Está en la página 1de 605

ISSN 1667-6750

MEMORIAS
I Congreso Internacional de Investigación
y Práctica Profesional en Psicología
XVI Jornadas de Investigación
Quinto Encuentro de Investigadores
en Psicología del MERCOSUR

6, 7 y 8 de agosto de 2009

Tomo I
Psicología Clínica y Psicopatología
Psicología del Trabajo
Psicología Educacional y Orientación Vocacional
Estudios Interdisciplinarios y Nuevos Desarrollos

Universidad de Buenos Aires


Facultad de Psicología
Secretaría de Investigaciones
Autoridades de la Facultad de Psicología
Decana
Sara Slapak

Vicedecana
Graciela Leticia Filippi

Secretaria Académica
Graciela Cristina Paolicchi

Secretaria de Investigaciones
Nélida Carmen Cervone

Secretario de Posgrado
Isabel María Mikulic

Secretario de Coordinación Administrativa


Cristina Abraham

Secretario de Extensión, Cultura y Bienestar Universitario


Jorge Antonio Biglieri

Secretario de Consejo Directivo


Osvaldo H. Varela

Consejo Directivo

Claustro de Profesores:

Titulares
Filippi, Graciela | Schejtman, Fabián | Benbenaste, Narciso | Sarmiento, Alfredo | Laznik, David | Rabinovich, Diana | Neri,
Carlos | Diamant, Ana

Suplentes
Luzzi, Ana María | Lombardi, Gabriel | Attorresi, Horacio | Casalla, Mario | Rodulfo, Ricardo | Romero, Roberto | Godoy, Claudio

Claustro de Graduados

Titulares
Sotelo, María Inés | Delfino, Gisela | Quattrocchi, Paula | Celotto, Ileana

Suplentes
Rojas, Alejandra | Vitale, Nora | Korman, Guido | Del Do, Adelqui

Claustro de Estudiantes

Titulares
Millor, Ezequiel | Segundo, Lautaro | Veiga, Mariano | Freijo, Fedra

Suplentes
Rizzo, Romina | Diaz Fridman, David | Castro, Cecilia | Fernandez, Gabriela

Representante de APUBA
Cabral, Sergio

Ediciones de la Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires


Av. Independencia 3065 - Código Postal C1225AAM
Ciudad de Buenos Aires, República Argentina
Tel / Fax: (54 11) 4957 5886
Email: secinve@psi.uba.ar

2
Autoridades
I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología
XVI Jornadas de Investigación y Quinto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR

Presidente Honoraria
Decana Sara Slapak

Presidente
Nélida Carmen Cervone

Miembros de la Comisión Organizadora

Coordinador de la Comisión Organizadora


Narciso Benbenaste

Integrantes de la Comisión Organizadora


Diana Rabinovich | Juan Jorge Michel Fariña | Daniel Politis | Romina Galiussi | Leopoldo Kligmann | Adelqui Del Do

Miembros del Comité Científico

Aisenson, Gabriela | Álvarez, Patricia | Azaretto, Clara María | Azzollini, Susana Celeste | Barcala, Alejandra | Batlle, Silvia |

Bazán, Claudia | Berdullas, Pilar | Bottinelli, María Marcela | Burín, Débora | Calo, Orlando | Calzetta, Juan José | Cassullo,

Gabriela | Cayssials, Alicia | Chardón, María Cristina | Colombo, María Elena | Corvalán de Mezzano, Alicia | Cosentino,

Juan Carlos | Curone, Gladis | De la Iglesia, Matilde | De Marchi, Marta | Del Cueto, Julio | Delgado, Osvaldo | Donghi, Alicia |

Elichiry, Nora | Erausquin, Cristina | Español, Silvia | Falcón Mabel | Falcone, Rosa | Ferrari, Liliana | Ferreres, Aldo | Fleischer,

Deborah | Galibert, María | Godoy, Claudio | Góngora, Vanesa | Gurovich, Susana | Gutiérrez, Carlos | Ibarra, Florencia |

Kauth Ángel | Keegan, Eduardo | Kirsch, Ursula | Korman, Guido | Laznik, David | Legaspi, Leandro | Leibovich, Nora |

Leibson, Leonardo | López, Mercedes | Lowenstein, Alicia | Lubián, Elena | Luciani Conde, Leandro | Luzzi, Ana María |

Mandet, Eduardo | Menéndez, Pedro | Molinari Marotto, Carlos | Moreau, Lucía | Mozobancyk, Schelica | Muñoz, Pablo |

Nakache, Déborah | Naparstek, Fabián Abraham | Neri, Carlos Mario | Nuñez, Ana | Oiberman, Alicia | Ormart, Elizabeth |

Pano, Carlos | Paolicchi, Graciela | Parisi Rodolfo | Peker, Graciela | Pelorosso, Alicia | Perelman, Flora | Quiroga, Susana |

Robertazzi, Margarita | Rodríguez Sturla, Pablo | Rosenfeld, Nora | Rossi, Lucía | Rovaletti, Lucrecia | Rutsztein, Guillermina |

Salomone, Gabriela | Sarmiento, Alfredo | Segura, Enrique | Seidmann, Susana | Sotelo, María Inés | Stefani, Dorina |

Stolkiner, Alicia | Talak, Ana María | Toscano, Ana Gracia | Varela, Osvaldo | Vitale, Nora Beatriz | Wainstein, Martín | Yorio,

Alberto | Zubieta, Elena

El contenido, opiniones y el estilo de los trabajos publicados, previamente aprobados por el Comité Científico son exclusiva responsabilidad
de los autores, y no debe considerarse que refleja la opinión de la Facultad de Psicología de UBA.

3
índice del Tomo I

PSICOLOGÍA CLíNICA Y PSICOPATOLOGíA


TRABAJOS LIBRES

LAS PRÁCTICAS CLÍNICAS Y LA INVESTIGACIÓN EN UN SERVICIO DE ATENCIÓN A NIÑOS Y ADULTOS RESPONSABLES


Aguiriano, Vanina Mariela; Canale, Valeria; Cervone, Nélida; Groisman, Florencia; Paturlanne, Emilia.................................................20

EL PROBLEMA DEL DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL DE LAS PSICOSIS TÓXICAS


Allegro, Fabián; Vazquez, Liliana; La Tessa, Mirta; Quevedo, Silvia; Fukelman, Geraldine....................................................................22

MODELOS TEÓRICOS DE COMPRENSIÓN DEL SUICIDIO


Aranguren, Maria......................................................................................................................................................................................24

COMPETENCIAS BÁSICAS EN PSICOLOGÍA CLÍNICA DURANTE LA CARRERA DE GRADO


Bertella, María Adela................................................................................................................................................................................26

INTERVENCIONES PREVALENTES EN EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO


Bó, María Teresita....................................................................................................................................................................................28

INVESTIGACIÓN SOBRE LAS INTERVENCIONES DEL PSICOTERAPEUTA EN UN GRUPO PSICOTERAPÉUTICO


PSICOANALÍTICO DE NIÑOS ENTRE 6 Y 8 AÑOS Y EN SU RESPECTIVO GRUPO DE ORIENTACIÓN A PADRES O
ADULTOS RESPONSABLES
Carusi, Tatiana; Slapak, Sara...................................................................................................................................................................30

EL DISCURSO PARENTAL EN LA CLÍNICA PSICOPEDAGÓGICA DE PÚBERES Y ADOLESCENTES


Dieguez, Analia; Grunin, Julián Nicolás...................................................................................................................................................32

TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN NIÑOS Y SU RELACIÓN CON INSATISFACCIÓN CON LA IMAGEN CORPORAL


Y PERFECCIONISMO: ESTADO DEL ARTE
Elizathe, Luciana; Arana, Fernan; Murawski, Brenda María; Rutsztein, Guillermina...............................................................................34

ESTUDIO SOBRE EL VÍNCULO ENTRE LAS INTERVENCIONES PSICOTERAPÉUTICAS Y SU FUNDAMENTACIÓN, EN


TRATAMIENTOS-NO-MANUALIZADOS COGNITIVO-COMPORTAMENTALES Y PSICOANALÍTICOS, PARA PACIENTES
DIAGNOSTICADOS CON UN TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA (TAG)
Etchebarne, Ignacio; Gómez Penedo, Juan Martín; Genise, Gabriel Pablo; Birger, Alejandra Yael........................................................37

COMPLEMENTARIEDAD TERAPÉUTICA Y TRATAMIENTO COMBINADO. LA IMPORTANCIA DE LA RELACIÓN


TERAPÉUTICA Y LOS FACTORES INTERPERSONALES.
Etchevers, Martin; Fabrissin, Javier Hernán; Caletti, Adriana; Stordeur, Marina; Muzzio, Gabriela........................................................39

SUBJETIVIDAD Y GENITALIDAD EN ADOLESCENTES QUE HAN SIDO ABUSADOS SEXUALMENTE EN LA INFANCIA.


UNA INTRODUCCIÓN. PARTE I
Franco, Adriana Noemí; Toporosi, Susana; Brown, María Florencia; Estebanez, Soledad; Pedersen, Elisa; Santi, Gabriela................41

SUBJETIVIDAD Y GENITALIDAD EN ADOLESCENTES QUE HAN SIDO ABUSADOS SEXUALMENTE EN LA INFANCIA.


MOTIVACIONES PARA UNA INVESTIGACIÓN Y ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO RESPECTO AL TEMA. PARTE II
Franco, Adriana Noemí; Toporosi, Susana; Brown, María Florencia; Estebanez, Soledad; Pedersen, Elisa; Santi, Gabriela ...............43

ACCIDENTES EN NIÑOS
Freidin, Fabiana; Slapak, Sara.................................................................................................................................................................45

ANUDAMIENTOS Y DESANUDAMIENTOS EN LA HISTERIA A PARTIR DEL CASO DORA


Galiussi, Romina......................................................................................................................................................................................48

CONOCIMIENTO Y USO DE LAS GUÍAS CLÍNICAS POR PARTE DE LOS PROFESIONALES EN FORMACIÓN
DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES
Garay, Cristian Javier; Fabrissin, Javier Hernán; Korman, Guido Pablo..................................................................................................51

QUIÉN PADECE EN LA ANOREXIA MENTAL?


Guiñazu, Laura Amelia.............................................................................................................................................................................54

LA SOLEDADAD DE LO UNO
Haddad, María Ivon..................................................................................................................................................................................55

5
DISMORFOFOBIA Y ANOREXIA MENTAL
Justo, Alberto Rudy; Machado, María Inés..............................................................................................................................................57

A VIVÊNCIA DA MATERNIDADE EM MÃES DE CRIANÇAS COM AUTISMO


Kurtz Cesar, Pâmela; Najar Smeha, Luciane...........................................................................................................................................60

UNA REVISIÓN DE ESTUDIOS QUE UTILIZAN LA ESCALA APS-R COMO MEDIDA PARA LA EVALUACIÓN
DEL PERFECCIONISMO MULTIDIMENSIONAL.
Lago, Adriana; Traiber, Liliana; Dalla Valle, Ariel; Partarrieu, Andres; De Rosa, Lorena; Keegan, Eduardo............................................62

INFERENCIAS CLÍNICAS DE PSICÓLOGOS Y MÉDICOS EN FORMACIÓN EN SALUD MENTAL EN EL SECTOR PÚBLICO


DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
Leibovich De Duarte, Adela S.; Rubio, María Eugenia; Zanotto, Marcela; Juan, Santiago; Roussos, Andres; Huerin, Vanina;
Torricelli, Flavia.........................................................................................................................................................................................64

ACERCA DE UN ENIGMÁTICO SÍNTOMA EN UNA PACIENTE DE JACQUES LACAN


Liebesman, Adrián....................................................................................................................................................................................66

ESTUDIO DEL JUEGO DE NIÑOS EN EL CONTEXTO DE LA PSICOTERPIA PSICOANÁLITICO GRUPAL


Luzzi, Ana María; Bardi, Daniela..............................................................................................................................................................68

ESTUDIO DE LA CAPACIDAD DE CONTENCIÓN EMOCIONAL DE PADRES O ADULTOS RESPONSABLES INCLUIDOS


EN GRUPOS DE ORIENTACIÓN
Luzzi, Ana María; Jaleh, Marcela Alejandra.............................................................................................................................................71

SOBRE LO TRANSMISIBLE Y LO INTRANSMISIBLE DE NUESTRA PRÁCTICA (ABORDAJE DE UNA ENTREVISTA DE


ADMISIÓN CON A.F.)
Mercadal, Gabriela...................................................................................................................................................................................73

INVESTIGACIÓN CLÍNICA EN EL ÁMBITO UNIVERSITARIO. ESTUDIO DE PACIENTES CON CONSUMO DE DROGAS


Milán, Teresita Ana...................................................................................................................................................................................76

RECURSOS DE AFRONTAMIENTO, VARIABLES COGNITIVAS Y ESTRÉS POSTRAUMÁTICO EN MUJERES MALTRATADAS


Miracco, Mariana; Arana, Fernan; Keegan, Eduardo...............................................................................................................................79

LOS VÍNCULOS INTERINSTITUCIONALES COMO HERRAMIENTAS DE INVESTIGACIÓN/ACCIÓN EN LAS ESCUELAS


Padawer, María; Freidin, Fabiana; Prado, María Belén; Vansaten, Jonatan; Simari, Cecilia Carla; Lopardo, Christian; Evangelista,
María Gabriela; Escalante Leiva, Laura Ludmila; Ducos López, Mercedes.............................................................................................82

EXISTIR COMO PECADO


Pallares, Martín........................................................................................................................................................................................84

FACTORES DE RIESGO Y PSICOPATOLOGÍA INFANTO-JUVENIL


Perez, Neuza Cristina Dos Santos; Maia, Silvia Helena Da Silva; Peroba, Paula De Moura Estevão; Maia, Eulália María Chaves...........87

DETECCIÓN DE LAS SEÑALES DE ALERTA DE LOS TRASTORNOS PSICOPATOLÓGICOS EN LA INFANCIA


Perez, Neuza Cristina Dos Santos; Maia, Silvia Helena Da Silva; Santos, Lúcia María De Oliveira; Maia, Eulália María Chaves..............89

LA ANGUSTIA Y EL ACTING OUT EN LA URGENCIA, UNA LOGICA POSIBLE…


Pirroni, Andrea; Ulrich, Guillermina María................................................................................................................................................91

PERCEPCIÓN SUBJETIVA DE AYUDA EN GRUPOS DE ADOLESCENTES VIOLENTOS


Quiroga, Susana Estela; Cryan, Glenda..................................................................................................................................................93

PSICOANÁLISIS DE NIÑOS: ESTUDIO DE PROCESOS TERAPÉUTICOS


Ramos, Laura; Cervone, Nélida...............................................................................................................................................................96

DIFERENCIAS ENTRE PACIENTES CON OBSESIONES ENDÓGENAS Y REACTIVAS


Rodríguez Biglieri, Ricardo.......................................................................................................................................................................99

EL CONCEPTO DE TRANSFERENCIA EN LA ÚLTIMA ÉPOCA DE LA ENSEÑANZA DE LACAN


San Miguel, Tomasa...............................................................................................................................................................................101

FALLAS EN LA CONSTITUCIÓN PSÍQUICA EN UN CASO DE "ENANISMO PSICÓGENO"


Sauane, Susana.....................................................................................................................................................................................103

LA LOCURA DEL “TODO” A LA LUZ DE LAS FÓRMULAS DE LA SEXUACIÓN


Smith, María Celeste..............................................................................................................................................................................106

FORMACIÓN CURRICULAR EN PSICOLOGÍA CLÍNICA INFANTIL: EL DESAFÍO DE LA SUPERVISIÓN DE CASOS DE NIÑOS,


NIÑAS Y ADOLESCENTES EN SITUACIÓN DE VIOLENCIA
Souza Leão, Luciana..............................................................................................................................................................................108

6
HACIA UNA NUEVA MODALIDAD EXISTENCIAL: LA PROBLEMÁTICA DEL CUERPO Y EL DESEO EN LA VEJEZ
Sperr, Guillermo Federico...................................................................................................................................................................... 110

EL RASGO DE IRA EN EL TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD. EL ABORDAJE DESDE LA TERAPIA DIALÉCTICA


CONDUCTUAL Y SUS POSIBLES BASES NEUROBIOLÓGICAS
Taboada, Emma; Lago, Adriana............................................................................................................................................................. 112

ESTUDIO PILOTO COMPARATIVO DE DOS ABORDAJES PSICOANALÍTICOS


Taborda, Alejandra; Toranzo, Elena........................................................................................................................................................ 114

ASPECTOS HISTÓRICO-LIBIDINALES EN NIÑOS Y NIÑAS CON PROBLEMAS EN SUS APRENDIZAJES QUE MANIFIESTAN
DIFICULTADES ATENCIONALES. ANÁLISIS DE RESULTADOS Y CONCLUSIONES
Untoiglich, Gisela................................................................................................................................................................................... 116

RIESGO SUICIDA Y TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA EN ADOLESCENTES MUJERES


Vega, Verónica; Piccini Vega, Marta; Barrionuevo, José; Tocci, Romina; Sanchez, Magali Luz; Moncaut, Natalia Sabrina;
Roitman, Denise; Diumenjo, Angeles; Menis, Alejandra; Gallo, Jennifer............................................................................................... 119

EPIDEMIOLOGÍA DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA


Vetere, Giselle........................................................................................................................................................................................122

PSICOEDUCACIÓN EN PACIENTES CON DIABETES TIPO 1 Y TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA


Vetere, Giselle; Rodríguez Biglieri, Ricardo...........................................................................................................................................125

ACERCA DE LAS RUPTURAS DE ALIANZA TERAPÉUTICA


Waizmann, Vanina; Espíndola, Isabel; Roussos, Andrés.......................................................................................................................127

TRABAJO DE PARENTALIDAD Y CONSTRUCCIÓN DE LEGALIDADES


Wettengel, Luisa.....................................................................................................................................................................................129

RESÚMENES

DISCURSO PARENTAL: CONDICIÓN DE VIDA PSÍQUICA


Gaudio, Roxana Elizabeth; Frison, Roxana...........................................................................................................................................132

ANSIEDAD Y VIOLENCIA
Quiñones, Juan .....................................................................................................................................................................................132

VIOLENCIA DOMÉSTICA
Quiñones, Juan; Esparza, Oscar...........................................................................................................................................................133

ADOLESCENCIA: FUNCIÓN DEL AMOR AL PADRE


Trigo, Martín...........................................................................................................................................................................................133

POSTERS

JÓVENES CON DESORDEN ALIMENTARIO, ALEXITIMIA Y FAMILIA


Musa, Verónica; Correche, María Susana; Rivarola, María Fernanda...................................................................................................136

ESTUDIO COMPARTIVO DE LAS CARACTERÍSTICAS PSICOLÓGICAS DE MUJERES Y VARONES CON TRASTORNOS


ALIMENTARIOS
Torres, Alejandra; Scappatura, María Luz; Murawski, Brenda María; Elizathe, Luciana; Armatta, Ana María; Maglio, Ana Laura;
Leonardelli, Eduardo; Lievendag, Leonora; Rutsztein, Guillermina.......................................................................................................137

LA ADAPTACIÓN EN ARGENTINA INVENTARIO DE ALIANZA DE TRABAJO EN SU VERSIÓN OBSERVADOR ( IAT-A-O)


Waizmann, Vanina; Serrano, Sebastián; Espíndola, Isabel; Siman, Leonardo; Cajal, María Celeste ..................................................139

RESÚMENES

TEMOR A VOLAR. APROXIMACIONES A SU COMPRENSIÓN Y ABORDAJE


Alonso, Modesto M.; Insua, Isabel E.; Klinar, Doménica . .....................................................................................................................142

7
PSICOLOGÍA DEL TRABAJO
TRABAJOS LIBRES

EL CONCEPTO DE VULNERABILIDAD EN EL ÁMBITO DEL TRABAJO. APORTACIONES DESDE EL CAMPO


DE LA SALUD MENTAL
Berra, Martina Paula; Calderone, Cecilia Del Carmen; Pizzio, María Liliana.........................................................................................144

NUEVAS CONTRIBUCIONES AL CONCEPTO DE VULNERABILIDAD PSICO-SOCIO-LABORAL.


Bonantini, Carlos; Lerma, Silvana; Milicich, María Angélica..................................................................................................................146

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LOS MODOS DE PRODUCCIÓN Y DE SUBJETIVACIÓN DE LOS TRABAJADORES


CONTEMPORÁNEOS
Burbano, Johanna..................................................................................................................................................................................148

PRÁCTICAS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL DESDE UNA LECTURA DEL PODER


Burbano, Johanna; Soler, María Claudia; Moreno, Nancy.....................................................................................................................150

NEUROTICISMO Y ESTRÉS LABORAL


Chazarreta, Barbara; Fernández, Natalia..............................................................................................................................................153

FACTORES PSICOSOCIALES DE LA VIOLENCIA LABORAL. UNA APROXIMACIÓN DISCURSIVA


Ferrari, Liliana Edith; Trotta, María Florencia; Cebey, María Carolina; Napoli, María Laura..................................................................155

PERCEPCIONES SOBRE GESTIÓN DEL CONOCIMIENTO ENTRE LOS TRABAJADORES DEL SECTOR TI DE URUGUAY.
RESULTADOS PRELIMINARES DE INVESTIGACIÓN
Melogno, Pablo; Vasquez Exheverría, Alejandro; Leopold, Luis............................................................................................................158

APRENDIZAJE ORGANIZACIONAL Y RECURSOS DE CONDUCCIÓN: UNA MIRADA DESDE LA COGNICIÓN DISTRIBUIDA


Y EL MODELO DE DIRECCIÓN INTEGRADA
Montenegro, Gustavo; Schroeder, Ivana................................................................................................................................................160

BURNOUT Y MALESTAR EN TRABAJADORES DE ENFERMERÍA. APUNTES COMPARATIVOS


Quiroga, Víctor Fabián; Brunet, Marisa; Mandolesi, Melisa; Cattaneo, María Romina..........................................................................162

O QUE ME LLEVA A CONTINUAR? UN ESTUDIO SOBRE LA PERMANENCIA DEL PROFESOR UNIVERSITARIO


QUE YA ESTÁ JUBILADO EN EL EJERCÍCIO DE SU PROFESIÓN
Ribeiro, Borba, Leda Jurema; Smeha, Najar, Luciane...........................................................................................................................164

VIOLENCIA LABORAL: HIPÓTESIS Y NIVELES EXPLICATIVOS A LA LUZ DEL CASO DEL PERSONAL DE ENFERMERÍA DEL
SECTOR PÚBLICO
Wlosko, Miriam; Ros, Cecilia Beatríz ....................................................................................................................................................166

RESÚMENES

PREFERÊNCIA POR ESTILOS DE LIDERANÇA EM EMPRESA BRASILEIRA DO SETOR HOTELEIRO


Araújo, Marley; Gois, Cristiane; Sousa, Diogo; Silva, Lígia; Neto, Othon; Ferreira Mendonca, Priscila; Lima, Thiago.........................170

EL POTENCIAL TECNOLÓGICO DE LAS ORGANIZACIONES DESDE LA IMPLICACIÓN SUBJETIVA INSTITUYENTE


Cornejo, Hernán.....................................................................................................................................................................................170

EL CAPACITADOR EN EL ÁREA DE RECURSOS HUMANOS: UN ANÁLISIS DE SU PERFIL


Redondo, Ana Isabel; Silva Peralta, Yamila...........................................................................................................................................171

POSTERS

LAS COMPETENCIAS CULTURALES DE LOS LÍDERES. UN ESTUDIO PRELIMINAR ACERCA DE LÍDERES ARGENTINOS
MIGRANTES
Castro Solano, Alejandro; Nader, Martín................................................................................................................................................174

DESCOBRINDO O TRABALHO DA MULHER EM POSTOS DE COMANDO NA POLÍCIA


Pupo, María Bernadete..........................................................................................................................................................................175

CALIDAD DE VIDA EN LAS ORGANIZACIONES - LA MÚSICA UN MEDIO PARA GENERAR RELACIONES LABORALES
ARMÓNICAS Y PRODUCTIVAS
Stehle, Marisa........................................................................................................................................................................................177

VIOLENCIA LABORAL EN EL SECTOR SALUD. ESTUDIO EXPLORATORIO-DESCRIPTIVO DEL PERSONAL DE ENFERMERÍA


Wlosko, Miriam; Armand Ugon, Ester; Pandeles, Beatríz; Muskatz, Sergio; Cassinelli, Emilce; Lodieu, María Teresa .......................178

8
PSICOLOGÍA EDUCACIONAL Y ORIENTACIÓN VOCACIONAL
TRABAJOS LIBRES

LAS PRÁCTICAS DE LA ORIENTACIÓN EN LAS TRANSICIONES ACTUALES DE LOS JÓVENES


Aisenson, Diana; Cortada De Kohan, Nuria; Siniuk, Diego Rubén; Polastri, Graciela Elisa; Virgili, Natalia Alejandra; Schwarcz,
Johanna; Rivarola Britez, María Del Rocío; Rivero, María Lorena........................................................................................................182

ESTUDIO DEL RAZONAMIENTO DE ALUMNOS UNIVERSITARIOS FRENTE A ARGUMENTOS CONDICIONALES


Attorresi, Horacio Félix; Nicolai, Lidia Inés.............................................................................................................................................185

LER E ESCREVER: UM MEIO DE COMUNICAÇÃO HUMANA


Azevedo, Cleomar..................................................................................................................................................................................186

¿SON LAS PRÁCTICAS DE INTEGRACIÓN ESCOLAR UNA SOLUCIÓN O UN PROBLEMA? DEL DILEMA DE LA DIFERENCIA
A LA PREGUNTA POR EL LUGAR DEL OTRO EN LA RELACIÓN PEDAGÓGICA
Barrera, Adrian; Di Fiore, Roxana..........................................................................................................................................................189

VALORES LABORALES Y DEFINICIONES DEL TRABAJO EN JÓVENES ESCOLARIZADOS


Batlle, Silvia; Rodriguez, María Florencia; Sansone, Cristina; Dueñas, María De Las Mercedes; Solano, María Lila; Bory, Gabriela
Susana; Vidondo, Marcela; Maldonado, Silvia; Nuñez, María Clara; Benelbas, Mariana Alejandra......................................................191

LOS PROFESORES PROMOVIENDO EL INTERÉS POR APRENDER EN LOS ESTUDIANTES. UN ESTUDIO EN EL PRIMER
AÑO DE LA UNIVERSIDAD.
Bono, Adriana; Vélez, Gisela..................................................................................................................................................................194

APROXIMACIÓN A LA INCIDENCIA DE LA MOTIVACIÓN EN LA ELECCIÓN DE CARRERA EN EL AVANCE ACADÉMICO DE


ALUMNOS DE PSICOLOGÍA Y CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN DE LA U.N.T
Bordier, María Silvina; Ledesma, Inés María.........................................................................................................................................196

APRECIACIONES SOBRE EL PROPIO DESEMPEÑO ACADÉMICO EN JÓVENES INGRESANTES A LA CARRERA DE LIC.


EN PSICOLOGÍA DE LA UCSE-DASS
Callieri, Ivanna Gabriela.........................................................................................................................................................................198

PRESENTACIÓN DE PROYECTO DE INVESTIGACIÓN EL PROGRAMA MAESTRO COMUNITARIO:


¿UN CAMINO HACIA LA CONSTRUCCIÓN DE ESCUELAS COMUNITARIAS?
Cambón, Verónica..................................................................................................................................................................................201

CONTEXTO HISTÓRICO Y PROFESIONALIZACIÓN DEL PSICÓLOGO


Cardós, Paula Daniela; Iglesias, Irina; Scharagrodsky, Carina Judith...................................................................................................204

FORMACIÓN DOCENTE, CONCEPCIONES Y PRÁCTICAS DE LECTURA Y ESCRITURA: UNA REVISIÓN BIBLIOGRÁFICA


Cartolari, Manuela; Carlino, Paula.........................................................................................................................................................206

ESTUDIANTES DE PSICOLOGÍA - PSICÓLOGOS EN FORMACIÓN: ENTRE LA PRÁCTICA DE INVESTIGAR


Y EL ESCENARIO DE LA PRÁCTICA
Casal, Vanesa........................................................................................................................................................................................210

LEY, SANCIÓN Y ESCUELA. MODOS DE TRANSMISIÓN DOCENTES DE LA LEY


Castagnaro, Ana Clara; López Maisonnave, María Cruz.......................................................................................................................212

LA COLABORACIÓN ENTRE PARES EN EL ÁMBITO DE LA RESOLUCIÓN DE PROBLEMAS: UNA PROPUESTA DE TRABAJO


Castellaro, Mariano Andrés; Dominino, Martín.......................................................................................................................................215

LA ORIENTACIÓN VOCACIONAL Y LA TRANSICIÓN HACIA LA VIDA ADULTA EN LOS JÓVENES CON DISCAPACIDAD
Castignani, María Laura; Gavilán, Mirta Graciela..................................................................................................................................217

EL ENCUENTRO INTERSUBJETIVO EN EL ESTUDIO DE LA CONSTRUCCIÓN DEL RIESGO EDUCATIVO


Castilla, Graciela; Anahi Ayelen, Marcovich; Bulfon, Pablo....................................................................................................................219

LA CAPACITACÓN DE EQUIPOS INTERDISCIPLINARIOS EN ORIENTACIÓN COMO ESTRATEGIA PARA LA INTERVENCIÓN


Cha, Rita Teresita; Quiles, Cristina Haydeé...........................................................................................................................................221

GESTIÓN DEL TIEMPO Y EL AMBIENTE DE ESTUDIO EN CURSOS ONLINE. ESTUDIO COMPARATIVO DE TRES GRUPOS
DE ESTUDIANTES DE DIFERENTE PERFIL
Chiecher, Analía; Donolo, Danilo; Rinaudo, María Cristina....................................................................................................................223

LA ORIENTACIÓN EN EL NUEVO MODELO DE ENVEJECIMIENTO “ACTIVO”: ELECCIONES EDUCATIVAS, LABORALES,


PERSONALES, SOCIALES
Ciano, Natalia.........................................................................................................................................................................................226

9
ANÁLISIS COMPARATIVO DEL PERFIL SOCIODEMOGRÁFICO Y EDUCATIVO DE INGRESANTES UNIVERSITARIOS
PARA EL ESTUDIO DE PENSAMIENTO CRÍTICO
Colombo, María Elena; Curone, Gladys; Pabago, Gustavo; Martìnez Frontera, Laura Celia; Alcover, Silvina Mariela; Mayol, Juan
De La Cruz; Sulle, Adriana; Machado, Norma; Domínguez, Sebastián.................................................................................................228

EL DESARROLLO PROFESIONAL DEL PSICÓLOGO EN EL CAMPO EDUCATIVO: VOCES Y SENTIDOS DE LA EXPERIENCIA


Compagnucci, Elsa Rosa; Denegri, Adriana; Szychowski, Andrés........................................................................................................230

LAS PRÁCTICAS EVALUATIVAS EN EL DESARROLLO PROFESIONAL DEL PROFESOR EN PSICOLOGÍA


Compagnucci, Elsa Rosa; Fabbi, María Victoria....................................................................................................................................232

REFERENCIA A REGULACIONES DEONTOLÓGICAS EN ELTRABAJO DOCENTE UNIVERSITARIO EN PSICOLOGÍA,


DESDE LOS DERECHOS HUMANOS.
Cordero, Ana Laura................................................................................................................................................................................234

BULLICIOS, SILENCIOS Y OTRAS SEÑALES EN AULAS DE ESCUELAS MEDIAS. UN ANÁLISIS DE OBSERVACIONES


REALIZADAS POR ALUMNOS DE PSICOLOGÍA EDUCACIONAL
D'aloisio, Florencia; Duarte, María Elena...............................................................................................................................................236

LAS CONDICIONES DE LAS ACTIVIDADES DIDÁCTICAS VINCULADAS AL MUNDO DE LA ENSEÑANZA


De Pascuale, Rita Liliana; Sansot, Sonia...............................................................................................................................................239

INTERVENCIONES EN ORIENTACIÓN: ANÁLISIS DE LOS TALLERES EN EL MARCO DE UN PROYECTO INTERDISCIPLINARIO


Di Meglio, Mariela Silvina.......................................................................................................................................................................241

TRANSMISIÓN, SIMBOLIZACIÓN Y PRÁCTICAS ALIMENTARIAS


Di Scala, María.......................................................................................................................................................................................244

MEDIAÇÃO DO PROFESSOR E O DESEMPENHO ESCOLAR DOS ALUNOS ATRAVÉS DA ABORDAGEM DA EXPERIÊNCIA


DA APRENDIZAGEM MEDIADA
Dias, Tatiane Lebre.................................................................................................................................................................................245

CONOCIMIENTOS ESCOLARES Y COTIDIANOS EN EL AULA DE LA ESCUELA RURAL


Díaz, Daniela..........................................................................................................................................................................................247

BIOGRAFÍA ESCOLAR, ELECCIÓN Y VOCACIÓN EN MAGISTERIO


Díaz, Daniela; Zeballos, Yliana..............................................................................................................................................................250

CONSTRUCCIÓN DE UNA ESCENA POSIBLE EN EL CONTEXTO ESCOLAR


Dughera, Florencia; Sacchetta, Luisina María.......................................................................................................................................252

LA EVALUACIÓN: UNA INSTANCIA DE DESARROLLO DE HABILIDADES METACOGNITIVAS


Duhalde, Mariela Cecilia; Federman, Liliana Celia................................................................................................................................255

PARTICIPACIÓN E INCLUSIÓN EDUCATIVA: CONSTRUYENDO UN ENTRAMADO DESDE EL ARTE


Elichiry, Nora; Arrue, Carola; Regatky, Mariela; Abramoff, Eliana..........................................................................................................257

REDESCRIBIENDO EL PROCESO DE ENSEÑAR A PARTIR DE LA APROPIACIÓN PARTICIPATIVA DEL ROL DOCENTE


EN “COMUNIDADES DE PRÁCTICA” DE ENSEÑANZA DE LA PSICOLOGÍA: CONCEPCIONES Y EXPERIENCIAS DE
“PROFESORES DE PSICOLOGÍA EN FORMACIÓN”
Erausquin, Cristina; Basualdo, María Esther; García Labandal, Livia Beatríz; González, Daniela Nora; Ortega, Gabriela;
Meschman, Clara Liliana........................................................................................................................................................................260

APROPIACIÓN DE MODELOS DE TRABAJO EN PRÁCTICAS PROFESIONALES DE PSICOLOGÍA: GIROS EN LOS MODELOS


MENTALES DE INTERVENCIÓN CLÍNICA DE “PSICÓLOGOS EN FORMACIÓN
Erausquin, Cristina; Bur, Ricardo; Salinas, Daniela Fernanda; López, Ariana Laura; Arias, Ximena....................................................264

ESTRÉS, ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO Y CONSUMO CULTURAL EN POBLACIÓN DOCENTE


Etchezahar, Edgardo; Hornes, Alan; Simkin, Hugo Andrés; Simkin, Paula............................................................................................267

PERSPECTIVAS DEL APRENDIZAJE SITUADO DE “PSICÓLOGOS EN FORMACIÓN” EN INSTITUCIONES E


INTERVENCIONES CON LA DISCAPACIDAD COMO PROBLEMA
Fainblum, Alicia; Edgar, Lucas...............................................................................................................................................................269

JÓVENES, UNIVERSIDAD Y MUNDO DEL TRABAJO: SOBRE LA COSTRUCCIÓN DE IMAGINARIOS


Falavigna, Carla Haydeé........................................................................................................................................................................272

REPRESENTAÇÕES SOCIAIS DE JOVENS E SUAS IMPLICAÇÕES PARA O ENSINO/ APRENDIZAGEM


Franco Barbosa Puglisi, María Laura; Lucci, Marcos Antonio; Infante, Angela María...........................................................................274

TUTORÍAS ACADÉMICAS: UN ESPACIO DE FORMACIÓN PARA EL ESTUDIANTE UNIVERSITARIO


García Sir, Carina Beatríz; Murhell, Anabel Nayle; Barrionuevo, Myrian Lilian; Contreras, María Valeria.............................................277

10
EVALUACIÓN DE ESTRATEGIAS DE INTERVENCIÓN EN ESCUELAS CON POBLACIONES VULNERABLES
García, María Natalia; Castignani, María Laura.....................................................................................................................................279

UN ANÁLISIS DE LA TRANSPOSICION DIDACTICA DESDE LA PSICOLOGÍA CULTURAL


García, Rubén Manuel...........................................................................................................................................................................281

REVISIÓN DE TAREAS Y APRENDIZAJE AUTORREGULADO


Garello, María Virginia; Rinaudo, María Cristina....................................................................................................................................284

LO QUE NARRAN LOS ADOLESCENTES SOBRE LA VIOLENCIA: UN ANÁLISIS CRÍTICO DE SUS RELATOS
Gil Moreno, María Del Carmen; Abate, Nora Irene; Garrocho, María Florencia; Gonzalez, Ana Carolina............................................286

PARTICULARIDADES EN LA ELECCIÓN VOCACIONAL DEL ARTISTA


Gimenez Gigon, Ma. Lourdes................................................................................................................................................................288

VERSIONES SOBRE LA AUTORIDAD. EJERCICIOS EN TIEMPOS DE TRANSFORMACIÓN


Greco, María Beatríz..............................................................................................................................................................................291

ESTÉTICA DE LAS RELACIONES PEDAGÓGICAS. ESCENAS O FICCIONES DE LA AUTORIDAD


Greco, María Beatríz; Toscano, Ana Gracia; Alegre, Sandra; Benedetti, Edith; Lofeudo, Silvina; Villegas, Ana Maria; Taich,
Santiago; Giusto, Luisina María; Hofele, Paula; Moyano, Jesica; Pserga, Carla Soledad....................................................................293

NARRATIVA, HISTORIA Y PROYECTO EN LA CLÍNICA PSICOPEDAGÓGICA CON PÚBERES Y ADOLESCENTES


Grunin, Julián Nicolás............................................................................................................................................................................295

PUNTUACIONES SOBRE LA PROBLEMÁTICA RELACIONAL EN LA ESCUELA, EN ARTICULACIÓN CON LAS CATEGORÍAS


CONCEPTUALES DIVERSIDAD CULTURAL, CONVIVENCIA Y CURRÍCULUM
Guerrero Puppio, Marta; Gil Moreno, María Del Carmen; González, Ana Carolina...............................................................................297

MODELO DE INTERVENCIÓN PSICOPEDAGÓGICO PARA LA PROMOCIÓN DE UNA SANA VALORACIÓN DE SÍ MISMO


Iannizzotto, María Eugenia.....................................................................................................................................................................299

PROBLEMAS DE COMPRENSIÓN DEL INGRESO EN LA INVESTIGACIÓN UNIVERSITARIA


Iturrioz, Graciela.....................................................................................................................................................................................301

ENSINO E APRENDIZAGEM: CONTRIBUIÇÕES DAS PESQUISAS A PARTIR DA PERSPECTIVA DA SUBJETIVIDADE


Judith Lima Scoz, Beatríz; Villela Rosa Tacca, María Carmem; Maia De Oliveira, Rosa María............................................................307

RENDIMIENTO ACADÉMICO ASOCIADO A LAS HABILIDADES INTELECTUALES Y LAS ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE


DE UNIVERSITARIOS DE LIMA, PERÚ
Kohler Herrera, Johanna Liliana.............................................................................................................................................................309

INFORME PARCIAL DEL PROYECTO DE INVESTIGACIÓN: "ESTRATEGIAS PEDAGÓGICAS Y SU ROL ORIENTADOR


EN ESCUELAS CON POBLACIONES VULNERABLES"
Lagrave, Mariángeles; Quiles, Cristina Haydeé.....................................................................................................................................312

INTEGRACIÓN ESCOLAR EN TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA. UN ESTUDIO DESDE EL MARCO DE LA TEORÍA
DE LA ACTIVIDAD HISTÓRICO-CULTURAL DESARROLLADA POR ENGESTRÖM
Larripa, Martin; Strobino Niedermaier, Irina...........................................................................................................................................315

EL CLIMA ESCOLAR Y EL SIGNIFICADO DE LA ESCUELA PARA LOS JÓVENES


Legaspi, Leandro; Aisenson, Gabriela; Valenzuela, Viviana; Duro, Lorena; Celeiro, Romina; De Marco, Mariana; Inaebnit,
Virginia; Pereda, Yamila.........................................................................................................................................................................318

LA INTEGRACIÓN ESCOLAR COMO EXPERIENCIA EDUCATIVA: ANALIZANDO SENTIDOS Y CONDICIONES PARA


HACERLA POSIBLE
Lerman, Gabriela....................................................................................................................................................................................321

PROCESOS PSICOLÓGICOS EN VIDA COTIDIANA A TRAVÉS DE JUEGOS DE PANTALLA. NIÑOS PERTENECIENTES


A ESCUELAS DE RECUPERACIÓN, 1º CICLO
López Broggi, Olga Liliana.....................................................................................................................................................................323

ALGUNAS CAUSAS QUE INTERVIENEN EN LAS DIFICULTADES DE APRENDIZAJE A NIVEL SUPERIOR


Maldonado, Horacio; Torcomian, Claudia...............................................................................................................................................326

TRABAJO GRUPAL CON ALUMNOS DE PROFESORADOS Y PROFESORES DE SECUNDARIOS Y PRIMARIOS.


UN POSIBLE ROL DEL PSICÓLOGO
Manzi, Adrián..........................................................................................................................................................................................328

EXPECTATIVAS Y PREOCUPACIONES DE INGRESANTES AL SISTEMA UNIVERSITARIO. PRIMEROS AVANCES


Marazza De Romero, Emma; Sarubbi De Rearte, Emma; Castaldo, Rosa Inés; Murhell, Anabel Nayle; Chirre, Adrián Eduardo........330

11
COMPARAÇÃO DAS GRADES CURRICULARES DO CURSO DE GRADUAÇÃO EM PSICOPEDAGOGIA: ARGENTINA,
BRASIL E ESPANHA
Marques Macedo Martins, Magali; Nogueira Dos Santos, Jane; Motta, María Do Carmo; Maia De Oliveira, Rosa Maria;
Battistoni, Zelimar Do Carmo; Andrade, Marcia Siqueira ......................................................................................................................332

ORIENTACIÓN VOCACIONAL EN LA ESCUELA MEDIA: UN ACERAMIENTO A LAS SINGULARIDADES DE LA INTERVENCIÓN


Montauti, Elsa Elena; Perez, Mercedes; Tricio, Emilia Susana; Babino, Karina; Ferreiro, Liliana.........................................................334

MOTIVACIÓN Y EXPECTATIVAS LABORALES EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS


Naigeboren Guzmán, Marta; Caram, Gladys; Gil De Asar, Mariana......................................................................................................336

APRENDIZAJES Y PRÁCTICAS INFANTILES ENTRE PANTALLAS Y JUEGOS


Nakache, Débora; Zagdanski, Damian; Hereñú, Lauracristina Del Valle...............................................................................................338

ESTRATEGIA DE ENSEÑANZA PARA ELABORACIÓN DE TEXTOS


Ortega Salas, María Del Carmen; Sánchez Hernández, José Simón....................................................................................................341

LA ESCRITURA EN LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA TECNOLÓGICA: UN DOCUMENTO PARA UNA INVESTIGACIÓN ACCIÓN


Pano, Carlos Oscar; Fridman, Carolina Andrea; Torre, Valeria Alejandra..............................................................................................343

FEEDBACK SOBRE PERCEPCIÓN DEL ROL PROFESIONAL. VINCULACIONES CON ASPECTOS MOTIVACIONALES
Paoloni, Paola Verónica Rita; Donolo, Danilo........................................................................................................................................345

JOGOS NO ESPAÇO TERAPÊUTICO EM PSICOPEDAGOGIA: A RECONSTRUÇÃO DO PRAZER EM APRENDER


Paparoto, Abreu, Alba Cassia; Munhoz Puglisi, María Luiza.................................................................................................................347

REFLEXIONES ACERCA DEL ENCUADRE EN LA CLÍNICA PSICOPEDAGÓGICA


Patiño, Yanina; Rulli, María Luján; Yapura, Cristina Verónica................................................................................................................349

LECTURAS EXPLORATORIAS EN SITIOS DE INTERNET Y CONSTRUCCIÓN DE CONOCIMIENTO


Perelman, Flora; Ornique, Mariana; Bertacchini, Patricio Román..........................................................................................................351

LA FORMACIÓN DE LOS FUTUROS DOCENTES: LAS COMPETENCIAS ENSEÑADAS Y ACTUALIZADAS


EN LA CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD PROFESIONAL.
Pidello, María Amelia; Sagastizabal, María De Los Ángeles; Rossi Beati, Beatríz................................................................................354

EVALUACIÓN DE LOS INTERESES: REGISTRO DE PREFERENCIAS DE KUDER. FORMA CH, VERSIÓN INFORMATIZADA
Ponti, Liliana; Sanchez Malo, Araceli; Luján, Silvia................................................................................................................................356

REPONER SIGNOS DE PUNTUACIÓN EN UN TEXTO CIENTÍFICO: EL CONOCIMIENTO ORTOGRÁFICO COMO CÓDIGO


COMPARTIDO ENTRE AUTOR Y LECTOR
Raventos, Marta Elena...........................................................................................................................................................................359

SIGNOS DE PUNTUACIÓN, INDICADORES DE CONCLUSIÓN Y SIGNIFICADO


Raventos, Marta Elena...........................................................................................................................................................................362

PROBLEMAS DE APRENDIZAJE Y CONFLICTO PSÍQUICO. TRANSFORMACIONES EN EL TRATAMIENTO


PSICOPEDAGÓGICO GRUPAL
Rego, María Victoria; Grunberg, Débora................................................................................................................................................364

ADQUISICIÓN DE ASPECTOS FONÓLOGICOS EN LENGUA EXTRANJERA EN CÓDIGOS AUTOMATIZADOS (FRASEOLOGÍA)


USADOS POR LOS CONTROLADORES DE VUELO
Regueira, Inés Elena; Roseti, Laura; Nerguizian, Alicia; Delmas, Ana María........................................................................................366

FACTORES QUE FAVORECEN U OBSTACULIZAN LA FINALIZACÓN DE UNA MAESTRÍA EN CIENCIAS SOCIALES.


EL PUNTO DE VISTA DE LOS INVOLUCRADOS
Reisin, Silvia; Carlino, Paula..................................................................................................................................................................368

CREENCIAS, REPRESENTACIONES Y SABERES (CRS) DE PROFESORES DE INGLÉS COMO LENGUA EXTRANJERA


Requena, Pablo Esteban; Liruso, Susana María; Villanueva De Debat, Elba.......................................................................................371

ALGUNAS CONTRIBUCIONES A LA PROBLEMÁTICA DEL AUSENTISMO LABORAL DEL DOCENTE


Ricci, Silvina...........................................................................................................................................................................................373

DOCENCIA Y PRODUCCIÓN DE SUBJETIVIDAD: ESTRATEGIAS DE SUPERVIVENCIA


Rivera, Laura Beatríz.............................................................................................................................................................................375

BULLYING: VOCES PARA LA PREVENCIÓN E INTERVENCIÓN


Rubiales, Josefina; López, Marcela; Aguilar, María José.......................................................................................................................377

IDENTIFICACIÓN DE LAS DIFICULTADES ACADÉMICAS, PRIMER PASO PARA SU AFRONTAMIENTO EN LOS ESTUDIOS
UNIVERSITARIOS
Saleme, Hilda; Nazur, María Angélica; Lascano, Ana Maria; Corlli, Marcela Alejandra; Guzmán Avila, María De Los Ángeles...........379

12
UNA APROXIMACIÓN A LAS CONCEPCIONES DE EDUCABILIDAD DEL EQUIPO DE GESTIÓN Y SU RELACIÓN
CON EL RIESGO EDUCATIVO
Senz, Karina Alejandra; Banús, María José; Picca, Romina..................................................................................................................381

TALLER DE EXPERIMENTACIÓN CREATIVA "JUGARTE"


Sivilla Biasin, Alejandro Oscar; Colman, Griselda Luján........................................................................................................................383

A AÇÃO DO EDUCADOR SOCIAL EM TEMPOS DE REIFICAÇÃO DA SOLIDARIEDADE E DA ÉTICA


Souza Neto, João Clemente..................................................................................................................................................................385

EMOCIONES Y SENTIMIENTOS EN LA ACTIVIDAD DE ESTUDIO UNIVERSITARIA


Stasiejko, Halina; Pelayo Valente, Jessica Loreley; Krauth, Karina Edelmys; González, Angel Felipe; Ródenas, Alba Nora;
Tristany, Rogelio Santiago......................................................................................................................................................................388

INVENTARIO SOBRE CREENCIAS DE ESTILOS DE CRIANZA: ANÁLISIS DE LOS ITEMS


Tezón, Mariana.......................................................................................................................................................................................390

AUTORREGULACIÓN DEL APRENDIZAJE Y COMPRENSIÓN DE TEXTOS EN ESTUDIANTES DE BACHILLERATO


Trias, Daniel; Huertas, Juan Antonio......................................................................................................................................................393

LAS PRÁCTICAS CLÍNICAS CON ADOLESCENTES EN LAS ELECCIONES DE ESTUDIO Y/O TRABAJO
Vallejo, Pablo; Cerrizuela, Rosa Maria; Jerez, Adriana; Santos, Mariel; Golcman, Aida Alejandra........................................................396

CURSOS INICIALES DE LA LICENCIATURA EN PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN LUIS.


UN ANÁLISIS BIBLIOMÉTRICO
Vázquez Ferrero, Sebastián...................................................................................................................................................................398

REPRESENTACIONES SOCIALES DE LA PSICOPEDAGOGÍA EN LA UNIVERSIDAD: UN ESTUDIO EXPLORATORIO EN


ROSARIO
Ventura, Ana Clara.................................................................................................................................................................................400

INNOVACIÓN EN DISPOSITIVOS PEDAGÓGICOS PARA LA ARTICULACIÓN DEL NIVEL MEDIO CON EL NIVEL SUPERIOR
Xantakis, Ines; Riccitelli, Laura..............................................................................................................................................................402

PERFIL LECTOR A LA FINALIZACIÓN DE LA EDUCACIÓN PRIMARIA BÁSICA: RESULTADOS PRELIMINARES


Zabaleta, Verónica.................................................................................................................................................................................404

CURRICULUM Y EVALUACIÓN: ENTRE APOCALÍPTICOS E INTEGRADOS


Zion, María Victoria................................................................................................................................................................................407

CONSTRUCCIÓN DE MODELOS COMPARTIDOS DE EVALUACIÓN DE APRENDIZAJES EN LA UNIVERSIDAD


Zion, María Victoria; Rodil Martínez, Alfredo..........................................................................................................................................409

RESÚMENES

LA GENERACIÓN MILLENNIAL EN LA UNIVERSIDAD, LOS HÁBITOS DE LECTURA Y LA COMPETENCIA LECTORA


HIPERTEXTUAL
Ibáñez, Elena; Tagliabue, Rosana; Zangaro, Marcela Beatríz...............................................................................................................414

¿NUEVAS MODALIDADES SUBJETIVAS EN LOS INGRESANTES A LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA DE LA UNLP?


UN ANÁLISIS DESDE LA PERSPECTIVA DOCENTE
Kopelovich, Mercedes; Kierbel, Valeria Natalia......................................................................................................................................414

LA NATURALIZACIÓN DEL FRACASO ESCOLAR Y SUS CONSECUENCIAS EN LA CONSTRUCCIÓN DEL RIESGO


EDUCATIVO
López, Gilda Liliana................................................................................................................................................................................415

CONCEPCIONES DE DOCENTES DE NIVEL INICIAL SOBRE SU ROL EN LA INCLUSIÓN DE NIÑOS CON NECESIDADES
EDUCATIVAS DERIVADAS DE LAS DISCAPACIDADES
Talou, Carmen; Borzi, Sonia; Sanchez Vázquez, María José; Hernández Salazar, Vanesa; Gómez, María Florencia;
Escobar, Silvana.....................................................................................................................................................................................415

POSTERS

ESTRATEGIAS DE CAPACITACIÓN DOCENTE- INTERVENCIÓN ÁULICA EN NIÑOS CON TDAH


Bakker, Liliana; Rubiales, Josefina.........................................................................................................................................................418

EL CARÁCTER MORAL PREDICE EL RENDIMIENTO ACADÉMICO


Cosentino, Alejandro César; Torres, José Alejandro; Clotet, Cinthia Inés..............................................................................................419

BULLYING: CONDICIONANTES Y EFECTOS EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA-APRENDIZAJE


Ferroni, María Ester; Mune, Letizia; Caporaletti, Gisela; Silva, Sonia; Sciarratta, Silvana; Penecino, Élida.........................................421

13
LA EVALUACIÓN DE LAS COMPETENCIAS COGNITIVAS PARA INVESTIGAR: SITUACIONES DE PRUEBA
González, Cristina; Tornimbeni, Silvia Beatríz; Corigliani, Silvia; Morales, María Marta; Dávila, Angélica; Gentes, Gladys;
Ginocchio, Adriana.................................................................................................................................................................................422

BORDES Y LÍMITES PARA EL DESARROLLO DE LAS COMPETENCIAS COMUNICATIVAS EN EDUCACIÓN INICIAL:


REPRESENTACIONES Y ACTITUDES DOCENTES
Gunset, Violeta Hebe; Prado, Mariana Isabel; Canigia, María Laura.....................................................................................................423

TRAYECTORIAS FORMATIVAS Y PRÁCTICAS LABORALES DE LOS ESTUDIANTES AVANZADOS DE LA FACULTAD


DE PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA
Mazzetti, María Silvina...........................................................................................................................................................................425

ANÁLISE DA MEDIAÇÃO PEDAGÓGICA DO PROFESSOR A PARTIR DA APAPTAÇÃO DE UMA ESCALA


Moreira, Mirian; Mello, Fabiana Muniz; Dias, Tatiane Lebre..................................................................................................................427

ENSEÑANDO EN EL MUNDO AVATAR: UNA EVALUCIÓN DE LA CONTRIBUCIÓN DE LOS AGENTES PEDAGÓGICOS


ANIMADOS
Moreno, Roxana.....................................................................................................................................................................................428

RESULTADOS DE INVESTIGACIONES SOBRE INTERACCIÓN SOCIO-COGNITIVA EN EL NIVEL UNIVERSITARIO


Peralta, Nadia; Borgobello, Ana.............................................................................................................................................................430

LAS DIMENSIONES DE LA PROBLEMÁTICA SEXUALIDAD-EDUCACIÓN


Peralta, Zulma Del Valle; Stringaro, Susana Francisca; Maschio, Ana Ida; Gutiérrez, Marisol; Musumano, Analía Rita......................432

O PAPEL DA SUBJETIVIDADE NA FORMAÇÃO DO EDUCADOR SOCIAL


Rodrigues Emming, Cristiane De Cassia...............................................................................................................................................433

CORRELACIONES ENTRE DESEMPEÑO ACADÉMICO, APTITUD VERBAL Y FLUIDEZ VERBAL EN ESTUDIANTES


UNIVERSITARIOS
Zanin, Laura Ana; Ledezma, Carina; Galarsi, María Fernanda..............................................................................................................434

ESTUDIOS INTERDISCIPLINARIOS Y NUEVOS DESARROLLOS


TRABAJOS LIBRES

SUBJETIVIDAD, NUEVAS TECNOLOGÍAS, IRREVERSIBILIDAD Y USO POSIBLE


Acciardi, Mariano . .................................................................................................................................................................................438

LAS INTERACCIONES GRUPALES MEDIADAS POR TECNOLOGÍA. ANÁLISIS DE LOS GRUPOS "FIRST PERSON
SHOOTER"
Acciardi, Mariano; Freijo, Fedra; Osés, Mara Vanina . ..........................................................................................................................441

PARADOJAS EN EL CAMPO DE LA SALUD MENTAL: LA FALTA DE SISTEMATICIDAD COMO RASGO CONSTITUTIVO DE


UN SISTEMA. CUANDO LA EXPRESIÓN SUBJETIVA NO ES SÓLO CUESTIÓN DE AUTONOMÍA
Adissi, Grisel .........................................................................................................................................................................................444

SÍNDROME DE TURNER. IMPORTANCIA DE LOS TRATAMIENTOS HORMONALES EN EL DESARROLLO BIOPSICOSOCIAL


Aguilar, María José; López, Marcela .....................................................................................................................................................447

DISCUSIÓN DEL CONCEPTO DE AUTONOMÍA PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UN MARCO TEÓRICO


Albisetti, Mariela; Losada, Cecilia Marcela . ..........................................................................................................................................449

ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE EL PROBLEMA MENTE/CEREBRO EN EL CONTEXTO DE LAS NEUROCIENCIAS


COGNITIVAS
Amoruso, Lucía; Bruno, Mariano; Ibarra, Romina .................................................................................................................................450

IMPLICANCIAS DE LAS CONSTRUCCIONES SOCIALES DE GÉNERO EN LAS PERCEPCIONES DE INGRESANTES EN


TORNO A SU RELACIÓN CON EL CONOCIMIENTO
Arcanio, Mariana Zoe ............................................................................................................................................................................453

POLIFASIA COGNITIVA EN NIÑOS Y ADOLESCENTES: ARTICULACIONES EMPÍRICAS ENTRE LA PSICOLOGÍA SOCIAL


Y DEL DESARROLLO
Barreiro, Alicia Viviana; Castorina, José Antonio ..................................................................................................................................455

HÁBITOS DE ACCESO INFORMACIONAL EN ESTUDIANTES DE PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES


Benito, Ezequiel ....................................................................................................................................................................................457

ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO EN ADOLESCENTES QUE VIVEN EL DESARRAIGO


Bertella, María Adela; Parola, María Jesús ...........................................................................................................................................459

14
PSICOMETRÍA Y CONTROL SOCIAL. ALGUNAS CUESTIONES EN TORNO AL USO DE LA ESTADÍSTICA EN EL ADHD
Y LA CONSTRUCCIÓN DE LA INFANCIA ANORMAL
Bianchi, Eugenia ...................................................................................................................................................................................461

EL TEATRO Y LA PRODUCCIÓN DE SUBJETIVIDAD


Bokser, Julián ........................................................................................................................................................................................464

LA ESTRATEGIA EN LOS VIDEOJUEGOS


Budich, Paula; Osés, Mara Vanina; Damiani, Raúl; Fernández Zalazar, Diana Concepción . ..............................................................466

¿ES LA CONSCIENCIA UN SISTEMA COMPLEJO?


Cantero, Josefina ..................................................................................................................................................................................469

EL TATUAJE EN LA ADOLESCENCIA: UN ENIGMA A SER DESCIFRADO


Cebolla Lasheras, María Julia; Mandet, Eduardo; Fortuny, Paula; Romano, Anabella Paula; Weintraub, Elena .................................471

PERSPECTIVAS PSICOLÓGICAS SOBRE EL CAMBIO CLIMÁTICO. APUNTES SOBRE LA OPORTUNIDAD DE UNA


INVESTIGACIÓN INTERDISCIPLINAR Y EL DESAFÍO DE UNA ALFABETIZACIÓN ECOLÓGICA
Cortés, Beatríz ......................................................................................................................................................................................473

IDENTIDAD INSTITUCIONAL Y LOGOTIPO DESDE LA PSICOLOGÍA INSTITUCIONAL


Corvalán De Mezzano, Alicia Nora . ......................................................................................................................................................475

SOBRE LA CREACIÓN DE LA CARRERA DE PSICOLOGÍA EN LA UBA. NARRATIVAS Y NARRADORES COMO BISAGRAS


EN EL TIEMPO
Diamant, Ana .........................................................................................................................................................................................477

PARENTESCO Y FILIACIÓN: ¿EXTRAVÍO DE LOS LÍMITES? ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE LOS DILEMAS
JURÍDICO-CLÍNICOS EN LOS CASOS DE APROPIACIÓN
Domínguez, María Elena . .....................................................................................................................................................................480

“ES COMO QUE ESTO NOS QUEDA MUY GRANDE” APROPIACIONES DEL ESPACIO Y LÓGICAS UNIVERSITARIAS EN EL
INGRESO A LA FACULTAD
Duarte, María Elena ..............................................................................................................................................................................483

REFLEXIONES SOBRE EL ARTE COMO EXPERIENCIA DE CONOCIMIENTO: HACIA LA INCLUSIÓN EDUCATIVA


Elichiry, Nora; Arrue, Carola; Regatky, Mariela; Abramoff, Eliana .........................................................................................................485

LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS. UNA HERRAMIENTA DE INTERVENCIÓN PARA PREVENIR EL FRACASO ESCOLAR
Esnaola, Graciela; Tarzio, Claudia; Fernández, Gladys Marcela; Salvatierra, María Laura; Nievas, Mónica; Rodríguez, Gladys;
García, Adriana .....................................................................................................................................................................................487

LA APLICACIÓN DE LA CONVENCIÓN DE LOS DERECHOS DE INFANCIA DESDE MAESTRAS DE EDUCACIÓN INICIAL:


UN ESTUDIO EN TORNO AL PRINCIPIO DE AUTONOMÍA PROGRESIVA (AVANCE)
Etchebehere, Gabriela ..........................................................................................................................................................................489

EL DEFICIT DE ATENCIÓN CON HIPERACTIVIDAD EN LA INFANCIA COMO ANALIZADOR DE LOS PROCESOS DE


MEDICALIZACIÓN
Faraone, Silvia; Barcala, Alejandra; Torricelli, Flavia ............................................................................................................................492

SÍNTESIS Y AVANCE DEL PROYECTO VIDEOJUEGOS, PSICOLOGÍA Y EDUCACIÓN


Fernández Zalazar, Diana Concepción .................................................................................................................................................495

PROCESOS DE INNOVACIÓN TECNOLÓGICA EN EL CAMPO DE LA PSICOLOGÍA


Franco, Jorge Cesar; Varela, Osvaldo Héctor . .....................................................................................................................................498

LA PRÁCTICA PSICOTERAPÉUTICA A TRAVÉS DE LOS MEDIOS: UN ANÁLISIS DE LAS CUESTIONES ÉTICAS EN


“LOS SOPRANO”
Frankenberg, Daniela ............................................................................................................................................................................501

ALGUNAS APROXIMACIONES A LAS REPRESENTACIONES Y PRÁCTICA PROFESIONAL DE EQUIPOS


INTERDISCIPLINARIOS DEL PROGRAMA DE SALUD ESCOLAR DEL G.C.B.A.
Funes Molineri, Mariana Silvia; La Greca, Natalia; Esmoris, Ana Laura; García, Miriam Otilia; Brudnick, Gabriela; Perez, Clara;
Rojas, María Soledad; Etchandy, Paula ................................................................................................................................................503

CONVERGENCIA INTERDISCIPLINARIA EN LA METODOLOGIA DE LA INVESTIGACION CRIMINAL


Gaig, Adriana Edith; Cariac, María Eugenia; Rodríguez, Liliana Patricia . ............................................................................................505

LA CONCEPCIÓN CIENTÍFICA DEL PSICOANÁLISIS Y SU RELACIÓN CON OTROS CAMPOS DISCIPLINARES:


ASPECTOS HISTÓRICOS Y EPISTEMOLÓGICOS
Gallegos, Miguel . ..................................................................................................................................................................................508

ESTRATEGIAS DISCURSIVAS Y POLÍTICAS DEL DISPOSITIVO PUNITIVO


Gerez Ambertín, Marta ..........................................................................................................................................................................512

15
NARRATIVA Y VIDEOJUEGOS
Gianni, Karina Nora; Schiavello, María Gabriela; Paz, Silvana . ...........................................................................................................514

EL OLVIDO EN LAS INSTITUCIONES: ANÁLISIS DE UN CASO


Heuguerot, Cristina ...............................................................................................................................................................................517

VALORES IMPLÍCITOS EN LOS CRITERIOS DE ATRIBUCIÓN DE NORMALIDAD: SU ANÁLISIS A PARTIR DE ALGUNOS


EJEMPLOS HISTÓRICOS DE LA PSICOLOGÍA EN ARGENTINA Y SU APORTE A LAS REFLEXIONES ÉTICAS SOBRE EL
EJERCICIO PROFESIONAL DEL PSICÓLOGO
Ibarra, María Florencia; Fernández, Verónica; Riccitelli, Laura ............................................................................................................520

ATAQUE DE NERVIOS Y NERVIOS: ¿DOS SÍNDROMES DEPENDIENTES DE LA CULTURA O DESCONOCIMIENTO


DEL ESPAÑOL Y DE ANTIGUAS TEORÍAS BIOMÉDICAS?
Idoyaga Molina, Anatilde; Funes, Mariangeles; Arteaga, Facundo .......................................................................................................523

ACERCA DE LA CONCEPCIÓN DE NIÑO EN EL ABORDAJE DE FICHAS (1940-1944)


Jardón, Magalí; Fernández, Verónica ...................................................................................................................................................525

TERAPIA COGNITIVA EN LA ARGENTINA


Korman, Guido Pablo; Garay, Cristian Javier; Viotti, Nicolás ................................................................................................................527

SORDERA, ESCRITURA Y ENSEÑANZA DE LENGUA


Larrinaga, Juan Andrés; Peluso, Leonardo ...........................................................................................................................................529

O PODER DISCIPLINAR EM SAÚDE MENTAL


Lima, Flávia Teresa De; Andrade, Márcia Siqueira De . ........................................................................................................................531

IMPACTO DEL TRABAJO DE INTERFASE PSICOJURÍDICA EN FAMILIAS CON CONFLICTOS JUDICIALES


López Fernández, Giselle; Vidal, Laura; Crescini, Silvia . .....................................................................................................................533

RELACIÓN ENTRE SINTOMATOLOGÍA ANSIOSO-DEPRESIVA Y PERCEPCIÓN DE ENFERMEDAD EN UNA MUESTRA


DE PACIENTES ONCOLÓGICOS. RESULTADOS BASALES DE UN ESTUDIO DE SEGUIMIENTO TERAPÉUTICO
López, Pablo Luis; Bortolato, Diego; Margiolakis, Patricia; Morgenfeld, Mirta; Rosell, Laura; Gercovich, Daniela ..............................536

AZAR Y RESPONSABILIDAD: CRÍMENES IMPERCEPTIBLES


Ludueña, Federico ................................................................................................................................................................................538

LA RESPONSABILIDAD EN LA VEJEZ
Ludueña, Federico ................................................................................................................................................................................539

CONSTRUCCIÓN DE LA IDENTIDAD CULTURAL ORIGINARIA ANDINA EN LA EDUCACIÓN SUPERIOR


Mamani Huacani, Rosa María ...............................................................................................................................................................541

CONSIDERACIONES ACERCA DE LA CATEGORÍA DE SUJETO. UNA APROXIMACIÓN OBLÍCUA PARA EL ESTUDIO


DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO
Martínez, Ariel .......................................................................................................................................................................................547

IDENTIFICACIÓN Y PROCESO DE CONSTITUCIÓN DE LA IDENTIDAD DE GÉNERO. APORTES DE JUDITH BUTLER


AL PSICOANÁLISIS CONTEMPORÁNEO
Martínez, Ariel .......................................................................................................................................................................................549

ESTUDIO COMPARATIVO DE CÓDIGOS DEONTOLÓGICOS. ABORDAJE METODOLÓGICO Y EL PROBLEMA DE LA


VISUALIZACIÓN DE LOS RESULTADOS
Martínez, Silvia Raquel; Arias, María Juliana; Liberatore, Gustavo; Hermosilla, Ana María .................................................................552

EL LEGADO DE NÜREMBERG
Milmaniene, Magalí Paula .....................................................................................................................................................................554

INSTITUCIONES SINGULARES CONCRETAS: TEMPORALIDADES E INCERTIDUMBRE


Montenegro, Roberto Raúl ....................................................................................................................................................................556

EL TÉRMINO BIOÉTICA, CONTEXTO HISTÓRICO Y DISCURSIVO DE SU ORIGEN


Montesano, Haydée ..............................................................................................................................................................................559

EDUCAÇÃO NA FORMAÇÃO DO CIDADÃO DA PAZ


Munhoz, Puglisi, María Leticia ..............................................................................................................................................................561

ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE EN LOS PROGRAMAS DE DESARROLLO RURAL. ALGUNAS CONSIDERACIONES SOBRE


EL CONOCIMIENTO CAMPESINO Y EL ROL DE LOS TÉCNICOS EXTENSIONÍSTAS
Murtagh, Sofía .......................................................................................................................................................................................563

APRENDER EN LA RED: CONSTRUYENDO REDES DE APRENDIZAJE, REDES DE SENTIDO


Neri, Carlos ...........................................................................................................................................................................................565

16
ALFABETIZAÇÃO NA PERSPECTIVA DO ENSINO DE 09 ANOS: REFLEXÕES SOBRE A TEORIA E A PRÁTICA DOS
PROFESSORES EM SALA DE AULA
Nogueira Dos Santos, Jane ..................................................................................................................................................................567

PUEBLO-MULTITITUD. DEBATE EN TORNO DEL SUJETO DE UNA POLÍTICA EMANCIPATORIA


Perelló, Gloria Andrea; Biglieri, Paula; Villar Rojas, Sebastián .............................................................................................................569

LAS LIMITACIONES DE LAS EXPLICACIONES EVOLUCIONISTAS DE LA CULTURA


Poo, Fernando; Fernández Acevedo, Gustavo .....................................................................................................................................572

REFLEXIONES SOBRE LA MEDICIÓN DE LA VULNERABILIDAD PSICO-SOCIO-LABORAL


Quiroga, Víctor Fabián; Cattaneo, María Romina; Mandolesi, Melisa; Simonetti, Graciela ..................................................................574

“YA NO ES UN MALHECHOR”. EL ABORDAJE DE LA INSEGURIDAD EN UNA INSTITUCIÓN DE MENORES DE TUCUMÁN


Saavedra, María Isabel..........................................................................................................................................................................576

LA COMPLEMENTARIEDAD TERAPÉUTICA Y EL SISTEMA OFICIAL DE SALUD. UNA PROPUESTA PARA EL ESTUDIO DE


UN CAMPO EMERGENTE
Sarudiansky, Mercedes; Bordes, Mariana; Saizar, María Mercedes . ...................................................................................................579

AUTONOMÍA Y PRODUCCIÓN DE CONOCIMIENTO A TRAVÉS DE SABER SOBRE NUESTROS SABERES


Schejter, Virginia; Zappino, Alicia; Koltan, Marta; Cocha, Trinidad Elizabeth; Furlan, Gabriela; Font Guido, Paula .............................581

ESTILOS DE PERSONALIDAD Y VALORES EN POBLACIÓN MILITAR EN MISIONES DE PAZ


Sosa, Fernanda Mariel ..........................................................................................................................................................................583

LA PSICOLOGÍA Y SU UBICACIÓN COMO CIENCIA SOCIAL LA DIMENSIÓN HISTÓRICA COMO CLAVE DE SU DESARROLLO
Sulle, Adriana; Zerba, Diego Adrían ......................................................................................................................................................586

EL MALESTAR DOCENTE, ESTAR-MAL, Y LOS NUEVOS ESCENARIOS POLÍTICO-SOCIALES


Taborda, Andrea Bibiana .......................................................................................................................................................................587

LOS MATERIALES DE ESTUDIO COMO UN FACTOR DE INCIDENCIA EN EL DESARROLLO DE LA COMPETENCIA LECTORA


Valcarce, María Laura; Venticinque, Nilda Margarita; Luzar, Noelia .....................................................................................................589

RELACIONES TEMPRANAS Y CONSTITUCIÓN CORPORAL


Vino, Noemí Amelia ...............................................................................................................................................................................591

RESÚMENES

DIAGNÓSTICO PSICOPEDAGÓGICO: UM ESTUDO DE CASO


Ferreira Barros, Carolina .......................................................................................................................................................................596

PERTINENCIA DEL MÉTODO BIOGRÁFICO PARA EL ESTUDIO DEL SENTIDO SUBJETIVO QUE LOS DOCENTES LE
OTORGAN A LA ESCRITURA
Rotstein De Gueller, Berta; Bollasina, Valeria Laura; Staszkiw, Natalia . ..............................................................................................596

POSTERS

PROJETO DE PESQUISA: CONTRIBUIÇÕES DAS PESQUISAS A PARTIR DA PERSPECTIVA DA SUBJETIVIDADE


Judith Lima Scoz, Beatríz; Villela Rosa Tacca, María Carmen; Ferreira Barros, Carolina . ..................................................................598

ANÁLISIS DE LA PRODUCCIÓN CIENTÍFICA ARGENTINA EN EL ÁREA DE LA PSICOLOGÍA REGISTRADA EN LAS BASES


DE DATOS INTERNACIONALES WEB OF SCIENCE Y SCOPUS
Liberatore, Gustavo; Hermosilla, Ana María .........................................................................................................................................599

LAS ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO FRENTE A LOS ESTRESORES LABORALES. UN ANÁLISIS PSICOSOCIAL


Marsollier, Roxana Graciela; Aparicio, Miriam Teresita; Aguirre, Jimena Isabel Petrona ......................................................................600

HABILIDADES MULTICULTURALES EN POBLACIÓN MILITAR


Sosa, Fernanda Mariel; Mele, Silvia Viviana; Torres, José Alejandro; Delfino, Gisela Isabel ...............................................................602

17
18
Psicología Clínica y
Psicopatología
LAS PRÁCTICAS CLÍNICAS Y LA Desde el ingreso al servicio tanto los niños como sus adultos res-
ponsables atraviesan distintas instancias tales como admisión,
evaluación diagnóstica acotada (consistente en entrevista a los
INVESTIGACIÓN EN UN SERVICIO adultos responsables, hora de juego y test del “Dibujo Libre” al
niño); proceso psicoterapéutico psicoanalítico individual y grupal
DE ATENCIÓN A NIÑOS Y ADULTOS de niños; grupos de orientación a padres y/o adultos responsa-
bles. Se trabaja con el dispositivo de grupos paralelos de niños y
RESPONSABLES padres que funcionan en el mismo día y horario, son coordinados
por psicólogos y en cada uno de ellos se incluye un observador no
participante que lleva a cabo el registro de la sesión, entre otras
Aguiriano, Vanina Mariela; Canale, Valeria; Cervone, funciones. Otra dispositivos clínicos utilizados son entrevistas vin-
Nélida; Groisman, Florencia; Paturlanne, Emilia culares y/o familiares.
Universidad de Buenos Aires Nuestra modalidad de intervención utiliza la técnica kleiniana del
juego (Klein, M., 1926, 1932, 1953) para el análisis de niños, ex-
tendida a la psicoterapia grupal. Para la consideración de los pro-
cesos y fenómenos grupales también nos apoyamos en las con-
RESUMEN ceptualizaciones de W. Bion, tanto para la comprensión de la di-
A partir de las tareas asistenciales llevadas a cabo en el Servicio námica grupal (Bion, 1952) como su teoría sobre el funcionamien-
de Psicología Clínica de Niños, dependiente de la Segunda Cáte- to mental (Bion, 1967).
dra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa de la Facultad de Psicolo- Los procesos que atraviesan los niños y sus padres nos permiten
gía, UBA y del trabajo en el Proyecto de Investigación P047, Pro- construir el diagnóstico clínico que se irá desplegando a través
gramación UBACyT 2008-2010, surgen interrogantes que moti- del tiempo y también indagar sobre el proceso psicoterapéutico
van el presente trabajo. Nuestro propósito es dar cuenta de la in- que realizan.
terrelación constante entre las prácticas clínicas y la investigación La investigación nos permite entender y profundizar las problemá-
que nos permite intercambiar, volver a pensar y reflexionar sobre ticas que se presentan en la población consultante, también mo-
las problemáticas que se presentan en nuestra población consul- dificar, si el caso lo demanda, los dispositivos clínicos utilizados
tante, así como también modificar, de ser necesario, los dispositi- La investigación relacionada con la práctica clínica se ha desarrolla-
vos clínicos. También destacamos la importancia de pensar el do a lo largo de los años a través de diversos proyectos de investiga-
diagnóstico y el tratamiento como un proceso en permanente ción financiados por la Universidad de Buenos Aires desde 1994.
construcción. Las líneas de investigación han sido: 1) relevamiento de acciones,
programas y políticas sociales comunales, provinciales y nacionales
Palabras clave referidas a la niñez; 2) relación entre problemas de conducta y con-
Práctica Clínica Investigación Construcción tención familiar, escolar y social; 3) relación entre situaciones de pér-
dida, posibilidad de elaboración de duelo y problemas de conducta
ABSTRACT de los niños; 4) relación entre problemas de aprendizaje y estrate-
CLINICAL PRACTICES AND RESEARCH IN A SERVICE OF gias docentes; 5) caracterización psicopatológica de los problemas
CHILDREN AND RESPONSIBLE ADULT’S ATTENDANCE de conducta de los niños y estudio con una perspectiva epidiomoló-
The paper aim is to answer some questions that have been arisen gica de la población consultante; 6) caracterización de los estilos de
while carry on assistance tasks within the Clinical Assistance Unit of personalidad de los padres o adultos responsables; 7) desarrollo de
the Second Chair of Psychoanalysis: British School, School of Psy- metodologías de análisis de la Hora de Juego Diagnóstica y del test
chology of the University of Buenos Aires and the Researching Proj- del “Dibujo Libre”; 8) estudio de la edad de inicio de consumo de
ect P047, UBACyT 2008-2010. Our aim is to show the constant in- sustancias psicoactivas y relación con actitudes y valores familiares
terrelation between the clinical practices and the research that allow y sociales; 9) estudio sobre depresión en niños escolarizados, 10)
us to exchange, rethink, and reflect on problems that our consultant desarrollo de una metodología de evaluación de eficacia del proceso
population present. And change, if it is possible, the clinical devices. psicoterapéutico. Siguiendo esta última línea se  realizan diversos
We also want to underline the importance of thinking the diagnosis proyectos de becarios de grado y postgrado que indagan sobre di-
and treatment as a process in constant construction. versos aspectos del cambio en las sesiones de psicoterapia psicoa-
nalítica de padres y niños (Cervone et al, 2007).
Key words Todas las líneas de investigación se llevan a cabo utilizando una
Clinical Psychology Research Construction metodología empírica, de índole cualitativa, cuantitativa o cuali-
cuantitativa.
Las líneas de investigación así como la utilización de distintos
dispositivos clínicos han sido producto de la reflexión sobre la
INTRODUCCIÓN práctica clínica y sobre el proceso investigativo, sus estrategias
El presente trabajo surge de interrogantes planteados a partir de metodológicas, y los distintos avances. 
la práctica clínica que realizamos como integrantes del Servicio En este trabajo nos centramos en las prácticas clínicas por razo-
de Psicología Clínica de Niños de la Universidad de Buenos Aires nes de espacio y otros integrantes del grupo reseñarán métodos
y dependiente de la Segunda Cátedra de Psicoanálisis: Escuela y resultados de distintos proyectos de investigación llevados a
Inglesa. También algunas de nuestras ideas se relacionan con cabo por el equipo en su conjunto y por becarios, estudiantes y
reflexiones surgidas durante el desarrollo del Proyecto de Investi- graduados.
gación “Método de Evaluación de Proceso Psicoterapéutico Psi-
coanalítico y Análisis de Perfil de Población Clínica Consultante” LAS PRÁCTICAS CLÍNICAS
(Programación UBACyT 2008-2010). En el recorrido en el servicio tanto el niño como su familia atraviesan
Nuestra práctica clínica interroga a la teoría, por eso investiga- las diferentes instancias que hemos mencionado, pero el proceso va
mos. Y a partir de los resultados de las mismas generamos nue- tomando formas particulares según cada niño y sus padres.
vas estrategias que nos permiten abordar las diferentes proble- A partir del proceso de admisión descubrimos y construimos da-
máticas que surgen en nuestro trabajo clínico. tos que nos ayudan a entender aquello que sucede en el niño y su
El Servicio de Psicología Clínica de Niños brinda asistencia psico- familia, que da lugar a distinto tipo de síntomas y que permite in-
lógica gratuita a niños de 4 a 12 años de edad, escolarizados ferir el tipo de vínculo familiar. En la instancia de admisión y en las
pero con riesgo de exclusión del sistema educativo y cuyas fami- psicoterapias de niños y padres se despliegan síntomas, conflic-
lias no cuentan con cobertura de salud. tos y vínculos.
Los niños suelen ser derivados por escuelas, juzgados y en algu- La evaluación sobre los distintos dispositivos clínicos ayuda a que
nos casos sus padres consultan de manera espontánea. el proceso se construya y se entienda teniendo en cuenta las pro-

20
blemáticas específicas de cada paciente y su familia. padres reunidos en el otro grupo. Luego de un breve tiempo de
Este proceso de reflexión sobre la práctica clínica se realiza entre poco diálogo entre los niños y acercándose a la terapeuta Camilo
los integrantes del equipo terapéutico (terapeuta del grupo de ni- dice “me tranquilicé un poco, pero cuando me molesten se pu-
ños y observador; terapeuta del grupo de orientación con adultos dre…. ¿Tenés algo para tomar? ………”
responsables y  observador), también en las supervisiones, re- En el grupo de padres según lo consignado por la observadora
uniones de cátedra así como en los espacios de intercambio con todos permanecen en silencio y Virginia, madre de Camilo, frente
diferentes referentes sociales relacionados con el niño y su fami- a una pregunta del terapeuta comienza a hablar con ansiedad:
lia, maestros, jueces, trabajadores sociales, asistentes educacio- Virginia: “El Camilo está terrible. Ahora se le dio por prender fuego
nales, pediatras. a cosas y tirarlas por la ventana, también grita como si lo estuvie-
Utilizamos viñetas de un material clínico perteneciente al servicio ran matando”
para poder ilustrar como se va desplegando el proceso (1). En un momento avanzado de la misma sesión y luego del inter-
Camilo tiene 6 años. Concurre la madre al Servicio, por cuenta cambio con los otros padres Virginia, menos ansiosa, puede re-
propia y solicita atención para su hijo. Se puede inferir que hay flexionar: “el Camilo en la escuela se porta bien…..el problema es
una implicación personal acerca de la problemática de su hijo, en mi casa….”.
esto es diferente a lo que suele suceder, el 80% de los niños son En ambos fragmentos, Camilo y Virginia, con ansiedad manifiesta,
derivados por la escuela o por el juzgado. inician sus intervenciones en cada grupo. El niño habla de una aso-
La madre durante la entrevista de admisión despliega la proble- ciación secreta y de que nadie sabe que están ahí. La terapeuta
mática “…En la escuela no saben que le pasa. De repente está hace referencia a la presencia de adultos responsables que saben
bien y de repente está mal. No respeta las consignas y molesta a de Camilo y de los otros niños. En este fragmento la presencia de
los compañeros. Esto es muy extraño para mí. En casa hace todo los padres y de la terapeuta interviniendo genera un efecto tranqui-
al revés de lo que se le pide. A la noche no se quiere ir a dormir, lizador en Camilo. La terapeuta retoma lo dicho por Camilo para
yo ya no se que hacer...” mostrarle que hay adultos responsables, su intervención apunta a
Se pensó en el equipo que era necesario mantener una entrevista señalar la presencia de los padres y genera un efecto tranquilizador
con el padre quien refiere “…Los problemas de Camilo están conec- en Camilo, también de acercamiento a la terapeuta.
tados con el nacimiento de su hermana. El antes era el centro de la Por otro lado en la sesión del grupo de padres se registra también
casa y cuando nace Ana deja de serlo… En la escuela lleva jugue- la ansiedad de la madre de Camilo, sin embargo el inicio de un
tes, los rompe, es normal, es una escuela pública de clase baja…” diálogo compartido le permite comenzar el proceso de ubicar el
Al indagar acerca de situaciones de violencia la madre dice: “… problema en la casa y quizás en el vínculo familiar, seguramente
En el colegio lo maltratan los compañeros, le pegan y lo insul- en ella misma.
tan…En el barrio convive con situaciones de violencia. El ve como Otra reflexión que consideramos importante destacar es la nece-
se drogan, como roban. El dice que no quiere vivir más en ese sidad de continuidad y estabilidad del encuadre terapéutico. La
barrio…” capacidad de jugar y simbolizar para desplegarse necesita de la
Al indagar al padre acerca de la misma temática nos dice “…En casa solidez del encuadre, de su preservación, también de su continui-
a veces hay gritos, chirlos de vez en cuando. A la nena también, me dad más allá de ausencias, regresiones y progresiones.
parece que nos toman el tiempo. Son muy vivos, muy pícaros…”
Durante la administración de la hora de juego diagnóstica, al abrir CONCLUSIONES
la caja de juguetes Camilo dice: “¡Hojas! ¡ Mi sueño! Estos dibujos En este trabajo damos cuenta de la importancia de pensar el diagnós-
son diabólicos”. tico y el tratamiento como un proceso en permanente construcción.
La observadora consigna: “Camilo guarda las hojas que había En nuestra práctica clínica utilizamos un marco teórico que la en-
sacado dejando la caja entreabierta. La terapeuta le pregunta qué marca y el encuadre que la delimita y ordena. Al mismo tiempo
dibujos son diabólicos y por qué”. Camilo responde: “Porque… nos encontramos constantemente con situaciones que nos inte-
(Piensa, mira para arriba.) Me gustaba POKEMÓN y a DRAGON rrogan y también con urgencias personales, familiares y sociales.
BALL Z ya no los miro más. Ante la pregunta sobre el motivo res- La población del servicio ha variado en los últimos años, las con-
ponde: “Porque mi papá dice que son asustadores, saben de diciones de vida familiar pierden solidez, se discontinúan, la situa-
Cristo y del Diablo. Si querés te traigo el DVD por si queres ver” ción de marginación social se profundiza. Estas situaciones fami-
Más avanzada la hora de juego la observadora consigna, “Camilo liares y sociales demandan flexibilidad y también presencia con
observa el consultorio, mete una mano en la caja y saca una hoja” continuidad, es necesario evitar estereotipar la práctica con cami-
y dice “acá en la hoja se puede hacer. Yo en mi casa me porto nos “únicos”. Enfrentamos constantemente nuevos interrogantes
mal…..porque ellos en los capítulos se portan mal…... Y yo he que nos invitan a reflexionar, estudiar e investigar sobre la prácti-
visto lo que hacen.” ca clínica, revisando dispositivos y también conceptos de la clíni-
Camilo al dibujar el último personaje dice: “…Este es Piccolo, estos ca y de la teoría en la que se enmarca.
son los únicos que conozco. Los podes copiar si queres. Yo dejo
los dibujos diez semanas para que puedas copiarlos y después te
llamo y me los devolves. Ahora escribí la palabra esfera…”
Estas viñetas clínicas nos llevan a reflexionar sobre las ideas de NOTAS
Aberastury (1962) acerca de las primeras entrevistas con el niño, (1) Los nombres que figuran en las viñetas han sido modificados para preservar
“Comprobé que el niño nos comunica desde la primera hora cual la identidad del niño y su madre.
es su fantasía inconsciente sobre la enfermedad o conflicto por el
cual es traido al tratamiento y en la mayor parte de los casos su BIBLIOGRAFÍA
fantasía inconsciente de curación”. ABERASTURY, A. (1969) Teoría y Técnica del Psicoanálisis de Niños. Buenos
Las entrevistas con ambos padres y la hora de juego con el niño Aires: Paidos.
nos permite empezar a armar las diferentes piezas de un rompe- BION, W. (1952). Experiencias en grupos. Buenos Aires: Paidós.
cabezas que se ira construyendo en el curso del proceso. BION, W. (1967). Volviendo a Pensar. Buenos Aires: Ediciones Hormé.
Para ilustrar la relación entre las sesiones de los niños y las de los CERVONE, N.; LUZZI, A.M.; SLAPAK, S. (2007): Problemáticas psicológicas
adultos responsables, realizadas en forma paralela, ejemplificamos y psicosociales actuales. En Felipa Triolo Moya, Maria F. Giordano (comp.), LA
con una viñeta del inicio de ambos grupos al comienzo del trata- CULTURA ACTUAL. Su impacto en distintos campos disciplinares, Cáp. 14.,
miento. pp. 107-118, San Luis, Argentina: Ediciones LAE - Laboratorio de Alternativas
Educativas.
En el grupo de niños es Camilo quien inicia la sesión, ansioso y
apresurado. Toma un avión y lo hace volar mientras habla de una KLEIN, M. (1926). “Principios psicológicos del análisis infantil”. Obras Comple-
tas. Tomo 1. Paidós. Buenos Aires.
“asociación secreta” y pide que se le dé un nombre, agrega con
KLEIN, M. (1932). “El psicoanálisis de niños”. Obras Completas. Tomo 2.
evidente nerviosismo “nadie sabe que estamos acá”. Las inter-
Paidós. Buenos Aires.
venciones del terapeuta se centran, en este fragmento, en hacer
KLEIN, M. (1953). “La técnica psicoanalítica del juego: historia y significado”.
preguntas a los niños y sobre todo en nombrar y dar cuenta de los Nuevas direcciones en psicoanálisis. Paidós. Buenos Aires.

