ISSN 1667-6750

MEMORIAS
II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR
22, 23 y 24 de noviembre de 2010

TOMO II
PSICOANÁLISIS PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL MUSICOTERAPIA

Universidad de Buenos Aires Facultad de Psicología Secretaría de Investigaciones

Autoridades de la Facultad de Psicología
Decana Vicedecana Nélida C. Cervone Lucía A. Rossi

Secretaria Académica Graciela Cristina Paolicchi Secretario de Investigaciones Martín Juan Etchevers Secretaria de Posgrado Isabel María Mikulic Secretario de Coordinación Administrativa Omar Quiroga Secretario de Extensión, Cultura y Bienestar Universitario Jorge Antonio Biglieri Secretario de Consejo Directivo Osvaldo H. Varela

Consejo Directivo Claustro de Profesores: Titulares Rossi, Lucía Arminda | Fariña, Juan Jorge | Laznik, David Alberto | Sarmiento, Alfredo José | Neri, Carlos Mario | Grassi, Adrián Claudio | Peker, Graciela Mónica | Aisenson, Diana Beatriz Suplentes Seidmann, Susana | Donghi, Alicia Inés | Attorresi, Horacio Félix | Kufa, María Del Pilar | Lombardi, Gabriel Herberto | Stasiejko, Halina Alicia | Papiermeister, Ana María | Ynoub, Roxana Cecilia Claustro de Graduados Titulares Sotelo, María Inés | Quattrocchi, Paula Raquel | Rojas, María Alejandra | Celotto, Ileana Amanda Suplentes Korman, Guido Pablo | Moraga, Patricia Fernanda | Llull Casado, Verónica Gabriela | De La Sovera, Susana Laura Claustro de Estudiantes Titulares Belnicoff, Alexandra | Panigadi, Marcelo | Carre, Esteban | Gasparini, Daniela Suplentes Ricatti, Sol | Speranza, Aluminé | Díaz Fridman, David | Pinus, Denise Representante de APUBA Cabral, Sergio

Ediciones de la Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires Av. Independencia 3065 - Código Postal C1225AAM Ciudad de Buenos Aires, República Argentina Tel / Fax: (54 11) 4957 5886 Email: secinve@psi.uba.ar

2

Autoridades II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación y Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR
Presidente Honoraria Decana Prof. Nélida Cervone Presidente Martín Etchevers

Miembros de la Comisión Organizadora
Coordinador de la Comisión Organizadora Horacio Attorresi Integrantes de la Comisión Organizadora Ana Fernández | Clara Raznoszczyk | Enrique Segura | Inés Sotelo | Mariano Acciardi | Fernando, Ramirez

Miembros del Comité Científico
Psicología Clínica y Psicopatología | Fleischer, Deborah | Godoy, Claudio | Naparstek, Fabián | Pelorosso, Alicia | Quiroga, Susana | Roussos, Andrés Psicología del Trabajo | Ferrari, Liliana | Leibovich, Nora | Zubieta, Elena Psicología Educacional y Orientación Vocacional | Aisenson, Diana | Álvarez, Patricia | Batlle, Silvia | Colombo, María Elena | Elichiry, Nora | Erausquin, Cristina | Legaspi, Leandro | Nakache, Déborah | Perelman, Flora Psicología Social, Política y Comunitaria | Azzollini, Susana | Bazán, Claudia | Corvalán de Mezzano, Alicia | Tajer, Debora | López, Mercedes | Montenegro, Roberto | Seidmann, Susana | Stefani, Dorina Psicología de la Salud, Epidemiología y Prevención | Barcala, Alejandra | Castro Solano, Alejandro | Comes, Yahmila Técnicas y Procesos de Evaluación Psicológica | Aguerri, María Esther | Pano, Carlos | Cassullo, Gabriela | Fernández Liporace, Mercedes | Peker, Graciela | Passalacqua, Alicia Psicología Jurídica | Varela, Osvaldo | Sarmiento, Alfredo | Puhl, Estela Neuropsicología y Psicología Cognitiva | Politis, Daniel | Burin, Débora | Yorio, Alberto Psicoanálisis | Berdullas, Pilar | Delgado, Osvaldo | Laznik, David | Lombardi, Gabriel | Lowenstein, Alicia | Manfredi, Horacio | Muñoz, Pablo | Quiroga, Susana | Rabinovich, Diana | Roussos, Andrés | Rubistein, Adriana | Schejtman, Fabián Historia de la Psicología | Dagfal, Alejandro | Ibarra, Florencia | Kirsch, Ursula | Pavesi, Pablo | Rodríguez Sturla, Pablo | Rossi, Lucía | Falcone, Rosa Psicología del Desarrollo | Duhalde, Constanza | Grassi, Adrián | Oiberman, Alicia | Paolicchi, Graciela Filosofía y Epistemología | Ormart, Elizabeth | Rovaletti, María Lucrecia Musicoterapia | Moreau, Lucía Terapia Ocupacional | Papiermeister, Ana María Estudios Interdisciplinarios y Nuevos Desarrollos | Gutiérrez, Carlos | Korman, Guido | Neri, Carlos | Ynoub, Roxana | Pawlowicz, María Pía

El contenido, opiniones y el estilo de los trabajos publicados, previamente aprobados por el Comité Científico son exclusiva responsabilidad de los autores, y no debe considerarse que refleja la opinión de la Facultad de Psicología de UBA.

3

ÍNDICE DEL TOMO II
PSICOANÁLISIS
TRABAJOS LIBRES LA SUBJETIVIDAD DE LA ÉPOCA Abad, Gabriela.........................................................................................................................................................................................19 UNIDAD Y FRAGMENTACION EN LA CONSTITUCION DEL CUERPO Acuña, Cynthia ........................................................................................................................................................................................20 PARANOIA Y FENÓMENOS ELEMENTALES Aguirre, Javier Luis ..................................................................................................................................................................................22 CONSIDERAR LO FEMENINO Y EL INCONSCIENTE Aksman, Gloria ........................................................................................................................................................................................24 DESALOJAR EL ORIGEN: APROPIACIÓN DE NIÑOS EN EL ESTADO DE DERECHO Alfano, Adriana Lilian ...............................................................................................................................................................................26 LA TRISTEZA COMO FALLA MORAL: UNA VIRTUD NO ABSUELVE A NADIE DEL PECADO Allegro, Fabián ........................................................................................................................................................................................28 LOCALIZACIÓN DE UN TIPO DE MOMENTO ELECTIVO PREVIO AL MECANISMO EN UN OLVIDO FREUDIANO Alomo, Martín ..........................................................................................................................................................................................30 LOCALIZACIÓN DE UN TIPO DE MOMENTO ELECTIVO POSTERIOR AL MECANISMO EN UN OLVIDO FREUDIANO Alomo, Martín ..........................................................................................................................................................................................32 PSICOANÁLISIS Y CIENCIA: EL EXCESO DE OBJETOS Arias R., Laura.........................................................................................................................................................................................35 DISPOSITIVO ANALITICO Y CONSTITUCION SUBJETIVA Avila, Mariela ...........................................................................................................................................................................................37 EL SISTEMA DE MATRICES DE DATOS EN LA INVESTIGACION EN PSICOANALISIS Azaretto, Clara.........................................................................................................................................................................................39 HERRAMIENTAS DE INVESTIGACIÓN EN PSICOANÁLISIS: LA HISTORIA CLÍNICA Y SUS USOS POSIBLES Babiszenko, Debora; Castro Tolosa, Silvana ..........................................................................................................................................41 ¿CUÁL ES EL MODO EN QUE SE CONCIBEN LOS EFECTOS DE UN ANÁLISIS EN EL TEXTO “LA DIRECCIÓN DE LA CURA Y LOS PRINCIPIOS DE SU PODER”? Bachmann, Ruth Melina ..........................................................................................................................................................................43 CLÍNICA PSICOANALÍTICA Y ALCOHOLISMO Bachmann, Ruth Melina ..........................................................................................................................................................................44 CONTRAPUNTO: NOMBRE-DEL-PADRE Y SUPERYÓ Banzato, María Elisa; Cislaghi, Silvia ......................................................................................................................................................46 LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA EN LA ÉPOCA DEL “SER NOMBRADO PARA ALGO” Barbato, Carlos Enrique ..........................................................................................................................................................................49 LA INTERPRETACIÓN EN LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA Barberis, Osmar ......................................................................................................................................................................................51 LA CUESTIÓN DEL OBJETO DE USO EN LA CLÍNICA DE D.W. WINNICOTT: LECTURAS Y ACERCAMIENTOS Bareiro, Julieta.........................................................................................................................................................................................53 EL ESPACIO DE TRANSICIÓN COMO UN MECANISMO DE FRONTERA. LO EXTRAÑO Y LO PROPIO EN HEIDEGGER Y WINNICOTT Bareiro, Julieta; Bertorello, Adrián Mario .................................................................................................................................................55

5

EL LUGAR DEL INDICADOR EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. LECTURA DEL INDICADOR EN LA INVESTIGACIÓN FREUDIANA Barreiro Aguirre, Cynthia; Wood, Lucía ...................................................................................................................................................57 EL CUERPO Y LA ANGUSTIA EN LA PERSPECTIVA DEL PSICOANÁLISIS Benjamín, Alicia .......................................................................................................................................................................................59 LO ACTUAL: LA IMPOSIBILIDAD DE TRADUCCIÓN SUBJETIVA DE LA ANGUSTA Y LA PSICOFARMACOLOGIA Bercovich, Germán; Cobelli, Isondu; Fontana, Ana Laura; Kotliar, Susana Edith; Masante, Natalia Clara; Mauriño, Melisa; Michan, Milena; Pérez, Hernán Ezequiel; Piñeiro, Lorena; Rojas Soto, Lía Ximena; Roqueta, Claudia; Russo, Mercedes ..................62 ACERCA DE LA PSICOSIS EN FREUD Berdullas, María Pilar; Malamud, Marta; Ortiz Zavalla, Graciela.............................................................................................................63 LOCAMANIA Berger, Andrea Viviana ............................................................................................................................................................................66 PROPÓSITOS DE LA CURA PSICOANALITICA EN FREUD Y SU FUNDAMENTO PULSIONAL. PARTE III ANEXO Bermudez, Silvia......................................................................................................................................................................................68 EL GOCE Y LA ÉPOCA. INVESTIGACIÓN DESDE LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA Bertholet, Roberto ...................................................................................................................................................................................71 CONVERGENCIAS Y DIVERGENCIAS ENTRE EL ETERNO RETORNO Y LA COMPULSIÓN DE REPETICIÓN: INCIDENCIAS EN EL PSICOANÁLISIS DE LA ACTUALIDAD Boso, Jorge Fabio ...................................................................................................................................................................................73 EL MALESTAR EN LA CULTURA: UNA LECTURA CULTURALMENTE SITUADA Boso, Jorge Fabio ...................................................................................................................................................................................75 APORTES CONCEPTUALES DE JACQUES LACAN A LA PROBLEMÁTICA DE LAS TOXICOMANÍAS Y EL ALCOHOLISMO. PRIMEROS APORTES, LOS COMPLEJOS FAMILIARES EN LA FORMACIÓN DEL INDIVIDUO” Bousoño, Nicolas.....................................................................................................................................................................................78 CHOKING ¿GAME? Bower, Lorena .........................................................................................................................................................................................80 RESTOS TRANSFERENCIALES Y ELECCIÓN EN LA NEUROSIS Boxaca, Juan Lucas ................................................................................................................................................................................81 INTERVENCIONES ANALITICAS EN INSTITUCIONES: ¿CÓMO ABRIR LA PREGUNTA DEL SUJETO CON RELACIÓN A SU POSICIÓN? Briones, Gabriela Flavia ..........................................................................................................................................................................84 CORTES EN UN TRATAMIENTO: VARIACIONES Brunetti, Marcela .....................................................................................................................................................................................85 TALLERES DE ARTE EN HOSPITALES GENERALES Brunetti, Marcela .....................................................................................................................................................................................87 ¿DE QUÉ RESPONDE LA INHIBICIÓN? Buchanan, Verónica ................................................................................................................................................................................89 FRAGMENTOS DE ESCRITURA. ARTE, ACCESO(RIO) AL PSICOANÁLISIS Buttini, Matías ..........................................................................................................................................................................................92 HACIA UN FORZAMIENTO Caamaño, Verónica Cecilia; Cochia, Silvina ...........................................................................................................................................93 UN CUERPO, UN GOCE DETRÁS DE “LA BARRA DEL PACO” Capdevielle, Juan Pablo ..........................................................................................................................................................................95 LAS IDENTIFICACIONES Y LOS VASALLAJES DEL YO EN LA MELANCOLIA Capurro, Elda Lilian Luisa .......................................................................................................................................................................96 SOBRE LA DERIVACIÓN A CONSULTORIOS EXTERNOS EN UN HOSPITAL GENERAL. OFRECER UNA PAUSA Capurro, Veronica....................................................................................................................................................................................98 SUBJETIVIDAD Y DISCURSOS NORMATIVOS. NOTAS SOBRE LA VERGÜENZA Carol, Alfredo Orlando ...........................................................................................................................................................................100 PERSPECTIVAS DE UNA LÓGICA DE LO COLECTIVO NO SEGREGATIVA Carrasco Bax, Gabriela; Denza, Sabrina; Hidalgo, Susana María; Reif, Lilia Susana; Scarpati, Marta Delia; Warjach, David Alejandro; Zerba, Diego Adrían ...................................................................................................................................................102

6

AMBIGÜEDADES Y USOS DE LOS TÉRMINOS “DEFENSA” Y “REPRESIÓN”, EN LA OBRA DE FREUD. (1893-1915) Castiglioni, Ana Laura............................................................................................................................................................................104 LECTURAS EN TORNO AL PROBLEMA DEL LÍMITE EN LA INTERPRETACIÓN Cejas, Natalia Andrea ............................................................................................................................................................................107 COORDENADAS ELECTIVAS EN TERMINOS NO PATOLÓGICOS (ACERCA DE LA JOVEN HOMOSEXUAL DE FREUD) Cellerino, Sergio .................................................................................................................................................................................... 110 ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CATEGORÍAS FALO - CASTRACIÓN: GIROS TEÓRICOS - EFECTOS CLÍNICOS Conte, Marcela Mariana ........................................................................................................................................................................ 112 INSTITUCIONALIZACIÓN Y DESMANICOMIALIZACIÓN DE LA DISCAPACIDAD MENTAL Contino, Alejandro Martín ...................................................................................................................................................................... 114 SÍNTOMA Y CUERPO A PARTIR DE LA CATEGORÍA: NO HAY RELACIÓN SEXUAL Córdoba, María De Los Angeles ........................................................................................................................................................... 116 LA SEXUALIDAD PSICOANALÍTICA. ¿ARGUMENTO DE REIVINDICACIÓN Y LOGRO POLÍTICO PARA LOS COLECTIVOS DE GÉNERO? Cornejo, Hernán .................................................................................................................................................................................... 118 EL BORRADOR DE EL YO Y EL ELLO: LA IDEA DE PULSIÓN DE MUERTE Cosentino, Juan Carlos .........................................................................................................................................................................120 LA TRADUCCIÓN DE “PAROLE” EN EL PSICOANÁLISIS Courel, Raúl...........................................................................................................................................................................................124 COLECTIVOS TEMPORARIOS: POLÍTICA, GESTIÓN, ACONTECIMIENTO Crasnich, Nancy ....................................................................................................................................................................................126 LA PASIÓN DEL ODIO, LA DIMENSIÓN DE LO REAL Y VARIACIONES DEL ACTO Cuello, Mónica Emilia ............................................................................................................................................................................129 POLITICAS DE EVALUACIÓN Y MALESTAR DOCENTE. UN ABORDAJE DESDE EL PSICOANALISIS Cuello, Mónica Emilia; Silvage, Carlos Alberto......................................................................................................................................131 CARÁCTER: CICATRIZ EN EL YO DEL NÚCLEO PULSIONAL O EL PROBLEMA FREUDIANO DE LA FIJACIÓN AL TRAUMA Dal Maso Otano, Silvina ........................................................................................................................................................................133 SOBRE LA PRACTICA DE LA REALIZACION DE CORTES EN EL CUERPO Y EL PROBLEMA DE SU GENERALIZACION Dartiguelongue, Josefina .......................................................................................................................................................................135 EL COLEGIR (ERRATEN) FREUDIANO Y EL DELIRIO DE RELACIÓN (BEZIEHUNGSWAHN) PARANOICO De Battista, Julieta.................................................................................................................................................................................138 LINGÜÍSTICA Y PSICOANÁLISIS: ENCUENTROS Y DESENCUENTROS De Casas, Claudia Elena ......................................................................................................................................................................141 CULTURA: MALESTAR Y SEGREGACIÓN Delgado, Osvaldo; Meli, Yamila; Llull Casado, Veronica .......................................................................................................................143 LACAN, RUSSELL, KOYRÉ E OS PARADOXOS DA AUTORREFERÊNCIA D'escragnolle Cardoso, Mauricio ...........................................................................................................................................................145 SOBRE A FUNÇÃO DOUTRINAL DA LEITURA LACANIANA DE HEIDEGGER NO SEIO DO PROJETO DE RETORNO À FREUD D'escragnolle Cardoso, Mauricio ...........................................................................................................................................................148 HACIA UNA DIFERENCIA Diaz, Laura ............................................................................................................................................................................................150 FIGURAR LO INVISIBLE : LEER Y HACER LISIBLE Diez, Verónica Gabriela .........................................................................................................................................................................151 EL PADRE EN LA APROPIACIÓN DE NIÑOS: UN ESTUDIO SOBRE LA FUNCIÓN DEL PADRE EN LA FILIACIÓN EN LOS CASOS DE APROPIACIÓN DE NIÑOS EN LA ARGENTINA ENTRE 1976 -1983 Domínguez, María Elena .......................................................................................................................................................................154 LA RESISTENCIA DEL INCONCIENTE REAL: UN OBSTÁCULO A LA APROPIACIÓN Domínguez, María Elena .......................................................................................................................................................................157 SOBRE LAS ELECCIONES Donghi, Alicia Ines; Alcaraz, Laura; Rodriguez, Rafael Osvaldo; Vazquez, Liliana ...............................................................................160

7

DIAGNOSTICO DIFERENCIAL EN CONSUMIDORES DE PASTA BASE DE COCAÍNA: NUEVOS CONSUMOS, NUEVOS DESAFÍOS CLÍNICOS Donghi, Alicia Ines; Maidana, Miriam; Pulice, Gabriel Omar; Disanto, Luis Alberto ..............................................................................162 LA ELABORACION DEL DUELO POR LOS DESAPARECIDOS Duer, Ruben Eduardo; Franze, Sebastián; Gori, Dario; Lione, Pablo; Poverene, Laura; Psaridis, Marcelo Miguel; Vazquez, Silvia; Zaidenknop, Beatriz...............................................................................................................................................................................165 EL CASO DICK Y LOS TRES REGISTROS DE JACQUES LACAN Duguech, Gabriela.................................................................................................................................................................................167 DISTINTAS EVOLUCIONES DE LA INMUNOSUPRESION GRAVE EN PERSONAS AFECTADAS POR SIDA: PRESENTACION DE UN PROYECTO DE TESIS DE MAESTRIA EN PROBLEMAS Y PATOLOGIAS DEL DESVALIMIENTO Dupont, Mario Alberto ............................................................................................................................................................................170 LA TOXICOMANÍA Y SU RELACIÓN CON EL DISCURSO CIENTÍFICO ACTUAL Edelsztein, Karen; Karpel, Patricia Andrea............................................................................................................................................173 EXTRAÑAMIENTO FORMALISTA E INTERPRETACIÓN PSICOANALÍTICA Eidelberg, Alejandra ..............................................................................................................................................................................175 CUATRO HIPÓTESIS INICIALES ACERCA DE LA MELANCOLÍA Eisenberg, Estela Sonia ........................................................................................................................................................................177 LECTURAS ACERCA DEL DOLOR PSÍQUICO Eisenberg, Estela Sonia ........................................................................................................................................................................179 LA FUNCIÓN SUBJETIVANTE DE LOS DUELOS EN FREUD Elmiger, María Elena .............................................................................................................................................................................181 SEPARADOS - JUNTOS: UN MODO POSIBLE DE ESTAR EN EL MUNDO Enrico, Griselda Luján; Wainszelbaum, Veronica ..................................................................................................................................184 EL “COLEGIR” EN FREUD. INTENTO DE DELIMITACIÓN Escars, Carlos Javier.............................................................................................................................................................................186 INVESTIGACIONES EN PSICOANÁLISIS: QUÉ, CÓMO, QUIÉN Escars, Carlos Javier.............................................................................................................................................................................188 LOS EFECTOS TERAPÉUTICOS EN LAS TEORÍAS DE LA CONTRATRANSFERENCIA Espert, Maria Juliana; Babiszenko, Debora ..........................................................................................................................................191 IDENTIFICACION PRIMARIA Y NOMBRE DEL PADRE EN EL SEMINARIO “RSI”, DE JACQUES LACAN Esseiva, María De Los Angeles.............................................................................................................................................................193 ACERCA DE LA ANGUSTIA FREUDIANA Fernandez Raone, Martina; Varela, Jesica Verónica; Carbone, Nora Cecilia .......................................................................................195 VARIACIONES EN LA CAUSACIÓN DEL SUJETO Fleischer, Deborah Fanny; Allegro, Fabián; Benjamín, Alicia; Berdullas, María Pilar; Mena, Maria Ines; Rivas, Daniela Elizabeth; Surmani, Florencia; Warjach, David Alejandro ......................................................................................................................................197 PUNTUALIZACIONES SOBRE LA CONCEPCIÓN DE EMOCIONALIDAD EN LA TEORÍA DE MELANIE KLEIN Flores, Graciela Elena ...........................................................................................................................................................................200 EL CLIMATERIO FEMENINO Y SUS DESTINOS. UN PROCESO EMOCIONAL TURBULENTO DE LA EDAD MEDIA DE LA VIDA Flores, Graciela Elena; Poblete, Diana Gabriela ...................................................................................................................................202 EL FACTOR ELECTIVO EN EL HISTORIAL DEL HOMBRE DE LOS LOBOS Frydman, Arturo Victorio; Thompson, Santiago .....................................................................................................................................205 POR PACO NO SE EXIME DE RESPONSABILIDAD Fukelman, Geraldine .............................................................................................................................................................................207 CONSTRUCCIÓN DE SUBJETIVIDAD Fulco, Maria ...........................................................................................................................................................................................208 EL TIEMPO DE LO PÚBLICO Y LA TEMPORALIDAD DEL CASO Galiussi, Romina ................................................................................................................................................................................... 211 PUNTUACIONES SOBRE EL CUERPO: LAS MEDICINAS DE HIPÓCRATES Y BERNARD Garcia Galan, Maria Jimena ..................................................................................................................................................................212

8

ÉTICA Y EFECTOS TERAPÉUTICOS EN PSICOANÁLISIS Garcia Robles, Cecilia ...........................................................................................................................................................................215 UNA LECTURA SOBRE EL ESTATUTO DEL CUERPO Gartland, Cristina...................................................................................................................................................................................217 LO TRANSGENERACIONAL EN UN CASO DE ABUSO SEXUAL Gimenez, Ana Clara ..............................................................................................................................................................................219 ACTO ANALITICO, TRAGEDIA Y AMBIGÜEDAD Glasman, Claudio ..................................................................................................................................................................................222 MUERTE Y ACTO EN LA NEUROSIS OBSESIVA Godoy, Claudio ......................................................................................................................................................................................224 ARTE CONTEMPORANEO, BIOPOLITICA Y CUERPOS FRAGMENTADOS EN LA SOCIEDAD ACTUAL Gómez, Mariana ....................................................................................................................................................................................226 DISPOSITIVO TERAPÉUTICO DE INTERVENCIÓN PSICOANALÍTICA Gonzalez, Graciela ................................................................................................................................................................................228 SOBRE LA “PRODUCCIÓN” Y LACAN EN LA ENSEÑANZA ORAL DEL PSICOANÁLISIS Guindi, Patricia ......................................................................................................................................................................................230 ELECCIÓN Y DESMONTAJE DE LA TRANSFERENCIA Gurevicz, Mónica Graciela; Mordoh, Edmundo .....................................................................................................................................232 EL INSTANTE DECISIVO Gurevicz, Mónica Graciela; Muraro, Vanina ..........................................................................................................................................234 EL CONCEPTO DE IDENTIFICACIÓN EN EL SEMINARIO 9, LA IDENTIFICACIÓN DE J. LACAN Haddad, Maria Ivon ...............................................................................................................................................................................236 EINSTEIN Y FREUD: UN DESPLAZAMIENTO EN EL DISCURSO Harguindey, María Alicia ........................................................................................................................................................................238 LA MUTACION CAPITAL DEL DISCURSO DEL AMO Y SUS CONSECUENCIAS Imbriano, Amelia ....................................................................................................................................................................................240 EL HOMICIDIO: UNA PATENTIZACION DEL SUJETO EN LO REAL Imbriano, Amelia; Winkler, Paula; Ilari Bonfico, Agostina Florencia; Aguirre, María Graciela ...............................................................241 LA RELACIÓN DE LA REGLA DE ABSTINENCIA Y EL DESEO DEL ANALISTA. SU FUNDAMENTO ÉTICO Irrazabal, Evangelina .............................................................................................................................................................................243 DETRÁS DE LOS OJOS. LECTURA DEL TESTIMONIO DE UNA EX DETENIDA-DESAPARECIDA Isacovich, Lila Adriana ...........................................................................................................................................................................246 EL TIEMPO INSTITUCIONAL EN LOS TRATAMIENTOS Y LOS EFECTOS TERAPÉUTICOS DEL PSICOANÁLISIS Iuale, Maria Lujan ..................................................................................................................................................................................248 … LA VEZ ANTERIOR BAJÉ 100KG AHORA VINE A APRENDER A SONREIR Izraelevitch, Miriam................................................................................................................................................................................251 EL PSICOANÁLISIS EN FOUCAULT: UNA CONTRACIENCIA Jaume, Luis Carlos ................................................................................................................................................................................253 ANGUSTIA Y RELIGIÓN EN LA CLÍNICA DE LA NEUROSIS OBSESIVA Jiménez, Exequiel .................................................................................................................................................................................255 LA ELECCIÓN DEL SER HABLANTE O DE CÓMO EL QUE ABANDONA NO TIENE PREMIO Kahanoff, Dominique .............................................................................................................................................................................258 LA LECTURA DEL SUJETO Kahanoff, Natacha .................................................................................................................................................................................259 ALGUNOS INDICADORES SOBRE LA NEGACIÓN Y EL NOMBRAR PARA Kicillof, Clarisa; María Inés, Claramunt .................................................................................................................................................261 APTITUD DE ANALISTA: UNA POSICIÓN RESPECTO AL SABER Y A LA VERDAD Kiel, Laura Mirta ....................................................................................................................................................................................262 CASTRACIÓN Y POSICIÓN DEL ANALISTA Kohan, Pablo .........................................................................................................................................................................................265

9

PALABRA, VERDAD, HISTORIA, DISCURSO: REFERENCIAS HEIDEGGERIANAS DE LOS CONCEPTOS LACANIANOS EN FUNCIÓN Y CAMPO DE LA PALABRA Y DEL LENGUAJE EN PSICOANÁLISIS Kripper, Agustín; Ramirez, Pamela Alejandra........................................................................................................................................266 TRAVESTISMO Y EXCESOS DEL CONSUMO DE SUSTANCIAS La Tessa, Mirta Lidia..............................................................................................................................................................................269 EL ANALISTA EN JUEGO Ladaga, Elena .......................................................................................................................................................................................271 HACIA UNA CLÍNICA DE LA SEGUNDA TÓPICA FREUDIANA Laznik, David; Lubián, Elena Carmen; Kligmann, Leopoldo .................................................................................................................273 LA PRIMERA TÓPICA FREUDIANA: ALCANCES Y LÍMITES Laznik, David; Lubián, Elena Carmen; Kligmann, Leopoldo .................................................................................................................276 EL NOMBRE DEL PADRE EN LAS PSICOSIS Leibson, Leonardo .................................................................................................................................................................................279 ANUDANDO TANSMISIÓN E INTEGRACIÓN Levy Daniel, Gabriela ............................................................................................................................................................................282 ¿CÓMO PENSAR LA PRÁCTICA PSICOANALÍTICA EN EL ÁMBITO CARCELARIO? Llull Casado, Veronica ...........................................................................................................................................................................284 LA INSEGURIDAD COMO MIEDO AL OTRO Lobo, Julia María ...................................................................................................................................................................................286 AMOR Y DESTITUCIÓN: UN ESTUDIO SOBRE LA ESTRUCTURA DEL ACONTECIMIENTO AMOROSO AL FINAL DEL ANÁLISIS Lopez, Mariano ......................................................................................................................................................................................288 ¿VERSIONES ACERCA DE LA CASTRACIÓN? Lowenstein, Alicia ..................................................................................................................................................................................290 EL YO Y LO IMAGINARIO Luján, Patricia ........................................................................................................................................................................................292 LA ELECCIÓN DEL SÍNTOMA. UN MOMENTO ELECTIVO EN EL INICIO DEL ANÁLISIS Lutereau, Luciano ..................................................................................................................................................................................295 ¿ELEGIR EL TRAUMA? LA NOCIÓN DE TRAUMA COMO MOMENTO ELECTIVO EN LA NEUROSIS Lutereau, Luciano; Morera, Valeria Karin ..............................................................................................................................................297 ESTATUTO Y FUNCION DE LA AUTOMUTILACION EN LA ESQUIZOFRENIA Machado, Maria Ines .............................................................................................................................................................................299 CONVERSIÓN DE PERSPECTIVA A UNA CLÍNICA SIN CONFLICTO Magdalena, Nélida Angelina ..................................................................................................................................................................301 ESTATUTOS DEL SÍNTOMA EN UN ANÁLISIS Magdalena, Nélida Angelina ..................................................................................................................................................................302 EL DOLOR (EN) CUBIERTO: CLÍNICA PSICOANALÍTICA DE LAS ADICCIONES Maidana, Miriam; Capdevielle, Juan Pablo ...........................................................................................................................................304 DECLINACION PATERNA: UNA PERSPECTIVA DESDE LOS DISCURSOS Manfredi, Horacio Alberto; Quesada, Silvia; Pirroni, Andrea; Ulrich, Guillermina Maria........................................................................306 AUTISMO INFANTIL: EFECTOS TERAPÉUTICOS EN LA CLÍNICA DE LAS PATOLOGÍAS GRAVES DE LA SUBJETIVACION CON RELACIÓN AL OTRO Manzotti, Maria Rita; Blacut, Patricia; Goldenberg, Ariel; Povilaitis, Alfonsina; Rivaya, Paula; Sampayo, Sabrina; Voievdca, Virginia Maia ..........................................................................................................................................................................................308 AUTISMO INFANTIL: EFECTOS TERAPÉUTICOS EN LA CLÍNICA DE LAS PATOLOGÍAS GRAVES DE LA SUBJETIVACIÓN CON RELACIÓN AL CUERPO Manzotti, Maria Rita; Teggi, Daniela; Caniggia, Melina; Serrano, Maria Eugenia ................................................................................. 311 EL SUJETO EN LA OBESIDAD Mastropierro, María Cecilia; Martín Mogaburu, Juan Pablo; Loprete, Natalia.......................................................................................313 LA OPORTUNIDAD DE LO POSIBLE Mattera, Susana Inés; Leivi, Tomás; Otero, Tomas; Tomasini, Andrea; Quiroga, Bettina Norma; Castro Tolosa, Silvana; Lopez, Gonzalo Javier; Rodolao, Jezabel; Arnaboldi, Mabel Rosario...............................................................................................................314

10

LA ELECCIÓN: SUPOSICIÓN DE UN SUJETO Mattera, Susana Inés; Muraro, Vanina ..................................................................................................................................................317 LA AMENTIA: PARADIGMA DEL ÉXITO DEFENSIVO Y DEL FRACASO DEL SUJETO? Mayorga, Rocío Soledad .......................................................................................................................................................................319 SERVIRSE DE UN SÍNTOMA A PARTIR DE LA TRASMISIÓN PATERNA Mayorga, Rocío Soledad .......................................................................................................................................................................321 DIFICULTADES EN EL ESTABLECIMIENTO DEL CONCEPTO DE IDENTIFICACIÓN Mazzuca, Marcelo .................................................................................................................................................................................323 LAS IDENTIFICACIONES DEL SUJETO Mazzuca, Santiago Andrés; Pujana, Mariano; Vázquez Salcedo, Edgar; Mazzuca, Roberto ...............................................................325 FETICHISMO-FETICHE EN LA ERA DE LA GLOBALIZACIÓN Mena, María Inés...................................................................................................................................................................................328 EL TIEMPO DE LA PRÁCTICA ANALÍTICA Y EL TIEMPO DE LA TRANSMISIÓN DEL PSICOANÁLISIS EN LAS INSTITUCIONES Mercadal, Gabriela ................................................................................................................................................................................331 LA IGUALDAD COMO PROBLEMA Merlin, Nora ...........................................................................................................................................................................................334 EL MANEJO DE LA TRANSFERENCIA: DE FREUD A LACAN Miari, Antonella Silvana .........................................................................................................................................................................336 DEL DOLOR CORPORAL AL DOLOR ANIMICO... Migdalek, Silvia......................................................................................................................................................................................338 EL MATEMA DE LA PULSIÓN Misrahi, Claris ........................................................................................................................................................................................340 UN ACERCAMIENTO A LOS MOMENTOS ELECTIVOS A TRAVÉS DE LA HISTORIA CLÍNICA Mólica Lourido, Marisa; Montiel Carli, Alma ..........................................................................................................................................343 BREVE COMENTARIO SOBRE LO QUE LLEVA A FREUD A LA ÚLTIMA VERSIÓN DE LA ANGUSTIA Mon, Martha ..........................................................................................................................................................................................345 LA FUNCIÓN DE LA FALTA EN EL DESEO: LACAN Y DELEUZE Moraga, Patricia ....................................................................................................................................................................................347 LOCURA HISTÉRICA O HISTERIAS ENLOQUECIDAS Muñoz, Pablo.........................................................................................................................................................................................350 EL MÉTODO DE LA CIENCIA EN LA PERSPECTIVA DE JUAN SAMAJA: DESCUBRIMIENTO, VALIDACIÓN Y ESTILO Murillo, Manuel ......................................................................................................................................................................................353 UNIVERSAL, PARTICULAR Y SINGULAR EN PSICOANÁLISIS: PALABRAS, CONCEPTOS Y CATEGORÍAS Murillo, Manuel ......................................................................................................................................................................................355 INVESTIGACIONES EN LA UNIVERSIDAD, ALGUNOS APORTES TEÓRICO CLÍNICOS Najt, Norma Etel ....................................................................................................................................................................................358 LAS OBSESIONES EN NEUROSIS Y PSICOSIS: ANTECEDENTES Y PROBLEMAS ACTUALES EN PSICOANALISIS Napolitano, Graziela ..............................................................................................................................................................................360 ANTECEDENTES DEL CONCEPTO DE SUPERYÓ EN LA OBRA DE SIGMUND FREUD Negro, Marcela Ana ...............................................................................................................................................................................363 DIFICULTADES Y VISCISITUDES DEL PSICOANÁLISIS CON NIÑOS Ojeda, Ramón Antonio ..........................................................................................................................................................................365 PACO: EL CUERPO COMO TESTIMONIO Oldecop, Ana Myrthes; Silva, María Belén; Tendlarz, Edit Beatriz ........................................................................................................367 FUNDAMENTOS METAPSICOLOGICOS Y CLINICOS DE LA ANTROPOLOGIA PSICOANALITICA Otero Rossi, Maria Rosario; Najt, Norma Etel .......................................................................................................................................368 DUELO Y POSICION DEPRESIVA. TRATAMIENTO DE UNA PACIENTE MELANCOLICA Pal, Jimena Andrea ...............................................................................................................................................................................370 NEUROSIS Y ENURESIS PRIMARIAS Pal, Jimena Andrea ...............................................................................................................................................................................372

11

EL SUJETO COMO SUSTRACCIÓN Palmieri, Agustin ....................................................................................................................................................................................374 AVANCES DE UNA INVESTIGACIÓN CON PREPÚBERES Y ADOLESCENTES SOBRE LAS VIOLENCIAS EN LA VIDA SOCIOCULTURAL Pascal, Julia ..........................................................................................................................................................................................376 LO QUE LA INTERPRETACIÓN LEE Pawlow, Juan Carlos .............................................................................................................................................................................379 PRESENCIA-AUSENCIA: UNA ESTRUCTURA FORMAL FENOMENOLÓGICA EN LA CONCEPCIÓN LACANIANA DE PALABRA (PAROLE) Peart, Natalia .........................................................................................................................................................................................380 LA AUSENCIA DE VERGÜENZA EN EL RELATO DEL MELANCÓLICO Pérez Abella, Alma ................................................................................................................................................................................382 TALLERES PSICOANALÍTICOS CON PACIENTES PSICOTICOS CRÓNICOS EN EL ÁMBITO HOSPITALARIO Perez Cabalar, Maria Del Carmen; Kleidermacher, Diego Sebastian; Jordana, Mariana; Perez Sutil, Alicia Nelida ............................384 CASTRACIÓN, DE LA PREMISA AL NO TODO Pérez, Adriana; Schwartz, Roxana ........................................................................................................................................................386 UN SECRETO QUE SE DICE A VOCES Pesich, Natalia; Ramirez, Natalia Lorena; Stranges, Valeria Romina ...................................................................................................388 EL DOMINIO SEMÁNTICO-PRAGMÁTICO EN LA INTERPRETACIÓN PSICOANALÍTICA: ANTECEDENTES DE UNA PRAGMÁTICA LINGÜÍSTICA EN FREUD Petrella, Lila ...........................................................................................................................................................................................389 EL VALOR DEL TRABAJO INSTITUCIONAL CON NIÑOS: UN RECORTE CLINICO. DEL ABRIR Y CERRAR LOS OJOS… AL “NO ME MIRES” Piaggi, Marcela Beatriz; González Flórez, Lyda Cecilia ........................................................................................................................393 ESTUDIOS FREUDIANOS: ALGUNAS PUNTUALIZACIONES SOBRE LA ESTRUCTURA Y FUNCIÓN DEL SÍNTOMA NEURÓTICO EN EL SEGUNDO Y TERCER MOMENTO CAUSAL Piazze, Gaston Pablo; Fogola Arena, Marina; Campodonico, Nicolas..................................................................................................395 EL DESEO DEL ANALISTA Y LA PULSIÓN Pino, Silvia .............................................................................................................................................................................................397 LOS FENOMENOS CORPORALES EN LA EXPERIENCIA MISTICA: DE LA ASCESIS A LA MISTICA Piro, María Cristina; Basualdo, Analia Beatriz .......................................................................................................................................398 ATRIBUIRSE UN CUERPO: MODALIDADES SINGULARES DE RESPUESTA EN LA CLINICA CON NIÑOS Piro, María Cristina; Piazze, Gaston Pablo ...........................................................................................................................................400 UN MANUAL ESPECIAL Prego, Enrique Miguel ...........................................................................................................................................................................402 MOMENTO ELECTIVO Y MANEJO DE LA TRANSFERENCIA EN EL HOMBRE DE LAS RATAS Prieto, Luis.............................................................................................................................................................................................404 EL ACONTECIMIENTO TRAUMÁTICO: UNA RESPUESTA SUBJETIVA PARADÓJICA Provenzano, Marta ................................................................................................................................................................................406 EL YO Y LA INTERPRETACIÓN Quintana López, Laura ..........................................................................................................................................................................407 RETRACCIONES VIRTUALES , OBSESIVAS Y ACTUALES Racki, Gabriel ........................................................................................................................................................................................410 UNA LECTURA PSICOANALÍTICA DEL MOISÉS Raffaini, Laura ....................................................................................................................................................................................... 411 CONSTRUCCIÓN DEL DESEO DE MATERNIDAD EN MUJERES DE HOY. NUEVAS PRÁCTICAS, NUEVAS REPRESENTACIONES Reid, Graciela Beatriz............................................................................................................................................................................413 ALGUNAS PUNTUACIONES ACERCA DEL MASOQUISMO Rivas, Daniela Elizabeth........................................................................................................................................................................416 EL TIEMPO EN LA PRÁCTICA DEL PSICOANÁLISIS. EFECTOS TERAPÉUTICOS DE LA INTERVENCIÓN ANALÍTICA EN ÁMBITOS INSTITUCIONALES” Rodrigo, Mónica ....................................................................................................................................................................................418

12

CONSISTENCIA Y NUDO BORROMEO Rodriguez Sapey, Guadalupe................................................................................................................................................................420 “¿CÓMO HAGO PARA ELEGIR?” MOMENTOS ELECTIVOS EN UN RECORRIDO ANALÍTICO INSTITUCIONAL Rodríguez, Claudia Patricia ...................................................................................................................................................................423 LA DIRECCIÓN DE LA CURA Y LA PRÁCTICA DEL CONTROL Rojas, Maria Alejandra ..........................................................................................................................................................................425 UN CHISTE SERIO Rubinsztejn, Daniel................................................................................................................................................................................427 ALGO MÁS SOBRE LOS EFECTOS TERAPÉUTICOS EN PSICOANÁLISIS Rubistein, Adriana Mónica .....................................................................................................................................................................429 LA ACTUALIDAD DE LA PRÁCTICA CLÍNICA: CUESTIONES QUE SE PRESENTAN CON LOS ADOLESCENTES Y CON LOS NIÑOS Saavedra, María Eugenia ......................................................................................................................................................................431 A OFICINA DE LEITURA COMO ESPAÇO POTENCIAL Saj Porcacchia, Sonia; Barone, Leda Maria Codeço ............................................................................................................................433 LIBERTAD Y ELECCIONES DEL HABLANTESER EN LAS PSICOSIS FRENTE AL ENCUENTRO CON EL DISCURSO DEL ANALISTA Salinas, Laura........................................................................................................................................................................................435 CONCEPTUALIZACIONES DEL TRAUMA EN FREUD Y LACAN Sanfelippo, Luis César ..........................................................................................................................................................................438 ANALISIS EXPLORATORIO DE LAS PARTICULARIDADES SUBJETIVAS DE LA CONSULTA EN LA GUARDIA Y SU RELACION CON TRATAMIENTOS PSICOTERAPEUTICOS O PSIQUIATRICOS PREVIOS O ACTUALES Santimaria, Larisa; Penecino, Ignacio ...................................................................................................................................................441 ¿ES POSIBLE MIRARSE EL OJO EN UN ESPEJO? Santos, Mara Gabriela; Corino, Carolina Alicia .....................................................................................................................................443 CONSIDERACIONES SOBRE EL GOCE DEL OTRO EN LOS CASOS FREUDIANOS DE JUANITO, DORA Y EL HOMBRE DE LAS RATAS Schejtman, Fabián.................................................................................................................................................................................445 SOBRE EL DESEO DEL PSICOANALISTA: BREVE PRELUDIO A LA CONSIDERACIÓN DE LAS POSIBLES CONTRIBUCIONES DEL PSICOANALISTA A LAS PROBLEMÁTICAS SOCIALES Schejtman, Fabián.................................................................................................................................................................................448 EL CUERVO DE POE ¿UNA ESCRITURA DEL DOLOR? Sigal, Nora Lia .......................................................................................................................................................................................449 AMIEL, O EL DON JUAN SIN DON Soengas, Estela Elvira; Martin, Julia .....................................................................................................................................................452 LA LEY DE PROHIBICIÓN DEL INCESTO: PRODUCCIÓN SUBJETIVA Y DIFERENCIA GENEALÓGICA Soler, Federico Miguel ...........................................................................................................................................................................454 UN ARREGLO SINGULAR Sosa Córdoba, Graciela Carmen ..........................................................................................................................................................456 LA SUBJETIVIDAD EN TIEMPOS DE FLEXIBILIZACIÓN. UNA DECISIÓN POSIBLE Suárez, Silvana Cecilia; Turtl, María Magdalena...................................................................................................................................458 SINGULARIDADES DE LA CLÍNICA CON SUJETOS QUE HAN SIDO ALOJADOS LÁBILMENTE EN EL DESEO DEL OTRO Szapiro, Liliana ......................................................................................................................................................................................460 EL ANALISTA EN INSTITUCIONES. ORIENTACIÓN ANALÍTICA EN DISPOSITIVOS TOTALIZANTES Tarodo, Paula Verónica .........................................................................................................................................................................462 LA CLÍNICA DEL CONSUMO COMO MODO DE DES-RESPONSABILIZAR AL SUJETO Tendlarz, Edit Beatriz; Silva, María Belén; Oldecop, Ana Myrthes; Mastropierro, Claudia....................................................................465 ACERCA DE LA SUBLIMACIÓN Tercic, Cecilia ........................................................................................................................................................................................467 LO QUE SE ELIGE Y LO QUE NO EN LA CURA ANALÍTICA Thompson, Santiago; Frydman, Arturo Victorio.....................................................................................................................................469 DE HACERSE PLANTAR A PLANTARSE DE OTRO MODO. SEPARACIÓN EN TRASFERENCIA Tomasini, Andrea; Stranges, Valeria Romin ..........................................................................................................................................471

13

¿QUIÉN SE ATREVE A MATAR AL MANDARÍN? VIOLENCIA Y AGRESIVIDAD EN PSICOANÁLISIS Triolo Moya, Felipa Concepcion ............................................................................................................................................................473 CONFIGURACIONES DE LA VIOLENCIA EN LA CULTURA ACTUAL Triolo Moya, Felipa Concepcion; Bower, Lorena ...................................................................................................................................475 EL DISCURSO CONTEMPORÁNEO ¿QUÉ LUGAR PARA LA ADOLESCENCIA? Turtl, María Magdalena; Rosso, Florencia Silvia ...................................................................................................................................477 LA INTRODUCCIÓN DEL DESEO DEL ANALISTA EN LAS PRESENTACIONES DE ENFERMOS: UN HALLAZGO LACANIANO Valcarce, María Laura ...........................................................................................................................................................................479 DEL TRATAMIENTO DEL DOLOR Vazquez, Liliana; Quevedo, Silvia; Rodriguez, Rafael Osvaldo ............................................................................................................481 PUNTUALIZACIONES ACERCA DEL EROTISMO A PARTIR DEL GIRO DE 1920 Venere, Emilce ......................................................................................................................................................................................483 LA EFICACIA DEL SINTHOME EN LA CLÍNICA DE LAS PSICOSIS Vetere, Ernesto ......................................................................................................................................................................................485 CLÍNICA DIFERENCIAL DE LAS AUTOMUTILACIONES: USOS DEL FANTASMA MASOQUISTA EN PSICOSIS Y PERVERSIÓN Volta, Luis Horacio; Erbetta, Anahí Evangelina .....................................................................................................................................488 LA RELACIÓN ANGUSTIA-ALTERACIÓN DEL YO. CONSECUENCIAS EN EL FINAL DE ANÁLISIS FREUDIANO Watermann, Mirta; Mozzi, Viviana Alejandra .........................................................................................................................................490 EL MARCO DEL FANTASMA: LA VERGÜENZA Y LA ESPERA COMO CATEGORÍAS QUE PERMITEN SITUAR ALGUNOS DE SUS BORDES Wodzak, Débora; Pérez Abella, Alma....................................................................................................................................................492 SCHREBER-JOYCE: DOS PARADIGMAS Zanassi, Sergio......................................................................................................................................................................................494 LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA FRENTE A LOS IMPASSES DEL PROCESO CIVILIZATORIO Zerbino, Mario Carlos ............................................................................................................................................................................496 RESÚMENES EL SUPERYÓ EN EL DISCURSO JURÍDICO Y EN EL PSICOANÁLISIS Aguirre, María Graciela .........................................................................................................................................................................501 EL SUJETO SUJETADO AL CAPITALISMO Almécija, Mariel; Varela, María Belén; Santana, María; Trigo, Martín ...................................................................................................501 ESCRITURA SOBRE UN CASO DE PSICOSIS EN DESENCADENAMIENTO Y UNA SUPLENCIA FAVORECIDA POR EL DISPOSITIVO DE TRATAMIENTO Barrera, Adrian ......................................................................................................................................................................................502 EL DIBUJO COMO MATERAL CLÍNICO EN LA PSICOTERAPIA DE NIÑOS Bernardi, Ana Carolina ..........................................................................................................................................................................502 BIOLOGÍA Y SUJETO: INTERVENCIONES ANALÍTICAS EN UNA PACIENTE CON SÍNDROME DE PRADER-WILLI Briones, Gabriela Flavia ........................................................................................................................................................................503 SOBRE EL ENCUADRE Y EL CELULAR EN EL CONSULTORIO Cattani, Mariano Horacio; D`elia, Andrea Gabriela; Mascialino, Gustavo .............................................................................................503 LA PUREZA DEL PSICOANÁLISIS APLICADO Ceña, Guadalupe ..................................................................................................................................................................................504 DUELO Y MELANCOLIA : UNA LECTURA METODOLOGICA Crespo, Beatriz ......................................................................................................................................................................................504 URGENCIA Y FILIACIÓN: UNA INTERVENCIÓN POSIBLE Cruz, Alejandra ......................................................................................................................................................................................505 PRÁCTICA DE INVESTIGACIÓN EN PSICOANÁLISIS: LA FORMACIÓN EN EL GRADO Espert, Maria Juliana; Iuale, Maria Lujan ..............................................................................................................................................505 EPOCA Y SUJETO Gorocito, Patricia Mónica; Pacheco, Mariana Monica ...........................................................................................................................506

14

BIOÉTICA, BIOTECNOLOGÍA, BIO-PSICOANÁLISIS Goycolea, Gabriel ..................................................................................................................................................................................506 REFLEXIONES ACERCA DEL PROCESO DE GLOBALIZACIÓN Y SU INCIDENCIA EN LO SOCIAL Y CULTURAL Ilari Bonfico, Agostina Florencia ............................................................................................................................................................507 CLÍNICA CON NIÑOS Y ADOLESCENTES: UNA INVESTIGACIÓN ACERCA DE LA TRANSMISIÓN GENERACIONAL Insua, María Ida.....................................................................................................................................................................................507 BIOETICA ETICA Y PROFESIONALES DE LA SALUD PSÍQUICA Jaime Bacile, Eliana ..............................................................................................................................................................................508 MANIFESTACIONES ARTISTICAS EN LA MODERNIDAD. BIOETICA, ÉTICA Y SUBJETIVIDAD ACTUAL Jaime Bacile, Eliana; Jarrys, Betina; Cura, Virginia Liliana ...................................................................................................................508 LA VERDAD Y EL SABER Kahanoff, Graciela .................................................................................................................................................................................509 LA VIOLENCIA, ¿ENTRETIENE? Karlen, Hilda; Cicutto, Aldo Nelson; Echave, Maria Nieves; Rodriguez, Ana Laura ..............................................................................509 LAS SILICONAS: "UN RECURSO EN EL INTENTO DE SUTURAR LA HERIDA NARCISISTA" Lee, Florencia; Guitelman, Roxana .......................................................................................................................................................510 DESGARROS SIN METÁFORA Lejbowicz, Jacqueline; Karpel, Patricia Andrea .....................................................................................................................................510 UN ESTUDIO EXPLORATORIO - DESCRIPTIVO DEL CLIMATERIO FEMENINO DESDE UNA PERSPECTIVA PSICOANALÍTICA Marchisio, Silvina Alejandra; Campo, Claudia Inés; Tejedor, María Corina........................................................................................... 511 IMPACTO DEL USO DE LA TELEFONÍA CELULAR EN EL ENCUADRE PSICOANALÍTICO Mascialino, Gustavo; Milito, Gabriela; Sivori, Maria Belen; Urcola, María Cecilia; Urrutia Vela, Martín; Zaccardi, Elisa; D`elia, Andrea Gabriela; Cattani, Mariano Horacio; Levit, Esther Débora; Parodi, Juan Manuel ..................................................................... 511 EXCESOS SIN MOTIVOS NI PUDOR. JÓVENES VIOLENTOS Medina, Marta Susana ..........................................................................................................................................................................512 PSICOSIS E INIMPUTABILIDAD Quessa, Judith Abigail ...........................................................................................................................................................................512 ACTUALIDAD Y PSICOANÁLISIS EN EL MARCO DE LA MEDICINA PREPAGA Schwartzman, Mariana ..........................................................................................................................................................................513 NACIMIENTO Y RESPONSABILIDAD SUBJETIVA. PRÁCTICAS MÉDICAS ACTUALES Y APLASTAMIENTO SUBJETIVO Simonovich, Sofia ..................................................................................................................................................................................513 ACERCA DE LA CUESTIÓN DE LA PSICOSOMÁTICA. DIFERENTES PERSPECTIVAS DESDE EL PSICOANÁLISIS. PUNTOS DE CONVERGENCIA Y DIVERGENCIA Szapiro, Liliana ......................................................................................................................................................................................514 EL DESEO Y EL PRINCIPIO DE PLACER Teitelbaum, Analìa .................................................................................................................................................................................514 EL PSICOANÁLISIS COMO ENVÉS DE LA NORMA JURÍDICA Winkler, Paula........................................................................................................................................................................................515 POSTERS CONCLUSIONES FINALES DE LA INVESTIGACIÓN “ANÁLISIS COMPARATIVO DE LA DEMANDA E INTERVENCIONES EN LA URGENCIA EN DIFERENTES HOSPITALES DEL MERCOSUR” Sotelo, María Inés; Belaga, Guillermo; Leserre, Lucas; Rojas, Maria Alejandra; Moraga, Patricia; Penecino, Ignacio; Santimaria, Larisa; Marini, Miguel; Mazzia, Valeria; Coronel, Marta; Capurro, Veronica; Cruz, Alejandra...............................................................519

15

PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL
TRABAJOS LIBRES EFECTO DEL AISLAMIENTO ADOLESCENTE SOBRE LAS RESPUESTAS ANTE EL CAMBIO SORPRESIVO DEL REFUERZO EN RATAS Cuenya, Lucas; Kamenetzky, Giselle ....................................................................................................................................................523 TESTOSTERONA Y FRUSTRACIÓN Justel, Nadia; Suárez, Andrea; Ruetti, Eliana........................................................................................................................................525 EFECTOS DE CONTRASTE SIMULTÁNEO Y SUCESIVO EN LAS RESPUESTAS DE CONSUMO DE SOLUCIONES AZUCARADAS EN RATONES CF1: VALIDACIÓN DE UN PROCEDIMIENTO EXPERIMENTAL Pellegrini, Santiago................................................................................................................................................................................526 EXTINCIÓN Y RECUPERACIÓN ESPONTÁNEA DEL CONDICIONAMIENTO DE APETENCIA A UN SABOR EN RATONES CF1 Pellegrini, Santiago................................................................................................................................................................................528 RESÚMENES RETENCION DE UN APRENDIZAJE INSTRUMENTAL EN EL ANFIBIO BUFO ARENARUM Puddington, Martin Miguel .....................................................................................................................................................................533 UNA REVISION CONCEPTUAL DE LOS DISEÑOS PRE-EXPERIMENTALES Salas Blas, Edwin ..................................................................................................................................................................................533 POSTERS GENERALIZACIÓN DE ESTÍMULOS EN LA COMUNICACIÓN ENTRE PERROS DOMÉSTICOS Y HUMANOS Elgier, Angel Manuel; Jakovcevic, Adriana; Bentosela, Mariana ...........................................................................................................537

MUSICOTERAPIA
RESUMEN LA EVALUACIÓN DE LA EDUCACIÓN VOCAL EN MUSICOTERAPIA. LA ENCUESTA COMO ESTRATEGIA DE INDAGACIÓN Moreau, Lucía Inés; Otero, Laura..........................................................................................................................................................545

16

Psicoanálisis

LA SUBJETIVIDAD DE LA ÉPOCA
Abad, Gabriela Centro de investigación, Universidad Nacional de Tucumán. Argentina

RESUMEN La escena del mundo va perdiendo su base en lo prohibido: Quedan por un lado: los Mitos Fundacionales y los Discursos del orden, vaciados de contenido, porque las leyes están devaluadas en la sociedad posmoderna. Y por otro lado las liturgias y rituales que deberían ponerlos en escena quedan también vaciadas de contenido, desvinculadas de una razón para su repetición. Se imponen de ésta manera con una eficacia absoluta, una nueva gama de ritos que responden a la voraz ley del mercado Palabras clave Prohibición Ley Angustia ABSTRACT LASUBJETIVIDAD OF THE TIME The scene of the world is losing its base in the forbidden: There are on one side: the founding myths and the Discourses of order, emptied of content, because the laws are devalued in the postmodern society. On the other hand the liturgies and rituals that should set the scene are also empty of content, a reason unrelated to their repetition. Are imposed that way with absolute efficiency, a new range of rituals that meet the voracious market law Key words Prohibition Law Anguish

Pero como lo marcó Freud repetidas veces, esta prohibición lleva implícito en ella el deseo de transgredirla. Es la tentación del hombre lo que hace imprescindible que la cultura construya vallas de ficción que resguarden lo prohibido; sistemas normativos que no están sostenidos sólo en leyes escritas, sino en una estructura discursiva y extradiscursiva que trama el lazo social y sostiene las prohibiciones esto es lo que llamamos Montajes alrededor de lo prohibido. Estas ficciones se montan en escena a través de Mitos fundacionales que dan un sustento genealógico a la sujeción, discursos del orden: integrados por argumentos racionales como los de la filosofía, las ciencias políticas, el derecho, etcétera y prácticas litúrgicas con las que se asegura la repetición de conductas esperadas: Una serie de rituales, relatos y blasones debe ser repetida para reafirmar su lugar. Éstas forman parte de lo que constituye lo más íntimo de la subjetividad, y delimitan desde allí la prohibición; acompañan los sistemas legales y demarcan los caminos trazados. LOS CUERPOS, LA ESCENA Y EL PODER La herida que la cultura produce en la carne humana para inscribirse es una incisión de efecto incurable que el significante origina en el cuerpo “el cuerpo se vuelve espacio teatral, objeto de la representación anclado en la palabra” (Legendre: 2008.73) Palabra que desdobla al cuerpo alienándolo de si mismo y condenándolo a vivir representándose en un mundo puesto en escena. Una vez despejado lo que entendemos por la puesta en escena del mundo y su núcleo organizador en torno a lo prohibido, nos queda introducirnos en los problemas que esto plantea. Porque lo dicho hasta acá no remite a algo particular de nuestra época, sino que nos advierte que lo simbólico y lo imaginario, así como resultan imprescindibles para soportar la vida, son al mismo tiempo el vehículo de las ideologías vigentes, como lo plantea Zizek. La pregunta sería ¿ qué sujeto quiere producir la posmodernidad? Y en definitiva, que termina produciendo, porque como plantea Roudinesco en el libro “El lado oscuro”, los efectos siempre tienen un carácter inesperado, algo se escapa y muestra el desarreglo. En la actualidad los discursos del orden siguen produciendo los fundamentos lógicos de sujeción a la ley, los estados diagraman sus sistemas de control cada vez más perfeccionados, pero a medida que más se desarrolla surge con mayor claridad la grieta por donde se escurre. Un mandato, superior a los poderes instituidos de un estado tiñe el horizonte contemporáneo, atravesando incluso las fronteras nacionales, se cuela por los intersticios de las estructuras institucionales: familia, estado, escuelas etc, un mandato que impele a gozar, a consumir, a “disfrutar”, a no privarse de nada. Distintos autores toman este tema y van circunscribiéndolo, conceptualizándolo, tomándolo desde sus posibles abordajes( Legendre, Braunstein, Rudinesco Zizek, Kristevas) coinciden en que asistimos a una época en que las prohibiciones han declinado, en el que el mandato del poder tiene más que nunca dos caras bien diferenciadas, una que dice prohibir y otra más solapada y sofisticada que compulsa. Es esta última la que maneja los espejos identificatorios, y dispone de las liturgias que regulan el lazo social. ¿Qué efecto causa en el sujeto esta paradoja, por un lado, las leyes genealógicamente transmitidas, las que se repiten, las que se estudian, las que están escritas, las que todos conocemos y por otro una ley que se transmite con ropajes diferentes, se viste de cientificidad, de actualidad, de superación e impele a los sujetos a “disfrutar” como imperativo?. Imperativo que, ubicado en el lugar del ideal, empieza a tragar todo otro ideal que se le interponga, pero lo extraño es que va minando toda otra razón para vivir que no sea disfrutar, gozar. Etc. Hay algo a lo que se llamo ley, que parece estar comandando este ideal, y es la llamada ley del mercado, pero que por efecto de especulación ya deja de ser una ley, porque en cierto momento esta especulación se vuelve algo que ya no tiene nada que ver con el valor, es una forma de destrucción del valor mercado, ya no hay ningún tipo de equivalencia, y produce un efecto caótico. Por lo tanto deja de funcionar como una ley de regulación. Termina por dejar a los sujetos y a las sociedades, capturados en una especularidad, que los desposee de todo lazo con una Ley de regulación. Es así como totalmente desrregulada tiene un efecto catabólico en

Para trabajar esto de las nuevas formas de la subjetividad tendré que hacer un recorrido por algunos conceptos que me permitan plantear una hipótesis. LOS CAMINOS DE LA PROHIBICIÓN El precio que hay que pagar por vivir en la cultura determina una relación imposible con la satisfacción, condenado a una carencia originaria que lo obliga a recurrir al artificio de las palabras, el sujeto no establecerá con el mundo una relación de inmediatez sino que estará siempre preso de la escena del mundo. Por lo tanto la escena del mundo, es un efecto o producto de la prohibición, en tanto ésta produce un vacío que se cubre mediante una representación, el Tótem: este es primer elemento sobre el que se edifica el andamiaje simbólico. El Tótem como representación de la prohibición demarca la zona de riesgo, aquel lugar adonde el hombre no debe retornar, porque ese regreso abriga el peligro de derribar todo el andamiaje cultural este es el mojón sobre el que se monta un sistema de prohibiciones que permite el despliegue generacional sostenido en dicho artificio. De ésta manera el hombre llega a un mundo amarrado por una trama genealógica que lo teje en una historia, en un idioma, en creencias con las que se identifica y por lo tanto sujeto a determinados emblemas, relatos y blasones que lo ubican como miembro de un grupo, pueblo o nación. Discursos puestos en escena en forma lingüística y extralingüística que van hilvanando las generaciones y diseñando la razón para vivir. “Las civilizaciones son fabricas de palabras y se fabrican con palabras. Ellas enseñan al hombre el vacío y la separación que hacen posible el hablar” (Legendre 2008:17) La prohibición causa en la humanidad los efectos de alienación a la representación y extrañamiento del ser. Este montaje de lo prohibido se traduce en sistemas normativos que le permiten al hombre alojarse en la escena del mundo, articulando lo subjetivo con lo cultural.

19

las sociedades actuales, porque al romper las amarras con todos los otros sistemas legales, va minando las leyes que regulan. Si hemos planteado al inicio de éste trabajo, que la escena del mundo, la escena del Otro, como la llama lacan, único lugar donde el hombre puede habitar, se sostiene en el nudo de la prohibición, dejando como resultado un resto, al que como sabemos, Lacan denomina objeto a. El vacio, lo que queda por fuera de la escena, lo real, aquello que la escena vela, pero que al mismo tiempo le sirve de causa a la escena. Pensemos ¿cuáles son los efectos subjetivos y sociales cuando la escena pierde el anclaje el la ley y en el sistema de prohibiciones? De esta manera la puesta en escena del mundo va perdiendo el anclaje en lo prohibido: Quedan por un lado: los Mitos Fundacionales y los Discursos del orden, vaciados de contenido, porque todos saben que “las leyes existen” pero también esta el absoluto convencimiento de su ineficacia. Estas leyes están devaluadas en la sociedad posmoderna. Y por otro lado las liturgias y rituales que deberían ponerlos en escena quedan también vaciadas de contenido, desvinculadas de una razón para su repetición. Se imponen de ésta manera con una eficacia absoluta, una nueva gama de ritos que responden a la voraz ley del mercado. CONSECUENCIAS SOCIALES a) Al perder el vínculo con la prohibición, los rituales y liturgias pierden la eficacia de contención y dejan de funcionar como guardianes del pacto social. b) Al debilitarse el pacto también se diluye la culpa universal que hermana y responsabiliza por la sujeción a la Ley, por lo tanto los lazos sociales se fragilizan c) Las tenciones agresivas entre los miembros no logran resolverse dentro del andamiaje normativo, su consecuencia inmediata es la violencia CONSECUENCIAS EN LOS SUJETOS: a) Dado que “la ley” pierde eficacia el sujeto queda desamarrado de la escena del Otro, y esto lo deja librado a la angustia. b) Sabemos desde Freud y Lacan que las formaciones del inconsciente son un producto de la prohibición, al basilar la prohibición, la angustia no tiene cómo ligarse y en lugar de tramitarse por las formaciones del inconsciente se deriva por el camino de la compulsión, facilitándose el acting-out y pasaje al acto. Que como vimos el las clases con los residentes, Lacan los ubica, en el seminario X, en relación a la vacilación de la escena. c)- La falta de apelación a los sistemas normativos objetaliza a los sujetos, porque si pensamos en los desarrollos del principio de ésta exposición, el camino de la subjetivación es por los desfiladeros de la prohibición. Esta objetalización los deja más vulnerables y al arbitrio de los sacrificios que los sistemas de poder imponen.

UNIDAD Y FRAGMENTACIÓN EN LA CONSTITUCIÓN DEL CUERPO
Acuña, Cynthia UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN ¿En qué consiste la unidad corporal? Si hay algo verdaderamente difícil de explicar en psicoanálisis no es la fragmentación sino la unidad, la totalidad. Me interesa mostrar los problemas que intervienen en la constitución de dicha unidad imaginaria para mostrar que allí donde está posibilitada, al mismo tiempo, está presente la posibilidad de su fragmentación. Lo que constituye unidad es, al mismo tiempo, aquello que la fragmenta. Este trabajo forma parte de una investigación UBACyT Programación científica 2009-2011: “Manuscritos inéditos: versión crítica a partir de 1920 de los textos metapsicológicos freudianos”, dirigida por Juan Carlos Cosentino, en la que indago el problema de la constitución del cuerpo. Palabras clave Cuerpo Unidad Fragmentación Narcisismo ABSTRACT UNIT AND FRAGMENTATION IN THE CONSTITUTION OF THE BODY What is the consistence of body unity? If there is something really difficult to explain in psychoanalysis is not fragmentation but the unity, totality. I want to show the problems involved in the constitution of the imaginary unit to show that where is made possible, at the same time, present the possibility of fragmentation. What constitutes a unit is at the same time, what fragments. This work is part of an investigation of UBACyT in which I investigate the problem of the constitution of the body. Key words Body Unity Fragmentation Narcissism

BIBLIOGRAFIA FREUD, S (1914) Tótem y tabú. O.C. Ed. Amorrortu 1986 ROUDINESCO, E (2007) Nuestro Lado Oscuro. Ed Anagrama. París 2007 LEGENDRE, P. (2008) La fabrica del hombre occidental. Ed. Amorrortu.Bs. As.2008 MARÍ, E (1994) Teória de las ficciones en Jeremy Bentham. En Derecho y Psicoanálisis. Bs. As. :Edicial 1996 MARÍ, E (1994) El dispositivo del poder: discurso del orden e imaginario social. En Derecho y Psicoanálisis. Bs. As. :Edicial 1996

UNIDAD Y FRAGMENTACIÓN EN LA CONSTITUCIÓN DEL CUERPO La unidad corporal se constituye a partir de un drama particular que Lacan aborda a través del Estadio del espejo. Se trata de la asunción jubilosa de la imagen del cuerpo como totalidad; dicha asunción se realiza bajo una forma anticipada al dominio motor efectivo y con el carácter de una exterioridad. Me interesa recorrer las vías de constitución de dicha unidad imaginaria, justamente para mostrar que allí donde está posibilitada, al mismo tiempo, está presente la posibilidad de su fragmentación. Lo que constituye unidad es, al mismo tiempo, aquello que la fragmenta. En suma: no es posible sostener la idea de una unidad corporal lograda, de una vez y para siempre. Cito a Lacan: “Saben que su proceso de maduración fisiológica permite al sujeto, en un momento determinado de su historia, integrar efectivamente sus funciones motoras y acceder a un dominio real de su cuerpo. Pero antes de este momento, aunque en forma correlativa con él, el sujeto toma conciencia de su cuerpo como totalidad. Insisto en este punto en mi teoría del estadio del espejo: la sola visión de la forma total del cuerpo humano brinda al sujeto un dominio imaginario de su cuerpo, prematuro respecto al dominio real. Esta formación se desvincula así del proceso mismo de la maduración, y no se confunde con él. El sujeto anticipa la culminación del dominio psicológico, y esta anticipación dará su estilo al ejercicio ulterior del dominio motor efectivo” (1). Para Lacan, la imagen especular contribuye a la constitución del yo [je] simbólico así como a la unidad del yo [moi] imaginario. Esto es así porque hay un Otro que soporta, desde lo simbólico, dicha asunción, ratificando la existencia: “ese cuerpo eres tú”. Y al sancionar “ese cuerpo eres tú” también está estructurando el yo

20

en relación con esa unidad corporal. El estadio del espejo es estructurante desde el punto de vista simbólico, al mismo tiempo que imaginario. La unidad del cuerpo es asumida por el sujeto a través de una imagen que se presenta como una exterioridad y que no se confunde con su cuerpo anatómico. Esa exterioridad (esa Gestalt) es asumida jubilosamente bajo la mirada deseante del Otro. Lacan hace esta diferencia: por un lado, el dominio motor es inmaduro, por el otro, el dominio psicológico es anticipado. En este drama, la prematuración específica del nacimiento no es un elemento menor. Cito nuevamente a Lacan: “El estadio del espejo es un drama cuyo empuje interno se precipita de la insuficiencia a la anticipación; y que para el sujeto, presa de la ilusión de la identificación espacial, máquina de las fantasías que se sucederán desde una imagen fragmentada del cuerpo hasta una forma que llamaremos ortopédica de su totalidad -y a la armadura por fin asumida de una identidad enajenante,… va a marcar con su estructura rígida todo su desarrollo mental”(2). Es interesante el movimiento señalado en la cita: de la fragmentación corporal se pasa a una totalidad “ortopédica” de la imagen. Hay allí una idea de rigidez, de armadura, de ortopedia, una formación que compensa, podríamos decir, la desintegración caótica de lo corporal. El yo sólo puede pensarse en este esquema como efecto de esa compensación que otorga el estadio del espejo. Ahora bien, me interesa detenerme en la cuestión de la prematuración. Hay una idea en la cita precedente de “empuje”, este empuje interno se precipita “de la insuficiencia a la anticipación”. Según Lacan, “El niño tiene una relación libidinal primitiva con su imagen debido a que llega al mundo, estructuralmente, en estado prematuro” (3). Lacan señala, en este sentido, que a este estado de prematuración le corresponde una libido primitiva. Habría una libido primitiva que toma por objeto a la imagen del sujeto que es diversa de la libido genital que toma por objeto al otro del amor. En suma, allí donde la imagen es asumida como propia en términos de una totalidad, al mismo tiempo, es recubierta por una libido que es mencionada por Lacan como diversa de la libido genital que lleva el sello del falo. En Lacan, no hay integración entre dicha libido primitiva y la libido genital: “La libido que se relaciona con el objeto genital no está en el mismo nivel que la libido primitiva, cuyo objeto es la propia imagen del sujeto” (4). Esta libido primitiva podría ser un elemento que nos permita pensar en la fragmentación corporal, con algo del orden de lo no-ligado, en términos de Freud. En Freud también encontramos esta no integración, a nivel de la relación entre autoerotismo y narcisismo. NO HAY INTEGRACIÓN ENTRE AUTOEROTISMO Y NARCISISMO En Introducción del narcisismo, Freud sostiene el postulado de un narcisismo primario: se trata de un estado primitivo de libido en el yo. Y un narcisismo secundario, que surge por replegamiento de las investiduras de objeto sobre el yo y se edifica sobre la base del narcisismo primario. Afirma que una unidad comparable al yo no puede estar presente desde el comienzo. Propone una metáfora para pensar un narcisismo originario, la famosa metáfora de la ameba: “Nos formamos así la imagen de una originaria investidura libidinal del yo, cedida después a los objetos; empero, considerada en su fondo, ella persiste, y es a la investidura de objeto como el cuerpo de una ameba a los seudópodos que emite” (5). Subrayo de esta imagen lo siguiente: no toda la investidura libidinal del yo pasa a los seudópodos de la ameba. Freud señala que “considerada en su fondo, ella persiste”. Siguiendo los desarrollos sobre el narcisismo de Graciela Kahanoff, podría decirse que tenemos, por un lado, una dialéctica de ida y vuelta, de oposición, entre la libido del yo y la libido que pasa a los objetos (de hecho Freud dice “cuanto más gasta una, tanto más se empobrece la otra”) y, por otro lado, algo de la libido del yo originaria no entra en esta dialéctica porque no es cedida a los objetos. La libido del yo tendría dos partes: una dialectizable (en el ida y vuelta con los objetos) y otra no dialectizable (podríamos hablar aquí de libido del yo desexualizada). Esta libido resto que no pasa a los objetos persiste a nivel del propio cuerpo. Aquí también, lo secundario es la unidad, el narcisismo, el cuerpo, el yo. Pero eso secundario,

esa unidad aparentemente estable no es absoluta. Detengámonos en este párrafo: “Es un supuesto necesario que no esté presente desde el comienzo en el individuo una unidad comparable al yo; el yo tiene que ser desarrollado. Ahora bien, las pulsiones autoeróticas son iniciales, primordiales; por tanto, algo tiene que agregarse al autoerotismo, una nueva acción psíquica, para que el narcisismo se constituya” (6). Freud sostiene que: el yo no está presente desde el comienzo sino que tiene que ser desarrollado; las pulsiones autoeróticas son iniciales pero el narcisismo debe constituirse; al autoerotismo debe agregarse una nueva acción psíquica para que el narcisismo se constituya. Cito a Graciela Kahanoff: “El narcisismo secundario es una unidad ilusoria, ya que no todas las pulsiones entran en la síntesis yoica. Algunas quedan detenidas en el desarrollo. Las pulsiones autoeróticas se constituyen como resto en el acto de constitución del narcisismo secundario. Lo primordial es mítico, como el padre del goce absoluto, que no es anterior a la ley que inscribe su propia muerte” (7). En Tótem y tabú Freud postula dos estadios en el desarrollo libidinal: el autoerotismo y la elección de objeto. En relación con estos estadios es complejo plantear una integración de las pulsiones. Cito a Freud: “Las exteriorizaciones de las pulsiones sexuales se disciernen desde el comienzo, pero ellas no se dirigen entonces a un objeto exterior. Los diversos componentes pulsionales de la sexualidad trabajan en la ganancia de placer cada uno para sí, y hallan su satisfacción en el cuerpo propio. Este estadio recibe el nombre de autoerotismo, y es relevado por el de la elección de objeto” (8). Luego introduce como tercer estadio el narcisismo. En este estadio intermedio, “las pulsiones sexuales antes separadas ya se han compuesto en una unidad y también han hallado un objeto; pero este objeto no es uno exterior, ajeno al individuo sino el yo propio, constituido hacia esa época.” (9) Dicha etapa se denomina narcisismo y consiste en que el sujeto se comporta como si estuviera enamorado de sí mismo. Esta organización narcisista no se resignará nunca del todo. Es posible pensar, a partir de los párrafos anteriores, que estamos en presencia de dos objetos de satisfacción: el cuerpo propio (a nivel del autoerotismo) y el yo propio (a nivel del narcisismo). Pero lo que me interesa subrayar aquí es que Freud sostiene que el autoerotismo no se integra al narcisismo. Este punto es fundamental: por un lado, ubica el grupo de pulsiones que encontraron un objeto en términos de yo propio, y por otro lado, están las pulsiones que se satisfacen cada una por su lado en el cuerpo propio. CONCLUSIONES Abordar el cuerpo es abordar un fenómeno de borde, de límite. El cuerpo siempre se presenta en términos de una frontera. Por tal motivo, cuando hablamos de cuerpo no podemos dar una definición unívoca. Podemos ensayar diversos modos de bordear el cuerpo en tanto se trata de un enigma. En relación con el tema tratado aquí, es importante decir que para cada sujeto habrá un modo diferente de constitución del cuerpo. Es en el transcurso del tratamiento donde podremos escribir la historia de ese cuerpo, a veces se trata de eso: escribir la historia del cuerpo, acompañar la constitución de la corporalidad. La asunción del cuerpo es un acontecimiento enteramente singular. ¿Qué constituye cuerpo? Aquí también se pueden ensayar distintas respuestas: la escritura, el ritmo, la mirada deseante del otro, la pérdida, el dolor. A través de esta ponencia intenté poner de relieve el cuerpo en términos no sólo de imagen sino también de resto, el cuerpo como parcialidad; vivido por el sujeto como algo separado, ajeno, que provoca angustia. Parafraseando a Lacan, a propósito de Hans, podría decirse: un cuerpo todavía no domeñado por la palabra (10).

21

NOTAS (1) LACAN, J. EL SEMINARIO, 1, Los escritos técnicos de Freud, Bs. As., Paidós, 2004, p. 128 (2) LACAN, J., “El estadio del espejo como formador de la función del yo [je] tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica”, en Escritos, 1, Argentina, Siglo XXI, 1988, p. 90 (3) LACAN, J., EL SEMINARIO, 1, Los escritos técnicos de Freud, Buenos Aires, Paidós, pp. 266 y ss. (4) LACAN, J., Ibídem (5) FREUD, S., Introducción del narcisismo, AE, XIV, p. 73 (6) FREUD, S.,Introducción del narcisismo, AE, XIV, p. 74 (7) KAHANOFF, G. “Narcisismo”, URL: http://www.psi.uba.ar/academica/carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/electivas/659_clinpsicoa2/Trabajos.html (8) FREUD, S., Tótem y tabú, AE, XIII, p. 92 (9) Ibídem, el subrayado es mío (10) LACAN, J., “Conferencias y conversaciones en universidades norteamericanas”, 1975, inédito BIBLIOGRAFIA FREUD, S., Tótem y tabú, AE, XIII, 1913 FREUD, S., Introducción del narcisismo, AE, XIV, 1914 KAHANOFF, G., “Narcisismo”, URL: http://www.psi.uba.ar/academica/ carrerasdegrado/psicologia/informacion_adicional/electivas/659_clinpsicoa2/ Trabajos.html LACAN, J., EL SEMINARIO, 1, Los escritos técnicos de Freud, Bs. As., Paidós, 2004 LACAN, J., “El estadio del espejo como formador de la función del yo [je] tal como se nos revela en la experiencia psicoanalítica”, en Escritos, 1, Argentina, Siglo XXI, 1988 LACAN, J., “Conferencias y conversaciones en universidades norteamericanas”, 1975, inédito

PARANOIA Y FENÓMENOS ELEMENTALES
Aguirre, Javier Luis Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN El presente trabajo muestra algunos aspectos de una investigación doctoral en curso. El objetivo del escrito es examinar los tipos de fenómenos elementales que Lacan clasificó para la paranoia en distintos momentos de su enseñanza y además, explorar el valor clínico que les asignó. El propósito de este recorrido es el de determinar la utilidad y vigencia clínica de dichos fenómenos en este tipo clínico. En función del objetivo del trabajo se propone un estudio de carácter exploratorio. Se tomarán principalmente las referencias de Lacan vinculadas al tema asignándole relevancia a la exploración de la categoría de “fenómeno elemental” desde su tesis doctoral de 1932 hasta la definición de la paranoia como nudo trébol en 1975. Palabras clave Fenómenos elementales Paranoia Personalidad Nudo trébol ABSTRACT PARANOIA AND ELEMENTARY PHENOMENA The present work shows some aspects of a doctoral investigation in process. The aim of the writing is to examine the types of elementary phenomena that Lacan classified for the paranoia under different moments of his transmission and to explore the clinical value that it assigned to them. The intention of this road is to determine the clinical utility and relevance of the phenomena mentioned in this clinical type. Considering the aim of the work we propose an exploratory study. We will use Lacan’s principal references related to the topic. We will explore from the doctoral thesis of 1932 up to the developments of 1975. Key words elementary phenomena-paranoia-personality-trefoil knot

El objetivo del presente trabajo es examinar los tipos de fenómenos elementales que Lacan clasificó para la paranoia en distintos momentos de su enseñanza y explorar el valor clínico que les asignó. El propósito de este recorrido es el de determinar la utilidad y vigencia clínica de dichos fenómenos en este tipo clínico. En función del objetivo del trabajo se propone un estudio de carácter exploratorio. Se tomarán principalmente las referencias de Lacan vinculadas al tema asignándole relevancia a la exploración de la categoría de “fenómeno elemental” desde su tesis doctoral hasta la definición de la paranoia como nudo trébol. FENÓMENO Y DIAGNOSTICO Si bien la psiquiatría se ocupó de describir con precisión las manifestaciones clínicas de la paranoia, su diagnostico al decir de Freud, se basa en las formas que adquiere la exteriorización del fenómeno, mientras que el psicoanálisis apunta a su tejido y su trama. Así como es posible determinar el diagnostico tomando la estructura del sueño, también lo es, a través de la delimitación de la estructura del fenómeno, ya que éste da cuenta del nudo que lo soporta. En la actualidad, tanto las descripciones sobre la paranoia, realizadas por la psiquiatría clásica, como las elaboraciones del psicoanálisis, buscan ser sustituidas por las clasificaciones de los manuales diagnósticos, tales como el CIE o el DSM en sus diferentes versiones. En ellos, la categoría de paranoia ha desaparecido, generando de su uso solo una retórica de la historia de la psiquiatría. En oposición a esta tendencia, el psicoanálisis no ha dejado de insistir en sostener y explorar la categoría de psicosis paranoica,

22

sino también ha continuado examinando la particularidad estructural que asumen sus manifestaciones clínicas contemplando siempre la singularidad del caso. EL FENÓMENO ELEMENTAL DESDE LA PSIQUIATRÍA AL PSICOANÁLISIS La noción de fenómeno elemental tiene sus raíces en la psiquiatría clásica. Este campo disciplinario fue el que incursionó en la observación y “descripción formal de las perturbaciones psicopatológicas” (Bercherie, 1999:7). Su influencia ha hecho que algunos de sus desarrollos sean antecedentes fundamentales en este tema. Si bien Lacan le adjudica a De Clérambault el término fenómeno elemental, éste nunca lo utilizó. Si se encuentra en su obra la noción de “fenómeno primordial”, con el cual se refería al automatismo mental. Para este autor el automatismo surge como algo que se impone al sujeto, algo que lo habita y que no se comprende, que es enigmático y que deja al sujeto en la mayor perplejidad A estos fenómenos de automatismo los estudiará en relación a la psicosis alucinatoria crónica. Según De Clérambault estos fenómenos reúnen tres características, son no sensoriales, de tenor neutro y de carácter anideicos, además son iniciales en la psicosis y anteceden a la formación delirante (Mazzuca, 2001). Llama a este conjunto de fenómenos como “pequeño automatismo” cuando a éste se le agregan elementos temáticos, se pasa a lo que denomina “gran automatismo mental”, de manera tal que los fenómenos como el delirio y la alucinación serán para este autor fenómenos secundarios. LOS FENÓMENOS ELEMENTALES EN LA TESIS DE LACAN En su tesis de 1932, Lacan pretende penetrar al mecanismo de la psicosis, entre otras cosas, analizando un número determinado de fenómenos llamados primitivos o elementales. Con este nombre designa los síntomas que expresan “primitivamente los factores determinante de la psicosis y a partir de los cuales el delirio se constituye” (Lacan, 1932, p. 188) mediante un mecanismo racional según algunas teorías. En ese momento define al fenómeno elemental como un “elemento nuevo, heterogéneo, introducido en la personalidad por la x mórbida” (Lacan, 1932, p. 188). Lacan toma de Westerterp el método para examinar el estado psíquico que precedió a las elaboraciones del sistema delirante de su paciente a quien llamó Aimée. En esta perspectiva plantea que los exámenes de la evolución delirante en las psicosis, dan cuenta que el delirio no es constituido mediante un “desarrollo regular” sino por el contrario, muestran puntos fecundos, a partir de los cuales se crea el deliro. Los fenómenos elementales del deliro que delimita en Aimée son: “los estados oniroides, trastornos de incompletud de la percepción; interpretaciones propiamente dichas; e ilusiones de memoria” (Lacan, 1932, p197). Estos dos últimos fenómenos se manifiestan como trastorno de la percepción y del recuerdo, ligados a los lazos sociales. Otros fenómenos elementales que nombra en su tesis, son la vivencia de significación personal, definida por Neisser, la extrañeza del medio, fenómenos deja vú, y adivinación del pensamiento. La noción de paranoia en este momento la toma de Claude, quien dividía por un lado la psicosis paranoica y por otro lado la paranoide. La psicosis paranoica (sean o no alucinatoria) se manifiesta como una exageración de la personalidad, un delirio sistematizado, conservación de la actividad intelectual, mantenimiento del contacto con el ambiente. Mientras que la psicosis paranoide es aquella que se caracteriza por la desintegración de la personalidad, variedad del delirio, deterioro de la actividad intelectual, perdida del lazo social. (Bercherie, 1986, p. 202). En “Acerca de la Causalidad psíquica” (1949) Lacan postula que en la paranoia lo que se produce es una “inmediatez de la identificación”, esto es, una identificación no mediatizada por el Otro, es decir, la infatuación del sujeto. Por lo tanto, si “un hombre cualquiera que se cree rey está loco, no lo está menos un rey que se cree rey” (Lacan, 1949, p.161). El loco presenta un desconocimiento de su propia locura, en la media que intenta imponer la ley de su corazón a lo que experimenta como el desorden del mundo, al decir de Lacan, una “empresa insensata”, en la medida que desconoce la implicación de su ser actual en este desorden. Es la idea del alma bella de Alces-

tes. Este esta loco, dice Lacan, ya que no reconoce en su bella alma su implicación en el desorden contra el que se rebela. “El riesgo de la locura se mide por el atractivo mismo de las identificaciones en las que el hombre compromete a la vez su verdad y su ser” (Lacan, 1949, p 166). Se trata entonces de examinar “el grado” de identificación que sostiene el sujeto con el Ideal. LA PARANOIA EN EL SEMINARIO III Y DE UNA CUESTIÓN PRELIMINAR En el Seminario 3 (1954-1955) examina los fenómenos elementales en la paranoia y en el automatismo mental, e incluye a la alucinación como la “forma más característica” de los fenómenos elementales (Lacan, 1955). Según Mazzuca, es posible pensar los fenómenos elementales de la paranoia en el registro del significado, mientras que los del automatismo mental, dentro del registro del significante. Por ejemplo, la interpretación delirante implica una intuición que estabiliza un significado de la intención del Otro (Mazzuca, 2001 p.198) En este seminario, Lacan critica la noción de paranoia de Kraepelin y hace del fenómeno elemental el resorte de la estructura. Es decir, diferencia la neurosis y psicosis desde la estructura (del lenguaje) y no desde el punto de vista de los de la descripción del fenómeno. Asimismo postula que el delirio es un fenómeno elemental. “Es decir que la noción de elemento no debe ser entendida en este caso de modo distinto que la de estructura, diferenciada, irreductible a todo lo que no sea ella misma” (Lacan, 1955, p. 33). Sostiene que la presencia de trastornos del lenguaje es una condición necesaria para el diagnóstico de psicosis. Además, subraya la distinción entre la realidad y la certeza en la psicosis. De esta manera considera que en el sujeto psicótico no está en juego la realidad, sino la certeza. En el escrito “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis” (1958), sitúa a la alucinación verbal como el paradigma del “síntoma psicótico” y distingue los fenómenos de mensaje y los fenómenos de código. Los primeros, comprenden la interpretación elemental, a la que llama “significación de significación,” lo que implica una significación presente pero indeterminada (Soler, 2004). Los segundos, están compuesto por las formaciones neológicas en su forma y en su empleo. En la “Presentación de la traducción francesa de las memorias del presidente Schreber”, (1966), ubica al paranoico como aquel que identifica el goce en el lugar del Otro. Ingresa de este modo otra vertiente para pensar la psicosis, por un lado, la vertiente del lenguaje y por otro lado la vertiente del goce. EL NUDO TRÉBOL Si bien es en el seminario Ou pire (1971-1972) donde Lacan introduce por primera vez el nudo borromeo, es en el seminario RSI (1974-1975) y el seminario El Sinthome (1975-1976) donde realiza propuestas novedosas sobre la paranoia. En RSI, dice “la paranoia es un pegoteo imaginario. Es la voz que se sonoriza, la mirada que se vuelve prevalerte. Es un asunto de congelación del deseo” (Lacan, 1975, p. 157). Intentemos desglosar esta definición; que quiere decir con “la paranoia es un pegoteo imaginario”. Lo imaginario es la consistencia, el cuerpo, las identificaciones. El paranoico es alguien que cree en las identificaciones, es un creído dice Lacan. Es alguien sostenido en la identificación al Ideal. Lo cual se refleja en una serie de fenómenos, como aquellos ligados a la redención, el paranoico suele estar impregnado de buenas causas. Con la oración “es la voz que se sonoriza, la mirada que se vuelve prevalerte. La voz no implica el sonido, sino la presencia del texto, es decir, de la metonimia de las significaciones. Es una voz que sonoriza la mirada, es una voz pegoteada en la metonimia de las significaciones de la mirada (Soler, 2009). Por la oración “Es un asunto de congelación del deseo”, entendemos que Lacan alude, por un lado, de la existencia de un modo de deseo en la psicosis paranoica, por lo cual, la versión del deseo en la paranoia es la de un deseo congelado. Esto es, solidificado, tieso, rígido en un campo metonímico reducido a las significaciones escopicas. En el seminario El sinthome, (1975-6) plantea que el nudo es el soporte del sujeto, esto es RSI, soportan al sujeto real. Lo imaginario es el cuerpo, lo simbólico, ya no es la cadena significante

23

(Soler, 2009), sino el conjunto de Unos, y lo real, aquello que queda por fuera de lo simbólico e imaginario, lo imposible de simbolizar. Entonces, a partir del modo de anudamiento o relación entre los registros se determinará tipos de nudo. Asimismo es posible aprehender fenómenos clínicos concernientes al cuerpo (lo imaginario), al verbo (lo simbólico) y al goce (lo real). En este seminario haciendo referencia a su tesis doctoral dice que la paranoia y la personalidad son la misma cosa. En la medida en que un sujeto anuda de a tres lo imaginario, lo simbólico y lo real en una sola y misma consistencia, y en esto consiste la psicosis paranoica” (Lacan, 1975, p. 53). Si ubicamos los tres registros en continuidad produciendo un empalme de las junturas de lo real con lo imaginario, de lo imaginario con lo simbólico y de lo simbólico con lo real, nos queda como resultado el nudo trébol. Es decir, la paranoia es pensada aquí como un nudo trébol constituido por una única consistencia de modo tal que hay una continuidad de los registros (Schejtman, 2008). Pero antes de continuar con el nudo, qué quiere decir que la personalidad y la paranoia son la misma cosa. Si por personalidad entendemos la rigidez de los rasgos que hace que a nivel imaginario nos diferenciemos de otros, en la paranoia con lo que nos encontramos es con la fijeza de los rasgos del sujeto, con lo que Lacan llamaba la psicorigidez, hasta el punto que si movilizamos esta rigidez corremos el peligro de desanudar el nudo. Si la paranoia implica que RSI están en continuidad, ello trae como consecuencia una continuidad de los goces. Esto es del goce fálico, que estaría entre lo simbólico y lo real por fuera de lo imaginario, del goce del sentido, ubicado entre lo simbólico e imaginario, y el Goce del Otro que lo sitúa entre lo real y lo imaginario. Entonces, si esto esta en continuidad, no habría una discontinuidad de los goces y como resultado de ello podemos encontrarnos con fenómenos, tales como la metonimia del sentido, donde no hay un limite entre la zona del sentido y lo que queda fuera de sentido. Todo comienza a tener sentido, esto es, la creación de un metalenguaje donde el sentido queda restringido al campo escópico, a la mirada del Otro, es decir, al Goce del Otro. Para finalizar, podemos decir que encontramos cierta continuidad en la enseñanza de Lacan con respecto a los tipos de fenómenos elementales que Lacan localiza en la paranoia. Los mismos caracterizados desde un principio por la prevalecía del registro imaginario. No obstante, suponemos que sus últimos desarrollos abren nuevas vías que complementan sus elaboraciones anteriores. Fundamentalmente aquellas que conciernen a la continuidad entre los registros, y a la prevalencia de la pulsión esópica e invocante.

CONSIDERAR LO FEMENINO Y EL INCONSCIENTE
Aksman, Gloria UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Se presentan avances del Proyecto PO22 El Sinthome en las Neurosis: Abordajes de las Neurosis en el Último Período de la Obra de Jacques Lacan (1974-1981). Programación 2008-2010. En un trabajo anterior nos interrogábamos respecto de si podíamos ubicar un fin de análisis diferente para hombres y mujeres y si la perspectiva topológica nos permite situar esa distinción estructural entre ambos. Visto que la problemática fálica no se encuentra ausente de dicho planteo nos vemos ahora llevados a trabajar la posición femenina respecto del inconsciente ya que su situación no deja de arrojar ciertas sombras sobre la cuestión. Entonces posicionando nuestra investigación en torno a los años 70, la problemática del goce femenino comanda nuestro desarrollo actual.La metodología empleada en este avance es recorrer las referencias en la obra de J. Lacan, los textos de Sigmund Freud y otros autores que brindan soporte para formular los interrogantes pertinentes que hacen al progreso de la investigación. Palabras clave Falo Goce Sexuación Inconsciente ABSTRACT CONSIDER THE FEMININE AND THE UNCONSCIOUS Project progress is presented in PO22 The Sinthome Neurosis: Neurosis in the approaches of the last period of the Work of Jacques Lacan (1974-1981). Programming 2008 - 2010 In a previous study on whether asking we could locate a different analysis to men and women and if the topological perspective allows us to put this structural distinction between them. Given that the problem is not phallic absent from that I pose now we are taken to work on the feminine position of the unconscious as their situation continues to throw some shadows on the issue. Then position our research into the 70s, the problem of feminine jouissance commands our conceptual development The methodology used in this development go through the references in the work of J. Lacan, the texts of Sigmund Freud and others who provide support to formulate the relevant questions that make the progress of the investigation. Key words Falo Enjoyment Sexuación Unconscious

NOTA [1] El presente trabajo muestra algunos aspectos del proyecto doctoral “La relación entre fenómeno y estructura en la psicosis no desencadenada”, presentado en la Facultad de psicología (UNLP). BIBLIOGRAFIA LACAN, J. (1986) De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad. México: Siglo XXI, 1932. LACAN, J. (2000) “Acerca de la causalidad psíquica”, en Escritos I, Buenos Aires, Siglo XXI, Paidós, 1949. LACAN, J. (2000) El Seminario, Libro III: “Las psicosis”, Buenos Aires, Piadós, 1955-6. LACAN, J. (2002) “De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la psicosis”. En Escritos II, Buenos Aires, Siglo XXI, 1958. LACAN, J. El Seminario, Libro XIX, “Ou Pire” Buenos Aires, Inédito. 1971-1972. LACAN, J. El seminario, Libro XXII, “RSI”, Inédito, 1974-1975. LACAN, J. (2007) El Seminario, Libro XXIII: “El sinthoma”, Buenos Aires, Paidós, 1975-6. LACAN, J (2001) “Presentación de la traducción francesa de las Memorias del Presidente Schreber”, en Intervenciones y Textos 2, Buenos Aires, Manantial, 1966. MAZZUCA, R. et al. (2001). Las psicosis. Fenómeno y estructura. Buenos Aires, Eudeba. QUINET, A (2006) Psicose e laço social, Río de Janeiro, Jorge Zahar Editor. SCHEJTMAN, F. (2008) “Síntoma y Sinthome”. En Ancla, Revista de la Cátedra II de psicopatología, Facultad de psicología, UBA, Vol II, pp. 15-59. SOLER, C. (2009) Las querellas de los diagnósticos, Buenos Aires, Letra viva. SOLER, C. (2004). El inconsciente a cielo abierto en la psicosis. Buenos Aires, JVE.

En un trabajo anterior nos interrogábamos respecto de si podíamos ubicar un fin de análisis diferente para hombres y mujeres y si la perspectiva topológica nos permite situar esa distinción estructural entre ambos. Visto que la problemática fálica no se encuentra ausente de dicho planteo nos vemos ahora llevados a trabajar la posición femenina respecto del inconsciente, ya que su situación no deja de arrojar ciertas sombras sobre la cuestión. Entonces posicionando nuestra investigación en torno a los años 70, la problemática del goce femenino comanda nuestro desarrollo actual. Si definimos el inconsciente como un saber, tal como Freud nos lo hace patente con su descubrimiento, la posición de la mujer “no le hace llevar las de ganar”[i]. El hecho de que no hallemos equivalente simbólico para ella se escribe S(A/) modo en que Lacan denota la particularidad de su posición inconsciente. La mujer entonces, respecto del saber, queda exiliada. Dice Lacan: “si la libido sólo es masculina, nuestra querida mujer,

24

sólo desde donde es toda, es decir, desde donde la ve el hombre, sólo desde ahí puede tener un inconsciente.(…) ¿Y de qué le sirve? Le sirve, como es bien sabido, para hacer hablar al ser que habla, que se reduce aquí al hombre, o sea -no sé si lo habrán observado bien en la teoría analítica- para no existir más que como madre. “[ii] Varios años antes, Lacan hace su intervención respecto de la sexualidad femenina[iii] problematizando el hecho de considerar que mujer y madre se constituyan subsumidas la una a la otra. Interroga entonces: “si la mediación fálica drena todo lo que puede manifestarse de pulsional en la mujer, y principalmente toda la corriente del instinto materno, ¿Por que no establecer aquí que el hecho de que todo lo que es analizable sea sexual no implica que todo lo que sea sexual sea accesible al análisis?[iv] Así Lacan introduce la pregunta respecto de si ser madre, drena todo lo que es posible poner a cuenta del goce femenino. Cuestión que en los años 70 se contesta a partir de las fórmulas de la sexuación ubicando a la mujer en posición de no-toda respecto del falo. Pero el no-todo no dice nada del goce sino del falo. El no-todo indica que no hay modo de que se diga que el falo gobierna la relación sexual. El goce femenino marca así su exilio de la palabra y por lo tanto del inconsciente como saber. Decíamos más arriba que la posición de la mujer en la relación sexual no es simétrica a la del hombre por lo tanto ella solo puede entrar a título de objeto a para el fantasma masculino. De allí el prejuicio de considerar la posición como masoquista, cuestión que también lleva a decir a Lacan que el masoquismo femenino es un fantasma masculino[v]. Es una manera en que el sujeto en tanto lado hombre imagina a su partenaire. Resuenan aquí los ecos de la condición que es para el hombre la degradación de la vía amorosa conceptualizada en la pluma genial de Freud. Concluimos esta consideración diciendo que la posición en la relación sexual en la que ella entra como objeto de deseo, es decir, haciéndose desear por el compañero, eso deja también en la nebulosa las cuestiones en torno a su deseo. Puesto que el deseo no es otra cosa que el resultado de la instauración de una falta vía la castración, se trata de la dialéctica del tener en la cual no podemos señalar particularidad femenina alguna. Sabemos de los impasses freudianos respecto del penisneid situados casi como un callejón sin salida, pero también sabemos de la diferencia que establece Lacan a partir de ubicar el Otro goce. A la altura del texto “Subversión del Sujeto y dialéctica del deseo” Lacan sitúa a la mujer queriendo ser el falo. Dice: “Es la ausencia de pene lo que la hace falo, objeto del deseo”[vi]. Vemos que el modo en que la falta es subjetivada por ella hace a su querer entrar en la relación a título de objeto. Ese objeto será ubicado como tapón de la castración en el fantasma masculino. Decimos entonces que hacerse desear como objeto que le falta al Otro es aquello que la hace condescender al deseo de un hombre. Pero para ello “la mujer va a rechazar una parte esencial de la feminidad, concretamente todos sus atributos en la mascarada. Es por lo que no es por lo que pretende ser deseada al mismo tiempo que amada”.[vii] La dificultad es que la mascarada en tanto vela, se constituye como obstáculo para poder dirigirnos hacia el abordaje de un deseo propio. En el texto “Ideas directrices…”[viii] Lacan vuelve sobre el tema del deseo femenino. Allí sostiene que tal vez se descubra el paso que lleva de la sexualidad femenina al deseo mismo[ix]. Y es dedicando un párrafo al tema de la homosexualidad femenina que vemos asomar las coordenadas de ese deseo. Señala que la homosexual, lejos de elegir al partenaire como objeto incestuoso -lo que no tolera es que asuma su sexo a costa de la castración- “es a la feminidad adonde se dirige su interés supremo.”[x] Ese deseo queda ubicado como “un goce envuelto en su propia contigüidad para realizarse a porfía del deseo que la castración libera en el hombre”[xi]. Nos interesa destacar lo extraño que resuena que un deseo no se

encuentre articulado a la castración, más aún es un deseo renuente a ella. Vemos asomar así el más allá del falo y es evidente entonces que el saber inconsciente nada puede decir de ello, ni de ella…. Será con el Seminario 21 que Lacan se refiere a la relación entre el amor y el inconsciente con una perspectiva diferente. Aquí la lógica proposicional deja paso a la topología. “Para demostrar lo imposible es preciso buscar fundamento en otra parte que en esas escrituras precarias ya que después de todo ellas han cesado”[xii]. El salto a la topología le brinda a Lacan la oportunidad para fundar el inconsciente como nudo. Ya no se trata de la medida, del orden, -cuestión que molesta a Lacan dado lo imaginario que comporta-. “La idea -dice- es abordar lo que la topología soporta sin imagen” [xiii]. Así las nociones de vecindad, proximidad, provenientes de ese campo, le sirven para elaborar la noción de inconsciente como un conjunto abierto de acuerdo con sus leyes. Retomemos las fórmulas para poder avanzar sobre esta noción de inconsciente. Sinteticemos: el lado hombre de las fórmulas encuentra el conjunto cerrándose sobre la amenaza de castración: porque hay almenos-uno que dice no a la castración, todo hombre está en posición de ser castrado. El círculo se cierra. Hace al universal. Del lado mujer, no es posible cerrar el círculo, “no hay una” de la excepción que permita hacer existir el Universal femenino, de allí que la mujer se cuente una por una. Así, el inconsciente como conjunto abierto ¿es pasible entonces de ser pensado como femenino? En todo caso deberemos extraer sus consecuencias para la lógica de la vida amorosa. Que no hay relación sexual es el fundamento mismo del Psicoanálisis y todo artificio que intente abordar los impasses del amor tropieza con esta falla de estructura. Se trata entonces de seguir indagando cómo vérselas con ese real, es decir, de cómo cada uno se las arregla con cada una en eso que el amor propone como lazo.

BIBLIOGRAFIA [i] LACAN, J. (1972-73 ) “Aún”, El seminario de Jacques Lacan, libro 20, Paidos, Buenos Aires, pág. 119 [ii] Ídem [iii] LACAN, J. (1960) “Ideas directivas para un congreso de sexualidad femenina”, en Escritos 2, Amorrortu, Buenos Aires. [iv] LACAN, J. (1960) “Ideas directivas para un congreso de sexualidad femenina”, en Escritos 2, Amorrortu, Buenos Aires, pág. 709 [v] LACAN (1962-63) “La Angustia”, El seminario de Jacques Lacan, libro 10, Buenos Aires, Paidós, [vi] LACAN, J (1960) “Subversión del Sujeto y dialéctica del deseo en el inconsciente freudiano”, en Escritos 2, Buenos Aires, Siglo XXI, Pág. 773 [vii] LACAN, J (1958) “La significación del falo”, en Escritos 2, Amorrortu, Buenos Aires, Pág. 674 [viii] LACAN, J. ( 1960) “Ideas directivas para un congreso de sexualidad femenina”, en Escritos 2, Amorrortu, Buenos Aires, Pág. 714 [ix] Ídem [x] Ídem [xi] Ídem [xii] LACAN (1971) “Los no incautos yerran”, inédito [xiii] Ídem

25

DESALOJAR EL ORIGEN: APROPIACIÓN DE NIÑOS EN EL ESTADO DE DERECHO
Alfano, Adriana Lilian Universidad de Buenos Aires

RESUMEN La apropiación de niños no constituye un mecanismo exclusivo del terrorismo de estado. Sin formar parte de un plan sistemático, en el estado de derecho existen niños que circulan como objetos de transacciones. La figura jurídica de la adopción permite instituir un lazo filiatorio nuevo, al que se accede mediante un fallo que emplaza una nueva identidad en el lugar de aquella establecida por la procreación. Se trata de un texto que inscribe simbólicamente el origen, construyendo una versión ficcional donde éste se aloja. El trabajo interroga desde el psicoanálisis los efectos subjetivos de disponer o no de la inscripción legal de la filiación. Palabras clave Apropiación Adopción Origen Nominación ABSTRACT EVICT THE ORIGIN: THE APPROPRIATION OF CHILDREN IN DEMOCRACY The children’s appropriation does not constitute an exclusive mechanism of State terrorism. Without being part of a systematic plan, even in democracy there are children which circulate as transactions objects. The legal form of adoption allows instituting a new filiatorio loop, which is accessed by a judgment that locates a new identity in the place of that of origin, established by procreation. This is a text that gives a symbolic inscription to the origin, constructing a fictional version where this one lodges. The work pretends a psychoanalytic interrogation on the subjective effects of having or not the legal inscription of filiation. Key words appropriation adoption origin nomination

Una de las formas más aberrantes que adquirió la dictadura argentina de 1976 ha sido la ejecución de un plan sistemático para la apropiación de los hijos de quienes eran víctimas de desaparición forzada, incluyendo aquellos que nacerían durante el cautiverio. Los acusados están imputados por los delitos de sustracción, retención, ocultación y sustitución de identidad de niños menores de diez años. La apropiación de estos niños, en tanto son consecuencia del secuestro y asesinato de sus padres, suele equipararse a la incautación de un botín de guerra. Si bien el alcance de esta maniobra no es menor, resulta ineludible subrayar algo más, y es que las apropiaciones de niños han procurado hacer desaparecer, junto a los cuerpos de sus padres, las marcas singulares que su deseo pudo haber transmitido, interrumpiendo el legado simbólico de cada una de estas familias. Paralelamente al ocultamiento del origen, también se pretendió inocular nuevas identificaciones en una filiación fraudulenta. De esta forma, el desaparecido devino muerto por tercera vez, ya que a su muerte física y a la imposibilidad de que su cuerpo fuese nominado en una sepultura, se sumó la interrupción de su sucesión generacional[i]. No obstante cuán doloroso pueda ser el encuentro con la verdad, es preciso brindarles a estos hijos la oportunidad de consentir la restitución de su identidad legítima y de responsabilizarse por la reconstrucción de su historia. Sin duda, se trata de una tarea que está encaminada. Ahora bien, antes, durante y muy especialmente después del pe-

ríodo afectado por el terrorismo de Estado, un número indeterminado de niños han sido y siguen siendo objeto de apropiación por parte de interesados particulares. Aunque ya no forme parte de una planificación siniestra, pueden adjudicársele al Estado diversos grados de compromiso con estas prácticas, sea por deliberada inacción, por negligencia o por directa participación a través de funcionarios públicos. El Estado tiene un papel indiscutible e irremplazable en políticas de filiación, en la medida que su intervención puede marcar la diferencia entre legitimidad y usurpación, entre inscripción y sustitución, entre adopción y apropiación. Cuando un niño es tomado como mercancía y ubicado en la lógica de las transacciones se produce una violación a la identidad, dando lugar a la posibilidad de una afectación subjetiva irreparable. Este tipo de hechos representan una degradación de la condición humana que alcanza como tal a la comunidad que los consiente, y en especial a sus propias instituciones. Mencionaremos tres tipos de situaciones, en tanto entendemos resultan las más representativas, en que los niños son objeto de delito o de mecanismos irregulares en relación con la filiación: a) inscripción de un niño ajeno como propio, que corresponde a la figura de supresión y suposición del estado civil y de la identidad[ii]; b) cesión de un niño a cambio de una contraprestación económica o de otro tipo (es decir, compra-venta de un niño)[iii]; c) conexión de una gestante con personas interesadas en adoptar por parte de intermediarios que reciben un pago por sus servicios profesionales. Esta última situación se ha convertido desde hace años en una práctica naturalizada que, constituyéndose como una adopción de legalidad ficticia, vela su carácter transgresor de diversas maneras[iv]. Si bien no los abordaremos en este texto, en forma paralela a estos mecanismos de apropiación que vulneran la identidad existen otras situaciones que también la ponen en cuestión: las adopciones legalmente logradas pero no develadas, los ocultamientos intrafamiliares (tales como los niños criados como hermanos de sus madres; la decisión de la mujer de inscribir sola al hijo, etc.), y el ocultamiento respecto de gestaciones en las que se utilizó material genético de donante.[v] Ahora bien, el presente trabajo no pretende ubicar en la regulación jurídica ni en el funcionamiento del aparato judicial el lugar donde la ley falla -falla, por cierto, esperable- sino indagar los alcances del encuentro o desencuentro con el discurso del derecho en nuestra práctica[vi]. Más precisamente, nuestra interrogación se orienta hacia los efectos subjetivos que se producen a partir de la existencia o inexistencia de un fallo que instaura una filiación. La figura jurídica de la adopción plena instituye un lazo filiatorio nuevo y sin apoyo en la biología. A ella se accede mediante un fallo que permite emplazar una nueva identidad en el lugar de la de origen, establecida por la procreación. Se trata aquí de la efectividad de la función performativa de la palabra, que produce algo que no existía antes del acto de enunciación, teniendo como requisito indispensable que tal acto de palabra provenga de un lugar legítimo. Una sentencia de adopción contiene las coordenadas históricas que dieron lugar a una filiación, establece el texto que inscribe simbólicamente el origen y construye la versión ficcional donde éste se aloja. Más allá de la presencia de mayor o menor cantidad de datos sobre las circunstancias que desembocaron en la adopción, una sentencia siempre hace lugar a la pérdida. Por el contrario, cuando se produce una apropiación, una compra-venta, o una inscripción de nacimiento fraudulenta, el origen se desaloja y se excluye la huella de que el niño es producto de una sexualidad ajena. “Es por ello que una sentencia de adopción funda una identidad, a diferencia de una apropiación, donde la identidad queda arrasada. Mientras que en la apropiación se despoja al niño de su origen, en la adopción la intervención de una instancia tercera que introduce la ley permite al mismo tiempo fundar una nueva filiación y garantizar una traza del origen.”[vii] La pregunta por los orígenes de la vida es una pregunta por el sentido de ésta, que se dirige al Otro como demanda de significación y que, como tal, no puede ser colmada. De esta imposibilidad estructural de colmar con un sentido al Otro

26

primordial de la causa, da cuenta la emergencia del inconsciente, poniendo en evidencia el fracaso de toda significación absoluta, y renovando la pregunta. Estos desencuentros del sujeto son los que, paradójicamente, permiten encontrarlo como emergente en la cadena significante. Con el intento de dar sentido al vacío de su propia constitución, el sujeto se brinda diversas modalidades de historización, que son del orden de una decisión. Esa ficción de elaboración de un real al que es imposible acceder no es ajena a las relaciones que el sujeto establece con el primer objeto de la pulsión, construyendo un escenario donde se abren los interrogantes sobre el deseo materno. Metaforizar ese tiempo originario implica la posibilidad de sustituir un imposible, que lleva implícito el deseo de la madre. El sujeto funda su propio origen en la medida que logra hacer ingresar en el lenguaje el vacío fundamental que lo causa, y que proviene del campo del Otro. Ahora bien, en la filiación adoptiva, la demanda de significación dirigida al Otro se tropieza con un hallazgo, y es que su existencia no proviene del deseo de esa madre de los cuidados signados por su interés particularizado, sino de una sexualidad intrusa, de un goce extraño a esa función de sostén. Es decir, el hallazgo del sujeto en relación con su propia existencia no remite al deseo sino a la ausencia de deseo. Paralelamente a la pregunta “qué quiere de mí” dirigida a un Otro deseante, el hallazgo abre otra pregunta que podría formularse como “qué no quiso de mí”, dirigida a un Otro no deseante. Sin duda, el lazo familiar en el que el sujeto queda tomado permitirá establecer una simbolización de aquel origen. Sin embargo, la verdad del sujeto no resulta ajena a la forma de abordar fantasmáticamente los enigmas en tanto estos se apoyan en acontecimientos libidinales donde el Otro efectivamente interviene, pero se problematiza cuando el sujeto es afectado por una privación anterior de tal soporte. En la Conferencia en Ginebra sobre el síntoma, Lacan (1975) dice: “Sabemos muy bien la importancia que tuvo para un sujeto, vale decir, aquello que en ese entonces no era absolutamente nada, la manera en que fue deseado. Hay gente que vive bajo el efecto, que durará largo tiempo en sus vidas, bajo el efecto del hecho de que uno de los dos padres -no preciso cuál de ellos- no lo deseó. Este es verdaderamente el texto de nuestra experiencia cotidiana. Los padres modelan al sujeto en esa función que titulé como simbolismo. Lo que quiere decir, estrictamente, no que el niño sea el principio de un símbolo, sino que la manera en que le ha sido instilado un modo de hablar, no puede sino llevar la marca del modo bajo el cual lo aceptaron los padres. Sé muy bien que esto presenta toda suerte de variaciones y de aventuras. Incluso un niño no deseado, en nombre de un no sé qué que surge de sus primeros bullicios, puede ser mejor acogido más tarde. Esto no impide que algo conserve la marca del hecho de que el deseo no existía antes de cierta fecha.”[viii] En algunas ocasiones esta pregunta por el deseo inexistente en el Otro produce un punto de detención que el sujeto intenta resolver desencadenando una búsqueda en lo real, búsqueda que insiste en encontrar algo de la verdad, muchas veces homologándola a una verdad en el orden de la constatación. Cuando la instauración de una filiación se produce por medio de un fallo, éste deviene acto de nominación no sólo por inscribir el nombre propio sino además por establecer una relación entre lo real y el sentido. Sentido que al mismo tiempo que introduce algo nuevo, genera con él una pérdida. Si al decir de Lacan, algo conserva la marca de que el deseo no existía antes de cierta fecha, la presencia de este texto permitirá al sujeto consentir o rechazar el acto que inscribió su existencia en una determinada sucesión generacional, anudando su cuerpo a un nombre. No disponer de esta ficción, por el contrario, le dejará las puertas abiertas a una búsqueda por demás errática, imposibilitándole tal decisión -de consentir o rechazar- desde su condición de sujeto responsable. Del lado de la mujer que no deviene madre del niño que ha gestado, también se dirime la posibilidad de despojarse de un producto de formas diversas, o de producir un acto. Un acto creador que apuesta a otorgar a ese ser otra constelación familiar que lo

aloje en la trama de un deseo no anónimo. Se trata en definitiva de ceder un niño, en lugar de ofrecer una mercancía. La posibilidad de inscribirlo como pérdida -y no de anotarlo como ganancia en la cuenta de la pura fecundidad- podrá conmover la posición subjetiva, y permitirle recuperar algo en otro tiempo o en otro lugar. [ix]

NOTAS [i] Cfr. Kletnicki, A. “Niños desaparecidos en Argentina: lógica genocida y apropiación ilegal”, en Hasta que la muerte nos separe. Poder y Prácticas Sociales Genocidas en América Latina, Daniel Feierstein y Guillermo Levy (comps.), Buenos Aires, Ediciones Al Margen, 2004. [i][i] Cfr. Código Penal, arts. 138, 139 y 139 bis, referidos a los actos que pueden hacer incierto, alterar o suprimir el estado civil. [i][i][i] Cfr. Protocolo Adicional a la Convención Internacional sobre los Derechos del Niño relativo a la Venta de Niños, la Prostitución Infantil y la Utilización de los Niños en la Pornografía: “Todo acto o transacción en virtud del cual un niño es transferido por una persona o grupo de personas a otra a cambio de remuneración o de cualquier otra retribución”. iv Muchas de estas situaciones pueden considerarse vinculadas a la figura de “trata”, calificada como un delito contra la persona, en tanto se define como captación, traslado o recepción de personas recurriendo a alguna forma de coacción, rapto, fraude, engaño, abuso de poder ante un estado de vulnerabilidad, o a la concesión o recepción de beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación (sexual, trabajos forzados, servidumbre, extracción de órganos o adopciones ilegales). v Al respecto, puede consultarse “Superman Returns: la filiación y el derecho a la identidad a través del cine”, de Michel Fariña J. J., en www.eticaycine.org, donde se articulan los escenarios mencionados con producciones cinematográficas. vi El presente trabajo se enmarca en el proyecto de investigación P431 (20082010), Variables jurídicas en la práctica psicológica: sistematización de cuestiones éticas, clínicas y deontológicas a través de un estudio exploratorio descriptivo, dirigido por la Prof. Gabriela Z. Salomone. vii Alfano, A. “Fundación del origen”, en Memorias del I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología -XVI Jornadas de Investigación - Quinto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR, Facultad de Psicología de la UBA, 2009, Tomo III, págs. 25-27. viii Lacan, J. “Conferencia en Ginebra sobre el síntoma”, pág. 124. En Intervenciones y Textos 2, Buenos Aires, Manantial, 1988. El resaltado es nuestro. ix Cfr. Caruncho, C. & Alfano, A. “Adopción: un acto de entrega”, en Psicoanálisis y el Hospital N° 30, Buenos Aires, Ediciones del Seminario, 2006. BIBLIOGRAFIA FREUD, S. Moisés y la religión monoteísta (1938), T. XXIII, O.C., Amorrortu Editores, 1986. LACAN, J. “Acerca de la causalidad psíquica” (1946), en Escritos I, Siglo Veintiuno, 1985. LACAN, J. “El mito individual del neurótico” (1953), en Intervenciones y Textos, Buenos Aires, Manantial, 1985. LACAN, J. El Seminario 4 La relación de objeto (1956/57), Buenos Aires, Paidós, 1994. LACAN, J. “Posición del inconsciente” (1964), en Escritos II, Siglo Veintiuno, 1985. LACAN, J. “Conferencia en Ginebra sobre el síntoma” (1975), en Intervenciones y Textos 2, Buenos Aires, Manantial, 1988.

