P. 1
MEMORIAS II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR 22, 23 y 24 de noviembre de 2010

MEMORIAS II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR 22, 23 y 24 de noviembre de 2010

|Views: 7.194|Likes:
Publicado porMariano
TOMO I
PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOPATOLOGÍA
PSICOLOGÍA DEL TRABAJO
PSICOLOGÍA EDUCACIONAL Y ORIENTACIÓN VOCACIONAL
PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL
MUSICOTERAPIA
TOMO I
PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOPATOLOGÍA
PSICOLOGÍA DEL TRABAJO
PSICOLOGÍA EDUCACIONAL Y ORIENTACIÓN VOCACIONAL
PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL
MUSICOTERAPIA

More info:

Published by: Mariano on Dec 13, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/29/2013

pdf

text

original

ISSN 1667-6750

MEMORIAS
II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR
22, 23 y 24 de noviembre de 2010

TOMO I
PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOPATOLOGÍA PSICOLOGÍA DEL TRABAJO PSICOLOGÍA EDUCACIONAL Y ORIENTACIÓN VOCACIONAL PSICOLOGÍA EXPERIMENTAL MUSICOTERAPIA

Universidad de Buenos Aires Facultad de Psicología Secretaría de Investigaciones

Autoridades de la Facultad de Psicología
Decana Vicedecana Nélida C. Cervone Lucía A. Rossi

Secretaria Académica Graciela Cristina Paolicchi Secretario de Investigaciones Martín Juan Etchevers Secretaria de Posgrado Isabel María Mikulic Secretario de Coordinación Administrativa Omar Quiroga Secretario de Extensión, Cultura y Bienestar Universitario Jorge Antonio Biglieri Secretario de Consejo Directivo Osvaldo H. Varela

Consejo Directivo Claustro de Profesores: Titulares Rossi, Lucía Arminda | Fariña, Juan Jorge | Laznik, David Alberto | Sarmiento, Alfredo José | Neri, Carlos Mario | Grassi, Adrián Claudio | Peker, Graciela Mónica | Aisenson, Diana Beatriz Suplentes Seidmann, Susana | Donghi, Alicia Inés | Attorresi, Horacio Félix | Kufa, María Del Pilar | Lombardi, Gabriel Herberto | Stasiejko, Halina Alicia | Papiermeister, Ana María | Ynoub, Roxana Cecilia Claustro de Graduados Titulares Sotelo, María Inés | Quattrocchi, Paula Raquel | Rojas, María Alejandra | Celotto, Ileana Amanda Suplentes Korman, Guido Pablo | Moraga, Patricia Fernanda | Llull Casado, Verónica Gabriela | De La Sovera, Susana Laura Claustro de Estudiantes Titulares Belnicoff, Alexandra | Panigadi, Marcelo | Carre, Esteban | Gasparini, Daniela Suplentes Ricatti, Sol | Speranza, Aluminé | Díaz Fridman, David | Pinus, Denise Representante de APUBA Cabral, Sergio

Ediciones de la Facultad de Psicología - Universidad de Buenos Aires Av. Independencia 3065 - Código Postal C1225AAM Ciudad de Buenos Aires, República Argentina Tel / Fax: (54 11) 4957 5886 Email: secinve@psi.uba.ar

2

Autoridades II Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología XVII Jornadas de Investigación y Sexto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR
Presidente Honoraria Decana Prof. Nélida Cervone Presidente Martín Etchevers

Miembros de la Comisión Organizadora
Coordinador de la Comisión Organizadora Horacio Attorresi Integrantes de la Comisión Organizadora Ana Fernández | Clara Raznoszczyk | Enrique Segura | Inés Sotelo | Mariano Acciardi | Fernando, Ramirez

Miembros del Comité Científico
Psicología Clínica y Psicopatología | Fleischer, Deborah | Godoy, Claudio | Naparstek, Fabián | Pelorosso, Alicia | Quiroga, Susana | Roussos, Andrés Psicología del Trabajo | Ferrari, Liliana | Leibovich, Nora | Zubieta, Elena Psicología Educacional y Orientación Vocacional | Aisenson, Diana | Álvarez, Patricia | Batlle, Silvia | Colombo, María Elena | Elichiry, Nora | Erausquin, Cristina | Legaspi, Leandro | Nakache, Déborah | Perelman, Flora Psicología Social, Política y Comunitaria | Azzollini, Susana | Bazán, Claudia | Corvalán de Mezzano, Alicia | Tajer, Debora | López, Mercedes | Montenegro, Roberto | Seidmann, Susana | Stefani, Dorina Psicología de la Salud, Epidemiología y Prevención | Barcala, Alejandra | Castro Solano, Alejandro | Comes, Yahmila Técnicas y Procesos de Evaluación Psicológica | Aguerri, María Esther | Pano, Carlos | Cassullo, Gabriela | Fernández Liporace, Mercedes | Peker, Graciela | Passalacqua, Alicia Psicología Jurídica | Varela, Osvaldo | Sarmiento, Alfredo | Puhl, Estela Neuropsicología y Psicología Cognitiva | Politis, Daniel | Burin, Débora | Yorio, Alberto Psicoanálisis | Berdullas, Pilar | Delgado, Osvaldo | Laznik, David | Lombardi, Gabriel | Lowenstein, Alicia | Manfredi, Horacio | Muñoz, Pablo | Quiroga, Susana | Rabinovich, Diana | Roussos, Andrés | Rubistein, Adriana | Schejtman, Fabián Historia de la Psicología | Dagfal, Alejandro | Ibarra, Florencia | Kirsch, Ursula | Pavesi, Pablo | Rodríguez Sturla, Pablo | Rossi, Lucía | Falcone, Rosa Psicología del Desarrollo | Duhalde, Constanza | Grassi, Adrián | Oiberman, Alicia | Paolicchi, Graciela Filosofía y Epistemología | Ormart, Elizabeth | Rovaletti, María Lucrecia Musicoterapia | Moreau, Lucía Terapia Ocupacional | Papiermeister, Ana María Estudios Interdisciplinarios y Nuevos Desarrollos | Gutiérrez, Carlos | Korman, Guido | Neri, Carlos | Ynoub, Roxana | Pawlowicz, María Pía

El contenido, opiniones y el estilo de los trabajos publicados, previamente aprobados por el Comité Científico son exclusiva responsabilidad de los autores, y no debe considerarse que refleja la opinión de la Facultad de Psicología de UBA.

3

ÍNDICE DEL TOMO I
PSICOLOGÍA CLÍNICA Y PSICOPATOLOGÍA
TRABAJOS LIBRES LA PSICOTERAPIA PSICOANALITICA DE GRUPO: ESTRATEGIA FACILITADORA DE LA CAPACIDAD LÚDICA DE LOS NIÑOS Bardi, Daniela; Luzzi, Ana María .............................................................................................................................................................19 CONSIDERACIONES TEORICAS SOBRE AGRESION Y VIOLENCIA EN RELACION A LOS PROCESOS DE SIMBOLIZACIÓN Blanda, Elizabeth; Amaya Charras, Juanita Andrea; García, Silvina Lis; Esposito Garcia, Maria Lorena; Millán, Daniela ....................21 CONFLICO PSÍQUICO Y TRATAMIENTO DE LOS PROBLEMAS DE SIMBOLIZACIÓN Bó, María Teresita ...................................................................................................................................................................................23 CREATIVIDAD Y SUBLIMACIÓN EN LA CLÍNICA DE NINOS Y ADOLESCENTES CON PROBLEMAS DE SIMBOLIZACIÓN Bó, María Teresita; Rego, María Victoria .................................................................................................................................................25 SOBRE LA CONFIGURACION SUBJETIVA DE LA LIBERTAD Cantero, Fabiana; Pulice, Gabriel Omar .................................................................................................................................................28 ESTUDIO EXPLORATORIO SOBRE LAS INTERVENCIONES DEL PSICOTERAPEUTA EN GRUPOS DE ORIENTACION A PADRES Carusi, Tatiana; Slapak, Sara ..................................................................................................................................................................30 CUERPOS MARCADOS EN LA EPOCA ACTUAL Castelluccio, Cecilia; Zamorano, Silvia ...................................................................................................................................................32 PSICOANÁLISIS DE NIÑOS, CULTURA Y SOCIEDAD ACTUAL Cervone, Nélida; Quattrocchi, Paula; Mancuso, Stella............................................................................................................................34 LA FUNCIÓN DEL ARQUETIPO DE LA MÁSCARA Y EL USO DE DROGAS EN EL GRUPO ADOLESCENTE Díaz Guiñazú, Rafael Pablo ....................................................................................................................................................................37 GRUPO TERAPÉUTICO CON ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS ENMARCADO EN LOS SERVICIOS DE SALUD ESTUDIANTIL. ESTUDIO DE LA EVOLUCIÓN DE UNA PACIENTE Díaz, Héctor Daniel; Taborda, Alejandra .................................................................................................................................................39 IDEAÇÃO E TENTATIVA DE SUICÍDIO ENTRE ESTUDANTES DE MEDICINA EM UMA CAPITAL DO NORDESTE DO BRASIL Dutra, Elza Maria Do Socorro..................................................................................................................................................................42 IMAGEN CORPORAL Y RIESGO DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN NIÑOS DE 9 A 12 AÑOS: DIFERENCIAS EN FUNCIÓN DEL PESO Elizathe, Luciana; Murawski, Brenda María; Diez, Marina; Salaberry, Paula; Lievendag, Leonora; Barrios, Raul Miguel; Grad Gut, María Alejandra; Rutsztein, Guillermina ..................................................................................................................................................44 TRANSFERENCIA NEGATIVA-REACCIÓN TERAPÉUTICA NEGATIVA COMO OBSTÁCULOS EN LA CLÍNICA Y EL QUEHACER DEL ANALISTA ANTE CADA UNO DE ELLOS Epsztein, Susana.....................................................................................................................................................................................47 RELACIÓN TERAPÉUTICA: SU IMPORTANCIA EN LA PSICOTERAPIA Etchevers, Martin; González, María Magdalena; Sacchetta, Luisina María; Iacoponi, Cristina; Muzzio, Gabriela; Miceli, Claudio Marcelo ....................................................................................................................................................................................................49 EL MALTRATO A LOS PACIENTES ADICTOS INSTITUCIONALIZADOS: REFLEXIONES ACERCA DEL ACCIONAR IATROGÉNICO DE LOS "OPERADORES SOCIO-TERAPÉUTICOS" Fanton, Maximiliano ................................................................................................................................................................................52 INDICADORES TEÓRICO-CLÍNICOS DE CAMBIO PSÍQUICO COMO EFECTO DE LOS TRATAMIENTOS PSICOANALÍTICOS EN NIÑOS CON DIFICULTADES ATENCIONALES Forer, Gisela ............................................................................................................................................................................................55 EL AMOR AL PADRE EN LOS TIEMPOS DE SU DECLIVE Galiussi, Romina .....................................................................................................................................................................................58 GUÍAS CLÍNICAS EN SALUD MENTAL: CONOCIMIENTO, VALORACIÓN Y USO EN EL ÁREA METROPOLITANA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Garay, Cristian Javier; Hornes, Alan; Etenberg, Mariano; D'alessandro, Fabián; Martini, Sabrina .........................................................60

5

PUBERTAD EN TIEMPOS VIOLENTOS Guiñazu, Laura Amelia ............................................................................................................................................................................63 EL SUPUESTO SINDROME ADHD :DOS CASOS CLINICOS Janin, Beatriz; Kahansky, Elsa; Rodríguez Ponte, Mabel; Llanos, Laura Enriqueta; Silver, Rosa ..........................................................65 ESQUEMAS Y CREENCIAS. EL ORIGEN DEL ECLECTICISMO TÉCNICO Y LA INTEGRACIÓN EN TERAPIA COGNITIVA Korman, Guido Pablo ..............................................................................................................................................................................67 SISTEMAS DE CREENCIAS, CULTURA Y RELIGIÓN EN EFECTORES DE LA SALUD MENTAL DE BUENOS AIRES Korman, Guido Pablo; Etchevers, Martin; Sarudiansky, Mercedes; Rosales, Ma. Guadalupe; Simkin, Hugo Andrés; Oeyen, Isabel ........69 LAS RELACIONES DE PAREJA HOY Lago, Adriana; Arana, Fernan..................................................................................................................................................................71 LA CLÍNICA CON FAMILIAS: UNA ACTUACIÓN ÉTICA López De Martín, Silvia Roxana ..............................................................................................................................................................73 ESTUDIO DESCRIPTIVO DE TECNODEPENDENCIA EN SUJETOS DE 12 A 30 AÑOS Luque, Leticia Elizabeth; Gómez, Raúl Angel; Gonzalez Verheust, Maria Cristina .................................................................................76 EL DESEO DEL ANALISTA EN LA CLINICA CON NIÑOS Martinez Liss, Mariana ............................................................................................................................................................................78 LA EXPERIENCIA DE SER MADRE EN MUJERES CUYAS PAREJAS SON INFÉRTILES Maux, Ana Andrea; Gurgel, Fernanda Fernandes ...................................................................................................................................80 LOS SÍNTOMAS DEPRESSIVOS Y CUESTIONES RELACIONADAS COM SUEÑO EM LOS ANCIANOS Melo, Romulo; Silva, Hermesson Daniel Medeiros Da; Eulalio, Maria Do Carmo; Leão, Isis .................................................................82 CONSIDERACIONES SOBRE MATERIAL CLÍNICO DE PACIENTES ADICTOS A DROGAS Milán, Teresita Ana ..................................................................................................................................................................................84 TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y CULTURA Murawski, Brenda María..........................................................................................................................................................................86 AUTISMO, ESCRITURA Y ESTRUCTURACIÓN SUBJETIVA Orlievsky, Gerardo D. ..............................................................................................................................................................................89 ANALISIS CUANTITATIVO Y CUALITATIVO DE SUCESOS DE VIDA TRAUMATICOS EN ADOLESCENTES VIOLENTOS Quiroga, Susana Estela; Cryan, Glenda .................................................................................................................................................92 EVOLUCION DE LA DEPRESION EN PADRES DE ADOLESCENTES VIOLENTOS EN EL DISPOSITIVO GRUPO DE TERAPIA FOCALIZADA PARA PADRES- GTFP Quiroga, Susana Estela; Perez Caputo, Maria Del Carmen; Grubisich, Griselda; Colugio, Alicia; Cryan, Glenda .................................95 EVALUACIÓN DE PROCESOS PSICOTERAPEUTICOS PSICOANALÍTICOS GRUPALES. REVISIÓN DE CODIGOS ANALÍTICOS Ramos, Laura; Carusi, Tatiana; Canale, Valeria; Slapak, Sara ...............................................................................................................98 APLICACIÓN DE LA “CLASIFICACIÓN DE PACIENTES ADICTOS A DROGAS” EN LA CASUÍSTICA DE UN SERVICIO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA Ressia, Iris Del Valle; Milán, Teresita Ana; De Gregorio, Martha Elena; Sanchez, Maria De Los Angeles ...........................................100 VACIO Y PSICOSOMATICA: ¿PADECIMIENTO DE NUESTRA ÉPOCA? Romero, Roberto Raul...........................................................................................................................................................................103 PSICOPRAXIOLOGÍA Y CONSENTIMIENTO INFORMADO: DILEMAS ÉTICOS, DEONTOLÓGICOS Y LEGALES EN LA IMPLEMENTACIÓN DE LA NORMA Salandro, Claudio; Hermosilla, Ana Maria; Losada, Cecilia Marcela ....................................................................................................105 A LA LUZ DE LA POESÍA San Miguel, Tomasa ..............................................................................................................................................................................107 HÁBITO: ESTILO, CARÁCTER E INHIBICIÓN Santinelli, Estefania Oriana ...................................................................................................................................................................109 MOTIVOS DE CONSULTA MÁS FRECUENTES EN EL SERVICIO DE SALUD MENTAL INFANTO-JUVENIL DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS JOSÉ DE SAN MARTÍN Schuh, Maria Del Carmen; Zan, Fernando; Vázquez, Natalia .............................................................................................................. 111 EL PAPEL DE LAS INSTITUCIONES COMO SOPORTE DE LAS FAMILIAS EN SITUACION DE VULNERABILIDAD PSICOSOCIAL Seoane, Silvina Claudia; Cella, Lucía; Freidin, Fabiana ....................................................................................................................... 113

6

ANSIEDAD, DEPRESIÓN Y RELIGIOSIDAD EN POBLACIÓN JUDÍA Simkin, Hugo Andrés ............................................................................................................................................................................. 115 LAS HERMANAS PAPIN: LA LOCURA DE LAZOS EN PERMANENTE RUPTURA Smith, Maria Celeste ............................................................................................................................................................................. 117 O BRINCAR DAS CRIANÇAS DE ABRIGO: UM ESTUDO DE CASO BRASILEIRO Therense, Munique................................................................................................................................................................................ 119 CUESTIONARIO PARA PADRES: UNA MODALIDAD DIAGNÓSTICA DE LA SITUACIÓN PARENTOFILIAL Toranzo, Elena; Sanchez, Mariela Emilce .............................................................................................................................................121 UNA INVESTIGACIÓN PSICOANALÍTICA ACERCA DE NIÑOS Y NIÑAS CON QUE MANIFIESTAN DIFICULTADES ATENCIONALES. RELACIÓN DEL MATERIAL CLÍNICO DE NIÑOS Y PADRES. ANÁLISIS DE RESULTADOS Y CONCLUSIONES Untoiglich, Gisela...................................................................................................................................................................................124 TIPOS DE APEGO A LA MADRE EN ADOLESCENTES MUJERES CON TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA Vega, Veronica; Roitman, Denise; Barrionuevo, José; Moncaut, Natalia Sabrina; Tocci, Romina; Sanchez, Magali Luz; Cibeira, Alicia Susana .........................................................................................................................................................................................126 PROCESOS IMAGINATIVOS Y SIMBOLIZACIÓN GRÁFICA EN NIÑOS CON PROBLEMAS DE APRENDIZAJE Wald, Analía ..........................................................................................................................................................................................129 INTERVENCIONES TEMPRANAS EN LA CLÍNICA CON NIÑOS PEQUEÑOS Woloski, Elena Graciela; Silver, Rosa; Vardy, Inés; Tkach, Carlos Eduardo .........................................................................................131 RESÚMENES PERFECCIONISMO Y SU RELACIÓN CON EL DESEMPEÑO ACADÉMICO EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS Arana, Fernan; Miracco, Mariana; Traiber, Liliana; Keegan, Eduardo...................................................................................................137 EL DESALOJO DE LA ADOLESCENCIA. EL PSICOANALISIS, UN LUGAR POSIBLE Damonte, María Paula; Villegas, Valeria Hilda ......................................................................................................................................137 PROGRAMA DE INVESTIGACION SOBRE EL ESTILO PERSONAL DEL TERAPEUTA: UNA REVISIÓN Garcia, Fernando; Fernandez Alvarez, Héctor ......................................................................................................................................138 VERIFICAÇÃO DA PREVALÊNCIA DO TRANSTORNO DE PERSONALIDADE ANTI-SOCIAL NOS USUÁRIOS DOS CENTROS DE ATENÇÃO PSICOSSOCIAL PARA ALCOOLISTAS E DROGADISTAS (CAPS-AD) DE NATAL-RN Madruga, Beatriz; Almeida, Arthemis; Sales, Eleni; Sousa, Heloísa Karmelina Carvalho De; Dantas De Medeiros, Blenda Carine; Rodrigues Paiva Da Rocha, Hannia Roberta ........................................................................................................................................138 LA FAMILIA DE ADOLESCENTES CON TRASTORNOS ALIMENTARIOS. COMPARACIÓN DE LA PERCEPCIÓN QUE PRESENTAN DISTINTOS MIEMBROS DE LA FAMILIA Maglio, Ana Laura..................................................................................................................................................................................139 PROYECTO MULTICENTRICO DILEMA: TÉCNICA DE LA REJILLA SU USO PARA LA EVALUACIÓN EN PSICOTERAPIA Maristany, Mariana; Fernandez Alvarez, Hèctor....................................................................................................................................139 ¿CÓMO AFRONTAN LAS MUJERES EL MALTRATO POR PARTE DE SU PAREJA? Miracco, Mariana; Keegan, Eduardo .....................................................................................................................................................140 PSICOTERAPIA BASADA EN LA EVIDENCIA: CONSIDERACIONES PARA UN TRATAMIENTO EMPÍRICAMENTE VÁLIDO Moretti, Luciana Sofía............................................................................................................................................................................140 APORTES DE LA CLÍNICA CON NIÑOS AL TRATAMIENTO DE ADULTOS CON DÉFICIT DE BORDE Rizzi, María; Sommer, María Fernanda; Gugliotta, Maria De La Paz; Procacci, Maria Soledad; Belmonte, Flavia; Blutrach, Zulema; Hernandez, Gisela-andrea; Schverdfinger, Julieta; Juni, Silvia Mariela; Tomé, Marcelo ......................................................................141 AFRONTAMIENTO Y PERFECCIONISMO EN LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS Scappatura, María Luz; Rutsztein, Guillermina .....................................................................................................................................141 CREATIVIDAD Y CLÍNICA PSICOANALÍTICA Tausk, Juan ...........................................................................................................................................................................................142 NEGOCIACIÓN, MEDIACIÓN Y PSICOANÁLISIS. CONCEPTOS Y COMPETENCIAS PARA UNA PRÁCTICA PROFESIONAL Tausk, Juan ...........................................................................................................................................................................................142 POSTERS LOVE-BASED RELATIONSHIP AND SUICIDE ATTEMPT IN ADOLESCENCE: A MATTER OF UN(LOVE) Azevedo, Ana Karina; Dutra, Elza Maria Do Socorro ............................................................................................................................145

7

VALORACIÓN DE CONOCIMIENTOS PARA EL APRENDIZAJE DEL ROL PROFESIONAL EN LA PRÁCTICA PRE-PROFESIONAL DE PSICOLOGÍA EN EL CONTEXTO SALUD Y SANITARISTA Costa, Andrea Maricel; Ferrero, Dina Gricelda; Gentes, Gladys; Gigante, Costansa; Wortley, Ana Carolina ......................................150 DIVERSIDAD EN LOS TRATAMIENTOS DE LA DEPRESIÓN E ITINERARIOS TERAPÉUTICOS González, María Magdalena .................................................................................................................................................................152 PROTOINFERENCIAS FORMULADAS POR PSICÓLOGOS Y MÉDICOS EN FORMACIÓN EN SALUD MENTAL Leibovich De Duarte, Adela S.; Huerin, Vanina; Torricelli, Flavia; Zanotto, Marcela; Garay, Cristian Javier; Rubio, Maria Eugenia ....154 ESTUDIO EVOLUTIVO TRANSVERSAL DE LOS PUNTAJES DEL EATING DISORDER INVENTORY (EDI-2) EN ESTUDIANTES MUJERES DE ESCUELAS SECUNDARIAS Leonardelli, Eduardo; Scappatura, María Luz; Diez, Marina; Estefan, Tatiana; Grad Gut, María Alejandra .........................................155 NIÑOS CON MALA CONDUCTA ESCOLAR ¿UN VÍNCULO INDISOLUBLE? Mastellone, Gabriela Inés; Zukerfeld, Sofía ..........................................................................................................................................156 EL USO DE PSICOTRÓPICOS: CONOCER PARA INTERVENIR Sanz De Alvarez, Patricia Elizabeth; Oliveira, Rochelle; Alencar, Anuska ............................................................................................158

PSICOLOGÍA DEL TRABAJO
TRABAJOS LIBRES HERRAMIENTAS PARA LA PSICOLOGÍA DEL TRABAJO BRINDADAS POR LA TEORÍA DE MAURIZIO LAZZARATO Burbano, Johanna .................................................................................................................................................................................161 FACTORES PREDICTORES DEL BIENESTAR PSICOLÓGICO EN UNA MUESTRA ARGENTINA Cordoba, Esteban; Ceccarini, Eliana.....................................................................................................................................................162 DEL VOLUNTARISMO INSTITUYENTE A LA GESTIÓN DEL CAMBIO ORGANIZACIONAL. LA EXPERIENCIA DEL SECTOR METALMECÁNICO DEL GRAN ROSARIO Cornejo, Hernán ....................................................................................................................................................................................165 VALORES Y ACTIVIDADES Dominguez, Daniel Alberto; Alonso, Horacio Jorge; Galeano, Patricia Silvia........................................................................................167 MOTIVACIÓN DE LOS ESTUDIANTES AVANZADOS PARA SOSTENER SIMULTÁNEAMENTE PRÁCTICAS LABORALES Y FORMATIVAS. EL CASO DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA Echeverría, Julieta; Pacenza, Maria Inés ..............................................................................................................................................169 EMPLEABILIDAD EN PERSONAS CON DISCAPACIDADES SENSORIALES. RESULTADOS DE UNA ESTRATEGIA EXPERIMENTAL EN EL DESARROLLO DE COMPETENCIAS EN LA CATA DE ACEITE DE OLIVA Farah, Beatriz ........................................................................................................................................................................................172 LAS ORGANIZACIONES GENERIZADAS. LA PERSPECTIVA DE GÉNERO EN ACCIÓN EN EL MUNDO DE LAS ORGANIZACIONES Gaba, Mariana Raquel ..........................................................................................................................................................................174 DE TRABAJADORA A GERENTE: LOS CASOS DE DOS MUJERES QUE GERENCIAN EMPRESAS RECUPERADAS EN COLOMBIA Huertas, Olga Lucia ...............................................................................................................................................................................176 LA INFLUENCIA DEL SEXO Y LOS ESTEREOTIPOS EN LAS ACTITUDES HACIA MUJERES LÍDERES Lupano Perugini, María Laura; Castro Solano, Alejandro .....................................................................................................................178 SINDROME DE BURNOUT EN UNA MUESTRA DE DOCENTES DE ESCUELAS PRIMARIAS PÚBLICAS DE LA CIUDAD DE ROSARIO. POSIBLES LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN A SEGUIR Mandolesi, Melisa; Quiroga, Victor Fabian; Cattaneo, María Romina; Bonantini, Carlos .....................................................................179 LA IMPORTANCIA DE LOS ESTUDIOS DE SCREENING EN LA EVALUACIÓN DE LA VULNERABILIDAD PSICO-SOCIO-LABORAL Quiroga, Victor Fabian; Bonantini, Carlos; Cattaneo, María Romina; Mandolesi, Melisa .....................................................................181 ATUAÇÃO PROFISSIONAL DO PSICÓLOGO NO SISTEMA PRISIONAL Santos, Márcia.......................................................................................................................................................................................184 PERCEPCIONES DE JUSTICIA Y SEXISMO EN EL LUGAR DE TRABAJO Vaamonde, Juan Diego .........................................................................................................................................................................185

8

EL ROL DEL PSICOLOGO DEL TRABAJO EN EL DESARROLLO EMPRENDEDOR: QUIEN ES UN EMPRENDEDOR? Vinocur, Paula; Kuchevasky, Sandra .....................................................................................................................................................188 RESÚMENES CLIMA LABORAL EN ORGANIZACIONES PÚBLICAS. LA CONSTRUCCIÓN DE UN INSTRUMENTO DE MEDICIÓN Hermida, Paula Daniela; Day, Ana; Castro, Lorena; Claudio Hector, Alonzo ........................................................................................193 LIDERAZGO TRANSACCIONAL Y ESTILOS PARA EDUCAR Kertész, Roberto; Lopez Alonso, Alfredo Oscar; Luege, Luciana..........................................................................................................193 EL ACOSO PSICOLÓGICO EN EL TRABAJO: ABORDAJES Y PERSPECTIVAS Loguzzo, Hector Anibal..........................................................................................................................................................................194 ¿QUE BUSCAN LAS NUEVAS “GENERACYONES” EN SUS TRABAJOS? APORTES DESDE UNA MIRADA DE LA PSICOLOGIA DEL TRABAJO Palacio, Carlos; Frenkiel, Alejandro; Rodriguez, Mayda Celeste ..........................................................................................................194 LA TECNOLOGÍA DE LA COLABORACIÓN: LOS SUJETOS EN RED DE CAMBIO Ponce, Matias Federico .........................................................................................................................................................................195 EFECTOS PSICOLÓGICOS DEL TRABAJO INFANTIL - LA CONSTRUCCIÓN DE LA SUBJETIVIDAD Ranieri, Lorena Elizabeth ......................................................................................................................................................................195 LA LÓGICA DEL MIEDO Y LA GRAMÁTICA DEL ASEDIO Sauaya, Dulce .......................................................................................................................................................................................196 ACOMPANHAMENTO DO ESTÁGIO PROBATÓRIO DE SERVIDORES TÉCNICO-ADMINISTRATIVOS: REMOÇÃO OU RESOLUÇÃO DO CONFLITO? Soares Dantas, Lara..............................................................................................................................................................................196 EL VALOR DEL TRABAJO COMO ORDENADOR DE LOS ROLES FAMILIARES Taborda, Andrea Bibiana .......................................................................................................................................................................197 POSTERS NECESIDADES DE LOGRO Y AFRONTAMIENTO. UN ESTUDIO EN GRADUADOS DE LA UNCUYO (1995 - 2000) Aguirre, Jimena Isabel Petrona; Aparicio, Miriam Teresita; Marsollier, Roxana Graciela ......................................................................201 EVALUACIÓN DEL DESEMPEÑO LABORAL DE LOS GRADUADOS DE LA FACULTAD DE CIENCIAS DE LA EDUCACIÓN DE LA UNIVERSIDAD CATÓLICA DE SANTIAGO DEL ESTERO Carreras, María Paula; Campisi, Andrea Paola.....................................................................................................................................202 RIESGOS PSICOSOCIALES DE LOS TRABAJADORES Ferrari, Liliana Edith; Filippi, Graciela Leticia; Cebey, María Carolina; Trotta, María Florencia ............................................................204 DE LA PSICOTECNIA AL PSICODIAGNÓSTICO Y DE LA ORIENTACIÓN PROFESIONAL A LA ORIENTACIÓN VOCACIONAL. BREVE HISTORIA DE LA PSICOLOGÍA APLICADA AL ÁREA LABORAL EN ARGENTINA: 1925-1957 Ibarra, Maria Florencia ..........................................................................................................................................................................205 LAS EXPECTATIVAS DE REALIZACIÓN PERSONAL FRENTE AL DESGASTE PROFESIONAL UN ESTUDIO DESDE LA INTEGRACIÓN METODOLÓGICA Marsollier, Roxana Graciela; Aparicio, Miriam Teresita; Aguirre, Jimena Isabel Petrona ......................................................................207 RESÚMENES DE POSTERS CARACTERÍSTICAS DE LA INTERFAZ TRABAJO-FAMILIA Y SU ECOEVALUACIÓN Leibovich, Nora; Schufer, Marta Leonor; Schmidt, Vanina; Aranda Coria, Elizabeth; Gonzalez, María Alejandra; Molina, María Fernanda ..................................................................................................................................................................................... 211

9

PSICOLOGÍA EDUCACIONAL Y ORIENTACIÓN VOCACIONAL
TRABAJOS LIBRES LAS TAREAS DE APRENDIZAJE EN EL AULA. LA OBSERVACIÓN COMO PROCEDIMIENTO DE ABORDAJE Aguilera, María Soledad; Bono, Adriana; Boatto, Yanina Elizabet ........................................................................................................215 ACERCA DE LAS VALORACIONES DE JÓVENES QUE PARTICIPARON EN EL PROGRAMA DE ORIENTACIÓN “TRANSICIÓN: TERMINANDO LA ESCUELA SECUNDARIA Y ANTICIPANDO MI FUTURO” Aisenson, Diana; Virgili, Natalia Alejandra; Siniuk, Diego Rubén; Polastri, Graciela Elisa; Rivero, María Lorena; Rivarola Britez, María Del Rocío; Schwarcz, Johanna; Palma Arce, Carolina ...............................................................................................................217 JÓVENES ESCOLARIZADOS: EL PESO DEL CONTEXTO ESCOLAR Y DEL GÉNERO EN SU TRAYECTORIA EDUCATIVA, SUS INTENCIONES DE FUTURO Y LA CENTRALIDAD DEL TRABAJO Aisenson, Gabriela; Legaspi, Leandro; Valenzuela, Viviana; Duro, Lorena; Lavatelli, Lucía; De Marco, Mariana; Moulia, Lourdes; Bailac, Karina Soledad; Celeiro, Romina; Del Re, Valeria ....................................................................................................................219 IMPORTANCIA DE LA INFORMACIÓN EDUCATIVA Y LABORAL EN LOS PROCESOS DE ORIENTACIÓN VOCACIONAL Albelo, Carolina; Ponti, Liliana...............................................................................................................................................................223 FORMAS DE SIMBOLIZACIÓN Y NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO CON PÚBERES Y ADOLESCENTES Alvarez, Patricia; Cantú, Gustavo..........................................................................................................................................................225 DE LA PRESENTACIÓN A LA REPRESENTACIÓN ¿MITOS SOBRE LA UNIVERSIDAD? Angellotti, Carla Eugenia; Xantakis, Ines; Zampella, Liiana Maria; Rey, Barbara .................................................................................228 MEDIAÇÂO E ALFABETIZAÇÃO:UM ESTUDO EXPLORATÓRIO Azevedo, Cleomar .................................................................................................................................................................................230 APRENDIENDO A ENSEÑAR PSICOLOGÍA: TENDENCIAS Y DESAFÍOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN ROL Basualdo, María Esther; García Labandal, Livia Beatriz; Ortega, Gabriela; Meschman, Clara Liliana ................................................232 A PERCEPÇÃO DO ADOLESCENTE SOBRE A INFLUÊNCIA DA FAMILIA NA ESCOLHA PROFISSIONAL Batista Silva, Marcos Antonio; Munhoz Puglisi, Maria Luiza .................................................................................................................235 ACTIVIDADES DE LECTURA Y ESCRITURA ACADÉMICAS. ALGUNAS DIFICULTADES Benítez, Sebastián Matías.....................................................................................................................................................................237 ¿QUE VALORAN LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS DE LA ACCIÓN DOCENTE? Bono, Adriana; Macchiarola, Viviana; Vianco, Ana María .....................................................................................................................239 EL AMBIENTE INSTITUCIONAL EN LAS PRÁCTICAS DE APRENDER EN LA ESCUELA MEDIA Calvet, Monica Susana..........................................................................................................................................................................242 ATENDIENDO AL MALESTAR DOCENTE. PRESENTACIÓN DE UN DISPOSITIVO DE INTERVENCIÓN Cambón, Verónica; De León, Darío.......................................................................................................................................................244 DESDE EL DISCURSO DE LOS DOCENTES: LA PUESTA EN TELA DE JUICIO DE LA DIMENSIÓN ENSEÑANTE DE LA ESCUELA Cambón, Verónica; Rebour, Martín; Bentancor, Gabriela .....................................................................................................................246 ADULTOS Y ADOLESCENTES: HABITAR EL MUNDO ENTRE LAS TRANSFORMACIONES E INCERTIDUMBRES Caminos, Myriam Ruth; Cabrera, Mauricio Luis ....................................................................................................................................248 LECTURA Y TOMA DE APUNTES EN ESCENARIOS CONTRASTANTES DE LA FORMACIÓN DOCENTE Cartolari, Manuela; Carlino, Paula; Rosli, Natalia .................................................................................................................................250 INCLUSIÓN ESCOLAR Y EDUCACIÓN ESPECIAL: ¿UN ENCUENTRO POSIBLE? Casal, Vanesa; Lofeudo, Silvina ............................................................................................................................................................254 EXPECTATIVAS Y PREOCUPACIONES DE INGRESANTES A LA FACULTAD DE ODONTOLOGÍA RESULTADOS PRELIMINARES Castaldo, Rosa Inés; Sarubbi De Rearte, Emma; Murhell, Anabel Nayle; Chirre, Adrián Eduardo ......................................................257 SISTEMA DE CATEGORÍAS PARA EL ANÁLISIS DE LA COLABORACIÓN ENTRE PARES EN TAREAS DE CONSTRUCCIÓN CON BLOQUES Castellaro, Mariano Andrés; Dominino, Martín ......................................................................................................................................260 LA ORIENTACIÓN COMO ESTRATEGIA DE INTERVENCIÓN EN LA ELABORACIÓN DE PROYECTOS CON ADULTOS MAYORES Y PERSONAS CON DISCAPACIDAD DESDE LA ARTICULACIÓN DE LOS MODELOS TEÓRICO OPERATIVO EN ORIENTACIÓN E INTEGRAL DE PREVENCIÓN Castignani, María Laura; Ciano, Natalia................................................................................................................................................262

10

LA CONSTRUCCIÓN DEL RIESGO EDUCATIVO: EL LUGAR DEL SUJETO DEL APRENDIZAJE Castilla, Graciela; Anahi Ayelen, Marcovich; Bulfon, Pablo ...................................................................................................................265 EQUIDAD Y ORIENTACIÓN: EL DESAFÍO DEL SEGUIMIENTO DE LOS JÓVENES EGRESADOS Cha, Rita Teresita; Ruiz, María Eugenia; Gómez, María Noelia; Bogarín, Fabián Marcelo; Gallardo, Jéssica; Brhel, Nadia Marina...267 FORMACIÓN PARA LA INSERCIÓN PROFESIONAL DEL PSICÓLOGO EN EL CONTEXTO ESCOLAR Compagnucci, Elsa Rosa; Cardós, Paula Daniela ................................................................................................................................270 PRUEBA DE LECTURA CRÍTICA EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS QUE AVANZARON AL PRIMER AÑO DE LA CARRERA ELEGIDA Curone, Gladys; Pabago, Gustavo; Martìnez Frontera, Laura Celia; Colombo, Maria Elena; Alcover, Silvina Mariela ........................272 LA SUBJETIVIDAD DEL ALUMNO REPITIENTE DE LA EDUCACIÓN SECUNDARIA De La Barrera, Eduardo; De Haes, Fernando; Piretro, Marta; Grabina, Darío; Hirch, Lucas; Bonvillani, Rosana Carolina .................274 EL PSICOLOGO EN EL CONTEXTO ESCOLAR: FORMACIÓN Y PRÁCTICA PROFESIONAL Denegri, Adriana; Fabbi, María Victoria; Lescano, Maia; Palacios, Adriana .........................................................................................276 "LO COMÚN" EN LA ESCUELA. IMAGENES PARA PENSAR A PARTIR DE UNA INVESTIGACION Di Scala, Maria ......................................................................................................................................................................................278 ANÁLISIS DE NARRATIVAS DE AGENTES PSICOEDUCATIVOS: DISPOSITIVOS Y MODALIDADES DE ABORDAJE DE LAS VIOLENCIAS EN CONTEXTOS ESCOLARES Dome, Carolina; Confeggi, Solange Xoana; Lopez, Ariana...................................................................................................................280 CONSIDERACIONES TEÓRICAS Y DECISIONES METODOLÓGICAS PARA EL ESTUDIO DE LOS PROCESOS DE INTERACCIÓN EN CLASES UNIVERSITARIAS Dominino, Martín; Castellaro, Mariano Andrés ......................................................................................................................................283 “NO ELEGÍ LA ESPECIALIDAD”. INCIDENCIA DE LAS TRAYECTORIAS ESCOLARES EN EL INGRESO A LA UNIVERSIDAD Duarte, María Elena ..............................................................................................................................................................................285 APORTES TEÓRICOS PARA PENSAR EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO DE ADOLESCENTES Durán, Alejo ...........................................................................................................................................................................................287 NUEVAS MODALIDADES DE SIMBOLIZACIÓN LIGADAS AL USO DE LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS EN EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO DE PÚBERES Y ADOLESCENTES Durán, Alejo ...........................................................................................................................................................................................289 APRENDIZAJE SITUADO: NUEVAS INSTANCIAS DE FORMACIÓN ESCOLAR Y PROCESOS DE SENTIDO Elichiry, Nora; Regatky, Mariela .............................................................................................................................................................292 MODELOS MENTALES EN LA INTERVENCIÓN SOBRE SITUACIONES-PROBLEMA DE LA PRÁCTICA DOCENTE EN LA FORMACIÓN DE PROFESORES EN DOS UNIVERSIDADES: FORTALEZAS Y NUDOS CRÍTICOS Erausquin, Cristina; Basualdo, María Esther; Beraldo, D. Vanina; Aune, Sofía ....................................................................................294 LA INVESTIGACIÓN COMO HERRAMIENTA DE INTERVENCIÓN EN EL DISPOSITIVO PEDAGÓGICO DE UNA PRÁCTICA PROFESIONAL Erausquin, Cristina; Fainblum, Alicia; Edgar, Lucas ..............................................................................................................................298 EL “ÁGORA” COMO UN DISPOSITIVO EN LA FORMACIÓN DE PSICÓLOGOS EN ESCENARIOS EDUCATIVOS: ENFOQUE CLÍNICO SITUACIONAL Espinel Maderna, María Cecilia; Centurión Espinosa, Victoria Florencia; Pavolink, José Luis; Peralta, Luciano Oscar; Valdivia Torres, Kelly Annabell; Valiña, María Belén..............................................................................................................................301 CURRICULUM OCULTO EN CONTEXTOS UNIVERSITARIOS: ANÁLISIS CENTRADO EN LA TRANSMISIÓN IMPLICITA DE VALORES Esteva, Pablo; Ormart, Elizabeth Beatriz ..............................................................................................................................................303 “EL CASO DE UN PUEBLO: UNA REFERENCIA PARA EL CONTRASTE”. JÓVENES Y TRAYECTORIAS EDUCATIVAS EN LA UNIVERSIDAD DESDE UN ENFOQUE SOCIO-ANTROPOLÓGICO Falavigna, Carla Haydeé .......................................................................................................................................................................305 REPRESENTAÇÕES SOCIAIS DE JOVENS BRASILEIROS E AFRICANOS SOBRE SUCESSO E SOBRE FRACASSO Franco Barbosa Puglisi, Maria Laura; Edison De Queiroz, Paulo; Avigo Ferreira, Creusa ...................................................................308 PROCRASTINACIÓN Y ANSIEDAD FRENTE A LOS EXÁMENES EN ESTUDIANTES DE PSICOLOGÍA DE LA UNC Furlan, Luis; Piemontesi, Sebastian Eduardo; Illbele, Alejandro; Sanchez Rosas, Javier ....................................................................310 TEORÍAS IMPLÍCITAS DE LA INTELIGENCIA EN ESTUDIANTES DE QUINTO A SÉPTIMO GRADO DE UN COLEGIO DEL MUNICIPIO DE GIRÓN, SANTANDER Galvis Aparicio, Mayra Juliana; Cala Rueda, Maria Lucia; Adarve Palacio, Sandra Milena .................................................................312 LA ORIENTACIÓN EDUCATIVA Y LABORAL FRENTE A LA INEQUIDAD: LOGROS Y NUEVOS DESAFÍOS Gavilán, Mirta Graciela; Cha, Rita Teresita; Quiles, Cristina Haydeé....................................................................................................314

11

ARTE Y PROFESIÓN: UN ACERCAMIENTO DESDE LO VOCACIONAL Gimenez Gigon, María Lourdes ............................................................................................................................................................317 ESPACIOS DE PRÁCTICAS: PROFESORES DE PSICOLOGÍA EN FORMACIÓN Y SUS CONCEPCIONES DE ENSEÑAR González, Daniela Nora ........................................................................................................................................................................319 ADMISIÓN Y DESEMPEÑO ACADÉMICO DE ESTUDIANTES QUE PARTICIPAN EN UN DISPOSITIVO PEDAGÓGICO ORIENTADO A LA ALFABETIZACION ACADÉMICA DE ASPIRANTES A INGRESO A LA FACULTAD DE PSICOLOGÍA (2009) EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA Gonzalez, Gloria Isabel .........................................................................................................................................................................322 LOS DEBERES ESCOLARES EN EL MARCO DE LAS RELACIONES ESCUELA -FAMILIA. ESTUDIO REALIZADO EN PRIMER CICLO DE SECUNDARIA EN MONTEVIDEO (URUGUAY) Gonzalez, Maria Del Lujan ....................................................................................................................................................................323 NOTAS AL MARGEN EN UN TEXTO SOBRE LA VIOLENCIA: SOBRE EL VIVIR-JUNTOS EN LA ESCUELA PENSAR DESDE LA PSICOLOGÍA HACIA LA EDUCACIÓN Greco, María Beatriz .............................................................................................................................................................................324 TRANSFORMACIONES DE LA PRODUCCIÓN DISCURSIVA EN LA CLÍNICA PSICOPEDAGÓGICA CON NIÑOS Grunberg, Débora..................................................................................................................................................................................327 PROYECTO IDENTIFICATORIO Y ESCRITURA EN LA ADOLESCENCIA Grunin, Julián Nicolás............................................................................................................................................................................328 ADOLESCENCIA Y FORMAS ACTUALES DE SIMBOLIZACIÓN Grunin, Julián Nicolás; Dieguez, Analia.................................................................................................................................................331 GRUPO DE PADRES. UNA APROXIMACIÓN CLÍNICA Hamuy, Erica Nadia ...............................................................................................................................................................................333 LAS IDEAS INFANTILES SOBRE EL DERECHO A LA INTIMIDAD Y EL CONTEXTO ESCOLAR Horn, Axel César; Helman, Mariela .......................................................................................................................................................335 LA FORMACIÓN DEL PSICÓLOGO: PROBLEMATIZACIÓN DEL CONCEPTO DE COMPETENCIA Iglesias, Irina; Scharagrodsky, Carina Judith; Szychowski, Andrés; Tarodo, Paula Verónica ...............................................................338 CONCEPCIONES DE DOCENTES DE NIVEL PRIMARIO DE LA ZONA ANDINA RIONEGRINA ACERCA DE LAS VARIEDADES LINGÜÍSTICAS EN LA ESCUELA Iparraguirre, María Sol...........................................................................................................................................................................340 UNA MIRADA COGNITIVA DE LA INTERVENCION EN PROBLEMAS DE APRENDIZAJE Iturrioz, Graciela ....................................................................................................................................................................................343 LA ELECCION VOCACIONAL EN ADOLESCENTES CON DISCAPACIDAD AUDITIVA Jerez, Adriana........................................................................................................................................................................................345 INTERVENCIONES EDUCATIVAS Y DESARROLLO DE HABILIDADES SOCIALES EN TRASTORNOS DEL ESPECTRO AUTISTA UN ESTUDIO DESDE EL MARCO DE LA TEORÍA DE LA ACTIVIDAD HISTÓRICO-CULTURAL DESARROLLADA POR ENGESTRÖM Larripa, Martin .......................................................................................................................................................................................347 LAS CATEGORÍAS DE TIEMPO Y ESPACIO EN HISTORIA Y CIENCIAS SOCIALES Lasso, Ruben Francisco ........................................................................................................................................................................351 EL APORTE DE LAS PRÁCTICAS DE INTEGRACIÓN ESCOLAR A LA INCLUSIÓN EDUCATIVA: EL TRABAJO EN EQUIPO COMO CONDICIÓN NECESARIA Lerman, Gabriela ...................................................................................................................................................................................353 LA TRANSMISIÓN DE LA ÉTICA EN EL AULA UNIVERSITARIA Levy Daniel, Gabriela; Navès, Flavia Andrea ........................................................................................................................................355 APRENDIZAJE EN LA VEJEZ. FUNDAMENTOS TEÓRICOS Y POSIBILIDADES Lombardo, Enrique ................................................................................................................................................................................357 LAS ESCUELAS DE RECUPERACIÓN: UNA MIRADA SOBRE SUS ALUMNOS A PARTIR DE LA ACTIVIDAD CON VIDEOJUEGOS López Broggi, Olga Liliana ....................................................................................................................................................................359 UN MUNDO DESAPERCIBIDO DESDE LA MIRADA ADULTA: EL TRATAMIENTO DE LAS DIFERENCIAS EN LAS RELACIONES JUVENILES EN ESCUELAS MEDIAS López, Carlos Javier; D'aloisio, Florencia .............................................................................................................................................363 RECUPERAR EL ROL DOCENTE EN EL ESCENARIO ESCOLAR López, Gilda Liliana ...............................................................................................................................................................................365

12

HACIA UNA MIRADA MÁS PROFUNDA EN PROBLEMAS DE LECTOCOMPRENSIÓN EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS Luzar, Noelia..........................................................................................................................................................................................367 OBSERVACIONES DE EDUCADORES Y PSICÓLOGOS ACERCA DE LA IMPLEMENTACIÓN DE UN INSTRUMENTO DE COMUNICACIÓN INTERINSTITUCIONAL Luzzi, Ana María; Simari, Cecilia Carla; Prado, María Belén; Freidin, Fabiana; Padawer, María .........................................................369 SUBJETIVIDADE E FORMAÇÃO DE PROFESSORES Maia De Oliveira, Rosa Maria; Lima Scoz, Beatriz Judith .....................................................................................................................371 ESCRITURA EN CORREO ELECTRÓNICO: ¿QUÉ PIENSAN LOS ADOLESCENTES? Mansilla Díaz, María Guadalupe; Grosso, María Eugenia ....................................................................................................................373 LAS FUENTES DEL DIBUJO DE LA FIGURA HUMANA SEGÚN NIÑOS EN EDAD ESCOLAR: MODELO VIVO, FOTOGRAFÍA, DIBUJO-MODELO Y LA PROPIA MENTE Márquez, María Silvina; Echenique, Monica .........................................................................................................................................374 LA CONSTRUCCIÓN COGNITIVA EN DISTINTAS MODALIDADES ESCOLARES Martín, Diana; De Pascuale, Rita Liliana ...............................................................................................................................................377 EL PROCESO DE APRENDIZAJE EN EL NIVEL MEDIO Martin, Laura Cecilia..............................................................................................................................................................................379 PERSPECTIVA ESTUDIANTIL SOBRE LAS FORMAS DE ENSEÑAR EN EL NIVEL MEDIO Marzolla, María Elena............................................................................................................................................................................382 CONSIDERACIONES DE LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS AVANZADOS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE MAR DEL PLATA RESPECTO DE LAS CARACTERÍSTICAS DE LA FORMACIÓN UNIVERSITARIA Mazzetti, María Silvina ..........................................................................................................................................................................384 AUTOEFICACIA ACADÉMICA Y SU RELACIÓN CON LAS EMOCIONES POSITIVAS Y NEGATIVAS EN INGRESANTES UNIVERSITARIOS Medrano, Leonardo ...............................................................................................................................................................................386 ANÁLISIS DE FACTORES ASOCIADOS A EMOCIONES POSITIVAS Y NEGATIVAS EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS Medrano, Leonardo; Vilte Ferrero, Emanuel .........................................................................................................................................389 INTELIGENCIA EMOCIONAL Y CALIDAD DE VIDA PERCIBIDA EN ESTUDIANTES DE EDUCACIÓN SUPERIOR Mikulic, Isabel Maria; Crespi, Melina; Albornoz, Ona; García Labandal, Livia Beatriz; Caruso, Agostina; Aruanno, Yanina; Marcos, Melisa ....................................................................................................................................................................................................391 LA FILIACIÓN EDUCATIVA: TRANSMISIÓN E INSCRIPCIÓN INSTITUCIONAL Miná, Verónica Inés; Wettengel, Luisa ..................................................................................................................................................393 VÍNCULO EDUCATIVO EN CONTEXTOS DE ENCIERRO. EFECTOS DEL NO-SABER EN LA INTEGRACIÓN Molina, Yesica........................................................................................................................................................................................396 PROYECTO DE VOLUNTARIADO UNIVERSITARIO: LOS JÓVENES Y SU INSERCIÓN EDUCATIVA Y/O LABORAL ESTRATEGIAS PARA SU ACOMPAÑAMIENTO Montauti, Elsa Elena; Sansone, Cristina; Bory, Gabriela Susana; Tricio, Emilia Susana......................................................................398 CREENCIAS DE LOS ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS SOBRE LA INTELIGENCIA Moreno Castro, Angélica Liset; Higuera Cogua, Dorelly; Becerra Álvarez, Delcy Rocío ......................................................................400 LAS RELACIONES INTERGENERACIONALES ENTRE ADULTOS Y ADOLESCENTES EN LA CONVIVENCIA ESCOLAR ACTUAL Muné, Leticia; Silva, Sonia Maria De Los Milagros; Ferroni, María Ester; Penecino, Elida ..................................................................402 MODELOS MENTALES DE INTERVENCIÓN Y APRENDIZAJE SITUADO PRIMERAS INDAGACIONES EN DOCENTES UNIVERSITARIOS VALENCIANOS Muñoz Cancela, Cecilia .........................................................................................................................................................................404 NUEVAS TECNOLOGÍAS, VIEJOS DEBATES: LA TRADICIÓN ESCOLAR A LA LUZ DE LAS PANTALLAS Muñoz Cancela, Cecilia .........................................................................................................................................................................406 LAS CONCEPCIONES INFANTILES SOBRE LA INTELIGENCIA: Musci, María Cecilia ..............................................................................................................................................................................409 MOTIVOS EN LA ELECCIÓN DE CARRERA Y LA INFLUENCIA DE LOS DOCENTES EN LAS EXPECTATIVAS DE ACTUACIÓN PROFESIONAL Naigeboren Guzmán, Marta; Caram, Gladys; Bordier, María Silvina; Ledesma, Ines Maria; Gil De Asar, Mariana ............................. 411 APRENDIZAJES, PRÁCTICAS Y SABERES INFANTILES MEDIADOS POR JUEGOS EN PANTALLAS Nakache, Débora; Pierri, Carla..............................................................................................................................................................414

13

LO COMPLEJO Y LO SINGULAR EN LOS INICIOS DE LA PROFESIÓN DOCENTE Nanni, Silvina Inés; Pico, Maria Laura; García, María Virginia..............................................................................................................417 FAMÍLIA E CONTRIBUIÇÃO NA CONSTITUIÇÃO DE LEITORES Nogueira Da Silva Moroto, Edna; Munhoz Puglisi, Maria Luiza ............................................................................................................419 EL USO DE LA “BIOGRAFÍA ESCOLAR” COMO UN FACILITADOR PARA EL APRENDIZAJE CON SENTIDO DE LA PSICOLOGÍA DEL DESARROLLO Pennella, Maria......................................................................................................................................................................................421 LA ORIENTACIÓN VOCACIONAL Y EL EGRESO EN LA CARRERA DE PSICOLOGIA Peralta, Valentín Arcadio .......................................................................................................................................................................425 BÚSQUEDA DE INFORMACIÓN EN BIBLIOTECAS VIRTUALES EN SITUACIONES DE ENSEÑANZA CONTRASTANTES Perelman, Flora .....................................................................................................................................................................................427 NIVEL DE VOCABULARIO EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS DE PSICOLOGÍA. ANÁLISIS PRELIMINAR Piacente, Telma; Fernicola, Alfredo; Piatti, Vanesa ...............................................................................................................................430 LA RELACIÓN NUMERACIÓN HABLADA - NUMERACIÓN ESCRITA EN CONTEXTOS ESCOLARES DE APRENDIZAJE DE UNA SEGUNDA LENGUA. AVANCES DE UN ESTUDIO EN CURSO Ponce, Augusto Héctor; Wolman, Susana ............................................................................................................................................432 APRECIACIONES DE LOS ESTUDIANTES ACERCA DE LA REORIENTACIÓN VOCACIONAL COMO APOYO EN LA TOMA DE DECISIONES Ponti, Liliana; Sanchez Malo, Araceli; Luján, Silvia; Nieva, María Eugenia; Cervetto, Jimena .............................................................435 LA SEGMENTACIÓN DE LA PALABRA EN NIÑOS DE ESCOLARIDAD PRIMARIA Querejeta, Maira ....................................................................................................................................................................................437 CONFLICTOS ENTRE PARES EN LA ESCUELA MEDIA. RECONSTRUYENDO LOS SENTIDOS DE GÉNERO QUE PERMEAN LAS RELACIONES JUVENILES Quiroga Martin, Mariana Soledad; Silva, Verónica Soledad..................................................................................................................440 EXPLORANDO LA COMPRENSION DE UN TEXTO CIENTIFICO SIN PUNTUACION Raventos, Marta Elena ..........................................................................................................................................................................442 FUNCION DE LA PUNTUACION EN LA DEMARCACION SINTACTICA Y EL TRATAMIENTO INFERENCIAL DE LOS DATOS: UNA APORTACION EMPIRICA Raventos, Marta Elena ..........................................................................................................................................................................444 REPRESENTACIONES DE TRABAJO, ESTUDIO Y FUTURO EN ALUMNOS UNIVERSITARIOS SU RELACIÓN CON EL PROYECTO VOCACIONAL - OCUPACIONAL. RESULTADOS PRELIMINARES Re, Nancy; Casasnovas, Antonio; Pereira De Lucena, Julia.................................................................................................................447 ANÁLISIS DE LAS TRANSFORMACIONES EN LOS PROCESOS DE SIMBOLIZACIÓN DE NINOS Y PÚBERES CON PROBLEMAS DE APRENDIZAJE DURANTE EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO Rego, María Victoria ..............................................................................................................................................................................449 INTERVENCIONES DOCENTES EN SITUACIONES DE LECTURA COMPARTIDA EN CONTEXTO DE APRENDIZAJE DE LAS CIENCIAS SOCIALES Ripoll, Paola; Vélez, Gisela ...................................................................................................................................................................451 DOCENCIA Y PRODUCCIÓN DE SUBJETIVIDAD: AUTONOMIA Y GESTIÓN COLECTIVA Rivera, Laura Beatriz .............................................................................................................................................................................454 ORIENTACIÓN VOCACIONAL EN LOS ESTUDIOS DE POSGRADO Romero, Horacio ...................................................................................................................................................................................456 O AUTOCONHECIMENTO SEU IMPACTO NA APRENDIZAGEM E A AUSÊNCIA PATERNA Rosa, Lais..............................................................................................................................................................................................459 PRACTICAS DE LECTURA EN DOCENTES DE ESCUELA SECUNDARIA Rotstein De Gueller, Berta; Bollasina, Valeria Laura .............................................................................................................................461 LA REPRESENTACIÓN SOCIAL DEL ALUMNO ANTES Y DESPUES DE LA PRÁCTICA DOCENTE Sagastizabal, María; Pidello, María Amelia ...........................................................................................................................................463 SUPERACIÓN DE DIFICULTADES ACADÉMICAS EN ALUMNOS DEL SEGUNDO CICLO DE LA CARRERA DE PSICOLOGÍA DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE TUCUMÁN (UNT) Saleme, Hilda; Nazur, María Angélica; Corlli, Marcela Alejandra ..........................................................................................................465

14

CONSTRUCCIÓN DE PROYECTOS LABORALES DE JÓVENES ESCOLARIZADOS: CARACTERÍSTICAS PERSONALES DE INICIATIVA Sansone, Cristina; Solano, María Lila; Batlle, Silvia; Vidondo, Marcela; Nuñez, Maria Clara; Maldonado, Silvia Teresa; Dueñas, María De Las Mercedes; Bory, Gabriela Susana; Kaliman, Fanny Ruth...............................................................................................468 FORMACIÓN DEL PSICÓLOGO: EL CONCEPTO DE “COMPETENCIA” EN EL MARCO DE LAS ACTUALES REFORMAS CURRICULARES Scharagrodsky, Carina Judith; Szychowski, Andrés..............................................................................................................................470 TRANSFORMACIONES PSÍQUICAS EN EL TRATAMIENTO PSICOPEDAGÓGICO: INVESTIGACIONES EN CURSO Schlemenson, Silvia ..............................................................................................................................................................................473 ESTUDO DA PERCEPÇÃO DOS PAIS SOBRE O ATENDIMENTO DOS FILHOS NA CLÍNICA-ESCOLA DE PSICOPEDAGOGIA Siqueira De Andrade, Márcia; Santos Veiga, Carolina ..........................................................................................................................475 MOTIVOS Y SENTIDOS DEL ESTUDIO EN EL INGRESO A LA UNIVERSIDAD Stasiejko, Halina; Pelayo Valente, Jessica Loreley; Krauth, Karina Edelmys; González, Angel Felipe; Tristany, Rogelio Santiago ....481 UNA EXPERIENCIA PEDAGÓGICA ACERCA DE LA CONSTRUCCIÓN DE UN PROBLEMA PSICOEDUCATIVO Sulle, Adriana; Astinza, Silvia ................................................................................................................................................................483 EL DOCENTE DE NIVEL INICIAL FRENTE A LOS PROCESOS DE INCLUSIÓN DE NIÑOS CON NECESIDADES EDUCATIVAS DERIVADAS DE LAS DISCAPACIDADES Talou, Carmen; Borzi, Sonia Lilián; Sánchez Vazquez, María José; Escobar, Silvana María; Gómez, María Florencia; Hernandez Salazar, Vanesa.....................................................................................................................................................................................486 EXPERIENCIA DE FLOW EN EL TRABAJO DE DOCENTES UNIVERSITARIOS Tezón, Mariana; Mesurado, Belén .........................................................................................................................................................488 LA FORMULACION DE PREGUNTAS: UNA ESTRATEGIA PARA PROFUNDIZAR LA COMPRENSION LECTORA EN LA UNIVERSIDAD Torre, Valeria Alejandra .........................................................................................................................................................................490 VÍNCULO Y ESCENAS EDUCATIVAS. LA FICCIÓN EDUCATIVA COMO OPORTUNIDAD PARA LA INFANCIA Toscano, Ana Gracia .............................................................................................................................................................................492 AUTORES PREDOMINANTES EN ASIGNATURAS PSICOANALITICAS EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE SAN LUIS: UN ANALISIS BIBLIOMETRICO Vázquez Ferrero, Sebastián ..................................................................................................................................................................495 REFLEXIONES EN TORNO AL CAMPO DE CONOCIMIENTO DE LA PSICOPEDAGOGÍA Ventura, Ana Clara ................................................................................................................................................................................497 ESTILOS DE APRENDIZAJE Y RENDIMIENTO ACADÉMICO EN ESTUDIANTES DE CIENCIAS SOCIALES E INGENIERÍAS Villamizar Acevedo, Gustavo Alfonso ....................................................................................................................................................499 RELACION ENTRE TEORÍAS IMPLÍCITAS DE LA INTELIGENCIA Y RENDIMIENTO ACADÉMICO EN ESTUDIANTES DE SECUNDARIA Villamizar Acevedo, Gustavo Alfonso; Gayon Valle, Liliana ..................................................................................................................502 PRÁCTICAS DE APRENDIZAJE EN VIDEOJUEGOS: POSIBILIDADES Y DESAFÍOS Zagdanski, Damian................................................................................................................................................................................504 PRODUCIENDO NUEVAS ESCENAS PEDAGÓGICAS. UN PROYECTO DE INCLUSIÓN ESCOLAR EN LA PROVINCIA DE SANTA CRUZ Zagdanski, Damian................................................................................................................................................................................506 RESÚMENES PROYECTO DE VIDA DE UN GRUPO DE ADOLESCENTES DE LA ESCUELA MEDIA Aguilar Rivera, Maria Del Carmen; Requejo, Adela Isabel .................................................................................................................... 511 LAS RELACIONES INTERSUBJETIVAS EN INSTITUCIONES DEL NIVEL MEDIO Y SU VINCULACIÓN CON LA CONSTRUCCIÓN DEL RIESGO EDUCATIVO Castilla, Graciela; Bulfon, Pablo; Anahi Ayelen, Marcovich ................................................................................................................... 511 PROCESOS PSICOEDUCATIVOS Y PARTICIPACIÓN. VIDA COTIDIANA EN EDUCACIÓN ESCOLAR Y NO-ESCOLAR Chardón, María Cristina; Bottinelli, María Marcela ................................................................................................................................512 SOBRE LA HISTORIA DE LA EDUCACIÓN ESPECIAL EN ARGENTINA Eichenbronner, David ............................................................................................................................................................................512 INGRESANTES A LA CARRERA DE PSICOLOGÍA DE LA UNLP: DISCURSO Y CONTEXTO EN LA CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO UNIVERSITARIO A TRAVÉS DE LA ESCRITURA Fedeli, Cristina Inés ...............................................................................................................................................................................513

15

DESCRIPCIÓN DE LAS TEORÍAS IMPLÍCITAS SOBRE LA INTELIGENCIA EN DOCENTES DE LA UNIVERSIDAD PONTIFICIA BOLIVARIANA DE BUCARAMANGA Guzmán Moreno, Silvia Tatiana; Romero Velàsquez, Laura Cristina ....................................................................................................513 ESCENARIOS VIRTUALES.TIEMPO Y NARRACIÓN EN LA EXPERIENCIA CLÍNICA Kachinovsky, Alicia ................................................................................................................................................................................514 UNA PROPUESTA DE CAPACITACIÓN DOCENTE PARA OPTIMIZAR EL APRENDIZAJE EN CONTEXTOS DE POBREZA Oros, Laura Beatriz; Ghiglione, María Eva; Menghi, María Soledad.....................................................................................................514 PRÁCTICAS FORMATIVAS EN PSICOLOGÍA DEL TRABAJO. APROPIACIÓN DE MODELOS DE TRABAJO EN DIVERSOS SISTEMAS DE ACTIVIDAD Panizzo, Alejandra Carolina ..................................................................................................................................................................515 ¿CÓMO SE LEE Y SE ESCRIBE PARA APRENDER LAS ASIGNATURAS DE LA ESCUELA SECUNDARIA? HACIA UN ESTADO DEL ARTE Roni, Carolina; Rosli, Natalia; Carlino, Paula ........................................................................................................................................515 CONCEPCIONES DE INTELIGENCIA EN LA PRÁCTICA PSICOPEDAGÓGICA: EL DIAGNÓSTICO DE SUJETOS CARACTERIZADOS COMO DEFICIENTES MENTALES Sipes, Marta ..........................................................................................................................................................................................516 CONSTRUYENDO LA INCLUSIÓN ESCOLAR DE LOS NIÑOS PEQUEÑOS Talou, Carmen; Borzi, Sonia Lilián; Hernandez Salazar, Vanesa; Escobar, Silvana María ...................................................................516 LA SIGNIFICACIÓN DEL OTRO EN LA LECTURA: UN CASO DE PARÁLISIS CEREBRAL Viera, Andrea .........................................................................................................................................................................................517 ESCENARIOS NARCISÍSTICOS DEL TRABAJO DE LA PARENTALIDAD Wettengel, Luisa ....................................................................................................................................................................................517 EL COMPLEJO TEMA DE LAS SUBJETIVIDADES EMERGENTES-EN EMERGENCIA EN LA INSTITUCION ESCOLAR: EL CASO DE LOS/LAS NIÑOS/AS INMIGRANTES Zelaya, Gloria ........................................................................................................................................................................................518 POSTERS ANÁLISIS DE LAS CARACTERÍSTICAS DE CLASES DICTADAS POR DOCENTES DE CIENCIAS EXACTAS CON DIFERENTES NIVELES DE EXPERTICIA EN LA UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO Borgobello, Ana; Peralta, Nadia ............................................................................................................................................................521 LAS COMPETENCIAS DEL “DOCENTE IDEAL”. ANÁLISIS DE LAS -PERCEPCIONES DE ALUMNOS EN UNIVERSIDADES PÚBLICAS, PRIVADAS Y MILITARES D'alessio, Antonella; Becerra, Luciana .................................................................................................................................................522 OPINIONES DE LOS ESTUDIANTES AVANZADOS DE LA UNMDP SOBRE SU FORMACIÓN PROFESIONAL Echeverría, Julieta; Pacenza, Maria Inés ..............................................................................................................................................523 PERFIL ACADÉMICO DE ESTUDIANTES DE PSICOLOGÍA DE LA UNR. UN ESTUDIO LONGITUDINAL DE LA COHORTE 2006 Espinosa, Andrea; Jové, Isabel; Coria, Marcela María..........................................................................................................................524 PRUEBA BREVE PARA EVALUAR EL NIVEL LECTOR Ferreres, Aldo; Casajús, Andrea; China, Nancy ....................................................................................................................................525 ABANDONO UNIVERSITARIO - ESTRATEGIAS DE INCLUSION Gavilán, Mirta Graciela; Quiles, Cristina Haydeé; Villalva, Adriana; Tejo, Mabel Cristina; Di Meglio, Mariela Silvina; De Ortuzar, Maria Victoria; Castignani, María Laura; Ruiz, María Eugenia; Ciano, Natalia; Salas, Maria Belen; Gómez, María Noelia; Brhel, Nadia Marina .........................................................................................................................................................................................527 INCENTIVO DEL CONFLICTO SOCIOCOGNITIVO Y SUS EFECTOS EN EL APRENDIZAJE DE CONOCIMIENTOS ACADÉMICOS Peralta, Nadia; Borgobello, Ana ............................................................................................................................................................529 RENDIMIENTO ACADEMICO Y PERSONALIDAD EN NIÑOS Rovella, Anna Teresa; Solares, Enrique ................................................................................................................................................530 NIVEL DE EXPERTICIA Y RENDIMIENTO GRUPAL EN INTERACCIONES GRUPALES COLABORATIVAS Terroni, Nancy Noemi ............................................................................................................................................................................532 UN ANÁLISIS COMUNICACIONAL EN GRUPOS COLABORATIVOS DE TRABAJO Terroni, Nancy Noemi ............................................................................................................................................................................534

16

Psicología Clínica y Psicopatología

LA PSICOTERAPIA PSICOANALÍTICA DE GRUPO: ESTRATEGIA FACILITADORA DE LA CAPACIDAD LÚDICA DE LOS NIÑOS
Bardi, Daniela; Luzzi, Ana María Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
RESUMEN Se presentan los resultados parciales de una beca maestría en curso que tiene como objetivo el estudio descriptivo del juego de niños entre 6 y 8 años en el contexto de la psicoterapia psicoanalítica grupal. El interés surge a partir del trabajo en el Servicio de Psicología Clínica de Niños, dependiente de la segunda cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa de la Facultad de Psicología de la UBA, asistencia clínica que se enmarca en la Teoría de las Relaciones Objetales. Desde este marco teórico, el juego es considerado un indicador de salud mental en los niños y como el modo privilegiado de expresión simbólica en la niñez, es decir, como medio de comunicación de fantasías, deseos y experiencias. Para el estudio se emplean estrategias cuanti-cualitativas. Los primeros resultados destacan la importancia de la continuidad y estabilidad del encuadre terapéutico para el despliegue de la capacidad simbólica de los niños; al mismo tiempo, se observa que el dispositivo grupal favorece que niños con inhibiciones en dicha capacidad, al cabo de un año de psicoterapia comiencen a desarrollarla de modo incipiente. Palabras clave Grupo Juego Encuadre Niños ABSTRACT GROUP PSYCHOANALYTIC PSYCHOTHERAPY: FACILITATOR STRATEGY OF THE PLAYFUL CAPACITY OF THE CHILDREN Partial results of a Master scholarship in progress are presented; its goal is the descriptive study of play in 6 to 8 years old children within the context of the group psychoanalytic psychotherapy. The interest emerges from the work in a Clinical Assistance Unit of the Second Chair of Psychoanalysis: British School, at the School of Psychology of the University of Buenos Aires. From this theoretical frame, the play is considered a health mental indicator in children, and as a privileged way of symbolic expression in childhood, that is, as a communication media of fantasies, desires and experiences. Quanti-qualitative strategies are used for this study. The first results emphasize the importance of continuity and stability of the therapeutic framework for the display of children symbolic ability; at the same time, it is observed that group device helps that children with inhibitions in mentioned ability, start to develop it in an incipient way after a year of psychotherapy. Key words Group Play Framework Children

decir, el niño comunica a través del juego fantasías, deseos y experiencias (Klein, 1926), que permiten hacer activo lo vivido pasivamente, tal como postuló S Freud en “Más allá del principio de placer” (1921) en relación al juego de su nieto. En el SPCN se privilegia la psicoterapia psicoanalítica grupal para la asistencia de los niños, recuperando de algún modo las experiencias hospitalarias de las décadas del 60’ y 70’, cercenadas luego por la dictadura militar. Desde la cátedra se consideró pertinente probar la eficacia y actualidad de la Teoría de las Relaciones Objetales en general y de la psicoterapia psicoanalítica de grupo en particular, para encarar los conflictos de los niños y de sus familias desde los inicios de la década de los 90’ hasta la actualidad (Luzzi, 2009). Es pertinente aclarar que en el SPCN se asiste a una población sin cobertura de salud, que se encuentra en condiciones de extrema vulnerabilidad psicosocial. La asistencia clínica a una población con estas características potencia la necesidad de estudiar las estrategias implementadas para su tratamiento. En esta presentación el foco de la investigación es el juego de los niños en el contexto de la psicoterapia psicoanalítica de grupo, durante un período de un año de tratamiento. METODOLOGÍA Para el estudio de la actividad lúdica de los niños se conformó una muestra de 10 niños que integran grupos de psicoterapia psicoanalítica. El material de análisis son los registros observacionales textuales de sesiones de psicoterapia psicoanalítica grupal de niños, efectuados por los observadores no participantes. Para el análisis se utilizan estrategias metodológicas probadas en sucesivas investigaciones[i]. El primer paso consiste en el análisis cualitativo de los registros mediante la 13° versión del Manual de Códigos creado por el equipo de investigación para tal fin. El manual está conformado por “Familias de códigos”, y éstas a su vez por diferentes categorías. En esta investigación se seleccionaron 7 familias de códigos por su pertinencia para el análisis de la actividad lúdica. Éstas son: “Juegos”, “Dibujo”, “Verbalizaciones”, “Relación con terapeuta”, “Relación entre pares”, “Tipos de acción” y “Encuadre Terapéutico”. La codificación consiste en fraccionar el corpus textual de cada registro observacional en segmentos a los que se asigna uno o más códigos (Slapak et al., 2004). Por ejemplo: un niño toma plastilina de la caja de juegos y moldea una persona a la que llama “Gustavo, un vecino que molesta”. De acuerdo con las familias de códigos seleccionadas, esta viñeta sería codificada como “Juego/ de moldeado”, “Verbalización/ fantasía referida a juego”. Luego del proceso de codificación de las sesiones, se vuelcan los códigos de cada paciente en una matriz. La matriz es un cuadro de doble entrada, en cuyo eje vertical figuran los códigos y en el horizontal se enumeran las sesiones analizadas. Esta plantilla individual permite observar claramente el proceso seguido por cada paciente, confeccionar hipótesis y visualizar los cambios. RESULTADOS En este trabajo nos centraremos en dos familias de códigos en particular: “Juego” y “Relación entre pares”. Para efectuar un análisis empírico del proceso terapéutico, es ineludible hacer referencia al marco que permite el desarrollo del proceso, es decir, la familia: “Encuadre terapéutico”. Los componentes del encuadre son: día y horario (tiempo), el consultorio (lugar), el equipo terapéutico a cargo del grupo de niños - conformado por un terapeuta y un observador no participante- , la caja de juegos y los pares que conforman el grupo. Por consiguiente, se considera ataque o ruptura del encuadre a las acciones que significan transgresión de las normas que regulan el tratamiento, referidas al espacio, al horario, al uso del material y a las pautas de relación con los pares y con el equipo terapéutico. La familia de códigos “Relaciones entre pares”, permite analizar las modalidades de relación entre los compañeros de grupo. En el SPCN los grupos psicoterapéuticos son mixtos y se conforman por rango etario, no pudiendo existir entre los niños una diferencia de edad mayor de dos años.

En este trabajo se presentan resultados parciales de una investigación beca UBACyT de maestría en curso que tiene como objetivo principal efectuar un estudio descriptivo del juego de niños entre 6 y 8 años de edad en el contexto de la psicoterapia psicoanalítica grupal. Nuestro interés surge del trabajo continuo en el Servicio de Psicología Clínica de Niños (SPCN), dependiente de la segunda cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa de la Facultad de Psicología de la UBA. La asistencia y la investigación se enmarcan en la Teoría de las Relaciones Objetales. Desde este marco teórico, el juego es considerado un indicador de salud mental en los niños (Klein, 1929), entendiendo que constituye el medio privilegiado de expresión simbólica en la niñez; es

19

Al considerar la Familia “Encuadre Terapéutico”, los primeros resultados indican que aquellos niños que presentan discontinuidad en el encuadre a lo largo del período estudiado - ausencias reiteradas y/o llegadas tarde- restringen la capacidad lúdica observada en las primeras sesiones. Por el contrario, niños que presentan restricciones importantes para el juego al inicio tratamiento, comienzan a desarrollarlo cuando se conserva la regularidad de la psicoterapia. Respecto a la familia “Relación entre pares”, se observa que la modalidad de relación más frecuente en las primeras sesiones -desde la 1º hasta la 4º o 5º según el caso- es: “colaboración” e “indiferencia”. En los últimos meses del período estudiado, se observa “hostilidad”, “rechazo”, “desafío”, “complicidad” y “oposicionismo”, alternando con “colaboración” auténtica (relación entre pares/colaboración). Respecto a la diferencia de género, se observa que las niñas evidencian mayor dificultad para relacionarse con sus pares, en especial en la vinculación con los varones. Los niños que presentan inhibición en el juego, en la relación con sus pares mantienen una modalidad de “adhesión”, plegándose a lo que otro integrante propone, pero siempre en una relación “de a dos” o de díada. Para esta presentación y a modo de ejemplo nos centraremos en un niño de la muestra que presenta restricciones en el desarrollo de la capacidad lúdica en las primeras sesiones analizadas. Este niño al que llamaremos Pablo, de 7 años de edad, es derivado por la escuela por serias dificultades en el aprendizaje y agresividad ocasional con sus compañeros. En las sesiones 1 y 2[ii], Pablo realiza acciones con los materiales de la caja que otros niños han utilizado y dejan. Por ejemplo, toma un auto y lo arrastra por el piso, un avión y lo hace volar; estas acciones no constituyen un juego, y tampoco son preliminares al despliegue lúdico. Se puede pensar que constituyen una exploración de los materiales que utilizaron anteriormente sus pares. En las sesiones 3 y 4, Pablo comienza a realizar un juego compartido, ante una propuesta de sus pares que Pablo acepta. Realizan un juego dramático que consiste en una guerra entre dos bandos de animales, en el cual Pablo “debe dejarse perder”, ya que su compañero le indica que su bando pierde. A simple vista, parece un juego creativo entre dos niños, pero Pablo sólo hace lo que le indican. Este juego es abruptamente interrumpido, ya que Pablo no puede sostener en el tiempo esta actividad. En estas sesiones se observa una alternancia entre juegos compartidos, generalmente con el mismo compañero, y acciones que implican ruptura del encuadre, como apagar y prender la luz o escribir con una tiza en el vidrio de la ventana. En las sesiones 5 y 6, Pablo se acopla a la propuesta lúdica de un compañero de grupo, siempre manteniendo una relación de “a dos”, y comienzan a aparecer conjuntos de acciones y verbalizaciones genuinas que demuestran el despliegue de su capacidad simbólica, aunque de manera rudimentaria. En la sesión 7 realiza una actividad que constituye la primera expresión simbólica espontánea de sus fantasías: dibuja en el pizarrón flores, un animal, el diablo, un hombre con una bolsa de paltas que Pablo define como un “chorro”. Cuando un compañero expresa que quiere utilizar el pizarrón, Pablo busca hojas en la caja de juegos para continuar dibujando en un lugar apartado del consultorio. Realiza numerosas verbalizaciones sobre sus dibujos, que permiten vislumbrar la expresión simbólica de fantasías persecutorias. En la sesión 8 Pablo realiza juegos individuales, codificados como juegos imitativos a partir de la actividad lúdica de sus compañeros: arrastra un camión o moldea plastilina “siguiendo” la actividad de algunos de sus pares. Del mismo modo, en esta sesión Pablo se acopla a los ataques al encuadre que proponen sus pares, como prender y apagar la luz. En la sesión 9 Pablo está ausente. En la sesión 10 Pablo y sus compañeros se pelean por la cantidad de hojas para cada uno, ya que todos quieren dibujar. Pablo se pelea físicamente con un compañero por este motivo. La relación entre pares colaboradora observada en las primeras sesiones analizadas, vira a hostil-rechazante y a desafiante en esta sesión. De igual manera, cambia la modalidad de relación con el terapeuta. Dibuja en varias oportunidades en el pizarrón, realiza acciones que constituyen ataques al

encuadre y utiliza lenguaje soez para descargar sus emociones hostiles. En esta sesión, sus compañeros realizan juegos y acciones compartidas, en las que Pablo queda excluido. Al final de la sesión, Pablo es el único que ayuda a guardar los materiales. En la sesión 11 Pablo evidencia estar molesto por la incorporación de un niño al grupo. Desde el inicio de la misma, realiza acciones que son codificadas como ataques al encuadre, al mismo tiempo que desafía y amenaza a otros niños (relación entre pares/ oposicionismo, desafío). Realiza dibujos en el pizarrón tomando como modelo elementos de la caja, como un avión. Luego, Pablo realiza acciones y un juego compartido de tipo dramático consistente en una guerra entre dos bandos: los viejos pacientes contra los nuevos. En este juego compartido, Pablo propone a sus compañeros reglas y condiciones que regulan el juego. ALGUNAS CONCLUSIONES FINALES El análisis cualitativo de las sesiones a partir del trabajo de codificación del corpus textual aplicando las familias de códigos seleccionadas, y la posterior confección de la matriz de cada niño de la muestra, indica una fuerte incidencia de la continuidad y estabilidad del encuadre en el despliegue de la capacidad lúdica. Niños que desarrollan juegos genuinos en las primeras sesiones, cuando se reintegran luego de reiteradas ausencias presentan dificultades para desarrollar su capacidad lúdica. A la inversa, niños con fuertes inhibiciones en el juego que concurren regularmente a la psicoterapia, comienzan a desarrollar su capacidad lúdica en curso del primer año de psicoterapia psicoanalítica grupal. En los niños con restricciones en el juego se observa asimismo que el dispositivo grupal, el espacio terapéutico construido y compartido con otros niños, favorece el despliegue lúdico. Melanie Klein entiende que las inhibiciones del juego obedecen a la actuación de intensos sentimientos de culpa, producto de la severidad del superyó primitivo que conduce a una restricción, en diferente grado, de la vida de fantasía (Klein, 1929). Donald Winnicott resalta el valor comunicacional del juego y la importancia de proveer en la psicoterapia las condiciones facilitadoras para el desarrollo de la capacidad lúdica de los niños. De acuerdo con estos autores, las intervenciones del terapeuta han de delimitar el encuadre o marco del proceso terapéutico y permitir la resolución de las ansiedades, de modo de facilitar la restauración del placer en el juego por la liberación de la energía utilizada para mantener la represión. Considerando el caso clínico presentado, se observa que un niño con restricciones en el juego y en el aprendizaje comienza a realizar acciones que más adelante constituirán un juego verdadero, a partir de la propuesta de sus compañeros de grupo. De alguna manera, los compañeros del grupo funcionan como un “sostén” en el cual este niño primero se adhiere, luego se apoya y más adelante opone resistencia y se afirma. Las intervenciones del terapeuta -que en este trabajo no han sido consideradas- se focalizan en delimitar el marco del proceso y en el análisis de “las transferencias”.

NOTAS El análisis cualitativo de las sesiones permite detectar un proceso de cambio en la capacidad lúdica de este niño que es concomitante con el cambio en la relación con sus compañeros dentro del dispositivo grupal. [i] P062 “Cambio psíquico: caracterización psicopatológica, proceso psicoterapéutico y contexto psicoeducativo: un estudio de escolares de hogares pobres” Directora Sara Slapak. P051” Evaluación de cambio psíquico de niños en psicoterapia psicoanalítica.” (Programación UBACyT 2004-2007) Directora: Sara Slapak. [ii] Se analiza la 3º sesión de cada mes por considerar que se trata de un lapso razonable para evaluar posibilidades de cambio. Por la tanto, la sesión 1 es la tercera sesión del primer mes de psicoterapia; la sesión 2 es la tercera sesión del segundo mes de psicoterapia y así sucesivamente. BIBLIOGRAFIA LUZZI, A; JALEH, M. (2009) “La psicoterapia analítica de grupo en niños: desarrollos en Argentina”. Ponencia libre publicada en Actas del IV Congreso Marplatense de Psicología. Universidad de Mar del Plata, diciembre de 2009.

20

Soporte magnético. ISBN 978-987-544-335-5. Link: http://www.seadpsi.com. ar/congresos/cong_marplatense/iv/ FREUD, S. (1920). Más allá del principio del placer. En Obras Completas (12ª ed.). Tomo XVIII (pp. 7 - 62). Buenos Aires: Amorrortu Editores. KLEIN, M. (1926) Principios psicológicos de análisis infantil. En Obras Completas. Tomo I (pp. 137-147). Buenos Aires: Paidós. KLEIN, M. (1929). La personificación en los juegos de los niños. En Obras Completas. Tomo I (pp. 205-215). Buenos Aires: Paidós. SLAPAK, S; CERVONE, N; LUZZI, A. M; FRYLINSZTEIN, C; NIMCOWICZ, D; PADAWER; M, D’ONORIO, M (2004) “La Utilización de la Metodología Cualitativa del Estudio de caso en una Investigación Empírica en Psicoterapia”. Memorias de las XI Jornadas de Investigación: Psicología, Sociedad y Cultura. Tomo I; 82-84. Buenos Aires: Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires.

CONSIDERACIONES TEÓRICAS SOBRE AGRESIÓN Y VIOLENCIA EN RELACIÓN A LOS PROCESOS DE SIMBOLIZACIÓN
Blanda, Elizabeth; Amaya Charras, Juanita Andrea; García, Silvina Lis; Esposito Garcia, Maria Lorena; Millán, Daniela Facultad de Ciencias Humanas. Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN En el presente trabajo nos proponemos realizar una revisión teórica del concepto de agresión tomando a los principales referentes de la teoría psicoanalítica. Asimismo pretendemos realizar una articulación con las conceptualizaciones de familia, simbolización y alteraciones en la construcción del aparato mental. Palabras clave Psicoanálisis Agresión Familia Simbolización ABSTRACT THEORETICAL CONSIDERATIONS ON AGGRESSION AND VIOLENCE IN RELATION TO SYMBOLIZING PROCESS In this work we propose to make a theoretical revision of the concept of aggression taking the main referents of the psychoanalytic theory. Articulation also intends to make a joint with the conceptualizations of family, symbolization and alterations in the construction of the mental apparatus. Key words Psychoanalysis Agression Family Simbolization

El concepto de agresión ha ocupado un lugar cada vez más importante en la literatura psicoanalítica. Para algunos psicoanalistas Freud tarda en atribuirle importancia a la agresión, tal vez porque el mismo se preguntaba: ¿Por qué hemos necesitado tanto tiempo para decidirnos a reconocer la existencia de una pulsión agresiva? De todas maneras Freud habla en distintos momentos de su obra de resistencia con matices agresivos, de tendencias hostiles en determinadas afecciones (Neurosis Obsesiva, Paranoia). También el concepto de ambivalencia connota la coexistencia en un mismo plano de amor-odio. El término “pulsión agresiva” lo reserva Freud casi siempre para designar la parte de la pulsión de muerte dirigida hacia el exterior con la ayuda especial de la musculatura. Esta pulsión agresiva, y quizás también la tendencia a la autodestrucción, solamente puede ser captada según Freud, en su unión con la sexualidad. A partir de 1920 se amplía el campo de los fenómenos en los que se reconoce la intervención de la agresividad. Al localizar la pulsión de muerte, en su origen, en la propia persona y al hacer de la autoagresión el principio mismo de la agresividad como señala Laplanche y Pontalis, Freud destruye la noción de agresividad clásicamente descripta como un modo de relación con otro, como una violencia ejercida sobre otro Melanie Klein pone de manifiesto la importancia que desempeñan las pulsiones agresivas desde los primeros momentos de la vida El concepto de sadismo es para ella sinónimo de agresividad dirigida hacia un objeto (objeto que puede ser el propio yo cuando es el Súper Yo quien ataca). Tiene por lo tanto un sentido mucho más específico que el primitivo de la palabra sadismo, en que la violencia ejercida sobre otro estaba intrínsecamente unida a la descarga libidinal. Mantiene en cambio la connotación vincular, ya que el sadismo solo aparece en la relación con el objeto, aunque esta relación haya sido internalizada.

21

Para Melanie Klein la angustia es motor del desarrollo de la vida psíquica; a su vez la agresión es la expresión del instinto de muerte y promotora de angustia como resultado del conflicto de pulsiones. Ronald Fairbairn no habla de agresión innata, sino que postula que la agresión es una reacción instintiva ante la frustración libidinal con el objeto. La identificación con el pecho insatisfactorio introyectado conduce a la formación de objetos malos internos como a partes malas del sí mismo y este proceso conduce a la identificación proyectiva en el desarrollo de la lucha contra los objetos malos internos y externos y contra las partes malas del si mismo. Es decir que afirma que el niño introyecta el objeto malo, privador de afecto. El bebé privado y hambriento con su ansiedad no intenta destruir el pecho sino poseerlo. En la fantasía se puede ver destruyéndolo pero en el acto de intentar poseerlo. La ansiedad de destruir por amor constituye la ansiedad esquizoide. El odio no es lo primero para Fairbairn, siempre debajo del odio esta el amor. La introyección del objeto bueno se va a dar después de la represión del objeto malo y va a servir para contrarrestar a ese pecho frustrador, para evitar la desintegración. Siempre el objeto bueno va a influir en el buen desarrollo del yo. La agresión no es una respuesta primaria del niño sino una respuesta a la frustración de los objetos libidinales primarios. La agresión produce un desprendimiento del yo en dos pedazos, defendiéndose así del ataque de frustración. Un yo va a ser el anti libidinal o saboteador que es el que va a explicar la fuerza destructiva con respecto al sí mismo que ocurre en el suicidio, enfermedades psicosomáticas en las que las energías frustradas - bloqueadas internamente- llevan a la destrucción del organismo. Este yo aplasta al yo libidinal que es el aspecto libidinal de la psiquis primitiva, natural, activa y creativa. En cambio el saboteador es el responsable de las inhibiciones, auto castigos, impulsos auto destructivos. Esta disociación del yo es lo que constituye el fenómeno esquizoide característico de su teoría, cuando afirma que la posición básica de la mente es una posición esquizoide. Y donde le motor que dio impulso a esta división fue la agresión, de allí la importancia del mismo. A diferencia de Melanie Klein y Fairbairn, Winnicott considera a la agresión vinculada con la movilidad primaria y con el erotismo muscular y no como expresión de instinto de muerte o frustración. Las raíces de la agresión yacen en los primeros movimientos fetales. Existiría una “ira primitiva” que genera el encuentro con eso que no soy yo; que llevara al gesto espontáneo de enfrentarlo y que dará origen a la constitución de la realidad. Esto permitirá que la agresión, mi ira sea vivida como algo propio. Este hecho marca el ingreso a la posición depresiva y el inicio de la agresión intencional, de cuyos efectos el sujeto debe hacerse responsable de a poco. Al comienzo solo puede desplegarse si la destructividad es potencial, es decir, si ese mundo repudiado sobrevive a los ataques a los que fue sometido en la fantasía. El estado generado por la movilidad formara parte del Ello, mientras que la frustración permite la descarga de la agresión, en lugar de darle origen. El modo en que el niño se encuentra con la realidad marcará destinos diferentes que hallaran la base de la patología vincular. Por un lado, encontramos aquellos que pueden, en su despliegue, descubrir la realidad activamente, chocando contra ella. En el segundo caso, la realidad se les impone, por groseras fallas maternas en la adaptación. El medio lanza ataques frente a los cuales el sujeto reacciona agresivamente, sin poder vivenciar esa agresión como propia, porque deriva del medio, del no yo. En otros casos, la agresión cruda puede recubrirse con una leve capa de erotismo dando lugar a experiencias sádicas o masoquistas. Piera Aulagnier postula que es imposible analizar la función del Yo sin considerar el campo sociocultural en el que está inmerso el sujeto. Por ello desarrolla un concepto de violencia en dos niveles, designa con el termino Violencia Primaria a lo que en el campo psíquico se impone desde el exterior a expensas de una primera violación de un espacio y de una actividad que obedece a leyes heterogéneas al yo. Esta actividad es necesaria y de la que el yo del otro es el agente, es el tributo que la actividad psíquica paga para preparar el acceso a un modo de organización que se

realizará a expensas del placer y en beneficio de la constitución futura de la instancia llamado Yo. Es la acción mediante la cual se le impone a la psique de otro una elección, un pensamiento o una acción motivados en el deseo del que lo impone, pero que se apoyan en un objeto que corresponde para el otro a la categoría de lo necesario. Cuando habla de Violencia Secundaria se refiere a la violencia que se ejerce contra el Yo, y que puede ser producida por un conflicto entre diferentes yoes o entre el Yo y el discurso social. Es una violencia amplia y persuasiva, desconocida por sus propias víctimas, considerada como necesaria y natural. Esta se abre camino apoyándose en su predecesora de la que representa un exceso por lo general perjudicial y nunca necesario para el funcionamiento del Yo, pese a la proliferación y a la difusión que demuestra. Francoise Doltó explica que los varones utilizan su agresividad para mostrar que son varones, hasta que descubren que la virilidad no es la agresividad en sí misma, ni la fuerza espectacular, sino que es el uso que hacen de la fuerza según las leyes de la sociedad, la inteligencia de la conducta y de fines, el respeto y la tolerancia por los demás, el espíritu de participación, la amistad, el amor, la responsabilidad. Habla de una libido centrípeta en las niñas y centrifuga en los varones. Así mismo subraya la importancia del padre para ayudarlo a manejar su agresividad destacando que el padre se acerca más al hijo a través de la palabra. A veces se habla indistintamente de agresión y violencia si bien tienen matices diferentes Violencia significa fuerza y destructividad; es lucha por el poder con el impulso de dominar y eliminar al otro. Se relaciona con el concepto freudiano de “pulsión de dominio”. La noción de violencia está ligada a la de trauma, como inundación de excitación en el psiquismo. En el caso del niño, cuando falla la función protectora de la familia, dada su dependencia de las figuras tutelares, el trauma (violencia) adquiere un efecto disruptivo sobre la organización e integración del yo, que puede perturbar su continuidad existencial. Aurora Pérez habla de formas de violencia; las más manifiestas van desde el abandono hasta el maltrato emocional, el castigo corporal y el abuso sexual; y otras más larvadas, sutiles y más frecuentes. En la familia, la violencia generalmente es invisible para el observador externo; permanecen como situaciones ocultas dentro del ámbito familiar. La violencia se puede observar fenoménicamente como: • Violencia conyugal: colusión de pareja (engaño compartido); tiene consecuencia en los hijos, quienes son espectadores y testigos impotentes frente a ella, e implica una forma de violencia para con ellos por el abandono afectivo y el clima de tensión, miedo y amenaza en que viven. • Síndrome del niño apaleado: se presenta generalmente en lactantes. • Abuso sexual: en éste y el anterior hay menor o mayor grado de complicidad de ambas partes. En muchas familias la violencia está incorporada como una modalidad vincular, es un estilo comunicativo. Son familias que se mueven en acción y no en pensamiento, y el que la ejerce tiene una compulsión a la acción, tiene la necesidad de realizar repetidamente la acción violenta. Según Losso el ejercicio más o menos continuo de la violencia exige una legalidad privada que la avale. Estas familias desarrollan mitos, sistemas de creencia compartidos que justifiquen la acción. La violencia es considerada por quien la ejerce y a veces por toda la familia como una respuesta adecuada a una determinada situación, originada exteriormente. La causa es atribuida a la víctima ya que el mito familiar desarrolla un sistema interpretativo de la realidad por el cual la acción depende de la víctima. A veces se convierte a la víctima en el “elegido” por el padre golpeador o violador y se produce un proceso de naturalización de la violencia; es un fenómeno natural y se produce así el trauma acumulativo (según Masua Khan) o trauma disrruptivo, de Winnicott. Las familias mistifican, es decir ocultan o enmascaran lo que está ocurriendo. Mistificar es confundir, y se logra un estado de confusión familiar con la consecuente imposibilidad de pensar lo que

22

está ocurriendo. Son familias que por carencia de recursos yoicos no pueden cumplir con las funciones introyectivas de las que habla Meltzer (generar amor, contener sufrimiento y posibilitar el pensamiento: crecimiento), sino que predominan las funciones proyectivas (suscitar odio, crear confusión, angustia persecutoria). Los padres tienen fragilidad yoica, son inseguros, susceptibles de error, que sienten que se derrumban si algo falla y a veces la “falla” es el hijo. Esto origina gran labilidad emocional. CONCLUSION: A lo largo del presente trabajo hemos intentado dar una pequeña reseña de los distintos autores psicoanalíticos en relación a la agresión. Nos interesan particularmente las ideas de Bion en relación al tema porque este autor al referirse a las fallas en los procesos de simbolización articula la agresividad y la descarga impulsiva con la dificultad de pensar, de transformar los elementos Beta en elementos Alfa. Es decir que tanto la agresividad como los problemas de aprendizaje llevan implícito las dificultades de simbolización.