21
EL PROBLEMA DEL DIAGNÓSTICO PRESENTACIÓN
Hoy en día el diagnostico diferencial se debate en un una serie de
antinomias que han introducido principalmente las nociones pro-
DIFERENCIAL DE LAS PSICOSIS puestas por la psiquiatría americana. La misma intenta trasladar
al campo psi una cadena de prácticas confusas que en el campo
TÓXICAS médico o psicológico tratan de establecer patrones de lectura que
plasmarían inmediatamente en la categorización de entidades
Allegro, Fabián; Vazquez, Liliana; La Tessa, Mirta; Quevedo, que conforman una clínica de diagnóstico positivista pero al mis-
mo tiempo pretenden hacer abstracción de las dificultades pro-
Silvia; Fukelman, Geraldine
puestas por una falta de conceptualización de lo que se entiende
Universidad de Buenos Aires por sujeto.
Por otro lado, la excesiva injerencia del campo de las neurocien-
cias y de la biologización de las causas promueve un arrasamien-
RESUMEN to de la posibilidad de la pregunta acerca de un diagnóstico de
El diagnóstico diferencial de estructura ocupa un lugar central en estructura. Claramente los manuales de psiquiatría americana ex-
la adopción de estrategias clínicas en la dirección de una cura, sin ponen el hilo conductor de su mirada:
desmedro de las subjetividades puestas en juego, caso por caso. “Los trastornos psíquicos se manifiestan a través de síntomas y
En particular, la clínica de las toxicomanías, constituye un campo signos que configuran las principales categorías de los fenóme-
complejo donde la noción misma de toxicomanía configura una nos clínicos. Los síntomas son los fenómenos que el paciente
verdadera encrucijada temática por el entrecruzamiento de la fun- revela y no siempre son observables por el profesional, son de
ción del producto - los efectos neuroquímicos de las sustancias carácter subjetivo. Los signos, también denominados síntomas
en el SNC-, la singularidad subjetiva y el discurso de la referencia objetivos, son las alteraciones conductuales, anatómicas o fisioló-
social sobre las drogas. Es considerable el peso de las simplifica- gicas manifestadas exteriormente y registradas por el profesio-
ciones y banalidades uniformizantes que circulan en el ámbito nal”. (1)
sanitario acerca de las drogas, la noción de toxicomanía y los Hay que advertir que la práctica analítica porta otra clave de lec-
usuarios. Esta homologación excluye las diferencias entre moda- tura que hace del diagnóstico un acto, no solo articulado a la clí-
lidades heterogéneas mediante las cuales los individuos se vincu- nica, sino, particularmente promovida por una ética que entiende
lan con diversas sustancias psicoactivas. Este aspecto que forma que, el psicoanálisis como praxis, conduce a la constitución de un
parte el marco contextual del problema se agudiza en el campo sujeto responsable en su acto.
de la compulsión adictiva en donde el entrecruzamiento discursi- Este aspecto que forma parte el marco contextual del problema
vo oscurece y obstaculiza, aún más la pertinencia del diagnóstico se agudiza en el campo de la compulsión adictiva en donde el
en la marea de las múltiples incidencias clínicas, biológicas, so- entrecruzamiento discursivo oscurece y obstaculiza, aún mas la
ciales, jurídicas etc. que rodean al fenómeno. Advirtiendo que el pertinencia del diagnóstico en la marea de las múltiples inciden-
fenómeno tóxico no hace diagnóstico de por si, el problema gana cias clínicas, biológicas, sociales, jurídicas etc. que rodean al fe-
en urgencia en el debate actual. nómeno. Advirtiendo que el fenómeno tóxico no hace diagnostico
de por si, el problema gana en urgencia en el debate actual del
Palabras clave ámbito psi.
Diagnóstico Diferencial Psicosis Tóxicas Desde la psiquiatría americana, no habiendo agotado, ni siquiera
iniciado, el estudio del diagnóstico de las patologías propias del con-
ABSTRACT sumo, el DSM IV se detiene en un punto sensible a la práctica clínica
THE PROBLEM ABOUT DIFFERENTIAL DIAGNOSIS del tratamiento de la adicción: Psicosis inducida por tóxicos.
OF TOXIC PSYCHOSIS Aunque hay una clara concordancia homonímica, es evidente que
The differential diagnosis of structure is central to the strategies in aquello que el DSM IV (2) entiende por psicosis no es lo mismo
the clinical management of a cure, without prejudice to the subjec- que lo que entiende el psicoanálisis por la misma. Desde esta
tivity brought into play, case by case. In particular, the clinic for lectura se induce que la psicosis puede ser causada por la inci-
drug addiction is a complex area where a real crossroad´s drug dencia de una sustancia lo cual sitúa una clara diferencia con la
theme is given by the cross-linking of a product’s function - the conceptualización analítica de la psicosis como una condición del
effects of neurochemical substances in the SNC, the unique and sujeto frente a la estructura.
subjective speech of reference on social drugs. It is remarkable Las claves de diagnóstico propuestas son sencillas e incluso in-
how simplifications and platitudes circulate the health field about genuas: sólo se pretende establecer las concordancias en la rela-
drugs and tend to unify concepts, related to the notion of drug ción causa - efecto.
addiction and users, among others. This approval excludes the El criterio A sostiene que la presencia de alucinación o delirio está
differences between different modalities through which individuals en relación directa con la ingesta o la deprivación de la sustancia
are linked to various psychoactive substances. This aspect is the y esto es suficiente como prueba diagnóstica.
contextual framework of the problem is worse in the field of com- Para dar cuenta de la supuesta relación causa-efecto el criterio B
pulsive addictive where the intertwining of discourse obscures and introduce dos nuevos vectores: 1- La relación temporo-espacial:
obstructs further the relevance of the diagnosis in the tide of the la ingesta o deprivación deben ser dentro del lapso de un mes.
many incidences clinical, biological, social, legal and so on su- 2- la razón bioquímica: el orden de las causalidades etiológicas
rrounding the phenomenon. Realizing that the phenomenon is not debe corresponder a los efectos buscados a partir de las causas
toxic in itself diagnostic, the problem gains in urgency in the cu- propuestas. El criterio C y D responden más a una demostración
rrent debate. ab absurdum, en otras palabras, no debe haber una explicación
mejor para el fenómeno. Por ese motivo leemos como criterio C
Key words que, la alteración no se explica mejor por la presencia de un tras-
Differential Diagnosis Toxic Psychosis torno psicótico no inducido por sustancias, y como criterio D que,
la alteración no aparece exclusivamente en el transcurso de un
delirium.
Proyecto de investigación: “Indicador diferencial entre el diagnós- Más allá de estas primeras observaciones, en los criterios diag-
tico de trastorno psicótico inducido por sustancias - manual DSM nósticos propuestos por la psiquiatría americana se ponen en evi-
IV- y el diagnóstico estructural de psicosis -psicoanálisis- en con- dencia, no sólo una distancia en la lectura diagnóstica con la prác-
sumidores de pasta base de cocaína “, aprobado por UBACyT tica analítica sino, una radical divergencia ética. Desde el punto
para el período 2008-2010. de vista americano el tratamiento de este tema pone en evidencia
que el mismo es funcional a una lógica jurídica y política que pro-
pone una de estas primeras observaciones, en los criterios diag-
nósticos propuestos por la psiquiatría americana se propone una

22
radical estigmatización de la sustancia como agente causal del termino tóxico (el tóxico [toxike] según Aristóteles deviene del arte
problema de la adicción y sus consecuencias. de la utilización del pharmakon {8}). En el mismo sentido, es sabido
Esta argumentación se fundamenta en supuestas propuestas que el fenómeno adictivo es una particularidad de la época moder-
epistemológicas que no hace más que resaltar el carácter poco na (9) y que no existía como tal en la antigüedad. Frente a la imper-
riguroso del método: “El objeto de estudio de la psiquiatría es el turbabilidad del objeto tóxico, la historia de las manifestaciones
enfermo psíquico y sus alteraciones mentales, es decir su con- adictivas denotan que dicho fenómeno deviene de la interpolación
ducta psicopatológica” (3). De allí que se divida el método en uno de la manifestación del sujeto adicto en relación a las cuestiones de
explicativo causal y otro deductivo interpretativo. Las teorías que época (ruptura de los lazos sociales, caída del lugar del Otro, los
tratan de explicitar los componentes observables de la conducta, efectos denunciados en la discursividad de la posmodernidad, etc.)
son de categoría explicativa, mientras que los que conciernen a sumado a la proliferación de terapias que, al promover la vía abs-
los procesos inferibles, aquellos que no se pueden observar, son tencionista, exoneran al sujeto de toda posibilidad de toma de posi-
de categoría interpretativa. ción responsable en el acto de consumo.
Sin embargo dice que entre lo observable y la dilucidación de los
mecanismos que lo determinan hay “un salto epistemológico”. Es
interesante que en ningún momento se aclara que se entiende
por este “salto epistemológico” que remite a una serie de varian- NOTAS
tes de situaciones inconexas tales como: método de las ciencias 1 Stingo, Néstor Ricardo, Zazzi, María Cristina. (2003·) “Pseudodiscrepancias
naturales, el método científico natural, ciencias humanas, basa- y discrepancias en los diagnósticos psiquiátricos”, Revista Alcmeon, Año XIV,
das en la observación y la interpretación, etc. Al haber propuesto vol 11, N°1, octubre de 2003
esta línea argumental, las premisas siguientes continúan el entra- 2 American Psychiatric Association - Manual Diagnóstico y Estadístico de los
mado de la misma falacia, por lo cual cualquier distorsión de la Trastornos Mentales, El DSM-IV, Editorial Masson.
interpretación se reduce al tenor de pseudos discrepancias que 3 Stingo, Néstor Ricardo, Zazzi, María Cristina, Op. Cit.
provienen solamente de lecturas erróneas producto de la confu- 4 Ibidem
sión en la recolección de evidencias en momento evolutivos dife- 5 ibidem
rentes de una manifestación patológica. “El disentimiento, la des- 6 Ibidem
igualdad o la diferencia que algunas veces puede observarse en 7 Lain Entralgo (1897), Pedro, La medicina Hipocrática, Alianza Editorial, Madrid,
los diagnósticos psiquiátricos, expresados en las pericias judicia- Pág. 84
les solicitadas por camaristas, jueces, defensores y fiscales pue- 8 Aristóteles (s.f.), “Auscultationibus mirabilibus”, en el Tesaurus Linguae
den deberse en ocasiones a lo que denominamos pseudodiscre- Grecae, Silver Mountain, Universidad de California, 2000,
pancias. Estas surgen, en su gran mayoría por la utilización de 9 Escohotado Antonio (1994), Historia de las Drogas, Alianza Editorial, Madrid,
vocablos distintos para delimitar un mismo cuadro clínico y en tomo III, pág 67 y ss
otros casos por hallarse el paciente en momentos evolutivos dife-
rentes de un mismo cuadro” (4). BIBLIOGRAFÍA
Se suma a esto el fantasma amenazador de la subjetividad que Disanto, L.; Migdalek, S.; Quevedo, S.; Vázquez, L. “Adicciones:
se pone en juego, no solo en la experiencia humana sino en la Opacidades del síntoma”. Trabajo Libre enmarcado en el Proyecto de investi-
práctica clínica, que la psiquiatría no logra desalojar en el intento gación “Indicador diferencial entre el diagnóstico de trastorno psicótico induci-
do por sustancias - manual DSM IV- y el diagnóstico estructural de psicosis
de promover una practica clínica basada en una pretendida “obje- -psicoanálisis- en consumidores de pasta base de cocaína” . Presentado en
tividad”. De esta manera se puede leer que: “La dificultad estriba las XV Jornadas de Investigación y Cuarto Encuentro de Investigadores en
en que la psiquiatría basa su diagnóstico en experiencias o fenó- Psicología del MERCOSUR. Agosto 2008.
menos de índole subjetiva, esta subjetividad será tanto desde la Donghi, A.; Gartland, C.; Quevedo, S. (compiladoras) “Cuerpo y subje-
perspectiva del entrevistado como del entrevistador, y determina- tividad. Variantes e invariantes clínicas “. Ed. Letra Viva .2005.
rá que los síntomas psiquiátricos sean menos confiables que los Ehrenberg, A.”Un mundo de funámbulos” en Ehrenberg, A. (comp) “Indivi-
datos cuantificables” (5). duos bajo Influencia”. Ed. Nueva Visión 1990.
Lineamentos de corte humanista completan la confusión: las con- Escohotado, A “Aprendiendo de las drogas. Usos, abusos, prejuicios y
secuencias que la disparidad salud- enfermedad trae 1) La pérdi- desafíos”. Ed.Anagrama.1995.
da de libertad frente a sí mismo. 2) La aparición de estructuras Déglon, J.J. “Un caso ejemplar: la toxicomanía “en “Libro Negro del Psicoa-
psíquicas cuantitativas o cualitativamente distin­tas de las registra- nálisis. Vivir, pensar y estar mejor sin Freud”. Ed. Les Arènes. París. 2005.
das en los sujetos sanos. 3) El desgarramiento o ruptura psicoló- Le Poulichet, S. “Toxicomanías y Psicoanálisis. Las narcosis del deseo”.
Amorrortu Editores, 1990.
gica del desarrollo biográ­fico. 4) El descenso del bienestar y/o el
desajuste social. (6) Quevedo, S. “Sobre simplificaciones y banalidades” • Artículo publicado en
“Adicciones: Desde el fantasma del flagelo a la dimensión de la pregunta” Ed.
Dentro de este contexto de cuestiones el carácter maldito del tóxi- Letra Viva. Año 2007.
co podría traducirse por la inferencia implícita en el DSM IV que
se podría enunciar de la siguiente manera: La sustancia puede
promover psicosis. Y a partir de allí se puede establecer un nexo
explicativo que introduce otro tema candente en la actualidad: las
patologías del acto y la violencia.
Si bien es sabido que la violencia no tiene relación directa con la
ingesta del toxico, desde la psiquiatría americana la condición de
posibilidad de una relación causal entre ambas se pone en primer
plano. Por ese motivo la problemática de la compulsión adictiva
toma una especial relevancia en otro terreno conexo que es el de
la medicina legal y sus consecuencias jurídicas en las políticas,
incluso de seguridad nacional. Para la psiquiatría americana el
objeto tóxico asume el carácter pernicioso de ser el agente causal
de la problemática adictiva, no construyendo ninguna teorización
acerca de la subjetividad puesta en juego en la problemática com-
pulsiva. El resultado se manifiesta, paradójicamente, en la puni-
ción del sujeto adicto.
Es sabido que en la antigüedad el carácter del pharmakon (7) era
ambiguo. Era un bálsamo, un remedio, un sumo sagrado o un ve-
neno. Las múltiples posibilidades de de la efectividad del mismo no
se debía tanto a las propiedades intrínsecas del objeto sino a las
condiciones de su utilización. Esto es situado por Aristóteles en una
obra exotérica y que da lugar a la utilización por primera vez del
23
MODELOS TEÓRICOS DE El estudio llevado a cabo por Durkheim se encuentra dividido prin-
cipalmente en dos ejes: por un lado, aquellos factores extrasocia-
les que podrían influir en el suicidio; por el otro, las causas socia-
COMPRENSIÓN DEL SUICIDIO les y tipos sociales propiamente dichas. Entre los factores extra-
sociales se encuentran: los estados psicopáticos, los estados
Aranguren, María psicológicos normales -raza y herencia-, los factores cósmicos
Facultad de Psicología y Educación. Pontificia Universidad -influencia climática y temperatura- y la imitación como fenómeno
de la psicología individual.
Católica. Argentina
Su aporte fundamental fue la distinción entre tres tipos sociales
de suicidios: altruista, egoísta y anómico. El primero se caracteri-
zaría por un vínculo sólido entre el individuo y los valores predo-
RESUMEN minantes en la sociedad. Peréz Barrero (2006) agrega: “no suici-
El objetivo de este trabajo es realizar una revisión bibliográfica darse en determinadas circunstancias, en determinado entorno,
acerca de los diferentes modelos teóricos de comprensión del fe- es considerado como un deshonor no sólo por el individuo perte-
nómeno del suicidio. En primer lugar se abordaran sus caracterís- neciente a una comunidad sino por la comunidad misma.” (s/p).
ticas generales, a través de un breve recorrido histórico de dos de Como ejemplo, se podría mencionar el seppuku o hara-kiri.
sus principales referentes: Durkheim y Freud. En segundo lugar, El segundo tipo, el suicidio egoísta es de alguna forma, el reverso
se tendrán en cuenta los desarrollos actuales en relación a los de la forma altruista. El individualismo excesivo no tiene sólo co-
dos modelos explicativos principales: Modelo estrés-diátesis y mo resultado favorecer otros factores de riesgo que inciden en el
Modelo del suicidio como proceso. A su vez, se hará referencia a suicidio, sino que él mismo es un factor de riesgo o causa suicidó-
los aportes de la Suicidología, como disciplina que intenta integrar gena. En esta línea de pensamiento, Durkheim, afirma que el sui-
los diferentes modelos teóricos mencionados. cidio varía en razón inversa al grado de integración de los grupos
sociales a los que pertenece el individuo (sociedad religiosa, do-
Palabras clave méstica y política). De alguna manera, el estar comprometido a
Suicidio Modelos Teóricos Comprensión una causa común, superior a los problemas individuales y contra-
riedades privadas, permite a los individuos fijarse un objetivo más
ABSTRACT elevado y sujetarse a la vida.
THEORETICAL MODELS FOR UNDERSTANDING SUICIDE Por último, el suicidio anómico tiene lugar en circunstancias de
The aim of this study is to evaluate theoretical models for under- desorganización social, circunstancias donde el estado pierde su
standing the phenomenon of suicide. First addressing some of its’ acción reguladora o moderadora. Como ejemplos, se pueden
general features, through a brief historical review of two of its main mencionar crisis financieras o económicas, crisis por transforma-
reference points: Durkheim and Freud. Secondly, take into ac- ciones quizá acertadas pero demasiado bruscas, crisis que, en
count current developments in relation with two main explanatory última instancia, tienen implicancias y repercusiones sociales
models: diathesis-stress model and suicide as a process model. agudas.
Beside this, we will refer to the contributions of Suicidology, as a Bonaldi (Casullo, Bonaldi y Liporace, 2004) analizando la situa-
discipline that seeks to integrate the different theoretical models ción actual argentina y, teniendo en cuenta el aumento de las ta-
mentioned above. sas de suicidio en todos los grupos etáreos, pero más aún en los
jóvenes, sostiene que la perspectiva de Durkheim quizá sea aún
Key words vigente: “…los jóvenes están sufriendo los efectos de un debilita-
Suicide Theoretical Models miento cada vez mayor de los lazos sociales. Ese debilitamiento
se manifiesta fundamentalmente en dos aspectos: por un lado, la
dificultad para sentirse parte de una sociedad mayor que los con-
tenga; y por el otro, al debilitarse la idea de pertenencia a un gru-
I. INTRODUCCIÓN
po, se debilitan también las expectativas sociales que pesan so-
El suicidio es un una manera de morir, de darse la muerte a sí
bre ellos, y que son las que debieran señalarles <<como deben
mismo. Es una forma voluntaria de morir y es, justamente, esta
actuar>> y <<lo que deben ser>>” (pp. 78).
característica lo que lo hace aún más difícil en su compresión
II.1.2. Freud - Concepción psicodinámica
como objeto de estudio. El suicidio es un fenómeno complejo que
En la teoría freudiana encontramos una aproximación a cierta ex-
puede ser abordado desde diferentes puntos de vista -sociológi-
plicación psicodinámica del suicidio. Aunque Freud no dedicara
co, psicológico, biológico o espiritual- debido a su inmediata rela-
un apartado exclusivo en referencia al tema, se pueden rastrear,
ción con cualquier esfera que involucre al ser humano como tal.
a lo largo de su obra, diferentes artículos y conferencias de la
Sin embargo, ninguna de estos abordajes es suficiente por sí so-
psicopatología asociada al suicidio, a saber: “Psicopatología de la
lo, sino que debe ser complementado con los demás.
vida cotidiana” (Freud, 1901), “Contribuciones para un debate so-
En la actualidad, y desde el reconocido estudio sociológico de
bre el suicidio” (Freud, Tomo XI, 1910), “Duelo y Melancolía
Durkheim, sabemos que el suicidio no corresponde a ninguna en-
(Freud, 1917), “El yo y el Ello” (Freud, 1923), “Esquema de Psi-
tidad psicopatológica específica, tampoco puede ser reducido a
coanálisis” (Freud, 1940), entre otros.
un resultado de un estado de angustia del propio sujeto, ni adjudi-
La primer mención que hace Freud del suicidio, se encuentra en
cado solamente a ciertas condiciones adversas identificables en
“Psicopatología de la vida cotidiana” (1901), en la cual advierte
determinado grupo social. Es por este motivo, la necesidad de
que el suicidio es el desenlace del conflicto psíquico. A su vez,
permitir un espacio en el cual se piense acerca de los distintos
sugiere que los daños casuales poseen una determinación incon-
modelos teóricos de compresión del fenómeno suicida y sus re-
ciente autopunitiva, la cual se suele exteriorizar en los pacientes
percusiones en la práctica clínica y psicopatológica.
neuróticos mediante los autorreproches. En este caso, Freud ha-
ce referencia a aquellas situaciones que, no siendo buscadas de
II. UNA APROXIMACIÓN HISTÓRICA
manera deliberada (concientemente), desembocan en accidentes
II.1.1. Durkheim - Concepción sociológica
fatales para la víctima.
En el año 1897 es publicado uno de los primeros estudios acerca
A partir de 1917, en “Duelo y Melancolía”, Freud comienza a en-
del suicidio desde una perspectiva sociológica y un método pre-
trever más claramente las diferentes fuerzas psicodinámicas que
viamente establecido. Durkheim postula como hipótesis de su
tienen participación en la etiología de la melancolía. Así postula,
estudio que el conjunto de suicidios cometidos en una sociedad
entonces, que para que esta tenga lugar se deben dar tres premi-
en un determinado período de tiempo constituye en sí mismo un
sas básicas: (a) pérdida del objeto de amor, sea ésta real o
hecho nuevo, distinto de cada suicidio individual, y la naturaleza
imaginaria; (b) ambivalencia en el sujeto, cuyo origen puede ser
de ese hecho es eminentemente social; por otro lado, reconoce
constitucional o surgida por la amenaza de pérdida del objeto y (c)
que las causas de los suicidios están antes fuera que dentro de
regresión de la libido al yo, por identificación narcisista con el
cada uno de nosotros.
objeto perdido. Los autorreproches, las constantes críticas del su-

24
jeto hacia sí mismo, las conductas autoagresivas y la hostilidad que desde la perspectiva suicidológica se tienen en cuenta no
del cual el yo es objeto, son indicios del sadismo vuelto sobre el sólo los factores de riesgo del individuo propiamente dicho sino
propio yo, por introyección del objeto, lo que, según Freud, revela que también, se contemplan los factores de riesgo presentes en
el enigma de la inclinación al suicidio en esta enfermedad. el medio familiar y socio-ambiental.
Siguiendo la cronología de la obra de Freud, se reconoce en la
publicación de “Más allá del principio de placer” (1920), un giro IV. CONCLUSIÓN
desde la primera teoría de las pulsiones (pulsión de autoconser- A modo de conclusión, se han podido observar a lo largo de este
vación y pulsión sexual) hacia la segunda teoría (pulsión de vida breve recorrido sobre el estudio del suicidio, las diferentes pers-
y pulsión de muerte). De esta manera, en “El yo y el Ello”, Freud pectivas sobre su abordaje y la pertinencia de los distintos com-
(1923) conjeturará que “la esencia de una regresión libidinal estri- ponentes que intervienen en la multicausalidad del fenómeno
ba en una desmezcla de pulsiones, así como, a la inversa, el pro- suicida, sean éstos: biológicos, genéticos, psicológicos, sociales
greso desde las fases anteriores a la fase genital definitiva tiene y/o económicos.
por condición un suplemento de componentes eróticos”. La etiolo- Para finalizar, queda a nuestra disposición el utilizar las herra-
gía de las neurosis graves, estaría dada por una desmezcla de las mientas que tenemos al alcance como profesionales de la salud
pulsiones sexuales parciales y pulsión de muerte. mental, poder generar con ellas pautas de identificación y evalua-
Por último, en referencia a la melancolía y su relación con el sui- ción diagnóstica, pautas de orientación hacia los familiares y se-
cidio, Freud (1923) dirá que en esta, hallamos la presencia de un res cercanos al individuo identificado con cierto riesgo suicida,
superyó hipertenso “que ha arrastrado hacia sí a la conciencia, se logrando de esta manera, un tratamiento más abarcativo del pro-
abate con furia inmisericorde sobre el yo, como si se hubiera apo- blema.
derado de todo el sadismo disponible en el individuo” (pp. 54). La
formación de este superyó hipertenso involucrará entonces dos
factores primordiales: por un lado, el monto de agresividad prima-
ria en el sujeto y, por el otro, la identificación con el arquetipo pa- BIBLIOGRAFÍA
terno interviniente en la formación del superyó. Casullo, M.; Bonaldi, P.D.; Liporace, M.F. (2004). Comportamientos
suicidas en la adolescencia. Morir antes de la muerte. Buenos Aires: Ed.
III. CONCEPCIONES ACTUALES Lugar.
III.1.1. Modelo Estrés-Diátesis Durkheim, E. (1897) El Suicidio. Buenos Aires: Ed. Gorla.
El modelo basado en el estrés-diátesis hace referencia a una mul- Freud, S. (1901) Psicopatología de la vida cotidiana, A. E., VI.
ticausalidad del riesgo suicida, que vendría a estar dado por la Freud, S. (1910) Contribuciones para un debate sobre suicidio, A. E., XI.
interacción de los genes y el ambiente (Guiérrez-García, Contre- Freud, S. (1917) Duelo y Melancolía, A. E., XIV.
ras y Orozco-Rodríguez, 2006; Waternaux, Haas y Malone, 1999). Freud, S. (1920) Más allá del Principio de Placer, A. E., XVIII.
Para este modelo, el aspecto genético cobra una particular rele- Freud, S. (1923) El yo y el ello, A. E., XIX.
vancia. Mann, Waternaux, Haas y Malone (1999) sostienen la hi- Freud, S. (1940) Esquema del psicoanálisis, A. E., XXIII.
pótesis de una trasmisión familiar (quizá genética) de cierta pro- Guiérrez-García, A.G.; Contreras, C.M. y Orozco-Rodríguez, R.
pensión a externalizar la agresividad y una tendencia a tener C. (2006). “El suicidio: conceptos actuales”. Salud Mental, 29(5), 66-74.
conductas suicidas. De esta manera, señalan que el riesgo suici- Mann, J.J.; Waternaux, C.; Haas, G.L. & Malone, K. M. (1999) “Toward
da no está únicamente determinado por la posibilidad hereditaria a Clinical Model of Suicidal Behavior in Psychiatric Patients”. American Journal
de cierta enfermedad psiquiátrica sino, también y de manera pri- of Psychiatry, 156: 181-189. American Psychiatric Association.
mordial, por la tendencia a experimentar una mayor ideación sui- Martinez, C. (2007). Introducción a la suicidología. Buenos Aires: Ed. Lugar.
cida, una tendencia a actuar de manera impulsiva y, como conse- Peréz Barrero, S.A. (2006) Glosario de términos suicidológicos. [versión
cuencia, una potencialidad a cometer un acto suicida. electrónica] Recuperado Agosto 25, 2008, en: http://www.psicologia-online.
Por otro lado, así como los autores destacan la presencia de un com/ebooks/suicidio/glosario.shtml.
patrón de comportamiento caracterizado por la impulsividad y la Shneidman, E.S. & Farberow, N.L. (1969) Necesito ayuda. Un estudio
agresividad, advierten también, la presencia de otros factores sobre el suicidio y su prevención. México: La prensa Mexicana.
riesgo asociados a la conducta suicida como ser: traumatismo
craneal, baja actividad serotonínica, alcoholismo, abuso de sus-
tancias, tabaquismo, entre otros.
III.1.2. Modelo del suicidio como proceso
El segundo modelo explicativo del acto suicida, lo enfoca como un
proceso en el que intervienen las características propias del suje-
to y su interacción con el medio ambiente. Desde esta postura, se
señala la presencia de un continuo destructivo, que puede pre-
sentar un bajo riesgo suicida hasta un alto riesgo suicida. No hay
una secuencia determinada de antemano, si no una aproximación
a algunas de las “etapas” que aparecen antes del intento suicida
o suicidio consumado. Lo apropiado, es identificar aquellas con-
ductas de riesgo, evaluar el potencial suicida de cada sujeto y
prevenir un desenlace evitable. El continuo destructivo se en-
cuentra delineado por: ideación suicida, ideaciones suicidas cró-
nicas, amenazas suicidas, gestos suicidas, estilo de vida arries-
gado, plan suicida vago, plan suicida específico y letal e intento
suicida serio de alta letalidad.

IV. SUICIDOLOGÍA
Por último, cabe destacar los aportes de la suicidología, disciplina
que surge en la década del ’70 en Estados Unidos, y que hace
referencia a los comportamientos, pensamientos y sentimientos
autodestructivos. Sus principales referentes son los autores Sh-
neidman y Farberow (1969).
La Asociación Argentina de prevención del suicidio (APPS) ha de-
finido a la suicidología como “la articulación de la interdisciplinaria
cuyo objeto es dar cuenta de los factores biológicos, psicológicos,
éticos, sociales y culturales que van construyendo la disposición
suicida en sus diferentes estados” (Martínez, 1997, pp. 17). Así es
25
COMPETENCIAS BÁSICAS EN 2. MARCO CONCEPTUAL
I. Orientaciones Futuras en la Educación y Acreditación en Psico-
logia Profesional (7-9 noviembre, 2002 - Scottsdale, Arizona):
PSICOLOGÍA CLÍNICA DURANTE En noviembre del 2002 se llevó a cabo en Arizona la denominada
Conferencia sobre competencias: Direcciones Futuras en la Edu-
LA CARRERA DE GRADO cación y Acreditación en Psicología Profesional de la que partici-
paron representantes de toda Norte América y de Europa perte-
Bertella, María Adela necientes al ámbito de la educación, de la formación práctica, de
la investigación, de la evaluación y acreditación y del interés pú-
Universidad Católica Argentina
blico.
Se presentaron distintas conferencias y se trabajó en 10 grupos
de trabajo y comisiones con el objetivo de la identificación, articu-
RESUMEN lación y evaluación de las competencias fundamentales del psicó-
El propósito del presente trabajo es definir cuáles son las compe- logo ya que esto permitiría no solo facilitar la movilidad de los
tencias básicas del Área clínica que deberían adquirir los alumnos mismos sino también comunicar a la opinión pública y a los legis-
durante la formación de grado. A tal fin se analizarán los últimos ladores acerca de los servicios que los psicólogos pueden pres-
documentos internacionales y nacionales sobre este tema, a sa- tar. Esta conferencia ha sido una de las actuaciones que ha gene-
ber: 1º. La Conferencia de Competencias celebrada en Arizona rado mayor acuerdo acerca de los dominios y niveles de compe-
en el año 2002 titulada Direcciones Futuras en la Educación y tencia a desarrollar por el psicólogo profesional (Gutierrez, O,
Acreditación en Psicología Profesional 2º. El Documento elabora- 2005).
do por las Universidades españolas a partir de la convocatoria de En el presente trabajo se incluyen las conclusiones de las comi-
la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación siones que se refirieron al Área de la Psicología Clínica, es decir
(ANECA 2005). 3º. El documento generado por las Universidades los grupos de trabajo sobre Competencias en Evaluación y en
Argentinas de Gestión privada (Uvapsii, 2005) y por 4º. la Asocia- Intervención Psicológica respectivamente.
ción de Universidades Nacionales y de Gestión privada (Auapsi- II. ANECA (2005):
Uvapsi, 2007). 5º. También será tenido en cuenta un estudio em- En el marco de la segunda Convocatoria de Ayudas para el Dise-
pírico realizado por Castro Solano (2005) quien investigó sobre el ño de Planes de Estudio y Títulos de Grado de la Agencia Nacio-
ajuste entre las competencias adquiridas en la universidad y las nal de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) se pre-
necesidades sociales respecto del ejercicio profesional. Del aná- senta la propuesta de 31 Facultades que actualmente imparten la
lisis de cada trabajo se extraerán las competencias definidas para Licenciatura de Psicología coordinadas por la Universidad de Bar-
el área clínica del ejercicio profesional a partir de las cuales se celona.
elaborará un único listado que integre todas las competencias bá- La propuesta que se presenta en este documento sobre el título
sicas en psicología clínica. de grado en Psicología tomó como punto de partida básico el con-
junto de competencias específicas definidas en el proyecto
Palabras clave Europsyc-T, desarrollado por el profesor Robert Roe en colabora-
Competencias Psicología clínica Acreditación ción con Dave Bartram (Roe, 2002; Bartram y Roe, 2004; Roe,
2004) que se complementó con otras referidas a conocimientos
ABSTRACT básicos específicos, aportadas por el grupo de Universidades An-
CLINICAL PSYCHOLOGY CORE COMPETENCES daluzas y por universidades del ámbito autonómico (AQU). Tal
AT THE UNDERGRADUATE STUDIES como se aclara en el documento, mientras que las competencias
The purpose of this paper is to characterize the core clinical area del proyecto Europsyc-T se orientan hacia la valoración de lo que
competences to be acquired by students during their undergradu- los profesionales de la Psicología deben adquirir a lo largo de su
ate studies. In order to achieve this, the latest national and inter- formación, las segundas están más referidas a los contenidos de
national documents on this subject will be discussed: 1º. The las asignaturas básicas, presentes en cualquier plan de estudios
Competence Conference held in Arizona in 2002 entitled Future de la licenciatura actual.
Directions in Education and Accreditation in Professional Psychol- Aneca clasifica las competencias en: conocimientos básicos,
ogy 2º. The document elaborated by several Spanish Universities competencias transversales (generales) y competencias especifi-
following the convening of the National Agency for Quality Assess- cas (propias) del perfil clínico.
ment and Accreditation (ANECA 2005) 3º. The document gener- III. Unidad de Vinculación Académica de Psicología de Universi-
ated by Argentina private universities (Uvapsi, 2005) and the 4º. dades de Gestion Privada UVAPSI, (2005):
Association of National and Private Universities (Auapsi-Uvapsi, En el documento elaborado para la acreditación de la Carrera de
2007) 5º. Also, It will be taken into account an empirical study grado de Psicología, la Unidad de Vinculación Académica de Psi-
conducted by Castro Solano (2005) who investigated the match cología de Universidades de Gestión Privada UVAPSI (2005) en
between skills acquired at university and social needs related with el que acuerdan 24 universidades de gestión privadas de todo el
the professional activity. A single list that incorporates all the basic país se definen las Competencias No Exclusivas, de Colabora-
skills needed in the clinical psychology area will be constructed ción o Participación en el Campo Clínico.
taking into account every paper under analysis. IV. AUPSI- UVAPSI (2007) Documento conjunto:
En junio 2007 se elabora el Documento para la acreditación de la
Key words carrera de grado de psicología en el que participan la Asociación de
Competences Clinical Psychology Accreditation Unidades Academicas de Psicología de Gestión Estatal (AUAPSI)
junto con Unidad de Vinculación Académica de Psicología de Uni-
versidades de Gestión Privada UVAPSI. En este documento se ci-
tan las actividades correspondientes al perfil clínico.
1. INTRODUCCIÓN V. Alejandro Castro Solano (2005) en su artículo Las competen-
La identificación de las competencias que definen la preparación cias profesionales del psicólogo y las necesidades de perfiles pro-
profesional del psicólogo a partir de la carrera de grado es un te- fesionales en los diferentes ámbitos laborales expone una inves-
ma de creciente importancia a nivel internacional por las implican- tigación exhaustiva para ver si había ajuste entre las competen-
cias que tiene en la formación del estudiante y en la acreditación cias del psicólogo y las necesidades de sus perfiles desde el
responsable de la carrera. A tal fin el objetivo de este trabajo es punto de vista de los usuarios del sistema, en cuatro áreas de la
definir cuáles son las competencias clínicas básicas a adquirir du- psicología: salud, educación, justicia y trabajo. Se tomaron datos
rante el grado a partir de los Documentos de referencia más ac- aportados por 109 empleadores de psicólogos en distintas áreas,
tuales. se les solicitó que especificaran las competencias requeridas a
los psicólogos para un desempeño idóneo. A 499 psicólogos se
les administró una encuesta similar para relevar la propia autoper-

26
cepción de competencia en 57 habilidades básicas identificadas 34. Aplicar estrategias y métodos de intervención directos
por los empleadores. Los resultados señalan la falta de ajuste 35. Intervención psicológica en situaciones de crisis y emergencias
entre las competencias adquiridas en la universidad y las necesi- 36. Derivación e interconsulta a profesionales.
dades sociales respecto del ejercicio profesional incluida el área 37. Tratamiento de adultos con problemas psicológicos.
clínica. 38. Planificación y tareas de prevención en drogadependencia.
39. Intervención psicológica en poblaciones de bajos recursos
3. OBJETIVO GENERAL económicos.
El objetivo de este trabajo en el que se tienen en cuenta perspec- 40. Evaluación e intervención en neuropsicología clínica.
tivas internacionales y nacionales con respecto a las competen- 41. Intervención psicológica en niños.
cias que debería adquirir un psicólogo en la Carrera de grado es 42. Orientación psicológica a padres.
elaborar un único listado que integre todas las competencias bá- 43. Intervención en psicología de la salud
sicas clínicas. 44. Intervención psicológica en familias.
45. Atender consultas psicológicas y efectuar asesoramientos psi-
4. METODOLOGÍA: cológicos.
De acuerdo con el propósito de este trabajo, se realizará un análisis 46. Realizar acciones de prevención psicológica
de los Documentos de Arizona (2002); Aneca (2005); AUAPSI 47. Realizar indicaciones psicoterapéuticas de internación y exter-
(2005); UVAPSI- AUPSI (2007) y Castro Solano, A (2005) focalizán- nación de personas por causas psicológicas.
dose en la identificación de las competencias del Área clínica. La 48. Indicar licencias y/o justificar ausencias por causas psicológicas.
lista que se elaboró incluye la totalidad de las competencias, elimi- 49. Realizar estudios e investigaciones en las diferentes áreas del
nándose aquellas que se repiten. Para agruparlas se tomó la clasi- quehacer disciplinar.
ficación de Aneca (2005) que las divide en Conocimientos básicos, 50. Capacidad para abordar eficazmente los problemas clínicos
Competencias transversales y Competencias específicas. comunes y particulares de cada individuo. En especial las
cuestiones relacionadas con la diversidad, la diferencia, y el
5. RESULTADOS contexto para cada persona
Listado de Competencias Básicas Área Clínica 51. Discriminar el momento en que la terapia debe finalizar
52. Prevenir que los problemas personales interfieran con las ta-
CONOCIMIENTOS BÁSICOS reas que le exige su práctica profesional. -
1. Conocer los procesos y etapas del desarrollo normal y anormal 53. Conciencia de los propios puntos fuertes y debilidades, los
2. Conocer las leyes básicas de los procesos psicológicos prejuicios, contra-transferencia, afecto.
3. Conocimiento de modelos y teorías psicológicos actuales: sus 54. Evaluación de la actuación profesional
fortalezas y limitaciones 55. Evaluar el progreso del cliente / paciente ", el éxito o fracaso
4. Conocimientos básicos de la teoría psicométrica  de sus intervenciones 
5. Conocimiento de los aspectos científicos, teóricos, empíricos y 56. Capacidad de controlar al mismo tiempo a sí mismo, al pacien-
contextuales básicos de los métodos de: evaluación, diagnósti- te y al proceso 
co y tratamiento psicológicos.  57. Buscar y utilizar de forma eficaz la consulta profesional/ de
6. Conocer sobre los tipos de intervenciones supervisión, obtener registros 
7. Conocer los principios y códigos éticos que regulan la práctica 58. * Saber analizar las necesidades y demandas de los destina-
profesional de su país tarios/ pacientes. 
59. Proporcionar información que sea comprensible, útil y sensi-
COMPETENCIAS TRANSVERSALES ble para el cliente
8. Resolución de problemas. 60. Comunicación de las conclusiones y recomendaciones que se
9. Análisis y síntesis. ocupan del problema y / o el objetivo
10. Toma de decisiones. 61. 6Elaborar informes orales y escritos
11. Comunicación oral y escrita. 62. * Otra: Prácticas de Gestión. Que las habilidades clínicas se
12. Organización y planificación. complementen con habilidades de gestión y negociación.
13. Compromiso ético. Total: 62 competencias identificadas
14. Trabajo en equipo disciplinar.
15. Relaciones interpersonales.
16. Trabajo en equipos interdisciplinares
17. Razonamiento crítico. BIBLIOGRAFÍA
18. Mantener actualizadas las propias competencias. Asociación de Unidades de Vinculación Académica de Psico-
19. Adaptarse a nuevas situaciones. logía (AUAPSI); Unidad de Vinculación Académica de Psicología de Univer-
20. Desarrollar interés por la calidad de la propia actuación. sidades de Gestión Privada (UVAPSI). Documento elaborado para la acredi-
21. Tener autocrítica tación de la Carrera de Grado de Psicología. Argentina (2007).
22. Conocer las propias competencias y limitaciones Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación.
España, UE Título de Grado en Psicología. Libro Blanco (2005).
23. Asumir responsabilidades.
www.aneca.es/activin/docs/libroblanco_psicologia_def.pdf
24. Ser conocedor pero al mismo tiempo humilde
Castro Solano, A. (2004) Las competencias profesionales del psicólogo
y las necesidades de perfiles profesionales en los diferentes ámbitos laborales.
COMPETENCIAS ESPECÍFICAS Interdisciplinaria, 2004, vol.21, no.2, p.117-152. ISSN 1668-7027.
* Evaluación y diagnóstico: Gutierrez Martinez, O. (2005). Educación y Entrenamiento Basados en
25. Realización de entrevistas. el Concepto de Competencia: Implicaciones para la Acreditación de los Pro-
26. Identificar problemas y necesidades. gramas de Psicología. Revista Mexicana de Psicología (2005). Volumen 22,
27. Realización de diagnósticos clínicos con criterios internacio- Número Monográfico Especial, 253-270
nales (DSM-IV). Kaslow, N.; Borden, K.; Collins, F., et al. Conference: Future Directions
28. Aplicación de baterías de tests según necesidades institucionales                                              in Education & Credentialing in Professional Psychology: Research and Prac-
tice and The Counseling Psychologist. Wiley Periodicals, Inc. J Clinical Psychol-
* Intervención psicológica: ogy (2004).
29. Escuchar al paciente, valorar su perspectiva.
Roe, R.A. (2001). Competencies and competence management. Critique and
30. Estar presente, comprometidos con el paciente, sin prejuicios proposal for a comprehensive theory-based approach. Paper presented at the
31. La capacidad de buscar y aplicar la literatura científica basada 10th European Congress for Work & Organizational Psychology, Prague, May
en la evidencia en la prevención y tratamiento de un problema 16-19, 2001.
específico. Roe, R.A. (2002). Competences- A key towards the integration of theory and
32. Elegir las técnicas de intervención adecuadas para alcanzar practice in work psychology. Gedrag en Organisatie, 15, 203-224. Citado en
los objetivos. Robert Roe (2003) ¿Qué hace competente a un psicólogo? Papeles del
Psicólogo. Consejo general de colegios oficiales de psicólogos, España Nº 86,
33. Definir los objetivos y el plan de intervención,
2003 ISSN 0214 - 7823
27
INTERVENCIONES PREVALENTES EN cos comprometidos en la incorporación de novedades y en la
producción singular resultado de esos sucesivos aprendizajes.
Estos aspectos psíquicos corresponden -en una concepción diná-
EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO mica de la actividad psíquica- tanto a aspectos conscientes como
a aquellos inconscientes y sus determinaciones.
Bó, María Teresita Este abordaje nos vincula necesariamente con el concepto de re-
Universidad de Buenos Aires presentación. Consideramos que la actividad representativa tiene
lugar desde el origen de la vida psíquica y sufre diversas modifi-
caciones ligadas a la complejización de todo el aparato. La repre-
sentación de cosa es el nódulo de la actividad psíquica incons-
RESUMEN ciente, y se hace necesaria su retraducción, mediatizada por el
La clínica psicopedagógica se orienta a producir modificaciones proceso secundario y llevada a cabo a través del pensamiento y
en la producción simbólica de los niños con problemas de apren- el lenguaje. Considerando un aparato psíquico dividido en instan-
dizaje, habida cuenta de que un niño tendrá problemas para cias, la energía psíquica tenderá a generar las ligaduras necesa-
aprender si sus modos de acceso a la simbolización son restringi- rias entre las representaciones de las distintas instancias, siem-
dos, pobres y dificultan el proceso representacional. Al profundi- pre y cuando encuentre, en su tránsito, barreras intersistémicas
zar sobre las particularidades de dicha clínica surge la necesidad adecuadas. La relación entre los procesos primarios y secunda-
de relevar si existen especificidades en las intervenciones tera- rios debe ser al mismo tiempo de diferenciación y de conjunción.
péuticas. El análisis de las intervenciones a lo largo de un año de El pensamiento se convertiría en mera repetición sin la posibilidad
tratamiento permitió considerar tres grandes ejes de intervención, creadora que le otorga su vinculación con elementos fantasmáti-
desplegados en relación al encuadre, al conflicto psíquico y a la cos propios de lo primario. La noción de movilidad libidinal se
actividad reflexiva. El presente trabajo fundamenta la importancia vuelve importante a la hora de definir estos vínculos. Ésta noción
de dichos ejes y desarrolla los indicadores específicos de cada incluye no solamente los procesos de condensación y desplaza-
uno. miento al interior del sistema Inc. sino también los movimientos
pulsionales intersistémicos, con sus respectivas ligaduras y reli-
Palabras clave gaduras.
Intervenciones Encuadre Conflicto Reflexión El concepto de producción simbólica permite ahondar en el análi-
sis de estos procesos. Consideramos producción simbólica a la
ABSTRACT actividad representacional sustitutiva, resultado de la complejiza-
PRINCIPAL INTERVENTIONS IN PSYCOPEDAGOGICAL ción del aparato psíquico que supone la respectiva división en
TREATMENT instancias. Esta actividad sustitutiva permite diferir la fantasía que
The psycopedagogical clinic focuses en producing modifications caracteriza al proceso primario para depositarla parcialmente en
in symbolic production of children with learning difficulties because representaciones sociales de características simbólicas. La pro-
a child will have problems to learn if his/her symbolization ap- ducción simbólica conlleva la posibilidad de creación, de puesta
proach is restrictive, poor and makes his/her representative pro- en cuestión de certezas y de generación de sentido. Al resultar
cess difficult. As investigations on this clinic go forward, there is una actividad sustitutiva, la producción simbólica hunde sus raí-
the need to reveal whether the specifications on therapeutic inter- ces en la sexualidad de cada sujeto, por eso incluye aspectos
ventions exist. From the analysis of the interventions throughout a vinculados con los contenidos libidinales y con las sucesivas for-
year of treatment three great areas of intervention can be consid- mas sustitutivas. El concepto de producción simbólica resulta un
ered: the setting conditions, the psychical conflict and the reflexive articulador importante en la clínica psicopedagógica, porque vin-
activity. The present work tries to justify the importance o these cula los aspectos secundarios (lenguaje, producciones escolares,
areas of intervention and develops the specific indicators of each etc.) con aspectos fantasmáticos y pulsionales. Esta articulación
one. permite producciones de alto nivel de complejidad y creatividad,
ligada a los procesos terciarios[1], especialmente cuando han
Key words existido procesos sustitutivos y sublimatorios adecuados.
Interventions Setting Conflict Reflexion En cambio, en los niños en los que estos procesos se han visto
obstaculizados, nos encontramos con producciones pobres, este-
reotipadas, repetitivas, poco logradas. La pobreza simbólica se
halla vinculada a las formas restrictivas de resolución de la con-
La Psicopedagogía Clínica se ocupa de la problemática de la sim- flictiva psíquica.
bolización por entender que la misma guarda directa relación con La clínica psicopedagógica trabaja con la producción simbólica de
el aprendizaje. los niños. En su encuadre se prioriza la producción discursiva
El aprendizaje humano es un proceso selectivo y complejo ya que (tanto narrativa como asociativa), la producción gráfica y la pro-
no supone solamente la disponibilidad cognitiva para relacionarse ducción escrita.
con los objetos de conocimiento, sino que es el resultado de la El trabajo terapéutico y las investigaciones sucesivas nos han lle-
puesta en marcha de deseos, elecciones y preferencias ligados a vado a preguntarnos acerca de la especificidad de las intervencio-
la historia particular de cada sujeto. El aprendizaje humano está nes terapéuticas y de los aspectos prevalentes de las mismas.
cargado de sentidos y constituye un modo de interpretar al mundo Para ello se analizaron las intervenciones de los terapeutas (tera-
y sus objetos. El proceso de aprendizaje es altamente dinámico y peuta y co-terapeuta) a lo largo de un año de tratamiento de un
produce transformaciones, no sólo sobre los objetos, sino tam- grupo de niños de 6 y 7 años con problemas de aprendizaje.
bién sobre el sujeto que aprende, en una relación recíproca, acti- Este análisis permitió caracterizar tres ejes prevalentes de inter-
va y superadora. La disposición para aprender está vinculada a venciones terapéuticas:
movimientos libidinales que priorizan el abordaje de determina- -  Eje del encuadre
dos objetos y producen el abandono de otros. La capacidad para -  Eje del conflicto
aprender requiere, por tanto, del investimiento psíquico de los -  Eje de la actividad reflexiva
procesos vinculados al aprendizaje. La clínica psicopedagógica
se orienta a producir modificaciones en los procesos de simboli- EJE DEL ENCUADRE
zación, especialmente en aquellos aspectos que presentan frac- Dentro de este eje se incluyeron las intervenciones orientadas al
turas, empobrecimientos o quiebres, a fin de lograr un mayor in- establecimiento del encuadre. Explicitan de manera directa las
vestimiento psíquico del conocimiento y potenciar las produccio- dimensiones témporo-espaciales del tratamiento. Promueven la
nes representativas y simbólicas. participación de cada miembro del grupo. Marcan el límite entre lo
La psicopedagogía clínica se ocupa de la problemática del apren- permitido y lo prohibido. Propician el establecimiento de la trans-
dizaje desde la subjetividad, focalizando en los aspectos psíqui- ferencia. Se ubicaron dos grandes grupos de intervenciones:

28
• Intervenciones que nominan calidad de uso del espacio y las intervenciones correspondientes a los dos primeros grupos
del tiempo: Se refieren a las condiciones materiales que permi- (Pone en realce el conflicto y Pone en relevancia modos de resol-
ten el funcionamiento del grupo y le otorgan su especificidad. ver conflictos) aparecieron desde el comienzo del tratamiento y la
• Intervenciones que nominan modalidad de vínculo intersub- tercera dimensión (Señala transformaciones en el modo de resol-
jetivo: Si bien el encuadre es grupal, las intervenciones se reali- ver conflictos) sólo apareció avanzado el proceso terapéutico.
zan en relación con cada niño en particular. Al dirigirse específica- La inclusión del conflicto en el tratamiento psicopedagógico posi-
mente a alguno de los niños, el terapeuta busca priorizar algún bilita vincular la problemática del aprendizaje con las funciones
aspecto específico, un lugar dentro del grupo, u otorgar la palabra psíquicas que se hallan comprometidas.
a aquellos que participan menos activamente. Se interviene en
relación a las particularidades de cada chico y a su problemática EJE DE LA ACTIVIDAD REFLEXIVA
específica. El proceso reflexivo es una actividad del psiquismo mediante la
cual un sujeto toma contacto con sus deseos y pone en suspenso
Las intervenciones incluidas en este eje de análisis tuvieron una las significaciones previas de orden consciente para dar lugar a
alta prevalencia, especialmente en los comienzos del tratamiento. otras significaciones, aún no conocidas. Requerirá de la puesta
Dado que el encuadre constituye la matriz simbólica necesaria en relación de aspectos de sentido ligados al proceso secundario,
para que el proceso de complejización psíquica se dinamice, su con las determinaciones de orden inconsciente enlazados a as-
establecimiento y la activación transferencial que produce son pectos pulsionales. El proceso asociativo cobra un papel funda-
condiciones necesarias para que la clínica de niños con proble- mental al permitir generar ligaduras entre ambos órdenes repre-
mas de simbolización no pierda su carácter dinámico. En este sentacionales.
marco las intervenciones apuntan a producir modificaciones en la Las intervenciones incluidas en esta categoría buscar promover
economía libidinal y en el entramado simbólico que incluye aspec- el proceso reflexivo en sus diversas dimensiones, generando es-
tos primarios, y se evitan las intervenciones que conmuevan sola- pacios en los que el pensamiento encuentre nuevos caminos sim-
mente aspectos yoicos y adaptativos. bólicos y se evite la clausura que implica la continua repetición.
El comportamiento diferencial de ambas dimensiones nos permite Se establecieron las siguientes dimensiones dentro de este eje:
concluir que, una vez establecidas las condiciones encuadrantes, • Intervenciones orientadas a la ampliación del relato: buscan
se interviene con mayor frecuencia en la calidad de vínculos inter- activar el proceso discursivo en todas sus dimensiones: narrativa,
subjetivos que se ponen en evidencia dentro de las sesiones. Es- asociativa y dialógica.
tas intervenciones señalan disrupciones, inhibiciones y dificulta- • Intervenciones orientadas a la expresión de opiniones: se
des en dichos vínculos, que guardan relación con las problemáti- orientan a generar un cuestionamiento en los niños, a conmover
cas de los niños en tratamiento. los sentidos congelados o las repeticiones de los sentidos im-
puestos por los otros.
EJE DEL CONFLICTO • Intervenciones orientadas a la expresión de sentimientos:
Dentro de este eje se incluyen las intervenciones que visibilizan apuntan a activar el lenguaje significativo en los niños a partir del
las diversas problemáticas que atraviesan los chicos y las que reconocimiento y nominación de sentimientos.
apuntan a la conflictiva psíquica subyacente en sus manifestacio- • Intervenciones orientadas al proceso imaginativo: habilitan
nes clínicas. la inclusión de aspectos fantasmáticos y creativos al interior de la
Se diferenciaron tres grupos diversos de intervenciones: clínica.
• Intervenciones que ponen en realce el conflicto: Muchos niños Las intervenciones correspondientes a este eje son las que han
no pueden tomar contacto con las dificultades que tienen y median- tenido una mayor incidencia en toda la muestra investigada. Entre
te diversos mecanismos defensivos las niegan, las ignoran, las mi- ellas las de mayor frecuencia fueron las que se orientaron a la
nimizan, aluden a causas externas para explicarlas. Poner en rea- ampliación del relato, especialmente en su dimensión asociativa.
lice el conflicto implica un señalamiento, un llamado a la atención Cuando un niño es invitado a asociar se establecen las condicio-
sobre determinada problemática o dificultad. Los mecanismos de nes para que se mantenga el carácter dinámico del tratamiento.
defensa producidos para evitar la confrontación con lo fallido han El discurso asociativo permite enlazar los aspectos conscientes
fracasado y los niños que padecen dificultades en la simbolización de la palabra con las determinaciones de orden inconsciente.
no han logrado tampoco eludir el sufrimiento. Poner en realce el Esta investigación permite acercarnos a algunos aspectos espe-
conflicto es el primer paso necesario, intervención convocante a cíficos del tratamiento psicopedagógico. Las intervenciones resul-
que algún aspecto de la subjetividad se manifieste. Es también un tarán de cada situación clínica y no existen ni recetas ni manuales
tipo de intervención que habilita el decir del niño al poner en claro al respecto. Sin embargo, el análisis del trabajo terapéutico, a la
que de esto sí se habla en el espacio terapéutico. Estas interven- luz de los aspectos teóricos que le otorgan coherencia y cohe-
ciones tienden, también, a problematizar aquellas situaciones que sión, podrá resultar de utilidad para quienes se interesen por la
los niños relatan y que, aún pudiendo resultar conflictivas, se cuen- clínica de niños con problemas de simbolización.
tan sin compromiso subjetivo aparente.  
• Intervenciones que ponen en relevancia modos particulares
de resolver conflictos: Particularizan las modalidades de cada
niño en relación a los conflictos, realzando las diferencias. Los BIBLIOGRAFÍA
modos de resolución de conflictos que aparecen en la clínica psi- AULAGNIER, P. (1975), La violencia de la interpretación. Amorrortu Editores.
copedagógica son en general fallidos y erráticos. Con estas inter- Buenos Aires
venciones se busca conmover la repetición y abrirse a nuevas BÓ, T. (2006) “Intervenciones”, en Tratamiento de los problemas de aprendi-
formas posibles de resolución. Al señalar alguna dificultad especí- zaje. Wettengel y Prol (comp.) Noveduc. Buenos Aires
fica, se realza cualquier aspecto individual en el que la problemá- CASTORIADIS, C. (1991), “Lógica, imaginación, reflexión”, en Roger Dorey y
tica se hace muy manifiesta. Puede tratarse del abordaje de algún otros, El inconsciente y la ciencia, Buenos Aires, Amorrortu, 1993
objeto en particular, de la modalidad propia de algún niño para GREEN, A. (1995), La metapsicología revisitada. Eudeba. B.Aires
realizar una actividad determinada o de aspectos defensivos que GREEN, A. (2003), Ideas directrices para un psicoanálisis contemporáneo.
generan restricciones en el proceso de simbolización. Amorrortu Editores. Buenos Aires
• Intervenciones que señalan transformaciones en el modo SCHLEMENSON, S. (2004), Subjetividad y lenguaje en la clínica psicopeda-
de resolver conflictos: Este tipo de intervención cobra a veces gógica. Paidós. Buenos Aires
la forma de una afirmación o un señalamiento, otras de una pre-
gunta acerca de cómo se accedió a tal o cual proceso, en el inten-
to de generar nuevas ligaduras que colaboren en la construcción
de nuevos sentidos.
Todas las intervenciones correspondientes a este eje tuvieron una
pregnancia alta durante el período estudiado. Dentro de este eje

29
INVESTIGACIÓN SOBRE LAS El presente trabajo forma parte del Proyecto de Investigación
P047 (Programación UBACyT 2008-2010) sobre “Método de eva-

INTERVENCIONES DEL PSICOTERAPEUTA luación de proceso psicoterapéutico psicoanalítico”. En mi carác-


ter de investigadora estudiante de la Facultad de Psicología de la

EN UN GRUPO PSICOTERAPÉUTICO Universidad de Buenos Aires, y con la dirección de la profesora


Titular Consulta Sara Slapak, estoy llevando a cabo un estudio

PSICOANALÍTICO DE NIÑOS ENTRE 6 exploratorio sobre las intervenciones del psicoterapeuta en un


grupo psicoterapéutico psicoanalítico de niños entre 6 y 8 años y

Y 8 AÑOS Y EN SU RESPECTIVO GRUPO en su respectivo grupo de orientación a padres o adultos respon-


sables.

DE ORIENTACIÓN A PADRES O ADULTOS El marco teórico es la Escuela Inglesa de Psicoanálisis, con espe-
cial énfasis en la Teoría de las Posiciones, la relación transferen-

RESPONSABLES cial y contratransferencial y conceptos relativos a la teoría y a la


técnica del psicoanálisis de niños.
Melanie Klein en Principios psicológicos del análisis infantil (1926)
Carusi, Tatiana; Slapak, Sara postula que las intervenciones del psicoterapeuta dirigidas a ni-
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires ños deben enfocarse según el método que Freud en su texto De
la historia de una neurosis infantil (1914) desarrolló para descifrar
los sueños, a fin de penetrar en los niveles más profundos de la
vida mental de los niños.
RESUMEN Klein (1926), establece como principios generales de la situación
Objetivo: Se presentarán aspectos de un estudio exploratorio so- analítica la formulación de interpretaciones adecuadas, la resolu-
bre las intervenciones del psicoterapeuta en un grupo psicotera- ción gradual de las resistencias y el descubrimiento a través de la
péutico psicoanalítico de niños entre 6 y 8 años y en un grupo de transferencia de situaciones anteriores. La técnica de Klein está
orientación a padres o adultos responsables, en el marco del Pro- ligada al “punto de urgencia” que marca el timing de la interpreta-
yecto 047 (UBACyT 2008-2010). Metodología: Se realiza un aná- ción. Tiene en cuenta los momentos de las intervenciones y plan-
lisis cuantitativo y cualitativo de las intervenciones del psicotera- tea que no deben dilatarse; se debe evitar que el nivel de angustia
peuta teniendo en cuenta los diferentes momentos de cada se- se incremente excesivamente ya que perturbaría la situación ana-
sión del grupo psicoterapéutico de niños y del grupo de orienta- lítica.
ción a padres o adultos responsables, a lo largo de un año de El análisis del estado del arte sobre las intervenciones del psico-
tratamiento. Se utilizan los registros observacionales textuales de terapeuta permite registrar que distintos autores señalan que las
sesiones de psicoterapia de niños y de sesiones de orientación a intervenciones con las que cuenta el psicoterapeuta a lo largo de
padres, consignados por observadores no participantes, a los que un tratamiento son diversas y apuntan a objetivos disímiles.
se aplican las categorías analíticas, códigos y subcódigos de la En Los Fundamentos de la Técnica Psicoanalítica, Etchegoyen
12º versión del Manual de códigos elaborados en investigaciones (1986) postula que las intervenciones son los instrumentos que
anteriores. Conclusión: Los resultados obtenidos permitirán mejo- posee el psicoterapeuta para desarrollar el proceso psicoterapéu-
rar la codificación de la intervenciones del psicoterapeuta tenien- tico y enuncia una clasificación, de la que interesa destacar la in-
do en cuenta los diferentes momentos de las sesiones a lo largo terpretación y el esclarecimiento; éste último podría ser utilizado
del tratamiento; contribuirá a la elaboración de la versión 13º del para recabar información y un subtipo de esclarecimiento es el
Manual de Códigos, y a profundizar la reflexión sobre la teoría y “señalamiento”, que tiene como fin llamar la atención del pacien-
la técnica de psicoterapia de grupo en el marco de la Teoría de las te, con el objetivo de que se detenga en su discurso, observe y
Relaciones Objetales. sea capaz de brindar mayor información.
Etchegoyen en el mencionado libro (1986) considera a la interpre-
Palabras clave tación como una actividad compleja, entendida como una infor-
Intervenciones Psicoterapeuta Códigos Grupo mación con la que cuenta el paciente, pero de la que no es cons-
ciente. La encuadra com una intervención destinada a “brindar
ABSTRACT información al paciente”; debe ser veraz, en tanto objetiva, perti-
INVESTIGATION ON THE INTERVENTIONS OF THE nente y desinteresada. 
PSYCHOTHERAPIST IN A PSYCHOANALYTIC El trabajo de investigación que se presenta, está orientado al aná-
PSYCHOTHERAPEUTIC GROUP OF CHILDREN BETWEEN 6 lisis y clasificación de las diferentes intervenciones del psicotera-
AND 8 YEARS AND IN HIS RESPECTIVE GROUP OF peuta en el marco de la Teoría de las Relaciones Objetales.
DIRECTION TO PARENTS OR RESPONSIBLE ADULTS EL objetivo del estudio es realizar un análisis cuantitativo y cuali-
Objective: We present aspects of an exploratory study on the in- tativo de las intervenciones del psicoterapeuta teniendo en cuenta
terventions of the psychotherapist in a group psychoanalytic psy- los diferentes momentos de cada sesión (inicio-desarrollo-cierre)
chotherapy of children between 6 and 8 years and a group of del grupo psicoterapéutico de niños y de su respectivo grupo de
guidance to parents or responsible adults, as part of Project 047 orientación a padres o adultos responsables, a lo largo de un año
(UBACyT 2008-2010). Methods: We performed a quantitative and de tratamiento. 
qualitative analysis of therapist interventions taking into account El universo a la que pertenece la muestra sobre la que se realiza
the different times of each meeting of the group psychotherapy of el estudio, corresponde a niños de 4 a 12 años y los adultos res-
children and group counseling to parents or responsible adults, ponsables de dichos niños que concurren al Servicio de Psicolo-
over one year of treatment. Using textual records observational gía Clínica de Niños, dependiente de la 2da cátedra de Psicoaná-
sessions of psychotherapy for children and parents at orientation lisis: Escuela Inglesa, de la Facultad de Psicología, ubicado en la
sessions, which are not participating as observers, to which the Regional Sur, UBA.
analytical categories, codes and subcodes of the 12th version of Se trata de una población vulnerable, en su mayoría derivada por
the Manual on codes developed in previous investigations . Con- escuelas, juzgados, unidades sanitarias, hospitales y organismos
clusion: The results will improve the codification of the interven- no gubernamentales. El requisito de admisión es carecer de co-
tions of the psychotherapist, taking into account the different times bertura de servicios de salud y la asistencia es gratuita. Los adul-
of the meetings throughout the treatment, contribute to the devel- tos responsables de los niños en tratamiento ingresan a grupos
opment of version 13 of the Manual on Codes, and further reflec- de orientación a padres.
tion on the theory and the technique of group psychotherapy in the Las sesiones de los grupos psicoterapéuticos y de los grupos de
framework of Object Relations Theory. orientación son semanales, de cincuenta minutos de duración. En
cada grupo hay un psicoterapeuta y un observador no participante.
Key words Para conformar la muestra se toman 24 sesiones, 12 del grupo de
Interventions Psychotherapist Codes Treatment niños de 6 a 8 años y 12 del grupo de padres pertenecientes al

30
mismo periodo de tiempo (un año de tratamiento). Slapak, S.; Cervone, N.; Luzzi, A.; D’Onofrio, G.; Frylinsztein, C.;
Los instrumentos que se utilizan para el análisis son los registros Nimcovicz, D. (2003): “Cuestiones metodológicas de construcción y análisis
de datos cualitativos: aplicación del Programa Informático Atlas.ti a una inves-
observacionales textuales de sesiones de psicoterapia de niños y
tigación empírica en psicoterapia”. Revista del Instituto de Investigaciones, Año
de sesiones de orientación a padres, realizados por observadores 8 N°2., pp 121-135. Buenos Aires: Facultad de Psicología. UBA.
no participantes, a los que se adjudican las categorías analíticas, Winnicott, D. W (1945). “Primitive emotional development”. International
códigos y subcódigos, producto de la aplicación y revisión de la Journal of Psycho-Analysis. vol 26.
12º versión del Manual de códigos. Este Manual fue elaborado y
revisado en sucesivos proyectos de investigación, todos financia-
dos por la UBA.
Los registros observacionales textuales de las sesiones son
adaptados para su procesamiento cuantitativo y cualitativo, que
se realiza mediante el programa informático Atlas-ti; se utiliza la
Unidad Hermenéutica elaborada en los Proyectos 062 (UBACyT
2001-2003) y 051 (UBACyT 2004-2007) y se construye una nue-
va Unidad Hermenéutica para la recodificación en el marco del
Proyecto 047 (UBACyT 2008-2010).
Las familias de códigos relativas a las intervenciones del psicote-
rapeuta de la versión 12º del Manual de Códigos son: “Interven-
ciones del terapeuta”, “Destinatarios de las intervenciones del te-
rapeuta”, “Tipos de intervenciones del terapeuta”, “Encuadre tera-
péutico”, “Momentos de la sesión”, “Temporalidad de la sesión”,
“Cuestiones técnicas” y “Temas manifiestos”. Estas familias de
códigos - y los códigos y subcódigos que contienen -, son revisa-
das en función de los objetivos del presente trabajo. 
Se comparan los resultados de la frecuencia y momentos de apli-
cación de cada uno de los códigos perteneciente a las menciona-
das “familias de códigos” entre el grupo de niños y el grupo de
orientación a padres.
Se realiza una comparación de la Unidad Hermenéutica sobre la
que se aplicó la 12º versión del Manual de Códigos con la Unidad
Hermenéutica con aquella sobre la que se aplica la versión 13º
del Manual de Códigos, producto de la revisión mencionada.
Se espera que los resultados obtenidos permitan mejorar la codi-
ficación y clasificación de la intervenciones del psicoterapeuta
teniendo en cuenta los diferentes momentos de las sesiones a lo
largo del tratamiento. La hipótesis a confirmar es que la revisión
de la clasificación que figura en la versión 12º del Manual de Có-
digos permitirá discriminar categorías o sub-categorías no con-
templadas en esa versión, posibilitando luego una reclasificación
de las intervenciones del psicoterapeuta a partir de una nueva
versión del Manual de Códigos en el marco del Proyecto P047
(UBACyT 2008-2010).
La revisión de la codificación permitirá también discernir diferen-
cias entre las intervenciones del psicoterapeuta de niños y del
grupo de orientación a padres vinculados al objetivo de cada uno
de ellos y contribuirá a una reflexión sobre la teoría y la técnica de
psicoterapia de grupo.

