejemplo más pernicioso de maligna conspiración en el presente lo representan los que inducen a los jóvenes a usar drogas. Mis hermanos y hermanas jóvenes, con todo amor os advertimos que Satanás y sus emisarios se esforzarán por persuadiros a usar substancias perjudiciales porque saben bien que si las usáis, vuestros poderes espirituales serán inhibidos y caerán en su maligno poder. Conservaos alejados de los lugares y de las personas que os tentaren a quebrantar los mandamientos de Dios. Guardad los mandamientos de Dios y tendréis la sabiduría para saber y discernir lo que es malo. Este año señala el sesquicentenario de la Palabra de Sabiduría en esta dispensación. Como símbolo de este aniversario, la Iglesia está restaurando la tienda de Newel K. Whitney en Kirtland, Ohio, que es un edificio sencillo al lado de los modernos. pero es el lugar donde se recibieron sagradas revelaciones de Dios. Ciento cincuenta años han confirmado científicamente la Palabra de Sabiduría como una fórmula para la buena salud. La experiencia de ciento cincuenta años en que los santos han vivido dicha ley también ha confirmado que Dios cumple su: promesas espirituales a sus santos. Ruego que, como santos de Dios, guardemos todos Sus mandamientos; que seamos puros y dignos para que podamos tener la inspiración constante del Espíritu Santo. Distingámonos como pueblo por nuestra obediencia a las leyes de Dios. Ha llegado la alborada de un nuevo día para Kirtland. Hace pocos años, dirigí la ceremonia de la palada inicial del primer centro de reuniones que se construiría en Kirtland desde la dedicación del primer templo en 1836. Recientemente regresé a ese lugar y dediqué un hermoso edificio nuevo. Después de la dedicación, participamos en una recepción especial a la que concurrieron cincuenta y ocho personas que no eran miembros de la Iglesia, descendientes de los primeros santos de Kirtland. Al presente, algunas de esas personas ya se han bautizado y otras se están preparando para hacerlo Confiamos en que el año que viene otra vez tendremos en Kirtland una estaca, el sitio en el cual se organizó la primerísima estaca de la Iglesia. Testifico que ésta es la Iglesia del Señor, restaurada en la época actual. Jesucristo vive. El dirige los asuntos de esta Iglesia y está cerca de sus siervos. Testifico, además, que la obediencia a todas las leyes de Dios trae consigo la valiosísima promesa de la paz en esta vida y vida eterna en la venidera, en el nombre de Jesucristo. Amén.

93
http://bibliotecasud.blogspot.com

CONFIEMOS EN JESUCRISTO
por el élder Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
Jesucristo es el único que está capacitado para otorgarnos la esperanza, la confianza y la fortaleza necesarias para vencer al mundo y despojarnos de nuestras debilidades humanas." Como miembros de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, necesitamos tener una confianza total en el Señor Jesucristo, a quien aceptamos como el Hijo de Dios. Mientras el mundo no lo acepte como Salvador de la humanidad, viva sus enseñanzas y lo considere el camino, la verdad y la vida, continuará temiéndole al futuro y dudando de la habilidad que tenemos de sobrellevar las dificultades de la vida mortal. El principio fundamental de nuestra religión es la fe en el Señor Jesucristo. ¿Por qué es prudente que centremos nuestra confianza, nuestra esperanza y nuestra seguridad en un solo personaje? ¿Por qué la fe en El es tan necesaria para obtener paz interior en esta vida y esperanza en el mundo venidero? La forma en que demos respuesta a estas preguntas determina si enfrentaremos el futuro llenos de valor, esperanza y optimismo o por lo contrario, si lo encararemos con temor, ansiedad y pesimismo. Mi mensaje y testimonio son éstos: Jesucristo es el único que está capacitado para otorgarnos la esperanza, la confianza y la fortaleza necesarias para vencer al mundo y despojarnos de nuestras debilidades humanas. Para lograr esto último, debemos depositar en El nuestra confianza y vivir de acuerdo con sus mandamientos y enseñanzas. ¿Por qué necesitamos tener fe en Jesucristo? Jesucristo fue y sigue siendo el Señor Dios Omnipotente. Fue elegido antes de nacer. Fue el Creador Todopoderoso de los cielos y de la tierra; y la fuente de vida y luz para todas sus creaciones. . Su palabra es la ley por medio de la cual se gobierna todo en el universo. Todas las cosas que creó están bajo su infinito poder. Jesucristo es el Hijo de Dios. Vino a la tierra en una época predeterminada y a través de un linaje real que preservó su origen divino. Llevaba combinadas la naturaleza humana de su madre mortal y los poderes y atributos divinos de su Padre Eterno. Tan singular legado le hizo merecedor del honroso título: El Primogénito del Padre en la carne. Como Hijo de Dios, recibió más poder e inteligencia que cualquier otro humano nacido antes o después que El. Fue propiamente llamado Emmanuel, que quiere decir "Dios está con nosotros". A pesar de que era el Hijo de Dios que fue enviado a la tierra, el plan divino del Padre requería que Jesucristo pasara por todas las dificultades y pruebas propias de la vida mortal. Por lo tanto, sufrió "tentaciones, . . . hambre, sed y fatiga" (Mosíah 3:7). Para poder llegar a ser el Redentor de todos los hijos de nuestro Padre Celestial, Jesucristo tenía que obedecer todos los mandamientos de Dios. Debido a que se dispuso a hacer la voluntad de su Padre, progresó de "gracia en gracia hasta que recibió la plenitud" del poder del Padre. "Y recibió todo poder, tanto en el cielo como en la tierra" (D. y C. 93:13, 17). Una vez que comprendemos esta verdad acerca de quien adoramos como el Hijo de Dios, podemos entender con más claridad que El tenía el poder para sanar a los enfermos, curar toda clase de dolencias, resucitar a los muertos y dominar las fuerzas de la naturaleza. Aun los demonios, que él echó afuera, se encontraban bajo su dominio y reconocían su origen divino. Como el gran Legislador que es, formuló leyes y mandamientos para el beneficio de todos los hijos de nuestro Padre Celestial. En realidad, en El se cumplió la ley y todos los convenios previos que Dios había hecho con la casa de Israel. El dijo: "He aquí, yo soy la ley y la luz. Mirad hacia mí, y perseverad hasta el fin, y viviréis; porque al que persevere hasta el fin, le daré vida eterna." (3 Nefi 15:9. ) Sus leyes requieren que todos los hombres, no importa quiénes sean, se arrepientan y se bauticen en su nombre y reciban el Espíritu Santo que es el poder santificador que puede absolverlos de sus pecados. El cumplir con estas leyes y ordenanzas le permitirá a cada persona presentarse sin culpa ante El en el día del juicio. Los que cumplen se asemejan a los que construyen su casa sobre firmes cimientos y "las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ellos" (3 Nefi 11:39). Con toda propiedad lo alabamos porque es nuestra Roca de salvación. Para que podamos sentir la gratitud que El se merece por lo que hizo por nosotros, debemos recordar estas importantes verdades: Jesucristo vino a la tierra para hacer la voluntad del Padre. Vino a la tierra sabiendo que El tomaría sobre sí los pecados de todos nosotros. Sabía que iba a ser crucificado. Nació para ser el Salvador y Redentor de la humanidad. Fue capaz de cumplir con su misión porque era el Hijo de Dios y poseía el poder divino. Estuvo dispuesto a cumplir con su misión porque nos ama. Ningún otro ser mortal tenía la capacidad de redimir a los demás humanos y sacarlos de su condición de seres degradados y perdidos, ni tampoco ningún otro podía haber entregado su vida voluntariamente, y de esa manera, lograr la resurrección universal de los demás mortales. Solamente Jesucristo con toda buena voluntad fue capaz de llevar a cabo ese acto de amor redentor. Tal vez nunca lleguemos a entender en nuestra vida mortal cómo logró hacerlo; pero sí tenemos el deber de comprender porqué lo hizo. Todo lo que El hizo fue motivado por el infinito y generoso amor que siente por nosotros. Oigamos sus propias palabras: "Porque he aquí, yo, Dios, he padecido estas cosas por todos, para que no padezcan si se arrepienten; . . . padecimiento que hizo que yo, Dios, el mayor de todos, temblara a causa del dolor y sangrara por cada poro y padeciera, tanto en el cuerpo como en el espíritu, y deseara no tener que beber la amarga copa y desmayar." (D. y C. 19:16, 18. ) Tal como fue característico durante toda su vida mortal, el Señor se avino a los deseos de nuestro Padre Celestial y bebió la amarga copa. Sufrió la angustia de todos los hombres en Getsemaní para que ellos no tuvieran que soportarla si se arrepentían. Se sometió a que sus enemigos lo insultaran y humillaran sin quejarse ni vengarse. Y, finalmente, soportó los azotes y la vergüenza suprema de la cruz. Sólo entonces se entregó voluntariamente a morir. Con sus propias palabras: "Nadie me . . . quita (la vida), sino que yo de mí mismo la pongo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre." (Juan 10:18.) El es la Resurrección y la Vida. (Véase Juan 11:25.) El poder que tenía Jesucristo de volver a vivir se debía a su condición de Hijo de Dios. Y porque El tenía la capacidad de vencer a la

94
http://bibliotecasud.blogspot.com

muerte, todo el género humano resucitará. "Porque yo vivo, vosotros también viviréis" (Juan 14:19). ¡Con qué placer reverenciamos su nombre! Y también los sagrados títulos que describen sus logros. El es nuestro Gran Ejemplo. Fue totalmente obediente a los deseos de nuestro Padre Celestial y nos mostró cómo podemos renunciar aL mundo y mantener en perspectiva la. que tiene prioridad en nuestra vida. Debido a su amor por nosotros, nos enseñó la manera de vencer nuestras debilidades y demostrar afecto, amor y caridad en nuestras relaciones humanas. El es el Pan de La vida. Por medio del ayuno, la oración y el servicio al prójimo, demostró que "no sólo de pan vivirá el hombre" (Mateo 4:4), sino que debe nutrirse con la palabra de Dios. El "fue tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecar" (Hebreos 4:15), y por lo tanto está capacitado para ayudar a los que son tentados (Hebreos 2:18). El es el Príncipe de paz, el máximo Consolador. Por consiguiente, tiene la capacidad de consolar al corazón angustiado y herido por la tristeza del pecado. El nos da una paz tan especial que no se compara con la que se puede obtener de una fuente mortal: "La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo" (Juan 14:27). El es el Buen pastor. Posee todos los atributos de la naturaleza divina de Dios. Es virtuoso, paciente, bondadoso, sufrido, cortés, dócil y caritativo. Si somos débiles o nos falta alguna de estas cualidades, El está dispuesto a fortalecernos y a compensar nuestra deficiencia. El es un Consejero admirable. Realmente, no existe una condición humana que él no pueda comprender, así sea el sufrimiento, la incapacidad, la deficiencia mental o física o el pecado, y su amor alcanza a todas las personas que se encuentran en ese estado. El nos ruega: "Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar" (Mateo 11:28). El es nuestro Abogado, Mediador y Juez. Debido a que es Dios, El es perfectamente imparcial en cuanto a dispensar justicia y misericordia. Puede simultáneamente defender nuestra causa y juzgar nuestro destino. Tener fe en El es más que reconocer que vive; es más que profesar una creencia. Tener fe en Jesucristo consiste en confiar por completo en El. Por ser Dios, tiene infinito poder, inteligencia y amor. No existe un problema humano que no tenga la capacidad de resolver. Puesto que El se sometió a todas las cosas, sabe cómo ayudarnos a dominar todas nuestras dificultades diarias.

Tener fe en El quiere decir creer que no comprendemos todas las cosas, pero que El sí las comprende. Nosotros, por lo tanto, debemos elevar hacia El "todo pensamiento; no dudar y no temer" (D. y C. 6:36). Tener fe en El quiere decir confiar que El tiene potestad sobre todos los hombres y todas las naciones. No existe ningún mal que El no pueda contrarrestar. Todas las cosas están en sus manos. Y esta tierra es un dominio que le pertenece. El permite que exista la maldad para que podamos elegir entre el bien y el mal. Su evangelio contiene la perfecta solución para todos los problemas humanos y sociales. Pero su evangelio sólo surte efecto si se aplica. Por lo tanto, "deleitaos en las palabras de Cristo; porque he aquí, las palabras de Cristo os dirán todas las cosas que debéis hacer" (2 Nefi 32:3). Mientras tanto no pongamos en práctica sus enseñanzas, no demostraremos tener fe en El. ¿Qué es entonces lo que se debe hacer en cuanto a los problemas y dilemas que acosan a la gente, a las comunidades y a las naciones? He aquí una sencilla sugerencia: "Creed en Dios; creed que él existe, y que creó todas las cosas tanto en el cielo como en la tierra; creed que él tiene toda sabiduría y todo poder, tanto en el cielo como en la tierra; creed que el hombre no comprende todas las cosas que el Señor puede comprender. "Y además, creed que debéis arrepentiros de vuestros pecados y abandonarlos, y humillaros ante Dios, y pedid con sinceridad de corazón que él os perdone; y ahora, si creéis todas estas cosas, mirad que las hagáis." (Mosíah 4:9-10.) "Los miembros de la Iglesia tienen la obligación de convertir en ideal suyo al Hijo del hombre sin pecado, el único ser perfecto que jamás ha vivido sobre la tierra. "El ejemplo más sublime de nobleza. "Semejante a Dios en su naturaleza. "Perfecto en su amor. "Nuestro Redentor, "El Hijo inmaculado de nuestro Padre Eterno. "La luz, la vida, el camino" (David 0. McKay, Guía de estudio personal del Sacerdocio de Melquisedec, 1979-80, pág. 142). Yo lo amo con toda mi alma. Con humildad testifico que El es el mismo Señor compasivo y amoroso que era cuando caminaba por las polvorientas calles de Palestina. El se mantiene cerca de sus siervos en esta tierra. El ama y se interesa por cada uno de nosotros. De esto podréis estar seguros. El vive hoy en día y es nuestro Señor, nuestro Maestro, nuestro Salvador, nuestro Redentor y nuestro Dios. Que Dios nos bendiga a todos para que creamos en El, lo aceptemos, lo adoremos, confiemos plenamente en su persona y sigamos su ejemplo, es mi humilde oración; en el nombre de Jesucristo. Amén.

95
http://bibliotecasud.blogspot.com

¿QUÉ CLASE DE HOMBRES TENEMOS QUE SER?,
Presidente Ezra. Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
Es indispensable que cambien en actitud y su modo de conducirse algunos que sostienen ser miembros de la Iglesia del Señor, pero que actúan de un modo que no es cristiano. Mis amados hermanos, he titulado mi mensaje: "¿Qué clase de hombres tenemos que ser?" Como veis, es una variación de la pregunta que Jesús hizo a los nefitas (véase 3 Nefi 27:27), en la cual conviene que reflexione todo poseedor del sacerdocio de Dios. Me han instado a tratar este tema los informes que se me han referido sobre las alarmantes maldades de algunos hombres que maltratan a su esposa y a sus hijos. Al escuchar esos informes, me he preguntado: "¿Cómo puede un miembro de la Iglesia —cualquier hombre que posea el sacerdocio de Dios— ser cruel con su propia esposa y sus hijos"? El que un poseedor del sacerdocio actúe de esa manera es casi inconcebible, puesto que tales hechos son del todo incompatibles con las enseñanzas de la Iglesia y el Evangelio de Jesucristo. Como poseedores del sacerdocio, tenemos que emular el carácter del Salvador. ¿Y cómo es Su carácter? El ha señalado las virtudes fundamentales de Su divino carácter en una revelación para todos los poseedores del sacerdocio que sirven en Su ministerio. Conocéis bien el versículo 6 de la sección 4 de Doctrina y Convenios, que fue manifestado un año antes de la organización de la Iglesia: "Tened presente la fe, la virtud, el conocimiento, la templanza, la paciencia, la bondad fraternal, piedad, caridad, humildad, diligencia." (D. y C. 4:6.) Esas son las virtudes que tenemos que adquirir. Ese es el carácter de Cristo. Analicemos algunas de dichas cualidades: Un poseedor del sacerdocio es virtuoso, lo cual supone que tiene pensamientos puros y realiza actos limpios. El no codiciará en su corazón, dado que si lo hace, "negará la fe" y perderá el Espíritu (véase D. y C. 42:23). No cometerá adulterio "ni hará ninguna cosa semejante" (D. y C. 59:6), o sea, fornicación, actos homosexuales, masturbación, vejación de niños ni ninguna otra perversión sexual. La virtud equivale a la santidad: es una cualidad divina. Un poseedor del sacerdocio debe esforzarse por alcanzar todo lo que es virtuoso y bello, y no lo que es degradante y vil. La virtud, engalanará sus pensamientos incesantemente" (véase D. y C. 121:45). Cuando un poseedor del sacerdocio se aparta del sendero de la virtud en cualquier forma o manifestación, pierde e1 Espíritu del Señor y queda en poder le Satanás. Entonces recibe el salario de aquel al cual ha escogido servir. Como resultado, a veces la Iglesia debe lomar medidas disciplinarias, porque no podemos tolerar ni perdonar actos indignos ni impenitentes. Todos los poseedores del sacerdocio deben ser moralmente limpios para ser signos de tener la autoridad de Jesucristo. Un poseedor del sacerdocio tiene templanza, lo cual significa que reprime sus emociones y sus expresiones verbales; actúa con moderación y no se excede en nada. En una palabra, tiene autodominio: es el amo de sus emociones, por lo que éstas no le dominan. Un poseedor del sacerdocio que insulta a su esposa, que la maltrata con palabras o acciones o que hace lo mismo a uno de sus propios hijos es culpable de un pecado grave. ¿Podéis enojaros y no pecar?, preguntó el apóstol Pablo (véase Efesios 1:26). Es triste admitirlo, pero el hombre que no controla su genio no tiene dominio de sus pensamientos; y entonces se convierte en víctima de sus propias pasiones y emociones, lo cual lo conduce a actos enteramente impropios de un hombre civilizado y más aún de un poseedor del sacerdocio. El presidente David O. McKay dijo: "Es muy poco probable que el hombre que no puede controlar su genio pueda dominar sus pasiones, y no importa cuáles sean sus pretensiones religiosas, se desenvuelve en el diario vivir en un plano muy cercano al del nivel animal." (Improvement Era de jun. de 1958, pág. 407.) Un poseedor del sacerdocio debe ser paciente. La paciencia es otro aspecto del autodominio; es la facultad de postergar una réplica y de refrenar las propias pasiones (véase Alma 38:12). El hombre paciente no se deja arrebatar de ira en su trato con sus seres queridos, lo que después lamentaría. Tener paciencia es conservar la calma en medio de los apremios. El hombre paciente es comprensivo con las faltas de los demás. El poseedor del sacerdocio que es paciente será tolerante con los errores y los defectos de sus seres queridos; por motivo de que los ama, no buscará sus faltas, ni los criticará ni los culpará. Un poseedor del sacerdocio tiene bondad; el que es bondadoso es compasivo y fino con los demás. Es considerado con los sentimientos de los demás y cortés en su trato; es servicial. La bondad perdona las debilidades y los defectos ajenos. ¿Os dais cuenta de cómo nos volvemos más parecidos a Cristo si somos más virtuosos, más bondadosos, más pacientes y tenemos más dominio de nuestras emociones? El apóstol Pablo empleó expresiones gráficas para ilustrar el que un miembro de la Iglesia debe ser diferente del mundo. Nos dijo "... de Cristo estáis revestidos"; "despojaos del viejo hombre" y "vestíos del nuevo hombre". (Véase Gálatas 3:27; Efesios 4:22, 24.) ¿Qué significa eso para nosotros, hermanos del sacerdocio? Significa que debemos llegar a ser como Jesucristo, que tenemos que seguir Su modo de vida; por necesidad, debemos "nacer de nuevo" y dejar a un lado las inclinaciones del mundo y los antiguos hábitos impropios del carácter cristiano. Debemos procurar la ayuda del Espíritu Santo para moderar nuestros actos. ¿Cómo se logra eso? Al pensar en los graves pecados cometidos por algunos de nuestros hermanos, me he preguntado: "¿Pidieron al Señor que les ayudara a vencer sus explosiones de mal genio? ¿Se apoyaron en el ayuno y la oración? ¿Pidieron una bendición del sacerdocio? ¿Rogaron a nuestro Padre Celestial que aplacara sus emociones mediante la influencia del Espíritu Santo?" Jesús dijo que debemos tener "hambre y sed de justicia" (3 Nefi 12:6). Para hacerlo, debemos desear ardientemente llevar una vida recta y virtuosa. Os citaré el ejemplo de un hombre que cambió y volvió su vida más cristiana porque deseó con fervor hacerlo y buscó la ayuda del Señor. El padre de Lamoni era un rey que sentía una enconada hostilidad hacia los nefitas. Un gran misionero llamado Aarón -uno de los hijos de Mosíah-, que fue a la tierra de los lamanitas para enseñarles el evangelio, llegó hasta su palacio y comenzó a hablarle del propó-

96
http://bibliotecasud.blogspot.com

sito de la vida. Tras desear el rey oír su mensaje, Aarón le enseñó de Cristo, del plan de salvación y de la posibilidad de alcanzar la vida eterna. Ese mensaje le impresionó en tal forma que preguntó a Aarón: "¿Qué haré para que pueda lograr esta vida eterna de que has hablado? Sí, ¿qué haré para poder nacer de Dios, desarraigando de mi pecho este espíritu inicuo, y recibir el Espíritu de Dios para que sea lleno de gozo?" (Alma 22:15.) Aarón le indicó que pidiera a Dios, con fe, que le ayudara a arrepentirse de todos sus pecados. El rey hizo lo que Aarón le aconsejó y oró diciendo: "¡Oh Dios! Aarón me ha dicho que hay un Dios; y si hay un Dios, y si tú eres Dios, sea tu voluntad darte a conocer a mí, y abandonaré todos mis pecados para conocerte (Alma 22:18; cursiva agregada.) Quisiera, mis hermanos, que oyerais otra vez las palabras de ese hombre humilde: "y abandonaré todos mis pecados para conocerte". Hermanos, todos debemos abandonar nuestros pecados para que en verdad conozcamos a Cristo. Porque no le conocemos sino hasta cuando llegamos a ser como El. Hay algunos que, como aquel rey, deben orar hasta que "desarraiguen de sí ese espíritu inicuo" a fin de que hallen el mismo gozo. El lograr una vida recta y virtuosa está al alcance dc- cualquiera de nosotros si nos esforzamos por conseguirla. Si no contamos con esos rasgos de carácter, recordemos que el Señor nos ha dicho: "Pedid y recibiréis; llamad, y se os abrirá" (D. y C. 4:7). El apóstol Pedro nos ha dicho que una vez que poseemos dichas cualidades, éstas no nos dejarán estar "sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo" (2 Pedro 1:8). Conocer al Salvador, entonces, es ser como El. Si nos esforzamos con ahínco, Dios nos bendecirá para que seamos como Su Hijo. El ser semejante a Cristo debe ser la recta aspiración de todo poseedor del sacerdocio. En nuestro trato con los demás, debemos conducirnos como El lo haría. El Señor dijo: "Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese toda impiedad y todo placer mundano, y guarde mis mandamientos." (Véase Mateo 16:24.) El espera que Sus discípulos le sigan y que lo hagan conduciéndose debidamente. Ahora quisiera decir algo referente a nuestro trato con nuestras esposas e hijos. Vuestra esposa es vuestra ayuda idónea eterna más preciada: vuestra compañera eterna, a la que debéis apreciar y amar. En sólo dos mandamientos el Señor nos manda amar a alguien con todo el corazón. El primero, que conocéis bien, es el Gran Mandamiento: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente" (Mateo 22:37). El segundo mandamiento de amar a otra persona con todo nuestro corazón es éste: "Amarás a tu esposa con todo tu corazón, y te allegarás a ella y a ninguna otra" (D. y C. 42:22). Hay sólo dos seres a los que se nos manda amar con todo nuestro corazón: ¡al Señor, nuestro Dios, y a nuestra esposa! ¿Qué significa amar a alguien con todo el corazón? Quiere decir con todo nuestro sentir y toda nuestra devoción. Indudablemente, si

amáis a vuestra esposa con todo vuestro corazón, no podréis humillarla, ni censurarla, ni reprobarla, ni tratarla mal con palabras o acciones. ¿Qué significa "y te allegarás a ella"? Significa que tengáis una estrecha amistad con ella, que le seáis leales, que la fortalezcáis, que os comuniquéis con ella y que le expreséis vuestro amor. Lo mismo se aplica a nuestros hijos. Nuestros hogares deben ser refugios de paz y alegría para nuestras familias. Ciertamente ningún hijo debiera temer a su propio padre, especialmente si este posee el sacerdocio. El deber de un padre es hacer de su hogar un lugar de felicidad y gozo, y es imposible que lo logre cuando hay altercados, riñas, contención o malas acciones. Como patriarca en vuestro hogar, tenéis la seria responsabilidad de asumir la dirección de la familia. Debéis formar un hogar en el cual pueda morar el Espíritu del Señor. Siempre debéis tener presente que el Salvador dijo: "aquel que tiene el espíritu de contención no es mío, sino es del diablo" (3 Nefi 11:29). Jamás permitáis que el adversario ejerza su influencia en vuestro hogar. Hermanos, os he hablado claramente. No deseo ofender a nadie, pero es indispensable que cambien su actitud y su modo de conducirse algunos que sostienen ser miembros de la Iglesia del Señor, pero que actúan de un modo que no es cristiano. Como poseedores del Sacerdocio de Dios, debemos ser más parecidos a Cristo en nuestra actitud y nuestras acciones que lo que vemos en el mundo. Debemos ser benévolos y considerados con nuestros seres queridos, como Cristo lo es con nosotros. El es bondadoso, amoroso y paciente con cada uno de nosotros. ¿No debemos retribuirle dando ese mismo amor a nuestra esposa y a nuestros hijos? Al comenzar, pregunté: "¿Qué clase de hombres tenemos que ser?" Recordaréis que la respuesta del Señor es: "En verdad os digo, aun como yo soy" (3 Nefi 27:27; cursiva agregada). El espera que seamos semejantes a El, que pongamos de manifiesto en nuestro vivir 1 os frutos del Espíritu, los cuales son "amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanzas (Gálatas 5-22, 23). Esas cualidades cristianas deben caracterizar a todo poseedor del sacerdocio y deben llenar todo hogar Santo de los Últimos Días. Esto se puede lograr, y debemos lograrlo para llevar honorablemente Su nombre. Nunca antes en la historia de la humanidad ha habido mayor necesidad de que los hombres se unan en la determinación de ser semejantes a Cristo. Seguirle es adquirir su carácter. No salgamos de esta reunión del sacerdocio sin tomar la firme resolución de dejar a un lado todo acto que sea contrario al modo de ser de Cristo. Resolvamos adquirir las cualidades de nuestro Señor y Salvador. Como poseedores del sacerdocio, tengamos Su imagen en nuestros rostros (véase Alma 5:14, 19). ¡De Cristo estemos revestidos! (Véase Gálatas 3:27.) El es nuestro Salvador, nuestro Redentor y nuestro Gran Ejemplo. Este es mi ferviente testimonio e invoco las bendiciones de Dios sobre cada uno de vosotros, en el nombre de Jesucristo. Amén.

97
http://bibliotecasud.blogspot.com

CONSEJO PARA LOS SANTOS
Presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"Primero, debemos fortalecer la institución de la familia", y "más que en cualquier otra época de nuestra historia tenemos necesidad de mayor espiritualidad." Hace diez años, el presidente Spencer W. Kimball se paró detrás de este púlpito. Durante esa conferencia, fue sostenido por los santos de todo el mundo como Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. En la década de su liderazgo que se inició desde entonces, hemos visto un progreso y un aumento inigualados en la historia de la Iglesia. En su primer discurso como Presidente de la Iglesia, el presidente Kimball declaró que el programa de la Iglesia es "reafirmar y adelantar intrépidamente la obra de Dios con pureza y rectitud, y llevar el evangelio de verdad al mundo que tanto necesita de una forma de vida santificada" (en Conference Report, abril de 1974, págs. 9-10). El mensaje que quiero dejar hoy es con el fin de proveer consejo sobre la manera en que podemos llevar la obra de Dios a todo el mundo, tanto a nivel de Iglesia como en forma individual. Primero, debemos fortalecer la institución de la familia. Es necesario reconocer que la familia es la piedra angular de la civilización, y que el calibre de una nación jamás podrá sobrepasar al de los hogares de sus ciudadanos. La familia es parte de la roca sobre la cual está cimentada la Iglesia. Por lo tanto, hacemos un llamado a todo jefe de familia para que fortalezca la suya. Creemos que el matrimonio fue establecido por Dios para un sabio propósito eterno. La familia es la base de una vida recta y desde el comienzo del mundo fueron impartidos los papeles o funciones del padre, la madre y los hijos. Dios le dio al padre la responsabilidad de presidir en el hogar, y es por eso que los padres deben proveer lo necesario, amar, enseñar y guiar a su familia. Dios también designó el papel de la madre. Debe concebir, dar a luz, cuidar, amar y enseñar a sus hijos. La madre es la compañera y consejera de su marido. En el plan de Dios no existe desigualdad entre los sexos, sino más bien división de responsabilidades, En las sagradas Escrituras también se aconseja a los hijos en cuanto a los deberes hacia sus padres. El apóstol Pablo escribió: "Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra" (Efesios 6: 1-3). El apóstol Pablo dijo que cuando los padres, en compañerismo, amor y unión, cumplen con esa responsabilidad de procedencia divina, y los hijos responden con un espíritu de amor y obediencia, el resultado es el de gran gozo. Hace poco recibí una carta de un hermano en la que me indicaba algunas de las dificultades y problemas que él y su esposa estaban teniendo para criar a sus hijos. Se habían casado en el templo, pero poco después ambos se habían vuelto inactivos y sólo hasta ahora estaban volviendo a aceptar responsabilidades en la Iglesia. Pedían consejo sobre lo que ellos podían hacer para asegurar que sus hijos permanecieran fieles al evangelio y evitaran los mismos peligros y caídas que ellos habían experimentado, y por los que habían visto pasar a otras familias. En otras palabras, su incógnita era, "¿Cómo podemos fortalecer a nuestra familia espiritualmente?" Quisiera invitar a cada uno de vosotros a meditar tan importante pregunta. Y como respuesta a esta petición, me gustaría invitaros a que considerarais la fórmula tantas veces probada, y que las familias con éxito han usado en el correr de los años para lograr el amor, la unidad y la lealtad mutua, y para comprenderlos principios del evangelio. Las familias con éxito aman y respetan a cada uno de sus miembros y todos saben que se les quiere y aprecia. Los hijos sienten el amor de sus padres, lo que les da seguridad y con fianza. Las familias unidas han cultivado la cualidad de la comunicación eficaz. En su seno se expresan los problemas, se hacen planes y todos cooperan para lograr los mismos objetivos, los cuales se obtienen cuando se hacen las noches de hogar, y se practican los consejos familiares. Los padres y madres de hogares tan especiales mantienen fuertes los vínculos de unión; se comunican. Los padres, algunos observando más formalidades que otros, entrevistan a sus hijos; y otros buscan la manera de dedicar tiempo, en forma regular y por separado, a cada uno de sus hijos. En todas las familias hay problemas y dificultades. Sin embargo, en los hogares fuertes los miembros se esfuerzan por encontrar juntos las soluciones, en lugar de recurrir a la crítica y a la contención. Oran juntos, expresan sus opiniones y se dan ánimo mutuamente. En ocasiones ayunan juntos para ayudar a uno de los miembros de la familia que puede estar pasando por momentos difíciles. Entre las familias fuertes hay solidaridad. Las familias especiales hacen cosas juntos: Proyectos familiares, trabajo, momentos de diversión y reuniones. Los padres que han logrado buenos resultados con sus hijos se han dado cuenta de que no es fácil criar a sus hijos en medios contaminados por el mal, de manera que han tomado las medidas necesarias para contrarrestarlos con influencias positivas. En su hogar se enseñan los principios morales y se tienen y leen buenos libros; se escogen buenos programas de televisión y se oye música inspiradora. Pero lo más importante es que leen las Escrituras y las analizan como un medio de ayuda para que los miembros de la familia se inclinen hacia las cosas espirituales. En los hogares de éxito de los miembros de la Iglesia, los padres enseñan a los hijos a comprender los principios de la fe en Dios, el arrepentimiento, el bautismo y el don del Espíritu Santo (vea D. y C. 68:25). La oración familiar es parte intrínseca de su vida, ya que ésta es el medio de reconocer y dar gracias por las bendiciones y de aceptar con humildad que

98
http://bibliotecasud.blogspot.com

dependemos del Dios Todopoderoso para recibir fortaleza y apoyo. Es muy cierto el proverbio que dice que la familia que en unión dobla su rodilla ante Dios, se sentirá a gusto en su presencia. De manera que ésta es la muy probada fórmula para criar buenas familias, y en esta ocasión os la recomiendo. Como padres y abuelos siempre ha sido mi esperanza y la de mi esposa que todos estemos, juntos en las eternidades, que todos estemos allí sin tener que sufrir la ausencia de un ser querido. Y esa es también mi ferviente oración y deseo para cada familia de la Iglesia. Ahora quisiera dirigir algunas palabras a todos los miembros de la Iglesia en forma individual. Hermanos y hermanas, más que en cualquier otra época de nuestra historia tenemos necesidad de mayor espiritualidad, la cual podemos lograr si nos deleitamos en las palabras de Cristo, tal como están reveladas en las Escrituras. Uno de los acontecimientos más importantes en la historia de la Iglesia es la preparación de nuevas ediciones de los libros canónicos, los cuales incluyen nuevas notas al pie de la página y otras fuentes de ayuda. [En los dos próximos años se publicarán en español.] Sin lugar a exagerar podemos decir que nunca antes, en ninguna de las dispensaciones, han sido los santos bendecidos en forma tan abundante con la palabra del Señor y de sus profetas, como lo somos nosotros en la actualidad. Es por eso que ahora tenemos el cometido de hacer lo que nos mandó el Señor: "Estudia mi palabra que ha salido entre los hijos de los hombres" (D. y C. 11:22). Este año, en el curso de estudios para adultos de la Iglesia, se leerá el Libro de Mormón. Refiriéndose a este registro sagrado, el profeta José Smith dijo: "El Libro de Mormón [es] el más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y . . . un hombre se acercaría más a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 233-238). Os instamos a que estudiéis el Libro de Mormón individualmente y con vuestras familias y a que luego hagáis lo que aconsejó el profeta Nefi, que apliquemos "todas las Escrituras a nosotros mismos para nuestro provecho e instrucción" ( 1 Nefi 19:23-24). Hemos pedido a los líderes del sacerdocio que reduzcan a un mínimo las reuniones administrativas los domingos para que las familias pasen más tiempo juntas y dediquen ese día a adorar al Señor. Esperamos que ese día lo utilicéis para asistir a las reuniones, prestar servicio caritativo, visitar a otros miembros de la familia, llevar a cabo las noches de hogar y estudiar las Escrituras. Os aconsejamos que aceptéis llamamientos en la Iglesia y que sirváis fielmente en las posiciones a las que se os llame. Servíos los unos a los otros; magnificad vuestros llamamientos, y al hacerlo, seréis el medio por el cual muchos recibirán bendiciones y seréis más espirituales. Os instamos, especialmente a los poseedores del sacerdocio y a las hermanas de la Sociedad de Socorro, a que os déis cuenta de las necesidades del pobre, del enfermo y del necesitado. Tenemos la responsabilidad cristiana de asegurarnos de

que las viudas y los huérfanos tengan lo necesario para subsistir. "La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es ésta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo" (Santiago 1:27). Os amonestarnos a que guardéis los mandamientos de Dios, y al hacerlo, os veréis libres de las ataduras del pecado. "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, alma, mente y fuerza; y en el nombre de Jesucristo lo servirás" (D. y C. 59:5). Confesad la mano de Dios en todas las cosas (véase D. y C. 59:21). Sed pacientes en las aflicciones (D. y C. 24:8). Animaos (D. y C. 61:36). Sostened al sacerdocio en el hogar y en la Iglesia (véase D. y C: 107:22). Pagad vuestro diezmo fielmente y contribuid con una ofrenda de ayuno generosa (D. y C. 1 19:4; Mosíah 4:21). Amad a vuestro prójimo como a vosotros mismos (D. y C. 59:6). Enseñad a vuestros hijos. Criadlos en la luz y la verdad. (D. y C. 93:40, 42-43). Cesad de inculparos los unos a los otros (D. y C. 88:124). Perdonaos mutuamente (D. y C. 64:9). Elegid como gobernantes a hombres honrados, buenos y sabios (D. y C. 98:10). Obedeced y apoyad "la ley constitucional del país" (D. y C. 98:6). Sed frugales y no contraigáis deudas (D. y C. 19:35). Cesad de ser codiciosos (D. y C. 88:123). Trataos honradamente los unos a los otros (D. y C. 51:9). Santificad el día de reposo (véase D. y C.. 59:10, 12-13). Absteneos de usar bebidas alcohólicas, tabaco y las bebidas calientes (véase D. y C. 89:5-9). Cesad "de ser impuros"; apartaos de la pornografía (D. y C. 88:124). Buscad palabras de sabiduría de los mejores libros (D. y C. 88:118); evitad los libros o las películas que representan lo malo como algo bueno y lo bueno como algo malo. No cometáis adulterio "no . . . ninguna cosa semejante" (D. y C. 59:6), lo cual incluye las caricias impúdicas, la fornicación, la homosexualidad y toda clase de inmoralidad. Dejad "que la virtud engalane [vuestros] pensamientos incesantemente" (D. y C. 121:45). Poned "en práctica la virtud y la santidad" continuamente (D. y C. 38:24). Vestíos "con el vínculo de la caridad" (D. y C. 88:125). Vivid "de acuerdo con toda palabra que sale de la boca de Dios" (D. y C. 98:11). Compartid con valentía vuestro testimonio de Cristo (D. y C. 76:51, 79). Honrad vuestros convenios (D. y C. 25: 13). Perseverad hasta el fin (D. y C. 14:7). En pocas palabras, aunque vivís en el mundo, no seáis del mundo. La misión de la Iglesia es la de salvar almas por medio de la proclamación del evangelio, el perfeccionamiento de los Santos y la redención de los muertos.

99
http://bibliotecasud.blogspot.com

Os instamos a hacer todo lo que esté a vuestro alcance, con vuestros talentos y medios, para edificar el reino de Dios en la tierra. Esforzaos siempre por sostener, apoyar y hacer todo lo que sea mejor para el reino de Dios. Finalmente, quisiera dejar unas palabras de encomio y aliento. Hace más de 40 años que el presidente Kimball y yo fuimos llamados a ser miembros del Quórum de los Doce Apóstoles y fuimos ordenados con tan sólo unos minutos de diferencia. Para entonces la Iglesia contaba con 146 estacas. Hoy día hay 1.460, entre las cuales más de 800 de ellas han sido organizadas desde que el presidente Kimball asumió la presidencia de la Iglesia. En 1943 había menos de un millón de miembros en la Iglesia; hoy día sobrepasamos los cinco millones. En la última década más de dos millones de personas se han convertido. Nunca había estado la Iglesia en una mejor posición. Nunca habíamos contado con tan gran número de miembros dedicados. La obra misional ha hecho que la Iglesia se expanda por todo el mundo. La obra genealógica y del templo también han aumentado cuantiosamente. La calidad de los líderes ha mejorado y nuestra juventud está mejor preparada espiritualmente. Nos place ver que muchos de nuestros hermanos y hermanas se han reactivado e instamos a los líderes del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares a continuar trabajando en este aspecto. ¡Santos de los Últimos Días, os felicitamos! Admiramos vuestra fidelidad. Nunca habían sido tan grandes nuestras oportunidades y bendiciones. El profeta José Smith preguntó: "¿No hemos de seguir adelante en una causa tan grande? Avanzad, en vez de retroceder. ¡Valor . . . e id . . . adelante a la victoria!" (D. y C. 128:22).

A algunos de nuestros miembros les han molestado las palabras de menosprecio dirigidas en contra de la Iglesia y sus líderes, o la mala interpretación de nuestra doctrina y prácticas. Sin embargo, la oposición no es algo nuevo para nosotros. Fuimos objeto de ella en el pasado y continuaremos siéndolo en el futuro. No os desaniméis por lo que otros digan o hagan, sino más bien permaneced en la senda recta y angosta, lo cual lograréis si os aferráis a la barra de hierro, la palabra de Dios, tal como aparece en las Escrituras y como nos la dan sus siervos vivientes en la tierra. Siempre surge a mi mente algo que el Señor dijo en el Libro de Mormón y que los hermanos del Quórum de los Doce ya me han oído mencionar: "Ninguna arma forjada en contra de ti prosperará; y toda lengua que se levantare contra ti en juicio tú condenarás. Esta es la herencia de los siervos del Señor, y su justicia viene de mí, dice el Señor" (3 Nefi 22:17). Hermanos y hermanas, esta es la obra del Señor. Esta es su Iglesia en la tierra. El la ha dejado en manos de humildes hombres que tienen grandes responsabilidades. Necesitarnos vuestra fe, vuestro apoyo y vuestras oraciones constantes. Os testifico que Dios vive y que hoy día El comunica a sus siervos su voluntad divina. El presidente Spencer W. Kimball es su profeta escogido sobre la tierra en la actualidad. Testifico que esta es la Iglesia de Jesucristo, el reino de Dios aquí en la tierra. Pido de todo corazón que el Señor derrame sus bendiciones sobre vosotros, sobre vuestros seres queridos y sobre los hombres y mujeres buenos del mundo, pues todos somos sus hijos. De esto testifico, y os dejo mi bendición, en el nombre de Jesucristo. Amén.

100
http://bibliotecasud.blogspot.com

NUESTRA RESPONSABILIDAD DE LLEVAR EL EVANGELIO A TODO EL MUNDO
Presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"Quisiera dirigirme a los jóvenes y también a los hermanos de edad que podrían ir a una misión con sus esposas. Os necesitamos hoy más que nunca en el servicio del Señor." Mis queridos hermanos, es un placer y un honor saludaros esta noche. Me ha gustado mucho la conferencia hasta ahora. Hermano Durrant, estoy agradecido por nombres como tú. A mí me gusta muchísimo el baloncesto. Nunca fui muy buen jugador, pero jugaba en el cuadro de la Universidad Utah State. Mi padre, que tenía siete hijos varones, desafió a cualquier familia del condado de Franklin que tuviera suficientes jugadores a competir en baloncesto con la de él. Creo que, por suerte para nosotros, ninguna quiso enfrentarnos. De todas maneras, me encantó lo que dijiste. Esta noche quisiera hablaros un poco de la gran obra misionera de la Iglesia. ¡Hoy en día la Iglesia necesita más misioneros que nunca! Se requiere de nosotros que llevemos el evangelio de Jesucristo a todas las naciones del mundo. El Señor nos dio este mandamiento: "Enviad a los élderes de mi iglesia a las naciones que se encuentran lejos; a las islas del mar; enviad a los países extranjeros; llamad a todas las naciones, primeramente a los gentiles y luego a los judíos" (D. y C. 133:8). Esta responsabilidad que se nos ha dado de llevar el evangelio a toda nación, tribu, lengua y pueblo es una de las señales por medio de la cual los creyentes reconocerán que está cercano el retorno de nuestro Salvador a la tierra. En cuanto a esta señal de Su segunda venida, Jesucristo profetizó: "Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin" (Mateo 24: 14). Esta obra requerirá miles de misioneros, muchísimos más que los que están embarcados en este servicio misional en la actualidad. Sé que muchos de vosotros, jovencitos que me escucháis, ya habéis tomado la decisión de servir una misión para la Iglesia. Os felicito por estar preparados y ser dignos, y confiamos en que recibiréis innumerables bendiciones, tanto en el campo misional como en los años después de la misión. Otros de vosotros todavía no habéis tomado la decisión de servir una misión, y quisiera dirigirme especialmente a vosotros y también a los hermanos de edad que podrían ir a una misión con sus esposas. Os necesitamos hoy más que nunca en el servicio del Señor. "La mies a la verdad es mucha, mas los obreros pocos" (Lucas 10:2). Los que cumplen una misión con fidelidad vuelven después de esa experiencia con más fe, devoción y cualidades de líder. Aprenden, al sacrificarse, lo que solamente la experiencia y el servicio abnegado al prójimo pueden enseñar. Un misionero aprende, por ejemplo que Dios puede utilizarlo como instrumento para llevar a cabo su obra. Puede afirmar, como lo hizo Ammón, un misionero del Libro de Mormón: ". . . ésta es la bendición que se ha conferido sobre nosotros, que hemos sido hechos instrumentos en las manos de Díos para realizar esta gran obra" (Alma 26:3). Un misionero aprende que debe ser humilde y depender del Señor. Aprende a orar con fervor y sinceridad, no sólo por sí mismo sino también por los demás, y a dejarse guiar por el Espíritu Santo. Fue mientras servía en mi primera misión que me di cuenta de que es necesario depender constantemente del Señor. En 1922 yo era un joven misionero y me encontraba en el norte de Inglaterra. La oposición a la Iglesia comenzó mayormente entre los ministros, y se volvió tan intensa que el presidente de la Misión nos pidió que ya no tuviéramos reuniones en las calles, e incluso en algunas partes se dejó de repartir folletos casa por casa. Ninguno de los ministros sabía mucho acerca de nosotros. Un día andábamos "folleteando" cuando una simpática señora salió a la puerta y nos pusimos a conversar. Cuando mi compañero mencionó la palabra "mormón", su esposo vino a la puerta vistiendo un uniforme de la marina, y dijo: "No podéis decirme nada nuevo de esos mormones. Yo he estado en la marina británica por veinte años, y una ver que fuimos navegando hasta el puerto de Salt Lake, ni siquiera nos dejaron anclar." Este es un buen ejemplo de lo que sabían de nosotros en esa época. Se nos había invitado a mi compañero y a mí a ir a South Shields, en la costa noroeste, a hablar en una reunión sacramental. En la carta de invitación se nos prometía que iban a estar presentes muchas personas que no eran miembros de la Iglesia. Decía: "Muchos de nuestros amigos no creen las mentiras que se publican sobre la Iglesia." Ayunamos y oramos con sinceridad y fuimos a hablar a la reunión. El salón estaba lleno. Mi compañero iba preparado para hablar de los primeros principios del evangelio, y yo había estudiado mucho para hablar de la Apostasía. Se sentía un hermoso espíritu en la reunión. Mi compañero habló primero, dando un mensaje excelente. Yo hablé a continuación, y lo hice con una soltura que nunca había experimentado antes. Cuando volví a sentarme, me di cuenta de que no había mencionado siquiera la Apostasía. Había hablado del profeta José Smith y testificado que su misión era de origen divino y que el Libro de Mormón era verdadero. No pude evitar que se me cayeran las lágrimas de la emoción. Después de que terminó la reunión, muchas personas se acercaron a hablarnos; varias de ellas no eran miembros, y nos dijeron: "Esta noche recibimos la confirmación de que el

101
http://bibliotecasud.blogspot.com

mormonismo es verdadero y estamos dispuestos a considerar el bautismo." Esta fue una respuesta a nuestras oraciones, pues habíamos orado para poder decir sólo las cosas que llegaran al corazón de los investigadores. Efectivamente, un misionero descubre el gozo indescriptible que resulta de convertir almas al evangelio. Recientemente tres de mis nietos volvieron de la misión, y dos más están por salir de misioneros. Yo creo en la obra misional con todo mi corazón. Es bueno para cualquier joven tener la experiencia de ir a una misión. Uno de los relatos acerca de la obra misional que sirve de más inspiración se encuentra en las Escrituras y trata de los catorce años en que Alma, hijo, y los cuatro hijos de Mosíah predicaron a sus hermanos lamanitas. El Libro de Mormón nos dice que llevaron a la Iglesia a miles de personas, lo que hizo que uno de ellos, Ammón, exclamara: “. . . mi gozo es completo; sí, mi corazón rebosa de alegría . . ." (Alma 26:11). Hermanos, no hay nada que dé más gozo que darle al prójimo la luz del evangelio, porque el Señor prometió: "Y si acontece que trabajáis todos vuestros días proclamando el arrepentimiento a este pueblo y me traéis, aun cuando fuere una sola alma, ¡cuán grande será vuestro gozo con ella en el reino de mi Padre! "Ahora, si vuestro gozo será grande con un alma que me hayáis traído al reino de mi Padre, ¡cuán grande no será vuestro gozo si me trajereis muchas almas!" (D. y C. 18:15-16). Un misionero se da cuenta de que el sacerdocio que se le ha conferido es el poder de Dios, y se le presentan oportunidades para ejercer esta autoridad en las ordenanzas del bautismo, la confirmación y las unciones a los enfermos. La gran mayoría de los misioneros testifican que Dios no ha dejado de ser un Dios de milagros. (Véase Mormón 9: 15.) Un misionero aprende que Dios, nuestro Padre Celestial, responde cuando oramos a El. También aprende a reconocer la influencia del Espíritu Santo y a dejarse guiar por él. Ora por su propio bienestar—para poder ser humilde y sensible a la influencia del Espíritu Santo—y también por las personas a las que está enseñando. Por medio de estas experiencias, orando y sirviendo al prójimo, aprende a amar al Señor con todo su corazón y a amar más a los demás. Muchas veces surge la pregunta: Deben todos los jóvenes ir a una misión. La respuesta a esta cuestión ya la ha dado el Señor y es afirmativa. Todos los jóvenes deben ir a una misión. Pero a pesar de que todos los jóvenes deben cumplir una misión, nos damos cuenta de que no todos están preparados física, emocional o moralmente. Por lo tanto, algunos de ellos tal vez se priven de la oportunidad de ser misioneros. Pero todos deben prepararse para ir, para ser dignos de servir al Señor, porque El ha dicho: "Y que todo hombre [fijaos en las palabras todo hombre] tome la justicia en sus manos y la fidelidad sobre sus lomos y levante la voz de amonestación a los habitantes de la tierra; y declare, tanto por palabra como por fuga, que la desolación sobrevendrá a los inicuos" (D. y C. 63:37). Algunos jóvenes, porque han transgredido, dicen que no tienen interés en cumplir una misión. La verdad es que, por

supuesto, se sienten indignos. Si estos jóvenes fueran a hablar con su obispo, le confiaran su problema y se arrepintieran sinceramente, todavía podrían hacer una buena misión. Nosotros, vuestros hermanos, os animamos a prepararos, a prepararos ahora mismo para servir al Señor, a prepararos moral, espiritual y emocionalmente. Id a conversar con el obispo. Decidle lo que deseáis alcanzar. Confiadle vuestros problemas. Escuchad sus consejos y después orad a nuestro Padre Celestial sobre esta decisión tan importante. Uno de los grandes misioneros de la Iglesia, el élder LeGrand Richards, dijo: "Muchas personas me han preguntado cuál ha sido la mejor experiencia que he tenido en la Iglesia y, sin titubear un momento, les contesto que ha sido mi primera misión. Durante ese tiempo fue que aprendí a amar realmente al Señor y a su Iglesia y adquirí el deseo de ayudar a edificar su reino." Espero que todos vosotros, los jóvenes que me escucháis esta noche, tengáis una cuenta de ahorros y estéis planeando ir a una misión. Hace poco estuve en Dallas, Texas, donde tuve el placer de hablar a casi 200 misioneros. Entre ellos había varias hermanas. Mientras les hablaba pensé que era un grupo de jóvenes que, a pesar de vivir en este mundo inicuo, no toma parte en los pecados que en él se cometen. Me regocijo por nuestros jóvenes. Estoy orgulloso de ellos y agradecido por ellos y sé que el Señor está bendiciéndoles y ayudándoles a progresar. Es un gran placer para mí reunirme con ellos siempre que voy a una casa de misión. Son jóvenes escogidos. Ahora quiero decir unas palabras a vosotros, los hermanos mayores de edad. Necesitamos matrimonios que sean buenos misioneros. . . Mi padre fue llamado a ir a una misión y dejó a mi madre en nuestro hogar con siete hijos pequeños, y el octavo nació cuatro meses después de que él se fue. Desde ese entonces en mi hogar hubo un espíritu misionero que nunca dejó de ser y por el cual me siento profundamente agradecido. Aquellos de vosotros que sois abuelos podéis ejercer más influencia sobre vuestros nietos por medio de cartas que les enviéis del campo misional que por cualquier otro medio. Recuerdo tan bien que después de que terminábamos los quehaceres domésticos, nos sentábamos alrededor de la mesa de la cocina y mamá nos leía las cartas de nuestro padre. Nos parecía que los pueblos en que estaba trabajando quedaban al otro lado del globo, pero los que mencionaba eran nada más que ciudades de los estados de Iowa, Illinois y otros de los estados centrales. Dos de mis hermanas, viudas las dos —una de ellas tiene diez hijos y la otra ocho—después de mandar a sus hijos de misioneros, hablaron con sus respectivos obispos para ver si les permitía a ellas ira una misión. Algunos desean abandonar todas las maravillosas bendiciones que les corresponden como miembros de la Iglesia, ese es su privilegio. Algunos se fueron y probaron nuevas doctrinas, y después de algún tiempo las encontraron desagradables y pidieron ser admitidos de nuevo en la Iglesia; y les dimos la bienvenida.