CONFLICO PSÍQUICO Y TRATAMIENTO DE LOS PROBLEMAS DE SIMBOLIZACIÓN
Bó, María Teresita Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

BIBLIOGRAFIA
AULAGNIER, P. (1975) “La violencia de la interpretación”. Ed Amorrortu. Bs. As. BION, W. (1966). “Aprendiendo de la experiencia”. Ed. Paidos. Bs. As. FREUD, S. (1976).Obras Completas. Ed. Amorrortu. Bs. As. KLEIN, M. (1995).Obras Completas. Ed. Paidos. Bs. As. LOSSO, R (2001). Psicoanálisis de la familia. Ed. Lumen. Bs. As. PAINCEIRA PLOT, A. (2007). “Repensando el Psicoanálisis desde la persona”. Ed. Lumen. Bs. As.

RESUMEN Este artículo se refiere a las características que adquiere el conflicto psíquico en las patologías vinculadas a la simbolización y a la importancia de intervenir terapéuticamente a fin de incluir la problemática del conflicto al interior del tratamiento. El conflicto psíquico es resultado de un psiquismo dividido en instancias, pero no todo conflicto psíquico debe ser considerado patológico, ya que es precisamente el conflicto lo que dinamiza la actividad psíquica. En la clínica de niños con problemas de simbolización consideraremos al conflicto como patológico cuando, por su carácter restrictivo, perturbe la actividad representativa. La investigación sobre la práctica dio luz sobre las características de las intervenciones en esta clínica, permitiendo comprobar que éstas se orientan, con un alto grado de prevalencia, a visibilizar el conflicto y sus formas de aparición, así como también a propiciar la actividad reflexiva, necesaria para que se generen verdaderos cambios subjetivos. Palabras clave Conflicto psíquico Intervenciones ABSTRACT PSCHIC DISEASES AND TREATMENT OF SIMBOLYC PROBLEMS This article refers to features of psychic diseases linked to the symbolization and the importance of therapeutics interventions in order to include the problem of the conflict into the treatment. The psychic conflict is the result of a psyche divided into instances, but not all psychic conflicts should be considered pathological, because conflict stimulates mental activity. At the clinic for children with problems of symbolization we consider the conflict as pathological when, due to their restrictive nature, disturbs the representative activity. Research on the practice gave birth on the characteristics of interventions in this clinic, allowing to verify that they are oriented, with a high degree of prevalence, to make visible the conflict and their forms of appearance, as well as promove the reflexive activity, necesary for real subjective shifts. Key words Psychic conflict Interventions

Desde los momentos iniciales del psicoanálisis, el tema del conflicto psíquico ocupó un lugar de importancia tanto dentro de la teoría como de la clínica. Ya Freud nos enseñara que se habla de conflicto psíquico cuando hay exigencias internas inconciliables. El conflicto puede ser manifiesto (por ej. entre un deseo y una exigencia moral, o entre dos sentimientos contrarios) o latente. El conflicto latente se expresa de un modo deformado, en la formación de síntomas, en los trastornos de conducta, en los rasgos de carácter, etc. A lo largo de la obra freudiana se fue haciendo hincapié en diversas modalidades de conflicto, de acuerdo a la concepción de aparato psíquico prevalente en cada época. Si tenemos en cuenta la primera tópica, el conflicto tendrá lugar como resultado de la división en instancias, es decir a la oposición entre Ics. y Pcs./Cs., separados ambos sistemas por la censura. Esta oposición se vincula también con las soluciones que demanda el choque entre principio de placer y principio de realidad. Las fuerzas en conflicto serán la sexualidad y una fuerza represora,

23

de contrainvestidura, que no permitiría la expresión de las mociones pulsionales de deseo inconscientes, ligadas a la sexualidad infantil. Cuando Freud desarrolla el concepto de dualismo pulsional, las fuerzas en conflicto serán las pulsiones sexuales y las pulsiones yoicas o de autoconservación. Cada una de estas fuerzas tiende a lograr la satisfacción anhelada, de acuerdo a las características propias de toda pulsión. Y será en esta búsqueda donde se torna inconciliable la resolución, provocando el conflicto psíquico concomitante. La segunda tópica nos ofrece un modelo de aparato en el cual el conflicto se despliega en diversas modalidades: conflicto entre instancias, conflictos al interior de una misma instancia, conflictos entre mociones pulsionales provenientes del Ello y la censura propia del SuperYó y defensas inconscientes de un Yo que debe vérselas con diversos amos, incluida la realidad exterior. Finalmente, el último dualismo pulsional: pulsiones de vida y pulsiones de muerte, nos brinda nuevos elementos para pensar el conflicto psíquico y permite comprender de un modo más cabal ciertas patologías ligadas a desinvestimientos masivos como vía de resolución de conflictos. El conflicto psíquico será, entonces, el resultado de la puesta en relación de las exigencias que sufre el aparato debido a la tramitación pulsional, la división en instancias y los procesos de objetalización. La circulación de cargas pulsionales no ocurre de manera libre dentro del aparato, ya que las representaciones inconscientes caerán bajo el efecto de la represión. En el inconsciente las representaciones se encuentran fuertemente cargadas y con modos de organización propios. La condensación y el desplazamiento son los mecanismos prínceps que gobiernan el sistema inconsciente. Estos mecanismos conciernen tanto a los contenidos representacionales como a las transferencias de carga. El flujo de la energía libre y la tendencia a la descarga son dos aspectos importantes a considerar en relación a la metapsicología del inconsciente. La problemática de la simbolización debe ser abordada desde esta concepción de un aparato psíquico representacional complejo y heterogéneo, expuesto a múltiples conflictos que son resultado, precisamente, de esa heterogeneidad y de las sucesivas relaciones de objeto. En la clínica con niños con problemas de simbolización nos encontramos con dificultades para producir simbólicamente, para desarrollar un pensamiento autónomo o para aprender de una manera satisfactoria y vislumbramos que estas problemáticas devienen de modos fallidos de resolución de la conflictiva psíquica de cada quien. La capacidad de resolución del conflicto dinamiza la actividad representativa. Las representaciones propias de cada instancia se enriquecen al hallar nuevas ligaduras. Para que estos procesos se produzcan adecuadamente, es necesario que la energía libidinal encuentre, en su desplazamiento, barreras intersistémicas suficientemente permeables. Cuando el aparato psíquico no cuenta con los mecanismos adecuados para resolver los conflictos, se producen diversos mecanismos que intentan compensar estas dificultades: defensas excesivas, inhibiciones, descargas masivas, trastornos o síntomas manifiestos. Al interior de la clínica psicoanalítica vinculada a la problemática de la simbolización, el conflicto psíquico será considerado como patológico en la medida en que, por su carácter restrictivo, perturbe la actividad representativa. Frecuentemente nos encontramos con restricciones en la circulación libidinal, defensas rígidas y excesivas, escasas posibilidades de enlaces y ligaduras representacionales, descargas pulsionales, dificultades para sustituir objetos primarios por nuevos objetos, vacíos representacionales e inhibiciones. El tratamiento se activa al incluir el conflicto en su carácter restrictivo y al visibilizar los modos fallidos de resolución. El proceso psicodiagnótico y las repeticiones que, transferencialmente, se producen en el curso del tratamiento, nos permiten conocer las particularidades que el conflicto adquiere en cada niño. Como miembro del equipo del Proyecto de Investigación UBACyT: “Transformaciones de la producción simbólica durante el trata-

miento psicopedagógico”, y en relación con mi tesis de Maestría en Psicoanálisis (AEAPG-UNLM) “Intervenciones del analista en la clínica de niños con problemas de simbolización”, pude arribar a fundamentar mi hipótesis inicial, que afirmaba que las intervenciones del terapeuta, en la clínica de niños con problemas de simbolización, se focalizan, con un alto grado de prevalencia, en aspectos ligados al encuadre, al conflicto en su carácter restrictivo y a la dinamización de la actividad reflexiva. Por actividad reflexiva entiendo a la actividad propia del psiquismo humano mediante la cual un sujeto puede poner en cuestión significaciones previas de orden canónico para dar lugar a nuevos sentidos vinculados a su particular manera de desear, de identificarse y de ser en el mundo. Corneliuis Castoriadis (1991, 44 y ss) afirma que la pulsión de saber es la forma de la búsqueda del sentido por el ser humano singular, desde su estado originario de unificación con el otro de los primeros cuidados. Este estado originario lo llama “autista” o monádico. Sostiene que esta búsqueda de sentido se ve en general colmada por el sentido ofrecido y aún impuesto por la sociedad y que constituye las significaciones imaginarias sociales. Esta imposición trae aparejada, en muchas ocasiones, el cese de toda interrogación y la aceptación, sin análisis, de los significados impuestos. La reflexión supondría, por tanto, el esfuerzo por romper la clausura en la que en cada caso estamos necesariamente cautivos como sujetos, sea que esta clausura provenga de nuestra historia personal o de la institución social-histórica que nos ha formado y en la que estamos inmersos. Efectivamente, el análisis de todas las intervenciones del terapeuta de un grupo de tratamiento de niños con problemas de simbolización durante un año, permitió comprobar que un número importante de ellas estaba enfocado a visibilizar aspectos vinculados al conflicto psíquico y a propiciar la actividad reflexiva. Las intervenciones vinculadas al conflicto pudieron ser incluidas en tres grandes dimensiones que nominé respectivamente: • Realza conflicto • Señala modos de resolución • Señala transformaciones La primera de las dimensiones incluye a todas las intervenciones que visibilizan diversas situaciones ligadas al conflicto. En general los niños que concurren a nuestros grupos de tratamiento no pueden tomar contacto con las dificultades que tienen y mediante diversos mecanismos defensivos las niegan, las ignoran, las minimizan, aluden a causas externas para explicarlas. Poner en realce el conflicto constituye un señalamiento, un llamado de atención sobre determinada problemática o dificultad. Este tipo de intervenciones busca habilitar el decir del niño y el espacio clínico necesario para que este decir se manifieste. Estas intervenciones tienden, también, a problematizar aquellas situaciones que los niños relatan y que, aún pudiendo resultar conflictivas, se cuentan sin compromiso subjetivo aparente. Mediante la segunda de las dimensiones se busca particularizar la modalidad de cada niño en relación a los conflictos. Constituye el realce de los modos de resolución de cada uno, a la vez que los diferencia (uno se queda sin palabras, el otro se enoja, otro raya el cuaderno hasta romperlo…). Se promueve así la aceptación de la diversidad y se acentúan las maneras fallidas de resolución. Se tiene en cuenta que estos modos son repetitivos y erráticos. Están teñidos de sufrimiento y frustración y conducen a la elaboración de defensas cada vez más rígidas y menos eficaces, o a vacíos representacionales que producirán, a la vez, mayor pobreza simbólica. Estas intervenciones se dirigen a conmover la repetición y habilitar nuevas formas de resolución. La última de las dimensiones busca visibilizar cualquier transformación en los procesos anteriormente mencionados, en el intento de generar nuevas ligaduras que propendan a otorgar sentido y permitan apropiarse subjetivamente de las nuevas posiciones alcanzadas. Las intervenciones vinculadas al conflicto requieren de otras que propicien el despliegue de la actividad reflexiva, ya que si no mediara un cambio subjetivo en las transformaciones que un niño realiza, podríamos estar frente a procesos meramente adaptativos. Los niños con problemas de simbolización poseen, en general,

24

escasa capacidad reflexiva. Repiten sin cuestionar los fundamentos, las ideas, las respuestas dadas por otros. Aún su propia problemática es explicada mediante las palabras con las que estos niños son hablados: “Mi mamá dice que…”, “La seño dijo…”. La pulsión de saber se encuentra obstaculizada por la ausencia de capacidad reflexiva. Los procesos de curiosidad se detienen cuando se dificulta la posibilidad de indagar, de hipotetizar, de arribar a conclusiones propias. Las intervenciones incluidas en esta categoría buscan promover el proceso reflexivo en sus diversas dimensiones, generando espacios en los que el pensamiento encuentre nuevos caminos simbólicos y se evite la clausura que implica la continua repetición. La inclusión del conflicto en la clínica de niños con problemas de simbolización activará el tratamiento, propiciará la aparición de los aspectos subjetivos de cada paciente y, junto a la activación de los procesos reflexivos, facilitará nuevos posicionamientos frente a las diversas problemáticas, posicionamientos más activos, menos defensivos y que permitan producciones simbólicas de mayor complejidad y creatividad.

CREATIVIDAD Y SUBLIMACIÓN EN LA CLÍNICA DE NINOS Y ADOLESCENTES CON PROBLEMAS DE SIMBOLIZACIÓN
Bó, María Teresita; Rego, María Victoria Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

BIBLIOGRAFIA CASTORIADIS, C. (1989), La institución imaginaria de la sociedad, vol 2, El imaginario social y la institución. Tusquets editores, Buenos Aires CASTORIADIS, C. (1991), Lógica, imaginación, reflexión, en Dorey y otros, El inconsciente y la ciencia, Buenos Aires, Amorrortu FREUD, S. (1914) Trabajos metapsicológicos - Obras Completas - Tomo XIV - Buenos Aires, Amorrortu FREUD, S. (1920), Más allá del principio del placer - Obras Completas - Tomo XVIII - Buenos Aires, Amorrortu GREEN, A. (1995), La metapsicología revisitada Eudeba, Buenos Aires LAPLANCHE, J. (1987), Nuevos fundamentos para el psicoanálisis, Amorrortu, Buenos Aires LAPLANCHE, J y PONTALIS, JB (1987), Diccionario de Psicoanálisis, Labor, Barcelona LAPLANCHE, J (1992), Las fuerzas en juego en el conflicto psíquico, en Revista de Psicoanálisis, APA, Número especial internacional, Buenos Aires, junio 1992

RESUMEN Este trabajo fue elaborado a partir de interrogantes suscitados por la clínica de niños y adolescentes con restricciones en sus procesos de simbolización que se manifiestan en problemas de aprendizaje. Las formas de aprender de estos sujetos reflejan restricciones en los procesos imaginativos que dificultan la aproximación a los conocimientos de manera creativa y singular. Estas modalidades son mecanicistas, estereotipadas, rígidas, y obstaculizan la creación de sentidos propios, la búsqueda de alternativas, o la formulación de opiniones y cuestionamientos. Este artículo rastrea las nociones de creatividad, imaginación y sublimación en la teoría psicoanalítica, a fin de responder a ciertos interrogantes: ¿Cuándo consideramos que una persona es creativa? ¿Qué vínculos guarda la creatividad con los procesos representacionales y especialmente con las representaciones simbólicas? ¿Qué condiciones hacen falta para que un sujeto pueda imaginar, crear, inventar? ¿Cómo se vinculan las vicisitudes en los procesos creativos con las dificultades de aprendizaje? Palabras clave Creatividad Sublimación Aprendizaje ABSTRACT CREATIVITY AND SUBLIMATION IN THE CLINIC FOR CHILDREN AND ADOLESCENTS WITH SYMBOLIZATION PROBLEMS This work was developed from questions raised by the clinic with children and adolescents who suffer from restrictions on their symbolization processes which take place as learning problems. The ways of learning of these subjects reflect restrictions on imaginative processes which hinder the approach to knowledge in a creative and singular mode. These modes are mechanistic, stereotypical, rigid and hamper the creation of own senses, the search for alternatives, or the formulation of personal opinions and questions. This article traces the concepts of creativity, imagination and sublimation in psychoanalytic theory in order to respond to certain questions: When we consider that a person is creative? What links creativity saves with the representational processes and especially with symbolic representations? What conditions are needed for a subject to imagine, create, invent? How some life experiencies are linked in the creative processes with learning difficulties? Key words Creativity Sublimation Learning

CREATIVIDAD Y PROCESOS DE SIMBOLIZACIÓN En “El poeta y los sueños diurnos”, Freud (1907) se pregunta de dónde extrae el poeta sus temas y cómo produce algo que logre conmover a quienes lo leen. Sostiene que “en cada hombre hay un poeta y que sólo con el último hombre morirá el último poeta” (pág. 1343). Plantea que en el juego de los niños encontramos las primeras huellas de actividad poética: “…todo niño que juega se conduce como un poeta, creándose un mundo propio, o más exactamente, situando las cosas de su mundo en un orden nuevo, grato para él” (pág. 1343). Y si bien los niños no confunden el contenido de sus juegos con la realidad, este jugar es una activi-

25

dad verdadera para ellos ya que cargan libidinalmente los objetos y las circunstancias que producen lúdicamente. Freud atribuye a esta actividad el deseo de encuentro con el placer y una manera de hacer más llevaderas algunas situaciones displacenteras con las que se encuentra en su cotidiano vivir. El adulto no desea abandonar ninguna posición ligada al encuentro con el placer y encuentra en el humor una vía adecuada para rechazar o disimular los agobios de la vida. Otro camino para esto es el fantaseo. Considera que la mayoría de los hombres y mujeres se entrega secretamente al fantaseo y guarda sus contenidos como un secreto. Estos contenidos, afirma, están generalmente ligados a deseos eróticos o ambiciosos, que mostrarían lo más profundo de la subjetividad humana. Los poetas encuentran las formas de hacer gozar a sus semejantes de sus propias fantasías, pero lo hacen a través de un goce estético, que permite eludir el reproche o la vergüenza. Cuando escribió este artículo, Freud no tenía aún conceptualizada la sublimación. Hoy podríamos afirmar que dicho mecanismo posibilita el acceso a un placer ligado a objetos socialmente valorados y aceptados como públicos. Donald Winnicott (1971) es uno de los autores que desarrolló conceptos ligados a la creación. Sostiene que, si bien es condición necesaria del desarrollo psíquico la construcción de un “espacio interior”, con una membrana limitante que separe la realidad interna de la realidad externa, no es suficiente. Hace falta, para él, la constitución de una tercera zona, intermedia, de experiencia, a la cual contribuyen la realidad interior y la vida exterior. Dice que “se trata de una zona que no es objeto de desafío alguno, porque no se le presentan exigencias, salvo la de que exista como lugar de descanso para un individuo dedicado a la perpetua tarea humana de mantener separadas y a la vez interrelacionadas la realidad interna y la exterior” (págs. 19-20). Este autor supone la existencia de un “primer objeto” de las relaciones de objeto. Pero va más allá y postula la necesidad de producción de un objeto propio, vínculo y productor de ese espacio entre lo subjetivo y lo percibido como objetivo-externo. Este objeto y este espacio, fuentes de placer, o al menos preservados del displacer, derivarán en el fenómeno de la ilusión. La ilusión es lo que posibilita el juego en el niño y la creación y el arte en el adulto. Winnicott sostiene que estas experiencias, que llama fenómenos transicionales, van acompañadas por la formación de pensamientos o fantasías. La posibilidad de formación de pensamientos o fantasías requiere de la constitución de un espacio intermedio, libre de exceso de tensión, que implica una relación entre un mundo interior y un objeto perteneciente a la relación de objeto. Es sumamente interesante que atribuya los mismos requerimientos a dos tipos de procesos diversos, como son pensamiento y fantasía. ¿O no serán tan diversos? Ambos requieren de la capacidad creativa, esa que permite la existencia de fenómenos y objetos transicionales. Tal es así que, cuando postula el olvido del objeto transicional no lo atribuye a la represión, sino a la pérdida de significación y a la sustitución. Dice que el objeto transicional “pierde significación, y ello porque los fenómenos transicionales se han vuelto difusos, se han extendido a todo el territorio intermedio entre la ´realidad psíquica interna´ y ´el mundo exterior tal como lo perciben dos personas en común´, es decir a todo el campo cultural” (pág. 22). Esta capacidad de investimiento del campo cultural implica, por tanto, la posibilidad de sustituir. Creado el campo de los fenómenos transicionales, ese espacio será apto para el desarrollo de una amplia gama de procesos. Así como Winnicott incluye pensamiento y fantasía, mediante la capacidad sustitutiva encontramos habilitadas las diversas formas de creación, tanto de objetos “reales” como “virtuales”. André Green (2007) retoma la relación entre afecto, corporalidad, creatividad y pensamiento. Sostiene que la fantasía y la elaboración imaginativa fundan el desarrollo emocional y psíquico y agrega que es sustancial la cadena de acontecimientos que va del soma al pensamiento. Toda esta elaboración imaginativa está ligada a la ausencia, es decir a la capacidad de representar. La ausencia se podrá soportar si hubo una presencia suficiente del objeto y si éste es capaz

de modelarla en función de la capacidad del niño. Así podrá ser suficientemente tolerada y su representación investida, productora de un cierto placer. Si la ausencia se prolongara excesivamente, la angustia generada podría hacer estallar la representación. Winnicott (1971) llamó “madre suficientemente buena” a aquella función de sostén de los objetos primarios, a cargo de ejercer estos primeros juegos de presencia-ausencia, necesarios para la constitución de los procesos de simbolización. Piera Aulagnier (1977) describió a la función materna en su calidad de “prótesis” donde un psiquismo adulto y resguardado por los límites de la represión, ofrece como legado representaciones y símbolos a un psiquismo en ciernes, dominado por la pulsión. De esta manera, los modos de simbolizar de un niño darán cuenta del camino que estos procesos constitutivos tomaron a lo largo de su estructuración psíquica. La calidad de estos primeros encuentros con los objetos, las formas de tramitación psíquica ofertadas, la modalidad del legado simbólico y representacional, serán aspectos histórico libidinales fundamentales para comprender los modos en que se organiza la actividad representativa de un sujeto, así como también permitirán entender sus quiebres y detenciones, los que se manifiestan en diversas dificultades para aprender. LA CREATIVIDAD EN LA CLÍNICA Los problemas de aprendizaje de un niño rara vez comienzan en la escuela, sino que son derivados de conflictos anteriores no elaborados que capturan sintomáticamente la libre circulación libidinal necesaria para el investimiento de los objetos sociales. Andre Green (1996) llama a esta actividad “función objetalizante”: aquella propiedad de la pulsión de hallar nuevos objetos, sustitutivos y aún de crearlos, invistiéndolos. En esta actividad verdaderamente creadora, la pulsión encontrará objetos sublimados aptos para el investimiento psíquico. En la clínica de niños con problemas de simbolización nos encontramos, por el contrario, con fuertes tendencias al desinvestimiento de los objetos, lo cual se manifiesta en abulia, desinterés y falta de deseo por el conocimiento. Silvia Schlemenson (2009) afirma que son ciertas conflictivas psíquicas históricas, ancladas en determinadas características del entramado familiar, las que posiblemente causen en estos chicos la pérdida de la confianza necesaria para animarse a transitar por el mundo del conocimiento. Esta autora describe a las situaciones conflictivas como “aquellas en las cuales se contraponen fuerzas libidinales contradictorias, emergentes de acontecimientos psíquicamente significativos que requieren algún tipo de estrategia resolutiva novedosa alrededor de puntos anteriormente desconocidos. La persistencia del conflicto genera una encrucijada imposible de resolver con maneras de ligazón satisfactorias o formas novedosas de interpretar el mundo” (pág. 38). Ya en los procesos diagnósticos es habitual que aparezcan estos quiebres en todas aquellas pruebas que requieren algún tipo de producción propia, donde se pone de manifiesto la subjetividad de quien las realiza. En ocasiones son chicos que pueden resolver situaciones que priorizan la copia o la repetición, pero fallan sistemáticamente cada vez que se los convoca a generar alguna respuesta que exija una posición, una elección o poner en juego la imaginación. En general los procesos asociativos también se hallan dificultados. La represión funciona, en los psiquismos constituidos a predominio del proceso secundario, como un organizador, posibilitando el pasaje de ciertas representaciones e impidiendo el acceso de aquellas que resultasen inconciliables para el Yo. Pero cuando la represión se ha constituido fallidamente, muchas veces actúa a pura contrainvestidura, impidiendo casi cualquier ligadura entre los procesos primarios, fantasmáticos y los secundarios, ideicos. En estos casos los procesos secundarios se vuelven rígidos, repetitivos, faltos de creatividad. Por su parte, los procesos primarios no encuentran vías adecuadas para tramitar su energía y, faltos de ligaduras, irrumpen en descargas motrices y corporales. Los tics, el tartamudeo, la hiperkinesia se encuentran entre estos mecanismos. André Green (2005) plantea que es imposible encontrar procesos primarios y secundarios puros, funcionando separadamente. Es-

26

tos dos procesos psíquicos, cada uno con su legalidad específica, se articulan en relaciones de mutua transacción y conflicto, generando los procesos terciarios, que dan lugar a actividades creativas e imaginativas, resultantes de dicha intrincación dinámica. Los niños con problemas de aprendizaje muestran dificultades para este funcionamiento psíquico armonioso y combinado. Sus producciones simbólicas se caracterizan por formas fallidas de narrar, escribir, leer, dibujar, que constituirán las grietas por las que se ingresará clínicamente para su transformación: repeticiones, omisiones, faltas de ortografía, dibujos con vacío fantasmático, descargas, irrupciones, dificultades comprensivas. Las intervenciones clínicas pivotean en estos errores, en las diferencias y carencias, motorizando desde ellas movimientos psíquicos para transformarlos (Schlemenson, 2009). En la clínica psicopedagógica, las intervenciones se focalizan en el realce de los conflictos para propiciar el encuentro con las propias carencias y dificultades y así poner en marcha procesos reflexivos e imaginativos novedosos, a partir de señalamientos, puntuaciones de alguna frase o palabra significativa, pedido de opiniones, preguntas por los sentimientos, entre otras. Las estrategias clínicas se enmarcan en tareas o actividades que incorporan diversas modalidades representativas: narrativas, gráficas, lectoescritas. El cuaderno de tratamiento de cada niño se vuelve el elemento central a partir del cual se promueven diferentes consignas de trabajo que tienen como denominador común la convocatoria a escribir o dibujar acerca de alguna temática conflictiva surgida en el diálogo asociativo previo con el terapeuta. Éste elaborará una consigna a partir de la escucha de algún nudo o elemento conflictivo y enunciará una tarea a resolver: “Escribí una lista con las cinco cosas que te dan más miedo”, “Dibujá cómo te imaginás la escuela ideal, con detalles, con todo lo que te gustaría que tuviera”, “Inventá una historieta con la pelea con tus amigas”. El cuaderno es un objeto que socialmente porta significaciones linderas al error, la dificultad, por su inmediata asociación con lo escolar, institución social de denuncia de objetivos académicos inalcanzados (Prol, 2004). En la especificidad de la clínica psicopedagógica se espera que este mismo objeto sea parte de una propuesta novedosa: aquí el cuaderno opera como pantalla proyectiva a través de la cual se invita al niño a desplegar simbólicamente sus dramas, deseos, temores, a partir de sus propios recursos psíquicos. Las consignas permiten el ingreso de disrupciones y procesos reflexivos (Castoriadis, 1993) a partir de los cuales se revisan los sentidos propuestos a diversos acontecimientos y situaciones. Se propician procesos asociativos, representaciones alternativas, ligaduras sustitutivas múltiples e infinidad de sentidos posibles. De este modo, en el encuadre clínico transferencial, el cuaderno es ofertado al modo de objeto transicional: aquel espacio intermedio libre de ataques, en el que se habilitan ensayos, esbozos, y muchas veces primeras oportunidades para poner en palabras e imágenes aquellas representaciones subjetivas ligadas a conflictivas íntimas que de este modo encuentran nuevas vías para su expresión y transmisibilidad. Las transformaciones en la producción simbólica se harán observables no sólo en aspectos de contenido sino también figurales, en aspectos formales de los dibujos y la escritura. Las estrategias de resolución de los conflictos también consideran nuevas opciones y por esto se vuelven más dinámicas y variadas. Al mitigarse los aspectos defensivos anteriores, se complejiza la calidad de los investimientos y aumenta la disponibilidad libidinal para el enlace con objetos sociales novedosos. Las hojas del cuaderno serán testigos de estos cambios: comenzarán a llenarse de nuevos trazos, letras, números, dibujos, garabatos, expresiones de la habilitación a transitar por una zona de confianza inédita, donde el ensayo y el error no serán atacados sino reinventados, recreados, dando lugar a procesos psíquicos novedosos, menos cercanos al padecimiento y al fracaso como destino inevitable y más abiertos a la imaginación, a la creación y a la aparición de variados aspectos de la subjetividad.

BIBLIOGRAFIA AULAGNIER, P. (1975), La violencia de la interpretación, Amorrortu Editores, Buenos Aires CASTORIADIS, C. (1989), “Lógica, imaginación y reflexión”, en Dorey R. y otros, El inconsciente y la ciencia, Amorrortu Editores, Buenos Aires FREUD, S. (1807), El poeta y los sueños diurnos, Obras Completas, Biblioteca Nueva, Tomo II GREEN, A. (1995), La metapsicología revisitada, Eudeba, Buenos Aires GREEN, A. (2003), Ideas directrices para un psicoanálisis contemporáneo, Amorrortu Editores, Buenos Aires GREEN, A. (2005), Jugar con Winnicott, Amorrortu Editores, Buenos Aires HORNSTEIN, L. (2003), Intersubjetividad y clínica, Paidós, Buenos Aires PROL, G. (2004), “La escritura y la clínica psicopedagógica”, en Schlemenson, S. y otros, Subjetividad y Lenguaje en la clínica psicopedagógica. Voces presentes y pasadas. Paidós, Buenos Aires. SCHLEMENSON, S. (2009), La clínica en el tratamiento psicopedagógico. Paidós, Buenos Aires. WINNICOTT, D. (1971), Realidad y juego, Gedisa Editorial, Buenos Aires

27

SOBRE LA CONFIGURACIÓN SUBJETIVA DE LA LIBERTAD
Cantero, Fabiana; Pulice, Gabriel Omar UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires,

RESUMEN El trabajo que presentaremos, intenta relatar la experiencia de algunos niños que nacen en un medio de escasos recursos económicos, intelectuales, con carencias del orden de lo afectivo y lo normativo que le va marcando un camino de poco margen para elegir. La falta de escolaridad y de oportunidades los van marginado en una franja que los confronta con situaciones límites: consumo problemático de drogas, situación de calle conflictos con la ley penal. Pueden estos niños y adolescentes cambiar su posición, con la ayuda de alguna instancia judicial o asistencial? Siempre dependerá de algunas variables y de cada caso en particular. En el trabajo, contamos un recorrido. Palabras clave Jóvenes Carenciados Libertad Ley ABSTRACT SUBJECTIVE ADJUSTMENT ON FREEDOM The present work attempts to relate the experience of some childs and juvenile who born in an environment of scarce economic resources, intellectual, and deprived in order of the affective and the normative, that is marking a path with a reduce or without a margin of election.. The lack of education and the opportunities are marginalized in a strip that faced them a limit situation: problematic drug use, street situation in conflict with the law, Can they with the help of any judicial or care institution change his situation. Always rely on some variables and each particular case. In this presentation we describe their life history. Key words Disadvantaged Youth Freedom Law

ñas” y le robaba los útiles. Desde entonces pasa mucho tiempo en la calle, roba desde los doce años y consume drogas desde los trece. Afuera, como dice, hace las cosas bien, está mucho tiempo sin ser detenido por la policía: “Hacía las cosas bien, tenía $13.000 hasta que tomé pastillas…”. Refiere haber tomado cinco pastillas de clonazepan y haber estado “reloco”, por eso no recuerda muy bien que fue lo que sucedió cuando casi mata a la persona a la que estaba robando. Lo que está diciendo Gonzalo es que sale a robar sin consumir drogas y que el dinero que obtiene lo guarda. Eso para él es “hacer las cosas bien”…“Duro mucho afuera”, otra de las frases que utiliza mucho, también es sinónimo de hacer las cosas bien. Gonzalo debería estar cursando el tercer año de la instrucción secundaria, pero abandonó en tercer grado. Prácticamente no sabe ni leer ni escribir. SOBRE OTRAS CARENCIAS… José tiene 15 años, y es derivado a un dispositivo de atención ambulatoria por un juzgado de menores, el cual toma intervención a partir de una causa que se le abre al joven por tentativa de robo y resistencia a la autoridad, situación en la que queda en evidencia su consumo abusivo de substancias tóxicas. Se pauta la primera entrevista en el domicilio familiar, el cual queda situado en un barrio residencial de la ciudad de Buenos Aires. Desde el derruido y agujereado portón de chapas de la entrada puede verse hasta el fondo del vasto terreno, en donde está la casa: una antigua construcción con evidentes signos de abandono y falta de mantenimiento. Pueblan el predio otras dos construcciones en similar estado. El cuadro visual, sugiere que se trata de una casa tomada, de una historia de ocupas. La presencia de José armoniza muy bien con la escena: visiblemente descuidado en su higiene personal y su vestimenta, apenas pronuncia algunas palabras ante las preguntas del profesional que lo entrevista: a los 15 años, acaba de iniciar la escuela primaria, a la que no asistió durante su infancia simplemente porque no quiso. Ante los interrogantes que se van presentando en torno a su historia familiar, sólo atina a responder que él no sabe, que le pregunte a su mamá. La entrevista con la madre revela algunos datos sorprendentes: el primero de ellos, es que la casa y el terreno -de no menos de 400 metros cuadrados- son propiedad del padre del joven provenientes de su herencia, pero están desde hace veinte años en juicio sucesorio por las desavenencias del padre con su hermana, por lo que no se pueden vender. Es decir, esa evidente situación de pobreza, de carencia económica, hace un fuerte contraste con la propiedad donde viven, cuyo valor de mercado -teniendo en cuenta las dimensiones del terreno y su ubicación en una zona muy cotizada de la ciudad- se expresaría en cientos de miles de dólares... Puede vislumbrarse una pobreza que ya nada tiene que ver con las carencias económicas, y de la que sólo tenemos como un primer indicador la carencia de recursos subjetivos por parte de su padre para resolver el mencionado conflicto familiar que lo priva de la libre disponibilidad de sus bienes, sumergiéndolo a él junto a su descendencia en una muy consistente realidad que sin embargo, en el punto de partida, queda más bien del lado de la realidad psíquica. EDUCACIÓN Y PRIVACIÓN DE LA LIBERTAD El Programa de Asistencia e Investigación de las Adicciones realizó en el año 2009 un estudio con jóvenes privados de la libertad (1) y arrojó como resultados en lo que se refiere a la escolaridad de los mismos, que un 7 % no concurrió nunca a la escuela, 60 % no finalizó el ciclo primario, 24 % no terminó el colegio secundario y solo el 0,4 % finalizó los estudios secundarios -de los 218 jóvenes entrevistados, solo uno terminó el colegio secundario. De los jóvenes que no concluyeron la instrucción primaria, el 62 % lo hizo entre primer y tercer grado. Por otro lado, la investigación hizo hincapié en la situación de calle de los jóvenes alojados en los institutos y da como resultado que un 65 % permaneció en esta situación. Si sumamos a los jóvenes que nunca estuvieron escolarizados y aquellos que no concluyeron los estudios primarios obtenemos la cifra de 67 %, muy similar a la de jóvenes que han permanecido en situación de calle,

INTRODUCCIÓN Nacer en un medio de escasos recursos económicos e intelectuales, siendo la segunda o tercera generación de desocupados o sub-ocupados, es hoy una realidad que atraviesan muchos jóvenes. Nacen pobres, viven sin concurrir a la escuela y muchos de ellos, terminan presos. Están privados de la libertad… de elegir. También lo están aquellos jóvenes quienes aparentemente han tenido mejor fortuna, al nacer y criarse en circunstancias económicas más favorables, pero que sin embargo en cierto momento revelan otras carencias de igual o mayor magnitud que aquellos a quienes solemos denominar usualmente como «carenciados»: carencia de límites, carencia de una referencia parental digna de ser reconocida en su autoridad, carencia por lo tanto de referentes familiares que le permitan ordenar las vicisitudes de su deseo, sus derechos y responsabilidades en el marco de la cultura y el contexto social de pertenencia… EDUCACIÓN Y SITUACIÓN DE CALLE Gonzalo vive en el Gran Buenos Aires, en un barrio muy humilde, con su mamá, su papá y nueve hermanos. Está alojado en un instituto de régimen cerrado por intento de homicidio en ocasión de robo desde hace cuatro meses. Está muy ansioso por que le den la libertad, cree que “…si le hace a la jueza seis meses…” ya será suficiente para que lo deje ir a su casa. El sabe que teniendo 15 años no puede estar demasiado tiempo detenido… Dejó de asistir a la escuela en tercer grado, porque tenía “problemas de conducta”, se peleaba con sus compañeritos a “las pi-

28

vale decir que abarcaría, prácticamente, las dos terceras partes de la población detenida en institutos de seguridad. En otras palabras, dos terceras partes del total de la población de esos institutos, han estado prácticamente sin la contención de una escuela y de un hogar. EL VALOR Y FUNCIÓN DE LA INTERVENCIÓN JUDICIAL Hay dos instituciones -escolar y familiar- que en una gran proporción, están prácticamente ausentes en la vida de estos chicos, y hay una que se hace presente, la judicial. La presencia del Juzgado, en este contexto, viene a señalar que se ha producido en estos jóvenes cierto impasse en su relación con las normas que ha desbordado la autoridad y contención de sus padres o su grupo familiar tanto como del ámbito escolar, lo cual ha desembocado en la consecuente apertura de un expediente en el orden jurídico, que de por sí -independientemente de cómo llegue a término- implica cierta sanción. En la práctica, en el abordaje que a partir de ello se realiza por parte de los equipos técnicos de los diversos dispositivos a los que los jóvenes son derivados, «El Juzgado» o «El juez», incluso «La Causa», siempre están presentes, ya sea de manera implícita -como trasfondo de la intervención del equipo profesionalo al ser explícitamente invocado en el transcurso de una entrevista, en la variada gama de circunstancias en que puede plantearse esta invocación: desde lo más imaginario, como aquella figura poderosa, respetada, temida, al mismo tiempo sabia o caprichosa, que a veces los mismos jóvenes ubican como aquello que opera para ellos como un punto de freno: «…Si no cumplo con los compromisos asumidos ante el Juzgado, el Juez se podría enojar…»; o en un registro prevalentemente simbólico, allí donde la carátula misma del expediente se constituye en el punto de partida de un ordenamiento sin precedentes de las diversas tramas discursivas en cuyo enredo el joven se ha extraviado; o, por último, en un orden plenamente real, allí donde la intervención del Juez es requerida de manera personal: Él debe tomar una decisión, aquí y ahora, que afecta en forma instantánea a las distintas esferas de la vida del sujeto, quien puede ser autorizado a retornar a su casa, o puede ser nuevamente internado, según el Juez lo disponga, lo cual erige a la función del Juez, en última instancia, en la única capaz de regular, de poner un tope al desborde pulsional del sujeto, allí donde sus propios impulsos y conductas destructivas -a todas luces fuera de su propio dominio concientelo llevan a poner en riesgo su propia integridad, o la de sus semejantes. En este sentido, podemos decir que los acting-out y pasajes al acto con los que nuestros jóvenes buscan -en ocasiones, de manera desesperada- hacerse representar como sujetos de deseo y de derecho ponen a consideración del Otro Social los residuos que la ley no aloja. De este modo, vemos como la función del Juez, tomando el relevo de una función paterna inscripta a todas luces de manera fallida, se erige en una instancia esencial para el funcionamiento eficaz de todo dispositivo. Entendemos por «dispositivo» todo entramado de recursos profesionales y técnicos que permita alojar eso que irrumpe como desborde, como estando afuera de todo ordenamiento, como mera trasgresión, para que pueda ser incluido de modo tal que se haga posible revelar su significación oculta, para que pueda expresarse y ser reconocida la demanda, el reclamo del sujeto al Otro que puede vislumbrarse en toda trasgresión. El dispositivo a construir, en cada caso -más allá de los diversos dispositivos institucionales por los que cada joven pueda ir transitando-, debería apuntar a sostener un tratamiento posible de lo que ha quedado fuera de discurso, haciendo obstáculo al sujeto en su articulación con el entorno social, con sus normativas y pautas de convivencia. Sabemos que la relación con las normas implica -en un sentido más general- la relación con la ley, no sólo la ley jurídica sino, por sobre todo, la ley simbólica, que es aquella a partir de la cual nos constituimos como sujetos. En la trasgresión a las normas, se verifica la relación del sujeto con la ley en su doble vertiente: prohibir y autorizar. Por ello es importante tener en cuenta que todo cuanto se diga desde el orden jurídico tocará en algún punto este aspecto esencial, que es la relación del sujeto con la ley. En líneas generales, la ley posibilita la cultura, la civilización, el

intercambio, da lugar al reconocimiento y establece los límites. Todo sujeto debe atravesar un proceso de renuncia a algo para ser incluido en el conjunto: ese algo es aquello que fundamenta la ley. Las figuras del «padre», «juez», «tutor» o «encargado» se erigen sobre la autoridad que surge de la existencia de la ley, y son aquellas en las cuales se encarna su transmisión. Puesto que la transmisión de la ley, para que sea efectiva, no se limita a su existencia anónima o a su aplicación burocrática, sino que requiere de la existencia de alguien que la ejerza, y que la haga cumplir, esto sin embargo tiene como condición un reconocimiento, una legitimación de ese lugar de autoridad por parte del sujeto, puesto que si tal operación no se ha producido tal autoridad tendrá para el sujeto el carácter de una imposición, teniendo como único destino el rechazo, la resistencia por parte del sujeto. En ese sentido, el vínculo que se establece entre el joven y el dispositivo de intervención se constituye en una herramienta fundamental para que éste pueda dialectizar aquello que se cristalizó en ese punto de forma fallida. La relación coordinada de los profesionales intervinientes con el juzgado permite que la ley se presente ante él en su faceta humanizante, para que algo del sentido de la sanción y de la actuación de la ley pueda operar para él a partir de su propio reconocimiento, permitiendo de este modo su inclusión social. DESEO DE LEY, LEY DEL DESEO En tanto ficción, la ley da lugar al reconocimiento entre los seres hablantes en tanto se reconocen unos a otros como sujetos de la Ley. A diferencia de los reconocimientos imaginarios, en tanto orden simbólico, la Ley es fundada en un resto inasimilable para la propia Ley. Generalmente pensamos la Ley desde su faz de prohibición. Sin embargo la Ley que da lugar al reconocimiento es tanto la Ley que prohíbe, su cara de prohibición, como su faz habilitante, en tanto delimita también el campo de las acciones posibles. Pero para que la Ley sea efectiva, para que el sujeto pueda apropiarse de ella tanto como reconocerse como parte de ella, es necesario que su transmisión sea encarnada en un deseo. En la medida que la intervención instrumentada sitúe como eje fundamental de su incidencia en lo social y de su eficacia el vínculo entre el joven asistido y el / los profesionales intervinientes, se torna imprescindible pensar cuál es la naturaleza de dicho vínculo respecto a la Ley y al discurso que la representa: el discurso jurídico. Si la puesta en práctica de la Ley se reduce a su aplicación, todo queda degradado al aspecto más burocrático e impersonal de lo jurídico. En este sentido, la verdad del expediente termina aplastando la posibilidad del surgimiento de toda otra dimensión de la verdad. No es suficiente que el texto de la Ley dé lugar al reconocimiento. Puesto que la Ley sin deseo es anónima, deja también al sujeto sumido en el anonimato, excluyendo así aquellas diferencias que constituyen lo más singular del conflicto que obstaculiza a determinado sujeto hacerse partícipe de su trama. Sólo su encarnación en un deseo permite su transmisión de manera lograda: que alguien encarne la Ley, en el orden de una presencia personal que permita al sujeto suponer algún deseo puesto en juego en su inclusión. En este punto, tomamos como vector de nuestra intervención el sendero que muestra cómo la Ley puede ser subjetivizada, cómo se puede habitarla, vivir con ella, servirse de ella. Apuntamos, tomando como marco simbólico fundado en la Ley y representado por el discurso jurídico, a hacer de ella algo viviente y no algo duro, seco, desprendido, ideal, prescindente de toda subjetividad. El vínculo producido en el trabajo junto al joven incluye, en tanto soporte discursivo de la Ley, a las instancias jurídicas y su presencia, la cual facilita el surgimiento de un sujeto que responda ante sus actos, aunque sólo disponga para ello del silencio. Nos hallamos de este modo en el cruce entre el discurso jurídico -en la Universalidad de su aplicación, en tanto es al menos supuestamente, igual para todos- y la problemática de la subjetividad -dominio de lo singular. La posibilidad de articular, conciliar y atravesar esta confrontación discursiva -encarnada de modo singular, en cada caso-, es una de las claves para la eficacia de toda intervención, en la medida que, cuando ello es posible, da lugar en el joven a un cambio decisivo en su posicionamiento subjetivo, que sólo así hará posible para él tomar posición en el ejercicio de

29

sus derechos. La eficacia de la intervención se fundamenta en la convicción de que sólo a partir de la intelección y esclarecimiento de la singularidad de tales conflictos por parte de cada joven -sostenidos en el vínculo personal con el profesional interviniente- será posible situar su propia implicación en la trama de enredos en la que se ve afectado, abriendo esto las puertas a un cambio de posición subjetiva indispensable para la asunción responsable de sus propios proyectos, derechos y obligaciones. Ese pasaje, de la «irresponsabilidad», al ejercicio responsable de su posición de Sujeto -en dónde confluyen la vertiente jurídica y la psicológica del término-, cuando se produce, es producto de un complejo trabajo de articulación de las más diversas instancias en las que se despliega su vida, en donde no están exentas intervenciones de carácter práctico tales como la tramitación del DNI, la consulta médica, la inscripción en determinada actividad escolar o de capacitación laboral, las entrevistas familiares, las reuniones en el Juzgado por las distintas cuestiones derivadas del proceso judicial, etc. Es a ese «complejo trabajo de articulación» -que apunta a propiciar dicho «pasaje»- al que se ajustan con precisión los términos: «terapéutico» y «tratamiento». Se trata de construir con el joven una nueva concepción de autoridad que ya no se asimile a la figura del juez. Una ley que lo atraviese y le permita elegir, tomando decisiones que estén a la altura tanto de su condición de sujeto del derecho, como de sujeto deseante…

ESTUDIO EXPLORATORIO SOBRE LAS INTERVENCIONES DEL PSICOTERAPEUTA EN GRUPOS DE ORIENTACIÓN A PADRES
Carusi, Tatiana; Slapak, Sara Secretaria de Investigacion, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

CITAS 1- «Estudio sobre los perfiles sociales y patrones de consumo de sustancias psicoactivas en adolescentes residentes en dispositivos de régimen cerrado de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia», realizada por el Lic. Fernando Veneziale y la Lic. Fabiana Cantero. La muestra se compone con 218 jóvenes, siendo altamente representativa, ya que la cantidad total de jóvenes internados en todos los dispositivos penales de la SENAF oscilaba entre 220 y 230. BIBLIOGRAFIA NUN, J. (2001). Marginalidad y exclusión social. Fondo de cultura económica. Buenos Aires. SVAMPA, M (2005). La sociedad excluyente. La argentina bajo el signo del neoliberalismo. Ed. Taurus. Buenos Aires. KESSLER, G. (2006) Sociología del delito amateur. Paidos. Buenos Aires.

RESUMEN Se presentan resultados parciales de un Proyecto de Beca Estímulo (Facultad de Psicología UBA), incluido en el Proyecto de Investigación P047 (Programación UBACyT 2008-2010) cuyo objetivo es desarrollar un análisis cuantitativo y cualitativo de las “intervenciones del psicoterapeuta” en grupos de orientación a padres o adultos responsables de niños entre los 6 y 8 años. La muestra está conformada por registros observacionales textuales de sesiones de un grupo de orientación a padres o adultos responsables de niños entre 6 y 8 años. Los registros se segmentan y se le aplican códigos a los fines del estudio, mediante el soporte informático Atlas-ti. El marco teórico es la Teoría de las Relaciones Objetales. Se presentan resultados preliminares del análisis cualicuantitativo respecto de la aplicación de los códigos: las intervenciones más frecuentes y en orden decreciente son: “señalamiento”, “pregunta” e “interpretación” en el mismo orden y en cuarto lugar “intervención directiva”. Los resultados obtenidos en el trabajo analítico, se espera contribuyan a profundizar la reflexión sobre la teoría y la técnica de la psicoterapia psicoanalítica de los grupos de orientación a padres o adultos responsables. Palabras clave Intervenciones Psicoterapeuta Estudio Grupo ABSTRACT EXPLORATORY STUDY ON THE INTERVENTIONS OF THE PSYCHOTHERAPIST IN AN ORIENTATIVE GROUP OF PARENTS OR RESPONSIBLE ADULTS This paper presents partial results of a research project which undergo a quantitative and qualitative analysis of the “psychotherapist’s interventions” in a psychoanalytic psychotherapy orientation groups for parents or responsible adults for children between 6 and 8 years old. The sample consisted of textual records observational of orientation group to parents or adults responsible for children between 6 and 8 years old. The records are segmented, and codes are applied for the purposes of the analysis, using the Software Atlas-ti. The theoretical framework is the Object Relations Theory. The most frequent interventions, in descending order are: “signaling”, “information request” and “interpretation”. The results obtained in the analytical work, are expected to contribute to deepening reflection on the theory and technique of psychoanalytic psychotherapy orientation groups for parents or responsible adults. Key words Interventions Psychotherapist Analysis Treatment

INTRODUCCION En mi carácter de investigadora estudiante de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, y con la dirección de la profesora emérita Sara Slapak, realizo un estudio exploratorio en el marco del Proyecto de Beca Estímulo “Las intervenciones del psicoterapeuta en un grupo psicoterapéutico psicoanalítico de niños y en un grupo de orientación a padres o adultos responsables. Un estudio exploratorio”. Esta investigación forma parte del Proyecto de Investigación P047 (Programación UBACyT 2008-

30

2010) sobre “Método de evaluación de proceso psicoterapéutico psicoanalítico y análisis de población clínica consultante”. El presente trabajo se dedicará específicamente a presentar los aspectos parciales del estudio exploratorio sobre las intervenciones del psicoterapeuta en el grupo de orientación a padres o adultos responsables. MARCO TEORICO En Los Fundamentos de la Técnica Psicoanalítica, Etchegoyen (1986; Amorrortu: 2002) plantea que el psicoterapeuta dispone de varios instrumentos, los cuales divide en cuatro grupos: 1) Instrumentos para influir sobre el paciente; 2) Instrumentos para recabar información; 3) Instrumentos para ofrecer información, y 4) Parámetros técnicos de Eissler (1953). 1) Instrumentos para influir sobre el paciente: “(…) ejercen una influencia directa sobre el paciente con el propósito de hacer que cambie, que mejore. Este cambio puede consistir en que los síntomas se alivien o desaparezcan (…)”. Dentro de estos el autor menciona al apoyo, la sugestión y la persuasión, los cuales no serán definidos en el presente trabajo por no estar relacionados con el objetivo de la presentación. 2) Instrumentos para recabar información: “(…) sirven para obtener información (…)”. Los instrumentos relacionados con este fin, según el autor, son: • Pregunta, es el instrumento más sencillo y directo. Se apela a éste cuando no se ha escuchado, no se ha entendido o se desea conocer más sobre algún dato pertinente a las asociaciones del paciente. • Señalamiento, Intervención que tiene como fin llamar la atención del paciente, que se detenga en sus asociaciones, observe y sea capaz de brindar mayor información. • Confrontación, Intervención que, como subtipo de señalamiento, dirige la atención del paciente hacia puntos contradictorios de sus procesos de pensamiento, actitudes o conductas manifiestas. 3) Instrumentos para ofrecer información: “(…) sirven para informar (…)”. Dentro de estos, el autor menciona los siguientes: • Información, instrumento que ofrece al paciente conocimientos extrínsecos a él, datos de la realidad o del mundo. • Interpretación: Intervención que tiene como intención el hacer consciente aquella información (conocimiento) referida al paciente, de la cual éste no es consciente. • Esclarecimiento, “(…) en estos casos la información del psicoterapeuta está destinada a poner en claro lo que el paciente ha dicho. (…) En éste la información le pertenece al paciente pero él no la puede aprehender, no la puede captar.” Asimismo, David Liberman (1981) en su texto “El diálogo psicoanalítico y la complementariedad estilística entre analizando y analista” considera que las “interpretaciones” toman diversos elementos de las asociaciones libres del paciente, para luego, introducir una síntesis que aporte un significado distinto, realista y pertinente a la experiencia del paciente. OBJETIVOS Y METODOS DE LA INVESTIGACION El universo a la que pertenece la muestra sobre la que se realizó el estudio, corresponde a niños de 4 a 12 años y los adultos responsables de dichos niños que reciben psicoterapia grupal y están incluidos en un grupo de orientación a padres respectivamente, en el Servicio de Psicología Clínica de Niños, dependiente de la 2da cátedra de Psicoanálisis: Escuela Inglesa, de la Facultad de Psicología, ubicado en la Regional Sur, UBA. Se trata de una población vulnerable que carece de cobertura de servicios de salud y en su mayoría es derivada al Servicio por escuelas, juzgados, unidades sanitarias, hospitales y organismos no gubernamentales. Es requisito obligatorio que los adultos responsables de los niños en tratamiento ingresen a un grupo de orientación a padres, con la finalidad de fortalecer el vínculo con los niños en tratamiento. A los fines del presente estudio, se trabajó sobre una muestra conformada por los registros observacionales textuales de 12 sesiones de un grupo de orientación a padres o adultos responsables de niños entre 6 y 8 años, durante un año de tratamiento. En el estudio cuantitativo se analizó la frecuencia y distribución de los códigos y subcódigos relativos a las “Intervenciones del psi-

coterapeuta” aplicados a los registros observacionales textuales de las sesiones del grupo de orientación a padres o adultos responsables, según la 12º versión del Manual de Códigos. RESULTADOS Como resultado de la cuantificación de los códigos y subcódigos aplicados a los registros observacionales textuales de las 12 sesiones del grupo de orientación a padres o adultos responsables que conforman la muestra, se puede observar los siguientes resultados: el código “Señalamiento/terapeuta” es utilizado 27 veces, los códigos “Interpretación/terapeuta” e “Intervención interrogativa/terapeuta” 19 veces, el código “Intervención directiva/terapeuta” 11 veces, el código “Comentario/terapeuta” 7 veces y, finalmente los códigos “Marcación de encuadre/terapeuta” y “Puesta de límites/terapeuta” están presentes 3 y 1 vez respectivamente en la muestra. ANALISIS DE LOS RESULTADOS Para el análisis cualitativo sobre frecuencia y distribución de los códigos relativos a las “Intervenciones del psicoterapéutica”, aplicados a los registros observacionales textuales de las sesiones del grupo de orientación a padres o adultos responsables, se elaboraron algunas hipótesis, las cuales se mencionan a continuación. El código “Señalamiento/terapeuta” posee la mayor frecuencia dentro de la muestra, lo que podría relacionarse con la mención que realiza Etchegoyen (1986) sobre el postulado freudiano; la situación adecuada para realizar una intervención interpretativa sobre material clínico es, únicamente, cuando el paciente se encuentra en condiciones para comprender y tolerar una determinada interpretación; hasta tanto, la intervención más adecuada es el señalamiento. Asimismo, Etchegoyen (1986) menciona el requerimiento técnico de recabar, ampliar y organizar la mayor cantidad de información que pueda brindar el paciente, para luego eventualmente formular una interpretación; esta explicación podría aplicarse al predominio de este código en la muestra. En relación a la frecuencia de aplicación del código “Intervención interrogativa/terapeuta”, cabe mencionar que la población asistida en el Servicio de Psicología Clínica de Niños se encuentra en situación de extrema vulnerabilidad social, y cuenta con escasos recursos lingüísticos. Dichas características generan dificultades en el uso del lenguaje, lo que demandaría, por parte del psicoterapeuta, de una mayor utilización de intervenciones interrogativas, a fin de organizar y estructurar el material brindado por el paciente para, eventualmente, realizar una intervención interpretativa. A continuación, se encuentra el código “Interpretación/terapeuta”. Su ubicación en la frecuencia de códigos podría responder al requerimiento técnico de la psicoterapia psicoanalítica, donde se requiere realizar mayormente intervenciones destinadas a estructurar el campo; previas a las intervenciones interpretativas. Se puede observar una alta frecuencia de la aplicación del código “Intervención directiva/terapeuta” en el grupo de orientación a padres o adultos responsables. Esto podría deberse a cuestiones técnicas específicas del grupo de orientación a padres o adultos responsables, en los que el trabajo analítico está focalizado sobre las funciones parentales, las que, en ocasiones, requieren de intervenciones que las recalquen y encuadren. Los códigos “Marcación de encuadre/terapeuta” y “Puesta de límites/terapeuta” cuentan con una escasa frecuencia en la muestra del grupo de padres. Es posible concluir que los integrantes del grupo de orientación a padres o adultos responsables cuentan con la capacidad de internalizar y respetar reglas y normas. CONCLUSION Los grupos de orientación a padres o adultos responsables que conforman la muestra del presente estudio son grupos psicoterapéuticos psicoanalíticos específicamente focalizados en las relaciones familiares y en particular, en el trabajo de las funciones parentales. Como resultado del análisis de la frecuencia y distribución de la aplicación de los códigos, se observó que las “intervenciones del psicoterapeuta” son semejantes a las presentes en los gru-

31

pos de niños. A su vez, se concluye que las intervenciones con mayor frecuencia de aplicación son las que apuntan a estructurar el material brindado por los pacientes durante la sesión, aun cuando a priori se suele esperar que las intervenciones que deberían primar sean las intervenciones interpretativas. Los resultados del presente trabajo permiten concluir que la “interpretación” no es una intervención temprana en el decurso de una sesión, sino el producto de una extensa labor previa con el paciente, mediante señalamientos, preguntas, entre otras formas de intervención. Finalmente, cabe resaltar que el trabajo que se realiza en los grupos de padres o adultos responsables colabora en la resolución de conflictos y situaciones familiares problemáticas, fortaleciendo, a su vez, la capacidad de contención emocional de los adultos responsables.

CUERPOS MARCADOS EN LA ÉPOCA ACTUAL
Castelluccio, Cecilia; Zamorano, Silvia Universidad Nacional de La Plata. Argentina

BIBLIOGRAFIA DARE, CHRISTOPHER; HOLDER, ALEX; SANDLER, JOSEPH (1992). The Patient and the Analys. London: Karnac Books. ETCHEGOYEN, HORACIO (1986), Los fundamentos de la técnica psicoanalítica, 2da edición, Buenos Aires: Amorrortu, (2002). LIBERMAN, DAVID (1981), “El diálogo psicoanalítico y la complementariedad estilística entre analizando y analista”. Revista Uruguaya de Psicoanálisis. Vol. 58: 1981. SLAPAK, S.; CERVONE, N.; LUZZI, A.; D’ONOFRIO, G.; FRYLINSZTEIN, C.; NIMCOVICZ, D. (2003): “Cuestiones metodológicas de construcción y análisis de datos cualitativos: aplicación del Programa Informático Atlas.ti a una investigación empírica en psicoterapia”. Revista del Instituto de Investigaciones, Año 8 N° 2., Buenos Aires: Facultad de Psicología. UBA. SLAPAK, S.; LUZZI, A. M., FRYLINSZTEIN, C.; GRIGORAVICIUS, M.; PADAWER, M. (2004): “Memoria de trabajo: una investigación en proceso”. Revista del Instituto de Investigaciones, Año 10, N° 3, 2005. Facultad de Psicología, UBA. WINNICOTT, D. M. (1988). La naturaleza humana. Buenos Aires: Paidos, (2006).

RESUMEN Nos centraremos en cierto grupo de fenómenos que en los últimos años han tenido preponderancia en las consultas hospitalarias. Nos referimos a aquellos modos de manifestación del malestar que ponen en juego el cuerpo, tales como los cortes reiterados, las consecuencias físicas de las peleas callejeras, y un tratamiento particular a través de diversos tipos de marcas, que se presenta especialmente en pacientes que consumen sustancias. Nuestra hipótesis supone que la marca en el cuerpo, que a falta de un mejor término denominaremos “material”, tal como las lesiones auto infligidas, funcionan como modalidad de recortar los bordes y por tanto de hacerse un cuerpo, de darle entidad y consistencia. Se trata de marcas con las que se viste el cuerpo, diferentes a las que usaba la histeria (ropajes simbólicos) en tanto que las actuales no se dialectizan. Por lo que hacen obstáculo a la intervención por la palabra. Estas presentaciones resultan solidarias con la posición del Otro actual y el estatuto que el cuerpo posee en esta época, teniendo en cuenta que lo que llamamos “cuerpo” no es un hecho dado per se, por el contrario resulta permeable a distintas significaciones subjetivas y culturales. Palabras clave Cuerpo Posmodernidad Cortes Goce ABSTRACT MARKED BODIES IN CURRENT PERIOD We will be focusing on a certain group of phenomena of which there has been a preponderance in the hospital consulting-hours during the past years. We are refering to those manners of manifesting indisposition which risk bodily well-being, like for instance repeated self wounding, and a particular mishandling of the body consisting of diferent types of marks which are especially manifest in patients who consume toxical substances. Our hypothesis assumes that the mark on the body, which, for want of a better name, we will be calling “material”, the likes of tattoos or self-inflicted wounds, (generally observed in adolescents), and other such selfinflicted injuries, serve as a modality of “trimming off the edges” and therefore creating a body for themselves, thus assuring essence and substantiality. We are refering to marks “dressing” or covering the body, which are not submitted to a dialectal process, and are thus diferent to those pertaining to hysteria, (simbolic clothing). These concepts are compatible with the present position of “the Other” and the statute which the body possesses in this period, always taking into account that what we call “body” is certainly not a given fact or entity “per se”; on the contrary, it’s even permeable to diferent meanings, subjective as well as cultural. Key words Body Postmodernity Cuts Enjoyment

INTRODUCCIÓN Nos centraremos en cierto grupo de fenómenos que en los últimos años han tenido preponderancia en las consultas hospitalarias. Nos referimos a aquellos modos de manifestación del malestar que ponen en juego el cuerpo, tales como los cortes reiterados, las consecuencias físicas de las peleas callejeras, y un tratamiento particular a través de diversos tipos de marcas, que se presenta especialmente en pacientes que consumen sustancias. Observamos cierto tratamiento de lo subjetivo vía o a través del cuerpo. Nuestra hipótesis supone que la marca en el cuerpo, que a falta

32

de un mejor término denominaremos “material”, tal como resulta ser el tatuaje o los cortes auto provocados (generalmente por las adolescentes) y otro tipo de lesiones auto infligidas, funcionan como modalidad de recortar los bordes y por tanto de hacerse un cuerpo, de darle entidad y consistencia. Se trata de marcas con las que se viste el cuerpo, diferentes a las que usaba la histeria (ropajes simbólicos) en tanto que las actuales no se dialectizan. Por lo que hace obstáculo a la intervención por la palabra. Estas presentaciones resultan solidarias con la posición del Otro actual y el estatuto que el cuerpo posee en esta época. El cuerpo y el Otro Sabemos que la subjetividad está determinada por el Otro cultural, por tanto cada época engendra una modalidad subjetiva particular y un modo diferente de presentación del malestar. En esta línea, también el estatuto del cuerpo ha ido variando en el curso de la historia con consecuencias subjetivas. Estimamos que estos modos de presentación clínica actual, que se muestran sobre la escena del cuerpo, dan cuenta de un nuevo estatuto de éste, aquel que resulta del discurso posmoderno. En el transcurso de la historia, las representaciones simbólicas que el hombre se hace de sí mismo han ido cambiando en función de factores sociales, económicos y políticos. Es el arte quien mejor puede dar cuenta de cómo la concepción del cuerpo ha ido variando y con ello la idea de belleza, armonía, etc. Si tomamos como referencia el arte en la antigua Grecia, vemos un cuerpo humano idealizado, en el que se ha visto la expresión misma del espíritu. Las esculturas reflejan una imagen divina, autosuficiente, en la calma de la felicidad. Miller ha leído esto como la imagen de la homeostasis perfecta, un cuerpo sin goce y sin castración. El Cristianismo inaugura otra concepción del cuerpo: será en este caso el cuerpo torturado de Cristo, que se ofrece para ser adorado. Al contrario del cuerpo griego, cuerpo perfecto y sin castración, el cristianismo nos muestra la crudeza de la castración que debe ser venerada. En la Edad media, con el cristianismo como operador, el cuerpo es el representante de lo pecaminoso, lo peligroso para el alma. Es un período de renuncia al cuerpo, hecho que se manifiesta en la desaparición de los lugares asociados al culto al cuerpo de la edad Grecorromana, tales como estadios, termas y teatros. En el renacimiento surge el interés por el cuerpo, tanto en el sentido estético como desde el punto de vista de las investigaciones científicas. Estas breves menciones al cuerpo en distintas épocas verifican que el cuerpo no es un hecho dado per se, sino que es una construcción que por un lado resulta del Otro cultural, la época en la que se inscriba, y por otra parte de su articulación en la singular economía subjetiva. El cuerpo posmoderno ¿Cuál es el cuerpo que resulta del discurso actual, al menos aquel que impera en nuestro mundo occidental?. Algunos autores como Guy Trobas(1) aluden al ocaso del Edipo para caracterizar la época actual, en tanto se evidencia una deflación de la función paterna, más precisamente en el papel que cumple la autoridad en dicha función. En el mismo sentido Freud y Lacan han advertido en distintos momentos de su enseñanza que la degradación progresiva de la autoridad paterna, conllevaría un crecimiento del papel imperativo del superyo. Sería esperable que el ocaso de la función paterna así diagnosticada, tuviera incidencias en la subjetividad y en la modalidad de presentación de los síntomas actuales. La función paterna devaluada conduce a que el goce no resulte imposible en la actualidad. A partir del seminario 19, Lacan conceptualiza un giro en el discurso del amo, que tiene lugar en la actualidad, y que se manifiesta como discurso capitalista. Este nuevo modo de tratar el goce implica la sustitución de la falta de goce por el plus de gozar, por lo cual asistimos a una reintegración del goce (y no a una pérdida) a través de los objetos de consumo, que vienen a taponar la división subjetiva. Resulta de esta trama discursiva un rechazo sistemático de la castración y la preeminencia del objeto (de consumo) por sobre

todo. Un estudioso de la posmodernidad occidental, Zygmund Bauman afirma que en la sociedad de consumidores nadie puede convertirse en sujeto sin antes convertirse en producto, es decir que los consumidores son a su vez “productos consumibles”(2). En este contexto el cuerpo mismo se transforma en un objeto de consumo. La cultura de la imagen gana terreno y el cuerpo aparece como objeto a ser visto, ser objeto de la mirada, ser “vendible” en algún sentido. Tal como señala Bauman siguiendo a Anders: “hoy en día el cuerpo humano es algo que debe ser superado y dejado atrás” Los cuerpos en crudo y sin adornos, no reformados ni intervenidos, son vergonzantes, ofensivos para la vista, “El cuerpo desnudo no refiere en la actualidad al cuerpo sin ropa sino a aquel que no ha sido trabajado”(3). Nos serviremos de la tesis de Bauman, a condición de aclarar, que este “trabajo” sobre el cuerpo no siempre, no exclusivamente, resulta acorde con los mandatos que los ideales de la belleza actual dictan. Por el contrario, las intervenciones en el cuerpo sobre las que nos ocuparemos en este trabajo responden a otra lógica. Nuestra pregunta es acerca de la función que estas marcas en el cuerpo, desempeñan en la subjetividad. Presentaciones actuales Retomando nuestro planteo inicial, consideramos que la frecuencia de estas consultas que toman como escenario el cuerpo, se articulan al discurso imperante en nuestra época y con ello al cuerpo que se constituye. Ejemplo de esto, resulta el fenómeno que se presenta como epidemia en los Estados Unidos (paradigma del consumismo), donde las adolescentes se agrupan chateando en foros identificadas como “cutters”. Esto nos indica que algo de la preeminencia del cuerpo como oferta discursiva se pone en juego. Consideramos que la propuesta que Lacan hace en el Seminario 21, no perdió vigencia. Allí leemos:“la definición misma de un cuerpo es que sea una sustancia gozante, ¿cómo es que nunca lo enunció nadie?. Es la única cosa fuera de un mito, verdaderamente accesible a la experiencia”(4). La posición común de estos pacientes que se cortan como manera de aliviar la angustia, “el dolor físico me alivia el dolor que siento adentro” decía una paciente, va en la línea de un rechazo al saber, en tanto no se trata de ponerse a hablar de ello e intentar saber algo de la causa, sino más bien de exhibir las marcas y olvidar. Encontramos una posición similar a la del toxicómano que con el consumo tapona cualquier pregunta dirigida al Otro. La histeria freudiana, también hace uso de su cuerpo para dar tratamiento al goce a través del mecanismo de conversión, sin embargo en la histeria el síntoma es sustituto de una representación reprimida y por tanto la parte del cuerpo elegida para la formación del síntoma se asocia simbólicamente con aquella. En el caso Dora, Freud alude al síntoma de arrastrar un pie como símbolo de haber dado un “mal paso”(5). Es decir que el síntoma histérico remite a “otra escena”, la reprimida, por lo que es susceptible de desciframiento. En los casos actuales, hay un uso “mudo” del cuerpo, la lesión no es descifrable. Los “cortes en los brazos” que una paciente se inflige ante situaciones de angustia o cólera, no parecen tener el mismo estatuto. “Cortes en los brazos” no es un significante que pueda remitir a otro y por tanto descifrarse. No existe la “otra escena” asociada a estos fenómenos, por ello no se trata de “síntomas” en sentido estricto. Esta característica hace que no se advengan fácilmente al dispositivo de palabra. Se trata de presentaciones que hacen cortocircuito con el Otro, pues apelan a su mirada pero no a su saber. Esto nos lleva a suponer que algo del cuerpo como consistencia imaginaria, tal como lo propone Lacan, no se constituyo pues se sirve del recurso de una marca visible para dar consistencia a aquello (el cuerpo) que debería tenerlo, de haber operado una marca en lo simbólico. Con ello queremos hacer referencia a la función del Otro que marca falicizando el cuerpo infantil. En RSI, Lacan define a lo imaginario en los siguientes términos: “Esta noción efectivamente, no tiene otro punto de partida que no sea la referencia al cuerpo. Y la más mínima suposición que el cuerpo implica es la siguiente: lo que para el ser hablante se representa es sólo el reflejo de su organismo”(6). Lacan establece una diferencia entre organismo y cuerpo. El organismo del vivien-

33

te se modifica, se pierde como efecto de lo que el significante produce sobre él. La metáfora que Lacan toma de Shakespeare, “la libra de carne”, es el precio que el viviente paga como entrada al lenguaje. De esta operación queda un resto: la sustancia gozante. Lacan rompe la dualidad cartesiana (res extensa y res cogitans) con la postulación de este resto de la operación significante: “Diré que el significante se sitúa a nivel de la sustancia gozante. (…) El significante es la causa del goce”(7). Podemos pensar a los cortes y los tatuajes como esa reificación de goce, y como un modo de intentar localizarlo. Las operaciones subjetivas, tal como las lee el psicoanálisis de orientación lacaniana, siempre comportan un resto. Ahora bien, entendemos que la modalidad de “arreglárselas” con ese saldo supone dos coordenadas: en una ubicaremos al Otro (que comprende las características epocales) y en otra la particularidad del sujeto (su historia singular, las encarnaduras del Otro y lo que Lacan denomina “la insondable decisión del ser”). Por lo que venimos considerando, nuestra época propicia que el modo de tratamiento de de ese resto sea en lo imaginario. Prestando el cuerpo para que el goce lo marque de manera indeleble, lo cual resulta parafraseando a Lacan, “verdaderamente accesible a la experiencia” en nuestras consultas. En algún momento Lacan instó a los analistas a no retroceder ante la psicosis. Las presentaciones clínicas actuales, tal vez, resulten ser el escollo ante el cual estemos obligados a no emprender la retirada, ubicando cuál es el sujeto en juego. No retroceder obliga a nuevas invenciones, a un aggiornamiento, pues sino, será: “Mejor pues que renuncie quien no pueda unir a su horizonte la subjetividad de su época”(8).

PSICOANÁLISIS DE NIÑOS, CULTURA Y SOCIEDAD ACTUAL
Cervone, Nélida; Quattrocchi, Paula; Mancuso, Stella Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

BIBLIOGRAFIA 1.TROBAS G. Tres respuestas del sujeto ante la angustia: inhibición, pasaje al acto y acting out” Logos 1. Grama Ed. 2003 2. BAUMAN Z. Vida de consumo. Fondo de Cultura Económico. 2007. pág. 26. 3. BAUMAN Z. Vida de consumo. Fondo de Cultura Económico. 2007. pág. 86. 4. LACAN J. “El Seminario 21. Los desengañados se engañan o los nombre del padre”. Clase 12/3/74. Inédito. 5. FREUD S. “Fragmento de análisis de un caso de histeria”1905. pág 91. Editorial Amorrortu. 6. LACAN J. “El Seminario de Jacques Lacan RSI” en Ornicar N°3, pág 15. Editorial Champ Freudien 7. LACAN J “El Seminario Libro 20. Aun”, pág. 33. Editorial Paidós. 8. LACAN J “Función y campo de la palabra y del lenguaje en psicoanálisis”, pág. 309. Escritos 1. Editorial siglo XXI

RESUMEN El objetivo es reflexionar sobre infancia y época actual, dimensiones imprescindibles para contextuar las prácticas clínicas e investigativas con niños desde una perspectiva psicoanalítica. Se aborda el concepto de infancia considerando la dimensión histórica y la diversidad de modos de ser niño pensado en términos de diferencias culturales. Otra dimensión considerada es la desigualdad social. La globalización económica contribuyó a la conformación de sociedades segmentadas, el aumento de las desigualdades entre los países y al interior de los mismos, incrementó las situaciones de vulnerabilidad y exclusión social. Se puntualiza la degradación de los lazos sociales en la sociedad de consumidores y se reflexiona sobre la infancia en la época actual, en relación a los adelantos científicos y de las nuevas tecnologías, la “sociedad red” y la brecha digital. Al considerar las nuevas organizaciones familiares se destaca la diversidad y el papel de otros grupos que operan simultáneamente en la producción de subjetividad. La conclusión indica que interrogarse sobre el contexto de época y la conformación de equipos de trabajo donde se aliente la interacción entre distintas disciplinas, colaborará en la constitución de lazos sociales que mejorarán la calidad de la tarea clínica e investigativa tanto como la producción de conocimientos. Palabras clave Infancia Época Lazo Social ABSTRACT CHILDREN PSYCHOANALISIS, CULTURE AND CURRENT SOCIETY The aim of this paper is to reflect on childhood and this epoch, the timebeing; necesary dimensions to contextualize the clinical as well as researching practices with children from a psychoanalitic perspective. The concept of childish will be studied taking into account the historic dimension. The economical globalization contributed to the societies segmentation conformation; the arising of non equalities between countries and the interior of them has increased the vulnerabilities situations and social exclusion. Degradation of social relationships is pointed out in the consumming society and it is reflected on childhood on this epoch of the time being, in connection to the scientific progresses and the new technologies, the “society network” and the digital gap. Considering the new family organizations, the diversity and the role of other groups that work together in the subjectivity production are highlighted. The conclusion shows that questioning about the context of the time being and the formation of team works where the interaction between different areas is encouraged, will cooperate in the formation of the social relationships that will improve the quality of the clinical and researching task as well as in the generation of knowledge. Key words Childhood Epoch Social Relationship

INTRODUCCIÓN La clínica psicoanalítica con niños en la actualidad presenta obstáculos y desafíos. Uno de ellos se relaciona con el tipo de problemáticas más frecuentes, otros obstáculos derivan del tipo de consulta realizada por padres, escuelas y juzgados, la falta de compromiso o el temor por parte de la familia y las instituciones a cargo por encarar sus conflictos, tanto como la ausencia de adultos responsables.

34

El objetivo de este trabajo es reflexionar sobre la infancia y la época actual que son dimensiones imprescindibles para contextuar las prácticas clínicas o investigativas con niños y desde una perspectiva psicoanalítica. En primer lugar interrogarse e investigar sobre la crisis que atraviesa la cultura y la sociedad actual, es imprescindible para poder interrogarse sobre la crisis de la infancia tan ligada a la crisis de esta época. Uno de los desafíos actuales consiste en enfrentar las enormes desigualdades y las situaciones de marginación y exclusión que le impiden al conjunto de la población participar en los esfuerzos y los frutos del crecimiento económico y del desarrollo científico alcanzado. Muchos autores coinciden en la necesidad de abordajes disciplinarios e interdisciplinarios, también en la puesta en común de marcos teóricos y metodología, que permitan la indagación sobre la subjetividad y la intersubjetividad incluyendo el reconocimiento de la crisis social y del cambio cultural. La desorientación frente a la problemática de los niños, la carencia de recursos para la detección de problemáticas importantes se agrava con ausencia de espacios de reflexión dentro de las instituciones para diagramar estrategias internas y se hace imprescindible estimular la conformación de equipos de trabajo y la relación entre distintas disciplinas. Algunas especificaciones sobre el término infancia El término infancia muchas veces incluye niñez y adolescencia. También remite al origen, a los primeros momentos, mientras que niñez en algunas conceptualizaciones refiere específicamente al período de vida comprendido entre el nacimiento y la adolescencia. El concepto mismo de infancia está en relación con el proceso histórico que hace que en cada época las nociones de infancia y niñez tengan una representación distinta. De modo que los niños producidos bajo diferentes conceptos de infancia, difieren: cada época tiene su idea de qué es “un niño” (Moreno, 2007). Hasta hace poco tiempo las variaciones del concepto de infancia tardaban varias generaciones en hacerse evidentes: las creencias sobre la infancia podían ser tomadas como invariantes. En la actualidad, en cambio, las prácticas relacionadas con la infancia cambian a una velocidad sin precedentes: las generaciones actuales están atravesadas por más de un concepto de infancia. También es necesario considerar que para comprender la infancia o la niñez debemos considerar las transformaciones de las costumbres y de las prácticas socioculturales que produjeron cambios en el modo de representarlas. Las representaciones y prácticas de los grupos sociales se explican también a partir de los condicionamientos derivados de la posición en la estructura social (Colangelo, 1998, 2003). Desde este punto de vista los términos infancia o niñez expresan el contexto en que surge la infancia, la familia, tanto como su grado de inclusión social. Es de importancia entonces tomar como punto de partida el momento histórico actual y al considerar la complejidad de la sociedad, surge la necesidad de articular el abordaje de la diversidad de modos de ser niño pensado en términos de diferencias culturales, con otra dimensión imprescindible a tener en cuenta, la desigualdad social. Es la articulación de estas dos dimensiones - diversidad y desigualdad - la que hace posible analizar los problemas sociales de la infancia en toda su complejidad y se revela especialmente indispensable a la hora de abordar la infancia y la familia de sectores populares, ya que es necesario dar cuenta de sus condiciones materiales de existencia, pero sin dejar de examinar los factores sociales y culturales a través de los cuales la pobreza es mediada. Las tendencias globales promueven la aceleración del progreso tecnológico, la expansión de las comunicaciones, el aumento en el dinamismo del intercambio comercial. Pero la globalización económica ha contribuido a la conformación de sociedades segmentadas en las cuales porcentajes importantes de la población sobreviven en condiciones de pobreza y precariedad. El aumento de las desigualdades entre los países y al interior de los mismos, incrementó las situaciones de vulnerabilidad y de exclusión social. La globalización ha contribuido a delinear aún más la división de la sociedad en dos grupos: una minoría con los recursos para

competir en el mercado global y una mayoría menos afortunada que se debate en un terreno de incertidumbre. En la actualidad, la región presenta los más altos niveles de desigualdad del ingreso a nivel mundial que tiene repercusiones de gran envergadura sobre los niveles de bienestar de la población. Se evidencia entonces que uno de los mayores riesgos de la globalización y las tendencias económicas y sociales, son las dificultades crecientes que afronta un gran porcentaje de la población para su inclusión social. Una parte importante de los niños de nuestros días están en situación de riesgo y vulnerabilidad por su pertenencia a un contexto social excluido. Es importante tener en cuenta que para incluir efectivamente a través del diseño de acciones y políticas es necesario considerar a los niños como interlocutores válidos, como sujetos portadores de conocimiento, que pueden dar cuenta de sus necesidades y contribuir en la búsqueda de soluciones. Este requisito es imprescindible cuando se diseñan prácticas investigativas que se proponen dar cuenta y respuestas, más aún si son consideradas como insumos para el diseño de políticas públicas. En cuanto a las características de las sociedades de consumo y sus potenciales consecuencias el pensador polaco Zygmunt Bauman en Vida de Consumo (2007), aporta algunas observaciones de interés. Realiza una distinción entre lo que llama sociedad de productores refiriéndose al modelo capitalista vigente en el siglo XIX y comienzos del siglo XX y la sociedad de consumidores aludiendo al modelo actual. En la sociedad de productores los protagonistas eran los trabajadores y la condición fundamental para obtener aceptación social era tener empleo. De esta manera, las personas trabajaban y aguardaban para darse cualquier gusto o satisfacción ya que era necesario pensar que el futuro no los tomara desprevenidos y desposeídos. Acumular y postergar la dicha presente en pos de una futura era un valor esencial en la sociedad de productores. Si bien con el desarrollo del capitalismo el individualismo comenzaba a crecer, las personas aún eran capaces de cohesionarse en torno a un ideal y pensarse como una comunidad. Aquello que pudiera perdurar en el tiempo era valioso para esa sociedad. En la actual sociedad de consumidores el cambio es radical: la aceptación social se gana siendo un buen consumidor. No importa si se tiene empleo o no mientras se puedan seguir las tendencias del mercado. El pasado y el futuro parecen carecer de importancia, se vive en un continuo presente y se trata de aprovechar la oportunidad. La promesa y requisito de esta sociedad es alcanzar la felicidad inmediata. Por esta razón el compromiso afectivo hacia un objeto, una persona, un ideal es depreciado ya que puede generar un estancamiento en el accionar consumista. De esta manera Bauman explica el individualismo responsable de la degradación de los lazos sociales. También, si bien existen figuras reconocidas por ser ejemplo ya, en el momento, provisorias, en estas sociedades no hay posibilidad de líderes ni ideas que la cohesionen sino que el mismo flujo del mercado es el que arrastra a la multitud (Bauman ya no habla de comunidad). Así, lo que tenemos en la actualidad es multitud con pocos compromisos e ideales que los una, sin miramientos por aquellos que quedan fuera del sistema, movilizados por la búsqueda de una felicidad individual sólo alcanzable a través de comprar hasta convertirse en un producto en sí mismos. Bauman afirma que el propósito crucial y decisivo del consumo […] es elevar el status de los consumidores al de bienes de cambio vendibles. En la sociedad de consumidores la violencia y la agresión al otro están naturalizadas y de hecho es una de las pocas cosas que consiguen cohesionar a la sociedad aunque sea en intervalos breves: el odio a aquellos que quedaron marginados y sobre los cuales la agresión está legitimada. Adelantos científicos y nuevas tecnologías. Otro tema de importancia para la reflexión sobre la infancia en la época actual se relaciona con los enormes adelantos científicos y de las nuevas tecnologías. La cultura popular de infancia y adolescencia en la actualidad incluye los grandes espacios masivos, como los recitales, shoppings, canchas y también los espacios solitarios como la cultura de la habitación, en la que se puede ver televisión, mandar men-

35

sajes de texto y chatear simultáneamente. La lectura no lineal, hipertextual en la que pueden realizar varias tareas a la vez, es una de las grandes transformaciones que ha producido Internet. Esto va delineando y construyendo, en parte, la forma en que se concibe el mundo. Manuel Castells, sostiene que Internet es el medio de comunicación y de relación esencial sobre el que se basa la nueva forma de sociedad en que vivimos, que es la “sociedad red”, sociedad cuya estructura está construida en torno a redes de información. Para este autor Internet no es solo una tecnología: él la ubica como el modelo de la forma organizativa de nuestras sociedades, es el equivalente a lo que fue la factoría en la era industrial o la gran corporación en la era industrial. Sostiene que a pesar de ser tan importante, aún no se conoce mucho sobre ella y es por eso que se generan mitos y actitudes exageradas. En relación al tema de la sociabilidad este autor refiere que alrededor de Internet se construyen fantasías de futurólogos en relación a que Internet aliena, aísla, lleva a la depresión o bien que es un mundo extraordinario, idealizado por su posibilidad de libertad y de que todo el mundo esté en comunidad. Analiza las comunidades virtuales planteando que estas también generan sociabilidad, relaciones y redes de relaciones humanas, pero son diferentes a las comunidades físicas, en tanto se organizan en base a intereses individuales, considerando el alto grado de valorización que la cultura actual tiene en el yo y en el individuo. Internet es una herramienta sumamente valiosa, impensada hace unos años atrás, sobre todo como fuente de información y como medio de comunicación y de socialización. En la actualidad es posible encontrar todo tipo de material en la red, pero es necesario saber cómo buscar, cómo procesar la información, y cómo transformarla en conocimiento para lo que se quiere realizar. Esta capacidad de saber qué hacer con lo que se aprende es socialmente desigual en la actualidad y está ligado al capital cultural y al nivel y la calidad de la educación recibida. Según Castells, es ahí donde está la división o brecha digital en estos momentos. Las nuevas organizaciones familiares Ya no se puede hablar de una estructura tradicional de la familia, aparecen nuevas formas: madres solteras, hermanos que funcionan como padres, sociedades de convivencia homosexual, hijos engendrados artificialmente, familias extensas en donde el jefe ya no es el padre sino otro adulto que puede o no estar emparentado consanguíneamente. Es necesario considerar el contexto familiar y teniendo en cuenta la segmentación de las sociedades, los problemas en la inclusión de los niños. Los cambios en las condiciones de vida, y la precariedad producen nuevas figuras de desprotección, nuevos niños en riesgo, que tienen que hacer un enorme esfuerzo para nacerle a la madre y al padre, enormes esfuerzos para devenir hijos, para imponerse como hijo a la madre o al padre. Señala Marcelo Viñar (2003) en Sobre la marginalidad “estos niños viven luego al margen del mundo simbólico, ensayando estrategias de sobrevivencia y teniendo como casi única vía de comunicación no la palabra sino los actos”. Las nuevas condiciones familiares y los cambios culturales modifican las condiciones en las cuales se producen los nacimientos y también la subjetividad de esta época. Pero es importante enfatizar, teniendo en cuenta el contexto actual que existen alteraciones en el deseo del hijo, fundamental para el lugar a ocupar por el niño. No obstante, es necesario señalar que no hay una única o algunas configuraciones de las familias actuales prototípicas que sean sustitutos de la familia nuclear burguesa. Por el contrario, cada familia, sea cual fuere su conformación perceptible, es una construcción original y la diversidad es uno por uno. Escribe María Cristina Rojas, “… encontramos hoy familias “como las de antes”, “como las de ahora”, ¿cómo las que vendrán? Imposible diseñar el futuro de tales mutaciones, pero sabemos que, a su nacimiento, el niño necesita pertenecer a vínculos para sobrevivir y humanizarse”. También es importante considerar que la familia no se encuentra aislada en este accionar: otros grupos e instituciones de la cultura operan simultáneamente en la producción de subjetividad, situación que merece un lugar destacado al

momento de diseñar políticas públicas referidas a los niños. Por último es necesario reflexionar sobre la práctica clínica e investigativa con niños en la actualidad. Si se pueden plantear estos interrogantes, también conformar equipos donde se aliente la interacción complementaria entre distintas disciplinas, no sólo se generarán nuevos conocimientos sino que la constitución misma de grupos de trabajo colaborará en la constitución de lazos sociales que confluirán en la calidad de la tarea clínica e investigativa. En este sentido, a partir del trabajo grupal, institucional, se propician vínculos comunitarios, aunque explícitamente no sea este el objetivo. Pero para ello, habrá que poder tolerar la angustia, atreverse a nuevas interrogaciones y formas distintas de interacción. Y esto puede hacerse posible si desde el vínculo grupal, institucional, social, los sujetos y los grupos se inquietan, se cuestionan e interrogan. El trabajo con niños nos enfrenta permanentemente con la vulnerabilidad propia de ese momento, se puede considerar que es esa una de sus condiciones. Pero las dificultades son mayores en el contexto del cambio y la crisis de esta época. Dichas condiciones afectan al conjunto de la sociedad, adultos y niños; por supuesto que también a los profesionales, haciendo compleja la clínica psicoanalítica con niños. Como psicoanalistas uno de los principales desafíos es indagar en el marco teórico para rescatar y sostener nuestro pensamiento y accionar. Las elaboraciones teóricas en Psicoanálisis permiten abordar los problemas clínicos derivados de estas situaciones en un marco más amplio. Desde esta perspectiva entendemos que la meta clínica consiste en estar dispuestos a la reflexión y al intercambio, generando nuevos lazos como base para que se desplieguen afectos y no únicamente desbordantes. Las situaciones de desvalimiento por razones que hacen a la historia personal y familiar o a factores traumáticos situacionales, se multiplican y potencian en momentos de crisis social. Las causas internas confluyen con los peligros externos; las sensaciones abrumadoras, o la parálisis, la impotencia, constituyen transformaciones de afectos desbordantes imposibles de tramitar en soledad. Es imprescindible para el transcurrir del proceso terapéutico el aporte del analista, que sostenga con su vitalidad anímica la posibilidad de devolver la propia al paciente, como punto de partida para la recuperación de procesos de investidura que puedan restablecer lazos libidinales y generar proyectos correspondientes a su momento vital. Del mismo modo es condición que los profesionales inmersos en situaciones difíciles salgan de su desvalimiento, para eso es imprescindible contar con el aporte de sus pares, de sus equipos, tanto como con la posibilidad de seguir interrogando e investigando el marco contenedor de la teoría que fundamenta la práctica clínica e investigativa. La conclusión indica que interrogarse sobre el contexto de época tanto como la conformación de equipos de trabajo donde se aliente la interacción entre distintas disciplinas, colaborará en la constitución de lazos sociales que mejorarán la calidad de la tarea clínica e investigativa tanto como la producción de conocimientos.

BIBLIOGRAFIA BAUMAN, Z.: Vida líquida. Barcelona: Paidos Ibérica. 2006. BAUMAN, Z.: Vida de Consumo. Madrid: Fondo de Cultura Económica. 2007. CASTELLS, M.: La sociedad red. Madrid: Alianza Editorial, 2006. COLANGELO, M.: “Atención de la salud infantil en una comunidad toba de un medio urbano” Archivos Argentinos de Pediatría, 96, 6. 1998. COLANGELO, M.: La mirada antropológica sobre la infancia. Reflexiones y perspectivas de abordaje. Ponencia 2003. En http//www.me.go.ar/curriform/ puclica/9ei20031128/ponenciacolangelo.pdf. MORENO, J.: “Cambios actuales en la Familia, la Infancia y la Sexualidad y su Impacto en el Psicoanálisis”, en Actualizaciones en Psicoanálisis Vincular, Buenos Aires: APdeBA Editora. 2007 ROJAS, M. C.: “Modelizaciones en Psicoanálisis familiar. Aproximación teórico -clínica a la familia de hoy”, en Revista de Psicología y Psicoterapia de Grupo, XXIII, 2, 2000. VIÑAR, M. “Sobre la marginalidad”. Conferencia en el Hospital Ricardo Gutiérrez. Buenos Aires: 2003.

