Está en la página 1de 35

LA TÉCNICA PIANÍSTICA  1 

 
 

LA TÉCNICA PIANÍSTICA 
Análisis y aplicación de diferentes métodos para trabajar 
 
algunos problemas de técnica. 
 

David Funes Martín 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  2 
 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  3 
 

LA TÉCNICA PIANÍSTICA 

Análisis y aplicación de diferentes métodos para trabajar algunos problemas de 
técnica. 

Autor: David Funes Martín 

Proyecto final elaborado para el Título Superior de Música en el ámbito de Pedagogía 
del Instrumento y en la especialidad de piano. 

Conservatorio Superior de Música del Liceo. 

Barcelona, 2008.
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  4 
 

Agradecimientos 

A todos los profesores con los que he podido estudiar, a todos mis compañeros de 
carrera, a todos mis compañeros de trabajo cuyas experiencias me han ayudado, a 
todos los alumnos que han estudiado conmigo, a todos aquellos que de una manera 
u otra han colaborado en mis ideas, a todos aquellos que no menciono porque la 
lista sería interminable pero que también han aportado su granito de arena en este 
proyecto, a Conxa Macià por ayudarme con la parte más formal, y Margarita Serrat 
y Daniel Ligorio por guiarme durante estos cuatro últimos años de la manera que 
lo han hecho ayudándome a ser más educador, GRACIAS... 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  5 
 
   

Tabla de contenido 
Agradecimientos ...................................................................................................................4 

Prefacio.....................................................................................................................................6 

Antecedentes y estado actual del tema..........................................................................9 

Objetivos ............................................................................................................................... 10 


Hipótesis .........................................................................................................................................10 
Metodología utilizada para la elaboración del proyecto................................................10 

Literatura trascendente................................................................................................... 11 

Problemas ante el instrumento..................................................................................... 12 
Problemas de la mano ................................................................................................................13 
Problemas en la posición de la mano y de los dedos .................................................................13 
Procedimiento para verificar la posición de la mano y de los dedos..................................15 
Problemas rebeldes..................................................................................................................................15 
Un caso concreto ................................................................................................................................................... 16 
El problema........................................................................................................................................................ 16 
Proceso de observación................................................................................................................................ 18 
Propuestas pedagógicas ............................................................................................................................... 19 
Problemas periféricos a la zona de la mano .......................................................................22 
Problemas con la posición de la muñeca y el antebrazo ..........................................................23 
Qué hacer cuando la tensión en la zona de antebrazos es excesiva................................................ 24 
El uso de los puntos de apoyo.................................................................................................................... 24 
¿Cómo estudiar los puntos de apoyo? .................................................................................................... 25 
Problemas en la postura ante el piano.............................................................................................26 
Algunas herramientas para afrontar el problema .................................................................................. 28 

Resumen, conclusiones y orientaciones..................................................................... 32 

Bibliografía........................................................................................................................... 34 
 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  6 
 

Prefacio 

El S. XIX nos mostró una nueva cara del arte de tocar el piano. Compositores como 
Schubert,  Chopin,  Mendelssohn,  Liszt  o  Balakirev,  comenzaron  a  explotar  de  una 
manera  poco  habitual  todas  las  capacidades  del  piano.  Sus  composiciones 
empezaban a tener texturas densas o fragmentos con una dificultad que se alejaba 
de  lo  que  era  convencional  en  esa  época.  Poco  a  poco  se  da  forma  a  la  figura  del 
pianista solista y al recital de piano como una “exhibición de técnica”. Es la figura 
de  Liszt  quién  “inventa”  el  “recital  de  piano”.  Liszt  quiso  plasmar  en  un  piano  lo 
que vio hacer a Paganini con su violín, y por eso su música está llena de recursos 
que pocas manos alcanzan a tocar, y muchas de sus obras para piano se alejan de la 
práctica melódica y se acercan a la práctica exhibicionista. Los pianos empiezan a 
ofrecer  mayores  posibilidades  sonoras  y  técnicas,  y  esto  ayuda  a  la  búsqueda  de 
nuevas  experiencias.  El  Vals  de  Mefistófeles,  que  algunos  pianistas  la  consideran 
como  una  de  las  obras  más  difíciles  para  piano  solo,  no  es  más  que  un  pequeño 
ejemplo de virtuosismo “Lisztiano” en el piano. Otro ejemplo de escritura extrema 
para  piano  podríamos  verlo  en  la  Fantasía  Islámica  de  Balakirev  en  la  que 
podemos  observar  una  extremada  dificultad  en  su  ejecución  nada  más  con 
escucharla y sin necesidad de partitura, pero al analizar la escritura podemos ver 
una densidad polifónica muy compleja. Se marca en esta época la frontera en que 
el arte pianístico cambia. 

La música es un sistema de comunicación entre el autor de una obra y el oyente. 
Un sistema así es algo que no puede ser entorpecido por elementos que, sumados 
al  resultado  final  que  debe  llegar  al  oyente,  alteren  la  percepción  de  éste  y  por 
consiguiente  el  resultado  final  difiera  de  la  obra  que  el  autor  escribió.  En  este 
sistema  de  comunicación  el  intérprete,  que  juega  el  papel  de  intermediario,  debe 
ser capaz ejecutar todo y cuanto deseó, dentro de un criterio estilístico adecuado, 
el autor en el momento de concebir la obra. Sin la técnica adecuada la obra llegará 
al oyente con menos calidad.  
 
“[…]  la  interpretación  se  compone,  grosso  modo,  de  tres  elementos:  la  música,  el  pianista  y  el 
instrumento.[…]”(Neuhaus, “El Arte del Piano”, p.87)  
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  7 
 
 
La  formación  de  un  pianista  requiere  mucho  sacrificio  y  muchas  horas  de 
entrenamiento al día. Es importante que la técnica tenga una base sólida para que 
no  suponga  un  impedimento  a  la  hora  de  montar  un  repertorio,  pero 
desgraciadamente  el  ideal  para  un  pianista  a  veces  no  se  cumple.  Muchas  veces 
surgen dificultades durante el estudio de una obra y se puede ver afectado el flujo 
del aprendizaje en las sesiones de estudio. 
 
En las líneas anteriores se trata de dar una definición de música muy “tecnificada”, 
pero la creo conveniente para irnos adentrando en ámbito de la técnica a la hora 
de tocar un instrumento musical, y en concreto, puesto que es el objetivo de éste 
proyecto, meternos poco a poco dentro de la técnica pianística. Ya que la técnica en 
un instrumento es una variable que toma mucha importancia durante la ejecución 
de una obra, he decidido dedicar éste documento para tratar diferentes problemas 
que he ido observando en diversos alumnos desde que comencé a dar clases. 
 
A veces, la educación que se da a un alumno que comienza a tocar el piano puede 
no  ser  la  correcta.  Se  puede  dar  el  caso  que  el  profesor  no  esté  capacitado  para 
diagnosticar un problema con la evidente consecuencia que éste no sea tratado de 
manera adecuada. Suele pasar que un único profesor enseñe de la misma manera a 
todos sus alumnos, pero no todos los discípulos son iguales, la diversidad entre los 
alumnos es “lo común”. Otras veces puede que el profesor atienda a la diversidad 
de sus alumnos, pero éste esté falto de recursos para tratar dichas dificultades con 
precisión. 
 
Con el fin de evitar un malentendido quisiera aclarar que pocas veces la culpa de 
que  un  alumno  no  evolucione  de  una  manera  óptima  es  del  profesor.  Factores 
como pueden ser los físicos, psíquicos, emocionales, sociales, entre otros, que son 
más  impredecibles  o  relacionados  con  los  anteriores,  pueden  colapsar  al  alumno 
de manera que éste presente dificultades durante el proceso de aprendizaje. 
 
La finalidad del presente documento es ofrecer a los profesionales de la educación 
del  piano  algunos  recursos  de  manera  que  puedan  ser  incorporados  en  su 
metodología, y/o puedan ampliar su “paleta de ejercicios” y ofrecer a los alumnos 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  8 
 
una  mayor  variedad  de  técnicas  que  puedan  ajustarse  a  cada  discípulo.  Para  ello 
trataré de una manera general los factores que influyen en la educación del piano. 
Me  centraré  en  los  factores  fisiológicos  puesto  que  son  los  que  afectan 
directamente en la técnica del piano. Por otra parte daré una vista panorámica de 
algunas problemáticas que pueden aparecer en la interpretación ante el público y 
por último elaboraré algunos ejercicios aplicables en situaciones determinadas. 
 