BIBLIOGRAFÍA
Etchegoyen, H. (1986), Los fundamentos de la técnica psicoanalítica, 2da
edición, Buenos Aires, Amorrortu, 2002. Págs. 469-508. Págs. 289-395.
Freud, S. (1914), De la historia de una neurosis infantil, Buenos Aires,
Amorrortu, Tomo XVII, 2004.
Freud, S. (1937), Construcciones en el análisis, Buenos Aires, Amorrortu,
Tomo XXIII, 2004.
Freud, S., El método psicoanalítico de Freud, Buenos Aires, Amorrortu, Tomo
VII, 2004.
Klein, M. (1936), Amor, Culpa y Reparación. Principios psicológicos del análisis
infantil. Tomo I, Paidos, 2006.
Liberman, D., Lingüística, interacción comunicativa y proceso psicoanalítico,
Vols. 1-3, Buenos Aires. 1970
Liberman, D. (1978), “El dialogo psicoanalítico y la complementariedad
estilística entre analizando y analista”, Revista Uruguaya de Psicoanálisis, Vol.,
58. Págs. 37-48.
Lowenstein, R., The problem of interpretation, Psycho-Analytic Quarterly,
vol. 20. 1951
Meltzer, D., The psycho-analytical process, Londres: Heinemann. Buenos
Aires, Paidós, 1968.
Pichon Riviere (1960), “Algunas observaciones sobre la transferencia en
los pacientes psicóticos”, Revista de Psicoanálisis, vol. 18, 1961, Págs.
131-8.
Racker, H. (1960), Estudios sobre la técnica psicoanalítica. Paidós. 2º edición.
1969.

31
EL DISCURSO PARENTAL EN LA Previo al ingreso al espacio de tratamiento se realizan procesos
diagnósticos con el objetivo de evaluar las particularidades psí-
quicas que puedan estar incidiendo en las restricciones que los
CLINICA PSICOPEDAGÓGICA DE jóvenes con problemas de aprendizaje presentan en sus modali-
dades de producción simbólica (Schlemenson, 2001), permitien-
PÚBERES Y ADOLESCENTES do así orientar la calidad de las intervenciones clínicas durante el
proceso terapéutico grupal.
Dieguez, Analía; Grunin, Julián Nicolás En forma paralela al funcionamiento de los grupos terapéuticos,
se trabaja -con un encuadre grupal de frecuencia quincenal- con
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
los padres de los jóvenes consultantes, intentando poner de real-
ce la dinámica de las relaciones posibles que se juegan entre la
calidad de oferta simbólica parental y los procesos de autonomía
RESUMEN de pensamiento en los jóvenes (como objeto del trabajo clínico).
El presente trabajo se inscribe en el Proyecto UBACyT (Ps050) De este modo, nos interrogamos acerca de las características
2008-2010: “Procesos de simbolización y transformaciones psí- que asume el discurso parental, focalizando en el tipo de posi-
quicas durante el tratamiento psicopedagógico”, dirigido por la cionamiento y en las formas de oferta de enunciados identificato-
Dra. Silvia Schlemenson. En esta oportunidad se presentarán rios que se juegan en una etapa de transición particular como es
avances investigativos correspondientes al trabajo clínico que se el proceso adolescente.
desarrolla en el Servicio de Asistencia Psicopedagógica a cargo Estas características han sido evaluadas a partir del análisis de
de la Cátedra Psicopedagogía Clínica en la Facultad de Psicolo- fragmentos del discurso parental incluidos, tanto en las entrevistas
gía de la Universidad de Buenos Aires. Se presentarán aspectos diagnósticas iniciales, como en los sucesivos encuentros de uno de
teórico-clínicos del trabajo grupal con padres de púberes consul- los grupos para padres de púberes y adolescentes. Así, con el ob-
tantes al Servicio. Se analizarán las características del discurso jetivo de analizar el material clínico, se han desgrabado la totalidad
parental respecto a las particularidades que asume (luego de dos de las entrevistas diagnósticas y 13 encuentros correspondientes
años de trabajo) la modalidad del posicionamiento de los padres al grupo de padres seleccionado en tanto muestra.
y las formas de transmisión simbólica que inciden en la calidad de
acceso a procesos de autonomía de pensamiento en púberes y 2. EJES DE INTERVENCIÓN CLÍNICA
adolescentes con problemas de aprendizaje que presentan res- Las estrategias de intervención clínica en el trabajo grupal con
tricciones en sus procesos de simbolización. La calidad del lega- padres suponen características específicas. Las mismas tienen
do parental constituye un factor relevante que, si bien no determi- por objeto propiciar, en el encuentro transferencial, nuevas for-
na, singulariza (en los jóvenes) la modalidad de acceso al investi- mas de apertura asociativa y reflexiva tendientes a favorecer el
miento de novedades y la calidad de construcción de un proyecto despliegue de trabajos de interrogación, cuestionamiento de las
identificatorio autónomo como expectativa de ganancia de placer certezas instituídas, intercambios dialógicos con los otros, reposi-
sustitutiva que se enlaza a la proyección de un espacio-tiempo cionamientos subjetivos y nuevos enlaces representacionales y
futuro abierto a nuevas trayectorias e inscripciones posibles. afectivos que logren interpelar y conmover los modos rígidos de
interpretar las conflictivas históricas preponderantes que puedan
Palabras clave estar comprometidas en las restricciones de sus hijos para acce-
Discurso Parental Simbolización Adolescencia der satisfactoriamente a formas autónomas, plásticas y heterogé-
neas de interactuar con los objetos sociales y de conocimiento en
ABSTRACT el campo socio-cultural.
PARENTAL DISCOURSE AT PSYCHOPEDAGOGIC Según Castoriadis (1993), el pensamiento reflexivo supone la ca-
TREATMENT WITH PUBESCENCE AND ADOLESCENCE pacidad autónoma de puesta en cuestión del propio pensamiento,
The following paper belongs to the UBACyT Project (Ps050) 2008- implica poder pensarse a sí mismo estableciendo otro tipo de re-
2010: “Symbolic processes and psychic transformations during lación con la calidad de enunciados instaurados históricamente.
psychopedagogic treatment” under Mrs. Silvia Schlemenson’s co- En esta línea, se intentan potenciar intercambios que favorezcan
ordination. The following paper will expose the achievements of la inclusión de diferencias que enriquezcan las oportunidades de
the investigation regarding to the clinic work at Psychopedagogi- reelaboración posicional tendientes a habilitar transformacio-
cal Assistance Service of the Clinical Psychopedagogy Depart- nes y aperturas en las formas de transmisión historizante del
ment at the University of Buenos Aires. We’ll address theoretical discurso parental.
and clinic aspects corresponding to the group work with pubes- Según las teorizaciones de Piera Aulagnier (1977), la oferta sim-
cence parents who are undergoing treatment at the Psychopeda- bólica y libidinal del discurso parental -entramada con la calidad
gogical Assistance Service. We’ll analyse the parental discourse de la oferta del discurso socio cultural- habilitan condiciones psí-
distinctiveness and the particularities (after two years of work) of quicas estructurantes de la heterogeneidad de inscripciones que
the parental positional modality related to the symbolic transmis- componen el tejido identificatorio de un sujeto. Ahora bien, el pro-
sions modes and possible impact on the thought autonomy pro- ceso adolescente implica transformaciones cualitativas que con-
cesses at adolescents with learning difficulties. The quality of pa- llevan rupturas en la permanencia de los enunciados identificato-
rental transmissions is a significant aspect that influences the way rios transmitidos. En esta línea, ¿qué modalidades de presenta-
adolescents access the novelties and the quality of the autonomic ción adquiere el discurso parental en relación a los trabajos psí-
identificatory project they will construct. This project may generate quicos de la adolescencia?
expectations of gaining pleasure, which in turn may trigger new
future trajectories and possible inscriptions. 3. EJES DE ANÁLISIS
Para esta presentación se han seleccionado dos ejes de análisis
Key words principales:
Parental Discourse Symbolization Adolescence a)  Tipo de posicionamiento parental.
b)  Modalidad de oferta de enunciados identificatorios.
a. Las transformaciones propias del proceso adolescente convo-
can una movilización afectiva que distingue las particularidades
1. INTRODUCCIÓN de la modalidad posicional parental, atravesada -a su vez- por
El presente trabajo se inscribe en el programa de investigación sus propios antecedentes histórico-libidinales y por la calidad de
de la Cátedra Psicopedagogía Clínica UBA, de la cual depende oferta del campo social.
el Servicio asistencial de niños y jóvenes (derivados por Equi- “La adolescencia también pone a prueba la capacidad de trans-
pos de Orientación Escolar y escuelas públicas de la Ciudad Au- formación de los padres” (Rother de Hornstein, 2006; p.131). Así,
tónoma de Buenos Aires) que presentan restricciones en sus pro- la inclusión de cambios, novedades, diferencias, procesos de
cesos de simbolización. confrontación generacional, accesos del adolescente a nuevos

32
espacios exogámicos de sostén y apertura con el grupo de pares, ros momentos de la vida fue suficiente, pero la dificultad se en-
las transformaciones puberales, entre otros aconteceres inéditos, contró a nivel del enlace entre los procesos primarios y los secun-
conllevan también reposicionamientos en el ejercicio de las fun- darios, las modalidades de descarga y la elaboración de las pro-
ciones simbólicas primarias. blemáticas de orden secundario, como lo atestiguaron los duelos
Philippe Gutton (1993) señala la importancia de que, en la adoles- irresueltos narrados por la madre en los encuentros: “no aceptaba
cencia, entre en juego un proceso de obsolescencia en los pa- su muerte y no la acepto”, refiriéndose a la pérdida de un familiar
dres. Es decir, un modo de habilitar con su corrimiento (en tanto cercano sucedida veinte años atrás.
objetos de investimiento primordiales de la primera infancia) nue- En otro de los casos, y en relación al tipo de posicionamiento pa-
vas sustituciones, desplazamientos e investiduras de referencias rental, resulta preponderante -en el discurso materno- la puesta
y/o modelos identificatorios sustitutivos. Los procesos de confron- en realce de restricciones y dificultades que su hija púber presen-
tación generacional (Winnicott, 1979) suponen así un desafío vital taría para acceder satisfactoriamente a la adquisición de noveda-
para el adolescente, destinado a reivindicar la producción de un des en el espacio escolar (interpretando como restrictivo todo
lugar propio, un espacio diferenciado, que habilite la construcción potencial de cambio). Por otro lado la joven es alojada en un lugar
identificante de un punto de vista autónomo y singular no depen- adulto-referencial como sostén del entramado familiar y comple-
diente del pensamiento parental, que si bien es constitutivo no mento narcisísta para la madre. En referencia a la modalidad de
debe coagularse como determinante. oferta de enunciados identificatorios, la proyección de futuro re-
b. Por otro lado, en cuanto a la modalidad de oferta de enuncia- sulta restrictiva por la presencia de modos rígidos de transmisión
dos identificatorios, el análisis del legado simbólico parental que denotan dificultades para la inscripción de la alteridad y la
permite postular hipótesis sobre la dinámica de las relaciones en- diferencia entre generaciones, siendo el acceso al campo social
tre la calidad de transmisión historizante y los procesos de auto- exogámico transmitido como amenazante.
nomía de pensamiento en los jóvenes. Según Waserman (2005), El sobreinvestimiento del límite (como barrera de prohibición) in-
los procesos de exploración adolescente identifican el acceso del gresa aquí como un recurso defensivo adoptado ante un afuera
joven a nuevas trayectorias y proyectos, involucrando movimien- significado como peligroso, restringiendo así los intentos de aper-
tos de investidura libidinales que resignifican la relación de certe- tura en la joven.
za exclusiva a las referencias primarias del discurso parental. Los modos de transmisión de la historia familiar representan aquí
En relación a las problemáticas actuales de simbolización, pode- formas precarias de donación simbólica, ocultamientos y vacíos
mos señalar que la modalidad parental de oferta de enunciados representacionales que empobrecen -por escasa circulación
identificatorios suele presentar en la clínica formas características afectiva- el despliegue de ofertas de sentido historizantes, frente
de vacío, ocultamiento, o bien modos predominantemente restric- a las cuales la joven despliega activos intentos por inscribir nue-
tivos, fragmentarios e indiscriminados de transmisión. “Cuando el vas ligazones y relaciones de sentido sobre su historia: “por ahí
discurso parental es simbólicamente escaso, las perspectivas de ya más de grande es como que ya preguntaba más cosas”.
enunciación de un proyecto identificatorio enriquecedor para el Es destacable -en el discurso materno- una modalidad defensiva
psiquismo se reducen” (Schlemenson, 2001; p. 27). de control centrada en activos intentos por clausurar todo desplie-
gue asociativo y/o reflexivo ante la significación amenazante que
4. MODALIDADES DE PRESENTACIÓN CLÍNICA la inclusión de la diferencia y la puesta en cuestión de las certezas
DEL DISCURSO PARENTAL convocaría en un tipo de posicionamiento caracterizado por esca-
En lo que sigue se presentarán dos modalidades de presentación sas posibilidades para incluir algún tipo de quiebre en la pregnan-
clínica del discurso parental que pudimos visualizar en el trabajo cia de los enunciados instituidos ofertados.
grupal con los padres: Sin embargo, a lo largo del proceso terapéutico se pudo destacar
En el primero de los casos, la madre de uno de los jóvenes con- una mayor inclusión de interrogantes e intentos de diferenciación
sultantes suele presentar un discurso desafectivizado caracteri- entre el discurso propio y los otros sociales: “mi objetivo es uno y
zado por una marcada neutralización de la conflictiva que apare- el objetivo del maestro por ahí es otro (…) puedo tener millones
ce en el relato: “Tiene un hermano de 9 años y quiere mandar al puntos de vistas”. A su vez, el sentimiento de conservación del
hermano” neutraliza el conflicto agregando “Igual lo cuida”, “Mis legado transmitido habilitó, en los sucesivos encuentros, proce-
hijos se pelean pero como todo hermano. Igual se adoran, a ve- sos de apertura a lo novedoso: “las cosas que se enseña en la
ces se agarran, se insultan”. Se ve aquí como la obturación del casa lo demuestra afuera…defiende causas y por ahí sale mal
conflicto se presenta marcada por la compensación de aspectos ella, pero no importa…hay cosas que uno le va enseñando por
no sufrientes. Asimismo manifiesta una carencia de hipótesis res- ahí sin decírselas y las capta”, “Y que además ellos piensan dis-
pecto a las conflictivas expuestas. En este ejemplo, en referencia tinto (…) Y después la pienso y digo: y sí, por ahí puede ser otra”.
a la competencia del hijo con la figura del hermano. Produciéndose así cierto desplazamiento de la posición de certe-
Existe en este caso una ruptura de ambos padres con sus familias za hacia la posibilidad de apertura, diferenciación y cuestiona-
de origen, dicho corte con la siguiente generación implicaría cierta miento de la clausura: “Uno piensa que les da todo, creo yo…por
ruptura con la historicidad y una importante dificultad en la inscrip- ahí es el todo para uno, pero no es el todo para ellos”.
ción de un linaje familiar. Las dificultades en el legado de la histo-
ria familiar implica también restricciones para configurar la trama
de la propia experiencia de vida (en el caso de la madre), modali-
dad que es repetida por el adolescente en los primeros tiempos BIBLIOGRAFÍA
del tratamiento. Así también, la madre narra situaciones en las AULAGNIER, P. (1977). La violencia de la interpretación. Del pictograma al
que el sufrimiento es ocultado y no compartido con los otros enunciado. Buenos Aires. Amorrortu Editores.
miembros de la familia: “Al morir su perrita (la del joven) se escon- CASTORIADIS, C. (1993). Lógica, imaginación, reflexión. En El inconciente y
día para llorar… yo era así”. la ciencia (pp.21-50). Buenos Aires. Amorrortu Editores.
Los caminos de descarga de lo pulsional -en el joven- circulan GREEN, A. (1999) Narcisismo de vida, narcisismo de muerte. Buenos Aires.
muchas veces a modo de “actos violentos” con los compañeros Amorrortu Editores.
de la escuela. Cabe destacar que estos mecanismos de descarga GUTTON, P. (1993). Lo Puberal. Buenos Aires. Editorial Paidós.
fueron históricamente acuñados, el joven tiene un abuelo golpea- RODULFO, R. (1992). El adolescente y sus trabajos (Bocetos). En Estudios
dor que determina la salida del hijo (padre del paciente) de la casa Clínicos: Del significante al pictograma, a través de la práctica psicoanalítica.
Buenos Aires. Editorial Paidós.
paterna. Su mamá nos dice “no se pegan por pegarse sino por
jugar, el juego es pelea entre ellos”, neutralizando una vez más el ROTHER HORNSTEIN, M. C. (comp.) (2006). Adolescencias: Trayectorias
turbulentas. Buenos Aires. Editorial Paidós.
conflicto.
SCHLEMENSON, S. (comp.). (2001). Niños que no aprenden. Actualizaciones
Estos recortes demuestran modos particulares de tramitación del
en el diagnóstico psicopedagógico. Buenos Aires. Editorial Paidós.
sufrimiento que se donan al hijo desde la primera infancia y dan
WASERMAN, M. (2005). Condenado a explorar. En Revista Actualidad Psico-
por resultado la síntesis de una herencia. Del discurso parental se lógica. Año XXX. Nº335. Buenos Aires.
desprendió que no hubo pobreza en la oferta de representaciones
WINNICOTT, D. (1979). Realidad y juego. España. Editorial Gedisa. (Trabajo
y afectos de orden originario, es decir que el sostén en los prime- original publicado en 1971).
33
TRASTORNOS ALIMENTARIOS de los valores mínimos normales y la distorsión de la imagen cor-
poral; b) bulimia nerviosa (BN), caracterizada por episodios recu-
rrentes de voracidad seguidos de conductas compensatorias in-
EN NIÑOS Y SU RELACIÓN CON apropiadas; c) trastornos alimentarios no especificados (TANE),
que son aquellos que presentan síntomas de TA pero no alcanzan
INSATISFACCIóN CON LA IMAGEN a cumplir los criterios de algún trastorno específico. (American
Psychiatric Association, 2002).
CORPORAL Y PERFECCIONISMO: Numerosos estudios señalan a los adolescentes, especialmente
a las mujeres, como la población de riesgo de padecer estos tras-
ESTADO DEL ARTE tornos (Murawski, Elizathe, & Rutsztein, 2008; Rutsztein et al.,
2008; Vega Alonso, Rasillo Rodríguez, Lozano Alonso, Rodríguez
Carretero, & Martín, 2005). También se han estudiado grupos po-
Elizathe, Luciana; Arana, Fernan; Murawski, Brenda María; blacionales específicos de adolescentes, como las bailarinas y las
Rutsztein, Guillermina atletas, por ser considerados de muy alto riesgo (Rutsztein, 1998;
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires - Rutsztein et al., 2007; Salbach et al., 2007). Sin embargo, en los
CONICET últimos años se ha comenzado a observar la aparición de estas
alteraciones alimentarias entre niños de menor edad (Correa,
Zubarew, Silva, & Romero, 2006).
En nuestro país, Bay y colaboradores (2005) han señalado una
RESUMEN prevalencia de 13, 15 y 12% de sospecha de trastornos alimenta-
El objetivo de este estudio es conocer los hábitos y las actitudes rios en niñas y niños que concurren al consultorio pediátrico de 10,
hacia la alimentación que presentan los niños y su relación con la 11 y 12 años respectivamente, y han identificado algunos factores
presencia de conductas de riesgo de trastorno alimentario, insa- de riesgo tales como la presencia de crisis vitales, antecedentes de
tisfacción con la imagen corporal y creencias perfeccionistas. A problemas alimentarios, antecedentes de madre obesa y de fami-
estos fines, se procedió, en primer lugar, a realizar una revisión liar dietante. Los resultados hallados por estos autores son a su vez
teórica sobre las variables en juego y, en segundo lugar, una revi- coherentes con la observación realizada por Rutsztein (1996) quien
sión sobre los instrumentos psicométricos más utilizados que señala que la edad de inicio de estos trastornos en las niñas se
evalúan dichas variables en este tipo de población. Los resulta- aproximaría cada vez más a la menarca. También Correa y colabo-
dos de este estudio están destinados a conformar tanto el marco radores (2006) hallaron en Chile una proporción de riesgo similar a
teórico como el estado del arte del problema planteado para luego la reseñada anteriormente en niñas de 11 y 12 años y destacaron
realizar un estudio descriptivo correlacional sobre una muestra de que fue el grupo con mayor prevalencia de riesgo en comparación
niños en edad escolar de la Ciudad de Buenos Aires. Los resulta- a otras franjas etáreas superiores. A su vez, un estudio posterior
dos podrían aportar, a largo plazo, un mayor conocimiento teórico realizado en España concluyó que un poco más del 10% de niñas
sobre los trastornos alimentarios en la infancia, que podría redun- y niños de 8 a 12 años podría estar en riesgo de presentar un TA
dar en la mejora de programas de prevención y de tratamientos (De Gracia, Marcó, & Trujano, 2007).
psicoterapéuticos específicos para población infantil. Por otro lado, diversos trabajos han indagado los posibles facto-
res de predisposición al desarrollo de TA en población infantil,
Palabras clave desde diferentes perspectivas: socioculturales (Harrison, 2000),
Trastornos Alimentarios Imagen Perfeccionismo familiares (Joyce, 2008), genéticos/biológicos (Cotrufo, Cella,
Cremato, & Labella, 2007) e individuales (Thomas, Ricciardelli, &
ABSTRACT Williams, 2000). Dentro de los factores individuales, se ha encon-
EATING DISORDERS IN CHILDREN AND ITS RELATIONSHIP trado que la insatisfacción con la imagen corporal, entendida co-
WITH BODY IMAGE DISSATISFACTION AND PERFECTIONISM: mo el sentimiento de disgusto con la propia apariencia, constituye
THE STATE OF ART un factor asociado a la conducta alimentaria disfuncional en niños
The aim of this study is to examine attitudes and eating habits in (Collins, 1991; De Gracia et al., 2007). De hecho, en un estudio
children and its relation with eating disorders, body image dissat- con niños de una edad promedio de 9 años, Skemp-Arlt, Rees,
isfaction and perfectionistic beliefs. Firstly, the literature examin- Mikat, y Seebach (2006) hallaron que un poco más de la mitad de
ing this variables was reviewed; then, a review of the most fre- la muestra se encontraba insatisfecha con su propio cuerpo.
quently used instruments for the assessment of this variables in Por otra parte, se ha detectado que también el perfeccionismo es
children population, was performed. The outcome could contrib- una variable clave en el desarrollo de los TA en población adulta
ute to conform theoretical frame in this field as well as the state of (Fassino et al., 2006). Una de las definiciones más aceptadas del
art of this present research which may lead to a future correla- perfeccionismo habla de una tendencia a plantearse elevados es-
tional and descriptive study on a scholar sample of Buenos Aires tándares de desempeño en combinación con una evaluación ex-
City. Outcomes might bring on the long term a better theoretical cesivamente crítica de los mismos y una creciente preocupación
kowledge about eating disorders in childhood, which could lead to por cometer errores (Frost, Marten, Lahart, & Rosenblate, 1990).
better prevention programs and psychotherapeutic treatments on Si bien históricamente se ha pensado en el perfeccionismo como
this population. un rasgo característico de los pacientes con TA, en los últimos
veinte años se ha comenzado a estudiar sistemáticamente ambas
Key words variables desde una perspectiva multidimensional (Haring, Hewitt,
Eating Disorders Image Perfectionism & Flett, 2003). Algunos estudios indican que la búsqueda de un
estándar excesivamente elevado en relación al peso y la forma
corporal es inherente a una de las dimensiones del perfeccionis-
mo (Goldner, Cockell, & Srikameswaran, 2002).
1. INTRODUCCIÓN Otros autores encontraron que el perfeccionismo actúa como un
Los trastornos de la alimentación (TA) se caracterizan por altera- importante predictor de bulimia y anorexia (Chang, Ivezaj, Downey,
ciones graves de la conducta alimentaria acompañados por un Kashima, & Morady, 2008). A su vez, McGee, Hewitt, Sherry, Par-
gran temor a engordar y una insatisfacción significativa con la kin, y Flett (2005) hallaron que el perfeccionismo se asocia a los
imagen corporal. El temor a engordar lleva a quienes padecen síntomas de los TA, permitiendo predecir dichos trastornos en mu-
estos trastornos a realizar conductas inadecuadas para bajar de jeres que se encuentran insatisfechas con su imagen corporal.
peso, tales como ayunos, actividad física excesiva, vómitos auto- Por otra parte, si bien el estudio del perfeccionismo infantil tiene
inducidos, consumo de laxantes y diuréticos. Las entidades noso- un desarrollo incipiente y prometedor (Hewitt at al., 2002; Oros,
lógicas actualmente reconocidas dentro de los trastornos de la 2003), no se han hallado aún investigaciones que indaguen sobre
alimentación son: a) anorexia nerviosa (AN), caracterizada funda- la potencial influencia directa del perfeccionismo en las conductas
mentalmente por el rechazo a mantener el peso corporal dentro alimentarias y la autoimagen en niños. Podría citarse en este pla-

34
no el estudio de Saling, Ricciardelli, & McCabe (2005) como un te en 7 figuras de niñas y 7 figuras de niños que conforman una
interesante antecedente vinculado a la temática elegida, pero graduación desde una silueta muy delgada hasta la última que
desde una perspectiva más general (por ejemplo, encuentran al presenta un sobrepeso importante. Cada niño debe elegir la figu-
perfeccionismo, entre otras características psicológicas, como ra más representativa de su imagen corporal actual y de la ima-
predictor de preocupación por la muscularidad y por la comida). gen corporal deseada. Las respuestas se califican con una pun-
Por último, considerando las graves consecuencias para la salud tuación de 1 a 7, desde la figura más delgada a la que presenta
física y psíquica que acarrean los TA, sería relevante investigar mayor sobrepeso. Esta escala presenta un coeficiente de consis-
estas variables entre los niños, ya que como sugiere la bibliogra- tencia interna de .71 en relación a la imagen percibida como ac-
fía revisada, al ser una población en riesgo creciente, las estrate- tual y .59 en relación a la imagen corporal deseada (Collins,
gias de intervención en este grupo etáreo contribuirían a prevenir 1991).
el desarrollo de TA completos en la adolescencia. Body Image Subscale (11 items) of de Self-Image Questionnaire
for Young and Adolescents (SIQYA; Petersen, Schulenberg, Abra-
2. Materiales habitualmente utilizados para evaluar trastornos mowitz, Offer, & Jarcho, 1984). La escala, conformada por 11
alimentarios, imagen corporal y perfeccionismo en niños reactivos, fue desarrollada para utilizar con niños de 6to y 7mo
Diversos autores interesados en la temática de los trastornos ali- grado, y diseñada para detectar la transición de la adolescencia
mentarios, la imagen corporal y el perfeccionismo han diseñado temprana en relación a la propia imagen y comparar aspectos
instrumentos específicos para medir estas variables en niños. Al- sociales y afectivos de la imagen corporal. Los niños deben res-
gunos de los más utilizados son: ponder eligiendo la opción que más los describa, en una escala
ChEAT. The Children´s version of the Eating Attitudes Test (Malo- del 1 (muy bien) al 6 (para nada). El rango de puntaje para esta
ney, McGuire, & Daniels, 1988; adaptación española: De Gracia, escala es de 11 a 66, siendo los puntajes altos los que indican
Marcó, & Trujano, 2007). Se trata de una escala autoadministrada mayor insatisfacción con la imagen corporal. Esta subescala pre-
de 26 items que permite evaluar hábitos y actitudes relacionados senta coeficientes de consistencia interna de .77 para niñas y .81
con la alimentación y la imagen corporal en niños de 8 a 13 años. para niños.
Está conformada por tres subescalas: Dieta, que evalúa entre Cuestionario de Perfeccionismo Infantil (Oros, 2003). Es un ins-
otras cosas el rechazo a consumir comida de alto contenido caló- trumento autoadministrado que permite evaluar perfeccionismo
rico; Control Oral, que evalúa el control personal y social sobre la en niños de 8 a 13 años de edad. El mismo fue desarrollado a
alimentación; y Bulimia, que evalúa la fijación a la comida y el partir de un estudio local con niños de las provincias de Buenos
control acerca de la misma. Cada ítem se puede responder con Aires y Entre Ríos (Oros, 2003) tomando como base el modelo de
las siguientes 6 posibilidades: siempre, casi siempre, a menudo, Hewitt & Flett (1991). El cuestionario incluye 16 ítems que se
a veces, pocas veces y nunca (escala Likert). En cada ítem, la agrupan en dos dimensiones: Autodemandas y Reacciones ante
respuesta que señala mayor sintomatología es siempre, y se pun- el fracaso, de 8 ítems cada una. La dimensión de las Autodeman-
túa con el valor 3; seguida por casi siempre, que se puntúa con el das expresa un perfeccionismo orientado hacia sí mismo y evalúa
valor 2, y por a menudo, que se puntúa con el valor 1. Las tres la tendencia de los niños a exigirse constantemente la perfección
restantes respuestas se califican con el valor 0. Maloney y colabo- y a evitar continuamente errores y equivocaciones. La dimensión
radores (1988) establecen que el puntaje de corte es de 20 pun- de Reacciones ante el fracaso refleja las emociones y actitudes
tos, indicando que quienes posean un puntaje igual o superior al asociadas al fracaso de las autodemandas. Cada ítem admite co-
señalado podrían estar en riesgo de presentar algún TA. El ChEAT mo respuestas: sí o lo pienso, que se califica con el valor 3; a
es una versión simplificada y adaptada a la población infantil del veces o lo pienso a veces, que se califica con el valor 2; y no o no
Eating Attitude Test-26 diseñado por Garner, Olmsted, Bohr, & lo pienso, que se califica con el valor 1. Se puede obtener una
Garfinkel (1982), que indaga percepción de la imagen corporal, puntuación general de la escala sumando los valores de todos los
preocupaciones en relación a la comida y práctica dietante. La ítems, o una puntuación por dimensión sumando los ítems de ca-
adaptación realizada por Maloney y colaboradores (1988) presen- da una de éstas. Como aún no se cuenta con una muestra lo su-
ta una buena estabilidad test-retest y unos coeficientes de consis- ficientemente amplia como para elaborar un baremo, la autora de
tencia interna adecuados (alfa=.76) comparables a los encontra- la escala (Oros, 2003) establece valores altos, medios o bajos de
dos en los estudios realizados en la versión para adultos. A su perfeccionismo mediante el cálculo de percentiles de la puntua-
vez, en la adaptación realizada por De Gracia y colaboradores ción general; considerando el 25% superior de las frecuencias
(2007) el instrumento presentó un alfa total de .76 y coeficientes como puntuaciones altas, el 25% inferior como bajas, y el 50%
de discriminación ítem-escala que varían de un rango de .74 y a restante como valores medios de perfeccionismo. Esta escala go-
.76. Los coeficientes de consistencia interna para cada una de las za de una consistencia interna satisfactoria (alfa= .83). El estudio
subescalas que lo forman, en cambio, fueron modestos ( .57 para de la fiabilidad de las subescalas por separado también arrojó
Control oral, .50 para Bulimia, y .74 para Dieta). resultados aceptables (Autodemandas = .82; Reacción ante el
EDI-C. Eating Disorder Inventory-Child (Garner, 1991). Se trata de fracaso = .70).
una versión adaptada a población infantil del Eating Disorder Inven- CAPS The 22-item Child and Adolescents Perfectionism Scale
tory-2 (EDI-2). Consta de 91 items que indagan sobre síntomas (Flett & Hewitt, 1990). Se trata de una escala que permite evaluar
relacionados a los trastornos alimentarios y que se agrupan en 11 el perfeccionismo orientado a sí mismo (altos estándares) y el
subescalas. Cada item se puede responder con las siguientes po- perfeccionismo socialmente prescripto (la percepción de que los
sibilidades: siempre, casi siempre, a menudo, a veces, pocas ve- otros demandan perfección), utilizando un formato de cinco res-
ces y nunca; que se califican con una puntuación que va de 0 a 3, puestas (falso/no totalmente verdadero para mi que se califica
puntuando con el valor 3 las respuestas que señalan mayor patolo- con el valor 1; mayormente falso, que se califica con el valor 2; ni
gía (siempre o nunca dependiendo de la direccionalidad del item). falso ni verdadero, que se califica con el valor 3 ; mayormente
De las 11 subescalas que conforman este intrumento, tres de ellas verdadero, que se califica con el valor 4; y muy verdadero para mi,
(Búsqueda de delgadez, Bulimia e Insatisfacción con la Imagen que se califica con el valor 5. El rango de puntuación posible para
Corporal) permiten evaluar actitudes y conductas relacionadas a la cada subescala es de 10 a 50. El CAPS es una versión para niños
alimentación, el peso y la imagen corporal. Las restantes subesca- del Multidimensional Perfectionism Scale (MPS-H: Hewitt et al.,
las (Ineficacia, Perfeccionismo, Desconfianza Interpersonal, Con- 1991), que ha demostrado una buena confiabilidad tanto en la
ciencia Interoceptiva, Miedo a Madurar, Ascetismo, Impulsividad e subescala que mide perfeccionismo orientado a sí mismo, como
Inseguridad Social) evalúan, en cambio, rasgos psicológicos usual- en la que mide perfeccionismo socialmente prescripto (alfa= .88 y
mente asociados a los trastornos alimentarios. El EDI-C presenta .82, respectivamente).
buenas propiedades psicométricas: alfas entre .70 a .91 en niños AMPS Adaptive/Maladaptive Perfectionism Scale (Rice & Preus-
con trastorno alimentario. ser, 2002). Se trata de una escala que permite medir el perfeccio-
Ch/ASRS. Child/adolescent Version of the Silhouette Rating Sca- nismo en niños, enfatizando en las características conductuales
le (Collins, 1991). Es una escala gráfica de siluetas que evalúa la manifestadas en el esfuerzo realizado por alcanzar la perfección.
imagen corporal y la diferencia entre el cuerpo que el sujeto de- El AMPS consta de 27 items, agrupados en cuatro dimensiones:
sea tener y la imagen corporal que cree tener. Esta escala consis- Sensibilidad por cometer errores (temores asociados al hecho de
35
cometer errores), Autoestima contingente (sentimientos positivos años. Anales de Psicología, 21(1), 58-65.
acerca de sí mismo cuando algunos de sus estándares son alcan- Harrison, K. (2000). Television viewing, fat stereotyping, body shape stand-
zados), Compulsividad (preferencias por el orden y la organiza- ards, and eating disorder symptomatology in grade school. Communication
ción, persistencia en la realización de tareas), y Necesidad de Research, 27, 617-640.
admiración (interés en ser reconocido, admirado y apreciado por Haring, M; Hewitt, P.L. & Flett, G.L. (2003). Perfectionism, coping, and
quality of intimate relationships. Journal of Marriage & Family, 65, 143-158.
su trabajo ejemplar y sus altos estándares). Los niños deben res-
ponder a los reactivos eligiendo una opción de las ofrecidas en Hewitt, P.; Caelian, C.; Flett, G.; Sherry, S.; Collins, L. & Flynn,
C. (2002) Perfectionism in children: associations with depression, anxiety, and
una escala Likert de 4 puntos (que va de la opción muy parecido anger. Personality and Individual Differences, 32, 1049-1061.
a mi a la opción muy diferente a mi). Altas puntuaciones señalan Hewitt, P.L. & Flett, G.L. (1991). Perfectionism in the self and social contexts:
alto perfeccionismo. Este instrumento presenta una buena confia- Conceptualization, assessment, and association with psycho-pathology. Jour-
bilidad: alfa de .73 a .91 (Rice & Preusser, 2002). nal of Personality and Social Psychology, 60, 456-470.
Joice, L.C. Ma.(2008). Eating Disorders,Parent-Child Conflicts,and Family
3. CONCLUSIONES Therapy in Shenzhen,China. Qualitative Health Research, 18, (6), 803-810.
Atento al material bibliográfico revisado, se puede concluir que Maloney, M.J.; McGuire, J.B. & Daniels, S.R. (1988). Reliability testing
investigar los hábitos y conductas alimentarias en niños de edad of a children’s version of the Eating Attitude Test. Journal of the American
escolarizada puede ser un aporte importante para conocer las ca- Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 27, 541-543.
racterísticas psicológicas de este tipo de población y su potencial McGee, B.; Hewitt, P.; Sherry, S.; Parkin, M. & Flett, G. (2005) Per-
riesgo a padecer algún trastorno alimentario. El estudio conjunto fectionistic self-presentation, body image, and eating disorder symptoms. Body
Image 2, 29-40.
de los hábitos alimentarios y las variables psicológicas que pue-
Murawski, B.; Elizathe, L. & Rutsztein, G. (2008). Imagen corporal y
den influir en la aparición de un TA puede ser considerado una
actitudes alimentarias. Un estudio comparativo entre mujeres y varones estu-
primera aproximación a un estudio más sistemático sobre el te- diantes de escuelas secundarias. En Memorias de las XV Jornadas de Inves-
ma, que redunde en futuras intervenciones psicológicas específi- tigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires y
cas. A su vez, los resultados dentro de esta línea de investigación, Cuarto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR “Proble-
podrían aportar una nueva perspectiva en psicoeducación, favo- máticas actuales, aportes de la investigación en psicología”, 1, 63-66, Ciudad
reciendo la implementación y/o el mejoramiento de estrategias de Buenos Aires - República Argentina.
preventivas delimitadas para este tipo de población, que incluyan Oros, L. (2003). Medición del perfeccionismo infantil: Desarrollo y validación
de una escala para niños de 8 a 13 años de edad. Revista Iberoamericana de
talleres y reuniones informativas dirigidas tanto a padres, como a Diagnóstico y Evaluación Psicológica, 16 (2), 99-112.
docentes y a los propios niños.
Petersen, A.; Schulenberg, J.; Abramowitz, R.; Offer, D. & Jarcho,
H. (1984). A self-image questionnaire for young adolescents (SIQYA): Reliability
and validity studies. Journal of Youth and Adolescence, 13 (2), 93-111.
Rice, K.G. & Preusser, K.J. (2002). The Adaptive/Maladaptive Perfection-
BIBLIOGRAFÍA ism Scale. Measurement and Evaluation in Counseling and Development, 34,
American Psychiatric Association. DSM-IV-TR. Versión española de 210-222.
la obra original en lengua inglesa Diagnostic, Statistical Manual of Mental Rutsztein,G.; Maglio,A.; Murawski, B.; Leonardelli, E.;
Disorders-IV-TR publicado por la American Psychiatric Association, Washington. Sarudiansky, M.; Arana, F.; Armatta, A.; Diez, M.; Dos Santos, P.;
Masson (2002). 2000. Elizathe, L.; Lievendag, L.; Otalora, J.; Reiner, C., Scappatura,
Bay, L.; Rausch Herscovici C.; Kovalskys, I.; Berner, E.; Orellana, M.L. & Stazone, N. (2008). Trastornos de la alimentación: identificación de
L. & Bergesio, A. (2005). Alteraciones alimentarias en niños y adolescentes casos en adolescentes escolarizados de la Ciudad de Buenos Aires. En
argentinos que concurren al consultorio del pediatra. Archivos Argentinos de Memorias de las XV Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología
Pediatría, 103 (4), 305-316. de la Universidad de Buenos Aires y Cuarto Encuentro de Investigadores en
Psicología del MERCOSUR “Problemáticas actuales, aportes de la investigación
Chang, E.; Ivezaj,V.; Downey, C.; Kashima, Y. & Morady, A. (2008)
en psicología”, 1, 74-77, Ciudad de Buenos Aires - República Argentina.
Complexities of measuring perfectionism: Three popular perfectionism measures
and their relations with eating disturbances and health behaviors in a female Rutsztein, G; Armatta,A.; Leonardelli,E.; Lievendag, L; Maglio,
college student sample. Eating Behaviors, 9, 102-110. A; Marola,M.E.; Murawski, B.; Diez,M.; Otalora,J. & Sarudiansky,M.
(2007). Trastornos alimentarios en estudiantes de ballet: identificación de casos
Collins, M.E. (1991). Body figure perceptions and preferences among pre-
con riesgo. En Memorias de las XIV Jornadas de Investigación de la Facultad
adolescent children. International Journal of Eating Disorders, 10(2), 199-
de Psicología de la Universidad de Buenos Aires y Tercer Encuentro de
208.
Investigadores en Psicología del MERCOSUR “La investigación en Psicología,
Correa, M.; Zubarew, T.; Silva, P. & Romero, M.I.(2006). Prevalencia su relación con la práctica profesional y la enseñanza”, 1, 110-112, Ciudad de
de riesgo de trastornos alimentarios en adolescentes mujeres escolares de la Buenos Aires - República Argentina.
Región Metropolitana. Rev. Chil. Pediatr. 77(2), 153-160.
Rutsztein, G. (1998). La anorexia nerviosa y el proceso de separación -
Cotrufo, P.; Cella, S.; Cremato, F. & Labella, A.G. (2007). Eatting individuación. Vértex, Revista Argentina de Psiquiatría, IX ( 32).
disorder attitude and abnormal eating behaviours in a sample of 11-13-years-old
Rutsztein, G. (1996) Anorexia nerviosa: modalidades de tratamiento. Anuario
school children: The role of pubertal body transformation. Eating Weigt Disorder,
de Investigaciones N º 4, (1994-1995). Facultad de Psicología - UBA.
13, 154-460.
Salbach, H.; Kilinkowski, N.; Pfeiffer, E.; Lehmkuhl, U. & Korte,
De Gracia, M.; Marcó, M. & Trujano, P. (2007). Factores asociados a la
A. (2007). Body Image and Attitudinal aspects of Eating Disorders in Rhythmic
conducta alimentaria en preadolescentes. Psicothema, 19 (4), 646-653.
Gymnasts. Psychopathology, 40, 388-393.
Fassino, S.; Piero, A.; Gramaglia, C.; Abbate Daga, G.; Gandione,
Saling, M.; Ricciardelli, L. & McCabe, M. (2005). A Prospective Study
M. & Giacomo Rovera, G. (2006). Clinical, Psychological, and Personality
of Individual Factors in the Development of Weight and Muscle Concerns Among
Correlates of Asceticism in Anorexia Nervosa: From Saint Anorexia to Patho-
Preadolescent Children. Journal of Youth and Adolescence,34 (6), 651-661.
logic Perfectionism. Transcultural Psychiatry, 43(4), 600-614.
Skemp-Arlt,K.; Rees, K.; Mikat, R. & Seebach, E. (2006) Body Image
Flett, G.L. & Hewitt, P. L. (1990). The Child-Adolescent Perfectionism Scale:
Dissatisfaction Among Third, Fourth, and Fifth Grade Children. Californian
Development and association with measures of adjustment. In R. Frost (Chair),
Journal of Health Promotion, 4 (3), 58-67.
Perfectionism: Meaning, measurement, and relation to psychopathology. Sym-
posium conducted at the meeting of the Association for the Advancement of Thomas, K.; Ricciardelli, L. & Williams, R. (2000). Gender Traits and
Behaviour Therapy, San Francisco. Self-Concept as Indicators of Problem Eating and Body Dissatisfaction Among
Children. Sex Roles, 43 (7/8), 441-458.
Frost, R.O.; Marten, P.; Lahart, C. & Rosenblate, R. (1990). The di-
mensions of perfectionism. Cognitive therapy and reserch, 14, 449-468. Vega Alonso, A.T.; Rasillo Rodríguez, M.A.; Lozano Alonso, J.E.;
Rodríguez Carretero, G. & Martín M.F. (2005). Eating disorders.
Garner, D M. Eating Disorder Inventory - C (1991) Lutz, FL: Psychological
Prevalence and risk profile among secondary school students.Soc Psychiatry
Assessment Resources.
Psychiatr Epidemiol., 40(12), 980-987.
Garner D.M.; Olmsted M.P.; Bohr Y. & Garfinkel P.E. (1982).The
Eating Attitudes Test: psychometric features and clinical correlates. Psychol.
Med, 12, 871-878.
Goldner, E.M.; Cockell, S.J. & Srikameswaran, S. (2002). Perfection-
ism and eating disorders. In G.L. Flett & P.L.Hewitt (Eds.), Perfectionism:
Theory, research, and treatment, 319-340. Washington, DC: American Psycho-
logical Association.
Guirado Martínez, M.C. & Ballester Arnal, R. (2005). Relación entre
conductas alimentarias anómalas y otros hábitos de salud en niños de 11 a 14

36
ESTUDIO SOBRE EL VÍNCULO ENTRE LAS Qualitative and quantitative analysis were performed to study the
relationship between these factors. Research questions: How do

INTERVENCIONES PSICOTERAPÉUTICAS psychotherapists explain or justify their interventions within natu-


ralistic settings? Do psychotherapists implement similar interven-

Y SU FUNDAMENTACIÓN, EN tions within different rationales? Do psychotherapists implement


different interventions within similar rationales? Is the link between

TRATAMIENTOS -NO-MANUALIZADOS psychotherapeutic interventions and their rationale similar in treat-


ments for GAD, conducted by therapists adherent to the same

COGNITIVO-COMPORTAMENTALES Y theoretical framework? Is the link between psychotherapeutic in-


terventions and their rationale similar in treatments for GAD, con-

PSICOANALÍTICOS, PARA PACIENTES ducted by therapists adherent to different theoretical frame-


works?

DIAGNOSTICADOS CON UN TRASTORNO Key words

DE ANSIEDAD GENERALIZADA (TAG) Interventions Rationales Non-manualized-treatments GAD

Etchebarne, Ignacio; Gómez Penedo, Juan Martín; Genise,


Gabriel Pablo; Birger, Alejandra Yael OBJETIVO GENERAL
Universidad de Buenos Aires - CONICET El presente trabajo introduce los resultados de la prueba piloto de
la tesis doctoral del Lic. Ignacio Etchebarne. El objetivo general
de dicha tesis consiste en estudiar el vínculo entre las intervencio-
nes psicoterapéuticas y su fundamentación en psicoterapias-no-
RESUMEN manualizadas con distinto marco teórico -cognitivo-conductual o
El presente panel introduce los resultados de un estudio piloto psicoanalítico-, para pacientes diagnosticados con un Trastorno
focalizado en explorar el vínculo entre las intervenciones psicote- de Ansiedad Generalizada (TAG).
rapéuticas y su fundamentación, en tratamientos no-manualiza-
dos cognitivo-comportamentales y psicoanalíticos, para pacientes FUNDAMENTACIÓN DE LA TEMÁTICA
diagnosticados con un Trastorno de Ansiedad Generalizada Por distintas cuestiones metodológicas que no es posible desarro-
(TAG). Para la recolección de los datos, se audiograbaron 4 se- llar aquí, los modelos empíricamente validados encuentran un obs-
siones psicoterapéuticas y se condujeron entrevistas semidirigi- táculo al momento de generalizar sus resultados de investigación a
das con los terapeutas tratantes (2 cognitivo-comportamentales y las prácticas psicoterapéuticas privadas (tratamientos no manuali-
2 psicoanalistas). Las intervenciones psicoterapéuticas se anali- zados). Consecuentemente, a pesar de que este tipo de práctica
zaron con la Clasificación Multidimensional de Intervenciones Psi- psicoterapéutica es la mayoritaria tanto en nuestro país como a ni-
coterapéuticas (CMIP) diseñada por Roussos et al. (2003; 2006; vel mundial, “no tenemos idea de cómo cualquiera de los trata-
y 2008). Las fundamentaciones de los terapeutas se agruparon mientos experimentales presentes en la literatura de las psicotera-
en diferentes categorías utilizando técnicas de análisis de conte- pias empíricamente validadas se compara con los resultados que
nido. Se realizaron análisis cualitativos y cuantitativos para estu- obtienen los psicoterapeutas competentes en su práctica privada”
diar la relación entre estos factores. Preguntas científicas: ¿Cómo (Westen, Novotny y Thompson-Brenner 2005, p. 429).
explican o justifican los psicoterapeutas las intervenciones reali- En este sentido, la clave de estudiar el vínculo entre las interven-
zadas por ellos/as en contextos naturalísticos? ¿Los psicotera- ciones y su fundamentación en psicoterapias no manualizadas
peutas fundamentan en forma diferente la implementación de in- radica en cuanto a que consistiría en uno de los primeros pasos
tervenciones similares? ¿Los psicoterapeutas fundamentan en hacia la construcción de criterios de validación empírica para tra-
forma similar la implementación de distintos tipos de intervencio- tamientos psicoterapéuticos no manualizados de pacientes diag-
nes? ¿Existen similitudes en el vínculo entre las intervenciones y nosticados con un Trastorno de Ansiedad Generalizada. La fun-
su fundamentación, en tratamientos para TAG, conducidos por damentación de las intervenciones daría cuenta del proceso inter-
terapeutas adherentes al mismo marco teórico? ¿Existen similitu- no-externo por medio del cual el terapeuta sintetiza sus conoci-
des en el vínculo entre las intervenciones y su fundamentación, mientos teóricos, teorías implícitas, inferencias e hipótesis clínicas
en tratamientos para TAG, conducidos por terapeutas adherentes hasta traducirlos en acciones directas -intervenciones-, y revelan-
a distinto marco teórico? do así, el proceso por medio del cual contextualiza, estructura y
direcciona sus intervenciones psicoterapéuticas. Esto nos permi-
Palabras clave tiría comenzar a caracterizar los procesos psicoterapéuticos en
Intervenciones Fundamentaciones Tratamientos-no-manualiza- ámbitos naturalísticos, y con eso, comenzar a vincular la calidad
dos TAG de los resultados con elementos característicos del proceso tera-
péutico.
ABSTRACT
STUDY OF THE LINK BETWEEN PSYCHOTHERAPEUTIC EL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA
INTERVENTIONS AND THEIR RATIONALE IN COGNITIVE- El Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG), es un heredero
BEHAVIORAL AND PSYCHOANALYTIC NON-MANUALIZED- directo de la nomenclatura freudiana clásica denominada como
TREATMENTS FOR PATIENTS PRESENTING A «neurosis de ansiedad» (o de angustia, según la traducción), ca-
GENERALIZED-ANXIETY-DISORDER (GAD) racterizada por la presencia de angustia flotante sin evitación fó-
The following panel presents the results of a pilot study focused bica y, de hecho, originariamente figuró con dicha denominación
on exploring the link between psychotherapeutic interventions and en el DSM-III (Barlow, 2004/2002; Cía, 2002, 2007; Keegan, 2007;
their rationale, in cognitive-behavioral and psychoanalytic non- y Kessler, 2002). Durante mucho tiempo, el TAG recibió poca
manualized-treatments, for patients presenting a Generalized- atención por falta de criterios diagnósticos definidos y por funcio-
Anxiety-Disorder (GAD). For the data recollection, audio record- nar, originariamente, como categoría diagnóstica residual. Recién
ings of 4 psichotherapeutic sessions were made and semi directed en la 3ra versión revisada del Manual Diagnóstico y Estadístico
interviews were conducted with the treating psychotherapists (2 de los Trastornos Mentales se revierte esta situación y se lo posi-
cognitive-behavioral and 2 psychoanalytic). Psychotherapeutic ciona a la misma altura que los demás trastornos de ansiedad
interventions were analyzed with the Multidimensional Classifica- (Barlow, 2004/2002; Cía, 2002; Keegan, 2007; y Kessler, 2002).
tion of Psychotherapeutic Interventions (MCPI) designed by Rous- En la 4ta versión traducida y revisada del Manual Diagnóstico y
sos et al. (2003; 2006; & 2008). The therapists’ rationales were Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR) (American
grouped in different categories using content analysis techniques. Psychiatric Association, 2001) se presenta al Trastorno de Ansie-

37
dad Generalizada (TAG) como caracterizado por la presencia de que indiquen el momento lógico del tratamiento al que pertenece
ansiedad y preocupaciones diversas, ambas de carácter excesivo la sesión audiograbada (principio, desarrollo o final) y que expli-
y persistente. De acuerdo al DSM-IV-TR, dicha ansiedad y pre- quen cómo vinculan la sesión en cuestión con la conceptualiza-
ocupaciones excesivas deben presentarse durante al menos 6 ción del caso seleccionado.
meses, resultar difíciles de controlar para la persona que las pre- Las intervenciones psicoterapéuticas se analizaron con la Clasifi-
senta, y ocasionar, además, malestar personal y deterioro social cación Multidimensional de Intervenciones Psicoterapéuticas
y laboral, clínicamente significativos. (CMIP) diseñada por Roussos et al. (Roussos, Waizmann y Et-
Dentro del marco psicoanalítico, si bien tiende a considerarse a la chebarne, 2003; Roussos, Etchebarne y Waizmann, 2006; y Et-
ansiedad como un síntoma que puede presentarse en diferentes chebarne, Fernández y Roussos, 2008). Las fundamentaciones
estructuras, existe una tendencia creciente hacia la aceptación de los terapeutas se agruparon en diferentes categorías utilizan-
del diagnóstico de TAG como un cuadro psicopatológico discrimi- do técnicas de análisis de contenido. Se realizaron análisis cuali-
nable. Así, Gabbard (2002/2000, p. 280) propone lineamientos tativos y cuantitativos para estudiar la relación entre estos facto-
psicoanalíticos para el abordaje de dicho trastorno, conceptuali- res. Dada la variabilidad de la muestra se buscó identificar única-
zando a la ansiedad como una “multideterminada punta del tém- mente elementos en común entre los distintos psicoterapeutas
pano”. Por otro lado, la task force del Psychodynamic Diagnostic participantes.
Manual (PDM) (McWilliams et al., 2006) incorpora al TAG como
un «Trastorno de Personalidad Ansiosa», sosteniendo que mu- PREGUNTAS CIENTÍFICAS
chas personas actualmente diagnosticadas con un TAG en reali- ¿Cómo explican o justifican los psicoterapeutas las intervencio-
dad presentarían un trastorno de personalidad en el cual, la an- nes realizadas por ellos/as en contextos naturalísticos? ¿Los psi-
siedad es la experiencia psicológicamente organizadora[i]. coterapeutas fundamentan en forma diferente la implementación
Las estimaciones de la  incidencia anual y prevalencia del TAG de intervenciones similares? ¿Los psicoterapeutas fundamentan
han variado mucho debido al uso de metodologías variadas y a en forma similar la implementación de distintos tipos de interven-
modificaciones substanciales en sus criterios diagnósticos; no ciones? ¿Existen similitudes en el vínculo entre las intervenciones
obstante, distintos autores acuerdan en que el mismo se ubica y su fundamentación, en tratamientos para TAG, conducidos por
entre los trastornos de ansiedad más prevalentes  (Barlow, terapeutas adherentes al mismo marco teórico? ¿Existen similitu-
2004/2002; y Cía, 2002). En la población general adulta, la inci- des en el vínculo entre las intervenciones y su fundamentación,
dencia anual del TAG se sitúa entre el 1,6% y 5% aproximada- en tratamientos para TAG, conducidos por terapeutas adherentes
mente, mientras que su prevalencia varía entre el 5% y el 7%; a distinto marco teórico?
siendo la relación mujer/hombre de 2:1 (A. A. T. A., fecha de acce-
so: 05-05-2008; DSM-IV-TR, 2001; Barlow, 2004/2002; Cascardo
y Resnik, 2005; Cía, 2002; Dugas, 2008; Newman y Anderson,
2007; Monti, 2000). De acuerdo a Ruscio et al. (2007) para el NOTAS
DSM-V se está considerando flexibilizar los criterios diagnósticos [i] Dentro del marco teórico cognitivo-conductual existen autores que también
del TAG ya que un número significativo de personas que mani- proponen un perfil de personalidad en pacientes diagnosticados con un TAG
fiesta ansiedad clínicamente significativa no cumple con los crite- (para mayor información ver Cascardo y Resnik, 2005; y Vetere, Portela y
rios diagnósticos del DSM-IV-TR. De realizarse dicha “ampliación” Rodrigez Biblieri, 2007).
del diagnóstico, estos autores afirman que se duplicaría la preva-
lencia estimada para el TAG. BIBLIOGRAFÍA
Asociación Argentina de trastornos de Ansiedad (A. A. T. A.).
METODOLOGÍA DEL PRESENTE PROYECTO DE INVESTIGACIÓN (fecha de acceso: 05-05-2008). Trastorno de ansiedad generalizada. Disponible
en: http://www.ansiedad-aata.org/trastornos/t_general.html
El presente trabajo se ubica dentro del grupo de los diseños natu-
American Psychiatric Association. (2001). DSM-IV-TR. Manual
ralísticos ya que estudia sesiones de tratamientos clínicos en su
diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales - IV - Texto revisado.
contexto y formato habitual, es decir, en la forma usual con la que Barcelona: Masson, S. A.
los terapeutas trabajan en sus consultorios privados o centros clí- Barlow, D.H. (2004/2002). Anxiety and its Disorders: The Nature and
nicos de los que forman parte. Treatment of Anxiety (2da Ed.).Nueva York: The Guilford Press.
Un obstáculo para el estudio de los fundamentos subyacentes al Cascardo, E. y Resnik, P. (2005). Trastorno de ansiedad generalizada:
accionar de un terapeuta consiste en que los mismos no son ne- bases paa el diagnóstico y tratamiento del paciente con preocupación excesiva
cesariamente un fenómeno directamente visible para el observa- (1ra Ed.). Buenos Aires: Polemos.
dor externo ni para el terapeuta (o, al menos, no lo son, parcial- Cía, A.H. (2002). La ansiedad y sus trastornos. Ansiedad, pánico, fobias,
mente). Por este motivo, en la presente investigación no se estu- obsesiones, estrés y trauma. Manual diagnóstico y terapéutico. Buenos Aires:
dian los fundamentos de las intervenciones, sino, las fundamen- Editorial Polemos.
taciones conscientes realizadas por los terapeutas tratantes, Cía, A.H. (2007). Trasnorno de Ansiedad Generalizada : Actualización
después de haber implementado las intervenciones psicoterapéu- diagnóstica y terapéutica y comentarios sobre el artículo “A review of basic and
applied research on generalizad anxiety disorder”. Revista Argentina de Clínica
ticas en la sesión del caso estudiado. En este sentido, definimos Psicológica, 16(1), 29 - 33.
a la «“fundamentación” de las intervenciones», como una ra-
Etchebarne, I. Fernández, M. y Roussos, A.J. (2008). Un esquema
cionalización presentada por el terapeuta en forma de enunciado clasificatorio para las intervenciones en Terapia Interpersonal. XV Anuario de
y realizada por fuera de la sesión (off-line), en la cual éste intenta Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires.
reconstruir los criterios o principios lógicos -conscientes o incons- Año 2008. Secretaría de Investigación, Facultad de Psicología, Universidad de
cientes- sobre los que pudo haberse basado para llevar adelante Buenos Aires.
determinada intervención. Gabbard, G.O. (2002/2000). Psiquiatría psicodinámica en la práctica clínica
Para la recolección de los datos de la presente prueba piloto, una (3ra ed.). Buenos Aires: Editorial Médica Panamericana, S. A.
vez obtenido el consentimiento informado de los participantes, se Keegan, E. (2007). La Ansiedad Generalizada como Fenómeno: Criterios
Diagnósticos y Concepción Psicopatológica. REVISTA ARGENTINA DE
audiograbaron 4 sesiones psicoterapéuticas (una de cada díada
CLINICA PSICOLOGICA, 16(1), 49-55.
paciente-terapeuta) y se condujeron entrevistas semidirigidas con
Kessler, R.C. (2002/2003). Evidence that Generalized Anxiety Disorder is
los terapeutas tratantes (2 cognitivo-comportamentales y 2 psi- an Independent Disorder. En D. Nutt, K. Rickels y D. J. Stein (Comps.),
coanalistas). Durante las entrevistas se les presentó a los tera- Generalized Anxiety Disorder. Symptomatology, Pathogenesis and Management
peutas la transcripción de la sesión clínica y se les solicitó que (1ra reimpresión). London: Martin Dunitz Ltd.
indiquen el momento de la sesión que consideraban más relevan- McWilliams, N.; Caligor, E.; Herzig, A. Kernberg, O.; Shedler, J.
te en términos clínicos. Una vez realizado esto, se les solicitó que & Westen, D. (2006). Personality Patterns and Disorders P Axis. In PDM Task
fundamenten las intervenciones presentes en los 18 minutos que Force (Eds.), Psychodynamic Diagnostic Manual. Silver Spring, MD: Alliance
rodeaban a dicho momento de la sesión audiograbada (9 minutos of Psychoanalytic Organizations.
previos y 9 posteriores). Finalmente se les solicitó a los terapeu- Monti, J.M. (2000). Alteraciones del sueño en el trastorno de ansiedad
generalizada y su tratamiento [versión electrónica]. Revista de Psiquiatría del
tas que presenten su conceptualización del caso audiograbado,
Uruguay, 64(2), 286 - 300. Disponible en: http://www.mednet.org.uy/~spu/

38
revista/ago2000/suenio.pdf
Newman, M.G. y Anderson, N.L. (2007). Una revisión de la investigación COMPLEMENTARIEDAD TERAPÉUTICA
básica y aplicada sobre el trastorno de ansiedad generalizada. Revista Argentina
De Clínica Psicológica, 16(1), 7 - 20.
Roussos, A.; Waizmann, V. y Etchebarne, I. (2003). Un esquema
Y TRATAMIENTO COMBINADO.
clasificatorio para las intervenciones en Psicoterapia. Publicado en Memorias
de las X Jornadas de Investigación: Salud, educación, justicia y trabajo. Facultad LA IMPORTANCIA DE LA RELACIÓN
de Psicología, UBA, Agosto. Tomo I, 98-101. (Con referato realizado por
pares).
Roussos, A.J.; Etchebarne, I. y Waizmann, V. (2006). Un esquema
TERAPÉUTICA Y LOS FACTORES
clasificatorio para las intervenciones en psicoterapia cognitiva y psicoanalítica.
XII Anuario de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad INTERPERSONALES
de Buenos Aires. Año 2005. Secretaría de Investigación, Facultad de Psicología,
Universidad de Buenos Aires. Etchevers, Martín; Fabrissin, Javier Hernán; Caletti, Adriana;
Ruscio, A.M.; Chiu, W.T.; Roy-Byrne, P.; Stang, P.E.; Stein, D.J.; Stordeur, Marina; Muzzio, Gabriela
Wittchen, H.U. y Kessler, R.K. (2007). Broadening the Definition of
Generalized Anxiety Disorder: Effects on Prevalence and Associations with Universidad de Buenos Aires
Other Disorders in the National Comorbidity Survey Replication [NIH-PA Author
manuscript, on line]. Journal of Anxiety Disorders, 21(5), 662-676. Retrieved
on March 11th, 2009 from: http://www.pubmedcentral.nih.gov/picrender.
fcgi?artid=2475335&blobtype=pdf RESUMEN
Westen, D.; Novotny, C.M. y Thompson-Brenner, H. (2005). EBP ? En el presente trabajo se analizan algunos resultados del estudio
EST: Reply to Crits-Christoph et al. (2005) and Weisz et al. (2005). Psychological
“combinación de psicofármacos y psicoterapia en la práctica clíni-
Bulletin, 131(3), 427-433.
ca local”. Se analiza la variable “comunicación entre profesiona-
les” y se la relaciona con una revisión de conceptos de vínculo
terapéutico y alianza terapéutica como predictor de la posibilidad
de la realizar un tratamiento combinado. Se reflexiona sobre los
criterios utilizados por los profesionales para elegir un tratamiento
combinado a la vez que se postula la necesidad de afianzar des-
de la teoría un hecho que se da en la práctica que es la comple-
mentariedad entre el psicoanálisis y los avances de las neuro-
ciencias.

Palabras clave
Tratamiento combinado Vínculo terapéutico

ABSTRACT
THERAPEUTIC COMPLEMENTARY AND COMBINED
TREATMENT. THE ROLE OF THERAPEUTIC RELATIONSHIP
AND INTERPERSONAL FACTORS
In this paper we analyze some results of the “combination of psy-
chotropic drugs and psychotherapy in local clinical practice”. We
analyze the variable communication between professionals and
we related with a revision of the concepts of therapeutic alliance
and therapeutic relationship as a predictor of the possibility of con-
ducting a combined treatment. We rethink on the criteria used by
practitioners to choose a combination that is at once posits the
need to underpin a theory that in practice it is the complementarity
between psychoanalysis and the neurosciences.

Key words
Combined treatment Therapeutic relationship

INTRODUCCIÓN
El presente trabajo es una parte del Proyecto de Investigación
P412 “Estrategias de Complementariedad Terapéutica en Perso-
nas con Diagnóstico de Depresión de Sectores Sociales Medios
de la Ciudad de Buenos Aires”.
La combinación de medicación y psicoterapia así como la com-
plementariedad terapéuticas son hechos frecuentes en la práctica
clínica. Fabrissin y Garay (2003) describen los criterios utilizados
en los diferentes estudios para combinar medicación y psicotera-
pia y Garay (2008) aísla los distintos modos de combinar trata-
mientos. Por su parte, Idoyaga Molina (2002) muestra que la mo-
noterapia en la práctica actual es mas parte de un ideal de puris-
mo que de la realidad de lo que los usuarios de los sistemas de
salud realizan. Estos tratamientos complementarios o combina-
dos pueden ser de diversos tipos como por ejemplo, terapia ocu-
pacional y tratamiento ambulatorio, etc, no obstante el más fre-
cuente en nuestro medio es el de algún tipo de psicoterapia y un
tratamiento psicofármacológico. Este último es también aquel so-
bre el que se realizaron mayores estudios destinados a probar su
eficacia (Lipovetzky y Agrest, 2006). Sin embargo, hasta donde

39
sabemos no existen estudios de resultados sobre tratamiento ENTRE PROFESIONALES
combinado (TC) en Buenos Aires. Los estudios antes mencionados (Garay, Fabrissin y Etchevers
En nuestro medio profesional son muy conocidas las dificultades 2008; Garay et al 2008) han demostrado que la abrumadora ma-
que suponen estos tratamientos. Si bien son muy frecuentes tanto yoría de los profesionales atribuyen el éxito de un TC a la comu-
en la salud pública como en la medicina prepaga y en la privada nicación entre los profesionales tratantes. Tomando en cuenta
estos no son incluidos en la enseñanza formal ni en las carreras estos resultados y una breve revisión bibliográfica se pueden en-
de psicología ni en la formación del psiquiatra. fatizar aspectos relacionados con lo que podríamos llamar el vín-
  culo terapéutico. La relevancia de lo vincular, en este caso entre
¿LA SEVERIDAD O LA PATOLOGÍA COMO CRITERIO los profesionales tratantes, para el logro de los objetivos terapéu-
PARA COMBINAR TRATAMIENTOS? ticos también se encuentra presente en distintas investigaciones
Dos estudios recientes, uno realizado con 26 profesionales en acerca de la importancia de la relación interpersonal entre pacien-
formación (Garay, Fabrissin y Etchevers 2008) y otro con 260 pro- te y terapeuta para la eficacia del tratamiento. Diferentes investi-
fesionales de diferentes niveles de experiencia (Garay et al. 2008) gaciones se ocupan de como las características del vínculo tera-
han demostrado que los profesionales de la salud mental apren- péutico propician la adherencia a los tratamientos (Jiménez 2005).
den los criterios para combinar tratamientos en ámbitos informa- Por su parte, Corbella y Botella (2003) plantean que gran parte
les: la práctica clínica y el intercambio con otros profesionales. del éxito de un tratamiento psicoterapéutico depende de la rela-
Asimismo, los autores observan que la severidad y el riesgo sui- ción interpersonal entre paciente y terapeuta siendo uno de los
cida fueron los criterios más tenidos en cuenta por los psicólogos componentes esenciales de dicha relación la alianza terapéutica.
para implementar un tratamiento combinado. Por el contrario, los El concepto de alianza terapéutica y su importancia en la clínica
médicos aluden más a la patología como la razón de la inclusión es hoy tenido en cuenta por la mayoría de las escuelas y corrien-
de una combinación de tratamientos. tes psicoterapéuticas presentándose actualmente una concep-
En buena medida el predominio del criterio de la severidad para tualización un tanto distante del sesgo transferencial que atravesó
la implementación de un TC se relaciona con la formación psicoa- al concepto en un principio.
nalítica clásica que es el marco teórico predominante en nuestro Bordin (1976) define alianza como el encaje y la colaboración en-
medio. No obstante recientes desarrollos abordan la complemen- tre el cliente (paciente) y el terapeuta e identifica tres componen-
tariedad entre psicoanálisis y neurociencias y por otra parte los tes que la conforman: a) acuerdo en la tarea; b) vinculo positivo;
resultados indican que efectivamente los profesionales de orien- c) acuerdo en los objetivos.
tación psicoanalítica tratan pacientes que además de psicoterapia El punto a refiere a las acciones y pensamientos que conforman
reciben farmacoterapia. La complejidad de los procesos patológi- el proceso terapéutico, la percepción de estas acciones o tareas
cos nos confronta en nuestra práctica cotidiana con esta vincula- como relevantes son fundamentales para el establecimiento de la
ción entre lo biológico y lo subjetivo (Alvano, S. 2006). Esto puede alianza .También el acuerdo entre terapeuta y paciente respecto
deberse en gran medida al avance de la terapia analítica en cuan- a cuales son los objetivos a alcanzar con la psicoterapia, así co-
to a la diversidad de casos “atendibles”, avances en la modifica- mo compartir mutuamente confianza y aceptación son elementos
ción de la técnica y nuevos desarrollos teóricos como así también esenciales para una buena alianza. (Corbella y Botella 2003).
al menor grado de selección. Hasta hace algunas décadas los Podríamos considerar que en la medida que se establezca una
pacientes que atendían los analistas eran cuidadosamente selec- buena alianza terapéutica el paciente aceptara con mayor grado
cionados, solo tomando a los “analizables”. En un estudio realiza- de convicción y confianza la derivación a otro profesional para
do sobre miembros de la American Academy of Psychoanalysis realizar un TC, lográndose de este modo una mayor adherencia al
(Norman et al. 1986) sobre el uso de medicación psicotrópica el tratamiento acordado aumentando de esa manera las posibilida-
50% de los miembros contestó y de estos el 90% dijeron que des de éxito del proceso.
usaban medicación. Según señala Hueso (2000) esta cifra no es- Naturalmente queda abierta la cuestión -que debiera ser dirimida
tá suficientemente reflejada en la bibliografía quizás debido a que en el campo de la investigación - de si acaso la alianza terapéuti-
los psicoanalistas temen al reproche de su grupo o que los utilizan ca es en sí misma el componente curativo de la terapia o de si
por temor a los juicios por mala praxis o a las dificultades metodo- más bien, la relación crea el contexto interpersonal necesario pa-
lógicas de investigación en un proceso psicoanalítico. Los conoci- ra que otros elementos terapéuticos actúen (Horvath, 2005).
mientos neurocientíficos actuales permiten definir al sistema ner- Otro informe de gran difusión que contribuye a consolidar la idea,
vioso central como un sistema complejo, dinámico y abierto, su- entre otros aspectos quizás más arriesgados, de la importancia
perando así posturas reduccionistas (Bauleo, Alvano, 2004). Re- del buen vínculo de establecimiento temprano en el proceso tera-
ne Hen en un artículo publicado en Nature Rwviews (2004) de- péutico (Norcross y col. 1992) plantea que en buena medida éste
muestra mediante estudios que la susceptibilidad a un trastorno es un predictor del éxito terapéutico.
puede determinarse mediante la influencia combinada de factores
genéticos y ambientales, principalmente durante el inicio del de- CONCLUSIONES
sarrollo (Bross, C; Hen, R. 2004). Estos resultados contribuyen al Hemos visto que tanto la literatura empírica como las revisiones y
planteo freudiano según el cual la constitución hereditaria mas las comentarios de prestigiosos e importantes autores enfatizan la
experiencias infantiles componen la predisposición, a partir de la importancia de los factores interpersonales y dinámicos en la ad-
cual el vivenciar traumático del adulto puede desencadena la pa- ministración de un TC. La combinación de tratamientos pone en
tología. Eric Kandel quién quien ganó el premio nobel en el 2000 juego numerosos vínculos entre profesionales, con el paciente y
por su trabajo sobre “La Biología Molecular de la Memoria Guar- muchas veces sus familiares y nos parece fundamental tener he-
dada: un dialogo entre los genes y las sinapsis” publicó en el 2005 rramientas para conceptualizar y considerar estos factores en la
su libro “Psiquiatria, Psiconálisis y la Nueva Bilogía de la Mente”. práctica clínica. Por otra parte, hemos observado el contraste
Allí entre otros temas explica que la psicoterapia produce cam- existente entre la frecuencia con que el TC se administra en la
bios de larga duración en la maquinaria neuronal del paciente, de práctica clínica y la carencia de espacios de formación académica
forma similar a como lo produce la medicación. específica para adquirir los necesarios criterios para combinar tra-
Por otra parte así como cometemos un error tomando posturas tamientos. Es por ello que nos parece importante remarcar esta
extremas en contra de estos avances también podemos caer en necesidad no cubierta.
la creencia de que la medicación puede sustituir o evitarnos difi-
cultades propias de nuestra naturaleza humana, tal como lo seña-
la Glenmullen (2000) el vivir, crecer, madurar y fortalecerse no
pueden sustituirse por una pastilla por mas milagrosa que esta BIBLIOGRAFÍA
parezca. Alvano, S. (2006) Revista Sinopsis 22 (41):11-13.
Bordin, E.S. (1976). The generalization of the psychoanalytic concept of the
working alliance. Psycotherapy: Theory, Research and Practice, 16, 252-260.
LA IMPORTANCIA DE LA COMUNICACIÓN Bernardi, R (2001). La necesidad de las controversias en psicoanálisis.