36

LA FUNCIÓN DEL ARQUETIPO DE LA MÁSCARA Y EL USO DE DROGAS EN EL GRUPO ADOLESCENTE
Díaz Guiñazú, Rafael Pablo Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN Se expone sobre la influencia del arquetipo de la máscara, desde la psicología junguiana, en la problemática de las adicciones y su función en los grupos adolescentes. La máscara es aquella instancia psíquica que mediatiza entre el yo y el mundo social, fachada exterior que muestra el sujeto, a través de la cual es reconocido por los otros. La máscara permite al sujeto insertarse como miembro de una comunidad, sostiene el yo débil del adolescente previniéndolo de una desorganización psicótica. Se plantea que la droga puede actuar como un símbolo que modela una máscara con la que el adolescente se identifica, y bajo la que se consolida su grupo de pertenencia. El consumo de drogas inicia al adolescente en un grupo que adopta prácticas, normas y costumbres que forjan una identidad común. Estos grupos, o cofradías los sostienen en el pasaje desde la infancia y amortiguan la crisis de esta etapa. La terapia en adicciones debe considerar la existencia de este arquetipo en relación con otros (arquetipos de la Magna Mather y Puer Aeternus) los que emergerán en la relación transferencial. Se aportan consideraciones acerca de los tratamientos grupales e individuales en casos de adicción a drogas. Palabras clave Máscara Grupo Adolescentes Adicción ABSTRACT THE MASK ARCHETYPE FUNCTION AND THE DRUG ABUSE IN THE ADOLESCENT GROUP The influence of the mask archetype, from Jung’s psychology, in addictions’ problematic and its function in the adolescent groups is exposed. The mask is the psychic instance that hypes between I and the social world, outer facade the subject shows, through which he/she is recognized by the other. The mask allows the subject to be included as a member in a community, maintains the adolescent’s weak I avoiding him/her a psychotic disorganization. It is stated that drugs can act like a symbol modelling a mask with which the adolescent identifies him/herself, and under which his/ her belonging group is consolidated. The drug consumption initiates the adolescent in a group that adopts practices, norms and usages that forge a common identity. These groups or brotherhoods maintain them in the passage from childhood and cushion this stage’s crisis. Addictions therapy must consider the existence of this archetype related to others (the Magna Mather and Puer Aeternus archetypes) which will emerge in the therapist-patient relation. Considerations about the group and individual treatments in cases of drugs addiction are added. Key words Adolescent Mask Group Addiction

INTRODUCCIÓN Con los términos de “máscara” y de “persona” Jung se refirió a la función o tendencia adaptativa al mundo externo y a la vida social. El imperativo “persona” proviene del latín persöna, y hace referencia a la máscara que utilizaban los actores en el antiguo teatro griego, al personaje que estos representaban; de este modo, al hablar de máscara o de persona, nos referimos a la identidad social del sujeto, a la cara que muestra en la comunidad, al rol (o roles) que asume. Por tal razón, debe ser entendida sólo como una fachada externa pero nunca como la totalidad de su ser o su personalidad, es apenas una parte de la misma. Así, la máscara sirve al sujeto para que éste pueda desenvolverse en la sociedad y sea reconocido por sus semejantes de acuerdo al papel que en ella desempeña. Es la forma en que el individuo se presenta ante la comunidad, en otras palabras, es lo que se interpone y mediatiza entre el yo y el mundo externo. La máscara, entonces, otorga identidad social al sujeto; sin embargo ésta no es su única función, además actúa como una coraza frente a las amenazas y ataques que provienen del medio; es decir, tras la máscara el sujeto mantiene a salvo su mundo interior, su vida íntima. Por esta misma razón la máscara tiene más de apariencia que de real, pues tras ella se esconde la verdadera individualidad y naturaleza del sujeto. Si realizamos un recorrido hacia el interior del hombre, la máscara es lo más externo y tras ella se esconde el yo, luego entraremos a los terrenos de lo inconsciente individual para llegar, en nuestro camino regresivo, a las raíces ancestrales de lo inconsciente colectivo. Cada sujeto forma su propia máscara, sin embargo, la misma es colectiva por partida doble: por un lado porque los atuendos que sirven para confeccionarla provienen del medio social, y por el otro, por ser un arquetipo. Como arquetipo es una función psicológica de adaptación innata, íntimamente ligada al instinto gregario del hombre; es una tendencia perteneciente a la humanidad toda. El riesgo que el sujeto corre es el de la identificación con la máscara, algo muy común en nuestros días. Hay individuos que suponen sólo ser lo que muestran; otros, además, ensanchan su ego en función de los títulos o logros sociales. Si el hombre vive una imagen superficial y externa de sí mismo se ha abandonado, se ha apartado de su realidad interior, no es más que una marioneta manejada por lo inconsciente colectivo que, a su vez, actúa lo que la comunidad de él espera, no hay nada auténtico en él. En “Formaciones de lo inconsciente” (1950) dice Jung: “La persona es lo que uno realmente no es, sino lo que ella y la otra gente opinan que ella es” (p. 33). Al estar vinculada al yo y a la consciencia, la persona cumple una función compensatoria en relación a lo inconsciente. El sujeto que estereotipadamente se muestra de tal o cual manera ante los demás, en su interior esconde un personaje totalmente distinto, un rostro opuesto. Las debilidades y lo sensible pueden ser ocultados tras un semblante frío y amenazador; la lujuria y el odio tras una sotana o un hábito de monja; las inseguridades, lo tirano y los deseos destructivos tras el traje del justo juez. En estos casos lo terrible es que el sujeto desconoce lo que oculta, y lo oculto se vuelve sombras cada vez más difíciles de ser reconocidas, las que retornan trayendo sufrimiento a la psique, al cuerpo o a los demás. Cuanto más rígida, extensa y acartonada sea la máscara, menos posibilidades de desarrollo integral tiene el sujeto; un yo frágil y de escasos recursos se esconde tras ella, así como también un mundo empobrecido y descuidado albergará el interior de ese hombre. Una máscara liviana y maleable habla de un hombre con mayores posibilidades de adaptación tanto al mundo externo como a su realidad interior. Importancia de la máscara y de la identidad grupal en la adolescencia A. Aberastury (1971) habla del “Síndrome de adolescencia normal” y caracteriza a esta etapa por tres duelos básicos: el duelo por el cuerpo infantil, por los padres de la infancia y por los roles de la infancia. Desde mi particular punto de vista, esta idea se puede articular a la concepción de hombre junguiano. La adolescencia es una etapa privilegiada en la construcción de la máscara. La crisis adolescente, según Aberastury, en parte, tiende al logro y conformación de una nueva identidad que sirva como

37

puente de unión y trayecto entre la salida de la infancia y el ingreso a la adultez y al mundo adulto. Si la adolescencia se define como una etapa de crisis, esto se debe, en parte, a la reestructuración psíquica del sujeto, a la adquisición de su nueva identidad y a los duelos por la vida anterior. Podemos decir que se trata de una etapa de vulnerabilidad yoica, pues el sujeto adolescente se está quitando antiguos ropajes y adoptando otros nuevos, mientras da pasos que lo introducen en un mundo desconocido y desconcertante; por lo tanto, se encuentra en el proceso de formación de una nueva máscara sobre un yo aún inmaduro con pocos recursos para enfrentarse al mundo adulto, y debilitado, a su vez, por los duelos que en suerte le han tocado. El adolescente se aferra a nuevos individuos que sirven de referencia para modelar su máscara y formar así una identidad grupal, es decir, pasa de las identificaciones con los miembros de la familia, a las identificaciones con los grupos adolescentes, los que son una vía de ingreso al mundo adulto y a la realidad social. La reciente máscara es una instancia que rodea y sostiene al yo débil del adolescente, ayuda a que esta etapa de cambios no sea tan desorganizadora y, por lo tanto, a que el yo no colapse en psicosis; por eso, la máscara adolescente suele ser tan rígida, pues está sosteniendo a un yo que se encuentra a la deriva. La identidad grupal es lo más importante en este momento y es lo que mayor sentido y referencia de sí mismo da al sujeto, evitando que éste se pierda entre sus cambios, sus duelos, el mundo nuevo y el futuro angustiante que se avecina en negra avalancha. Por eso el adolescente se aferra tanto a su grupo. La máscara en esta etapa no sólo se refleja en actitudes, usos y costumbres, sino además se estampa en la propia piel: las vestimentas, al igual que los tatuajes y otros elementos que se incrustan en el cuerpo lo demuestran. Las denominadas “tribus urbanas” son un claro ejemplo, su función es la de delimitar al sujeto, encajarlo en algún lugar para evitar su desorganización, darle algún sentido a su vida y una pista, aunque sea falsa, de quién es él realmente en este momento de cambios y desconcierto. La función de la droga y su relación con la máscara en la crisis adolescente La droga se ofrece como una alternativa de abandono al mundo infantil, ligada a un mundo nuevo y distinto al que el adolescente cree es el de sus padres, en el cual el joven suele suponer, la droga no tiene un lugar. Hay un grupo de sujetos por fuera del hogar en la misma situación. Muchas veces el adolescente toma como figura o modelo a algún otro que lo inicia en este nuevo camino donde la droga resulta ser el elemento principal de un rito iniciático, o mejor dicho, el consumo de drogas inicia al sujeto y lo introduce en “la cofradía” o “secta” del adicto. Ahora el joven es aceptado por una nueva comunidad y se iniciará en sus prácticas, adoptará sus costumbres y vestirá sus ropajes. En este momento la droga está cumpliendo un papel iniciático, algo necesario, ancestral y arquetípico en el hombre; es por ello que este pasaje de una etapa a otra, está ligado a los ritos de iniciación, ceremonias sagradas; es por esta razón, que a nivel inconsciente, dicho proceso tiene un valor religioso. El adolescente adicto es parte del grupo, sin ese grupo desaparece su identidad y peligra su psique. Ahora bien ¿qué lo une al grupo? La respuesta es: la droga. Toda comunidad se alía bajo un símbolo que los identifica como miembros de una misma congregación, símbolo que da sentidos, otorga un lugar y provee algo a qué aferrarse. Para que un símbolo, en este caso la droga, tenga el poder de unir y congregar a una comunidad, debe estar ligado a algo del orden de lo sacro, de lo arquetípico, de no ser así no tendría la fuerza para hacerlo; es decir, la droga como elemento real deviene en símbolo porque sobre ella se ha proyectado la numinosidad de lo arquetípico (la Magna Mather o Gran Madre). El adolescente debe alejarse de los padres y del mundo infantil, por lo tanto, retira en parte la investidura arquetípica de los padres (o sustitutos) reales y la proyecta sobre algo del mundo externo; así, la droga pasa a ser una madre nutricia que une a todos sus hijos y los cubre bajo su manto. El iniciador pasa a cumplir el rol del “chamán” o del “anciano sabio”, un arquetipo paterno o masculino que permite la unión, por medio del culto, entre el hijo y la madre; o dicho de otro modo, une al iniciado en calidad fraterna

con los otros miembros, permite que surja un nuevo hijo de esta gran madre, manteniéndose la unión entre el sujeto y la Magna Mather, esta vez, por fuera del seno familiar. Entonces, la droga es la Magna Mather y el iniciador el anciano sabio. Ahora bien, todo arquetipo tiene un lado benéfico y otro oscuro; esta misma madre que une y que contiene, con el tiempo se volverá una madre terrible que devora y apresa, y el sujeto no podrá escapar con facilidad de las garras de la droga. Por otro lado, el arquetipo de la gran madre está vinculado al del niño eterno (Puer Aeternus); si el sujeto adicto ha quedado atrapado en los brazos de la Magna Mather, indudablemente ha quedado ligado, identificado, con el niño eterno; por lo tanto, nos encontramos frente a sujetos, sin importar su edad y años de consumo, que en su alma albergan tendencias sumamente infantiles, demandantes y dependientes. Siempre que en la clínica trabajemos en adicción, tendremos que trabajar con estas tendencias. La máscara en la clínica del paciente adicto Los integrantes del grupo de adictos, congregados bajo el manto divino de la droga, adoptan como propios los colores de esa túnica; todos se identifican como miembros de la misma cofradía y su máscara se modela en torno a ella. Si retirásemos estas ropas que los definen y sitúan como pertenecientes a una misma congregación, los dejaríamos sin una parte importante de su identidad, lo cual es peligroso, pues estaríamos quitando los soportes que sostienen al yo adolescente, lo que podría terminar, en el peor de los casos, en un derrumbe psicótico. Es esta la razón por la cual debemos ser demasiado prudentes al trabajar con adictos a sustancias tóxicas, pues sacar de golpe la droga, sin brindar algún otro soporte, puede ser exponer al psiquismo a una terrible crisis. Si se suprime la droga no se corre sólo una sustancia, sino además, algo que brinda apoyo y que forma parte de una instancia psíquica con la que el sujeto se ha identificado y sin la cual deja de reconocerse a sí mismo. Lo primero con lo que nos encontramos en la clínica es con la máscara del paciente. El adicto es un sujeto que hace un gran uso de su imagen, intenta impresionar o generar impacto en el analista. La clínica junguiana intentará ir, paulatinamente, corriendo y flexibilizando esta máscara para que de a poco puedan ingresar las sombras del sujeto y, gradualmente, otros aspectos de sí mismo que se han mantenido disociados en lo inconsciente. Es conveniente que el retiro de la droga se haga gradualmente, y a medida que el sujeto pueda ir integrando lo inconsciente y flexibilizando su persona. Necesita, a su vez, algo del mundo externo que lo contenga y sostenga, y este papel debe cumplirlo principalmente la terapia y la figura del analista. La familia puede ser muy útil en estos momentos, pues puede brindar el soporte necesario para no dejarlo caer en los momentos de crisis. En las terapias grupales, muchas veces, se exige la abstinencia como requisito. En estos casos, la abstinencia es más tolerable porque el sujeto crea cierta identidad en relación al grupo terapéutico, puede ir rompiendo sus lazos identificatorios con la cofradía y los irá desplazando al grupo de adictos en tratamiento, a medida que realiza una terapia que le permite ir trabajando su dolor anímico y creando espacios mentales para la elaboración y la integración de su psique inconsciente. Sería conveniente que el terapeuta que trabaja en forma individual confíe en la transferencia y en que los resultados son posibles; a su vez sería óptimo que el mismo posea una gran capacidad de contención y tolerancia a la frustración, así como deberá ser consciente que está creando un vínculo intenso e importante para el sujeto adicto y que el trabajo será más arduo pero tal vez más rico porque no tiene, necesariamente, que enfocarse en el problema de la adicción sino en el sujeto integral. Así, el mayor cuidado que debería tener el terapeuta al inicio del tratamiento con adictos, es en relación con la máscara, pues hay que ser muy prudente al intentar moverla. Primero y principal, hay que respetar los tiempos, espacios y recursos mentales del sujeto y no caer en un furor curandis. La sustancia o comportamiento adictivo se podrá ir retirando de acuerdo a las posibilidades psicológicas de cada paciente. En muchos casos la medicación puede ser útil, siempre y cuando se administre bajo un estricto control médico. La misma debe ser un complemento y no el elemento

38

principal del tratamiento. En el interior del hombre moran las verdaderas causas de su enfermedad, y es el mismo inconsciente la fuerza sanadora y transformadora del ser, por eso considero necesario el trabajo con la psique inconsciente en el tratamiento de adicciones. Los dolores del alma requieren curarse, principalmente, por medio de los recursos y las razones anímicas cuando la patología psíquica tiene sus raíces en lo profundo del hombre.

GRUPO TERAPÉUTICO CON ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS ENMARCADO EN LOS SERVICIOS DE SALUD ESTUDIANTIL. ESTUDIO DE LA EVOLUCIÓN DE UNA PACIENTE.
Díaz, Héctor Daniel; Taborda, Alejandra Facultad de Ciencias Humanas. Universidad Nacional de San Luis. Argentina

BIBLIOGRAFIA ABERASTURY, A. y KNOBEL, M., (1971); La adolescencia normal: Un enfoque psicoanalítico; Buenos Aires, Ed. Paidós. DÍAZ GUIÑAZÚ, R.; Aproximaciones al estudio de la Psicopatología y Clínica de las Adicciones desde la teoría de Carl Gustav Jung, Tesis de Licenciatura, Universidad Nacional de San Luis, 2010. JUNG, C. G., (1936); Arquetipos e inconsciente colectivo, Buenos Aires, Ed. Paidós, 1970. JUNG, C. G., (1928); El yo y el inconsciente, Barcelona, Ed. Luis Miracle, 1964. JUNG, C. G., (1950); Formaciones de lo inconsciente, Barcelona, Ed. Paidós, 1982. JUNG, C. G., (1912); Símbolos de transformación, Barcelona, Ed. Paidós, 1982. ZOJA, L. (1985); Drogas: adicción e iniciación. La búsqueda moderna del ritual, Barcelona, Ed. Paidós 2003.

RESUMEN El grupo terapéutico dentro de un encuadre psicoanalíticamente orientado es un grupo no estructurado; implica ausencia de papeles claramente definidos para el líder o los participantes, o de una agenda en la que se pueden ocultar ansiedades. Es una estructura semivacía, espacio virtual, en el que sólo están discriminados arbitrariamente el rol de terapeuta y los de los pacientes. La estructura semivacía puede llenarse por la condensación, en el grupo, de transferencias múltiples. Los polos de estructuración del grupo, el encuadre y el objetivo terapéutico, posibilitan que se intensifiquen, desplieguen y elaboren mecanismos de defensa y de adaptación. Es un contexto interpersonal en el que los elementos emocionales como los estructurales tienen la potencialidad de convertirse en factores de curación. Algunos autores afirman que si en el análisis individual el paciente es el hijo único, en el grupal es miembro de una familia. De ahí que la terapia de grupo pueda considerarse como una “experiencia familiar correctiva”. En este trabajo mostraremos, luego de un año de psicoterapia grupal psicoanalítica, los cambios acaecidos en una paciente con problemática neurótica y conflictiva familiar a quien se le administro HTP y el Test de Rorschach al comenzar y después de año de atención. Palabras clave Psicoanálisis Psicoterapia Grupal Seguimiento ABSTRACT GROUP THERAPY WITH UNIVERSITY STUDENTS FROM THE HEALTH SERVICE. THE FOLLOW-UP OF A PATIENT Psychoanalytic group therapy consists in a non-structured group in which the roles of the leader and participants are not clearly defined without an agenda where anxieties can be hidden. It is a semi-empty structure, a virtual space in which the roles of therapist and patients are arbitrarily distinguished. This structure may be filled by condensation of multiple transferences in the group. The poles of group structuring and the therapeutical perspective and objective lead to the intensification, display and construction of defense and adaptation mechanisms. It is an interpersonal context in which emotional as well as structural elements may become potential factors of healing. Some authors claim that if in the individual analysis the patient is an only child, in the group analysis he/she becomes a member of the family. Therefore, group therapy can be considered as a “corrective family experience”. In this work, the changes occurred in a female neurotic patient with family conflicts are shown after one year of group psychotherapy. The HTP and Rorschach tests were applied at the beginning and after a year of treatment. Key words Psychoanalysis Group psychotherapy

39

INTRODUCCIÓN El propósito de este trabajo es presentar resultados preliminares de un estudio de seguimiento en curso de la evolución de una paciente, a efectos de delinear modificaciones observadas, luego de un abordaje grupal psicoanalítico de un año de duración, en el marco del servicio de Salud Estudiantil solventado por la UNSL. En la actualidad, desde distintas vertientes se ha producido un incremento en los requerimientos para probar la potencia psicoterapéutica. Lugares tales como obras sociales y programas de Salud Mental, con su influencia sobre las exigencias que delinean la comunidad científica y académica, solicitan dar cuenta de ello. Sin embargo, son escasas las propuestas metodológicas adaptadas a fin de captar la riqueza que la teoría demarca en cuanto a estructuración del psiquismo, cambio psíquico, cambio estructural versus manifestaciones clínicas, entre otras. En este contexto, buscamos dar respuesta al siguiente interrogante: ¿Es posible verificar una ampliación de la capacidad de insight y una reelaboración de la propia historia que permita ampliar el criterio de realidad? Esta pregunta y la metodología implementada se sustenta en la concepción de cambio psíquico referida por Joseph (1989), para quien “... las variaciones hacia una mayor toma de responsabilidad por los propios impulsos o hacia un alejamiento de los mismos; la aparición del sentimiento de culpa y de la consideración y el deseo de poner las cosas en su lugar, o la huida de estos sentimientos; la conciencia de un aspecto de la personalidad, el yo, y de la capacidad de observar lo que está ocurriendo, luchar contra ello y enfrentar la ansiedad ,o empezar a negarla, todos estos movimientos constituyen el meollo inherente a nuestra comprensión del cambio psíquico...”. En otras palabras, los movimientos progresivos y regresivos son inherentes a la instauración de modificaciones subjetivas desarrolladas para enfrentar de un modo diferente las ansiedades y relaciones personales. MARCO TEORICO Tomando el concepto de “Grupo Madre” (Scheidlinger, 1999), podemos decir que cada miembro establece con el grupo como globalidad, una relación que guarda importantes paralelismos con la relación materna. Es decir, el grupo se erige como contenedor de ansiedades, como refugio, proveedor de cuidados y lugar de elaboración de conflictos. Para Bion (1963), el grupo, visto como un todo, los integrantes establecen entre sí y con el coordinador una relación en la que tratan de satisfacer demandas primitivas y ansiedades enraizadas desde la prehistoria del sujeto. Cada familia es un grupo y esta modalidad es traslada al grupo terapéutico. En ellos se repiten y escenifican inevitablemente las relaciones familiares. Desde esta concepción, los miembros del grupo son los hermanos, el terapeuta el padre, y el grupo como totalidad ejerce el rol materno. En este sentido, Foulkes (1964), aporta la visión del hombre como punto nodal de una red de interacciones conscientes e inconscientes que configuran la matriz grupal. La Matriz Básica, es aquella estructura que los miembros aportan y que proviene de la articulación primaria de los aspectos relacionales y afectivos adquiridos a través de las experiencias con el grupo familiar. La Matriz Dinámica, se desarrolla en el grupo partiendo de las Matrices Básicas y gracias a las interacciones de sus miembros. Conceptos que consolidan una técnica basada en la comunicación. METODO Cada paciente ingresa al Servicio de Psicología mediante una entrevista de admisión para establecer el motivo de consulta, realizar un diagnóstico presuntivo y prescribir el tipo de abordaje. Excepto en las contraindicaciones absolutas, la selección de los pacientes para la terapia de grupo se realiza valorando la triada paciente-grupo-terapeuta (agrupabilidad). El terapeuta de grupo en una instancia individual, de quince sesiones, evalúa prospectivamente las posibilidades de que se produzca un fluido intercambio relacional entre un paciente determinado, un grupo determinado y un determinado terapeuta. Además, recolecta los movimientos transferenciales y prepara la inclusión a un grupo semicerrado de 5/6 integrantes. Paralelamente, otro profesional del equipo, lleva adelante el proceso diagnóstico que incluye entrevista clíni-

ca con el motivo de consulta, administración del Test de Bender, HTP, Test de Rorschach y devolución. Tras un año de tratamiento, mediante la técnica de retest, se realiza una nueva evaluación. El setting grupal, tiene como objetivo: Promover una dinámica interaccional en la que cada miembro aporta elementos psicoterapéuticos a los demás y a su vez recibe del grupo. Compartir experiencias y sentimientos, capaces de proveer nuevas vivencias relacionales que faciliten la elaboración de los sentimientos de soledad, anormalidad y culpa. Brindar un modelo exogámico donde cada integrante del grupo pueda entrar en contacto con nuevas visiones y configuraciones vinculares. RESULTADOS Dado el carácter preliminar de esta comunicación, nos limitaremos a señalar algunos aspectos e indicadores que nos permiten registrar una ampliación del insight y cambios en la percepción de la realidad. La paciente estudiada, de 20 años, cursa 2do año de psicología. Tiene cinco hermanos (dos adoptados). Su madre es separada hace ocho años, profesional con un alto cargo público y ha sufrido prolongados periodos de alcoholismo. Su padre ha formado otra familia, hace dos años que vive en España y ocho que no tiene contacto con ella. Solicita asistencia porque no puede estudiar, tiene dificultades para expresarse en los exámenes, duda sobre seguir estudiando o volverse a su provincia, llora con mucha frecuencia y tiene asiduos conflictos con su novio y amigas. Refiere estar “descolocada”, “confundida”, a partir de haber recibido recientemente un llamado del padre, tal como lo ilustra la siguiente viñeta: “no sé, me habla y me acuerdo lo que sufrió mi mamá. Me da rechazo. Yo pensaba que había hecho un duelo. Antes del llamado no me quería ir (...) Además, en las amistades de acá hay mucha competencia... Nunca me pasó en mi provincia. Siento que estoy sola... sólo estoy con mi novio”. Algunos indicadores de las pruebas gráficas que nos permitieron elaborar la síntesis diagnóstica, son: en la primera toma realiza una casa unidimensional, infantil, rodeada de árboles y flores. El sol y las nubes de gran tamaño, trazo firme, grueso, con áreas remarcadas en el techo y las puertas. Ocupa toda la hoja y de igual manera el árbol. Éste de copa redondeada, ramas bidireccionales, con extremos dentados, en el centro del tronco una marca espiralada. Transparencia en la zona de las raíces. Figura humana (masculina), realizada tipo alambre, gran sombrero con transparencia, brazos en V, ojos redondos con pupilas remarcadas. En el retest, dibuja una casa con vista área en la que integra la tercera dimensión, perspectiva, la presencia de nubes que conservan relación de proporción, chimenea con transparencia, presencia de cerco y rejas en las ventanas, caminos en la fachada. Al igual que el árbol es un dibujo de gran tamaño. Éste tiene una copa y ramas que terminan en forma redondeada, desaparece la marca del tronco y se conserva la transparencia en las raíces. La figura humana (masculina), adquiere la bidimensionalidad, aunque sólo se grafica hasta la cintura, presencia de botones, los ojos reproducen la línea natural con pupilas remarcadas. En los relatos que construye aparece en forma reiterada, a modo de perseveración, “La búsqueda de un camino”, el mismo, a veces aparece cortado, oscuro, sin salida o como demarcando diferentes espacios y recorridos. En la primera administración del Rorschach se observó un incremento de la capacidad teórica y de la generalización que no se acompañaba de una buena elaboración cualitativa, detectándose en algunas láminas (II, IV, VI, VIII y X) fallas en la integración del pensamiento. Un IAR de 4 indica la presencia de un pensamiento con criterio de realidad aunque en ocasiones las proyecciones masivas lo desorganiza. Porcentaje de respuestas populares 12,5%. En el retest se registró un leve aumento del pensamiento teórico abstracto, acompañado de síntesis logradas, presencia de dificultades en la integración del pensamiento sólo en la lámina (VI). Encontramos un significativo aumento (en un 10%) del F+ ext%, sitúa al porcentaje dentro de lo esperable e indicaría integración de diferentes aspectos de la personalidad. En relación al F+%, no se registraron cambios significativos. El IAR de 8, indica cierto exceso en el ajuste al criterio de realidad o sobre adaptación. El % de respuestas populares se incrementa a un 24%, cerca de lo esperable.

40

El material clínico recogido en el proceso diagnóstico realizado en la primera etapa nos permite inferir que el reciente acercamiento de la figura paterna se constituye en un desencadenante primordial de la consulta. Frente al abandono sufrido a los 12 años, la paciente instaura rígidas defensas maniacas en procura de negar el duelo, por identificación se erige como sostén de una madre alcohólica y de los hermanos. Desde su fantasía, con una ruptura del criterio de realidad, invierte los roles asimétricos. De este modo la dependencia es proyectada en los miembros de la familia, especialmente en su madre a quien la paciente debía cuidar en estados de ebriedad acompañados de enuresis. La omnipotencia y defensas maníacas se convierten en su envoltura protectora, a la par de otras defensas primitivas, como la identificación proyectiva e idealización, en pos de enfrentar las ansiedades persecutorias. El duelo no elaborado por la figura paterna moviliza carencias primitivas sufridas tempranamente. En otras palabras, los intensos mecanismos de disociación se traducen en un pensamiento con características mágicas, concretas, y con inconsistencias. Lo cual, en forma conjunta con la omnipotencia, los primitivos mecanismos defensivos, las dificultades para reconocer la dependencia y las diferencias que emergen en las relaciones asimétricas se constituyen en factores que sustentan la pobre producción académica, los conflictos relacionales y la desbordante angustia con la que llega a la consulta. En la instancia de retest, el material clínico analizado devela que los cambios son paulatinos. Se observa un incremento de los sentimientos de inseguridad, dado que los mecanismos primitivos, como la idealización, omnipotencia y defensas maníacas han perdido fuerza, dando lugar a una crítica más realista de sí y los otros. Aún con fuertes temores, emergen nuevos intereses por relacionarse y establecer una comunicación de mayor intimidad. Puede apreciarse un contacto diferente con su angustia, y la configuración de defensas tales como: racionalización, desplazamiento y evitación cobran mayor importancia. Surgen numerosas dudas sobre sus potencialidades, en este sentido la sexualidad y la femineidad, se constituyen en un nuevo centro de preocupación y diferenciación de fantasías edípicas infantiles. Si bien, se observan una interesante reducción del pensamiento mágico, las dificultades para integrar la agresión promueven movimientos regresivos-progresivos en este aspecto. Sus sentimientos sobre las figuras parentales son oscilantes, con pasajes de la idealización a la ridiculización, pero en esta segunda instancia se preserva el criterio de realidad. CONCLUSIONES Con respecto al proceso, consideramos que la inclusión de un psicodiagnosticador que, sostenga una adecuada relación con el terapeuta de grupo, a fin de posibilitar la alianza de trabajo, para llevar adelante el proceso de diagnostico y seguimiento, da lugar a establecer un encuadre grupal, con un equipo detrás de los terapeutas, capaz de soportar las proyecciones que se trabajaran durante el tratamiento. Además, evaluar el tratamiento con la técnica de test-retest permite, al paciente, repensar sus modificaciones y a los terapeutas contrastar las apreciaciones clínicas del proceso terapéutico con datos concretos de sus pacientes que van más allá de lo discursivo. Específicamente, en lo referido al tratamiento grupal de un año de duración se puede apreciar que, el grupo como articulador de una dimensión en la que individuos relacionados establecen las condiciones para reeditar sus vínculos internos, supone y posibilita la generación de un espacio mental de elaboración de mundos internos, reconsideración de los mecanismos disociativos; oportunidad para reintroyectar los aspectos escindidos y proyectados. Esta incorporación posibilita una integración más armónica del mundo interno y su correlato en el mundo real. El estudio realizado, nos lleva a señalar que un año de psicoterapia grupal puede promover cambios en la capacidad de insight y una reelaboración de la propia historia permitiendo ampliar el criterio de realidad. Asimismo, el carácter preliminar de este estudio de caso único, impide extender estas consideraciones, sin ampliar la muestra en estudio.

BIBLIOGRAFIA BION, W. (1963). Experiencias en Grupo. Paidos. 9ª Reimp. 2006. Buenos Aires. FOULKES, S.H.; ANTHONY, E.J. (1964). Psicoterapia psicoanalítica de grupo. Paidos. Buenos Aires. FOULKES, S.H. (1979). Dinámica analítica de grupo con referencia específica a conceptos psicoanalíticos. En Kissen, M. (1979) Dinámica de grupo y psicoanálisis de grupo. Limusa. México JOSEPH, B. (1989). Equilibrio Psíquico y Cambio Psíquico. Julian Yebenes. Madrid

41

IDEAÇÃO E TENTATIVA DE SUICÍDIO ENTRE ESTUDANTES DE MEDICINA EM UMA CAPITAL DO NORDESTE DO BRASIL
Dutra, Elza Maria Do Socorro Universidade Federal Do Rio Grande Do Norte- UFRN. Brasil

RESUMEN O objetivo deste trabalho é apresentar os resultados de pesquisa realizada com estudantes de medicina de uma universidade pública em Natal, capital do RN, Brasil. A pesquisa teve como objetivo investigar a ideação e tentativa de suicídio entre os estudantes. A amostra foi composta por 256 alunos matriculados entre o primeiro e décimo período do curso. Foi utilizado um instrumento contendo 23 questões fechadas e uma aberta, investigando sobre hábitos de vida, uso de drogas, vivência de depressão, ocorrência de tentativa de suicídio e idéias suicidas. Os dados foram computados e tratados estatisticamente através do SPSS (Social Package for Social Science), em números brutos e percentuais. Os resultados mostram que 93,5% dos pesquisados consomem álcool; 22,7% afirmaram ter sentido vontade de morrer: 33% através de morte natural e 24,56%, se matando. 18,9% têm ideação suicida e três estudantes tentaram suicídio. Esperamos que este estudo enseje a realização de pesquisas transculturais, possibilitando a comparação de dados acerca do suicídio em diferentes contextos. Os resultados poderão se constituir em subsídios para o planejamento de intervenções junto às coordenações dos cursos de medicina, no intuito de criar um espaço para a atenção psicológica a esses estudantes, visando o seu bem-estar e saúde mental. Palabras clave Medicina Tentativa de suicídio ABSTRACT IDEATION AND SUICIDE ATTEMPT AMONG STUDENTS OF MEDICINE IN A CAPITAL OF NORTHEAST BRAZIL The aim of this paper is to present the results of a study with medical students at a public university in Natal, RN, Brazil. The research aimed to investigate the ideation and suicide attempts among students. The sample comprised 256 students. We used a questionnaire containing 23 closed questions and one open, investigating on life habits, drugs, depression, occurrence of suicide attempts and suicidal ideas. The data were calculated and statistically analyzed by SPSS (Social Package for Social Science), in raw numbers and percentages. The results show that 93.5% of respondents consumed alcohol, 22.7% said they felt like dying. 18.9% had suicidal ideation and attempted suicide three students. We hope this study gives rise to the realization of cross-cultural research, allowing comparison of data about suicide in different contexts. The results may be incurred in grants for planning interventions at the coordination of medical courses in order to create a space for psychological attention to these students, seeking their well-being and mental health. Key words Medicine Attempts suicide

INTRODUÇÃO As ideações e as tentativas de suicídio têm sido pouco investigadas no nordeste do Brasil, no que se refere à população de estudantes universitários. A produção científica é incipiente, mesmo reconhecendo-se os fatores estressantes de alguns cursos, como é o caso do curso de medicina. Em relação a essa população, constituída por estudantes de medicina, é possível apontar alguns estudos significativos sobre ideação e tentativa de suicídio, embora a maioria deles tenha sido desenvolvida nas regiões Sul e Sudeste do Brasil (Miranda e Queiroz, 1991; Cordás; Sendacz; Gonzáles; Tossoli; Bernardi; Mizrahi e Leeuw, 1988; Meleiro, 1998), entre outros. No Rio Grande do Norte, somente a pesquisa desenvolvida por Dutra (2005) é conhecida, e cujos resultados mostram uma relação significativa entre alguns fatores de risco como a depressão, abuso de álcool e desejo de morrer e tentativa de suicídio nesta população. Nos estudos oriundos da região sudeste do país, Miranda e Queiroz (1991), investigaram a prevalência de pensamentos suicidas e tentativas de suicídio entre estudantes de medicina e observaram que, dos 875 alunos pesquisados, 37% já haviam pensado em suicídio e 2,3% haviam tentado o suicídio pelo menos uma vez. Das tentativas de suicídio cometidas pelos pesquisados, 2,3% destas aconteceram quando eles tinham entre 15 e 19 anos (as mulheres) e antes dos 15 anos (os homens). Por sua vez, (Cordás; Sendacz; Gonzáles; Tossoli; Bernardi; Mizrahi e Leeuw, 1988), também pesquisaram alunos de medicina de três faculdades do estado de São Paulo e verificaram que dos 168 indivíduos pesquisados, 44% tiveram ideação suicida e, entre estes, 6 haviam tentado suicídio. Esse estudo ainda relaciona a ideação e a tentativa de suicídio ao atendimento psicológico e/ou psiquiátrico prévio. Em Natal, capital do Rio Grande do Norte, Dutra (2005) investigou a ideação e tentativas de suicídio entre estudantes de medicina do único curso existente no momento da pesquisa, numa universidade pública do Rio Grande do Norte e verificou, entre os 152 estudantes pesquisados, que apenas 0,7% (1 aluno) havia tentado suicídio. A procura do jovem estudante por dominar o seu medo da morte através da medicina, da confiança exagerada no poderio do conhecimento biomédico, nas técnicas e nos equipamentos avançados, pode levar esse jovem à angústia e à fragilidade emocional, ao perceber, pouco a pouco, na sua formação e no exercício de sua profissão, que nem sempre esse conjunto de instrumentos é infalível, ocorrendo, muitas vezes, o sentimento de fracasso e impotência diante da morte, apesar de tanto conhecimento e tecnologia. Talvez sejam estas as razões que fazem da medicina a profissão que apresenta os maiores índices de suicídio (Kovács, 1991). Esses jovens, recém saídos do ensino médio, quando entram na faculdade, passam a lidar com a iminência da morte, tão presente em sua formação. Tal realidade, aliada à natureza técnica dos cursos de medicina, pode gerar sofrimentos psíquicos intensos e danos à saúde mental desse jovem. Ancorados nessas idéias, o estudo aqui apresentado teve como objetivo identificar, entre estudantes de medicina de uma universidade pública da cidade de Natal-RN a presença de idéias suicidas e de tentativas de suicídio. MÉTODO A amostra foi constituída por 256 alunos do curso de medicina da UFRN, matriculados entre o primeiro e o décimo períodos. Foi aplicado um questionário, já utilizado anteriormente em pesquisas realizadas por Dutra (2005; 1998b) -, composto de 24 questões, 23 fechadas e uma aberta, com perguntas relacionadas aos hábitos de vida do participante, ao consumo de drogas e sua freqüência, à presença de idéias suicidas, realização de tentativas de suicídio, quantidade de tentativas realizadas, procura por tratamento psicológico e/ou psiquiátrico, vivência de estados depressivos, entre outras. Além disso, havia uma ficha de identificação, com informações sobre idade, sexo, religião, renda familiar e forma de residência. Os questionários foram aplicados coletivamente nas salas de aula da universidade. Após a aplicação dos questionários, os dados foram lançados no SPSS (Statistical Package for Social Sciences) para composição de um banco de dados. As análises buscaram efetuar a verificação da precisão e

42

consistência de respostas ao instrumento, a identificação de variáveis e sua validade por análise fatorial. Os resultados foram comparados com os estudos realizados anteriormente, nos quais foi utilizado o mesmo instrumento, visando sua otimização e retificações necessárias. ANÁLISE DOS DADOS Com relação aos 256 questionários aplicados aos estudantes, 51,6% da amostra era composta de homens e 48,4% de mulheres, sendo 98% desta formada por solteiros, 1,6% casados e, 4% separado ou divorciado. A maioria possui idade entre 20 e 23 anos, 69,1%; têm como religião o catolicismo (68,4%), sendo que 80,9% ainda residem com os pais, e têm renda familiar compreendida entre 6 e 21 salários mínimos (57,8%); 28,9% apresentam renda familiar de mais de 21 salários mínimos. Quando se perguntou a opinião sobre a própria vida, a maioria (98,4%) considerou-a satisfatória ou ótima. Os motivos desta avaliação são predominantemente pessoais e familiares. Aqueles que afirmaram se sentirem insatisfeitos, atribuíram tal sentimento a motivos acadêmicos ou não o especificaram. Diante deste dado, pode-se inferir que a insatisfação na área acadêmica deve-se, muito provavelmente, à grande energia que o curso demanda. Também é preciso atentar para o índice relevante de pessoas que consideram as suas vidas apenas satisfatórias. A maioria dos estudantes que respondeu ao questionário (75%) disse nunca ter se submetido a tratamento psicológico ou psiquiátrico. Dos que se submeteram, 95% procuraram psicólogos. Quanto ao uso de drogas, quase metade da amostra afirma fazer uso de algum tipo, sendo a maioria deles (93,5%) consumidores de álcool, e 4,1% de cigarros. Somente três deles disseram fazer uso de outro tipo de droga, com dois sujeitos usuários de fármacos (anti-alérgicos e para o tratamento de diabetes) e um deles consumidor de “loló” (inalante à base desodorante, éter, etc.). Uma quantidade significativa da amostra afirmou ter passado por alguma fase de depressão. Um fator relevante está no cruzamento entre o tempo de depressão e o período do curso, pois evidencia que a maior parte da amostra apresentou períodos de depressão depois de entrar no curso de medicina. Este dado confirma aqueles apresentados na pesquisa realizada por Dutra (2005) com estudantes de medicina desta mesma universidade, onde foi encontrada a presença de estados depressivos em um número significativo da amostra, assim como o consumo de álcool. Um índice que pode ser considerado alto (22,7%) da amostra afirmou ter sentido, alguma vez, vontade de morrer. Sobre a forma da morte, 33% marcaram a opção “morte natural”; 24,56%, “se matando”; 17,54% escolheram a opção “acidente” e 12,28% “sendo morto”. Um dado a ser observado com mais atenção é o alto índice de pessoas que “preferem” matar-se ou sofrer acidentes (o que pode ser considerado uma forma inconsciente de ideação suicida). Significativo também foi o número de pessoas que têm ideação suicida propriamente dita - 18,9%. Seis deles responderam à questão que interrogava sobre a permanência deste pensamento; destes, 5 disseram não pensar mais e um afirmou “às vezes”. Embora a ideação tenha apresentado alto índice, a tentativa real foi baixa, apenas 3 pessoas da amostra (1 mulher e 2 homens) a efetivaram. Das 3 pessoas que tentaram, apenas 2 responderam sobre o método: 1 através da ingestão de medicamentos e a outra por enforcamento - ambas do sexo masculino e ambas tentaram apenas uma vez. Nenhum dos três procurou ajuda depois disso. Como motivo para alguém tentar suicídio, 33% apontaram os distúrbios psiquiátricos. No entanto, chamou atenção que, apesar da formação médica, na qual, geralmente, prevalece a formação técnica e de inspiração cartesiana, 28% levaram em consideração todos os demais aspectos, e 13,6% opinaram por dificuldades em relacionamentos interpessoais. 84,4% acreditam ser possível a prevenção do suicídio, o que deve ocorrer através de tratamento psiquiátrico, psicológico e apoio familiar, nesta ordem de importância. Além disso, 83% acreditam ser importante e/ou necessário os estudantes de medicina receberem treinamento ou formação específica para tratarem de pacientes suicidas. 83% da amostra adotam uma religião definida, bem como surgiu um índice relevante de pessoas que atribuem a distúrbios psiquiátricos a tentativa de suicídio. A esse respeito, 94% afirmaram acreditar que a religião/religiosidade pode ajudar

a superar ideações e/ou tentativas de suicídio, o que leva a crer que a amostra considera a religião como um aspecto importante na vida dos pacientes. CONSIDERAÇÕES FINAIS A pesquisa foi realizada com uma amostra de 256 alunos distribuídos nos 12 períodos da graduação. Os resultados obtidos nos permitem afirmar que diante do alto índice de depressão, ideação suicida e uso de drogas (sendo este também considerado um comportamento autodestrutivo), evidencia-se uma condição de risco em que se encontram os estudantes de medicina. Perante essa realidade faz-se necessário uma maior atenção à saúde mental dessa população. Ao observar o baixo número de tentativas de suicídio na amostra, vemos que esses dados não corroboram aqueles encontrados na literatura referenciada neste trabalho e nem as informações, tanto pela mídia quanto por contatos informais, que se tem acerca de tentativas de suicídio nesta população. No entanto, como o índice de ideação foi significativo, nota-se uma contradição dos dados, indicando possíveis variáveis que direta ou indiretamente interferiram na resposta dos participantes. Dentre estas, temos a provável influência pela forma de aplicação, coletiva, o que pode causar constrangimento e inibição, e a recusa em aceitar o desejo de tirar a própria vida, o que fere os princípios médicos de lutar e defendê-la. Nota-se que apesar de na formação acadêmica não serem comuns discussões acerca do suicídio, os estudantes mostraram acreditar na possibilidade de o ato suicida ser evitado. De uma forma geral, os participantes consideram importante o treinamento, e/ou formação específica que habilitem o futuro médico para lidar melhor com o suicídio. Tendo em vista a carência, na formação médica, no que diz respeito à temática estudada, vemos a possibilidade de possíveis intervenções junto a esses futuros médicos, facilitando a reflexão através de uma maior abertura para a temática, e preparação para lidar com a morte, mais especificamente, com a morte voluntária, sendo oportuno se pensar, no âmbito da formação médica, de programas e projetos de prevenção junto a esses estudantes do curso de medicina.

BIBLIOGRAFIA CORDÁS, T. A., SENDACZ, A. M., GONZÁLES, D., TOSSOLI, A. L., BERNARDI, A., MIZRAHI, E. I. & LEEUW, L. L. L.(1988). Ideação e tentativa de suicídio em uma população de estudantes de Medicina. Revista ABP- APAL, vol. 10, nº3, pp. 100-102. DUTRA, E. M. S. (1998b). Ideação e Tentativa de Suicídio entre estudantes de Psicologia. Relatório de Pesquisa apresentado à PPP/UFRN. DUTRA, E. (2005). Ideação e tentativa de suicídio entre estudantes de medicina da UFRN e profissionais de saúde da rede pública de Natal. In Borges, L. O. (Org.). Os profissionais de saúde e seu trabalho (pp. 281-298). São Paulo: Casa do Psicólogo. KOVÁCS, M. J. (1991). Pensando a morte e a formação de profissionais de saúde. In Cassorla, R. (Coord.) Da morte. Estudos Brasileiros.Campinas, SP.: Papirus. MELEIRO, A. M. A. S. (1998). Suicídio entre médicos e estudantes de medicina. Revista da associação Médica Brasileira, 44 (2), pp. 135-40. MIRANDA, P. S. C. e QUEIROZ, E. A. (1991). Pensamento suicida e tentativa de suicídio entre estudantes de Medicina. Revista ABP- APAL, 13 (4): 157-160. Espanhol CORDÁS, T. A., SENDACZ, A. M., GONZÁLES, D., TOSSOLI, A. L., BERNARDI, A., MIZRAHI, E. I. & LEEUW, L. L. L.(1988). Ideación e intentos de suicidio en una población de estudiantes de medicina. Revista ABP- APAL, vol. 10, nº3, pp. 100-102. DUTRA, E. (1998b). Ideación e intento de suicidio entre los estudiantes de psicología. Informe de investigación presentado a PPPG UFRN. DUTRA, E. (2005). Ideación e intento de suicidio en estudiantes de medicina de UFRN y profesionales de la salud pública de La ciudad de Natal. En Borges, L. O. (Org.). Profesionales de la salud y su trabajo (pp. 281-298). San Pablo: Casa del Psicólogo. MELEIRO, A. M. A. S. (1998). El suicidio entre los médicos y estudiantes de medicina. Diario de la Asociación Médica Brasileña, 44 (2), pp. 135-40. MIRANDA, P. S. C.e QUEIROZ, E. A. (1991). Pensamento suicida e tentativa de suicídio entre estudantes de Medicina. Revista ABP- APAL, 13 (4): 157-160. KOVÁCS, M. J. (1991). Pensar en la muerte y la formación de profesionales de la salud. En Cassorla, R. (Coord.) la muerte. Estudios Brasileiros.Campinas, SP.: Papirus.

43

Inglês CORDÁS, T. A., SENDACZ, A. M., GONZÁLES, D., TOSSOLI, A. L., BERNARDI, A., MIZRAHI, E. I. & LEEUW, L. L. L.(1988). Ideation and suicide attempts in a population of medical students. Magazine ABP- APAL, vol. 10, nº3, pp. 100-102. DUTRA, E. (1998b). Ideation and Attempted Suicide among psychology students. Research Report submitted to PPPG UFRN. DUTRA, E. (2005). Ideation and attempted suicide among medical students UFRN and health professionals from public Natal city. In Borges, L. O. (Org.). Health professionals and their work (pp. 281-298). São Paulo: Casa do Psicólogo. MELEIRO, A. M. A. S. (1998). Suicide among doctors and medical students. Brazilian Medical Association Journal, 44 (2), pp. 135-40. MIRANDA, P. S. C. e QUEIROZ, E. A. (1991).Suicidal thinking and suicide attempts among medical students. Revista ABP- APAL, 13 (4): 157-160. KOVÁCS, M. J. (1991). Thinking about death and the training of health professionals. In Cassorla, R. (Coord.) the death. Studies Brasileiros.Campinas, SP.: Papirus.

IMAGEN CORPORAL Y RIESGO DE TRASTORNOS ALIMENTARIOS EN NIÑOS DE 9 A 12 AÑOS: DIFERENCIAS EN FUNCIÓN DEL PESO
Elizathe, Luciana; Murawski, Brenda María; Diez, Marina; Salaberry, Paula; Lievendag, Leonora; Barrios, Raul Miguel; Grad Gut, María Alejandra; Rutsztein, Guillermina Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas - UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.

RESUMEN Objetivo: comparar imagen corporal y riesgo de trastornos alimentarios (TA) en niños con sobrepeso/obesidad y normopeso. Muestra y Metodología: 92 niños/as de 9-12 años completaron un Cuestionario sociodemográfico y de sintomatología de TA, el Children’s Eating Attitudes Test (ChEAT)(Maloney, McGuire, & Daniels, 1988), y el Child/adolescent Silhouette Rating Scale (Collins, 1991). Fueron pesados y medidos por una nutricionista según normas de la Sociedad Argentina de Pediatría. Resultados: 7(7.6%) presentaron riesgo de bajo peso, 46(50%) normopeso, 24(26.1%) sobrepeso y 15(16.3%) obesidad. Se dividieron dos grupos según Índice de Masa Corporal: sobrepeso/obesidad (SO) y normopeso (NP). 56.52% del grupo NP considera que su peso es el adecuado; sin embargo 26.09% se ve un poco gordo y 32.61% desea pesar un poco menos. Si bien los niños de ambos grupos desean verse en promedio más delgados, la distancia entre cómo se perciben y cómo desean verse es superior en el grupo SO, indicando mayor insatisfacción con la imagen corporal. Se observaron puntajes más elevados en el ChEAT en el grupo SO en comparación con el grupo NP. Se halló una relación entre pertenencia a cada grupo y riesgo de TA. El 23.08% de los niños con SO y ninguno con NP presentó este riesgo. Palabras clave Trastornos alimentarios Niños ABSTRACT BODY IMAGE AND RISK OF EATING DISORDERS IN 9-12 YEARS OLD CHILDREN: WEIGHT BASED DIFFERENCES Objective: To compare body image and risk of eating disorders(ED) in children with overweight/obesity and normal range. Sample and Methodology: 92 children between 9-12 years old completed a Sociodemographic questionnaire wich inquires about symptoms of ED as well, the Children’s Eating Attitudes Test (ChEAT) (Maloney, McGuire, & Daniels, 1988) and the Child/Adolescent Silhouette Rating Scale (Collins, 1991). They were weighed and measured by a nutritionist according to the norms of the Sociedad Argentina de Pediatría. Results: 7(7.6%) were at risk of underweight, 46(50%) normal range, 24(26.1%) overweight and 15(16.3%) obese. They were divided in two groups according to Body Mass Index: Overweight/obesity(O) and normal range(NR). 56.52% of NR group believe that his weight is fine, but 26.09% states that he´s a little overweight and 32.61% wanted to weigh a little less. Although children of both groups want to be thinner on average, the gap between how they look and how they want to look is greater in group O, indicating greater body image dissatisfaction. Moreover, children in group O show higher rates in the ChEAT . A relationship between membership in each group and risk of ED was found. 23.08% of children with O and none with NR showed this risk. Key words Eating disorders Children

44

INTRODUCCIÓN Los trastornos alimentarios (TA) son alteraciones de la conducta alimentaria que se acompañan de un gran temor a engordar y una marcada insatisfacción con la imagen corporal (American Psychiatric Association, 2002). Si bien estos trastornos han sido estudiados principalmente en mujeres adolescentes y jóvenes (Maganto & Cruz, 2000; Murawski, Elizathe, & Rutsztein, 2009; Rivas, Bersabé, & Castro, 2001), en los últimos años se está observando un descenso en la edad de inicio de estos cuadros, planteando la necesidad de fortalecer el estudio y la investigación de esta temática en niños de primaria. En un estudio realizado en España, se halló que poco más del 10% de niñas y niños de 8 a 12 años podría estar en riesgo de presentar un TA (De Gracia, Marcó, & Trujano, 2007). También Correa, Zubarew, Silva y Romero (2006) hallaron en Chile una proporción de riesgo similar a la reseñada anteriormente en niñas de 11 y 12 años y destacaron que fue el grupo con mayor prevalencia de riesgo en comparación con las niñas de mayor edad. En nuestro país, Bay et al. (2005) han señalado una prevalencia de 13, 15 y 12% de sospecha de TA en niñas y niños que concurren al consultorio pediátrico de 10, 11 y 12 años respectivamente. Los resultados hallados por estos autores son a su vez coherentes con la observación realizada por Rutsztein (1996) quien señala que la edad de inicio de estos trastornos en las niñas se aproximaría cada vez más a la menarca. Si bien el incremento en las tasas de prevalencia de TA en población infantil ha motivado un creciente interés por el abordaje de estas problemáticas, lo cierto es que las tasas de obesidad y sobrepeso en los niños también constituyen un motivo de preocupación. De hecho, numerosos estudios sugieren que la prevalencia de obesidad en población infantil está creciendo de manera alarmante en todo el mundo (Alva Frías, Ballesteros, Banda Correa, & López Badilla, 2005; Cole, Bellizzi, Flegal, & Dietz, 2000; Martinez, et al., 2001). Según las estimaciones de la International Obesity Task Force (IOTF, 2002) la prevalencia de sobrepeso y obesidad en niños de 9 a 12 años oscila entre un 22,6 - 27,8% para los varones y un 26,9 - 32,2% para las nenas. En nuestro país, se halló que la prevalencia de sobrepeso y obesidad aumentaba en ambos sexos y a lo largo del tiempo en niños de entre 4 y 16 años (Bejarano, Dipierri, Alfaro, Quispe, & Cabrera, 2005). En otro estudio realizado con una muestra de 258 niños (varones y mujeres) de entre 2 y 9 años que concurrían a un centro de salud de Quilmes, se halló que un 13% presentaba sobrepeso y obesidad, con predominio en niñas mayores de 7 años (Dei-Cas, Dei-Cas, & Dei-Cas, 2002). Por último, otros autores reportaron una prevalencia del 20,8% de sobrepeso y del 5,4% de obesidad, en varones y mujeres de 10 a 19 años que concurren al consultorio pediátrico, y señalaron que los niños de 10 a 12 años presentaron una mayor prevalencia (34,3%) en comparación con las franjas etarias superiores (Kovalskys, Bay, Rausch Herscovici, & Berner, 2003). Si bien tradicionalmente los grupos que han trabajado sobre las problemáticas de los TA y del sobrepeso/obesidad han desarrollado independientemente sus esfuerzos por evaluar, prevenir y tratar estas patologías (Hill, 2007), en la actualidad existe consenso con respecto a la importancia de emplear un abordaje conjunto de ambos cuadros (López-Guimera & Sánchez-Carracedo, 2010). Esto se debe a que, por un lado, se ha generado un debate en torno a si los programas dirigidos a prevenir la obesidad infantil terminaban potenciando los TA (Schwartz & Henderson, 2009; Saldaña, 2010). Asimismo, en los últimos años, se han identificado factores de riesgo que son comunes a ambos cuadros (Haines & Neumark-Sztainer, 2006; Neumark-Sztainer, 2009) y que plantean entonces el desafío del abordaje conjunto del espectro de las problemáticas alimentarias. De hecho, un estudio anterior ya había hallado que la presencia de obesidad en la infancia era tres veces más frecuente entre mujeres con bulimia nerviosa, que en controles (Fairburn, Welch, Doll, Davies, & O’ Connor, 1997). Asimismo, a partir de una revisión sobre el tema, Stice (2002) concluía que la presencia de un Índice de Masa Corporal (IMC) elevado promovía factores de riesgo asociados a los TA, como ser la presión por la delgadez, la insatisfacción con la imagen corporal y la conducta dietante. Parecería ser entonces que presentar un peso superior al promedio en la infancia se asociaría a burlas, preocupación por el peso e inicio de conductas inapropiadas para

bajar de peso (Kostanski & Gullone, 2007; Krahnstoever Davison, & Birch, 2003; Sinton & Birch, 2005), factores que a su vez conducirían al desarrollo de trastornos alimentarios al llegar a la adolescencia (Collins, 1991; De Gracia et al., 2007; Striegel-Moore, Dohm, Pike, Wilfley, & Fairburn, 2002). A su vez, algunos autores han hallado una mayor presencia de alteraciones de la conducta alimentaria en niños con sobrepeso, en comparación con aquellos que presentan un peso normal para su altura y edad (Braet, et al., 2008). Específicamente, se encontró que los primeros dietan más, concluyendo que estos hábitos alimentarios pueden contribuir a la aparición de TA. De manera consistente, en otro estudio (Allen, Byrne, La Puma, McLean, & Davis, 2008) se halló que en una muestra de niños de entre 8 y 13 años, aquellos que fueron categorizados como obesos en función de su IMC presentaban un mayor riesgo de presentar atracones, en comparación con niños con peso normal. El objetivo de este estudio es comparar imagen corporal y riesgo de TA en niñas y niños escolarizados en función de la presencia de sobrepeso y obesidad por un lado, y normo peso por el otro. METODOLOGÍA Muestra Este estudio se realizó con una muestra intencional conformada por 92 niños escolarizados (46 nenas y 46 varones) de entre 9 y 12 años (Media = 10.95; DE = 0.82), que voluntariamente aceptaron participar de esta investigación. Los participantes concurren al quinto, sexto y séptimo grado de una escuela primaria y pública de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Instrumentos - Cuestionario sociodemográfico y de sintomatología específica de trastornos alimentarios. Este cuestionario se utilizó con el fin de recabar información sobre la edad, el nivel de escolaridad, el peso actual, el peso deseado, la realización de dietas, y la percepción de la imagen corporal. Este instrumento fue diseñado ex profeso para esta investigación. - Ch/ASRS. Child/adolescent Version of the Silhouette Rating Scale (Collins, 1991). Es una escala gráfica de siluetas que evalúa la imagen corporal y la diferencia entre el cuerpo que el sujeto desea tener y la imagen corporal que cree tener. Esta escala consiste en 7 figuras de niñas y 7 figuras de niños que conforman una graduación desde una silueta muy delgada hasta la última que presenta un sobrepeso importante. Cada niño debe elegir la figura más representativa de su imagen corporal actual y de la imagen corporal deseada. Las respuestas se califican con una puntuación de 1 a 7, desde la figura más delgada a la que presenta mayor sobrepeso. Esta escala presenta un coeficiente de consistencia interna de .71 en relación a la imagen percibida como actual y .59 en relación a la imagen corporal deseada (Collins, 1991). - ChEAT. The Children´s version of the Eating Attitudes Test (Maloney, McGuire, & Daniels, 1988; adaptación Elizathe, et al., 2010). Se trata de una escala autoadministrada de 26 ítems que permite evaluar hábitos y actitudes relacionados con la alimentación y la imagen corporal en niños de 8 a 13 años. Está conformada por tres subescalas: Dieta, Control Oral y Bulimia. Cada ítem se puede responder con las siguientes 6 posibilidades: siempre, casi siempre, a menudo, a veces, pocas veces y nunca (escala Likert). Sus autores establecen que el puntaje de corte es de 20 puntos, indicando que quienes posean un puntaje igual o superior al señalado podrían estar en riesgo de presentar algún TA. Esta escala ha presentado una buena estabilidad test-retest y unos coeficientes de consistencia interna adecuados (alfa=.76) (Maloney, McGuire, & Daniels, 1988). Procedimientos Se brindó información a las autoridades escolares y a los padres acerca del propósito del presente estudio. A su vez, teniendo en cuenta que los sujetos de la muestra son menores de edad, se solicitó el consentimiento de los padres por escrito como condición excluyente para la participación en este estudio. A los sujetos se les aseguró el carácter voluntario de su participación y la confidencialidad de los datos recabados. Los alumnos autorizados para participar de la investigación fueron agrupados en aulas y se

45

les entregó, previa introducción y lectura del instructivo, los cuestionarios auto-administrables que debían completar. Luego, fueron pesados y medidos por una nutricionista de acuerdo a las normas antopométricas de la Sociedad Argentina de Pediatría. El análisis de los datos se llevó a cabo mediante el paquete estadístico SPSS para Windows (versión 15.0). Se utilizaron las pruebas estadísticas U de Mann-Whitney y Chi Cuadrado dado que las variables analizadas no cumplen con los supuestos de las pruebas paramétricas. RESULTADOS Variables antropométricas e Índice de Masa Corporal (IMC) El IMC promedio fue de 20.29 (DE = 4.35) para los varones y de 19.59 (DE = 3.24) para las nenas. Se clasificaron los sujetos de la muestra en función del IMC en niños con bajo peso, riesgo de bajo peso, normo peso, sobrepeso y obesidad. Para dicha clasificación se tomaron las curvas de IMC propuestas por la Guía Operativa 2010 (Orientación para la evaluación del crecimiento) del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En función de estos criterios se halló que 7 (7.6%) de los niños presentaron riesgo de bajo peso, 46 (50%) normo peso, 24 (26.1%) sobrepeso y 15 (16.3%) obesidad. A continuación, se dividieron dos grupos en función del IMC: sobrepeso/obesidad (SO) por un lado, y normo peso (NP) por el otro. Los niños con riesgo de bajo peso fueron excluidos de este estudio. Imagen corporal Con respecto a la imagen corporal, se observó que dentro de los chicos con normo peso un 17.39% (8) se percibe muy o un poco flaco, un 56.52% (26) considera que su peso está bien, y un 26.09% (12) se percibe un poco o muy gordo. Dentro de los chicos con sobrepeso y obesidad ninguno se percibe muy o un poco flaco, un 30.77% (12) considera que su peso está bien, y un 69.23% (27) se percibe un poco o muy gordo. A su vez, entre los chicos con normo peso, un 32.61% (15) desea pesar mucho o un poco menos, un 56.52% (26) desea pesar lo que pesa, y un 10.87% (5) desea pesar un poco o mucho más. En tanto que entre los chicos con sobrepeso y obesidad, un 76.93% (30) desea pesar mucho o un poco menos, un 20.51% (8) desea pesar lo que pesa, y 2.56% (1) un poco o mucho más A su vez, considerando el Ch/ASRS, se observó que los niños de ambos grupos difieren en cómo se perciben (U= 347; p=.000) (Media NP = 3.86; DE NP = 0.60 vs. Media SO = 4.79; DE SO = 0.83), pero no en cómo se desean ver (U = 846; p = .594) (Media NP = 3.73; DE NP = 0.55 vs. Media SO = 3.82; DE SO = 0.57). A su vez, si bien los niños de ambos grupos desean verse en promedio más delgados, (Media NP = -0.13; DE NP = 0.81 vs. Media SO = -0.97; DE SO = 0.75), la distancia entre como se perciben y como desean verse es significativamente superior en los niños del grupo SO (U = 435; p = .000), indicando mayor insatisfacción con la imagen corporal. Riesgo de Trastorno Alimentario Se observaron puntajes significativamente más elevados en el ChEAT en el grupo con sobrepeso y obesidad (Media = 11.3; DE = 10.91) en comparación con el grupo con normo peso (Media = 4.54; DE = 4.58) (U = 558.5; p = .003). Se halló una relación entre la pertenencia a cada grupo y el riesgo de trastorno alimentario (X2 = 11.87; gl = 1; p = .001). El 23.08% de los niños con sobrepeso y obesidad presentó este riesgo, en tanto que ninguno de los niños con normo peso lo hizo. CONCLUSIÓN Si bien entre los niños con normo peso un 26.09% se ve un poco o muy gordo y un 32.61% desea pesar mucho o un poco menos, es importante destacar que son los niños con sobrepeso y obesidad los que presentaron mayor insatisfacción con la imagen corporal y mayor riesgo de TA. Estos resultados son consistentes con los hallados en otros estudios (Allen, et al., 2008; Braet, et al., 2008), y dan cuenta de la necesidad de implementar programas preventivos dirigidos a esta población que se orienten no solamente a evitar el desarrollo de trastornos alimentarios, sino también a promover hábitos alimentarios saludables con el fin de prevenir la aparición de sobrepeso y obesidad, dadas las consecuencias negativas para la salud que acarrean estas condiciones.
BIBLIOGRAFIA

ALLEN, K., BYRNE, S., LA PUMA, M., MCLEAN, N. & DAVIS, E. (2008). The onset and course of binge eating in 8- to 13-year-old healthy weight, overweight and obese children. Eating Behaviors, 9, 438-446. ALVA FRÍAS, L., BALLESTEROS, E. A., BANDA CORREA, D. & LÓPEZ BADILLA, G. (2005). Análisis de la Obesidad en niños infantes en Mexicali, B. C., México. AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION. DSM-IV-TR. (2000). Versión española de la obra original en lengua inglesa Diagnostic, Statistical Manual of Mental Disorders-IV-TR publicado por la American Psychiatric Association, Washington. Masson (2002). BAY, L., RAUSCH HERSCOVICI C., KOVALSKYS, I., BERNER, E., ORELLANA, L. & BERGESIO, A. (2005). Alteraciones alimentarias en niños y adolescentes argentinos que concurren al consultorio del pediatra. Archivos Argentinos de Pediatría, 103 (4), 305-316. BEJARANO, I., DIPIERRI, J., ALFARO, E., QUISPE, Y. & CABRERA, G. (2005). Evolución de la prevalencia de sobrepeso, obesidad y desnutrición en escolares de San Salvador de Jujuy. Archivos Argentinos de Pediatría, 103 (2), 101-109. BRAET, C., CLAUS, L., GOOSSENS, L., MOENS, E., VAN VLIERBERGHE, L. & SOETENS, B. (2008). Differences in Eating Style between Overweight and Normal-weight Youngsters. Journal of Health Psychology; 13 (6); 733-74. COLE, T. J., BELLIZZI, M. C., FLEGAL, K. M. & DIETZ, W. H. (2000). Establishing a standard definition for child overweight and obesity worldwide: international survey. British Medical Journal, 320 (7244), 1240-3. COLLINS, M. E. (1991). Body figure perceptions and preferences among preadolescent children. International Journal of Eating Disorders, 10 (2), 199-208. CORREA, M., ZUBAREW, T., SILVA, P. & ROMERO, M. I. (2006). Prevalencia de riesgo de trastornos alimentarios en adolescentes mujeres escolares de la Región Metropolitana. Revista Chilena de Pediatría, 77 (2), 153-160. DE GRACIA, M., MARCÓ, M. & TRUJANO, P. (2007). Factores asociados a la conducta alimentaria en preadolescentes. Psicothema, 19 (4), 646-653. DEI-CAS, P. G., DEI-CAS, S. A. & DEI-CAS, I. J. (2002). Sobrepeso y obesidad en la niñez. Relación con factores de riesgo. Archivos Argentinos de Pediatría, 100 (5), 368. ELIZATHE, L., MURAWSKI, B., ARANA, F., DIEZ, M., MIRACCO, M. & RUTSZTEIN, G. (2010) Detección de Trastornos Alimentarios en niños: Adaptación Lingüística y Conceptual del Children’s Eating Attitudes Test (ChEAT). Enviado para su evaluación al Anuario de Investigaciones de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. FAIRBURN C. G., WELCH S., DOLL H., DAVIES B. A.,& O CONNOR M. E. (1997). Risk Factors for Bulimia Nervosa. A Community- Based Case Control Study. Archives of General Psychiatry, 54, 509-516. HAINES, J. & NEUMARK-SZTAINER, D. (2006). Prevention of obesity and eating disorders: a consideration of shared risk factors. Health Education Research, 21 (6), 770-82. HILL, A. J. (2007). Obesity and eating disorders. Obesity reviews, 8 (1), 151155. International Obesity Task Force (2002). The Health of Children and Young People. Extraído el 10-06-10 de http://www.iotf.org/popout.asp?linkto=http://www.archive2.official-documents. co.uk/document/deps/doh/survey02/hcyp/tables/hcypt159.htm. KOSTANSKI, M. & GULLONE, E. (2007). The Impact of Teasing on Children’s Body Image. Journal of Child and Family Studies, 16, 307-319. KOVALSKYS, I., BAY, L., RAUSCH HERSCOVICI C. & BERNER E. (2003). Prevalencia de obesidad en una población de 10 a 19 años en la consulta pediátrica. Archivos Argentinos de Pediatría; 101 (6), 1-7. KRAHNSTOEVER DAVISON, K., MARKEY, C. N. & BIRCH, L. L. (2003). A Longitudinal Examination of Patterns in Girls’ Weight Concerns and Body Dissatisfaction from Ages 5 to 9 Years. International Journal of Eating Disorders, 33 (3), 320-332. LÓPEZ-GUIMERA, G. & SÁNCHEZ-CARRACEDO, D. (2010). Prevención de las alteraciones alimentarias. Fundamentos teóricos y recursos prácticos. Ediciones Priámide, Madrid. MAGANTO, C. & CRUZ, S. (2000). La imagen corporal y los trastornos alimenticios: una cuestión de género. Cuadernos de psiquiatría y psicoterapia del niño y del adolescente, 30, 45-48. MALONEY, M. J., MCGUIRE, J. B. & DANIELS, S. R. (1988). Reliability testing of a children's version of the Eating Attitude Test. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, 27, 541-543. MARTINEZ, C. A., IBAÑEZ, J. O., PATERNO, C. A., SEMENZA DE ROIG BUSTAMANTE, M. HEITZ, M. I., KRISKOVICH JURE, J. O., DE BONIS, G. R. & CÁCERES, L. C. (2001). Sobrepeso y obesidad en niños y adolescentes de la Ciudad de Corrientes. Asociación con factores de riesgo cardiovascular. Medicina (Buenos Aires), 61 (3), 308-314. MiNISTERIO DE SALUD DEL GOBIERNO DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES (2010). Guía Operativa 2010, Orientación para la evaluación del crecimiento. Dirección General Adjunta de Programas Centrales. Programa Nutricional. MURAWSKI, B. M., ELIZATHE, L. & RUTSZTEIN, G. (2009). Hábitos Alimentarios e Insatisfacción con la Imagen Corporal. Un estudio comparativo entre mujeres y varones estudiantes de escuelas secundarias. Anuario de Investigaciones, XVI (1), 65-72. NEUMARK-SZTAINER, D. (2009). Preventing obesity and eating disorders in

46

adolescents: what can health care providers do?. Journal of Adolescent Health, 44, 206-13. RIVAS, T., BERSABÉ, R. & CASTRO, S. (2001). Prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria en adolescentes de málaga (España). Salud Mental, 24 (2), 25-31. RUTSZTEIN, G. (1996) Anorexia nerviosa: modalidades de tratamiento. Anuario de Investigaciones N º 4, (1994-1995). Facultad de Psicología - UBA. SALDAÑA, C. (2010). Prólogo. En “Prevención de las alteraciones alimentarias. Fundamentos teóricos y recursos prácticos”. López-Guimera, G. & SánchezCarracedo, D. Ediciones Priámide, Madrid. SCHWARTZ, M. B. & HENDERSON, K. E. (2009). Does Obesity Prevention Cause Eating Disorders?. Journal of the American Academy of Child and Adolescent Psichiatry, 48 (8), 784-6. SINTON, M. M. & BIRCH, L. L. (2005). Weight Status and Psychosocial Factors Predict the Emergence of Dieting in Preadolescent Girls. International Journal of Eating Disorders, 38 (4), 346-354. STICE, E. (2002). Risk and Maintenance Factors for Eating Pathology: A MetaAnalytic Review. Psychological Bulletin. 128 (5), 825-848. STRIEGEL-MOORE R. H., DOHM, F. A., PIKE, M. K., WILFLEY, D. E. & FAIRBURN, C. G. (2002). Abuse, Bullying, and Discrimination as Risk Factors for Binge Eating Disorder. American Journal of Psychiatry, 159, 1902-7.

TRANSFERENCIA NEGATIVAREACCIÓN TERAPÉUTICA NEGATIVA COMO OBSTÁCULOS EN LA CLÍNICA Y EL QUEHACER DEL ANALISTA ANTE CADA UNO DE ELLOS
Epsztein, Susana Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Transferencia Negativa y Reacción Terapéutica Negativa tienen estatutos diferentes, por lo tanto su lugar de obstáculo en la clínica no es el mismo. Frente al encuentro de la castración en el Otro se ubicaran dos respuestas distintas: Transferencia negativa: cierre del icc. como obstáculo fecundo en tanto pone en juego la dimensión fantasmatica. Llamado al registro silencioso de la pulsión. Freud lo trabaja en la relación transferencia resistencia. Se trata de la manifestación de la resistencia del ello que puede implicar la ruptura del vínculo analítico. Es una problemática del análisis. Reacción terapéutica negativa como respuesta no fantasmática. Es el modo de presentación clínica de la resistencia del super yo. Se trata de una problemática del final de análisis que implica el peligro de continuidad indefinida del vínculo analítico y da cuenta del empeño terapéutico en el intento por parte del analista de hacer entrar lo real en lo simbólico. Palabras clave Resistencia Ello Superyo Analista ABSTRACT NEGATIVE TRANSFER-NEGATIVE THERAPEUTIC REACTION AS OBSTACLES IN THE CLINIC AND ANALYST TASK EACH OF THEM TO Negative transference and negative therapeutic reaction have different status, so instead of an obstacle in the clinic is not the same. In front of the meeting of castration on the Other there are two different answers: Negative transfer: closing the unconscious as an obstacle rich in both brings into play the fantasy dimension. Call to record the drive quiet. Freud transfer works in the relationship - resistance. This is the manifestation of this resistance may involve the breaking of the link analysis. It is a problem of the analysis. Negative therapeutic reaction as a response not fantasy. It is the mode of clinical presentation of the resistance of the superego. This is a problem the end of analysis involving the danger of indefinite continuation of the link analytical and realize the therapeutic effort in the attempt by the analyst to enter the real into the symbolic. Key words Resistance Ello Superego Analyst

Transferencia negativa y reacción terapéutica negativa tienen estatutos diferentes, por lo tanto su lugar de obstáculo en la clínica no es el mismo. 1. Transferencia Negativa Relación TRANSFERENCIA-RESISTENCIA leída en el texto freudiano. Dimensión del fantasma que se pone de manifiesto en la transferencia negativa. Para Sigmund Freud la aparición del fenómeno de la transferencia, en principio, fue considerado como obstáculo en la dirección de la cura. Ya a la altura de “Sobre la psicoterapia de la histeria” [Freud: 1893-1895] se lee su antecedente en el analista como un obstá-

47

culo externo, como figura inquietante que da cuenta del cierre del inconciente y detenimiento de las asociaciones. Pero la dimensión de obstáculo fecundo en la doctrina freudiana concibe que aquello que era obstáculo pase a ocupar un lugar central en la dirección de la cura. No es posible por lo tanto, admitir la clínica psicoanalítica sin hacer entrar lo que la transferencia negativa, en su versión hostil y en su versión erótica, pone en el centro de la escena analítica; aquello que esta más allá de las significaciones. La dimensión pulsional. ¿Que es lo que se dirime en “la palestra donde se escenifica y despliega el pulsionar patógeno”? Transferencia negativa quiere decir cierre del inconciente. Manifestación de la resistencia. Detenimiento de las asociaciones como llamado al registro silencioso de la pulsión. Ya en los textos técnicos que Freud escribe entre 1911 y 1914 se ubica la aparición del amor indócil que dejara un resto reacio a la interpretación; límite a la interpretación como operación del analista. Limite que da cuenta de que no todo es representación psíquica. Este es el modo en que se presenta clínicamente lo que luego Freud conceptualizará en la segunda tópica como inconciente libidinal. Y resistencias del ello. Cierre del inconciente quiere decir que el analista en calidad de objeto, como presencia queda situado en el centro mismo de la transferencia. La presencia del analista, revela lo que no puede ser dicho en tanto circuito pulsional; indicando que la transferencia excede a la repetición de los representantes y revelando la relación transferencia-resistencia. No se trata por lo tanto de sentimientos eróticos y hostiles dirigidos al analista, como reedición de imagos infantiles o como repetición de los representantes psíquicos fundamentales en la vida de un sujeto sino que hay algo que excede y da cuenta de que no todo es representación psíquica. En “Análisis terminable e interminable” [Freud: 1937] se puede leer en estado práctico la presencia de los tres registros (imaginario, simbólico, real) en transferencia: “[…] Bajo el influjo de las mociones de displacer, que se registran por la escenificación de los conflictos defensivos, pueden cobrar preeminencia unas transferencias negativas y cancelar por completo la situación analítica. El analista es ahora sólo un hombre extraño que le dirige al paciente desagradables propuestas, y este se comporta frente a aquel en un todo como un niño a quien el extraño no le gusta, y no le cree nada.”1 El hombre extraño es el significante fantasmático para encubrir el analista encarnando el objeto. El analista deviene fantasmáticamente un extraño que, en palabras de Freud, dirige duras y crueles palabras; goza martirizando. Expresión en transferencia del fantasma “soy golpeado por el padre”. En este punto, la respuesta fantasmática implicará una ligadura que se manifiesta en el análisis como transferencia negativa. 2. Transferencia tributaria del poder del analista Política del analista-su ética: Como plantea Jacques-Alain Miller en La transferencia negativa [Miller: 2000], la noción de transferencia es tributaria del poder que el analista debe saber usar para no degradar su praxis al mero ejercicio de un poder. Hay un poder en juego en el vínculo analítico, pero la acción analítica no consiste en el ejercicio de un poder. En este sentido, la transferencia negativa se puede ubicar como respuesta del sujeto a la posición de sugestionador del analista. Frente a la insistencia en sugestionar, la respuesta de los pacientes es “NO”. “NO”, es una respuesta como resistencia de los pacientes a ser sugestionados. Se constituye por lo tanto en una respuesta al analista colocado en el lugar de Otro que sabe. Jacques Lacan responde a esto diciendo que la resistencia es de los analistas. Resistencia a escuchar la singularidad de deseo y goce. Aquello que no se deja reducir a la sugestión e instala el circuito propiamente analítico. Lacan devela entonces la función operativa de la transferencia negativa, es con ese “NO”, con el rechazo a la dependencia al Otro, con el rechazo a la posición de quiebre de la regla de abstinencia del analista, que se puede progresar.

Ya en Freud se lee la no coincidencia entre transferencia y sugestión: “[…] por sugestión es preciso comprender lo que con Ferenczi hemos descubierto ahí: el influjo sobre un ser humano por medio de los fenómenos transferenciales posibles con él. Velamos por la autonomía última del enfermo, aprovechando de la sugestión para hacer cumplir un trabajo psíquico que tiene por consecuencia necesaria una mejoría duradera de su situación psíquica.”2 Hasta aquí se distingue: a) Transferencia negativa como respuesta del sujeto a la caída de la regla de abstinencia. Efecto de la resistencia del analista. Intervención incorrecta. Transferencia negativa como positiva en el analizante. Manifestación de deseo de sostener su deseo. b) Transferencia negativa como instancia lógica y necesaria en un análisis. Manifestación de la resistencia articulada a lo que excede a la significación. Lo imposible de decir. Se trata del núcleo mismo del trabajo analítico en tanto presentifica la dimensión del objeto a. De todos modos, no se trata de promoverla pero tampoco temerla o evitarla. Evitarla implicaría circular infinitamente en el circuito de la sugestión. Dosificarla implica situar el obstáculo en su dimensión fructífera. Dosificarla implica también una operación necesaria para propiciar la continuidad de un tratamiento. Por lo tanto la transferencia negativa siempre habla de la dimensión del fantasma En un caso, se trata del fantasma del analista. En el otro, se trata de la presencia del fantasma del analizante que revela la posición de objeto que encarnaba el analista. Aquello que esta latente en el amor de transferencia. 3. Reacción terapéutica negativa Se trata del modo de presentación clínica de las resistencias del superyó. Freud en “Análisis terminable e interminable” [Freud: 1937] dice: “Durante el trabajo analítico no hay impresión mas fuerte de las resistencias que la de una fuerza que se defiende por todos los medios contra la curación y a toda costa quiere aferrarse a la enfermedad y el padecimiento. A una parte de esa fuerza la hemos individualizado como conciencia de culpa y necesidad de castigo y la hemos localizado en la relación del yo con el superyó.”3 Lo que se opone a la cura es solidario de la segunda tópica freudiana y de la formulación del masoquismo primordial. Lo que se opone a la cura, remite a aquello que se satisface de una manera cerrada en el síntoma. Se trata de la diferencia de la envoltura formal y su núcleo de goce. Modo de decir que en el síntoma no todo son representaciones; no todo remite al ciframiento e interpretación, sino que hay una satisfacción que -teniendo una articulación en el lenguaje- dice de lo no escuchable. Este sentimiento de culpa es mudo para el sujeto. No se siente culpable sino enfermo. La exigencia de renuncia indica un modo particular de satisfacción, paradójica al bienestar. Se trata de una problemática del final de análisis. Intento de continuar el vínculo analítico eternamente. Es un modo de afirmar “hay otro” modo de preservar el encuentro con la castración. Freud en “Construcciones en el análisis” [Freud: 1937] nombra tres respuestas frente a la construcción certera. La tercera, reacción terapéutica negativa. Dice: “[…] como conciencia de culpa, necesidad masoquista de padecimiento, revuelta contra el socorro del analista […]. Si la construcción es correcta o aporta una aproximación a la verdad, el reacciona frente a ella con un inequívoco empeoramiento de sus síntomas y de su estado general.”4 Tal como lo plantea Osvaldo Delgado en su texto “Reacción terapéutica negativa” [Delgado: 2005], Freud cita un triple efecto de la comunicación certera pero sólo una de ellas es la construcción en el sentido freudiano. No se trata de una interpretación que relanza la apertura del inconciente; no se trata de una intervención que opera entre S1 y S2 y conmueve la regulación del fantasma. Es la construcción freudiana una elaboración de saber como intento de llenar con sentido la represión primaria, por lo tanto, de-

48

vela el empeño terapéutico de querer forzar lo real a lo simbólico. Es un forzamiento en dirección a que lo simbólico pueda anular lo real. Que todo entre en el campo del sentido. La pregunta que se presenta a partir de esto es central: la reacción terapéutica negativa como fenómeno clínico, ¿es necesaria en el análisis o es un nombre de un impasse de Freud? Tomo dos referencias. Una, de Jacques- Alain Miller en “Piezas de repuesto” [Miller: 2005]. Dice: “[…] si hay una reacción terapéutica negativa es porque hubo en un principio la iniciativa terapéutica; se trata por decirlo axial, del contragolpe respecto de esa iniciativa. Por esto significa que ese real es el contragolpe del dominio de lo simbólico sobre el goce.”5 La otra, finalizando el texto “Reacción terapéutica negativa” en La subversión freudiana y sus consecuencias, Osvaldo Delgado dice: “Lo que no cesa de inscribirse como respuesta en transferencia indica en Freud la imposibilidad de «revelar una identificación inconciente». Por consiguiente, la reacción terapéutica negativa habla de un momento de impasse, ante el encuentro con la imposibilidad del Otro. Impasse que se manifiesta como incremento del padecimiento de la impotencia neurótica en transferencia.”6 4. Para concluir Frente al encuentro de la castración en el Otro se ubican en la clínica dos respuestas distintas. Por un lado, la transferencia negativa como respuesta fantasmática, que implica el cierre del inconciente y el detenimiento de la cadena significante. Transferencia negativa que da cuenta de la relación transferencia-resistencia. La presencia del analista encarnando lo no significable es una respuesta fantasmática como ligadura del heim, ligadura de lo ominoso encarnado en el analista. Por otro lado, la reacción terapéutica negativa como respuesta no fantasmática es el modo de presentación clínica de la resistencia del superyó. Se trata de una problemática del final de análisis que implica un peligro a la continuidad indefinida del tratamiento y se manifiesta como respuesta al forzamiento del analista a hacer que todo entre en el campo de sentido.

RELACIÓN TERAPÉUTICA: SU IMPORTANCIA EN LA PSICOTERAPIA
Etchevers, Martin; González, María Magdalena; Sacchetta, Luisina María; Iacoponi, Cristina; Muzzio, Gabriela; Miceli, Claudio Marcelo UBACyT, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires.

RESUMEN El presente trabajo reseña los estudios más recientes acerca de la relación entre terapeuta y paciente durante el proceso terapéutico, es decir, la “alianza terapéutica”. Independientemente de la línea teórica, existe consenso sobre la importancia de la relación terapéutica. Desde el punto de vista de los antecedentes históricos, se mencionan las conceptualizaciones de S. Freud y D. Winnicott y se reseñan los estudios realizados en Estados Unidos. Asimismo, se comentan las investigaciones sobre la alianza terapéutica en relación a diferentes patologías (alcoholismo, pacientes con HIV, HTA y otros problemas de salud). Desde una perspectiva conceptual, diferenciamos la bibliografía reseñada en una línea de trabajos centrados en los aspectos subjetivos de la alianza terapéutica (ilusión, fantasía, repetición) y otra centrada en los aspectos objetivos (objetivos, acuerdos, adherencia al tratamiento). Creemos que el debate puede ordenarse si se tiene presente esta diferenciación. Palabras clave Alianza Relación terapéutica Transferencia ABSTRACT THERAPEUTIC RELATIONSHIP: ITS IMPORTANCE IN PSYCHOTHERAPY This paper presents the most recent research about the relation between therapeutist and patient, that is “therapeutic alliance”. Independently of the theoretical pespective, there is agreement on the importance of the therapeutic relantionship. Taking into account the historical references, we mention the contributions of S. Freud and D. Winnicott as well as investigations of The United States. Besides, we expound research about therapeutic alliance in different pathologies (alcoholism, patient with HIV, hypertension and other health problems). From a conceptual perspective, we differentiate between studies that focus on subjective aspects of therapeutic alliance (illusion, fantasy, repetition) and other studies that emphasize its objective aspects (aim, agreement, adherence). We think the discussion can be based on this difference. Key words Alliance Therapeutic relationship Transference

NOTAS 1 FREUD, S., “Análisis terminable e interminable” (1937), en: Obras completas, Ediciones Amorrotu, tomo XXIII, Buenos Aires, p.241. 2 FREUD, S., “Sobre la dinámica de la transferencia” (1912), en: Obras completas, Ediciones Amorrotu, tomo XII, Buenos Aires, p.103. 3 FREUD, S., “Análisis terminable e interminable” (1937), op.cit., p.204. 4 FREUD, S., “Construcciones en el análisis” (1937), en: Obras completas, Amorrotu ediciones, tomo XXIII, Buenos Aires, p.266. 5 MILLER, J.-A., “Piezas de repuesto”, clase VII del 19 de enero de 2005, inédito. 6 DELGADO, O., “Reacción terapéutica negativa”, en: La subversión freudiana y sus consecuencias, JVE ediciones, Buenos Aires, 2005. BIBLIOGRAFIA DELGADO, O., “Reacción terapéutica negativa”, en: La subversión freudiana y sus consecuencias, JVE ediciones, Buenos Aires, 2005. FREUD, S., “Sobre la dinámica de la transferencia” (1912), en: Obras completas, Amorrortu ediciones, tomo XII, Buenos Aires, 1990. FREUD, S., “Puntualizaciones sobre el amor de transferencia (Nuevos consejos sobre la técnica del psicoanálisis, III) (1915 [1914]), en: Obras completas, Amorrortu ediciones, tomo XII, Buenos Aires, 1990. FREUD, S., “El yo y el ello” (1923), en: Obras completas, Amorrortu ediciones, tomo XIX, Buenos Aires, 1990. FREUD, S., “El problema económico del masoquismo” (1924), en: Obras completas, Amorrortu ediciones, tomo XIX, Buenos Aires, 1990. FREUD, S., “Análisis terminable e interminable” (1937), en: Obras completas, Amorrortu ediciones, tomo XXIII, Buenos Aires, 1989. FREUD, S., “Construcciones en el análisis” (1937), en: Obras completas, Amorrortu ediciones, tomo XXIII, Buenos Aires, 1989. MILLER, J.-A., La transferencia negativa, Tres Haches, Buenos Aires, 2000. MILLER, J.-A., “Piezas de repuesto”, clase VII del 19 de enero de 2005, inédito.