Los  ejemplos  tratados  en  el  presente  documento  no  harán  necesariamente 
referencia  a  alumnos  que  comienzan  desde  cero  o  ya  avanzados.  Indistintamente 
los  problemas  serán  tratados  según  el  flujo  del  contenido  de  tal  modo  que  la 
aparición de estos no tendrá porque suceder de forma gradual. Al mismo tiempo, 
los  ejemplos  que  traten  problemas  concretos  con  algún  alumno,  no  harán 
referencia a ninguno en concreto, con el fin de evitar cualquier problemática ética. 
 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  9 
 

Antecedentes y estado actual del tema 

La  práctica  educativa  utilizada  hace  ya  varias  décadas  y  que  aún  se  utiliza  en  la 
actualidad,  con  las  variantes  de  la  pedagogía  moderna,  siempre  ha  sido  la 
imitación,  es  decir,  el  profesor  enseña  al  alumno  como  realiza  un  cierto 
movimiento y éste ultimo intenta realizarlo de la misma manera. 

Poco  a  poco  esta  práctica  ha  ido  evolucionando  y  suele  combinarse  con  la 
asistencia  que  el  profesor  ofrece  al  alumno  cuando  realiza  un  mal  gesto  tocando. 
Para  ello  el  profesor  utiliza  sus  manos  para  reconducir  y  comprobar  los 
movimientos que el discípulo realiza cuando está en clase. 

En  la  actualidad  existe  mucha  información,  aunque  a  veces  es  confusa,  sobre  los 
problemas que pueden aparecer cuando tocas un instrumento, y la mayoría de los 
documentos que existen tratan el problema de la técnica del piano de una manera 
un  poco  “anticuada”,  que  se  aleja  de  las  nuevas  tendencias  pedagógicas.  Esas 
metodologías para iniciarse en el piano, “anticuadas”, han provocado que muchos 
estudiantes se vieran agobiados y fueran dejando poco a poco de tomar lecciones 
de  éste  instrumento.  Es  por  ese  motivo  que  he  decidido  basar  mi  trabajo  de 
investigación  en  todas  las  experiencias  vividas,  de  manera  que  puedan  ser 
utilizadas por aquellos profesionales en la educación del piano. 

Por  norma  general,  cuando  se  tiene  que  afrontar  un  problema  técnico  dentro  de 
una clase, el profesor aplica sus habilidades y experiencias adquiridas al discípulo. 
El  profesor,  en  cuanto  percibe  algún  síntoma  de  tensión  que  se  aleja  de  la 
normalidad, debe tomar medidas. Los recursos empleados para tratar el problema 
son ejercicios que al propio profesor le han funcionado durante su formación y que 
decide aplicar al discípulo para ver su efecto. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  10 
 

Objetivos 

La  finalidad  pedagógica  del  presente  documento  ya  ha  sido  introducida  en  lineas 
anteriores. 
 
Por un lado daré una visión amplia sobre algunos de los problemas comunes que 
suelen  aparecer  durante  el  aprendizaje  del  piano,  centrándome  solo  en  aquellos 
que son de tipo fisiológicos y explicando cómo afectan éstos en el momento de la 
ejecución. 
 
Por otro lado, elaboraré una serie de ejercicios y técnicas de manera que puedan 
servir  de  ampliación  a  aquellos  profesionales  de  la  educación  del  piano  si  lo 
precisan. 

Hipótesis 

Teniendo en cuenta lo anterior dicho, es posible, y de una manera progresiva, que 
los profesores sean capaces de solucionar de una manera eficiente los problemas, y 
a consecuencia de ello, el nivel en la técnica pianística mejoraría ligeramente, de tal 
manera que podríamos plantearnos una modificación en la programación e incluir 
piezas  de  un  nivel  ligeramente  elevado  que  serían  asequibles  para  los  alumnos 
tratados de una manera adecuada.  

Si  esta  hipótesis  se  cumple  podríamos  estar  hablando  de  una  mejora  en  el  nivel 
técnico pianístico, y como consecuencia hablaríamos, a largo plazo, de una mejora 
en la enseñanza del piano. 

Metodología utilizada para la elaboración del proyecto 

Para realizar el presente proyecto he tomado como muestra a 10 alumnos de piano 
y he analizado en todos ellos diferentes aspectos en los que suele aparecer alguna 
dificultad. Aspectos como la posición corporal, articulación, y el control del sonido 
son algunos de los datos que he recogido en mis notas durante un semestre. Estos 
factores  analizados  son  los  que  han  servido  para  elaborar  las  herramientas 
necesarias con el objetivo de rectificar las dificultades de los discípulos. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  11 
 
Todo  y  que  la  muestra  es  pequeña,  ha  servido  para  ver  la  evolución  que  los 
ejercicios  ha  provocado  sobre  algunos  de  los  10  discípulos,  y  como  consecuencia 
he seleccionado aquellos recursos cuya aplicación ha sido satisfactoria. 

De  una  manera  descriptiva  detallaré  algunas  de  las  posibles  problemáticas  que 
pueden aparecer durante la etapa de estudiante, y expondré una guía práctica para 
abordarlas. 

Literatura trascendente 

Como  ya  he  comentado  anteriormente,  hay  diversa  bibliografía  sobre  técnica 
pianística pero a veces es confusa, sobre todo si nos referimos a documentos que 
hayan sido escritos en las últimas décadas o incluso hace algún siglo que otro. Casi 
todo  lo  que  existe  sobre  éste  tema  ha  sido  escrito  por  grandes  pianistas  (sobre 
todo  románticos)  y  son  obras  que  tratan  la  técnica  a  partir  de  los  ejercicios  de 
repetición;  ejercicios  con  pequeñas  células  motívicas  que  se  repiten  y  que  luego 
esas células aparecen en otros ejercicios pero de forma variada. 

De  toda  la  bibliografía  a  la  que  hago  referencia  en  diferentes  momentos  de  éste 
proyecto,  a  continuación  comentaré  algunas  fuentes  y  anotaré  porque  son  obras 
con un interés especial. 

Heinrich  Neuhaus  trata  en  uno  de  los  capítulos  de  su  libro  “El  arte  del  piano” 
cuestiones  sobre  técnica  pianística.  Desde  la  posición  y  la  función  de  los  dedos 
hasta el uso de los tres pedales. Por otra parte, anota sus reflexiones sobre que es 
importante para la ejecución de la obra de piano. 

El  libro  de  Luca  Chiantore  “Historia  de  la  técnica  pianística”  trata  aspectos  de  la 
técnica  y  su  evolución  desde  diferentes  épocas.  Divide  el  libro  en  tres  grandes 
partes:  del  monocordio  al  fortepiano,  el  piano  romántico  y  el  piano  moderno.  En 
cada una de estas grandes partes incluye secciones en las que comenta diferentes 
métodos que usaban grandes pianistas de las épocas tratadas. 

El libro de Hugo Riemann “Manual del pianista”, Sin duda, es una de las obras que 
trata la técnica del piano desde una perspectiva bastante amplia. Su índice abarca 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  12 
 
casi todas las cuestiones sobre técnica pianística y en su interior hay un elaborado 
análisis sobre la técnica y su evolución. 

Gordon  Stewart,  con  su  libro  “Técnicas  maestras  de  piano:  lecciones  magistrales 
para  estudiantes  y  profesores”,  plasma  sus  reflxiones  sobre  el  arte  de  enseñar  y 
aprender piano. A parte de la visión tecnificada sobre cuestiones como los pedales, 
la articulación, la posición ante el piano, y el papel de los estudios de agilidad, nos 
enseña su concepto sobre la vertiente más artística e interpretativa, y nos muestra 
una  guía  muy  completa  para  profesores  y  discípulos  en  la  que  queda  muy  bien 
reflejada las diferentes etapas en su formación. 