40
Psicoanálisis, Focos y Aperturas. Montevideo: Psicolibros.
Corbella, S.; Botella, L. (2003). La alianza terapéutica: historia, investi- SUBJETIVIDAD Y GENITALIDAD
gación y evaluación. Anales de psicología, vol. 19 n. 2: 205-221.
Fabrissin, J.; Garay, C. (2003). Tratamientos de la depresión con apoyo
empírico y su posible combinación. Revista Argentina de Clínica Psicológica,
EN ADOLESCENTES QUE HAN SIDO
12 (1): 33-55.
Garay, C.; Fabrissin, J.; Etchevers, M. (2008). Combinación de trata-
ABUSADOS SEXUALMENTE EN LA
mientos en salud mental. La perspectiva de profesionales en formación en la
Ciudad de Buenos Aires. Memorias de las XV Jornadas de Investigación, tomo
I: 40-41. Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
INFANCIA. UNA INTRODUCCIÓN.
Garay, C.; Fabrissin, J.; Korman, G.; Etchevers, M. y Biglieri, J.
(2008). Combinación de psicofármacos y psicoterapia en la literatura científica
PARTE I
y en la práctica clínica local. 1º Premio Psiquiatría Dinámica “Celes Cármaco”
en el 15º Congreso Internacional de Psiquiatría, Asociación Argentina de Psi- Franco, Adriana Noemí; Toporosi, Susana; Brown, María
quiatras. Florencia; Estebanez, Soledad; Pedersen, Elisa; Santi,
Garay, C. (2008). Formatos de combinación de tratamientos en el abordaje
de la depresión. Publicación electrónica. Disponible en: www.depsicoterapias.
Gabriela
com Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez - Facultad de Psico-
Glenmullen J. (2000). Prozack Blacklash. New York: Simon & Schuster. logía, Universidad de Buenos Aires
Gross, C.; Hen, R. (2004). The developtmental origins of anxiety. Nature
Reviews, 5, n. 7.
Hueso, H.; (2000). Aproximación Psicoanalítica al modelo stress - diátesis de
los trastornos del humor. (Primer congreso virtual de psiquiatría, Sociedad Resumen
Española de Psiquiatría). Publicación electrónica. Disponible en: www. El trabajo presenta dos fragmentos clínicos correspondientes a dos
psiquiatria.com adolescentes de quince años que sufrieron abuso sexual intrafami-
Idoyaga Molina, A.; Korman, G.P. (2002). Alcances y límites de la aplica- liar en la infancia y los efectos psíquicos que tal suceso ocasionó.
ción del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV) Plantea los interrogantes que motivaron el deseo de investigar so-
en contextos interculturales del Gran Buenos Aires. Scripta Ethnologica, XXIV, bre esta temática, entre ellos, la necesidad o no de tratamiento
173-214.
psicológico para el niño y/o sus padres, momento pertinente para
Jimenez, J.P. (2005).La investigación empírica apoya una técnica psicoana-
lítica flexible. 44. Congreso de IPA, Río de Janeiro.
realizarlo, abordajes terapéuticos más adecuados. Se presumen
diferencias tanto en la inscripción psíquica de la genitalidad, como
Kandel, E. (2005). Psiquiatría, Psicoanálisis: la Nueva Biología de la Mente.
Washington: American Psychiatric Publishing. en que ésta sea una experiencia subjetivante, entre los adolescen-
Lipovetzky, G.; Agrest, M. (2006). Tratamientos combinados. Vertex.
tes que han padecido o no abuso sexual en la infancia. Condicio-
Revista Argentina de Psiquiatría, 17 (68): 261-262. nes psíquicas previas y posteriores al abuso sexual. Diferencia
Luborsky, L. (1976). Helping alliances in psychotherapy. En J.L.Cleghom entre situación traumática y trauma psíquico. Necesidad de realizar
(Ed), Succeessful psychotherapy, pp. 92-116. New York: tratamiento psicológico a partir de la pubertad.
Luborsky, L. (1994). Therapeutic alliances as predictors of psychotherapy
outcomes: Factors explaining the predictive success. En A.O.Horvathy L.S. Palabras clave
Greenberg (eds) The working alliance: Theory, research and practice, pp. 38-50. Abuso Trauma Pubertad Tratamientos
New York:
Norcross, J.C.; Hedges, M.; Prochaska, JO. (2002). The face of 2010: ABSTRACT
a Delphi pool on the future of the psychotherapy. Professional Psychology: SUBJECTIVENESS AND GENITALE SEXUALITY IN
Research and Practice, 33: 316-322.
ADOLESCENTS WHO HAVE BEEN SEXUALLY ABUSED
Normann, W.C.; BLUESTONE, H. (1986). The use of Pharmacotherapy in
DURING CHILDHOOD. AN INTRODUCTION. I
Psychoanalytic Treatment. Contemporary Psychoanalysis, 22: 218-234.
This work shows two fragments of clinical cases about two fifteen
Safran, J.D. y Murran, J.C. (2000). Negotiating the therapeutic alliance .A
relational treatment guide. New York: The Guilford Press. years’ adolescents victims of sexual abuse within the family and
during childhood, and the psychological effects due to such
event/s. It states the questions that motivated to investigate on the
subject, such as the need or not of psychological treatment for the
child and/or parents, the adecquate timing for the treatment and
most adecquated therapeutic methods. It is assumed that there
are some differences on the psychological inscription of genital
sexuality and the same as a genuine and singular experience
whether the adolescents have been sexually abused or not during
childhood. Previous and subsequent psychic conditions to sexual
abuse. Difference between traumatic situation and psychic trau-
ma. Need of psychological treatment subsequent to puberty.

Key words
Abuse Trauma Puberty Treatment

TESTIMONIO DE LA  CLÍNICA


1- LUZ (Lic. Florencia Brown) Al momento de conocerla, tenía
15 años. Acude a una institución comunitaria a los fines de reali-
zar un taller de capacitación. Es así que mantengo algunos en-
cuentros con la joven en el marco de su participación en la institu-
ción. Se presentaba en la mayoría de los encuentros desorienta-
da y con una demanda constante de un espacio de escucha y
contención. Vivía con su hermana -8 años mayor- y la hija de ésta
última. Tenía una actitud exacerbadamente seductora. Corporal-
mente denotaba un estado de ansiedad: se reía y se movía cons-
tantemente. Todas las veces venía con un color y corte de cabello
diferente y con aros que se colocaba ella misma en distintas par-
tes de su cuerpo. Luz mantenía noviazgos con distintos compañe-

41
ros del taller al cual asistía. Esto generaba múltiples peleas. En Estaba dispersa para estudiar. Sufría de insomnio. Les sacaba
una oportunidad relata: “la pareja de mi mamá cuando yo era chi- plata a sus papás. Le molestan mucho los ruidos. Dice que desde
quita (6 años) me tocaba y me daba plata”. Refiere que estas si- 1° año se le traba la mandíbula y no puede comer pancho, lo tiene
tuaciones de abuso sucedieron esporádicamente hasta sus 10 que aplastar todo. Todo lo del asado me da asco. No como chori-
años de edad. Aludía que no le gustaba, pero que ella aceptaba zo, me dan ganas de vomitar.
por el dinero. Se situaba como complaciente y por lo tanto respon- El “uso” teórico-clínico del psicoanálisis y la especificidad del mis-
sable en estos sucesos. En una ocasión, su hermana ve cuando mo en el trabajo con adolescentes y la confianza de Mari y su fami-
el padrastro estaba tocando a Luz. Desde entonces esta hermana lia en el espacio y trabajo analítico, me permitieron, no sólo acom-
mayor se hizo cargo de la niña, yéndose de la casa materna para pañarlos, en el difícil, doloroso pero necesario para esta familia,
vivir juntas. Inicialmente la madre negaba el abuso sexual sufrido proceso de denuncia, juicio y sentencia del abuelo como culpable
por su hija. Luego culpabilizaba a Luz por lo sucedido, diciéndole de A.S y las consecuencias familiares que ello ocasionó.
“Sos una prostituta…. Todo pasó porque aceptaste la plata”. Su Sino también y especialmente acompañarla en los trabajos de
tono de voz era serio en su relato. El mayor monto de angustia escritura psíquica de la genitalidad, con el plus de dificultad y exi-
aparecía cuando se refería a su madre. gencia que el A.S en la infancia genera. La inscripción en el psi-
En el transcurso de los encuentros mantenidos con la adolescen- quismo de la genitalidad es único garante para “hacer uso” del
te, traía y mostraba objetos nuevos (celular, zapatillas, reloj). Ca- nuevo cuerpo genitalizado y de experiencia sexual como placen-
be destacar que Luz no disponía de dinero para acceder a dichos tera e integradora de la subjetividad. Así mismo trabajamos en la
objetos ni tampoco tenía un referente que pudiese darle o com- vinculación con pares, necesaria para realizar los trabajos psíqui-
prarle. Crecían las sospechas de que la adolescente se estaba cos de adolescencia. 
prostituyendo. Al indagar el modo en que ella accedía a estas
“cosas nuevas”, se reía mucho más de lo habitual. Finalmente A MODO DE INTRODUCCIÓN
dijo “Si cuando era chiquita me tocaron y me daban plata, ahora Esta y otras/os pacientes con los que he trabajado personalmen-
también lo puedo hacer”. te, cada uno con una historia singular pero con una situación co-
  mún a todos que es haber padecido A.S en la infancia, además de
2- MARI (Lic. Adriana Franco) Tiene 15 años cuando solicita una todos los aportados por diferentes colegas en el contexto de su-
consulta con una psicóloga. A la primera entrevista llega con su pervisiones Institucionales y privadas en 32 años de recorrido
mamá que la acompaña hasta la puerta y el padre que se mantie- profesional, han generado mi interés por investigar acerca de esta
ne a distancia y no se presenta. Pregunta si puede fumar. En la temática.
casa hasta los 18 no la dejan “ojos que no ven corazón que no Simultáneamente la Lic. Susana Toporosi, también en su larga
siente “dice y se sonríe. Habla de sus hermanas de 24, 21 y 17 trayectoria en la atención de niños y adolescentes en ámbitos pri-
años. De sus expectativas en el estudio. Está inquieta, dice “es la vados, institucionales y especialmente como coordinadora de la
primera vez que voy a hablar de este tema y me pone nerviosa. Unidad de Salud Mental del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez,
No soy de hablar, la psicóloga de mi mamá seguro ya te conto. Se Área Adolescencia, se vio interpelada por su clínica cotidiana a
le llenan los ojos de lágrimas pero no llora .Le respondo que me investigar en esta temática.
contó algunas cosas pero que ella no se sienta obligada a hablar El encuentro y una conversación casual en un Congreso sobre
de ningún tema en particular. Quizás necesitaba un tiempo para Adolescencia, nos permitió descubrir que teníamos preocupacio-
poder confiarme cosas íntimas. Me mira muy fijamente y dice: te nes y posiciones similares tanto teóricas como clínicas y funcionó
voy a contar. Tenía 8 o 9 años. Estábamos viviendo en casa de como disparador de esta investigación. Luego se incluyeron al
mis abuelos. Iba a jugar a casa de una amiguita y entré al dormi- Proyecto, Soledad Estebanez, Gabriela Santi, Elisa Pedersen y
torio de mi abuelo a buscar unas muñecas. Mi abuelo estaba Florencia Brown, colegas jóvenes que aportan al mismo la frescu-
acostado y me dijo vení, acostate un ratito y me acosté. Me ma- ra de sus observaciones, el entusiasmo por la investigación y la
noseo, me daba besos en la boca y me tocaba. Me bajé de la seriedad y responsabilidad ética en el trabajo clínico y en la for-
cama, me arreglé la pollerita y salí corriendo. Yo lo requería a mi mación teórica. 
abuelo. Me angustié pero no le dije nada a nadie. Mi mamá y mi
abuela estaban en el living. Nadie se dio cuenta. Fui a lo de mi PUNTOS DE PARTIDA
amiga y no dije nada. Lloré cuando me fui a bañar. En 7° me re- Surgen interrogantes y diferencias en los Equipos de Niños y Ado-
galaron un diario íntimo. Como mis hermanas me lo buscaban y lescentes, Pediátricos, de Salud Mental, de Violencia Familiar con
me lo leían escribí por primera vez lo que me pasó con mi abuelo respecto a:
pero en clave para que no lo entiendan. Mis hermanas un día  - Considerar que el A.S implica siempre un daño psíquico en el
descubrieron la clave y lo leyeron. Me hablaron. A mi hermana, la niño abusado que exige necesariamente una intervención tera-
2° le pasó lo mismo. Ella le había escrito una carta a mi abuela péutica, y de que circunstancias del medio y recursos subjetivos
contándoselo y mi abuela se la mostró a mi mamá y no le creye- depende esta necesidad.
ron. Le dijeron... no sé que le dijeron pero no le creyeron. Si le  - El momento más adecuado para iniciarlo considerando los tra-
hubiesen creído quizás a mi no me pasaba. Soy de estar siempre bajos psíquicos por los que atraviesa el niño y el adolescente en
sola, encerrada en mi cuarto, bajo para comer. Otra cosa que me su subjetivación.
pasa, por lo que quería venir es que no puedo estar con mi papá.  - Las estrategias terapéuticas más adecuadas.
No le puedo ni hablar y me molesta que me acaricie. Me la agarré Consideramos necesario profundizar en la investigación de esta
con él. De chica era re compañera de mi papá. Quiero poder tener temática con el objeto de dilucidar si es posible describir efectos
con mi papá la misma relación que otras chicas. similares del A.S infantil, en la sexualidad de los adolescentes y
A veces se me aparece la imagen de la pieza o la cara de mi adultos cuyos datos relevamos. Si hallamos diferencias significa-
abuelo. Generalmente en pesadillas. Mi hermana no puede estar tivas en la inscripción de la genitalidad en la adolescencia de ni-
con un chico porque se le aparece la cara de mi abuelo. Yo no ñas/os que recibieron o no tratamiento psicológico o psicoanalíti-
tengo problemas para tranzar con algún chico pero no me intere- co de los que no lo recibieron.
sa estar de novia. A la mayor y a la tercera no les hizo nada. Ha- Descubrir como se enmarca la situación de A.S en cada sujeto de
blamos las cuatro y se lo escribí a mi mamá, se puso muy mal. acuerdo a condiciones intrapsíquicas e intersubjetivas previas y
Lloraba mucho y se sentía culpable. posteriores a la situación de abuso.
Yo no había contado nada porque es el único abuelo que tenemos Investigar los efectos de los abordajes terapéuticos, puestos en
y no quería hacer sufrir a mi mamá y privarlas a mis hermanas del práctica en los materiales clínicos seleccionados. Cuales de las
abuelo. Me sentía como culpable. Me preguntaba por qué yo. Por- herramientas terapéuticas utilizadas y el momento de interven-
qué había subido a la cama. A veces pensaba si lo había soñado ción, resultaron los más adecuados para minimizar los efectos
pero yo estaba segura que no, que me había pasado. Recuerdo traumáticos y propiciar condiciones de transformación psíquica
todo. Cómo estaba vestida, donde estaban las muñecas, todo que favorezcan el desarrollo subjetivo y una vida sexual saluda-
A lo largo de las sesiones va desplegando otros síntomas además ble, ligada a la experiencia de placer y a la integración de la sub-
de los mencionados: jetividad.

42
Diferenciamos situación traumática, toda situación de A.S lo es,
de trauma psíquico. El trauma no se instala como tal en el mo- SUBJETIVIDAD Y GENITALIDAD EN
mento del AS en la infancia o niñez. Tiene que haber un segundo
momento, luego de la pubertad, en que un nuevo encuentro con ADOLESCENTES QUE HAN SIDO
la sexualidad, despierta la huella de la situación vivida, resignifi-
cándola. La escena abusiva se vuelve traumática cuando el suje-
to la recuerda con una intensa carga de afectos displacenteros,
ABUSADOS SEXUALMENTE EN LA
especialmente de angustia. En Luz, Mari, como en muchas niñas/
os que lo han mantenido en “secreto” por vergüenza, temor, cul-
INFANCIA. MOTIVACIONES PARA
pa, miedo por amenazas del abusador o por no hacer sufrir a al-
guno de sus familiares, significan como sexual al abuso recién UNA INVESTIGACIÓN Y ESTADO
después de la experiencia puberal y recién en ese momento se
constituye como trauma psíquico. ACTUAL DEL CONOCIMIENTO
Nos preguntamos si en ese momento se requiere necesariamente
una intervención psicoterapéutica. 
Este es uno de los objetivos de la presente investigación.
RESPECTO AL TEMA. PARTE II
  Franco, Adriana Noemí; Toporosi, Susana; Brown, María
Florencia; Estebanez, Soledad; Pedersen, Elisa; Santi,
Gabriela
BIBLIOGRAFÍA
Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez - Facultad de Psico-
CAO GENÉ, M. (Compiladora)(2006) Abusos Excesos Violencias y Maltratos
contra Niños. Buenos Aires. Fundación San Javier logía, Universidad de Buenos Aires
FRANCO, A. “Huellas del abuso sexual incestuoso en la subjetividad” Jornadas
de Extensión Universitaria. Fac. de Psicología. U.B.A. Noviembre de 2003. En
Prensa
FRANCO, A. “Los espacios subjetivos en lo puberal y la adolescencia” en RESUMEN
Serie Eventos Científicos de Editorial APdeBA. Agosto de 2003 El trabajo presenta dos fragmentos clínicos correspondientes a
FREUD, S. (1978). “La metamorfosis de la pubertad”. En Obras Completas, una adolescente y a una púber que sufrieron abuso sexual y las
Tomo VII. Buenos Aires: Amorrortu. (Escrito original 1905) marcas de tales sucesos en la subjetividad y la sexualidad de
GUTTON, P. (1993) Lo Puberal. Buenos Aires. Editorial Paidós. ambas. Se plantean las motivaciones y el deseo de investigar so-
RODULFO, R.: Cap. IX, X, XIII, XIV, XXI en El psicoanálisis de nuevo. Bs. As. bre esta temática. Se interrogan acerca de si todo adolescente
2004. Ed. Eudeba.. que vivió un traumatismo sexual necesita un tratamiento psicote-
TOPOROSI, S. -“Clínica del Abuso Sexual en la Infancia y la Adolescencia” la rapéutico individual y cómo evaluar efectos actuales de tales su-
revista Topia, de Psicoanálisis, Sociedad y Cultura. cesos, sobre todo en la capacidad de generar vínculos subjetivan-
TOPOROSI, S. - “¿Juegos sexuales, conductas abusivas o prácticas sexuales tes con otros. Se define abuso sexual, y se diferencia de juegos
entre niños?”
sexuales. Reseña de algunos de los autores relevados y sus po-
siciones teóricas respecto a la temática: Juan Carlos Volnovich,
Sandor Ferenczi, Silvia Bleichmar, Bettina Calvi, Jorge Volnovich
y Eva Giberti.

Palabras clave
Abuso Incesto Sexualidad Subjetividad

ABSTRACT
SUBJECTIVENESS AND GENITALE SEXUALITY IN
ADOLESCENTS WHO HAVE BEEN SEXUALLY ABUSED
DURING CHILDHOOD. PART II: MOTIVATIONS TO START AN
INVESTIGATION AND PRESENT STATE OF THEORETICAL
KNOWLEDGE ON THE SUBJECT.
This work shows two fragments of clinical cases of an adolescent
and a pubescent victims of sexual abuse and the consequences
of such event/s on their subjectiveness and genitale sexuality. Mo-
tivations to investigate on the subject. Questions are made in or-
der to respond if every adolescent victim of a sexual trauma need
individual psychological treatment and how to evaluate actual ef-
fects of such events, specially in their capacity to generate genu-
ine relationships with others. Definition of sexual abuse and differ-
ence between the same and sexual playings. Brief description of
some authors studied and their theoretical positions in respect of
the subject: Juan Carlos Volnovich, Sandor Ferenczi, Silvia Ble-
ichmar, Bettina Calvi, Jorge Volnovich and Eva Giberti.

Key words
Abuse Incest Sexuality Subjectivity

TESTIMONIOS DE LA CLÍNICA
1- DANIELA (Lic. Gabriela Santi) A los17 años consultó por pa-
decer intensa angustia. Vive en un hogar por violencia familiar.
Previamente convivía con su madre, quien trabaja de prostituta;
su padrastro y cinco hermanos menores que ella. Luego de algu-
nas sesiones, Daniela recuerda que desde sus 9 años, el padras-

43
tro le solicitaba que le hiciera masajes en las piernas, a lo que Con quienes sí se la nota hiper-erotizada es con los chicos mayo-
accedía con desagrado. Refiere haberle comentado esta situa- res y los adultos varones. Se comporta de una manera muy se-
ción a una tía materna, quien le contestó que se cuidara del pa- ductora, los abraza, los mira, les pide cosas: golosinas, hebillas.
drastro. A partir de sus 13 años, el padrastro le comienza a colo- Les sonríe todo el tiempo, se les sienta encima. Si alguno se sien-
car alguna sustancia en bebidas que luego le hacía ingerir. De te incómodo y se aleja, ella lo sigue, no permite que pongan dis-
dichos episodios sólo recuerda haber estado sin ropa compartien- tancia física.
do la cama con su padrastro y que éste la obligaba a bañarse
posteriormente. Dice no tener ningún registro acerca de lo que MOTIVACIÓN PARA LA INVESTIGACIÓN
pudo haber ocurrido allí, además en los días posteriores perma- (Lic. Susana Toporosi)
necía en un estado de embotamiento y somnolencia que no le En la clínica hospitalaria, recibiendo muchas consultas de adoles-
permitía pedir ayuda alguna. Según Daniela todo esto ocurría en centes que fueron abusados en la infancia, surge la pregunta de
ausencia de su madre, quién conocía la situación y se mostraba si todos deben realizar tratamiento psicológico. Hasta el momento
celosa, acusando a su hija de provocar a su pareja. nos manejamos con la idea de que todo adolescente que vivió un
Daniela llega a una sesión preocupada, tiene que ir a declarar traumatismo sexual, necesita un espacio psicoterapéutico indivi-
ante el juez y se muestra confusa respecto de los tiempos en los dual. ¿Cómo evaluar más finamente efectos actuales, sobre todo
cuales se sucedieron los episodios de abuso sexual.  en la capacidad de crear vínculos subjetivantes con otros? ¿Qué
Dice querer ser “decente” para que los chicos la tomen en serio, pasa con los niños o aún adolescentes que no quieren consultar,
por lo cual no usa ropa escotada o corta, “mi amiga transa mu- o que no hablan de lo ocurrido? ¿Cómo abordarlos? ¿Es impres-
chos chicos, eso es indecente, por eso yo no transo con nadie”. cindible que en algún momento del tratamiento se incluya verbal-
Piensa que los hombres sólo “juegan” con las mujeres y que en mente algo en relación a la situación traumática vivida?  
una relación sexual siente que sólo complace a su novio, “cuando La investigación constituye una expectativa de tener más funda-
tengo relaciones sexuales no siento nada, me siento un juguete mentos para ciertas posiciones clínicas en el trabajo con niños y
de él, yo le pedía que no hiciéramos nada, me estaba usando adolescentes.
pero no podía salir de esa situación”. Los vínculos que Daniela
establece actualmente con algún chico que dice gustarle se ca- MOTIVACIÓN PERSONAL
racterizan por la imposibilidad de establecer con éste todo tipo de (Lic. Soledad Estebanez)
contacto físico. Justifica dicha actitud haciendo referencia a dife- El aprendizaje, la profundización, la oportunidad de formular pre-
rencias de edad, falta de tiempo o distancia. Rompiendo con di- guntas, pensar posibles respuestas, crear hipótesis, revisar ideas,
cha relación cuando el acercamiento se le torna inevitable. sostener el compromiso con la infancia y la adolescencia en épo-
2. JUANA (Lic. Elisa Pedersen) A los 10 años, ingresa a un Ho- cas donde estos casos llegan cada vez más, son los principales
gar por una denuncia, que realiza una persona, quien ve que Jua- motivos que me llevan a participar de la investigación. Con la ex-
na está siendo manoseada en la vía pública por un hijo de la pa- pectativa de que resulte un aporte a los desarrollos que existen en
reja de su madre, de 22 años. el tema, lo cual beneficiaría a los pacientes que han sufrido esa
Juana es la menor; tiene dos hermanas mujeres: Nadia, que fue situación, como así también a los equipos de profesionales que
víctima de una violación por parte del padre de Juana (que no es deben asistirlos.
el padre de Nadia). De esta violación se enteran porque Carla, la
hermana mayor, descubre la bombacha manchada. La madre, ESTADO ACTUAL DEL CONOCIMIENTO
nunca descubre ni ve los abusos hacia sus hijas, dice que no le RESPECTO DEL ABUSO SEXUAL
parece que hayan sido abusadas, y enseguida cuenta sucesos En trabajos anteriores definí al abuso sexual como la convocatoria
claramente sospechosos. No se alarma, no hace nada al respecto de un adulto a un niño o adolescente a participar en actividades
ya que no cree que sus hijas estén en algún peligro. Cuenta, muy sexuales que no puede comprender, para las que no está prepara-
naturalmente, haber sido “toqueteada” ella misma por un vecino, do su psiquismo por su nivel de constitución, y a las cuales no
siendo chica. puede otorgar su consentimiento desde una posición de sujeto. El
En las primeras entrevistas, Juana muestra una marcada imposi- adulto, o sea el agresor, usa al niño o al adolescente para estimu-
bilidad por proponer qué quiere hacer: jugar, dibujar, charlar. Su larse sexualmente él mismo, al niño o a otra persona.
modo de vincularse con los demás es a través del cuerpo, casi no Las actividades sexuales pueden consistir en cualquier tipo de
habla cuando quiere pedir algo. relación orogenital, genital o anal con el niño, o un abuso sin con-
Estando en el Hogar, tiene su menarca: no dice nada a nadie, tacto como el del exhibicionismo, voyeurismo o la utilización del
descubren que está manchada cuando se va a bañar. Es como si niño en la pornografía, la explotación sexual de niños, niñas y
no se diera cuenta de lo que pasa en su cuerpo: hay que recordar- adolescentes para la prostitución; e incluye una amplia gama que
le que se cambie, que se depile, use desodorante. Al mismo tiem- oscila entre la violación forzada y la sutil seducción.
po, varios chicos del Hogar entran en la pubertad, y el ambiente Entre niños de edad similar, para hablar de juegos sexuales, que
se erotiza. Juana es novia de uno, de otro chico, ella dice: “Soy es parte de la sexualidad infantil, ambos niños deben estar de
novia de Daniel porque él gusta de mí”. En el Grupo terapéutico acuerdo en el juego. Cuando la diferencia de edad es de varios
de chicas púberes, surge el tema de qué hacer si algún chico te años no podemos hablar de juego, ya que el niño puede asentir
quiere dar un beso, pero la chica no quiere. Juana no dice nada. pero desde un lugar de sometimiento. En el abuso, en cambio, la
Las chicas le preguntan, y ella contesta “No sé cuándo no quiero satisfacción está en tener el poder de ejercer el dominio y el so-
dar un beso”. No es que no sabe cómo defenderse, sino que nun- metimiento del otro.
ca sabe qué quiere y qué no quiere. Un día, Juana pide hablar con
la psicóloga porque se asustó mucho cuando tres chicos del Ho- SÍNTESIS DE ALGUNAS DE LAS POSICIONES
gar la acorralaron en el baño de varones. Dice que uno le dio be- TEÓRICAS RELEVADAS:
sos largos, y que otro le bajó la bombacha. Dice: “me acuerdo que Juan Carlos Volnovich plantea que el siglo XXI se conmueve
Gonzalo y Mariano -otros hijos de la pareja de la madre- me hicie- frente al escándalo del abuso sexual, no solo el ejercido sobre el
ron eso en el baño donde vivíamos con mi mamá”. Juana se asus- cuerpo de los niños sino el abuso perpetrado por el Poder Judicial
ta por todo, por lo actual y por el episodio anterior. Se le ocurre que para salvarlos los condena al lugar de víctimas, los expertos
que podría haber gritado pidiendo ayuda a una conviviente. A par- que psicologizan el delito, el maltrato periodístico que se regodea
tir de ese momento, va a repetir en todos los espacios que se en lo escabroso. Relata tres momentos en la historia del abuso
puede gritar cuando uno no quiere algo. Un día cuenta que su sexual:
papá también la tocaba, cuando ella dormía la siesta. Comienza 1) Freud plantea la teoría de la seducción. Los traumas que gene-
a recordar. Dice que a ella y a su hermana las violaron, aunque no raban la histeria había que buscarlos en la infancia. Subrayaba la
puede explicar qué es que violen a alguien. Llora mucho, se la causa externa: niño y niña como objeto de deseo.
nota angustiada muchas veces al día.Ya con once años, pasa de 2) Al presentar esto en la Sociedad de Medicina de Viena, tiene
un noviecito a otro de acuerdo a quién la deja y quién quiere ser reacciones de la comunidad científica contra él. Aún sin teoría
novio de ella, lo erótico no se juega en el terreno de los pares. para apoyarse, y agobiado, abandona la teoría de la seducción.

44
Desarrolla la teoría de la fantasía inconciente. El peso de la reali-
dad externa se desplazaba a las causas internas, y postula al ACCIDENTES EN NIÑOS
niño/a como sujetos de deseo.
3) el capitalismo actual incluye una subjetividad de mercado que Freidin, Fabiana; Slapak, Sara
supone al niño/a como sujetos y objetos de consumo. Universidad de Buenos Aires
Sandor Ferenczi sostiene: “Las seducciones incestuosas se pro-
ducen habitualmente de este modo: un niño y un adulto se aman.
El niño tiene fantasías lúdicas, y este juego puede tomar una for-
ma erótica, pero permanece siempre a nivel de la ternura. No RESUMEN
ocurre lo mismo en adultos que tienen predisposición psicopato- Este trabajo forma parte de un plan de tesis de doctorado sobre el
lógica… confunden los deseos de los niños con los deseos de tema accidentes en niños en el marco del proyecto P415 “Cambio
una persona madura sexualmente…”Los niños se sienten inde- psíquico de niños en psicoterapia psicoanalítica y capacidad de
fensos y débiles para protestar: la fuerza y la autoridad aplastante contención emocional de los adultos responsables y de los edu-
de los adultos los deja mudos, y los obliga a someterse a la volun- cadores”. Se trata de un estudio descriptivo sobre accidentes -no
tad del agresor, a adivinar su menor deseo olvidándose de sí y, provocados por terceros - en niños entre seis y ocho años, de una
por identificación, desaparece como realidad exterior y se hace población clínica, consultantes a un Servicio de Psicología Clínica
intrapsíquico (trance traumático), consiguiendo el niño mantener de niños dependiente de una Cátedra universitaria. Este estudio,
la ternura anterior. Pero el cambio significativo en el niño es la cuyo marco teórico es el Psicoanálisis, específicamente la Escue-
introyección del sentimiento de culpabilidad del adulto: el juego la Inglesa, trata de determinar la asociación entre accidentes y
aparece ahora como un acto que merece castigo. Se le rompe la particularidades de los procesos de simbolización y reparación,
confianza en el testimonio de sus propios sentidos. asociados a las posiciones del psiquismo, incluyendo el análisis
Silvia Bleichmar sostiene que la perversión es el ejercicio del de las modalidades defensivas. Los procedimientos incluyen el
goce sobre el cuerpo del otro desubjetivado, y en ese sentido análisis cualitativo de protocolos de Historias Clínicas, de Horas
plantea que el abuso sexual es el modelo mismo de la perversión, de Juego Diagnósticas y de Tests de Dibujo Libre aplicados a la
ya que es la apropiación del cuerpo del niño como lugar de goce población clínica bajo estudio. Los resultados podrán contribuir a
del adulto, sin tener en cuenta el nivel de daño que se ejerce so- mejorar el diseño de estrategias clínicas y de intervención del psi-
bre aquel en el cual se está produciendo la acción cólogo.
Bettina Calvi, sostiene que si en el abuso se produce una desin-
vestidura del Yo de la niña, en el incesto deviene desubjetivación, Palabras clave
es decir, pérdida de libidinización del Yo, descripta como un “dar Niños Accidentes Simbolización Psicoanálisis
de baja al Yo”. Cita a Eva Giberti quien define al incesto como un
delito que se caracteriza porque el padre que viola a su hija insta- ABSTRACT
la un vínculo sexual con ella que persiste en el tiempo. Lo que ACCIDENTS IN CHILDREN
lleva al abuso es la idea de que los hijos son un objeto de propie- This work is part of a plan of the thesis for de master degree about
dad del padre para su uso, y no sujetos con derechos. Todo abuso accidents in children framed under the Proyect P 415 “Psychic
es un asunto público en el que el Estado debe intervenir para change of children in psychoanalytic psichoterapy and capability
frenarlo. of emotional restrain of responsible adults and educators”. It is a
Jorge Volnovich sostiene que del lado de la subjetividad del ni- descriptive study of accidents in children -not caused by a third
ño, la hiperestimulación resultante de episodios reales de seduc- person- between the ages of six and eight from a clinical popula-
ción lo lleva a fijaciones libidinales y a una patogenización de las tion attending a of Clinical Psychological Unit for children given by
fantasías. Las consecuencias dependerán de su grado de estruc- a University Chair. This study, whose theoretical frame is the Psy-
turación simbólico libidinal. choanalysis, basically the British School, tries to determine the
Si se produce una neurosis traumática, el niño queda desestruc- association between accidents and particularities of the symbol-
turado no por un deseo sexual sino de muerte. El abuso sexual es ization and reparation processes, associated to the positions of
vivido por el yo como amenaza de aniquilamiento. Efectos a corto the mind, including the analysis of the defensives mechanisms.
y largo plazo. The procedures include the qualitative analysis of the protocols of
clinical records, diagnostic play hours and free drawing tests given
to the clinical population studied. The results will contribute to im-
prove the design of clinical strategies and the intervention of the
BIBLIOGRAFÍA psychologist.
BLEICHMAR, S. (1999) “La sexualidad infantil: de Hans a John/Joan”. Semi-
nario Hospital de Niños. Inédito. Key words
CALVI, B. (2005) “Abuso sexual en la infancia. Efectos psíquicos”. Buenos Children Accidents Symbolization Psychoanalysis
Aires. Editorial Lugar,
FERENCZI, S. (1933) ”Confusión de lenguas entre el adulto y el niño”. Obras
Completas. Editorial Spasa Calpe.
FRANCO, A.N. (2001) “Los Espacios de (en) la Adolescencia” Página Web de Los accidentes son lesiones no intencionales; provocan daño a
Clínica de Niños y Adolescentes. Fac. Psicólogía U.B.A.
las personas y ocurren en forma brusca e imprevista. Se trata de
TOPOROSI, S. (2008) “Juegos sexuales, conductas abusivas o prácticas sucesos espontáneos y episódicos que derivan en síndromes le-
sexuales entre niños? Revista Topía 54, Nov.
sionales complejos (traumatismos, fracturas, intoxicaciones, que-
VOLNOVICH, J. (2002) “Abuso sexual en la infancia”. Buenos Aires. Editorial
maduras, ahogamientos, entre otros) y que requieren de asisten-
Lumen
cia médica inmediata. Representan un problema de salud mundial
VOLNOVICH, J.C. “Para releer a Freud: a cien años de los Tres Ensayos para
una teoría sexual”. www.topia.com.ar
constituyendo la primera causa de muerte en niños de uno a cua-
tro años y adultos jóvenes y constituyen una importante causa de
morbilidad, con secuelas físicas y psicológicas; son importante
causa de erogación de recursos, en nuestro país y en el mundo.
Según Zayas Mujica toda la población entre 1 y 19 años es sus-
ceptible de padecerlos, aunque predomina en los niños entre 0 y
10 años y la mortalidad es más elevada entre los menores de
cinco. El autor señala que el perfil psicológico del niño accidenta-
do es el de un niño normal, con rasgos de hiperactividad e hipere-
motividad. Las condiciones socioeconómicas adversas y la falta
de educación impiden a los padres y cuidadores evitar riesgos. La

45
escuela constituye un importante lugar donde se producen lesio- La madre refiere que cuando la niña se golpea no dice nada, no
nes no intencionales, aún en la etapa preescolar (Zayas Mujica et pide ayuda. En la hora de juego son notorias las marcas, la tera-
al, 2007). peuta pregunta por ellas. “Me caí cuando era bebita de la hamaca”
Lafont afirma que mueren en el mundo más de un millón de niños (señala el labio inferior). Acá a los 5 años (señala el mentón) me caí
por causas accidentales que podrían haberse evitado con la pre- de la bici, me cosieron”. Muestra cáscaras en los dedos. “Me mor-
vención. Los más afectados en los países pobres son los meno- dió un perro, un cachorrito. Cuando me mordió grité. Cuando me
res, quienes tienen cinco veces más posibilidades de sufrir un lastimé con eso donde se cuelga la ropa me pegaron con la gotita.
accidente que los jóvenes de países industrializados. Se pregunta Me pusieron hielo en la frente (se señala) me salió mucha sangre”.
por aspectos ligados a la responsabilidad legal y ética; el descui- Relatará en sesiones de tratamiento que hay un banquito ubicado
do, la negligencia y la imprevisión del adulto serían determinantes junto a una ventana del primer piso de su casa.
en la producción de accidentes; es por ello que liga la problemáti- Juan, 12 años. Motivo de consulta: enuresis primaria.
ca del accidente a la del maltrato infantil (Lafont, 2007). Relatan los padres que a los 3 años puso el pie en el ascensor, se
En igual sentido, un estudio realizado en Colombia, sobre niños lastimó mucho, tuvo 2 operaciones. En la hora de juego se ven
consultantes a un Hospital Universitario, afirma que el accidente sus marcas, la terapeuta pregunta por ellas. “Esta fue en tercer
doméstico puede enmascarar maltrato infantil en una proporción grado .Está me choqué con la bicicleta. Son marquitas. Lo del pie
del 11 al 25 por ciento. Se observó en los niños una respuesta fue en la casa de mi bisabuela. Vi que algo estaba atascado en el
psicológica de exagerada labilidad y en los padres una actitud ascensor y quise sacarlo”.
que no correspondió a la gravedad de las lesiones, con incon- Julián.12 años. Motivo de consulta: mal rendimiento escolar,
gruencia en la información suministrada (Roa et al, 1999). quiere llamar la atención, es soberbio con los profesores. Refie-
Desde otra perspectiva, Poch vincula al accidente con el fenóme- ren los padres que a los dos años se metió adentro del lavarro-
no de la inmigración. Las condiciones laborales de los padres ha- pas. Metió la mano en la rejilla del balcón. Se abrió la ceja y reci-
cen que los niños queden más tiempo solos y sean más propen- bió 5 puntos. Se dio la cabeza contra el zócalo. Se partió la boca.
sos a padecer accidentes domésticos (Poch, 2006). A los 4 años se tiró del 8º escalón como Batman (Bromea el pa-
Un estudio sobre niños accidentados entre 1 a 5 años de edad, dre: “no tenía puesta la capa”). A la misma edad se comió el mer-
atendidos en un hospital de emergencia de Fortaleza (Brasil) ana- curio del termómetro. En sesión Julián dice: “me golpeé con la
liza el perfil de las familias de niños involucradas en accidentes cama, casi me mato. Me duele la espalda, me golpeé en rugby,
domésticos y comprueba que la mayoría de ellas viven en contex- me golpeé el codo”.
tos violentos con malas condiciones sociosanitarias y educaciona- Clara, 9 años. Motivo de consulta: Está muy ansiosa, come muy
les. El estudio concluye que las creencias y valores culturales inter- rápido y le duele la panza, se siente gorda, problemas de integra-
fieren en el cuidado de la salud (Xavier de Souza et al, 1998). ción con pares. Al preguntar por operaciones o accidentes en la
Un estudio epidemiológico respecto de accidentes en población entrevista a padres éstos refieren que a los cinco años la niña
pediátrica, realizado en Cuba, señala que el tipo de accidente entró a la casa corriendo, se llevó por delante el vidrio del balcón.
más frecuente son las caídas, en los niños varones entre 1 y 4 Dice la madre: “Se cortó maravillosamente donde no se ve”. A los
años de edad; los días en que se presentan mayor número de 8 años se cayó de una cucheta, se partió la cabeza, “tiene suerte”.
accidentes son los sábados por la tarde y el hogar es el lugar más En agosto se dio un golpe terrible en la vagina al entrar corriendo
frecuente de ocurrencia (Irizarri Rojo et al, 2006). a la pileta, se resbaló. Según la madre “Son botines de guerra,
Chardón y Guershanik en su análisis de una muestra de niños logros”.
accidentados en un hospital del conurbano bonaerense registran Estos breves ejemplos dan cuenta que los padres suelen no in-
que se trata mayoritariamente de varones, entre el primer año de cluir los accidentes en los motivos de consulta y cuando se refie-
vida y los cinco años y verifican que el lugar donde los accidentes ren a ellos suelen no expresar preocupación o inquietud.
ocurren con mayor frecuencia es en el hogar. Afirman que días u
horas previas al accidente, existió una situación de angustia o un MARCO TEÓRICO DEL PLAN DE TESIS
conflicto no canalizado en la familia; señalan además que han El marco teórico es el Psicoanálisis y en particular la Escuela In-
encontrado que las familias registran patrones de repetición de glesa.
accidentes (Chardón y Guershanik, 1991-1993) Freud ilustra con una serie de ejemplos los daños autoinfligidos,
En síntesis, existe una población infantil expuesta a riesgo de su- a los que caracteriza como “actos de sacrificio” frente a mociones
frir accidentes- no provocados en forma directa por terceros. No pulsionales eróticas u hostiles. Dice: “Además del suicidio cons-
se halla en la literatura investigaciones psicológicas sobre qué ti- cientemente intencionado, hay otra clase de suicidio con intencio-
po de configuración familiar, o particularidad en la constitución nalidad inconsciente, la cual es capaz de utilizar con destreza un
psíquica de los niños los haría más vulnerables a dicho riesgo. peligro de muerte y disfrazarlo de desgracia casual” (Freud,
Los pediatras y sanitaristas ponen énfasis en la necesidad de di- 1901). 
señar estrategias de prevención. En las planificaciones guberna- Dentro de la Escuela Inglesa de Psicoanálisis, Klein pone el acen-
mentales para la elaboración de estrategias preventivas no se to en el sentimiento inconsciente de culpa y la angustia, como
advierte un papel activo que pueda caberle al psicólogo, aunque consecuencia del sadismo que opera desde el comienzo de la
en las actividades reservadas al título de psicólogo figura la tarea vida en el psiquismo infantil y que lleva a los niños a caerse y
de prevención de accidentes. lastimarse, como una de las manifestaciones de una elaboración
neurótica del Complejo de Edipo. Afirma que en niños muy peque-
ANTECEDENTES CLÍNICOS DEL PLAN DE TESIS ños “estar constantemente en guerra, caer y lastimarse está es-
En mi experiencia clínica como psicoterapeuta de niños he adver- trechamente ligado con el complejo de castración y el sentimiento
tido que el accidente en niños no genera la derivación por parte de culpa” (Klein, 1926).
de maestros ni médicos, ni motiva la consulta por demanda es- Es de particular importancia el concepto kleiniano de simbolización,
pontánea de los padres. Sólo aparece como un dato accesorio en tanto en sus formulaciones primeras vinculadas al concepto de su-
la entrevista con los padres al confeccionar la historia clínica. En blimación como en las ulteriores vinculadas a la dualidad instintiva
esas ocasiones suele observarse una actitud de sorpresa o de y a la teoría de las posiciones. Con la elaboración de su teoría de-
negación en ellos, sin registrar riesgo ni gravedad o posibilidad de finitiva, Klein relaciona la simbolización con la posición depresiva y
repetición. Asimismo se observa que en las sesiones de psicote- el concepto de reparación, ligados al manejo de la propia agresión
rapia los niños con accidentes necesitan mostrar al terapeuta sus y la culpa. La reparación, en tanto restauración y recreación de los
marcas, para ser vistas y reconocidas. objetos originarios amados, atacados en la fantasía, permitirá el
A modo de ejemplos se relatan aspectos de las historias clínicas despliegue de intereses y actividades, dirigidos a personas y obje-
de cuatro pacientes: tos distintos de los objetos originales. Según la autora la culpa mo-
Ana, 7 años. Derivada por la escuela por lentitud en el aprendiza- toriza todo trabajo y constituye un incentivo para la creación y el
je, problemas de comprensión lectora y del lenguaje, dislalia y arte. Basándose en el psicoanálisis de niños pequeños, dice Klein
enuresis secundaria. que “los impulsos creadores se expresan en el dibujo, el modelado,

46
la construcción y la palabra” (Klein, 1937). actividad y finalización sin cierre adecuado; obstáculos en el sos-
En afinidad con el marco teórico, el juego, como sublimación pri- tenimiento de la actividad y finalización con cierre adecuado; obs-
vilegiada, en tanto vía regia de acceso a las fantasías inconscien- táculos en el sostenimiento de la actividad y finalización sin cierre
tes, permitirá que el analista pesquise acerca de las posibilidades adecuado ; interrupción de la actividad y finalización sin cierre;
simbólicas del niño. Asimismo, puede considerarse que el dibujo actitudes y manifestaciones emocionales predominantes; conte-
es como un juego más o equivalente a él desde el punto de vista nido temático predominante (familiar, ficcional; entre otros); tipo
conceptual en tanto un modo de expresión y producción simbólica de vínculo expresado. (Slapak, et al, 2000)
(Febbraio, 2003). Se utilizarán las categorías analíticas trabajadas en los proyectos
Estos conceptos de la Escuela Inglesa serán utilizados para el PS043 Programación UBACyT 1995-1997 y P047 Programación
análisis e interpretación del material recogido en la población clí- UBACyT 1998-2000 para llevar a cabo el análisis cualitativo del
nica bajo estudio. Test de Dibujo Libre: aceptación de la consigna; actividades; uso
del tiempo; relación con el terapeuta; materiales; modalidad de
OBJETIVOS, METODOLOGÍA, INSTRUMENTOS acercamiento al material; modalidad de utilización del material;
Y PROCEDIMIENTOS cierre de la actividad;contenido temático predominante; tipo de
El objetivo general es investigar si los niños con accidentes- no vínculo expresado; aspectos formales; tamaño; presión; simetría;
provocados por terceros- presentan particularidades que dificul- movimiento, detalles, otros recursos; conductas motoras; tipo de
tan los procesos de simbolización y reparación, asociados a las conducta inadecuada; actitudes y manifestaciones emocionales
posiciones del psiquismo, incluyendo dentro de éstas las modali- al comienzo; actitudes y manifestaciones emocionales durante;
dades defensivas. actitudes y manifestaciones emocionales al cierre.
Los objetivos específicos son:
Establecer indicadores en la hora de juego diagnóstica que den
cuenta de particularidades que dificultan los procesos de simboli-
zación y reparación, asociados a las posiciones del psiquismo. BIBLIOGRAFÍA
Establecer indicadores en el dibujo que den cuenta de particulari- Chardón, M.A.; Guershanik A. (1991-1993), Accidentes en la Infancia:
dades que dificultan los procesos de simbolización y reparación, perfil del niño en riesgo. U.B.A -PS010 -Programación 1991-1993.
asociados a las posiciones del psiquismo. Febbraio, A. (2003). Técnicas Proyectivas: Actualización en los ámbitos
Las hipótesis que orientan el trabajo son que: Clínico, Laboral y Forense. En Celener G (coordinadora) (ed), Desarrollo y
La producción de accidentes-no provocados por terceros- estaría evolución de la Evolutiva Gráfica. Criterios de Interpretación de las Pautas
Evolutivas en las Técnicas Gráficas Proyectivas (pp.109-161). Argentina: Lugar
asociada a dificultades particulares de los procesos de simboliza-
Editores.
ción y reparación en relación a las posiciones del psiquismo
Freud; S. (1915) Lecciones Introductorias al Psicoanálisis en Obras Comple-
Estas particularidades que dificultan los procesos de simboliza- tas. Tomo XV y XVI Amorrortu.
ción y reparación se asociarían al uso de mecanismos de defensa Freud, S. (1901) Psicopatología de la vida cotidiana en Obras Completas
y a vivencias de fragmentación corporal o dificultades severas en Tomo VI Amorrortu.
el reconocimiento del esquema corporal. Irizarry Rojo, G.; Riquenes Hidalgo; Reid Garmendía, R.; Arias
La población bajo estudio la constituyen los niños entre seis y Hernández, G.; Clemente Fernández, R. Epidemiologia de los acci-
ocho años, admitidos en el Servicio mencionado durante el perío- dentes en ninos que acuden al Hospital Pediátrico “Martires de Las Tunas-
do comprendido entre los meses de abril de 2008 y abril de 2009. Cuba- Revista Ciencias.com -Código ISPN de la Publicación: EEVPLKZLYPA-
Se conformará una muestra intencional con niños en cuyas histo- MIAVAWW, Tuesday 20 de June de 2006.
rias clínicas se registre la existencia de uno o más accidentes -no Klein, M. (1926). Principios Psicológicos del análisis infantil- en Amor, culpa
y reparación. Obras Completas, Tomo I. Paidós-1990.
provocado por terceros-.
A la manera de un grupo control se trabajará el material de los Klein, M. (1937). Amor, culpa y reparación en Amor, culpa y reparación. Obras
Completas, Tomo I. Paidós-1990.
niños pertenecientes a esa misma población en cuyas historias
Lafont, J R (2007) Accidentes en niños pequeños.¿Maltrato infantil? Revista
clínicas no se registren accidentes- no provocados por terceros-.
de Ciencias Médicas La Habana 2007. Vol 13.
Se investigará si existen diferencias cualitativas en cuanto al ha-
Poch, J.; Montesdeoca, A.; Hernández Borges, A.; Aparicio, J.L.;
llazgo de particularidades que dificultan los procesos de simboli- Herranz, M.; López Almaraz, R.; Mateos, M. (2006)-Anales del Sistema
zación y el uso de mecanismos de defensa entre los niños que sanitario de Navarra, Vol 29, Supl 1,Pamplona, pp 35-47.
sufrieron accidentes- no provocados por terceros y los niños que Roa, J.; González, L.; Herrera, J.; Vigoya, J.. (1999).Accidentes do-
no los sufrieron. mesticos y maltrato en niños. Biblioteca virtual en saúde. Med. fam.
Instrumentos                                                   (Caracas);7(1):13-20, ene.-jun. 1999.
Protocolos de historias clínicas. SlapaK, S.; Cervone, N.; Luzzi, A.M.; Passalacqua, A.; Menestrina,
Registros observacionales textuales de horas de juego diagnósti- n.; Simonotto, Teresa; Padawer, m.; Ramos, l. ; Rodriguez Nuñez,
cas confeccionados por observadores no participantes, según el m.v.; Nuñez, a.m. (2000) Estrategias asistenciales e investigación sobre
conductas violentas en niños ecolarizados entre 6 y 12 años. Revista de Psi-
formato estandarizado y utilizado en investigaciones de la cátedra cología Vol. XVIII, 1, 2000. Pontificia Universidad Católica de Perú.
(Proyectos P062, Programación UBACyT 2001 - 2003 y P051,
Xavier de Souza, L.; Oliveira Queiroz, M.; Teixeira Barroso, M.-
Programación UBACyT 2004-2007, P047 Programación UBACyT La estructura familiar de niños accidentado en Revista Cubana de Enfermería,
2008-2011; P415 Programación UBACyT 2008-2010). 1998; vol 14 3/98(3):209-18.
Test de Dibujo libre. Zayas Mujica, R.; Cabrera Cárdenas, U.; Simón Cayón, D. (2007)-
Child Behaviour Check List de Ackenbach ¿Accidentes infantiles o lesiones no intencionales? Revista Cubana de Pedia-
Para el análisis cualitativo de las horas de juego diagnósticas se tría, vol.79 n.1 La Habana r
utilizan categorías analíticas, códigos y subcódigos que confor-
man la 13º versión del Manual de códigos, producto del trabajo de
“codificación abierta” de los proyectos de investigación menciona-
dos. Se pondrá énfasis en los códigos de las familias encuadre
terapéutico, tipos de acción, tipos de acting-in, tipos de dibujo, ti-
pos de juego, tipos de verbalización, tipos de relación con tera-
peuta, tipos de transformación en pacientes, usos del espacio. Se
utilizarán ad-hoc indicadores de hora de juego ya probados en
investigaciones anteriores: separación del adulto; actitudes frente
al encuadre de trabajo (comprensión de las consignas); acepta-
ción de las consignas (total; parcial; entre otros); actividad; uso
del tiempo; uso de materiales; modalidad de acercamiento al ma-
terial; modalidad de utilización del material; sostenimiento de la
actividad y finalización con cierre adecuado; sostenimiento de la

47
ANUDAMIENTOS Y DESANUDAMIENTOS nudo, es decir, como aquello que viene a compensar un error, una
falla del anudamiento, lo cual está dado estructuralmente por la
ausencia de relación sexual. A partir de la topología de nudos in-
EN LA HISTERIA A PARTIR DEL CASO troducida, y planteando a la neurosis como anudamiento borro-
meo de los registros real, simbólico e imaginario, ubica -en el Se-
DORA minario 23- al sinthome como un cuarto redondel de cuerda que
viene a operar anudando los tres registros sueltos, cumpliendo
Galiussi, Romina esa función -en la neurosis- el complejo de Edipo, el nombre del
padre o la realidad psíquica. Asimismo, un año antes -en el Semi-
Universidad de Buenos Aires
nario 22- señala que tanto la inhibición, la angustia como el sínto-
ma pueden venir a funcionar de igual forma operatoria, es decir,
operar como cuartos elementos que anudan la estructura -lo cual
RESUMEN será retomado luego, a fin de poder ubicar la función de los sínto-
El presente trabajo se inscribe en el proyecto “El sinthome en las mas, particularmente en este caso.
neurosis: abordajes de las neurosis en el último período de la Respecto de lo expuesto, nos ha resultado interesante tomar esta
obra de Jacques Lacan (1974-1981)”*, propuesto para la progra- noción, a fin de poder indagarla en relación con el caso de Dora
mación UBACyT acreditada para el bienio 2008-2010. Aborda un ya que, al comenzar el historial, Freud señala que dentro de la
aspecto del mismo, el que concierne al examen de la neurosis coyuntura familiar “la persona dominante era el padre, tanto por
histérica en los desarrollos nodales de esa última fase de la ela- su inteligencia y sus rasgos de carácter como por las circunstan-
boración de Lacan. Específicamente, se examinarán las propues- cias de su vida, que proporcionaron el armazón[iii] en torno del
tas lacanianas relacionadas con los encadenamientos y desenca- cual se edificó la historia infantil y patológica de la paciente”[iv].
denamientos histéricos, tomando como base la noción de sintho- Partimos de esta cita entonces, en la medida en que la misma
me introducida precisamente en aquel período final de su obra. encuentra cierta continuidad con aquello que Lacan sostiene en el
Abordaremos aquí dicha perspectiva, tomando para ello el caso Seminario 24 respecto de aquello que otorga estabilidad a la neu-
freudiano de Dora en tanto paradigmático de esta estructura. rosis histérica, ya que la misma se encuentra sostenida “por una
armadura, distinta de su consciente, y que es su amor por su
Palabras clave padre”[v]. Justamente, el término en francés armature designa allí
Histeria Sinthome Padre Femineidad al armazón que otorga una singular consistencia al sujeto histéri-
co. A partir de ello es pasible afirmar que, el lugar del padre y,
ABSTRACT fundamentalmente, el amor al padre y su armazón, operan impi-
HYSTERICAL LINKAGES AND UNCHAINING diendo que los registros imaginario, simbólico y real se suelten, es
FROM DORA´S CASE decir, teniendo función de sinthome[vi].
The present work is register in the project “The sinthome in neuro- Es pasible ubicar en este tiempo una singular compensación del
ses: neuroses´ developments in the last period of Jacques Lacan´s lapsus, vía la armazón construida en relación al padre y, particu-
work (1974-1981)”, proposed for the programming UBACyT 2008- larmente, en torno y por la vía de sus síntomas, ya que “de esta
2010. It approaches an aspect of that project, the one that con- familia -la paterna- le venían tanto sus dotes y su precocidad inte-
cerns to the exam of the hysterical neurosis in the nodal develop- lectual cuanto su disposición a enfermar”[vii]. A su vez, Lacan re-
ments of that last phase of Lacan´s work. We will specifically ex- toma esto al destacar la importancia de la identificación con el
amine his proposals connected with the hysterical linkages and padre “que ha favorecido la impotencia sexual de éste… Esta
unchaining, starting from the sinthome´s notion introduced in that identificación se transparenta en todos los síntomas de conver-
final period of his work. We will board this perspective from Dora´s sión presentados por Dora”[viii]. Destacaremos aquí el síntoma
case, as paradigm of this structure. de la tos, el cual revela la identificación con el padre y figura a la
vez su impotencia, ya que, tal como sostiene Lacan, ella tose allí
Key words donde su padre -un hombre sin recursos- chupa.
Hysteria Sinthome Father Femininity En relación con los síntomas -y tal como ha sido anticipado-, en el
Seminario 22 Lacan destaca otro ternario freudiano, conformado
por la inhibición, el síntoma y la angustia, en tanto pasibles de
operar como modos de anudamiento -sin dejar de lado por cierto
INTRODUCCIÓN sus anteriores lugares en lo atinente al desanudamiento -es decir,
La histeria -tal como lo demuestra la nosología freudiana retoma- la concepción que supone pensar a la angustia, al síntoma y a la
da por Lacan-, se ubica dentro del campo de las neurosis -junto inhibición como formas de desestabilización. Si pensamos aquí
con las fobias y la neurosis obsesiva. Ahora bien, dentro de lo que en el síntoma de la tos, podemos afirmar que el mismo funciona
conforma la unidad de la estructura neurótica, cabe destacar la de manera sinthomática, al permitir un lazo al otro por la vía de la
diferencia existente entre las mismas, ya que cada una de ellas identificación. En Dora, podemos inferir que es vía el acopio de la
comporta a la vez una estrategia y delimitación particulares -lo tos espasmódica característica de su padre y una afonía que apa-
cual constituirá el plan de trabajo para el próximo bienio en el recía en intervalos, como ella se mantiene en este tiempo “anuda-
marco del Proyecto de investigación mencionado. De todos mo- da”. Es decir, en este primer tiempo nos interesa ubicar tanto a la
dos, aquí nos ocuparemos solamente de aquello atinente a la his- armadura del amor al padre, así como también al síntoma, la
teria y a sus particulares formas de encadenamientos y desenca- identificación y el fantasma, todos ellos operando en función de
denamientos. A tales fines, intentaremos abordar esta temática sinthome, nominando y permitiendo la compensación y estabili-
aquí a partir del caso Dora[i], en tanto paradigmático de la mis- dad del sujeto, en tanto ella construye sus síntomas en relación al
ma. Otro en su fantasma, ya que mediante su tos figura la fantasía
oral que involucra a su padre y a la Sra. K, delimitando el ternario
1. La armadura del amor al padre como sinthome propio de esta estructura.
Momento previo al desencadenamiento en Dora Si bien afirmamos aquí la conformación de diversos síntomas, no
La noción de sinthome surge como tal en la última parte de la en- hablamos aún de un desencadenamiento de la neurosis propia-
señanza de Lacan, a partir de la conferencia y el seminario dedica- mente. Cabe señalar que este último no acontece sino en la famo-
dos a James Joyce[ii]. En relación con nuestro desarrollo, resulta sa escena del lago con el Sr. K, allí donde él le hace saber de sus
importante señalar que, si bien allí se trata de un caso de psicosis, intenciones a la vez que le afirma que su mujer no significa nada
dicha noción no resulta privativa de esa estructura, pudiéndose para él[ix]. Momento en el cual Dora pasa al acto -según lo ex-
aplicar asimismo para el campo de las neurosis -tal como es pasi- puesto en el Seminario 10, en la medida en que se produce una
ble hacerlo en función de los desarrollos del Seminario 24. caída de la escena-, dándole una bofetada y comenzando con lo
La noción de sinthome es definida como reparación del lapsus del que Lacan ha llamado “un pequeño síndrome de persecución…

48
ella reivindica”[x], allí donde la única idea fija -aquellos pensa- nino de sí como Otro, lo cual involucra la dimensión de cierto arre-
mientos hipervalentes señalados por Freud- consistía en obligar a bato y extravío. Justamente, se trata del otro lado de dichas fór-
su padre a que abandone su amistad con los K, principalmente, mulas, el lado derecho, que implica un más allá del goce fálico,
su relación con la Sra. K[xi]. permaneciendo por ello la mujer no-toda allí, en tanto el goce fe-
menino constituye “el esfuerzo de un goce envuelto en su propia
2. Particularidades del desencadenamiento en Dora contigüidad”[xxii]. Bien distinta de ello es la perspectiva de lo
Antecedentes de la noción de sinthome igual, de lo mismo que sostiene la posición de la histérica ubicada
Respecto de este segundo momento -a partir de la escena del del lado hombre, ya que no utiliza a este como relevo para acce-
lago-, podemos sostener que el mismo constituye claramente el der a esa dimensión Otra, sino que se identifica con él, para des-
antes y el después que delimita como tal un desencadenamiento, de allí contemplar a la Otra, tal como puede observarse en el caso
allí donde sucumbe lo que sostenía estable a la estructura, donde en relación con la fascinación que le despertaba el cuerpo blan-
“el equilibrio de la situación se rompe”[xii], desanudando los regis- quísimo de la Sra. K, como con aquella imagen de la Madonna
tros y generando como efecto -tal lo que acontece en este caso-, Sixtina de Dresde frente a la cual permaneció horas[xxiii].
un momento de locura[xiii], de enloquecimiento, al producirse la Retomando la fuente que constituye un antecedente fundamental
caída de las respuestas que anteriormente mantenían el anuda- en lo que concierne a nuestro desarrollo, en el Seminario 3 Lacan
miento. sostiene que “volverse mujer y preguntarse qué es una mujer son
Resulta pertinente retomar estas ideas que Lacan desarrolla en el dos cosas esencialmente diferentes. Diría aún más, se pregunta
Seminario 3, en la medida en que constituyen claros anteceden- porque no se llega a serlo y, hasta cierto punto, preguntarse es lo
tes de sus desarrollos posteriores -principalmente, aquellos ya contrario de llegar a serlo”[xxiv]. En relación con esto y lo anterior-
señalados, correspondientes a años ´70- con respecto a la esta- mente dicho, podemos sostener que es posible delimitar diferen-
bilización y a los desencadenamientos de una estructura. Efecti- tes posicionamientos respecto de lo femenino, ubicando a la his-
vamente, la neurosis se sirve de diversos para caminos para no teria en su queja y denuncia sobre la ausencia de una identidad
confrontarse con la falta de respuestas, es decir, con la falta en el femenina y responsabilizando de ello al padre -ya que idealmente
Otro. Así, podemos sostener que tanto la trama fantasmática, co- éste sería el único que podría brindarla- y su insuficiencia, a la
mo las identificaciones y los síntomas -tal como se observa clara- cual la histérica tiende a reparar o a desafiar, exigiendo que el
mente en el grafo del deseo- vienen a operar como respuestas al falo pueda dar un signo de la identidad femenina. Así, “la histérica
punto donde no la hay, funcionando en tanto tales, de manera se aterra porque debajo de la máscara de la falicización de la
sinthomática, tal como lo situamos anteriormente, ya que esa es imagen del cuerpo, no haya sino “eso”, es decir, lo real orgánico a
la perspectiva de continuidad que nos interesa destacar. Es decir, lo que se reduce el cuerpo desexualizado”[xxv]. De este modo, en
poder hacer una lectura retroactiva entre los antecedentes y su su búsqueda de una identidad femenina denuncia el semblante
última teorización. de la máscara fálica, pero al hacerlo no encuentra aquella sino un
Asimismo, y a los fines de nuestro desarrollo sobre la histeria y real asexuado del cuerpo, requiriendo por ello nuevamente dicho
sus estrategias de anudamientos y respuestas, podemos incluir semblante y el anudamiento sinthomático que comporta la arma-
aquello que se ubica entre la primera clínica de Lacan -desarrolla- dura del amor al padre, como respuesta al lapsus de la estructura
da propiamente en los años ´50- y las elaboraciones surgidas a que comporta la ausencia de relación sexual. Como consecuen-
partir de la topología de nudos. Remite justamente a lo trabajado cia, se mantiene en tanto excepcional que sostiene -tal lo afirma-
en las fórmulas cuánticas de la sexuación en el Seminario 20[xiv]. do por Lacan en el Seminario 17[xxvi]- la insatisfacción y el goce
Allí se afirma que las mismas constan de dos lados pasibles de en la privación, esto es, en el goce de gozar demasiado poco co-
elección: el lado izquierdo, aquel donde prevalece la lógica fálica mo modo de respuesta, suponiendo la existencia de un “goce to-
del todo y la excepción, el lado hombre; rigiendo, por otra parte, la do” en la “otra mujer”. De este modo, su posición “se desdobla en,
lógica del no-todo para el lado femenino. Como consecuencia de por una parte, castración del padre idealizado…, y, por otra parte,
esta delimitación, ubicará a la histeria y su pregunta por lo feme- privación, asunción por parte del sujeto, femenino o no, del goce
nino del lado izquierdo de las mismas, ya que ella “no se toma por de ser privado”[xxvii]. Cabe señalar que esta estrategia, a la vez
la mujer”[xv]. De este modo, “hace de hombre”[xvi], es decir, pre- que sostiene su pregunta por lo femenino, imposibilita el desplie-
valece en tanto hommosexuelle[xvii], bajo un goce norme mâle gue de la misma en su hacer de hombre y en la estabilidad que
-norma macho-, a partir de la pregnancia de la función fálica vía la comporta la respuesta fantasmática. En este caso, la que le con-
identificación viril que soporta. Todos términos estos que desta- fiere a la mujer el estatuto de algo “a ser chupado” -conforme a la
can su cercanía con el lado hombre en este sentido. En relación matriz imaginaria que comporta la escena infantil con su herma-
con ellos, es importante señalar que se intenta poner de relieve, no, la cual le otorga una razón, una medida respecto del significa-
no ya la moción de amor ginecófila que daría cuenta de una ho- do que tienen para ella el hombre y la mujer[xxviii], quedando
mosexualidad latente -tal la perspectiva planteada por Freud[xviii]-, esta última anudada vía la identificación en esa pregnancia de la
sino una vertiente en donde prevalece su posición del lado hom- oralidad. Del mismo modo que sus síntomas, los cuales figuran
bre para encarar su pregunta por el enigma que comporta lo fe- una fantasía sexual de esa índole, como asimismo la armadura
menino. del amor al padre, en la doble vertiente de su impotencia e ideali-
De modo que, a fin de poder dar cuenta del desencadenamiento zación. Todas ellas operan como formas de respuesta sinthomáti-
en Dora, como así también de ubicar, a partir del caso, la continui- cas que previenen del encuentro con el punto real de la estructura
dad existente entre los diversos momentos de la enseñanza de en el cual lo simbólico no responde y que desestabiliza su unidad,
Lacan señalados, podemos sostener que cuando el Sr. K formula aquel señalado -tal como ha sido mencionado- por la pregunta
esos dichos, hace caer la armadura sostenida, en ese ternario por lo femenino[xxix].
conformado por ella y su pregunta identificada con el hombre -el
padre ideal y sus subrogados, ya que “cuando su pregunta cobra 3. Dora, el sinthome y su ratificación
forma bajo el aspecto de la histeria le es muy fácil a la mujer ha- En este desarrollo, hemos tomado el caso de Dora en tanto para-
cerla por la vía más corta, a saber, la identificación con el digma de aquello que a la neurosis histérica se refiere. Abordando
padre”[xix]. Falta aún el otro elemento del ternario: la otra mujer la diacronía del historial, hemos ubicado las diversas estrategias,
que encarna el misterio, en tanto la histérica se rehúsa a que esta es decir, las formas de anudamientos y respuestas que otorgarían
caiga y ella avenirse a ese lugar, ya que “si ella no ha renunciado una estabilidad a la estructura, esto es, el síntoma, el fantasma, la
a algo, es decir, es precisamente al falo paterno como objeto de identificación, el goce de la privación y la armadura del amor al
don y es por eso que no puede concebir nada subjetivamente padre, todas operando aquí en función de sinthome; y, por otra
hablando que vaya a recibir de otros, es decir de otro hombre”[xx]. parte, de qué modo la caída o puesta en cuestión de las mismas
Avenirse a ese lugar Otro es lo que le permitiría ser Otro para si da lugar al desencadenamiento, ubicado en el caso allí donde el
misma -tal como se sostiene en Ideas directivas para un congreso ternario estructurante ya no se sostiene, tal como acontece en la
sobre la sexualidad femenina[xxi]; lo cual ubicaría la dimensión de escena en el lago con el Sr. K. Asimismo, intentamos dar cuenta
lo hétero, la alteridad radical, la diferencia que radica en lo feme- del lugar de lo femenino y del posicionamiento de la histeria al

49
respecto, la cual se mantiene a resguardo preguntando sobre ello Freudiana, Buenos Aires, 1984, p. 35.
por la vía yoica y respondiendo mediante las diversas formas ubi- [xvii] Palabra escrita con doble m a fin de destacar justamente su cercanía con
cadas, siendo otra -la Sra. K en este caso- la que goza en forma el término hombre en francés.
“absoluta”, mientras ella se priva, dando cuenta a la vez de este [xviii] Cf. Freud, S.; “Fragmento de análisis de un caso de histeria” en Obras
modo particular de goce. Cabe señalar que, desde la perspectiva Completas, Amorrortu Editores, T. XVII; Buenos Aires, 1992, p. 105.
del tipo clínico, estas son las vías a las que precisamente el aná- [xix] Lacan, J.; El Seminario, Libro 3: “Las psicosis”, Paidós, Barcelona, 1984,
lisis intenta conmover, permitiendo que el despliegue de la pre- p. 254.
gunta tenga lugar a los fines de modificar la posición subjetiva [xx] Lacan J.; El Seminario, Libro 4: “La relación de objeto”, Paidós, Barcelona,
1994.
mantenida al respecto. Tal como afirmamos, esto no ha podido
[xxi] Lacan, J. “Ideas directivas para un congreso sobre la sexualidad femeni-
efectuarse en este caso y tal es el error que Freud se endilga.
na” en Escritos 2, Siglo XXI Editores, Buenos Aires, 2002, p. 720.
Nada se ha rectificado y Dora ha permanecido, por así decirlo, fiel
[xxii] Lacan, J.; op. cit., p. 714.
a esas formas de respuesta sinthomadas durante toda su vida,
[xxiii] Asimismo, se destaca su asistencia a las conferencias para damas y la
ratificándolas, si tomamos las entrevistas que la misma tiene con
lectura de Mantegazza -sugerida justamente por la Sra. K-, lo cual da cuenta
F. Deutsch veintidós años después de su primer análisis, dando de la dimensión del saber que se pone allí en juego. Ello es así en la medida
cuenta -a pesar del cambio en la coyuntura actual- de la pregnan- en que la histeria necesita de ese hombre mediador para mantener su pregun-
cia de aquella matriz fantasmática, de la identificación viril -ahora ta desde ese lugar, esto es -tal como afirma Lacan-, “por los oficios de un
con su hijo, al cual espera a su regreso de su salida con mujeres-, hombre de paja, sustituto del otro imaginario en el que se ha enajenado menos
el permanente lazo a su impotente padre, como así también su que ha quedado ante él detenida”. Lugar frente al cual detiene el despliegue
de su pregunta y que ha sido ocupado por todos los hombres del historial con
queja, su insatisfacción y la incesante tos, entre otros nuevos sín- los que se ha identificado; identificaciones viriles que en determinado momen-
tomas. to se han puesto en cuestión y el lapsus se produce entonces por el “cese de
una reparación”, tal como propone pensarlo Fabián Schejtman, generando -tal
como mencionamos- el fallo en la cadena, el desencadenamiento. Resultan
muy interesantes al respecto las interpretaciones freudianas de los dos sueños
que la paciente refiere durante el tratamiento. El primero, aquel en donde su
*Proyecto de Investigación UBACyT P 022. Director: Fabián Schejtman. Co-
padre la salva del incendio, poniendo a resguardo su alhajero, dando lugar a
Director: Claudio Godoy
este refugio en el padre, en este armazón, a fin de defenderse de K. Como
contraparte, el segundo sueño sitúa la muerte del padre y el abandono y la
NOTAS indiferencia de la misma hacia él. Rasgos estos últimos que se juegan también
[i] Cf. Freud, S.; “Fragmento de análisis de un caso de histeria” en Obras a nivel de la transferencia, allí donde la paciente abandona a Freud marchán-
Completas, Amorrortu Editores, T. XVII; Buenos Aires, 1992. dose con la sonrisa de Gioconda, tal como afirma Lacan. Al respecto, es posi-
ble afirmar que, al comienzo, Freud opera en forma sinthomática allí donde
[ii] Cf. “Joyce el síntoma 1 y 2” -en Uno por uno, 44 y 45, Eolia, Buenos Aires, aloja su verdad, permitiendo cierto anudamiento vía las inversiones dialécticas
1997- y El Seminario, libro 23: “El sinthome” -Paidós, Buenos Aires, 2006. -señaladas por Lacan en Intervención sobre la transferencia- que posibilitan la
[iii] El subrayado es nuestro continuidad del tratamiento. No obstante, la interrupción se produce como
[iv] Freud, S.; “Fragmento de análisis de un caso de histeria” en Obras Com- consecuencia de no haber podido permitir el despliegue de la pregunta debido
pletas, Amorrortu Editores, T. XVII; Buenos Aires, 1992, p. 18. a sus propios prejuicios -los de Freud, es decir, la llamada contratransferencia
para Lacan[xxiii]-, al insistir en dirección al Sr. K, pudiendo ver, ya tarde, el
[v] Lacan, J.; (1976-77) El seminario, libro 24: L’insu que sait de l’une-bévue
lugar de lo femenino, la adoración de un misterio[xxiii], allí encarnado por la
s’aile à mourre, clase del 14-12-76, inédito.
Sra. K.
[vi] En Dora, es efectivamente este lazo al padre lo que insiste a lo largo del
[xxiv] Lacan, J.; El Seminario, libro 3: “Las psicosis”, Paidós, Barcelona, 1984,
historial, aunque de diversas formas. En un primer momento, ubicamos a
p. 254.
Dora sumida en ese cuarteto conformado por ella, su padre y el matrimonio K.
Dicha unión se mantiene durante años, sin que nada de ello haga mella en la [xxv] André, S.; “¿Qué quiere una mujer?, Siglo XXI editores, Buenos Aires,
paciente, ni siquiera el hecho de saber que su padre mantenía una relación 2002, p. 116.
pretendida secreta con la Sra. K. Pretensión imposible ya que todos lo sabían, [xxvi] Lacan, J.; El Seminario, libro 17: “El reverso del psicoanálisis”, Paidós,
hasta Dora, que actuó muy cómodamente como cómplice, no poniendo ningún Barcelona, 1992.
tipo de reparos a la misma. [xxvii] Lacan, J.; op. cit., p. 104.
[vii] Freud, F.; op. cit., p. 19. [xxviii] Cf. Lacan, J.; “Intervención sobre la transferencia” en Escritos 1, Siglo
[viii] Lacan, J.; “Intervención sobre la transferencia” en Escritos 1, Siglo vein- veintiuno editores, México, 1984, p. 210.
tiuno editores, México, 1984, p. 208. [xxix] Cf. Galiussi, R.; “El concepto de no-todo y el goce femenino” en Memorias
[ix] El subrayado es nuestro. de las XV Jornadas de Investigación - Cuarto Encuentro de Investigadores en
[x] Lacan, J.; El Seminario, Libro 3: “Las psicosis”, Paidós, Barcelona, 1984, Psicología del MERCOSUR. “Problemáticas actuales. Aportes de la investiga-
pp. 132-133. ción en Psicología”. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología. ISSN
1669-5097. Buenos Aires, 2008. Tomo I, p. 37-39.
[xi] A la vez, presentaba signos de desazón y alteración del carácter que la
llevaba a confrontar con sus padres y evitar el trato social. No obstante, cuan-
do su estado mejoraba, asistía a conferencias para damas. Por otra parte, otro BIBLIOGRAFÍA
de los medios para lograr su propósito fue redactar una carta en la cual se André, S. (2002). “¿Qué quiere una mujer? Buenos Aires: Siglo XXI edito-
despedía de todos debido a lo insoportable que era su vida. Aunque no le res.
otorgaba credibilidad, esto alertó a su padre, quien precipitó la consulta con
Freud, negando la supuesta relación con la Sra. K y encargándole que procu- Freud, S. (1992). “Fragmento de análisis de un caso de histeria” en Obras
re poner a su hija en buen camino. Cuando la muchacha comienza el trata- Completas. Buenos Aires Amorrortu Editores, T. XVII.
miento, da cuenta de una verdad diversa a la del padre, la cual, no obstante, Galiussi, R.; “El concepto de no-todo y el goce femenino” en Memorias de
Freud aloja. Refiere que ha sido utilizada como un objeto de intercambio -con- las XV Jornadas de Investigación - Cuarto Encuentro de Investigadores en
tinuando la serie, podemos decir, de permuta de regalos que circulaban entre Psicología del MERCOSUR. “Problemáticas actuales. Aportes de la investiga-
ambas familias-, siendo entregada al Sr. K. Ahora bien, Freud tiene una singu- ción en Psicología”. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología. ISSN
lar intervención al respecto, al sancionar la complicidad de Dora durante todo 1669-5097. Buenos Aires, 2008. Tomo I, p. 37-39.
ese tiempo, como así también su silencio frente a una escena anterior en Godoy, C.; Mazzuca, R. y Schejtman, F.: “El amor al padre y la estabili-
donde el Sr. K la había besado y que, no casualmente, ocasionó la formación dad histérica en la primera enseñanza de J. Lacan”. En Anuario de Investiga-
de diversos síntomas, también operando en función de sinthome al permitir la ciones, Secretaria de Investigaciones, Facultad de psicología, UBA, T. III, año
continuidad del funcionamiento del cuarteto. 2004 y GODOY, C; “La armadura histérica y sus fracasos”, en Memorias de la
[xii] Lacan, J.; El Seminario, Libro 3: “Las psicosis”, Paidós, Barcelona, 1984, XII Jornadas de Investigación. Primer Encuentro de Investigadores en Psico-
p. 132. logía del MERCOSUR: “Avances, nuevos desarrollos e integración regional”,
[xiii] Lo cual supone pensar justamente a las locuras como un fenómeno tran- Ed. Secretaria de Investigaciones, Facultad de psicología, UBA, Volumen III,
sestructural y no privativo de las psicosis. Bs. As., 2005, p. 88-90.
[xiv] Si bien comienza a hacerlo tanto en El Seminario. Libro XVIII: “De un Godoy, C.; “La histeria histórica”. En Memorias de las XIII Jornadas de inves-
discurso que no fuese del semblante” -inédito-, como en su escrito “El atolon- tigación. Segundo Encuentro de Investigadores en psicología del MERCOSUR:
dradicho” -en Escansión, Buenos Aires, Paidós, 1984, Nº 1, 15-69-, es aquí Paradigmas, Métodos y Técnicas, Secretaría de Investigaciones, Facultad de
donde se ocupa de desarrollar esta temática en detalle. Psicología, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, Agosto de 2006, Tomo
II, p.350-352. ISSN: 1667-6750.
[xv] Lacan, J.; El seminario, Libro 16 “De otro al otro”, Paidós, clase del
21/05/69. Lacan, J.; El Seminario, libro 3: “Las psicosis”, Paidós, Barcelona, 1984.
[xvi] Lacan, J.; “El atolondradicho” en Ornicar? Nº 1, Paidós Biblioteca Lacan, J.; El Seminario, libro 10: “La angustia”, Paidós, Buenos Aires, 2006.