INTRODUCCIÓN El presente artículo forma parte del proyecto UBACyT período 2010-2012 (Estrategias de complementariedad terapéutica: la importancia de los factores interpersonales y la relación terapéutica), siendo uno de sus objetivos el estudio de la relación terapéutica en nuestro medio local y, a su vez, está relacionado con una serie de trabajos que han destacado la importancia de los factores interpersonales en la implementación de tratamientos (Garay et al., 2008 a, b). Diferentes estudios han dado cuenta de la existencia de “factores comunes o variables inespecíficas” entre las distintas prácticas terapéuticas. S. Garfield (1994), entre otros autores, considera que “si dos formas de psicoterapia, supuestamente muy diferentes, sostienen resultados que son bastante comparables, una ex-

49

plicación posible es que puedan estar operando factores terapéuticos comunes a ambas formas de psicoterapia”. Aquel factor que refiere a la relación entre terapeuta y paciente durante el proceso terapéutico es denominado “alianza terapéutica” (Hartley, 1985). Existen desarrollos que señalan que la ausencia de un ajuste emocional o sintonía (entendida como sentimiento de empatía y de confianza hacia el terapeuta) pone en peligro el proceso de cambio y, con frecuencia, lleva a la ruptura de la relación de ayuda (Santibáñez Fernández, Román Mella y Vinet, 2009). Independientemente de la corriente o línea teórica en la que se sustenta la práctica psicoterapéutica, actualmente existe un fuerte consenso acerca de la importancia de la relación terapéutica en los logros u objetivos del tratamiento. Para aquellas corrientes derivadas del Psicoanálisis siempre ha sido un tema de estudio y de debate y ha requerido esfuerzos de conceptualización que han derivado en diversas formas de terapéutica, técnica e, incluso, diferentes formulaciones de los objetivos de una terapia. A pesar de las diferencias conceptuales existentes según períodos, corrientes y autores, siempre se trata de una relación humana con mayor o menor grado de apego entre los participantes, mediando o no unos objetivos comunes. Otra dimensión que ha influido en las perspectivas sobre este problema consiste en las diversas idiosincrasias de los países y las culturas a las cuales pertenecen los autores de referencia. Es por ello que, desde nuestro contexto, es importante contribuir en esta materia con estudios de campo actuales que permitan dar cuenta de las características de la relación terapéutica en una determinada población de nuestro medio local. De esta manera, consideramos relevante realizar un análisis respecto de la temática concerniente a la alianza terapéutica, entendiendo que la relación que se establece entre terapeuta y paciente es importante para el proceso y los resultados que se obtengan a través de la psicoterapia. Nuestro propósito en el presente artículo es presentar una reseña de los principales debates contemporáneos acerca de la relación terapéutica en el campo de la investigación en psicoterapia. Previamente nos parece importante mencionar los ejes históricos que atraviesan este debate. ANTECEDENTES HISTÓRICOS Las teorizaciones de S. Freud (1912) sobre el concepto de “transferencia” constituyen el principal antecedente histórico del concepto de alianza terapéutica. Fundamentalmente, conceptualiza la transferencia en su aspecto positivo (motor del tratamiento) y negativo (obstáculo), así como la relación de ésta con las figuras parentales del paciente (repetición). El impacto del Psicoanálisis en Estados Unidos y su adaptación a las particularidades de dicha sociedad y cultura produjeron aportes basados, en buena medida, en los últimos artículos de S. Freud, dando lugar a la Psicología del yo, corriente inaugurada por Anna Freud. Es en el seno de esta escuela donde nace el concepto de alianza terapéutica (Zetzel, 1956; Bibring, 1937). Zetzel (1956) distinguió entre “transferencia” y “alianza” señalando que ésta última es la parte no neurótica de la relación entre terapeuta y paciente que posibilita el insight y el uso de las interpretaciones del terapeuta para distinguir entre las experiencias relacionales del pasado y la relación real con el terapeuta. La alianza terapéutica es esencial para la efectividad de cualquier intervención y esta autora la entiende como: “una relación positiva y estable entre el analista y el paciente, relación que les permite llevar a cabo de manera productiva el trabajo del análisis” (Zetzel y Meissner, 1973). A su vez, Greenson (1967, 1969) define la alianza de trabajo como “la relación racional y relativamente no neurótica que tiene el paciente con su analista”. Del mismo modo, Hartmann (1960) sostiene que para que la alianza se produzca es necesaria un “área libre de conflictos”. Por su parte, Strupp (1973) argumentó que la alianza no sólo es decisiva en el contexto de la psicoterapia psicoanalítica, sino que la describe como un “constructo panteórico” que influye en la efectividad de las intervenciones técnicas de cualquier tipo. También dentro de la corriente psicoanalítica norteamericana, Hartley (1985) ha definido la alianza terapéutica como una rela-

ción compuesta por la “relación real” y la “alianza de trabajo”. La primera refiere al vínculo entre el paciente y el terapeuta mientras que la segunda alude a la capacidad de ambos para trabajar conjuntamente según los objetivos previstos. Entre los autores que más ha influido las concepciones actuales, se encuentra Bordin (1979) quien definió la alianza terapéutica como un constructo multidimensional en el cual existen tres componentes: acuerdo en las tareas, vínculo (bond) positivo y acuerdo en los objetivos. Asimismo, Luborsky (1976) señala dos tipos de alianza según la fase o etapa de la terapia. Así tenemos: alianza de tipo 1, aquélla que se da en el inicio de la terapia y alude a la sensación del paciente de contar con el apoyo del terapeuta, y alianza de tipo 2, la que se desarrolla en fases posteriores y consiste en la sensación de trabajo conjunto. Un importante autor de la Escuela Inglesa de Psicoanálisis, D. W. Winnicott (1955/56) modificó el dispositivo terapéutico clásico adaptando la relación terapéutica, incluida en el llamado setting, para el tratamiento de pacientes no neuróticos. Entre otros aspectos, propone adecuar la frecuencia y la duración de la sesión así como el tipo de intervención a las necesidades del paciente, no siendo la interpretación la intervención privilegiada (Etchevers et al., 2004). INVESTIGACIÓN ACTUAL SOBRE LA ALIANZA TERAPÉUTICA Existen diferentes estudios llevados a cabo durante la última década sobre la alianza terapéutica. Una investigación centrada en el impacto de la misma en la psicoterapia psicodinámica breve indicó que aquellos pacientes que percibieron que sus terapeutas tenían mejor capacidad para entender y para involucrarse en sus “tareas” (tasks) tuvieron mejores resultados en la reducción de síntomas depresivos y aquellos pacientes con más capacidad para construir la alianza terapéutica alcanzaron los mejores resultados psicoterapéuticos (Marcolino e Iacoponi, 2003). Otras investigaciones sugieren que es necesario descomponer la alianza terapéutica en dos factores para su estudio: acuerdo y confianza (Andrusyna et al., 2001). J.D. Safran (2003) se interesó por la ruptura de la alianza terapéutica considerándola como períodos de tensión o quiebre en la comunicación y la colaboración entre paciente y terapeuta. Estos períodos varían en intensidad y van desde una relativa tensión solo vagamente percibida por uno de los participantes, hasta la mayor tensión que lleva a la ruptura de la colaboración. Este autor retoma el concepto de negociación, desarrollado por Bordin, para explicar la necesidad de que terapeuta y paciente se beneficien de la colaboración constructiva diseñando metas y tareas específicas. “Esta conceptualización es más dinámica y se centra en la reciprocidad. En contraste con la conceptualización tradicional de la alianza, esta reformulación afirma, de manera consistente con el pluralismo teórico propio del pensamiento relacional actual, que se puede llegar al cambio por distintos medios, no considera que la meta sea sólo el insight y que la intervención de elección sea la interpretación” (Margulies, 2009). Una exhaustiva revisión (Horvath, 2001) concluyó que la calidad de la alianza terapéutica se relaciona con el resultado de la psicoterapia con independencia del tipo de tratamiento. La evidencia empírica demostró que la relación terapéutica es una variable importante en el proceso de cambio y se le puede atribuir alrededor de entre un 10 - 17% de la variación en los resultados (Horvath, 2001; Beutler et al., 2004). A su vez, hay variados estudios sobre las diferentes escalas que se utilizan para medir la alianza terapéutica (Bachelor y Salamé, 2000; Fenton et al., 2001), así como también estudios que se han centrado en determinar la validez y la confiabilidad de la WAI (Working Alliance Inventory) (Söygut y Isikli, 2008; Söygut y Uluc, 2009). Asimismo, se han encontrado investigaciones sobre la alianza terapéutica en relación a diferentes problemas de salud. En general, se suelen utilizar de manera indistinta los términos “adherencia” y “cumplimiento” para definir el “grado de coincidencia entre la conducta indicada por el terapeuta (p. ej. tomar fármacos, seguir una dieta, realizar ejercicios físicos, dejar de fumar, entre otros) y la conducta del paciente cuando ejecuta las prescripcio-

50

nes terapéuticas” (Demarbre, 1994). En este sentido, hay estudios que han indicado la importancia de la alianza terapéutica en el tratamiento del alcoholismo (Dundon et al., 2008). Algunos de los trabajos que representan la preocupación por este tipo de problema abarcan: pacientes con HIV (Codina et al., 2004), tuberculosis (Alvarez Gordillo et al., 2000), asma (López Viña, 2005), hipertensión arterial (Martín Alfonso et al., 2008), entre otros. Estos trabajos destacan la necesidad de profundizar en dicha temática ya que se ha comprendido que la no adherencia a los tratamientos suele repercutir severamente en la salud física y psicológica de los pacientes, como así también en el entorno familiar. Representa además un coste muy serio para la sociedad, sobre todo cuando se trata de pacientes con enfermedades crónicas. En nuestro medio, Zukerfeld (2001) estudió las relaciones entre alianza terapéutica, percepción de cambio o mejoría, frecuencia de sesiones y estilo de intervención analítica. Concluyó que el grado de alianza percibido está vinculado a la mejoría pero no a la frecuencia de sesiones ni a la modalidad de las intervenciones. En cuanto al abordaje de pacientes mediante la combinación de psicoterapia y medicación, se pudo observar en una importante muestra de profesionales, psicólogos clínicos y médicos psiquiatras de la Ciudad de Buenos Aires, que los factores interpersonales fueron considerados como principales responsables del éxito terapéutico (Garay et al., 2008). CONCLUSION Podemos constatar que la investigación de la alianza terapéutica en los últimos años se ha incrementado de modo importante. Esto muestra un creciente interés por parte de la comunidad por un aspecto de la psicoterapia que había sido inicialmente descuidado por la investigación aunque objeto de numerosas teorizaciones. La dicotomía entre factores específicos (técnica psicoterapéutica) y factores comunes (relación o alianza terapéutica) puede superarse si se tiene en cuenta, dentro de la bibliografía reseñada, que existe una línea de trabajos centrados en los aspectos subjetivos de la alianza terapéutica (ilusión, fantasía, repetición) mientras que otra línea se centra en los aspectos objetivos (objetivos, acuerdos, adherencia al tratamiento). Desde nuestra perspectiva, la alianza terapéutica constituye un constructo complejo en el cual los aspectos subjetivos cobran gran relevancia, sin descuidar los aspectos objetivos, más accesible a la investigación científica. Por otra parte, cabe señalar que si bien existe una considerable evidencia y un consenso acerca de la importancia de la alianza terapéutica en los resultados de los tratamientos psicoterapéuticos, el concepto de alianza permanece en un nivel meramente descriptivo y existe poca investigación rigurosa acerca de los procesos subyacentes a su formación (Elvins y Green, 2008).

http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/docs/ RECOADHjulio04Definitivo2.pdf CORBELLA, S.; BOTELLA, L. (2003). La alianza terapéutica: historia, investigación y evaluación. En Anales de Psicología. Vol. 19, nº 2, pp. 205 - 221. DEMARBRE, V. (1994). Adherencia terapéutica: una asignatura pendiente en el campo de la Psicología de la Salud. Universidad Autónoma de Barcelona. En Anuario de Psicología. Nº 61, pp. 71 - 77. DUNDON, W.D.; PETTINATI, H.M.; LYNCH, K.G.; XIE, H.; VARILLO, K.M.; MAKADON, C.; OSLIN, D.W. (2008). The therapeutic alliance in medical-based interventions impacts outcome in treating alcohol dependence. En Drug and Alcohol Dependece. Vol. 95, nº 3, pp. 230 – 236. ELVINS, R., GREEN, J. (2008). The conceptualization and measurement of therapeutic alliance: An empirical review. En Clinical Psychology Review. Vol. 28, nº 7, pp. 1167 – 1187. ETCHEVERS, M.; PIETRA, G.; BATTAGLIA, G. (2004). Acerca de la Transferencia, la Contratransferencia y la Abstinencia en la Escuela Inglesa de Psicoanálisis: D. Winnicott. Memorias de las XI Jornadas de Investigación. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Tomo III, pp. 50 - 53. ETCHEVERS, M.; FABRISSIN, J.; CALETTI, A.; STORDEUR, M.; MUZZIO, G. (2009). Complementariedad terapéutica y tratamiento combinado. La importancia de la relación terapéutica y los factores interpersonales. Memorias de las XVI Jornadas de Investigación. Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Tomo I, pp. 39 - 41. ETCHEVERS, M.; FABRISSIN, J.; MUZZIO, G.; GARAY, C.; GONZÁLEZ, M. (2009): Relación terapéutica y factores interpersonales en tratamientos combinados. IV Congreso Marplatense de Psicología. Ideales Sociales, Psicología y Comunidad. Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Mar del Plata. FENTON, L. R.; CECERO, J. J.; NICH, C.; FRANKFORTER, T. L.; CARROLL, K. M. (2001). Perspective is everything: the predictive validity of six Working Alliance instruments. En Journal of Psychotherapy. Practice and Research. Vol. 10, nº 4, pp. 262 - 268. FREUD, S. (1912). Sobre la dinámica de la transferencia. En Obras Completas (Tomo XII). Amorrortu Editores, Buenos Aires, 2007. FREUD, S. (1914). Recordar, repetir y reelaborar. En Obras Completas (Tomo XII). Amorrortu Editores, Buenos Aires, 2007. GARAY, C.; FABRISSIN, J.; ETCHEVERS, M. (2008). Combinación de tratamientos en salud mental. La perspectiva de profesionales en formación en la Ciudad de Buenos Aires. Memorias de las XV Jornadas de Investigación y VI Encuentro de Investigadores del MERCOSUR. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Tomo I, pp. 40 - 41. GARAY, C.; FABRISSIN, J.; KORMAN, G.; ETCHEVERS, M.; BIGLIERI, J. (2008). Combinación de psicofármacos y psicoterapia en la literatura científica y en la práctica clínica local. 15º Congreso Internacional de Psiquiatría. Asociación Argentina de Psiquiatras (AAP). Buenos Aires. GARFIELD, S.; ALLEN, A. (1994). Handbook of Psychotherapy and Behavior Change. New York. GREENSON, R. (1967). The Technique and practice of Psychoanalysis. New York. Basic Books. GREENSON, R.; WEXLER, M. (1969). La relación no transferencial en la situación analítica. En International Journal of Psicoanálisis. Vol. 50, parte I. HARTLEY, D. (1985). Research in the therapeutic alliance in psychotherapy. En R. Hales y A. Frances (Ed). Psychiatry update annual review. Washington DC, American Psyquiatric Press, pp. 532 – 549. HARTMANN, H. (1960). Psicoanálisis y Psicología del Desarrollo. En Ensayos sobre la Psicología del Yo. F.C.E. México.1969. HORVATH, A.O. (2001). The alliance. En Psychotherapy: Theory / Research / Practice / Training. Vol. 38, nº 4, pp. 365 – 372. LÓPEZ VIÑA, A. (2005). Actitudes para fomentar el cumplimiento terapéutico en el asma. En Archivos de Bronconeumología. Vol. 41, nº 6, pp. 334 - 340. LUBORSKY, L. (1976). Helping alliances in psychoterapy. En J. L. Cleghorn (Ed.). Succsessful psychotherapy. New York, Brunne/Mazel, pp. 92 – 116. MARCOLINO, J.A.; IACOPONI, E. (2003). The early impact of therapeutic alliance in brief psychodynamic psychotherapy. En Revista Brasileira de Psiquiatría. Vol. 25, nº 2, pp. 78 - 86. MARGULIES, L. (2009). El giro relacional, la alianza terapéutica y la investica gación en psicoterapia. ¿Extraños compañeros de cama o matrimonio posmoderno? Reseña del artículo de J. Safran. En Aperturas psicoanalíticas. Revista Internacional de Psicoanálisis [on line]. Nº 33. MARTÍN ALFONSO, L. (2004). Acerca del concepto de adherencia terapéutica. En Revista Cubana de Salud Pública [online]. Vol. 30, nº 4. MARTIN ALFONSO, L.; BAYARRE VEA, H.; GRAU ABALO, J. (2008). Validación del cuestionario MBG (Martín-Bayarre-Grau) para evaluar la adherencia terapéutica en hipertensión arterial. En Revista Cubana de Salud Pública [online]. Vol. 34, nº 1. SAFRAN, J.D.; MURAN, J.C. (2000). Negotiating the Therapeutic Alliance: A relational Treatment Guide. New York. Guilford Press. SAFRAN, J.D. (2003). The relational turn, the therapeutic alliance and psychotherapy research: Strange bedfellows or postmodern marriage? En Contemporary Psychoanalysis. Vol. 39, nº 3, pp. 449 - 475. SANTIBAÑEZ FERNÁNDEZ, P.M.; ROMÁN MELLA, M.F.; VINET, E. (2009).

BIBLIOGRAFIA ALVAREZ-GORDILLO, G.; ALVAREZ-GORDILLO, J.; DORANTES-JIMÉNEZ, J.; HALPERIN-FRISCH, D. (2000). Percepciones y prácticas relacionadas con la tuberculosis y la adherencia al tratamiento en Chiapas, México. En Salud Pública de México. Vol. 42, nº 6, pp. 520 – 528. ANDRUSYNA, T.P.; TANG, T.Z.; DERUBEIS, R.J.; LUBORSKY, L. (2001). The factor structure of the Working Alliance Inventory in cognitive-behavioral therapy. En Journal of Psychotherapy. Practice and Research. Vol. 10, nº 3, pp. 173 – 178. BACHELOR, A.; SALAMÉ, R. (2000). Participant´s perceptions of dimensions of the therapeutic alliance over the course of therapy. En Journal of Psychotherapy. Practice and Research. Vol. 9, nº 1, pp. 39 – 53. BEUTLER, L.E.; MALIK, M.; ALIMOHAMED, S.; HARWOOD, T.M.; TALEBI, H.; NOBLE, S.; WONG, E. (2004). Therapist variables. En Lambert, M. (ed). Bergin and Garfield’s Handbook of Psychotherapy and Behavior Change. New York. Wiley. pp. 227 - 306. BIBRING, E. (1937). On the theory of the results of psychoanalysis. En International Journal of Psychoanalysis. Vol. 18, pp. 170 - 189. BORDIN, E. S. (1979). The generalizability of the psychoanalytic concept of the working alliance. En Psychotherapy: Theory, Research and Practice. Vol. 16, nº 3, pp. 252 - 260. CODINA, C. y col. (2004) Recomendaciones GESIDA/SEFH/PNS para mejorar la adherencia al tratamiento antirretroviral. En:

51

Efectividad de la psicoterapia y su relación con la alianza terapéutica. En Interdisciplinaria. Vol. 26, nº 2, pp. 267 - 287. SOYGÜT, G.; ISIKLI, S. (2008). Assessment of the therapeutic alliance: reliability and validity of the Working Alliance Inventory. En Turkish Journal of Psychiatry (Türk Psikiyatri Dergisi). Vol. 19, nº 4, pp. 398 - 408. SÖYGUT, G.; ULUC, S. (2009). Psychometric properties of the Turkish Working Alliance Inventory-Observer Form. En Turkish Journal of Psychiatry (Türk Psikiyatri Dergisi). Vol. 20, nº 4, pp. 367 - 375. STRUPP, H. (1973). The interpersonal relantionship as a vehicle for therapeutic learning. En Journal of Consulting and Clinical Psychology. Vol. 41, nº 1, pp. 13 - 15. STRUPP, H. (2001). Implication of the empirically supported treatment movement for psychoanalysis. En Psychoanalytic Dialogues. The International Journal of Relational Perspectives. Vol. 11, nº 4, pp. 605 – 619. WINNICOTT, D. (1955/56). Variedades clínicas de la transferencia. En Escritos de pediatría y psicoanálisis. Paidós, Buenos Aires, 1979. ZETZEL, E. (1956). Current concepts of transference. En International Journal of Psychoanalysis. Vol. 37, pp. 369 - 376. ZETZEL, E.; MEISSNER, W. W. (1973). Basic concepts of psychoanalytic psychiatry. New York. Basic Books. ZUKERFELD, R. (2001). Alianza terapéutica y encuadre analítico. Investigación empírica del proceso y sus resultados. Vertex, Vol. XII, Nº 45, pp. 211-220.

EL MALTRATO A LOS PACIENTES ADICTOS INSTITUCIONALIZADOS: REFLEXIONES ACERCA DEL ACCIONAR IATROGÉNICO DE LOS “OPERADORES SOCIO-TERAPÉUTICOS”
Fanton, Maximiliano CONICET. Argentina

RESUMEN La noción del paciente adicto como sujeto caracterológicamente negador y antisocial ha derivado en la creación de sistemas de tratamiento coercitivos entre cuyas técnicas se incluyen diversas formas de agresión física y psicológica. Las instituciones que practican y fomentan estas modalidades violentas de rehabilitación suelen contar en su personal con adictos recuperados a los que se asigna el rótulo de “operadores socio-terapéuticos” y a quienes se delega la responsabilidad de coordinar y arbitrar en las actividades grupales cotidianas. A pesar de su proximidad y semejanza con los pacientes, este sector para-profesional del staff se caracteriza por una menor empatía y mayor propensión al uso de la violencia. El objetivo del presente trabajo es señalar algunas variables subjetivas de los adictos devenidos en operadores que influyen en su propio accionar iatrogénico y que tienen como punto de partida al fenómeno psicológico de la identificación. Además, se expondrán ejemplos clínicos que demuestran la ocurrencia de estos hechos iatrogénicos incluso en ausencia de una cultura institucional que los promueva o ampare, aportando así evidencia a las variables subjetivas propuestas. Palabras clave Maltrato Operador Socio-Terapéutico Adicciones ABSTRACT ILL-TREATMENT TO INSTITUTIONALIZED ADDICT PATIENTS: REFLECTIONS ON THE IATROGENIC ACTIONS OF “COUNSELORS” The notion of the addict patient as characterologically denier and antisocial lead to the creation of coercive treatment systems in which diverse forms of physical and psychological aggression are practiced. Institutions that apply and promote these violent rehabilitation modalities usually have recovered addicts among their staff who are given the title of “counselors” and to whom the responsibility of coordinating and arbitrating in daily group activities is delegated. In spite of their proximity and resemblance to the patients, this paraprofessional sector of the staff is characterized by a lesser degree of empathy and a greater tendency to the use of violence. The aim of this task is to recognize some subjective variables of former addict counselors that have influence in their iatrogenic behavior and that originate in the psychological phenomenon of identification. Furthermore, clinical examples that prove the occurrence of these iatrogenic actions in the absence of an institutional culture that promotes or supports them will be exposed, thus providing evidence to the proposed subjective variables. Key words Ill-Treatment Counselor Addiction

52

INTRODUCCIÓN Los profesionales de la salud mental que están familiarizados con el tratamiento de las adicciones conocen los aspectos iatrogénicos del típico dispositivo de “comunidad terapéutica”: confrontaciones violentas, castigos, delaciones, y un trato hacia el enfermo marcado por el cinismo, el sarcasmo, o la abierta agresión verbal. La visión distorsionada del adicto como sujeto caracterológicamente negador, rebelde, mentiroso y antisocial parece justificar de alguna manera a este tipo de tratamientos basados en la imposición coercitiva de límites y reglas (Miller y Rollnick, 1991). Dentro de estos sistemas de tratamiento, una figura resalta por sobre las demás: la del operador terapéutico[i]. Este es el principal exponente de la cultura institucional, así como el principal efector de las técnicas “terapéuticas” que de ella derivan. Por regla general, los operadores se encargan de la coordinación de las actividades grupales -eje central de la vida en la comunidad- , en las cuales practican y promueven las formas de violencia institucionalmente aceptables: acusaciones, delaciones, confrontaciones, etc. Curiosamente, quienes llevan a cabo esta cuestionable tarea son, en su amplia mayoría, “ex-adictos” o “adictos recuperados” que en algún momento debieron atravesar un tratamiento de características similares. De manera previsible, los resultados de estas desafortunadas intervenciones tienden a dirigirse en un sentido opuesto al del objetivo original de “rehabilitar” y “concientizar” que se proponen estas instituciones. En efecto, estas formas explícitas o encubiertas de violencia suelen provocar en los pacientes adictos -entre otras secuelas lamentables- el abandono prematuro del tratamiento, recaídas, conductas desafiantes y, por supuesto, mayor violencia. ¿Qué justifica entonces la vigencia de esta modalidad de trabajo “terapéutico”? ¿Cómo se explica la presencia de operadores terapéuticos maltratadores en centros que han sido creados para la salud mental y la rehabilitación de sus usuarios? ¿Por qué aquellos que deberían mostrar mayor comprensión y empatía hacia los pacientes adictos despliegan, por el contrario, mayor violencia? ¿Cuál es el peso relativo de las variables subjetivas y culturales en esta forma particular de iatrogenia? PRESENTACIÓN DE UN CASO A fin de intentar responder estas preguntas, se escogió el caso de un operador terapéutico a quien llamaremos “Fabricio”. Este desempeñó funciones de coordinación grupal en un centro de tratamiento ambulatorio y público, el cual presenta algunas características distintivas respecto a los tratamientos convencionales. Con el fin de diferenciarse de la “comunidad terapéutica” tradicional, los directivos institucionales hicieron énfasis, desde la fundación del centro, en la práctica de la empatía y el respeto, así como en la observancia y corrección de actitudes negativas como la moralización, la confrontación, el castigo y la agresión verbal. En tanto que esta institución no se trata de una “comunidad terapéutica” ni adhiere a sus principios y técnicas, la observación de las acciones iatrogénicas de un adicto devenido en operador permitirá dilucidar algunas variables subjetivas que se juegan en ellas, a falta de una cultura institucional que las promueva y explique. El pasado de Fabricio estaba marcado por un consumo desenfrenado de alucinógenos, actividades delictivas de todo tipo (incluida la venta de drogas) y violencia sádica. Cuando estaba entre compañeros de trabajo, era frecuente escucharlo relatar anécdotas delictivas y hacer apología del uso de drogas. Fabricio solía elogiar al ácido lisérgico con frases como “el ácido es hermoso” y exhortaba a algunos compañeros de trabajo a beber alcohol “en su nombre”. Incluso llegó a admitir que, al momento de ejercer funciones como operador, todavía seguía involucrado en algunas actividades ilegales. Por regla general, Fabricio disfrutaba llamando la atención a través de sus relatos explícitos de uso de drogas, delincuencia y violencia. Sin embargo, su manera de relacionarse con los pacientes de la institución era muy diferente. En su trabajo cotidiano con pacientes adictos, Fabricio se mostraba implacable frente a las mismas actitudes y conductas que él practicaba y promovía en otros ámbitos, censurando de manera enérgica y agresiva cualquier expresión o gesto que pudiera ser interpretado como apológico o relativo al uso de drogas. De manera igualmente paradójica, Fabricio se mostraba particularmente sensible y rí-

gido frente a los actos de “deshonestidad” que pudieran llegar a presentar estos pacientes, especialmente aquellos referidos a lo delictivo en general y al robo en particular. Interpretando que estas conductas llevan irremediablemente a la recaída en el uso de drogas, Fabricio las señalaba y censuraba con vehemencia. Sin embargo, el hecho de que él practicara la apología de las drogas y se dedicara a actividades ilegales no parecía generarle contradicción alguna. En la interacción con los pacientes, su agresividad no se limitaba solamente a la imposición rígida de límites y reglas. Resultaba frecuente que los pacientes se sintieran enfurecidos y avasallados por su uso cotidiano del sarcasmo y hasta de la provocación explícita. Fabricio solía utilizar el propio testimonio de los pacientes para hacer burla de ellos durante los grupos “terapéuticos” que él coordinaba, o a veces para irritarlos cuando estos circulaban libremente por los pasillos de la institución. Este tipo de conductas agresivas y contra-terapéuticas solían traerle a Fabricio el reproche permanente de sus superiores, quienes una y otra vez debían recordarle los principios del tratamiento de la institución. Fabricio modificaba su actitud en cada ocasión de reprimenda, pero sólo temporalmente. Al cabo de unos pocos días retomaba el sarcasmo, los insultos, los gritos y las provocaciones. LO SUBJETIVO Y LO CULTURAL Fabricio, al igual que otros de sus colegas maltratadores, trabajó durante algunos años como operador en “comunidades terapéuticas” donde la violencia y el castigo son moneda corriente. En estos casos desafortunados en los que la crueldad llega a transformarse en un hecho cotidiano y natural con el que se debe convivir, nos encontramos frente a lo que Ulloa (1995) denomina como la “cultura de la mortificación”. En ella se invierte el “malestar de la cultura” freudiano -el cual resulta de la tensión natural entre el deseo individual y el compromiso solidario (Freud, 1930)- por una verdadera “cultura del malestar”, donde lo cruel constituye un elemento central y normalizado, sostenido desde una intimidación de la que se reniega. En estas culturas, el término “mortificación” no sólo se remite a su clara acepción de “muerte”, sino principalmente a “mortecino” (apagado), con lo cual Ulloa se refiere a aquellos sujetos que en lugar de ser activos creadores o hacedores de cultura se convierten, por el contrario, en meros agentes reproductores del modelo cultural vigente. Siguiendo a esta línea teórica, se podría argumentar que el clásico operador de características sádicas no es más que el resultado “mortecino” de aquellas instituciones que representan a una cultura mortificante hegemónica en el plano de la salud mental de nuestro medio. Sin embargo, otros indicadores dan cuenta de una implicación subjetiva del operador terapéutico en el despliegue de estas formas de crueldad, más allá de que éstas se encuentren validadas desde cierta “cultura del malestar”. Al hablar de su pasado, Fabricio confesaba que logró dejar las drogas a través de un programa de recuperación no-coercitivo y espiritual (Narcóticos Anónimos), y no precisamente a través de la presión y el maltrato. Además, solía manifestar que la ayuda recíproca entre adictos es la única manera de superar las adicciones, subestimando y rebajando por completo a cualquier otro enfoque u opinión profesional. Si Fabricio sólo hubiera conocido a las “granjas” y “comunidades terapéuticas” de impronta carcelaria, entonces podríamos suponer que su ejercicio cotidiano de la violencia no era más que una reproducción “mortecina” de una crueldad institucionalizada. Sin embargo, sabemos que más allá de la influencia que pudieron haber ejercido en él estos establecimientos, su “cultura” y su grupo social de pertenencia fue -y sigue siendo al presente- la de los grupos solidarios que conforman a la confraternidad de Narcóticos Anónimos. Su modelo cultural hegemónico en relación a la enfermedad de la adicción es el que se practica y promueve en esta otra institución que se fundamenta en principios opuestos a los de la coerción y el autoritarismo. A la luz de estos hechos, se deben hallar otras variables que permitan explicar el accionar iatrogénico de Fabricio y el de otros tantos operadores en su misma situación, si bien no se debe subestimar la lamentable influencia de las instituciones carcelarias. LA IDENTIFICACIÓN CONSTRUCTIVA Y PATOLÓGICA Cuando los operadores y otros “adictos recuperados” son interro-

53

gados acerca del funcionamiento y efectividad de las actividades grupales basadas en la ayuda mutua, suele surgir una respuesta común: “Estos grupos funcionan por identificación”. Cuando el adicto se encuentra con otras personas con las que comparte una misma problemática, puede sentirse comprendido y dejar de lado el temor a ser juzgado negativamente por su enfermedad. Asimismo, puede aprender de aquellos que debieron atravesar dificultades similares a las propias e intentar adaptar las respuestas o soluciones de estos a su propia experiencia vital. La identificación se encontraría entonces en la base de la adhesión al grupo y de la formación de vínculos con sus miembros, así como en la del propio proceso de recuperación o rehabilitación de la enfermedad. Desde un punto de vista freudiano, podría decirse que el efecto terapéutico de estos grupos se da a partir de un primer fenómeno de identificación parcial, el cual sólo puede producirse en la medida en que exista algún rasgo en común con otra persona que no sea objeto de la pulsión sexual (Freud, 1921). Ahora bien, debe recordarse que los adictos-operadores cumplen una doble función dentro de estas actividades grupales, ya que no sólo están allí en tanto figuras de autoridad con la capacidad para coordinar y arbitrar en dichas actividades, sino también como portadores de una misma condición adictiva (aún cuando se los considere “recuperados”[ii]). Al rasgo común de “ser adicto” debe agregarse, además, el hecho de que la mayoría de los operadores provienen de los mismos estratos socioeconómicos que sus pacientes, y hasta comparten un mismo trasfondo cultural y un pasado marginal semejante. La homogenización que se plantea a partir de la identificación puede resultar ofensiva para quienes se arroguen una posición de superioridad a partir de una función institucionalmente diferenciada. Tanto los pacientes como los operadores son adictos, pero la institución ha asignado a estos últimos responsabilidades diferentes. Si éstas son asumidas por el operador de manera narcisista como la prueba de su superioridad en relación al adicto en tratamiento, entonces la identificación con éste -lejos de generar empatía- provocará en el operador el deseo de diferenciarse a cualquier costo. Frente a la homogenización que resulta de la identificación a uno o más rasgos, el narcisismo individual puede originar una tendencia contraria a la diferenciación y la separación, siendo el autoritarismo violento una de las formas más accesibles y evidentes de marcar esta supuesta diferencia de status. Freud observó que comunidades vecinas y muy próximas en todos los aspectos presentan la peculiar tendencia a hostilizarse y escarnecerse a partir de las mínimas diferencias que las distinguen. Este fenómeno, al que dio el nombre de “el narcisismo de las pequeñas diferencias”, puede entenderse en un sentido más amplio como la propensión humana a diferenciarse de aquello que resulta más familiar y conocido (Freud, 1917). En cuanto al maltrato iatrogénico, algunos ejemplos clínicos permiten corroborar esta tendencia a la diferenciación hostil a partir de las semejanzas entre operador y paciente. Una de estas evidencias surge de las visitas a la institución por parte de personas ajenas a la misma. La presencia de observadores, en lugar de suavizar los comportamientos habituales de los operadores más sádicos, tendía a recrudecer notablemente el maltrato que estos solían ejercer. Intentando llamar la atención de las mujeres jóvenes que visitaban el lugar, Fabricio humillaba a los pacientes a través de la exposición de sus intimidades y miserias. Este despliegue incrementado de hostilidad tenía por intención evidente la de ensalzarse a partir de un status diferenciado y superior, conseguido y demostrado a través del maltrato y el castigo hacia otros de una categoría inferior. El caso de un joven al que llamaremos “Gabriel” ilustra este punto de manera clara, ya que en él se exacerba esta tendencia a la diferenciación hostil en función de una marcada similitud entre operador y paciente. Gabriel no sólo compartía con Fabricio una misma condición patológica, sino también un trasfondo social y cultural semejante, e incluso poseía algunos de sus rasgos físicos más distintivos (altura, contextura física, color de piel, etc.). Fabricio no tardó en desplegar un particular ensañamiento y maltrato hacia este paciente, hecho que fue prontamente notado por otros trabajadores y profesionales de la institución. En muchas ocasiones, pareciera ser que cuanto mayor es la semejanza con el paciente, mayor es la

violencia que el operador despliega hacia éste en sus intervenciones “terapéuticas”. Se remarcó con anterioridad la actitud paradojal que Fabricio desplegaba al sancionar y reprimir severamente en los pacientes aquello mismo que él practicaba cotidianamente. En tanto que el operador es un adicto “recuperado”, puede demostrarlo a través del ejercicio de derechos especiales a los que los pacientes, en tanto enfermos que deben ser tutelados, no se les permite acceder. El establecimiento de la díada sano-enfermo, con sus reglas severas y paradójicas, constituye una forma más -junto a la violencia y la crueldad- de escapar del efecto igualador que se produce con la identificación. CONCLUSIÓN La violencia y la rigidez que muchos operadores despliegan cotidianamente en las instituciones de salud mental son ciertamente el reflejo de una cultura iatrogénica y mortificante que se sostiene a partir de determinadas representaciones sociales equívocas y prejuiciosas en relación al paciente adicto. No obstante, es posible suponer el influjo de otras variables cuando hablamos de operadores que se encuentran ligados a estos pacientes por una misma condición patológica. La identificación al denominador común de “ser adicto” que se encuentra en el origen mismo del efecto terapéutico de los grupos de ayuda mutua puede ser, en el caso de los operadores hostiles y crueles, el punto de partida para su accionar iatrógenico. La diferenciación a partir de la violencia no sólo se explicaría por el anhelo de un status social superior, sino también por la preservación de la propia identidad. Ciertamente, cuanto más masiva es la identificación al prójimo adicto -y, por tanto, cuanto más se borran las diferencias individuales- mayor es la agresividad que el operador proyecta para distanciarse, diferenciarse y protegerse.

NOTAS [i] También denominado “operador socio-terapéutico”, desempeña una función para-profesional en diversas instituciones dedicadas al tratamiento de la drogadicción junto a profesionales matriculados como psiquiatras, psicólogos, trabajadores sociales, terapeutas ocupacionales, enfermeros, etc. [ii] La adicción es entendida, en la actualidad, como una enfermedad crónica y recidivante. BIBLIOGRAFIA FREUD, S.: “El Malestar en la Cultura”, en Obras Completas, Vol. XXI, Editorial Amorrortu, Bs. As., 1984. Edición original: 1930. FREUD, S.: “El tabú de la virginidad”, en Obras Completas, Vol. XI, Editorial Amorrortu, Bs. As., 1984. Edición original: 1917. FREUD, S.: “Psicología de las masas y análisis del yo”, Capítulo VII: “La Identificación”, en Obras Completas, Vol. XVIII, Editorial Amorrortu, Bs. As., 1984. Edición original: 1921. LAURENT, E.: “Tres observaciones sobre la toxicomanía”, en Sujeto, Goce y Modernidad II, Editorial Atuel, Bs. As., 1997. MILLER W. & ROLLNICK S.: La entrevista motivacional, Editorial Paidós, Barcelona, 1999. ULLOA, F.: “Cultura de la mortificación y proceso de manicomización”, en Novela Clínica Psicoanalítica. Historial de una práctica, Editorial Paidós, Bs. As., 1995.

54

INDICADORES TEÓRICO-CLÍNICOS DE CAMBIO PSÍQUICO COMO EFECTO DE LOS TRATAMIENTOS PSICOANALÍTICOS EN NIÑOS CON DIFICULTADES ATENCIONALES
Forer, Gisela Comisión Nacional de Investigación Ciéntífica y Tecnológica del Gobierno de Chile

RESUMEN El presente plan de tesis se organiza en torno al siguiente problema de investigación: No existe un acuerdo respecto de los cambios que puedan esperarse como resultado del abordaje psicoanalítico en niños con dificultades atencionales. Objetivo General: Generar indicadores de cambios psíquico esperables como resultado del abordaje clínico psicoanalítico de niños dificultades atencionales. Metodología: Estudio cualitativo y transversal construido en base a la Teoría Fundamentada. Los datos se recogerán por medio de entrevistas semiestructuradas realizadas a un grupo de expertos. Relevancia: En Chile se estima que el 70% de los niños en edad escolar que consultan en servicios de salud, son diagnosticados con TDA/TDAH. Discusión: Aún cuando las causas a la base de las dificultades atencionales son heterogéneas, en general implican la dimensión del narcisismo y de las representaciones preconcientes. Es a ese nivel que el psicoanálisis puede promover cambios profundos en estos niños. 1. Fundamentos a la base del concepto de indicadores de cambio psíquico, en el marco de la investigación en psicoanálisis. 2. La generación de indicadores de cambio psíquico como efecto de los tratamientos psicoanalíticos, constituye una vía para que el psicoanálisis pueda dar cuenta de su trabajo en ambientes extra analíticos. Palabras clave Indicadores Cambio Psiquico TDAH ABSTRACT PSYCHOLOGICAL IMPROVEMENT INDICATORS ON PSYCHOANALYTICAL TREATMENT IN CHILDREN WITH ATTENTIONAL DIFFICULTIES This Doctoral research proposal is organized around the following investigations problem: There is not an agreement about what to expect as result of a psychoanalytical treatment with children with attentional difficulties. Objective: To generate indicators of psychological improvement using qualitative data from psychoanalysis records of children with attention disorders. Methodology: This project will follow Grounded Theory Principles and will use semistructured expert interviews and cross-section analyses using [add name of source of data for the quantitative analysis]. Relevance: new findings on the effects of psychoanalysis on ADD/ ADDH treatment which will be relevant for the add age gap student population in Chile as 70% of them served by private and public mental services are usually diagnosed with ADD/ADDH. Discussion: Even though different factors could be involved to cause attention disorders among children, source factors generally include narcissistic deficit and problems at the preconscious representation for which psychoanalysis is a suitable form of treatment. Nonetheless, I believe that: 1. Promote the discussion around Psychological Improvement Indicators as a proposal of a psychoanalytical research 2 Once psychological improvement indicators are measureable and widespread, it will be easier to promote changes on the psychoanalytical therapeutic. Key words Indicators Psychological Improvements ADD

I. INTRODUCCION La inquietud por este tema surge ante el aumento masivo de diagnósticos de TDA/TDAH en las últimas décadas, así como también de una experiencia clínica que constata que los niños así diagnosticados y tratados con psicofármacos presentan, con el tiempo, dificultades que obligan a nuevas intervenciones: “La terapia con estos productos farmacéuticos[1] no mejora el rendimiento escolar de los niños. …los procedimientos vinculados con el aprendizaje suponen algo mucho más complejo que el simple ‘prestar atención”. (Cornoldi, C., 2001, pág. 188) “Se estima que alrededor de un 60% de los casos siguen en la edad adulta… la idea de que el TDAH pasa en la adolescencia no es correcta. …sólo entre el 30 y el 40% de los pacientes cree haber superado toda dificultad”. (Carrasco, X., pp.35 - 36). Por otro lado, la terapéutica psicoanalítica construida sobre la noción de síntoma[2], tampoco obtiene bueno resultados. En estos niños, las interpretaciones tradicionales suelen caer en el vacío, y los pequeños, más temprano que tarde, se quejan del cansancio y de la esterilidad del encuentro con el psicoanalista. Frente a esta realidad, un grupo importante de psicoanalistas se ha visto impulsado a desarrollar conceptualizaciones capaces de dar cuenta de las problemáticas de estos niños. El cuerpo teórico al respecto es extenso y convincente, las discusiones prolíficas y sugerentes. Sin embargo, el trabajo clínico que el psicoanálisis ofrece, no se conoce más allá de su propio ámbito. Prácticamente no hay registros de resultados de la clínica psicoanalítica y los que hay, circulan por su propio desfiladero, al margen del resto de los agentes que trabajan con los niños así diagnosticados. Buena prueba de ellos es que a nivel de salud pública[3], la clínica psicoanalítica no aparece como alternativa de tratamiento recomendable para los niños con dificultades atencionales. Tampoco como terapéutica sugerida en las publicaciones internacionales más autorizadas, que abordan el tema desde la neurología, la psiquiatría o la educación. II. MARCO TEORICO Y FORMULACION DEL PROBLEMA 1.1 La Función Yoica de la Atención Desde el momento en que definimos la atención como una función yoica, profundamente imbricada con la percepción y la memoria, se justifica el estudio de la constitución del yo y la manera en que la atención se altera frente a la imposibilidad de investir determinados aspectos de la realidad (Janin, B., 2004). Se trata de abordar tiempos arcaicos de la constitución del psiquismo, cuando en el seno de la matriz de interacción del bebé y su madre, la vista y el oído se ligan a estímulos visuales y auditivos, generalmente vinculados con experiencias emocionales. (Janin, B., ibid.) Donald Meltzer (1970), diferencia el autismo propiamente tal de los estados autísticos de la mente, señalando que estos últimos son consecuencia de la dificultad de la madre en captar e integrar a través de un objeto la atención del bebé. El autor define los estados autísticos como breves períodos de desmentalización, que mientras perduran, dejan al niño al margen del registro y capitalización de la experiencia. Cuando la madre no logra reunir la mayor cantidad de sentidos en torno a un objeto predominante, se produce una suspensión en la atención, los sentidos vagan, cada uno dirigido al objeto más atractivo de momento para sí. (Meltzer, D., 1984) Brazelton y Cramer (2005), siguiendo una línea conceptual diferente, demostraron la importancia de que el adulto sea especialmente sensible a los breves ciclos de atención (contacto) - desatención (retraimiento) que necesita el bebé para mantener una interacción prolongada. (Brazelton, B & Cramer, B, 2005) Es precisamente este carácter cíclico del atender-retraerse lo que les permite conservar cierto control sobre la cantidad y calidad de estimulación que absorben al comunicarse con otro. (Taborda, A. & Diaz, D., 2007) En definitiva, así como la madre afecta con sus cuidados los ciclos de sueño y vigilia, los ciclos de alimentación, también tiene el poder de “afectar”, generar impacto en los ciclos de atención desatención, en virtud de la riqueza sensorial y emocional que nutren los cuidados corporales. Esto es: hacer del cuidado del

55

cuerpo, una experiencia emocional. Untoiglich señala que la Atención es: “una función ligada al Yo que se va constituyendo en un proceso histórico intersubjetivo. Esto quiere decir que es en el encuentro con el Otro, que se va a delimitar, en primera instancia, a qué y cómo se atiende” (Untoiglich, G., 2009a, p. 105) La atención así formulada, es sobre todo investidura que puede tomar la dirección del contacto o del retraimiento. Luego, “si la atención es investidura, podemos pensar que hay diferentes tipos de atenciones y de desatenciones”. (Untoiglich., G., 2009b, p. 4) Continúa la autora: “…cada sujeto se encontrará atravesado por una multiplicidad de determinantes, no lineales, que pueden propiciar distintos tipos de investiduras y desinvestiduras - modo de pensar la desatención -, que en ciertos casos podrá tener un sustrato neurológico, pero que comportará en todos ellos una dosis de sufrimiento, que imposibilita que ciertos fragmentos puedan ligarse y hallar un espacio de historización” (Ibid., pág. 4) 1.2 Constitución del Psiquismo - Constitución Subjetiva. Freud y el concepto de apuntalamiento: En 1905 Freud introduce el concepto de pulsión, articulando con él la dimensión mente cuerpo. Se establece así el primer diagrama en torno a la disyunción y la conjunción entre autoconservación y pulsión sexual así como la modelación de las mismas por influencia de un tercero. Freud formula allí que mientras la pulsión de autoconservación tiene un objeto y meta predeterminada, la pulsión sexual carece de ello. Por lo mismo, en un primer momento la pulsión sexual se apuntala en la de autoconservación y hace uso del objeto de la nutrición para satisfacerse. En la falta de objeto y meta pre-determinada para la pulsión sexual está la clave para entender las variaciones de la sexualidad humana. Con el desarrollo de la teoría psicoanalítica, autores como Laplanche y Silvia Bleichmar van a ir mucho más allá en cuanto a la falta de determinación sexual, preguntándose incluso por la fuente de la pulsión sexual. Los autores concluyen que la cría humana nace en un estado presexual, siendo la madre la que introduce la sexualidad en el cuerpo del niño a través de sus cuidados y bajo el formato de significantes des-significados. Estos significantes no naturales, instalados en períodos bien definidos de la vida de un individuo, adquieren estatuto de objetos fuente de la pulsión. En tanto se trata de restos reprimidos del inconcientes materno, grafican de una manera especialmente clara la manera en que la subjetividad materna subvierte el cuerpo del niño. (Laplanche, J., 1987) “Cuando incluimos los cuidados maternos entre las prácticas antinaturales… lo hacemos en el sentido de considerarla entre todas aquellas prácticas capaces de cambiar la naturaleza del objeto, de subvertir su armonía natural -la del instinto, en este caso- a través de una acción modificadora” (Bleichmar, S., 1993, p. 59)[4] Desde un modelo conceptual diferente, Alfredo Jerusalinky plantea que es a través de las series significantes organizadas como sistemas y que provienen del lado del Otro, que el bebé alcanza cierto nivel de estabilidad. Sin embargo, dichos sistemas no sólo organizan la función corporal, sino que además crean la distancia entre el sujeto y su cuerpo. La madre dispone los tiempos, los cuidados y los objetos que calman, en base al elemento cultural y a su propio deseo, mucho más que en función de lo que la realidad material del cuerpo ofrezca como indicio: Eso es, en excelencia la transformación de la necesidad en una demanda articulada al lenguaje. (Jerusalinky, A., 2000) Se trata de un desarrollo conceptual que tiene su origen en el Estadio de Espejo (Lacan, J., 1949), tiempo de constitución del Yo pero también del propio sujeto. En este proceso, lo que está en juego es una estructura ternaria: la madre encarna además el lugar del Gran Otro, “lugar donde se instituye la diferencia singular” (Lacan., J., 1962, p. 21) Será entonces, en el “Otro” y no en el “uno” donde se constituye primero la imagen del cuerpo, así como el propio sujeto: “cierto que la imagen del cuerpo le es dada al niño en la experiencia del espejo, pero, para que pueda apropiársela, interiorizarla, es necesario que entre en juego el rasgo unario, lo que requiere que pueda ser captado en el campo del Otro” (Chemama, R., 1996, p. 371) Desde cierta perspectiva, esta aproximación puede ser entendida como la radicalización de la preeminencia de lo simbólico por so-

bre lo real, en tanto es la imagen del cuerpo y el sujeto en sí, lo que se instala por fuera de todo pre determinismo constitucional. Sin embargo, esta lectura desconoce el nudo que sostiene los tres registros y olvida que la alienación en la imagen, propia del segundo momento del espejo, se ordena además por sobre el elemento perceptual. 1.3 Indicadores de Procesos Psíquicos Emergentes Ahora bien -tal comos se viene explicitando- en el encuentro siempre fallido entre una madre y su hijo está la posibilidad de subjetivar la experiencia. Es allí donde se crean las condiciones para la estructuración del psiquismo y es a partir de la observación de ese proceso que se infieren los indicadores que dan cuenta de los cambios psíquicos que se producen durante los primeros años de vida de un bebé. Es el propio Freud quien inaugura este método con observaciones tales como: - El chupeteo (1905), El juego del carretel (1919), teorías sexuales infantiles (1908) René Spitz infiere una trama compleja de procesos psíquicos y de cambios en los niveles de estructuración del psiquismo con su descripción de los organizadores de la primera infancia (1965). Mientras que la primera sonrisa (2 a 3 meses de vida) da cuenta de la posibilidad del lactante de discriminar un rostro humano del resto de los objetos circundantes, la angustia del octavo mes indica el lugar de privilegio de la madre en relación a los otros objetos. Finalmente, el primer “NO” (alrededor de los 15 meses) se ofrece como señal de que el niño ya es sujeto del lenguaje y accede a un pensamiento operatorio de complejidad creciente. (Spitz, R., 1965) Con el tiempo, la teoría y la técnica psicoanalítica para el trabajo con niños se han ido nutriendo de numerosos desarrollos que tienen su punto de partida en la observación directa del niño. Winnicott subvirtió la teoría del objeto a partir de la conceptualización del Objeto Transicional. Lacan recogió la experiencia del niño frente al Espejo para desarrollar una teoría del Yo y el Narcisismo Primario. Bergès, y Balbó sostienen su tesis sobre el transitivismo a partir de la observación de un niño que se queja del dolor sólo secundariamente. Estudios tales como de los Ricardo Rodulfo (2001) en torno a la manera en que el “el jugar” participa en la constitución del psiquismo y los de Marisa Punta de Rodulfo (2001) en cuanto a la evolución del dibujo, constituyen referentes obligados si de lo que se trata es de identificar indicadores que permitan dar cuenta de los cambios psíquicos de los niños a lo largo del desarrollo En Uruguay, Víctor Guerra sistematizó una parte importante de estos hallazgos en una grilla de indicadores de intersubjetividad, observables entre los 0 y los 2 años. Esta, comienza con el intercambio de miradas y las proto - conversaciones entre madre e hijo y culmina con lo que el autor define como el establecimiento del lenguaje a los 2 años. En el medio, adquieren estatuto de indicador: la imitación, el juego de cosquillas, la mirada referencial, el uso de vocativos para llamar la atención, el juego de la escondida, la marcha dialéctica de alejarse y acercarse, los juegos de imitación diferida y los juegos del “como si”. (Guerra, V., 2009) II. FORMULACIÓN DEL PROBLEMA. Ahora bien, a pesar de que el psicoanálisis ha sido capaz de establecer fundamentos teóricos, propuestas técnicas e indicadores de cambio psíquico para la infancia, llama la atención que no exista un acuerdo respecto de los cambios que puedan esperarse como resultado del abordaje psicoanalítico en niños con dificultades atencionales. 2.1 Ejes de la Investigación: a) Los modos de expresión propios de la infancia: juegos, gráficos, relatos, producidos en el espacio transferencial. Es allí dónde habrá que ir a pesquisar los indicadores de cambio psíquico de los tratamientos psicoanalíticos de niños con dificultades atencionales. b) La relación y situación terapéutica, en tanto registro adicional capaz de traducir cambios psíquicos. c) La transferencia de los padres hacia el tratamiento y hacia el analista, en cuanto definimos el origen de las dificultades atencionales como fallas en la relación primaria intersubjetiva entre

56

los padres y el niño. Luego, el encuadre analítico constituye el espacio más propicio para observar los efectos subjetivos del tratamiento, que en un porcentaje no menor de casos incluye intervenciones con los padres. d) La emergencia de indicadores de procesos psíquicos correspondientes a períodos más tempranos de la constitución subjetiva. e) El análisis de los cambios psíquicos que pueden promoverse con los tratamientos psicoanalíticos de niños con dificultades atencionales, traducidos en indicadores de cambio, considerando que existen distintos tipos de cambio que podrían expresarse en diferentes indicadores. f) Las relaciones e implicancias de la aparición de indicadores de cambio en más de un registro de expresión así como lo que de ellos se pueda conjeturar en cuanto a estabilidad y profundidad del cambio. Lo anterior delimita los espacios en los cuales se pretenden buscar los indicadores de cambio y permite establecer seis preguntas centrales para esta investigación. 2.2 Preguntas de la Investigación: A. ¿Cuál (es) elementos del juego, del grafismo y/o de las narraciones producidos en el espacio transferencial por los niños con dificultades atencionales deberían considerarse a la hora de evaluar el efecto del tratamiento psicoanalítico? B. ¿Qué aspecto(s) de la relación terapéutica nos permiten construir inferencias de cambios psíquicos durante los tratamientos de niños con dificultades atencionales? C. ¿Qué aspecto(s) de la relación con los padres nos permiten construir inferencias de cambios psíquicos durante los tratamientos de niños con dificultades atencionales? D. ¿Qué inferencias relativas al cambio psíquico podemos hacer a partir de la emergencia de indicadores de procesos psíquicos relativos a períodos más tempranos de la constitución subjetiva, durante los tratamientos psicoanalíticos en niños con dificultades atencionales? E. ¿Qué correlaciones pueden establecerse entre distintos indicadores de cambios psíquicos? F. ¿Cuáles hipótesis podrían formularse a partir de las correlaciones entre distintos indicadores de cambio psíquico, en cuanto a las características de estabilidad y profundidad del cambio? III. OBJETIVOS Objetivo General: Generar y analizar indicadores de cambios psíquico esperables como resultado del abordaje clínico psicoanalítico de niños dificultades atencionales. Objetivos Específicos: Describir los elementos del juego, el grafismo y las narraciones de los niños con dificultades atencionales que puedan considerarse indicadores de cambio psíquico de los tratamientos psicoanalíticos de niños con dificultades atencionales. Identificar elementos en la relación terapéutica que nos permitan construir inferencias de cambios psíquicos durante los tratamientos de niños con dificultades atencionales. Analizar la relación de los padres hacia el tratamiento y hacia el analista de modo de identificar elementos allí que puedan hacer las veces de indicadores de cambio psíquico en el niño. Explorar en torno a la posibilidad de que a lo largo del tratamiento psicoanalítico emerjan por primera vez indicadores de procesos psíquicos correspondientes a períodos más tempranos de constitución subjetiva. Establecer correlaciones entre diferentes indicadores de cambio psíquico. Formular hipótesis relativas a las características en cuanto a profundidad y estabilidad del cambio psíquico a partir de las correlaciones establecidas entre distintos indicadores o de la aparición de indicadores en más de un registro de expresión. IV METODOLOGIA Para la realización de esta investigación se realizará un estudio exploratorio-descriptivo, cualitativo y transversal orientado por los Principios de la Estrategia Metodológica de la Teoría Fundamentada”. (Glasser, B.G., 1967: Strauss, A., 1990; Corbin, J., 1990). Dicha opción obedece a la intención de privilegiar el punto de

vista del sujeto en relación a sus pares: estudio inter-sujetos. La muestra: Se seleccionará mediante la utilización de una estrategia gradual de muestreo, por lo que no es posible establecer su tamaño desde el a priori. Estará integrada por psicólogos clínicos de niños con formación analítica que acrediten experiencia de al menos 10 años y que declaren haber trabajado con niños con dificultades atencionales. Materiales para la recolección de datos: Entrevista semiestandarizada, diseñada para construir teoría subjetiva. Este procedimiento reconoce el hecho de que el entrevistado tiene un caudal complejo de conocimientos sobre el tema en estudio. La entrevista integra diferentes tipos de preguntas hacia la reconstrucción de la teoría subjetiva del entrevistado, quien es reconocido como un experto. (Scheele, B y Groeben, N, 1998). Al primer encuentro le seguirá un segundo en el que el entrevistado tendrá la posibilidad de conocer el análisis que se realizó de su entrevista y de ratificar o no aquello que allí se propone. IV. RESULTADOS PRELIMINARES: En elaboración.

NOTAS [1] El autor alude al los estimulantes en general. [2] Como la puesta en escena del conflicto inter sistémico (Freud, 1915) [3] Esto último refiere específicamente al medio en el que habito. La organización de la Red de Salud Pública de Chile. [4] El subrayado es mío y no corresponde a la versión original. BIBLIOGRAFIA ALVAREZ-GORDILLO, G.; ALVAREZ-GORDILLO, J.; DORANTES-JIMÉNEZ, J.; HALPERIN-FRISCH, D. (2000). Percepciones y prácticas relacionadas con la tuberculosis y la adherencia al tratamiento en Chiapas, México. En Salud Pública de México. Vol. 42, nº 6, pp. 520 – 528. ANDRUSYNA, T.P.; TANG, T.Z.; DERUBEIS, R.J.; LUBORSKY, L. (2001). The factor structure of the Working Alliance Inventory in cognitive-behavioral therapy. En Journal of Psychotherapy. Practice and Research. Vol. 10, nº 3, pp. 173 – 178. BACHELOR, A.; SALAMÉ, R. (2000). Participant´s perceptions of dimensions of the therapeutic alliance over the course of therapy. En Journal of Psychotherapy. Practice and Research. Vol. 9, nº 1, pp. 39 – 53. BEUTLER, L.E.; MALIK, M.; ALIMOHAMED, S.; HARWOOD, T.M.; TALEBI, H.; NOBLE, S.; WONG, E. (2004). Therapist variables. En Lambert, M. (ed). Bergin and Garfield’s Handbook of Psychotherapy and Behavior Change. New York. Wiley. pp. 227 - 306. BIBRING, E. (1937). On the theory of the results of psychoanalysis. En International Journal of Psychoanalysis. Vol. 18, pp. 170 - 189. BORDIN, E. S. (1979). The generalizability of the psychoanalytic concept of the working alliance. En Psychotherapy: Theory, Research and Practice. Vol. 16, nº 3, pp. 252 - 260. CODINA, C. y col. (2004) Recomendaciones GESIDA/SEFH/PNS para mejorar la adherencia al tratamiento antirretroviral. En: http://www.msc.es/ciudadanos/enfLesiones/enfTransmisibles/sida/docs/ RECOADHjulio04Definitivo2.pdf CORBELLA, S.; BOTELLA, L. (2003). La alianza terapéutica: historia, investia gación y evaluación. En Anales de Psicología. Vol. 19, nº 2, pp. 205 - 221. DEMARBRE, V. (1994). Adherencia terapéutica: una asignatura pendiente en el campo de la Psicología de la Salud. Universidad Autónoma de Barcelona. En Anuario de Psicología. Nº 61, pp. 71 - 77. DUNDON, W.D.; PETTINATI, H.M.; LYNCH, K.G.; XIE, H.; VARILLO, K.M.; MAKADON, C.; OSLIN, D.W. (2008). The therapeutic alliance in medical-based interventions impacts outcome in treating alcohol dependence. En Drug and Alcohol Dependece. Vol. 95, nº 3, pp. 230 – 236. ELVINS, R., GREEN, J. (2008). The conceptualization and measurement of therapeutic alliance: An empirical review. En Clinical Psychology Review. Vol. 28, nº 7, pp. 1167 – 1187. ETCHEVERS, M.; PIETRA, G.; BATTAGLIA, G. (2004). Acerca de la Transferencia, la Contratransferencia y la Abstinencia en la Escuela Inglesa de Psicoanálisis: D. Winnicott. Memorias de las XI Jornadas de Investigación. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Tomo III, pp. 50 - 53. ETCHEVERS, M.; FABRISSIN, J.; CALETTI, A.; STORDEUR, M.; MUZZIO, G. (2009). Complementariedad terapéutica y tratamiento combinado. La importancia de la relación terapéutica y los factores interpersonales. Memorias de las XVI Jornadas de Investigación. Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Tomo I, pp. 39 - 41. ETCHEVERS, M.; FABRISSIN, J.; MUZZIO, G.; GARAY, C.; GONZÁLEZ, M. (2009): Relación terapéutica y factores interpersonales en tratamientos com-

57

binados. IV Congreso Marplatense de Psicología. Ideales Sociales, Psicología y Comunidad. Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Mar del Plata. FENTON, L. R.; CECERO, J. J.; NICH, C.; FRANKFORTER, T. L.; CARROLL, K. M. (2001). Perspective is everything: the predictive validity of six Working Alliance instruments. En Journal of Psychotherapy. Practice and Research. Vol. 10, nº 4, pp. 262 - 268. FREUD, S. (1912). Sobre la dinámica de la transferencia. En Obras Completas (Tomo XII). Amorrortu Editores, Buenos Aires, 2007. FREUD, S. (1914). Recordar, repetir y reelaborar. En Obras Completas (Tomo XII). Amorrortu Editores, Buenos Aires, 2007. GARAY, C.; FABRISSIN, J.; ETCHEVERS, M. (2008). Combinación de tratamientos en salud mental. La perspectiva de profesionales en formación en la Ciudad de Buenos Aires. Memorias de las XV Jornadas de Investigación y VI Encuentro de Investigadores del MERCOSUR. Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires. Tomo I, pp. 40 - 41. GARAY, C.; FABRISSIN, J.; KORMAN, G.; ETCHEVERS, M.; BIGLIERI, J. (2008). Combinación de psicofármacos y psicoterapia en la literatura científica y en la práctica clínica local. 15º Congreso Internacional de Psiquiatría. Asociación Argentina de Psiquiatras (AAP). Buenos Aires. GARFIELD, S.; ALLEN, A. (1994). Handbook of Psychotherapy and Behavior Change. New York. GREENSON, R. (1967). The Technique and practice of Psychoanalysis. New York. Basic Books. GREENSON, R.; WEXLER, M. (1969). La relación no transferencial en la situación analítica. En International Journal of Psicoanálisis. Vol. 50, parte I. HARTLEY, D. (1985). Research in the therapeutic alliance in psychotherapy. En R. Hales y A. Frances (Ed). Psychiatry update annual review. Washington DC, American Psyquiatric Press, pp. 532 – 549. HARTMANN, H. (1960). Psicoanálisis y Psicología del Desarrollo. En Ensayos sobre la Psicología del Yo. F.C.E. México.1969. HORVATH, A.O. (2001). The alliance. En Psychotherapy: Theory / Research / Practice / Training. Vol. 38, nº 4, pp. 365 – 372. LÓPEZ VIÑA, A. (2005). Actitudes para fomentar el cumplimiento terapéutico en el asma. En Archivos de Bronconeumología. Vol. 41, nº 6, pp. 334 - 340. LUBORSKY, L. (1976). Helping alliances in psychoterapy. En J. L. Cleghorn (Ed.). Succsessful psychotherapy. New York, Brunne/Mazel, pp. 92 – 116. MARCOLINO, J.A.; IACOPONI, E. (2003). The early impact of therapeutic alliance in brief psychodynamic psychotherapy. En Revista Brasileira de Psiquiatría. Vol. 25, nº 2, pp. 78 - 86. MARGULIES, L. (2009). El giro relacional, la alianza terapéutica y la investirapéutica gación en psicoterapia. ¿Extraños compañeros de cama o matrimonio posmoderno? Reseña del artículo de J. Safran. En Aperturas psicoanalíticas. Revista Internacional de Psicoanálisis [on line]. Nº 33. MARTÍN ALFONSO, L. (2004). Acerca del concepto de adherencia terapéutica. En Revista Cubana de Salud Pública [online]. Vol. 30, nº 4. MARTIN ALFONSO, L.; BAYARRE VEA, H.; GRAU ABALO, J. (2008). Validación del cuestionario MBG (Martín-Bayarre-Grau) para evaluar la adherencia terapéutica en hipertensión arterial. En Revista Cubana de Salud Pública [online]. Vol. 34, nº 1. SAFRAN, J.D.; MURAN, J.C. (2000). Negotiating the Therapeutic Alliance: A relational Treatment Guide. New York. Guilford Press. SAFRAN, J.D. (2003). The relational turn, the therapeutic alliance and psycho. therapy research: Strange bedfellows or postmodern marriage? En Contemporary Psychoanalysis. Vol. 39, nº 3, pp. 449 - 475. SANTIBAÑEZ FERNÁNDEZ, P.M.; ROMÁN MELLA, M.F.; VINET, E. (2009). Efectividad de la psicoterapia y su relación con la alianza terapéutica. En Interdisciplinaria. Vol. 26, nº 2, pp. 267 - 287. SOYGÜT, G.; ISIKLI, S. (2008). Assessment of the therapeutic alliance: reliability and validity of the Working Alliance Inventory. En Turkish Journal of Psychiatry (Türk Psikiyatri Dergisi). Vol. 19, nº 4, pp. 398 - 408. SÖYGUT, G.; ULUC, S. (2009). Psychometric properties of the Turkish Working Alliance Inventory-Observer Form. En Turkish Journal of Psychiatry (Türk Psikiyatri Dergisi). Vol. 20, nº 4, pp. 367 - 375. STRUPP, H. (1973). The interpersonal relantionship as a vehicle for therapeutic learning. En Journal of Consulting and Clinical Psychology. Vol. 41, nº 1, pp. 13 - 15. STRUPP, H. (2001). Implication of the empirically supported treatment movement for psychoanalysis. En Psychoanalytic Dialogues. The International Journal of Relational Perspectives. Vol. 11, nº 4, pp. 605 – 619. WINNICOTT, D. (1955/56). Variedades clínicas de la transferencia. En Escritos de pediatría y psicoanálisis. Paidós, Buenos Aires, 1979. ZETZEL, E. (1956). Current concepts of transference. En International Journal of Psychoanalysis. Vol. 37, pp. 369 - 376. ZETZEL, E.; MEISSNER, W. W. (1973). Basic concepts of psychoanalytic psychiatry. New York. Basic Books. ZUKERFELD, R. (2001). Alianza terapéutica y encuadre analítico. Investigación empírica del proceso y sus resultados. Vertex, Vol. XII, Nº 45, pp. 211-220.

EL AMOR AL PADRE EN LOS TIEMPOS DE SU DECLIVE
Galiussi, Romina Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Este desarrollo forma parte del trabajo de beca de investigación llevado adelante en el marco de la programación UBACyT 20082010. El mismo ha indagado el estatuto de la noción de sinthome en la histeria en el último período de la obra de Jacques Lacan, como así también sus antecedentes . Ello ha permitido delimitar al “amor al padre” como forma de anudamiento y estabilización para este tipo de neurosis, tanto en Freud como en Lacan. Ahora bien, y en función de ello, interesa interrogar aquí, a partir del recorte de un caso, dichas coordenadas de la histeria y su vigencia en relación con la época. Palabras clave Amor al padre Histeria Declive Época ABSTRACT THE LOVE TO FATHER IN TIMES OF HIS DECLINE This development is part of an investigation’s scholarship in the planning UBACyT 2008-2010. Here, we raised the notion of hysterical sinthome in the last period of Jacques Lacan´s teaching, as well as his previous. This allowed to delimit the “love to father” as the form of knot and stabilization in this type of neurosis, from Freud to Lacan. However, we work in a case, with the aim of locate the coordinates of histeria in connection with this time. Key words Love to father Hysteria Decline Time

EL AMOR AL PADRE A partir de la topología nodal introducida en la última parte de la enseñanza de Lacan, el trabajo de investigación llevado adelante ha permitido delimitar que esta neurosis halla una particular estabilidad en aquello que Lacan ha denominado -en el Seminario 24- la “armadura del amor al padre”. Así, afirma que la misma se encuentra sostenida “por una armadura, distinta de su consciente, y que es su amor por su padre” (Lacan 1976-77, 14/12/76). En relación con ello, es pasible señalar asimismo que la histeria comporta una intrincada relación con la historia, en un interjuego a nivel significante que permite precisar la dimensión tórica de la histeria enlazada, precisamente, a su historia. Tal como afirma Lacan: “la histérica, de la que todos sabemos que es tanto macho como hembra, la histórica, si puedo permitirme este deslizamiento, no tiene en suma para hacerla consistir sino un inconsciente” (Lacan 1976-1977, 14/12/76). Podemos afirmar que la histeria efectúa de este modo una elaboración neurótica en ese despliegue edípico de su historia. A su vez, Lacan agregará que, respecto de dicho armazón, “todo lo que conocemos de esos casos enunciados por Freud concernientes a la histeria…lo confirma” (Lacan 1976-77, 14/12/76). Se trata de aquella historia que anuda amor y padecimientos, tal como así lo han atestiguado los casos freudianos. Ahora bien, es pasible sostener que tanto el amor como el padecimiento mantienen plena vigencia; no obstante, a raíz de dicha investigación y de las nuevas manifestaciones que testimonia la casuística actual, interesa delimitar su estatuto a partir de la forma de funcionamiento en lo que atañe a las nuevas modalidades de presentación y del lazo social en nuestra época. EL PADRE Y SU DECLINACIÓN Ahora bien, es asimismo una pregunta de Lacan la que nos introduce en esta segunda perspectiva: “¿...A dónde se han ido las histéricas de antaño, esas maravillosas mujeres, las Anna O., las

58

Emmy von N...? Ellas jugaban no solamente un cierto rol, un rol social cierto, pero cuando Freud se puso a escucharlas, fueron ellas quienes permitieron el nacimiento del psicoanálisis. Es por haberlas escuchado que Freud inauguró un modo enteramente nuevo de la relación humana. ¿Qué es lo que reemplaza a esos síntomas histéricos de otros tiempos? ¿No se ha desplazado la histeria en el campo social?” (Lacan 1976-77, 26/02/1977). A partir de esta interrogación, podemos dar inicio justamente a otra posición, aquella que afirma que la histeria ha cedido su lugar a otras formas de presentación. Constituye una perspectiva que encuentra su extremo en los manuales DSM y sus diversas “actualizaciones”, allí donde la histeria halló su dilución bajo “histriónicas” denominaciones. Al respecto, vale no desconocer esto, como así tampoco las nuevas coyunturas impresas por la época. Así, resulta imprescindible afirmar que esta última ha marcado una modificación en aquello atinente a las modalidades de lazo, pudiendo sostener que, de alguna manera, comporta una dirección inversa a la del padre, en tanto el goce ya no se halla regulado por el discurso del amo, por la lógica edípica y las identificaciones en las que aquel funcionaba como ordenador, tendiendo, en consecuencia, a concentrarse en la función de consumo del gadget tecnocientífico que indica la lógica mercantil. De este modo, el capitalismo a escala global conlleva e imprime la inconsistencia del Otro, constituyendo las coyunturas actuales de la angustia. Se trata de una época signada por aquello que Lacan ha denominado, en el Seminario 17, como discurso capitalista, a partir de una mutación del discurso del amo antiguo. El mismo conlleva un movimiento circular, prescindiendo de la doble barra que marca la imposibilidad en las otras formas -discurso del amo, del analista, universitario e histérico-, y prescindiendo asimismo del lazo social, allí donde no se establece una conexión entre el agente y el Otro. El primero pasará entonces a ser un sujeto de un consumo de aquellos gadgets tecno-científicos, un consumo insaciable a partir del rechazo de lo simbólico de la castración, de un rechazo de las cosas del amor[i]. Es en función de lo expuesto que hemos elegido trabajar sobre el recorte de un caso, a fin de interrogar en el mismo las coordenadas de la histeria, el amor al padre y la época. 3. CONSUMO DE NADA Una paciente de 22 años, a la que llamaremos Ana, se presenta a la consulta refiriendo: “una compañera de trabajo me maltrató verbalmente”. Asimismo, en reiteradas ocasiones le habrían señalado “que se vaya, que ése no era su lugar”. La consecuencia de este incidente fue lo que la paciente llama un “ataque de pánico”. Afirma: “no pude decirle nada, no podía abrir la boca, quedé muda y me empecé a ahogar”. Interrogo sobre esta imposibilidad y responde: “en mi casa no hablo con nadie, a mi papá no lo trago, me maltrata, es insoportable”. “No me siento con ellos, nunca como, o como y vomito, en mi casa hay dos freezers llenos pero yo no puedo pasar nada de ahí”. Ante los “maltratos” que refiere por parte de su padre, señala: “no le voy a contestar porque yo vivo ahí y no pago nada, no pongo un peso y todo lo que voy comprando lo guardo para mí”. En función de lo expuesto, señalo, por un lado, la falta de peso y, por otro, que dicho peso pesa, anulando la gratuidad de la estadía en función de sus síntomas. Así, en esa relación costo-beneficio, ella comienza a subjetivar una posibilidad de elección y, en consecuencia, de pérdida, allí donde, para ganar un lugar, tiene que poder perderlo. Inicia una búsqueda de su lugar, no sin angustia. Luego de un tiempo, consigue alquilar un departamento en el cual “vive, respira, cocina y come”. Sostiene: “Cuando me mudé nadie lo podía creer, les tapé la boca a todos”. Respecto de su padre, refiere: “creo que no lo voy a querer nunca, pero ahora está más tranquilo, me habla”. Cabe señalar que, si bien se establece una separación efectiva en lo atinente al lugar, el amarre al padre permanece vigente -su afirmación “les tapé la boca a todos” es clara al respecto-, y solamente el devenir del tratamiento logrará dilucidar -o no- un posicionamiento, a nivel subjetivo, diverso. 4. UNA LÓGICA DEL VACÍO A partir de lo expuesto, hemos intentado delimitar ciertas coordenadas de la histeria, en relación con determinadas manifestacio-

nes impresas por la época actual. Resulta evidente que esta última ha dado lugar, sin dudas, a otro tipo de presentaciones en lo atinente a las nuevas modalidades de lazo social. Ahora bien, en lo que respecta a la perspectiva clínica, ética y psicopatológica, considero que es fundamental poder precisar tanto lo que concierne como lo que excede a la estrategia histérica en la dirección de la cura. Ya que ello llevará a pensar no sólo en el fenómeno que se presenta sino, fundamentalmente, en la lógica que lo determina. En el caso presentado, es pasible ubicar que, tanto el “ataque de pánico” como el hecho de “no comer”, se presentan inmersos en lo que Lacan ha llamado la armadura del amor al padre, esto es, en aquel núcleo histérico que llevó a Freud a descubrir el psicoanálisis, y que aún hoy revela su amorosa insistencia en su desafío frente al amo contemporáneo sostenido en el discurso capitalista. Así, en una época en la cual el imperio DSM pretende diagnosticar mediante una nomenclatura ateórica plagada de consensuados fenómenos vacíos de lógica, el psicoanálisis permite entender la lógica del vacío que ha regido, por ejemplo, en este caso. Si se lo pensara solamente como un “Trastorno de ansiedad” o bien un “Trastorno de la conducta alimentaria”, debemos generar la remisión en forma directa e inmediata. Ahora bien, pensar la lógica en la que se inscribe este fenómeno permite efectivamente su resolución, pero a partir de delimitar un lugar, un espacio, en lugar de atiborrarlo. Es pasible concluir afirmando que, frente al intento de nominarlo todo, vale no desconocerlo, sino más bien subvertirlo en función de la lógica que comanda el uno por uno que imprime, una vez más, la hiancia singular de cada caso.

NOTAS [1] El trabajo llevado a cabo ha sido plasmado específicamente en las siguientes publicaciones: “Anudamientos y desanudamientos en la histeria a partir del caso Dora”. En Memorias del I Congreso Internacional de Investigación y Práctica profesional en Psicología - XVI Jornadas de Investigación - V Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR; “El concepto de no-todo y el goce femenino”, en XV Jornadas de Investigación - Cuarto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR “Problemáticas actuales. Aportes de la investigación en Psicología”; “La sexualidad femenina a partir del Seminario X “La Angustia””, en Memorias de las XIV Jornadas de Investigación - Tercer Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur “La investigación en Psicología, su relación con la práctica profesional y la enseñanza”; “El sinthome en la histeria: Encadenamientos y desencadenamientos histéricos en el último periodo de la obra de Jacques Lacan (1974-1981)”. En Anuario de Investigaciones. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, Secretaría de Investigaciones; y “La armadura del amor al padre en histeria. Vigencia de la transmisión clínica freudiana”. En Ancla -Psicoanálisis y Psicopatología-, Revista de la cátedra II de Psicopatología de la Facultad de Psicología de la UBA, 3, Buenos Aires, ISSN: 1851-3212. En prensa. [2] Cf. Lacan, J. El saber del psicoanalista, clase del 06/01/1972. BIBLIOGRAFIA 1. AA.VV. (2004) ¿Cómo tratan los psicoanalistas las anorexias y bulimias? Serie del bucle 3, Buenos Aires, 2004. 2. AA.VV. (2009) Porciones de nada. La anorexia y la época. Serie del bucle 5. Buenos Aires, 2009. 3. ANDRÉ, S.; “¿Qué quiere una mujer?, Siglo XXI editores, Buenos Aires, 2002. 4. ASSOUN, P-L. (2001) El perjuicio y el ideal, Nueva Visión, Buenos Aires, 2001. 5. BAUMAN, Z. (2005) Vidas desperdiciadas: La modernidad y sus parias. Barcelona. Paidós Ibérica. 2005 6. BAUMAN, Z. (2005). Amor líquido. Bs. As., Argentina: Ed. Fondo de Cultura Económica de Argentina. 7. BROUSSE, M.-H. (2002): “Mort et résurrection de l´hystérie”. En Mental, 11, New Lacanian School, Paris, 2002, p. 66-71.Lacan, J. (1977a): “Palabras sobre la histeria”, 26-2-77, inédito. 8. CIE 10 (ICD, International Statistical Classification of Diseases and Related Health Problems). Organización Mundial de la Salud, 1992. 9. DSM-IV. Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders. Fourth Edition. Publisher by the American Psichiatric Asociation, Washington, DC, 1994. 10. FREUD, S. y BREUER, J. (1893-95): “Estudios sobre la histeria”. En Obras Completas, op. cit., t. II. 11. FREUD, S. (1905), “Fragmento de análisis de un caso de histeria”. En Obras Completas. Buenos Aires, Amorrortu editores, 1979, T. VII. 12. FREUD, S. (1921): Psicología de las masas y análisis del yo”. En Obras Completas, op. cit., t. XVIII.

59

13. FREUD, S. (1925): “Inhibición síntoma y angustia”. En Obras Completas, op. cit., t. XX. 14. INDART, J. C. (2002): Histeria: triángulo, discurso, nudo, Vigencia, Buenos Aires, 2002. 15. INDART, J. (2005). “El nombre del padre y las nuevas angustias” en D´Evaluación del Nombre del Padre, CITA Ediciones, Buenos Aires, 2005, 16. LACAN, J. (1938) La familia, Ed. Homo Sapiens, Bs. As., 1977. 17. LACAN, J. (1953) “El mito individual del neurótico” en Intervenciones y textos 1. Buenos Aires, Manantial, 1999. 18. LACAN, J. (1953) “Psicoanálisis y medicina” en Intervenciones y textos, Ed. Manantial, Bs. As., 1985. 19. LACAN, J. (1962-1963) El Seminario, Libro X “La Angustia”, Ed. Paidós, Bs. As., 2006. 20. LACAN, J.; “El atolondradicho”, en Escansión, Buenos Aires, Paidós, 1984, Nº 1, 15-69. 21. LACAN, J.; El Seminario, Libro XVI “De un Otro al otro”, inédito. 22. LACAN, J.; El Seminario. Libro XVII: “El reverso del psicoanálisis”, Paidós, Buenos Aires, 1992, 23. LACAN, J.; El seminario. Libro 20: “Aun”, Buenos Aires, Paidós, 1981. 24. LACAN, J. (1974-75): El seminario, libro 22: R.S.I., inédito. 25. LACAN, J. (1975-76): El seminario, libro 23: Le sinthome, inédito. 26. LACAN, J. (1976-77): El seminario, libro 24: L’insu que sait de l’une-bévue s’aile à mourre, inédito. 27. LAURENT, E. (2000): “El reverso del síntoma histérico”. En Freudiana, nº 29, Barcelona, 2000, p. 51-60. 28. LAURENT, E.; Lost in cognition, Colección Diva, Buenos Aires, 2005. 29. LIPOVETSKY, G. (1986). La era del vacío. Barcelona, España: Ed. Anagrama. 30. LIPOVETSKY, G. (1994). El crepúsculo del deber. Barcelona, España: Ed. Anagrama. 31. LIPOVETSKY, G. (2003). Metamorfosis de la cultura liberal. Barcelona, España: Ed. Anagrama. 32. LIPOVETSKY, G. (2004). Les temps hypermodernes. Paris, Francia : Éditions Grasset. 33. MALEVAL, J. C. (1981): Locuras histéricas y psicosis disociativas, Paidós, Buenos Aires, 1987. 34. MALEVAL, J.C. (1997): “Una epidemia norteamericana”. En Miller, J.-A. y otros, Los inclasificables de la clínica psicoanalítica, Paidós, Buenos Aires, 1999, p. 125-140. 35. MAZZUCA, R., SCHEJTMAN, F. (2002) y Godoy, C. (2003): Cizalla del cuerpo y del alma. La neurosis de Freud a Lacan, 1ª edic. Berggasse 19, Buenos Aires, 2002, 318 págs.; 2ª edic. corregida y aumentada, Berggasse 19, Buenos Aires, 2003. 36. MAZZUCA, R., SCHEJTMAN, F. y ZLOTNIK, M. (2000): Las dos clínicas de Lacan. Introducción a la clínica de los nudos, Tres Haches, Buenos Aires, 2000. 37. MILLER, J-A. (2005) “Angustia constituida, angustia constituyente”. En D´Evaluación del Nombre del Padre. CITA Ediciones, Buenos Aires, año 2005. 38. MILLER, J. A. (2005). El Otro que no existe y sus comités de ética. Bs. As., Argentina: Ed. Paidós. 39. RECALCATI, MASSIMO (2003) Clínica del vacío. Anorexias, dependencias, psicosis. Síntesis editor, Bs. As., 2003. 40. SCHEJTMAN, F. (2001): “Histeria y femineidad: de Freud a Lacan”. En IX Anuario de Investigaciones, Facultad de Psicología, UBA, Secretaría de Investigaciones. Buenos Aires, 2001, p. 177-183. 41. SCHEJTMAN, F. (2004): “Notas preliminares sobre las locuras histéricas: fórmulas de la sexuación y nudos”. En Memorias de las XI Jornadas de Investigación, Secretaría de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires, Julio de 2004, Tomo III, p. 132-133. 42. SOLER, C. (1994): “Posición femenina e histeria”, En AAVV, Momentos resolutivos de la cura analítica, EOL-Córdoba, Junio de 1994, p. 35-54.

GUÍAS CLÍNICAS EN SALUD MENTAL: CONOCIMIENTO, VALORACIÓN Y USO EN EL ÁREA METROPOLITANA DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES
Garay, Cristian Javier; Hornes, Alan; Etenberg, Mariano; D’alessandro, Fabián; Martini, Sabrina Universidad de Buenos Aires - Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica

RESUMEN El presente estudio evalúa en qué medida los profesionales del área metropolitana de Buenos Aires conocen las guías clínicas (G.C.), cuál es su actitud hacia las mismas y el impacto que tienen en su práctica clínica. Se entrevistaron 173 profesionales que pertenecen al área metropolitana. Resultados: el 81,7% no conoce las guías clínicas. De los 32 profesionales que sí las conocen, el 71,8% tuvo una opinión favorable, aunque muchos de estos confundieron G.C. con sistemas diagnósticos operativos, manuales de tratamiento y/o escalas de evaluación. Sólo el 25% de quienes afirmaron conocerlas (4,62% de la muestra total, 8 profesionales) hizo una referencia correcta de las G.C. y las instituciones a las que pertenecen (mayoritariamente de la American Psychiatric Association). Se destaca la necesidad de una política de difusión de las guías clínicas en nuestro medio. Palabras clave Guías clínicas Salud mental ABSTRACT CLINICAL GUIDELINES IN MENTAL HEALTH: AN EMPIRICAL STUDY IN THE METROPOLITAN AREA. This study evaluates the knowledge of clinical guidelines (C.G.) by the professionals in the metropolitan area of Buenos Aires, which is their attitude to them and the impact in their clinical practice. We used a survey with 173 professionals from the metropolitan area. 81.7% don’t know the clinical guidelines. Among the 32 professionals who does know them, 71.8% have a positive opinion, although many of them took operative diagnosis systems, treatment manuals and / or evaluation scales for C.G. Only 25% of those who affirmed to know them (4.62% of the total sample, 8 professionals) could give a correct reference about the C.G. and the institutions they belong to (mainly the American Psychiatric Association). The authors emphasize the need of a policy for the diffusion of the C.G. in our field. Key words Clinical guidelines Mental health

INTRODUCCIÓN La difusión de la evidencia empírica acerca de los tratamientos en salud mental se ha incrementado de modo sorprendente en los últimos años. El ritmo acelerado con el que se producen y difunden los nuevos conocimientos sobre las diferentes patologías y problemas así como los modelos de intervención, llevan al profesional a dedicar una parte considerable de su tiempo a la actualización de sus conocimientos. Frente a la necesidad de acercar los conocimientos científicos a la práctica clínica es que comienzan a utilizarse las Guías Clínicas (G.C.) en el ámbito de la salud mental. Las mismas se estructuran alrededor de las ya desarrolladas en el campo biomédico. Están elaboradas por un grupo de profesionales especializados en distintos temas, los cuales realizan una síntesis del estado del arte basados en revisiones sistemáticas, meta-análisis y estudios clínicos, y fundamentalmente sugieren diferentes directivas posibles para el tratamiento. El Instituto Nacional para la Salud y la

60

Excelencia Clínica del Reino Unido (National Institute for Health and Clinical Excellence, N.I.C.E.) las define como “recomendaciones, basadas en la mejor evidencia disponible, para la asistencia de la población por parte de profesionales de la salud” (N.I.C.E, 2006). Esto redunda en un beneficio no sólo para el profesional sino también para el paciente, quién puede participar más activamente del proceso de elección de su propio tratamiento, basándose en información proveniente de una fuente autorizada. En los últimos años, el movimiento conocido como Medicina Basada en la Evidencia (Sacktett y otros, 2000; Williams y Garner, 2002) ha crecido en todo el mundo sentando las bases para un creciente desarrollo de carácter científico en el campo de la Salud mental. Como ejemplo de ello, ya fue mencionado el N.I.C.E. (N.I.C.E., 2006), pero, también en Gran Bretaña, se pueden referir los esfuerzos de Roth y Fonagy (1995) o la Autoridad en Salud de Birmingham (Kisely y Jones, 1999). En EE.UU., la Agencia de Investigación y Política para la Asistencia en Salud (Agency for Health Care Policy and Research), la Asociación Americana de Psiquiatría (American Psychiatry Association) y la Asociación Americana de Psicología (American Psychology Association) (A.P.A., 1995, 2000, 2003, 2004), con la División 12 de Psicología Clínica (Chambless y Hollon, 1998; Chambless y otros, 1996). En Canadá (Hunsley y otros, 1994), Alemania (Strauss y Kaechele, 1998) y Francia (I.N.S.E.R.M., 2004) existen desarrollos comparables. Como suele acontecer, en América Latina la situación es un tanto más precaria, pudiendo mencionar las G.C. confeccionadas por el Colegio de Psicólogos del Perú (Ministerio de Salud del Perú, 2006), el Ministerio de Salud de Chile (Leibovich de Duarte A, 2004), la Asociación Médica Brasileña (Fleck y otros, 2003) y la revisión de Bernardi y otros (Bernardi y otros, 2004) en Uruguay. En el medio local, la Ley de Salud Mental de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires estipula una: “[...] atención basada en fundamentos científicos ajustados a principios éticos y sociales”, “información adecuada y comprensible, inherente a su salud y al tratamiento, incluyendo las alternativas para su atención” y “la aplicación de la alternativa terapéutica más conveniente” (Leibovich de Duarte y otros, 2002). Se cuenta con Guías de Procedimientos Orientativas para la Práctica Clínica en Salud Mental, que “fueron evaluadas por la Dirección General de Salud Mental junto al Consejo General, los directores de hospitales y los jefes de los servicios de Salud Mental” (Garay y otros, 2008). Se advierte que no son “recetas a seguir”, sino “contenidos y acciones sistematizados para asistir a los profesionales en la toma de decisiones apropiadas según circunstancias clínicas específicas”. Sin embargo, reproducen los consensos de guías internacionales sin considerar una especificidad propia de la población local. Podemos mencionar también otras G.C. locales: la Guía sobre el tratamiento de la depresión en la atención primaria, del Instituto Universitario del Centro de Educación Médica e Investigaciones Clínicas “Norberto Quirno” (Taragano y otros, 2002) y el Consenso Argentino sobre el tratamiento de los Trastornos Bipolares (Vázquez y otros, 2000). El presente estudio forma parte de una serie de investigaciones cuyo objetivo es obtener un mapa de la situación local en cuanto a la aplicación de las G.C. (Garay y otros, 2009) incluyendo aspectos como los sistemas de creencias de los profesionales de la salud mental (Korman y otros, 2007), la combinación de tratamientos (Garay y otros, 2008) y la toma de decisiones clínicas (Korman y otros, 2007; Ministerio de Salud del Perú, 2006; N.I.C.E, 2006). En un estudio previo (Garay, Fabrissin y Korman, 2009) realizado con 58 profesionales en formación, en residencias de psicología clínica y psiquiatría de la Ciudad de Buenos Aires (29 médicos y 29 psicólogos), observamos que el 82.75% no conocía las G.C. De los 10 profesionales que sí las conocían, el 80% tuvo una opinión favorable y el 70% conocía las G.C. de la Asociación Psiquiátrica Americana. En este estudio, nuestro objetivo fue replicar el trabajo citado con profesionales ya formados y en una muestra más amplia. Nos centramos en el conocimiento, uso y valoración de las G.C. por parte de profesionales que realizan su práctica clínica en el área metropolitana (ciudad de Buenos Aires y conurbano bonaerense). MATERIALES Y MÉTODOS Se diseñó un breve cuestionario en base a las siguientes dimensiones: conocimiento, valoración y utilización clínica o práctica.

Nos interesó saber en qué medida los profesionales de la salud conocen las G.C. y cuáles, evaluar su actitud hacia las mismas, es decir, qué opina de ellas y el impacto que tienen en su práctica clínica (si las utilizan). La muestra fue conformada por 173 profesionales; 9 médicos, 155 psicólogos y 9 otros profesionales de la salud, de la Ciudad de Buenos Aires y área metropolitana (tanto ámbito hospitalario como privado). Con respecto a las orientaciones teóricas, la muestra recoge opiniones de profesionales pertenecientes a distintos marcos teóricos (psicoanálisis, terapia cognitiva, terapia sistémica, psiquiatría biológica, ecléctico, integrativo y otros), aunque sólo se muestran los resultados más relevantes y representativos de la población profesional general en el área geográfica estudiada. TABLA 1. Características de la muestra.
% 100 89,6 5,2 5,2 42,77 18,5 3,47 11,56 12,72 40,46 46,82 N 173 155 9 9 74 32 6 20 22 70 81

Profesionales

Psicólogos Médicos Psiquiatras Otros Psicoanálisis Cognitivos Sistémicos Otros > de 20 años De 5 a 20 años < de 5 años

Orientación Teórica

Experiencia Clínica

RESULTADOS Del total de los profesionales encuestados (N=173), solamente el 18,5% (N=32) conoce las G.C., mientras que el 80,92% (N=140) no las conoce. Separados por profesión, el 16,12% de los psicólogos y el 55,55% de los médicos conocen las G.C. Diferenciados por orientación teórica, el 37,5% (N=12) de los terapeutas cognitivos conocen las G.C., mientras que sólo el 6,75% (N=5) de los psicoanalistas las conoce. Con respecto a qué G.C. conocen, 11 personas mencionaron guías de tratamiento de algún trastorno en particular (por ejemplo: “guía del trastorno bipolar”), 8 profesionales respondieron en base a alguna institución (mayoritariamente la American Psychiatric Association, y sólo uno el National Institute for Clinical Excelence). Una proporción considerable de profesionales confundió las G.C. con sistemas diagnósticos operativos (N=8), manuales de tratamiento (N=2) y/o escalas de evaluación (N=2). De los 32 profesionales que sí las conocen, el 71,88% (N=23) tuvo una opinión favorable. En cuanto al uso de las G.C., de estos 32 profesionales, el 78,12% (N=25) las utiliza en su práctica clínica mientras que el 15,62% (N=5) no lo hace. TABLA 2. Resultados.
Conocimiento % (N) SI NO 16,12 83,87 PSI (155) (25) (130) 55,55 44,44 Profesión MED (9) (5) (4) 22,22 66,66 Otros (9) (2) (6) 6,75 (5) 93,24 PSA (74) (69) Orientación 37,5 62,5 COG (32) teórica (12) (20) SIS (6) 100 (6) 24,59 73,77 Otros (61) (15) (45) > 20 (22) 100 (22) Experiencia 24,29 74,29 5 a 20 (70) clínica (17) (52) (años) 18,52 81,48 < 5 (81) (15) (66) 18,5 80,92 Todos (173) (32) (140) Opinión* Uso* % (N) % (N) Pos. Neg. SI NO 76 (19) 20 (5) 80 (20) 12 (3) 40 (2) 100 (2) 40 (2) 80 (4) 60 (3) 100 (2) 40 (2) 20 (2) 40 (2)

91,66 8,33 (1) (11) 60 (9) 13,33 (2) 64,71 35,29 (11) (6) 80 (12) 6,67 (1) 71,88 (23) 21,88 (7)

83,33 8,33 (1) (10) 86,67 13,33 (13) (2) 76,47 17,65 (13) (3) 80 (12) 13,33 (2) 78,12 15,62 (25) (5)

61

Pos.: positiva. Neg.: negativa. PSI: psicólogos. MED: médicos. PSA: psicoanálisis. COG: cognitiva. SIS: sistémica. * Se incluyen solamente los 32 profesionales afirmaron conocer las G.G.