102
http://bibliotecasud.blogspot.com

Tal vez os interese saber que los bautismos de conversos por misioneros disminuyeron en algo durante 1983. Sabríamos que esto sucedería cuando redujimos el tiempo de servicio misional de los varones de 24 a 18 meses. Esto significa una reducción de un 25 por ciento en el tiempo en que los jóvenes sirven como misioneros. Os aseguro que la disminución de bautismos ni se aproxima a ese porcentaje. Todo esto indica que aun cuando nuestros jóvenes sirven por un período más corto, lo hacen con más vigor y eficacia. Hacia fines de 1983 había 26.565 misioneros. ¡Qué increíble ejército de siervos fieles y devotos del Señor que brindan su tiempo y recursos para el progreso de esta gran obra de salvación! Pero, como ya se ha dicho, se necesitan muchos más, porque el campo está blanco y listo para la siega, y los obreros son relativamente pocos. Cada hombre o mujer que se embarca en este servicio bendice la vida de todos a quienes enseña, Más aún, su propia vida se enriquece en esta generosa labor. ¿Quién no ha sido testigo del milagro de un misionero que se ha desarrollado maravillosamente durante su servicio en la obra del Señor? Los líderes del sacerdocio y padres y madres deberían capacitar desde niño al joven para que sienta el deseo de servir como misionero. Nuestras reuniones sacramentales deberían ser constantemente enriquecidas con los testimonios entusiastas de quienes han regresado de la misión. Más aún, a todos se nos debe recordar que tenemos que compartir el evangelio con aquellos con quienes nos relacionamos. Repito la palabra compartir. Me agrada. Desapruebo el uso de lo que puede ser considerado como fuerza o presión con quienes viven entre nosotros. Lo considero innecesario. La amistad y una vida ejemplar del evangelio de Jesucristo, con comprensión de la oportunidad de guiarles silenciosa y suavemente en dirección a la Iglesia, lograrán mucho más y aquellos que necesitan o buscan ayuda la resistirán menos y la apreciarán más. Seguidamente en mi informe os presento el estado financiero. Las finanzas de la Iglesia están en excelentes condiciones. Como consecuencia del gran aumento de la obra en todo el mundo, las demandas sobre los diezmos son enormes. En este momento tenemos 896 edificios en construcción. Es una tremenda empresa. ¡Casi 900 edificios nuevos! ¡No sé de nada semejante! Y es posible sólo mediante la consagración de los Santos en obediencia a los mandamientos de Dios. Como sabéis, hemos cambiado el porcentaje de participación para la construcción de edificios. Antes teníamos la participación de 70 y 30 por ciento en la mayoría de las regiones, lo que fue cambiado recientemente a un 96 y 4 por ciento. Los fondos de la mayor parte de los edificios en construcción provienen de los diezmos de la Iglesia. Mucho nos complace que esto haya sido posible. El Concilio de Disposición de Diezmos, establecido por revelación, y consistente de la Primera Presidencia, el Consejo de los Doce y el Obispado Presidente, ha determinado que los egresos anuales jamás excedan a los ingresos de la Iglesia. En 1983 se dedicaron seis nuevos templos. En 1984 tenemos programado dedicar seis mas, y aún otros seis templos durante 1985. Esta mañana anunciamos la construcción de cinco templos más, en las regiones de Bogotá, Colombia;

Toronto, Canadá; Pórtland, Oregon; San diego, California; y Las Vegas, Nevada. Esto es verdaderamente significativo. Ha sido una maravillosa experiencia el reunirme, junto con otras Autoridades Generales, con dignos y fieles miembros de la Iglesia, en los nuevos templos de Atlanta, Georgia; Tonga, Samoa y Tahití; en Santiago, Chile; y en la Ciudad de México. Hay que vivir una experiencia como esa para apreciarla plenamente. En cada caso, la gente se reunió desde cerca y de lejos, bien vestidos, limpios y radiantes; hombres, mujeres y niños, con grande fe en el corazón y una viva convicción acerca de la sagrada naturaleza y propósito de estas casas sagradas. He mirado sus rostros; he visto sus lágrimas, de hombres y mujeres fuertes que lloraron de amor y agradecimiento a Dios por las bendiciones de la Casa del Señor. Estos millares de miembros ejemplares saben que sólo en los templos es válida la autoridad selladora del sagrado sacerdocio para más allá de esta vida y para la eternidad. Saben que sólo mediante las ordenanzas de estas casas sagradas pueden abrirse las puertas de las prisiones de sus antepasados, a fin de que puedan disfrutar de todas las bendiciones del evangelio eterno, reservado por un amoroso Padre para sus hijos. Considero un milagro que la Iglesia pueda lograr tanto. Es un milagro hecho posible por la fe y bajo un plan que el Señor mismo estableció para el financiamiento de su reino. El de los diezmos es un principio simple y directo. En lo que a nosotros respecta, el principio es presentado en un versículo de la Sección 119 de Doctrina y Convenios. Ese cuarto versículo consta de 35 palabras. Comparemos eso con los encumbrados y complejos códigos impositivos creados e impuestos por los gobiernos. El primero es una breve declaración del Señor en la que deja el pago a cargo del individuo y es motivado por la fe. El otro es una complicada maraña creada por el hombre y obligada o impuesta por ley. La Iglesia vivirá de acuerdo con sus medios económicos. De eso podéis estar seguros. También podéis estar seguros de que haremos todos los esfuerzos necesarios para salvaguardar estos sagrados fondos, para que sean gastados con sabiduría para satisfacer así las necesidades que estén en armonía con la gran misión de la Iglesia. Como forma de conservar los recursos de la Iglesia, y al mismo tiempo incrementar las oportunidades de servicio voluntario, instituirnos un programa mediante el cual muchos hermanos y hermanas jubilados están sirviendo como voluntarios en los templos y en los departamentos y oficinas de la Iglesia. El número de los que así están sirviendo se aproxima a la cantidad de 5.000 personas, lo que puede traducirse en aproximadamente 500 empleados regulares, con el consiguiente ahorro, con respecto al valor de salarios y beneficios, de más de diez millones de dólares. Estos maravillosos y dedicados hermanos trabajan en forma eficaz y con amor y dedicación en el desarrollo de la causa. Como testimonio personal, y mientras hablamos de los recursos económicos de la Iglesia, reiteramos la promesa del Señor dada en la antigüedad mediante el profeta Malaquías, de que El abrirá las ventanas de los cielos sobre quienes sean honrados con El en el pago de sus diezmos y ofrendas, hasta que sobreabunden dichas bendiciones. Toda persona que paga

103
http://bibliotecasud.blogspot.com

honradamente sus diezmos puede testificar que el Señor cumple con su palabra. El programa educativo de la Iglesia sigue adelante. La obra de enseñar a los alumnos en el programa de seminarios e institutos aumenta constantemente. A fines de 1983 había 389.258 estudiantes inscritos en los seminarios e institutos de religión. Quienes fuisteis beneficiados de este programa conocéis su tremendo valor. Exhortamos a que todos los que puedan hagan uso del mismo. No dudamos en prometeros que vuestro conocimiento del evangelio aumentará, vuestra fe se fortalecerá y desarrollaréis maravillosas amistades con personas que tienen intereses comunes. A veces pienso en la fe que se ejerció para la traducción y primera impresión del Libro de Mormón. En esa primera edición hubo 5.000 ejemplares, impresos en Palmyra en marzo de 1830. En años recientes el Libro de Mormón ha sido impreso en diversas ediciones de más de un millón de ejemplares por año, y se imprime todo el libro o gran parte de éste en 67 idiomas. De este sagrado volumen leo estas palabras: "¡Oh, si fuera yo un ángel y se me concediera el deseo de mi corazón, para poder salir y hablar con la trompeta de Dios, con una voz que estremeciera la tierra y proclamar el arrepentimiento a todo pueblo!" (Alma 29:1). No hemos llegado a ese punto, pero hemos dado un paso gigantesco en esa dirección. Muchos miles de vosotros, hermanos, en todas partes, estáis unidos a nosotros tanto por la voz como por la imagen, mediante un notable sistema de satélite establecido por la Iglesia. Mediante este sistema podemos declarar la palabra del Señor a nuestro pueblo de costa a costa, y más allá todavía, hasta Alaska y las islas de Hawai. Estamos asimismo tratando constantemente de extender el alcance de estas técnicas. Ahora os informo de otro asunto: Tuve el privilegio de presidir la estaca número 150 de la Iglesia, creada en el año 1945, 115 años después de la organización de la Iglesia. Ahora, menos de cuarenta años después, existen 1.458 estacas, o sea un aumento de casi diez veces en el número de estacas de Sión. Durante 1983 se organizaron 378 nuevos barrios y ramas haciendo así un total de casi 14.000 al cerrar el año. No es entonces de extrañarse que tengamos que construir tantos edificios nuevos, tanto para la adoración como para la enseñanza. Todos estos asuntos de los que he hablado son estadísticas, y en su mayoría podrían clasificarse como temporales. Pero hay un elemento aún más importante que nos preocupa, y es la calidad espiritual de la vida de nuestro pueblo.

Sabemos que un número cada vez mayor asiste a las reuniones sacramentales para renovar sus convenios con el Señor y tomar de nuevo sobre sí el nombre de Cristo. Sabemos que lo mismo sucede con las noches de hogar y el permanecer juntos los domingos como familia, aprendiendo, juntos sobre el evangelio. Vemos evidencias de que un número cada vez mayor practica la oración familiar en forma regular. Confiamos que lo mismo suceda con la lectura de las Escrituras y que de ellas reciban inspiración. Recientemente he tenido la oportunidad de hablar con sesenta y tres hombres y extenderles el llamamiento de servir como presidentes de misión. Uno no puede tener tal experiencia sin llegar a reconocer la profundidad de la fe que se encuentra en los corazones de esta gente. Esposo, esposa e hijos están dispuestos, al llamado de la Iglesia, a dejar las comodidades del hogar, sus amigos, sus seres queridos y su trabajo, para salir a enseñar el evangelio de Jesucristo. Hermanos, la obra del Señor avanza tanto como en cualquier otra época de la historia de la Iglesia, y aún más rápidamente. Individualmente podremos fracasar en hacer nuestra parte, pero en ese caso el Señor levantará a otro que ocupe nuestro lugar, porque él no permitirá que su obra fracase. Estamos familiarizados con los rumores de que la obra fracasaría. Cuando el Libro de Mormón salió de la imprenta, los críticos dijeron que muy pronto caería en el olvido; cuando se originaron las dificultades en Kirtland, los crudos enemigos dijeron que la obra fracasaría; cuando los Santos fueron expulsados de Missouri, aquellos que los obligaron dijeron que la Iglesia pronto acabaría; cuando el Profeta y Hyrum fueron asesinados en Carthage, sus asesinos afirmaron que eso sería el fin; cuando en febrero de 1846 las carretas cruzaron el río en medio del crudo invierno, los enemigos de la Iglesia dijeron que no podría sobrevivir; cuando los santos se encontraron en este valle solitario, con las langostas devorando sus cosechas, hubo algunos que pensaron que era el fin. Pero la obra ha continuado avanzando. La Iglesia nunca ha retrocedido ni un paso desde su organización en 1830, y nunca lo hará. Es la obra del Maestro, es la Iglesia de Dios, es su obra establecida en estos últimos días, es la pequeña piedra que cortada del monte, sin manos, rodaría hasta llenar toda la tierra. (Véase Daniel 2:44-45.) Dios la bendiga mientras continúa avanzando en su curso señalado. Y que cada uno de nosotros sea fiel en hacer lo que está de nuestra parte para su progreso, lo ruego humildemente, mientras os dejo mi testimonio de su veracidad y divinidad, en el nombre de Jesucristo. Amén.

104
http://bibliotecasud.blogspot.com

UN NUEVO TESTIGO DE JESUCRISTO
presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"Si vamos a lograr esa cosecha de almas que prevé el presidente Kimball, debemos usar el instrumento que Dios a dispuesto para esa tarea: El Libro de Mormón." Mis amados hermanos y hermanas, hace ya varios años que estoy profundamente preocupado porque no utilizamos el Libro de Mormón de la manera en que Dios ha propuesto. Al participar en la dedicación del Templo de la Ciudad de México, recibí una impresión muy clara de que Dios no esta complacido ante nuestra negligencia con respecto al Libro de Mormón. En la sección ochenta y cuatro de Doctrina y Convenios el Señor decretó que toda la Iglesia estaba bajo condenación, aun todos los hijos de Sión, debido a la manera en que trataban el Libro de Mormón. "Y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan", dijo el Señor, "y recuerden el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón." (Vers. 57.) Sión no puede aumentar en belleza y santidad y vestirse de sus ropas hermosas si esta bajo esa condenación. (Véase D. y C. 82:14.) Esto ocasiona cinco preguntas criticas que cada uno de nosotros debe contestar: ¿Es el Libro de Mormón la palabra de Dios? ¿Para quien se escribió? ¿Cuán importante es este volumen de las Escrituras? ¿Cuál es su propósito más importante? ¿Cómo debemos usarlo? Primero, ¿Es el Libro de Mormón la palabra de Dios? El así lo ha testificado. (Véase D. y C. 20:8-10.) También su traductor (véase 1 Nefi 33:10; Moro. 7:35), también sus escritores (véase Artículos de Fe 1:8), también sus testigos, así como todos aquellos que lo han leído y han recibido una revelación personal de Dios en cuanto a su veracidad. Segundo, ¿Para quien se escribió el Libro de Mormón? Moroni, el último escritor del Libro de Mormón, dirigiéndose a nosotros, dijo: "He aquí, os hablo como si os hallaseis presentes, y sin embargo, no lo estáis. Pero he aquí, Jesucristo me os ha mostrado, y conozco vuestras obras." (Mormón 8:35.) Dios inspiró a Mormón, el compilador principal del libro, a que incluyera todo lo que necesitaríamos en nuestros días. Tercero, ¿Cuán importante es el Libro de Mormón? José Smith lo llamó "la clave de nuestra religión". (Enseñanzas del profeta José Smith. pág. 233.) "Si quitamos el Libro de Mormón y las revelaciones", dijo él, "¿dónde queda nuestra religión? No tenemos nada." (Enseñanzas del Profeta José Smith. pág. 77.) Dijo el Señor a José Smith, el traductor: "Esta generación recibirá mi palabra por medio de ti." (D. y C. 5:10. ) Y así ha sido. El Señor declara: "Y los que lo reciban (el Libro de Mormón) con fe, y hagan justicia, recibirán una corona de vida eterna; mas para quienes endurezcan sus corazones en la incredulidad y la rechacen se tornará para su propia condenación." (D. y C. 20:14-15.) Cuarto, ¿Cuál es el propósito principal del Libro de Mormón? El traer a los hombres a Cristo, para que se reconcilien con Él, y se unan a su Iglesia -en ese orden. En la portada del Libro de Mormón se encuentra la declaración de que el libro es ''para convencer al judío y al gentil de que JESUS es el CRISTO, el ETERNO DIOS". El Señor instruyó además que el Libro de Mormón comprueba que "Dios inspira a los hombres y los llama a su santa obra en esta edad y generación, así como en las antiguas''. (D. y C. 20:11.) Así que, siendo verdadero el Libro de Mormón, Dios inspiró a su Profeta José Smith para que lo tradujera y lo llamó para que llevara a cabo la sagrada obra de la restauración de su Iglesia, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días. Finalmente, ¿cómo debemos utilizar el Libro de Mormón? Primero debemos leerlo y obtener un testimonio para nosotros mismos. Los hombres podrán engañarse los unos a los otros, pero Dios no engaña a los hombres. Por tal razón, el Libro de Mormón expone la mejor prueba para determinar su veracidad, es decir, lo leemos y luego preguntamos a Dios si es verdadero. En el último capitulo del libro, Moroni extiende este divino desafío a cada persona que lo lea. Estas son sus palabras: Y cuando recibáis estas cosas, quisiera exortaros a que preguntéis a Dios el Eterno Padre, en el nombre de Cristo, si no son verdaderas estas cosas; y si pedís con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo, el os manifestara la verdad de ellas por el poder del Espíritu Santo. " (Moro. 10:4.) Esta es, entonces, la aseveración suprema para la persona de corazón sincero: saber por revelación personal de Dios, que el Libro de Mormón es verdadero. Millones lo han puesto a prueba y saben, y millones más sabrán. Ahora bien, el espíritu, de la misma manera que el cuerpo, tiene la necesidad de nutrición continua. La comida de ayer no es suficiente para proporcionar las necesidades de hoy. Por tanto, no basta con leer solo de vez en cuando "el más correcto de todos los libros sobre la tierra'', como lo designó el profeta José Smith. (Enseñanzas del profeta José Smith, pág. 233.) No todas las verdades son de igual valía, ni todas las escrituras tienen el mismo valor. Que mejor forma de nutrir el espíritu que la de gozarnos frecuentemente con la lectura del libro, que según el Profeta José "un hombre se acercaría mas a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro". (Enseñanzas del profeta José Smith. págs. 283-284). El presidente Marion G. Romney entendió esta declaración. Hace años empezó un procedimiento diario, que nos recomendó a nosotros, el de leer el Libro de Mormón cada mañana durante treinta minutos. "Se que me mantuvo en armonía", dijo él, "en tanto que yo me mantuve en armonía con el Espíritu del Señor." Luego agrego: "Nos mantendrá tan cerca del Espíritu del Señor como cualquier otra cosa que yo conozca." El Señor dijo que el Libro de Mormón ha de ser "un estandarte a los de mi pueblo que son de la casa de Israel". (2 Ne. 29:2. ) Un estandarte que debemos escuchar y seguir. En una revelación que abarca varios versículos de la sección 20 de Doctrina y Convenios, el Señor nos da un resumen de las verdades vitales que enseña el Libro de Mormón. Habla de Dios, de la creación del hombre, la Caída, la Expiación, la ascensión de Cristo a los cielos, los profetas, la fe, arrepentimiento, bautismo, el Espíritu Santo, la perseverancia, la oración, la justificación y la santificación por medio de la gracia y para amar y servir a Dios. Debemos conocer esas verdades esenciales. En el Libro de Mormón Aarón y Ammón y sus hermanos enseñaron este mismo tipo de verdades al, pueblo lamanita (véase Alma 18:22-39), que se encontraba en el tenebroso abismo" (Alma 16:3). Después de aceptar estas verdades eternas, el Libro de Mormón declara que estos lamanitas convertidos nunca se alejaron de la Justicia. (Véase Alma 23:6.) Si enseñamos a nuestros hijos y a nuestros nietos estas mismas verdades, ¿se apartaran ellos? Debemos enseñarles acerca del Libro de Mormón en nuestra mesa a la hora de comer, en nuestras reuniones familiares, al lado de sus camas y en nuestras cartas y conversaciones telefónicas; en todas nuestras idas y venidas.

105
http://bibliotecasud.blogspot.com

Algunos padres espirituales alertos tienen reuniones devocionales temprano en la mañana con toda su familia, en sus hogares respectivos. Cantan un himno, tienen una oración y luego leen y analizan el Libro de Mormón. "Los élderes, presbíteros y maestros de esta Iglesia enseñarán los principios de mi evangelio que se encuentran en . . . el Libro de Mormón", dice el Señor en la sección 42 de Doctrina y convenios. El Libro de Mormón es tanto para miembros como para los que no lo son. Combinado con el Espíritu del Señor, el Libro de Mormón es la herramienta más importante que el Señor nos ha dado para convertir al mundo. Si vamos a lograr esa cosecha de almas que prevé el presidente Kimball, debemos usar el instrumento que Dios ha dispuesto para esa tarea: el Libro de Mormón. El élder Bruce R. McConkie declaro: "Los hombres se pueden acercar mas a Dios; pueden tener mas del espíritu de conversión y conformidad en su corazón; pueden tener testimonios más fuertes y pueden lograr un entendimiento mejor de las doctrinas de salvación por medio del Libro de Mormón que por medio de la Biblia. Se salvará más gente en el reino de Dios diez mil veces más -debido al Libro de Mormón que debido a la Biblia." (Discurso pronunciado en la Universidad Brigham Young, 18 de ago. de 1978.) El mundo cristiano tiene la Biblia, y nosotros también la tenemos. La Biblia habla de un pueblo, los judíos; su tierra, la Tierra Santa; sus profetas, y el nacimiento y ministerio de Jesucristo. Pero, ¿había solamente una tribu de Israel? ¿Que sucedió con José, el hijo con el derecho a la primogenitura, que salvo a toda la familia de Israel de perecer de hambre? ¿Que paso con José, cuyos hijos Israel bendijo y declaro: "Sea perpetuado en ellos mi nombre, y el nombre de mis padres Abraham e Isaac . . ."? (Gen. 48:16.) ¿Que sucede con José, a quien Israel bendijo y prometio que seria "rama fructífera junto a una fuente, cuyos vástagos se extienden sobre el muro"'? (Gen. 49:22. ) ¿Dónde esta el registro de José?

Testificamos al mundo que nosotros tenemos el registro de José, a saber, el Libro de Mormón. Al igual que Judá, José tuvo un pueblo: los nefitas y los lamanitas. Como Judá, José tuvo una tierra: las Américas. Como Judá, José tuvo profetas, y sus descendientes también gozaron de la visita de Jesucristo, el Señor resucitado. "¿No sabéis", dice el Señor en el Libro de Mormón, "que hay mas de una nación'? . . . "¿No sabéis que el testimonio de dos naciones os es un testigo de que yo soy Dios, que me acuerdo tanto de una nación como de otra? ". . . Y no supongáis que porque hablé una palabra, no puedo hablar otra." (2 Ne. 29:7-9.) Invitamos a todos los hombres, dondequiera que estén, a que lean el Libro de Mormón, otro testamento de Jesucristo. La Biblia esta sobre el púlpito de cientos de diferentes sectas religiosas. El Libro de Mormón, el registro de José, verifica y aclara lo que dice la Biblia. Quita tropezaderos y restablece muchas cosas claras y preciosas. Testificamos que cuando se usan juntos, la Biblia y el Libro de Mormón, confunden las falsas doctrinas, ponen fin a las contenciones, y establecen la paz. (Véase 2 Ne. 3:12) No necesitamos comprobar que el Libro de Mormón es verdadero. El libro es en sí su propia prueba. ¡Todo lo que necesitamos hacer es leerlo y declararlo! El Libro de Mormón no esta en tela de juicio; la gente del mundo, incluso los miembros de la Iglesia, están en tela de juicio en cuanto a lo que vayan a hacer con el segundo testigo de Cristo. Yo testifico que el Libro de Mormón es la palabra de Dios, así que Jesús es el Cristo, José Smith es un profeta, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días es verdadera, con sus siervos autorizados para efectuar hoy en día las ordenanzas de salvación, en el nombre de Jesucristo. Amén.

106
http://bibliotecasud.blogspot.com

MI LLAMAMIENTO COMO MAESTRO SCOUT
presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"Lo más importante de esta vida es tener un testimonio de la verdad, y no hay mejor oportunidad de obtenerlo que durante la misión." Mis queridos hermanos, siento que mi corazón reboza de amor hacia vosotros en esta ocasión tan importante, y agradezco al Señor el poder estar reunidos aquí esta noche. Siempre le estaré agradecido al obispo del Barrio Whitney por haberme llamado, hace casi sesenta y cinco años, a ser el maestro scout de veinticuatro jóvenes. Todos recibimos los manuales al mismo tiempo, y este era un grupo excelente de jóvenes con un gran talento musical. En esa época se llevaban a cabo en la Mutual varias actividades culturales de competencia, algunas de las cuales eran coros de varones. Todos los barrios debían tener un coro y, con frecuencia, el obispo daba la responsabilidad al maestro scout de reunir a los varones para practicar. Y de esta manera se hacia en nuestro barrio. Tal como frecuentemente sucede cuando un hombre recibe una asignación, pedí ayuda a una fiel hermana que tocaba el piano y que conocía técnicas musicales. De esta manera, bajo su dirección comenzamos a practicar. El himno asignado para la competencia fue elegido por la mesa general, y era el mismo para toda la Iglesia. El himno era "Fulgura la aurora", por Parley P. Pratt. Durante varias semanas practicábamos antes y después de las reuniones scout hasta que, finalmente, llego el momento en que debíamos competir con los otros diez barrios de la estaca Franklin. Fuimos los ganadores de la estaca, lo que significaba que debíamos competir con los ganadores de las otras seis estacas del Valle Cache, en el tabernáculo de Logan, Utah. Nunca olvidare el momento en que llegamos a ese gran tabernáculo. En cuanto entramos sacamos números para saber el orden en que debíamos actuar, y para prolongar aun más nuestra ansiedad nos toco el último. Finalmente llego el momento en que nuestro grupo debió subir a la plataforma, y mientras la pianista tocaba una marcha patriótica, a modo de introducción, los veinticuatro jóvenes subieron por el pasillo, formando fila, y se acomodaron en forma de media luna en medio del escenario, mientras yo me ponía de cuclillas entre unos bancos para tratar de guiarlos y darles mi apoyo. Cantaron como nunca y. como os imaginareis, no estaría contándoos esta experiencia si no hubiéramos obtenido el primer lugar en esa competencia en Logan. Al volver, estabamos tan radiantes de felicidad que nos parecía flotar en el aire; nos parecía imposible que nuestra pequeña comunidad de cincuenta familias hubiera ganado a otras estacas y barrios del valle. En la primera reunión de scouts que tuvimos después de nuestra victoria, estos jovencitos (que nunca olvidan lo que es de valor para ellos) me recordaron que en un momento de ansiedad les prometí que si ganábamos en Logan, iríamos todos a una caminata de cincuenta y seis kilómetros por las montañas hasta llegar al Valle de Bear Lake. Ya que una promesa es deuda pendiente, comenzamos a hacer planes para nuestra actividad. Durante esta reunión, un jovencito de doce años levantó la mano y dijo, muy serio: -Señor maestro Scout, me gustaría hacer una moción. Eso de hacer mociones fue algo nuevo en las reuniones scout, al menos para mí, pero le dije: -Esta bien, ¿qué es lo que propones? Respondió: -Me gustaría proponer que todos nos cortáramos el cabello de manera que no tengamos que cargar peines y cepillos en el viaje. Observe que tres o cuatro de los jovencitos mayores se movían con inquietud en sus asientos; ellos estaban en la etapa en que un jovencito comienza a fijarse en las chicas, y sabían perfectamente que el cabello muy corto no seria muy aceptado entre ellas. Sometí la sugerencia a votación, la cual se aprobó con la disconformidad de estos tres o cuatro jovencitos. También se llegó al acuerdo que si no se sometían en forma voluntaria, habría otras maneras de imponer las normas de la tropa. De modo que no tuvieron mas remedio que someterse. Entonces, como era de esperarse. ya que nunca se olvidan de nada que sea para beneficio de ellos, uno de los mayores dijo: -¿Y los maestros scout?-lo que hizo que fuéramos nosotros los que nos inquietáramos. Al sábado siguiente los dos maestros scout nos sentamos en la peluquería mientras el peluquero, con gran satisfacción, nos cortaba el pelo. Cuando estaba terminando dijo: -Si me permiten raparles la cabeza no les cobro ninguno de los cortes de pelo. De modo que después de nuestra cita con el peluquero, partimos para nuestra caminata scout de cincuenta y seis kilómetros, la cual me había que a llevar a cabo como incentivo para que los jóvenes fueran a las practicas de canto-veinticuatro jóvenes con el cabello bien corto y dos maestros scout con la cabeza al rape. Las tres semanas que pasamos en las montañas y en el lago con estos jóvenes maravillosos fueron gloriosas, y ojalá pudiera relataros la vida de cada uno de ellos hasta la actualidad. Estoy muy orgulloso de ellos. Siempre me he esforzado por mantenerme en contacto con esos jóvenes, años mas tarde, después de haber estado en el estado de Idaho y en Washington, la capital de los Estados Unidos, fui a una clase de Escuela Dominical en el Barrio Whitney. Uno de aquellos jóvenes era el obispo, otro su consejero, otro el secretario de barrio, y el sumo consejero representante de la estaca era también uno del grupo. Cuando fuimos a la clase para adultos me encontré con que el maestro era otro de aquellos jóvenes, y otro estaba sirviendo como maestro scout. Fue maravilloso volver a estar junto con ellos, y supe de la vida de todos con la excepción de dos; nadie parecía saber dónde estaban o que hacían. Unas semanas mas tarde fui al sur de Arizona en la época en que se realizaban conferencias generales del sacerdocio como parte de las conferencias de estaca. Durante la reunión, al fondo de la sala, me pareció ver una cara conocida. Una vez terminada la reunión, uno de los jóvenes de quienes no habíamos tenido noticias por muchos años se acercó. Nos dimos un fuerte abrazo y le pregunte: -¿Que estas haciendo aquí'? Y me dijo: Querrá decir, ¿qué estoy haciendo en la Iglesia'?' -Bueno, si, en parte, ¿qué cargo tienes en la Iglesia? -Bueno contestó-, no hago mucho, pero soy maestro scout. Luego me contó que se había inactivado y había contraído matrimonio fuera de la Iglesia, pero que luego su esposa se había bautizado y que estaba influyendo en él para que se reactivara y pudieran ir

107
http://bibliotecasud.blogspot.com

al templo. Continuamos escribiéndonos y unos meses mas tarde tuve el honor de sellarlo a su esposa y a sus hijos en el templo. Un tiempo después fui a Burley, Idaho, para hablar en la reunión anual de la Asociación de Granjeros de Idaho. Momentos antes de comenzar la reunión, estando de pie en la plataforma, con el presidente de la Asociación, vi en la puerta a un joven que entregaba un volante a los granjeros que entraban a la reunión. Le pregunté al presidente si lo conocía y me dijo que sí. Por cierto, era el último de los veinticuatro jóvenes que me faltaba localizar. Después de la reunión tuvimos una conversación muy amena. Me dijo que se había casado en la Iglesia pero no en el templo. Pero no mucho tiempo después tuve el privilegio de sellarlo a su esposa y a sus hijos en el templo. Según sabemos, él fue el último del grupo en casarse en el templo. Algunos de ellos ya han muerto, pero tenemos muy buena razón para pensar que cumplieron con el propósito de la vida. Servir y participar en el programa scout ha sido una de mis experiencias mas selectas de mi vida, lo cual he hecho por casi sesenta y cinco años. Este es un excelente programa para capacitar a los jóvenes como líderes, enseñarles patriotismo y amor por su patria, así como desarrollar en ellos entereza y dignidad. Es un programa que moldea a los hombres, hombres de fortaleza y espiritualidad. Estoy agradecido al obispo de ese pequeño barrio rural por haberme llamado como maestro scout. Mis hermanos, desde lo más profundo de mi corazón, os alabo por todo lo bueno que estáis haciendo y os digo que fuera de las sendas del Señor no nos espera ninguna recompensa. Vale la pena vivir los principios del evangelio, vivir de acuerdo con sus normas, vincularnos con buenas personas, cumplir con los mandamientos y ser firmes a la verdad dondequiera que estemos. Tal como algunos de vosotros sabréis, trabaje por un tiempo en el gobierno. No fue una tarea fácil de desempeñar, pero recibí la promesa del presidente de los Estados Unidos que no tendría que apoyar ninguna norma en la que no creyera. Él cumplió con su promesa y

nunca me pidió que hiciera nada que estuviera en contra de mis creencias. Agradezco al Señor el hogar en el cual nací y la misión que cumplió mi padre, que tal como lo indicó el élder Thomas S. Monson, fue llamado a una misión y tuvo que dejar a mi madre sola con siete hijos. El octavo nació cuatro meses después de haber llegado él al campo misional. En nuestro hogar comenzó a reinar un espíritu misional que nunca se alejó, y por el cual estoy profundamente agradecido. Estoy agradecido por mis diez hermanos y hermanas, todos los cuales han cumplido una misión. Dos de mis hermanas viudas, una de ellas madre de diez hijos y la otra de ocho, después de enviarlos a todos a la misión, hablaron con sus respectivos obispos para expresarles el deseo de cumplir ellas mismas una misión. Recuerdo perfectamente cuando me llamaron por teléfono y me dijeron: -¿Sabes una cosa? hemos recibido nuestros llamamientos misionales. A lo que contesté: -¿Qué llamamientos misionales? Respondieron -¿Acaso no te has enterado?- (Ellas creían que el presidente del Quórum de los Doce tiene que saberlo todo.) Les dije: -No, no me había enterado. Contestaron: -Las dos hemos sido llamadas para ir a una misión a donde tu predicaste el evangelio, en Inglaterra. Les exprese mis mejores deseos, y ojalá hubierais podido oír el informe que ambas dieron cuando regresaron de la misión. Lo más importante de esta vida es tener un testimonio de la verdad, y no hay mejor oportunidad de obtenerlo que durante una misión. Lo se porque he estado en el campo misional una y otra vez. Que el Señor bendiga esta maravillosa asamblea del sacerdocio. Lo ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

108
http://bibliotecasud.blogspot.com

NUESTRA RESPONSABILIDAD DE COMPARTIR EL EVANGELIO
Presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"El encargo del Señor de predicar 'el evangelio a toda criatura' jamas dejara de tener vigencia en nuestra dispensación." Mis queridos hermanos y hermanas: Hemos convocado una conferencia de presidentes de misión de todo el mundo. Durante esta semana pasada, nos hemos reunido con estos magníficos hombres y sus esposas, y les hemos dado consejos e instrucciones. Por ese motivo, siento que debería decir unas pocas palabras sobre nuestra responsabilidad misional como miembros de la Iglesia. Nuestra misión como Iglesia es la de predicar el evangelio a todo el mundo. Esto quiere decir todo país, nacionalidad y pueblo. En una carta dirigida al señor John Wentworth en marzo de 1842, José Smith profetizó: "Ninguna mano impía podrá impedir el progreso de la obra. . . La verdad de Dios avanzara valiente, noble e independiente, hasta que haya penetrado todo continente, estado en toda región, abarcado todo país y resonado en todo oído, hasta que los propósitos de Dios se cumplan y el gran Jehová declare que su obra se ha llevado a cabo". (History of the Church 4:540) A fin de apreciar el acelerado progreso que la Iglesia ha efectuado en las ultimas décadas, consideremos lo siguiente: Pasaron 117 años antes de que contáramos con un millón de miembros; dieciséis años después el numero llegó al segundo millón; nueve años mas tarde la cantidad ya era de tres millones; pero durante la administración del presidente Kimball, como Presidente de la Iglesia, se sumaron mas de dos millones de personas al numero de miembros. Sin embargo, todavía queda mucho por hacer antes de que se pueda decir que la obra de Dios se ha llevado a cabo: Tendrá que ablandarse el corazón de los gobernantes de todas las naciones, las puertas de los países tendrán que abrirse, será necesario vencer las falsas ideologías y predicar el evangelio a todos los hijos de nuestro Padre Celestial. Como miembros de la Iglesia del Señor debemos tomar mas en serio la obra misional. El encargo del Señor de predicar "el evangelio a toda criatura" jamas dejara de tener vigencia en nuestra dispensación. Hemos sido grandemente bendecidos con los medios económicos, la tecnología, y con un inspirado mensaje para llevar el evangelio a toda la humanidad. De nosotros se espera mas que de cualquier otra generación. "De aquel a quien mucho se da, mucho se requiere." (D. y C. 82:3.) Permitidme sugeriros algunas de las maneras en que podéis participar de este glorioso esfuerzo de llevar el evangelio a todo el genero humano. Primero, podemos vivir los principios del evangelio. El Señor lo espera de nosotros. El apóstol Pablo recomendó: "Se ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza". (l Tim. 4: 12.) Estamos agradecidos de que, en su mayoría, los miembros de la Iglesia estén esforzándose por vivir de acuerdo con el evangelio y ser. honrados en sus tratos con sus semejantes. Pero, ¿no nos sentimos tristes y decepcionados cuando vemos que los miembros de la Iglesia se han aprovechado de otras personas mediante transacciones de negocios, o que se les encuentra culpables de haber quebrantado las leyes de Dios y del hombre? De nosotros, los miembros, bendecidos como somos con las verdades del evangelio, el Señor espera que seamos honrados, moralmente limpios, castos, incapaces de profanar o actuar vulgarmente, dignos de confianza y que nuestra conducta sea ejemplar en todo sentido. El Señor ha dicho a los miembros de la Iglesia en esta dispensación: "Pero si no guardan mis mandamientos ni procuran observar todas mis palabras, los reinos del mundo prevalecerán en contra de ellos. "Porque fueron puestos para ser una luz al mundo, y ser los salvadores de los hombres; "Y por cuanto no son salvadores de hombres, son como la sal que ha perdido su sabor, y entonces no sirve sino para ser echada fuera y hollada por los hombres." (D. y C. 103:8-10.) Una de las mejores herramientas misionales es el ejemplo de aquellos miembros que viven el evangelio. Eso es lo que el Señor quiso decir cuando dijo a su Iglesia: "Sión debe aumentar en belleza y santidad. . . Sión se ha de levantar y vestirse con sus ropas hermosas".(D. y C. 82:14.) Segundo, podemos preparar a nuestros hijos para salir a una misión. En una oportunidad le preguntaron al presidente Kimball: "¿Cuantos misioneros espera tener? ¿Cuantos necesita?" Y su respuesta fue: "Todos". (Véase Seminario para Representantes Regionales, 3 de abril de 1975.) "Os pido", dijo el, "misioneros a los que se les haya enseñado y capacitado cuidadosamente en el seno familiar y en las organizaciones de la Iglesia, y que vayan a cumplir la misión con grandes deseos de tener éxito". (Seminario para Representantes Regionales, 4 de abril de 1974.) "Os pido", agregó, "que empecemos mas pronto a capacitar a nuestros misioneros y que lo hagamos mejor". ¿Cuando debemos empezar con esa preparación? Nuestro Profeta nos dijo que debemos empezar" cuando nace un varón y comenzar a ahorrar dinero y enseñarle a ahorrar para su misión, a fin de que cuando cumpla los diecinueve años de edad, este preparado y listo para servir en una misión. Todo niño debería ahorrar dinero para una misión". (Seminario para Representantes Regionales, 3 de octubre de 1974.) ¿Cómo se le puede inculcar a un niño el gran deseo de servir al Señor? No debéis esperar a que cumpla los diecinueve años para ayudarlo a tomar la decisión de servir una misión. ¡Ayudadle a tomar la decisión cuando tenga nueve, diez u once años ! El hogar es la sementera donde se prepara a los jovencitos. Y todo joven debe recibir en el hogar esa preparación para servir. Una preparación temprana consiste en enseñar al niño a orar, leerle relatos del Libro de Mormón y otras Escrituras, efectuar las noches de hogar y darle la oportunidad de preparar parte de la lección, enseñarle principios de pureza moral, abrir una cuenta de ahorros para su futura misión, enseñarle a trabajar y proveerle de oportunidades de servir a los demás. Se de familias que en sus oraciones familiares siempre pedían que sus hijos fueran dignos de salir a una misión. Según lo que afirman, esto tuvo un profundo efecto en sus hijos. Una de las mejores preparaciones para una misión la provee la Iglesia a nuestros jóvenes de ambos sexos por medio de las clases de religión que ofrecen los seminarios e institutos. Esperamos que alentéis a vuestros hijos a tomar parte en ese inspirado programa. Tercero, podemos apoyar económicamente el programa misional. Quisiera explicaros el problema que tenemos en la Iglesia. Muchos de nuestros jóvenes dignos que desean ser misioneros viven en otros países del mundo. La mayoría de estos élderes y hermanas no tienen

109
http://bibliotecasud.blogspot.com

los medios económicos para costearse dos años en una misión y, por lo tanto, necesitan ayuda económica. En la Iglesia tenemos un fondo misional general para el cual están invitados a contribuir todos los miembros. Aquellos que han recibido del Señor en abundancia pueden darse el lujo de dar generosamente para apoyar este programa. La mayoría de los miembros adultos podrían contribuir con algo todos los meses y, al hacerlo, ayudar en el crecimiento de la obra misional en todo el mundo. Cuarto, podemos presentar a los misioneros a nuestros amigos y vecinos. El 2 de enero de 1831, el Señor dijo: "Y. además, os digo que os doy el mandamiento de que todo hombre, tanto el que sea élder, presbítero o maestro, así como también el miembro, se dedique con su fuerza, con el trabajo de sus manos, a preparar y realizar las cosas que he mandado. "Y sea vuestra predicación la voz de amonestación, cada hombre a su vecino, con mansedumbre y humildad." (D. y C. 38:40-41.) "He aquí, os envíe para testificar y amonestar al pueblo, y conviene que todo hombre que ha sido amonestado, amoneste a su prójimo. "Por tanto, quedan sin excusa, y sus pecados descansan sobre su propia cabeza." (D. y C. 88:81-82.) Nuestro Profeta en la actualidad nos ha dicho cómo podemos cumplir mejor esta obra: "Debemos permitir que los miembros participen mas eficazmente en la obra misional de la Iglesia" dijo el. "La labor del miembro misionero es la clave del futuro crecimiento de la Iglesia, y es una de las grandes claves del progreso individual de nuestros miembros." (Seminario para Representantes Regionales, 3 de oct. de 1980.) Todos compartimos esta gran responsabilidad; no podemos evadirla. Que no haya un hombre ni una mujer que piensen que, por causa del lugar en donde viven, o por la posición que ocupan en la sociedad, o por su ocupación o condición social, pueden encontrarse exentos de esta obligación. El ser miembro de la Iglesia del Señor es un don y una bendición que El nos ha otorgado en la vida terrenal, y espera que compartamos esa bendición con aquellos que no la han recibido. También tenemos la importante obligación de amar a nuestros semejantes; ese es el segundo de los dos grandes mandamientos. Muchos de nuestros vecinos todavía no son miembros de la Iglesia. Debemos ser ejemplos de buena vecindad; debemos amar a todos los hijos de nuestro Padre Celestial y relacionarnos con ellos. ¡Con cuanto anhelo ruego que podamos estar llenos del amor de Dios por nuestros semejantes!

Quinto, podemos participar en la obra misional preparándonos para una misión y cumpliéndola. Una de las formas en que los matrimonios pueden hacer esto es ahorrar y prepararse para servir juntos una misión. Vuelvo a decir: "Necesitamos matrimonios que sean buenos misioneros". (Véase Liahona, julio de 1984, pág 80.) Os repito, os exhortamos a que consideréis seriamente servir en una misión regular. Algunos de los matrimonios mas jóvenes tienen sus hijos ya cumpliendo una misión. Quizás ahora sea el momento para prepararse económicamente y personalmente para el servicio misional. Muchas parejas han prestado un destacado servicio y han dado estabilidad a diversas misiones de la Iglesia. Podéis estudiar juntos las Escrituras, particularmente el Libro de Mormón. El Señor ha dicho que estamos bajo condenación si no recordamos "el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón" (véase D. y C. 84:5S57). El servicio misional requiere una gran fe. Yo se lo difícil que es para los matrimonios mayores decidirse a servir en una misión. Tengo dos hermanas viudas que fueron juntas en una misión a Inglaterra; uno de mis hermanos acaba de salir en su tercera misión con su esposa. Muchos matrimonios pueden atestiguar que la época que sirvieron juntos como misioneros ha sido una de las mas felices en sus vidas y que estaban completamente dedicados a un propósito común: la obra misional. Sí, mis hermanos, el campo "blanco esta ya para la siega; y he aquí, quien mete su hoz con su fuerza atesora para sí, de modo que no perece, sino que trae salvación a su alma". (D. y C. 4:4.) Estoy agradecido por el gran programa misional de la Iglesia. La familia de mi padre consistía en once hijos. Los once cumplimos una misión. Mi esposa también cumplió una misión y tuvo el placer de servir junto con su madre viuda durante los últimos seis meses. Mi padre sirvió una misión y tengo aun presente el recuerdo de las cartas que escribía desde el campo misional. Había en nuestro hogar un espíritu de servicio misional que jamas se ha apartado de nosotros, y me siento humildemente agradecido por ello. Que el Señor bendiga este gran programa misional. Que bendiga a cada uno de nosotros con el espíritu de la obra misional, y que este surja por el amor que sentimos hacia nuestros semejantes. Testifico que esta obra es verdadera y que los resultados de todos nuestros esfuerzos de hoy llenaran algún día el mundo con barrios, estacas, y con muchos millones de hijos de nuestro Padre Celestial cuyas almas serán salvas en Su reino. Que Dios nos bendiga a todos los miembros de esta Iglesia para que compartamos el evangelio con nuestros semejantes. En el nombre de Jesucristo. Amen.

110
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA PREPARACION PARA EL SERVICIO MISIONAL
presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
Jóvenes, gel Sacerdocio Aarónico tiene como fin prepararos para servir a nuestro Padre Celestial durante toda la vida." Mis muy queridos hermanos, esta es una reunión memorable. Me complace muchísimo estar con vosotros. Me siento agradecido de ver a tantos padres con sus hijos aquí en el Tabernáculo, y de estar seguro de que esta escena se repite en las congregaciones que nos escuchan en muchas partes del mundo. Padres, la influencia mas grande que podáis ejercer sobre vuestros hijos la lograreis por medio del ejemplo. Si queréis que vuestros hijos se den cuenta de lo que el evangelio puede hacer para beneficiarlos, hacedles ver cómo os ha favorecido a vosotros. Quisiera decir unas palabras a los jóvenes que os encontráis aquí porque tenéis el sacerdocio. El Sacerdocio Aarónico tiene como fin prepararos para servir a nuestro Padre Celestial durante toda la vida. La mayoría de los jóvenes que me escuchan están preparándose para ir en una misión. Permitidme sugeriros cuatro maneras en que podéis prepararos ahora mismo para ser misioneros. Primero: Preparaos físicamente. Una misión de dos años requiere que se goce de buena salud. Demanda que mantengáis vuestro organismo limpio. Durante los primeros años de la adolescencia, cuando os enfrentáis a las tentaciones de fumar, o ingerir otras sustancias perniciosas, tened el valor de resistirlas. Obedeced la Palabra de Sabiduría: no fuméis, no toméis bebidas alcohólicas o drogas. Mantened vuestro cuerpo puro para servir al Señor. Manteneos también moralmente puros, lo que incluye tener una mente limpia. Los pensamientos que tengáis determinaran vuestras acciones; por lo tanto, debéis controlarlos. Es difícil controlar los pensamientos si os exponéis voluntariamente a las tentaciones, así que debéis elegir muy bien lo que leáis, las películas que veáis y los entretenimientos en que paséis vuestro tiempo libre, para que podáis tener buenos pensamientos en lugar de deseos impuros. Segundo: Preparaos mentalmente. Una misión requiere que os preparéis mental e intelectualmente en forma intensiva. Tendréis que memorizar las charlas de los misioneros, memorizar pasajes de las Escrituras y, muchas veces, hasta aprender otro idioma. La disciplina que esto demanda se aprende en los años de la juventud. Acostumbraos desde ahora a leer las Escrituras de diez a quince minutos todos los días. Si lo hacéis, para cuando lleguéis al campo misional, habréis leído los cuatro libros canónicos. Os pido que leáis en particular el Libro de Mormón para que podáis testificar de que es verdadero, como el Señor nos lo indicó. Tercero: Preparaos socialmente. Una misión requiere que os llevéis bien con otras personas. Allí vais a tener que convivir con un compañero que estará con vosotros las veinticuatro horas del día. y tendréis que llevaros bien con el. Tendréis que aprender a entablar conversación con gente que no conocéis, ser amables y bien educados. Una de las grandes virtudes que puede una persona tener en esta vida es la habilidad para hacer amigos. Una vez que os hacéis amigos de una persona, podéis enseñarle el evangelio con mas eficacia. Cuarto: Preparaos espiritualmente. Una persona espiritual tiene tres características: Obedece los mandamientos del Señor, ora a nuestro Padre Celestial y sirve al prójimo. Permitidme hablaros de la obediencia. Vosotros estáis aprendiendo ahora a cumplir con los mandamientos del Señor. Mientras que lo hacéis, tendréis el derecho a la inspiración del Espíritu Santo. Por la misma razón, os sentiréis satisfechos con vosotros mismos. Es imposible hacer algo malo y sentirse bien. Una de las grandes lecciones que aprendí en mi primera misión fue el principio de la obediencia absoluta. En 1923 me encontraba sirviendo en la misión de Gran Bretaña. En esa época, había allí mucha gente en contra de la Iglesia. La oposición había empezado con los ministros de otras iglesias y se había difundido a la prensa. Los diarios publicaban muchos artículos antimormones. Se proyectaban películas de la misma naturaleza y se presentaban obras de teatro que ponían por el suelo a la Iglesia. El tema general de todos era el mismo: los misioneros mormones estaban en Inglaterra para encandilar a las jóvenes inglesas y llevárselas como esclavas a los establecimientos agrícolas de Utah. Hoy en día esto parece ridículo, pero en ese entonces a ellos les parecía muy real. En algunos lugares hasta tuvimos que dejar de repartir folletos debido a esos malentendidos. Una vez recibimos una carta de la casa de misión diciéndonos que ya no tuviéramos ninguna reunión en la calle. En ese tiempo yo era lo que ahora vendría a ser el presidente de distrito y mi compañero, el secretario. Cuando recibimos esas órdenes, ya teníamos una reunión planeada para el próximo domingo por la noche, así que pensamos que tendríamos esa ultima reunión y que después dejaríamos de tenerlas. Y ese fue nuestro gran error! La noche del siguiente domingo tuvimos nuestra reunión en la calle, cerca de la estación del ferrocarril, tal como habíamos planeado. Había allí una multitud inquieta. Para lograr predicarles mejor, mi compañero y yo nos paramos dándonos la espalda. El hablaba en una dirección y yo daba la cara a la otra mitad del gentío. Cuando cerraron los bares, hombres sumamente vulgares se volcaron a la calle, muchos de los cuales se encontraban borrachos. La multitud se volvió ruidosa y los que estaban mas lejos no oían lo que decíamos. Alguien gritó: "¿A que se debe tanta conmoción?" Otro le contestó a gritos: " ¡Son esos pesados mormones!" Se oyó la voz de otros que decían: "Echémoslos al río".

111
http://bibliotecasud.blogspot.com

Muy pronto se nos acercaron con la intención de echarnos al suelo para pisotearnos y humillarnos. Para evitar que pudieran lograr su objetivo aprovechamos la ventaja de que los dos éramos mas altos que la mayoría de ellos; pusimos nuestras manos en sus hombros, de modo que no pudieron echarnos abajo. Durante el revuelo, consiguieron separarnos el uno del otro. A el lo llevaron al otro lado de la estación y a mi me llevaron al frente. Las cosas empezaron a empeorar. Entonces un hombre alto y fornido se me acercó mientras otros me rodeaban formando un circulo de unos tres metros de diámetro. El hombre me miró fijamente a los ojos y dijo: "Jovencito, yo creo absolutamente todo lo que dijo esta noche". Para ese entonces, un policía británico que se había hecho paso entre la multitud, me tomó del brazo y dijo: "Joven, venga conmigo. Tiene suerte de estar todavía con vida". Me llevó con el unas calles y después me ordenó: "Ahora váyase a su alojamiento y no vuelva a salir esta noche". Cuando llegue al lugar en donde nos alojábamos, mi compañero no estaba allí. Me angustie mucho y me puse a orar y a esperar. Era tan grande mi preocupación que decidí cambiar un poco mi apariencia, me puse una gorra vieja y me saque el abrigo, y luego salí a buscarlo. Al acercarme al lugar donde habíamos tenido la reunión, un hombre me reconoció y me preguntó: "¿Ha visto a su compañero?" Le contesté: "No. ¿Dónde esta?"

Me respondió: "Esta del otro lado de la estación, con la cabeza rota." Me dio tal susto lo que me dijo que corrí a mas no poder hacia el lugar que me había indicado. Antes de llegar a la estación, sin embargo, me volví a encontrar con el policía, el cual me dijo: "¿No le dije que se quedara adentro y no volviera a salir esta noche?" Le respondí "Sí, señor, pero estoy muy preocupado por mi compañero. ¿Sabe usted dónde esta?" Me contestó: "Si, tiene muy golpeado un lado de la cabeza, pero ya se fue a la casa en donde se hospedan. Yo lo encamine varias calles, tal como lo hice con usted. Ahora váyase de una vez y no vuelva a salir esta noche." Entonces me fui a casa y encontré a mi compañero tratando de disfrazarse para poder salir a buscarme sin que lo reconocieran. Nos dimos un fuerte abrazo y nos arrodillamos a orar. Esta experiencia me sirvió para aprender a obedecer siempre las órdenes que me dan, y no la he olvidado nunca. Si, jovencitos, preparaos ahora. Preparaos física, mental, social y espiritualmente. Abrid una cuenta de ahorros para la misión, si aun no lo habéis hecho. Pagad vuestros diezmos y obtened un testimonio del evangelio por medio del estudio y la oración. Ruego, mis jóvenes hermanos, que nuestro Padre Celestial os bendiga para que os deis cuenta de lo mucho que El os necesita hoy día para que le sirváis en su obra. Que Dios os bendiga para que os preparéis para servir en la Iglesia en el futuro; en el nombre de Jesucristo. Amén.

112
http://bibliotecasud.blogspot.com

NACIDOS DE DIOS
presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"El Señor ejerce su poder desde el interior del hombre hacia afuera. Por el contrario, el mundo lo ejerce desde afuera hacia el interior. El mundo trata de reformar al hombre cambiándolo de ambiente. Cristo cambia al hombre, y este cambia el ambiente que lo rodea." ¿Que pensáis del Cristo ?" (Mateo 22:42) Esta pregunta que formulo nuestro Señor, hace siglos que estimula el interés del mundo. Afortunadamente para nosotros, Dios nos ha dado Escrituras modernas, otro testamento, o sea, el Libro de Mormón, para convencer al mundo de que Jesús es el Cristo. Cualquiera que lea el Libro de Mormón y lo ponga a prueba divina, como sugiere Moroni (Moroni. 10:3-5), obtendrá esa convicción. Una vez que se ha obtenido, surge la pregunta: "¿Estoy dispuesto a seguirlo?" Los diablos creen que Jesús es el Cristo; sin embargo, siguen a Lucifer. (Véase Santiago 2: 19; Marcos 5:7.) A través de los siglos, los profetas han exhortado a la gente a que se decida por una cosa o la otra. "Escoges hoy a quien sirváis", amonestó Josué (Josué 24: 15). Elías exclamó: "¿Hasta cuando claudicareis vosotros entre dos pensamientos? Si Jehová es Dios, seguidle". (I Reyes 18:21. ) Cuando escogéis seguir a Cristo, escogéis el Camino, la Verdad y la Vida; la senda correcta, la verdad salvadora y la vida plena (véase Juan 14:6). "Quisiera exhortaros a buscar a este Jesús", dice Moroni (Eter 12:41). Cuando uno decide seguir a Cristo, decide también cambiar. "Ninguna persona", declaró el presidente David O. McKay, "puede resolver sinceramente que va a aplicar en su vida diaria las enseñanzas de Jesús de Nazaret sin experimentar un cambio interior. La frase 'nacer de nuevo' tiene un significado mas profundo del que muchas personas le dan. Este cambio no puede describirse con palabras, pero es muy real". (En Conference Report, abril de 1962, pág. 7.) ¿Puede una persona cambiar realmente? Por supuesto. Esto sucede todos los días en la gran obra misional de la Iglesia. Es uno de los milagros de Cristo que están mas difundidos en esta época. Si no os ha sucedido a vosotros, debería ocurrir. Nuestro Señor le dijo a Nicodemo: "El que no naciere de nuevo, no puede ver cl reino de Dios". (Juan 3:3.) El presidente Kimball ha comentado lo siguiente sobre esas palabras: "Esta es una solución total y simple a uno de los dilemas mas importantes que existen. . . Para obtener la vida eterna es necesaria una transformación, o sea, nacer de nuevo". (En Conference Report, abril de 1958, pág. 14.) El presidente McKay dijo que Cristo le requería a Nicodemo que sufriera un cambio completo. "Su manera de pensar, sentir y actuar concernientes a lo espiritual tenia que sufrir una transformación fundamental y permanente". (En Conference Report, abril de 1960, pág. 26. ) Además de recibir las ordenanzas del bautismo y la imposición de manos, debemos nacer de nuevo espiritualmente para obtener la exaltación y la vida eterna. Alma declara: "Y el Señor me dijo: No te maravilles de que todo el genero humano, si, hombres y mujeres, toda nación, familia, lengua y pueblo, deben nacer otra vez; si, nacer de Dios, ser cambiados de su estado carnal y ciado a un estado de rectitud, siendo redimidos de Dios, convirtiéndose en sus hijos e hijas; "y así llegan a ser nuevas criaturas; y a menos que hagan esto, de ningún modo pueden heredar el reino de Dios." (Mosíah 27:25-26.) El proceso de nacer de nuevo o de cambiar se describe elocuentemente en el libro que es la clave de nuestra religión, el Libro de Mormón. Los que habían nacido de nuevo después de escuchar el discurso del rey Benjamin sufrieron un cambio sumamente grande, hasta el punto de que ya no tenían deseos de hacer lo malo, sino de hacer el bien continuamente (véase Mosíah 5:2, 7). El cuarto capítulo de Alma describe un período en la historia nefita en que "la iglesia empezó a disminuir en su progreso" (Alma 4: 10). Alma procuró resolver este problema renunciando a su puesto judicial en el gobierno y dedicándose completamente al sumo sacerdocio que también era su responsabilidad. (Véase Alma 4:20.) Se dispuso a rescatarlos con "el peso de un testimonio puro en contra de ellos" (véase Alma 4: 19). En el capítulo 5, hay mas de cuarenta preguntas importantes que Alma les hizo. Hablando con franqueza a los miembros de la Iglesia, les preguntó: "Hermanos míos de la Iglesia: ¿Habéis nacido espiritualmente de Dios? ¿Habéis recibido su imagen en vuestros rostros? ¿Habéis experimentado este gran cambio en vuestros corazones?" (Alma S: 14. ) Y continuó, diciendo: "Si habéis experimentado un cambio en el corazón, y si habéis sentido el deseo de cantar la canción del amor que redime, quisiera preguntaros: ¿Podéis sentir esto ahora?" (Alma 5:26.) ¿No aumentaría enormemente el progreso de la Iglesia hoy día si muchos mas miembros nacieran de nuevo espiritualmente ? ¿Os imagináis lo que sucedería en nuestros hogares'? ¿Os imagináis lo que pasaría si hubiera muchos ejemplares mas del Libro de Mormón en las manos de muchos misioneros mas que hubieran nacido de Dios y que supieran cómo utilizarlos? Cuando esto suceda, tendremos la cosecha que el presidente Kimball anhela. Porque Alma había "nacido de Dios", al ser misionero, predicó la palabra con tanta eficacia que hizo que muchos otros también nacieran de Dios. (Véase Alma 36:23-26.) El Señor ejerce su poder desde el interior del hombre hacia afuera. Por el contrario, el mundo lo ejerce desde afuera hacia el interior. El mundo trata de sacar a la gente de los barrios bajos; Cristo saca la bajeza social del corazón de las personas y ellos mismos salen de los barrios bajos. El mundo trata de reformar al hombre cambiándolo de ambiente; Cristo cambia al hombre, y este cambia el ambiente que lo rodea. El mundo trata de amoldar el comportamiento del hombre, pero Cristo puede cambiar la naturaleza humana. "La naturaleza humana puede cambiarse, aquí y ahora", dijo el presidente McKay, y después continuó: "Vosotros podéis cambiar la naturaleza humana. Nadie que haya sentido la influencia del Espíritu de Cristo, aunque fuera por medio minuto, puede negar esta verdad. . . "Uno puede cambiar la naturaleza humana, la naturaleza propia, si se rinde a Cristo. Ese cambio puede tener lugar aquí y hoy día. de la misma forma en que ha sucedido en el pasado; muchísimas personas tendrán que experimentar un cambio similar en el futuro; de lo contrario, el mundo se ahogara en su propia sangre. Y sólo Cristo puede hacer que se efectúe ese cambio. "Doce hombres hicieron mucho por cambiar al mundo hace mil novecientos años; doce hombres sencillos." (Citado en Stepping Stones to an Abundant Life, comp. por Llewelyn R. McKay, Deseret Book Co., págs. 23, 127.) Si, Cristo cambia a las personas, y aquellos que hayan cambiado pueden a su vez cambiar al mundo.