27

LA TRISTEZA COMO FALLA MORAL: UNA VIRTUD NO ABSUELVE A NADIE DEL PECADO
Allegro, Fabián Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Desde la égida actual de algunas corrientes de la clínica (principalmente psiquiátrica) se confiere a la tristeza una asociación impropia con la depresión, y por otro lado, el hedonismo reinante hoy en día promueve a la alegría a un lugar privilegiado. Está lógica reproduce el carácter paradójico que ha soportado la tristeza desde la antigüedad. Por un lado se la ha considerado un mal pero, por otro lado, se concede que puede comportar un beneficio. La teoría cristiana de la pena ha descrito esta condición en relación con las prácticas sacrifíciales o expiatorias. Lacan objeta que la tristeza se oponga a la alegría y pone en su lugar al gay saber. Esto propugna una relectura de la tristeza en otra lógica: la de la ética Palabras clave Tristeza Ética Melancolía Duelo ABSTRACT SADNESS AS A MORAL FAILURE: NOBODY IS ABSOLVED FROM THE SINN BY A VIRTUE. Under the present auspices of some clinical schools (mainly the psychiatric one), sadness is conceived inappropriately in asociation to depression whereas, at the same time, the present hedonism promotes happiness to a priviliged place. This logic reproduces the paradoxical character that sadness has supported from former times. On one hand, it has been considered evil, but on the other hand, it is accepted that it can involve a benefit.The Christian theory of punishment has described this condition in connection to the sacrificial practical. Lacan objects that sadness is opposed to happiness and replaces it by the gay kmowledge.This promotes another logical re-reading of sadness: the ethical one. Key words Sadness Ethics Melancholy Grief

estudio de las pasiones no estuvo exento del recorte axial introducido por la dimensión de la moral y la política. La tristeza, como pasión, se introdujo desde un inicio, en su interpolación con la moral, una forma muy particular. La melancolía aristotélica es una “enfermedad de los genios”. Pero la tristeza no tiene un estatuto definido. La tristeza en la filosofía helenística no es considerada una eupathia pero Agustín cree apropiado incluirla dentro de las mismas (1). El cristianismo admite una valoración del pathos sufriente en tanto lo remite a una manifestación de un intento de reparación o recuperación satisfactoria de la expiación de la culpa, correlativa a la poena adanis.(2) Pero a su vez expone en todo su esplendor la aporía esencial que recae sobre la tristeza y que queda expuesta en la paradoja paulina acerca de la misma. La tristeza contenía al mismo tiempo el brillo de la constricción del alma ante el pecado, en el camino de la redención de las penas y por otro el estigma del mal en relación a la imposición de la Gracia. Oponer la tristeza a la alegría es la solución que propone el hedonismo cristiano. SUPERYÓ Y CULPA TRÁGICA La melancolía es un punto de inflexión en la obra freudiana. Desde allí Freud puede ahondar en la problemática que trae aparejada la introducción del concepto de narcisismo (3). La melancolía ofrece un interesante punto de apoyo también para indagar en la estructura de la instancia crítica. El imperativo kantiano, que tan peligrosamente se acerca a la máxima sadiana (4), es un heredero directo de la instancia parental desexualizada. La vertiente erótica de la cara providencial del padre recubre y protege, a partir de la conformación adecuada del yo, al sujeto frente al feroz embate del superyó. El superyó surge de la pervivencia de restos arcaicos de la voluntad paterna que persiste en el origen paradójico de la ley. Toda renuncia en relación con el deseo ofrecerá como resolución, solo la acentuación de la renuncia. Por eso si el pecado marca el origen trágico de la relación del sujeto frente al deseo, la salida por el lado de la virtud, y la ascesis, sólo promueve una dimensión que acentúa la connotación del sacrificio en la vía del dolor. El anudamiento entre el masoquismo primario y la pulsión de muerte constituyen el andamiaje constitutivo del superyó, el cual surge de una doble herencia a partir del Ello y del pasaje por el Edipo. El superyó toma un camino incierto en la vía de la desexualización. Por una parte, el desvío de las metas sexuales por el lado de la identificación hacia objetos no parentales toma un aspecto amable que promueve la protección narcisista a partir de las identificaciones narcisistas, en el marco de la dialéctica entre el yo ideal y el Ideal del yo. Por otro lado, la desexualización del superyó apuesta a la desmezcla pulsional en el hostigamiento del Yo. La desexualización, por un lado, deviene luego de una sexualización inicial intrusiva a partir del masoquismo primordial y, por otro, lleva el “sello de lo inconcluso” de las “formaciones reactivas” (5) en la relación paterno filial. En este marco conviene formular una divergencia entre culpa, deuda y superyó, como matices o tonalidades de la instancia autocrítica. La culpa surge como emergente de la articulación del imperativo superyoico con el pathos de la sexualidad. Freud sitúa una dimensión de la culpa consciente que se refiere a la culpa frente a una inobservancia de ciertos deberes. El sentimiento inconsciente de culpa, que comparte con la angustia el privilegio de ser los únicos afectos inconscientes, que se sitúa en la égida de la posición del sujeto frente al superyó y al deseo, donde la traición del deseo tiene como consecuencia inevitable la emergencia de la misma. La “culpa trágica” (6), culpa de sangre, directamente relacionada con el mito. Es aquella culpa inevitable, que se confronta directamente con la existencia y que comparte con el dolor el punto álgido que revela en la estructura el lugar mudo de la pulsión. Mientras que la deuda, en relación con la función, es el estigma de la operatoria del sujeto en su relación al Otro y a las dimensiones de la falta. Hay una deuda imaginaria entre el correlato imaginario del agente y su función simbólica, y una deuda simbólica correlativa a la operación de castración. Pero la economía del dolor a partir del planteo de un masoquismo primario en “El problema económico del masoquismo” (7), toma un

INTRODUCCIÓN El presente trabajo se encuentra enmarcado dentro del proyecto de investigación UBACyT (P 805) y tiene por objetivo demarcar el borde paradójico que recae sobre la tristeza y su relación con el imperativo moral. Esta relación fue destacada ampliamente a lo largo de la historia de las pasiones y fue puesta en relieve por la moral religiosa. La clínica psiquiátrica toma un sesgo cercano al estipular a la tristeza-depresión en oposición con la alegría. Esto tiene connotaciones peligrosas en tanto que se propone un abordaje con una marcada tendencia al refuerzo de las prácticas morales hedonistas en desmedro de la promoción del sujeto y su relación con la palabra LA TRISTEZA Y LA PARADOJA DEL HEDONISMO CRISTIANO Freud expresa a Fliess en la carta 73, su desagrado por la forma como se interpretaban los “estados de animo” (die Stimmungen) en la interrogación de la realidad (Wirklichkeit). Freud no consiente con el hecho de que los mismos, a través de la resonancia del término Stimmung que refleja su correlato en la teoría humoral y en la concepción de la armonía del mundo, sean un elemento válido en la orientación de la clínica. Desde la mirada de los estados del ánimo o del alma, la tristeza y la melancolía han estado asociadas a las teorías de los humores bajo el dominio de la acritud de la bilis negra. Por otro lado, el

28

verdadero lugar estructural en la constitución de la subjetividad. Si el duelo freudiano se presenta como el juego sustitutivo en relación con la pérdida del objeto amado, en este proceso, se abre una brecha que toca lo real. La misma es provocada por una pérdida que Freud la formula, de una manera elocuente, cuando dice que un trozo del propio yo se pierde junto con el objeto. Se promueve de esta forma un “agujero” en lo real y en cierto sentido, para Lacan, se produce una operación inversa a la Verwerfung (8). De allí que los fenómenos del duelo muchas veces quedan bajo expresiones que se asemejan a la psicosis. No por nada, Freud se había interrogado con respecto al duelo relacionándolo con la psicosis de deseo (9). Pero el duelo se manifiesta como un movimiento de lo simbólico en los ritos y en el trabajo, que intenta una desligadura-religadura, como trabajo dedicado al Otro. El acto originario que consiste en el asesinato del protopadre es un acto primordial, allí también se ubica una dimensión del duelo en términos estructurales. Pero es el rasgo de amor que trasciende los alcances del objeto perdido el que se vuelve problemático en el marco del duelo por el Padre. Este resto de amor del Padre, que incluye la añoranza pero también la culpa, condiciona la repercusión del duelo en los avatares de la ambivalencia. Ésta, es la misma que a partir del aporte de Abraham revela las paradójicas relaciones del amor paterno filial que se deja ver en el duelo patológico y la melancolía (10). La presencia de la ambivalencia encubre el extraño rodeo pulsional (11) que determina la vuelta sádica de la pulsión sobre el yo tomado como objeto y da al superyó un tenor obsceno y feroz. LA HIPERMORALIDAD DEL SUPERYÓ En la melancolía, la hipermoralidad del superyó, sin la interposición de la protección apaciguante del ideal, ejerce los efectos desvastadores sobre el yo. Así el intento de dominio narcisista, revela la constitución del yo como organización pasional. La culpa melancólica, bajo la forma del autorreproche dista de poder situarse en el marco de la culpa neurótica. En relación con ésta, se puede acentuar, la articulación estructural entre culpa, deuda y superyó. La culpa melancólica surge como desarticulada en tanto el melancólico no puede oponer una distancia del superyó que se presenta como hipermoral y arrasador porque su condena es unívoca. El lamento melancólico surge desgarrador. Lacan pregunta en “Kant con Sade” : “¿No han escuchado, pues, si creen tener mejor oído que otros psiquiatras, ese dolor en estado puro modelar la canción de algunos enfermos a los que se llaman melancólicos?”(12) ¿Cual es el tenor de este dolor de existir en estado puro? Sabemos que Lacan no utiliza el término dolor moral sino dolor de existir. También sabemos que el dolor de existir surge de la culpa fundamental de existir, por lo cual no es una culpa que se pueda justificar. En esa injusticia que vocifera el melancólico, así como su impudicia del deseo comunicar, quita el velo que enmascara un punto inefable de la estructura. En el melancólico, la culpa atraviesa al sujeto en su existencia y es vociferada como un clamor del dolor de la existencia donde “no hay allí nada, en último término, de la existencia,” (13), donde algo de la muerte parece haberse infiltrado. Habita un espacio entre dos muertes, como un espacio definido por una semimuerte que se manifiesta en esa agonía infinita que describen los pacientes de Cotard como el sufrimiento de ser inmortales, o ese transcurso infernal a los que son condenados los acédicos del Dante. El yo se torna indigno, y la difamación y el autoinsulto tratan de rescatar algo de la dimensión de la alusión que permita sostenerlo, aunque sea en la injuria. Pero esa herida narcisista no da lugar a la conformación de una cicatriz, sino que deviene hemorrágica. En la melancolía se juega un tiempo dramático interminable, solo interrumpido por el pasaje al acto o por el retorno letal de la manía. No se articula al tiempo del mito, donde lo que enlaza al hijo al Padre es una culpa de sangre por el crimen cometido donde se presentifica como culpable frente al crimen de existir. Entonces surge también la condena, la autoacusación y el autorreproche como modulaciones de la voz. La impudicia del melancólico lo sitúa frente a lo invocante como no habiendo incorporado esa voz. El melancólico identificado al padre muerto, pero no incorporado, padece de los embates de la hostilidad del superyó

hacia un yo identificado con el objeto de la perdida sin la investidura que pueda introducir una protección amable del yo- ideal. LA TRISTEZA COMO FALLA MORAL Lacan en “Radiofonía y Televisión”, La tristeza “[...] no es un estado de alma, es simplemente una falla moral, como se expresaba Dante, incluso Spinoza: un pecado, lo que quiere decir una cobardía moral, que no cae en última instancia más que del pensamiento, o sea, del deber de bien decir o de reconocerse en el inconsciente, en la estructura.”(14). Es Spinoza quien formula su “Ética” en el campo mismo del conatus o la “potencia de ser”, y es quien rompe la simetría entre la tristeza y alegría como correlato implícito del bien y del mal. La tristeza se formula, entonces, como la que releva “lo malo” (15) por excelencia. Se rompe, así, la ecuación que convoca a la ética en relación con el bien-placer. En dicha línea, Lacan no opondrá la tristeza como estado de ánimo, o malestar, sino como pasión del ser a la cual no se le puede oponer un bienestar. La tristeza, no se opone a la alegría, sino que se presenta, como testimonio pasional del lo incoercible de la mala-incidencia del significante como se ve en la melancolía, que implica la dimensión de la falta, testimonio que refrenda la posición del sujeto frente al Otro, frente a lo irresoluble del malestar estructural. Lacan dice: “Lo opuesto de la tristeza, el gay saber, el cual es una virtud. Una virtud no absuelve a nadie del pecado -original como todos saben-. La virtud de manifestar en qué consiste, que designo como gay saber, es su ejemplo: no se trata de comprender, de mordisquear en el sentido, sino de rasurarlo lo más que se pueda sin que haga liga para esta virtud, gozando del descifraje, lo que implica que el gay saber no produzca al final más que la caída, el retorno al pecado “(16). CONCLUSIÓN Por lo tanto, frente a la lógica de los sentimientos y los afectos, que opondría tristeza a la alegría, Lacan propone otra oposición, ya no lógica, sino en base a la ética del deseo, que opone a la tristeza a un saber-hacer cercano al arte de la retórica de la practica provenzal de la gaya scientia o del gay saber, que se sostiene en una ética del bien-decir. La ética del bien decir no es una retórica en tanto no se constituye como un arte sino como una ética. No tiene que ver con el decir el bien sino con lo adecuado de la enunciación en la cual el sujeto se posiciona frente a su deseo. Por eso la tristeza como pasión, da cuenta del lugar pasional culpa de ser en tanto el sujeto, como sujeto del deseo, se constituye inexorablemente en deuda. Una cobardía que tiene su lugar con la traición del deseo. La fortaleza y la valentía que tiene como soporte el alma no absuelven esa posición sino que la ahonda en la dimensión de la depresión. La única forma de sobrellevarla es en aquella dimensión, en la que el héroe ahonda en la vertiente del pecado para, a partir de allí, no ceder ante su deseo.

CITAS (1) SAN AGUSTIN, La ciudad de Dios. México. Editorial Porrúa. 1975. XIV-8 (2) Ibid. (3) Cf. FREUD, S., Duelo y melancolía, Obras completas, Buenos Aires: Editorial Amorrortu, Vol.14 (4) Cf. LACAN, J., “Kant con Sade”. En Escritos 2. México. Siglo XXI. 1984. (5) FREUD, S. “Moisés y la religión monoteísta”. Op. Cit. Vol.23. Pág 130. (6) FREUD, S. “Tótem y tabú”. Op. Cit. Vol.13. Pág 157. (7) FREUD, S., “El principio económico del masoquismo”, Op.cit., Vol. 19 (8) Cf. LACAN, J., El seminario. Libro 6, El deseo y su interpretación, clase del 22 de abril de 1959 (9) Cf. FREUD, S. “Complemento metapsicológico a la doctrina de los sueños”. Op. Cit. Vol. 19 (10) Cf. FREUD, S., ABRAHAM, K., Correspondencia. Barcelona, Gedisa. 1979 (11) Cf. FREUD, S., Pulsiones y sus vicisitudes, Op.cit. Vol. 14, pág. 123 (12) LACAN, J., “Kant con Sade”. En Escritos 2. México. Siglo XXI. 1984. Pág. 756 (13) LACAN, J., El seminario. Libro 6, El deseo y su interpretación, clase del 10 de diciembre de 1958.

29

(14) LACAN, J., Psicoanálisis, Radiofonía y Televisión. Barcelona. Editorial Anagrama. 1977. Pág. 107 (15) SPINOZA, B. Ética demostrada según el orden Geométrico.Madrid. Alianza Editorial. 2006. Libro III. Prop. 33. (16) LACAN, J., Psicoanálisis, Radiofonía y Televisión Op. Cit. Pág. 107. BIBLIOGRAFÍA AGAMBEN, G. Estancias. La palabra y el fantasma en la cultura occidental. Valencia. Pre-textos. 1997. ALLOUCH, J., Erótica del duelo en tiempos de la muerte seca. Buenos Aires. Editorial Edelp. 1995. BROWN, P. El cuerpo y la sociedad. Los cristianos y la renuncia sexual. Barcelona. Editorial Muchnik. 1993. CACCIARI, M. Drama y duelo. Madrid. Editorial Tecnos. 1989. CANCINA, P. Dolor de existir y la melancolía. Buenos Aires. Editorial Homo Sapiens. 1992. COTARD, J. “Du délire des négations”. en Etudes sur les maladies cérébrales et mentales. Paris. Libraire J.B. Baillière. 1891. CASIANO, J. Instituciones cenobíticas “Los vicios capitales”. Victoria [Prov. de Entre Rios]. Ecuam. 1995. DELEUZE, G. Spinoza y el problema de la expresión. Barcelona. Atajos Editorial. 1996. FREUD, S. ABRAHAM, Karl. Correspondencia. Barcelona. Gedisa. 1979. FREUD, S. Obras Completas. Según la Standard Edition y el ordenamiento de James Strachey. Buenos Aires. Amorrortu Editores. 1982. GEREZ AMBERTÍN, M. Las voces del superyó. Buenos Aires. Editorial Manantial. 1993. LACAN, J. El seminario. Libro 7. La ética. Buenos Aires. Editorial Paidos. 1989. LACAN, J. El seminario. Libro 6, el deseo y su interpretación. Inédito LACAN, J. El seminario. Libro 20. Aun. Buenos Aires. Editorial Paidos. 1982. LACAN, J. Psicoanálisis. Radiofonía y Televisión. Barcelona. Editorial Anagrama. 1977. LACAN, J. Escritos 2. Buenos Aires. Siglo XXI. 1984. SAN AGUSTIN, La ciudad de Dios. México. Editorial Porrúa. 1975. SPINOZA, Baruch. Ética demostrada según el orden Geométrico. Traducción de Vidal Peña. Madrid. Alianza Editorial. 1987. 5ta reimpresión. 2006

LOCALIZACIÓN DE UN TIPO DE MOMENTO ELECTIVO PREVIO AL MECANISMO EN UN OLVIDO FREUDIANO
Alomo, Martín UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Destinamos este informe a la exposición de algunos de nuestros avances respecto del objetivo 1.a de nuestro proyecto UBACyT P039: “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis - En el servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología, UBA”, dirigido por Gabriel Lombardi. Tal objetivo declara: “definir y distinguir momentos electivos de otras situaciones que no serían tales”. Procederemos a exponer un ejemplo de la literatura freudiana para distinguir en él qué es mecanismo y qué momento electivo previo. Luego, ordenaremos los elementos analizados en dicho ejemplo, de acuerdo a lo que llamaremos la temporalidad del modo de presentación clínica. Palabras clave Momentos Electivos Mecanismo Neurosis ABSTRACT LOCATION OF A TYPE OF ELECTIVE MOMENT PREVIOUS TO THE MECHANISM IN A FREUDIAN OBLIVION. We destine this report to the exhibition of our advances respect of the aim 1.a of our project UBACyT P039: “Elective moments in the psychoanalytic treatment of the neurosis - In the service of Adults’ Clinic of the Faculty of Psychology, UBA “, directed by Gabriel Lombardi. Such an aim declares: “to define and to distinguish elective moments of other situations”. We will proceed to expose an example of the freudian literature to distinguish in them what is mechanism and what previous elective moment. Then, we will arrange the elements analyzed in the above mentioned example, in agreement to the temporality of the way of clinical presentation. Key words Elective Moments Mechanism Neurosis

INTRODUCCIÓN Destinamos este informe a la exposición de nuestros avances respecto del objetivo 1.a de nuestro proyecto UBACyT P039: “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis - En el servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología, UBA”, dirigido por Gabriel Lombardi. Tal objetivo declara: “definir y distinguir momentos electivos de otras situaciones que no serían tales”. Comenzaremos por exponer un ejemplo extraído de la literatura freudiana para distinguir en él qué es mecanismo y qué una toma de posición del ser hablante previa a aquel. Luego, centraremos el esfuerzo de este informe en cumplir con el objetivo que el título enuncia, de acuerdo a la explicitación de una temporalidad del modo de presentación clínica del momento electivo previo al mecanismo (MEP). I. UN OLVIDO FREUDIANO: SIGNORELLI. Nos serviremos, a modo de ejemplo, del célebre olvido de un nombre propio brindado por Freud en los inicios del psicoanálisis y de su Psicopatología de la vida cotidiana. La escena transcurre durante “un viaje en coche desde la bella Ragusa[i], hacia una ciudad cercana, de Herzegovina” (Freud 1898, 282). Allí, la charla

30

con su compañero de viaje recorre la actualidad política de la región (Bosnia-Herzegovina), luego deriva a las “peculiaridades de los turcos que allí viven”, y recala en los pintores italianos. Cuando Freud recomienda “vivamente” a su compañero que no deje de visitar Orvieto “para contemplar allí los frescos del Fin del Mundo y del Juicio Final”, he allí el momento de la manifestación del olvido, de la pausa en el fluir del discurso. Interrupción no buscada ni deseada, al menos conscientemente. Disrrupción abrupta en el plano de las representaciones, donde lo que se manifiesta como fenómeno es un agujero por la ausencia de un elemento. La representación que falta en el plano simbólico es justamente la que corresponde al nombre propio “del gran pintor que adornó una de las capillas de la Catedral”. Hoy para nosotros es tan obvio que ese nombre es el de Signorelli como lo fue para Freud en un momento posterior a la manifestación del olvido: “(…) debí sobrellevar esta ausencia de recuerdo y el martirio interior a ella conectado (…) hasta que topé con un italiano culto que me liberó comunicándome el nombre: Signorelli. Pude entonces agregar por mí mismo el nombre de pila, Luca” (Freud 1898, 283). El análisis de este ejemplo nos permitirá ahondar en otros detalles. II. LOCALIZACIÓN DEL MOMENTO ELECTIVO PREVIO (MEP) AL MECANISMO. ¿A qué llamamos mecanismo y a qué momento electivo en el ejemplo expuesto más arriba? Intentaremos demostrarlo paso a paso. II. i. Mecanismo. En este caso, denominamos “mecanismo” a la manifestación de la eficacia de lo reprimido, Herr, Signor, Sig, que afecta al hablante en su discurso, ya que no puede recordar el nombre solicitado. Es a partir del análisis ensayado por Freud sobre la propia materia significante (Boltraffio, Trafoi, Boticelli) y sus asociaciones correspondientes (los turcos, sexualidad, muerte), que nos anoticiamos de los nombres sustitutivos convocados al agujero y las temáticas vinculadas. Pero ello no es lo único convocado allí; también hay una proliferación imaginaria en lugar del significante unterdrükt: Freud cuenta que tiene una visión “hiper-nítida” del cuadro (Freud 1898, 282-3). Queda claro, entonces, a qué llamamos mecanismo en este caso: no se trata sino de la represión, puesta de manifiesto -como no podría ser de otro modo- a partir de sus retornos. En este caso lo que retorna determina un agujero, en tanto no se consuma un equívoco en forma de lapsus linguae en el ritmo del discurso, sino que el significante faltante provoca una pausa, un silencio que es vacío y detención del discurrir significante, con el surgimiento de una imagen mnémica relativa al elemento faltante. II. ii. MEP. Leamos a Freud: “Supongo que la serie de pensamiento sobre las costumbres de los turcos en Bosnia, etc., cobró la capacidad de perturbar un pensamiento siguiente porque yo había sustraído mi atención de ella antes que concluyera. Lo recuerdo bien; quería yo contar una segunda anécdota que en mi memoria descansaba próxima a la primera. Estos turcos estiman el goce sexual por sobre todo, y en caso de achaques sexuales caen en un estado de desesperación que ofrece un extraño contraste con su resignada actitud ante la proximidad de la muerte. Uno de los pacientes de mi colega le había dicho cierta vez: “Sabes tú, Herr, cuando eso ya no ande, la vida perderá todo valor”. Yo sofoqué la comunicación de ese rasgo característico por no querer tocar ese tema en plática con un extraño. Pero hice algo más: desvié mi atención también de la prosecución de estos pensamientos, que habrían podido anudárseme al tema “muerte y sexualidad”“ (cursivas nuestras) (Freud 1901, 11). Es luego de esta toma de posición que Freud olvida sin querer lo uno, pretendiendo olvidar adrede lo otro. En cuanto al anudamiento al tema “muerte y sexualidad”, entre otras determinaciones, emerge en el lugar mismo de la manifestación fenoménica del olvido a través del nombre Boltraffio. Freud había recibido la noticia de la muerte de un paciente con “perturbaciones sexuales incurables” en la ciudad de Trafoi, “y este nombre es demasiado sejemante a la segunda mitad del nombre “Boltraffio” para no haber ejercido un influjo de comando sobre la elección de éste” (cursivas nuestras) (Freud 1898, 285-6). Boltra-

ffio, junto a Boticelli, son dos nombres que se ofrecen al rememorar de Freud, como sustitutos equívocos del buscado Signorelli[ii]. Nótese el modo en que Freud refiere a una elección en juego aquí: “un influjo de comando sobre la elección de éste”, es decir: la elección cuyo objeto -Boltraffio- quien busca Signorelli inconscientemente obtiene en su división[iii]. Aquí observamos algo del orden de una selectividad automática, una elección en donde lo que elige y lo elegido se nutren de la materialidad del significante, sin el consentimiento del ser hablante (más adelante volveremos sobre este “influjo de comando” freudiano). Sin embargo, este no es nuestro MEP al mecanismo. En el lugar del MEP ubicamos la toma de posición que Freud manifiesta en estos términos: “Yo sofoqué la comunicación de ese rasgo característico”. Aquí nos limitamos a señalar la localización del fenómeno en el ejemplo. A continuación, para precisar la localización del MEP, proponemos una elucidación de la temporalidad del modo de presentación clínica. III. TEMPORALIDAD DEL MODO DE PRESENTACIÓN CLÍNICA DEL MEP. A partir de la localización y caracterización del MEP analizado en el ejemplo propuesto, estamos en condiciones de desarrollar una elucidación de la temporalidad del modo de presentación clínica del mismo, distribuida en tres tiempos. -Tiempo 2 (t2): presentación fenoménica del mecanismo en la constatación del retorno de lo reprimido en diversas formaciones del inconsciente: en este caso, un olvido y la emergencia de retoños significantes (los nombres sustitutivos). -Tiempo 3 (t3): el sujeto afectado por esa división (efecto sujeto) deviene un narrador situado en un momento ulterior, de aquello que si no narrara, no tendríamos ocasión de conocer. El objeto del relato constituye los detalles y condiciones particulares del MEP. -Tiempo 1 (t1): se trata de las condiciones del MEP, reconstruidas por el relato posterior. Este MEP se corresponde -y esto sólo se constata en el relato- con las coordenadas de un acto logrado, es decir una autorreferencia afirmativa[iv], en la configuración de un acto afortunado a los fines de la censura. Un acto logrado en tanto denegación de ingresar al plano discursivo los elementos significantes sofocados. Notamos luego que el acto logrado, en su efecto de acto, resulta causante de un tipo de autorreferencia en que “Herr” se revela (y rebela) “mirando” al sujeto y dividiéndolo. CONCLUSIONES En el caso al que nos hemos referido a modo de ejemplo, queda clara la disposición de la temporalidad tal como acabamos de explicarla. Para concluir, nos ocuparemos a continuación de otros aspectos del dispositivo clínico, que la disposición de los elementos en la temporalidad descrita nos lleva a tener en cuenta. En lo que respecta a Freud, contamos allí con un compromiso claro con el inconsciente y con el psicoanálisis. En este sentido, no caben dudas de que su confesión (t3), posterior al efecto sintomático (t2), se debe a ese mismo compromiso. Es claro que de no mediar tal disposición investigativa, el MEP (t1) sería inaccesible al oyente y como tal inexistente en el plano discursivo. En este sentido, podemos leer la fuerte decisión de Freud -resulta obvio decirlo- como el acto de introducir sus íntimas elucubraciones en un discurso. Y es necesario aclarar que este acto, inherente al tiempo 3, momento del acto de habla analizante posterior a la Spaltung, difiere en calidad de aquel otro acto previo con el que caracterizamos al MEP y que pusimos a cuenta de la resistencia[v]. En cierta forma, podríamos pensar la constitución de los tres tiempos como un acto político: ““El inconsciente es la política”, resumió Lacan. Entrar en un discurso es “una decisión política”, como se decía en los años ’70 (…)” (Lombardi 1999, 163). Estos señalamientos apuntan a la localización de dos puntualizaciones accesorias. La primera: antes del advenimiento del MEP como tal, es decir como t1, y luego de la manifestación del mecanismo represivo en el retorno que propicia (t2), en el efecto sujeto, media allí una decisión que es la de participar de un discurso y, por lo tanto, si el oyente es un analista, esta es la posibilidad -y la condición- para vincularse con él en calidad de analizante. Este

31

punto decisivo que queda señalado entre el t2 y el t3 remite al decir como acto[vi]. La segunda puntualización es derivada de la primera, y nos indica que cada vez que un analista pueda ubicar en su paciente los tres tiempos aquí descritos, y por consiguiente el MEP a la manifestación del mecanismo, tal constatación sería un índice de la presencia de un analizante en el dispositivo. De este modo, esta comprobación podría devenir prueba del inicio de un tratamiento analítico, o bien un índice de que se encuentra en marcha. Ambas puntualizaciones accesorias, que se deducen del objetivo principal de este informe, necesitan ser sometidas a prueba a partir del estudio de material clínico en la prosecusión de nuestra investigación. Por último, señalamos cuatro puntos que este informe deja planteados sin avanzar sobre ellos, y que ameritarían desarrollos ulteriores: a) una delimitación clara de la noción freudiana de censura y su articulación con la resistencia, con el interés puntual de elucidar la participación de aquella en lo que respecta al MEP; b) una indagación intensiva tendiente a rastrear los nexos entre MEP y síntoma analítico; c) una correcta elucidación del desconocimiento (Verleugnung) y de la denegación (Verneinung) en lo que atañe a la estructura del MEP; d) la constatación clínica de las dos puntualizaciones accesorias detectadas y expuestas en el párrafo anterior.

LOCALIZACIÓN DE UN TIPO DE MOMENTO ELECTIVO POSTERIOR AL MECANISMO EN UN OLVIDO FREUDIANO
Alomo, Martín UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NOTAS [i] Se trata de Dubrovnik, ciudad perteneciente a la Dalmacia, que en los tiemn pos en que Freud realizara el paseo en cuestión pertenecía al imperio AustroHúngaro. En la actualidad, la región dálmata pertenece a la República de Croacia. [ii] Remitimos al análisis detallado que Freud opera con la materia significante de su olvido y sus intentos fallidos de obtener el nombre buscado (Freud 1898, 286; y 1901, 12). [iii] En su argumentación de por qué la “psicosíntesis” no es una tarea del analista, Freud plantea que “en la vida anímica enfrentamos aspiraciones sometidas a una compulsión de unificar y reunir (…). Así, la psicosíntesis se consuma en el analizado sin nuestra intervención, de manera automática e inevitable”. Y sirviéndose de una analogía química, agrega: “al mismo tiempo que el químico consigue aislar ciertos elementos, se producen síntesis que no estaban en sus designios, a causa de la liberación de las afinidades electivas entre las sustancias” (cursivas nuestras) (Freud 1918, 156-7). A cuenta de estas “afinidades electivas”, que de electivo tienen bastante poco en lo que toca al sujeto, remitimos el “influjo de comando” freudiano, que “elige” a Boltraffio desde Traffoi… ¡Elige solo! En este sentido, no se trata de momento electivo tal como lo planteamos, sino de mecanismo automático. [iv] Este tipo de autorreferencia es caracterizado por Gabriel Lombardi como autorreferencia del tipo A2: autoplicación del significante (Cf. Gabriel Lombardi (2008a)). [v] Precisamos las condiciones de este acto de habla analizante en nuestro trabajo “Localización de un tipo de momento electivo posterior al mecanismo en un olvido freudiano”. [vi] “¿Y qué es el decir?, es la referencia del discurso psicoanalítico, lo más real a que por él tengamos acceso, ese real donde el sujeto se funda como ser social. El decir es el lazo, es el discurso mismo, en acto” (Lombardi 1999, 168). Y en nota al pie: “Lacan llega a esa concepción “realizativa” del decir en su seminario 19, …ou pire” (Ibíd., 183). BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1898). “Sobre el mecanismo psíquico de la desmemoria”, en Obras Completas, Amorrortu, Bs. As., 1988, Tomo III. FREUD, S. (1901). “Psicopatología de la vida cotidiana”, op. cit., Tomo VI. FREUD, S. (1917). “Nuevos caminos de la terapia psicoanalítica”, op. cit., Tomo XVII. LOMBARDI, G. (1999). “La mediación de lo imposible (la frontera entre lazo social y delirio)”. Revista Universitaria de Psicoanálisis, Vol. 1, Facultad de Psicología, UBA, 1999, 157-84. LOMBARDI, G. (2008a). Clínica y lógica de la autorreferencia. Cantor, Gödel, Turing, Letra Viva, Bs. As., 2008. LOMBARDI, G. (2008b) “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis - En el Servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología”, Proyecto UBACyT P039, 2008-2010.

RESUMEN En este informe partimos de las conclusiones de nuestro trabajo anterior “Localización de un tipo de momento electivo previo al mecanismo en un olvido freudiano”. Como él, este trabajo se enmarca en el Proyecto UBACyT P039 dirigido por Gabriel Lombardi, “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis - En el servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología, UBA”. Comenzaremos por localizar en las conclusiones de nuestro trabajo sobre la localización del “momento electivo previo” (MEP), un particular tipo de momento electivo, pero ahora ulterior a la puesta en marcha del mecanismo automático (MEU). Para ello, nos serviremos del mismo ejemplo de un célebre olvido freudiano. Luego de localizado el MEU, ordenaremos los elementos analizados en los tres tiempos del modo de presentación clínica. Por último, señalamos la pertinencia de elucidar el MEU a la luz del concepto de repetición. Palabras clave Momentos Electivos Mecanismo Neurosis ABSTRACT LOCATION OF A TYPE OF ELECTIVE MOMENT LATER TO THE MECHANISM IN A FREUDIAN OBLIVION. In this report we depart from the conclusions of our previous work “Location, of a type of elective moment previous to the mechanism in a freudian oblivion”. As it, this work places in the Project UBACyT P039 directed by Gabriel Lombardi, “Elective moments in the psychoanalytic treatment of the neurosis - In the service of Adults’ Clinic of the Faculty of Psychology, UBA “. We will begin for locating in the conclusions of our work about of “elective previous moment” (EPM) a particular type of elective moment, but now later to the mechanism (ELM). For it, we will be served the same example of a famous freudian oblivion. After located the ELM, we will arrange the elements analyzed in three times of the way of clinical presentation. Finally, we indicate the relevancy of elucidating the ELM in the light of the concept of repetition. Key words Elective Moments Mechanism Neurosis

INTRODUCCIÓN Este trabajo se apoya en -y a la vez se constituye en continuación de- nuestro informe anterior “Localización de un tipo de momento electivo previo al mecanismo en un olvido freudiano”, que hemos producido como parte de la elaboración conceptual relativa al proyecto UBACyT P039, dirigido por Gabriel Lombardi. Por lo tanto, atendiendo a esta particularidad y a modo de comienzo de este nuevo informe, procederemos a transcribir fragmentariamente el particular modo de presentación clínica que hemos precisado para el momento electivo previo a la manifestación del mecanismo (MEP) al cabo del desarrollo transitado en dicho trabajo. Luego de la localización del MEP analizado en el ejemplo allí propuesto[i], hemos elucidado la temporalidad del modo de presentación clínica del mismo del siguiente modo: -Tiempo 2 (t2): presentación fenoménica del mecanismo en la

32

constatación del retorno de lo reprimido en diversas formaciones del inconsciente: en este caso, se trata de un olvido (autorreferencia del tipo A1(Lombardi 2008a)). -Tiempo 3 (t3): el sujeto afectado por la división (Spaltung) puesta de manifiesto en t2, deviene un narrador situado en un momento ulterior, de aquello que si no narrara, no tendríamos ocasión de conocer. El objeto del relato constituye los detalles y condiciones particulares del MEP. -Tiempo 1 (t1): se trata del MEP, caracterizado por las condiciones reconstruidas por dicho relato posterior correspondiente al t3. Este MEP se corresponde -y esto solo se constata en el relatocon las coordenadas de un acto logrado, es decir una autorreferencia afirmativa, que se coresponde con la estructura A2 de autoaplicación del lenguaje propuesta por Lombardi (2008a), en la configuración de un acto afortunado a los fines de la censura, eutukhía. Un acto logrado en tanto denegación de ingresar al plano discursivo los elementos significantes sofocados. Luego, hemos notado que el acto logrado (MEP), en su efecto de acto, y como tal autoaplicación A2 (Ibíd.), resulta causante de un tipo de autorreferencia A1, y esto se constata en la manifestación de la Spaltung del sujeto (t2). Estos señalamientos apuntan a la localización de dos puntualizaciones accesorias[ii]. La primera: antes del advenimiento del MEP como como t1, y luego de la manifestación del mecanismo represivo en el retorno que propicia (t2), en el efecto sujeto, media allí una decisión que es la de participar de un discurso y, por lo tanto, si el oyente es un analista, esta es la posibilidad -y la condiciónpara vincularse con él en calidad de analizante. Este punto decisivo que queda señalado entre el t2 y el t3 remite al decir como acto[iii]. La segunda puntualización es derivada de la primera, y nos indica que cada vez que un analista pueda ubicar en su paciente los tres tiempos aquí descritos, y por consiguiente el MEP a la manifestación del mecanismo, tal constatación sería ya un índice de la presencia de un analizante en el dispositivo. De este modo, esta comprobación deviene prueba del inicio de un tratamiento analítico, o bien la corrobaración de que se encuentra en marcha. Ambas puntualizaciones accesorias, que se deducen del objetivo principal del informe en cuyos hallazgos se apoya el presente trabajo, necesitan ser sometidas a prueba a partir del estudio de material clínico en la prosecusión de nuestra investigación. En lo que sigue, localizaremos un tipo de momento electivo posterior a la manifestación del mecanismo (al que llamaremos ulterior, para que sus iniciales, MEU, puedan diferenciarse claramente del MEP) en el mismo despliegue de la temporalidad triple que hemos consignado más arriba. Pero antes expondremos el problema específico de investigación que aislamos como propio de este nuevo informe, y luego, el método que hemos elegido para nuestro desarrollo. Pero antes aún de exponer problema y método, nos interesa dar una puntualización más clara acerca de la particularidad del MEP, apoyándonos en una referencia freudiana. Respecto del momento en que “las asociaciones se deniegan”, Freud escribe: “Me refiero al caso en que realmente faltan, y no, por ejemplo, cuando son silenciadas por [el paciente] a consecuencia de un trivial sentimiento de displacer” (Freud 1912, 99). En nuestra elucidación del MEP hemos apoyado su localización en lo que Freud refiere en esta cita como “asociaciones silenciadas”. Entendamos nuestro MEP entonces como antífrasis de la referencia freudiana, que podríamos escribir así: “nos referimos al caso en que las asociaciones son silenciadas por el paciente a causa de un sentimiento de displacer, y no, por ejemplo, cuando realmente faltan”. UN NUEVO PROBLEMA En la particular temporalidad del modo de presentación clínica del MEP, queda puesta de manifiesto la coincidencia flagrante del que hemos llamado “tiempo 3” (t3) con el “tiempo 1” (t1). Esta coincidencia, al estar presentada bajo el modo de un desfase temporal (es decir que cada tiempo corresponde a momentos diversos) alude insoslayablemente al concepto de repetición. ¿Por qué? Intentaremos explicarnos. De un modo descriptivo, habíamos hecho coincidir el t3 y el t1 en cuanto a las coordenadas de un relato, con la siguiente diferencia: en el t3 es relatado con posterioridad lo que supuestamente ha

acaecido en el t1. Siguiendo esta propuesta, podríamos llegar a creer que las cosas son simplemente así: un relato nos anoticia a quienes estamos en posición de oyentes, de que el mecanismo que acaba de manifestarse, por ejemplo a través de un olvido, se debe a que el hablante había sofocado con anterioridad algún significante que le concernía de modo especial; luego, merced a lo que Freud ha llamado “un influjo de comando”[iv], algo de eso silenciado “trabajó solo” en el más absoluto secreto, produciendo entonces la puesta en marcha del mecanismo automático, automatizando así la respuesta subjetiva que éste determina. Sin embargo, rápidamente nos damos cuenta que la temporalidad desplegada en tres tiempos no es lineal. Pero no solo eso, sino que además se nos aparece enrarecido el planteo de que el t3 nos vendría a explicar lo que ocurrió en el t1. Allí, en ese enrarecimiento nos interesará poner la lupa. Al intentar pensar seriamente el problema, encontramos otro obstáculo. Según lo que habíamos consignado en las conclusiones de nuestro primer trabajo, llegamos a declarar que así como pudimos ubicar un MEP en el t1, era posible ubicar otro tipo de momento electivo, pero ahora posterior al mecanismo y anterior al t3. Es decir que según nuestra primera impresión, dimos en suponer un segundo momento electivo entre t2 (la manifestación del mecanismo) y t3, la producción del relato, el tomar la palabra luego del efecto de división subjetiva. Nos quedaba claro que el t3, el relato cuyo contenido explicaba el t1, era un hablar por parte del analizante (de hecho, habíamos ubicado necesariamente la función analizante en caso de observar la constitución de los tres tiempos). Por lo tanto, nos pareció oportuno ubicar otro momento electivo posterior a la manifestación del mecanismo, pero anterior a la narración de lo que había ocurrido. Algo así como una decisión de hablar: “Entre t2 y t3 media una decisión”, esta fue nuestra conclusión al respecto. De hecho, en este nuevo trabajo vamos a la pesca de esa “otra decisión”, del nuevo momento electivo, pero ahora ulterior respecto del mecanismo (MEU entonces). Encaminados ya hacia nuestro nuevo objetivo, nos salió al paso nada menos que Guillermo de Ockham con su célebre navaja. ¿Por qué sería necesario suponer una decisión de hablar, una elección de participar del discurso, diferente del acto mismo que implica tomar la palabra, el acto de habla? He aquí un nuevo obstáculo. Observemos que este nuevo problema radica en cómo dar cuenta de esa aparente relación relato / hecho fáctico que se nos ha configurado entre t3 y t1 respectivamente. Como si para dar cuenta del acto que es t1, fuera necesario el t3 en tanto “comentario de aquel acto” y, por otra parte, el relato que lo presenta como tal para el oyente que es destinatario de los enunciados y transferencias del hablante contara solo como relato posterior. ¿Cómo dar cuenta, entonces, de esta especie de connivencia, de esta asociación aparentemente necesaria entre t3 y t1, de un modo que no distribuya dichos momentos como la simple complementariedad entre lo que narra y lo narrado? En el punto siguiente, intentaremos aclarar este y otros interrogantes. MÉTODO En primer lugar, localizaremos el MEU a la manifestación del mecanismo en el mismo despliegue de la temporalidad en tres tiempos que hemos consignado más arriba. Operaremos tal localización sobre el ejemplo que retomaremos del trabajo sobre el MEP: “Signorelli”. Por último, en nuestra búsqueda de dar cuenta de la asociación aparentemente necesaria entre t3 y t1, de un modo que no distribuya dichos momentos como la simple complementariedad entre lo que narra y lo narrado, dejaremos señalada la participación de la repetición, en la puntualización de que ese t3 que aparentemente se constituye en un relato, una especie de crónica (y como tal, postrera), no es sino uno de los elementos de la duplicidad entre lo repitiente y lo repetido. Este será el breve recorrido que nos interesa delinear en este informe, a los efectos de producir el señalamiento descrito respecto de la articulación entre repetición y MEU, localizable en una clínica psicoanalítica de las neurosis apoyada en las conceptualizaciones de Sigmund Freud y Jacques Lacan.

33

LOCALIZACIÓN DEL MEU EN UN OLVIDO FREUDIANO. Se trata del célebre olvido del nombre Signorelli por parte de Sigmund Freud en un viaje en coche por la región de Bosnia-Herzegovina. Recordamos la localización de los tres tiempos de la modalidad de presentación de dicho ejemplo. Sabemos que no se trata del relato de un paciente a su analista, pero ello no quita que prestemos nuestro oído clínico al desarrollo de los avatares de un diálogo entre un hablante y su partenaire, más aún cuando aquel es un Freud decidido a desplegar en beneficio de la construcción de su teoría toda su capacidad analizante. Así como en su momento Lacan ha considerado a Fliess “analista” de Freud (Lacan 1967b), no encontramos inconvenientes en señalar que el lugar de ese “colega” que comparte el coche con Freud en la travesía por Bosnia-Herzegovina deviene “función analista” para el hablante-Freud que a posteriori se revela analizante decidido. Al decir a posteriori ya estamos en el dominio del que hemos dado en llamar t3. El hecho de que el t3, es decir el relato explicativo de Freud respecto de lo que había ocurrido en t1, advenga no enlazando como oyente al mismo colega sino a sus discípulos y a la posteridad, a nosotros mismos[v], señala el carácter excesivo que el interlocutor que estaba construyendo Freud en la producción de su obra revestía con relación al mero compañero de viaje. Pero ello no impide que consideremos su palabra localizada en el t3 como analizante, interpretación analizante de pleno derecho. Solo para dejar convenientemente localizado el MEU en el ejemplo “Signorelli”, procederemos ahora a referir la localización que habíamos producido del MEP, en la que aquel es uno de los términos: -t2: manifestación del mecanismo en la Spaltung del sujeto (en este caso, se trata del olvido de un nombre propio). -t3: MEU (relato del hablante a su partenaire respecto de las condiciones del silenciamiento que precedió a la puesta en marcha del mecanismo. Como hemos visto, en este ejemplo se trata de un partenaire complejo, no circunscripto al cuerpo del compañero de viaje de Freud; o si se quiere, en calidad de sus oyentes atentos, todos nosotros sus compañeros de viaje). -t1: MEP (tal como lo hemos elucidado en nuestro informe anterior, se trata de un sofocamiento de las representaciones que no son incluidas en el plano discursivo[vi]). CONCLUSIONES Como anticipábamos en la introducción, hemos localizado el MEU a la manifestación del mecanismo, a partir de las conclusiones del informe anterior sobre el MEP. En el mismo movimiento, constituimos éste como continuidad de aquel. En relación a la temporalidad del modo de presentación clínica, hemos hecho coincidir al MEU con el t3, quedando los tres tiempos constituidos del siguiente modo: -t2: Spaltung; -t3: MEU; -t1: MEP. Observamos que el MEU no solo no consiste en un relato distinto del acto que lo decide, sino que no es mera crónica informativa respecto de la supuesta existencia previa de un MEP. El MEU se configura en una repetición, que en su bucle autorreferencial remite por segunda vez a una materialidad significante, constituyendo de este modo no la duplicidad de lo que narra y lo narrado, sino más bien de lo repitiente y lo repetido (Lacan 1966-7)[vii]. Este informe deja planteado sin avanzar sobre él, el problema nodal de la imbricación entre MEU y repetición. En nuestra investigación, continuamos trabajando en el sentido de profundizar la elucidación sobre este punto.

Y en nota al pie: “Lacan llega a esa concepción “realizativa” del decir en su seminario 19, …ou pire” (Ibíd., 183). [iv] Respecto de “la elección” de Boltraffio como nombre sustitutivo del otro esquivo (Signorelli), Freud argumenta: “(…) [Trafoi] es demasiado semejante a la segunda mitad del nombre “Boltraffio” para no haber ejercido un influjo de comando sobre la elección de éste” (cursivas nuestras) (Freud 1898, 286). [v] Nosotros mismos: sus discípulos a través de los siglos, podríamos decir, ya que el paseo en coche y la primera publicación sobre el mismo están fechados en el XIX (Freud 1898). [vi] “Yo sofoqué la comunicación de ese rasgo característico por no querer tocar ese tema en plática con un extraño (…)” (Freud 1901, 11). [vii] Cf. la clase del 22 de febrero de 1967. BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1898). “Sobre el mecanismo psíquico de la desmemoria”, en Obras Completas, Amorrortu, Bs. As., 1988, Tomo III. FREUD, S. (1901). “Psicopatología de la vida cotidiana”, op. cit., Tomo VI. LACAN, J. (1966-7). Seminario 14. Lógica del fantasma. (Inédito). LACAN, J. (1967b). “Proposición del 9 de octubre de 1967 sobre el analista de la escuela”, en Ornicar? 1, Petrel, Barcelona, 1981. LACAN, J. (1967-8). Seminario 15. El acto analítico. (Inédito). LOMBARDI, G. (1999). “La mediación de lo imposible (la frontera entre lazo social y delirio)”. Revista Universitaria de Psicoanálisis, Vol. 1, Facultad de Psicología, UBA, 1999, 157-84. LOMBARDI, G. (2008a). Clínica y lógica de la autorreferencia. Cantor, Gödel, Turing, Letra Viva, Bs. As., 2008. LOMBARDI, G. (2008b) “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis - En el Servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología”, Proyecto UBACyT P039, 2008-2010.

NOTAS [i] En dicho informe previo, hemos localizado el MEP sirviéndonos a modo de ejemplo del célebre olvido del nombre “Signorelli” (Freud 1898 y 1901b). En el presente trabajo, procederemos a localizar un momento electivo ulterior (MEU) en el mismo ejemplo. [ii] Constituimos a la primera de ellas en motivo y objetivo específico de este informe. [iii] “¿Y qué es el decir?, es la referencia del discurso psicoanalítico, lo más real a que por él tengamos acceso, ese real donde el sujeto se funda como ser social. El decir es el lazo, es el discurso mismo, en acto” (Lombardi 1999, 168).

34

PSICOANÁLISIS Y CIENCIA: EL EXCESO DE OBJETOS
Arias R. Laura Universidad John F. Kennedy. Argentina

RESUMEN Este trabajo pretende dilucidar el modo de vida introducido por lo que Lacan llama “el sujeto de la ciencia” y la relación que este mantiene con el sujeto de la pulsión, a partir de lo que en la contemporaneidad se presenta como el exceso engendrado por parte de los objetos producidos por la ciencia. Por lo tanto, el desarrollo que aquí nos proponemos consiste en interrogarnos sobre los modos de satisfacción pulsional en la actualidad y en preguntarnos qué será del sujeto de nuestros tiempos, atiborrado de objetos -gadgets- que el mercado ofrece. Palabras clave Sujeto Satisfacción pulsional Gadgets ABSTRACT PSYCHOANALYSIS AND SCIENCE: THE EXCESS OF OBJECTS This work tries to explain on the way of life introduced by what Lacan calls “the subject of the science” and the relation that it supports with the subject of the drive from what in the contemporaneousness he appears under the excess generated by the objects produced by the science. Therefore, the development that here we propose consists of being interrogated on the manners of pulsional satisfaction at present and of asking ourselves what will be of the subject of our times stuffed with objects -gadgets- that the market offers. Key words Subject Pulsional satisfaction Gadgets

Cuando en psicoanálisis hablamos de sujeto, nos remontamos a Descartes, para quien, a partir de la duda, se llega a una certeza. El sujeto se apropia de sí mismo; el cogito se convierte en verdad en el acto mismo de enunciarlo. Allí donde para Freud la duda remite a algo inconsciente, para Descartes remite a la conciencia. Por eso decimos que el psicoanálisis adviene de la operación cartesiana: se ocupa del sujeto que la ciencia rechaza. Descartes rechaza todos los saberes anteriores a su meditación. Este rechazo del saber es la condición del hallazgo de una certeza de otro orden. Busca un solo punto de apoyo, encontrándolo en la única certeza que puede extraer de su procedimiento de la duda metódica: soy una cosa que piensa. Y será Dios quien garantice la verdad de los procedimientos matemáticos para el establecimiento del ser del ente. Como señala Lacan en El reverso del psicoanálisis (1992: 171), “por un osado ímpetu que parte de un artificio, sin duda el de Descartes, (...) el artificio de remitir a Dios la garantía de la verdad”. A diferencia del genio maligno que puede engañar, Dios será el resguardo de la verdad. Se ha producido un desplazamiento de la verdad divina, quedando separados el saber matemático y la verdad formal que le corresponde. Verdad divina, discurso de la Iglesia que se desplaza con la llegada de Galileo, Descartes, de Pascal. La proeza de Descartes consistió en reducir a un solo punto su certeza: mientras pienso, no puedo dudar de que soy una cosa que piensa. Esta división entre el saber del ente y la verdad del ser es la estructura misma de la ciencia. Se ha constituido un nuevo saber matemático, al cual le corresponde una nueva verdad: la verdad formal. Se trata de un saber vaciado de la verdad metafísica, divina. A partir de estas consideraciones, decimos que el sujeto, para Descartes, no es ningún objeto psicológico, no es ningún hombre. Todo el andamiaje teórico cartesiano apunta justamente a erradicar cualquier subjetivismo en la pretensión de la objetividad.

Lacan, por su parte, toma al sujeto en su división constitutiva entre verdad y saber. De allí que, cuando Lacan afirma que el sujeto del psicoanálisis es el sujeto de la ciencia, está dejando de lado, expresamente, la cuestión del objeto de la ciencia. No se trata de demostrar si el objeto del psicoanálisis es un objeto científico, sino de acentuar el hecho de que lo que está esencialmente en juego es el sujeto. Y el sujeto, en esta división constitutiva, es común al psicoanálisis y a la ciencia. La división del sujeto entre saber y verdad constituye una auténtica herida que es negada por las ciencias exactas: es una herida suturada. La ciencia se sostiene en esta sutura de la división del sujeto para poder establecer leyes universales. El psicoanálisis, por el contrario, apunta a la singularidad del “caso por caso”, tomando nota de los intentos que realiza el sujeto para suturar la división constitutiva. En ese sentido, decimos que Lacan pone en cuestión, en nombre del psicoanálisis, el clásico postulado metodológico que pretende definir a una ciencia por su objeto. Lacan (1985: 841-842) repele la separación entre ciencias de la naturaleza y de la cultura cuando manifiesta: “La oposición de las ciencias exactas a las ciencias conjeturales no puede sostenerse”. Decimos, entonces, que a partir de un único sujeto, el sujeto de la ciencia, divergen dos destinos de la división inaugural: lo universal, que sutura la división; y lo particular, como apertura de la división, para determinar el ser del sujeto vasallo de la dimensión del significante y del goce. Es decir, dos destinos muy diferentes persigue la división del sujeto, según se trate de la ciencia o del psicoanálisis. Al saber referencial propio de la ciencia se opone el saber inconsciente, para el cual el sujeto debe ser mantenido en su abertura, desarmando los mecanismos defensivos que tratan de negarla. La sutura del sujeto dividido, operada por la ciencia, sin embargo, no impide que aquello que es rechazado retorne. “Es decir, que en esto me distancio de lo que Freud enuncia. Este saber disjunto, tal como lo encontramos en el inconsciente, es extraño al discurso de la ciencia. (…) Se impone a la ciencia como un hecho” (1992: 95). Por su parte, el psicoanálisis constata que el “para todos” que supone la aplicación de la ciencia produce en el amo la ilusión de un tratamiento universal. Esta ilusión de dominio provoca, a su vez, la ilusión del sujeto neurótico que lucha para no ser un número y conservar su excepción. Este sujeto, en psicoanálisis, remite al deseo y al goce. Lacan, sirviéndose de la distinción de cuantificadores lógicos de lo universal y de lo existencial, demuestra que el universal no implica que exista uno, sino que también la existencia es una objeción al “para todos” de lo universal. El problema actual de nuestras sociedades es que bajo la premisa del universal, el goce ha terminado por transformarse en la dictadura de lo mismo. Esto es, la obligación de un mismo goce para todos es lo que se opone al síntoma como modo singular de goce. Convengamos en que estos hechos se producen en la sociedad debido a que hay un claro consentimiento por parte del sujeto subsumido al ideal que propone la Ciencia, a saber, el ideal científico, que se proyecta hoy en día cada vez más de forma omnipresente, como bien lo expone J. A. Miller (2007) al referirse al avance de la biotecnología en la actualidad, que establece la homogeneización universal de los modos de gozar del sujeto. Advierte Lacan (1992: 84): “Muy distinto es lo que se halla en el horizonte de esta ascensión del sujeto amo en lo que se afirma como la verdad de su igualdad consigo mismo, esta yocracia, (…) y que es, me parece, la esencia de toda afirmación en la cultura que más ha visto florecer este discurso del amo”. Afirmación de la que podemos desprender que se trata de homologar el sujeto al yo. Creemos, sin embargo, que mientras no se desentrañe la íntima relación que existe entre los objetos científico-técnicos y la dinámica del deseo humano, se seguirá creyendo en el progreso. Observa Miller (2007): “Como el pesimismo freudiano, el pesimismo lacaniano está establecido sobre la convicción de que todo cambio es para lo peor”. El hecho de que la sociedad actual esté supeditada a la ciencia y a la técnica conlleva desconocer el inconsciente, el deseo y el sujeto, reduciendo a este a mercancía y cálculo matemático. La ciencia y la técnica pueden ser superpuestas, en la medida en que son estructuras productivas, situando al sujeto en el campo

35

de la verdad. De tal modo, la división constitutiva propia del sujeto es rechazada, rechazando a su vez, por parte de la ciencia, al sujeto del goce y, por parte de la técnica, el goce del sujeto, e imponiéndose un sujeto-objeto sin castración. Por eso, como decíamos anteriormente, la ciencia y la técnica aparecen en la actualidad sometidas al sujeto amo del universal. En ese sentido, Lacan, en vez de resaltar la falta, enfatizará lo que la obtura, al introducir su concepto de objeto a. Importa más lo que viene a tapar la falta. En su texto La Tercera, se preguntará: “¿Qué nos procura la ciencia, a fin de cuentas? Algo para distraer el hambre en lugar de lo que nos falta en la relación, la relación de conocimiento, como decía antes. Nos procura en su lugar algo que para la mayoría de la gente, en particular todos los aquí presentes, se reduce a gadgets: la televisión, el viaje a la luna...” (1998: 107). De este modo, la ciencia permite ver, no los objetos ya presentes previamente, sino los objetos que ella misma produce, resultados de su propia operación. Enlazada peculiarmente al modo de producción capitalista, la técnica está entregada a la producción desenfrenada de objetos destinados al mercado. El discurso del capitalismo, alentado por la ciencia, expande gadgets que ahogan la verdad del goce del sujeto por el exceso de objetos que ella produce. Producción de gadgets que no sería posible sin la ciencia. Por ello, decimos que los goces que impone la ciencia son masivos; ciencia que va hacia la masificación vía el discurso capitalista. La ciencia impone un goce y, por el hecho mismo de imponerlo, deja a las personas desprovistas del goce propio, siendo necesario singularizarlo, como si la idea misma de falta, de deseo y de goce hubiese sido superada. Para la mayoría, nos coloca gadgets en lugar de aquello que nos falta, por lo que el hombre de la era del capitalismo se ve reducido al papel de consumidor de objetos multiplicados y falsos, falsificaciones de objetos causa de deseo. En ese sentido, podemos decir que el lugar de lo simbólico se encuentra en decadencia frente a la preeminencia que toma la relación con el objeto tecnológico, que se presenta como un objeto que “ahorra” al sujeto el paso por las vicisitudes simbólicas y así, determina también una forma de relación distinta del sujeto con el deseo y el goce. Han sido muchos los que lograron predecir desde hace siglos la situación actual. Uno de ellos fue Walter Benjamin, quien en la novena tesis de las Tesis de filosofía de la historia articuló progreso y catástrofe. Lacan (1992: 112), por su parte, manifestaba: “Tendrían que empaparse, por el contrario, de esto, de que en cualquier cosa que yo articule no hay la menor idea de progreso”. La caída de los ideales, y la consecuente dominación de los bienes de consumo por la vía de la “gadgetización” que instrumentaliza el sujeto a través de los diversos objetos descartables y consumibles, niegan la castración, captando su deseo por el poder de seducción que presentan. Son los nuevos objetos universales del deseo, que conducen a la desaparición del sujeto y de su deseo de desear; voluntad de posesión que reemplaza al deseo. La dimensión fantasmática subjetiva deja a un lado las modalidades singulares de goce, a propósito de no revelarlas, enmascarándolas para impedir toda posibilidad de emergencia de un sujeto. Una vez reconocido que la ciencia y el capital mandan, lo que se plantea es la cuestión del deseo y el goce. Los gadgets representan un nuevo modo de malestar, donde la ciencia está directamente implicada. Como señala Miller (2007), “en su Ética del psicoanálisis, que retoma el Malestar en la cultura, Lacan (…) reconoce la pulsión de muerte actuando en la preponderancia adquirida por el discurso científico, sus avances prodigiosos, su verdadero frenesí, y sus consecuencias sobre los modos de vida y de goce: la multiplicación y la renovación incesante de los objetos tecnológicos, haciendo nacer demandas cada vez más apremiantes y ofreciendo satisfacciones cada vez más disponibles, sin, por tanto, calmar la falta-de goce”. Creemos, no obstante, que habrá siempre un resto indomado que escapa, garantizando la permanencia del sujeto y de su deseo. Observamos que se ha generado una sociedad tendiente a la adición y a la adicción, en donde lo que se consume debe llegar al exceso de la máxima satisfacción. La experiencia analítica debe conducir al sujeto a ser responsable de su goce, es decir, que pueda dar respuesta a cómo vivir la

pulsión sin que esto implique un imperativo que suponga un penar de más, en oposición al objeto tecnológico, que se ofrece al consumo con la promesa de una plena satisfacción.

BIBLIOGRAFIA LACAN, J. (1985): “La Ciencia y la verdad”, en Escritos 2. México: Siglo XXI. LACAN, J. (1992) El reverso del psicoanálisis. Buenos Aires: Paidós. LACAN, J. (1998) “La Tercera”, en Intervenciones y Textos 2. Buenos Aires: Manantial. MATE, M. R. (2006): Medianoche en la historia: comentarios a las tesis de WALTER BENJAMIN Sobre el concepto de historia. Madrid: Trotta. MILLER, J. A. (2007): “El futuro de Mycoplasma laboratorium: conferencia para las XXXVI Jornadas de la ECF - 7.10.07”, Asociación Mundial de Psicoanálisis [en línea], [Consulta: agosto de 2009].

36

DISPOSITIVO ANALÍTICO Y CONSTITUCIÓN SUBJETIVA
Avila, Mariela Facultad de Psicologia, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN El presente trabajo tiene por finalidad comunicar los principales ejes presentados como Proyecto Definitivo de Tesis Doctoral que desarrollo en la UNLP. En el me propongo investigar la relación existente entre la reactualización de las condiciones de constitución subjetiva y la implementación del método analítico en pacientes adultos. Estos pacientes se caracterizan porque no abandonan el espacio de tratamiento pero presentan dificultades en su instalación o si se instalan en el dispositivo lo hacen forzando los límites de lo analizable. Esto aparece a través de conductas compulsivas.La investigacion se basa en el estudio metapsicologico de Freud y los aportes del modelo de Silvia Bleichmar.Considera ademas el desarrollo de Lacan acerca de la consitucion subjetiva y el estudio del Seminario de la angustia. Palabras clave Metodo Recomposicion Heterogeneidad Acting out ABSTRACT ANALITIC METHOD AND SUBJECTIVE CONSTITUTION This paper communicates the main aspects presented as doctoral thesis development at UNLP definitive project. In the project I propose to investigate the relationship between the Subjective Constitution conditions re-updating and the implementation of the analytical method in adult patients. These patients are characterized not to leave the area of treatment, but difficulties in their installation, or if installed on the device, they do forcing limits the-parsable. This appears through compulsive behaviors. The research is based on the metapsicological’ study of Freud and Silvia Bleichmar’s model inputs. It considers also Lacan’s development of the subjective consitution and the study of anguish’s Seminar Key words Method Recomposition Acting out

ca. En tal caso, las intervenciones analíticas deberian ser solidarias de ese modo de procesamiento, resultando necesario un trabajo previo de recomposicion psiquica o reconstitucion subjetiva. A nivel de la instalacion y desarrollo de la transferencia, por otro lado, se aprecia que hay un margen de rememoración, pero en aquello que se repite o reactualiza se podrian inferir las dificultades o fallas que signaron los momentos de esa constitución subjetiva. Partiendo de los fragmentos discursivos que dan cuenta de la configuración fantasmatica alcanzada en la presentacion de un caso clinico, intentaremos avanzar sobre los tiempos reales de estructuración del fantasma. Cabe en este punto dos aclaraciones: por un lado sostendremos que en estas situaciones clínicas no puede objetarse la constitución de un fantasma, (el cual permite la representación del paciente y hace posible la vinculación con los objetos y los semejantes), pero revisaremos cómo se articula el primer tiempo (como producto de las relaciones entre el sujeto en constitución y el adulto a cargo) con el segundo tiempo (a partir de la pubertad), interrogando si ese segundo tiempo aparece “determinado” por las inscripciones y significaciones del tiempo anterior. Por otro lado, sostendremos la idea de que “…hay temporalidad histórica acontecial, que deviene inscripción espacial: esta temporalidad histórica no será recuperada como tal sino rehistorizada discursivamente del lado del preconsciente”[1]. A partir de esto, no consideramos el lenguaje como patrimonio de lo Inconsciente sino perteneciente al sistema Precc-Cc y utilizaremos la expresión “sujeto analizante” considerando que el significante es una de las categorías de representación, pero no es ni la única ni exclusiva en el recorrido de una cura. Este eje resulta de la lectura de los desarrollos que se dieron a partir del Coloquio de Bonneval, (Henri Ey, 1970) y de la perspectiva a propósito de la diversidad que existe en el interior mismo de lo inconsciente: “Por una parte lo que ya conocemos bajo la forma canónica de representación-cosa, representación-palabra. Por otro, el hecho de que coexistan representaciones secundariamente reprimidas con elementos que nunca tuvieron el estatuto de representación palabra -lo reprimido- así como signos de percepción que no logran articularse sea por su origen arcaico e intranscriptible, sea por haber irrumpido en procesos traumáticos no metabolizables. (Bleichmar, 2005). En esa línea trataremos de investigar si en el proceso de constitución subjetiva, ese Otro aparece como la representación de un lugar y al mismo tiempo como sujeto humano, con un aparato psíquico clivado y con una sexualidad en juego. Ese adulto encargado de los cuidados precoces, estará entonces atravesado por sus propias mociones inconscientes y por su propia sexualidad excitante. Aportará un universo simbólico y de sensaciones que al momento de inscribirse irán construyendo una trama compleja de carácter metabólico. Esto significa que para el aparato psíquico en constitución se tratará de una apropiación y transformación de esos restos provenientes del exterior, que además no permanece fija, sino que está sujeta a descomposiciones y recomposiciones. En virtud de esto, podremos considerar que en la clínica no solo se tratará de interrogar como el analizante armó una respuesta frente al deseo del Otro, sino además como pudo articular los dos tiempos de la sexualidad, teniendo en cuenta que no hay una integración de lo parcial, en lo genital, sino que se trata de dos modalidades de sexualidad diferentes. Cuando se puede comenzar a desplegar la sexualidad en tono a un partenaire sexual exogámico, “se advierte que los primeros tiempos fueron marcando fantasmatica y erógenamente un camino que si no encuentra vías de articulación y de re ensamblaje, puede orientarse bajo formas fijadas que determinan, orientan u obstaculizan los pasajes de un modo de goce a otro”[2]. Intentaremos elucidar si el dispositivo analítico permite que se reactualicen distintos traumatismos producidos en tiempos constitutivos, y que por esta reactualización se tornen aptos para el trabajo de recomposición en el espacio de analisis, -eje que incidirá inevitablemente en el plano de las respuestas identificatorias, que hacen a la permanencia del yo y al sentimiento de identidad-. En segundo lugar, que se puedan ir constituyendo en ciertos ca-

El presente trabajo tiene por finalidad comunicar los principales aspectos presentados como Proyecto Definitivo de Tesis Doctoral que desarrollo en la UNLP. En el me propongo investigar la relación existente entre la reactualización de las condiciones de constitución subjetiva y la implementación del método analítico en pacientes adultos. A partir de considerar que el método se delimita en función de un objeto que es lo Inconsciente en el interior de una tópica, pero que no todas las manifestaciones sintomáticas dan cuenta de un retorno de lo reprimido, en un sentido descriptivo o de sufrimiento (Bleichmar, 2001) me centro en el abordaje de pacientes adultos en los que no está claramente instalada la neurosis, como neurosis de transferencia, pero que tampoco pueden ser considerados como psicóticos. Estos pacientes se caracterizan porque no abandonan el espacio de tratamiento pero presentan dificultades en su instalación o si se instalan en el dispositivo lo hacen forzando los límites de lo analizable. Esto aparece a través de conductas compulsivas que los dejan en riesgo (autoconservativo o social), y/o escenas repetidamente actuadas que no llegan a ser conscientes pese a ser manifiestas. En estas situaciones la interpretación clásica como develamiento de un sentido sexual reprimido no siempre es posible, surgiendo en consecuencia el interrogante acerca del mantenimiento de la represión originaria, o la vigencia de otros destinos pulsionales que asumirían el procesamiento de la tensión psíqui-

37

sos, liberando en otros, los movimientos de placer y goce en el despliegue de la sexualidad, a partir de revisar la respuesta metabólica armada a partir del vinculo con el otro, y de su recomposición en el analisis. Considerando entonces el campo de la transferencia como el escenario de reedición de esas relaciones, nos proponemos despejar sus dos dimensiones: por un lado la posibilidad de rememoración. Por el otro, la reactualización y repetición. A partir de la secuencia de actings y de compulsiones intentaremos esclarecer si por medio de la repetición en la transferencia, y la posibilidad de hacerle falta al analista, se podrá intervenir sobre la matriz de duelo originaria ejerciendo una función reconstitutiva. Para ello retomaremos la pregunta “¿puedes perderme? a partir de la cual el infantil sujeto se intenta localizar en el deseo materno. Nos proponemos investigar si esta pregunta, o la dificultad para que se pueda formular de modo conveniente, afectando la conformación fantasmatica, se reproduce especialmente en estas presentaciones, poniendo de manifiesto cómo ciertos avatares de la vida han incidido en la respuesta que el analizante ha logrado armar. De ser así, esa matriz del duelo a partir de la cual el sujeto logra elaborar una respuesta, (una vez que ha verificado que el Otro lo puede perder y sufre a partir de esta perdida), dejará ciertas “cicatrices” que inciden en el circuito deseante del paciente. Nos proponemos poner de manifiesto que no solo se tratará de que el adulto a cargo haya podido mostrar la dimensión de falta, sino además de cómo haya podido cursar esa experiencia, de cómo haya podido ser inscripta y significada. E intentaremos comprobar si es a partir de que el analista se ofrezca como destinatario de esta experiencia, de la posibilidad de perder al paciente y de sufrir con esta pérdida, que se podrá llegar a organizar una respuesta diferente, permitiendo que la pulsión se sitúe como fuerza motriz del deseo del sujeto y se termine de consolidar la función normativa de la castración. Por otro lado, atendiendo a la diversidad de la materialidad representacional, (al estatuto y legalidad que esa materialidad tenga), estudiaremos la posibilidad de dar lugar a un movimiento de recomposición psíquica. Sostendremos en esta investigación que en el recorrido de la cura se presentan restos primarios de simbolización (elementos inscriptos, pero no ligados y significados) coexistiendo con restos de mayor nivel o complejidad simbólica, (como por ejemplo el que hace posible el trabajo de desciframiento de un sueño o de encadenamiento de asociaciones tras un fallido). Y apuntaremos a que en el sostén de la transferencia, bajo esos modos de repeticiónreactualización y la respuesta que da el analista, se pueda llevar adelante el proceso de la cura y de recomposición de la tópica psíquica. Para ello consideraremos que lo que se inscribió traumáticamente se repite más allá de todo proceso de historizacion como actual. Y no hay posibilidad de que en la constitución subjetiva no haya traumatismo, si tenemos en cuenta que esos primeros tiempos no anudan a dos iguales, a dos individuos simétricos, sino que en el mejor de los casos enlazan a un sujeto ya constituido, (con un aparato psíquico clivado, una sexualidad que lo excede y un mensaje cuyo sentido, por represión instalada, desconoce), y un cachorro humano, que depende de las palabras y del abrazo del adulto para devenir sujeto. A partir de lo anterior, estableceremos el alcance o sentido del termino traumatismo de acuerdo a dos formas: en primer lugar sostendremos que la capacidad de simbolización como específicamente humana surge a partir de un exceso, entendiendo como sexual “ todo aquello que siendo del orden del placer implica un plus que no se reduce a las actividades autoconservativas”[3] (Bleichmar, 2000). El traumatismo es ineliminable, constituye la marca de origen de la condición humana. Pero si este es el caso, de todas formas no alcanza para dar cuenta por ejemplo de la diversidad que existe entre un analizante que puede hacerse representar por un síntoma (que tiene una función simbólica y cuyo sentido puede ser descubierto a través del despliegue de la cadena asociativa y el desciframiento) y un analizante para quien los actings y/o las compulsiones son los recursos mas característicos

y preponderantes en el curso del tratamiento. Reservaremos entonces la idea de que esas experiencias constitutivas hayan podido cursar dentro de condiciones más o menos convenientes, según las configuraciones que se dieron entre el sujeto y el Otro, y en función de la presencia de accidentes, crisis o situaciones que exceden la capacidad metabólica del yo, ( segundo sentido del termino traumatismo). Tomaremos entonces “la idea de un aparato psíquico abierto a lo real, construido a partir de inscripciones provenientes del exterior y sometidas constantemente a su embate, es decir de un aparato que no solo recibe nuevas inscripciones que exigen su dominio o expulsión para mantener la constancia, sino que a partir del ensamblaje por apres-coup da lugar a procesos de estructuración y desestructuración”[4]. Nos proponemos entonces investigar si a partir de lo que se repite (insiste) y se reactualiza dirigiéndose al analista, se podrán generar las condiciones para incidir en el sentido de un movimiento estructurante o de recomposición psíquica que no ha tenido lugar espontáneamente. En este trabajo en la transferencia deberemos elucidar de qué restos materiales se trata en esa repetición, (atendiendo a la especificidad de los mismos como a la legalidad de funcionamiento a la que responden), ya que será desde esa especificidad que deberemos decidir sobre la conveniencia de intervenciones que operen en el sentido de un levantamiento de la represión secundaria, o bien de intervenciones que hagan posible la identificación, cercamiento y/o ligazón de estas briznas representacionales ( signos de percepción y categoría de lo indiciario) ejerciendo una función represiva. Por otro lado, se tratará de discriminar si estos restos materiales son producto de la activación de una representación actual en el curso del proceso analítico, o si se trata de restos que corresponden a una situación histórica anterior, pero que encontrarían en el tiempo presente las condiciones para su metabolización. En esta línea intentaremos articular la relación que existe entre el carácter “atemporal” que puede tener una representación inconsciente, con el proceso de historizacion-simbolización que atañe al yo. No perder de vista los distintos traumatismos, en el sentido de situaciones que al momento de inscribirse o de reactivarse, exceden la capacidad metabólica del yo, tiene la ventaja de poder vislumbrar el nivel de riesgo de ciertas representaciones en el momento en que se presentan y de poder dar cuenta de cómo el aparato psíquico ha logrado una estabilización a partir de lo ingresado. Permitirá ademas esclarecer qué tipo de participación, responsabilidad y elección puede tener el paciente a partir de su conocimiento. Este ultimo aspecto nos parece central debido a que si bien la idea de rectificación subjetiva e implicación se considera un elemento fundamental en las entrevistas preliminares, en mas de una oportunidad la clínica evidencia el exceso de sufrimiento al que queda sometido el analizante frente a la necesidad de ligar bajo algún orden o causalidad un aspecto que no puede ser asimilado por el yo, intentando preservarse del estallido psíquico aun poniendo en riesgo la vida. En otros casos, son las maniobras analíticas las que confundiendo causa con efecto resultan culpabilizantes, quedando el paciente ante una situación que pese al saber o conocimiento obtenido no parece generar condiciones de simbolización productivas. Discernir entonces lo que puede corresponder al campo del sujeto de lo que puede corresponder al campo del Otro, diferenciar entre ciertas situaciones en las que algo del paciente puede llevarlo a la repetición de una escena para intentar ligar un exceso siempre riesgoso o desestructurante, de las circunstancias que la vida puede haber deparado, nos parece una tarea en la que el analista no puede quedar abstinente o silencioso.

CITAS [1] BLEICHMAR, S. Lugar de la historia en psicoanálisis, Zona erógena Nº 4,1990. [2] BLEICHMAR, S. Sostener los paradigmas deprendiéndose del lastre. Una propuesta respecto al futuro del psicoanálisis, en Bleichmar, S.; Musicante, R.; Schenquerman, C. y Tradatti, A. (Comp.) (2005): Intervención en crisis ¿encuadre o dispositivo analítico?. Editorial Brujas, Rosario, pp. 9-32.

38

[3] Idem. [4] Idem. [5] BLEICHMAR, S (2004) Simbolizaciones de transición: una clínica abierta a lo real. Docta-Revista de Psicoanalisís-De intérpretes, oráculos y traductores: La interpretación en psicoanálisis. BIBLIOGRAFIA CONSULTADA AMIGO, S. (1999) Clínica de los fracasos del fantasma. Rosario. Homo Sapìens.2005 2º edicion. AMIGO, S (2007) Clínicas del cuerpo. Rosario. Homo Sapiens. 2007. AMIGO, S (2009) Paradojas clínicas de la vida y la muerte. Rosario. Homo Sapiens. Reimpresion. BLEICHMAR, S (1988) Circulación del significante enigmático en la tópica intersubjetiva. En Revista trabajo del psicoanálisis Vol.III Nº 9.Mexico. BLEICHMAR, S (1990) De la impasse a la analizabilidad. En Revista Diarios Clínicos nº 2.En los bordes de las psicosis. Buenos Aires. BLEICHMAR, S. HORNSTEIN, L. MALDAVSKY, D.GUTIERREZ TERRAZAS, J.RODRIGUEZ, J (1990) Lecturas de Freud. Buenos Aires. Lugar Editorial. BLEICHMAR, S. (1992) ¿Es la teoría una paquetería? En Revista Zona Erógena, Año III Nº 12. Buenos Aires. BLEICHMAR, S (1998) La fundación de lo inconsciente. Buenos Aires. Amorrortu. BLEICHMAR, S (1999a) En los orígenes del sujeto psíquico. Buenos Aires. Amorrortu. BLEICHMAR, S (1999b) Entre la producción de subjetividad y la construcción del psiquismo. En Revista Ateneo Psicoanalítico “Subjetividad y propuestas identificatorias” Nº 2. Buenos Aires BLEICHMAR, S (2000) Clínica psicoanalítica y neogenesis. Buenos Aires. Amorrortu. BLEICHMAR, S (2001) del motivo de consulta a la razón de analisis. En Revista Actualidad Psicológica Nº 287.Buenos Aires. BLEICHMAR, S (2001) La hora de un balance. En Revista Zona Erógena Nº 49. Buenos Aires. BLEICHMAR, S (2004) Simbolizaciones de transición: una clínica abierta a lo real. Docta-Revista de Psicoanalisís-De intérpretes, oráculos y traductores: La interpretación en psicoanálisis. BLEICHMAR, S. (2005) Sostener los paradigmas deprendiéndose del lastre. Una propuesta respecto al futuro del psicoanálisis. En Bleichmar, S.; Musicante, R.; Schenquerman, C. y Tradatti, A. (Comp.): Intervención en crisis ¿encuadre o dispositivo analítico? Editorial Brujas, Rosario, pp. 9-32. BLEICHMAR, S. (2009) La subjetividad en riesgo.Topia Editorial. Buenos Aires. FREUD, S. (1904) El metodo psicoanalitico de Freud. En OC. Tomo 1. Vol. XXIII. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1912) La dinámica de la transferencia. En OC. Tomo 2. Cap.LVIII. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1896) La etiologia de la histeria. En OC. Tomo 1. Vol. XIV. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1914) La «fausse réconnaissance» («déjà raconté») durante el psicoanálisis. En OC.Tomo2. Cap.LXII. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1915) La represión. En OC.Tomo 2.Vol XC. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1916)1917 Lecciones introductorias al psicoanalisis introducción al psicoanálisis. En OC.Tomo 2 Vol.XCVII. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S (1903)1904 El método psicoanalítico. En OC Tomo 1.Vol.XXII. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1988) Lo inconsciente. En OC. Vol. XI. Buenos Aires. Hispamérica. FREUD, S. (1915) Los instintos y sus destinos. En OC. Tomo 2.Vol.LXXXIX. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. FREUD, S. (1932)1933 Nuevas lecciones introductorias al psicoanalisis. En OC. Tomo 3. Vol. CLXVI. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996 FREUD, S. (1914)1915 Observaciones sobre el amor de transferencia. En OC.Tomo 2. Vol. LXIV. Buenos Aires. Biblioteca Nueva.1996. LACAN, J. (1960-1961) El Seminario VIII La transferencia. Clases 1, 6, 12, 13, 18, 25,26.Buenos Aires. Paidos. 3º remipresion 2008. LACAN, J. (1962-1963) El seminario X La angustia. Buenos Aires. Paidos. LACAN, J. (1964) El seminario XI Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis.Clases2, 3, 5, 6, 10, 11, 12, 13,14.Buenos Aires. Paidos.6º reimpresion.1993. LACAN, J. (1964) Posicion del Inconsciente. Intervencion en el Congreso de Bonneval en 1960, retomada en 1964. En Escritos 2. Buenos Aires. Siglo XXI. 2º edicion 2008. LAPLANCHE, J. y LECLAIRE, S. (1960). El inconsciente freudiano y el psicoanálisis francés contemporáneo. En El Coloquio de Bonneval, (Henri Ey, Comp.), El inconsciente, México, Siglo XXI, 1970). LAPLANCHE & PONTALIS, JB. (1981) Diccionario de psicoanálisis. Barcelona. Editorial Labor.

EL SISTEMA DE MATRICES DE DATOS EN LA INVESTIGACIÓN EN PSICOANÁLISIS
Azaretto, Clara Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El presente trabajo se enmarca en el proyecto UBACyT P053 Lectura metodológica de textos de Freud y Lacan, en la cual hemos elegido analizar textos a los que caracterizamos como de síntesis en la construcción de la teoría psicoanalítica. Sostenemos que el análisis de los textos elegidos nos permitirá inferir las decisiones metodológicas tomadas por sus autores vinculadas con el recorte del problema, sus hipótesis y el sistema de relaciones que entrama a los conceptos, sus componentes, sus contextos. El uso del operador lógico sistema de matrices de datos (SMD) resulta en ese sentido eficaz para revelar y describir la complejidad conceptual en juego. Proponemos el SMD como un operador lógico que hipotetizamos nos posibilita encontrar el esquema formal que subyace en los textos elegidos así como también se convierte en una herramienta en el proceso de formalización de la teoría. Palabras clave Investigación Metodología Esquema Matrices ABSTRACT DATA MATRIX SYSTEM IN PSYCHOANALYSIS SEARCH This work is placed in context of the project UBACyT P053 Methodological reader of Freud and Lacan texts. We had chosen texts which are described as synthesis in the construction of psychoanalytic theory. We think that the analysis of chose texts give us the possibility to infer methodological decisions took by the authors about focus problem, its hypothesis, its context. The use of logical operator Data Matrix System (DMS) is efficient for discover and describe this conceptual complexity. We propose to DMS as logical operator. Our hypothesis about DMS give us the possibility to find the formal scheme placed under chose texts. Also, it is a tool for the process toward theory formalization. Key words Search Methodology Scheme Matrix

EL ESQUEMATISMO KANTIANO Y EL SMD A efectos de la justificación del uso del SMD como operador lógico, nos remontamos al llamado esquematismo kantiano, antecedente que sostenemos como necesario para comprender el desarrollo del SMD propuesto por Juan Samaja. Para Kant no es posible que los conceptos puros del entendimiento puedan aplicarse directamente a los fenómenos, es necesario entonces un tercer término semejante en parte a la categoría, y por otra al fenómeno. “Esta representación intermediaria será en una parte intelectual y por otra sensible. Este es el esquema trascendental” (Kant, 1973: 288) Recurre a la imaginación para dar fundamento a los conceptos empíricos y para la construcción de los esquemas transcendentales. ¿A qué imaginación se refiere? Para Kant existen dos tipos de imaginación: una es dada en el entendimiento y puede subsistir sin necesidad de la presencia de un objeto; llama a esta imaginación reproductora. La segunda es la imaginación como “figuración” o como la capacidad de figurar[i], en términos de Kant synthesis speciosa (imaginación productora). Se trata de la capacidad imaginativa o figurativa de pensar en el objeto lo que bajo un concepto puro es intuido; es decir, formarse una idea clara de lo

39

que es un objeto bajo una categoría determinada. Nos interesa particularmente este segundo tipo de imaginación. “El esquema de los conceptos sensibles (como el de las figuras en el espacio) es un producto y como un monograma de la imaginación pura a priori” (….) “Es un producto transcendental de la imaginación, que se refiere a la determinación del sentido interno en general, según condiciones de su forma, respecto de todas las representaciones, en cuanto éstas en conformidad con la unidad de la apercepción deben ser comprendidas a priori en un concepto” (Kant, 1973: 290) El esquema no es una imagen, ya que ésta es un resultado de la imaginación reproductora, pero sí es una figura, un modelo[ii], un diseño, un esqueleto, en términos kantianos un monograma. El esquema es un conjunto de relaciones, no una figura de una imagen como tal, no es un dibujo sino un complejo conjunto de relaciones que son estructuradas a partir de la imaginación y vueltos significativos por medio de la experiencia[iii] LA MATRIZ DE DATOS COMO “A PRIORI DE INTELIGIBILIDAD” El conocimiento científico, como resultante del diálogo entre teoría y experiencia, requiere operar con un lenguaje descriptivo común y comunicable al que consensuadamente se ha dado el nombre de estructura del dato o matriz de datos. En palabras de Juan Samaja: “El concepto de “matrices de datos” entendido como el sistema de las operaciones formales que el científico lleva a cabo (lo sepa o no) sobre la realidad que tematiza su disciplina y que operará como el mediador ominpresente entre sus principios de comprensión y mundo de hechos a comprender (Samaja, La semántica del discurso científico p.10) En nuestra perspectiva, la matriz de datos es la estructura profunda de la semiosis científica. En este sentido, la matriz de datos no puede ser reducida a la base de datos en la que se vuelca la información - aunque eventualmente adopte esa expresión, en algún momento - sino que explicita hacia la comunidad disciplinaria y académica la manera en que se entifica el objeto de estudio, la forma en que se lo clasifica - a partir de trabajar con atributos relevantes para describirlo - y las acciones destinadas a como se lo operacionaliza - conforme el grado de maduración que tengan los conceptos en un proyecto determinado -. En este sentido, investigar no se reduce a “llenar matrices,” para aplicar sobre ellas análisis estadísticos o cuantificables, sino que también investigar es “construir matrices” (Samaja, 1993).[iv] “Si quisiéramos programar esa búsqueda de anclajes empíricos a los cuales pueda aplicarse la teoría, si quisiéramos diseñar la actividad que deberemos cumplir para producir esa información y predecir futuros comportamientos, entonces nos encontraremos con que habrá que fragmentar o desacoplar el todo proporcionado por esa Imagen inicial; asignarle a cada uno de los términos universales referentes empíricos individuales y averiguar en ellos qué estados o valores manifiestan “realmente” (p.9) Puede decirse que las matrices de datos son una forma particular por la que los sistemas formales - inherentes a las teorías - pueden aplicarse a los hechos del mundo real. Se comportan como un conjunto estructurado de procedimientos para identificar y hacer referencia a los elementos que integrarán la base empírica de una investigación. (Samaja,1993: 180-181). La matriz de datos, como la lógica profunda de la información científica opera no como una prescripción, sino como un formato natural de la misma. En este sentido, opera como a priori de inteligibilidad (existe, pero no se vé), dando cuenta de la racionalidad del proceso constructivo. ¿En qué sentido constituyen un a priori de intelección o conocimiento? En el mismo sentido que adoptan en Kant las categorías del intelecto y las formas de la sensibilidad: como condiciones de una experiencia posible. Deleuze (2008), al respecto, afirma: “Son categorías o condiciones de la experiencia posible por la simple razón de que (…) mi noción de objeto está elaborada de tal manera que si encontrara algo que no se dejara atribuir las categorías, diría que no es un objeto.” (p.23) De esta forma, como el esquema trascendental kantiano, aunque el análisis de matrices de datos no es imprescindible, las matrices

mismas, en tanto la estructura que adopta la información científica, sí lo son, puesto que están implícitas en los datos. EL SISTEMA DE MATRICES DE DATOS Y LA DINÁMICA CONSTRUCTIVA DEL OBJETO En este proyecto de investigación hemos tomado el concepto de sistema de matrices de datos, como un operador lógico que puede dar cuenta de la dimensión constructiva - en el sentido de las operaciones realizadas para generar el conocimiento - y expositiva - en el sentido del conocimiento ya formado - de la producción científica freudiana y lacaniana. El concepto de sistema de matrices de datos amplía el de matriz de datos, incorporando planos o niveles de contexto del nivel de análisis central de un cierto estudio, así como planos que hacen foco sobre algunos de sus componentes o partes, para volverlos - a su turno - un plano de análisis en sí mismo. Al respecto, afirma Samaja (2000): “Y aunque en el plano del mundo real todo tenga una historia formativa, no obstante, la trama del mundo exhibe una estructura jerárquica y para cada estrato, “la historia del estrato anterior” está, por así decirlo cancelada. Para el estrato que se yergue sobre sus condiciones de posibilidad, ésas funcionan como cosas inmediatas; como datos (aunque vistas desde otro ángulo, sean también, historicidades, semiosis, representaciones) (p.98). Podríamos así, decir que el proceso de investigación es la traducción del objeto de investigación a un sistema de matrices de datos y de un sistema de matrices de datos a la unidad de un modelo que reproduzca el comportamiento del objeto real (Samaja, 1993:181). EL SMD EN LA REPRESIÓN En este texto, Freud parte de caracterizar como unidad o ente de análisis a las mociones pulsionales, a partir de analizarlas en términos de: la magnitud de la energía psíquica en juego (activa/inactiva), el componente representativo de la pulsión (monto de afecto/representación), la tendencia, actitud o aspiración de la misma (hostil/libidinosa) y el destino de la pulsión (juicio adverso/ transformación en lo contrario/vuelta a la persona propia/represión). Y afirma así que sólo algunas mociones pulsionales caen bajo el efecto de la represión; aquellas en las que “el motivo del displacer cobra un poder mayor que el placer de la satisfacción”. Pasa a partir de allí a tomar como objeto de su análisis ya no la moción pulsional en general, sino - a partir de la moción pulsional reprimida - la represión como mecanismo más amplio y general. Caracteriza la represión por: el objeto sobre el que recae (representación/monto de afecto), momentos o fases (represión primordial/represión propiamente dicha/retorno de lo reprimido) y destino de lo reprimido (varía de acuerdo a sobre qué objeto recae. Para culminar afirmando que los tiempos o fases de la represión varían según el tipo de psiconeurosis (Histeria de angustia, Histeria de conversión, Neurosis obsesiva). En este texto la construcción del concepto represión, como expresión de un proceso dinámico central en la formación psíquica, resulta de partir del análisis de un elemento menor, parcial, como es la moción pulsional, para - constructivamente - ir desarrollando el andamiaje que termina exponiendo el proceso de la represión como entidad más compleja. En la perspectiva del SMD, podemos afirmar que Freud desarrolla aquí una construcción que “asciende” desde los valores (como un primer plano de descripción del objeto) a las variables, para luego - a partir de ellas - construir una unidad de análisis más integrada y compleja. La concepción dialéctica de las matrices de datos introduce una perspectiva completamente diferente a la visión clásica, no determinando a priori una única forma de construir la matriz (primero se identifican entes, luego variables o atributos, para finalmente clasificarlas y operacionalizarlas) sino que habilita - bajo el supuesto de una construcción jerárquica que asciende desde lo abstracto a lo concreto - un camino inverso. “En este sentido, los valores pueden preceder a las variables”. (Samaja, 1993:183). EN SÍNTESIS… Samaja plantea - en La Semántica del discurso científico - que el análisis de las matrices de datos supone algo semejante al análi-

40

sis gramatical; en tanto podemos prescindir de él para investigar, del mismo modo que del análisis gramatical para hablar o escribir. En ese sentido, puede plantearse la pregunta sobre la utilidad de dicho análisis. En palabras del autor: ¿Por qué aspirar a conocer de manera explícita y teórica, lo que sabemos ejecutar con un saber implícito, pre-teórico? ¿Cuál es el sentido de este esfuerzo para reconstruir científicamente lo que sabemos construir prácticamente?(Op.Cit.p.10) La utilidad de visualizar las matrices de datos en la producción científica y en particular en la investigación en psicoanálisis no sólo se juega en su potencialidad en tanto “a priori” para orientar la búsqueda de conocimiento, sino también para explicitar, en el “a posteriori” de una producción, el carácter constructivo de la información así como sus planos de expresión. Que la ciencia es un saber de “tipo operatorio” quiere decir, no sólo que desarrolla operaciones concretas de mediación o transformación entre insumos empíricos y teóricos, sino que aspira a un desarrollo “operatorio formal”, de modo de controlar la sistematicidad, la coherencia y la derivación hasta las más lejanas consecuencias. En este sentido, el lenguaje de matrices de datos es un metalenguaje que permite tematizar y sistematizar el lenguaje metodológico de un cierto campo. Explicitar el SMD contribuye a explicitar un nivel de formalización en la teoría.

HERRAMIENTAS DE INVESTIGACIÓN EN PSICOANÁLISIS: LA HISTORIA CLÍNICA Y SUS USOS POSIBLES
Babiszenko, Débora; Castro Tolosa, Silvana UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El objetivo del presente trabajo es dar cuenta del uso de la Historia Clínica (HC) como herramienta de investigación en psicoanálisis en el marco del proyecto UBACyT “Momentos Electivos en el Tratamiento Psicoanalítico de las Neurosis en el Servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología”. Bajo la premisa que la recolección de datos está en función de la estrategia metodológica se diseñó una HC ad hoc que pretende rastrear los momentos electivos que se producen a lo largo de un tratamiento psicoanalítico. Palabras clave Historia Clínica Metodología Psicoanálisis

NOTAS [i] Así la llama Umberto Eco: “Este figurar para comprender y comprender figurando es crucial en el sistema kantiano: se demuestra esencial tanto para fundar trascendentalmente los conceptos empíricos, como para permitir juicios perceptivos” (Kant y el Ornitorrinco, Lumen, Barcelona 1999, página 95) [ii] U. Eco [iii] Toda la noción de esquema es incomprensible sin su actualidad en el tiempo; la síntesis, no podría darse sino en el tiempo. [iv] “Investigar científicamente es construir sistemas de matrices; llenar matrices; procesar matrices e interpretar matrices de datos científicos.” (Samaja, 1993: p. 184) BIBLIOGRAFIA DELEUZE (2008) Kant y el tiempo. Ed. Cactus, Buenos Aires. ECO, U. (1999) Kant y el Ornitorrinco. Lumen, Barcelona. FREUD, S. ( 1988) La represión. AE Tomo XIV, Buenos Aires KANT , E. (1973) Crítica de la razón pura, Tomo I. Ed, Losada, Buenos Aires. SAMAJA, J. (1993) Epistemología y metodología. Eudeba, Buenos Aires. SAMAJA, J. (2000) Semiótica y dialéctica. JVE ediciones, Buenos Aires. SAMAJA, J. (2004) Proceso, diseño y proyecto en investigación científica, JVE ediciones, Buenos Aires. SAMAJA,J. (s/f) La semántica del discurso científico. Inédito

ABSTRACT RESEARCH TOOLS IN PSYCHOANALYSIS: THE CLINICAL RECORD AND ITS POSSIBLE USES The aim of the present work is to stablish the use of the Clincial Record (CR) as a research tool in psychoanalysis within the frame of the UBACyt Project “Elective moments in psychoanalytic treatments of neurosis in the Clinical Service for Adults of the School of Psychology”. Under the premise that data collection is related to the methodology strategy, a CR was designed ad hoc which intends to search elective moments along a psychoanalytic treatment. Key words Clinical Record Methodology Psychoanalysis

INTRODUCCIÓN El presente trabajo intentará dar cuenta del uso de la Historia Clínica (HC) como una herramienta de investigación posible en psicoanálisis, partiendo de la premisa que la recolección de datos está en función de la estrategia metodológica. En el marco del proyecto UBACyT “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis en el Servicio de Clínica de Adultos de la Facultad de Psicología”, se diseñó una HC que pretende rastrear los momentos electivos que se producen a lo largo de un tratamiento psicoanalítico. El Servicio de Atención de Clínica de Adultos que funciona actualmente en la sede del CBC en Avellaneda, es el lugar donde se relevan los datos. En el marco de la investigación en psicoanálisis, siguiendo el artificio lacaniano propuesto en “La dirección de la cura y los principios de su poder” (1958), se puede pensar que a nivel de la política situamos la epistemología; a nivel de la estrategia ubicamos la metodología, y a nivel de la táctica las herramientas de recolección de datos. Niveles estos que se corresponden con un grado creciente de libertad operatoria que va de la política a la táctica. De este modo, hay mayor libertad de elección de las herramientas de recolección de datos, siempre que respondan a la estrategia metodológica. DESARROLLO Uno de los principales usos de la HC es en tanto documento legal y, en relación al valor clínico de la misma, permite dejar un registro escrito del tratamiento de un paciente y de su pasaje por una institución. También puede ser utilizada en el ámbito de la investigación como un modo estandarizado de recolección de información.

41

En la investigación en curso, esta técnica elegida permite generar una fuente de datos primarios que se ajustan mejor al trabajo de investigación. La recolección de datos es llevada adelante por los analistas dell servicio que tienen a su cargo el tratamiento de los pacientes. De este modo, surge el interrogante acerca de cómo hacer de la HC un uso diferente del meramente estadístico, cómo diseñar una herramienta de recolección de datos que permita ser coherentes con una investigación de corte epistemológico lacaniano. Esto implica diseñar una herramienta ligada a una epistemología que piensa las nociones de realidad, verdad y sujeto de un modo diferente al de las ciencias experimentales. La realidad se presenta no como algo externo y observable, cognoscible por métodos establecidos a priori, sino como una construcción secundaria que no reviste carácter ni interno ni externo pero que resulta igualmente eficaz. Del mismo modo, debemos considerar la estrategia a la luz de una noción de verdad que no se concibe como susceptible de ser revelada y puesta a prueba. Para el psicoanálisis, a través de la asociación libre se podrá acceder a una verdad no-toda, en tanto concierne a la castración. Y sostener la concepción de un sujeto determinado por lo inconsciente, sujeto dividido que se contrapone a la idea de individuo racional capaz de alcanzar la completud. Desde esta perspectiva, la HC con la que actualmente se trabaja cuenta con los ítems requeridos legalmente, y además, se operacionalizaron las variables que se han recortado en función de la investigación. Algunos de los ejemplos de las dimensiones que se establecieron son: “Posición inicial del sujeto en relación a su padecer”, “Formas de actualización en transferencia”, “Supuestas elecciones”, variables en las que se consigna lo que el paciente manifiesta y que luego será sometido a discusión respecto a si es considerado un momento electivo o no. Por otro lado, existen variables (de la investigación anterior) que han sido pre-codificadas y se espera poder armar una pre-codificación a partir de la nueva información recolectada. Por variables pre-codificadas se entienden aquellas que incluyen una lista de respuestas posibles con un código asignado para su posterior procesamiento. Por ej.: en la variable “Motivos de consulta” se pueden elegir indicadores como: “1. Problemas familiares, 2. Angustia, 3. Problemas de pareja”, etc. Una vez codificados, los datos se ingresan a un programa de análisis de datos estadísticos SPSS (Statistical Package for the Social Sciences). De este modo, se espera verificar si existe alguna correlación significativa entre variables que permitan pensar en articulaciones posibles. Por ejemplo, un cruce entre las variables “Formas de actualización en transferencia” y “Diagnóstico presuntivo” podría arrojar alguna correlación significativa, plausible de generar desarrollos teóricos. Otro corte del trabajo de investigación consiste en la lectura del material clínico. Para ello, se han seleccionado 20 HC de pacientes con diagnóstico de neurosis con el nuevo formato (el que incluye las variables para la nueva investigación) y 20 HC con el formato anterior. Esta selección pretende evitar el sesgo que induce la lectura y que llevaría a encontrar forzadamente los elementos buscados. Una vez rastreados los momentos electivos en las unidades de análisis, se procede a entrevistar al analista a cargo del tratamiento con el fin de cotejar dichos momentos. CONCLUSIÓN De los usos posibles de la HC en tanto herramienta, se puede dar cuenta que no sólo plantear una dicotomía excluyente entre metodologías cuantitativas y cualitativas resulta estéril, sino que existe una metodología propiamente psicoanalítica. Dicha metodología implica que la HC y sus usos no deben perder de vista el concepto de historización tal como lo entiende Lacan, en tanto que actualización del pasado; así como tampoco se debe dejar de lado la clínica como aquella instancia de elaboración y de dar razones.

BIBLIOGRAFIA KÄCHELLE, H - TOMÄ, H. (1997) Investigación del proceso psicoanalítico: métodos y logros [VERSIÓN ELECTRÓNICA: HTTP://WWW.APDEBA.ORG/ PUBLICACIONES/1997/01-02/PDF/K%E4CHELE%20Y%20THOM%E4.PDF] Revista Psicoanálisis, BS. AS.: APDEBA, VOL. XIX, Nº 1-2. LACAN, J. (1958) La dirección de la cura y los principios de su poder. En Escritos 2, Bs. As.: Siglo XXI, 2008. MURARO, V.; HALDEMANN, G. La historia clínica como herramienta de investigación en psicoanálisis. En Memorias de las XII Jornadas de Investigación y Primer Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR, Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, 2005 RODRÍGUEZ, D. (1997) El psicoanálisis y la investigación [VERSIÓN ELECTRÓNICA: HTTP://WWW.APDEBA.ORG/PUBLICACIONES/1997/01-02/PDF/ RODRIGUEZ.PDF] Revista Psicoanálisis, Buenos Aires: APDEBA, VOL. XIX, 1-2. RUBISTEIN, A. (2007): ¿Cómo se investiga hoy en psicoanálisis?. XIV Jornadas De Investigación Y Tercer Encuentro De Investigadores En Psicología Del Mercosur, Buenos Aires: Facultad De Psicología, 2007.

42

¿CUÁL ES EL MODO EN QUE SE CONCIBEN LOS EFECTOS DE UN ANÁLISIS EN EL TEXTO “LA DIRECCIÓN DE LA CURA Y LOS PRINCIPIOS DE SU PODER”?
Bachmann, Ruth Melina UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El presente trabajo se inscribe en el marco de un proyecto de investigación aprobado por UBACyT que se propone sistematizar los efectos terapéuticos producidos a partir de intervenciones psicoanalíticas en ámbitos institucionales. La pregunta que guiará el siguiente desarrollo es ¿cuál es el modo en que se conciben los efectos de un análisis en el texto “La dirección de la cura y los principios de su poder”? Se decidió, en esta ocasión, realizar una lectura sistemática y minuciosa del texto de Lacan citado, como parte de un trabajo más amplio de indagación de antecedentes sobre el tema. Palabras clave Efectos Psicoanálisis ABSTRACT WHAT IS THE WAY IN WHICH PSYCHOANALYTIC EFFECTS ARE CONCEIVED IN THE TEXT “THE DIRECTION OF THE TREATMENT AND THE PRICIPLES OF ITS POWER”? The present work is written within the frame of an UBACyT research project which aims to systematize the therapeutic effects caused by psychoanalytic interventions in institutional fields. The question guiding the following work is: what is the way in which psychoanalytic effects are conceived in the text “The direction of the treatment and the principles of its power”? It was decided, in this occasion, to make a systematic and meticulous reading of Lacan’s text as a part of a wider work of investigation about the subject. Key words Psychoanalysis Effects

INTRODUCCIÓN El presente trabajo se inscribe en el marco de un proyecto de investigación aprobado por UBACyT que se propone sistematizar los efectos terapéuticos producidos a partir de intervenciones psicoanalíticas en ámbitos institucionales. Se parte de considerar que dichos efectos se sostienen en una lógica que depende tanto de la intervención del analista como de la variabilidad de las condiciones subjetivas del paciente. El tema resulta de especial interés dada la incidencia en nuestro país de la práctica analítica en instituciones y la necesidad de dar cuenta de los resultados desde una perspectiva que no abandone los principios propios de método psicoanalítico. Por ello consideramos que el trabajo de lectura rigurosa de este tema contribuirá a una sistematización de los modos en que se producen dichos efectos. La pregunta que guiará el siguiente desarrollo es ¿cuál es el modo en que se conciben los efectos de un análisis en el texto “La dirección de la cura y los principios de su poder”? Se decidió, en esta ocasión, realizar una lectura sistemática y minuciosa del texto de Lacan citado, como parte de un trabajo más amplio de indagación de antecedentes sobre el tema.

¿CUÁL ES EL MODO EN QUE SE CONCIBEN LOS EFECTOS DE UN ANÁLISIS EN EL TEXTO “LA DIRECCIÓN DE LA CURA Y LOS PRINCIPIOS DE SU PODER”? Hay en la enseñanza de Lacan una preocupación por los efectos del análisis que podemos encontrar en la distinción que hace entre psicoanálisis y psicoterapia y cuando nos exhorta a no caer en el furor sanandis, señalando que la cura viene por añadidura (Lacan, 1966) Esta preocupación se acompaña de un esfuerzo por formalizar la cura en psicoanálisis y el texto “La dirección de la cura y los principios de su poder” se ubica en este contexto. De este modo, la cuestión de la cura queda articulada a la dirección, en tanto este término indica la posición del analista como aquel que dirige la cura y, a su vez, la posibilidad de un derrotero del análisis. Esta doble vertiente imprime a la cura psicoanalítica su particularidad porque implica una orientación que apunta a interpretar el deseo. Y es por eso que Lacan en este escrito confronta a los teóricos de la contratransferencia, enfatizando la lectura del deseo en contraposición al extravío que implica responder a la demanda. En esta discusión, Lacan delimita las líneas rectoras de la dirección de la cura y sus efectos. Nos propone entonces situar los principios del poder de la cura y diferenciarlos del ejercicio de un poder, señalando que éste último es impotente para sostener una praxis porque conduce a la sugestión y que con ella no podemos precisar los principios de los efectos producidos. Se trata de hacer uso del poder para dirigir la cura y, para ello, el principio a seguir es la asociación libre. Lo establece de igual modo en la Apertura de la Sección Clínica, cuando indica que la clínica psicoanalítica tiene como base lo que se dice en un psicoanálisis (Lacan, 1977) Se torna fundamental respecto al problema de los efectos de un análisis, el señalamiento que Lacan hace en este texto cuando nos dice que “el analista también debe pagar” (Lacan, 1958a) con palabras, con su persona y con su juicio más íntimo. Paga con palabras en la interpretación y, por su carácter retroactivo sólo podemos pensarlo por el efecto. Cuestión crucial ya que imprime un carácter distintivo al psicoanálisis respecto al uso de la palabra en el punto en que ésta tiene que transformarse en interpretación. Pagar con su persona implica la posición del analista en la transferencia en tanto ubicado en el lugar del Otro como un lugar inconsistente. Quedan excluidos los sentimientos del analista y, de este modo, soporta la transferencia en su presencia, pagando con su persona. Que el analista se ubique en un lugar vacío, inconsistente exige que se deshaga de sus ideales, por eso paga con su juicio más íntimo, para ofrecerse como destinatario del discurso del sujeto. Ubiquemos aquí una decisión ética cuyo efecto es el sujeto y que excluye aquello que consista al ser. Es una dirección que apunta a la sintomatización. La operación analítica, entonces, efectúa una transformación que contribuye a la cura pero que no promueve una mejoría inmediata. Es “un proceso que va de la rectificación de las relaciones del sujeto con lo real, hasta el desarrollo de la transferencia, y luego a la interpretación” (Lacan, 1958a), es decir que requiere de una dirección que trastorne todo aquello que da consistencia al ser. La interpretación apunta al deseo y del lado de la demanda situamos la pulsión. Resta así una operación que articule deseo y pulsión y, en este texto, Lacan nos señala que es en torno al falo. Por ser el significante de la falta es un significante privilegiado que pone en juego la oposición presencia - ausencia. En su escrito “La significación del falo” expresa que “El falo es el significante privilegiado de esa marca en que la parte del logos se une al advenimiento del deseo. Puede decirse que ese significante es escogido como lo más sobresaliente de lo que puede captarse en lo real de la copulación sexual, a la vez que como el más simbólico en el sentido literal (tipográfico) de este término, puesto que equivale allí a la cópula (lógica). Puede decirse también que es por su turgencia la imagen del flujo vital en cuanto pasa a la generación” (Lacan, 1958b) Entonces, por la vía de la turgencia da un soporte real e imaginario al órgano para que pueda ser simbolizado como presencia - ausencia. Es además lo que falta en el sexo femenino. Es decir que hay aquí una oportunidad para inventar algo en torno a la imposibilidad de la complementariedad entre los sexos.

43

También dice: “Hombre de deseo, de un deseo al que siguió; contra su voluntad por los caminos donde se refleja en el sentir, el dominar y el saber, pero del cual supo revelar, él solo, como un iniciado en los difuntos misterios, el significante impar: ese falo cuya recepción y cuyo don son para el neurótico igualmente imposibles, ya sea que sepa que el otro no lo tiene o bien que lo tiene, porque en los dos casos su deseo está en otra parte: es el de serlo, y es preciso que el hombre, masculino o femenino, acepte tenerlo y no tenerlo, a partir del descubrimiento de que no lo es” (Lacan, 1958a) La operación sobre el falo envuelve un quiebre del narcisismo y la caída de la ilusión de ser el falo para poder disponer de él. Es así que el análisis va hallando en la demanda los significantes en los que ha quedado retenido el deseo. Entonces, en este texto poder disponer del falo es un efecto del análisis que conlleva la cura. Dejar de ser el falo posibilita una satisfacción que sabe de la castración. Es lo que podemos ubicar en el caso del obsesivo que Lacan nos brinda en este texto. Comienza el caso diciendo: “La función de este significante como tal [el significante fálico] en la búsqueda del deseo es ciertamente, como Freud lo observó, la clave de lo que hay que saber para terminar los análisis” (Lacan, 1958a) Este hombre es impotente y le pide a su amante que se acueste con otro hombre. En respuesta, ella sueña que “tiene un falo, siente su forma bajo su ropa, lo cual no le impide tener también una vagina, ni mucho menos desear que ese falo se meta allí” (Lacan, 1958a) Y al relatárselo sueño, su partenaire se recupera de su impotencia. Lacan dice que “el sueño está hecho para satisfacer el deseo del paciente más allá de su demanda” (Lacan, 1958a) La demanda de este hombre es que ella introduzca un tercero y el sueño no responde a la demanda ya que plantea una relación con ella. Dice Lacan: “Es la ocasión de hacer captar al paciente la función de significante que tiene el falo en su deseo” (Lacan, 1958a) Funciona como significante porque ella tiene el falo pero lo desea, entonces no requiere que el otro sea su falo. Por eso Lacan plantea que “es mostrando ese signo como tal, haciéndolo aparecer allí donde el falo no puede estar, como toma su efecto” (Lacan, 1958a).

CLÍNICA PSICOANALÍTICA Y ALCOHOLISMO
Bachmann, Ruth Melina CSM N° 3 Arturo Ameghino. Argentina

RESUMEN El tema central del artículo es la relación entre el la cura psicoanalítica, el amor y el alcoholismo. El objetivo del trabajo es precisar el lugar del amor con relación al alcoholismo y a su tratamiento, desde la perspectiva psicoanalítica. La hipótesis que nos guía es que el amor puede ser el pivote de las entradas y salidas a un alcoholismo y también para su tratamiento. Se realiza una lectura sistemática de la obra de Freud y la enseñanza de Lacan. Se concluye que un desengaño amoroso puede introducir a algunos sujetos en un alcoholismo como defensa frente a una pérdida y que un psicoanálisis - en tanto se vale del amor en la dirección del saber inconciente - puede abrir la posibilidad de que el sujeto haga el duelo por sus objetos abandonados de tal modo que la falta se diferencie de la pérdida y ocupe su legítimo lugar de motor necesario para la circulación libidinal por la serie de nuevos objetos que ligan al sujeto a la vida. En este movimiento el objeto alcohol cae por añadidura. Palabras clave Psicoanálisis Amor Alcoholismo ABSTRACT CLINICAL PSYCHOANALYSIS AND ALCOHOLISM The central subject of this article is the relationship between the psychoanalytic cure, love and alcoholism. The objective of this work is precising the place love has in relationship with alcoholism and its treatment from a psychoanalytic perspective. The hypothesis guiding us is that love can be a switch for going in and out of alcoholism and for its treatment aswel. A systematic reading is performed of the freudian work and Lacan’s teachings. It’s concluded that an unhappy love affaire may introduce some subjects into alcoholism as a defense for a certain loss and so psychoanalysis- as it makes use of love pointing to an unconscious symbolic knowledge- may open to the subject the possibility of dueling the abandoned objects in a way that lack becomes different from loss and takes its legitimate place as a motor for the libidinal circulation on the series of new objects that bind the subject to life. In addition to this movement the alcohol object drops. Key words Psychoanalysis Love Alcoholism

BIBLIOGRAFIA LACAN, J. (1958a) La dirección de la cura y los principios de su poder. En Escritos 2, Bs. As.: Siglo XXI, 2008. LACAN, J. (1958b) La significación del falo. En Escritos 2, Bs. As.: Siglo XXI, 2008. LACAN, J. (1962-63) El Seminario, libro 10, Bs. As.: Paidós, 2006, pp. 67-68. LACAN, J. (1966) Variantes de la Cura - Tipo. En Escritos 1, Bs. As.: Siglo XXI, 2003. LACAN, J. (1977) Apertura de la Sección Clínica, http://www.con-versiones. com/nota0608.htm MILLER, J-A (1997) Introducción al método psicoanalítico, Bs. As.: Paidós, 2006.

