Está en la página 1de 14

FOLLETO ORIENTADOR PARA CREAR UN CONSEJO DE PASTORAL

PARROQUIAL.

I.- LA PARROQUIA.

La Iglesia siempre ha considerado a la Parroquia como una de sus estructuras


pastorales más importantes. De hecho, la vida del cristiano se liga de alguna
manera a la vida de la parroquia. Dada su importancia, sobre todo de carácter
pastoral, debe de responder a los requerimientos que la misma realidad y las
orientaciones teológicas le van pidiendo.

“La parroquia es una comunidad de fieles constituida de modo estable en la


Iglesia particular, cuyo cuidado pastoral, bajo la autoridad del Obispo
diocesano, se encomienda a un párroco, como su pastor propio” (C.I.C. # 515).

Podríamos decir que la Parroquia es la Iglesia en un determinado lugar, tiempo y


circunstancias históricas.

Todos los esfuerzos que se realicen para hacer de la Parroquia una estructura de
servicio eficaz debe de contemplar tanto los aspectos históricos, sociológicos, como
teológicos, para producir los cambios necesarios para obtener los frutos adecuados
a la misión que se le encomienda.

A partir del Concilio Vaticano II, la Parroquia ha vivido cambios profundos en relación
a su ser y misión: de una Parroquia en donde se ponía mucho énfasis en lo
administrativo, se va buscando un mayor acento en lo pastoral.

Algunos conceptos teológicos han sido claves en el proceso:

1.- La Iglesia es Pueblo de Dios. Debe vivir encarnada en su tiempo, sin


perder de vista su ser de peregrina.

2.- La Iglesia es Sacramento Universal. Signo de la presencia de Dios y


apertura para llegar a todos los hombres.

3.- Misterio de Comunión. Es comunidad de comunidades, en donde todos


se sienten corresponsables al servicio del Reino de Cristo. Donde se
ejercitan los dones y se vive la autoridad como servicio.

4.-Abierta a los demás para formar la unidad más amplia con la Diócesis en
donde se realiza plenamente.

5.- Servidora de la humanidad. Promotora de todo aquello que favorezca al


hombre.

Las características que debe tener una Parroquia son:

-1-
a) Ser Parroquia Evangelizadora.

Que de claro testimonio de solidaridad, de fraternidad, que proclame con


valentía el Evangelio, que descubra la presencia del Señor en la vida de los
fieles y que denuncie todo lo que se opone al Reino y destruye al hombre y
que busque una verdadera formación integral del hombre a través de la
reflexión continua.

b) Ser Comunidad de Comunidades.

Que busca organizar pequeñas comunidades para una mejor participación de


los fieles y se va dando responsabilidades a los fieles de acuerdo a
necesidades y se constituye como animadora de comunidades, movimientos,
organismos diocesanos y servicios que van naciendo.

c) Formadora de personas.

Da una gran importancia a la capacitación del laicado, a través de una


formación espiritual-profética-litúrgica y social, y lo incorpora a la misión y
organización de la Parroquia.

d) Integrada a la Iglesia.

Desarrolla el sentido de pertenencia a la Iglesia y asume los compromisos


diocesanos, participando en actividades decanales y diocesanas.

e) Celebra la vida.

Promueve las celebraciones vivas y alegres y hace de la Misa, el centro de la


vida y logra que los Sacramentos se unan estrechamente a la vida de los
participantes.

f) Parroquia Organizada.

Desarrolla la conciencia de corresponsabilidad en todos y va designando


responsables de servicios y comunidades.

II.- VOCACION Y MISION DEL LAICO.

Iglesia viene de “Eclesia”, que significa “la convocada, la llamada a participar de


algo”. La Iglesia nace de la acción de Cristo que llama, reúne, forma comunidad,
instruye y prepara a sus discípulos y después los envía a reunir a sus vez a otros
“enseñándoles lo que Yo les he enseñado” (D. P. # 222-223).

La Iglesia es una porción del Reino de Dios que Cristo vino a anunciar y que
compara con la levadura que levanta la masa, la red que atrapa todo tipo de peces,
la perla preciosa… La Iglesia porción de ese Reino del que Cristo habla, está
constituida por hombres de todas las razas y condiciones, de todos los tiempos y
lugares; Iglesia que acoge en su seno a todos los hombres y cuya cabeza es su
-2-
fundador; y de acuerdo con las enseñanzas que Él mismo dio, debe vivir como
familia de Dios, puesto que a través del Bautismo somos “hijos en el Hijo”, hijos de
Dios y hermanos de Cristo y entre nosotros. (D. P. # 226-228).