113
http://bibliotecasud.blogspot.com

Los que se transforman por Cristo permitirán que El los guíe. Al igual que Pablo, preguntaran: ''Señor, ¿que quieres que yo haga?" (Hechos 9:6.) Pedro dice que "deben seguir sus pisadas" (I Pedro 2:21) . Juan dijo que "deben andar como El anduvo" ( I Juan 2:6). Finalmente, los que siguen a Cristo se amalgamaran con El. O como dijo el presidente Lee: "Ellos hacen arder en otros el mismo fuego que arde en su corazón". (Stand Ye in Holy Places, Salt Lake City, Deseret Book Co., pág. 192.) Ellos hacen la voluntad de Dios en lugar de la propia. (Juan 5:30. ) Hacen siempre lo que complace al Señor. (Juan 8:29.) No sólo son capaces de morir por el Señor, sino, lo que es mas importante aun, desean vivir con El. Cuando se entra en su casa, los cuadros en las paredes, los libros en los estantes, la música en el ambiente, y sus palabras y acciones revelan que son cristianos. Se mantienen firmes como testigos de Dios en todo momento, en todos los asuntos y en todos los lugares. (Véase Mosíah 18:9.) Tienen a Cristo en la mente, lo recuerdan y elevan todos sus pensamientos continuamente hacia El. (Véase Doc. y Con. 6:36.) Tienen a Cristo en su corazón porque lo aman para siempre. (Véase Alma 37:36.) Toman la Santa Cena casi todas las semanas y vuelven a testificar ante su Padre Eterno que están dispuestos a tomar sobre si el nombre de su Hijo y siempre recordarlo y guardar sus mandamientos. (Moroni 4:3.) En el lenguaje del Libro de Mormón, estas personas se deleitan en las palabras de Cristo, hablan de Cristo, se regocijan en Cristo, se vivifican en Cristo y se glorían en Jesús. (2 Nefi 33:6 )

En resumen, se pierden en el Señor, y así encuentran la vida eterna. (Lucas 17:33.) El presidente David O. McKay relató un acontecimiento extraordinario que le ocurrió una vez. Dijo que mientras dormía tuvo una visión infinitamente sublime: Vio una hermosa ciudad, una gran muchedumbre, y al Salvador mismo. Estas son sus palabras: "Comprendí que la ciudad era del Salvador. Era la Eterna Ciudad; y que las personas que le seguían iban a morar allí en paz y felicidad eternas. "Pero, ¿quienes eran ellos'? El Salvador lo puso bien claro. Me indico unas letras que se veían encima de sus cabezas, escritas en oro, que decían: "'Estos son los que han vencido a/ mundo, los que verdaderamente han nacido de nuevo' . "Cuando desperté", dice el presidente McKay, "estaba amaneciendo". (Cherished Experiences from the Writings of President David O. McKay, comp. Clare Middlemiss, Salt Lake City, Deseret Book Co., págs. 59 60.) Cuando nosotros despertemos y nazcamos de Dios, amanecerá un nuevo día y Sión será redimida. Quisiera que nos convenciéramos de que Jesús es el Cristo, que decidiéramos seguirlo, que nos cambiáramos por El, que permitiéramos que nos guiara, que nos consumiéramos en El y que naciéramos de nuevo, y ruego que así sea, en el nombre de Jesucristo. Amén.

114
http://bibliotecasud.blogspot.com

PADRES DIGNOS, HIJOS DIGNOS
presidente Ezra Taft Benson del Quórum de los Doce Apóstoles
"Se enseña mediante el precepto y el ejemplo, con palabras y con hechos. El mejor maestro es el buen ejemplo; por lo tanto, la primera responsabilidad de un padre es la de dar el debido ejemplo." En esta ocasión, os hablare sobre el tema de padres dignos e hijos dignos. El Libro de Mormón se escribió para nosotros, para esta época, y debemos aplicar los pasajes a nosotros mismos ( I Ne. 19:23.) Teniendo esto presente, consideremos lo que dice el Libro de Mormón respecto a la responsabilidad que tienen los padres de enseñar a sus hijos y a la que tienen los hijos de recibir instrucciones de sus padres. Dado que esta es una reunión general del sacerdocio, hablare del padre y del hijo varón, pero esta claro que estos consejos se aplican a todos los padres y a sus hijos. En las primeras líneas del Libro de Mormón, dice: "Yo, Nefi, nací de buenos padres y recibí, por tanto, alguna instrucción en toda la ciencia de mi padre" (I Ne. 1:1). Los buenos padres enseñan a sus hijos y los buenos hijos escuchan y obedecen. Se enseña mediante el precepto y el ejemplo, con palabras y con hechos. El mejor maestro es el buen ejemplo; por lo tanto, la primera responsabilidad de un padre es la de dar el debido ejemplo. Lehi, el padre de Nefi, vivió una vida ejemplar. Tuvo una visión en la que vio "un árbol cuyo fruto era deseable para hacer a uno feliz" ( I Ne. 8:10). Ese fruto representaba el amor de Dios. (Véase I Nefi 11:25.)Lehi participó de el y su "alma se llenó de un gozo inmenso" (vers. 12). Después de haber recibido un testimonio personal de que era bueno, dio el paso siguiente e invitó a su familia a participar también. Padres, este es un modelo divino: Como líder de la familia, Lehi enseñó primero por medio del ejemplo. Dirigió con rectitud, mediante su conversión a Cristo, y después enseñó por la palabra, diciendo "crean como yo creo". ¿Cual fue entonces la responsabilidad de Nefi después de recibir estas instrucciones de su padre? El Libro de Mormón dice que Nefi, después de haber escuchado l as palabras de s u padre concernientes a lo que había visto en una visión, sintió el deseo de conocer estas cosas "por el poder del Espíritu Santo, que es el don de Dios para todos aquellos que lo buscan diligentemente" ( I Ne. 10: 17). Nefi había escuchado a su padre y le había creído, pero deseaba saber por el mismo medio que su padre sabia: por revelación. Los hijos dignos tienen el derecho de recibir confirmación de su Padre Celestial respecto a las instrucciones que les de su padre terrenal. Puesto que es preciso recibir una revelación para percibir una revelación, Nefi buscó diligentemente al Señor y recibió una revelación que reafirmó la que su padre le había dado a la familia. ¿Que les enseñaron a sus hijos los padres justos del Libro de Mormón? Muchas cosas, pero el mensaje principal fue "el gran plan del Dios Eterno": la Caída, la Expiación, el nacer de nuevo, el Juicio y la vida eterna. (Véase Alma 34:9. ) Enós dijo que sabia que su padre era un varón justo y añadió: "pues me instruyó en su idioma y también en el conocimiento y amonestación del SenorCy bendito sea el nombre de mi Dios por ello " (Enós 1:1). Los del Libro de Mormón a quienes no se les enseñó acerca del Señor sino solamente acerca del mundo se convinieron en gente astuta e inicua. (Mosíah 24:5, 7.) No todas las verdades tienen el mismo valor. Las de salvación son las de mayor valor y estas son las que los padres enseñaron con claridad, con frecuencia y con fervor. ¿Estamos haciendo lo mismo nosotros, como padres'? Lehi le enseñó a su hijo Jacob acerca del sacrificio del Mesías y la necesidad de tener "un corazón quebrantado y un espíritu contrito". Le dijo a su hijo que hay "oposición en todas las cosas" y que los hombres son "libres para escoger la libertad y la vida eterna", mediante el Señor, o "la cautividad y la muerte" mediante el diablo, que desea que todos los hombres sean "miserables como el" (2 Ne. 2:7, 11, 27). La repetición es una clave del aprendizaje. Nuestros hijos necesitan escuchar la repetición de la verdad, especialmente porque abunda tanta falsedad. Los padres devotos del Libro de Mormón constantemente les recordaban a sus hijos las verdades de salvación. ";Oh recordad, recordad, hijos míos, las palabras que el rey Benjamin habló a su pueblo!", dijo Helamán. "Sí, recordad que no hay otra manera ni medios por los cuales el hombre puede ser salvo, sino por la sangre expiatoria de Jesucristo. . .recordad, hijos míos, recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo. el Hijo de Dios, que debéis establecer vuestro fundamento" (Hel. 5:912). Los padres fieles del Libro de Mormón constantemente expresaban su testimonio a sus hijos. "¡Oh hijos míos, quisiera que recordaseis que estas palabras son verdaderas, y también que estos anales son verdaderos!", testificó a sus hijos el rey Benjamin (Mosíah 1:6). Alma testificó a su hijo Helamán: "Yo se; y el conocimiento que tengo viene de Dios" (Alma 36:26). En el Libro de Mormón se conservan grandes legados familiares. Alma le enseñó a Helamán que había escuchado profetizar a su padre (Alma 36:17). El rey Benjamin hizo que sus tres hijos "fueran instruidos en todo el idioma de sus padres" (Mosíah 1:2). Necesitaban poder comprender y utilizar el idioma de los escritos sagrados. Si no conocían las palabras correctas, no conocerían el plan. Los mulekitas no llevaron anales consigo y su idioma y su fe se corrompieron. (Omni 17. ) Los padres amorosos del Libro de Mormón felicitaban a sus hijos cuando lo merecían. Alma felicitó a Shiblón cuando dijo: "Has empezado en tu juventud a confiar en el Señor" (Alma 38:2). Mormón le dijo a su hijo Moroni: "Te encomiendo a Dios" (Moroni 9:22). Debemos motivar los esfuerzos justos de nuestros hijos .

115
http://bibliotecasud.blogspot.com

Si los hijos se desviaban, los resueltos padres del Libro de Mormón continuaban enseñándoles. Lehi exhortó a sus dos hijos rebeldes con "todo el sentimiento de un tierno padre, a que escucharán sus consejos" ( I Ne. 8:37). Les predicó y les rogó que guardaran los mandamientos de Dios. (I Ne. 8:3738.) Alma reprendió a su hijo Coriantón por su comportamiento inmoral. Este padre amoroso dijo que el hecho de que muchos mas también fueran culpables no lo justificaba (Alma 39:4). Alma le dijo francamente a Coriantón que su conducta había impedido que algunas personas creyeran en las palabras de el (de Alma) (Véase Alma 39: 11.) Después le enseñó el principio de que "la maldad nunca fue felicidad" (Alma 41 :10). ¿Por que los padres justos del Libro de Mormón se esforzaron tanto por enseñar a sus hijos la palabra de Dios'? El rey Benjamin dijo que era con el fin de cumplir los mandamientos de Dios. (Véase Mosíah 1:4. ) También dijo que de no haber sido por haber tenido las planchas de bronce que contenían los mandamientos, habrían "padecido en ignorancia" (Mosíah 1:3). ¿No es acaso probable que la falta de enseñanzas de las Escrituras en nuestros hogares sea la causa de que padezcamos en la ignorancia actualmente? Así como las planchas de bronce bendijeron a Lehi y a sus descendientes, así también nuestras Escrituras deben bendecirnos a nosotros. "Y ahora, hijos míos", dijo el rey Benjamin, "quisiera que os acordaseis de escudriñarlas diligentemente, para que en esto os beneficiéis; y quisiera que guardaseis los mandamientos de Dios" (Mosíah 1:7). En otras palabras, primero debemos leerlas y después, obedecerlas. ¿A que edad comenzamos a enseñar estas verdades del evangelio a nuestros hijos'? Alma le enseñó a su hijo

Helamán mientras este "estaba en su juventud". (Véase Alma 36:3.) Nuestros jóvenes no deben esperar hasta llegar a la misión para comprender las Escrituras y acercarse al Señor. Lehi dijo que su hijo Jacob vio la gloria del Señor en su juventud. (2 Ne. 2:4.) Imaginad lo que sucedería en la obra misional si enviáramos jóvenes como el. ¿Con que frecuencia deben los padres enseñar estas verdades a sus hijos'? El rey Benjamin habla de tener los mandamientos siempre ante nuestros ojos (Véase Mosíah 1:5). Enós describe el comienzo de una gran experiencia espiritual de esta manera: "He aquí, salí a cazar bestias en los bosques; y las palabras que frecuentemente había oído a mi padre hablar, en cuanto a la vida eterna y el gozo de los santos, penetraron mi corazón profundamente" (Enós 3). Nótese la frase: "frecuentemente había oído a mi padre hablar". En resumen, el Libro de Mormón, que es el libro mas correcto que existe sobre la tierra, demuestra que la principal responsabilidad de enseñar a nuestros hijos el gran plan del Padre EternoCla Caída, la Expiación, el nacer de nuevo, la Resurrección, el Juicio y la vida eternaCdescansa sobre los hombros de los padres. Esto debe hacerse individualmente y también en familia. Debemos hablar de esto, predicarlo y comentarlo para que nuestros hijos conozcan los mandamientos, y debemos enseñárselo desde sus mas tiernos años y a menudo. Ruego que los padres enseñemos a nuestros hijos, como lo hicieron los padres ejemplares del Libro de Mormón. Y ruego, asimismo, que nuestros hijos, al igual que Nefi, escuchen y obedezcan, sabiendo que por causa de esas enseñanzas, ellos también nacieron de buenos padres. Lo ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

116
http://bibliotecasud.blogspot.com

SEAMOS PUROS
presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Alargaremos nuestro paso en el futuro; pero para hacerlo, primero tenemos que limpiar el interior del vaso siendo moralmente limpios, utilizando el Libro de Mormón . . . y . . . venciendo el orgullo . . ." Mis queridos hermanos y hermanas, al comenzar otra conferencia general de la Iglesia, deseo de todo corazón que por medio de vuestra fe y oraciones lo que diga pueda bendeciros y edificar vuestra alma. Estoy muy consciente de lo mucho que dependo de Dios, y también se que Jesucristo esta a la cabeza de esta Iglesia y que por medio de El podemos hacer todo lo que se requiere de nosotros. Felicito a los que estáis aquí presentes esta mañana. como también a los que están escuchando o mirando por televisión esta conferencia, y a los que mas adelante van a tener oportunidad de oír o leer los mensajes de esta conferencia. Nuestro corazón esta lleno de una gratitud desbordante hacia vosotros y por todo lo que contribuís al engrandecimiento del reino de Dios en la tierra. Estoy seguro de que el Señor esta complacido con el generoso apoyo que nos dan tantos de Sus santos en todo el mundo y con el amor y el tiempo que consagran a su obra. Vuestra dedicación, devoción y servicio indican que realmente la fe ha aumentado en el mundo. Raras veces el esfuerzo de tan pocas personas ha resultado en la bendición de tantas otras. A medida que he buscado la guía del Señor, he recibido confirmación, tanto en la mente como en el corazón, de que debo predicar sólo el arrepentimiento a esta generación. Este ha sido el lema de todos los profetas de los últimos días, junto con el testimonio de que Jesús es el Cristo y de que José Smith es un Profeta de Dios. El arrepentimiento fue uno de los temas sobre los cuales predicó nuestro ya fallecido gran profeta, Spencer W. Kimball. Este lema prevalecía en sus discursos y en las páginas de sus libros, como en las del extraordinario libro, El milagro del perdón. Y esta debe ser nuestra declaración actual, dirigida tanto a los miembros como a los que no lo son: que se arrepientan. Guardas, ¿que de la noche? (Isaías 21:1 1. ) Debemos responder diciendo que no todo esta bien en Sión. Como nos aconsejó Moroni, sabemos que lo interior del vaso se ha de limpiar primero (Alma 60:23)~ o sea, que debemos empezar por nosotros mismos. después seguir con nuestra familia y finalmente encargarnos de la Iglesia. Un profeta de Dios dijo: "Quitarás lo malo a medida que crezca lo bueno . . . hasta que lo bueno sobrepuje a lo malo" (Jacob 5:66). Para formar un pueblo de Sión se necesitan personas con las características de Sión y debemos prepararnos para alcanzarlas. Durante los últimos años se han creado en la Iglesia muchos medios para ayudarnos. Se han publicado ediciones nuevas de las Escrituras: ¿Sacamos provecho de ellas? Hay mas templos cerca de una cantidad mayor de miembros: ¿Vamos con mas frecuencia a la casa del Señor? Se creó el programa dominical integrado: ¿Nos beneficiamos al tener mas tiempo para pasar con nuestra familia? Se publicó un manual especial para la noche de hogar: ¿Lo usamos? Acaba de salir un nuevo himnario: ¿Cantamos mas cantos del corazón? (Véase D. y C. 25:12.) Y la lista puede seguir. Hemos recibido mucha ayuda. Ya no necesitamos cambios en los programas, ahora lo que necesitamos es cambios en la gente. Recordamos a nuestro querido presidente Kimball por muchos consejos valiosos, entre los que se encuentra la exhortación de que alargáramos el paso. Necesitábamos esa guía porque el Libro de Mormón nos advierte sobre una de las tácticas del adversario en los últimos días: "Y a otros pacificará y los adormecerá con seguridad carnal, de modo que dirán: Todo va bien en Sión; si, Sión prospera, todo va bien. Y así el diablo engaña sus almas, y los conduce astutamente al infierno." (2 Nefi 28:21.) Hay muchos pasajes en el Libro de Mormón que hablan de despertar, como el siguiente: " ¡Oh que despertaseis; que despertaseis de ese profundo sueños sí, del sueño del infierno . . . Despertad . . . ceñíos con la armadura de la justicia. Sacudíos de las cadenas con las cuales estáis sujetos, y salid de la obscuridad, y levantaos del polvo."(2 Nefi 1:13,23.) En general, parece que podemos sobrevivir con mas facilidad la persecución que la paz y la prosperidad. La plaga de esta generación es el pecado de la inmoralidad sexual. El profeta José Smith dijo que esto seria la causa de mas tentaciones, mas golpes y mas dificultades para los élderes de Israel que cualquier otra cosa. El presidente Joseph F. Smith dijo que la impureza sexual seria uno de los tres peligros que amenazarían la Iglesia desde adentro y así es. Nuestra sociedad esta saturada de esto. El Libro de Mormón coloca la falta de castidad en una categoría apenas por debajo del asesinato (véase Alma 39:5). Alma declara: "Hijos míos quisiera que te arrepintieses y abandonases tus pecados y no te dejases llevar mas por las concupiscencias de tus ojos, . . . porque a menos que hagas esto de ningún modo podrás heredar el reino de Dios" (Alma 39:9) Si hemos de limpiar el interior del vaso debemos abandonar la inmoralidad y ser puros. Si no leemos el Libro de Mormón y prestamos oídos a sus enseñanzas, el Señor ha declarado en la sección 84 de Doctrina y Convenios que toda la Iglesia esta bajo condenación: "Y esta condenación pesa sobre los hijos de Sión, sí, todos ellos; y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón y los mandamientos anteriores que les he dado, no sólo de hablar, sino de obrar de acuerdo con lo que he escrito" (vers. 56. 57) Ahora no solo debemos hablar mas sobre el Libro de Mormón sino que tenemos que poner en practica lo que dice. ¿Por que'? El Señor responde: "A fin de que puedan traer frutos dignos para el reino de su Padre; de lo contrario. queda por derramarse un castigo y juicio sobre los hijos de Sión" (vers. 58). Y ya hemos sentido este castigo. El profeta José Smith dijo que "el Libro de Mormón era el mas correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre se acercaría mas a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del profeta José Smith. págs. 233-234). El Libro de Mormón no ha sido, ni es hoy en día, la base de nuestro estudio, de lo que enseñamos a nuestra familia, de nuestra predicación. ni de la obra misional. De esto tenemos que arrepentirnos . No conozco otro hombre que haya sido mas fiel al Libro de Mormón que el presidente Marion G. Romney. En un discurso durante una conferencia general, declaró que el Libro de Mormón era la publicación mas eficaz que teníamos en la obra misional. y también cito lo que dice en Doctrina y Convenios, que . . . el Libro de Mormón y las santas Escrituras de mi proceden para vuestra instrucción . . . ' (D. y C. 33: 16), y que '. . . los élderes, presbíteros y maestros de esta iglesia enseñarán los principios de mi evangelio que se encuentran en la Biblia y el Libro de Mormón . . ." (D. y C. 42:12). Dijo que es obvio que a menos que leamos, estudiemos y aprendamos los principios que se encuentran en el Libro de Mormón, nosotros, los élderes, presbíteros y maestros de esta Iglesia. no podemos cumplir con este mandato de enseñar en cuanto a ellos.

117
http://bibliotecasud.blogspot.com

"Pero hay otra razón por la que debemos leerlo". continua el presidente Romney, 'porque al hacerlo llenaremos nuestra mente y la refrescaremos con un flujo constante del 'agua' que Jesús dijo que tendríamos en nuestro interior, . . . una fuente de agua que salió para vida eterna' (Juan 4: 14) . Debemos obtener una fuente de esa agua para poder resistir el mal y retener las bendiciones de haber nacido otra vez. ". . . Para lograr evitar los males del mundo, debemos seguir una senda en la que a diario se nutra nuestra mente y nos mantenga cerca de lo espiritual. Y la mejor forma de lograr esto es leer el Libro de Mormón . . ." Entonces finaliza: "Por lo tanto, mis amados hermanos y hermanas, y amigos en todas partes, os aconsejo que forméis el habito de leer unos minutos el Libro de Mormón todos los días de vuestra vida. "Estoy seguro de que si en nuestros hogares los padres leen el Libro de Mormón regularmente entre ellos y con sus hijos, y oran al respecto, el espíritu de este libro tendrá una gran influencia sobre los que allí viven. El espíritu de reverencia aumentara como también el respeto y la consideración mutuas. El espíritu de contención desaparecerá. Los padres podrán aconsejar a sus hijos con mas amor y cordura y los hijos responderán mejor a tales consejos. La bondad aumentara. y la te, la caridad, el amor puro de Cristo serán mas abundantes en nuestra vida y en nuestro hogar, llenándolo de paz. gozo y felicidad." (Conference Report, abril de 1960, págs. 110-13.) Ahora quisiera hablaros de un tema que me preocupa bastante y que merece que le dedique mas tiempo del que tengo. Es el tema del orgullo. En las Escrituras no existe tal cosa como el orgullo Justo. Siempre se considera un pecado. No estamos hablando de un beneficioso sentido del valor individual, el que se establece mejor cuando se tiene una buena relación con Dios, sino que hablamos del orgullo como el pecado universal, como alguien lo ha llamado. Mormón escribe que "El orgullo de esta nación. o sea el pueblo de los nefitas, ha sido la causa de su destrucción" (Moroni 8:27). En Doctrina y Convenios el Señor dice: "Cuidaos del orgullo. no sea que lleguéis a ser como los nefitas de la antigüedad" (D. y C. 38:39). En esencia, el orgullo es querer hacer la voluntad propia en lugar de la de Dios. Lo contrario del orgullo es la humildad, la mansedumbre, la sumisión (Alma 13:28), y estar dispuestos a escuchar y a aprender. En los primeros tiempos de la Iglesia restaurada, el Señor amonesto a dos de sus miembros mas destacados en cuanto al orgullo. A Oliverio Cowdery le dijo: "Cuídate del orgullo, no sea que entres en tentación" (D. y C. 23:1). A Emma Smith le dijo: "Continua en el espíritu de mansedumbre y cuídate del orgullo" (D. y C. 25:14). "No serás altivo de corazón" (D. y C. 42:40), el Señor exhorta; y el Libro de Mormón dice: "Debéis . . . humillaros ante Dios" (Mosíah 4: 10). Cuando la tierra se limpie en los últimos días por medio del fuego, los orgullosos serán como el rastrojo. (Véase 3 Nefi 25: 1; D. y C. 29:9; 64:24.) El espacioso edificio que Lehi vio representaba al orgullo del mundo, y allí estaban reunidas las multitudes de la tierra (véase I

Nefi 11 :35-36). Los que se mantuvieron en el camino estrecho y se aferraron a la palabra de Dios y participaron del amor de Dios soportaron la burla de los que estaban en el edificio (véase I Nefi 8:20, 27, 33; 11 :25). "Los humildes discípulos de Cristo" (2 Nefi 28: 14) son pocos. El orgulloso no le presta atención a Dios ni se preocupa por hacer lo que esta bien. Mira hacia los lados y discute con los hombres para probar que tiene razón. El orgullo se manifiesta en el espíritu de contención . ¿Acaso no fue el orgullo lo que llevo al diablo a transformarse en diablo'? Cristo quería servir, pero el diablo quería tener el poder. Cristo quería lograr que todos los hombres fueran como El; el diablo quería estar por encima de todos. Cristo logró la perfección porque se puso en segundo plano; pidió que se hiciera la voluntad del Padre y no la suya. El orgulloso se caracteriza por preguntarse "¿Que quiero hacer con mi vida?" en lugar de preguntar "(,Que desea Dios que haga con mi vida'?" Es tratar de hacer la voluntad propia en lugar de la de Dios. Es temerles a los hombres mas que a Dios. El humilde responde al saber la voluntad de Dios, teme su castigo y desea complacer a los que lo rodean. Al orgulloso le halaga la adulación del mundo, al humilde le satisface la aprobación del cielo. Se dice que el orgulloso no se contenta con tener algo, sino únicamente con tener mas que los demás. El Señor dijo de un hermano: "No estoy bien complacido con el, porque pretende sobresalir, y no es suficientemente manso delante de mi" (D. y C. 58:41). Los dos grupos que en el Libro de Mormón parecen tener mas dificultad con el orgullo son "los instruidos y los ricos" (2 Nefi 28: 15) . Pero la palabra de Dios puede abatir el orgullo (véase Alma 4:19). El orgullo acarrea muchas maldiciones; en cambio, son muchas las bendiciones de la humildad. Por ejemplo, se nos dice: "Se humilde; y el Señor tu Dios te llevara de la mano y dará respuesta a tus oraciones" (D. y C. 112: 10). El humilde será bendecido y fortalecido desde lo alto, y recibirá conocimiento (véase D. y C. I :28). El Señor es "misericordioso con aquellos que . . . confiesan [sus pecados] con corazones humildes" (D. y C. 61 :2). La humildad puede aplacar la ira de Dios (Hel . I 1:11) Mis amados hermanos y hermanas. a medida que limpiemos el interior del vaso, tendrán que verificarse cambios en nuestra propia vida, en la de nuestra familia y en la Iglesia. Los orgullosos no tratan de cambiar para ser mejores, sino que buscan excusas para justificar su manera de ser. Para arrepentirse es necesario cambiar, y para cambiar se necesita ser humilde. Pero todos podemos lograrlo. Estoy seguro de ello. Hemos progresado muchísimo en el pasado, y alargaremos nuestro paso en el futuro; pero para hacerlo, primero tenemos que limpiar el interior del vaso siendo moralmente limpios, utilizando el Libro de Mormón de tal manera que Dios nos libre de la condenación y, finalmente, venciendo el orgullo por medio de la humildad. Podemos lograrlo. Yo se que podemos. Ruego que sea así para todos nosotros. Que Dios os bendiga por todo el bien que habéis hecho y el que llevareis a cabo. Dejo mis bendiciones con vosotros, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Amén.

118
http://bibliotecasud.blogspot.com

PARA LA "JUVENTUD BENDITA"
presidente Ezra Taft Benson
" ¡Qué privilegio!-¡Qué privilegio mas sagrado!-servir al Señor día. y noche durante dos años, con todo vuestro corazón, alma, mente fuerza. No podéis hacer nada que sea mas importante." Mis amados hermanos, esta ha sido una reunión gloriosa. Me ha complacido en forma especial la cantidad de jóvenes que han asistido esta tarde. Amo con todo mi corazón a la juventud de la Iglesia. He pasado gran parte de mi vida al servicio de ellos, y su bienestar y felicidad forman parte de mis mayores preocupaciones. Esta noche me gustaría hablaros directamente a vosotros, jóvenes del Sacerdocio Aarónico. Me complace ver que muchos de vuestros padres y líderes están con vosotros, porque deseo que ellos también escuchen mi mensaje. Jóvenes del Sacerdocio Aarónico. vosotros habéis nacido en esta época para un propósito sagrado y glorioso. No es por coincidencia que se os ha reservado para venir a la tierra en esta la ultima dispensación del cumplimiento de los tiempos. Vuestro nacimiento en esta época en particular ha sido preordenado en las eternidades. Vosotros seréis las huestes reales del Señor en los últimos días; sois una "juventud bendita" (Himnos de Sión. 56). En las batallas espirituales que estáis luchando, os veo como los hijos de Helamán de estos días. Recordad bien la narración en el Libro de Mormón con respecto a los dos mil soldados jóvenes de Helamán y cómo las enseñanzas de sus madres les dieron fortaleza y fe. Esas maravillosas madres les enseñaron a vestirse de toda la armadura de Dios, poner su confianza en el Señor y no dudar en nada. Al hacerlo, ninguno de estos jóvenes se perdió. (Véanse Alma 53:10-23; 41-56.) Mis jóvenes hermanos, os aconsejo a cada uno de vosotros a que os acerquéis mas a vuestra madre, a que la honréis, a que recibáis los consejos de vuestra madre, que os ama y os instruye en justicia. Honrad y obedeced a vuestro padre, que representa la cabeza del hogar, imitando sus mejores cualidades. Jóvenes, la unidad familiar es para siempre, y deberíais hacer todo lo que este de vuestra parte por fortalecer dicha unidad. Efectuad la noche de hogar en vuestra propia familia y participad activamente en ella. Haced la oración familiar y arrodillaos con vuestra familia en ese circulo sagrado. Haced vuestra parte por desarrollar una unidad familiar real y solidaria. En hogares que hacen esto, no existen brechas de comunicación. La amistad mas importante que deberíais tener es la de vuestros propios hermanos y hermanas, así como vuestros padres. Amad a vuestra familia; sed leales a ellos. Mantened un interés genuino por vuestros hermanos y hermanas y ayudadles a llevar su carga. Recordad, la familia es una de las fortalezas mas grandes de Dios contra la maldad de hoy día. Ayudad a mantener a vuestra familia fuerte y unida y digna de las bendiciones de nuestro Padre que esta en los cielos. Al hacerlo, recibiréis fe y fortaleza, las que bendecirán vuestras vidas para siempre. Ahora, mis queridos jóvenes, permitidme exhortaros a que participéis en un programa diario de lectura y de meditación de las Escrituras. Recordamos la experiencia de nuestro amado profeta, el presidente Spencer W. Kimball. Cuando tenla catorce años, aceptó el cometido de leer la Biblia de tapa a tapa. La mayor parte del tiempo que leyó lo hizo en la buhardilla de su casa, a la luz de una lampara de aceite. Leyó cada noche, hasta que completó las 1.519 paginas, lo que le llevó aproximadamente un año, pero cumplió con su meta. De los cuatro libros canónicos-la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio-os recomiendo en particular que leáis y releáis el Libro de Mormón, que lo meditéis y practiquéis sus enseñanzas. El profeta José Smith se refirió al Libro de Mormón como "el mas correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión". (Enseñanzas del Profeta José Smith, pág. 233. ) Jóvenes, el Libro de Mormón cambiara vuestras vidas; os fortificara en contra de la maldad de hoy día; traerá a vuestra vida una espiritualidad que ningún otro libro puede lograr. Será el libro mas importante que leeréis como preparación para una misión y para la vida. Un joven que conoce y ama el Libro de Mormón, que lo ha leído varias veces, que tiene un testimonio firme de su veracidad y que aplica sus enseñanzas será capaz de estar firme frente a las artimañas del diablo y será un poderoso instrumento en las manos del Señor. Mas aun, me gustaría recomendaros, hermanos del Sacerdocio Aarónico, que recibáis vuestra bendición patriarcal; que la estudiéis cuidadosamente y la mantengáis como escritura personal dirigida a vosotros, porque, en verdad eso es. La bendición patriarcal es una declaración inspirada y profética de vuestra misión en la tierra junto con bendiciones, precauciones y amonestaciones de acuerdo con lo que se le inspire al patriarca. Jóvenes, recibid vuestra bendición patriarcal bajo la influencia del ayuno y la oración, y luego leedla regularmente para que entendáis la voluntad de Dios para con vosotros. Permitidme ahora llamaros la atención en cuanto a la importancia de la asistencia a todas las reuniones de la Iglesia; la asistencia fiel a las reuniones de la Iglesia acarrea consigo bendiciones que no podéis recibir de ninguna otra manera. Asistid a la reunión sacramental todos los domingos; escuchad cuidadosamente los mensajes; orad para recibir el Espíritu de entendimiento y testimonio. Sed dignos de preparar, bendecir y repartir la Santa Cena. Llegad a la mesa de la Santa Cena con manos limpias y un corazón puro. Asistid a vuestras clases de la Escuela Dominical cada domingo. Escuchad cuidadosamente la lección y participad en los análisis que se hagan; con ello lograreis conocimiento y aumentara vuestro testimonio. Asistid a vuestras reuniones del sacerdocio todos los domingos y a vuestras actividades del quórum durante las noches de semana. Aprended bien vuestras responsabilidades del sacerdocio y luego llevadlas a cabo con diligencia y reverencia. Jóvenes, aprovechad los programas de la Iglesia. Imponeos metas para obtener la excelencia en los programas de logros de la Iglesia. Obtened el premio "Mi deber a Dios", uno de los premios mas significativos en el sacerdocio. Convertíos en Scouts Águilas; no os conforméis con la mediocridad en el programa de escultismo de la Iglesia. Asistid regularmente a seminario y graduaos en el programa. La instrucción que allí se imparte es una de las experiencias espirituales mas significativas que un hombre joven puede obtener. Quisiera hablaros ahora sobre el servicio misional en el reino. Puedo sentir en lo mas profundo de mi alma la importancia que tiene y ruego que entendáis el anhelo de mi corazón. El profeta José Smith declaró: "Después de todo lo que se ha dicho, el mayor y mas importante deber es predicar el evangelio". (Enseñanzas del Profeta José Smith. pág. 132.) El Señor desea que todos los jóvenes varones sirvan en una misión, pero en la actualidad sólo una tercera parte de los jóvenes de la Iglesia en edad de hacerlo están sirviendo una misión regular. Esto no agrada al Señor; podemos mejorar; debemos mejorar. El servir una misión no sólo debe considerarse como un deber del sacerdocio, sino que cada joven debería esperar ansiosamente esta experiencia con gozo y deseo. ¡Qué privilegio mas sagrado es servir al Señor día y noche durante dos años, con todo vuestro corazón, alma, mente y fuerza!

119
http://bibliotecasud.blogspot.com

No podéis hacer nada que sea mas importante. Los estudios pueden esperar, las becas se pueden postergar, las metas de trabajo también se pueden posponer. SI, aun el matrimonio en el templo se puede lograr después que un joven haya servido honorablemente una misión para el Señor. Y deseo amonestaros a que salgáis solamente con señoritas fieles a la Iglesia, quienes también crean que esto es importante y que os alienten. Jóvenes, esperad con ansias el día en que podáis servir en una misión regular. Demostrad vuestro amor y obediencia al Señor contestando su llamado a servir. Entended que el verdadero propósito de ir al campo misional es para llevar mas almas a Cristo, enseñar y bautizar a los hijos de nuestro Padre Celestial para que podáis sentir el gozo con ellos en el reino de nuestro Padre. (D. y C. 18:15. ) Preparaos ahora para vuestras misiones haciendo aquellas cosas que se han analizado esta tarde. Otro ingrediente vital en la preparación para una misión es vivir siempre una vida limpia. Necesitamos jóvenes moralmente limpios en el campo misional; deseamos que viváis una vida limpia siempre; deseamos que una vida limpia moralmente sea vuestra forma de vida. Si, uno se puede arrepentir de las transgresiones morales. El milagro del perdón es real, y el Señor acepta el arrepentimiento verdadero. Pero al Señor no le complace que antes de la misión, ni en ninguna época, llevemos una vida de excesos o que participemos en transgresiones sexuales de cualquier naturaleza, y luego esperar que una confesión planeada y un arrepentimiento rápido satisfagan al Señor. El presidente Kimball fue enérgico en este punto. En su maravilloso libro, El Milagro del Perdón, dice: " ¡Cuanto mejor es jamas haber cometido el pecado!" "El hombre que resiste la tentación y vive sin pecar esta en mucho mejor posición que el hombre que ha caído, no importa cuan arrepentido pueda este sentirse" (pág. 357). Uno de nuestros queridos presidentes de estaca compartió la siguiente experiencia: "Recuerdo a una chica con la que había asistido a la escuela secundaria. Provenía de una buena familia de la Iglesia, pero un año antes de terminar la escuela empezó a comprometer sus normas y principios. "Recuerdo cuanto me sorprendió una tarde cuando regresábamos de la escuela con un grupo en la parte trasera de un autobús. Conversábamos de las consecuencias del pecado o de las transgresiones, y ella anunció muy confiadamente que no le preocupaba cometer ningún pecado porque su obispo le había dicho que podría arrepentirse fácilmente y ser perdonada rápidamente. "Esta por demás decir que me quede impresionado por su impertinente actitud, que no reflejaba ni comprensión del arrepentimiento ni aprecio por el milagro del perdón. Estaba seguro, además. de que ella había interpretado muy equivocadamente la instrucción y consejo de su obispo." El adulterio, o cualquier cosa parecida, es abominable a la vista del Señor. El presidente Kimball observó muy sabiamente: "Entre los pecados sexuales mas comunes que cometen nuestros jóvenes están comprendidos el besuqueo y las caricias indecorosas. Estas relaciones impropias no sólo conducen frecuentemente a la fornicación, al embarazo y al aborto-todos ellos pecados repugnantes-sino que son maldades perniciosas en sí y de si mismas, y con frecuencia le. es difícil a la juventud distinguir dónde una acaba y la otra empieza . . . "Con demasiada frecuencia los jóvenes echan al olvido este genero de caricias, encogiéndose de hombros como si se tratara de una pequeña indiscreción, pero 21 mismo tiempo admiten que la fornicación es una transgresión impía. muchísimos de ellos se llenan de espanto, o lo fingen, cuando se les dice que lo que han cometido, llamándolo acariciar y palpar, fue en realidad fornicación." (El Milagro del Perdón, págs. 63-64. ) Jóvenes del Sacerdocio Aarónico, recordad el mandato de las Escrituras: "Sed limpios, los que lleváis los vasos del Señor". (3 Nefi

20:41; D. y C. 38:42; Véase también Isa. 52:1 1. ) Recordad la historia de José en Egipto, quien rechazó a la esposa de Potifar y mantuvo su pureza y virtud. Considerad cuidadosamente las palabras del profeta Alma a Coriantón, su hijo descarriado: "Quisiera que. . abandonases tus pecados, y no te dejases llevar mas por las concupiscencias de tus ojos" (Alma 39:9). "Las concupiscencias de tus ojos." ,Que significa esto en nuestros días'? Películas, programas de televisión y videos que son tanto sugestivos como depravados. Libros y revistas obscenos y pornográficos. Os aconsejamos, queridos jóvenes, que no ensuciéis vuestra mente con materiales tan degradantes, porque la mente por la cual pasan estas inmundicias nunca es igual después. No veáis películas ni videos vulgares ni participéis en ninguna clase de actividades inmorales. sugestivas o pornográficas. No escuchéis música degradante. Recordad la declaración del élder Boyd K. Packer: "La música. una vez inocente, ahora muchas veces se usa para fines malvados . . "En nuestros días. la música misma se ha corrompido La música puede por su movimiento, su compás o su intensidad y me gustaría añadir que por su letra embotar la sensibilidad espiritual de los hombres . . . 'Jóvenes, no podéis llenar vuestra mente con la música indigna y ruidosa de hoy en día." ( Boyd K. Packer, "Música inspiradora: pensamientos dignos", Conferencia General de octubre de 1973) Por el contrario os recomendamos que escuchéis música edificante, tanto popular como clásica, que edifique el espíritu. Aprended algunos himnos favoritos de nuestro nuevo himnario que ayudan a edificar la fe y la espiritualidad. Asistid a bailes donde la música y la iluminación y el mismo baile sean de tendencia espiritual. Mirad películas y programas que edifiquen el espíritu y promuevan pensamientos y acciones limpios. Leed libros y revistas que conduzcan a lo mismo. Y recordad, jóvenes, la importancia del noviazgo apropiado. El presidente Kimball nos da un sabio consejo al respecto: "Desde luego, el matrimonio apropiado empieza con un noviazgo adecuado. . . Por tanto, se hace fuerte hincapié en ésta amonestación: No corras el riesgo de salir con no miembros o con miembros que carecen de preparación y de fe. Vosotros podréis decir: 'No. ninguna intención tengo de casarme con esta persona. Salgo con [ella] para divertirme'. Sin embargo, uno no debe correr el riesgo de enamorarse de alguien que quizá nunca acepte cl evangelio." (El Milagro del Perdón, pág. 246.) Nuestro Padre Celestial desea que salgáis con chicas que sean miembros fieles de la Iglesia, que os alienten a salir a una misión regular y a magnificar su sacerdocio. Si. preparais bien, toda vuestra vida. para servir en una misión. no solamente seis meses o un año antes. Amamos a todos nuestros misioneros que sirven al Señor en el campo misional. Pero existe una diferencia entre los misioneros. Unos están mejor preparados para servir al Señor el primer mes que salen al campo misional que algunos que regresan después de veinticuatro meses . Deseamos jóvenes que puedan entrar al campo misional listos para servir. con la fe que nace de la justicia personal y de vivir vidas limpias. de que pueden tener una misión próspera y productiva. Deseamos misioneros que tengan el tipo de te que tuvieron Wilford Woodruff y Heber C. Kimball. cada uno de los cuales llevó a cientos y miles de almas a las aguas dei bautismo. Dadme a un joven que se haya guardado moralmente limpio y que haya asistido fielmente a sus reuniones de la Iglesia; dadme a un joven que haya magnificado su sacerdocio y haya gana(lo su premio "Mi deber a Dios" y sea un Scout Águila; dadme a un joven que se haya graduado en el seminario y que tenga un testimonio ferviente del Libro de Mormón; dadme a tal joven, y os daré a un joven que

120
http://bibliotecasud.blogspot.com

pueda efectuar milagros para cl Señor durante su misión y durante toda su vida. Ahora bien. me gustaría decir una palabra final a los padres y a los líderes del sacerdocio presentes esta tarde. Padres. permaneced cerca de vuestros hijos. Ganad y sed dignos de su amor y respeto; uníos a vuestra esposa en la crianza de vuestros hijos. No hagáis nada en vuestra vida que pueda causar que vuestros hijos duden debido a vuestro ejemplo. Guiad a vuestros hijos. Enseñadles. Como dije en octubre pasado al reunirnos en la sesión del sacerdocio, vosotros tenéis la responsabilidad mayor de enseñar el evangelio a vuestros hijos. Os recomiendo que volváis a leer ese discurso. Aunque sean importantes los programas de la Iglesia para enseñar a nuestros jóvenes, los padres tienen un llamamiento sagrado de enseñar e instruir continuamente a los miembros de su familia en los principios del evangelio de Jesucristo. Líderes del sacerdocio, recordad que el obispo es el presidente del Sacerdocio Aarónico. Obispos, vuestra primera y mayor responsabilidad es el Sacerdocio Aarónico y las mujeres jóvenes de vuestro barrio. Manteneos cerca de vuestros jóvenes; compenetraos en sus vidas. No es suficiente una entrevista con ellos una vez al año para cumplir con vuestro deber sagrado. Conversad a menudo con ellos; asistid a

sus reuniones de quórum y de escultismo; id con ellos en los campamentos; participad en sus conferencias de la juventud; promoved actividades de padres e hijos; conversad con vuestros jóvenes sobre la misión y tened conversaciones regulares con ellos sobre su dignidad personal. Fortaleced los quórumes del Sacerdocio Aarónico. Utilizad en forma eficaz la película en video, "Cómo revitalizar el quórum del Sacerdocio Aarónico" (VVVH9618SP), y los materiales que la acompañan. Estas son algunas de las mejores herramientas que tenemos en el Sacerdocio Aarónico. Los obispados, asesores de quórumes y presidencias deben usar en forma regular este programa de capacitación. Ahora para terminar, mis jóvenes del Sacerdocio Aarónico, ¡cómo os amo, cómo os respeto, cómo oro por vosotros! Recordad lo que os he aconsejado esta noche; es lo que el Señor desea que escuchéis ahora-hoy día. Vivid de acuerdo con vuestro potencial divino. Recordad quienes sois y el sacerdocio que poséis. Sed hijos modernos de Helamán. Poneos toda la armadura de Dios. Con todo mi corazón os digo, "Cantad, juventud bendita: ¡a vencer, a vencer, a vencer!" En el nombre de Jesucristo. Amén.

121
http://bibliotecasud.blogspot.com

UNA RESPONSABILIDAD SAGRADA
presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Tenemos la sagrada responsabilidad de cumplir con la misión tripartita de la Iglesia: Primero, enseñar el evangelio al mundo; segundo, fortalecer a los miembros de la Iglesia doquiera que se encuentren; tercero, llevar adelante la obra de la salvación de los muertos. " Mis amados hermanos y hermanas, deseo testificaros que el Señor Jesucristo esta a la cabeza de su Iglesia, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Somos sus mayordomos terrenales; poseemos su sacerdocio, administramos sus ordenanzas, predicamos su evangelio y edificamos su reino. No tengo palabras para expresar mi gratitud a Dios, el Padre de nuestros espíritus, a nuestro Señor y Salvador Jesucristo, y al Espíritu Santo, el Testificador. Deseo expresar mi aprecio por quienes levantaron la mano a modo de convenio ante el Señor para apoyarme. He sentido la expresión de vuestros corazones y de vuestro cometido ante el Señor al ver vuestras manos en alto. Recuerdo cuando Moisés, estando arriba en la montaña, levantaba los brazos para que el ejército de Israel saliera victorioso. En tanto sus brazos estaban levantados, Israel prevalecía, pero cuando caían a causa del cansancio, entonces prevalecía el enemigo. De manera que Aarón y Hur le sostuvieron los brazos uno de un lado y el otro del otro e Israel salió victorioso (Ezequiel 17:12). De la misma manera nosotros saldremos victoriosos en tanto sostengamos en alto los brazos de los siervos ungidos del Señor. He pensado mucho en quienes me han precedido en este oficio como Presidente de la Iglesia, y he sentido muy fuertemente mi dependencia en el Señor y la absoluta necesidad de confiar en El para recibir su guía en los asuntos de la Iglesia tal como mis antecesores lo han hecho. En esta vida he sido bendecido con padres nobles y hermanos y hermanas que me han apoyado. Dios preparó para mi una compañera escogida. Para cumplir con la mayordomía que el Señor le ha dado, desinteresadamente se ha dedicado a ser una compañera ejemplar y una madre noble. Nuestros hijos han sido leales al Señor y a nosotros. Estoy agradecido por los fuertes consejeros que el Señor me ha proveído: el presidente Gordon B. Hinckley y el presidente Thomas S. Monson. Ambos han sido preparados por el Señor para la labor que están desempeñando. Cada uno ha sido y continua siendo una gran bendición para el reino de Dios y le doy gracias por ellos. Amo a los miembros del Consejo de los Doce, con quienes he tenido el privilegio de trabajar estrechamente a través de los años. También ha sido un gozo servir con miembros del Primer Quórum de los Setenta y con el Obispado Presidente. Existe un gran espíritu de unidad entre las Autoridades Generales de la Iglesia. Dicha unidad es muy real y de suma importancia porque tal como el Señor ha dicho, Si no sois uno no sois míos (D. y C. 38:27). Continuaremos trabajando unidos como Autoridades Generales, unidos en un solo propósito: Llevar adelante la obra del Señor. Estamos muy agradecidos por el grande y leal apoyo de los lideres y los miembros de la Iglesia por todo el mundo. Muchos han escrito y nos han expresado su amor y oraciones. Necesitamos vuestro apoyo y vuestras oraciones cada día . Es un privilegio enorme servir en el reino de Dios. En esta obra el Espíritu es lo que cuenta, doquiera que sirvamos. Se que debo apoyarme en el Espíritu; obtengámoslo y seamos fieles miembros de la Iglesia, hijos y padres devotos, maestros orientadores eficaces, maestros dedicados, inspirados lideres de barrios y estacas. Que Dios os bendiga por vuestros nobles esfuerzos en la edificación del reino. Si existiese alguna división entre nosotros, dejémosla de lado y unámonos en la gran responsabilidad de llevar adelante la obra del Señor. Si hubiere algunos que se hayan apartado de la Iglesia, os extendemos nuestra preocupación en el amor puro de Cristo y nuestra disposición para ayudaros y daros la bienvenida a la actividad en la Iglesia. Tenemos la sagrada responsabilidad de cumplir con la misión tripartita de la Iglesia: Primero, enseñar el evangelio al mundo; segundo, fortalecer a los miembros de la Iglesia doquiera que se encuentren; tercero, llevar adelante la obra de la salvación de los muertos. Consideremos cada parte por separado. El mundo necesita el evangelio, y el Señor nos ha mandado, por medio de nuestro linaje de Abraham, divulgarlo. Todo joven miembro de esta Iglesia debe hacerse digno de servir una misión y luego cumplirla. Muchas hermanas también pueden servir una misión. Estoy agradecido por mi esposa, que fue a una misión, y por las nietas y nietos que tenemos en el campo misional. No existe un gozo mayor que el de traer almas a Cristo. La participación en esta gran obra bendice al converso, al misionero y a los que apoyan al misionero. Muchos matrimonios mayores también pueden servir una misión. Al hacer lo, encontraran que una misión bendice a sus hijos, a sus nietos y a sus bisnietos de una manera sin igual. Será un gran ejemplo para su posteridad. Estoy muy agradecido porque mi padre aceptó el llamamiento misional, dejando a mi madre en casa con siete hijos, y un octavo que nació mientras el estaba en el campo misional. Sus cartas, las cuales nuestra noble madre nos leía, llenaron nuestro hogar con el espíritu misional, y nunca se aparto de nosotros. Todos los hijos fueron por lo menos a una misión y, con el paso de los años, así lo hicieron todas las hijas. La segunda misión de la Iglesia es fortalecer a sus miembros. Tal como lo recalcó el presidente Kimball, necesitamos aprender la voluntad del Señor y luego llevarla a cabo. Su voluntad se manifiesta a través de los libros canónicos, sus siervos inspirados y la revelación personal. Existe un libro que necesitamos estudiar diariamente. tanto personalmente como en familia: este es el Libro de Mormón. Amo ese libro. Sus preceptos acercaran a una persona mas a Dios que los de cualquier otro libro. El presidente Romney recomendó que se estudiara media hora cada día, y yo también recomiendo tal practica. Siempre he gozado de la lectura de las Escrituras y lo hago diariamente en forma individual y con mi querida esposa. Hijos, apoyad a vuestros padres en sus esfuerzos por estudiar diariamente las Escrituras como familia. Orad por ellos, así como ellos oran por vosotros. El adversario no desea que haya estudio diario de las Escrituras en vuestros hogares, y si puede, el pondrá obstáculos para que no las estudiéis. Pero persistid. Quizás cada miembro de la familia podría tomar turnos y leer un versículo. Se podrían hacer comentarios. Tal vez deseéis estudiar por temas y quizás se podrían hacer asignaciones. La tercera misión de la Iglesia es llevar adelante la obra de salvación de los muertos . Agradezco las conversaciones reverentes que tuve con mi madre cuando era niño, mientras ella planchaba sus ropas del templo. Estoy agradecido por las sesiones semanales del templo que disfruto con mi esposa.

122
http://bibliotecasud.blogspot.com

El templo es la casa del Señor. Nuestra asistencia bendice a los muertos y también a nosotros, porque es una casa de revelación. Ahora, debemos trabajar unidos para lograr estas tres grandes responsabilidades. En la primera sesión de esta conferencia hablamos de limpiar lo interior del vaso (o sea purificarnos), y es algo que debemos hacer. El Señor inspiró a su siervo Lorenzo Snow para que diera un renovado énfasis al principio del diezmo para redimir a la Iglesia de la esclavitud económica. En aquellos días las Autoridades Generales comunicaron el mensaje a los miembros de la lglesia. Ahora, en nuestra época, el Señor ha revelado la necesidad de dar un renovado énfasis al Libro de Mormón para sacar a la Iglesia y a todos los hijos de Sión de la condenación y del azote del juicio. (Véase D. y C.84:54-58.) Este mensaje también debe llevarse a los miembros de la Iglesia de todo el mundo. Al acercarnos al termino de esta gran conferencia, deseo haceros saber que Cristo esta al timón; este es su mundo; esta es su Iglesia. Sus propósitos deben cumplirse. Cristo es nuestro ideal. Es nuestro ejemplo. )Que clase de hombres y mujeres habéis de ser? Aun como El es. (Véase 3 Nefi 27:27.) La mejor medida de la verdadera grandeza es preguntarnos hasta que punto hemos podido llegar a ser como Cristo. El Libro de Mormón declara que "todo aquello que invita e incita a hacer lo bueno, y a amar a Dios y a servirlo, es inspirado de Dios", y

"cualquier cosa que persuade a los hombres a hacer lo malo, y a no creer en Cristo, y a negarlo, y a no servir a Dios, entonces podréis saber, con un conocimiento perfecto, que es del diablo" (Moroni 7:13, 17). Usemos esta norma para juzgar lo que leemos, la música que escuchamos, los programas que vemos, los pensamientos que tenemos. Seamos mas semejantes a Cristo. Os reitero mi amor y el amor de Dios para todos sus hijos en todas partes del mundo. Ahora, por la autoridad del sagrado sacerdocio que poseo, invoco una bendición sobre los Santos de los Últimos Días y sobre toda la gente buena del mundo. Os bendigo con mayor discernimiento para juzgar entre el Cristo y el anticristo. Os bendigo con mayor poder para hacer el bien y resistir el mal. Os bendigo con una mayor comprensión del Libro de Mormón. Os prometo que desde este momento, si diariamente leemos de sus páginas y vivimos sus preceptos, Dios derramara sobre cada hijo de Sión y la Iglesia bendiciones como las que jamas hemos visto; y suplicaremos al Señor que levante la condenación, el azote y el juicio. De esto testifico solemnemente. Testifico que el Libro de Mormón es la palabra de Dios; Jesús es el Cristo; José Smith es su profeta; La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es verdadera. En el nombre de Jesucristo. Amén.