BIBLIOGRAFIA AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (2002). Criteria for evaluating treatment guidelines. American Psychologist; 57 (12): 1052-1059. AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (2004). Guidelines for psychological practice with older adults. American Psychologist; 59: 236-260. AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (2000). Guidelines for psychotherapy with lesbian, gay, and bisexual clients. American Psychologist; 55: 1440-1451. AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (2003). Guidelines on multicultural education, training, research, practice, and organizational change for psychologists. American Psychologist; 58: 377-402. AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION (1995). Template for developing guidelines: Interventions for mental disorders and psychosocial aspects of physical disorders. Washington, DC: Author. BERNARDI, R., DEFEY, D., GARBARINO, A., TUTTÉ, J., VILLALBA, L. (2004). Guía clínica para la psicoterapia. Revista de Psiquiatría del Uruguay; 68 (2): 99-146. CANADIAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION AND THE CANADIAN NETWORK FOR MOOD AND ANXIETY TREATMENTS (CANMAT) Depression Work Group (2001). Clinical Guidelines for the Treatment of Depressive Disorders. Disponible en: http://www.canmat.org/ CENTRE D’EXPERTISE COLLECTIVE DE L’ INSTITUT NATIONAL DE LA SANTÉ ET DE LA RECHERCHE MÉDICALE (2004). Psychothérapie, trois approches évaluées. Disponible en: http://www.inserm.fr/ CHAMBLESS, D., BAKER, M., BAUCOM, D., BEUTLER, L., CALHOUN, K., CRITS-CRISTOPH, P. (1998). Update on empirically validated therapies, II. The Clinical Psychologist; 51(1): 3-16. CHAMBLESS, D., HOLLON, S. (1998). Defining Empirically Supported Therapies. Journal of Consulting and Clinical Psychology; 66 (1): 7-18. CHAMBLESS, D., OLLENDICK, T. (2001). Empirically Supported Psychological Interventions: Controversies and evidence. Annual Review of Psychology; 52: 685-716. CHAMBLESS, D., SANDERSON, W., SHOHAM, V., BENNETT JOHNSON, S., POPE, K., CRITS-CRISTOPH, P. (1996). An update on empirically validated therapies. The Clinical Psychologist; 49(2): 5-18. DEPRESSION GUIDELINE PANEL (1993). Depression in primary care: Detection, diagnosis, and treatment: Quick Reference Guide for Clinicians. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Research. DEPRESSION GUIDELINE PANEL (1993). Depression in primary care: Vol. 1. Diagnosis and detection. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Research. DEPRESSION GUIDELINE PANEL (1993). Depression in primary care: Vol. 2. Treatment of major depression. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Research. DEPRESSION GUIDELINE PANEL (1993). Depression is a treatable illness: A patient's guide. Rockville, MD: Agency for Health Care Policy and Research. FABRISSIN, J., GARAY, C. (2003). Tratamientos de la depresión con apoyo empírico y su posible combinación. Revista Argentina de Clínica Psicológica, XII (1): 33-55. FLECK, M., LAFER, B., SOUGEY, E., DEL PORTO, J., BRASIL, M., JURUENA, M. (2003). Guidelines of the Brazilian Medical Association for the treatment of depression. Revista Brasileira de Psiquiatria; 25(2): 114-22. GARAY, C., FABRISSIN, J., ETCHEVERS, M. (2008). Combinación de tratación mientos en salud mental. La perspectiva de profesionales en formación en la Ciudad de Buenos Aires. Memorias de las XV Jornadas de Investigación y VI Encuentro de Investigadores del MERCOSUR, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires, tomo I: 40-41. GARAY, C., FABRISSIN, J., KORMAN, G. (2009). Conocimiento y uso de las guías clínicas por parte de los profesionales en formación de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Memorias del I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología, XVI Jornadas de Investigación y V Encuentro de Investigadores del MERCOSUR. Tomo I, 51-54. GARAY, C., FABRISSIN, J., KORMAN, G., ETCHEVERS, M., BIGLIERI, J. (2008). Combinación de psicofármacos y psicoterapia en la literatura científica y en la práctica clínica local. 1º Premio Psiquiatría Dinámica “Celes Cármaco”. Asociación Argentina de Psiquiatras, 15º Congreso Internacional de Psiquiatría. GARAY, C., KORMAN, G. (2008). Guías clínicas en salud mental: la situación en Argentina. Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría, XIX (77): 491-495. GUÍAS DE PROCEDIMIENTO ORIENTATIVAS PARA LA PRÁCTICA CLÍNICA EN SALUD MENTAL. Disponible en: www.cultura.buenosaires.gov.ar HUNSLEY, J., DOBSON, K., JOHNSTON, C., MIKAIL, S. (1999). Empirically supported treatments in psychology: implications for Canadian professional psychology. Canadian Psychology; 40: 289-302. KEEGAN, E., RUTSZTEIN, G. (2003). Justo y necesario. El consentimiento informado en psicoterapia. Perspectivas Bioéticas; 8 (15): 55-60. KISELY, S., JONES, J. (1999). An Integrated Treatment Algorithm for Pharmacotherapy and Psychotherapy. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry; 33: 207-216. KORMAN, G., GARAY, C. (2007). Complementariedad terapéutica: Terapia Cognitiva y Yoga. Rev Instituto Investigaciones Facultad Psicología / UBA, 12

DISCUSIÓN Como primer punto, es destacable el bajo conocimiento que poseen los profesionales entrevistados sobre las G.C. Esto es particularmente llamativo dado que constituyen una herramienta clínica ampliamente utilizada en diversas partes del mundo, incluyendo países del MERCOSUR. Los resultados son similares a los obtenidos en el estudio realizado previamente con 58 profesionales en formación (residentes de psicología clínica y psiquiatría de la Ciudad de Buenos Aires) (Garay y otros, 2009). Observamos que quienes sí conocen las G.C., tienen en su mayoría una opinión favorable de las mismas. Esto nos permite inferir, al igual que en el estudio previo, que el desconocimiento de las G.C. constituiría la causa de su escaso uso y no una valoración negativa de las mismas. El ya destacado bajo conocimiento de las G.C. se hace evidente también en la confusión de aquellos profesionales que afirmaron conocerlas, pero que en realidad las confunden con sistemas diagnósticos operativos, manuales de tratamiento o escalas de evaluación. Basándonos en que, de entre aquellos que conocen verdaderas guías clínicas, un 75% dice encontrarlas de utilidad, puede inferirse que una mayor difusión de las mismas representaría un mayor empleo de éstas en nuestro medio (cabría además preguntarse sobre cuáles son los criterios que guían a los profesionales que prescinden de esta herramienta en su práctica clínica). Si bien no tenemos datos acerca de la forma de adquisición de los conocimientos que las G.C. proporcionan, nuestra inserción en el campo profesional nos hace suponer que existe un déficit en la formación de grado de los profesionales respecto de esta temática. Por otro lado, esto armoniza con los datos obtenidos en estudios previos en donde la mayoría de los profesionales acusan no haber obtenido de la formación de grado los conocimientos que guían su practica clínica (Garay y otros, 2009; Garay, Fabrissin y Etchevers, 2008; Garay y otros, 2008; Korman y otros, 2007). Es de nuestro interés, indagar este aspecto en futuros estudios. En cuanto a las orientaciones teóricas, se volvió a constatar que los psicoanalistas desconocen las G.C., lo cual es esperable dado que el marco teórico no es afín a tales herramientas estandarizadas. Con respecto a los profesionales de orientación cognitiva, pudimos entrevistar un grupo mayor en el cual observamos que el conocimiento de las mismas, si bien quintuplica al de los profesionales de otros marcos teóricos, no llega al nivel que cabría esperar, teniendo en cuenta que la terapia cognitiva cuenta con tratamientos estandarizados para trastornos específicos. En las G.C. se han señalado algunos aspectos cuestionables: al provenir del campo de la medicina, muchas de ellas poseen un sesgo biomédico (American Psychological Association, 2002, Depression Guideline Panel, 1993, Hollon y otros, 1994). Otro inconveniente tiene que ver con el sesgo económico, que podría jerarquizar los “costos” en términos financieros antes que de salud (American Psychological Association, 2002). Aún así siguen siendo la mejor opción en cuanto a criterios a seguir que guíen la práctica clínica (y en todo caso estas falencias indican la necesidad de desarrollar localmente G.C. libres de estos sesgos). Los sectores que critican este tipo de herramientas deberían en todo caso proponer opciones alternativas. La Ley Nº 448 de la Ciudad de Buenos Aires Salud Mental regula que el paciente tiene derecho a recibir tratamientos científicamente validados, y sin embargo el Estado no propicia las políticas necesarias como para llevarlo a la práctica. Desde una perspectiva de políticas de administración de recursos, no se constata la inversión necesaria para la investigación y el desarrollo de G.C., y por otro, la falta de eficiencia en los tratamientos termina generando un gran costo en el sentido más amplio del término.

62

(3): 85-96. KORMAN, G., GARAY, C., ETCHEVERS, M. (2007). Impacto de las categorías culturales de la Asociación Americana de Psiquiatría en las Residencias de Salud Mental de la Ciudad de Buenos Aires. En Premio “Aportes de la psicología a la problemática de los adultos”, 9-25. Departamento de Publicaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. LEIBOVICH DE DUARTE, A., HUERÍN, V., ROUSSOS, A., RUTSZTEIN, G., TORRICELLI, F. (2002). Empirical study on clinical inference: similarities and differences in the clinical work of psychotherapists with different theoretical approaches and levels of experience. IPA – An Opendoor Review of outcome studies in Psychoanalysis, 201-204. 2nd Revised Edition. International Psychoanalytical Association: London. LEIBOVICH DE DUARTE, A. (2004). Cómo psicoanalistas y psicoterapeutas cognitivos construyen sus inferencias clínicas. Estudio empírico. Aperturas Psicoanalíticas; 17. LEIBOVICH DE DUARTE, A. (2000). Más allá de la información dada: cómo construimos nuestras hipótesis clínicas. SAP, Revista de la Sociedad Argentina de Psicoanálisis; 3: 97- 114. LEY 448 DE SALUD MENTAL DE LA CIUDAD AUTÓNOMA DE BUENOS AIRES. Disponible en: www.buenosaires.gov.ar MINISTERIO DE SALUD DE CHILE (2006). Guía Clínica. Serie Guías Clínicas MINSAL Nº XX, 1º edición. Santiago, Minsal. MINISTERIO DE SALUD DEL PERÚ. Taller de Validación de las Guías de Práctica Clínica en Salud Mental. 2006. Disponible en: www.colegiopsicologos peru.org MUÑOZ, R., HOLLON, S., MCGRATH, E., REHM, L., VANDENBOS, G. (1994). On the A.H.C.P.R. Depression in Primary Care Guidelines. American Psychologist; 49 (1): 42-61. NATIONAL INSTITUTE FOR HEALTH AND CLINICAL EXCELLENCE (2006). ‘The guidelines manual’. London: National Institute for Health and Clinical Excellence. Disponible en: www.nice.org.uk ROTH, A., FONAGY, P. (1995): Research on the efficacy and effectiveness of psychotherapies (National Health Service Report). Report to the Department of Health. SACKTETT, D.L., RICHARDSON, W.S., ROSENBERG, W., HAYNES, R.B. (2000). Evidence-based medicine. New York: Churchill: Livingston. SANDERSON, W.C. (2002): Why we need Evidence-Based Psychotherapy Practice Guidelines. Medscape General Medicine, 4(4). STRAUSS, B.M., KAECHELE, H. (1998). The writing on the wall: Comments on the current discussion about empirically validated treatments in Germany. Psychothery Research; 8: 158-177. TARAGANO, F.E., DE USTARÁN, J., GARCÍA ELORRIO, E., GEDDES, J. (2002). Guía del Manejo de la Depresión en la Atención Primaria. Buenos Aires, Instituto Universitario CEMIC. VÁZQUEZ, G.H., STREJILEVICH, S., GARCIA, B., CETKOVICH-BAKMAS, M., ZARATIEGUI, R., LAGOMARSINO, A., GOLDCHLUK, A., KALINA, E., HERBST, L., GUTIERREZ, B. (2000). Consenso argentino sobre el tratamiento de los Trastornos Bipolares. Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría; 16: 3-24. WILLIAMS, D.D.R., GARNER. J. (2002). The case against ‘the evidence’: a different perspective on evidence-based medicine. British Journal of Psychiatry; 180: 8-12.

PUBERTAD EN TIEMPOS VIOLENTOS
Guiñazu, Laura Amelia Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN Asistimos impávidos a formas de violencia en los que participan jóvenes en la sociedad actual, siempre aledaña a pasiones mortíferas. Por citar algunos episodios: en la provincia de Tucumán se trata de niños que se provocan asfixia al límite, los suicidios en jóvenes des-esperados, la masacre de muerte producida por disparos de un joven estudiante de Patagones, el caso denominado como el tirador de Belgrano, la concreción de hurtos, robos a mano armada e innumerables casos. Intentamos realizar la articulación posible con el tiempo que transitan. Desarrollamos características del tránsito adolescente, las injerencias del Otro social, distinguimos pasajes al acto, acting out, y establecemos algunas conclusiones. Palabras clave Pubertad Pasaje Acto Acting ABSTRACT PUBERTY IN VIOLENT TIMES We are present intrepid at forms of violence in that young women take part in the current company, always bordering at deadly passions. For mentioning some episodes: in Tucumán’s province it is a question of children that asphyxiation is provoked the limit, the suicides in desperate young persons, the massacre of death produced by shots of a young person student of Patagonians, the case named as Belgrano’s drawer, the concretion of thefts, thefts at gunpoint and innumerable cases. We try to realize the possible joint with the time that they travel. We develop characteristics of the teen traffic, the interferences of social Other one, distinguish passages to the act, acting out, and establish some Key words Puberty Passage Act Acting

Ciertos modos de violencia en los que participan jóvenes, sorprenden a la sociedad actual, por citar a algunos: el episodio en Tucumán de niños-púberes que se provocan asfixia al límite, la masacre de Patagones, El tirador de Belgrano, la suma de actos delictivos (robos), y tantos otros, nos preguntamos si existe entre ellos alguna confluencia o particular distintividad en torno a la adolescencia ? Estas reacciones en acto, ameritan un estudio caso por caso, pero sin intentar hacer una psicogénesis, apelamos a las razones de estructura que articulan la adolescencia y los pasajes al acto, acting out, o reacciones agresivas, que de modo generalizado se consideran propias de la etapa. Parte a) Puntuaciones sobre pubertad y adolescencia. El desarrollo puberal, lo madurativo, y las metamorfosis (transformaciones ([1]) propias de esta instancia, enunciadas por S. Freud ([2])[3], esta crucial implicación corporal aludiría a una diacronía, una sucesión, que no garantizaría de por sí la instauración del tiempo lógico, nuevo rizo de la constitución del sujeto psíquico que comprende el proceso de la adolescencia. La reedición del Complejo de Edipo formulada en Tres ensayos de Teoría sexual, propia de éste tiempo y el re-hallazgo del objeto se realizará en una diacronía para S. Freud, allí donde para J. Lacan se efectuará la sincronía de la instauración de la Metáfora Paterna, tomando así distancia de una psicogénesis. ([4]) Entonces la adolescencia se presenta como un tiempo lógico, nos ubica frente a los efectos de la posible - consumada iniciación sexual, los desafíos escolares y elecciones vocacionales, los grupos, los amigos, lugares donde se ponen en juego los emblemas, insignias que el niño traía en el bolsillo como identificaciones sim-

63

bólicas, lugares todos en los que comienzan a mostrarse sus éxitos y fracasos. Se descubren los modos en que las demandas del Otro impactaron sobre este transformado cuerpo hablado, y que llevan al encuentro del Otro sexo. Estas insignias, identificaciones simbólicas (rasgos de los padres, ahora objetos perdidos), constituyen en el sujeto el Ideal del yo. Así afirmaba J. Lacan afirma “Es en relación con esa insignia del Otro que se le produce la identificación que tiene por fruto y resultado la constitución, en el sujeto, de la I mayúscula, que es el Ideal del yo[5]. El acceso al Ideal se orienta por la perspectiva de la función paterna que en esta cultura es una función más y más declinante. Pero no obstante acceder al borde que re-escritura el trazo del ideal del yo en la adolescencia supone la caída de ciertos ilusorios en el joven, duelar su posición infantil, falo de la madre, permitir el desplazamiento de una posición narcísica a normativizada que expulse un goce y presentifique el deseo. No obstante este trayecto no se realiza de una vez y para siempre, ni tampoco de modo directo sin dificultades. Cada sujeto responderá, ahora en la pubertad, de acuerdo a los emblemas que haya podido tomar o no del Otro y aquello que haya sido una falla en tiempos instituyentes se mostrará como tal. Este atravesamiento no se realiza sin síntomas, y/o diversas patologías: fobias vinculadas a las formas corporales, inhibiciones, pasajes al acto, actings, conductas mostrativas inclusive de riesgo (adicciones, anorexia, acciones violentas, etc.), procesos psicóticos. Parte b) Actos agresivos- Acting out - Pasaje al acto Avanzaremos por la vía del estatuto de la reacción agresiva, pasaje al acto, o acting out, respecto del acto violento. Tendremos en cuenta que la violencia como tal no es un término propio del psicoanálisis, sino que es del campo sociológico, pero si es de su competencia la reacción agresiva, agresión, pasaje al acto, acting out. Su abordaje es complejo siendo una articulación posible la imbricación de narcisismo y agresividad, Esta línea explicativa fue desarrollada en un trabajo anterior[6]. Más sin embargo el conjunto de reacciones violentas no es homogéneo, ni de significación unívoca, no correspondiéndose en exclusividad a una estructura subjetiva, viables tanto como acting out, pasaje acto. Si bien ambos se producen dentro del dispositivo analítico, pero también se producen afuera cuando la presencia del Otro Social o simbólico se desvanece o corre peligro de desvanecerse[7] Respecto al acting out[8] y el Pasaje al acto son nociones que muchas veces tanto en la psiquiatría como en otros psicoanálisis, fueron utilizados como intercambiables, pero fue J. Lacan quien intento realizar una clara distinción estructural de este movimiento, no obstante ambos se presenten como una respuesta frente a la angustia y compartan también otro rasgo que es el de no responder exclusivamente a ninguna clasificación conocida (Gerez Ambertin, 2009), e ir más allá de la distinción normal- patológico adquiriendo un valor transestructural (Mazzuca, 2009) En la escena del acting out encuentra un destinatario del mensaje, implicando siempre una dimensión del Otro, aunque no pueda ser interpretado como un síntoma. Su irrupción fuera de la escena analítica, será elevada a la consideración de transferencia sin análisis, o transferencia salvaje que J. Lacan metaforizará como “un elefante que no entra en el cercado de los significantes[9]. En el acting out hay un sujeto, una escena, y esta presente la mirada del Otro. Implica en la escena a la motricidad sin metaforizar como en el síntoma histérico, aunque no puede hablar de aquello que lo angustia y representa (Hamlet y representación teatro). Las diferencias con el pasaje al acto[10] son notables, éste último responde específicamente a los actos homicidas, intentos suicidas, y producción de daños inexplicables. El pasaje al acto es un momento de mayor embarazo para el sujeto, se precipita y bascula de la escena, identificándose totalmente con el objeto a, se de- fenestra (J.Lacan, 2004) Asume su cara deyecto separado del registro de lo simbólico. Es un salto al vacío que produce una desubjetivación.

Conclusiones: La irrupción de un real traumático (lo biológico) que conmueve la posición de niño devenido púber, la renovación de su imagen con su cuerpo, el trabajo de duelo que asume respecto de su posición fálica en torno al Otro, la confrontación con el Otro social, y la posibilidad de presentificación de situaciones extremas que son precondición de innumerables respuestas frente a la angustia, podría en caso de dificultarse asumir en principio síntomas en torno al cuerpo propio, así como los modos del pasaje al acto o de acting out ante el desfallecimiento del Otro en su escucha, o en el sostenimiento.

NOTAS [1] Transformaciones tal como rescatan Wainztein, S. y Millán E. en “Adoleslán cencia - Una lectura psicoanalítica”- traducción posible de metamorfosis, que incluye una versión posible de la voz alemana gestalt para realizar una lectura de Freud en su texto de la metamorfosis que ubique a la pubertad como el advenimiento de las transformaciones que han de llevar la vida infantil hacia la constitución normal. [2] Freud Sigmund, Tres ensayos de Teoría Sexual, OC AE, Bs. As. 1979 [3] Es cierto que en lengua alemana sólo existe el vocablo pubertad, a diferencia en lengua francesa y española, donde si disponemos de los dos vocablo E. Millán [4] Valas Patrick, ¿Qué es un niño?, Ed. Manantial, Buenos Aires, 1989 [5] Lacan, J. Seminario Nº 5- Formaciones del Inconsciente. Editorial Paidos, Buenos Aires [6] Guiñazu, Laura, Actos Violentos en niños y adolescentes en la cultura contemporánea, Revista Idea AÑO 12, Nº 27 de la Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis, ISSN: 0327-2788., 1998, pp. 157- 162 [7] Gerez Ambertin M: (compiladora) Culpa, Responsabilidad y Castigo, Volumen III, Editorial Letra Viva, Buenos Aires, 2009 [8] Acting out es la traducción del término agieren que hiciera J. Strachey en la traducción de las obras de S. Freud [9] Lacan J. El Seminario Nº 10 “ La angustia”, Clase 9, Editorial Paidos, Buenos Aires, 2004, pp.127 [10] el término proviene de la psiquiatría, en ese abordaje prevaleció el carácter descriptivo. BIBLIOGRAFIA DÍAZ, G., en Bordes... un límite en la formalización, “Pubertad y después, Pubertad: discontinuidad necesaria, 1ª Ed. Rosario: Ediciones Homo Sapiens, 1999 FREUD, S. Tres Ensayos de Teoría Sexual, T. V, OC. Buenos Aires: Amorrortu, 1979 GEREZ AMBERTIN M: (compiladora) Culpa, Responsabilidad y Castigo, Volumen III, Editorial Letra Viva, Buenos Aires, 2009 LACAN, J. El Seminario N° 10 –La Angustia, Buenos Aires: Editorial Paidos, 2004 LACAN, J. El Seminario N° 11 - Los cuatro conceptos fundamentales en Psicoanálisis. Buenos Aires: Editorial Paidos, 1987 LACAN, J. El Seminario N° 4 - La relación de Objeto, Buenos Aires: Editorial Paidos, MAZZUCA, R - prólogo del libro de Pablo Muñoz, La invención lacaniana del pasaje al acto: de la psiquiatría al psicoanálisis, Ediciones Manantial, Buenos Aires, 2009 MUÑOZ P. La invención lacaniana del pasaje al acto- de la psiquiatría al psicoanálisis, 1 ed.- Buenos Aires: Manantial, 2009 WAINSZTEIN S y MILLÁN E., Adolescencia: Una lectura psicoanalítica, Buenos Aires: El megáfono Ediciones, 2000

64

EL SUPUESTO SÍNDROME ADHD: DOS CASOS CLÍNICOS
Janin, Beatriz; Kahansky, Elsa; Rodríguez Ponte, Mabel; Llanos, Laura Enriqueta; Silver, Rosa Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. Argentina

RESUMEN Es habitual en esta época que muchos profesionales (neurólogos, psicólogos, psiquiatras, psicopedagogos, etc.) consideren el ADD/ADHD (Trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad) como una categoría diagnóstica, cuestión que deriva en un tratamiento sintomático, generalmente con medicación y modificación conductual en un alto porcentaje de niños. En este trabajo mostraremos a partir de viñetas clínicas, intervenciones posibles que nos permitan entender qué nos quiere decir el niño con su sintomatología. Mostraremos cómo el espacio analítico posibilita a un niño el despliegue de su sufrimiento, dejando de lado diagnósticos invalidantes. Palabras clave Atención Hiperactividad Impulsividad Intervenciones ABSTRACT THE ALLEGED ADHD SYNDROME: TWO CLINICAL CASES Nowadays, profesionals such as neurologists, psycologists, psyquiatrists, or psychopedagogues, consider ADD/ADHD (with or without hyperactivity attention deficit disorder) as a diagnostic category. This fact results in a syntomatic treatment, generally through medication and modifiyng behavior in a high percentage of children. This work presents clinical vignettes, possible interventions to undertand the meaning of a child sintomatology. In addition, we will show how the analytic space enables the child to display his suffering, leving aside invalidating diagnostics. Key words Atention Hiperactivity Impulsivity Interventions

ficado de sobrevivencia. No queda ligado al placer sino a la conservación de la vida y la inserción social. Con el miedo permanente a la exclusión que no implica sólo una fantasía sino que se observa concreta y dolorosamente en lo que nos rodea. A lo largo de estos años, venimos viendo cada vez más niños diagnosticados por otros profesionales como ADD o ADHD. Esto motivó nuestra investigación en la temática, en la muestra obtenida nos encontramos con niños que presentaban: hiperactividad, desatención en la escuela, algunos ambas cosas, problemas de aprendizaje, episodios aislados de falta de concentración y dificultad para acatar las normas. Sin embargo, en todos los casos, el diagnóstico era el mismo y la medicación también. Escuchamos a los padres que llegan convencidos de la existencia de una enfermedad orgánica a la que hay que medicar. Pero cuando abrimos un espacio para que los padres puedan expresar sus padeceres y poder entender qué le pasa al niño y a su familia, aparecen otras historias que no se reducen al motivo de consulta. Nos encontramos con adultos deprimidos, desbordados, con poca tolerancia al movimiento natural de los niños (Kahansky, Rodriguez Ponte, Silver, 2006) Es llamativa la recurrencia en los padres de un estado ansioso, regido por la urgencia y por una especie de “hiperactividad“en relación al hijo. Por otra parte venimos observando que la hiperactividad y la renuencia a aceptar normas son las causas de derivación más frecuente, que aparece en términos de urgencia. Esto nos motivó a iniciar una investigación en esta temática (1) En un trabajo anterior (Janin y otros,2007) hemos desarrollado las diferentes problemáticas que quedan englobadas bajo el rótulo de ADD y ADHD, hoy tomaremos solo dos de ellas y las articularemos con dos viñetas clínicas, intentando mostrar cuáles fueron las intervenciones en cada caso. Funcionamientos reactivos a situaciones familiares en contextos poco tolerantes: Podemos observar que la tolerancia de una sociedad al funcionamiento de los niños se funda sobre criterios educativos variables y sobre una representación de la infancia que depende de ese momento histórico y de la imagen que tiene de sí mismo ese grupo social. En la actualidad, en un mundo cada vez más acelerado, donde se corre con el temor de” quedarse afuera”, un mundo en el que predomina la idea de que no hay tiempo, se tolera poco el movimiento de los niños. Gonzalo tiene 4 años al momento de la consulta, es derivado del jardín por sus dificultades para aceptar límites y seguir las consignas de la maestra. Su rendimiento intelectual es muy alto. Sus padres relatan que hace unos meses lo notan más inquieto, a veces “pega “pero no lo consideran un niño agresivo sino “cariñoso y afectivo”. Al preguntar la terapeuta si hubo algún cambio en este tiempo, cuentan que el papá estaba desocupado y no le habían dicho nada de esto. Por otra parte la mamá estaba muy angustiada ya que su propia madre enfermó, este hecho motivó que se empezara a ocupar mucho de ella .En las entrevistas con el niño no se presenta como un niño muy inquieto, excepto en los primeros momentos de la consulta que parecía más angustiado. Cabe aclarar que su contextura física es muy grande para su edad y tiene mucha fuerza, aunque es sumamente hábil motrizmente. Esto hace que, cuando responde una agresión de un compañero en el jardín lo puede llegar a lastimar. Cuentan que por ejemplo nunca baja las escaleras por los escalones siempre por la baranda; a pesar de esto, es raro que se caiga. En una oportunidad se trepa a una reja en el jardín y esta se viene abajo, evidentemente estaba mal amurada pero se crea el mito de su fuerza desmedida. Lo empiezan a mirar como a un niño peligroso al cual deben controlar. Los padres le cuentan a la terapeuta que al verse tan presionados por la escuela y por encontrarse ella de vacaciones, deciden consultar a un psiquiatra, quien inmediatamente le aplica los cuestionarios para detectar ADD. La psicóloga que atiende al niño se comunica con la escuela para contener esta situación y explica el carácter tendencioso y poco objetivo de esos cuestionarios que llevan indefectiblemente a recetar una medicación que no es inocua. Se encuentra con una directora desbordada por múltiples situaciones conflictivas en el ámbito es-

El supuesto Síndrome de ADD/ADHD es la importación de una moda peligrosa que engloba a diferentes problemáticas. Tomando solo conductas observables no se profundizan las causas que desencadenan dichas conductas. En los últimos años se impuso el uso y abuso de diagnósticos tomados del DSM IV. Así, tanto lo que conocíamos como fobias, como lo que denominábamos terrores nocturnos han pasado a ser síndrome de “panic attack”; los síntomas obsesivos se han transformado en “TOC” (síndrome obsesivo compulsivo); los niños inquietos y desatentos en “ADD/ADHD”. A su vez,”casualmente“ para cada uno de estos síndromes se publicita exageradamente alguna medicación asociada que mágicamente resolvería las cosas. Toda esta propaganda, no aparece como hecha por los laboratorios directamente, sino que es encubierta en artículos de salud. La actividad excesiva, la falta de atención, demasiada tristeza, todo puede dar lugar a que un niño sea medicado. Salida riesgosa para las dificultades humanas, en tanto que los deja expuestos por un lado, a todos los efectos secundarios de la medicación (que no son pocos en los casos de los psicotrópicos) y por otro, les transmite la lógica de la adicción. Se les administra una droga que no cura a la cual se le atribuyen efectos inmediatos para mejorar el rendimiento a cualquier costo. Todo es válido en función de ideales tales como el éxito, la eficiencia, el consumo y todo aceleradamente. Se exige demasiado sin respetar los ritmos lógicos de la infancia. Un mundo en el que deben estudiar múltiples saberes para no quedar fuera de él, con lo que el aprendizaje pasa a ser un certi-

65

colar, quien le pide que sea ella que hable con los diferentes maestros que no saben cómo tratar al niño. Después de estas intervenciones con los docentes de la institución, logra que la escuela reconozca que estos incidentes han sido aislados y que no se trata de un niño al que no se pueda contener. Esto hizo que dichos cuestionarios fueran contestados de una manera diferente después de su intervención. Finalmente la psiquiatra al ver las respuestas dice que parece ser un ADD, pero “todavía no se le nota”. Tanto la familia como la escuela se sintieron desbordados y al poder ir cambiando de a poco la estigmatización que hacían de él pudo ser mirado de una manera diferente y no quedar fijado en el lugar del niño peligroso. Hemos encontrado también muchos casos en los que hay fallas en la estructuración de representaciones preconcientes: Fallas en la estructuración de representaciones preconcientes: Son los pensamientos los que frenan la vía directa entre el impulso y la acción. Pero para que un niño sostenga pensamientos, tuvo que haber sido pensado por otros, tuvo que haber sido sostenido no sólo por los brazos de otros sino también por pensamientos de otros. Ser pensado implica recibir un baño de pensamientos y es posibilitador del armado de pensamientos propios (D. Anzieu, 1998). Armado imprescindible para frenar la descarga inmediata de la tensión. Si los adultos pueden metabolizar sus pasiones, tolerar sus propias angustias y contener al niño, le irán dando un modelo que le posibilitará pensar. En este sentido, el otro humano es condición de la posibilidad de discernir, es sobre él que el niño aprende a diferenciar bueno y malo, fantasía y realidad y a construir vías alternativas a la descarga directa e inmediata de la excitación. Es habitual que los niños que se mueven sin rumbo no hayan podido estructurar representaciones preconcientes ya en el nivel del pensamiento cinético. O sea que sus movimientos no son modos de relatar con acciones sino manifestaciones de angustia, de desesperación, de estallido interno. Gabriel tiene 8 años pero los problemas, según relatan sus padres, comenzaron en jardín de infantes: reptaba, mordía y pegaba a sus compañeros. La madre dice: “se mete en acciones negativas, le clavó un lápiz cerca del ojo a un compañerito, o se pasea con una tijera de manera amenazante”En primer grado se agrava la situación porque además de sus problemas de conducta se agregan dificultades para aprender. En la escuela, según refieren sus maestras nunca permanece sentado, siempre en continuo movimiento, tirado en el piso, de espaldas al pizarrón, saliendo del aula en cualquier momento. En varias oportunidades, sus padres debieron retirarlo por sus comportamientos descontrolados e impulsivos .Por tal motivo, la escuela establece como condición para permanecer en la misma, una consulta urgente. El niño es evaluado por un reconocido neurólogo quien refiere lo siguiente: “su examen neurológico es normal, pero la semiología que presenta se correlaciona con el síndrome de ADD, indicando una medicación (metilfenidato) y tratamiento cognitivo- conductual. El tratamiento transcurre sin modificar su problemática, y aún más, empeorando entre otras cosas, su deseo de comer. Finalmente, los padres, por sugerencia del pediatra, deciden abandonar dicho tratamiento y no continuar con la medicación. En la nueva consulta con un psicoanalista, los padres refieren que hacia fines de segundo grado no había logrado la lecto - escritura, sigue agrediendo y amenazando.También notaron su terror frente a los muñecos que hablan y a la oscuridad. En cuanto a su historia dice la mamá: “Gabriel me necesitaba, él lloraba y yo también. Necesitaba dormir con la cabeza apoyada en mi cabeza. Yo estaba deprimida, todo fue dificultoso, la alimentación, el control de esfínteres...aún hoy”. En el primer encuentro con el niño se presenta evitando la mirada, inclinando su cuerpo hacia delante... Cuando se le pregunta si sabe para qué viene, contesta sin mirar, luego se refiere a volcanes, cataclismos y dinosaurios en un hablar que se parece más a un robot que a un niño. Las sesiones de Gabriel transcurrirán en medio de entrevistas de urgencia con los padres por citas reiteradas de la escuela amenazando con expulsarlo por sus explosiones de violencia hacia sus compañeros. La terapeuta asiste a la escuela para poder evaluar

si podrán contenerlo manteniendo la continuidad en esa institución escolar. Se incluye una maestra particular que concurre al domicilio del niño varias veces semanales. En el transcurso del primer año de tratamiento la escuela dice lo siguiente: “Gabriel está escolar, puede permanecer sentado, se preocupa por hacer las tareas, se angustia cuando no sabe, pero pregunta, está siendo integrado por sus compañeros, ya lee y escribe”. En las sesiones empieza a desplegar el denominado ”juego de la guerra” donde va expresando y elaborando simbólicamente sus conflictos, también va incorporando juegos reglados, interesándose por conocer sus reglas y cumplirlas. Nos preguntamos qué produjo el freno a tanto desborde: pensamos que la intervención del analista en la escuela, con los padres y con el niño parece ser la clave que permitió ordenar los malos entendidos que se produjeron entre la escuela y la familia y sobre todo, comprender que los estallidos del niño son manifestaciones de su sufrimiento. El trabajo con los padres fue esencial, porque al brindarles un espacio donde pudieron desplegar sus angustias, permitió que comenzaran a registrar y tolerar el sufrimiento del niño. Conclusiones No es lo mismo un niño que no atiende en clase o que no puede quedarse quieto como reacción a los problemas que está atravesando su familia (primer viñeta), que pensar los conflictos como producto de un aparato psíquico con fallas en su constitución (segunda viñeta). Las intervenciones diferirán notablemente: en el primer caso se tratará de poner en palabras el efecto que produce en él y en el segundo caso, tratándose de un trastorno en la estructuración psíquica, nuestras intervenciones tendrán que ser posibilitadoras de armado psíquico, como por ejemplo, transformar las acciones en juego, historizar, usar el dibujo y la escritura para frenar el desborde pulsional. Estas son algunas de las intervenciones posibles para tal fin, en estos casos no es la interpretación la herramienta eficaz, pues en un niño impulsivo, en el que la represión primaria no se ha consolidado, las palabras del analista sobre su deseo pueden producir mayor impulsividad y llevarlo a actuar lo interpretado. Se trata de construir en un primer momento un espacio psíquico que posibilite el pensamiento, el registro de los afectos y el frenado del pasaje al acto y luego, dar lugar a un segundo momento de interpretación de los deseos. Venimos observando a lo largo de los tratamientos psicoanalíticos de niños que vinieron diagnosticados de este modo, que en muchos casos, las intervenciones estructurantes permitieron transformar el funcionamiento impulsivo y/o la desconexión libidinal en investidura del objeto y acciones planificadas, ligadas al placer. Corriendo al niño del lugar de portador de una supuesta enfermedad de por vida, ubicándolo como alguien que tiene dificultades a ser solucionadas, también les posibilitamos a ellos recobrar esperanzas, sueños, lo que deriva en una libidinización del niño mismo y en un resarcimiento del derrumbre narcisista. (Janin, 2004). Abrir un espacio para poner en palabras lo que sienten y piensan permite ir destrabando los modos de la repetición.

NOTA El título de la investigación es: La desatención y la hiperactividad en los niños como efecto de múltiples determinaciones psíquicas. Dirigida por: Lic. Beatriz Janin integrantes del equipo son : Lic. Elsa Kahansky, Lic. Laura Llanos, Lic. Mabel Rodríguez Ponte y Lic. Rosa Silver. Acreditada por Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales (UCES) BIBLIOGRAFIA ANZIEU, DIDIER, HAAG, G, TISSERON, S y otros (1998) Los continentes del pensamiento, Buenos Aires, Ediciones de la Flor BLEICHMAR, S. (1998): “Sobre el comportamiento y la acción en los trastornos hiperkinéticos”, Ensayos y experiencias Nº 25, Buenos Aires, Novedades Educativas. DSM IV - Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, Barcelona, Masson, 1995. JANIN, B., (2000b) “¿Sindrome de ADD?”. Cuestiones de Infancia Nº 5., JANIN B, FRIZZERA O., HEUSER C., ROJAS M. C., TALLIS J., UNTOIGLICH

66

G. (2004) Niños desatentos e hiperactivos. Reflexiones críticas acerca del trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad. Editorial Novedades Educativas JANIN, B. (2007) El ADHD y los diagnósticos en la infancia: la complejidad de las determinaciones. Cuestiones de Infancia N°11 . JANIN, B, KAHANSKY E., LLANOS L., RODRIGUEZ PONTE M., SILVER R. (2007) La desatención y la hiperactividad en los niños como efecto de múltiples determinaciones psíquicas en Memorias de las XIV Jornadas de Investigación en Facultad de Psicología, UBA KAHANSKY E.,RODRIGUEZ PONTE, M, SILVER R.( 2005) Trabajo con padres en el Psicoanálisis con Niños . Cuestiones de Infancia N° 9

ESQUEMAS Y CREENCIAS. EL ORIGEN DEL ECLECTICISMO TÉCNICO Y LA INTEGRACIÓN EN TERAPIA COGNITIVA
Korman, Guido Pablo Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas - Centro Argentino de Etnología Americana- Universidad de Buenos Aires - Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica

RESUMEN Este trabajo se propone describir las causas teóricas y técnicas que hacen que los modelos cognitivos tiendan al eclecticismo técnico y a la integración. A través de los conceptos de esquema y creencias el autor intenta destacar los factores teóricos y clínicos que hacen que la terapia cognitiva sea tan diversa en la actualidad. Palabras clave Eclecticismo Integración Terapia cognitiva ABSTRACT SCHEMES AND BELIEVES. THE ORIGIN OF TECHNICAL ECLECTICISM AND INTEGRATION IN COGNITIVE THERAPY This paper intends to describe the theoretical and technical reasons that make cognitive models tend to technical eclecticism and Integration. Through the concepts of schema and beliefs the author attempts to highlight the theoretical and clinical factors that make cognitive therapy cognitive so diverse nowadays. Key words Eclecticism Integration Cognitive therapy

INTRODUCCIÓN La terapia cognitiva (TC) no es un ámbito homogéneo ni en el plano teórico ni en el plano clínico. Las TC nacieron en los años 60 en Estados Unidos, de la mano del desarrollo de teorías y modelos psicoterapéuticos cuyo objetivo era disminuir el malestar generado por los trastornos depresivos y ansiosos en un lapso relativamente breve. Se diferenciaron rápidamente de las corrientes psicológicas dominantes en la época: el psicoanálisis y el conductismo. Su foco particular era -y es actualmente- el papel de la cognición en los fenómenos mentales patológicos (Fernández Álvarez y Opazo, 2004; Keegan, 2007). Previamente, se produjo una gran revolución en las ciencias humanas, conocida como revolución cognitiva (Kris, 2002), que influenció todo el ulterior desarrollo de la psicoterapia. Desde un comienzo, estos desarrollos se vincularon de forma muy estrecha con la investigación empírica, tanto a las técnicas como a las teorías que las sustentaban (Beck, 2005). Podemos discernir dos ámbitos de la TC: el plano teórico y el plano clínico. En el ámbito clínico, el éxito de la terapia cognitiva se debe a la creciente importancia de la investigación clínica como criterio de validación de una práctica con apoyo empírico, un pilar epistemológico de las TC, tanto en lo que concierne a su difusión en el público general como en el campo científico (Korman, Viotti y Garay, 2009). Es así como hoy día podemos decir con certeza que la terapia cognitiva es la forma más investigada de psicoterapia. Entre los años 1986 y 1993 fueron realizados más de 120 estudios controlados (Hollon & Beck, 1994); en el 2006 había ya más de 324 estudios publicados en lo que hace a intervenciones cognitivo-conductuales (Butler et al, 2006) y su número continúa en aumento. En la actualidad tenemos tratamientos cognitivos para la depresión, para el trastorno de angustia, la fo-

67

bia social, el trastorno por estrés post-traumático, el trastorno de ansiedad generalizada, el trastorno obsesivo compulsivo, la esquizofrenia, la bulimia, la anorexia, el dolor crónico, entre muchos otros (Garay, Korman y Keegan, 2008). En el plano clínico la terapia cognitiva ha dado muestras de probada eficacia y un constante interés por la evaluación de sus resultados (Garay y Korman, 2008). Ejemplo de ello es que Beck no dio a conocer sus primeros desarrollos en la clínica de la depresión sino hasta después de terminados los estudios que daban cuenta de que la terapia cognitiva era un tratamiento eficaz para este trastorno (Keegan, 2007). En el plano teórico, al menos en los inicios de la TC, podemos describir un modelo bastante sencillo que varía según el trastorno. Hay una interacción de tres áreas que funcionan como un continuo: la esfera cognitiva, la emocional y la conductual. El ámbito sobre la que se desarrolla la terapia cognitiva es el área de la cognición. El tratamiento influencia la cognición y a partir de ello se producen cambios en las otras esferas (emocional y conductual). Esta idea es coincidente con que otros modelos de tratamiento que afectan las áreas de la emoción y de la conducta podría obtener resultados favorables de tratamiento. Ejemplo de ello es el tratamiento farmacológico, cuyo eje de acción es la emoción (Beck, 1988). TERAPIA COGNITIVA O ECLECTICISMO TEÓRICO Y TÉCNICO El eclecticismo implica no adherirse a una escuela concreta. La primera propuesta ecléctica fue formulada por Lazarus (1967) quien defiende esta posición debido a que ve en la integración teórica un esfuerzo inútil, sosteniendo que es necesario seleccionar la técnica que funcionará mejor con un cliente concreto. El eclecticismo técnico que propone Beck (1991) consiste en seleccionar las técnicas de origen diverso en función del cliente, pero siempre según la conceptualización realizada desde una orientación teórica cognitiva. Es lo que se ha dado en llamar eclecticismo técnico guiado por la coherencia con una teoría concreta en función del tipo de cliente (Feixas y Botella, 2000). Desde este modelo podemos ver las otras formas de psicoterapia como una fuente de procedimientos terapéuticos que pueden enriquecer la TC en la medida que estos procedimientos sean congruentes con el modelo cognitivo. Los distintos procedimientos aumentan las posibilidades de ofrecer un tratamiento en función de la conceptualización específica del caso, y por ende consolidan la más integradora de las terapias. (Beck, 1991). Sin embargo, desde los inicios de la terapia cognitiva, antes de que fuera objeto de reflexión por parte de Beck, podemos ver en algunos de sus conceptos la apertura para entender cómo es el que el eclecticismo puede ser incorporado. En los inicios de la TC hay dos conceptos esenciales para entender este eclecticismo: El concepto de esquema y el de creencias. Ambos conceptos son genéricos y abiertos. El esquema es utilizado para explicar los motivos que llevan al paciente a mantener el sesgo negativo sobre la realidad. El esquema es el filtro que significa y evalúa el exterior e incluso determina qué estímulos serán evaluados y cuáles no: “Los tipos de esquemas empleados determinan el modo como un individuo estructurará distintas experiencias. Un esquema puede permanecer inactivo durante largos períodos de tiempo y ser activado por inputs ambientales específicos (…) Estos esquemas activados en una situación específica determinan directamente la manera de responder de una persona” (Beck, 1983:21). Beck sugiere que en el desarrollo normal de todo ser humano se construyen esquemas con los cuales procesamos e interpretamos las situaciones que nos tocan vivir. Los esquemas se constituyen en la infancia, atravesando distintos estadios que concluyen hacia finales de la adolescencia y funcionan en todo momento como una manera de organizar en forma comprensible la realidad que percibimos. Ciertas circunstancias vitales pueden determinar la constitución de esquemas, que al ser evocados en años posteriores conduzcan a interpretaciones idiosincrásicas. Beck formula una teoría cognitiva de la depresión según la cual este trastorno resultaría de la activación de esquemas disfuncionales generados en la infancia, disparados por circunstancias es-

pecíficas en la adolescencia y en la adultez (Keegan, 2007). Para Beck no es el ánimo decaído el centro del trastorno depresivo, sino el efecto de la activación del esquema depresogénico (Keegan, 2007). Partiendo de este concepto, Beck elaboró un modelo general para los desórdenes psicológicos en cuya cadena causal se postula la existencia de un conjunto de esquemas o modelos cognitivos desadaptativos que dan lugar a los distintos síndromes psiquiátricos y se expresan en forma de pensamientos automáticos. Ello da lugar a la posibilidad de que terapeuta y paciente colaboren para dilucidar los esquemas que sustentan el sufrimiento del paciente. Los esquemas se manifiestan como afirmaciones de creencias, hecho que se presta a la verificación lógica y el análisis empírico (Semerari, 2002). Por lo que podemos ver, los esquemas son modelos cognitivos abiertos que se organizan de manera distinta según el trastorno. Es decir, si logramos rearmar ese dispositivo de procesamiento de una manera distinta brindaremos paliativos a gran parte de los sufrimientos. El concepto de esquema es abierto, y funciona de manera pragmática de acuerdo a cada trastorno. La modificación de un esquema es amplia, debido a que no hay una única forma de modificarlo. No hay un modo claramente definido de distinguir cuál es la forma asertada de corregir el funcionamiento de un esquema. Es por ello que se puede observar una importante diversidad de herramientas para la modificación de estos esquemas. De hecho, la terapia cognitiva incorpora distintas herramientas, sin importar el marco teórico en que ellas hayan sido desarrolladas, cuyo objetivo es modificar el modo de procesamiento de la información. Por su parte, el segundo término que rescatamos, el concepto de creencia es tan general como el concepto de esquema. De hecho, las creencias componen los esquemas, son su contenido cognitivo. Según Judith Beck (2000), las creencias pueden ser divididas en creencias centrales e intermedias. Las creencias intermedias consisten en actitudes, reglas y presunciones que son formuladas a partir de las creencias centrales. Las creencias centrales, por su parte, son ideas fundamentales y amplias, que no suelen salir a la conciencia en forma verbal. Ambas reflejan una manera de percibir la realidad, que no es elaborada críticamente por el sujeto; son consideradas una verdad sin más. Algunas creencias pueden activarse en ciertos contextos, tales como el momento de estar deprimido. Otras pueden ser patrones que funcionan en contextos diversos. Por ejemplo, la creencia de Dios puede estar inalterada en distintos momentos, y a su vez puede ser puesta en duda ante alguna circunstancia específica. A su vez, cuando esta creencia está funcionando, el mundo es leído a partir de ella, esto es, organiza la realidad percibida por el sujeto, influyendo en la forma en que la persona lee el mundo. Judith Beck (2000) sostiene que dado que las creencias (centrales e intermedias) son modos de organización de la realidad aprendidas a partir de la interacción con el mundo, éstas también pueden ser desaprendidas. DISCUSIÓN Podemos sugerir que los motivos que hacen a la diversidad técnica de las TC se fundan en conceptos amplios como el de esquema y creencias, sumado a una visión puesta en la eficacia y en la mejora de la calidad de vida de la persona que padece un trastorno mental, más que en la etiología y en las bases teóricas. Ello nos permite sugerir que el eclecticismo técnico es una de las características de la TC desde sus inicios. Las técnicas que se pueden utilizar con el objetivo de reducir el malestar son casi ilimitadas. Ello implica que, si se investiga y los resultados son positivos, la técnica podrá ser incorporada. Esto puede ser apreciado en la gran cantidad de técnicas de otros modelos que son incorporadas. Ejemplo de ello son la incorporación de técnicas conductuales (Dobson, 2001; Leahy, 2003; Mc Mullin, 2000) y en la importante implementación de técnicas orientales de conciencia plena en los tratamientos cognitivos (Hayes, 2002; Lau, 2005).

68

BIBLIOGRAFIA BECK, A.T. (2005). The current state of Cognitive Therapy. Archives of General Psyquiatry,62, 953-959. BECK, A.T. (1991). Cognitive therapy as the integrative therapy. Journal of Psychotherapy Integration, 1, 191-198. BECK A.T. (1988). Terapia cognitiva, terapia conductual, psicoanálisis y farmacoterapia, un continuo cognitivo. En Mahoney, M.J. ; Freeman. A. (eds.): Cognición y psicoterapia, pp.123-147. Barcelona: Paidós. BECK, A.T.; A. RUSH; S. SHAW ; EMERY, G. (1983).Terapia cognitiva de la depresión . Bilbao: Desclée de Brouwer. BECK, J. (2000): Terapia cognitiva. Conceptos básicos y profundización. Barcelona: Gedisa. BUTLER, A.; CHAPMAN, E.; FORMAN, E.; BECK, A. (2006) The empirical status of cognitive-behavioral therapy:A review of meta-analyses. Clinical Psychology Review, 26, 17-31. CLARK D. M., BECK A. T. (1997). El estado de la cuestión en la teoría y la terapia cognitiva. En Caro I. (comp.): Manual de psicoterapias cognitivas, pp. 119-129. Barcelona, Paidós. DOBSON, C. (2001). Handbook of cognitive behavioral therapies. New York: Guilford Press. Elkin, I.; Shea, M.T. ; Watkins J.T. et al. (1989). National Institute of Mental Health. Treatment of Depression Collaborative Research Program: general effectiveness of treatments. Arch Gen Psychiatry, 46, 971-82. FEIXAS, G.; BOTELLA L. (2000). Integración en Psicoterapia: Reflexiones y Contribuciones desde la Epistemología Constructivista. Obtenida el 5 de Ocutubre de 2009 en http://recerca.blanquerna.url.edu/constructivisme/Papers/ Integración%20en%20Psicoterapia.pdf FERNÁNDEZ-ALVAREZ, H. (1992). Fundamentos de un modelo integrativo en psicoterapia. Buenos Aires: Paidós. FERNÁNDEZ-ALVAREZ, H.; OPAZO-CASTRO, R. (2004). La Integración en Psicoterapia: Manual de Aplicaciones. Barcelona: Paidós. GARAY, C., KORMAN, G. (2008). Guías clínicas en salud mental: la situación en Argentina. Vertex. Revista Argentina de Psiquiatría, XIX (77): 491-495. GARAY, C.; KORMAN, G.; KEEGAN, E. (2008). Terapia cognitivo-conductual en formato grupal para trastornos de ansiedad y trastornos del estado de ánimo. Revista Subjetividad y procesos cognitivos, 12: 61-72. HAYES, S.C. (2002). Buddhism and Acceptance and Commitment Therapy. Cognitive and Behavioral Practice, 9, 58-66. HOLLON, S.D.; BECK, A. T. (1994). Cognitive and cognitive-behavioral therapies. en Bergin, A.E.; Garfield, S.L. (Eds.), Handbook ofpsychotherapy and behavior change, (4th ed.), pp. 428–466. New York: J.Wiley & Sons, inc. KEEGAN, E. (2007). Ensayos de Terapia Cognitiva. Buenos Aires: EUDEBA. KORMAN, G.; VIOTTI, N. y GARAY, G. (2009). Orígenes y profesionalización de la psicoterapia cognitiva. Algunas reflexiones sobre la reconfiguración del campo psi en Buenos Aires. Inédito. KRIZ, J. (2002). Corrientes fundamentales en psicoterapia. Buenos Aires: Amorrortu. LAU, M.A. (2005). Terapia Cognitiva basada en la Conciencia Plena: Integrando la Conciencia plena, la meditación y la terapia cognitiva para reducir el riesgo de la recaída en la depresión. Revista Argentina de Clínica Psicológica, 13 (3): 7-15. LAZARUS, A.A. (1967). In support of technical eclecticism. Psychological Reports, 21, 415-416. LEAHY, R.. (2003). Cognitive Therapy Techniques. A practitioner´s guide. New York: Guilford Press. MCMULLIN, R.E. (2000). The New Handbook of Cognitive Therapy Techniques. New York: Norton professional books. SAFRAN, J. D.; GEENBERG, L. S. (1998). Feeling, thinking and acting: A cognitive framework for psychotherapy integration. Journal of Cognitive Psychotherapy, Vol 2 Nº1, 109-130. SAFRAN, J.; SEGAL, Z. (1994). El proceso interpersonal en la terapia cognitiva. Barcelona: Paidós. SEMERARI, A. (2002). Historia, teorías y técnicas de la psicoterapia cognitiva. Barcelona: Paidós.

SISTEMAS DE CREENCIAS, CULTURA Y RELIGIÓN EN EFECTORES DE LA SALUD MENTAL DE BUENOS AIRES
Korman, Guido Pablo; Etchevers, Martin; Sarudiansky, Mercedes; Rosales, Ma. Guadalupe; Simkin, Hugo Andrés; Oeyen, Isabel Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas- Centro Argentino de Etnología Americana- Universidad de Buenos Aires - Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica

RESUMEN Durante largo tiempo la religión ha sido considerada como un aspecto secundario en los temas que atañen a la salud mental y a la práctica clínica. Sin embargo en los últimos años esta postura ha comenzado a revertirse y la religiosidad es actualmente una variable de gran importancia tanto en la clínica como en las distintas investigaciones científicas. En este trabajo los autores indagan respecto de las creencias y prácticas religiosas en psicólogos y psiquiatras clínicos del área metropolitana de Buenos Aires, tanto en su dimensión personal como en su relación con la práctica clínica. Palabras clave Religión Psicólogos-psiquiatras Buenos Aires ABSTRACT BELIEF SYSTEMS, CULTURE AND RELIGION IN EFFECTORS OF MENTAL HEALTH IN BUENOS AIRES For a long time religion has been considered as a secondary issue on mental health and clinical practice. Nevertheless, in recent years this view has begun to be reviewed, and religion is now a remarked variable in both clinical and scientific papers. In this work the authors inquire about the beliefs and religious practices on psychologists and psychiatrists in the metropolitan area of Buenos Aires, both in its professional and personal dimensions. Key words Religion Psychologists-psychiatrists Buenos Aires

INTRODUCCIÓN Existe evidencia de que las tradiciones culturales determinan la manera de interpretar la salud y la enfermedad (Kleinman & HallClifford, 2009; Korman & Idoyaga Molina, 2010). De esta manera, lo que es considerado saludable en una sociedad puede ser visto como no saludable en otra. Desde el campo de los estudios psicológicos y psiquiátricos en contextos interculturales se ha problematizado la idea de que aquello que desde una cultura puede ser considerado “normal” o normativo, desde otra perspectiva cultural puede ser visto como insólito o fuera de las reglas que rigen a esa cultura en particular (Korman & Garay, 2005). Tomemos el ejemplo de la llamada “locura sagrada”, término con el que Devereaux definió a los terapeutas de las sociedades étnicas, los shamanes, a quienes consideró “psicóticos culturalmente adaptados” (Deveraux, 1980). Esto nos da cuenta de que nuestra definición de normalidad está basada en nuestras creencias acerca de lo que es vivir y desarrollarnos en sociedad. Hay ciertos hechos que nos parecen razonables que ocurran y otros que no; ello es lo que moldea nuestra idea de la normalidad (Kleinman, 2010). En lo que hace a la psicología y psiquiatría clínica, esta cuestión sigue estando vigente, ya que se considera que, si no es tenido en cuenta el contexto, muchas prácticas religiosas pueden ser consideradas patológicas (Kleinman & Benson, 2006).

69

En una investigación sobre creencias y actitudes religiosas en la Argentina los resultados revelan que 9 de cada 10 argentinos creen en Dios y que el 45% acude a Él en momentos de sufrimiento (Mallimaci, et al., 2008). A su vez, dicho estudio destaca el pluralismo y la diversidad presente en el campo religioso, junto con la preservación de la cultura cristiana. El 76% se define católico, el 9% se declara evangélico (Pentecostal, Baptista, Luterana, Metodista, Adventista e Iglesia Universal del Reino de Dios) y el 11.3% manifiesta ser ateo o agnóstico. Estos datos dan cuenta de la importancia que tienen las creencias religiosas en nuestro contexto. En las discusiones planteadas en torno a la salud mental, muchas veces se ha hecho caso omiso respecto de la implicación de las variables religiosas y espirituales (Thielman, 2009). Ciertos autores (p.ej.: Moreira-Almeida, Lotufo Neto, & Koenig, 2006), atribuyen que cuando se relacionan los aspectos religiosos con las disciplinas psicológico-psiquiátricas, cuestiones relacionadas con el prejuicio y el escepticismo han llevado a acentuar esta discrepancia y a invisibilizar los puntos en común que podrían tener estos dos cuerpos de conocimiento. Ello nos da cuenta de que variables tales como la religiosidad y la espiritualidad son un objeto de estudio incipiente en las cuestiones de la salud mental, y que de manera creciente se encuentran cada vez más incluidas en las investigaciones, la clasificación y conceptualización de las enfermedades mentales, como también en las modalidades de atención (Idoyaga Molina, 2002). A partir del trabajo realizado por O´Connor y Vanderberg (O’Connor & Vanderberg, 2005), quienes investigan la valoración que los profesionales de la salud mental hacen de la significación de algunas creencias religiosas, se concluye que cuando los expertos de la salud mental no tienen en cuenta el contexto cultural de sus pacientes, muchas prácticas religiosas pueden ser consideradas patológicas. Asimismo, cuanto menos conocimiento se dispone de determinadas creencias religiosas, mayor es el riesgo de diagnosticar erróneamente patología (Saizar, 2007). Es por ello que estos autores reafirman la importancia respecto de que los profesionales del campo de la salud mental tengan conocimiento especifico acerca de la religiosidad de sus pacientes. Este estudio se propone explorar las creencias y prácticas religiosas de profesionales de la salud mental del área metropolitana de Buenos Aires. Asimismo, indagar acerca del conocimiento que dichos profesionales poseen de la diversidad religiosa de la población a la que asisten y la importancia que le asignan a la misma dentro de su práctica profesional. El presente trabajo se enmarca en una serie de estudios realizados por los equipos de investigación PICTO 2007-00047 y UBACyT P412. MATERIALES Y MÉTODOS Se ha desarrollado un estudio exploratorio-descriptivo tipo mixto, combinando métodos cualitativos y cuantitativos. La muestra es intencional no probabilística, conformada por psicólogos y psiquiatras del área metropolitana de Buenos Aires. Se incluyeron en este estudio a 175 profesionales de 217 encuestados, de los cuales el 80% son mujeres. El 89.1% son psicólogos, cuya orientación teórica es psicoanálisis (41.7%), terapia cognitiva (18.3%), terapia cognitivo-sistémica (7.4%) y terapia sistémica (3.4%). Hemos diseñado un cuestionario con el que recabamos distintos datos que incluyen aspectos ligados a la práctica clínica y aspectos personales donde se indagan las creencias y prácticas religiosas de los profesionales encuestados. Para este trabajo utilizamos las siguientes dimensiones: a) las creencias y prácticas religiosas de los profesionales del campo de la salud mental, b) el conocimiento que los mismos poseen acerca de la diversidad religiosa presente en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el conurbano bonaerense, y c) la importancia que atribuyen a las creencias religiosas de sus pacientes a la hora de diagnosticar y diseñar un tratamiento. RESULTADOS Del total de los encuestados, el 42.9% (n=75) dice poseer creencias religiosas, mientras que el 41.1% (n=72) afirman que no. So-

lamente el 20% (n=35) realiza prácticas religiosas (por ejemplo: rezar, concurrir a misa, meditar). El 70.9% (n=124) considera los sistemas de creencias de los pacientes a la hora de realizar un diagnóstico o conceptualizar el caso, mientras que el 13.1% (n=23) no lo hace. El 41.1% (n=72) considera importante conocer la religión de las personas a las que asiste, 34.9% (n=61) respondió que sólo lo considera en algunas ocasiones y el 8% (n=14) dijo no considerarlo. El 77.2% (n=112) conoce entre 3 a 6 religiones (mayormente protestante, católica, evangélica, judía, musulmana y budista). DISCUSIÓN Bergin y Jensen en un trabajo realizado en EEUU encontraron que el 28% de los clínicos psicólogos y el 21% de los psiquiatras decían ser ateos o agnósticos, lo cual difería significativamente de la población general en la que el 6% de la población declaraba ser atea o agnóstica (Bergin & Jensen, 1990). En dicha investigación se sorprendían acerca de esta diferencia establecida entre los efectores del servicio de salud (psicólogos y psiquiatras) en comparación con el resto de la población general. Los autores postulaban que esta diferencia podía generar dificultades a la hora de entender las creencias de sus pacientes. Para evitar estas dificultades serían necesarios módulos de educación específicos y guías clínicas que prepararan a los profesionales ante estas situaciones. Esta misma reflexión cabe para nuestro contexto en el que la diferencia encontrada pareciera ser mucho mucho mayor -41.1% afirman no tener creencias religiosas-. Aunque todavía nos encontramos lejos de tener una muestra representativa de las creencias religiosas de los profesionales de la salud mental a partir de estos resultados preliminares, consideramos importante llamar la atención sobre la necesidad de formación específica en lo que hace al tema de religiosidad y creencias en efectores de servicios de salud.

BIBLIOGRAFIA BERGIN, A.E. & JENSEN, J.P. (1990). Religiosity of psychotherapists: A national survey. Psycotherapy, 27, 3-7. DEVERAUX, D. (1980). Basic problems in etnopsyquiatry. Chicago: University of Chicago Press. IDOYAGA MOLINA, A. (2002). Culturas enfermedades y medicinas. Reflexiones sobre la atención de la salud en contextos interculturales de Argentina. Buenos Aires: CAEA-CONICET. KLEINMAN, A. (2010). Four social theories for global health. Lancet, 375(9725), 1518-1519. KLEINMAN, A. & BENSON, P. (2006). Culture, moral experience and medicine. Mt Sinai J Med, 73(6), 834-839. KLEINMAN, A. & GOOD, B. (1985). Culture and depression: studies in the anthropology and cross-cultural psychiatry of affect and disorder. Berkeley: University of California Press. KLEINMAN, A. & HALL-CLIFFORD, R. (2009). Stigma: a social, cultural and moral process. J Epidemiol Community Health, 63(6), 418-419. KORMAN, G. P. & GARAY, C. (2005). Prácticas terapéuticas con alusión a lo sagrado y su relevancia para el psicólogo clínico de orientación cognitiva. Revista Argentina de Clínica Psicológica, XIII (3), 45-52. KORMAN, G. P. & IDOYAGA MOLINA, A. (2010). Cultura y Depresión. Aportes antropológicos para la conceptualización de los trastornos mentales. (1 ed.). Buenos Aires: Akadia. MALLIMACI, F., CRUZ ESQUIVEL, J. C., IRRAZÁBAL, G., ALGRANTI, J., AMEIGEIRAS, A., BONNIN, J. E., et al. (2008). Primera Encuesta sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina. Retrieved 21-06-2010, 2010 MOREIRA-ALMEIDA, A., LOTUFO NETO, F. & KOENIG, H. G. (2006). Religiousness and mental health: A review. . Revista Brasileira de Psiquiatria, 28(3), 242-250. O’CONNOR, S. & VANDERBERG, B. (2005). Psychosis or Faith? Clinician’s Assessment of Religious Belief. . Journal of Consulting and Clinical Psychology 73 (4), 610-616. SAIZAR, M. (2007). Elecciones diferentes y una búsqueda en común. La selección de terapias en sectores medios y urbanos de Buenos Aires. . In A. I. Molina (Ed.), Los caminos terapéuticos y los rostros de la diversidad. . Buenos Aires: CAEA-IUNA. THIELMAN, S. B. (2009). Spirituality and the Care of Madness: Historical Considerations. In P. Huguelet & H. G. Koenig (Eds.), Religion and Spirituality in Psychiatry (pp. 6-18). New York: Cambridge University Press.

70

LAS RELACIONES DE PAREJA HOY
Lago, Adriana; Arana, Fernan UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN En el presente artículo de revisión se presenta el estado actual de las relaciones de pareja. Se exponen algunas cifras significativas en la población de la cuidad de Buenos Aires y se las vincula con los posibles indicadores que hacen al conflicto en la pareja. El recorrido teórico parte desde el concepto de apego, la necesidad de intimidad y el constructo de personalidad perfeccionismo que en numerosas investigaciones se lo conceptualiza como mediador de estas variables. Se hizo especial hincapié en aquellas investigaciones que vinculaban al perfeccionismo los estilos de apego y la capacidad para establecer relaciones de intimidad con los otros. Por último se destaca la importancia clínica que tiene poder conocer los factores que hacen al buen funcionamiento de la relación de pareja y el desarrollo de estrategias de intervención adecuadas. METODOLOGÍA: Revisión bibliográfica. Análisis conceptual. RESULTADOS: Se espera trasmitir a través de esta presentación la relevancia que tiene en nuestra práctica clínica cotidiana el trabajo con las parejas y se alienta a que se desarrollen nuevas investigaciones que posibiliten establecer las bases nuevas intervenciones terapéuticas. Palabras clave Pareja Perfeccionismo Intimidad Apego ABSTRACT COUPLES RELATIONSHIP TODAY This review article presents the current state of couple relationships. Exposes some significant numbers in the population of the city of Buenos Aires and are linked to possible indicators that make the conflict between couples. The theoretical route starts from the concept of attachment, the need for privacy and the construct of perfectionism personality that numerous research were conceptualized as a mediator of these variables. Special emphasis was placed on research that linked to perfectionism, attachment styles and the ability to establish intimate relationships with others. Finally, it stresses the clinical importance to understand the factors that make an adaptative functioning of the relationship and the development of appropriate intervention strategies. METHODS: Literature review. Conceptual analysis. RESULTS: It is expected to transmit through this presentation the relevance in our daily clinical practice of working with couples and encourages the development of new research that will enable the foundation to establish new therapeutic interventions. Key words Couples Perfectionism

podemos hacer, desde nuestra disciplina para entender este fenómeno? Intuitivamente se puede creer que las parejas que tienen mejor pronóstico, son aquellas que no tienen conflictos, sin embargo, si nos detenemos a analizar lo que ocurre en las relaciones de pareja, vamos a ver que los conflictos son inherentes a ellas, incluso a las que son bien avenidas (2) y, de hecho, pueden ser un indicador de buen funcionamiento (3). Así también las consecuencias beneficiosas o dañinas que acarrea la presencia de conflictos en la la relación tienen más que ver con su expresión y con la eficacia con que se resuelven. (4) Las diferencias en la pareja se originan por tres cuestiones principales: un desequilibrio en el intercambio de reforzadores donde empiezan a prevalecer los que tienen un carácter negativo. Un desequilibrio en la relación costo-beneficio, ya sea esta real o percibida y la existencia de expectativas disfuncionales o sea las creencias que las personas tienen sobre lo que debe ser una pareja y cuál debe ser su funcionamiento, que cuando no se cumplen, derivan en sentimientos de frustración. (5) Porque y para qué se establecen las relaciones de pareja La teoría del apego postula la existencia de una predisposición innata para la formación de vínculos afectivos, así los niños pequeños necesitan desarrollar una dependencia segura respecto de sus padres, antes de poder enfrentar por sí mismos situaciones desconocidas. (6) Estos patrones tempranos de relación se interiorizan y gobiernan las sucesivas pautas de relación con otras personas, principalmente con la pareja, que en muchos casos funciona como la principal figura de apego y cuyo objetivo principal es la obtención de protección y seguridad emocional. (7) Además de que la mayoría de las emociones intensas, surgen en torno de la formación, mantenimiento y pérdida de los vínculos de apego. (8) Bowlby señaló entre otros un componente cognitivo en el sistema de apego, este componente lo constituyen los modelos mentales de relación. Así, los modelos de pareja son constituidos a través de éstos modelos mentales que las personas han construido en la infancia y que el sistema de apego fue el encargado de poner en funcionamiento. (9) El modelo interno incluye expectativas, creencias y emociones sobre la accesibilidad y disponibilidad de la figura de apego, pero también información sobre la capacidad de uno mismo para suscitar protección y afecto, implicando representaciones mentales de las figuras de apego, de si mismo y del entorno. La influencia de estos modelos mentales permite a los individuos anticiparse al futuro y hacer planes, sirviendo de guía en la valoración de las situaciones sociales y en la asimilación de nuevas experiencias, permitiéndole mantener una imagen coherente tanto del sí mismo como de los demás (10). Entonces, desde los postulados de la teoría del apego, las dinámicas de interacción que se producen en las relaciones íntimas son en parte consecuencia de estos modelos mentales de relación (11). Por lo tanto en la edad adulta los modelos mentales sirven para regular, predecir e interpretar la conducta los pensamientos y los sentimientos de la pareja y los propios (12). Las investigaciones dan cuenta que las relaciones de apego seguras en la edad adulta, se observan en personas abiertas, fáciles de conocer, con una sólida autoestima y una imagen positiva de los demás.(13) Asimismo las personas con apego ansioso, tienden a utilizar estrategias sobre compensadoras, reaccionando de manera exagerada a sus sentimientos negativos para obtener el apoyo de los otros, mientras que las personas con apego evitativo tienden a desactivar esta estrategia suprimiendo sus sentimientos negativos y maximizando su distancia con los demás para evitar la frustración causada por la supuesta falta de disponibilidad de los otros.(14) La necesidad de intimidad La intimidad es una forma de relación que se obtiene confiando en que la apertura hacia los otros va a ser correspondida empáticamente. Si bien la exposición al otro puede aumentar la sensación de vulnerabilidad, es necesario arriesgarse y mostrar esta vulnerabilidad al otro. (15) La capacidad para fomentar la intimi-

INTRODUCCION Según las últimas cifras presentadas por el Ministerio de Hacienda del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la tasa de divorcios de nuestra capital tuvo un incremento del 2.5% en los últimos años. Mientras que los matrimonios constituidos por cónyuges reincidentes se mantuvo estable, se destaca el continuo y significativo aumento de los hogares unipersonales (24 % entre 1991 y 2007). (1) Los números revelan que las personas hoy retrasan el momento de contraer matrimonio, también se divorcian mucho más que antes y aunque reinciden, las segundas uniones tienen una duración menor que las primeras, razón que podría explicar el crecimiento del número de personas que vive sola. ¿Qué ocurre con las relaciones de pareja? ¿Cuál es el aporte que

71

dad, tiene un papel central en el desarrollo de relaciones estrechas y tiene una correlación positiva con la satisfacción marital. (16) La intimidad pareciera mejorar el compromiso dentro de las relaciones (17) y promover el reajuste en las mismas. (18) La capacidad de establecer y mantener la intimidad con los demás puede ayudar a las personas a hacer frente a los problemas de relación y a mantener relaciones satisfactorias, mientras que la evitación de la intimidad puede caracterizar el comportamiento de los individuos que describen sus relaciones como menos satisfactorias. (19) Los investigadores han identificado numerosos componentes de la intimidad, como la aceptación (20) la apertura (21) la resolución de conflictos, el afecto, la cohesión, la sexualidad, la compatibilidad y la autonomía. (22) También el grado de intimidad se ha relacionado con un sentido de comprensión mutua (23) y el aumento de la misma ha estado demostrado que influye positivamente en la relación a lo largo del tiempo (24). Las investigaciones indican que los individuos con un estilo de apego seguro se sienten cómodos con la intimidad (25) y son más propensos a implicarse en conductas que la promuevan (26). Los evitativos, en cambio, se alejan de sus parejas y los ansiosos hacen intentos inapropiados para acercarse. Un aspecto esencial para fomentar la intimidad es la capacidad de abrirse emocionalmente y expresar sentimientos, el estilo evitativo se caracteriza por la falta de expresividad emocional y frialdad hacia la pareja (27) y por su tendencia a evitar la cercanía y la intimidad (28). Por el contrario el apego seguro y ansioso posee mejor apertura en comparación con el evitativo (29), la diferencia entre ellos radica en que, así como el apego seguro responde a la apertura con los demás, el apego ansioso es menos competente, sobreimplicándose y forzando en cierto modo la intimidad. El perfeccionismo El perfeccionismo es visto hoy, como un constructo multidimensional tanto adaptativo como desadaptativo. (30) El perfeccionismo adaptativo, incluye además del deseo de destacarse, altos estándares realistas, orden y organización. Por el contrario los perfeccionistas desadaptativos, tienen también altos estándares pero poco realistas, se preocupan demasiado por cometer errores y perciben una discrepancia entre sus estándares y su rendimiento real. (31) La investigación sugiere que los estilos de apego, son precursores del perfeccionismo(32). Las investigaciones relacionan el apego ansioso y la tendencia a establecer normas poco realistas, la focalización en los defectos personales y la exposición de los errores que redundan en la exacerbación de las conductas de autocontrol (33). Es posible que los individuos con estilos de apego ansioso sean más sensibles a la evaluación de los otros porque anticipan que va a ser negativa y podría tener como consecuencia el abandono, por lo que instrumentan estrategias de afrontamiento sobrecompensadoras aprendidas en la infancia (34). El apego ansioso predice mayores rasgos de perfeccionismo desadaptativo que el apego evitativo (35). Muchos autores han considerado que el temor a la intimidad es un factor central en las dificultades en la relación de los perfeccionistas desadaptativos (36). Halgin y Leahy argumentaron que los perfeccionistas tratan de evitar las relaciones íntimas porque temen que el hecho de estar abiertos a los demás los enfrentará con la burla, y en última instancia el rechazo (37). Burns escribió que “debido a los perfeccionistas creen que deben tener un comportamiento impecable con el otro para así poder ser amados y aceptados, temen compartir sus sentimientos y revelar sus fallas” (38). Concluyó, que “debido a su miedo a parecer tonto o inadecuado, los perfeccionistas pueden tener una fobia a la exposición que los hace resistirse a compartir sus pensamientos y sentimientos. Ellos creen que sus debilidades humanas no son aceptables para los demás y su excesiva sensibilidad a la desaprobación real o imaginaria inhibe la comunicación íntima y los priva de la calidez y la aceptación del otro” (39).

Conclusión Las parejas felices y estables se diferencian de las disfuncionales en que las primeras tienden a atribuciones externas y situacionales de los eventos negativos y a atribuciones internas y estables de los eventos positivos. Al revés de las segundas (40). De los resultados de las investigaciones se desprenden que una pareja estará feliz y estable si se dan condiciones de conocimiento, legitimación, respeto y admiración por el otro, así como de intimidad y promoción de las expectativas y anhelos del cónyuge, Al mismo tiempo los datos muestran que a pesar de que las parejas felices y estables sólo resuelven un tercio de las dificultades con las que iniciaron el matrimonio, su pronóstico dependerá de saber la diferencia entre lo solucionable y lo que no lo es. Es mucho lo que la psicología clínica puede hacer por las parejas disfuncionales, ayudándolas a identificar los patrones de apego adultos que podrían atentar contra su intimidad y a mejorar los patrones de interacción que son consecuencia de sus estrategias de afrontamiento. Ayudar a las personas con apego inseguro a mejorar sus vínculos actuales, orientando las intervenciones al rasgo perfeccionista cuando éste tiene características desadaptativas.

BIBLIOGRAFIA 1) DIRECCIÓN GRAL DE ESTADÍSTICA Y CENSOS. Ministerio de Hacienda GABA. 2) FELDMAN, C. M. y RIDLEY, C. A. (2000). The role of conflict-based comlict-based munication responses and outcomes in male domestic violence toward female partners. Journal of Social and Personal Relationships, 17, 552-573. 3) MARKMAN, H.J. (1991). Constructive conflicts is not a an oxymoron. Behavioural assessment, 13, 83-96. 4) NOLLER, P. y FITZPATRICK, M. A. (1993). Communication in family relationships.New York:Prentice-Hall. 5) SANZ, A. (2000). La vida en pareja. Cómo resolver las dificultades de la comunicación. Madrid: Temas de hoy. 6) 8) BOWLBY, J. (1969/82). Attachment and loss: Vol. 1. Attachment. (2ª ed., 1982). New York: Basic Books. 7) BARTHOLOMEW, K. (1990). Avoidance of intimacy: An attachment perspective.Journal of Social and Personal Relationships, 7, 147-178. 27) Bartholomew, K. y Horowitz, L. M. (1991). Attachment styles among young adults: A test of a four-category model. Journal of Personality and Social Psychology, 61, 224-226. Feeney, J.A. y Noller, P. (1990). Attachment style predictor of adult romantic relationships. Journal of personality and Social Psychology, 58, 281-291. 9) HAZAN, C. y SHAVER, P.R. (1987). Romantic love conceptualized as an attachment process.Journal of Personality and Social Psychology, 52 , 511 10) 12) BRETHERTON, I. y MUNHOLLAND, K.A. (1999). Internal working models in Attachment relationships. En J. Cassidy y P.R. Shaver (eds.), Handbook of attachment: Theory, research, and clinical applications (pp. 89-113). New York: Guilford Press. 11) FEENEY, J. (1999). Adult romantic attachment and couple relationships. In J. Cassidy & P. R. Shaver (eds.). Handbook of attachment: Theory, research, and clinical applications. Nueva York: Guilford Press, 355-377. 13) COLLINS, N. R. y READ, S. J. (1990). Adult attachment, working models and relationship quality in dating couples. Journal of personality and Social Psychology, 58, 644-663. Mikulincer, M. (1998). Attachment Working Models and the sense of trust: An exploration of interaction goals and affect regulation. Journal of Personality and Social Psychology, 74, 1209-1224. 14) CASSIDY, J. (1994). Emotion regulation: Influences of attachment relationships. Monographs of the Society for Research in Child Development, 59, 228-283. 15) DESCUTNER, C.J. & THELEN, M.H. (1991) Development and validation of a Fear-of Intimacy Scale. Psychological Assessment: A Journal of Consulting and Clinical Psychology, 3, (2), 218-225. 16) 20) BECK, A. T. (1988). Love is never enough. New York: Harper & Row. 17) 23) HELLER, P ( 1989). The parameters of difference in attitudes and close relationships of intermarried couples. Unpublished Master’s thesis, Bryn Mawr College. 18) 22) WARING EM, MCELRATH D, MITCHELL P,DERRY ME.(1981) Intimacy and emotional Illness in the general population. Can J Psychiatry 1981; 26:167-72 19) PRAGER, K (1989) The psychology of Intimacy The Guilford Press. New York. 21) DESCUTNER, C.J.& THELEM, M.H.(1991) Development and validation of a fear-of- Intimacy sacale. Psycological Assessment,3, 218-225. 24) DANDENEAU, M. JOHNSON, S. (1994) Facilitating Intimacy : Interventions and Effects. Journal of Marital a Family Therapy, 20 17-33. 25) COLLINS, N.L. y FEENEY, B.C. (2000). A safe haven: An attachment theory

72

perspective on support seeking and caregiving in intimate relationships. Journal of Personality and Social Psychology 78, 1053-1073. 26) KOBAK, R. R., y HAZAN, C. (1991). Attachment in marriage: Effects of security and Accuracy of working models. Journal of Personality and Social Psychology, 60, 861- 869. 28) FRALEY, R.C. y SHAVER, P.R. (1998). Airport separations: A naturalistic study of adult attachment dynamics in separating couples. Journal of Personality and Social Psychology 75, 1198-1212. 29) LEVY, M.B. y DAVIS, K.E. (1988). Love styles and attachment styles compared: Their Relations to each other and to various relationship characteristics. Journal of Social and Personal Relationships, 5, 439-471 30) HEWITT, J.P. (2002). The social construction of self-esteem. En C.R. Snyder y S.J. Lopez (eds). Handbook of Positive Psychology, (cap. 10). New York: Oxford University Press. 31) ENNS, M.W., Cox, B.J. The Nature and Assessment of Perfectionism: A Critical Analysis. In: Flett, G. L. & Hewitt, P. L. (Eds). Perfectionism: Theory, Research and Treatment. American Psychological Association, 2002, 33-63. 32) 35) RICE, K. G. & LOPEZ, F. G. (2004). Maladaptive perfectionism, adult attachment, and self-esteem in college students. Journal of College Counseling, 7, 118-128. 33) HILL, R. W., HUELSMAN, T. J., FURR, R. M., KIBLER, J.,VICENTE, B. B. & KENNEDY, C. (2004). A new measure of perfectionism: The perfectionisminventory. Journal of Personality Assessment, 82, 80-91. 34) 36) LOWELL S. & LIMKE A.,(2009) Adult Romantic Attachement and Types of Perfectionism. Journal of Scientific Psychology 37) BECK,A.T.(1976) Cognitive Therapy and the Emotional Disorders. New York: Penguin Books. 38) BURNS.D.D,(1983) The spouse who is a perfectionist´s. Medical Aspects of Human behavioral marital therapy outcome and process variables. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 57, 658-662. Sexuality. 17, 219-23. 39) BURNS,D.D,(1980) The perfectionist´s script for self-defeat. Psychology Today. Pp 34-52. 40) HOLTZWORTH-MUNROE, A., JACOBSON, N. S., DEKLYEN, M. & WHISMAN, M. (1989). Relationship between

LA CLÍNICA CON FAMILIAS: UNA ACTUACIÓN ÉTICA
López De Martín, Silvia Roxana Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Tucumán. Argentina

RESUMEN La familia como objeto de intervención terapéutica específica tiene poco tiempo en la psicología en general y menos aun en nuestro medio. Es a fines de los sesentas e inicios de los setentas, que surge el Enfoque Sistémico, quien pone el énfasis en las relaciones al interior de la familia en el presente, revalora el rol del “paciente designado”, la utilidad, valor simbólico y ganancia secundaria del síntoma para el sistema familiar. También destaca como característica de este enfoque la contextualización en el sistema familiar de cualquier evento acción o juicio, considera que la mayoría de las cosas o eventos no tiene por sí mismas un valor intrínseco, sino dependiendo de la función que cumple para el sistema. En Terapia Familiar, al igual que en otras corrientes terapéuticas su correcta práctica requiere el pasar por procesos formativos que permitan conocer las bases teóricas y desarrollar las habilidades personales propios del terapeuta. Intervenir psicoterapeúticamente en el grupo familiar es sin lugar a dudas una actuación ética. Es nuestra obligación como profesionales psicólogos conocer el Código de Ética y ejercer nuestra profesión desde la responsabilidad profesional. Es esta mi propuesta de desarrollo, la ética en la especificidad de la clínica familiar sistémica. Palabras clave Familia Ética Sistema Responsabilidad ABSTRACT FAMILIES WITH THE CLINIC: AN ETHICAL ACTION The family as an object of specific therapeutic intervention has little in psychology in general and even less in our area. It’s the late sixties and early seventies, which arises the Systemic Approach, who puts the emphasis on relationships within the family in the present, upgrades the importance of the “identified patient”, utility, symbolic value and profit secondary symptom to family system. It also highlights as a feature of this approach contextualization in the family system of any action or event view, considering that most of the things or events themselves have no intrinsic value, but depending on the role of the system. In family therapy, as in other therapeutic current practice requires the proper process to go through training which show the theoretical basis and develop personal skills of the therapist themselves. Intervene psychotherapist in household is undoubtedly an ethical performance. It is our duty as professional psychologists familiar with the Code of Ethics and exercise our profession from professional responsibility. This is our proposal for development, ethics in the specificity of systemic family therapy. Key words Family Ethics System Responsibility

Mi objetivo fundamental a partir de este trabajo es reflexionar acerca de la posición ética del terapeuta de familia en su quehacer clínico. La psicoterapia es un proceso de comunicación entre un psicoterapeuta (es decir, una persona entrenada para evaluar y generar cambios) y una persona que acude a consultarlo, que se da con el propósito de una mejora en la calidad de vida en este último, a través de un cambio en su conducta, actitudes, pensamientos o afectos. Debido a la naturaleza de las comunicaciones que se establecen dentro de esta relación, hay temas significativos de privacidad o

73

confidencialidad de la información intercambiada, que remiten a consideraciones éticas (código deontológico). Por esto, la habilitación de quienes pueden ejercer la psicoterapia requiere de una formación universitaria y de un proceso de entrenamiento guiado por terapeutas que cuentan con mayor experiencia o estudios dentro del campo respectivo. La Terapia Sistémica es un modelo de psicoterapia que se aplica en trastornos y padecimientos psíquicos concebidos como expresión de las alteraciones en las interacciones, estilos relacionales y patrones comunicacionales de la familia vista como un todo. Para su desarrollo utiliza conceptos y aplicaciones de la Teoría General de los Sistemas, la Cibernética, la pragmática de la Comunicación Humana y los Modelos Construccionistas. El centro de su accionar se basa en la interacción bidireccional de las relaciones humanas, con fenómenos de retroalimentación constantes que influyen en la conducta de los individuos, siendo el más afectado el llamado miembro sintomático que expresa el desequilibrio del sistema familiar y al cual muchas veces se estigmatiza o rotula. A diferencia de otras orientaciones terapéuticas, aquí entre sesión y sesión, hay un tiempo de dos, tres a seis semanas. El número total de sesiones depende de los avances obtenidos en el proceso psicoterapéutico, por lo general se dan en promedio entre 1014 sesiones. En su origen, esta terapia se desarrolló para las familias en cuyo seno había alguien que sufría una enfermedad psíquica grave. Poco a poco se fue abriendo a otras situaciones disfuncionales. Por la especial atención a las interacciones, este enfoque es adecuado para asesorar a individuos, parejas, grupos y organizaciones. La familia es un sistema de fuerzas que, como todo grupo tiene como objetivo mantener la cohesión. Cuando uno de los miembros del grupo familiar presenta un síntoma, está evidenciando un conflicto y dicho síntoma es un mensaje que la terapia debe ayudar a descifrar. El paciente designado es el emergente de un grupo que tiene problemas. Es el que denuncia la disfuncionalidad que no se explicita, es quien pone en evidencia lo implícito, lo que no se dice, lo subyacente. Se considera que una familia es funcional cuando es un sistema abierto, con vínculos y límites con el exterior e integrado en el tejido social, que cumple una función de amortiguación social entre el sujeto y la sociedad; que busca el crecimiento y el bienestar de todos y se mantiene con el cambio o la evolución de todos; que asume los distintos roles que le llegan al integrarse en ella nuevos miembros y en el que hay una comunicación abierta, clara y directa. Los límites o reglas que rigen la familia y sus subsistemas deben ser claros y explícitos, porque cuando hay un entrelazamiento consciente o inconsciente entre los sistemas (individual, conyugal, parental y de la familia extensa) surgen conflictos familiares. Todas las relaciones podríamos agruparlas en dos categorías: o son complementarias o son simétricas. En el primer caso, la conducta de uno de los participantes complementa la del otro; en el segundo caso, los participantes tienden a igualar especialmente su conducta recíproca. Son relaciones basadas en la diferencia (complementarias), o en la igualdad (simétricas). Los conceptos de complementariedad y simetría se refieren simplemente a dos categorías básicas en las que se puede dividir a todos los intercambios comunicacionales. Ambas cumplen funciones importantes y, por lo que se sabe por las relaciones funcionales, cabe llegar a la conclusión de que ambas deben estar presentes, aunque en alternancia mutua o actuando en distintas áreas. Ello significa que cada patrón puede estabilizar al otro siempre que se produzca una escapada en uno de ellos; así mismo, es posible y necesario, que los dos participantes se relacionen simétricamente en algunas áreas y de manera complementaria en otras. Cuando hablamos de familia hablamos de tres generaciones: la primera generación (familia de origen), la segunda (la pareja parental), y la tercera (la de los hijos-hijas). Es muy importante para entender a un individuo que presenta dificultades en su vida, que se manifiestan como síntoma de un desajuste emocional, físico o social, ubicarlo en relación a su con-

texto significativo: la familia, y a su vez definir en qué momento del ciclo de vida familiar está. Cada momento de dicho ciclo tiene determinadas características o tendencias a ocurrir en sus juegos relacionales, que tenderán a ciertas regularidades estadísticas, asignadas por las diferentes culturas, y que orientarán para valorar los significados de los síntomas o desajustes de los individuos. Por ejemplo, en el periodo del adulto que se separa, una de las regularidades es que tiene que tener una buena distancia de su familia de origen con respecto a lo económico, emocional y social; medida de su autonomía. Si esto no está sucediendo es una de las variables que daría significado a algún síntoma que está sufriendo dicho integrante familiar. Algunas consideraciones éticas En la condición de psicoterapeutas, en múltiples ocasiones hemos reflexionado sobre numerosas aristas éticas en el campo de la psicoterapia y específicamente en el de la Psicoterapia de Familia. Sobre algunas de estas reflexiones quiero referirme más ampliamente en este trabajo. Me propongo realizarlas a manera de apertura a un diálogo que facilite el ponderarlas, refutarlas o transformarlas. En el planteo ético de la práctica psicoterapéutica, el acápite de los códigos es aún “camino por andar”, lo cual es perfectamente comprensible si se compara la práctica milenaria de algunas especialidades médicas, con la historia de poco más de un siglo de existencia de la psicoterapia científica. Para la modalidad familiar se añaden consideraciones relevantes, pues la familia tiene un enorme impacto en la formación social del ser humano y la tríada relacional Madre-Padre-Hijo, es el eje de la socialización en el sistema familiar, por lo que sus desajustes determinan situaciones donde las personas actúan creando consecuencias irreversibles para los miembros involucrados, por lo que la reflexión ética debe sugerir una visión más global evitando reduccionismos. No obstante, intervenir psicoterapéuticamente en el grupo familiar de manera tal que se produzcan modificaciones estructurales y dinámicas en el mismo, que le permitan recuperar su funcionalidad y garantizar un mayor bienestar, es sin lugar a dudas una actuación ética. Del ejercicio de esta modalidad de tratamiento se derivan una serie de contradicciones que deben concientizarse como interrogantes y que tiene relación con la ética clínica. La visión de la ética clínica para la terapia de la familia disfuncional, debe tener en cuenta una especificidad: no se basa en una relación diádica terapeuta-paciente y ocasionalmente con algún otro miembro de la familia (como ocurre en la mayoría de las especialidades médicas, la tradicional Relación Médico-Paciente) sino que, siempre es una interrelación grupal en un nuevo sistema, el terapéutico. Cuando hablamos de tratar a una familia que acude a una psicoterapia de familia, estamos aceptando un presupuesto: que esta desea eliminar un problema o malestar, que debe realizar un cambio y que nosotros debemos incidir sobre ella para que este cambio se dé. Así, la familia contemplada como un sistema de relación vivo, con sus equilibrios y desequilibrios, con sus etapas de crecimiento y también de estancamiento, fue perfilando un camino terapéutico donde el paciente designado (portador del síntoma) no resultaba ni más ni menos importante que el resto de los miembros familiares. El terapeuta familiar no trata al (paciente) que es portador del síntoma, sino que su trabajo va dirigido a restablecer el flujo relacional familiar, de tal manera que la consecución de una estructura de funcionamiento más adecuada sea la que devuelva la homeostasis perdida, que hizo factible la génesis de uno o varios síntomas en uno o varios miembros del sistema familiar. Saber de esta capacidad que tiene todo sistema de auto regularse utilizando sus propios recursos y encontrar así un nuevo equilibrio, resulta básico para una mejor comprensión de la dinámica familiar y la de cualquier otro organismo vivo. El terapeuta familiar confía plenamente en las capacidades de reorganización y regulación de la familia como sistema vivo y en crecimiento. La búsqueda primordial de la terapia familiar consiste en liberar posibilidades no utilizadas o infrautilizadas del grupo familiar. La terapia es la búsqueda de lo que no se conoce, pero todo lo que en realidad llega a

74

descubrir la familia junto al terapeuta ya estaba allí desde antes. Lo único que hace el terapeuta -y no es poco- es accionar los mecanismos que ya se encontraban en el propio sistema. El terapeuta familiar es un facilitador para la familia. Un profesional que se compromete con el problema que hace sufrir a un conjunto de personas relacionadas entre sí y que intenta, con la colaboración de todos, allanar un camino que resulta demasiado doloroso para ser andado a diario. En el capítulo I del Código de Ética del Colegio de Psicólogos de Tucumán, se destaca: De los derechos de los consultantes. 2- Secreto Profesional. 2.9- “Cuando comparta información confidencial como resultado del trabajo en equipo o por características de la institución en que se desempeña, la obligación de guardar secreto se extiende a todos los profesionales participantes.” Un momento con fuertes implicaciones éticas en este campo es la confidencialidad, es conocido que nuestra profesión basa su trabajo en la información generalmente confidencial, reservada, que nos es aportada. La reserva con que ha sido tratada la información en la psicoterapia comenzó a modificarse cuando en 1948, John Rosen hace la primera transcripción textual de una entrevista psicoterapéutica y luego difundió el empleo de la cámara Gessell para el estudio de las familias de esquizofrénicos. Es fundamental solicitar consentimiento para trabajar con el equipo de supervisión tras el espejo unidireccional, o en la misma sala cuando no se tiene cámara Gessell, o para realizar grabaciones en caso que la supervisión no se realice en vivo. Aunque se explique lo necesario y ventajoso de esta, debemos atenernos a la decisión familiar. Aquí existen dos posiciones, una que no realiza sesión sin grabación por temor a las demandas de daño y la que sostengo, basada en obtener el mayor beneficio para la familia, por lo que una negativa de este tipo nunca nos llevaría a suspender un tratamiento. Considero que es absolutamente anti ético ocultar o informar insuficientemente sobre los supervisores por temor a una negativa. Es importante remarcar la importancia de preservar a la familia, cuando se hace uso del material de audio, video y cámaras Gessell recogido durante las entrevistas, ya sea para la investigación, supervisión o docencia (por ejemplo, no exponiéndolo en el país de donde la familia es originaria, o valerse de recursos tecnológicos para distorsionar u ocultar rostros, etc.). En el capítulo II dicho Código sostiene: Responsabilidad en las relaciones profesionales. 3- Con los consultantes. 3.1. “El psicólogo es consciente de la posición asimétrica que posee frente a sus consultantes y no hace uso de su influencia para el logro de fines ajenos a la práctica.” En psicoterapia se modifica a los otros, la tarea del terapeuta no es ayudar a las personas a comprenderse, ya no es un consultor como en los albores del método, sino un modificador de pautas de relación disfuncionales. Se plantea que estas técnicas encierran el peligro de ser manipulativas pero no es así. En la manipulación se realiza una acción sobre los otros para obtener un beneficio personal, contrariamente actuamos éticamente cuando influimos terapéuticamente para lograr un cambio al servicio de los consultantes. Cambios que se establecen como metas y se proponen a la familia, pudiendo esta aceptarlas o rechazarlas, eligiendo su propio camino. El Código de ética, en el apartado referido a la declaración de principios, plantea: C- Compromiso profesional y científico. “El constante desarrollo personal, científico, técnico y ético es garantía de idoneidad que contribuye al prestigio de la profesión y a la optimización del servicio que brinda. La realización de una psicoterapia personal da garantía de la preservación de su salud y la de aquellos con quienes trabaja, al igual que la supervisión del trabajo realizado”.