44

NTRODUCCIÓN El presente trabajo surge de la pregunta por la relación que existe entre la cura psicoanalítica, el amor y el alcoholismo, en el marco de un grupo de investigación que se lleva a cabo en la Sección de Toxicomanías y Alcoholismo del CSM N° 3 “A. Ameghino”, cuya preocupación es la particularidad de la clínica psicoanalítica aplicada al alcoholismo. Partimos de la propuesta que Freud nos hace: “Prestemos oídos a las manifestaciones de nuestros grandes alcohólicos… acerca de su relación con el vino: suenan a la más pura armonía, el arquetipo de un matrimonio dichoso” (Freud, 1912b) ¿Y de que hablamos cuando hablamos de dicha y armonía, sino de volver a aquel estado primordial al cual hubo que renunciar? Proponemos una lectura sistemática de la obra de Freud y la enseñanza de Lacan a los fines de precisar el lugar del amor con relación al alcoholismo y a su tratamiento, desde la perspectiva psicoanalítica. EL AMOR PARA EL PSICOANÁLISIS. En “Pulsiones y destinos de pulsión”, Freud subraya que el amor puede ser transformado en su contenido, exclusivamente tornándose en odio. También, encuentra sentimientos mezclados de amor y odio hacia la misma persona, dando lugar a la noción de ambivalencia. Hay, entonces, cierta alienación en el amor señalada por Freud en “Introducción del narcisismo”, donde indica que el amor por otro, esconde un amor hacia la propia persona. Es así que el amor es originariamente narcisista, y a su vez, requiere un alejamiento del narcisismo, de una dirección al otro que funda un lazo marcado por singulares condiciones. Esta naturaleza originaria del amor nos dice que no podemos hallar, en los comienzos, la diferenciación entre libido de objeto y libido yoica. Y este estado primordial responde a un estado de dicha que ha dejado en el aparato una marca, una huella. Estado al que hay que renunciar; lo exige el aparato psíquico, lo exige la cultura. Para comprender esta renuncia ubiquemos una dimensión del amor que se articula a la falta, ya que el amor no se dirige a un objeto concreto, es demanda incesante. Es por la falta que deseo y amor se articulan en la demanda, rompiendo con toda reducción a la necesidad. El estado de prematuración con la que el humano viene al mundo hace que necesitemos de otro para satisfacer la necesidad. Y al dirigirnos a él, este pedido se transforma en demanda de amor, y es algo que no encuentra satisfacción posible, porque entre la necesidad y su interpretación, hay una diferencia que hace que el énfasis se deslice desde la necesidad y el objeto que la colma hacia el Otro. En este sin fin de pedidos nos topamos con Otro que interpreta y supone lo que le pedimos, pero que no tiene la respuesta exacta para satisfacer la demanda, por lo tanto hay un resto de esta operación. Y es entre esta Demanda de Satisfacción y la Demanda de amor que surge el deseo, lo que no se termina de articular en la palabra a diferencia de la demanda. El amor implica un punto de castración, un punto de falta y, con ello, la posibilidad de obtener alguna satisfacción que no se juegue en el terreno puramente pulsional. ¿De qué se trata entonces el amor? Anticipemos dos respuestas, en dos vertientes distintas. En el Seminario 11, Lacan nos dice que la función que tiene el amor es la de sostener la ilusión de que nada falta. ¿Por qué tendríamos que sostener una ilusión de completud? Freud nos introduce en esto cuando en “Tres ensayos de teoría sexual” hace referencia a la fábula poética de la partición del macho y la hembra que aspiran a ser uno. En esta vertiente, el sujeto se sostiene en una ilusión. Ubicamos entonces un amor que se soporta en la identificación, en la reciprocidad, que denominamos amor narcisista y que funciona como defensa frente a la angustia. Si el sujeto sostiene esta vertiente del amor, ¿Qué pasa cuando se topa con un desengaño amoroso? ¿Qué pasa cuando cae esa ilusión que sostenía la garantía de que existe otro capaz de completarnos? La otra vertiente del amor, implica el encuentro con un imposible de decir, con la no complementariedad entre los sexos para el ser hablante. En esta línea el lenguaje, para decir la relación sexual, produce significados ligados a un imposible, causando la conmoción de los seres hablantes. Esta vacilación abre la posibilidad de un amor que pueda inventar algo de la relación sexual.

UN AMOR QUE ENFERMA. Ubicamos en el desengaño amoroso algo que desorganiza la unidad del yo, que produce un quiebre en el narcisismo, y un desequilibrio en la economía del aparato psíquico. No obstante, antes de que ello acontezca, el sujeto antepone una respuesta que siempre fracasa y que es un intento de obturar el encuentro con la castración. En este afán de evadir el encuentro con la no complementariedad, ubicamos al amor narcisista, y con la caída de éste por la vía del desengaño, ciertos sujetos eligen preservarse con el alcohol. También cabe la posibilidad de que el sujeto se encuentre en una coyuntura amorosa que reclame la caída de determinados significantes, para poder ser representado por otros. Por lo tanto tenemos al menos dos alternativas: 1. La caída de un sostén imaginario, o 2. La exigencia de un cambio de posición subjetiva. Estas generan un trastocamiento de la economía libidinal que puede resultar intolerable y, por ello, poner en marcha un proceso defensivo. Sabemos que la defensa fracasa y lo que se ha intentado apartar regresa haciendo síntoma. Freud lo llama periodo de la enfermedad, momento en el que quizás alguien se dirija a un analista en busca de una solución. ¿QUÉ PUEDE OFRECER UN ANÁLISIS? La relación con el analista produce un lazo libidinal. Así lo plantea Freud en “Sobre dinámica de la transferencia”, cuando dice: “… si la necesidad de amor de alguien no está satisfecha de manera exhaustiva por la realidad, él se verá precisado a volcarse con unas representaciones expectativa libidinosas hacia cada nueva persona que aparezca, y es muy probable que las dos porciones de su libido, la susceptible de conciencia y la inconciente, participen de tal acomodamiento…” (Freud, 1912a) Entonces, la insatisfacción en el amor es una oportunidad para la cura. El amor en un psicoanálisis importa en tanto promueve un pasaje del amor al saber inconsciente y ello es algo muy distinto a quedarnos en el plano imaginario, en el plano de la respuesta a la demanda de amor. Emplazar la dirección al saber señala la vertiente en la que la transferencia funciona como motor de la cura. No obstante, el predominio del reclamo de satisfacción, de ser correspondido en el amor, se torna un obstáculo. Y esto nos conduce a la cara resistencial de la transferencia, la que rechaza el saber. Cuando la transferencia está instalada hay un reclamo amoroso, libidinal; o un rechazo u odio, que son puntos de detención del trabajo asociativo. Transformar el amor en amor al saber, ubica al analista como objeto del fantasma. Es lo que Freud plantea cuando ubica que la transferencia posibilita que el analista se constituya como un objeto en la serie de los objetos del analizante. Con ello se ponen en juego las demandas de amor y de satisfacción. Entonces, nos servimos del amor para provocar que la libido se dirija al analista de tal modo que el objeto se encarne en el analista y que el analizante ubique su objeto - eso que Freud llama el objeto sustituto, el objeto de sus fantasías - para ir desplegando las condiciones de satisfacción de ese sujeto. Para operar a través de la transferencia es indispensable no sofocar lo pulsional, no corresponder a los sentimientos y denegar al paciente la satisfacción. Con esto lo que entra en juego es la regla de abstinencia: “La cura tiene que ser realizada en la abstinencia; sólo que con ello no me refiero a la privación corporal, ni a la privación de todo cuanto se apetece, pues quizá ningún enfermo lo toleraría. Lo que yo quiero es postular este principio: hay que dejar subsistir en el enfermo necesidad y añoranza como unas fuerzas pulsionantes del trabajo y la alteración, y guardarse de apaciguarlas mediante subrogados. Es que uno no podría ofrecer otra cosa que subrogados” (Freud, 1915 [1914]) No se trata de la privación de una necesidad, sino de las condiciones mismas de la dinámica de la contracción de la enfermedad. Por otra parte, la abstinencia hay que pensarla en dos direcciones. Por una parte el analista se abstiene de la demanda de amor y, por otra, el paciente es privado de las satisfacciones sustitutivas: “Consentir la apetencia amorosa… es entonces tan funesto para el análisis como sofocarla. El camino del analista es diverso uno para el cual la vida real no ofrece modelos. Uno debe guar-

45

darse de desviar la transferencia amorosa, de ahuyentarla o de disgustar…; y con igual firmeza uno se abstendrá de corresponderle” (Freud, 1915 [1914]) Y luego Freud introduce que a esta transferencia “la trata como algo no real, como una situación por la que se atraviesa en la cura, que debe ser reorientada hacia sus orígenes inconcientes y ayudará a llevar a la conciencia lo más escondido de la vida amorosa” (Freud, 1915 [1914]) Aquí se juega la actualización del fantasma: partiendo de los fundamentos infantiles del amor ubicaremos las condiciones de satisfacción y represión de ese sujeto. Un analista, es alguien que dirige la cura apostando a un encuentro con lo imposible de la demanda de amor. Encuentro que es siempre fallido, en tanto nunca alcanza la satisfacción plena. ¿Por qué? Porque abre la posibilidad de que el sujeto se encause en la vía de la realización de su deseo, y por ello, de generar un lazo con el otro desde una posición diferente. El sujeto puede demandar incondicionalidad, presencia, amor. Ahora bien, que halla un lugar para la demanda de amor en un psicoanálisis, no implica que sea para responder con amor sino para ofertar algo imprescindible para la cura, a saber: el tratamiento del padecimiento en el punto en que se ha creado un espacio donde ello no va a ser pura pérdida para el sujeto. EL AMOR EN LA DIRECCIÓN DE LA CURA Y EL ALCOHOLISMO. El amor sería entonces un pivote, soporte de las entradas y salidas. La entrada al alcoholismo puede producirse a través de la amenaza que implica la posibilidad de un desengaño o de la exigencia de una respuesta simbólica. Si hay salida, ésta será por la vía del amor de transferencia que posibilita el tratamiento del padecimiento del sujeto. La conclusión del tratamiento será por la posibilidad de construir nuevas coordenadas para el sujeto respecto del amor. En el amor hay la posibilidad de articular algo que se juega en el campo pulsional al campo del deseo. El desengaño amoroso introduce a algunos sujetos en una pérdida eterna. Homologan pérdida a falta. Pero la falta no es pérdida, está por estructura. Por eso operar en el nivel de la pérdida abre la posibilidad de que el sujeto haga el duelo por sus objetos abandonados de tal modo que la falta se diferencie de la pérdida y ocupe su legítimo lugar de motor necesario para la circulación libidinal por la serie de nuevos objetos que ligan al sujeto a la vida. En este movimiento el objeto alcohol cae por añadidura.

CONTRAPUNTO: NOMBRE-DEL-PADRE Y SUPERYÓ
Banzato, María Elisa; Cislaghi, Silvia Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Si el lazo social se inscribe sobre un imposible que funda todo discurso, nos preguntamos qué índole de lazo social, y por tanto, qué tipo de subjetividad produce el ‘discurso capitalista’ - en su etapa actual - dado que se sostiene de eliminar toda imposibilidad. Lacan constata “la declinación de la imago paterna” a inicios del siglo XX, la que se produce durante un proceso que implica el pasaje de la autoridad paterna del ámbito público a la vida privada. Hoy, con el auxilio de la ciencia, comenzó a delinearse otra noción de paternidad: ‘padre’ será el genitor. La ciencia de la reproducción, al intentar escribir un saber de lo imposible, muestra que la relación paterno - filial no puede hallar su fundamento a partir de la fecundación. La pérdida del valor simbólico de la paternidad en tanto hecho de palabra nos obliga a pensar en una alteración profunda de la función padre y en sus efectos sobre la subjetividad contemporánea. El Superyó, como función que hace contrapunto a la del Nombre del Padre, nos interroga en cuanto a su relación con la del ‘nombrar para’, que se sustituye a la del Nombre del Padre. Palabras clave Capitalismo Padre Superyó Nombrar ABSTRACT COUNTERPOINT: THE NAME-OF-THE-FAHER AND SUPEREGO If the social bond enrolls itself over the impossible of every discourse, we ask ourselves what kind of social bond and what kind of subjectivity produces the capitalist discourse - in its present state - since it sustains itself by eliminating every impossibility. Lacan states “the decline in the paternal imago” at the beginning of the twentieth century, which is produced during a process that implicates the passage of the father’s authority from the public environment to the private life. Today, with the science’s help, another notion of fatherhood began: the father is the biological father. The science of the reproduction showed, by trying to write the knowledge of the impossibility, that the relation father-family can’t find its foundation in the insemination procedure. The loss of the symbolic value of the fatherhood makes us think in the deep distortion of the father’s function and its effects on the contemporary subjectivity. The Super-ego, as the function that makes counterpoint to the Name-of-the-Father function, makes us wonder in its relation whit the function ‘to-name-for’ that substitutes the Nameof-the-Father function. Key words Capitalism Father Superego Naming

BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1905) Tres ensayos de teoría sexual. En OC, T. 7, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1912a) Sobre la dinámica de la transferencia. En OC, T. 12, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1912b) Sobre la más generalizada degradación de la vida amorosa. (Contribuciones a la psicología del amor, II) En OC, T. 11, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1914) Introducción del Narcisismo. En OC, T. 14, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1915 [1914]) Puntualizaciones sobre el amor de transferencia (Nuevos consejos sobre la técnica del psicoanálisis, III) En OC, T. 12, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1915) Pulsiones y destinos de pulsión. En OC, T. 14, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1917 [1916-17]) 28° Conferencia. La terapia analítica. En OC, T. 16, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1920) Más allá del principio del placer. En OC, T. 18, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1921) Psicología de las masas y análisis del yo. En OC, T. 18, Buenos Aires: Amorrortu. FREUD, S. (1927) El porvenir de una ilusión. En OC, T. 21, Buenos Aires: Amorrortu. LACAN, J. (1962-63) El Seminario, Libro 10, Buenos Aires: Paidós. LACAN, J. (1964) El Seminario, Libro 11, Buenos Aires: Paidós. LACAN, J. (1960-61) El Seminario, Libro 8, Buenos Aires: Paidós.

46

Teniendo en cuenta que el lazo social se inscribe sobre un imposible que funda todo discurso, nos interesa pensar qué índole de lazo social, y por lo tanto, qué tipo de subjetividad produce el ‘discurso capitalista’ - especialmente en su etapa actual - en tanto el mismo se sostiene de eliminar toda imposibilidad. Jorge Alemán[i] señala que “hay un discurso, el discurso capitalista, verdadera perversión del discurso del amo, que constituye un estallido de todos los lazos sociales por imposibilitar o destruir la dialéctica en que se fundan”. Perversión del discurso del amo que se produce - según los dichos de Miller[ii] - por una “pequeña inversión, simplemente, entre el S1 y el $, la que es suficiente para que eso marche sobre ruedas”. Se trata de un discurso que instaura una circularidad sin interrupciones, por lo cual logra eliminar la imposibilidad. De esta manera, con el discurso capitalista, ya no hay barreras al ‘laissez faire’ liberal. Es decir que su desarrollo implicaría la ruptura del lazo social como tal. Este hecho queda evidenciado en la homología estructural del discurso capitalista con la Técnica, la cual “funciona en una lógica distinta de la represión. Mientras la Ciencia sigue padeciendo en esta época el retorno de lo reprimido - en sus momentos de dislocación, rupturas epistemológicas, emergencias de nuevas invenciones o nuevos paradigmas incomprendidos - la Técnica, por el contrario, sólo promueve el retorno de lo forcluído en lo Real”.[iii] Entendemos que se trata del rechazo de la castración freudiana, que se expresa en el ‘todo es posible’. Evidenciamos, entonces, una preeminencia del Superyó, como voluntad de goce, en este tiempo en el que ‘todo está permitido’ menos no gozar, en éste, nuestro tiempo del ‘derecho al goce’. Mientras que los otros discursos proponen semblantes sustitutivos - tales como las parejas maestro-alumno, amo-histérica, etc. - supliendo así la carencia de relación sexual en el ser hablante, dan como resultado, cada uno de ellos, un modelo implícito del amor. En cambio, el discurso capitalista no propone nada para paliar esa ausencia, excepto una interminable oferta de objetos tan desechables como los sujetos - ellos mismos consumidores - que no hacen más que profundizar el vacío. Nos preguntamos si “la degradación de la vida amorosa” de la que hablaba Freud, como rasgo masculino de ésta, no es hoy un fenómeno generalizado. Sabemos que lo que permite constituir al partenaire al que apuntan deseo y amor es la función padre, que hoy observamos en franco rebajamiento. Lacan constata[iv] “la declinación de la imago paterna” ya en los comienzos del siglo XX. Pero, ¿de qué se trata dicha declinación? Philippe Julien señala que tal declinación se produce durante un largo proceso, por el que se promueve el pasaje de la autoridad paterna del ámbito político - público - a la vida privada[v], como producto de una triple conmoción: política, religiosa y familiar. Ubicará que, a lo largo del siglo XX, “el poder del padre sobre su pequeña familia” se vuelve, incluso, “cada vez más limitado”, promoviendo así la entrada de “la autoridad, finalmente reconocida, de la madre”[vi], tanto como de la sociedad civil - de creciente ingerencia en torno al hijo y su bienestar. Julien sigue este proceso en referencia a la noción del ‘ser padre’ y a la correspondencia jurídica que de ella se desprende. Así encontramos el surgimiento de esta noción articulada, en un primer momento, al “derecho sobre el hijo”[vii], vale decir, al derecho del padre sobre el hijo. La paternidad es al comienzo política y no familiar[viii]. Durante la Roma Imperial se consideraba padre al amo desde una perspectiva política, es decir, al amo en la civitas[ix], al ciudadano romano en tanto un amo político. Pero es preciso tener en cuenta que, como advierte Benveniste[x], el adjetivo patrius se refiere no al padre físico - a la persona del padre - sino al padre en el marco de un parentesco clasificatorio. Así “la patria potestas es el poder de engendrar que instaura, a través del nombre propio, un linaje de tipo clasificatorio”[xi] antes que físico o consanguíneo. Es en razón de este significado de orden no natural sino cultural - en tanto político - que puede ubicarse el sentido primigenio del Padre en tanto amo. Pues es el amo quien toma mujer y, tras desposarla, la conduce a su propia casa, a su dominus, permitiéndole, entonces, acceder al matrimonium, es decir, a la condición

legal de madre. Por otra parte, es preciso señalar que la paternidad era, entonces, adoptiva y voluntaria. Philippe Aries[xii] explicita que en la Roma antigua, después del nacimiento, el niño era depositado, frente al padre, quien lo reconocía, como hijo propio, levantándolo. “Era como un segundo nacimiento… comparable a la adopción”.[xiii] Por tanto, lo que define al ‘ser padre’ en nuestra cultura, no es una cuestión biológica sino “el acto de un amo que toma posesión de un niño y declara públicamente: Yo soy el padre.”[xiv] Sobre este acto, se fundarán los derechos del padre sobre el hijo. La concepción romana del ‘ser padre’ comenzará a sufrir un constante deterioro bajo la influencia de la Iglesia feudal, siglos antes de que el Estado moderno tomara su relevo. El cristianismo relativizará el derecho romano del pater familias sobre sus hijos, mediante la lucha constante contra el poder paterno de la sociedad feudal. Se inclinará a que el matrimonio se funde sobre el solo consentimiento de los esposos y no sobre el de sus padres - sobre la palabra libre de los contrayentes. Consiguientemente, la Iglesia otorgará valor de sacramento al matrimonio. La intromisión de un tercero - la Iglesia - entre el padre y sus hijos, provoca el primer deterioro del poder paterno: su conmoción política. A partir del siglo XVIII, comienza a producirse un gran giro. La Revolución Francesa consolidará la sociedad burguesa sobre la fraternidad. La conmoción religiosa del ‘ser padre’ estará encabezada por el Estado moderno que, a partir del siglo XIX, irá reemplazando a la Iglesia en la función de tercero que garantiza las libertades. El derecho de paternidad sobre el hijo - patria potestas - ya no radicará en el poder político de un amo ni en el religioso, sino que estará asentado en un lazo jurídico: la conyugalidad. Por tanto, “el campo semántico se restringe,… pasando de lo público a lo privado”[xv]: del ‘amo fundador de un linaje’ al ‘hombre de tal mujer’. Se irá gestando así una nueva concepción del ‘ser padre’ ya no basada en el ‘derecho sobre el hijo’ sino fundada en el “derecho del hijo”[xvi], que será instaurado por el Estado en razón del bienestar de todo hijo. Los ‘derechos del niño’, ahora universales, establecerán una nueva concepción del ‘ser padre’ en tanto roles que deben ser cumplidos por quien ocupe dicho lugar. La intervención de la sociedad civil - en tanto tercero - entre el hijo y el padre, se realiza mediante sus representantes - juristas, médicos, educadores, psicólogos, asistentes y auxiliares - quienes portan un saber acerca del bien del hijo “que justifica investigaciones, encuestas y legajos de todo tipo”.[xvii] El poder paterno ha sido “alterado progresivamente, por la multiplicación de controles jurídicos y administrativos”[xviii] a que ha sido sometido su ejercicio. Hacia fines del siglo XX, con el auxilio de la ciencia, comenzará a delinearse una nueva noción del ‘ser padre’, manifestada como “paternidad biológica”. El padre será, simplemente, el genitor del hijo. El establecimiento de dicha paternidad biológica, quebrantará el pilar de la paternidad y la filiación instaurado en las nupcias. Pero, al mismo tiempo, promocionará un nuevo derecho: ‘el derecho al hijo’, sustentado en que, por ejemplo, es posible, para una mujer, tener un hijo sin encuentro sexual con un genitor. El desarrollo de las procreaciones “artificiales” que hoy ha desplegado la medicina, hace posible, incluso, la inseminación artificial de un donador ofrecido al mercado en calidad de mercancía. La ciencia actual, sostenida en el discurso capitalista, no sólo interviene con “una creciente eficiencia” sino que “tiene el poder de tornar inteligible lo que no lo era”[xix]. Como Lacan nos indica, “es completamente seguro que la introducción de la búsqueda biológica de la paternidad no puede, en absoluto, no incidir en la función del Nombre del Padre.”[xx] Así, la ciencia de la reproducción de los seres vivos, mientras intenta escribir un saber de lo imposible - la relación sexual -, muestra, al mismo tiempo, la imposibilidad que la relación paterno - filial pueda hallar su fundamento a partir de dicha fecundación. Por tanto, así como del saber acerca de lo necesario surge el sin-sentido, es imposible que lo verdadero de la paternidad sea del orden de ese saber científico. Si los paradigmas de la modernidad se encuentran devaluados, si

47

la fraternidad ya no se sostiene en la identificación a esos ideales consistentes que antes la constituían, entonces nos hallamos en una época en que el Superyó y su faz de mortificación se hallan en el cenit de su poder. “Hay una relación inversa entre el crecimiento del papel represivo del Superyó y la degradación de la autoridad paterna” [xxi] A menos Ideal, más Superyó. Degradación de la autoridad simbólica paterna que nada tiene que ver con el poder de mando de los padres en el seno de sus familias, sino con cuestiones tales como el predominio de lo privado sobre lo público o con fenómenos tales como el hecho de que la ciencia actual permite tener la certeza respecto de la paternidad. Aún más, ya no es necesario un padre para la procreación, basta con que una mujer pague por el semen que necesita para ser fecundada. Encontramos estos hechos ligados a la pérdida del valor simbólico que la paternidad tenía en tanto hecho de palabra. Son cambios que nos obligan a pensar en una alteración profunda de la función padre en nuestros días. Cuestiones que no pueden dejar de tener importantes efectos sobre la subjetividad contemporánea. Según Miller, a Lacan le interesa el Superyó “precisamente porque es una función que hace contrapunto a la del Nombre del Padre”[xxii]. “Justamente, por no mantenerse más que como simbólico, el Nombre del Padre es el eje en torno del cual gira todo un campo de la subjetividad. En este punto” - nos invita Lacan - a “tomar la otra cara, a saber, lo que atañe a su relación con el goce.”[xxiii] Esta ‘función que hace contrapunto’ nos interroga en cuanto a su relación con aquella otra que Lacan introduce en el Seminario 21 - la del ‘nombrar para’ - diciendo que se sustituye a la del Nombre del Padre. Función por la que “la madre basta por sí sola para designar su proyecto”[xxiv]. El “ser nombrado para” no es “ser nombrado”. No establece una fórmula al modo del “tú eres”, sino del “tú serás”. Justamente el “ser nombrado” permite no sucumbir al “ser nombrado para”[xxv]. Asimismo, Miller plantea que “mientras el sujeto se enfrenta tan sólo al Deseo de la Madre como deseo sin ley, como capricho, aquello a lo cual el deseo materno se engancha sigue siendo un enigma, una equis. Todo se aclara y se estabiliza cuando el Nombre del Padre metaforiza el Deseo de la Madre, poniéndose a partir de entonces las cosas en orden, lo que hace que la función fálica encuentre su lugar y que de allí en más todo ande bien, o mal, pero del mismo modo para todo el mundo”[xxvi]. Podemos así pensar que ese enigma, en los casos en que se pone en juego el ‘nombrar para’, se resuelve por un mensaje de ese Otro con carácter de mandato. Resolución muy distinta de aquella del Nombre del Padre. O sea que, si esa función del ‘nombrar para’ tiene que ver con el Deseo de la Madre no metaforizado por la función paterna, entonces ahí el falo ya no es el significante del goce y, por lo tanto, el goce carece de regulación. Además, el “para todo el mundo”[xxvii] del que habla Miller alude a ese universal del “todos sometidos a la función fálica” que se funda en la excepción. Por otra parte, tal operación permite poner en juego - a partir de la metáfora - el movimiento de las sustituciones, con lo que, para el neurótico siempre es posible dialectizar eso que el deseo del Otro le ha prescripto. La tarea del análisis se funda básicamente en dicha posibilidad. La aparición del psicoanálisis ocurre en una época que estaba en consonancia con la estructura neurótica. Si en ésta - nuestra época - a la función del Nombre del Padre “se ve preferir, pasar antes”[xxviii], como dice Lacan, esta otra función del ‘nombrar para’, ¿podríamos pensar en la prevalencia de la forclusión por sobre la operación represión? Miquel Bassols señala que “al generalizar el concepto de forclusión, hacemos de la neurosis una modalidad de suplencia producida a través de la significación fálica.”[xxix] Por tanto, si el falo no se encuentra ya en ese lugar para “casi todos” - como sí lo hacía en los tiempos en que la función padre organizaba, bajo el Ideal, el orden social - nos preguntamos cómo se realiza dicha suplencia, y qué respuestas subjetivas se articulan en relación a ese deseo del Otro que, a nivel social, “produce la trama de tantas existencias” y “restituye un orden de hierro”[xxx], como señalara Lacan. Las consideraciones precedentes, si bien no nos autorizarían a

hablar de psicosis, permitirían, en principio, formular la locura. Si la represión da lugar a la aparición de los llamados “incautos”, este mecanismo forclusivo - del que deberemos dar cuenta ¿produciría “locos”?

NOTAS [i] ALEMÁN, J. (2009). [ii] MILLER, J. A. (2000); p. 308. [iii] ALEMÁN, J.; op. cit. [iv] LACAN, J. (1938); pp. 88/89, 92/94. [v] JULIEN, Ph. (1991); p. 13. [vi] Ibídem. [vii] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 17. [viii] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 17 / 18. [ix] MURRAY, J.; “Dictionary of Greek and Roman Antiquities”; London, 1875; Roman Section (pp. 291-293); p. 291. Civitas (πολιτε?α), la ciudadanía. Civitas, era el cuerpo entero de los cives, de cualquier estado. Una civitas, por lo tanto, era propiamente una comunidad política, soberana e independiente. La palabra civitas era frecuentemente utilizada por los escritores romanos para expresar la condición de un ciudadano romano, a diferencia de quienes no eran considerados ciudadanos romanos - vg., los esclavos. [x] BENVENISTE, E.; “Le vocabulaires des institutions indoeuropeénnes”; Minuit; París, 1969. Cit. por Julién, Ph.; op. cit.; p. 18. [xi] Ibídem. [xii] ARIES, Ph.; “Le père autrefois” en “Les pères aujourd’hui” (1982); inédito. Cit. por Julien, Ph.; op. cit.; p. 19. [xiii] Ibídem. [xiv] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 20. [xv] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 21. [xvi] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 24. [xvii] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 25 / 26. [xviii] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 26. [xix] JULIEN, Ph.; op. cit.; p. 29. [xx] LACAN, J. (1968-1969); IX, “De Fibonacci a Pascal”; p. 141. [xxi] TROBAS, G. (1998). [xxii] MILLER, J. A. (1981); p. 142. [xxiii] LACAN, J. (1968-1969); op. cit.; p. 141. [xxiv] LACAN, J. (1973-1974); clase del 19-03-74. [xxv] SOLER, C. (2003-2004); p. 87. [xxvi] MILLER, J. A. (1981); p. 141. [xxvii] Ibídem. [xxviii] LACAN, J. (1973-1974); clase del 19-03-74. [xxix] BASSOLS, M (1994); p. 173. [xxx] LACAN, J. (1973-1974); clase 19-03-74. BIBLIOGRAFIA ALEMÁN, J.; “La metamorfosis de la Ciencia en Técnica: el Discurso Capitalista”, en “Las ciencias inhumanas”, de Dessal, G. (2009), Editorial Gredos, España. ARIES, Ph.; “Le père autrefois” en “Les pères aujourd’hui” (1982); inédito. BASSOLS, M.; “Lógica y Clínica de las Suplencias” (1994); Editorial Eolia; Madrid, 1994. BENVENISTE, E.; “Le vocabulaires des institutions indoeuropeénnes” (1969); Minuit; París, 1969. JULIEN, Ph.; “El manto de Noé - Ensayo sobre la paternidad” (1991); Alianza Editorial, Buenos Aires, 1993. LaCAN, J.; “La familia” (1938), (Trad. V. Fishman); Editorial Argonauta; Barcelona, 1979. LACAN, J.; “De un Otro al otro” (1968-1969); en El Seminario (Trad. N. González); Editorial Paidós; Buenos Aires, 2008. LACAN, J.; Seminario “Los Nombres del Padre” - “Les non-dupes errent” (19731974); inédito. MILLER, J. A.; “Clínica del Superyó” (1981), en “Recorrido de Lacan”(Trad. D. Rabinovich); Editorial Manantial; Buenos Aires, 1994. MILLER, J. A.; “El banquete de los analistas” (2000), (Trad. González, N.); Editorial Paidós; Buenos Aires, 2000. MURRAY, John; “Dictionary of Greek and Roman Antiquities” (1875); London, 1875. SOLER, C.; “La querella de los diagnósticos” (2003-2004), (Trad. Peusner); Letra Viva Editorial; Buenos Aires, 2009. TROBAS, G.; “Depresión… de la Represión y Síntomas Modernos” (1998), en Revista La Época, mayo de 2000; Conferencia dictada en la Escuela de Orientación Lacaniana, Buenos Aires, 1998.

48

LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA EN LA ÉPOCA DEL “SER NOMBRADO PARA ALGO”
Barbato, Carlos Enrique Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Rosario. Argentina
RESUMEN En el presente ensayo sostenemos que la apetencia incolmable de sentido del sujeto, es utilizada en la actualidad por el mercado en beneficio de sí mismo, lo cual no deja de tener importantes consecuencias para la subjetividad. Ello amerita que como psicoanalistas, nos comprometamos a analizar nuestra clínica y la lógica implícita en la época, que Lacan designó como la del “ser nombrado para algo”. Nos referimos entonces al Hábeas Corpus, ésa acción posesoria que se ejerce sobre una cosa o bien, en virtud del dominiun que el hombre considerado libre tiene sobre su cuerpo. Argumentamos sobre la necesidad de este recurso legal que lo preserva del prójimo, para preguntarnos seguidamente qué preserva al sujeto de sí mismo, ya que la ciencia, esclava del mercado más que del saber, sin ética y sin límites, lo vuelve ávido de más satisfacción instantánea. Así las cosas, ¿qué clínica necesitamos en esta época de desamor de transferencia, para que el sujeto tomando en consideración sus condiciones de goce; consienta en que el mismo condescienda al deseo?. Sostenemos que una experiencia acorde al discurso del analista, permite un más allá del “ser nombrado para algo”. Palabras clave Cuerpo Época Goce Clínica ABSTRACT PSYCHOANALYSIS IN TIMES OF “BEING NAMED FOR SOMETHING” In this essay we support that the insatiable hunger for meaning of the subject is used nowadays by the market for its own benefit, and this has important consequences on subjectivity. This situation so deserves that, as psychoanalysts, we commit to analyze our clinical practice and the logic implied at these times which Lacan defined as times of “being named for something”. We refer then to the Habeas Corpus, that possessive action exercised on things or goods, in virtue of the dominium that the man who is considered free has over his own body. We argue on the need for this legal resource which preserves a man from the others, to ask ourselves what is it that preserves man from himself, since science -slave of the market more than of knowledge, unethical and unconstrained- makes him eager for more instant satisfaction. This being the situation, what kind of clinical practice do we need in these times of lack of affection in the transfer, for the individual -taking into consideration his enjoyment conditions- to agree to consent to enjoyment? We hold that an experience according to the speech of the analyst allows for something more than “being named for something”. Key words Body Times Enjoyment Clinical practice

I: HÁBEAS CORPUS: TIENES TU CUERPO. La apetencia incolmable de sentido del sujeto, es vehiculizada en la actualidad por el mercado en beneficio de sí mismo, lo cual no deja de tener importantes consecuencias para la subjetividad. Ello amerita que como psicoanalistas, nos comprometamos a analizar nuestra clínica y la lógica implícita en nuestra época, la que Lacan designó como la del “ser nombrado para algo”. Comencemos haciendo referencia a una de las intervenciones de la ley en nuestra cultura: el Hábeas Corpus, el cual expresa el

derecho que tiene todo ciudadano, detenido o preso, de comparecer inmediata y públicamente ante un juez o un tribunal, para que, oyéndole, resuelva si su arresto es o no legal, y si, por ello, debe mantenerse o no el mismo. Se garantiza así que una detención no se está realizando arbitrariamente, sino conforme a derecho. Es un recurso legal que tiene una larga historia en el derecho: comenzó a usarse en Inglaterra en el año 1628 y desde ese momento, fue establecido en las constituciones de todo país que se precie de democrático. Es de lo de lo que no se pudo disponer en nuestro país durante la dictadura militar, al estar conculcados todos los derechos; calamidad que permitió que un dictador dijera con la liviandad propia de un canalla: si no aparecen, entonces serán desaparecidos. Ocurrió que cada ciudadano, es decir, no perteneciente a la elite dictatorial, había perdido derecho sobre su cuerpo. Se trata el Hábeas Corpus, de una acción posesoria que se ejerce sobre una cosa o bien, en virtud del dominiun que el hombre considerado libre tiene sobre su cuerpo, el cual es equiparado a una cosa. Hábeas corpus quiere decir “que tengas el cuerpo”, también “tienes tu cuerpo” o “tendrás tu cuerpo”. Lacan en 1969 afirma: “He allí las cuestiones que, seguramente, permitirán dar- en lo que hace un momento yo llamaba nuestra civilización general- el valor de una palabra de orden como aquella llamada del habeas corpus. Tu tienes tu cuerpo, él te pertenece, nadie más que tú puede disponer de él para hacerlo freír”. (Lacan, J., 1969. vers. elect.) Pero entonces, ¿Es necesaria este tipo de ley?. ¿No está claro por naturaleza para cada ser humano que su cuerpo es suyo, de su propiedad, y que de la misma manera que le pertenece su cuerpo y puede hacer de él lo que le plazca, por lógica consecuencia no tiene en principio el mismo derecho sobre el cuerpo del prójimo, salvo que éste se preste y se disponga ad hoc?. El acuerdo ético que establece el Hábeas Corpus es necesario (y debe ser cuidado en toda circunstancia) porque se preserva al sujeto del uso no consentido de su cuerpo por parte del otro. Parece entonces emanado, derivado o procedente de la ley de prohibición del incesto. Es decir, que separa cuerpos. Siendo un claro ejemplo de cómo la ley resulta ser un reparto de goce entre sujetos. Se puede entonces, en acuerdo a la ley, preservar al sujeto de su prójimo. Pero, ¿quién preserva al sujeto de sí mismo?. Porque se da la circunstancia sorprendente de que el sujeto suele gozar de la pulsión con iresponsabilidad, como si no reparara en que ese cuerpo que se malogra en el exceso es de su propiedad. Hay quienes se presentan como fumadores, obesos, panicosos, anoréxicos, bulímicos, ortoréxicos, vigoréxicos, toxicómanos u otras nominaciones provenientes del mercado científico, que frecuentemente integran instituciones, comunidades virtuales u otra clase de agrupamientos en los que se brinda a sus adherentes un sentido generalizado, un sentido para todos sus integrantes por igual. Organizados en torno a sus propios acuerdos éticos y como bien lo plantean Miller y Laurent, con sus propios comités de ética. ¿Porqué nominarse de acuerdo a aquellos signos que el mercado científico divulga y promociona?. Quizás sea porque si como afirma Descartes, soy una cosa que piensa y en tanto pienso, soy. El ser me es dado por el saber, es decir, la res cogitans y no el cuerpo. Por consiguiente, no puedo identificarme a él o desde él sino en forma mediata. Pero para nosotros los psicoanalistas en imprescindible no olvidar que se trata de cada uno con su subjetividad, efecto ésta de la intersección entre el cuerpo pulsional y el Otro, con las marcas de época en que le toca vivir. Avancemos entonces en nuestro escrito tomando en cuenta la cuestión de los cuerpos y la época. II: LOS CUERPOS DE LA ÉPOCA Y LA ESPECIFICIDAD DE LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA. La cultura que nos toca vivir, no es la misma que en la época de Freud. En ella el Nombre del Padre aunque maltrecho, aún se enseñoreaba. En nuestra cultura actual éste ha estallado y se ha pluralizado, es “les noms du pere...”, “Los nombres del Padre”, homofónicamente idéntico a: “Les non dupes errent”, es decir, “Los no incautos ye-

49

rran”, nombre del seminario 21, del año 1973/4, de Jacques Lacan. De este seminario hemos tomado la frase de Lacan “ser nombrado para algo”, en su clase de marzo de 1974, que sirve de título al presente ensayo. Se ha producido hoy entonces, una pluralización de los nombres del Padre, una inconsistencia e inexistencia del Otro y es en consecuencia, época de no incautos y desengañados. Es así que nos encontramos con un sujeto que ha logrado acceder a lugares de los que disponía hasta hace poco sólo en su fantasma, lo cual hace declinar su deseo. Cuenta además, con un amo cada vez más despiadado ante quien establecer una contienda: su propio superyó. El empuje al consumo lo lleva a renunciar a su deseo en pos de producir para consumir y a gozar aún más del goce de la renuncia. Se trata de correr cada vez más rápido, de correr cada vez más, pero, no se sabe a ciencia cierta hacia dónde. Y el conflicto para quien no está marginado del mercado, ya no es tanto social como íntimo, es contra sí mismo, contra el cuerpo que se agita, cruje y consume intentando un nuevo récord en su prestación. En este estado de cosas, ¿qué haría posible el análisis en la actualidad?. O en este sentido: ¿cómo asumir la responsabilidad en el mismo, hoy?. Nos lo preguntamos porque hemos afirmado ya desde hace ya mucho tiempo en nuestro campo, que el Nombre del Padre como función establece el deseo y la posibilidad del amor de transferencia, condición indispensable para el desarrollo de un análisis. En la época que Sigmund Freud elaboró su clínica, se trataba de levantar la represión, porque se encontraba con un sujeto restringido en el consumo de los objetos de goce que el mercado le ofertaba e imponía demandar. Pero, en la época actual, tenemos un sujeto acoplado al objeto a, atiborrado de satisfacción directa e instantánea de la pulsión. La ciencia, esclava del mercado más que del saber, sin ética y sin límites, vuelve al mismo ávido de más satisfacción porque el secreto radica en que dicha satisfacción sea de corto alcance, debe concluir enseguida. La apuesta y la respuesta del mercado a ese circuito es la oferta incesante de gadgets -del inglés: lo que se consigue u obtiene en la calle- objetos a disposición, listos para uso y consumo. Un ejemplo claro de esto es la sustancia denominada “paco”: satisfacción garantizada y fin de la misma en forma inmediata. El consumir se establece entonces como un imperativo categórico. La exigencia es: ¡todos a consumir!, aún lo innecesario, pero esto concluye en un estrago universal, un conjunto donde cada uno de los sujetos es a su vez objeto de consumo. Si pensamos en el fenómeno de la obesidad en los Estados Unidos, reparamos en que unos 40 millones de personas padecen esta enfermedad del consumo desenfrenado, los cuales pasan a ser tomados como resto indeseado y segregados por la estética del mercado. Se establece así un régimen que tiende al puro goce, sin amor. Como bien lo muestran las abundantes ofertas que favorecen las toxicomanías. La ciencia produce un plus de gozar desregulado y “para todos” que resulta ser a la postre, “para algunos”. El psicoanálisis opera con el “uno por uno”, convoca al caso por caso. Devuelve sus derechos al goce, a un goce no perpetuo -entendido éste como lo que no puede definirse por su utilidad en la cultura- y preserva así el deseo del sujeto. En esto consiste la ética en la clínica psicoanalítica. Si el Otro en la actualidad es el mercado, el psicoanálisis propone al sujeto una separación de las significaciones estandarizadas que provienen de aquél. Que le permita estar abierto y dispuesto a lo que es imposible de estandarizar, sin esperar un sentido totalizador. Dispuesto a la contingencia del deseo, a vivir la pulsión de un nuevo modo. III: MÁS ALLÁ DEL “SER NOMBRADO PARA ALGO”. Se trata entonces, de una época de aquello que Lacan ha detectado ya en 1974: “Hay una historia, aunque no sea forzosamente la que se cree, lo que vivimos es muy precisamente esto: que curiosamente la pérdida, la pérdida de lo que se soportaría en la dimensión del amor, si es efectivamente no la que yo digo -yo no puedo decirla-, a ese Nombre del Padre se sustituye (por) una función que no es otra cosa que la del “nombrar para” [nommer á].

Ser nombrado para algo, he aquí lo que despunta en un orden que se ve efectivamente sustituir al Nombre del Padre”. (Lacan, J., 1974 vers. elect.). “Ser nombrado para algo”, pragmáticamente -como bulímico, vigoréxico, toxicómano etc.- sustituye al Nombre del Padre y permite morigerar el desanudamiento. La pérdida de la dimensión del amor que es su consecuencia, afecta al dispositivo analítico, en tanto como lo hemos afirmado, éste se halla sustentado en la transferencia. El sujeto resultante, consumidor-consumido, parece ser alguien prescindente de los enigmas que el amor convoca. ¿Qué puede ofrecer el psicoanalista en esta época del desamor de transferencia, de esa autonomía narcisista del hombre actual? El posicionamiento del sujeto en el punto en que es tomado como objeto en la estructura, no permite un cambio de posición, una elección responsable de su deseo y de su goce. Aún siendo dificultosa la tarea del analista, un análisis debe entonces contribuir o tributar en la dirección de permitirle tomar una decisión al respecto. Esto puede lograrlo -de acuerdo al “discurso del analista”- colocándose el analista mismo como objeto a, no ya como el que sabe, al servicio del discurso del Amo, sino como semblante agalmático de la causa del deseo. Que pueda revelarse en la experiencia analítica como un objeto versátil, útil y a disposición. Perdiendo la impostura y al servicio de a. Ya que si ocupa el lugar del que sabe, su saber será uno más del mercado. Lacan en el año 1960 afirma: “Digo en alguna parte que el analista tiene que pagar algo para sostener su función. Paga con palabras -sus interpretaciones. Paga con su persona, en la medida en que, por la transferencia, es literalmente desposeído de ella. Toda la evolución presente en el análisis es su desconocimiento, piense lo que piense al respecto y aunque su recurso ante el pánico sea the counter-transference, es necesario que pase por allí. No está solo él ahí, frente a aquel con el que asumió cierto compromiso”. (Lacan, J., 1960. pág. 347). Sostenemos en consecuencia, que en nuestra época, una experiencia acorde al discurso del analista, permite ir más allá del “ser nombrado para algo”. El analista ofrece entonces una experiencia en la que la transferencia permite operar al amor como medio para que el sujeto pueda tomar en consideración sus condiciones de goce; y que éste, el goce, condescienda al deseo.

BIBLIOGRAFIA BARBATO, C., (2003): Escritos fuera de sus archivos. Rosario. UNR editora. FREUD, S. (1915): Pulsiones y destino de pulsión. España. Edit. Biblioteca Nueva. FREUD, S., (1916-17): Conferencias de introducción al psicoanálisis. Buenos Aires. Amorrortu editores. LACAN, J. (1946): Escritos 1 - Acerca de la causalidad psíquica. Arg. Ed. Siglo XXI LACAN, J., (1953): Los escritos técnicos de Freud. Argentina. Ed. Paidós. LACAN, J., (1960): La ética del psicoanálisis. Argentina. Ediciones Paidós. LACAN, J., (1964): Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Argentina. Ediciones Paidós. LACAN J. (1967): Jornadas de estudios sobre las psicosis en el niño. París. Inédito en español, versión elec. LACAN, J., (1969): De un Otro al Otro. Vers. elect. LACAN, J., (1970): Psicoanálisis, Radiofonía & Televisión. Texto establecido por J. A. Miller. Trad. Masotta y Gimeno-Grendi. Barcelona. Editorial Anagrama. LACAN, J., (1970): El Reverso del Psicoanálisis. Argentina. Ediciones Paidós. LACAN, J., (1971): De un discurso que no fuera del semblante. Arg. Edic. Paidós. LACAN, J., (1973). Los incautos no yerran (Los nombres del padre). Vers. elec. Ined. LACAN, J., (1975): Aun. Argentina. Ediciones Paidós. MILLER, J., (2000): El Banquete de los analistas. Buenos Aires. Edit. Paidós. OLMEDO, M. (2004): Los encantos del semblante - Otra manera de decirlo”, en Revista “Enlaces”. Año 2. Nº 3, pag. 30. Ateneo de investigaciones “Los semblantes del matrimonio”. SOLER, C. (1993) Finales de análisis. Argentina: Ediciones Manantial.

50

LA INTERPRETACIÓN EN LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA
Barberis, Osmar Instituto de Investigaciones en Psicología, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN ¿Cómo se relaciona el concepto interpretación con los conceptos verdad, goce y sentido? Se abordará la respuesta recorriendo los seminarios de Lacan entre los años 1969 y 1976 (Seminarios 17 al 23) con un enfoque fundamentalmente clínico. La interpretación siempre revela la verdad de la posición subjetiva, trastoca la relación con el goce y tiene efectos de sentido ex-istente. Pero para que la interpretación pueda tener lugar, es necesario por un lado, ciertas condiciones previas; y por el otro, algo del orden del encuentro, de lo azaroso de donde brota el relámpago de la interpretación. Palabras clave Interpretación Verdad Goce Sentido ABSTRACT INTERPRETATION IN THE PSYCHOANALYTICAL CLINIC How can we relate interpretation concept with truth, enjoyment and sense concepts? We are going to answer it across the Lacan’s seminary between the years 1969 and 1976 (Seminary 17 to 23), with a fundamentally clinical focus. Interpretation always shows the truth of subjective position, changes the relation with the enjoyment, and has ex-istent sense effects. But, interpretation can flow as a lightning if some previous conditions and something related to meeting, by chance, can have place. Key words Interpretation Truth Enjoyment Sense

Este escrito forma parte de discusiones planteadas y de trabajos propuestos en el proyecto UBACyT (P030, 2008-2010) “Lógica de la producción de interpretaciones en psicoanálisis”. En el último tiempo me propuse, como tarea personal, el rastrear el concepto “interpretación” en los seminarios de Lacan entre los años 1969 y 1976 (Seminarios 17 al 23). Particularmente me he interrogado acerca de las relaciones de la interpretación con la verdad, el goce y el sentido. INTERPRETACIÓN Y VERDAD Comenzaremos nuestro recorrido en El reverso del psicoanálisis (1969-70), seminario en el cual Lacan produce los cuatros discursos. Allí, con su estilo mordaz, ironiza acerca de sus clases en Saint-Anne. Pero más allá de su ironía, queda en claro que la interpretación va en contra del sentido, al menos de la estructura del sentido común. “Si tuviera que interpretar lo que decía en Saint-Anne entre 1953 y 1963, quiero decir atrapar su interpretación -la interpretación en un sentido contrario a la interpretación analítica, que nos hace sentir hasta qué punto la interpretación analítica va en contra del sentido común del término - diría que lo más sensible, la cuerda que más vibraba, era la guasa.” (Lacan, 1969-70:15) Entonces, la interpretación va en contra del sentido común pero, ¿a favor de qué? ¿Cuál es la estructura de la interpretación? Podríamos decir que la interpretación va a favor de la verdad. El saber en el lugar de la verdad es lo que definirá su estructura. La verdad sólo puede ser revelada a partir del medio decir con el que interviene la interpretación establecida entre la cita y el enigma. (Este tema ha sido abordado en las Jornadas 2009. Cf. Barberis, 2009). No nos detendremos en la conceptualización de la Verdad, sólo

diremos que, en este seminario, refiere al amor de lo que la verdad esconde -la castración- y que está en relación directa con la interpretación (Cf. Lacan 1969-70: 55). Sin embargo, amor y castración no referirán al Edipo como mito. Más bien se tendrá una postura crítica hacia quienes hacen del complejo de Edipo el referente de toda interpretación. “Si toda la interpretación psicoanalítica se decantó de lado de la significación o la no gratificación, de la respuesta o no a la demanda, en suma, un desvío cada vez mayor hacia la demanda de la que constituye la dialéctica del deseo, el deslizamiento metonímico, cuando se trata de asegurar la constancia del objeto, es probablemente en razón del carácter estrictamente inservible del complejo de Edipo” (Lacan 1969-70: 104). No es el Edipo como mito lo que aporta la verdad del sujeto, sino la configuración subjetiva que, debido al enlace significante, tiene una objetividad perfectamente localizable y que establece el fundamento de toda interpretación. El enlace significante configura una cadena que determina la posición del sujeto. Consideramos que el padecimiento subjetivo es aquello que motiva toda consulta, es aquello que lleva a un individuo a quejarse de su sufrimiento ante un analista. Y tal padecimiento subjetivo es correlato de la posición del sujeto. Una vez autorizados a intervenir sobre ese sufrimiento por la queja de un paciente, y establecidas las condiciones transferenciales que nos permitan saber dónde estamos parados, es decir, cuál es nuestra posición en la transferencia, estaríamos en condiciones de ayudar al paciente. Pero, ¿de qué modo hacerlo?, ¿dando algún consejo?, ¿consolando al paciente ante su sufrimiento? A sabiendas de que ya no se muere en la hoguera, y que no es mi interés formar parte de ninguna parroquia, me atrevo a afirmar que dar consejos, consolar, y hasta tener un gesto de compasión ante el sufrimiento de aquel por quien hemos sido convocados, es necesario. Quizá, en muchas ocasiones, sea lo único que podamos hacer. ¿Somos menos analistas los que damos un consejo, que aquellos que sostienen el silencio sepulcral donde se aloja el muerto de su posición? De ningún modo. Pienso que quien puede posicionarse como analista puede hacer eso y mucho más: desear éxito en un examen, decir felices vacaciones, expresar su alegría por algún reñido logro de su paciente o un “lo siento” ante una situación dolorosa. Claro que para hacer esto debemos atender a la particularidad del caso, pero no somos menos analistas por sostener los pocos buenos modales que aún perduran en los códigos de nuestra sociedad. Sólo hace falta una condición para continuar siendo un psicoanalista a pesar de todo eso, o mejor dicho, con todo eso. Saber qué estamos haciendo y en virtud de qué hacemos lo que hacemos. Por supuesto que nada tiene que ver esto con la interpretación pero, ¿acaso podemos los analistas estar interpretando todo el tiempo? ¿Cuántas veces nos encontramos con pacientes que llegan a nosotros, con años de análisis previos que le dieron una explicación minuciosa para cada cosa que le sucedía en la vida? ¡Cuántas explicaciones podemos hallar sin encontrar el menor rastro de un cambio en la posición gozosa de un sujeto! Si “interpretáramos” todo el tiempo, estaríamos ubicados en un lugar de intérprete traduciendo quién sabe qué cosa. A su regreso de Japón, además de pensar algunas cuestiones vinculadas a la escritura japonesa y a la letra, Lacan habló de su experiencia de ser doblado por un intérprete. “(…) Se es por completo feliz, uno puede ser doblado por un intérprete, esto no precisa en ningún caso una interpretación. Comprenden que me sentía aliviado. El japonés es la traducción perpetua hecha lenguaje.” Interesante reflexión. En tanto hay un intérprete, no se necesita de una interpretación. En tanto que analistas que trabajamos con la interpretación como táctica, no podríamos estar ubicados en el lugar del intérprete. Dar un consejo o ser paño de lágrimas, no va a cambiar ninguna posición subjetiva, pero puede establecer las condiciones necesarias que nos permita operar con la interpretación. Entendemos que la interpretación es la operatoria que inaugura un corte estructurante que permite a un sujeto reencontrarse, en el aprèscoup, radicalmente transformado. ¿Cómo es esa operatoria? ¿Cómo podemos los analistas ayudar al

51

paciente que sufre? “Pare de sufrir” puede ser la receta mágica que encontramos en alguna noche de desvelo en la que encendemos una televisión que ya no tiene rayas o lluvia cuando termina su programación regular. Si los adeptos religiosos crecen, aún cuando no entienden claramente la lengua de su líder, ¿no será porque el mensaje es claro y encuentran un grupo humano que contiene inmediatamente generando sensación de felicidad? Pero, ¿acaso no estamos los analistas en condiciones de ofrece una contención inicial para que un individuo pare de sufrir sin tener que comprar un retazo del manto de la descarga, el óleo consagrado o un frasquito con tierra del monte Sinaí? ¿No podemos, a partir de una contención inicial, propiciar un trabajo que establezcan las condiciones necesarias para trastocar la posición subjetiva que causa el sufrimiento? Pero, ¿cómo operar sobre esa posición? En la clase 6 del El Seminario 17, Lacan dice que para que nuestro esfuerzo como analista sea eficaz y podamos prestar colaboración a quien se halla en posición de analizante, no debemos olvidar que la configuración subjetiva tiene, debido al enlace significante, una objetividad perfectamente localizable, fundamento de la posibilidad misma de la ayuda que nosotros aportamos bajo la forma de la interpretación. Entonces, ¿podríamos decir que Lacan está planteando que la interpretación se vincula con el esfuerzo del analista? De ningún modo. Parafraseándolo, señalamos que la interpretación es posible gracias al esfuerzo del analista de extraer bajo la forma de un pensamiento imputado, lo que ha vivido efectivamente quien bien merece en este caso el título de paciente. Un esfuerzo reconstructivo que permitirá atribuir a alguien su responsabilidad en aquello de lo que se queja. Creemos que tal esfuerzo debe estar dirigido a la imputación de un pensamiento sin que esto se transforme en reprobación que acompañe la ferocidad del superyó. Ir en dirección de la responsabilidad es muy distinto que ir en dirección de la culpa. Decir que “la interpretación es posible gracias al esfuerzo…” no es lo mismo que decir que la interpretación es el esfuerzo… Pareciera que tal esfuerzo del analista no hace más que establecer unas de las condiciones para que la interpretación sea posible. INTERPRETACIÓN Y GOCE En el Seminario 18, De un discurso que no fuera de semblante, Lacan continúa jugando con el Edipo freudiano a fin de volverlo a aquello que para él es la esencia de su espíritu, la conceptualización de la estructura. “Si la experiencia analítica se ve implicada por tomar sus títulos de nobleza del mito edípico, es porque preserva lo tajante de la enunciación del oráculo y, más aún, porque la interpretación sigue siempre allí en el mismo nivel. Sólo es verdadera por sus consecuencias, exactamente lo mismo que el oráculo. La interpretación no se somete a la prueba de una verdad que se zanjaría por sí o por no, ella desencadena la verdad como tal. Solo es verdadera en la medida en que se sigue verdaderamente”. (Lacan 1971: 13-14) La verdad de una interpretación no pasa ni por la constatación con ninguna realidad objetiva, ni por el asentimiento del paciente, sino por los efectos, perfectamente observables, de haber tocado al sujeto. El efecto de verdad no es semblante, de allí el título de esta seminario en el que la cuestión de un discurso que no fuera de semblante puede elevarse a nivel del artefacto de la estructura de discurso. “Entretanto, no hay semblante de discurso, no hay metalenguaje para juzgar al respecto, no hay Otro del Otro, no hay verdadero sobre lo verdadero” (Ibíd.). En El Saber del psicoanalista (clase del 4/11/71), se profundiza esta idea y se deja en claro que la verdad de una interpretación está en relación al goce. “No hay interpretación que no concierna... ¿a qué? al lazo de lo que, en lo que oyen, se manifiesta en palabra, el lazo de esto con el goce”. La palabra definirá el lugar de lo que se llama verdad, pero de una verdad que no está en relación al Otro como garantía, sino que se articula con el Significante de la falta del Otro que funda la insistencia del inconsciente. “…lo que resulta de la insistencia con que el inconsciente nos remite lo que formula, es que si por un lado nuestra interpretación nunca tiene más que el sentido de hacer notar lo que el sujeto encuentra ahí, qué es lo que encuentra? Nada que no deba catalogarse como registro del goce”.

Sabemos que hablar de goce en la obra de Lacan merecería un capítulo aparte, sin embargo, aquí es contundente en sus declaraciones. Hablar de goce es hablar de un cuerpo. “Para gozar hace falta un cuerpo”. Entonces, ¿no es al cuerpo a lo que debería apuntar toda interpretación? En El Seminario 21 (clase del 20/11/73) se refuerza la idea de que el único sentido de la interpretación es el goce. Anteriormente planteábamos que muchas veces encontramos sujetos que, añejados sobre un diván más o menos cómodo, llegan al consultorio con minuciosas explicaciones pero sin el menor indicio de un cambio en su posición gozosa. Si la interpretación hace notar aquello que el sujeto encuentra en sí del registro del goce, podríamos afirmar que toda ganancia de saber que la interpretación proporcione, sólo lo es en la medida en que dicho saber toque algo de lo concerniente al goce. Si así no lo fuese, la cascada de significantes que puede desprenderse en la búsqueda de un Otro del Otro que garantice, no hará más que insuflar sentidos. INTERPRETACIÓN Y SENTIDO Lacan dice en la clase de 3/2/72, que el discurso del psicoanalista recurre lo suficiente a la interpretación como para que no se plantee la cuestión del sentido, pero aclara más adelante (clase del 4/5/72) que un analista no debe pensar en las representaciones de un sujeto, sino intervenir en su discurso procurando suplemento de significantes. Entendemos que de esta forma no se proporciona un sinfín de sentidos, sino que se posibilita la emergencia de un sujeto en la articulación significante. ¿De qué modo? Operando por el equívoco. “En efecto, la interpretación opera únicamente por el equívoco. Es preciso que haya algo en el significante que resuene” (Lacan, 1975-76: 18). Por supuesto que cualquier significante no es factible de resonar. Ni siquiera depende de su pensamiento, que un analista elija el suplemento significante más adecuado. Tampoco estoy proponiendo repetir la última palabra de cada frase que un paciente enuncie, para ver si eso funciona como interpretación. Si bien es a partir de cierto cálculo que intervenimos, creo que el momento en el que una interpretación tiene lugar, posee algo de azaroso. Así como para Lacan los efectos de la interpretación son incalculables, el momento en que esta se produce tiene algo de tiquismo (1). “El signans tiene el interés de que nos permite operar en el análisis, resolver, […] pero por ponernos en ese estado púdicamente llamado de “atención flotante”, que hace que justamente cuando el partícipe, el analizante, emite un pensamiento, podemos tener otro muy diferente. Es una feliz casualidad de la que brota un relámpago... y justamente de aquí puede producirse la interpretación” (Lacan 1974-75, clase 11/06/74). Quizá para que, en el transcurso de un análisis, sean posibles las dos o tres interpretaciones necesarias para que la posición de un sujeto se modifique, debamos centrarnos más en aquellas condiciones sin las cuales la interpretación nunca podría tener lugar, que en uso pretendidamente inteligente del lenguaje. ¿No será en ese uso pretensioso del lenguaje donde insuflamos sentidos? En RSI (Seminario 22) se indica que la interpretación analítica implica una báscula en el alcance de este efecto de sentido. Es a partir de poner en condiciones de equivalencia a lo Real, lo Simbólico y lo Imaginario que la cuestión del sentido cambia radicalmente. “Sentido” deja de ser una palabra condenada. Los analistas no podemos estar fuera del sentido porque esto sería desconocer aquello que se produce en la intersección entre lo Simbólico y lo Imaginario. Aquellos analistas que desconfiamos del valor absoluto del silencio y nos animamos a abrir la boca, también producimos sentidos. Quizá sea hora de dejarnos de armar listas negras de palabras prohibidas y reubiquemos cada término en su valor conceptual. Si la interpretación analítica implica una báscula en el alcance del efecto de sentido no es porque este deba dejar de existir, sino más bien porque su efecto no recae sobre el orden de lo imaginario como consistencia, sino de lo Real como ex-istencia. “Yo digo que el efecto de sentido ex-siste y que en esto él es Real”. Es claro que no se trata de producir sentidos en un análisis. “Se trata de dar cuenta de lo que ex-siste como interpretación, solamente” (Lacan 1974-75, clase 11/01/75).

52

A modo de conclusión, podemos decir que la interpretación siempre revela la verdad de la posición subjetiva, trastoca la relación con el goce y tiene efectos de sentido ex-istente. Pero para que la interpretación pueda tener lugar, es necesario por un lado, ciertas condiciones previas como la transferencia, la atribución de responsabilidad en el sufrimiento, y un analista que escuche sin estar ubicado en la posición del intérprete; y por el otro, algo del orden del encuentro, de lo azaroso de donde brota el relámpago de la interpretación.

LA CUESTIÓN DEL OBJETO DE USO EN LA CLÍNICA DE D.W. WINNICOTT: LECTURAS Y ACERCAMIENTOS
Bareiro, Julieta UBACyT, Universidad de Buenos Aires

NOTA (1) Resultaría de sumo interés estudiar el dialogo que en el seminario 19, … o peor, Lacan sostiene con Peirce, quien usa el término Tychism (tiquismo) para designar el principio según el cual hay contingencia y azar. BIBIOGRAFÍA CITADA BARBERIS, O.: (2009) “La cita: un modo de intervención en la psicosis” en Actas de las XVI Jornadas de Investigación. UBA, Facultad de Psicología, 6,7 y 8 de agosto de 2009. Tomo III, pp. 51-53. LACAN, J. (1969-70) El Seminario, libro 17. El Reverso del Psicoanálisis. Buenos Aires, Paidós, 1992. LACAN, J. (1971) El Seminario, libro 18. De un discurso que no fuera del semblante. Buenos Aires, Paidós, 2009. LACAN, J. (1971-72a) El Seminario, libro 18b. El Saber del psicoanalista. Inédito. LACAN, J. (1971-71b) El Seminario, libro 19. … o peor. Inédito. LACAN, J. (1973-74) El Seminario, libro 21. Los no incautos yerran. Inédito. LACAN, J. (1974-75) El Seminario, libro 22. RSI. Inédito. LACAN, J. (1975-76) El Seminario, libro 23. El sinthome. Buenos Aires, Paidós, 2006.

RESUMEN Este proyecto busca profundizar el concepto de analista propuesto por Winnicott en tanto objeto de uso en el encuadre terapéutico. Si bien Winnicott se refirió al analista y su lugar dentro del análisis a lo largo de su obra, es en Reality and Playing donde aparece con mayor magnitud, pero sin embargo, no lo suficientemente sistematizado Palabras clave Análisis Objeto Uso Alteridad ABSTRACT THE OBJECT USE QUESTION ON WINNICOTT´S CLINICS: LECTURES AND APPROACHES This paper seeks to go deep into analyst concept proposes by Winnicott as objet of use on analytic setting. If well, Winnicott refers analyst and his place along his work, is in Realty and Playing were appears with bigger importance but, however, not quite systematize Key words Analysis Object Use Otherness

INTRODUCCIÓN: Desde el inicio el psicoanálisis ha considerado la importancia de delimitar la figura del analista en todo proceso analítico. La obra de Freud es prolífica y minuciosa en dicho aspecto. Discípulos de Freud han trabajado en desarrollos posteriores la misma senda: basta nombrar a Klein, Lacan, Abraham, para citar a algunos. Winnicott no ha sido la excepción. Si es posible establecer que el campo analítico se sostiene en su propia praxis, el lugar y el modo de aparición del analista en el proceso terapéutico resulta fundamental para dar cuenta del trabajo propio del análisis. Al respecto y, a partir de los postulados freudianos, se han propuesto diferentes maneras de conceptualizar y problematizar esta temática. En este sentido, el aporte de Winnicott resulta novedoso al entender que el analista debe ocupar el lugar del objeto de uso en ese “juego de a dos” que propone como análisis. Sin embargo, pese a esta invitación legitima, la obra de Winnicott presenta ciertas dificultades a la hora de profundizar y sistematizar dicho concepto. Una primera aproximación nos muestra que el estilo winnicoteano no se ha preocupado demasiado por darle rigurosidad a nociones o redes conceptuales. Él mismo refiere que su público se encuentra mas dirigido hacia padres, asistentes sociales, etc. que el analista mismo. La consecuencia de esta postura política se sostiene en el riesgo de banalización de conceptos fundamentales de la práctica analítica. En este sentido, si Winnicott procuró a lo largo de la obra proponer que lo que se hace en un análisis es el juego del paciente, en tanto experiencia creadora que vincula al vivir con existir y que la condición del análisis es el paciente sea capaz de usar al analista, resulta evidente la importancia de sortear el “estilo winnicotteano” dándole un giro al auditor privilegiado de este autor. En virtud de ello, puede considerarse ineludible la tarea de organizar esta noción de analista en tanto resulta fundamental a la hora de que los que comparten su propuesta puedan acceder a este concepto no siempre claro y accesible 1. EL ANÁLISIS COMO “JUEGO DE A DOS” Winnicott define el análisis como aquel ámbito que debe estar

53

ubicado en tiempo y espacios precisos para que el paciente pueda tener “la experiencia de sorprenderse a sí mismo”. Para ello es condición necesaria que se constituya como una superposición de espacios en donde dos juegan. La noción de juego en el análisis refiere tanto a la posibilidad de jugar con (el analista) como también a la capacidad de (término que para Winnicott tiene valor clínico) jugar del paciente. Para Winnicott el juego es un fin en sí mismo porque remite a la capacidad creadora que no se distingue entre ser niño o adulto. Esta característica le permite presentar al jugar como un universal, propio de la humanidad y al cual el análisis debe tomar como modelo. La razón de ello radica en que jugar es crear, lo que remite a la continuidad de la propia existencia: el hombre crea porque es. Asimismo, involucra una cuestión diferencial: por un lado, el jugar es terapéutico porque permite que el sujeto habite el mundo sin perder autenticidad. Y por el otro, es un indicador diagnóstico de aquellos pacientes que no están en condiciones de hacerlo: “Cuando el juego no es posible, la labor del terapeuta se orienta a llevar al paciente, de un estado en que no puede jugar a uno en el que le es posible hacerlo” (Winnicott, 2007:61). Esta frase no se refiere tanto a la dicotomía analista-objetivo, paciente-subjetivo; sino a que el jugar permite que el paciente advenga creador de lo que sucede allí. Cuando Winnicott insiste en que en el análisis se hace el juego del paciente, no se trata tanto del saber del analista, sino a que el paciente encuentre el espacio para experimentar su propia singularidad. Esta idea echa por tierra cualquier referencia a que el “yo-fuerte” del analista es el punto de apoyo para el “yo-débil” del paciente. Lo que debe surgir es lo nuevo del paciente en ese “espacio entre dos”. Es el jugar y no el juego lo importante. Por eso, el jugar no solo es desear o pensar, sino también hacer. Así, el análisis es un acto en donde dos juegan. 2. EL ANALISTA COMO OBJETO DE USO Winnicott afirma que la eficacia de la clínica depende de que los pacientes sean capaces de usar al analista. Aquí el acento está en el uso que el paciente le da tanto a la figura del analista como el análisis mismo. Se trata de que el paciente despliegue su subjetividad sin temor a los efectos que pueda causar su destructividad. Esto es pasar de los fenómenos subjetivos a los compartidos junto con otros. O, lo que es lo mismo, de la relación al uso de objeto. El analista al sobrevivir pone en juego algo de su propia singularidad: la permanencia a lo largo del tratamiento. Aquí se ubica como un otro objeto y por lo tanto, puede jugar al juego del paciente en la medida en que no es una simple extensión de aquel. La transferencia resulta válida ya que el analista se presta como objeto para su instalación. Es decir, al estar por fuera de los fenómenos subjetivos puede tornarse significativo. Esta es la idea de que el análisis es un juego de a dos. Aquí resulta fundamental la decisión del analista para ser usado. Por lo pronto, un análisis resulta viable cuando el analista se presta a las particularidades del paciente, cuando no fuerza al paciente a que se adapte a las particularidades del analista. Sobrevivir a la destructividad es una puesta a prueba que debe resolver. En este punto no se trata tanto de acertadas interpretaciones, sino de otorgar al paciente la experiencia de la otredad en la destrucción potencial. Esto es, que el analista no fallece en la agresividad que le es dirigida. No se trata del “silencio” como sinónimo de indiferencia. Por el contrario, la agresividad se aloja y se escenifica: el analista sobrevive sin necesidad de interpretar. Una interpretación en este momento daría cuenta de una reacción por parte del analista: dar sentido a algo que por definición resulta difuso. Es mas una experiencia sobre el ser, que un acontecer del inconsciente. Que el analista sobreviva implica que él está allí en presencia para el juego del análisis porque su existencia y permanencia no dependen únicamente de los avatares de la agresividad. Y por ello mismo, es usable. Existiría entonces, una particularidad de la clínica que involucra al rol del analista y al riesgo que el paciente toma sobre él. Ello remite a las experiencias tempranas en donde el ambiente facilitador habilitó esa vivencia de destructividad. Aquí Winnicott toma como modelo a la madre medio ambiente que da sostén a la experiencia como a la madre-objeto que sobrevive a ella. Nuevamente, no se

trata de dos madres, por decirlo así, sino de funciones especificas de cuidado y manipulación en el proceso de desarrollo. Ahora bien, así como la madre está allí para ese hijo, del mismo modo el analista es usable para ese paciente. Esta idea sugiere dos sentidos: por un lado, una pretensión de universalidad en la clínica winnicotteana en cuanto a la posición del analista como objeto de uso y, por el otro, la singularidad de cada caso. En el primer sentido Winnicott señala la importancia radical que tiene el uso en el fin de análisis. Sin esta posibilidad el analista se transforma en un objeto a proteger. Esto llevaría a que el análisis sea interminable en la medida en que no hay ninguna experiencia de otredad que posibilite un “mas de uno”. Winnicott postula como un indicador del fin de análisis que el paciente pueda estar a solas en presencia del analista. Esto sugiere la imagen de dos en un mismo espacio, en posiciones y presencias distintas. En el segundo sentido se establecen diferencias cualitativas de usabilidad. Por decirlo de esta manera, el analista opera como objeto de uso de acuerdo a las particularidades del caso. No es lo mismo la experiencia de uso en la neurosis que la experiencia de uso en la patología border. Ambos implican maniobras específicas de presencia, de sostén y de usabilidad. No hay que perder de vista que el objetivo del análisis es la posibilidad de sentirse “vivo, verdadero y real”. Lo que acontece en un tratamiento, entonces, está supeditado a ese propósito. 3. CONCLUSIONES Hemos presentado a lo largo del trabajo un recorrido sobre el análisis que propone Winnicott haciendo hincapié en dos pilares: en el jugar (playing) y en el objeto de uso. Esta elección se justifica del siguiente modo: si el objeto de uso da cuenta de la posición del analista, se sigue que a) el análisis sea un espacio de juego, b) que el analista se preste para ser usado y c) que el analizante esté dispuesto a jugar ese juego. Estas características señalan que el análisis se sostiene en la medida que haya dos, aunque no del mismo modo. Aquí aparece un aporte original de Winnicott: no deja por fuera del análisis la decisión ética del profesional y afirma la necesidad de que el analista se encuentre allí donde se lo espera.

BIBLIOGRAFIA BAREIRO, J. y BERTORELLO, A (2009) ““Heidegger y Winnicott: la patología de la impropiedad o la máscara del falso self” en Anuario de Investigaciones, Vol. XVI, Tomo II, pp. 255-263 BOUHSIRA, J. y DURIEUX, M.C. (2005) Winnicott insólito, Buenos Aires, Nueva Visión DAVIS y WALLBRIDGE (1988) Límite y espacio, Buenos Aires, Amorrortu Editores NEMIROVSKY, (2007) Winnicott y Kohut: implicaciones clínicas. Buenos Aires, Grama LEVIN DE SAID, A. (2004) El sostén del ser: las contribuciones de Winnicott y Aulagnier, Buenos Aires, Paidos RODULFO, R: (2009) Trabajos de la lectura, lecturas de la violencia. Paidos, Buenos Aires WINNICOTT, D.W: (2007ª) Realidad y juego, Buenos Aires, Gedisa WINNICOTT, D.W: (2007b) Los procesos de maduración y el ambiente facilitador, Buenos Aires Paidos WINNICOTT, D.W: (2006) El hogar, nuestro punto de partida, Buenos Aires, Paidos WINNICOTT, D.W: (1993) Exploraciones psicoanalíticas I, Barcelona, Paidos

54

EL ESPACIO DE TRANSICIÓN COMO UN MECANISMO DE FRONTERA. LO EXTRAÑO Y LO PROPIO EN HEIDEGGER Y WINNICOTT
Bareiro, Julieta; Bertorello, Adrián Mario UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El presente trabajo expone la relación que Heidegger y Winnicott establecen entre dos espacios, el mundo y la cosa (Das Ding) en Heidegger; y lo propio y lo distinto de mí en Winnicott. Se ilustrará este problema recurriendo al concepto de lo alosemiótico que Y. Lotman introduce para indicar el espacio que está por fuera de la semiosis y que, para ingresar en el campo de la significación, debe pasar por un traductor filtro bilingüe. Es decir, lo propio y lo ajeno, el mundo y la cosa no se tocan directamente. Necesitan de una tercera zona de la experiencia que oficie de traductor filtro. A ello se denomina mecanismo de frontera. Palabras clave Mundo Transicionalidad Sentido Sinsentido ABSTRACT TRANSITIONAL SPACE AS BOUND FRONTIER. THE STRANGE AND THE SAME ON HEIDEGGER AND WINNICOTT This paper exposes relationship between Heidegger and Winnicott down two spaces, the world and the thing (Das Ding) on Heidegger and me and not-me on Winnicott. Illustrate this problem using the concept of alosemiotics than Y. Lotman introduced to indicate the space that is outside of semiotics and to enter the field of meaning, must pass through a filter bilingual translator. That is, self and others, the world and the thing not touch each other directly. They need a third area of experience acting as a translator filter. This is called bound mechanism. Key words Transitionality World Meaning Meaningless

El siguiente trabajo es una continuación de distintas publicaciones que comenzaron hace tres años. Todas ellas giran en torno a un diálogo entre psicoanálisis y hermenéutica. Más precisamente a un estudio comparado del psicoanálisis de Winnicott y la fenomenología hermenéutica de Heidegger. En el marco del presente Congreso nos abocaremos a un problema que venimos investigando desde el año pasado, a saber, a la relación que Heidegger y Winnicott establecen entre dos espacios, el mundo y la cosa (Das Ding) en Heidegger; y lo propio y lo distinto de mí en Winnicott. Intentaremos ilustrar este problema recurriendo al concepto de lo alosemiótico que Y. Lotman introduce para indicar el espacio que está por fuera de la semiosis y que, para ingresar en el campo de la significación, debe pasar por un traductor filtro bilingüe. Dicho de otra manera: lo propio y lo ajeno, el mundo y la cosa no se tocan directamente. Necesitan de una tercera zona de la experiencia que oficie de traductor filtro. A ello denominamos mecanismo de frontera. 1. EL MECANISMO DE FRONTERA EN LA HERMENÉUTICA FENOMENOLÓGICA DE HEIDEGGER Existen diversas maneras de abordar el problema semiótico de la frontera en Heidegger. Una de ellas es apelar al concepto de diferencia. En el marco de la fenomenología del mundo esta noción aparece como diferencia ontológica. Los enunciados que la expresan son negativos: el mundo no son los entes; el ser no es el ente; el mundo no es la cosa (Das Ding) (Stumpe, 2002: 34). Hei-

degger se sitúa en la frontera que divide el sentido del sinsentido. La diferencia ontológica da cuenta precisamente de los efectos de contacto entre los dos espacios. En la filosofía de Sein und Zeit la posición de Heidegger es muy clara respecto del origen del sentido. Sólo dentro del espacio del mundo surge la significación; es decir, sólo el Dasein tiene sentido. Todo aquello que no es el Dasein (los entes artificiales y naturales) no sólo carece del mismo sino que son un contrasentido (Heidegger, 1986: 151-152). Estos entes pueden ser caracterizados como lo alosemiótico. La diferencia entre el espacio del mundo y de lo alosemiótico no es, por decirlo así, pacífica. Lo alosemiótico embiste, choca contra el mundo. Y como efecto de esa colisión se produce una desestructuración de la red significativa del mundo. Al entrar en contacto los dos espacios, se produce un conflicto fronterizo a raíz de la diferencia esencial entre un ámbito discreto, reticulado semánticamente (el mundo, el ser), y un espacio continuo y carente absolutamente de sentido (la cosa, el ente). Para que lo alosemiótico pueda ingresar al mundo y de este modo pueda adquirir sentido, tiene que pasar por una mediación, por un traductor-filtro que, por decirlo así, hable al mismo tiempo el lenguaje del mundo y el de de la cosa; que tenga algo de lo alosemiótico y algo del espacio del sentido. El traductor-filtro, también puede ser interpretado como espacio transicional. Es interesante notar que la traducción alemana del concepto winnicottiano de “transitional space” es “Übergangsraum”, algo así como un espacio intermedio que permite el pasaje (Übergang) de un ámbito a otro. La lógica de la diferencia entre el mundo y la cosa requiere de un espacio transicional que de alguna manera habilite un recorrido del sinsentido al sentido. En Sein und Zeit ese espacio lo ocupa un determinado tipo de ente: el útil (Zeug). El útil es el resultado de una determinada actividad humana que Aristóteles llamaba téchne. Como producto del obrar humano, el artefacto posee una intencionalidad, una finalidad. Descubrir esa finalidad es, en el vocabulario de Sein und Zeit, situar el útil en el contexto de una determinada conducta intencional del Dasein (Worumwillen). Porque el Dasein, al usar el útil, comprende la finalidad del mismo, se puede decir que el artefacto posee una transparencia, un sentido que depende necesariamente de su referencia a la acción humana. Al usar el útil, el Dasein comprende explícitamente su sentido, su intención. Por ello se puede decir que el artefacto habla el lenguaje del mundo, a saber, porque es portador de una intención humana. Pero, para que funcione como un espacio transicional es necesario que también hable el lenguaje de la cosa, es decir, que sea portador de una dimensión alosemiótica. Más arriba afirmamos que el espacio alosemiótico estaba constituido por los artefactos y los entes naturales. Esta afirmación tiene que ser ahora precisada. Los útiles no pertenecen al plano del sinsentido. Como vimos recién, son portadores de una intención pragmática. Su lugar está en el espacio transicional. Funcionan como traductores. El dominio alosemiótico en Sein und Zeit corresponde a los entes naturales ya que carecen de cualquier intencionalidad. Sin embargo, la naturaleza ingresa al mundo por medio de los artefactos. Los materiales con los que se fabrican los útiles dan cuenta de la dimensión alosemiótica de los artefactos. La naturaleza asume el modo de ser del útil. 2. EL MECANISMO DE FRONTERA EN EL PSICOANÁLISIS DE WINNICOTT Si bien Winnicott nunca se ocupó de tematizar el concepto de mundo, sentido y sinsentido; nociones más cercanas a la filosofía, nos resulta plausible para nuestra lectura notar cierta intuición nunca del todo explicitada en el corpus de este autor. En efecto, cuando tiene que elaborar una clínica observa que la relación del sujeto con el entorno obedece a una serie de procesos tales como la creación del objeto subjetivo, la aceptación del objeto percibido objetivamente y a la destrucción como supervivencia y exterioridad del objeto; términos que remiten a la posición del hombre en el mundo y a los modos de relacionarse en él. La relación con las primeras posesiones se realiza en una zona intermedia entre la realidad psíquica interna y la realidad exterior compartida, zona que se encuentra entre el yo y el no-yo y que articula presencia y ausencia de la madre. Este área se denomina

55

espacio transicional. A partir de allí Winnicott designa a los objetos como transicionales y a toda la experiencia que se despliega en ese espacio como fenómeno transicional (Winnicott, 2007ª: 18). Esta tercera zona de la experiencia construye un puente entre la distinción entre yo y no yo, lo propio y lo ajeno, lo subjetivo y la alteridad. La noción de “entre” no alude a cuestiones físicasespaciales. Por el contrario, designa modos de experiencia y de relación (Bareiro y Bertorello: 2009). Por medio de este área el mundo interior y exterior se superponen, de suerte que emerge un objeto inédito que mantiene la creatividad del infante y, sin embargo, es reconocido como entidad en sí misma (no-yo). La ilusión de la omnipotencia se preserva en cierta medida, y la afrenta de la realidad externa puede ser soportada. Aquí podría equipararse a un modo de ser en el mundo que, si bien basado en la ilusión, empero no supone hacer traición al propio-ser por acatamiento o imitación (Davis y Wallbridge, 1988: 53). La experiencia cultural entendida bajo estos términos de lo transicional[1] nos permite comprender un nuevo modo de relación con el mundo: el de la experiencia compartida. El concierto de música, la religión o la obra de arte no son de nuestra autoría, pertenecen a la tradición cultural, la historia, o la producción de otros. Sin embargo, pese a esa exterioridad, podemos experimentarlas como pertenecientes a nuestra subjetividad. Algo de nosotros aparece en ellas. O, para decirlo de otra manera, pueden ser vividas como si fuesen nuestras. Este uno de los sentidos de la paradoja winnicotteana: la obra es un en sí del que, sin embargo, tiene que ver con la experiencia del propio vivir, es de acuerdo al autor “ambas cosas” (Winnicott, 1993: 247). El carácter transicional de la cultura se presenta como un mecanismo de frontera: dos espacios que por medio de su diferencia producen sentido. O, para decirlo de otra forma, el pasaje de lo alosemiótico (lo ajeno) a lo semiótico (lo propio) que construyen una nueva experiencia de sentido allí donde confluyen. Justamente, lo transicional remite a esta figura que se encuentra en el límite entre lo propio y lo ajeno. La idea de que la experiencia cultural opere como un traductor filtro nos permite corroborar el carácter poroso de lo propiamente mío y lo distinto de mí: ambos mundos pueden formar parte de otro de mayor sutileza. Lo transicional es lo que permite articular un nuevo sentido creador en medio de un mundo habitado junto con otros. 3. CONSIDERACIONES FINALES Como conclusión querríamos destacar que este trabajo puede ser considerado también como una ejemplificación del mecanismo semiótico de la frontera. Heidegger y Winnicott pertenecen a espacios semánticos extraños, a tradiciones de pensamiento que se miran con desconfianza y que, desde el interior de ellas mismas, se juzgan mutuamente como lo alosemiótico. Acercar, cruzar la frontera disciplinaria significó, en primer lugar, adoptar un traductor filtro, un mecanismo de negociación semiótica, que permitiera ver lo ajeno y lo propio de cada uno de estos universos. La misma teoría que tematizó las nociones de semiosfera, alosemiótico y traductor filtro operó en nuestro discurso como un mecanismo de frontera que acercó y transformó a cada uno de nuestros pensadores. La primera transformación es la propuesta de considerar que ciertas nociones fundamentales del psicoanálisis de Winnicott pueden interpretase a la luz de un planteamiento trascendental. La letra de los textos de Winnicott no dicen nada al respecto, pero muchos de los fenómenos que asoman en la clínica son los mismos que la fenomenología hermenéutica de Heidegger planteo desde una tradición trascendental. La segunda transformación es la conceptualización del correlato objetivo del mundo (léase, del trato con útiles y con obras de artes) como un espacio transicional, es decir, como un dominio que habilita el pasaje de lo extraño a lo propio. Sin embargo, hay algo que permanece idéntico en el mecanismo de frontera, a saber, que la fenomenología hermenéutica y el psicoanálisis piensan el sentido en términos de frontera, de diferencia, de alteridad.

NOTA [1] “He usado la expresión experiencia cultural como una ampliación de la idea de los fenómenos transicionales (…) Por cierto que el acento recae en la experiencia” (Winnicott, 2007ª:133) BIBLIOGRAFIA BAREIRO, J. y BERTORELLO, A (2009) ““Heidegger y Winnicott: la patología de la impropiedad o la máscara del falso self” en Anuario de Investigaciones, Vol. XVI, Tomo II, pp. 255-263. BERTORELLO, A. (2008) “Texto, acción y sentido en la fenomenología del mundo de M. Heideg-ger”, Revista de Filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, (Vol. 33, Nº 2, pp. 111-130. BERTORELLO, A. (2005) Semiosfera y Mundo: ensayo sobre un posible diálogo entre Lotman y Heidegger, en la Revista LSD: Lenguaje, Sujeto y Discurso (soporte electrónico website: www.lsdrevista.net), Nº 1, Buenos Aires, pp. 15-19 DAVIS y WALLBRIDGE (1988) Límite y espacio, Buenos Aires, Amorrortu Editores HEIDEGGER, M. (1986) Sein und Zeit, Tübingen, Max Niemeyer. HEIDEGGER, M. (1995) Logik. Die Frage nach der Wahrheit, Frankfurt am Main, Vittorio Klos-termann. LOTMAN, I. (1996) La semiósfera I, Valencia, Cátedra. LOTMAN, I. (1998) La semiósfera II, Valencia ,Cátedra. LOTMAN, I. (2000) La semiósfera III, Valencia, Cátedra. STUMPE, M. (2002) Geviert, Gestell, Geflecht. Die logische Struktur des Gedankens in Martin Heideggers späten Texten, Norderstedt, Books on Demand GmbH WINNICOTT, D.W. (2007a) Realidad y juego, Buenos Aires, Gedisa WINNICOTT, D.W. (2007b) Los procesos de maduración y el ambiente facilitador, Buenos Aires, Paidós. WINNICOTT, D.W. (2006) La familia y el desarrollo del individuo, Buenos Aires, Ediciones Hormé WINNICOTT, D.W. (1993) Exploraciones psicoanalíticas I, Barcelona, Paidos

56

EL LUGAR DEL INDICADOR EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA. LECTURA DEL INDICADOR EN LA INVESTIGACIÓN FREUDIANA.
Barreiro Aguirre, Cynthia; Wood, Lucía Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

nálisis, nos muestra en sus escritos cómo ha afrontado esos momentos. En este trabajo nos interesa centrar nuestro análisis en el lugar del indicador en la investigación científica, particularmente, el uso y la función del mismo en los distintos momentos de la construcción freudiana de la teoría psicoanalítica. EL INDICADOR EN LA INVESTIGACIÓN CIENTÍFICA Entendemos a partir de la propuesta de Samaja (1993:160) al indicador como un elemento estructural, considerado como clave, en la construcción del sistema de matrices de datos. Ahora bien, ¿cuál es la función que cumple este elemento de la matriz de datos en la construcción del conocimiento científico para definirlo como estructural? El indicador, es el elemento a partir del cual se produce la génesis del dato, se visibiliza la praxis que acompaña la construcción del dato. El indicador tiene una característica fundamental, en él puede vislumbrarse en forma clara la síntesis entre teoría y empiria, articulación eje del conocimiento científico, ubicándolo de esta manera en la dimensión práxica del conocimiento.[ii] Pero la pregunta resuena, ¿cómo se da esta síntesis? El indicador es aquel procedimiento que se aplica a una dimensión observable, relevante de una variable, para establecer qué valor corresponde a una unidad de análisis (Samaja 1993:159); en otras palabras, es el elemento que permite, en tanto operación, identificar el estado o forma que toma un atributo que interesa saber, del objeto que se está analizando. En la elección de los indicadores se da un doble movimiento entre la teoría y la observación, por un lado se ponen en juego aquellos conceptos, supuestos teóricos, que porta el investigador desde donde lee la experiencia, y por el otro se deciden las estrategias, las intervenciones que el investigador entrevé útiles y sensibles para hacer hablar a la experiencia. En el siguiente recorte de Lo Inconsciente (1915) Freud nos permite ilustrar la estructura del dato, poniendo en relieve el lugar del indicador: “Dentro de una exposición positiva enunciamos ahora, como resultado del psicoanálisis: un acto psíquico (unidad de análisis) en general atraviesa por dos fases de estado (variable), entre las cuales opera como selector una suerte de examen (censura) (indicador). En la primera fase él es inconsciente y pertenece al sistema Icc (valor de la variable); sí a raíz del examen es rechazado por la censura (valor del indicador), se le deniega el paso a la segunda fase; entonces se llama «reprimido» y tiene que permanecer inconsciente. Pero si sale airoso de este examen (valor del indicador) entra en la segunda fase y pasa a pertenecer al segundo sistema, que llamaremos el sistema Cc (valor de la variable). Empero, su relación con la conciencia no es determinada todavía unívocamente por esta pertenencia. No es aún conciente, sino susceptible de conciencia (valor de la variable) (según la expresión de J. Breuer) vale decir, ahora puede ser objeto de ella sin una particular resistencia toda vez que se reúnan ciertas condiciones.”[iii] (Freud, 1989:169) Recapitulemos entonces a partir de lo delimitado en este párrafo. Freud toma aquí como su objeto de estudio, como unidad de análisis, el acto psíquico, del cual le interesa destacar las fases de estado por las que este puede atravesar, distinguiendo dos posibles valores para esta variable: una primera fase donde el acto psíquico pertenece al sistema inconsciente, como inconsciente y “reprimido”; y una segunda fase donde encontramos al acto psíquico en el sistema Cc como susceptible de conciencia. Ahora bien, y aquí es donde nos interesa detenernos ya que implica la puesta en juego del indicador, ¿cuál es el criterio que tiene en cuenta Freud para distinguir e identificar estas dos fases, y sus respectivos valores?; el mismo autor nos los aclara: “…entre las fases de estado opera como selector una suerte de examen (censura)…” (Freud 1915:169)[iv], a partir del cual el acto psíquico puede ser rechazado o bien salir airoso, determinando esto su ubicación ya sea en el sistema Icc o en el Cc. Este indicador nos permite de esta manera dar cuenta de la construcción de las hipótesis tópica y dinámica de los procesos anímicos; sosteniéndose su validez por referencia a las construcciones teóricas previas en Freud y su posibilidad de ser extraído desde la clínica. Vemos así que los datos no son entidades externas, aprehensibles, sino producto de la praxis del hombre (Samaja inédito).

RESUMEN Este trabajo se enmarca en el Proyecto UBACyT P053 “Lectura metodológica de textos de Freud y Lacan”; aquí nos proponemos mostrar a partir del análisis de algunos textos de Freud, el uso y la función del indicador como elemento estructural del dato, en los distintos momentos de la elaboración y construcción freudiana de la teoría psicoanalítica. Utilizamos para tal fin el operador lógico Sistema de matrices de datos (Samaja, 1993), bajo el presupuesto de considerar que nos posibilita visualizar en lenguaje metodológico el entramado lógico de las formas del recorte del objeto de estudio. Se concluye en ubicar a Freud en tres momentos diferentes, según su posición en relación con el objeto de estudio, investigador, lector y analista, identificando en ellos el lugar del indicador. Palabras clave Indicador Conceptos Investigación Psicoanálisis ABSTRACT THE PLACE OF THE INDICATOR IN THE SCIENTIFIC INVESTIGATION. READING OF THE INDICATOR IN THE FREUDIAN INVESTIGATION. This work is framed into the Project P053 UBACyT.”Methodological lecture of Freud and Lacan’s texts” We propose to show based on the analysis of some freudian texts the use and the function of the indicator, structural element of the data information, in the different moments of the production and Freudian construction of the psychoanalytic theory. We use for such an end the active logical System of Data Matrix (Samaja, 1993), under the budget of thinking that it makes us possible to visualize in methodological language the logical studding of the forms of the cut of the object of study. We conclude to place Freud in three different moments, as an investigator, reader and analyst, according to his position in relation in order to study, identifying in them the place of the indicator. Key words Indicator Concepts Research Psychoanalysis

INTRODUCCIÓN Este artículo se inscribe en el marco de la investigación PSI 053 “Lectura metodológica de textos de Freud y Lacan”, en la cual nuestra propuesta es realizar una lectura metodológica de textos de estos autores para poder inferir allí las formas de modelización del objeto de investigación y una posible operacionalización de los conceptos psicoanalíticos. Para ello nos hemos servido del concepto acuñado por Samaja (1993:163) de sistema de matrices de datos caracterizado como el proceso de explicitar la semántica que está presupuesta en un texto científico, definido como un operador lógico, vacío, bajo el supuesto de considerar que nos permite reconstruir las formas del recorte del objeto de estudio, visualizando en lenguaje metodológico el entramado lógico de la construcción del concepto Como resultado de una investigación anterior, Lógicas de la investigación en psicoanálisis[i], pudimos situar cómo la explicitación de la operacionalización de los conceptos se presentaba como uno de los momentos de la investigación de mayor obstáculo, difícil de sortear. Desde ahí es que nos interrogamos por las maneras en que Freud, inventor del psicoa-

57

En el discurso científico el dato toma una denominación particular, matriz de datos, que se transforma en sistema de matrices de datos en tanto se intenta plasmar en esta estructura caracterizada por la relación parte-todo-contexto, la complejidad propia de todo objeto de estudio, y el indicador ubicado en la función de los movimientos entre las distintas matrices de datos en juego[v]. EL USO DE INDICADORES EN PSICOANÁLISIS Retomando lo expuesto en un artículo anterior[vi], sabemos que la experiencia analítica, por su propia condición, en tanto experiencia del inconsciente, plantea dificultades propias a la hora de pasar a su conceptualización y formalización, ya que pareciera ser una experiencia inefable, inaprensible. Pero es necesario decir, que a la experiencia siempre accedemos desde cierta pre comprensión que la modeliza, (Ladriere 1977:4041) y la define como campo a partir de teorías y conceptos que son ya productos de investigaciones, y a su vez se hace indispensable leer lo nuevo que ocurre allí para transmitir los descubrimientos, y comunicarlos de manera lógicamente rigurosa a la comunidad disciplinaria. A partir del trabajo realizado en este tiempo en el marco de nuestra investigación, sobre los textos freudianos, pudimos advertir la necesidad de diferenciar dos sistemas de matrices de datos: por una parte, el sistema de matrices al que llamaremos “explícito”, el que se puede extraer del texto en sí, a partir de la exposición de los resultados de la investigación realizada por el mismo autor; y por otra parte, para desandar el camino de construcción de los conceptos, nos vimos en la necesidad de suponer un sistema de matrices previo a la explicitación escrita de la teoría, a este segundo sistema lo llamaremos “presupuesto”, es aquel que podemos suponer el autor tuvo que armar en el desarrollo mismo de la investigación, y así nos los hace saber, en el momento de precisar los criterios a tener en cuenta para poder “leer” la casuística, lugar al que se remite para justificar sus resultados (Freud 1940: 143). Freud lo explicita en su texto La Represión: “El mecanismo de la represión sólo nos es asequible cuando podemos inferirlo retrospectivamente desde los resultados de ella” (1915:148). Siguiendo la advertencia de Lacan cuando nos dice: “Sin embargo es indispensable que el analista sea al menos dos. El analista para tener efectos y el analista que, a esos efectos, los teoriza.” (Lacan, inédito), ubicamos en Freud, al menos tres momentos diferentes, lugares diferenciados según sea su relación con el objeto de estudio: uno lo ubicamos en el escrito mismo -tercer tiempo lógico de la posición de Freud-, lo reconocemos en tanto investigador, Es un Freud orientado a la producción de conocimiento científico, de teorías nuevas, nos expone la teoría ya formada,[vii] donde el uso del indicador aquí, es claramente el elemento del dato científico que nos permite distinguir la articulación práctica, clínica en este caso, de la teoría; un ejemplo de este momento es el señalado anteriormente respecto del párrafo extraído de Lo inconsciente.(1915). Un segundo Freud como lector de sus casos clínicos, en el intento de extraer los elementos indicadores que le permitan interpretar teóricamente la clínica, con el objetivo de validarla, en el marco de una práctica, el mismo Freud hace referencia a esto en su escrito sobre el Caso Dora “Con este historial clínico me importaba especialmente mostrar la determinación de los síntomas y la estructura interna de la neurosis” (1988: 937), donde el caso funciona aquí al modo de ilustración de la teoría. Otro ejemplo se puede ubicar en Pegan a un niño, “Entre los seis casos (unidades de análisis) sobre cuyo estudio en profundidad se basa esta breve comunicación…tenemos derecho a conformarnos con explicar lo que existe y a eludir, en general, la averiguación de por qué algo no se produce.” “la aplicación consecuente de este último (el análisis) enseña que las fantasías de paliza (variable) tienen una historia evolutiva nada simple, en cuyo transcurso su mayor parte cambia más de una vez; su vínculo con la persona fantaseadora, su objeto, contenido y significado (dimensiones del indicador):”.. “estoy seguro de haber captado un suceso típico y de frecuencia no rara” (1917: 180-182) Y un primer Freud analista, ubicado en la singularidad del trabajo

psicoanalítico, donde el uso de los indicadores está en relación con la puesta en acto de la teoría en la dirección de la cura, la valoración de los mismos no es sino aprês coup, sólo por sus efectos. Dado que la identificación de la estructura del dato, esto es, donde a partir de la clínica puede leerse la teoría, se da en un segundo tiempo, en tanto coherentes con la regla psicoanalítica se le exige al analista, mantenerse alejado de todo intento de selección. Freud señala en sus Consejos al médico en el tratamiento psicoanalítico: “No debemos olvidar que en la mayoría de los análisis oímos del enfermo cosas cuya significación sólo a posteriori descubrimos” (1988: 1654). Un lúcido ejemplo del uso del indicador en la experiencia de análisis mismo lo leemos en Construcciones en análisis “Sabemos que sus síntomas e inhibiciones presentes son las consecuencias de esas representaciones, vale decir, el sustituto de lo olvidado. (Concepto teórico) ¿Qué clase de material nos ofrece, aprovechando los cuales podemos conducirlo al camino por el que ha de reconquistar los recuerdos perdidos? Son de muy diversa índole: jirones de esos recuerdos en sueños…; ocurrencias que él produce cuando se entrega a “la asociación libre”…; indicios de repeticiones de los afectos pertenecientes a lo reprimido… (Dimensiones observables del concepto)… El analista… tiene que colegir lo olvidado desde los indicios que esto ha dejado tras sí; tiene que construirlo (procedimiento).” (1937:260) Freud avanza en la delimitación de los elementos de la experiencia analítica a partir de los cuales se podría inferir la eficacia o no (valores) de la construcción hecha por el analista (variable). “es correcto que no aceptemos como de pleno valor un “No” del analizado, pero tampoco otorgamos validez a su “Si”. (264) Apela a las corroboraciones indirectas, a estas las define como “plenamente confiables” (265), ellas son “el giro que uno oye... ‘No me parece’ o ‘Nunca se me ha pasado’… Sin vacilar se puede traducir así esta exteriorización:’“Sí en este golpe acertó usted con lo inconsciente.’; “…el analizado responda con una asociación que incluya algo semejante o análogo al contenido de la construcción”.(265) Concluye diciendo que: “Solo la continuación del análisis puede decidir si nuestra construcción es correcta o inviable. Y a cada construcción la consideramos apenas una conjetura, que aguarda ser examinada, confirmada o desestimada”. (266 Podemos suponer un uso diferente del indicador en la experiencia analítica, aquí la identificación en el relato del paciente, de ciertos elementos orientadores -en tanto producto de construcciones teóricas previas-, será lo que le permita maniobrar al analista; aquí el indicador es supuesto, y no termina de ser tal sino en un segundo momento, cuando lo reconocemos como tal por los efectos y manifestaciones posteriores del paciente. NOTAS FINALES A la luz del recorrido realizado nos vimos en la necesidad de diferenciar los distintos usos de los indicadores dependiendo de dónde se esté ubicado; como analista produciendo efectos, o teorizando esos efectos, y aquí de dos maneras distintas, según a lo que se apunte, si a leer teóricamente la clínica, o si se ubica como objetivo la producción de conocimiento científico. Siendo interesante destacar que el indicador como elemento estructural del sistema de matrices de datos, en el contexto de la producción científica en Freud, no es sin los dos tiempos lógicos anteriores, como momentos de su historia formativa (Ynoub, inédito). Es a partir de esto que consideramos que reflexionar sobre la función y el uso de los indicadores en la construcción del psicoanálisis, permite poner en relieve los movimientos que se realizan necesariamente al momento de leer y conceptualizar la experiencia analítica, permitiéndonos ubicar tanto los modelos teóricos con los que se opera, las manifestaciones que son observadas, como los procedimientos, las operaciones elegidas para tal fin, posibilitándonos echar luz sobre las mediaciones que implica la aprehensión de la experiencia analítica, sabiendo que siempre algo quedará sin apresar.

58

NOTAS [i] “Lógicas de la investigación en psicoanálisis”, UBACyT PSI 081, directora Azaretto Clara, co-directora Ros Cecilia. [ii] V. Murillo M. (2009) cita a J. Samaja respecto de las dimensiones del conocimiento en Teoría, observación y praxis en las investigaciones psicoanaíticas. Publicado en Memorias de las XVI Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. [iii] los subrayados y negritas son nuestros. [iv] la cursiva es nuestra [v] Para mayor desarrollo del concepto de sistema de matrices de datos, remitirse a: Samaja, J. (1993) Epistemología y metodología. Elementos para una teoría de la investigación científica; Parte III, Buenos Aires. Editorial Eudeba. [vi] V. Azaretto Clara, Ros Cecilia, Barreiro Aguirre Cynthia, Crespo Beatriz, Denari Agustina, Nicosia Amanda; (2008); Investigación en Psicoanálisis: Lógica del descubrimiento, lógica de la validación; UBACyT P081; publicado en Memorias de las XV Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. [vii]J. Samaja (2004) propone diferenciar estados del conocimiento: uno en formación y el otro conocimiento ya formado. BIBLIOGRAFIA AZARETTO C., ROS C., BARREIRO AGUIRRE C., CRESPO B., DENARI A., NICOSIA A.; (2008); Investigación en Psicoanálisis: Lógica del descubrimiento, lógica de la validación; UBACyT P081; publicado en Memorias de las XV Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. FREUD, S. Análisis fragmentario de una histeria (“caso Dora”); Volumen 5, Obras Completas; Ed. Hyspamerica; Buenos Aires. (1988), FREUD, S. Consejos al médico en el tratamiento psicoanalítico Volumen 8 Obras Completas; Ed. Hyspamerica; Buenos Aires. (1988), FREUD, S. Duelo y melancolía (1915-1917- ), Obras Completas Tomo XIV, Amorrortu Editores. Buenos Aires, 1997. FREUD, S. Lo Inconsciente (1915) Obras Completas Tomo XIV Amorrotu Editores Buenos Aires, 1991. FREUD, S. La represión (1915) Obras Completas Tomo XIV Amorrotu Editores Buenos Aires, 1991. FREUD, S. Construcciones en psicoanálisis (1937) Obras Completas Tomo XXIII Amorrotu Editores. Buenos Aires, 1991. FREUD, S. Esquema del psicoanálisis (1940) Obras Completas Tomo XXIII Amorrotu Editores. Buenos Aires, 1991. LACAN J., Seminario R.S.I. (inédito) clase del 10/12/74. LADRIERE J. El reto de la racionalidad. (1977)Editorial Sígueme y UNESCO. Salamanca. MURILLO M. (2009) Teoría, observación y praxis en las investigaciones psicoanaíticas. Publicado en Memorias de las XVI Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. NICOSIA A., WOOD L. (2009), El proceso de construcción del conocimiento en Freud, el ejemplo de “Duelo y melancolía”, publicado en Memorias de las XVI Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. SAMAJA, J. Epistemología y metodología. Elementos para una teoría de la investigación científica; (1993) Editorial Eudeba; Buenos Aires. SAMAJA, J. Semiótica de la ciencia; s/d, inédito. SAMAJA, J. Semiótica y dialéctica; (2000), Editorial JVE; Buenos Aires. SAMAJA, J. Proceso, diseño y proyecto (2004) Editorial JVE; Buenos Aires. YNOUB, R.; “Estructura y dinámica de los datos científicos”, inédito.

EL CUERPO Y LA ANGUSTIA EN LA PERSPECTIVA DEL PSICOANÁLISIS
Benjamín, Alicia Universidad de Buenos Aires

RESUMEN En este trabajo intento por un lado, precisar el modo de conceptualizar el cuerpo para el psicoanálisis, porque dicha concepción puede habilitar o no el abordaje psicoanalítico de un amplio espectro clínico, dentro del cual las compulsiones encuentran su lugar. Por otra parte, considero que hay una estrecha relación entre el modo de pensar al cuerpo y el de hacerlo con los afectos en general y la angustia en particular, si bien muchas veces el modo en que se opera clínicamente con el campo de los afectos nos advierte que es el organismo, y no el cuerpo pulsional, la hipótesis subyacente y no confesada. Planteo que la angustia sólo puede ser leída como señal del deseo y por ende, brújula en la clínica, si el referente es dicho cuerpo pulsional. Palabras clave Angustia Cuerpo Organismo Pulsión ABSTRACT THE BODY AND THE ANGUISH IN THE PSYCHOANALYTICAL PERSPECTIVE This paper is an attempt to, on one hand, precise how to conceptualize the body for psychoanalysis, because that conception may empower or not the psychoanalytical approach of a wide clinical range, among which the compulsions find their place. On the other hand, it is considered that there is a close relationship between the way to think about the body and how to do it with affections in general and pecularly anguish. Even though, many times, the way in which it is operated clinically with the feelings field warns us that it is the organism, and not the pulsional body, the hidden and not confessed hypothesis. My suggestion is that anxiety can only be read as the sign of desire and, as a result, a compass in the clinical area, if the reference is the pulsional body. Key words Anguish Body Organism Drive

I. PRESENTACIÓN Este trabajo es un resultado parcial de lo trabajado en el marco del Proyecto de Investigación que integro [i] acerca de la clínica de las compulsiones. Ella me llevó a la necesidad de precisar los modos de conceptualizar el cuerpo para el psicoanálisis, ya que la concepción que de él se tenga habilita o no el abordaje psicoanalítico de un amplio espectro clínico. Hay una relación entre el modo de concebir el cuerpo, y el modo de hacerlo con el afecto. Aunque explícitamente todo psicoanalista adscriba a una concepción del cuerpo en tanto pulsional y por ende, no identificado con el organismo, creo que el modo en que se opera con el campo de los afectos, nos advierte de que muchas veces es el organismo, y no el cuerpo pulsional, la hipótesis subyacente en la praxis. Esto se evidencia en particular en el abordaje clínico del afecto de la angustia, el único, al decir de Lacan, que “no engaña” Planteo que la angustia sólo puede ser leída como señal del deseo -y consecuentemente como brújula en la clínica- si el referente de la misma es el cuerpo pulsional y no el organismo. Muchas de las dificultades en la clínica de la angustia, y en especial las impasses del debate entre la psicofarmacología y el psicoanálisis respecto de dicho abordaje, se relacionan con este punto.