Esta realidad de Iglesia “Pueblo-Familia de Dios” se expresa concretamente en la


Parroquia, “Ella es la misma Iglesia que vive entre las casas de sus hijos y sus
hijas… ella es la familia de Dios, como una fraternidad animada por el Espíritu
de unidad, es una casa de familia fraterna y acogedora…” (Ch. F. L. # 26-27).

Por lo tanto es en esta comunidad parroquial donde el laico debe principalmente


cumplir las responsabilidades propias de su ser.

El Concilio Vaticano II designa con el nombre de laico a “los fieles que en cuanto
incorporados a Cristo por el Bautismo, integrados al Pueblo de Dios y hechos
partícipes a su modo del oficio sacerdotal, profético y real de Cristo, ejercen
en la Iglesia y en el mundo, la parte que les corresponde dentro de la misión
del pueblo cristiano”. (L.G. # 31).

El laico no debe abandonar su propia condición ni realizar algunas tareas para


“ayudar” al sacerdote, sino que debe asumir consciente y concretamente su
compromiso bautismal de ser profeta, sacerdote y rey a su manera propia, y viva y
exprese esto en todas las situaciones y momentos de su vida.

Cada uno de nosotros somos un ser “único e irrepetible”, por lo tanto en el aporte
que hacemos desde nuestra manera particular de ser y de actuar, está una fuente
de variedad y de riqueza para nuestra Iglesia (Ch. F. L. # 17 y 28).

De modo que las acciones que como laicos realicemos debe ir de acuerdo a esa
manera particular de ser y de actuar, como dice la Exhortación Apostólica acerca de
la Evangelización en el mundo actual: “el campo propio de su actividad
evangelizadora es el dilatado y complejo mundo de la política, de la realidad
social, de la economía; así como también de la cultura, las ciencias, las artes,
la vida internacional, los órganos de comunicación social y también de otras
realidades particularmente abiertas a la evangelización, como el amor, la
educación de los niños y de los adolescentes, el trabajo profesional, el
sufrimiento…” (E.N.# 70).

El llamamiento del Señor es para cada uno de nosotros (Mt 20, 3-4) y exige una
respuesta personal, cualquiera que sea la condición en que nos encontremos. Pero
el hombre es además un ser social, y dentro de la Iglesia esta característica
encuentra su expresión en el apostolado asociado, que es también “signo de la
comunión y de la unidad de la Iglesia en Cristo” (Decreto sobre el Apostolado de
los laicos # 18).

Este apostolado asociado tiene diferentes formas de realizarse: grupos,


comunidades, movimientos, asociaciones, diferentes unos de otros en cuanto a la
forma de organizarse, en los métodos educativos y en los campos en los cuales
operan, pero que tienen una finalidad común: participar responsablemente en la
misión que tiene la Iglesia de llevar a todos el Evangelio de Cristo.
-3-
III.- LA ORGANIIZACIÓN PASTORAL.

Si se quiere construir en la Parroquia una verdadera participación y comunión, es de


suma importancia que se piense en una organización adecuada.

Esta incluye la distribución del trabajo entre los grupos, equipos o personas, se
delega también autoridad en las personas y se les responsabiliza de acciones y del
manejo de recurso humanos, físicos y financieros.

Una buena organización ayuda a la consecución de los objetivos, a mantener un


clima adecuado y a tomar con entusiasmo el plan y los programas pastorales y a
adoptar una actitud de conjunto vigorosa y productiva.

En una Parroquia se pueden dar la organización formal o informal. La primera es la


que está definida de alguna manera por la Institución: se dan nombramientos de
arriba a abajo. La segunda, o sea la informal: brota espontáneamente, las personas
se agrupan por gustos, intereses, afinidades, etc.

Una buena organización debe tomar en cuenta estas actitudes reales de las
personas si se quiere llevar una buena coordinación.

Hay que ver si la mentalidad de los feligreses no es en la línea de pensar que la


Parroquia es el templo y sólo ahí se concentra todo el trabajo pastoral. Si es así lo
primero que surge es cómo sectorizar la Parroquia, para todas las personas que
viven dentro de ella reciban los beneficios de su acción.