123
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL PODER DE LA PALABRA
Presidente Ezra Taft Benson
El presidente Benson preparó este discurso para presentarlo el viernes 4 de abril de 1986, en la reunión de liderazgo del sacerdocio, pero solamente dio una parte. A su solicitud, se imprime aquí el texto completo; Mis queridos hermanos, (que hermoso espectáculo es ver este grupo de lideres del sacerdocio y saber a cuantos miles de santos servís y la gran dedicación y fidelidad que tenéis! No existe otro grupo en el mundo de hoy día que se reúna con el mismo propósito que tiene este grupo, ni ninguna otra asociación, ya sea política, religiosa o militar, que tenga el poder que tenéis vosotros aquí esta noche. Vivimos en un período de grandes dificultades; vivimos en la época de la cual el Señor habló cuando dijo: "La paz será quitada de la tierra, y el diablo tendrá poder sobre su propio dominio". (D. y C. 1:35.) Vivimos en aquel día que previó Juan el Revelador, cuando "el dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo". (Apocalipsis 12:17.) El dragón es Satanás; la mujer representa la Iglesia de Jesucristo. Satanás esta haciendo la guerra a los miembros de la Iglesia que tienen un testimonio y que están tratando de cumplir los mandamientos, y aun cuando muchos de nuestros miembros permanecen fieles y firmes, algunos están vacilantes. Algunos caen. Algunos están haciendo cumplir la profecía de Juan de que en la guerra contra Satanás, algunos santos serían vencidos. (Apocalipsis 13:7.) El profeta Lehi también vio nuestros días en su gran sueño visionario del árbol de la vida. Vio a mucha gente que vagaba ciega entre los vapores de tinieblas, que simbolizan las tentaciones del diablo. (Véase I Nefi 12:17.) Vio que algunos cayeron en los "senderos prohibidos", otros se ahogaron en aguas inmundas, y hubo aun otros que se perdieron en "senderos extraños". (I Nefi 8:18, 28, 32.) Cuando leemos sobre la forma en que se expanden las drogas, o leemos sobre la perniciosa inundación de pornografía e inmoralidad, )alguno de nosotros duda de que esos son los senderos prohibidos y los ríos de inmundicia que describió Lehi? No todos aquellos que vio perecer Lehi pertenecían al mundo; algunos habían llegado a participar del fruto, o, en otras palabras, algunos de los miembros de la Iglesia hoy día. están entre aquellas almas que Lehi vio que se perdían. El apóstol Pablo también vio nuestros días. Los describió como una época en que abundarían cosas tales como blasfemia, falta de honradez, crueldad, falta de afecto natural, orgullo y placer. (Véase 2 Timoteo 3:1-7.) También advirtió que "los malos hombres y los engañadores irán de mal en peor, engañando y siendo engañados". (2 Timoteo 3:13. ) Tan siniestras predicciones de los profetas de la antigüedad serían razón de temor y desaliento si esos mismos profetas no hubieran ofrecido al mismo tiempo la solución. En su inspirado consejo podemos encontrar la respuesta a la crisis espiritual de nuestra era. En su sueno, Lehi vio una barra de hierro que conducía por los vapores de obscuridad, y que si la gente se aferraba a esa barra, podía evitar los ríos de la inmundicia, permanecer lejos de los senderos prohibidos, y dejar de caminar en los senderos extraños que conducen a la destrucción. Mas tarde, su hijo Nefi explicó claramente el simbolismo de la barra de hierro. Cuando Lamán y Lemuel preguntaron: ")Que significa la barra de hierro?", Nefi contestó "que era la palabra de Dios; y [noten esta promesa) que quienes escucharan la palabra de Dios y se asieran a ella, no perecerían jamás; ni los vencerían las tentaciones ni los ardientes dardos del adversario para cegarlos y llevarlos hasta la destrucción. (I Nefi 15:23-24; cursiva agregada.) La palabra de Dios no solamente nos guiara hacia el fruto que es mas deseable que todos los demás, sino que en la palabra de Dios y por medio de ella podemos encontrar el poder para resistir la tentación, el poder para frustrar la obra de Satanás y de sus emisarios. El mensaje de Pablo es el mismo que el de Lehi. Después de describir la terrible iniquidad de los tiempos futuros -¡futuro para el, pero presente para nosotros!-dijo lo siguiente a Timoteo: "Pero persiste tu en lo que has aprendido . . . "desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación . " (2 Timoteo 3:14-15) Mis queridos hermanos, esta es una respuesta a los grandes desafíos de nuestra época. La palabra de Dios, según se encuentra en las Escrituras, en las palabras de los profetas vivientes y en la revelación personal, tienen el poder de fortalecer a los santos y armarlos con el Espíritu para que puedan resistir la iniquidad, aferrarse a lo bueno y encontrar felicidad en la vida. A vosotros, lideres del sacerdocio, os decimos: buscad el consejo profético de Lehi y de Pablo y de otros como ellos. En ese consejo encontraréis las soluciones a las dificultades que enfrentáis para mantener seguros a vuestros rebaños frente a los "lobos rapaces" que los rodean. (Véanse Mateo 7:15; Hechos 20:29.) Sabemos que estáis sumamente preocupados por los miembros de vuestros barrios y estacas y que dedicáis gran parte de vuestro tiempo y esfuerzo en su favor. Es mucho lo que pedimos de vosotros que habéis sido elegidos para ser líderes; es grande la carga que ponemos sobre vuestros hombros. Se os ha pedido hacer funcionar los programas de la Iglesia, entrevistar y aconsejar a los miembros, preocuparos de los asuntos financieros de las estacas y barrios, administrar los proyectos de bienestar, construir edificios y participar en una serie de otras actividades que requieren de vuestro tiempo. Aun cuando ninguna de esas actividades se puede pasar por alto. no son lo mas importante que podéis hacer por las personas a quienes servís. En años recientes os hemos aconsejado una y otra vez que ciertas actividades traen mayores recompensas espirituales que otras. En el año 1970 el presidente Harold B. Lee le dijo a los Representantes Regionales: "Estamos convencidos de que nuestros miembros están hambrientos del evangelio puro con sus abundantes verdades . . . Parece haber algunos que han olvidado que las armas mas poderosas que el Señor nos ha dado para combatir todo lo que es inicuo son sus propias declaraciones, las doctrinas llanas y simples de la salvación como se encuentran en las Escrituras." (En el seminario para Representantes Regionales del 1" de octubre de 1970, pág. 6.) En un mensaje de la Primera Presidencia en 1976, el presidente Kimball dijo: "Estoy convencido de que cada uno de nosotros, en algún período de nuestra vida, tiene que descubrir las Escrituras por si mismo, y no solamente una vez sino que redescubrirlas muchas veces . . . "El Señor no bromea cuando nos da estas cosas, porque 'a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará' (Lucas 12:48). Disfrutar de esas bendiciones pone sobre nuestros hombros una gran responsabilidad. Debemos estudiar las Escrituras de acuerdo con el mandamiento del Señor (véase 3 Nefi 23; 1-5), y permitir que sus enseñanzas gobiernen nuestra vida." (Liahona. septiembre de 1976) En abril de 1982, el élder Bruce R. McConkie hablo a los Representantes Regionales sobre la importancia primordial que tienen las Escrituras en nuestra obra. Dijo: "Estamos tan absorbidos en los programas, en las estadísticas, en las propiedades, en la riqueza y en lograr metas que harán resplandecer la excelencia de nuestro trabajo, que hemos 'omitido el verdadero valor de la ley'. . . Por habilidosos que sean los hombres en asuntos administrativos, por elocuentes que sean en expresar sus puntos de vista, por ilustrados que sean en las

124
http://bibliotecasud.blogspot.com

cosas del mundo, se les negara el suave susurro del Espíritu que pudo haberles pertenecido, a menos que paguen el precio de estudiar, meditar y orar acerca de las Escrituras". (En el Seminario para Representantes Regionales del 2 de abril de 1982, págs. 1-2.) Ese mismo día, el élder Boyd K. Packer se dirigió a los presidentes de estaca y a los Representantes Regionales. Les dijo: "Los edificios y presupuestos, los informes, programas y procedimientos son muy importantes, pero ellos por si mismos no llevan la nutrición espiritual esencial y no lograran lo que el Señor nos ha asignado a hacer . . . Las cosas correctas, aquellas con el verdadero alimento espiritual, se centran en las Escrituras". (En la reunión con los presidentes de estaca y Representantes Regionales el 2 de abril de 1982, págs . 1-2. ) A la voz de estos sabios e inspirados hermanos, sumo la mía y os digo que una de las cosas mas importantes que podéis hacer como lideres del sacerdocio es compenetraros en las Escrituras. Escudriñadlas cuidadosamente. Alimentaos con la palabra de Cristo. Aprended la doctrina. Dominad los principios que se encuentran en ellas. Pocas son las cosas que producen mayor ganancia a vuestros llamamientos. Hay muy pocos medios mas por los cuales podéis obtener mayor inspiración mientras servís. Pero esto por si solo, aunque de gran valor, no es suficiente. Debéis dirigir vuestros esfuerzos y actividades a estimular un estudio mas serio de las Escrituras entre los miembros de la Iglesia. A menudo hacemos grandes esfuerzos tratando de aumentar los niveles de actividad en nuestras estacas; trabajamos diligentemente por aumentar la asistencia a las reuniones sacramentales; tratamos de obtener un mejor porcentaje de nuestros jóvenes que van a una misión; luchamos por mejorar la cantidad de casamientos en el templo. Todos estos son esfuerzos valiosos e importantes para el crecimiento del reino, pero cuando los miembros en forma individual y como familias se compenetran en la lectura de las Escrituras en forma regular y constante, esos otros resultados llegaran en forma automática. Los testimonios aumentaran, la dedicación se fortalecerá, las familias progresaran, la revelación personal abundara. El profeta José Smith dijo que "el Libro de Mormón era el mas correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre se acerca mas a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro". (Enseñanzas del profeta José Smith, compilación de Joseph Fielding Smith, pág. 233-234; cursiva agregada. ) )No es esto lo que deseamos para los miembros de nuestros barrios y estacas? )No estamos deseosos de que se acerquen mas a Dios? Entonces alentémoslos de todas las formas posibles para que se impregnen con este maravilloso testamento de Cristo para los últimos días. Debéis ayudar a los santos a darse cuenta de que el estudiar y escudriñar las Escrituras no es una carga impuesta por el Señor, sino que es una bendición y una oportunidad maravillosas. Fijaos en lo que el Señor mismo dice sobre el beneficio de estudiar su palabra. Al gran líder y profeta, Josué, dijo: "Nunca se apartara de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditaras en el, para que guardes y hagas conforme a todo lo que en el esta escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien. " (Josué 1:8; cursiva agregada. ) El Señor no le estaba prometiendo riquezas materiales, ni fama, sino que su vida prosperaría en rectitud y tendría éxito en aquello que es mas importante en la vida: la búsqueda de la verdadera felicidad. (Véase 2 Nefi 2:25.) ¿Tenéis miembros en vuestras estacas cuyas vidas están destrozadas por el pecado o la tragedia, y que están desesperados y sin esperanzas? ¿Habéis deseado encontrar alguna forma de llegar a ellos y curar sus heridas, suavizar los problemas de su alma? Eso fue exactamente lo que el profeta Jacob ofreció al hacer esta importante

promesa: "Supongo que han venido aquí para oír la agradable palabra de Dios; sí, la palabra que sana el alma herida" . (Jacob 2:8; cursiva agregada. ) El mundo esta lleno de ideas atractivas que pueden llevar aun a los mejores miembros al error y a la decepción. Los estudiantes universitarios están, a veces, tan llenos de las doctrinas del mundo que empiezan a dudar de las doctrinas del evangelio. )Cómo ayudáis vosotros, como lideres del sacerdocio, a fortalecer a los miembros en contra de estas enseñanzas falsas? El Salvador dio la respuesta en su gran sermón en el Monte de los Olivos, cuando dijo: "Y el que atesore mi palabra no será engañado" . (José Smith-Mateo 37; cursiva agregada.) Las Escrituras están llenas de promesas similares sobre el valor de la palabra. )Tenéis miembros que anhelan tener dirección en sus vidas? El Salmista nos dice: "Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino" (Salmos 1 19:105), y Nefi nos dice que deleitándonos en las palabras de Cristo "os dirán todas las cosas que debéis hacer" (2 Nefi 32:3) . ¿Existen miembros en vuestro redil que están hundidos en el pecado y necesitan regresar? La promesa de Helamán es para ellos: "Sí, vemos que todo aquel que quiera, puede asirse a la palabra de Dios, que es viva y poderosa, que partirá por medio toda la astucia, los lazos y las artimañas del diablo". (Helamán 3:29.) El éxito cuando obran en rectitud, el poder para evitar la decepción y resistir la tentación, la orientación de nuestras vidas, la sanidad del alma son tan sólo unas pocas de las promesas que el Señor les ha dado a aquellos que acuden a su palabra. )Promete Dios y no cumple? Ciertamente que si nos dice que estas cosas vendrán si nos asimos a su palabra, las bendiciones pueden ser nuestras. Y si no lo hacemos, las bendiciones se perderán. Sin embargo, por muy diligentes que seamos en otros aspectos, ciertas bendiciones las encontraremos solamente en las Escrituras, solamente acercándonos a la palabra del Señor y aferrándonos a ella mientras avanzamos en medio de los vapores de obscuridad hacia el árbol de la vida. Y si nos desentendemos de lo que el Señor nos ha dado, podemos perder ese poder y las bendiciones que buscamos. En una advertencia solemne a los santos de los primeros años de la Iglesia, el Señor dijo lo siguiente del Libro de Mormón: "Y en ocasiones pasadas vuestras mentes se han ofuscado a causa de la incredulidad, y por haber tratado ligeramente las cosas que habéis recibido. "y esta incredulidad y vanidad han traído la condenación sobre toda la iglesia. "Y esta condenación pesa sobre los hijos de Sión, sí, todos ellos; "y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón." (D. y C. 84:54-57 ) Hermanos míos, (no tratemos en forma ligera las grandes cosas que hemos recibido de la mano del Señor! Su palabra es uno de los dones mas valiosos que nos ha dado. Os exhorto a volver a comprometeros a estudiar las Escrituras. Sumergíos en ellas diariamente para poder tener así el poder del Espíritu como ayuda en vuestros llamamientos. Leedlas con vuestras familias y enseñad a vuestros hijos a amarlas y a atesorarlas. Luego, con un espíritu de oración y en consejo con otros lideres, buscad todas las formas posibles para alentar a los miembros de la Iglesia a seguir vuestro ejemplo. Si lo hacéis así, os daréis cuenta de que, como Alma dijo, "la palabra [tiene] gran propensión a impulsar a la gente a hacer lo que es justosí, [ha) surtido un efecto mas potente en la mente del pueblo que la espada o cualquier otra cosa que les [haya] acontecido". (Alma 31:5) Y como Alma dijo, yo también os digo que es "prudente que [pongáis] a prueba la virtud de la palabra de Dios" (Alma 31:5), en el nombre de Jesucristo. Amén.

125
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL LIBRO DE MORMÓN: LA CLAVE DE NUESTRA RELIGIÓN
presidente Ezra Taft Benson Presidente de l a Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días
"Es la clave en el testimonio de Jesucristo. Es la clave de nuestra doctrina. Es la clave del testimonio." Mis amados hermanos: Hoy quisiera hablar sobre uno de los dones mas importantes que se han dado al mundo en tiempos modernos. El don en el que estoy pensando es mas importante que las invenciones que han surgido de la revolución industrial o tecnológica. Este es un don de mayor valor aún para el género humano que los muchos adelantos maravillosos que hemos visto en la medicina moderna. Es de mayor valor para el género humano que la evolución de los vuelos y viajes espaciales. Hablo del don del Libro de Mormón, entregado al género humano hace ya ciento cincuenta y seis años. Este don fue preparado por la mano del Señor durante un período de mas de mil años, luego escondido por El para preservarlo en su pureza para nuestra generación. Quizá no haya nada que testifique mas claramente de la importancia de este libro moderno de Escrituras que lo que el Señor mismo ha dicho sobre el. Por su propia boca ha dado testimonio de que (1): es verdadero (D. y C. 17:6); (2) contiene la verdad y sus palabras (D. y C. 19:26); (3) se tradujo por el poder del cielo (D. y C. 20:8); (4) contiene la plenitud del evangelio de Jesucristo (D. y C. 20:9; 42:12); (5) fue dado por inspiración y confirmado por el ministerio de ángeles (D. y C. 20: 10); (6) da evidencia de qué las Escrituras sagradas son verdaderas (D. y C. 20:11); y (7) aquellos que lo reciban con fe recibirán la vida eterna (D. y C. 20: 14) . Un poderoso segundo testimonio de la importancia del Libro de Mormón es el darse cuenta del momento que el Señor permitió que se publicara, dentro del cuadro cronológico de la restauración. Lo único que le precedió fue la Primera Visión. En esa manifestación maravillosa, el profeta José Smith entendió la verdadera naturaleza de Dios y que Dios tenia una obra que encomendarle. La aparición del Libro de Mormón fue lo que le siguió. Pensad en eso y en lo que implica. La aparición del Libro de Mormón precedió a la restauración del sacerdocio. Se publico unos pocos días antes de que se organizara la Iglesia. A los santos se les dio el Libro de Mormón para que lo leyesen antes de que se les dieran las revelaciones que detallaban enseñanzas tales como los tres grados de gloria, el matrimonio celestial y la obra vicaria. Apareció antes de la organización de quórumes del sacerdocio y de la Iglesia. ¿No nos dice esto algo sobre como considera el Señor esta obra sagrada'? Una vez que nos demos cuenta de como se siente el Señor con respecto a este libro, no debería sorprendernos que también nos de advertencias solemnes sobre como recibirlo Después de indicar que aquellos que reciban el Libro de Mormón con fe, obrando con rectitud, recibirán una corona de vida eterna (véase D. y C. 20:14), el Señor continúa con esta exhortación: ''Mas para quienes endurezcan sus corazones en la incredulidad y lo rechacen, se tornará para su propia condenación'' (D. y C. 20:15). En 1829, el Señor advirtió a los santos que no deberían jugar con las cosas sagradas (véase D. y C. 6:12). Ciertamente, el Libro de Mormón es sagrado, y sin embargo muchos juegan con el, o sea, lo toman a la ligera, sin darle mucha importancia. En 1832, cuando algunos de los primeros misioneros regresaban de su campo de labor, el Señor les reprendió por tratar el Libro de Mormón a la ligera. Les dijo que, como resultado de esa actitud, sus mentes se habían ofuscado. El tratar este libro sagrado a la ligera no solamente les había dejado en tinieblas a ellos mismos, sino que también había traído condenación a toda la Iglesia, aún a los hijos de Sión. Y luego el Señor dijo: ''Y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón'' (D. y C. 84:54-57). ¿Es razón para que hoy nos parezca el Libro de Mormón menos importante el hecho de que lo hayamos tenido por mas de un siglo y medio'? ¿Recordamos el nuevo convenio, a saber, el Libro de Mormón? En la Biblia tenemos el Antiguo y el Nuevo Testamento. La palabra testamento es el equivalente en inglés de una palabra griega que se puede traducir como convenio. ¿Es esto lo que quiso decir el Señor cuando le llamó al Libro de Mormón ''el nuevo convenio''? Porque es en realidad otro testamento o testigo de Jesús. Esta es una de las razones por las que recientemente agregamos las palabras ''Otro testamento de Jesucristo'' al título del Libro de Mormón. Si a los primeros Santos se les reprendió por tratar el Libro de Mormón a la ligera, ¿acaso estamos nosotros bajo una condenación menor si hacemos lo mismo hoy día? El Señor mismo da testimonio de que es de importancia eterna. ¿Puede un pequeño grupo de nosotros traer condenación a toda la Iglesia por jugar con cosas sagradas? ¿Qué diremos en el día del juicio, cuando nos enfrentemos a El y encontremos su mirada indagante, si nos contamos entre aquellos que han olvidado el nuevo convenio'? Existen tres grandes razones por las cuales los Santos de los Últimos Días deberían hacer del estudio del Libro de Mormón un esfuerzo de toda la vida. La primera es que el Libro de Mormón es la clave de nuestra religión. Así lo declaró el profeta José Smith. El testificó que ''el Libro de Mormón era el mas correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión" ( Enseñanzas del profeta José Smith, pág. 233). La clave es la piedra central o angular de un arco. Sostiene a todas las demás en su lugar, y si se quita, el arco se derrumba. Hay tres formas en que el Libro de Mormón es la clave de nuestra religión. Es la clave en el testimonio de Jesucristo. Es la clave de nuestra doctrina. Es la clave del testimonio. El Libro de Mormón es la clave en nuestro testimonio de Jesucristo, quien a la vez es la clave de todo lo que hacemos. Con poder y claridad testifica de Su realidad A diferencia de la Biblia, que pasó por generaciones de copistas, traductores y religiosos corruptos que manipularon indebidamente el texto, el Libro de Mormón vino de escritor a lector en un solo paso inspirado de traducción. Por lo tanto, su testimonio del Maestro es claro, puro y poderoso. Pero es mas aun que sólo eso. La mayoría del mundo cristiano actual rechaza la divinidad del Salvador. Pone en tela de juicio su nacimiento milagroso, su vida perfecta y la realidad de su gloriosa resurrección. El Libro de Mormón enseña en términos claros e inequívocos la autenticidad de tales hechos. También proporciona la explicación mas completa de la doctrina de la Expiación. Verdaderamente, este libro divinamente inspirado es una clave que da testimonio al mundo de que Jesús es el Cristo (véase la portada del Libro de Mormón).

126
http://bibliotecasud.blogspot.com

El Libro de Mormón es también la clave de la doctrina de la resurrección. Como mencione anteriormente, el Señor mismo ha declarado que el Libro de Mormón contiene ''la plenitud del evangelio de Jesucristo'' (D. y C. 20: 9). Eso no quiere decir que contiene todas las enseñanzas, ni toda la doctrina jamas revelada. Mas bien, quiere decir que en el Libro de Mormón encontraremos la plenitud de la doctrina que se requiere para nuestra salvación. Y se enseña clara y simplemente a fin de que aun los niños puedan aprender los senderos de salvación y exaltación. El Libro de Mormón ofrece tantas cosas que ensanchan nuestro conocimiento de la doctrina de salvación. Sin el, mucho de lo que se enseña en otras Escrituras no sería tan claro y precioso. Finalmente, el Libro de Mormón es la clave del testimonio. Al igual que el arco se derrumba si se le quita la piedra angular, así también toda la Iglesia se sostiene, o cae, en base a la veracidad del Libro de Mormón. Los enemigos de la Iglesia entienden esto claramente, y esa es la razón por la que luchan tan arduamente para tratar de desacreditar el Libro de Mormón, porque si pueden lograrlo, el profeta José Smith va incluido. Allí van también nuestra afirmación de que poseemos las llaves del sacerdocio, y la revelación y la restauración de la Iglesia. Pero igualmente, si el Libro de Mormón es verdadero "y millones ya han testificado que han recibido la confirmación del Espíritu de que es en realidad verdadero-debe uno aceptar las afirmaciones de la restauración y todo lo que le acompaña. Si, mis amados hermanos, el Libro de Mormón es la clave de nuestra religión-la clave de nuestro testimonio, la clave de nuestra doctrina y la clave en el testimonio de nuestro Señor y Salvador. La segunda gran razón por la que debemos hacer del Libro de Mormón el centro de nuestro estudio es porque fue escrito para nuestros días. Los nefitas nunca tuvieron el libro, ni tampoco los lamanitas de la antigüedad. Fue escrito para nosotros. Mormón escribió cerca del fin de la civilización nefita. Bajo la inspiración de Dios, quien ve todas las cosas desde el principio, recopiló registros de siglos, escogiendo las historias, discursos y acontecimientos que mas nos serian de provecho. Todos los escritores principales del Libro de Mormón testificaron que escribían para generaciones futuras. Nefi dijo: "Dios el Señor me ha prometido que estas cosas que escribo serán guardadas, y preservadas y entregadas a los de mi posteridad, de generación en generación" (2 Nefi 25:21). Su hermano Jacob, quien lo sucedió, escribió palabras similares: ''Porque [Nefi] dijo que la historia de su pueblo debería grabarse sobre sus otras planchas, y que yo debía conservar estas planchas y transmitirlas a mi posteridad, de generación en generación" (Jacob 1:3). Tanto Enós como Jarom indicaron que ellos tampoco estaban escribiendo para su propia gente, sino para generaciones futuras (véase Enós 1:15-16; Jarom 1:2). Mormón mismo dijo: ''Si, hablo a vosotros, un resto de la casa de Israel" (Moroni 7: 1). Y Moroni, el último de los inspirados autores, realmente vio nuestros días y época. ''He aquí'', dijo, ''el Señor me ha mostrado cosas grandes y maravillosas concernientes a lo que se realizara en breve, en ese día en que aparezcan estas cosas entre vosotros. ''He aquí, os hablo como si os hallaseis presentes, y sin embargo, no lo estáis. Pero he aquí, Jesucristo me os ha mostrado, y conozco vuestras obras" (Mormón 8:3F35). Si ellos vieron nuestros días, y eligieron aquellas cosas que serían de máximo valor para nosotros, ¿no es eso suficiente razón para estudiar el Libro de Mormón? Constantemente deberíamos preguntarnos: ''¿Por que inspiró el Señor a Mormón [o a Moroni o a Alma] para que incluyera esto en su registro? ¿Que lección puedo aprender de esto que me ayude a vivir en esta época?" Y hay ejemplo tras ejemplo de cómo contestar esta pregunta. Por ejemplo, en el Libro de Mormón encontramos un modelo para prepararnos para la Segunda Venida. Una gran parte del libro se centra en las pocas décadas antes de la venida de Cristo a América. Por medio de un estudio cuidadoso de ese período, podemos determinar por que

algunos fueron destruidos en los terribles juicios que precedieron su venida y que indujo a otros a pararse ante el templo, en la tierra de la Abundancia, y meter sus manos en las heridas de las manos y los pies del Señor. Del Libro de Mormón aprendemos cómo viven los discípulos de Cristo en tiempos de guerra. Por el Libro de Mormón vemos las iniquidades de las combinaciones secretas expuestas en una gráfica y fría realidad. En el Libro de Mormón encontramos lecciones para enfrentar la persecución y la apostasía. Aprendemos mucho sobre cómo hacer la obra misional. Y mas que nada, en el Libro de Mormón vemos los peligros del materialismo y de poner nuestro corazón en las cosas del mundo. ¿Puede alguien dudar que este libro sea para nosotros y que en el encontremos gran poder, consuelo y protección'? La tercera razón por la cual el Libro de Mormón es de tanto valor para los Santos de los Últimos Días se da en la misma declaración del profeta José Smith, citada anteriormente. El dijo: ''Declaré a los hermanos que el Libro de Mormón era el mas correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que el hombre se acercaría mas a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro (Enseñanzas del profeta José Smith págs. 233-234). Esta es la tercera razón para estudiar el Libro de Mormón. Nos ayuda a acercarnos a Dios. ¿No existe algo muy profundo en nuestro corazón que añore acercarse mas a Dios, ser mas como El en nuestros quehaceres diarios, sentir su presencia constantemente? Si es así, el Libro de Mormón nos ayudara a lograrlo mas que ningún otro libro. No es sólo que el Libro de Mormón nos enseña la verdad, aunque en realidad así lo hace. No es sólo que el Libro de Mormón da testimonio de Cristo, aunque de hecho lo hace también. Sino hay algo mas que eso. Hay un poder en el libro que empezara a fluir a vuestra vida en el momento en que empecéis a estudiarlo seriamente. Encontrareis mayor poder para resistir la tentación; encontrareis el poder para evitar el engaño; encontrareis el poder para manteneros en el camino angosto y estrecho. A las Escrituras se les llama ''las palabras de vida" (véase D. y C. 84:85), y en ningún otro caso es eso mas verdadero que en el del Libro de Mormón. Cuando empecéis a tener hambre y sed de estas palabras, encontrareis vida en mayor abundancia. Nuestro amado hermano, el presidente Marion G. Romney, quien celebro sus 89 años el mes pasado y quien sabe por si mismo del poder que contiene este libro, testifico sobre las bendiciones que pueden llegar a la vida de aquellos que lean y estudien el Libro de Mormón. El dijo: "Estoy seguro de que si los padres leen el Libro de Mormón en forma regular y con oración, solos y con sus hijos, el gran espíritu de este libro penetrara en sus hogares y morará [entre) ellos; el espíritu de reverencia aumentara y el respeto y la consideración mutuos serán aun mayores, desvaneciéndose [así] el ánimo de contención; los padres aconsejaran a sus hijos con mas amor y sabiduría, y los hijos serán mas sumisos al consejo de sus padres; la justicia aumentará; la fe, la esperanza y la caridad, que constituyen el amor puro de Cristo, engalanarán nuestro hogar, llevándonos paz, gozo y felicidad" (Liahona, jul. de 1980, pág. 109) Esas promesas-el aumento de amor y armonía en el hogar, un mayor respeto entre padres e hijos, mayor espiritualidad y rectitud-no son promesas vanas, sino es exactamente lo que el profeta José Smith quiso decir cuando declaró que el Libro de Mormón nos ayudará a acercarnos mas a Dios. Hermanos y hermanas, os imploro de todo corazón que consideréis con gran solemnidad la importancia del Libro de Mormón para vosotros personalmente y para la Iglesia colectivamente. Hace mas de diez años hice la siguiente declaración concerniente al Libro de Mormón: ''¿Habrá consecuencias eternas que dependan de nuestra reacción a este libro? Si, ya sea para nuestra bendición o para nuestra condenación.

127
http://bibliotecasud.blogspot.com

''Todo Santo de los Últimos Días debería hacer del estudio de este libro el propósito de su vida. De otro modo esta poniendo en peligro su alma, descuidando aquello que puede darle unidad espiritual e intelectual a toda su vida. Existe una gran diferencia entre un converso edificado en la roca de Cristo a través del Libro de Mormón, que permanece aferrado a esa barra de hierro que le sirve de constante guía, y otro que no lo esta" (Liahona, ago. de 1975, pág. 45). Reafirmo esas palabras a vosotros hoy. No permanezcamos bajo condenación, con sus castigos y juicios, por el hecho de tratar ligeramente este gran y maravilloso don que nos ha concedido el Señor. Mas bien, obtengamos las promesas que se reciben al atesorarlo en nuestro corazón. En la sección 84, versículos 54 al 58, de Doctrina y Convenios, leemos: ''Y en ocasiones pasadas vuestras mentes se han ofuscado a causa de la incredulidad, y por haber tratado ligeramente las cosas que habéis recibido, ''Y esta incredulidad y vanidad han traído la condenación sobre toda la iglesia. ''Y esta condenación pesa sobre los hijos de Sión, sí, todos ellos;

''Y permanecerán bajo esta condenación hasta que se arrepientan y recuerden el nuevo convenio. a saber, el Libro de Mormón y los mandamientos anteriores que les he dado, no sólo de hablar, sino de obrar de acuerdo con lo que he escrito, ''A fin de que puedan traer frutos dignos para el reino de su Padre; de lo contrario, queda por derramarse un castigo y juicio sobre los hijos de Sión." Desde la última conferencia he recibido muchas cartas de los Santos, tanto jóvenes como adultos, de todas partes del mundo, que han aceptado el compromiso personal de estudiar el Libro de Mormón. Me han emocionado sus relatos de cómo el libro ha cambiado su vida y cómo se han acercado mas al Señor como resultado de su dedicación. Estos gloriosos testimonios le han reafirmado a mi alma las palabras del profeta José Smith de que el Libro de Mormón es verdaderamente ''la clave de nuestra religión'' y de que el hombre ''se acercaría mas a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro". Este es mi ruego, que el Libro de Mormón se convierta en la clave de nuestra vida, en el nombre de Jesucristo. Amén.

128
http://bibliotecasud.blogspot.com

LAS CARACTERÍSTICAS DIVINAS DEL MAESTRO
presidente Ezra Taft Benson
"Si en verdad llegamos a ser. participes de la naturaleza divina, llegaremos a ser. como El." Mis amados hermanos, esta noche, al contemplar esta gran congregación de poseedores del sacerdocio y pensar en otras congregaciones parecidas que hay en todo el mundo, me conmueve un profundo sentimiento de gratitud y regocijo por las bendiciones que nuestro Padre Celestial nos ha dado. El privilegio de poseer el sacerdocio, que es el poder y la autoridad para actuar en el nombre de Dios, es una gran bendición que lleva consigo igualmente grandes obligaciones y responsabilidades. Al meditar en la clase de hombres y muchachos que debemos ser como poseedores del sacerdocio, no puedo dejar de pensar en lo que dijo nuestro Salvador a los doce nefitas cuando preguntó: ,Que clase de hombres habéis de ser'> En verdad os digo, aun como yo soy" (3 Nefi 27:27). Ser como el Salvador . . . ¡que gran cometido para cualquier persona! El es miembro de la Deidad, es nuestro Salvador y Redentor. Fue perfecto en todos los aspectos de su vida. En El no hubo flaqueza ni imperfección. ¿Existe la posibilidad de que nosotros, como poseedores del sacerdocio, podamos llegar a ser aun como El es? La respuesta es si. No sólo podemos serlo sino que es el mandato que hemos recibido; es nuestra responsabilidad. El no nos hubiera dado ese mandamiento si no hubiese deseado que lo fuésemos. El apóstol Pedro habló del proceso por el que una persona puede ser ' participe de la naturaleza divina'' (véase 2 Pedro 1:4). Eso es importante puesto que si en verdad llegamos a ser participes de la naturaleza divina, llegaremos a ser como El. Examinemos detenidamente lo que nos enseña Pedro acerca de dicho proceso. He aquí lo que dijo: ''Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento; ''al conocimiento, dominio propio; al dominio propio, paciencia; a la paciencia, piedad; ''a la piedad, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.'' (2 Pedro 1:5-7.) Las virtudes que menciona Pedro son parte de la naturaleza divina o el carácter de nuestro Salvador. Esas son las virtudes que tenemos que adquirir si deseamos ser mas parecidos a El. Echemos una mirada a algunas de esas importantes cualidades. La primera característica, a la cual se añaden todas las demás, es la fe. La fe es el fundamento sobre el cual se edifica el carácter divino; es el requisito esencial de todas las demás virtudes. Cuando pienso en la forma en que ponemos de manifiesto nuestra fe. pienso inevitablemente en el ejemplo de mi propio padre. Recuerdo vívidamente cómo llegó a mi vida el espíritu de la obra misional. Yo tenia casi trece años de edad cuando mi padre recibió su llamamiento de ir a la misión. Recuerdo que había una epidemia en nuestro pequeño pueblo de Whitney, Idaho. Los adultos podían ir a la reunión sacramental, pero se había pedido que a los niños se les dejara en casa para evitar que se contagiaran con la enfermedad. Mi padre y mi madre se fueron a la reunión sacramental en un coche tirado por un caballo. Al terminar la reunión, el tendero abrió la tienda sólo unos minutos para que los agricultores del lugar fueran a buscar su correspondencia; lo hacia así porque la oficina de correos estaba en la tienda. Nadie compraba nada, sino que al hacerlo así, se ahorraban el tener que ir hasta allí el lunes. En aquel tiempo, no se repartía el correo a domicilio en los sectores rurales. Mientras mi padre conducía el coche a casa, mi madre abrió la correspondencia y, para sorpresa de los dos, había allí una carta de la casilla postal B de Salt Lake City, o sea, un llamamiento para ir a la misión. En ese entonces, nadie le preguntaba a uno si estaba preparado para ir a la misión, si quería ir o si podía ir. El obispo tenía que saberlo, y el obispo era mi abuelo George T. Benson, el padre de mi padre. Al entrar en el sendero que conducía a la casa, los dos lloraban, lo cual no habíamos visto nunca en nuestra familia. Los niños rodeamos el coche -éramos siete por aquel entonces- y les preguntamos que ocurría. Ellos dijeron: Todo anda bien -Pero, ¿por que lloran? -les preguntamos. -Vayamos a la sala y allí les explicaremos- nos dijeron. Nos reunimos alrededor del viejo sofá de la sala y papa nos dijo de su llamamiento misional. Entonces. mama dijo: -Nos enorgullece saber que al padre de ustedes se le ha considerado digno de ir a la misión. Si hemos llorado un poco es porque estaremos dos años separados. Ustedes saben que su padre y yo nunca nos hemos separado mas de dos noches seguidas desde que nos casamos y ello ha sido cuando ha ido a la montaña a buscar leña. Y mi padre se fue a la misión. Aun cuando en aquella época yo no comprendía en toda su amplitud la intensidad de la dedicación de mi padre, ahora comprendo mejor que su pronta aceptación de ese llamamiento fue evidencia de su gran te. Todo poseedor del sacerdocio. ya sea joven o mayor, debe esforzarse por adquirir esa clase de fe. Pedro sigue diciendo que debemos añadir a nuestra fe virtud. Un poseedor del sacerdocio es virtuoso. El ser virtuoso supone que sus pensamientos sean puros y sus acciones limpias. No mirará a una mujer para codiciarla en su corazón, porque hacerlo equivale a "negar la fe" y a perder el Espíritu (D. y C. 42:23) y, en esta obra, no hay nada mas importante que el Espíritu. Me habéis oído decirlo muchas veces. No cometerá adulterio ni hará "ninguna cosa semejante'' (D. y C. 59:6); esto ultimo significa fornicación, conducta homosexual, masturbación, abuso de un niño o cualquier otra perversión sexual. Eso significa que un joven honrara a las jovencitas y las tratara con respeto; que no haría nunca nada que las privara de lo que, como lo dice Mormón, es ''lo . . . mas caro y precioso que todas las cosas, que es la castidad y la virtud'' (Moroni 9:9). La virtud esta emparentada con la santidad, una cualidad de la divinidad. Un poseedor del sacerdocio debe buscar lo que es virtuoso y bello y no lo que es bajo y sórdido. La virtud engalanara sus pensamientos incesantemente (véase D. y C. 121:45). ¿Podrá un hombre complacerse en la malignidad de la pornografía, de la blasfemia y la vulgaridad y considerarse totalmente virtuoso'? Cada vez que un poseedor del sacerdocio se separa del camino de la virtud en cualquier forma o expresión, pierde el Espíritu y cae en el poder de Satanás; y entonces recibe el salario de aquel a quien ha escogido servir. Como resultado, a veces la Iglesia debe tomar medidas correctivas, porque no podemos tolerar ni perdonar actos inmorales e impenitentes. Todos los poseedores del sacerdocio deben ser moralmente limpios para ser dignos de llevar la autoridad de Jesucristo. El siguiente paso que menciona Pedro en el camino a la perfección es el de añadir conocimiento a nuestra fe y virtud. El Señor nos ha

129
http://bibliotecasud.blogspot.com

dicho que es 'imposible que el hombre se salve en la ignorancia'' (D. y C. 131:6). Otro mandamiento de Dios nos dice: ''Buscad palabras de sabiduría de los mejores libros; buscad conocimiento, tanto por el estudio como por la fe'' (D. y C. 88: 118). Todo poseedor del sacerdocio debe hacer del aprendizaje una actividad de toda la vida. Si bien el estudio de toda verdad es valioso, las verdades de la salvación son las mas importantes que cualquier persona puede aprender. La pregunta del Señor: "Porque, ¿que aprovechará al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma?" (Mateo 16:26) se puede aplicar a la preparación académica al igual que a la búsqueda de bienes materiales. El Señor también pudo haber preguntado: "Porque ¿que aprovechará al hombre, si aprendiere todo lo del mundo y no aprendiere a ganar su salvación?" Tenemos que nivelar nuestro aprendizaje secular con el espiritual. Vosotros, los varones jóvenes, debéis poner tanto empeño en inscribiros en seminario para aprender las Escrituras como en aplicaros al estudio para graduaros de la escuela secundaria. Los jóvenes mayores que seguís una carrera universitaria u otros estudios superiores debierais aprovechar la oportunidad de tomar los cursos de los institutos de religión o, si concurrís a alguna escuela de la Iglesia, debierais tomar al menos un curso de religión por semestre o trimestre. Si unimos nuestra instrucción secular a la espiritual, conservaremos la mira en lo que mas importa en esta vida. Aun cuando dirijo este mensaje a vosotros, los poseedores del sacerdocio, la misma admonición también se aplica a las hermanas de la Iglesia. El presidente J. Reuben Clark, hijo, dijo de ese equilibrio ideal lo siguiente: "Hay aprendizaje espiritual y aprendizaje secular, y ninguno de los dos es completo sin el otro; sin embargo, en lo que a mi respecta, si tuviera que escoger uno de los dos, escogería el aprendizaje de las cosas del espíritu, puesto que en la existencia venidera, o sea, en las eternidades que han de venir, tendré la oportunidad de aprender de las otras cosas; pero si no aprendo en esta vida de las cosas espirituales, mis desventajas en la vida venidera serán casi abrumadoras'' (Conference Report, abril de 1934). El presidente Spencer W. Kimball lo dijo de este modo: ''Jóvenes, amados jóvenes, ¿os dais cuenta de por que debemos dar el primer lugar al aprendizaje espiritual?, ¿de por que debemos orar con fe y perfeccionar nuestra vida como la del Salvador? ¿Podéis ver que el conocimiento espiritual se complementa con el secular en esta vida y sigue por la eternidad, en tanto que el secular sin el fundamento del espiritual no es sino semejante a la espuma de la leche: una sombra efímera? "¡No seáis engañados! No hace falta escoger uno u otro, sino tan solo el orden de sucesión, porque se puede escoger aprender los dos simultáneamente; pero comprendéis que es preciso dar atención de preferencia a los cursos de seminario mas que a las asignaturas en la escuela secundaria, al instituto de religión mas que a los cursos universitarios; al estudio de las Escrituras mas que a los textos escritos por los hombres; que la asociación con la Iglesia es mas importante que los clubes y las cofradías; que el pago del diezmo es mas importante que el pago de matriculas y de cuotas de ingreso? "¿Podéis ver que las ordenanzas del templo son mas importantes que los doctorados y que cualquier otro titulo académico?" ("Beloved Youth, Study and Learn", Life's Directions: A Series of Fireside Addresses, Salt Lake City: Deseret Book Company, 1962, pág. 190.) Una vez terminados nuestros estudios académicos, debemos hacer del estudio diario de las Escrituras una actividad de toda la vida. Lo que dije en el pasado abril a los líderes del sacerdocio también se aplica a todo poseedor del sacerdocio: "A la voz de estos sabios e inspirados hermanos, sumo la mía y os digo que una de las cosas mas importantes que podéis hacer como líderes del sacerdocio es compenetraros en las Escrituras. Escudriñadlas cuidadosamente. Alimentaos con la palabra de Cristo. Aprended la doctrina. Dominad los principios que se encuentran en ellas. Pocas son las cosas que producen mayor ganancia a vuestros llama-

mientos. Hay muy pocos medios mas por los cuales podéis obtener mayor inspiración . . . "[Debéis daros cuenta de] que el estudiar y escudriñar las Escrituras no es una carga impuesta por el Señor, sino que es una bendición y una oportunidad maravillosas." (''El poder de la , palabra", Liahona, jul. de 1986, págs. 73-74) Otra cualidad que describió Pedro como parte de la naturaleza divina es el dominio propio. Un poseedor del sacerdocio tiene dominio propio, lo cual significa que reprime sus emociones y la expresión verbal de estas; que actúa con moderación y no se excede en nada. En suma, tiene autodominio, es decir, que es amo de sus emociones y no esclavo de ellas. El poseedor del sacerdocio que maldiga a su esposa, que la maltrate con palabras o con acciones, o que haga lo mismo con alguno de sus hijos es culpable de un serio pecado. "¿Podéis enojaros y no pecar?", preguntó el apóstol Pablo. (Véase Efesios 4:26.) Si un hombre no domina su mal genio -triste es reconocerlo-, tampoco domina sus pensamientos. Entonces llega a ser víctima de sus propias pasiones y emociones, lo cual lo lleva a cometer actos indignos de un comportamiento civilizado, y mucho mas indignos de un poseedor del sacerdocio. El presidente David 0. McKay dijo una vez: "Es muy probable que el hombre que no pueda dominar su mal carácter tampoco pueda dominar sus pasiones y, no importa que profese en cuanto a religión, en la vida diaria se desenvuelve en un plano muy cercano al de los animales" (Improvement Era, jun. de 1958, pág. 407). Al dominio propio tenemos que añadir la paciencia. Un poseedor del sacerdocio tiene que ser paciente. La paciencia es otra faceta del autodominio; es la capacidad de posponer la satisfacción y poner freno a las propias pasiones. En sus relaciones con sus seres queridos, el hombre paciente no incurre en un proceder impetuoso que después lamentar. La paciencia es conservar la calma en los momentos difíciles y de tensión nerviosa. El hombre paciente es comprensivo con las faltas de los demás. El hombre paciente "espera a Jehová" (véase Isaías 8:17). A veces, leemos u oímos de personas que buscan recibir una bendición del Señor y que luego se vuelven impacientes al no recibir la bendición en seguida. Parte de la naturaleza divina es confiar en el Señor lo bastante para "consolarse y saber que El es Dios" (D. y C. 101:16). El poseedor del sacerdocio que es paciente será tolerante con los errores y las debilidades de sus seres queridos. Por su amor por ellos, no los censurara ni los culpara. Otra cualidad que menciona Pedro es la piedad o bondad . Un poseedor del sacerdocio es piadoso, bondadoso. El que es bondadoso es compasivo y benigno con los demás. Es considerado con los sentimientos de las demás personas y cortes en su proceder. Es servicial. La bondad perdona las flaquezas y las faltas de los demás. La bondad se proyecta a todos: al anciano y al joven, a los animales, y tanto a los ricos como a los pobres. Esas son las verdaderas cualidades de la naturaleza divina. ¿Os dais cuenta de cómo nos vamos volviendo mas parecidos a Cristo al ser mas virtuosos, mas bondadosos, mas pacientes y al tener un mayor autodominio de nuestras emociones? El apóstol Pablo empleó gráficas expresiones para ilustrar que un miembro de la Iglesia debe ser diferente del mundo. Nos instó a "revestirnos de Cristo" (Gálatas 3:27), a "despojarnos del viejo hombre y vestirnos del nuevo hombre" (Efesios 4:22, 24). La ultima y principal virtud del carácter divino es el amor, la caridad o el amor puro de Cristo (véase Moroni 7: 47). Si de verdad procuráramos parecernos mas a nuestro Salvador y Maestro, el aprender a amar como El ama debiera ser nuestra meta mas elevada. Mormón dijo que la caridad "es mayor que todo" (Moroni 7:46). El mundo de la actualidad habla muchísimo del amor y muchos lo buscan. Pero el amor puro de Cristo difiere considerablemente de lo que el mundo piensa que es el amor. La caridad nunca busca la

130
http://bibliotecasud.blogspot.com

satisfacción egoísta o lo suyo. El amor puro de Cristo busca únicamente el progreso y el regocijo eterno de los demás. Cuando pienso en la caridad, otra vez pienso en mi padre y en aquel día cuando fue llamado a la misión. Me imagino que habrá algunos en el mundo que dirán que el hecho de que el hubiera aceptado ese llamamiento es prueba de que en realidad no tenia amor a su familia. Quizá digan: "Dejar en casa solos a siete hijos y a su esposa esperando el octavo durante dos años . . . ¿Cómo puede eso ser amor verdadero?" Pero mi padre tenia una visión mucho mas amplia del amor. El sabia que "a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien" (Romanos 8: 28). El sabia que lo mejor que podía hacer por su familia era obedecer a Dios. Aunque le echamos muchísimo de menos durante esos dos años, y aun cuando su ausencia significó un buen numero de contratiempos para nuestra familia, su aceptación del llamamiento probó ser una dádiva de amor puro. Mi padre se fue a la misión y dejo a mi madre en casa con siete hijos. (El octavo nació cuatro meses después que mi padre llegó al campo misional.) Pero llego a nuestro hogar un espíritu de la obra misional que nunca se ha apartado de el. No fue sin algún sacrificio. Mi padre tuvo que vender unas tierras para pagarse la misión. Tuvo que llevar a un matrimonio a ocupar parte de nuestra casa para que cuidaran de los sembrados y dejo a sus hijos varones y a su esposa el deber de cuidar del cultivo del forraje, de las tierras de pastoreo y de algunas vacas lecheras. Las cartas de mi padre eran una verdadera bendición para nuestra familia. A nosotros, los niños, nos parecía que venían del otro lado del mundo, pero solo venían de Springfield y de Chicago, Illinois, y de Cedar Rapids y Marshalltown, Iowa len los Estados Unidos. Si, llenó nuestro hogar, como resultado de la misión de mi Padre, un espíritu misional que nunca se ha alejado de el. Después, la familia aumentó al numero de once hijos: siete hijos y cuatro hijas. Los siete varones fuimos todos a la misión. algunos de ellos a dos o tres misiones. Después. dos de las hijas y sus respectivos esposos cumplieron misiones de dos años. Las otras dos hermanas, las dos viudas -una, madre de ocho hijos y la otra, de diezfueron compañeros de misión en Birmingham, Inglaterra. Es un legado que sigue bendiciendo a la familia Benson aun en la tercera y la cuarta generación. )No fue aquella una verdadera dádiva de amor'? Eso es lo que nuestro Salvador quiere decir al hablar de la clase de hombres que hemos de ser. )No es acaso la propia vida de nuestro Salvador reflejo de perfecto esmero, de perfecta fe, de perfecta virtud'? Para llegar a ser como El, nosotros también debemos llegar a ser participes de la naturaleza divina. Nuestro Salvador dijo que la vida eterna es conocer al único Dios verdadero y a su Hijo Jesucristo (véase Juan 17:3). Si eso es verdadero, y os doy mi testimonio solemne de que es verdadero, tenemos

que preguntarnos cómo podemos llegar a conocer a Dios. El añadir una cualidad divina a la otra, como lo describió Pedro, es la clave para obtener el conocimiento que conduce a la vida eterna. Advertid la promesa que hace Pedro después de mencionar las diversas cualidades: ''Porque si estas cosas están en vosotros, y abundan, no os dejarán estar ociosos ni sin fruto en cuanto al conocimiento de nuestro Señor Jesucristo'' (2 Pedro 1:8: cursiva agregada). ¡Ah!, mis amados hermanos, ruego que esas cualidades de nuestro Salvador abunden en nosotros a fin de que cuando comparezcamos ante El en el día del juicio. y nos pregunte. a cada uno: "¿Que clase de hombre eres?". podamos levantar la cabeza con gratitud y regocijo y decir: ''Aun como Tu eres''. Es mi humilde oración por cada uno y por todos los poseedores del sacerdocio, en el nombre de Jesucristo. Amén. A continuación. hermanos, quisiera leeros una declaración que acaba de ser aprobada por la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce: ''De conformidad con las necesidades derivadas del crecimiento de la Iglesia en todo el mundo, la Primera Presidencia y el Consejo de los Doce Apóstoles han estudiado con oración la función de los quórumes de setentas de estaca en la Iglesia y, con respecto a estos, han resuelto tomar las siguientes medidas: "1. Se disolverán los quórumes de setentas de las estacas de la Iglesia y a los hermanos que al presente sirvan de setentas en dichos quórumes se les pedirá que vuelvan a formar parte de los quórumes de élderes de sus respectivos barrios. Los presidentes de estaca. en forma ordenada, podrán determinar entonces quienes de esos hermanos deben ser ordenados en el oficio de sumo sacerdote . Este cambio no afecta al Primer Quórum de los Setenta, cuyos miembros son todos Autoridades Generales de la Iglesia. ''2. Es preciso destacar particularmente en las misiones de estaca la importancia de colaborar con los misioneros proselitistas regulares en la tarea de encontrar personas interesadas, brindarles amistad y luego hermanarlas, como asimismo fomentar la participación de los miembros en todas las actividades misionales. Un élder o un sumo sacerdote que tenga interés en la obra misional será llamado en calidad de presidente de la misión de estaca y sus consejeros se escogerán de entre los élderes o los sumos sacerdotes. "Por medio de una carta de la Primera Presidencia a los líderes locales del sacerdocio, se proporcionaran instrucciones mas detalladas con respecto a este anuncio. "En esta ocasión, encomiamos a todos los hermanos que han servido tanto en el pasado como en el presente en los quórumes de setentas de las estacas de la Iglesia y que con tanta eficacia y buena disposición han dado de su tiempo , talentos y medios para dar a conocer el evangelio de Jesucristo."