Problemas ante el instrumento 

Existen  diversidad  de  problemas  y  estos  pueden  ser  organizados  en  diferentes 
categorías.  Para  facilitar  la  comprensión  he  organizado  estos  en  dos  grupos: 
aquellos  problemas  de  la  mano  que  afectan  a  la  interpretación,  y  los  que  son 
periféricos a la mano como pueden ser los que suceden en los brazos o muñecas. 
Resumiendo: los de la propia mano y los que afectan a ésta.  Para aclararlo un poco 
realizaré un ejemplo de cada. 

Supongamos  que  estamos  en  una  clase  con  un  alumno  y  este  tiene  que  tocar  un 
pasaje  de  escalas  a  una  velocidad  más  bien  rápida.  Para  ello  el  alumno  deberá 
adoptar  una  posición  de  la  mano  que  le  permita  articular  los  dedos  con  cierta 
libertad.  La  mano  deberá  estar  en  una  posición  ligeramente  cerrada  de  tal  modo 
que  la  falange  proximal  de  los  dedos  (la  que  une  el  dedo  a  la  palma  de  la  mano) 
esté  en  un  estado  neutral  y  permita  levantar  el  dedo  para  articular  de  forma 
correcta. Por otra parte, la falange distal (la que queda más distante del cuerpo si 
estiramos el brazo) tiene que estar en una posición neutral permitiéndose así tocar 
con la punta de los dedos. Si la posición correcta de la mano no se cumple la escala 
puede sonar sucia y atropellada. De este modo se ve afectada la ejecución de una 
manera directa. 

Ahora  vamos  a  suponer  que  el  alumno  sostiene  demasiado  los  brazos 
impidiéndoles  la  libertad  que  se  merecen.  Esto  puede  provocar,  entre  otras 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  13 
 
situaciones,  que  la  mano  no  tenga  suficiente  peso  y  el  sonido  se  vea  afectado 
perdiendo solidez. 

Problemas de la mano 

La  zona  de  la  mano  es  la  más  importante  en  el  estudio  del  piano.  Evidentemente 
existen otras que también lo son, pero no llegan a serlo tanto como la mano. Una 
mala posición de los dedos, la falta de la curvatura de la mano, la poca flexibilidad 
de los dedos, o una musculatura flácida pueden hacer que tocar el piano sea más 
complicado.  El  entrenamiento  diario  de  esta  zona  es  muy  importante  para 
conseguir unos resultados óptimos a largo plazo. 

Muchas veces, sobre todo en la etapa inicial de los estudios, descuidamos algunos 
de estos aspectos. Es evidente que de entrada no tendremos una mano fuerte, pero 
si descuidamos su entrenamiento puede ser un problema más adelante. ¿Cuántas 
veces no ha recolocado el profesor a su discípulo la forma redonda de las manos y 
los dedos? ¿Cuántas veces ha dicho el profesor al alumno que toque con la zona de 
la punta de los dedos? 

Está  claro  que  las  partes  que  entran  más  en  contacto  con  el  piano  (las  que  se 
encuentran  más  cercanas)  son  las  que  afectan  más  directamente  al  sonido 
resultante.  En  un  segundo  plano  podemos  situar  la  forma  de  sentarse,  no 
queriendo  decir  que  no  sea  importante  ya  que  forma  parte  del  pianista  y  su 
completa armonía. 

Problemas en la posición de la mano y de los dedos 

No existe un modelo de posición de los dedos universal. Existen algunos ejemplos 
que pueden seguirse que se ajustan a la mayoría de los casos. Por norma general 
los  dedos  tienden  a  caer  por  su  propio  peso  de  manera  que  la  mano  queda 
ligeramente cerrada como podemos observar en la ilustración 1. Los dedos quedan 
en forma curvada sin forzar su posición. La mano humana, por su anatomía, tiende 
a quedar de forma curvada. 

En la ilustración 2 podemos observar que los nudillos están un poco por encima de 
los dedos. Con esta posición se favorece que el dedo esté estable y pueda ejercer el 
peso deseado sobre el teclado. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  14 
 

Ilustración 1: Posición de la mano


Riemann, H. Manual del pianista (p. 36)

Ilustración 2: Fotografía real de una mano en buena posición.


(fotografía de la portada)

Uno  de  los  problemas  a  la  hora  de  tocar  el  piano  puede  aparecer  cuando  la 
posición anterior es difícil de encontrar. Para hacer frente a este problema primero 
hay  que  analizar  el  origen  y  aislarlo.  Puede  que  nos  encontremos  ante  una  mano 
que posee una morfología que no está dentro de lo convencional, pero en este caso 
estaríamos  hablando  de  una  mano  que  se  aleja  de  lo  común.  Es  por  tanto  que 
vamos a suponer que la mano del alumno con la que vamos a trabajar es una mano 
normal  y  sin  deformación  y  disfunción  aparente,  ya  que  en  el  caso  contrario 
estaríamos  hablando  de  utilizar  una  metodología  médica  para  solventar  el 
problema y éste no es el objetivo del presente documento. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  15 
 
Procedimiento para verificar la posición de la mano y de los dedos 

Antes de proceder a corregir la propia mano, lo que debemos comprobar siempre 
es  si  la  posición  del  resto  del  cuerpo  es  correcta.  Como  he  comentado  en  líneas 
anteriores es posible que le problema no tenga su origen en la propia mano. Para 
aislar  el  problema  y  poder  decir  al  alumno  de  donde  viene  éste  será  necesario 
hacer  diversas  comprobaciones.  Primero  comprobaremos  lo  más  básico:  si  se 
sienta  de  forma  correcta  incluyendo  la  altura  de  la  banqueta;  más  adelante 
hablaremos de cómo hacerlo correctamente. Luego nos aseguraremos que el brazo 
pende libremente con la única necesidad de sostener el antebrazo y la mano en su 
posición  neutral,  y  de  ese  modo  conseguiremos  que  la  mano  caiga  por  su  propio 
peso en el teclado. Para comprobar esto es necesario que el profesor aguante con 
todos los dedos el antebrazo y luego, con los dedos 1‐3‐4, la muñeca del alumno, y 
ejercer  un  movimiento  a  ésta  para  notar  si  está  libre,  y  si  no  lo  está  deberá 
conseguir soltarla haciéndoselo notar al discípulo. Por último observaríamos si los 
dedos  penden  como  columnas  desde  los  nudillos,  y  que  no  tocan  con  la  yema;  al 
ejercer presión con la yema de los dedos podríamos invertir la curva natural de la 
falange  distal  y  si  la  presión  es  extrema  podría  producirse  una  lesión,  así  que  es 
aconsejable,  exceptuando  en  algunos  casos,  que  el  dedo  toque  con  la  punta 
evitando la zona de la uña para que no resbale al contactar con la tecla. 

En muchos casos, la corrección de la posición del cuerpo puede hacer que mejore 
la  posición  de  las  manos  y  los  dedos.  A  veces  sentarse  en  la  banqueta  de  una 
manera  correcta  puede  hacer  cambiar  el  sonido  que  se  obtiene  al  tocar  el  piano. 
Otras veces es posible que modificar la posición empeore el resultado, así que nos 
queda, como pedagogos, encontrar un término medio que produzca el equilibrio en 
el alumno. Desgraciadamente es difícil llegar a encontrarlo. 

Problemas rebeldes 

Durante  los  años  que  llevo  dando  clases  he  ido  observando  diversos  casos  y  a 
veces me he topado con algunos que resultan difíciles de resolver y requieren más 
insistencia  clase  a  clase.  Estos  problemas  son  los  que  presentan  alumnos  que  ya 
tocan  otro  instrumento  desde  hace  años.  El  hecho  de  pasar  de  un  instrumento  a 
otro puede no ser fácil dependiendo de qué instrumento se provenga. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  16 
 
Un caso concreto 

Una  de  mis  alumnas  de  piano  presenta  dificultad  en  el  momento  de  colocar  las 
manos en el teclado. Tiene 9 años y su complexión física es normal para una niña 
de  su  edad.  Es  una  estudiante  muy  activa,  y  tiene  mucho  talento  y  sensibilidad 
musical.  Desde  hace  3  años  estudia  violonchelo,  pero  éste  curso  ha  decidido 
estudiar como segundo instrumento piano. 