50
Lacan, J.; “El psicoanálisis y su enseñanza” en Escritos 1, Siglo Veintiuno
Editores, México, 1984. CONOCIMIENTO Y USO DE LAS
Lacan, J.; “El atolondradicho”, en Escansión, Buenos Aires, Paidós, 1984, Nº
1, 15-69.
Lacan, J.; El Seminario, Libro XVI “De un Otro al otro”, inédito.
GUÍAS CLÍNICAS POR PARTE DE
Lacan, J.; El Seminario. Libro XVII: “El reverso del psicoanálisis”, Paidós,
Buenos Aires, 1992,
LOS PROFESIONALES EN
Lacan, J.; El Seminario. Libro XVIII: “De un discurso que no fuese del
semblante”, inédito. FORMACIÓN DE LA CIUDAD
AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES
Lacan, J.; El Seminario. Libro XIX: “…ou pire”, inédito.
Lacan, J.; El seminario. Libro 20: “Aun”, Buenos Aires, Paidós, 1981.
Lacan, J.; El seminario. Libro 23: “El sinthome”, Buenos Aires, Paidós, 2008.
Lacan, J.; El seminario. Libro 24: : “L´insu que sait de l´une-bévue s´aile à Garay, Cristian Javier; Fabrissin, Javier Hernán; Korman,
mourre”, 1976-77, clase del 14/12/1976, inédito. Guido Pablo
Laurent, E.; Posiciones femeninas del ser, Buenos Aires: Tres Haches, Universidad de Buenos Aires - CONICET
1998.
Mazzuca, R., Schejtman, F. (2002) y Godoy, C. (2003): Cizalla del cuerpo
y del alma. La neurosis de Freud a Lacan, 1ª edic. Berggasse 19, Buenos Aires,
2002, 318 págs.; 2ª edic. corregida y aumentada, Berggasse 19, Buenos Aires,
2003. RESUMEN
Miller, J.A.; Biología lacaniana y acontecimiento del cuerpo, Colección Diva, El presente estudio evalúa en qué medida los profesionales en
Buenos Aires, 2002. formación de salud mental, de la Ciudad de Bs. As., conocen las
Miller, J.A.; Lo real y el sentido, Colección Diva, Buenos Aires, 2003. guías clínicas, cuál es su opinión sobre las mismas y el impacto
Schejtman, F. (2001): “Histeria y femineidad: de Freud a Lacan”. En IX que tienen en su práctica clínica. Se encuestaron 58 profesiona-
Anuario de Investigaciones, Facultad de Psicología, UBA, Secretaría de Inves- les (29 médicos y 29 psicólogos). El 82.75% no conoce las guías
tigaciones. Buenos Aires, 2001, p. 177-183. clínicas. De los 10 profesionales que sí las conocen, el 80% tuvo
Schejtman, F.; “Introducción de la trenza” en Ancla Nº 2, Revista de la Cá- una opinión favorable y el 70% conoce las G.C. de la Asociación
tedra II de Psicopatología, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Psiquiátrica Americana. Se destaca la necesidad de una política
Aires, Ancla Ediciones, Buenos Aires, 2008.
de difusión de las guías clínicas en nuestro medio.
Schejtman, F.; “Síntoma y sinthome” en Ancla Nº 2, Revista de la Cátedra
II de Psicopatología, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires,
Ancla Ediciones, Buenos Aires, 2008.
Palabras clave
Guías Clínicas Residentes CABA
Schejtman, F. (2002a): “Sinthome”. En Schejtman, F., La trama del síntoma
y el inconsciente op. cit., p.147-161.
Schejtman, F. (2004): “Notas preliminares sobre las locuras histéricas:
ABSTRACT
fórmulas de la sexuación y nudos”. En Memorias de las XI Jornadas de Inves- KNOWLEDGE AND USE OF CLINICAL GUIDELINES BY THE
tigación, Secretaría de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad MENTAL HEALTH PROFESSIONALS IN TRAINING OF THE
de Buenos Aires, Julio de 2004, Tomo III, p. 132-133. CITY OF BUENOS AIRES.
Schejtman, F. (2007a): “El desvío del sinthome”. En A.A.V.V., Coloquio- The present study evaluates the knowledge that professionals in
Seminario sobre el Seminario 23 de J. Lacan “El sinthome”, Grama, Buenos training in the City of Buenos Aires have of Clinical Guidelines,
Aires, 2007, p. 13-19. which are their opinion about them and the impact in their clinical
Schejtman, F.: Clases dictadas a los docentes de la Cátedra II de Psicopa- practice. We apply a questionaire to 58 professionals (29 physi-
tología de la Facultad de Psicología durante el mes de abril, año 2009, inédi-
cian and 29 psychologists). The 82.75% don’t know the clinical
to.
guidelines. The 80% of the professionals who know the clinical
Tendlarz, S., Las mujeres y sus goces. Colección Diva: Buenos Aires,
2002. guidelines have a positive opinion about them and the 70% inform
Tendlarz, S., R.S.I.: El falo. Cuadernos del ICBA N° 3: Buenos Aires,
that they know the American Psychiatric Association guidelines.
2001. The authors emphasize the need of a policy for the diffusion of the
guidelines in our field.

Key words
Clinical Guidelines Residents CABA

INTRODUCCIÓN
El vasto volumen existente de publicaciones científicas relaciona-
das con la salud mental y el ritmo acelerado con el que se produ-
cen y difunden los nuevos conocimientos sobre las diferentes
patologías y sus modos de tratamiento, obligan a que el profesio-
nal dedique un tiempo considerable a la actualización teórica. La
divulgación de la información, facilitada en gran medida por el uso
de Internet, pone a disposición del profesional una cantidad de
bibliografía que puede resultar excesiva y, desde luego, inabarca-
ble. Como respuesta a dicho problema han ido surgiendo diver-
sos grupos de trabajo, integrados por profesionales expertos en la
temática a considerar, con el propósito de desarrollar lineamien-
tos diagnósticos y terapéuticos actualizados cuya aplicación ayu-
de al clínico en la práctica cotidiana, ya que suponen una síntesis
del material existente sobre un tema concreto (con el consiguien-
te requerimiento de un menor tiempo para su lectura).
En este contexto, extrapoladas de los enfoques biomédicos, pa-
sando primero por el campo de la psicofarmacología para luego
arribar al de las intervenciones psicosociales, surgen las Guías
Clínicas (G.C.). El Instituto Nacional para la Salud y la Excelencia
Clínica del Reino Unido (National Institute for Health and Clinical

51
Excellence, N.I.C.E.) las define como “recomendaciones, basa- objetivo es obtener un mapa de la situación local de la aplicación
das en la mejor evidencia disponible, para la asistencia de la po- de las G.C., incluyendo aspectos de sus sistemas de creencias
blación por parte de profesionales de la salud” (34). De acuerdo al (23), la combinación de tratamientos (20) y la toma de decisiones
caso, éstas pueden consistir en consenso de expertos, revisiones clínicas (23) en el contexto del proceso inferencial clínico (32-
sistemáticas, meta-análisis, etc., que resumen el estado del arte 34).
de un determinado trastorno en un determinado momento (de allí En este trabajo nos centramos en el conocimiento y el uso de las
que deban actualizarse periódicamente) y sugieren diferentes di- G.C. por parte de los residentes de Salud Mental, tanto de psi-
rectivas posibles para el tratamiento. Esto redunda en un benefi- quiatría y psicología clínica, dependientes de la Dirección de Ca-
cio no sólo para el profesional sino también para el paciente, pacitación de la CABA. La residencia de salud mental de la CABA
quien puede participar más activamente del proceso de elección está conformada por médicos y psicólogos, que se distribuyen en
de su propio tratamiento (consentimiento informado), basándose 14 Hospital Públicos. Las vacantes anuales oscilan entre 36 y 46
en información proveniente de una fuente autorizada.  cargos por especialidad y la duración es de 4 años. La formación
Este movimiento, inscripto en el concepto más amplio de Medici- (definida como capacitación en servicio) en su aspecto teórico
na basada en la evidencia (36, 41), ha ido creciendo en todo el depende tanto del dictado de cursos organizados por la Coordina-
mundo. Como ejemplo de ello ya hemos mencionado el N.I.C.E. ción de las Residencias de Salud Mental como de cursos organi-
(34) de Gran Bretaña; también de la misma región se pueden re- zados en cada sede de residencia en particular.
ferir los esfuerzos de Roth y Fonagy (35) o de la Autoridad en           
Salud de Birmingham (26). De EE.UU., la Agencia de Investiga- MATERIALES Y MÉTODOS
ción y Política para la Asistencia en Salud (Agency for Health Ca- Hemos diseñado un cuestionario en base a las siguientes dimen-
re Policy and Research), la Asociación Americana de Psiquiatría siones: conocimiento, actitudes y utilización clínica o práctica. Nos
(American Psychiatry Association) y la Asociación Americana de interesó saber en qué medida los residentes conocen las G.C. y
Psicología (American Psychology Association) (1, 2, 4, 5), con la cuáles, qué actitud tienen hacia las mismas (¿qué opina de las
División 12 de Psicología Clínica (9-12). En Canadá (24), Alema- G.C.?) y qué impacto tienen en su práctica clínica (¿las utiliza?).
nia (38) y Francia (8) existen desarrollos comparables. Como sue- La muestra está conformada por un grupo de médicos y psicólo-
le acontecer, en América Latina la situación es un tanto más pre- gos residentes de psiquiatría y psicología clínica de hospitales
caria, pudiendo mencionar las G.C. confeccionadas por el Colegio públicos de la Ciudad de Buenos Aires. En total 58 residentes han
de Psicólogos del Perú (32), el Ministerio de Salud de Chile (28), respondido las encuestas (29 médicos y 29 psicólogos).
la Asociación Médica Brasileña (17) y la revisión de Bernardi y
otros (6) en Uruguay. RESULTADOS
La Ley de Salud Mental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires Del total de los profesionales encuestados, solamente el 17,24%
(CABA) posee elocuentes extractos acerca de los derechos de (10/58) conocen las G.C. y el 82.75% no las conoce. Separados
los pacientes: “[...] atención basada en fundamentos científicos por profesión, el 13,71% de los psicólogos y el 20,69% de los
ajustados a principios éticos y sociales”, “información adecuada y médicos conocen las G.C. Diferenciados por orientación teórica,
comprensible, inherente a su salud y al tratamiento, incluyendo sólo uno (psicólogo) de los 26 psicoanalistas conoce las G.C.
las alternativas para su atención” y “la aplicación de la alternativa (3,84%) y sólo 2 de los 6 médicos biológicos (33%) las conoce. En
terapéutica más conveniente” (27), los cuales dan la impresión de cuanto a los de orientación cognitiva, 2 de 3 (66%) las conocen
que las G.C. podrían bien servir para cumplir con dichas premi- (ambos psicólogos). Finalmente, en cuanto a los eclécticos, 4 de
sas. En este sentido, en nuestro medio contamos con las Guías 15 conocen las G.C. (26,66%).
de Procedimientos Orientativas para la Práctica Clínica en Salud De los 10 profesionales que conocen las G.C., el 80% tuvo una
Mental, éstas “fueron evaluadas por la Dirección General de Sa- opinión favorable de las mismas, 10% desfavorable y 10% no res-
lud Mental junto al Consejo General, los directores de hospitales pondió. El 70% conoce las G.C. de la Asociación Psiquiátrica Ame-
y los jefes de los servicios de Salud Mental” (20). En su texto se ricana. Solamente una persona conoce las G.C. de la NICE.
advierte que no son “recetas a seguir”, sino “contenidos y accio- No observamos diferencias entre los residentes de primer año y
nes sistematizados para asistir a los profesionales en la toma de los de los años avanzados en cuanto al conocimiento de las G.C.
decisiones apropiadas según circunstancias clínicas específicas”. Por fuera del objetivo principal de este estudio, resulta interesante
Cabe mencionar, no obstante, que sus consejos terapéuticos re- observar que la orientación predominante en los médicos es el
plican los sugeridos por la APA, sin aportar ninguna especificidad eclecticismo (48,27%). Como era esperable, en los psicólogos el
relacionada con la población específica de esta ciudad. Otras psicoanálisis predomina (79,3%).
G.C. locales incluyen la Guía sobre el tratamiento de la depresión
en la atención primaria, del Instituto Universitario del Centro de DISCUSIÓN
Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno”, En primer lugar, es destacable el bajo nivel de conocimiento de
de escasa difusión (39) y el Consenso Argentino sobre el trata- las G.C. que poseen los profesionales en formación en salud
miento de los Trastornos Bipolares (40), entre aquellas que pode- mental de la CABA. Tanto médicos como psicólogos exhiben un
mos mencionar. desconocimiento asombroso de esta importante herramienta clí-
Sin embargo, resulta importante destacar que, más allá del auge nica. Más impactante resultan los datos cuando observamos que
internacional de las G.C. y de las cualidades resaltadas hasta aquellos profesionales que sí conocen las G.C., casi en su totali-
acá, existen algunas características que las hacen resistidas o dad tienen una opinión favorable de las mismas. Lo cual sugiere
que cuestionables. Por un lado, según fue mencionado, al prove- que no es una actitud crítica hacia las G.C. la que está en la base
nir del campo de la medicina, muchas de ellas poseen un sesgo del desconocimiento sino simplemente la escasa difusión que las
biomédico (3, 13-16, 33). Otro inconveniente tiene que ver con el mismas poseen en este contexto. Nuestra experiencia coordinan-
sesgo económico, que podría jerarquizar los “costos” en términos do y participando activamente en la formación de los residentes
financieros antes que de salud (3). Además, siguiendo las conclu- de salud mental, nos hace además pensar que muchos de los
siones de un trabajo previo (21), en la CABA, se suman otros profesionales utilizan de modo intuitivo o improvisado criterios
factores: la falta de consenso sobre los objetivos de los tratamien- contemplados y sistematizados por las G.C. Es muy probable,
tos y la definición de evidencia; la brecha entre los investigadores sobre todo en el caso de los médicos, que este rol esté en parte
y los clínicos, que da lugar a investigaciones poco vinculadas a la cubierto de modo menos sistemático por las supervisiones clíni-
clínica y numerosos clínicos poco vinculados a la investigación; la cas cuya frecuencia es elevada en la formación de los residentes
falta de una política de difusión de las G.C. existentes a nivel de salud mental.
mundial; y, finalmente, que los pacientes, en contraposición a lo Con respecto a las orientaciones teóricas de los profesionales, es
apuntado respecto de la Ley de Salud Mental, no suelen reciben esperable en el caso de los psicoanalistas el desconocimiento de
información sobre las opciones de tratamiento, reduciendo la po- las G.C., dado que su marco teórico no contempla la posibilidad
sibilidad de disminuir la asimetría entre profesional y paciente. de sistematizar criterios para la toma de decisiones clínicas pero
Este estudio forma parte de una serie de investigaciones cuyo sorprende este desconocimiento en el caso de los profesionales

52
de orientación biológica, todos ellos médicos, para los cuales el de la salud mental frente a la problemática de la depresión. UBACyT. Beca de
método propio de las G.C. está presente desde su formación de investigación de doctorado 2008-2011. Directora: Adela S. Leibovich de
Duarte.
grado. Con respecto a los profesionales de orientación cognitiva,
solamente 3 profesionales, no podemos extraer demasiadas con- 22. Guías de Procedimiento Orientativas para la Práctica Clínica
en Salud Mental. Disponible en: www.cultura.buenosaires.gov.ar
clusiones pero destaquemos que este modelo es afín con la idea
23. Korman G.; Garay C. (2007). Complementariedad terapéutica: Terapia
de estandarizar criterios diagnósticos y terapéuticos que orienten
Cognitiva y Yoga. Rev Instituto Investigaciones Facultad Psicología / UBA, 12
las decisiones clínicas. (3): 85-96.
Además de alertar acerca de la falta de conocimiento y, por con- 24. Hunsley, J.; Dobson, K.; Johnston, C.; Mikail, S. Empirically sup-
siguiente, del desaprovechamiento de un recurso potencialmente ported treatments in psychology: implications for Canadian professional psychol-
válido y útil para el trabajo cotidiano, la presente investigación nos ogy. Can Psychol 1999; 40: 289-302.
hace reflexionar sobre la escasez de una formación específica 25. Keegan, E.; Rutsztein, G. Justo y necesario. El consentimiento infor-
sobre terapéutica. Por otra parte, sugiere la importancia de que mado en psicoterapia. Persp Bioét 2003; 8 (15): 55-60.
dichas herramientas (vale decir, las G.C.), tengan una difusión 26. Kisely, S.; Jones, J. An Integrated Treatment Algorithm for Pharmaco-
mayor, ya que, si juzgamos por la valoración que de éstas tienen therapy and Psychotherapy. Aus NZ J Psychiatr 1999; 33: 207-216.
los residentes, su utilidad es bien valorada, lo cual, a su vez, sería 27. Leibovich de Duarte, A.; Huerín, V.; Roussos, A.; Rutsztein,
congruente con un contexto mundial que impulsa y respalda la G.; Torricelli, F. Empirical study on clinical inference: similarities and
differences in the clinical work of psychotherapists with different theoretical
divulgación de las G.C.
approaches and levels of experience. IPA - An Opendoor Review of outcome
studies in Psychoanalysis, 201-204. 2nd Revised Edition. International
Psychoanalytical Association: London; 2002.
28. Leibovich de Duarte, A. Cómo psicoanalistas y psicoterapeutas cog-
REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS nitivos construyen sus inferencias clínicas. Estudio empírico. Aperturas Psicoa-
1. American Psychological Association. Template for developing nalíticas 2004; 17.
guidelines: Interventions for mental disorders and psychosocial aspects of 29. Leibovich de Duarte A. Más allá de la información dada: cómo cons-
physical disorders. Washington, DC: Author; 1995. truimos nuestras hipótesis clínicas. SAP, Rev Soc Arg Psicoanálisis 2000; 3:
2. American Psychological Association. Guidelines for psychothera- 97- 114.
py with lesbian, gay, and bisexual clients. Am Psychol 2000; 55: 1440-1451. 30. Ley 448 de Salud Mental de la Ciudad Autónoma de Buenos
3. American Psychological Association. Criteria for evaluating treat- Aires. Disponible en: www.buenosaires.gov.ar
ment guidelines. Am Psychol 2002; 57 (12): 1052-1059. 31. Ministerio de Salud de Chile. Guía Clínica. Serie Guías Clínicas
4. American Psychological Association. Guidelines on multicultural MINSAL Nº XX, 1º edición. Santiago, Minsal; 2006.
education, training, research, practice, and organizational change for psy- 32. Ministerio de Salud del Perú. Taller de Validación de las Guías de
chologists. Am Psychol 2003; 58: 377-402. Práctica Clínica en Salud Mental. 2006. Disponible en: www.colegiopsicologosperu.
5. American Psychological Association. Guidelines for psychological org
practice with older adults. Am Psychol 2004; 59: 236-260. 33. Muñoz, R.; Hollon, S.; McGrath, E.; Rehm, L.; VandenBos, G. On
6. Bernardi, R.; Defey, D..; Garbarino, A.; Tutté, J.; Villalba, L. the A.H.C.P.R. Depression in Primary Care Guidelines. Am Psychol 1994; 49
Guía clínica para la psicoterapia. Rev Psiquiatr Uru 2004; 68 (2): 99-146. (1): 42-61.
7. Canadian Psychiatric Association and the Canadian Network 34. National Institute for Health and Clinical Excellence. ‘The
for Mood and Anxiety Treatments (CANMAT) Depression Work Group. guidelines manual’. London: National Institute for Health and Clinical Excellence.
Clinical Guidelines for the Treatment of Depressive Disorders. 2001. Disponible 2006. Disponible en: www.nice.org.uk
en: http://www.canmat.org/ 35. Roth, A.; Fonagy, P. (1995): Research on the efficacy and effectiveness
8. Centre d’expertise collective de l’ Institut National de la of psychotherapies (National Health Service Report). Report to the Department
Santé et de la Recherche Médicale. Psychothérapie, trois approches of Health.
évaluées. 2004. Disponible en: http://www.inserm.fr/ 36. Sacktett, D.L.; Richardson, W.S.; Rosenberg, W.; Haynes, R.B.
9. Chambless, D.; Hollon, S. Defining Empirically Supported Therapies. Evidence-based medicine. New York: Churchill: Livingston; 2000.
J Consult Clin Psychol 1998; 66 (1): 7-18. 37. Sanderson, W.C. (2002): Why we need Evidence-Based Psychothera-
10. Chambless, D.; Ollendick, T. Empirically Supported Psychological py Practice Guidelines. Medscape General Medicine, 4(4).
Interventions: Controversies and evidence. Ann Rev Psychol, 2001; 52: 685- 38. Strauss, B.M.; Kaechele, H. The writing on the wall: Comments on
716. the current discussion about empirically validated treatments in Germany.
11. Chambless, D.; Baker, M.; Baucom, D.; Beutler, L.; Calhoun, Psychother Res 1998; 8: 158-177.
K.; Crits-Cristoph, P. Update on empirically validated therapies, II. Clin 39. Taragano, F.E.; De Ustarán, J.; García Elorrio, E.; Geddes, J.
Psychol 1998; 51(1): 3-16. Guía del Manejo de la Depresión en la Atención Primaria. Buenos Aires, Instituto
12. Chambless, D.; Sanderson, W.; Shoham, V.; Bennett Johnson, Universitario CEMIC; 2002.
S.; Pope, K.; Crits-Cristoph, P. An update on empirically validated thera- 40. Vázquez, G.H.; Strejilevich, S.; Garcia, B.; Cetkovich-Bakmas,
pies. Clin Psychol 1996; 49(2): 5-18. M..; Zaratiegui, R.; Lagomarsino, A.; Goldchluk, A.; Kalina, E.;
13. Depression Guideline Panel. Depression in primary care: Vol. 1. Herbst, L.; Gutierrez, B. Consenso argentino sobre el tratamiento de los
Diagnosis and detection. 1993. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy Trastornos Bipolares. Vertex. Rev Arg Psiquiatría 2000; 16: 3-24.
and Research. 41. Williams, D.D.R.; Garner, J. The case against ‘the evidence’: a different
14. Depression Guideline Panel. Depression in primary care: Vol. 2. perspective on evidence-based medicine. Br J Psychiatry 2002; 180: 8-12.
Treatment of major depression. 1993. Rockville, MD: Agency for Health Care
Policy and Research.
15. Depression Guideline Panel. Depression in primary care: Detection,
diagnosis, and treatment: Quick Reference Guide for Clinicians. 1993. Rockville,
MD: Agency for Health Care Policy and Research.
16. Depression Guideline Panel. Depression is a treatable illness: A
patient’s guide. 1993. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Re-
search.
17. Fleck, M.; Lafer, B.; Sougey, E.; Del Porto, J.; Brasil, M.;
Juruen,a M. Guidelines of the Brazilian Medical Association for the treatment
of depression. Rev Bras Psiquiatr 2003; 25(2): 114-22.
18. Fabrissin, J.; Garay, C. (2003). Tratamientos de la depresión con apoyo
empírico y su posible combinación. Rev Arg Clín Psicológica, XII (1): 33-55.
19. Garay, C.; Korman, G. (2008). Guías clínicas en salud mental: la situación
en Argentina. Vertex. Rev Arg Psiquiatría, XIX (77): 491-495.
20. Garay, C.; Fabrissin, J.; Korman, G.; Etchevers, M. y Biglieri,
J. Combinación de psicofármacos y psicoterapia en la literatura científica y en
la práctica clínica local. 1º Premio Psiquiatria Dinámica. Asociación Argentina
de Psiquiatras, 2008.
21. Garay, C. (en proceso). El proceso inferencial clínico de los profesionales

53
QUIéN PADECE EN cita a la anorexia para dar cuenta del primer rechazo del objeto
pecho en el destete. Pero indica que no implica una ruptura con
el Otro, en tanto aún no tiene una plena ligazón, porque el pecho
LA ANOREXIA MENTAL? no es del Otro. En este rechazo del destete J. Lacan sostiene que
“no es cierto que el niño sea destetado: él se desteta, el se sepa-
Guiñazu, Laura Amelia ra del pecho”, este acto de rechazo del objeto, opera siguiendo el
Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de desarrollo de un texto anterior La Familia[3], como una ruptura de
la fusión con la madre implicando su inscripción como imago. Es-
San Luis. Argentina
ta forma primera de anorexia, no puede ser considerada más que
como una operación en pos de la diferenciación fusional.
Qué relación guarda el rechazo del pecho, con el rechazo alimen-
RESUMEN tario de la anorexia mental, es posible hacer una extrapolación?
En este trabajo se realizan puntuaciones sobre la cuestión del Es una nueva ocasión de destete la anorexia mental a partir de
padecimiento en la anorexia mental, estableciendo diferencias una falla originaria que la hizo sucumbir a la demanda materna. Si
por la connotación subjetiva del síntoma que presenta a diferen- bien J. Lacan se refiere a la anorexia en el niño, en la anorexia
cia del síntoma en la neurosis de transferencia. En las últimas mental asistimos al rechazo del pecho ( alimento), en tanto es el
representa placer para una instancia y displacer para la otra, re- rechazo a tragar el alimento- necesidad que tapona toda pregunta
curriendo a la antigua proposición freudiana. En la anorexia no se por el deseo. Entonces el padecimiento no se presentifica dado
avizora atisbo de displacer en torno al síntoma. El dispositivo ana- que la separación se consuma al menos artificiosamente y de pro-
lítico clásico no funciona dado que la angustia no se presentifica. duce el traslado de una pregunta que interroga al Otro. Se libera
El rechazo alimentario es garante del deseo, pero a condición de de la sujeción a la necesidad, para poner el juego un deseo. Esta
quebrar equilibrios vitales del cuerpo. Otra intervención más allá separación martiriza su cuerpo e irrumpe al modo del acting out
del dispositivo clásico es precisa. Se analizan diversas interven- que pone en riesgo su vida. 
ciones. La anoréxica triunfa, expresa Máximo Recalcati, en la Clínica del
Vacío”[4] produciendo a partir de esta degradación de su cuerpo,
Palabras clave una ganancia, un plus de goce porque de esta forma “se inscribe
Anorexia mental Síntoma Otro su cuerpo en el cuerpo del sujeto”.
De una viñeta clínica recorto un pasaje que evidencia en una ana-
ABSTRACT lízante con síntomas anoréxicos y episodios ocasionales bulími-
WHO SUFFERS IN MENTAL ANOREXIA? cos recurrentes la aparición de esta sensación de “triunfo” sobre
Abstract In this work points are made over the question of suffer- las demandas de su madre. Este estado se produce a partir de la
ing in mental anorexia by establishing differences for the symptom desaparición de sus crisis bulímicas y establecida la fijación a la
subjective connotation presented, different to the symptom in the anorexia que la instala en el bajo peso idealizado de su delgadez
transference neurosis. In the last ones, the symptom represents cadavérica. Triunfo sobre ese Otro mortífero que critica despiada-
on one hand pleasure, and discomfort on the other, according to damente su cuerpo, sus posibilidades laborales a partir de la ima-
the former Freudian proposition. In anorexia no prying of discom- gen física, que se presenta como intolerante y violenta que cerce-
fort concerning the symptom is watched. The classic analytical na su deseo, y promueve la crítica permanente. Pero la anorexia
device does not work since the distress is not presented. Food es un triunfo efímero aunque por un instante pareciera instalar en
rejection is a guarantor of desire, but on condition of breaking the el lugar del que padece al Otro de sus primeras dependencias.
body vital balances. Another intervention beyond the classic de-
vice is needed. Diverse interventions are analyzed. Que lugar para la intervención cuando el síntoma es triunfo, esta-
do pletórico, llegar a buen fin, y el abandono del mismo promueve
Key words angustia y huída?
Mental Anorexia Symptom Other El problema de la modificación técnica es de larga data, y tiene
sus antecedentes en la Escuela Inglesa desde mediados de siglo
pasado, a partir de las formulaciones de D. Winnicott[5] en 1954
plantea la importancia del ambiente en las patologías graves, se
El tema del padecimiento, o sufrimiento nos remite a estados nor- propone justificar y modificar las condiciones del análisis, lo que
males y patológicos inseparables de la existencia humana. El do- para la época era bastante rechazado. Son sin embargo, muy di-
lor se encuentra presente en diversos estados patológicos. En el ferentes los modos de intervención.
caso de la anorexia mental que sucede con el dolor?, de que su- En esta oportunidad se han relevado algunos modos de dar cuen-
frimiento hablamos cuando la anorexia mental se hace presente. ta de las intervenciones clínicas cuya eficacia de intervención se
En la neurosis hay insatisfacción, queja, denuncia de sufrimiento, plantea más allá de lo simbólico.
angustia y adjudicación a otros de que “las cosas no marchen Entre ellos señalamos que en “Un problema crucial para el psi-
bien”, y / o situando en otros un goce que les es negado. Se evo- coanálisis “[6] Eva Lerner se pronuncia acerca de intervenciones
ca así la presencia de goce en el que está implicado su síntoma, que no son de lo simbólico, cuando no se trata del síntoma en el
sin embargo el neurótico recorre la posibilidad de interrogar su que pueda alojarse la metáfora, propone intervenciones en rela-
síntoma. La presencia del síntomas o fenómeno de anorexia ción a los registros de la experiencia RSI, que ella menciona co-
mental, no transita por el lado de la queja sino que silencia toda mo a nivel real- imaginario en el caso de la anorexia y los proce-
disconformidad sobre su estado físico, más bien se enuncia como sos de crisis de angustia.
un estado pletórico, repleto, cargado de nadas que dan por logra- Por otro lado y a partir del análisis de las anorexias “vera” conce-
da la meta estética tan buscada. bidas, entre otros, como imposibilitados del uso del fantasma, y
Nos interroga saber cuál es la posición subjetiva de la anoréxica. que nomina como Fracasos del ( uso ) fantasma Silvia Amigo[7],
Que es aquello que se pone en juego en el comer nada?, que propone intervenir a partir lo imaginario y lo real, “por cuerda real
clase de padecimiento representa? J. Lacan enseña que el objeto e imaginaria “ obteniendo eficacia porque se intenta restablecer a
nada en el comer es el objeto que come la anoréxica. Lo utiliza a nivel analítico un agujero específico. En la anoréxica que encuen-
modo de apólogo para dar cuenta de la vacuidad del objeto. Esa tra la fijación de goce en el cuerpo, fijación que se encuentra “fue-
“nada” [1]del objeto que es del orden de lo real y que acostumbra- ra de la palabra” que se ofrece como límite a intervenciones típi-
mos a cubrir con “algo”, los diversos semblantes. cas de lo simbólico. No sin dejar de recordar que en el análisis es
Padece la anoréxica si controla la nada que el objeto propone a convenirte tener presente que se toma en cuenta el “caso por
diferencia del estado bulímico que puede alternar con la anorexia caso “
mental ?
En el Seminario de la angustia[2], 3 de Julio de 1963, J. Lacan da Otras intervenciones se expresan en un historial clínico de una

54
cura dirigida por Maud Mannoni, en El psiquiatra, su loco y el
psicoanálisis[8], de una caso de Anorexia Mental, con posibilida- LA SOLEDAD DE LO UNO
des de afectación renal. Mannoni no explicita cambios técnicos
pero sin embargo las intervenciones del historial no se plantean Haddad, María Ivon
en términos de asociación libre, sino de otra naturaleza. No expli- Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
citada.
Otra autora contemporánea Haydée Heinrich destaca el límite de
intervención a la posibilidades de transferencia, pero propone un
paso intermedio hasta tanto esto sea posible. La autora rescata RESUMEN
una intervención de J. Lacan en relación al fenómeno psicosomá- El presente trabajo está destinado a desarrollar el tema: el sínto-
tico, que expresa lo siguiente: “Podemos esperar que la invención ma en la psicosis, desde una perspectiva psicoanalítica lacania-
de lo inconciente pueda servir para algo” [9] No hay otra dirección na. Se tomará como objeto de análisis un caso de psicosis extraí-
posible que sea el norte de la intervenciones, conducirse por la do del artículo “La clínica de los nudos” de Esthela Solano-Suarez,
vía del significante y que todo funcionamiento en el qu predomine publicado en Lacanian Journal, el 1º de diciembre del año 2003.
el signo holofrásico pueda ser rodeado por significantes. Este proyecto, planteará tres ejes para pensar el tema antes men-
cionado: 1)el cuerpo y la angustia, 2)la identificación, 3)la sensa-
Conclusiones ción de absurdo y la pérdida del sentido de la vida. Se realizarán
Las patologías denominadas actuales se presentan como una también, algunas comparaciones con la estructura de la neurosis.
respuesta no siendo propicias al modo de las neurosis para inte- Se propondrán como hipótesis fundamentales: la no inscripción
rrogar el síntoma y lograr una implicación subjetiva. Existen nu- de significante del Nombre del Padre y como su consecuencia
merosos antecedentes e intentos de dar cuenta de “otros modos principal, el rechazo del sentido.
de intervención” en el marco de las patologías graves que no im-
pliquen psicosis. Palabras clave
La existencia de una veintena de problemáticas del acto, acting Psicoanálisis Síntoma Psicosis Neurosis
out y pasaje la acto inquietan a la sociedad y promuevan pregun-
tas sobre las practicas clínicas. Implican altos riesgos para la vida ABSTRACT
y participan de una mostración impúdica del real del cuerpo. El THE SOLITUDE OF THE ONE
intento de dar cuenta de las prácticas puede no ser vano en tanto The present work is destinated to develope the subject: the psy-
parafraseando a J. Lacan ; una analista puede no saber lo que chosis simptom from a lacanian psicanalitic sight. It will analise a
dice pero debe saber lo que hace. psycosis case from the article “The clinique of knots” by Esthela
Solano Suarez, published in the Lacanian Journal, the first of
dicember, 2003. This project will propose three points to think that
topic: 1)the idenification, 2)the absurd sensation y loss of the sens
NOTAS of life. It will include some comparations with the Neurosis struc-
[1] Con respecto a la traducción del nada Silvia Amigo señala en su libro “Pa- ture. The main hypothesis are: the no inscription of the Name of
radojas clínicas de la vida y la muerte” - Ensayos sobre el concepto de “Origi- Father and its consecuence, the rejection of sense.
nario” en psicoanálisis” sobre la diferencia del término rien y neànt ambos
utilizados para nada, pero que sin embargo el primero es mas nada de algo Key words
como por ejemplo “no quiero nada de Ud. Y el otro la nada absoluta, total.
Psicoanalisis Sympom Psycosis Neurosis.
[2] Lacan, Jacques, “El Seminario de Jacques Lacan, Libro 10, La Angustia”,
clase 3 de julio de 1963, Editorial Paidos, Buenos Aires, 2006.p.354
[3] Lacan, Jacques, “La familia”, (1938),: Ediciones Homo Sapiens, Buenos
Aires, 1977
[4] Recalcati Máximo, “Clínica del Vacío”, Ediciones Síntesis, 2003
INTRODUCCIÓN
A partir de un caso de psicosis extraído del artículo “La clínica de
[5] Winnicott, Donald, “Aspectos metapsicológicos y clínicos de la regresión
dentro del marco psicoanalítico” (1954)Escrito leído ante la Sociedad Psicoa- los nudos” de Esthela Solano-Suarez, publicado en Lacanian Jo-
nalítica Británica, el 17 de marzo de 1954, Int. J. Psycho-Anal., vol. XXXVI, urnal, el 1º de diciembre del año 2003, desarrollaremos el tema:
1955 “El síntoma en las psicosis”.
[6]Lerner Eva, “Un Problema Crucial para el psicoanálisis”, Cuadernos Sigmund Siguiendo la enseñanza de Lacan, partimos de la hipótesis de
Freud. Nro 19 Escuela Freudiana de Buenos, 1997. que en todos los casos de psicosis podemos verificar fenómenos
[7] AMIGO, Silvia, “Clínica de los fracasos del fantasma”, Homo Sapiens Edi- que dan cuenta de la Forclusión del Nombre del Padre, el retorno
ciones, 2° Edición, Rosario, Santa Fe, 2001 de significante en lo real, significante que no admite dialectiza-
[8] Mannoni Maud, El psiquiatra, su loco y el psicoanálisis. Ediciones Siglo XXI, ción, significante que se presenta desencadenado. Intentaremos
Buenos Aires, 1983 pensar entonces, algunos de estos fenómenos en el caso men-
[9]Lacan, Jacques - Conferencia de Ginebra - Intervenciones y Textos II. Ma- cionado. Asimismo, realizaremos algunas comparaciones con la
nantial, Buenos Aires. estructura neurótica.

BIBLIOGRAFÍA BREVE RECORTE DEL CASO CLÍNICO


AMIGO, S., señala en su libro “Paradojas clínicas de la vida y la muerte” - En- El paciente se presenta a la consulta diciendo que sufre de “de-
sayos sobre el concepto de “Originario” en psicoanálisis, Ediciones Homo presión”. Desde hace algunos meses, se siente aniquilado, ha
Sapiens, 2003,
perdido el gusto por la vida, así como el sueño y el apetito. De a
HEINRICH, H. “Bordes... un límite en la formalización”. Homo Sapiens Edicio-
acuerdo con la descripción del paciente, su estado pone de mani-
nes, Rosario, Santa Fe, 1999
fiesto un tipo de hemorragia de la libido. Su cuerpo, al no estar ya
LACAN, J., Seminario N° 10 “La Angustia”, versión inédita
habitado por el sentimiento de la vida, se le ha convertido en ex-
LACAN, J., Seminario N° 11 Los cuatro conceptos fundamentales, Ed. Paidos,
traño y de los huecos de esa extrañeza emerge la angustia.
Bs. As.,1987
Este hombre no encontraba ninguna razón susceptible para justi-
LACAN, J., Seminario N° 15 “El acto analítico”, Versión inédita, Clase 28 de
febrero de 1968.(versión Nasiff)
ficar su estado, es más, esta catástrofe subjetiva no le parecía
que estuviera en concordancia con las circunstancias actuales de
LACAN, J., Seminario N° 4 “La relación de Objeto”, Ed. Paidos
su vida: había sido promocionado al puesto de director de un
LACAN, J.,”La Dirección de la Cura y los Principios de su Poder, En Escritos
I, Ed. Paidos, Bs. As 1979
prestigioso establecimiento de joyas de lujo. Pensaba que su re-
acción a los cambios impuestos a su vida profesional era despro-
porcionada. Dicho puesto, se convirtió para él en una pesadilla:
se consideraba incapaz de asumir sus funciones y tenía la impre-
sión de perder todas sus facultades, aspirado por una vorágine

55
que lo desposeía de su cuerpo. Y le imponía la idea de muerte tor que la angustia emerge de los huecos de un cuerpo que se
como única salida. impone extraño?
La madre del paciente muere cuando él tiene 5 años: no evidencia En el Seminario 9 Lacan plantea que en la angustia, no es sólo el
nunca signo de dolor, no tiene recuerdos de su madre ni de su vida yo que es disuelto, es también el Otro en tanto soporte identifica-
del tiempo en que ella estaba viva. El padre del paciente inmedia- torio, ambos son anulados en una situación en el que el deseo se
tamente después de la muerte de su madre, se desembaraza del pierde, a falta de poder ser nombrado. En la neurosis entonces,
niño, es enviado a un orfanato y los años posteriores quedan mar- se puede decir que la angustia aparece en el momento en el que
cados por un vacío de afectos. No conserva más que algunos re- el deseo hace del sujeto algo que es una falta en ser, una falta a
cuerdos de aquel lugar pero desubjetivizados: malos tratos, golpes, nombrarse.
humillaciones y castigos le eran infringido por las mujeres que se ¿Qué sucede entonces en la psicosis? En la psicosis, la angustia
ocupaban de los huérfanos. Nunca comprendió por qué nadie de también la podemos asociar al signo de la pérdida para el yo de
su familia lo rescató de tal exilio, en ese momento. toda referencia posible, pero el Otro está introyectado a nivel de
Cuatro años después, una hermana 20 años mayor, lo sacó del su propio cuerpo, a nivel de lo que rodea esta béance, abertura
orfanato y se lo llevó a su casa. Esta hermana acababa de perder primitiva que es la única que lo designa en tanto sujeto. El Otro es
a su hijo. En lo sucesivo, se consagró al cuidado del niño, le dio aquél que no le ha significado nunca otra cosa, que un vacío en el
todo lo que había carecido y el niño se convirtió así en “muy que- centro mismo de su ser.
rido” (trés cher) por la hermana, según la descripción del pacien- La angustia está ligada para el psicótico, a esos momentos espe-
te. La hermana no reparaba en gastos para su crianza, gastaba cíficos donde a partir de esta abertura aparece algo que podría
en él todo el dinero que ganaba “con el oficio más antiguo de la nombrarse deseo, ya que para que pudiera asumirlo sería nece-
humanidad”. El paciente conserva muy bien el recuerdo de esta sario que el sujeto aceptara situarse en el único lugar donde po-
etapa en el que recupera el gusto por la vida. dría decir “Je” (yo). Entonces suponemos que todo deseo, no
Una vez adulto, el paciente se prostituye, como la hermana, y puede reenviarlo sino a una negación de él mismo o a una nega-
vende muy caro (trés cher) su cuerpo. La analista aclara que el ción del Otro.
paciente no experimenta más satisfacción que la de ser pagado y Por lo tanto, a asunción al cargo de director lo convoca a un lugar
“muy caro”, y que jamás tuvo relaciones sexuales si no es pagan- donde no puede responder como sujeto deseante. La respuesta
do a los muchachos que le atraen. El sujeto llega a tener una del sujeto frente a la angustia, los fenómenos en su cuerpo y la
clientela privada y selecta. Un día, un cliente privilegiado le ofrece pérdida del sentido de la vida dan cuenta de ello.
un puesto de vendedor en un establecimiento de joyas de lujo. Se 2- La identificación
convierte en el mejor vendedor de joyas. En poco tiempo, es re- ¿Cómo permanecía estable antes de la asunción del cargo, qué
movido al cargo de director. Según los dichos de la analista, al funcionaba para este sujeto como “referencia”? No encontramos
paciente se le impone la siguiente idea: el puesto de director ex- nada que le proporcione la imagen de un cuerpo. El ideal del yo,
cluye el contacto sexual con los clientes. A partir de aquí, apare- esa terceridad simbólica que permite reconocerse en las repre-
cen los síntomas que lo llevan a la consulta. sentaciones, lo ha abandonado...
En el Seminario 9, Lacan afirma que en las psicosis, la única po-
DESARROLLO sibilidad para el sujeto de identificarse a un cuerpo imaginario,
El síntoma en la psicosis está desprovisto de la significación fálica, sería la de identificarse a la sombra que proyectaría ante él un
implica un orden de hierro donde los sentidos no enmascaran lo cuerpo que no sería el suyo.
real. El significante se presenta solo, desenganchado produciendo Si el amor es lo que “salva” de lo insoportable de la castración y
una “plomada en la red del discurso” (Lacan, 1956) (1), un signifi- este sujeto no fue objeto del deseo, no fue objeto de amor, ¿qué lo
cante que no remite a nada. La certeza, en oposición a la dialecti- salva de las tinieblas y de la catástrofe de un suicidio? Una identifi-
zación significante en la neurosis, es rúbrica de la psicosis. cación imaginaria con la hermana que le permite al menos “en-
Lacan al final del punto 4 del capítulo I de Una cuestión preliminar cuentros sexuales posibles”. “Ser muy querido” no es un significan-
a todo tratamiento de las psicosis, plantea que en el síntoma psi- te que intenta representar al sujeto pues eso, es lo que falta. 
cótico no hay ninguna verdad a develar, nada del orden del ocul- “El cargo de Director excluye el contacto con los hombres” hace
tamiento. Al respecto el autor dice que, “en ningún sitio, el sínto- presente de esta manera, la mayor pesadilla para este sujeto. Por
ma, si se sabe leerlo, está más claramente articulado en la estruc- eso, cuando se pone en juego dejar de “ser muy querido” para los
tura misma”. (Lacan, 1955-19956) (2) hombres se confronta con una ausencia, un agujero que estuvo
No verificamos nada oculto, en el sentido de la represión freudia- desde siempre.
na, en el síntoma psicótico pues para Lacan, como lo plantea en Podemos comparar al cuerpo en psicoanálisis con una joya de
su Seminario 3, Las psicosis, “El inconsciente está a cielo abierto oro que brilla, pues es necesario del brillo fálico para hacer de la
en la psicosis”. (3) fragmentación, un cuerpo a ser amado. La ilusión de unidad impli-
En la neurosis, el síntoma enmascara el deseo por tanto, el signi- ca el brillo fálico. Aquí, “ser muy querido” puede pensarse como la
ficante tiene función de semblante. En la psicosis en cambio, no posibilidad de “ser la joya del Otro”, en tanto le permite intercam-
hay velo fantasmático frente a lo real y el síntoma aparece como bios sexuales posibles pero esta joya no brilla, nada de un brillo
la intrusión de un goce sin mediación de lo simbólico-imaginario. ha bañado el cuerpo de este vendedor de joyas de lujo.
3- La sensación de absurdo y la pérdida del sentido de la vida
• Tomaremos tres ejes para pensar el síntoma en nuestro caso Podemos pensar a partir de los fenómenos que presenta este
clínico: paciente, que quedó suelto lo imaginario, no hay ilusión...No hay
1- El cuerpo y la angustia la posibilidad de semblantes, que permitan realizar el juego del
Cuando se presenta a la consulta el sujeto dice sufrir de “depre- engaño-desengaño frente a la castración.
sión”, se siente aniquilado, ha perdido el gusto por la vida. Su Si el Nombre del Padre da sentido al goce, sin el Nombre del Padre
estado pone de manifiesto un tipo de hemorragia de la libido, su no hay más que caos. Caos que significa fuera de ley. Sin el Nom-
cuerpo se ha convertido en extraño y de los huecos de esa extra- bre del Padre, no hay lenguaje, sólo lalengua. Sin el Nombre del
ñeza emerge “la angustia”. Padre no existe el cuerpo hay tan sólo la carne, el organismo.
¿Qué podemos decir en relación a la angustia, cuándo emerge En la neurosis, el sentido de la vida no es más que el sin sentido,
inundando al sujeto? El paciente no encontraba razón susceptible que se denuncia en el mismo acto de la necesidad lógica de produ-
para justificar su estado pero el hecho reciente se ubica en haber cir continuamente sentidos. Por el contrario, en este caso, aparece
sido nombrado “Director de un prestigioso establecimiento de jo- el sentido desanudado de lo real, la irrupción de un fuera de sentido
yas de lujo”. Éste puesto se le convierte al sujeto en una pesadilla, que toca la carne y lo arroja a la muerte como única salida.
tenía la impresión de perder todas sus facultades, aspirado por La desaparición prematura de la madre desanuda el lazo entre lo
una vorágine que lo desposeía de su cuerpo y le imponía la idea real, lo simbólico y lo imaginario para este sujeto y al ser deporta-
de muerte como única salida. do al orfanato fue expulsado de la significación del amor, degra-
Adónde es convocado el sujeto cuando asume el cargo de direc- dado al nivel de un cuerpo sin valor.

56
Planteamos entonces, que frente a la muerte de la madre y al re-
chazo del padre, lo que aparece en este sujeto como la falta de DISMORFOFOBIA Y
memoria, la perdida de recuerdos, es: el rechazo del sentido. Si,
como dice la analista en su artículo: “la madre al morir se llevó ANOREXIA MENTAL
consigo la memoria del niño y la imagen de su cuerpo” (4), no
hallamos una ausencia que funda una presencia sino una pura Justo, Alberto Rudy; Machado, María Inés
ausencia, un vacío de representaciones. Universidad Nacional de La Plata. Argentina
Sabemos que no hay deseo sin ausencia pero la ausencia debe
invitar a una simbolización primordial. Para que eso sea posible,
es necesario que se introduzca una diferencia. El cuerpo sin el
significante es un goce sin articulación al deseo. RESUMEN
No se trata aquí entonces de amnesia en el sentido de la repre- El presente trabajo considera las relaciones diferenciales entre
sión, no se trata de olvido como formación del inconsciente. Se dismorfia corporal y anorexia mental. Considerando la importan-
trata más bien de una ausencia que deja anclado al sujeto en la cia que en ambas condiciones clínicas ha sido atribuida a la deno-
soledad de lo Uno. minada “distorsión perceptiva”, resulta pertinente un estudio que
La muerte de la madre y el abandono del padre no dejaron tras sí profundice la naturaleza de tal distorsión y las relaciones y dife-
ninguna posibilidad de jugar al engaño con un cuerpo....aparece rencias de las soluciones encontradas a la luz de la enseñanza de
la irrupción de un goce en la materia abandonado por el sentido J Lacan.
que estaba destinado a enmascararlo...
Palabras clave
ALGUNOS COMENTARIOS FINALES Anorexia Dismorfofobia Distorsión Perceptiva
Como lo hemos planteado anteriormente, en las psicosis, el sín-
toma aparece como la intrusión de un goce sin mediación de lo ABSTRACT
simbólico imaginario, como un significante solo sin sentidos que DYSMORPHOPHOBIA AND ANOREXIA NERVOSA
lo enmascaran. Por eso, el síntoma en la psicosis, permite pensar The purpose of this paper is to present as differential relations
las consecuencias de la Forclusión del Nombre del Padre. Cree- between Body Dysmorphia and anorexia nervosa. Considering
mos que los fenómenos que se presentan en este caso clínico: la the importance in both clinical conditions has been attributed to
sensación de ser desposeído de su cuerpo, el modo en que se the so-called “perceptual distortion”, it is pertinent to a study that
presenta la angustia, la pérdida del sentido de la vida, la ausencia deepens the nature of this distortion and the relations and differ-
de recuerdos, la muerte como única salida frente a tanto sufri- ences of the solutions from the teachings of Lacan J.
miento, etc; dan cuenta de este modo de concebir al síntoma. El
sujeto se nos presenta así, como un objeto padeciendo la soledad Key words
de lo Uno. Anorexia Dysmorphophobia Perceptual Distortion

CITAS Las relaciones establecidas entre la anorexia y la dismorfofobia


(1)Lacan, J, El Seminario. Libro 3: “Las psicosis”, página 53. Buenos Aires. Ed. no presentan un sentido unívoco. Diferentes desarrollos teóricos
Piados. Año 2004. establecen, entre ambas categorías, puntos de identificación y
(2)Lacan, J, “De una cuestión preeliminar a todo tratamiento posible de la puntos de distancia, que a nuestro entender, no pueden leerse
psicosis”, en Escritos II, página 519. Buenos Aires. Siglo XXI Editores. Año
sino como correlativos a la construcción de los conceptos y a la
2003.
perspectiva desde dónde se los aborde. De este recorrido derivó,
(3)Lacan, J, El Seminario. Libro 3: “Las psicosis”. Buenos Aires. Ed. Piados.
Año 2004.
inicialmente, la pregunta si la dismorfofobia es un síntoma o sín-
drome que puede integrar distintos cuadro, entre ellos la anorexia
(4)Esthela, S, “La clínica de los nudos”, artículo publicado en Lacanian journal,
Francia, 1º de diciembre del año 2003. Texto presentado en el Coloquio Jacques o si es una entidad en sí misma. Paradójicamente, el debate en
Lacan de Niza, Año 2001 torno a la anorexia gira en el mismo eje, es decir, si constituye un
síntoma o es una entidad autónoma.
BIBLIOGRAFÍA Por otro lado, no se puede negar que, en las últimas décadas, la
Colette, S, Estudios sobre las psicosis. Buenos Aires. Editorial Manantial. imagen y el cuerpo han adquirido un lugar central en la sociedad,
Año 1991. generando un prolífero y diverso campo de investigación y desa-
Esthela, S, “La clínica de los nudos”, artículo publicado en Lacanian journal, rrollo sobre estas categorías. Al punto que en la década del `80,
Francia, 1º de diciembre del año 2003. Texto presentado en el Coloquio Jacques la Asociación Americana de Psiquiatría se vio obligada a incluir,
Lacan de Niza, Año 2001. tanto a la dismorfofobia como a la anorexia, como nuevos trastor-
Freud, F, Conferencia 27, “La transferencia”, en Obras completas, volumen nos autónomos en el DSMIV.
XVI, Buenos Aires, Editorial Amorrortu. Años 1916-1917. Como consecuencia, dada la heterogeneidad de enfoques, las
Lacan, J, El Seminario. Libro 3: “Las psicosis”. Buenos Aires. Ed. Piados. Año relaciones se diversifican entre ambas categorías, en tanto predo-
2004. mina un punto de vista nominal-descriptivo que desconoce la di-
Lacan, J, El Seminario. Libro 9: “La Identificación”. Buenos Aires. Ed. Pia- mensión de la causa.
dos. Justamente una perspectiva fenómeno- estructural, posibilita un
Lacan, J, “De una cuestión preeliminar a todo tratamiento posible de la psi- abordaje diferencial que nos permite delimitar y analizar sus rela-
cosis”, en Escritos II, tomo 2, Buenos Aires, Siglo XXI Editores. Año2003.
ciones posibles. Para ello revisaremos brevemente los desarro-
Lombardi, G, “El síntoma y el acto”, en La clínica del psicoanálisis 2 Cátedra llos de ambos términos y su punto de conexión, centrándonos en
I de Clínica de Adultos, Psicología, U.B.A, Buenos Aires, Editorial Atuel.
el análisis de la denominada “distorsión perceptiva”, consideran-
Lombardi, G y cols., “Las psicosis”, en La clínica del psicoanálisis 3, Buenos
do su naturaleza y los mecanismos en juego, entendidos a la luz
Aires, Editorial Atuel.
de la enseñanza de J. Lacan.
Mazzuca y cols, Las Psicosis. Fenómeno y Estructura. Eudeba. Año 2001.
Miller, J, Lo real y el sentido, Buenos Aires, Editorial Colección Diva. Año
2003.
PUNTOS DE CONEXIÓN 
Es el italiano Morselli quien acuña, en 1886, el término dismorfo-
fobia definiéndola como “la conciencia de la idea de la propia de-
formidad; el individuo teme `ser` o `convertirse` en deforme”, es
un sentimiento subjetivo de fealdad o defecto físico que el pacien-
te cree que es evidente para los demás, aunque su aspecto está
dentro de los límites de la normalidad.

57
Desde allí la discusión ha girado en torno a su estatus nosográfi- I(A) como regulador simbólico necesario para la constitución de la
co, aunque históricamente, ha sido ubicada más como síntoma o imagen del cuerpo. Ya aquí plantea la función de recubrimiento de
síndrome que como una entidad clínica. Sin embargo, en 1987, el la imagen al establecer la diferencia entre las imágenes reales y
DSMIV la incluye como una entidad autónoma, denominándola “ las virtuales y deja abierta la pregunta por la función del objeto a
trastorno dismórfico corporal”. en lo simbólico, cuestiones que serán retomada a partir del Sem
Por otro lado, respecto a la anorexia, situamos como punto de X donde Lacan presentará a este objeto como cualitativamente
partida de nuestro trabajo el Congreso de Psiquiatría de Gottin- diferente a todos.
guen en 1965, donde se establece un cambio radical en la con- En este contexto y atendiendo a diferentes momentos en que J.
cepción psicopatológica clásica de la anorexia mental. Una de Lacan retomará el problema de la percepción podemos introducir
sus conclusiones señala que “El conflicto fundamental de la ano- algo de luz a nuestra pregunta acerca de la llamada “distorsión
rexia, se ubica a nivel del cuerpo y no a nivel de las funciones perceptiva”.
alimentarías sexualmente envestidas”. En esta perspectiva, es Como sabemos y haciendo explícita la disidencia con la psicolo-
que tiene filiación el Psicoanálisis Americano, donde cobra rele- gía y filosofía del momento, Lacan plantea el campo perceptivo y
vancia la teoría del “Self” (Kohut, 1960). El mismo es definido co- “sus trastornos” no como dependiente del registro sensorial, ni
mo: “un centro de iniciativa psicológica”, autopropulsado y conti- reducido a lo que se percibe, sino que, en un primer momento, lo
nuo. Una unidad que busca seguir su propio curso, otorgando un explica por la intervención de lo simbólico sobre lo imaginario y lo
propósito central a la personalidad y una sensación de sentido a real. Posteriormente en el texto “De una cuestión preelimiar…”,
la vida. (1966) esboza lo que actualmente nos permite leer algunos de los
Justamente un déficit situado a nivel del Self y la conciencia del fenómenos que nos convocan en esta ocasión, aludimos a la re-
cuerpo, son las coordenadas que permiten establecer a la ano- cordada nota al pie que agrega al esquema R, en la cual se seña-
rexia como un síndrome específico en el cual, la despersonaliza- la que la percepción no sólo está estructurada por la incidencia
ción y desrealización localizada a nivel de la imagen corporal, del significante sino también a partir de la operación de extracción
cobran relevancia. El desorden psíquico característico está rela- del objeto (a) del campo de la realidad, extracción “que sin embar-
cionado a los defectos subyacentes en el sentimiento de si, la go le da su marco”. Esta novedad obliga a estudiar los fenómenos
identidad y la autonomía. Es así que la Anorexia adquiere estatu- perceptivos en relación tanto a la articulación significante, como al
to como cuadro clínico específico dentro de esta teoría, definido goce.
entonces como: una defensa contra el sentimiento de no tener un Desde el inicio y a lo largo de su enseñanza, J. Lacan mantendrá
núcleo de personalidad propia. que la relación con el cuerpo es siempre mediatizada, es decir, no
A partir de estos desarrollos, la distorsión de la imagen del cuerpo se tiene una experiencia directa del mismo. Por lo tanto cobra
en la anorexia, junto al rechazo a la comida, serán las dos carac- relevancia “el montaje” que permite que lo que acontezca en la
terísticas distintivas de la misma. Justamente será el escenario estructura tenga consecuencias en la constitución del cuerpo y
del cuerpo, el punto donde la anorexia y la dismofofobia serán sus perturbaciones. En este marco, encuentra sentido el especial
articuladas por distintos autores, en tanto, la imagen del cuerpo interés que le otorgamos a la “imagen especular” y la importancia
se encuentra afectada en ambas. que adquiere el espejo como instrumento mediador en presenta-
A pesar de estos desarrollos, el DSMIV excluye ambas categorías ciones como las dismorfofobias y las anorexias, donde su uso
indicando la necesidad de realizar un diagnóstico diferencial fren- frecuente y sus efectos son diferenciales.
te a una presentación de este tipo. La insuficiencia de estos diag- Justamente serán las perturbaciones en la imagen lo que lo lleva-
nósticos, reducidos a criterios descriptivos-fenomenológicos, nos rá en su Seminario X, la Angustia, a retomar el estadio del espejo
obliga a establecer la naturaleza y mecanismos de producción de y modificar el registro de lo imaginario, inaugurando el campo de
la dismorfofobia centrándonos en el fenómeno de la distorsión lo especular. J.A. Miller (2003-2004) refiere que este recorrido es
perceptiva, común a la anorexia.  paralelo a la construcción del objeto a que realiza en este semina-
En esta dirección muchos autores piensa, tanto a la anorexia co- rio, como un objeto en el registro de lo real en tanto inaprehensi-
mo a la dismorfofobia, como un síntoma de distinto valor clínico ble por el significante y por la imagen.
según se encuentren en el campo de la neurosis o de las psicosis, Un antecedente de esta hipótesis se plantea en tanto el investi-
lo que nos exige pensar la dimensión de solución que adquieren mento de la imagen especular es un tiempo fundamental de la
desde una mirada estructural, de la que nos ocuparemos poste- relación imaginaria, pero que tiene un límite, ya que no todo el
riormente. investimento libidinal pasa por la imagen especular, es decir, hay
un resto. Resto que queda en lo real sin reflejarse en el espejo,
LA DISTORSIÓN PERCEPTIVA E IMAGEN DEL CUERPO: por lo tanto, no todo en la imagen es especularizable.
EL ESPEJO Este movimiento lo lleva a conformar el campo escópico, un cam-
Los distintos desarrollos coinciden en que la distorsión de la ima- po regulado justamente por la extracción de ese resto no especu-
gen del cuerpo es un trastorno perceptivo pero las diferencias se larizable, separación que posibilita cierta armonía de la imagen
plantean en la forma en que se explica la naturaleza de tal distor- del cuerpo, en tanto imagen que vela ese objeto.
sión o defecto perceptivo. Es decir, cuando nos ubicamos a nivel Ahora bien ¿cuáles son los efectos clínicos de estas perturbacio-
de la causa del fenómeno, las aguas se dividen entre el psicoaná- nes en lo imaginario? Lacan dirá, retomando el estadio del espe-
lisis y otras perspectivas. jo, que allí no predomina como afecto el júbilo, sino la angustia.
Es el caso de las perspectivas fenomenológicas actuales (Gallag- Así a partir del texto freudiano “Lo ominoso” (1919), trabaja el
her y Cole, 1995) que entiende que la imagen del cuerpo se desa- afecto de la angustia como efecto del irrupción de algo que no
rrolla en forma gradual y que consiste en una representación pro- debería aparecer, cuando “falta la falta” (1) dirá.
ducto de una acción reflexiva sobre el esquema corporal original, En términos estructurales, el recubrimiento del objeto está asegu-
por lo tanto la distorsión sería producto de un déficit en tal desa- rado, principalmente por dos elementos que garantizan la unidad
rrollo. del sujeto y, por lo tanto, de su cuerpo: la identificación especular
En contraposición, en el psicoanálisis de orientación Lacaniana i(a) y el fantasma (S◊a). Por lo tanto, si la angustia emerge es efec-
encontramos que la imagen del cuerpo no se constituye en forma to de la caída del velo o la conmoción del arreglo fantasmático.
gradual ni reflexiva, sino por una identificación a una imagen, la Pero en algunos casos, la presencia de ese objeto “mirada” per-
del otro. Idea desarrollada en 1949 con la noción del Estadio del siste como una mancha que perturba la armonía y el silencio es-
Espejo como formador del YO, donde plantea el cuerpo como una perable del cuerpo, aunque sin experimentar una fragmentación
totalidad que se visualiza bajo una buena forma, una Gestalt si- del mismo. Mancha localizada en una parte del cuerpo o en el
métrica e invertida. Es la imagen la que da al cuerpo una unidad, cuerpo mismo, que produce un “fuera de simetría”(2) en la espe-
una armonía que no tiene previamente, cuyo efecto es la localiza- cularización y encarna un exceso necesario de negativizar. Man-
ción de una experiencia de satisfacción, de jubilo. cha anudada a la certeza de tornarlos o convertirlos en feos, por
Posteriormente en el “Observaciones sobre el Informe de Daniel la cual, además, son siempre vistos.
Lagache:…” (1960) modificará esta concepción al introducir el Ahora bien ¿qué intersecciones y diferencias podemos encontrar

58
entre las presentaciones clínicas de la anorexia y las llamadas BIBLIOGRAFÍA
dismorfofobia? En una primera aproximación son varios los pun- Alvarez, E.; Sauvagnat, "Fundamentos de Psicopatologia Psicoanalitica",
tos de encuentro en la perspectiva fenomenológica, por ejemplo, Ed. Síntesis, España 2004
la perturbación a nivel de la imagen, la presencia de un exceso Autores Varios (1994) DSM-IV Manual Diagnóstico y estadístico de las
que no es metabolizado por la imagen especular y una experien- Enfermedades Mentales .Barcelona Masson 1995
cia que pareciera enmarcarse en los bordes de lo estético. Pero Freud. S. (1919) "Lo ominoso" Obras completas Volumen XVII. Amorrortu
Editores. Buenos Aires 2003
esta equivalencia ya no es posible de sostener si situamos las
coordenadas fenómeno--estructurales, incluso en la diversidad Gallagher y Cole, (1995) Body Schema and Body Imagen in a deafferent-
ted subjetc. Journal of Mind and Behavior, 16, 369-390
misma de las presentaciones clínicas de anorexia. En la casuísti-
Kohut, H. "La restauración del si mismo "Ed Paidos Buenos Aires 1980
ca consultada (3), hallamos que en relación al espejo y al Ideal,
podemos constatar que el uso que se realiza en algunas ano- Lacan, J. (1960) "Observaciones sobre el Informe de Daniel Lagache: Psi-
coanálisis y estructura de la personalidad " Escritos II. ED Siglo XXI, 1988
rexias tiene un espesor diferente. Por un lado, si la situamos co-
Lacan, J. (1962-1963) El seminario Libro X. La angustia . Ed Paidos, Buenos
mo una estrategia extrema, desesperada, en el intento de soste-
Aires, 2006
ner un horizonte para que el deseo tenga un soporte más allá de
Lacan, J. (1964) El seminario. Libro XI. Los cuatro conceptos fundamentales
la restricción alimentaría que encuentra en el acting out. Una res- del psicoanálisis. Ed Paidós, Buenos Aires, 1987.
puesta que intenta negativizar un más de satisfacción que tiene
Lacan, J. (1966) "De una cuestión preliminar a todo tratamiento posible de la
su sostén en la vacilación de la escena fantasmática. Por otro la- psicosis" Escritos II. Ed Siglo XXI, Buenos Aires ,1988
do, encontramos aquellas presentaciones en las que el exceso de Lacan, J. (1949) "El estadio del espejo como formador del yo" Escritos I. Ed
eso que retorna no se localiza a nivel de la imagen, si no en una Siglo XXI. Buenos Aires, 2002
experiencia, una vivencia que en todo caso puede “ser vestida” Lopez, S.; Moreno, M.; Municoy, F.; Torres, M. "Las presentaciones
por esa imagen cadavérica que anticipa un tipo de goce mortífero, de las llamadas Anorexia Mental" Cuadernos de Psicopatología. Edit U.N.L.P.
pronto a realizarse. 1997.
Introducidos, de esta forma, al campo de las soluciones halladas, Miller, J.A. (2003-2004) "La Angustia lacaniana." Ed Paidos, Buenos Aires
en el caso de las dismorfia, encontramos un tratamiento diferente 2007
de lo real, via el campo escópico. Es la imagen en el espejo el Napolitano, G. (2005) Proyecto de investigación "Clinica diferencial de las
marco donde se localiza el exceso, y sobre el cual se extiende el perturbaciones de la experiencia y percepción del cuerpo" U.N.L.P.
texto de la fealdad. Forma de amalgamar algo de un real con lo Schejtman, F.; Eidelberg, A.; SORIA, N. y Ventoso, J. (2000) "Síntomas
imaginario y lo simbólico, a modo de un precario anudamiento actuales de lo femenino" Ed Producción. Buenos Aires,2003
que le da inicialmente un marco de realidad. Esto se desprende Recalcati. M. (2003) "Clinica del vacío". Ed Sintesis, España 2003
del análisis clínico, donde los sujetos tiene organizada su vida en
función de ese defecto sin sufrir fenómenos clínicos positivos o
desorganizadores. Pero también se comprueba lo fallido de esta
solución, porque localiza pero no negativiza el exceso, de allí que
estos pacientes se caracterizan por ejemplo, por solicitar reitera-
das intervenciones quirúrgicas que sí lo realicen, siendo otra for-
ma más de tratar lo real, esta vez, via las “cirugías estéticas” . Por
otro lado, la casuística arroja otro índice clínico que da cuenta de
lo insuficiente de esta solución, al mostrar que la mayoría de los
casos de dismosfofobia presentan dificultades en sus relaciones
con el mundo y con su sexualidad.
Dificultades comunes a las anorexias que nos ocupan, donde el
uso del espejo conlleva un efecto mortificador, a diferencia del
efecto pacificador que produce en las dismorfias. Nos pregunta-
mos entonces ¿qué función adquiere el espejo en la anorexia? A
nuestro entender, aquí la imagen sólo verifica, confirma el exceso
que ellas experimenta a nivel de su cuerpo el cual intentan nega-
tivizar rechazando la comida, es decir, vía la realización.
Estamos, entonces, frente a dos soluciones diferentes. En la dis-
morfia el sujeto trata lo real via lo escópico, acompañado por el
texto sobre la fealdad que se erige en torno a él, operando como
un pequeño argumento simbólico que intenta significantizar algo
de ese real.
En cambio en la anoréxica no encontramos un texto similar, se
presenta muda, no se queja de estar o ser fea para el Otro, sino
más bien el lazo al Otro parece estar cortado. En un punto, la
respuesta de la anoréxica, dejar de comer, lleva la misma marca
que el exceso, la muerte misma, en tanto la conduce a ella. Es
decir, es un exceso que no llega a nominarse via lo simbólico, sino
que se termina realizando y encarnado en lo real.
Profundizar el estudio de estas respuestas que toman la pendien-
te del actig out y el pasaje al acto, inaugura el siguiente período
de esta investigación, “ Clínica diferencial de las perturbaciones
de la experiencia y la percepción del cuerpo”

NOTAS
(1) Lacan, J. (1962-1963) El seminario Libro X. La angustia . Ed Paidos, Buenos
Aires, 2006.
(2) Lacan, J. (1962-1963) El seminario Libro X. La angustia . Ed Paidos, Buenos
Aires, 2006. Clase del 23 de enero
(3) “Clinica diferencial de las llamadas anorexias Mental” investigación de la
U.N.L.P directora Napolitano Graziela 1996-97.-

59
A VIVÊNCIA DA MATERNIDADE EM Diante disso, o objetivo principal neste estudo foi compreender
como as mães de crianças com autismo percebem suas vivências
com relação à maternidade. Além disso, mais especificamente,
MÃES DE CRIANÇAS COM AUTISMO elucidar os sentimentos que perpassam essa trajetória; desvelar
as especificidades da rotina de cuidados com a criança autista;
Kurtz, Cesar Pâmela; Najar, Smeha Luciane conhecer a repercussão do diagnóstico do filho nas relações fa-
Centro Universitário Franciscano. Brasil miliares e sociais e, por fim, compreender como o acesso à rede
de apoio pode reverberar nas vivências da maternidade.

METODOLOGIA
RESUMEN A pesquisa foi realizada com uma abordagem qualitativa de cunho
El presente estudio buscó comprender como madres de niños descritivo. Participaram quatro mulheres que têm filhos na faixa
con autismo viven la maternidad, así como elucidar los sentimien- etária infantil, de 6 a 10 anos, com diagnóstico de autismo. A
tos que prepasan esta trayectoria; desvelar las especificidades de maioria das mães possui escolaridade de nível médio ou curso
la rutina de cuidados con el niño autista; conocer la repercusión superior completo. Na data das entrevistas, três participantes es-
del diagnóstico del hijo en las relaciones familiares y sociales y tavam casadas com o pai de seu filho, diagnosticado como autis-
por fin comprender como el acceso a la red de apoyo puede re- ta, e uma em situação de separação conjugal. A escolha dessas
verberar en las vivencias de la maternidad. Participaron cuatro participantes ocorreu por conveniência.
mujeres con hijos en la edad infantil con diagnóstico de autismo. Para a coleta de dados, foram realizadas entrevistas semiestrutu-
Los datos fueron obtenidos por medio de entrevistas semiestruc- radas, sendo essas efetuadas individualmente, com duração de,
turadas, realizadas individualmente y analizadas conforme el mais ou menos, uma hora e em locais escolhidos pelas partici-
Análisis Textual Cualitativo. Los resultados apuntan que esta vi- pantes. As entrevistas foram gravadas em áudio e transcritas na
vencia es una experiencia desafiadora. Estas mujeres renuncian íntegra, posteriormente, o material foi destruído para preservar a
a la carrera profesional, vida social y a relaciones afectivas a favor identidade das participantes.
de los cuidados maternos. Surgen con eso sentimientos como Essas entrevistas seguiram um roteiro que serviu para nortear a
inseguridad, tristeza y desamparo. Por consiguiente las redes de condução deste processo. Salienta-se que não houve intuito de
apoyo actúan como auxilio e información ayudándolas asentirse obter respostas certas, mas sim, a intenção de compreender a
más confinadas frente a la maternidad. Se concluye delante de singularidade que perpassa a vivência da maternidade de cada
eso que es necesario posibilitar a estas madres un espacio donde mulher que participou da pesquisa. Os dados coletados foram tra-
ellas puedan ser escuchadas, cambiar experiencias y amenizar balhados posteriormente, conforme a Análise Textual Qualitativa
sus inseguridades. Al final se resalta que la sicología puede fun- (Moraes,2003), que visa a aprofundar a compreensão dos fenô-
cionar como red de apoyo y contribuir para la prevención en salud menos investigados, possibilitando com isso a emergência de
mental en las familias que posean miembros autistas. novos significados sobre o assunto. A análise permitiu a elucida-
ção das seguintes categorias finais: vivências da maternidade,
Palabras clave suporte social e expectativas em relação ao futuro.
Maternidad Niños com autismo Foi utilizado o Termo de Consentimento Livre e Esclarecido, con-
forme resolução do Conselho Federal de Psicologia para pesqui-
ABSTRACT sa com seres humanos. O projeto foi submetido à apreciação do
THE EXPERIENCE OF MATERNITY IN MOTHERS Comitê de Ética do Centro Universitário Franciscano - UNIFRA.
OF CHILDREN WITH AUTISM
This study aims to comprehend how the mothers of autist children APRESENTAÇÃO E DISCUSSÃO DOS RESULTADOS
apperceive their maternity situations, also to elucidate the feelings Na fala de todas as mães que participaram da pesquisa é percep-
that intersperse this path, to unveil the specificity of the daily rou- tível que, antes mesmo da confirmação do diagnóstico de autis-
tine of cares with the autist child, to know the reflection of the son’s mo, elas já sentiam que o filho apresentava algo de diferente. No
diagnosis in the familiar and social relationship and last of all to entanto, é a certeza do diagnóstico que acarreta significativas
comprehend how the access to the aiding nets can reflect in the mudanças, pois nesse momento, mais do que nunca, os senti-
maternity situations. Three women whose sons are in the child- mentos da mãe são postos à prova. Conforme Núñez (2007),
hood and present autism diagnosis took part of the study. The quando as limitações do filho são evidenciadas, surgem nos pais
data were obtained through semi-structured interviews, fulfilled sentimentos como ansiedade, desilusão, preocupação e culpa.
individually and analyzed according to the Qualitative Textual Ana- As pesquisas de Welter, Cetolin, Trzcinski et al. (2008) também
lyzes. The results point that the maternity situation when the son indicam que os sentimentos mais comuns em mães que possuem
is autist is a challenging experience. These women renounced filhos com comprometimentos sérios são: tristeza, incerteza, in-
their professional careers, the social life and the affective relation- conformismo e culpa.
ships to dedicate themselves integrally to the maternal cares. Due Os sentimentos mais relatados por essas mães em relação ao
to this, feelings like incertitude, sadness and abandonment arise. autismo do filho são; choque, tristeza, inconformismo, incerteza e
Consequently the mothers need an aid to confront the difficulties aceitação.
that intersperse this life situation. The aiding nets act with support Percebeu-se também que a confirmação de que o filho tem autis-
and information helping the mothers to feel themselves more con- mo acarretou significativas transformações na vida dessas mães.
fident facing maternity. As vivências descritas por elas modificaram não apenas suas per-
cepções em relação à criança, mas também suas responsabilida-
Key words des sobre a função materna.
Maternity Autism Psychology Em relação a isso, Jerusalinsky (2007) afirma que a vivência da
maternidade é afetada, quando o filho apresenta alguma limita-
ção significativa, pois a mãe percebe a diferença existente entre
a criança esperada e a criança real. Ela sente este filho como um
A maternidade é uma vivência muito singular para as mulheres, desconhecido, deparando-se então com muitas incertezas em re-
pois essa experiência desperta significativas mudanças em suas lação a como cuidar dessa criança. Quanto maior for a distância
vidas. entre o filho real e o filho desejado, maior será o esforço psíquico
que os pais precisarão fazer para aceitar essa situação (Núñez,
No caso de crianças autistas, desde muito cedo, por volta de dois 2007). Assim, para exercer a função materna a mulher precisará
anos e meio, a mãe já percebe que seu filho é diferente dos de- fazer o luto do filho ideal e se adaptar às características e limita-
mais. Isso porque ele não demanda muito, é uma criança tranqui- ções do filho real.
la, com olhar distante e com dificuldades de interação social. Nos relatos das mães, foi possível identificar que os cuidados

60
com a criança autista são prioridade em sua rotina diária. Elas Por conseguinte, é preciso criar estratégias de intervenção e pos-
dedicam integralmente seu dia ao filho, não existindo por isso sibilitar às mães um espaço, no qual elas possam trocar experiên-
possibilidade de trabalhar fora ou exercer outra atividade. A rotina cias, executar as estratégias, compartilhar sua dor, sofrimento e
de cuidados, segundo elas, é árdua, trabalhosa e cansativa. Além amenizar suas angústias e incertezas. Salienta-se então que a
disso, não é só a vida profissional que é deixada de lado, mas as psicologia pode funcionar como rede de apoio a essas mulheres
relações sociais e, até mesmo, a relação conjugal sofrem modifi- e contribuir para a prevenção em saúde mental nas famílias que
cações em função dos cuidados com o filho. possuem membros com autismo. Entre as alternativas para me-
A sobrecarga de cuidados com a criança autista e as modifica- lhorar a realidade pesquisada está o desenvolvimento de grupos
ções na vida diária fazem com que a mãe precise da ajuda de para pais, baseados na troca de vivências, grupos informativos
outras pessoas para conseguir enfrentar as dificuldades inerentes que auxiliem e orientem a família a lidar com o autismo, assim
a essa situação. As redes sociais, como a família ampliada, a como grupos de sala de espera, enquanto a criança está sendo
comunidade, a escola e a equipe de profissionais são fontes de atendida.
auxílio e informação diante das adversidades sentidas pelos pais Por fim, salienta-se a necessidade de continuar pesquisando
em decorrência situação limitante do filho (Núñez,2007; Ribas; questões referentes a esta temática, para melhorar essa realida-
Moura, 2003; Castro; Piccinini, 2002). Portanto, contar com esse de e possibilitar a essas mães uma melhor qualidade de vida.
suporte faz a mulher sentir-se mais encorajada, confiante e me-
nos estressada em sua vivência da maternidade.
As relações familiares são a principal fonte de auxílio para as
mães nas adversidades que surgem em decorrência do autismo BIBLIOGRAFÍA
do filho. A família nuclear, composta pelo marido e outros filhos, Bosa, C. (2006).Autismo: intervenções psicoeducacionais.Revista Brasileira
fornece subsídios importantes que ajudam a mulher a suportar a de Psiquiatria,v.28,n.1,p.47-53.
intensa da rotina de cuidados com a criança autista. Os maridos Castro, E.; Piccinini, C.A. (2002) Implicações da doença orgânica crônica
contribuem, principalmente, com o apoio econômico, uma vez na infância para as relações familiares: algumas questões teóricas. Psicologia:
que as mulheres renunciaram a suas carreiras profissionais. De reflexão e crítica, Brasil, 15, 625-635.
acordo com Núñez (2007) e Sprovieri (2001), enquanto a mãe fica Jerusalinsk, A. (2007).Psicanálise e desenvolvimento infantil. 4. ed. Porto
em casa para cuidar do filho, cabe ao pai trabalhar fora e se en- Alegre: Artes e Ofícios.
carregar do sustento financeiro. Maldonado, M. (2002).Psicologia da gravidez: parto e puerpério. 16. ed.
São Paulo: Saraiva.
Cabe ressaltar que, na realidade das participantes da pesquisa,
Moraes, R. (2003).Uma tempestade de luz: a compreensão possibilitada
os avós são figuras centrais no que se refere aos cuidados afeti-
pela análise textual qualitativa.Ciência e Educação,9,191-211.
vos e suporte financeiro com a criança autista. Conforme Castro
Núñez, B. (2007).Familia y discapacidad: de la vida cotidiana a la teoría.
e Piccinini (2002), os avós são considerados pelas mães como os Buenos Aires: Lugar.
principais provedores de apoio e auxílio diante da situação atípica
Owen, H. Autismo em neurologia infantil. In: Jerusalinsk, A. Psicanálise e
da criança.  desenvolvimento infantil. 4. ed. Porto Alegre: Artes e Ofícios, 2007.
Outra rede de apoio a essas mães é a equipe técnica e, sobre Ribas, A.; Moura, M. (2003). Responsividade materna: levantamento biblio-
isso, Owen (2007), ao discorrer sobre o tratamento de crianças gráfico e discussão conceitual. Psicologia Reflexão e Crítica, Brasil, 16, 137-
autistas, afirma que é necessário um trabalho em equipe interdis- 145.
ciplinar, aliando a psicoterapia à farmacologia. O autor ressalta SPROVIERI, M.H. & Assumpção Jr., F. (2001). Dinâmica familiar de crianças
também a importância da participação ativa da família nesse pro- autistas.Arquivo Neuropsiquiátrico,59,230 - 237.
cesso. De acordo com Bosa (2006), o tratamento se torna eficaz, Welter, I.; Cetolin, S.; Trzcinski, C et al.(2008).Gênero, maternidade e
quando a equipe técnica possui habilidades para trabalhar junto à deficiência: representação da diversidade. Revista Textos e Contextos. Porto
família da criança autista. Alegre, 7, 98 - 119, jan/jun.
Diante disso, é interessante salientar que a relação com a equipe
de profissionais, nos casos estudados, não abrange um tratamen-
to interdisciplinar. Nos relatos das mães, é possível identificar que
cada profissional que atende à criança autista trabalha isolada-
mente, não havendo trocas de informação. É a mãe ou outro fa-
miliar que faz esse intercâmbio de notícias em relação aos trata-
mentos em prol do bem - estar da criança.
O ambiente de educação formal é outra referência importante pa-
ra os pais de autistas. Após a busca por tratamentos para o filho,
surge também a necessidade de integrá-lo à sociedade, e isso
poderá ocorrer por meio da escola. No entanto, o preconceito em
relação ao autismo é sentido pelas mães, quando elas buscam
uma escola para o filho. Existe muito receio em aceitar a criança
autista e, por isso, as escolas apontam imposições ou restrições.
Por fim, em relação ao futuro da criança autista, há dificuldade de
visualizar as etapas posteriores do desenvolvimento dessa crian-
ça. Para o futuro existem expectativas, porém aliadas a muitas
incertezas. Em decorrência disso, algumas mães consideram
complexo planejar outras ocupações que não as referentes aos
cuidados maternos. Elas sabem que precisarão cuidar dessa
criança para o resto de suas vidas e que ela necessitará de aten-
dimentos especializados. Contudo, reconhecem a importância do
suporte familiar e comunitário.