131
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL DON DE LA REVELACION MODERNA
presidente Ezra Taft Benson
"¿Utilizamos el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios para mejorar nuestra vida y resistir el poder del demonio? Este es el propósito con el cual se nos. dieron." Mis amados hermanos y hermanas, en esta gloriosa ocasión en que nos. encontramos aquí reunidos quisiera darle las gracias a nuestro Padre Celestial por el don de la revelación en nuestros días, y particularmente, las Escrituras de los Ultimos Mas. Aprecio con todo el corazón la Biblia, tanto el Nuevo como el Antiguo Testamento. Este libro es una fuente de grandes verdades; nos enseña sobre la vida y el ministerio del Maestro; en sus páginas aprendemos que la mano de Dios ha dirigido los asuntos de Su pueblo desde el comienzo de la historia de la tierra. Sería imposible calcular el inmenso impacto que la Biblia ha tenido en la historia del mundo. El contenido de sus páginas ha bendecido la vida de innumerables generaciones. Pero a medida que se fueron sucediendo las generaciones, los hijos de los hombres no recibieron mas Escrituras. Sin nuevas revelaciones para guiarlos, los hombres empezaron a interpretar la Biblia en distintas formas. Muchas iglesias y credos salieron a luz, cada uno de ellos basándose en la Biblia como fuente autorizada. Pero esto de ninguna manera disminuye el valor de la Biblia; este libro tan sagrado siempre ha tenido un valor inestimable para los hijos de los hombres. De hecho, fue un pasaje de la Biblia el que inspiró al profeta José Smith a ir a una arboleda cerca de su casa y arrodillarse a orar. Como consecuencia de eso, recibió la gloriosa visión que dio comienzo a la restauración de la plenitud del evangelio de Jesucristo en la tierra. Esa visión también inició el periodo en que recibiríamos nuevas Escrituras que tendrían el mismo valor que la Biblia, al dar testimonio a un mundo pecador de que Jesús es el Cristo y de que Dios vive y ama a sus hijos y todavía esta íntimamente interesado en que logren su salvación y exaltación. Por medio del profeta Nefi, el Señor exhorto que nos cuidáramos de los que dijeran que la Biblia era la única Escritura que el mundo necesitaba. El dijo: "¿No sabéis que hay mas de una nación? ¿No sabéis que yo, el Señor vuestro Dios, he creado a todos los hombres . . . y manifiesto mi palabra a los hijos de los hombres, si, sobre todas las naciones de la tierra? " . . . ¿No sabéis que el testimonio de dos naciones os es un testigo de que ' yo soy Dios, que me acuerdo tanto de una nación como de otra?. . . "Y hago esto para mostrar a muchos que soy el mismo ayer, hoy y para siempre." (2 Nefi 29:7-9.) En la actualidad tenemos tres libros nuevos de Escrituras: el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio. Tengo en gran estima estos libros sagrados. Esta tarde quisiera hablaros en particular del Libro de Mormón y de Doctrina y Convenios. Estos importantes libros de Escrituras de los últimos días fueron revelados por el Dios de Israel con el propósito de reunir y preparar a su pueblo para la segunda venida de Jesucristo. Como escribió el presidente John Taylor, sacar a luz estos dos libros sagrados "costó la mejor sangre del siglo diecinueve" (D. y C. 135:6), o en otras palabras, les costó la vida al profeta José Smith y a su hermano Hyrum. El Señor le dijo al profeta José Smith: ''Esta generación recibirá mi palabra por medio de ti" (D. y C. 5: 10). El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios son parte del cumplimiento de esa promesa; juntas, estas dos grandes obras de Escrituras traen grandes bendiciones a esta generación. Cada uno de esos dos libros contiene una poderosa proclamación al mundo. La portada del Libro de Mormón declara que este volumen tiene tres objetivos: mostrar las grandes obras que el Señor ha hecho, enseñar los convenios que hicimos con El y convencer al judío y al gentil de que Jesús es el Cristo. La sección I de Doctrina y Convenios es el prefacio que el Señor le da al libro. Doctrina y Convenios es el único libro en el mundo que contiene un prólogo escrito por el Señor mismo. En este prólogo El declara al mundo que su voz va dirigida a todos los hombres (vers. 22), que Su venida se acerca (el vers. 12) y que todas las verdades que se encuentran en Doctrina y Convenios se cumplirán (vers. 37-38). Cada una de estas grandiosas Escrituras de estos últimos días testifica en forma muy elocuente y poderosa que Jesús es el Cristo. Casi todas las paginas de Doctrina y Convenios y del Libro de Mormón mencionan al Maestro -su gran amor por sus hijos y su sacrificio expiatorio y nos enseñan cómo debemos vivir para que podamos volver a vivir con El y con nuestro Padre Celestial . Cada uno de estos libros de Escrituras actuales contiene el conocimiento y el poder para ayudarnos a vivir mejores vidas en un momento en que abunda la maldad. Cualquiera que se dedique a estudiar con un espíritu de oración las paginas de estos libros encontrara consuelo, consejos, guía y la capacidad para mejorar su vida. El presidente Romney dijo sobre cl Libro de Mormón: Si se capacita a nuestros jóvenes con respecto a las enseñanzas del Libro de Mormón. no solo recibirán inspiración y la valentía para escoger el camino correcto por medio del ejemplo . . . sino que también aprenderán tan bien los principios del evangelio de Jesucristo que sabrán con seguridad lo que es correcto. ''De casi todas las paginas del libro recibirán el emocionante testimonio de que Jesús es el Cristo. el Hijo del Dios viviente, el Redentor y Salvador. Este testimonio por sí sólo será un ancla que los sostendrá en cualquier tormenta" (en Conference Report, abril de 1960, pág. 112, cursiva agregada). Hablando de las revelaciones de Doctrina y Convenios, el presidente Joseph Fielding Smith dijo: ''Si las ponemos en practica. si cumplimos con los mandamientos del Señor, sabremos la verdad y no habrá ningún arma que puedan empuñar en contra de nosotros que tenga éxito. No habrá doctrina falsa ni enseñanzas de los hombres que puedan engañarnos . . . Si estudiamos estas revelaciones, tendremos la fortaleza necesaria para vencer el error y seremos fuertes y valientes'' (en Conference Report, oct. 1931, pág. 17). Muchos años antes que naciera el Salvador en esta tierra, el profeta Enoch vio los últimos días. Presencio la gran maldad que prevalecería en la tierra en esta época y profetizo las grandes tribulaciones'' que resultarían de esa corrupción (Moisés 7:61). Pero en medio de esta profecía tan deprimente, el Señor prometió que preservaría a su pueblo (Moisés 7:61). ¿Como lo haría'? Prestad atención a lo que el Señor mismo dijo que haría para preservar a su pueblo: "Y justicia enviaré desde los cielos y la verdad haré brotar de la tierra pata testificar de mi Unigénito . . . y haré que la justicia y la verdad inunden la tierra como con un diluvio, a fin de recoger a mis escogidos de las cuatro partes de la tierra a un lugar que yo prepararé." (Moisés 7:62) El Señor prometio, por lo tanto, que la justicia vendría de los cielos y la verdad saldría de la tierra. Y hemos visto el cumplimiento maravilloso de esta profecía en esta generación. El Libro de Mormón salió de la tierra, rebosante de verdad, sirviendo como la verdadera clave de nuestra religión (véase Enseñanzas del profeta José Smith). Dios también ha enviado justicia de los cielos. El Padre mismo, junto con su Hijo, se le apareció al profeta lose Smith. El ángel Moroni, Juan el Bautista, Pedro, Santiago y muchos otros ángeles, bajo el mandato de Dios, restauraron la autoridad necesaria al reino. Además, el profeta José Smith recibió revelación tras revelación de

132
http://bibliotecasud.blogspot.com

Dios durante esos años críticos del crecimiento de la Iglesia. Estas revelaciones han sido preservadas para nosotros en el libro de Doctrina y Convenios. Estas dos obras de Escrituras, entonces, llegaron a ser un importante instrumento en manos del Señor para preservar a su pueblo en estos últimos días. El Libro de Mormón, escrito por medio de la inspiración para nuestros días, preservado a través de los siglos para que saliera a luz en esta época, traducido por el poder y el don de Dios, es la clave de nuestra religión, es la clave de nuestra doctrina; es la clave de nuestro testimonio; es la clave en el t testimonio de Jesucristo; es la clave en S nuestro esfuerzo por evitar los engaños del demonio en esta época. Satanás reina en el corazón de los hombres y tiene poder sobre todos sus dominios (D. y C. 1:35). Pero el Libro de Mormón tiene mas poder: poder para desenmascarar los principios falsos, poder para ayudarnos a sobrellevar las tentaciones, poder para ayudarnos a acercarnos mas a Dios que ningún otro libro (Enseñanzas del profeta José Smith, págs. 233-234). El Libro de Mormón debe volver a ocupar el lugar principal en la mente y el corazón de nuestra gente. Debemos respetarlo leyéndolo, estudiándolo y poniendo en práctica sus preceptos en nuestra vida, transformándolas en vidas como las que se requieren de los verdaderos seguidores de Cristo. Hablando del papel central que tiene el Libro de Mormón en nuestra adoración, el presidente Joseph Fielding Smith dijo: ''Mi opinión es que ningún miembro de la Iglesia estará satisfecho hasta que haya leído el Libro de Mormón una y otra vez, y lo haya meditado cuidadosamente hasta que pueda testificar que es sin duda un registro que ha contado con la inspiración del Todopoderoso, y que su historia es verdadera. . . Ningún miembro de la Iglesia puede contar con la aprobación de Dios v morar en su presencia si no ha

estudiado con dedicación el Libro de Mormón.'' (En Conference Report, oct. de 1961) De la misma maneras Doctrina y Convenios forma una parte esencial de nuestra vida espiritual. El profeta José Smith dijo: ''En esos primeros tiempos de la Iglesia, los miembros estaban ansiosos por obtener la palabra de Dios sobre cualquier tema que tuviera algo que ver con nuestra salvación'' (History of the Church, 1:207). Por lo tanto, Doctrina y Convenios es un valiosísimo libro de Escrituras que se revelo directamente a nuestra generación. Contiene la voluntad del Señor en cuanto a nosotros en estos últimos días que preceden a la segunda venida de Cristo. Contiene muchas verdades y principios que no se encuentran revelados en su totalidad en otras Escrituras. Y. al igual que el Libro de Mormón, fortalecerá a los que con dedicación lo estudien y oren al respecto. Nosotros, los santos del Altísimo, ¿valoramos la palabra que El ha preservado para nosotros a un precio tan alto? ¿Utilizamos estos libros de revelaciones de los últimos días para mejorar nuestra vida y resistir el poder del demonio? Este es el propósito con el cual se nos dieron. ¿Como pretendemos que Dios no nos condene si no les damos importancia y los dejamos en nuestras repisas juntando polvo? Mis queridos hermanos y hermanas, os doy mi solemne testimonio de que estos libros contienen la voluntad del Señor para nosotros en estos días de pruebas y dificultades. Junto con la Biblia, nos testifican del Señor y de su obra. Estos libros contienen la voz del Señor dirigida a nosotros en esta época. Utilicémoslos, dedicándonos a su estudio de todo corazón como el Señor quiere que lo hagamos, lo ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

133
http://bibliotecasud.blogspot.com

A LAS MUJERES JÓVENES DE LA IGLESIA
presidente Ezra Taft Benson
"Tenemos una tremenda esperanza en vosotras. Esperamos mucho de vosotras. No os conforméis con menos de lo que el Señor espera de vosotras." Mis queridas hermanas, esta ha sido una reunión maravillosa. ¡Que gran oportunidad es para mi reunirme con las hijas escogidas de nuestro Padre Celestial congregadas en centros de reuniones de todo el mundo! En la conferencia general de abril, tuve una oportunidad similar de hablarles a todos los varones de la Iglesia durante la reunión general del sacerdocio el sábado por la noche. En esa ocasión hable directamente a los poseedores del Sacerdocio Aarónico, y esta noche quisiera dirigir mis palabras a las mujeres jóvenes correspondientes a esa misma edad. Parte de lo que diré esta noche será exactamente lo mismo que les dije a los jóvenes hace seis meses, lo cual quiero que sepáis que también se aplica directamente a vosotras. También hablare esta noche de otros asuntos que se aplican solamente a vosotras como hermanas jóvenes, y a vuestros llamamientos sagrados como hijas de nuestro Padre Celestial. El presidente David 0. McKay dijo: ''No hay nada mas sagrado que el ser mujer'' (Gospel Ideals, Salt Lake City: Improvement Era, 1953, pág. 353), y yo concuerdo totalmente con esa afirmación. Agradezco tanto el tema de esta reunión: ''Para que abundéis en la esperanza". Es un tema inspirado. ¡Cuan grandes esperanzas tengo para vosotras, mis jóvenes hermanas! ¡Cuan grandes esperanzas tiene para vosotras nuestro Padre Celestial! Habéis nacido en estos tiempos por un propósito sagrado y glorioso. No fue por casualidad que se os ha reservado para venir a la tierra en esta ultima dispensación, la del cumplimiento de los tiempos. Vuestro nacimiento en esta época en particular se preordenó en las eternidades. Debéis ser hijas reales del Señor en los últimos días. Sois una ''juventud bendita'' (Himnos de Sión, núm. 56). Mis jóvenes hermanas, me da gusto ver a tantas de vosotras al lado de vuestras madres esta noche. Os aconsejo a todas que os acerquéis a vuestra madre. Amadla; respetadla; honradla; recibid el consejo de vuestra madre conforme ella os ame y os enseñe con rectitud. Honrad y obedeced a vuestro padre conforme el sea la cabeza del hogar; emulad sus cualidades espirituales. Mujeres jóvenes, la unidad familiar es eterna y debéis hacer todo lo posible por fortalecer esa unidad. En vuestras propias familias, fomentad la noche de hogar familiar y participad activamente en ella. Fomentad también la oración familiar. Arrodillaos con vuestra familia en aquel circulo tan sagrado. Haced vuestra parte por hacer crecer la verdadera unidad y solidaridad familiar. En un hogar así no existe la brecha de comunicación entre las generaciones, la cual es un instrumento del diablo. La amistad mas importante que debéis cultivar es la de vuestros hermanos y hermanas y la de vuestro padre y vuestra madre. Amad a vuestra familia y sedle leales. Sentid un interés sincero en vuestros hermanos y hermanas y ayudad a llevar sus cargas para que podáis decir con sinceridad: ''No me importa lo que me cueste, porque es mi hermano" . Recordad que la familia es una de las mejores fortalezas para protegernos de la maldad de nuestros días. Ayudad a mantener fuerte y unida a vuestra familia, y digna de recibir las bendiciones de nuestro Padre Celestial. Al hacerlo, recibiréis fe y esperanza y fortaleza que bendecirán para siempre vuestra vida. En seguida, jovencitas, quisiera exhortaros a participar en un programa diario de lectura de las Escrituras y meditación en ellas. Recordamos la experiencia que tuvo nuestro amado profeta, el presidente Spencer W. Kimball. Siendo un joven de catorce años de edad, acepto el cometido de leer la Biblia de tapa a tapa. La mayor parte la leyó a la luz de una lampara de petróleo en su dormitorio del ático de la casa. Leyó todas las noches hasta completar las 1.519 paginas, lo cual le tomo aproximadamente un año; pero logro su meta. De entre los cuatro libros canónicos de la Iglesia-la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios, y la Perla de Gran Precio-yo os exhortarla particularmente a leer una y otra vez el Libro de Mormón y meditar sobre sus enseñanzas y aplicarlas en vuestra vida. El profeta José Smith se refirió al Libro de Mormón como ''el mas correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre lo una mujer, se acercaría mas a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del profeta José Smith, págs. 233-234). Jovencitas, el Libro de Mormón cambiara vuestra vida; os fortalecerá contra la maldad de nuestros días; infundirá en vuestra vida una espiritualidad que no puede brindaros ningún otro libro; será el libro mas importante de todos los que leáis para prepararos para enfrentar los problemas de la vida. Una jovencita que ame y conozca el Libro de Mormón, que lo haya leído varias veces, que tenga un profundo testimonio de su veracidad, y que aplique sus enseñanzas en su vida, podrá vencer las astucias del diablo y será un instrumento útil en las manos del Señor. También quisiera animaros, jóvenes hermanas, conforme os acerquéis a los años de la adolescencia, a que recibiereis vuestra bendición patriarcal. Estudiadla detenidamente y consideradla como Escritura personal dirigida exclusivamente a vosotras, porque eso es. Una bendición patriarcal es ''una declaración profética e inspirada de la vida y misión de una persona, con bendiciones, advertencias y admoniciones de acuerdo con lo que el patriarca se sienta inspirado a dictar'' (Heber J. Grant; J. Reuben Clark, hijo; David O. McKay, en Messages of the First Presidency of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints [Mensajes de la Primera Presidencia de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días]. comp. James R. Clark, 6 tomos, Salt Lake City: Bookcraft, 1965-1975, 6: 194). Jovencitas, recibid vuestra bendición patriarcal bajo la influencia del ayuno y la oración, y después leedla con regularidad para que sepáis la voluntad de Dios para vosotras. Ahora quisiera dirigir vuestra atención a la importancia de asistir a todas las reuniones de la Iglesia. La asistencia fiel a dichas reuniones proporciona bendiciones que no se pueden recibir de ninguna otra manera. Asistid todos los domingos a la reunión sacramental. Escuchad detenidamente los mensajes. Rogad al Padre por el espíritu de comprensión y por un testimonio. Participad de la Santa Cena con manos limpias y un corazón puro. Asistid todos los domingos a las clases de la Escuela Dominical. Escuchad detenidamente la lección y participad en los análisis. Como resultado, llegareis a ser doctas en el evangelio y vuestro testimonio crecerá. Asistid todos los domingos a las reuniones de las Mujeres Jóvenes y asistid a las actividades semanales. Aprended bien vuestras responsabilidades en el evangelio y luego ponedlas en practica con diligencia. Asistid con regularidad a seminario y graduaos de este programa. La instrucción que se da en seminarios es una de las experiencias espirituales mas significativas que una jovencita puede tener. Jovencitas, aprovechad en su totalidad los programas de la Iglesia. Estableced vuestras metas para obtener la excelencia en los programas de logros de la Iglesia.

134
http://bibliotecasud.blogspot.com

El programa de Mi Progreso Personal para las mujeres jóvenes es un programa excelente orientado hacia las metas. Su propósito es ayudar a desarrollar las cualidades y virtudes de una jovencita ejemplar de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días. Obtened el premio Reconocimiento a la Mujer Virtuosa y lucid con orgullo el medallón dorado. No os conforméis con mediocridades en este gran programa de incentivos para las mujeres jóvenes de la Iglesia. Ahora quisiera hablaros sobre el servicio misional en el reino. Tengo un sentimiento muy firme sobre esto y espero que entendáis los anhelos de mi corazón. El profeta José Smith declaró: 'Después de todo lo que se ha dicho, [nuestro] deber mas grande e importante es predicar el evangelio" (History of the Church, 2:478). El Señor desea que todo hombre joven sirva en una misión regular; sin embargo, en la actualidad sólo una tercera parte de los jóvenes en edad de hacerlo están sirviendo en misiones. Esto no complace al Señor. Podemos lograr mas. Debemos lograr mas. Una misión no solamente se debería considerar como un deber del sacerdocio, sino que todo joven debería estar ansioso de llegar a esa experiencia con gozo y expectación Un jovencito no puede hacer nada mas importante que esto. Los estudios pueden esperar. Las becas se pueden postergar. Se pueden posponer las oportunidades de trabajo. Si, aun el matrimonio en el templo debe esperar hasta después que un hombre haya cumplido honorablemente con una misión regular para el Señor. Ahora bien, ¿por que os menciono esto a vosotras jovencitas esta tarde'? Porque vosotras podéis tener una influencia positiva en los jóvenes para que sirvan en una misión regular. Haced que los jovencitos a los que conocéis sepan que vosotras esperáis que ellos cumplan con sus responsabilidades misionales; que personalmente, vosotras deseáis que ellos sirvan en el campo misional, porque sabéis que allá es donde el Señor los quiere. Evitad el noviazgo serio con un jovencito antes del tiempo de su llamamiento misional. Si vuestra relación con el es mas bien amistad, el podrá tomar esa decisión mas fácilmente y concentrar sus energías de lleno en la obra misional, en vez de pensar en la novia que tiene en casa. Y una vez que regrese de servir una misión honorable, será un mejor esposo, padre y poseedor del sacerdocio, habiendo servido primero una misión regular. No hay duda de que las jovencitas fieles de la Iglesia pueden tener una gran influencia positiva para ayudar a los jóvenes a magnificar su sacerdocio y para motivarlos a las buenas obras y a ser lo mejor que pueden ser. Recordad, jovencitas, vosotras también podéis tener la oportunidad de servir en una misión regular. Estoy agradecido de que mi compañera eterna sirvió en una misión en Hawai antes de que nos casáramos en el Templo de Salt Lake, y me complace haber tenido tres nietas que han servido misiones regulares. Algunos de nuestros mejores misioneros son jóvenes hermanas. Ahora quisiera hablaros de la pureza personal. El rey Salomón dijo que una mujer virtuosa vale mucho mas que las piedras preciosas (Proverbios 31: 10). Jovencitas, proteged y cuidad vuestra virtud como protegeríais vuestra propia vida. Deseamos que viváis una vida moralmente limpia toda la vida. Queremos que la vida moralmente limpia sea vuestra forma de vida. Si, es cierto que uno se puede arrepentir de las transgresiones morales. El milagro del perdón es real y el arrepentimiento verdadero es aceptado por el Señor. Pero no le complace al Señor que demos rienda suelta a nuestros deseos, que nos involucremos en transgresiones sexuales de cualquier naturaleza y luego esperemos que una confesión ya planeada y un arrepentimiento rápido puedan satisfacer al Señor. El presidente Kimball fue enfático en este punto. En su maravilloso libro El milagro del perdón. declara: ''El hombre [o la mujer] que resiste la tentación y vive sin pecar esta en mucho mejor posición

que el hombre [o la mujer] que ha caído, no importa cuan arrepentido pueda este sentirse. . .¡Cuánto mejor es jamas haber cometido el pecado!'' (Salt Lake City: Bookcraft, 1969, pág. 365.) Uno de nuestros buenos presidentes de estaca nos relató la siguiente experiencia: ''Recuerdo a una chica que fue mi compañera en la escuela secundaria. Era de una buena familia de miembros de la Iglesia, pero en la secundaria empezó a violar sus normas y principios. ''Recuerdo lo sorprendido que quede en una ocasión cuando en grupo íbamos en la parte de atrás del autobús que nos llevaba a la escuela, y conversábamos sobre las consecuencias del pecado y la transgresión. Ella firmemente comentó que no le preocupaba cometer algún pecado porque su obispo le había dicho que podría arrepentirse fácilmente y pronto seria perdonada. "Bueno, me quedé pasmado ante tal actitud que no reflejaba ninguna comprensión sobre el arrepentimiento ni ningún agradecimiento por el milagro del perdón. Estaba seguro también de que ella había malinterpretado gravemente la instrucción y el consejo de su obispo." El adulterio, o cualquier cosa parecida, es abominable a la vista del Señor. El presidente Kimball advirtió también sabiamente: "Entre los pecados sexuales mas comunes que cometen nuestros jóvenes están comprendidos el besuqueo y las caricias indecorosas. Estas relaciones impropias no solo conducen frecuentemente a la fornicación, el embarazo y el aborto-todos ellos pecados repugnantes-sino que son maldades perniciosas en sí y de sí mismas. y con frecuencia le es difícil a la juventud distinguir donde una acaba y la otra empieza . . . "Con demasiada frecuencia los jóvenes echan al olvido este genero de caricias, encogiéndose de hombros como si se tratara de una pequeña indiscreción, pero al mismo tiempo admiten que la fornicación es una transgresión impía. Muchísimos de ellos se llenan de espanto, o lo fingen, cuando se les dice que lo que han cometido, llamándolo acariciar y palpar, fue en realidad luna forma del fornicación.'' (El Milagro del Perdón, págs. 63-64.) Jóvenes hermanas, sed recatadas. La modestia en el vestir, en la forma de hablar y en el comportamiento es una verdadera marca de refinamiento y un sello distintivo de una mujer virtuosa Santo de los Ultimos Días. Evitad lo bajo, lo vulgar y lo sugestivo. Junto con los jóvenes del Sacerdocio Aarónico, recordad el precepto de las Escrituras: "Sed limpios, los que lleváis los vasos del Señor'' (3 Nefi 20: 41; véase Isaías 52:11). Recordad la historia de José en Egipto, quien no cedió ante la esposa de Potifar y mantuvo su pureza y virtud (Génesis 39:7-21). Considerad cuidadosamente las palabras del profeta Alma a su hijo descarriado, Coriantón: "Quisiera que te arrepintieses y abandonases tus pecados, y no te dejases llevar mas por las concupiscencias de tus ojos'' (Alma 39: 9) "Las concupiscencias de tus ojos.'' ¿Que significa esta expresión en nuestros días? Las películas. Los programas de televisión y los videos que son tanto sugestivos como sensuales. Las revistas y los libros obscenos y pornográficos. Os aconsejamos, jovencitas, que .no ensuciéis vuestra mente con materiales tan degradantes, porque la mente por la cual pasan estas inmundicias nunca vuelve a quedar igual. No veáis películas ni videos vulgares, ni participéis en ninguna clase de actividades inmorales, sugestivas o pornográficas. Y no aceptéis salir con jóvenes que puedan llevaros a tal tipo de actividades. No escuchéis música degradante. Recordad la declaración del élder Boyd K. Packer: "La música, una vez . . . inocente, ahora muchas veces se usa para fines malvados. . ''En nuestros días, la música misma se ha corrompido. La música puede, por su movimiento, su compás o su intensidad [y me gustaría agregar que por su letra] embotar la sensibilidad espiritual de los hombres [y de las mujeres]. . .

135
http://bibliotecasud.blogspot.com

''Jóvenes'' continua diciendo el élder Packer. ''no podéis daros el lujo de llenar vuestra mente con la música indigna y ruidosa de hoy día''. (Ensign. enero de 1974, págs. 25, 28.) Por el contrario, os recomendamos que escuchéis música edificante. tanto popular como clásica. Aprended algunos himnos favoritos de nuestro nuevo himnario que ayudan a edificar la fe y la espiritualidad. Asistid a bailes donde la música y la iluminación y el mismo baile sean de tendencia espiritual. Mirad películas y programas que edifiquen el espíritu y fomenten pensamientos y acciones limpios. Leed libros y revistas que conduzcan a lo mismo. Recordad, jovencitas, la importancia del noviazgo apropiado. El presidente Kimball nos da un sabio consejo al respecto: ''Desde luego, el matrimonio apropiado empieza con un noviazgo adecuado. . . Por tanto, se hace fuerte hincapié en esta amonestación: No corras el riesgo de salir con no miembros ni con miembros que carecen de preparación y de fe. Una joven podrá decir: 'No, ninguna intención tengo de casarme con esta persona. Salgo con el para divertirme'. Sin embargo, uno no debe correr cl riesgo de enamorarse de alguien que quizá nunca acepte el evangelio.'' (El Milagro del Perdón. pág. 246. ) Nuestro Padre Celestial desea que salgáis con jóvenes que sean fieles miembros de la Iglesia, que sean dignos de llevaros al templo y casarse a la manera del Señor. Habrá un nuevo espíritu en Sión cuando las jovencitas digan a sus novios: ''Si no puedes obtener una recomendación para el templo, no voy a atar mi vida a la tuya, ni siquiera por esta vida''. Y los jóvenes que regresan de sus misiones dirán a sus novias: ''Lo siento, pero por mucho que te ame, no me casare contigo si va a ser fuera del santo templo". Mis jóvenes hermanas, tenemos una tremenda esperanza en vosotras. Esperamos mucho de vosotras. No os conforméis con menos de lo que el Señor espera de vosotras. En 2 Nefi 31:20, el profeta Nefi exclama: ''Por tanto, debéis seguir adelante con firmeza en Cristo, teniendo un fulgor perfecto de esperanza y amor por Dios y por todos los hombres. Por tanto, si marcháis adelante, deleitándoos en la palabra de Cristo, y perseveráis hasta el fin, he aquí, así dice el Padre: Tendréis la vida eterna.'' Si, dadme una jovencita que ame su hogar y a su familia, que lea las Escrituras diariamente y medite en ellas, que tenga un testimonio ardiente sobre el Libro de Mormón. Dadme una jovencita que asista fielmente a sus reuniones de la Iglesia, que se gradúe de seminario, que haya ganado el Reconocimiento a la Mujer Virtuosa, y que lo luz.ca con orgullo. Dadme una jovencita que sea virtuosa y que haya mantenido su pureza personal, que no se conforme con menos que un matrimonio en el templo. y yo os daré una jovencita que hará milagros para el Señor, ahora y en las eternidades. Ahora quisiera decir una pocas palabras a las madres y a los lideres de estas maravillosas jóvenes.

Madres, manteneos cerca de vuestras hijas. Ganad y mereced su amor y su respeto. Manteneos unidas a vuestros maridos en la crianza de vuestros hijos. No hagáis nada que pueda ser la causa de que vuestras hijas tropiecen debido a vuestro ejemplo. Enseñad a vuestras hijas a prepararse en la carrera mas importante de la vida: la de ama de casa. esposa y madre. Enseñadles a amar el hogar porque vosotras amáis el hogar. Enseñadles la importancia de ser madres de tiempo completo en el hogar. Mi compañera eterna ha aconsejado sabiamente a las madres: ''Irradiad un espíritu de alegría y gozo en los quehaceres del hogar. Vosotras enseñáis por el ejemplo vuestra actitud hacia las labores de la casa. Vuestra actitud dirá a vuestras hijas: 'Soy sólo una ama de casa', o les dirá: 'Ser ama de casa es la profesión mas sublime y noble a la que una mujer puede aspirar' ''. Lideres del sacerdocio, recordad que la responsabilidad primordial y mas importante del obispo es el Sacerdocio Aarónico y las Mujeres Jóvenes del barrio. Obispos, manteneos cerca, tanto de los hombres jóvenes como de las mujeres jóvenes. Dad tanta importancia al programa de las mujeres jóvenes como le dais al de los hombres jóvenes. Preocupaos tanto de las actividades y clases de las mujeres jóvenes, de sus campamentos y actividades sociales, sus charlas fogoneras y conferencias, como lo hacéis con los hombres jóvenes. Reconoced con igual valor la presentación del premio Reconocimiento a la Mujer Virtuosa como la de Mi Deber a Dios y la de Scout Aguila. Dedicad el tiempo necesario (y lleva tiempo) a las entrevistas personales con las mujeres jóvenes del barrio. Hablad a menudo con ellas sobre sus metas y aspiraciones personales, sus problemas y su dignidad personal. Sed obispos que realmente se interesen por cada jovencito y jovencita del barrio. A las lideres de las Mujeres Jóvenes que se encuentran aquí esta tarde: Amad de corazón a las jóvenes hermanas con quienes trabajáis; compenetraos en sus vidas; sed una verdadera amiga y consejera para ellas; cumplid bien con vuestra mayordomía. Con toda la energía de vuestro corazón, ayudadles a llegar a nuestro Padre Celestial siendo limpias, dulces y puras. Ahora, para terminar, mis queridas jóvenes hermanas, ¡como os amo y os respeto! ¡Como oro por vosotras! ¡Como abunda mi esperanza en vosotras! Recordad el consejo que os he dado esta tarde. Es lo que el Señor desea que escuchéis ahora-hoy día. Vivid de acuerdo con vuestro potencial divino. Recordad quienes sois y la divina herencia que tenéis, la de ser literalmente hijas reales de nuestro Padre en los cielos. Oh 'juventud bendita' ', con todo mi corazón os digo: ''¡A vencer, a vencer, a vencer!'' (Himnos de Sión. núm. 56. ) En el nombre de Jesucristo. Amén.

136
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA VISITA DEL SALVADOR A LAS AMERICAS
presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
Cuán grande bendición sería si cada familia leyese Tercer Nefi, analizara su contenido sagrado y luego averiguara la manera en que se asemeja a ellos y aplicara sus enseñanzas en sus vidas. Mis amados hermanos: Al comenzar otra grandiosa conferencia general de la Iglesia, mi corazón está lleno de amor y gratitud hacia los Santos de los Ultimos Días de todo el mundo. Durante los últimos seis meses me he sentido sumamente conmovido por la forma en que los miembros de la Iglesia han respondido al consejo de leer y releer la palabra del Señor, tal como aparece en el Libro de Mormón. Esto ha resultado en un gran incremento en la espiritualidad, y está ayudando a limpiar el interior del vaso. Tanto adultos, como jóvenes y niños, han testificado firmemente en cuanto a la manera en que el Libro de Mormón ha cambiado sus vidas. Este volumen sagrado de Escritura continúa surtiendo también un cambio en mi vida. Ultimamente he estado leyendo de nuevo en el Libro de Mormón el maravilloso relato de la visita del Salvador resucitado al continente americano. Al acercarse la época de la Pascua, me he sentido profundamente conmovido por la belleza y la profundidad de este relato que aparece en Tercer Nefi, así como por su gran valor para nuestra época y nuestra generación. Al anticipar la segunda venida del Salvador, el registro de la historia nefita, poco antes de Su visita, revela muchos aspectos similares a nuestros días. La civilización nefita estaba en su apogeo; eran prósperos e industriosos; habían construido muchas ciudades conectadas por espaciosas carreteras; se ocupaban en la navegación y el comercio, y construían templos y palacios. Pero, como sucede tan a menudo, la gente rechazó al Señor. El orgullo se convirtió en algo común, se propagaron el fraude y la inmoralidad y las combinaciones secretas prosperaron porque, como nos dice Helamán, los ladrones de Gadiantón "habían inducido a la mayor parte de los justos, hasta que habían llegado a creer en sus obras, y participar de sus despojos" (Helamán 6:38). "Empezó el pueblo a distinguirse por clases, según sus riquezas y sus oportunidades para instruirse" (3 Nefi 6:12). Y "Satanás tenía gran poder, al grado de incitar a los del pueblo a cometer toda clase de iniquidades, y a inflarlos de orgullo, tentándolos a que procuraran poder, y autoridad, y riquezas, y las cosas vanas del mundo" (vers. 15), tal como en la actualidad. Mormón recalcó que los nefitas "no pecaban en la ignorancia, porque conocían la voluntad de Dios tocante a ellos" (vers. 18). Entre ellos no había sino unos pocos hombres justos (véase vers. 14). Nefi dirigió a la iglesia con gran poder y efectuó muchos milagros; sin embargo "no hubo sino unos pocos que se convirtieron al Señor" (3 Nefi 7:21). El pueblo entero rechazó a Dios; apedrearon a los profetas y persiguieron a los que deseaban seguir al Cristo. Fue entonces que intervino el Dios de la naturaleza, sí, Jesucristo. Se desató una tormenta como la que jamás se había conocido en toda la tierra; los relámpagos resplandecieron, los truenos sacudieron la tierra y los torbellinos arrebataron a algunos y nadie sabe a dónde fueron a parar. "Se hundieron muchas grandes notables ciudades, y muchas se incendiaron, y otras tantas fueron sacudidas hasta que sus edificios cayeron a tierra, y sus habitantes murieron. (3 Nefi 8: 14.) "Toda la faz de la tierra fue alterada." (Vers. 12.) Las fuerzas de la naturaleza estuvieron enfurecidas por el espacio de tres horas. Finalmente, cuando cesaron los truenos, los relámpagos, la tormenta, la tempestad y los temblores, una densa oscuridad descendió sobre la faz de la tierra. Por el espacio de tres días no se pudo ver luz ni encenderse Una vela. El vapor de tinieblas era tan denso que se podía palpar "y hubo grandes lamentaciones, gritos y llantos continuamente entre todo el pueblo . . ." Se les oía lamentar, diciendo: "¡Oh, si nos hubiésemos arrepentido antes de este grande y terrible día, y no hubiésemos matado y apedreado echado fuera a los profetas!" (vers. 2325). Entonces se oyó una voz desde los cielos que se escuchó en toda la tierra. La voz empezó a hablar acerca de la terrible destrucción, diciendo que ésta era resultado directo de sus iniquidades y abominaciones. Imaginaos lo que sintió la gente cuando la voz preguntó: "¿No os volveréis a mí ahora, y os arrepentiréis de vuestros pecados, y os convertiréis para que yo os sane?" (3 Nefi 9:13). Entonces la voz se identificó, diciendo: "He aquí, soy Jesucristo, el Hijo de Dios" (vers. 15). ¡Era la voz de Aquel que había sido burlado, ridiculizado y rechazado por los inicuos! ¡Era la voz de Aquel a quien los profetas habían proclamado y por quien habían sido apedreados y muertos! ¡Era la voz del Maestro! Declaró que la redención venia por Él, que en El se había cumplido la ley de Moisés y que habían de ofrecerle "como sacrificio un corazón quebrantado y un espíritu contrito" (vers. 20). Al disiparse las tinieblas, una gran multitud se hallaba reunida alrededor del templo en la tierra de Abundancia. El número de la multitud ascendía a dos mil quinientos hombres, mujeres y niños. Mientras conversaban "acerca de este Jesucristo, de quien se había dado la señal tocante a su muerte" (3 Nefi 11:2), nuevamente oyeron la voz. Mormón nos dice que "no era una voz áspera ni una voz fuerte; no obstante, y a pesar de ser una voz suave, penetró

137
http://bibliotecasud.blogspot.com

hasta lo más profundo de los que la oyeron, de tal modo que no hubo parte de su cuerpo que no hiciera estremecer; sí, les penetró hasta el alma misma, e hizo arder sus corazones" (vers. 3). La primera y la segunda vez que la voz habló, la gente la oyó pero no la pudo entender. El registro declara que "nuevamente por tercera vez oyeron la voz, y aplicaron el oído para escucharla . . . "Y he aquí, la tercera vez entendieron la voz que oyeron; y les dijo: "He aquí a mi Hijo Amado, en quien me complazco, en quien he glorificado mi nombre: a él oíd." (Vers. 5-7.) En toda la historia del mundo, ¡cuán pocos son aquellos que han oído la voz de Dios dirigirse a ellos! Cuando dirigieron la vista hacia las alturas, "vieron a un Hombre que descendía del cielo; y estaba vestido con una túnica blanca; y descendió y se puso en medio de ellos" (vers. 8). Ante sus ojos apareció un ser glorioso y resucitado, un miembro de la Trinidad, el Creador de mundos sin fin, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob. "Y aconteció que extendió su mano, y habló al pueblo, diciendo: "He aquí, yo soy Jesucristo, de quien los profetas testificaron que vendría al mundo. "Y he aquí, soy la luz y la vida del mundo; y he bebido de la amarga copa que el Padre me ha dado, y he glorificado al Padre, tomando sobre mí los pecados del mundo, con lo cual me he sometido a la voluntad del Padre en todas las cosas desde el principio." (Vers. 9-1 l.) La multitud cayó al suelo. Jesús les mandó que se levantaran y fuesen a Él, invitándolos a que metieran las manos en su costado y palparan las marcas de los clavos en sus manos y en sus pies. Cada una de las dos mil quinientas personas presentes se adelantó. Efectivamente, "vieron con sus ojos y palparon con sus manos, y supieron con certeza, y dieron testimonio de que era él, de quien habían escrito los profetas, que había de venir" (vers. 15). Cuando el último se hubo parado frente a frente con el Salvador y hubo obtenido un conocimiento seguro de la realidad de la resurrección, clamaron a una voz: "¡Hosanna! ¡Bendito sea el nombre del Más Alto Dios! Y cayeron a los pies de Jesús, y lo adoraron" (vers. 17). Llamó al fiel profeta, Nefi, y a otros, y los comisionó con el poder y la autoridad para bautizar en Su nombre. El Salvador le enseñó a la gente: "Debéis arrepentimos, y ser bautizados en mi nombre, y volveros como un niño pequeñito, o de ningún modo podréis heredar el reino de Dios" (vers. 38). Les predicó el glorioso sermón el cual conocemos actualmente como el Sermón del Monte. Y luego dijo: "Veo que sois débiles, que no podéis comprender todas mis palabras que el Padre me ha mandado que os hable en esta ocasión. "Por tanto, id a vuestras casas, y meditad las cosas que os he dicho, y pedid al Padre en mi nombre que podáis entender; y preparad vuestro entendimiento para mañana, y vendré a vosotros otra vez." (3 Nefi 17:2-3.)

Cuando el Maestro les anunció que se iba, "dirigió la vista alrededor hacia la multitud, y vio que estaban llorando, y lo miraban fijamente, como si le quisieran pedir que permaneciese un poco más con ellos" (vers. 5). Henchido de tierna compasión, el Señor resucitado les mandó que le llevasen a sus enfermos, sus lisiados y afligidos. "Y sucedió que cuando hubo hablado así, toda la multitud, de común acuerdo, se acercó, con sus enfermos, y sus afligidos, y sus cojos, y sus ciegos, y sus mudos, y todos los que padecían cualquier aflicción; y los sanó a todos, según se los llevaban." (Vers. 9.) El Salvador pidió entonces que trajesen a los niños pequeñitos y le mandó a la multitud que se arrodillara mientras Él oraba al Padre. Mormón dice que "no hay lengua que pueda hablar, ni hombre alguno que pueda escribir, ni corazón de hombre que pueda concebir tan grandes y maravillosas cosas" como las que se mencionaron en esa oración (vers. 17). Entonces, llorando de gozo, Jesús tomó a los niños pequeños, uno por uno, y los bendijo. Por último, volviéndose a la multitud, dijo: "Mirad a vuestros pequeñitos" (vers. 23). Cuando levantaron la vista, vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían cual si fuera en medio de fuego; y bajaron y cercaron a aquellos pequeñitos, y fueron rodeados de fuego; y los ángeles los ministraron" (vers. 24). No hay tiempo para hablar acerca de todos los acontecimientos extraordinarios de ese glorioso día y los días posteriores, pero queda claro que Tercer Nefi contiene algunos de los pasajes más conmovedores y poderosos de todas las Escrituras: testifica de Jesucristo, sus profetas y las doctrinas de salvación. En esta época de Pascua, cuán grande bendición sería si cada familia leyese Tercer Nefi, analizara su contenido sagrado y luego averiguara la manera en que se asemeja a ellos y aplicara sus enseñanzas en sus vidas ' Tercer Nefi es un libro que se debe leer una y otra vez. El testimonio de Cristo resucitado en América aparece ahí en toda su pureza y belleza. Mientras se preparaba para partir de entre sus discípulos, el Salvador les dijo: "He aquí, os he dado mi evangelio, y éste es el evangelio que os he dado: que vine al mundo a cumplir la voluntad de mi Padre, porque mi Padre me envió. "Y mi Padre me envió para que fuese levantado sobre la cruz; y que después de ser levantado sobre la cruz, pudiese atraer a mí mismo a todos los hombres, para que así como he sido levantado por los hombres, así también los hombres sean levantados por el Padre, para comparecer ante mí, para ser juzgados por sus obras, ya fueren buenas o malas . . . "Y sucederá que cualquiera que se arrepienta y se bautice en mi nombre, será lleno; y si persevera hasta el fin, he aquí, yo le tendré por inocente ante mi Padre el día en que me presente para juzgar al mundo . . . "Y nada impuro puede entrar en su reino; por tanto, nada entra en su reposo, sino aquellos que han lavado sus vestidos en mi sangre, mediante su fe, el arrepentimiento de todos sus pecados y su fidelidad hasta el fin. "Y éste es el mandamiento: Arrepentíos, todos vosotros, extremos de la tierra, y venid a mí y sed bautizados en mi nombre, para que seáis santificados por la recepción del Espíritu

138
http://bibliotecasud.blogspot.com

Santo, a fin de que en el postrer día podáis presentaras ante mí sin mancha. "En verdad, en verdad os digo que éste es mi evangelio . . ." (3 Nefi 27:13-14, 16, 19-21.) La misión del Cristo resucitado no terminó con su aparición a los habitantes de la Tierra Santa o aun los de la antigua América, pues sabemos que maravillosamente El se ha revelado nuevamente al hombre en esta dispensación. En la sección 76 de Doctrina y Convenios el profeta José Smith hace constar la maravillosa visión que tuvieron él y Sidney Rigdon. El profeta declaró: "Y ahora, después de los muchos testimonios que se han dado de él, éste es el testimonio, el último de todos, que nosotros damos de él: ¡Que vive! "Porque lo vimos, sí, a la diestra de Dios; y oímos la voz testificar que él es el Unigénito del Padre; "que por él, por medio de él y de él los mundos son y fueron creados, y sus habitantes son engendrados hijos e hijas para Dios." (Vers. 22-24.) ¿Qué significa todo esto para nosotros? Significa que así como Cristo posee en la actualidad un cuerpo resucitado, nosotros también viviremos de ese modo; significa que la vida es un estado probatorio, al que le seguirá la muerte, la resurrección y el juicio. En el Libro de Mormón, la piedra angular de nuestra religión, leemos: "La muerte viene sobre el género humano . . . no obstante, se le concedió un tiempo al hombre en el cual pudiera arrepentirse; así que esta vida llegó a ser un estado de probación; un tiempo de preparación para presentarse ante Dios; un tiempo de prepararse para ese estado sin fin del cual hemos

hablado, que viene después de la resurrección de los muertos." (Alma 12:24.) "Todos se levantarán de esta muerte. "El espíritu y el cuerpo serán reunidos otra vez en su perfecta forma; los miembros así como las coyunturas serán restaurados a su propia forma..... y seremos llevados ante Dios..... "y presentados ante el tribunal de Cristo el Hijo, y Dios el Padre, y el Espíritu Santo . . . para ser juzgados según [nuestras] obras, sean buenas o malas." (Alma 1 1:42-44.) Tomando en cuenta nuestra probación terrenal, nuestra futura resurrección y nuestro juicio final, debemos recordar la pregunta que el Señor resucitado les hizo a sus discípulos, tal como se registra en Tercer Nefi en el Libro de Mormón. Les preguntó: "Por lo tanto, ¿qué clase de hombres habéis de ser?" Y respondió: "En verdad os digo, aun como yo soy" (3 Nefi 27:27). Él es nuestro Ejemplo, nuestro Redentor, nuestro Señor. Testifico que Tercer Nefi es un relato verídico de la visita del Cristo resucitado a la antigua América y que contiene Sus enseñanzas en su veracidad original. Testifico que Jesús es el Cristo y que está a la cabeza de Su Iglesia en la actualidad, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días. Testifico que Él volverá nuevamente en poder y gran gloria, y que no hay nada que no lleve a cabo en pos de nuestro bienestar eterno. Ruego que diariamente podamos ser la clase de hombre que Él es, y de esta manera estemos preparados para comparecer ante Él y morar en Su presencia, en el nombre de Jesucristo. Amén.

139
http://bibliotecasud.blogspot.com

PARA LOS MAESTROS ORIENTADORES DE LA IGLESIA
presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"No hay llamamiento más sublime en la Iglesia que el de maestro orientador. No hay servicio más noble que se pueda efectuar por los hijos de nuestro Padre Celestial que el que presta un maestro orientador humilde, dedicado y abnegado." Mis amados hermanos del sacerdocio: Ha sido un placer estar con vosotros esta noche y recibir instrucciones de estos hombres escogidos de Dios. He sentido vuestro poder y fe y os felicito por vuestra asistencia esta noche. Me regocijo por la oportunidad de dirigimos la palabra esta noche. Siento la impresión de hablaros acerca de un programa del sacerdocio que ha sido inspirado desde su iniciación; un programa que llega al corazón, que cambia vidas, que salva almas; un programa que tiene el sello de aprobación de nuestro Padre Celestial; un programa tan importante que, si se sigue fielmente, ayudará a renovar a la Iglesia espiritualmente y a exaltar a sus miembros y familias individuales. 1 Me refiero a la orientación familiar del sacerdocio. Ruego con todo mi corazón que podáis entender por medio del Espíritu precisamente lo que siento con respecto a la orientación familiar. Hermanos, la orientación familiar no es tan sólo otro programa; es la manera en que el sacerdocio vela por los santos y lleva a cabo la misión de la Iglesia. La orientación familiar no es simplemente otra asignación; es un llamamiento sagrado. La orientación familiar no debe tomarse a la ligera. Un llamamiento en la orientación familiar se ha de aceptar tal y como si el Señor Jesucristo os lo hubiera extendido personalmente. El Salvador mismo fue un maestro. El único ser perfecto que vivió sobre la faz de la tierra fue un maestro humilde, dedicado e inspirado que les proporcionó a sus seguidores la salvación y exaltación. ¡Cómo quisiera que todos los hermanos varones de la Iglesia captaran esa visión de la orientación familiar! Esta noche no estoy enseñando una doctrina nueva, sino reafirmando una antigua. En la Sección 20 de Doctrina y Convenios, revelada al profeta José Smith en abril de 1830, el Señor le declaró al sacerdocio: "El deber . . . es velar siempre por los miembros de la iglesia, y estar con ellos y fortalecerles; "y cuidar de que no haya iniquidad en la iglesia, . "y ver que los miembros de la iglesia se reúnan con frecuencia, y también ver que todos cumplan con sus deberes." (D. y C. 20:53-55.) "y visitar la casa de cada miembro, exhortándoles a orar vocalmente así como en secreto, y a cumplir con todos los deberes familiares." (D. y C. 20:51.) Hermanos, esto es la orientación familiar del sacerdocio. En la época de Cristo, Sus primeros discípulos efectuaban esta clase de enseñanza. Se practicaba en los tiempos del Libro de Mormón. En el primer capítulo de Jacob leemos: "Porque yo, Jacob, y mi hermano José, habíamos sido consagrados sacerdotes y maestros de este pueblo, por mano de Nefi. "Y magnificamos nuestro ministerio ante el Señor, tomando sobre nosotros la responsabilidad, trayendo sobre nuestra propia cabeza los pecados del pueblo si no le enseñábamos la palabra de Dios con toda diligencia." (Jacob 1: 1 8-19.) Desde el comienzo de este inspirado programa en nuestros días, los líderes de la Iglesia han recalcado una y otra vez la importancia de la orientación familiar. En una conferencia general, el presidente Marion G. Romney declaró: "La orientación familiar, cuando funciona correctamente, lleva 'al hogar de cada miembro' a dos poseedores del sacerdocio a quienes sus líderes del sacerdocio y su obispo han comisionado y llamado divinamente a servir. Estos maestros orientadores, poseedores del sacerdocio, cargan la pesada y gloriosa responsabilidad de representar a nuestro Señor Jesucristo en el cuidado de cada miembro de la Iglesia. Su deber consiste en animar e inspirar a cada miembro para que cumpla con sus obligaciones, tanto familiares como de la Iglesia" (Reunión de orientación familiar de la Conferencia General de abril de 1966). El presidente David 0. McKay declaró: "La orientación familiar es una de nuestras oportunidades más urgentes y compensadoras para criar, inspirar, aconsejar y guiar a los hijos de nuestro Padre . . . Es un servicio divino, un llamamiento divino. Como maestros orientadores, es nuestro deber llevar el espíritu divino a cada hogar y corazón. El amor por la obra y el mejor esfuerzo por llevarla a cabo le brindarán un gran gozo, paz y satisfacción al maestro noble y dedicado de los hijos de Dios" (Prefacio del Leader's Handbook). Mis buenos hermanos del Sacerdocio de Melquisedec y del Sacerdocio Aarónico, la orientación familiar es un programa inspirado. Es la médula del cuidado, del amor, de la comprensión, tanto del activo como del menos activo. Es el servicio caritativo del sacerdocio. Es la manera en que expresamos nuestra fe en hechos prácticos. Es una de las pruebas de la verdadera devoción al Maestro. Es la médula del esfuerzo de activación de la Iglesia. Es el llamamiento que ayuda a llevar a cabo la declaración divina: "De las cosas pequeñas proceden las grandes" (D. y C. 64:33). No ha y llamamiento más sublime en la Iglesia que el de maestro orientador. No hay servicio más noble que se pueda

140
http://bibliotecasud.blogspot.com

efectuar por los hijos de nuestro Padre Celestial que el que presta un maestro orientador humilde, dedicado y abnegado. Existen tres conceptos fundamentales que son esenciales para una orientación familiar eficaz. Me gustaría analizarlos brevemente. Primero, familiarizaos con las familias ' que os son asignadas. ¡Realmente familiarizaos con ellas! No podéis servir bien a aquellos que no conocéis bien. El presidente Marion G. Romney recalcó esto: "Cada pareja de maestros orientadores se debe familiarizar personalmente con cada niño, adolescente y adulto de la familia que les sea asignada. "A fin de efectuar cabalmente nuestro deber como maestro orientador, continuamente debemos estar conscientes de las actitudes, actividades, intereses problemas, el empleo, la salud, la felicidad, los planes y propósitos, las necesidades y circunstancias físicas, temporales y espirituales de cada niño, cada joven y cada adulto en los hogares y familias que hayan sido encomendadas a nuestro cuidado y confianza como un poseedor del sacerdocio y un representante del obispo. " (Priesthood Home Teaching Seminar, 9 de agosto de 1963, págs. 3, 4.) Y la clave para trabajar eficazmente con la familia es estando cerca del padre. Conoced los justos deseos de vuestra familia y ayudadle a lograrlos. Y os exhorto a que los sirváis en las cosas pequeñas, las cositas que tanto significan para una familia. Por ejemplo, aprended los nombres de todos los miembros de la familia; recordad las fechas de cumpleaños, bendiciones, bautismos y matrimonio. De vez en cuando, enviad una tarjeta de felicitación o haced una llamada telefónica para felicitar a un miembro de la familia por algún logro o hecho especial. Junto con vuestro compañero, revisad con regularidad las páginas 9 y 10 del Manual del Sacerdocio de Melquisedec que contiene algunas sugerencias excelentes en cuanto a la manera en que podéis ser de ayuda para esas familias. Pero más que todo, sed un verdadero amigo de esas personas o familias a las que visitáis. Tal como el Salvador declaró: "Os llamaré amigos, porque sois mis amigos" (D. y C. 93:45). Un amigo hace más que una visita obligatoria cada mes; un amigo se preocupa más por ayudar a la gente que por recibir crédito por la visita; un amigo se preocupa; un amigo ama; un amigo escucha y llega a sus semejantes. Acude a mi memoria la anécdota que el presidente Romney solía contar acerca del maestro orientador, por así decirlo, que una noche fría visitó a los Romney. Permaneció con sombrero en mano y meciéndose un tanto nervioso cuando le invitaron a pasar y dejar su mensaje. "Verá usted, hermano Romney", respondió, "hace mucho frío y dejé el auto en marcha para que no se fuera a parar el motor. Sólo vine para poder decirle al obispo que hice mis visitas". Hermanos, podemos hacerlo mucho mejor que eso -mucho mejor. El segundo concepto fundamental para una orientación familiar eficaz es que estéis bien familiarizados con el mensaje e que habéis de presentar en cada hogar; que sepáis también que ése es el mensaje particular que el Señor desea que presentéis a las familias y personas a quienes se os ha pedido servir.

Los maestros orientadores deberán tener una meta o propósito en mente y deberán planear cada visita de tal manera que ayude a lograr ese propósito. Antes de hacer las visitas, las parejas de maestros orientadores deben reunirse para orar, revisar instrucciones de los líderes, repasar el mensaje que les presentarán a las familias y para analizar cualquier necesidad especial. Los maestros orientadores deberán presentar un importante mensaje que hayan preparado o que reciban de los líderes del sacerdocio. Hacemos hincapié en que los maestros orientadores utilicen el mensaje de la Primera Presidencia que aparece mensualmente en la revista Liahona. El dueño de casa podrá también solicitar al un mensaje especial para su familia. Como parte integral de ese mensaje, y siempre que sea posible, leed juntos las Escrituras con las familias que visitéis. Haced esto una parte regular de vuestra visita. Especialmente leed juntos los pasajes del Libro de Mormón que apoyen vuestro mensaje, teniendo siempre presentes las palabras del profeta José, de que "un hombre se acercaría más a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (Enseñanzas del profeta José Smith, págs. 233-234). Esas familias necesitan la fortaleza constante del Libro de Mormón. Que nuestro mensaje sea como el que Alma les instruyó a los maestros de su época: "Y les mandó que no enseñaran nada, sino las cosas que él había enseñado, y que habían sido declaradas por boca de los santos profetas" (Mosíah 18:19). Llevad el mensaje adecuado, y luego enseñad con el Espíritu. El Espíritu es el ingrediente más importante en esta obra. Mediante ese Espíritu, los individuos y familias a las que visitéis sentirán vuestro amor y preocupación por ellos y recibirán también un conocimiento de la veracidad de vuestro mensaje y tendrán el deseo de ponerlo en práctica. Como maestros orientadores, vivid la clase de vida que invite al Espíritu; vivid el evangelio para que podáis enseñarlo eficazmente. Alma continúa su exhortación: "Ni confiéis en nadie para que sea vuestro maestro 0 vuestro ministro, a menos que sea un hombre de Dios, que ande en sus vías y guarde sus mandamientos" (Mosíah 23:14). "Por tanto, [Alma] consagraba a todos sus sacerdotes y a todos sus maestros; y nadie era consagrado a menos que fuera hombre justo. "Por tanto, velaban por su pueblo, y lo sustentaban con cosas pertenecientes a la rectitud." (Mosíah 23:14, 17-18.) Tened también presente que, siempre que sea posible, el orar en el hogar deberá formar parte de toda visita de orientación familiar. Si se os invita a orar, orad con el Espíritu; orad con verdadera intención e invocad las bendiciones del Señor sobre las personas y familias a las que estéis enseñando. Sí, el segundo concepto fundamental para una orientación familiar eficaz es que os familiaricéis con vuestro mensaje, lo enseñéis por medio del Espíritu y hagáis de la oración y la lectura de las escrituras una parte integral de ese mensaje. Permitidme sugerir ahora el tercero y el último ingrediente para una orientación familiar eficaz, o sea que magnifiquéis verdaderamente vuestro llamamiento como maestro orientador. No os conforméis con la mediocridad en este grandioso programa del sacerdocio llamado orientación familiar. Sed un

141
http://bibliotecasud.blogspot.com

excelente maestro orientador en todo aspecto de la obra; sed un verdadero pastor de vuestro rebaño. Haced vuestras visitas de orientación familiar con suficiente anticipación los primeros días del mes, reservando el tiempo para visitas adicionales durante el mes, si son necesarias. Siempre que sea posible, concertad citas para cada visita. Avisad a vuestras familias cuando pensáis visitarlos y respetad su horario. Poseedores del Sacerdocio de Melquisedec, cuando un jovencito del Sacerdocio Aarónico sea vuestro compañero, adiestrado bien. Utilizadlo eficazmente al trabajar con las familias y al instruirlas. Que estos jovencitos sientan el amor que tenéis por la orientación familiar para que cuando ellos lleguen a ser compañeros mayores, amen su llamamiento y lo magnifiquen como vosotros. Recordad que la calidad, así como la cantidad en lo que respecta a la orientación familiar, es esencial para ser un maestro orientador eficaz. Vuestras visitas deben ser de buena calidad, pero a la vez debéis comunicaros con cada familia cada mes. Como pastores de esas familias, tanto activas como las menos activas, no debéis conformaras con sólo alcanzar a las noventa y nueve; vuestra meta cada mes debe ser de un cien por ciento. A fin de que esta orientación familiar sea de calidad, exhortamos a los líderes de sacerdocio a que no, asignen más de tres a cinco familias o personas a un par de maestros orientadores. Esto quizás sea difícil en algunos casos, pero os exhortamos a que busquéis la guía divina en tales asignaciones. Es esencial que mantengáis un fiel contacto con cada persona que se os haya asignado a enseñar. El Libro de Mormón ilustra bellamente este principio. En el sexto capítulo de Moroni leemos: "Y después que habían sido recibidos por el bautismo, eran contados entre los miembros de la Iglesia de Cristo; y se inscribían sus nombres, a fin de que se hiciese memoria de ellos y fuesen nutridos por la buena palabra de Dios, para guardarlos en el camino recto, para conservarlos continuamente pendientes de sus oraciones, confiando solamente en los méritos de Cristo, que era el autor y consumador de su fe" (Moroni 6:4). Hermanos, que recordemos a todas nuestras personas y familias y las "contemos" cada mes y las nutramos por la buena palabra de Dios para guardarlas en el camino recto. Exhortamos a los líderes de quórum a que mensualmente efectuéis entrevistas espirituales de orientación familiar, recibáis un informe en cuanto a las actividades de los maestros

orientadores, evaluéis necesidades urgentes, hagáis asignaciones para el mes siguiente, y enseñéis, fortalezcáis e inspiréis a los maestros orientadores en sus sagrados llamamientos. Estas entrevistas con los maestros orientadores proveen a los líderes la forma de medir el progreso y de servir mejor a los individuos y familias que han sido llamados a servir. Quisiera concluir dándoos mi testimonio concerniente a la orientación familiar. Recuerdo como si fuera ayer la época de mi niñez en Whitney, Idaho. Teníamos una granja, y cuando los muchachos nos encontrábamos trabajando en el campo, recuerdo la voz estridente de papá que nos llamaba desde el granero: "¡Atad las yuntas, muchachos; los maestros del barrio están aquí!" No importaba lo que estuviésemos haciendo, esa era la señal para congregamos en la sala de estar para escuchar a los maestros del barrio. Estos dos fieles poseedores del sacerdocio nos visitaban cada mes, ya fuera caminando o a caballo. Teníamos la certeza de que vendrían. No recuerdo una ocasión en que no lo hayan hecho. Las visitas eran siempre maravillosas; se paraban detrás de una silla y le hablaban a la familia. Iban alrededor del círculo y le preguntaban a cada niño cómo estaba y si estábamos haciendo nuestro deber. Algunas veces papá y mamá nos preparaban de antemano para que respondiéramos correctamente; pero era un tiempo importante para la familia. Siempre tenían un mensaje y siempre era muy bueno. La orientación familiar se ha refinado mucho desde aquellos primeros días en Whitney, pero básicamente es todavía la misma. Se requieren los mismos principios: cuidado, amistad, enseñanza mediante el Espíritu, un mensaje importante cada mes, una preocupación y amor por cada miembro de la familia. Dios bendiga a los maestros orientadores de esta Iglesia. Vosotros os encontráis a la vanguardia al velar y fortalecer al individuo y a la unidad familiar. Lograd un entendimiento de vuestro llamamien-to y la naturaleza divina de vuestra responsabilidad. Familiarizaos con las familias que os han sido asignadas. Familiarizaos con el mensaje y presentadlo con el Espíritu. Y por último, magnificad verdaderamente vuestro llamamiento como maestros orientadores. Si lo hacéis, os prometo las bendiciones del cielo y el gozo indescriptible que se logra al ayudar a cambiar vidas y salvar almas. En el nombre de Jesucristo. Amén.