La  clase  de  piano  dura  30  minutos,  y  es  durante  ese  tiempo  que  he  notado  una 
dificultad más elevada de lo normal justo en el momento de colocar las manos en el 
teclado y mantener una postura correcta. Cuando intenta tocar, tensa demasiado la 
mano  que  toca,  e  incluso  la  que  no  toca  también.  Durante  la  sesión  insisto  en 
diferentes  aspectos  corporales  pero,  y  evidentemente,  sin  dejar  de  lado  lo  más 
fundamental  que  es  tocar  el  piano.  Por  otra  parte,  cabe  decir  que  mi  alumna  no 
tenía  piano  en  casa  hasta  hace  poco,  así  que  como  no  podía  estudiar  en  casa 
estudiaba en clase. 

Durante las primeras semanas de clase he ido observando el progreso mi alumna 
adaptando  los  ejercicios  para  ajustarme  a  sus  necesidades,  pero  tras  haber 
mejorado  mucho  y  en  poco  tiempo,  aún  sigue  tensando  las  manos  demasiado. 
Cuando  toca  coloca  mejor  la  mano  derecha  que  la  izquierda.  Puede  parecer  algo 
normal,  ya  que  es  diestra,  pero  en  el  piano  no  se  suele  hacer  diferencia  entre 
diestros  y  zurdos.  Es  más  probable  que  le  cueste  más  la  izquierda  porque  es  la 
mano que más trabaja en el violonchelo y por tanto está más acostumbrada a un 
tipo de trabajo concreto. 

El problema 

Conversando con su profesor de violonchelo he averiguado que el instrumento que 
utiliza  para  las  clases  es  un  poco  más  grande  de  lo  que  necesita  para  su  edad  y 
tamaño. Este dato puede ser una de las causas del problema que estamos tratando. 

Después  de  haber  investigado  un  poco  sobre  cuestiones  básicas  de  la  técnica  del 
violonchelo  para  analizar  las  diferencias  con  la  técnica  del  piano,  he  descubierto 
ciertas cuestiones que para mí eran desconocidas, y que afectan directamente a la 
posición de las manos en ambos instrumentos. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  17 
 
A  continuación  detallaré  ciertos  aspectos  que  pueden  influir  en  el  origen  del 
problema de la excesiva tensión. Utilizaré comparaciones entre el violonchelo y el 
piano y de este modo entenderemos un poco más estos aspectos: 

1. Entre el violonchelo y el piano existe una diferencia que a simple vista se 
ve: en el violonchelo, la posición que se tiene que adoptar para tocar es 
asimétrica, y en el piano la posición es simétrica. 
2. En  el  violonchelo  cada  mano  desempeña  un  trabajo  diferente:  la 
izquierda  se  encarga  del  mástil  y  la  derecha  se  encarga  del  arco;  en  el 
piano las dos manos están en el teclado. 
3. La posición de la mano izquierda en el violonchelo es un poco más plana 
que la posición de las manos en el piano, eso favorece la separación de 
los  dedos,  es  decir,  que  les  interesa  moverlos  en  dirección  paralela  al 
plano de la palma de la mano. En el piano nos interesa más que el dedo 
se  mueva  en  dirección  vertical  a  la  palma  de  la  mano,  por  eso  se  suele 
poner mano en una posición ligeramente cerrada. 
4. La muñeca, en el violonchelo, tiende a curvarse un poco para favorecer 
tanto  la  posición  de  la  mano  derecha  al  sujetar  el  arco  como  la  de  la 
mano izquierda al desplazarse por el mástil. En el piano esto es un poco 
diferente.  La  muñeca  suele  estar  recta,  como  una  prolongación  del 
brazo,  y  con  una  ligera  inclinación  hacia  la  derecha  si  es  la  muñeca 
derecha, y hacia la izquierda si es la muñeca izquierda. 
5. En cuanto a lo que se refiere a la generación del sonido, en el violonchelo 
se utiliza el arco, que al frotar las cuerdas produce la vibración de éstas. 
En el piano es diferente, ya que es un solo dedo el que tiene que accionar 
todo el mecanismo interior de una nota. La diferencia notable es que los 
dedos del pianista tienen que emplear más “fuerza” para que suene una 
nota. 
 
“Lo  que  se  tiene  por  costumbre  en  llamar  abusivamente  «fuerza  de  los  dedos»  es  en  realidad 
estabilidad  de  los  dedos  y  de  la  mano,  capaces  de  soportar  cualquier  carga.  Todo  fisiólogo  os 
dirá  que  la  fuerza  de  los  dedos,  en  sentido  propio,  es  ínfima  en  comparación  con  la  que 
despliega un pianista cuando lo precisa”. (Neuhaus, “El Arte del Piano”, p. 95)
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  18 
 
Todas  estas  diferencias  nos  ayudan  a  entender  mejor  algunas  de  las  dificultades 
que pueden surgir al tener que estudiar violonchelo y piano al mismo tiempo. 

Proceso de observación 

Desde  la  primera  clase  he  notado  que  mi  alumna  tiene  dificultad  a  la  hora  de 
colocar correctamente las manos. Su posición del cuerpo es correcta, pero presenta 
dificultad para mantenerla ya que presta más atención para corregir su posición de 
las manos y pierde la concentración que mantenía sobre el resto del cuerpo. Esto 
puede  ser  debido  a  una  falta  de  coordinación  que  le  impide  dirigir  la  atención  a 
diferentes  partes  del  cuerpo.  Para  trabajar  este  problema  le  hago  hacer  en  clase 
diferentes ejercicios de coordinación con el fin de conseguir una mayor autonomía 
corporal. 

A medida que han ido pasando las semanas he notado  una mejoría en este aspecto 
y  poco  a  poco  comienza  a  mantener  más  la  posición  corporal  mientras  ejecuta 
notas  en  el  teclado.  También  es  capaz  de  realizar  con  más  soltura  las  diferentes 
partes de la partitura del piano, es decir, mano izquierda y mano derecha. Ya puede 
ejecutar  partes  diferentes  en  cada  mano  sin  que  ello  suponga  un  obstáculo 
insuperable.  No  hay  que  dejar  de  lado  que  una  partitura  de  piano  es  un  buen 
ejercicio de coordinación, sobre todo si se empieza por un nivel de iniciación y se 
incrementa la dificultad progresivamente. 

Por  otro  lado,  el  mayor  problema  que  tiene  mi  alumna  es  el  de  las  manos.  La 
excesiva  tensión  que  tienen  las  manos  al  tocar  impide  la  correcta  articulación  de 
todos los dedos. Una de las consecuencias de esto puede ser que el sonido a la hora 
de tocar sea “sucio”, es decir, que suenen notas no deseadas porque la muñeca está 
trabada y como consecuencia existe una disminución de la precisión. Esta tensión 
puede ser causada por tocar el violonchelo y no saber adaptarse aún. 

En  clase  trabajamos  diferentes  ejercicios,  muchos  de  ellos  adquiridos  de  mis 
profesores a lo largo de los años, otros son adaptaciones de estos ejercicios a  las 
necesidades  de  cada  tipo  de  alumno  y,  por  último,  ejercicios  adquiridos  como 
consecuencia de la investigación sobre problemas que han tenido algunos de mis 
alumnos.  Los  ejercicios  que  practicamos  en  clase,  que  en  el  siguiente  apartado 
detallaré  y  que  en  todos  los casos  el  propio  alumno  puede practicar en casa,  han 
provocado una mejoría en la posición de la mano de mi alumna, y en consecuencia, 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  19 
 
el sonido que obtiene al tocar es mas “limpio”. Ahora, cuando toca las notas de la 
partitura mantiene más la posición “arqueada” de la palma (con los nudillos como 
punto más alto de la mano) y de este modo no tensa tanto, y la articulación de los 
dedos se favorece. 

La  evolución  positiva  en  mi  alumna  se  ha  hecho  creciente  con  el  paso  de  las 
semanas  siendo  consecuencia  de  la  aplicación  de  los  ejercicios  y  de  la  disciplina 
correcta que le ayuda en la práctica de los ejercicios que aprende en clase. 