59

II, PASIONES Y ÉTICA. EMOCIONES Y FISIOLOGÍA Partimos de una dificultad en definir la noción de angustia; ella parece designar un campo difícilmente reductible a una designación unívoca, en tanto cuesta definirla así como traducirla; y se hace necesario “connotarla” con diversos términos más o menos heterogéneos [ii]: dificultad que hace difícil, por ejemplo, diferenciar a la angustia del miedo o la ansiedad. Esto no ocurre sólo en el psicoanálisis, sino respecto de la dimensión filosófica y ontológica de la angustia y de los afectos en general (2). Ellos tienen “un estatuto indeterminado entre lo fisiológico y lo psicológico”, entre la agitación del alma y la sensación del cuerpo. Pero la angustia parece, además, ser un caso particular dentro de los afectos. En su Antropología, en el apartado destinado al examen de los “afectos”, Kant (2) [iii] se ocupa de definir la angustia. Y lo hace en términos muy evocativos para nosotros. Ya que, a la indeterminación propia a todo afecto, en la angustia se agrega la imposibilidad de precisar de qué objeto se trata -a diferencia del miedo- y el hecho de que la causa de la angustia sea “puramente subjetiva” Abordar la dimensión de la angustia implicará rastrearla en estas designaciones heterogéneas, parciales, a veces contradictorias. Es lo que hace Lacan en su Seminario X La angustia (11), al connotar el término en relación con otros ocho y rescatando, para sus fines propios, la referencia etimológica; y es lo que ya Freud hizo anteriormente en Inhibición, Síntoma y Angustia (FREUD, ISA) Allí Freud declara la necesidad y a la vez la dificultad para definir “la esencia de la angustia”, aceptando la inconsistencia de sostener a la vez, definiciones contradictorias sin pretender alcanzar una síntesis. Pero lo que encuentra, sin excepción, en todas las definiciones es la relación de la angustia con una dimensión del cuerpo que a Freud le resulta muy difícil precisar. Cito: “Su carácter displacentero [el de la angustia] parece tener una nota particular...Pero además de este carácter peculiar, difícil de aislar, percibimos en la angustia sensaciones corporales más determinadas que referimos a ciertos órganos... Aquí no nos interesa la fisiología de la angustia...” (8, p. 125. El subrayado es mío). Algo del cuerpo tiene un estatuto diferente que en el resto de los afectos; pero dicho estatuto no es definible en función de la fisiología. Otro deberá ser, pues, el referente; y por eso Freud debe recurrir a la hipótesis de la memoria filogenética de la especie, para intentar designar cuál es el cuerpo del que se trata. Veremos cómo, a esa peculiaridad de la angustia, Freud la encontrará a nivel de la función de la misma, en tanto señal de un peligro; pero es precisamente una función enigmática: “¿A qué deben su permanencia estas reacciones frente al peligro? ¿De dónde le viene al afecto de angustia el privilegio de que parece gozar sobre todos los otros afectos, a saber, el de provocar sólo él unas reacciones que se distinguen de otras como anormales y se contraponen a la corriente de la vida como inadecuadas al fin?” (8, p.140) Pregunta que conducirá a Freud nada menos que al enigma de la causa última de las neurosis. Por su parte, Lacan (11) no va a partir de una teoría general de los afectos, tarea que considera propia de la psicología; sino que reconduce la cuestión de los afectos a su abordaje tradicional en la filosofía: al campo de las pasiones [iv]. Las pasiones han estado desde siempre en el centro de la reflexión ética, en tanto se considere al sujeto responsable o no de ellas, de ser “afectado” por ellas, en sus relaciones consigo mismo y con los otros, en la vida social. J-A. Miller (17, p.159), plantea que “para comprender algo en la teoría de los afectos” -dentro de los cuales la angustia es afecto privilegiado, el único que no engaña- “hay que pasar de la psicofisiología a la ética” O sea que no se trata de “oponer” psicología y fisiología: ambas quedan, en última instancia, en un mismo campo, que se estructura en función de dos ejes: por un lado, las relaciones del organismo con el mundo exterior; y por otro, la identificación del afecto a la emoción. Este esquema, más allá de los enormes avances en la investigación científica, sigue presente en la perspectiva de la psiconeurobiología y en su correlato en las psicologías cognitivas. Hay una anatomía y una fisiología de la reacción emocional, cuyo referente es un organismo con la función de mantener la homeostasis del sistema. De allí esta definición tan simple: “Puede postularse que el nivel emocional constituye simplemente un cambio cuantitativo

en el nivel de energía del organismo” (3) De allí la enorme dificultad, confesada sin más, en distinguir las emociones cualitativamente salvo por la connotación de lo placentero o displacentero de las mismas. Dijimos que Lacan, en su Sem. X, reconduce los afectos al campo de las pasiones, y esto será algo retomado también más adelante (14). Con ello les restaura una dimensión ética que implica, no al organismo sino a un sujeto responsable; y que correlativamente, supone otra concepción del cuerpo afectado, que no es el de la fisiología sino un cuerpo que habita el lenguaje. Por eso Lacan plantea que “Lo mejor que hay sobre las pasiones está atrapado en la red de la Retórica [de Aristóteles]” (11, p.23) Específicamente en el Libro II de la Retórica, Aristóteles (1) se va a ocupar de las relaciones entre el Logos y el pathos, específicamente en relación a cómo la palabra del orador puede inducir a determinadas pasiones a sus oyentes. Cuerpo que sólo se constituye -como el sujeto- en tanto se complete el circuito pulsional en su pasaje por el Otro [v] Este Otro será puesto en primer plano en el Sem. X a la hora de leer el enfoque de la psicología experimental respecto de los afectos. La emoción misma (emotion) es redefinida por Lacan en función de un “desorden del movimiento” producido cuando el sujeto, y no el organismo, “no sabe cómo responder a una tarea” III. FREUD: ENTRE FISIOLOGÍA, PSICOLOGÍA Y ÉTICA Esta separación conceptual entre cuerpo y organismo a la que me referí anteriormente, es el paso que Freud, entiendo, no termina de dar a nivel conceptual; esto hace que, en Inhibición, Síntoma y Angustia, haya un permanente salto de registro en su intento de definir la angustia: entre la fisiología, la psicología y las hipótesis filogenéticas. Coexisten así en Freud dos vertientes: a) Por un lado se apoya explícitamente en la teoría darwiniana de las emociones, que las concibe como originariamente provistas de sentido y acordes a un fin, como una “memoria” de la especie. Teoría que aún tiene su vigencia en las neurociencias (3 y 6) Pero la angustia sin embargo resiste a ser definida así. Desde la fisiología -y esto quiere decir, en definitiva, desde la lógica del principio del placer-, hay una esencial “inadecuación” de la angustia de la que Freud no termina de poder dar cuenta, pero sobre la cual gira permanentemente. Es así que Inhibición, Síntoma y Angustia se estructura casi en su totalidad alrededor de definir “estructura, función y origen” de la angustia; o más bien, de intentar definirla. Siendo la estructura “la distribución y orden de las partes de un cuerpo” (5) Partes que, a su vez, tienen funciones diferenciadas, es decir, tareas acordes a un fin determinado. Esta enigmática “inadecuación” entre la angustia y su supuesta “finalidad” vital, es correlativa de la estructura que se suponga. Y Freud oscila entre la referencia, o bien al organismo viviente, el cual está regido por la homeostasis; o bien a un aparato psíquico donde coexiste, junto a dicho principio, un “más allá del principio del placer” Es precisamente ese “más allá del principio del placer” lo que subyace a este “contraponerse a la corriente de la vida” que citamos antes. La hipótesis de un masoquismo pulsional, que va a aparecer en los márgenes del texto, nos alejará irremisiblemente de la referencia al organismo [vi] b) Por otra parte, desde el Proyecto de Psicología hasta El malestar en la cultura, la vertiente priorizada por Freud a la hora de abordar la angustia, no es la de las emociones como correlato de una fisiología; sino la de un primordial desvalimiento que es la primer forma de la angustia y del cual destaca, no tanto su fundamento en la prematurez del cachorro humano, sino su dimensión de “fuente de todos los motivos morales”, única razón por la que el ser humano acepta la incidencia del Otro y hasta la dependencia de él. Vías por las cuales el estatuto ético de la angustia, también en Freud, es indiscutible. En relación con este último punto, ya en los primeros trabajos sobre las Neurosis de Angustia [vii] Freud toma claro partido por una etiología sexual de la angustia, apostando así a la dimensión de la causa en detrimento de una lectura fisiológica que equipare la energía sexual a cualquier otra, y que haga equivalentes, por ejemplo, las crisis de angustia a los ataques epilépticos, tal como plantea su detractor, Löwenfeld. Freud se posiciona temprana-

60

mente respecto de una etiología de la angustia que tiene como referente un cuerpo en su relación -fallida- con la sexualidad. Cuerpo pulsional, que en tanto “límite” entre lo psíquico y lo somático no podrá fundarse en la relación organismo-medio y su homeostasis adaptativa, sino en una topología diferente. IV. LACAN: LA ANGUSTIA, EL OBJETO A Y EL CUERPO La angustia es pues un afecto privilegiado entre otros. Señal que nos advierte acerca de un enigmático peligro sobre el que Freud giró durante años intentando precisar, y respecto del cual Lacan (11) se propone definir su estatuto; y será en este camino, con la angustia como vía, que va a advenir su invención del objeto a del cual la angustia será, precisamente, la “única traducción subjetiva” Es pues, un sujeto y no un organismo el referente supuesto. La angustia no es, entonces, una disfunción cualquiera de los patrones “adecuados” de respuesta, sino presencia real del deseo. Deseo sexual, de irrupción necesariamente traumática, y al que Freud hizo lugar desde el comienzo de su experiencia clínica. Tanto en la vertiente de las neurosis actuales, como en las neuropsicosis de defensa, el sujeto no sabe qué hacer con esa presencia constante de la pulsión, irreductiblemente extraña al sujeto y a la vez lo más íntimo para él. Es en relación con este cuerpo pulsional que la angustia va a ser definida por Lacan años más adelante (16, p.102): “La angustia es precisamente algo que se sitúa en nuestro cuerpo en otra parte, es el sentimiento que surge de esa sospecha que nos embarga de que nos reducimos a nuestro cuerpo” Tener miedo al propio cuerpo en la base de toda angustia, más allá de sus formas fenoménicas de aparición. Porque el cuerpo nunca es del todo “propio” Pero no sólo eso, sino que: “Sólo porque el lenguaje nos habita es que hay órganos” (15) Estamos muy lejos ya de un organismo supuesto como referente inmediato de los afectos. Puesto que es necesaria determinada incidencia del lenguaje -la que en la esquizofrenia, por ejemplo, no llega a verificarse- para que el cuerpo, incluso en este nivel del organismo, se constituya. V. ALGUNAS CONCLUSIONES En este recorrido he intentado situar la relación entre los modos de conceptualizar el cuerpo y el afecto, especialmente la angustia en tanto “afecto que no engaña”. Para ello me detuve en las dificultades históricas para definir el estatuto del afecto; las diferencias entre el cuerpo pulsional y el cuerpo-organismo y el abordaje que tanto Freud como Lacan realizan al respecto, Y principalmente, la relación que hay entre la especificidad de la angustia en tanto “afecto que no engaña” respecto de la presencia del deseo, y el tener como referente un cuerpo pulsional habitado por el lenguaje. Sería necesario aquí continuar con la articulación entre el cuerpo y el goce, relación excluida por el discurso de la ciencia (13); desarrollo que excede los alcances del presente trabajo.

síndrome en calidad de “neurosis de angustia· y A propósito de las críticas a la “neurosis de angustia” (1895) BIBLIOGRAFÍA CONSULTADA 1. ARISTÓTELES Retórica, 361 a.C. Gradifco, Bs.As, 1ª ed, 2004 2. BAAS, B. Le désir pur. Parcours philosophiques dans les parages de J. Lacan, Peeters Louvain, Paris, 1992 3. BONNANI REY R. y CARDINALI D. “Algunas reflexiones fisiológicas sobre las bases neurovegetativas de la emoción”, en Alcmeon 7, Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiátrica¸ Vol. 2, Nº 3, 1992. http://www.alcmeon.com.ar/2/7/ a07_04.htm 4. COSENTINO, J.C. Angustia, Fobia, Despertar, Eudeba, Bs.As, 1998 5. DICCIONARIO DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA (Versión Digital) 6. DSM-IV (Diagnostic and statistical Manual of Mental Disorders) (Versión Digital) 7. FERRATER MORA, J. Diccionario de Filosofía, Ed. Sudamericana, Bs.As, 5ª ed, 1964 8. FREUD, S. Obras completas, Amorrortu Ed, Bs.As, 2ª ed. 2ª reimp. 1989 9. GARCÍA, G. Curso sobre las pasiones (2000) Versión digital 10.HANSS, L.A. (1996) Diccionario de términos alemanes de Freud, LohléLumen, Bs.As, 2001 11.LACAN, J. (1962/63) Seminario X La angustia, Paidós, Bs.As, 2006 12.LACAN, J. (1964) Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, Paidós, Bs.As, 1986 13.LACAN, J. (1966) “Psicoanálisis y Medicina”, en Intervenciones y Textos I, Manantial, Bs.As, 1985 14.LACAN, J. (1970/74) Psicoanálisis. Radiofonía & Televisión, Anagrama, España, 4ª ed, 1996 15. LACAN, J. (1972) “L’etourdit”, en Scilicet Nº 4, Paris, Seuil (Versión castellana de J-L. Delmont-Mauri, D. Rabinovich y Julieta Sucre) 16.LACAN, J. (1974) “La tercera”, en Intervenciones y Textos II, Manantial, Bs. As, 1988 17.MILLER, J-A. (1988) “A propósito de los afectos en la experiencia analítica”, en Matemas II, Manantial, Bs.As, 1988

NOTAS [i] Proyecto de Investigación UBACyT (P 805) “Alcances y actualidad del concepto de compulsión. Su relación con las adicciones” Directora: Dra. Deborah Fleischer. [ii] He tomado como referencia principal el Diccionario de términos alemanes de Freud de L.A.Hanns, Lohlé-Lumen, Bs.As, 1996 [iii] Citado por Baas, B. Le désir pur. Parcours philosophiques dans les parages de J. Lacan, Peeters Louvain, Paris, 1992 [iv] García, G. “Curso sobre las pasiones”, Verano 2000 (Versión digital) [v] Tal como Lacan lo trabajará en su Seminario XI Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis, en especial al abordar las operaciones de alienación y separación. [vi] “Acaso ocurra bastante a menudo que en una situación de peligro apreciada correctamente como tal se agregue ala angustia realista una porción de angustia pulsional. La exigencia pulsional ante cuya satisfacción el yo retrocede aterrado sería entonces la masoquista, la pulsión de destrucción vuelta hacia la persona propia. Quizás este añadido explique el caso en que la reacción de angustia resulta desmedida e inadecuada al fin. Las fobias a la altura (ventana, torre, abismo) podrían tener ese mismo origen: su secreta significatividad femenina se aproxima al masoquismo” (Inhibición, Síntoma y Angustia, p. 157 n13.Los subrayados son míos) [vii] cf. Sobre la justificación de separar de la neurastenia un determinado

61

LO ACTUAL: LA IMPOSIBILIDAD DE TRADUCCIÓN SUBJETIVA DE LA ANGUSTA Y LA PSICOFARMACOLOGÍA
Bercovich, Germán; Cobelli, Isondu; Fontana, Ana Laura; Kotliar, Susana Edith; Masante, Natalia Clara; Mauriño, Melisa; Michan, Milena; Pérez, Hernán Ezequiel; Piñeiro, Lorena; Rojas Soto, Lía Ximena; Roqueta, Claudia; Russo, Mercedes Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

OBJETIVOS • Describir la articulación entre el momento social actual y la subjetividad de la época. • Mostrar la imposibilidad en la traducción subjetiva de la angustia, que aparecen en nuestra clínica bajo el nombre de patologías del acto. • Dar cuenta del avance de la psicofarmacología, y su relación con la imposibilidad de la traducción subjetiva de la angustia. HIPÓTESIS En la actualidad, la imposibilidad de la traducción subjetiva de la angustia abre campo fértil para el avance de la psicofarmacología. PROPÓSITOS • Dar a conocer a la comunidad la vigencia y potencia del psicoanálisis como herramienta que nos permite: • Formular interrogantes sobre los imperativos sociales de la época. • Ofrecer otro lazo social: rescate de la subjetividad. • Cuestionar la naturalización del uso de la psicofarmacología. MARCO TEÓRICO La caída del muro de Berlín (1989) dio lugar a un nuevo paradigma cuyo máximo exponente social, político y económico es la globalización. Los parámetros observables en el entramado social son el ingreso al mercado y el consumo como valores supremos. Los valores mercantiles se constituyen como ideales propiciando la ilusión de tener para ser. No hay fronteras entre países, los intentos masivos de borramiento de límites culturales crearon un imaginario social de una propuesta universal. Los sujetos se ofrecen a ser consumidores en una lógica donde nos encontramos igualados. La saturación y falta de velo de la sexualidad, la violencia, y la agresión sin ningún tipo de regulación, dan lugar a la pregnancia de una sociedad del espectáculo que inaugura el lugar de espectador. La ley nos introduce en la cultura y permite la constitución del ideal, da lugar a la diferencia, habilita el deseo. La época actual caracterizada por la devaluación de la función paterna, da muestras suficientes del desdibujamiento de la ley. Hay en la sociedad de hoy una compulsión a hacer, un predominio del actuar sobre el pensar, y una búsqueda de la satisfacción inmediata. Como consecuencia del debilitamiento de ciertos entramados sociales, habría un incremento de fantasías omnipotentes que promueven la búsqueda de soluciones mágicas e instantáneas. Los nuevos valores están depositados en adquisiciones rápidas de objetos parciales que brindarían una ilusión de completud. Si la ley introduce la inscripción de la castración, su renegación da lugar a: Una cultura de la imagen, donde se pretende renegar el paso del tiempo y controlar el cuerpo, el envejecimiento y la muerte El debilitamiento de los lazos sociales y de la sexuación, que no puede, sino, reforzar los dominios del autoerotismo. Objetos que, en su metonimia de uso, se convierten en fetiches para ser usados y descartados, no dejando marcas ni inscripción, deviniendo soporte de identidades que se agotan en su dinámica de presencia-ausencia. El individualismo exacerbado, que incrementa la hostilidad y la desconfianza en los otros. La prevalencia de la afirmación individual en desmedro de la posibilidad del encuentro. La degradación de lo simbólico, de la posibilidad de decir, del uso del lenguaje que en su uniformidad no da lugar a la singularidad. Perturbación de la capacidad de reflexionar y pensar. Predominio del actuar, lo que se traduce en la clínica mediante impulsiones, adicciones, anorexia, bulimia, patología de borde. Este recorrido, a nuestro entender, sustenta la caída de la angustia como señal. En tanto analistas esta cuestión es transcendental dado que la angustia es motor del sujeto en juego, es la antesala del deseo. Esta dinámica que no permite el surgimiento de la angustia nos enfrenta a una clínica del vacío, donde se presentifica el cuerpo y sus “agonías primitivas”, que muestra la falta de ciertas marcas

RESUMEN El presente trabajo tiene como objetivo dar cuenta de la articulación entre la subjetividad de la época y el avance de la psicofarmacología. Para ello, partimos de puntuaciones de nuestra práctica clínica donde observamos la devaluación de la palabra y la caída de la angustia señal en su imposibilidad de traducción subjetiva. Enmarcaremos indicadores que caractericen la actualidad y analizaremos imperativos sociales a través de los discursos dominantes en los medios de comunicación. Rastrearemos la historia de la psicofarmacología, y su importante avance y naturalización en la vida cotidiana, entendiendo que en la época actual hay un intento de reducir la sobredeterminación y el conflicto psíquico al orden biológico. Esta investigación se encuentra en curso. Palabras clave Actualidad Subjetividad Angustia Psicofarmacología ABSTRACT THE PRESENT TIME: THE IMPOSSIBILITY OF SUBJECTIVE TRANSLATION OF ANGUISH AND PSYCHOPHARMACOLOGY The following study has the purpose of demonstrating the articulation between today’s subjectivity and the advance of psychopharmacology. To demonstrate this, we start by the enumeration of our clinical practice where we observe the words loss of value and the fall of the signal anguish in its impossibility of subjective translation. We will frame the indicators that qualify the present time and we will analyze social imperatives through dominant discourses in the media. We will trace the history of psychopharmacology and its important advance and naturalization in everyday life, understanding that in the present time there is an intent of reducing over determination and psychic conflict in the biological order. This investigation finds itself in progress. Key words Present-time Subjectivity Anguish Psychopharmacology

PROBLEMA CIENTÍFICO ¿Cómo es la articulación entre la subjetividad de la época y el avance de la psicofarmacología? INTRODUCCIÓN Las distintas épocas construyen peculiaridades en la subjetividad. El debilitamiento de la ley, la devaluación de la palabra y la caída de la angustia señal constituyen el marco en el que está inmersa la época actual. Nuestra clínica es su reflejo, allí registramos el aumento de pacientes que concurren medicados con psicofármacos o que recurren a ellos con mayor facilidad durante el proceso terapéutico. Estudiaremos la relación de esta cuestión con las patologías del acto y la disminución de la capacidad de simbolización y elaboración psíquica. Para dar cuenta de la articulación entre psicofarmacología, época y subjetividad actual, estudiaremos el crecimiento de la psicofarmacología y analizaremos casos clínicos y medios de comunicación, entendiendo que los últimos vehiculizan los imperativos sociales de la época.

62

primordiales en las cuales sostenerse y representarse. Acordamos con E. Galende, en “Psicofármacos y Salud Mental” en que “Sin este profundo e inquietante cambio cultural y ético, no hubiera sido posible la recepción e implantación a gran escala del consumo de psicofármacos. Verdaderas campanas en los medios masivos, una hegemonía en las publicaciones científicas de esta perspectiva…, acompañaron una captación desenfadada de los médicos psiquiatras y sus corporaciones por parte de la industria farmacéutica. Todo este esfuerzo es justamente para instalar el problema del malestar de la existencia y los síntomas del sufrimiento mental en las coordenadas del Mercado” Reducir la sobredeterminación psíquica al orden biológico, reducir los procesos psíquicos a procesos químicos pareciera ser una manera de retorno a los tiempos pre-psicoanalíticos, un regreso al positivismo psiquiátrico de la mano del DSM IV. Este manual prescinde de la singularidad del individuo, le evita la responsabilidad de preguntarse por el sentido de su malestar, por su deseo. Así la medicalización, congruente con los tiempos actuales, surge como una respuesta a estos “trastornos” que intentan enmascarar lo insoportable de la vida cotidiana. Ya Freud nos advertía en su texto “El malestar en la cultura”: “La vida como nos es impuesta nos resulta gravosa, nos trae hartos dolores, desengaños, tareas insolubles. Para soportarla no podemos prescindir de calmantes…poderosas distracciones, satisfacciones sustitutivas…sustancias embriagadoras que nos vuelven insensibles a ellos” Y continua: “El propósito que el hombre sea dichoso no está contenido en el plan de la creación (…) El sentido estricto de lo que se llama “felicidad” solo es posible como fenómeno episódico” Distintas amenazas nos atraviesan: el hiperpoder de la naturaleza, la fragilidad de nuestro cuerpo, los vínculos recíprocos entre los hombres. Una vez más, Freud nos muestra su vigencia.

ACERCA DE LA PSICOSIS EN FREUD
Berdullas, María Pilar; Malamud, Marta; Ortiz Zavalla, Graciela Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El presente trabajo se encuentra enmarcado dentro del proyecto de investigación UBACyT (P 414) “Vigencia de los Conceptos Freudianos en el Abordaje Psicoanalítico de las Psicosis” que indaga las distintas elaboraciones teóricas de Freud sobre las psicosis desde la perspectiva de su abordaje clínico en la práctica del psicoanálisis. En esta oportunidad, el interés está puesto en presentar las construcciones freudianas referidas a los procesos de los que dependen las formaciones sintomáticas en las psicosis. Se pone de relieve la intervención -como piezas y también como resultados- en dichos procesos de las diferentes vicisitudes libidinales y de la dimensión de la realidad. Por último, este análisis se continúa en algunas distinciones hechas por Freud a propósito de las formaciones delirantes en el texto sobre Schreber. Palabras clave Libido Psicosis Realidad Represión ABSTRACT ABOUT PSYCHOSIS IN FREUD The following paper is included in the (P 414) UBACyT research project called: “Relevant Freudian Concepts in the Psychoanalytical Approach to Psychosis”, which highlights different theoretical developments in Freudian works about psychosis, in order to view their clinical approach in psychoanalytical practice. In this opportunity, a matter of interest is to present Freudian elaborations on the psychotic processes in the symptomatic formations of psychosis. The participation in those processes of different libido vicissitudes and of reality dimension -not only as pieces but also as results- is emphasized. Finally, this analysis is followed by some distinctions that Freud introduces with regard to the formation of delusion, in his work on Schreber Key words Libido Psychosis Reality Repression

BIBLIOGRAFIA BAUMAN, Z. “Amor liquido. Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos” México DF. Fondo de cultura económica, 2005. BORDELOIS, Y. “La palabra amenazada” Editorial Libros del Zorzal. Buenos Aires, 2003. BERARDI, F. “La fábrica de la Infelicidad. Madrid: Traficantes de Sueños, Mapas, Introducción”. 2003. CASTORIADIS, C. “El avance de la insignificancia” Ed. Eudeba DEJOURS, Ch. “Como tolerar lo intolerable” y “El Sufrimiento Negado”, en La Banalización de la injusticia social. Buenos Aires: Topía, Cap. I y III. 2006. FREUD, S. “El malestar en la cultura” FREUD, S. “El yo y el ello” GALENDE, E. “Psicofármacos y salud mental. La ilusión de no ser”. Buenos Aires, 2008. GALENDE, E. “De un horizonte incierto. Psicoanálisis y salud mental en la sociedad actual” Editorial Paidos. Buenos Aires, 1998. GARCIA CANCLINI, N. “La globalización imaginada” Editorial Paidos. Buenos Aires, 2005. KOTLIAR, S. “¿Tiempo libre o liberar el tiempo?” Octubre, 2003 LACAN, J. Seminario X “La angustia” LEUCOWICZ, I. “Pensar sin estado. La subjetividad en la era de la fluidez” Editorial Paidos. Buenos Aires, 2004. LIPOVETSKY, G. “La era del vacío”. Editorial Anagrama. 7ª edición. Buenos aires, 2009. MESA REDONDA: “Globalización y angustia” PUNDIK, J. “Prozac, ¿sí o no? Indicaciones y contraindicaciones” Editorial Filium. Buenos Aires, 2007 ROQUETA, C. Identidades fugaces y creatividad “Identidad y lazo social” Ed. Grama

INTRODUCCIÓN El proyecto de investigación en el que se inscribe este trabajo está centrado en el tratamiento psicoanalítico de las psicosis a partir de las nociones y conceptos freudianos. De las nociones freudianas, la represión proporciona una clave fundamental de las neurosis, mientras el análisis de las psicosis motiva la descripción de otros procesos distintos a la represión, tales como la proyección, la desmentida o renegación, la desestimación o rechazo, la frustración o interdicción. Como cada uno de los términos que se alternan o combinan en la explicación de los diferentes procesos, conllevan determinados supuestos acerca de la realidad, el presente trabajo se ocupa de deslindar las nociones y destacar de qué supuestos de realidad se trata. I Una de las nociones más trabajosamente construidas por Freud es la de la represión. Las diferentes instancias de ese trabajo enfatizan que inconsciente y represión son términos que se requieren mutuamente, dando forma a una vertiente en la que confluyen el descubrimiento y la especulación. La explicación, siempre renovada, de los procesos intervinientes en las neurosis de transferencia especifica la participación de la represión en cada una de ellas, al tiempo que distingue el proceso represivo de los mecanismos responsables de la formación de

63

sustitutos y de aquellos presentes en la formación de los síntomas.[1] Diferenciadas de las neurosis de transferencia, otras neurosis o las psicosis que habrían de forzar a considerar el compromiso de la libido en el yo, la represión no participa menos de la explicación teórica. El caso construido por Freud a partir de las Memorias[2] de Schreber proporciona uno de los pasajes en los que es posible relevar las conclusiones a las que arriba en lo que concierne a la represión.[3] Por un lado, el retorno de lo reprimido constituye una insistencia indisociable de la represión secundaria, por otro lado, se afirma en el suelo de la represión primaria. No es casual que Freud busque precisar el concepto de represión y reitere que no es sino de la represión de donde “hacemos derivar universalmente los fenómenos patológicos”, cuando la proyección se diluye en un proceso demasiado general y por lo tanto inadecuado para explicar “lo más sustantivo de la paranoia y absolutamente patognomónico de ella”. La represión no es sino sustracción de libido, cuya operatoria se verifica en alguno o en más de uno de los sistemas o instancias discriminados -junto con sus relaciones con la realidad- en las dos tópicas freudianas.[4] En todos los casos de sustracción de libido, la realidad está comprometida. Sin embargo no toda sustracción libidinal parece equivaler a una represión. En “Neurosis y Psicosis” -a propósito de la perturbación que en las psicosis afecta la relación entre el yo y la realidadsurge una pregunta: “¿Cuál será el mecanismo, análogo a una represión, por cuyo intermedio el yo se desase del mundo exterior?”[5] También en “Lo Inconsciente”: “La fórmula según la cual la represión es un proceso que ocurre entre los sistemas Icc y Prcc (o Cc), con el resultado de que algo es mantenido lejos de la conciencia, sin duda tiene que ser modificada para incluir el caso de la dementia praecox y de otras afecciones narcisistas”.[6].Desde la realidad se afirma una pérdida que en la amencia le es ahorrada al yo por medio de la sustracción de la libido que inviste la conciencia. “Una sustracción así puede ponerse en el mismo rango que los procesos de la represión…”[7], en el mismo rango, es decir diferenciándose al mismo tiempo de la represión. La operatoria puesta en juego es la Verleugnung[8], las traducciones divergen. En la de Etcheverry se trata de “…una pérdida que debe ser desmentida por el yo…” mientras que López Ballesteros traduce una pérdida que “ha de serle negada al yo”.[9] II Tropezamos con la ambigüedad del término realidad en Freud; tal vez sea posible valerse de esa misma ambigüedad para desgranar niveles que solicitan la entrada en consideración de procesos que -sin que dicha definición de la represión abandone el papel guía que cumple- apuntan a señalar operatorias particulares. Desde la realidad se imponen demandas a las que en las neurosis se responde desconociéndolas y comprometiendo el destino pulsional de la represión, mientras que en la psicosis opera una desmentida (Verleugnung) de las demandas que equivale a una fuga de la realidad.[10] En la neurosis, no se quiere saber nada de ella, en la psicosis se la desmiente. Diferente es la participación de la Verleugnung -en la ocasión traducida como desmentida o como renegación, repudiación- cuando lo que se afirma desde la realidad contradice la premisa fálica y por consiguiente hiere el narcisismo. Es el caso del fetichismo que afirma saber de la castración y ahorra angustia conservando la premisa fálica en una escisión del yo.. Bajo la coerción de la realidad puede renunciarse a determinada satisfacción, aunque siempre de modo incompleto debido a la incapacidad de renunciar a una satisfacción que alguna vez se tuvo. Ante la pérdida del objeto de amor, el mandato de la realidad no es ajeno al trabajo del duelo que define el destino de las investiduras libidinales. Mientras que en referencia al duelo tomado como modelo, la deriva libidinal en la neurosis narcisista de la melancolía se aísla en relación a una operatoria deudora de la identificación. Interesado por la etiología, Freud recurre a una misma expresión con la cual reúne factores diferentes pero igualmente susceptibles de aportar una variante de lo traumático en el inicio de los síntomas. Tal como la encontramos vertida al castellano, la expre-

sión se transforma en o bien, la frustración real de la satisfacción, o bien la interdicción real de la satisfacción o también una privación. Es una de esas ocasiones en que la lengua -en nuestro caso el castellano- a la que se traduce un término ajeno a ella no ofrece un lecho mejor que el de Procusto: o quita demasiado o añade demasiado. Veamos a qué se refiere Freud. En “Neurosis y Psicosis” afirma que “La etiología común a la explosión de una psiconeurosis o una psicosis es siempre la privación, el incumplimiento de uno de aquellos deseos infantiles, jamás dominados…”. En “Sobre los tipos de adquisición de las neurosis”, sobre el final del artículo concluye que es estéril la antítesis entre factores externos e internos, entre el destino y lo constitucional. En el recorrido anterior de dicho texto, el rehusamiento[11] que la realidad impone sólo conduce a la producción de síntomas cuando se llama realidad a un cifrado en el que participan los ideales -ya sea en el esfuerzo por alcanzar algún ideal o en el apartamiento de algún ideal-, las tendencias del yo, las exigencias del superyo. A modo de recapitulación, la realidad como superficie de acontecimientos, demandas, pérdidas en los que se juegan los destinos de la libido, sostiene el alboroto de la vida acicateada por lo que en ella es rehusamiento. Pero en los textos freudianos, realidad es por otra parte, el nombre de un ámbito sin límites, carente de luces y sombras, simplemente opaco; sin relieves, uniforme. Y en cuanto tal, no deja abierta la alternativa de ser o bien tenida en cuenta o bien desestimada, en el tour de force del que participan las instancias psíquicas que se disputan el dominio sobre el yo. En este sentido, referirse a la realidad es mentar lo inexorable que silenciosamente se confunde en la vida. Diferentes pasajes de los trabajos freudianos presentan esta realidad apelando a expresiones tales como la necesidad, el apremio de la vida, el apremio de la realidad, y también ?ν?νκη (ananké)[12]. Es frecuente advertir cómo en un mismo texto el acento, puesto al inicio en la dimensión de la realidad articulada simbólicamente, se desplaza sin solución de continuidad hasta recaer en una realidad cuyo alcance ha quedado enrarecido.[13] III En referencia al Hombre de los Lobos, Freud distingue tres corrientes psíquicas frente a la realidad de la castración; dos de ellas, contrarias entre sí, no dejan de saber de la castración; mientras una nada quiere saber de su existencia, la otra la admite desde una posición femenina. En cuanto a la tercera, rechaza la castración sin juicio acerca de su existencia. De tal modo el rechazo se diferencia de la represión, y en consecuencia, también habrán de distinguirse el retorno de lo rechazado y el retorno de lo reprimido en el mecanismo de la formación de síntomas. En la alucinación se trata de un retorno de lo rechazado, retorno de la realidad de la castración rechazada respecto de la cual no hay saber; en cambio, por ejemplo, en el síntoma fóbico retorna en lo reprimido un saber de la castración. Siempre que Freud se refiere al delirio en la psicosis, lo ubica como parte del intento de restitución o curación que viene al lugar de una desgarradura[14] ya inicialmente producida en la relación del yo con la realidad o mundo exterior. También en las neurosis hay desgarradura de la relación del yo con la realidad, pero en el caso de las neurosis lo que se impone es el retorno de lo reprimido y no el retorno del fragmento de la realidad rechazado. IV Por último, nos referiremos al trabajo que Freud realiza sobre el caso Schreber en el que busca cernir el mecanismo operante en la enfermedad. La emergencia de la fantasía femenina sexual pasiva es situada como desencadenante de la enfermedad en su expresión más grave. A dicha fantasía se le contrapuso una intensa resistencia, y la lucha defensiva, que acaso habría podido consumarse en otras formas, escogió la forma del delirio persecutorio. El objeto deseado devino perseguidor y el contenido de la fantasía pasó a ser el de la persecución. Freud discute con la Psiquiatría la idea de que el delirio persecutorio se desarrolla en delirio de grandeza en el que el enfermo alcanza a explicarse la persecución con el sostenimiento de una personalidad grandiosa. Freud no sostiene la idea de desarrollo

64

por racionalización, en su análisis el conflicto suscitado y la solución al mismo responden al destino de la corriente libidinal . Así, afirmará: “No se puede desechar la posibilidad de que las perturbaciones libidinales ejerzan unos efectos de contragolpe sobre las investiduras yoicas, como tampoco lo inverso, a saber, que las alteraciones anormales en el interior del yo produzcan la perturbación secundaria o inducida de los procesos libidinales. Y aún es probable que procesos de esta índole constituyan el carácter diferenciador de la psicosis.” La sustitución de Flechsig, el perseguidor, por la figura de Dios, que al principio supone una agudización de la enfermedad, anuncia una solución. Si era degradante ocupar el lugar de la mujer ante Flechsig, la emasculación ante Dios deja de ser insultante, acorde al nuevo orden del universo, permite desplegar su voluptuosidad. El conflicto entre la fantasía femenina pasiva y la reacción enérgica contra la misma por parte del yo se resuelve de una manera en que se satisfacen las dos partes del conflicto. La fantasía ha sido aceptada con un importante despliegue, y el yo se ve resarcido por la manía de grandeza. El miramiento por la realidad lleva, por otro lado, a desplazar su transformación en mujer a un lejano futuro (“cumplimiento asintótico del deseo”). Esta solución supone una estructura diferente a la solución neurótica, en la neurosis el síntoma es formación de compromiso entre el apartamiento de una satisfacción pulsional y un recupero de la misma a través del sustituto. El delirio de grandeza es la consecuencia de la aceptación de la fantasía femenina que si se tratara de una estructura neurótica habría de permanecer reprimida. En referencia al lugar que tiene la castración, freno a la actividad autoerótica del niño, señala que en este caso la fantasía sexual infantil celebra su triunfo. La voluptuosidad es dictada aquí por Dios, sustituto del padre, ante quien ocupa la posición femenina. No funciona aquí la castración como límite a la satisfacción, sino que, por el contrario, la emasculación es acorde a la relación que ocupa con Dios-Padre. Se observa en este caso que para Freud, el lugar que ocupa la fantasía en la vida psíquica como reguladora de la satisfacción, da cuenta de la posibilidad de construcción de la realidad, y no a la inversa. En este trabajo, Freud situa la especificidad de la paranoia y la demencia paranoide en el mecanismo de la formación de síntomas y en el de la represión. Al tratar de cernir el mecanismo paranoico, como mencionamos anteriormente, no puede definirse por el mecanismo de la proyección, dado que este mecanismo se observa no sólo en la paranoia sino en otras constelaciones clínicas y como modo regular en relación al mundo exterior. Freud afirmará: “Tenemos que estar preparados para hallar otras diversidades en los mecanismos de la represión propiamente dicha y en los de la irrupción (o de la formación de síntomas), y desde ahora estamos autorizados a conjeturar que no podremos reconducirlas todas a la historia de desarrollo de la libido”. Analiza la convicción schreberiana sobre una catástrofe y concluye que el sepultamiento del mundo es el resultado de la proyección de su catástrofe interior: su mundo subjetivo queda sepultado ante el retiro de la libido por sustracción de la investidura libidinal relativas a las personas de su entorno. Habla de un proceso de la represión que se caracteriza en el desasimiento de las personas antes amadas. Freud corrige lo anteriormente definido como “sofocación” (término empleado cuando se refiere al campo neurótico) . Plantea que el intento de restablecimiento hace que lo cancelado adentro retorne desde afuera. Así, términos como “abolición” y “cancelación” hacen su aparición a partir de que Freud quiere definir un proceso diferente al que opera en la neurosis. Al “desasimiento” de la libido con respecto a Flechsig (otro término empleado para explicar el proceso en la psicosis) le sigue el delirio que reconduce la libido nuevamente a él, esta vez con signo negativo. En una de las variantes posibles de la frase “Yo lo amo (al varón)”, se la contradice: “Yo no lo amo-pues yo lo odio”. En el trabajo sobre la negación de 1925, Freud situará el mecanismo de la negación como una percatación de lo reprimido bajo el signo contrario. En este trabajo diferencia la negación de lo que denomina “negativismo” en los psicóticos ligado a la disociación de las pulsiones por retracción de los componentes libidinales, a

diferencia de la negación, que no supone dicha retracción. La frase “Yo no lo amo- pues yo lo odio” no tiene la misma estructura que la de la negación, en tanto dicha frase está fundamentada en el proceso de deslibidinización que la precede. La negación habla del desconocimiento del yo con respecto al saber inconsciente. Hay percatación de lo reprimido bajo el signo contrario sin abolición de las investiduras libidinales. La negación de amor en Schreber se articula a la catástrofe libidinal en la que queda subsumido, y proyectada al exterior (sepultamiento del mundo). Es la afirmación del odio y con él la constitución del delirio persecutorio, el modo de restituir alguna relación con el otro.

NOTAS [1] Una referencia paradigmática es el artículo “La represión”. [2] Schreber, Paul D., Memorias de un enfermo nervioso, Ediciones Carlos Lohé, Buenos Aires, 1979. [3]Puntualizaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia (Dementia paranoides) descrito autobiográficamente (1911 [1910]). [4] Cf. “Complemento metapsicológico a la teoría de los sueños” [5] La cita continúa del siguiente modo: “Pienso que sin nuevas indagaciones no puede darse una respuesta, pero su contenido debería ser, como el de la represión, un débito de la investidura enviada por el yo”. [6] La cita continúa así: “Pero el intento de huida emprendido por el yo, que se exterioriza en el quite de la investidura conciente, sigue siendo de cualquier modo lo común {a ambas clases de enfermedad}. Y la reflexión más superficial nos muestra que ese intento de huida, esa huida de parte del yo, se pone en obra en las neurosis narcisistas de manera mucho más radical y profunda” [7] Cf. “Complemento metapsicológico a la teoría de los sueños”. [8] Idem nota 7. [9] Preferimos, en este caso, la traducción de López Ballesteros. [10] Cf. “Pérdida de la realidad en la neurosis y en la psicosis”. [11] En este contexto, proponemos rehusamiento como traducción de Versagung. [12] En “La pérdida de realidad en la neurosis y la psicosis”, encontramos : “Tanto neurosis como psicosis expresan la rebelión del ello contra el mundo exterior; expresan su displacer o, si se quiere, su incapacidad para adaptarse al apremio de la realidad, a la ?ν?νκη [necesidad]”. [13] Por ejemplo, en “Narcisismo y teoría de la libido”: “¿No sabemos acaso que lo que caracteriza a la libido es su negativa a someterse a la realidad cósmica a Ananke?” [14] Cf. “Neurosis y psicosis” BIBLIOGRAFÍA FREUD, S. Pérdida de la realidad en la neurosis y la psicosis. Obras Completas, vol. 19, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Puntualizaciones psicoanalíticas sobre un caso de paranoia (Dementia paranoides) descrito autobiográficamente. Obras Completas, vol. 12I, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Introducción del narcisismo. Obras Completas, vol. 14, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: La represión. Obras Completas, vol. 14, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Lo inconsciente. Obras Completas, vol. 14, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Duelo y melancolía. Obras Completas, vol. 14, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Conferencias de introducción al psicoanálisis Parte III: La teoría de la libido y el narcisismo. Obras Completas, vol. 16, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Neurosis y psicosis. Obras Completas vol. 19, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: La negación. Obras Completas, vol. 19, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: Complemento metapsicológico a la doctrina de los sueños. Obras Completas, vol. 14, Ed. Amorrortu, Buenos Aires, 1992. FREUD, S.: De la historia de una neurosis infantil. Obras Completas. vol. 17, Ed. Amorrortu, Buenos Aires. FREUD, S.: Sobre los tipos de contracción de neurosis. Obras Completas, vol. 12, Ed. Amorrortu, Buenos Aires. FREUD, S.: De la historia de una neurosis infantil. Obras Completas, vol. 17, Ed. Amorrortu, Buenos Aires.

65

LOCAMANÍA
Berger, Andrea Viviana UBCYT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Pensar en la locura es imprescindible, insoslayable a nuestra práctica. Es sin duda, un tema clínico por excelencia. A partir del trabajo en nuestra investigación, en el marco del proyecto UBACyT P601 (2008-2010) “Variaciones del concepto de locura en la obra de J. Lacan. Incidencias en el diagnostico diferencial neurosis-psicosis”, hemos concluido en pensar a las locuras en plural, como fenómenos, trastornos, afecciones diversas y transestructurales, es decir que no se corresponden con una entidad en particular. Con modalidades de presentación que afectan tanto la dimensión del cuerpo como de la palabra. Las preguntas por sus condiciones de producción, sus variables de aparición nos han llevado en este apartado de la investigación a relacionar nuestro tema con ciertos detalles clínicos que encontramos en las manías. Hemos hecho esta articulación teniendo en cuenta distintos argumentos que nos han permitido arribar a la siguiente hipótesis: si ciertos fenómenos de excitación a nivel del cuerpo se corresponden a nivel de la palabra con una comunidad entre la palabra en la manía y en la locura. Hipótesis que intentaremos investigar a partir de servirnos de algunas referencias de Lacan que bordean este tema. Palabras clave Locura Mania Goce Palabra ABSTRACT LOCAMANIA To think about the madness is indispensable, unavoidable to our practice. It is undoubtedly, a clinical excellent topic. From the work in our investigation, in the frame of the project UBACyT P601 (2008-2010) “ Variations of the concept of madness in the work of J. Lacan. Incidents in the differential diagnosis neurosis - psychosis “, we have concluded in thinking to the madnesses about plural, as phenomena, disorders, diverse affections and transestructurales, that is to say that do not correspond with an entity especially. With modalities of presentation that affect so much the dimension of the body as of the word. The questions for his conditions of production, his variables of appearance have led us in this paragraph of the investigation to relating our topic to certain clinical details that we find in the mania. We have done this joint bearing in mind different arguments that have allowed us to arrive at a hypothesis: a community is pensable between the word in the mania and in the madness. Hypothesis that we will try to investigate from being served some Lacan’s references that border on this topic. Key words Madness Mania Joy Word

que afectan tanto la dimensión del cuerpo como de la palabra. Las preguntas por sus condiciones de producción, sus variables de aparición nos han llevado en este apartado de la investigación a relacionar nuestro tema con ciertos detalles clínicos que encontramos en las manías. Hemos hecho esta articulación teniendo en cuenta algunos argumentos: . históricamente, desde los inicios de la psiquiatría locura y manía han estado relacionadas, a tal punto que se ha nombrado como manicomio al asilo para los locos (Bercherie, 1986,25). Por otro lado el trabajo minucioso de Kraepelin sobre las locuras circulares pesquisó dos rasgos característicos: su forma de evolución por ciclos y la restitución ad integrum de la personalidad luego de episodio, sumamente interesantes y tal vez aplicables para pensar los fenómenos locos. . habitualmente escuchamos la expresión popular “se les ha soltado la cadena” , tanto referida a un maníaco como alguien que aparece como un loco. . y finalmente porque a nivel del lenguaje encontramos que la palabra maníaca se presenta como loca. Esta es la hipótesis que intentaremos desarrollar, si ciertos fenómenos de excitación a nivel del cuerpo se corresponden a nivel de la palabra, con una comunidad entre la palabra en la manía y en la locura. Para lo cual nos serviremos de algunas referencias de Lacan que bordean este tema. LA LOCURA CUASI MANIACA DE HAMLET La primer cita que vamos a utilizar es del seminario 6, Lacan trabaja la locura que en determinados momentos presenta Hamlet, a través de ciertos detalles de su discurso al que llama “cuasimaníaco”, haciéndonos vibrar a través de este personaje (un obsesivo) la relación entre locura y agitación maníaca, locura y palabras sin sentido. En los momentos locos Hamlet presenta a nivel del cuerpo una agitación, una excitación que se corresponde a nivel de la palabra con el “sin sentido” Lacan subraya un detalle para el valioso, destaca que lo importante, lo que no se debe olvidar respecto de este fenómeno de locura en Hamlet, es el modo como se hace el loco. Un modo que da a su discurso un aspecto cuasi maniaco (Lacan 58-59, 239). Ese carácter se observa en la relación particular que tiene el discurso con el sentido, con la chispa de sentido, con el equivoco, es decir con lo que hace equivocar el sentido. Hamlet se hace el loco en su forma de hablar, una forma de hablar que produce “chispas” de sin sentidos. Se desliga del sentido, lo hace equivocar y en esa operación sorprende con su locura. Haciendo escuchar un discurso que parece un flujo de palabras inconexas. A esta altura de su enseñanza lo loco- cuasi maniaco queda definido por un flujo de palabras sin sentido, cortadas, desconectadas del sentido. LOCURA -MANÍA-RECHAZO DEL INCONSCIENTE La segunda cita es de su texto Televisión, donde al hablar de la manía lo hará como fenómenos de “excitación maníaca”. Subrayamos este desplazamiento que articula excitación y manía confiriéndole un estatuto de fenómeno más que de entidad (lo cual nos permite seguir pensando la relación entre locura-manía y fenómenos de excitación) Estos “fenómenos de excitación” se manifiestan en el cuerpo y en el lenguaje. Esta excitación nos señala el modo en que el factor económico esta comprometido en estos fenómenos. Lacan nombra al factor económico de Freud como goce. En los fenómenos de excitación maniaca encontramos el desenfreno de la palabra y del goce. Así la palabra maniaca desenfrenada o dicho de otra manera liberada de la ley ste aparece condenada a una falla, la de la función de la cadena. Tenemos el antecedente de estos desarrollos en el seminario 10 donde el operador conceptual es el obejto a “en la manía… es la no función de a lo que esta en juego, y no simplemente su desconocimiento. En ella el sujeto no tiene el lastre de ningún a., lo cual lo entrega sin posibilidad alguna a veces de liberarse, a la pura metonimia, infinita y lúdica de la cadena ste” (Lacan,1962-62,363). Entonces dichos fenómenos de desenfreno de la palabra y el goce son entendidos en relación a la no función del objeto a. Que no opera como punto de capitón, de detención de la

INTRODUCCIÓN Pensar en la locura es imprescindible, insoslayable a nuestra práctica. Es sin duda, un tema clínico por excelencia. No siendo fácil de delimitar ni de sistematizar ha convocado tanto en la historia de la psiquiatría como del psicoanálisis a diversos y apasionantes desarrollos. Algunos de estos desarrollos han sostenido la pregunta por el estatuto de la locura, interrogando si se trata de fenómenos o de una entidad clínica. A partir del trabajo en nuestra investigación, en el marco del proyecto UBACyT P601 (2008-2010) (1) hemos concluido en pensar a las locuras en plural, como fenómenos, trastornos, afecciones diversas y transestructurales, es decir que no se corresponden con una entidad en particular. Con modalidades de presentación

66

cadena. Produciendo un discurso que se presenta como un flujo incoercible de palabras que aparecen sin sentido. Dejando al sujeto disperso en lo infinito del lenguaje Esos fenómenos que a veces se presentan como una alegría y alborozo aparentemente inmotivados y que lo llevaron a Freud a relacionarlos con la dimensión de la fiesta, son traducidos por Lacan a la altura de Televisión como una posición ética del sujeto. Una posición de cobardía. Habla del pecado, de ceder, de faltar al deseo de saber sobre el inconsciente que determina al sujeto. En esta fórmula Lacan reordena lo dicho hasta el momento sobre el tema de la manía subrayando la dimensión del sujeto. Lo cual implica su ineludible responsabilidad, su insondable decisión del ser. Responsabiliza al sujeto de su posición en relación al inconsciente. Esa posición entonces respecto del inconsciente puede ser de “rechazo”. Lo particular en las manías es ese carácter mortal al que puede llegar ese rechazo del inconsciente Habla del rechazo del lenguaje como rechazo del inconsciente. El lenguaje para esa época se diferencia de lalengua. Es una articulación de lalengua. Esta articulación implica la dimensión de la cadena. Efectos de retracción anticipación y la consecuente producción de sentido. Entonces entendemos que rechazo del inconsciente es rechazo de la cadena. La cadena implica un punto de almohadillado. Históricamente el punto de almohadillado estaba pensado por Lacan en relación a dos elementos (ste y sdo) Pero en la medida en que avanza en su enseñanza vemos que amplia su consideración y entonces lo que se pensaba como “punto de almohadillado” puede quedar desplazado al concepto de “anudamiento” entre los tres registros (de lo imaginario del cuerpo y las significaciones, de lo simbólico del ste y de lo real del goce) Colette Soler en su libro “Que se espera del psicoanálisis y del psicoanalista” (Soler, 2007,240) trabaja acerca del concepto de “rechazo del inconsciente” en un sentido mas amplio que subsumido solamente al campo de las psicosis. Retoma la cita de Televisión y subraya que si el rechazo del inconsciente llega hasta la psicosis implica un retorno en lo real de lo que es rechazado del lenguaje. Interpreta Soler que el rechazo del inconsciente podría pensarse en una forma más amplia, respecto del sujeto en general. Entonces propone distintos estratos del rechazo del inconsciente: • En las psicosis se trata de un rechazo que habitualmente nombramos como forclusión del ste. Patognomonicamente en los fenómenos de excitación maniaca encontramos el efecto del rechazo del inconsciente como cadena rota. • presenta una modalidad de rechazo del inconsciente que llama generalizada y que piensa articulada a nuestra modernidad, donde muchas veces vemos aparecer una posición desinteresada del sentido de lo que nos pasa. Esta posición tiene una consecuencia directa con la des-subjetivación del síntoma. Una posición del no pienso, soy. • la tristeza también es incluida (a partir de la cita de Televisión ) como una forma de rechazo del inconsciente, en tanto falla moral, cobardía moral… de no reconocerse en el inconsciente, en la estructura (Lacan,1974,107). Este planteo opone rechazo - reconocerse. No es fácil definir que es “reconocerse en el inconsciente” si partimos de entender que el inconsciente es un saber que no se sabe que se sabe Eric Laurant intenta una articulación al decirnos que lo que tiene la tristeza de central es que ella es un saber, hay lucidez en la tristeza pero es un saber triste, cortado de la vida, separado de lo real del goce. Es un saber que se articula solo y que ha perdido el vacío que lo articularía al propio goce. (Laurant, 2000,76) Incluso en la melancolía definida como acentuación de la tristeza agrega: “hay ruptura, no hay conexión, no hay sutura ni articulación entre cadena ste y lo real del cuerpo, lo viviente del cuerpo (Laurant, 2000, 82). Muestran melancolía y manía de manera descarnada una relación particular con la cadena ste, suelta, desconectada de las formas de goce. Entonces la tristeza pueda ser pensada en relación al concepto de rechazo del inconsciente, si lo definimos como un corte, una desconexión de la cadena inconsciente, desanudamiento entre

cadena y goce. A través de Hamlet decíamos una palabra sin sentido, desligada del sentido, a partir de la manía del seminario 10, una palabra sin el lastre de a., desligada de la función de la cadena, y con la tristeza decimos hay cadena pero suelta, desligada de lo real del goce. Encontramos así desde la locura de Hamlet hasta la tristeza de Televisión, distintos fenómenos que pueden leerse como una relación particular con la cadena ste, con la cadena inconsciente. Una relación de corte o “de rechazo”. Según nuestro desarrollo proponemos pensar que la cadena inconsciente implicaría un decir del sujeto que anuda la dimensión del ser con lo real que lo habita. Entonces ciertos fenómenos “locos” (en donde incluimos pasaje al acto y acting out tema de nuestra próxima investigación) tal vez puedan ser leídos a partir de este concepto amplio de rechazo del inconsciente (que extraemos del trabajo de Lacan sobre la manía pero que ampliamos al sujeto en general) donde clínicamente lo que observamos es una suspensión de la función de representación del sujeto por el ste (función de la cadena inconsciente), de no reconocerse en el inconsciente que lo determina. Reconocerse leído como responsabilizarse, en el sentido de anudamiento inconsciente-goce y que de no producirse irrumpe como invasión o desenfreno, o como fenómenos de excitación en el cuerpo. LOCURA -DEBILIDAD O JOYCE Siguiendo esta línea que interroga la relación entre cadena ste -locura-manía, encontramos otra referencia a investigar en el seminario 24. En este Seminario dedicado entre varias cuestiones a interrogar los estatutos del inconsciente Lacan nos sorprende con una definición de la locura como lo opuesto a la debilidad “entre locura o debilidad no tenemos sino la elección” (Lacan,76-77) Trabaja la debilidad como lo mental, como enfermedad mental, como sentimentalidad. Refiere que la idea que tenía Freud del inconsciente esta asociada al efecto del ste, a la cadena ste, al saber inconsciente. Para Lacan el inconsciente freudiano es lo mental. Y lo mental sufre en esta última parte de su enseñanza una devaluación al estatuto de debilidad. Debilidad mental es tejido de palabras que al entrelazarse producen sentidos, sentido sexual. Este sentido sexual afecta al cuerpo. Debilidad a la que le atribuye una función de tejido, de anudamiento “es por lo menos lo que resulta del hecho de que lo mental es tejido de palabras (Lacan 76-77,45) “todo lo que es mental al fin de cuentas es lo que yo escribo con el nombre de sinthome” (Lacan 76-77,45) Si leemos este concepto de sinthome en su función de anudamiento, vemos que nos queda en la serie de la debilidad mientras que la locura queda definida como lo opuesto, lo que rompe, lo que cortociruita o se desamarra del tejido mentiroso lenguanjero que es el inconsciente discurso del Otro. Locura entonces como corte, desanudamiento, opuesto a tejido, a anudamiento. Sin embargo una complejidad se introduce entre “locura o debilidad” a través del anudamiento que Joyce nos enseña. Es definido por Lacan como un “desabonado del inconsciente”. Esta posición particular respecto del inconsciente queda plasmada en su escritura. Una escritura que se produce separada de la función ste, de la función de la cadena, a tal punto que en las primeras hojas del seminario 23 Lacan la designa como un ejemplo de elación maniaca. Lo llamativo es que en esa misma pagina articula dos términos que parecieran excluirse: elación maníaca y sinthome “supongo que pretende designar de este modo algo como esa elación de la que nos dice que está al comienzo de no se que sinthome que en psiquiatría llamamos la manía”(Lacan75-76,12).. Joyce, desabonado del inconsciente, nos muestra un discurso que va contra el sentido, que lo descuartiza, lo despezada. Sin embargo, y esto es lo interesante, no se manifiesta como un loco sino como un artista. A través de su arte (una escritura que pone en juego la elación maniaca de su discurso) logra un tipo de mentalidad particular que lo anuda. Su escritura que no es ni débil ni loca nos muestra una vez más la potencia clínica que nos ofrece y abre a nuevas perspectivas de investigación sobre nuestro tema: la relación entre cadena ste, elación maniaca y locura.

67

CONCLUSIONES Hemos trazado un campo de intersecciones y disyunciones entre la fenomenológica de la manía y la locura. Subrayamos que en ambos campos encontramos “fenómenos de excitación” que afectan al cuerpo. Hemos interrogado la estructura de la palabra maníaca y loca y hemos encontrado una comunidad que las define como sin sentido, suelta, desconectada, desanudada. Hemos articulado el concepto de rechazo del inconsciente como rechazo de la cadena inconsciente extraído del trabajo de Lacan sobre la manía y lo hemos considerado en una perspectiva más amplia, aplicado al sujeto en general. Se introduce siguiendo puntuaciones de Lacan la serie: -rechazo del inconsciente - desamarre del tejido lenguanjero mentiroso. Interrogamos la dimensión de imposibilidad del decir inconsciente (un decir que anuda) como un punto de convergencia entre fenómenos maniacos y locos que nos permite seguir avanzando en la investigación de la variabilidad clínica. Hemos esbozado, y seguiremos en esta línea investigando, la particularidad que introduce el tipo de anudamiento de Joyce en función de nuestro tema: la relación entre locura y manía.

PROPÓSITOS DE LA CURA PSICOANALÍTICA EN FREUD Y SU FUNDAMENTO PULSIONAL. PARTE III ANEXO
Bermudez, Silvia Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NOTA (1) Variaciones del concepto de locura en la obra de J.Lacan. Su incidencia en el diagnostico diferencial neurosis-psicosis. Director Pablo Muñoz BIBLIOGRAFÍA BERCHERIE P., Los fundamentos de la clínica, Ed. Manantial, l986, Buenos Aires, Argentina BOUSSEYROUX y otros (1988), La Manía en Clínica diferencial de las psicosis, Ed. Manantial, pag 217, Buenos Aires, l998 FREUD S (1917), Duelo y Melancolía en Obras completas, Volumen 14, Ed. Amorrortu, Buenos Aires. GODOY C (2008)., Los artificios de James Joyce, en Ancla N 2, Revista de la Cátedra II de Psicopatologia, Facultad de Psicología, 2008. KRAEPELIN (1909), La locura maniaco depresiva, Ed. Polemos, Buenos Aires, 1996. LACAN J (1954-55), El Seminario 2, Ed. Paidos, Buenos Aires, Argentina LACAN J (1955-56)., El Seminario 3, Ed. Paidos, Buenos Aires, Argentina LACAN J (1958-59)., El Seminario 6, inedito. LACAN J (1963-64)., El Seminario 10, La Angustia, Ed. Paidos, Buenos Aires, Argentina, 2006. LACAN J (l974-1975), El Seminario 22, R S I, inédito. LACAN J (1975-76)., El Seminario 23, Ed. Paidos, Buenos Argentina, 2006 LACAN J (1976-77)., El Seminario 24, inédito LACAN J, Psicoanalisis Radiofonía y Televisión, Ed. Anagrama, Barcelona, 1977 LAURANT, E.,(2000), Los objetos de la pasión, Ed tres Haces, Buenos Aires, Argentina MAESO G., Lacan con Joyce, Ed. grama, Buenos Aires, 2008 MILLER J.A, El ultimo Lacan, en enlaces 12 MILLER J.A., Lo real y el sentido, Ed. Coleccion Diva, Buenos Aires, 2003 MILLER J.A., Enseñanzas de la presentación de enfermos, en Matemas I, Ed. Manantial, Buenos Aires, 1987 SCHEJTMAN F (2004), La trama del síntoma y el inconciente, Ed. del Bucle, 2004 SCHEJTMAN F (2008), Introducción de la trenza, en Ancla N 2, Revista de la Catedra II de Psicopatologia, Facultad de Psicología, 2008. SOLER C., La Mania: pecado mortal, en Estudios sobre las psicosis, Ed. Manantial, Buenos Aires, 1989 SOLER C. (2004), El giro borromeo, en La Querella de los diagnósticos, Ed Letra Viva, Buenos Aires, Argentina, 2009 SOLER C. (2001), El rechazo del inconsciente, en Que se espera del psicanalisis y del psicoanalista?, Ed. Letra Viva, Buenos Aires, Argentina,2007.. SORIA DAFUNCHIO N(2008)., Confines de las psicosis, Ed. del bucle, Buenos Aires, 2008. TORRES M (2007)., Fracaso del inconciente, amor al síntoma, Ed.Grama, Buenos Aires, 2008. YOSPE J., En el límite: Joyce, en La Locura, Ed. propuesta psicoanalítica sur, Buenos Aires, 2005

RESUMEN En los informes anteriores referidos a esta investigación me propuse verificar los propósitos de la cura psicoanalítica en Freud y su fundamento pulsional para los finales de los análisis a partir del principio ético que anuda - clínica -episteme - política. Wo Es war, soll Ich warden Elabore una formula Ganarle tierra fértil al “mar mal”, pero no todo, con un resto reacio a la interpretación: una injerencia de fragmento de agresión libre, que devino de la misma pluma freudiana. En este complemento avanzo en la conceptualización del yo como ser fronterizo, sin limites tajantes. “es una continuación de la diferenciación de superficies” El yo como función media es un recurso, del cual se sirve el ello y el superyo Concluiré esta presentación con la definición de castración presentada por Lacan en el texto Subversión del sujeto y dialéctica del deseo, “ castración quiere decir rechazar el goce para ser alcanzado en la escala invertida de la ley del deseo”, para poner en consonancia Wo Es war, soll Ich warden Palabras clave Yo Ello Topologia Freudiana ABSTRACT PURPOSES OF THE CURE IN PSYCHOANALYTIC FREUD AND ITS INSTINCTUAL FOUNDATION. PART III ANNEXED Previous reports referred to in this research I decided to verify the purpose of the psychoanalytic in Freud cure and his drives to the end of the analysis of the ethical principle that ties - clinical - episteme - political basis.”Wo Es war, soll Ich warden”. Develop a formula to make fertile ground “sea - evil”, but not all, with a reluctant rest interpretation: interference free aggression, which became the same Freudian pen fragment. In this add-on advance in conceptualizing ego such as border, without limits decisive. “is a continuation of the differentiation of surfaces”. The ego as average function is a resource, which serves the it and the superyo. I’ll conclude this presentation with the definition of castration submitted by Lacan in the subversion of the subject text and dialectic of desire, “castration means rejecting the enjoyment to be reached in inverted scale of the law of desire”, to bring into line Wo Es war, soll Ich warden Key words Ego Id Freudian Topologia

WO ES WAR, SOLL ICH WARDEN En los informes anteriores referidos a esta investigación [i]me propuse verificar los propósitos de la cura psicoanalítica en Freud y su fundamento pulsional a partir de la fórmula: “fortalecer al yo, hacerlo más independiente del superyo ensanchar su campo de percepción y ampliar su organización de manera que pueda apropiarse de nuevos fragmentos del ello” Donde sostengo que dicho fortalecimiento no obedece a prescripciones, ni consejos o promesas de felicidad, velando la falta, sino develando el goce que lo deshabita de su propio deseo, ya no sacrificado a las querellas y exigencias del superyo, sino hacerlo más independiente, creando un lazo inédito con el superyo. Ensanchar su campo perceptivo y ampliar su organización como la apertura a un horizonte con una versión ampliada, morigerada e

68

inédita, desalojando los significantes amos que lo desvanecían y así abrirse a un porvenir. Apropiándose de nuevas partes del ello. (Los resaltados son míos) Destaco de esta construcción freudiana la operación analítica misma que conlleva a “apropiarse de nuevos fragmentos de ello”, lo que implica admitirlo de ningún modo eliminarlo, ni negativizarlo; haciendo subsistir la emergencia pulsional para el trabajo y la alteración, alteración que produce una nueva gramática pulsional. Y que a la altura de Análisis Terminable e Interminable lo elabora como Alteración < terapéutica > del yo, que es lo que conduce a la cancelación de alteraciones ya existentes por obra del proceso defensivo.[ii] Uno de los objetivos que me propuse y desarrollé en trabajos anteriores fue recuperar el imperativo Wo Es war, soll Ich warden. Donde Ello era, Yo debo advenir, en un principio ético freudiano que anuda clínica - episteme y política. Ganarle tierra fértil al “mar - mal”[iii], pero no todo. EL YO Y EL ELLO, TOPOLOGIA FREUDIANA Si el psicoanálisis es “un instrumento destinado a posibilitar al yo la conquista profunda del ello”[iv]; podemos decir con Groddek que “el ser humano es vivido por lo desconocido, en el hay un Ello, un algo maravilloso que regula todo cuanto hace y le ocurre. La frase “yo vivo” solo es exacta en forma condicional, solo expresa un pequeño fenómeno parcial de la verdad fundamental: el ser humano es vivido por el ELLO”. [v] Formalizado en Freud del siguiente modo: “En el núcleo de nuestro ser se encuentra el oscuro ello “Eso” que no comercia con el mundo, solo por la mediación de otra instancia, el yo”[vi]. Me interesa destacar esa función media, del yo como instancia, sin límites tajantes, en el conjunto de las instancias “El yo es una continuación de la diferenciación de superficies” (…) la personalidad psíquica no está deslindada, por fronteras tajantes sino mediante “campos coloreados que se pierden unos en otros”[vii]. Extraigo de lo anteriormente citado la clave para leer en Freud una topología del yo - ello que hace las veces de una banda de Moebius, (Los resaltados me pertenecen) Un yo escindido, que por un lado soporta y obedece, se defiende y se deforma que intenta consumar una voluntad unitaria, un empuje a la síntesis; pero sus “tetras” no le son suficientes para lograrlo, porque en su envés y Freud lo dice así: “es tiempo de destacar la otra cara de la medalla, el yo es solo un fragmento del ello, un fragmento alterado “[viii] Es cierto que encontramos en Freud una vertiente del yo como “tendencia a la síntesis de sus contenidos”, lo que entiendo como soldadura, imbricación, ligadura de sus procesos anímicos. Son dos las operaciones: una su intento de potencia y la otra la impotencia en su endeblez. Bien lejos está de alcanzar una armonía o unificación, en la lógica de una cura. El yo como instancia es un recurso, un - medio para - que Ello y Superyo se satisfagan, o dicho en otros términos, Yo es un recurso, un medio para el goce y el deseo. Siempre hay algo que excede a la prudencia y la razón del yo que no puede ser sintetizado y justamente se pone en tensión con lo inconciliable de las pasiones del ello, de estas se podrán ganar nuevas partes, conciliar, apropiarse de algunos fragmentos. Siendo el colmo de lo inconciliable los fenómenos residuales, resto reacio por estructura intocado y es lo que posee el máximo poder de dominio. Entonces retomando los propósitos de la cura estos producen un verdadero efecto alterador en la economía pulsional que deja como saldo lo nuevo, lo inédito y a su vez un resto incurable. De ahí el imperativo ético “Donde Ello era, Yo debo devenir”, eso se inventa en un análisis y en un final. Si hay un poder de dominio es que hay siempre un resto irreductible. Alteración que conduce a la cancelación de alteraciones ya existentes por obra del proceso defensivo, pero siempre quedando un resto, imposible de ser simbolizado. Forzar la cura hacia allí en un intento de simbolizar lo imposible, lo que tendría que ser verificado como un final se vuelve reacción terapéutica negativa. FRAGMENTO DE AGRESION LIBRE Dichos restos presentados y elaborados por Freud como fenóme-

nos residuales, en los finales de análisis, es “esa injerencia de un fragmento de agresión libre”[ix] libre de toda tramitación y de todo conflicto, que hace límite a la interpretabilididad. “Nos vemos forzados a aceptar la conclusión de que la tendencia a un conflicto es algo especial, algo sobreañadido a la situación, independientemente de la cantidad de libido. Una tendencia, que emerge independientemente a presentar conflictos de esta clase no puede realmente atribuirse a nada, sino a la intervención de un fragmento de agresión libre.” Lo independiente le otorga ese carácter distintivo por fuera de todo sentido, conflicto y tramitación. (El resaltado me pertenece) A todas luces leemos en la letra freudiano su propósito y preocupación en producir un cambio cuantitativo en la economía libidinal de los analizantes, Dilucida que en la operatoria analítica “se consuman desarrollos y trasmudaciones imperfectas”[x] ; esos cambios nombrados como alteraciones, son solo parciales. Lo que una vez más demuestra a ese resto como una problemática en los finales de análisis, esa cantidad por estructura “libre“, no ligada a las resistencias internas, o de otra índole[xi], (que parecen depender de constelaciones fundamentales dentro del aparato internas -), cantidad no ligada a las resistencias estructurales del ello ni a las del superyo. Fenómenos residuales, reacios a la interpretación, resto que no puede ser anulado por la dominación del yo. Manifestaciones residuales, nos dice Miller, “es lo que Lacan traduce con la relación del objeto “a” y del sujeto dividido. La captura del sujeto por el significante amo no puede anular el resto del objeto “a”[xii]. Una vez más sale al paso la problemática del factor cuantitativo, uno de los obstáculos que Freud advirtió en los tratamientos y sobre todo en la problemática de los finales de análisis, en toda su obra. Ya desde los inicios lo encontramos contenido en estado práctico. He aquí un anticipo de finura, en su correspondencia con Fliess [xiii] ” E. finalmente ha concluido su carrera de paciente con una invitación para la tertulia en mi casa. Su enigma está resuelto casi completamente, su estado es excelente, su ser enteramente cambiado, de sus síntomas queda, por ahora, un resto. Empiezo a comprender que el carácter en apariencia interminable de la cura es algo sujeto a ley y depende de la transferencia. Espero que este resto no perjudique el éxito práctico. Estaba por completo en mis manos prolongar la cura, pero vislumbre que este especial compromiso entre estar enfermo y estar sano es deseado por los propios enfermos, y por lo tanto el médico no debe inmiscuirse. La conclusión asintótica[xiv] de la cura, que en esencia me resulta indiferente, siempre es un desengaño más para los circunstantes” (El resaltado es mío) Utiliza el término asintótico prestado de la matemática, más precisamente de la geometría. De lo que infiero que la conclusión asintótica de la cura, esa curva se acerca al eje sin tocarlo nunca, como función hiperbólica. Freud no se engaña, percibe que de esos síntomas queda siempre un resto intocado, resto que en el álgebra lacaniana se llama objeto “a”. Sitúo además que de la misma carta se desprende el carácter esencial del tiempo, el manejo de la trasferencia como un recurso crucial y la decisión ética de “no inmiscuirse “, no ser partidario de las curas interminables RECHAZAR PARA ALCANZAR Freud y Lacan fueron verdaderos contemporáneos en el sentido que Giorgio Agamben lo manifiesta en su conferencia de Venecia, [xv] “contemporáneo es el que ve la oscuridad de sus tiempos y no la luz”. Es el que se diferencia del resto, y no renuncian a su diferencia, lo cual a mi entender conlleva un verdadero valor subversivo. Tanto Freud como Lacan no se dejaron engañar por las luces, vislumbraron la presencia del resto, de lo real como imposible de ser simbolizado. En este sentido Jorge Alemán dice” no hay proceso histórico que elimine la heterogeneidad, que pueda borrar ese tensión entre lo real que se sustrae y lo simbólico”. ”La enseñanza de Freud y Lacan fueron conjugadas en tiempos en donde los proyectos emancipatorios eran pensados como lógicas totalizantes, tanto la marca hegeliana de los pueblos que se reencontraron al fin de la

69

historia con el saber absoluto se había transferido al campo marxista bajo la idea también de una desaparición de todos los antagonismos y de todas las tensiones constitutivas del comunismo, sin embargo así en Freud como en Lacan estuvo presente la teoría del resto”.[xvi] En otras palabras fueron a contrapelo de la dictadura de la razón, de la voluntad de dominio y la adaptación. La apuesta se jugó en un tratamiento ético de la pulsión sin razón y sin moral. Razón y moral de la cobertura fantasmatica. Tratamiento ético para dejar de tratar como extraña y peligrosa a la pulsión, sin deuda ni culpa, es mi modo de entender la expresión lacaniana “cuando el fantasma deviene pulsión en los finales de análisis” [xvii] Retomo el principio ético Wo Es war, soll Ich warden, [xviii] que atravesó toda mi investigación que anuda - política - clínica -episteme, para ponerlo en consonancia con la definición de castración que da Lacan en Subversión del sujeto y la dialéctica del deseo, en los siguientes términos “la castración quiere decir lo que es preciso rechazar del goce para ser alcanzado en la escala invertida de la ley del deseo”.[xix] Me interesa destacar el rechazar para alcanzar de la definición citada. Rechazar el goce como orden de satisfacción rendida al Otro para ser alcanzado, no eliminado, haciendo de ese goce, un saber singular. Así deviene lo extraño y peligroso en propio, sin culpa ni deuda. Lo pienso no como renuncia ni como amenaza sino como un nuevo tejido que lo desligaría de la oscuridad demoníaca del ello, pero no todo, para la ganancia de un saber hacer singular como ganancia epistémica al goce pulsional al final del análisis. Una Neo-creación en términos freudianos. “Vivir la pulsión sin culpa, no vivir como lo quiere el padre le da una esperanza particular al sujeto que se compromete en un análisis”[xx], Vivir la pulsión sin culpa, ni deuda, para alcanzar un saber hacer singular, como ganancia epistémica al goce pulsional al final del análisis, siempre con un fragmento de agresión libre imposible de ser simbolizado.[xxi]

[xiii] FREUD, S, Cartas a Wilhelm Fliess, Carta 242 16-04-1900, A.E.Bs. As1996,p 448 [xiv] Asintótico, ca. (De asíntota). Adj. Dicho de una curva: Que se acerca de continuo a una recta o a otra curva sin llegar nunca a encontrarla. [xv] AGAMBEN, G, Conferencia Qué es lo contemporáneo. Versión digital. Venecia Febrero de 2006 [xvi] Conferencia dictada en la facultad de Psicología UBA 5 de agosto de 2008 [xvii] LACAN J, Seminario Los cuatro conceptos fundamentales, Paidos Bs. As.1988 [xviii] Reformulado por Lacan en su retorno a Freud Donde ello era el sujeto del inconciente debe advenir [xix] LACAN, J, Escritos II, Siglo XXI, Bs.As. 1987, p 807 [xx] LAURENT, E, Las paradojas de la identificación, Eol Paidos, Bs. As. 1999, p 134 [xxi] “Uno dudaría si los dragones del tiempo primordial fueron extinguidos para siempre”, Freud, S Análisis Terminable e Interminable, p 232

NOTAS Y BIBLIOGRAFIA [i] El presente trabajo está referido al marco de la investigación:” La adquisición de la aptitud de analista en el marco de la segunda tópica freudiana”. En un artículo preliminar de dicha investigación se postula que el término ‘aptitud’ utilizado por Freud es la traducción al castellano de dos palabras alemanas distintas: ‘eignung’ y ‘tauglich’. La traducción para el primero de los términos, ‘eignung’, es: ‘aptitud o idoneidad’; el segundo, ‘tauglich’, se refiere a: ‘ser capaz de hacer algo’. El término ‘aptitud’, en la construcción teórica que realiza Freud en ‘Análisis terminable e Interminable’ (1937) posee un fundamento pulsional. Mis anteriores trabajos están publicados en Memorias, Tomo III; ISSN 16676750, pp. 57-59, Jornadas de Investigación Tercer Encuentro 2007 y en las Memorias del Quinto Encuentro 2009 de Investigadores en Psicología del MERCOSUR. Facultad de Psicología. UBACyT P820. 2007-2010 Director: Osvaldo Delgado. Integrantes del equipo: Silvia Bermúdez, Susana Ezsptein, Graciela González, Clarisa Kicillof, Laura Kiel, Susana Mizrahi, Silvia Pino, Mario Zerbino. .Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires- Área. Clínica Psicoanalítica. [ii] BERMÚDEZ, Silvia, Parte II El estatuto del yo y su fundamento pulsional Memorias, VI Encuentro Jornadas de Investigación, 2009 Facultad de Psicología UBA [iii] Equivocidad que me pertenece [iv] FREUD, S, El yo y el ello, Tomo XIX, A.E, Bs.As,1996, p 56 [v] GRODDECK, G, El libro del Ello, Editorial Sudamericana, Bs.As.1961, p. 22, [vi] FREUD, S, Esquema de Psicoanálisis, TXXIII, O.C, A.E .Bs.As.1995. p. 199. [vii] FREUD, S, Nuevas Conferencias, 31, T XXII. O.C, AE, 1992, p 74. [viii] Ibíd, p 71 [ix] FREUD, S, Análisis terminable e interminable,T.XXIII, O.C.AE,Bs.As.1997, p.247 [x] Ibíd, p 232 [xi] Ibíd, p 243- Freud se refiere a las “resistencias internas de otra Indole” cuando conceptualiza a las resistencias estructurales del ello y del super yo. [xii] MILLER,J, Análisis Terminable e interminable, Uno x Uno 37,Barcelona,1994 p 24

70

EL GOCE Y LA ÉPOCA. INVESTIGACIÓN DESDE LA CLÍNICA PSICOANALÍTICA
Bertholet, Roberto Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Rosario. Argentina
RESUMEN Para caracterizar a la época, Lacan inventó la noción de “discurso capitalista” que, forcluyendo la castración, pone en relación directa al sujeto y al objeto de goce, renegando de lo imposible. En la postmodernidad todo tiende a resultar inconsistente, incluido el sentido mismo. El sujeto, en un estado de incertidumbre, desorientación y angustia. Es el superyó quien domina la escena; fusionando el S1 y el a, empuja a un goce donde el deseo ya no funciona como defensa ni da lugar a la falta o a lo imposible. Hablamos de víctimas del goce en el siglo XXI, cuando no hay autonomía ni posibilidad de forjar un destino distinto. Los estudios sociológicos y políticos presentan la situación de los “supernumerarios”, de los “fuera del sistema”. Víctimas del goce como otra cara del sueño narcisista son la vertiente obscena del superyó en la civilización del trauma. Son los productos del trauma consumado, allí donde el trauma y el horror se hacen realidad. Entonces, en tanto el sujeto postmoderno vive en un campo imaginario, su existencia resulta muy frágil y sumamente expuesta a los embates de lo real. Allí, la clínica psicoanalítica de orientación lacaniana ofrece su utilidad social. Palabras clave Goce Víctima Superyó Capitalismo ABSTRACT THE ENJOYMENT AND THE EPOCH Lacan invented the concept of “capitalist discourse” that forecloses the castration. This notion makes a direct relation between the subject and the enjoyment object. In postmodernity, everything tends to be inconsistent. The man, in a mood of uncertainty, confusion and anguish. It is the superego who dominates the scene, fusing S1 and a. Without autonomy and opportunity to build a different destination, there are victims of enjoyment in the XXI century. Sociological and political studies show they are “outside the system”. Enjoyment victims are as the other face of narcissistic dream. While the postmodern subject lives in an imaginary field, his existence is very fragile and highly exposed to the ravages of reality. So the lacanian psychoanalytic orientation provides its social usefulness. Key words Enjoyment Victim Superego Capitalism

Algunas lecturas políticas y el discurso del psicoanálisis de orientación lacaniana muestran las consecuencias de la época actual sobre la subjetividad: desde el momento en que el capitalismo no es sólo el discurso capitalista -discurso que ubica claramente al consumidor reemplazando al sujeto- debemos reconocer que lo real sin ley del capitalismo salvaje produce víctimas del sistema. “Esclavos que se creen amos” dice Lacan en 1953, sometimiento al superyó y promoción de lo imaginario y el narcisismo en el goce autista, segregación en aumento de grandes sectores de la humanidad; al mismo tiempo que una angustia creciente de la población -de la cual la Argentina ha tenido sobradas experienciassiempre amenazada por un futuro incierto. El trauma, en este panorama, es una de las consecuencias inevitables del modo capitalista. En tal sentido, “víctimas del goce” sitúa el efecto que la maquinaria del capitalismo salvaje genera en la subjetividad al mismo tiempo que destaca que el psicoanálisis es una práctica clínica y política que restituye lo que corresponde a la ética: la responsabilidad. Jacques-Alain Miller ha sostenido que toda civilización es un sistema de distribución de goce. Y ha caracterizado como de “desamparo capitalista”, hilflosigkeit, sostenido en la rentabilidad, al régimen actual de la civilización. Jacques Lacan sostuvo en “Radiofonía”: “La plusvalía es la causa del deseo, del cual la economía hace su principio: el de la producción extensiva, por consiguiente insaciable, de la falta en gozar. Por una parte, se acumula para acrecentar los medios de esta producción a título de capital. Por otra, se extiende el consumo, sin el cual esta producción sería vana”. La ética del capitalismo en la actualidad, la podríamos formular de este modo: “vivir y trabajar para consumir”, cuando en tiempos de la modernidad, el dilema era “trabajar para vivir o vivir para trabajar”. Es la acción efectiva del imperativo superyoico “goza!!”, imponiendo rápidamente un “para todos”. Así, la ética del consumismo no deja lugar a lo singular. Zigmunt Bauman (“La globalización, consecuencias humanas”) acentúa la dimensión del consumidor: “la satisfacción del consumidor debe ser instantánea, en un doble sentido. El bien consumido debe causar una satisfacción instantánea pero la satisfacción debe terminar enseguida. Para lograrlo, conviene que los consumidores no puedan fijar su atención ni concentrar su deseo en un objeto durante mucho tiempo, lograr que sean impacientes, impulsivos, inquietos, que su interés se despierte fácilmente y se pierda con la misma facilidad”. Para caracterizar a la época, Jacques Lacan inventó el discurso capitalista. Pero resulta difícil creer que se trata de un verdadero discurso porque -forcluyendo la castración- pone en relación directa al sujeto dividido y al objeto a, renegando de lo imposible. Cuando el discurso capitalista domina la escena, hay una doble consecuencia: • pérdida de las funciones del significante amo, contemporáneo al hecho de que el Nombre del Padre cada vez falta más en lo social (Jacques-Alain Miller, Curso “Piezas sueltas”), insuficiente para brindar algún sentido a la vida y para regular lo concerniente al goce; cuando el Otro se descubre sólo como semblante, en el horizonte aparece la angustia. • dominio del objeto, que seduce prometiendo una satisfacción sin pérdida alguna; todo se fetichiza, todo es mercancía que se puede llegar a obtener. “Vivimos en una época en que el resto toma consistencia. Estamos en la época del objeto a”, afirmación de Jacques-Alain Miller en Brasil, en 1989, quince años antes que la desarrollara en el Congreso de Comandatuba, en el 2004. Estas dos transformaciones, efecto del discurso capitalista, dan por resultado que no haya nada que sea una barrera ni que algo aparezca como prohibido. El capitalismo desconoce lo imposible, aquella diferencia entre el recorrido de la pulsión, su “drang” y el objeto de satisfacción. Así, en la postmodernidad todo resulta inconsistente, se diluye, no hay sentido que perdure. Lo que se presenta es una metonimia de significaciones. Todo se mueve constantemente, nada es estable y el sujeto vive en un estado de incertidumbre, de desorientación y de angustia.

71

Si el Ideal del yo, en términos de Freud, es el significante que, extraído del campo del Otro, se convierte en brújula del deseo y así tramita la falta en ser -a través no sólo de la identificaciónalienación sino también colaborando en la formación de síntomas-, estamos, en cambio, en una época en la que es el superyó quien domina la escena; ese superyó que fusionando el S1 y el a, empuja a un goce donde el deseo ya no funciona como defensa ni da lugar a la falta o a lo imposible. Pero si falla la operación simbólica, esto lleva a una dictadura del plano imaginario, como se ve claramente en los productos del consumo masivo que ofrece la televisión actual, ya sea en programas de entretenimiento como supuestamente “culturales”, pasando por la publicidad y programas de noticias. Mientras más se es consumido por las noticias del horror y de los traumas actuales, menos enterado de la castración, reduciéndose la dimensión simbólica de la vida. Se confirma, entonces, la conexión íntima entre la pulsión de muerte y el narcisismo, tal como el mismo Freud lo da a entender cuando toma prestado del mito de Narciso la escena para introducir su nueva elaboración. Es la época de los desengañados del Ideal, del padre, de la autoridad, del Otro, de los semblantes verdaderos, quedando sólo una parodia de semblantes, lo que para colmo, se realiza sin vergüenza alguna en la gran mayoría de la llamada “clase política”. Del hombre de la post-modernidad sabemos que encuentra satisfacción en su posición de goce, disfruta de su modo de intentar eludir la falta y el vacío de sentido de la vida. Pero tal posición lo dispone más fácilmente al trauma, a la contingencia que lo golpeará inevitablemente y frente a la cual no podrá sino desarmarse, venirse abajo. Tal como ocurre en la psicosis, aquello que no se pudo simbolizar, reaparecerá en lo real. Pero entonces ¿por qué hablar de víctimas del goce en el siglo XXI? Para que haya víctimas tiene que haber daños producidos por factores externos, involuntarios y del que no se sea responsable. Es decir, que la víctima no ha tenido autonomía, ni posibilidad de forjar un destino distinto; ha quedado sin opciones y frente a algo que lo ha dominado. En tal sentido, los estudios sociológicos y políticos presentan la situación de los “supernumerarios” (Robert Castel en “La metamorfosis de la cuestión social”), de los “fuera del sistema”, de los cada vez más numerosos inmigrantes ilegales, que escapan de las condiciones infrahumanas de vida de sus lugares de origen; o cuando el número de refugiados en campamentos supervisados por la ONU crece notablemente (en 1975, 2 millones; en 1995, 27 millones); cuando los “daños colaterales” de las guerras sobre la población civil y sin la menor posibilidad de defensa ya no entran en consideración alguna por parte del poder militar al servicio de la extensión del capitalismo, o cuando el terrorismo fundamentalista responde con la misma moneda de destrucción provocando una creciente inseguridad de la que ningún lugar del mundo se puede escapar: todo eso justifica que hablemos de “víctimas del goce en el siglo XXI”. Al mismo tiempo, ése es el presente y el horizonte del hombre postmoderno. Su fantasma de autonomía narcisista y de consumidor empedernido quiere velar pero, inevitablemente, le presenta ese otro fantasma, convertido en realidad en el mundo actual: la condición de excluido del sistema, de resto inútil, de “sicut palea”, de quien pierde toda dignidad humana. Es la castración en una de sus presentaciones más horrorosa. Las “víctimas del goce” son la otra cara del sueño narcisista; son la vertiente obscena del superyó en la civilización del trauma. Las víctimas del goce son, para el hombre de Occidente, los productos del trauma consumado, allí donde el trauma y el horror se hacen realidad. Entonces, en tanto el sujeto postmoderno vive en un campo imaginario, su existencia resulta muy frágil y sumamente expuesta a los embates de lo real. Allí, la clínica psicoanalítica de orientación lacaniana ofrece su utilidad social: • el deseo del analista incide sobre la debilidad mental propia de esta civilización -que fluctúa entre la manía y la depresión-, facilitando una relación distinta con los mandatos de la cultura • convoca y hace comparecer a un sujeto responsable de su mo-

do singular de goce • trata al trauma por medio del sentido y del síntoma • pero también se dirige a un más allá del sentido, no tratando de comprender todo, sino de “rasurarlo lo más que se pueda, para que no produzca al final más que el retorno al pecado” (Lacan, “Televisión”).

BIBLIOGRAFIA BAUMAN, Z.; “La globalización, consecuencias humanas” CASTEL, R.; “La metamorfosis de la cuestión social” FREUD, S.; “Introducción al narcisismo”; tomo XIV; Amorrortu Editores, 1985. FREUD, S., “Más allá del principio del placer”; tomo XVIII; Amorrortu Editores, 1990. FREUD, S.; “Psicología de las masas y análisis del yo”, tomo XVIII, Amorrortu Editores, 1990. FREUD, S.; “El malestar en la cultura”, tomo XXI, Amorrortu Editores, 1990. LACAN, J.; “La ciencia y la verdad, en Escritos 2, Editorial Siglo XXI, 1985. LACAN, J.; Seminario “Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis”, Editorial Paidós, 1991. LACAN, J.; Seminario “De un Otro al otro”, Editorial Paidós, 2008. LACAN, J.; Seminario “El reverso del psicoanálisis”, Editorial Paidós, 1992. LACAN, J.; Seminario “El saber del analista”, charlas en Sainte-Anne, en 19711972, inédito. LACAN, J.; Seminario “Aún”; Editorial Paidós. LACAN, J.; “Radiofonía y Televisión”, Editorial Anagrama, 1993. MILLER, J.-A.; “El Otro que no existe y los Comité de Etica”; Editorial Paidos; 2000. MILLER, J.-A.; “Piezas sueltas”, Curso dictado en París, 2003; inédito. MILLER, J.-A.; “Una fantasía”; Revista Lacaniana 1; 2002.

72

CONVERGENCIAS Y DIVERGENCIAS ENTRE EL ETERNO RETORNO Y LA COMPULSIÓN DE REPETICIÓN: INCIDENCIAS EN EL PSICOANÁLISIS DE LA ACTUALIDAD
Boso, Jorge Fabio Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN En el marco de las líneas de investigación emprendidas por el PROICO 4-1-9301, este trabajo tiene como objetivo comunicar cómo se han investigado los fundamentos y alcances de la posible relación entre la tesis del Eterno Retorno de Nietzsche y el concepto de Compulsión de Repetición de Freud. Considerando que las opciones epistemológicas determinan las teorías y las prácticas profesionales a ellas vinculadas, la presentación se propone mostrar los resultados del análisis respecto de los probables puntos de convergencia y de divergencia entre las conceptualizaciones de Nietzsche y de Freud. A la luz de las relaciones establecidas se intenta interrogar por las posibles incidencias del psicoanálisis en el mundo de hoy, teniendo en cuenta que en el debate acerca del futuro del psicoanálisis resulta necesario efectuar una exploración sobre las condiciones de su ejercicio. Los procedimientos efectuados ponen en evidencia que es preciso adentrarse en los paradigmas de base del psicoanálisis para indagarlos epistemológicamente, con el fin de realizar una puesta al día del estado de su “verdad interna”. Palabras clave Eterno Retorno Repetición Psicoanálisis ABSTRACT CONVERGENCES AND DIVERGENCES BETWEEN ETERNAL RECURRENCE AND REPETITION COMPULSION: INCIDENCE IN CURRENT PSYCHOANALYSIS Within the guidelines of research set out by the PROICO 4-19301, the objective of this work is to communicate how were researched the basis and scope of the possible connection between Nietzche’s Eternal Recurrence Thesis and Freud’s Repetition Compulsion Concept. Taking into consideration that epistemologycal choices determine theory and professional practice connected to them, the presentation intends to show the results in relation to the probable points of convergence and divergence between Nietzche’s and Freud’s conceptualizations. In the light of the established connections, it is tried to find out about the possible incidence on current psychoanalisys in the world, taking into account that it becomes necessary, within the debate about the future of psychoanalisys, to carry out an exploration on the conditions of its practice. The procedures realized prove that is essential to go deeper into the paradigms in psychoanálisis to cuestion them epistemologically in order to update the condition of its “truth claims.” Key words Eternal Recurrence Repetition Psychoanalysis

Este trabajo tiene como objetivo dar cuenta del resultado del análisis de ciertas convergencias y divergencias entre la tesis del Eterno Retorno nietzscheana y la noción de Compulsión de Repetición freudiana, y de sus incidencias en el psicoanálisis hoy. Las preguntas que orientaron esta investigación fueron: ¿Qué cuestiones teóricas pueden ponerse en juego para habilitar esa articulación? ¿Qué metodología llega a ser pertinente para justificarla? ¿Qué actualidad reviste esta problemática? Preguntas realizadas a partir de los marcos de un proyecto de investigación más amplio, una de cuyas hipótesis sostiene la incidencia de opciones filosóficas y epistemológicas en la producción de teorías y sus determinantes efectos en las prácticas[3]. El enlace entre algunos desarrollos conceptuales de las obras de Nietzsche y de Freud, respectivamente, ha sido planteado desde el origen mismo del psicoanálisis. De acuerdo con Assoun[4], ese enlace es básicamente un artefacto histórico, forjado como producto de cierta elaboración cuya objetividad puede encontrarse dentro de un contexto específico. Por lo tanto, se planteó la necesidad de construir un modelo epistemológico complejo en el cual puedan desarrollarse y explicar tanto los resultados de las respectivas comparaciones entre ambas temáticas como su consecuente análisis. La investigación aquí referida ha involucrado una metodología inmanente a su indagación teórica -en el sentido de que del objeto mismo proviene el método-. Se instrumentó para ello una heurística alrededor de textos seleccionados de Nietzsche y de Freud. En esa línea, la mirada nietzscheana en torno del mito de Ariadna se convirtió en una herramienta fundamental de análisis[5]. La particular lectura del filósofo permitió enlazar, a los principales lineamientos de su filosofía, distintas conceptualizaciones relacionadas con la teoría de Freud, en especial el concepto de compulsión de repetición. Tomando como eje analítico la problemática planteada, cabe destacar que donde se pensó hallar puntos de convergencias entre ambas tesis, se encontraron en cambio divergencias importantes. En efecto, a partir de la interpretación que elabora Gilles Deleuze de la lectura que recrea Nietzsche sobre el mito de Ariadna, El misterio de Ariadna (1995), fue posible establecer una articulación entre el Eterno Retorno y la Compulsión de Repetición. Se advirtió asimismo, en una línea semejante y a partir del aporte de Assoun[6], que Eterno Retorno y Compulsión de Repetición constituyen puntos teóricos netamente opuestos. Pero además se infirió como novedad, en un uso epistemológico de apropiación de los conceptos referidos, que lo que facultaría al hombre a aceptar el Eterno Retorno y advenir en una superación del hombre, es el trabajo terapéutico que tiene como objetivo elaborar la Compulsión de Repetición. Assoun[7] sostiene que mientras la repetición nietzscheana tiene valor de inmediación -característica que le otorga un halo de autenticidad e inocencia-, la repetición freudiana conlleva en cambio un aspecto mecánico reflejo, como carácter irreprimible de aquello que se rechaza y que cobra real sentido en el retorno de lo reprimido. Esta divergencia permite justamente establecer una relación de oposición entre ambas tesis. La diferencia principal radica básicamente en que el Eterno Retorno en el desarrollo de Nietzsche no es una repetición de lo Mismo. Deleuze[8] plantea que precisamente todo retorna porque nada es igual, y todo se baña en la diferencia y en la desemejanza, incluso con uno mismo. Se puede afirmar que por un lado, en la concepción freudiana, la posibilidad de una transformación por vía de la cura está estrechamente relacionada con el trabajo elaborativo y su capacidad de vencer la fuerza de la Compulsión de Repetición; en otras palabras, el fin de este proceso es suprimir la insistencia repetitiva propia de las formaciones inconscientes. Por otro lado aquel trabajo elaborativo podría corresponderse, dentro de la perspectiva nietzscheana, con la necesidad de transmutar todos los valores, tarea que desde la propuesta de Nietzsche resulta imprescindible para que el hombre pueda superarse a sí mismo y asumir el devenir del eterno retorno. La particular lectura del mito de Ariadna realizada con Deleuze hace ver el despliegue de esa articulación, a partir de la transformación que sufre Ariadna al pasar de Teseo a Dioniso. En la figu-

73

ra de Teseo se encarnan todos los valores del hombre superior; él es el fiel representante del espíritu de la pesadez, y carga sobre sus espaldas el desprecio por la tierra. Teseo logra matar al minotauro con la ayuda de Ariadna, quien le proporciona el hilo para escapar del laberinto. Precisamente, es el hilo de la moral que interviene en la tarea de negar la vida. Sin embargo, luego del abandono de Teseo, Ariadna comienza a relacionarse con Dioniso y se produce en ella una transmutación. Desde la perspectiva freudiana, cobra vital protagonismo el papel que desempeña Eros cuando en su última formulación sobre las pulsiones, Freud contrapone pulsiones de vida y pulsiones de muerte. Correlativamente hay que realizar un proceso de reelaboración mediante el trabajoso empeño por deshacer las represiones, incluso después del intento por resignar las resistencias. Se reconoce aquí un factor dinámico, puesto que tras cancelar la resistencia yoica, es preciso superar todavía el poder de la compulsión de repetición que opera sobre el proceso pulsional reprimido[9]. Eros libra batalla contra la Compulsión de Repetición en el camino hacia su elaboración y posterior tramitación. Correspondientemente, la transmutación es el proceso que le permite a Ariadna librarse de Teseo, eximirse de la pesada carga de los valores superiores, y salir del círculo vicioso de repetición que la conducía a un estado de inercia. De modo que, siguiendo el hilo de Ariadna -mito trágico del cual Nietzsche se sirve para condensar los principales lineamientos de su filosofía- y de la mano de la segunda tópica freudiana -a partir de la cual Freud define, retornando a la problemática pulsional, un más allá del principio de placer que acaba por corresponderse con la Compulsión de Repetición- se llega a comprender cómo se conjuga una articulación entre las tesis propuestas. Sin embargo, si bien existe este sólido enlace, se puede estar de acuerdo con Assoun[10] cuando afirma que el psicoanálisis se encuentra inevitablemente en una confrontación con la forma filosófica del saber. A partir de la conjunción entre la filosofía y el psicoanálisis y sus relaciones en el orden del saber, este autor sostiene que resulta ineludible para el psicoanálisis caracterizar su posición en relación con el campo circunscripto por la filosofía, en particular con los filósofos en tanto representantes de esa disciplina. Afirma asimismo que numerosas referencias filosóficas han desempeñado un papel crucial en el trabajo metapsicológico, entretejiendo entre ambas disciplinas una especie de “alianza” en forma transversal a la ciencia. Así, el objetivo de la metapsicología sería “retraducir” la metafísica extrayendo de la realidad suprasensible una psicología del inconsciente[11]. De hecho, lo que distingue al psicoanálisis y le confiere una identidad propia es precisamente la tesis de un sistema psíquico específico, es decir, el inconsciente, diferente de una condición puramente descriptiva, con lo cual se abre paso a la exploración metapsicológica. Cabe preguntarse a propósito qué ha ocurrido con posteridad al aporte freudiano. Para comenzar a entenderlo probablemente sea menester ir “más allá” del psicoanálisis -en tanto dado sin más- pero para adentrarse en el mismo, esto es, conduciendo la tarea en dos direcciones: por un lado, en lo que podría representarse como una suerte de “superación hacia atrás”, esto es, retornar al origen freudiano, explicando su movimiento de descubrimiento y sus logros e incluso, su herencia; y, por otra parte, como un intento de “superación hacia adelante”, esto es, señalar, en una especie de balance crítico, los puntos que el propio Freud individualiza como fracasos de la explicación analítica, o lo que él pudo rodear y legar a la posteridad. Musicante[12] dice que la tarea de recuperar lo fundamental del psicoanálisis no puede llevarse a cabo sin una depuración al máximo de los enunciados de base. Por consiguiente, no sólo depende de la capacidad de descubrimiento y de la posibilidad de enfrentar las nuevas cuestiones, actuales o inactuales, sino que conlleva un proceso de revisión tanto de las viejas respuestas como de las antiguas preguntas. Todo ello compete a la relación del fundamento freudiano con el desarrollo y el devenir del psicoanálisis. Al respecto, puede plantearse si es necesario representarse el destino del psicoanálisis, después de la desaparición de Freud, a la manera de un “imperio”, que los sucesores se disputarían y se repartirían[13]. Musicante[14] entiende a los movimientos posfreudianos como

intentos de ofrecer nuevas respuestas a cuestiones no resueltas en el tronco matriz de la obra. En razón de ello, sostiene que en lugar de enfrentarlas entre sí o subordinarlas las unas a las otras, o incluso contraponerlas a Freud para develar de modo invalidante sus “desvíos”, propone realizar un trabajo de depuración de paradigmas con el fin de encontrar, en el interior de la obra matriz, cuáles son aquellos puntos no resueltos. Tal es así que podría concebirse a los principales postulados de las corrientes como momentos del devenir interno del psicoanálisis. De hecho, para Assoun[15], de aquí proviene la verdadera significación histórica de las distintas escuelas: no como inventario de corrientes sino como episodios de un recorrido y de una dinámica. La herencia posterior a Freud se presenta como la historia de las “variantes”, de las críticas, es decir, del ajuste de los aportes metapsicológicos. En otras palabras, se trata de reconstruir y transformar, como verdaderos refundadores, los cimientos del interior mismo del imperio metapsicológico sin perder la identidad epistemológica del saber freudiano[16]. De este modo, con un balance crítico del psicoanálisis, se tendrá la oportunidad no sólo de problematizar elementos y de proponer revisiones, sino de retomar las pistas que para el mismo Freud se hallaban insuficientemente exploradas. A partir de aquí, se abren las puertas hacia los límites internos del psicoanálisis en la fase de creación estrictamente freudiana. Assoun[17] afirma que, a diferencia de un sistema filosófico, el psicoanálisis no tiene un enigma final, puesto que no experimenta, como la filosofía, un punto de cierre respecto de su pretensión de dar cuenta del Todo. En cambio el psicoanálisis, que se opone a todo cierre, tiene como objeto el inconsciente, en tanto cosa en sí incognoscible, y Freud inventa una metapsicología que se constituye como un sistema abierto. Justamente el trabajo analítico consiste en interrogar, poner en cuestión y abrir camino cuando la conciencia intenta imponer un cierre[18]. En ese sentido, y esta vez formulándolas en términos nietzscheanos: ¿será posible el advenimiento de un “superpsicoanálisis”? Avanzando por el laberinto a través del sendero que marca el hilo de Ariadna ¿se ve en la actualidad el psicoanálisis en la necesidad de una transmutación de todos sus valores?, ¿se encuentra preparado para transitar por el espiralado anillo del Eterno Retorno y devenir en transformación? Interrogantes planteados en el horizonte epistémico en que se inscriben las condiciones actuales, y desde la clave interpretativa proporcionada por las articulaciones precedentes entre la filosofía y el psicoanálisis, entre Nietzsche y Freud, entre Eterno Retorno y Compulsión de Repetición.

NOTAS [1] Lic. en Psicología. Jefe de Trabajos Prácticos en el Área de Formación Básica I. FCH. UNSL. Investigador en el PROICO 4-1-9301 Tendencias epistemológicas y teorías de la subjetividad. Su impacto en las ciencias humanas; 22H816, SeCyT, UNSL. [2] Lic. en Psicología. Pasante en el PROICO 4-1-9301 Tendencias epistemológicas y teorías de la subjetividad. Su impacto en las ciencias humanas; 22H816, SeCyT, UNSL. [3] GUYOT, V. (2008) Las prácticas del conocimiento. Un abordaje epistemológico. San Luis, Laboratorio de Alternativas Educativas, p. 48. [4] Op. cit. p. 12. [5] En este punto resulta necesario señalar que a lo largo de la obra de Nietzsche no encontramos un texto en particular donde el autor desarrolle un análisis determinado sobre el mito de Ariadna; no obstante, a partir de la lectura de Así habló Zaratustra (1884) y de Ditirambos de Dionysos (1888-1889), podemos inferir la significación que conlleva este personaje en la doctrina del filósofo. [6] ASSOUN, P. (1984) Freud y Nietzsche. México, Fondo de Cultura Económica, pp. 236- 249. [7] Op. cit. p. 247. [8] DELEUZE, G. (1990) Diferencia y repetición. Madrid, Júcar Universidad, pp. 338-390. [9] FREUD, S. (1926 [1925]) Inhibición, síntoma y angustia. En: Obras completas. Bs As, Amorrortu, 1976. V. 20, p. 3. [10] ASSOUN, P. (2006) Perspectivas del psicoanálisis. Bs As, Prometeo, p. 75. [11] Op. cit. p. 87. [12] MUSICANTE, R. (2001) Comentarios psicoanalíticos. Córdoba, Brujas, p. 154.

74

[13] ASSOUN, P. (2006) Perspectivas del psicoanálisis. Bs As, Prometeo p. 215. [14]. MUSICANTE, R. (2001) Comentarios psicoanalíticos. Córdoba, Brujas, pp. 157-158. [15]. ASSOUN, P. (2006) Perspectivas del psicoanálisis. Bs As, Prometeo p. 218. [16] Op. cit. p. 219. [17] Op. cit. p. 269. [18] MUSICANTE, R. (2001) Comentarios psicoanalíticos. Córdoba, Brujas, p. 87. BIBLIOGRAFIA ASSOUN, P. (1984) Freud y Nietzsche. México, Fondo de Cultura Económica. ASSOUN, P. (2006) Perspectivas del psicoanálisis. Bs As, Prometeo. DELEUZE, G. (1990) Diferencia y repetición. Madrid, Júcar Universidad. FREUD, S. (1976) Obras completas. Bs As, Amorrortu. GUYOT, V. (2008) Las prácticas del conocimiento. Un abordaje epistemológico. San Luis, Laboratorio de Alternativas Educativas. MUSICANTE, R. (2001) Comentarios psicoanalíticos. Córdoba, Brujas.

EL MALESTAR EN LA CULTURA: UNA LECTURA CULTURALMENTE SITUADA
Boso, Jorge Fabio Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN Esta propuesta se inscribe en el marco del PROICO 4-19301, una de cuyas líneas plantea la producción de conocimiento en Filosofía en diálogo con la Psicología y el Psicoanálisis; continúa con indagaciones ya emprendidas, e intenta profundizar en el análisis de las mismas. En tal sentido, a partir del abordaje de El malestar en la cultura, se pregunta por las condiciones que favorecerían la producción de diversas formas de malestar en la cultura de hoy, es decir, cuáles son los mandatos culturales dominantes en el actual momento histórico, y cómo se encuentra la subjetividad ante esos imperativos. Para ello se recurre a un eje de análisis denominado “lectura culturalmente situada”. Se considera asimismo la particularidad del psicoanálisis en su contexto epocal: frente a la imposición de un goce “civilizado” y unificador, el trabajo clínico posibilitaría un ejercicio sin acomodarse fácilmente al malestar. Desde esa mirada se sugieren pistas para interrogar y poner en cuestión el actual estado de cosas. Palabras clave Malestar Cultura Psicoanálisis ABSTRACT CIVILIZATION AND ITS DISCONTENTS: AN CULTURALLYSITUATED- READING This work is inscribed within the framework of the PROICO 4-19301, which in one of its lines of work considers the production of knowledge in philosophy in dialogue with psychology and psychoanalysis; it continues with undertook research, and attempts to go deeper into its analysis. In that sense, from the analysis of Civilization and Its Discontents, questions are raised about the conditions that would favour the production of diverse forms of discontent in today civilization; that is to say, which are the dominant cultural mandates in this historical moment, and how can be seen subjectivity before those imperatives. For that, it is resorted to an approach called “culturally-situated reading”. The particularity of psychoanalysis in its epochal context is also considered: Given the imposition of a “civilized” and unifying jouissance, clinical work would make possible an exercise without adapting easily to the discontent. From that viewpoint, threads are suggested to inquire and to pose the question in today state of affairs. Key words Discontent Civilization Psychoanalysis

75

Este trabajo se inscribe en el marco de las hipótesis de trabajo del Proyecto de Investigación Consolidado Tendencias epistemológicas y teorías de la subjetividad: su impacto en las ciencias humanas, una de cuyas líneas plantea la producción de conocimiento en Filosofía en diálogo con la Psicología y el Psicoanálisis. En continuidad con indagaciones iniciadas precedentemente y a partir del abordaje de El malestar en la cultura (1930)[iii], esta presentación se pregunta por las condiciones en que se producen diversas formas de malestar en la cultura actual. En tal sentido menciona algunos mandatos culturales dominantes en el actual momento histórico, poniendo en relieve el impacto de esos mandatos en algunas manifestaciones subjetivas. El eje de análisis se constituye a partir de una lectura culturalmente situada; recurriendo a ella se procura pensar la propia actualidad. Desde ese marco se tienden líneas para reflexionar acerca de qué posibilidades habría de modificar el actual estado de cosas respecto del malestar cultural imperante. El malestar en la cultura fue escrito en un período marcado por profundas turbulencias sociales, políticas y económicas a escala mundial. Al respecto cabe señalar que el calificativo de “período de entreguerras” -la Gran Guerra europea, acontecida de 1914 a 1918, y la Segunda Guerra Mundial, de 1939 a 1945- está muy lejos de expresar el clima extremadamente volátil de aquella época. La difusión del desastre económico iniciado el martes negro en Wall Street -que marcaría los inicios de la Gran Depresión- puso de manifiesto la interdependencia creciente de todos los países y proporcionó un marco apropiado al desarrollo y el auge de diversas formas de poder sobre las masas. Originalmente en el título previsto por Freud la palabra no era “malestar” (Unbehagen) sino “infelicidad” (Unglück). Más allá de las razones a primera vista semánticas, el cambio no carece de consecuencias para la lectura que se intenta realizar aquí. Por cuanto no se trataría de que un enderezamiento adecuado hacia los fines de la cultura pueda garantizar la obtención del ideal de la felicidad, sino que el malestar expresaría más bien un modo inherente de habitar, de encontrarse en la cultura, irreducible a cualquier tipo de ideal. Freud envía el manuscrito a la imprenta poco después de que aquel hecho funesto se produjera. Aunque se publica a fines de ese año -1929-, en la portada figura “1930”, año en que el partido de Hitler en ascenso logra una importante victoria. El mundo se preparaba para ingresar a la era del totalitarismo. El texto de Freud refleja en buena medida su estado de ánimo ante los acontecimientos de su época y su desilusión frente a los fracasos de la civilización. Pero además de ser el escrito de un hombre preocupado por la condición humana situada en el escenario socio-cultural e histórico de ese tiempo, también es la producción de un pensador que se interroga por la otra escena psíquica que constituye la condición de posibilidad de aquel, y es la constitución del psiquismo del sujeto. Cabe decir al respecto que una de las teorizaciones más importantes desarrollada por Freud hacia el final de su vida, en Más allá del principio de placer (1920), consiste en el planteo de la existencia de dos tipos de pulsiones en la vida anímica, a las que llama pulsiones de vida y pulsiones de muerte, Eros y Tánatos respectivamente[iv]. Por otra parte, es en El malestar en la cultura donde Freud presenta el problema de la vida anímica del sujeto en términos de un irremediable antagonismo entre las exigencias pulsionales y las restricciones impuestas por la cultura. Freud expresa su perspectiva acerca de la cultura a partir de la experiencia adquirida en el campo del psicoanálisis. La noción de cultura tenía que ver por un lado con el objeto de la etnología, más precisamente con la antropología cultural, bajo cuyo respecto se trataba de investigar el proceso de socialización (aculturación); por otro lado refiere a un proceso del que dependería el desarrollo antropológico (civilización). Frente a ello, Freud elabora un punto de vista novedoso, el cual supone una conexión ente el discurso sobre el hombre y la naturaleza, la teoría sobre el origen y la conflictiva psíquica individual. Además, Freud manifiesta hacer caso omiso de la distinción entre kultur y zivilisation, términos que expresan una querella de larga data y que había alcanzado su punto culminante con Spengler:

para este autor cada cultura tiene su propia civilización, la cual es el destino inevitable de una cultura, es decir el fin de su desarrollo orgánico. Por el contrario, Freud buscaría salirse de ese discurso ideológico sobre la salud y la decadencia planteado en continuidad con un larvado higienismo de la civilización. Así, para Freud hay una discontinuidad entre la cultura y la naturaleza, como puede inferirse a partir de la siguiente afirmación, presente tanto en El porvenir de una ilusión (1927) como en El malestar en la cultura: La palabra “cultura” designa toda la suma de operaciones y normas que distancian nuestra vida de la de nuestros antepasados animales, y que sirven a dos fines: la protección del ser humano frente a la naturaleza y la regulación de los vínculos recíprocos entre los hombres[v] . Freud menciona a continuación en qué consisten esas operaciones y normas. En primer lugar se refiere a las actividades y valores útiles para el ser humano, así equiparado a un dios- prótesis. Destaca luego que la cultura supone el despliegue de belleza, orden y limpieza entre sus requisitos más anhelados. Además menciona el paso cultural decisivo que supone la sustitución del poder del individuo por el de la comunidad, que limita así las satisfacciones individuales. De aquí surge la necesidad de un orden jurídico que garantice la administración de justicia conforme a derecho: El resultado último debe ser un derecho al que todos -al menos todos los capaces de vida comunitaria- hayan contribuido con el sacrificio de sus pulsiones y en el que nadie -con la excepción ya mencionadapueda resultar víctima de la violencia bruta[vi]. En consecuencia la libertad individual se adecua también a las exigencias de la cultura. Llegado a este punto Freud hace la advertencia siguiente: la cultura no supone un camino para alcanzar la perfección. Rompe así con un sentido teleológico y determinista vigente en su época. Y agrega que diversas exigencias culturales no le asegurarían al hombre la obtención de placer, ya que el desarrollo cultural requiere de las pulsiones importantes transformaciones. Finalmente, afirma que la cultura se edifica sobre la renuncia de lo pulsional, es decir se basa en la no satisfacción de poderosas pulsiones. Pero de esta misma renuncia deriva la hostilidad hacia la cultura; en efecto, al sucumbir una pulsión a la represión sus componentes libidinosos son transpuestos en síntomas, y sus componentes agresivos en sentimiento de culpa[vii]. En ese marco destacará la función del superyó, situando el sentimiento de culpa como la cuestión más importante del desarrollo cultural. Hacia el final del texto Freud se refiere a la fragilidad del destino humano: el hombre se halla sujeto a la pulsión de agresión y aniquilamiento -de este conocimiento deriva el talante angustiado del hombre contemporáneo-; Freud se pregunta si el desarrollo cultural podrá morigerar, con los trabajos de Eros, la incidencia de aquella. Y concluye diciendo que ese desenlace no se puede prever. De modo que la cultura supone un conflicto estructural que ningún ideal (religioso, científico, filosófico, o de cualquier otra índole) está en condiciones de satisfacer. Deriva de esto que el malestar en la cultura no es suprimible: se pueden quizá mitigar los efectos de la pulsión, pero el malestar que se produce debido a la renuncia pulsional es inherente a la condición cultural. Así, la lectura culturalmente situada del texto freudiano pone en evidencia la condición angustiante del hombre de aquella época, que presenciaba impotente la trágica e inminente conmoción de su subjetividad histórica. A partir de ese horizonte de significación es que cobra relevancia la pregunta por las singulares incidencias de malestar en la sociedad de hoy, aunque en el marco de otras condiciones. Precisamente uno de los fenómenos que constituyen la materialidad para pensar las particularidades del contexto presente, tiene que ver con algunas manifestaciones patológicas tales como las toxicomanías, el alcoholismo, los pasajes al acto y el acting out. Manifestaciones que, si bien no constituyen estructuras clínicas, darían cuenta de algunas expresiones del malestar en la cultura hoy. En esa línea, Ernesto Sinatra[viii] y Mauricio Tarrab[ix] realizan aportes para una ética del psicoanálisis que le posibiliten al analista conducirse adecuadamente en el tratamiento de la toxicomanía. Según esos aportes, tanto la identificación al “soy toxicómano” como las generalizaciones culturales sobre la droga atentarían contra el dispositivo analítico que se diseña según el criterio

76

del caso por caso. El psicoanalista en la experiencia analítica debe preguntarse menos por la toxicomanía que por la droga en su relación con el sujeto. En Variantes del argumento ontológico en la modernidad Sinatra retoma la problemática de la identificación al “soy toxicómano”, aclarando que no se trata de desautorizar lo que realizan los centros de atención al drogadicto y al alcohólico sino de recordar que el aceptar el nombre con el que alguien se designa, sin proceder a las preguntas que permitan, paso a paso, cuestionar esa identidad, genera la complicidad entre analista y analizante en “no querer saber de eso”. Este autor afirma que existen precisos límites en nuestro campo de acción, que nos llevan a situar de modo específico el ámbito posible de nuestra práctica ética: hablará de una función toxicómana. La relación de un sujeto con una droga puede responder a diferentes problemas, los que podrán deducirse de la estructura clínica particular en la que se inscriba su posición subjetiva; pero dicha relación no podrá adscribirse a ninguna estructura clínica en particular, ni tampoco constituir una estructura clínica per se. Sinatra afirma que situar una función toxicómana permite la des-substancialización de la categoría social “toxicómano”, ya que aquella indicará la particular relación de un sujeto con la droga de su elección. Asimismo Mauricio Tarrab en Mírenlos como gozan concluye diciendo que sólo despejando las generalizaciones podremos ubicar, si la hay, esta particularidad que la clínica psicoanalítica pone como condición de su práctica. Una práctica que debe conservar la pretensión de tomar cada caso como único. Este autor sostiene que la temática de las toxicomanías se ubica en una de las formas de la actualidad del malestar de la cultura; también dice que desde el Psicoanálisis se trata además de una actualidad que no es la de las drogas, de su consumo o de su abuso, sino de la actualidad del malestar en la cultura. Y también de la actualidad de la posición de la subjetividad de una época, que es la nuestra. Por esto mismo la experiencia de las toxicomanías es una praxis que a los ojos del Otro cultural aparece con diferentes semblantes en diferentes momentos históricos. Tarrab afirma también que debemos cuidarnos en nuestra intervención al menos de dos espejismos: el primero, aquel que atañe a quien espera del Psicoanálisis una respuesta que pudiera emparentarse con lo que Lacan llama vía del ejercicio de la bondad; el segundo, el que atañe al psicoanalista, si espera regular algo de la condición humana con su acto. En suma, en la línea de la lectura propuesta, hay que decir que no se trata sola ni siquiera principalmente de reflexionar sobre los ideales éticos que debieran -supuestamente- regir la cultura, sino de preguntar por las condiciones del propio presente que la hacen posible. Se trataría, en primer lugar, de reconocer lo que acontece en el horizonte de la época, aunque no para proponer rápidamente un conjunto de nuevos -o antiguos- ideales que vengan a sustituir los otros, con la pretensión de encauzar por caminos prefijados y pretendidamente correctos la marcha de la civilización hacia su apogeo. Por todo ello se considera valioso y necesario el aporte que puede hacer el psicoanálisis en relación con la subjetividad actual, ya que su intento va del lado de pensar en el límite de lo no pensado. Esta perspectiva tiene que ver con la apuesta a la indeterminación que atraviesa la época, que no la somete ciegamente a un destino trágico. A partir del legado de Freud, inscripto en el orden de una experiencia inédita, el intento es el de hacer otra cosa con el malestar en la cultura; heredar trasformando requiere un esfuerzo en varios sentidos: teórico y psíquico, de creación pero también de disponibilidad, que permita diferenciar patrimonio de lastre, obstáculo de recurso.

[iv] FREUD, S (1920) Más allá del principio de placer. En Obras completas, XVIII. Bs As, Amorrortu, 1990. [v] FREUD, S (1930) El malestar en la cultura. En Obras completas, XXI. Bs As, Amorrortu, 1990, p. 88. El subrayado es nuestro. [vi] FREUD, S. Op. cit, p. 95. [vii] Ya en Tótem y tabú (1913) Freud toma de la clínica psicoanalítica indicadores cruciales acerca del comportamiento social; así, pone en concordancia el mito primitivo del totemismo con la prohibición del incesto a fin de hacer inteligible el hecho cultural. Ese entrecruzamiento permite habilitar un escenario nuevo para la noción de cultura. La actualidad del vínculo cultural tiene que ver con el acontecimiento del origen consistente en el asesinato del padre. [viii] SINATRA, E. (1998) “Variantes del argumento ontológico en la modernidad”. En Sujeto, Goce y Modernidad. Fundamentos de la Clínica. Instituto del Campo Freudiano. Ed. Atuel - TyA. Bs As. [ix] TARRAB, M. (1998) “Mírenlos cómo gozan”. En Sujeto, Goce y Modernidad. Fundamentos de la Clínica. Instituto del Campo Freudiano. Ed. Atuel - TyA. Bs As. BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1913) Tótem y tabú. En Obras completas, XIII. Bs As, Amorrortu, 1990. FREUD, S. (1920) Más allá del principio de placer. En Obras completas, XVIII. Bs As, Amorrortu, 1990. FREUD, S. (1930) El malestar en la cultura. En Obras completas, XXI. Bs As, Amorrortu, 1990. GUYOT, V. (2008) Epistemología. San Luis, LAE. SINATRA, E. (1998) “Variantes del argumento ontológico en la modernidad”. En Sujeto, Goce y Modernidad. Fundamentos de la Clínica. Instituto del Campo Freudiano. Bs As, Atuel - TyA. TARRAB, M. (1998) “Mírenlos cómo gozan”. En Sujeto, Goce y Modernidad. Fundamentos de la Clínica. Instituto del Campo Freudiano. Bs As, Atuel - TyA.