CONSIDERAÇÕES FINAIS
Conclui-se que as essas mães entregam suas vidas aos cuidados
do filho, não existindo tempo para que possam exercer outra ativi-
dade. É importante refletir até que ponto essa sobrecarga de cuida-
dos é benéfica à saúde da mulher, da criança e, até mesmo, dos
demais familiares como o marido e outros filhos, já que esses apa-
recem muito pouco na fala das mães e, quando são mencionados,
é sempre para fazer uma relação direta com o filho autista.

61
UNA REVISIÓN DE ESTUDIOS QUE una disposición cognitiva general negativa (4). Son individuos que
creen que deben y pueden alcanzar un desempeño ideal y perci-

UTILIZAN LA ESCALA APS-R COMO ben cualquier esfuerzo menor que esto como insatisfactorio. Atien-
den selectivamente a las claves que confirman que sus estándares
no son realizados (5). Subestiman su capacidad para enfrentar las
MEDIDA PARA LA EVALUACIÓN DEL tareas y reportan sentirse más molestos por pensamientos negati-
vos (6), además de reportar baja autoestima (7).
PERFECCIONISMO MULTIDIMENSIONAL Hoy en día se sugiere un aspecto positivo del fenómeno y se ha
propuesto una medida diseñada para medir los componentes
Lago, Adriana; Traiber, Liliana; Dalla Valle, Ariel; Partarrieu, adaptativos y desadaptativos: la Almost Perfect Scale - Revised
Andres; De Rosa, Lorena; Keegan, Eduardo (APS- R de aquí en más) (8).
Un estudio publicado por Rice y Slaney (2002) establece que no
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
queda claro aún qué es lo particularmente negativo del perfeccio-
nismo y que muchas veces se indica como lo negativo a las con-
secuencias de ser perfeccionista. Más que una definición de los
RESUMEN aspectos que son desadaptativos para el sujeto perfeccionista, se
En el presente artículo de revisión se presenta el constructo psi- propone el concepto de discrepancia como lo esencial del perfec-
cológico perfeccionismo en sus aspectos adaptativos y desadap- cionismo. Así, no son los estándares elevados los que hacen de
tativos. Se expone brevemente la relevancia del concepto y su una persona un perfeccionista, ni su desempeño real, sino la ob-
basamento en los datos provenientes de la investigación empírica servación de la distancia entre ambos, es decir, su discrepancia.
sobre el tema. Se hace un recorrido por las distintas investigacio- Los perfeccionistas adaptativos presentarían altos estándares de
nes que utilizan la escala APS-R y exploran al perfeccionismo desempeño y baja discrepancia, acompañado de una visión más
desde entornos clínicos y no clínicos y se hace especial hincapié realista de los mismos. Asimismo, serían capaces en generar sa-
en la aplicación del concepto de discrepancia y su posible valor tisfacción o auto reforzamiento a partir de sus propios logros, y se
predictivo, en cuanto a la calidad de vida y el malestar psicológi- verían en la necesidad de alcanzar excelentes performances por
co. METODOLOGÍA. Revisión bibliográfica. Análisis conceptual. la propia necesidad. Al contrario, en los perfeccionistas desadap-
OBJETIVOS. Se espera a través de esta presentación transmitir tativos que presentarían altos estándares y alta discrepancia, se
la relevancia que tiene el concepto de perfeccionismo, conside- observaría la presencia de estándares exigentes y poco realistas,
rarlo en sus aspectos tanto adaptativos como desadaptativos y incapacidad de obtener satisfacción con el propio rendimiento, y
considerar el problema del perfeccionismo en entornos universita- necesidad de tener un rendimiento excelente para evitar evalua-
rios para incentivar nuevas investigaciones y dar lugar a la posibi- ciones negativas por parte de los demás (9). A su vez, los indivi-
lidad de instrumentar intervenciones preventivas. duos no perfeccionistas serían aquellos que no se ven en la nece-
sidad de alcanzar altos estándares.
Palabras clave
Perfeccionismo APS-R Estudiantes Universitarios. 3. LA ESCALA APS-R
El equipo dirigido por Slaney ha desarrollado una escala, la APS-R
ABSTRACT (10) que posee buenas propiedades psicométricas y está espe-
A REVIEW OF STUDIES WHO USES THE APS-R SCALE cialmente diseñada para aplicarse en el área clínica tanto como
AS A MEASSURE TO ASSESS MULTIDIMENTIONAL en población no clínica.
This paper reviews the literature on the construct of perfectionism El instrumento está compuesto por 23 ítems que se distribuyen en
and its adaptive and maladaptive aspects. We briefly outline the una escala, con formato de respuesta de tipo Likert de 7 (desde
relevance of the concept and its empirical basis. The paper re- 1= fuertemente en desacuerdo a 7= fuertemente de acuerdo) in-
views the different research studies that have used the APS-R dicando grado de acuerdo en las afirmaciones. A su vez la escala
scale, which explores perfectionism in clinical and non-clinical set- presenta tres subescalas: Estándares, Orden y Discrepancia. La
tings, placing particular emphasis on the concept of discrepancy escala altos estándares (7 ítems) evalúa la presencia de estánda-
and its potential predictive value in terms of quality of life and psy- res elevados de desempeño. La escala Orden (4 ítems) mide la
chological distress. METHODOLOGY. Literature review. Concep- preferencia por el orden y la pulcritud. La escala Discrepancia (12
tual analysis. OBJECTIVES. In this paper we expect to convey the ítems) evalúa el grado en que los entrevistados se perciben a sí
relevance of the construct of perfectionism, considering both its mismos como incapaces para alcanzar sus propios estándares de
adaptive and maladaptive aspects, as well as evaluate the prob- desempeño. Los datos referentes a la validez y confiabilidad de la
lem of perfectionism in university settings to encourage further nueva escala son prometedores (11). Análisis factoriales explora-
research and to examine the possibility of implementing preven- torios y confirmatorios apoyaron la estructura factorial de la esca-
tive interventions. la (12). Los coeficientes alfa de Cronbach fueron .92 para Discre-
pancia, .85 para Altos Estándares, y .86 para Orden. Numerosos
Key words estudios (13, 14) brindaron información adicional confirmando la
Perfectionism Distress students estructura factorial del APS-R. En comparación con la validez pre-
dictiva de los puntajes derivados de distintas medidas de perfec-
cionismo, los puntajes de las subescalas del APS-R superaron los
de otras escalas de perfeccionismo (15).
1. INTRODUCCIÓN El relevamiento de los estudios realizados utilizando esta escala
En la actualidad el perfeccionismo ha sido conceptualizado como muestra que la mayoría de dichos estudios son de carácter explo-
un constructo teórico relativo al campo de la psicología de la per- ratorio correlacional.
sonalidad, con algunos aspectos desadaptativos o neuróticos y El 70% de las investigaciones realizadas utilizando la escala
otros claramente adaptativos o funcionales, y no ya como un ras- APS-R se llevaron a cabo en estudiantes universitarios, cuyas
go negativo y unidimensional (1). edades oscilaron entre los 19 y 28 años, siendo levemente supe-
Randy Frost y colaboradores (1990), y Paul Hewitt y Gordon Flett rior la colaboración de participantes femeninos.
(1991), fueron los primeros equipos de investigación en estudiar el Es de importancia destacar que una buena parte de los resulta-
constructo desde una perspectiva empírica. Los individuos perfec- dos de los estudios relevados apoyan la naturaleza multidimen-
cionistas se destacan por sobre sus pares no perfeccionistas por- sional del constructo (16). Wang, Yuen y Slaney (2008) dieron
que experimentan mayor preocupación sobre su desempeño y so- cuenta de la validez de constructo utilizando la escala APS-R y el
bre la posibilidad de cometer errores (2), se autoevalúan con mayor Neo Five-Factor Inventory-Form.
dureza y también reportan un mayor malestar al cometerlos (3), Algunos estudios que vincularon al perfeccionismo con las rela-
responden a tareas de evaluación con mayor afecto negativo o con ciones interpersonales dieron como resultado que el perfeccionis-

62
mo desadaptativo se encuentra asociado a disfunciones interper- Counseling and Development, 34, 130-14.
sonales, a ver al ambiente como más competitivo, a acercarse a 13) Ashby, J.S.; Kottman, T.; & Schoen, E. (1998). Multidimensional per-
las relaciones de manera más agresiva y a reaccionar negativa- fectionism and eating disorders. Journal of Mental Health Consulting, 20.
mente frente a los errores. Los perfeccionistas adaptativos, que 14) Rice, K. & Slaney, R. (2002). Clusters of Perfectionistics: Two Studies
podrían ser más propensos a buscar relaciones más cooperati- of Emotional Adjustment and Academic Achievement. Measurement & Evalu-
ation in Counseling & Development, 35.
vas, y los no perfeccionistas, expresaron niveles bajos de proble-
mas interpersonales. 16), 17) Wang, K.; Yuen, M. & Slaney, R. (2008). Perfectionism, Depression,
Loniless, and Life Satisfaction. A study of high school students in Hong Kong.
A su vez, se encontró que poseer altos estándares es predictivo The Counseling Psychologist, Vol. XX, Month XXXX.
de logros académicos y motivación hacia el logro (17). 18) F. Arana, M.L. Scappatura, A. Lago., & E. Keegan. (2006). Traduc-
En la presente revisión se intenta destacar el valor de los estudios ción y Adaptación de una medida multidimensional de Perfeccionismo: La
realizados a nivel transcultural, que inspiraron el proyecto de in- Escala APS-R (Almost Perfect Scale). Fase Preliminar.
vestigación en nuestro país y la posterior adaptación de la escala 19) y 20) Gilman, R.; Ashby, J.; Sverko, D.; Florell, D. & Varjas, K.
a nuestra cultura. En relación a esto, se puede observar que la The Relationship between perfectionism and multidimensional life satisfaction
traducción de los ítems presenta un buen entendimiento en nues- hmong Croatian and American Youth. (2005). Personality and Individual Differ-
tra lengua, y la técnica no ha tenido dificultades en su compren- ences 39, 155-166.
sión, es decir que actualmente existe una primera adaptación 21) Ongen, D. (2009). The relationship between perfectionism and agresión
hmong adoelscents. Procedia Social and Behavioral Sciences 1, 1073-1077.
comprensible (18).
En relación a las investigaciones transculturales que se han reali-
zado (19) (20) (21), se observó que los perfeccionistas adaptati-
vos presentaron mayor satisfacción en muchas áreas en compa-
ración con los desadaptativos y los no perfeccionistas. Mantener
altos estándares personales en una de las muestras pareció con-
tribuir a un sentido positivo de sí mismo y a una mayor autoesti-
ma. También, los perfeccionistas adaptativos presentaron punta-
jes más altos en autoestima y más bajos en depresión y ansiedad,
a la inversa de los perfeccionistas desadaptativos, quienes al pre-
sentar altos estándares tienden a instrumentar más conductas
agresivas.

CONCLUSIONES
A partir de la revisión bibliográfica realizada, se destaca la impor-
tancia de la APS-R en poblaciones estudiantiles, las cuales son
foco de especial atención para la prevención psicopatológica. Se
esperan más estudios que brinden mayor información y cooperen
en la tarea de terapeutas y educadores en relación a este tipo
específico de población. En especial, ponemos énfasis en estu-
dios transculturales a realizarse en población latinoamericana, ya
que aún no se han realizado.

BIBLIOGRAFÍA
REFERENCIAS
1) Slaney, R.; Rice, K. & Ashby, J; (2002). “A programmatic approach to
measuring perfectionism: The Almost Perfect Scales. In G.L.Flett & P.L. Hewitt
(Eds), Pertectionism: Theory, research, and treatment (pp 63-88) Washington,
DC; American Spychological Association.
2) Frost, R.O.; Turcotte, T.A.; Heimberg, R.G.; Mattia, J.; Holt, C.
S.; & Hoper, D.A. (1995). Reactions to mistakes among subjects high and
low in perfectionistic concern over mistakes. Cognitive Therapy and Research,
19.
3) Brown, E.J.; Heimberg, R.G.; Frost, R.O.; Makris, G.S. Juster,
H.R. & Leung, A.W. (1999). Relationship of perfectionism to affect, expecta-
tions, attributions and performance in the classroom. Journal of Social and
Clinical Psychology.
4) E.J.; Heimberg, R.G.; Juster, H.R.; Makris, G.S. & Leung, A.W.
(1997). Self-monitoring of mistakes among subjects high and low in perfectionistic
concern over mistakes. Cognitive Therapy and Research, 21, 1-14.
5) Hamachek, D.E. (1978). “Psychodynamics of normal and neurotic perfec-
tionism.” Psychology, 15, 27-33.
6) DiBartolo, P.M.; Frost, R.O.; Dixon, A.; & Almodovar, S. (2001).
“Can cognitive restructuring reduce the disruption associated with perfectionistic
concerns?” Behavior Therapy, 32, 167-184
7) Gotwals, J.K.; Dunn, J.G. & Wayment, H.A. (2003). “An examination
of perfectionism and self-esteem in intercollegiate athletes.” Journal of Sport
Behavior, 26.
8) y 10) Slaney, R.B.; Mobley, M.; Trippi, J.; Ashby, J.S. & Johnson,
D. (1996). “Almost Perfect Scale-Revised.” Unpublished scale, The Pennsylvania
State University, University Park.
9) Wu,F. & Wei, M. (2008). Perfectionism and negative mood: the mediating
roles of validation from others versus self. Journal of Counseling Psychology.
11) Vandiver, B.J. & Worrell, F.C. (2002). The reliability and validity of
scores on the Almost Perfect Scale-Revised with academically tallented middle
school students. The Journal of Secondary Gifted Education, 13.
12) 15) Slaney, R.B.; Rice, K.G.; Mobley, M.; Trippi, J.; & Ashby, J.S.
(2001). The revised Almost Perfect Scale. Measurement and Evaluation in

63
INFERENCIAS CLÍNICAS DE en la Situación familiar; 4) Inferencia Clínica centrada en lo Etioló-
gico; 5) Inferencia Clínica centrada en lo Diagnóstico; 6) Inferen-
cia Clínica centrada en lo Pronóstico; 7) Inferencia Clínica centra-
PSICÓLOGOS Y MÉDICOS EN da en la Viabilidad del Tratamiento; 8) Inferencia Clínica centrada
en lo Evolutivo; y 9) Inferencia Clínica centrada en la Relación
FORMACIÓN EN SALUD MENTAL Terapéutica.
También se estudiaron las inferencias clínicas clasificándolas co-
EN EL SECTOR PÚBLICO DE LA mo “simples” o “combinadas”. Las “inferencias simples” se cen-
tran sólo en un aspecto del material clínico mientras que las “com-
CIUDAD DE BUENOS AIRES binadas” son las que resultan de la articulación de inferencias
simples.
Otra de las clasificaciones que se incluyeron fue la centrada en el
Leibovich De Duarte, Adela S.; Rubio, Maria Eugenia; modo en que las mismas eran formuladas. Se encontraron tres
Zanotto, Marcela; Juan Santiago; Roussos, Andrés; Huerin, tipos de formulación: descriptiva: formulación en la que se tienen
Vanina; Torricelli, Flavia en cuenta o enumeran datos parciales sin articularlos o sin una
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires relación explícita con una instancia teórica. No aparecen elabora-
ciones, ni explicaciones sobre los datos, asociativa: formulación
basada en la articulación de dos o más elementos del material y/o
donde hay un intento de explicación sin llegar a formular una con-
RESUMEN clusión, interpretativa: formulación en la que se reelaboran y sa-
El siguiente estudio se centra en la exposición de resultados so- can conclusiones que van más allá del contenido explícito del
bre la inferencia clínica de residentes y concurrentes psicólogos y material.
médicos al comienzo de su formación y al terminar la misma. Los Para esta presentación describiremos los resultados obtenidos en
resultados refuerzan lo hallado en investigaciones anteriores de este estudio.
la exploración acerca de incidencia del nivel de experiencia en la
producción inferencial clínica. MUESTRA
Fueron 43 los psicólogos y médicos que accedieron voluntaria-
Palabras clave mente a incluirse como participantes de esta investigación. Todos
Inferencias Residentes Salud Mental ellos pertenecían a residencias y concurrencias de Hospitales y
Centros de Salud del sector público de la Ciudad de Buenos Ai-
ABSTRACT res. La distribución de la muestra estuvo conformada por 10 psi-
CLINICAL INFERENCES OF PSYCHOLOGISTS AND cólogos que iniciaban su formación clínica y 12 que estaban fina-
PSYCHIATRISTS DURING THEIR MENTAL HEALTH TRAINING lizándola; 10 médicos de primer año y 11 del último año de los
IN THE PUBLIC HEALTH SYSTEM OF BUENOS AIRES CITY. mencionados espacios de capacitación en servicio.
This study focus on the clinical inferences produced by psycholo- Procedimientos
gists and medical residents in the mental health area at the begin- Los psicoterapeutas escuchaban (grabación magnetofónica) y al
ning and at the end of their clinical training . The results empha- mismo tiempo leían la trascripción del mismo material clínico, co-
sized what has been previously found regarding the incidence of rrespondiente a una primera sesión de un tratamiento psicotera-
the level of experience in the inferential process. péutico real. Se les solicitó que, cada vez que tuvieran alguna
idea, pensamiento o conjetura, detuvieran la escucha y la formu-
Key words laran al entrevistador en voz alta, de manera de poder registrarla
Inferences Residents Mental Health textualmente en un segundo grabador, quedando así explorado
también el momento en el que el material suscitó dicha produc-
ción inferencial.
Seis jueces independientes entrenados para tal fin clasificaron
INTRODUCCIÓN cada una de las inferencias producidas por los participantes de la
El presente trabajo se inscribe en un proceso de investigación (Lei- muestra. De existir discrepancias, se decidió implementar un
bovich de Duarte, UBACyT P001) que comenzó hace más de diez acuerdo por consenso.
años y que tiene por objetivo principal conocer cómo piensan los
psicoterapeutas al momento de llevar adelante y desplegar su ta- RESULTADOS
rea clínica con un paciente. Este proceso, aunque se hace de ma- 1)  Total: Se obtuvo un total de 723 inferencias, de las cuales 614
nera automática o está incorporado al quehacer clínico, en el aquí fueron categorizadas como “simples” y 109 como “combinadas”.
y ahora de la sesión, posee sin embargo una complejidad basada (Médicos de 1ª: 136 Simples, 30 Combinadas; Médicos de 4ª: 132
en una serie de procedimientos y variables que lo componen. Simples, 28 Combinadas; Psicólogos de 1ª: 167 Simples, 15 Com-
Se considera “proceso inferencial clínico” al proceso afectivo- binadas; Psicólogos de 4ª: 179 Simples, 36 Combinadas)
cognitivo de transformación de datos y elaboración de hipótesis, 2)  En el grupo de los psicólogos, encontramos que los pertene-
en el que intervienen estructuras de significado conscientes e in- cientes al primer año de su formación realizaron un total de 182
conscientes y esquemas personales. (Leibovich de Duarte, 1994, (46%) inferencias clínicas y los del último año 215. (54%) Los
1996a, 1996b, 2000a, 2000b). Este proceso pone en evidencia el médicos de 1er año realizaron 166 (51%) inferencias clínicas y los
trabajo de: a) recolección de la información; b) selección de prio- del último 160 (49%). Analizadas según su naturaleza, indepen-
ridades de los elementos considerados y; c) una labor de “diafrag- dientemente de la profesión de origen y del año de formación, las
mado” que realiza de manera activa la mente del psicoterapeuta. inferencias simples que aparecieron con mayor frecuencia fueron:
La actividad inferencial propia de la vida cotidiana o de la produc- las referidas a los procesos mentales (307), las relacionadas
ción científica en general es elemento esencial del ámbito clínico. con aspectos vinculares (119) y en tercer lugar las inferencias
Este proceso se pone en juego tanto en relación con un paciente diagnósticas (87). Por su parte las inferencias clasificadas como
como sobre el estudio de un material clínico (en el off line de la “combinadas” de mayor frecuencia de aparición fueron: las que
sesión). articularon los aspectos vinculares con los procesos mentales
A los fines de adentrarse en el estudio de esta temática (UBACyT (43); las que combinaron procesos mentales con aspectos
PS049; TP30; P051; P089; P001) se construyó una clasificación diagnósticos (11) y en tercer lugar las que relacionaron proce-
de inferencias clínicas (Leibovich de Duarte, 1998) a partir de la sos mentales con componentes familiares (10).
naturaleza de las mismas. Se construyeron así 9 categorías: 1) En cuanto al modo de formulación de las inferencias, médicos y
Inferencia Clínica centrada en lo Vincular; 2) Inferencia Clínica psicólogos coincidieron en realizar un mayor número de inferen-
centrada en los Procesos Mentales; 3) Inferencia Clínica centrada cias asociativas (Psicólogos: 235 (59,2%); Médicos: 207 (63,3%)),

64
seguidas de las descriptivas (Psicólogos: 131 (33%); Médicos: Psicoanálisis y Psicoterapia y V Encuentro del Capítulo Sudamer. de la Society
89 (27,3%)) y produciendo un menor número de interpretativas for Psychotherapy Research, Gramado, Brasil.
(Psicólogos: 21 (5,3%); Médicos: 30 (9,2%)). Si tenemos en cuen- Leibovich de Duarte, A (2000b). Más allá de la información dada: Cómo
ta la variable experiencia, observamos que al final de la capacita- construimos nuestras hipótesis clínicas. Rev. de la Sociedad Argentina de
Psicoanálisis. Nº 3, 97-114.
ción se mantiene el orden mencionado anteriormente (Primer
Leibovich de Duarte, A.; Duhalde, C.; Rutsztein, G.; Huerín V,
Año: 131 descriptivas, 200 asociativas y 7 interpretativas; Ultimo
Torricelli, F. (2001a). “Acerca del proceso inferencial clínico en psicoaná-
año: 89 descriptivas, 242 asociativas y 44 interpretativas) no obs- lisis”. En Vertex Revista Argentina de Psiquiatría, Número dedicado a Investi-
tante, se aprecia un decrecimiento de la proporción de las inferen- gación en Psicoterapia. Vol.12: 194-203.
cias descriptivas y un incremento de la interpretativas.
Si se comparan los resultados, en función de la complejidad (da-
da esta tanto por la presencia de inferencias clínicas combinadas
y de formulaciones asociativas o interpretativas), entre el comien-
zo y el final de la formación en ambas profesiones se puede ob-
servar un incremento en la complejidad de las mismas hacia el
final de la capacitación. Si se toma como eje de la comparación la
profesión de origen no parecen hallarse diferencias (ejemplo: los
psicólogos formulan 31 inferencias interpretativas y los médicos
30) mientras que si, se observan diferencias en función del año de
formación, por ejemplo los psicólogos de cuarto año realizan 9
inferencias interpretativas más que los de primero, y los médicos
del último año de formación realizan 18 inferencias más interpre-
tativas que sus colegas de primer año.

CONCLUSIONES
Si se considera los años de formación, resulta relevante señalar
que, en el caso de los psicólogos, el transcurso de su capacita-
ción impacta cuantitativamente en su producción inferencial, ya
que la misma se incrementa sobre el final de la formación. Esta
tendencia no se observa en el caso de los médicos, quienes pre-
sentan un número similar de inferencias en el principio de la for-
mación y en el final de la misma, pudiendo incluso observarse que
la producción cuantitativa decrece levemente en el último año.
A partir de los resultados detallados se observa que en la misma
línea de las investigaciones anteriores, las mayores diferencias
estarían determinadas por la variable experiencia. Dicha variable
parece influir en la producción inferencial dado que el grupo de
participantes que produjo formulaciones más complejas fue el
que se encontraba al final de la capacitación y no al principio de
la misma. Similares hallazgos se ubican en la producción total de
inferencias clínicas en comparación con el grupo que se encon-
traba iniciando se formación y en el total de formulación de infe-
rencias clínicas complejas concentradas en ese mismo grupo.
Respecto de la reiteración de inferencias ligadas a los procesos
mentales cabe mencionar que tal reiteración podría deberse en
parte a la naturaleza del material estímulo y que este es un foco
privilegiado en la escucha de los psicoterapeutas.
La profesión de procedencia no parecería intervenir en la comple-
jidad de la formulación de las inferencias. En ese sentido, la pro-
fesión de origen, al igual que los marcos de referencia teórico
clínicos indagados en anteriores estudios, no han arrojado datos
que pudiésemos englobar como factor diferencial.   
Estos datos apoyan la conclusión de que a mayor experiencia
mayor complejidad y profundidad en la producción de inferencias.
Conforme a lo esperado los sistemas de capacitación tanto para
médicos como para psicólogos parecen contribuir a la adquisición
de destrezas clínicas. 

BIBLIOGRAFÍA
Leibovich de Duarte, A. (1994). Inferencia clínica y Psicoterapia. Presen-
tado en el III Foro sobre Investigación en Psicoterapia, Buenos Aires, Facultad
de Humanidades, Universidad de Belgrano, Aiglé, pág 2.
Leibovich de Duarte, A. (1996a). Diferencias individuales en el proceso
inferencial clínico. Anuario de Investigaciones, 4, 249-261, Fac. de Psicología,
UBA.
Leibovich de Duarte, A. (1996b). Variaciones entre Psicoanalistas en el
Proceso Inferencial Clínico. Revista del Instituto de Investigaciones, Facultad
de Psicología, UBA. 1 (1) 27-38.
Leibovich de Duarte, A (1998). Clasificación de Inferencias. Proyectos
UBACyT (P049, TP30, P051, P089).
Leibovich de Duarte, A.; Huerín, V.; Roussos, A.; Rutsztein, G.;
Torricelli, F. (2000a). Explorando la construcción de hipótesis clínicas en
psicoterapia. Presentado en el II Congreso Latinoamer. de Investigación en

65
ACERCA DE UN ENIGMÁTICO discusión de pareja, Júpiter le dice a Juno, su esposa, que ella
goza mucho más que él. En ese momento es llamado Tiresias,
porque se supone que sabe del tema, ya que fue siete años mu-
SÍNTOMA EN UNA PACIENTE jer, y reconoce que la mujer tiene más partes de goce que el hom-
bre, por ejemplo, entre varias versiones, de diez partes, una es la
DE JACQUES LACAN del hombre y nueve de la mujer. Es decir que testimonia sobre un
más de goce del lado de la mujer. Para Lacan no interesa la pro-
Liebesman, Adrian porción en lo cuantificable, sino que lo que importa es la limitación
de goce del lado masculino, al negativizar el goce en la operación
Universidad de Buenos Aires
falo-castración. Y es allí donde, a continuación, Lacan comenta el
caso de una paciente suya, en la que aparece de un modo pecu-
liar la problemática de borde entra histeria y femineidad,
RESUMEN
Este trabajo se ocupa de un momento singular en la investigación UNA ENIGMÁTICA “HINCHAZÓN VAGINAL”
sobre el síntoma para el psicoanálisis y sus relaciones con la his- Situemos en primer lugar las coordenadas del caso. La paciente
teria y la femineidad. Examinamos el caso de una paciente de tiene un marido bastante insistente en el terreno sexual, y esto
Lacan expuesto en su Seminario y los componentes de un sínto- constituye un “cimiento en el matrimonio”. El punto clave, el giro
ma histérico, pensado desde la dialéctica fálica hasta la feminei- en la relación matrimonial sucede cuando él deja de buscarla
dad. Verificamos también allí un adelanto en germen de las fór- sexualmente por un tiempo y allí surge la pregunta para ella. Es
mulas de la sexuación diez años antes de ser establecidas, con muy particular la forma en que expresa lo que le sucede: “dada la
su distinción entre el goce fálico y goce femenino. forma en que ella siempre acoge lo que por su parte experimenta,
poco más o menos como una torpeza. Eso más bien la consola-
Palabras clave ría”. Hay acá una suerte de paradoja, ya que por un lado se trata
Síntoma Histeria Deseo femenino de un matrimonio del estilo en que él es el que siempre la busca
sexualmente, y de pronto él deja de buscarla y ella se inquieta.
ABSTRACT ¿Pero porqué se inquieta si la insistencia de él hacia ella siempre
ABOUT AN ENIGMATIC SYMPTOM IN A JACQUES LACAN’S le parecieron muestras de torpeza ? Es decir que ella mas bien
PATIENT: BETWEEN HISTERIA AND FEMINITY debería encontrar “consuelo” y no debería inquietarse al no tener
The presented paper constitues one particular moment of the re- que seguir consintiendo al fantasma perverso del marido. Pero
search about the symptom for psychoanalysis theory and its rela- luego Lacan continúa y dice: “sin embargo voy extraer una frase”,
tions with histeria and feminity in Jacques Lacan theory. This work la frase es: “poco me importa que él me desee, dado que no de-
examines one particular Lacan’s patient exposed on his Seminar sea a otra”. Lacan no se apresura en tomar esto como negación
and the components of an histeric symptom, from the phallic dia- del deseo con un interés histérico por la otra mujer e interpretar
lectic up to non-phallic feminity in it . Also we verify in advance the fálicamente. Y allí nos cuenta el síntoma que la paciente trae: la
theory of the latest Lacan works about the “formulas of sexuation” paciente “ advierte la existencia de una hinchazón vaginal”. Lacan
wich distinguishes phallic “satisfaction” (or jouissance ) from femi- dice en primer lugar que la mujer puede tener síntomas de tumes-
nin jouissance . cencia al igual que el hombre, con lo cual parece aludir a la signi-
ficación fálica del síntoma en un primer nivel. El síntoma, ella lo
Key words observa “responder en ciertos períodos al surgimiento en su cam-
Symptom Histeria Feminin desire po de cualquier objeto preciso, en apariencia extraño a las imáge-
nes o al espacio sexual”. Y agrega que ésa hinchazón no es “des-
agradable” sino “molesta”, y que “cede por sí misma”. Dentro de
los objetos que la hacen aparecer, está el ejemplo de cuando ella
Este trabajo intentará explorar el caso de una paciente de Jacques va conduciendo un auto, en el momento en que aparece otro auto
Lacan comentado en detalle en la clase del 20 de marzo de 1963 que la alerta y la hace hablar allí: “Dios, un auto!”, en ése momen-
de su Seminario X: “La Angustia”1. Tomaremos fundamentalmen- to surge la hinchazón. Es crucial aquí que la hinchazón no surge
te como eje de investigación el análisis de un síntoma histérico e frente a objetos típicos o posibles de ser tomados por su eviden-
intentaremos analizarlo centrándonos especialmente en lo que cia de apuntar al deseo sexual, un hombre deseable por ejemplo.
pone de relieve de la oposición entre la histeria y la femineidad. Lacan no apunta acá hacia ninguna interpretación fálica, ni a la
Para comenzar, señalemos que en este seminario es dónde de correspondencia de la hinchazón con la erección fálica (tumes-
forma muy detallada, y de un modo novedoso, Lacan se detiene cencia), ni a asociar por desplazamiento el objeto auto con un
a explorar el lazo entre el goce de la mujer y el falo, y lo hace del símbolo paterno por ejemplo, ni preguntar por la otra mujer, no
siguiente modo, dice: Es en “el dominio del goce…donde…la mu- empuja nada hacia allí. Pero al pedirle asociaciones a la paciente,
jer muestra ser algo así como superior, justamente por el hecho ella hace una muy sutil descripción de lo que le sucede a nivel
de que su lazo en el nudo del deseo es mucho más flojo”. Justa- transferencial. Ella dice: ”me fastidia conectar con lo que voy a
mente allí donde el varón pasa por la “negativización del falo por decirle, porque desde luego que no hay ninguna relación”. Allí es
medio del complejo de castración”, allí señala que el falo para “la donde empieza a tratar de describir algo transferencial pero con
mujer no es un nudo necesario”. Subrayamos lo no necesario, o mucha dificultad para precisarlo, dice: “No puedo decir que se las
más bien lo contingente de ése nudo que Lacan retomará más consagre (las iniciativas que ella hace), eso querría decir que las
tarde al abordar la lógica de la sexuación, lo que la deja abierta a hago con cierto fin. No, cualquier objeto me obliga a evocarlo a
la posibilidad de lo femenino cuando deseo y goce se dasanudan usted como testigo, aunque no para obtener la aprobación de lo
del falo. que veo. No, simplemente la mirada. Al decir esto me comprome-
Es de sumo interés que Lacan recuerda allí el mito de Tiresias, to un poquito demasiado. Digamos que esa mirada me ayuda a
personaje de una obra de Ovidio, que fue siete años mujer y siete hacer que cada cosa cobre su sentido.” El párrafo tiene modula-
años hombre, y por eso dice que Tiresias puede atestiguar que ciones y sutileza, pero en definitiva es para mostrar algo que
las que gozan son las mujeres. En el mito, el paso a mujer se apunta más allá de la demanda y el deseo en la perspectiva del
produce porque Tiresias desanuda unas serpientes acopladas. Ideal del Otro, algo difícil de expresar para la paciente que es una
Después de siete años al retornar, vuelve a desanudarlas y enton- alusión a la presencia de la mirada del Otro, encarnado en la
ces retorna a ser hombre, pero ya nunca vuelve a ser como antes transferencia.
porque pasó siete años de mujer. Es crucial el detalle del nudo,
porque el falo estaría representado en ese nudo acoplado de ser- EL VASO FEMENINO
pientes y el desanudar la relación al falo es lo que permite el paso A partir de ése momento la asociación de la paciente se dirige a
hacia la femineidad. Y en el Olimpo, lo que sucede es que, en una reconstruir su primer amor, amor adolescente, que queda pronto

66
interrumpido y continúa por correspondencia. Lo interesante de eso Lacan separa el deseo desde el punto de vista “mercantil”,
ése amor es que la paciente cuenta que se inventó un personaje que hace que los objetos suban y bajen de precio en el mercado,
y todo un “tejido de mentiras”, dice: una “empresa novelesca que sus variaciones de más y menos fi, y del otro lado, el deseo que
perseguí de la manera más obstinada”, y que eso representó “en- el varón no entiende es que con la búsqueda de lo “infinito” e ”in-
volverme en una especie de capullo”. Ella aclara que lo que hace determinado”, ella va más allá del objeto fálico, y allí, donde no
fuera del consultorio de Lacan es eso, “escribir una novela”, y hay fantasma (siempre masculino por supuesto) es donde apunta
cuando está en análisis hace todo lo contrario, el esfuerzo por ese deseo enigmático femenino. Por eso Lacan señala lo siguien-
“ser siempre verdadera”. Aparece acá la problemática de la histe- te: “…la experiencia nos enseña que en el goce de la mujer, que
ria entre la verdad y la mentira, el protonseudos freudiano, pero merece -y sabe muy bien- concentrar sobre ella toda suerte de
en una dimensión un poco diferente, la paciente agrega: “Lo que cuidados por parte del compañero, la impotencia, las ofensas téc-
invoco es el auxilio de usted mismo. La mirada, la mía, es insufi- nicas, la impotencia del compañero puede ser muy bien recibida.”
ciente para captar todo lo que hay que absorber del exterior. No Es decir, ella puede tomar esa impotencia como una forma de
se trata de mirarme hacer, sino de hacer por mí”. En el fondo, la hacer lugar, abrir el deseo a lo femenino, allí donde el fantasma
propuesta de la paciente, de la que Lacan reconoce “forzaba su no le funcionó a él. Esto hay que completarlo con lo que queda de
talento”, sería la de lograr una especie de metáfora del amor, susti- este comentario sutil, cuando Lacan evoca a Stendhal: si esa “im-
tución de la mirada del Otro por la de ella, sueño de coalescencia potencia es duradera…si a veces se ve a la mujer tomar, tras
entre el deseo y el deseo del Otro en el límite del análisis, metáfora cierto tiempo, alguna ayuda reputada más eficaz, más bien sería
que Lacan por supuesto descartaría como clave de un final de aná- por una especie de pudor, para que no se diga que, por el motivo
lisis, por estar en las antípodas de una asunción de una castración que fuere, eso le es rehusado.” Ella tomaría un amante, pero más
del Otro. Hasta aquí se podría hacer una lectura de la incidencia de por el qué dirán de su narcisismo que por deseo. Desde luego,
la mirada como objeto a más allá del falo, pero lo interesante es esto funcionará así, en la medida en que ella misma sea una
que Lacan va luego más allá incluso de esa posibilidad.  adepta fervorosa del fantasma masculino.
El tema de la mentira en la paciente, merece situar dos tiempos Aquí, en estos párrafos, es donde hallamos la propuesta de Lacan
cruciales para Lacan. En el “envolverme en una especie de capu- de dejar de considerar el masoquismo femenino freudiano, y to-
llo ”, ese capullo inicial da cuenta de un vacío sobre el que luego marlo sencillamente como “fantasma masculino”. No hay maso-
vendrán a “envoverlo” el “tejido de mentiras”, “hilo por hilo”. Por quismo femenino, pero si hay algo específicamente femenino, sólo
eso Lacan trae de nuevo en esta misma clase la problemática del aparece cuando se pone en juego el más allá del sentido falico,
“vaso femenino”, y la pregunta acerca de si está vacío o lleno, cita como en esta busqueda por suscitar el deseo del Otro más allá de
a la paciente: “para consumirse tontamente, se basta a sí mismo. todo objeto fálico. Por eso vuelve sobre el objeto del deseo en la
No le falta nada ”. Por eso la “presencia del objeto (en el vaso fe- mujer y Lacan se pregunta: “Para la mujer, el deseo del Otro es el
menino) está…por añadidura”, es decir, es secundariamente que medio ¿ para qué ? Para que su goce tenga un objeto, por así decir
se le sueldan el objeto a y menos-fi, su correlato fálico. Es este el ¡ conveniente ! ” Conveniente, porque como no hay ninguno en
motivo de la discusión sobre las “vasijas” que incluye allí a Hegel particular, aunque se intente encontrarle un objeto al deseo femeni-
y a Sartre. A Hegel para criticar al “profeta del saber absoluto”, no, no lo hay, ella no desea objetos, sino lograr lo indeterminado e
que sueña con la síntesis final de la negatividad humana. A Sartre infinito del deseo por detrás de ellos. La dificultad para el hombre
para señalar que el cavar agujeros del niño en la playa, que para está habitualmente en captar esto, porque él se queda pegado al
el filósofo da cuenta de la nada del acto humano fundamental, es objeto que ella ofrecería para suscitar el deseo, cuando en realidad
un “fantasma de impotencia”; y que en definitiva, lo que importa podía ser cualquiera, y nunca está a la altura de ese enigma de
de la creación sin sentido de las vasijas en las diferentes culturas fondo del deseo más allá de los objetos fálicos.
es que testimonian que en el inicio a lo “real” no le falta nada y que Asi llega Lacan a proponer una fórmula del uso del semblante fálico
la vasija genera una agujero real, y sólo más tarde su vacío será en la oposición de los sexos. Propone que el hombre se ubica en
más o menos llenable de objetos fálicos, con lo cual el “penisneid” posición de “impostura” mientras que la mujer utiliza un “disfraz”.
no hace más que revelar un invento posterior. Para el hombre se trata de la “impostura” en el sentido de la parada
Allí quedan opuestos hombre y mujer, el hombre atornillado a la viril, que implica aquí fundamentalmente que es alguien que no
causa del deseo y su correlato de castración, menos-fi, cuya an- puede dejar de evaluar todo y todo el tiempo dentro de la contabili-
gustia siempre aparece “enlazada a la posibilidad de no poder”, y la dad fálica, y que no se puede dar el lujo de equivocarse en el de-
existencia del mito masculino en el que “la mujer es el equivalente seo. La mujer, en cambio, se viste con el “disfraz”, que Lacan re-
a una de sus costillas”: le sacaron de su cuerpo una costilla, no se cuerda en la mascarada de Joan Rivière, pero con el matiz espe-
sabe cuál, no le falta ninguna, pero le significa una falta, por eso la cialmente apto para señalar que se viste de lo que sea para suscitar
“mujer esta hecha para el hombre” con el “objeto perdido”, es decir, ese deseo en el otro y que el disfraz en si le importa un bledo, y
ella es para él un “disfraz” de su propio objeto pulsional, fantasma. tiene ese “menosprecio por su equivocación”, ella no evalúa como
A diferencia de ella, que no está así de atornillada como él en la él en el falo, ella no está completamente allí, no-toda en el falo, no
causa del deseo y su castración, y que desde Kierkegard ella ade- cree abigarradamente en la impostura fálica, por eso Lacan señala
más aparece “más abierta a la angustia” -lo que Lacan no desmien- que la mujer “es más real” y “más verdadera”, sabe de la impostura
te-, pero pone por este hecho el acento en que con la mujer lo que en la que él se engaña, y apunta a su manera a lo indeterminado y
importa es “aprehender su lazo con las posibilidades infinitas, inde- a lo infinito que abre la dimensión de lo femenino. Así, en esta pers-
terminadas del deseo alrededor de ella misma en su campo”. Ese pectiva, la “hinchazón vaginal” aparentemente histérica, lleva la
“deseo alrededor de ella misma” nos resuena acá con la famosa marca de un goce abierto a lo infinito e indeterminado femenino por
frase de Lacan de unos años antes, donde ubicaba lo femenino fuera del deseo fálico. Por eso Lacan termina el comentario de esta
como el “esfuerzo de un goce envuelto en su propia contigüidad”2, paciente evocando el mito de Don Juan como sueño femenino.
es decir, siempre en esa dirección, deseo femenino en un caso, Sueño pero no fantasma, porque lo femenino es sin fantasma. Y no
goce femenino en el otro, por fuera de la finitud, de la determina- se trata en este personaje de un mujeriego ni de un homosexual,
ción inconsciente y de la discontinuidad de la castración, y más sino del que en definitiva no tiene ni impostura ni fetiche porque
vinculados a lo infinito y lo indeterminado. está siempre para todas y por igual en algo de orden infinito y sin
Por eso, volviendo al seminario, Lacan menciona que “ella se discontinuidades, por fuera de la castración.
tienta tentando al otro” y “cualquier cosa es buena para tentarlo”,
ese deseo del Otro. Trae el mito de Adán y Eva, para señalar que
la manzana como objeto en sí no interesa, ellas pueden hacer
cualquier cosa, utilizar cualquier objeto para intentar generar ese BIBLIOGRAFÍA
deseo en el otro y al mismo tiempo en ellas. El problema es que 1) Lacan, J., El Seminario, Libro 10: “La angustia”, clase del 20 de marzo de
ellos, quedarán fijados a algún objeto que les represente falo, y se 1963, inédito.
confundirán, creerán que ella no puede no tener un objeto deter- 2) Lacan, J., “Ideas deirectivas para un congreso de sexualidad femenina”.
minado como ellos, ellos serán fetichistas sin duda y sostendrán En Escritos 2, Siglo Veintiuno Editores, op. cit., pág. 714.
algún fantasma, en donde ella es su “costilla” por supuesto. Por

67
ESTUDIO DEL JUEGO DE NIÑOS EN tención emocional de los padres o adultos responsables incluidos
en grupos de orientación. Esta investigación se incluye en el pro-
yecto marco P415 “Cambio psíquico de niños en psicoterapia psi-
EL CONTEXTO DE LA PSICOTERPIA coanalítica y capacidad de contención emocional de los adultos
responsables y de los educadores”  (UBACyT, Programación
PSICOANÁLITICO GRUPAL 2008-2010).
El juego ha sido investigado desde múltiples enfoques y discipli-
Luzzi, Ana María; Bardi, Daniela nas. Desde el psicoanálisis ha sido objeto de diversos estudios,
por su importancia en la vida anímica de los niños y por su rele-
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
vancia en el contexto de la psicoterapia psicoanalítica.
Las ideas de Sigmund Freud sobre “los juegos” de los niños, en
especial la detallada conceptualización acerca del juego “fort-da”
RESUMEN de su nieto (Freud, 1920) constituyen la base de teorizaciones
Objetivo: Se presentan resultados parciales de una beca maestría psicoanalíticas posteriores que se centraron en el papel del juego
cuyo objetivo es estudiar el juego de niños entre 6 y 8 años en el dentro del contexto de la psicoterapia psicoanalítica.
contexto de la psicoterapia psicoanalítica grupal e identificar su Melanie Klein y Donald Winnicott, entre otros autores pertene-
relación potencial con la contención emocional de los padres o cientes a la Escuela Inglesa de Psicoanálisis, retoman los con-
adultos responsables incluidos en grupos de orientación. Metodo- ceptos de Freud y aportan nuevas ideas respecto del juego a
logía: Se presenta el análisis cualitativo correspondiente a un niño partir de los hallazgos en su práctica clínica con niños.
de la muestra, a modo de “estudio piloto”. Para dicho análisis se M. Klein hace del juego una técnica de análisis que posibilita el
utilizan algunas estrategias metodológicas probadas en sucesi- trabajo psicoanalítico con niños, práctica que hasta ese momento
vos proyectos UBACyT: 1) codificación de los registros observa- estaba reservada sólo para niños mayores de 6 años. Klein con-
cionales textuales de sesiones (13º versión del Manual de códi- sidera que el trabajo psicoanalítico con niños se guía por los mis-
gos), con la asistencia del paquete informático Atlas.ti.; 2) cons- mos principios propuestos por S. Freud para el análisis de adultos
trucción de una plantilla individual para cada paciente, a partir de (Klein, 1926). S. Freud (1919) había sostenido que en el trabajo
una matriz construida ad-hoc por el equipo. Para esta investiga- con niños el analista debía prestar “demasiadas palabras y pen-
ción se han seleccionado las siguientes familias de códigos: “tipo samientos”, y que las dificultades de los niños pequeños para rea-
de juego”, “tipo de dibujo”, “tipo de verbalización”, “tipo de interac- lizar asociaciones libres verbales constituían un obstáculo para el
ción con el terapeuta” y “tipo de interacción con los pares”. Resul- análisis. Años más tarde, Freud reconoce (1934) que los éxitos
tados: El análisis cualitativo de este material ha permitido corro- obtenidos a través del psicoanálisis de niños son radicales y du-
borar que la “familias de códigos” elegidas para estudiar la evolu- raderos, pero que es preciso modificar la técnica creada para el
ción de la capacidad simbólica de los niños en psicoterapia son tratamiento de los adultos.
pertinentes, y permiten estudiar dicha capacidad en relación con M. Klein propone la “técnica del juego”, en tanto considera que el
otras variables. juego constituye un medio de expresión simbólica de fantasías, de-
seos y experiencias, a través del cual el niño elabora situaciones
Palabras clave traumáticas y siente alivio de la presión superyoica mediante el
Juego Psicoterapia Psicoanálisis Grupo mecanismo de personificación (Klein, 1929). El niño utiliza en el
juego los mismos medios de expresión arcaicos que en el sueño:
ABSTRACT desplazamiento, condensación y simbolización y sólo es posible
STUDY OF CHILDREN’S PLAY IN THE CONTEXT comprender su significado empleando el mismo método que Freud
OF THE PSYCHOANALYTIC PSYCHOTHERAPY GROUP utilizó con los sueños: el desciframiento. Esta homologación del
Aim: Some master scholarship´s partial results are presented in juego con el sueño le permitió sostener a M. Klein (1926) que el
this occasion. Its purpose is to study children´s play, between six juego es la vía regia para acceder al inconsciente del niño.
and eight years old, in the context of the psychoanalytic psycho- D. Winnicott comparte con M. Klein el valor otorgado al juego en
therapy group and identify the potential relationship with the ca- la vida anímica de los niños y en el contexto psicoanalítico. Para
pacity of emotional containment in parents or responsible adults in Winnicott constituye el modo de comunicación por excelencia en
orientation groups. Methodology: A qualitative analysis corre- la infancia y niñez: el juego “lo contiene todo” y es considerado
sponding to a child of the sample is presented, as a “pilot study”. una terapia en sí misma. Por consiguiente, que los niños jueguen
For that analysis, some methodological strategies are used, which constituye para el autor una psicoterapia de aplicación inmediata
were previously tested in consecutive UBACyT projects: 1) codifi- y universal (Winnicott, 1971).
cation of textual observational records of the sessions ( 13th ver- En esta investigación el objetivo principal es estudiar el juego de
sion Codes Manual), with the assistance of Atlas.ti. software 2) niños entre 6 y 8 años dentro del contexto de la psicoterapia psi-
construction of templates for each patient, from a model built ad- coanalítica grupal. El trabajo de campo se efectúa en el Servicio
hoc by the team. For this investigation, the following code families Psicología Clínica de Niños (SPCN) dependiente de la Segunda
have been selected: “ kind of play”, “kind of drawing”, “kind of ver- Cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa, ubicado en regional
balization”, “kind of interaction with the therapist” and “kind of in- Sur de UBA. Las actividades asistenciales comprenden: evalua-
teraction with peers”. Results: The qualitative analysis of this ma- ción diagnóstica, psicoterapia psicoanalítica individual, vincular y
terial has allowed us to corroborate that the “family codes”, chosen grupal, además de estrategias de articulación con otras institucio-
to study the evolution of the symbolic capacity of children in psy- nes relacionadas con los niños. La psicoterapia psicoanalítica de
chotherapy, were appropriate, and encourage us to study that ca- grupo ha demostrado ser un dispositivo de elección para el trata-
pacity in connection to other variables. miento de esta población clínica, caracterizada por condiciones
de extrema vulnerabilidad psicosocial (Cervone, et al, 1996).
Key words Forma parte del encuadre de trabajo en el Servicio, que cuando
Play Psychotherapy Psychoanalysis Group un niño/a ingresa a un grupo psicoterapéutico, sus padres o adul-
tos responsables deben incorporarse a un grupo de orientación,
dispositivo psicoterapéutico focalizado en el vínculo con los hijos,
que funciona en paralelo con la psicoterapia del niño/a. Cabe con-
INTRODUCCIÓN signar que esta metodología para el trabajo con niños fue sugeri-
En este trabajo se presentan resultados parciales de una beca da por Arminda Aberastury (1962) a fines de la década del 50’.
maestría UBACyT en curso (Facultad de Psicología, UBA) en la
cual se efectúa un estudio descriptivo del juego de niños entre 6 y METODOLOGÍA
8 años dentro del contexto de la psicoterapia psicoanalítica grupal El marco teórico que guía la asistencia y la investigación es la
y se investiga la relación potencial entre la evolución de la capa- Teoría de las Relaciones Objetales.
cidad lúdica de los niños en psicoterapia y la capacidad de con- La población está conformada por los pacientes del SPCN. Los

68
niños tienen entre 4 y 12 años, pertenecen a familias de hogares Un compañero se acerca a Manuel y lo invita a realizar un juego
pobres que no poseen cobertura de servicios de salud y son deri- dramático consistente en una guerra entre animales formada por
vados por escuelas y juzgados en su mayoría, por problemas de dos bandos, uno que pega, dominante, y otro, sumiso (juego/
conducta y/o de aprendizaje. compartido; juego/ dramático; relación entre pares/ colaborado-
La muestra está conformada por 10 niños de entre 6 y 8 años que ra). Manuel le quita animales a su compañero de juego (acción
asisten a grupos psicoterapéuticos y sus padres o adultos respon- que involucra a otros/ material; relación entre pares/ hostil, recha-
sables de los niños, incluidos en grupos de orientación. zante), éste se enoja y se queja con la terapeuta. Renuevan el
Los materiales utilizados son: anamnesis e historias clínicas; re- juego compartido (juego/compartido; juego/ de dramático, rela-
gistros observacionales textuales de sesiones de psicoterapia ción entra pares/ colaborativa), pero Manuel lo abandona, y reto-
psicoanalítica grupal de niños y de sesiones de orientación a pa- ma el juego de moldeado con la plastilina: la aplasta sobre el piso
dres. (juego/ individual; juego/ de moldeado). Frente a una interpreta-
Para el análisis se utilizan estrategias metodológicas probadas en ción de la terapeuta referida al juego, Manuel interrumpe su juego
sucesivas investigaciones[i]: y realiza acciones que implican ruptura del encuadre: escribe con
1) Análisis cualitativo de registros observacionales textuales de una tiza el vidrio de la ventana y apaga la luz (ataque al encuadre/
las sesiones de acuerdo con categorías analíticas, códigos y sub- paciente). La terapeuta comunica que la sesión está por finalizar
códigos que conforman la 13º versión del Manual de códigos. Es- y Manuel le quita un juguete a un compañero, éste le pega e in-
te manual está conformado por “Familias de códigos”, y éstas a sulta. Del juego desarrollado por Manuel con plastilina, quedan
su vez por diferentes categorías. En esta investigación se selec- marcas en el piso del consultorio.
cionaron las siguientes “Familias de códigos”: “tipo de juego”, “ti- En la tercera sesión, Manuel llega tarde (ataque al encuadre por
po de dibujo”, “tipo de verbalización”, “tipo de interacción con el parte del adulto responsable), y manifiesta necesidad de ir al ba-
terapeuta” y “tipo de interacción con los pares”. ño, y es acompañado por su mamá. Cuando ingresa al grupo hay
El análisis cualitativo se efectúa con la asistencia del programa un clima de violencia y hostilidad, particularmente dos niños ejer-
Atlas.ti, específico para el procesamiento y codificación analítica cen acciones violentas en el grupo. Manuel permanece en un rin-
de datos cualitativos. La codificación consiste en fraccionar el cor- cón del consultorio, jugando con animales (juego/ solitario; juego/
pus textual de cada registro observacional en segmentos a los dramático). A partir de las intervenciones de la terapeuta, tanto
que se asigna uno o más códigos (Slapak et al., 2004) interpretaciones como señalamientos, la agresión verbal y actitu-
2) Se confeccionan plantillas individuales para cada paciente, de dinal comienza a disminuir. Manuel se acerca a un compañero
acuerdo con una matriz confeccionada ad-hoc, focalizando el es- que también está aislado, y realizan dibujos (dibujo/ varios niños;
tudio de las “Familias de códigos” seleccionadas. La matriz es un relación entre pares/ colaborativa), pero Manuel rápidamente in-
cuadro de doble entrada, en cuyo eje vertical figuran los códigos terrumpe la actividad (dibujo/ interrumpido) y comienza a jugar
y en el horizontal se enumeran las sesiones analizadas, que per- con unos soldados junto a otro compañero (juego/ compartido;
mite desplegar en un plano visual todo el proceso seguido por juego/ dramático; relación entre pares/ colaborativa). Coloca una
cada paciente, confeccionar hipótesis y visualizar los cambios.  caja encima de éstos para “protegerlos” (verbalización/ fantasía
referido a juego). Frente a la intervención de la terapeuta para que
RESULTADOS: CASO PILOTO los niños guarden los materiales, Manuel es el único que colabora
Se presenta a continuación el análisis cualitativo de un niño de la (relación con terapeuta/ colaborativa). 
muestra. En esta presentación se resumirán datos del trabajo de En la cuarta sesión Manuel está ausente.
codificación y de la plantilla individual, que debido a restricciones La quinta sesión corresponde a la última del año, ya que comien-
técnicas no es posible adjuntar. za el receso estival de tres meses. La terapeuta lo señala cuando
Se estudiaron las terceras sesiones de cada mes a lo largo de los se inicia la sesión. Manuel y dos compañeros realizan acciones
primeros seis meses de tratamiento. En la investigación marco se que rompen el encuadre como prender y apagar las luces, tirar los
consideró que un mes es un lapso de tiempo razonable para el materiales de la caja por el aire (ataque al encuadre/ pacientes;
registro de secuencias, avances y retrocesos. En la cuarta sesión acción compartida evacuativa/ espacio). La terapeuta realiza in-
el niño está ausente. tervenciones que apuntan a la puesta de límites. Manuel se re-
El niño en tratamiento se llama Manuel y tiene 7 años[ii], sus pa- cuesta sobre el escritorio, arrastra el camión y manipula los ani-
dres están separados y hubo situaciones de violencia conyugal y males (juego/ individual; juego/ dramático). Un compañero le quita
hacia los hijos. El motivo de consulta expresado por su mamá es: el camión y Manuel se enoja, prende y apaga la luz (ataque al
inquietud, interés nulo por el aprendizaje, ocasionalmente agresi- encuadre/ pacientes). Le quita el globo al compañero que ante-
vo con sus compañeros. Dificultades en la crianza. riormente le quitó el camión (acción que involucra a otros/ mate-
La derivación de Manuel es efectuada por el Gabinete Escolar, rial externo; relación entre pares/ hostil, rechazante). Manuel se
por dificultades de aprendizaje y problemas de conducta. En el acerca al matafuego y llama la atención de la terapeuta pregun-
resumen los códigos aparecen en cursiva. tando si hay un incendio (relación con terapeuta/ dependiente).
En la primera sesión, Manuel se sienta en el suelo junto a un Se acerca a la puerta y amenaza con irse. Toma nuevamente el
compañero. Mientras sus compañeros realizan acciones con el globo y lo explota (acción destructiva/ material externo). Pregunta
material con fines exploratorios, Manuel permanece quieto en el si hay otro. Al final de la sesión, Manuel comienza a dibujar (dibu-
lugar. Luego, toma un auto que un compañero deja sobre la mesa jo/ individual), pero debe interrumpir su actividad porque finaliza la
y lo arrastra por el piso (juego/ individual; juego/ dramático). Se sesión (dibujo/ individual; dibujo/ interrumpido).
generan diálogos entre la terapeuta y los otros integrantes, en los La sexta sesión corresponde a la segunda del año, luego del
cuales Manuel no interviene. Manuel le pide a la terapeuta que lo receso estival. Dos compañeros comienzan a desenrollar el hilo,
ayude a sacarse la campera (relación con terapeuta/ dependien- rodean las sillas con el cordel y arman lo que denominan “una
te). Manuel se sienta sobre la mesa y saca plastilina de la caja. telaraña”, luego se une Manuel (juego/ compartido; juego/ dramá-
Junto con otro compañero, la moldean sobre la mesa y forman tico; relación entre pares/ colaboradora). Los niños corren por el
dos cuerpos humanos (juego/ compartido; juego/ dramático; rela- consultorio, y cuando Manuel se acerca dicen “pido” y se escon-
ción entre pares/ colaboradora) A continuación realiza una víbora den debajo del escritorio que llaman “casita”. Manuel parece sen-
(juego/ de moldeado), que muestra a la terapeuta y a la observa- tirse excluido y comienza a prender y apagar la luz (ataque al
dora (relación con terapeuta/ dependiente). Frente a la interven- encuadre/ paciente). Luego, se incorpora nuevamente al juego y
ción de la terapeuta sobre la proximidad de la finalización de la los niños comienzan a correr y deben esquivar a Manuel que no
sesión, Manuel corta en pedacitos una hoja que había pegado los puede tocar, y así se configura el “juego de la mancha” (juego/
otro compañero en la pared (acción/ material). compartido). Manuel dice que están jugando a la “araña mala”. La
En la segunda sesión, Manuel permanece durante la primera terapeuta desenreda el hilo, y Manuel la ayuda, cortándolo con la
parte de la sesión y comienzo de la segunda, sentado en el piso, tijera (relación con terapeuta/ colaborativa). Recoge todo el hilo
mientras que el resto de los niños realizan acciones exploratorias que rodea las sillas. Se interesa por el rol de la observadora, le
con el material y dialogan con la terapeuta. Luego, toma plastilina pregunta qué está haciendo. Hay un aumento visible en las verba-
y la amasa sobre el suelo (juego/ individual; juego/ de moldeado). lizaciones tanto dirigidas a sus compañeros como a la terapeuta.
69
Le pregunta a la terapeuta por los niños ausentes, que no se rein- NOTAS
corporaron al tratamiento luego de las vacaciones. Arrastra dos [i] P062 “Cambio psíquico: caracterización psicopatológica, proceso psicote-
autitos por el pizarrón (acción/ material). Comienza a dibujar, le rapéutico y contexto psicoeducativo: un estudio de escolares de hogares pobres”
saca punta al lápiz y dice “una cabeza de calabaza.”, se la mues- (Programación UBACyT 2001-2003) Directora Sara Slapak- P051” Evaluación
de cambio psíquico de niños en psicoterapia psicoanalítica.” (Programación
tra a un compañero (relación entre pares/ colaborativa). Un com- UBACyT 2004-2007). Directora: Sara Slapak
pañero le pregunta por su dibujo y dice: “La calabaza que es muy
[ii] Los datos de filación han sido modificados en resguardo de la confidencia-
mala. De acá salió (toma otra hoja) y salió de ahí. La mano de la lidad.
calabaza, ésta es la mano (señala el dibujo). Ayer lo cortaron y
ahora está vivo. Murió porque la cortaron” (dibujo/ individual; ver- BIBLIOGRAFÍA
balización/ fantasía referido a juego; verbalización/ diálogo).
Aberastury, A (1972) El Psicoanálisis de Niños y sus aplicaciones. Buenos
Aires: Editorial Paidos.
CONCLUSIONES Cervone, N.; Luzzi, A.; Slapak, S. y otros (2005) Memoria de trabajo: una
Contrastando con el motivo de consulta -inquietud, problemas de investigación en proceso. Investigaciones en Psicología. Revista del Instituto
conducta y aprendizaje- en las primeras tres sesiones Manuel de Investigaciones de la Facultad de Psicología UBA. Año 10, Nº 2.
permanece la mayor parte del tiempo quieto en un lugar del con- Freud, S. (1919). De la historia de una neurosis infantil. En Obras Completas
sultorio. En las sesiones siguientes Manuel comienza a desplegar (12ª ed.). Tomo XVII (pp. 3-112). Buenos Aires: Amorrortu Editores.
sus conflictos, y empieza a mostrar su inquietud e impulsividad en Freud, S. (1932). Conferencia 34: Aclaraciones, aplicaciones y observaciones.
el contexto de la psicoterapia. En la quinta sesión y última del año, En Obras Completas (12ª ed.). Tomo XXII (pp. 126-145). Buenos Aires: Amo-
Manuel ataca reiteradamente el encuadre y amenaza con irse del rrortu Editores.
consultorio. Se podría inferir un pasaje a la actuación (impulsivi- Klein, M. (1926) Principios psicológicos de análisis infantil. En Obras Com-
dad) ante la fantasía de ruptura en la continuidad (finalización de pletas. Tomo I (pp. 137-147). Buenos Aires: Paidós.
la sesión, receso en el tratamiento). Esta inquietud e impulsividad Klein, M. (1929). La personificación en los juegos de los niños. En Obras
Completas. Tomo I (pp. 205-215). Buenos Aires: Paidós.
interfiere en el desarrollo de su capacidad simbólica. Se observa
que Manuel puede jugar y dibujar, pero esta capacidad no es sos- Klein, M. (1955/2004). La técnica psicoanalítica del juego: su historia y signi-
ficado. En Obras Completas (4ª Reimpresión). Tomo III (pp. 129-146) Buenos
tenida, se interrumpe de manera reiterada. Empieza un juego y lo Aires: Paidós.
abandona, inicia otro y lo interrumpe y reanuda el primero. Frente Meltzer, D. (1978). Desarrollo Kleiniano. Buenos Aires: Spatia.
al incremento de ansiedad (generalmente a partir de fantasías de
Slapak, S.; Cervone, N.; Luzzi, A.M.; Frylinsztein, C.; Nimcowicz,
pérdida en la continuidad o de quedar “afuera”) Manuel interrum- D.; Padawer, M.; D’onorio, M, (2004) “La Utilización de la Metodología
pe sus producciones lúdicas o gráficas. En la última sesión de la Cualitativa del Estudio de caso en una Investigación Empírica en Psicoterapia”.
muestra (6º sesión) se detecta un cambio en sus posibilidades de Memorias de las XI Jornadas de Investigación: Psicología, Sociedad y Cultura.
expresión simbólica de la ansiedad: en el juego compartido de la Tomo I; 82-84. Buenos Aires: Facultad de Psicología. Universidad de Buenos
telaraña, se angustia cuando sus compañeros se esconden de él, Aires.
interrumpe el juego y ataca el encuadre, pero luego se reincorpo- Winnicott, D. (1971/1972). Realidad y juego. (1º ed.) Buenos Aires: Gedi-
sa.
ra y expresa verbalmente que él es “la araña mala”, pudiendo
disfrutar del “como si” del juego. Esta capacidad simbólica se rei-
tera cuando en la misma sesión expresa fantasías persecutorias
en sus dibujos y logra verbalizarlas.
La modalidad individual, solitaria o compartida de los juegos o
dibujos es oscilante y puede considerarse determinada por las
dificultades en la relación con sus pares que fluctúa entre colabo-
rativa -permitiendo juegos compartidos- y hostil-rechazante.  
Los dibujos, constituyen un medio expresivo que Manuel emplea
con frecuencia, en ocasiones con otro compañero. 
Con respecto a sus verbalizaciones, al inicio del proceso son es-
casas, pero aumentan a lo largo del proceso psicoterapéutico tan-
to dirigidas a sus pares como a la terapeuta. En ocasiones, las
verbalizaciones se dirigen a sus pares en forma burlona y utilizan-
do lenguaje soez.    
La modalidad de relación con la terapeuta es dependiente y se
observan intentos reiterados por llamar su atención.
Se puede observar un cambio incipiente en Manuel, expresado
en sus juegos, dibujos y verbalizaciones. La relación con los pa-
res continúa presentando dificultades.
El estudio de las “familias de códigos” seleccionadas para esta
investigación, ha permitido observar la evolución de las produc-
ciones simbólicas de Manuel, específicamente del juego, durante
un período de seis meses de psicoterapia.
El análisis de este caso, a modo de estudio piloto, permite inferir
que las “familias de códigos” seleccionadas son pertinentes para
el estudio del cambio en la capacidad simbólica de los niños en el
contexto de la psicoterapia psicoanalítica grupal y posibilitan el
estudio de dicha capacidad en relación con otras variables tales
como la modalidad de relación entre pares.      

70
ESTUDIO DE LA CAPACIDAD DE nalítica de grupo. La posibilidad de cambio de esa capacidad es
estudiada a partir de la inclusión en grupos de orientación, que

CONTENCIÓN EMOCIONAL DE PADRES funcionan en paralelo con la psicoterapia de sus hijos.


La “contención emocional” ha sido definida como la capacidad de
los padres o adultos responsables para: a) facilitar y propiciar el
O ADULTOS RESPONSABLES INCLUIDOS desarrollo emocional de sus hijos, tolerando la expresión de afec-
tos y angustia y b) observar y registrar las necesidades, obstácu-
EN GRUPOS DE ORIENTACIÓN los y logros en el crecimiento emocional de los niños.
Desde la Teoría de las Relaciones Objetales, marco teórico de
Luzzi, Ana María; Jaleh, Marcela Alejandra este proyecto, se entiende que el proceso psicoanalítico permite
Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires generar un cambio en el paciente que se evidencia por un mejor
manejo de las ansiedades, la toma de conciencia de afectos y la
aceptación de fantasías inconscientes (Klein, 1949).
Bion (1965) concibió el cambio en el proceso psicoanalítico en
RESUMEN relación con el crecimiento mental. Joseph (1989), lo entiende co-
Se presentarán los resultados de un proyecto de beca estímulo mo lo que sucede momento a momento en la transferencia. Otros
(Programación UBACyT 2005-2007; 2008-2010) que estudia la autores abordaron el tema en relación con las interpretaciones
capacidad de contención emocional de los adultos responsables mutativas (Yanin Habib, 2005).
de niños entre 6 y 8 años de edad, que reciben asistencia psico- Las psicoterapias psicoanalíticas de los niños y los grupos de
terapéutica en el Servicio de Psicología Clínica de Niños, depen- orientación se efectúan en el Servicio de Psicología Clínica de
diente de la 2º Cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa, Facul- Niños ubicado en la Regional Sur de UBA, que ofrece asistencia
tad de Psicología, con sede en la Regional Sur de UBA. Se evalúa psicológica a una población en condiciones de extrema vulnerabi-
la posibilidad de cambio en la capacidad de contención emocional lidad psicosocial. El ingreso del niño/a a una psicoterapia conlleva
de los adultos respecto de la problemática del hijo en tratamiento, la inclusión de los padres o adultos responsables en grupos de
luego de mediar la inclusión en grupos de orientación a padres. orientación, dispositivo psicoterapéutico focalizado en el vínculo
Método: Se efectúa un análisis cualitativo de los registros obser- con los hijos.
vacionales textuales de sesiones semanales de orientación, du- En este trabajo se contrastan los resultados del análisis cualitati-
rante un período de seis meses de tratamiento. El análisis del vo de las sesiones del grupo de padres con el análisis cualitativo
material se focaliza en la evolución -para cada integrante del gru- de sesiones de psicoterapia de sus hijos.
po- de determinadas “familias de códigos”, pertenecientes a la
13º versión del Manual de Códigos, construido en el Proyecto METODOLOGÍA
P051, Programación UBACyT 2004-2007. Se contrastan estos La muestra está conformada por las sesiones de un grupo de orien-
resultados con el análisis cualitativo de sesiones de psicoterapia tación al que concurren 7 padres o adultos responsables (N= 7), y
de los hijos en tratamiento. Los resultados del proyecto han con- por las sesiones de un grupo psicoterapéutico de niños con 6 inte-
tribuido a mejorar las estrategias psicoterapéuticas y de orienta- grantes (N= 6). Se efectuó un registro observacional textual de las
ción que se instrumentan en el Servicio. sesiones del grupo de padres o adultos responsables, durante un
período de seis meses de tratamiento. Para el análisis cualitativo
Palabras clave se consideró la tercera sesión de cada mes (seis sesiones).
Grupos Orientación Padres Contención Se obtuvo y se revisó el registro de las sesiones de psicoterapia
de sus hijos (niños entre 6 y 8 años de edad), que funciona en
ABSTRACT paralelo con el grupo de orientación a padres considerado. En el
STUDY OF DE EMOTIONAL SUPPORT OF THE ADULTS caso de los niños, se analizaron las terceras sesiones del primer
RESPONSIBLE FOR CHILDREN INCLUDED IN y sexto mes de psicoterapia (dos sesiones).
PSYCHOTHERAPEUTIC GROUPS. Se utilizaron algunas estrategias metodológicas probadas en in-
The aim is to present the final results of a proyect which study the vestigaciones anteriores de la cátedra[i], que consisten en: 1) codi-
capacity of emotional support of the adults responsible of children ficación de las sesiones mediante la utilización del Manual de códi-
between six and eight years old, who receive psychotherapeutic gos (Versión N° 13) producto del trabajo de “codificación abierta”
attendance at the Clinical Assistance Unit of the Second Chair of del proyecto marco (P051, Programación UBACyT 2004-2007); 2)
Psychoanalysis: British School, School of Psychology of the Uni- construcción de plantillas individuales para cada paciente, a partir
versity of Buenos Aires. We study the possibility of change in the de una matriz construida ad-hoc, que posibilita visualizar los avan-
adults’ capacity of emotional support respect to their chidren’s dis- ces y retrocesos de cada paciente dentro del proceso psicotera-
turbances, after their insertion in an orientation group for parents péutico grupal.
or adults in charge. Method: observational textual records of ori- El análisis cualitativo se realizó con la asistencia del paquete in-
entation group weekly sessions were analyzed, during a period of formático Atlas.ti - programa específico para el procesamiento y
six months of psychotherapy. The analysis of the data, assisted by codificación analítica de datos cualitativos. El manual de Códigos
ATLAS_ti software, focused in the development, for each member está conformado por “Familias de códigos”, y éstas a su vez por
of the group, of some “families of codes” of the 13rd Version of diferentes categorías.
Manual Codes, constructed in Project P051 (Programación UBA- El análisis de las sesiones del grupo de orientación a padres se
CyT 2004-07). Results obtained by qualitative analysis of orienta- focalizó en determinadas “familias de códigos”: “Temas manifies-
tion group sessions were contrasted with qualitative analysis of tos”, “Tipo de Verbalizaciones”, “Tipo de comentarios sobre el hijo
their children group psychotherapy sessions. These results have en tratamiento”, “Tipo de relación con el hijo en tratamiento”; “Tipo
allowed to improve strategies of intervention applied in the Clinical de relación entre pares” y “Emociones”.
Assistance Unit El análisis de las sesiones del grupo psicoterapéutico de niños se
focalizó en las “familias de códigos”: “Tipo de juegos”; “Tipo de
Key words verbalizaciones”, “Tipo de Acción” y“Tipo de relación con el tera-
Groups Orientation Parents Support peuta”.