Las dificultades de coordinación que surgen en la medida de que van naciendo


nuevos grupos y servicios, es lo que hace tomar una mayor conciencia de la
necesidad de contar con un plan pastoral parroquial bien definido.

Es así como la organización se constituye como un instrumento al servicio de la


Evangelización y más específicamente al servicio de las necesidades de comunión
que esta misión requiere. Una organización que va respondiendo a las necesidades
de participación, integración y coordinación de la acción pastoral.

La organización necesariamente producirá cambios en los roles de las personas y


aparecerán nuevos roles en la acción pastoral, lo que plantea el desafío de
clarificarlos y crear instancias de formación y capacitación que hagan posible un
buen desempeño de los nuevos roles.

Al crecer la organización, y al asumirse nuevos roles, necesariamente se llega a la


delegación de responsabilidades, en donde se puedan tomar decisiones de acuerdo
a las atribuciones. Todo esto implica un cambio de mentalidad tanto en los laicos
como en los sacerdotes. La delegación se van dando de manera progresiva y las
grandes decisiones se dejan al Consejo de Pastoral Parroquial.

Al delegar un cargo se da autoridad y esto tiene que asumirse por todos los
miembros de la comunidad y al mismo tiempo se tiene que respetar los campos de

-4-
cada quien para darle esa fisonomía nueva que se busca y sobretodo para estimular
la responsabilidad en las personas.

La organización debe también favorecer la toma de decisiones comunitarias y por


consentimiento de los responsables, y esto estimula el surgimiento de fuertes lazos
de compromiso y de comunión en la acción pastoral.

IV.- EL CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL.

En cualquier parroquia, al desencadenarse un proceso de planeación y de


programación, surge inmediatamente el desafío de buscar una organización que
responda realmente a ese proceso. Si se quiere la unión y por consiguiente la
comunión, se ha hecho necesaria la constitución de un organismo que tenga las
funciones tanto de coordinación como de animación y acompañamiento a todas las
actividades pastorales. A este organismo se le da la fisonomía que sea la expresión
de todo lo que se vive en la Parroquia y de las exigencias que se manifiestan a
través de las reflexiones de la Iglesia.

El Código de Derecho Canónico sugiere dos organismos en el desempeño de la vida


parroquial: uno con carácter facultativo: El Consejo Pastoral (C.I.C.# 536) y otro
con carácter obligatorio: Consejo de asuntos Económicos (C.I.C. # 537).

El canon 536 dice: “Si es oportuno, a juicio del Obispo diocesano, oído el
consejo presbiteral se constituirá en cada parroquia un consejo pastoral, que
preside el párroco y en el cual los fieles, junto con aquellos que participan por
su oficio en la cura pastoral de la parroquia, prestan su colaboración para el
fomento de la actividad pastoral”.

“El Consejo pastoral tiene voto meramente consultivo, y se rige por las
normas que establezca el obispo diocesano”.

Podemos afirmar, que esta forma de organización pastoral no solo cuenta con
elementos técnicos adecuados, sino que expresa una espiritualidad que emana de
los documentos de la Iglesia y que vienen a ser como los pilares que sostienen el
edificio de los Consejos Pastorales:

 Todos somos Iglesia.


 Estamos llamados a la comunión y participación en la Iglesia.
 Vivimos la corresponsabilidad en la Iglesia.
 Practicamos el diálogo en la Iglesia
 Aceptamos la autoridad en la Iglesia.

1.- ¿QUÉ ES EL CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL?

Es un grupo representativo de la Parroquia, de las áreas, de los trabajos, de los


sectores de la Parroquia.

-5-
Es un organismo de consulta, presidido por el párroco que se forma en cada
Parroquia con la participación de sacerdotes, religiosos (as) y laicos, con la finalidad
de estudiar y valorar todo los que se refiere a trabajos pastorales y sugerir
soluciones prácticas.

Este organismo es un signo de unidad en la fe y comunión de los fieles y los grupos


entre sí y con sus propios sacerdotes.

Ejercita en forma serena y madura, la corresponsabilidad en la Iglesia y es un


instrumento de servicio a las comunidades en sus anhelos, preocupaciones y
necesidades, para ayudarles en la construcción de un mundo nuevo que vaya de
acuerdo con el Evangelio.