142
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL LIBRO DE MORMON Y DOCTRINA Y CONVENIOS
presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"El Libro de Mormón es la 'piedra angular' de nuestra religión, y Doctrina y Convenios es la 'piedra de coronamiento', con revelación moderna constante. El Señor ha puesto su sello de aprobación en ambas piedras." Mis amados hermanos, me regocijo en esta gran conferencia. Soy mejor persona debido a que he estado presente. Agradezco al Señor la historia que se ha hecho. Esta ha sido otra maravillosa conferencia de la Iglesia. Os recomiendo que deis oído al consejo de estos hermanos que nos han hablado. Les amo y les apoyo y amo a los miembros de la Iglesia de todo el mundo. Me gustaría hablar en cuanto a dos libros sagrados de escritura: el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios. El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios están unidos como revelaciones del Dios de Israel para congregar y preparar a Su pueblo para la segunda venida del Señor. Para sacar a luz estos volúmenes sagrados de escritura "para la salvación de un mundo perdido . . . costó la mejor sangre del siglo diecinueve", la de José Smith y su hermano, Hyrum (D. y C. 135:6). Cada uno de esos libros divinos contiene una gran proclamación para todo el mundo: la portada del Libro de Mormón y la sección uno, el prefacio del Señor, en Doctrina y Convenios(D. y C. 1). ''Esta generación", le dijo el Señor a José Smith, ''recibirá mi palabra por medio de ti'' (D. y C. 5: 10). Y así lo ha sido, mediante el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y otras revelaciones modernas. El Libro de Mormón y Doctrina y Convenios testifican el uno del otro Uno no puede creer en uno y no en el otro. El Libro de Mormón testifica de libros modernos de escrituras. Hace referencia a ellos como ''otros libros'' y ''últimos anales'' que establecen la verdad de la Biblia y dan a conocer ''las cosas claras y preciosas que se le han quitado" a la Biblia (véase I Nefi 13:39-40). Excluyendo los testigos para el Libro de Mormón, el libro de Doctrina y Convenios es sin duda el testigo y la evidencia externa más grande que tenemos del Señor de que el Libro de Mormón es verdadero. Por lo menos quince secciones en Doctrina y Convenios nos proveen el conocimiento confirmatorio y el testimonio divino de que el Libro de Mormón es la palabra de Dios (véanse D. y C. 1; 3; 5; 8; 1011; 1718; 20; 27; 42; 84; 135). Doctrina y Convenios es el eslabón entre el Libro de Mormón y la obra continua de la restauración a través del profeta José Smith y sus sucesores. En Doctrina y Convenios aprendemos acerca de la obra en el templo, familias eternas, los grados de gloria, la organización de la Iglesia y muchas otras grandes verdades de la Restauración. "Escudriñan estos mandamientos", dijo el Señor refiriéndose a Doctrina y Convenios, ''porque son verdaderos y fieles, y las profecías y promesas que contienen se cumplirán todas. "Lo que yo, el Señor, he dicho, yo lo he dicho, y no me disculpo; y aunque pasaren los cielos y la tierra, mi palabra no pasara, sino que toda será cumplida, sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo" (D. y C.: 1:37-38). El Libro de Mormón lleva a los hombres a Cristo. Doctrina y Convenios lleva a los hombres al reino de Cristo, a saber, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días: "la única iglesia verdadera y viviente sobre la faz de toda la tierra'' (D. y C. 1:30). De eso estoy seguro. El Libro de Mormón es la "piedra angular" de nuestra religión, y Doctrina y Convenios es la "piedra de coronamiento", con revelación moderna constante El Señor ha puesto su sello de aprobación en ambas piedras. La antigua preparación del Libro de Mormón, su preservación y publicación, verifican las palabras de Nefi de que "el Señor sabe todas las cosas desde el principio; por tanto, él prepara la vía para realizar todas sus obras entre los hijos de los hombres; porque, he aquí, él tiene todo poder para el cumplimiento de todas sus palabras" (I Nefi 9:6) No se nos requiere probar por medio de alguna evidencia externa que el Libro de Mormón es verdadero o que es un registro autentico, aunque hay mucha evidencia. Nunca ha sido el propósito, ni lo es en la actualidad, de que los estudios de los eruditos prueben la veracidad o falsedad del Libro de Mormón. El origen, preparación, traducción y verificación de la veracidad del Libro de Mormón han permanecido en manos del Señor y el Señor no comete ningún error. De eso podéis estar seguros. Dios ha elaborado su propio sistema de pruebas del Libro de Mormón, tal como se encuentra en Moroni, capitulo 10, y en el testimonio de los tres y los ocho testigos, así como en varias secciones de Doctrina y Convenios. Cada uno de nosotros necesita obtener su propio testimonio del Libro de Mormón mediante el Espíritu Santo, y luego ese testimonio y el Libro de Mormón se deben compartir con otros, a fin de que ellos también puedan saber de su veracidad a través del Espíritu Santo. Nefi testifica que el Libro de Mormón contiene ''las palabras de Cristo'' y que si creen en Cristo, creerán en el Libro de Mormón (2 Nefi 33:10) Es importante que en nuestra enseñanza hagamos uso del lenguaje de las Santas Escrituras. Alma dijo: ''Os mando, con las palabras de aquel que me ha mandado a mí" (Alma 5:61). Las palabras y la manera en que el Señor las usa en el Libro de Mormón deben convertirse en nuestra fuente de entendimiento y debemos utilizarlas al transmitir las verdades del evangelio. Dios hace uso del poder de la palabra del Libro de Mormón como un instrumento para cambiar la vida de las personas: ''Y como la predicación de la palabra tenia gran propensión a impulsar a la gente a hacer lo que era justo-sí, había surtido un efecto más potente en la mente del pueblo que la espada o cualquier otra cosa que les había acontecido por tanto, Alma considero prudente que pusieran a prueba la virtud de la palabra de Dios'' (Alma 31:5). Alma les recordó a sus hermanos de la Iglesia cómo Dios había rescatado del infierno las almas de sus padres: "He aquí, él cambió sus corazones; sí. Los despertó de un profundo sueno, y despertaron para Dios. He aquí, se hallaban en medio de la obscuridad; no obstante, la luz de la sempiterna palabra iluminó sus almas'' (Alma 5:67). Necesitamos usar la palabra sempiterna a fin de despertar "para Dios" a aquellos que se encuentran en un profundo sueño. Siento una profunda preocupación en cuanto a lo que estamos haciendo para enseñar a los Santos, a todo nivel, el evangelio de Jesucristo en una forma tan completa y autoritaria como lo hace el Libro de Mormón y Doctrina y Convenios. Con esto me refiero a enseñar "el gran plan del Dios Eterno", como lo describe Amulek (Alma 34:9).

143
http://bibliotecasud.blogspot.com

¿Estamos utilizando los mensajes y el método de enseñanza que se encuentra en el Libro de Mormón y otras escrituras de la Restauración para enseñar este gran plan del Dios Eterno? Existen muchos ejemplos para enseñar este gran plan, pero mencionare sólo uno. Es la declaración de Mormón con respecto a la obra de Aarón como misionero: ''Y aconteció que al ver que el rey creería sus palabras, Aarón empezó por la creación de Adán, leyendo al rey las Escrituras, de cómo creó Dios al hombre a su propia imagen, y que Dios le dio mandamientos, y que, a causa de la transgresión, el hombre había caído. Y Aarón le explicó las Escrituras, desde la creación de Adán, exponiéndole la caída del hombre, y su estado carnal, y también el plan de redención que fue preparado desde la fundación del mundo, por medio de Cristo, para cuantos quisieran creer en su nombre. ''Y en vista de que el hombre había caído, este no podía merecer nada de sí mismo; mas los padecimientos y muerte de Cristo expían sus pecados mediante la fe y el arrepentimiento'' (Alma 22:12-14). Los santos del Libro de Mormón sabían que el plan de redención debía empezar con el relato de la caída de Adán. Según las palabras de Moroni: ''Por Adán vino la caída del hombre. Y por causa de la caída del hombre, vino Jesucristo, . . . y a causa de Jesucristo vino la redención del hombre'' (Mormón 9:12). De la misma manera que un hombre realmente no desea comida hasta que sienta hambre, del mismo modo no desea la salvación de Cristo hasta que comprenda la razón por la que necesita a Cristo. Nadie sabe en forma adecuada y precisa la razón por la que necesita a Cristo hasta que comprenda y acepte la doctrina de la Caída y su efecto sobre la humanidad. Y ningún otro libro en todo el mundo explica esta importantísima doctrina tan bien como el Libro de Mormón. Hermanos, todos necesitamos hacer un cuidadoso inventario de nuestros hechos así como los de aquellos a quienes presidimos, para asegurarnos de que estamos enseñando a los Santos el "gran plan del Dios Eterno". ¿Estamos aceptando y enseñando lo que las revelaciones nos dicen acerca de la Creación, Adán y la caída del hombre, y la redención de la caída mediante la expiación de Cristo? ¿Analizamos con frecuencia las importantes preguntas que Alma les hace a los miembros de la Iglesia en el quinto capítulo de Alma en el Libro de Mormón? ¿Comprendemos y enseñamos y predicamos eficazmente la expiación? ¿Que significado tiene el sufrimiento del Señor en Getsemaní y en el Calvario para cada uno de nosotros? ¿Qué significa para nosotros la redención de la Caída? En las palabras de Alma, ¿ cantamos ''la canción del amor que redime'''? (Alma 5:26). ¿A cuál fuente debemos recurrir para enseñar el gran plan del Dios Eterno? Las Escrituras, naturalmente; en particular el Libro de Mormón. Esta también incluye las demás revelaciones modernas, junto con las palabras de los apóstoles y profetas y los susurros del Espíritu. Alma "mandó que no enseñaran nada, sino las cosas que él había enseñado, y que habían sido declaradas por boca de los santos profetas" (Mosíah 18:19). Doctrina y Convenios declara: "Viajen desde allí, predicando la palabra por el camino, no diciendo sino las cosas escritas por los profetas y apóstoles, y lo que el Consolador les enseñe mediante la oración de fe'' (D. y C. 52:9). Ahora, después de que enseñemos el gran plan del Dios Eterno, debemos testificar de su veracidad. Alma, después de pronunciar un gran mensaje a los Santos en cuanto a nacer espiritualmente y la necesidad de que experimentaran un "gran cambio" en sus corazones, selló su enseñanza con su testimonio, con estas palabras:

"Y esto no es todo. ¿No suponéis que yo sé de estas cosas por mí mismo? He aquí, os testifico que yo sé que estas cosas de que he hablado son verdaderas. Y ¿cómo suponéis que yo sé de su certeza? ''He aquí, os digo que el Santo Espíritu de Dios me las hace saber. He aquí, he ayunado y orado muchos días para poder saber estas cosas por mí mismo. Y ahora sé por mí mismo que son verdaderas; porque Dios el Señor me las ha manifestado por su Santo Espíritu; y este es el espíritu de revelación que esta en mi." (Alma 5:45-46.) Mas tarde Amulek se unió a Alma como su compañero misional. Después de que Alma les predicó a los zoramitas su mensaje concerniente a la fe en Cristo, Amulek selló con su testimonio el mensaje de su compañero, en estas palabras: ''Y he aquí, ahora yo os testificare de mí mismo que estas cosas son verdaderas. He aquí, os digo que yo sé que Cristo vendrá entre los hijos de los hombres para tomar sobre sí las transgresiones de su pueblo, y que expiara los pecados del mundo, porque Dios el Señor lo ha dicho." (Alma 34:8.) En Su prefacio al libro de Doctrina y Convenios, el Señor dijo que "la voz de amonestación ira a todo pueblo por boca de mis discípulos, a quienes he escogido en estos últimos días" (D. y C. 1:4). La responsabilidad de la simiente de Abraham, que somos nosotros, es ser misioneros para llevar "este ministerio y sacerdocio a todas las naciones" (Abraham 2:9). En el Templo de Kirtland, Moisés le confirió a José Smith las llaves para el recogimiento de Israel (D. y C. 110:11.) Y ¿cuál es el instrumento que Dios ha designado para este recogimiento? Es el mismo instrumento que esta designado para convencer al mundo de que Jesús es el Cristo, que José Smith es Su profeta y que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es verdadera. Es ese libro de Escritura que es la clave de nuestra religión. Es el más correcto de los libros y si el hombre sigue sus preceptos, lo acercara mas a Dios que cualquier otro libro. Es El Libro de Mormón (véase Enseñanzas del profeta José' Smith, págs. 233-234). Dios nos bendiga para que hagamos uso de todas las Escrituras, pero en particular del instrumento que ha designado para acercarnos a Cristo: El Libro de Mormón, la piedra angular de nuestra religión, junto con su otro compañero, la piedra de coronamiento, Doctrina y Convenios, el instrumento para acercarnos al reino de Cristo, La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Ahora, en virtud del sagrado sacerdocio que poseo, ruego que Dios bendiga a los Santos de los Últimos Días y a la gente buena del mundo. Os bendigo con poder adicional para perseverar en rectitud en medio de la creciente embestida de iniquidad, de la cual hemos oído mucho durante esta conferencia. Os prometo que a medida que estudiéis con diligencia las revelaciones modernas acerca de temas del evangelio, se magnificara vuestro poder para enseñar y predicar y promoveréis la causa de Sión a tal grado que una mayor cantidad de personas entrara en la casa del Señor y el campo misional. Os bendigo con un mayor deseo de inundar la tierra con Libros de Mormón, de encontrar por el mundo a los elegidos de Dios que están en busca de la verdad pero no saben dónde encontrarla. Os prometo que con una mayor asistencia a los templos de nuestro Dios, recibiréis mayor revelación personal para bendecir vuestras vidas al mismo tiempo que bendecís a aquellos que han fallecido. Testifico que el Libro de Mormón es la palabra de Dios. Jesús es el Cristo. José Smith es Su profeta. La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es verdadera. En el nombre de Jesucristo. Amén.

144
http://bibliotecasud.blogspot.com

UNA CONSTITUCIÓN INSPIRADA
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de Iglesia.
"'Nuestro Padre Celestial determine que surgieran los padres de la patria y su forma de gobierno, como el prólogo necesario que condujera a la restauración del evangelio Mis queridos hermanos, es una bendición gloriosa estar aquí reunidos en otra magnifica conferencia general de la lglesia. Pido que vuestra fe y oraciones me acompañen mientras hablo de un tema precioso para mí y que influye en toda la Iglesia. Recientemente hemos conmemorado el bicentenario de la firma de la Constitución de los Estados Unidos de América. Con ello se conmemoró el comienzo de una serie de acontecimientos que llevaron a la ratificación de la Constitución, a establecer el gobierno que esta creó y a escribir y ratificar la Declaración de Derechos. Miramos esperanzados la conmemoración de cada uno de estos importantes acontecimientos durante los próximos cuatro años. Como resultado de estos hechos, hoy podemos reunirnos en paz como miembros de la lglesia restaurada de Jesucristo. Por esto debemos estar eternamente agradecidos. Yo deseo, por consiguiente, hablaros acerca de nuestra Constitución divina, de la que el Señor dijo que " pertenece a toda la humanidad"' (D. y C. 98:5) y "que debe preservarse para los derechos y protección de toda carne, conforme a principios justos y santos'' (D. y C. 101:77). La Constitución de los Estados Unidos ha servido de modelo a muchas naciones y es la constitución más antigua en vigencia hoy en día. ''He establecido la constitución de este país'', dijo el Señor, por mano de hombres sabios que levante para este propósito mismo'' (D. y C. 101: 80). Por siglos el Señor mantuvo a América escondida en el hueco de su mano hasta el tiempo propicio para descubrirla, a fin de que se cumpliera su destino en los últimos días. ''Es prudente que esta tierra no llegue todavía al conocimiento de otras naciones'', dijo Lehi, pues, he aquí, muchas naciones sobrellenarían la tierra, de modo que no habría lugar para una herencia. (2 Nefi 1:8). En el tiempo determinado por el Señor, su Espíritu hizo sentir su influencia sobre Colón, los peregrinos, los puritanos y otros que llegaron a América. Ellos testificaron de la intervención de Dios a su favor ( I Nefi 13:12-13). En el Libro de Mormón esta escrito que se humillaron delante del Señor, y el poder del Señor fue con ellos (I Nefi 13:16). Nuestro Padre Celestial determinó que surgieran los padres de la patria y su forma de gobierno como el prologo necesario que condujera a la restauración del evangelio. Recordemos lo que dijo nuestro Salvador Jesucristo hace casi dos mil años, cuando visitó esta tierra prometida: "Porque es según la sabiduría del Padre que sean establecidos en esta tierra e instituidos como pueblo libre por el poder del Padre, para que estas cosas procedan de ellos (3 Nefi 21:4). América, la tierra de libertad, tenía que ser la base de operaciones para su Iglesia restaurada en los últimos días. La Declaración de la Independencia confirma con estas palabras la creencia y la confianza que los padres de la patria tenían en Dios: "Consideramos que estas verdades son patentes, que todos los hombres han sido creados iguales, que su Creador los ha investido con ciertos derechos inalienables, que entre esos estas la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad". En Doctrina y Convenios dice: "Creemos que ningún gobierno puede existir en paz, a menos que se formulen y se conserven invioladas leyes que garanticen a cada individuo el libre ejercicio de la conciencia, el derecho de tener y administrar propiedades y la protección de la vida (D. y C. 134:2). La vida, la libertad y la propiedad: tres grandes derechos de la humanidad. Al final de la Declaración de la Independencia, ellos escribieron: "Y para apoyar esta Declaración, con una firme confianza en la protección de la Divina Providencia, comprometernos mutuamente nuestra vida, nuestros bienes materiales y nuestro honor sagrado. Esa Declaración fue una promesa que exigía terribles sacrificios a esos firmantes. Cinco de ellos fueron capturados, acusados de traidores y torturados antes de morir. Saquearon e incendiaron el hogar de otros doce. Dos perdieron a sus hijos en la guerra de la revolución y capturaron a dos hijos de otro. Nueve murieron a causa de heridas o penurias que sufrieron en la guerra. El Señor dijo: "Redimí la tierra por la efusión de sangre" (D. y C. 101:80). Nefi escribió en sus registros que los padres de la patria ''fueron librados por el poder de Dios de las manos de todas las demás naciones" (I Nefi 13:19). Los años que precedieron a la Convención Constitucional estuvieron llenos de decepciones y de amenazas a la paz que se acababa de ganar. A Washington se le ofreció un reinado, que el rechazo en forma indeclinable. Nefi había profetizado cientos de años antes que ''esta tierra será una tierra de libertad para los gentiles; y no habrá reyes sobre la tierra" (2 Nefi 10:11). Si entre los años críticos de 1783 y 1787 un observador hubiera visto los asuntos de los Estados Unidos, habría pensado que los trece estados, diferentes en tantos aspectos, nunca podrían permanecer unidos. Las grandes potencias mundiales confiaban en que esta nación no perduraría. Finalmente, doce de los estados se reunieron en Filadelfia para tratar el problema. Al comenzar la Convención, Madison dijo: ''Los delegados estas ahora compilando un plan que al ponerlo en practica decidirá para siempre el destino del Gobierno Republicano" (26 de junio de 1787, Records of the Federal Convention; 1911, 1:423). "El Señor sabe todas las cosas desde el principio", dijo Nefi, ''por tanto, él prepara la vía para realizar todas sus obras entre los hijos de los hombres" (I Nefi 9:6). Cuatro meses después los delegados de la Convención terminaron su tarea. Gladstone dijo que esta había sido ''la obra más maravillosa que el cerebro y el propósito del hombre

145
http://bibliotecasud.blogspot.com

hubieran logrado en un tiempo determinado (véase William Gladstone, North American Review, sept-oct. 1878, págs. 185-186), y el profeta José Smith lo llamó un ''glorioso estandarte. . . una bandera celestial'' (Enseñanzas, pág. 174). Los delegados recibieron inspiración divina. James Madison, al que a menudo se le menciona como el padre de la Constitución, escribió: "No es posible que el hombre piadoso, al meditar, no perciba un dedo de la mano del Todopoderoso, que tan frecuente y notablemente se ha extendido para aliviarnos en las críticas etapas de la revolución'' (The Federalist. Ed. Henry Cabot Lodge, New York, G.P. Putnam's Sons, 1983, No. 37, pág. 222). Alexander Hamilton, conocido como el que dio origen a los Escritos Federalistas y autor de cincuenta y uno de los ensayos, dijo: ''Por mi parte, sinceramente creo que es un sistema que, sin la mano de Dios, nunca hubieran podido sugerirlo ni aceptarlo hombres con tanta diferencia de intereses" (Paul L. Ford, Essays on the Constitution of the United States. 1892, págs. 251-252). Durante la Convención, Charles Pinckney, un participante muy activo y autor del plan que lleva su nombre, dijo: ''Cuando se hizo y se publicó la gran obra, quede pasmado de asombro. Sólo la mano guiadora de la Providencia, que tan milagrosamente nos sostuvo durante la guerra. . . podía haber hecho algo tan completo, considerando todo" (P. L. Ford, Essay on the Constitution. Pág. 412). En el lapso de diez meses, nueve estados aprobaron la Constitución; por lo tanto, para ellos estaba en vigor. La profecía se había cumplido. "Durante su primer discurso a la nación, en 1789, el presidente Jorge Washington, un hombre que había sido levantado por Dios, dijo: "No hay pueblo que pueda estar mas moralmente obligado a reconocer y adorar la Mano Invencible que dirige los asuntos del hombre que el pueblo de los Estados Unidos. Cada paso que han avanzado para preparar la constitución de una nación independiente parece tener algún signo de la voluntad Divina" (First Inaugural Address, 30 de abril de 1789). De acuerdo con el Articulo Sexto de la Constitución, la primera acta que aprobó el Congreso y que firmó el presidente Washington, el 1 de junio de 1789, fue el juramento de apoyo a la Constitución, para juramentar a diversos funcionarios del gobierno. La oración dedicatoria del Templo de Kirtland, que fue dictada por el Señor y que se encuentra en Doctrina y Convenios, contiene estas palabras: ''Permite que queden establecidos para siempre jamas los principios que defendieron tan honorable y noblemente nuestros padres, a saber, la Constitución de nuestro país'' (D. y C. 109:54). Poco después que el presidente Spencer W. Kimball fue llamado como Presidente de la Iglesia, me asigno ir a la bóveda del Templo de Saint George y controlar los registros antiguos. Al hacerlo, me di cuenta que se cumplía un sueno que siempre había tenido desde que supe que los Padres de la Patria habían visitado el Templo de Saint George. Vi con mis propios ojos el registro de la obra que se había hecho por los padres de esta gran nación, comenzando con Jorge Washington.

Pensad en esto: los padres de esta nación, esos grandes hombres, estuvieron entre esas paredes sagradas y se hizo la obra vicaria por ellos. El presidente Wilford Woodruff dijo, refiriéndose a esto: "Antes de dejar Saint George, los espíritus de los muertos me rodearon, deseando saber por que no los redimíamos. Ellos dijeron: 'Ustedes han estado usando la Casa de Investiduras por varios años y todavía no se ha hecho nada por nosotros. Hemos establecido el fundamento del gobierno que ustedes ahora estas gozando; nunca renegamos de él, sino que nos mantuvimos leales y fuimos fieles a Dios' ''. (The Discourses of Wilford Woodruff, comp. G. Homer Durham, Salt Lake City, Bookcraft, 1946). Después de ser llamado como Presidente de la Iglesia, Wilford Woodruff declaró que "aquellos hombres que pusieron los cimientos de este gobierno americano fueron los mejores espíritus que el Dios del cielo pudo encontrar sobre la faz de la tierra. Fueron espíritus escogidos [Y] fueron inspirados por el Señor" (en Conference Report, abril de 1898, pág. 89). Lamentablemente, nosotros, como nación, hemos apostatado en distintos grados de diversos principios constitucionales que proclamaron esos hombres inspirados. Nos estamos acercando rápidamente a ese momento que profetizó José Smith cuando dijo: "Aun esta nación estará al borde de desintegrarse en pedazos y rodar por el suelo; y cuando la Constitución este al borde de la ruina, este pueblo será el sostén sobre el que se apoyará la nación y el que salvará la Constitución del borde mismo de la destrucción". (19 de julio de 1840 según lo registró Martha Jane Knowlton Coray; manuscritos en la Oficina del Historiador de la Iglesia, Salt Lake City.) Durante siglos nuestros antepasados sufrieron y se sacrificaron para que pudiéramos recibir las bendiciones de la libertad. Si ellos estuvieron deseosos de sacrificar tanto para establecernos como un pueblo libre, ¿no deberíamos desear hacer lo mismo para mantener esa libertad para nosotros y para las generaciones futura? Sólo en esta tierra preordenada, bajo su Constitución inspirada por Dios y, por lo tanto, en un ambiente de libertad, fue posible establecer la Iglesia restaurada. Tenemos la responsabilidad de lograr que esta libertad se perpetúe para que la Iglesia pueda prosperar mas fácilmente en el futuro. El Señor dijo: "Por tanto, yo, el Señor, os justifico, así como a vuestros hermanos de mi iglesia, en apoyar la que fuere la ley constitucional del país'' (D. y C. 98:6). ¿Cómo, entonces, protegeremos mejor la Constitución en esta hora critica y garantizaremos las bendiciones de libertad, y nos aseguraremos la protección y guía de nuestro Padre Celestial '? Lo primero y más importante: debemos ser justos. John Adams dijo: ''Nuestra Constitución fue hecha sólo para un pueblo de alta moral y religioso. Es completamente inapropiada para el gobierno de cualquier otro pueblo que no reúna sus valores" (The Works of John Adams, ed. C.F. Adams, Boston. Little, Brown Co. , 1851, 4:31). Si la Constitución va a seguir adelante, esta nación de América, y especialmente los Santos de los Últimos Días, deben ser virtuosos. El Libro de Mormón nos advierte en cuanto a lo que puede pasar a los que viven en esta tierra de libertad: ''Por tanto, esta tierra esta consagrada a quienes él traiga. Y en caso de que le

146
http://bibliotecasud.blogspot.com

sirvan según los mandamientos que él ha dado, será para ellos una tierra de libertad; por lo que nunca serán reducidos al cautiverio; si tal sucediere, será por causa de la iniquidad; porque si abunda la iniquidad, maldita será la tierra por causa de ellos; pero para los justos será bendita para siempre" (2 Nefi 1:7). ''Y así'', nos previene Moroni, ''podemos ver los decretos de Dios concernientes a esta tierra: Que es una tierra de promisión; y cualquier nación que la posea servirá a Dios, o será exterminada cuando la plenitud de su ira caiga sobre ella. Y la plenitud de su ira desciende sobre ella cuando ha madurado en la iniquidad" (Eter 2:9). Dos grandes civilizaciones americanas cristianas, los jareditas y los nefitas, fueron destruidas porque no sirvieron "al Dios de la tierra, que es Jesucristo" (Eter 2:12). ¿Que será de nuestra civilización? Segundo, debemos aprender los principios de la Constitución en la tradición de los Padres de la Patria ¿Hemos leído los escritos federalistas? ¿Estamos leyendo la Constitución y pensando en ella? ¿Nos damos cuenta de sus principios? ¿Obedecemos estos principios y los enseñamos a otros'? ¿Podemos defender la Constitución? ¿Podemos reconocer cuando una ley no se ajusta a la Constitución? ¿Sabemos lo que han dicho los profetas acerca de la Constitución y las amenazas contra ella? Como dijo Jefferson: "Si una nación cuenta con ser ignorante y libre. . . esta contando con algo que nunca fue y nunca será" (carta al coronel Charles Yancey, 6 de enero de 1816). Tercero, debemos participar en asuntos cívicos para estar debidamente representados. El Señor dijo que "él hace a los hombres responsables de sus hechos con relación a [los gobiernos], tanto en la formulación de leyes como en la administración de estas" (D. y C. 134:1). Debemos seguir este consejo del Señor: ''Debe buscarse diligentemente a hombres honrados y sabios, y a hombres buenos y sabios debéis esforzaros por apoyar; de lo con-

trario, lo que sea menos que esto del mal procede" (D. y C. 98:1 0). Fijaos en las cualidades que el Señor requiere de los que van a representarnos. Deben ser buenos, sabios y honrados. Cuarto, debemos hacer sentir nuestra influencia por medio de nuestro voto, nuestras cartas, nuestras enseñanzas. Debemos estar informados y entonces hacer saber a otros lo que sentimos. El profeta José Smith dijo: ''Tenemos el deber de concentrar toda nuestra influencia para procurar que la gente acepte lo que es sano y bueno, y deje de lado lo que es erróneo. 'Es justo, políticamente, que un hombre que tiene influencia, la use. . . De aquí en adelante, conservaré toda la influencia que pueda conseguir'' (History of the Church, 5:286). Tengo fe en que la Constitución se salvara, así como lo profetizó José Smith. La salvaran los ciudadanos justos de esta nación que aman y desean la libertad. La salvaran, entre otros, los miembros inspirados de esta Iglesia, hombres y mujeres que entienden y sostienen los principios de la Constitución. Yo reverencio la Constitución de los Estados Unidos como un documento sagrado. Para mí, sus palabras son como las revelaciones de Dios, porque Dios ha puesto en ella su sello de aprobación. Testifico que el Dios del cielo ha mandado a algunos de sus espíritus escogidos a poner el fundamento de este gobierno, y ahora ha enviado a otros espíritus escogidos para ayudar a preservarlo. Nosotros, los beneficiarios bendecidos de la Constitución, enfrentamos días difíciles en esta nación, una tierra escogida sobre todas las demás'' (Eter 2:10). Que el Señor nos dé la fe y el valor que mostraron esos patriotas que ofrendaron su vida, sus bienes materiales y su honor sagrado. Que podamos ser valientes del mismo modo que somos libres. Lo ruego en el nombre de Jesucristo. Amén.

147
http://bibliotecasud.blogspot.com

PARA EL PADRE DE FAMILIA
Por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Debéis ayudar a crear un hogar en el que pueda morar el espíritu del Señor." Mis queridos hermanos, me siento sumamente agradecido de estar aquí con vosotros en esta importantísima reunión de los poseedores del sacerdocio de Dios. Ruego que el Espíritu del Señor me acompañe y os acompañe a vosotros mientras hablo de un tema extremadamente importante. Esta tarde quisiera dirigirme a vosotros, los padres que os encontráis aquí, y a los que estáis reunidos por toda la Iglesia, y hablaros de vuestros sagrados llamamientos. Espero que vosotros jovencitos, también escuchéis con atención porque debéis prepararos para ser los futuros padres de la Iglesia. Padres, vosotros tenéis un llamamiento eterno del que nunca seréis relevados: el de ser padres. Los llamamientos en la Iglesia son muy importantes, pero siempre se dan por un período de tiempo y después se releva de ellos a la persona. Por el contrario, el llamamiento de ser padres es eterno y su importancia continúa mas allá de esta vida. Es un llamamiento por esta vida y por toda la eternidad. El presidente Harold B. Lee dijo con acierto que la parte más importante de la obra del Señor que vosotros, los padres, realicéis, será dentro de las paredes de vuestro propio hogar. La orientación familiar, el trabajo del obispado y otras responsabilidades en la Iglesia son importantes, pero lo primordial es lo que podáis efectuar dentro del hogar (Fortaleciendo el hogar, folleto). Examinemos cuales son las responsabilidades específicas de los padres dentro de los sagrados confines de su hogar. Quisiera recordaros dos de las responsabilidades básicas de todo padre de Israel. Primero, tenéis el sagrado deber de satisfacer las necesidades materiales de la familia. El Señor definió con claridad el deber de mantener a la familia y de criar hijos dignos. En el comienzo, se le manda a Adán, no a Eva, que se ganara el pan con el sudor de la frente (véase Génesis 3:19). El apóstol Pablo amonesta a los esposos y padres: "porque si alguno no provee para los suyos, y mayormente para los de su casa, ha negado la fe, y es peor que un incrédulo" (1 Timoteo 5:8). Cuando la Iglesia restaurada todavía no tenía muchos años de vida, el Señor específicamente le dio a los hombres la obligación de mantener a sus esposas e hijos. En enero de 1832, dijo; ". . . de cierto os digo que todo hombre que tiene la obligación de mantener a su propia familia, hágalo, y de ninguna manera perderá su corona" (D. y C. 75:28). Tres meses mas tarde dijo otra vez: "Las mujeres tienen derecho de recibir sostén de sus maridos hasta que estos mueran" (D. y C. 83:2). Este es el derecho que dio Dios a las esposas y a las madres. Mientras ella cuida y educa a sus hijos en la casa, el esposo gana lo necesario para mantenerlos, haciendo posible así que ella cumpla con esta tarea. Cuando en una familia el esposo es sano y puede trabajar, se espera que mantenga a su familia. A veces nos cuentan de esposos que debido a condiciones económicas adversas han perdido el trabajo y esperan que sus esposas salgan a trabajar, aunque ellos son todavía muy capaces de mantener a su familia. En estos casos, instamos al esposo a hacer todo lo que esté a su alcance para que su esposa pueda quedarse en la casa cuidando a los hijos mientras él continúa manteniendo a la familia lo mejor posible, a pesar de que el trabajo que pueda conseguir no sea ideal y tengan que ajustar el presupuesto familiar. La necesidad de estudiar o de adquirir posesiones materiales tampoco justifica que se posponga el tener hijos para que la esposa trabaje y mantenga el hogar. Yo me acuerdo del consejo de nuestro querido profeta Spencer W. Kimball a los estudiantes casados, cuando dijo: "He repetido a miles de jóvenes que cuando se casan no deben esperar a tener hijos hasta después de haber terminado la universidad y conseguido la posición económica deseada . . . deben hacer una vida matrimonial normal y permitir que vengan los hijos . . . yo no conozco ningún pasaje de Escritura en el que se dé permiso a las jóvenes esposas para no tener familia con el propósito de ir a trabajar y mantener a sus esposos mientras ellos estudian. Hay miles de maridos que han trabajado y estudiando y han criado a sus hijos, todo a la vez" (Speeches of the Year, 1973, Provo, Utah, Brigham Young University Press, 1974, pág. 263). Hermanos del sacerdocio, yo continúo recalcando la importancia de que las madres se queden en la casa para cuidar y criar a sus hijos y enseñarles a ser personas dignas en todo sentido. En mis viajes por todo el mundo he observado que la gran mayoría de las mujeres miembros de la Iglesia quieren seguir este consejo de todo corazón. Pero sabemos que a veces la madre trabaja fuera de la casa animada por su marido, e incluso ante la insistencia de él. Él es el que quiere tener las conveniencias que puede comprar el dinero extra. En esos casos, hermanos, no sólo sufrirá vuestra familia sino que vosotros mismos no podréis progresar espiritualmente. Os digo a todos vosotros, el Señor le ha dado al hombre la responsabilidad de mantener a su familia y ganar suficiente para que la esposa pueda cumplir con su función de madre en el hogar. Padres, otro aspecto vital es que debéis hacer arreglos para que la familia no pase necesidades en casos de emergencia. La preparación familiar es un principio de bienestar bien establecido y en la actualidad es mas importante que nunca. Os pregunto de todo corazón, ¿tenéis almacenados para vuestra familia comida, ropa y combustible, si fuera posible, para un año? La revelación de que, cuando se pueda, tengamos un huerto, criemos animales y almacenemos el producto de ellos puede que sea tan esencial para nuestro beneficio temporal hoy día como lo fue entrar al arca para la gente de la época de Noé. También os pregunto: ¿tratáis de no gastar mas de lo que tenéis y estáis ahorrando, aunque sea un poco?. ¿Sois honrados con el Señor en el pago de los diezmos? La obediencia a esta ley divina os brindará tanto bendiciones espirituales como materiales. Sí, hermanos, como padres en Israel vosotros tenéis la gran responsabilidad de satisfacer las necesidades materiales de la familia y de estar preparados para casos de emergencia. Segundo, vosotros tenéis la sagrada responsabilidad de ser los líderes espirituales de la familia. En un folleto que publicó hace algunos años el Consejo de los Doce, dice lo siguiente: "La paternidad equivale al liderazgo, el liderazgo más importante que existe. Siempre ha sido así . . . y siempre será de esa manera. Padres, con la ayuda, las sugerencias y el ánimo de vuestra compañera eterna, vosotros debéis presidir en el hogar" (véase Padre, considera tus obras, folleto, 1973, pág. 4). No obstante, con la función de presidir se adquieren también importantes obligaciones. A veces nos enteramos de hombres, incluso de hombres de la Iglesia, que piensan que ser el cabeza de hogar los coloca en un papel superior y les permite actuar como dictadores y tener exigencias injustas con la familia. El apóstol Pablo dice que el marido es la cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la Iglesia (Efesios 5:23). Ese es el modelo

148
http://bibliotecasud.blogspot.com

que debemos seguir en nuestra función de presidir en el hogar. El Señor no guía a su Iglesia con una mano severa ni despiadada. El Señor no trata a su Iglesia con falta de respeto ni se despreocupa de ella. El Señor no se vale de la fuerza para conseguir lo que quiere. Nunca encontraremos al Señor haciendo nada que no sea edificar, elevar, consolar y exaltar a la Iglesia. Hermanos, os digo esto con toda seriedad: En nuestra función de líderes espirituales de nuestra familia, debemos seguir el ejemplo de Cristo. Esto se aplica en particular a la relación que tengáis con vuestras esposas. Una vez mas el consejo del apóstol Pablo es muy apropiado; él dijo simplemente: "Maridos, amad a vuestras mujeres así como Cristo amó a la Iglesia" (Efesios 5:25). En las revelaciones de esta época el Señor habla otra vez de esta obligación: "Amarás a tu esposa con todo tu corazón, y te allegarás a ella y a ninguna otra" (D. Y C. 42:22). Que yo sepa, en todas las escrituras hay sólo alguien mas a quien se nos manda amar con todo nuestro corazón, además de nuestras esposas, y es a Dios mismo. Reflexionad sobre eso. Esta clase de amor se puede demostrar a las esposas de muchas de muchas maneras. Lo primero y más importante es que nada, excepto Dios mismo, debe ocupar el lugar de la esposa; ni el trabajo ni las diversiones ni los pasatiempos. Vuestra esposa es la compañera eterna y los mas preciado que tenéis. ¿Qué quiere decir amar a alguien con todo el corazón? Quiere decir amar con todas las emociones y con toda devoción. Cuando uno ama a la esposa de todo corazón, por supuesto no la humilla, no la critica, ni le busca defectos; no abusa de ella con palabras, silencios forzados ni acciones condenables. ¿Qué quiere decir allegarse a ella? Quiere decir estar al tanto de sus sentimientos y necesidades. A ella le gusta que la aprecien y le presenten atención. Le agrada que le digáis que la consideráis atractiva y que ella es importante para vosotros. Amarla quiere decir que es preciso hacer todo lo posible para asegurar el bienestar de ella y su propia estimación. Vosotros debéis sentiros agradecidos que ella sea la madre de vuestros hijos y la reina de vuestro hogar; agradecido de que ella haya escogido ser ama de casa y madre para dar a luz, nutrir, amar y enseñar a vuestro hijos, y que ella lo considere el llamamiento mas noble de todos. Esposos, reconoced la inteligencia de vuestra propia esposa y su capacidad de daros sugerencias como socia vuestra sobre los planes, las actividades y el presupuesto de la familia. No seáis tacaños ni con vuestro tiempo ni con vuestro dinero. Dad a vuestra esposa la oportunidad de desarrollarse en los planos intelectual, emocional, social y espiritual. Recordad, hermanos, que el amor puede alimentarse con acciones en apariencia insignificantes. Llevarle flores esta bien, pero también es importante que estéis dispuestos a lavar la vajilla, cambiar pañales, levantaros de noche a atender a un niño que llora y dejar de mirar televisión o leer el periódico para ayudarla con la cena. Esas son las formas de decir "te quiero" con nuestras acciones y dan resultados maravillosos con muy poco esfuerzo. Esta clase de liderazgo del sacerdocio ejercido con amor se debe aplicar tanto con la esposa como con los hijos. Las madres tienen un papel preponderante en el hogar y son el corazón de él, pero esto no disminuye la función importantísima que desempeñan los padres como cabeza de la familia al criar, enseñar y amar a sus hijos. Como el patriarca del hogar, vosotros tenéis la gran responsabilidad de asumir el liderazgo para educar a vuestros hijos. Debéis ayudar a crear un hogar en el que pueda morar el Espíritu del Señor.

Vuestra función es guiar la vida familiar en todos los aspectos, tomando parte activa en establecer las reglas de disciplina familiar y en su aplicación. Nuestros hogares deben ser refugios donde nuestra familia pueda encontrar paz y alegría. Ningún hijo debe tener miedo de su padre, y mucho menos de un padre que posea el sacerdocio. El deber del padre es asegurarse de que su hogar sea un hogar feliz, y no puede lograrlo cuando en su casa hay discusiones, peleas, malos sentimientos y mal comportamiento. Los buenos padres, al disciplinar y educar a sus hijos, al cuidarlos y quererlos y al darles el buen ejemplo, ejercen una influencia poderosa que es vital para su bienestar espiritual. Con el corazón lleno de amor, quisiera sugerir a los padres de Israel diez modos en que pueden ejercer un liderazgo espiritual con sus hijos: 1. Dad bendiciones de padre a vuestros hijos. Bautizadlos y confirmadlos. Ordenad a vuestros hijos al sacerdocio. Estos serán los puntos sobresalientes en la vida espiritual de ellos. 2. Dirigid personalmente las oraciones familiares, la lectura de las Escrituras y las noches de hogar semanales. Cuando vosotros participéis con dedicación en estas actividades, vuestros hijos se darán cuenta de lo importantes que son esas actividades para vosotros. 3. Siempre que sea posible, id todos juntos a las reuniones de la Iglesia. Ir a la Iglesia y participar todos juntos en las reuniones es vital para el bienestar espiritual de los hijos. 4. Dedicad todo el tiempo a cada uno de los hijos por separado. Como familia, id de paseo y a acampar, a competencias deportivas y a recitales, a programas de sus escuelas, etc. Es muy importante para todos que el padre los acompañe. 5. Estableced tradiciones familiares como paseos al campo, viajes, etc. Estos recuerdos serán imborrables para los hijos. 6. Tened entrevistas personales con los hijos. Permitidles que hablen de lo que ellos quieran. Enseñadles principios del evangelio y valores importantes. Decidles que los queréis. Todas estas cosas demuestran a los hijos que ellos son importantes para vosotros. 7. Enseñad a vuestros hijos a trabajar y mostradles el valor de esforzarse para alcanzar una meta apropiada. Cuando el padre abre una cuenta bancaria para la misión y la educación de sus hijos, demuestra a estos lo que él considera importante. 8. Escuchad buena música y tened a mano buenos libros en la casa. Los hogares en los que se cultiva el gusto por las obras de arte tienen una influencia beneficiosa sobre los hijos para siempre. 9. Si la distancia lo permite, id al templo con vuestra esposa con regularidad. De esta forma los hijos comprenderán mejor la importancia del matrimonio en el templo y de los convenios que allí se hacen, como también la importancia de la familia eterna. 10. Permitid que vuestros hijos vean la satisfacción que sentís al servir en la Iglesia. Esto les servirá de ejemplo, y es probable que ellos también quieran servir en la Iglesia y encuentren satisfacción al hacerlo. Esposos y padres en Israel, ¡vosotros podéis hacer tanto por la salvación y exaltación de vuestras familias! ¡Vuestras responsabilidades son importantes! Recordad que el llamamiento de padres en la Iglesia es sagrado, que es el llamamiento más importante en esta vida y en toda la eternidad; es un llamamiento del que nunca seréis relevados. Ruego que siempre podáis proveer las necesidades materiales de vuestra familia y que, con vuestra esposa a vuestro lado, podáis cumplir con la sagrada responsabilidad de ser los líderes espirituales del hogar. Ruego estas cosas en el nombre de Jesucristo. Amén.

149
http://bibliotecasud.blogspot.com

"VENID A CRISTO"
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Releamos constantemente el Libro de Mormón para que en forma mas absoluta podamos acercarnos a Cristo, dedicarnos a Él, hacerle el centro de nuestra vida y consagrarnos totalmente a Él." Mis queridos hermanos, esta ha sido otra gloriosa conferencia que le agradezco al Señor, y elogio a mis hermanos por su consejo inspirado y a los coros por su música que ha elevado nuestros espíritus. La misión principal del Libro de Mormón, según esta registrado en su primera pagina descriptiva, es ''para convencer al judío y al gentil de que Jesús es el Cristo, el Eterno Dios, que se manifiesta a sí mismo a todas las naciones". Aquel que sinceramente este buscando la verdad puede ganar el testimonio de que Jesús es el Cristo si medita y ora sobre las palabras inspiradas del Libro de Mormón. Mas de la mitad de los versículos que componen el Libro de Mormón mencionan a nuestro Señor. Alguna forma del nombre de Cristo se menciona en ellos con mayor frecuencia que en el Nuevo Testamento. En el Libro de Mormón se le dan mas de cien nombres diferentes, los cuales describen en forma particular su naturaleza divina. Consideremos algunos de los atributos de nuestro Señor, según se encuentran en el Libro de Mormón, que demuestran que Jesús es el Cristo. Confirmemos entonces cada uno de esos atributos con una breve cita del Libro de Mormón. El Vive: ''es. . . la vida del mundo. . . una vida que es infinita'' (Mosíah 16 9). Él es Inmutable: ''el mismo ayer, hoy y para siempre" (2 Nefi 27:23). Él es el Creador: "creó todas las cosas, tanto en los cielos como en la tierra" (Mosíah 4:9). Él es el ejemplo: Él puso "el ejemplo. . . dijo a los hijos de los hombres: Sígueme tu" (2 Nefi 31:9, 10). Él es Generoso: ''a nadie manda el que no participe de su salvación'' (2 Nefi 26:24). "Él es Divino: Él es ''Dios" (2 Nefi 27:23). Él es Bueno: "toda cosa que es buena viene de Dios'' (Moroni 7:12). Él es Compasivo: "él es lleno de gracia" (2 Nefi 2:6). Él es Sanador: "personas. . . enfermas y afligidas con toda clase de males, y poseídas de demonios y de espíritus impuros. . . fueron sanadas por el poder del Cordero de Dios" (I Nefi 11:31). Él es Santo: ¡Oh, cuan grande es la santidad de nuestro Dios!" (2 Nefi 9:20). Él es Humilde: ''se humilla ante el Padre" (2 Nefi 31:7). Él es Jubiloso: "el Padre [le] ha dado plenitud de gozo'' (3 Nefi 28: 10). Él es nuestro Juez: Todos seremos "llevados a comparecer ante el tribunal de Dios, para ser juzgados por él" (Mosíah 16:10). Él es Justo: "los juicios de Dios, son siempre justos" (Mosíah 29: 12). Él es Bondadoso: Esta lleno de ''amorosa bondad. . . para con los hijos de los hombres" (I Nefi 19:9). Él es el Legislador: Él es "quien [da] la ley" (3 Nefi 15:5). Él es el Liberador: ''no hay otro titulo por medio del cual podéis ser librados'' (Mosíah 5:8). Él es la Luz: la luz . . . del mundo; si, una luz que es infinita, que nunca se puede extinguir" (Mosíah 16:9). Él es Amoroso: ' El ama al mundo, al grado de dar su propia vida'' (2 Nefi 26:24). Él es el Mediador: el ''gran [mediador] para todos los hombres" (2 Nefi 2:27). Él es Misericordioso: Él tiene "multitud de . . . tiernas misericordias" (I Nefi 8:8). Él es poderoso: "Él es más poderoso que toda la tierra" (i Nefi 4:1). Él es Milagroso: "un Dios de milagros" (2 Nefi 27:23) Él es Obediente: Obedece al Padre "en observar sus mandamientos'' (2 Nefi 31:7). Él es Omnipotente: "tiene. . . todo poder, tanto en el cielo como en la tierra" (Mosíah 4:9). Él es Omnisciente: "Pero el Señor sabe todas las cosas desde el principio'' (I Nefi 9:6). Él es nuestro Redentor: ''todo el genero humano se hallaba en un estado perdido y caído, y lo estaría para siempre, a menos que confiase en este Redentor'' (I Nefi 10:6). Él es la Resurrección: Él efectúa ''la resurrección de los muertos, siendo el primero que ha de resucitar" (2 Nefi 2:8). Él es Recto: ''porque sus vías, son para siempre justas" (2 Nefi 1:19). Él es el Gobernante: El gobierna ''arriba en los cielos y abajo en la tierra'' (2 Nefi 29:7). Él es nuestro Salvador: ''No hay otro nombre debajo del cielo sino el de este Jesucristo. . . mediante el cual el hombre puede ser salvo'' (2 Nefi 25:20). Él es Sin Pecado: Él "sufre tentaciones, pero no cede a ellas'' (Mosíah 15:5). Él es Verídico: ''un Dios de verdad, y no [puede] mentir" (Eter 3: 12). Él es Sabio: "él tiene toda sabiduría" (Mosíah 4:9). Cuando pienso en estas y muchas otras señales de la divinidad de nuestro Señor, que se encuentran en el Libro de Mormón, mi corazón exclama junto con el autor del siguiente himno: Señor mi Dios, al contemplar los cielos El firmamento y las estrellas mil, al oír tu voz en los potentes truenos y ver brillar al sol en su cenit, mi corazón se llena de emoción: ¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él! Mi corazón se llena de emoción, ¡Cuán grande es Él! ¡Cuán grande es Él! (Hymns, 1985, Núm. 86.) Cuando una persona se ha convencido, por medio del Libro de Mormón de que Jesús es el Cristo, debe seguir el próximo paso: acercarse a Cristo. El aprender los preceptos que se encuentran en lo que el profeta José Smith llamó el libro "más correcto de todos los libros sobre la tierra", o sea, el Libro de Mormón, constituye únicamente el primer paso. Guiándose por esos preceptos que se encuentran en la ''clave de nuestra religión'', un hombre puede acercarse mas a Dios que si siguiera los preceptos de cualquier otro libro (véase Enseñanzas, págs. 233-234). ¿Nos damos cuenta, entonces, de por que debemos leer este libro a diario y practicar sus preceptos constantemente? Hay un numero cada vez mayor de personas que se han convencido por medio de la lectura del Libro de Mormón de que Jesús es el Cristo. Ahora necesitamos que haya aun más personas que lo utilicen para dedicarse a Cristo, para convencerse y consagrarse a Él. Ahora

150
http://bibliotecasud.blogspot.com

veamos en el Libro de Mormón algunos principios acerca de venir a Cristo, dedicarse a Él y ponerlo como el centro de nuestra vida y consagrarse a Él. Mencionare sólo algunos de los muchos pasajes que hablan al respecto. Primero debemos saber que Cristo "invita a todos los hombres, pues a todos ellos se extienden los brazos de misericordia. . . Sí, dice él: Venid a mí, y participareis del fruto del árbol de la vida (Alma 5:33-34). Venid, porque Él esta "con brazos abiertos para recibiros'' (Mormón 6:17). Venid, porque Él "os consolara en vuestras aflicciones, y abogara vuestra causa" (Jacob 3: 1). "Venid a él y ofrecedle vuestras almas enteras como ofrendas'' (Omni 26). Cuando Moroni cerró el registro de la civilización jaredita, escribió: ''Quisiera exhortaros a buscar a este Jesús de quien han escrito los profetas y apóstoles'' (Eter 12:41). Al terminar sus escritos, hacia el final de la civilización nefita, Moroni dijo: "Si, venid a Cristo, y perfeccionaos en él, y absteneos de toda impiedad, y si. . . amáis a Dios con todo vuestro poder, alma y fuerza, entonces su gracia os es suficiente'' (Moroni 10:32). Aquellos que están dedicados a Cristo para ' ser testigos de Dios a todo tiempo, y en todas las cosas y en todo lugar'' y quizás "aun hasta la muerte" (Mosíah 18:9) conservan ''escrito este nombre'' de Cristo en sus corazones (Mosíah S: 12). Ellos toman sobre si ''el nombre de Cristo, teniendo la determinación de servirle hasta el fin" (Moroni 6:3). Cuando hacemos de Cristo el centro de nuestra vida, "hablamos de Cristo, nos regocijamos en Cristo, predicamos de Cristo'' (2 Nefi 25:26). Recibimos "la placentera palabra de Dios, y [nos deleitamos] en su amor'' (Jacob 3:2) Aun cuando el alma de Nefi estaba afligida a causa de sus iniquidades, él dijo: "Sé en quien he confiado. . . Mi Dios ha sido mi apoyo" (2 Nefi 4:19-20). Recordamos el consejo de Alma: "Sean todos tus hechos en el Señor, y dondequiera que fueres, sea en el Señor; deja que tus pensamientos se dirijan al Señor: si, deja que los afectos de tu corazón se funden en el Señor para siempre. Consulta al Señor en todos tus hechos" (Alma 37:36-37). "Recordad. . . recordad que es sobre la roca de nuestro Redentor, el cual es Cristo. . . que debéis establecer vuestro fundamento, para que cuando el diablo lance sus impetuosos vientos. . . no tenga poder para arrastraros al abismo de miseria" (Helamán 5:12).