Por último, en el momento de comenzar éste documento esta alumna no disponía 
de  un  piano  en  casa,  pero  desde  hace  algunas  semanas  ya  tiene  un  piano.  Eso 
quiere  decir  que  pone  en  práctica  todo  lo  que  aprende  en  clase  y  su  ritmo  de 
aprendizaje es mayor. 

Propuestas pedagógicas 

Teniendo en cuenta que hay escasa documentación sobre el problema ya que éste 
es muy concreto, voy a exponer a continuación los ejercicios que aplico en clase y 
que han dado resultados positivos. 

Primero, y antes de empezar con algunos ejercicios más concretos, es importante 
realizar  unos  previos  que  nos  permitirán  despertar  y  destensar  algunos  de  los 
músculos  que  trabajaremos  en  actividades  posteriores.  Los  ejercicios  trabajan, 
mediante  estiramientos,  las  zonas  de  la  espalda,  hombros,  ante‐brazos,  muñecas, 
manos y dedos. Podemos aplicar estos ejercicios a cualquier tipo de instrumentista 
puesto que son de carácter muy general. Más adelante quedarán detallados estos 
ejercicios. 

Una de las cuestiones que hay que hacer notar en los alumnos es la necesidad de 
realizar un calentamiento, previo a una sesión de estudio o a una audición, de las 
zonas anteriormente mencionadas con el fin de evitar futuras lesiones. Finalizado 
el calentamiento prosigue con unos ejercicios, de los cuales muchos servirán para 
ir despertando los músculos de la zona superior del cuerpo que utilizamos al tocar. 

Al abordar el problema aplico un ejercicio durante los primeros minutos de la clase 
de  piano  que  ayuda  a  fortalecer  la  musculatura  de  la  mano.  Este  ejercicio  es  una 
adaptación de una de las propuestas psicomotrices de “El taller de las manos” de 
Antonio  Narejos.  El  ejercicio  consiste  en  la  apertura  máxima  de  las  manos 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  20 
 
manteniéndolas en tensión durante diez segundos, y luego la contracción máxima 
de  las  mismas  durante  otros  diez  segundos.  Este  ejercicio  es  importante  ya  que 
para accionar el mecanismo del piano es necesaria una mano fuerte con el fin de 
evitar lesiones en un futuro. 

Ilustración 3: Apertura y contracción extrema de las manos.


Narejos, A. El taller de las manos (p. 3)

A continuación trabajo la zona de los dedos, y por eso utilizo un que me suele dar 
resultados muy buenos. Este ejercicio ayuda a la posición de los dedos. Consiste en 
tocarse con la punta del dedo pulgar el resto de dedos de la mano. Es importante 
que  se  toquen  las  puntas  de  los  dedos  y  no  las  yemas,  de  ese  modo  favorecemos 
que  los  dedos  se  acostumbren  a  tocar  de  forma  redonda1.  El  ejercicio  es  más 
efectivo  si  se  presiona  un  poco:  al  ejercer  una  fuerza  opuesta  entre  los  dedos  los 
músculos se fortalecen. 

Ilustración 4: Tocarse la punta de los dedos con la misma mano ayuda a mejorar la posición de
lo dedos. Narejos, A. El taller de las manos (p. 4)

“Para alcanzar la técnica necesaria en la literatura pianística, hace falta poner en 
práctica  las  facultades  anatómicas  y  motrices  del  cuerpo  humano,  desde  el 
movimiento  apenas  perceptible  de  una  falange  de  un  dedo,  del  dedo  mismo,  de  la 

                                                        
1 Los dedos de la mano deben tocar el teclado, por norma general, con la punta. Por eso la posición de las manos debe ser  
curvada y con los nudillos por encima de la muñeca. Se debe conseguir que la palma de la mano adquiera forma de bóveda, 
de este modo se favorece a una articulación óptima de los dedos. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  21 
 
mano,  del  ante­brazo,  del  hombro  e  incluso  de  la  espalda,  en  resumen,  de  toda  la 
zona superior del cuerpo que tiene su punto de apoyo, por una parte, en la punta de 
los  dedos  sobre  el  teclado,  y  por  la  otra,  sobre  el  taburete”.  (Neuhaus, “El Arte del
Piano”, p.87-88) 
 

Todos  los  ejercicios  anteriores  pueden  sufrir  alteraciones  con  la  finalidad  de  adaptarse  a 
cada tipo de alumno. Estos ejercicios están ayudando a mi alumna a corregir poco a poco el 
problema. 

Para  continuar  trabajando  la  zona  de  los  dedos  existe  un  ejercicio  que  ayuda  a 
fortalecer toda la estructura del dedo de una forma pasiva. Consiste en sujetarse la 
falange medial de un dedo con los dedos 1‐2‐3 de la otra mano de manera que el 
dedo  quede  inmóvil  y  un  poco  curvado  por  la  falange2.  A  continuación  se  debe 
tocar una escala (con una dinámica de forte) con el dedo inmóvil, apreciando que 
éste toca de forma redonda, y que las falanges están en su posición natural sin ser 
forzadas.  Es  importante  que  el  dedo  toque  con  la  punta  y  no  con  la  yema  para 
evitar hacerse alguna lesión. 

“[…] los dedos dejan de ser entidades independientes para transformarse en sólidos 
apoyos capaces de soportar cualquier peso. Son columnas, o más bien arcos bajo la 
bóveda  de  la  mano.  En  un  principio,  la  bóveda  puede  soportar  el  peso  de  nuestro 
cuerpo.  ¡Y  todo  este  peso,  esta  enorme  carga  debe  soportarla  la  columnata  de  los 
dedos!  ¡Es  esta  la  principal  función  de  los  dedos!”.  (Neuhaus,  “El  Arte  del  Piano”, 
p.96) 
 
Después de trabajar con los dedos volvemos a trabajar la zona de la mano. Es en 
éste punto donde he notado una gran mejoría en mi alumna, pues su problema está 
principalmente en ésta zona. La tendencia de aplanar la mano ha ido decreciendo. 
Para  ello  he  utilizado  un  ejercicio  que  utiliza,  de  manera  similar  al  ejercicio 
anterior, el recurso de inmovilizar la mano para trabajar de forma pasiva. En éste 
caso  se  utiliza  una  mano  para  sujetarse  la  otra  de  tal  manera  que  ésta  quede  de 
forma redonda y los nudillos no queden escondidos. Para ello colocamos el pulgar 
de  la  mano  que  sujeta  en  la  palma  de  la  otra  mano  y  a  la  altura  de  los  nudillos 
(como  poner  una  mano  sobre  otra  pero  cruzadas).  Ahora  solo  quedará  tocar  el 

                                                        
2 Solo sirve para los dedos 2, 3, 4 y 5; el pulgar tiene otra posición diferente al resto de los dedos. El pulgar es un dedo que 
suele tocar casi con la punta pero de forma lateral. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  22 
 
teclado  (con  una  dinámica  de  forte)  de  manera  que  estaremos  trabajando 
pasivamente la musculatura. 

Por último, recomiendo adaptar los ejercicios del libro de “Principios racionales de 
la técnica pianística” de Alfred Cortot. Son ejercicios cortos que están destinados a 
trabajar la agilidad, elasticidad, precisión e independencia de los dedos utilizando 
la posición fija en el teclado. Los ejercicios consisten en patrones melódicos cortos 
se deben ejecutar aplicando la “energía” solo a los dedos que lo requieren, el resto 
de dedos, si es que no tocan, no necesitan estar activos. 

Los ejercicios anteriores son importantes para conseguir una correcta posición de 
los dedos y de la curvatura de la mano. Cuando realicemos estos ejercicios, la mano 
que toca debe estar completamente destensada y relajada. 

Detectar  a  tiempo  un  problema  en  la  zona  de  la  mano  puede  ser  crucial  para 
conseguir  una  base  sólida.  Un  alumno  principiante  tiende  a  querer  correr 
demasiado en su progreso y eso hace que se descuide de lo más importante. Es en 
este punto que los problemas de mala colocación de la mano se suceden y hacen 
que la mano toque de una manera irregular. Los dedos no son capaces de aplicar la 
velocidad  de  tecla  deseada  y  obtenemos  pasajes  con  sonido  irregular  y  la 
desigualdad en el ritmo es muy presente. Todo esto puede suceder si la mano no 
tiene  la  bóveda  adecuada  y  los  dedos  no  tienen  una  estructura  firme.  En  el 
comienzo  de  un  estudiante  de  piano  el  profesor  juega  el  papel  más  importante, 
puesto  que  es  el  que  debe  guiar  a  su  discípulo  de  manera  que  no  caiga  en  los 
problemas que suelen ser habituales en esta etapa. 