NOTAS [i] Lic. en Psicología. Jefe de Trabajos Prácticos en el Área de Formación Básica I. FCH. UNSL. Investigador en el PROICO 4-1-9301, dirigido por Violeta Guyot; 22H816, SeCyT, UNSL. [ii] Lic. en Psicología. Jefe de Trabajos Prácticos en el Área de Formación Básica I. FCH. UNSL. Investigadora en el PROICO 4-1-9301, dirigido por Violeta Guyot; 22H816, SeCyT, UNSL. [iii] FREUD, S (1930) El malestar en la cultura. En Obras completas, XXI. Bs As, Amorrortu, 1990.

77

APORTES CONCEPTUALES DE JACQUES LACAN A LA PROBLEMÁTICA DE LAS TOXICOMANÍAS Y EL ALCOHOLISMO. PRIMEROS APORTES, LOS COMPLEJOS FAMILIARES EN LA FORMACIÓN DEL INDIVIDUO
Bousoño, Nicolás Secretaría de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN La investigación recorre, en los primeros textos publicados de Jacques Lacan, las referencias a la problemática de las toxicomanías y el alcoholismo. Poniendo el acento en el artículo “Los complejos familiares en la formación del individuo”, ubica allí todas las menciones al tema para luego contextualizar, tanto las citas como el propio artículo. El trabajo desarrolla luego un análisis los conceptos de Lacan a esa altura de su elaboración teórica; para concluir articulando dichos conceptos con los posteriores desarrollos teóricos de Lacan, tanto en términos generales como en el ámbito específico de las toxicomanías. Palabras clave Toxicomanías Psicoanálisis Lacan Familia ABSTRACT JACQUES LACAN’S CONCEPTUAL CONTRIBUTIONS TO THE PROBLEMATICS OF DRUG ADDICTIOSN AND ALCOHOLISM. THE FIRST CONTRIBUTIONS, THE FAMILIAR COMPLEXES IN THE FORMATION OF THE INDIVIDUAL. The investigation goes though the first published texts of Jacques Lacan to find the mentions to the clinical problem of the drug addictions and alcoholism. Putting the accent in the article “the familiar complexes in the formation of the individual”, locates all the mentions to the subject to put them in context, as much the appointments as the own article. The work soon develops to an analysis the concepts of Lacan to that point of his theoretical elaboration; in order to conclude articulating these concepts with his later theoretical developments, as much in general terms as in the specific scope of the drug addictions. Key words Drugaddictions Psychoanalysis Lacan Family

INTRODUCCIÓN. La preocupación por la problemática de las toxicomanías y el alcoholismo aparece muy temprano en la obra de Lacan. Siendo la relación entre intoxicación y psicopatología de una larga y fecunda historia dentro de la psiquiatría francesa, el joven Lacan, psiquiatra en formación dentro de esa tradición, no estuvo exento de interesarse en esa exploración. De una extensa serie de exposiciones ante la Sociedad Médico Psicológica, la titulada “Alcoolisme subaigu a pouls normal ou ralenti. Coexistence du syndrome d´automatisme mental”, aparecida en la revista Annales medicopsychologiques Nº II del año 1933, pag. 531-46 en coautoría con G. Huyes; es la muestra mas clara de dicho atravesamiento. Es el texto de un joven psiquiatra en el que se articulan minuciosas observaciones de pacientes con la formalización propuesta por su maestro, Gaetan De Clerambault. En el texto que nos ocupa; “Los complejos familiares en la formación del individuo” aparecen las primeras indicaciones conocidas de Lacan sobre el tema de las toxicomanías, con una apoyatura en la teoría psicoanalítica. Se trata de una serie que va ganando complejidad a medida que incluye los desarrollos que se producen en la elaboración del artículo. La primera, en la página 32 de la edición castellana, sitúa a la toxicomanía en la serie de las consecuencias individuales posibles del trauma psíquico producido por el destete. Dice textualmente: “En realidad, y a través de alguna de las contingencias operatorias que comporta, el destete es a menudo un trauma psíquico cuyos efectos individuales - anorexias llamadas mentales, toxicomanías por vía oral, neurosis gástricas - revelan sus causas al psicoanálisis”. Más adelante, en la página 41, siempre de la misma edición, agrega la relación que liga a las toxicomanías a lo que llama allí “el apetito de muerte”, “la tendencia a la muerte que especifica al psiquismo del hombre”. Dice allí textualmente: “Esta tendencia psíquica a la muerte, bajo la forma original que le otorga el destete, se revela en los suicidios muy especiales que se caracterizan como no violentos, al mismo tiempo que aparecen en ellos la forma oral del complejo: huelga de hambre de la anorexia mental, envenenamiento lento del algunas toxicomanías por vía bucal, régimen de hambre de las neurosis gástricas”. Finalmente, en las páginas 137/8, retoma el tema situándolo en una serie más amplia y englobándolo bajo la rúbrica de los suicidios no violentos lo articula con las diversas formas que pueden tomar las consecuencias de la desarmonía sexual entre los padres. “… el predominio que conservará el complejo del destete en un desarrollo, al que podrá influir bajo diferentes modalidades neuróticas, debe atribuirse a la desarmonía sexual entre los padres. El sujeto estará condenado a repetir en forma indefinida el esfuerzo de alejamiento de la madre - es allí donde reside el sentido de los distintos tipos de conductas forzadas que van desde las fugas del niño hasta los impulsos vagabundos y de las rupturas caóticas que singularizan la conducta a una edad mas avanzada; o, sino, el sujeto permanece cautivo de las imágenes del complejo y sometido tanto a su instancia letal como su forma narcisista -. Se trata del caso de la consunción mas a menos intencionalizada en lo que, bajo el término de suicidio no violento, hemos indicado el sentido de algunas neurosis orales o digestivas; es lo que ocurre también en el caso de la catexia libidinal que traiciona en las hipocondrías las endoscopías mas singulares, como la preocupación, mas comprensible pero no menos curiosa, del equilibrio imaginario del alimento ingerido de las pérdidas excretorias”. EL TEXTO El artículo, aparecido en castellano en 1978 bajo el título de “La familia”, fue publicado en Francia en 1938 como parte del tomo VII (“La vida mental”) de “La enciclopedia francesa”. El psicólogo Henry Wallon, a cargo de dicho tomo, es quien le encarga la redacción del artículo. Su título original “Les complexes familiaux dans la formation de l´individu” se traduce más exactamente por “Los complejos familiares en la formación del individuo”. La preocupación de Lacan en el texto no es en absoluto hacer un análisis o un estudio sobre la familia, sino destacar los elementos que de esta se juegan en la formación del psiquismo. En la serie de los textos escritos por J. Lacan, este aparece ubicado luego de “Más allá del principio de realidad” de 1936 y pre-

78

cede a un período de 5 años prácticamente sin escribir, finalmente interrumpido por la publicación de “Acerca de la causalidad psíquica”. Se sitúa en un momento de transición en su obra, si bien Lacan hacía dos años había ingresado a la S.P.F. estaba en formación como psicoanalista; hasta ese punto sus textos tenían una fuerte apoyatura en la psiquiatría, a partir de allí se inscriben decididamente en el terreno del psicoanálisis. Además, constituye la versión más cercana a la original del texto “El estadío del espejo” presentado por él en el congreso psicoanalítico de Marienbad, nunca publicado, conceptualización que encontrará una nueva versión en el texto posterior de los escritos. LOS CONCEPTOS El trabajo sobre las citas requiere un recorrido que ubique los conceptos con que Lacan se maneja en el texto. Para facilitarlo, tomamos fundamentalmente dos trabajos: el artículo de J. A. Miller, “Lectura crítica de los complejos familiares de Jaques Lacan”, aparecido en la revista Freudiana n 47, resumen de dos clases de su seminario “Respuestas de lo real”; y el libro de Markus Zafiropoulus: “Lacan y las ciencias sociales”. Miller va a ubicar al texto como “precursor” en la enseñanza de Lacan; definiéndolo como “una síntesis sensacional de la teoría del desarrollo psíquico y de la clínica freudiana”[i], pudiendo ubicar en él una serie de elementos ya propios de la conceptualización lacaniana, elementos que anticipan nociones posteriores y definen un eje de pensamiento ya presente entonces. La base del desarrollo teórico de Lacan en el artículo es el concepto de complejo. Son diferentes complejos los que jalonan el desarrollo del psiquismo humano, cada uno de estos resolviendo conflictos del anterior y portando a la vez los propios. El complejo del destete es inaugural, ya que a decir de Lacan “Por primera vez, según parece, una tensión vital se resuelve en intención mental”[ii], siendo el complejo la huella en el psiquismo de esa resolución. Aceptación o rechazo del destete configuran los dos polos posibles, coexistentes, alternantes y opuestos, de dicha intención mental. Cada uno de ellos prevalecerá por momentos a lo largo del desarrollo posterior, con diferentes consecuencias cada vez. El rechazo del destete instaura lo positivo del complejo, la imago que tiende a restablecer. Imago constituida por sensaciones de la primera edad reproducidas por estructuras mentales no concientes que modelan las experiencias ulteriores. La aceptación permite el acceso a lo que llama “objetivación de la realidad”, es decir el acceso a una relación más real con el mundo. El complejo repite una realidad fijada en lugar de una objetivación superior de la realidad. Lacan le designa dos elementos: su forma, representa un momento del desarrollo con una forma fija; su actividad, que incita a repetir comportamientos y emociones vividas cada vez que se repiten ciertas experiencias. Toda la conceptualización prefigura, podríamos decir llama a, lo que mas tarde Lacan conceptualizará como “Lo simbólico”. Son fundamentales en esta concepción del desarrollo psíquico dos pilares: • La noción de apuntalamiento, novedad de Lacan a esa altura; el complejo tiene una base material, la prematuración de la cría humana y su dependencia vital. • La noción de pulsión de muerte. El complejo, unidad funcional del psiquismo, no corresponde a las funciones vitales, sino a la insuficiencia congénita de esas funciones. La prematuración implica que la familia, el grupo, lo social, son suplencias necesarias, allí se aloja un movimiento que va mas allá de las funciones vitales. Cuando ese movimiento, fundado en la aceptación, invierte su polo se manifiesta la relación mortífera con la imago materna, búsqueda del paraíso perdido y de la más oscura aspiración a la muerte; de la que la toxicomanía es una expresión entre otras. Según Miller, Lacan subraya una relación entre la muerte y la madre nunca desmentida posteriormente; acento que pone distancia de la conceptualización freudiana. Freud plantea como primer acto psíquico la identificación al padre. Es su introyección la que funda el grupo (tótem y tabú), antinomia que encontrará su síntesis con la conceptualización del goce Uno, desedipizado. El padre, su función, es planteado en el texto como el lugar de la sublimación reparadora. Si la nostalgia de la madre es lo mortífe-

ro, su sublimación por vía de la imago paterna es la posibilidad del acceso a lo social, como vital. Por eso la desarmonía sexual entre ellos, deja al sujeto preso de sus imagos, “en un estancamiento de los vínculos domésticos, en el que los miembros del grupo familiar permanecen aglutinados por sus enfermedades imaginarias en un núcleo aislado en la sociedad, queremos decir tan estéril para su comercio como inútil para su arquitectura”.[iii] CONCLUSIÓN Podemos ubicar en el texto algunos elementos que ya están presentes y señalan la importancia y la coherencia de algunas nociones, ejes de la conceptualización lacaniana, construyendo un comienzo de la misma: • La distinción entre el yo y el sujeto. • La distinción entre naturaleza y cultura (anterior al trabajo de Levi Strauss al respecto). • La dimensión del objeto como objeto perdido, alrededor del cual se estructura el psiquismo. Pérdida que se resignifica desde el apres coup de la castración. • Esa carencia de objeto se articula en tres registros: conocimiento, afecto, realidad como choque; registros en los que se puede anticipar las dimensiones simbólica, imaginaria y real. Con respecto a las toxicomanías, es clara la marca de la época en la observación de Lacan. Las “toxicomanías por vía oral” que menciona hacen referencia al alcohol y al opio, preponderantes en ese entonces. La ubicación que Lacan le da a partir del concepto de complejo como un intento de rechazo de la pérdida, un elemento que está allí en función de hacer existir la imago del pecho materno, señala una intuición que es consistente con el lugar que le dará a posteriori en su conceptualización; en palabras de Laurent “la toxicomanía encarna el esfuerzo más sostenido por hacer existir el objeto perdido en un objeto del mundo”[iv]. Al no ser el objetivo del psiquismo la adaptación, hay ya en la explicación del fenómeno de la toxicomanía la idea de una satisfacción que va más allá de los límites de la vida; goce, como la llamará posteriormente.

NOTAS [i] Miller, J. A.: “Lectura crítica de los complejos familiares de Jaques Lacan”. Freudiana 47. pag. 8 [ii] Lacan, J.: “La familia”. Ed. Argonauta, Barcelona, España. 1978. pag. 32 [iii] Lacan, J.: “La familia”. Ed. Argonauta, Barcelona, España. 1978. pag 138. [iv] Laurent, E.: “Conferencia” en “Del hacer al decir”, Ed. Plural, 1998, Pág.71/72. BIBLIOGRAFIA FLEISCHER, D.: “Clínica de las transformaciones familiares”. Ed. Gramma, Bs. As. 2003. LACAN, J.: “La familia”. Ed. Argonauta, Barcelona, España. 1978. LACAN, J.: “Alcoolisme subaigu a pouls normal ou ralenti. Coexistence du syndrome d´automatisme mental” en la revista “Annales medico-psychologiques” Nº II del año 1933, pag. 531-46, en http://www.ecole-lacanienne.net/ documents/1933-11-27.doc LAURENT, E.: “Conferencia” en “Del hacer al decir”, Ed. Plural, 1998. LE GAUFEY, G.: “El lazo especular”. Ed. Edelp, Bs.As. 1998. MILLER, J. A.: “Lectura crítica de los complejos familiares de Jaques Lacan”. Freudiana 47. MILLER, J. A.: Seminario “Clínica diferencial de las psicosis”, clases del 3/4/87 y 7/5/87. MILLER, J. A.: Seminario “El Otro que no existe y sus comités de ética”, Ed. Paidos, Bs. As. 2005. ROUDINESCO, E.: “Lacan. Esbozo de una vida, historia de un sistema de pensamiento”, Ed. Fondo de cultura económica, Bs. As. 1994. ZAFIROPOULUS, M.: “Lacan y las ciencias sociales”. Ed. Nueva visión, Bs. As. 2002.

79

CHOKING ¿GAME?
Bower, Lorena Universidad Nacional de San Luis. Argentina

no y sangre al cerebro. Obviamente cuando se juega en soledad no hay quien pueda aflojar la presión y la asfixia continua hasta provocar la muerte. En este último caso, muchas veces se confunde la causa del deceso con un acto suicida. Esta práctica, cuyo principal atractivo radicaría en la sensación de alucinamiento y el estado de euforia breve que produce la falta de oxigeno, se conoce alrededor del mundo y tiene entre los cultores principales a jóvenes de entre 12 y 18 años[ii], la mayoría de ellos varones pertenecientes a familias de clase media y alta; con buenas calificaciones y sin problemas aparentes. Esta actividad ha sido desarrollada por años en diferentes países y transmitida, entre murmullos, cual rito de iniciación a los jóvenes se presenta esta vez con un matiz particular: se ha comenzado a practicar en soledad, utilizando lazos que tornan más probables la muerte. Adolescentes que procuran encontrar un “plus”, un goce extra en ese juego que los conduce, en muchos casos, a la muerte. El chocking game es una práctica ubicable dentro del campo de los llamados modos actuales del padecer; nuevas presentaciones sintomales en las que destaca la ausencia de aquello que freudianamente se puede colegir como la estructura formal del síntoma, la trama simbólica que servía de soporte al malestar ha cedido ante estas modalidades que exhiben en primer plano ese «algo más» que constituye su seno: lo pulsional, aquello que no fue atravesado por lo simbólico. Son fenómenos en los que se revela una falla en la simbolización al tiempo que se destaca la convocatoria al cuerpo, corpus exacerbado expuesto en primer plano a la mirada (ávida) del otro, otro que se multiplica por miles merced a las nuevas tecnologías. Aquí la elaboración mental parece intolerable y el sujeto elige actuar; las conductas actuadas se suceden primando la descarga motriz sobre el trabajo de elaboración psíquica. Se dice actuar, actuación en la que se destaca algo del registro de la acción pero sobre todo del acto, de la mostración, de la escena (ya sea para quedarse en ella o saltar fuera) y sobre todo la imposibilidad de dar tramitación simbólica a “eso” que emerge, que muerde, que duele y que se pretende expirar a través del cuerpo. Es también un actuar en el que se revela una posición ambivalente frente al Otro, Otro destituido y caído de su función de ordenador; entonces sin regulador la pulsión se muestra arrasadoramente encarnada en cuerpos que experimentan y buscan nuevas sensaciones. Con la declinación del Otro se ingresa en el terreno de la A-dicción, cuando el Otro no dice ni pide ni espera suscitando un: “Haz lo que quieras. A mí no me importa. Ni te hablo ni te escucho” (Braunstein, 2006, 282). Frase que en inicio puede parecer portadora de libertad “haz lo que quieras, nadie juzga, nadie ordena no hay ley que coharte tu posibilidad de gozar”…y es allí donde radica el problema. Ya no se trata del dios muerto que todo lo habilita sino que, precisamente, por que dios ha muerto nada esta permitido. Cuando ese Otro se vuelve sordo y mudo, cuando no demanda ni ordena se torna letal. En el titulo de este escrito se inquiría respecto de la pertinencia de nombrar a esta actividad como un juego; se dice que es posible considerarlo un juego (en el sentido analítico del término) en tanto permite experimentar algo del goce de la transgresión y ponerse en contacto con lo real a través del choque con los límites de lo unheimliche, lo siniestro. Jugar este juego es aceptar que no se tiene nada para ganar, saber que cualquiera sea el resultado se le pedirá que aumente la apuesta (l’enjeu, what is at stake), es contraer una deuda (impagable) que termina saldando con la libra de carne. El choking game juego particular, infausto punto intermedio entre el goce masoquista y el intento de suicidio; borde donde de lo que se trata es del acto, amalgama donde el acting out deviene pasaje al acto; presencia y caída de la escena. Intento de reconstruir - aprés coup- una lógica en torno de eso que se ha vuelto imposible: el reconocimiento del Otro, es acometer la tarea de hacerse visible aún al precio de desaparecer.

RESUMEN Hace algún tiempo la sociedad toda se conmocionaban por noticias que llegaban desde el norte del país: En Rosario de la Frontera (Salta) ocho jóvenes de entre 14 y 17 años habían muerto en lo que parecía una “ola de suicidios adolescentes”. El fenómeno inquietaba a padres y docentes al tiempo que suscitaba todo tipo de especulaciones; sin embargo a poco de andar se reveló que detrás de estas muertes existía otra verdad: había un extraño juego entre los adolescentes, un juego en el cual se procuraba perder el conocimiento a través de la asfixia. El llamado “choking game” había desembarcado en nuestras tierras llevándose la vida de varios adolescentes. A lo largo de este escrito se analizan algunos aspectos involucrados en esta práctica en ocasiones letal. Palabras clave Choking Game Adolescente Otro ABSTRACT CHOKING GAME? Some time ago the company quite they were shocked by news that were coming from the north of the country: In Rosario de la Frontera (Salta) eight teenager of between 14 and 17 years had died in what was looking like a “ wave of teen suicides “. The phenomenon was worrying parents and teachers at the time that it was provoking all kinds of speculations; nevertheless to little of walking there was revealed that behind these deaths another truth existed: there was a strange game between the teenagers, a game in which one was trying to lose the knowledge across the asphyxiation. The so called one “choking game “had landed in our lands taking to him the life of several teenagers. Along this writing there are analyzed some aspects involved in this practice in occasions lethal. Key words Choking Game Teenagger Other

Hace algún tiempo la sociedad toda se conmocionaban por noticias que llegaban desde el norte del país: En Rosario de la Frontera (Salta) ocho jóvenes de entre 14 y 17 años habían muerto en lo que parecía una “ola de suicidios adolescentes”. El fenómeno inquietaba a padres y docentes al tiempo que suscitaba todo tipo de especulaciones; sin embargo a poco de andar se reveló que detrás de estas muertes existía otra verdad: había un extraño juego entre los adolescentes, un juego en el cual se procuraba perder el conocimiento a través de la asfixia. El llamado “choking game” había desembarcado en nuestras tierras llevándose la vida de varios adolescentes. Choking game, juego de la asfixia, del apagón, del desmayo, ensueño, sol naciente, viaje al cielo, sueño rápido, elevador son algunos de los nombres con que se conoce a esta práctica. Según se pregona en miles de videos que pueblan la web se trata de: “pasar un rato divertido, desmayándose o desmayando a algún amigo o compañero de clase”[i]. El desmayo se provoco por asfixia, para ello se utilizan las manos, medias, corbatas, bufandas, cintos etc. todo elemento que sirva para restringir el flujo del oxigeno y/o sangre al cerebro lo que provoca una sensación de “flotar” o como lo refieren algunos jóvenes: “siento hormigueo por todo el cuerpo”. A este efecto lo acompaña un estado de euforia provocado por la muerte de las células cerebrales. Según rezan las “instrucciones” es en ese punto de inconsciencia cuando el partenaire de juego debe liberar la presión para dar paso a una “euforia secundaria” producto del reingreso de oxige-

80

NOTAS [i] Existe otra versión respecto de los fundamentos de este “juego”; asegura que se trata de pedir deseos y hacer nudos en una corbata o similar de color azul. Si la persona se deja caer con esta cinta en el cuello y los nudos se desatan, los deseos se cumplen. [ii] Cabe advertir que si bien se destaca esta práctica entre los adolescentes no es privativa de ellos sino que también hay adultos de ambos sexos que lo practican asiduamente con fines sexuales. BIBLIOGRAFIA 1. ASSOUN, P. L, CERVASCO, R. CHARRAUD, N. Aspectos del malestar en la cultura, Manantial Serie Mayor, Bs. As., Arg. 2005. 2. HARARI, R. Que sucede en el acto analítico. Lugar Ed. Bs. As. 2000. 3. LACAN, J. Seminario X. La Angustia. Paidos. Bs.As. Arg., 2006. 4. LAURENT, E. Los nuevos síntomas y los otros. El Caldero de la Escuela N°. 74, Bs. As., Arg. , Nov./Dic 1999. 5. MILLER, J.A, Las respuestas de lo Real. Aspectos del malestar en la cultura. Ed. Manantial, Bs. As. Arg. 1992. 6. MILLER, J.A, El Otro que no existe y sus comités de ética, Paidós, Bs. As., Arg., 2005. 7. STEVENS, A. Nuevos síntomas en la adolescencia. Conferencia dictada en la EOL. Rosario, Arg, 13/03/01. 8. RUBINSTEIN, A. Diversidad Del Síntoma. Bs. As., Editorial Sud América. 1996 9. BRAUNSTEIN, N. A. El goce: un concepto lacaniano. Siglo XXI Ed. Bs.As. Arg., 2006.

RESTOS TRANSFERENCIALES Y ELECCIÓN EN LA NEUROSIS
Boxaca, Juan Lucas UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Este artículo toma el caso presentado por Kris en “La psicología del yo y la interpretación en la terapia psicoanalítica” como testimonio privilegiado de los efectos de un primer tratamiento registrado en un segundo análisis. Nuestro propósito es esclarecer el modo en que los saldos de saber del primer tratamiento con Schmideberg podrían ubicarse como sostén de la inhibición que el paciente presenta en el momento de inicio del análisis con Kris. Propondremos la siguiente conclusión provisoria como una hipótesis que futuras investigaciones deberían ampliar y especificar: los saldos de saber en análisis anteriores pueden operar como sustento del padecimiento actual del paciente. La pervivencia de ese saber, del cual el analista es garante, se sostendría en la medida en que el analista permanece como objeto libidinal al no producirse el desmontaje de la transferencia. Estos “restos transferenciales” -tal como Freud los designara en Análisis Terminable e interminable- son resultado de la coalescencia que se produce entre la resistencia del paciente y la resistencia del analista, lo cual eternizaría la neurosis de transferencia impidiendo al ser hablante la posibilidad de ocurrencia de nuevas elecciones por fuera del mecanismo supuesto por el saber doctrinario del analista. Palabras clave Restos tranferenciales Resistencia Elección ABSTRACT TRANSFERENTIAL RESIDUES AND CHOICE IN NEUROSIS This article examines the case presented by E. Kris in “Ego Psychology and interpretation in Psychoanalytic Therapy” as a representative example of the effects of a first treatment described in a reanalysis. Our purpose is to clarify the way in which the knowledge acquired in the first treatment could be thought as grounds for the inhibition which the patient shows when initiating his reanalysis with Kris. Taking into account this material, we will advance the following hypothesis which further investigations should develop: The knowledge acquired in previous psychotherapeutic processes could operate as grounds for the present suffering of a patient. This residual knowledge, which is “guaranteed” by the first analyst, operates in this pernicious way as the analyst remains as an object of transferential libido due to an incomplete dismantling of transference. This “transferential residues”- as Freud mentions in ‘Analysis Terminable and Interminable’- are the outcome of a coalescence between the patient´s and the analyst´s resistance, which could eternalize the Transference Neurosis and therefore impede the “Talking being” (parletre) the possibility of choice outside the boundaries of the mechanism which the doctrinaire knowledge of the analyst sustains. Key words Transferential residues Resistance Choice

81

“Ferenczi añade todavía la valiosa puntualización de que es igualmente decisivo para el éxito que el analista haya aprendido bastante de sus propios yerros y errores, y cobrado imperio sobre los puntos débiles de su propia personalidad. Esto proporciona un importante complemento para nuestro tema. No solo la complexión yoica del paciente: también la peculiaridad del analista demanda su lugar entre los factores que influyen sobre las perspectivas de la cura analítica y dificultan esta tal como lo hacen las resistencias”. S. Freud, Análisis terminable e interminable. INTRODUCCIÓN Los resultados de este trabajo se enmarcan en el Proyecto P039 de la programación 2008-2010 de UBACyT, “Momentos electivos de la cura psicoanalítica”, director Gabriel Lombardi. En su escrito “La dirección de la cura y los principios de su poder” (1958), Lacan afirma que la concepción que un analista tenga de la transferencia y de la interpretación se vincula directamente con la dirección de la cura y con las consecuencias del análisis. En dicho texto, Lacan ilustra este punto con un caso de E. Kris, habitualmente conocido como “el hombre de los sesos frescos”. En este trabajo me propongo explicitar la referencia anterior de Lacan, a partir de un análisis específico del caso clínico en cuestión, prestando especial atención a los saldos de saber de un tratamiento anterior. El caso del “hombre de los sesos frescos” es un caso privilegiado en la bibliografía analítica no sólo porque ejemplifica las coordenadas de ocurrencia de un acting out en la cura como respuesta a una determinada intervención del analista, sino porque testimonia asimismo de un primer análisis del paciente. En principio no se pondrá aquí el acento en el modo en que Lacan explica la ocurrencia del acting out, en función de la intervención de Kris -quien niega que el paciente sea un plagiario (tal como sus tentaciones lo sugerían) contrastando esa idea con su concepción acerca de lo que un plagio sería- sino que será tomado desde otro sesgo, esto es, a partir del saber decantado del primer tratamiento del paciente. En el apartado final, destinado a las conclusiones, se apuntará a pensar el modo en que los saldos de saber del tratamiento anterior podrían ubicarse como sostén de la inhibición que el paciente presenta en el momento de inicio del tratamiento con Kris y quizás también del posterior acting out. En última instancia, este trabajo se propone ofrecer una nueva lectura de un material clásico a través de la conjetura clínica. UNA REFERENCIA CLÍNICA: EL “HOMBRE DE LOS SESOS FRESCOS” Dos fuentes permiten obtener datos del primer tratamiento del hombre de los sesos frescos. Por un lado, un artículo de su primera analista, Melitta Schmideberg, titulado “Inhibición intelectual y trastornos del apetito”, quien menciona al paciente dentro de una serie de casos que confirman la tesis que el artículo sostiene. Por otro lado, el texto mismo de E. Kris. Trabajaremos con ambas referencias de modo separado, para luego interrogarlos de modo conjunto. A) M. Schmideberg resume el drama subjetivo del modo siguiente: “Un paciente que en la pubertad había robado, en ocasiones, principalmente dulces y libros, más tarde retuvo determinada inclinación al plagio. Dado que para él la actividad estaba conectada con robar, el trabajo científico con el plagio, pudo eludir estos impulsos reprensibles por medio de una amplia inhibición de sus actividades y esfuerzos intelectuales” (Schmideberg, 1934, 5). La tesis de la autora -en rigor se trata de una hipótesis que toma de Abraham- podría ser expresada del modo siguiente: “La función asimiladora de comer prepara la posterior comprensión intelectual” (Ibid.). Por otro lado, también se informa de lo siguiente: “Todos los casos de inhibición intelectual que he analizado remitían a una inhibición anterior del apetito” (Schmideberg, 1934, 2). Por lo tanto, su conclusión es la siguiente: “En general, puede decirse que los factores orales influirán de un modo favorable en el desarrollo intelectual, cuando la avidez oral sublimada en la pulsión de saber sea verdaderamente intensa, pero no si suscita, como consecuencia de su sadismo, angustia o sentimientos de culpa”. (Schmideberg, 1934, 5). Siguiendo esta reconstrucción argumenta del artículo de M. Sch-

mideberg podría decirse que para un “buen desarrollo intelectual” (sic) la avidez oral, las mociones correspondientes a la etapa oral, deben ser sublimadas, cuestión que no se llevara a cabo si estas “tendencias producen angustia y sentimientos de culpa” (sic). La serie causal queda expresada del siguiente modo: Mociones orales intensas sublimadasàPulsión de saberà Buen desarrollo intelectual Mociones orales intensas producen angustia y culpaàInhibición intelectual. El “hombre de los sesos frescos” aparece entonces mencionado como un caso que confirma una regla. De este modo, según Schmideberg, la inhibición intelectual del paciente queda explicada por ese factor pulsional oral intenso y la culpa que promueve. La inhibición sería un modo de eludir los impulsos reprensibles. B) Puede atenderse, en este punto, a la segunda de las referencias de este primer análisis: la reconstrucción hecha por Kris a partir de lo que el paciente dice de su primer tratamiento cuando consulta con un segundo analista. El drama subjetivo, en esta segunda ocasión, es presentado en los siguientes términos: “En el momento de su segundo análisis, un paciente, un joven científico de unos 30 años, ocupaba exitosamente una respetable posición académica, sin poder alcanzar una posición más elevada debido a su incapacidad para publicar alguna de sus prolongadas investigaciones. Esta, su queja principal, lo que llevo a buscar nuevamente análisis” (Kris, 1951, 34). En pocas palabras, se trata de una consulta por una inhibición. Respecto de su primer análisis, se afirma lo siguiente: “El tratamiento inicial había producido considerables mejorías, pero los mismos problemas aparecían bajo una nueva luz (…) Recordaba con gratitud su análisis previo que había mejorado su potencia, disminuido sus inhibiciones sociales, y producido un marcado cambio en su vida”. (Kris, 1951, 34) Por otro lado, cabe destacar una suerte de efecto didáctico de ese primer análisis: “En su primer análisis había aprendido que el miedo y la culpa le impedían ser productivo, y de que él ´siempre quiso apropiarse, robar, tal como lo había hecho en su pubertad´. Estaba bajo la presión constante de un impulso a usar ideas de los otroslas de un joven colega…” (Ibid.; énfasis añadido). Resulta interesante el modo en que es enunciado aquello que había decantado de su primer análisis. En él, el paciente parecía haber consolidado un saber, “había aprendido” algo con respecto a una de sus tendencias, había aprendido (sic) lo que él siempre quería hacer: robar, apropiarse, etc., y que esto estaba en la causa de su inhibición. Reflejo sorprendentemente fiel de lo expresado por Schmideberg en el artículo que mencionábamos en el punto anterior. Debería advertirse, a partir de una comparación de ambos textos, que la lectura de Kris resulta estar en absoluta concordancia con el saber doctrinario que Schmideberg sostenía. Una codificación de las tendencias, de lo pulsional, que deja al paciente con la convicción de lo que desea, pero traducido a términos de un código establecido por la doctrina psicoanalítica de la época. La tentación al plagio sería la expresión de una tendencia oral intensa y la inhibición el resultado de un mecanismo que reacciona a dicha tendencia. EFECTOS DEL SALDO DE SABER A partir de esta breve descripción se proponen dos preguntas. En primer lugar, ¿cómo es posible que un paciente llegue a sostener una lectura sobre su historia que eternice su sufrimiento?; en segundo lugar, si el saber que se desprende de un tratamiento, lejos de producir una modificación en la posición subjetiva, promueve un nivel mayor de detenimiento y padecer, ¿a qué debemos atribuir su permanencia y su falta de cuestionamiento por parte del paciente? Otro modo de formular ambas preguntas, teniendo en cuenta el caso en cuestión, podría ser: ¿Cuál es la raíz que constituye el soporte de un saber que a todas luces se encuentra en el fundamento de la inhibición en el momento de la segunda demanda de análisis? Puede considerarse, en este punto, un dato que Kris aporta de los dichos de su paciente en el momento en que demanda el segundo tratamiento: “…le angustiaba que su analista anterior se llegara a enterar de que él había reanudado su análisis ya que no que no quería que su no retorno a ella pudiese herirla de alguna manera, pero él estaba convencido de que después de los años trascurridos ahora debía analizarse con un hombre”.

82

Pero, ¿de qué se trata esta angustia con respecto a “herir” a Schmideberg? ¿En qué lugar se había preservado la figura de la analista para ese paciente? En la 28° de sus Conferencias de introducción a psicoanálisis (1916-17), titulada “La terapia analítica”, Freud sintetiza la trayectoria del tratamiento de acuerdo a los preceptos analíticos -distinguiéndolo de las terapias basadas en la sugestión- y manifiesta el destino que tiene la figura del analista al finalizar el tratamiento: “En cualquier tratamiento sugestivo, la transferencia es respetada cuidadosamente: se la deja intacta; en el tratamiento analítico, ella misma es objeto del tratamiento y es descompuesta en cada una de sus formas de manifestación. Para la finalización de una cura analítica, la transferencia misma tiene que ser desmontada y si entonces sobreviene o se mantiene el éxito, no se basa en la sugestión sino en la superación de las resistencias ejecutada con su ayuda y en la transformación interior promovida en el enfermo.” (Freud, 1916-17, 414) A partir de esta referencia freudiana podría pensarse que, en el caso del “hombre de los sesos frescos”, no se había producido el desasimiento con respecto a la figura del analista: el desmontaje de la transferencia que Freud postula como necesario para el fin de análisis. Podría proponerse que Schmideberg había quedado en un lugar determinado, encarnando determinada figura que no debía ser herida, un Otro que -como lo expresa Freud- permanecía como objeto libidinal. Pero, ¿Qué consecuencias trae aparejadas la permanencia de este resto transferencial? La cuestión aquí es que, tal como puede inferirse, en el caso del hombre de los sesos frescos, la permanencia del analista como objeto libidinal trae aparejado la pervivencia de un saber, del cual el analista es garante. Un saber que continúa sosteniendo la inhibición, en tanto que tiende a hacer consistir la existencia de tendencias y mecanismos supuestamente inherentes al sujeto. La “herida” de la cual el paciente quiere proteger a Schmideberg, no se produciría exclusivamente con respecto a la persona del analista. Podría conjeturarse que se trata de una herida sobre el saber del que es garante. Es una herida que en todo caso tampoco se puede producir sobre el corpus de saber- resto del tránsito por ese primer análisis. Este aspecto puede verificarse advirtiendo que Kris, al cuestionar el tratamiento de Schmideberg, critica la relación a la técnica y no la codificación que había producido en relación a las supuestas tendencias del paciente. Kris afirma lo siguiente: “Ahora es posible comparar los dos tipos de enfoque analítico. En su primer análisis, la conexión entre la agresividad oral y la inhibición en su trabajo había sido reconocida: ‘Dado que para él la actividad estaba conectada con el robar, el trabajo científico con el plagio, él pudo eludir estos impulsos censurables recurriendo a una inhibición de amplio alcance en su actividad y esfuerzos intelectuales’. El punto clarificado por el segundo análisis concernía al mecanismo utilizado en la actividad inhibitoria”. (Kris, 1951, 34). Podría agregarse que sin cuestionar el saber cristalizado que el primer análisis había producido en cuanto a las supuestas tendencias inherentes a ese sujeto. No otra cosa es lo que Kris piensa como demostración de la justeza de su intervención -al tener las características de un insight: “Todos los mediodías, cuando salgo de aquí (…) camino por la calle x y miro los menúes en las vidrieras. En uno de esos restaurantes habitualmente encuentro mi plato preferido: sesos frescos”. Podría pensarse que esta declaración es, además de una rectificación a Kris -tal como Lacan lo sugiere-, una especie de reafirmación de lo “aprendido” en el primer análisis que sostiene la neurosis y que podría expresarse en los términos siguientes: “Por mis tendencias orales no tengo otra posibilidad que robar o devorar ideas de los otros tal como lo expresa el saber de mi analista anterior, que Ud. no termina de cuestionar. Sigo siendo un caso que confirma la doctrina de la cual mi anterior analista es garante”. CONCLUSIÓN A partir de la elucidación del caso del “hombre de los sesos frescos” puede proponerse la siguiente conclusión provisoria como una hipótesis que futuras investigaciones deberían ampliar y especificar: los saldos de saber cristalizado en análisis anteriores pueden operar como sustento del padecimiento actual del paciente. Estos “restos transferenciales” -tal como Freud los designara

en Análisis Terminable e interminable- son resultado de la coalescencia que se produce entre la resistencia del paciente y la resistencia del analista, lo cual eternizaría la neurosis de transferencia impidiendo la posibilidad de ocurrencia de nuevas elecciones por fuera del mecanismo supuesto por el saber doctrinario del analista. Freud se aproxima a esta conclusión con los siguientes términos: “La pieza decisiva del trabajo se ejecuta cuando en la relación con el médico, en la transferencia, se crean versiones nuevas de aquel viejo conflicto, versiones en las que el enfermo querría comportarse como lo hizo es su tiempo mientras que uno, reuniendo todas las fuerzas anímicas disponibles (del paciente), lo obliga a tomar otra decisión. (…) Cuando la libido vuelve a ser desasida de ese objeto provisional que es la persona del médico, ya no puede volver atrás a sus objetos primeros, sino que queda a disposición del yo” (Freud, 1916-17, 414). Es un punto cardinal del deseo del analista situar las coordenadas del conflicto electivo que se encuentra en la causa de la neurosis y, a través del análisis de la transferencia, restituir al ser hablante su aptitud para elegir. De otro modo, el analista podría ser resistencial -o, mejor dicho, funcional a la neurosis- en la medida en que se empeñe en verificar su saber doctrinario, y las tendencias y mecanismos que este saber le supone al ser hablante. Como Lacan afirmara en el seminario “Problemas cruciales del psicoanálisis”: “La neurosis de transferencia es la neurosis del analista” (Lacan, 1965, clase 3/2).

BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1916-1917) “28° conferencia: “La terapia analítica” en Conferencias de introducción al psicoanálisis, Obras Completas, Tomo XVI, Buenos Aires, Amorrortu, 1988. FREUD, S. (1937) Análisis terminable e interminable en Obras Completas, Tomo XXIII, Buenos Aires, Amorrortu, 1988. KRIS, E. (1951) “La psicología del Yo y la interpretación en la terapia psicoanalítica” en Revista de Asociación Escuela Argentina de Psicoterapia para Graduados, Nro. 17, 1991. pp. 15-30. Traducido por la Prof. Dra. Adela S. Leibovich de Duarte. LACAN, J. (1958) “La dirección de la cura y los principios de su poder” en Escritos 2, Buenos Aires, Siglo XXI, 2002. LACAN, J. (1965) Seminario 12: “Problemas cruciales del psicoanálisis”, Inédito. Versión EFBA. SCHMIDEBERG, M “Inhibición intelectual y trastornos del apetito” en Textos de Referencia de la Asociación de Psicoanálisis Biblioteca Freudiana de Barcelona 1986 (reproducida en Desinencias N° 1 de la BIP).

83

INTERVENCIONES ANALÍTICAS EN INSTITUCIONES: ¿CÓMO ABRIR LA PREGUNTA DEL SUJETO CON RELACIÓN A SU POSICIÓN?
Briones, Gabriela Flavia Universidad Nacional de Buenos Aires

RESUMEN En Freud podemos encontrar un desamparo inicial del sujeto ante la invasión de estímulos que deja una huella imborrable en la estructura psíquica. Se podría pensar como una soledad originaria, que paradójicamente, hace lazo con el Otro. Hay, sin embargo, otro tipo de soledades que despliegan preguntas y abren distintos modos de intervención para el paciente y el analista. Se explicará, mediante un caso clínico, como lo antedicho, genera efectos en el sujeto. Palabras clave Desamparo Soledad Intervenciones Posición ABSTRACT ANALYTICAL INTERVENES INSTITUTIONS: HOW TO OPEN THE QUESTION OF THE SUBJET IN RELATION TO THEIR POSITION? In Freud we can find an initial helplessness of the subject before the invasion of stimuli that leaves an indelible mark on the psychic structure. One could think like an original solitude, which paradoxically, makes bond with the Other. There are, however, another kind of loneliness that deploy open questions and modes of intervention for the patient and analyst. Be explained by a clinical case as above, produces effects in the subject. Key words Helplessness Loneliness Speeches Position

PRESENTACIÓN DEL TRABAJO: Freud escribe que el organismo humano es al comienzo incapaz de llevar a cabo la acción específica por sí mismo ante la invasión de estímulos. Entonces, la misma sobrevendrá mediante auxilio ajeno. Lo que implicaría que un individuo advertiría este estado y respondería ante el llamado. Podríamos hablar de una soledad estructural ligada al desamparo y a la indefensión. Pero como trasfondo de dicha soledad encontraríamos el lazo al Otro. Sería pertinente hablar de soledades ya que este no es un término unívoco. Como ejemplo se podría citar la soledad propia de la neurosis, el pensar obsesivo, la evitación fóbica, del fantasear. Sin embargo, hay una soledad que deja un surco en la subjetividad. Promovida, en parte, por los tiempos modernos y sus determinaciones que aíslan, cada vez más, al sujeto y complican las configuraciones vinculares. Pero también por la postura que adopta el sujeto ante diferentes situaciones, su implicación ante sus decisiones que lo responsabilizan y lo advierten de que ha tenido algo que ver con lo que le ocurre. Se tratará de exponer, mediante una viñeta clínica, los efectos que lo antedicho generan en la subjetividad. El tratamiento del que se dará cuenta se realizó en la Sala de Internación de Clínica Médica de una institución de la Provincia de Buenos Aires. Se intentará ubicar los efectos generados por la intervención analítica y la posición del sujeto ante las mismas. CASO CLÍNICO: Mario, tiene 60 años de edad. Es derivado por una institución psi-

quiátrica en la que estuvo internado durante casi tres años. Se decide el traslado a la clínica donde se haya actualmente, debido a que, si bien los profesionales actuantes concuerdan en una mejoría del paciente, su familia no ha acudido a verlo y Mario no tiene lugar a donde ir. Él está separado de su mujer desde hace diez años, aunque no legalmente, y tiene dos hijos. Refiere tener un vínculo especial con su hijo mayor diciendo “Si él estuviera resolvería todo”. Comenta estar muy angustiado por la ausencia de sus familiares. Mario ignora que su hijo está preso, aunque se desconoce el motivo, que su mujer ha retenido su documento de identidad y se alquiló la casa en la que él vivía solo. Su hija dice no querer saber más nada con su padre. El paciente lleva diez meses internado en el servicio de clínica médica, aunque a nivel físico no presenta ninguna patología. Permanece acostado gran parte del tiempo, casi sin comer y con dificultades para conciliar el sueño. Su estado anímico se deteriora con el transcurso de los días. “Estoy solo -comenta frecuentemente- no sabe lo duro que es. Espero a mi hijo. No sé porque no viene a verme. No me explico”. Este no saber le genera mucha angustia. Motivo por el cual se decide contarle cual es la situación de su hijo y enterarlo de lo que sucede con su familia. El primer efecto que esto produce es la morigeración de la angustia. El segundo es que comienza a hablar de su historia de vida. Comenta que a los 20 años conoce a su mujer, Beatriz, y se casan. Su matrimonio es problemático, con numerosas discusiones y la sensación de Mario es la de sentirse solo, ya que, según él “Beatriz no se fijaba en mí. Vivía para sus padres. A mí ni me esperaba con la comida y yo trabajaba todo el día”. Con su mujer la relación continúa conflictiva aún hasta cuando deciden separarse. Él se va a vivir sólo lo cual en un principio le resulta complicado. Las continuas visitas de su hijo lo hacen sentir mejor. La relación con su hija es muy precaria. Cuenta que ella vive en el centro de la ciudad y casi ni se ven ni hablan. Sitúa el punto en el que comienza a decaer cuando su hijo deja de visitarlo tan seguido. “No me sentía bien -manifiesta-. Hacía todo solo. A la noche era peor todavía. Pensaba mucho. Estaba solo, muy solo, solo, solo. Tomaba pastillas de más para ver si me sentía mejor”. Es debido a esto, que su mujer y su hija deciden la internación en una institución psiquiátrica. Cuenta que iba a ser por un mes y que en un principio venían a verlo. Después ya no los ve más. Desde ese momento no sabe nada de ellos. Agrega que ahora que conoce que su hijo está preso sabe que no viene, no porque no quiera, sino porque no puede salir. Expresa: “Yo sí quiero salir”. Paulatinamente Mario comienza a relacionarse con los médicos y enfermeros del piso. También, si algún paciente necesita algo, él se lo alcanza. En este tiempo el servicio de Asistencia Social localiza a una de las hermanas de Mario, quien está gestionando su jubilación anticipada. Y su hijo sale de la cárcel. “No te voy a decir que estoy re bien. Pero voy mejor. Saber que hay gente que se ocupa me tranquiliza, me pone bien. Además estoy ayudando a algunos pacientes que están solos como yo. Esto me ayuda. Siento que sirvo”. También intenta comunicarse telefónicamente con sus hijos, pero los mismos rehuyen sus llamados y últimamente no los responden. Mario echa la culpa de ello a su ex mujer “Les llena la cabeza” y no se explica porque están tan enojados con él. “Yo les dí todo, comida, estudio, los destruí…digo, los instruí”. Se toma el fallido para que de cuenta del mismo. En un principio se muestra reticente pero después comenta que tal vez la reacción de sus hijos tenga que ver con una relación que el tuvo al poco tiempo de separarse. “Y me equivoqué. La chica tenía 19 años. Mi hija 31 y si…no aceptaba la relación. No se por que”. Se trabaja sobre el particular y el paciente comienza a elaborar que el hecho de ver a su padre con alguien tan joven debe de haber sido muy duro y fuerte para sus hijos. Por el momento decide que, en cuanto salga de la clínica, irá a verlos personalmente para poder hablar con ellos en forma más tranquila y preguntarles que les ocurrió.

84

¿Cuál es el lugar del analista en esta perspectiva? No es sólo un lugar de escucha sino un lugar de respuesta, un lugar en el que el blabeo se transforme en pregunta y se revele como conteniendo un tesoro, el tesoro de otro sentido que valga como respuesta. Marcando un antes y un después para el sujeto. Intervenir desde otra perspectiva. En este caso el paciente provocaba, en aquellos a cargo de su atención, cierto sentimiento de lástima e injusticia por lo que le estaba ocurriendo con su familia. Por su soledad y desamparo. El analista debe hacer a un lado este tipo de juicios y poder alojar el discurso del paciente, para que se puedan generar efectos de verdad. Plantearlo desde la implación subjetiva para que así pueda pensar su lugar en el Otro. Lacan expresa que el sujeto habla solo y dice lo mismo al menos que se encuentre con un analista. La continuidad del trabajo analítico dependerá de las configuraciones particulares del caso y de poder elucidar las relaciones del sujeto con su goce. Permitirle al ser que habla una creación y, a la vez, una salida de la soledad en tanto lo enfrente con lo ajeno, con lo Otro y con su propia responsabilidad en aquello que le ocurre.

CORTES EN UN TRATAMIENTO: VARIACIONES
Brunetti, Marcela Hospital Durand - Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

BIBLIOGRAFIA FREUD, S.: “Proyecto de psicología” (1950 [1895]). Obras Completas. Tomo I: “Publicaciones prepsicoanalíticas y manuscritos inéditos en la vida de FREUD”. (1886-1899). Amorrortur Editores. LACAN, J.: “Du discours psychanalytique” 12 mai 1972. à l´ Université de Milan. Ecole Lacanienne de Psychanalyse. MILLER, J.-A.: “Hacia Pipol 4” (2007). Freudiana Nº 54. 2008. Editorial: RBA Libros S.A.

RESUMEN Se partirá de una viñeta clínica extraída de la práctica en un Hospital Público para articular a partir de ésta el lugar del analista en la dirección de la cura. La paciente es una joven de 24 años, a quien llamaremos María, quien llega a una admisión a consultorios externos de un Hospital General de Capital, derivada de la guardia del Hospital Alvear. La pregunta que ha motivado este escrito está ligada a aquellos momentos cruciales de un tratamiento en los cuales se ve amenazada la neutralidad del analista, en tanto se interviene desde una posición de saber sin estar advertido de ello. Si bien no nos adentraremos en los conceptos de acting out y pasaje al acto, nos serviremos de ellos para ubicarlos como consecuencia, es decir, como respuesta de la paciente a la posición del analista. Palabras clave Corte Actuación Neutralidad Cura ABSTRACT CUTS IN TREATMENT: VARIATIONS This article utilizes a clinical vignette to articulate, from this, the analyst’s place in the direction of the cure. The patient is a 24-yearold young woman who comes to therapy in a public hospital sent by an emergency service team. The question that motivated this article is related to those crucial moments of a treatment in which the analyst’s neutrality is threatened, because the analyst intervenes from a position of knowledge inadvertently. Even though we won’t get into the concepts of “acting out” and “passage to the act”, we will use them to identify them as consequence, that is, as response of the patient to the analyst’s position. Key words Cut Acting Neutrality Cure

Se partirá de una viñeta clínica extraída de la práctica en un Hospital Público para articular a partir de ésta el lugar del analista en la dirección de la cura. La paciente es una joven de 24 años, a quien llamaremos María, quien llega a una admisión a consultorios externos de un Hospital General de Capital, derivada de la guardia del Hospital Alvear. La pregunta que ha motivado este escrito está ligada a aquellos momentos cruciales de un tratamiento en los cuales se ve amenazada la neutralidad del analista, en tanto se interviene desde una posición de saber sin estar advertido de ello. Si bien no nos adentraremos en los conceptos de acting out y pasaje al acto, nos serviremos de ellos para ubicarlos como consecuencia, es decir, como respuesta de la paciente a la posición del analista. Llega María a la admisión siendo su motivo de consulta: “problemas con la comida”, desde hacía 8 años. Su peso más bajo fue de 38kg., cuestión que la llevó a una internación clínica bajo un diagnóstico de anorexia. Encontrarse con el significante “anorexia” le habría servido a María para realizar algunas conductas que le permitieron localizar el goce a nivel corporal. Empezó a comportarse como una “anoréxica”, es decir: se miraba al espejo constantemente para “ver qué le sobraba”, se levantaba a hacer ejercicios físicos de madrugada porque le habían dicho que a esa hora era más efectivo por cuestiones hormonales. Si bien esto le permite anudar el goce al cuerpo, no es algo que le haya servido en tanto promotor de lazo social, dado que dice tener muchas di-

85

ficultades para relacionarse con sus pares. Al año siguiente tiene una internación psiquiátrica breve y comenta: “dejaba los tratamientos porque me querían hacer comer, y fue peor porque vi que en el hospital todas se cortaban los brazos, pero como a mi no me daba para cortarme los brazos porque quedaba horrible, - enfatiza: “lo que más me mata es sentir que me ven fea, o que hay algo de mí que no gusta”- empecé a cortarme el pelo (se ríe)... no sabés lo que era mi pelo, cada dos por tres me hacía algo... toda la plata la gastaba en cosas de peluquería.” Tiene una segunda internación psiquiátrica un año antes de esta entrevista, solicitada por su psiquiatra, debido a cortes en los brazos que María se realizaba, superficiales, pero reiterados. No cesaban, María dijo: “eran lo único que me calmaba”. Al momento de la admisión estaba realizando cursos de maquillaje y estética: “los hago para ponerlos en practica conmigo, no me interesa maquillar a nadie ni trabajar de eso.” La preocupación por “encontrar su estilo” surgía con pertinaz insistencia en las posteriores entrevistas, y esto estaba absolutamente ligado a cuestiones de imagen, de la propia imagen. Si bien no fue fácil dilucidar alguna hipótesis diagnóstica, la paciente fue ubicada dentro del terreno de la neurosis, con tendencia a las actuaciones. Para la psiquiatra tratante, el diagnóstico fue de paciente border. Comienza un período del tratamiento en el cual la analista se presta como espejo, básicamente en la “búsqueda de su estilo”, en la orientación en relación a los cursos que parecían ayudarla a armarse un cuerpo, y en relación a la comida. La paciente empezaba a sostenerse, podía “ordenarse” de otra manera. Desde la preocupación por “encontrar su estilo” se fue situando su gusto por la indumentaria. Sus padres tienen un taller de costura en su casa en el que finalmente María se incorpora unas pocas horas diarias a la par que comienza un curso corto de diseño y moldería. “Entendí que tenía que dejar de mirarme y poder mirar a los otros”. Aunque duró muy poco tiempo, algo de la mirada se alivia, podía armarse una escena distinta a estar horas mirándose en el espejo. Asiste a los médicos, y comienza a hablar del “cuidado” de su cuerpo. En relación a la alimentación, lo hace con otros cuidados, dejar de tomar laxantes de manera compulsiva y regula el tiempo en el gimnasio. Empieza a hacer ropa para otros. Algo ligado a la mirada del Otro sobre ella se alivia, y pasa de ser mirada a dirigir su mirada a otros. Es decir, María, hasta ese momento, era un objeto a ser mirado por el Otro. Un día, plantea que se quiere operar la nariz. Aparece un impulso de corte constante, durante unos días vuelve a ser su pelo, yendo más de una vez a la peluquería, después piensa en prótesis mamaria, hasta que se decide por la nariz. Reitera “quiero armonía en mi cara”, “necesito sacar lo que sobresale”, ante esta aparente necesidad imperiosa de intervenir sobre el cuerpo, y establecida cierta cuestión transferencial que habilite algunas maniobras, la dirección fue ubicar alguna coordenada que sitúe esta decisión de otro modo, al modo de “no hace falta cortar nada sobre el cuerpo”, y allí cortar la entrevista. Intervención que intentaba operar no sobre el significante sino sobre el goce, interdicción que intentaba detener -al menos lo que en aquel momento pensaba el analistalo que sería un pasaje al acto que continuaría dejando a María en una serie mortífera en relación con los cortes. Vale aclarar que esta dirección por parte del analista no fue de una mera intervención, sino que fue una posición pensada estratégicamente por la analista, se trataba se la interdicción del corte. Repentinamente María deja de ir al tratamiento, se la llama por teléfono y no responde. A los pocos meses regresa, con la nariz operada. Se le da un horario, y en la entrevista comenta estar muy contenta con su cambio estético. Se la ve más prolija, con maquillaje más sobrio, y más alineada. Comenta que volvió porque prefería a alguien que ya la hubiera visto antes. Dice querer trabajar con una amiga, quien diseña ropa, y dejar el taller de los padres. Las cuestiones de la propia imagen parecen haber deconsistido, no habla casi de ello. Comienza otra etapa de su tratamiento, y con un analista más advertido de los avatares que ha

tenido la transferencia. Intentando detener lo que creía que sería un pasaje al acto devastador, el analista no calculó el posible acting out, es decir, esa forma de salirse del tratamiento, que se abriría paso inexorablemente casi, con un analista ubicado desde un lugar de saber, sin grietas. Parece que la intervención quirúrgica ordenó algo. Operación que, aunque no deja de ser un corte en el cuerpo, tiene cierta medida y armó algo que no había sido posible hasta ese momento. Quisiéramos plantear una hipótesis respecto de la articulación del concepto del pasaje al acto y el momento en el tratamiento de María en el que sucede la intervención en su cuerpo, con el objetivo de aportar herramientas conceptuales al análisis de las instancias que atravesó en el transcurso del tratamiento “el armado de su cuerpo”. Nos preguntamos qué función cumple la operación de su nariz, sin dejar de tomar en cuenta las intervenciones anteriores a ese momento por parte de la analista, tal vez más por la vía de lo imaginario. La intervención quirúrgica en su cuerpo, ¿se podría pensar como una intervención en lo real del cuerpo vía el pasaje al acto que le permite “armarse un cuerpo” regulando un exceso de goce? En este caso, “la necesidad de sacar lo que sobresale” que enunciaba la paciente se podría pensar como el intento de extraer un goce de más vía una operación real con un efecto simbólico, y con el consecuente armado imaginario de lo sensible de su cuerpo. Aquélla extracción introduce una diferencia simbólica. Si ubicamos transferencia y verdad bajo una lógica ligada a la función deseo del analista, y por otro lado, oponemos la sugestión, ligada a la dimensión del reconocimiento y precipitando al paciente al acting out, - pensado este como la modalidad bajo la cual la paciente se va del tratamiento, eyectada- como un intento del mismo de romper con la petrificación del analista en ese ser tomado en tanto tal en la cura. En “La dirección de la cura”, Lacan sostiene que se pone en juego un poder a nivel de la transferencia, cuya condición es no utilizarlo, y que si esto ocurriera, no difiere del plano de la sugestión. Si el analista se identifica con el lugar del saber, imponiendo un modelo pedagógico para adaptarse a la realidad, de reeducación emocional del paciente, desconoce fundamentalmente la falta del Otro, quedando el analista ubicado en un lugar superyoico. Algo de este orden ha ocurrido en el caso que nos convoca, a partir del cálculo fallido del analista de cómo intervenir en la dirección de acotar el empuje de la paciente a los cortes, al modo de una interdicción. Es decir, intervención que el analista calculó dentro del terreno de la neutralidad para evitar un pasaje al acto. Podemos decir que fue una línea de intervención alejada de la dimensión de verdad que el deseo del analista pone en juego. Éste último debiera funcionar de manera enigmática en transferencia para imprimir modificaciones en relación a la repetición ligada al encuentro con el deseo del Otro, y a la relación entre sujeto y objeto. Es así como el analista, a partir del acto, da lugar al sujeto y al Otro evitando la saturación sugestiva mencionada, que a su vez niega la dimensión de la falta y la pérdida. Si el analista en un primer momento hubiera intervenido, vía la interpretación, apuntando a desarticular los significantes amo a los que el sujeto se encontraba alienado, el trabajo se hubiera orientado hacia la modificación del goce del síntoma por la vía del deseo. Sabemos que no se trata de curar el agujero del Otro, sino de que a partir de esa apertura poder anudar la pulsión al deseo, manteniendo en la dimensión del Otro su falta, y por lo tanto el enigma. [i] Aunque la forma en la que a veces se presentaba esta paciente, invitaba a cierta modalidad de intervención propia de la clínica de la urgencia, esto es: necesidad de intervenir y no postergar, y a veces, con escasas posibilidades de rectificación. Sabemos que para Freud quien prohibe el goce es el padre, Lacan le da una vuelta a esto y la respuesta a la castración es el lenguaje. En las terapias que funcionan bajo sugestión, o cuando el analista se ubica allí, aún en un análisis, en tanto padre castrador, no hace mas que velar la pregunta por el deseo. Pero si se ubica por su falta en ser y no por su ser, se relanza la dimensión del enigma. Según la orientación lacaniana lo que causa el deseo es la castración y no la prohibición, entonces, si quien conduce la

86

cura conserva su lugar y no obtura con sentido el despliegue significante del analizante, se generan las condiciones de posibilidad para que éste responda con su deseo. Fue Freud quien, a partir de los vaivenes del tratamiento con Dora, reconoció que sus intervenciones desde un lugar de poder no se distinguían de la sugestión, y en “La dirección de la cura” Lacan ubica la revisión que hizo el propio Freud, quien “reconoció que ese poder no le daba la salida del problema sino a condición de no utilizarlo”.[ii] Recordando la famosa frase freudiana que hace referencia a que el león salta solo una vez, aludiendo a que no se puede postergar la intervención cuando el dicho del paciente está allí, porque nuestra práctica no siempre nos da la posibilidad de rectificación, aunque ahora, tal vez, el regreso de la paciente al tratamiento sea la ocasión para el analista de revisar el trabajo anterior y no repetir.

TALLERES DE ARTE EN HOSPITALES GENERALES
Brunetti, Marcela Hospital Durand - Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NOTAS [i] Para un mayor detalle referirse a Galiussi, R. “La política del psicoanálisis en la Dirección de la cura. El deseo del analista”, en Ier Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. Tomo II. UBA. Año 2009 [ii] Lacan, J.: “La dirección de la cura y los principios de su poder”, en Escritos 2, Siglo XXI, Bs.As., 1988 Pág. 577 BIBLIOGRAFIA AAVV: 1er Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. Tomo II. UBA. 2009 FREUD, S.: “Sobre la dinámica de la transferencia”, en Obras Completas, Vol XII, Bs.As., Amorrortu Ed. LACAN, J.: “La dirección de la cura y los principios de su poder”, en Escritos 2, Siglo XXI, Bs.As., 1988. LACAN, J.: Seminario 10, Paidos, Bs.As, 2008 LACAN, J. : Seminario 11, Paidos, Bs.As., 1999

RESUMEN Presentaremos en este escrito los fundamentos que han dado vida a un taller de arte en un Hospital General. La propuesta surgió a partir de la práctica con pacientes graves en consultorios externos. Dicho espacio era insuficiente para alojarlos: no se contaba en la institución con otro dispositivo más que el consultorio y ellos no tenían prácticamente lazos sociales. Se desarrollará en el escrito el tema de la sublimación en Freud y en Lacan, para presentar el fundamento teórico de uno de los talleres, el de magia. Se articulará con un caso, extraído de este taller, para dar cuenta de la modalidad de trabajo en este dispositivo. Palabras clave Taller Magia Sublimación Arte ABSTRACT ART WORKSHOPS IN GENERAL HOSPITALS This article will present the foundations that begot an art workshop in a general hospital. The propose rose from the practice with acute ambulatory patients. That setting was insufficient to give them shelter: the institution did not have a tool other than the office, and the patients did not have, practically, social bonds. We will develop the subject of sublimation in Freud and Lacan to present the theoric basis of one of the workshops: the magic workshop. We examine a case, to explore this modality and this setting. Key words Workshop Magic Sublimation Art

“La obligación ética del artista es la de escenificar fantasmas que nos pertenecen pero que no podemos reconocer como tales”. S. Zizek Una institución es un instrumento eminentemente simbólico. Produce discursos que enmarcan la forma de vinculación de quienes circulan en ella. El objetivo de incluir a una persona gravemente perturbada en un dispositivo institucional responde a la intención de poder generar un vínculo social con el que pueda circular socialmente con un plus de valor. Cuando se habla de valor, se piensa en valor social, en valor de producción, en valor artístico. En mecanismos de producción de valor sublimatorio. La sublimación es un mecanismo en donde los cambios en los objetos o en la libido no se realizan por medio del retorno de lo reprimido, no se produce sintomáticamente a la manera neurótica, sino de una manera que satisface directamente a la pulsión, mediante la producción de objetos de valor social colectivo. Satisfacción pulsional, producción y valoración social, son las tres patas de la sublimación. Este dispositivo institucional debería cumplir esa función, la de que un sujeto pueda producir productos discursivos y colectivizarlos. La valoración de lo producido, propia y de los pares, es lo que genera efecto de discurso, efecto de significación, eso es lazo social. Pero la valoración o crítica es una crítica a la producción, no es al sujeto que la produce, está tercerizada y esta valoración adscribe inevitablemente a un discurso común, que inevitablemente es un discurso técnico y ligado a un ideal, es decir, posee cualidades estéticas, entra en juego la calidad del producto.

87

EL CONCEPTO DE SUBLIMACIÓN EN FREUD Y LACAN Para Freud no se trata de una espiritualización de la libido ni de una neutralización de la misma. En otros términos: la sublimación no se emancipa de la pulsión. Para Freud es una suerte de mecanismo que aprovecha simbólicamente el empuje pulsional, si bien hay ausencia de ese placer físico ligado a las metas sexuales. Es uno de las destinos de la pulsión y está disyunta de la represión, por lo tanto habría sublimación por un lado y síntoma por otro. En la primer enseñanza de Lacan (hasta el Seminario 7), la noción de sublimación está más relacionada con la función Simbólica, es ésta una época en Lacan donde hay primacía de este registro, aunque ya ubica que la simbolización siempre conlleva un resto inasimilable. A la altura del Seminario 7 sobre la ética, la sublimación entra en juego con una suerte de alteridad indomable, tiene su eje en el vacío central de la Cosa, y esto es un antecedente de lo Real. El interés de Lacan allí es emancipar la ética del psicoanálisis de la dimensión imaginaria del Ideal. ¿por qué la sublimación se está pensando en relación a una ética y no a una estética? Lacán dice que el Ideal amenaza con reducir la sublimación a una forma de idealización. El giro de Lacán es que preserva el acto creador en relación a un real y no a un ideal. El movimiento de la creación sublimatoria va desde lo Real hacia lo simbólico, o si se prefiere, traza una circunscripción de lo real a través de lo simbólico. Así como la represión tiende a ocultar lo real de la Cosa, la sublimación artística es, al contrario, un modo para presentificar la cosa pero sin hacerse destruir por ella. TALLER DE MAGIA Al observar a un mago se produce un lugar de espera para la producción del acontecimiento: encuentro sorpresivo que logra tomar desprevenido al “espectador” en su cálculo de lo que va a ocurrir, cálculo que está signado desde la alienación al otro. Entonces, lo inesperado es que allí algo se desprende, y sorprende. Por qué incluir la magia en un espacio de “taller de artes combinadas para pacientes graves? La magia produce un efecto que la ubica en una línea diferente a otras disciplinas, y básicamente tiene que ver con el efecto que provoca, este último está ligado al secreto y a la sorpresa. Cuando hablamos de magia claro está que no lo hacemos en su versión ligada a lo sobrenatural, mundo en el cual se espera que todo sea posible. Cuando Freud habla de magia la toma en tanto cosmovisión, y allí todo es esperable que ocurra, y en este punto se distancia de nuestra propuesta, que es explorar la experiencia de lo imposible. Tomamos la magia como una de las bellas artes, para analizar el impacto en la experiencia subjetiva. Se genera un pacto tácito entre el espectador y la ficción que observa, éste se entrega a la “suspensión voluntaria de la incredulidad”. La magia es ilusión de imposiblidad, en tanto en la magia teatral la experiencia del asombro deja un espacio vacío y esta experiencia de lo imposible implica cierto desafío a las operaciones lógicas que gobiernan la percepción. En este momento del asombro, que dura unos segundos, se produce un espacio vacío, luego, viene lo racional: “era un truco”. Pero queda marca de esta experiencia del asombro, en la cual lo que ocurre es, por un instante, imposible! Dice el mago Paul Harris: “la primera vez que quedé sin aliento fue cuando mi tío Paul aplastó un vaso cubierto por un papel de diario y lo hizo pasar a través de una mesa. Luego, quise experimentar ese momento una y otra vez”. Ese momento fugaz, en el cual ocurren cosas contraintuitivas, crea la ilusión de imposiblidad. Y a esto apostamos también en la psicosis, a que se produzca cierta experiencia de vacío, pero no la que lo deja perplejo al psicótico, sino un vació mediador, que le permita separarse del campo de completad del Otro. Y esta dimensión, aunque evanescente, está por fuera de la alienación al otro, le pertenece al sujeto. Y también hay un plus, el paciente puede sorprender, y no con cualquier cosa, sino con lo imposible de decir, con algo que bordea el vacío. VIÑETA CLÍNICA

Marcos era un paciente de 12 años, con muchas dificultades para ubicar alguna detención, tanto con el cuerpo y su movimiento, como con el habla. Al comienzo del tratamiento, todo lo que hacía era sin establecer diferencia, si se prefiere, distancia, alguna entre él y el Otro. Desde no cerrar la puerta del baño y salir desnudo, tirarse encima de alguien, hasta hablarle a cualquiera sin parar, claro, por fuera del discurso establecido de la razón. Empezó a asistir a los talleres a los cuales concurría habitualmente, con una varita mágica. Había visto a un mago en vivo en esos días, y había quedado asombrado. Se había dejado sorprender, no paraba de hablar de esa experiencia. Decía: “el mago metió una paloma en un sombrero y la paloma apareció en otro lado”. Marcos comenzó el taller de magia, aprendió trucos con cartas, los ensayamos bastante y logró, no sin esfuerzo, que saliesen bién. Fue así como decidimos que eso había que mostrarlo, y convocamos a dos o tres personas del hospital, para que puedan observar la magia. Ocurrió algo muy significativo: luego de cada truco, Marcos contaba cómo se hacía. Alguien le dijo que eso no lo tenía que contar, y el pequeño mago quedó algo desorientado. Decidimos entonces, que eso nos iba a orientar clínicamente. No podía incluir la dimensión del secreto, de que algo podía ser de él, sin contárselo al otro. Trabajamos justamente para que ubique que allí, en lo que no se decía, residía el efecto interesante de lo que él podía hacer. Empezamos a hacer trucos nosotros y no le decíamos cómo se hacía. El no paraba de preguntar, aunque esto entró en una dimensión de intriga y no de angustia, sinó no hubiésemos seguido este rumbo, claro está. Algo se estaba disponiendo en él desde un lugar otro. Se le decía que ese era nuestro secreto, y entró en complicidad con esto, esbozaba sonrisas algo irónicas. Y ocurrió algo inédito en él: “se hacía el que no sabía”. Según Lacan en el Seminario 11, la dimensión del engaño no se corresponde con la mentira, en tanto esta última está a nivel del enunciado, y la primera, de la enunciación. Entonces, el engaño va a implicar un sujeto. Ya no era lo que ocurría con las palomas, que él creía realmente que desaparecían. Ahora sabía que había un truco, y lo estaba ejerciendo de forma activa. Podía dejar al otro intrigado. Continuamos haciendo demostraciones. Ya no contaba el truco, pero continuó diciendo: “no te puedo decir cómo lo hago porque eso es un secreto. Ningún mago puede contar los trucos”. Claro que esto tuvo consecuencias clínicas en Marcos. Algo, volveremos sobre esto más adelante, de la dimensión de la separación del Otro pudo operar, allí donde se trataba de pura alienación. “Del sujeto, el Otro y la alienación”. El sujeto encuentra una falta en el Otro, y en los intervalos discursivos de éste surge en la experiencia del niño la pregunta: me dice eso, pero, ¿qué quiere? En ese intervalo surge el enigma del deseo del adulto. El primer objeto que el niño propone a ese deseo parental cuyo objeto no conoce, es su propia pérdida, en términos de ¿me puede perder? El camino de regreso de esto es la separación. En el intervalo de la articulación significante se aloja el deseo que se ofrece a la localización del sujeto. El deseo se constituye en el punto de carencia al desconocer el deseo de la madre, es decir, la salida de la alienación es por la vía del deseo. En el caso de la psicosis, el niño queda reducido a “algo” por la madre, es soporte de su deseo en un término oscuro. La captación masiva de la cadena significante primitiva impide la apertura dialéctica. Es así como no se produce el intervalo y el sujeto queda presa de la alienación. Volviendo al caso del paciente del taller, a través de la magia y el poder guardar un secreto, algo de la des-solidificación despunta, y lo que hacía masa, parece al menos en estos momentos “mágicos” separarse. Y esto lo pensamos con el icc tal como se plantea en el Seminario 11, apertura y cierre de este momento. En este Seminario Lacan reformula la noción de icc y dice: “El hallazgo tiene un acento muy particular: la sorpresa (…) aquello que rebasa al sujeto respecto de lo que esperaba. Lo que encuentra es invalorable. Este hallazgo está siempre dispuesto a escabullirse de nuevo, instaurando así la dimensión de la pérdida. Se presenta lo icc como lo evasivo, el icc sale a la luz un instante para luego

88

cerrarse (…)”.[i] No hablamos de un sujeto en quien se hizo efectiva la operación de separación - en este sentido es que unos párrafos atrás acentuamos que “algo” de la separación pudo operar-. Se trata entonces que ese “salir a la luz un instante”, al que apostamos, no sea sin marcas. Marita Manzotti, psicoanalista que trabaja con patologías graves de la subjetivación, habla del valor que lo imprevisto, la sorpresa, cobra en la regulación de goce en la clínica. el dispositivo cobra la función de un topos (lugar) y a la vez soporte (mecanismo) que permita desplegar la producción que realiza y que habilite, por una vía distinta al forzamiento, un proceso de ampliación de los recursos que poseen, a la vez que pueda alojar la singularidad, y en esto se diferencia de otros talleres. La especificidad de estos reside justamente en alojar la inespecificidad del padecer de estos sujetos, interviniendo desde la disciplina artística. La apuesta es entonces, no intervenir desde la patología directamente, pero sí considerar el rasgo del sujeto que allí se da a ver, se muestra, teniendo en cuenta que esto no siempre emerge en los espacios de terapia individual. Acá es donde reside el plus de este dispositivo.

¿DE QUÉ RESPONDE LA INHIBICIÓN?
Buchanan, Verónica UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NOTA [i] LACAN, J.: Seminario 11. Paidós, Bs.As, 1999. Pág. 211 BIBLIOGRAFIA AA.VV: Las tres estéticas de Lacan (psicoanálisis y arte). Ed. Del Cifrado, Bs.As., 2006 AA:VV: Lacan, el escrito, la imagen. Ed. Del Cifrado, Bs.As., 2003 AA:VV: Ojos crueles. Temas de fotografía y sociedad. Nros. 2 y 3. Ed. Imago Mundi, 2006 AA.VV: El brillo de lo inútil. Letra viva, Bs.As, 2007 HONIG, G.: Fundamentos de Talleres de Arte en Hospitales de Día. Trabajo presentado en Jornadas de Fundación Prosam, Bs.As., 2008. LACAN, J.: Seminario 11. Paidós, Bs.As, 1999 LUDUEÑA, F. (comp.): Ética y magia a través del cine. Dynamo Editorial, Bs.As., 2009 POLZELLA, C. (comp.): Hospital de Día. Abordaje interdisciplinario. Letra Viva, Bs.As., 2009 SAVA, A. (comp.): Talleres del Frente de Artistas del Borda, Ed. Madres de Plaza de Mayo, Bs. As., 2007

RESUMEN El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación UBACyT P022 “El sinthome en las neurosis: Abordajes de las neurosis en el último periodo de la obra de J. Lacan (1974-1981)” (2008-2010) que busca localizar en el abordaje nodal que Lacan propone en sus últimos Seminarios algunas particularidades que permitan precisar los anudamientos, y posibles desanudamientos, para las distintas neurosis. Tomando la referencia del Seminario 22 sobre las relaciones entre superficies que se responden, me interesa abordar la inhibición para pensar su localización y articulación en el nudo borromeo; principalmente para la Neurosis Obsesiva. La hipótesis es que la inhibición responde de la no relación sexual haciendo consistir el goce del Otro. El obsesivo cree que con la inhibición se defiende del Superyó evitando la aparición de la angustia, cuando en realidad eso ya es una respuesta de anudamiento ante el hecho de la no relación sexual. Palabras clave Inhibición Superyó No relación sexual Neurosis obsesiva ABSTRACT OF WHAT IS INHIBITION IS AN ANSWER? This work is part of the UBACyT P022 Investigation Project “The sinthome in the neurosis: Approaches to the neurosis on the last period of Lacans work (1974-1981)” (2008 - 2010). These projects intend to find on the knotting approach some details that let us specify the knotting and unknotting for the different neurosis. Starting with a reference from de Seminar 22 about surfaces that answer each other, I will specify and localize inhibition in the borromean knot, in particular for obsessive neurosis. The hypothesis is that inhibition answers non sexual proportion consisting on the jouissance of A. The obsessive believed that with inhibition defends from super ego, avoiding anguish, but that is already an answer to the fact of the non sexual proportion. Key words Inhibition Superego Non sexual proportion Nosessive neurosis

INTRODUCCIÓN El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación UBACyT P022 “El sinthome en las neurosis: Abordajes de las neurosis en el último periodo de la obra de J. Lacan (1974-1981)” (2008-2010) que busca localizar en el abordaje nodal que Lacan propone en sus últimos Seminarios algunas particularidades que permitan precisar los anudamientos, y posibles desanudamientos, para las distintas neurosis (histeria, neurosis obsesiva y fobia). Esta búsqueda se sostiene de tomar seriamente el abordaje nodal para probar sus posibilidades clínicas en las limitadas posibilidades combinatorias que el nudo ofrece. Partiendo de este planteo, me propongo tomar una referencia del Seminario 22 “RSI” para pensar algunas particularidades de la inhibición y su localización en el nudo. SUPERFICIES QUE SE RESPONDEN Ya desde el comienzo de “RSI” Lacan va a ubicar a la tríada freudiana de la inhibición, el síntoma y la angustia como modos de lo imaginario, lo simbólico y lo real respectivamente. En la última clase de este Seminario, luego de introducir la posibilidad del 4° para volver heterogeneas las cuerdas, los propone como modos de nominación en la vía lacaniana de intentar diferenciar los regis-

89

tros ante la homogeneidad con que el nudo de tres lo confronta. Propondrá que la articulación que presenta el nudo borromeo podría presentarse como una relación de superficies que se responden. Es así que el Inconciente sería lo que responde del Síntoma y el Falo lo que responde de la angustia. Ahora bien ¿de qué responde la inhibición? No se encuentran referencias de Lacan a esa cuestión. Por otro lado, en la obra de Lacan se puede corroborar cada vez que no hay la relación sexual, no hay relación entre dos sin la mediación de un tercero. A partir del nudo borromeo esto se hace presente en el hecho de que los registros no se relacionan entre si sino por mediación de un tercero. El hecho mismo del anudamiento borromeo precisa de lo real para mantener anudados a lo simbólico y lo imaginario, lo simbólico para mantener anudados lo real y lo imaginario; y finalmente lo imaginario para mantener anudados a lo simbólico y lo real. Se concluye entonces que no hay relación que no sea por mediación. En un primer momento, la propuesta de las superficies que se responden parece insinuar una relación entre dos elementos del nudo. Sin embargo, quiero destacar que puede leerse un efecto tercero, heterogéneo, de estas superficies que se responden. Si la relación de superficies que se responden es por el desborde de un registro sobre el otro, el efecto tercero que producen es de anudamiento. De este modo, el inconciente responde del síntoma y produce sentido. El falo responde de la angustia y produce el goce fálico. Veamos estos dos primeros casos con más detalle: El Inconciente responde del síntoma produciendo sentido. De este modo amortigua la cara real del síntoma, intenta tramitarlo por el trabajo de la cadena significante. Así el inconciente en tanto apertura de lo simbólico, media entre la cara mas real del síntoma en tanto “el signo de algo que es lo que no anda en lo real”[1] (LACAN, 1974-1975), y lo imaginario manteniendo el anudamiento borromeo en la producción de sentido. En esta la vía puede leerse lo que propuso Lacan en el Seminario 21 al abordar lo simbólico como medio y de esta forma anudar de modo borromeo lo imaginario y lo real[2]. Tomando lo imaginario como ese cuerpo insensibilizado de “lo que le concierne” y lo real como muerte; nombrando aquí a lo simbólico como “amor divino”. Son múltiples las referencias que acercan el inconciente a la religión verdadera, el cristianismo, como aquello que vuelve a ligar[3]. Trabajo de volver a ligar los significantes, haciendo cadena, trabajando para reducir aquello real que del síntoma resiste. “… es en tanto que este nudo da cuenta de un cierto número de inscripciones por las cuales unas superficies se responden, que veremos que el inconciente puede ser responsable de la reducción del síntoma”[4] (Lacan 1974-1975). Reducción que anuda en la vía de la producción de sentido. Reducción a ese mínimo de la estructura anudada que es, y es la intención lacaniana en el recorrido de este seminario, el Nudo Borromeo de tres. Por otro lado, el Falo como desborde de lo real sobre lo simbólico es lo que responde de la angustia. Esto es así en tanto el Falo localiza la angustia como angustia de castración. O sea, respecto de la angustia masiva, el Falo permite localizar y nombrar la angustia como angustia de castración, pasando así a la vertiente señal de la angustia. De este modo podemos decir que el efecto de anudamiento se observa aquí en la ubicación del goce fálico entre simbólico y real, mientras que el desborde de lo real hacia lo imaginario hace surgir la angustia como señal, señal de la castración[5]. “… la angustia, en tanto ella es algo que parte de lo real, (…) va a dar su sentido a la naturaleza del goce que se produce aquí por el recorte puesto en superficie, por el recorte euleriano de la Real y lo Simbólico”[6] (Lacan 1974-1975). Que la angustia de un sentido es algo que no estamos habituados a pensar. Por eso seguramente se vuelva necesario pensar en la angustia localizada como señal de la castración. Angustia entonces da su sentido en el goce fálico en donde “se despliega a sus anchas aquella falta fundamental que califico de no relación sexual.” (Lacan, 1974. p.104). Versión amortiguada de la castración, tramitada por las vías de la significación fálica. Con estas citas, quiero sostener que el efecto tercero de anudamiento producto de que el Falo responda de la angustia es la

producción del goce fálico, que va en la vía de normalizar un goce heterogéneo al aparato, traumático. Por último me interesa dejar asentada la propuesta para pensar que esa relación de superficies que se responden pueda ir en el sentido contrario, ya no levógiro sino dextrógiro. De este modo, sería el síntoma el que responda del inconciente y la angustia la que responda del Falo. Habría que ver qué alcance se le puede dar a este recorrido. Pero tomo una referencia de Lacan en donde se puede leer que la angustia es lo que responde del Falo para pensar esta otra vertiente del Falo señalada por Lacan en estos seminarios, en donde el Falo es el goce en tanto hetero, lo traumático. Y la angustia sería una respuesta subjetiva a esa presencia heterogenea al aparato. “…la angustia es eso: es lo que es evidente, es lo que del interior del cuerpo existe cuando hay algo que lo despierta, que lo atormenta”[7] (Lacan 1974-1975). Esta vía permitiría proponer que por un lado el Falo vuelve angustia señal a la angustia masiva. Pero, en el otro sentido, que la angustia es la respuesta ante la presencia del Falo como goce heterogéneo al cuerpo. Va a ser necesario abordar diferentes versiones del Falo para pensar estas relaciones con la angustia. Llegando a la pregunta por la inhibición, encuentro ahí un interrogante que no es retomado. Nos faltan referencias para pensar qué es lo que ocurre con la inhibición en esa relación de superficies que se responden. Encontramos en el Seminario 22 que “La inhibición es siempre asunto de cuerpo, o sea de función” “… es lo que en alguna parte se detiene por inmiscuirse, si puedo decir, en una figura, que es figura de agujero, de agujero de lo simbólico”. Bien, son localizaciones de la inhibición acordes a la propuesta freudiana. Pero ¿De qué responde la inhibición? Tampoco está explicitado qué se produciría como efecto de anudamiento. Tomemos como orientación que Lacan ubica tanto en el Seminario 22 como en La Tercera entre lo real y lo imaginario al Goce del Otro (JA). Cabe hacer la aclaración de que también ubica ahí el efecto de no relación sexual[8] que podría escribirse como JA (Goce del Otro Tachada, o de la inexistencia del Otro). Conservemos esta aparente contradicción y veamos si nos da alguna pista. Digamos entonces que algo “x” respondería de la inhibición con un efecto en su anudamiento de consistencia en el Goce del Otro (JA). INHIBICIÓN - “X” - GOCE DEL OTRO Veamos qué referencias encontramos respecto de la inhibición para conjeturar cómo podríamos completar esta tríada. 1- Hay una relación estrecha entre Narcisismo, Inhibición y superyó Sabemos que es Lacan quien ha formalizado las dos vertientes del Superyó, haciendo hincapié en aquella que lo ubica como “imperativo de goce”. Sin embargo es interesante leer en Introducción del Narcisismo que Freud no deja de señalar que la energía psíquica con la que se constituye esa “instancia observadora” es la libido yoica (sexual) propia del narcisismo que el niño debe “resignar”. Sin embargo, es preciso decirlo, se trata de libido yoica, lo que nos deja enteramente dentro del principio del placer. Esto establece una diferencia esencial con el empuje a gozar propio del superyó lacaniano que se ubica claramente en el más allá del principio del placer. Empuje que lleva a exigir el goce todo. En “Inhibición, síntoma y angustia” Freud plantea que la inhibición corresponde a una limitación de una función. Son renuncias a cierta función cuyo ejercicio desarrollaría angustia. La inhibición se presenta entonces como una “limitación funcional del yo” por la “erotización hiperintensa del órgano requerido para la función” (Freud, 1925). Freud propone que la inhibición sería para evitar un conflicto con el Ello. Pero señala que hay otros casos donde se produce al servicio de la autopunición. En esos casos, la inhibición de produciría como modo de evitar, de no entrar en conflicto con el superyó. Podemos establecer con estas referencias que en algunos casos, la inhibición sería una operación para evitar el conflicto, ya sea con el Superyó o con el Ello. Demos un paso más y digamos que lo que la inhibición pretende evitar es el Superyó en su cara de empuje a gozar, ahí donde hunde sus raíces en el Ello. “Este goce del Otro cada uno sabe hasta que punto es imposible (…) en nin-

90

gún caso dos cuerpos pueden hacerse uno” (Lacan, 1974. Pág. 106). Planteo aquí lo imposible de la exigencia del Superyó. Sin embargo, siguiendo la propuesta se Seminario 10, podemos decir que la inhibición se presenta como una operación puramente imaginaria. Es que ese cero de dificultad y de movimiento para evitar un conflicto, intentan preservar la completud de imagen narcisista. 2- Inhibición, Superyó y Representación Preconciente En La Tercera, Lacan deja de lado lo Inhibición pero avanza con ese lado enigmático, fuera de simbólico, entre imaginario y real. Sigue ubicando entre real e imaginario al goce del Otro (JA), pero agrega en el desborde de lo imaginario sobre lo real a la Representación Preconciente. Vale la pena destacarlo, la preconciencia - conciencia queda por fuera de lo simbólico. La conciencia, en el mismo plano que la percepción, viene a taponar al yo en tanto agujero. Me interesa por esta vía establecer una relación entre la inhibición como presentación prevalente en la Neurosis Obsesiva, acentuando la dimensión por la cual esta Neurosis es afectada por la ferocidad del Superyó. Ahí donde el Superyó para la Neurosis Obsesiva se presenta en el sistema preconciente - conciencia y la inhibición como una detención por el desborde de lo imaginario sobre lo simbólico. Detención de la vía de trabajo del inconciente sobre el síntoma. Detención que busca evitar el desarrollo de angustia. Quiero decir que en la Neurosis Obsesiva es la conciencia la erotizada. O sea, la erotización del pensamiento obsesivo (rumiación) propuesta por Freud como paradigmática del síntoma obsesivo, recae sobre las representación preconcientes - concientes, y no sobre el saber del inconciente (cadena significante). Que el hecho de la inhibición como detención de lo simbólico por el desborde de lo imaginario, produce el goce del Otro (JA) como efecto de anudamiento; efecto que da consistencia al goce del Otro en el Superyó. 3- Inhibición, no relación sexual (JA) y goce del Otro (JA) La hipótesis que me interesa sostener y continuar profundizando para pensar la inhibición y qué responde de ella consiste en lo siguiente: ubicar el goce del Otro tachado en el desborde de lo imaginario sobre lo real. En tanto es lo que queda fuera del inconciente, puede producirse la inhibición como una respuesta no sintomática ante el cuerpo del Otro. El efecto de anudamiento de estas dos superficies que se responden es la consistencia del JA, el superyó como imperativo de goce. Esto hace nudo. La exigencia sobre la imposibilidad de hacer uno, de la fusión, el eros. La inhibición responde de la no relación sexual (JA) haciendo consistir el goce del Otro. El obsesivo cree que con la inhibición se defiende del Superyó (JA) evitando la aparición de la angustia, cuando en realidad eso ya es una respuesta de anudamiento ante el hecho de la no relación sexual.

LACAN “Seminario 20. Aún” (1972-1973). Paidós, 2001 LACAN “Seminario 21. Los no incautos yerran o los nombres del padre” (19731974). Inédito LACAN “Seminario 22. RSI” (1974-1975). Inédito LACAN “La Tercera” (1974). En Intervenciones y Textos 2. Manantial, 2001 SCHEJTMAN F. “La trama del síntoma y el inconciente”. Serie del bucle, 2004 SORIA N. “inhibición síntoma y angustia”. Serie del bucle, 2010

NOTAS [1]Seminario 22, clase 1 página 15 [2] Seminario 21, clase 4 página 54 [3] Schejtman F. “La Trama del Síntoma y el Inconciente”. Serie del Bucle, 2004. [4] Seminario 22, clase 1 página 15 [5] Soria N. en “Inhibición/síntoma/angustia. Hacia una clínica nodal de las neurosis”. Serie del Bucle, 2010. Plantea que esta vertiente de la castración trabajada por Freud en “Inhibición, síntoma y angustia” puede trabajarse como una castración imaginariazada “Es esto lo que no queda claro en el texto freudiano, donde pareciera que la castración fuera verdaderamente un peligro, dando lugar a algo insoportable, ya que siempre está la vertiente imaginaria de la castración en juego”. (p39) [6] Seminario 22, clase1 página 15 [7] Seminario 22 clase 2 página 13 [8] Lacan J., Seminario 22 “RSI” Clase 1 Pág. 17. Inédito BIBLIOGRAFIA FREUD “Inhibición Síntoma y angustia” (1925). En Obras Completas, Tomo XX. Amorrortu Editores, 2001 FREUD “Introducción del narcisismo” (1914). En Obras Completas, Tomo XIV. Amorrortu Editores, 2003 LACAN “Seminario 10. La Angustia” (1962-1963). Paidós, 2009

91

FRAGMENTOS DE ESCRITURA. ARTE, ACCESO(RIO) AL PSICOANÁLISIS.
Buttini, Matías Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

orientarnos en ésta jungla? “Creo que todo el arte tiene que sacudirnos de la anestesia en que vivímos”(4), dice Griselda Gambaro, dramaturga argentina. Primer encuentro entre el psicoanálisis y el arte: ambos intentan despertar al sujeto de su adormecimiento cotidiano. Ambos los hacen con su propio artificio, con su propia invención -si consideramos al artista un artesano(5) que fabrica en acto su subjetividad, podemos pensar al deseo del analista como aquello que soporta el dispositivo analítico y el síntoma que allí se produce, también en acto-. ¿EL ARTE DE LA INTERPRETACIÓN O LA INTERPRETACIÓN DEL ARTE? Toda realidad es interpretable por la vía del pensamiento, sin embargo esto no nos garantiza que sea la correcta o la verdadera -el modo atormentador y compulsivo de la duda obsesiva lo muestra muy bien-. Para ello, siempre es necesario evocar la figura de un Otro, con mayúscula, que dictamine, que emita un jucio, que proponga un saber. Si tomamos una de las tantas definiciones psicoanalíticas de la interpretación como un saber en el lugar de la verdad(6), caemos en la cuenta que un saber sólo se ubica allí como “acertado” sólo en relación a una verdad que es siempre subjetiva, siempre fragmentada, siempre imposible de decír del TODO…. “La verdad sólo puede decírse a medias”(7). En éste punto, el arte es la interpretación de una subjetividad y toca esa Una Verdad. Ahora bien, sería absurdo desde ésta perspectiva, intentar llegar a Una Única definición del arte. Esto no conviene ni al arte ni al psicoanálisis ya que ambos convergen en el mismo punto: encargarse del sujeto y de los esfuerzos de cada quien que insisten de un modo siempre fallído de encontrarse con lo Universal, imposible, insoportablemente resquebrajado por la exsistencia misma del sujeto dividido. El Inconsciente siempre en acto, falla y eso es inevitable, aunque puede ser un tropiezo no reconocído o al decír de Freud, como algo de lo cual no se quiere saber nada: hace poco una persona comentaba que los sueños no tenían para él ningún significado más que el de “ridiculeces sin sentído”. La cuestión será cómo se las arregla cada sujeto con aquello que insiste y que retorna eternamente. Esas soluciones subjetivas nos interesan a los psicoanalistas, y el arte como testimonio, deja en su escritura misma las huellas de su invención. El psicoanálisis como Arte de la interpretación, supone un saber que pretende producír un sujeto, producír un saber inconsciente en acto(8) que funcione “en contra” del padecimiento y en favor del desciframiento del síntoma y sus significaciones ocultas. Esto ya es un modo de tratamiento del goce que hace lazo a un Otro -analista- al punto de incluírlo como síntoma en la llamada neurosis de transferencia, constituyendo una trama de ficción que opere como red de soporte del sujeto y sus propias invenciones. FRAGMENTOS DE ESCRITURA(9): DEL ARTE A LO REAL. ¿REAL ART? Con éstas rápidas referencias trataré de enmarcar algo del problema que presento: un asunto central del psicoanálisis es que toca lo real, es decír, produce efectos por medio de la palabra y sin esta dimensión -la de la clínica-, nos queda una extraña filosofía. Lacan utiliza el caso de Joyce en la vía que investigamos ya que extrae de allí, de esa escritura, la noción de sinthome como aquello que mantiene encadenados, anudados, lo simbólico, lo imaginario y lo real en un sujeto. Lacan dice que “cuando se escribe, se puede tocar lo real pero no lo verdadero”(10). Claramente, para poder tocar algo de lo verdadero, la interpretación aparece como indispensable así como también la presencia y la suposición de un saber adjudicado al lugar que ocupa el analista en la cura, por momentos en el lugar de un Otro cuyas palabras se autorizan, sí y sólo sí, por los efectos que provocan, tocando lo real al modo de un fragmento de escritura. Para finalizar éste pequeño adelanto, ésta breve apertura de un surco a trabajar, a investigar, propongo una estrofa de un viejo tango que ilustra, como un testimonio literario-musical, la posición de aquel que en el sillón del psicoanalista, con el amor al saber que promueve su experiencia del Inconsciente, se sostiene en su humilde arte, alojando las producciones de un sujeto en su intento por arreglarselas con lo real:

RESUMEN Se intentará ubicar algunas tésis sobre el arte como puerta de acceso al psicoanálisis y a la interpretación de la subjetividad en la época. Esta vía, ya abierta por Freud y por Lacan entre otros, permite no interpretar el arte en cualquiera de sus formas desde un psicologismo habitual, sino por la inversa, usarlo como apoyo para descubrir problema de nuestra práctica clínica. Palabras clave Interpretación Arte Subjetividad ABSTRACT WRITING FRAGMENTS. ART, ACCESS(ORY) TO PSYCHOANALYSIS. I will tried to locate some theses on art as an access door to psychoanalysis and the interpretation of the subjectivity at the present time. This route, already opened by Freud and Lacan among others, allows us not to interpret art in any of its forms as a comun psicobiographycal abuse, but by using it like support to discover some problems of our clinical practice. Key words Interpretation Art Subjectivity

Este trabajo se inscribe en una serie de investigaciones(1) llevadas a cabo en el entrecruzamiento de dos campos heterogéneos: arte y psicoanálisis. Dos aclaraciones antes de comenzar: primera, no se trata de psicoanálisis aplicado, es decír, no se trata de incrustar el discurso psicoanalítico en una obra de arte para interpretarla con sus prarámetros propios -los del psicoanálisis- y desvalorizarla con este abuso; segunda, no se trata tampoco de construír la psicología del autor. En todo caso plantearía la siguiente hipótesis: el arte, siempre un paso adelante de la ciencia -como ya lo indicaba Sigmund Freudha permitido esclarecer las prácticas humanas, vale decír, los actos de los hombres. El arte puede servirnos de clave para leer problemas del psicoanálisis así como la época en la que nos toca vivír. ARTE Y SÍNTOMA. En la época actual, cuyo malestar invita a los sujetos -más que nunca- a buscar formas cada vez más autísticas con las que apalear lo insoportable de la vida, nos encontramos con el enorme desarrollo tecnológico de la ciencia que avanza -lo digo así- sin importar el sujeto o incluso en contra de éste. La poca consistencia de los Otros de la vida moderna, ha hecho que la singularidad de cada uno deje de ser alojada en su vientre “exepcional” -que hace las exepciones posibles- para tomar un relevo atípico y nada alentador: la anoréxica palabra pierde peso cada día y las intoxicaciones en todas sus formas (desde el adormecimiento de los psicofármacos hasta la satisfacción producída por los cortes en el propio cuerpo) han ganado el centro de la escena. El síntoma como aquello que, incluso sin hacer lazo social con otros, representa al sujeto en su forma más singular(2), pretende ser desplazado por las frías e impersonales etiquetas de la época: Adicciones, Ataques de Pánico, Bulimias y Anorexias… Todos Anónimos que proporcionan, no obstante, una nominación a la que identificarse para permanecer en la feliz incertidumbre(3). Entonces, en una época como ésta caracterizada por la velocidad y la fugacidad de los encuentros -chat, cámaras web, blogs y demás somníferos podríamos preguntarnos: ¿Es el arte capaz de

92

“En unos labios ardientes dejar una promesa apasionadamente… Quiero calmar los enojos de aquellos claros ojos siempre mintiendo amor…”(11)

HACIA UN FORZAMIENTO
Caamaño, Verónica Cecilia; Cochia, Silvina UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NOTAS (1) A.L.a.P., Asociación Langeana de arte y Psicoanálisis. En referencia a la autonominación del músico Charly García Lange y la conocída biografía de Sergio Marchi, “No digas nada. Una vida de Charly García”. Todos los integrantes somos docentes de la UBA y formamos parte de Proyectos de Investigación de UBACyT. (2) La cara simbólica del síntoma y su conocída referencia: “el significante es lo que representa a un sujeto para otro significante”. Lacan, J. Seminario 16 “De Otro al otro”. Ed. Paidós. Bs. As. Pág. 18. (3) LACAN, J. Seminario 3 “Las psicosis”. Ed. Paidós. Bs. As. Pág. 109. (4) Entrevista publicada en la Revista Ñ. 29/6/2008. (5) LACAN, J. Seminario 23 “El sinthome”. Ed. Paidós. Bs. As. (6) “Un saber en tanto verdad -esto define lo que debe ser la estructura de lo que se llama una interpretación”. Lacan, J. Seminario 17 “El reverso del Psicoanálisis”. Pág. 37. (7) Idem. Nota 4. Pág. 36. (8) “La transferecia es la puesta en acto de la realidad del inconsciente”. Lacan, J. Seminario 11 “Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis”. Ed. Paidós. Bs. As. Pág. 152. (9) “Me interesa la escritura porque pienso que históricamente se ha entrado en lo real por fragmentos de escritura, a saber, se cesó de imaginar. Lacan, J. Seminario 23 “El sinthome”. Ed. Paidós. Bs. As. Pág. 66. (10) LACAN, J. Seminario 23 “El sinthome”. Ed. Paidós. Bs. As. Pág. 77. (11) “Amores de Estudiante”. Letra y música por Gardel y Le Pera. Bs. As., 1934. BIBLIOGRAFIA LACAN, J. “Seminario 3: Las psicosis”. Ed paidós, Bs. As. 1984. LACAN, J. “Seminario 11: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis”. Ed. Paidós. Bs. As. 1987. LACAN, J. “Seminario 16: De un Otro al otro”. Ed. paidós, Bs. As. 2008. LACAN, J. “Seminario 17: El reverso del psicoanálisis”. Ed. Paidós. Bs. As. 1992. LACAN, J. “Seminario 23: El sinthome”. Ed. Paidós. Bs. As. 2006. MARCHI, S. “No digas nada: Una vida de Charly García”. Ediciones Debolsillo. Bs. As. 1997. MAZZUCA, M. “Una voz que se hace letra. Una lectura psicoanalítica de la biografía de Charly García”. Ed. Letra Viva. Bs. As. 2009.

RESUMEN El presente trabajo se enmarca en la investigación UBACyT: “El sinthome en las neurosis: abordajes de las neurosis en el último período de la obra de Jacques Lacan (1974-1981)”, continuando los lineamientos expuestos en un trabajo anterior (1, p. 81-82), con el objetivo de avanzar sobre ciertos interrogantes que los desarrollos de la última época de la enseñanza de Lacan suscitan respecto de la práctica analítica. La pregunta que guiará nuestro trabajo será entonces, ¿Qué implicancias tiene la indicación de Lacan del Seminario 24 acerca de la función del analista forzando, molestando la defensa? A partir de aquí haremos un doble recorrido: por el lado de la teoría, la noción de defensa, de lo inconsciente y de lo real; y por el lado de la clínica, respecto de la interpretación. Palabras clave Defensa Forzamiento Interpretación Real ABSTRACT TO A FORCING The actual work frames itself in the research UBACyT “The sinthome in neuroses: neuroses approaches in the last period of Jacques Lacan’s work (1974-1981)”. Follows guidelines outlined in a previous work (1, p. 81-82), in order to move forward on some questions that developments in the last period, of the teachings of Lacan, they end up in relation to the analytical praxis. The question that will guide our work will be, which implications Lacan’s indication of the Seminar 24 about the function of the analyst forcing, bothering the defense? From this point we will face two points: from the theoretical side, the notion of the defense, of the unconscious and of the real; and from the clinical side, about the interpretation. Key words Defense Forcing Interpretation Real

INTRODUCCIÓN Hacia el final de su enseñanza Lacan articula la posición del analista respecto al lugar otorgado en la transferencia, en función de intervenir respecto de lo real. No se trata de hacer que reviente lo real del síntoma sino de hacerle de obstáculo. El hilo conductor del presente trabajo se centra en dos citas de Lacan que orientan la lectura, a partir de interrogarnos sobre la implicancia que tiene la redefinición del inconsciente y la función del analista respecto de la práctica misma. Lacan dice que: “No hay medio de hacer otra cosa que recibir de un psicoanalista lo que molesta a su defensa.” (12, p. 22) Y además afirma que: “El advenimiento de lo real no depende para nada del analista. Su misión, la del analista, es hacerle la contra.” (9, p.87) La función del analista en el Seminario 24 al redefinir el inconsciente como “la una equivocación” quedará planteada en la perspectiva de que no alcanza con encontrar el saber no sabido, el sentido de los síntomas, sino que hay que vaciar el sentido siendo que es el sentido aquello que tapona. Lacan es contundente al señalar que quedarse allí, en el sentido, sería una estafa, proponiendo entonces el contrapsicoanálisis. (12, p. 15) A partir de lo expuesto, la pregunta que guiará nuestro trabajo será entonces, ¿Qué implicancias tiene la indicación de Lacan del Seminario 24 acerca de la función del analista forzando, molestando la defensa? Para lo cual haremos un doble recorrido: por un lado, teórico respecto de la noción de defensa, de lo inconsciente y de lo real y por otro lado, en relación a la clínica respecto de las intervenciones del analista.

93

LA HUELLA DEL TRAUMA La entrada del viviente en el mundo de representaciones o del lenguaje, está marcada por la pérdida originaria del objeto -de lo natural, del instinto- esto implica que no haya objeto adecuado a la necesidad para obtener la satisfacción requerida. Incapacidad del hombre de llevar a cabo la acción específica, por sí solo ya que por el desvalimiento propio del organismo humano necesita de auxilio ajeno. (2, p. 362) La marca que deja el lenguaje en el viviente, es lo traumático. A lo largo de su obra, Freud conceptualiza el término de defensa en lo que se refiere a la constitución y mantenimiento del aparato psíquico. El trauma será articulado por Freud a la indefensión del ser hablante, de allí que la defensa, entonces será frente a dicha indefensión. Trauma ligado al hecho de ser seres atravesados por el lenguaje. Trauma, mortificación, fragmentación, que forzará a la constitución subjetiva y las acciones, soluciones, que cada sujeto pondrá en marcha para contrarrestar las irrupciones de estímulos diversos. Defensa frente al acrecentamiento libidinal, que llevará a las particularidades clínicas. Freud a partir de los años 20 define a la angustia como algo sentido, dirá que es la reacción originaria frente al desvalimiento del trauma, producido por un incremento masivo de estímulos, sus descargas y su percepción, que se corresponde con algo que ha dejado una huella afectiva y que más tarde será producida como señal de socorro en la situación de peligro. (4, p.125 y 156) (5, p. 75) Desde esta perspectiva queda claro que Freud articula la defensa al trauma y a la angustia. En esta misma línea Colette Soler plantea que “La estructura del trauma es una estructura de forclusión, es decir un real que no tiene inscripción, el trauma es de lo real forcluido, en exceso…no hay recurso frente a su irrupción”. (14, p. 144 y 145) Es decir que “…es una definición del trauma que implica a lo real y al sujeto”. (14, p. 147). LA DEFENSA ES DE LO REAL Lacan retoma en diferentes momentos de su enseñanza la defensa en relación a la angustia y a lo real, planteando que uno no se defiende contra la angustia, (7, p. 152) aunque esté en el inicio de la defensa, sino contra lo que ella hace señal. (6, p.114) “Evidentemente, es completamente sorprendente que sea una técnica, el análisis, una técnica que podemos reducir a lo que ella es aparentemente, a saber el chamuyo, la que a mí me fuerza la mano…defensa avanzada, cosa a destrozar para que se llegue a ver lo que eso defiende.” (10, clase del 13/1/75) Por lo expuesto, podemos afirmar que ante lo real, ante lo imposible de tramitar actúa la defensa provocando las operaciones de tramitación. El concepto de defensa no queda ligado a las acciones que se producen frente a las representaciones reprimidas. Freud en el texto La represión dice que el mecanismo de la represión no está desde el origen, ya que no puede engendrarse antes de que se haya establecido una separación entre actividad conciente e inconsciente, por lo tanto su esencia es mantener algo apartado de la conciencia, alejado de ella. (3, p.142) Entonces la defensa es de lo real ante lo no reconocido (ombligo del sueño), en tanto que la represión se produce respecto de las representaciones. “HACER LA CONTRA A LO REAL” (9, p.87) Hacerle la contra a lo real es la propuesta que Lacan hace en La tercera respecto de la misión del analista, que consideramos se corresponde con la noción de molestar la defensa explicitada en el Seminario 24. Será el esfuerzo de replantear la interpretación equivocando el desciframiento del sentido, del inconsciente como sólo elucubración de saber. Por lo tanto, podemos decir que la práctica queda orientada por la interpretación, pero por la vía del equívoco, para no nutrir al síntoma del sentido, cortando su inercia propia. Interpretación no de sentido, sino juego con el equívoco, en La Tercera, Lacan dirá que “el equívoco entraña la abolición del sentido”. Interpretación que obra con lalengua, lo cual no impide que el inconciente esté estructurado como un lenguaje. (9, p. 88)

“El inconsciente, es que en suma uno habla- si es que hay hablaser (parletre) - sólo. Uno habla solo porque uno no dice jamás sino una sola y misma cosa -salvo si uno se abre a dialogar con un psicoanalista”. (12, p. 22) Es en esta doble vertiente que debemos ubicar a la interpretación tanto en la línea del significante como en la del goce; hay que forzar a otra resonancia que la del sentido que se abrocha con el significante. Será vía el forzamiento, como orientación en la práctica, aquello que hará resonar el equívoco que está en relación a la letra, al significante suelto, tocando al goce, goce que yace en un cuerpo. Por eso Lacan afirma en El saber del Psicoanalista que es por medio del lenguaje, por la función de la palabra que se toca lo real. (8) Ahora bien, podemos articular la letra con la función de la escritura, ya que “…la escritura es en lo real la erosión del significado, lo que tiene más semblante en tanto que hace al significante. Ella no calca a éste, sino a sus efectos de lengua, lo que de ellos se forja para quien habla”. (13) Cuando Lacan toma la escritura en el Seminario 24, la va a ubicar respecto de la poesía, de la escritura poética china para ponerla en paralelo con la función de la interpretación en tanto “la poesía es efecto de sentido y de agujero”. (12, p. 69) Es desde esta lógica que Lacan propone la interpretación como los Ready-made (M. Duchamp) (9, p. 94), esto significa servirse de una palabra para otro uso (12, clase del 17/05/77), corrida de la historia, aboliendo el sentido coagulado en ella, a modo de un torcimiento y esa será la operatoria analítica. CONCLUSIÓN Es a partir de lo trabajado hasta aquí que podemos concluir que la indicación lacaniana de molestar la defensa implica desbaratar el sentido del síntoma, siendo este el modo histórico de hacerle frente a lo real, envolviéndolo, pero sin molestarlo. Será el forzamiento a leer de otro modo aquello que orientará a producir un decir, vía el equívoco, decir que moleste lo real. “…es sólo por el escrito y solamente por el escrito, que la palabra abre su brecha” (11) hacia lo real, es por eso que ubicará la misión del analista como haciéndole frente. “La cuestión del saber del psicoanalista consiste en saber en que lugar hay que estar para sostenerlo”. (8, p. 26)

BIBLIOGRAFIA 1) CAAMAÑO, V. y COCHIA, S. (2009), “La estafa del sentido”. En Memorias de las XVI Jornadas de Investigación. I Encuentro Internacional de Investigación y Práctica Profesional. Quinto Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur. Secretaría de Investigaciones, Facultad de Psicología, UBA, Bs. As., Agosto 2009, Tomo III. 2) FREUD, S. (1895), “Proyecto de psicología”, en Obras Completas, Ed Amorrortu, Bs. As., 1988. 3) FREUD S. (1915) “La represión”, en Obras Completas, Ed. Amorrortu, Bs. As., 1990. 4) FREUD, S. (1925) “Inhibición, síntoma y angustia”, en Obras Completas, Ed. Amorrortu, Bs. As. 5) FREUD, S. (1932) “Conferencia 32: Angustia y vida pulsional”, en Obras Completas, Ed. Amorrortu, Bs. As., 1991. 6) LACAN, J. (1961-62) El Seminario, Libro 9: “La Identificación”, inédito. 7) LACAN, J. (1962-63) El Seminario Libro 10: “La angustia”, Ed. Paidós, 2006. 8) LACAN, J., (1971-72) “El saber del psicoanalista”, Charlas en Sainte Anne, inédito. 9) LACAN, J. (1974) “La tercera” en Intervenciones y textos II, Editorial Manantial, Buenos Aires, 2001. 10) LACAN, J., (1974-75) El Seminario, Libro 22: “RSI”, Clase 13/1/75, inédito. 11) LACAN, J. (1975) “Conferencia en Ginebra” en Intervenciones y textos II, Editorial Manantial, Buenos Aires, 2001. 12) LACAN, J. (1976-77) El Seminario. Libro 24: “L´insu que sait de l´une-bévue s´aile a mourre”, inédito. 13) LACAN, J., “Lituraterre”, inédito. 14) SOLER, C. ¿Qué se espera del psicoanálisis y del psicoanalista?, Ed. Letra Viva, Bs. As., 2007.

94

UN CUERPO, UN GOCE DETRÁS DE “LA BARRA DEL PACO”
Capdevielle, Juan Pablo UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

mando la interpretación del francés al español de la palabra embarazo encontramos asociaciones tales como estorbo, molestia, impedimento, apuro, penuria, dificultad. Em- barra- ser implica entonces estar en aprieto o en situación difícil. Nosotros psicoanalistas, en la actualidad podemos pensar que hay un gran porcentaje de individuos escondidos detrás de la experiencia del Paco. Si bien la afanisis o fading, desaparición, son las condiciones para que a partir de ubicar el significante unario advenga la división del sujeto, enfrentamos una clínica que propone un trabajo diferente al de escuchar al sujeto del inconsciente, en la que la escisión es en el cuerpo y por ende las herramientas de un psicoanálisis clásico hacen agua a la hora de pensar una dirección de cura, siendo que las marcas dejan de ser significantes. Se nos presenta una clínica en la que, a partir de las manifestaciones tales como el pasaje al acto, lo que queda desaparecida es la subjetividad cuando no atenta directamente contra la vida misma, quedando en ciertos casos el sujeto identificado al objeto arrojado de su propia historia. Al pensar en ciertas posiciones que no ponen en juego al sujeto del inconsciente evitando así la angustia, se puede ubicar retomando lo que al comienzo planteaba, una función particular de la barra, cuando ésta no está al servicio de dividir sino de escudar a manera de reten cubriendo, encintando, envolviendo aquello que pudo ser un efecto de lenguaje y que mediante la representación fallida del tóxico ofrece al individuo un ser sin cuerpo mortificado por el significante. Un cuerpo que aparece, se manifiesta “quemado” al decir de un consumidor, agujereado, no por el baño del lenguaje sino por el efecto tóxico que consume, haciendo tocar la muerte como búsqueda incesante de una salida a cierta inercia fomentada por un sistema que desaloja del mercado todo aquello que se aleje del común y hegemónico imaginario productivo. Un cuerpo que gozado de sí, ubica su goce entre registro real y registro imaginario y se corporiza. El goce guarda relación con los agujeros del cuerpo, con el inconsciente, con un agujero de lo simbólico, y por donde están los agujeros pasa la pulsión. El goce nos sumerge en conflictos dolorosos porque los que los objetos con los que gozamos no son nuestros. Un cuerpo está hecho, puede decirse, para gozar de sí mismo, es en sí, es sustancia gozante. Goce es aquello que no sirve para nada, pero que nos anoticia que estamos vivos, aunque haga daño, aunque sea torturante. Hay goce en el nivel donde comienza a aparecer el dolor, y a nivel de ese dolor es que se puede experimentar la vivencia del organismo. Cuando se excede cierta barrera y queda por fuera del decir, cuando ese goce es en el cuerpo mordiéndolo, desencuentro entre pulsión y objeto, parece que el cuerpo no tuviera borde, y el organismo late de manera casi animal quedando fuera del alcance del lenguaje. Para el caso de aquel que se consume en el paco entonces, no se trataría en su manera de gozar del goce fálico que está en juego, puesto que no es un goce fuera de cuerpo, no es el goce del síntoma, pues éste es ajeno al cuerpo y es efecto de lo simbólico en lo real. Se trata de un goce en el que lo simbólico queda sin alcanzar, está por fuera de la cadena del significante, es promesa del paraíso donde el Otro aparece sin falta y promete míticamente soportar el costo de la vida misma sin dolor psíquico, pero con la concomitante consecuencia del agujereado en el cuerpo. ...Cuerpo anestesiado, humanos sin cuerpo con el organismo a la vista, casos en los que la supresión tóxica del dolor caracteriza de forma contundente una salida para afrontar el dolor de existir, dejando al cuerpo a expensas del aniquilamiento y con sus signos de alarma desconectados. En el consumo de este tóxico, el goce mortífero concomitante deja abolida a la pulsión de autoconservación y a la libido que conlleva, y el individuo está desprovisto de sensaciones de dolor que le permitan proteger su cuerpo, ausente y adueñado por el tóxico. Los pacientes que consumen paco no sienten dolor físico. Si sabemos del cuerpo a través del dolor, ¿qué cuerpo en el consumo de paco? Pareciera ser que el tóxico hace perder el borde del cuerpo. Allí donde diferenciamos un exterior - interior cuando el cuerpo funciona de límite, aquí queda abolida esa frontera subje-

RESUMEN Lacan en el seminario X hace mención del discurso de Inhibición, síntoma y angustia y dice que los mencionados son tres términos heteróclitos entre sí que no están en el mismo nivel; formula un esquema escalonado para poder entenderlos como una serie colocándolos en diagonal y dejando para la primer clase blancos a rellenar. Esos serán destinados a ser completados luego por el acting out y el pasaje al acto respectivamente. Al referirnos estrictamente a lo que nos interesa, nos dirigimos a la tercer columna del esquema planteado por Lacan, y tras inhibición e impedimento, y como tercer término propone el “embarazo”. Dice Lacan que allí el sujeto S está revestido con la barra “cuando uno ya no sabe que hacer con uno mismo, busca detrás de qué esconderse, se trata de la experiencia de la barra…”. Cuando la liaison (ligazón) de un individuo al tóxico presta en una serie de casos una representación al modo de soporte identificatorio, puede pensarse en la barra, cuando ella está al servicio de escudar al sujeto, de abrazar a un cuerpo embarazándolo. Palabras clave Cuerpo Goce Barra Paco ABSTRACT A BODY, A ENJOY BEHIND “THE BAR OF THE PACO” Lacan in Seminar X’s speech referred to Inhibitions, Symptoms and Anxiety and says that those are three together disparate terms that are not on the same level, formulates a phased scheme to understand them as a series by placing them diagonally and leaving for the first class to fill white. These are intended to be completed later by acting out and passage to the act, respectively. When referring strictly to what interests us, we went to the third column of Schedule posed by Lacan, and after inhibition and impairment, as proposed by the third term “pregnancy.” Lacan says that there the subject S is lined with bar “when you no longer know what to do with yourself, look behind which to hide, it is the experience of the bar ....” When the liaison (bond) of an individual to toxic provided in a number of cases represented identificatory support mode, you can think of the bar, where it serves to shield the subject, embracing a pregnant body. Key words Body Enjoy Bar Paco

Lacan en el seminario X hace mención del discurso de Inhibición, síntoma y angustia y dice que los mencionados son tres términos heteróclitos entre sí que no están en el mismo nivel; formula un esquema escalonado para poder entenderlos como una serie colocándolos en diagonal y dejando para la primer clase blancos a rellenar. Esos serán destinados a ser completados luego por el acting out y el pasaje al acto respectivamente. Al referirnos estrictamente a lo que nos interesa, nos dirigimos a la tercer columna del esquema planteado por Lacan, y tras inhibición e impedimento, y como tercer término propone el “embarazo”. Dice Lacan que allí el sujeto S está revestido con la barra “cuando uno ya no sabe que hacer con uno mismo, busca detrás de qué esconderse, se trata de la experiencia de la barra…”. Cuando la liaison (ligazón) de un individuo al tóxico presta en una serie de casos una representación al modo de soporte identificatorio, puede pensarse en la barra, cuando ella está al servicio de escudar al sujeto, de abrazar a un cuerpo embarazándolo. To-

95

tiva impidiendo delimitarse un cuerpo donde identificarse. Parecen arrasados en su subjetividad e incluso sin un cuerpo para sostenerla. Es así que orientamos nuestra posición a pensar que se trataría de casos en los que la pertinencia del dolor físico evitaría el dolor de la existencia con lo que ello implica, y es que una pregunta que se desprende: ¿Cómo trabajar para que este sufrimiento del cuerpo pase a dolor psíquico? El paco, droga de exterminio, sobra o descarte del otro que en tanto residuo consumen los pobres. La práctica del consumo de tóxicos tales como el paco, puede presentarse en cualquier estructura. La escucha psicoanalítica no dependerá del uso del tóxico sino de qué posición subjetiva se encuentre en juego detrás del paco para así orientar la dirección de la cura. Es por eso que si el tóxico está al servicio, como se describía anteriormente de cubrir y en definitiva eludir una pregunta que barre al ser, será con mucha delicadeza a la hora de escuchar quienes estén a cargo de conducir trabajos de cura para los casos como el que nos ocupa, interrogar o conmover esa representación “soy paquero”. Es necesario previamente a cuestionar esa representación entonces, ubicar la función o el lugar que tiene el tóxico para ese individuo. Cualquier tipo de intervención deberá tener en cuenta la estructura subjetiva siendo toda vez primordial darle jerarquía a la conservación de la vida.