Nefi dijo: "Mi Dios. . . me ha llenado con su amor hasta consumir mi carne'' (2 Nefi 4:2021). Aquellos que ofrecen toda su vida a Cristo tienen "vida en Cristo" (2 Nefi 25:25). Ellos no padecen "ningún genero de aflicciones que no [sean] sorbidas en el gozo de Cristo'' (Alma 31:38). Ellos son recibidos "en los brazos de Jesús" (Mormón 5:11). Nefi dijo: ''Me glorío en Jesús, porque él ha redimido mi alma'' (2 Nefi 33:6). Lehi dijo: "Estoy para siempre envuelto entre los brazos de su amor'' (7 Nefi 1:15). Ahora bien, mis amados hermanos, leamos el Libro de Mormón y convenzámonos de que Jesús es el Cristo. Releamos constantemente el Libro de Mormón para que en forma mas absoluta podamos acercarnos a Cristo, dedicarnos a Él, hacerle el centro de nuestra vida y consagrarnos totalmente a Él. Cada día encontramos al adversario a nuestro paso. Los problemas de esta época son tanto o aun peores que los de épocas anteriores, y continuaran agravándose tanto en lo espiritual como en lo temporal. Debemos estar cerca de Cristo, debemos tomar a diario su nombre sobre nosotros, recordarle siempre y guardar sus mandamientos. En la carta final que Mormón le escribió a su hijo Moroni, y que se encuentra en el Libro de Mormón, le da un consejo que se aplica a nuestros días. Ambos, padre e hijo, vieron caer toda la civilización cristiana debido a que los de su pueblo no quisieron servir al Dios de la tierra, que era Jesucristo. Por tanto, Mormón escribió: "Y ahora, mi querido hijo, pese a su dureza, trabajemos diligentemente; porque si dejamos de obrar, incurriremos en la condenación. Porque tenemos una obra que debemos efectuar mientras estemos en este tabernáculo de barro, a fin de que podamos vencer al enemigo de toda justicia, y reposen nuestras almas en el reino de Dios" (Moroni 9:6). Vosotros y yo tenemos que efectuar ahora una tarea parecida: vencer al enemigo para que nuestras almas reposen en el reino. Entonces, Mormón, esa alma admirable, terminó la carta a su hijo amado, Moroni, con estas palabras. "Hijo mío, sé fiel en Cristo; y que las cosas que he escrito no te aflijan, para apesadumbrarte hasta la muerte; sino Cristo te anime, y sus padecimientos y muerte, y la manifestación de su cuerpo a nuestros padres, y su misericordia y longanimidad, y la esperanza de su gloria y de la vida eterna, reposen en tu mente para siempre.'' (Moroni 9:25-26.) Mi oración por cada uno de nosotros es que también sigamos ese consejo inspirado: "Sed fieles en Cristo". Entonces Él nos elevara y su gracia estará con nosotros y nos acompañará eternamente. Lo ruego humildemente en el nombre de nuestro Señor y Salvador Jesucristo. Amén.

151
http://bibliotecasud.blogspot.com

EL SEÑOR EN PRIMER LUGAR
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
Cuando damos a Dios el lugar de preferencia, todos los demás aspectos de nuestra vida pasan a tener la posición que les corresponde o, de lo contrario, dejan de tener valor. Mis queridos hermanos y hermanas, le agradezco al Señor porque en Su bondad Él me ha permitido unirme con vosotros en otra gloriosa conferencia general de la Iglesia. ¡Cuántas bendiciones he recibido durante estos últimos meses como resultado de vuestra fe y oraciones en mi favor! Me he sentido sumamente conmovido al saber de los muchos niños, jóvenes y adultos cuya vida esta experimentando un cambio positivo por el estudio del Libro de Mormón. De esa manera, vosotros estáis limpiando "lo interior del vaso" Que Dios os bendiga por hacerlo así. La gran prueba de la vida es la obediencia a Dios. " . . . los probaremos", dijo el Señor, "para ver si harán todas las cosas que el Señor su Dios les mandare" (Abraham 3:25). La gran labor de la vida es averiguar cual es la voluntad del Señor y luego obedecerla. El gran mandamiento de la vida es amar al Señor. " . . . venid a Cristo", nos exhorta Moroni en su testimonio final, "y [amad] a Dios con todo vuestro poder, alma y fuerza" (Moroni 10:32). Este es, entonces, el primero y grande mandamiento: "Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas." (Marcos 12:30; véase también Mateo 22:37; Deuteronomio 6:5; Lucas 10:27; D. y C. 59:5). El Libro de Mormón testifica que el amor puro de Cristo, al que se le llama caridad, es el más grande de todos: que jamas deja de existir, que todo lo soporta, que toda persona debe sentir ese tipo de amor y que sin el no somos nada (véase Moroni 7:44-47; 2 Nefi 26:30). "Por consiguiente, amados hermanos míos, pedid al Padre con toda la energía de vuestros corazones, que seáis llenos de este amor que la ha otorgado a todos los que son discípulos verdaderos de su Hijo, Jesucristo; que lleguéis a ser hijos de Dios; que cuando él aparezca, seamos semejantes a él . . . " (Moroni 7:48.) Al finalizar los relatos de los jareditas y de los nefitas, Moroni escribió que, a menos que las personas posean ese amor puro de Cristo, llamado caridad, no podrán heredar aquel lugar que La ha preparado en las mansiones de su Padre ni podrán ser salvos en el reino de Dios (véase Eter 12:34; Moroni 10:21). El fruto del que Lehi comió en su visión, y que llenó su alma de un gozo extremadamente grande y que era lo más deseable que podía existir, era el amor de Dios. Amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza es un sentimiento que nos llena por completo y lo comprende todo. Es un empeño en el que no hay punto medio. Es la consagración total de nuestro mismo ser-física, mental, emocional y espiritualmente-al amor que se siente por el Señor. La extensión, la profundidad y la intensidad de este amor por Dios abarca todos los aspectos de la vida de una persona. Nuestros deseos, ya sean espirituales o temporales, deben estar arraigados en ese amor por el Señor; nuestros pensamientos y nuestros afectos deben estar centrados en el Señor. "Deja que tus pensamientos se dirijan al Señor", dijo Alma; "si, deja que los afectos de tu corazón se funden en el Señor para siempre" (Alma 37:36). ¿Por qué puso Dios en primer lugar el mandamiento de que lo amaramos a Él por encima de todo y de todos? Porque sabia que si verdaderamente lo amábamos, querríamos obedecer todos sus otros mandamientos. "Pues este es el amor a Dios" dijo Juan, "que guardemos sus mandamientos" (I Juan 5:3; véase también 2 Juan 6). Debemos poner a Dios en el lugar de preeminencia, sobre todo lo demás de nuestra vida. El debe estar primero, tal como El mismo lo declara en el primero de sus Diez Mandamientos: "No tendrás dioses ajenos delante de mí" (Exodo 20:3). Cuando damos a Dios el lugar de preferencia, todos los demás aspectos de nuestra vida pasan a tener la posición que les corresponde o, de lo contrario, dejan de tener valor. Nuestro amor por el Señor dirigirá nuestros afectos, la forma en que empleemos nuestro tiempo, los intereses que tengamos y el orden de prioridad que demos a las cosas. Debemos poner a Dios por delante de todos los demás en todo lo que hagamos. Cuando José se encontraba en Egipto, ¿a qué dio el primer lugar en su vida?, ¿a Dios, a su trabajo o a la esposa de Potifar? Cuando ella trató de seducirlo, él le respondió diciendo: " . . . ¿cómo, pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios'?" (Génesis 39:9). José tuvo que ir a la cárcel por haber puesto a Dios en primer lugar. Si tuviéramos que enfrentarnos con una decisión similar, ¿cual seria el primer objeto de nuestra lealtad'? ¿Podemos poner a Dios por delante de la seguridad, la paz, las pasiones, las riquezas y los honores de los hombres? Cuando José se vio obligado a escoger, estaba más anheloso por complacer a Dios que por agradar a la esposa de su empleador. Cuándo a nosotros se nos exige que escojamos, ¿estamos mas dispuestos a complacer a Dios que al jefe, al maestro, al vecino o al novio? El Señor dijo: "El que ama a padre o madre mas que a mí, no es digno de mí; el que ama a hijo o hija mas que a mí, no es digno de mí" (Mateo 10:37). Una de las pruebas más grandes que podemos tener que pasar es vernos obligados a escoger entre complacer a Dios o complacer a alguien a quien amamos o respetamos, particularmente si se trata de una persona de la familia. Nefi se enfrentó con esa prueba cuando su buen padre se quejó momentáneamente contra el Señor (véase I Nefi 16:18-25). Y Job mantuvo su integridad ante el Señor aun cuando su propia esposa le dijo que maldijera a Dios y se dejara morir (véase Job 2:9-10). Las Escrituras dicen: "Honra a tu padre y a tu madre" (Exodo 20:12; Mosíah 13:20). Hay veces en que nos vemos obligados a honrar a nuestro Padre Celestial por encima de un progenitor mortal. Debemos dar a Dios, el Padre de nuestro espíritu, una preeminencia exclusiva en nuestra vida. El derecho paternal que Él tiene en nuestro bienestar eterno es anterior y esta por delante de cualquier otra ligadura que pueda sujetarnos aquí o en el mas allá. Dios, que es nuestro Padre, Jesús, que es nuestro Hermano Mayor y nuestro Redentor, y el Espíritu Santo, que es quien nos da testimonio, son perfectos. Ellos son quienes nos conocen mejor y quienes más nos aman, y no habrá nada que no hagan en favor de nuestro bienestar eterno, ¿o debemos amarlos por ese motivo y honrarlos antes que a nadie? Hay muchos miembros heles que, a pesar de las objeciones de sus familiares, se han unido a la Iglesia. Al haber dado al Padre el lugar de preferencia en su vida, muchos de ellos han constituido el medio que ha conducido a esos seres queridos al reino de Dios. Jesús dijo: "Porque yo hago siempre lo que le agrada [al Padre] (Juan 8:29).

152
http://bibliotecasud.blogspot.com

¿En que condiciones se encuentra nuestro hogar? ¿Nos esforzamos por que en el Dios ocupe el lugar de preferencia? ¿Tratamos de complacer al Señor? Padres, ¿creéis que le complacería al Señor que en vuestro hogar hubiera oraciones familiares y que se leyeran las Escrituras todos los días? ¿Y si tuvierais la noche de hogar semanalmente, y dedicarais a menudo, en forma regular, tiempo para pasar solos con vuestra esposa y con cada uno de vuestros hijos? Y si alguno de vuestros hijos se desviara momentáneamente del camino, ¿creéis que le complacería al Señor que vosotros continuarais viviendo en forma ejemplar, constantemente orando y ayunando por ese hijo, y manteniendo su nombre en la lista de oración del templo'? ¿Creéis que Él respondería a vuestros esfuerzos'? Vosotras, las madres, que tenéis el cometido especial de criar rectamente a la juventud de Sión, ¿no le dais a Dios el primer lugar cuando honráis vuestro divino llamamiento no abandonando vuestras obligaciones en el hogar para seguir los caminos del mundo? Nuestras madres ponen a Dios en primer lugar cuando cumplen su misión mas elevada entre las paredes de su propio hogar. Hijos, ¿oráis por vuestros padres'? ¿Tratáis de apoyarlos en sus nobles esfuerzos? Ellos cometerán errores, como vosotros los cometéis, pero, por ser vuestros padres, tienen una misión divina que cumplir en vuestra vida. ¿Estáis dispuestos a ayudarles a cumplirla? ¿Estáis dispuestos a honrar el nombre que ellos os han dado y a brindarles consuelo y apoyo en sus años de vejez'? Si alguien quiere casarse con vosotros pero no en el templo, ¿a quien os esforzareis por complacer, a Dios o a un ser humano? Si vosotros insistís en que sólo vs casareis en el templo, agradareis al Señor y bendeciréis a la otra persona. ¿Por qué? Porque esa persona estará dispuesta a tratar de hacerse digna de ir al templo, lo cual seria una bendición; o, de lo contrario, se alejara, lo cual podría ser una bendición también, porque ninguno de los dos querría estar unido al otro "en yugo desigual" (véase 2 Corintios 6: 14). Debéis ser dignos de ir al templo. Y cuando vayáis os daréis cuenta de que no hay nadie con quien valga la pena casarse en otra parte que no sea la Casa del Señor. Cualquier persona que realmente valga la pena se preparara de manera de poder ir al templo a casarse. Cuando ponemos el primer mandamiento en primer lugar, somos una bendición para nuestros semejantes. El profeta José Smith dijo: "Todo cuanto Dios requiere es justo, no importa lo que sea" (Enseñanzas del Profeta José Smith pág. 312). Por eso fue que Nefi mató a Labán; y que Dios le mandó a Abraham que sacrificara a su hijo Isaac. Si Abraham hubiera amado a Isaac mas que a Dios, ¿habría consentido en hacerlo'? Y como lo reveló el Señor en Doctrina y Convenios, tanto Abraham como Isaac tienen ahora el lugar que les corresponde como dioses (véase D. y C. 132:37). Ellos estuvieron dispuestos a hacer la ofrenda y a ser la ofrenda respectivamente, tal como Dios lo requirió; y tienen un amor y un respeto más profundos el uno por el otro, porque ambos estuvieron dispuestos a poner a Dios en primer lugar. El Libro de Mormón nos enseña que "es preciso que haya una oposición en todas las cosas" (2 Nefi 2:11), y, efectivamente, esa condición existe. El hecho de que exista la oposición nos obliga a escoger, y el escoger nos trae consecuencias, buenas o malas, según lo que escojamos.

En el Libro de Mormón se explica que los hombres "son libres para escoger la libertad y la vida eterna, por motivo de la gran mediación para todos los hombres, o escoger la cautividad y la muerte, según la cautividad y el poder del diablo" (2 Nefi 2:27). Dios nos ama; pero el diablo nos odia. Dios quiere que obtengamos la plenitud del gozo que Él tiene. El diablo quiere que seamos desgraciados y miserables como él. Dios nos da mandamientos para bendecirnos. El diablo quiere hacernos quebrantar esos mandamientos para maldecirnos. Diaria y constantemente, por medio de nuestros deseos, nuestros pensamientos y nuestras acciones, escogemos si queremos ser bendecidos o maldecidos, felices o desgraciados. Una de las pruebas de la vida es que generalmente no recibimos de inmediato la totalidad de la bendición por seguir la rectitud ni la totalidad de la maldición por seguir la iniquidad. Que la una o la otra llegaran, no hay ninguna duda, pero muchas veces tenemos un periodo de espera antes de que lleguen, como les paso a Job y a José. Durante ese periodo, los inicuos piensan que se han salido con la suya. En el Libro de Mormón se nos enseña que los inicuos "gozaran de su obra por un tiempo, y de aquí a poco viene el fin, y son cortados y echados en el fuego, de donde no se vuelve" (3 Nefi 27:11). Al pasar por ese periodo de prueba, los justos deben continuar amando a Dios, confiando en sus promesas y siendo pacientes, y tendrán la seguridad. como dijo el poeta, de que . . . Quien para Dios trabaja tendrá Su recompensa, por largo que sea el día y empinada la cuesta. La mano de Dios no puede ningún mortal detener; la recompensa que Él da diferente de otras es. No es de tierras ni de oro, ni piedras preciosas es, ni bien alguno que el tiempo pueda un día corromper. El Señor, sapiente y justo, estableció una manera, y quien para El trabqja obtendrá su recompensa. (Anónimo) Os testifico que la recompensa que Dios da es la mejor que pueda conocerse en este o cualquier otro mundo. Y la recibirán en abundancia solamente aquellos que amen al Señor y le den a Él, el lugar de preferencia en su vida. La gran prueba de la vida es la obediencia a Dios. La gran labor de la vida es averiguar cual es la voluntad del Señor y luego obedecerla. El gran mandamiento de la vida es: "Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas" (Marcos 12:30). Que Dios nos bendiga a hn de que podamos poner el primer mandamiento en primer lugar y, como resultado de ello, lograr la paz en este mundo y la vida eterna con la plenitud de gozo en la vida venidera, ruego en el nombre de Jesucristo. Amen.

153
http://bibliotecasud.blogspot.com

A LOS MAYORES SOLTEROS DE LA IGLESIA
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
Ruego que Dios os bendiga a todos vosotros los hermanos solteros de la Iglesia. Ruego que deis prioridad a lo que sea mas importante. Yo os he sugerido cuales son algunas de esas cosas importantes esta noche. Reflexionad seriamente sobre ellas. Mis estimados hermanos del Sacerdocio Aarónico y del sacerdocio de Melquisedec, ¡que contento me siento de estar con vosotros esta noche! He gozado mucho de los mensajes de mis queridos hermanos que han hablado antes que yo, y ahora ruego que vuestra fe y oraciones me acompañen mientras os dirijo la palabra. Hace ya algún tiempo que quería hablar directamente al gran grupo de mayores solteros de la Iglesia. Muchos de vosotros habéis servido como misioneros regulares. Muchos de vosotros prestáis un servicio sobresaliente en vuestros propios barrios y estacas. A vosotros, los hermanos mayores solteros, os digo que os guardo un gran amor. Espero grandes cosas de vosotros y tengo forjadas grandes esperanzas en vosotros. Tenéis muchas cualidades que ofrecer al Señor y que aportar al reino de Dios ahora y en el futuro. Os hablo a vosotros que tenéis veintisiete años, treinta años e incluso mas que eso. Quisiera preguntaros cuales son las cosas mas importantes en esta época de vuestra vida. Desearla daros, para que reflexionarais sobre ellos, los consejos que les damos a los misioneros que terminan su misión. Estos consejos se aplican tanto a los que hace años volvieron de la misión como a los que nunca han sido misioneros de la Iglesia. Estas son las cosas que rogamos que vosotros, mayores solteros, consideréis esenciales en vuestra vida. Primero, continuad acercándoos al Salvador por medio de la oración personal, sincera y profunda. Recordad siempre que: "La oración eficaz del justo puede mucho" (Santiago 5:16). Deleitaos en las palabras de Cristo (véase 2 Nefi 32:3) estudiando las Escrituras todos los días y siguiendo e consejo de los profetas vivientes. En particular, os pido que el estudio del Libro de Mormón sea para vosotros una actividad de toda la vida y que a diario os nutráis con sus palabras. Sed buenos ejemplos en lo referente a la actividad en la Iglesia: guardad el día de reposo, id a las reuniones, cumplid con la Palabra de Sabiduría, pagad los diezmos y ofrendas, apoyad a vuestros lideres y cumplid con todos los demás mandamientos. Servid en todos los llamamientos que recibáis con un corazón contento y con agradecimiento. Vivid de tal forma que seáis dignos de tener una recomendación para el templo, y gozad del sagrado y dulce Espíritu que se recibe cuando se va al templo frecuentemente. Cuidad de vuestro aspecto personal para que este refleje que están dispuestos a compartir el evangelio con las demás personas toda la vida. Sed atentos, cariñosos y agradecidos con vuestras familias y estad dispuestos a ayudarles y tratad de profundizar las relaciones eternas que tenéis con ellos. Cuando salgáis con jóvenes del sexo opuesto, conservad siempre las normas de la Iglesia. Manteneos moralmente puros. Dejad que la virtud engalane vuestros pensamientos incesantemente (véase D. y C. 121:45). Recordad el consejo del élder Bruce R. McConkie cuando dijo: "Lo mas importante que pueda hacer en este mundo cualquier Santo de los Ultimos Días es casarse con la persona correcta, en el lugar correcto y por la autoridad correcta" ("Choose an Eternal Companion". Brigham Young University Speeehes of the year, Provo. Utah. 3 de mayo de 1966, pág. 2). Entended que el casamiento en el templo es esencial para recibir la salvación y la exaltación. Escoged con detenimiento metas practicas e importantes, y de manera organizada tratad de alcanzarlas. Con ayuda de la oración y con mucha diligencia, esforzaos por estableceros metas de estudio y de trabajo. Compartid vuestro conocimiento del evangelio y expresad vuestro testimonio a los que no sean miembros de la Iglesia o que sean menos activos. Mejorad la comunidad en que viváis por medio de vuestra participación y servicio activo. Recordad, en lo que se refiere a vuestras responsabilidades cívicas, que "lo único que se requiere para que triunfe la maldad es que las buenas personas no hagan nada" (Edmund Burke). Haced algo importante en defensa de la libertad que os dio Dios. Recordad que toda la vida es una misión y que cada nueva etapa puede daros muchas satisfacciones si magnificáis vuestros talentos y sacáis partido de las oportunidades que se os presenten. Ahora quisiera decir un poco mas sobre la oportunidad y responsabilidad eterna que mencione hace un momento y que es de gran importancia para vosotros. Me refiero al casamiento por las eternidades. Hace unas semanas recibí una carta de padres devotos en la que me decían lo siguiente: "Estimado presidente Benson. Estamos preocupados por lo que parece ser un problema que se esta extendiendo, por lo menos en esta parte de la Iglesia con la que estamos familiarizados. Nos referimos al caso de que muchos jóvenes dignos de la Iglesia, de mas de treinta años, todavía siguen solteros. "Nosotros tenemos hijos de treinta, treinta y uno y treinta y tres años en esta situación. Muchos de nuestros amigos también están pasando por lo mismo y están igualmente preocupados por sus hijos e hijas solteros." La carta continua: "Por lo que podemos apreciar, estos son jóvenes que han sido misioneros, que son cultos, preparados, y que obedecen los mandamientos (excepto por este del casamiento). Y no parece que haya una escasez de jovencitas dignas de mas o menos la misma edad que puedan ser buenas esposas. "Este problema nos hace sentir bastante frustrados, ya que a veces pensamos que tal vez hayamos fallado en nuestra responsabilidad de padres de enseñarles y guiarlos." Mis queridos hermanos solteros, a nosotros también nos preocupa. Queremos que sepáis que la posición de la Iglesia nunca ha cambiado en cuanto a la importancia del matrimonio celestial. Sigue siendo un mandamiento de Dios. Y la declaración del Señor dada en el Génesis sigue en vigencia: "Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre este solo; le haré ayuda idónea para el" (Génesis 2: 18). Para obtener la plenitud de la gloria y de la exaltación en el reino celestial, debemos recibir esta ordenanza que es la mas sagrada de todas. Sin el matrimonio, los objetivos de Dios se verían frustrados. Espíritus escogidos no tendrían la oportunidad de pasar por la vida mortal. Y posponer el matrimonio sin razón justificada, la mayoría de las

154
http://bibliotecasud.blogspot.com

veces, quiere decir que tendréis menos posteridad, y llegara el día en que, mis hermanos, sentiréis a ciencia cierta la perdida que habréis sufrido. Os aseguro que la responsabilidad mas grande y el gozo mas intenso de esta vida se centran en la familia, un matrimonio honorable y en criar una posteridad digna. Y cuantos mas años pasen, tendréis menos oportunidades de casaros y entonces correréis el riesgo de perder esas bendiciones eternas para siempre. El presidente Spencer W. Kimball relato una experiencia que tuvo una vez con estas palabras: "Hace poco conocí a un ex misionero de treinta y cinco años de edad que hace catorce años que volvió de la misión y a quien no le preocupa en absoluto el ser todavía soltero, sino, al contrario, toma la situación en broma y hasta le parece natural. "Sentiré lastima por ese joven cuando llegue el día en que tenga que enfrentarse con el Gran Juez en Su trono y este le pregunte: '¿Dónde esta tu esposa?' Todas las excusas que solía dar a sus compañeros en la tierra parecerán superfluas y carecerán de importancia en esos momentos. Cuando le contesté al Juez Supremo: 'Estaba muy ocupado' o 'Quería terminar mi carrera primero' o 'No encontré a la mujer ideal', esas respuestas no tendrán ningún significado ni valor. Sabia que se le había mandado buscar una esposa, casarse y hacerla feliz. Sabia que era su deber tener hijos y darles la mejor vida posible a medida que crecieran. Sabía todo eso y, sin embargo, pospuso esa responsabilidad" (Ensign, febrero de 1975, pág. 2). Yo estoy consciente de que algunos de vosotros, hermanos, tenéis miedo de la gran responsabilidad que tendréis si os casáis. Os preocupa no llegar a ser capaces de mantener a una esposa y a los hijos y darles lo que necesiten en esta época de incertidumbre económica. Pero esos temores deben descartarse para dar lugar a la fe. Yo os aseguro, hermanos, que si vosotros sois trabajadores, pagáis vuestros diezmos y ofrendas con fidelidad y sois conscientes en el cumplimiento de los mandamientos, el Señor os apoyara. Sí, tendréis que sacrificaros, pero eso os hará progresar y llegareis a ser mejores hombres por haberlo hecho. Esforzaos en todo lo posible en vuestros estudios y en vuestro trabajo. Confiad en el Señor con fe y todo se arreglara. El Señor nunca

nos da un mandamiento sin darnos también la capacidad y medios para cumplir con el (véase I Nefi 3:7). Además, no dejéis que el materialismo os atrape, porque es una de las peores plagas de nuestra generación; me refiero a acumular cosas materiales, a preocuparos solo de divertiros y a procurar triunfar en la carrera escogida sin pensar en casaros. Un buen matrimonio es mas importante que las riquezas y la buena posición. Como marido y mujer vosotros podéis alcanzar juntos las metas mas importantes de la vida. A medida que los dos os sacrifiquéis el uno por cl otro y por vuestros hijos, cl Señor os bendecirá y aumentara la dedicación que tengáis hacia el Señor y el servicio en su reino. Ahora, hermanos, os digo que no esperéis la perfección en la esposa que elijáis. No seáis demasiado exigentes y fijaos mas en las cualidades que son realmente importantes, como que ella tenga un fuerte testimonio, que viva los principios del evangelio, que quiera dedicarse a su hogar, que quiera ser una madre en Sión y que os apoye en vuestras responsabilidades del sacerdocio. Por supuesto, que también debe ser atractiva para vosotros, pero no salgáis con una joven y con otra sólo por el placer de salir con una muchacha sin escoger a una compañera eterna y pedirle a Dios que os de una confirmación cuando lo hagáis. Y una buena forma de determinar si la joven es la mejor para vosotros es analizar si cuando estáis con ella tenéis los pensamientos mas nobles, aspiráis a alcanzar las cosas mas bellas y queréis ser mejores de lo que sois. Ruego que Dios os bendiga a todos vosotros los hermanos solteros de la Iglesia. Ruego que deis prioridad a lo que sea mas importante. Yo os he sugerido cuales son algunas de esas cosas esta noche. Reflexionad seriamente sobre ellas. Quiero que sepáis, mis buenos hermanos, que he hablado de todo corazón y por medio del Espíritu Santo, porque os amo y me preocupo por vosotros. Esto es lo que el Señor quería que escucharais hoy. Con todo mi corazón hago eco a las palabras del profeta Lehi del Libro de Mormón que dijo: " . . . levantaos del polvo, hijos míos, y sed hombres" (2 Nefi 1:21), en el nombre de Jesucristo. Amén.

155
http://bibliotecasud.blogspot.com

TENEMOS QUE INUNDAR LA TIERRA CON EL LIBRO DE MORMON
por Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Dios me ha revelado la absoluta necesidad de llevar el Libro de Mormón al mundo ahora y de un modo maravilloso. Todos vosotros debéis ayudar en esta tarea y en esta bendición que Dios ha depositado sobre toda la Iglesia: sobre todos los miembros de Sión." Mis amados hermanos, me regocijo junto con vosotros en otra magnífica conferencia general de la Iglesia. Siempre me lleno de gran inquietud al acercarse estas conferencias; pero ruego humildemente que el Espíritu Santo se derrame sobre nosotros en gran abundancia al escuchar los inspirados consejos y mensajes del Señor por medio de sus siervos. Este ha sido un año memorable en la historia de la Iglesia en lo que respecta al uso de la clave de nuestra religión, o sea, el Libro de Mormón. Este sagrado libro de Escrituras ha traído mas almas a Cristo que nunca antes, tanto dentro como fuera de la Iglesia. Aunque son muchísimas las personas a las que habría que elogiar por este progreso, el tiempo nos permitirá mencionar tan solo a algunas. Encomiamos a todos los que han participado en la producción y distribución del video de la Iglesia sobre el Libro de Mormón titulado Un legado singular. Ese video ha producido un impacto poderoso en los que lo han visto, y decenas de miles de ejemplares se distribuyeron en las semanas que siguieron a la primera exhibición. Os elogiamos a vosotros, los líderes y los maestros de las diversas organizaciones de la Iglesia, por la forma inspirada en que habéis usado el Libro de Mormón para educar a una generación que pueda redimir a Sión. En muchos casos, un niño pequeño ha llevado a uno de sus padres al Señor gracias al programa de lectura del Libro de Mormón que lleva a cabo la Primaria. Felicitamos a los miembros de la Iglesia que han participado en el programa del Libro de Mormón de familia a familia, poniendo su fotografía y haciendo constar su testimonio en ejemplares del Libro de Mormón Esos testimonios se han traducido a muchos idiomas y los misioneros han repartido los ejemplares por todo el mundo, lo cual ha contribuido a traer a miles de conversos cada año. Felicitamos a los que han escrito los excelentes artículos sobre el Libro de Mormón que han aparecido en las publicaciones de la Iglesia. Encomiamos al personal de las estaciones de radio que han transmitido pasajes del Libro de Mormón. Elogiamos a los que han patrocinado y apoyado conferencias y simposios del Libro de Mormón, los cuales han servido para fortalecer la fe de la gente. Os felicitamos a todos vosotros los que de un modo edificante habéis enseñado clases, pronunciado discursos y escrito artículos y libros sobre el Libro de Mormón. Y por ultimo, y lo más importante, ponderamos al gran numero de santos fieles que personalmente y en familia están cambiando su vida y limpiando su alma al leer todos los días el Libro de Mormón. El Libro de Mormón es el instrumento que Dios ha designado para "inundar la tierra como con un diluvio, a fin de recoger a los escogidos" (véase Moisés 7:62). Es preciso que este sagrado libro de Escrituras ocupe un lugar de mayor importancia tanto en nuestra predicación como en nuestra enseñanza y en nuestra obra misional. Al presente, el Libro de Mormón se estudia en nuestras clases de la Escuela Dominical y de seminario cada cuatro años; pero los miembros de la Iglesia no deben esperar cuatro años para estudiarlo individualmente y en familia, ya que tenemos que leer todos los días las paginas del libro que "acercara mas al hombre a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro" (véase Enseñanzas del Profeta José Smith, págs. 233-234). Y cuando se nos pida estudiar o enseñar el resto de las Escrituras, debemos robustecer ese estudio consultando con frecuencia los discernimientos que el Libro de Mormón proporcione sobre el tema. (I Nefi 13:40; 2 Nefi 3:12.) El reciente y bien hecho video sobre el Libro de Mormón titulado Un legado singular contiene una multitud de mensajes. El primero de ellos es el poder del Libro de Mormón para convertir a las personas a Cristo y. por ende, a Su Iglesia. Otro es el hecho de que un hombre haya estudiado y predicado el contenido del Libro de Mormón durante tan largo tiempo sin que ni el mismo ni sus colegas conocieran el nombre del libro ni de la Iglesia que lo había publicado. Ya ha quedado muy atrás el tiempo en que debía haberse inundado profusamente la tierra con el Libro de Mormón por las muchas razones que el Señor ha manifestado. En esta época de la comunicación electrónica y de la enorme distribución de la palabra impresa, Dios nos hará responsables si no damos a conocer el Libro de Mormón de un modo monumental. Tenemos el Libro de Mormón, tenemos los miembros, tenemos los misioneros, tenemos los medios, y el mundo tiene la necesidad. ¡El momento es ahora! Mis amados hermanos y hermanas, casi no vislumbramos el poder del Libro de Mormón ni la función divina que todavía debe ejercer, ni el máximo grado a que debe difundirse. "Pocas personas en la tierra", dijo el élder Bruce R. McConkie, "ya sea dentro o fuera de la Iglesia, han captado la visión de lo que el Libro de Mormón en verdad es. Pocos son los que conocen la función que ha desempeñado y que todavía ha de desempeñar en la preparación del camino para la venida de Aquel de quien es un nuevo testigo. . . el Libro de Mormón producirá tan grande efecto en los hombres que toda la tierra y todos sus habitantes recibirán su influencia y se regirán por él . . . no habrá para el genero humano en los tiempos contemporáneos interrogante mas grande que este: ¿Es el Libro de Mormón la intención y la voluntad y la voz de Dios a todos los hombres? Nosotros testificamos que lo es" (Millennial Messiah, págs. 159, 170 y 179). Mis hermanos, tenemos una gran tarea que realizar en muy poco tiempo. Tenemos que inundar la tierra con el Libro de Mormón y librarnos de la condenación de Dios de haberlo tratado ligeramente. (D. y C. 84:54-58.) Insto a los miembros de la Iglesia a participar en el programa del Libro de Mormón de familia a familia: a enviar ejemplares del Libro de Mormón a la misión por vosotros. Mi esposa y yo lo hemos estado haciendo desde hace un tiempo y pensamos seguir haciéndolo. Tenemos que enviar millones de ejemplares del Libro de Mormón a los misioneros todos los meses. Insto a nuestros lideres misionales que enseñen a sus misioneros a invitar a sus investigadores a leer el Libro de Mormón y orar acerca de él. Es indispensable que los misioneros sepan cómo utilizar el Libro de Mormón para despertar el interés del genero humano en estudiarlo y que, asimismo, muestren que su mensaje contesta a las grandes preguntas del alma. Los misioneros deben leer, junto con las personas a las que enseñen, diversos pasajes del Libro de Mormón sobre temas del evangelio.

156
http://bibliotecasud.blogspot.com

Insto a los escritores, a los maestros y a los lideres de la Iglesia a contarnos mas relatos de conversión a Dios del Libro de Mormón que fortalezcan nuestra fe y sirvan para preparar grandes misioneros. Enseñadnos a usarlo con eficacia como instrumento misional e indicadnos cómo este libro nos lleva a Cristo y responde tanto a nuestros problemas personales como a los del mundo. Insto a los que se desenvuelven en el mundo de los negocios y en otras profesiones a velar por que haya ejemplares del Libro de Mormón en sus salas de recibo. Insto a los que tengáis grabadoras de casetes a poner en ellas cintas del Libro de Mormón de cuando en cuando y a escucharlas ya sea en casa o al caminar, trotar o conducir un vehículo. Insto a las familias de Israel a colocar en las paredes del interior de sus casas pasajes y escenas del Libro de Mormón. Insto a todos a que con oración consideremos los pasos que debamos dar en forma individual para acercarnos aun más a este nuevo testigo de Cristo y darlo a un mundo que tan desesperadamente lo necesita. Tengo una visión de hogares que se alertan, de clases que se animan y de púlpitos que vibran de entusiasmo con el espíritu de los mensajes del Libro de Mormón. Tengo una visión de maestros orientadores y maestras visitantes, de oficiales de barrio y de rama, de líderes de estaca y de misión que dan consejos a nuestra gente basándose en el más correcto de los libros de la tierra: el Libro de Mormón. Tengo una visión de artistas que llevan a películas, al teatro, a la literatura, a la música y a la pintura los excelsos temas y los grandes personajes del Libro de Mormón.

Tengo una visión de miles de misioneros que van al campo misional habiendo memorizado cientos de pasajes del Libro de Mormón para satisfacer las necesidades de un mundo espiritualmente hambriento. Tengo una visión de toda la Iglesia acercándose mas a Dios al guiarse por los preceptos del Libro de Mormón. De hecho, tengo una visión de la tierra inundada con el Libro de Mormón. Mis amados hermanos, voy avanzando en los noventa años; voy envejeciendo y perdiendo mi vigor, y me siento profundamente agradecido por vuestras oraciones y por el apoyo de las demás Autoridades Generales. Doy gracias al Señor por renovar mi organismo de vez en cuando para que pueda seguir edificando Su reino. No sé cabalmente por que Dios me ha preservado la vida hasta esta edad, pero esto sí sé: que al presente Él me ha revelado la absoluta necesidad de llevar el Libro de Mormón al mundo ahora y de un modo maravilloso. Todos vosotros debéis ayudar en esta tarea y en esta bendición que Dios ha depositado sobre toda la Iglesia: sobre todos los miembros de Sión. Moisés nunca entró en la tierra prometida. José Smith nunca vio la redención de Sión. Algunos tal vez no vivamos para ver el día en que el Libro de Mormón inunde la tierra y el Señor quite su condenación. (D. y C. 84:54-58.) Pero, Dios mediante, pienso dedicar el resto de mis días a esta magnifica tarea. En el nombre de Jesucristo. Amén.

157
http://bibliotecasud.blogspot.com

YO TESTIFICO
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
''Como testigo especial de Jesucristo, y como su humilde siervo, tengo ahora la obligación y el privilegio, según me lo indique el Espíritu, de dar testimonio categórico de lo que se es verdadero.'' Mis amados hermanos, mi corazón rebosa de sentimientos de ternura al terminar esta gran conferencia de la Iglesia. Hemos sido abundantemente bendecidos al escuchar el consejo y el testimonio de los que nos han dirigido la palabra. Como testigo especial de Jesucristo, y como su humilde siervo, tengo ahora la obligación y el privilegio, según me lo indique el Espíritu, de dar testimonio categórico de lo que se es verdadero, y así lo haré (véase Alma 4: 19). Testifico que somos hijos espirituales de un Dios amoroso, nuestro Padre Celestial (Hechos 17:29; I Nefi 17:36); que Él tiene un grandioso plan de salvación mediante el cual sus hijos pueden ser perfeccionados como Él lo es y tener un regocijo completo como Él lo tiene (I Nefi 10:18; 2 Nefi 2:25; Alma 24:14; 34:9; 3 Nefi 12:48; 28: 10). Testifico que en nuestro estado preterrenal nuestro Hermano mayor en el espíritu, que es Jesucristo, fue preordinado como nuestro Salvador en el plan de salvación del Padre (vMosíah 4:6-7; Alma 34:9) Él es el capitán de nuestra salvación y el único medio por el que podemos regresar a la presencia de nuestro Padre Celestial para obtener esa plenitud de gozo (Hebreos 2: 10; Mosíah 3:17; Alma 38:9). Testifico que Lucifer también estuvo en el concilio de los cielos y que procuró destruir el albedrío del hombre, y que se rebeló (véase Moisés 4:3). Hubo una guerra en los cielos y una tercera parte de las huestes fueron arrojadas a la tierra y se les negó recibir un cuerpo (Apocalipsis 12:7-9; D. y C. 29:36-37). Lucifer es el enemigo de toda rectitud y busca la desdicha de todo el género humano (2 Nefi 2:18. 27; Mosíah 4: 14). Testifico que todos los que vienen a la vida terrenal aceptaron el plan del Padre Celestial (véase Abraham 3:26). Tras haber demostrado que eran fieles en su primer estado, en los cielos, están ahora sujetos a las pruebas de la vida mortal en este segundo estado. La probación supone hacer todo lo que el Señor requiera (véase Abraham 3:25). A los que demuestren ser fieles en este segundo estado les será aumentada gloria sobre su cabeza para siempre jamas (Abraham 3:26). Testifico que Dios revela su voluntad a todos los hombres por medio de la luz de Cristo (Moroni 7:16; D. y C. 93:2; Juan 1:9) y que reciben mas luz gracias al don del Espíritu Santo que se otorga después del bautismo, por la imposición de manos de los siervos autorizados de Dios (cuarto Articulo de Fe; D. y C. 20:41). Testifico que a lo largo de las edades, Dios ha hablado a sus hijos por medio de sus profetas (Amós 3:7; Helamán 8:13-20) y que sólo cuando sus hijos han rechazado a los profetas, estos han sido quitados de entre ellos, a lo cual han seguido sucesos funestos (I Nefi 3:17-18; 7:14; Helamán 13:24 27). Testifico que Cristo nació en la vida terrenal: que su madre fue María y su padre, nuestro Padre Celestial (I Nefi I 1:18-21; Mosíah 3:8); que Él llevó una vida exenta de pecado y nos dio el ejemplo perfecto (D. y C. 45:4; 3 Nefi 12:48; 27:27); que llevó a cabo la gran Expiación, la cual, por medio de su gracia, proporciona la resurrección a todas las almas y el medio para exaltar a los fieles en el reino celestial (véase el tercer Articulo de Fe; 2 Nefi 25:23; Mosíah 4:6-7; Alma 11:41-45; D. y C:. 76:50-70; 132: 19). Testifico que durante su ministerio mortal, Cristo estableció su Iglesia sobre la tierra (Mateo 16:18; Hechos 2:47; 3 Nefi 21:22); que Él llamó a Apóstoles y a Profetas y les ordenó con autoridad para que lo que ataran en la tierra fuera atado en los cielos (Mateo 16:19; Juan 15:16); que ellos recibieron revelación, la cual proporcionó nuevas Escrituras (2 Pedro 1:20-21; D. y C. 68:4). Testifico que un mundo tan malvado que mató al Hijo de Dios pronto comenzó a matar a los Apóstoles y a los Profetas y se precipitó en la edad de la obscuridad espiritual (2 Tesalonicenses 2:2-7). Las Escrituras se acabaron, la apostasía se esparció y la Iglesia que Cristo estableció durante su ministerio terrenal dejó de existir (2 Nefi 27:4-5) Testifico que Dios el Padre y su Hijo Jesucristo aparecieron a José Smith en la primavera de 1820, poniendo de ese modo fin a la larga noche de la apostasía (José Smith-Historia 15-20); que a José Smith aparecieron otros seres, incluso Pedro, Santiago, Juan y Juan el Bautista, quienes lo ordenaron con autoridad para actuar en el nombre de Dios (véase José Smith-Historia 68-72; D. y C. 27:5-13). La Iglesia y reino de Dios se ha restaurado en estos últimos días y es La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días, con todos los dones, los derechos, los poderes, las enseñanzas, los oficiales y las bendiciones de la Iglesia primitiva D. y C; 65; 115:3-4). Testifico que, mediante el Libro de Mormón, Dios ha proporcionado, para nuestra época, evidencia tangible de que Jesús es el Cristo y de que José Smith fue su Profeta (vD. y C. 20:8-33). Este otro testamento de Jesucristo es un relato sagrado de los antiguos habitantes de las Américas; fue traducido por José Smith mediante el don y el poder de Dios (D. y C. 135:3). Los que lean el Libro de Mormón y mediten en él y pregunten a nuestro Padre Eterno, en el nombre de Cristo, si es verdadero, sabrán por sí mismos que lo es, por medio del poder del Espíritu Santo, siempre que pidan con un corazón sincero, con verdadera intención, teniendo fe en Cristo (Moroni 10:3-5). Testifico que América es una tierra escogida (véase 2 Nefi 1:5); que Dios erigió a los padres de la patria de los Estados Unidos de América y estableció una constitución inspirada (D. y C. 101:77-80), la que constituyó el prólogo indispensable de la restauración del evangelio (3 Nefi 21:4). América será una tierra bendita para los justos para siempre y es la base desde la cual Dios continuara dirigiendo las operaciones de su reino de los últimos días para todo cl mundo (2 Nefi 1:7). Testifico que ha habido, que hay y que habrá sucesores legítimos del profeta José Smith, los que poseen las llaves del reino de Dios sobre la tierra, o sea, el Presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (D. y C. 21:1-7; 107:91-92; 112:15). Él recibe revelación de Dios para dirigir Su reino. Testifico que los demás que laboran con él son profetas, videntes y reveladores, a saber, la Primera Presidencia y el Quórum de los Doce Apóstoles (D. y C. 112:30). Testifico que la iniquidad se va extendiendo en todas las tases de nuestra sociedad (D. y C. 84:49-53; 1:14-16) y que esta mejor organizada, mas hábilmente encubierta y que se fomenta con mas poder que nunca; que las combinaciones secretas encaminadas a ganar poder, ganancia y gloria están floreciendo; que una combinación secreta que procura derribar la libertad de todas las tierras, naciones y países va aumentando su maligna influencia y dominio sobre América y en el mundo entero (Eter 8:18-25). Testifico que la Iglesia y reino de Dios va creciendo en fortaleza; que sus números van creciendo al igual que la fidelidad de sus miembros fieles, que nunca ha estado mejor organizada ni mejor equipada que ahora para efectuar su divina misión.

158
http://bibliotecasud.blogspot.com

Testifico que, al aumentar las fuerzas del mal bajo la dirección de Lucifer, y que, al aumentar las fuerzas del bien bajo la dirección de Jesús, habrá cada vez mas batallas entre las dos partes hasta que lleguen a la confrontación final; que al adquirir mayor relieve los problemas y volverse más obvios, todos los seres humanos tendrán finalmente que alinearse o con el reino de Dios o con el reino del diablo; que, al rugir esos conflictos, ya sea en secreto o al descubierto, los justos serán probados; que la ira de Dios pronto sacudirá a las naciones de la tierra y se derramara sobre los malvados sin medida (José Smith-Historia 45; D. y C. 1:9); que Dios proporcionará fortaleza a los justos y también los medios de escapar, y que, al fin, triunfará la verdad (1 Nefi 22:15-23). Testifico que ha llegado el momento de que todo hombre ponga su propia casa en orden tanto temporal como espiritualmente. Es hora de que el incrédulo aprenda por si mismo que esta obra es verdadera, que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días es el reino que Daniel profetizó que Dios establecería en los últimos días, para no ser jamas destruido, la piedra que por fin llenaría toda la tierra y que permanecería para siempre ( Daniel 2:34 45; D. y C. 65:2). Es hora de que nosotros, los miembros de la Iglesia, obedez-

camos a Dios en todas las cosas, usemos nuestra influencia para hacer popular lo que es correcto y para hacer impopular lo que es falso. Tenemos las Escrituras, los profetas y el don del Espíritu Santo. Ahora, necesitamos ojos para ver, oídos para oír y corazones para entender y obedecer las instrucciones de Dios. Testifico que, dentro de pocos años, la tierra será limpiada (D. y C. 76:41), que Jesús el Cristo vendrá de nuevo, esta vez con poder y gran gloria para subyugar a sus enemigos y gobernar y reinar en la tierra (D. y C. 43:26-33); que en el momento indicado, todos los hombres recibirán la resurrección y entonces enfrentaran al Maestro en el juicio final (véase 2 Nefi 9:15, 41); que Dios recompensara a cada uno de acuerdo con sus hechos en la carne (Alma 5:15). Os testifico que el gozo completo solo se obtendrá por medio del sacrificio expiatorio de Jesucristo y por la obediencia a todas las leyes y las ordenanzas del evangelio, las cuales se encuentran únicamente en La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Días (tercer Articulo de Fe). De todo lo que he dicho testifico humildemente y doy solemne testimonio de que es verdadero, y lo hago en el nombre de Aquel que es la cabeza de esta Iglesia, o sea, Jesucristo. Amén.

159
http://bibliotecasud.blogspot.com

PARA LAS HERMANAS ADULTAS SOLTERAS DE LA IGLESIA
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Los vínculos sagrados de los miembros de la Iglesia son mucho mas importantes que el estado civil, edad o circunstancias actuales; vuestro valor individual, como hijas de Dios, supera todo lo demás." Mis queridas hermanas: es un privilegio estar aquí con vosotras en esta reunión que ha sido tan maravillosa. Agradezco el consejo que hemos recibido de las presidentas de estas tres grandes organizaciones de mujeres; sus palabras han sido inspiradas y os las recomiendo. La música ha sido hermosa, especialmente este ultimo himno: "Venid, alzad vuestras antorchas" -''Que la verdadera luz de Cristo en nosotros brillara. . . para glorificar su nombre" (Carolyn J. Rasmus y Larry W. Bastian, "Venid, alzad vuestras antorchas", PMYW0071, 1988). Ruego que ese sea el llamado del clarín para cada uno de nosotros mientras servimos en el reino de Dios. Hace seis meses, durante una reunión general del sacerdocio, me dirigí desde este púlpito a los hermanos adultos solteros de la Iglesia. Esta noche me gustaría dirigirme por unos minutos a las hermanas adultas solteras de la Iglesia. Hermanas, quiero que sepáis de mi profundo amor y aprecio por vosotras. . . por vuestra bondad, vuestra fidelidad, vuestro deseo de servir al Señor con todo vuestro corazón, para que "la verdadera luz de Cristo en [vosotras] brill[e]. . . para glorificar su nombre". Vemos vuestro ejemplo y servicio Vemos que tantas de vosotras vivís vidas cristianas, dignas de imitar, y prestáis un servicio tan fiel en la Iglesia. Os vemos dirigiendo la música en la Primaria y, a causa de vuestro gran amor y preocupación, los ojos de los niños se iluminan al entonar los dulces himnos de Sión. Os vemos enseñando, por medio del Espíritu y con excelente preparación, clases en la Sociedad de Socorro, las Mujeres Jóvenes, la Primaria y la Escuela Dominical, así como expresando vuestro testimonio de las verdades del evangelio e influyendo en la vida de los demás. Vemos a muchas de vosotras trabajando eficazmente con nuestras jovencitas, llevándolas a campamentos, dirigiendo teatros ambulantes, yendo a sus bailes y siendo un gran ejemplo y verdaderas amigas para ellas. Os vemos sirviendo con devoción y dedicación misiones regulares para el Señor, y regresando del campo misional con una capacidad para servir aun mayor. Os vemos en los barrios para personas solteras, así como en los regulares, esforzándoos por ayudar a los menos activos, a los tímidos, a los afligidos, tratando de socorrer a la viuda, al convaleciente, al solitario y extendiéndoles a todos la invitación de venir a Cristo. Nos damos cuenta de que sabios obispos y presidentes de estaca os están llamando a responsabilidades de liderazgo tanto en los barrios como en las estacas; os vemos presidiendo las organizaciones de la Sociedad de Socorro, de las Mujeres Jóvenes y de la Primaria, donde vuestros talentos y habilidades se están utilizando al máximo. Os consideramos una parte vital de la entidad de la Iglesia y rogamos que cuando destacamos naturalmente a la familia, no lleguéis a pensar que se os aprecia menos o que valéis menos para el Señor o para Su Iglesia. Los vínculos sagrados de los miembros de la Iglesia son mucho mas importantes que el estado civil, edad o circunstancias actuales; vuestro valor individual, como hijas de Dios, supera todo lo demás. Sabemos, también, que tenéis necesidades y exigencias especiales; tened la seguridad de que somos conscientes de ello. Conservad la meta de un matrimonio celestial Quisiera expresaros la esperanza que tenemos para cada una de vosotras, la cual es muy real: que lleguéis a estar en el mas alto grado de gloria en el reino celestial y que podáis entrar en el nuevo y eterno convenio del matrimonio. Queridas hermanas, nunca perdáis de vista esta meta sagrada; mediante la oración, preparaos para recibirla y vivid para lograrla. Contraed matrimonio de la manera prescrita por el Señor; el matrimonio en el templo es una ordenanza de exaltación del evangelio y nuestro Padre Celestial desea que cada una de sus hijas posea esta bendición eterna. Por lo tanto, no malgastéis vuestra felicidad buscando la compañía de alguien que no pueda llevaros dignamente al templo. Tomad la decisión, ahora, de que ese es el lugar donde os casareis. El dejar esa decisión hasta el momento en que tengáis alguna asociación romántica es correr un gran riesgo cuyas consecuencias ahora no podéis prever en su totalidad. Y recordad una cosa: no tenéis por que abandonar vuestras normas de moralidad sólo por tener un compañero. Conservaos atractivas, mantened vuestras altas normas de moralidad, mantened vuestro autorrespeto. No participéis en actos de intimidad que mas tarde os traerán problemas y aflicción. Poneos en situaciones en donde os sea posible conocer a hombres dignos y participad en actividades constructivas. Al seleccionar a un compañero, no esperéis la perfección. No os preocupéis tanto por su apariencia física y su cuenta bancaria que paséis por alto sus cualidades mas importantes. Por cierto que os deberá parecer atractivo y deberá ser capaz de proveer económicamente para vosotras, pero, ¿posee un testimonio firme? ¿Vive los principios del evangelio y magnifica su sacerdocio? ¿Es activo en su barrio y estaca? ¿Ama el hogar y la familia, y llegara a ser un esposo fiel y un buen padre? Estas son las cualidades verdaderamente importantes. Quisiera también amonestar a las hermanas solteras, a que no os hagáis tan independientes y confiéis tanto en vosotras mismas que lleguéis a pensar que el matrimonio no vale la pena y que también podéis estar muy bien solas. Algunas de nuestras hermanas han indicado que no están dispuestas a considerar el matrimonio hasta después de haber obtenido su titulo o acabado una carrera. Eso no esta bien. Ciertamente deseamos que nuestras hermanas solteras alcancen el máximo de su potencial individual, que obtengan una buena educación y se destaquen en su actual ocupación. Tenéis mucho que contribuir a la sociedad, a vuestra comunidad y a vuestro vecindario, pero rogamos fervientemente que nuestras hermanas solteras deseen un matrimonio honorable en el templo con un hombre digno y críen una familia recta, aunque esto signifique sacrificar los títulos o las carreras. Cuando nos demos cuenta de que no hay llamamiento mas sublime que el de ser una esposa y madre honorable, significara que hemos puesto lo que tiene prioridad en el plano debido. El Señor os conoce y os ama Reconozco también que no todas las mujeres de la Iglesia tendrán la oportunidad de casarse y ser madres en esta vida, pero si aquellas

160
http://bibliotecasud.blogspot.com

de vosotras que os encontráis en esta situación sois dignas y perseveráis fielmente, podéis tener la seguridad de que recibiréis todas las bendiciones de un Padre Celestial misericordioso y amoroso; y recalco, todas las bendiciones. Os aseguro que si aun tenéis que esperar hasta la otra vida para ser bendecidas con un compañero recto. Dios ciertamente os compensara. El tiempo le es medido solamente al hombre; Dios tiene presente vuestra perspectiva eterna. Reconozco también que algunas de nuestras hermanas han enviudado o se han divorciado; los sentimientos de mi corazón os acompañan si os encontráis en esas circunstancias. Las Autoridades Generales oran por vosotras y sentimos la gran responsabilidad de asegurarnos de que tenéis lo que necesitáis. Confiad en el Señor; estad seguras de que El y nosotros 05 amamos. Si sois madres solteras, haced amistad con otras que se encuentren en situaciones similares, así como con parejas de casados. Pedid consejo a vuestros lideres del sacerdocio y hacedles saber vuestras necesidades y deseos. El Señor os comprende; El conoce las necesidades especiales que tenéis; vosotras sois Sus hijas; El os ama y os bendecirá y apoyara. De eso estoy seguro. Aprended, progresad y servid Ahora quisiera dirigirme a todas las hermanas adultas solteras, cualquiera sea vuestra situación actual: Sed fieles; guardad los mandamientos; estableced una relación estrecha y constante con el Señor Jesucristo. Tened la seguridad de que El esta ahí, siempre presente; buscadle. El contesta oraciones y ofrece paz y esperanza. En las palabras del Salmista: ''Esperanza mía, y castillo mío; Mi Dios, en quien confiare'' (Salmos 91:2). Estudiad cuidadosamente la vida del Salvador porque El es nuestro gran ejemplo. Haced de las Escrituras vuestro compañero constante; leed diariamente el Libro de Mormón y beneficiaos con su fortaleza y poder espiritual. Comprended vuestro valor personal. Nunca os degradéis. Reconoced vuestra fortaleza interior para que, con la ayuda de Dios, estéis ''firmes en el Señor'' (Filipenses 4:1). La vida no empieza solo cuando uno se casa; hay cosas importantes que debéis hacer ahora mismo. La hermana Eliza R. Snow dijo: ''Ninguna hermana se encuentra tan aislada, ni tiene su esfera tan limitada, como para que no pueda hacer un gran aporte al establecimiento del reino de Dios sobre la tierra'' (''An Address'', Women's Exponent, 15 de septiembre de 1873, pág. 62).

Participad activamente en la Iglesia. Asistid a todas vuestras reuniones y actividades designadas para los adultos solteros. Servid a los demás; en vez de volveros introvertidas, olvidaos de vosotras mismas y servid a los demás en vuestros llamamientos en la Iglesia, en actos personales de servicio caritativo, en actos anónimos de amabilidad y servicio. Si realmente deseáis recibir gozo y felicidad, servid a los demás con todo vuestro corazón; aligerad sus cargas y la vuestra también se hará mas ligera. Ciertamente, tal como dijo Jesús de Nazaret: ''El que halla su vida, la perderá; y el que pierde su vida por causa de mi, la hallara'' (Mateo 10:39). Continuad siempre progresando; estableceos metas personales y esforzaos por lograrlas. Mejoraos física, social, mental y espiritualmente; incorporad a vuestra vida el maravilloso programa "En pos de la excelencia''; continuad aprendiendo, progresando y sirviendo a los demás. Dad gracias por vuestras bendiciones Y por ultimo, mis queridas hermanas, dadle gracias al Señor por vuestras bendiciones. Pensad mas en lo que tenéis que en lo que no tenéis. Meditad constantemente en la bondad del Señor para con vosotras. Recordad lo que El le dijo al profeta José: "Y el que reciba todas las cosas con gratitud será glorificado; y le serán añadidas las cosas de esta tierra, hasta cien tantos, sí, y mas" (D. y C. 78:19). Mi humilde deseo para las maravillosas hermanas adultas solteras de la Iglesia es que recibáis todo lo que el Padre tiene, "hasta cien tantos, si, y mas''. Y os prometo que así será. Si continuáis fieles, firmes, y le servís a El y a Sus hijos con todo vuestro corazón, alma, mente y fuerza, recibiréis todas las bendiciones de nuestro Padre Celestial. Sois hijas elegidas de nuestro Padre Celestial; sois joyas en su corona; vuestra virtud y pureza os dan mas valor que los rubíes. El presidente David O. McKay dijo: "Una mujer bella, modesta y refinada es la obra maestra de la creación. Cuando además de estas virtudes una mujer posee como estrellas que guían su vida rectitud y santidad y un impulso irresistible y el deseo de hacer felices a los demás, nadie pondrá en duda de que ella estará entre aquellos verdaderamente grandes" (Gospel Ideals, Salt Lake City, The Improvement Era, 1953, pág. 449) Dios os bendiga y sostenga siempre. Con el amor que siento en mi corazón hacia vosotras, queridas hermanas, os dejo mi bendición y lo hago en el nombre de Jesucristo. Amén.