Problemas periféricos a la zona de la mano 

Ocurre  a  veces  que  la  mano  tiene  una  posición  correcta  pero  seguimos  teniendo 
alguna dificultad física que no sabemos ver. Puede ser en este caso que el problema 
venga  de  la  parte  de  la  muñeca  y  ante‐brazo,  o  de  la  parte  del  tronco.  Incluso  a 
veces  puede  ser  posible  un  problema  por  una  mala  costumbre  adquirida  al 
sentarse, viéndose afectado el flujo de la energía corporal.  

Tocar  el  piano  implica  una  perfecta  armonía  de  todas  las  partes  del  cuerpo  y 
mente,  pero  si  dicha  armonía  está  desequilibrada  nos  podemos  encontrar  con 
complicaciones a corto o largo plazo. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  23 
 
Recordando  algo  que  he  comentado  hace  unas  líneas,  quiero  diferenciar 
claramente las problemáticas directas en la zona de la mano y los dedos de todas 
aquellas que pueden afectar directa o indirectamente a dicha zona. No es lo mismo 
tener un problema de mala posición de los dedos o de la mano, que los problemas 
que puedan derivarse de una excesiva tensión en el antebrazo, de un bloqueo de la 
muñeca, o de una mala actitud corporal ante el piano. 

Problemas con la posición de la muñeca y el antebrazo 

La zona del antebrazo es muy importante para la ejecución del piano. En esa zona 
encontramos el músculo flexor común profundo de los dedos3 que hacen posible la 
contracción y relajación de estos.  

La  excesiva  tensión  en  ésta  zona  puede  provocar  un  agarrotamiento  de  los 
tendones flexores y el consecuente bloqueo de los dedos. ¿Cuántas veces, al tocar 
un estudio, se nos ha cansado la mano y nos hemos tocado el antebrazo para aliviar 
el  agotamiento?  Yo  mismo  he  sentido  esa  sensación  al  intentar  tocar  el  estudio 
número  1,  Op.  39  de  Rachmaninov,  he  incluso  muchas  veces  ya  estaba  cansado 
antes de terminar la primera página. 

Ilustración 5: Principio del estudio número 1, Op. 39 de Rachmaninov. Contiene indicaciones a


mano de los puntos de apoyo.

                                                        
3 En anatomía humana, el músculo flexor común profundo de los dedos es un músculo del antebrazo que flexiona los dedos. 
Tiene  un  tendón  largo  que  corre  por  el  antebrazo  y  atraviesa  el  túnel  carpiano  hasta  insertarse  en  el  lado  palmar  de  las 
falanges de los dedos. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  24 
 
 

En  el  fragmento  anterior  podemos  observar  que  si  utilizamos  un  digitado 
adecuado deberemos utilizar los dedos 3‐4‐5 constantemente. El uso de esta zona 
de la mano requiere una actividad elevada del músculo flexor común profundo de 
los  dedos  y  éste  puede  llegar  a  cansarse  de  modo  que  sea  imposible  tocar  a  una 
velocidad elevada. 

Qué hacer cuando la tensión en la zona de antebrazos es excesiva 

Habiendo  mencionado  anteriormente  la  importancia  de  una  sensación  de 


comodidad y de distensión de la zona del antebrazo y muñeca, voy exponer algún 
recurso que puede ser útil. 

Muchas de las veces nos cansamos por dar la misma importancia al movimiento de 
cada tecla. A veces esto puede ser un error. De la mima manera que un buceador 
utiliza una respiración para realizar una inmersión sin pasársele por la cabeza de 
realizar una respiración bajo el agua sin utilizar botella de oxígeno, el pianista debe 
hacer  algo  similar  sin  el  riesgo  que  supone  lo  anterior.  Le  daré  el  nombre  de 
puntos de apoyo. 

El uso de los puntos de apoyo 

Un punto de apoyo es aquel que utilizaremos para descargar la tensión acumulada 
y estaremos preparados para abordar otro pasaje, sea del tamaño que sea. 

Si observamos el fragmento anterior podremos observar que en la mano derecha 
hay algunas notas marcadas con un círculo. Es mi particular forma de marcar los 
lugares en los que tomaré un nuevo “impulso” considerándolos así como un punto 
de apoyo. 

Hacer  uso  de  los  puntos  de  apoyo  no  significa  que  las  otras  notas  sean  menos 
importantes. Un punto de apoyo no es más que el punto de partida para una nueva 
tanda  de  notas.  Las  otras  notas,  las  que  no  son  punto  de  apoyo  serán  tocadas 
gracias a la inercia del movimiento comenzado desde el descanso anterior. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  25 
 

¿Cómo estudiar los puntos de apoyo? 

Pueden existir variantes en la manera de estudiar los puntos de apoyo, pero lo más 
importante  es  que  no  debe  convertirse  en  el  único  recurso  para  resolver  un 
problema de tensión en la zona del antebrazo y muñeca. 

En  el  pasaje  que  aparece  en  ilustración  5  podemos  observar  que  los  puntos  de 
apoyo  marcados  coinciden  con  las  notas  de  la  mano  izquierda,  así  será  más  fácil 
trabajarlos  cuando  el  pasaje  sea  ejecutado  con  ambas  manos.  A  continuación 
describiré los pasos a seguir para trabajar los puntos de apoyo. 

Para  empezar  tocaremos  todo  el  pasaje  a  trabajar  muy  lentamente  y  muy 
rápidamente con la intención de repasar la digitación.4 

A  continuación,  una  vez  revisada  la  digitación,  trabajaremos  todo  el  pasaje 
considerando que todas las notas son puntos de apoyo. Para realizar tocamos cada 
nota sintiendo una sensación de relajación, y apoyándonos en cada una tomaremos 
un  pequeño  impulso  que  nos  conduzca  a  la  siguiente.  El  trabajo  de  los  pasajes 
haciendo  uso  de  dinámicas  bien  diferenciadas5  puede  resultar  muy  útil.  Por  eso, 
para  trabajar  a  tres  dinámicas  tocaremos  muy  fuerte,  muy  piano  y  a  dinámica 
normal. 

Luego  tocaremos  el  pasaje  marcando  solo  las  notas  que  se  consideren  puntos  de 
apoyo. Para marcar las notas, tocaremos las que son de apoyo a una dinámica muy 
fuerte,  y  las  que  no  lo  son  en  “pianísimo”.  En  contraste  ayuda  a  controlar  cada 
gesto. Una variante de esto puede ser hacer lo contrario: que los punto de apoyo 
los toquemos piano y los que no en fuerte. 

Podemos tocar ahora el pasaje remarcando dos veces cada punto de apoyo, luego 
tres veces, luego cuatro y así sucesivamente hasta que se considere suficiente. 

Una  vez  trabajado  el  pasaje  de  las  maneras  anteriores,  debemos  tocarlo 
destacando más una mano que otra. 

                                                        
4  A veces la digitación que deducimos de una lectura lenta puede variar de la que puede ser más útil a una velocidad elevada 
y/o a una dinámica de fortissimo, por eso es recomendable probar el pasaje a diferentes tempos. 
 
5 El trabajo de un pasaje a diferentes dinámicas ayuda a mejorar la memoria muscular. Al tocar a diferentes niveles se da a 

toda la musculatura de la mano la información de cómo debe ser el movimiento que tiene que realizar. La memoria muscular 
se trabaja también haciendo uso de diferentes tempos (muy lento, normal y rápido). 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  26 
 
Lo  más  importante  de  trabajar  las  notas  de  apoyo  es  que  la  musculatura  sepa 
donde  está  el  punto  de  partida  de  cada  nuevo  gesto  a  la  hora  de  tocar,  así  que 
debemos  trabajar  la  memoria  muscular  para  que  nuestros  dedos  sepan  lo  que 
deben hacer, y nosotros olvidemos las notas para poder expresar el pasaje con más 
naturalidad. 