LAS IDENTIFICACIONES Y LOS VASALLAJES DEL YO EN LA MELANCOLÍA
Capurro, Elda Lilian Luisa Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Abordaré las identificaciones que constituyen al yo y la distinción planteada en “Introducción del narcisismo” entre neurosis narcisistas y neurosis de transferencia a partir del término reversibilidad de la libido. Diferencia que interrogo a partir de la 2da. tópica con la introducción de lo irreversible formando parte del conflicto psíquico. El segundo esquema del aparato psíquico, el modelo pulsional y el masoquismo originario enmarcan el nuevo conflicto y modifican el criterio de analizabilidad junto al reagrupamiento de las estructuras clínicas en neurosis, psicosis y neurosis narcisistas donde se ubica la melancolía. Palabras clave Reversibilidad Irreversibilidad Transferencia Melancolía ABSTRACT THE IDENTIFICATIONS AND THE SERVITUDE OF THE EGO IN MELANCHOLY I´ll discuss the identifications that constitute the ego and the distinctions presented on “on narcissism” between narcissistic neurosis and transference neurosis, based on the notion of reversibility of libido. I´ll interrogate that difference from 2nd. topic with the introduction of irreversibility as part of psychic conflict. The second scheme of the psychic system, the drive model and the original masochism frame the conflict and change the criteria of analyzability next to the consolidation of clinical structures in neurosis, psychosis and narcissistic neurosis, where melancholy is located. Key words Reversibility Irreversibility Transference Melancholy

BIBLIOGRAFIA DOMB, B. “Los goces y el amor” Seminario Inédito LACAN, J. Seminario IV Editorial Paidos. LACAN, J. Seminario XI Editorial Paidos. LACAN, J. Seminario X Editorial Paidos. LACAN, J. Seminario XXII Inédito.

Este trabajo se enmarca dentro del Proyecto Proimpsi: El dolor psíquico: aspectos estructurales y fenoménicos. Comenzaré por las identificaciones que constituyen al yo e intentaré ubicar la continuidad o discontinuidad de la melancolía con respecto a las neurosis, señalando, que es en el devenir de un análisis, donde se revelan esas identificaciones nucleares, hechas con la estofa de las palabras oídas que constituyen la fórmula del oráculo parental. Para ubicarnos en el campo de las identificaciones y la práctica analítica, me apoyaré en el texto freudiano “Introducción del narcisismo”. Es en 1914, entre otros múltiples conceptos, que introduce y separa, el destino de las neurosis narcisistas de las neurosis de transferencia, teniendo en la mira a la transferencia como posibilidad de revertir la libido del yo al objeto. En el neurótico hay introversión de la libido resignada de la realidad, no cancelación del vínculo erótico con personas y cosas, conservado en la fantasía. En contraposición con las llamadas “neurosis de transferencia” donde la libido vuelve al yo y produce su extrañamiento, un corte con el mundo exterior. Me propongo indagar en el concepto del yo, ideal del yo y yo ideal, para después retomar el término de neurosis narcisistas desde textos posteriores y repensar el lugar de dichas neurosis en la clínica freudiana a partir de los vasallajes del yo y la castración. Si partimos del autoerotismo, concebido a partir de la intervención del objeto de los primeros cuidados y le agregamos un nuevo acto psíquico[1], tenemos constituido al yo como imagen de un objeto unificado y erotizado. Es a partir de esta conformación que hay posibilidad para la reversibilidad de la libido, para que el yo

96

elija y deposite su libido en los objetos de amor. Para que se forme el yo, es requisito el ideal del yo, la identificación primera, inicial, con el padre de la prehistoria personal, que a su vez configurará al yo ideal en tanto imagen idealizada de sí mismo. El yo se forma por una identificación como operación de alienación. Un analizante se escucha diciendo lo mismo que reconoce, odiaba escuchar, se trata de la actualización de identificaciones con ese ideal que al modo de identificaciones superyoicas, constituyen y forman al Yo. Identificarse a ese tiempo primero pero en el lugar del otro, supone a un Otro que colocó a ese yo como falo sustitutivo de su falta. En el melancólico, cito a Masotta[2], “los efectos unificantes de la libido no alcanzan para dominar un resto inalienable, motivo de rechazo y de odio”. ¿El resto inalienable en la melancolía podría leerse como efecto de la operación alineación que constituye al al Yo y deja una vez producida la operación separación, al superyó como resto de lo visto y oído freudiano? Pregunta que dejo para retomar con el despliegue de la 2da. tópica y del originario masoquismo erógeno . Lacan, en el seminario de “Las Psicosis”, se refiere al Otro como un lugar, lugar donde se constituye la palabra y la palabra, para nosotros, se constituye a partir de un yo y un tú. Es el fundamento o la palabra fundante: Tú eres … El dominio del tú y del yo (Je) no es adquirido de inmediato por el niño. Tal apropiación se resume en decir yo cuando le dicen tú, en comprender que él debe decir en su registro, “yo voy a hacer esto”, cuando se le dice “tú vas a hacer esto”. El yo (Je) es el yo del que pronuncia el discurso y el tú es el que aparece en el interior de esa enunciación. Allí reconocemos al superyó como saboteador interno y cuerpo extraño. El superyó como función del tú, es ese extranjero, el verdadero dueño de casa. Cuando el sentimiento de extrañeza aparece, no es por el lado del superyó sino del yo. El yo es el que se siente perdido, expulsado de la casa, mientras el tú, queda dueño de las cosas. El yo como valuarte de la represión, aparece como fuerza contraria a lo sexual, contraponiéndosele y configurando una de las partes que conllevan al conflicto psíquico, promotor de la represión y del síntoma neurótico. Es en el texto: “La perturbación psicógena de la visión según el psicoanálisis”, donde las pulsiones de autoconservación, correspondientes a la primer teoría o modelo pulsional, pasan a nombrarse indistintamente como pulsiones del yo en contraposición a las pulsiones sexuales. Baste recordar que el concepto de pulsión se ciñe al de sexualidad. No obstante en el texto citado el conflicto se mantiene pese a la tematización de los órganos de “doble función”. A continuación mencionaré algunas de las complicaciones que llevan a Freud a redefinir no solo las instancias del conflicto psíquico, sino también a las pulsiones del yo. La boca abierta en el registro de la pulsión no se satisface con comida sino con el placer de la boca y la erogeneización del ojo conduce a la ceguera histérica. ¡No ha lugar a la pulsión de autoconservación!. Diría un lego letrado[3]. El ojo que se erotiza con un objeto de su elección, queda ciego para la autoconservación. Unos años más tarde, en “La 23° conferencia”, se redefinirá al síntoma como resultado de un conflicto que se libra en torno de una nueva modalidad de satisfacción pulsional. Satisfacción paradójica y extraña que a esta altura queda del lado del sufrimiento y la queja como productos secundarios del conflicto. Freud alude al poeta Schiller en la distinción entre hambre y amor que propone para su primer doctrina pulsional, sin embargo y retomando textos como “Tres ensayos de teoría sexual” y “La interpretación de los sueños”, la noción de apuntalamiento posibilita la creación de otra cosa, no es oposición. El quehacer sexual se apuntala en las funciones de autoconservación de la vida, para luego independizarse. Por otro lado, la elección primera de objeto se hace por apuntalamiento en el objeto de los primeros cuidados, la madre y es el camino alucinatorio el que el niño hambriento recorrerá regredientemente, rememorando el reencuentro con el objeto mítico de la satisfacción, en tanto el objeto de la necesidad está perdido. En los órganos de “doble requerimiento”, se incluye al otro de la elección de objeto y al mismo sujeto que se ubica como objeto de la escisión. La mano que quiso ejecutar una agresión sexual en el otro de su elección, ahora es objeto de una parálisis histérica, asimismo los dedos de una persona que ya no se masturba, se

rehúsan a aprender otros movimientos. Es este Yo libidinizado, el leit motiv que lleva al creador del psicoanálisis a querer conceptualizarlo en “Introducción del Narcisismo” en vías de introducir un nuevo dualismo y preservar la teoría psicoanalítica. El propuesto, “Libido del Yo versus Libido de objeto” es un problema porque la reversibilidad implica continuidad de una en otra. No hay conflicto pulsional y el dualismo resulta falso. Si se eleva el objeto sexual a ideal sexual y por otro lado se idealiza sólo a lo que cumple esa condición de amor, entonces, el ideal sexual puede ser usado como satisfacción sustitutiva. Por otro lado, la marca inequívoca que apreciamos como estigma narcisista en el caso de la elección de objeto, es la sobreestimación sexual . El amor de objeto revela inequívocamente la transmudación del narcisismo redivivo del Yo: “His majesty the baby”. El narcisismo primario y la escisión del yo, son algunos de los temas no desarrollados en “Introducción del Narcisismo”. La nombrada “metáfora de la ameba”[4] indica no sólo la reversibilidad de la libido, sino también lo que no se cede, el resto que como investidura originaria, no pasa al objeto. Se trata de las originarias investiduras del Yo no libidinosas y constitutivas de otro registro. Habrá que esperar a “Más allá del principio de placer”, para que Freud enuncie la parte inconsciente del yo que cómo núcleo del yo, anticipa una resistencia estructural. En este sentido, “Introducción del narcisismo” aborda el campo de lo reprimido inconsciente y de los seudópodos libidinosos que el yo envía y retira de sus objetos. La transferencia y las neurosis son pensadas desde el campo irrestricto del principio de placer. Es con las neurosis de destino y las neurosis de guerra, producidas por fuera del dispositivo analítico, que las introduce produciendo otro campo, el del más allá del principio de placer, modificando el marco de la escena analítica, reformulando el agieren de “Recordar, repetir y reelaborar” y tematizando la compulsión de repetición como discontinuidad en la reversibilidad . En l926, las neurosis traumáticas de guerra no podrán concebirse dejando de lado los vasallajes del yo y la castración. El análisis de dichas neurosis, que por otro lado abarca afecciones de muy diversa índole, arroja el resultado de que cierto número de ellas participan de los caracteres de las neurosis actuales. Y las neurosis actuales, desde “Mis tesis[5]…no se diferencian de las psiconeurosis. La segunda tópica, con la conceptualización del aparato psíquico que incluye al yo, ello y superyó, introduce lo irreversible, como la investidura originaria de la pulsión de muerte, que no se cede al exterior, ausente en el ordenamiento de las neurosis de transferencia y neurosis narcisistas. Una de sus manifestaciones es “la reacción terapéutica negativa” como refuerzo momentáneo del padecer. Se trata de los que empeoran en el curso de un análisis, respondiendo a “la persistencia en la enfermedad” o sentimiento inconsciente de culpa, que se exterioriza como resistencia a la curación, difícil de reducir y atinente al superyó. Otra de sus formas, es en “El Yo y el ello” la llamada afección melancólica, considerada una neurosis grave. ¿Y neurosis grave es una nueva categorización? Siguiendo a Freud, lo decisivo para la gravedad de una neurosis es la conducta del superyó. En la melancolía la instancia superyoica que arrastra hacia sí a la conciencia está caracterizada como un cultivo puro de la pulsión de muerte, que prosigue su trabajo interior sin ser obstaculizada. Freud se pregunta cómo es que en la melancolía el superyo puede convertirse en una suerte de cultivo puro de las pulsiones de muerte y arriesga una chance de influir analíticamente sobre estas neurosis graves, donde ubica a la melancolía, si el sentimiento inconsciente de culpa es prestado o resultado de la identificación con otra persona que antaño fue objeto de una investidura erótica. Describe a la asunción del sentimiento de culpa como al único resto difícil de reconocer, del vínculo amoroso resignado y por otro lado, hace depender el desenlace primariamente de la intensidad del sentimiento de culpa. En “El problema económico del masoquismo”, el cultivo puro de la pulsión de muerte actuante en el interior es idéntica al genuino masoquismo erógeno que permanece como residuo, teniendo como objeto al ser propio. Para concluir, es en el otoño del 23, en “Neurosis y psicosis”, donde vuelve a nombrar a la melancolía como una afección[6] efecto de un conflicto entre el yo y el superyó. La postula como

97

una psiconeurosis narcisista o neurosis narcisista abordable analíticamente y separada tanto de las psicosis donde el conflicto es entre el yo y la realidad como de las neurosis de transferencia, con el conflicto jugado entre el yo y el ello. En el melancólico, el superyó logra efectivamente empujar al yo a la muerte cuando el yo no consigue defenderse antes de su tirano mediante el vuelco a la manía. Si es así ¿la manía sería un modo de defensa del yo contra el superyó? Dejo abiertas las preguntas para retomarlas en un nuevo trabajo. Finalizo con el reagrupamiento de la melancolía como neurosis narcisista separada de la psicosis.

SOBRE LA DERIVACIÓN A CONSULTORIOS EXTERNOS EN UN HOSPITAL GENERAL. OFRECER UNA PAUSA
Capurro, Verónica Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NOTAS [1] Un acto psíquico es un acto simbólico, la palabra es un acto. [2] Masotta, O. en El Modelo Pulsional, ubica en el melancólico una antigua identificación narcisita con la persona querida y perdida. Cuando el melancólico introyecta el objeto, la identificación narcisita deja sentir los efectos de la ambivalencia.. [3] Es Freud, quien en Inhibición, síntoma y angustia, en 1926, destaca la naturaleza libidinosa de la pulsión de autoconservación a partir de Introducción del narcisismo y reconoce haber puesto en la misma serie la libido del yo y de objeto. [4] En Introducción del narcisismo y en La 26° Conferencia: La teoría de la libido y el narcisismo en O.C. T. XVI [5] En Mis tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis, remite a Tres ensayos de teoría sexual. En lugar de los factores accidentales postula para la etiología de las psiconeurosis, los factores constitucionales , cabe aclarar que la disposición sexual constitucional del niño es perversa polimorfa. Los síntomas figurarán la práctica sexual de los enfermos y la función sexual se comprende a partir de la disposición infantil. [6] La había nombrado una afección o neurosis grave en El Yo y el ello, escrito en Abril del mismo año. Allí la compara con la neurosis obsesiva y la histeria en torno a la posiblilidad o inmunidad al peligro de suicidio. BIBLIOGRAFIA FREUD, S.: Mis tesis sobre el papel de la sexualidad en la etiología de las neurosis en O.C., Amorrortu Ed., Bs. As. 1993; T. VII FREUD, S.: Perturbaciones psicógenas de la visión según el psicoanálisis en O. C., Amorrortu Ed.,1993; T. XI FREUD, S.: Introducción del narcisismo,en O.C., Amorrortu Ed.,Bs. As.,1993;T XIV FREUD, S.: Más allá del principio de placer en O. C., Amorrortu Ed., Bs. As. 1993; T.XVIII FREUD, S.: El yo y el ello en O. C., Amorrortu Ed., Bs. As.,1993; T. XIX, cap. V FREUD, S.: Neurosis y Psicosis en O. C., Amorrortu Ed.,Bs. As., 1993;T. XIX, pág. 157 y 158 FREUD, S.: El problema económico del masoquismo en O. C., Amorrortu Ed.,1993; T. XXIII FREUD, S.: Inhibición, síntoma y angustia en O. C., Amorrortu Ed.,1993; T. XX, Cap. VII LACAN, J.: El Seminario, Libro III; Las Psicosis, Paidós Ed., Bs. As. 1986 MASOTTA, O.: El modelo pulsional, Altazor Ed., Bs. As. 1980; Cap. I y II MASOTTA, O.: Lecturas de Psicoanálisis Freud, Lacan, Paidós Ed., Bs. As. 2004; Cap. 16, 17 y 18. VEGH I.: Yo, Ego, Sí mismo, Distinciones de la clínica, Paidós Ed., Bs. As. 2010.

RESUMEN En el marco del Proyecto de Investigación “Análisis comparativo de la demanda e intervenciones en la urgencia en salud mental” UBACyT 2008-2010, surge este trabajo. Este último refiere sobre la derivación al dispositivo de Consultorios Externos del Servicio de Salud Mental en los hospitales generales, entendida, desde el proyecto mencionado, como modo de resolución de la urgencia. La propuesta es pensar la derivación como un tiempo de comprender, que ofrece, a quien consulta, la posibilidad de instalar una pausa ante la prisa por concluir. Palabras clave Urgencia Dispositivos Hospitalarios ABSTRACT ABOUT DERIVATION AT MENTAL HEALTH OUTWARDS OFFICE OF GENERAL HOSPITALS. TO OFFER A PAUSE. This paper began after the Investigation project was called “Análisis comparativo de la demanda e intervenciones en la urgencia en salud mental” UBACyT 2008-2010. It will focus on Derivation at Mental Health Outwards Office of General Hospitals, which will be one way to solve emergencies, as the project said. The proposal is to think about the derivation like an understanding moment which offers a pause to someone who is on emergency. Key words Emergency Emergency assistance

El Proyecto de Investigación UBACyT 2008-2010, Análisis Comparativo de la Demanda e Intervenciones en la Urgencia en Salud Mental. Hospital Central de San Isidro de la Provincia de Buenos Aires (Argentina), Hospital San Bernardo de la Provincia de Salta (Argentina), Hospital Maciel de Montevideo (Uruguay) y el Hospital Das Clinicas de Belo Horizonte (Brasil), que da marco a este trabajo, entiende la derivación a Consultorios Externos como una modalidad de resolución de la urgencia. Del relevamiento y comparación de los datos obtenidos dentro del contexto de finalización de la urgencia, de esta investigación, se extrae que existe un alto porcentaje de pacientes que son derivados para un tratamiento ambulatorio en consultorios externos. Dicha derivación daría por concluido el proceso por el cual se resuelve la urgencia.[1] Así, de los resultados finales de los cuatro hospitales se aprecia que la derivación a Consultorios Externos es: - en el Hospital Central de San Isidro de la Provincia de Buenos Aires, el 70,8 %, es decir 109 casos, de un total de 154 consultas; - en el Hospital San Bernardo de la Provincia de Salta (Argentina), el 76,7%, es decir 102 casos, de un total de 133 consultas; - en el Hospital Maciel de Montevideo ( Uruguay) 37,6 %, es decir 110 casos, de un total de 293 consultas; - en el Hospital Das Clinicas de Belo Horizonte (Brasil) 9.7 %, es decir 13 casos, de un total de 134 consultas. Mientras que sólo fueron dados de alta: - en el Hospital Central de San Isidro de la Provincia de Buenos Aires, 3%, es decir 2 casos, de un total de 154, - en el Hospital San Bernardo de la Provincia de Salta (Argentina), el 1.5%, es decir 11 casos, de un total de 133, - en el Hospital Maciel de Montevideo (Uruguay), 6%, es decir 43 casos, de un total de 293.

98

- en el Hospital Das Clinicas de Belo Horizonte (Brasil) 23,20 %, es decir 31 casos, de un total de 134 consultas. El contraste es interesante pues remite a las siguientes preguntas: ¿Por qué la derivación es al dispositivo de Consultorios Externos y no es el Alta del paciente?, ¿Qué podría ofrecer este dispositivo como repuesta a la demanda en urgencia? Si “todo hecho es un hecho de discurso y si estos depende de cómo se lean y de quién los lea”, es necesario poder localizar cuál es la idea que se tiene de lo urgente, de la urgencia subjetiva, de su inicio y su resolución. Habrá que diferenciar la urgencia tal como la entiende el psicoanálisis, de la urgencia médica, psiquiátrica. En esta última se interviene tendiendo a restituir la salud, el bienestar y equilibrio psíquico. Se calcula la gravedad del cuadro según su intensidad y se evalúa el riesgo para sí y para terceros. Su finalización se produce al desaparecer los fenómenos que motivaron la consulta. En cambio, la urgencia, desde el psicoanálisis, no se define en términos del dramatismo de una situación, equivalente a emergencia o gravedad, sino como la respuesta que el sujeto ha dado frente a un real imposible de soportar. Es decir que la urgencia tiene que ver con algo del orden del encuentro con lo real, que se presenta bajo la forma de lo inasimilable, provocando el quiebre de la homeostasis con que la vida transcurría[2]. El mutismo absoluto o la angustia más profunda son las manifestaciones del sufrimiento inefable, producto de la ruptura de la cadena significante que detiene el engranaje, que sostenía al sujeto.[3] Lo urgente no es lo inmediato, en el sentido de un tiempo cronológico sino en sus dimensiones lógicas: la de la prisa y la pausa. Con lo cual, su resolución no implica que frente a la irrupción del sufrimiento insoportable se intervenga con acciones psicoterapéuticas ni con acciones que tengan por objetivo el retorno al punto de partida. En la superación del trauma no basta con la vía elaborativa, ni la racionalización, porque la cuestión central es cómo operar con un real fuera de sentido, así lo explica Mauricio Tarrab[4]. Las intervenciones apuntarán a anudar, alojar esa verdad que le fue brutalmente develada, y que no ha sido metaforizada. Intervenciones que introducirían la dimensión de la espera para dar espacio a un decir sobre “eso” que es vivido por el sujeto como encuentro inédito, pero que siempre estuvo allí, y ahora retorna. Al respecto, estando más cerca del grito que del llamado, S explica “Desde el sueño no soy la misma, no entiendo cómo pude vivir todos estos años sin extrañarlo. Es la primera vez que lo sueño, estaba vivo…” Su padre había muerto cuando era una niña y vía formación del inconsciente revive. Más adelante dirá, “desde que lo soñé que no puedo seguir con mi vida, dejé de trabajar, terminé con mi novio, dejé de estudiar… necesito volver…no sé que me está pasando”. Prisionera de un proceso de duelo que la detiene. Ante la urgencia, el desafío, en tanto analista, fue abrir una brecha entre ese instante de ver lo insoportable, ligado al encuentro con lo real, y la conclusión anticipada. Momentos lógicos que en la urgencia parecen estar soldados. A lo largo del tratamiento, habiendo S localizado los acontecimientos ligados a la urgencia, pudo pasar del instante en que “se sabe que…”, al “contarse”. Recordó poco a poco distintas situaciones junto a su padre que parecían olvidadas. Y comenzó a cuestionarse por qué jamás había preguntado por su muerte. En la urgencia de “volver”, en el “no hay tiempo”, fue posible instalar un tiempo “en el que algo pudo decir de sí en la relación con los otros y en relación al analista, pero también armando una trama de su propia vida”[5] En este entre tiempo que se abre entre el instante de ver y el momento de concluir, es que pienso el tratamiento en Consultorios Externos. Un tratamiento en el cual sea posible “un hacer” cuyo fin sería la apertura de un nuevo tiempo donde la urgencia pueda ser interrogada, poniendo a trabajar los elementos mismos que la desencadenaron. La derivación a este tratamiento podría tener como objetivo que el mismo habilite aquella torsión en el tiempo, en que la subjetivación de la urgencia sea posible. Parafraseando a Eric Laurent, diré que la apuesta de un trata-

miento ambulatorio por Consultorios Externos podría ser pensada con el propósito de que “el encuentro con un analista se transforme en un paréntesis en el cual el sujeto sometido a la tiranía de la causalidad, transforme el sentido de la identificación con la que intenta definir su posición en la civilización en encuentro con la falta en ser, reintroduciendo la necesidad de la producción de un sentido”[6] PARA CONCLUIR El encuentro con un acontecimiento, circunstancia que conmueve el equilibrio y los puntos de referencia simbólica en los que el sujeto se sostenía, dejandolo a la deriva de un sentido, que habrá que encausar a partir del trabajo significante. La derivación a Consultorios Externos podría propiciar un tiempo, ofrecer, en presencia del analista, un “hacerse tiempo”, para que comience a desplegarse una pregunta sobre aquello que el sujeto no sabe, que no entiende y lo sorprende, pero que al final, le concierne y lo implica subjetivamente. Esto no es más que un recorrido que realizará el sujeto de la mano de un analista dentro de un dispositivo, a fin de que la urgencia devenga urgencia subjetiva. Así, se entiende, desde el psicoanálisis, que la urgencia subjetiva es una “construcción”[7] realizada a través de la reintroducción del tiempo del sentido y del significante, pero en presencia de un analista, quien ofrece un marco significante que posibilite la puesta en discurso de los fenómenos de desesperación, angustia, agitación, en que se manifestó la urgencia. [8]

EQUIPO DE INVESTIGACIÓN. El presente trabajo se desprende de la investigación UBACyT, Secretaría de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires: Análisis Comparativo de la Demanda e Intervenciones en la Urgencia en Salud Mental. Hospital Central de San Isidro de la Provincia de Buenos Aires (Argentina), Hospital San Bernardo de la Provincia de Salta (Argentina), Hospital Maciel de Montevideo (Uruguay) y el Hospital Das Clinicas de Belo Horizonte (Brasil) Los integrantes del Equipo son: Inés Sotelo (Directora), Guillermo Belaga (Codirector), Lucas Leserre, Raul Solari, Marta Coronel, Miguel Marini, Jimena Jorge, Alejandra Rojas, Mariela Vigil, Valeria Mazzia, Julieta Emanuelli, Verónica Capurro, Ignacio Penecino, Larisa Santimaria, Patricia Moraga, Alejandra Cruz, Paola Méndez, María Fernanda Gamallo, Graciela Tutanoski y Vanesa Fazio (Investigadores de apoyo). Conexión del Proyecto con otros grupos de investigación del país y del extranjero: Salta, Argentina: Maximiliano Alesanco, Marta Pagano de Verde, Julio Cesar Amado, Mariana Torres Jiménez, Andrea de Santis y Alicia Araoz. Montevideo, Uruguay: Pablo Fidacaro, Eva Palleiro, Julio Lindner, Mercedes Couso y Ariel Montalbán. Brasil, Universidade Federal de Minas Gerais y Hospital das Clinicas da Universidade Federal de Minas Gerais: Lucíola Freitas de Macêdo, Jorge Antônio Pimenta Filho, Carolina Leal Ferreira Simoes, Larissa Figueredo Gomes, Raquel Nogueira Duarte NOTAS [1] SOTELO, I, BELAGA, G. y Col. (2010) Estudio descriptivo comparativo sobre la finalización de la urgencia en cuatro hospitales generales del MERCOSUR, inédito. [2] SOTELO, I. (2009) La urgencia en la maternidad. En Sotelo, I. (Comp.) Perspectivas de la clínica de la urgencia. (2009), (pp.117-126). Buenos Aires: Grama. [3] SAN MIGUEL, T. (2005) La guardia, un lugar posible. En Sotelo, I (Comp.) Tiempos de urgencia. Estrategias del sujeto, estrategias del analista. (2005), (pp. 139-143). Buenos Aires: JCE. [4] TARRAB, M. (2005) La insistencia del trauma. En Belaga, G. (Comp.) La urgencia generalizada 2. Ciencia, política y clínica del trauma. (2005), (pp. 59-62). Buenos Aires: Grama. [5] SOTELO, I. (2007) El sujeto en la Urgencia Institucional. En Sotelo, I (Comp.) Clínica de la urgencia. (2007), (pp.33). Buenos Aires: JCE. [6] LAURENT, E. (2000) Usos actuales e imposibles del Psicoanálisis. En Laurent, E Psicoanálisis y Salud Mental, (2000). Buenos Aires: Tres Haches. [7] SELDES, R. (2010) Clínica de la Urgencia, clase inédita. [8] CAMALY, D., Modalidades de resolución de la urgencia en la guardia externa de un hospital general. En Sotelo, I. (Comp.) Perspectivas de la clínica de la urgencia. (2009), (pp.127-135). Buenos Aires: Grama.

99

BIBLIOGRAFIA BELAGA, G. (Comp.), (2005) La urgencia generalizada 2. Ciencia, política y clínica del trauma. Buenos Aires: Grama. LACAN, J. (1495) El tiempo lógico y el aserto de certidumbre anticipada. Un nuevo sofisma. En Lacan, J. Escritos I. (2003), (pp.187-203). Buenos Aires: XXI. LAURENT, E. (2000) Psicoanálisis y Salud Mental. Buenos Aires: Tres Haches. SOTELO, I (Comp.), (2005) Tiempos de urgencia. Estrategias del sujeto, estrategias del analista. Buenos Aires: JCE. SOTELO, I. (2007). Clínica de la urgencia. Buenos Aires: JCE SOTELO. I, BELAGA, G. y Col. (2008-2010) Análisis comparativo de la demanda e intervenciones en la urgencia en salud mental UBACyT 2008-2010, Hospital Central de San Isidro de la Provincia de Buenos Aires, Hospital San Bernardo de la Provincia de Salta (Argentina) y Hospital Maciel de Montevideo ( Uruguay). SOTELO, I. (Comp.) (2009) Perspectivas de la clínica de la urgencia. Buenos Aires: Grama. SOTELO, I, BELAGA, G. y Col. (2010) Estudio descriptivo comparativo sobre la finalización de la urgencia en cuatro hospitales generales del MERCOSUR, inédito.

SUBJETIVIDAD Y DISCURSOS NORMATIVOS. NOTAS SOBRE LA VERGÜENZA
Carol, Alfredo Orlando Universidad Nacional de Tucumán (CIUNT). Argentina

RESUMEN El presente trabajo discurre, al tener en cuenta del entrecruzamiento de los discursos psicoanalíticos y jurídicos, acerca de los efectos en la subjetividad y el lazo social de los cambios producidos en los discursos normativos y genealógicos. Intenta, a partir de allí, un acercamiento al tema de la vergüenza. Palabras clave Subjetividad Genealogía Vergüenza ABSTRACT SUBJECTIVITY AND NORMATIVE DISCOURSES. NOTES ABOUT SHAME This paper reflects, to take account of the intersection of psychoanalytic and legal discourse, about the effects on subjectivity and the social bond of the changes in policy discourse and genealogy. Try, from there, an approach to the issue of shame. Key words Subjectivity Genealogy Shame

INTRODUCCIÓN El presente trabajo se enmarca en los temas y objetivos considerados en el Proyecto de investigación “Práctica e interpretación en el dispositivo judicial. Abordaje Psicoanalítico” (CIUNT 26K408) del que participo en calidad de integrante. El mismo supone una continuidad de reflexiones anteriores cuyo objetivo general refiere al entrecruzamiento de los discursos psicoanalíticos y jurídicos. Creemos que ambos discursos se confrontan con universos discursivos más amplios con los cuales, sin perder su especificidad, es necesario establecer un diálogo. Dado que, tanto las consideraciones sobre la subjetividad desde el psicoanálisis como los alcances y límites de las incidencias de la normatividad jurídica en la misma y en el lazo social, hacen necesaria la consideración de los aspectos ligados a las diferentes instituciones que inciden en ambos discursos. Es el caso de los nuevos discursos producidos por las transformaciones en curso en la institución familiar (Roudinesco, 2002) como en las consideraciones más recientes sobre el campo de lo político. (Mouffe, 2005) SUBJETIVIDAD Y LEGALIDAD De tan vasto panorama esbozado quisiera acentuar algunos aspectos que conciernen a la subjetividad contemporánea. Intentado develar su implicación en los campos jurídicos, normativos y genealógicos que la definen pero que también permiten dar cuenta de la inscripción de la subjetividad en los lazos sociales de los que forma parte. Es necesario precisar que todo sujeto se confronta al campo de la legalidad, que esta legalidad, referente y ordenadora de los lazos sociales, impone su presencia en tanto Otro de la ley que obliga a cada sujeto a situarse con relación a ella. Es decir, la ley rige como universal que regula los lazos sociales pero cada sujeto construye el modo de situarse ante ella. Y ello de acuerdo a los modos en que esta le fue transmitida. El Psicoanálisis no puede desconocer las determinaciones de las subjetividades por la regulación de los lazos sociales pero debe dar cuenta de cómo cada sujeto se sitúa frente a los órdenes normativos y legales. Esto supone que la posición de cada sujeto frente a la ley y los

100

modos y las dificultades para subjetivarla no son anónimos. Son respuestas de cada sujeto frente al orden de la legalidad. En contrapartida la ley no es ajena a los elementos subjetivos en juego ni al estado en que se la instituye ni a la sociedad en la que se la aplica. Pero se hace necesario remarcar que la ley no todo ordena, se revela, tanto subjetivamente como socialmente, fallada. Es no toda regulación, ordenación y referencia. Todo lazo social y todo sujeto se confrontan a un irreductible inscripto en el cuerpo simbólico mismo de la referencia legal. Si podemos considerar que la subjetividad es potencialmente creadora de respuestas a los lazos en los que se incluye eso no significa olvidar las determinaciones de la que también forma parte. Fundamentalmente de la confrontación con las determinaciones normativas con respecto a la prohibición del incesto y a los interrogantes sobre la filiación y la sexualidad a los que la misma abre. Cuestiones todas que atañen y se articulan con el concepto de “genealogía” de Pierre Legendre. “El mundo está genealógicamente organizado y la genealogía es un saber de conservación de la especie humana, un saber que permite al hombre habitar el Abismo” (Legendre, 1996: 36). No hay genealogía si esta no está articulada en saberes e imágenes que se transmiten y que tienen como presupuesto la dimensión del lenguaje y la palabra como constitutiva y constituyente de lo humano. Saberes e imágenes que construyen el escenario donde lo humano se hace posible. Una textualidad que cubre el abismo. “Una sociedad no es un montón de grupos ni un torrente de individuos, sino el teatro donde se juega, trágica y cómica, la razón para vivir. La razón para vivir nos viene del lenguaje. Una máxima de los juristas dice esto: “Se ata a los bueyes por los cuernos y a los hombres por las palabras”. Hay que comprender que arrastramos el yugo y que, a causa de la palabra, la especie humana conoce el espanto y el enigma del poder.” (Legendre, 1996:20) Si el yugo que la palabra impone, como condición necesaria para que haya humanidad y veladura del abismo, también deja otros saldos que la palabra misma. Un resto que, a veces, conduce al espanto y a los diversos sometimientos al poder. UN NUEVO PARADIGMA BIOPOLÍTICO Si es condición necesaria para la constitución de los sujetos y de los lazos sociales de los que forma parte tanto los ordenes normativos como el establecimiento de leyes que regulan tanto a uno como a otro, no es posible dejar de considerar los cambios en curso en la vida tanto de los sujetos como los modos actuales de vivir los lazos sociales. Es decir, evaluar el papel que le cabe al Estado como marco y escenario donde transcurre la vida de los sujetos y sus modos de participación en los lazos sociales legislados por los órdenes normativos y legales. Una afirmación de Giorgio Agamben permite introducir una precisión en las actuales consideraciones acerca del Estado. “El campo de concentración y no la ciudad es hoy el paradigma biopolítico de Occidente” (Agamben.1995:109). Lo que abre a una nueva consideración de las relaciones entre el Estado, los sujetos y los lazos sociales que establece como el marco en que estos se desarrollan, el de la ciudad. No solamente considerada en su sentido geográfico sino también político y social: lugar de intercambio y comunicación. Es decir, la ciudad en tanto efecto de una institucionalidad política. Pero si ya no es la ciudad, instituida por el Estado, el paradigma de la vida ciudadana hay que reconsiderar lo que los campos de concentración, internación y exterminio han significado y significan en tanto nuevo paradigma biopolítico. La historia desde fines del siglo XIX y, a partir de allí, a lo largo del siglo XX y de los inicios del siglo XXI es, fundamentalmente, la de la consolidación del campo de concentración. Espacio aislado en el interior de las ciudades o fuera de ellas donde los sujetos no participan de los derechos del ciudadano y, por lo tanto, quedan instituidos como sujetos del campo de concentración. Revelando, con su presencia en nuestro tiempo, una figura política que no es ajena a los discursos políticos que defi-

nen a la vez al campo de concentración y a los sujetos instituidos como sus habitantes. Al ser considerados como presencia constante, y no solamente como fenómeno de un determinado lugar o época, los campos de concentración, internación y exterminio diseñan un panorama más o menos visible, pero siempre presente de la vida ciudadana. No es posible hoy acercarse a la subjetividad sin considerar el papel que en ella desempeñan las estructuras que la hacen posible. Y, sin tener en cuenta, el llamado por Agamben nuevo paradigma biopolítico. Algunas de las consecuencias clínicas y sociales que parecen evidenciar la preeminencia del campo de concentración, lo que también significa un fuera de la ley en la propia institucionalidad política y ciudadana, van desde la preeminencia cada vez creciente de los procesos de segregación, el eclipse de las referencias históricas y políticas como el de las referencias normativas y genealógicas de los sujetos.Por lo que, el conjunto de tal sistema referencial no solamente atañe a las leyes que producen y sostienen el lazo social sino a los sujetos mismos que son su efecto. El eclipse de las referencias supone también el eclipse de los sujetos mismos. También al papel de todo sistema (desde el Estado a los lazos familiares) que presentan hoy una particular fragilidad. LA VERGÜENZA De tan vasto panorama quisiera referirme al tema de la vergüenza. ¿Cómo interrogar la vergüenza? ¿Ella es un estado subjetivo, o un efecto inducido por la participación de los sujetos en los lazos sociales o un bastión ante el cuál amurallarse frente a los desarreglos de la ley? ¿O solamente hace referencia a una medida moral o a una valoración ética de los actos de los sujetos? O, en otro sentido, ¿tendrá ella algún lugar en el panorama que hemos diseñado y se entrama con las consideraciones actuales de vivir de los sujetos? ¿Hay culturas de la vergüenza como se ha considerado que hay culturas de la culpabilidad o el arrepentimiento? ¿Qué será en nuestra época “enrojecer de vergüenza”, “morir de vergüenza” o sentir vergüenza ajena”? “Afirma Lacan “Es preciso decirlo, morir de vergüenza es un efecto que raramente se consigue” (Lacan. 1995: 295). La interrogación sobre la vergüenza abre a múltiples senderos que la bifurcan y la complejizan. Una referencia entre muchas otras es el texto de Primo Levi Los hundidos y los salvados por las relaciones complejas entre la vergüenza y la memoria que transite el texto. Pero también habría que poder articular este tema con el de la ley y el de la culpabilidad, a los efectos de establecer su deslinde y sus relaciones posibles. Solamente quisiera destacar algunos aspectos sobre este tema, que obviamente no lo agotan sino que son una invitación a seguir interrogándolo. Freud se ha referido al tema de la vergüenza considerándolo conjuntamente con el pudor como diques a los embates pulsionales. Desde esta perspectiva la vergüenza aparece ya como un efecto, ligado al orden de la legalidad de lo inconsciente y como modo de freno a la irrupción de lo que desborda al sujeto. Lo que es decir una respuesta posible, que toca al cuerpo y a las representaciones del sujeto, ante lo que irrumpe desde lo real. Pero no es menos cierto que la vergüenza aparece como respuesta también ante lo intrusivo del goce vía un mandato o la orden o del usufructo del sujeto por parte de Otro que lo ubica en posición de objeto a manipular. Es Agamben, en Lo que queda de Auschwitz (1999) en el capítulo 3 La vergüenza o del sujeto, quien realiza una vasta síntesis que intenta deslindar la vergüenza de la culpabilidad y ubicarla en el conjunto de las voces que a ella se refieren para otorgarle algún estatuto a partir de la experiencia de los campos de concentración y exterminio. En dicho capítulo refiere al testimonio de Antelme sobre un joven italiano. “El que la vergüenza no es en realidad sentido de culpa, vergüenza por haber sobrevivió a otro, sino que tiene otra causa, más difícil y oscura, es algo que el testimonio de Antelme refleja por

101

encima de toda duda.” (Agamben. 1999: 107). “El SS sigue llamando: Du, come hier! Es otro italiano el que sale, un estudiante de Bolonia. Le conozco, le miro y veo que su cara ha enrojecido. Lo miro atentamente. Guardo todavía ese rubor en mis ojos. Se queda al borde de la carretera. Tampoco él sabe qué hacer con sus manos. Tiene un aire confuso… Se ruborizó nada más decirle el SS: Du come hier! Miró a su alrededor antes de ruborizarse, pero era efectivamente él quien había sido designado, y entonces enrojeció, cuando ya no le cabía duda.” (Agamben. 1999: 108). Apelando a Levinas y a Heidegger, intenta despejar su estatuto con relación al sujeto y al ser. Quisiera, desde otra perspectiva, la psicoanalítica, intentar un acercamiento al ejemplo citado. En el joven italiano el rubor, que revela el efecto de vergüenza, parece dar cuenta de la mirada y la palabra intrusiva del Otro, Otro que goza, que lo reduce a ser un puro objeto para la muerte. Por lo tanto, cosa ya muerta, anónima por que la selección no busca un hombre que porte un nombre. (“El SS que buscaba un hombre, a uno cualquiera, para matarle, lo había “encontrado”: él”- Agamben.1999:108- ). No ya un sujeto sino, desde la mirada de Otro que goza, un objeto anónimo a destruir. La voz y la mirada del Otro que goza impilen a la desubjetivación. Y allí irrumpe la vergüenza. “El rubor es ese resto que, en toda subjetivación, traiciona una desubjetivación y, en cada desubjetivación, da testimonio de un sujeto.” (Agamben. 1999: 117) Tomo este ejemplo para partir de su consideración en tanto que, a veces, la vergüenza pareciera ser una última respuesta de un sujeto a la intrusión gozosa o a la destitución subjetiva. La consideración que podamos realizar sobre los testimonios de los campos de concentración y exterminio hace posible, al revelar el desanudamiento de los lazos, la presencia del Goce del Otro y los lazos que destruye pero que también hace posible, interrogar un vasto panorama acerca de la ley y los sujetos. Al revelar la destitución y desubjetivación de los sujetos y los desarreglos de la ley nos permite acercarnos a ellos e intentar interrogarlos. La destitución de los sujetos y la desubjetivación que la preeminencia de los procesos de segregación, la impunidad o el eclipse y la pérdida de referencias legales, normativas y genealógicas hacen cada vez más presentes.

PERSPECTIVAS DE UNA LÓGICA DE LO COLECTIVO NO SEGREGATIVA
Carrasco Bax, Gabriela; Denza, Sabrina; Hidalgo, Susana María; Reif, Lilia Susana; Scarpati, Marta Delia; Warjach, David Alejandro; Zerba, Diego Adrían Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Este trabajo propone tomar los aportes del psicoanalista inglés Donald Winnicott para pensar una lógica de lo colectivo en la que la segregación no sea su consecuencia necesaria, y que por lo tanto no anide en ella la violencia del exterminio. Para esto, se tomarán dos formulaciones: Por un lado, el espacio transicional -en tanto basamento del agrupamiento humano- siendo propiamente el de la cultura. La razón que mueve al autor a fundar conceptualmente este espacio, es localizar un área en la que se despliegue lo propio del ser humano: la creatividad, en tanto original y espontánea. Este espacio es cualitativamente diferente, en la medida en que el movimiento creativo es tal, por tanto carece de determinación. La constitución de lo transicional, se funda en una articulación paradojal: en tanto es imposible de ser abordado en cualquier realidad que circunscriba un conjunto, es refractario a toda instalación de un atributo positivo que implique movimiento segregativo alguno. Palabras clave Winnicott Psicoanálisis Segregación ABSTRACT PROSPECTS OF A LOGIC OF THE COLLECTIVE NO SEGREGATIVE This paper intends to take the contributions of the english psychoanalyst Donald Winnicott to think a logic of the collective in that segregation isn´t the necessary consequence, and therefore do not nest in it the violence of extermination. For this, two formulations would be taken: On the one hand, the transitional space being the culture itself (as the base of human grouping). The reason that moves the author to found this space´s concep is to locate an area in which the proper deployment of human beings: creativity, in both original and spontaneous. This space is qualitatively different in so far as such a creative movement is, so it lacks of determination. The constitution of the transitional, is based on a paradox: while it is impossible to be tackled in any reality circumscribing a whole, is refractory to any installation of a positive attribute that implies any segregative movement. Key words Winnicott Psychoanalysis Segregation

BIBLIOGRAFIA AGAMBEN, G. :(1995) Homo sacer. El poder soberano y la nuda vida.Pretextos.Valencia, 2006. AGAMBEN, G: (1999) Lo que queda de Auschwitz. El archivo y el testigo. Homo Sacer III Pre-textos. Valencia. 2002. LACAN, J.: (1975) Seminario XVII El reverso del Psicoanálisis.Paidós.Argentina, 1992. LEGENDRE, P.: (1996) La fábrica del hombre occidental. Seguido de El hombre homicida. Amorrortu. Bs. As., 2008. LEVI, P. (1989) Los hundidos y los salvados.Muchnik. Barcelona, 2000. MOUFFE, C. (2005) En torno a lo político. Fondo de Cultura Económica. Bs. As.2007. ROUDINESCO, E. (2002) La familia en desorden. Fondo de Cultura Económica. Bs. As. 1º Ed. 3º Reimp. 2007.-

INTRODUCCIÓN Suele escucharse con bastante insistencia, tanto en medios de difusión masivos, como en espacios más reservados a “especialistas” de las llamadas disciplinas sociales, que vivimos en una época caracterizada por cierta disolución del vínculo social, con la concomitante fragmentación que esto implica. También es moneda corriente que se le adjudique a esas características de nuestra cultura, una cierta desregulación de la violencia, pasando ésta a extenderse con un trasfondo de carencia de sentido. Sin hacer un análisis crítico de estas afirmaciones y sólo tomándolas como se nos ofrecen, debe reconocerse que hay un solo paso entre las mismas y la conclusión que ubica dentro de sus causas a la decadencia de los ideales que en otros tiempos cohesionaban a los individuos. No obstante, la enseñanza de Freud esclareció que el agrupamiento humano constituido por la posesión común de un ideal, conlleva la segregación. En esto no se trata tanto de algún tipo de intención o voluntad, sino de asunto de lógica. Un ideal siempre

102

implicará un atributo, y en tanto éste se constituye en eje de agrupamiento, necesariamente quien no lo comparta quedará afuera. También la historia ha permitido verificar lo tenue del pasaje de la segregación al exterminio. Sólo basta que se pase del sostenimiento de la totalidad por la afirmación de un atributo, al mantenimiento de aquélla por la negación de la existencia de quienes no lo comparten. Por tal motivo es dudoso que la promoción de ideales preserve de cualquier tipo de violencia desencadenada. Se hace necesario considerar la posibilidad de una lógica de lo colectivo en la que la segregación no sea su consecuencia necesaria, y que por lo tanto no anide en ella la violencia del exterminio. El psicoanalista inglés Donald Winnicott fue sensible a este tema. Dos de sus formulaciones confluyen para abrir aquella perspectiva. Una de ellas parte de pensar al espacio transicional como basamento del agrupamiento humano, y la otra se funda en la peculiaridad que adquiere el “verdadero self” como aquello más propio del sujeto. LO TRANSICIONAL Dos afirmaciones de Winnicott, solidarias entre sí, avalan la idea del espacio transicional aportando algo de claridad respecto a una lógica de lo colectivo. Por un lado, Winnicott concibe el espacio transicional como siendo propiamente el de la cultura; por otro, explicita sin titubeos que es sobre la base de tal espacio que debe pensarse el agrupamiento humano. Un análisis detenido de la constitución de lo transicional, permitirá exponer las razones por las cuales, de ser ese el basamento de un colectivo, no daría lugar a la segregación. Se sabe que la razón de Winnicott para conceptualizar el espacio transicional, es localizar un área que ubique lo más propio del ser humano: la creatividad, en tanto original y espontánea. Tomando con rigor estos atributos, remiten a un movimiento que tiene su origen en sí mismo, y no reconoce determinación alguna. No se trata de asumir que no se apoye en un marco signado por la determinación, sino que, en la medida en que el movimiento creativo es tal, exactamente en ese punto, carece de determinación. La convicción puesta en que el psicoanálisis, hasta ese momento, había trabajado con espacios concebidos sobre la base de la universalidad de la determinación, lo lleva a concebir un espacio cualitativamente diferente. Dicha diferencia, para ser concordante con lo que allí estaba destinado a alojarse, debía ser disruptiva respecto al mantenimiento de cualquier orden de determinaciones. Por tal motivo, Winnicott la introduce como una articulación paradojal en la constitución de lo transicional. Dados dos atributos considerados excluyentes entre sí, de manera tal que para cada uno de los elementos de la totalidad del universo sea posible adjudicarle uno y sólo uno de ellos, pudiéndose por lo tanto discernir a cuál de los dos conjuntos definidos por esos atributos pertenece cada elemento, lo transicional se define por una relación de paradoja entre los dos atributos dados. Tomando como ejemplo el par de atributos “interno”, “externo”, si el universo de elementos puede repartirse entre ellos, lo transicional se define como el elemento que siendo interno es externo y siendo externo es interno, con lo cual sería falsa y verdadera al mismo tiempo (el tiempo inerte de la lógica simbólica) cualquiera de las dos proposiciones posibles: “el elemento es interno” o “el elemento es externo”, lo cual es imposible por el principio del tercero excluido. Lo transicional es refractario a ser considerado como un conjunto al igual que “lo interno” y “lo externo”. Por lo expuesto, en cuanto el espacio transicional se constituye por una paradoja, podría considerárselo como un elemento “x” del universo, tal que “x”¹“x”. Esto produce una ruptura de las secuencias simbólicas que rigen tanto el mundo interno como el mundo externo y un estallido de estas categorías. Se genera un agujero en el orden de determinaciones, o lo que es lo mismo, se hace indecidible determinación alguna. Se trata de la instalación de una inconsistencia lógica que recusa todo cierre en la medida en que subsiste. Si lo transicional es imposible de ser abordado en cualquier realidad circunscripta por un conjunto, si es refractario a toda instalación de un atributo positivo, entonces nunca podrá surgir de lo transicional movimiento segregativo alguno. Siempre que haya un atributo que agrupe, podrá existir la tensión hacia el logro de la pureza de ese. La inexistencia de una propiedad que constituya a

la comunidad, excluye todo afán de reclamo de pureza. Esto puede explicar porque las lógicas que históricamente han pretendido suprimir las violencias -tanto como las semejanzas y diferencias- por la imposición de ideales de pureza, no sólo han resultado inoperantes sino que en muchos casos han incrementado y diversificado las formas violentas; que entonces se nos presentan desreguladas, estallando las ligaduras sociales. LA INCONSISTENCIA LÓGICA La función de la inconsistencia lógica -siguiendo a Edgard Morinubica un orden abierto a cambio de una estructura rígida de determinaciones. El primero a diferencia del segundo, está establecido por las leyes de la termodinámica y posibilita la coexistencia de lo organizado bajo el principio de la homeostasis, con la desorganización que le impone el principio de entropía. Bajo el dominio de este último, se produce el estallido de las secuencias simbólicas. De esta manera el ser queda del lado de la organización y el hacer del lado de la desorganización que impone la creatividad del yo. En los términos de Winnicott, uno como elemento femenino y otro como elemento masculino. El primero hace posible en el bebé la experiencia del yo soy, a partir del rostro del otro jugando como espejo real, que le devuelve al pequeño niño la experiencia de integración. Así puede pensarse la constitución del yo - placer originario, que Freud expone en La negación como atribución de todo lo bueno, en calidad de antecedente necesario del juicio de existencia. En el análisis de un paciente que no ha logrado configurar el yo soy, si se pone en función a otro espejo, podrían establecerse identificaciones cruzadas entre paciente y analista para incorporar los elementos que quedaron dispersos fuera de esta primera unidad. La identificación cruzada (muy distinta a la planteada en el sesgo freudiano), más allá de la clínica, permite pensar la inconsistencia lógica de una función real y primaria del espejo, antes del establecimiento del Ideal de Yo. Una relación continua y dionisíaca entre el yo y el otro, en aquello llamado por Winnicott dependencia absoluta, donde la organización homeostática del ser queda acoplada con la desorganización entrópica del hacer. UN MODO POSITIVO DE SUSTENTAR Y CONCEBIR EL AGRUPAMIENTO HUMANO Los planteos psicoanalíticos clásicos no escapan a la lógica segregativa, que conduce al pensamiento en dos sentidos: por un lado el círculo vicioso miedo - destructividad, que promueve dispositivos taliónicos comandados por el Superyó arcaico y determinan tanto el espacio interno como el externo con la distribución de cargas pulsionales; por otro lado la determinación del deseo en tanto emergente de una renuncia. Es decir pérdida, cesión ante una prohibición emanada de un lugar otro (ajeno al yo y al ellosuperyó arcaico), que articulado a la institución de una Ley simbólica preexistente, ordena lugares y regula, a la vez, violencia y lazos sociales. La validez de estos dos planteos y su viable conexión, no impiden proponer (haciendo de la inconsistencia lógica, un planteo de lógica paradojal) una zona intermedia, franca, libre de ataques -en la cual ni la ley del Talion, ni la Ley simbólica imponen su reinado absoluto- para postular otra condición de pacto entre lazo social y violencia. Esta propuesta afirma que, junto a la idea respecto a un lazo social que se sostiene en unas pocas prohibiciones universales (canibalismo, incesto, homicidio), también puede haber un modo positivo de sustentar y concebir el agrupamiento humano. Este modo exige considerar lo transicional como manera de apropiación de lo pulsional a través de experiencias sublimatorias, que en forma simultánea al tramite de lo temido también habilitan algo más, un plus que podríamos llamar el bienestar en la cultura. La base teórica de este planteo articula algunos postulados freudianos con desarrollos winnicottianos, que permiten concebir el narcisismo primario en términos de provisión ambiental temprana. Cuando esta es suficiente, dispone la inserción creativa y no sumisa del hombre en el orden cultural. NARCISISMO PRIMARIO Winnicott lo piensa como momento real y decisivo de dependencia doble, de fusión, en el que ninguna línea separa yo, de no yo. En

103

este marco indiferenciado, el aporte del elemento femenino puro sirve de base a la experiencia de omnipotencia que instaura la identidad e inaugura la zona de cuya apertura y vigencia dan testimonio los fenómenos transicionales; más tarde el jugar, la experiencia cultural y eventualmente la experiencia del psicoanálisis. Winnicott destaca el valor de la adaptación activa e inadvertida del marco suficiente, permitiendo que el self gestado en él lo absorba desapercibidamente. Entonces la doble dependencia es un estado en que sostén y self potencial se definen en términos de “uno es el otro” (bien distintos a la cuestión posterior de ser “uno con el otro”). Esta modalidad identificatoria temporaria, basada en la devoción materna, hace que el ambiente disponga de una técnica espontánea y personal de adaptación no emanada de disposición natural alguna e inexplicable en términos de identificación edípica o preedípica, completud fascinante, deuda o reparación. La identidad nace en este marco que funciona como soporte de una monotona continuidad y de un puro seguir siendo. A partir de experiencias de omnipotencia, el self incipiente e ignorante del apoyo ofrecido puede creer que crea lo que se le presenta De este modo el centro de gravedad del ser se desplaza insensiblemente desde la fusión hacia una existencia separada y distinta. Así se inicia un camino que llevará a la mutualidad y a la realización simbólica, y si todo marcha bien, no habrá experiencia alguna posterior del self capaz de recordar o recuperar este tiempo. No dejará otro rastro que la legítima creencia omnipotente, en sí, de un yo. La dependencia relativa es un segundo tiempo del desarrollo emocional atendido por Winnicott. Trae consigo la notificación del sostén como exterioridad y del self como distinto al otro. La tarea de separación implica que se incorpore la excitación proveniente de los impulsos a la relación neutra con el marco facilitador, que se constituya el mundo fuera del ámbito de la omnipotencia personal y con ello que los objetos subjetivos adquieran estatuto de realidad. La vigencia de lo transicional aligera esta tarea. La provisión ambiental toma la forma de desadaptación graduada, que permite al self la incorporación del intervalo en la continuidad temporal, haciendo posible la espera y también que el espacio -al principio inadvertido- se transforme en lugar habitable. Recién a esta altura las funciones corporales dan cabida a la satisfacción erótica y cobran significación. En el impulso oral de amor primitivo viajan acoplados Eros y motilidad, lo cual da a este impulso un carácter de destructividad potencial, que será real sólo si el ambiente no puede alojarla en un deseo de ser devorado. La destructividad alojada, la supervivencia del marco a los gestos destructivos espontáneos permiten la creación de la exterioridad, al posibilitar que el objeto subjetivo sea colocado fuera de la zona de control omnipotente, facilitando al mismo tiempo la entrada de la agresividad en el campo de la fantasía. PARA CONCLUIR El verdadero self como si mismo empieza en la relación de continuidad uno es el otro, que luego se diferenciará con la facilitación que dispone el espacio transicional mediando entre la adaptación y la desadaptación ambiental. Sólo una lógica paradojal puede explicar este trámite, como primera inscripción del cachorro humano en el orden de la cultura y también como punto de partida para pensar una lógica de lo colectivo no segregativa.

AMBIGÜEDADES Y USOS DE LOS TÉRMINOS “DEFENSA” Y “REPRESIÓN”, EN LA OBRA DE FREUD. (1893-1915)
Castiglioni, Ana Laura Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN Este trabajo intenta localizar los usos y movimientos conceptuales que se dan en el inicio de la Obra freudiana entre la “defensa” y la “represión”, durante el período 1893 - 1915. Se tomará como linea directriz para trabajar dichos conceptos retroactivamnte, lo planteado por Freud en torno a dichos términos, en el apartado C, de la ADDENDA de “Inhibición, Síntoma y Angustia” donde el mismo Freud, refiere el abandono y sustitución de la expresión “proceso defensivo” por el concepto de represión. Sustitución que dejará, según el mismo Freud, los nexos entre dichos conceptos indeterminados. Palabras clave Defensa Represión Proceso Metapsicología ABSTRACT AMBIGUITY AND USES OF THE TERMS “DEFENCE” AND “REPRESSION” IN FREUD’S WORK. (1893-1915) This work attempts to localize the uses and conceptual movements that are set in the beginning of Freud’s work between “defense” and “repression”, during the 1893-1915 period. To retroactively develop these concepts, it will be taken as a directive the concepts proposed by Freud around these terms, in the appendix C of the ADDENDA, of “Inhibition, symptom and anguish” where it is Freud itself who refers to the abandonment and substitution of the expression “defensive process” by the concept of repression. It is this substitution that will leave, according to Freud, the nexus among the undetermined concepts. Key words Defence Repression Process Metapsychology

BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1973). Psicología de las masas y análisis del yo. En Obras completas. Tomo III. Madrid: Biblioteca nueva. MORÍN, E. (2008). Introducción al pensamiento complejo. Barcelona: Gedisa. MUSUMELI, L - HIDALGO, S. (2001). Zona onírica de la vigilia y espacio analítico. Incluido en el Tomo V de Memorias de VIII Jornadas de Investigación en Psicología. Facultad de Psicología / UBA. WARJACH, D. - ZERBA, D. (2009). La vergüenza y la culpa. Dos dimensiones en el anudamiento del lazo social. En Psicoanálisis y el Hospital N º 36. Verano de 2009. pp. 126 - 134. WINNICOTT, D. (1979). El proceso de maduración en el niño. Barcelona: Laia. WINNICOTT, D. (1979). Realidad y juego. Barcelona: Gedisa.

INTRODUCCIÓN El hilo directriz que utilizaré para indagar retroactivamente, los usos y relaciones que se han establecido entre la defensa y la represion, se ubica en “Inhibición, Síntoma y Angustia”, en el Apartado C, Resistencia y Represión de la ADDENDA donde Freud enuncia: “En conexión con el concepto de Angustia he retomado un concepto - o, dicho más modestamente, una expresión- del que me serví con exclusividad al comienzo de mis estudios, hace treinta años, y que luego había abandonado. Me refiero al termino “proceso defensivo” (“Abwehrvorgang”). Después lo sustituí por el de “represión” (esfuerzo de desalojo), pero el nexo entre ambos permaneció indeterminado. Ahora opino que significará una segura ventaja recurrir al viejo concepto de la “defensa” estipulando que se lo debe utilizar como la designación general de todas las técnicas de que el yo se vale en sus conflictos que eventualmente llevan a la neurosis, mientras que “represión” sigue siendo el nombre de uno de los métodos de defensa en particular…” (1926 [1925]: 152 - 153) EN LOS INICIOS DE LA OBRA En la “La comunicación preliminar” (1893), Breuer y Freud, aíslan dos condiciones que disponían a que los recuerdos deviniesen patógenos por no haber sido lo suficientemente «abreaccionados». Sobre estas dos condiciones, sustentaban por un lado, que existían unas representaciones que por su contenido da-

104

ban lugar a un trauma lo suficientemente grande para que el sistema nervioso no pudiera tramitarlo, “se trataba de cosas que el enfermo quería olvidar y por eso adrede las reprimió {desalojó} de su pensar conciente, las inhibió y sofocó.” Serían estas representaciones las que se encontrarían en la base de los estados histéricos. (Breuer; Freud. 1893: 36) Stratchey sitúa aquí, en un pie de página el primer uso del verbo reprimir. (Breuer, Freud. 1893: 36 n. 9) Por otro lado, resaltaban que, la falta de la reacción motriz no se debía al contenido del trauma psíquico sino al estado anormal de conciencia en el cual se encontraba la persona al producirse determinada vivencia. Este “Estado Hipnoide”, imposibilitaba dar tramite asociativo a toda representación que sobreviniese aumentando así la predisposición al trauma. Si bien Breuer prefería la teoría de los Estados Hipnoides, Freud “conjeturaba más bien un juego de fuerzas, el efecto de propósitos y tendencias tal como se los observa en la vida normal. Así se enfrentaron «histeria hipnoide» y «neurosis de defensa»” (Freud. 1925: 22). La inclinación freudiana por la primera de estas condiciones, dio lugar no solo a la ruptura con Breuer, sino también al concepto de defensa, base de toda la obra posterior. De ésta manera, el término que primero hace su aparición no es el de defensa, sino el de “represión”, en “Comunicación preliminar”, siendo utilizada la represión para explicar justamente la primera condición que volvía a los recuerdos patógenos, desde la cual Freud desprenderá - posteriormente - el concepto de defensa. Éste último recién hará su aparición en “Las Neuropsicosis de Defensa”, ya que el mismo no se encontraba presente ni en la “Comunicación preliminar”, ni en “Sobre el mecanismo psíquico de fenómenos histéricos”, ambos textos de 1893. En 1894 en “Las Neuropsicosis de defensa”, Freud explicita por primera vez y de manera acabada su teoría de la defensa, “ellas nacían mediante el mecanismo psíquico de la defensa (inconciente), es decir, a raíz del intento de reprimir una representación inconciliable que había entrado en penosa oposición con el yo del enfermo” (Freud; 1896:163) incluyendo dentro de las de las mismas la histeria, la neurosis obsesiva y la psicosis alucinatoria. Freud aclara que aquellas representaciones inconciliables provenían las más de las veces de la vida sexual de los enfermos, quienes hasta ese momento habían gozado de salud psíquica. Es por el afecto penoso que despierta la representación, que la persona “decide” olvidar dicha idea. Asociado al yo, el proceso defensivo efecto de un empeño voluntario llevará a la producción del síntoma. En 1984 presenta a su vez la Hipótesis auxiliar, que es la hipótesis que subyace a la conceptualización freudiana de la de defensa: “en las funciones psíquicas cabe distinguir algo (monto de afecto, suma de excitación) que tiene todas las propiedades de una cantidad - aunque no poseamos medio alguno para medirla -; algo que es susceptible de aumento, disminución, desplazamiento y descarga, y se difunde por las huellas mnémicas de las representaciones como lo haría una carga eléctrica por la superficie de los cuerpos.” (Freud; 1894: 61) Freud en la cita de “Inhibición, Síntoma y Angustia” (1926 [1925]), sostiene que los nexos entre el proceso defensivo y la represión han quedando indeterminados a partir de la sustitución de un término por el otro. Sin embargo, al situar estos mismos en los inicios de la obra, queda en evidencia, por momentos, el uso casi equivalente que hace Freud de ambos términos. Un claro ejemplo se podría situar en el Prólogo a la Primera Edición de “Estudios sobre la histeria” (1895): “la sexualidad desempeña un papel principal en la patogénesis de la histeria como fuente de traumas psíquicos y como motivo de la “defensa”, de la represión (desalojo) de la representaciones fuera de la conciencia” (Breuer; Freud; 1985: 23) donde defensa y represión precieran ser prácticamente intercambiables, sin ninguna especificidad. En la misma línea, Freud plantea en Nuevas puntualizaciones (1896)…. “En algunos pasajes de un libro aparecido después [“”], que escribí en colaboración con el doctor J. Breuer, he podido elucidar e ilustrar mediante observaciones clínicas el sentido en que se ha de comprender este proceso psíquico de la «defensa» o «represión» ”.(Freud; 1896. P.163) En relación con al empleo del término “represión”, en “Sobre la

psicoterapia de la histeria” (1894), se puede apreciar un empleo de la “represión”, que no queda subsumido en tanto uso equivalente con la defensa: “la histeria se genera por la represión, desde la fuerza motriz de la defensa, de una representación inconciliable; [“”] la representación reprimida permanece como una huella mnémica débil (menos intensa), y el afecto que se le arrancó es empleado para una inervación somática: conversión de la excitación”. (Freud; 1895: 290-291) ¿Ahora bien, que regularidades se pueden situar en torno a los usos que hace Freud del término “Represión”? La cita anterior, permite pensar a la defensa entendida como un proceso, como un mecanismo psíquico, ya que “la defensa”, es la fuerza motriz generada por el afecto displacentero que lleva a que la representación inconciliable sea empujada fuera de la conciencia, es decir a que esté reprimida la representación. Mientras que la defensa es entendida como un proceso cuya fuerza separa la representación y el afecto, Freud al introducir la represión (en la segunda mención que se hace en la cita), la presenta como un estado. La mayoría de las veces el término que aparece no es “represión” sino “reprimida”, refiriéndose al estado de la representación inconciliable, es decir a que está por fuera de la conciencia, apartada por la fuerza de la defensa. Por el contrario, en otros casos la represión sí es pensada como un mecanismo psíquico, queda así, presentada como un proceso. En estos casos, es donde se produce la mayor ambigüedad conceptual, ya que ambos términos (la defensa y la represión) parecerían, desde esta ambigüedad, ser intercambiables. Esto es lo que sucede en la primera parte de la cita: “la histeria se genera por la represión, desde la fuerza motriz de la defensa, de una representación inconciliable” En este sentido creo que debe ser leído el primer uso del verbo reprimir, señalado por Strachey, si bien es cierto, que el término defensa todavía no había sido esbozado, es de dicha condición que se desprendería el concepto de defensa. En el “Manuscrito k. Las neurosis de defensa” (1896), Freud sostiene explicitamente que hay un desprendimiento, una fuente independiente de displacer inherente a lo sexual, que lleva a que la defensa opere. Dirá Freud, “aquí se realiza la única posibilidad de que, con efecto retardado (nachträglich}, un recuerdo produzca un desprendimiento más intenso que a su turno la vivencia correspondiente” (Freud; 1896: 261). Es importante destacar en este momento el fracaso de la defensa, porque permite ir más allá, rompiendo la relación del yo con la defensa y cuestionando el principio de constancia que regularía el aparato. Así Freud plantea la trayectoria de la enfermedad en las “neurosis de represión”, presentando la primera formula canónica del desarrollo de las neurosis. Tanto en el “Manuscrito K” como en “Neuropsicosis de defensa”, se los puede pensar como los antecedentes de los tiempos de la represión que Freud introducirá recién en 1915, en “La represión”. A partir de dichos textos, el concepto de “represión” irá ganando relevancia hasta llegar a ocupar un lugar central en la obra freudiana. En “El hombre de las ratas” (Freud; 1909), el término “represión” comienza a ser utilizado en un sentido amplio. En la Histeria y en la Neurosis Obsesiva, la represión opera a través de mecanismos diferentes: en la primera, actúa haciendo olvidar los sucesos infantiles y las causas recientes de la enfermedad, en la segunda, el mecanismo empleado, despoja los sucesos recientes de la carga de afecto, permitiendo que dichas causas al ser tratadas como indiferentes, se mantengan en la conciencia. Si bien en este momento de la obra el termino represión se ha vuelto central, Freud presenta en “Pulsiones y destinos de pulsión” (1915), los destinos que las pulsiones pueden experimentar en el curso del desarrollo y sostiene que “los destinos de pulsión pueden ser presentados también como variedades de la defensa contra las pulsiones.” (Freud; 1915: 122). De esta manera, el trastorno hacia lo contrario y la vuelta hacía la persona propia, dan cuenta de la inscripción misma de los representantes psíquicos de la pulsión en el inconciente, intentos estos de hacer algo con el carácter esforzante de la pulsión. Se puede situar así, la ante-

105

rioridad lógica de la pulsión, respecto a la represión (3er destino pulsional), así como también la presencia de otros modos defensivos previos a la operatividad de la represión. En “La Represión”, Freud sostiene que “La represión no es un mecanismo de defensa presente desde el origen; no puede engendrarse antes que se haya establecido una separación nítida entre actividad conciente y actividad inconciente” (Freud; 1915: 142) Dicha separación entre la actividad conciente e inconciente, remite a la fundación del aparato a partir de la defensa misma, que es presentada por Freud como el primer tiempo de la represión. De ésta manera, “Notas sobre el concepto de lo Inconciente” (1912), cobra un destacado valor al diferenciar la ambigüedad propia del término Inconciente, precisando el uso “descriptivo”, “dinámico” y “sistemático”, permitiendo clarificar la base teórica desde la cual Freud escribe en “La represión” (1915). Así, la dimensión dinámica del mismo, apenas mencionada en “Lo inconciente”, da cuenta de la existencia de pensamientos que por más intensos e inconcientes que sean, en tanto eficientes, producen efectos, permitiendo clarificar la dimensión de proceso constante, que se la atribuye a la defensa en un primer momento, y desde donde es pensada la represión en estos momentos de la obra. La represión propiamente dicha opera entonces, coartando sólo la relación de la agencia representante de la pulsión con la conciencia mientras que la misma se desarrolla, “prolifera” dirá Freud, con mayor riqueza en el Inconciente, formando retoños y estableciendo nuevas asociaciones. De esta manera, la Represión Primaria es introducida como un supuesto lógico necesario que da cuenta de la fijación de la pulsión a aquellos representantes psíquicos de la misma, punto de fijación tal que funciona como polo de atracción de aquellos retoños que entran en relación con lo reprimido primordial. En “La represión” (1915) Freud formula “la observación clínica nos constriñe a descomponer lo que hasta aquí concebimos como unitario, pues nos muestra que junto a la representación {Vorstellung} interviene algo diverso, algo que representa a la pulsión y puede experimentar un destino de represión totalmente diferente del de la representación […] monto de afecto” (Freud; 1915: 147) Sin embargo, ya en “Neuropsicosis de defensa” al presentar la hipótesis Auxiliar, asociada al proceso defensivo explicita la existencia de un monto de afecto “ que tiene todas las propiedades de una cantidad [… ] y se difunde por las huellas mnémicas de las representaciones como lo haría una carga eléctrica por la superficie de los cuerpos.” (Freud; 1894: 61) Entonces, ¿dónde radica la novedad introducida por Freud? Creo que la novedad debe ubicarse no en la diferenciación de la representación y el afecto, sino en la manera en que es conceptualizado el proceso defensivo y la formación de síntoma. Ahora, la descarga del monto de afecto ya no es aquello que hace que la representación no devenga patógena. En estos momentos pesquisar cual es el destino del monto de afecto permite visualizar el fracaso de la defensa, y el retorno de lo reprimido. Freud se pregunta si habría un solo mecanismo de la represión o si habría varios, donde cada uno caracterizaría a un tipo particular de neurosis. Consecuentemente con lo puntualizado en “El hombre de las ratas” Freud concluye: “los mecanismos de la represión tienen al menos algo en común, la sustracción de la investidura energética (o libido, si tratamos de pulsiones sexuales).” (Freud; 1915: 149) En “Lo Inconciente” (1915) en Tópica y dinámica de la represión, el énfasis está puesto en la represión como un proceso que se lleva a cabo en la frontera entre los sistemas Icc y Pcc (Cc); la represión, se logra en tanto que se le quita a la representación la investidura preconciente, manteniéndose la investidura inconciente, por lo que dicha moción pulsional sigue siendo eficiente desde el sistema Icc. Para explicar por que la representación reprimida no retorna, Freud introduce un nuevo concepto, el de la contrainvestidura, mediante la cual el sistema Pcc evita el retorno de la represtación reprimida. Es necesario, diferenciar entonces, la sustitución PCC que vale como contrainvestidura, de aquella contrainvestidura constituyente del aparato, efecto de la defensa (o represión primordial), donde se produce la inscripción de la pulsión, punto de fijación que no tiene sustitución, que no producirá cadena, y don-

de no habrá retorno de lo reprimido, pero que sin embargo, sostiene la represión propiamente dicha. COMENTARIOS FINALES Acorde a lo que plantea Freud en la ADDENDA de “Inhibición, Síntoma y Angustia”, se vuelve evidente que el término “proceso defensivo” pierde presencia en la obra freudiana, mientras que a su vez el término “represión” la va ganando. Ahora bien, a lo largo del rastreo por los diferentes textos, se ha podido dilucidar que dicho cambio en el uso de los términos, ha sido acompañado por un cambio conceptual subyacente, y no responde a un simple intercambio entre estos. Se puede situar en este cambio un desplazamiento conceptual: desde el proceso defensivo a la conceptualización de la represión como un mecanismo psíquico (lo cual implica pensar en la represión como un proceso constante). Este desplazamiento pudo ser leído a partir de visualizar aquellos usos en los que, a diferencia de como planteaba Strachey (Breuer, Freud. 1893: 36 n 9), la defensa y la represión no eran empleados como equivalentes. Esto mismo, dejó en evidencia que la represión en los inicios era pensada, por momentos, como un estado en el cual se encontraban las representaciones, y en otros, se empleaba el término implicando un juego de fuerzas, siendo justamente en este uso donde la “represión” parecía ser un término intercambiable con el de “defensa”. Por otro lado, al ubicar que el verbo reprimir apareció en 1893, antes de que apareciese el de “defensa”, permitió aislar que el termino de defensa se desprendió justamente de aquel grupo de condiciones que explicaban el surgimiento de la histeria, desde de la represión que generaba una imposibilidad de abreaccionar el monto de afecto. Esto mismo, permitió deslindar justamente, que los conceptos de defensa y represión, se encontraban imbricados desde un inicio. De esta manera, y en contraposición a lo planteado en la cita de “Inhibición, Síntoma y Angustia”, se podría sostener por una parte, que la “operación de la defensa” no ha desaparecido de la obra, sino que ha dado lugar a la fundación del aparato psíquico, momento mítico, pero fundante del mismo. Por otra parte, en lo que respecta al “proceso defensivo” implicado en la formación de síntoma, este mismo debe ser rencontrado en la operatividad de la represión propiamente dicha, que “exige un gasto de fuerza constante” (Freud, 1915: 146) Ahora bien, sería imprescindible resaltar que para hacer un relevamiento acabado del concepto de la defensa y su relación con la represión, sería útil en un próximo trabajo, rastrear dichos conceptos desde 1915, hasta los últimos textos freudianos, para ver cuáles son los distintos movimientos conceptuales que vuelven a ubicar la defensa como un mecanismo yoico, como deja traslucir la cita que dio origen al presente trabajo.

BIBLIOGRAFIA BREUER, J.; FREUD, S. (1893): Estudios sobre la histeria: “I Sobre el meca; nismo psíquico de fenómenos histéricos: comunicación preliminar” en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores. vol. II COSENTINO, J.C. (1996) Construccion de los conceptos freudianos. Ed manantial. Bs As. FREUD, S. (1893 -1895): Estudios sobre la histeria: Estudios sobre la histeria: IV- Sobre la psicoterapia de la histeria” en Obras completas, ed. Bs.As; Amorrortu editores. vol. II FREUD, S. (1893): “Sobre el mecanismo psíquico de fenómenos histéricos”, en Obras completas, ed. Bs.As; Amorrortu editores. vol. III. FREUD, S. (1894): “Las Neuropsicosis de Defensa”, en Obras completas, ed. Bs.As; Amorrortu editores. vol. III. FREUD, S. (1896): “Manuscrito k. Las neurosis de defensa”, en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores. vol. I. FREUD, S. (1896): “Nuevas puntualizaciones sobre las Neuropsicosis de Defensa”, en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores. vol. III. FREUD, S. (1909): “A propósito de un caso de Neurosis Obsesiva. (El “hombre de las ratas”) ”, en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores, vol. X. FREUD, S. (1912): “Nota sobre el concepto de lo Inconciente en psicoanálisis.”, en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores, vol. XII. FREUD, S. (1914): “Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico.”,

106

en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores. vol. XIV. FREUD, S. (1915): “La represión.”, en Obras completas, ed. Bs. As; Amorrortu editores. vol. XIV. FREUD, S. (1915): “Lo Inconciente”, en Obras completas, ed. Bs.As; Amorrortu editores. vol. XIV. FREUD, S. (1926 [1925]) “Inhibición, síntoma y angustia”, en Obras completas, ed. Bs.As; Amorrortu editores, vol. XX.

LECTURAS EN TORNO AL PROBLEMA DEL LÍMITE EN LA INTERPRETACIÓN
Cejas, Natalia Andrea Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de Investigación “Lógica y alcance de las operaciones del analista según Freud: Colegir (erraten), interpretar, construir”. En el mismo, se explora el término “erraten” utilizado por Freud (traducido por “colegir” o “adivinar”) intentando situar si esta expresión da cuenta de una operación que del lado del analista antecede lógicamente a la interpretación y a la construcción. Con esta orientación se explorará el concepto de interpretación, intentando situar lo que desde diferentes perspectivas y autores se plantea como dimensión eficaz al momento de delimitar el sentido de una interpretación. Se intentará ordenar en cada caso cómo se especifica el lugar de lo simbólico y de aquello que se plantea como más allá de lo simbólico y que se designa como el referente, lo extralingüístico, o lo real en cada caso. Palabras clave Interpretación Sentido Significación Extralingüístico ABSTRACT READINGS AROUND THE PROBLEM OF THE LIMIT IN THE INTERPRETATION This paper is held in the frame of the Research Project “Logic and scope of operations of psychoanalyst in Freud: to guess (erraten), to interpret, to construct”. The term “erraten”, used by Freud (translated as to guess or to conclude), is analyzed here, trying to establish if this expression counts for an operation that, from the analysts side, logically precedes the interpretation and the construction. Trough this orientation, is that the “interpretation” concept is going to be explored, making an attempt to place what is proposed, from different perspectives and authors, as an effective proportion to delimit the sense of an interpretation. It is the attempt of this work to arrange, in each case, how is specified the place of the symbolic and of what is presented as beyond the symbolic and that is assigned as the reference, the extra linguistic, or the real in each case. Key words Interpretation Meaning Significance Extralinguistic

El presente escrito se enmarca en el Proyecto de Investigación “Lógica y alcance de las operaciones del analista según Freud: Colegir (erraten), interpretar, construir”. En el mismo, se explora el término “erraten” utilizado por Freud (traducido por “colegir” o “adivinar”) intentando situar si esta expresión da cuenta de una operación que del lado del analista antecede lógicamente a la interpretación y a la construcción.(1) Orientados de este modo, en el presente escrito nos detendremos en torno al concepto de interpretación, realizando una lectura de tres conceptualizaciones de modo de establecer si se constituyen en un aporte para nuestro problema. Realizaremos una delimitación: del concepto de símbolo en el texto “Freud, una interpretación de la cultura” de Ricoeur, del problema del límite de la interpretación en “Interpretación y sobreinterpretación” de H. Eco y de la conceptualización del significante de J. Lacan en “La instancia de la letra en el inconsciente o la razón desde Freud”. La discusión sobre los límites entre la interpretación y la sobreinterpretación emergerá en este recorrido. Polémica en torno a cómo se explica la producción y el límite del sentido, respecto a las variables que se demuestran eficaces en ese punto.

107

I Comenzaremos entonces situando la noción de símbolo que puede leerse en el texto mencionado de Ricoeur. Esto nos llevará a las nociones de interpretación y hermenéutica que allí se articulan ya que la noción de símbolo, de carácter nodal, parece delimitar el campo de la hermenéutica para este autor. Así, plantea al símbolo como una estructura semántica de doble sentido: hay símbolo cuando el lenguaje produce signos de grado compuesto donde el sentido, no conforme con designar una cosa, designa otro sentido que no podría alcanzarse sino en y a través de su enfoque o intención.(2) El autor realizará una lectura de “La Interpretación de los Sueños” ordenada a partir de dos cuestiones que estima diferenciables allí: una semántica del deseo y una dinámica, energética o hidráulica de la pulsión. El simbolismo en el psicoanálisis se articularía a que lo simbolizable está “en una realidad no lingüística” que quedaría del lado de la pulsión. Así, encuentra en el psicoanálisis una flexión entre una semántica y una erótica. Plantea que el sueño se inscribe en una región del lenguaje, de significaciones complejas donde otro sentido se da. Propone que: Llamemos símbolo a esa región del doble sentido. Para el autor dentro del campo del lenguaje el doble sentido, lo equívoco, se sitúa en torno a lo que denomina símbolo, existiendo lo inequívoco dentro del lenguaje ¿Qué establecería la univocidad o equivocidad del lenguaje en cada caso?(3) Un símbolo para ser tal es decir, equivoco, debería poseer cierta estructura de grado compuesto en donde su sentido no designe una cosa sino otro sentido. Esto es también denominado el enfoque o intención del sentido compuesto del símbolo. De modo que existe la posibilidad de que el lenguaje comprenda elementos cuya estructura semántica sólo designe cosas. ¿Refiere esto a un punto de vista “esencialista”? ¿Estos elementos participarían de algún modo de la cosa? ¿Se trataría de una relación biunívoca que podría establecerse entre estos elementos y la cosa? En todo caso parece referir a un modo posible de pensar la articulación entre lo denominado “símbolo” y “cosa” que admite entre ambos solución de continuidad.(4) A su vez, esta estructura intencional del símbolo es lo que hace que el campo de aplicación de este concepto se delimite conjuntamente con el campo de la interpretación: “buscar el criterio semántico del símbolo en la estructura intencional del doble sentido y al derecho de tener esa estructura por objeto privilegiado de la interpretación”(5). Esta estructura, también denominada “arquitectura del sentido” del símbolo, poseería a su vez lo que el autor denomina una dualidad estructural, esto es estaría compuesta por significante y significado (6) Y es la interpretación lo que revela esta textura de su arquitectura compuesta. Así como es el aumento de sentido del símbolo lo que pone en movimiento a la interpretación(7). También esta arquitectura del sentido del símbolo incluye un vector regresivo y un vector progresivo, que se articulan a dos posibles orientaciones para la interpretación: una arqueológica y una teleológica. El vector regresivo sitúa aquello que en los símbolos “repite nuestra infancia en sentido cronológico y lógico” y el progresivo, aquello que “explora la vida adulta” “representa la proyección de las posibilidades en el registro imaginario”. La interpretación debería sobrepasar la disyunción entre interpretación “arqueológica” o “teleológica”, en tanto supondría una contradicción entre estos dos vectores, de modo de llegar a la unidad intencional del símbolo vía la interpretación.(8) En resumen, es la noción de interpretación que se juega respecto del símbolo la que interesa a Ricoeur. Queda el interrogante de cómo podría entenderse una operación de lectura para aquellos elementos no equívocos. La interpretación operaría si puede integrar al modo de la síntesis dialéctica hegeliana lo que existiría ya en el símbolo como sentidos regresivos o progresivos. Es esta “estructura intencional” del símbolo lo que permite que la interpretación produzca arqueología y teleología en una síntesis, este efecto parece estar contenido en aquella estructura, no al modo de la operación saussureana de componentes diferenciales. Y a su vez, si bien se menciona la dicotomía entre semántica y energética, dadas las definiciones de símbolo y de interpretación mencionadas es difícil definir lógicamente qué es lo que queda fuera de esta “arquitectura del sentido”, y/o cómo quedaría articulado a la misma. Lo que parecería proponerse como el límite de la interpretación giraría en

torno a esta estructura intencional y se reconduce en parte, a variables históricas y culturales. Nos anticipamos al situar aquí puntos posibles de comparación con lo que nuestro segundo autor, H. Eco propone en torno al límite de la interpretación. Esto, en el sentido de cuáles son los órdenes operantes en el establecimiento del sentido. Se plantean diferencias importantes entre ambos autores en cuanto a cómo los mismos intervienen. II La discusión sobre los límites entre la interpretación y la sobreinterpretación se enmarca entonces, en una apasionante polémica que tensa algunas categorías fundamentales comunes a diferentes disciplinas humanas. Una de las voces de este debate es H. Eco quien ha subrayado en relación al establecimiento del sentido del texto, el lugar del autor, del lector y del texto mismo. Este autor se interroga acerca de los modos de limitar el número de interpretaciones admisibles de modo que puedan establecerse criterios que delimiten “sobreinterpretaciones”. Esta propuesta toma como base lógica la suposición de que la existencia de algo definible como sobreinterpretación no implica suponer que exista una interpretación correcta. En términos popperianos o falsacionistas: verificándose que hay al menos una sobreinterpretación, la misma por lo tanto existe y puede identificarse lo que no sería en todo caso una interpretación correcta, sin que pueda establecerse de modo garantido cuales interpretaciones serían la correctas. De modo que se despeja de la discusión el lugar de la verdad o corrección como criterio de adecuación al referente o cosa (9). Desde este marco, Eco propone tres categorías: Intentio Operis, Intentio Auctoris e Intentio Lectoris, como vectores que podrían conformar una grilla para avanzar sobre la distinción interpretación/sobreinterpretación. Respecto a la primera el autor explora la posibilidad de que las propiedades del texto limiten las interpretaciones posibles. Es el valor de este vector el que nos resulta novedoso. La Intentio Operis no se delimita desde criterios a priori formales ni teóricos sino que se trata de verificar con el tiempo qué lecturas han sido satisfactorias para la comunidad relevante. Veremos más adelante a qué puede referir esta satisfacción. Esta Intentio Operis es definida entonces como “asociaciones evocadas en potencia por el texto”, los “armónicos” de un tema principal. Se trata de un efecto creado por el lenguaje y no por el autor. Un armónico guarda cierto criterio económico e implica aislar isotopías relevantes (entendiéndose isotopía como un “conjunto redundante de categorías semánticas que hacen posible una lectura uniforme”(10). La misma se establece a partir de una conjetura, una apuesta interpretativa por una isotopía semántica, que a partir de las características del texto es menos aleatoria. Así, se intenta delimitar la interpretación más allá de las intenciones del autor y a su vez permite formular su articulación con la Intentio Lectoris. Se trata de establecer los lugares de la coherencia textual de una obra y del “sistema de expectativas del lector”. La Intentio Operis no es un parámetro, un metro patrón que valida una lectura, sino que se construye en la apuesta del lector La Intentio Lectoris es la iniciativa de un lector modelo que imagina, supone, un autor modelo cuya intención coincide con la conjetura del lector sobre la obra. El lugar del autor es “imaginado”, “modelo” o “supuesto”. Es decir, es aquel que para el lector se produce como lógicamente necesario en la lectura, diferenciándose explícitamente del autor empírico. De este último se plantea que suponer su intención o forzar la coincidencia de intenciones entre autores supuestos y empíricos, no resulta útil en ningún sentido. Cierta articulación entre lector y obra produce al autor lógicamente necesario, dados los armónicos de la obra y la conjetura del lector(11). Por último, como habíamos mencionado, los criterios de interpretación/sobreinterpretación se sitúan en relación al efecto de las mismas sobre su comunidad relevante, en términos de potencia para producir otras interpretaciones, así como en el modo en que se articula con las precedentes, sosteniéndolas o no. Punto de resonancia entre esta propuesta y la noción kuhneana de paradigma. III Finalmente tomaremos la conceptualización de J. Lacan en relación a la relectura del signo lingüístico saussureano que realiza

108

en “Instancia de la letra”. En este texto el autor plantea de qué modo incluye el algoritmo saussureano del signo lingüístico. La inversión que opera sobre él implica una inversión también en el modo de operación: Significante / Significado. Saussure ya planteaba la lengua como sistema de diferencias y en función de ello el valor de cada signo. Lacan sitúa la operación del significante sobre el significado produciendo la significación como efecto, importa entonces delimitar qué detiene la deriva potencialmente infinita de esta operación. Este algoritmo luego se notará como S1/ S2, es decir, sobre y bajo la barra S mayúscula, significante. Lo que varía es la posición respecto de la barra. La barra, tercer elemento del algoritmo sitúa lo que resiste a la significación, lo que no es nombrable. Sitúa que así como la palabra no participa de la cosa, el significante tampoco del significado (o del significante en posición de significado). Es la barra de alteridad lo que permite producir la significación como efecto. La estabilización del signo implica un detenimiento en el flujo posible de la significación. En el texto referido, Lacan propone esta función de limitación en torno a lo que denomina punto de almohadillado o bastas de acolchado. Noción construida a partir de los nudos con los que los colchoneros fijaban dos planos, anudamiento del plano significante y el plano significado. Para situar esta función de puntuación, Lacan plantea que es necesario considerar además de la “linealidad de la cadena de discurso” o la “horizontalidad con la que se desenvuelve la escritura”, la polifonía, la partitura, la dimensión vertical que cruzándose determine la puntuación (sorprendentemente menciona allí los “harmónicos” de un verso) (12). Es este entrecruzamiento señalado por Lacan y el modo en el que se produce, lo que parece definir su propuesta. Para comenzar a pensarlo habrá que despejar algunas cuestiones: parece estar aludido por un lado el eje paradigmático que ya Saussure planteaba respecto al funcionamiento del sistema de la lengua. Sin embargo Lacan agrega que la dimensión a la que se refiere se articula al modo de un sellado particular, al modo de una cadena de “anillos cuyo collar se sella en el anillo de otro collar hecho de anillos”. Aquí es necesario tener en cuenta la diferenciación entre significación y sentido. La primera, como se ha mencionado anteriormente, refiere al efecto del significante sobre el significado. El sentido en cambio es definido desde la pragmática lingüística como una dimensión del discurso que puede establecerse conjetural y retroactivamente, y que supone el establecimiento de la posición enunciativa respecto a un dicho (Ducrot, Reyes), subrayándose el lugar de la intención enunciativa al momento de establecer una interpretación. La enunciación misma se plantea como un acontecimiento en donde se da existencia a algo, “es el hecho de que un enunciado aparezca” (que se diga) y que no alude al problema del autor o del locutor. (13) De allí que la enunciación puede incluir la polifonía de diferentes voces en un enunciado, y manifestarse a través de figuras impersonales colectivas (el “se” del español) planteados como “enunciadores”. (14) Lacan parece señalar lo que interesa del límite de la interpretación a la práctica analítica en el entrecruzamiento de la operatoria del signo (reformulado como se planteó) y la dimensión del sentido. Lo que la práctica analítica trabaja respecto a la delimitación de sentido, es la posibilidad de establecer el anudamiento de las diferentes voces, aquello que “se dice” en el padecimiento, de modo que se produzca en ese acto una posición electiva nueva en la que se anude algo del deseo. Y es en lo que se plantea como la causa de ese deseo que queda anudado lo extralingüístico al sentido que así se delimita, o mejor dicho, es en relación a esa causa que resulta orientado el establecimiento del sentido. De allí la necesidad de establecer en relación a las nociones de deseo y de su causa qué propone el Psicoanálisis entender como lo “extralingüístico”, es decir definir la noción de Real. Y en esa definición argumentar su articulación con lo simbólico en particular en torno a la dimensión de la enunciación. Volviendo sobre el texto, es en el entrecruzamiento de la operatoria del sentido y de la significación que podemos pensar el señalamiento de Lacan acerca del modo de anudamiento de los anillos, así como la propuesta respecto a la noción de letra “estructura esencialmente localizada del significante”, “sustrato topológico” que se recorre en toda la relectura del signo saussureano.

A modo de conclusión: tanto Ricoeur como Eco trabajan el modo en que el orden simbólico podría explicar el establecimiento del sentido. En Ricoeur en términos de la estructura intencional del símbolo y en Eco en términos de la Intentio Operis. Existen diferencias en relación al cómo: en Ricoeur se presenta como elementos preexistentes en el símbolo, y en Eco como un armónico que se establece en relación a la hipótesis del lector. Por otro lado hay en ambos una remisión a lo colectivo como ámbito de estabilización del sentido o verificación: En Ricoeur en relación a la raigambre histórico cultural que posee en parte la estructura intencional del símbolo y de allí las dimensiones arqueológicas y teleológicas de la interpretación. En Eco en términos del criterio de eficacia que se asienta en la comunidad relevante, que proporciona a una interpretación consistencia interna y potencia. En la propuesta de Lacan se aborda la operatoria de lo simbólico en tanto supone un anudamiento a lo extralingüístico, para hacer uso de esto en la lectura del padecimiento. Aquí nuestro problema: ¿qué categorías lógicas colegir aquí, cómo avanzar en la formalización de este entrecruzamiento y de la operación que a quien lee le permite establecerlo?

NOTAS AL FINAL (1) “Se trata de una operación que se produce en el analista como correlato de la producción de recuerdos por parte del analizante. El analista “colige” algo proveniente del material del analizante, para poder interpretar, o construir.” “Se trata de determinar si puede pensársela como condición para la producción de éstas últimas, y si puede cernirse allí una lógica”. ESCARS, Carlos. PID S007 (2009-2012), Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata (2) Ricoeur, P: “Freud una interpretación de la cultura” ver págs. 10,11 y 12. (3) “Si el sueño designa toda la región de las expresiones de doble sentido, el problema de la interpretación designa recíprocamente toda inteligencia del sentido especialmente ordenadas a las expresiones equivocas; la interpretación es la inteligencia del doble sentido”. Ricoeur, op.cit., pág. 11 (4) Propuesta difícil de incluir en el campo saussureano de la lengua como sistema de signos en el cual queda por fuera el referente o cosa, en donde en los planos significante y significado se delimitan por las relaciones diferenciales que guardan entre sí y respecto a otros cortes de su mismo plano. Por otro lado, esta estructura intencional del símbolo es comparada por el autor con la noción de sobredeterminación freudiana. (5) “…si las expresiones de doble sentido constituyen el tema privilegiado de este campo hermenéutico, resulta luego que es por intermedio de este acto de interpretar por lo que el problema del símbolo se inscribe en la filosofía del lenguaje” Ricoeur P. Op. Cit pág. 12. Redobla esta idea al afirmar que su definición de símbolo se diferencia de la definición de símbolo “ampliada” que lee en la noción de función simbólica de Cassirer ya que siguiendo esta última no podrían distinguirse las expresiones univocas de las multívocas, “distinción fundamental” que “crea” el problema hermenéutico: “si llamamos simbólica a la función significante en su conjunto ya no tenemos termino para designar el grupo de signos cuya textura intencional reclama la lectura de otro sentido en el primero, literal, inmediato” Op. Cit. Pág. 14. (6) Ricoeur habla también de una “dualidad intencional” en el símbolo, en tanto el mismo es sensible por un lado y espiritual por otro, es decir, designa cosas y expresa significaciones (7) Este sentido “aumentado” parece reconducirse a variables culturales e históricas. Así, en un punto el autor afirma que el simbolismo en el sueño no es producto del trabajo del sueño sino del trabajo de la cultura, ya que “el lazo simbólico se edifica en el lenguaje” (8) “solo cuando cada una de las interpretaciones parece contenida dentro de la otra es cuando la antitética no representa simplemente el choque de dos opuestos sino el paso de uno a otro. Solo entonces la reflexión esta de verdad contenida en la arqueología y la arqueología en la teleología: reflexión, arqueología y teleología se transvasan una a la otra”. Op. cit. Pág. 433. (9) En este sentido alocuciones como “correcto” o “verdadero” girando en torno a este problema, no aludirán grados de cercanía respecto a aquello que “se quería decir” o representar, o respecto a la cosa en cuestión, en cada caso. “afirmar que un texto no tiene potencialmente fin no significa que todo acto de interpretación pueda tener un final feliz”. Eco H. “Interpretación y sobreinterpretación”. Pág. 26 (10) Op. Cit. Pág. 66 (11) En este sentido resulta pertinente señalar que el término “armónico” designa en diferentes campos (dinámica de sistemas, acústica, electricidad) entidades que funcionan como “resultantes” o “múltiplos” es decir como operadores de entidades que perteneciendo a su campo quedan incluidas por aquél que funciona de armónico, al modo de la relación “x es múltiplo de...”. Hagamos el ejercicio de pensar la Intentio Operis en estos términos, establecida a su vez por una conjetura, es decir, por una afirmación que se plantea como verdad parcial que incluye un grado de incertidumbre. En cuanto intentamos apalabrar la articulación de estas categorías inmediatamente empiezan

109

a presentarse dobleces y pliegues difíciles de transitar. Quizás nos ayude tener en cuenta que la categoría de isotopía en sentido topológico, alude a las sucesivas transformaciones continuas que entre dos figuras topológicas (por ejemplo, dos nudos) puedan producirse, homeomórficamente, transformando una en otra. Cierto modo en que pueden encajar o ensamblarse dos figuras de modo de poder pasar de una a otra con continuidad. (12) Ver J. Lacan “La instancia de la Letra en el inconsciente o la razón desde Freud”, págs. 481, 482, 483 y 484 (13) Ver O. Ducrot, “El decir y el dicho” pag183. (14) Op. Cit, pág. 236. BIBLIOGRAFIA ECO, H (1992): “Interpretación y Sobreinterpretación”. Cambridge University Press 1992 REYES, G (1994): “La pragmática lingüística. El estudio del uso del lenguaje”. Ed. Montesinos. 1994 DUCROT, O (1992): “El decir y el dicho”. Ed. Paidós. 1992. LACAN, J (2000): “la instancia de la letra en el inconsciente o la razón desde Freud”. Ed. Siglo Veintiuno. 2000. RICOEUR, P (2004): “Freud, una interpretación de la cultura”. Ed. Siglo Veintiuno. 2004

COORDENADAS ELECTIVAS EN TÉRMINOS NO PATOLÓGICOS (ACERCA DE LA JOVEN HOMOSEXUAL DE FREUD)
Cellerino, Sergio Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN La homosexualidad femenina parece ser un tema que ha ocupado a Freud desde muy temprano. Uno de los señalamientos más importantes en este sentido lo encontramos en el material clínico de “Dora”, donde Freud se cuestiona su consideración de la vertiente homosexual, y se pregunta si esto no tuvo finalmente alguna incidencia decisiva en la abrupta interrupción de aquel tratamiento. A partir de un nuevo recorrido por el texto freudiano “Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina” y por otros materiales bibliográficos complementarios, nos proponemos investigar si la elección de objeto homosexual puede situarse en este caso como una instancia electiva (singular) que no se resuelve en la vía sintomática neurótica, como si ocurre en otros materiales clínicos donde Freud lo señala. De esta forma, nos proponemos avanzar algún paso más en la investigación principal en la cual se inscribe el presente trabajo. Palabras clave Elección Síntoma Neurosis Objeto ABSTRACT ELECTIVE COORDINATES IN NOT PATHOLOGICAL TERMS (THE HOMOSEXUAL YOUNG WOMAN OF FREUD) Freud was interested in feminine homosexuality from the early beginning. In this regard, one of the most important remark can be found in the clinical material taken from “Dora”, where Freud pointed out if homosexual aspect could have been relationed with the incidence on the abrupt interruption of that treatment. From a new review of the Freudian text “On the psicogenesis of a case of feminine homosexuality” and from other bibliographical materials, we propose to investigate if the choice of homosexual object can be placed in this case as an elective (singular) instance that is not solved by the symptomatic neurotic way, as if it happens in other clinical materials where Freud points it. We propose to advance some steps in the main investigation in which the present work is registered. Key words Choice Symptom Neurosis Object

INTRODUCCIÓN En el marco del trabajo realizado en la investigación dirigida por el Dr. Gabriel Lombardi, “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis en el Servicio de Clínica de adultos de la Facultad de Psicología”, nos proponemos realizar un análisis exploratorio de las condiciones en las cuales puede enmarcarse una elección en términos no patológicos (o sintomáticos). Una elección de objeto homosexual como solución al conflicto planteado por el Complejo de Edipo La singularidad de este caso nos confronta con una pregunta que suele repetirse en torno a la reflexión sobre la homosexualidad. Esta se reduce habitualmente a una presunción sintomática. Si decidimos entonces no quedarnos con esta afirmación a priori y desplegar entonces la pregunta arribamos a la siguiente disyunción: ¿Síntoma o qué? Primero, la variable de considerar que se trata de una posición sintomática debería por lo tanto cumplir con ciertos requisitos indispensables de acuerdo con las premisas del psicoanálisis. Con

110

esto nos referimos por ejemplo a ser una “formación de compromiso” que solucionase de alguna manera un conflicto planteado, ser también una “moción de se deseo inconsciente reprimida” que se satisface igualmente de “manera desfigurada” (es decir, condesada y desplazada) en otro elemento. Considerando luego la segunda alternativa de acuerdo con la disyunción inicial, podríamos partir entonces de ubicar la elección como instancia inherente al hablanteser, instancia ineludible en el encuentro entre “ser viviente y lenguaje”, encuentro siempre traumático. Sabemos entonces que a partir de los hallazgos clínicos freudianos en la neurosis, una de las alternativas posibles ante las instancias electivas (que repiten compulsivamente lo traumático), es responder ante esta demanda electiva con una serie de aplazamientos, evitaciones, sustituciones y declinaciones del acto. Incluso muchas veces las cosas se presentan como “la elección de la enfermedad” [1]. Sabemos también de las consecuencias desafortunadas que siguen a las versiones electivas en términos sintomáticos. Es decir, entre otras cosas, el importante costo psíquico y malestar subjetivo que acarrean el sostener esta situación. Ahora: ¿Es posible ubicar algunas las coordenadas que nos permitan pensar y aprender algo acerca de otro tipo de respuestas electivas, es decir no sintomáticas? Bien, para intentar responder a esta pregunta proponemos el material clínico mencionado, popularizado también como “la joven homosexual”. Partiremos entonces desde las repetidas afirmaciones freudianas acerca de la insuficiencia de elementos o requisitos patológicos, lo que le imposibilitó como clínico el diagnosticar a su paciente de neurótica. “Otros factores desfavorables que debían tenerse en cuenta eran estos: la muchacha no era una enferma -no padecía por razones internas ni se quejaba de su estado-, y la tarea propuesta no consistía en solucionar un conflicto neurótico, sino en trasportar una variante de la organización genital sexual a otra. La experiencia me dice que este logro, el de eliminar la inversión genital u homosexualidad, nunca resulta fácil. He hallado, más bien, que sólo se lo consigue bajo circunstancias particularmente favorables, y aun en esos casos el éxito consiste, en lo esencial, en que pudo abrírsele a la persona restringida a lo homosexual el camino hacia el otro sexo, que hasta entonces tenía bloqueado; vale decir, en que se le restableció su plena función bisexual. Depende después de su albedrío que quiera desertar de ese otro camino proscrito por la sociedad, y en casos singulares es lo que en efecto ha sucedido. Es preciso confesar que también la sexualidad normal descansa en una restricción de la elección de objeto, y en general la empresa de mudar a un homosexual declarado en un heterosexual no es mucho más promisoria que la inversa, sólo que a esta última jamás se la intenta, por buenas razones prácticas.”[2] “Por otra parte, la muchacha nunca había sido neurótica, no aportó al análisis un síntoma histérico, de suerte que las ocasiones para explorar su historia infantil no podían presentarse tan pronto.”[3] “Los desplazamientos de la libido aquí descritos son, sin duda, notorios para todo analista por la exploración de las anamnesis de neuróticos. Sólo que en estos últimos se producen en la primera infancia, en la época del florecimiento de la vida amorosa; en cambio, en nuestra muchacha, que en modo alguno era neurótica, se consuman en los primeros años que siguen a la pubertad, aunque por lo demás, como en aquellos, de manera totalmente inconsciente. ¿Acaso este factor temporal se revelará un día como muy sustancial?”[4] ¿Qué nos encontramos en el recorrido por estos fragmentos clínicos? Podríamos entonces, a partir de este, hacer confluir las variables de: “ausencia de la enfermedad”, con la de: “ausencia de conflicto de la paciente acerca de su elección de objeto sexual”, infiriendo entonces que no se cumple tampoco este requisito indispensable en la conformación sintomática: el conflicto (psíquico).

De acuerdo con el desarrollo del material el proceso de la inversión de objeto se da en el marco de la siguiente constelación subjetiva: dejar los hombres a su madre y como respuesta frente a la privación de parte del padre en su deseo de tener un niño. De esta manera ella se dirige a la mujer, resignando su posición “como quien tiene algo para dar”, esperando entonces dar lo que (no) tiene y sin embargo dando, algo (su falta, su nada). De acuerdo entonces también con la propuesta de Lacan acerca del amor, esto pone las cosas en términos más “genuinos” (y por lo tanto no conflictivos), resignación y ganancia en términos más “soportables”. La respuesta (compleja) implica entonces la resignación del objeto de amor “directo” de la niña (sustitución del padre por la madre), es decir, una pérdida y una (re) solución de la misma. CONCLUSIÓN Finalmente queremos entonces distinguir y distanciar la instancia electiva como axioma fundacional del hablanteser, discriminando y alejándonos de la sistematización de la misma, y consignando a la par la posibilidad de algún atravesamiento no sintomatizado. Creemos que esto nos abrirá entonces la posibilidad de explorar las instancias electivas dentro de una perspectiva ampliada, y nos permitirá continuar en futuras investigaciones avanzando sobre la dilucidación de la “psicogénesis del hablanteser”.

NOTAS [1] Son conocidos en este sentido los señalamientos de Freud, tanto en su material clínico del “Hombre de las Ratas” como en el de “Dora”. [2] Freud, S. (1919). “Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina”. En Obras completas, Vol. XVIII, pag, 144. [3] Idem, pag, 149 [4] Idem, pag. 151 nota al pie de página n° 6. BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1905[1901]) “Fragmento de análisis de un caso de histeria (Dora)”, en Obras Completas, Vol, VII. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998. FREUD, S. (1909). A propósito de un caso de neurosis obsesiva. En Obras completas, Vol. X. Buenos Aires: Amorrortu editores, 1998. FREUD, S. (1919). “Sobre la psicogénesis de un caso de homosexualidad femenina”. En Obras completas, Vol. XVIII. Buenos Aires: Amorrortu editores, 1998. FREUD, S. (1909). “A propósito de un caso de neurosis obsesiva (El Hombre de las ratas)”. En Obras completas, Vol. X. Buenos Aires, Amorrortu editores, 1998. FREUD, S. (1914) “Recordar, repetir y reelaborar” en Obras Completas, Vol. XII. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998. FREUD, S. (1916 - 1917) 17ª Conferencia, Conferencias de introducción al psicoanálisis, en Obras Completas, Vol. XVI. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998. FREUD, S. (1916 - 1917) 18ª Conferencia, Conferencias de introducción al psicoanálisis, en Obras Completas, Vol. XVI. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998. FREUD, S. (1916 - 1917) 23ª Conferencia, Conferencias de introducción al psicoanálisis, en Obras Completas, Vol. XVI. Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1998. LACAN, J. El Seminario 5, Buenos Aires, Paidos, 2003 LACAN, J. El Seminario 11, Buenos Aires, Paidos, 2001. LACAN, J. Escritos 1, “Acerca de la causalidad psíquica”. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2003. LACAN, J. Escritos 2, “La dirección de la cura y los principios de su poder”. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2003. LOMBARDI, G. y col. “Momentos electivos en el tratamiento psicoanalítico de las neurosis en el Servicio de Clínica de adultos de la Facultad de Psicología”. Proyecto de investigación P039 UBACyT, 2008 - 2010. LOMBARDI, G. “Predeterminación y libertad electiva”, Revista Universitaria de Psicoanálisis de la Universidad de Buenos Aires, Vol. VIII. SOLER, C. “La elección de la neurosis”, en Finales de análisis. Buenos Aires: Manantial, 2007.