De acuerdo con esto el objetivo del Consejo Pastoral sería:

El organismo que busca expresar y fomentar la efectiva participación y


corresponsabilidad de todos los miembros del Pueblo de Dios. Es el cerebro y el
corazón de una Parroquia. Es el instrumento que ayuda al párroco a cohesionar la
acción pastoral global en la Parroquia, para promover, impulsar y coordinar las
tareas pastorales, basándose en un Plan Parroquial de pastoral.

2.- ¿PARA QUÉ ES EL CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL?

Su finalidad propia es la actividad pastoral que se desarrolla en la Parroquia.

 Descubre lugares y personas desatendidos y no suficientemente evangelizadas


para acudir en su ayuda.

 Atender todas las iniciativas pastorales que surjan de todos los niveles y
asociaciones de la Parroquia.

 Animar y coordinar los esfuerzos comunes para mejorar el servicio pastoral de la


Parroquia.

 Contribuir a que haya criterios básicos y respetar la identidad de grupos e


individuos.

 Representar a toda la comunidad parroquial.

 Comprometerse seriamente con la pastoral planificada e impulsar el Plan de


Pastoral parroquial, decanal y diocesano.

 Fomentar una espiritualidad pastoral que despierte la unión con Dios y el espíritu
comunitario de diálogo, que respete la diversidad de sus miembros; que aliente la
humildad y sencillez para evitar la imposición de ideas, que favorezca una actitud
de sencillo discernimiento cristiano ante cada problema.

-6-
 Estar en contacto permanente con la realidad para impulsar una acción pastoral
adecuada a los problemas y situaciones que en ella se viven.

 Suscitar la oración , el estudio, la reflexión y el diálogo continuo para la mejor


formación de sus miembros.

 Es punto de enlace con los organismos decanales y diocesanos para que la


Parroquia camine acorde con los criterios y programas implementados en estos
niveles.

3.-¿CÓMO SE INTEGRA EL CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL?

 Por personas con un cierto nivel de madurez tanto humana como en la fe, que no
aceptan imposiciones, que saben escuchar, proponer y discutir opiniones aunque
sean contrarias.

 Los miembros del Consejo de Pastoral Parroquial deben ser personas que, de
algún modo, sean representativas de la comunidad parroquial en sus áreas de
pastoral, sectores geográficos, ambientes, condiciones sociales y profesionales,
grupos y asociaciones.

 Deberá estar integrado por un número de miembros que favorezca entre ellos el
diálogo profundo, relaciones interpersonales suficientes, eficacia en el trabajo,
facilidad de convocación y demás características necesarias para un buen
funcionamiento

 Cualidades de sus miembros:

-Sensibilidad cristiana ante los problemas de su comunidad o de su grupo y de la


realidad social y eclesial.
-Capacidad para juzgar y opinar con respeto y para proponer sugerencias e
iniciativas, ofreciendo soluciones y buscando con los demás las respuestas que
se necesitan en un momento dado.
-Aptitud para el diálogo: saber intercambiar los propios puntos de vista,
valorando los ajenos; conformar las distintas opiniones en el mutuo respeto;
aprender a disentir y a ponerse de acuerdo buscando, junto con los demás, los
mejores modos de servir a la comunidad parroquial en comunión con el párroco.
-Sentido práctico y disposición para el compromiso apostólico, apoyando a los
demás en sus tareas evangelizadoras.
-Empeño en dar testimonio de vida cristiana, con una fe seria, adulta y
responsable que se apoye en la adecuada formación religiosa y en la oración
frecuente que ayude a descubrir la voluntad de Dios.

 Sus funciones:

-Estudiar las necesidades pastorales detectadas, para determinar prioridades de


la comunidad; mismas que servirán de base para la elaboración de proyectos de
trabajo y programas.

-7-
-Revisar críticamente los proyectos de los programas parroquiales; se hace
sugerencias a los contenidos, métodos y organizaciones de los grupos o
movimientos, para ir realizando la pastoral de conjunto.
-Discute, corrige y aprueba, los presupuestos presentados sobre la base de
proyectos elaborados por las distintas áreas de trabajo pastoral.
-Ayudar a los grupos, a los equipos, impulsarlos, darles dinamismo y mejorarlos.

 Deberá estar formado por las siguientes personas:

1.- Por oficio:

-El Párroco
-El Vicario parroquial
-Las religiosas que trabajan en la pastoral a tiempo completo.
-Representantes de cada área de Pastoral y Prioridades.
-Representante del Consejo Económico (Patronato).