“Cuando los dedos tocan la música para ti sin ninguna necesidad de interferencia técnica de la 
mente  consciente,  entonces  puedes  ponerte  cómodo  y  escucharte  y  guiar  la  interpretación, 
probando nuevos efectos de timbre, formas más sutiles de rubato. Hay intérpretes que pueden 
leer  una  pieza  por  primera  vez  con  una  percepción  plena  de  todo  en  el  sonido,  pero  yo  no  he 
conocido a ninguno.” (Rosen, “El Piano: notas y vivencias”, p.48­49) 

 
La memoria muscular juega un papel muy importante en el trabajo de los puntos 
de  apoyo.  Al  realizar  el  gesto  con  premeditación  y  al  trabajar  con  diferentes 
intensidades  estamos  entrenando  la  musculatura  de  manera  que  sea  capaz  de 
abordar un pasaje automáticamente. Muchas veces tocamos pasajes pensado cada 
una de las notas, pero a veces esta tarea es imposible y dejamos a la musculatura 
hacer su trabajo. 

Problemas en la postura ante el piano 

A lo largo de este documento se ha dado una ligera pincelada sobre la problemática 
de  una  mala  posición  del  cuerpo.  Muchas  veces  no  tomamos  en  cuenta  que 
cualquier factor, cualquier adversidad, puede afectar directa o indirectamente a la 
interpretación. Solemos sentarnos en la banqueta del piano y accionar las notas sin 
observar cómo nos sentamos ni meditar el porqué de las cosas. 

La  espalda  recta,  los  brazos  en  forma  de  ángulo  de  noventa  grados,  las  piernas 
ligeramente separadas permitiendo una estabilidad adecuada, los pies preparados 
para posarse sobre los pedales son algunos detalles que pueden hacernos olvidar 
que en realidad somos músicos y no figuras. No es la primera vez que vemos a un 
pianista de élite tocar sentándose de una manera poco ortodoxa. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  27 
 
“[…] estar sentado tan bajo le permitía a Gould6 tener un hermoso control técnico de los pasajes 
rápidos  con  diferentes  tipos  de  pulsación.  El  modo  de  sentarse  al  teclado  ha  tenido  una 
influencia  en  la  música  que  escriben  los  compositores,  así  como  en  la  interpretación.”  (Rosen, 
“El piano: notas y vivencias”, p.18) 

Ilustración 6: Glenn Gould


Fotografiado por Don Hunstein para Sony BMG Masterworks

No  quiero  dar  a  entender  que  la  posición  del  cuerpo  no  sea  importante,  al 
contrario,  es  primordial.  Del  equilibrio  corporal  depende  una  equilibrada 
interpretación.  Pero  es  cierto  que  en  muchos  de  los  casos  la  posición  que  está 
establecida  como  un  estándar  puede  llegar  a  entorpecernos.  Rosen  escribe  en  su 
libro que Gould se sienta muy bajo en la banqueta, pero el control que ejerce sobre 
los  pasajes  rápidos  es  destacable.  En  cambio  los  pasajes  de  octavas  virtuosas  en 
muchas  ocasiones  los  tenía  que  grabar  en  estudio  a  manos  separadas.  Aquí  es 
donde quería llegar con lo del equilibrio. Glenn Gould tiene una posición mas baja 
de  lo  normal  y  por  tanto  la  falta  de  altura  no  le  permite  ser  tan  bueno  con  los 
pasajes de octavas virtuosas porque no está en una altura equilibrada. 

El problema surge cuando queremos encontrar una posición que nos permita tener 
un control en todas las circunstancias. Eso es posible si conseguimos que nuestro 
cuerpo adopte una posición natural que nos deje adaptarnos a una situación nueva 
cuando  se  requiera.  A  veces  los  pianistas  suelen  encoger  su  cuerpo  para  tocar 
pasajes que requieren más control, y otras veces suelen crecerse como castillos en 
                                                        
6 Glenn Herbert  Gould,  más  conocido  con  el  nombre  de  Glenn  Gould  (25  de  septiembre  de 1932 – 4 de octubre de 1982), 
pianista canadiense famoso sobre todo por sus virtuosas grabaciones de las obras para teclado de Johann Sebastian Bach. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  28 
 
los pasajes con más brío. Pero si observamos la posición adoptada en una situación 
neutral,  podríamos  decir  que  ésta  también  es  neutral:  ni  demasiado  baja  ni 
demasiado alta. 

Algunas herramientas para afrontar el problema 

Si no hay una consciencia corporal no se puede corregir el problema. Si no somos 
capaces de observar nuestro cuerpo ¿cómo vamos a corregirlo? 

Esta  sección  intenta  ofrecer  maneras  de  trabajar  la  postura  ante  el  piano  con 
alumnos  que  están  aún  en  una  etapa  de  falta  de  autonomía  de  su  proceso 
educativo‐musical. 

Aunque no existe una postura estándar para todos en el momento de sentarse ante 
el piano, sí que hay unas pautas que están bien seguir para llegar a lograr un mejor 
bienestar durante la ejecución. El siguiente puede ser un posible procedimiento a 
seguir. 

Lo  primero  que  hay  que  hacer  antes  de  abordar  una  sesión  de  estudio  o  un 
concierto  es  realizar  una  serie  de  ejercicios  de  estiramiento  para  conseguir  una 
activación  del  cuerpo.  En  la  tabla  e  ilustración  siguientes  podemos  observar  los 
ejercicios elaborados por el “Institut de Fisiologia i Medicina de l’Art” para evitar 
lesiones en los músicos. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  29 
 

Tabla 1: Consejos elaborados por el “Institut de Fisiologia i Medicina de l’Art”


LA TÉCNICA PIANÍSTICA  30 
 

Ilustración 7: Ilustración elaborada por el “Institut de Fisiologia i Medicina de l’Art”

Una  vez  realizados  los  ejercicios  anteriores  estamos  preparados  para  iniciar  la 
sesión de estudio o concierto. 

Cuando  no  sentamos  al  piano  debemos  buscar  un  equilibrio  en  la  altura  y  una 
colocación correcta de las piernas. Primero comprobaremos que la banqueta está 
centrada en el piano, si es así, a continuación nos sentaremos para comprobar que 
la  altura  nos  permite  tener  el  codo  ligeramente  por  encima  del  teclado. 
Regularemos la altura para que sea óptima. Posteriormente observaremos que nos 
sentamos  apoyando  los  isquiones7  sobre  la  parte  delantera  de  la  banqueta 
permitiéndose así el apoyo con más facilidad. La espalda no debe estar encorvada, 
ni demasiado estirada, se debe sentir la sensación de continuidad entre la cabeza, 

                                                        
7 Los Isquiones son los huesos sobre los que nos sentamos. Un buen apoyo sobre los Isquiones nos prepara para un buen 
apoyo en las posturas sentadas. (http://www.clases‐de‐yoga.com/anat05.htm) 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  31 
 
la columna vertebral y la pelvis, y ésta última debe estar ligeramente rotada hacia 
delante para conseguir que la columna vertebral no quede torcida. Las piernas han 
de estar ligeramente separadas y los pies deben apoyarse por completo en el suelo 
y sin retrasar ninguno más que otro8. No debemos sentarnos demasiado cerca del 
teclado, esto podría impedir que la posición de los brazos fuera correcta, por tanto, 
las  rodillas  no  deben  ocultarse  debajo  del  teclado.  Los  brazos  deben  estar 
formando  aproximadamente  un  ángulo  de  noventa  grados  y  deben  pender 
libremente de los hombros. 

La zona de hombros y espalda es la que puede provocar más problemas a la hora 
de tocar. La excesiva tensión acumulada se puede ver reflejada en otras zonas que 
actúan de manera más directa en el piano. Por eso, para corregir el problema a un 
alumno,  éste  toca  un  fragmento  y  el  profesor  le  hace  notar  la  tensión  tanto  en  la 
espalda como en los hombros. Cabe destacar que la mejora se nota con el paso de 
las semanas, no obstante el alumno puede comprobar el resultado de inmediato en 
clase. Es muy importante la insistencia del profesor para conseguir que el alumno 
corrija  poco  a  poco  y  éste  último  se  conciencie  y  se  acostumbre  a  observar  las 
sensaciones corporales. 