RESULTADOS
El análisis cualitativo de las sesiones de los grupos de orientación
INTRODUCCIÓN a padres o adultos responsables indica que sólo en algunos ca-
En este trabajo se presentan los resultados finales de un proyecto sos se detectaron “momentos“o “episodios” en el cambio de la
de beca estímulo, cuyo objetivo fue estudiar la capacidad de con- capacidad de contención emocional de los padres o adultos res-
tención emocional de  padres o adultos responsables de niños ponsables. El análisis de los procesos psicoterapéuticos de los
entre seis y ocho años de edad que efectúan psicoterapia psicoa- padres, “visualizados” en las plantillas individuales de cada ma-
71
triz, permitió detectar incipientes “momentos” de cambio sólo en Se pueden observar en Susana indicios de un proceso de cambio
dos casos. Este resultado contrasta con el análisis de las sesio- en la capacidad de contención emocional: alterna momentos de
nes de los hijos, que en todos los casos (6) evidenciaron cambio implicación con la problemática del hijo, con otros en los cuales se
psíquico. dificulta su posibilidad de empatía. Es posible además observar
A modo de ejemplo, se presentan los resultados del análisis de un sostenido desplazamiento en los temas manifiestos “desde lo
las sesiones una madre, integrante del grupo de orientación, y de externo hacia lo interno”. En un comienzo, la causa de los proble-
su hijo. En este ejemplo se han podido detectar indicios de cam- mas parecían estar fuera de su entorno familiar y con el correr de
bio en la capacidad de contención emocional. las sesiones se ubicaron dentro del seno de la familia y en su
Madre: Susana [ii] propia persona. Al final del período estudiado se comienza a ad-
Niño en tratamiento: Alejandro. vertir el surgimiento de emociones (angustia, temor y pudor), al
Edad: 7 años. reconocer como propias las responsabilidades y problemas, an-
Constitución familiar y condiciones socioeconómicas: Padres se- tes puestos en los docentes/escuela.
parados, situaciones de violencia conyugal y hacia los hijos por En cuanto a su participación, comienza a ser más activa y menos
parte del padre. El padre no tiene contacto con su familia desde dependiente de las intervenciones del terapeuta, aunque persis-
hace un año. Hermano con discapacidad motriz. Condiciones so- ten sus dificultades en la interacción con los pares.
cioeconómicas de extrema pobreza, hacinamiento. Síntesis de los resultados del análisis cualitativo de las se-
Motivo de consulta por el niño: inquietud; desinterés absoluto por siones del grupo de psicoterapia de niños:
el aprendizaje, ocasionalmente agresivo con sus compañeros. En las dos sesiones analizadas (1º y 6º) Alejandro concurre acom-
Dificultades en la crianza. pañado por su madre en la primera, y por su tío en la sexta.
Derivación: Gabinete Escolar.   En la 1º sesión, Alejandro realiza un juego compartido pero la
Síntesis de los resultados del análisis cualitativo de las se- mayor parte del tiempo permanece a solas con el material, sin
siones del grupo de orientación: llegar a desarrollar un verdadero juego, sino acciones. En cuanto
De las seis sesiones estudiadas, Susana no concurrió a la 4º y en a la relación con la terapeuta se muestra dependiente, solicitando
la 6º sesión envió en su lugar a un tío del niño. Por lo tanto, son su ayuda y atención.
cuatro las sesiones analizadas. En la 2º sesión analizada (6º mes de psicoterapia), Alejandro par-
En la 1º sesión los temas [iii]relevantes fueron: Docentes y proble- ticipa en un juego reglado, el juego de las escondidas, con todos
mas de conducta. Sus verbalizaciones no son espontáneas, sino sus compañeros de grupo.
que sólo participa en el grupo frente a las intervenciones o invita- Al comienzo de la sesión, sus verbalizaciones parecen dirigidas a
ciones de la terapeuta, a partir de los temas planteados en el llamar la atención del terapeuta y del observador. Se muestra in-
grupo. Por tal motivo, la relación con los pares del grupo es casi teresado en la actividad del observador. Al promediar la sesión,
nula. sus verbalizaciones expresan fantasías relacionadas con el juego
Susana manifiesta sus problemas familiares en relación a la y con un dibujo que realiza, evidenciando posibilidades crecientes
crianza de sus hijos; pareciera estar muy centrada en sus proble- de simbolización.
mas y le cuesta registrar las intervenciones de sus compañeros En cuanto a la relación entre pares, se relaciona en forma hostil y
del grupo. burlona, utilizando lenguaje soez. La relación con la terapeuta
Los comentarios sobre el hijo en tratamiento evidencian elusión continúa siendo dependiente, intentando llamar su atención o so-
de responsabilidad con la problemática planteada. licitando su ayuda para el juego.
No se han registrado verbalizaciones que permitan ahondar en la Se puede observar un cambio psíquico en Alejandro, expresado
relación con el hijo. en sus juegos, dibujos y verbalizaciones. Permanece su dificultad
En la 2º sesión (2º mes de tratamiento), los temas más recurren- en la relación con los pares, aunque la aparente indiferencia ini-
tes han sido Referencia pareja parental, Problemas económicos, cial ha sido reeemplazada por expresiones de hostilidad.
sociales y Problemas de salud. Tanto en Susana como en su hijo Alejandro, ha sido posible de-
En esta sesión Susana evidencia preocupación por su hijo en tra- tectar “situaciones” de cambio, más incipientes en la madre y más
tamiento. pronunciadas en el niño. Se estima que de extenderse el estudio
Se muestra muy angustiada y sobrepasada, por momentos, por longitudinal de las sesiones, se podrá precisar mejor la relación
los problemas que le acontecen, tanto de salud como de situacio- entre ambos procesos terapéuticos.
nes cotidianas de falta de alimentos y de cobertura de salud ade-
cuada para sus hijos. CONCLUSIONES
Sus verbalizaciones son mayormente espontáneas. A partir del análisis de las sesiones y del trabajo de confección de
En relación a la Familia de Códigos Comentarios sobre el hijo en las matrices, se puede concluir que sólo en algunos casos fue
tratamiento niño y Relación con el hijo en Tratamiento, se puede posible detectar “momentos“o “episodios” en el cambio de la ca-
apreciar un comienzo de implicación que le permite conectarse, pacidad de contención emocional de los padres o adultos respon-
por momentos, e identificarse empáticamente con su hijo; sin em- sables incluidos en grupos de orientación. En dos casos se detec-
bargo persisten características de un vínculo materno- filial “cosi- taron incipientes “momentos” de cambio. Es posible que estos
ficado”. No se registra interacción con sus pares. cambios se evidencien o profundicen - según el caso- si se abar-
En la 3º sesión, las intervenciones de Susana son escasas. Los cara un período mayor de sesiones analizadas (12 meses como
temas más relevantes son; Problemas de aprendizaje y escuela. mínimo).
Se registra un comentario que evidencia implicación en la proble- La comparación con el proceso de psicoterapia del hijo en trata-
mática del hijo en tratamiento. miento, corrobora resultados de investigaciones anteriores (Cer-
En la 5º sesión (5º mes de tratamiento y última a la que concurre), vone et al., 2007) que indican que los niños suelen beneficiarse
los temas predominantes fueron: Problemas familiares, Sexuali- más rápida y efectivamente con un proceso psicoterapéutico psi-
dad y curiosidad sexual infantil. Sus verbalizaciones son impreci- coanalítico que los adultos. La inclusión de los padres o adultos
sas; las emociones expresadas son: angustia y pudor (ante los responsables en grupos de orientación es, sin embargo, requisito
temas sexuales planteados por otros padres). indispensable para la continuidad del tratamiento y para favorecer
Susana se centró en los problemas de salud y de crianza de los el proceso de cambio en los niños. A partir de estos resultados y
hijos, así como en las condiciones socioeconómicas que le dificul- de otras investigaciones de la cátedra, se puso de manifiesto la
taban acceder a los tratamientos y medicamentos y el “día a día” necesidad de enfatizar en los grupos de orientación -sobre todo
para conseguirlos. en los inicios del proceso terapéutico- las intervenciones del tera-
Se debe resaltar el compromiso con el tratamiento manifestado peuta que apunten a delinear y sostener el encuadre.
por Susana ya que a pesar de las dificultades socioeconómicas y
del trabajo que le insume la asistencia médica de su hijo con dis-
capacidad motriz, sólo se ausentó en dos oportunidades, en una
de las cuales (6º sesión) envió a un familiar en su lugar.

72
NOTAS
[i] P 062 (Programación UBACyT 2001-2002) “Cambio psíquico: caracterización SOBRE LO TRANSMISIBLE Y LO
psicopatológica, proceso psicoterapéutico y contexto psicoeducativo. Un estu-
dio de escolares de hogares pobres”. (Programación UBACyT 2001-2002).
Directora: Prof. Sara Slapak. P051 (Programación UBACyT 2004-2007) “Eva-
INTRANSMISIBLE DE NUESTRA
luación de cambio psíquico de niños en psicoterapia psicoanalítica” Directora:
Sara Slapak PRÁCTICA (ABORDAJE DE UNA
[ii] Los datos de filiación han sido modificados en resguardo de la confidencia-
lidad.
[iii] La cursiva corresponde a los nombres de los códigos.
ENTREVISTA DE ADMISIÓN CON A.F.)
Mercadal, Gabriela
BIBLIOGRAFÍA Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
Bion, W. (1965) Transformations. Londres: Heinemann.
Cervone, N.; Luzzi, A.; Slapak, S. y otros (2007) Proceso psicoterapéutico:
estudio de caso en psicoterapia psicoanalítica. Memorias de las XIV Jornadas
de Investigación de la Facultad de Psicología U.B.A. y Tercer encuentro de
investigadores en Psicología del Mercosur. Tomo I, pp. 34-36. Buenos Aires: RESUMEN
Facultad de Psicología UBA. El presente trabajo constituye el producto generado a partir de la
Klein, M. (1949) Sobre los criterios para la terminación de un psicoanálisis. experiencia docente en una Práctica Profesional de la Facultad
Obras Completas. T VI, 273-279. Buenos Aires: PAIDOS-HORMÉ. de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. El escrito propo-
Joseph, B. (1989) Psychic Change and the Psychoanalytic Process. En Feldman, ne, a partir de dicha experiencia, una reflexión exploratoria por
M y Bott Spillius, E. (comp), Psychic Equilibrium and Psychic Change. London: una doble vertiente. Por un lado, el abordaje de la práctica docen-
Karnac Books. 1997. te en el marco del psicoanálisis: la identificación de sus eventua-
Yanin Habib, L. (2005) El Cambio Psíquico. Revista de la Sociedad Colom- les alcances y límites; la ubicación de qué posibilidades y qué
biana De Psicoanálisis, Vol.30, Nos. 2/3- 2005. Bogotá: Sociedad Colombiana imposible la puede atravesar. Por otro lado, merced al material
de Psicoanálisis.
clínico en el que se basa, el interés se centrará también en el
abordaje de aquellas variables discursivas y no discursivas que
abrirían la posibilidad de algo del orden de la transmisión, y aque-
llas que no (o, en todo caso, las que requerirían de nuevas estra-
tegias para ello). Tales objetivos motivaron la selección de un es-
pecífico material clínico. Se considera que el mismo ofrece la po-
sibilidad de visualizar puntos indealectizables en relación a los
cuales la imagen y el cuerpo deben entrar en función para consti-
tuir una clínica posible, y algo de su transmisión (por una vía dife-
rente que la de un metalenguaje). Tal será la hipótesis que guiará
los alcances de esta presentación.

Palabras clave
Transmisión Lo que se presenta fuera de discurso Imagen y cuer-
po en función

ABSTRACT
ON THE TRANSMISSIBLE AND THE INTRANSMISSIBLE OF
OUR PRACTICE (TACKLING AN ADMISSION INTERVIEW
WITH A. F.)
This work constitutes the product generated from the teaching ex-
perience in a Professional Practice of the Faculty of Psychology of
the University of Buenos Aires. The paper proposes, from the said
experience, a reflection that explores two aspects. On the one
hand, the undertaking of the teaching practice within the frame-
work of the psychoanalysis: the identification of its possible scope
and limits; the determination of its possibilities and of which im-
possible can pervade it. On the other hand, thanks to the clinical
material on which it is based, the interest will also be focused in
the tackling of those discourse and non-discourse variables that
would open the possibility of transmission, and those that do not
(or, in any case, those that would require new strategies for it).
Such objectives motivated the selection of a particular clinical ma-
terial. It is considered that it offers the possibility of visualizing
points that are not capable of being dialectised and in relation to
which image and body must get in function to constitute a possible
clinic, and something of its transmission (by a way which is not
that of a metalanguage). This will be the hypothesis that will guide
the scope of the paper.

Key words
Transmission That which presents itself Out of Discourse Image
and body in function

PRESENTACIÓN1
El presente trabajo constituye el producto, a la vez que nueva
causa, generado a partir de la experiencia docente en una Prácti-
ca Profesional (área Clínica) de la Facultad de Psicología de la

73
Universidad de Buenos Aires. El dispositivo de trabajo está cons- apagaban las luces pensaba “¡Uy! ¡Todo oscuro para siempre!”
tituido por la observación no participante de los estudiantes en las Cuenta que es adoptado y agrega “toda la vida fui de mi mamá”.
admisiones de eventuales pacientes, llevadas adelante por una Recurre a un tratamiento para “estar más tranquilo” y porque “no
analista (que a la vez desempeña el rol de Tutora frente a los conozco el punto donde tengo que parar”. Quiere estar bien.
alumnos de la Práctica) en una institución2 dedicada a la práctica Respecto de la analista que le asignen para el tratamiento dice
analítica, y la posterior reflexión conjunta (tutora y alumnos) sobre “quiero alguien que me cuide, que se preocupe por mí”. Se le
las mismas. plantean las pautas institucionales, entre las cuales se menciona
El escrito propone, a partir de dicha experiencia, una reflexión (cuestión que ya se le había explicitado en la recepción) que lue-
exploratoria por una doble vertiente entrelazada. Por un lado, el go de esa entrevista de admisión, se lo derivaría a un/a profesio-
abordaje de la práctica docente3 en el marco del psicoanálisis: la nal con quien comenzaría el tratamiento. Se sorprende desmedi-
identificación de sus eventuales alcances y límites; la ubicación damente9 agregando: “¿¡Pero cómo, no me va a atender usted?!”
de qué posibilidades y qué imposible la puede atravesar. Por otro Se le comentan las pautas institucionales al respecto.
lado, merced al material clínico en el que se basa, el interés se La admisora le avisa que saldrá un momento para consultar una
centrará también en el abordaje de aquellas variables discursivas cuestión administrativa y al regresar al consultorio, él insiste: “Us-
y no discursivas (un “fuera de Discurso”) -cada vez más presen- ted es muy parecida a la que fue mi profesora de lengua.” Se le
tes, estas últimas, en nuestra práctica de analistas- que abrirían pregunta sobre ello y dice “no sé, la forma de vestir, el pelo”10.
la posibilidad de algo del orden de la transmisión, y aquellas que Cuando se le piden sus horarios disponibles dice “todos” y se le
no (o, en todo caso, las que requerirían de nuevas estrategias debe repreguntar para precisar la cuestión. Se despide amable
para ello). pero impacientemente respecto de cuándo lo llamarán para co-
Tales objetivos motivaron la selección de un específico material menzar el tratamiento.
clínico. Se considera que el mismo ofrece la posibilidad de visua-
lizar, por lo desarticulado del discurso sostenido por el consultan- ENTRE LA TRANSMISIÓN Y LA CLÍNICA,
te, puntos indialectizables en relación a los cuales la imagen y el LA TRANSFERENCIA
cuerpo deben entrar en función para constituir una clínica posible, En el dispositivo de una Práctica Profesional, como dijéramos, los
y algo de su transmisión (por una vía diferente que la de un meta- estudiantes participan de las admisiones como observadores no
lenguaje). Tal será la hipótesis que guiará los alcances de esta participantes. Ellos están presentes en la experiencia misma. Ca-
presentación. be aquí entonces, una primera apreciación: el rol de tutor/a do-
cente no se requiere allí para una presentación o descripción de
RECORTE DE ENTREVISTA lo acontecido. El trabajo conjunto será, más bien, el de una pun-
Un joven de 27 años concurre a la Institución para su entrevista tuación, un recorte y un dimensionamiento de lo que allí haya
de admisión. Al presentarse la analista, él no da su nombre. La sucedido. A raíz de ello podemos situar un primer grupo de inte-
sorpresa deviene entonces, al ver en la historia clínica (confeccio- rrogantes: ¿Qué pautas metodológicas serían las adecuadas pa-
nada en recepción) los datos ofrecidos por él, en particular, el ra tal recorte? ¿Qué material se incluye y cuál se deja afuera?
nombre4. Obviamente, no se plantearía nada al respecto -ni tam- ¿Cuáles los procedimientos para dicha decisión? ¿Desde qué po-
poco se planteará nada en relación a ello aún, sólo quedará seña- sición y cómo se determina “lo que allí sucedió”?
lado como un indicador posible más a explorar en el eventual Interrogantes que el marco conceptual de referencia (analítico) no
tratamiento con el paciente- si no fuera por lo que en la misma nos permite abordar bajo la lógica dual sujeto - objeto (sean estos
admisión surge al respecto. términos ubicables en paciente - admisor; dichos - silencio; o los
El joven refiere “sentirse raro”5 y tener “ataques de pánico”. Rela- que fueren). Desde el momento en que contamos con que el tér-
ta que a los 23 años tuvo los primeros episodios (al dejar de con- mino transferencia da cuenta de que el lenguaje mismo pone en
sumir sustancias) y “le volvió todo” desde hace dos meses, luego escena algo de la realidad de quien habla, junto a otro cuya posi-
de que falleciera su madre. ción será la de causa -en el caso de un analista que se disponga
Dice “no tuve una figura paterna” y refiere que al padre lo mataron a escuchar-, “lo que allí sucede” (referido a lo acontecido en un
cuando él tenía dos años. Agrega, “ahora veo todo muerto”, y “yo dispositivo analítico) será leído -y recortado- bajo tales coordena-
la encontré a mi mamá muerta. Yo estaba haciendo un asado, das de construcción, de creación, de constitución in situ:
entro a la casa y ahí estaba, tirada, muerta”. “Dije que íbamos a contar con la siguiente formula -la transferen-
Respecto de lo que denomina como ataque de pánico (nombre cia es la puesta en acto de la realidad [sexual] del inconsciente.
que le dio su médico clínico y por lo cual lo medica con Clonaze- Lo que aquí se anuncia es, precisamente, lo que más se tiende a
pan) refiere que comienzan con una puntada en el corazón que evitar en el análisis de la transferencia.
luego “se le dispara solo, a mil”, le sube la presión, y cuenta: Por enunciar esta fórmula me encuentro en una posición proble-
“siento como si se me hinchara el cerebro, pierdo el punto de mática -¿qué es lo que ha promovido mi enseñanza en lo referen-
apoyo6; es como si me quedara boleado”, agrega. En esos mo- te al inconsciente? El inconsciente, son los efectos de la palabra
mentos, llama al médico y cuando lo va a atender, le toma la pre- sobre el sujeto, es la dimensión donde el sujeto se determina en
sión, le da la medicación, le hace algunas preguntas, lo escucha, el desarrollo de los efectos de la palabra, en consecuencia de lo
él se calma. cual el inconsciente está estructurado como un lenguaje. Esta es
Se le pregunta si tiene detectado frente a qué situaciones se le una buena dirección para arrancar aparentemente toda captación
genera ese cuadro. Dice “cuando no quiero sacar los monstruos del inconsciente de un objetivo de realidad, distinta que el de la
de adentro de mí… Puedo ser violento…, no de golpear…, con constitución del sujeto. Y sin embargo, esta enseñanza tuvo, en
las palabras... Degrado al otro”. Se le pregunta qué cosas le ge- su objetivo, una finalidad que he calificado de transferencial. Para
neran esa violencia y plantea que “la gente confabula, ¿vio volver a centrar a aquellos oyentes míos que más consideraba
Doctora?7” Yo tocaba en una banda de música y compuse todas -los psicoanalistas- en un objetivo conforme a la experiencia ana-
las canciones, pero no las inscribieron a mi nombre, sino como si lítica, el propio manejo del concepto, según el nivel de donde par-
fueran de toda la banda. Lo dejé pasar, ¿vio Doctora? Porque no te la palabra del enseñante, ha de tener en cuenta los efectos, en
me gusta ir al choque”. Y luego de “sentirse excluido” él disuelve el oyente, de la formulación. Todos nosotros somos en tanto que
la banda. Al respecto, plantea que “tenían diferentes estéticas -los estamos, incluido el que enseña, en relación con la realidad del
chicos de la banda respecto de él- y agrega “hay gente envidiosa, inconsciente, que nuestra intervención no sólo saca a la luz, sino
¿vio?” (?) “Yo soy muy querellante” (?)8… “También me agarra que, hasta un cierto punto, engendra.”11
cuando estoy hasta las manos”; se le pregunta al respecto y dice
“con la muerte por todos lados; ahí me siento ido.” Subrayamos el último punto de la cita de Lacan ya que allí no
Agrega “le tengo miedo a la muerte. Ese es mi mayor temor. Qui- sólo plantea que “…la presencia del psicoanalista (…) debe in-
siera vivirla como una gran aventura, pero no puedo. Quiero mo- cluirse en el concepto de lo inconsciente…”12, sino que avanza en
rirme de viejo, no de loco.” una afirmación tanto más radical en cuanto ubica en la misma
Refiere que desde siempre le pasó eso, que cuando era chico y se posición, también, al enseñante.

74
Y si seguimos el camino que tales aseveraciones signa, y con él ser presentado. De lo orgánico como pura materialidad sin velos
retornamos a nuestros interrogantes en torno a lo transmisible y a-Cosando18, dejando caer al sujeto, hacia la posible conforma-
lo intransmisible de la práctica docente en el marco psicoanalítico, ción de un cuerpo sostenido en otro soporte: en el anudamiento
debemos preguntarnos entonces cómo se transmite algo de lo de R-S-I:
inconsciente; esa pulsación que es abertura en el instante mismo “Esta forma del “dejar caer”, del “dejar caer” de la relación con el
en que se cierra. Y allí, apoyados en tales términos, podemos cuerpo propio, es completamente sospechosa para un analista.
afirmar que será siguiendo esa otra lógica en juego que algo de lo Esta idea de sí, de sí como cuerpo, tiene algo que tiene un peso.
transmisible -y sus límites-, pasará. Dejarse tomar por esa pulsa- Eso es lo que se llama el ego. Si el ego es llamado narcisista, es
ción que conformará nuestro material mismo, será el desafío. No porque hay algo en un cierto nivel que soporta al cuerpo como
renegar del abordaje de lo que allí se presente13, de lo que allí se imagen.”19
produzca. Podemos precisar, entonces, que no se tratará tanto de Imagen reflejada que en su pliegue le ofrece a este joven la posi-
“contenidos” a ser transmitidos, sino más bien de esa posición bilidad de salir de un modo diferente del que entró.
que deje pasar la materialidad misma de lo acontecido (si lo hu- Hasta aquí lo presentado en la entrevista de admisión. A partir de
biera). Disposición a dejarse tomar tanto como a asir la abertura aquí, diversos caminos posibles para dar cuenta de ello, para
que le haga lugar al acontecimiento. Hacerse agujero allí14. Dejar transmitir algo de ello a los estudiantes. De gran interés resultó
pasar. También en el dispositivo de enseñanza. Ahí lo posible de que los interrogantes surgidos se focalizaran en las posiciones
la transmisión para el analista. Pensado ya no entonces como la adoptadas por la analista durante la entrevista. Y los interrogan-
persona que posee el saber y que intentará comunicarlo a otras, tes, una vez más, señalando el camino a seguir: abstenerse de
sino como el corte, el agujero mismo engendrado en la superficie taponarlos con el saber del Amo20; dejarse tomar por ellos y tran-
creada a partir de los significantes puestos allí en juego: “...el sig- sitar el camino así abierto. Sólo a partir de allí pudo detectarse
nificante es corte y (...) el corte engendra la superficie...”15 Crea- que la imagen reflejada había cumplido un rol central; que se ha-
ción de una superficie diferencial respecto del punto de partida, bía operado con el cuerpo, dejándolo entrar en escena21, ponién-
merced a una posición “pasante” tanto en la clínica como en la dolo en función, “prestándolo” al servicio del armado de una ima-
transmisión. Dejar pasar los significantes allí surgidos abstenién- gen virtual que introdujo una distancia respecto de lo orgánico.
dose de transmutarlos en un metalenguaje asequible (lo que co- Lo no dicho, entonces, entrando también en la escena. Si no todo
rrespondería, más bien, al Discurso Universitario16). puede ser dicho, la abstinencia allí “deja pasar” el fuera-de-Dis-
El término transferencia, entonces, es el que abre esa posibilidad, curso que se imponía. Quizás, aparente paradoja, fuera ese el
el que signa un camino, el que marca una ética, en tanto posibili- único capital que tuviéramos para transmitir en un caso de esta
tador de la creación de una realidad. Escenario soporte de nues- naturaleza.
tra práctica, tanto de analistas, como de enseñantes.

CUERPO E IMAGEN EN FUNCIÓN


Ahora bien, en la admisión que nos ocupa, decíamos que merced REFERENCIAS
a algunos puntos indealectizables presentados en el decir del 1. Al plantear el título cabía la posibilidad de consignar Entrevista de admisión
consultante, tendríamos la posibilidad de abordar algo más en “a”, “de” o “con”. Por lo que se vislumbrará de esta admisión en particular, y
torno a la temática planteada: ¿Qué se presentó allí? ¿Qué de por lo que se considera que ya desde una entrevista de admisión se puede
ello sería pasible de ser transmitido? Y nuevamente ¿Qué posi- disponer, se decidió por la preposición “con” por denotar algo del orden de un
“acompañamiento” posible.
ción abonaría el camino de dicha transmisión?
2. Centro Dos. Institución dedicada a la asistencia, docencia e investigación
Retomando nuestra cita y siguiendo nuevamente el punto referido
en psicoanálisis.
a lo que se transfiere por el hecho de hablar, podemos plantear
3. Término genérico que será revisado a lo largo del trabajo.
algunas de las cuestiones presentadas en la entrevista. Con lo
4. Que por razones de confidencialidad no daremos a conocer, pero coincidía
que nos encontramos es con una serie de frases interrumpidas, con el de un personaje político muy presente en los medios en ese tiempo,
indealectizables (“quiero morirme de viejo, no de loco”; “toda la inmerso en una disputa política por la cual abandonó su cargo público.
vida fui de mi mamá”). No se llega a constituir un relato que arme 5. A partir de aquí los entrecomillados mostrarán el texto ofrecido por el mismo
historia, suposición, suposiciones, atribución de saber. Puntos in- consultante.
dealectizables, decíamos, a partir de los cuales nuestro quehacer 6. De aquí en más, los subrayados son nuestros.
se deberá orientar. Pero junto con las frases interrumpidas podía- 7. A partir de este momento de la entrevista, el consultante comienza a nombrar
mos ubicar, como reflejo de ello quizás, un cuerpo disgregado, así a la analista-admisora.
una mirada perdida. Más bien, lo orgánico en un andar errático 8. Y comenta como ejemplo de ello, una situación laboral en la que a los com-
que no llega a constituir un cuerpo (“se me hincha el cerebro”, “el pañeros que entraron a trabajar en la misma época que él a la empresa, ya los
corazón se me dispara”, “pierdo el punto de apoyo”, “quedo bolea- pusieron en blanco, fijos, y a él no porque cuestiona mucho… A todo “tiene
do”, “no conozco el punto donde parar”). Pero allí, donde “queda que” responder, “no me dejo avasallar” dirá.
boleado”, también aparece el llamado a un otro que lo alivia. Pri- 9. Con ello se hace referencia a que muestra en acto, allí, la violencia de la
mero al médico; luego a un analista. El alivio sobreviene en los cual había hablado.
momentos en que es “medido” (operaciones médicas sobre el 10. Se detecta que con ese punto de anclaje en la imagen, se va más tranqui-
lo que como llegó.
cuerpo) y muy claramente al ser escuchado y encontrar en quien
lo escucha (la analista) la posibilidad de una imagen virtual17 que 11. Jacques Lacan. El Seminario - Libro 11. Los cuatro conceptos fundamen-
tales del psicoanálisis. Paidós, Bs.As., 1987, p.155 (itálicas nuestras).
le devuelve, en ese instante, la posibilidad del comienzo del arma-
12. Ibid., p. 133.
do de una historia (“usted es muy parecida a la que fue mi profe-
13. Cfr. Martín Heidegger. “Ser y apariencia”, en Introducción a la metafísica,
sora de lengua... la forma de vestir, el pelo”) y, en consecuencia,
Gedisa, Barcelona, 1993.
de un cuerpo. Se ilumina su rostro, su cuerpo se relaja, cede la
14. Referencia topológica al término “agujero”. Al respecto, cfr. Jacques Lacan.
agresividad, se dispone a ser alojado (y recordamos que lo que lo Seminrio 9 - La identificación, y Seminario 23 - El sinthoma, inéditos.
llevó a consultar se refería fundamentalmente a diversos “desalo-
15. Jacques Lacan. Seminario 9 - La identificación, clase 22, del 30/05/1962,
jos” sufridos). inédito.
Bases para el armado de una idea de sí encontrada en el reflejo 16. Cfr. Jacques Lacan. El Seminario - Libro 17. El envés del psicoanálisis.
que la escucha analítica le propuso. Escucha que, por los efectos Paidós, Bs.As., 1992.
encontrados, no debemos situar en enlaces asociativos (esto es, 17. Cfr. Jacques Lacan. El Seminario - Libro 1. Los escritos técnicos de Freud.
justamente, lo que no encontramos en el decir de este paciente), Paidós, Bs.As., 1987.
sino en un significante hecho cuerpo; esto es, un significante que 18. Referencia a la Cosa (das Ding) aún no recortada del propio cuerpo. Cfr.
comienza a anudarse a la imagen, merced a lo cual lo maquinal Sigmund Freud, “Proyecto de una Psicología para neurólogos”, en Sigmund
de lo simbólico “andando solo” encuentra un tope, un límite. Allí Freud Obras Completas, Amorrortu editores, Tomo I, Buenos Aires, 1996.
entonces, el enigma también abre la posibilidad de entrada de lo 19. Jacques Lacan. Seminario 23 - El Sinthoma, clase 11, del 11/05/1976, in-
imposible de decir: R-S-I conformándose en el armado de algo a édito.

75
20. Cfr. Jacques Lacan. El Seminario - Libro 17, op.cit.
21. Esto, sólo a posteriori puede ser detectado. No se trataba de una maniobra INVESTIGACIÓN CLÍNICA
calculada, sino de una posición que se produjo in situ.

BIBLIOGRAFÍA
EN EL ÁMBITO UNIVERSITARIO.
FREUD, S., “Proyecto de una Psicología para neurólogos”, en Sigmund Freud
Obras Completas, Amorrortu editores, Tomo I, Buenos Aires, 1996.
ESTUDIO DE PACIENTES CON
HEIDEGGER, M., Introducción a la metafísica, Gedisa, Barcelona, 1993.
Lacan, J., El Seminario - Libro 1. Los escritos técnicos de Freud. Paidós,
CONSUMO DE DROGAS
Buenos Aires, 1983.
Lacan, J., Seminario 9 - La identificación, inédito.
Milán, Teresita Ana
Lacan, J.,. El Seminario - Libro 11. Los cuatro conceptos fundamentales del Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de
psicoanálisis. Paidós, Buenos Aires, 1987. San Luis. Argentina
Lacan, J., El Seminario - Libro 17. El envés del psicoanálisis. Paidós, Buenos
Aires, 1992.
Lacan, J., Seminario 23 - El Sinthoma, inédito.
RUBISTEIN, A., (compiladora). Un acercamiento a la experiencia. Práctica y RESUMEN
transmisión del psicoanálisis, Grama ediciones, Buenos Aires, 2007. Se transmiten resultados de una investigación con sujetos que
consumen drogas realizada en el Centro Interdisciplinario de Ser-
vicios (CIS) de la Facultad de Ciencias Humanas de la Universi-
dad Nacional de San Luis. El objetivo general fue aportar a la
elaboración de un modelo metapsicológico que permita describir,
analizar y explicar las características psicodinámicas del funcio-
namiento psíquico del paciente adicto, y proponer las modalida-
des de intervenciones clínicas posibles que se corresponden. Los
objetivos específicos abarcaron al paciente, al terapeuta y al tra-
tamiento. Se siguió la metodología de la investigación clínica, con
un diseño descriptivo-explicativo, con estrategia de estudio de ca-
sos. Se describen los instrumentos utilizados. La Unidad de Aná-
lisis (focal o de anclaje) fueron los casos clínicos (Psicodiagnósti-
co y Proceso Psicoterapéutico) de sujetos que han realizado con-
sultas espontáneas o por derivación. Se consideraron variables a
partir del paciente y de la intervención psicoterapéutica. El proce-
dimiento abarcó la descripción del funcionamiento psíquico de los
pacientes seleccionados, el análisis del material clínico y la articu-
lación, para su explicación, con conceptos teóricos psicoanalíti-
cos. Se completaron las etapas de codificación del material clíni-
co, categorización, relación, integración y modelización. Se ela-
boró una Clasificación de los Pacientes Adictos a drogas, útil para
analizar la variedad con que se presenta el fenómeno clínico de la
drogadependencia.

Palabras clave
Investigación Clínica Drogadicción Clasificación

ABSTRACT
CLINICAL INVESTIGATION AT UNIVERSITY.
DRUG-ABUSE PATIENTS STUDY
Results from an investigation with grud consumers made at the
Interdisciplinary Services Centre, Human Sciences Faculty, Na-
tional University of San Luis are shown. The aim was to contribute
to the ellaboration of a metapsychological model which allows to
describe, analyze, and explain the psychodinamical characteritics
of psyche functioning in the abusing patient, as well as to propose
the corresponding clinical interventions modalities. Spectific aims
were about the patient, the therapist, and the treatment. The clini-
cal investigation method was followed, with a descriptive-explain-
ing design, in a case study strategy. Tools used are described. The
Analysis Unit (focal or anchorage) were the clinical cases (Psy-
chodiagnosis and Psychotherapeutic Process) of subjects who
made spontaneous consultations o that were referred. Variables
were considered from the patient and the psychotherapeutic inter-
vention. Procedure included the psyche functioning description in
selected patients, the clinical material analysis, and articulation for
their explanation with psychoanalitical theoretical concepts. The
coding, asessment, relation, integration, and modelation stages of
the clinical material were completed. An Adicted to drugs Patients
Clasification was ellaborated which is usefull to analyze the vari-
ety with which the clinical phenomenon of drug-adiction is shown.

Key words
Investigation Clinical Drug-adiction Asessment

76
INTRODUCCIÓN partir de la intervención psicoterapéutica fueron: primeras hipóte-
Este estudio se realizó en el marco de un Proyecto de Investiga- sis diagnósticas, recomendaciones y pronóstico, distintas modali-
ción, con subsidio de la Secretaría de Ciencia y técnica y de la dades de intervenciones psicoterapéuticas, modalidad con la que
Secretaría de Extensión Universitaria de la Universidad Nacional se establece y desarrolla el proceso de Transferencia-contra-
de San Luis (UNSL). Se llevó a cabo en el “Programa de Atención transferencia, vicisitudes en el tratamiento, evolución del trata-
Psicológica de sujetos que consumen drogas”, realizado en el miento.
Centro Interdisciplinario de Servicios (CIS) de la Facultad de El procedimiento general abarcó la descripción del funcionamien-
Ciencias Humanas (FCH) en la Universidad Nacional de San Luis to psíquico de los pacientes seleccionados, el análisis del material
(UNSL). La investigación se situó en el ámbito psicoterapéutico clínico y la articulación, para su explicación, con conceptos teóri-
desde una perspectiva teórica psicoanalítica. Se indagó acerca cos psicoanalíticos. Para arribar a la Clasificación de los pacien-
de las implicancias teórico-clínicas en el abordaje del paciente tes adictos se comenzó por la Codificación del material clínico.
adicto, partiendo del conocimiento de la alta tasa de fracasos en Los datos recogidos se seleccionaron en base a los aspectos más
estos tratamientos. La pregunta central que guió la investigación significativos del discurso registrado en las entrevistas y en las
clínica con estos pacientes apuntaba a considerar las condiciones sesiones, en relación a las variables especificadas, y a los temas,
que es necesario instalar en el espacio terapéutico para que el conceptos, proposiciones del marco teórico, identificados durante
consumo de drogas trascienda la sustancia, para que un auténti- el análisis del material clínico. A partir de los indicadores del fun-
co interés de conocimiento sobre sí mismos, pueda constituirse cionamiento psíquico se construyeron Categorías de análisis, las
en el centro del proceso psicoterapéutico. que no se establecieron previamente a la realización de las entre-
El problema planteado nos ha inspirado una primera hipótesis vistas sino que se construyeron a partir de la interpretación del
sustantiva que guió esta investigación: en la configuración de la material clínico de cada caso. Se elaboraron y definieron catorce
relación terapéutica y en el desarrollo del tratamiento el paciente (14) categorías de análisis: cuerpo, tiempo, espacio, modelo de
tenderá a recrear con el terapeuta las modalidades de los víncu- vínculo primario, duelo, emoción y sentimientos predominantes,
los primarios establecidos en la díada originaria. A partir de los angustia, defensas, fantasías con las que se busca la droga,
resultados obtenidos se llegó a formular una segunda hipótesis la transferencia, contratransferencia, encuadre, vicisitudes, inter-
que se ha sostenido en relación con el consumo de tóxicos: que venciones. Una vez generadas las categorías, se fueron delimi-
en los sujetos de la muestra tras la conducta de incorporación de tando las dimensiones que surgieron a partir de la relación entre
sustancias tóxicas subyacería una fantasía, con función defensi- los núcleos temáticos, de los diferentes discursos (viñetas) y de
va, que en cada uno se enraiza con su historia singular a la luz de las modalidades del proceso psicoterapéutico con los criterios re-
los obstáculos de los vínculos primarios.  sultantes del análisis de cada caso. Luego se procedió a compa-
rar y relacionar las diferentes categorías a fin de obtener inferen-
METODOLOGÍA cias sobre los datos estudiados en un nivel de mayor abstracción.
El objetivo general de la investigación fue aportar a la elaboración Se comparó en distintas instancias la información obtenida, en el
de un modelo metapsicológico que permita describir, analizar y interior de cada caso y entre casos. Luego se trabajó en estable-
explicar las características psicodinámicas del funcionamiento cer relaciones entre las dimensiones de las diferentes categorías
psíquico del paciente adicto, y proponer las modalidades de inter- y entre categorías lo que permitió elaborar una primera clasifica-
venciones clínicas posibles que se corresponden. Los objetivos ción del grupo total de los pacientes.
específicos abarcaron al paciente, al terapeuta y al tratamiento. Establecidos los cinco grupos definitivos de Pacientes se profundi-
Respecto del paciente los objetivos estuvieron dirigidos a conocer zó la teorización del fenómeno y se integró el corpus a partir de
el efecto que produce el consumo de drogas, las fantasías que establecer el vínculo entre los presupuestos teóricos referidos a la
subyacen (para relacionarlo con el motivo de consulta y la deman- adicción y la realidad de los datos empíricos referidos a los casos
da de tratamiento). Así mismo, se identificó y caracterizó el tipo de clínicos. A partir de las relaciones alcanzadas desde las diferentes
vínculos, las modalidades del proceso de duelo, la noción de cuer- categorías se integró un modelo metapsicológico a partir del con-
po y de identidad. Con respecto al terapeuta se buscó identificar la junto de variables estudiadas para determinar la particularidad del
modalidad de las intervenciones terapéuticas e indagar cómo se encuadre en el tratamiento, las vicisitudes en el desarrollo del trata-
opera frente a las variantes de la transferencia-contratransferen- miento y las modalidades de intervenciones clínicas que se corres-
cia. En relación al tratamiento se pretendió caracterizar las parti- pondan en cada grupo de pacientes propuesto. Se determinaron
cularidades del encuadre, analizar las intervenciones que favore- las implicancias clínicas del abordaje terapéutico con pacientes
cieron el tratamiento, tanto como las intervenciones que lo obsta- adictos a partir del modelo metapsicológico y de los dispositivos
culizaron y caracterizar los dispositivos terapéuticos posibles. terapéuticos posibles. Una vez realizada la operación anterior se
Se siguió la metodología de la investigación clínica, con un dise- elaboraron hipótesis y conclusiones para cada categoría.
ño descriptivo-explicativo, con estrategia de estudio de casos.
Se utilizaron entrevistas semiestructuradas, entrevistas en pro- RESULTADOS
fundidad, sesiones psicoterapéuticas, Técnicas Proyectivas Grá- Se elaboró una Clasificación de los Pacientes Adictos a dro-
ficas (H.T.P.) y el Cuestionario Desiderativo. La Unidad de Análi- gas (Parásitos, Suspendidos, Ordálicos, Todopoderosos, Imposi-
sis (focal o de anclaje) fueron los casos clínicos (Psicodiagnós- bles) tratados en el CIS. La misma se centra en algunas propieda-
tico y Proceso Psicoterapéutico) de sujetos (15 pacientes) que des deducidas en el contexto de un marco teórico-clínico-técnico
han realizado consultas espontáneas o por derivación acerca de psicoanalítico. En primer término la clasificación permitió un cierto
su consumo de drogas y los que han seguido indicación de trata- ordenamiento en el procesamiento del material clínico recolecta-
miento (los que se ordenaron según el curso posterior del trata- do. El proceso, de tal modo, comienza con la distinción y el orde-
miento: continuación, abandono, dificultades). El criterio de se- namiento de relaciones observables entre los casos, para propo-
lección abarcó el material clínico de Proceso Psicodiagnóstico y ner una clasificación a partir de haber determinado en el abordaje
Psicoterapéutico, (el discurso del paciente, expresiones verbales, y análisis de los casos clínicos ciertas características que se pue-
expresiones corporales, conductas, los acontecimientos, las es- den presentar reunidas de una manera estable y repetida. El con-
cenas, los sueños, los síntomas, las intervenciones del terapeuta, junto de estas características arman un subgrupo que se propone
la evolución del tratamiento), provenientes de las historias clíni- en la clasificación con un nombre particular que se eligió a partir
cas del “Programa de Asistencia psicológica para sujetos que de identificar un rasgo distintivo para cada uno en el análisis de
consumen drogas” desarrollado en el C.I.S. dependiente de la Fa- los casos. Esta clasificación se funda en modelos teóricos que
cultad de Ciencias Humanas (UNSL) durante el período 1996- favorecen comprender el funcionamiento psíquico adicto en cada
2008. Las variables consideradas en el análisis clínico del caso a subgrupo y permite subagrupar por características comunes a es-
partir del paciente fueron: síntomas, tipo de angustia, defensas, tos pacientes.
conflicto, efectos de las drogas, fantasías con que se consume la Toda clasificación es una simplificación por lo tanto ésta que se
droga y actitud frente al consumo, modalidad de vínculo, duelos, presenta no pretende ser un universal ni delimitar categorías ce-
identificaciones, identidad, cuerpo. Mientras que las variables a rradas pues se origina en relación a una cantidad limitada de ob-

77
servaciones en una experiencia clínica particular. Por esa razón Rodríguez Gómez, G.; Gil Flores, J.; García Jiménez, E. (1999) Me-
las descripciones en cada grupo pueden llegar a incluir rasgos todología de la investigación cualitativa, Málaga, Ediciones Aljibe, 2ª edición.
suficientemente generales para coincidir con la experiencia de Rosenfeld, D. (1996) “Nuevas teorías sobre drogadicción. Autismo y dro-
otros terapeutas, y rasgos singulares propios de los pacientes de gadicción”. Psicoanálisis. Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos
Aires, XVIII, 2, 347-364.
la práctica clínica que se ha realizado. Se puede asimilar a una
Samaja, J. (1993) Epistemología y Metodología. Elementos para una teoría
tipología útil para analizar la variedad con que se presenta el fe-
de la investigación científica. Buenos Aires, Eudeba, edición ampliada, 3ª
nómeno clínico de la drogadependencia. A continuación se pre- edición, 5ª reimpresión, marzo 2005.
senta una síntesis de la clasificación. “Parásitos”: viven dentro
de los otros y establecen una relación parasitaria de la cual se
aprovechan. Se adhieren, dependen del otro para subsistir, mani-
pulan; manifiestan voracidad, vacían al otro y lo vuelven depen-
diente de ellos. La droga cumple una función de prótesis para
sostenerse con vida y establecer contacto con el mundo. “Sus-
pendidos”: sienten que desaparecen, se desconectan, se des-
orientan, no toleran las separaciones. Expresan modalidades au-
tistas frente a la angustia. Presentan pérdida de noción de identi-
dad propia, con porosidad en los límites e inconsistencia del self.
La droga cumple una función de amparo contra la angustia de
desaparición. “Ordálicos”: se sienten culpables, deudores. Todo
en sus vidas tiene como eje el valor del yo lo que remite al proble-
ma del narcisismo en las vicisitudes del sentimiento de estima de
sí. Se someten a pruebas para probar su valor. La droga cumple
una función de fortalecedor del valor de sí mismo. “Todopodero-
sos”: están convencidos de su superioridad, de su excepcionali-
dad, tratan de imponer sus convicciones. Adictos a una ideología
de la omnipotencia. La droga cumple una función de poder omni-
potente. “Imposibles”: Campo de la patología que se aproxima a
los “imposibles éticos y técnicos” del Psicoanálisis. Están en la
delincuencia, en el consumo y reventa de drogas prohibidas, nar-
cotráfico. Presentan un consumo excesivo de medicamentos psi-
cotrópicos y también afecciones orgánicas derivadas del consu-
mo de drogas. La droga cumple una función de anestesia del do-
lor psíquico.
La iIustración clínica correspondiente a las clases de pacientes
contiene una descripción del material clínico (vínculos, duelos,
ansiedades, defensas, conflicto, identificaciones, identidad, cuer-
po, efectos y fantasías en relación con las drogas, y otras) y la
evolución del proceso terapéutico seguida en el tratamiento (pri-
meras hipótesis diagnósticas y el pronóstico, las hipótesis sobre
el posible control del consumo de drogas, el encuadre, transferen-
cia y contratransferencia, las dimensiones temporal y espacial en
la transferencia, dependencia adicta/dependencia terapéutica).
En cada caso se describe el funcionamiento psíquico adicto y se
lo ubica en la Clasificación de la Estructura Subyacente (Rosen-
feld, D., 1996). En la evolución clínica terapéutica se establecen
las etapas en relación con la droga durante el tratamiento y los
indicadores de patología y mejoría. En el final se presenta una
síntesis de la evolución de las principales áreas problemáticas de
la personalidad del paciente y los criterios indicadores de la evo-
lución clínica.

BIBLIOGRAFÍA
Klimovsky, G. (1981) “Tipos de base empírica”, en Análisis Filosófico, vol.I,
Nº 1, 59, Mayo 1981, SADAF, citado por Puget, J.¿Qué es material clínico
para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas,
Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988,
X, 3, 445-453.
Laplanche, J.; Pontalis, J.-B. (1968) Diccionario de Psicoanálisis, Barce-
lona, Editorial Labor, S.A. 1983, tercera edición revisada bajo la supervisión
del doctor J. Laplanche, reimpresión, 219.
Puget, J. (1982) “En búsqueda de una hipótesis. El contexto social”. Presen-
tado en el 35º Congreso Internacional de Psicoanálisis (Montreal, 1987), Rev.
de A.P.A., XLIV, 4., vol. IV, citado por Puget, J.¿Qué es material clínico para el
psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoa-
nálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988, X, 3,
445-453.
Puget, J.; Wender, L. (1982) “Analista y paciente en Mundos Superpuestos”.
Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, IV, 3,
citado por Puget, J.¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espa-
cios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la
Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988, X, 3, 445-453.
Puget, J. (1988) ¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios
psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación
Psicoanalítica de Buenos Aires, X, 3, 445-453.

78
RECURSOS DE AFRONTAMIENTO, había tenido pareja alguna vez y que había sufrido violencia física
o sexual, o ambas, por parte de su pareja a lo largo de su vida
oscilaba entre el 15% y el 71%, aunque en la mayoría de los en-
VARIABLES COGNITIVAS Y ESTRÉS tornos se registraron índices comprendidos entre el 24% y el 53%.
En nuestro país, Pontecorvo y colaboradores estiman en el año
POSTRAUMÁTICO EN MUJERES 2004 que aproximadamente el 25% de las mujeres sufriría regu-
larmente violencia intrafamiliar y el 50% pasaría por alguna situa-
MALTRATADAS ción de violencia a lo largo de su vida. A esto se añade la circuns-
tancia de que un mínimo porcentaje de los casos es denunciado
(Montero Gómez, 2001), entre un 10 y un 30% de los casos reales
Miracco, Mariana; Arana, Fernan; Keegan, Eduardo según Sarasua y Zubizarreta (2000). Sin embargo, estas mujeres
CONICET. Argentina acuden frecuentemente al sistema de salud por las consecuen-
cias que acarrea la violencia doméstica.

RESUMEN CONSECUENCIAS DEL MALTRATO DOMÉSTICO


A partir de una revisión bibliográfica se aborda la problemática del EN LA SALUD DE LAS MUJERES
maltrato doméstico, caracterizándose sus efectos tanto en la sa- Este tipo de violencia impacta severamente sobre la salud física
lud general como en la salud mental de las mujeres afectadas, y de las víctimas. Además de las lesiones, se destacan el aumento
haciéndose particular hincapié en el trastorno por estrés postrau- de la vulnerabilidad a padecer trastornos funcionales (ej: colon
mático. Asimismo se analizan las estrategias de afrontamiento irritable, trastornos gastrointestinales, dolor crónico), daños per-
puestas en juego por las mujeres maltratadas, así como diversos manentes en articulaciones, pérdida parcial de audición o visión
factores que influyen en las mismas como la severidad del maltra- y/o disfunciones sexuales. Por otra parte, las mujeres maltratadas
to y los recursos personales, sociales y materiales disponibles. suelen presentar diversos problemas psicológicos entre los cua-
Por último, se destacan los aspectos cognitivos que se vincula- les se subrayan los síndromes depresivos, la culpa excesiva y los
rían con el desarrollo del trastorno por estrés postraumático, co- pensamientos disfuncionales sobre sí mismas, el mundo y los de-
mo también aquellos que estarían ligados a la puesta en marcha más (Taylor, Magnusem & Amundson, 2001). Los cuadros clínicos
de estrategias de afrontamiento adaptativas en esta población, y asociados en mayor medida son los trastornos de ansiedad (Sato
sus implicancias para futuras investigaciones. & Heiby, 1991), la depresión (Campbell, Sullivan & Davison, 1995;
Echeburúa, Corral, Amor, Sarasúa & Zubizarreta, 1997), el abuso
Palabras clave y dependencia de alcohol y otras sustancias y, especialmente, el
Maltrato doméstico Trastorno por estrés postraumático Afronta- trastorno por estrés postraumático (TEPT) (Houskamp & Foy,
miento Variables cognitivas 1991; Astin, Ogland-Hand, Foy & Coleman, 1995; Campbell, Su-
llivan & Davidson, 1995; Dutton, 1992; Golding, 1999).
ABSTRACT Para el diagnóstico de TEPT (DSM IV-TR) (APA, 2002) se requie-
COPING RESOURCES, COGNITIVE VARIABLES re que la persona haya estado expuesta a un acontecimiento trau-
AND POSTTRAUMATIC STRESS IN BATTERED WOMEN mático en el que ha experimentado o presenciado amenazas para
This paper addresses the issue of intimate partner violence su integridad física o la de otras personas, y haya respondido con
through a literature review, characterizing its effects on affected temor, desesperanza u horror intensos. Los síntomas caracterís-
women’s both mental and general health, emphasizing in particu- ticos de este trastorno se dividen en tres grandes grupos. En pri-
lar posttraumatic stress disorder. Coping strategies in abused mer lugar, la re-experimentación, que se manifiesta fundamental-
women are also analyzed, as well as several factors that impact mente mediante recuerdos intrusivos, pesadillas, respuestas fi-
on them, such as abuse severity and available personal, social siológicas y malestar psicológico al exponerse a estímulos inter-
and material resources. The cognitive aspects hypothetically nos o externos asociados al trauma. En segundo lugar, la evita-
linked to the development of posttraumatic stress disorder are ción persistente de dichos estímulos y el embotamiento afectivo y
stressed, as well as those related to the implementation of adap- de la reactividad general. Y en tercer lugar, síntomas persistentes
tive coping strategies in this population. Finally, the implications del aumento de la activación (ej.: dificultades en el sueño, irritabi-
for future research are discussed. lidad, hipervigilancia). El porcentaje de mujeres maltratadas que
presenta este trastorno oscila entre el 33 y el 84%, aproximada-
Key words mente, hallazgo consistente en muestras diversas (Arias & Pape,
Intimate partner violence Posttraumatic stress disorder Coping 1999; Echeburúa, Corral, Amor, Zubizarreta & Sarasua, 1997; Jo-
Cognitive variables nes, Hughes & Unterstaller, 2001; Calvete, Estévez & Corral,
2007). La evidencia sugiere que a mayor severidad de los sínto-
mas de TEPT se corresponde una mayor cantidad de problemas
en la salud física de estas mujeres, quienes mostrarían una alte-
INTRODUCCIÓN ración de los parámetros fisiológicos e inmunológicos (Woods,
La violencia contra la mujer ha sido definida conceptualmente co- 2005; Fontana, Litz & Rosenbeck, 2001; Kimerling et al 2000; Zo-
mo “cualquier acto de violencia basada en género que tenga co- ellner et al, 2000).
mo consecuencia, o que tenga posibilidades de tener como con-
secuencia, perjuicio o sufrimiento en la salud física, sexual o psi- TEPT Y MALTRATO DOMÉSTICO
cológica de la mujer, incluyendo amenazas de dichos actos, coer- La evidencia sugiere que el TEPT es una consecuencia de la vio-
ción o privaciones arbitrarias de su libertad, tanto si se produce en lencia doméstica a largo plazo, persistiendo aún muchos años
la vía pública como privada” (Organización Panamericana de la luego de la separación (Woods, 2005, 2000ª, 2000b). Houskamp
Salud [OPS], 1993). En 1999, Walker define la violencia domésti- y Foy (1991) realizan uno de los estudios pioneros en la vincula-
ca como “un patrón de conductas abusivas que incluye un amplio ción del TEPT con este tipo de maltrato, hallando una relación
rango de maltrato físico, sexual y/o psicológico ejercido por una entre la intensidad y duración de este último y la severidad de los
persona en contra de otra, en el contexto de una relación íntima, síntomas de dicho trastorno.
con el objeto de ganar o mantener el abuso de poder, control y Por su parte, Jones, Hughes y Unterstaller (2001) realizan una
autoridad sobre ella”. Diversos estudios sugieren que la violencia revisión de las investigaciones abocadas a esta temática, afir-
física suele acompañarse de violencia psicológica, y que entre un mando que la población refugiada presenta un riesgo más eleva-
tercio y la mitad de los casos sufre también violencia sexual (Ma- do de desarrollar TEPT (40 a 84%). El haber tenido otras expe-
jdalani, Alemán, Fayanás & Mejía, 2005). riencias de victimización en el pasado (y en particular abuso
La violencia doméstica constituye una problemática de relevancia sexual) también incrementa dicho riesgo. La evidencia empírica
en el mundo. En un estudio de la Organización Mundial de la Sa- disponible sugiere que las mujeres más jóvenes, desempleadas,
lud (OMS) (2005) se observó que el porcentaje de mujeres que con mayor cantidad de hijos, bajos ingresos y bajo nivel de apoyo
79
social enfrentan mayor riesgo de desarrollar síntomas de TEPT y en algunas teorías que sostienen los profesionales de la salud para
otros problemas psicológicos. Asimismo, se señala que el TEPT explicar el mantenimiento de esta problemática. Sin embargo, las
podría mediar entre el abuso por parte de un compañero y el ries- mujeres en situación de violencia parecen poner en marcha diver-
go de ideación suicida en estas mujeres. sas estrategias para propiciar su seguridad física y su bienestar
Cuando se desarrolla como consecuencia del maltrato doméstico, emocional con más asiduidad de lo pensado (Goodman, Dutton,
el TEPT presenta características específicas (Labrador & Alonso, Weinfurt & Cook, 2003; Kocot & Goodman, 2003). Sabina y Tindale
2005), tales como la reiteración con la que ocurre el trauma y la (2008) estudiaron los predictores de tres tipos de estrategias de
alta probabilidad de volver a experimentarlo nuevamente. En estos afrontamiento centrado en la resolución de problemas (búsqueda
casos existe una ruptura del marco de seguridad que supone el de ayuda, obtención de una orden de protección y mantenimiento
hogar, lo que conlleva un estado de permanente hiperactivación e a distancia del agresor) en una muestra de 478 mujeres. Los auto-
hipervigilancia. Ello puede acarrear la vivencia de un grave fracaso res concluyeron que la mayor parte de la muestra puso en marcha
personal al afectar la relación de pareja y familiar, lo que suele ge- al menos uno de los tres tipos de estrategias estudiadas. Así,
nerar sentimientos de culpa y pérdida de autoestima en la víctima. aproximadamente el 50% se mantuvo alejada del agresor y el 81%
Con frecuencia conduce al abandono de muchas de las actividades buscó ayuda de al menos una fuente (ej.: hablar con alguien acerca
cotidianas, con la consecuente disminución de actividades placen- de la situación problemática). El tipo de abuso (la cantidad de epi-
teras y la aparición de síntomas depresivos. La finalización de la sodios, su severidad, la presencia de acoso) y los recursos perso-
relación con el agresor se convierte muchas veces en una situación nales, materiales y sociales, destacándose la salud general, el em-
de mayor amenaza e incluso de riesgo para la propia vida. Las pleo y el apoyo social, influirían en la puesta en acción de estas
víctimas recurren con frecuencia a estrategias de afrontamiento estrategias de afrontamiento.
inadecuadas (consumo de alcohol y drogas, reclusión), como mo- Así es como tanto los recursos disponibles, como la severidad de
do de manejar la situación o las emociones asociadas. De esta la violencia parecen influir en las decisiones que toman estas mu-
manera, se produce una desorganización masiva: abandono del jeres y en sus resultados. La “hipótesis del sobreviviente” (Gon-
hogar, amigos, trabajo y/o lugares habituales de referencia. Como dolf & Fisher, 1988) postula que a mayor severidad del maltrato,
consecuencia de lo antedicho pueden aparecer disfunciones a nivel mayor probabilidad de que la mujer busque ayuda.
social y pérdida de importantes redes de apoyo (Miracco, Vetere, La evidencia preliminar en torno de este tema sugiere que el tipo
Zarankin, Vallejos & Rodríguez Biglieri, 2008). de estrategia que las mujeres utilicen en este contexto habrá de
impactar en su salud mental. Si bien en la práctica se tiende a
EL ROL DE LAS VARIABLES COGNITIVAS tratar los síntomas de ansiedad o depresión sin atender global-
Diversos autores han propuesto que los acontecimientos traumá- mente al contexto de maltrato, propender al fortalecimiento del
ticos impactan en los esquemas cognitivos de las víctimas, de afrontamiento centrado en el problema parecería ser en principio
manera tal que llegan a concebir al mundo como un lugar peligro- clínicamente más conducente. Por ejemplo, un estudio (Mitchell &
so y a verse a sí mismas como ineficaces o ineptas (Foa & Ro- Hodson, 1983) halló que las mujeres que se comprometían con
thbaum, 1998; Janoff-Bulman, 2004; Calvete, Estévez & Corral, intentos conductuales directos para lidiar con la violencia y sus
2007). Foa y Kozac describen en 1986 tres características de la efectos presentaban menos depresión y un mayor sentido de do-
situación traumática a tener en cuenta en la etiología del TEPT: su minio y autoestima, independientemente de que los resultados
peligrosidad, su incontrolabilidad y su impredictibilidad, aspectos fuesen exitosos, mientras que aquellas que hacían mayor uso del
que estarían sumamente ligados a los episodios de violencia que afrontamiento centrado en las emociones parecían presentar más
padecen las mujeres maltratadas. síntomas de TEPT (Arias & Pape, 1999). Sin embargo, como bien
Numerosos estudios sustentan el papel de las variables cogniti- señalan Kocot y Goodman (2003), el análisis de estas respuestas
vas (esquemas y creencias disfuncionales, diálogos internos ne- no puede deslindarse del contexto ecológico en que se producen.
gativos) en el desarrollo y mantenimiento de la psicopatología De hecho, en muchos casos en los cuales los recursos y el apoyo
asociada al maltrato doméstico (Dutton, Burghardt, Perrin, Chres- social son bajos, dichos intentos pueden no ser reforzados, con-
tman & Halle, 1994; Brewin, Dalgleish & Joseph, 1996; Creamer virtiéndose en una mayor fuente de estrés y retroalimentando las
& Burgess, 1992; Ehlers & Clark, 2000; Foa & Rothbaum, 1998; creencias disfuncionales en lugar de propiciar una salida de la
Kubany & Watson, 2002; Kubany, Hill & Owens, 2003; Montero situación de violencia. Este aspecto da cuenta de la necesidad de
Gómez, 2001; Calvete, Estévez & Corral, 2007ª; Calvete, Estévez un cuidadoso análisis contextual en el abordaje de esta problemá-
& Corral, 2007b; Calvete, Corral & Estévez, 2007). La autoevalua- tica.
ción negativa y la disminución de la autoestima relacionadas con
estos acontecimientos incrementarían la vulnerabilidad frente a la CONCLUSIONES
depresión (Aguilar & Nightingale, 1994; Barnett, 2001). Así, se ha El TEPT se presenta como uno de los diagnósticos principales en
puesto de manifiesto que estos esquemas cognitivos negativos mujeres maltratadas, con sus efectos en la salud general en tér-
tendrían un efecto deletéreo en las respuestas de afrontamiento minos bio-psico-sociales. Se ha destacado la identificación de
de las mujeres, reduciendo los intentos activos para cambiar la recursos de afrontamiento positivos o adaptativos en mujeres
situación y el uso de pensamientos positivos y de reestructuración maltratadas, tendientes a contrarrestar los efectos del maltrato.
cognitiva, aumentando el uso de la negación y la evitación. Estas Se ha puesto de manifiesto la necesidad de contar con modelos
mujeres desarrollarían creencias persistentes ligadas a la priva- explicativos que puedan dar cuenta de la complejidad y variedad
ción emocional, el abuso y la falla personal, que impactarían en el de respuestas presentes en esta población. Resulta de interés
afrontamiento de las situaciones cotidianas de violencia (Calvete, para futuros trabajos profundizar nuestro conocimiento acerca de
Corral & Estévez, 2007).  las creencias y estrategias saludables presentadas por estas mu-
jeres, con adecuada atención al contexto de apoyo y a las redes
LAS ESTRATEGIAS DE AFRONTAMIENTO sociales, dado que su implementación y resultado dependen en
Tanto las atribuciones internas como las estrategias de afronta- gran medida de estas variables.
miento empleadas por las víctimas de violencia doméstica pare-
cen resultar importantes por el papel que jugarían como variables El presente artículo se enmarca en un plan de trabajo de investi-
mediadoras de adaptación psicológica (Arata, 1999; Walker, gación aprobado por el CONICET con sede en el Instituto de In-
2000). Lazarus y Folkman (1984) describen el afrontamiento co- vestigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de
mo aquellos esfuerzos cognitivos y conductuales que se ponen Buenos Aires, cuyo objetivo es indagar la relación entre los recur-
en juego para lidiar con las demandas externas y/o internas que sos de afrontamiento y el desarrollo de estrés postraumático en
enfrenta una persona, los cuales dependen de la evaluación que mujeres maltratadas. Se han de explorar los sistemas de creen-
realice el individuo acerca de su capacidad para modificar la si- cias que favorecerían la utilización de recursos de afrontamiento
tuación estresante. adaptativos en esta población. Asimismo, se espera identificar es-
El “síndrome de la mujer maltratada” (Walker, 1984; Dutton, 1993) tilos y estrategias de afrontamiento, adaptativos y desadaptativos,
describe la actitud de pasividad que caracterizaría a estas mujeres, en mujeres maltratadas, así como su relación con la severidad de
un estereotipo vigente tanto en las representaciones sociales como la sintomatología de estrés postraumático.

80
BIBLIOGRAFÍA Fraser, M.W.; Richman, J.M. & Galinsky, M.J. (1999). Risk, protection
Aguilar, R.J. & Nightingale, N.N. (1994). The impact of specific battering and resilience: toward a conceptual framework for social work practice. Social
experiences on the self-steem of abused women. Journal of Family Violence. Work Research. 23 (3). 131-143.
9. 35-45. Golding, J.M. (1999). Intimate partner violence as risk factor for mental
Aldwin, C.M. & Revenson, T. (1987). Does Coping Help? A Re-examination disorder: A mental analysis. Journal of Family Violence, 14. 99-132.
of the Relation between Coping and Mental Health. Journal of Personality and Grotberg, E.H. (1995). The international resilience project: research, ap-
Social Psychology. 53. 337-348. plication, and policy. Symposium International Stress e Violencia. Lisbon.
American Psychiatric Association (2002). Manual Diagnóstico y Portugal.
Estadístico de los Trastornos Mentales (Cuarta Versión Revisada) (DSM IV Houskamp, B.M. & Foy, D.W. (1991). The assessment of posttraumatic stress
TR). Washington DC: APA. disorder in battered women. Journal of Interpersonal Violence. 6. 367-375.
Amor, P. J.; Echeburúa E.; de Corral P.; Zubizarreta I.; Sarasua Humphreys, J. (2003). Resilience in sheltered battered women. Issues in
B (2002). Repercusiones psicopatológicas de la violencia doméstica en la mujer Mental Health Nursing 24. 137-152.
en función de las circunstancias del maltrato. International Journal of Clinical Keegan, E. (1998). Trastornos de ansiedad: la perspectiva cognitiva. Vertex
and Health Psychology 2 (2). 227-246. Revista Argentina de Psiquiatría. IX. 197-209.
Arata, C.M.(1999). Coping with rape. Journal of Interpersonal Violence., 14 Kocot, T.; Goodman, L. (2003). The Roles of Coping and Social Support in
(1). 62-78. Battered Women’s Mental Health. Violence Against Women. 9. 323-346.
Arias, I. & Pape, K.T. (1999) Psychological abuse: implications for adjustment Kubany, E.S.; Hill, E.E. Owens, J.A (2003). Cognitive Trauma Therapy for
and commitment to leave violent partners. Violence and Victims. 14. 55-67. Battered Women with PTSD: Preliminary findings. Journal of Traumatic Stress
Astin, M.C.; Ogland-Hand, S.M.; Foy, D. & Coleman, E.M. (1995). Post- 16 (1). 81-91.
traumatic stress disorder and childhood abuse in battered women: comparison Kubany, E.S. & Watson, E.B. (2002). Cognitive Trauma Therapy for For-
with martially distressed women. Journal of Consulting and Clinical Psychology, merly Battered Women with PTSD (CTT-BW): Conceptual bases and treatment
63. 308-312. outlines. Cognitive and Behavioral Practice. 9. 111-127.
Barnett, O.W. (2001). Why battered women do not leave, part 2. External Janoff-Bulman, R. (2004). Posttraumatic growth: Three explanatory models.
inhibition factors-social support and internal inhibition factors. Trauma,Violence Psychological Inquiry. 15 (1). 30-34.
& Abuse. 2 (1). 3-35.
JONES, L.; Hughes, M. & Unterstaller, U. (2001). Post-traumatic stress
Bolis, M. (1993). Tipificación de la violencia contra la mujer en la legislación disorder (PTSD) in victims of domestic violence: A review of the research.
de América Latina. En: Gómez Elsa (ed.) Género, Mujer y Salud en las Américas. Trauma, Violence & Abuse, 2. 99-119.
Washington D.C: OPS/OMS. 258-65.
Labrador, F.J. & Alonso, E. (2005). Trastorno de estrés postraumático en
Brewin, C.; Dalgleish, T. & Joseph, S. (1996). A dual representation the- mujeres víctima de violencia doméstica: un programa de intervención breve y
ory of posttraumatic stress disorder. Psychological Review, 103. 670-686. específico. Cuadernos de Medicina Psicosomática y Psiquiatría de Enlace,
Calvete, E.; Estévez, A.; Corral, S. (2007). Intimate partner violence 76/77. 47-65.
and depressive symptoms in women: cognitive schemas as moderators and Lazarus, R. & Folkman, S. (1984). Estrés y procesos cognitivos. Barcelona.
mediators. Behaviour Research and Therapy 45. 791-804. Martínez Roca.
Calvete, E.; Estévez, A.; Corra, S. (2007a). Trastorno por Estrés Pos- Leibovich de Figueroa, N.B.; Schmidt, V.I.; Marro, C.T. (2002). Afron-
traumático y su relación con esquemas cognitivos disfuncionales en mujeres tamiento. En: El Malestar y su Evaluación en Diferentes Contextos. Leibovich
maltratadas. Psicothema 19 (3). 446-451. de Figueroa, NB, Schufer ML (Ed.) Buenos Aires: Eudeba.
Calvete, E.; Corral, S.; Estévez, A. (2007b). Cognitive and coping Leibovich de Figueroa, N.B.; Schmidt, V.; Casullo, G. (1999). Estra-
mechanisms in the interplay between intimate partner violence and depresión. tegias de Afrontamiento frente a diversos estresores contextuales. Un instru-
Anxiety, Stress & Coping 20 (4). 369-382. mento para su evaluación. VI Anuario de Investigaciones 1999, Facultad de
Campbell, R.; Sullivan, C. & Davidson, W. (1995). Women who use Psicología, Universidad de Buenos Aires.
domestic violence stulters: Changes in depression over time. Psychology of Majdalani, M.; Alemán, M.; Fayanás, R.; Guedes, A. & Mejía, R . (2005).
Women Quartely, 19. 237-255. Validación de un cuestionario breve para detectar situaciones de violencia de
Canaval, G.E.; González, M.C.; Sánchez, M.O. (2007). Espiritualidad y género en las consultas clínicas. Revista Panamericana de Salud Pública/Pan
resiliencia en mujeres maltratadas que denuncian su situación de violencia de American Journal of Public Health, 17 (2). 79-83.
pareja. Colombia Médica. 38 (4). 72-78. Mejía, R.; Alemán, M.; Fernández, A.; Pérez Stable, E.J. (2000).
Cano-Vindel, A. (1999). Valoración, Afrontamiento y Ansiedad. Revista Conocimiento y detección de violencia doméstica por los médicos clínicos.
Ansiedad y Estrés. 5. 129-143. Medicina (Buenos Aires) 60. 591-594.
Carver, C. & Sheier, M. (1994). Situational coping and coping dispositions Miracco, M.; Vetere, G.; Zarankin, A.; Vallejos, M.; Rodríguez,
in a stressful transaction. Journal of Personality and Social Psychology. 66. Biglieri, R. (2008). Tratamientos Psicoterapéuticos Eficaces para Mujeres
184-195. Golpeadas con Trastorno por Estrés Postraumático. Revista Argentina de Clínica
Chemtob, C.M.; Roitblat, H.L.; Hamada, R.S.; Carlson, J.G. & Psicológica. XVII (1). 57-64.
Twentyman, C.T. (1988). A cognitive action theory of post-traumatic stress Montero Gómez, A. (2001). Síndrome de Adaptación Paradójica a la Vio-
disorder. Journal of Anxiey Disorders. 2. 253-275. lencia Doméstica: una propuesta teórica. Clínica y Salud 12 (1). 371-397.
Creamer, M. & Burgess, P. (1992). Reaction to trauma: A cognitive process- Moos RH (1984). Context and coping: towards a unifying conceptual
ing model. Journal of Abnormal Psychology, 101. 452-459. framework. American Journal of Community Psychology. 12. 5-25.
DUTTON, M.A. (1992). Empowering and healing the batted woman: A model Organización Mundial de la Salud. Violencia contra la mujer
of assessment and intervention. New York: Springer. infligida por su pareja. Panorama general. Programas y proyectos.
Dutton, M.A.; Burghardt, K.J.; Perrin, S.G.; Chrestman, K.R.; Género y salud de la mujer En: http://www.who.int/gender/violence/who_
Halle, P.M. (1994) Battered Women´s Cognitive Schemata. Journal of Trau- multicountry_study/summary_report/chapter2 /es/index.html
matic Stress 7 (2). 237-255. Ouimette, P.C.; Finney, J.W. & Moos, R.H. (1999). Two-year posttreatment
Dyer, J. & McGuinness, T. (1996). Resilience: analices of the concept. functioning and coping of substance abuse patients with Posstraumatic Stress
Archive of Psychiatry Nursing. 10. 276-282. Disorder. Psychology of Addictive Behaviors. 13. 105-114.
Echeburúa, E.; Corral, P..; Amor, P.J.; Sarasua, B. & Zubizarreta, Pieschacón Fonrodona M (2006). Estado del Arte del Trastorno de Estrés
(1997a) Repercusiones psicopatológicas de la violencia doméstica en la mujer: Postraumático. Suma Psicológica 13 (1). 67-84.
un estudio descriptivo. Revista de Psicopatología y Psicología Clínica. 2. Pontecorvo, C.; Mejía, R.; Aleman, M.; Vidal, A.; Majdalani, M.P.;
7-19. Fayanas, R.; Fernánde,z A.; Pérez Stable, E.J (2004) Violencia domés-
Echeburúa, E.; Corral, P.; Amor, P.J.; Zubizarreta & Sarasua, B. tica contra la mujer. Una encuesta en consulltorios de atención primaria. Me-
(1997b) Escala de Gravedad de Síntomas del Trastorno de Estrés Postraumático: dicina (Buenos Aires) 64. 492-496.
propiedades psicométricas. Análisis y Modificación de Conducta. 23. 503- Resick, P.A.; Schnicke, M.K. (1993). Cognitive Processing Therapy for rape
526. victims: a Treatment Manual. Newbury Park CA: Sage.
Ehlers, A. & Clark, D.M. (2000). A cognitive model of posttraumatic stress Ruiz, J.I.; Liévano, M.; Malambo, N.; Suárez, A. (2003). Cuestionario de
disorder. Behavior Research and Therapy, 38. 319-345. percepción del mundo (CPM): adaptación y propiedades psicométricas en una
Foa, E.B. & Kozac, M. (1986). Emotional processing of fear: exposure to muestra colombiana de víctimas y no víctimas. Avances en Medición 1 (1).
corrective information. Psychological Bulletin. 99. 20-35. 71-90.
Fo,a E.B. & Rothbaum, B.O. (1998). Treating the trauma of rape: Cognitive- Rutter, M. (1985a). Family and school influences on behavioural develop-
behavioral therapy for PTSD. New York: Guilford Press. ment. Journal of Child Psychology and Psychiatry. 22 (3). 349-368.
Foa, E.B.; Steketee, G. & Rothbaum, B.O. (1989). Behavioral/cognitive Rutter, M. (1985b). Resilience in the face of adversity: protective factors and
conceptualizations of post-ttraumatic stress disorder. Behavior Therapy. 20. resistance to psychiatric disorders. British Journal of Psychiatry. 147. 598-
155-176. 611.

81
Rutter, M. (1993). Resilience: some conceptual considerations. Journal of
Adolescents Health. 14 (8). 626-631. LOS VÍNCULOS INTERINSTITUCIONALES
Rutter, M. (1999). Resilience concepts and findings: implications for family
therapy. Journal of Family Therapy. 21. 119-144.
Sabina, C.; Tindale, R.. (2008). Abuse Characteristics and Coping Re-
COMO HERRAMIENTAS DE
sources as Predictors of Problem-Focused Coping Strategies Among Battered
Women. Violence Against Women; 14. 437-456. INVESTIGACIÓN/ ACCIÓN EN LAS
Sarasua, B.; Zubizarreta, I. (2000). Violencia en la pareja. Málaga: Aljibe.
Taylor, W.; Magnussen, L.& Admundson, M.J. (2001). The lived expe- ESCUELAS
rience of battered women. Violence Against Women, 7. 563-585.
Villafañe, A.; Milanesio, M.S.; Marcellino, C.M.; Amodei, C. (2003). Padawer, María; Freidin, Fabiana; Prado, María Belén;
La evaluación del trastorno por estrés postraumático: aproximación a las pro- Vansaten, Jonatan; Simari, Cecilia Carla; Lopardo,
piedades psicométricas de la Escala de Trauma de Davidson. Evaluar 3. 80-
93. Christian; Evangelista, María Gabriela; Escalante Leiva,
Villalba Quesada, C. (2003). El concepto de resiliencia individual y familiar. Laura Ludmila; Ducos López, Mercedes
Aplicaciones en la intervención social. Intervención Psicosocial 12 (3). 283- Universidad de Buenos Aires
299.
Walker, L.E. (1999). Terapia para supervivientes con mujeres golpeadas.
Revista Argentina de Clínica Psicológica, 8. 201-210.
Walker, L.E. (1984). The battered woman syndrome. New York: Springer RESUMEN
Publishing Company.
Se presenta un modelo de trabajo de construcción de vínculos
Wissing, M. & Vorster, E. (2000). General coping strategies related to
interinstitucionales entre escuelas y un servicio de asistencia psi-
probability of contracting HIV-infection. XXVII Congreso Internacional de Psi-
cología, 23-28 de Julio, Estocolmo, Suecia. coterapéutica a niños. Uno de los componentes es la construc-
ción de un instrumento que indaga sobre la percepción que los
educadores tienen sobre los niños. Es una herramienta que cum-
ple también con el propósito de servir de estrategia de comunica-
ción efectiva multidisciplinaria e interinstitucional sobre las proble-
máticas actuales de niños en contextos de extrema vulnerabilidad
socio-económica. Asimismo brinda información sobre la capaci-
dad de contención emocional los educadores, en tanto condicio-
nantes del desarrollo emocional de los niños en tratamiento. Su
construcción desde un espacio de investigación y de formación y
perfeccionamiento de profesionales en conjunción con el perso-
nal de las instituciones educativas es una alternativa metodológi-
ca novedosa que permite la recuperación de saberes de los equi-
pos profesionales de ambas instituciones, lo que redunda en el
mejoramiento de sus respectivas y específicas estrategias de tra-
bajo.