2.- Por designación del Párroco:

-Dos o tres personas cuya capacidad y testimonio de vida cristiana puedan


resultar de provecho para la marcha del Consejo de Pastoral Parroquial.

3.- Por elección:

-Miembros de las comisiones de trabajo específicos.


-Representantes de los movimientos y asociaciones que trabajan en la Parroquia.
-Representantes de grupos.
-Representantes de Centros
-Secretario general.

4.-ORGANIZACIÓN DEL CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL.

4.1.- La Presidencia:

El Párroco es el presidente del Consejo de Pastoral Parroquial,


comparte responsablemente con él, las tareas evangelizadoras y de
gobierno pastoral, lo convoca, modera sus sesiones y aprueba sus
acuerdos.

4.2.- La Comisión Permanente:

Si existe el Consejo de Pastoral Parroquial, este organismo sería


opcional dentro del Consejo.

Es un pequeño grupo de trabajo y coordinación que deberá ser


seleccionado entre los miembros de la Asamblea del Consejo de
Pastoral Parroquial, pero que tienen la facilidad y la disposición para
reunirse más frecuentemente para potenciar la eficacia del Consejo de
Pastoral Parroquial.
-8-
Debe estar formado por unos 10 miembros aproximadamente.

4.2.1. Sus funciones:

-Seguimiento del Plan de Pastoral parroquial


-Seguimiento de los acuerdo tomados
-Supervisión del trabajo de las Comisiones de trabajo específicos
-Elaboración de la agenda de las reuniones de la Asamblea general del
Consejo de Pastoral Parroquial.

4.2.2. Integra la Comisión Permanente:

-El párroco
-El vicario
-Un representante de cada área de Pastoral y Prioridades
-El secretario general
-El representante del Consejo de Asuntos Económicos.

4.3.- La Secretaría General:

Funciones:

-Enviar la convocatoria, hecha por el párroco, para las reuniones del


Consejo de Pastoral Parroquial y de su Comisión Permanente.
-Verificar que se cumpla en tiempo, con todos los puntos de la agenda
de las reuniones y elaborar las actas de la misma.
-Pasar lista de asistencia en las reuniones e integrarla a las actas.
-Archivar y disponer oportunamente de las conclusiones y acuerdos de
todas las reuniones anteriores.
-Dar un adecuado seguimiento a todos los asuntos del Consejo de
Pastoral Parroquial, recordándoselo a los responsables e impulsando
su cumplimiento oportuno.

4.4.-Comisiones de trabajos específicos:

Son aquellas comisiones que se establecen para el logro de un objetivo


definido, según lo aconseje las necesidades pastorales. Pueden ser
comisiones estables o con una duración determinada.

5.-REQUISITOS PARA LOS MIEMBROS DEL CONSEJO PASTORAL


PARROQUIAL.

 Representatividad. Todos los grupos formalmente reconocidos que trabajan en


tareas parroquiales, estarán debidamente representados dentro del Consejo de
Pastoral Parroquial.

-9-
 Corresponsabilidad. Los miembros del Consejo de Pastoral Parroquial serán
elegidos por sus grupos, los cuales apoyarán los compromisos que sus
representantes adquieran ante el Consejo.

 Compromiso. Los miembros del Consejo de Pastoral Parroquial, estarán


dispuestos, por un tiempo definido, a trabajar no solo en tareas parroquiales
específicas, sino también, en la organización e impulso de todas las tareas
pastorales de la parroquia.

6.- LAS REUNIONES DEL CONSEJO DE PASTORAL PARROQUIAL.

 Es muy recomendable que las reuniones del Consejo de Pastoral Parroquial se


lleven a cabo de manera frecuente y regular durante el año. Lo más
recomendable es al menos una vez al mes.

 Todas las reuniones contarán con una agenda de asuntos a tratar y el tiempo
que se dedicará a los mismos. Para poder incluir asuntos urgentes o
inesperados puede dedicarse una parte de la reunión a asuntos generales. Esta
deberá ser una tarea de la Comisión Permanente.

 La duración de las reuniones deberá permitir revisar con calma la agenda


acordada para la reunión. La reunión debe tener una duración aproximada de 2
horas a 2 ½ horas.

 Las reuniones siempre serán presididas por el párroco, auxiliándose en la


agenda con el secretario general. En ausencia del párroco, podrá tenerse la
reunión si así él lo decide, siendo el secretario del Consejo quien coordine la
reunión.