111

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LAS CATEGORÍAS FALO - CASTRACIÓN: GIROS TEÓRICOS - EFECTOS CLÍNICOS
Conte, Marcela Mariana Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El tema que voy a desarrollar en este trabajo toma al eje FaloCastración. Lo que voy a intentar articular son distintas concepciones de las categorías falo- castración, tomando tanto la obra freudiana como diferentes momentos de la obra lacaniana. Para ésto voy a ubicar algunos giros teóricos e implicancias clínicas que podríamos pensar a partir de plantear estas diferentes lógicas. O sea, cómo estas diferencias se traducen en la clínica y con qué efectos, ubicando, asimismo, alguna relación con el armado transferencial. Palabras clave Falo Castración Teoría Clínica ABSTRACT SOME CONSIDERATIONS ABOUT THE CATEGORIES PHALLUS - CASTRATION: THEORETICAL SHIFTS AND CLINICAL EFFECTS The topic I will develop in this paper takes the shaft Phallus-Castration. What I am trying to articulate are different conceptions of the phallus - castration categories, taking both the Freudian and different times of Lacan’s work. For this, I will locate some theoretical turns and clinical implications that one might think from stating these different logics. In other words, how these differences translate into our practice and with what effect, stating also some connection with the transference. Key words Phallus Castration Theory Practice

Este trabajo se incluye en la investigación UBACyT P056. Lógicas de la Castración - Límites del Campo. Esta investigación toma las distintas lógicas respecto de la castración, sus articuladores y su relación con la clínica psicoanalítica. El tema que voy a desarrollar en este trabajo toma al eje FaloCastración. Lo que voy a intentar articular son distintas concepciones de las categorías falo- castración, tomando tanto la obra freudiana como diferentes momentos de la obra lacaniana. Para ésto voy a ubicar algunos giros teóricos e implicancias clínicas que podríamos pensar a partir de plantear estas lógicas. O sea, cómo estas diferencias se traducen en la clínica y con qué efectos, ubicando, asimismo, alguna relación con el armado transferencial. La hipótesis o idea que subyace a este recorrido es que distintas conceptualizaciones nos aportarían elementos disímiles para armar la clínica, con la consecuente posibilidad de pensar, también, otros efectos. Tomemos primero un recorte freudiano. Freud en “Esquema del Psicoanálisis” dice “El varoncito entra en la fase edípica, inicia el quehacer manual con el pene, junto a unas fantasías simultáneas sobre algún quehacer sexual de este pene en relación con la madre, hasta que el efecto conjugado de una amenaza de castración y la visión de la falta de pene en la mujer le hacen experimentar el máximo trauma de su vida, iniciador del período de latencia con todas sus consecuencias.”[i] Entonces, cuando pensamos la articulación falo-castración en la lógica freudiana de las fases libidinales, entendemos que la castración freudiana es respecto del falo como objeto fálico (-φ). Esto lo incluimos dentro de la lógica binaria: se tiene o no. Las posibili-

dades que abre esta lógica de pensamiento es tener o no tener. Juanito es el ejemplo paradigmático de cómo funciona, dentro de la fase fálica, el primado del pene como conjunto universal armado por un atributo, en tanto “todos tienen hace-pipí”, y la lógica atributiva consecuente. Leemos el armado del silogismo “todos los seres animados tienen hace-pipí/ mamá es un ser animado/ entonces mamá tiene hace-pipí”. Dice Juanito: aunque sea tan pequeño que todavía no se pueda ver. También podemos pensar que la madre edípica freudiana funciona como Otro completo, consistente, ya que cuando aparece la castración materna, aparece la angustia en el niño. Estamos dentro de la lógica de la estructura edípica, y de la neurosis. Cuando Lacan introduce el falo como falo simbólico en “La Significación del Falo”, en tanto significante impar, particular, con nombre propio, significante que designa los efectos de significado, ya podemos establecer una primera diferencia. La cual se ubica entre el falo de la fase fálica freudiana, como objeto fálico, asociado al atributo, y el falo como significante, como común medida. Dice “El falo aquí se esclarece por su función. El falo en la doctrina freudiana no es una fantasía, si hay que entender por ello un efecto imaginario. No es como tal un objeto…en la medida en que ese término tiende a apreciar la realidad interesada en una relación. Menos aún es el órgano, pene o clítoris que simboliza (…) El falo es un significante....”[ii]. Podemos pensar aún en otro movimiento teórico en lo que respecta al falo. Dice Guy Le Gaufey en su libro “El Notodo de Lacan” ahora en referencia a la conceptualización de las fórmulas de la sexuación: “Si ya en 1956 el falo bastaba para objetar el par sujeto/objeto, (…), en este caso ya no interviene a título de elemento, sino en tanto que “función de falo” y luego como “función fálica”.” “…ya no nos enfrentamos a un objeto (simbólico, mítico), sino a una relación, ya que en el vocabulario matemático o lógico que Lacan aprecia (sobre todo toma la función de Frege) una función no es otra cosa que la puesta en relación de elementos pertenecientes a dos series disyuntas. La “función fálica” entonces, por principio y definición, es la escritura de una relación.”[iii] Si pensar el falo como atributo arma la lógica de tener- no tener. Pensar el falo en términos de función fálica, responde a la lógica de la función, de la relación. Entonces, un sujeto cae bajo la función fálica, entra en esa lógica de relación. Lógica ésta que no arma relación hombres - mujeres, sino seres hablantes - goce. Rastreamos la inclusión en la teoría de otras diferencias, Lacan a la altura del Seminario 14 dice: “Lo que les he anunciado, que en el universo de discurso no hay nada que contenga todo…”[iv]. Y más adelante, “Se trata de lo que es, desde el comienzo de este año, nuestro hilo conductor; en tanto que tratamos el lenguaje, y al orden que él nos propone, como estructura por medio de la escritura, podemos valorar lo que resulta de la demostración en el plano escrito de la no existencia de este universo de discurso.”[v] Entonces, si las diferentes conceptualizaciones de los elementos delimitan diferentes campos en los cuales operar. Y pensamos que estos campos diferentes trabajan con diferentes articuladores. Acá ya tenemos el campo de la escritura, la posibilidad de pensar que no hay universo de discurso, no hay metalenguaje, no hay Otro como conjunto cerrado, tesoro de los significantes, y entonces, la posibilidad de descompletar el campo analítico. En el mismo seminario leemos: “La castración, es pues, algo así como el despertar al hecho de que la sexualidad, o sea de todo lo que en ella se realiza en el acontecer psíquico, sea algo que se marca con el signo de una falta, por ejemplo: la de que el Otro de la vivencia inaugural de la vida del niño tiene que aparecer en algún momento como castrado. (…) Que el Otro esté castrado, el horror correlativo que surge regularmente al producirse este descubrimiento, es algo que nos lleva al corazón de lo que está en juego en lo concerniente a la relación del sujeto con el Otro, en la medida en que se funda en ella. La sexualidad, tal como es vivida, como opera, es al respecto algo fundamental en todo lo que despejamos en nuestra experiencia analítica, algo que representa un defenderse de dar curso a esta verdad: que no hay Otro”.[vi] Este “no hay Otro” dicho por Lacan queda enmarcado por el contexto. En los párrafos siguientes el autor introduce el Significante de la falta en el Otro, y nombra al Otro como marcado por la cas-

112

tración. Lo interesante de este recorte, lo que me ha interesado particularmente, es que toma la misma escena de la cita freudiana, pero en este caso, el horror correlativo a la castración ya no es en relación a la falta de atributo, sino directamente relacionado, dice, con el corazón de la relación del sujeto al Otro. El Otro marcado por la castración. Ahora, pensemos qué implicancias pueden tener estas diferencias respecto de cómo pensamos la clínica. Tomemos esta pregunta para después volver a la teoría. Podemos pensar que la clínica sostenida desde la lógica edípica produce significación fálica, la apoyatura de este armado es en relación al fantasma, y ésto queda del lado de la sexualidad, dentro del campo freudiano del principio de placer-displacer, lo que constituye campo de deseo como deseo del Otro. Entonces pensamos en un armado simbólico con despliegue imaginario. El armado del aparato sostenido por la combinatoria significante, la operación de éstos, al modo de la metáfora y metonimia, y la producción de sentido que se produce y reproduce en el hablar, en el texto del paciente. También entendemos que la estructura edípica se sostiene en el padre simbólico, en un Otro consistente a descompletar. En esta lógica, si el inconsciente es el discurso del Otro, la estructura edípica podría funcionar como historia edípica, como significantes traídos, que el analista debería develar. Mientras que si pensamos en términos de producción e inscripción de significantes, en relación a la escritura asociada a la lógica, el saber inconsciente queda como producto, como inscripción de significantes, diferente del saber inconsciente que responde al Otro consistente del neurótico y a la lógica de develamiento. Tomo un giro respecto del armado transferencial que me permite introducir otra tematización de castración. Así, si en la Neurosis de Transferencia el armado transferencial se sostiene en relación al sujeto supuesto al saber, ya a la altura del acto analítico, el soporte transferencial está pensado en relación a la operatoria del Significante de la falta en el Otro como forma de descompletar el campo analítico. En este marco, el fin de análisis está pensado como la destitución del sujeto supuesto al saber, pérdida del a e inscripción para el sujeto del -φ. Lacan dice “…esa falta que siempre se definió como esencial del hombre y que se llama deseo, pero que al fin de un análisis se traduce por esa cosa no sólo formulada, sino encarnada que se llama castración. Es lo que nosotros hemos etiquetado habitualmente con la letra -φ (…) como lugar donde se inscribe la hiancia propia del acto sexual ”[vii] Y también “Yo he restaurado a la transferencia en su función completa remitiéndola al sujeto supuesto al saber. El término del análisis consiste en la caída del sujeto supuesto al saber y a su reducción a un advenimiento de ese objeto a como causa de la división del sujeto que viene a su lugar.”[viii] Tenemos entonces -φ de la castración como simbolización, marca a producir en el acto de fin de análisis, solidario este movimiento, del de pérdida del a. Este a del cual sería soporte el analista. Entendemos, asimismo, que pensarlo de esta forma puede sostener otro tipo de relación entre los elementos, una articulación entre simbólico y real, en el movimiento de inscripción de una marca simbólica, -φ, y la pérdida del a. Por último, el retorno a Freud. En este mismo seminario dice Lacan: “Hay que acordarse, no hay que pasarse el tiempo olvidando lo que en Freud se articula expresamente del resultado. Esto tiene un nombre y Freud no tuvo pelos en la lengua para decírnoslo, es algo que hay que valorizar más aún por el hecho de que como experiencia subjetiva nunca fue hecho antes del psicoanálisis, se llama la “castración”, que hay que tomar en su dimensión de experiencia subjetiva en tanto que en ninguna parte, si no es por esa vía, se realiza el sujeto; me refiero al sujeto, por supuesto, el sujeto sólo se realiza en tanto que falta, lo que quiere decir que la experiencia subjetiva desemboca en esto.”[ix]

NOTAS [i] S. FREUD “Esquema del Psicoanálisis”, 1938-1940. Amorrortu editores, Obras Completas, Tomo XXIII, pag. 152. [ii] J. LACAN, “La significación del falo”, 1958. En Escritos 2, Siglo XXI editores, pag. 669. [iii] G. LE GAUFEY, “El NoTodo de Lacan”, 2007. Ediciones Literales, 2009, pag. 80. [iv] J. LACAN, “Seminario 14. La lógica del Fantasma”, 1966-1967. Inédito. Clase del 14/12/66 [v] J. LACAN, “Seminario 14. La lógica del Fantasma”, 1966-1967. Inédito. Clase del 14/12/66 [vi] J. LACAN, “Seminario 14. La lógica del Fantasma”, 1966-1967. Inédito. Clase del 25/01/67 [vii] J. LACAN, “Seminario 15. El Acto Psicoanalítico”, 1967-1968. Inédito. Clase V (sin fecha) [viii] J. LACAN, “Seminario 15. El Acto Psicoanalítico”, 1967-1968. Inédito. Clase V (sin fecha) [ix] J. LACAN, “Seminario 15. El Acto Psicoanalítico”, 1967-1968. Inédito. Clase del 17/01/68 BIBLIOGRAFIA FREUD, S. “Análisis de la fobia de un niño de cinco años (el pequeño Hans)”. Obras Completas, Tomo X, Amrrortu editores, Buenos Aires, 1998. FREUD, S. “Esquema del Psicoanálisis”. Obras Completas, Tomo XXIII Amrrortu editores, Buenos Aires, 1998. LACAN, J., “Escritos 2”. Siglo XXI editores, Buenos Aires, 2005. LACAN, J., “Seminario 14. La lógica del Fantasma”, 1966-1967. Inédito. LACAN, J., “Seminario 15. El Acto Psicoanalítico”, 1967-1968. Inédito. LE GAUFEY, G. “El NoTodo de Lacan”. Ediciones Literales, Córdoba, 2009. RABINOVICH, D., “Lectura de La Significación del falo”, Manantial Ed., Buenos Aires, 2004.

113

INSTITUCIONALIZACIÓN Y DESMANICOMIALIZACIÓN DE LA DISCAPACIDAD MENTAL
Contino, Alejandro Martín Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas. Argentina

En función de que estos establecimientos funcionarían con características propias de las instituciones totales (Goffman, 2004), obedeciendo a una lógica manicomial, acorde al Modelo Médico Individual (Moreno Angarita, 2007), se propone construir una posición alternativa sostenida en los aportes del Modelo Social y del psicoanálisis, en tanto ofrecen una forma diferente de pensar la discapacidad. La ética que esto implicaría, supone a su vez una forma de leer subjetividad que promoverá no ya la rehabilitación de cada persona, de manera individual, sino un trabajo sobre lo singular de cada escena (Emmanuele, 2002), orientado a la habilitación subjetiva en pos de un posicionamiento político que pueda cuestionar la situación actual, tal como está constituida. II. INSTITUCIONALIZACIÓN Y PRÁCTICAS MANICOMIALES En una sociedad de normalización, tal como puede pensarse junto con M. Foucault (1996) a la sociedad actual, los dispositivos, discursos y prácticas que estarán al servicio de sostener la gubernamentalidad (Foucault, 2009), no se constituirán ya primordialmente como recursos de exclusión de individuos, sino como estrategias y técnicas que supondrán la regulación de la circulación de ciertos fenómenos, en función de alguna clase de norma. De esta manera, al no representar la discapacidad ya un peligro para la población tal como lo era la locura, no se encerrará, pero se regulará la circulación y participación social de estos individuos, en dispositivos específicos construidos en lo social, sólo para individuos que estén en situación de discapacidad. Podemos pensar a los establecimientos de discapacidad como dispositivos ya que implican una sobredeterminación funcional (ciertas condiciones de posibilidad que favorecen su emergencia); y la función estratégica de responder a una urgencia (siempre estarán en relación a la necesidad de gubernamentalidad presente en un momento determinado) (García, 2003). Su razón de ser estará dada por la construcción política de la anormalidad, en donde quedarán ubicados los débiles mentales, diferenciados de los ubicados en la de la locura. La rehabilitación se dará con la combinación de elementos tales como el aislamiento en el espacio institucional; medicación estabilizadora cuando sea necesario; coerciones propias de la vida disciplinaria: obediencia y sometimiento a un reglamento y las normativas institucionales; y disposiciones de control y de sanción. Como afirma M. Foucault (2008:251), “el poder psiquiátrico en estado puro, casi sin reelaboración alguna”. En este sentido, a la inclusión en cualquier establecimiento de discapacidad mental, en tanto funcionan en general a partir de la misma lógica, podríamos denominarla institucionalización. R. Lourau (1998) denuncia el “abuso [político] de lenguaje” que supone aplicar la palabra ‘institución’ a un establecimiento, ya que ello deniega la dimensión social que toda institución porta. Se puede pensar la institucionalización de la discapacidad mental, no como la inserción de una persona en un establecimiento puntual, sino más bien como la sujeción de un individuo a una lógica y a un modelo presentes de manera hegemónica en los distintas modalidades de abordaje, reproduciendo así relaciones de poder asimétricas en función de una disposición del saber que le otorga a los profesionales la autoridad para diagramar circuitos terapéuticos específicos para un determinado grupo de la población. “Se hacen las predicciones de su evolución, con y sin tratamiento de rehabilitación, se prescriben prácticas, se elaboran profecías acerca de la vida del discapacitado” (Vallejos, 2009:197). III. DESMANICOMIALIZACIÓN DE INSTITUCIONES, DISCURSOS Y PRÁCTICAS Si la discapacidad nace del lado de la anormalidad, gobernada por el Modelo Médico-Individual, patologizada para ser medicalizada, las estrategias terapéuticas estarán dadas por los que quedarán en posición de ejercer el poder, en función de su saber. Deviene importante indagar entonces en los efectos subjetivos que se producirán en el sometimiento a esta lógica. De acuerdo a P. Amarante (2006:41), en la institucionalización, puede observarse un “proceso de producción de ‘dependencia’ del paciente a la institución, acelerando la pérdida de los lazos comunitarios, familiares, sociales y culturales, y conduciendo a la cronificación y al hospitalismo”. Estos efectos llevan a los pacientes a moverse en

RESUMEN Se propone un análisis de la institucionalización de la discapacidad mental y el Modelo al que ésta pertenece. Se plantea que la función del psicólogo podría implicar una posición desmanicomializadora, en tanto sus análisis requerirían de la explicitación de indicadores políticos que sean eficaces en términos tácticos, cuestionando el ideal de normalización. La praxis implicaría trabajar no en lo individual, sino en lo singular, promoviendo una orientación ética de los tratamientos de manera que apunten a la habilitación subjetiva, y una función política que abra a alternativas en relación a la tradicional institucionalización, propia del modelo médico hegemónico. Palabras clave Institucionalización Discapacidad mental Desmanicomialización ABSTRACT INSTITUTIONALIZATION AND DESINSTITUTIONALIZATION OF MENTAL DISABILITY It is proposed an analysis of the institutionalization of mental disability and the Model that it belongs. It is said that the function of the psychologist could be implicate a position of desinstitutionalization, while their analysis, would require the explicitation of politics indicators that are efficient in tactical terms, questioning the acquired order and the ideal of normalization. The praxis would imply not to work in the individual, but also in the singular, promoting a ethic orientation of the treatments so they point to the subjective habilitation, and a politic function that opens alternatives in relation to the traditional institutionalization, which belongs to the hegemonic medical model. Key words Institutionalization Mental disability Desinstitutionalization

I. SITUACIÓN ACTUAL DEL ABORDAJE DE LA DISCAPACIDAD MENTAL El presente recorrido es derivado de la investigación “Institucionalización de la discapacidad intelectual en la ciudad de Rosario. Análisis de las políticas públicas, y de los procesos de subjetivación, autonomía e integración social”, financiado mediante beca por el CONICET. La misma, analiza los efectos subjetivos que se estarían produciendo en el abordaje terapéutico de la discapacidad mental, tal como actualmente está instituido. Hoy en día, la orientación prestacional para una persona categorizada como discapacitada mental, se prescribe en el certificado que otorga la junta de evaluación estatal, e implica -casi exclusivamente- la concurrencia a alguna forma de establecimiento encargado de los tratamientos y la rehabilitación individual. Si bien la Provincia de Santa Fe no cuenta con estadísticas al respecto, la experiencia indica que la gran mayoría de concurrentes (personas discapacitadas que asisten allí diariamente), permanecen en estos establecimientos la mayor parte de su vida. Y en los casos en que egresan, no lo hacen por haber cumplido satisfactoriamente aspectos significativos de su tratamiento -acorde a los lineamientos institucionales-, sino por decisiones unilaterales (de la persona, de la familia, de la institución, etc.), que nada tienen que ver con los “logros” que se pretendían para la persona en cuestión.

114

ciertos márgenes estrictos en los que para nada se cuenta con su participación (Cohen & Natella, 2007). En el aspecto subjetivo, estos condicionamientos tienden a producir una posición pasiva, dependiente, infantilizada y alienada en las normas disciplinares institucionales, que requerirán por ello necesariamente de políticas asistencialistas. Respecto a la integración social, no se llega a vislumbrar la manera en que la estrategia del Modelo Médico Individual podría promoverla. “Someter y aislar para curar”, en lo individual; “excluir para integrar”, en lo social. La discapacidad mental, lejos de ser una realidad ahistórica y apolítica, manifestada de manera contingente en lo biológico de algunos individuos, es antes una construcción política, atravesada y condicionada por múltiples instancias que afectan su materialidad, produciendo efectos en la subjetividad de los individuos allí ubicados. IV. ÉTICA, SUBJETIVIDAD Y POLÍTICA El análisis de la gubernamentalidad supone que “todo es político”, en tanto “la política es lo que nace con la resistencia a la gubernamentalidad” (Foucault, 2009:225). Esto habilita a una revisión epistemológica y ética de la función del personal de los establecimientos dedicados al abordaje de la discapacidad. Epistemológica, porque cada estrategia de abordaje deberá ser pensado a nivel de la microfísica del poder, en lo que cada uno hace a cada momento, en cada escena, en tanto podrá fundarse o bien en el Modelo Individual, o bien en el Social. Un cambio de paradigma se dará no tanto por la adhesión a una Convención o a un cambio en la legislación, sino a partir de la singularidad de cada momento singular en que algo es susceptible de ser hecho, y por lo tanto, de producir efectos. En otras palabras, cuando se adhiere a la normalidad, se excluye la subjetividad. La revisión entonces deberá ser también ética, en tanto ningún cambio de Modelo podrá ser materializado el profesional no supone, un sujeto en el individuo con el que se esté atravesando una experiencia. Mientras el profesional considere que sólo en función del aislamiento se dará la integración, y que sólo a partir del sometimiento a sus prescripciones se dará la rehabilitación, se continuará en el plano de la normalización, con los efectos reproducidos durante décadas. La praxis implicará trabajar no en lo individual sino en lo singular (Emmanuele, 2002), a partir de lo cual se podrá indagar políticamente en qué campos de fuerzas reales orientarse, cuáles podrían ser algunas líneas de fuerza, y por el contrario, cuáles podrían ser cerrojos, obstáculos, de manera de realizar un análisis político que sea eficaz en términos tácticos. La medicalización de la discapacidad genera una situación de opresión social (Barnes, 1998) que no se modificará con tratamientos individuales comandados por profesionales, sino a partir del empoderamiento de las personas en situación de discapacidad, movimientos autónomos que cuestionen cada punto discapacitante que la sociedad produzca, sean éstos de orden político, legislativo, institucional, profesional, discursivo, arquitectónico, etc. El colectivo de personas en situación de discapacidad estaría en posición de cuestionar una perspectiva que conciba a la discapacidad como una problemática individual, para pasar a inscribirla como un efecto social. De esta manera, la persona no es discapacitada, ni tiene una discapacidad, sino que está en situación de discapacidad (Contino, 2010); situación producida y reproducida por un entorno social discapacitante, que se podría pensar a su vez, como un patológico y patologizante efecto de la gubernamentalidad. De esta manera, la función del psicólogo, implicará desmanicomializar el campo de la discapacidad mental, entendiendo por desmanicomialización lo que sus creadores -el Departamento de Salud Mental de Río Negro- plantean por ella: “Una perspectiva en la que la tarea de la recuperación del sufriente mental ya no es privativa de unos pocos especialistas, sino que corresponde a la sociedad en su conjunto” (Cohen & Natella, 2007:7).

BIBLIOGRAFIA AMARANTE, P. (2006). Locos por la vida. La trayectoria de la reforma psiquiáforma trica en Brasil. Buenos Aires: Asoc. Madres de Plaza de mayo. BARNES, C. (1998). Las teorías de la discapacidad y los orígenes de la opresión social de las personas discapacitadas en la sociedad occidental, en (Barton, L. Comp.) Discapacidad y sociedad (pp. 59-76). Madrid: Morata. COHEN, H. & NATELLA, G. (coords.) (2007). Trabajar en Salud Mental: la desmanicomialización en Río Negro. Buenos Aires: Lugar. CONTINO, A. (2010). La función psi en el campo de la discapacidad mental, ponencia en el I Congreso Internacional de Discapacidad y Derechos Humanos. Buenos Aires. Disponible en http://www.articulo12.org.ar/documentos/trabajos/ comision%20IV/4-contino.pdf EMMANUELE, E. (2002). Cartografía del campo psi. Buenos Aires: Lugar. FOUCAULT, M. (1996). Genealogía del racismo. Buenos Aires: Altamira. FOUCAULT, M. (2008). El poder psiquiátrico. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. FOUCAULT, M. (2009). Seguridad, territorio, población. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. GARCÍA, D. (2003). Operadores discriminativos-burocráticos en epistemo-logías de elite: estrategias arbitrarias y coactivas para la normativización de programas de investigación científica (capitalismo, estado y saber), en Anuario 2002-2003, Departamento Social. Facultad de Psicología. UNR. (López Zaric, D., coord.). Rosario: UNR. GOFFMAN, E. (2004). Internados: Ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. Buenos Aires: Anagrama. LOURAU, R. (1998). Lógica clasificatoria, en Revista Etiem, N° 3. (Pp.17-27). Buenos Aires: Fundación Etiem. MORENO ANGARITA, M. (2007). Políticas y concepciones en discapacidad: un binomio por explorar. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. VALLEJOS, I. (2009). “La discapacidad diagnosticada y la certificación del reconocimiento”, en Rosato, A. & Angelino, M. A. (Coords.) Discapacidad e ideología de la normalidad. Desnaturalizar el déficit (187-213). Buenos Aires: Noveduc.

115

SÍNTOMA Y CUERPO A PARTIR DE LA CATEGORÍA: NO HAY RELACIÓN SEXUAL
Córdoba, María de los Angeles Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Me interesa a lo largo de este trabajo, hacer un recorrido que me permita ubicar las conexiones posibles entre el desarrollo freudiano en su invención del psicoanálisis con lo conceptualizado por Lacan en la categoría “No hay relación sexual” en relación al estatuto del síntoma y del cuerpo. Y articular este desarrollo conceptual con las toxicomanías como una de las problemáticas sociales contemporáneas que llegan a nuestros consultorios. Palabras clave Síntoma Cuerpo Goce Toxicomanías ABSTRACT SYMPTOM AND BODY FROM THE CATEGORY: NO SEXUAL RELATIONSHIP I am interested in the course of this work, a tour that allows me to locate the possible connections between the development of his invention of Freudian psychoanalysis with Lacan conceptualized in the “no sex” in relation to symptom status and body. And articulate this conceptual development with addiction as one of contemporary social problems that come to our office. Key words Symptom Body Joy Addictions

CONEXIONES POSIBLES ENTRE LA INVENCIÓN FREUDIANA Y LA CATEGORÍA LACANIANA “NO HAY RELACIÓN SEXUAL” “No hay relación sexual”, en el campo conceptual lacaniano es el nombre de lo imposible, lo que no cesa de no escribirse, un modo de nombrar lo real a lo que no se accede mediante lo simbólico; la no complementariedad de los sexos. En Freud, la experiencia de satisfacción da cuenta de la imposibilidad de la satisfacción en lo no recuperable de la identidad de percepción, esa experiencia deja como marca el deseo como indestructible, siempre habrá una hiancia insalvable entre el placer buscado y el placer hallado, no hay objeto adecuado al deseo en el humano, el objeto aparece perdido de entrada. El deseo mismo es una respuesta al no hay. Sobre esta pérdida inaugural como causa, se estructurará el aparato psíquico para cada sujeto. En su texto princeps “La interpretación de los sueños”, conceptualiza el aparato psíquico, lo que le permitirá dar cuenta del modo de funcionamiento del aparato en el campo de la neurosis, o sea, no solo el sueño del dormir nocturno sino el sueño mismo que implica la neurosis. Según la definición que toma de Aristóteles, “el sueño es el pensar que se continúa en el estado del dormir -y en tanto se duerme”.[i] El sueño como un producto provisto de sentido en la trama del acontecer psíquico, sentido que tiene su raíz última en el deseo sexual infantil inconciente, del mismo modo que el síntoma neurótico. En el máximo apogeo de su teorización en relación a las significaciones inconcientes, al valor de verdad que se revela en la interpretación de los sueños y de los síntomas neuróticos, se encuentra con dos puntos límites: el despertar en el sueño de padre no ves? Y el lugar en sombras para la interpretación que supone el ombligo del sueño. Si lo que irrumpe en el sueño proviene desde afuera se incluye como elemento de la elaboración onírica y se sostiene el dormir, lo que no es posible cuando lo que despierta es desde adentro “solo desde adentro pueden sacudirnos del dormir en calidad de

despertadores...[ii]” ese despertar desde adentro está en relación a las fuerzas pulsionales. El concepto fundamental de pulsión, concepto límite entre lo psíquico y lo somático. Implica un cuerpo recortado por la palabra, pérdida del instinto, no hay programación preestablecida para la satisfacción, dando como consecuencia la parcialidad de la pulsión en todas sus dimensiones. Imposibilidad de satisfacción plena para la pulsión. Otro modo de nombrar en Freud lo imposible. ¿Cómo entra el cuerpo en el psicoanálisis? A partir de dos encuentros disímiles en la clínica: la histeria con sus síntomas de conversión donde el cuerpo es tomado por la palabra, por la representación, por la idea que se tiene del cuerpo. Freud[iii] dice: “la histérica se comporta como si la anatomía no existiera”[iv]. Cuerpo erógeno afectado por falso enlace. Da cuenta de la ligadura. Y las neurosis actuales, personas afectadas por la disfunción del encuentro sexual, por exceso (masturbación) o defecto ( abstinencia - coito interrumpido) de la tensión sexual impedida de tramitarse psíquicamente, enferma el cuerpo con los síntomas de la neurastenia o de la neurosis de angustia. Cuerpo afectado por la ausencia de falso enlace, sin ligadura. Teoría de la trasposición de la tensión sexual acumulada en angustia, trasposición que obedecía, según Freud, a la imposibilidad de descargar la tensión por vías psíquicas. Freud sostendrá a lo largo de toda su obra como núcleo de toda psiconeurosis a la neurosis actual. El grano de arena sobre el que se construye la perla. Ese grano de arena es la marca de la imposibilidad de la satisfacción plena para la pulsión y la neurosis como tipo clínico es la respuesta. Tempranamente y a propósito del análisis de un caso de histeria[v] nos dirá que los síntomas son la práctica sexual de los enfermos. Ubicando una satisfacción paradojal en juego. Satisfacción que se entramará en la novela familiar ordenada en la lógica complejo de Edipocomplejo de castración. Si bien será en el texto Inhibición síntoma y angustia, donde Freud ubica claramente al síntoma no solo como portador de una verdad inconciente en relación al deseo, un sentido revelado en el síntoma sino sobretodo el síntoma como una satisfacción sustitutiva, satisfacción que va a revelarse en el análisis a través de las resistencias estructurales como los obstáculos mayores al trabajo analítico. Dando cuenta del anudamiento entre síntoma y pulsión. A partir de este recorte del campo teórico freudiano, podemos decir que, allí donde no hay satisfacción plena para la pulsión, ni objeto predeterminado para el deseo, hay síntomas y en ellos satisfacción sustitutiva. NO HAY RELACIÓN SEXUAL, HAY GOCE UNO En su última enseñanza Lacan realiza un movimiento inverso respecto de su primera enseñanza. Su punto de partida había sido el lenguaje -el Inconciente estructurado como un lenguaje- y la palabra dirigida al Otro. Otro como batería de los significantes y lugar desde donde el sujeto puede obtener efectos de significación y significado. Síntomas como metáfora en relación al encuentro con el Otro y como respuesta a la castración del Otro, al deseo del A. La subordinación del goce al primado del lenguaje, de su estructura.[vi] El movimiento en el último Lacan es partir de hay el goce, relación originaria al goce, donde el lenguaje no sería sino secundario y derivado de lalengua, la subordinación del lenguaje, de su estructura al goce[vii] Lalengua es la palabra antes de su ordenamiento gramatical y lexicográfico. Palabra no como comunicación sino como goce, disyuntiva de la estructura del lenguaje. Es preestructural, es un enjambre de S1. Dependencia originaria entre goce - palabra lalengua que se traduce para Lacan como el goce del bla bla blá. El lenguaje es una elucubración de saber sobre lalengua, una elucubración sobre este enjambre de S1, un ordenamiento simbólico.[viii] El inconciente es un saber hacer con lalengua. El síntoma es resaltado como modalidad de goce a partir de un elemento extraído del inconciente, una letra. Letra como núcleo del síntoma a diferencia del pathos del lenguaje. Extracción que permite el pasaje de lo simbólico a lo real, elemento extraído car-

116

gado de goce, el goce está inserto- infiltrado en ella, se trata de un goce fuera de sentido. No hay programación para el goce, dimensión de la contingencia, lo que cesa de no escribirse, en el ser humano lo que se relaciona con su goce está abierto al encuentro, al traumatismo reducido a la contingencia, a la experiencia de goce. Los términos primordiales de la estructuración psíquica de su primer enseñanza: el lenguaje, la palabra como comunicación, el Otro como batería significante, el nombre del padre, el símbolo fálico. Pasan a la categoría de semblantes, tienen la función de conectores entre elementos en disyunción. La no relación implica la disyunción entre: significante y significado, goce y Otro, hombre y mujer. Miller lo representa en su 6º paradigma del goce por dos círculos eulerianos cuya intersección está marcada como vacío. Esta intersección vacía, es susceptible de ser llenada por términos que funcionan como suplencia u operadores de conexión entre los dos conjuntos. Operadores que pueden responder a la rutina -neurosis, lo necesario- o a la invención -hacer con lo que hay, consentir con el goce. La rutina responde a la relación estructural, la estructura psíquica como lo necesario lo que no cesa de escribirse. La no- relación abre como perspectiva, dice Miller, otro tipo de relación que limita el imperio de la estructura. Incluso pone en cuestión la pertinencia de intentar operar sobre el goce a partir de la palabra, a partir del sentido. Lo que puede hacer rutina de la invención freudiana, el psicoanálisis. Hay Goce, como propiedad de un cuerpo viviente y que habla “un cuerpo es algo que se goza”[ix] hay goce del cuerpo. No hay relación entre goce y Otro (otro sexo). Hay goce del Uno, goce idiota y solitario, uno solo separado del Otro, goce sin el Otro, (encore, en-corps) en el cuerpo, prescinde del Otro. El goce uno. Es real, asexuado, responde al régimen del Uno, del Todo, es homo. Es por lo cual Lacan dice: El goce no conviene a la relación sexual.[x] El goce que hace falta que no haya, porque no establece relación al Otro. El goce Otro, es una construcción problemática, derivada y desnaturalizada, especificada por un impasse, por una disyunción, por una no relación Es el goce sexual. Goce de otro cuerpo sexuado diferente. El goce del cuerpo del otro sexo, lo hétero para la estructura. Relación librada a la contingencia, al encuentro, lo que cesa de no escribirse, una relación sustraída a la necesidad. La estructura comporta agujeros y en esos agujeros hay lugar para la invención, para lo nuevo, para conectores que no están allí desde siempre. EL PRIMADO DEL GOCE EN LA CLÍNICA DE LAS TOXICOMANÍAS Las drogas han estado desde siempre en la historia de los pueblos, sólo que ahora llegan a la consulta en el marco de las “problemáticas clínicas contemporáneas”, convocando a los psicoanalistas a estar “a la altura del horizonte de la época”[xi]. En el contexto actual de la globalización al servicio del avance de la tecnología y el consumo, en detrimento de los ideales, las instituciones y los lazos sociales, vemos proliferar las toxicomanías, tal como dice Agamben, en la perspectiva de la destrucción de la experiencia.[xii] Quedando subrayado su carácter anónimo y universalizante, como proceso colectivo de desubjetivación, los individuos se agrupan alrededor del consumo en una supuesta homogeneidad donde la diferencia no cuenta. Los que llegan a consultar, cuentan de su relación con la droga como “una experiencia de goce que aplasta la dimensión subjetiva”[xiii], acceso al goce sin relación a la falta, experiencia vacía. Lacan nos orienta con esta definición “no hay ninguna otra definición de la droga que ésta: es lo que permite romper el casamiento con la cosita de hacer pipí.”[xiv] Esto nos permite ubicar a las toxicomanías como una de las figuras del goce Uno, el lugar del goce es el propio cuerpo que goza a través del medio que sea, goce autista que no se dirige a nadie, goce cínico que no pasa por el Otro, el consumo como solución tiene en sí algo de cinismo. Los otros son experimentados como simples medios u obstácu-

los, no se los reconoce como sujetos. Satisfacción directa e inmediata que casi no constituye una satisfacción sustitutiva en términos freudianos, ya que fija al sujeto en una posición donde puede terminar siendo consumido, pero a la vez le evita el encuentro con lo insoportable de la discontinuidad que implica la intermediación por el Otro. Desde esta perspectiva podemos entender la toxicomanía como una defensa frente al no hay relación sexual. Al no hay se responde con el goce del consumo. Esta lectura orienta la práctica, dice Miller: El primado del goce no es una abstracción, lo que concierne a la práctica analítica es ubicarlo ¿qué es lo que ello satisface? Como reverso de la pregunta ¿Qué es lo que ello significa? Inversión, un pasaje al reverso que va de la significación a la satisfacción.[xv]

NOTAS [i] FREUD, S: La interpretación de los sueños (1900 - 1901) cap. VII pg. 543 [ii] FREUD, S: La interpretación de los sueños [iii] FREUD, S: “Algunas consideraciones con miras a un estudio comparativo de las parálisis motrices orgánicas e histéricas. (1893 [1888-93]) [iv] FREUD, S: Algunas consideraciones con miras a un estudio comparativo de las parálisis motrices orgánicas e histéricas. (1883 (1888-93)) [v] FREUD, S: Fragmento de análisis de un caso de Histeria. Epílogo. (1905(1901)) [vi] MILLER [vii] Idem anterior [viii] LACAN, J: seminario 20 p. 167 [ix] LACAN,J: Seminario 20 p. 32 [x] LACAN, J: Seminario 20 clase 5 [xi] LACAN, J: Escritos 1, “Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis” Las resonancias de la interpretación y el tiempo del sujeto en la técnica psicoanalítica Mejor pues que renuncie quien no pueda unir a su horizonte la subjetividad de su época. Pues ¿cómo podría hacer de su ser el eje de tantas vidas aquel que no supiese nada de la dialéctica que lo lanza con esas vidas en un movimiento simbólico? Que conozca bien la espira a la que su época lo arrastra en la obra continuada de Babel, y que sepa su función de intérprete en la discordia de los lenguajes. Para las tinieblas del mundus alrededor de las cuales se enrolla la torre inmensa, que deje a la visión mística el cuidado de ver elevarse sobre un bosque eterno la serpiente podrida de la vida. [xii] AGAMBEN, G: “Infancia e Historia”, “...Incluso la actual toxicomanía de masas debe ser vista en la perspectiva de la destrucción de esa experiencia. Quienes descubrieron la droga en el siglo XIX (incluso los menos lúcidos entre ellos) todavía podían abrigar la ilusión de que efectuaban una nueva experiencia, mientras que para los hombres actuales ya sólo se trata de desembarazarse de toda experiencia...” [xiii]Mauricio TARRAB. “Más Allá de las drogas”.Plural Editores,p.86. [xiv] LACAN, J: Sesión de Clausura de las Jornadas de Estudio de los Carteles en la Escuela Freudiana de Paris (1975) [xiv] MILLER, JA: Seminario cosas de finuras BIBLIOGRAFIA AGAMBEN, G.: “Infancia e Historia”. Adriana Hidalgo editora. Bs. As., 2001. DELGADO, O.: La subversión freudiana y sus consecuencias, JVE Ediciones, Bs. As., 2005. FREUD, S.: “El malestar en la cultura”, en Obras completas, Vol. Vol. XXI, Amorrortu editores, Bs. As. 1990. FREUD, S.: “Más allá del principio de placer”, ibídem, Vol XVIII. FREUD, S.: “Pulsiones y destinos de pulsión”, ibídem, Vol. XIV. FREUD, S.: “Proyecto de Psicología” (1950), ibídem, Vol I. FREUD, S.: ”Inhibición, síntoma y angustia”. Ibídem, Vol XX LACAN, J.: “Escritos 1” Siglo Veintiuno Editores. LACAN, J.: “Escritos 2”. Siglo Veintiuno Editores. LACAN, J.: El Seminario, Libro 20. “Aún”. Paidós, Bs. As LAURENT, E.: “Tres observaciones sobre la Toxicomanía”. En sujeto, goce y modernidad 2. MILLER, J.-A.: “El lenguaje aparato del goce”. Colección Diva, 2000, Bs. As.

117

LA SEXUALIDAD PSICOANALÍTICA. ¿ARGUMENTO DE REIVINDICACIÓN Y LOGRO POLÍTICO PARA LOS COLECTIVOS DE GÉNERO?
Cornejo, Hernán Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Rosario. Argentina

RESUMEN Resulta de plena actualidad analizar el discurso de los colectivos de género, a la luz del conjunto de reivindicaciones políticas que realizan sus grupos de vanguardia. El discurso de los mismos había quedado engrampado durante muchos años en la trampa del esencialismo dualista, que lo enfrentaba a categorías de hombre, mujer, masculino o femenino, patriarcado o matriarcado, etc. que pulía radicalmente las complejas aristas de la constitución de subjetividad. Los estudios sobre la sexualidad del psicoanálisis fue un continuo referente para dichos colectivos, pero se piensa que no se logró captar desde un principio la potencialidad de argumentación casi revolucionaria que presentaban los mismos, quedando reducidos a una crítica reduccionista del planteo al que denominaron falocentrismo, una concepción biologizada de la teoría de la falta en ser constitutiva de lo humano. Últimamente algunos autores realizan una profundización de la teoría psicoanalítica, sobre todo de base lacaniana, encontrando sobrados argumentos de base para el análisis, dando sustento teórico al discurso de los colectivos. Palabras clave Psicoanálisis Feminismo Género Política ABSTRACT SEXUALITY FOR PSYCHOANALYSIS. ARGUMENT POLITICAL DEMANDS AND ACHIEVING GENDER GROUPS? It is now fully analyze the discourse of gender groups in the light of all the political demands of groups who perform their art. The speech had been stapled them for many years in the dualistic trap of essentialism, which faced the categories of male, female, male or female, patriarchy or matriarchy, etc. complex that dramatically polished edges of the constitution of subjectivity. Studies on the sexuality of psychoanalysis was a constant reference for these groups, but is thought to not be able to capture from the outset almost revolutionary potential of argument presenting the same, being reduced to a critical reduction from the question which they called phallocentrism, biologize conception of the theory of constitutive lack in being human Lately, some authors make a deepening of psychoanalytic theory, especially the basic Lacanian arguments found on the basis of the analysis, giving theoretical support to the discourse of the collective. Key words Psychoanalysis Feminism Gender Politics

1.- INTRODUCCIÓN. El presente es un avance de un trabajo de investigación acreditado, que forma parte del Proyecto “La responsabilidad del sujeto en el campo del psicoanálisis. Sexuación femenina y sexuación masculina.” En el trabajo nos proponemos recorrer puntuaciones que desde el Psicoanálisis de Freud y Lacan, se realizan sobre la responsabilidad del sujeto y la sexuación, para interpelar a partir de dicho recorrido, una serie de discursos de colectivos sociales tales como los feministas, aquellos propios de las consideraciones de género y otras denominadas “vanguardias políticas” relacionadas con la

llamada “nueva izquierda”. El tema de la responsabilidad subjetiva viene siendo un campo de múltiples interpretaciones disciplinares, a la luz de los profundos cambios acaecidos en el interjuego dialéctico del contexto social y su impronta en los sujetos. El discurso legal como ejemplo establece un conjunto de procedimientos propios, psicológicos, psiquiátricos, etc. del orden de la pericia, para establecer si la persona es responsable de sus actos en el acto criminal, lo cual se termina sintetizando de ser así, en el efecto punible del acto realizado. La inimputabilidad en estos casos remite a una diversidad de procesos psicológicos, afectivo-emocionales, contextuales, mórbidos, etc., que colocan a la persona en un estado de imposibilidad de afrontar, una decisión consciente del acto a realizar. Es decir que al decir de Lacan “hay una relación dialéctica que vincula el crimen con la ley “en tanto que ésta es a la vez normativa (imperativo categórico) y contingente (ley positiva)” (Lacan 1985, 26).(1) Independientemente de asumir que estos actos son la mayoría de las veces, estructurales a la vida subjetiva y no solamente resultantes de estados singulares -no casualmente en casos aberrantes de muerte, violación, etc. se apela de parte del acusado y sus representantes legales a este argumento, semblanteando desde un principio el límite legal que dificulta una separación taxativa entre lo objetivo y lo subjetivo- es interesante reflexionar sobre las respuestas que la sociedad establece en estos casos. Dice Lacan “Aún debe señalarse que, si el reconocimiento de la morbidez de estos casos permite evitarles felizmente, con la degradación penitenciaria, el estigma que a ella se liga en nuestra sociedad, sigue siendo cierto que la cura no podría ser otra cosa que una integración por el sujeto de su verdadera responsabilidad y que igualmente es esto a lo cual se tendía por vías confusas mediante la búsqueda de una punición que puede ser quizá más humano dejársela encontrar a él” (Lacan, 1985: 23)(2) Era interesante remarcar esto último y es lo extremo de la propuesta psicoanalítica, el posibilitar al sujeto encontrar su propia verdad, aún en aquellos casos extremos donde se lesiona el tejido social, y este “reacciona” suspendiéndose el sentido del discurso y el lazo social, en búsqueda de una retaliación salvaje, que deshumaniza por propia condición de posibilidad. Volviendo al discurso del Psicoanálisis “la responsabilidad es un concepto crucial que opera como fundamento de la clínica psicoanalítica en la medida en que marca su posibilidad misma y su direccionamiento ético. Al concebir al sujeto como responsable de su deseo y de su acto, el psicoanálisis apunta a proponer una nueva perspectiva sobre la responsabilidad, que se fundamenta en la concepción del sujeto como sujeto del inconsciente.” (Mattalana, 2005: 128)(3) Pasaremos revista a continuación a un conjunto de discursos sociales contemporáneos y la forma en que los mismos demarcan su sentido de la responsabilidad subjetiva. Nos valdremos para ello de los enfoques de la sexuación, es decir en la determinación estructural del inconsciente como sexual, y en los efectos que despliegan los diferentes discursos de colectivos sociales en la subjetividad individual y social. Se cree que la importancia que asume poner en relación diversos enfoques de colectivos sociales en el tema de la responsabilidad subjetiva, tiene una doble significación: por un lado analizar que concepción del sujeto, del lazo social, de la subjetividad, etc., tiene cada uno de ellos, y por otro lado establecer puntos de encuentros y desencuentros con los planteos particulares que realiza el Psicoanálisis, campo particular al cual si bien todos estos colectivos remiten, terminan criticando extrañamente, entre otras, por razones de una lectura particular que realizan de determinismos estructurales propios de la constitución subjetiva. 2.- DESARROLLO Recordemos que “El concepto de género se refiere a la construcción social y cultural que organiza nociones sobre aquello que sería “propio” de lo masculino y de lo femenino a partir de la diferencia sexual. No se trata, entonces, de una configuración identitaria que afecta exclusivamente a las decisiones individuales de las personas relacionadas con sus modos de vivir la femineidad o la masculinidad, sino que influye de forma crítica en la división sexual del trabajo, la distribución de los recursos y la definición de jerarquías entre hombres y mujeres en cada sociedad.” (PNUD,

118

2008) (4) Además “Género puede tener un uso meramente descriptivo que se limita a constatar la existencia de formas sexuadas de la cultura. La crítica feminista, en cambio, está animada por una ética y una filosofía política que podrán tomar diversas formas pero nunca estar ausentes.” (Puleo, 2000)(5) Siempre es dificultoso pero esencial adentrarnos en la interrelación dialéctica entre los procesos sociales y los de constitución subjetiva. En principio tenemos que decir que desde la introducción del concepto de género primero en la medicina y luego extendido a las ciencias humanas, se ha establecido que tanto la feminidad como la masculinidad dependen de factores psicosociales. Mientras tanto el Psicoanálisis despliega un importante arsenal de modelos para intentar abordar la realidad compleja del posicionamiento estructural de los sujetos, a partir del atravesamiento de la sexualidad. Las nuevas corrientes relacionadas con los colectivos de género incorporan en sus reivindicaciones, más allá de una postura sobre el despliegue de las condiciones de poder ejercidas sobre la vida particular de los sujetos, que propende entre otros a un posicionamiento político en los distintos espacios de plasmación social, a un examen sobre la propia constitución de subjetividad, sobre bases que trascienden el voluntarismo subjetivista o el esencialismo sociológico. Surgen así distintas teorías que entraman conceptos nodales como el de sexo, cuerpo, género, identidad sexual, placer, etc., que desde su diversidad expresan no sólo la polisemia propia de las mismas, sino cómo a partir del modo de nombrar a las mismas, y determinar ciertas condiciones de discurso, se despliega un conjunto de prácticas reales que operan en la construcción de subjetividad. “Recordemos la definición austiniana de enunciación performativa. El acto de habla performativo (o realizativo) es aquel en el que decir algo equivale a hacer algo.”(Córdoba García, 2003) (6). En este marco podemos decir que por definición dicho tipo de acto será posible a partir de que sea determinable el contexto en que se desarrolla. En relación a lo anterior una referente fundamental del enfoque del feminismo y la teoría queer es Judith Butler que se plantea “¿Ser mujer es un «hecho natural » o una actuación cultural? ¿Esa «naturalidad» se determina mediante actos performativos discursivamente restringidos que producen el cuerpo a través de las categorías de sexo y dentro de ellas?”(Butler, 2007)(7). Algunos de estos autores intentan ponerse a distancia del feminismo esencialista. Por esencialista en este marco entendemos “el discurso feminista que presupone o defiende una esencia común a las mujeres, perceptible en su psique, su fisiología, sus actos, sus producciones. Una posición que asentaría la existencia de una naturaleza femenina diferente/opuesta a una naturaleza masculina.” (Olivares, 1997:45)(8) Aquí retomaríamos el enfoque psicoanalítico el cual despliega la diferencia entre hombre y mujer, masculino y femenino, en termino de un determinismo estructural del desarrollo de subjetividad, que es la relación o posicionamiento del sujeto en relación al falo, que introduce la relación del mismo respecto la castración constitutiva, no casualmente, de su condición sexuada. En “Lacan, el feminismo y la diferencia de sexos”, dice Daniéle Levy “en determinado momento de su indagación, Lacan lanzó, hablando de las mujeres, la expresión “goce otro”. Ciertas integrantes del movimiento femenino, que experimentaba entonces un nuevo auge, se apoderaron de este vocablo pues les aportaba un terreno común, inexplorado, un lugar de palabra: las mujeres no son como los hombres, tampoco son como ellos dicen que son. ¿Quiénes somos? ¿Qué queremos?”(Levy, 2004)(9) Recordemos que Lacan había situado dicho goce otro en el Seminario 20 Aún, proponiendo que a partir de su enfoque de la feminidad como lugar no fálico, la ausencia de un significante que de sentido totalizador al goce femenino, introduce una fuerte consideración al no todo y a aquello que queda por fuera de la representación simbólica. La pregunta que nos hacemos en este sentido es si aquellas feministas que encontraron en la conceptualización de Lacan cierto sustento para alejarse de los esencialismos reduccionistas, no hallaron a su vez cierta dificultad -en el plano del discurso socialpara demarcar posiciones políticas de reivindicación social, a partir de un desarrollo complejo y de difícil aprehensión y compren-

sión, por parte de aquellos actores que pueden ser destinatarios de dichos discursos. En algunos casos como el Judith Butler se apela desde Lacan a “la categoría de una prohibición fundamental en la teoría lacaniana que opera con mayor fuerza y menor contingencia que la idea de una práctica reguladora en Foucault, o el análisis materialista de un sistema de dominación heterosexista en Wittig.”(Butler, 2007)(10). A partir de esto construye su posición a partir de que la referencia de “lo femenino es la significación de la falta, significada por lo Simbólico; un conjunto de reglas lingüísticas diferenciadoras que generan la diferencia sexual. Así lo femenino en su carácter inasimilable a la totalidad, aquello del orden de lo rechazado, de lo no significado, tiene la condición de posibilidad de criticar y alterar el esquema de completud sexual hegemónica, asumiendo desde allí su posicionamiento no sólo crítico sino revolucionario. A partir de este tipo de enfoques se avanza sobre los dualismos que reducen la condición subjetiva a categorías de género, muchas de las cuales, enraizadas en tradiciones ideológicas o discursos coagulados de prejuicio, dificultan la tarea de analizar los sinuosos y complejos avatares de la vida sexual. Actualmente tenemos puesto a debate la posibilidad legal vía Congreso de hacer ley la propuesta de matrimonio para personas del mismo sexo. El retorno al estado de naturaleza es el argumento preferido de aquellos que se oponen a la propuesta. Por otro lado tenemos una tibia apelación al carácter de decisión personal y responsabilidad subjetiva, que desde la igualdad ante la ley, merece una sanción social que ejemplifique y haga norma, sobre aquello que desde la imposibilidad y la falta en ser constitutiva se reclama. Es interesante apuntar que ambos, presa de la falta primordial, apelan al desarrollo de razones de significado peso, allí donde el significante insiste en el recurso a la levedad. 3.- CONCLUSIONES: De las apreciaciones y desarrollos iniciales, se desprende que buena parte de los estudios sobre feminismo, género, etc. existe una matriz disciplinar común que pule las enriquecedoras aristas de la singularidad propia de los desarrollos del psicoanálisis que ellos mismos referencian, demarcando direccionalidades y determinaciones sociales en la orientación sexual, que ponen a distancia la falta en ser constitutiva de la subjetividad. A partir de lo anterior dichos enfoques se convierten en simples revisiones críticas de viejos modelos sociales, lingüísticos, discursivos, políticos, etc. Queda la pregunta abierta nuevamente sobre ¿por qué la resistencia manifiesta al Psicoanálisis que plantean dichos colectivos? ¿qué nuevo tipo de moralidad moderna despliegan dichos enfoques propuestos como progresistas? Sin embargo encontramos relevantes estudios como los de Judith Butler que desplegando precisamente una crítica a aquellos estudios, realiza una importante contribución, desplegando categorías psicoanalíticas para analizar desde un punto de vista social y político los enfoques de género, el feminismo y las llamadas nuevas izquierda.

BIBLIOGRAFIA (1) (2) LACAN, J. (2008) Escritos : Introducción teórica a las funciones del psicoanálisis en criminología, Buenos Aires: Siglo XXI. (3) BATTALANA, D. (2005), La responsabilidad subjetiva. Actualidad del planteamiento freudiano, Rev. Desde el jardín de Freud, Nro. 5. (4) PROGRAMA NACIONES UNIDAS PARA EL DESARROLLO - PNUD (2008) Desafíos para la igualdad de género en la Argentina. - 1a ed. - Buenos Aires: (5) PULEO, A.(2000) Filosofía, género y pensamiento crítico, Valladolid. Intercambio Editorial. (6) CÓRDOBA GARCIA (2003), Identidad sexual y performatividad, Revista Athenea Digital, Nro 4, pag. 87-96 (7) (10) BUTLER, J.(2007) El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad, Barcelona: Paidos. (8) OLIVARES, C.(1997), Glosario de términos de crítica literaria feminista, Mexico: Colmex. (9) LÉVY, D. (2004), Lacan, el feminismo y la diferencia de sexos, “Jacques Lacan, psicoanálisis y política”, Comp.: Yves C. Zarka, págs. 89/95, Editorial Nueva Visión, Buenos Aires, Argentina.

119

EL BORRADOR DE EL YO Y EL ELLO: LA IDEA DE PULSIÓN DE MUERTE
Cosentino, Juan Carlos UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Retomamos la transcripción de Das Ich und das Es, iniciada en 2005, con el borrador del capítulo “Las dos clases de pulsiones”. Como Freud anuncia allí, las cuestiones que despliega retoman los pensamientos del escrito de 1920. No obstante, no siguen la elaboración que llama “especulación analítica”. Así, a partir de la redefinición del Icc y, luego, con la reformulación de la idea de pulsión de muerte, permanecen más cerca del psicoanálisis que Más allá. Pero lo que denomina en 1920 “nuestra especulación acerca de las pulsiones”, retorna en las conclusiones del capítulo IV sobre el supuesto de la pulsión de muerte. La respuesta freudiana para ese material clínico “imposible de reconocer” consiste en sumar a la traducción teórica del mismo ciertas hipótesis especulativas para representar lo irrepresentable, lo que subsiste allende el trabajo de ligadura en el que se apoya la elaboración teórica de dicho material. ¿Con la irrupción de lo no-ligado, cuáles son los propósitos de la pulsión de muerte cuando, como sostiene en 1923, tiene las manos libres? En 1924 constata que no-toda la pulsión está inscripta en la representación. Interviene el silencio de la pulsión: ese borde, donde ello habla, ello goza, y no sabe nada. Palabras clave Icc Pulsión Muerte Saber ABSTRACT ROUGH COPY OF THE EGO AND THE ID: THE IDEA OF TODESTRIEB We go on with the transcription of “Das Ich und das Es”, initiated in 2005, with the rough-copy of chapter IV. As Freud announces, the matters he displays resume thoughts from his writings of 1920. However, they don’t follow the elaboration he calls “analytic speculation”. So, starting with the redefinition of Ucs and afterwards, with the reformulation of the idea of Todestrieb, they remain much closer to psychoanalysis than Beyond the pleasure principle. But what he calls, in 1920, “our speculation about drives (Triebe)” returns in the conclusions of chapter IV about the assumption of the Todestrieb. The Freudian answer to this “impossible to recognize” clinical material consists in adding to its theoretical translation certain speculative hypothesis so as to represent what is impossible to be represented; that what subsists beyond the binding work on which the theoretical elaboration of the abovementioned material is based. With the breaking through of the not bound: what are the purposes the Todestrieb serves, when, as he says in 1923, it has its hands free? In 1924 he confirms that not-all the drive is inscribed in the representation. The silence of the drive intervenes: this border, where id speaks, id enjoys and knows nothing. Key words Ucs Drive Death Knowledge

INTRODUCCIÓN Como advierte en la “Introducción” de El yo y el ello,[1] las cuestiones que desarrolla aquí y en particular en el apartado IV, “Las dos clases de pulsiones”, retoman los pensamientos iniciados en su escrito de 1920, los enlazan con múltiples hechos de la observación analítica, intentan derivar de esa concurrencia nuevas conclusiones pero no siguen la elaboración teórica que Freud llama “especulación analítica” ni piden ningún préstamo nuevo a la biología, como acontece en el capítulo VI de Más allá.[2] De ahí, que a partir de la redefinición del Icc[3] y, luego, de la reformulación de la idea de pulsión de muerte, permanecen más cerca del psicoanálisis que el texto Más allá. No obstante, lo que Freud denomina en Más allá “nuestra especulación acerca de las pulsiones”,[4] vuelve en las conclusiones de este capítulo sobre el supuesto de la pulsión de muerte. “Sobre las pulsiones desarrollé (Más allá) un punto de vista al que me atendré y que tomaré aquí como fundamento de las disquisiciones que siguen”. [5] UN SUPUESTO ESPECULATIVO La traducción directa del material analítico en teoría encuentra impedimentos, fijados por el objeto mismo del psicoanálisis. Del inconsciente, el sujeto solo puede ligar ciertas puntas, ciertos márgenes, lo reprimido icc, pero si esta ligadura (Bindung) hace posible el saber no-sabido, en el mismo instante y en esa misma ligadura, el Icc como tal se sustrae, permanece no-reconocido. Hasta allí, la respuesta freudiana para ese material “imposible de reconocer”[6] consiste en sumar a la traducción teórica del material clínico ciertas hipótesis especulativas, ficcionales, formuladas como tales, para representar lo irrepresentable, lo que persiste más allá del principio de placer, allende el trabajo de ligadura en el que se asienta la elaboración teórica del material clínico “Lo que sigue -avisa- es especulación, a menudo especulación extremadamente amplia, que cada cual apreciará o desechará según su propia posición. Además, es un intento de aprovechar consecuentemente una idea, por curiosidad para saber adónde conduce”.[7] Así, el capítulo VI del escrito de 1920 revela una vuelta sobre algo que permanecía en el fondo de la teoría freudiana del inconsciente y sobre lo que Freud albergaba desde hacía bastante tiempo -es decir, a partir de los hechos clínicos dejados afuera por el principio de placer- cierta idea.[8] “Aquí -nos indica-, se nos impone la idea (die Idee) de que hemos dado con el indicio de un carácter universal de las pulsiones -no claramente identificado hasta ahora o, por lo menos, no acentuado en forma expresa- y tal vez de toda vida orgánica en general”. Y anuncia un nuevo argumento para la idea de pulsión: “Una pulsión sería, pues, un apremio propio de lo orgánico vivo para restablecer[9] un estado anterior que lo vivo debió abandonar bajo el influjo de fuerzas perturbadoras del exterior”. [10]/[11] Pero el retorno sobre los fundamentos de la especulación renueva un punto difícil dejado en suspenso en el capítulo V y que no puede dejar de apreciarse aquí: “una evidente objeción -sostenida en la idea- de que además de las pulsiones conservadoras, que fuerzan a la repetición, hay otras que apremian en el sentido de la creación y del progreso”.[12] En el capitulo VI, insertado luego de la versión mecanografiada,[13] escribe que “seguimos sintiendo como un notable estorbo para nuestra secuencia de pensamiento que no podamos demostrar, justamente respecto de la pulsión sexual, aquel carácter de compulsión a la repetición que nos puso sobre la huella de las pulsiones de muerte”.[14] Entonces, “si no queremos desistir del supuesto de las pulsiones de muerte, hay que reunirlas desde el comienzo mismo con unas pulsiones de vida”, es decir, trabajar “con una ecuación de dos incógnitas”.[15] Comprobamos pues el rigor de Freud: la hipótesis de las pulsiones de muerte solo se sustenta si también las pulsiones sexuales, con sus rodeos para llegar a la muerte, apuntan a restablecer un estado anterior. En efecto, ese supuesto “deriva una pulsión de la necesidad de restablecer un estado anterior”.[16] Así, lo que halla en la ciencia acerca del nacimiento de la sexualidad es tan poco que ese problema lo compara con “un recinto oscuro donde no ha penetrado ni el rayo de luz de una hipótesis

120

(Hypothese)”.[17] Y “así en un sitio totalmente diverso”, con el supuesto[18] de naturaleza fantástica que Platón hace desarrollar en El banquete por Aristófanes -“por cierto, más un mito que una explicación científica”-, logra llenar justamente una condición cuyo cumplimiento anhela: “En algún momento, por una intervención de fuerzas que todavía nos resulta enteramente inimaginable, se suscitaron en la materia inanimada las propiedades de la vida”.[19] / [20] O sea, en el momento en que la sustancia inanimada cobró vida, se fragmentó en pequeñas partículas que desde ese tiempo se empeñan en aglomerarse, en juntarse de nuevo, vía las pulsiones sexuales. RESTITUIR UN ESTADO ANTERIOR Mientras el mito deja esa aspiración a la reunión demorada, la traducción teórica de los procesos icc plantea un problema específico: para Freud es necesariamente incompleto ya que “nos vemos precisados a trabajar con los términos científicos, esto es, con el lenguaje metafórico propio de la psicología... de las profundidades”.[21] Pero ese lenguaje metafórico, inadecuado para traducir dichos procesos, insiste: “si realmente es un carácter tan general de las pulsiones el de querer restablecer un estado anterior”, no cabe extrañarse de que en la vida anímica la mayor parte de los procesos “se lleven a cabo con independencia del principio de placer”.[22] Y, sin duda, apremia, pues “sin él no podríamos ni describir los procesos correspondientes; más aún: ni siquiera los habríamos percibido”.[23] ¿Los hechos clínicos dejados afuera por el principio de placer? Freud se ajusta, en el Manuscrito K, al paradigma de la neurosis de angustia donde, igual que en la histeria de conversión y en la neurosis obsesivo-compulsiva (Zwang), “una cantidad que nace de la vida sexual provoca una perturbación dentro de lo psíquico”, a pesar del principio regulador, el de constancia. [24] La fuente de la angustia, como la de la obsesión, así como la fuente de la risa en “Emma”, hacen confluir, sin borrar su especificidad, fobias, obsesiones e histerias.[25] La intuición, entonces, de la participación, dentro de la vida psíquica, de una fuente independiente del principio de constancia, de libramiento (Entbindung)[26] de displacer esclarece, luego de la separación fobias-obsesiones, la actual coincidencia en un punto distinto. Pero hará falta, para ubicar ese punto distinto de coincidencia, la entrada conceptual de la exigencia pulsional. En 1920 no es un peligro en sí misma; lo es sólo porque conlleva un auténtico peligro exterior. Habrá lugar para que, en ciertas ocasiones, invada fuera-de-representación la perturbación económica: como núcleo genuino del peligro y como uno de los nombres freudianos del goce[27]. Y aun, “el Zwang, la compulsión, que Freud define por la Wiederholung, regirá hasta los rodeos del proceso primario”. [28] A partir de aquella fuente independiente, el inconsciente consistirá en la operación de sustitución, realizada por vía de la represión, alrededor del agujero de lo no-reconocido, es decir, de su punto de fracaso mismo. Ahora bien, en relación con lo no-reconocido ¿qué entraña el restablecimiento de un estado anterior? En el capítulo IV, para Freud, no es posible rechazar el punto de vista de que el principio de placer sirve al ello como una brújula en la lucha contra la libido, que da entrada a las perturbaciones en el curso de la vida. Si este principio domina la vida que debería ser, entonces, un deslizarse hacia la muerte, “son por lo tanto las exigencias del Eros, de las pulsiones sexuales, las que detienen -como necesidades de pulsión- la caída del nivel y dan entrada a tensiones nuevas”. Ahora bien, el acto sexual introduce cierta novedad, pues, “luego de excluido el Eros por medio de la satisfacción, la pulsión de muerte tiene mano libre para instaurar sus propósitos”.[29] UNA MUDANZA DE META Parcialmente recupera la misma conclusión del capítulo IV que critica[30] en el breve apartado de 1924: la semejanza entre la satisfacción sexual y el morir requiere el más allá del principio de placer. Así, cuando hay sorpresa, no-preparación e indefensión invade, de golpe, el fenómeno de lo unheimlich. ¿En esta direc-

ción de la irrupción de lo no-ligado, cuáles son los propósitos de la pulsión de muerte cuando tiene las manos libres? Para la indagación del supuesto de la pulsión de muerte, que no siga estrictamente la elaboración teórica llamada “especulación analítica” pero que la rescate, hace falta El problema económico, que publicó menos de un año después de escribir El yo y el ello. Con el dolor, como lo señala allí, hay un cambio de meta. Se trata de una satisfacción de otro orden: el sujeto encuentra placer, más allá del principio, en el displacer, hay lugar para el goce. En ese momento, “el principio de placer queda paralizado, y el guardián de nuestra vida… narcotizado”.[31] Freud constata entonces que notoda la pulsión está inscripta en la representación. Interviene pues el silencio de la pulsión, cuyo nombre es la pulsión de muerte. Justamente, Lacan reflexiona sobre el retorno freudiano a lo inanimado y lo reubica como ese punto de fuga, ese punto ideal, ese punto fuera del plano, cuyo sentido capta el análisis estructural al quedar perfectamente indicado en lo que constituye el goce. [32] De este modo, si “el nombre de libido puede aplicarse… a las manifestaciones de fuerza del Eros, a fin de separarlas de la energía de la pulsión de muerte”, [33] Freud nos advierte que, al contrario, carecemos de un término análogo a libido para la energía de la pulsión de destrucción. Ocurre que “posteriormente nos resulta relativamente fácil perseguir los destinos de la libido, pero es más difícil en la pulsión de destrucción”. [34] Y como es más espinoso en la pulsión de muerte, la concepción freudiana puede enunciarse aproximadamente así: “daß an jeder Triebäußerung Libido beteiligt ist, aber daß nicht alles an ihr Libido ist (en cada manifestación de pulsión participa la libido, pero no todo en ella es libido)”.[35] Así, importa aceptar que la pulsión de muerte: “cuando no se delata por medio de la aleación con el Eros, resulta tanto más difícil de aprehender, -en cierto modo sólo la vislumbramos como vestigio detrás del Eros- y se nos escapa”. Y “aún donde se presenta sin propósito sexual... no es posible desconocer que su satisfacción se enlaza con un goce narcisista extraordinariamente alto”. [36] Un poco antes, en la misma dirección del capítulo IV, Freud se refiere al dominio de la pulsión de muerte por la libido. No obstante, como se trata de un intento, “no alcanzamos a deducir la proporción de las pulsiones de muerte que se sustraen de ese dominio obtenido mediante ligadura con complementos libidinosos”. Pero entonces, el reconocimiento de un masoquismo erógeno primario produce un giro y le da entrada al goce. [37] Con la introducción del goce cae el supuesto de la reunión y a Freud se le presenta la siguiente cuestión: “si la satisfacción de impulsos pulsionales puramente destructivos puede ser sentida como placer, si puede ocurrir una destrucción pura sin agregado libidinoso”. Su respuesta es que “una satisfacción de la pulsión de muerte que ha permanecido en el yo[38] no parece arrojar sensaciones de placer, aunque el masoquismo constituye una mezcla enteramente análoga al sadismo”.[39] Efectivamente, a esta altura, Freud ya introdujo el masoquismo erógeno, originario y únicamente el masoquismo introduce esa dimensión de satisfacción, o sea, un valor de goce para el sujeto. Anteriormente, en Pulsiones y destinos de pulsión, el sadismo alcanzará dimensión de goce “una vez que (el) sentir dolores se haya vuelto una meta masoquista”, es decir, cuando haya sido probado por el propio sujeto, evocando un estímulo sexual concomitante. Y de este modo, ya en 1915, el masoquismo sería originario en relación al goce.[40] Se dilucida la paradoja aparente de dos proposiciones separadas en el tiempo. En 1915: “el gozar del dolor sería entonces una meta originariamente masoquista pero que solamente puede volverse, en lo originariamente sádico, una meta pulsional”.[41] Mientras que en 1938: “el masoquismo constituye una mezcla enteramente análoga al sadismo”.[42] Con el más allá, la pulsión excede el dominio del principio de placer y el masoquismo se encuentra implícitamente en el circuito de su satisfacción. Con el cambio de meta -el placer en el dolor- es posible localizar esa extraña satisfacción. Hay goce donde comienza a aparecer el dolor.[43] Y es sólo en ese borde del dolor que puede experimentarse el cuerpo que, de otro modo, permanece velado.

121

EL GOCE DEL CUERPO Cuando Freud se refiere en el capítulo II al yo como entidad corporal (un yo-cuerpo), el Ich no es sólo una entidad de superficie sino en sí mismo la proyección, que tiene como referencia al dolor, de una superficie. Y en esa ajenidad del cuerpo donde aparece el dolor, como anticipamos, hay otro “espacio” para lo real del goce. El yo-cuerpo, un yo extraño, ocupa el lugar de ese objeto que Freud no terminó de construir y sostiene, objetando lo universal, ese Icc no-todo reprimido. De esta forma, como indica Lacan, “en lo real interesado en lo que toca al inconsciente... el goce del cuerpo hace punto contra el inconsciente”. [44] Qué es el Icc. El Icc es pues lo que se funda de la huella de lo no reconocido, que le da cuerpo a la falta, que clama por ese mismo campo heterogéneo que apremiaba en 1920 a tomar en consideración un más allá del principio de placer, que divide el espacio dejando asomar también su carácter disímil, asimétrico. A su vez, como momento de la constitución del sujeto, surgen la Spaltung y su futura desmentida, anticipadas en este manuscrito y anuladas en el texto definitivo.[45] Esta hendidura que se ubica en “el núcleo de nuestro ser” nos conduce, como el “más allá” y el “Icc que lleva la marca de lo imposible de reconocer”, a ese mismo campo heterogéneo.[46] De esta forma, lo real provoca su propio desconocimiento. Tan innegable que, finalmente en Moisés, para Freud la confrontación con el saber inconsciente está sellada por una Verleugnung constitutiva que en ese texto no es sin la Entstellung. [47] Hay algo de lo real que, irremediablemente, no se sabe y lo “no-reconocido” escribe la falla del saber. Volvamos a ese borde. Por una parte, allí intervienen resistencias de un curso diferente como la problemática conciencia icc de culpa. Y sólo en esa circunstancia en que “la conciencia de culpa para la Cc es muda”, [48] Gewissen designa la voz “áfona” de la conciencia. Por otra, para Freud la palabra, en relación a ese material no-reconocido, es “el resto mnémico de la palabra oída”.[49] Y si la palabra es el resto mnémico del tesoro de palabras habladas y aun oídas de la lengua materna, se esclarece lo que de ese caudal de palabras Icc permanece no-reconocido y, al mismo tiempo, se sostiene como resultado del empleo del lenguaje, de una paradójica satisfacción, regida por las mudas pero poderosas pulsiones de destrucción. Así, este manuscrito lleva la marca de pensamientos en un tiempo aún naciente apremiados por lo real del psicoanálisis y sus alcances son destacados por Lacan: en ese mismo borde, donde ello habla, ello goza, y no sabe nada. “El inconsciente es que el ser, hablando, goce y... no quiera saber nada más de eso... Esto quiere decir: no saber absolutamente nada”.[50]

Fischer Verlag, 1999, 1997. Las remisiones en castellano corresponden, salvo aclaración, a O. C., Buenos Aires, Amorrortu Editores (AE), 1978-85. [5] S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica (Versión impresa, capítulo IV, párrafo [2]), en preparación. [6] Ver J. C. Cosentino, Acerca del capítulo III de El yo y el ello: La hendidura del sujeto y el naufragio del complejo de Edipo, en S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. [7] S. Freud, Más allá del principio de placer (capítulo IV), SA, III, p. 234 y en El giro de 1920, Bs. As., Imago Mundi, 2004, p. 53. [8] En la Nota introductoria al Borrador del capitulo 5, en S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. [9] Wiederherstellung. [10] S. Freud, Más allá del principio de placer (capítulo V), op. cit., p. 246 y en El giro de 1920, op. cit., p. 67. [11] “Si es cierto que alguna vez la vida surgió de la materia inanimada -en una época inimaginable y de un modo irrepresentable-, tiene que haber nacido en ese momento, de acuerdo con nuestra premisa, una pulsión que quisiera volver a cancelarla, reproducir el estado inorgánico”. S. Freud, 32ª Conferencia. Angustia y vida pulsional, SA, I, p. 540 (AE, XXII, p. 99). [12] S. Freud, Más allá del principio de placer (capítulo V), op. cit., p. 247 (AE, XVIII, p. 37). [13] Ver: nota 2. Cabe señalar que en este capítulo VI deja de referirse a las pulsiones que conducen a la muerte como en el capítulo anterior, el V, e introduce las pulsiones de muerte. [14] Ibid (capítulo VI), p. 264 (p. 54). [15] Ibid, pp. 265-66 (p. 55). [16] Ibid, pp. 265-66 (p. 56). [17] Ídem. [18] “Este supuesto -para Brigitte Lemérer- constituye la última pieza de la construcción freudiana, pieza indispensable para que todo el andamiaje se sostenga”. Ver La pulsión de muerte, Bs. As., Nueva Visión, 2006, pp. 19-32. [19] S. Freud, Más allá del principio de placer (capítulo V), ob. cit., 248, (38). [20] Pues bien, “la sustancia viviente -en la que persiste la afinidad de la materia inanimada-, a raíz de su animación, fue desgarrada en pequeñas partículas que desde entonces aspiran a reunirse por medio de las pulsiones sexuales”. Ibid (capítulo VI), op. cit., 267, (57). [21] Ibid, p. 268 (p. 58). [22] Ibid (capítulo VII), p. 270 (p. 60). [23] Ibid (capítulo VI), p. 268 (p. 58). [24] S. Freud, “Manuscrito K”, en Primera clínica freudiana, Bs. As., Imago Mundi, 2003, p. 120. [25] J. C. Cosentino, “Hipótesis auxiliar: estructura y sujeto, en Primera clínica freudiana, op. cit., p. 19. [26] En Primera clínica freudiana, op. cit., pp. 120-21, hemos traducido “eine unabhängige Quelle der Unlustentbindung” como “una fuente independiente de libramiento de displacer“. A partir de esta fuente, el libramiento (Entbindung), es decir, lo que se libra (entbinden), se desprende, emana, se libera, permanece en el aparato psíquico como algo perturbador, y le exige un trabajo para el que, en general, éste no está preparado. En Más allá (capítulos I, IV, V y VII) reaparecen “Entbindung” (libramiento), “Bindung” (ligadura) y “binden” (ligar) y, también, “gebunden” (ligado), “nicht gebunden” y “ungebunden” (no-ligado), en El giro de 1920, Bs. As., Imago Mundi, 2003, pp. 9-14 y 53-69 y en Más allá del principio de placer (capítulo VII), op. cit., p. 271, (p. 61). [27] J. C. Cosentino, Angustia, fobia, despertar, Bs. As., Eudeba, 2006, pp. 19-26 y 73-86. [28] J. Lacan, El Seminario, libro 11, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis (V. Tyche y automaton), Bs. As., Paidós, 1993, p. 64. [29] S. Freud, El yo y el ello (Escrito, capítulo IV, párrafo [18]), en S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. [30] Freud cuestiona parcialmente la conclusión del capítulo IV de El yo y el ello. En un pequeño paréntesis que introduce a poco de comenzar a escribir El problema económico (SA, III, p. 343-345 [AE, XIX, p. 165-167], luego de referirse a “la existencia de la aspiración masoquista en la vida pulsional de los seres humanos”, señala que la concepción que identifica apresuradamente el principio de placer-displacer con el principio de Nirvana no puede ser correcta. Destaca, incluyendo el más allá y la aspiración masoquista pero sin “rehusarle al principio de placer el título de guardián de la vida”, que “en la serie gradual de las sensaciones de tensión sentimos directamente el aumento y la disminución de las magnitudes de estímulo, y es indudable que existen tensiones placenteras y distensiones displacenteras”. En verdad, placer y displacer parecieran no depender de ese factor cuantitativo, sino de un carácter de él, que hay que distinguir como cualitativo: “quizá sea el ritmo, el ciclo temporal de las alteraciones, subidas y caídas de la cantidad de estímulo”. Este carácter cualitativo sucede cuando la cantidad puede ser ligada. ¿De dónde proviene esa ganancia de placer o Lustgewinn? Como indicamos, Freud no sostiene una proporcionalidad directa. La medida de la reducción o del acrecentamiento en el tiempo, cuando se maniobre en el territorio de lo ligado pero con su más allá, va a constituir la variable decisiva para la sensación. Con la Traumdeutung, el placer de desear. Con la introducción de la pulsión, el placer de ver-ser visto. Y con más allá, el trabajo de condensación y despla-

NOTAS [1] A esta altura del manuscrito de El yo y el ello Freud ha reordenado, en el pasaje a la copia en limpio, el documento del borrador: unió los capítulos II y 3 como apartado II, transformó el 4 en capítulo III y el 5, redactado cuando el borrador estaba quizá concluido, en apartado IV. Freud, S., 2004: “Das Ich und das Es” [b], Holograph manuscript (2 folders), en Manuscript Division, Library of Congress, Washington, D.C., 2004; Edición crítica, en preparación. [2] Freud conservó dos versiones de Más allá, una manuscrita y otra mecanografiada. En la reproducida a mano, solo incluyó seis capítulos mientras que, en la mecanografiada, agregó un nuevo capítulo, insertado luego, que intenta constituirse en el eje del texto: el actual capítulo VI del escrito publicado, donde alude a los “dos tipos de pulsiones” (Freud, S., 2004: “Jenseits des Lustprinzips” [g], Holograph manuscript y Holograph and typewritten manuscript, bound, Manuscript Division, Library of Congress, Washington, D.C.; el establecimiento del texto manuscrito en alemán y la traducción al castellano se encuentran en curso). [3] La redefinición del Icc que no le pide ningún préstamo nuevo a la biología nos conduce al capítulo V de El yo y el ello. Precisamente en ese capítulo: “muerte es un concepto abstracto de contenido negativo para el cual no es posible encontrar una correlación inconsciente”. En su lugar, la lógica freudiana del sexo conduce a la angustia de castración que resurge como falta. Un menos esencial sin el cual, tanto para el hombre como para la mujer, nada podrá funcionar. [4] S. Freud, Más allá del principio de placer (capítulo VI), SA, III, p. 268 (AE, XVIII, p. 58). La traducción del alemán remite a Studienausgabe (SA), Frankfurt am Main, S. Fischer Verlag o Gesammelte Werke (GW), Frankfurt am Main,

122

zamiento del proceso primario que liga la excitación pulsional, haciendo pasar el goce al inconsciente. Es decir, “la satisfacción sustitutiva (Nuevos caminos de la terapia psicoanalítica) sobre todo en la cura misma, dentro de la relación de trasferencia”. Mientras que sorpresa, no preparación e indefensión ubican en el terror la irrupción de lo no-ligado. [31] S. Freud, El problema económico del masoquismo, op. cit., p. 343 y en El problema económico, op. cit., p. 79. [32] En El Seminario, libro 17, El revés del psicoanálisis (Bs. As, Paidós, 1992, p.48), leemos: “Basta con partir del principio del placer, que no es más que el principio de la menor tensión... que debe mantenerse para que subsista la vida. Esto demuestra que en sí mismo el goce la desborda y que el principio del placer mantiene el límite en lo que al goce se refiere. Como todo nos lo indica en los hechos, la experiencia, la clínica, la repetición se funda en un retorno del goce. Y lo que el propio Freud articula en este sentido es que, en esa misma repetición, se produce algo que es un defecto, un fracaso”. [33] S. Freud, El malestar en la cultura (capítulo VI), SA, IX, p. 248 (AE, XXI, p. 117). [34] S. Freud, Esquema del psicoanálisis (Parte I, capítulo II. Doctrina de las pulsiones), GW, XVII, p. 72 (AE, XXIII, p. 147). [35] S. Freud, El malestar en la cultura (capítulo VI), op. cit., p. 248, n. 3 (p. 117, n. 11). [36] Y continúa: “... En el sadismo, donde ella tuerce a su favor la meta erótica satisfaciendo al mismo tiempo enteramente la tendencia sexual, logramos el más claro entendimiento de su ser (Wesen) y de su relación con el Eros. Pero aún donde se presenta sin propósito sexual, incluso en la más ciega furia destructiva, no es posible desconocer que su satisfacción se enlaza con un goce narcisista extraordinariamente alto, en la medida en que enseña al yo el cumplimiento de sus antiguos deseos de omnipotencia. ... Como el supuesto de esa pulsión descansa esencialmente en razones teóricas, hay que admitir que tampoco está del todo a salvo de objeciones teóricas”. Ibid, p. 248 (p. 117). [37] S. Freud, El problema económico del masoquismo, op. cit., pp. 347-348 (pp. 169-170). [38] “Una porción de la pulsión de muerte permanece activa en el interior del ser vivo, y hemos intentado deducir toda una serie de fenómenos normales y patológicos de esta interiorización de la pulsión destructiva. Y hasta hemos cometido la herejía de explicar la génesis de nuestra conciencia moral por esa vuelta de la agresión hacia adentro”. S. Freud, ¿Por qué la guerra?, SA, IX, p. 282 (AE, XXII, p. 194). [39] S. Freud, Esquema del psicoanálisis (Parte I, capítulo III), op. cit., p. 76, n. 1 (p. 152, n. 3). [40] “El que siente placer en producir dolor a otro” supone el tiempo previo de una identificación masoquista del sujeto con el objeto al cual se inflige la crueldad, pues “produciéndolos en otro, uno mismo los goza de manera masoquista en la identificación con el objeto que sufre”. S. Freud, Pulsiones y destinos de pulsión, SA, III, p. 92 (AE, XIV, p. 124). [41] “Das Schmerzgenießen wäre also ein ursprünglich masochistisches Ziel, das aber nur beim ursprünglich Sadistischen zum Triebziele werden kan”. José L. Etcheverry traduce: “el gozar del dolor sería por tanto, una meta originariamente masoquista, pero que solo puede devenir meta pulsional en quien es originariamente sádico”, y Ludovico Rosenthal: “el goce del dolor sería, pues, un fin originariamente masoquista; pero que sólo se convierte en fin pulsional en alguien primitivamente sádico”.Ver Eduardo Vidal, “Masoquismo originario: ser de objeto y semblante”, en El problema económico, Bs. As., Imago Mundi, 2005, p. 87. [42] S. Freud, Esquema del psicoanálisis (Parte I, capítulo III), op. cit. [43] Aunque, “no se goza el dolor mismo, sino la excitación sexual que lo acompaña”. S. Freud, Pulsiones y destinos de pulsión, op. cit. [44] J. Lacan, El Seminario, libro XXVII, Disolución (El seminario de Caracas, agosto de 1980), en Escisión, Excomunión, Disolución, Bs. As., Manantial, 1987, p. 266. [45] En el escrito publicado se ha perdido toda referencia con la “escisión”, la “desintegración” y la “hendidura”, que aparecen tres veces en el documento del borrador, y con la nota sobre el fetiche, que acompaña el manuscrito de la copia en limpio.Ver: Nota introductoria al Borrador del capitulo 4, en S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. [46] Pues, si la operación de la desmentida es estructural y constitutiva del acto que funda al sujeto como dividido es porque esta operación incide sobre lo real de esta operación y, a su vez, es inducido por ella. Ver: Comissão do Passe, “A Verleugnung e a formação do analista”, en Documento para uma Escola IV. O que é a Escola?, en revista Escola Letra Freudiana n° 0’’’, Río de Janeiro, 2006, pp. 19-24. [47] “Habría que dar a la palabra «Entstellung» («desfiguración»; «transposición») el doble sentido a que tiene derecho, por más que hoy no se lo emplee. No sólo debiera significar «alterar en su manifestación» (in seiner Erscheinung verändern), sino, también, «poner en un lugar diverso» (an eine andere Stelle bringen), «desplazar a otra parte» (anderswohin verschieben). Así, en muchos casos de desfiguración-transposición de textos podemos esperar que, sin embargo, hallaremos oculto en alguna parte lo ahogado (das Unterdrückte) y desmentido (das Verleugnete), si bien modificado y arrancado del contexto. Y no siempre será fácil reconocerlo” [S. Freud, Moisés y la religión monoteísta, SA, IX, p. 493 (AE, XXIII, p. 42)]. [48] Esas resistencias, en el final del capítulo V, constituyen los obstáculos más

intensos en el camino de la curación. En ese último capítulo, “la autocrítica y la -voz de la- conciencia (Gewissen)”, son inconscientes y, como inconscientes, manifiestan los efectos más importantes. Así, Freud cae en la cuenta de que esa conciencia inconsciente de culpa -como la denomina en el borrador y aún en la copia en limpio- juega un papel económico decisivo en el recorrido de una cura. S. Freud, El yo y el ello (Borrador, capítulo 5’, párrafo (7), p. 23) y (Copia en limpio, capítulo IV, párrafo [7], p. 28), en S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. [49] S. Freud, El yo y el ello (Borrador, capítulo II, párrafo (8), p. 6), en S. Freud, El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. [50] J. Lacan, El Seminario, libro 20, Aun (IX. “Del barroco”, del 8 de mayo de 1973), Bs. As., Paidós, 1981, p. 128. BIBLIOGRAFIA 1. FREUD, S., 2004: “Das Ich und das Es” [b], Holograph manuscript (2 folders), en Manuscript Division, Library of Congress, Washington, D.C., 2004; Edición crítica, en preparación. 2. FREUD, S., 2004: “Jenseits des Lustprinzips” [g], Holograph manuscript y Holograph and typewritten manuscript, bound, Manuscript Division, Library of Congress, Washington, D.C.; el establecimiento del texto manuscrito en alemán y la traducción al castellano se encuentran en curso. 3. FREUD, S., Más allá del principio de placer, SA, III, (AE, XVIII). La traducción del alemán remite a Studienausgabe (SA), Frankfurt am Main, S. Fischer Verlag o Gesammelte Werke (GW), Frankfurt am Main, Fischer Verlag, 1999, 1997. Las remisiones en castellano corresponden, salvo aclaración, a O. C., Buenos Aires, Amorrortu Editores (AE), 1978-85. 4. FREUD, S., El yo y el ello, Edición crítica, en preparación. 5. COSENTINO, J.C., El borrador de El yo y el ello: saber inconsciente y Verleugnung, en Memoria de las XVI Jornadas de Investigación, 5to Encuentro de Investigadores del MERCOSUR, Tomo III, Facultad de Psicología, UBA, pp. 98-100, ISSN 1669-5097. 6. FREUD, S., 32ª Conferencia. Angustia y vida pulsional, SA, I, p. 540 (AE, XXII, p. 99). 7. LEMÉRER, B., La pulsión de muerte, Bs. As., Nueva Visión, 2006, pp. 19-32. 8. COSENTINO, J.C., “Hipótesis auxiliar: estructura y sujeto, en Primera clínica freudiana, Bs. As., Imago Mundi, 2003. 9. LACAN, J., El Seminario, libro 11, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis (V. Tyche y automaton), Bs. As., Paidós, 1993. FREUD, S., El problema económico, SA, III, p. 343-345 (AE, XIX, p. 165-167). 10. LACAN, J., El Seminario, libro 17, El revés del psicoanálisis, Bs. As, Paidós, 1992, p. 41-56. 11. FREUD, S., El malestar en la cultura (capítulo VI), SA, IX, p. 248 (AE, XXI, p. 117). 12. FREUD, S., Esquema del psicoanálisis (Parte I, capítulo II. Doctrina de las pulsiones), GW, XVII, p. 72 (AE, XXIII, p. 147). 13. LACAN, J., El Seminario, libro XXVII, Disolución (El seminario de Caracas, agosto de 1980), en Escisión, Excomunión, Disolución, Bs. As., Manantial, 1987, p. 266. 14. FREUD, S., Moisés y la religión monoteísta, SA, IX, p. 493 (AE, XXIII, p. 42). 15. LACAN, J., El Seminario, libro 20, Aun (IX. “Del barroco”, del 8 de mayo de 1973), Bs. As., Paidós, 1981.

123

LA TRADUCCIÓN DE “PAROLE” EN EL PSICOANÁLISIS*
Courel ,Raúl UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
RESUMEN Se señala por qué el término francés “parole” en las obras de Lacan es habitualmente traducido al castellano como “palabra” cuando debe serlo como “habla”. Como ejemplo, se dan las razones por las que las expresiones “parole vide” y “parole pleine” deberían traducirse como “habla vacía” y “habla plena”. Se hace notar que las traducciones habituales inciden en la concepción del síntoma dándole un sentido religioso. Palabras clave Parole Habla Traducción Psicoanálisis ABSTRACT THE TRANSLATION OF “PAROLE” IN PSYCHOANALYSIS We explain why the French term “parole” in Lacan’s works is usually translated into the Spanish as “palabra” when it should be “habla”. As an example, we give reasons why the expressions “parole vide” and “parole pleine “ should be translated as “habla vacía” and “habla plena”. We show that usual translations affect our idea of symptom giving it a religious sense. Key words Parole Speech Translation Psychoanalysis

El psicoanálisis que hacemos en lengua castellana, por el hecho de que los textos que fundan más cercanamente su praxis han sido escritos en alemán y en francés, está influenciado por las características particulares de sus traducciones al castellano. Por eso, a las equivocidades propias del ejercicio del lenguaje que acostumbramos relevar en nuestra práctica, se suman las que conciernen a que las palabras escritas en un idioma no tienen traducción única en las palabras de otro, agregado a que tampoco lo escrito en la propia lengua es inequívoco. Parto de que la letra de la traducción de los textos de Lacan tiene una incidencia cierta en la experiencia de discursos que es el psicoanálisis, de la mayor importancia cuando los términos conciernen a conceptos fundamentales. Entre los varios casos que merecen atención, me referiré aquí al que concierne al término francés “parole”, traducido habitualmente como “palabra”. Esto se verifica desde el primer y hasta ahora principal acceso a los Écrits de Lacan en la traducción de Tomás Segovia, después completada por Armando Suárez, y en los trabajos en general de los varios traductores a quienes debemos la posibilidad de leer los seminarios y los otros textos de Lacan en castellano.[i] La sola comparación de este criterio, por ejemplo, con el que sigue Amado Alonso en su traducción del “Curso de lingüística general” de Ferdinand de Saussure[ii], que elige “habla”, no “palabra”, invita a preguntarse por qué Lacan es, en este punto, traducido de otra manera. El tema mismo, aunque involucra términos y conceptos claves en el psicoanálisis, no es tratado o lo es escasamente. En la última edición corregida y revisada de los “Escritos” en castellano, hecha en 2008, en las notas tanto del director de la edición como del traductor, no hay mención alguna a la traducción de “parole”, sí a las de otros términos.[iii] En la primera edición castellana de Editorial Paidós del seminario 2, aparecida en 1983, en una extensa nota al pie, se expone el problema, aunque es rápida y expeditivamente resuelto con la decisión de traducir siempre el término “parole” por “palabra”.[iv] Antes de considerar la incidencia de lo referido en el psicoanálisis, resumiré la cuestión idiomática. En francés el término “parole”

tiene, según el diccionario Le Robert [v], dos acepciones principales: una es “element (1) de la langue parlé”, o “mot”, en castellano “vocablo”; la otra acepción es “expression verbale de la pensé”, que en castellano refiere el “habla”, la “acción de hablar”. En la primera acepción es un sustantivo que significa un resultado del ejercicio del lenguaje, en la segunda es la forma sustantiva de la acción misma de ese ejercicio. Es clave advertir que “parole” es el término que común y generalizadamente usan los franceses como forma sustantiva de la acción de expresar verbalmente el pensamiento, mientras que en el castellano el término que usamos habitualmente con ese mismo fin es “habla”, no “palabra”. Para utilizar con esta acepción el término “palabra” nos valemos comúnmente del auxilio de un verbo, en las formas, por ejemplo: “dar la palabra”, “ceder la palabra” o “hacer uso de la palabra”. Observemos también que “parole” y “parler” comparten la misma raíz, “paraula”, del latín popular; pero éste no es el caso de “palabra” y “habla”, ya que la primera procede de “parabole”, del latín eclesiástico (que, en este caso, parece haber tenido más influencia en nuestra lengua), mientras que “habla” proviene de “fabulari”, del latín familiar, de sentido cercano al de conversar[vi]. Sobre estas bases, mientras el verbo “parler” encuentra prontamente en “parole” su forma sustantiva, el verbo “hablar” la encuentra en “habla” y no en “palabra”, que procede de otra raíz. Tampoco recurrimos al verbo “apalabrar” para traducir “parler”, de igual raíz que “palabra”, porque su acepción usual no se adecua como la de “hablar” para ese fin. Como se puede notar, estas observaciones no nos eximen de la tarea de dilucidar, cada vez que en francés se lee “parole”, si se trata de la forma sustantiva del verbo “parler” o del nombre que se aplica al “elemento de la lengua hablada”. No hay forma de proceder a una traducción automática y menos aún en el psicoanálisis, en razón, precisamente, de la importancia de distinguir entre lo hablado y el hablar y entre el dicho y el decir. Señalaré situaciones en las que convendría traducir “parole” como “habla” y no como “palabra”. Una destacable está en el título del escrito de 1953, “Fonction et champ de la parole et du langage en psychanalyse”, que en castellano debería leerse “Función y campo del habla y del lenguaje en psicoanálisis”. Otra importante es la traducción del título del primer punto de ese escrito, que dice “Palabra vacía y palabra plena en la realización psicoanalítica del sujeto”, cuando debería ser, por las razones que daré, “Habla vacía y habla plena en la realización psicoanalítica del sujeto”.[vii] En “La dirección de la cura y los principios de su poder”, en castellano, leemos: “El analista es el hombre a quien se habla y a quien se habla libremente. Está ahí para eso”[viii]. No obstante, a renglón seguido, Lacan destaca: “El sujeto invitado a hablar en el análisis no muestra en lo que dice… una gran libertad”, y precisa: “No es que esté encadenado por el rigor de las asociaciones: sin duda le oprimen, pero es más bien que desembocan en una palabra libre, en una palabra plena, que le sería penosa”[ix]. Nada a objetar, salvo que al traducir “libre parole”[x] por “palabra libre” y no por “habla libre”, o “hablar libre”, no se tiene en cuenta que Lacan se refiere expresamente al hablar del sujeto dirigido al analista, como evidencia el párrafo anterior citado. Ahí centra la cuestión no en las palabras que encadenan al sujeto en sus asociaciones sino en que no es libre para hablar. Por lo tanto, la traducción correcta es “habla plena”, no “palabra plena”. El sujeto del psicoanálisis es el sujeto del decir, y el decir no se distingue sólo del dicho y de su significación. “El decir no es la voz, el decir es un acto” [xi], señala Lacan en RSI. No es “el pronunciar”, es el hablar en tanto uso de la palabra como acto en el lenguaje, cuya función el psicoanálisis aísla, del que se vale la regla analítica, tomada según Freud del procedimiento que utilizaba Breuer. En “El psicoanálisis y su enseñanza”, refiriéndose al síntoma, Lacan insiste en que en él no se lee un significado: “de lo que se trata”, dice ahí, “es siempre de la concordancia del sujeto con el verbo”[xii]. El sujeto del síntoma es uno que no ha realizado la acción de hablar en tanto decir. Es lo que está en juego cuando leemos en el seminario sobre los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis: “El síntoma es, en primer lugar, el mutismo en el sujeto que se supone que habla”[xiii]. Allí, precisamente, la operación analítica consiste en hacer que el sujeto hable.

124

El sujeto del psicoanálisis es el sujeto de la ciencia en tanto que calla, parte fundamental de lo que hay que considerar respecto a la expresión de Lacan en Radiofonía, que “La ciencia es una ideología de la supresión del sujeto”[xiv]. Esta ideología está inscripta en la subjetividad de la época, más amplia que la de los científicos, y es coherente con el concepto de que la verdad puede estar mejor cuidada en la escritura que en el habla, llevándonos a una excesiva precaución contra el verbalismo, señalada por Lacan[xv]. La expresión “habla vacía”, no “palabra vacía”, es el registro de ese callar del sujeto, que no deja de ser acción, como demuestra la transferencia. Pero el psicoanálisis no es una invitación a confesar una palabra que sería finalmente verdadera o plena, la regla analítica hace a todas ellas igualmente plenas, puesto que no se trata de escribir la verdad de ninguna sino del bien decir. Mi reflexión final aquí es que la insuficiente atención en el psicoanálisis a las particularidades de los usos de los términos “parole”, “palabra”, “parler” y “habla” es ella misma sintomática. La inclinación a traducir “parole” por “palabra”, no por “habla”, disminuye el peso del acto y aumenta el de la significación en la lectura del síntoma. Éste es así menos el mutismo y más un significado desconocido u olvidado y, cuánto más se acerca nuestra concepción del síntoma a este último, menos se distingue el análisis de la confesión. El significado primitivo de “pecado”, según la iglesia católica, es el de un “olvido”, un “dejar de lado”, finalmente convertido, de San Agustín a Santo Tomás, en una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta y, por supuesto, contra Dios, algo contrario a la ley eterna[xvi]. El concepto no es del todo distinguible de la obsesión diagnóstica que busca una orientación segura para una cura que nos libraría de los síntomas, es decir: de los pecados. A ese nivel, psicoanálisis, psicopatología y religión se identifican, y el espíritu evangelizador se hace presente en el psicoanálisis. El capítulo IX del Seminario 1, titulado en francés “La fonction créatrice de la parole”[xvii], ha sido traducido como “Función creadora de la palabra”[xviii]. Si se contempla la conveniencia de distinguir con más claridad al psicoanálisis de la religión habrá una razón más para traducirlo como “Función creadora del habla”, o “del hablar”. En la misa el sacerdote concluye la lectura de una parábola expresando: “Palabra del Señor”. Es que sobre la palabra enunciada, sobre su letra escrita, se traslada la sacralidad del verbo divino, el Creador. Pero no se ha llegado a tanto, en el título “Función creadora de la palabra” todavía “la palabra” no se escribe con mayúsculas.

un libre parole, sur une parole pleine qui lui serait pénible”, ídem. [x] El fragmento completo en francés es éste: “Le sujet invité à parler dans l’analyse ne montre pas dans ce qu’il dit… une liberté bien grande. Non pas qu’il soit enchaîné par le rigueur de ses associations; sans doute elles l’oppriment, mais c’est plutôt qu’elles débouchent sur un libre parole, sur une parole pleine qui lui serait pénible”, idem. [xi] LACAN, J (1975) El Seminario, Libro XXII, R.S.I. Inédito, p. 84. [xii] Escritos 2, op. cit., p. 418. [xiii] LACAN, J (1964) El Seminario, Libro11, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Buenos Aires, Paidós, 1987, p. 19. [xiv] LACAN, J. (1970) Radiofonía”, Psicoanálisis. Radiofonía & Televisión. Barcelona, Ed. Anagrama, 1977, p. 62. [xv] (En,1953, 272). [xvi] S. AGUSTÍN, Faust. 22, 27; S. Tomás de A., s. th., 1-2, 71, 6. [xvii] LACAN, J. (1953-1954) Le Séminaire, Livre I. Les écrits techniques de Freud. Paris, Éditions du Seuil, 1975, Seminario del 16 de junio de 1954. [xviii] LACAN, J (1953) El Seminario, Libro 1, Los escritos técnicos de Freud. Barcelona, Ed. Paidós, 1981, Cap. 9. BIBLIOGRAFIA COROMINAS, J. Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Madrid, Ed. Gredos, 1961. DICTIONNAIRE ALPHABETIQUE & ANALOGIQUE DE LA LANGUE FRANÇAIS (1967), por Paul Robert. Societé Du Nouveau Littré, Le Robert, Paris, 1981. DE SAUSSURE, F., Curso de Lingüística general. Buenos Aires, Editorial Losada S.A., 1975. LACAN, J (1953-1954) El Seminario, Libro 1, Los escritos técnicos de Freud. Barcelona, Ed. Paidós, 1981. LACAN, J. (1953-1954) Le Séminaire, Livre I. Les écrits techniques de Freud. Paris, Éditions du Seuil, 1975. LACAN, J. (1954-1955) El Seminario, Libro 2, El Yo en la Teoría de Freud y en la Técnica Psicoanalítica. Barcelona, Ed. Paidós, 1984. LACAN, J. (1966) Écrits. Paris, Éditions du Seuil, 1966. LACAN, J., Escritos 1. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2008. LACAN, J., Escritos 2. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2008. LACAN, J (1964) El Seminario, Libro11, Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Buenos Aires, Paidós, 1987. LACAN, J. (1970) Radiofonía”, Psicoanálisis. Radiofonía & Televisión. Barcelona, Ed. Anagrama, 1977. LACAN, J (1975) El Seminario, Libro XXII, R.S.I. Inédito. S. AGUSTÍN, Faust. 22, 27; S. Tomás de A., s. th., 1-2, 71, 6.

NOTAS: * Este trabajo fue realizado en el marco del Proyecto de Investigación UBACYT Nº P027, “El psicoanálisis y la psicosis social. El corte del discurso psicoanalítico en la civilización de la ciencia moderna y la economía capitalista”, en el Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires (Programación 2008-2010). [i] Cf. LACAN, J., Escritos 1. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2008. [ii] Cf. F. de SAUSSURE, Curso de Lingüística general. Buenos Aires, Editorial Losada S.A. , 1975. [iii] Escritos 1, op. cit., p. 11-17. [iv] LACAN, J. (1954-1955) El Seminario, Libro 2, El Yo en la Teoría de Freud y en la Técnica Psicoanalítica. Seminario II. Barcelona, Ed. Paidós, 1984, pp. 410-411. [v] Parole n. f (1080; lat. pop. “paraula”, lat. ecclés. “parabole”… I “element (1) de la langue parlé”. Élément simple de la langue articulé. V. mot. II La parole: expression verbale de la pensé. En Dictionnaire Alphabetique & Analogique de la Langue Français (1967), por Paul Robert. Societé Du Nouveau Littré, Le Robert, Paris, 1981. [vi] Hablar (Del lat. Fabulari), en Juan Corominas, Breve diccionario etimológico de la lengua castellana. Madrid, Ed. Gredos, 1961. [vii] “Parole vide et parole pleine dans la réalisation psychanalytic du sujet”, en Lacan, J. (1966) Écrits. Paris, Éditions du Seuil, 1966, p. 247. [viii] LACAN, J., Escritos 2. Buenos Aires, Siglo XXI Editores, 2008, p. 587. En francés: “L’analyste est l’homme à qui l’on parle et à qui l’on parle librement. Il est là pour cela”, en Écrits, op. cit., p. 616. [ix] “Le sujet invité à parler dans l’analyse ne montre pas dans ce qu’il dit… une liberté bien grande. Non pas qu’il soit enchaîné par le rigueur de ses associations; sans doute elles l’oppriment, mais c’est plutôt qu’elles débouchent sur

125

COLECTIVOS TEMPORARIOS: POLÍTICA, GESTIÓN, ACONTECIMIENTO*
Crasnich, Nancy Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN En el presente trabajo se desarrolla la articulación entre los conceptos de política y gestión en referencia al campo de la salud mental. Nos apoyamos en las ideas de una corriente que ha cobrado vigencia en el pensamiento político europeo y estadounidense a comienzos del siglo XXI, abocada al estudio de la diferencia entre la política y lo político, haciendo particular hincapié en las formulaciones del filósofo francés Alain Badiou. El eje de nuestra investigación se resume en una pregunta acerca de la posibilidad de la política en el campo de la gestión. El concepto de acontecimiento, acuñado por Badiou, la dimensión psicoanalítica del acto y sus efectos vinculados con la subjetividad, se anudan en el término colectivos temporarios, denominación bajo la cual se describen los dispositivos capaces de hacer lugar a la política, de favorecer la producción de un acontecimiento. Se relatan brevemente dos experiencias que permiten dar cuenta de los alcances y los límites de nuestra propuesta. Palabras clave Política Gestión Acontecimiento Subjetividad ABSTRACT TEMPORARY COLLECTIVE ORGANIZATIONS: POLITICS, MANAGEMENT, EVENT. In this paper, an articulation between two concepts -namely politics and management, with reference to the Mental Health realm are presented. We adhere to the ideas fostered by a trend of thought which is growing since the beginning of the 21st century, within both the European and the American thinking: namely, a trend devoted to studying the difference between “politics” and “the political”, insisting particularly on the formulations created by the French philosopher Alain Badiou. The axis of our research could be resumed into the following question: Is there any possibility for politics into the realm of management? Badiou’s event concept, and the psychoanalytic dimension of the act, as well as effects thereof linked to subjectivity, all get united into the expression temporary collective organizations, an expression covering, precisely, all and every bodies apt at making space for politics, apt at favoring the production of an event. In this connection, two experiences apt at explaining both the reach and the limits of our proposal are briefly presented. Key words Politics Management Event Subjectivity

1. INTRODUCCIÓN Este trabajo surge en el marco de la carrera de posgrado que lleva por título ‘Especialización en política y gestión de la salud mental’. Trabajaremos sobre algunas definiciones, en particular las de política y gestión a fin de articular esas ideas en una praxis posible (1) dentro del campo de la salud mental, haciendo particular hincapié en la conjunción ‘y’ que articula ambos términos. Nuestras reflexiones han sido organizadas a partir de una pregunta que formulamos del modo siguiente: ¿Existe posibilidad para la política en el campo de la gestión? 2. ASPECTOS MACROPOLÍTICOS 2.1. La diferencia política Analizaremos el campo de la política a partir de las ideas funda-

mentales de una corriente que ha cobrado vigencia en el pensamiento político europeo y estadounidense a comienzos del siglo XXI, abocada al estudio de la diferencia entre la política y lo político. Esta diferencia nos permitirá articular los conceptos de política y gestión, a partir de los aportes de un representante de las constelaciones teóricas surgidas en Francia después de la segunda posguerra, el filósofo Alain Badiou. Tomaremos como eje uno de los aspectos de dicho pensamiento, que Oliver Marchart (2009) denomina posfundacionalismo, comprendido como una profunda interrogación de las figuras metafísicas fundacionales, - totalidad, universalidad, esencia, fundamento- postulando la imposibilidad de un fundamento último (2) para lo social y proponiendo para el pensamiento y la práctica política, un espacio abierto a la contingencia (3). En lenguaje de Badiou, la figura de la contingencia es el acontecimiento (4), noción que nombra aquello que uno encuentra y que no puede ser subsumido bajo la lógica del fundamento. Denota el momento dislocador, disruptivo, incalculable, en el que los fundamentos se conmueven hasta su mismo derrumbe. En este marco, la política aparece como un proceso de final abierto, sin un principio calculable ni un resultado definido. La diferencia política, indica una escisión de la idea tradicional de política, e introduce el concepto de lo político, a fin de distinguir la dimensión “ontológica” de la sociedad, referida a la institución de la sociedad, de las prácticas “ónticas” de la política convencional. Llamaremos lo político a ciertas formas de acción, al subsistema político, a los aspectos administrativos articulados al Estado, etc., utilizando la política para designar algo que escapa a todo intento de domesticación administrativa. Enfatizamos la incompatibilidad radical entre ambos términos: Lo político es solidario a diversas formas de la repetición, mientras que la política está articulada al concepto de acontecimiento, única vía para producir algún cambio, algo verdaderamente nuevo. (Marchart, Op. cit.) Reservamos el nombre política para un pensamiento y una acción que contienen la posibilidad latente de intervenir sobre ‘la realidad’, modificando el espacio público. (Badiou, 1999. a) En tanto, llamamos lo político al espacio de la gestión burocrática de lo que hay. De ella sólo se espera la buena administración de lo necesario en el horizonte de lo posible, vale decir, la eficiente preservación del estado de cosas. Esta posición suele considerarse en términos políticos ‘realista’ (Cerletti, 1996) 2.2. La política. Acto político. Acontecimiento ¿Cómo pensar, a partir de estos conceptos, la praxis política en el siglo XXI? Para responder a esta pregunta articularemos tres términos inherentes al análisis político clásico: las masas populares y sus movimientos, el poder del Estado y los partidos políticos. (Badiou, 2000). Llamamos movimiento a una acción colectiva que no está prevista ni regulada por la potencia o el poder dominante, por lo que rompe con la repetición social y propone un paso más respecto de la igualdad. Ubicamos dentro del poder del Estado todos los mecanismos de poder y dominación, tendientes a conservar el estado de la situación. Estos son, la administración de justicia, la policía, los aparatos represivos y también el poder dominante en la actualidad, la Economía: el poder más omnipresente ya que todos sufrimos sus efectos. Definimos al partido como una organización a la cual se le reconoce el derecho de ocupar ciertas funciones dentro del Estado, es decir, representa algo para el Estado y dentro de él. En esta concepción, la noción de partido supone una subordinación de la política a la representación dentro del Estado. Dada la crisis en la política ocurrida a fines del siglo XX, que ha conmovido la idea de partido y su representatividad (Badiou, Ibíd.) - revelando la disyunción estructural entre la actividad partidaria y lo que aquí denominamos la política- planteamos para nuestra práctica, la apuesta a una relación directa entre el movimiento y el Estado. La clave para pensar esa nueva articulación entre conceptos está

126

dada por dos términos, acontecimiento y repetición, los cuales se excluyen mutuamente y aportan la tensión que justifica nuestra pregunta acerca de la posibilidad de la política. En nuestro esquema, la política está ligada al acontecimiento, a la interrupción del estado de la situación. Constituye una ruptura con todo el saber, los procedimientos o cálculos que permitirían una predicción y que son inherentes a la planificación dentro del Estado. (Badiou, 2006) El Estado, como se ha dicho, está articulado a los dispositivos de control. La política, por su parte, se opone al control, constituye un movimiento hacia la igualdad y efectúa una ruptura con el orden de control, demostrando la contingencia de cualquier orden. La política siempre es una actividad colectiva organizada que no tiene como objetivo acceder al poder. Darle una oportunidad a la política significa sustraerse a la tentación del poder, ya que, cuando la organización busca la fuerza del Estado, desaparece bajo los mecanismos de la repetición. Para que una organización más débil que el Estado y heterogénea a él sea duradera y eficaz es necesario otorgarle una fuerza subjetiva, distante de los mecanismos del Estado, aún dentro de él. Este modo de organización está contenido en la idea de movimiento y su fuerza reside en la audacia de inventar otro modo de relación con la política. (Badiou, 2000. Op. cit.) La política verdadera requiere una ruptura, un acto sin garantía que tiene el estatuto de franqueamiento, ligado a la determinación de un comienzo (Lacan, 1967-68), ya que sin acto no hay política, sino repetición. (Badiou, 2006. Op. cit.) El acto político quiebra un orden, es libre en su forma y en su contenido. Crea tiempo y espacio, haciendo surgir la novedad. (Badiou, 2000. Op. cit.) La regulación del Estado tiende a la continuidad mientras que el acto político representa un corte instantáneo, es por lo tanto, atemporal. No puede ser pensado en términos de proceso ni de superación, es un acontecimiento. Crea la posibilidad de pensar un espacio cuya verdad es situable en otros espacios que no son su lugar aparente (5). Esta es la nota distintiva del carácter igualitario, o mejor, del efecto igualador de la política (Badiou, 2006. Op. cit.) 2.3. La gestión El punto de tensión entre lo que hemos llamado la política y el ámbito de la gestión se fundamenta en el horizonte ético de cada concepto (6). El ‘eticismo’, como extensión vulgarizada de la posición ética, se apoya en categorías universales como ‘el hombre’, ‘los derechos’, ‘la masa’. En tanto tendencia filosófica dominante de nuestra época es un verdadero valuarte del nihilismo contemporáneo. Nosotros, en cambio, proponemos una ética se vincule con situaciones. En lugar referirla a formulaciones universales, la entendemos como la máxima durable de situaciones singulares. (Badiou, 1994) Así como la lógica gestionaria aparece ligada al ‘eticismo’ que sólo aspira a mejorar el reparto de bienes insuficientes, la política se articula con la ética porque reconoce como único fundamento de la igualdad, la posesión del logos, de la palabra, aquello que nos hace humanos, a todos los seres parlantes por igual. (Rancière, 1996) Habrá política, entonces, cuando los que no son tomados como partes, como seres parlantes, toman la palabra y dicen su verdad, siempre singular. La política no se propone la igualdad, la verifica. 3. ASPECTOS MICROPOLÍTICOS El movimiento, como dispositivo situado que trabaja desde la premisa igualitaria, es el terreno privilegiado para que el acontecimiento inaugure una ‘singularidad universal’, anclada en una historia particular pero válida para todos. (Badiou, 1994. Op. cit.) Para formular nuestra idea de movimiento, afirmamos con Lacan que lo que conviene a un grupo es una breve secuencia, medida, mensurada por un trabajo explícito. (Lacan, 1989). Su acción siempre consiste en una apuesta: reunirse a trabajar para darle una chance al acontecimiento y disolverse para escapar a la inercia y la rutina. Es una ilusión creer que un colectivo puede pasar sin solución de continuidad de una tarea a otra. La continuidad

opaca la posibilidad de la política como interrupción e instala el aparato burocrático de la repetición. El acto yace en el corazón de lo temporario por eso nunca nos apresuraremos a leer la disolución de un dispositivo como fracaso o derrota. (Badiou, 2006. Op. cit.) 3.2. Dispositivos y posibilidad de la política Para darle una oportunidad a la política, proponemos una modalidad de organización que denominamos colectivos temporarios. Dos ejemplos breves nos permiten ubicar sus notas características. El primer caso se refiere a la intervención de una ONG en un barrio de la provincia de Buenos Aires (Argentina) (7). A partir de una demanda puntual de la comunidad, la reunión espontánea en torno al comedor barrial fue aprovechada por el equipo para encontrarse, hablar y escuchar. Allí se reveló el hambre de espacios creativos. Ese intercambio dio origen un pequeño centro cultural, pero, una vez que la palabra fue habilitada y la comunidad se hizo contar como parte y cuestionó algunos aspectos del modelo de intervención, promoviendo así una profunda revisión de los principios rectores del trabajo de la ONG en ese ámbito. El segundo caso se refiere a los efectos de un dispositivo grupal, destinado a la asistencia de pacientes psiquiátricos que recibían tratamiento ambulatorio en un hospital general, ubicado en un municipio de la provincia de Buenos Aires (Argentina). [Crasnich, en Sotelo, 2005: 129 - 131] Inicialmente planificado con objetivos terapéuticos (fomentar la producción del lazo social), el dispositivo produjo efectos subjetivadores que dieron por resultado la organización de espacios autogestivos. Ante el ‘desorden’ que provocaban las nuevas actividades, algunos profesionales intentaron prohibirlas. Fueron los pacientes quienes, negándose a retornar a la pasividad, forzaron al personal del Servicio a leer el carácter político de la situación y a comprometerse en una interlocución entre iguales. Ambas experiencias pueden caracterizarse como el trabajo de lo que hemos llamado colectivos temporarios: un grupo de gente, situado en tiempo y espacio, reunido en torno a una tarea formulada en común, que se deja sorprender por el acontecimiento y asume sus efectos igualadores. Remarcamos el aspecto temporario de este tipo de acciones, dado que, ya sea por haberse cumplido los objetivos, o por encontrarse con obstáculos insuperables (los aspectos más reaccionarios de la gestión), encuentran su fin. La continuidad puede pensarse como el encadenamiento de ciclos situados, capaces de propiciar la subjetivación en tanto efecto durable del acto. Si existe una lógica común a estos ciclos, que los ordena en una secuencia más amplia, sólo se sabrá retroactivamente. 4. CONCLUSIONES Los dispositivos situados no se proponen acumular poder (de allí nuestro énfasis para diferenciarlos de los partidos), sino encarnar una fuerza transformadora que comunique en acto la posibilidad de movilizarse ante lo intolerable. Cuando - excepcionalmente - ocurren, los dispositivos que describimos en nuestra propuesta, funcionan como verdaderas máquinas deseantes (Deleuze-Guattari, 2002), más cercanas a la creación artística que a la producción científico - técnica, y desarrollan acciones que toman el valor de enunciaciones colectivas, flexibles, localizadas y sujetas a revisión permanente. (Ferioli, 2007) Sintetizando nuestra posición, afirmamos enfáticamente la posibilidad de la política en el campo de la gestión bajo ciertas condiciones: Aquellos que se propongan abrir la puerta a la política deberán estar dispuestos a la herejía y a sus consecuencias. Una empresa de ésta índole requiere el valor suficiente que ayude soportar la incertidumbre, el desorden y el obstáculo, y permita reconocer el momento oportuno para concluir.