En estrecha relación con este punto, debemos remarcar que, como en toda situación de interacción, la dinámica relacional propia del sistema de supervisión emerge en el entrelazamiento de la construcción individual con la co-construcción. Como la construcción individual y la co-construcción son dos procesos simultáneos y recursivos, todos los participantes son coautores de la coordinación de acciones y de significados dentro de los cuales se generan los procesos individuales. Esto implica que en la supervisión se develan los marcos teóricos, los prejuicios, los valores, la ideología y las vivencias previas del terapeuta, relevantes para el adecuado manejo del caso, al tiempo que se meta observan las pautas de interacción entre los distintos actores y se reflexiona sobre las formas de conducir la conversación, tanto en la terapia como en la supervisión. Hay otro tipo de secreto que se potencializa en el tratamiento del grupo familiar, la información que nos es trasmitida por uno o más miembros con el pedido expreso, de que otro o todo el resto de la familia no llegue a enterarse, solicitud que generalmente tratan de hacerla fuera de la sesión de psicoterapia. Ejemplos comunes son: un hijo adoptado, o producto de una infidelidad o la propia infidelidad, etc. Defiendo la necesidad de análisis e interpretación de todo lo que sucede en el sistema terapéutico, por lo que en una situación así sería necesario preguntarnos, ¿por qué y para qué lo hacen? El criterio para dirimir este conflicto es evitar confesiones que limitan las posibilidades de intervención terapéutica, pero si las escuchamos debemos comprometernos con su preservación y sólo violarla por iguales motivos que nos obligan a romper al secreto profesional con un paciente individual. Otro aporte, que quisiera resaltar es el que desarrolla el equipo de Milán (Mara Selvini-Palazzoli, Giuliana Prata), para la coordinación de la sesión terapéutica. Trazan tres directrices: Hipótesis, Circularidad y Neutralidad Considero necesario, remarcar la importancia de la neutralidad del profesional. Por neutralidad se entiende la capacidad del terapeuta de no tomar partido por ninguno de los miembros de la familia y de no proferir evaluación alguna. Cuanto más asimila el terapeuta la epistemología sistémica, más interesado está en provocar realimentaciones y recoger informaciones, y menos en hacer juicios moralistas de cualquier clase. El hecho de emitir un juicio cualquiera, sea de aprobación o de desaprobación, implica, implícita e inevitablemente, una alianza con alguna de las partes. Es imprescindible poner especial cuidado en captar y neutralizar lo antes posible cualquier tentativa de coalición, seducción o relación privilegiada con nosotros realizada por algún miembro o subgrupo de la familia. El terapeuta sólo puede ser efectivo en la medida en que se coloque y mantenga en un nivel diferente (meta nivel) del de la familia. Existe otro aspecto muy vinculado a la ética en la clínica que es la calidad de vida. En la psicoterapia familiar este concepto nos plantea una contradicción, que requiere de una posición teórica pero con implicaciones éticas, que se puede plantear como una serie consecutiva de interrogantes: ¿Dónde finalizamos el tratamiento? ¿Terminamos cuando se resuelve el problema que los trajo a nosotros? ¿Continuamos las sesiones trabajando sobre otras áreas disfuncionales y así aumentar su calidad de vida? Diferentes escuelas teóricas dan respuestas opuestas, los estratégicos dicen que basta con solucionar el problema, los estructuralistas que hay que continuar hasta arreglar la “estructura familiar”, es decir, hasta el final. Considero que se le debe dar la opción al grupo familiar, que éste sea quien tome la rienda de su elección y haga valer la autonomía que ha alcanzado durante el tratamiento. Existe también un freno propiamente ético en nuestra interacción con la amplia gama de sistemas familiares a que nos enfrentamos. Se presenta cuando aparecen normas y conductas en la familia que están en absoluta e irreconciliable contradicción con nuestros patrones, ello se acepta como una contraindicación para tratar a una familia. Queremos resaltar que no debe abusarse de

75

esta contraindicación y debe resguardarse para casos excepcionales, salvando esto con profesionalidad y a partir de una amplia cosmovisión que nos permita ser empáticos. En otras palabras, considero que en este momento histórico, cuando la sociedad ofrece tan amplio “menú” de modalidades de ayuda y de servicios para aliviar el sufrimiento psíquico, es indispensable para quienes pretendemos darle a nuestra práctica un carácter verdaderamente disciplinar, ser capaces de dar cuenta con rigor académico de aquello que hacemos, más aún cuando el ejercicio de la psicoterapia está siempre en el perímetro de las prácticas de poder. Porque creo además que sólo si los consultantes y los demás profesionales conocen el sentido de nuestro proceder, podremos cumplir con el imperativo ético de hacer de la psicoterapia una relación transformadora de sujetos libres en colaboración. No se agotan con este análisis los numerosos asuntos que se hallan en la intersección entre ética y psicoterapia de familia, sólo propongo un debate que lo enriquezca. Las vías fundamentales para promoverlo deben ser la investigación y el intercambio científico profesional en diferentes foros.

ESTUDIO DESCRIPTIVO DE TECNODEPENDENCIA EN SUJETOS DE 12 A 30 AÑOS
Luque, Leticia Elizabeth; Gómez, Raúl Angel; Gonzalez Verheust, Maria Cristina Universidad Nacional de Córdoba. Argentina

BIBLIOGRAFIA ACKERMAN N. (1988) Diagnóstico y Tratamiento de las relaciones familiares. 4° edición. Paidos. Buenos Aires. ANDOLFI, M. (1987) Terapia familiar. Paidós. Barcelona. BARRIOS OSUNA I. (2000) Pensamiento médico y ética clínica contemporánea. Lecturas de Filosofía, Salud y Sociedad. La Habana: Editorial Ciencias Médicas. La Habana. BATESON, G. (1976). Pasos hacia una ecología de la mente. Lohe. Buenos Aires. CASTIÑEIRA A, LOZANO J P. (2002) ¿Qué puede aportar el debate ético contemporáneo a los científicos? Temas contemporáneos. España: Editorial Proa. España. CÓDIGO DE ÉTICA. Colegio de Psicólogos de Tucumán. DRAVE J.F. (1990) Métodos de ética clínica. Bioética. Temas y perspectivas. OPS. N° 527. Washington. HALEY, J (2005) Terapia para resolver problemas. Editorial Amorrortu. Argentina. HALEY, J. (1980). Terapia no convencional. Las técnicas psiquiátricas de Milton H. Erickson. Amorrortu. Buenos Aires. HOFMAN L. (1987) Fundamentos de la Terapia familiar. Un marco conceptual para el cambio. Fondo de Cultura Económica. México. MINUCHIN, S. (1982). Familias y terapia familiar. Gedisa. Buenos Aires. MINUCHIN, S. & FISHMAN, H.C. (1984). Técnicas de terapia familiar. Paidós. Barcelona. LEBENSOHN, F. Ciclo de Vida Familiar. PELLEGRINO E. D.(1990) La relación entre la autonomía y la ética. Temas y perspectivas. OPS. N° 527. Washington. PEYRU, G. y BRUSCA J. (1992) “Los derechos de los pacientes en psicoterapia”, Revista Psicologías en Buenos Aires. Año 1 N°4. SALEM, G (1990).Abordaje terapéutico de la familia. Editorial Masson. España. SELVINI-PALAZZOLI, M. (1990). Los juegos psicóticos en la familia. Paidós. Barcelona. SELVINI-PALAZZOLI, M., BOSCOLO L., CECCHIN, G. & PRATA, G. (1988). Paradoja y Contraparadoja. Paidós. Barcelona. WATZLAWICK, P. (1997) Teoría de la comunicación humana. Editorial Herder. España.

RESUMEN El uso problemático de las tecnologías de información y comunicación es considerado una adicción comportamental (Echeburúa et al, 2009). Dada la importancia de las TIC en la vida actual, el objetivo ha sido analizar la existencia de tecnodependencia en sujetos de 12 a 30 años de edad, en una localidad del interior de Córdoba, mediante de la escala de Dependencia Psicológica a las Tecnologías. Se detectó un 5.3% (sobre n=231) de sujetos que cumplen todos los criterios de uso abusivo de las distintas tecnologías. A su vez, un 66% cumple todos los criterios de uso problemático de teléfonos móviles, siendo esta la TIC de mayor poder adictivo. Los “tecnodependientes” son en su totalidad varones y el 80% son mayores de 18 años, con porcentuales más elevados en los sujetos de más edad. Esta adicción comportamental requiere de acciones preventivas, en todos los niveles y con todos los grupos etarios, que favorezcan el uso de las TIC sin dependencia psicológica de las mismas. Palabras clave Tecnodependencia Adicciones Tecnologias ABSTRACT DESCRIPTIVE STUDY OF PROBLEMATIC USE OF TECHNOLOGIES IN SUBJECTS 12-30 YEARS OLD The problematic use of information and communication technologies is considered a behavioral addiction (Echeburúa et al, 2009). Because of the importance of ICT in the everyday, the objective was to analyze the existence of “techno-addiction” in people 12 to 30 years old, in a small town of Cordoba, by the scale of psychological dependence on technology. 5.3% was detected (N total = 231) of subjects who met all the criteria of abuse of various technologies. In turn, 66% met all the criteria of problematic use of mobile phones being the most addictive ICT. The “tecnodependientes” are all the men and 80% are over 18 years, with higher percentage in older subjects. This behavioral addiction requires preventive actions at all levels and all age groups, encouraging the use of ICT without psychological dependence on them. Key words Techno-addiction Addictions Technologies

INTRODUCCIÓN El hombre, en tanto animal social, tiene necesidad de comunicarse con los demás y a esta necesidad responde la creación de los medios de comunicación. La evolución de estos medios llevó a que el hombre pasara de tener contacto con las tecnologías por necesidad a estar en permanente contacto con estas, dando origen a nuevas necesidades (Petit & Cilimbini, 2009). Las tecnologías de comunicación e información son de uso fácil, accesible e imprescindible; se han convertido en verdaderas prótesis (en particular el teléfono móvil) que facilitan tareas, a la vez que absorben el tiempo humano (el tiempo de ocio y el que se roba de otras actividades). Para algunas personas, inclusive, son el objeto adictivo sobre el que gira su adicción comportamental (Alonso-Fernandez, 2003; Echeburua, Labrador & Becoña, 2009). Estas tecnologías configuran un objeto susceptible de a) generar deseos patológicos con frustración por la falta de consecución de uso, b) riesgo de aislamiento, con consecuencias en la vida coti-

76

diana del usuario, y c) falta de conciencia del uso excesivo por parte del abusador pero generadora de quejas en el entorno social cercano (Luque, 2010). Cada una de ellas (computadoras, internet, teléfono móvil, videojuegos, televisión, mp3-7), es generadora de comportamientos compulsivos, tolerancia, síndrome de abstinencia y se producen consecuencias indeseables o negativas a raíz de la falta de control del impulso de uso y adquisición. Sin embargo, existen sujetos que no cumplen por separado los criterios de uso problemático de cada tecnología (Luque, 2010), lo que lleva a suponer la existencia de tecnodependientes; es decir, personas que no son adictos o dependientes de una sola de estas tecnologías, pero que sí lo son de todas o de varias a la vez. Por lo anterior, el objetivo ha sido detectar y describir tecnodependencia en sujetos que usan tecnologías de información y comunicación, de 12 a 35 años de edad, de localidades del interior de Córdoba. MATERIALES Y MÉTODOS Siguiendo a Hernandez, Fernandez y Baptista (2003), se efectuó un estudio exploratorio descriptivo, no-experimental. Se aplicó la primera versión de la escala de dependencia psicológica a las tecnologías, desarrollada por Luque y Gómez (2010). Se recolectó también información sociodemográfica y de uso de tecnologías (horas diarias de uso de cada tecnología y formas de uso, la posesión personal, la adquisición y la actualización de tales dispositivos). La muestra se conformó de manera accidental con 231 sujetos, de nivel socioeconómico medio, de 12 a 30 años de edad, de una localidad del interior de la provincia de Córdoba, siendo requisito de inclusión el uso y posesión de alguna TIC. RESULTADOS El 57% de los sujetos tiene entre 12 y 18 años; el 50,5% es de sexo masculino. El 73,5% es estudiante. El 96% afirmaron tener una computadora es sus hogares, aunque solo un 29% tienen una computadora que le pertenece. Un 75,5% posee algún dispositivo de audio(mp3/mp7). 54,5% poseen en sus casas algún aparato de videojuegos (playstation, family game, gameboy, etc). Un 65% tiene entre 2 y 3 televisores en sus hogares, y el 57%, mira entre 1 y 3 horas por día. Un 73% poseen su propio teléfono móvil y un 68% posee en el mismo, tecnologías avanzadas (infrarojos, bluetooth, etc). En relación con internet, un 24% afirma que internet suele permitirle escapar de situaciones desagradables; el 4,5% afirma dormir menos para estar más tiempo conectado. Un 12,5% considera que internet interfiere en sus actividades académicas; para el 8,5% interfiere en sus actividades diarias y para al 4,5%, interfiere en sus actividades familiares. El 21% pasa conectado a internet más tiempo de lo pensado; el 54,5% lo utilizan entre 1 y 3 horas para su entretenimiento. En cuanto a los videojuegos, el 50% afirmó que éstos nunca le quitaron el sueño; un 15% se engancha con cualquier video juego. El 80% afirma que juega menos de 3 horas diarias y un 20% también juegan en bingos y tragamonedas. Un 15% se interesa en tener los últimos juegos siempre. El 40% juegan prioritariamente solos; al 44,5% le gustan los juegos de estrategias y a solo un 1% le agradan los de contenido pornoeróticos. El 13% reconoce enviar sms sin razón comunicativa y el 22% señala que el principal motivo para enviar sms es estar aburrido. El 21% atiende su teléfono móvil en cualquier sitio y circunstancia; el 73% mantiene su teléfono encendido siempre. Un 11% piensa que su vida cambiaría desfavorablemente si no tuviesen un teléfono móvil. En relación con la televisión, el 33% se molesta cuando se pierden algún programa y el 16,5% reconoce que su entorno social le reclama que está siempre mirando tv. El 30% mira más de 3 horas diarias de televisión. Un 35,5% consideran que el teléfono móvil siempre influye negativamente en su vida privada; el 20% buscan tener la última tecnología en audio y video; el 11% se actualiza en las tecnologías que saldrán para estar pendiente de lo más nuevo; el 17,5% se esfuerza por comprar la última tecnología en telefonía y/o computación.

El 13,5% ni bien se levanta enciende siempre su computadora. El 6.5% de los sujetos cumplen los criterios de uso patológico de internet, y un 34% tiene conductas de riesgo. El 5% de los sujetos cumple con todos los criterios de uso abusivo de videojuegos, y 22% tiene conductas de riesgo. El 66% realiza uso compulsivo del teléfono móvil, a lo que se suma un 28.5% que tiene conductas de riesgo. El 16% de los sujetos cumple todos los criterios de teleadicción y el 29% tiene conductas de riesgo. El 18.5% realiza uso problemático de otras tecnologías, particularmente dispositivos de audio (mp3/4/5), y un 26% presenta conductas de riesgo. El 29.5% de los sujetos presenta una actitud favorable hacia las tecnologías, mientras que solo un 19.5% posee una actitud desfavorable hacia las mismas. Sobre el total de la población se ha detectado un 5.3% de tecnodependientes, que utilizan compulsivamente internet, los videojuegos, el teléfono móvil y la televisión, además de otras tecnologías como los dispositivos de audio, la computadora, las notebooks, etc. En este grupo, el 100% es de sexo masculino, el 100% tiene actitud positiva hacia las tecnologías, el 90% solo estudia, y el 80% tiene más de 18 años. DISCUSIONES Y CONCLUSIÓN Se encontró que sobre el total de la población un 5.3% es tecnodependientes. Estos sujetos utilizan compulsivamente todas las TIC que se han estudiado: computadoras, internet, videojuegos, teléfono móvil, la televisión y otras tecnologías como los dispositivos de audio. A esto se suman los sujetos que tienen comportamientos de riesgo en algunas y uso compulsivo en otras (31%). El dato, desde el punto de vista estadístico, puede parecer irrelevante o poco significativo, mientras que desde la clínica psicológica es preocupante, en particular si se considera estamos hablando de una adicción comportamental y que los datos provienen de una población de menos de 50000 habitantes. Es preciso destacar que no son adolescentes los que presentan tecnodependencia, sino los sujetos adultos con capacidad para adquirir y libertad para usar la tecnología a su antojo. Algunos especialistas postulan que cualquier conducta normal placentera, es susceptible de convertirse en un comportamiento adictivo (Alonso-Fernandez, 2003; Echeburúa et al, 2009), y esto ocurriría con el uso de las tecnologías cuando solo se encuentra bienestar y/o alivio de malestar a partir de dicho uso. La televisión se mantiene como una TIC altamente adictiva; sigue siendo preocupante porque es la que menos interactividad posee y por consiguiente, la que produce más alteración del comportamiento social de los sujetos. El teléfono móvil ha desplazado a internet en su uso masivo y compulsivo, y se explica esto por la evolución que han sufrido las distintas prestaciones que provee este dispositivo; siendo el más interactivo, se comprende que sea el más utilizado; no obstante, su uso compulsivo implica que dicho uso es no-instrumental (ejemplo: se envían mensajes porque se está aburrido y sin ninguna finalidad comunicativa) y además de que altera otras actividades (ej: comer, dormir, amar, compartir actividades). A las tecnologías en general se les atribuyen cualidades positivas dentro de un uso adecuado - adecuado para la finalidad que se les asigna originalmente -; lo cierto es que algunas han terminado contribuyendo del modo contrario: No obstante, no puede suponerse que esto es un problema de las tecnologías per se. Entendemos que la tecnología no es nociva en sí misma, sino que el traspasar los límites del uso adecuado es lo que se transforma en un problema cuando se pierde el control. Pero este problema no es propio o exclusivo de la población estudiada; los datos en esta población relativamente pequeña se muestran en consonancia con datos provistos por otros estudios nacionales e internacionales (ver datos reportados por Echeburúa et al, 2009, y Luque, 2010). Es una problemática actual que requiere de acciones inmediatas, debido al impacto que las TIC tienen a nivel social. El problema es el abuso en el uso de las TIC y la función de paliativo de la soledad y otros problemas afectivos, que se les está asignando. Es un problema humano y social que requiere respuestas clínicas y sanitarias, porque tiene base en los problemas de relación y comunicación de la sociedad hipermoderna.

77

BIBLIOGRAFIA ALONSO-FERNANDEZ, F. (2003). Cap.XIV: El espectro adictivo de Internet y otras tecnologías. En Las nuevas adicciones. Madrid: TEA. Pp.263-285. ECHEBURÚA, E.; LABRADOR, F. & BECOÑA, E. (2009). Adicción a las nuevas tecnologías en adolescentes y jóvenes. Madrid: Pirámide. HERNÁNDEZ SAMPIERI, R. FERNÁNDEZ COLLADO, C. & BAPTISTA LUCIO, P. (2003) Metodología de la investigación. (Tercera edición) Colombia. Mc. Graw – Hill Intenational Editions. LUQUE, L. (2010). Cap: Dependencia psicológica hacia las tecnologías de la información y la comunicación. En M.Barrón (2010) Adicciones, nuevos paraísos artificiales. Córdoba: Brujas. Pp.115-127. LUQUE, L. & GÓMEZ, R. (2010). Versión preliminar de la escala de dependencia hacia la tecnología. Revista Conexiones, 19(2), may10. PETIT, C. & CILIMBINI, A. (2009). Medios y tecnologías de la información y la comunicación. Socialización y nuevas apropiaciones. Córdoba: Brujas.

EL DESEO DEL ANALISTA EN LA CLÍNICA CON NIÑOS
Martinez Liss, Mariana Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN La idea de este trabajo es ubicar en un caso clínico la posición en la que llega a la consulta una niña de 6 años para luego plantear que es por medio de la operatoria del deseo del analista que se produce en el tratamiento analítico mismo la constitución subjetiva. La hipótesis que orienta este trabajo está sostenida en entender que en las “Dos notas sobre el niño” Lacan no define dos estructuras clínicas cuando postula dos posiciones alternativas para ubicar a un niño sino que habla de dos modalidades diferentes de respuesta: “el síntoma del niño está en posición de responder a lo que hay de sintomático en la estructura familiar”. Entonces, el síntoma del niño es respuesta, ya sea a la articulación de la pareja o bien a la subjetividad de la madre. Palabras clave Deseo Analista Síntoma Niño ABSTRACT THE DESIRE OF THE ANALYST IN CHILDREN TREATMENT The idea of this work is to locate in a clinical case the position in which a 6-year-old girl comes to the consultation and then to raise that it is by the operative of the desire of the analyst that it produces in the analytical treatment itself the subjective constitution The hypothesis that orientates this work is supported in understanding that in Two notes on the child Lacan does not define two clinical structures when he postulates two alternative positions to locate a child but he speaks about two different modalities of answer: “ The symptom of the child is in position to answer to what exists of symptomatic in the familiar structure “. Then, the symptom of the child is an answer or to the articulation of the couple either to the subjectivity of the mother. Key words Desire Analyst Symptom Child

En las “Dos notas sobre el niño” Lacan plantea que: “el síntoma del niño está en posición de responder a lo que hay de sintomático en la estructura familiar”. El síntoma del niño es respuesta, ya sea a la articulación de la pareja o bien a la subjetividad de la madre. Estas dos posiciones pueden pensarse como dos modos diferentes en los que se articula la subjetividad del niño que se deducen del modo de presentación del niño articulado al discurso del Otro. Dos posiciones que no llevan a un diagnóstico de estructura sino que implican diferentes modalidades de relación al Otro y que dan cuenta del modo en el que se articuló la respuesta al encuentro con el Otro. Para pensar estas dos posiciones es necesario ubicar lo que Lacan plantea en “Dos notas sobre el niño” respecto a la constitución subjetiva: relaciona la función de la familia a lo irreductible de una transmisión y dice que esto implica la relación a un deseo que no sea anónimo. “La función del padre y de la madre se juzgan según una tal necesidad. La de la madre: en tanto sus cuidados están signados por un interés particularizado, así sea por la vía de sus propias carencias. La del padre, en tanto que su nombre es el vector de una encarnación de la ley en el deseo”. Articulación de función materna y función paterna: anudamiento deseo-ley. Ambas funciones implican una transmisión que conlleva un posicionamiento respecto de la castración. Ambas, se recortan en relación al deseo como no anónimo que implica la oferta de un lugar. El deseo en tanto falta posibilita la

78

instauración de un lugar. Es posible deducir de la primera modalidad planteada, una articulación de funciones, en cambio cuando lo sintomático responde a la subjetividad de la madre nos confrontamos con lo que Lacan denomina “relación dual” Es interesante leer las “Dos notas sobre el niño” a la luz de lo que Lacan plantea en el Seminario 16 ya que abre a una nueva perspectiva para pensar la constitución subjetiva. Allí Lacan plantea que “nuestra relación al Otro es una relación más candente” y que el sujeto no se inscribe más que a partir de una articulación, un pie afuera, un pie adentro del campo del Otro. Plantea que el sujeto es aquel que borra sus trazas. Dice: “El sujeto, esos son los modos mismos por los cuales, como impresión la traza se encuentra borrada”. Respecto de la relación: TrazaOtro, postula:” Un ser que puede leer su traza. Esto basta para que él pueda reinscribirse en otra parte que allí de donde la trajo. Esta reinscripción es allí el lazo que lo hace desde entonces dependiente de Otro cuya estructura no depende de él. Entonces la dependencia del Otro es segunda respecto del encuentro de cuerpos que denomina relación candente. Por otro lado, plantea que el significante nace de esas trazas borradas y ubica a la traza como soporte del objeto a. Entonces, siguiendo esta lectura, el sujeto, el objeto a, el significante y el Otro serían efecto de la traza borrada. P llega a la consulta a los 6 años. La mamá de P tiene una hija de 15 años cuyo padre nunca se enteró de ese embarazo. Con el padre de P la madre convivió durante varios años, se separa antes de saber que estaba embarazada y, una vez enterada, no le dice nada. La madre cuenta que a los 6 meses P comienza a sufrir desmayos. Cuando P tiene un año la madre viaja durante 8 meses. P se queda con la abuela y no se desmaya. Cuando vuelve la madre, ni ella ni P se reconocían. La madre dice de P: “no maduraba, no era normal, no razonaba como otros chicos, no caminaba, no me entendía cuando le hablaba, rompía los juguetes, hacía destrozos”. Los estudios neurológicos realizados descartaron trastornos orgánicos. La madre dice: “la culpa la tuve yo, no puse límites ni la estimulé por miedo a los desmayos, creo que se enojaba porque yo no le llevaba el apunte, entonces se desmayaba”. Agrega que actualmente P no habla o habla cortado, no forma frases completas y todo lo expresa con las manos. En relación al padre, pregunto que sabe P de él. Responde que a veces P pregunta por qué a ella no va a buscarla el papá al jardín. Ella no sabe que decirle. En la primera entrevista con P me presento y ella dice: “ya te conocía, te ví en tu casa, yo estaba en tu casa y vos acá “. Noto que no se le entiende bien cuando habla, tanto en la pronunciación como en el modo de construir las frases. Luego de una serie de entrevistas en las que sacaba todos los juguetes sin interesarse por ninguno, comienza a armar un juego. Toma la cartuchera y separa lápices y crayones, me da los grandes a mí y ella se queda con los chicos. Con la tijera corta los crayones, cuando no puede hacerlo me pide ayuda. Continuó cortando los crayones durante varias entrevistas. En una sesión posterior saca los lápices, separa los chiquitos para ella y los grandes para mí y me pregunta mi nombre. Le digo mi nombre y mi apellido y le pregunto a ella el suyo a lo que responde con su nombre y su apellido materno y paterno anteponiendo un “de“ a éste último. Cabe aclarar que ella lleva solamente el apellido materno. Luego propone hacer una casa cada una con los crayones sobre el escritorio. Le pregunto cómo se llama la casa y quien vive allí. Se llama chiquita y viven unas primas y su papá. Cuando le pregunto por el nombre de su papá responde con el apellido con el que se había nombrado anteriormente. En la sesión siguiente vuelve a separar los lápices, pide una hoja y dice que va a dibujar mi nombre pero decide dibujar el suyo. Me pide que se lo escriba y lo escribo tal como ella se había nombrado. Después dice: “voy a hacer un puntito como yo”. Le pregunto cómo se llama el puntito y responde: “como yo, puntito”. Hace 3 puntitos más y me indica dibujar a mí también, dibujamos juntas. Luego me pide que haga una casa chiquita mientras separa los lápices para luego juntarlos. Finalmente dice: “ahora son amigos”. A partir de entonces lo que insiste, en el marco de diferentes juegos, es la cuestión del nombre: ella se nombra con su apellido

materno y paterno y a mí me nombra Mariana Liss y en diversas oportunidades me pregunta mi nombre mientras jugamos. También comienza a pedirme que le dibuje determinadas cosas: un papá, una casa, una nena. Al finalizar las sesiones le doy los dibujos que yo hice y le pido que me deje los de ella. Más adelante realiza una serie de dibujos que hace diferencia con los anteriores: en uno hace un círculo y dice que es una casa, dentro de ésta traza dos círculos más que son la puerta y la ventana. En otro me dibuja a mí, hace la cabeza, la cara, los brazos, las piernas y el cuerpo, que no cierra pero que pinta de todos colores. Paralelamente se despliegan nuevos juegos: jugamos a amigas que se visitan, entrando y saliendo del consultorio y a mirar por la ventana escondiéndonos si alguien mira. Además pide que la acompañe al baño pregunta la hora durante las sesiones y se niega a irse una vez finalizadas las mismas. Cuando P llega a la consulta está claramente ubicada como objeto del fantasma materno, esto es, respondiendo a la subjetividad de la madre. Relación dual que la deja expuesta a “un mayor soborno en el fantasma”, en esta posición el niño realiza y revela la verdad del objeto a dándole cuerpo y quedando de este modo “expuesto a todas las capturas fantasmáticas”. Podemos pensar que el modo de presentación de esta niña, frases interrumpidas, incoherencia en el sentido de las mismas, desorganización témporo-espacial, imposibilidad del armado de una escena de juego, dan cuenta de la primer marca, resultado de ese encuentros de cuerpos que Lacan denomina relación candente. Ya representarse como puntito, luego del corte de los lápices, da cuenta de cierta elaboración, nueva marca. Efecto de la confrontación de cuerpos que vehiculiza un deseo no anónimo que signa tanto la función materna como paterna y se encarna en el analista. Marca que luego será borrada, (en el sentido del sujeto es aquel que borra sus trazas) entre el dibujo del nombre y la escritura del nombre propio, no sin haber jugado ya con el nombre de su analista. Lo podemos pensar como momento fundante, inaugural, nuevo, efecto de la contingencia que implica el encuentro. Es el corte de los lápices el que permite la serie: puntito, dibujo del nombre, escritura del nombre al tiempo que posibilita el despliegue de una escena que da cuenta de su padecimiento; se inaugura una dimensión propia, más allá de los dichos de la madre acerca de los trastornos que presenta. El efecto de este trabajo es la constitución subjetiva en el dispositivo analítico mismo. ¿Qué entendemos por constitución subjetiva? Lo podemos pensar, primero como sostenida en la posición del analista, que, en tanto deseo no anónimo, posibilita el anudamiento de RSI. Posición del analista articulada también a lo que plantea Lacan en el Discurso de clausura de las jornadas sobre las psicosis en el niño: “hay que oponerse a que sea el cuerpo del niño lo que responde al objeto a”. Entonces la dirección de la cura se sostiene en este postulado que implica una posición ética y que sostiene el trabajo analítico y apunta a lograr un mayor grado de subjetividad En relación al trabajo con P lo podemos ubicar en relación a tres ejes solidarios uno del otro: -Constitución del cuerpo: En RSI, Lacan plantea: “el cuerpo no entra en le perspectiva analítica más que en tanto hace orificio y que se anuda a algo S o R.” En el Seminario 23: “las pulsiones son el eco en el cuerpo del hecho de que hay un decir”. Entonces, el cuerpo es cuerpo agujereado, cuerpo con orificios pulsionales. La imagen del cuerpo es respuesta al cuerpo agujereado. Para que haya cuerpo constituido entendido en relación a la pulsión es necesario que haya un decir que lo sostenga. De otro modo, no habría resonancia corporal. La resonancia es efecto de un decir, de allí eco, pulsión, posibilidad de anudamiento. Del puntito como imagen sin soporte al dibujo de la figura humana. -Constitución del espacio- tiempo: Lacan en el Discurso de Clausura dice que la construcción del espacio tiene algo de lingüístico. P pasa del continuo al corte: del “ya te conocía”, a una escena de la cual se sale y se entra jugando. -Surgimiento del nombre propio que da cuenta del borramiento de las trazas y de un simbólico anudado. Del “puntito”, al dibujo del nombre para concluir en la escritura del nombre. La constitución del cuerpo, del espacio- tiempo y el surgimiento del nombre propio son efecto del encuentro que se produjo en el trabajo analítico y que estuvo orientado por el deseo del analista

79

que hace jugar la falta ofertando un lugar al tiempo que apuesta a rescatar la subjetividad allí en juego, augurando, de este modo, un lugar diferente a ese sujeto a advenir. Es importante que el diagnóstico diferencial pensado respecto de las estructuras clínicas quede en suspenso dando lugar así a la posibilidad nueva que ofrece el encuentro con un analista. De este modo se abre la perspectiva para el niño de concluir una respuesta que será efecto de dicho encuentro. Que un niño se presente respondiendo al fantasma materno o a la articulación de lo que Lacan llama la pareja parental no define una estructura clínica sino que dice de cómo fue deseado. En la “Conferencia en Ginebra sobre el síntoma”, Lacan plantea: “Sabemos muy bien en el análisis la importancia que tuvo para un sujeto, vale decir, aquello que en ese entonces no era absolutamente nada, la manera en que fue deseado… la manera en que le ha sido instilado un modo de hablar no puede sino llevar la marca del modo bajo el cual lo aceptaron los padres. ..un niño no deseado, en nombre de un no sé qué que surge de sus primeros bullicios, puede ser mejor acogido más tarde. Esto no impide que algo conserve la marca del hecho de que el deseo no existía antes de cierta fecha”. Más tarde en el encuentro con un analista, se conserva la marca y se borra la marca: se equivoca la traza.

LA EXPERIENCIA DE SER MADRE EN MUJERES CUYAS PAREJAS SON INFÉRTILES
Maux, Ana Andrea; Gurgel, Fernanda Fernandes Universidade Federal do Rio Grande do Norte. Brasil

BIBLIOGRAFIA LACAN, J.: “Dos notas sobre el niño”. Intervenciones y textos 2. Manantial LACAN, J.: “Le Séminaire”, livre 16. « D‘ un Autre à l’ autre » LACAN, J.: “Discurso de clausura de las jornadas sobre las psicosis en el niño”. El analiticón LACAN, J.: “El Seminario”, libro 22. “ R. S. I.”. Inédito LACAN, J.: “El Seminario”, libro 23. “El sinthome”. Paidòs LACAN, J.: “Conferencia en Ginebra sobre el síntoma”. Intervenciones y textos 2. Manantial.

RESUMEN A pesar de todos los cambios en relación con los roles sociales ejercidos por la mujer, la maternidad sigue configurado como una de las principales funciones que espera desarrollar en algún momento de su vida. Esta investigación se dirige a comprender la experiencia de ser madre para aquellas mujeres cuya pareja es infértil. Apoyado por la teoría fenomenológico-existencial y el uso de la narrativa como instrumento metodológico, han participado cinco madres adoptivas. Los resultados muestran que, en los casos de infertilidad masculina, hay una tendencia a que las mujeres también asumir la condición de infértil. La adopción empieza a ser vista como una alternativa para cumplir el deseo de ser madre y garantizar la continuidad de su relación amorosa. A través del cuidado del niño Ella se descubre como madre y isto trae un nuevo significado a su vida. Sin embargo, también existe la frustración, a veces acompañado de sufrimiento, debido a la falta de embarazo y de parto. Por último, el estudio da lugar a reflexiones acerca del hecho de que, para realizarse como madre, una mujer no tiene necesariamente, que engendrar a los hijos, siendo la maternidad una de las muchas oportunidades que se le presentan, y que puede elegir, o no, realizar. Palabras clave Género Maternidad Adopción Infertilidad ABSTRACT THE EXPERIENCE OF BEING MOTHER WOMEN WHOSE HUSBANDS ARE INFERTILE Even with all changes related to the social roles that woman had performed the motherhood still configures it like one of the main roles that she hopes to play in some moment of her life. This research aimed to understand the experience of being mother for adoption in the case of fertile women, but whose partner is infertile. Supported by existential-phenomenological theory, used it the narrative, how methodological instrument. Participated five mothers of adoption. The results showed that in the selfish training, the woman to see herself how whose role principal is to generate children. In male infertile case is a tendency that the woman strikes the infertile status too. The adoption is an alternative to fulfill her desire of being a mother and guarantee the continuity of her love relationship. Through motherly care, the woman discovers herself as a mother, what brings a new meaning for her live. Though, exit frustration, sometimes, in association with suffering, on account of the pregnancy absence. The end of the research suggests reflections that to become fulfilled herself as mother, the woman does not need, necessarily, to generate a child, being the maternity one of the uncountable possibilities that are shown, and that she can choose accomplish it. Key words Gender Motherhood Adoption Infertility

80

La práctica de que las mujeres que son madres mediante la adopción de un niño. Cuando hablan de la experiencia, de la alegría con el nuevo papel a menudo comparan con el embarazo y el parto “, parece que di a luz”, “Me siento como si este niño había nacido de mí.” Las expresiones que nos dan la impresión de que, en comparación con lo fisiológico, no habría una recuperación de la adopción. Si nos referimos a la historia de la construcción del mito del amor materno llegará en un pensamiento que comenzó en el siglo XVI, se consolidó en el siglo XVIII en Europa y aquí en Brasil sólo llegó con la familia real, es decir, en el siglo XIX y se consolidó en el siglo XX.: si la mujer que es fisiológicamente capaz de generar, es porque también lleva los genes de su capacidad para cuidar, entrenar. Es su naturaleza. Es la suma entre la maternidad y la maternidad que da lugar a lo que sabemos por instinto maternal. Luego, en la construcción de la subjetividad, las mujeres aprenden desde pequeñas e interiorizar este aprendizaje, que ser madre es una de las principales tareas que se desempeñan en su vida. Nos damos cuenta de esto a través de la casa y jugar con muñecas. Y aún hoy, el nuevo milenio, nuevos roles para las mujeres, los estudios muestran que la maternidad sigue siendo una de las principales funciones que esperan alcanzar, y que subyace en la construcción de su subjetividad. Hay varias razones por qué una mujer a ser madre por adopción: entre ellos están la infertilidad femenina. Pero también hay casos de mujeres que aunque podemos generar, optando por la adopción porque la pareja es infértil. Ellos van en contra de las encuestas que muestran que la generación de un hijo es muy importante para la mayoría de las mujeres. Entonces, ¿cómo fue para que adopten? Los objetivos de investigación fueron conocer cómo las mujeres cuyos esposos son estériles, la experiencia de ser madre, cómo configurar una relación amorosa con su pareja y cuáles son sus planes futuros con respecto a la maternidad. El marco teórico se existencial-fenomenológico, utilizando la narrativa como medio de acceso a la experiencia de los participantes. Participó en cinco mujeres cuyos procesos de adopción se desarrollará en un Tribunal de Primera Instancia de la Niñez y la Juventud en la ciudad de Natal, Brasil. Las narraciones fueron grabadas, transcritas, editado y, aunque la experiencia subjetiva, hay puntos que terminan siendo comunes, y estos se agruparon en grupos de significado. 1) Para algunas mujeres, los roles de género tradicionales son naturalmente ejercidos. Para otras, es perfectamente posible ser un ama de casa, madre y esposa, celebrada en otra profesión. Sin embargo, una cosa es común: el deseo de la maternidad y la responsabilidad de llevar a sus hijos; 2) Estar preparado para generar fisiológicamente, ya da a la mujer la condición de madre. Para aquellas que no están embarazadas, hay una necesidad constante de la confirmación de esta función. 3) Asumir la responsabilidad de la infertilidad, “no podemos tener hijos.” Genera una complicidad con su pareja. 4) Elegir: permanecer en una relación amorosa y cumplir con el deseo de ser madre. 5) La adopción como una forma de vida: la vida gana brillo, color, para ganarse la vida. 6) La experiencia con la adopción de los prejuicios: la cultura, la importancia de la opinión de los profesionales”. Al final, el estudio da lugar a reflexiones acerca del hecho de que, para realizarse como madre, una mujer no tiene necesariamente, que engendrar a los hijos, siendo la maternidad una de las muchas oportunidades que se le presentan, y que puede elegir, o no, realizar.

DEL PRIORE, M. (2000). Mulheres no Brasil Colonial. São Paulo: Contexto. DUTRA, E. (2000). Compreensão de tentativas de suicídio de jovens sob o enfoque da abordagem centrada na pessoa. Tese de doutorado, USP, 210p. DUTRA, E. (2002). A narrativa como técnica de pesquisa fenomenológica. Estudos de Psicologia, 7 (2), 371-378. HEIDEGGER, M. (1979). Conferências e escritos filosóficos. Tradução, introdução e notas de Ernildo Stein. São Paulo: Abril Cultural (Os pensadores), p. VII-XIII. MALDONADO, M. T. (1997). Os caminhos do coração: pais e filhos adotivos. São Paulo: Saraiva. MANSUR, L. H. B. (2003). Sem filhos: a Mulher Singular no Plural. São Paulo: Casa do Psicólogo. RIBEIRO, A. C. (2007). Adaptação do Inventário de Problemas de Fertilidade para homens e mulheres inférteis. Tese de doutorado, PUC-Ribeirão Preto. [versão eletrônica, acesso em 29.09.2009] em http://bdtd.ibict.br/ SAFRA, G. (2004). A po-ética na clínica contemporânea. Aparecida, SP: Idéias & Letras. SCAVONE, L. (2001). Maternidade: transformações na família e nas relações de gênero. Interface – Comunicação, Saúde e Educação, 5 (8), 47-60. SCHETINNI FILHO, L. (1998). Compreendendo os pais adotivos. Recife: Bagaço. SCHMIDT, M. L. S. (1990). A experiência de psicólogas na comunicação de massa. Tese de Doutorado. IPUSP. SOUZA, D. B. L. de & FERREIRA, M. C. (2005). Auto-estima pessoal e coletiva em mães e não-mães. Psicologia em Estudo (Maringá), 10 (1), 19-25. TEIXEIRA, E. T. N. (1999). Adiamento da maternidade: ser mãe depois dos 35 anos. Dissertação de Mestrado, Fundação Oswaldo Cruz, Escola Nacional de Saúde Pública, p. 14-34; 68-71. [versão eletrônica, acesso em 05.12.2006] em http://portalteses.cict.fiocruz.br/pdf/FIOCRUZ/1999/teixeiraetnm/capa.pdf . TRINDADE, Z. A. & ENUMO, S. R. F. (2002). Triste e Incompleta: Uma visão Feminina da Mulher Infértil. Psicologia USP, 13 (2), 151-182.

BIBLIOGRAFIA AMATUZZI, M. M. (2001). Pesquisa fenomenológica em psicologia. In M.A.T. Bruns & A. F. Holanda (Orgs). Psicologia e Pesquisa Fenomenológica: reflexões e perspectivas (p. 15-22). São Paulo: Omega. BADINTER, E. (1985). Um amor conquistado: o mito do amor materno. Rio de Janeiro: Nova Fronteira. BORLOT, A. M. M. & TRINDADE, Z. A. (2004). As tecnologias de reprodução assistida e as representações sociais de filho biológico. Estudos de Psicologia (Natal), 9 (4), 63-70. COSTA, R. G (2002). Reprodução e gênero: paternidades, masculinidades e teorias da concepção. Estudos feministas (Florianópolis), 10 (2), 339-356 [versão eletrônica, acesso em 19.12.2006]. CRITELLI, D. M. (2006). Analítica do Sentido: uma aproximação e interpretação do real de orientação fenomenológica. (2ª Ed.). São Paulo: Brasiliense.

81

LOS SÍNTOMAS DEPRESSIVOS Y CUESTIONES RELACIONADAS COM SUEÑO EM LOS ANCIANOS
Melo, Romulo; Silva, Hermesson Daniel Medeiros Da; Eulalio, Maria Do Carmo; Leão, Isis Universidade Estadual da Paraíba. Brasil
RESUMEN Objetivos: Este estudio tuvo como objetivo comprender la relación de la depresión con el sueño de los ancianos. Método: El estudio se llevó a cabo con personas mayores cubiertos por el Servicio Único de Salud (SUS) en Campina Grande - PB. Se utilizaron tres cuestionarios para recoger: versión brasileña de la Escala de Depresión Geriátrica (EDG cuestionario-15) sobre los problemas relacionados con el sueño, y un cuestionario socio-demográfico. Análisis descriptivas y inferenciales se realizaron con SPSS. Resultados: Los sujetos que informaron no haber problemas de sueño (51,4%) tenían puntuaciones más bajas en el EDG-15 (t (209) =3.12, SD =2,6) que aquellos con un problema (t (209) =4.6, SD =2,6). La diferencia entre el valor medio fue de 1,48 con un efecto de d = 0,61. Análisis comparativo entre el grupo con depresión (24,5%) y depresión (75,5%) indican que 16,8% de las variaciones en el sueño están relacionados con síntomas depresivos, lo que sugiere una relación entre las variables (X ² =13,12; V de Cramer, de aproximadamente 0,41). Conclusiones: El sueño desempeña un papel importante en la investigación de la depresión puede facilitar el diagnóstico de este trastorno, dado ancianos con depresión son más propensos a los trastornos del sueño. Palabras clave Envejecimiento Depresión Sueño ABSTRACT DEPRESSIVE SYMPTOMS AND ISSUES RELATED TO SLEEP IN THE ELDERLY Objectives: Considering the the growth of the elderly in contemporary society, this study aimed to understand the relationship between depression and the sleep of the elderly. Method: The study was conducted with senior citizens covered by National Health Service called Serviço Único de Saúde (SUS) in Campina Grande - PB. Three questionnaires were used to data collection: the Brazilian version of the Geriatric Depression Scale (GDS-15); a questionnaire about sleep-related problems; and a socio-demographic questionnaire. Descriptive and inferential analysis were performed using SPSS. Results: Subjects who reported no sleep problems (51.4%) had lower scores on the GDS-15 (t (209) = 3.12, SD = 2.6) than those with a problem (t (209) = 4.6, SD = 2.6). The difference between the average was 1.48 with an effect of d = 0.61. Comparative analysis between the group with depression (24.5%) and without depression (7.5%) indicates that 16.8% of variations in sleep are related to depressive symptoms, suggesting a relationship between variables (X ² = 13.12; Cramer’s V of approximately 0.41). Conclusions: Sleep plays an important role in research of depression and may facilitate the diagnosis of the disorder, because elderly depressed are more prone to sleep disorders. Key words Aging Depression Sleep

INTRODUÇÃO O fenômeno do envelhecimento populacional tem ocorrido mundialmente e de maneira progressiva após a Segunda Guerra Mundial. Em outras palavras, a população mundial passa pelo aumento da expectativa ou esperança de vida. Isso se deve a diversos fatores, principalmente à redução da mortalidade infantil, à diminuição das taxas de fecundidade e ao crescimento da tecnologia médica que tem proporcionado uma maior queda nas taxas de mortalidade dos idosos (Camarano, 2006). No tocante à realidade brasileira, Camarano (2006) relata que embora a população de idosos esteja em crescimento nas últimas décadas, a preocupação com os aspectos demográficos do envelhecimento é relativamente recente. Segundo o autor, foi no ano de 1988, durante o VI Encontro Nacional de Estudos Populacionais que o fenômeno do envelhecimento passou fazer parte do calendário dos estudiosos. Nessa perspectiva os demógrafos prevêem que no ano de 2020 existam cerca de 1,2 bilhões de idosos no mundo, dentre os quais 34 milhões serão brasileiros (Minayo, 2007). Na medida em que tem aumentado o número de idosos, há consequentemente uma elevação da freqüência de transtornos psíquicos, dentre eles a depressão é a mais comum (Paradela, Lourenço, & Veras, 2005). Leite et al. (2006) apontam pesquisas em que a depressão no idoso é concebida como uma das doenças crônicas mais frequentes, que aumenta a possibilidade do desenvolvimento de incapacidade funcional. Os quadros depressivos caracterizam-se por envolverem sintomas psíquicos (humor depressivo, redução da capacidade de pensar, entre outros), fisiológicos (alterações do sono e apetite) e evidências comportamentais (retraimento social, comportamentos suicidas). A depressão é considerada uma patologia de difícil mensuração. No que diz respeito ao idoso, possui algumas particularidades no quadro sintomático. Há uma redução da resposta emocional que influencia no predomínio de alguns sintomas como: diminuição do sono, ruminações sobre o passado, perda de prazer nas atividades habituais e de energia (Gazalle, Lima, Tavares, & Hallal, 2004). Paradela et al. (2005) apontam estudos em que a depressão é um problema de saúde freqüente na população idosa, relacionada ao aumento do risco de morbidade e mortalidade; ao crescimento da utilização dos serviços de saúde; à negligência no autocuidado; à adesão reduzida aos regimes terapêuticos e ao maior risco de suicídio. Por outro lado, pesquisas (Chellappa & Araújo, 2007) evidenciam que cerca de 80% de pessoas com depressão apresentam algum tipo de transtorno do sono. Assim, a depressão no idoso se constitui em temática relevante para intervenção adequada. Diante disso, o presente estudo possui o objetivo de compreender a relação da depressão com o sono dos idosos. MÉTODO O estudo foi do tipo transversal e analítico, com abordagem quantitativa. A amostra foi não-probabilística, constituída por idosos assistidos pelo Serviço Único de Saúde (SUS) através das Unidades Básicas de Saúde (UBS) de Campina Grande - PB. Os participantes foram escolhidos por conveniência e acessibilidade. Inicialmente houve um contato com os responsáveis das UBS, com a finalidade de obter autorização para a utilização dos prontuários cadastrados nas mesmas. Dessa forma, foram selecionados os idosos, para realização das visitas domiciliares e aplicação do instrumento, que obedeceram aos seguintes critérios de inclusão: ter idade igual ou superior a 65 anos e ter condições cognitivas para responder o instrumento da pesquisa. Na coleta de dados utilizaram-se três questionários: 1) versão brasileira da Escala de Depressão Geriátrica (EDG-15) (Almeida & Almeida, 1999) - o instrumento é composto de itens sob o formato de respostas do tipo “sim” ou “não”, e possui a finalidade de rastreamento de quadros depressivos em idosos; 2) questionário acerca de problemas relacionados ao sono, constituído por perguntas e respostas do tipo “sim” ou “não”; e 3) um questionário sócio-demográfico, que possuía informações acerca de idade, gênero, estado civil, religião, etc.

82

No tocante a análise dos dados utilizou-se do programa estatístico para ciências sociais aplicadas (Statistical Package for the Social Sciences - SPSS) para Windows. Por meio do programa foram realizadas análises descritivas e inferenciais. A pesquisa foi realizada após o parecer positivo do Comitê de Ética em Pesquisa da Universidade Estadual da Paraíba (CEP UEPB), e obedeceu a todos os critérios éticos postulados pela Resolução 196/96 do Conselho Nacional de Saúde. RESULTADOS E DISCUSSÕES Os idosos apresentaram uma média de idade de 73,16 anos (mín.: 65; máx.: 96; DP = 6,42). Com relação ao gênero, observase a predominância do sexo feminino na amostra (67,9%). Verificou-se que a maioria dos idosos é casada (47,2%), não trabalha (85,4%) e é aposentada (76,9 %). No que diz respeito à verificação de quadros depressivos em idosos, adotou-se o seguinte critério: idosos com cinco ou mais pontos na EDG foram considerados com transtornos depressivos. Dentre os participantes, 160 (75,5%) não apresentaram indícios de sintomatologia depressiva, pois obtiveram uma pontuação abaixo dos cinco pontos na escala. No entanto, 52 participantes (24,5%), ou seja, um entre quatro idosos apresentaram pontuação acima dos cinco pontos, indicando prevalência do transtorno. No que se refere a qualidade do sono, 109 idosos (51,4%) declaram possuir algum tipo de problema, contra 103 (48,6%). Dessa forma, para verificar se existe uma diferença de depressão entre as condições: ausência de problemas de sono e presença de problema foi realizado um teste-t. Os resultados apontaram para uma igualdade da variância com significância igual a 0,338. Os idosos que declararam não possuir problemas com o sono tiveram uma menor pontuação na escala de depressão (t(209) = 3,12, com um desvio padrão Igual a 2,6) do que aqueles que relataram possuir algum tipo de problema (t(209) = 4,6, DP = 2,6). A diferença entre as médias foi de 1,48 com um efeito de d = 0,61. O intervalo de confiança de 95% foi de 0,78 a 2,2. O teste revelou que se a hipótese nula fosse verdadeira, o resultado encontrado seria improvável ocorrer por erro amostral (t(209) = 4,1; p = 0,001). Assim, os dados indicam que os idosos que apresentam problemas com o sono possuem maiores escores na escala de depressão. Para fins de identificação de relacionamento entre as variáveis de freqüência de depressão e qualidade do sono cruzou-se os dados para formar um arranjo 2 X 2. Entre aqueles que não possuíam indícios de depressão, 44,4% (n.71) declarou ter problemas com o sono, já 55,6% (n.89) relatou não possuir. No tocante ao grupo que apresentou indicativos da sintomatologia 73,1% (n.38) alegou ter problemas com o sono, enquanto que 26,9% (n.14) referiu não possuir. Assim, quando comparado ao grupo sem depressão, o grupo com indícios do transtorno apresentou maior diferença entre os dados de qualidade do sono. Para constatar a presença e significância dessa relação foi realizado o teste do X². O valor do teste foi de 13,12 com uma probabilidade associada de menos de 0,001. O V de Cramer obtido foi de 0,41 aproximadamente 16,8% das variações do sono estão relacionadas com a presença dos escores da escala de depressão. Dessa forma, os resultados do X² sugerem existir relacionamento entre as variáveis. Estes resultados somam-se a outros estudos, entre eles os de Bittencourt, Silva e Santos (2005), Lucchesi, Padella e Moraes (2005), Souza, Marciel e Reimão (2003) e Sarah e John (2007), que encontraram modificações no padrão do sono em pacientes com depressão. Dentre as principais descobertas, estão alterações na continuidade e na duração do sono, diminuição das fases 3 e 4 do sono, menor latência do sono REM (rapid eye movements) e maior duração e densidade do primeiro período REM. CONSIDERAÇÕES FINAIS Este estudo ressalta a relação Qualidade do sono e depressão. Por conseguinte, evidencia que o sono desempenha um importante papel na investigação da depressão, contribuindo para o diagnóstico desse transtorno, assim como para a elaboração de estratégias de tratamento e identificação de indivíduos vulneráveis ao desenvolvimento da depressão.

BIBLIOGRAFIA ALMEIDA, O. P. & ALMEIDA, S. A. (1999). Confiabilidade da versão brasileira da Escala de Depressão em Geriatria (GDS) versão reduzida. Arquivos de Neuro-Psiquiatria, 57, 421-426. BITTENCOURT, L.R.A., SILVA, R.S., SANTOS, R.F., PIRES, M.L.N. & MELLO, M. T. D. (2005). Sonolência excessiva. Revista Brasileira de Psiquiatria, 27, 16-21. BLAZER D, BURCHETT B, SERVICE C, GEORGE LK (1991). The association of age and depression among the elderly: an epidemiologic exploration. J Gerontol. 46(6):M210-5. CHELLAPPA, S. L. & ARAÚJO, J. F. (2007). O sono e os transtornos do sono na depressão. Revista de Psiquiatria Clínica, 34, 285-289. GAZALLE, F. K., LIMA, M. S. D., TAVARES, B. F. & HALLAL, P. C. (2004). Sintomas depressivos e fatores associados em população idosa no Sul do Brasil. Revista de Saúde Pública, 38, 365-371. KATONA C, LIVINGSTON G, MANELA M, LEEK C, MULLAN E, ORRELL M, et al. (1997). The symptomatology of depression in the elderly. Int Clin Psychopharmacol. 12 Suppl 7:S19-23. LUCCHESI, L. M., PRADELLA-HALLINAN, M., LUCCHESI, M. & MORAES, W. A. D. S. (2005). O sono em transtornos psiquiátricos. Revista Brasileira de Psiquiatria, 27, 27-32. MINAYO, M. C. S (2007). Visão antropológica do envelhecimento. In: Vários colaboradores. (Org). Velhices: reflexões contemporâneas. 1a. ed. SÃO PAULO: SESC/PUC São Paulo. PARADELA, E. M. P., LOURENÇO, R. A. & VERAS, R. P. (2005). Validação da escala de depressão geriátrica em um ambulatório geral. Revista de Saúde Pública, 39, 918-923. SOUZA, M. M., KAIMÉN MACIEL, D. R. & REIMÃO, R. (2003). Avaliação polissonográfica de pacientes ambulatoriais portadores de transtornos do humor. Arquivos de Neuro-Psiquiatria, 61, 387-391.

83

CONSIDERACIONES SOBRE MATERIAL CLÍNICO DE PACIENTES ADICTOS A DROGAS
Milán, Teresita Ana Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN El concepto de material clínico que se ha tomado en una investigación con pacientes adictos a drogas abarca el conjunto de palabras y comportamientos del paciente, en cuanto constituyen la materia privilegiada que éste ofrece para las interpretaciones y construcciones. Los diversos elementos de una sesión nos dan acceso al conocimiento de diferentes espacios mentales de los pacientes. Por un lado el sueño, el lapsus, el chiste, vías regias al inconsciente. Por el otro, las múltiples formas de relatos producidos en una sesión. El caso clínico es un material discursivo que contiene la historia del tratamiento, los obstáculos que se atravesaron, el número de sesiones claves, los relatos, el discurso del paciente. Sólo adquiere el status de material clínico aquello que sea capaz de ser pensado psicoanalíticamente para ser transformado en conocimiento del inconsciente, de sus estrategias y de la posibilidad de producir, en algún momento, transformaciones en el campo analítico. El caso clínico es una construcción que abarca la díada analítica como unidad y sus componentes (paciente-terapeuta-tratamiento). Se puede llegar a armar cuando es posible estudiar sus componentes, y se puede proponer una abstracción que de sentido a la singularidad de la problemática de la adicción para cada paciente. Palabras clave Material Dato Caso Clínica ABSTRACT CONSIDERATIONS ON CLINICAL MATERIAL OF DRUGS ADDICTED PATIENTS The clinical material concept approached in this investigation with drugs addicted patients includes the patient’s words and behaviours, which are the privileged matter he/she offers for interpretation and constructions. The session’s different elements give us access to the knowledge of the patients’ ifferent mental spaces. On one hand, the dreams, lapsus, jokes, which are the ptimal path to the unconscious. On the other, there are the multiple ways of tales produced in a session. The clinical case is a discursive material containing the treatment history, the obstacles surpassed, the key session’s number, tales, the patient discourse. The status of clinical material is only acquired when something can be thought psychoanalytically to be transformed in the unconscious’ knowledge, its strategies, and the possibility to produce, at certain point, transformations in the analytical field. The clinical case is a construction including the analytic dyad as a unit and its components (patient-therapist-treatment). It can be armed when it is possible to study its components, and an abstraction can be proposed in order to give sense to the addiction’s problem singularity for each patient. Key words Material Data Case Clinics

En la clínica psicoanalítica se utiliza el término material “para designar el conjunto de palabras y comportamientos del paciente, en cuanto constituyen una especie de materia prima que se ofrece para las interpretaciones y construcciones” (Laplanche, Pontalis, 1968, p. 219). El concepto de material clínico al que se hace referencia se utilizó en una investigación clínica sobre las implicancias teórico-clínicas del abordaje psicoterapéutico con pacientes adictos a drogas. Abarca cuestiones concernientes a un tipo de observación directa susceptible de dar acceso a un material invisible para el paciente, y está ligada a la metapsicología, al cuerpo de hipótesis teóricas psicoanalíticas (Puget, 1988). El horizonte de búsqueda lo proporciona una investigación sobre la clínica y su contexto epistemológico, donde la pregunta central, en nuestro caso, fue hacer posible un pensamiento sobre la compleja relación que se da en la clínica de la adicción a drogas y en las posibilidades de su abordaje terapéutico, a fin de inteligir en un sentido más amplio el significado de la dependencia humana. Para Freud (1915) el comienzo de lo que llamaríamos un caso clínico se sitúa en la descripción de fenómenos que luego son agrupados, ordenados e incluidos en conexiones. Se trata de asociaciones producidas a partir de un elemento aportado por el paciente y como efecto de la intervención del analista. Siendo que los analistas kleinianos otorgan especial relevancia a los niveles tempranos del desarrollo psíquico, por definición preverbales y preconceptuales, se da un cambio en la observación y recolección del material clínico correspondiente. El material clínico no será solo lo verbalizable, y en cambio se hallará en las “entrelíneas” del texto del paciente, en atención al efecto que lo dicho o lo hecho por el paciente puede tener sobre el analista, lo que permitirá conjeturar acerca de la actividad del psiquismo temprano en la mente actual del paciente. Según este enfoque, material clínico ya no es solamente lo que el paciente dice o hace, sino la totalidad de la situación que se estructura entre analista y paciente en contacto y comunicación. En la descripción es inevitable aplicar al material un conjunto de ideas abstractas, que no provienen de la sola experiencia nueva, sino que están determinadas por relaciones significativas con el material empírico, que al principio deben comportar cierto grado de indeterminación y no ajustar con claridad su contenido. En principio podemos situar al material clínico en el espacio de diálogo entre paciente y analista. Se correspondería con aquello que sucede en el transcurso de una sesión analítica entre paciente y analista, a partir del contacto entre ambos y con el propósito de un tratamiento. No obstante sólo adquiere el status de material clínico aquello que sea capaz de ser pensado psicoanalíticamente para ser transformado en conocimiento del inconsciente, de sus estrategias y de la posibilidad de producir, en algún momento, transformaciones en el campo analítico. Esta delimitación pertenece al contexto de la interpretación, de diagnóstico y estrategia, justificación y validación y se correspondería con la Base Empírica Metodológica (Klimovsky, 1981). De la totalidad del discurso del paciente una parte adquiere el carácter de comunicación cotidiana y es escuchada por el analista como material de información o datos que usará desde su escucha personal, lo que puede incluir los relatos, anécdotas que llevan a producir comentarios pero que no generan, necesariamente, interpretaciones por parte del analista. En otros momentos aquello que el paciente dice queda a la espera de hipótesis ad-hoc, que no son posibles de enunciarse en ese contexto y deben aguardar a ser descubiertas. Aquello que no podrá ser transformado ni por la interpretación ni por las construcciones quedaría “como la roca dura de una sesión”, y constituiría el contexto del discurso no analítico y se correspondería con la Base Empírica Epistemológica (Klimovsky, 1981). Los diversos elementos de una sesión nos dan acceso al conocimiento de diferentes espacios mentales de los pacientes. Por un lado tenemos al sueño, el lapsus, el chiste, como vías regias al inconsciente, producidos por un funcionamiento inconsciente. Por el otro, las múltiples formas de relatos producidos en una sesión. En el lenguaje del paciente, ciertos significantes, emociones y repetición de estructuras sociales nos dan acceso a la comprensión de sus vínculos inconscientes con el macro mundo social en el cual estamos inmersos. El discurso del paciente habrá de ser reconocido por ciertas normas y reglas que determinan la creación

84

de un código compartido por el contexto cultural que da pertenencia a un conjunto compuesto por valores que hacen a la inserción de los sujetos en el campo social. Aquí entran valores ideológicos, éticos y modelos identificatorios provenientes de la estructura social y normas que hacen a la socialización. En esta investigación el contexto social en el cual paciente y analista están insertos se aproxima a la noción de “el mismo mundo Superpuesto” (Puget, Wender, 1982) que, a su vez, puede tornarse en un obstáculo para una adecuada comprensión de lo que ocurre. La interpretación de este espacio vincular agrega cierta complejidad porque en ella hacer consciente lo inconsciente tendrá indicadores específicos que se refieren a la indagación de modelos que nos permitan acceder al inconsciente vincular social. Aspecto este último que no fue objeto específico en la investigación de referencia, pero no por ello se desconoció en su importancia. EL DATO CLÍNICO En clínica un dato es una construcción compleja que posee una estructura interna. Desde el punto de vista metodológico esta estructura en su contenido formal tiene cuatro componentes (Samaja, 1993): unidad de análisis (Argumento); variables (Función); valores (Valores de la Función); indicadores (Operaciones que la construyen y que permiten calcular el valor de la función). Estos cuatro componentes del dato se refieren a las cuatro funciones del enunciado descriptivo: identificación y referencia al objeto que se describe; contenido específico de la función conceptual que aplica un objeto del dominio a su valor correspondiente; identificación y referencia del valor (clase o atributo) que corresponde al objeto identificado; operaciones para calcular el valor de la función. En el contexto de las sesiones con los pacientes tratados se fue adquiriendo una diversidad de información sobre ellos que constituye un caudal de conocimientos que no siempre es posible de ser procesados desde la función analítica. Por ejemplo, el área de los comentarios, o lo que podemos llamar señalamientos, que se ubica entre la interpretación y el discurso cotidiano, que no consiste en explicaciones de tipo causal sino en explicaciones de tipo descriptivas, basadas en razones y consecuencias, cubrió un amplia extensión en el diálogo con estos pacientes. Esta área puede coincidir con un funcionamiento primario del paciente, que obliga a respuestas directas y concretas como pueden ser los consejos, advertencias o aclaraciones, como se da en el tratamiento con pacientes psicóticos, o ante un área aún no explorada, o bien ante situaciones concretas inesperadas que hacen a la acción y toma de decisiones. Un ejemplo de ello se dio en el caso de un paciente al que se le debió interrumpir el tratamiento por la situación de riesgo en el que se encontraba debido a las ideas suicidas, el exceso de consumo de sustancias y la falta de condiciones de seguridad en las que vivía. Fue necesario llamar a su familia, que vivía en otra provincia, y realizar las derivaciones médico-psiquiátricas hacia un Centro Terapéutico de mayor complejidad que garantizara mejores posibilidades de tratamiento. En otro caso fue necesario aportar información sobre diversas cuestiones relativas al cuidado de la salud (sugerir nombres de profesionales médicos, direcciones de Centros Sanitarios) como también hacia la búsqueda de asesoramiento jurídico para resolver situaciones de tipo legal, y hasta se le indicó consultar, solo para una cuestión puntual, a un Programa específico de Orientación a la Víctima que se desarrolla en el mismo Centro Interdisciplinario de Servicios. En la experiencia que he transcurrido en esta investigación en el tratamiento con pacientes adictos este tipo de discursos que no nos abre de manera evidente, aparentemente, un camino al inconsciente nos provee, sin embargo, un material interesante que posee un carácter potencial de acceso a áreas no visibles. Este material pudo ser utilizado, con mayor plenitud, a medida que los pacientes fueron capaces de resignificar sucesos de su vida pasada e historizarlos. También se transcurrió por momentos en los que el discurso del paciente y las intervenciones del terapeuta no adoptaban las características clásicas del material clínico, pero que sin embargo tuvieron un efecto terapéutico. En el caso de esta investigación clínica este aspecto que inicialmente pasó desapercibido pudo ser advertido, posteriormente, al momento de registrar el material o durante las supervisiones, o bien más tarde cuando se procedió al procesa-

miento del material, a la hora de establecer las conexiones entre los discursos de diferentes sesiones, para descubrir la continuidad y complejidad de sentido que se iba generando entre ellas. Se partió del material clínico (de la base empírica), para luego pasar a niveles de mediano y alto nivel teórico. Se trató de establecer relaciones entre las manifestaciones clínicas registradas en las sesiones y las experiencias pertenecientes a estadios tempranos del desarrollo de los pacientes. El material clínico es apto para ilustrar una forma de trabajo y mostrar cómo desde la base empírica partimos para la elaboración de hipótesis y su correlación con enunciados sobre las primeras experiencias del niño en relación con sus objetos primarios. La ilustración clínica que se ofrece como ejemplificación en esta investigación tiene como objetivo presentar los hechos clínicos y su transformación en datos clínicos (Samaja, 1993) y el intento de conceptualizarlos de una determinada manera, a través de un estudio psicoanalítico de las modificaciones psicopatológicas que es posible detectar en el tratamiento con pacientes drogadictos, basado en la evolución clínica de estos pacientes. EL CASO CLÍNICO En la presentación del material clínico se suministra la información elemental sobre el paciente guardando el secreto profesional para no evidenciar la identidad de las personas y garantizar el anonimato. De las entrevistas y sesiones registradas se seleccionaron las que permitieron relatar aspectos importantes del desarrollo del tratamiento. Se destacaron los acontecimientos traumáticos en la vida del paciente como determinantes de sus disposiciones a una reacción frente a los conflictos que a su vez potencian su frustración e incapacidad para resolverlos. Se identificaron las fantasías en cada caso para analizar cómo influyen en los motivos por los cuales se busca la droga y sobre sus efectos. En la presentación de los casos se exponen los problemas teóricos, técnicos y clínicos en el tratamiento de los pacientes adictos a drogas. En la evolución clínica de los casos se describió un proceso en el tratamiento en el cual se intentó detectar los momentos evolutivos de la clínica. Los conceptos sobre transferencia-contratransferencia fueron claves para captar en qué momento evolutivo se encuentra el paciente y para describir y conceptualizar en cada caso clínico las modificaciones psicopatológicas en los pacientes basadas en la evolución clínica. Esto supuso ubicarse “microscópicamente” en la transferencia ubicando el papel del terapeuta. En cada caso se intentó pensar ante los hechos clínicos con el material del paciente y desde un esquema de referencia teórica para poder determinar de qué paciente se trataba y en qué momento éste se encontraba en la evolución del tratamiento, teniendo como telón de fondo el vínculo paciente-terapeuta. “En los estudios clínicos las unidades de análisis, de diferentes niveles de integración, hay que buscarlas por debajo de la persona individual: serán etapas de su vida (primera infancia; adolescencia; etc.), serán fases más breves de esas etapas; serán acontecimientos complejos; serán escenas de esos acontecimientos, o serán conductas en esas escenas (molares o moleculares). El individuo mismo, es un nivel supraunitario y, respecto del estudio clínico mismo, es el Universo total (de etapas, fases, acontecimientos, escenas, sucesos, etc.)” (Samaja, 1993, p. 382). El caso clínico en esta investigación se constituye en una unidad de análisis que contiene, a su vez, otras unidades de análisis; esto responde al modelo de complejidad de un elemento, en el cual eso que se toma como elemento de un conjunto es a su vez conjunto, parte-todo. El todo se va descomponiendo, o al revés de diferentes compuestos se arma la unidad en un proceso de ida y vuelta. No es sin el paciente, pero tampoco solo con él que se llega a conformar un caso clínico. Se parte de un abordaje descriptivo, estructural y dinámico del material clínico del paciente, pero donde éste no es el caso clínico propiamente dicho, sino que el caso clínico es un material discursivo que contiene la historia del tratamiento, los obstáculos que se atravesaron, el número de sesiones claves, los relatos, el discurso del paciente. Por ejemplo a la modalidad vincular, a los síntomas, a las fantasías, al interjuego entre ansiedades y defensas, se los infiere desde el material clínico, a partir de la modalidad discursiva y dejan, entonces, de ser de un paciente en particular porque son parte de un discurso.

85

CONCLUSIONES La existencia del caso clínico requiere de un paciente y un psicoterapeuta en vínculo, y supone que el conocimiento de ese terapeuta acerca del paciente se relaciona con su evolución clínica y con la evolución del dispositivo empleado. El caso clínico es una construcción, que se puede llegar a armar cuando es posible estudiar sus componentes, y se puede proponer una abstracción que de sentido a la singularidad que adquiere la problemática investigada. La construcción del Caso Clínico abarca la díada analítica y sus componentes. Concebido de esta manera el caso clínico en sí es una abstracción.

TRASTORNOS ALIMENTARIOS Y CULTURA
Murawski, Brenda María Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

BIBLIOGRAFIA FREUD, S. (1915) “Pulsiones y destinos de pulsión”, O.C., Buenos Aires, Amorrortu editores, 1986, T IV, 105-134. KLIMOVSKY, G. (1981) “Tipos de base empírica”, en Análisis Filosófico, vol.I, Nº 1, 59, Mayo 1981, SADAF, citado por Puget, J.¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988, X, 3, 445-453. LAPLANCHE, J., PONTALIS, J.-B. (1968) Diccionario de Psicoanálisis, Barcelona, Editorial Labor, S.A. 1983, tercera edición revisada bajo la supervisión del doctor J. Laplanche, reimpresión, 219. PUGET, J. (1982) “En búsqueda de una hipótesis. El contexto social”. Presentado en el 35º Congreso Internacional de Psicoanálisis (Montreal, 1987), Rev. de A.P.A., XLIV, 4., vol. IV, citado por Puget, J.¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988, X, 3, 445-453. PUGET, J., WENDER, L. (1982) “Analista y paciente en Mundos Superpuestos”. Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, IV, 3, citado por Puget, J.¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988, X, 3, 445-453. PUGET, J. (1988) ¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, X, 3, 445-453. SAMAJA, J. (1993) Epistemología y Metodología. Elementos para una teoría de la investigación científica. Buenos Aires, Eudeba, edición ampliada, 3ª edición, 5ª reimpresión, marzo 2005, 382.

RESUMEN Introducción: En las últimas décadas se ha incrementado el estudio de los trastornos alimentarios (TA), los cuales son cuadros multideterminados (se entrecruzan factores psicológicos, biológicos y socioculturales). Pero, si bien hay autores que consideran que los TA están ligados a la cultura, específicamente a la cultura occidental moderna, existen otros que plantean que no lo están. Objetivo: Presentar una revisión acerca de la prevalencia de los TA y de sus características, en culturas no occidentales. Metodología: Se realizó una búsqueda bibliográfica en diversas bases de datos utilizando diferentes palabras clave relacionadas con la temática. Resultados: Una pequeña parte de las investigaciones abordaba el tema de los TA en sociedades no occidentales. Se describieron los resultados obtenidos por algunos de los artículos más relevantes sobre esta temática. Conclusiones: Si bien inicialmente se ha planteado que las mujeres pertenecientes a culturas occidentales son el principal grupo de riesgo para el desarrollo de los TA, actualmente diversas investigaciones demuestran que los índices de prevalencia en países no occidentales son similares a los occidentales. La investigación de los TA en las diferentes culturas es compleja, por lo cual se requiere continuar con estos estudios con el fin de clarificar los resultados encontrados. Palabras clave Trastornos alimentarios Cultura Prevalencia ABSTRACT EATING DISORDERS AND CULTURE Introduction: In recent decades has increased the study of eating disorders (ED). It is now considered that the ED are multi-determined, in which psychological, biological and socio-cultural factors are intertwined. But while some authors consider that the ED are culture-bound syndromes, specifically to modern Western culture, there are others who argue that they are not. Objective: The study aims to present a review on the prevalence of ED and their characteristics, in non-Western societies. Method: A literature search was performed in various databases using different keywords related to the topic. Results: A small part of the researches addressed the issue of ED in non-Western societies. Results from some of the most relevant articles on the subject were described. Conclusions: Although initially been suggested that women from Western cultures are the main risk group for the development of the ED, several studies now show that the prevalence rates in non-Western countries are similar to Westerners. The investigation of ED in different cultures is complex, so it is required continue these studies to clarify the results found. Key words Eating disorders Culture Prevalence

INTRODUCCIÓN En las últimas décadas se ha incrementado el estudio acerca de los trastornos alimentarios (TA) por parte de los profesionales de la salud dado el aumento de los índices de prevalencia y de incidencia de los mismos (Machado, Machado, Goncalves & Hoek, 2007; Vega Alonso, Rasillo Rodríguez, Lozano Alonso, Rodríguez Carretero & Martín, 2005) y las consecuencias que ellos traen aparejadas para los sujetos que los padecen. Los TA se caracterizan por la presencia de alteraciones en la conducta alimentaria acompañadas por un gran temor a engordar y una excesiva preocupación por la comida, el peso y la imagen

86

corporal (Rutsztein, 1997). Actualmente, se considera que los TA son cuadros multideterminados, en ellos se entrecruzan factores psicológicos, biológicos y socioculturales. Es la interacción de distintos factores, y no cada uno de estos por separado, la que puede dar lugar al desarrollo de un trastorno. La exposición a estos factores de riesgo ocurre en ambientes variados (familia, grupo de pares, escuela), y el riesgo es mayor en función del momento evolutivo en que acontecen y el número de factores que interactúen (Striegel-Moore & Steiner-Adair, 2000). La literatura especializada ha ubicado a las mujeres jóvenes que viven en la cultura occidental como el principal grupo de riesgo para el desarrollo de los TA (Garner, 2004). La Asociación Americana de Psiquiatría estima que la prevalencia de anorexia nerviosa en mujeres jóvenes y adolescentes de países desarrollados o en vías de desarrollo es de 0.5% a 1%, el nivel de bulimia nerviosa es de 1% a 3% y el nivel de trastornos de la conducta alimentaria no especificados es de 3% (American Psychiatric Association, 1994). Diversos autores han explicado este fenómeno relacionándolo con el hecho de que en ciertas culturas como la occidental se observa una mayor presión dirigida hacia la mujer para que alcance estándares de belleza caracterizados por un alto nivel de delgadez (Brownell, 1991; Powell & Kahn, 1995; Vandereycken, 1993). Así es como dichos patrones de belleza tienen un papel fundamental tanto en el desarrollo como en el mantenimiento de los TA (Fairburn, Cooper, & Shafran, 2002, citados en Keel & Klump, 2003). La cultura de la delgadez ejercería su principal efecto sobre las mujeres, en tanto que los hombres se encontrarían presionados por alcanzar otro ideal corporal: el ideal de muscularidad (Rutsztein, et al., 2004; Smolak y Turnen, 2008). Estas discrepancias con respecto a los ideales corporales explicaría en parte la mayor prevalencia de TA en mujeres, que supera ampliamente a la de los varones -por cada nueve mujeres que padece un trastorno alimentario, un varón lo presenta- (Peláez Fernández, Labrador Encinas & Raich Escursell, 2005). Sin embargo, diversas investigaciones demuestran que los TA están presentes en magnitudes similares tanto en países occidentales como en países no occidentales y que la prevalencia de estos cuadros en estos países se ha ido incrementando en los últimos años (ver revisión de Nasser, 1988a). En relación a ello, Prince (1983, 1985) explica que estas cuestiones se relacionan con la identificación de los países no occidentales a la cultura occidental. Por otra parte, Nasser (1988a, 1988b) plantea que dichos trastornos aparecen en países no occidentales como consecuencia de los cambios culturales respecto al ideal de belleza femenina que enfatiza la delgadez y que es transmitido por los medios de comunicación. Estas cuestiones detalladas anteriormente, dieron lugar al planteo de si los TA están ligados a la cultura, específicamente a la cultura occidental moderna, o no lo están. Algunos autores (Prince, 1983, 1985; Swartz, 1985) abonan a la primera hipótesis en tanto que otros no (ver revisión de Mumford, 1993). Estos últimos explican que existe considerable evidencia histórica de la existencia de casos con anorexia nerviosa en Europa en los siglos anteriores y que la importancia de las actuales actitudes occidentales hacia la figura en la etiología de los TA puede haber sido exagerado. Una visión intermedia entre las posturas extremas plantea que las causas de los TA son universales, pero que la manifestación del trastorno difiere a través del tiempo y las culturas (McDonald, 2004). Más allá de las diferentes perspectivas adoptadas en relación al papel de la cultura en el desarrollo de los TA, lo cierto es que todos estamos expuestos a estos factores; sin embargo no todos enfermamos. Entonces, ¿cuál podría ser el mecanismo por el cual esto ocurre? Para responder esta pregunta algunos autores han desarrollado el concepto “interiorización del ideal de delgadez” (Thomson & Stice, 2001, citados en López-Guimera & Sanchez-Carracedo., 2010). La interiorización del ideal de delgadez implica adoptar los ideales de belleza definidos socialmente y realizar comportamientos con el objetivo de alcanzar estos ideales. Es decir, se trataría de una variable mediadora entre las presiones socioculturales y el desarrollo de insatisfacción con la imagen corporal y las alteraciones alimentarias (López-Guimera & Sanchez-Carracedo, 2010).

El objetivo del estudio actual es presentar una revisión acerca de la prevalencia de los TA, como de sus características asociadas, en culturas no occidentales. ESTUDIOS REALIZADOS EN CULTURAS NO OCCIDENTALES Se realizó una búsqueda bibliográfica en diversas bases de datos (Science Direct, PubMed, EBSCOhost, MEDLINE y ELSEVIER) utilizando como palabras clave: eating disorder, epidemiology, culture, cross-cultural, non-Western societies, Western societies, y nombres de algunos países o continentes. Se halló que una pequeña parte de las investigaciones abordaba el tema de los TA en sociedades no occidentales. Además, se encontraron algunos estudios transculturales y de revisión sobre la literatura existente en torno al tema de los TA y las culturas. A continuación se describirán los resultados obtenidos por algunos de los artículos más relevantes sobre el tema que muestran las características de los TA en sociedades no occidentales. - En Hungría se ha realizado un estudio (Szumska, et al., 2005) con 3386 mujeres entre 15 y 24 años en el cual se estimó que el 3.01% presentaba algún tipo de TA (el 0.03% presentó anorexia nerviosa, el 0.41 % bulimia nerviosa y el 2.57% anorexia nerviosa o bulimia nerviosa subclínicas). A su vez, se halló que los métodos más utilizados para controlar el peso fueron la realización de dietas y de actividad física excesiva. Por otra parte, casi un cuarto de la muestra (22.8%) presentó un puntaje elevado (mas de 10 puntos) en la subescala Búsqueda de delgadez del Eating Disorder Inventory. - En Turquía a partir de una investigación (Kugu, Akyuz, Dogan, Ersan & Izgic, 2006) con 492 mujeres universitarias entre 18 y 24 años de un área rural se concluyó que la prevalencia de bulimia nerviosa y de trastorno por atracón fue similar en comparación con la prevalencia hallada en sociedades occidentales. A los autores no les sorprenden estos resultados y explican que los mismos se comprenden mediante el hecho de que, aunque en las zonas rurales de Turquía la delgadez era considerada como un símbolo de enfermedad y debilidad, en las últimas décadas esta idea se ha ido modificando por el efecto de los medios de comunicación que instauraron a la delgadez como el ideal de belleza. - En otro estudio llevado a cabo en Irán (Nobakht & Dezhkam, 2000) con mujeres adolescentes entre 15 y 18 años se encontró que el 0.9% presentaba anorexia nerviosa, el 3.2% bulimia nerviosa y el 6.6% trastorno alimentario no especificado. Así es como la prevalencia de TA fue comparable a la hallada en sociedades occidentales. - En una investigación en Omán (Al-Adawi, et al., 2002) mujeres estudiantes adolescentes oriundas fueron comparadas con mujeres estudiantes adolescentes provenientes de países occidentales industrializados. Las adolescentes de Omán presentaron puntajes mayores en el Eating Attitude Test, indicando un mayor riesgo de TA, mientras que las adolescentes provenientes de otros países presentaron puntajes mayores en el Bulimic Investigatory Test, dando cuentan de una mayor presencia de conductas bulímicas en este grupo. A partir de estos hallazgos, los autores concluyeron que las tasas de TA están fluctuando de una manera compleja. Parecería ser que estos cuadros se pueden presentar con diferentes características en las diferentes culturas. - En Hong Kong, Lee y Lee (1996) realizaron un estudio con 294 mujeres estudiantes. Los autores hallaron que el 6.5% presentó riesgo de TA (puntuaciones elevadas en el Eating Attitudes Test) concluyendo que los patrones occidentales de insatisfacción corporal y de conductas alimentarias inadecuadas son frecuentes entre las adolescentes chinas. Parecería ser que, como consecuencia de la modernización de la sociedad, el ideal de delgadez occidental ha desplazado los ideales de belleza femeninos tradicionales chinos predisponiendo a un elevado número de mujeres a presentar conductas con el fin de controlar su peso y un alto riesgo de padecer un TA (Lee & Lee, 2000; Lee, Leung, Lee, Yu & Leung, 1996). - En otro país de Asía, específicamente en Japón, se realizó una investigación (Nishizawa, et al., 2003) con 675 mujeres adolescentes entre 15 y 17 años. Varias jóvenes se mostraron extremadamente preocupadas por la delgadez y el 11.2% presentó riesgo de TA (puntaje igual o superior a 20 en el Eating Attitude Test).

87

Además, se halló que quienes presentaron riesgo fueron las que habían idealizado a la delgadez. - En un estudio (Sjostedt, Schumaker & Nathawat, 1998) se compararon 151 estudiantes universitarias de Australia (entre 17 y 50 años) con 124 estudiantes universitarias de India (entre 18 y 36 años) y hallaron que estas últimas presentaban mayores indicadores de TA. En esta misma línea, en otra investigación (Stephens, Schumaker & Sibiya, 1999) compararon 146 estudiantes universitarias de Australia (entre 17 y 50 años) con 80 estudiantes universitarias de Swazilandia (entre 18 y 40 años), entre las cuales no se hallaron diferencias significativas en relación a ciertos indicadores de TA. En estos dos estudios los autores manifestaron que los resultados hallados se podían explicar a partir del hecho de que las estudiantes universitarias participantes, tanto de la India como de Swazilandia, se encontraban expuestas a valores culturales occidentales. - Con respecto a la cultura africana Rucker III y Cash (1992) compararon mujeres estudiantes universitarias afro-americanas y blancas y encontraron que las afro-americanas presentaban actitudes más favorables hacia su imagen corporal y un ideal de belleza menos delgado y más coherente con la cual se percibía. En esta misma línea, Akan y Grilo (1995) en un estudio realizado con mujeres estudiantes universitarias afro-americanas, asiáticaamericanas y caucásicas hallaron que éstas últimas eran las que presentaban mayor insatisfacción con su imagen corporal, más conductas dietantes y más conductas alimentarias inadecuadas. Por otra parte, un estudio fue realizado en Sudáfrica (Le Grange, Telch & Tibbs, 1998) con 1.435 hombres y mujeres estudiantes universitarios entre 17 y 25 años (caucásicos y no caucásicos -africanos, asiáticos y mixtos-). Los africanos presentaron los puntajes más elevados en el Eating Attitude Test y en el Bulimic Investigatory Test, o sea que presentaban mayor riesgo de TA y más conductas bulímicas. Se concluyó que los resultados obtenidos desafían la noción de que los TA son, principalmente, un fenómeno perteneciente a la cultura occidental. Además, se planteó que el riesgo de presentar un TA va a ir aumentando en las sociedades en desarrollo. CONCLUSIONES A partir de la revisión de la literatura especializada se puede concluir que si bien inicialmente se ha planteado que las mujeres pertenecientes a culturas occidentales son el principal grupo de riesgo para el desarrollo de los TA (Garner, 2004), actualmente diversas investigaciones demuestran que los índices de prevalencia en países no occidentales son similares a los occidentales (Kugu, Akyuz, Dogan, Ersan & Izgic, 2006; Nobakht & Dezhkam, 2000; Szumska, et al., 2005). Dicho fenómeno podría explicarse mediante la transmisión de los valores culturales occidentales (especialmente, el ideal de delgadez) que ha tenido lugar en un mundo globalizado a través de los medios masivos de comunicación. Por otra parte, Mumford (1993) plantea que aún se desconoce si un TA se puede desarrollar en una cultura que no ha sido occidentalizada, posiblemente debido al alcance del fenómeno de la globalización. A su vez, el estudio de los TA en diferentes culturas enfatiza la importancia del uso de cuestionarios adaptados lingüística y conceptualmente en los países no occidentales y del análisis de la validez de los criterios de diagnóstico, ya que los TA pueden tener características diferentes en estas culturas. Las cuestiones detalladas anteriormente demuestran la complejidad de la investigación de los TA en las diferentes culturas y la necesidad de continuar con dichos estudios.

AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION. DSM-IV. (1994). Versión española de la obra original en lengua inglesa Diagnostic, Statistical Manual of Mental Disorders-IV publicado por la American Psychiatric Association, Washington. Masson (1995). BROWNELL, K. D. (1991). Dieting and the search for the perfect body: Where physiology and culture collide. Behavior Therapy, 22 (1), 1-12. GARNER, D.M. (2004). Eating Disorder Inventory – 3 Professional. Manual. Fl. Psychological Assessment Resources. KEEL, P. K. & KLUMP, K. L. (2003). Are Eating Disorders Culture-Bound Syndromes? Implications for Conceptualizing Their Etiology. Psychological Bulletin, 129 (5), 747-769. KUGU, N.; AKYUZ, G.; DOGAN, O.; ERSAN, E. & IZGIC, F. (2006). The prevalence of eating disorders among university students and the relationship with some individual characteristics. Australian and New Zealand Journal of Psychiatry, 40, 129-135. LE GRANGE, D.; TELCH, C. F. & TIBBS, J. (1998). Eating Attitudes and Behaviors in 1,435 South African Caucasian and Non-Caucasian College Students. The American Journal of Psychiatry, 155, 250-254. LEE, A. M. & LEE, S. (1996). Disordered eating and its psychosocial correlates among Chinese adolescent females in Hong Kong. International Journal of Eating Disorders, 20 (2), 177-183. LEE, S. & LEE, A. M. (2000). Disordered eating in three communities of China: A comparative study of female high school students in Hong Kong, Shenzhen, and rural Hunan. International Journal of Eating Disorders, 27 (3), 317-327. LEE, S.; LEUNG, T.; LEE, A. M.; YU, H & LEUNG, C. M. (1996). Body dissatisfaction among Chinese undergraduates and its implications for eating disorders in Hong Kong. International Journal of Eating Disorders, 20 (1), 77-84. LOPEZ-GUIMERA, G. & SÁNCHEZ-CARRACEDO, D. Prevención de las alteraciones alimentarias. Fundamentos teóricos y recursos prácticos. Madrid, Pirámide, 2010. MACHADO, P. P.; MACHADO, B. C.; GONCALVES, S. & HOEK, H. W. (2007). The prevalence of eating disorders not otherwise specified. International Journal nal of Eating Disorders, 40 (3), 212-217. MCDONALD, E. J. (2004). Is Anorexia Nervosa a Culture-Bound Syndrome? Journal of Psychological Inquiry, 9 (2), 94-103. MUMFORD , D. B. (1993). Eating Disorders in Different Cultures. International Review of Psychiatry, 5 (1), 109-114. NASSER, M. (1988a). Culture and weight consciousness. Journal of Psychosomatic Research, 32 (6), 573-577. NASSER, M. (1988b). Eating disorders: The cultural dimension. Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology , 23 (3), 184-187. NISHIZAWA, Y.; KIDA, K.; NISHIZAWA, K.; HASHIBA, S.; SAITO, K. & MITA, R. (2003). Perception of self-physique and eating behavior of high school students in Japan. Psychiatry and Clinical Neurosciences, 57, 189-196. NOBAKHT, M. & DEZHKAM, M. (2000). An epidemiological study of eating disorders in Iran. International Journal of Eating Disorders, 28 (3), 265-271. PELÁEZ FERNÁNDEZ, M. A.; LABRADOR ENCINAS, F. J. & RAICH ESCURSELL, R. M. (2005). Prevalencia de los trastornos de la conducta alimentaria: consideraciones metodológicas. Internacional Journal of Psychology and Psychological Therapy, 5 (2), 135-148. POWELL A. D. & KAHN, A. S. (1995). Racial differences in women’s desires to be thin. International Journal of Eating Disorders, 17 (2), 191-195. PRINCE, R. (1983). Is anorexia nervosa a culture-bound syndrome? Transcultural Psychiatric, 20 (4), 229-302. PRINCE, R. (1985). The concept of culture-bound syndromes: Anorexia nervosa and brain-fag. Social Science and Medicine, 21 (2) , 197–203. RUCKER III, C. E. & CASH, T. F. (1992). Body images, body-size perceptions, and eating behaviors among African-American and white college women. International Journal of Eating Disorders, 12 (3), 291-299. RUTSZTEIN, G. (1997). El aspecto central de la anorexia nerviosa. Investigaciones en psicología. Revista del Instituto de Investigaciones de la Facultad de Psicología Universidad de Buenos Aires, Año 2, Nº 1, 103-128. RUTSZTEIN, G.; CASQUET, A., LEONARDELLI, E.; LÓPEZ, P.; MACCHI, M.; MAROLA, M. E. & REDONDO, G. (2004). Imagen corporal en hombres y su relación con la dismorfia muscular. Revista Argentina de Psicología Clínica, 13 (2),119-131. SJOSTEDT, J. P., SCHUMAKER, J. F & NATHAWAT, S. S. (1998). Eating disorders among Indian and Australian university students. The Journal of Social Psychology, 138 (3), 351-357. SMOLAK, L. & MURNEN, S. K. (2008). Drive for leanness: Assessment and relationship to gender, gender role and objectification. Body Image, 5, 251-260. STEPHENS, N. M; SCHUMAKER, J. F. & SIBIYA, T. E. (1999). Eating Disorders and Dieting Behavior Among Australian and Swazi University Students. The Journal of Social Psychology, 139 (2), 153-158. STRIEGEL-MOORE, R. & STEINER-ADAIR, C. (2000). Prevención primaria de los trastornos alimentarios: nuevas consideraciones con una perspectiva feminista. En “La prevención de los trastornos alimentarios. Un enfoque multidisciplinario”. SWARTZ, L. (1985). Anorexia nervosa as a culture-bound syndrome. Social

BIBLIOGRAFIA AKAN, G. E. & GRILO, C. M. (1995). Sociocultural influences on eating attitudes and behaviors, body image, and psychological functioning: A comparison of African-American, Asian-American, and Caucasian college women. International Journal of Eating Disorders, 18 (2), 181-187. AL-ADAWI, S.; DORVLO, A. S. S.; BURKE, D. T.; AL-BAHLANI, S.; MARTIN, R. G. & AL-ISMAILY, S. (2002). Presence and Severity of Anorexia and Bulimia Among Male and Female Omani and Non-Omani Adolescents. Journal of the American Academy of Child & Adolescent Psychiatry, 41 (9), 1124-1130.

88

Science & Medicine, 20 (7), 725-730. SZUMSKA, I.; TÚRY, F. ; CSOBOTH, C. T.; RÉTHELYI, J.; PUREBL, G. & HAJNAL, A. (2005). The Prevalence of Eating Disorders and Weight-Control Methods among Young Women: A Hungarian Representative Study. European Eating Disorders Review, 13, 278-284. VANDEREYCKEN, W. & NOORDENBOS, G. 2000. Granica, Barcelona, España. VANDEREYCKEN, W. (1993). The sociocultural roots of the fight against fatness: Implications for eating disorders and obesity. Eating Disorders, 1 (1), 7-16. VEGA ALONSO, A. T.; RASILLO RODRÍGUEZ, M. A.; LOZANO ALONSO, J. E.; RODRÍGUEZ CARRETERO, G. & MARTÍN, M. F. (2005). Eating disorders. Prevalence and risk profile among secondary school students. Social Psychiatry and Psychiatric Epidemiology, 40, 980-987.

AUTISMO, ESCRITURA Y ESTRUCTURACIÓN SUBJETIVA
Orlievsky, Gerardo D. UBACyT. Instituto de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires. Hospital Infanto Juvenil Tobar García.