Palabras clave
Contención emocional Escuela Comunicación Vulnerabilidad so-
cio económica

ABSTRACT
THE INTERINSTITUTIONAL BONDS AS RESEARCH
TOOLS/ACTIONS IN SCHOOLS
In this paper we present a work model of construction of interinsti-
tutional bonds among schools and a children psychotherapeutical
assistance service. One of the components is the creation of an
instrument which inquires into the perception that teachers have
about the children. This instrument is also useful as an interinstitu-
tional and multidisciplinary effective communication strategy about
current problems of children who live in extreme socioeconomical
vulnerability contexts. Likewise, it offers information about emo-
tional holding teachers´s capacity, as determinants of the emo-
tional growth of children who undergo treatment. Its construction
from a research, training and improvement space of professionals
together with educational institutions personnel is a new method-
ological strategy that allows to regain the knowledge of the profes-
sional teams of both institutions, involving so an effect on the im-
provement of their respective an specific working strategies.

Key words
Emotional holding School Communication Socioeconomical vul-
nerability

CONTEXTO Y PRESENTACIÓN
El dispositivo que se presenta se enmarca institucionalmente en
el Servicio de Psicología Clínica de Niños dependiente de la Se-
gunda Cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa de la Facultad
de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, en funciona-
miento desde 1990 en la sede Regional Sur (Avellaneda) y desde

82
2008 en la Regional Norte (San Isidro). Con el propósito de brin- empeño de los niños/as en tratamiento psicológico
dar asistencia psicológica a niños en edad escolar se establece • Promover la articulación entre instituciones implicadas en la
como estrategia de trabajo la comunicación sistemática con diver- problemática;
sas instituciones implicadas en el desarrollo psico-social de los/as • Producir material de promoción de temas que se consideren
niños/as. Definiendo su trabajo desde la perspectiva comunitaria pertinentes, destinados a los distintos miembros de la comuni-
incluye, entre sus estrategias asistenciales, el trabajo sistemático dad educativa; 
con los adultos responsables de los niños (padres, educadores, • Elaborar informes sistemáticos destinados a las distintas insti-
profesionales de la salud, educación, justicia, etc.) tuciones involucradas;
El proceso de construcción del dispositivo que se presenta es • Constituirse como un espacio de intercambio interdisciplinario.
también una propuesta de transferencia que el Proyecto UBACyT
P051 (Programación 2008-2010) desarrolla. 2. PARTICIPANTES
Considerando la función social de la Universidad en tanto institu- El instrumento se trabajará y aplicará en los establecimientos
ción pública se conceptualiza el acceso a la salud como una polí- educativos (formales y no formales) a los que asisten los niños/as
tica de estado. La insuficiencia de servicios destinados a la aten- que reciben asistencia psicológica en el Servicio al momento de
ción de la salud mental de los niños en el conurbano bonaerense iniciar la psicoterapia.
orientó la necesidad de generar este espacio de atención con me-
todologías de trabajo que incluyan el conocimiento del ámbito de 3. METODOLOGÍA DE TRABAJO
pertenencia del niño y su familia y complementar las acciones SECUENCIA DEL PROCESO:
asistenciales con recursos específicos diseñados conjuntamente
entre los distintos espacios en los que los niños/as se desarrollan Etapa I: Algunas de las preguntas iniciales que motivaron la pro-
cotidianamente. puesta fueron: a) qué acciones de los/as niños/as resultan signifi-
La necesidad de realizar un estudio exploratorio de carácter cua- cativas para los educadores al momento de decidir una derivación
litativo surgió con el objetivo de complementar y completar infor- y de qué manera las describen en un informe de solicitud de “de-
maciones cuantitativas existentes en distintos espacios institucio- rivación” o recomendación de atención psicológica? b) desde la
nales que si bien constituyen caracterizaciones y explicaciones perspectiva de los educadores y desde la de los psicólogos, qué
generales resultan insuficientes. Se propone mediante informa- información resulta de interés sistematizar a los fines de poder ana-
ción cualitativa describir dentro de un contexto particular como lo lizar el vínculo niño-adulto en el ámbito escolar?
es la escuela, características de la contención emocional de los Actividades:
adultos responsables, que son los educadores en sus distintos • Recopilación de documentos de trabajo: Informes de solicitud
roles (personal directivo, técnico, docente, etc.). de atención psicológica, informes de seguimiento de los niños
Uno de los componentes del estudio exploratorio es la elabora- en psicoterapia
ción de un instrumento de comunicación entre dos espacios insti- • Reuniones con distintos actores de los espacios de trabajo im-
tucionales: el servicio y la escuela, considerando como factores plicados: integrantes del Servicio de Psicología Clínica de ni-
intervinientes en el vínculo niño-adulto dimensiones culturales, ños, educadores que desempeñan funciones en el conurbano
sociales, psicológicas en el ámbito escolar y destacando la impor- bonaerense
tancia de los procesos sociales implicados en el quehacer educa-
tivo. La propuesta es “construir” información sobre aspectos de un Etapa II: Análisis y sistematización de los documentos de trabajo
vínculo - niño-adulto en el ámbito escolar - imprescindible para el
desarrollo emocional de los niños/as. Etapa III: Construcción del dispositivo
El trabajo ininterrumpido con instituciones educativas formales y Consideración de:
no formales del conurbano bonaerense permitió una aproxima- 1.- Aspectos éticos
ción a procesos y situaciones que se desarrollan en la institución a) confidencialidad,
escuela, que sus diferentes actores ponen de manifiesto al mo- b) consentimiento informado
mento de realizarse las reuniones de seguimiento de los niños 2.- Aspectos metodológicos:
derivados para su atención en el Servicio. La construcción del a) registros observacionales presentados por los educadores
instrumento propone que estas situaciones no queden solo redu- b) reflexión teórica que oriente la observación
cidas a los actores involucrados. Las modalidades actuales de c) metodología de trabajo sustentable para desarrollar estrategias
comunicación no facilitan la transferencia a otras situaciones y de investigación-acción
vínculos tanto para con el resto de la institución como para los
distintos espacios en los que se desarrollan los niños/as. En tal CONCLUSIONES
sentido, se propuso como objetivo principal del estudio explorato- Esta presentación se focaliza en la propuesta y descripción de la
rio recuperar y sistematizar verbalizaciones y acciones de los primera etapa de construcción de una modalidad de comunica-
educadores en las condiciones, espacios y momentos en las que ción interinstitucional como herramienta de investigación/acción
se desarrollan. para los profesionales que cotidianamente actúan e interactúan
Nos interesa hacer foco en la escuela en tanto articulador entre la desde dos espacios institucionales estatales - Universidad y es-
familia y la estructura social, en tanto escenario que, en el contex- cuelas -. La posibilidad de elaborar una estrategia de articulación
to actual, debe compensar deficiencias y carencias de los/as ni- en la comunicación entre lo singular de cada escuela (sus acto-
ños/as referidas fundamentalmente a necesidades básicas insa- res, localización geográfica, espacios físicos, historia, entre otros
tisfechas. componentes) y las estrategias asistenciales de un espacio de
atención psicológica fue el objetivo general de trabajo.
CARACTERISTICAS DEL DISPOSITIVO La posibilidad de construir un espacio de vinculación interinstitu-
1. OBJETIVOS cional mediante la construcción y aplicación de un instrumento
Objetivo General que mejore la información sobre el vínculo niño - adulto, brinda
• Construir un instrumento de comunicación interinstitucional que una herramienta comunicacional que permite incrementar la ca-
permita el relevamiento de la perspectiva de los educadores pacidad de contención emocional de los adultos responsables
respecto de los niños explorando la capacidad de contención (educadores) en tanto condicionantes que pueden favorecer o en-
emocional en tanto adultos responsables de los niños dentro de torpecer el desarrollo emocional de los niños/as y, por ende,
la institución educativa. acentuar o mitigar su patología.
Objetivos específicos Se considera como insumos para la construcción del instrumento
• Sistematizar y analizar información acerca de estrategias desa- las propias observaciones de los educadores aportando “efectivi-
rrolladas desde las distintas instancias institucionales del ámbi- dad” a las actividades emprendidas en los distintos espacios ins-
to escolar para el abordaje de situaciones de “derivación” y/o titucionales para trabajar con niños/as. Si bien estos factores son
orientación a la consulta psicológica; de singular importancia, siempre están inmersos en contextos so-
• Analizar informes escritos de los educadores acerca del des- ciales particulares en los que participan múltiples relaciones y ac-
83
tores. La utilización de observaciones recogidas y sistematizadas
por los propios actores participantes y fundamentalmente el tra- EXISTIR COMO PECADO
bajo acerca de cómo las observaciones se construyen, pone de
manifiesto la diversidad de factores intervinientes en las prácticas Pallares, Martín
escolares cotidianas y las perspectivas de cada uno de los acto- Universidad de Buenos Aires
res respecto de ellas. El dispositivo propuesto facilita la implica-
ción necesaria de cada uno de los actores en los escenarios coti-
dianos y pone en evidencia la complejidad de cada una de las si-
tuaciones examinadas. RESUMEN
Un descampado, un árbol, dos vagabundos al costado de un ca-
mino… esperando. Los mundos a que acierta Beckett, los mun-
dos que construye (o que destruye) son del ser vacío de significa-
BIBLIOGRAFÍA ción, del hombre de posguerra, el hombre que ve al mundo, a
Ley de protección integral de los derechos de las niñas, niños y adolescentes su-mundo como es, un mundo caótico. El diálogo entrecortado,
(Ley nro. 26.061) los silencios eternos, son máscaras que adopta la imposibilidad
CERVONE, N.; LUZZI, A.; SLAPAK, S. (2006): “Problemáticas psicológicas y de la palabra. Los personajes se encuentran esperando la muer-
psicosociales actuales”. En: Triolo Moya, F. y Giordano, M. (comp.): La cultura te, como un presente que no cesa sobre un pasado que se “filtra”.
actual. Su impacto en distintos campos disciplinares. Ediciones LAE. UNSL, Es un tiempo vivido con hastío, un tiempo que languidece, tedio-
2006
so. Podré decir, que el pasado está revestido de culpas, el pre-
SLAPAK, S.; CERVONE, N.; LUZZI, A.M.; PASSALACQUA, A.; MENESTRINA,
N.; SIMONOTTO, T.; PADAWER, M.; RAMOS, L.; RODRIGUEZ NUÑEZ, M.V.;
sente sea solo desgracia y reproches, y el futuro solo encarne una
NUÑEZ, A.M.: “Estrategias asistenciales e investigación sobre conductas nada insalvable. Por tanto, es mi afán articular algunos pasajes
violentas en niños entre seis y doce años” (pág. 5-33). Revista de Psicología de la obra con la categoría de temporalidad de la psicología feno-
Vol. XVIII, 1, 2000. Lima: Pontificia Universidad Católica de Perú. menológica (Husserl) y su relación con la melancolía, de Bin-
CERVONE, N.; LUZZI, A.; SLAPAK, S.: (1998). “El papel de la escuela en los swanger; la noción de angustia, elección y culpa en Kierkegaard
procesos de socialización”. Latinoamérica. Procesos y transformaciones en los y Heidegger y el concepto de muerte voluntaria. Como metodolo-
vínculos Tomo I. 423-430. FLAPAG. Fau Editores. Montevideo. gía, pondré entre paréntesis, diálogos de Vladimir y Estragon; ya
Cervone, N.; Padawer, M; Gaitán, L; Nimcowicz, D: (2000). “La relación que considero que sus textos no deben ser tomados por separa-
niño-escuela en el inicio de la escolaridad primaria. FLAPAG. Fau Editores.
do, se complementan formando una totalidad que se trasciende
Montevideo.
hacia el espectador y lo golpea

Palabras clave
Melancolía Fenomenología Binswanger Beckett

ABSTRACT
EXIST AS SIN
Barred land, a tree, two homeless men at the side of a road…
waiting. The worlds Beckett is aspiring, the worlds he builds (or
destroys) are the ones of a being empty of significance, of a post-
war man, the man who sees the world, his world, the way it is, a
chaotic world. The broken dialogues, the eternal silence, are
masks to adopt the impossibility of the word. The characters find
themselves waiting for the death, like a present that doesn`t stop
over a past that “filters”. It`s a time lived with boredom, a time that
weakens, tedious. I`ll be able to say that the past is covered with
guilt, the present is just misfortune and scolding, and the future
only embodies an insurmountable nothingness. Therefore, it`s my
eagerness to articulate some passages of the play with the phe-
nomenological psychological category of temporality (Husserl)
and its relation with Binswanger`s melancholy, the notion of sad-
ness, choice and guilt in Kierkegaard and Heidegger, and the con-
cept of voluntary death. As a methodology, I`ll put between paren-
thesis, dialogues from Vladimir and Estragon; since I believe that
their texts shouldn`t be taken separately. They complement each
other creating a totality that transcend towards the spectator and
hits him.

Key words
Melancholy Phenomenology Binswanger Beckett

La temporalidad: Tiempo objetivo,


tiempo subjetivo y tiempo fenomenológico
Existimos, por eso nos ubicamos en el mundo temporalmente. La
conciencia es esencialmente intencional, teleológica en sus dos
aspectos, de acto (juiciosa, valorativa, reflexiva) y fungierende (ac-
tuante, pre-reflexiva, anti-predicativa, corporal), que permite inten-
cionar mundos espacio-temporales. Pero, ¿Qué es el tiempo?
Es verdad que existe un tiempo objetivo, el tiempo del reloj por
ejemplo, ese tiempo ajeno, distante de mí. Es el tiempo artificial,
construido para organizar (desde el anonimato) sucesiones de
momentos.
Es el tiempo de la ciencia, fraccionado, cuantificado, mecanicista,
que parte de un lugar para llegar a otro. Es un recorrido, una
84
transportación, como las manecillas del reloj, que por su trasla- ANGUSTIA, ELECCIÓN Y CULPA
ción sobre un cuadrante divide el espacio. Es un tiempo lineal, Puedo referirme a lo expuesto por Heidegger, quien relaciona la
común para todos. angustia con la temporalidad. Donde ésta última se encuentra en
Pero, más allá del tiempo por fuera del ser, existe el tiempo vivido, desorden, en caos. Aparece una fragilidad del Yo, ante una ame-
el tiempo para mí. Es lo que determina que algo trascurra lento o naza de lo que podría ser, pero además una aniquilación de lo
rápido, “lo bueno pasa rápido, lo aburrido lento” podremos decir que fue.
algunos. Estaría en intima relación con la afectividad que se pre- Para Vladimir y Estragon, el pasado no sirve de sostén del pre-
senta en cada actividad. Es el tiempo de nuestra experiencia que sente, que es vivido como un mero discurrir de segundos, minutos
elude al tiempo cuantificado, se niega a quedar amarrado a ese u horas, tedioso, plasmando un futuro nefasto. Es una amenaza
tiempo fijado. Es el vivido por cada sujeto personalmente, solo que oprime diluyendo cualquier vínculo, cualquier proyecto. Así,
trasmitido por sus metáforas y sensaciones. el angustiado, no encuentra el modo de comprender su mundo ya
Es necesario, al menos, mencionar el concepto de E. Husserl so- que este es reducido a nada. Una nada que limita el Dasein.
bre la temporalidad: Éste es el de la síntesis subjetiva constitucio- Es entonces algo más claro poder ver la necesidad de muerte de
nal, que brinda las posibilidades, para que se presente el tiempo los personajes; necesidad de ponerle fin a una existencia limitada
objetivo y subjetivo. Husserl da forma al tiempo fenomenológico, hasta la exageración. Es la esperanza de la muerte para alcanzar
a la estructura que constituyen los objetos temporales, donde el ese estado inicial donde intentar de nuevo elevarse. La angustia
presente es la permanencia de sentido; el pasado es lo que le da es el existir en un derredor de nada significante que paraliza.
cuerpo, una síntesis pasiva (siempre actuante, aunque, no siem- Quién siente la angustia solo se ensimisma en ella.
pre conocida) que sostiene a esa presencia, para si entonces, Vladimir espera un “último momento” (3), un anudamiento en el
tender hacia. Esta síntesis subjetiva constitutiva posee tres for- gotear del tiempo, una última exhalación que tarda en llegar. Pa-
mas que se articulan en delicado equilibrio como “engranajes” (1), radójicamente ubica en él (Vladimir) dos sentimientos contradicto-
que Husserl denomina: retentio, presentatio y protentio (reten- rios; se encuentra “aliviado”, quizá porque pondrá fin al dolor y
ción, presentación y protención). “aterrado” por esa amenaza que lo regresa a lo que ha sido.
Ahora, la experiencia del tiempo es la del movimiento, donde pa- Ese temor que se abre camino desde el pasado, y un futuro solo
sado, presente y futuro no están limitados, determinados por una visto como negativo, colocan a Vladimir y Estragon en un modo
causalidad lineal. El presente como permanencia, será un tras- de ser que cabalga sobre la angustia, que los atiborra y bloquea
cenderse a un pasado y a un futuro. El tiempo se hace conmigo, todo vinculo significativo.(4)
no pasa por mi costado, ni avanza delante. No habrá distinción Si el ser-es-ahí, en apertura al mundo que es siempre afectiva y
posible de un pasado, un presente y un futuro; el ser del pasado no conciente, podré decir, que al encontrarse ahogados en la an-
es aún presente como memoria, actúan sin ser pesquisados; gustia obturan cualquier otro modo de ser. Así, si el Dasien se
mientras que el futuro es la apropiación, la asimilación en el pre- comprende desde la angustia, desde la nada misma, el mundo es
sente a un horizonte que se tiende. El presente no es una suce- por tanto, desértico, un conglomerado de objetos irrelevantes.
sión de puntos sin sostén entre en el pasado y futuro, tanto que, La posibilidad de elegir también se manifiesta como angustia.
por ejemplo: Digo que seré, porque soy en este momento y sobre Kierkegaard, parte de que la angustia pertenece a la condición
lo que he sido, continúo diciendo. Sin más, diré, que el ser es misma del hombre y no es causa de su acción. Al negar lo infinito,
tiempo (Heidegger) y la temporalidad como intencionalidad que lo trascendental, el hombre cae en la culpa. El espíritu no puede
forma mundos, que tiende a ellos, no por que exista un tiempo realizarse si no es por medio de esta elección que instaura una
objetivo, un tiempo subjetivo, ni un tiempo trascendental; sino que culpa. Libertad y culpabilidad serian el anverso y reverso de la
el tiempo es la resultante del ejercicio de la temporalidad, del con- misma moneda. El ser se descubre a si mismo en esta libertad,
junto de formas que permite que vivamos no en el tiempo sino pero que se le representa como culpa al descubrirse a la trascen-
temporalmente. dencia. La angustia será el camino vertiginoso de la libertad.
El no querer pensar porque pensarse felices les es imposible, esa
LA MELANCOLÍA DESDE LA PERSPECTIVA DE BINSWANGER anterioridad fatal se adueña de sus horizontes, es el no poder
La melancolía podría decirse que es un estado de depresión gra- alojarse en algo, lo que se piensa lastima, lo que piensan es en
ve donde prima la culpabilidad. Binswanger nos dice que encuen- solo “volver a la naturaleza”, retornar al polvo para no ver más
tra en el melancólico, una reiteración constante de auto-repro- entre sombras, no oír más los lamentos que acechan “pero hubié-
ches, de una culpabilidad, de una queja dirigida al yo desde el yo, ramos podido abstenernos”, mirar para otro lado.
que se toma como objeto, por ejemplo, el popular “Si yo no hubie- “Haber Pensado”, es lo que implica la condición de elegir, es eso
ra hecho…”. mismo de lo que se quejan y es aquello que les genera culpa.
Binswanger, relaciona los tres momentos de la síntesis subjetiva La libertad, en tanto, posibilidad de realizarse plenamente es lo
constitutiva con la melancolía. Las posibilidades, proyectos, la que se manifiesta como angustia. Para Heidegger no hay instan-
protentio, para el melancólico están vacías, es vacío. Ahí donde cia suprema ante la cual el Dasein deba responder, como si la
se ubicaría el futuro hay un agujero, una nada. Lo retentivo inunda había en Kierkegaard. A si mismo, Heidegger, continúa al danés
la presencia y la protección. en su pensamiento y nos muestro que el Dasein, en su estado de
Un arrepentimiento que es total, que llega hasta el nacimiento. yecto, en su apertura al mundo, solo esta interpelado por la llama-
Desde el momento en que el ser es arrojado al mundo, todos los da de la conciencia. Llamada que parte del ser y se dirige al mis-
lazos que irradia el Dasein de los personajes serán vivenciado mo. El apelante es el Dasein que se angustia. El apelado es el
como intencionalidades vacías (2).                     propio Dasein llamado a su poder ser. La angustia es el poder
La nada, en el melancólico, no acecha desde el futuro, es, porque elegir, una, entre las infinitas posibilidades. Esta elección es lo
arremete desde su pasado, desde su historicidad. Las relaciones que provoca el endeudamiento, al no poder abarcar las infinitas
con los otros, ese ser-para-el-otro, las relaciones con los objetos, opciones que se me abren. Un endeudamiento que se vive como
con el mundo, se encuentran socavadas. Por lo tanto, el tiempo culpa.
pasa por mi costado, por delante, no se construye conmigo. Finalmente, la existencia será finita, limitada por el propio “arroja-
Binswanger muestra que el eidos de la culpa, del auto-reproche, miento”, cada vez que elegimos estamos dejando algo detrás.
no será un agente culpógeno, sino, que es el intercambio del La muerte como instancia última rige el recorrido del ser, “corona”
mundo de las posibilidades, los proyectos, del éxito, del porvenir este recorrido. Entonces, al aceptarme como finito me hago res-
que es vaciado, por arrebatamiento de la retentio. La falta es pro- ponsable, culpable de mi elección. No elijo existir, pero, al yo ser
pia del modo de ser melancólico y ante esa falta solo se presencia arrojado al mundo, en el mundo, debo determinar mi existencia.
el incesante lamento, donde el suicidio, más que suponer una Vladimir y Estragon no pueden ser más que lo que ellos eligen.
supresión de la vida, es una vía esperanzadora ante la muerte Eligen la espera, eligen la expectación, eligen querer morir para
implacable que no llega. Es la repuesta hacia el tener que siem- terminar el calvario, eligen esperar que Godot los salve. Ubican
pre sufrir, el tomar un nuevo cimiento donde reconstruirse, morir en un otro, del que no saben más que su nombre, su redención.
para vivir. Eligen el desinterés. “No hay nada que hacer”, repiten una y otra
vez. Se culpan por lo que son, se autorreprochan su infelicidad.
85
Solo pueden elegir de esa manera, ese es su único modo de ser.   Estimo que es apremiante el contacto directo con el sujeto (diré
La muerte voluntaria anticiparía esa dimensión del melancólico sujeto por no encontrar otra terminología) en cada encuentro,
donde poder anular cualquier posibilidad de futuro frustrante. donde la realidad esta ahí para mi, donde puedo alojarme y dejar
que el fenómeno se encarne.
LA MUERTE COMO ANHELO Buscar, por medio de la empatía, construir juntos un modo alterna-
Desde que nacemos ya estamos muriendo. La muerte es lo que tivo de ser en el mundo, tratar de correr ese único modo, en nuestro
acota nuestra existencia. Es por ella que vivimos, sino tendríamos caso el melancólico, encontrar y develar las potencialidades pro-
motivos para postergar todos nuestros asuntos al infinito. Afecta pias del Dasein, su sentido y encaminarnos juntos, sostenernos,
radicalmente nuestra vida, no es un límite que coarta nuestra para acceder a otros modos de ser, comprender como puro fenó-
existencia, sino que es la que le da sentido. Nos enseña a valorar meno. Poner en evidencia y en tal caso re-elaborar, re-significar la
la vida. visión de mundo, su espacialidad, su relación con los otros, su cor-
La muerte no debería de ser tomada como un fin. Sino que es poralidad, temporalidad y revelar-se a si mismo, en toda su expre-
según como vivamos, los vínculos con el mundo, con las demás sión. Proponer un diálogo, sin olvidar, que es entre un ser humano
generaciones, es lo que nos salva de esa muerte como conclu- y otro ser humano, entre un Dasein y otro Dasein. 
sión. El otro es quién me mantienen vivo, me recuerda; el viejo Convencernos que es posible dejar de mirar por la cerradura, pa-
guerrero una vez terminada su vida de incesantes batallas, can- ra entonces intentar abrir la puerta, situarme con el cuerpo que
sado, maltrecho por la heridas causadas en el fragor de la lucha soy y mirar desde un otro lado, desde las infinitas miradas. Final-
o ya vuelto su carne parte de la tierra, seguirá luchando en el re- mente, que es posible saber que tenemos el derecho y la obliga-
cuerdo de sus compañeros de armas, de sus discípulos, de su ción de hacernos cargo de nuestra existencia, ya que estamos
familia, en la memoria colectiva de aquellos pueblos en donde condenados a ello.
combatió a la tiranía, y hasta en la de sus enemigos (5).
En la melancolía la vida parece apagarse, y la muerte es el último
horizonte. Pero esto puede ocurrir mayormente, en la entrada o
salida de la melancolía. En su estado de máxima expresión, el REFERENCIAS
tedio propio de la sintomatología, impide lograr concretar el anhe- (1) Tomo la palabra “engranajes” solo como medio didáctico de explicación, no
lo del suicidio. Ni siquiera la muerte, aparentemente tan deseada con el tono mecanicista del término.
en esta situación, puede emprenderse. Nada reviste atractivo. Se (2) Pág. 127. VLADIMIR. - (…) Gogo…
lamentan de su propia insuficiencia, se quejan de su memoria ESTRAGON. - ¿Qué?
trastocada, se disgustan de su vacío. VLADIMIR. - ¿Y si nos arrepintiésemos?
ESTRAGON. - ¿De qué?
VLADIMIR. - Pues... (Piensa) No sería necesario entrar en detalles.
NOTA FINAL ESTRAGON. - ¿De haber nacido?
A través de lo escrito, intente poner entre paréntesis el parlamen- (3) Pág. 126-127 ESTRAGON. - Qué quieres que te diga, siempre esperas al
to de Vladimir y Estragon. Considero que estos diálogos forman último momento.
un todo, un mensaje hacia el espectador, se complementan. VLADIMIR. - (soñadoramente) El último momento… (medita) Tarda en llegar,
A partir de algunos de estos pasajes, que incluí caprichosamente, pero valdrá la pena. ¿Quién lo decía?
me tomé el atrevimiento de situarlos como parte de un hipotético (4) Pág. 137. ESTRAGON. - Es inútil esforzarse.
historial clínico. VLADIMIR. - Uno sigue siendo lo que es.
ESTRAGON. - Por mucho que se retuerza.
Siguiendo estas consideraciones, me es lícito decir, que lo ex-
VLADIMIR. - El fondo no cambia
puesto por los personajes, es el discurso de lo que a partir de
(5) Tomado de diálogos con el Lic. Fernando Cassola.
ahora, será propio de un solo ser.
(6) El hombre esta condenado a ser libre (Sartre), no puede más que elegir.
Un ser que anonadado por un pasado hostil inhibe formar un pro-
yecto, vivencia el presente como un desdichado discurrir de un
tiempo lánguido. La articulación distorsionada de la síntesis subje- BIBLIOGRAFÍA
tiva constitutiva, es la esencia de un sentimiento de culpa y autore- BECKETT, S. Teatro Reunido, Marginales Tusquest editores, 1° edición 2006,
proche característico del melancólico. Este único modo de ser, de- Bs. As., Arg.
nominado como “la enfermedad mortal”, arroja al sujeto a vivir mu- KOGAN, A.. “La significación de la espera y la esperanza”, en Psicología y
Psiquiatría Fenomenológica. M. L. Rovaletti (Ed.), Cátedra de Psicología Fe-
riendo, y desear anticipar esa muerte posible. Nuestro hipotético
nomenológica y Existencial de la Universidad de Buenos Aires, 1994.
ser, continuamente manifiesta deseos de suicidarse, cortar ese
PFEIFFER, M.L.. “Tiempo objetivo, tiempo subjetivo, tiempo trascendental”, en
eternizado presente lleno de culpas, pero que no puede poner en Temporalidad, el problema del tiempo en el pensamiento actual. M. L. Rova-
acto este deseo. Interrumpe toda iniciativa, ya ni el suicidarse tiene letti (Ed.), Lugar editorial, 1998, Bs. As. Arg.
sentido. Un ser-ahí tedioso. Un círculo enviciado: espera-culpa- PARADA ALLENDE, R. “Tiempo y Psicopatología” en Psicología y Psiquiatría
suicidio-espera. Un ser arrojado al mundo, que pretende volver a Fenomenológica. M. L. Rovaletti (Ed.), Cátedra de Psicología Fenomenológica
su estado de yecto para poder desde ahí trascender. y Existencial de la Universidad de Buenos Aires, 1994.
El Dasein por el hecho de estar condenado a la libertad y por ende ROVALETTI, M.L. “Fenomenología culpa y depresión”, en Psicología y Psi-
a elegir se acepta como finito ante las infinitas posibilidades. Esta quiatría Fenomenológica. M. L. Rovaletti (Ed.), Cátedra de Psicología Feno-
libertad trae aparejada una contra-cara que es la angustia. Una menológica y Existencial de la Universidad de Buenos Aires, 1994.
angustia que es vivida como un castigo, un pecado del que no ROVALETTI, M.L. “Entre ésta y la otra ribera”, cap. I “reflexiones en torno a la
muerte contemporánea”, cap. II “La muerte propia”, cap. III “La muerte volun-
puede salirse. Donde el haber elegido tal o cual posibilidad y no
taria”. Buenos Aires, Lugar editorial, 2003
otra, lo arrastra a la angustia para vivir el presente con culpa (6).
ZEGERS, O., “Espacio y tiempo en la experiencia angustiosa” en Temporalidad,
Es de mencionar también que se presentan en nuestro ser, pérdi- el problema del tiempo en el pensamiento actual. M. L. Rovaletti (Ed.), Lugar
da de memoria; lapsus; silencios; lo no-articulado; los dolores cor- editorial, 1998, Bs. As. Arg.
porales; la motricidad sosegada; lo que se inicia se abandona.
Todo recuerdo parece esfumarse al terminar de decir o intentar
hacer, salvo algunos vagos recuerdos que lo remonta a un estado
más placentero.
La espera de un otro que lo rescate lo posiciona en un estado de
pasividad que vuelve efímero todo vínculo, toda relación con el
mundo. Lo único que hace es esperar, donde la nada reviste al
ser. Nada que hacer, solo esperar. No será, ser-con-el-otro, sino
por el otro; por lo ajeno, y gracias a él, morirá.
Considero pertinente a esta altura del trabajo, para no quedar en
la sola descripción, especular acerca de un posible planteo tera-
péutico.

86
FACTORES DE RIESGO Y peramento, prematuridad y habilidad cognitiva. Las de los padres
serían: disciplina severa, estrés materno, nivel de estudios de la
madre, bajo apoyo social, depresión y ausencia del padre. Con
PSICOPATOLOGÍA INFANTO- relación a los factores de riesgo socio-demográficos se encontra-
rían la nacionalidad, inestabilidad familiar, conflicto familiar, entor-
JUVENIL no comunitario violento, nivel de estudio de los padres, número de
hijos e ingresos económicos.
Perez, Neuza Cristina Dos Santos; Maia, Silvia Helena También se ha demostrado no sólo la existencia de interacción
entre exposición y respuesta, sino también entre distintos factores
Da Silva; Peroba, Paula De Moura Estevão; Maia, Eulália
de riesgo. A partir de un estudio con gemelos, se observó la rela-
Maria Chaves ción entre los factores de orden genético y ambiental en el desa-
Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de Nível rrollo del comportamiento antisocial (Cadoret et al., 1995). Es
Superior (CAPES) - Programa Nacional de Pós-Doutorado decir, los descendientes de padres con TPA y/o Trastorno por uso/
(PNPD) -Universidade Federal do Rio Grande do Norte. abuso sustancias (TUS), adoptados por familias que presentan
Brasil un entorno adverso (problemas de pareja, psicopatología de los
padres adoptivos o problemas legales), exhiben en la adolescen-
cia y vida adulta índices significativos de agresividad y TD. No
obstante, el entorno familiar adverso interactúa aumentando los
RESUMEN índices de agresividad y del TD solamente en los casos que pre-
Los Trastornos por Comportamiento Perturbador (TCP) son con- sentan antecedentes familiares del TPA, destacando así la impor-
siderados de los más comunes y representan un alto costo para tancia de la interacción genética y del entorno en la génesis de la
la salud mental y justicia juvenil a escala mundial. No obstante, su agresión y de los comportamientos antisociales.
etiología aún no es clara. Lo que se sabe es que posee un origen Se ha demostrado aún, la existencia de relación entre el índice de
multifactorial, en que las características del niño/a, de la familia y adversidad familiar (status socio-económico, psicopatología de
del entorno se auto-influencian, pudiendo funcionar como un me- los padres, conflicto de pareja y acontecimientos vitales estresan-
canismo potencializador del proceso psicopatológico. El objetivo tes) y la sintomatología TCP en una muestra compuesta por jóve-
de esta revisión es destacar la complexidad de variables implica- nes con edades comprendidas entre 7 y 13 años (Counts, Nigg,
das en el desencadenamiento del proceso psicopatológico infan- Stawicki, Rappley, & von Eye, 2005). Las sintomatologías TDA-H,
to-juvenil. TND y TD presentaron diferencias en relación a las adversidades
familiares estudiadas, con excepción del TND que compartió fac-
Palabras clave tores de riesgo tanto con el TDA-H (percepción del niño del con-
Factores riesgo Psicopatología infantil flicto parental) como con el TD (psicopatología materna), lo que
podría indicar que las diferencias etiológicas entre el TDA-H y el
ABSTRACT TD sean más fuertes que con el TND (Fergusson, Horwood, &
RISK FACTOR AND CHILDHOOD AND Lynskey, 1993). Podría indicar también una posible transición en
ADOLESCENCE PSYCHOPATOLOGY el riesgo entre el TDA-H y el TD, teniendo al TND como mediador.
Disruptive Behaviour Disorder (DBD) is very common nowadays Estos resultados corroboran de manera parcial los presentados
and represents a high cost to the mental health and juvenile jus- por Biederman, Faraone, & Monuteaux (2002).
tice on world wild scale, but its etiology still unclear. Nevertheless, Los datos presentados sugieren que los comportamientos típicos
is well know that its origin has an uncountable factors associated y atípicos del desarrollo pueden determinarse desde una edad
such as, child, family and environment characteristics that influ- precoz y que un subgrupo de niños y niñas expuestos a varios
ence each other strengthening the pathological mechanism. factores de riesgo, incluyendo no sólo altos índices de hiperactivi-
Therefore, the aim of this revision is to highlight how complex this dad y agresividad, sino también relación negativa con el cuidador
process is. y estrés familiar entre otros, tendrán una mayor probabilidad de
exteriorización de problemas de comportamiento en edad escolar.
Key words Así mismo los factores socio-demográficos y las influencias del
Risk factor Young psychopathology entorno parecen jugar un papel importante en la continuidad de
las conductas desadaptadas (Campbell, Shaw, & Gilliom, 2000).
El estilo educativo también parece jugar un papel relevante en el
inicio, mantenimiento, evolución y potenciación del TCP (Kauf-
Entre los trastornos mentales infantiles, los por Comportamiento mann, Gesten, Lucia, Salcedo, Rendina-Gobioff, & Gadd, 2000;
Perturbador (TCP) son considerados de los más comunes y re- Leve, Kim, & Pears, 2005; Wahler & Cerezo, 2005), aunque no se
presentan un alto costo para la salud mental y justicia juvenil a pueda hablar de direccionalidad (Castro, 2005). Igualmente, la
escala mundial. El TCP abarca el Trastorno por Déficit de Aten- depresión materna cobra una especial relevancia dentro de esta
ción con Hiperactividad (TDA-H), el Negativista Desafiante (TND), temática (Black, Papas, Hussey, Dubowitz, Kotch, & Starr Jr.,
el de Conducta Disocial (TD) así como el de Personalidad Antiso- 2002; Counts et al., 2005; Leve et al., 2005; Nelson, Stage, Du-
cial (TPA; diagnosticado únicamente en la vida adulta). ppong-Hurley, Synhorst & Epstein, 2007) ya que la psicopatología
Según Brooks-Gunn, Duncan & Aber (1997) un niño/a que esté del cuidador afecta a su percepción y a la manera de relacionarse
expuesto a varios factores de riesgo a un mismo tiempo presenta con su hijo, contribuyendo incluso al desarrollo de conductas an-
un incremento de la probabilidad de desarrollar problemas de tisociales en la adolescencia (Sourander, Multimaki, Nikolakaros,
comportamiento. Un complejo patrón de variables parece estar Haavisto, Ristkari & Helenius et al., 2005).
asociado al desarrollo de estos trastornos, incluyendo las carac- Lo que se puede percibir a partir de los hallazgos de los estudios
terísticas del niño, las familiares, los eventos estresantes, el sta- realizados, es el efecto acumulativo de los diversos factores de
tus socio-económico (Huaqing Qi & Kaiser, 2003; Keenan & riesgo: características del niño (Levy, Hay, Bennett & McStephen,
Wakschlag, 2000) y genéticas (Cadoret, Yates, Troughton, Wood- 2005; Maughan, Rowe, Messer, Goodman, & Meltzer, 2004), ca-
worth, & Stewart, 1995; Gelhorn, Stallings, Young, Corley, Rhee & racterísticas de la familia (Tremblay, Nagin, Séguin, Zoccolillo,
Christian et al., 2006). Zelazo, Boivin, Pérusse, & Japel, 2005), psicopatología de los pa-
Huaqing Qi & Kaiser (2003) realizaron una revisión de los estu- dres (Biederman et al., 2002; Counts et al., 2005; Pfiffner, McBurnett,
dios acerca de los problemas de comportamiento en preescolares Rathouz & Judice 2005; Sourander et al., 2005), bajo nivel socio-
provenientes de familias con bajo status socio-económico. Según económico (Biederman et al., 2002; Counts et al., 2005; Sourander
esta revisión las características del niño asociadas al riesgo de et al., 2005), eventos estresantes (Harland, Reijneveld, Brugman,
desarrollar problemas de comportamiento serían: lenguaje, habi- Verloove-Vanhorick, & Verhulst, 2002; Keenan & Wakschlag,
lidades sociales, interacción con compañeros, tipo de apego, tem- 2000), madres adolescentes (Black et al., 2002; Tremblay, Nagin,

87
Séguin, Zoccolillo, Zelazo & Boivin et al., 2004), falta de calidez y Leve, L.D.; Kim, H.K. & Pears, K.C. (2005). Childhood temperament and
participación de la madre (Pfiffner et al., 2005), ausencia del pa- family environment as predictors of internalizing and externalizing trajectories
from ages 5 to 17. Journal of Abnormal Child Psychology, 33, 505-520.
dre (Pfiffner, McBurnett & Rathouz, 2001), historias de desempleo
(Harland et al., 2002), problemas de pareja (Biederman et al., Levy, F.; Hay, D.A.; Bennett, K.S.; & McStephen, M. (2005). Gender
differences in ADHD subtype comorbidity. Journal of the American Academy of
2002; Counts et al., 2005), informe de los padres sobre conductas Child and Adolescent Psychiatry, 44(4), 368-376.
agresivas en la primera infancia (Bird, Davies, Duarte, Shen,
Maughan, B.; Rowe, R.; Messer, J.; Goodman, R. & Meltzer, H. (2004).
Loeber & Canino, 2006) y factores genéticos (Cadoret et al., 1995; Conduct disorder and oppositional defiant disorder in a national sample: De-
Gelhorn et al., 2006). velopmental epidemiology. Journal of Child Psychology and Psychiatry, and
Muchos de estos factores se presentan a un mismo tiempo y de Allied Disciplines, 45, 609-621.
manera indirecta en el desarrollo de los trastornos por comporta- Nelson, J.R.; Stage, S.; Duppong-Hurley, K.; Synhorst, L. & Epstein,
miento perturbador y de la agresividad. Se cree que el número M.H. (2007). Risk factors predictive of the problem behavior of children at risk
total de factores de riesgo sea más importante que los tipos espe- for emotional and behavioral disorders. Exceptional Children, 73, 367-379.
cíficos en la etiología de los comportamientos agresivos y antiso- Pfiffner, L.J.; McBurnett, K. & Rathouz, P.J. (2001). Father absence
and familial antisocial characteristics. Journal of Abnormal Child Psychology,
ciales (Seifer, Sameroff, Baldwin, & Baldwin, 1992). Además, los
29(5), 357-367.
jóvenes expuestos a más de cinco factores estresantes, compa-
Pfiffner, L.J.; McBurnett, K.; Rathouz, P.J. & Judice, S. (2005).
rados con los expuestos solamente a dos, presentan un riesgo Family correlates of oppositional and conduct disorders in children with attention
mayor de mostrar comportamientos violentos a lo largo de la ado- deficit/hyperactivity disorder. Journal of Abnormal Child Psychology, 33(5),
lescencia y vida adulta (Herrenkohl, Maguin, Hill, Hawkins, Ab- 551-563.
bott, & Catalano, 2000). Seifer, R.; Sameroff, A. J.; Baldwin, C. P.; & Baldwin, A. (1992). Child
and family factors that ameliorate risk between 4 and 13 years of age. Journal
of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 31, 893-903.
Sourander, A.; Multimaki, P.; Nikolakaros, G.; Haavisto, A.;
Ristkari, T. & Helenius, H., et al. (2005). Childhood predictors of psychi-
BIBLIOGRAFÍA
atric disorders among boys: A prospective community-based follow-up study
Biederman, J.; Faraone, S.V. & Monuteaux, M. C. (2002). Differential from age 8 years to early adulthood. Journal of the American Academy of Child
effect of environmental adversity by gender: Rutter’s index of adversity in a and Adolescent Psychiatry, 44(8), 756-767.
group of boys and girls with and without ADHD. The American Journal of Psy-
Tremblay, R.E.; Nagin, D.S.; Séguin, J.R.; Zoccolillo, M.; Zelazo,
chiatry, 159(9), 1556-1562.
P. D. & Boivin, M.; et al. (2004). Physical aggression during early childhood:
Bird, H.R.; Davies, M.; Duarte, C.S.; Shen, S.; Loeber, R. & Canino, Trajectories and predictors. Pediatrics, 114(1), e43-50.
G.J. (2006). A study of disruptive behavior disorders in Puerto Rican youth: II.
TREMBLAY, R.E.; Nagin, D.S.; Séguin, J.R.; Zoccolillo, M.; Zelazo,
baseline prevalence, comorbidity, and correlates in two sites. Journal of the
P. D. & Boivin, M.; et al. (2005). Physical aggression during early childhood:
American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 45(9), 1042-1053.
Trajectories and predictors. Canadian Child and Adolescent Psychiatry Review,
Black, M.M.; Papas, M.A.; Hussey, J.M.; Dubowitz, H.; Kotch, J.B. & 14(1), 3-9.
Starr, R.H., Jr. (2002). Behavior problems among preschool children born
Wahler, R.G. & Cerezo, M.A. (2005). The mothering of conduct problem
to adolescent mothers: Effects of maternal depression and perceptions of
and normal children in Spain and the USA: Authoritarian and permissive asyn-
partner relationships. Journal of Clinical Child and Adolescent Psychology
chrony. The Spanish Journal of Psychology, 8, 205-214.
53(31), 16-26.
Brooks-Gunn, J.; Duncan, G.; Aber, J.L. (1997) Neighbourhood poverty:
Context and consequences for children (Vol.I). New York: Russel Sage Founda-
tion.
Cadoret, R.J.; Yates, W.R.; Troughton, E.; Woodworth, G. &
Stewart, M.A. (1995) Genetic-environmental interaction in the genesis of
aggressivity and conduct disorders. Archives of General Psychiatry, 52, 916-
924.
Campbell, S.B.; Shaw, D.S. y Gilliom, M (2000) Early externalizing be-
haviour problems: Toddlers and preschoolers at risk for later maladjustment.
Development and Psychopathology, 12, 457-488.
Castro, J. (2005). Disciplina y estilo educativo familiar. In L. Ezpeleta (Ed.),
Factores de riesgo en psicopatología del desarrollo (pp. 319-336). Barcelona:
Masson.
Counts, C.A.; Nigg, J.T.; Stawicki, J.A.; Rappley, M.D. & von Eye, A.
(2005). Family ad8versity in DSM-IV ADHD combined and inattentive subtypes
and associated disruptive behaviour problems. Journal of the American Acad-
emy of Child and Adolescent Psychiatry, 44(7), 690-698.
Fergusson, D.M.; Horwood, L. J. y Lynskey, M.T. (1993) Prevalence
and comorbidity of DSM-III-R diagnoses in a birth cohort of 15 year olds. Jour-
nal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry ,32, 1127-
1134.
Gelhorn, H.; Stallings, M.; Young, S.; Corley, R.; Rhee, S.H. &
Christian, H.; et al. (2006). Common and specific genetic influences on ag-
gressive and nonaggressive conduct disorder domains. Journal of the American
Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 45(5), 570-577.
Harland, P.; Reijneveld, S.A.; Brugman, E.; Verloove-Vanhorick,
S.P; & Verhulst, F.C. (2002). Family factors and life events as risk factors
for behavioral and emotional problems in children. European Child & Adolescent
Psychiatry, 11, 176-184.
Herrenkohl, T.I.; Maguin, E.; Hill, K.G.; Hawkins, J.D.; Abbott, R.D.
& Catalano, R. F. (2000). Developmental risk factors for youth violence. The
Journal of Adolescent Health: Official Publication of The Society For Adolescent
Medicine, 26, 176-186.
Huaqinq Qi, C. y Kaiser, A.P. (2003) Behaviour problems of preschool
children form low-income families: Review of the literature. Topics in Early
Childhood Special Education TECSE, 23(4), 188-216.
Kaufmann, D.; Gesten, E.; Lucia, R.C.S.; Salcedo, O.; Rendina-
Gobioff, G. & Gadd, R. (2000). The relationship between parenting style
and children’s adjustment: The parents’ perspective. Journal of Child & Family
Studies, 9, 231-245.
Keenan, K.; Wakschlag, L.S. (2000). More than terrible twos: The nature
and severity of behaviour problems in clinic-referred preschool children. Journal
of Abnormal Child Psychology, 28(1), 33-46.

88
DETECCIÓN DE LAS SEÑALES DE portamiento Perturbador (TCP) son considerados de los más co-
munes y representan un alto costo para la salud mental y justicia
juvenil a escala mundial. El TCP abarca el Trastorno por Déficit de
ALERTA DE LOS TRASTORNOS Atención con Hiperactividad (TDA-H), el Negativista Desafiante
(TND), el de Conducta Disocial (TC) así como el de Personalidad
PSICOPATOLÓGICOS EN LA INFANCIA Antisocial (TPA; diagnosticado únicamente en la vida adulta) que
se caracterizan por comportamientos agresivos, hiperactivos y de
Perez, Neuza Cristina Dos Santos; Maia, Silvia Helena oposición que comprometen de manera gradual y acumulativa el
desarrollo psicosocial a lo largo de la vida (Loeber, 1990). Su pre-
Da Silva; Santos, Lúcia María De Oliveira; Maia, Eulália
valencia varía ente el 1.5% y el 20%, dependiendo del tipo de
María Chaves muestra y de la metodología empleada (Connor, 2002). No obs-
Coordenação de Aperfeiçoamento de Pessoal de Nível tante, aún no quedan claras qué variables y mecanismos contri-
Superior (CAPES) - Programa Nacional de Pós-Doutorado buyen a que algunos niños/as sean más vulnerables que otros a
(PNPD) -Universidade Federal do Rio Grande do Norte. presentar problemas de comportamiento. Lo que sí se sabe es
Brasil que la transición de la edad preescolar al inicio de la escolar, es
uno de los dos momentos críticos del ciclo evolutivo donde acon-
tece una disminución de las conductas agresivas, dando lugar a
que las conductas desadaptadas sean más evidentes para pa-
RESUMEN dres y maestros. Por esta razón la franja de edad elegida para
La literatura presenta evidencias irrefutables de que gran parte de este trabajo es el comienzo de la etapa escolar obligatoria corres-
los trastornos psicopatológicos detectados en la adolescencia y pondiente a la Educación Fundamental I.
vida adulta tienen su origen en la infancia. Por lo tanto, el objetivo El objetivo principal de este estudio es describir los comporta-
de este estudio es describir los comportamientos presentados por mientos presentados por los jóvenes matriculados en la enseñan-
los jóvenes matriculados en la enseñaza fundamental de las es- za fundamental I de la región de Natal - RN. Una vez descritos,
cuelas publicas y privadas de la región de Natal - RN - Brasil. A analizar la existencia de posibles relaciones entre las conductas
partir de esta descripción evaluar aquellos niños(as) que presen- agresivas y los síntomas de los trastornos por comportamiento
tan conductas consideradas de riesgo al desarrollo de los Trastor- perturbador (TDA-H, TND y TC). Se verificará también se alguna
nos por Comportamiento Perturbador (TCP). El diseño planteado de las características socio-demográficas ayudan a explicar la
para obtener la información necesaria es de tipo transversal y el presencia de un número infrequentemente alto de conductas de-
método es el de muestreo por conglomerados estratificado por sadaptadas.
tipo de escuela. El instrumento empleado es la escala Child Beha-
vior Checklist “CBCL 6-18” (Achenbach, 2000) basada en el DSM- METODOLOGÍA
IV. El tratamiento estadístico previsto es la regresión lineal, caso Para verificar los objetivos propuestos será realizado un cribaje
la distribución no sea la esperada se empleará la regresión logís- multi-informado (padres o madres y maestros) en una muestra
tica. Considerase que la detección y prevención temprana de las representativa de la población de escolares matriculados en los
señales de alerta (entendidos como pedidos de ayuda) del TCP, centros de enseñanza pública (estadual y municipal) y privada de
contribuya a que éstos no se cristalicen y evolucionen a trastor- la región de Natal.
nos más graves en etapas posteriores del desarrollo. Para obtener la información necesaria se diseñó una investiga-
ción de tipo transversal, compuesta por dos etapas, siendo la se-
Palabras clave gunda dividida en dos fases distintas. En la primera etapa se em-
CBCL Sintomatología Exteriorizada Detección pleará el método de muestreo no probabilístico por conveniencia
y en la segunda (Fase I) el muestreo por conglomerados estratifi-
ABSTRACT cado por tipo de escuela. Esta modalidad consiste en elegir alea-
PSYCHOPATHOLOGY SIGNS IN CHILDHOOD toriamente un cierto número de conglomerados y en investigar
Studies show irrefutable evidences that most of psychopathologi- después todos los elementos pertenecientes a éstos conglomera-
cal disorders detected at adolescence and adult life has its origin dos. Las principales ventajas de este método son el costo reduci-
at childhood. Therefore, the main aim of this study is to describe do y la rapidez. Aún en la segunda etapa (fase II) se empleará el
the children conducts at the primary public and private school in método de “Casos y Controles”.
Natal city. Equally, evaluate if these conducts represent risk to the Muestra:
development of disruptive disorders. A cross sectional study is Estimase la participación de aproximadamente 1.200 escolares
planned to get the needed information, using the Child Behaviour con edades comprendidas entre los 7 y 11 años. La relación del
Checklist “CBCL 6-18”, a DSM scale based. The statistic treat- tamaño de la muestra es establecida en función de la población y
ment will depend to the sample distribution; it would be the lineal del error de muestreo. Se plantea trabajar con proporciones p=0.5
regression or the logistic one. Detection and prevention of behav- y un nivel de confianza del 95%. La decisión de trabajar con una
iour problems at childhood could help to avoid its progress to seri- proporción conservadora tiene el objetivo de garantizar el resultado
ous disorders in posterior stages of development. en caso de encontrar valores extremos en la muestra en estudio.
Esta decisión fue tomada debido a las controversias existentes en
Key words la literatura sobre las prevalencias informadas en los diferentes
CBCL Exteriorized symptomatology Detection estudios (5% a 20%) cuando se consideran únicamente las inves-
tigaciones que utilizan el criterio diagnóstico DSM (Connor, 2002).
En el caso de encontrar una prevalencia dentro de lo esperado,
se trabajaría con un error de muestreo de 2% en lugar de 3%, es
INTRODUCCIÓN decir, con una mayor precisión. 
La literatura sugiere que gran parte de los problemas de adapta- Instrumentos:
ción social y de trastornos psicopatológicos detectados en la ado- El instrumento elegido para obtener la información necesaria para
lescencia e inicio de la vida adulta tienen su origen en la infancia la comprobación de los objetivos propuestos es la escala Child
(Fontaine, Carbonneau, Barker, Vitaro, Herbert, Côté, et al., 2008; Behaviour Checklist - CBCL 6-18 (Achenbach & Rescola, 2000;
Kessler, Berglund, Demler, Jin, Merikangas & Walters, 2005; Achenbach, Dumenci & Rescola, 2001). Ésta escala fue elegida
Kim-Cohen, Arseneault, Caspi, Tomás, Taylor & Moffit, 2005; por sus cualidades psicométricas en la medición de las caracte-
Mannuzza, Klein, Abikoff, Moulton, 2004). No obstante, aún son rísticas cognitivas, emocionales y comportamentales que definen
pocas las investigaciones realizadas con muestras que abarquen los trastornos psicopatológicos infanto-juvenil, así como por su
niños y niñas con edad inferior a los nueve años, principalmente fácil y rápida aplicación. Las síndromes que la componen son:
cuando se trata de población no clínica. comportamientos agresivos, ansioso/deprimido, problemas de
Entre los trastornos psicopatológicos infanto-juvenis los por Com- atención, comportamientos transgresivos, problemas sociales,
89
queja somática, problemas cognitivos y retraído/deprimido. La dístico de los trastornos mentales. Versión española DSM-IV (4ª ed.). Barcelona:
CBCL posee, además, 6 escalas basadas en el DSM: problemas MASSON, S.A.
afectivos, de ansiedad, somáticos, del déficit de atención con hi- American Psychiatric Association. (2002). Manual diagnóstico y esta-
peractividad, negativista-desafiante y de comportamiento. La dístico de los trastornos mentales. Versión española DSM-IV-TR [Diagnostic
and Statistical Manual of Mental Disorders, 4th edition (DSM-IV-TR)] (4ª ed.).
puntuación de la escala está comprendida entre 0 y 2, siendo: Barcelona: MASSON, S.A.
“0=No es cierto”; “1=A veces”; “2=A menudo”. Las mencionadas
Connor, D.F. (2002). Aggression and antisocial behavior in children and
escalas demostraron una buena consistencia con las respectivas adolescents: Research and treatment. New York, NY: The Guildford Press.
categorías diagnósticas DSM-IV. La CBCL también ha demostra- Counts, C.A.; Nigg, J.T.; Stawicki, J.A.; Rappley, M.D. & von Eye, A.
do buena fiabilidad test/re-test, alto grado de correspondencia (2005). Family adversity in DSM-IV ADHD combined and inattentive subtypes
con los diagnósticos psiquiátricos (validez predictiva) (Achenbach and associated disruptive behavior problems. Journal of the American Acad-
et al., 2001). Las normas de uso de la CBCL como instrumento de emy of Child and Adolescent Psychiatry, 44(7), 690-698.
cribaje se encuentran disponibles en el Manual ASEBA (Achenba- Fontaine, N.; Carbonneau, R.; Barker, E.E.; Vitaro, F.; Herbert,
ch & Rescorla, 2000). M.; Côté, S.M.; et al., (2008). Girls’ hyperactivity and physical aggression
during Childhood and adjustment problems in early adulthood: A 15-Year lon-
Construcción de los grupos sintomatológicos:
gitudinal study. Arch Gen Psychiatry, 65(3), 320-328.
Los escolares que puntuaren de manera significativa (=>65) en la
Gadow, K.D. & Sprafkin, J. (1994). Child symptom inventories manual.
escalas de problemas por “déficit de atención con hiperactividad”, Stony Brook, NY: Checkmate Plus.
“negativista desafiante” y “de conducta” y en la de síndrome de
Gadow, K.D. & Sprafkin, J. (2002). Child symptom inventory 4: Screening
“comportamientos agresivos” serán incluidos en los grupos de and norms manual. Stony Brook, NY: Checkmate Plus.
sintomatológicos de TDA-H, TND, TC y agresivo respectivamen- Kessler, R.C.; Berglund, P.; Demler, O.; Jin, R.; Merikangas, K.R.
te. Ya el grupo sin sintomatología será compuesto por los escola- & Walters, E.E. (2005). Lifetime prevalence and age-of-onset distributions
res que obtuvieren puntuación inferior a “65”. of DSM-IV disorders in the national comorbidity survey replication. Archives of
Criterios de exclusión: General Psychiatry, 62, 593-602.
Los jóvenes portadores de discapacidad intelectual significativa; Kim-Cohen, J.; Arseneault, L.; Caspi, A.; Tomás, M.P.; Taylor, A. &
trastorno generalizado del desarrollo, así como aquellos sin auto- Moffitt, T.E. (2005). Validity of DSM-IV conduct disorder in 4 1/2-5-year-old
rización paterna para la participación en la investigación no serán children: A longitudinal epidemiological study. American Journal of Psychiatry,
162, 1108-1117.
incluidos en el estudio.
Loeber, R. (1990) Development and risk factors of juvenile antisocial behav-
ior and delinquency. Clinical Psychology Review, 10, 1-41.
PROCEDIMIENTOS
Loeber, R.; Burke, J.D.; Lahey, B.B.; Winters, A. & Zera, M. (2000a).
Primeramente este proyecto fue aprobado por la CAPES a través Oppositional defiant and conduct disorder: A review of the past 10 years, part
del Programa Nacional de Pós-Doctorado. Oficializada su apro- I. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 39(12),
bación se dio el inicio de la tramitación para obtenerse los permi- 1468-1484.
sos necesarios junto a la Secretaria Estadual y Municipal de Edu- Mannuzza, S.; Klein, R.G.; Abikoff, H.; Moulton, J.L. 3rd (2004). Sig-
cación del RN y del Sindicato de los Establecimientos Particulares nificance of childhood conduct problems to later development of conduct dis-
de Enseñanza del RN (SINEPE) para sumisión y aprobación del order among children with ADHD: a prospective follow-up study. J Abnorm Child
Psychology, 32(5), 565-573.
proyecto de pesquisa por el Comité de Ética de la Universidad
Federal del Rio Grande del Norte (UFRN). Nagin, D.S, & Tremblay, R.E. (2001). Parental and early childhood predic-
tors of persistent physical aggression in boys from kindergarten to high school.
Una vez aprobado el proyecto, se dará inicio a la primera etapa Archives of General Psychiatry, 58(4), 389-394.
destinada a adaptación cultural de la CBCL 6-18. En la fase I de
Nagin, D. & Tremblay, R.E. (1999). Trajectories of boys’ physical aggression,
la segunda etapa se realizará un screening de la población en opposition, and hyperactivity on the path to physically violent and nonviolent
estudio. En la fase II de la segunda etapa, los niños/as que pun- juvenile delinquency. Child Development, 70(5), 1181-1196.
tuaren de manera significativa en la CBCL 6-18 en la fase I, serán Pfiffner, L.J.; McBurnett, K.;& Rathouz, P.J. (2001). Father absence
incluidas en el grupo de “casos”. El grupo “control” por jóvenes and familial antisocial characteristics. Journal of Abnormal Child Psychology,
que presenten características similares a las del grupo de “casos” 29(5), 357-367.
y no tengan puntuado significativamente en la mencionada esca- Sourander, A.; Elonheimo, H.; Niemela, S.; Nuutila, A.; Helenius,
la. Ambos los grupos serán sometidos a una entrevista clínica. H. & Sillanmaki, L., et al. (2006). Childhood predictors of male criminality: A
prospective population-based follow-up study from age 8 to late adolescence.
Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 45(5),
ANÁLISIS ESTADÍSTICOS 578-586.
En el tratamiento estadístico está previsto el empleo de la regre- Sourander, A.; Multimaki, P.; Nikolakaros, G.; Haavisto, A.;
sión lineal. Caso la distribución no sea la prevista las variables Ristkari, T. & Helenius, H., et al. (2005). Childhood predictors of psychi-
dependientes serán dicotomizadas y se empleará la regresión lo- atric disorders among boys: A prospective community-based follow-up study
gística. from age 8 years to early adulthood. Journal of the American Academy of Child
and Adolescent Psychiatry, 44(8), 756-767.
RELEVANCIA CLÍNICA Y SOCIAL DEL PROYECTO Tremblay, R.E.; Nagin, D.S.; Séguin, J.R.; Zoccolillo, M.; Zelazo,
Considerase que la detección y prevención temprana de las seña- P. D. & Boivin, M.; et al. (2004). Physical aggression during early childhood:
Trajectories and predictors. Pediatrics, 114(1), e43-50.
les de alerta (entendidos como pedidos de ayuda) del TCP al ini-
Tremblay, R.E.; Nagin, D.S.; Séguin, J.R.; Zoccolillo, M.; Zelazo,
cio de la edad escolar, contribuya a que éstos problemas incipien-
P. D. & Boivin, M.; et al. (2005). Physical aggression during early childhood:
tes no se cristalicen y evolucionen a trastornos más graves en Trajectories and predictors. Canadian Child and Adolescent Psychiatry Review,
etapas posteriores del desarrollo, promoviendo el bien-estar del 14(1), 3-9.
niño/a y de su familia.
Este proyecto ya se encuentra aprobado por el Comité de Ética
de la UFRN bajo el Certificado de presentación para apreciación
ética (CAAE) 0154.0.051.000-08, teniendo previsto el inicio del
trabajo de campo para el mes de mayo de 2009.

BIBLIOGRAFÍA
Achenbach, T.M.; Dumenci, L.; & Rescola, L.A. (2001). Ratings of rela-
tions between DSM-IV diagnostic categories and items of the CBCL/6-18, TRF,
and YSR. Disponible en: Http://www.aseba.org/research/DSM6-18ratings.pdf
Achenbach, T. M., & Rescorla, L. A. (2000). Manual for ASEBA School-
Age Forms & Profiles. Burlington, VT: University of Vermont, Research Center
for Children, Youth, & Families.
American Psychiatric Association. (1995). Manual diagnóstico y esta-

90
LA ANGUSTIA Y EL ACTING OUT ciones de L respondían a los intentos de convocar a un Otro que
la registre.
La madre de la paciente aparece como un Otro que si bien la ve
EN LA URGENCIA, UNA LóGICA constantemente, no le ofrece un lugar donde ser alojada, en pala-
bras de L “no me registran” o, “si llego y es como que no ve nada”.
POSIBLE… Así como su madre ve sin mirar, su padre aparece como alguien
que está constantemente de mal humor y que no habla, que
Pirroni, Andrea; Ulrich, Guillermina María “siempre está cansado”, y se dibuja como un personaje alejado
de todo deseo. Paradójicamente, en relación a su padre hay cier-
Hospital General de Agudos: Dr. Teodoro Álvarez, Servicio
ta insistencia en argumentar que ella no se queja, ni le dice al
de Urgencias. Argentina padre lo que querría, porque él podría enojarse y no hablarle.
La forma en que L se presenta en el primer tramo del tratamiento,
en tanto puro cuerpo marcado, muestra la puesta en primer plano
RESUMEN de un entramado real-imaginario, sin lugar para lo simbólico del
El modo de presentación de algunos pacientes en la urgencia nos deseo y de la palabra. Si hay algo que habla por ella es su cuerpo.
permite pensar al acting out como un “tipo” de respuesta particu- Y será solo cuando la palabra empiece a deslizarse en las entre-
lar a la angustia. Desarrollaremos en el presente trabajo una lógi- vistas, es decir, cuando ella empiece a articular una queja o una
ca de intervenciones posible cuando, no debiendo interpretar lo demanda en relación a sus padres que se quedará disfónica o sin
que se presume como un acting out, el analista es llevado cada voz, pudiendo enlazarse allí algún sentido al cuerpo.
vez a domesticar la transferencia salvaje de la que es objeto. Se- Los efectos del encuentro con un analista
rá entonces, el manejo de la transferencia el eje principal de estas Tras varios meses de tratamiento se observan algunos cambios,
intervenciones, en tanto condición necesaria para la posibilidad L empieza a tomar la palabra aunque sea para quejarse, con in-
de entrada en un tratamiento. sistencia, de diferentes cosas como de los profesores, o de la
forma en que sus padres se manejan con su hermano. Así, hablar
Palabras clave con su analista implica que se constituya para ella un Otro que la
Angustia acting-out Urgencia Transferencia escucha sin enojarse y con quien no está presente la amenaza de
perderlo. Se produce cierto viraje del problema de comunicación
ABSTRACT a poder hablar sin riesgo de quedarse “sin voz” (sin el Otro).
ANGUISH AND ACTING OUT IN EMERGENCY: Por otro lado, el enojo con el Otro que no la registra, que antes se
A POSSIBLE LOGIC... jugaba directamente en el cuerpo vía los piercings y los cortes
The way some patients behave themselves in an emergency (or ahora, no sin dificultad, comienza a ser articulado en el discurso.
when they feel they need urgent treatment) leads us to think of En una oportunidad, concurre con un nuevo piercing que su ana-
“acting out” as a particular type of reaction to anguish. In the fol- lista observa y señala entre impresionada y sorprendida, a partir
lowing piece we will develop a logic of interventions that is posible de lo cuál ella relata que se lo hizo tras una discusión con su ma-
when, not being allowed to interpret what is presumably “acting dre que la enojó, enojo redoblado porque luego su madre no re-
out”, the analyst is driven to domesticate the wild transference he gistra tampoco el nuevo adorno que, vale la pena señalar, era
is subjected to.Transference management will then be the core of notable. De este modo, la mirada del analista constituye la inter-
these interventions, as it is the necessary condition to make start- vención que se opone al no registro de la madre, y sin bien no se
ing treatment possible. interpreta lo que se presume como un acting out; el mirarla y se-
ñalarlo es la maniobra que produce como efecto la puesta en mar-
Key words cha de lo simbólico, que ella arme un relato y que incluya en él un
Anguish acting-out Emergency Transference afecto, su enojo.

DIFERENCIA ENTRE ANGUSTIA Y ACTING OUT


Para aquel analista que trabaja en la urgencia es importante dife-
La presente exposición se propone testimoniar sobre la experien- renciar estos dos conceptos, y a su vez, la articulación de ellos
cia de trabajo en el marco del equipo de Urgencias del Hospital con el de síntoma. Por un lado en la angustia, como afecto que no
Álvarez, dando cuenta de una clínica que se organiza en función engaña y que entendemos como la presentificación de lo real, es
del modo de presentación de algunos pacientes allí. No pretende- posible situar un quiebre para el sujeto, un quiebre que también,
mos universalizar dichas presentaciones, pero sí a partir de un siguiendo la ultima enseñanza de Lacan, muchas veces da cuen-
recorte pensar una lógica de lo que con frecuencia allí se juega. ta de un desanudamiento. Y si bien es cierto que Lacan introduci-
También situar algunas coordenadas que nos han llevado a plan- rá, en el seminario 23, la noción de una angustia que encadena,
tearnos cierto tipo de intervenciones donde corroboramos que el nunca dejará de situar, que la angustia como fenómeno de irrup-
analista es llevado cada vez a ejercitar por lo menos dos cualida- ción da cuenta de la desestabilización de la estructura.
des: “haber llegado al término de su propia urgencia”[i], es decir, En el Seminario 10 Lacan afirma que la angustia “es un fenómeno
haber afrontado para sí mismo las consecuencias del no-todo; y de borde en el campo imaginario del yo”[ii], años más tarde, en el
por otro lado, autorizarse de su posición llevando adelante inter- Seminario 22 contando con la teoría de nudos conceptualizará a
venciones que requieren inventiva y una disposición particular a la angustia como un avance del registro de lo real sobre lo imagi-
poner el cuerpo. nario. En otras palabras, en el fenómeno de la angustia, algo de
lo real se da a ver sin recubrimiento simbólico alterando el orden
UN CASO… de lo imaginario, lo cual a veces se manifiesta en fenómenos don-
Del puro cuerpo al decir                      de la unidad del cuerpo como imagen narcisista vacila; o la reali-
L con 18 años llega al servicio acompañada por su madre tras dad como construcción simbólico-imaginaria pierde transitoria-
haberse cortado la muñeca y llevando múltiples piercings en su mente sus coordenadas.
cuerpo. Sin embargo, en las entrevistas no habla de eso, sino que A la altura del Seminario 22 Lacan propone que la neurosis anuda
define el motivo de su consulta diciendo que lo suyo se trata de un los tres registros por un cuarto eslabón que llama Nombre del
problema de comunicación. Luego surge que es así como desig- padre, Realidad psíquica, o Complejo de Edipo, y por otro lado,
na su madre el problema de L. que un determinado anudamiento no necesariamente se sosten-
Al comienzo del tratamiento L se presenta hablando con un tono drá inalterado por siempre, sino más bien, que la estructura supo-
de voz muy bajo, casi inaudible, aplanada y diciendo que no tiene ne anudamientos y desanudamientos.
nada para contar, que no se le ocurre nada, que se siente aburri- Es posible pensar entonces que en el fenómeno de la angustia la
da. Es sólo a medida que transcurren las entrevistas que la pala- función de anudamiento del Nombre del Padre falla, quizá solo
bra empieza a circular, y puede ubicarse que los cortes y perfora- por un instante, ya que la mayoría de las veces cuando el Sujeto

91
acude a la consulta, algo de la estructura ha respondido anudan- ta de una afectuosa y afectada mirada que se presenta en oposi-
do o estabilizando nuevamente. ción a su verdad fantasmática. En esa oportunidad esta interven-
Desde esta perspectiva situamos que uno de los modos de res- ción posibilitó el pasaje de un acting al discurso, intervención que
puesta a la angustia es el acting out. En el seminario 4 la angustia implica un manejo transferencial y no la interpretación de un dis-
es definida como un “momento de suspensión del sujeto, en un curso que no hay.
tiempo en el que ya no sabe dónde está, hacia un tiempo en el Lacan ha expresado mientras escribía: “los casos de urgencia me
que va a ser algo en lo que ya nunca podrá reconocerse”[iii]. Opo- estorbaban”, y prosigue “Escribo, sin embargo, en la medida en
nemos de este modo, la angustia como un momento de suspen- que creo debo hacerlo, para estar a la altura de esos casos, para
so, al acting out que es definido como la “identificación absoluta formar con ellos un par”[ix]. Efectivamente, si bien nunca se parte
del sujeto con el a al que se reduce”[iv], se trata allí del objeto a del par, es decir, del analista como partenaire del analizante, los
del fantasma, versión paterna y por ende, reanudamiento en los casos de urgencia confrontan con una particular dificultad en la
mismos términos. Esto desliza una indicación clínica valiosa, la instalación de esa condición, y creemos haber fundamentado que
de construir qué sucedió antes de que aparezca el acting como esa dificultad deriva del hecho de que muchos pacientes en la
respuesta, momento de irrupción de la angustia; instante de falla urgencia no llegan representados por significantes sino tomados
de la estructura. por un empuje pulsional que destituye al sujeto, posición que se
Ubicábamos recién al acting out en correlación con el fantasma encuentra en absoluta disyunción con lo simbólico.
en tanto es una mostración del mismo, pero una mostración que Cuando Lacan se refiere a los sujetos que llegan en acting dice
se presenta como una verdad sin sujeto. De allí la dificultad de que se trata de “sostener con la mano para no dejar caer”[x]. Es
implementar intervenciones que den por supuesto un sujeto. El aquí, donde toma su relieve la dimensión de la transferencia en
acting out muestra, devela una verdad de goce, pero el punto a tanto es notable cómo la presencia del analista que aloja al sujeto,
señalar es que esa verdad no deja de ser fantasmática aunque más allá de lo que pueda o no decir, produce efectos en la dismi-
diga, no del sujeto que representa un significante para otro signi- nución de la angustia. ¿Pero que significa tenerse de la mano? ¿A
ficante, sino del sujeto identificado al objeto. Se trata de la puesta qué se refiere Lacan cuando dice “formar un par”?. Más adelante
en juego de la certeza propia del empuje pulsional ofrecida al dirá “Tienen razón, es un acting out, por lo tanto se dirige al Otro,
Otro. “El acting out es esencialmente algo, en la conducta del y si se está en análisis se dirige al analista. Si él ha ocupado este
sujeto, que se muestra. El acento demostrativo de todo acting out, lugar, peor para él. Tiene de todos modos la responsabilidad que
su orientación hacia el Otro, debe ser destacado”.[v] corresponde al lugar que él aceptó ocupar”[xi]. A esto nos refería-
Tanto Freud como Lacan han resaltado que la posibilidad de un mos en la introducción con poner el cuerpo, tender la mano.
psicoanálisis se sostiene de la conjunción de dos elementos: sín- Para finalizar, vale la pena indicar que muchas veces es notable
toma y transferencia. De esto se desprende que el desafío en la dificultad para la instalación de la transferencia analítica. En
estos casos será posibilitar el pasaje del acting out a un síntoma muchos casos asistimos al hecho de que una vez disminuida la
analizable, en palabras de Collete Soler “síntomas y acting out, si angustia, o pasada la urgencia el paciente deja el tratamiento, o
ambos tienen, como hechos de verdad, estructura de ficción, di- que cuando el analista oferta su presencia el paciente la rechaza.
fieren en cuanto al lugar del sujeto: en uno éste es representado, Es preciso destacar que lo que motoriza un análisis es el deseo
en el otro no. El síntoma en efecto constituye su mensaje como de saber; y es claro cuando un sujeto busca desembarazarse de
metáfora y a este título, el sujeto está allí (…).”[vi] su malestar pero no saber sobre su causa. El analista frente a
La dificultad se plantea entonces a nivel de cómo intervenir si no esto responde con su juicio más íntimo y no fuerza a nadie a rela-
habiendo sujeto, no hay análisis posible; cómo generar la puesta cionarse con su inconciente.
en marcha de lo simbólico y lograr que el sujeto consienta que Finalmente, nos servimos de lo que Freud decía en relación a la
sea el analista el que ocupe el lugar del Otro a quien se le dirija un compulsión de repetición: “transformarla en un motivo para recor-
discurso. dar”, ya que nos parece que se puede leer allí que el recordar
implica una decisión subjetiva, para que se quiera recordar debe
EL MANEJO DE LA TRANSFERENCIA encontrarse una causa, y creemos poder traducir allí un deseo de
Lacan dirá en el seminario 10 que el acting out puede ser definido saber.
como la transferencia sin análisis y que entonces se tratará de
cómo domesticar esa transferencia salvaje posibilitando el pasaje
de la actuación al discurso. Freud ya se había encontrado con
esta dificultad que nombró “compulsión de repetición” en tanto NOTAS
aquello que no se recordaba, se actuaba en el vínculo con el ana- [i] LEGUIL, F.: “Reflexiones sobre la urgencia”.En La urgencia. El psicoanalista
lista, en sus palabras:”El principal recurso para domeñar la com- en la práctica hospitalaria.Ed.: Vergara. Pág. 28.
pulsión de repetición del paciente, y transformarla en un motivo [ii] LACAN, J.: “Seminario 10”.Ed: Paidós. Clase 9. Pág.130
para el recordar, reside en el manejo de la transferencia”.[vii] [iii] JLACAN, J.: “Seminario 4”. Ed: Paidós. Clase XIII. Pág 228.
A su vez Lacan dará pocas indicaciones de qué hacer frente al [iv] Idem. Clase 8. Pág. 124.
acting out y más bien destacará cómo no conviene operar con él. [v] Idem. Clase 9. Pág. 136.
Dirá entonces, que no se trata de interpretarlo, aunque éste impli- [vi] SOLER, S.: “El acting out en la cura”. En Finales de análisis. Ed: Manantial.
que un llamado a la interpretación, ni se trata de prohibirlo ya que Pág.99.
aquello solo produciría su reafirmación. Se trata de maniobrar con [vii] FREUD, S. “Recordar, repetir y reelaborar”. Ed: Amorrortu. Tomo XII. Pág.
la transferencia lo que