127

NOTAS * El presente trabajo reseña los principales aspectos de la Tesina, que, bajo el mismo título, ha sido presentado por la autora como corolario del la ‘Carrera de especialización en política y gestión de la salud mental’, que se dicta en el Departamento de posgrado de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. (1) Indicamos en bastardilla posible para referirnos a los efectos de un acto, vale decir a la aparición, no calculable, de un elemento ‘en más’ respecto de una situación (múltiple dado). Cuando utilizamos el término ‘posible’ en tipología regular, estamos aludiendo, por el contrario, al término en sentido aristotélico. Aristóteles introduce la noción de posibilidad como puente entre el no-ser y el ser parmenideano. Lo que no es pero puede ser, es posible. Pretende superar la radical separación entre el ser y el no-ser a través del cambio o movimiento. Se vale para ello de la dualidad “forma-materia” de Platón y un esquema lógico de “potencia-acto” de manera genial aunque tautológica en lo referente a la potencia o posibilidad. Consideró la “potencia” en dos sentidos, como “potencia” y como “posibilidad”. El sentido aristotélico se dirige hacia la explicación del movimiento como “potencia” aplicado al devenir como cambio o movimiento producido por las causas, y consiste en la actualización de lo posible en tanto que posible, lo que otorga la total primacía a lo actual existente sobre lo posible. Lo posible depende de lo actual, de lo existente. El posible aristotélico depende de lo mundano material y existente sometido al régimen de la causalidad. Lo posible se encuentra en la materia en cuanto es capaz de recibir muchas formas. El movimiento aristotélico se define como: el paso de lo posible a lo actual, existente, en tanto que posible. Pues deja de ser posible lo que ya es acto, existente. En un caso (posible) asistiremos al advenimiento de la novedad, mientras que en el otro, el efecto es el de repetición. (Ferrater Mora, 1979) (El subrayado es nuestro) (2) El término ‘fundacionalismo’ se utiliza para definir -en la teoría social y política - aquellas teorías que suponen que la sociedad y/o la política se basan en principios innegables e inmunes a la revisión y están localizados fuera de la sociedad y la política. Con frecuencia se dice que el debate fundacionalista reside en la manera dualista de formularlo, planteando una elección entre el ‘fundamento último’ y ‘ningún fundamento’. La negación de todo fundamento erige un nuevo fundamento final, una suerte de ‘antifundamento’ (Marchart, op. cit.). (3) Para Aristóteles, lo contingente se opone a lo necesario. En la literatura clásica es frecuente definir la contingencia como la posibilidad de que algo sea o algo no sea. Si ese algo se refiere a proposiciones, estamos en el ámbito de la lógica modal; si algo designa a un objeto, corresponde a la ontología. En este campo, el concepto es tomado en la época medieval por Santo Tomás, quien lo define como lo que puede ser o puede no ser. Los citados problemas no fueron totalmente abandonados en la filosofía moderna, y algunos filósofos, como Leibniz, prestaron a ellos atención considerable. Así, la conocida distinción entre verdades de razón y verdades de hecho puede ser equiparada a una distinción entre lo necesario y lo contingente. Sin embargo, solamente un filósofo -Boutroux- tomó el concepto de contingencia como base para una completa filosofía. Describiremos sus tesis brevemente. Boutroux manifiesta, en efecto, que las diversas capas de lo real son contingentes una con respecto a las otras. Si no hubiese tal contingencia, supone Boutroux, no podría haber en el mundo novedad y, de consiguiente, no podría haber realidad. Si afirmamos la necesidad, absoluta nos veremos obligados, dice Boutroux, a «eliminar toda relación que subordina la existencia de una cosa a la de otra, como condición suya», es decir, nos veremos obligados a suponer que «la necesidad absoluta excluye toda multiplicidad sintética toda posibilidad de cosas o de leyes». La pura necesidad sería, en última instancia, la pura nada. Ya la necesidad «relativa» obliga a admitir la contingencia. Como señala Boutroux, en una fórmula central para la comprensión de su tesis acerca de la contingencia «la multiplicidad no contiene la razón de la unidad». Pero, aun en el caso de que una unidad contuviese la razón de una multiplicidad, no podría contener la propia multiplicidad. Suponer otra cosa significa confundir la condición, y la condición lógica, con el fundamento real de la existencia de algo. No podremos, pues, como la teoría determinista (o «necesitaria») radical postula, deducir lo real partiendo de lo posible. Para que haya realidad hay que admitir algo nuevo que no se halla contenido en la posibilidad. Esta novedad contingente es lo que permite comprender la articulación del ser en realidades «ascendentes»: del ser se pasa, en efecto, a los géneros, de los géneros a la materia, de ésta a los cuerpos, de los cuerpos a los seres vivos, y de los seres vivos al hombre. La máxima contingencia coincidirá, pues, en este caso, con la máxima libertad, la máxima conciencia y la máxima realidad. Ahora bien, esta libertad y realidad máximas no son tampoco, como pudiera suponerse a primera vista, la arbitrariedad completa. En verdad, dice Boutroux, la libertad y la necesidad llegan a coincidir cuando «el ser está libre en lo absoluto y el orden de sus manifestaciones es necesario». De ahí que la idea de necesidad no sea, en última instancia, más que la traducción a un lenguaje abstractísimo, de la acción ejercida por el ideal sobre las cosas y por Dios sobre las criaturas. Y de ahí también que la pura contingencia desemboque en una forma de ser que, por ser enteramente libre, se crea su propia ley, se realiza máximamente a sí misma y alcanza con ello un modo de «necesidad» que es el cumplimiento de sí y de todas sus posibilidades de auto-realización. (Ferrater Mora, op. cit.) (El subrayado es nuestro) (4) Acontecimiento: (èvènement) Concepto fundamental en la obra de Alain Badiou. Ha sido acuñado en su libro El Ser y el Acontecimiento (1999. b). Este concepto reintroduce, en el auge del neoliberalismo, ideas subversivas

como la importancia del azar, el rol activo de los sujetos y la relevancia de las rupturas. Tal vez lo más novedoso de esta formulación sea su revaloración de lo contingente e imprevisible. El acontecimiento surge desde el trasfondo invisibilizado de una situación, desde aquello que en una lógica hegemónica no debería existir pero se revela de manera súbita e impredecible. A la vez muestra que todo orden es más precario de lo que parece, ya que alberga virtualidades negadas, que pueden irrumpir abriendo posibilidades alternativas. La idea de que el acontecimiento ‘ocurre’ es problemática, ya que, como señala Badiou, es necesario que el acontecimiento sea ‘nombrado’ para que despliegue el conjunto de sus posibilidades. (Pontocarrero, 2007) El concepto de ereignis en la obra de Martin Heidegger, es frecuentemente traducido como ‘acontecimiento’. Aunque el análisis de la referencia a Heidegger en la obra de Badiou excede los alcances del presente trabajo agregaremos que la equivocidad etimológica y la dualidad histórica de uso es aprovechada en la acuñación heideggeriana para constituir un campo semántico extremadamente complejo, que implica los sentidos de acontecimiento, instante (Augenblick, la “mirada” y el “abrir y cerrar de ojos”: el “guiño”), rayo o relámpago (Blick-Blitz), apropiación, así como también la idea del “mostrar” e “indicar” (zeigen, vinculado a “decir”, sagen) y de la “seña” (Wink, que, nuevamente, se relaciona con el “guiño”) (Oyarzún, s.f.) (5) Sólo a título de ejemplo observemos que la Sociedad de integración gaylésbica argentina abre la discusión acerca del derecho al matrimonio civil por parte de parejas homosexuales y formula la siguiente propuesta: “Iguales derechos con los mismos nombres”. Esta propuesta parte de un grupo particular sobre un tema singular pero es aplicable a ‘cualquiera’ y acerca de temas muy diversos. (6) El ‘eticismo’ se ha constituido como una nueva forma ideológica que promueve la supremacía de la idoneidad administrativa, la eficiencia de la gestión y la pertinencia de las acciones, quedando asimilado a lo que denominamos retirada de la política. Bajo esta mirada, la preocupación ética de toda acción política deriva en una mera inquietud técnico - gerencial: Lo que se presenta como ‘opciones políticas’ se limita a pálidos matices administrativos, a su vez, políticos y funcionarios devienen en técnicos o empresarios a los que se les demanda eficiencia y honestidad, dentro de las posibilidades que las reglas del juego institucional permiten. (Cerletti, Op. cit.) La ética, así ligada a la suposición de un bien universal que trasciende la singularidad de cada situación, toma su referencia directa de la filosofía kantiana (en la que se fundamenta la teoría del ‘derecho natural’) que formula la existencia de exigencias imperativas que tocan los casos de ofensa o delito. Esta concepción instituye la ética como una capacidad a priori para distinguir el mal y como el principio último de su juzgamiento. Así planteada, la ética concierne de manera privilegiada a ‘los derechos del hombre’: El derecho en sí mismo es, ante todo, derecho contra el mal. Además presupone un sujeto humano reconocible por todos, que posee derechos igualmente reconocibles dado que son, en alguna medida, ‘naturales’- derecho a la supervivencia, a la libertad, a la salud, etc. Estos derechos se consideran evidentes y gozan de un amplio consenso. Hacemos aquí una primera objeción: Se supone un ser humano general, de modo que el mal que lo afecta es universalmente identificable. La fuerza de esta doctrina es, ante todo su evidencia, ya que el sufrimiento (producido por el mal) se ve. Formular los derechos del hombre orientándonos por su sufrimiento equivale a identificarlo con una víctima, aún el hombre activo que lucha por sus derechos es, en este sentido, el que se reconoce a sí mismo como víctima. (Badiou, 1994) (7) http://www.ejc.org.ar/ Equipo Juan de la Cruz- Argentina suma. BIBLIOGRAFIA BADIOU, A. (1994). La Ética. Tratado sobre la conciencia del mal, en Revista Acontecimiento, N° 8. Recuperado el 18/08/08 de http://www.grupoacontecimiento.com.ar/ BADIOU, A. (1999. a) Dos ensayos de Metapolítica, en Acontecimiento. Revista para pensar la política. Nº 17. Buenos Aires: Publicación de la Escuela porteña. BADIOU, A. (1999. b). El ser y el acontecimiento. Buenos Aires: Manantial. BADIOU, A. (2000). Movimiento social y representación política, en Revista Acontecimiento, N° 19-20, Buenos Aires: Publicación de la Escuela porteña. BADIOU, A. (2006). Reflexiones sobre nuestro tiempo. Interrogantes acerca de la ética, la política y la experiencia de lo inhumano, Buenos Aires: Ediciones Del cifrado. CERLETTI, A. (1996). Política, gestión y ética, en Acontecimiento, Revista para pensar la política. Año VI, N° 12. Buenos Aires: Publicación de la Escuela porteña. CRASNICH, N. (2005). Respuestas institucionales a la urgencia en Sotelo (comp.), Tiempos de urgencia. Estrategias del sujeto, estrategias del analista. Buenos Aires: JCE Ediciones. DELEUZE, G. y GUATTARI, F. (2002). Mil mesetas. Capitalismo y esquizofrenia. Buenos Aires: Pre - Textos. FERIOLI, D. (2007). El zapatismo desde Deleuze y Guattari. Recuperado el 05/03/10) de http://caosmosis.acracia.net/?p=663 FERRATER MORA, J. (1979). Diccionario de filosofía. Buenos Aires: Alianza. LACAN, J. El Seminario, Libro 15, El acto psicoanalítico (1967 - 1968). Publi-

128

cación sin datos editoriales. Versión no establecida. LACAN, J. (1989), El señor A. En Escansión. Nueva serie. Buenos Aires. Manantial. MARCHART, O. (2009). El pensamiento político posfundacional. La diferencia política en Nancy, Lefort, Badiou y Laclau. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. OYARZÚN, P. (s.f.). Nota de la traducción de ereignis en Mirada preliminar. Recuperado el 12/05/09 de http://www.philosophia.cl/biblioteca/Heidegger/ ereignis.pdf PONTOCARRERO, G. (2007). La noción de acontecimiento. Recuperado el 10/03/09 de http://gonzalopontocarrero.blogsome.com/2007/12/16/la-nocionde-acontecimiento/trackback/ RANCIÈRE, J. (1996). El desacuerdo. Política y filosofía. Buenos Aires: Ediciones Nueva Visión.

LA PASIÓN DEL ODIO, LA DIMENSIÓN DE LO REAL Y VARIACIONES DEL ACTO.
Cuello, Mónica Emilia Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN Acercarnos a la problemática del acto y sus variantes, es uno de los objetivos del proyecto “El extravío del acto: actos violentos en la cultura actual”. En esta oportunidad - a partir de interrogantes que surgen de nuestra práctica clínica- nuestra intención es abordar dicha problemática en relación a la pasión del odio y al estatuto de lo Real. La agresividad y la pasión del odio, son el marco de la presente viñeta clínica, que ilustra el caso de una joven cuyos tiempos de infancia y pubertad han sido vividos bajo un clima de constante agresividad que fue minando, quebrantando, socavando su subjetividad y provocando la emergencia de des-bordes en algunos momentos a modos de variantes del acto y, en otros, de estallidos de angustia. Teniendo en cuenta que las variantes del acto marcan un límite al significante y conforman una pantalla frente a la angustia, tomaremos la viñeta como pre-texto para pensar las posibles articulaciones entre la pasión del odio, la emergencia de lo Real y las variantes del acto. Palabras clave Odio Real Variaciones Acto ABSTRACT THE PASSION OF HATRED, THE DIMENSION OF THE REAL AND THE VARIATIONS IN THE ACT Approaching the problem of the measure and its variants, is one of the objectives of the project “The loss of the event: violence in contemporary culture.” On this occasion - from questions arising from our clinical practice, we intend to address this issue in relation to the passion of hatred and the status of the Real. The aggressiveness and passion of hatred, are the basis for this clinical vignette, illustrating the case of a young man whose childhood and puberty times have been lived in a climate of constant aggression that was undermining, breaking, causing undermining its subjectivity and the emergence of de-edges at times by ways of variants of the act and in others, bursts of anguish. Given that variants of the act marked a significant limit on and form a screen in front of anguish, take the bullet and pre-text to think about the possible links between the passion of hatred, the emergence of the Real and the variants of the act. Key words Hate Real Variations Act

Acercarnos a la problemática del acto y sus variantes, es uno de los objetivos del proyecto “El extravío del acto: actos violentos en la cultura actual”. En esta oportunidad - a partir de los interrogantes que surgen de nuestra práctica clínica- nuestra intención es abordar dicha problemática en relación a la pasión del odio y el estatuto de lo Real. La agresividad y las pasiones del ser, son el marco de la viñeta que puntuaremos a continuación y que ilustra los tiempos de infancia y pubertad de una joven, ha vivido bajo una agresividad constante que fue minando, quebrantando, socavando su subjetividad y gestándola en esos términos. G es una joven de 24 años, primer hija de unos padres que han peleado continuamente. Forma parte de un hogar donde los gritos, las cachetadas y las amenazas han sido constantes. Tomaremos como pre-texto para el análisis especialmente un “acto” que interroga a la joven y que la moviliza hacia la consulta. En ese primer tiempo de análisis, época de entrevistas preliminares, G considera que su problema es el peso, que su problema es con la comida. “Desde los 14 años que me provoco el vómito; mi

129

hermana y mi novio se dieron cuenta; me siento culpable, se los prometo y no puedo”. “Mi gran problema es con el peso… no llego al peso ideal ¡me tortura!” En su infancia era muy delgada pero alrededor de sus once años engordó. Su madre la hostigaba comparándola con otras niñas, siempre más delgadas, más lindas, más señoritas y con mejores notas; en otras situaciones a través de insultos como el de “gorda fracasada!” o “gorda boluda!” Una violencia ejercida desde el goce del Otro que la instala como objeto de ese goce. Allí comenzó -junto a su madre- el peregrinar por “todos” los nutricionistas hasta que adelgazó los 8 kg que había aumentado. Esa misma edad tenía cuando la madre le hablaba “todo” el día mal de padre, hasta llegar a hacerle creer que su padre tenía dos amantes y otros hijos: “Era hartante escucharla”. Recién de adulta advirtió que esos dichos no se correspondían con la verdad sino que eran otros de los continuos “inventos” -al modo de creencias delirantes- a los que la sometía a diario. Dichos que posiblemente fueron aplastando el lugar de padre, debilitado la eficacia de su función de corte. Teniendo en cuenta las características de este Otro materno nos permitimos hipotetizar que lo odioso de esta madre está presente desde antes del nacimiento de la joven, lo que nos conduce a preguntarnos ¿qué efectos tiene en la subjetividad nacer desde un deseo de Otro - no hay otra posibilidad - que se entrelaza a la pasión del odio? Zulema Lagrotta[i] plantea que ser parido por esos sentimientos podría dar lugar a posiciones subjetivas pasionales que pueden oscurecer, indefinir los bordes que separan al deseo del goce. En el acto bulímico, la compulsión entra en juego dejando al sujeto -de deseo - en suspenso y se instala en un circuito que va más allá del principio del placer. “Cuando me agarran las ganas de comer no puedo parar… como, como y como; y al rato ya estoy pensando qué más puedo comer”. ¿Qué dispara este circuito pulsional, que imbuido de pulsión de muerte recorre el trayecto de la pulsión oral? Lagrotta[ii] plantea que el “desarrollo psíquico” se soporta, y va de la mano de la constitución del cuerpo, reconociendo que el estatuto del cuerpo depende del orden pulsional que lo habita, y éste, a su vez de los ecos de lalengua. Ecos que producen efectos de escritura desde un decir por el que fluye el erotismo materno. G, por un lado, colmada, atiborrada de gritos, de insultos (hacia ella, o hacia su padre), de ideas locas de su madre que solo ha podido investirla de odio y por otro, la falta, el vacío - la privación en su estatuto de Real- y una demanda de amor que no tiene fondo…, que insiste una y otra vez vorazmente sobre un objeto que nunca puede colmar ese vacío: su falta en ser. “La angustia aparece en el momento en que algo imprevisible, indeterminado irrumpe produciendo allí un efecto de (lo) Real, y entonces lo que tenemos efectivamente son los des-bordes”, continúa Lagrotta. Desbordes, que en tanto des-costuras adoptan las distintas formas de las variaciones del acto. Lacan nos indica la relación profunda del acting out con el objeto a. La joven pone en escena el objeto a: se priva -como ha sido privada- para luego en un arranque de voracidad intentar apropiarse del objeto “comida” hasta que desaparezca todo, adentro, en un exceso de goce, en un plus de goce que da cuenta del Otro privador. Para entender cómo juega el circuito de lo pulsional en la irrupción del acto bulímico, nos apoyaremos en distintos aportes de Freud; en primer lugar en relación a la des-composición pulsional y su temporalidad[iii]. Freud utiliza el símil del volcán para mostrar cómo la des-composición pulsional se hace “en oleadas singulares” y “se comportan entre sí como erupciones sucesivas de lava”, siendo que “la primera erupción de lava, la más originaria, prosigue inmutable y no experimenta desarrollo alguno”, mientras que “la oleada siguiente está expuesta desde el comienzo a una alteración”. Al respecto, Lagrotta[iv] plantea que esta primera oleada constituiría la primera inscripción, inaugurando el campo de goce, las fijaciones primordiales, es decir las marcas originarias que dan cuenta de lo Real de la pulsión. Así mismo, y en estrecha relación, nos parece pertinente considerar las contribuciones que el mismo autor realiza al investigar sobre la génesis del juicio. Reconoce que la negación es heredera de la expulsión[v]. Dicha aseveración descansa en la consideración de

que tanto la afirmación (behajung) como la expulsión (ausstossung) son las operaciones que realiza el yo-placer originario desde la lógica del principio del placer. La regulación de este principio como amo absoluto, establece que todo aquello que pueda devenir doloroso o displacentero, sea arrojado hacia afuera del yo. Rastro de lo Real en Freud, que retoma Lagrotta al apuntar: “El infans accede al Logos y en su estructura discursiva se retienen efectos de los afectos más primarios, de los que es deudora por “originarse” en una “simbolización primordial”, por la cual ellos restan - como las huellas mnémicas a las que estuvieron ligados - imposibles de asir por el lenguaje de esa estructura”[vi]. En el caso que venimos analizando, si consideramos que la pasión del odio puesta en juego por el Otro materno en el infans -en tanto primer oleada- tuvo como destino quedar por fuera de la inscripción simbólica y por lo tanto ex-sistir desde lo Real, sus posteriores efectos estarán ligados a la repetición de eso que no cesa de no escribirse. Lo Real articulado a trieb y al cuerpo retorna a aquel goce pulsional antiguamente inaugurado y que en el acto bulímico es disparado por un “te quiero devorar/tragar y expulsar”. Volviendo al símil del volcán y a la sucesión de sus oleadas, Freud las concibe “separadas y homogéneas dentro de la unidad de tiempo…”[vii] En relación a la temporalidad, Roberto Harari plantea que la duración homogénea de las oleadas en la sucesión de intervalos se vería interrumpida por “estallidos de instantes irregulares y variables que le confieren la cualidad de lo efímero y de tránsito.”[viii] Este aporte sobre el modo torbellinesco que puede adoptar la pulsión, en tanto irrumpe, sorprende y angustia nos permite entender los ciclos imprevistos, discontinuos, y des-bordantes del atracón y su posterior expulsión. A modo de conclusión, la interpelación que la presente viñeta clínica nos hiciera en relación a qué de lo pulsional puede operar en el desencadenamiento de episodios bulímicos -entendidos como variantes del acto-, y el lugar que el odio puede ocupar en esa coyuntura, nos pareció oportuna para embarcarnos en la dialéctica de pensar e investigar teóricamente la práctica clínica. Acercarnos a la concepción de la pasión del odio desde el orden de lo pulsional, nos permitió advertir la posibilidad de que este afecto primario -como primer oleada, marca originaria que resta de la inscripción simbólica- ex-sista desde lo Real pulsional que disgregadora y des-bordantemente no cesa de no escribirse. Ante la inminencia de su aparición imprevista e irruptiva, el sujeto responde con variantes del acto como pantalla para velar la angustia. En este caso con episodios bulímicos que recuperan pretéritos modos de goce, y donde queda desmoronado en tanto sujeto de deseo e instalado en un hacer ingobernable e incoercible.

NOTAS [i] LAGROTTA Zulema: “Lo Real en los fundamentos del Psicoanálisis”. Editorial Letra Viva. Bs. As. 2009 [ii] LAGROTTA Z. Op. Cit. [iii] FREUD Sigmund: “Pulsiones y destinos de pulsión. (1915)” Tomo XIV. Ed. Amorrortu. Madrid. [iv] LAGROTTA Zulema: Op. Cit. [v] FREUD Sigmund:”La negación”.(1925). Tomo XIX. Ed Amorrortu. Madrid y en “El malestar en la cultura”(1930). Tomo XXI. Ed. Amorrortu. Madrid. [vi] LAGROTTA Zulema. Op. Cit [vii] FREUD Sigmund: Op. Cit [viii] HARARI Roberto: “Polifonías del arte en Psicoanálisis”. Cap. 7 Bataille y la lava pulsional. Ed. Del Serbal BIBLIOGRAFIA FREUD S.: “Pulsiones y destinos de pulsión. (1915)” Tomo XIV. Ed. Amorrortu. Madrid. FREUD S.:”La negación”.(1925). Tomo XIX. Ed Amorrortu. Madrid. FREUD S.:“El malestar en la cultura”(1930). Tomo XXI. Ed. Amorrortu. Madrid. HARARI R.: “Polifonías del arte en Psicoanálisis”. Cap. 7 Bataille y la lava pulsional. Ed. Del Serbal. LAGROTTA Z.: “Lo Real en los fundamentos del Psicoanálisis”. Editorial Letra Viva. Bs. As. 2009

130

POLÍTICAS DE EVALUACIÓN Y MALESTAR DOCENTE. UN ABORDAJE DESDE EL PSICOANÁLISIS
Cuello, Mónica Emilia; Silvage, Carlos Alberto Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN El trabajo constituye un abordaje psicoanalítico del malestar docente asociado a las políticas e instrumentos de evaluación de los docentes universitarios, a partir del análisis de material de entrevistas. En el contexto de neoliberalismo y globalización económica, que nos acompaña en nuestro país desde la década del 90, comienzan a aplicarse en la universidad el Programa de Incentivos y Categorización docente, responsables en gran medida de una serie de malestares institucionales puestos en evidencia en el deterioro de las relacionales interpersonales, el afianzamiento de posiciones individualistas, temor a la evaluación, producción compulsiva, entre otros. Pero la efectividad de las políticas, no depende sólo de la fuerza de su aplicación a nivel estatal sino también del papel que juegan los propios docentes universitarios, resistiendo o profundizando sus efectos negativos. En tal sentido, consideramos que las exigencias del sistema mencionado, son vividas en algunos docentes con gran presión y hostilidad, por la acción feroz del superyó, que al superlativizar a las mismas permite que la agresividad se vuelva contra sí mismo. De modo que paradojalmente la presión del sujeto de exigirse más y más en un camino de goce sin frenos, aparece como la “salida” para sostenerse en la academia. Palabras clave Políticas Evaluación Superyó Goce ABSTRACT POLICY ASSESSMENT AND TEACHING DISCOMFORT. AN APPROACH FROM PSYCHOANALYSIS The paper is a psychoanalytic approach of teaching discomfort associated with the evaluation policies and instruments of university teachers, from the analysis of interview material. In the context of neoliberalism and economic globalization, which accompanies us in our country since the 90s, begin to apply to the university and Categorization Incentive Program faculty, largely responsible for a series of institutional malaise brought to light in the deterioration of interpersonal relational, the strengthening of individual positions, evaluation apprehension, production compulsive, among others. But the effectiveness of policies depends not only on the strength of its implementation at the state level but also the role played by university teachers themselves, resisting or deepening its negative effects. In that sense, we consider the above system requirements are experienced teachers in some high pressure and hostility, the fierce action of the superego, which at the same superlativizar allows aggression turns against itself. So paradoxically the pressure of the subject required more and more on a path of unbridled juissance, appears as the “exit” to be held in the academy. Key words Evaluation Policies Superego Juissance

académica, incentivar la capacitación y la investigación, todo ello en el marco de la tan mentada “cultura de la evaluación”. Las herramientas por excelencia para este cometido fueron el Programa de Incentivos y la Categorización docente, que a modo de “discurso único”, fue penetrando otras normativas locales y condicionando el funcionamiento institucional y las prácticas universitarias. En la Universidad Nacional de San Luis (UNSL), desde un proyecto de investigación de CyT de la Facultad de Ciencias Humanas, y de un trabajo de Tesis[i], entre los años 2000 y 2009 se realizaron estudios acerca de los efectos que las políticas e instrumentos de evaluación tienen sobre las prácticas docentes. Una problemática que inicialmente se presentaba de manera más sutil, y más externa al sujeto, y se describía como un “clima” de incertidumbre e inseguridad, donde se comenzaban a presentar tensiones entre las distintas funciones universitarias, con el paso de los años el escenario muestra un espectáculo más explícito, más violento, y más encarnado en la subjetividad de los personajes. Si bien estos aportes nos han ayudado a comprender los alcances de las políticas en cuanto a su poder regulatorio al colectivo docente, como psicólogos y psicoanalistas no deja de interrogarnos el malestar en su dimensión subjetiva, que intentaremos abordar aquí desde categorías teóricas del psicoanálisis. II- DISPOSITIVOS DE CONTROL EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN LUIS. Además del Programa de Incentivos y la Categorización, de alcance nacional, en la UNSL los docentes son “evaluados” a través de una serie de herramientas dispuestas en el Reglamento de Carrera Docente (ordenanza 15/97), la cual reglamenta el concurso, los planes e informes anuales, y el docente es evaluado en distintas instancias, incluidos los alumnos, a través de una encuesta de opinión. De los análisis podemos sintéticamente señalar la omisión de fundamentos filosóficos, políticos o educativos en las normativas abordadas y la confusión entre las funciones de la evaluación, lo que habla del papel ideológico de ocultamiento que según Barbier (1993) suele ser inherente a este tipo de instrumentos. Como consecuencia de ello, la evaluación parece con frecuencia una realidad un poco mítica, donde lo más tangible termina siendo los instrumentos que utiliza. Luego el mito se refuerza a partir de la utilización intencionada de conceptos con buena prensa en el actual contexto global: calidad, excelencia, méritos académicos La insistencia en la calidad habla más de una auditoría sobre la enseñanza (accountability) y un control sobre el docente, que a una verdadera evaluación para el mejoramiento, toda vez que no se contemplan condiciones estructurales y contextuales como presupuesto, planta docente mínima, infraestructura, características del ingresante y no se garantizan espacios para la evaluación reflexiva de la práctica de enseñanza. Se desdibujan las diferencias entre los distintos cargos en las dos categorías principales: profesor y auxiliar, incentivando la competencia de todos contra todos bajo el lema de la excelencia académica. III- MALESTAR EN LA CULTURA Escuchar y comprender el malestar docente supone la inevitable articulación con el superyó e Ideal del yo. Instancias -complejas y desafiantes si nos atenemos a sus orígenes-, que si bien tienen puntos de encuentro es necesario diferenciar para discernir en la problemática que nos convoca. Freud (1930) advierte que el malestar en la cultura es estructural. Que hay un conflicto insalvable entre las exigencias con que somete a los sujetos y las demandas de éstos. La cultura tras su promesa de seguridad, opera desde el lenguaje y deja marcas en la subjetividad. Una de carácter hostil que dará lugar al superyó y otra erótica que pone en juego el ideal del yo. En “el yo y el ello” Freud (1923) sostiene una concepción de superyó paradojal, que por un lado supone a ésta instancia psíquica ligada a la identificación primaria, cuyos efectos serán universales y duraderos y por otro como heredero del complejo de Edipo. Marta Gerez Ambertín (2007) plasma la paradoja ubicando al superyó entre dos herencias, el ello y el Edipo. En éste primer nivel - de identificación primaria - Lacan ubica al superyó en el plano simbólico del habla (1953), en el registro mis-

I- INTRODUCCIÓN En el contexto de neoliberalismo y globalización económica instalado en nuestro país en los ´90, la ley de mercado fue avanzando más allá de los circuitos financieros para instituirse como norma de regulación de prácticas laborales y sociales. En la universidad estas políticas se concretaron en una serie de reformas que a nivel discursivo apuntaban a mejorar la calidad, elevar la excelencia

131

mo de la ley, en una experiencia primitiva del infans que da cuenta de su alienación en el campo del Otro. Zulema Lagrotta (2009) plantea cómo éste nivel es relativo al primer impacto del significante sobre esa realidad primitiva. Marca intrusiva, traumática, que da cuenta de la constitución subjetiva. Pero también es heredero del complejo de Edipo - otra dimensión del superyó-, en tanto el padre pone límites al goce con la madre, e introduce la falta, imponiendo al sujeto a una ley que regula y ordena. Esta dimensión se corresponde con identificaciones secundarias que conforman el ideal del yo. Por un lado, en tanto seres hablantes, alienados en los restos de significantes de dicha cultura, palabras oídas, jirones de voz, “hostilidad de la cultura” que inscribe en la subjetividad una marca hostil, el superyó; por otro a través de los ideales, la cultura deja otro trazo: el Ideal del yo. Ambertin (2007) re-plantea el interrogante acerca de si es posible hablar de un superyó cultural, concluyendo que más que homologar la instancia del superyó a nivel cultural sería más pertinente considerar los ideales de la cultura, insignias que cristalizadas como Ideal del yo, impelen al sujeto en el logro de sus aspiraciones. Como saldo es posible suponer un efecto disgregante del superyó sobre la subjetividad, reconocible sólo en la singularidad del caso por caso. IV- EL MALESTAR EN LAS VOCES DE LOS DOCENTES Las prácticas de docencia e investigación que se fueron instituyendo desde las nuevas políticas universitarias difícilmente ofrezcan un dispositivo armónico, seguro, que posibilite el bienestar de los docentes; más bien corroboran la premisa de malestar de Freud y es así como escuchamos algunas voces: “... en general yo creo que está bien… ser más productivos... nos ha hecho bien y dedicarnos más y más intensamente a lo que es investigación..., pero...es como que se ha vuelto una cosa muy compulsiva no sé, quisiera volver a trabajar sin pensar que tengo que producir “para”... es decir lo que siento es que esta forma nos ha quitado el placer del trabajo, los tiempos necesarios para madurar conocimientos, para trabajar seriamente pero no tan desesperadamente, no tan...para no perder un tren ... para no caernos de la categorización” “Está bien”, en tanto Ideal del yo, “nos ha hecho bien”, me ayuda a ser mejor, pero… “el más y más intensamente” nos da pistas del superyó, exigiendo, forzando, hostigando desde un circuito pulsional a trabajar más allá de lo que da placer, a trabajar “desesperadamente” marca clara de la pulsión de muerte que promueve la compulsión en abierta renuncia al deseo. La misma docente agrega: “…el sábado en la mañana me quedaría para...para ponerme a trabajar en mi tesis de licenciatura que todavía no la logro terminar...ponerme a hacer otras cosas, y muchas veces no lo hago... yo sé que muchas veces me jorobo...pero no me importa...a la larga no, a la corta me siento mejor...siento que, bueno...que respondo a lo que debo...” “No es el mal sino el bien el que engendra culpabilidad” (Lacan 1973) Freud alude al sentimiento de culpa como la expresión de conflicto, de ambivalencia, de lucha entre Eros y Thánatos. Haría -parece decir la docente-, aquello que deseo (la tesis), que representa mi bien (ideal del yo), pero es conflictivo porque también tengo que hacer lo que debo. Suma de exigencias de ésta cultura universitaria que aprieta, confunde, conflictúa (“me cuesta” “muchas veces no lo hago”), y finalmente en ésta lucha donde pierde Eros (“me jorobo”) queda abierto el sendero que aleja del deseo y direcciona al goce. En el mismo sentido escuchamos el aporte de otra docente, ésta vez de la Facultad de Química, quien relata el diálogo con una colega: Estoy desesperada, estamos en noviembre, como puede ser, yo he dado clase todo el cuatrimestre a mis alumnos y no les sé el nombre. Será que nos faltan neuronas? No, me dice es que es que cuando vienen a consulta me molestan porque yo estoy tratando de avanzar en el proyecto para cobrar los incentivos. Me he dado cuenta y estoy pésima de que no le doy bola a la docencia para ver si salgo a flote y no me bochan en la investigación, porque si me bochan en la investigación va a ser una terrible frustración para mí. El sentimiento de culpa (consciente, que surge como percepción en el yo) es consecuencia de la incidencia del superyó. Esta vez

el malestar que suena como “pésima” (bochada) parece surgir como efecto superyoico frente a la advertencia que allí donde debiera ser una profesora que enseñe y ame a sus alumnos (y a la docencia) descubre por el contrario que éstos la molestan y que la docencia ya no le interesa. “Pese a los esfuerzos del sujeto para cumplir con las exigencias de la conciencia. moral, -afirma Gerez Ambertin (2007).- siempre habrá otra cosa que lo divida, que pida más y más…” en tanto dirá Lacan la opresión insensata del superyó se encuentra en la raíz de la conciencia moral. Los dichos de otros docentes aluden a los nuevos vínculos con los pares. “Cada uno cada vez se va aislando más y haciendo…. Yo hago la mía, doy mi clase, y esto… y me alejo, y va lográndose esto de no tener espacios de diálogo, no interesarme en lo que está pensando el otro, ni siquiera para confrontar ni para... no!... elimino la posibilidad de todo encuentro…” Retomando lo planteado por Freud en “Tótem y tabú” en relación a la añoranza del padre, ésta faz simbólico-imaginaria del superyó es posible enlazarla al pacto con el padre muerto, el amor al padre que permite el pacto entre hermanos, el lazo fraterno; corriente pulsional que hermana, posibilita el diálogo, contar con el otro. Mientras que el superyó, en su cara Real, pone en juego la función primordial de la pulsión de muerte, destruyendo los hilos de la cadena asociativa, cortando las intenciones de unión de Eros. En ésta cara -dimensión de la identificación primaria-, la añoranza al padre toma forma de sacrificio. Y así…cada uno, haciendo lo suyo por su lado, se aísla en un goce que aplasta, quedando cada uno con su malestar. V- CONCLUSIÓN Cada una de las funciones universitarias (enseñanza, investigación, extensión, transferencia de servicios) sostiene una lógica propia, que mayormente desconoce las implicancias de las otras; las normativas de evaluación de cada una de ellas de modo fragmentado, superpuesto y obviando las posibilidades concretas de cumplimiento de las mismas, van delineando un ideal de docenteinvestigador- transferente. Si se integraran explícitamente las tareas a cumplir en esa triple lógica en contexto y el nivel de demanda de las políticas y normativas vigentes, se advertiría la imposibilidad de su cometido. Pero al permanecer disociadas, desmembradas, implícitamente constituyen el horizonte de mandatos ideales que incita a hacer y ante la falta de poder cumplir confronta con la angustia (de castración). Sin embargo, no son ellas las últimas responsables del malestar docente, sino la posición subjetiva frente al Otro. Hostilidad de la cultura, hostilidad pulsional… eros y ananké … en tensión permanente. He aquí a mi entender la cuestión decisiva para el destino de la especie humana: si su desarrollo cultural logrará (…) dominar la perturbación de la convivencia que proviene de la humana pulsión de agresión y auto aniquilamiento.(…). Y ahora cabe esperar que (…) Eros eterno haga un esfuerzo para afianzarse en la lucha contra su enemigo igualmente inmortal. ¿Pero quién podrá prever el desenlace? (Freud: 1929: 140)

NOTA [i] “Representaciones de las Políticas de Evaluación en Docentes Universitarios de la U.N.S.L”. Autor: Carlos Alberto Silvage. Tesis de Maestría en Didáctica defendida en Setiembre de 2009. BIBLIOGRAFIA BARBIER, J.-M.; (1993): La Evaluación de los procesos de Formación Temas de Educación Paidós. España. FREUD, S.; (1923) El yo y el Ello; Tomo XIX; Amorrortu; Buenos Aires. FREUD, S. (1929) Malestar en la Cultura; Tomo XXI; Amorrortu; Buenos Aires. GEREZ AMBERTÍN; M. (2007) Las Voces del Superyó; Letra Viva; Buenos Aires. LACAN, J., (1976-77) Sem. XXIV: L’insu que sait de l’une bévue… LACAN, J.; (1973) Radiofonía y Televisión” LAGROTTA, Z. (2009); Lo Real en los Fundamentos del Psicoanálisis; Letra Viva; Buenos Aires.

132

CARÁCTER: CICATRIZ EN EL YO DEL NÚCLEO PULSIONAL O EL PROBLEMA FREUDIANO DE LA FIJACIÓN AL TRAUMA
Dal Maso Otano, Silvina UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN En “Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico”, Freud opuso la noción de carácter a la de síntoma, en tanto el primero hacía obstáculo al trabajo del análisis. En ese texto podemos leer la relación de lo que denomina carácter con respecto a la demanda que desconoce o aplasta la dimensión de la castración y al imperativo superyoico que, vía la culpa, empuja a los sujetos al pasaje al acto criminal. Este trabajo buscará interrogar esa oposición propuesta por Freud y la relación del carácter con la estructura del yo y de la pulsión, para lo cual nos serviremos de la noción de fijación al trauma tal como la retoma en 1939 en “Moisés y la religión monoteísta”. Palabras clave Carácter Síntoma Pulsión Trauma ABSTRACT CHARACTER: SCAR IN THE DRIVE´S CORE OF THE EGO; OR THE FREUDIAN PROBLEM OF THE TRAUMA FIXATION In the article “Some types of character elucidated by analytic work” Freud opposed the notion of character to symptom. The first one represents an obstacle in the analytical work. In this text it is possible to find a relation between character and the demand, which ignores the castrative dimension. It is also related with superego imperatives that might push subjects to criminal acts. This work will seek to question the opposition proposed by Freud and the relation between character and the structure of the self and drives. We will use the notion of fixation to trauma such as it shows in1939 “Moses and Monotheism.” Key words Character Symptom Drive Trauma

En Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico Freud opuso la noción de carácter a la de síntoma, en tanto el primero hacía obstáculo al trabajo del análisis. En este trabajo se buscará interrogar esa oposición propuesta por Freud y la relación del carácter con la estructura del yo y de la pulsión, para lo cual nos serviremos de la noción de fijación al trauma tal como la retoma en 1939 en Moisés y la religión monoteísta. En 1916 Freud escribe Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico. Allí nos advierte que en el tratamiento psicoanalítico de un neurótico el carácter no constituye el primer material sobre el que ocuparse. El interés del trabajo se dirige a los síntomas, su significado, y “las mociones pulsionales que se ocultan tras ellos y que por su intermedio se satisfacen, y las estaciones del secreto camino que ha llevado de aquellos deseos pulsionales a estos síntomas”[i]. Pero las resistencias salen al cruce del trabajo de análisis (y de investigación del analista[ii]). Freud ubica que esas resistencias pueden imputarse al carácter del paciente. Es entonces que el carácter cobra primacía en la escena del análisis. Nótese que se describe como “eso que se muestra renuente al empeño del médico”[iii]. Conviene tener presente la dimensión resistencial del analista, la cual puede consolidar erradamente la dimensión imaginaria de la transferencia, pero veremos que el problema del carácter no se agota en esa dimensión.

En cuanto a su presentación en transferencia, en diferencia con los síntomas y su carácter resistencial, cabe preguntarse por la posible relación con aquello que Freud había conceptualizado como repetición en acto (Agieren). En este texto Freud se propone reconducir a su origen algunos de esos sorprendentes rasgos de carácter. No siempre se trata de aquellos rasgos que el paciente reconoce o que le atribuyen quienes lo rodean. Se trata de “propiedades del enfermo” que se acrecientan con intensidad insospechada en la transferencia, o, incluso, “salen en él actitudes que no se habían traslucidos en otros vínculos de la vida”[iv]. En los tres casos se puede destacar la fijeza, lo inconmovible de la posición de esos sujetos como una característica de lo que se denomina su carácter. Es decir que podemos suponer que llamar a esas manifestaciones carácter podría estar en el lugar de la noción de posición subjetiva, la cual implica una dimensión más extensa que la de síntoma, que alude aparentemente a algo más localizado. En el caso de Las excepciones, se trata de sujetos que reclaman un resarcimiento a causa de una grave injusticia, por lo cual se declaran con derecho a ser una excepción. Ser una excepción debería eximirlos de posteriores impedimentos, como verse limitados por alguna legalidad que los restrinja en relación a sus deseos y búsquedas de satisfacción. Ricardo III nos da una ocasión de ubicar hasta dónde pueden extenderse los efectos de esa posición si se combinan con el poder. En el ámbito acotado de un análisis, el analista puede encontrarse con alguien como aquel joven que “vivió de sus reclamos de resarcimiento como de una pensión por accidente”[v]. Pero más allá de los casos excepcionales donde se ha sufrido un particular golpe del destino, como la joroba de Ricardo, Freud nos dice que todos querríamos ser tratados como una excepción pues “exigimos total resarcimiento por tempranas afrentas a nuestro narcisismo, a nuestro amor propio”[vi]. Aquí podemos recordar la dolorosa desilusión que acompaña y promueve el sepultamiento del complejo de Edipo. Dolorosas ocasiones que se repetirán en trasferencia como una de las expresiones del más allá del principio del placer[vii]. Esas afrentas son ligadas en Pegan a un niño a la constitución del segundo momento de la fantasía, ese que es inconciente desde siempre y por lo tanto se construye en análisis, el que se corresponde a lo que Lacan llamará fantasma fundamental. Momento de pasaje, vía la represión, del Edipo “vivido” a la constitución inconciente de la fantasía enmarcada edípicamente, la cual se produce, al igual que el superyó, como cicatrices: marcas de la caída de “his majesty the baby”, por lo tanto del falo supuesto al Otro materno[viii]. Pero también marcas de la soldadura de la pulsión con la fantasía como modo de satisfacción. Las excepciones reclaman al Otro por lo que no tienen. La falta renovada en ocasión del encuentro transferencial no los mueve a una implicación que les permita analizar su posición con respecto a lo que falta por estructura, más allá de las contingencias de cada historia. Su posición los hace no querer saber nada de esa falta estructural, más allá de lo que aparece como falla en la imagen especular. Aquí podemos situar la diferencia entre Complejo de Castración[ix] y Castración estructural que le permite al analista situar el horizonte de su intervención más allá del fantasma neurótico. Los que fracasan al triunfar y Los que delinquen por conciencia de culpa ponen en acto una satisfacción paradojal que cabe adjudicar al superyó, aunque Freud aún no lo denominó así[x]. En relación a los primeros, Freud nos refiere su sorpresa al haberse enfrentado con pacientes que han enfermado no a causa de la denegación sufrida con respecto a una satisfacción pulsional buscada[xi], sino que se trata de “ciertos hombres (que) enferman cuando se les cumple un deseo hondamente arraigado y por mucho tiempo perseguido”[xii]. Los síntomas de la enfermedad que aparecen como manifestaciones de derrumbe y melancolía donde hubiera sido esperable una manifestación de júbilo, se hacen presentes de forma subsiguiente “al cumplimiento del deseo y aniquila el goce de éste”[xiii]. Freud nos ofrece la respuesta de que “son poderes de la conciencia moral los que prohíben a la persona extraer de ese feliz cambio objetivo el provecho largamente esperado”, y quiere averiguar “la esencia y el origen de esas tendencias correctoras y punitivas”[xiv]. Más adelante nos ubicará que “el trabajo psicoanalítico enseña que las fuerzas de la

133

conciencia moral que llevan a contraer la enfermedad por el triunfo, y no, como es lo corriente, por la frustración, se entraman con el padre y con la madre, como quizá lo hace nuestra conciencia de culpa en general”[xv]. Ese factor será la “causa” de la comisión del delito en el tercer “tipo”: Los que delinquen por conciencia de culpa. El trabajo analítico pudo ubicar que “tales fechorías se consumaban sobre todo porque eran prohibidas y porque a su ejecución iba unido un cierto alivio anímico para el malhechor. Este sufría de una acuciante conciencia de culpa, de origen desconocido, y después de cometer una falta esa presión se aliviaba. Por lo menos la conciencia de culpa quedaba ocupada de algún modo”[xvi] . Es decir que la conciencia de culpa actúa promoviendo la realización de un acto punible con el fin de encontrar una suerte de argumento con el cual ligarse secundariamente. Como en el caso del pálido delincuente de Nietzsche: “(…)¡Mirad ese pobre cuerpo! Lo que sufría y codiciaba, esa pobre alma lo interpretaba para sí, lo interpretaba como placer asesino y como ansia de la felicidad del cuchillo”[xvii]. Tenemos en estos casos una feroz interpretación superyoica de la falta. Al volver sobre el conjunto de estos tres tipos de carácter, podemos retomar la idea freudiana de diferenciar el carácter del síntoma y preguntarnos: por qué el sufrimiento de estos sujetos no podría nombrarse como sintomático? En principio, Freud los opone por considerar a los síntomas no sólo como formaciones sustitutivas en la línea del desplazamiento y la condensación de representaciones, sino que considerando su núcleo real, se trata de satisfacciones pulsionales sustitutivas. Si reducimos la argumentación a este punto, el carácter pareciera quedar exento de relación con la pulsión pero enseguida veremos que no es así. Por otro lado, el síntoma tendrá para Freud el estatuto de cuerpo extraño, algo localizado que entra en conflicto con el yo[xviii], mientras que el carácter, aunque se nombre a partir de rasgos, no aparece como algo acotado, sino que comanda la conducta y la vida del sujeto. Si nos apoyamos en la lectura de Miller, podemos considerar que el síntoma representa una localización del goce, de la satisfacción paradojal que el sujeto sufre. Por el contrario, el carácter se presenta como algo que enmarca y anega toda su existencia: la vida de estos sujetos se rige por el reclamo de resarcimiento, por fracasar cuando triunfan y por delinquir por conciencia de culpa. Es decir que “el carácter se presenta como una patología de la conducta extendida a veces a las dimensiones del destino”[xix]. Propone que los analistas que seguían a Freud intentaron teorizar lo que se presentaba en la clínica de un modo diverso a la presentación sintomática (formaciones del inconciente), prefiriendo las conceptualizaciones alrededor del carácter. Constituyó, entonces, un intento de dar cuenta teórica y clínicamente de una experiencia de lo real. El problema es que dejaron de lado el concepto central de pulsión de muerte y la clínica se aplastó en los callejones sin salida del registro imaginario. “Su obstáculo epistemológico (es que) razonan según la repartición del interior y del exterior - y así elaboran el carácter como lo opuesto al síntoma…”[xx]. Es allí donde toma la posta Lacan y, “al postular al síntoma como proceso social como todas las formaciones del inconciente, que son impensables sin relación al Otro”[xxi], resuelve la dicotomía entre carácter y síntoma, al extender la caracterización de neurosis al conjunto de la conducta del sujeto. Según Miller, “Freud intentó satisfacer esa extensión de la neurosis que experimentaban los analistas, con la noción de superyó y otros conceptos derivados, con las paradojas de la satisfacción, las paradojas del goce”, y le contestó a quienes intentaron abordar el problema de la repetición como carácter, respondiendo con El yo y el ello y Más allá del principio del palcer.[xxii] Volvamos ahora al punto de considerar si el carácter guarda o no relación con el problema de la pulsión. En el caso de considerar al carácter sólo en la vertiente de las identificaciones del yo, su estatuto se vería restringido al registro imaginario. Pero Diana Rabinovich nos alerta con respecto a la constitución misma del yo en tanto su núcleo lo constituye, para Lacan, el objeto a[xxiii]. No hace sino retomar la idea freudiana del yo del narcisismo fundado por un núcleo de reserva libidinal intransferible al objeto de amor[xxiv]. Nos aclara que “en Lacan el concepto de herida narcisista, tan meneado, sufre una reconceptualización inseparable de

la lectura del objeto (a) del i(a) como real y del concepto de goce. El significante impone una división, un desgarro entre cuerpo y goce, que nunca será salvado, ese desgarro es el fundamento de la herida narcisista, herida que no se agota en los espejismos del yo especular, de la imagen. Esta reformulación plantea interrogantes sobre lo que habitualmente se llama carácter, sobre su análisis”[xxv]. Más adelante, en el mismo texto dirá que al considerar al objeto a en su vertiente de plus de gozar, se “introduce el goce en el centro mismo del yo, y lleva a que nos preguntemos sobre el papel posible del goce en la inercia del yo, en su inercia misma, que no se agota, creo, en lo especular. (…) El yo incluye en su centro ese trozo de real que es el objeto (a), real que resiste a la interpretación significante”[xxvi]. En Freud mismo el tema del carácter había aparecido en íntima ligazón a los avatares pulsionales del sujeto[xxvii]. Pero la fijación pulsional que redunda en la formación del carácter requiere considerar una noción más, fundamental en la obra de Freud y en la clínica psicoanalítica, la noción de trauma. En las líneas que quedan de este trabajo no me explayaré en los aspectos habitualmente más considerados en relación al pasaje del trauma como realmente acaecido al valor constitucional de la fantasía como marco de lo traumático de la sexualidad misma, sino que traeré algunas referencias de Freud con respecto al problema clínico que nombró como fijación al trauma y que lo había llevado a su formulación del más allá del principio del palcer[xxviii]. En su texto Moisés y la religión monoteísta, Freud recuerda que “llamamos traumas a esas impresiones de temprana vivencia, olvidadas luego (…) que se han sustraído a una tramitación normal”, “la vivencia cobra carácter traumático únicamente a consecuencia de un factor cuantitativo”[xxix]. Los fenómenos de la neurosis son consecuencia de ciertas vivencias e impresiones, a las que, justamente por ello, reconocemos como traumas etiológicos”. Finalmente, especifica que “los traumas son vivencias en el cuerpo propio o bien percepciones sensoriales, las más de las veces de lo visto y lo oído, vale decir, vivencias e impresiones”[xxx]. Ahora bien, a partir de haber situado la noción de trauma, va a referirse a sus efectos, como positivos y negativos. Los primeros “son unos empeños de devolver al trauma su vigencia, recordar la vivencia olvidada o, todavía mejor, hacerla real-objetiva (real), vivenciar de nuevo una repetición de ella”. El nombre de tales empeños será: fijación al trauma y compulsión de repetición. “Pueden ser acogidos en el yo llamado normal y, como tendencias de él, prestarle unos rasgos de carácter inmutables…”[xxxi]. Por su parte, “las reacciones negativas persiguen la meta contrapuesta; que no se recuerde nada ni se repita nada de los traumas olvidados”. Se trata de reacciones de defensa, entre las que se encuentran las evitaciones, inhibiciones y fobias. Pero, también estas reacciones negativas contribuyen a la acuñación del carácter; en el fondo también son unas fijaciones al trauma, sólo que unas fijaciones de tendencia contrapuesta”. Y aquí nos encontramos con una sorpresa: Freud ofrece una definición de síntoma que incluye las dos tendencias: las que pugnan por revivir el trauma y las que pugnan por evitarlo, pero paradójicamente, ambos lo fijan. Todas sus expresiones, positivas y negativas, poseen naturaleza compulsiva. La defensa deja, en todos los casos, alteraciones del yo comparables a unas cicatrices[xxxii]. Para finalizar, y siguiendo la distinción sostenida por Freud, me formulo la siguiente pregunta: será el síntoma la cara “mejor tratable” analíticamente, de la posición del sujeto con respecto a la exigencia de la pulsión, mientras que el carácter pone en juego lo imborrable de una cicatriz que, cuanto mucho podrá reducirse, y pasar de comandar un destino a constituir algunos “rasgos de expresión” pulsional en el sujeto?

NOTAS [i] FREUD, S., Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico. Pág. 317. [ii] El trabajo del análisis se acompaña, para Freud, del interés investigador del analista. La resistencia parece presentarse como un obstáculo a ambos. Pero si el analista no sostiene la distancia entre ambos intereses, se presenta la resistencia del analista como obstáculo en la dirección de la cura. Cfr. con el caso Dora, por ejemplo.

134

[iii] FREUD, S., Algunos tipos de carácter …, Id. [iv] Id. [v] Id., Pág. 320 [vi] Id. Pág. 322 [vii] FREUD, S., Más allá del principio del placer, Pág. 20 [viii] DAL MASO, S., Fantasma y Superyó: cicatrices del Complejo de Edipo, texto escrito para la Cátedra Psicoanálisis Freud I, Prof. Friedenthal. 2005. Inédito, y Encuentros, marcas: cicatrices. 2009. Grupos de trabajo, Extensión del Posgrado Ameghino. Inédito [ix] Ofrecer su castración como garantía del Otro, Seminario 10, Clase IV, pág. 56 [x] FREUD, S., Algunos tipos de carácter…, Pág. 323, 332 y 337: conciencia moral, conciencia de culpa. [xi] La denegación de la satisfacción se entrama con la teoría del conflicto que lleva a la represión. Cfr., por ejemplo, en la Conferencias de introducción al Psicoanálisis 19, 22 y 23 , Pág. 274, 314/5, 333. [xii] FREUD, S., Algunos tipos de carácter…, Pág. 323 [xiii] Id., Pág. 324 [xiv] Id., Pág. 325 [xv] Id. Pág. 337 [xvi] Id. Pág. 338 [xvii] NIETZSCHE, F., Así habló Zaratustra, pág. 42 a 44. Buenos Aires.Ed. Libertador, 2003. [xviii] Versión del síntoma que trabajará extensamente en Inhibición, síntoma y angustia. [xix] MILLER, J-A., La experiencia de lo real en la cura psicoanalítica, Pág. 140. [xx] Id., Pág. 143. [xxi] Id. Pág. 142 [xxii] Id., Pág. 142 [xxiii] RABINOVICH, D., La teoría del yo en la obra de Jaques Lacan, Pág. 73 [xxiv] Cfr. FREUD, S., Introducción del narcisismo [xxv] RABINOVICH, D., Op. Cit, pág. 80. [xxvi] Id., Pág. 84. [xxvii] Recordemos El carácter y el erotismo anal y Sobre las trasposiciones de la pulsión, en particular del erotismo anal, sin olvidar las articulaciones del carácter y lo pulsional también con respecto al hombre de los lobos y el hombre de las ratas, etc. [xxviii] FREUD, S., Más allá del principio del placer, Pág. 13. [xxix] FREUD, S., Moisés y la religión monoteísta, Pág. 70 [xxx] Id., Pág. 72. El subrrayado es mío. [xxxi] Id., Pág. 72/73. [xxxii] Id., Pág. 74. BIBLIOGRAFÍA DELGADO, O., La subversión freudiana y sus consecuencias. JVE. FREUD, S., Algunos tipos de carácter dilucidados por el trabajo psicoanalítico. Tomo XIV. O.C. Amorrortu Editores. 1992. FREUD, S., Introducción del narcisismo. Tomo XIV. O.C. Amorrortu Editores. FREUD, S., Pegan a un niño. Tomo XVII. FREUD, S., Más allá del principio del placer. Tomo XVIII. FREUD, S., El fetichismo. Tomo XXI. FREUD, S., Moisés y la religión monoteísta. Tomo XXIII. LACAN, J., Seminario 10. Paidós. MILLER, J-A., La experiencia de lo real en la cura psicoanalítica.Paidós. NIETZSCHE, F., Así habló Zaratustra. Buenos Aires. Ed. Libertador, 2003 RABINOVICH, D., La teoría del yo en la obra de Jaques Lacan. Manantial.

SOBRE LA PRÁCTICA DE LA REALIZACIÓN DE CORTES EN EL CUERPO Y EL PROBLEMA DE SU GENERALIZACIÓN
Dartiguelongue, Josefina Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El presente trabajo se basa en la distinción de un fenómeno clínico que se extiende en el espacio social y se presenta repetidamente en varios dispositivos de atención en Salud Mental. Dicho fenómeno consiste en sujetos que se realizan cortes en el cuerpo. Provocarse tajos en la piel se ha constituido como práctica y comprende al discurso. Adquirió nombre propio “cutters” y habita en la realidad a través de innumerables páginas, foros y blogs de, entre y sobre “cutters”. Sin embargo no se trata de un campo homogéneo. El objetivo del trabajo es identificar diferentes modalidades de este uso del cuerpo que responden a distintas funciones y operaciones psíquicas, partiendo, desde la dimensión de la estructura subjetiva, ya sea en su desencadenamiento o como suplencia; su relación al goce, la forma de relación al Otro y la incidencia de lo social contemporáneo. Palabras clave Cortes Cuerpo Modalidades Operación ABSTRACT THE CUTTING PRACTICE AND THE PROBLEM OF ITS GENERALITY. This research paper is based on the distinction of a clinical phenomenon, which extends in the social space, and presents repeatedly in several Mental Health attention disposals. This phenomenon consists of subjects that cut themselves in their body. To provoke cuts in the skin has constituted as a common practice and has been embedded in the speech. Has acquired a given name, the cutters, and inhabits in reality through thousands of blogs, Internet sites, and forums, about and among cutters. Nevertheless, it is not a homogenous field. The objective of this research is to identify different forms of using the body that responds to diverse functions and psychic operations, starting, from the dimension of the subjective structure, either being in its unleashing or as a substitute; its relationship with enjoyment, the form to relate with the Other and as the contemporary incidence of the social. Key words Cuts Body Forms Operation

I- UN FENÓMEN EN GENERALIZACIÓN El presente trabajo es parte de la investigación teórica-clínica, actualmente en curso, para la tesis de Maestría de Psicoanálisis de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, y se basa en la distinción de un fenómeno clínico que se extiende en el espacio social. Existen problemáticas de la clínica que por sus particularidades y por su generalización pueden llegar a configurarse como problemáticas sociales. Y es de estricto interés su identificación y análisis desde la práctica psicoanalítica para contribuir a su abordaje. En esta perspectiva, esta presentación se aboca a tomar en consideración un fenómeno que insiste en la clínica y se presenta repetidamente en varios y distintos dispositivos de atención en Salud Mental, tales como guardias psiquiátricas, servicios de internación, hospital de día, consultorio, etc. Dicho fenómeno consiste en sujetos que se realizan cortes en el propio cuerpo. Ahora bien, no se trata de intervenciones en el

135

cuerpo que impliquen incisiones como en el caso de los piercings, tatuajes, incrustaciones, escarificaciones, etc, sino de la intervención que consiste pura y específicamente en realizarse tajos en la piel. Se trata de la realización de tajos superficiales, medidos, calculados, que no requieren sutura ni atención médica y localizados siempre en zonas que no conlleven riesgo vital. Realizarse cortes en el cuerpo se ha constituido como práctica, con alarmante regularidad, y comprende al discurso. Adquirió un nombre propio, los “cutters” y habita en la realidad a través de innumerables paginas, blogs y foros de, entre y sobre cutters. Es decir, muestra la evidencia de su referencia al Otro social, parte de la subjetividad contemporánea encarnada en los sujetos y alojado en lo social. Existen trabajos abocados a su estudio, que en base a estadísticas, llegan incluso a concebir el fenómeno como una “epidemia” ([1]) o como el “desorden mental del nuevo milenio” ([2]). El objetivo del presente trabajo sobre esta vasta problemática apunta específicamente a analizar su delimitación, es decir, ubicar el modo de reconocer y concebir este fenómeno desde la literatura psicoanalítica de orientación lacaniana y con ello interrogar su estructura y sus dimensiones en la clínica. II- LA HETEROGENIEDAD CLÍNICA En principio, no es mucha la literatura al respecto, no existen libros o ensayos dedicados exclusivamente al tema, sino sólo capítulos o artículos. Ahora bien, de ellos, lo que cabe destacar es que en general se realiza una referencia a este fenómeno como si se tratara de “uno” y siempre el mismo. Frecuentemente cada publicación aborda la práctica de propiciarse cortes en la piel como un fenómeno homogéneo, es decir, como una única y misma situación clínica, generalizando sus fundamentaciones como si todos los casos de autoincisiones respondieran a los mismos principios clínicos. Sin embargo, la revisión bibliográfica sobre este fenómeno y su evidencia en la clínica indican que esta problemática representa un área compleja y muy amplia. Se encuentran varios y distintos casos de sujetos que se infligen cortes en el cuerpo. En otros términos, existen casos que si bien comparten como común denominador la realización de autoincisiones presentan sin embargo diferencias en su fundamento clínico. Hay casos clínicos dispares, con distintas categorías clínicas que los explican, diferencia que vuelve incompatible que se refiera a una misma estructura del fenómeno. De esta manera entendemos que se trata de un uso del cuerpo que puede responder a distintas funciones y mecanismo psíquicos. Es decir que este fenómeno de sujetos que se realizan cortes en el cuerpo no representa un campo homogéneo. Más bien, es característica su heterogeneidad clínica. En otras palabras, se pueden ubicar distintos tipos de casos que cumplen distintas funciones en la dinámica psíquica. Por lo tanto, entendiendo la diversidad clínica de este fenómeno, es posible considerar que existen diferentes modalidades del mismo que se distinguen por su diversa operación psíquica. Estas se pueden reconocer en primer lugar a partir de la revisión y análisis de los trabajos psicoanalíticos clínicos sobre el tema. Para dar cuenta de ello, en adelante proponemos una sintética distinción de distintas modalidades clínicas de este fenómeno, en virtud de las categorías clínicas con que se lo ha descripto y explicado en publicaciones al respecto hasta el momento. III- DIFERENCIACION DE OPERACIONES En líneas generales y a partir de la literatura psicoanalítica al respecto y de los casos reportados y estudiados, concebimos que los casos de cortes en el cuerpo se pueden ubicar fundamentalmente dentro de tres órdenes, tres dimensiones de la clínica: 1. Cortes como producto de la estructura clínica, 2. Cortes como una forma de relación al Otro, 3. Cortes como efecto de la incidencia de lo social contemporáneo. 1- Cortes como producto de la estructura clínica. Algunos autores ubican a las autoincisiones como un fenómeno específico de una determinada estructura o como la forma de tratamiento subjetivo propia del tipo clínico, es decir, ya sea en su dimensión de desencadenamiento o como un intento de suplen-

cia. De este modo se pueden ubicar distintos casos tributarios de distintas estructuras: A) Se encuentran casos de cortes como vaciamiento de goce en la psicosis. De los numerosos fenómenos de la psicosis que recaen sobre la condición de estructura es el retorno de goce como intrusión en el cuerpo el que concierne a este tema. Frente a ello, para tratar el retorno de lo real, existen en la psicosis soluciones que no recurren a lo simbólico, sino que proceden de una operación real sobre lo real del goce. Existen casos de cortes que se inscriben en esta función, donde el corte en el cuerpo no intenta inscribir la eficacia simbólica del padre, sino que apunta a la extracción de un goce que se experimenta en exceso, y, busca paliar la falla de la castración en lo real, es decir, intervenir el cuerpo para tratar de fijar el goce. En esta línea encontramos los postulados sobre el trabajo de la psicosis y las mutilaciones de C. Soler ([3]) como los trabajos a propósito de casos clínicos de Tendlarz ([4]), Donghi ([5]), Recalcati ([6]) y la Sección Clínica de Burdeos ([7]). B) Se encuentran casos de cortes en el cuerpo como modalidad perversa. La posición del sujeto perverso es la restitución del objeto (a) al Otro. El sujeto se hace objeto para servir como “instrumento” al goce del Otro, para satisfacer el goce del Otro y devolver ese ánimo de goce a un cuerpo que fue vaciado y hacerlo existir en el Otro. Diferentes serán los cortes que se inscriben en este marco. Es Santiere ([8]) quién ubica casos de cortes que pueden corresponder a estas coordenadas. Por un lado respecto del masoquismo, propone la realización de cortes como signo sacrificial ofrecido al goce del Otro, en el cual el Otro gozador toma cuerpo. Y por otro lado respecto del objeto mirada, donde los cortes cumplen la función de anzuelo para pescar-la. C) Se encuentran cortes en casos de neurosis. I)Entre ellos se hallan casos de cortes en la histeria por la dificultad de asumir el semblante femenino. Recalcati ([9]) da cuenta de casos de histeria como la dificultad de la mujer para “tomar cuerpo” en el momento de la constitución narcisista y adquirir valor fálico como recubrimiento de la falta estructural, que se caracterizan por el “rechazo del cuerpo”. Es en estas coordenadas de la estructura que Recalcati ubica casos de autoincisiones. Los cortes como un ultraje a la forma estética del cuerpo que comporta la dificultad en la asunción del semblante femenino que cubre el vacío de la ausencia de falo. II) También se hallan casos de cortes en la neurosis como inscripción significante. Existen casos de tajos en el cuerpo cuya función primordial es la función significante. Es Joucla ([10]), apoyada en un caso clínico, quién propone a las incisiones como “inscripciones significantes” sobre el cuerpo. En otros términos, cortes con valor significante, en tanto representa al sujeto para otro significante y permite el despliegue de la cadena asociativa, como significante que abre la vía de la palabra. 2- Cortes como una forma específica de relación al Otro Son múltiples las modalidades de relación del sujeto y el Otro y la clínica psicoanalítica se aboca al trabajo sobre ello. Encontramos casos de cortes en el cuerpo que se fundan como una particular dimensión de ello: A) Se encuentra conceptualización sobre sujetos que se cortan como modalidad de situar su lugar en el Otro. En esta línea es Lacan quién justamente -aunque en alusión al tatuaje y a la escarificación- se refiere a la función de la incisión en términos de la relación del sujeto y el Otro. Lacan ubica una dimensión de la falta “debido a que el sujeto depende del significante y el significante está primero en el Otro”([11]). Y constituye el mito destinado a encarnar la parte faltante con el mito de la laminilla que designa a la libido en tanto “órgano irreal”. Dice “Una de las formas más antiguas de encarnar, en el cuerpo, este órgano irreal es el tatuaje, la escarificación. La incisión tiene precisamente la función de ser para el Otro, de situar en él al sujeto, señalando su puesto en el campo de las relacione del grupo, entre cada uno y todos los demás. Y, a la vez, tiene de manera evidente una función erótica, percibida por todos los que han abordado su realidad”.([12]) Lacan ubica la incisión real en el cuerpo como un intento del sujeto de alojarse en el Otro, restituyendo, a través de esa operación libidinal, esa primera relación. A través de encarnar, de atrapar la libido vía la incisión en el cuerpo, el sujeto se sitúa en relación al

136

Otro como algo que “es”. Fija su lugar en el Otro, inscribiendo su puesto más que su falta. B) Se hallan asimismo casos de sujetos que se cortan como modalidad de separación del Otro. Es respecto de las operaciones de alienación y separación, constitutivas y basales de la relación al Otro que Brocca ([13]) entiende ciertos casos de automutilaciones. Explica casos donde los cortes son una acción destinada a la separación del sujeto respecto del Otro, como un “gesto mortificador” en el propio cuerpo que puede alcanzar el cuerpo del Otro y apunta a su separación. En estos casos el sujeto se mortifica en su cuerpo para mortificar al Otro y separarse de él. C) Existen casos de sujetos donde el corte se instituye como acting out. Una de las consabidas modalidades de la dirección del sujeto al Otro es la figura clínica del acting out. Aquella escena del sujeto orientada al Otro para señalar el lugar en que lo ha dejado en tanto objeto a. Claro está que la acción de cortajerase puede ubicarse dentro de este principio. Existen cortes en el marco de la producción de una escena velada para el sujeto y dirigida al Otro. Coordenadas que se encuentran en los planteos de Goldstein ([14]). D) Existen casos de cortes como una modalidad de satisfacción de la pulsión escópica. Lacan explica que la pulsión escópica se constituye como una propuesta al Otro a través de su captación por la mirada. Dice al respecto “Yo asevero que así es como el sujeto llega a alcanzar la dimensión, propiamente dicha, del Otro con mayúscula (…) en la pulsión de lo que se trata es de hacerse ver” ([15]). Joucla ([16]) y Santiere ([17]) hallan casos de cortes como la satisfacción de la captura de la dimensión escópica alcanzando al Otro, tajos en la piel para atrapar-gozar de la mirada. Así marcan su diferencia los cortes orientados por la satisfacción de la pulsión. 3- Cortes como efecto de la incidencia de lo social contemporáneo. Existen autores que ubican la función del corte estrictamente como la respuesta subjetiva frente a particularidades de lo social contemporáneo. A) Sujetos que se cortan como una modalidad de búsqueda de lo real cuando el cuerpo ha devenido pura virtualidad . Zizek ([18]) postula a la posmodernidad como el tiempo del puro semblante donde el sujeto habita la lógica de un espectáculo desconectado de la esfera de la producción material. Señala que la realidad virtual ha venido al lugar de la realidad material gestando una “virtualización de la realidad contemporánea”. Así inscribe los casos de cortes como una estrategia desesperada para retornar a lo real del cuerpo. Son también B. Horne ([19]), Barbagelata ([20]) y Pommier ([21]) quiénes de la misma manera postula ciertos casos de cortes como el modo de tocar lo real del cuerpo que ha devenido pura virtualidad. B) La realización del corte como manifestación de la dificultad de la integración del cuerpo narcisita y pulsional en la adolescencia. Recalcati ([22]) propone que ciertos casos de jóvenes que se generan incisiones pueden estar referidos a las dificultades de simbolizar la dimensión real del cuerpo pulsional al encontrarse en ausencia de un soporte identificatorio adecuado, el Ideal del yo -que es lo que orienta esta tarea- por el declive del Otro contemporáneo en su función. Así, para finalizar, entendemos que abordar este fenómeno desde su generalización sin indagar en sus distinciones, invalida y vuelve ineficaz nuestra labor en la clínica. Fue Freud quién enseño que sólo en virtud de ubicar el mecanismo de acción encontraríamos lo patognomónico de un fenómeno clínico y así acceder a algún alcance sobre él. Sólo la especificación de la operación psíquica en juego echa luz sobre el fenómeno en el sujeto y permite vislumbar la orientación en la praxis analítica. Será trabajo en otra ocasión la elucidación de la dirección de la cura en función de los distintos casos.

BIBLIOGRAFIA BARBAGELATA,N. (2004) “Crisis y época”, en http://www.vinculos.org.ar/publicaciones.htm BROCCA, C. (2007). Coloquio para el Laboratorio de Psicopatología y Psicoanálisis de Paris7. Inédito. CONTERIO, K., y LADER, W. (1998). Bodily Harm. The breakthrough healing program for self-injurers, Hyperion, Nueva York, 1998. DONGHI, A y otros (2009). Cuerpo y subjetividad. Variantes e invariantes clínicas. Letra Viva, Buenos Aires,p.73. GOLDSTEIN, M. (2008). “Cutting: una práctica de nuestro tiempo”. Imago Agenda, vol. Agosto de 2008. LACAN, J. (1964). El Seminario. Libro 11: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Paidós, Buenos Aires, p.214. Idem. LACAN, J. (1964). El Seminario. Libro 11: Los cuatro conceptos fundamentales del psicoanálisis. Paidós, Buenos Aires, p.202. MILLER J. A. y otros (1998). La psicosis ordinaria. Paidós. Buenos Aires. 2003 MILLER, J.A. y otros. (1999). Los inclasificables de la clínica psicoanalítica. Paidós, Buenos Aires,p.310. MILLER, J.A. y otros. (1999). Los inclasificables de la clínica psicoanalítica. Paidós, Buenos Aires,p.311. PLANTE, L. (2007). Bleeding to ease the pain. Cutting, self-injury, and adolescent search for self, Praeger Publishers, Westport, 2007. POMMIER, G. (2002). “Pero, ¿Tu cuerpo se sigue pareciendo al que conocías?” Los cuerpos angélicos de la Posmodernidad. Buenos Aires: Nueva Visión,p.16. PRIMERAS JORNADAS CLÍNICAS DE LA NEL-LIMA (2007)- Horne.B., Lima, Perú, http://ampblog2006.blogspot.com/2007_07_15_archive.html RECALCATI, (2003) p.87 RECALCATI, M. (2003). Clínica del vacío. Anorexias, dependencias, psicosis. SEPS, España,p.266. RECALCATI, (2003) p. 85 SANTIERE, A. (2003). “La letra con sangre… descarna lo simbólico”. Imago Agenda Nº 75, Letra Viva, Buenos Aires, pág. 20-22. SANTIERE, A. (2003). “La letra con sangre… descarna lo simbólico”. Imago Agenda Nº 75, Letra Viva, Buenos Aires, pág. 20-22. SOLER,C. (1988) Clínica de la Psicosis, Manantial, Buenos Aires, 1998,p.18. TENDLARZ, S. (2005). “El corte en el cuerpo”. Papers del CA- Nueva Serie, nº8. ZIZEK, S. (2000). “Welcome to the Dessert of the Real”. Lacannian Ink. 16, 64-81.

137

EL COLEGIR (ERRATEN) FREUDIANO Y EL DELIRIO DE RELACIÓN (BEZIEHUNGSWAHN) PARANOICO
De Battista, Julieta Facultad de Psicología. Universidad Nacional de La Plata. Argentina

RESUMEN El proyecto de investigación en el cual este trabajo se inscribe, “Lógica y alcance de las operaciones del analista según Freud: colegir (Erraten), interpretar, construir”, tiene como objetivo esclarecer las operaciones que en el analista presiden la producción de interpretaciones y construcciones, intentando precisar la lógica de su funcionamiento y sus condiciones de posibilidad. En este contexto el presente artículo busca establecer una articulación entre la teoría psicoanalítica y la clínica, a partir de la interrogación del delirio de relación paranoico en pos de considerar los posibles aportes a la elucidación de las operaciones analíticas; intentando de este modo cernir la problemática, abrir un nuevo campo de exploración y sopesar su pertinencia. Se procede entonces delimitando la operación del colegir tanto en el trabajo del analista como en el trabajo del paranoico, a partir del análisis de una viñeta freudiana. Como conclusión se extrae que si bien puede haber semejanzas a nivel de la táctica, la misma responde a posiciones éticas divergentes. Como punto a discutir, y a desarrollar en otro tramo de la investigación, se propone el tema de las consecuencias del encuentro con la psicosis sobre la posición del analista. Palabras clave Psicoanálisis Colegir Delirio Paranoia ABSTRACT TO GUESS (ERRATEN) IN FREUD AND PARANOID DELUSION OF RELATIONSHIP (BEZIEHUNGSWAHN) The research project in which this paper is inscribed, “Logic and scope of operations of the psychoanalyst in Freud: to guess (erraten), to interpret, to construct”, aims to clarify the operations that in the psychoanalyst govern the production of interpretations and constructions, trying to elucidate its logic. In this context, this article seeks to establish a link between psychoanalytic theory and the clinical. It researches the paranoid delusion of relationship (beziehungswahn) and it considers possible contributions to the understanding of the analytical operations; trying to delimit the problem, to open a new research field and to consider its relevance. We try to infer the operations in the psychoanalyst’s work as well as in the work of paranoid, from Freudian analysis of a clinical case. We conclude that there may be similarities between both of them in the tactical level, but they belong to different ethical positions. As a point of discussion, and to develop in another part of this investigation, it raises the issue of the consequences of meeting with psychosis on the position of the psychoanalyst. Key words Psychoanalysis Guess Delusion Paranoid

coanalítica y la clínica en la que la misma se sustenta a partir de la interrogación del delirio de relación paranoico en pos de considerar los posibles aportes al esclarecimiento de las operaciones analíticas, intentando de este modo cernir las problemáticas, abrir un nuevo campo de exploración y sopesar su pertinencia. Desde un punto de vista metodológico, el proyecto de investigación se lleva a cabo a partir de un rastreo bibliográfico de los conceptos de interpretar, colegir y construir en la obra freudiana y en las tradiciones filosóficas correspondientes para extenderse al cuestionamiento de los mismos a partir de otras disciplinas dentro del campo de la ciencias humanas, especialmente la lingüística, incluyendo también los debates actuales sobre esta problemática en el psicoanálisis. Este tratamiento de la teoría pretende formalizar las consecuencias extraídas de la clínica que sustenta al abordaje psicoanalítico a partir de la intervención del sufrimiento humano según las reglas propias de su dispositivo. La articulación teoría -clínica se trabaja desde el análisis de viñetas extraídas tanto de la obra freudiana como de la práctica propia. II. LAS OPERACIONES DEL ANALISTA: EL “COLEGIR” FREUDIANO. En este proyecto se focaliza especialmente la noción freudiana, muy utilizada en los inicios de la experiencia analítica aunque poco explorada y casi olvidada después, del erraten o “colegir” (1). El término alemán merece un comentario, dado que las diversas traducciones que se han hecho del mismo acentúan ciertas tonalidades ya sea otorgándole una mayor cuota de azar que la conveniente (para el caso de la traducción de López Ballesteros: “Adivinar”) o un excesivo tinte intelectual (vale para el caso de la opción de traducción de Etcheverry: “Colegir”) (Escars, 2009). El erraten parece venir a ocupar en la teoría el lugar asignado a estas operaciones que en el analista permiten la interpretación y la construcción. De allí que el mismo cobre todo su interés en este marco. En pos de precisar su significación, adelantaremos que para Freud el erraten es lo que especifica la tarea del analista, en tanto éste “colige” lo reprimido a partir de sus indicios. Esta operación sería la condición de la formulación de una interpretación o de una construcción. (Freud, 1937). En cuanto a la naturaleza de esta operación, el abanico semántico del término en alemán incluye diversas acepciones y matices, a saber: adivinar, acertar, encontrar la solución, la respuesta (por ejemplo en un concurso), concluir a partir de indicios o alusiones (por ejemplo un acertijo, misterio) también percibir o discernir con la imaginación, averiguar mediante la intuición o la capacidad de compenetración (Escars, 2009). Los traductores de Freud han enfatizado ora la versión más azarosa ora la versión más intelectual, sin conseguir un término en español que permita plasmar esta operación de producción de conclusiones a partir de un procedimiento que si bien no es deductivo, no por eso carece de método, a la base del cual encontramos la lectura de indicios en el material y que por otra parte no excluye el papel que la intuición o el presentimiento puedan tener en el mismo. III. EL PROBLEMA DE LAS OPERACIONES ANALÍTICAS A LA LUZ DE LAS OPERACIONES PARANOICAS. En el marco de este proyecto que acabamos de presentar y en el punto en que el mismo encuentra asidero en la experiencia clínica, es que surge la pregunta que orienta este artículo. En una primera aproximación, la clínica de las psicosis (más precisamente la de la psicosis paranoica) nos permite constatar en la experiencia la presencia de estas operaciones: interpretar, construir, colegir, sugiriendo que las mismas podrían no ser patrimonio exclusivo de la tarea del analista y generando el interrogante sobre los puntos de semejanza y de diferencia. ¿Qué es lo que diferenciaría a ambos procederes? O yendo aun más allá y retomando el método freudiano de leer la normalidad en las exageraciones de lo patológico: ¿Es que la indagación de estas operaciones de la psicosis podría enseñarnos algo acerca de las operaciones del analista? Dos datos concernientes a los orígenes del psicoanálisis nos autorizarían a avanzar por esta vía. El primero, fundacional, nos recuerda que el caldo de cultivo de La interpretación de los sueños fue la interlocución de Freud con el paranoico Fliess (2). El segun-

I. INTRODUCCIÓN. Este trabajo se inscribe en el proyecto de investigación intitulado “Lógica y alcance de las operaciones del analista según Freud: colegir (Erraten), interpretar, construir” correspondiente a la cátedra de Teoría Psicoanalítica y perteneciente al programa de incentivos a la investigación de la Universidad Nacional de La Plata. Dicho proyecto tiene como objetivo esclarecer y precisar las operaciones que en el analista presiden la producción de interpretaciones y construcciones, intentando establecer la lógica de su funcionamiento y sus condiciones de posibilidad. En este contexto el presente artículo busca establecer una articulación entre la teoría psi-

138

do, no menos original que el primero, nos presenta la entrada de Lacan al psicoanálisis signada también por su encuentro con la paranoia, en este caso Aimée (3). En los orígenes de la interpretación analítica nos topamos con la interpretación paranoica. ¿Es válido leer allí una solidaridad estructural a nivel de los procedimientos? ¿Qué de estos sendos encuentros con la paranoia suscitó tanto en Freud como en Lacan un trabajo analítico? (4) Continuando por esta vía constatamos que, en varias ocasiones, Lacan aproxima la posición del analista a la del psicótico, suscitando un interés en la indagación de una posible relación. Sobre el final de su enseñanza, en abril de 1977, y en ocasión de la apertura de la Sección clínica, Lacan subraya lo fundamental de la psicosis y la necesidad de que un analista no retroceda ante ella en ningún caso. A renglón seguido no desestima la idea de un final de análisis para el psicótico situando que no sólo el paranoico se identifica al síntoma sino que el analista también se identifica con él y concluye: “El psicoanálisis es una práctica delirante” (Lacan, 1977: 44). El corolario llegará cuando remate su argumentación afirmando “Si fuera más psicótico probablemente sería mejor analista” (Lacan, 1977: 45). Al parecer algo de la condición psicótica se emparentaría con la condición de analista, pero ¿es que acaso la primera podría facilitar la segunda? Habiendo tomado nota de estos indicios, que seguramente requerirán de otros recorridos en otro segmento de este trabajo de investigación, nos abocaremos inicialmente a la cuestión que nos ocupa: indagar los aportes que puedan brindar las operaciones de la interpretación, la construcción y el colegir paranoicos al esclarecimiento de la lógica de las operaciones del analista, privilegiando en este caso la operación del erraten. IV. EL PROCEDIMIENTO PARANOICO: “JUNTAR DETALLES”. La interpretación y la construcción delirantes en la paranoia han sido descriptas tempranamente en la tradición de la psiquiatría clásica tanto alemana (Kraepelin) como francesa (Serieux y Capgras). No es el caso del erraten o al menos no bajo este término. Sin embargo, ciertos fenómenos presentes en la clínica de la paranoia, aunque no tan relevados, se asemejarían al proceder freudiano del colegir. Intentaremos delimitarlos y precisarlos. Ya en 1909 Sérieux y Capgras aíslan una fase de incubación de los delirios interpretativos a la que llaman “fase meditativa” o “trabajo preparatorio” y que consiste en una cierta acumulación y recolección del material que luego dará lugar a las futuras interpretaciones. Según estos autores, dicho material está constituido por toda una serie de hechos insignificantes en sí mismos (algunos incidentes, algunas palabras amables o ambiguas) que sin embargo adquieren para el sujeto una importancia capital, sin que el mismo busque aun una explicación. Estos pormenores van cobrando un relieve cada vez más destacado, las suposiciones nacen y crecen de a poco, insidiosamente, y se van alimentando de nuevas adquisiciones conforme a la tendencia que de esta manera comienza a definirse y que decanta en una pendiente marcada a las interpretaciones delirantes. Sólo luego de este “trabajo preparatorio” y a partir de una causa ocasional surge la idea directriz que se cristaliza en las interpretaciones y su posterior entramado en la sistematización delirante. Lacan critica esta idea del “desarrollo insidioso” de la paranoia en su seminario sobre las psicosis, en pos de defender su hipótesis rupturista. Sin embargo ambas opciones no parecen resultar incompatibles, lo insidioso no quita el desencadenamiento y por otra parte es un dato clínico que algunos sujetos permanecen en este punto meditativo y preparatorio sin devenir ni francamente interpretativos, ni manifiestamente delirantes. Un paciente hacía referencia a este momento diciendo que se dedicaba a “juntar detalles”: un paraguas inusualmente fuera de lugar, el gesto aparentemente descuidado de un transeúnte, el reír de un niño en determinada situación, hechos aparentemente insignificantes que sin embargo parecen querer decir algo más. Este paciente refería en el inicio de su malestar un momento de extrañeza, rayano a la perplejidad, donde múltiples pequeños detalles de su vida cotidiana parecían comenzar a resonar para él, captando su atención sin aun llegar al punto de la certeza o “significación de significación” (Lacan, 1958). Este momento no consiste en sentido estricto en una interpretación delirante, no tiene el mismo peso enunciativo ni el elemento del concernimiento, no

llega a cristalizarse en la significación personal, sino que más bien parece ser el nexo que conduce a la interpretación, proporcionando el material de la posterior construcción delirante propiamente dicha. Parece caracterizarse por un estado de atención permanente donde el sujeto registra pequeños detalles que cautivan su atención y que quedan por momento fuera de la lógica. El mundo ha cambiado pero aun no se sabe en qué ni por qué. Se recolectan indicios, sin que estos decanten aun en la fórmula de la interpretación. Este proceder parece deberle mucho a la intuición o al menos no responde a una inferencia intelectual del orden de lo deductivo. A diferencia de la interpretación, no se impone inmediatamente en una significación inquebrantable sino que parece llevar a la misma, desencadenando todo un trabajo de detección y puesta en relación de los indicios que sólo après coup se revelará confirmatorio de la interpretación delirante. El campo semántico del término alemán erraten parece apropiado para dar cuenta de esta actividad: el paranoico entonces también parece concluir a partir de indicios o alusiones, percibir o discernir con la imaginación, averiguar mediante la intuición o la capacidad de compenetración, es decir también parece llegar a cierta conclusión por un medio que no es el razonamiento o la deducción ni tampoco la mera adivinación, sino a través de la puesta en conexión de detalles triviales o marginales para otros, pero claves para él. La extrema relevancia que cobran los detalles supuestamente insignificantes tampoco resulta ser patrimonio exclusivo del analista. (5) A los fines que nos interesan en este proyecto, ubicar la lógica que preside las intervenciones de un analista en un análisis, resulta útil destacar que en el caso del psicótico el procedimiento del “juntar detalles” (¿Versión paranoica del colegir freudiano?) parece posibilitar la construcción de la clave de lectura delirante por una especie de convergencia de los indicios hacia una interpretación. En este caso la interpretación decantaría de la puesta en relación y la cristalización de estos indicios. V. UN CASO FREUDIANO DE PARANOIA DE CELOS (DELIRIO DE RELACIÓN). Encontramos entonces el punto de anclaje en la experiencia clínica, a partir de una viñeta que Freud presenta en su texto de 1921, “Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos, la paranoia y la homosexualidad”, cuyo primer caso presentado nos permite precisar esta actividad del colegir en la paranoia. Se trata de un caso de paranoia de celos en un paciente joven. El delirio se centra en la infidelidad de su mujer, de conducta intachable por cierto. Al momento de la consulta con Freud el paciente presentaba crisis aisladas bajo la forma de ataques de celos coincidentes con el cumplimiento de una relación sexual conyugal satisfactoria. Es interesante analizar los términos en los que Freud se refiere al proceder que origina la crisis: “El ataque extraía su material de la observación de mínimos indicios, por los cuales se le había traslucido la coquetería de la mujer, por completo inconsciente e imperceptible para otro. Ora había rozado inadvertidamente con su mano al señor que se sentaba junto a ella, ora había inclinado demasiado su rostro hacia él o le había exhibido una sonrisa más amistosa, que no usaba a solas con su marido. El ponía un grado extraordinario de atención en todas las exteriorizaciones del inconsciente de ella, y siempre sabía interpretarlas rectamente, de suerte que en verdad siempre tenía razón y aun podía acudir al análisis para justificar sus celos. Ciertamente, su anormalidad se reducía a que él observaba lo inconsciente de su mujer con mayor agudeza, y luego lo tasaba en más de lo que a otro se le ocurriría hacerlo” (Freud, 1921: 219, el subrayado es nuestro) Freud advierte en la paranoia esta actividad de observación de indicios, a la cual no califica de interpretación y, por otra parte, señala que constituye el material de la crisis paranoica. Nótese que es a partir de esta sumatoria de indicios recolectados que el paciente puede realizar la interpretación de la infidelidad de su mujer, clave del delirio celotípico que obedece a la lógica gramatical de la paranoia extraída por Freud del caso Schreber: “Yo no soy quien lo ama, ella lo ama”, hipótesis del estallido de libido homosexual mediante. La delimitación del dato clínico incluye como notas relevantes: la relación de transparencia y excesiva atención con respecto a las

139

exteriorizaciones del inconsciente del otro, la agudeza y la precisión de las interpretaciones de estos indicios y finalmente la sobrevaloración de los mismos. Freud extiende también esta actividad de observación de indicios a los paranoicos perseguidos: “Tampoco ellos admiten nada indiferente en otro, y en su ‘delirio de ilación’ usan los mínimos indicios que les ofrecen esos otros, extraños” (Freud, 1921: 220) (6) El paranoico freudiano queda definido en este escrito por una modalidad del no querer saber que hace uso de la proyección por medio de la cual el sujeto logra mantener inconsciente la propia infidelidad a costa de hacer consciente a gran escala la infidelidad de su mujer. Ahora bien, no basta para Freud con decir que los paranoicos proyectan en el otro aquello que no quieren saber de sí mismos, ya que: “(…) no proyectan en el aire, por así decir, ni allí donde no hay nada semejante, sino que se dejan guiar por su conocimiento de lo inconsciente y desplazan sobre lo inconsciente del otro la atención que sustraen de su inconsciente propio.” (Freud, 1921: 220). El factor cuantitativo será lo decisivo, concluyendo en que la sobre-investidura de las interpretaciones de lo inconsciente del otro constituye la clave de la anormalidad paranoica. El paranoico allí pone mucho de sí. VI. CONCLUSIONES Y DISCUSIÓN. De todos modos, al parecer, el paranoico no colige “en el aire” (o sea que tampoco para el paranoico la interpretación podría ser cualquiera, ni carecería de límites) sino guiándose por el inconsciente del otro y dedicándole una excesiva atención. Nótese que en este punto la operación paranoica diferiría de la operación analítica incluso oponiéndosele: en el primer caso la actitud sería de una atención constante y en el segundo de una atención flotante. Resta aclarar cómo se produciría este “guiarse por el inconsciente del otro” a partir de sobre-investirlo, más aun cuando la posición que Freud describe parece consonar con la de la destitución subjetiva del analista (“desplazan sobre el inconsciente del otro la atención que sustraen de su inconsciente propio”). Ahora bien, en el caso del paranoico se trataría de un procedimiento defensivo basado en una modalidad del no querer saber, un rechazo del inconsciente que por otra parte nos indica que el paranoico está implicado allí subjetivamente y que no opera entonces desde el lugar de semblante del objeto causa del deseo que conviene al analista. En este no querer saber que le retorna bajo la forma del concernimiento personal, el paranoico pone más bien “mucho de sí”, sobreinviste, Freud no deja de señalar que este exceso en lo cuantitativo es lo decisivo. Por otra parte, este “colegir defensivo” del paranoico parecería acercarse más a una interpretación salvaje y feroz que a una interpretación que posibilite un trabajo analítico. De hecho en la viñeta comentada el “colegir” deriva en una crisis y no en la posibilidad de una elaboración de saber. El rigor psicótico no siempre parece ser respetuoso de la temporalidad subjetiva aunque demuestre una sensibilidad insospechada al deseo inconsciente del otro. Concluimos provisoriamente entonces que, si bien a nivel del procedimiento podemos encontrar algunas semejanzas entre el colegir freudiano y el colegir paranoico, el punto decisivo es que dicha táctica responde a posiciones éticas divergentes. La posición del psicótico está signada por el rechazo del inconsciente e instala una política del rigor que puede resultar feroz. La posición del analista habilita el bien-decir del inconsciente a partir de la puesta en acto de la función deseo del analista. Ahora bien, si de ética se trata, nada impediría entonces que un psicótico pueda operar como analista ni que un analista pueda intervenir paranoicamente.

a su vez sería también acusado de plagio por Lacan). ¿Qué es lo que se teje transferencialmente a partir de estos encuentros (Freud-Fliess, Lacan -Marguerite Anzieu, Lacan- Didier Anzieu…) que no deja de transmitirse a las generaciones venideras bajo la forma de la acusación de plagio? A esta pregunta se dedicará otro tramo de esta investigación que no será tratado en este artículo. (3) Sobre este punto la monografía clínica de Jean Allouch, Marguerite ou l’Aimée de Lacan, aporta más elementos para pensar estos encuentros con sendos paranoicos que resultaron inaugurales para el psicoanálisis. (4) La posición del psicótico con respecto al objeto (tenerlo en el bolsillo al decir de Lacan) genera división subjetiva. Al parecer algo de un trabajo analizante parece haberse puesto en marcha tanto para Lacan como para Freud en su encuentro con la paranoia. De allí nuestra pregunta, ¿Qué puede aportarnos una indagación de la posición interpretativa del paranoico al esclarecimiento de la lógica que preside las operaciones del analista? La propuesta para un futuro trayecto de esta investigación es la de sopesar las consecuencias que el encuentro con la actividad interpretativa del paranoico pudo haber tenido en la gestación de la Traumdeutung para Freud y en la entrada en el psicoanálisis para Lacan, intentando cernir los efectos que esta operación paranoica pudo causar sobre el deseo del analista. (5) Por cierto que este proceder paranoico no obedece tampoco al principio del equívoco significante, resorte que para Lacan (1975-1976) define la operación de la interpretación analítica en tanto posibilita la resonancia del significante. Más bien parece instalarse en la lógica del signo, aquello que representa algo para alguien, según la fórmula que Lacan retomará de Peirce. Aun cuando el paranoico pueda equivocar un significante, el mismo no reenvía a una cadena de asociaciones sino más bien a la plomada de la clave delirante. En este punto creemos posible avanzar en un intento de formalización que podríamos esbozar así: lógica del significante para la interpretación analítica, equívoco y resonancia correlativos/ lógica del signo para la operación paranoica, cuya modalidad de funcionamiento restaría despejar. (6) Nueva aclaración terminológica que realizaremos retomando a continuación el texto de una comunicación personal de Escars (2009). Etcheverry traduce “Beziehungswahn” por “delirio de ilación” y esta opción merece algunos comentarios. En ciertas ocasiones Etcheverry traduce “ilaciones de pensamiento” cuando Freud utiliza el término Gedankengang, y pone mucho cuidado en diferenciarla de otra palabra utilizada por Freud: Gedankenzug, que traduce por “ itinerarios de pensamiento”. Al comentar su traducción de Freud, Etcheverry aclara que el interés por resaltar esta diferencia radica en que Gang y Zug suscitan resonancias semánticas que es necesario precisar. El término Gang significa curso, proceso, marcha, supone una trayectoria tópica, pero que -dice él- admite una dirección intencional, lo cual parecería remitir -es el sentido con que lo utiliza Freud muchas veces- a procesos pre-conscientes. Por el contrario Zug, dice Etcheverry, es “más material, se refiere más al trazado del camino y a un tirón o arranque automáticos”. Estos Gedankenzug parecerían más vinculados a cierta materialidad inconsciente, a un “curso forzoso”. La ilación paranoica podría más bien entenderse en el sentido de Zug y no de Gang. Ahora bien, el término freudiano de este “delirio de ilación” es “Beziehungswahn” y Beziehung no es, en verdad, un camino, un surco, una ilación, sino más simplemente una “relación”, “vínculo”, “referencia” (hay que compararla con otros términos cercanos en Freud: Bindung -ligazón, vínculo- Verhältnis -relación, constelación- Verknupfung -anudamiento, enlace-). Es decir que de lo que Freud habla allí es más bien del “delirio de referencia”, “delirio de relación”, o sea una especie de compulsión a establecer relaciones. (Comunicación personal, ESCARS, 2009) Opción de traducción que encontramos también en Lacan, quien en su versión al francés de este artículo freudiano traduce “Beziehungswahn” por “délire de rélation” (FREUD,1921. Traduction Lacan 1932, p. 394). En adelante preferiremos este término al de delirio de ilación. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ALLOUCH, J (1990) Marguerite ou l’Aimée de Lacan. Paris: EPEL ESCARS, C. (2009) Proyecto de investigación: “Lógica y alcance de las opece raciones del analista según Freud: Colegir (Erraten), interpretar, construir.” Programa de Incentivos a la investigación UNLP. Código S007. FREUD, S. (1921). De quelques mécanismes névrotiques dans la jalousie, la paranoïa et l’homosexualité Traduit de l’allemand par Jacques Lacan. Revue française de psychanalyse. Tome V, Nº 3. Paris : Denoël, 1932. FREUD, S (1921) Sobre algunos mecanismos neuróticos en los celos, la paranoia y la homosexualidad. Obras completas. Tomo XVIII. Buenos Aires : Amorrortu, 1989. FREUD, S (1937) Construcciones en el análisis. Obras completas. Tomo XXIII. Buenos Aires: Amorrortu. LACAN, J (1956-57) Le séminaire. Livre III. Les psychoses. Paris: Seuil, 1981. LACAN, J (1958) D’une question préliminaire à tout traitement possible de la psychose. Ecrits. Paris : Seuil, 1966. LACAN, J (1975-1976) Le séminaire. Livre XXIII. Le sinthome. Paris: Seuil, 2005. LACAN, J (1977) Apertura de la sección clínica. Ornicar? Nº 3. Publicación periódica del Champ Freudien. PORGE, E. (1994) Vol d’idées? Wilhelm Fliess, son plagiat et Freud. Paris: Denoël. PORGE, E. (1996) Freud, Fliess: mythe et chimère de l’autoanalyse. Paris: Anthropos. SÉRIEUX y CAPGRAS (1909) Les folies raisonnantes. Paris: Alcan.

NOTAS (1) A los fines de la transmisión utilizaremos el término “colegir” para referirnos a erraten, por constituirse la traducción de Etcheverry en la referencia más utilizada en el medio y por considerarla más adecuada en este punto que la de López Ballesteros. (2) Véase el detallado estudio que lleva adelante Erik Porge sobre este asunto en Freud, Fliess : mythe et chimère de l’autoanalyse y en Vol d’idées? Wilhelm Fliess, son plagiat et Freud. Porge revela los signos de la paranoia de Fliess y tensa la concepción del autoanálisis freudiano creada por Didier Anzieu (que

140

LINGÜÍSTICA Y PSICOANÁLISIS: ENCUENTROS Y DESENCUENTROS
De Casas. Claudia Elena Facultad de Psicología, Universidad Nacional de La Plata. Argentina
RESUMEN El presente trabajo intenta señalar algunos encuentros y desencuentros entre la lingüística, más precisamente el pragmatismo, y el psicoanálisis en lo que respecta a la interpretación. Sosteniendo un contrapunto que deja líneas abiertas a seguir indagando. Palabras clave Interpretación Intención Enunciación Pragmatismo ABSTRACT LINGUISTIC AND PSYCHOANALISIS: ENCOUNTERS AND MISUNDERSTANDINGS The present work tries to point out some encounters and misunderstandings between the linguistics, more precisely, pragmatism and the psychoanalysis regarding the interpretation. Sustaining a counterpoint that leaves open lines to keep on the research. Key words Interpretation Intention Enunciation Pragmatism

El presente trabajo se enmarca en el Proyecto de investigación “Lógica y alcance de las operaciones del analista según Freud: colegir (erraten), interpretar, construir”, dirigido por el Dr. Carlos J. Escars. Cátedra de Teoría Psicoanalítica de la Facultad de Psicología de la UNLP. A partir de un contrapunto que deja líneas abiertas a posibles nuevas indagaciones, se intenta señalar algunos encuentros y desencuentros entre la lingüística, más precisamente el pragmatismo, y el psicoanálisis en relación con la interpretación. Los ejes a considerar son la interpretación, la intención y la enunciación. LA INTERPRETACIÓN: LA INTENCIÓN QUE SE PRESUPONE. Para el psicoanálisis, resulta de suma utilidad algunos lineamientos conceptuales provenientes del campo de la lingüista en tanto brindan herramientas para el estudio de la interpretación. Autores como Umberto Eco se han interesado por dicha temática, específicamente en su texto “Interpretación y sobreinterpretación”. A partir de un intercambio con Richard Rorty, en la obra mencionada, comenzaremos a situar algunos aportes de la corriente pragmatista. En primer lugar cabe señalar que Rorty (1995) no comparte la distinción que Eco realiza, en “Intentio lectoris: el estado del arte”, entre interpretar un texto y usar un texto, entre meterse dentro de un texto y relacionar un texto con otra cosa. A criterio de Rorty, para los pragmatistas, todo lo que uno hace con cualquier cosa es usarla, pues “Interpretar algo, conocerlo penetrar en su esencia, etcétera, son sólo diversos modos de describir algún proceso, de ponerlo en funcionamiento” (Rorty, 1995:101). Por otra parte, al reconocerse antiesencialista, una distinción entre dentro y fuera, entre las características no relacionales y relacionales de algo, resulta inconcebible para Rorty, ya que en su punto de mira no existe algo así como una propiedad intrínseca y no relacional. Rorty se interroga por la distinción que realiza Eco en relación con la intentio operis (que remite a la coherencia textual interna) y la intentio lectoris (a lo que denomina incontrolables impulsos del lector). Para destruir tal diferenciación, Rorty cita a Eco: “el texto es un objeto que la interpretación construye en el curso del esfuerzo circular de validarse a sí misma sobre la base de lo que construye como resultado” (Rorty, 1995:105). A criterio de Rorty, esta afirmación de Eco implica borrar la distinción entre encontrar

un objeto y hacerlo. A partir de este enunciado postula que un texto sólo obtendrá coherencia en la última vuelta de la rueda hermenéutica, “del mismo modo que un montón de arcilla tiene la coherencia que ha conseguido reunir en la última vuelta del torno del alfarero” (Rorty, 1995:105). Por lo tanto, la coherencia del texto no preexiste a su descripción, la “coherencia no es más que el hecho de que alguien ha encontrado algo interesante que decir sobre un grupo de marcas o ruidos, algún modo de describir esas marcas y ruidos que los relaciona con algunas de las otras cosas de las que nos interesa hablar”. Y termina: “… no existe un punto en que podamos trazar una línea entre aquello de lo que estamos hablando y lo que decimos sobre ello, excepto por referencia a algún propósito particular, alguna intentio, que podemos en ese momento albergar” (Rorty, 1995:105) Por otra parte, Catherine Kerbrat Orecchioni, en “La enunciación de la subjetividad en el lenguaje”, nos brinda una definición de interpretación: “…interpretar un texto es intentar reconstruir por conjetura la intención semántico-pragmática que presidió la codificación; y que el sentido de una secuencia puede definirse como lo que A (…) llega hipotéticamente a reconstruir de la intención significante de L, y ello con la ayuda de un cierto número de datos intra- y extra-textuales. Y a partir de sus propias competencias y de aquellas que por buenas (o malas) razones atribuye a L y estima que L le atribuye. En otros términos, un texto quiere decir lo que A supone que L ha querido decir en (por) ese texto”. (Kerbrat Orecchioni, 1997:233) He subrayado intención, término que ha llevado a numerosas discusiones en el terreno de la lingüística. Kerbrat Orecchioni, por ejemplo, señala que en los desarrollos contemporáneos se niega toda relevancia a la idea de cualquier anterioridad cronológica de un proyecto significante sobre su formulación verbal. Pero es extensa su enumeración sobre cómo “la intención” reaparece con nuevas vestimentas, por ejemplo: “Greimas habla (1970, p. 16) del “proyecto virtual del hacer”; A. Borrel y J. L. Nespoulous (1975, p. 95), de “apetencia semiótica”; J. Domerc (1969, p. 104), de “pretexto” (el que, entre otros componentes, incluye “un proyecto de realización, una intención, un querer decir”) y Benveniste (1973, p. 97 y 1974, p. 225), con más claridad aún, de lo “intentado” (lo intentado es “lo que el hablante quiere decir”, el contenido de su “pensamiento”, que se actualiza en discurso bajo forma de significado)” ( Kerbrat Orecchioni, 1997:231). Tal como lo refleja la posición de Rorty, es el terreno del pragmatismo el que recupera el concepto de intencionalidad, donde el valor ilocutorio de un enunciado se define como “la intencionalidad que preexiste a la enunciación” (Kerbrat Orecchioni, 1997:231). Una posición más sutil es la de Ducrot, quien refiere a la pretensión pragmática del enunciado y no a la intención del enunciador. Es Ducrot quien señala la importancia de la problemática de los actos de lenguaje, pues permiten trabajar hechos como la presuposición y la orientación argumentativa de un enunciado. Orecchioni cita a Ducrot: “Partiremos de la observación, muy trivial, de que muchos actos de enunciación tienen una función argumentativa, de que apuntan a llevar al destinatario a una determinada conclusión o a desviarlo de ella. Menos trivial, quizás, es la idea de que esta función tiene marcas incluso en la estructura del enunciado: el valor argumentativo de una oración no es sólo una consecuencia de las informaciones que aporta, sino que la oración puede incluir diversos morfemas, expresiones o giros que, además de su contenido informativo, sirven para dar una orientación argumentativa al enunciado, para arrastrarlo hacia tal o cual dirección”. (Kerbrat Orecchioni, 1997:243) A la luz de lo propuesto por Ducrot en relación a la presuposición y la función argumentativa, Kerbrat Orecchioni propone explicar ciertos disfuncionamientos del intercambio verbal en que se basan algunos “chistes” mencionados por Freud en El chiste. (i) Entonces, a partir de un problema, ingresamos a otros territorios: ¿sería errado pensar que aquello señalado como disfuncionamiento es el lugar en el que ubicamos la enunciación en psicoanálisis o, dicho de otro modo, lugar de localización del sujeto de la enunciación, siempre huidizo? Todo parecería indicar que el problema situado en el campo de la lingüística constituye nuestro terreno de acción (ii). La colisión con la lingüística es evidente. Justamente Lacan considera a “El chiste y su relación con lo in-

141

conciente” como la obra más incontrovertible de Freud para mostrar el efecto del inconciente. Sabemos del lugar del equívoco en esta obra, del juego de palabras y de la producción de un sentido otro (iii). LA PALABRA COMO ACTO Por otro lado, los importantes aportes que se han seleccionado del campo de la lingüística no resultan insignificantes. Emile Benveniste (Benveniste, 2004) denomina verbos de palabra (jurar, prometer, garantizar, certificar…) a aquellos verbos que, fundamentalmente, no describen ni hacen referencia a un proceso de la realidad puesto que utilizados en primera persona tienen como propiedad de crear el acto mismo. Estos verbos de palabra tienen puntos de contacto, al menos en cierto sentido, con los enunciados performativos o realizativos de John L. Austin, aquellos que instauran el acto mismo de comunicación. El punto de coincidencia entre Benveniste y Austin podría señalarse en la puesta en cuestión de la función puramente representativa del lenguaje humano, aunque se diferencian en el alcance lingüístico que asignan a esa nueva concepción. Benveniste considera enunciados propiamente performativos a aquellos enunciados con verbos de declaración o de deseo conjugados en presente y primera persona: “ordeno que…”, “mando que…”, “proclamo electo a B”, “yo te bautizo”, etc.; el sujeto hablante deberá estar dotado de la autoridad jurídica o moral necesaria para hacer efectivos esos actos. Son excepción formal, pero tienen naturaleza de acto performativo, las formulaciones jurídicopolíticas en tercera persona. Considera también los saludos o las formas de cortesía que esconden en su formalidad su sentido performativo original. Pero niega carácter performativo a las construcciones en imperativo y a determinadas fórmulas que suelen utilizarse en anuncios públicos (“Cuidado: perro”), puesto que para Benveniste la naturaleza performativa de un enunciado no se define por su efecto en la conducta del receptor. John L. Austin (1955) incorpora lo que el llama acto performativo implícito (los explícitos coinciden con los de Benveniste), que incluye a los imperativos y las fórmulas de prohibición a advertencias señaladas. A partir de aquí, se borra, la diferencia entre constatativo y performativo. No existe ningún enunciado que no sea un acto, que no se presenta explícita o virtualmente como tal. Los enunciados que antes se consideraban constatativos se revelan como otro tipo implícito de enunciado performativo: la aserción. Austin incorpora una distinción necesaria: en todo enunciado está en juego lo que se dice en un enunciado y la diferente modalidad o intención comunicativa. (Instancia locucionaria e ilocucionaria respectivamente) A pesar de que lo postulado por Austin cobra una notable preponderancia en el campo de la lingüística, han recibido análisis críticos por parte de varios autores. Parece ser central la discusión de las propiedades que definen que un enunciado sea performativo. Una característica principal que les subraya a los verbos realizativos es que a diferencia de los enunciados declarativos, no son susceptibles de ser evaluados veritativamente. Pero no son cualquier acción que pueda manifestarse mediante el uso de la lengua. Pero otro rasgo interesante de estos verbos realizativos, es la autorreferencialidad o reflexividad. Benveniste va más allá y plantea la sui-referencialidad y la explica aludiendo al hecho de que en este tipo de enunciados la referencia es la realidad que ellos mismo constituyen: el acto descrito por el verbo es una autorreferencia, puesto que aquel se “crea” con la enunciación de este. Sin dudas debemos mucho a Emile Benveniste y John L. Austin puesto que han subrayado y señalado lo que nosotros destacamos como el valor de acto de la palabra. La creación a partir del verbo (sin pretender volvernos bíblicos). Este punto nos parece una línea directa que se abre para pensar según lo planteado por Lacan en que para el psicoanálisis no existe una realidad prediscursiva. Obviamente no traducible directamente de los planteos de la lingüística ya que implican una articulación teórica propuesta por Lacan a la altura de su seminario XX. (iv) Desarrollos teóricos de actual vigencia y discusión que permiten pensar la relación del Sujeto al Otro y la dirección de las intervenciones en la clínica entre otras cuestiones cruciales en el seno del Psicoanálisis.

LA ENUNCIACIÓN QUE SE ESCAPA… Me interesa, ahora, hacer referencia a la dimensión subjetiva. La enunciación se entiende como ‘la puesta en funcionamiento de la lengua’, un ‘acontecimiento’ en la línea del tiempo que se concibe -por su propia naturaleza- irrepetible, incognoscible; sólo deja la huella de su paso (en el espacio del enunciado). Este rasgo le imprime su condición de evanescencia. Es lo-que-ya-no-es, sólo tuvo existencia durante un instante fugaz, inasible. Sin embargo este rasgo se considera central en los estudios y ha generado un movimiento que incluye cuestionamientos sobre las posibilidades de significar del lenguaje. Algo parecido a lo que leemos en T. Todorov: “la enunciación es el arquetipo mismo de lo incognoscible, pues “nunca conoceremos más que enunciaciones enunciadas”. (Kerbrat Orecchioni, 1997:39) En los desarrollos de Emile Benveniste las nociones de “subjetividad” y “manifestaciones de la subjetividad” han sido sustituidas por las de “enunciación” y “aparato formal de la enunciación”, justamente resaltando su preocupación por caracterizar formalmente la instancia de enunciación, descubrir sus manifestaciones, perseguir sus huellas en el enunciado. (Benveniste, 2004, 1999) Debemos decir que aquello evanescente, inasible, que hemos descrito al definir la enunciación, rápidamente resuena como lo formulado por Lacan en torno al sujeto del inconciente, eso que se aloja en los intersticios. Pero claro está, ese ya no es problema de la lingüística. Lacan se sirve de la lingüística partiendo de la dupla significante (S1-S2) para situar su conceptualización de la causación del Sujeto. Señala una dimensión sujeto en el intervalo, que será “no yo”. Lo que Lacan plantea es que se trata de la falta de propiedades de los lenguajes humanos para brindar identidad. Esto corresponde a sus desarrollos sobre la “alienación” una de las operaciones de constitución del Sujeto. Alienación significante, falta en ser que deberá articularse con la falta en el Otro (Separación, la otra operación), donde hay que considerar la dimensión desiderativa para poder generar algo de sentido, interpretando el contexto, las insistencias, las repeticiones. Debemos aclarar que Lacan se sirve tanto de la Lingüística, como de la Lógica y La teoría de los conjuntos en matemáticas en las formulaciones precedentes.

NOTAS (i) Ejemplo de contradicción entre la intención ilocutoria del enunciado global (ponderar los méritos del producto) y el valor argumentativo efectivo de su segmento final: “El novio hace su primer visita a casa de la elegida, y mientras espera en la sala le llama el intermediario la atención sobre una vitrina llena de espléndidos objetos de plata. ‘Ya ve usted como es gente de dinero’, le dice. ‘Pero ¿no pudiera ser -pregunta el desconfiado joven- que todas estas cosas las hubiesen pedido prestadas para hacerme creer que son ricos?’’ ¡Ca! -deniega el agente-, ¡Cualquiera les presta a éstos nada!”. Ejemplo de presupuesto ideológico paradojal: “Nuestro conocido intermediario judío defiende a su elegida contra los reproches que, fundándose en la marcada cojera que la misma padece, le hace el presunto novio: “No tiene usted razón -le dice-. Supongamos que se casa usted con una mujer que tenga todos sus miembros bien sanos y derechos. ¿Qué sale usted ganando con ello? Cualquier día se cae, se rompe una pierna y queda coja para toda su vida. Entonces tiene usted que soportar el disgusto, la enfermedad, la cojera y, para acabarlo de arreglar, ¡la cuenta del médico! En cambio, casándose con la muchacha que le propongo se librará usted de todo eso, pues se encuentra usted ya ante un hecho consumado’ “ (presupuesto paradojal en que se basa esta réplica: “una desgracia consumada es preferible a una desgracia (muy poco) posible”) Catherine Kerbrat Orecchioni (1997: 244). (ii) Jacques Lacan en “Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis” es explícito: “… la palabra, incluso en el extremo de su desgaste, conserva su valor de tésera. Incluso si no comunica nada, el discurso representa la existencia de la comunicación; incluso si niega la evidencia, afirma que la palabra constituye la verdad; incluso si está destinado a engañar, especula sobre la fe en el testimonio.” Lacan (1988: 241-242) (iii) ”En ninguna otra parte la intención del individuo es en efecto más manifiestamente rebasada por el hallazgo del sujeto; en ninguna parte se hace sentir mejor la distinción que hacemos de uno y otro; puesto que no sólo es preciso que algo me haya sido extraño en mi hallazgo para que encuentre en él mi placer, sino que es preciso que siga siendo así para que tenga efecto” Lacan (1988: 260) (iv) J. Lacan lo dice claramente en su seminario Aun: “¿Cómo volver, si no es con un discurso especial, a una realidad prediscursiva? Este es el sueño, el sueño fundador de toda idea de conocimiento. Pero es igualmente lo que ha de considerarse como mítico. No hay ninguna realidad prediscursiva. Cada

142

realidad se funda y se define con un discurso” Pág. 43 ó “No hay la más mínima realidad prediscursiva, por la buena razón de que lo que se forma en colectividad, lo que he denominado los hombres, las mujeres y los niños, nada quiere decir como realidad prediscursiva. Los hombres, las mujeres y los niños no son más que significantes. Lacan (1991: 44). BIBLIOGRAFIA AUSTIN, J. L. (1955). Como hacer cosas con palabras. Edición electrónica de www.philosophia.cl / Escuela de Filosofía Universidad ARCIS. BENVENISTE, E. (2004). Problemas de lingüística general I, México. Siglo Veintiuno. BENVENISTE, E. (1999). Problemas de lingüística general II, México. Siglo Veintiuno. KERBRAT ORECCHIONI, C. (1997) La enunciación de la subjetividad en el lenguaje, Buenos Aires, Edicial S.A. LACAN, J. (1988). “Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis”. En Escritos I. Buenos Aires. Siglo Veintiuno. LACAN, J. (1991). El seminario, Libro 20. Buenos Aires. Paidós. LACAN, J. (1990). El seminario, Libro XI, Buenos Aires. Paidós. RORTY, R. (1995). “El progreso del pragmatista” en ECO, U (comp.). Interpretación y sobreinterpretación, Cambridge, University Press Cambridge. Pp. 96-118

CULTURA: MALESTAR Y SEGREGACIÓN
Delgado, Osvaldo; Meli, Yamila; Llull Casado, Verónica UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN La incomodidad, la neurosis, la queja, el sufrimiento y el dolor son modalidades de expresión del malestar en el marco de la cultura, dan cuenta de los puntos de crisis de la misma. Por otro lado, la segregación permite pensar lo que no tiene inscripción en el orden simbólico, aquello que es rech