RESUMEN El objeto del presente trabajo es describir la evolución del lenguaje en el Espectro Autista y las modificaciones que se pudieron observar a partir de la escritura, en el marco de la investigación: “PROGRESOS EN LA COMUNICACIÓN Y EN LA ESTRUCTURA PSÍQUICA, A PARTIR DE LA ADQUISICIÓN DE LA ESCRITURA, EN TRASTORNOS SEVEROS DEL DESARROLLO” (UBACyT P059, programación científica 2008-2010). Palabras clave Autismo Evolución del lenguaje ABSTRACT AUTISM, WRITING AND SUBJECTIVE STRUCTURING The aim of this paper is to describe the language advancement in the Autistic Spectrum and the language development after the acquisition of writing , as a part of the research: “ADVANCEMENT IN THE COMMUNICATION AND PSYCHOLOGICAL STRUCTURE, FROM WRITING ACQUISITION IN SEVERE DEVELOPMENTAL DISORDERS ”. Key words Autism Language advancement

Una de las habilidades más frecuente y seriamente afectadas en el Espectro Autista (EA) es el lenguaje. Una investigación que se realiza en conjunto entre el “Programa de Rehabilitación Comunicacional” (PRC) del Hospital Infanto Juvenil “Dra. Carolina Tobar García” y la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires permite realizar algunos aportes sobre el lenguaje respecto de los sujetos que dentro del espectro se ubican entre los más afectados y los de peor pronóstico. Para tal objeto se planteó el estudio del lenguaje a partir de la escritura en personas con perturbaciones severas del desarrollo quienes al momento del inicio de la investigación carecían de lenguaje oral o cuyo lenguaje era ecolálico o bizarro, limitado a muy pocas palabras y no se comunicaban por medio de señas o escritura manuscrita en forma espontánea. Los sujetos objeto de la investigación han sido diagnosticados dentro del espectro de los Trastornos Generalizados del Desarrollo acorde a la clasificación del DSM IV. El dispositivo utilizado para la rehabilitación del lenguaje se basa en la “aplicación crítica” de la técnica de Comunicación Facilitada (FC). Los resultados de esta investigación junto con la descripción clínica de otros pacientes estudiados pueden ser consultados en las publicaciones de anteriores Jornadas de Investigación como así también en los Anuarios XII y XIII. El objeto del presente trabajo es describir los progresos del lenguaje y sus efectos en la subjetividad a partir de la adquisición de la escritura en los pacientes que se incorporaron al PRC consignando las modificaciones que se fueron observando en cada uno de ellos. Se describirán algunas de las características del lenguaje que se fue desarrollando en algunos de los pacientes que permiten ilustrar el modo en que esos procesos han ido evolucionando y mostrar de modo más amplio el proceso de subjetivización que implican. En uno de los casos, al comienzo no podía asociar el sonido de las letras que se pretendía enseñarle pero las pudo ir incorporan-

89

do si se las presentaba en forma escrita. Esta dificultad es similar a las descriptas en los trastornos del lenguaje conocido como “sordera verbal pura”. Este trastorno se caracteriza por la dificultad en comprender el lenguaje oral consistente en una percepción del habla alterada en el contexto de una buena expresión hablada, una lectura y escritura buena. Si bien en todos los casos que hemos tratado la expresión oral está severamente afectada, ciertas similitudes con algunos casos estudiados desde la neurolingüística permiten suponer procesos similares. En este campo la sordera verbal no necesariamente tiene que ser pura y pueden coexistir con otros trastornos lingüísticos. Entre estos cuadros existe la denominada “sordera verbosemántica” que se diferencia de la sordera verbal pura en que la persona con esta dificultad puede repetir las palabras que se le dirigen pero sin poder comprenderla. En este sentido tal vez puedan explicarse las ecolalias en una serie de casos como la repetición de la palabra oída ante la imposibilidad de comprenderla a través de la vía auditiva. Ellis y Young y describen un caso (154) sobre una joven de 26 años que experimentaba grandes dificultades para comprender el habla aunque no era sorda, como consecuencia de un ictus que sufrió 11 días después de dar a luz a su tercer hijo. Hasta ese momento describen los autores que “parecería constituir un caso de sordera verbal pura, pero lo que la distingue es que era capaz de repetir las palabras que se le dirigían y no podía comprender, incluso podía escribirlas al dictado. Cuando se le preguntaba, “¿Le gustaría venir a Edimburgo?”, ella no comprendía la pregunta, pero la repetía correctamente y escribía las palabras que acababa de repetir. Una vez escrita la pregunta, podía comprenderla cuando la leía”. David Caplan plantea que “el conjunto final de cuestiones capitales en neurlingüística está formado por lo que constituye, también, el centro de investigación de la afasilogía lingüística: el estudio de los trastornos adquiridos. En este sentido en los TGD no se trata de trastornos consecuencia de lesiones tumorales o accidentales sino de trastornos que implican una adquisición perturbada del lenguaje durante el desarrollo, en sus modalidades comunicativas, receptivas o expresivas. La originalidad de esta investigación reside en la posibilidad de explorar esos trastornos del lenguaje a través de la escritura, compararlos con el lenguaje oral que habían (o no) adquirido y estudiar las modificaciones que se producen en el lenguaje y en la conducta toda vez que la escritura se produce. En ese sentido carecemos de la posibilidad de constatar los trastornos como en el ejemplo citado en los que habiendo habido un lenguaje normal, aparecieron trastornos con posterioridad como consecuencia de una patología específica. Dado que se supone que el lenguaje escrito es una adquisición posterior al lenguaje oral es usual que no se intente la enseñanza de la escritura a pacientes con trastornos severos del desarrollo que carecen de lenguaje o cuando éste está lo suficientemente perturbado como para presumir la ausencia de comprensión del mismo. Sin embargo los casos estudiados nos demuestran que para una serie de ellos tal estrategia es posible, aún reconociendo que esta tarea es sumamente compleja por cuanto más allá de los trastornos del lenguaje hay otras perturbaciones que coexisten con aquellas y que dificultan tal intento. Describiremos ahora dos casos que ilustran la evolución del lenguaje y los efectos que su incorporación les ha ido permitiendo. Caso A En diciembre del año 2002, pocos meses después de haber comenzado a trabajar en el dispositivo, A, fue evaluado neuropsicológicamente en una institución de reconocida trayectoria. Transcribimos, a continuación algunos párrafos de dicho informe: “A por momentos se mostró hiperactivo y descontrolado. Deambulaba por el consultorio sin una intencionalidad clara, emitía gritos y daba saltos.. Se resistía a aceptar los límites que se lo ponían, desafiaba a la entrevistadora con gritos y gestos, amenazaba con pellizcar y empujar.

Las situaciones nuevas lo desestabilizan y reacciona de manera desorganizada. Aparece la hiperactividad y el descontrol en la conducta. Responde con agresión a la puesta de límites. Surge el aislamiento y el repliegue narcisista. El niño no puede desarrollar un juego simbólico ni realizar un verdadero intercambio lúdico con el terapeuta. Ingresa a todas las sesiones acompañado por la madre, que lo contiene y le pone límites en los momentos en que se desorganiza, quiere escaparse, o amenaza con agredir a la terapeuta. Frente a los cambios de actividad se desorganiza. En ocasiones utiliza el cuerpo del otro como la extensión de su propio cuerpo. Se enoja con frecuencia, tira el material, grita y agrede al terapeuta pellizcándolo. A no tiene, en general, una buena actitud comunicativa pero por momentos hace grandes esfuerzos por expresarse a través de la palabra. Cuando lo logra, lo hace con monosílabos aunque en numerosas ocasiones utiliza gestos y gritos. Presenta una severa dificultad para focalizar su atención. Lo logra por lapsos cortos de no más de diez minutos en juegos de encastre. Se desorganiza con facilidad y tiene frecuentes episodios de impulsividad y agresión. Luego de su inclusión en el PRC y habiendo hecho progresos notables en su evolución al decir de sus padres A ha superado su desconexión, cada día se vincula más y mejor. Con respecto a su lenguaje, que reinició más o menos a los 10 años, ha tenido grandes progresos ya que puede expresar casi todo lo que le pasa. Actualmente está haciendo referencias a su pasado con recuerdos que asombran a sus padres y los llenan de alegría. Suponen sus padres que tiene que ver con momentos en los que disfrutó mucho, por ejemplo en una oportunidad colocaron en casa un amoblamiento de cocina de pinotea. A luego de mirarlos atentamente, sonriendo dijo “campo”. En el campo donde su familia pasaba sus vacaciones no hay ese tipo de muebles, pero sí una gran mesa y bancos de esa madera, por lo que sorprende el registro que tiene. Si bien A utiliza una sola palabra, ésta le permite hacer una referencia sobre un acontecimiento familiar, implica una asociación con un objeto que no está presente en el momento y que si bien es similar en cuanto a la madera implica la posibilidad de referirlo a otro objeto diferente. A raíz de un programa de TV incorporó la palabra “abuelo”, que entonces permitió que ubicara a sus abuelos -ya fallecidos- y actualmente por referencias nombra y distingue a los dos. En muchas oportunidades dice “escribir” mientras busca papel y lápiz, y escribe algo que está viendo o de lo que quiere hablar, o simulando escribir en la computadora repite lo mismo. Si quiere ver algo en la computadora, por ejemplo un video, entra a la sesión, conecta con el servidor si es necesario, ingresa a Google, escribe el nombre de lo que busca, ingresa a los resultados de la búsqueda y de allí elige lo que desea ver. CASO I. I ingresa al hospital de día en Noviembre de 2001 con 5 (cinco) años de edad. Diagnóstico inicial: “Trastorno generalizado de desarrollo no especificado”. Evaluado con posterioridad el diagnóstico es de Autismo (ADOS puntaje 16 sobre una base de 12) Los padres refieren en la entrevista que es hiperkinético, no habla o “habla en un idioma que nadie entiende”, en ese encuentro el niño movía la mesa, encendía y apagaba las luces, entraba y salía del baño, tiraba el cuaderno, se revolcaba en el piso y balbuceaba. En el hospital recibe desde su incorporación tratamiento de fonoaudiología en el que sus logros se limitaron de no responder a nada a responder “si / no” y a saludos “hola-chau”. A partir de Abril del año 2004, a los 9 años de edad, I. comienza a participar del PRC. En un principio su lenguaje se restringía al “no” dicho de forma oral, taxativa y reiterada. Mostraba siempre una actitud de oposicionismo, prendía y apagaba la luz, mostrándose inquieto frente a la computadora. Se debió utilizar soporte escrito ya que al escuchar las palabras

90

oralmente pronunciadas le sobrevenía un estado de confusión y no se lograba ningún efecto. Como segundo paso, ya transcurridos algunos meses del inicio, se lo impulsó a leer lo escrito por él en la pantalla ayudándolo a señalar con un dedo, lectura que se realizó en conjunto con el niño. Su aptitud comunicativa se fue ampliando progresivamente, mostrando él mismo los íconos en la pantalla e indicando hacia dónde quería dirigirse. Su vocabulario oral empieza a ampliarse, cede el oposicionismo indiscriminado y puede empezar a seleccionar tarjetas con figuras impresas para luego nombrarlas a través de la escritura en la computadora. Con respecto a la evolución del lenguaje, I comienza a decir palabras sueltas. Al decir de sus padres y su fonoaudióloga el lenguaje oral experimenta un despliegue súbito. Del mismo modo se incrementa de manera significativa su respuesta al lenguaje que se le dirige. Respecto del lenguaje oral progresó de las palabras sueltas a la formulación de frases simples y para las situaciones cotidianas se maneja sin dificultades, utilizando una construcción gramatical correcta aunque ocasionalmente confunde los pronombres personales. Los comentarios que realiza son del tipo “ Hoy pizza no, mañana, hoy quiero papas fritas” “Hoy me duele la panza” “Está nublado” “Dame jugo de manzanas”, etc, que implican la incorporación paulatina de deícticos de tiempo, de difícil adquisición en personas con autismo. Comienza además a utilizar estrategias de engaño con los padres. Si quiere bajarse del auto en una estación de servicio y los padres no lo dejan, dice que le duele la panza para que lo dejen bajar. Para concluir comentaremos una situación que relatan sus padres. En el curso de una semana la hermana se fue de campamento y ante su ausencia llevó su colchón a la habitación de los padres para dormir con ellos, mostrando su malestar al quedarse solo. Unos días después una perra que tienen en la casa tuvo 2 cachorros. Uno murió, al segundo lo regalaron y cuando se lo llevaron se despidió diciendo: “Chau Zeus”. A la noche lo encontraron llevando unos cartones y trapos a su habitación. Al preguntarles lo que hacía dijo” Para Isis, está sola”, haciendo entrar a la perra para que durmiera con él en eso que aparentaba ser una especie de cama. Esto demuestra una probable identificación con el animal en relación al quedarse sola/solo. Consideramos importante este episodio ya que implica una representación del sentimiento de soledad que estaría sintiendo la perra.

CROSSLEY, R.: (1994) “Facilitated Communication Training”. New York. Teachers College Press. CUKIER, S. (2005) “Aspectos clínicos, biológicos y neuropsicológicos del Trastorno Autista: hacia una perspectiva integradora”.Bs. As. Vertex. Revista Argentina de psiquiatría. Vol. XVI: 273-278 ELLIS, A y YOUNG, A (1992) “Neuropsicología cognitiva Humana” Barcelona. Masson FRITH, U. (1991): “Autismo”, Alianza Editorial, Madrid. KANNER, L (1943). Autistic disturbances of affective contact. Nervous Child 2, (217-250) KANNER, L. and EISENBERG, L. (1956) Early infantile autism1943-1955. American Journal of Orthopsychiatry, 26, 55-65. Kerbrat-Orecchioni, C. (1997) “La enunciación”. Buenos Aires. Edicial. MASSUN, S. y TOCCO, S.: (2002) “Emergencia del lenguaje oral en una niña de 8 Años” Memorias de las IX Jornadas de Investigación, Buenos Aires. Facultad de Psicología, UBA ORLIEVSKY, D., CALZETTA, J.J., CERDÁ, M., MASSUN DE ORLIEVSKY, S., SUJARCHUK, S. Et al.: (2003) “Evolución del lenguaje a partir de la escritura en trastornos severos del desarrollo”, Memorias de las X Jornadas de Investigación: Salud, educación, justicia y trabajo. T. III, 161-164, Facultad de Psicología, UBA, Buenos Aires. ORLIEVSKY, D. y CALZETTA, J.J. (2004): “Efectos de la escritura en los trastornos severos del desarrollo”, XI Anuario de Investigaciones, año 2003, Facultad de Psicología, UBA, Buenos Aires, 51-63. ORLIEVSKY, G. D. y CALZETTA, J.J. (2002):“Comunicación y estructuración psíquica en los trastornos severos del desarrollo”. Memorias de las IX Jornadas de Investigación, Buenos Aires. Facultad de Psicología, UBA ORLIEVSKY, G. D y SUJARCHUK, S (2002): “Diferencias comunicativas a partir de la escritura en un joven con trastorno del desarrollo” Memorias de las IX Jornadas de Investigación, Buenos Aires, Facultad de Psicología, UBA. ORLIEVSKY, G .D (2001)“Ossevazioni Clíniche Sulla Scrittura Nei Disturbi Profondi Dello Sviluppo”. Verona. Atti del Congresso Internazionale “Il Tesoro Sommerso” RAPPIN I. (1994) “Autismo: Un Síndrome de Disfunción Neurológica”. En “Autismo Infantil y otros trastornos del desarrollo. ”Buenos Aires. Paidós. RAPPIN I (1987) “Trastornos del lenguaje oral y escrito” (pp.176-206) Disfunción Cerebral en la Infancia. Neurología, cognición, lenguaje y conducta. Barcelona. Ed. Martínez Roca RIVIERE. A 1996 “Actividad y Sentido en Autismo” 5th Congreso Autism- Europe Procedings. Barcelona. www.autismo.com/scripts/articulo/slistaten.idc-10k RONDAL, J., SERON, X. 1991 “Problemática del Trastorno, Evaluación del Lenguaje y Aportación de la Psicolingüística” .Trastornos del lenguaje. Barcelona. Paidós. RUTTER M, GREENFIELD D, LOCKER L. 1967 A five to fifteen near follow-up study of infantile psychosis. l. Social and behavioral outcome. Br. Psychiatry; 11 3: 1183-1199 RUTTER M. 1979 “Language, cognition, and autism” In Katzman, R. (ed) Congenital and Acquired Cognitive Disorders. New York : Raven Press, pp 247-264. SOPRANO A. 1997. La “hora de juego” lingüística. Buenos Aires. Editorial de Belgrano. TUCHMAN RF, RAPIN 1, SHINNAR S. 1991 Autistic and dysphasic children. Pediatrics; 88:1219 1225

BIBLIOGRAFIA AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (1998). DSMIV. Barcelona: Masson. AZCOAGA J. y col. (1997) “Los retardos del lenguaje en el niño” . Barcelona. Paidós. BARA, B.G., BUCCIARELLI, M.& COLLE, L. (2001) “Communicative abilities in autism: Evidence for attentional deficits”. Brain and Language, 77, 216- 240. BIKLEN, D. : 1993 “Communication Unbound”. New York Teachers College Press. BIKLEN, D y CARDINAL , D. 1997 “Contested Words. Contested Science” New York Teachers College Press. BRIGHENTI, M., TEATIN M. & MALAFFO, F. (2001) “Il tesoro Sommerso”. Verona. Atti del Congresso Internazionale Brighenti, M., Teatin M. & Malaffo, F.(2000) La “facilitazione” nei processi di comunicazione e di facilitazione del gesto nell´ Autismo. Verona Atti Convegno Nazionale. CALZETTA, J.J. y CERDÁ, M. R.: 2002 “La elaboración psíquica a través de la escritura en un niño con trastorno del desarrollo”. Memorias de las IX Jornadas de Investigación: Presente y futuro de la investigación en Psicología. Buenos Aires. Facultad de Psicología, UBA, Calzetta, J.J., Orlievsky, D., Cerdá, M., Massun de Orlievsky, S., Sujarchuk, S. Et al.: (2003) “La estructuración psíquica en los trastornos severos del desarrollo”, Memorias de las X Jornadas de Investigación: Salud, educación, justicia y trabajo. T. III, 101-104, Facultad de Psicología, UBA, Buenos Aires CAPLAN, D (1992) “Introducción a la Neurolingüística y al estudio de los trastornos del lenguaje” Madrid. Visot

91

ANÁLISIS CUANTITATIVO Y CUALITATIVO DE SUCESOS DE VIDA TRAUMÁTICOS EN ADOLESCENTES VIOLENTOS
Quiroga, Susana Estela; Cryan, Glenda Universidad de Buenos Aires - CONICET

RESUMEN En este trabajo se presenta el análisis cuantitativo y cualitativo de los sucesos de vida traumáticos en los adolescentes tempranos violentos atendidos en el Programa de Psicología Clínica para Adolescentes, Sede Regional Sur, UBA (Directora: Prof. Dra. Susana Quiroga). Se administró el Cuestionario Autoanálisis de Sucesos de Vida (Adaptación argentina: Casullo y Aszkenazi, 1991). El análisis cuantitativo se realizó comparando los resultados con una muestra clínica de adolescentes tardías con Trastornos de la Alimentación y con una muesta no clínica. Se encontró diferencia significativa en Frecuencia (p=.000) e Intensidad (p=.001) con la muestra clínica, presentado esta última puntajes superiores. No se encontró diferencia significativa con la muestra no clínica. El análisis cualitativo permitió observar que los pacientes violentos registran como traumáticos los sucesos vinculados especialmente con la escolaridad en contraposición a los sucesos vinculados con la familia o consigo mismo como son el maltrato, el abuso de alcohol o drogas y los problemas psicológicos personales. Esto permite pensar que cuanto más traumático es el suceso, más desmentido o forcluido se encuentra en la estructura psíquica. Los sucesos traumáticos a los que están expuestos y la limitada capacidad de reflexionar demuestran que estos adolescentes están en una situación de alta vulnerabilidad. Palabras clave Sucesos traumáticos Adolescentes violentos Análisis cuantitativo y cualitativo ABSTRACT QUANTITATIVE AND QUALITATIVE ANALYSIS OF TRAUMATIC LIFE EVENTS IN EARLY VIOLENT ADOLESCENTS In this work the quantitative and qualitative analysis of the traumatic life events in the early violent adolescents treated within the Clinical Psychology Programme for Adolescents, Southern Branch, UBA, (Chair Prof. Dr. Susana Quiroga) is shown. The Life Events Selfanalysis Questionnaire (Argentine Adaptation: Casullo and Aszkenazi, 1991) was administered. The quantitative analysis was carried out comparing the results with a clinical sample of late adolescents with Eating Disorders and with a non-clinical sample. A significant difference in Frequency (p=.000) and Intensity (p=.001) was found with the clinical sample, the latter showing higher scores. No significant difference with the non-clinical sample was found. It was possible to observe through the qualitative analysis that for violent patients the events related especially to their education were considered traumatic whereas the events related to their families and to themselves such as ill-treatment, alcohol or drug abuse and personal psychological problems were not. Therefore, it might be concluded that the more traumatic the event is, the more it is denied in the psychic structure. The life events these adolescents are exposed to and their limited ability to reflect on them reveal that they are in a high vulnerability situation. Key words Traumatic life events Violent adolescents Quantitative and qualitative analysis

1. INTRODUCCIÓN En este trabajo se mostrará el análisis cuantitativo y cualitativo de los sucesos de vida traumáticos más frecuentes en los adolescentes tempranos violentos atendidos en el Programa de Psicología Clínica para Adolescentes, Sede Regional Sur, UBA (Directora: Prof. Dra. Susana Quiroga). Uno de los objetivos centrales de los Proyectos UBACyT 20042007 P069 y 2008-2010 P049 consiste en realizar el análisis de resultados y proceso terapéutico de un dispositivo diagnósticoterapéutico denominado Grupos de Terapia Focalizada- GTF. Este dispositivo fue creado y desarrollado para el abordaje de adolescentes con conductas antisociales y autodestructivas con alto riesgo psicosocial (Quiroga y Cryan, 2004, 2005 b, 2006, 2007 c, 2007 d, 2008 a, 2008 c, 2009a, 2010; Quiroga, Paradiso, Cryan, et.al., 2003, 2004, 2006). Para el tratamiento de adolescentes violentos de 13 a 15 años con Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial, estos objetivos fueron operacionalizados a través de intervenciones específicas en cada una de las sesiones. Para ello, se construyó una guía terapéutica en la que se fijaron los objetivos a trabajar en cada sesión, el desarrollo de los mismos y las técnicas específicas para alcanzarlos (la misma está siendo sistematizada actualmente). Previamente a ser incorporados a un Grupo de Terapia Focalizada- GTF, los pacientes consultantes al Programa son evaluados por profesionales de la Unidad de Admisión a través de un proceso diagnóstico. Este proceso incluye una entrevista clínica semidirigida a padres, una entrevista abierta al adolescente y la administración de cuestionarios objetivos. Uno de los cuestionarios que se administra en el Proceso Diagnóstico es el que presentamos en este trabajo: el Cuestionario Autoanálisis de Sucesos de Vida (Adaptación argentina: Casullo y Aszkenazi, 1991). La administración de este cuestionario tiene por objetivo evaluar la relación entre sucesos de vida traumáticos y los trastornos enunciados: Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial, ya que el mismo permite identificar los factores sociales y de comportamiento que tienen un impacto directo sobre el funcionamiento individual. Esto resulta importante debido a que es ampliamente conocido que los eventos vitales estresantes (Casullo y Aszkenazi, 1991) suelen preceder a una variedad de enfermedades que incluyen tanto problemas de salud mental (Brown, 1973a, 1973b, Brown y Harris, 1978, Brown y Prudo, 1981) como síntomas psicosomáticos (Farlene, et.al, 1980). 2. METODOLOGÍA Muestra: 42 adolescentes tempranos violentos con diagnóstico de Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial que realizaron Grupos de Terapia Focalizada- GTF. Instrumento: Cuestionario Autoanálisis de Sucesos de Vida (Adaptación argentina: Casullo M.M. y Aszkenazi, M., 1991). El mismo está compuesto por una lista de 50 eventos vitales traumáticos. El paciente debe señalar aquellos que le ocurrieron, la edad que tenía en el momento en que sucedió el evento y asignarle un valor entre 1 y 5 considerando cuánto le ha afectado. Los valores son: Nada, Poco, Algo, Bastante y Mucho. Para realizar el análisis cuantitativo, se utilizó el mismo modo de evaluación que se había utilizado en investigaciones anteriores del equipo (Zukerfeld, Zonis y Quiroga, 2000; Quiroga, Paradiso, Cryan, et.al., 2003 ) con el objetivo de poder comparar los resultados con una muestra clínica y con una muestra no clínica a través de la aplicación de la Prueba de Muestras Independientes. En las mismas, se analizó la Frecuencia y la Intensidad de los sucesos de vida traumáticos que habían sido seleccionados con un valor de 3, 4 o 5 (de esta manera, los ítemes marcados con 1 o 2 fueron excluidos). La Frecuencia fue definida como la cantidad de sucesos marcados con 3, 4 o 5 (considerados para el análisis con valor 1 independientemente que el sujeto hubiere marcado 3, 4 o 5). La Intensidad fue definida como la sumatoria de los valores 3, 4 y 5 de los sucesos seleccionados. Además, se realizó un análisis cualitativo para el cual se consideraron todos los valores (1 a 5) de los sucesos seleccionados por los pacientes. 3. RESULTADOS 3.1 Análisis Cuantitativo

92

Los resultados obtenidos mostraron para la Frecuencia una media de 5.14 con un desvío estándar de 2.73 y para la Intensidad una media de 22.26 con un desvío estándar de 12.64. En la muestra no clínica (Zukerfeld, Zonis y Quiroga, 2000) compuesta por adolescentes femeninas asintomáticas (n=161) de 18 a 25 años que concurrieron a la Dirección de Salud y Bienestar Social de la UBA, los resultados mostraron para la Frecuencia una media de 5.2 con un desvío estándar de 6.8 y para la Intensidad una media de 18.2 con un desvío estándar de 20.1. En la muestra clínica (Quiroga, Paradiso, Cryan, et.al., 2003) compuesta por adolescentes tardías femeninas con Trastornos de la Alimentación, que recibían tratamiento en la Dirección de Salud y Bienestar Social de la UBA, los resultados mostraron para la Frecuencia una media de 8.35 con un desvío estándar de 3.86 y para la Intensidad una media de 34.87 con un desvío estándar de 16.92. La comparación con la muestra clínica y no clínica se realizó a través de la aplicación de la Prueba de Muestras Independientes. En relación con la Frecuencia, la comparación con la muestra clínica presentó diferencias significativas (p=.000), mientras que la comparación con la muestra no clínica no presentó diferencias significativas (p=.955). En relación con la Intensidad, la comparación con la muestra clínica presentó diferencias significativas (p=.001), mientras que la comparación con la muestra no clínica no presentó diferencias significativas (p=.215). 3.2 Análisis cualitativo El análisis cualitativo apunta a determinar aquellos sucesos de vida seleccionados por los adolescentes que se presentaron con mayor frecuencia. Los mismos fueron: Muerte de algún abuelo/a (N=27; 64.3%), Problemas de disciplina en la escuela (N=24; 57.1%), Problemas para aprender en la escuela (N=20; 47.6%), Problemas personales con algún docente (N=19; 45.2%), Enfermedad física seria del padre (N=13; 31.0%), Estar separado de un ser querido (N=12; 28.6%) y Enfermedad física seria de algún hermano/a (N=11; 28.2%). Para realizar el análisis cualitativo de los resultados, los Sucesos de Vida se agruparon en diferentes tipos que se presentan a continuación con la frecuencia y los porcentajes correspondientes a cada ítem: Enfermedades físicas: el 23.8% (N=10) de la muestra señala haber tenido alguna enfermedad física propia, seria o importante (Item 1). Las enfermedades físicas de familiares directos o personas allegadas registraron los siguientes porcentajes: el 26.2% (N=11) de algún hermano (Item 2), el 31% (N=13) del padre (Item 3), el 21.4% (N=9) de la madre (Item 4) y el 23.8% (N=10) de algún amigo (Item 5). Asimismo un 21.4% (N=9) refiere haber sufrido un accidente serio (Item 39). Enfermedades psíquicas: el porcentaje más alto corresponde a las madres (Item 9): 11.9% (N=5). Las enfermedades psíquicas de familiares directos o allegados oscilaron en un porcentaje entre 2.4% (N=1) para padre (Item 8) y algún amigo (Item 11) y 4.8% (N=2) para algún hermano (Item 7) y algún pariente (Item 10). Se destaca que sólo el 19% (N=8) señala tener problemas psicológicos personales importantes (Item 6) y que el 4.8% (N=2) intentó quitarse la vida (Item 40). Muertes de familiares directos o allegados: el porcentaje mayor es la muerte de algún abuelo (Item 15): 64.3% (N=27), seguido de muerte del padre (Item 12): 14.3% (N=6), de algún hermano (Item 14) y amigo (Item 30): 11.9% (N=5) para ambos casos y de la madre (Item 13): 7.1% (N=3). Por otra parte, se destacan los ítemes referidos a la desaparición de algún familiar (Item 16): 14.3% (N=6) y de algún amigo (Item 17): 4.8% (N=2) y principalmente el estar separado de un ser querido (Item 29): 28.6% (N=12) Situaciones familiares traumáticas: este tipo de situaciones muestra porcentajes diversos. Los divorcios o separaciones fueron marcados por un 21.4% (N=9) en relación a los padres (Item 18) y un 11.9% (N=5) en relación a algún hermano (Item 19). Asimismo, se observó el registro de graves problemas familiares (Item 32): 21.4% (N=9), serios problemas económicos familiares (Item 31): 19% (N=8) e igual porcentaje de algunos de los padres despedido o sin empleo (Item 49). El 14.3% (N=6) ha vivenciado alguna mudanza, traslado de país, ciudad o pueblo (Item 50). El registro de maltrato físico, moral o verbal (Item 25) es bajo: 16.7% (N=7), aunque resulta llamativo encontrar el mismo porcentaje de

abuso de drogas o alcohol en alguno de los padres (Item 27) y un 9.5% (N=4) en los hermanos (Item 26). Situaciones sexuales traumáticas: se observó un 2.4% (N=1) de violación (Item 22) e igual porcentaje de abuso sexual infantil (Item 23) y aborto (Item 21), destacándose un 7.1% (N=3) que señala alguna experiencia sexual desagradable traumática (Item 24). El caso de aborto no se refiere en forma directa a ninguno de los pacientes sino a la madre de uno de ellos. Situaciones escolares problemáticas: este punto registra porcentajes muy altos, por ejemplo en problemas para aprender en la escuela (Item 34): 47.6% (N=20) y problemas personales con algún docente (Item 33): 45.2% (N=19), destacándose especialmente problemas de disciplina en la escuela (Item 45): 57.1% (N=24). Por otra parte, se observó que el 9.5% (N=4) presenta confusión vocacional, no saber qué estudiar (Item 44). Vínculos: se observó un 16.7% (N=7) de ruptura de noviazgo o pareja (Item 35), un 7.1% (3) de dificultad para tener pareja (Item 42) y un 14.6% (N=6) de dificultad para tener amigos (Item 37). Asimismo, el 4.8% (N=2) presenta problemas de fé, crisis religiosa (Item 38) y el 2.4% (N=1) manifiesta no poder conservar por mucho tiempo un trabajo (Item 47). Se destacan como situaciones de extrema vulnerabilidad un 19% (N=8) de problemas que implicaron la participación de la policía (Item 36) y un 11.9% (N=5) que afirma sentirse amenazado o perseguido por alguien (Item 46). Los ítemes del cuestionario que no fueron señalados por ningún paciente de la muestra son: embarazo no deseado (Item 20), problemas personales en relación con alcohol o drogas (Item 28), divorcio o separación personal (Item 41), tener dificultades para conseguir trabajo (Item 43) y enterarse de que son adoptados (Item 48). Si bien la mayoría de estos ítemes no se corresponde con la fase evolutiva de los pacientes que conformaron la muestra, es llamativo que ningún paciente haya registrado el Item 28 relacionado con el alcohol y/o las drogas, dado que a través de las sesiones del dispositivo GTF se observó que éste suele ser uno de los principales problemas vinculados en forma directa con la aparición de conductas violentas. 4. CONCLUSIONES En este trabajo se analizó en forma cuantitativa y cualitativa los Sucesos de Vida traumáticos sufridos por los adolescentes tempranos violentos. En relación con el análisis cuantitativo, se pudo observar que tanto en Frecuencia como en Intensidad, se encontró diferencia significativa con la muestra clínica de adolescentes tardías con Trastornos de la Alimentación, presentando esta última valores más elevados que la muestra de adolescentes tempranos violentos que se conformó para esta investigación (N=42). Esta diferencia significativa permite pensar que si bien ambas muestras clínicas están conformadas por adolescentes con patologías actuales, es importante considerar el tipo de trastorno y la fase evolutiva por la que están atravesando. En el caso de los Trastornos de Alimentación, la muestra era de adolescentes femeninas tardías, en las cuales la manifestación es claramente autodestructiva, dado que la libido tóxica es derivada al cuerpo; en el caso de los Trastornos Negativista Desafiante y Disocial, esta muestra era de adolescentes tempranos y en su gran mayoría varones, en los cuales la manifestación tiende a ser destructiva, derivando la libido tóxica a la acción. Por el contrario, tanto en Frecuencia como en Intensidad, no se encontró diferencia significativa con la muestra no clínica. Esto puede ser explicado desde el punto de vista epidemiológico en referencia a que estos adolescentes presentan una tendencia a vivenciar con poca intensidad sucesos de vida que en otro contexto psicosocial son considerados traumáticos. Desde el punto de vista intrapsíquico, cabe pensar que estos sucesos traumáticos son olvidados usando una defensa neurótica como la represión, o desmentidos o forcluidos usando un mecanismo más primitivo como la escisión. Sería interesante considerar la posibilidad de administrar un retest luego del dispositivo GTF con el objetivo de observar si se encuentra alguna variación en el recuerdo y en la cualificación de los mismos sucesos traumáticos. En relación con el análisis cualitativo, los Sucesos de Vida que presentaron mayor frecuencia fueron: Muerte de algún abuelo/a, Problemas de disciplina en la escuela, Problemas para aprender

93

en la escuela, Problemas personales con algún docente, Enfermedad física seria del padre, Estar separado de un ser querido y Enfermedad física seria de algún hermano/a. Por el contrario, es interesante considerar los bajos porcentajes que se registraron en Problemas psicológicos personales importantes, Maltrato físico, moral o verbal, Abuso de drogas o alcohol de alguno de los padres y de algún hermano y que ningún paciente de la muestra señalara Problemas personales en relación con el alcohol o las drogas. Los resultados muestran que los pacientes violentos registran como traumáticos los sucesos vinculados especialmente con la escolaridad en contraposición a los sucesos vinculados con la familia o consigo mismo como son el maltrato, el abuso de alcohol o drogas y los problemas psicológicos. Esto nos permite pensar que cuanto más traumático es el suceso, más desmentido o forcluido se encuentra en la estructura psíquica, lo cual demuestra la limitada capacidad de reflexionar consigo mismo y con los otros que presentan estos adolescentes. Esta limitada capacidad de reflexionar junto con los sucesos traumáticos a los que están expuestos, demuestran que estos adolescentes están en una situación de alta vulnerabilidad.

QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2007c) “Manifestaciones de la Violencia en Adolescentes de Alto Riesgo” Memorias de las XIV Jornadas de Investigación Tercer Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur “La investigación en psicología, su relación con la práctica profesional y la enseñanza”. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. ISSN 1667-6750 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2007d) “Adaptación del Modelo de Ciclos Terapéuticos (TCM) a una población de alto riesgo psicosocial” XV Anuario de Investigaciones. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, pp. 31-41 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2008a) “Análisis de proceso en una población adolescente de alto riesgo psicosocial: criterios para la categorización de palabras utilizados en la adaptación del modelo de ciclos terapéuticos-TCM Memorias de las XV Jornadas de Investigación y Cuarto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR “Problemáticas Actuales. Aportes de la Investigación en Psicología” Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, Tomo I, pp. 66-68 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2009a) “Percepción Subjetiva de Ayuda en Grupos de Adolescentes Violentos”. Memorias de las XVI Jornadas de Investigación. I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. Quinto Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur “Psicología y Sociedad Contemporánea: Cambios Culturales”. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 93-96. QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2010) “Eficacia Terapéutica de un Dispositivo Grupal para el Abordaje Terapéutico de la Violencia Juvenil”. Publicación online Enero en http://www.depsicoterapias.com ZUKERFELD, R., ZONIS, R. & QUIROGA, S. (2000) “Trauma, desesperanza y conducta alimentaria”. Revista del Instituto Psicosomático de Buenos Aires. Año 7, N°7, pp. 65-83.

BIBLIOGRAFIA BROWN, G.W. (1973a) Life events and psychiatric disorders. Part I: Some methodological issues. Psychological Medicine 3: 159 en Casullo, M.M. & Aszkenazi, M. “Sucesos de Vida y Psicopatologías”, 1991 BROWN, G.W. (1973b) Life events and psychiatric disorders. Part II: Nature of causal link. Psychological Medicine 3: 74-87 en Casullo, M.M. & Aszkenazi, M. “Sucesos de Vida y Psicopatologías”, 1991 BROWN, G.W. & HARRIS, T. (1978) Social Origins of Depression. London: Tavistok en Casullo, M.M. & Aszkenazi, M. “Sucesos de Vida y Psicopatologías”, 1991 BROWN, G.W. & PRUDO, R. (1981) Psychiatric disorder in a rural and an urban population. Aetiology of depression. Psychological Medicine 11: 581-599 en Casullo, M.M. & Aszkenazi, M. “Sucesos de Vida y Psicopatologías”, 1991 CASULLO, M.M. & ASZKENAZI, M. (1991) “Sucesos de Vida y Psicopatologías” en Casullo, M.M, Leibovich de Figueroa, N. Y Aszkenazi, M. Teoría y Técnicas de Evaluación Psicológica. Buenos Aires: Psicoteca Editorial MC FARLENE, et.al. (1980). A longitudinal study of the influence of the psychosocial environment on health status. Journal of Health and Social Behavior. 21: 124-133 en Casullo, M.M. & Aszkenazi, M. “Sucesos de Vida y Psicopatologías”, 1991 QUIROGA, S., PARADISO, L., CRYAN, G. & TROTTA, L. (2003) “Correlation between the Evolution of Clinical Depression and Traumatic Life Events in Group Psychotherapy in Patients with Eating Disorders”. Trabajo presentado en The Fourth Joseph Sandler Research Conference. Londres, Inglaterra QUIROGA, S., PARADISO, L., CRYAN, G., MORENO, C. & AUGUSTE, L. (2003) “La vincularidad en grupos paralelos de terapia focalizada para adolescentes tempranos con conductas antisociales y sus padres”. Memorias de las X Jornadas de Investigación: “Salud, educación, justicia y trabajo. Aportes de la investigación en Psicología” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 95-97 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2004) “Adolescentes con conducta antisocial y autodestructiva: estudio epidemiológico y nuevas técnicas terapéuticas”. XII Anuario de Investigaciones. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. QUIROGA, S., PARADISO, L., CRYAN, G., AUGUSTE, L. & ZAGA, D. (2004) “Abordaje terapéutico para adolescentes tempranos con conductas perturbadoras: Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial”. Memorias de las XI Jornadas de Investigación: “Psicología, sociedad y cultura” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 71-73 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2005b) “Estudio Sociodemográfico y Epidemiológico de una Población Adolescentes en Riesgo Psicosocial” Memorias de las XII Jornadas de Investigación: “Avances, Nuevos Desarrollos e Integración Regional”. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, pp. 78-80 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2006) ”Estudio de la construcción mental de los vínculos intergeneracionales en el abordaje psicoterapéutico grupal de adolescentes con conductas antisociales” Cuadernos de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente: Revista de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente. Madrid: Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente. ISSN: 1575-5967 QUIROGA, S., PARADISO, L. & CRYAN, G. (2006) “Resultados de la Psicoterapia Grupal Psicodinámica Focalizada- GTF en una Muestra de Adolescentes con Conductas Perturbadoras y Padres con Trastornos de la Personalidad”. Memorias de las XIII Jornadas de Investigación y Segundo Encuentro de Investigadores del Mercosur: “Paradigmas, métodos y técnicas” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 59-61

94

EVOLUCIÓN DE LA DEPRESIÓN EN PADRES DE ADOLESCENTES VIOLENTOS EN EL DISPOSITIVO GRUPO DE TERAPIA FOCALIZADA PARA PADRES- GTFP
Quiroga, Susana Estela; Perez Caputo, Maria Del Carmen; Grubisich, Griselda; Colugio, Alicia; Cryan, Glenda Universidad de Buenos Aires

RESUMEN En este trabajo se mostrará la evolución de la depresión clínica en padres de adolescentes violentos con diagnóstico de Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial atendidos en el Programa de Psicología Clínica para Adolescentes, Sede Regional Sur, UBA (Directora: Prof. Dra. Susana Quiroga). Uno de los principales objetivos del Proyecto actual UBACyT P049 es realizar el análisis de proceso y de resultados de los Grupos de Terapia Focalizada para Padres- GTFP que funcionan en forma paralela a los grupos de adolescentes. Se aplicó el Inventario de Depresión de Beck- BDI (Beck, A., 1972; Adaptación argentina: Quiroga, S.E., 1998) a una muestra de 45 padres. Los resultados mostraron que el 85% de los padres presentaba depresión, destacándose que un 40% presentaba depresión significativa o profunda. La aplicación del dispositivo GTFP produjo efecto significativo en casi un 95% de los padres que inicialmente tenían un grado de depresión importante, ya sea significativa o severa. Por lo tanto, este dispositvo resultó eficaz para disminuir la depresión paterna y con ello el narcisismo que conlleva la misma, lo cual permitirá una mejor conexión de los padres con su hijo a partir de la generación del establecimiento de un vínculo menos patológico y más saludable. Palabras clave Depresion Padres de adolescentes violentos Grupo de terapia focalizada para padres ABSTRACT EVOLUTION OF THE CLINICAL DEPRESSION IN PARENTS OF VIOLENT ADOLESCENTS IN THE DEVICE FOCALISED THERAPY GROUP FOR PARENTS- FTGP In this work the evolution of the clinical depression in parents of violent adolescents diagnosed with Oppositional Defiant Disorder and Conduct Disorder treated within the Clinical Psychology Programme for Adolescents of the Southern Branch, UBA, (Chair Prof. Dr. Susana Quiroga) will be shown. One of the main objectives of the present project, UBACyT PO49, is to carry out the process and outcome analysis of the Focalised Therapy Group for Parents- FTGP, which coexists with the groups for adolescents. The Beck Depression Inventory- BDI (Beck, A., 1972; Argentine adaptation: Quiroga, S.E., 1998) was administered to a sample of 45 parents. The results show that 85% of the parents had depression, 40% having severe or deep depression. Working within the FTGP device had a significant effect on 95% of the parents who at the beginning had an important degree of depression, either severe or deep. Therefore, this device proved to be effective to lower paternal depression, and the narcissism that goes together with it, which will allow a better connection between the parents and their child since a less pathologic and healthier bond will be developed. Key words Depression Parents of violent adolescents Focalised therapy group for parents

1. INTRODUCCIÓN En este trabajo se mostrará la evolución de la depresión clínica en padres de adolescentes violentos con diagnóstico de Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial atendidos en el Programa de Psicología Clínica para Adolescentes, Sede Regional Sur, UBA (Directora: Prof. Dra. Susana Quiroga). El contexto en el que viven estos adolescentes influye en la aparición de conductas antisociales y autodestructivas y en la alta vulnerabilidad bio-psico-social que presentan (Quiroga y Cryan, 2004, 2005 b, 2009a; Quiroga, Emborg, González, Pérez Caputo, y Fernández, 2002; Quiroga, Nievas, Domínguez, González, Emborg, et.al, 2003, Quiroga, Nievas, Maceira, González y Dominguez, 2005). Las dificultades de estos pacientes y sus familias para establecer vínculos estables, asumir las funciones parentales y desconocer las consecuencias futuras de sus patologías (Quiroga, González, Pérez Caputo, 2003, 2004) llevó a la creación de un dispositivo diagnóstico-terapéutico denominado Grupos de Terapia Focalizada- GTF (Quiroga y Cryan, 2004, 2008 c, Quiroga, Paradiso, Cryan, et.al., 2003, 2004, 2006). Este dispositivo consiste en la conformación de grupos cerrados, con temática focalizada y orientación psicodinámica que constan de diez sesiones de una vez por semana de una hora y media de duración. Estas diez sesiones se distribuyen en una Primera sesión: multifamiliar, compuesta por los adolescentes, sus padres, el terapeuta y los observadores; Segunda a octava sesión: Grupo de Terapia Focalizada- GTF y Grupo de Terapia Focalizada para Padres- GTFP; Novena sesión: multifamiliar; Décima sesión: sesión de cada adolescente con su familia. En el Proyecto UBACyT 2004-2007 P069 nos abocamos a determinar la eficacia terapéutica del dispositivo GTF para adolescentes a través de la realización de análisis de resultados y de proceso terapéutico (Quiroga y Cryan, 2005b, 2006, 2007c, 2007 d, 2008 a, 2008 c, 2009a, 2010; Quiroga, Paradiso, Cryan, et.al., 2003, 2004, 2006). Uno de los principales objetivos del Proyecto actual UBACyT P049 2008-2010 es realizar la investigación de las funciones parentales de los padres y/o adultos responsables de adolescentes con las características descriptas. Esto implica realizar un diagnóstico que incluya el aspecto sintomatológico y el estructural de la personalidad de estos adultos así como también su capacidad de cambio psíquico a través del análisis de proceso y de resultados de los Grupos de Terapia Focalizada para PadresGTFP que se realizan en forma paralela a los grupos de adolescentes (Quiroga y Cryan, 2009c). Los objetivos del dispositivo GTFP (Quiroga, Paradiso, Perez Caputo y Cryan, 2006) para los padres de adolescentes violentos consisten en: a) comprender el motivo de consulta o “conciencia de enfermedad” de sus hijos, b) describir y comprender la composición familiar actual c) trabajar la implicancia de los padres en la problemática de sus hijos, d) establecer algún tipo de conexión entre la trama vincular familiar y la problemática del adolescente, e) detectar el desempeño de roles en la historia familiar, f) comprender el funcionamiento grupal en la transferencia, en la historia familiar que incluye la variable transgeneracional, g) detectar modos de vinculación familia-medio circundante que comprende la la familia extensa, la escuela y el trabajo, h) trabajar la relación del síntoma del hijo dentro de la dinámica familiar. En esta presentación mostraremos la evolución de la depresión clínica parental con el objetivo de evaluar por un lado, su influencia en la aparición de conductas violentas en los hijos y por otro, la posibilidad de reversión del cuadro depresivo a partir de la realización del GTFP. 2. MARCO CONCEPTUAL En primer lugar vamos a considerar los desarrollos postfreudianos, especialmente el estudio de la díada vincular primaria que permite rastrear la constitución de las representaciones o sus fallas así como también los primeros momentos en el pasaje de la cantidad a la cualidad. En este punto, dio Bleichmar (2000) plantea que la intersubjetividad se ha estabilizado actualmente como paradigma del origen y la estructuración del psiquismo a partir de los hallazgos de investigaciones sobre la relación temprana entre la figura parental y el niño (Stern, 1985; 1991; Beebe, Lachman y

95

Jaffe, 1997; Fonagy y Target, 1998). En relación con las patologías de la autodestrucción, Quiroga (1994, 2001), señala que autores como Spitz, Bowlby, Klein, Winnicott, Meltzer y Tustin coinciden en afirmar que una deficiencia en la relación materna es el origen del trastocamiento de la autoconservación, lo cual compromete seriamente la vida del bebé, ya que la falta de un objeto al cual investir convierte la investidura paranoide de la identificación proyectiva en desinvestidura de objeto y de las funciones del yo, con su consecuente empobrecimiento y peligro de muerte física y psíquica. La autora establece una correlación entre las ideas propuestas por Winnicott (1963) acerca del miedo al derrumbe, y lo enunciado por Marty (1968) como depresión esencial, Kreisler (1976) como depresión fría y Green (1972) como Complejo de la madre muerta, en donde la madre se declara ausente para el bebé y no puede ofrecerse como objeto de satisfacción de las necesidades. Una línea de desarrollo que ha cobrado fundamental importancia en la actualidad es la iniciada por Bowlby (1973, 1989) a través de la Teoría del Apego. Esta teoría apunta a considerar que cada individuo construye en su interior modelos operativos del mundo y de sí mismo, que le permiten percibir los acontecimientos, pronosticar el futuro y construir planes. En la construcción de este modelo operativo, una característica clave es su idea de quiénes son sus figuras de apego, dónde puede encontrarlas y cómo puede esperar que respondan. En el desarrollo de la Teoría del Apego, el autor ha considerado los trabajos iniciados por Ainsworth, et.al. (1978, 1985) y ampliados notablemente por Main y sus colaboradores (1985), Sroufe (1983, 1985) y Grossmann, et.al. (1986) así como las tres pautas principales de apego, descriptas en primer lugar por Ainsworth y sus colegas en 1971. Uno de los autores contemporáneos más importantes en esta área es Fonagy (1997), quien a partir de la Teoría del Apego desarrolló el concepto de Función Reflexiva, sobre la base de la Entrevista de Apego en el Adulto- AAI, elaborada por Main. Para el autor, la adquisición de la Función Reflexiva tiene lugar en el proceso del desarrollo temprano. En este punto, sostiene que lo más importante para el desarrollo de una organización cohesiva del self es el estado mental del cuidador que capacite al niño para encontrar en su mente una imagen de si mismo motivada por creencias, sentimientos e intenciones. De esta manera, la psicopatología en el adulto se relaciona con una baja capacidad de reflexión, y ésta se hace aún más marcada en cuadros graves como individuos con antecedentes penales o con un diagnóstico de personalidad borderline. En este sentido, Fonagy (2000) considera que la Función Reflexiva y su contexto de apego son la base de la organización del self y por ello, entiende que los sujetos con Trastornos de la Personalidad, siendo infantes tuvieron a menudo cuidadores que estaban dentro del llamado “espectro borderline” de los trastornos de personalidad severos (Barach, 1991; Benjamín y Benjamín, 1994; Shachnow, et.al., 1997) y lo afrontaron rechazando captar los pensamientos de sus figuras de apego, evitando así tener que pensar sobre los deseos de sus cuidadores de hacerles daño. Por lo tanto, aquellos padres con trastornos del estado de ánimo (Fonagy, 2001) no pueden pensar acerca de la experiencia mental del niño, imposibilitándole la base necesaria para pensarse a sí mismo (Fonagy & Target, 1995). Desde el punto de vista clínico, esto implica que el niño cuya madre no pudo reconocer sus estados mentales por carencia de función reflexiva, presentará en la adolescencia o la adultez problemas para diferenciar la realidad de la fantasía y la realidad psíquica de la realidad física. Esta situación conlleva la presencia de un afecto que tiene por objeto la manipulación del otro más que la comunicación de tipo semántico o con significación. En relación con la violencia, se ha comprobado que la depresión parental y la inefectividad en el manejo de los vínculos influye en forma directa en las transgresiones características de los niños y adolescentes con conductas disruptivas (Forehand, Lautenschlager, Faust y Graziano, 1986, Isabella y Belsky, 1991, Osofsky, 1997). 3. METODOLOGÍA Muestra: 45 padres y/o adultos responsables de adolescentes tempranos violentos con diagnóstico de Trastorno Negativista De-

safiante y Trastorno Disocial que realizaron Grupos de Terapia Focalizada para Padres- GTFP. Instrumento: Inventario de Depresión de Beck- BDI (Beck, A., 1972; Adaptación argentina: Quiroga, S.E., 1998). Este inventario evalúa conductas depresivas que van de leves a severas. Consta de 21 ítemes organizados en una gradación de 1 a 4 que aluden a la sintomatología depresiva en todas sus manifestaciones. Los puntajes que se consideraron para la evaluación de la depresión fueron: 0 a 9 (no depresión), 10 a 15 (depresión leve), 16 a 23 (depresión significativa) y 24 o más (depresión profunda o severa). Procedimiento: el inventario fue administrado en forma individual al inicio del GTFP y al finalizar el mismo. 3. RESULTADOS Considerando los puntajes basales del Inventario de Depresión de Beck- BDI, se obtuvo la siguiente distribución de frecuencias: el 15.6% (N=7) no presentaba depresión, el 44.4% (N=20) presentaba depresión leve, el 17.8% (N=8) presentaba depresión significativa y el 22.2% (N=10) presentaba depresión profunda o severa. Para la aplicación de la prueba t de Muestras Relacionadas no se incluyeron los sujetos que no presentaban depresión en la medida basal. Los resultados mostraron una diferencia significativa entre la medida basal y la final [t (37) = 2,844; p = .0035 (unilateral)]. La media basal fue 19.08 y la final fue 16.03, lo cual marca una diferencia de 3.05 puntos. Con un intervalo de confianza del 95% para la diferencia, la misma se ubicaría entre .878 como el valor inferior y 5,227 como el valor superior. La magnitud de efecto (utilizando el estimador del tamaño del efecto para muestras relacionadas propuesto por Gibbons, Hedeker y Davis), fue d´ = .461. El 78.95% de los sujetos disminuyeron su nivel de depresión, mientras que el 21,05% lo incrementó. Asimismo se analizó la diferencia entre la medida basal y la final, considerando por un lado únicamente a los sujetos que en la medida basal presentaban depresión leve; y por otro únicamente a los sujetos que en la medida basal presentaban depresión significativa o depresión profunda. En los sujetos que presentaban depresión leve, no se encontró diferencia significativa [t (19) = ,499; p = .312 (unilateral)]; la media basal fue 12.95 y la final fue 12.25, con una diferencia de sólo .700 puntos. Los límites inferior y superior del intervalo de confianza para la diferencia del 95% son de distinto signo: negativo para el inferior (- 2,237) y positivo para el superior (3,637). El 65% de los sujetos disminuyó su nivel de depresión, mientras que el 35% lo incrementó. Es interesante considerar la inusual variabilidad en esta última muestra, ya que de los 20 sujetos con depresión leve en la basal, 7 (35%), pasaron a no tener depresión en la medida final, mientras que 5 (25%), tuvieron puntajes de depresión profunda. En los sujetos que presentaban depresión significativa o profunda se encontró una diferencia significativa [t (17) = 3,924; p = .0005 (unilateral); p ajustada a las dos pruebas realizadas = .001]; la media basal fue 25,89 y la final fue 20,22, con una diferencia de 5,67 puntos. Con un intervalo de confianza del 95% para la diferencia, la misma se ubicaría entre 2,620 como el valor inferior y 8,713 como el valor superior. La magnitud de efecto fue d´= .925. El 94.44% de los sujetos disminuyó su nivel de depresión, mientras que únicamente un sujeto (5.56%) lo incrementó. 4. CONCLUSIONES En este trabajo mostramos la evolución de la depresión clínica en padres de adolescentes violentos. La bibliografía internacional acerca de este tema demuestra por un lado, que la presencia de trastornos del estado de de ánimo en las madres influye en la aparición de conductas disruptivas o violentas en los hijos (Forehand, Lautenschlager, Faust y Graziano, 1986, Isabella y Belsky, 1991, Osofsky, 1997) y por otro, que a las madres depresivas sin función reflexiva se les imposibilita reflexionar sobre sus hijos (Fonagy, 2001, Fonagy y Target, 1995). En este sentido, se puede afirmar que las madres depresivas generan hijos violentos. Los resultados de la muestra estudiada resultaron concordantes con la literatura, ya que el 85% de los padres presentaba depresión, destacándose que un 40% presentaba depresión significativa o profunda.

96

El abordaje terapéutico de los adolescentes violentos requiere de un abordaje paralelo a los padres de los mismos. Por ello, la aplicación del dispositivo GTFP resulta imprescindible no sólo para disminuir la depresión clínica en los padres sino también para evitar la perpetuación transgeneracional del ciclo de la violencia (Bowlby, 1989, Winnicott, 1990, Kaës, 1993). Analizando los resultados obtenidos podemos observar que este dispositivo produjo efecto significativo en casi un 95% de los padres que inicialmente tenían un grado de depresión importante, ya sea significativa o severa. En el caso de los que presentaban depresión leve, si bien la disminución no fue significativa, el resultado fue positivo ya que el 65% disminuyó la depresión. Con respecto al 25% que la aumentó resulta interesante considerar como correlato clínico la negación de la misma antes de iniciar el dispositivo y la posibilidad que se le brinda a los padres de poder reflexionar acerca de sus estados de ánimo En relación con los resultados obtenidos, se puede afirmar que el dispositvo GTFP resultó eficaz para disminuir la depresión paterna y con ello, el narcisismo que conlleva la misma, lo cual permitirá una mejor conexión de los padres con su hijo a partir de la generación del establecimiento de un vínculo menos patológico y más saludable.

children: A preliminary investigation of the effects of maternal depressive moods”. Behavior Research and Therapy, 24, 73-75. GREEN, A. (1972) De locuras privadas. Buenos Aires: Amorrortu Editores, 1990 GROSSMAN, K.E., GROSSMANN, K. & SCHWAN, A. (1986) “Capturing the wider view of attachment: A reanalysis of Ainsworth’s Strange Situation” en C. E. Izard & P. B. Read (Eds.), Measuring emotions in infants and children (Vol. 2, pp. 124-171). New York: Cambridge University Press, en Bowlby, J. Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Paidós, 1988 IsABELLA, R.A. y BELSKY, J. (1991). “Interactional synchrony and the origins of infant-mother attachment: a replication study”. Child Development, 62, 373384. KAËS, R.; FAIMBERG, H.; ENRIQUEZ, M. & BARANES, J.J. (1993) Transmisión de la vida psíquica entre generaciones, Buenos Aires, Amorrortu Editores, 1996 KREISLER L. (1976) El Niño psicosomático. Buenos Aires: Huemul en Quiroga, S, Adolescencia: del goce orgánico al hallazgo de objeto, Buenos Aires: Eudeba, 1998 MAIN, M., KAPLAN, N. & CASSIDY, J. (1985) Security in Infancy, Childhood and Adulthood: A Move to the Level of Representation, en I. Bretherton & E. Waters (Eds.), Growing points of attachment theory and research, Monographs of the Society for Research in Child Development,Monographs of the Society for Research in Child Development., 50 (1-2, Serial No. 209): 66-104, en Bowlby, J. Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Paidós, 1988 MARTY, P. (1968) “La dépression essentielle” Rev. Fr. Psych 32, 594-599, en Quiroga, S. Adolescencia: del goce orgánico al hallazgo de objeto, Buenos Aires: Eudeba, 1998 OSOFSKY, J. D. (1997). Children in a violent society. New York: Guilford. QUIROGA, S. (1994) Patologías de la Autodestrucción. Buenos Aires: Ediciones Publicar, 1997 QUIROGA, S. (1998) Adaptación del Beck Depression Inventory “Adolescencia Tardía y Migración. Su repercusión en estudiantes universitarios migrados” (1995/2000). (Proyectos UBACyT Ps: 042 y TP: 40) Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires. QUIROGA, S. & BELÇAGUY, M. (2001) Adolescencia: ¿crecimiento o autodestrucción?. Buenos Aires: Editorial JVE Ediciones QUIROGA, S. E., EMBORG, P; GONZÁLEZ, M; PÉREZ CAPUTO, M.C. & FERNÁNDEZ, G. (2002) “Manifestaciones de la lógica de la adolescencia temprana a través de la Escala PERI”. IX Jornadas de Investigación: “Presente y Futuro de la Investigación en Psicología”. Facultad de Psicología de la UBA. QUIROGA, S., NIEVAS, E; DOMÍNGUEZ, M; GONZÁLEZ, M. & EMBORG, P. (2003) “Sucesos traumáticos en la adolescencia temprana. Presencia e intensidad del hecho traumático en tres poblaciones con diferentes grados de vulnerabilidad psicosocial”. Memorias de las X Jornadas de Investigación: “Salud, educación, justicia y trabajo. Aportes de la investigación en Psicología” Tomo I, págs. 88-90. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. QUIROGA, S., PARADISO, L., CRYAN, G., MORENO, C. & AUGUSTE, L. (2003) “La vincularidad en grupos paralelos de terapia focalizada para adolescentes tempranos con conductas antisociales y sus padres”. Memorias de las X Jornadas de Investigación: “Salud, educación, justicia y trabajo. Aportes de la investigación en Psicología” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 95-97 QUIROGA, S., GONZÁLEZ, M., PÉREZ CAPUTO, M.C. & MELICCI, J. (2003) “Prevención de la deserción a la consulta psicológica. Inclusión de nuevas técnicas para favorecer la eficacia terapéutica”. Memorias de las X Jornadas de Investigación: “Salud, educación, justicia y trabajo. Aportes de la investigación en Psicología” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 66-68. QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2004) “Adolescentes con conducta antisocial y autodestructiva: estudio epidemiológico y nuevas técnicas terapéuticas”. XII Anuario de Investigaciones. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. QUIROGA, S., PARADISO, L., CRYAN, G., AUGUSTE, L. & ZAGA, D. (2004) “Abordaje terapéutico para adolescentes tempranos con conductas perturbadoras: Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial”. Memorias de las XI Jornadas de Investigación: “Psicología, sociedad y cultura” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 71-73 QUIROGA, S., GONZÁLEZ, M. & PÉREZ CAPUTO, M.C. (2004) “Una aproximación al problema de la adherencia al tratamiento con adolescentes vulnerables”. Memorias de las XI Jornadas de Investigación: “Psicología, sociedad y cultura” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 43-44 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2005b) “Estudio Sociodemográfico y Epidemiológico de una Población Adolescentes en Riesgo Psicosocial” Memorias de las XII Jornadas de Investigación: “Avances, Nuevos Desarrollos e Integración Regional”. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, pp. 78-80 QUIROGA, S., NIEVAS, E., MACEIRA, S., GONZÁLEZ, M. & DOMÍNGUEZ, M. (2005) “Sucesos Traumáticos y Vulnerabilidad Psicosocial en la Adolescencia Temprana” Memorias de las XII Jornadas de Investigación: “Avances, Nuevos Desarrollos e Integración Regional”. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología,, pp. 81-83

Las autoras agradecen la colaboración de las Licenciadas Norma Brea, Verónica Vergatti y Mónica Dorado y del alumno Fabio Gallardo, quienes han realizado el ingreso de los cuestionarios a la base de datos. BIBLIOGRAFIA AINSWORTH, M. (1985). “Attachments across the lifespan”. Bulletin of the New York Academy of Medicine, 61, 792-812, en Bowlby, J. Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Paidós, 1988 AINSWORTH, M., BLEHAR, M., WATERS, E. & WALL, S. (1978) Patterns of attachment: A psychological study of the Strange Situation. Hillsdale, NJ.: Erlbaum, en Bowlby, J. Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Paidós, 1988 BARACH, P. (1991) “Multiple personality disorder as an attachment disorder”. Dissociation Progress in the Dissociative Disorders, 4, 117-123, en Fonagy, P. “Apegos patológicos y acción terapéutica” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 4, 2000 BEEBE, B., LACHMAN, F. & JAFFE, J. (1997) “Mother-infant interaction structures and presymbolic self and object representations”. Psychoanalytic Dialogues, 7, 133-182, en Dio Bleichmar, E. “Lo intrapsíquico y lo intersubjetivo: metodología de la psicoterapia de la relación padres/hijos/as desde el enfoque Modular-Transformacional” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 6, 2000 BENJAMIN, L. & BENJAMIN, R. (1994). “Application of contextual therapy to the treatment of multiple personality disorder”. Dissociation Progress in the Dissociative Disorders, 7, 12-22 en Fonagy, P. “Apegos patológicos y acción terapéutica” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 4, 2000 BOWLBY, J. (1973), La separación afectiva, Buenos Aires, Paidós, 1976. En Marrone, M. La teoría del apego: un enfoque actual. Psimática. Madrid.España, 2001 BOWLBY, J. (1989) Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Editorial Paidós DIO BLEICHMAR, E. (2000) “Lo intrapsíquico y lo intersubjetivo: metodología de la psicoterapia de la relación padres/hijos/as desde el enfoque ModularTransformacional” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 6 FONAGY, P. (1997) “Attachment and theory of mind: Overlapping constructs?” Association for Child Psychology and Psychiatry Occasional Papers, 14, 31-40 FONAGY, P. (2000) “Apegos patológicos y acción terapéutica” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 4 FONAGY, P. (2001). “The Psychoanalysis of Violence”. Paper presented to the Dallas Society for Psychoanalytic Psychotherapy March 15, 2001. FONAGY, P. & TARGET, M. (1995). “Towards understanding violence: The use of the body and the role of the father”. International Journal of Psycho-Analysis, 76: 487-502. FONAGY, P. & TARGET, M. (1998) “An interpersonal view of the infant”, en A. Hurry (comp.) Psychoanalysis and Developmental Therapy . London: Karnac., en Dio Bleichmar, E. “Lo intrapsíquico y lo intersubjetivo: metodología de la psicoterapia de la relación padres/hijos/as desde el enfoque ModularTransformacional” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 6, 2000 FOREHAND, R., LAUTENSCHLAGER, G. J., FAUST, J. & GRAZIANO, W. G. (1986). “Parent perceptions and parent-child interactions in clinic-referred

97

QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2006) ”Estudio de la construcción mental de los vínculos intergeneracionales en el abordaje psicoterapéutico grupal de adolescentes con conductas antisociales” Cuadernos de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente: Revista de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente. Madrid: Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente. ISSN: 1575-5967 QUIROGA, S., PARADISO, L. & CRYAN, G. (2006) “Resultados de la Psicoterapia Grupal Psicodinámica Focalizada- GTF en una Muestra de Adolescentes con Conductas Perturbadoras y Padres con Trastornos de la Personalidad”. Memorias de las XIII Jornadas de Investigación y Segundo Encuentro de Investigadores del Mercosur: “Paradigmas, métodos y técnicas” Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 59-61 QUIROGA, S.; PARADISO, L.; PÉREZ CAPUTO, M del C. & CRYAN, G. (2006) “Eficacia Terapéutica en Grupos de Terapia Focalizada con Padres de Adolescentes de Alto Riesgo” Simposio Internacional de Investigación en Psicoterapia. SPR Society for Psychotherapy Research. Capítulo Latinoamericano. Montevideo, Uruguay. QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2007c) “Manifestaciones de la Violencia en Adolescentes de Alto Riesgo” Memorias de las XIV Jornadas de Investigación Tercer Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur “La investigación en psicología, su relación con la práctica profesional y la enseñanza”. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología. ISSN 1667-6750 Quiroga, S. & Cryan, G. (2007d) “Adaptación del Modelo de Ciclos Terapéuticos (TCM) a una población de alto riesgo psicosocial” XV Anuario de Investigaciones. Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, pp. 31-41 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2008a) “Análisis de proceso en una población adolescente de alto riesgo psicosocial: criterios para la categorización de palabras utilizados en la adaptación del modelo de ciclos terapéuticos-TCM Memorias de las XV Jornadas de Investigación y Cuarto Encuentro de Investigadores en Psicología del MERCOSUR “Problemáticas Actuales. Aportes de la Investigación en Psicología” Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología, Tomo I, pp. 66-68 QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2008c) “Grupos de Terapia Focalizada (GTF): Un Dispositivo para Abordar la Problemática de la Violencia Juvenil” Premio Facultad de Psicología. Universidad de Buenos Aires 2008 “Dispositivos en Salud Mental. Aportes de la Psiología”, pp. 59-80. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología, QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2009a) “Percepción Subjetiva de Ayuda en Grupos de Adolescentes Violentos”. Memorias de las XVI Jornadas de Investigación. I Congreso Internacional de Investigación y Práctica Profesional en Psicología. Quinto Encuentro de Investigadores en Psicología del Mercosur “Psicología y Sociedad Contemporánea: Cambios Culturales”. Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología. Tomo I, pp. 93-96. QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2009c) “Trastornos de Personalidad en Padres de Adolescentes Violentos con Diagnóstico de Trastorno Negativista Desafiante y Trastorno Disocial” XVI Anuario de Investigaciones Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires. Facultad de Psicología, pp. 85-94. QUIROGA, S. & CRYAN, G. (2010) “Eficacia Terapéutica de un Dispositivo Grupal para el Abordaje Terapéutico de la Violencia Juvenil”. Publicación online Enero en http://www.depsicoterapias.com SHACHNOW, J., CLARKIN, J., DIPALMA, C.S., THURSTON, F., HULL, J. & SHEARIN, E. (1997). “Biparental psychopathology and borderline personality disorder”. Psychiatry, 60, 171-181 en Fonagy, P. (2000) “Apegos patológicos y acción terapéutica” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 4 SROUFE, L. A. (1983). Infant-caregiver attachment and patterns of adaptation in preschool: The roots of maladaptation and competence. In M. Perlmutter (Ed.), Minnesota symposia on child psychology (Vol. 16, pp. 41-81). Hillsdale, NJ: Erlbaum, en Bowlby, J. Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Paidós, 1988 SROUFE, L. A. (1985). Attachment classification from the perspective of infantcaregiver relationships and infant temperament. Child Development, 56, 1-14, en Bowlby, J. Una base segura. Aplicaciones clínicas de una teoría del apego. Buenos Aires: Paidós, 1988 STERN, D. (1985) El Mundo Interpersonal del Infante. Buenos Aires: Paidós, en Dio Bleichmar, E. “Lo intrapsíquico y lo intersubjetivo: metodología de la psicoterapia de la relación padres/hijos/as desde el enfoque Modular-Transformacional” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 6, 2000 STERN, D. (1991) “Maternal representations: A clinical and subjective phenomenological view”. Infante Mental Health Journal, 12, 174-186. en Dio Bleichmar, E. “Lo intrapsíquico y lo intersubjetivo: metodología de la psicoterapia de la relación padres/hijos/as desde el enfoque Modular-Transformacional” Aperturas psicoanalíticas: Hacia modelos integradores. Revista de psicoanálisis Nº 6, 2000 WINNICOTT, D. (1963) “Miedo al derrumbe” en Exploraciones psicoanalíticas. Buenos Aires: Editorial Paidos, 1991 WINNICOTT, D. (1990) “Deprivación y Delincuencia”. Buenos Aires: Editorial Paidós

EVALUACIÓN DE PROCESOS PSICOTERAPÉUTICOS PSICOANALÍTICOS GRUPALES. REVISIÓN DE CÓDIGOS ANALÍTICOS
Ramos, Laura; Carusi, Tatiana; Canale, Valeria; Slapak, Sara Universidad de Buenos Aires
RESUMEN OBJETIVO: perfeccionar el método de evaluación de procesos psicoterapéuticos psicoanalíticos grupales de niños y de grupos de orientación a adultos responsables. En investigaciones anteriores se diseñaron las estrategias metodológicas y se construyeron códigos ó categorías de análisis que se aplicaron a los registros observacionales de las sesiones con la asistencia del software Atlas.ti. Los códigos son solidarios con el marco teórico: Teoría de las Relaciones Objetales y se apoyan asimismo, en la experiencia clínica del equipo investigador. MÉTODO: se conformaron subgrupos de trabajo, que independientemente realizaron ejercicios de asignación de códigos a los registros textuales de las sesiones. Y periódicamente celebraban reuniones plenarias para contrastar el análisis, refinar los códigos y establecer un consenso. Asimismo, se efectuó un análisis cuantitativo de frecuencias de los códigos y sus familias. RESULTADOS: a modo de ejemplo se transcribe el Manual de Códigos 13va versión y se presentan los avances en la 14va versión, producto de la revisión actual del Manual. CONCLUSIÓN: La codificación y las reuniones plenarias, resultaron eficaces para establecer consensos respecto de las definiciones de los códigos, simplificar los listados de Familias de códigos, códigos y subcódigos y verificar la pertinencia y correspondencia entre categorías analíticas y material clínico. Palabras clave Evaluación Proceso Psicoterapia Códigos ABSTRACT EVALUATION OF PROCESS GROUP PSYCHOANALYTIC PSYCHOTHERAPISTS. REVIEW OF ANALYTICAL CODES OBJECTIVE: To improve the method for evaluating psychoanalytic psychotherapy process group of children and adults focus groups responsible. In previous research methodological strategies were designed and built codes or categories of analysis were applied The codes are in solidarity with the theoretical framework: Object Relations Theory and rely also on the clinical experience of the research team. METHODS: A sub-working groups were formed, which conducted independent exercises assigning codes to the textual records of the sessions. And plenary meetings held regularly to contrast analysis, refining the codes and build consensus. Also conducted a quantitative analysis of frequency of codes and their families. RESULTS: By way of example is transcribed Code Manual 13th version and shows the progress in the 14th version, the product of the current revision of the Manual. CONCLUSION: The coding and plenary meetings were successful in establishing consensus on the definitions of the codes, to simplify the listings of Families of codes and sub codes and verify the relevance and consistency between analytical categories and clinical material. Key words Evaluation Process Psychotherapy Codes

INTRODUCCIÓN El objetivo de una investigación empírica (1), financiada por la Universidad de Buenos Aires, es perfeccionar el método de evaluación de procesos psicoterapéuticos psicoanalíticos grupales de niños y de grupos de orientación a adultos responsables. En investigacio-

98

nes anteriores (2) se diseñaron las estrategias metodológicas y se construyeron códigos ó categorías de análisis que se aplicaron a los registros observacionales de las sesiones con la asistencia del software Atlas.ti. Este paquete informático fue diseñado para facilitar el análisis cualitativo de grandes volúmenes de datos textuales; también permite tratamientos cuantitativos, esto es, algunos procesos estadísticos que resultan adecuados para el ajuste de categorías o de revisión de las hipótesis previas de trabajo y que operan como estudios exploratorios para el mejoramiento del enfoque cualitativo (Slapak et al., 2003a). La decisión de utilizar el Atlas.ti se basó en que permite la fragmentación del material para su codificación y recodificación progresiva, admite una codificación múltiple y la escritura de comentarios y anotaciones, ofrece posibilidades de registro de conexiones y da apoyo a la elaboración de conceptos y teorías (Muñoz Justicia, 2003). Los códigos construidos y aplicados a los textos son solidarios con el marco teórico: Teoría de las Relaciones Objetales y se apoyan asimismo, en la experiencia clínica del equipo investigador. Esta decisión metodológica se fundamenta en la “grounded theory” de Barney Glaser y Anselm Strauss, que plantea una construcción inductiva de la teoría, es decir, que las proposiciones teóricas son inferencias que derivan de la empiria, aunque están guiadas por la formación teórica del investigador. En efecto, a partir de un primer listado provisional de códigos, construido sólo con base en el marco teórico y específicamente en los conceptos vinculados a la clínica de niños que deriva de esa teoría, se construyeron códigos y subcódigos más directamente relacionados con los observables clínicos (Slapak et al, 2003b). Así, en sucesivas investigaciones (2) se fueron conformando distintas versiones del Manual de Códigos que contiene a las Familias de Códigos, a los Códigos y Subcódigos. La consolidación de la versión actual da cuenta de un arduo ejercicio colectivo, de depuración, reelaboración y reasignación de códigos y subcódigos a los textos, que involucra a todo el equipo de investigación. METODO Para la revisión del Manual de Códigos se conformaron subgrupos de trabajo, cada uno de los cuales trabajó independientemente en ejercicios de asignación de los códigos y subcódigos al corpus textual de los registros observacionales de las sesiones. Fraccionaron cada registro en segmentos a los que asignaron uno o más códigos tomados del Manual y eventualmente crearon nuevos códigos o subcódigos. En reuniones plenarias, de todo el equipo de investigación, se compararon los resultados del trabajo de codificación con la finalidad de llegar a consensos respecto de la pertinencia de la aplicación de las categorías utilizadas y de las definiciones de cada uno de los códigos. Asimismo, se efectuó un análisis cuantitativo de frecuencias de los códigos y sus familias, operación facilitada por el software Atlas-ti. Las revisiones sucesivas del Manual de Códigos cumplen la finalidad de reflejar el consenso, establecer los mismos criterios para la aplicación de las categorías de análisis y simplificar, depurar y refinar los códigos utilizados para el análisis cualitativo. RESULTADOS A modo de ejemplo se transcribe el Manual de Códigos 13va versión y se presentan los avances en la 14va versión, producto de la revisión actual de dicho Manual. La 13va versión estaba compuesta por las siguientes “familias de códigos(3)”: temporalidad de la sesión (identificando los 15 primeros minutos de cada sesión, el tiempo que media entre los 15 primeros minutos y los 15 últimos y, finalmente, los 15 últimos minutos de cada sesión); momentos de la sesión; encuadre terapéutico (presentación del encuadre, marcación del encuadre, referencia al encuadre y ataque al encuadre por pacientes o terapeuta); tipos de intervenciones del terapeuta (marcación del encuadre, puesta de límites, señalamientos, interpretaciones, intervención directiva, intervención lúdica, intervención interrogativa, indicaciones al observador, actuación contratransferencial, contraactuación, comentarios, adjudicación de significados, reacciones aplacatorias), destinatarios de las intervenciones del terapeuta (un individuo, algunos individuos, todos los individuos en tanto agregado de individualidades, el grupo en tanto entidad

superior a la mera suma de sus miembros), tipos de interpretaciones del terapeuta (individual con pasaje a grupal, grupal con pasaje a individual) temas manifiestos; tipos de acción de los pacientes; tipos de reacción de los pacientes; tipos de respuesta a intervenciones del terapeuta; tipos de acting-in de los pacientes; tipos de actividad de los pacientes en la sesión: tipos de dibujo; tipos de juego; tipos de verbalización; tipos de fenómeno grupal; tipos de usos del espacio; tipos de relación con el hijo en tratamiento; tipos de relación con el terapeuta; tipo de relación entre pares. En la 14va versión del Manual de Códigos, se subsumieron todas las Familias de Códigos -excepto Temporalidad de la sesión- en dos grandes familias: Intervenciones y Respuestas a intervenciones (4). La familia de INTERVENCIONES corresponde a las intervenciones realizadas por el terapeuta, e incluye, a su vez, diferentes subfamilias de códigos que amplían la información sobre las intervenciones, a saber: 1) Tipo de Intervenciones (Incluye los códigos: Señalamiento, Interpretación Transferencial, Interpretación Extratransferencial, Intervención Directiva, Intervención Lúdica, Pregunta, Indicaciones al Observador, Información) 2) Contenido teóricos de las intervenciones, compuesto por las subfamilias de códigos: a) Ansiedades (Incluye los códigos: ansiedad esquizo-paranoide, ansiedad depresiva) b) Defensas (Incluye como códigos: Control y dominio, Disociación de Imagos, Escisión, Intelectualización, Identificación proyectiva, entre otros) c) Emociones básicas (Incluye los códigos: Envidia, Gratitud, Voracidad, Celos) d) Fantasías, e) Objetos (incluye objeto persecutorio, objeto idealizado, entre otros) f) Encuadre (Incluye códigos como: Presentación del Encuadre/ Terapeuta, Referencia al Encuadre/ Terapeuta, Puesta de límites, entre otros) 3) Contenido no teórico de las intervenciones, conformado por las subfamilias de códigos: a) Expresiones de estados de ánimo b) Temas 4) Destinatarios de las Intervenciones (Incluye los códigos: Paciente, Pacientes, Grupo) La familia RESPUESTAS A INTERVENCIONES corresponde a las respuestas de los pacientes frente a las intervenciones del terapeuta, e incluye, a su vez, diferentes subfamilias de códigos que amplían información sobre la respuesta, a saber: 1) Tipos de respuestas, compuesta por las subfamilias de códigos: a) Acciones, i) Tipos de Acciones (Incluye los códigos: Acción material, acción consultorio, acción material externo, acción con el propio cuerpo, acción manifestación oral, silencio) ii) Características (Incluye los códigos: Acción destructiva, acción disruptiva, acción evacuativa) b) Juego i) Tipos de juego (Incluye los códigos: Juego de construcción, Juego de competencia, Juego dramático, Juego de reglas, Juego de moldeado) ii) Verbalizaciones referidas al juego (Incluye los códigos: Expresión de fantasías, Descripción) c) Expresión gráfica i) Tipos (Incluye los códigos: Dibujo, Escritura) ii) Soporte (Incluye los códigos: Papel, Pizarrón) iii) Verbalizaciones referidas a la expresión gráfica (Incluye los códigos: Expresión de fantasías, Descripción) d) Verbalizaciones i) Tipos de verbalizaciones (Incluye los códigos: Expresión de fantasías, Descripciones, Reflexiones, Consultas) 2) Características (Incluye el código: Dificultades de Expresión) 3) Transiciones (Incluye los códigos: Acción a Juego, Juego a Acción, Acción a Dibujo, Dibujo a Acción, Acción a Verbalización, Verbalización a Acción) 4) Participantes (Incluye los códigos: Paciente, dos pacientes,

99

tres o más pacientes) 5) Destinatarios (Incluye los códigos: Dirigida a Terapeuta, Dirigida a Paciente, Dirigida a Pacientes, Dirigida al observador) 6) Expresión de las emociones (Incluye los códigos: Risa, Llanto, Expresiones hostiles) 7) Encuadre (Incluye códigos como: Presentación del Encuadre/ Pacientes, Referencia al Encuadre/ Pacientes, Ataques al encuadre/ Paciente, entre otros) 8) Temas (Incluye códigos como: Aprendizaje, Escuela, Castigo verbal, Castigo físico, Negligencia, Maltrato, entre otros) 9) Usos del espacio (Incluye los códigos: Uso del espacio adecuado, uso del espacio inadecuado) 10) Dinámica Grupal, compuesta por las subfamilias de códigos: a) Relación con Terapeuta (Incluye códigos como: colaboración, complicidad, burla, humillación, oposición, desafío, temor, entre otros) b) Relación con Observador (Incluye códigos similares a Relación con Terapeuta) c) Relación entre pares Los resultados del análisis cuantitativo de la frecuencia de las familias de códigos de la 13va versión del Manual, indican una amplia diferencia en el uso de los códigos que conforman las distintas familias, existiendo familias con frecuencias de 0 o muy cercanas a 0 y otras con frecuencias superiores a 2000. Las familias con mayor frecuencia son: intervenciones del terapeuta y respuestas a intervenciones del terapeuta. Si bien, la mayor frecuencia de algunas familias de códigos se relaciona directamente con el marco teórico clínico utilizado, la marcada diferencia entre las frecuencias hace necesaria la depuración de códigos y perfeccionar las definiciones incluyendo más aspectos clínicos y especificando los criterios de aplicación. Por ello, la 14va versión del Manual de Códigos incluye un Manual de Procedimientos que contiene todas las especificaciones relativas a la implementación de la codificación, incluyendo ejemplos de aplicación de los códigos. CONCLUSIÓN La codificación en subgrupos y las reuniones plenarias a los fines de comparar el trabajo de codificación, realizado por cada uno de ellos, resultó eficaz para establecer consensos respecto de las definiciones de los códigos, para simplificar los listados de Familias de códigos, códigos y subcódigos y para verificar la pertinencia y correspondencia entre las categorías analíticas y el material clínico.

APLICACIÓN DE LA “CLASIFICACIÓN DE PACIENTES ADICTOS A DROGAS” EN LA CASUÍSTICA DE UN SERVICIO DE ATENCIÓN PSICOLÓGICA
Ressia, Iris Del Valle; Milán, Teresita Ana; De Gregorio, Martha Elena; Sanchez, Maria De Los Angeles Facultad de Ciencias Humanas, Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN La psicoterapia de los pacientes drogadictos comparte las dificultades que se presentan en el tratamiento de los pacientes severamente perturbados. La diversidad clínica de los sujetos requiere enfoques técnicos diferentes. Un recurso útil es una clasificación que permita enfocar clínica y técnicamente a los pacientes y sus tratamientos. Se presenta la propuesta de Investigación en la que se analizará la clasificación “Clases de pacientes adictos a drogas” (Milán, 2009), a la luz de la casuística del Programa de Atención Psicológica, en el Centro Interdisciplinario de Servicios en la Facultad de Ciencias Humanas, UNSL, con la finalidad de rescatar su utilidad técnica y el modelo teórico-clínico psicoanalítico que propone para el abordaje psicoterapéutico. En el plan de trabajo se analizará e interpretará el material clínico de los casos registrados para identificar su correspondencia con las categorías y dimensiones de la Clasificación mencionada. Se considerará la posibilidad de incorporar variantes en las clases, categorías y o dimensiones de la Clasificación y su fundamentación. Se seguirá el método de la investigación clínica: diseño descriptivo-explicativo, estrategia de estudio de casos. Constituirá la unidad de análisis los casos clínicos (Psicodiagnóstico, Psicoterapia) de sujetos que han realizado consultas acerca del consumo de drogas. Palabras clave Clasificación Pacientes adictos ABSTRACT THE “CLASSIFICATION OF DRUG ADDICT PATIENTS” APPLICATION AT A PSYCHOLOGICAL ATTENTION SERVICE CASUISTRY Psychotherapy of drug addict patients has the treatments of severely disturbed patients’ dificulties. The subjects’ clinical diversity could require different technical approaches. A useful resource is an assessment that could allow us to focus on the patients and their treatments in a clinical and technical fashion. The “Classification of drug addict patients” (Milan, 2009) is analysed given the casuistry from the Psychological Attention Program at the Human Sciences Faculty’s Interdisciplinary Services Centre, UNSL, in order to rescue its clinical utility and its contribution as a psychoanalytical based theoretical-clinical model. The cases clinical material Hill be analysed and interpreted in order to identify their correspondence with the above Classification’s categories and dimensions. The chance to incorporate variations to the Classification kinds, categories and/or dimensions and their reasoning will be taken into account. Clinical investigation method: descriptive-explanatory design, case study strategy. Analysis unit: clinical cases (psychodiagnosis and psychotherapy process) of subjects who made consultation because of drug abuse. Key words Classification Drug addict patients

NOTAS (1) P047 Programación UBACYT 2008/2010: “Método de Evaluación de Proación ceso Psicoterapéutico Psicoanalítico y Análisis de Perfil de Población Clínica Consultante”. Directora: Sara Slapak (2) P062 Programación UBACYT 2001-03: “Cambio psíquico, proceso psicoterapéutico y contexto psicoeducativo. Un estudio de escolares de hogares pobres”; P051 Programación UBACYT 2004-07: “Evaluación de cambio psíquico de niños en psicoterapia psicoanalítica”. Todos los proyectos son acreditados y financiados por la Universidad de Buenos Aires. (3) Para facilitar la identificación en el texto las Familias de Códigos de la 13va versión, figuran en negrita y los códigos y subcódigos figuran en cursiva. (4) En la 14va versión del Manual, las Familias de Códigos figuran en negrita, las subfamilias en cursiva negrita y las códigos y subcódigos en cursiva. BIBLIOGRAFIA MUÑOZ JUSTICIA, J (2003): Análisis cualitativo de datos textuales con ATLAS/ ti. Universidad Autónoma de Barcelona, Barcelona. SLAPAK, S.; CERVONE, N.; LUZZI, A. M. y D´ONOFRIO, M. G. (2003a): “Cuestiones metodológicas en la construcción y el análisis de datos cualitativos sobre proceso terapéutico y cambio psíquico con la asistencia del software ATLAS.ti”, Revista Investigaciones en Psicología, Año 8 N° 2, pág. 121-134. Facultad de Psicología/Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires. SLAPAK, S.; CERVONE, N.; LUZZI, A. M.; FRYLINSZTEIN, C. (2003b): “Método de evaluación de cambio psíquico”. Revista Argentina de Clínica Psicológica, V XII, N° 3, pp. 193-206. Buenos Aires: Fundación Aiglé.

100

INTRODUCCIÓN Se presenta la nueva propuesta de Investigación: Aplicación de la “Clasificación de Pacientes Adictos a Drogas” en la Casuística de un Servicio de Atención Psicológica, con la que pretendemos dar continuidad y desarrollo al estudio de los temas y problemas relativos a la psicopatología y la clínica de la drogadicción. A partir de nuestra práctica clínica con pacientes adictos a drogas sabemos de la dificultad que implica para estos pacientes aceptar y mantener las condiciones de un tratamiento en el ámbito institucional. Consideramos que los fracasos en los tratamientos, por nuestro lado, provienen por no contar con los recursos suficientes para atender a las diferencias del “caso por caso” y que atiendan a la complejidad que presenta esta patología. Abogamos por erradicar un discurso unificador sobre “el paciente adicto” sino contemplar las particularidades con que se presentan en la clínica, en la idea de que cada caso se corresponde con una función, con un modo de satisfacción y bajo fantasías diferentes. Esto fundamenta que frente a las vicisitudes que se presentan en el desarrollo de los tratamientos, acordes a la patología subyacente, se requerirá de decisiones respecto a los dispositivos y a las intervenciones técnicas más pertinentes. Un recurso útil en esta clínica es una clasificación que permita enfocar clínica y técnicamente a los pacientes y sus tratamientos. La mayoría de las clasificaciones son relativas al tipo de sustancias (consumidores de opiáceos, ansiolíticos, alucinógenos, etc.) por lo tanto no reflejan la complejidad de la dimensión psicodinámica de estos pacientes. En esta investigación nos proponemos analizar la clasificación de “Clases de pacientes adictos a drogas” (Milán, 2009), a la luz de la casuística que surge del Programa de Atención Psicológica, destinado a sujetos que consumen drogas desarrollado en el Centro Interdisciplinario de Servicios (CIS) dependiente de la Facultad de Ciencias Humanas de la UNSL en el que hemos recopilado un material clínico específico que se ha articulado con el conocimiento teórico-clínico psicoanalítico, con la finalidad de rescatar su utilidad en la clínica y su aporte como modelo teóricoclínico para el abordaje psicoterapéutico de estos pacientes. DESARROLLO Clasificaciones La clasificación es una operación fundamental que atiende a las relaciones entre lo singular y lo general, entre la unidad y la totalidad. En la estructura de la clase misma como tal, se nos ofrece una relación de inclusión y una relación de exclusión que permiten considerar una delimitación diferencial, en este caso, en el grupo de los “pacientes adictos” porque entre ellos existen diferencias a pesar de los rasgos comunes. Se han elaborado clasificaciones relacionadas con el origen de la droga propiamente dicha, otras a partir de su estructura química o por su acción farmacológica; por las manifestaciones que su administración produce en la conducta, por su peligrosidad para la salud y por su condición sociológica. La clasificación clínica es la más utilizada en la práctica y está basada en las manifestaciones que las drogas producen en la conducta (Martínez Hurtado, 2005). Charles-Nicolas y Valleur (1982) distinguen cuatro tipos de búsqueda de efectos en relación con cuatro tipos de drogas diferentes: la búsqueda de la euforia, más precisamente de la elación, con el prototipo de la heroína; la búsqueda de una vitalidad interior con la cocaína; la búsqueda de la alucinación con el LSD; la búsqueda de la inconsciencia con el éter. Para precisar las características de las drogas y sus efectos Dupetit (1983) aporta una clasificación de cuatro categorías que en la clínica resulta un soporte efectivo. Distingue las drogas que ayudan a negar la realidad (opio, morfina, codeína, heroína, barbitúricos), de las que proveen una forma de desafío a la realidad, estimulantes, (cocaína, anfetaminas), y las drogas que ayudan predominantemente a distorsionar la realidad (LSD); por último incluye las drogas que ayudan al desafío, la distorsión y la negación (alcohol etílico). Rosenfeld, D. (1996) postula que no existe una estructura específica atribuible a la adicción sino una “diversidad” de estructuras psicopatológicas que subyacen a la adicción, con su propia dinámica inconsciente y su psicogénesis infantil, donde cada paciente busca la droga por un motivo diferente. Desde esta perspectiva Rosenfeld enfatiza el plural cuando se refiere a los pacientes dro-

gadictos para resaltar la idea de que existe una variedad de pacientes adictos que nos llevan a aproximarnos por medio de una distinta instrumentación de la técnica psicoanalítica de acuerdo a su dinámica específica (Rosenfeld, D. 1992, p. 403). El autor propone una clasificación de las estructuras subyacentes útil para determinar el foco clínico y técnico en el trabajo con los pacientes drogadictos y para vislumbrar su pronóstico; se basa en los conceptos de esquema corporal, la búsqueda de sensaciones autistas, la noción de duelo, de muerte y de vida (D. Rosenfeld, D. 1996). Clasificación de los pacientes adictos (Milán, 2009) Esta clasificación se centra en algunas propiedades deducidas en el contexto de un marco teórico-clínico-técnico psicoanalítico. El proceso comienza con la distinción y el ordenamiento de relaciones observables entre los casos, para proponer una clasificación a partir de haber determinado en el abordaje y análisis de los casos clínicos ciertas características que se pueden presentar reunidas de una manera estable y repetida. Se puede asimilar a una tipología útil para analizar la variedad con que se presenta el fenómeno clínico de la drogadependencia. La autora aclara que toda clasificación es una simplificación por lo tanto ésta que se presenta no pretende ser un universal ni delimitar categorías cerradas pues se origina en relación con una cantidad limitada de observaciones en una experiencia clínica particular. Las descripciones en cada grupo pueden llegar a incluir rasgos suficientemente generales para coincidir con la experiencia de otros terapeutas, y rasgos singulares propios de los pacientes de la práctica clínica que se ha realizado. La clasificación que se propone está fundamentada en modelos teóricos psicoanalíticos sobre los siguientes ejes conceptuales: noción de identidad; fantasía dominante vinculada al uso de las sustancias tóxicas y su relación con el motivo de consulta y la demanda de tratamiento; nociones sobre funcionamiento psíquioco; modelo de vínculo primario; relación analista-paciente; análisis de la transferencia y la contratransferencia; particularidad del encuadre; modalidad en las intervenciones clínicas; vicisitudes en el tratamiento. El principal objetivo de esta clasificación de pacientes adictos es determinar las implicancias clínicas que tendría el abordaje terapéutico y especificar las estrategias y operaciones técnicas a utilizar frente a estos grupos -cada uno con su metapsicología- bajo la idea que responden a un modelo de organización del conflicto con características defensivas particulares y a una fantasía predominante en el consumo de drogas. En cada uno de estos grupos se alude a modalidades diferentes de resolver el conflicto psíquico y se brindan fundamentos metapsicológicos para establecer los objetivos o metas singulares, propias de cada abordaje psicoterapéutico. Cada uno de estos modelos de organización psíquica (del conflicto, de las defensas, de las fantasías) engendra alternativas técnicas diferentes, las que se pondrán en juego en cada situación concreta y singular. Se definieron cinco (5) grupos de pacientes adictos a drogas. “Parásitos”: viven dentro de los otros y establecen una relación parasitaria de la cual se aprovechan. Se adhieren, dependen del otro para subsistir, manipulan; manifiestan voracidad, vacían al otro y lo vuelven dependiente de ellos. La droga cumple una función de prótesis para sostenerse con vida y establecer contacto con el mundo. “Suspendidos”: sienten que desaparecen, se desconectan, se desorientan, no toleran las separaciones. Utilizan modalidades autistas frente a la angustia y la inconsistencia del self. La droga cumple una función de amparo contra la angustia de desaparición. “Ordálicos”: se sienten culpables, deudores lo que remite al problema del narcisismo en las vicisitudes del sentimiento de estima de sí. Se someten a pruebas para probar su valor. La droga cumple una función de fortalecedor del valor de sí mismo. “Todopoderosos”: están convencidos de su superioridad, tratan de imponer sus convicciones desde una ideología de la omnipotencia. La droga cumple una función de poder omnipotente. “Imposibles”: se aproximan a los “imposibles éticos y técnicos” del Psicoanálisis. Están en la delincuencia, en el consumo y reventa de drogas prohibidas, narcotráfico. Presentan un consumo excesivo de medicamentos psicotrópicos y también afecciones orgánicas derivadas del consumo de drogas. La droga cumple una función de anestesia del dolor psíquico.