“La  relajación  es  la  técnica  encaminada  a  producir  en  la  persona,  de  forma  progresiva,  la 
mínima  actividad  de  todo  el  contexto  orgánico,  distensionando  de  esta  manera  la  presión 
ejercida  sobre  los  músculos,  órganos,  sistemas  y  mente.”  (Medina,  “Las  Propiedades 
Terapéuticas y Educativas de la Música”, p.51) 

“A  menudo  encuentro  problemas  de  tensión  física  en  los  alumnos  de  piano.  Usualmente  esta 
tensión  se  origina  en  las  muñecas.  Los  estudiantes  traban  sus  muñecas,  pensando  que  esto 
mejorará  su  precisión,  especialmente  en  los  pasajes  con  octavas.  Desafortunadamente,  esta 
tensión acarrea más problemas de los que soluciona. Eventualmente causa tendinitis”. (Holzer, 
http://pianoeducation.org/pepesp/pnointee.html) 

                                                        
8 Existen diferentes modelos de sentarse: algunos dicen que la pierna izquierda se coloca más retrasada que la derecha. Pero 
hay que observar que los dos pies tocan pedales y que la desigualdad en uno de los pies puede producir un desequilibrio. 
Hay que apoyar el peso en las dos piernas por igual, siempre que sea posible. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  32 
 

Resumen, conclusiones y orientaciones 

Suele  pasar  que  escuchamos  tocar  a  un  alumno,  y  con  libreta  en  mano  y  lápiz 
empuñado  apuntamos  todas  las  cosas  que,  durante  la  duración  de  la  obra 
interpretada,  no  ha  realizado  de  una  manera  que  entendemos  por  correcta.  Esta 
práctica del profesor suele ser muy habitual. Yo mismo escucho a los alumnos una 
obra de arriba abajo y después comento mis notas al tocarla éste por segunda vez. 
Aunque es fácil caer en no ayudar demasiado a su entusiasmo y podemos llegar a 
agobiar  en  algunos  casos,  es  una  manera  de  trabajar  en  clase  que  a  mi  me  da 
resultados satisfactorios. 

A veces, como profesores, tenemos que hacer frente a diferentes dificultades que 
presentan algunos de nuestros alumnos. Unos presentan problemas de posición en 
la  mano,  otros  no  se  sientan  correctamente,  otros  tensan  demasiado  en  algunos 
pasajes, y la consecuencia de todo es que la obra no suena como deseamos. Por eso, 
como  profesores  debemos  dar  al  discípulo  las  pautas  necesarias  para  que  pueda 
adquirir una autonomía a la hora de estudiar piano. Se les tiene que enseñar desde 
cómo colocar las manos y dedos en el teclado hasta cómo sentarse. 

Conseguir un completo equilibrio corporal, y evidentemente mental, puede hacer 
que  seamos  pianistas  equilibrados,  y  nuestra  obligación  como  educadores  es 
hacerles  ver  y  sentir  eso.  Por  eso  cuando  tengo  un  alumno  en  clase,  a  parte  de 
tocar, que es lo principal, acostumbro a dar muchas explicaciones y razonamientos 
(dependiendo de las edades) que les ayuda a comprender las cuestiones técnicas 
que se trabajan. 

La  comunicación  y  la  confianza  en  clase  son  los  factores  que  más  importan  a  la 
hora de enseñar. Si el alumno se siente cómodo en clase es mucho más receptivo y 
eso mejorará el ritmo de su evolución. Es por esto que en clase hay que dar muchos 
ejercicios y soluciones a una sola problemática. 

Cuando  el  alumno  entra  por  primera  vez  en  clase  de  piano  hay  que  dar  mucha 
importancia  a  las  cosas:  al  instrumento  en  sí  y  a  la  posición  corporal.  Hay  que 
intentar inculcar unos hábitos desde el principio practicándolos en clase y que él 
los  aplique  en  casa.  Los  ejercicios  de  precalentamiento  que  podemos  encontrar 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  33 
 
algunas páginas atrás pueden servirnos para comenzar cada clase9. Es muy bueno 
que  el  alumno  tenga  claro  desde  un  principio  que  posición  debe  adoptar  ante  el 
piano. 

Cuando el alumno no coloca bien la mano, si éste está tocando hay que pararlo y 
enseñarle  la  posición  correcta  con  varios  ejercicios  que  muchos  de  ellos  pueden 
ser  improvisados  en  caso  de  necesidad  (solo  si  los  otros  no  funcionan).  Hay  que 
mostrar cómo se colocan los dedos uno a uno y no hay que permitir que lo hagan 
mal de una manera inconsciente. 

Es  imprescindible  dejar claro  al alumno que las tensiones  en cualquier  punto  del 


cuerpo son innecesarias. Muchas veces el profesor deberá ayudar con sus manos a 
corregir  ciertas  tensiones  haciéndoles  tomar  consciencia  del  punto  de  tensión. 
Muchas de las veces, más que tensión encontraremos sobrecarga de tensiones, por 
eso  es  importante  hacerles  entender  que  los  puntos  de  apoyo  nos  ayudan  a 
descargarlas. 

Un  profesor  de  piano  debe  tener  la  capacidad  de  improvisar  ejercicios  para 
adaptarlos  a  las  necesidades  de  cada  alumno.  Este  documento  es  una  guía  con 
procedimientos que nos pueden servir para tener más claro qué es lo que debemos 
ver del alumno en clase. Manteniendo un control de todas las cuestiones físicas del 
estudiante podremos favorecer a la mejora del sonido de éste. 

Para  finalizar  éste  documento,  no  quiero  hacerlo  sin  dejar  claro  antes  la 
importancia de una buena práctica. La corrección de problemas en la mano, ante‐
brazos y de las deficiencias posturales del resto del cuerpo, favorecen a una mejora 
de  la  calidad  de  aprendizaje  y  permiten  trabajar  un  repertorio  con  una  mejor 
calidad productiva. Saber qué hacer en cada momento depende de cada profesor y 
de las circunstancias en las que éste se encuentre. 

                                                        
9 Es bueno practicar ejercicios de estiramiento en cada clase dedicando un tiempo u otro según la duración de la sesión, y 
nunca saltarse esta práctica con el fin de inculcársela al alumno. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  34 
 
 

Bibliografía 

Chiantore,  L.  (2001).  Historia  de  la  técnica  pianística  (1ª  ed.,  Vol.  1).  Madrid: 
Alianza Música. 

Cortot, A. (1993). Principios Racionales de la Técnica Pianística. Francia: Salabert. 

Gordon, S. (2003). Técnicas maestras de piano: Lecciones magistrales de piano para 
estudiantes y profesores (1ª ed., Vol. 1). (O. U., Trad.) Barcelona, España: Ediciones 
Robinbook. 

Holzer, L. (Julio de 1997). Piano Education Page en Español. El artista/educador del 
mes de Julio de 1997. Internet. http://pianoeducation.org/pepesp/pnointee.html. 

Medina,  L.  A.  (1993).  Las  propiedades  terapéuticas  y  educativas  de  la  música. 
Barcelona: Europa 16. 

Narejos, A. (2000). El taller de las manos. Revista de la Lista Electrónica Europea de 
Música en la Educación (6), 8. 

Neuhaus,  H.  (2002).  El  arte  del  piano  (2ª  ed.,  Vol.  1).  (G.  González,  &  C.  Martín 
Colinet, Trads.) Madrid, España: Real Musical. 

Nieto, A. (1992). La digitación pianística (2ª ed., Vol. 1). Zaragoza: Boileau. 

Riemann, H. (2005). Manual del Piansta (1ª ed., Vol. 1). (I. Books, Trad.) Cornellà de 
Llobregat, Barcelona, España: Idea Música. 

Rosen,  C.  (2005).  El  piano:  notas  y  vivencias  (1ª  ed.,  Vol.  1).  (L.  C.  Gago  Bádenas, 
Trad.) Madrid, España: Alianza Editorial. 
LA TÉCNICA PIANÍSTICA  35