161
http://bibliotecasud.blogspot.com

CUIDAOS DEL ORGULLO
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"El orgullo es el pecado universal, el gran vicio . . . El orgullo es la gran Piedra de tropiezo de Sión." Mis amados hermanos, me regocijo de estar con vosotros en otra gloriosa conferencia general de la Iglesia. Cuan agradecido estoy por el amor, las oraciones y el servicio de los devotos miembros de la Iglesia que hay en todo el mundo. Quisiera elogiar a los santos fieles que están esforzándose por inundar la tierra con el Libro de Mormón y absorber sus enseñanzas ellos mismos. No sólo debemos sacar a luz, de manera extraordinaria, mas ejemplares de este libro, sino que debemos hacer penetrar en nuestra propia vida y en toda la tierra mas de sus maravillosos mensajes. Este libro sagrado se escribió para nosotros, para nuestros días. Debemos aplicar sus enseñanzas a nosotros mismos (I Nefi 19:23). Doctrina y Convenios nos dice que el Libro de Mormón es el registro de ''un pueblo caído" (véase D. y C. 20:9). ¿Y por que cayó ese pueblo? Ese es uno de los mensajes principales del Libro de Mormón. Mormón mismo da la respuesta en los últimos capítulos del libro con estas palabras: "He aquí, el orgullo de esta nación, o sea el pueblo de los nefitas, ha sido la causa de su destrucción a menos que se arrepientan." (Moroni 8:27.) Y luego, no sea que podamos perder el significativo mensaje del Libro de Mormón que nos legó ese pueblo caído, el Señor nos advierte en Doctrina y Convenios: ''Cuidaos del orgullo, no sea que lleguéis a ser como los nefitas de la antigüedad" (D. y C. 38:39). Sinceramente deseo la ayuda de vuestra fe y vuestras oraciones al tratar de aclarar este mensaje del Libro de Mormón sobre el pecado del orgullo. Este es un mensaje que he tenido pesándome sobre el alma durante algún tiempo ya. Sé que el Señor quiere que os lo comunique ahora a vosotros. En el concilio preterrenal, fue el orgullo lo que hizo caer a Lucifer, el hijo de la mañana (véase 2 Nefi 24:12-15; D. y C. 76:25-27; Moisés 4:3). Al llegar el fin de este mundo, cuando Dios purifique la tierra con fuego, los orgullosos serán quemados como estopa y los mansos heredaran la tierra (véase 3 Nefi 12:5, 25: 1; D. y C. 29:9; JS-H I :37; Malaquías 4:1). En Doctrina y Convenios el Señor emplea tres veces la frase ''cuídate del orgullo", y hace una advertencia a propósito de él al segundo élder de la Iglesia, Oliverio Cowdery, y a Emma Smith, esposa del Profeta (D. y C. 23: 1; véase también 25: 14; 38:39). El orgullo es un pecado muy mal interpretado y muchos pecan en la ignorancia (véase Mosíah 3:11; 3 Nefi 6: 18). En las Escrituras no hay nada que hable de un orgullo justo, sino que siempre se considera un pecado. Por lo tanto, sea cual sea la forma en que el mundo emplee la palabra, nosotros debemos entender la forma en que Dios la emplea para poder comprender el lenguaje de las Sagradas Escrituras y sacar provecho de ellas (2 Nefi 4: 15; Mosíah 1:3-7; Alma 5:61). La mayoría de nosotros piensa en el orgullo como egotismo, vanidad, jactancia, arrogancia o altivez; aunque todos estos son elementos que forman parte de ese pecado, su núcleo no esta en ellos. La característica principal del orgullo es la enemistad: enemistad hacia Dios y enemistad hacia nuestros semejantes. Enemistad significa ''aversión, odio, resentimiento" u oposición. Es el poder por el cual Satanás desea dominarnos. El orgullo en su naturaleza fomenta la competencia. Oponemos nuestra voluntad a la de Dios. Cuando lo hacemos blanco a Él de nuestro orgullo, es con la actitud de decir: "Que se haga mi voluntad y no la tuya". Como dijo Pablo, "todos buscan lo suyo propio, no lo que es de Cristo Jesús' ' (Filipenses 2:21). Nuestra voluntad en competencia con la de Dios deja que nuestros deseos, apetitos y pasiones corran desenfrenados (Alma 38:12; 3 Nefi 12:30). Los orgullosos no pueden aceptar que la autoridad de Dios de dirección a su vida (véase Helamán 12:6). Ellos oponen sus percepciones de la verdad contra el conocimiento omnisciente de Dios, su capacidad contra el poder del Sacerdocio de Dios, sus propios logros contra las obras grandiosas de Él. Nuestra enemistad contra Dios puede ir marcada con etiquetas variadas, como la rebelión, la dureza de corazón, la dureza de cerviz, la impiedad, la vanidad, la facilidad para ofenderse y el deseo de recibir señales. Los orgullosos quieren que Dios este de acuerdo con ellos; pero no tienen interés en cambiar de opinión para que la suya este de acuerdo con la de Dios. Otro aspecto importante de este pecado tan prevaleciente es la enemistad hacia nuestros semejantes. Diariamente nos vemos tentados a elevarnos por encima de los demás y disminuirlos a ellos (Helamán 6: 17; D. y C. 58:41). Los orgullosos hacen de toda persona su adversario oponiendo a los demás su intelecto, opiniones, trabajos, posesiones, talento y otros valores mundanos. Según las palabras de C. S. Lewis: ''El orgullo no encuentra placer en poseer algo, sino en poseerlo en mayor cantidad que el vecino. . . Lo que nos enorgullece es la comparación, el placer de colocarnos por encima de los demás. Una vez que desaparece el elemento de competencia, el orgullo deja de existir.'' (Mere Christianity, Nueva York: Macmillan, 1952, págs. 109-1 10.) En el concilio preterrenal, Lucifer presentó su propuesta en competencia con el plan del Padre, por el que Jesús abogaba (véase Moisés 4: 13). Lucifer quería recibir honor por encima de todos los demás (véase 2 Nefi 24:13). En resumen, su orgulloso deseo era destronar a Dios (véase D. y C. 29:36; 76:28). Las Escrituras están repletas de evidencias de las graves consecuencias que trae el pecado del orgullo al hombre individualmente o en grupos, a las ciudades y las naciones. ''Antes del quebrantamiento es [el orgullo]" (Proverbios 16:18). Eso fue lo que destruyó a la nación nefita y a la ciudad de Sodoma (Moroni 8:27; Ezequiel 16:49-50). Por el orgullo Cristo fue crucificado. Los fariseos estaban irritados porque Jesús proclamaba ser cl Hijo de Dios, lo cual ponía en peligro la posición de ellos, y por eso tramaron su muerte (véase Juan 11:53). Saúl se convirtió en enemigo de David por causa del orgullo. Estaba celoso porque la multitud de las mujeres de Israel cantaban diciendo: ''Saúl hirió a sus miles, y David a sus diez miles'' (I Samuel 18 6-8). Los orgullosos temen mas al juicio de los hombres que al juicio de Dios (véase D. y C. 3:6-7; 30: 1-2; 60:2). La idea ''Que pensaran los demás'' pesa mas para ellos que la de "Que pensara Dios de mí". El rey Noé estaba a punto de liberar al profeta Abinadí, pero sus malvados sacerdotes apelaron a su orgullo y esto envió a Abinadí a la hoguera (véase Mosíah 17:11-12). Herodes se entristeció ante la exigencia de su esposa de que le cortara la cabeza a Juan el Bautista; pero su orgulloso deseo de quedar bien ante los ojos "de los que estaban con él a la mesa" le hizo mandar matar a Juan (Mateo 14:9; véase también Marcos 6:26).

162
http://bibliotecasud.blogspot.com

El temor de los juicios de los hombres se manifiesta en la competencia que tiene lugar por lograr la aprobación de los demás. Los orgullosos aman "mas la gloria de los hombres que la gloria de Dios" (Juan 12:42-43). El pecado se manifiesta en los motivos que tenemos para hacer lo que hacemos. Jesus dijo que Él hacia siempre lo que le agradaba al Padre (Juan 8:29). ¿No seria mejor que nuestro motivo fuera agradar a Dios en lugar de tratar de colocarnos por encima de nuestros hermanos y tratar de superarlos? A algunos orgullosos no les preocupa tanto que su salario sea suficiente para sus necesidades como que sea mayor de lo que ganan otros. Hallan su recompensa en estar un poquito por encima de los demás. Esta es la enemistad del orgullo. Cuando el orgullo se apodera de nuestro corazón, perdemos nuestra independencia del mundo y entregamos nuestra libertad al cautiverio de los juicios humanos. La voz del mundo resuena mas fuerte que los susurros del Espíritu Santo. El razonamiento de los hombres triunfa sobre las revelaciones de Dios y los orgullosos se sueltan de la barra de hierro (1 Nefi 8:19-28; 11:25; 15:23-24). El orgullo es un pecado que se puede observar fácilmente en los demás, pero que raramente admitimos en nosotros mismos. La mayoría de nosotros lo considera un pecado de los que están en la cumbre, como los ricos y los eruditos, mirándonos a nosotros "por encima del hombro'' (2 Nefi 9:42). Sin embargo, hay una dolencia mucho más común entre nosotros, y es la del orgullo de los que están abajo mirando hacia arriba; este se manifiesta de diversas formas, como la critica, el chisme, la calumnia, la murmuración, la pretensión de gastar mas de lo que tenemos, la envidia, la codicia, la supresión de la gratitud y el elogio que podrían elevar a otro, y el rencor y los celos. La desobediencia es esencialmente una lucha orgullosa por el poder en contra de alguien que tiene autoridad sobre nosotros. Puede tratarse de los padres, de un líder del sacerdocio, de un maestro y hasta de Dios. El orgulloso aborrece la idea de que haya alguien que este por encima de él, pues piensa que esto rebaja su propia posición. El egoísmo es uno de los aspectos más comunes del orgullo. "La forma en que todo me afecta a mí" es la idea central de lo que es importante para la persona: el orgullo de quien es, la autocompasión, el interés por la fama del mundo, la gratificación de los deseos personales y de los propios intereses. El orgullo da como resultado combinaciones secretas que se establecen para lograr poder, "riquezas y la gloria del mundo" (véase Helamán 7:5; Eter 8:9, 16, 22-23; Moisés 5:31). Este fruto del pecado del orgullo, es decir, las combinaciones secretas, destruyó a las civilizaciones de los jareditas y los nefitas, y ha sido y será todavía la causa de la caída de muchas naciones (véase Eter 8: 18-25). Otro aspecto del orgullo es la contención. Las discusiones acaloradas, las peleas, el dominio injusto, las grandes brechas entre las generaciones, el divorcio, el abuso de cónyuges, los tumultos y disturbios, todos encajan en esta categoría del orgullo. La contención en la familia aleja de ella al Espíritu del Señor; también aparta a muchas personas de su familia. Su expresión varia desde una palabra hostil hasta los conflictos mundiales. Las Escrituras nos dicen que ''[el orgullo] concebirá contienda" (Proverbios 13: 10; véase también 28:25). Las Escrituras testifican que los orgullosos se ofenden fácilmente y guardan rencor por las ofensas (véase 1 Nefi 16: 1-3). Se niegan a perdonar a fin de mantener a la otra persona en el papel de deudor y de justificar sus malos sentimientos. El orgulloso no acepta mansamente los consejos ni la corrección (véase Proverbios 15:10; Amós 5:10). Se pone a la defensiva para justificar sus debilidades y sus faltas (véase Mateo 3:9; Juan 6:3059). El orgulloso depende del mundo para que le diga si vale algo o no. Su autoestima se determina según el lugar en que se le juzgue en la escala del éxito mundano. Se considera de valor si la cantidad de personas que están por debajo de él en logros, talento, belleza o

intelecto es bastante grande. El orgullo es muy malo. Su concepto es: ''Si tu tienes éxito, yo soy un fracaso". Si amamos a Dios, hacemos su voluntad y tememos su juicio mas que el del hombre, sentiremos autoestima. El orgullo es un pecado condenatorio en todo el sentido de la palabra y limita o detiene el progreso (Alma 12:10-11). El orgulloso no es maleable de enseñar (1 Nefi 15:3, 7: 11); no cambia su manera de pensar para aceptar la verdad, porque eso implicaría que ha estado equivocado. El orgullo afecta todas nuestras relaciones: la que tenemos con Dios y sus siervos, la de marido y mujer, de padres e hijos, de patrón y empleado, de maestro y alumno, y de toda la humanidad. Según el nivel a que este nuestro orgullo, así trataremos a Dios y a nuestros hermanos. Cristo quiere elevarnos a su propia altura. ¿Deseamos nosotros lo mismo para nuestros semejantes? El orgullo apaga nuestro sentido de que descendemos de Dios y que todos somos hermanos; nos separa y divide en clases, de acuerdo con nuestras "riquezas" y nuestras oportunidades de educación académica (véase 3 Nefi 6: 12). La unidad es imposible entre un pueblo orgulloso, y a menos que seamos uno, no somos del Señor (Mosíah 18:21; D. y C. 38:27, 105:2-4; Moisés 7:18). Pensad en lo que nos ha costado el orgullo en el pasado y en el precio que pagamos por el ahora, nosotros mismos, nuestra familia, la Iglesia. Pensad en el arrepentimiento que existiría con un cambio en la vida de las personas, con matrimonios sólidos, con hogares fuertes si el orgullo no nos impidiera confesar nuestros pecados y abandonarlos (D. y C. 58:43). , Pensad en los muchos miembros de la Iglesia que son menos activos porque han sido ofendidos y su orgullo no les permite perdonar ni sentarse a comer a la mesa del Señor. Pensad en las decenas de miles de jóvenes y de matrimonios que podrían estar en misiones si no fuera por el orgullo que les impide entregar por completo su corazón a Dios (véase Alma 10:6; Helamán 3:34 35). Pensad en cuanto aumentaría la obra del templo si fuera más importante dedicarnos a ese servicio sagrado que a los diversos intereses vanos que nos roban el tiempo. El orgullo nos afecta a todos, en momentos diferentes y con distinta intensidad. En esto se puede ver por que el edificio que estaba en el sueño de Lehi y que representaba ''el orgullo del mundo" era "vasto y espacioso'' y se reunieron en el grandes multitudes (véase I Nefi 8:26, 33; 11:35-36). El orgullo es el pecado universal, el gran vicio. Si, es el pecado universal, el gran vicio. Su antídoto es la humildad, la mansedumbre, la docilidad (véase Alma 7:23). Es el corazón quebrantado y el espíritu contrito (véase 3 Nefi 9 20, 12- 19; 1) y C 20:37, 59:8; Salmos 34:18; Isaías 57: 15, 66:2). Como lo expresó tan acertadamente Rudyard Kipling en un himno: "Huecos los gritos y el clamor, los reyes vano poder son. Este sacrificio quiere el Señor: un contrito y humilde corazón. "Dios de las huestes, gran Jehová, no nos permitas olvidar, no nos permitas olvidar." (Traducción libre. Véase "Dios de nuestros padres", Himnos, 113.) Dios quiere un pueblo humilde. Podemos elegir entre ser humildes por decisión propia o porque se nos obligue a serlo. Alma dijo: "Benditos son aquellos que se humillan sin ser obligados a ser humildes" (Alma 32: 16). Por lo tanto, tomemos la decisión de ser humildes.

163
http://bibliotecasud.blogspot.com

Podemos ser humildes venciendo la enemistad hacia nuestros hermanos, amándolos como a nosotros mismos y elevándolos hasta nuestra altura o por encima de nosotros (D. y C. 38:24; 81:5; 84:106). Podemos ser humildes aceptando los consejos y las amonestaciones que se nos dan (Jacob 4:10; Helamán 15:3; D. y C.63:55, 101:45, 108:1; 124:61, 84; 136:31; Proverbios 9:8). Podemos ser humildes perdonando a aquellos que nos hayan ofendido (véase 3 Nefi 1 3: 11, 14; D. y C. 64: 10). Podemos ser humildes sirviendo con abnegación (véase Mosíah 3:16-17). Podemos ser humildes cumpliendo misiones y predicando la palabra que hará humildes también a otras personas (véase Alma 4:19; 31 :35; 48:20). Podemos ser humildes asistiendo con mas frecuencia al templo. Podemos ser humildes confesando y abandonando nuestros pecados y naciendo nuevamente de Dios (véase D. y C. 58:43; Mosíah 27:25-26; Alma 5:7-14, 49). Podemos ser humildes amando a Dios, sometiendo nuestra voluntad a la suya y dándole a Él el lugar de prioridad en nuestra vida (véase 3 Nefi 11: 11, 13:33; Moroni 10:32).

Tomemos la decisión de ser humildes. Podemos hacerlo; yo sé que podemos. Mis queridos hermanos, debemos prepararnos para redimir a Sión. Lo que nos impidió establecer a Sión en los días del profeta José Smith fue principalmente el pecado del orgullo. Y este mismo pecado fue lo que puso fin al cumplimiento de la ley de consagración entre los nefitas (véase 4 Nefi 1:24-25). El orgullo es la gran piedra de tropiezo para Sión. Repito, el orgullo es la gran piedra de tropiezo para Sión. Debemos limpiar lo interior del vaso venciendo el orgullo (véase Alma 2 4; Mateo 23:25-26). Debemos someternos "al influjo del Espíritu Santo'', despojarnos "del hombre natural" orgulloso, convertirnos en santos por medio de ''la expiación de Cristo el Señor" y volvernos como niños: sumisos, mansos, humildes (véase Mosíah 3:19; véase también Alma 13:28). Que podamos hacerlo así y seguir adelante cumpliendo nuestro destino divino, es mi ferviente oración, en el nombre de Jesucristo. Amén.

164
http://bibliotecasud.blogspot.com

A LOS NIÑOS DE LA IGLESIA
por el presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia
"Deseo enseñarles lo que nuestro Padre Celestial desea que sepan para que aprendan a hacer Su voluntad y disfrutar de la verdadera felicidad. Les ayudara ahora y a lo largo de sus vidas.'' Mis queridos hermanos y hermanas, cuanto me he regocijado en los mensajes que se han dado desde este púlpito en esta gran conferencia general de la Iglesia. Los mensajes son verdaderos, son importantes. Son vitales para nuestra salvación personal y os los recomiendo con todo mi corazón. En otras reuniones generales de la Iglesia me he dirigido específicamente a las madres y a los padres, a los jóvenes y a las jovencitas, a los jóvenes mayores solteros y a las señoritas mayores solteras. Para dar cierre a esta conferencia quisiera dirigirme ahora a los niños de la Iglesia -sí, a ustedes, a nuestros preciosos niños. Y a medida que escuchan, ruego que puedan entender que este es un mensaje personal para cada uno de ustedes. ¡Cuánto los amo! ¡Cuánto los ama nuestro Padre Celestial! Tal como lo cantan en esa hermosa canción de la Primaria, cada uno de ustedes es en verdad un hijo de Dios. Porque "Y galardón tendré, si cumplo con su ley aquí, con El vivir podré" y yo sé que esto es verdad. (Véase "Soy un hijo de Dios" Canta conmigo, B-76.) Hoy día deseo enseñarles lo que nuestro Padre Celestial desea que sepan para que aprendan a hacer Su voluntad y disfrutar de la verdadera felicidad. Les ayudara ahora y a lo largo de sus vidas. Primero, permítanme decirles cuan emocionado me siento al saber que ustedes, niños, están aprendiendo sobre el Libro de Mormón. Esa es una de las cosas muy importantes que nuestro Padre Celestial desea que hagan. Sé que están leyendo el Libro de Mormón porque he recibido cientos de cartas personales en las que me dicen que están leyendo este libro tan sagrado. Me hace llorar de gozo el sólo saberlo. Muchos de ustedes han leído el Libro de Mormón completamente. En las noches de hogar y en la Primaria han dramatizado las historias del libro, han cantado himnos relacionados con el Libro de Mormón, han aprendido los diferentes nombres de los libros del Libro de Mormón, han jugado juegos sobre el Libro de Mormón, han aprendido historias sobre profetas maravillosos del Libro de Mormón. Muchos de ustedes han trabajado para ganar dinero y mandar algunos Libros de Mormón a través del mundo. ¡Cuánto me complace saber del amor que ustedes tienen por el Libro de Mormón! Yo también lo atesoro y nuestro Padre Celestial desea que continúen aprendiendo de este libro todos los días. Es un don especial de nuestro Padre Celestial para ustedes y si siguen sus enseñanzas aprenderán a hacer la voluntad de nuestro Padre Celestial. También espero que sus padres y lideres les den oportunidades de aprender de Doctrina y Convenios, de La Perla de Gran Precio y de La Biblia. Ahora bien, hay otras cosas importantes que nuestro Padre Celestial desea que ustedes hagan. Él desea que le oren diariamente; desea ayudarles porque les ama y les ayudará si oran a Él y le piden su ayuda. En sus oraciones también agradézcanle Sus bendiciones, expresen su gratitud por haber enviado al mundo a su hermano mayor, Jesucristo, porque él hizo posible que nosotros algún día podamos regresar a nuestro hogar celestial. Denle gracias por sus familias, por la Iglesia, por el hermoso mundo en el que viven. Pídanle que les proteja; en sus oraciones pídanle que les ayude a saber lo que deben hacer en la vida. Si cometen algún error, nuestro Padre Celestial igual los ama, así que oren a Él y Él les ayudara a tratar de nuevo y a hacer lo que es recto. Oren a nuestro Padre Celestial para que los bendiga con Su Espíritu constantemente. A menudo nos referimos al Espíritu con el nombre de Espíritu Santo. El Espíritu Santo también es un don de nuestro Padre Celestial y nos ayuda a elegir lo que es bueno; los protegerá de la maldad y les hablara con una voz muy suave para que hagan lo correcto. Cuando hacen lo correcto, se sienten bien, y ese es el Espíritu Santo que les habla; es un compañero maravilloso y esta siempre cerca para ayudarles. Mis queridos niños y niñas, honren a sus padres y a sus madres; ellos les ayudaran a tomar decisiones buenas. Disfruten y respeten a sus abuelos; sean un verdadero amigo con sus hermanos y hermanas. Escojan amigos que tengan ideales sanos; elijan amigos que les ayuden a ser buenos. Asistan a la reunión sacramental y escuchen cuidadosamente lo que dice el obispo, porque él es un líder importante que tiene un llamamiento especial de nuestro Padre Celestial, para ayudarles. Disfruten de la Primaria y asistan todas las semanas; traigan a sus amigos miembros y a los que no son miembros a la Primaria. Aprendan bien los himnos de la Primaria ya que son maravillosos. Aprendan de memoria los Artículos de Fe y esfuércense para obtener el premio El Evangelio en Acción. Sean honrados; no mientan, ni roben, ni engañen. No digan groserías sino que usen un vocabulario limpio y tengan pensamientos puros. Sean verdaderos Santos de los Ultimos Días; defiendan sus creencias. Uno de mis himnos favoritos de la Primaria es "Debes osar", y parte de la letra dice "Debes osar ser recto y leal, se te ha confiado una obra especial. Muestra valor y cariño al obrar, que ángeles quieren el hecho narrar" (Debes osar, Canta conmigo, B-81). Recuerden que Satanás no desea que sean felices; no desea que sean osados y se atrevan a hacer el bien. Desea que ustedes sean miserables como él. Satanás ha capturado los corazones de gente inicua que espera que ustedes participen en cosas malas como la pornografía, las drogas, la profanidad y la inmoralidad. Manténganse alejados de esas maldades. Eviten los libros, las revistas, los videos, las películas y la televisión que muestre cosas malas. Como se nos dice en las Escrituras: eviten la apariencia de la maldad. (1 Tesalonicenses 5:22.) Vístanse en forma modesta; elijan ropa que les cubra el cuerpo adecuadamente. Compórtense con cortesía y buena educación. Cumplan con la Palabra de Sabiduría; guarden el Día de Reposo; escuchen música buena; hagan lo posible por ser buenos. Sobresalgan en sus tareas escolares y esfuércense por ser buenos alumnos. Con la ayuda de sus padres, empiecen su propia biblioteca de cintas, libros y laminas que se pueden encontrar en los centros de distribución de la Iglesia. Aprovechen los artículos que se escriben especialmente para ustedes en la revista Liahona. Amen el país en el que vivan; sean buenos ciudadanos; sean patriotas; izen la bandera al frente de su casa en los feriados especiales. Oren por los lideres de su país. Niños de la Primaria: hagan planes para servir una misión regular para el Señor. Niñitas: prepárense para ayudar en el servicio misional si se les llama, pero al mismo tiempo, aprendan de sus madres las cualidades importantes que una ama de casa debe tener, las cuales les serán de gran utilidad cuando tengan su propio hogar. Ahora quisiera decirles algo a ustedes, niños, que no se sientan seguros, o que se sientan temerosos o heridos y no sepan que deben hacer. A veces se pueden sentir muy solos. Deben entender que aun

165
http://bibliotecasud.blogspot.com

cuando a veces les parezca que nadie se interesa por ustedes, nuestro Padre Celestial siempre esta con ustedes; él les ama siempre y en todo momento desea que estén protegidos y que se sientan seguros. Si no es así, les ruego que hablen con alguien que les pueda ayudar: Un padre, un maestro, el obispo o un amigo, ya que ellos les ayudaran. Estoy seguro que todos ustedes tienen alguna historia favorita de las Escrituras. Una de mis historias favorita se encuentra en el capitulo 17 de 3 Nefi, en el Libro de Mormón. Cuenta acerca de la visita que Jesus hizo a la gente del continente americano, después de su resurrección; también nos cuenta cuando Jesus sanaba a los enfermos y enseñaba a la gente y oraba a nuestro Padre Celestial por ellos. Esta es una de mis partes favoritas de la historia: "Y aconteció que cuando Jesus hubo concluido de orar al Padre, se levantó; pero era tan grande el gozo de la multitud, que fueron dominados. "Y sucedió que Jesús les hablo, y mando que se levantaran. "Y se levantaron del suelo, y les dijo: Benditos sois a causa de vuestra fe. Y ahora, he aquí, es completo mi gozo. "Y cuando hubo dicho estas palabras, lloró, y la multitud dio testimonio de ello; y tomó a sus niños pequeños, uno por uno, y les bendijo, y rogó al Padre por ellos. "Y cuando hubo hecho esto, lloró de nuevo; y habló a la multitud, y les dijo: Mirad a vuestros pequeñitos. "Y he aquí, al levantar la vista para ver, dirigieron la mirada al cielo, y vieron abrirse los cielos, y vieron ángeles que descendían del cielo cual si fuera en medio de fuego; y bajaron y cercaron a aquellos pequeñitos, y fueron rodeados de fuego; y los ángeles los ministraron." (Vers. 18-24.) Les prometo, queridos niños, que los ángeles les ministraran a ustedes también. Puede que no los vean, pero estarán allí para ayudarles y ustedes podrán sentir su presencia. Cuan dichosos en verdad los niñitos que el Señor en sus brazos recogió, como un padre con amor, de ellos dijo el Salvador Rey viviente y Redentor, yo mi reino a tales di, deben, pues, venir a mí. ("Dejad a los niños venir", Canta conmigo, 25-14.)

Queridos niños, nuestro Padre Celestial les envió a la tierra en esta época porque ustedes son algunos de Sus hijos más valientes; La sabia que habría mucha iniquidad en el mundo de hoy y La sabia que ustedes podrían ser, obedientes. Querido niño, eres el don que dio Dios a tus padres, y el don que tus padres pueden darle a Dios es llevarte de regreso a El limpio, puro y fiel. La espera que tus padres y tus líderes te enseñen, que caminen a tu lado, y que sean brillantes ejemplos para que tu sepas el camino que deberás seguir. Deben pasar tiempo contigo y amarte y orar contigo y por ti. Tus líderes deben llamar a hombres y mujeres dignos para que te enseñen en la Primaria. Debemos proporcionarte experiencias positivas a una temprana edad para que aprendas a vivir de acuerdo con las normas del evangelio. Dios bendiga a los niños de la Iglesia. ¡Cuánto les amo! ¡Cuánto les ama nuestro Padre Celestial! Y ruego que nosotros, como padres, maestros y lideres seamos mas como niños: más sumisos, más dóciles y más humildes. Deseo terminar mi mensaje para ustedes hoy día. rogando que siempre estemos prestos a responder a su dulce suplica, tal como la cantan tan bellamente: Hazme en la luz de su amor caminar y a mi Padre enséñame a orar, Las cosas rectas procura enseñar, hazme, hazme en la luz andar. Ven hijo mío, y juntos los dos, aprenderemos las leyes de Dios para poder su presencia lograr, siempre, siempre en la luz andar. Te agradecemos, oh Padre, Señor, tu orientación, tu cariño y amor; dígnate nuestro loor aceptar, gracias, gracias por luz para andar. ("Hazme andar en la luz", Canta conmigo, B-45.) Por estas cosas y por los niños de la Iglesia, ruego fervientemente en el nombre de Jesucristo. Amén.

166
http://bibliotecasud.blogspot.com

A LA GENTE MAYOR DE LA IGLESIA
Por el Presidente Ezra Taft Benson Presidente de la Iglesia Leído por el Presidente Thomas S. Monson
"Tenéis muchos motivos para vivir. Que estos años, en el ocaso de la vida, sean vuestros mejores años mientras vivís, amáis y servís plenamente. Y que dios bendiga a aquellos que cuidan de vuestras necesidades vuestra familia, vuestros amigos, y los miembros y los líderes de la iglesia." Mis queridos hermanos y hermanas, es un gozo volver a reunirme con vosotros en otra gloriosa conferencia general de la Iglesia para sentir vuestro espíritu y apoyo y saber que amáis al Señor. Estoy ansioso por escuchar los mensajes inspiradores de las Autoridades Generales de la Iglesia; estoy agradecido por su poder para alentar y en especial por la gran ayuda de mis nobles consejeros y del Quórum de los Doce. Quisiera expresarles a ellos y a todos vosotros mi profundo agradecimiento por el afecto con que me habéis recordado en mi nonagésimo cumpleaños. En el pasado les he hablado a los niños de la Iglesia, a los jóvenes y a las señoritas, a los mayores solteros, hermanos y hermanas, y a las madres y los padres de Israel. Esta mañana quisiera hablarle a la gente mayor de la Iglesia, a sus familias y a aquellos que velan por sus necesidades. Tengo un sentimiento especial por la gente de edadCpor ese grupo maravilloso de hombres y mujeres. Creo que en cierto modo les entiendo, porque yo soy uno de ellos. El Señor los conoce y los ama; siempre ha sido así, y a ellos les ha conferido muchas de Sus mayores responsabilidades. En distintas dispensaciones ha guiado a su pueblo por medio de profetas de edad avanzada; El ha necesitado la sabiduría y la experiencia de la madurez, la dirección inspirada de aquellos que por largos años han demostrado fidelidad a su evangelio. El Señor bendijo a Sara, en su vejez, para que le diera un hijo a Abraham. El sermón mas elocuente del rey Benjamin fue quizás el que dio cuando era muy anciano y estaba próximo a morir. Ciertamente, el fue un instrumento en las manos del Señor cuando guió a su pueblo y estableció la paz entre ellos. Muchos hombres y mujeres a través de las épocas han efectuado grandes obras al servir al Señor y a Sus hijos, aun en su vejez. En nuestra dispensación, de los trece profetas que el Señor ha llamado, muchos de ellos fueron llamados cuando tenían entre setenta y ochenta años de edad, o aun mas. El Señor en verdad conoce y ama a sus hijos que han dado tanto a través de sus años de experiencia. Extendemos nuestro amor a la gente mayor de la Iglesia; vosotros sois el sector de nuestra población que en la actualidad esta creciendo con mas rapidez en el mundo, así como dentro de la Iglesia. Deseamos que vuestros años en el ocaso de vuestra vida sean maravillosos y de provecho. Oramos para que sintáis el gozo que da una vida bien vivida y llena de buenos recuerdos, y aun mayores esperanzas gracias a la expiación de Cristo. Esperamos que sintáis la paz que el Señor ha prometido a aquellos que continúen esforzándose por guardar sus mandamientos y seguir su ejemplo. Esperamos que vuestros días estén llenos de cosas para hacer y que encontréis maneras de servir a aquellos menos afortunados que vosotros. La edad mejora a las personas porque el caudal de sabiduría y experiencia sigue aumentando al servir a los demás. Permitidnos sugerir ocho formas mediante las que podemos aprovechar al máximo los últimos años de nuestra vida: 1. Trabajar en el templo y asistir a menudo. Los que somos mayores debemos usar nuestras energías no sólo para bendecir a nuestros antepasados, sino para asegurarnos de que, mientras sea posible, toda nuestra posteridad reciba las ordenanzas de exaltación en el templo. Manteneos cerca de vuestras familias, aconsejad a los que todavía no estén dispuestos a prepararse y orad por ellos. Os instamos a todos a asistir al templo con frecuencia y a aceptar llamamientos para servir allí cuando la salud, las fuerzas y la distancia os lo permitan, porque dependemos de vuestra ayuda. Con el aumento del numero de templos necesitamos mas miembros que se preparen para este maravilloso servicio. Mi esposa y yo estamos agradecidos porque casi todas las semanas podemos ir juntos al templo. ¡Que gran bendición ha sido esto en nuestra vida! 2. Juntar y escribir historias familiares. Os pedimos que continuéis con entusiasmo juntando y escribiendo vuestras historias personales y familiares. En muchos casos, sólo vosotros conocéis la historia, recordáis a seres queridos fechas y acontecimientos. En algunos casos vosotros sois la historia familiar. Vuestro patrimonio estará mejor preservado si vosotros mismos juntáis y escribís vuestra historia. 3. Participar en el servicio misional. Necesitamos cada vez mas misioneros mayores en la obra misional. Donde la salud y los medios lo permitan, pedimos a cientos mas de matrimonios mayores que hagan los arreglos necesarios en sus vidas y en sus asuntos personales y vayan en misiones. ¡Os necesitamos en el campo misional! Vosotros podéis efectuar el servicio misional en formas que nuestros jóvenes misioneros no pueden hacerlo. Estoy agradecido porque dos de mis propias hermanas viudas sirvieron como compañeras en una misión de Inglaterra. Ellas tenían 68 y 73 años de edad cuando fueron llamadas, y ambas tuvieron una experiencia maravillosa. ¡Que gran ejemplo y bendición es para la posteridad de una familia cuando los abuelos sirven en misiones! La mayoría de las parejas mayores que han ido se han fortalecido y revitalizado por el servicio misional. Por esta santa forma de servicio, muchos son santificados y sienten el gozo de llevar a los demás el conocimiento de la plenitud del Evangelio de Jesucristo. También podéis, por medio del programa del Libro de Mormón de Familia a Familia, enviar ejemplares del Libro de Mormón en una misión por vosotros y adjuntar a estos vuestro testimonio. 4. Proporcionar liderazgo fomentando la unión familiar. Os instamos a que, cuando os sea posible, reunáis a vuestras familias y las organicéis en grupos fuertes y unidos y les proporcionéis liderato. Efectuad reuniones familiares donde se pueda sentir la hermandad y se enseñen costumbres familiares. Algunos de los recuerdos mas hermosos que tengo son de las reuniones de mi propia familia. Fomentad las maravillosas tradiciones familiares que os unirán eternamente, lo cual puede crear un pedacito de cielo aquí en la tierra, dentro de vuestras familias. Después de todo, la eternidad será sólo la prolongación de una vida familiar justa. 5. Aceptar llamamientos de la Iglesia y cumplir con ellos. Confiamos en que todos los miembros mayores que puedan hacerlo acepten llamamientos en la Iglesia y cumplan con ellos con dignidad. Doy gracias por conocer personalmente a hermanos septuagenarios y octogenarios que sirven como obispos y presidentes de rama. ¡Cuánto necesitamos el consejo y la influencia de vosotros que habéis caminado por la senda de la vida! Todos necesitamos conocer vuestros éxitos, saber cómo habéis superado las tristezas, el dolor o los desengaños, y os habéis fortalecido al pasar por ellos.

167
http://bibliotecasud.blogspot.com

En la mayoría de las organizaciones de la Iglesia hay hermosas oportunidades de servir; tenéis el tiempo y un fuerte conocimiento del evangelio que os permite efectuar una gran labor. En muchos aspectos, vosotros sois un ejemplo al dar servicio fiel a la Iglesia. Os agradecemos todo lo que habéis hecho y ruego al Señor que os de las fuerzas para seguir trabajando. 6. Planear el futuro económico. Al adelantarnos por la vida hacia la jubilación y las décadas posteriores, exhortamos a todos nuestros miembros de edad mayor que hagan planes frugales para los años en que dejen de trabajar y que eviten deudas innecesarias. También les advertimos que tengan cuidado y eviten firmar garantías o avales, aun a miembros de la familia, cuando este en riesgo el dinero de la jubilación. Al avanzar en años, sed aun mas cuidadosos con los negocios que prometen grandes ganancias, con las hipotecas, o con las inversiones riesgosas. Proceded con cautela para que los planes de toda una vida no se desbaraten por una o varias decisiones erradas. Planead con tiempo vuestro futuro económico y seguid el plan. 7. Dar servicio cristiano. El dar servicio cristiano eleva. Sabiendo esto, les pedimos a todos los miembros de edad mayor que aun están en condiciones de hacerlo, que sirvan a sus semejantes. Esto puede ser parte del proceso de la santificación. El Señor ha prometido que aquellos que pierdan su vida sirviendo al prójimo la hallaran (véase Mateo 10:39). El profeta José Smith nos dijo que debemos "agotar nuestras vidas" en cumplir Sus propósitos. (véase D. y C. 123: 13). Aquellos que sirvan a su prójimo recibirán paz, gozo y bendiciones. Os pedimos a todos que prestéis servicio cristiano, pero este servicio llevara un gozo aun mayor a la vida de las personas mayores. 8. Estar en buen estado físico, saludables y activos. Nos conmueve ver los esfuerzos que hacen muchas personas mayores para asegurarse una buena salud en la vejez. Hay cantidad de estas personas que salen a caminar temprano por la mañana, otras usan equipo especial de ejercicio en sus propios hogares, y algunas hasta participan en maratones y lo hacen muy bien. Otras practican la natación para mantenerse en buen estado físico. Hasta hace poco nuestro querido hermano Joseph Anderson, Autoridad General Emérita, que pronto cumplirá cien años, nadaba una milla todos los días. Yo no puedo hacer eso, pero sí hago una buena caminata todos los días y esta me reanima. ¡Cuánto nos gusta ver a la gente mayor mantenerse vigorosos y activos! Al hacerlo, la mente y el cuerpo funcionan mejor. Un presidente de estaca dijo que uno de sus miembros fue a esquiar en el agua cuando cumplió ochenta años. A vosotros, los que habéis perdido a vuestro cónyuge, también queremos expresaros nuestro amor. Quizás algunos de vosotros a veces os sintáis inservibles y solos, sentimiento que puede ser casi abrumador. No debe ser así. Además de las ocho sugerencias mencionadas, os damos algunos ejemplos de actividades que les han servido a otras personas. Hay hermanas que están solas y se mantienen ocupadas haciendo acolchados para cada nieto que se casa o para cada niño que nace en la familia. Otras escriben cartas para los cumpleaños o, cuando pueden, van a ver a los nietos a las escuelas cuando estos tienen competiciones deportivas. Algunas preparan albumes de fotografías de cada nieto para regalárselos en los cumpleaños. Conozco a una viuda que es bisabuela y enseña piano a casi treinta alumnos. Ella ha dado discursos a casi cinco mil jóvenes en los últimos tres años. Uno de ellos le preguntó: "¿Estaba usted entre los pioneros que cruzaron las llanuras?" Hemos visto a muchas hermanas viudas ir de voluntarias a los hospitales o servir de otras maneras dentro de la comunidad, dándoles esto un sentimiento de satisfacción. La clave para superar la soledad y el sentimiento de inutilidad para uno que es físicamente apto es dejar de pensar en si mismo y ayudar a otros que realmente lo necesitan. A aquellos que den esta clase de

servicio les prometemos que recibirán consuelo por la perdida del ser querido o por su soledad. La manera de sentirse mejor con respecto a su propia situación es mejorar las condiciones de otra persona. A aquellos que estén enfermos y estén sufriendo dolores y las vicisitudes de esta vida, os expresamos especialmente nuestro amor e interés y oramos por vosotros. Recordad lo que dijo Lehi al bendecir a su hijo Jacob, que había sufrido las injusticias de sus hermanos mayores Lamán y Lemuel. El dijo: "Tu conoces la grandeza de Dios; y el consagrara tus aflicciones para tu provecho" (2 Nefi 2:2). Y Dios hará lo mismo por vosotros. Oramos para que continuéis esforzandoos por manteneros fuertes en actitud y espíritu ya que sabemos que no siempre es fácil. Oramos para que aquellos que tengan que hacer por vosotros las tareas que vosotros ya no podéis hacer, lo hagan con amor y paciencia. Tened pensamientos positivos y no penséis en cosas que puedan haceros daño. Orad a diario y a cada hora si fuera necesario. Como dice en el Libro de Mormón: ". . .[vivid] cada día en acción de gracias por las muchas misericordias y bendiciones que el confiere sobre vosotros" (Alma 34:38). Encontrareis que la lectura diaria del Libro de Mormón elevara vuestro espíritu, os acercará al Salvador y os ayudara a interesaros en el estudio del evangelio para llevar sus grandes verdades a otras personas. Ahora quisiera hablar por unos minutos a las familias de los ancianos. Cito un pasaje de Salmos: "No me deseches en el tiempo de la vejez; cuando mi fuerza se acabare, no me desampares" (Salmos 71:9). Suplicamos a las familias que den a sus padres y abuelos ancianos el amor, cuidado y atención que ellos se merecen. Recordemos el pasaje de las Escrituras que nos manda cuidar a los de nuestra familia, porque quien no lo haga "es peor que un incrédulo" (1 Timoteo 5:8). Estoy muy agradecido por el amoroso cuidado que mi querida familia nos ha dado por tantos años. Recordad, los padres y los abuelos son nuestra responsabilidad, y debemos cuidarlos lo mejor que podamos. Cuando los ancianos no tengan familia que les cuide, los lideres del sacerdocio y de la Sociedad de Socorro deben hacer todo lo posible por suplir sus necesidades con todo amor. Damos algunas sugerencias a las familias de los ancianos. Desde que el Señor escribió los Diez Mandamientos en las tablas de piedra, sus palabras desde el Sinaí han hecho eco a través de los siglos: "Honra a tu padre y a tu madre" (Éxodo 20:12). Honrar y respetar a nuestros padres significa que debemos tener un gran respeto por ellos. Les amamos y apreciamos, y nos interesamos por su felicidad y su bienestar; les tratamos con cortesía y consideración; tratamos de entender sus puntos de vista. En verdad, obedecer los deseos justos de los padres es también un modo de honrarles. Además, nuestros padres merecen nuestro honor y respeto por habernos dado la vida; mas aun, han hecho incontables sacrificios al criarnos y cuidarnos durante nuestra niñez; nos han proporcionado lo necesario de la vida y nos han atendido durante nuestras enfermedades y las tensiones emocionales de nuestra juventud. En muchos casos nos han dado la oportunidad de recibir una educación y, en cierta manera, nos han educado. Mucho de lo que sabemos y de lo que somos se lo debemos a su ejemplo. Tenemos que estar agradecidos y demostrarles nuestra gratitud. Aprendamos también a perdonar a nuestros padres; quizás hayan cometido errores al criarnos, pero casi siempre hicieron lo mejor posible. Perdonémosles a ellos de la misma forma en que quisiéramos que nuestros hijos nos perdonaran a nosotros por nuestros errores. Aun cuando los padres envejecen, debemos honrarlos permitiéndoles la libertad de elegir y de ser tan independientes como sea posible. Dejémosles tomar decisiones que todavía puedan tomar. Algunos padres saben cuidar bien de si mismos aunque sean muy ancianos, y

168
http://bibliotecasud.blogspot.com

muchos querrían hacerlo. Cuando ellos puedan, dejémoslos que lo hagan. Si ellos llegaran a un punto en que no pudieran vivir solos, quizás se necesite la ayuda de la familia, la Iglesia y los recursos de la comunidad. Cuando los ancianos no puedan cuidar de si mismos, aun con la ayuda de otras personas, si fuera posible, se les debe cuidar en la casa de un miembro de la familia. En estos casos, quizás se necesiten recursos de la Iglesia y de la comunidad. La misión del que cuida al anciano es vital. Esta persona necesita un gran apoyo y ayuda. Por lo general es el cónyuge o una hija mayor que tiene sus propios hijos que cuidar al mismo tiempo que cuida a sus padres ancianos. Siempre que sea posible, incluid también a los ancianos en vuestras actividades familiares. Que alegría es para nosotros ver a los bulliciosos nietos junto con los abuelos. A los niños les encantan esas ocasiones; les gusta que sus abuelos les visiten y que vayan a cenar con ellos; que vayan para las noches de hogar y a otras reuniones especiales. Esto da la oportunidad de enseñarles a honrar, amar, respetar y cuidar de los ancianos. Los abuelos pueden tener una gran influencia en sus nietos, ya que sus días, por lo general, no están tan ocupados como los de los padres, así que pueden leerles libros, contarles historias y enseñarles a vivir los principios del evangelio. Así los niños obtienen una perspectiva de la vida que nos sólo les satisface sino que les da seguridad, paz y fortaleza. Los abuelos pueden enviar cartas, casetes y fotos, en especial cuando vivan lejos de los hijos y nietos y no puedan visitarse a menudo. Aquellos que tienen la bendición de vivir cerca de los abuelos u otras personas mayores gozan de un compañerismo maravilloso. Habrá ocasiones en que los abuelos puedan asistir a graduaciones, casamientos, excursiones al templo, despedidas o bienvenidas a misioneros y otras reuniones especiales con miembros de la familia. Gozamos al ver a nuestros hijos y nietos crecer y alcanzar el éxito en distintos campos, mientras les acompañamos en sus alegrías y nos regocijamos con sus triunfos. La felicidad bendice nuestra vida cuando nuestros hijos se esfuerzan y logran metas en sus propias vidas. En 3 Juan 1:4 leemos: "No tengo yo mayor gozo que este, el oír que mis hijos andan en la verdad". El saber esto renueva nuestro amor y valor para seguir en nuestras propias luchas. Por ultimo, instamos a los lideres del sacerdocio a que sean susceptibles al Espíritu de nuestro Padre Celestial al evaluar y suplir las necesidades espirituales, físicas, emocionales y económicas de los miembros ancianos. Confiamos en que utilizaran a sus consejeros, a los lideres del quórum del Sacerdocio de Melquisedec, a las lideres de la Sociedad de Socorro, a los maestros orientadores y a las maestras visitantes en esa gran responsabilidad, porque debemos cumplir con estos deberes sin la menor duda ni vacilación. Esperamos que los lideres del sacerdocio y de las organizaciones auxiliares continúen dando llamamientos a los mayores, en donde estos puedan emplear sus reservas de sabiduría y consejo. También quisiéramos, si fuera posible, que salieran como maestros orientadores o maestras visitantes. Aun aquellos que deben guardar cama y no

salen de su casa, a veces pueden ayudar a cuidar de los demás por medio de llamadas telefónicas, escribiendo notas y cumpliendo con otras asignaciones. Un líder del sacerdocio puede hacer mucho para alentar a las personas solas y a los matrimonios mientras se preparan para servir en una misión. Los programas de extracción de nombres para el templo y de los servicios de bienestar han tenido la gran bendición de contar con personas de edad mayor que tienen la oportunidad de servir en estos programas de la Iglesia. Esperamos que a las personas ancianas, ya sean solas o matrimonios, se les asignen maestros orientadores y maestras visitantes que se ocupen de ellos. Gran consuelo y paz tienen aquellos que saben que hay alguien a quien pueden llamar en casos de emergencia o necesidad. Es importante demostrar tacto, diplomacia e interés sincero al evaluar y suplir esas necesidades. Haced participar en asignaciones de servicio caritativo a personas que vivan solas. Incluidlas también en actividades sociales de estaca y barrio, especialmente a las que sean solas y a las que tengan al cónyuge a su cuidado; muchas veces se les olvida. Se les debe dar atención cariñosa en especial cuando muere el cónyuge. Para la mayoría, esos son momentos en que se necesita mucha ternura. Los miembros de la familia que estén cuidando constantemente a la persona impedida a veces necesitan y agradecerían algún momento de descanso. Es importante ayudar a la familia a seguir funcionando como familia; que tengan momentos en los que se vean libres de las pesadas responsabilidades que imponen las enfermedades largas o graves. Todos los que cuidan a estos enfermos necesitan apoyo y alivio. El transporte es a menudo una gran preocupación para los ancianos. Busquemos la forma de ayudarles a ir a la Iglesia los domingos, visitar a sus seres queridos, ir de compras, ir al doctor o al hospital. Repito, debemos orar para tener inspiración y guía para cuidar de los ancianos, porque cada persona es distinta y tiene diversas necesidades. Dios bendiga a los ancianos de la Iglesia. Os quiero con todo mi corazón. Yo soy uno de vosotros. Tenéis muchos motivos para vivir. Que estos años, en el ocaso de la vida, sean vuestros mejores años mientras vivís, amáis y servís plenamente. Y que Dios bendiga a aquellos que cuidan de vuestras necesidades Cvuestra familia, vuestros amigos, y los miembros y los lideres de la Iglesia. Os doy mi testimonio del gozo de vivir la plenitud del evangelio y de pasar por el "fuego purificador" (Malaquías 3:2) y el proceso de la santificación. Como lo dijera tan bien el apóstol Pablo: "Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien" (Romanos 8:28). Os dejo mi bendición. El Salvador vive y esta es su Iglesia; la obra es verdadera y os digo con las palabras de nuestro Señor y Salvador: "Mirad hacia mi, y perseverad hasta el fin, y viviréis; porque al que persevere hasta el fin, le daré la vida eterna" (3 Nefi 15:9). Lo testifico en el nombre de Jesucristo. Amen.

169
http://bibliotecasud.blogspot.com

LA PRUEBA DE LA ADVERSIDAD
por el élder Ezra Taft Benson Presidente del Consejo de los Doce
Todos tenemos nuestras vicisituo es. A quien el Señor ama, corrige. Es gracias a los golpes de la adversidad, que los seres humanos aprenden las lecciones que ayudan a forjar hombres y mujeres fuertes, y no a las circunstancias que rodean el pináculo del éxito. En la hora del triunfo se encuentra el mayor peligro del hombre; y a veces, es preciso que éste sufra sus reveses de fortuna para que logre apreciar las bendiciones de que goza, así como para que pueda desarrollar un carácter fuerte y valeroso. Recuerdo bien a una joven pareja que hace algunos años empezó a dedicarse a la agricultura; eran de circunstancias económicas modestas, pero habían podido hacer el pago inicial de 16 hectáreas de tierra virgen. Decidieron cultivar melocotones*, por lo tanto, nivelaron el terreno, plantaron los árboles, y luego se dieron a la tarea de regarlos y cuidarlos hasta que llegara el tiempo de la cosecha. Esa primavera en particular, la huerta se convirtió en un mar de flores, y parecía como si fuesen a tener una abundante cosecha; pero una noche, sin ninguna advertencia, hubo una helada que prácticamente acabó con toda la cosecha en cierne. El joven no asistió a la Iglesia el domingo próximo, ni el siguiente, ni el subsiguiente; por fin, su buen obispo fue a ver lo que sucedía; lo encontró en el campo, y le dijo: —John, no lo hemos visto en la Iglesia por varias semanas; ¿qué pasa? ¿Tiene algún problema? John respondió: —No, obispo, no volveré a ir. ¿Cree que puedo adorar a un Dios que permite que esto me suceda? Y luego, procedió a explicar al obispo lo que había ocurrido. Naturalmente, éste tam bién se afligió, y así lo expresó a John; y mientras miraba la tierra por un momento, le dijo: —John, estoy seguro de que el Señor sabe que usted no puede producir los mejores duraznos después de la devastación dejada por la helada; pero también estoy seguro de que El sabe que no se puede producir los mejores hombres sin que éstos experimenten las contrariedades que provocan, entre otras cosas de la vida, las inclemencias del tiempo; y El está interesado en producir hombres, no duraznos. Y bien, John asistió a la Iglesia al domingo siguiente, y con el paso del tiempo, tuvo mejores cosechas. Más tarde, llegó a ser obispo en la Iglesia. Recuerdo también la ocasión en que asistí a una reunión en el Estado de Idaho, hace varios años; era patrocinada, en parte, por la Universidad de dicho Estado. Fue una reunión mravillosa; después que concluyó, saludaba yo a algunos de los agricultores que se encontraban presentes, cuando vi que entre ellos se encontraba el hermano Yost, a quien le pregunté: —Hermano Yost, ¿cómo van las cosas en la granja? El hermano Yost respondió: —Creo que bien, hermano Benson, aunque en tres días perdí aproximadamente 20.000 dólares. —¿Cuál es el problema.. . otra helada? —le dije. —Sí —respondió—, nos arruinó completamente la cosecha del trigo. Aún tenemos un poco en la despensa, y por lo menos una parte de nuestro abastecimiento de un año en reserva. No nos moriremos de hambre, y habrá otra cosecha. Al despedirnos, le dije a mi esposa: —¡Qué espíritu tan maravilloso! En otra oportunidad, regresábamos a nuestra casa, y al pasar por una ciudad, nos detuvimos en una tienda para comprarles unas galletas a los nietos. ¿Y a quién pensáis que me encontré en la acera? Pues al hermano Yost. Le pregunté: —¿Que anda haciendo por aquí? —Hermano Benson —respondió—, es nuestro día de asistir al templo. Y le dije: —Parece que las crisis no lo desalientan en absoluto, ¿verdad? Entonces me enseñó una lección, al contestarme: —Hermano Benson, cuando nos sobrevienen las vicisitudes es cuando más necesitamos el templo. Cuando nos agobian las tribulaciones es cuando más necesitamos a la Iglesia y el evangelio. Me siento feliz de que sea posible, para cualquier hombre o mujer que posea un testimonio de la divinidad de esta obra, hacerle frente a cualquier tribulación, y aún mantener firmes su espíritu y su fe. Vi a miembros de esta Iglesia en Europa, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, la guerra más espantosa que se conoce en la historia de las naciones modernas, cuando éstas habían caído económicamente; vi a miembros de esta Iglesia, siendo algunos de ellos los únicos sobrevivientes de familias que en una ocasión fueron felices y prósperas, con sus hogares destruidos y todos los demás miembros de la familia muertos en la guerra; y seguían adelante, solos. Los vi, y los escuché, cuando se ponían de pie, expresaban su testimonio de la divinidad de esta obra y daban gracias a Dios por sus bendiciones, las ben diciones de la eternidad del convenio del matrimonio, la convicción de que la familia continúa más allá del velo, de que hay una vida después de la muerte, de que en el más allá, para aquellos que vivan dignamente, será feliz la reunión con los seres queridos. Sí, con la ayuda del Señor y las bendiciones de Dios, podemos hacer frente a cualquier vicisitud que nos pueda sobrevenir; cada crisis puede redundar en nue