 Los miembros del Consejo de Pastoral Parroquial deberán de asistir a las


reuniones de forma ordinaria. En caso contrario e injustificado, deberá ser dado
de baja y ser sustituido por otra persona.

7.-TAREAS BÁSICAS DEL CONSEJO PARROQUIAL DE PASTORAL.

 Definir, revisar, actualizar y difundir el Objetivo General de la Parroquia.

 Elaborar el Plan Pastoral Parroquial.

 Convocar y supervisar la elaboración de los Planes Pastorales Anuales de cada


grupo, basados en el Plan Pastoral parroquial.

 Analizar los planes en forma regular, para hacer los ajustes que se consideren
oportunos.

- 10 -
 Evaluar los avances del Plan Pastoral Parroquial anual. Evaluar los planes de
cada área y grupo.

V.-RESUMIENDO.

Hay que decir que el párroco, como principal responsable de impulsar a la


comunidad deberá esta convencido y entusiasmado de las bondades de tener un
Consejo de Pastoral Parroquial en su comunidad. Debe estar dispuesto a dedicarle
tiempo, esfuerzo y a encabezar e impulsar a la comunidad, apoyado por esta
representación parroquial.

Hay que detectar en los agentes de pastoral y en otras personas allegadas a las
tareas parroquiales, el deseo de trabajar de manera más organizada y más efectiva
así como de compartir con el párroco la responsabilidad de impulsar las tareas
pastorales en la comunidad.

Importante para la vida de la Parroquia es el Consejo de Pastoral Parroquial, ya que


es el motor que genera, dinamiza, anima y guía el trabajo de la misma, que se siente
responsable de integrar a sus miembros y así formar un solo cuerpo que es la
Iglesia, cuya cabeza es Cristo (Col 1, 15ss).

El Consejo de Pastoral Parroquial es un espacio de coordinación, organización,


articulación, planeación y evaluación del trabajo pastoral. Al mismo tiempo se
descubre como espacio de capacitación, apoyo e intercambio y de solidaridad.

El Consejo de Pastoral Parroquial ayuda a no trabajar aislados y a buscar un mismo


objetivo, a fomentar el trabajo y coordinar las actividades de las comunidades, a
compartir responsabilidades y tareas. Es importante para revisar los trabajos en las
diferentes áreas y descubrir las dificultades, limitaciones y buscarles solución.

- 11 -
TALLER DE TRABAJO PARA LA FORMACIÓN DEL CONSEJO
PASTORAL PARROQUIAL.

1.- ¿Cuántos grupos existen en tu parroquia? ¿Cuántos de esos grupos están bien
organizados y articulados?

2.-¿Cómo se comunican entre sí los grupos de tu parroquia?

3.-¿Cómo se programa y coordinan las actividades de los grupos en tu parroquia?

4.-¿Cómo programan su trabajo los grupos?

5.- En la organización pastoral parroquial, ¿qué lugar ocupan los movimientos y


organismos diocesanos?

6.- Ante la realidad que presentan los grupos parroquiales, ¿qué necesidades
detectamos en la Parroquia?

7.- ¿Qué tanto nos ha servido la actual organización que tenemos en nuestra
Parroquia?

- 12 -
8.- ¿Existe un objetivo general de tu Parroquia? ¿Cada área tiene un objetivo
específico?

9.-¿Cuál crees que es la mayor dificultad para crear el Consejo de Pastoral


Parroquial en tu comunidad parroquial?

10.-¿Lo crees necesario? ¿Por qué?

11.- Si existe el Consejo de Pastoral Parroquial, ¿cuáles son los logros que se han
obtenido en la pastoral de conjunto en tu parroquia?

12.-¿Crees que el Consejo de Pastoral Parroquial ayudaría a una mejor


organización parroquial y a una mayor corresponsabilidad de sacerdote y laicos?
¿Por qué?

- 13 -
VI.- PROPUESTAS.

1.- Reunión diocesana con los representantes del área de Coordinación y el


secretario del Consejo de Pastoral Parroquial.

Fecha: 9 de Octubre

Hora: 9:30 A.M.

Lugar: Casa Diocesana.

2.-Reunión por zona con el Consejo Parroquial de cada parroquia.

Fecha: En la primera reunión se establecerá lugar y fecha.

- 14 -