101

Objetivos y propuesta Metodológica de la Investigación La propuesta tiene un objetivo general que consiste en la aplicación de la clasificación de “Clases de pacientes adictos a drogas” (Milán, 2009) en la casuística que surge del Programa de atención en el CIS, a fin de indagar si estas clases de pacientes se encuentran, se mantienen o se pueden modificar. Los objetivos específicos abarcan el análisis e interpretación del material clínico de los casos registrados en el Programa de “Investigación y Orientación Psicológica para sujetos que consumen drogas” desarrollado en el CIS, a los efectos de identificar su correspondencia con las categorías y dimensiones de la Clasificación mencionada. Además, revisar, a partir del análisis del material clínico investigado, la Clasificación y su fundamentación, para considerar la posibilidad de incorporar variantes en las clases, categorías y o dimensiones. El Método que sigue es la Investigación clínica, diseño descriptivo-explicativo, con estrategia de estudio de casos y un diseño descriptivo- explicativo porque se parte de analizar el material clínico de los pacientes adictos a drogas en relación con una serie de variables consideradas, a fin de describir el funcionamiento mental de los mismos. Los aportes teórico-clínicos psicoanalíticos servirán de fundamento para explicar, a partir de los datos analizados, la correspondencia y/o las modificaciones propuestas a la Clasificación realizada por Milán. El Caso Clínico lo constituye el Psicodiagnóstico y Proceso Psicoterapéutico de sujetos que han realizado consultas espontáneas o por derivación acerca de su consumo de drogas; los que han solicitado atención psicoterapéutica por su problema de adicción; y aquellos que han seguido indicación de tratamiento. Criterio de selección: De la totalidad de los casos que se tratan en el Programa del CIS se seleccionarán aquellos de los que se disponga del material clínico referido a consulta espontánea o por derivación, demanda de atención psicoterapéutica por adicción, y desarrollo del tratamiento; o bien los que siguieron un tratamiento breve y lo abandonaron pero aportan un material clínico significativo. Unidad de análisis: Material clínico de Proceso Psicodiagnóstico y Psicoterapéutico, (el discurso del paciente, expresiones verbales, expresiones corporales, expresiones conductuales, los acontecimientos, las escenas, los sueños, los síntomas y sus características, las intervenciones del terapeuta, la evolución del tratamiento). Se partirá de la existencia del material clínico recogido en cada caso, registrado y sometido a supervisión clínica, según las pautas del método y la técnica psicoanalítica. Las variables consideradas en el análisis clínico del caso comprende a los síntomas, tipo de angustia, defensas, conflicto, efectos de las drogas, fantasías con que se consume la droga y actitud frente al consumo, modalidad de vínculo, duelos, identificaciones, identidad, cuerpo. Para el procesamiento, descripción y análisis de los datos se situarán las variables que permitan describir y explicar en el material clínico el funcionamiento psíquico en cada caso. Se seleccionará la información clínica y se establecerán comparaciones a partir de las entrevistas iniciales, diagnósticas, y las de tratamiento en el interior de cada caso y entre los casos, para ubicar o descartar otros factores en la manifestación de las características detectadas. Se establecerán relaciones entre los datos esenciales extraídos de la historia vital de los casos con la conducta adicta para establecer su significación. Los ejes conceptuales para realizar el análisis teórico permitirán describir y explicar en cada caso las características primordiales del funcionamiento psíquico. Los ejes de análisis aplicados al material clínico se transformarán en ítems respecto a los cuales se aportarán viñetas seleccionadas del material clínico a título de ejemplos. A partir del análisis e interpretación del material de cada caso y con relación a las variables especificadas, se procederá a establecer la correspondencia con las clases, categorías y dimensiones de la Clasificación “Clases de pacientes adictos a drogas” (Milán, 2009) a partir de los indicadores surgidos. Se identificarán otras categorías y dimensiones que puedan surgir a partir de la relación entre los núcleos temáticos, de los diferentes discursos (viñetas) y de las modalidades del proceso psicoterapéutico con los criterios resultantes del análisis de cada caso. Se procederá a establecer la relación y comparación de los datos obtenidos a fin de elaborar hipótesis y conclusiones. Se elaborará una ilustración clínica de cada uno de los casos.

BIBLIOGRAFIA CHARLES, N. y VALLEUR, M. (1982) en Olievenstein, C. La vie du toxicomane, Paris, PUF, citado por Revue GRECO, Janvier 1994, 6, 56. DUPETIT, S. (1983) La adicción y las drogas, Buenos Aires, Salto ediciones. KLIMOVSKY, G. (1981) “Tipos de base empírica”, en Análisis Filosófico, vol.I, Nº 1, 59, Mayo 1981, SADAF, citado por Puget, J.¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, 1988, X, 3, 445-453. MARTÍNEZ HURTADO, M. (2005) Cuando el camino no se ve, Santiago de Cuba, Editorial Oriente. MILÁN, T.A. Implicancias teórico clínicas en el abordaje del paciente adicto a drogas, Tesis Doctoral, Biblioteca Antonio Esteban Agüero, Universidad Nacional de San Luis, 2009. PUGET, J. (1988) ¿Qué es material clínico para el psicoanalista? “Los espacios psíquicos” Reflexiones epistemológicas, Psicoanálisis, Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, X, 3, 445-453. ROSENFELD, D. (1992) “Drug abuse and inanimate objects”. In The Psychotic. Aspects of the Personality, London, Karnac Books. ROSENFELD, D. (1996) “Nuevas teorías sobre drogadicción. Autismo y drogadicción”. Psicoanálisis. Revista de la Asociación Psicoanalítica de Buenos Aires, XVIII, 2, 347-364. SAMAJA, J. (1993) Epistemología y Metodología. Elementos para una teoría de la investigación científica. Buenos Aires, Eudeba, edición ampliada, 3ª edición, 5ª reimpresión, marzo 2005.

102

VACÍO Y PSICOSOMÁTICA: ¿PADECIMIENTO DE NUESTRA ÉPOCA?
Romero, Roberto Raul Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El objetivo del presente trabajo es investigar los enigmas que nos presentan algunos de los consultantes con trastornos psicosomáticos, intentando desentrañar lo extraño, imaginar lo faltante, proponiendo hipótesis. Múltiples padecimientos somáticos: hipertiroidismo, cefaleas, alopecía ariata, trastornos circulatorios, etc. se asocian en el material que presentamos con la problemática de la desesperanza que deriva de una identidad subjetiva endeble siempre amenazada por el engolfamiento del otro y/o por el terror a la pérdida que genera cualquier distancia vivida como separación y desamparo. Palabras clave Psicosomática Fronterizo Desesperanza Hipertiroidismo ABSTRACT VACUOUSNESS AND PSYCHOSOMATICS: CONDITION OF OUR TIME? The objective of this paper is to investigate the questions that present us some of the consultants with psychosomatic disorders, trying to unravel the strange, to imagine what is missing and proposing hypotheses about it. Multiple somatic ailments: hyperthyroidism, headaches, ariata hair loss, circulatory disorders, etc., are associated in the material presented here with the problem of despair that derives from a frail subjective identity, always threatened by the intrusion from another person and/or for the terror to the loss arisen by any psychological distance lived as separation and helpness Key words Psychosomatic Borderline Helplessness Hyperthyroidism

“El prototipo mítico del paciente de nuestro tiempo ya no es Edipo, sino Hamlet” A. Green En el abanico de los sujetos con trastornos psicosomáticos encontramos que algunos de ellos nos interpelan con múltiples enigmas. Nada responde a lo “conocido” de la neurosis, al “deseo” que se impone en forma directa o sustitutiva, en definitiva, a la “lógica de la esperanza”. Expondremos parte del material de una consultante que podríamos caracterizar por su “rareza”, por lo “extraño”, por lo “faltante”. Nos proponemos compartir con ustedes algunas hipótesis, puntuaciones para intentar desentrañar la rareza, imaginar lo faltante, reflexionar sobre lo extraño. María tiene 30 años, es hija única, convive y trabaja con sus padres. Comienza planteando que ha tenido un tratamiento anterior del cual “ha desertado” (¿R.T.N?). Su manera de presentarse la aleja del consultante habitual: “Dejé, era una chica joven … era como un castigo, yo le dejaba todo el sueldo. Los honorarios me parecían espantosos. Al final yo siempre termino siendo el pan del otro: le dan de comer a los hijos. A veces pienso en ponerme a pagar X pesos la sesión y me duele el alma…No anotaba ¿Cómo se acuerda lo que le pasaba a cada persona?... ¡la puta son todas flacas! ¿cómo pueden entenderme?...mi gordura yo la vivo como un castigo familiar, me hice lipoaspiración pero no hubo caso, pero la asumí como mía porque siempre fue como la de mi mamá”. La primera impresión es que empieza a hablar como si fuera ya una paciente en tratamiento. Lo “extraño” es justamente la no extrañeza de María ante lo nuevo; actúa como si fuera una continuación de lo anterior. Este tipo de acercamiento -que remite a una tendencia a establecer vínculos indiscriminados- es frecuente en

sujetos con padecimientos somáticos, consecuencia de la endeble estructuración de la categoría conocido-desconocido. Así mismo, su discurso denota cierta “incoherencia” y está dominado por mociones hostiles y ansiedades persecutorias que, si bien referidas a la anterior terapeuta, inmediatamente incluyen a la nueva. Al preguntársele -ya bastante avanzada la primer entrevista, por lo verborrágico de su discurso- sobre el motivo de consulta, éste remite a una queja generalizada que se dirigía a toda su persona: por su “aspecto físico”, por sus “fracasos” (tanto en el estudio como con los hombres, circunstancias que la habían “recluido aún más”), se sentía “un fiasco para todo” y “diferente a los demás”, porque las cosas que hacía eran las que no soportaba; “me la paso hablando de los otros porque de mí no hay mucho para hablar… se me ocurrió que yo era como esos recipientes que los destapás y no hay nada, a lo sumo restos, penas, la última es mi ex”. Comenzado el tratamiento se queja reiteradamente de que nadie la va a entender y de tener que desprenderse de dinero. Aparece la problemática de la desesperanza junto a la vivencia de ser despojada, vaciada. Con el transcurso de las sesiones se verá que “la gordura” era, para María, un tema que “organizaba” en parte su psiquismo; llegaba incluso a afirmar que si no hablaba de este tema no tenía de qué hablar. Su discurso, con contenidos regresivos y fantasías arcaicas, nos hablará de un vacío que intenta paliar con “la comida” (su gordura), pero “el alimento” siempre era vivido como de otro y ella misma temía ser devorada por otro y para otros. La queja de la falta de comprensión -idea que a veces parecía certeza- da cuenta de las fallas profundas e irreparables en las funciones de sus objetos primarios, que dieron como resultado fallas en una representación estable de sí, de una identidad subjetiva segura. María dice: “yo no me siento igual que el resto, aunque pongo cara de comprenderlos, soy una buena actriz en la vida… En general siempre me la paso hablando de los demás porque tomo cosas de los demás y aprendo”. Esa identidad subjetiva -que en la neurosis es un “ya dado, un ya constituido”-está en constante peligro y aparece como una sensación de no ser auténtica, de ser a lo sumo buena actriz. La búsqueda de una identidad separada -representación de si discriminada- así como de la de una representación del propio cuerpo como perteneciéndole (habitar el propio cuerpo) es una constante en el discurso de María. Su imagen corporal -por la que padece- se confunde continuamente con la de su madre. Se había sometido a toda clase de procedimientos estéticos con el anhelo de apropiarse de una imagen corporal propia pero ésta se le rehusaba, no podía establecerla. Podemos inferir que lucha contra “este parecido” porque lo vivencia como una identidad, que la lleva a una confusión identitaria (Green). María tenía, a la vez, una imagen profundamente idealizada y extremadamente persecutoria de su madre: modelo inalcanzable, manejadora y de una omnipotencia tan extrema que podía dar existencia y también quitarla. Dice: “la figura tan pobre de mi papá, y mi mamá tan manejadora que hacía que la figura de mi papá exista”; pero también decía respecto de sí misma: “Yo soy un accesorio de mi mamá, en mi casa también, y los accesorios son intercambiables y si sobran…” (queda implícita la posibilidad de ser eliminado). Ferenczi planteaba que el trauma no siempre está en relación con lo sucedido, sino también con lo no sucedido. ¿Qué no sucedió con María para que ella exprese el desgarro de decir ser el accesorio de su madre, un accesorio intercambiable que puede sobrar, y agregar a continuación: “cuando pienso en no estar me parece que alguna personas me van a extrañar, pero la vida se encargó de demostrarme que no es así”?. Cuando lo enunciado acerca de sí y de su vínculo con su madre le resulta intolerable emerge la idea de su propia muerte para eludir de alguna manera el odio homicida que le atribuye Las enfermedades eran múltiples: hipertiroidismo, cefaleas que en ocasiones le impedían realizar sus tareas. Una operación de epifiosilisis en la adolescencia era asociaba a sus trastornos circulatorios actuales que le producían hematomas, dolores y “temblores” en ambas piernas; todo esto era asociado-nueva confusión identitaria- a las várices dolorosas de la madre.Tras la muerte de su perro (años antes) se le desencadena una alopecía ariata,- de la cual todavía conservaba vestigios. El desamparo, el

103

dolor, la angustia eran ajenos a su discurso; lo que primaba en él era la queja y el resentimiento. Ante los múltiples padecimientos somáticos se le propuso, como condición para su tratamiento, consultas regulares con un médico clínico, pauta que no tuvo dificultad en aceptar y cumplir. Planteamos que existe una facilitación somática en cualquier enfermedad y no pensamos que el psicoanálisis puede, por sí sólo e independientemente, dar cuenta de lo que le sucede al enfermo psicosomático. En el momento de enunciar y acordar el encuadre con pacientes que presentan trastornos psicosomáticos: la condición esencial para poder trabajar con ellos es la aceptación de un dispositivo interdisciplinario. Volvamos a María. Las reacciones contratransferenciales son esenciales para la comprensión de estos pacientes. A medida que se iban sucediendo las sesiones se hacía más arduo seguir el hilo de su discurso -por momentos parecía muy florido y tentaba a trabajarlo como neurótico-, no obstante dejaba la impresión de que “algo faltaba”…. Ante las preguntas aparecían respuestas desconcertantes por estar muy ligadas a lo concreto por momentos, o totalmente alejadas de la realidad en otros, resultando una paciente “difícil”. Green plantea que esta dificultad que el analista encuentra con estos pacientes es el resultado de una escisión interna donde prevalece un yo que se compone de diferentes núcleos que no tienen posibilidad de integrarse porque les falta cohesión, unidad y coherencia. Coexisten pensamientos, afectos y fantasías contradictorias, a la vez contradictorias con el principio de placer, de realidad o incluso de ambos. Esta falta de integración comunica al terapeuta la existencias de esas islas de yoes separados. María también nos habla de la fragilidad de las fronteras del yo y del terror que la desborda: “¿Nunca dije aquí que tengo varios nombres?... María por mi abuela materna, Teresa por la paterna y Juana por mi mamá. Yo antes me identificaba con un cuento que es de terror, de un marciano que tenia la propiedad de que él era todo lo que los otros veían, entonces no era él. Él iba cambiando de identidad todo el tiempo, entonces se termina muriendo porque no sabe quien es”. Inferimos que María ha sufrido heridas narcisísticas incicatrizables que paralizaron la actividad del yo y debió utilizar mecanismos que Freud describió como mecanismos que afectan la unidad yo de tal manera que éste, para no hundirse, sufre fisuras, grietas, cortes; en síntesis, esos mecanismos que “dejan toda una serie de de cicatrices de traumas antiguos”. María lo dice de esta manera: “tengo un montón de heridas abiertas, suturas que no cierran”. Estos pacientes son tan frágiles porque están atrapados por dos amenazas: cualquier acercamiento del objeto es vivido como una intrusión que hace peligrar la integridad yoica y entonces el temor es a la “implosión” del yo; pero, a la vez, el alejamiento es vivido como desgarrante, ya que es una pérdida que los “aniquila”, un vacío intolerable María tenía una sensibilidad extrema tanto a uno como a otro de ambos peligros. Centrémonos en lo que dice de sí: “No hay nada más frío que yo…yo no recibo nada. Puedo fingir más de lo que soy pero no se puede ir mucho más allá conmigo .Como que la gente mucho no se me puede acercar, como si tuviera un cartel: NO PASAR. Hablo mucho, pero no digo nada”. Era tanto su temor al engolfamiento que el objeto pudiera hacer de su yo que incluso por momentos temía la mirada de su analista porque la vivía como una intrusión; a la vez que cualquier separación de un otro significativo podía ser significado como abandono intolerable, como fue el caso de un médico nutricionista que dejó de atenderla a causa de un accidente: lo insultaba y tenía ganas de “reventarlo a patadas”; otra circunstancia en la que apareció la intensa angustia frente a la separación fue el momento en que murió su perro, pero entonces lo traumático no pudo evacuarse y derivó en el soma - alopecia-. Es en este límite, en esta frontera entre el yo y el objeto -escisión adentro/afuera- en el que se juegan las dos angustias imposibles entre las que se debaten estos pacientes: la angustia de separación y la angustia de intrusión. Ambas situaciones resultan traumáticas y Green propone, en las fronteras del psiquismo, dos ámbitos para evacuar esos montos de angustia: el lugar del soma y el lugar del acto. Denomina soma a la organización biológica para diferenciarla del cuerpo libidinal. Tanto el acto del comporta-

miento como el del soma sirven como ámbitos de expulsión y evacuación de los montantes pulsionales que se movilizan frente a estas angustias. Así el pasaje al acto -ya sea acting out (comportamiento) o acting in (soma)- son lo opuesto a la acción específica, implican un verdadero cortocircuito psíquico. La principal función del pasaje al acto es precipitar a la acción a fin de sortear la realidad psíquica: la derivación en el soma disocia el conflicto de la esfera psíquica y transforma a la energía libidinal en una energía puramente somática que incluso puede llegar a poner en peligro la vida del sujeto. En síntesis, lo que subyace a la enfermedad psicosomática es del orden de aquello que se evacúa porque no puede ser metabolizado psíquicamente, evacuación en la que no se encuentra satisfacción alguna porque se trata de una pura descarga que da cuenta de una trasmutación en el soma; nos encontramos ante el orden de la de-simbolización y de la de-significación, orden que tampoco supone comunicación alguna en el vínculo intersubjetivo. María describe de esta manera su vida volcada al comportamiento. “Tengo que descansar y eso a mí me cuesta; a mí me cuesta no hacer nada, como si parar trajera otras consecuencias, no a nivel laboral”. Ella puede pensar que debería descansar, pero teme las consecuencias: el comportamiento “salva” porque evacua cualquier perturbación de la economía pulsional. “La mayoría de los sentimientos me son insoportables, hay cosas que te llegan y te hacen llorar”. Dice Green: : “el movimiento pulsional remite a la descarga ciega e irremediable con la meta de aliviar el aparato psíquico, lo que no equivale a una referencia al placer sino a la salvaguarda mínima de la conexión psíquica primaria”. Durante el transcurso del segundo año de tratamiento falleció su madre de un padecimiento preexistente leve que se complicó repentinamente. María -que un tiempo antes había retomado y finalizado su educación terciaria- decía que todos estaban mal y que ella era la única que mantenía cierta tranquilidad: “mi tía prende velas, mi papá hace misas, yo siento que ella ya no sufre, pero no de enfermedad sino de sufrimiento de vida”. Al poco tiempo empezó a engordar nuevamente y se incrementó su odio hacia la gente, sobre todo hacia el padre: “el que se tenía que morir era él, si es un estorbo, no es justo que me haya quedado con él. El que se muere primero ríe último”. Por el comentario podemos inferir que la muerte de la madre fue sentida como un agravio narcisista o aún una muestra de su odio homicida; pero también alude a que para María vivir es tan dramáticamente doloroso que su aspiración última es alcanzar una “desinvestidura radical” (no sufrir el sufrimiento de vida es equivalente a la muerte, a no ser) propia de la “depresión esencial” propuesta por Marty o de la “función desobjetalizante” de Green; así podría entenderse también el aforismo sobre “el que se muere primero ríe último”. La muerte de su madre tuvo dos consecuencias: apareció el odio desplazado sobre el padre y el abandono del tratamiento al poco tiempo. ¿Una nueva RTN frente a un dolor psíquico insoportable?.

BIBLIOGRAFIA ANDRÉ J. (dir.) (2000). Los estados fronterizos, Bs. As. Ediciones Nueva Visión BERNARDI, R. (2005): Un único cuerpo pero suficientemente complejo, en Maladesky, Lopez y Lopez Osores (comp.) Psicosomática: Aportes teóriccoclínicos en el Siglo XXI, Argentina: Lugar Editorial, , BLEICHMAR, S. (2005). Vigencia del concepto de psicosomática, en Maladesky, Lopez y Lopez Osores (comp.) Psicosomática: Aportes teóricco-clínicos en el Siglo XXI, Argentina: Lugar Editorial. FREUD, S. (1980) Esquema del Psicoanálisis, Tomo XXIII, Bs.As. Amorrortu Editores. GREEN, A. (1990). El concepto de fronterizo, en De locuras privadas, Bs. As.: Amorrortu Editores. GREEN, A. (2000). Teoría, en Fine, Schaeffer (dirección) Interrogaciones psicosomáticas. Bs. As.: Amorrortu Editores. GREEN, A. (2005) Ideas directrices para un psicoanálisis contemporáneo, Bs. As.: Amorrortu Editores. LAPLANCHE, J. (1996). La prioridad del otro en psicoanálisis. Bs. As.: Amorrortu Editores. MARTY, P. (1992). La psicosomática del adulto. Bs. As.: Amorrortu Editores. MCDOUGALL (2005). Las mil y una caras de Eros. Bs. As.: Ed. Paidós

104

PSICOPRAXIOLOGÍA Y CONSENTIMIENTO INFORMADO: DILEMAS ÉTICOS, DEONTOLÓGICOS Y LEGALES EN LA IMPLEMENTACIÓN DE LA NORMA.
Salandro, Claudio; Hermosilla, Ana Maria; Losada, Cecilia Marcela Facultad de Psicologia, Universidad Nacional de Mar del Plata. Argentina

RESUMEN El presente trabajo forma parte de la investigación en curso denominada Competencia Profesional: Evaluación de la aplicabilidad del Consentimiento Informado por parte de los profesionales psicólogos que se desempeñan en el ámbito clínico privado y público de la ciudad de Mar del Plata, (Ciencia y Técnica, UNMDP). En esta oportunidad presentamos una síntesis del estado del arte sobre la cuestión, que nos ha permitido elaborar el marco teórico desde el cual desarrollaremos un estudio empírico en la ciudad de Mar del Plata, que nos proporcione nuevo conocimiento acerca de la aplicabilidad de la norma. El Consentimiento Informado ha sido progresivamente incluido en las distintas profesiones, especialmente de salud, y la Psicología no ha sido exenta, sobre todo en el ámbito clínico, de este movimiento. Impuesto desde el campo jurídico al campo médico a principios del siglo XIX, la doctrina del CI ha ido desarrollándose hasta lograr un importante debate que hoy nos compete. Por otra parte, el amplio espectro de psicopraxiologías que se desarrollan en la psicología actual, exigen dirimir algunas cuestiones respecto la posibilidad de implementación de esta normativa en la práctica clínica, la forma de llevar a cabo este proceso, y las consecuencias para el proceso psicoterapéutico que pudiera tener. Palabras clave Consentimiento Psicopraxiología Ética Autonomía ABSTRACT PSYCHOLOGICAL PRACTICE AND INFORMED CONSENT: ETHICAL DILEMMAS, ETHICAL AND LEGAL ISSUES IN THE IMPLEMENTATION OF THE STANDARD. This work is part of the ongoing investigation known as Professional Competence: Evaluation of the applicability of Informed Consent by professional psychologists who work in the private and public clinical settings in the city of Mar del Plata, (Science and Technology, UNMDP). This time we present a synthesis of the state of the art on the issue, which has enabled us to establish the theoretical framework from which to develop an empirical study in the city of Mar del Plata to provide us with new knowledge about the applicability of the standard. Informed Consent has been progressively included in the various professions, particularly health, and psychology has not been exempted especially in the clinical setting; of this movement. Imposed from the legal to the medical field in the early nineteenth century, the doctrine of CI has grown to achieve an important debate that concerns us today. Moreover, the broad spectrum of psychological practices taking place in contemporary psychology, require settling some issues on the possibility of implementing this standard in clinical practice, how to carry out this process, and the implications for the psychotherapeutic process which this may have. Key words Consent Psychological Practice Ethics Autonomy

DESARROLLO El Consentimiento Informado (en adelante C.I.) alude a la obligación que tiene el profesional psicólogo de obtener el consentimiento del usuario del servicio para realizar cualquier intervención. Los fundamentos de la doctrina del C.I. se encuadran en el paradigma de la Bioética, cuyos pilares son los principios de Beneficencia; No Maleficencia, de Justicia y de Autonomía. Este último sustenta la figura del C.I., fundándose en el reconocimiento del derecho de la persona a ser concebida como un ente autónomo, razonable, capaz de decidir sobre su propia vida. El principio de Beneficencia se halla encuadrado dentro del paternalismo que prima en la relación médico-paciente desde Hipócrates hasta entrado el siglo XIX. El principio de Autonomía es introducido recién a partir de ese siglo, pero no ya como una prescripción de la propia práctica médica, sino como una imposición desde el campo jurídico, a través de diversos fallos judiciales -en su mayoría de origen anglosajón-, que colocaron al principio de Autonomía por sobre el de Beneficencia (Gracia, D., 1989; Gracia D. y Júdez, J.; 2004) Como señala Diego Gracia (1989), el concepto “Informed Consent” se utilizó por primera vez en el año 1957 en el caso Salgo v. Leland Stanford, Jr. University Board of Trustees (de donde se desprende la obligatoriedad del médico de obtener el Consentimiento del paciente a la vez que establece el deber de informar adecuadamente para que se pueda arribar a un consentimiento válido), aunque anteriormente el espíritu de esta norma ya se había plasmado en fallos judiciales como Slater v. Baker and Stapleton (1767); Carpenter v.Blake (1871); Union Pacific R.Co. v. Botsford (1891); Mohr v. Willians (1905). (Tarodo Soria, S.; 2006). Luego de la Segunda Guerra Mundial, y en respuesta a las atrocidades que en ella se llevaron a cabo en el campo de la investigación científica, fue redactado en 1946 el Código de Nüremberg, donde se contempla la necesidad de contar con consentimiento para la realización de experimentación con personas. A éste le siguieron documentos como la Declaración de Helsinki sobre los principios éticos para las investigaciones medicas en seres humanos, de la Asociación Medica Mundial (1964), y el Informe Belmont (1979), redactado por la Comisión Nacional para la Protección de los Sujetos Humanos en la Investigación Biomédica y Conductual de Estados Unidos, donde se expresa que “El consentimiento debe contener tres elementos: información, comprensión y voluntariedad” Según Zanatta (2007) , señala que la tendencia en la actualidad es la de conseguir un consentimiento auténtico, entendiendo con esto que debe estar de acuerdo con el sistema de valores del individuo, y dialogado, además de voluntario e informado. En nuestro país, y en el ámbito de la Psicología específicamente, el Consentimiento está contemplado sucintamente por primera vez en el Código de Ética del Colegio de Psicólogos de la Provincia de Buenos Aires, pero es abordado profundamente recién en 1999, en el texto del Código de Ética de la Federación de Psicólogos (Fe.P.R.A.). Allí se procuran establecer normativas éticodeontológicas orientativas para enmarcar el desempeño profesional de los psicólogos, proponiéndose como guía rectora de la acción de los mismos. En el Punto “A” de la Declaración de principios (“Respeto por los derechos y la dignidad de las personas”) expresa: “Los Psicólogos se comprometen a hacer propios los principios establecidos por la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Asimismo, guardarán el debido respeto a los derechos fundamentales, la dignidad y el valor de todas las personas, y no participarán en prácticas discriminatorias. Respetarán el derecho de los individuos a la privacidad, confidencialidad, autodeterminación y autonomía” Más adelante, en el punto “1” de las Normas Deontológicas, detalla las implicancias de esta norma, incluyendo la responsabilidad del psicólogo en obtener un Consentimiento Válido, a partir de la comprensión por parte de la persona de la información recibida, de la suficiencia de esta información, y de la voluntariedad de dicho Consentimiento. Además, dictamina la obligación de obtener Consentimiento de responsables legales en caso de personas con condiciones de autonomía afectadas para darlo, al tiempo

105

que indica obtenerlo de estas personas dentro de los límites posibles de su capacidad. Cabe mencionar que la preocupación por la implementación del Consentimiento Informado se expresa de forma palmaria en la legislación actual (basta con mencionar la reciente sanción en nuestro país de la Ley 26.529/09 de “Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud”, contemplándose en el Capítulo III las normativas que regulan el Consentimiento Informado), Y si bien esta norma sujeta la sanciones restringiéndola a lo dispuesto por la Ley 17132, reguladora de la práctica de la medicina, la aparición de jurisprudencia por mala praxis en el campo de la psicología, hacen presuponer que los alcances de esta normativa incluirá a los psicólogos en un lapso no muy lejano. En el campo científico, investigaciones recientes evidencian la relevancia adquirida por la temática, tanto en nuestro país y como en el extranjero (Cecchetto, 1999; Zanatta, 2003; Franco, A., Mendoza, N; Mora, M., 2004; Gervasoni, M.; 2009). También encontramos algunas investigaciones referidas al ámbito Psicológico (Losada, 2001; Hermosilla y otros, 2007; Insaurralde, S, Castillo, J; 2007) donde se indaga sobre posiciones que asumen los psicólogos en relación a esta norma. Otras investigaciones aluden a los potenciales beneficios de la instrumentación del CI para el proceso psicoterapéutico (Franco, A, Mendoza, N; Mora, M; 2004; Bears, J.; Gutheil, T.; 2001) DISCUSIÓN En este contexto, se suscitan en el interior del campo de la Psicología diversos debates en torno a la implementación del C.I., cuyos puntos nodales expondremos a continuación. Una primera divergencia se da entre aquellas posturas que fundan su aceptación del CI por las consecuencias potenciales y beneficios que pudiera tener en el proceso psicoterapéutico (postura utilitarista), mientras que por otra parte, encontramos quienes proponen la implementación a ultranza del CI, por considerarlo un instrumento legítimo y suficiente para la defensa de la autonomía de los usuarios (postura principialista) También, se cuestiona la falta del análisis contextual en Latinoamérica para adoptar acríticamente la primacía que se le da actualmente al principio de autonomía por sobre el de justicia y el de Beneficencia-No Maleficencia en los países anglosajones (Mainetti, 1991; Gervasoni, M; 2009). También existen diferencias en torno a la noción de sujeto: la que se desprende de la doctrina del CI no se condice bis a bis con algunas concepciones psicológicas, sobre todo con las corrientes psicodinámicas. Otro punto de divergencias, relacionado al anterior, es la noción de autonomía (autonomía libertaria vs autonomía racionalista), nodal en esta discusión. Por otra parte, el debate se orienta a interrogar la aplicabilidad de la norma del CI según lo dictado por el Código de Ética de la Fe.P.R.A. Así, encontramos autores que consideran que la implementación de la norma lograría preservar los derechos fundamentales que procura resguardar -Autonomía- al proveer al consultante de información sobre las alternativas posibles en psicoterapia -sea su orientación según escuelas, métodos, etc.-, lo que permitiría que éste realice su elección sobre información cierta y suficiente (Toselli, L; 2002). Una posible crítica a esta concepción sería la factibilidad de dar cuenta de todas las opciones posibles en psicopraxiologías de forma adecuada, siendo presentadas todas ellas de la misma forma por el profesional, teniendo en cuenta que éste podría ofrecer solo una -o algunas- de ellas. Otra cuestión que se agrega a la anterior, es la influenciabilidad del paciente, por su posición demandante, al momento de dar su consentimiento. (Calo, 2002) CONSIDERACIONES FINALES Respecto el debate entre las posturas utilitarista y principialista, podemos citar a Hermosilla (2010) que propone considerar el espíritu de la norma como guía de acción: “lo más importante no es la norma en sí, sino comprender el para qué de la misma”. Similar observación encontramos en el Código de Ética de la Fe.P.R.A (1999) En el mismo sentido, Diego Gracia y Javier Júdez (2004) afirman

que “cada profesional (…), haciendo ejercicio de su responsabilidad, incorpore paulatinamente el consentimiento informado a su práctica diaria” Más allá de lo antes expuesto, la adopción de la norma del CI en el código de Ética de la Fe.P.R.A, y más recientemente en la ley 26529 (Derechos del Paciente en su Relación con los Profesionales e Instituciones de la Salud), exige un debate pormenorizado sobre las eventuales dificultades y ventajas que se presentan en este proceso. Para ello, será necesario ampliar el debate de la cuestión, informar y recurrir a investigaciones empíricas que den cuenta del estado del tema en nuestro país. No obstante, si bien existen divergencias y dilemas en torno a la puesta en práctica del CI, vale rescatar las palabras del Reynaldo Nogueira sobre el tema “Ni acatamiento acrítico, entonces, ni propiciar un desentendimiento o una desobediencia vacua e inconducente que pudiera incriminarnos (...) Lo hemos dicho en otra parte: “Una justicia ciega, pero no por ello corta de vista”.”

BIBLIOGRAFIA CALO, O (2002) La interacción del profesional con los códigos. Revista argentina de psicología Año XXXIV, N°45. APBA. 2002 CECCHETTO, S. (1998) La práctica del consentimiento informado en los servicios de neonatología. En Cuadernos de Bioética, Número 1. España CÓDIGO DE ÉTICA DE LA FEDERACIÓN DE PSICÓLOGOS de la República Argentina (Fe.P.R.A., 1999). FRANCO, A., MENDOZA, N; MORA, M. (2004). Consentimiento informado en psicoterapia. Revisión desde la MBE. Revista colombiana de psiquiatría. Consultado en Enero, 2010 en http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S003474502004000200005&script=sci_arttext. GERVASONI, M. (2009). La información en el Consentimiento Informado. Preferencias en una muestra de la población urbana en Uruguay. (Tesis de Maestría en Bioética, Universidad Nacional de Cuyo. Facultad de Ciencias Médicas. Mendoza. Argentina.) GRACIA, D. (1989). Fundamentos de Bioética. Madrid: Eudema. GRACIA, D., JÚDEZ, J. (2004). Ética en la práctica clínica. Madrid: Triacastela. HERMOSILLA, A, LOSADA M y otros. (2007) Dilemas éticos en el ejercicio de la psicología: resultados de una investigación. Revista Fundamentos en Humanidades. UNSL. ISSN 1515-4467. pp 91/106. HERMOSILLA, A. M. (2010). Consentimiento informado: el problema de la aplicabilidad de la norma en psicología. Revista Argentina de Psicología, pp. 32-41. LEY 10.306 DEL EJERCICIO PROFESIONAL DE LA PSICOLOGÍA. (1985) Consultado el 21/09/2009 en http://www.gob.gba.gov.ar/legislacion/legislacion /l-10306.html. LEY 26.529 DE DERECHOS DEL PACIENTE EN SU RELACIÓN CON LOS PROFESIONALES E INSTITUCIONES DE LA SALUD (2009). Consultado el 23/03/2010 en http://www.infoleg.gov.ar/infolegInternet/verNorma.do?id= 160432 LOSADA, M. (2001). Incumbencias profesionales e Interdisciplina. Trabajo presentado en las Jornadas Nacionales Sobre el lugar de la Ética. UNMdP. TARODO SORIA, S. (2006). La doctrina del Consentimiento informado en el ordenamiento jurídico norteamericano. Revista Derecho y Salud, 14 (), 409-432. THE NATIONAL COMISSION FOR THE PROTECTION OF HUMANS SUBJECTS OF BIOMEDICAL AND BEHAVIORAL RESEARCH (1978) Informe Belmont. TOSELLI, L. (2001) Consentimiento informado y escolasticidad en las prácticas psicoclínicas. II Jornadas Nacionales: El lugar de la Ética en la Formación, el Ejercicio Profesional y la Regulación de la Práctica de los Psicólogos; Organizadas por la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Mar del Plata ZANATTA, A. (2003). Paternalismo, autonomía y consentimiento informado en la interacción profesional de la salud- usuario. Actitudes del profesional de la salud. Tesis Doctoral. Sevilla. ZANATTA, A. (2007) Cuestiones éticas en la relación profesional de la salud. usuario: del paternalismo a la autonomía. Revista Nexos UNMDP, Año 14/ Nro. 24. Julio de 2007.

106

A LA LUZ DE LA POESÍA
San Miguel, Tomasa Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Este trabajo tiene como guía trabajar la incidencia del concepto de sinthome en la última época de Lacan respecto del tratamiento de las neurosis. Para ello, se desarrollarán las conceptualizaciones de Histeria y Neurosis Obsesiva que el autor formaliza en los seminarios 24 y 25. Ambas en estrecha relación con el inconciente y la posición del analista. A partir de una viñeta clínica, se intentará desplegar aquello a lo que Lacan se refiere cuando en el Seminario 25 habla del “analista retor”, articulado al anudamiento Imaginario, Simbólico y Real. Palabras clave Neurosis Analista Sinthome Tratamiento ABSTRACT IN THE LIGHT OF THE POETRY The aim of this text is to work on the impact of the Sinthome concept on the last part of Lacans taught about the neurosis treatment. Therefore I will work the references to hysteria and obsessive neurosis between Seminars 24 and 25. Both concepts close to the unconsciuos and the analyst position. From a clinical frame I will work those things Lacan said when in the 25 Seminar talks about the “Analyst retor”, connected with de knotting of Imaginary, Simbolic and Real. Key words Neurosis Analyst Sinthome Treatment

I. INTRODUCCIÓN: El presente trabajo articula la noción de sinthome y su incidencia en el tratamiento de las neurosis a la posición del analista como “perturbador de la defensa” (Seminario 24) y “conveniente retor” (Seminario 25). Para ello presentaré una viñeta clínica: Conozco a C en una entrevista de admisión para su hija, L. Consulta a partir de un intento de suicidio de esta última, quien refiere escuchar voces que le dicen que se mate, angustia e insomnio. La derivación indica que hay “sospechas de violencia familiar” y que hace 15 días L abandonó la escuela. C nos cuenta que su hija siempre fue así, “me va a volver loca esta piba, me tiene podrida”. El comienzo del padecimiento de L, se escucha luego, es a los tres años, donde se ubica una detención en su crecimiento que coincide con la muerte de su hermanito menor. Esto ocurre hace aproximadamente veinte años, de manera abrupta y a raíz de un problema congénito. Dice “lo encontré muerto, vino la policía, un kilombo ya lo conté tantas veces que estoy podrida”. Agrega que L nace 10 meses después del fallecimiento del mayor de sus hijos, también de muerte súbita. Relata varios accidentes de su hija entre los 12 y los 19 años, algunos de gravedad, los cuales requirieron internaciones prolongadas. C no presenta angustia durante el relato de estos episodios. Su presentación es llamativa: típicamente manicomial en su aspecto, desafectivizada y desconfiada por momentos. Derivo a tratamiento a su hija y le propongo a ella tener algunas entrevistas con el nombre de “orientación a padres”, único modo en que accedería a seguir viniendo. Acepta sin entusiasmo. En la siguiente entrevista relata casi exactamente lo que había planteado la vez anterior, en tono monocorde y con fastidio. Parece no escuchar mis preguntas o comentarios, avanzando con su relato como una crónica que ha contado mil veces, ella lo aclara,

y que no le encuentra sentido contarlo de nuevo. Resopla y hace signos evidentes de fastidio y hastío, especialmente cuando habla de sus bebes muertos. La frase que insiste es “me va a volver loca esta piba”. Agrega un dato en un relato que se vuelve confuso, luego de la muerte de sus bebes y, según ella por indicación de su madre, la operan, “me vaciaron, no se por qué, ahora me arrepiento, antes le hacía mucho caso a mi mamá…” Ante mi sorpresa acepta que nos encontremos nuevamente, ubicando ella el día y sin aclararme el horario. Le digo que la espero. Viene ese día. La encuentro desparramada en el piso de la sala de espera. La saludo muy afectuosamente, diciéndole “que alegría verla”. Habla sobre la relación con su madre. Me cuenta que estuvo internada por períodos extensos durante su infancia en un neuropsiquiátrico de niños y adolescentes, con medicación antipsicótica y muy abundante, luego vivió algunos meses en la calle según como estuviera la relación con su mamá, “me peleaba y me iba”. Pregunto por la causa de la internación “era mala, de hacer kilombos, le pegué a una maestra” Tuvo dos intentos de suicidio ingiriendo medicación psiquiátrica: “en el primero tomé unas pastillas, y me subí a un colectivo, el chofer era amigo de mi papá, me dormí, la terminal quedaba al lado de donde trabajaba mi papá, él me acompañó a la salita”. Cuando le pregunto por los motivos de este episodio dice: “No me acuerdo, no sé hay muchas cosas que no me acuerdo...El otro fue cuando yo ya estaba casada, vomité y dormí como dos días”. Inmediatamente empieza a hablar de L. “Yo ya no puedo más, no sé que hacer, me vuelve loca... No me importa nada de mí... a ella la ayudan, después vuelve a casa y se convierte, la tenés que ver. A mí quién me ayuda?”. Tiene un hermano varón, “el bueno”, que estudió, se recibió en la universidad y “siempre se llevó bien con todos”. “Mi mamá lo quería más…me daba bronca, un día lo corrí para pegarle, si lo agarro lo mato, yo era medio machona.”. “Era loca, era mala” es el significante que se repite para nombrarse ella y su hija. De la adolescencia trae el encuentro con su actual marido, “él es bueno”. Embarazo y casamiento acarrean un nuevo nombre materno “la puta”, el cual retorna con la muerte del bebe como castigo por su sexualidad. En un episodio confuso la madre la acusa de haberlo matado, donde el “asesina” se desprende como nuevo nombre para ella que se suma al “loca”, “mala” y “puta”. Relato escalofriante que decido no indagar por ahora, y mostrándome muy sorprendida le digo “qué raro, usted me resulta una persona muy querible”. Hay un instante de vacilación y luego sonriéndose dice: “vos sos loca, sos loca pero no boluda”, se levanta, mientras me aclara que vuelve en dos días, a lo que respondo, “la espero”. En las siguientes entrevistas, aparece la vergüenza respecto de lo erótico, “me gusta pero me da vergüenza, todo eso del sexo, a mi nunca me explicaron nada…”. Al mismo tiempo que trabajamos esto su presentación cambia, se embellece, se feminiza y está limpia. Vergüenza también respecto de lo que dice y lo que no, “decir cosas lindas me da vergüenza”, cuestión que anuda a un rasgo de su papá que se “tragaba todo, no decía nada, era bueno, yo no, pero tampoco digo”. II. EL TRABAJO ENCADENADO DE LA NEUROSIS En el seminario 24, Lacan va a plantear que la histeria está sostenida en su forma de garrote, por una armadura, el amor al padre. Ella es tórica, histórica, envolviendo imaginario y real en lo simbólico. Dice: “la sexualidad está enteramente capturada en esas palabras…Todo eso es la histeria misma”. Por esto mismo dice que la neurosis es histérica en el fondo, es decir “ligada al hecho de que no hay relación sexual”. Respecto de la neurosis obsesiva dirá “es el principio de la conciencia”. Se trataría de la envoltura de lo simbólico y lo real vía lo imaginario. En esta misma dirección Lacan se pregunta en el seminario 25 si la neurosis es natural: “No es natural más que en tanto que en el

107

hombre hay un simbólico y el hecho de que haya un simbólico implica que un significante nuevo emerge, un significante nuevo con el cual el yo (moi) es decir la conciencia se identificaría”. Simbólico como aquello que produce un significante nuevo pero que la neurosis anuda en el discurso vía lo imaginario o lo simbólico como sentido histórico. Otra es la posición del analista respecto del uso que puede hacer de lo simbólico, efecto poético, y también de la imagen. Como sinthome, se trata de anudar de modo borromeo, es decir vía el agujero, el saber y lo real. En el seminario 24 dice “el despertar es lo real bajo su aspecto de lo imposible que no se escribe sino por la fuerza, es la contranaturaleza”. Forzamiento que remite a la invención. Dice “El análisis consiste en que se sepa por qué se está enredado en eso: eso se produce debido a que hay lo simbólico” El analista intentará hacer sonar otra cosa que el sentido, allí ubico la intervención como escritura poética, donde queda cernido un efecto de sonido-sentido y agujero. En esta línea ubico el “me resulta muy querible”, intervención no calculada que produce un efecto de “pasmo de sentido”, lo inédito, lo nuevo, que en ese instante la relanza a la historización, histerización, produciendo un saber que la convoca en tanto sujeto. Relanzamiento de la trama pero no sin antes marcarse por ese imposible, bordeado por la invención. Ubicamos así un significante nuevo, el inconciente como unaequivocación y luego la memoria, la historia, el sentido, la neurosis como encapsulamiento de lo nuevo vía lo imaginario o lo simbólico. Es en ese punto que lo único que se puede recibir de un analista es que “moleste la defensa”. Entendiendo defensa como elucubración de saber, encadenamiento significante, el inconciente de Freud. “Eso consiste en servirse de una palabra para otro uso que aquel para el cual está hecha, uno la retuerce un poco, y es en ese retorcimiento que reside su efecto operatorio” Quizás es en este sentido que en la primera clase del seminario 24 define el fin del análisis como saber hacer allí con su síntoma y saber hacer allí con su imagen, un saber hacer distinto de la envoltura no borromea aunque estabilizante. Saber hacer allí que requiere de un corte, de modo que produzca vía el analista un sinthome borromeo. Sacudir la neurosis, sacudir lo simbólico, incluyendo el cuerpo en la estructura, en un acto donde leer de otro modo permita una nueva escritura. Poesía como efecto de agujero y de sonido, donde suene otra cosa más allá del sentido. III. ANALISTA COMO “CONVENIENTE RETOR” Así define Lacan al analista en la primer clase del Seminario 25, agregando: “…equivoca con la “retorificación”. Y respecto de la transferencia: “Lo legible, es en eso que consiste el saber. (…) Lo que digo de la transferencia…. Qué es lo que eso puede querer decir? El supuesto saber leer de otro modo”. Otro modo articulado al significante de la falta en el Otro. Es interesante la referencia en Aristóteles respecto de la retórica como “el arte de ver en cada caso aquello que es apto para persuadir”. Se persuade por medio de la disposición de los oyentes, cuando fueran conmovidos por el discurso y para ese oficio no poseemos técnicas determinadas. Hace referencia a la importancia de la apariencia por que de allí surge la persuasión y no de la verdad. Dice “…lo más útil reside en que el orador aparezca con cierto estado anímico…” “… sabiendo de la oportunidad de decir algo en tal momento o de callárselo, del hablar breve...de tantas cuantas formas de discurso aprendiera, y sabiendo en que momentos conviene o no conviene aplicarlos, entonces es cuando ha llegado a la belleza en la posesión del arte”. Subrayo: la eficacia de la palabra en oyentes conmovidos, lo útil, conveniente para cada caso, la inexistencia de técnicas determinadas, la importancia de la apariencia. El retor apela al cuerpo, por eso es un arte, está en la misma línea que la escritura poética china, de ese modo rectifica el inconciente como discurso del amo, ligándolo a la escritura y lo real.

IV. FINAL ABIERTO La viñeta transmite que el discurso, adormecedor, se funda en un efecto no discursivo, la invención, más allá del determinismo histórico, neurótico. Lo fuera de discurso, lo femenino, lo no universalizable ligado a la posición del analista, al acto psicoanalítico y al amor. Devenir, invención, acontecimiento, “nubarrón no histórico” (Nieztche) que se entrama en el discurso pero produciendo un S 1 “menos tonto”. Francois Cheng, autor de “La escritura poética china”, citado por Lacan en el seminario 24, lo dice así en su novela “La eternidad no está de más”: “No están lejos de pensar que lo que les pasa es algo tan raro como inaudito. De verdad, ¿permanecen en aquella habitación en penumbra o se encuentran fuera del mundo?. ¿Estarán en mitad de la tarde o fuera del tiempo?. Ni siquiera se lo preguntan. El destino les ha unido. Están pues en el seno del destino, y bastará con seguirlo o inventarlo. En el fondo de un lecho fluvial seco desde hace tanto tiempo, dos manos entrelazadas, pueden obligar, con voz queda, a que de nuevo fluyan las palabras”. “Entrecruzadas las líneas que permiten predecir el destino tienden hacia la lejanía, hasta encontrarse en la infinitud de las estrellas”. Sacudir lo simbólico, incluyendo el cuerpo en la estructura, en un acto donde leer de otro modo permite una nueva escritura. Poesía efecto de vacío y de sentido, resonancia de la voz que apunta al goce como eco de la palabra en el cuerpo. Tiempos lógicos en un análisis que orientan el final pero se determinan en las primeras maniobras. Se trata de un acto fuera de discurso, encuerpo que arma un discurso, un lazo, a poner a trabajar. Constitución de un simbólico, a partir de un no todo simbólico, discurso atravesado por la incompletud. La transferencia, como saber leer de otro modo, permite equivocar las interpretaciones mortificantes y totalizadoras que le vienen del Otro. Trazas ha borrar, en tanto se constituye un sujeto, dimensión del amor desconocida para ella como puntuación del Otro. Lacan plantea que las vueltas de un análisis, con sus cortes, producirían S1 “menos tontos”, me pregunto si se trata de sacudir la modorra, en evanescentes despertares, para tener “sueños menos tontos”?.

BIBLIOGRAFIA ARISTÓTELES: El arte de la retórica. Eudeba (2005) LACAN, J: El Seminario, Libro 17, El reverso del psicoanálisis (1969-70) Paidós. LACAN, J: Seminario 24, (1976-77). Inédito. LACAN, J: Seminario 25 (1977-78). Inédito. LACAN, J: Cierre de las Jornadas de la Escuela Freudiana (1978). Inédito

108

HÁBITO: ESTILO, CARÁCTER E INHIBICIÓN
Santinelli, Estefania Oriana Universidad de Buenos Aires
RESUMEN Para la fenomenología, el hábito constituye una acción querida con plena conciencia, que termina por sedimentarse como una disposición a actuar de un cierto modo. Si bien forma parte de la identidad, conserva su plasticidad y puede modificarse con la experiencia, el hábito también puede tender a la inercia y la rigidez, corriendo el riesgo de caer en el automatismo. Las nociones de estilo y carácter, consideradas desde la Psicoterapia de la Gestalt, son útiles para reflexionar acerca de las dos caras del hábito, como sedimentación de la intención práctica que conserva su plasticidad y como comportamiento rígido cuando se resignan posibilidades en pos de permanecer en un lugar seguro. Palabras clave Fenomenología Hábito Gestalt Automatismo ABSTRACT HABIT: STYLE, CHARACTER AND INHIBITION From a phenomenological point of view, a habit is an action that was conscious in the first place and then became a disposition to act in a certain way. Usually, it is part of the identity and can be modified with experience, but it can also lead to inertia, inflexibility and automatic behavior. The notions of style, character and repression considered by Gestalt Therapy authors are useful to think about both sides of habit, as sedimentation of practical intention that preserves its plasticity, and as rigid behavior, where possibilities are resigned in order to remain in a safe place. Key words Phenomenology Habit Gestalt Automatism

Paul Ricoeur, por su parte, define al hábito como “una manera de sentir, de percibir, de obrar, de pensar, adquirida y relativamente estable”, que “afecta a todas las intenciones de la conciencia sin ser una intención” (Ricoeur, 1998, 307). Por eso, decir “tengo el hábito de”, implica sostener que a) “he aprendido”: el hábito es una conquista de la actividad. Una categoría esencial para conceptualizar el hábito es la temporalidad. El hombre aprende con el tiempo, de su cuerpo y de su mundo. b) “he contraído”: una vez adquirido, el hábito afecta la voluntad, como una segunda naturaleza. c) “yo sé-yo puedo”: expresa la posibilidad de resolver determinada situación a la que puede aplicarse lo aprendido. Desde esta perspectiva, hay un uso práctico e irreflexivo del cuerpo, ligado a un retorno a la libertad natural. Los hábitos se constituyen como una segunda naturaleza, en tanto “lo que pudo ser objeto de una intención voluntaria retrocede al rango de órgano de otra intención voluntaria” (Ricoeur, 1998, 313). Contraer un hábito implica una reestructuración de los elementos, una nueva forma que se caracteriza por su plasticidad y la capacidad de subordinarse a intenciones nuevas. Lo que el autor denomina “sagacidad del hábito” alude al espíritu de iniciativa que éste requiere. Historia y estilo Los hábitos como disposiciones aprendidas y contraídas, forman parte de la historia personal que da sentido a la existencia e influyen sobre la forma de percibir y estar en el mundo. Lo percibido, aquello que se recorta como figura en un momento dado, depende no sólo del campo, sino también de la historia y del esquema corporal, que se reestructura a partir de la experiencia. Ralon de Walton, al referirse al trabajo de Merleau-Ponty, sostiene que “la espacialidad del cuerpo propio es el tercer término de la estructura figura-fondo, y toda figura se dibuja sobre el doble horizonte del espacio exterior y del espacio corporal que forman un sistema práctico”. Aquello que cada uno percibe y cómo actúa en función de eso, depende no sólo de la configuración del espacio externo, sino de la singularidad, de la perspectiva única de cada sujeto. De este modo, los hábitos se relacionan con el estilo, entendido como “una forma unificada de expresarse” (Perls, 1994, 144) que caracteriza a una personalidad integrada. Si los sistemas de habitualidades, al tiempo que forman parte de la historia personal, están abiertos a la novedad y mantienen su plasticidad, forman parte del estilo de cada persona, de su forma particular de desenvolverse en el mundo. Fijación, estereotipia y carácter El hábito, sin embargo, tiene en germen el peligro de la alienación, en tanto es “un punto de debilidad ofrecido a la más pérfida acaso de las pasiones, a la pasión de convertirse en cosa.” (Ricoeur, 1998, 310) Al referirse al automatismo, Ricoeur señala dos direcciones posibles: la automatización de la estructura o el soltarse del hábito. Esta última implica una desposesión grave de la voluntad, asociada a lo maquinal, al debilitamiento de la conciencia o a disociaciones producidas por represión, como se abordará más adelante. En cuanto a la primera dirección, señala dos estadios. El primero es la fijación: el hábito, que al tiempo que da forma a las necesidades tiende a cristalizarlas. Cuando prima el automatismo sobre la espontaneidad, el sujeto corre peligro de quedar atrapado en sus hábitos. Un paso más allá y se llega al segundo estadio, que es la caída en la estereotipia: la forma resiste a todo cambio y se torna extremadamente rígida. El hábito pierde su plasticidad y ya sólo es posible responder a una situación específica. Cualquier variación deja al sujeto sin herramientas y de este modo el campo de la experiencia se estrecha. Aquí sitúa el autor el peligro de lo cotidiano, cuando el sujeto permanece dentro del campo de lo ya conquistado y se empobrece. El hábito permite apaciguar la emoción y puede resultar tentador permanecer en el terreno de lo conocido. Ya no hay apertura al mundo sino limitación del espacio vital al área segura. En este sentido, los hábitos son susceptibles de transformarse en comportamientos estereotipados. Estas formas adquiridas de existir marcan los límites dentro de los cuales es posible estar sin sobresaltos, demasiado seguros, demasiado inertes. Los hábitos,

Para la fenomenología, el hábito se aleja de toda idea de aprendizaje mecánico por asociación estímulo-respuesta. Tal como señala Flajoliet, el punto de partida es una acción querida con plena conciencia que luego termina por sedimentarse como una disposición a actuar de un cierto modo. En tanto sedimentación de la intención práctica, el hábito forma parte de la identidad, conserva su plasticidad y puede modificarse con la experiencia. Sin embargo, lleva en germen la tendencia a la inercia y la rigidez. Cuando prima el afán de seguridad sobre la espontaneidad y la apertura al mundo, se corre el riesgo de caer en el automatismo, y lo mismo ocurre cuando el hábito es reprimido. Las nociones de estilo y carácter, así como la descripción del proceso represivo de la Psicoterapia de la Gestalt, son útiles para reflexionar acerca de las dos caras del hábito, como sedimentación de la intención práctica que conserva su plasticidad y como comportamiento rígido, producto de la represión o de resignar posibilidades en pos de permanecer en un lugar seguro. Acerca del concepto de hábito Merleau-Ponty (1985, 161) señala que el hábito reside en el cuerpo como mediador de un mundo, expresando de este modo “el poder que tenemos de ampliar nuestro ser-en-el-mundo o de cambiar la existencia anexándonos nuevos instrumentos”. La adquisición de hábitos implica la reconfiguración del esquema corporal: dado que el mundo percibido es el correlato del cuerpo propio, los hábitos inciden en la percepción así como en la posibilidad de actuar de cierto modo en función de lo aprendido. En la salud, el esquema corporal es plástico y se encuentra en un proceso de reestructuración continua. El hábito, planteado en este contexto, conserva la posibilidad de modificarse con la experiencia y transponerse a diversas situaciones.

109

en este caso, formarían parte de aquello que F. Perls denomina carácter, un sistema rígido a partir del cual el sujeto se vuelve predecible y la conducta se petrifica. En consecuencia, se pierde la habilidad para afrontar situaciones diversas haciendo uso de múltiples y variados recursos. Tal como señala el autor, “estamos predeterminados únicamente a afrontar los acontecimientos de un solo modo, a saber, del modo como lo predice y lo programa el carácter” (Perls, 1991, 19). Si la situación se modifica, el sujeto queda despojado de su experiencia, porque lo aprendido no puede trasponerse al nuevo contexto si este varía en algún detalle. Cada vez más, el sujeto puede instalarse en la tranquila parcela del mundo conocido, con escaso lugar para lo nuevo y para la emoción. Automatismo en el soltarse y represión Por otro lado, en la segunda dirección del automatismo que señala Ricoeur, se encuentran aquellos hábitos devienen automáticos, producto de la represión: es el automatismo en el soltarse. En este sentido, el modo de entender la neurosis desde la Psicoterapia de la Gestalt presenta muchos puntos de contacto con lo postulado ricoeuriano. Perls, Hefferline y Goodman definen a la neurosis como la persistencia de actitudes sensoriales y motoras cuando la situación no lo amerita. Se trataría de hábitos que intervienen en la autorregulación organísmica y sobre los cuales recaería la represión. En la primera etapa del proceso represivo, una acción es inhibida por representar un peligro o entrar en conflicto con otra necesidad y como resultado, alguna excitación espontánea que impulsa hacia dicha acción permanece en el trasfondo como inconclusa. Esta inhibición, en principio deliberada puede, con sucesivas experiencias, devenir en hábito. La represión consiste “en el olvido de la inhibición deliberada que se ha hecho habitual” (Perls et al., 1994, 262), que luego se torna inaccesible a la conciencia por formaciones reactivas. En este sentido, según M. Müller-Granzotto y R. Müller-Granzotto, este modo de entender la represión coincidiría con la propuesta de Merleau- Ponty, para quien la vivencia traumática no subsiste como una representación sino como determinada forma de ser. Los autores señalan que los hábitos no contactados forman parte del cuerpo pero no de la personalidad. Cualquier intento de modificarlos, produce incomodidad y es vivenciado como un ataque al cuerpo. Si se intenta relajar la inhibición, se produce ansiedad. Para evitar el malestar, se edifican formaciones reactivas tendientes a evitar situaciones en las cuales a partir de un estímulo invite al afloramiento de las excitaciones inhibidas. Dado que se interrumpe su decurso, con frecuencia los hábitos inhibitorios implican estados corporales de tensión, que pueden cronificarse o dar lugar a episodios agudos: estados de shock, ataques de pánico mediante los cuales se atenúa la ansiedad al tiempo que el hábito sigue reprimido. La fe en la experiencia Frente a los hábitos que se deslizan hacia lo automático, al peligro latente de confinarnos a lo seguro y la incomodidad que puede suscitar el contacto con lo nuevo, se propone la fe considerada una emoción opuesta a la sensación de seguridad. El sujeto que confía, no se aferra a lo familiar por temor al cambio. Tampoco se identifica de modo estático con aquellas cualidades que reconoce como propias y constituyen su carácter, sino con el porvenir. “Absorbido en la actividad real, no trata de proteger el fondo, sino que saca la energía de allí. Tiene fe en el hecho de que el fondo se mostrará adecuado.” (Perls at al., 1994, 166) En el caso de la inhibición reprimida, la clave estaría en la posibilidad de tomar contacto con aquellas figuras incompletas para que pueda desplegarse aquello inhibido e interrumpido a un ambiente seguro, como un espacio terapéutico, donde se propicien situaciones en las que sea posible “ensayar” nuevas formas de ajuste que permitan tomar contacto con el ambiente. El descubrimiento de nuevos recursos permitirá entonces una mayor plasticidad. El hábito que no se modifica con la experiencia, el hábito vetusto, obtura la posibilidad de estar en el presente. Por el contrario, si el hábito es plástico y permeable a la novedad, es un recurso más, que al generalizarse y transponerse también se modifica. En pa-

labras de Ricoeur, “cada vez que respondemos a una situación nueva encontramos en nosotros fuentes asombrosas en las cuales lo más sabio es confiar” (Ricoeur, 1998, 317). Si se mantiene el equilibrio entre lo adquirido y lo espontáneo, entre el orden y la emoción, a partir de la fe en el camino recorrido y en los soportes y recursos, es factible enriquecerse. Si el sujeto se permite tambalear y explorar, también se permite crecer.

BIBLIOGRAFIA FLAJOLIET, A. “L´habitude entre psychologie et phenomenologie” en Alter. Revue de phenomenologie Nº12/2004. MERLEAU-PONTY, M. Fenomenología de la percepción, Planeta Agostini, Barcelona, 1985. MULLER GRANZOTTO, M.J, MULLER GRANZOTTO, R.L, Fenomenología y Terapia Gestalt, Cuatro Vientos, Santiago de Chile, 2009 RICOEUR, P. Filosofía de la voluntad, Docencia, Bs. As., 1998. Tomo I. RALON DE WALTON, G. “La lógica práctica y la noción de hábito” (en prensa). PERLS, L. Viviendo en los límites, México, Plaza y Valdés, 1994. PERLS, F. Sueños y Existencia, Cuatro Vientos, Santiago de Chile, 1991. PERLS, F. HEFFERLINE, R. & GOODMAN, P. Terapia Gestalt: crecimiento y excitación de la personalidad humana. Madrid, Sociedad de Cultura Valle Inclán, 1994. SAINT AUBERT, E. “C´est le corps qui compend” Le sens de l´habitude chez Merleau Ponty en Alter. Revue de phenomenologie. Nº12/2004

110

MOTIVOS DE CONSULTA MÁS FRECUENTES EN EL SERVICIO DE SALUD MENTAL INFANTO-JUVENIL DEL HOSPITAL DE CLÍNICAS JOSÉ DE SAN MARTÍN
Schuh, Maria Del Carmen; Zan, Fernando; Vázquez, Natalia Hospital de Clínicas José de San Martín, Universidad de Buenos Aires; Facultad de Psicología y Educación Pontificia Universidad Católica Argentina

RESUMEN El propósito de este trabajo es describir los motivos de consulta más frecuentes en pacientes que realizaron una admisión en el Servicio de Salud Mental Infanto-Juvenil, del Hospital de Clínicas José de San Martín, durante el año 2009. El tipo de estudio es descriptivo, de diseño no experimental y corte transversal. La muestra final fue de 100 niños, 58% de sexo masculino y 42% de sexo femenino. La edad media fue aproximadamente de 8 años (DE 3.12). Un 6% asistía a una escuela especial, un 48% iba a una escuela estatal y un 36% a una escuela privada, solo un 10% no concurría a ningún tipo de escolaridad. Cabe destacar que el 25% de la muestra eran niños en edad preescolar. Los motivos principales por los que consultaron fueron las dificultades de aprendizaje (27%), los problemas de conducta (26%) y de retraso madurativo (9%). En cuanto a la impresión diagnóstica, más frecuentemente se encontraron en los niños, problemas referidos a retrasos madurativos (17%), trastornos de aprendizaje (12%), trastornos de conducta (9%) y disfunción familiar (9%). Para futuras investigaciones resulta muy importante poder lograr una mayor sistematización en el registro de los datos en las admisiones. Palabras clave Salud mental Niños ABSTRACT MOST FREQUENT REASONS FOR CONSULTATION MADE IN THE CHILD AND ADOLESCENT MENTAL HEALTH SERVICE OF THE HOSPITAL DE CLINICAS JOSÉ DE SAN MARTÍN The aim of the present research is to study the most frequent reasons for consultation made in the Child and Adolescent Mental Health Service of the Hospital de Clinicas José de San Martín, in 2009. The type of study is descriptive, non-experimental and cross-section. The final sample was 100 children, 58% male and 42% female. The mean age was approximately 8 years (SD 3.12). Of this sample a 6% attended a special school, 48% went to a state school and 36% to a private school, only 10% did not attend any school. It should be noted that 25% of the participants were preschoolers. The main reasons for consultation were learning difficulties (27%), behavioral problems (26%) and delayed maturation (9%). The diagnostic impression more often found by professionals was related to problems on maturational delays (17%), learning disabilities (12%), behavior disorders (9%) and family dysfunction (9%). Finally, is very important for future research to achieve a more systematic approach in recording data on admissions. Key words Mental heath Children

1. INTRODUCCIÓN Los niños y adolescentes que poseen buena salud mental tienen la posibilidad de desarrollar un adecuado sentido de identidad y autoestima, de ser productivos, de aprovechar los recursos culturales y aprender, de poder contar con estrategias de afrontamiento adaptativas y construir vínculos sanos con su familia y pareja (OMS, 2005 en OPS, 2009). Sin embargo, “Contrariamente a la creencia popular, los trastornos de la salud mental son comunes durante la niñez y adolescencia” (OPS, 2009 p 243). Según la Organización Mundial de la Salud, a nivel mundial, cerca de un 20% de niños y adolescentes sufren de una enfermedad mental que genera discapacidad (2003). Este porcentaje se vuelve aún más significativo a causa del estigma y la discriminación que conlleva el tener un trastorno mental. Debido a que los niños no tienen la posibilidad de discriminar un problema y demandar atención por él, la capacidad de sus padres para identificar tales problemas resulta fundamental (Samaniego, 2004). El informe de los padres acerca de la presencia de problemas comportamentales en sus hijos pequeños, permite predecir problemas comportamentales en la etapa de preadolescencia (Pihlakoski, Sourander, Aromaa, Rautava, Helenius & Sillanpää, 2006). La intervención temprana tiene por objetivo prevenir o reducir la probabilidad de discapacidad a largo plazo, debido a que existe un alto grado de continuidad entra la psicopatología infantil y la del adulto (OMS, 2005 en OPS, 2009). La promoción de la salud mental, la prevención de los trastornos psíquicos y la atención a los enfermos son los tres pilares en los cuales se asienta el cuidado y la protección de la salud mental de las poblaciones (OPS, 2009 pp238-239). Un modo posible de investigar la psicopatología infantil, es a través del estudio de ciertos comportamientos y emociones que no son esperables para el desarrollo evolutivo normal del niño. La OMS (2003) señaló ciertos trastornos como áreas prioritarias, en la población de niños y adolescentes, en función de su mayor ocurrencia, el grado de deterioro asociado y las posibilidades de tratamiento fundamentalmente a nivel de atención primaria en salud. En la primera infancia, los trastornos de aprendizaje y el trastorno por déficit de atención con hiperactividad; en la infancia media, el síndrome de la Tourette y en la adolescencia, psicosis, depresión y suicidio asociado. “Los estudios epidemiológicos de la población infanto-juvenil, al tiempo que revelan la magnitud y distribución de los problemas mentales y del comportamiento, ponen de manifiesto las necesidades y fundamentan las demandas” (OPS, 2009 p 243). Sin embargo, son pocos los estudios que indiquen la prevalencia, distribución y evolución de estos problemas (Skovgaard, Houmann, Christiansen, Landorph, Jorgensen & Olsen, 2007; Skovgaard, Houmann, Landorph, & Christiansen, 2004; Briegel, Schneider, & Schwab, 2006). Así mismo, en Argentina es insuficiente la cantidad de publicaciones en relación con la presencia de trastornos psíquicos en la infancia, que permitan orientar acciones en salud (Samaniego, 2009). “Los servicios de salud mental infanto-juvenil deben ser parte destacada del programa de salud mental comunitaria, dentro del sistema de Atención Primaria en Salud” (OPS, 2009 p243). 2. OBJETIVO GENERAL Describir los motivos de consulta más frecuentes en pacientes que realizaron una admisión en el servicio de salud mental infanto-juvenil, del Hospital de Clínicas José de San Martín, durante el año 2009. 3. METODOLOGÍA De acuerdo con el propósito de este trabajo, el tipo de estudio realizado es descriptivo, de diseño no experimental y corte transversal. 3.1 Participantes El universo estuvo compuesto por niños y adolescentes que realizaron una admisión en el servicio de salud mental infanto-juvenil, del Hospital de Clínicas José de San Martín, durante el año 2009. 3.2 Instrumentos de recolección de datos y procedimiento Cuando el padre, la madre u otra persona concurre al servicio, el profesional de admisión realiza una entrevista en la cual se obtiene información sobre el niño (sexo, edad, si recibió o recibe trata-

111

miento, grado de escolaridad y tipo de escuela) y su familia (edad, nacionalidad, nivel de instrucción y ocupación de los padres, cantidad de hermanos y grupo conviviente). También se registra el motivo de consulta principal, la impresión diagnóstica del profesional y la derivación que se realizó. En la presente investigación se analizaron los datos correspondientes a las admisiones del año 2009, calculando frecuencias y porcentajes. 4. RESULTADOS Características del niño La muestra final fue de 100 niños, 58% de sexo masculino y 42% de sexo femenino. La edad media fue aproximadamente de 8 años (DE 3.12). Un 6% asistía a una escuela especial, un 48% iba a una escuela estatal y un 36% a una escuela privada, solo un 10% no concurría a ningún tipo de escolaridad. Cabe destacar que el 25% de la muestra eran niños en edad preescolar. Características de la familia Respecto de las características familiares, la edad promedio de los padres fue aproximadamente de 35 años en el caso de las madres y de 39 años en los padres. En cuanto a la nacionalidad el 77% de los padres y el 75% de las madres eran argentinas. En relación con el máximo nivel de instrucción alcanzado, el 45% de los padres no habían finalizado sus estudios secundarios y solo un 6% tenía un nivel de estudios de universitario completo. En el caso de las madres, solo el 38% no había finalizado sus estudios secundarios y un 10% tenía un nivel de estudios de terciario completo (en comparación con los padres, solo un 4%). La mayoría de los padres informaron su situación laboral como empleados (42%), mientras que un 14% desarrollaba oficios y un 17% trabajaba como profesional o se desarrollaba en una actividad que requiere al menos de conocimientos de nivel terciario. En el caso de las madres, en su mayoría eran amas de casa (46%), y un 3% eran desempleadas, es decir, que casi la mitad de ellas no trabajaban. De quienes trabajaban, la mayor parte eran empleadas (25%) y un 14% se desempeñaba como profesional o desarrollaba una actividad que requiere de conocimientos de nivel terciario. El 17% de los niños era hijo único. Solo el 27% de los niños dormía solo, un 35% compartía el cuarto con sus hermanos pero dormía en cama propia, un 12% compartía el cuarto con los padres pero dormía en cama propia y un 14% dormía en la misma cama con los padres. Datos de la admisión La derivación para la consulta en el servicio de salud mental infanto-juvenil mayormente fue realizada por el Pediatra (31%), la escuela o el jardín (29%) y el Neurólogo (19%). En el 87% de los casos fue la madre quien llevó al niño a la consulta. Los motivos principales por los que consultaron fueron las dificultades de aprendizaje (27%), los problemas de conducta (26%) y de retraso madurativo (9%). Del total de la muestra, un 33% recibió o recibía en ese momento algún tipo de tratamiento, mayormente psicológico (11%), y psicopedagógico (7%). En cuanto a la impresión diagnóstica, más frecuentemente se encontraron en los niños problemas referidos a retrasos madurativos (17%), trastornos de aprendizaje (12%), trastornos de conducta (9%) y disfunción familiar 9%. Por último, en relación a las indicaciones que se realizaron, más frecuentemente se indicaron derivaciones a psicología (36%) y psicopedagogía (36%). También tuvo un alto porcentaje la derivación de orientación a padres (10%). 5. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES La derivación al servicio de salud mental infanto-juvenil del Hospital por parte de otros profesionales como el Pediatra y el Neurólogo lleva a la reflexión sobre la importancia del trabajo interdisciplinario. Las corrientes derivaciones desde la escuela y el jardín, indican que estas instituciones deberían ser consideradas como un lugar privilegiado para la detección temprana de trastornos mentales en la infancia. La capacitación de docentes, para poder identificar y diferenciar los problemas de salud mental más frecuentes en los niños y adolescentes, podría resultar una medida de prevención primaria muy eficaz. Es significativo que el 25% de los niños que consultaron eran de edad preescolar, lo cual es consistente con informes que señalan la disminución en la edad de aparición de trastornos mentales. Si bien puede pensarse que

más frecuentemente es la madre quien lleva al niño a la consulta, resulta llamativo que esto ocurra en el 87% de los casos. Fue más frecuente la consulta de niños varones en comparación con las mujeres, esto resulta semejante a otros estudios y puede deberse a al tipo de problemas que motivaron las consulta (problemas de conducta 26%, dificultades de aprendizaje 27%). Se ha estudiado que el menor nivel de instrucción y la situación laboral precaria de los padres constituyen un factor de riesgo para la salud mental infantil. En la presente investigación el 45% de los padres y el 38% de las madres no tenían finalizado sus estudios secundarios y cerca de la mitad de las madres no trabajaban. Por su parte, no tener hermanos constituye un factor de riesgo, en este caso, el 17% de los niños eran hijos únicos. Resulta también sugerente que solo el 27% de los niños dormía solo y el 14% dormía en la misma cama con sus padres. Los problemas que más frecuentemente se identificaron fueron de tipo madurativos y de aprendizaje. Estos problemas no se presentaron en modo aislado sino que muy frecuentemente se dieron en comorbilidad con otros problemas, lo cual debe tenerse en cuenta en futuras investigaciones estudiando las posibles causas. Los estudios epidemiológicos en los servicios de salud mental son fundamentales para aportar datos que sirvan al desarrollo de políticas más eficaces. Para futuras investigaciones resulta muy importante poder lograr una mayor sistematización en el registro de los datos en las admisiones. Para ello, el desarrollo protocolos estandarizados será de gran utilidad permitiendo comparar datos con otros servicios de salud mental y facilitando análisis de datos más complejos.

BIBLIOGRAFIA BRIEGEL, W., SCHNEIDER, M. & SCHWAB, K. O. (2006). 22q11.2 Deletion syndrome: behaviour problems of infants and parental stress. Blackwell Publishing Ltd, Child: care, health and development, 33, (3), 319-324. WORLD HEALTH ORGANIZATION. (2003). Caring for children and adolescents with mental disorders: setting WHO directions. Geneva. Recuperado de http:// www.who.int/mental_health/media/en/785.pdf 22 de junio de 2010. ORGANIZACIÓN PANAMERICANA DE LA SALUD, (2009) Salud mental en la Comunidad, segunda edición. Washington. D.C. Organización Panamericana de la Salud/Organización Mundial de la Salud. Serie Paltex. PIHLAKOSKI, L., SOURANDER, A., AROMAA, M., RAUTAVA, P., HELENIUS, H. & SILLANPAA, M. (2006). The continuity of psychopathology from early childhood to preadolescence. A prospective cohort study of 3-12-year-oldchildren. Eur Child Adolesc. Psychiatry 15 , 409-417. SAMANIEGO, V. C. (2009). El Child Behavior Check List: su estandarización en población urbana Argentina. Revista de Psicología, UCA. SAMANIEGO, V. C. (2004). Tolerancia parental hacia las conductas infantiles: ¿factor de mediación? Tesis Doctoral no publicada, Universidad de Buenos Aires . Buenos Aires, Argentina. SKOVGAARD, A. M., HOUMANN, T., CHRISTIANSEN, E., LANDORPH, S., JORGENSEN, T., OLSEN, E. M., (2007). The prevalence of mental health problems in children 1 1/2 years of age-the Copenhagen Child Cohort 2000. Journal of Child Psychology and Psychiatry 48:1 , 62-70. SKOVGAARD, A. M., HOUMANN, T., LANDORPH, S. L. & CHRISTIANSEN, E. (2004). Assessment and classification of psychopathology in epidemiological research of chidren 0-3 years of age. A review of the literature. Eur Child Adolesc Psychiatry 13 , 337-346.

112

EL PAPEL DE LAS INSTITUCIONES COMO SOPORTE DE LAS FAMILIAS EN SITUACIÓN DE VULNERABILIDAD PSICOSOCIAL
Seoane, Silvina Claudia; Cella, Lucía; Freidin, Fabiana Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires
RESUMEN Este trabajo se enmarca en la investigación P415 “Cambio psíquico de niños en psicoterapia psicoanalítica y capacidad de contención emocional de los adultos responsables y de los educadores” (programación UBACyT 2008-2010) de la Segunda Cátedra de Psicoanálisis Escuela Inglesa de la Facultad de Psicología de la UBA. Se trata de una investigación empírica en la que se utilizan diversas estrategias metodológicas, entre ellas el estudio de caso. Se plantea una reflexión sobre el papel que cumplen las instituciones en el trabajo con población de extrema vulnerabilidad psicosocial y se destaca la importancia del enfoque clínico interdisciplinario para la asistencia de estos pacientes. Para ello se presentará el caso clínico de un niño que asiste a un Servicio de Psicología con base comunitaria que depende de la Facultad de Psicología de la UBA. Se expondrá el recorrido que realizaron el niño y su familia a través de diferentes instituciones antes y durante su tratamiento en el Servicio. El objetivo es dar cuenta, por medio de un caso clínico, de la importancia de sostener relaciones interdisciplinarias e interinstitucionales y postularlas como imprescindibles para el quehacer del psicólogo que trabaja con esta población clínica. Palabras clave Interdisciplinario Interinstitucional Vulnerabilidad Psicosocial ABSTRACT THE ROLE OF INSTITUTIONS AS A SUPPORT OF FAMILIES IN PSYCHOSOCIAL STATUS OF VULNERABILITY This work is part of the investigation P415 “Psychic change of children in psychoanalytic psychotherapy and emotional containment capacity of responsible adults and educators” (programming UBACyT 2008-2010), Second Chair of English School of Psychoanalysis, Faculty of Psychology, UBA. It is an empirical research which uses different methodological strategies, including the case study. It reflects on the role of institutions in working with people of extreme psychosocial vulnerability. It shows the importance of interdisciplinary clinical approach for the care of these patients. It will present a case of a child that is attended in a Psychology community-based Service that depends on the School of Psychology at the UBA. This work will show the way that made the child and his family by different institutions, before and during treatment in the Service. The aim is to demonstrate, through a case, the importance of supporting interdisciplinary and interinstitutional relationships and postulate them as essential to the task of the psychologist who works with this clinical population. Key words Interdisciplinary Interinstitutional Psychosocial Vulnerability

Esta ponencia plantea una reflexión sobre el papel que cumplen las instituciones en el trabajo con población de extrema vulnerabilidad psicosocial y destaca la importancia del enfoque clínico interdisciplinario para la asistencia de estos pacientes. La labor asistencial a la que se hará referencia se desarrolla en el Servicio de Psicología Clínica de Niños, dependiente de la Segunda Cátedra de Psicoanálisis Escuela Inglesa, de la Facultad de Psicología de la UBA, que funcionan en la regional sur del

partido de Avellaneda, desde el año 1990 y en el partido de San Isidro desde el año 2007. Se asiste a niños entre tres y trece años cuyas familias no poseen cobertura social y que en su mayoría son derivados por escuelas, juzgados, centros de día, hospitales y en menor medida concurren por demanda espontánea. Los dispositivos clínicos que se utilizan son los grupos de psicoterapia psicoanalítica de niños y los Grupos de Orientación a Padres o Adultos Responsables; psicoterapias individuales, vinculares y familiares. Desde el año 2007 se incorporó musicoterapia con modalidades de abordaje individual y grupal.[1] Asimismo la cátedra lleva a cabo investigaciones, que evalúan eficacia terapéutica en el trabajo grupal con los niños y sus adultos responsables.[2] Las tareas de docencia, extensión e investigación incluyen a docentes, graduados, estudiantes y becarios. El trabajo en el Servicio se enmarca dentro de un programa de asistencia psicológica con base comunitaria; donde los dispositivos grupales resultan ser eficaces porque generan un efecto de contención y pertenencia; reforzado por tratarse de una institución universitaria. Trabajando con esta población, se observa, cada vez más, que a partir de la derivación a la consulta de un niño, frecuentemente por parte de la escuela a la que asiste, la demanda de atención psicológica va extendiéndose a otros miembros del grupo familiar, no solo a integrantes de su familia nuclear, sino también a los de su familia extensa, quedando así los distintos miembros de las mismas incluidos en el Servicio en las psicoterapias individuales o grupales de los niños como en los grupos de Orientación a Padres o Adultos Responsables; o también en tratamientos vinculares y familiares. Debe destacarse que el trabajo con las escuelas a las que asisten los niños es permanente. En la admisión y durante la etapa de evaluación diagnóstica se entrega a los docentes de los niños consultantes un instrumento autoadministrable que indaga la capacidad de contención emocional de los educadores, y que forma parte de un estudio exploratorio que es uno de los componentes del proyecto de investigación marco; y la comunicación con los equipos de orientación escolar se mantiene durante el tratamiento de los niños. Se pone el énfasis en la implementación de dispositivos clínicos e interinstitucionales que propicien la inclusión de estas familias; así como también en el trabajo con las instituciones u otros profesionales intervinientes que se hallan en relación con los pacientes, ya sea porque los han derivado o porque están vinculados con los niños y sus familias en forma permanente; por ejemplo la escuela o el médico tratante, en caso de enfermedad crónica. De este modo, la relación interdisciplinaria e interinstitucional se hace imprescindible y es una guía para nuestro quehacer. En este sentido se trabaja con el fin de favorecer la integración de estas familias mediante prácticas inclusivas; escuchando las distintas voces; integrando las diferentes miradas e intentando no simplificar la complejidad de los fenómenos con los que se trabaja. Cada vez se hace más necesario fortificar las redes que sostienen a estas familias que se hallan siempre al borde de la exclusión. A veces son los tiempos institucionales de atención en centros de salud locales los que se agotan, o bien las instituciones son las que las expulsan Coherentemente con esto, el Servicio de Psicología Clínica de niños es cada vez más un servicio de psicología clínica de familias en situación de vulnerabilidad dentro de la comunidad. La hipótesis que se sostiene es que las instituciones deben funcionar como sostén o marco cuando las familias se encuentran en situación de exclusión social. En línea con el marco teórico, se puede pensar también a las instituciones ejerciendo las funciones que Bion propone como “matrices del pensar “(relación continente-contenido, alternancia entre la tendencia a la dispersión y la integración PD----D) contribuyendo así a propiciar el desarrollo de una “capacidad de pensar pensamientos” en los individuos y grupos familiares; constituyendo un tejido soporte para la capacidad de armar significados y tendiente a favorecer los procesos de elaboración psíquica con cada niño y su familia. Ante situaciones donde el sostén de estos grupos familiares falla

113

dejando a los niños y sus padres en situación de vulnerabilidad, es la función de sostén que puede llevar a cabo la institución la que se hace relevante para que los tratamientos implementados con cada niño puedan desplegarse y desarrollar una continuidad. El entrecruzamiento interdisciplinario e interinstitucional permite que los procesos psicoterapéuticos se potencien y se vuelvan más efectivos, a la vez que permiten pensar al niño como un ser total e integrado; integrante de un medio familiar, escolar y social particular que puede favorecer su desarrollo emocional o dificultarlo. Así como Winnicott afirma que un infante no puede ser pensado sin su madre y su medio, se considera que la salud integral de los niños requiere del sostén del grupo familiar y de la comunidad en la que está inserto; es por ello que cuando la modalidad de tal inserción sea conflictiva o perjudicial para el niño, esta problemática debe incluirse en el trabajo clínico buscando generar modificaciones, atendiendo a las necesidades de los niños y de sus familias. Como ejemplo puede mencionarse el asesoramiento a las escuelas trabajando con los equipos de orientación escolar; generando así canales de comunicación y diseñando estrategias conjuntas. El abordaje psicoterapéutico grupal de los niños, agrupados por franja etárea en grupos heterogéneos en cuanto a su conformación, y de sus padres o adultos responsables en grupos de orientación, se apoya en la necesidad de trabajar sobre los vínculos y es en sí mismo una práctica de inclusión. En este sentido se ha constatado en trabajos de investigación de la cátedra que las psicoterapias grupales generan cambios más rápidos en los niños con retraimiento, tendencia antisocial y bullying, entre otras manifestaciones sintomáticas. Desde nuestra comunidad profesional se busca fortificar redes, lazos, intersecciones, interfases interinstitucionales e interdisciplinarias para ofrecer un sostén sólido y lo más estable posible, una red continente y resistente que contrarreste la tendencia a la exclusión. Se ejemplificará con un caso clínico lo anteriormente desarrollado. Caso Pedro Juana, madre soltera, extranjera, viene a la Argentina con su hijo Pedro, de un año. Forma una nueva pareja con un hombre adicto a diversas drogas y alcohólico con quien, luego de varios abortos espontáneos, tiene finalmente otro hijo: José. A los dos años de edad, estando con su madre, Pedro se pierde en una iglesia; su madre rápidamente hace la denuncia a la policía, mientras el niño es llevado por la persona que lo encontró a otra dependencia policial. A raíz de éste acontecimiento y hasta el día de hoy esta familia es acompañada por diferentes instituciones que se detallarán a continuación. A partir de la intervención del juez, se les asigna una trabajadora social que guía al grupo familiar y que ha trabajado sobre aspectos básicos; desde facilitarles un espacio de vivienda, escuelas y tratamientos en hospitales públicos; ayudando a la mamá a implementar recursos, tales como armar espacios diferenciados dentro del hogar; separando el espacio de los adultos del de los niños; a sostener tratamientos médicos y a favorecer la asistencia a la escuela de sus hijos. Cuando Pedro ingresa al Servicio, en el año 2005, a los 8 años, con un diagnóstico presuntivo de TGD no especificado y retraso mental, los tiempos de atención en hospitales públicos habían terminado. El niño estaba incluido en un programa de zooterapia perteneciente a un hospital psiquiátrico infanto juvenil de la Ciudad de Buenos Aires. Por un convenio entre el hospital y el Servicio se inicia una psicoterapia individual con el niño y se incluye a su madre en un grupo de Orientación a Padres o Adultos Responsables. El padre nunca asistió a pesar de haber sido convocado. En ese momento la terapeuta a cargo orienta su intervención al fortalecimiento de las redes entre las distintas instituciones intervinientes, abriendo canales de comunicación con los responsables del programa de zooterapia, la escuela a la que asiste el niño y la trabajadora social, para trabajar de manera integrada y conseguir una nueva evaluación psiquiátrica, ya que en ese momento Pedro estaba medicado pero no había un control de su tratamiento psicofarmacológico. Con ese fin se realizan reiterados pedidos de

readmisión a hospitales pediátricos que por motivos de reformas edilicias, o de largas listas de espera no pueden efectivizarse. En marzo del 2007 la terapeuta deja de trabajar en el Servicio, haciéndose la derivación a una nueva profesional y se trabaja sobre ese proceso de cambio con la madre y con el niño, teniendo como guía priorizar la continuidad de los tratamientos. Aún así, la situación genera en la madre del niño la creencia de que la terapeuta los abandonó. Se le explicita que frente a esa contingencia el Servicio se ha hecho cargo, que permanece y que también ellos continúan asistiéndose en él. Esto parece tranquilizar a la madre de Pedro y se genera desde entonces una fuerte transferencia positiva de la madre con la institución, al sentirse alojada y sostenida, en oposición a su historia en otras instituciones que habían sido sentidas como “expulsivas”. En el momento en que se realiza el cambio de terapeuta se organiza una nueva reunión entre los coordinadores del programa de zooterapia, la directora de la escuela, la trabajadora social y la terapeuta de Pedro. Se apunta a que las distintas instituciones sostengan la inclusión de Pedro y su familia, y se pone como condición que la madre inicie una psicoterapia individual; siendo derivada a consultorios externos de un hospital neuropsiquiátrico de la Ciudad de Buenos Aires. A partir de ese momento se mantiene contacto con la profesional a cargo del tratamiento de la madre. En el curso del año 2007 profesionales de la carrera de Musicoterapia se incorporan al Servicio para trabajar de manera interdisciplinaria y Pedro comienza un tratamiento de musicoterapia. Esto potencia la psicoterapia, y al trabajar de manera conjunta, los logros son más evidentes y significativos; observándose cambios en la madre y en el niño los cuales han llevado a los terapeutas a replantear el diagnóstico presuntivo. En este mismo sentido, un informe enviado por la escuela del niño en el año 2009 hace referencia a importantes cambios observados en Pedro con relación a lo académico y lo vincular. Durante el mismo año la madre consulta por su otro hijo, José, de 7 años, quien padece un retraso madurativo, y es incluido en un grupo psicoterapéutico de niños. Actualmente se está trabajando para que el padre pueda acercarse, ya que Pedro ha empezado a incorporarlo en sus sesiones. La comunicación permanente entre los distintos profesionales que intervienen tiene efectos en la madre, quien al sentirse sostenida por los ámbitos institucionales puede a su vez sostener mejor a sus hijos. Se piensa que quizás esta madre que tiene dificultad en retener y sostener; que perdió literalmente a su hijo y ha “perdido” cinco embarazos, sin acompañamiento de su pareja; ha ido construyendo la posibilidad de sostener cierta continuidad y que esto hace posible el progreso que se observa en el tratamiento de su hijo mayor. El papel de las instituciones intervinientes: juzgado, hospital, escuela, servicio y de los profesionales en interdisciplina lo ha ido propiciando. Se seguirá trabajando sobre la inclusión del padre y la modalidad de sostén de la mamá de Pedro para que no resulte asfixiante para su hijo; ya que frente a cada avance del niño, en dirección al logro de una mayor autonomía, se registran momentos de empeoramiento en la madre. CONCLUSIONES La ética que guía la actitud de los profesionales que trabajan en el Servicio tiende a sostener y ampliar las redes institucionales, para intentar contrarrestar la tendencia a la repetición expulsiva, tan frecuente en nuestra sociedad. Son numerosas las familias que son objeto de marginaciones sociales, y las instituciones pueden garantizar un sostén, una superficie y ejercer una función continente cuando estas funciones se hallan obstaculizadas o son deficitarias, teniendo en cuenta el riesgo que esta situación conlleva para el desarrollo emocional de los niños. Es por esto que desde nuestra práctica profesional se pone énfasis en la implementación de dispositivos clínicos interdisciplinarios e interinstitucionales que propicien la integración y la inclusión de estas familias en estado de vulnerabilidad social. De este modo se visualiza como es necesario pensar desde la compleji-

114

dad; abarcando los distintos aspectos y a los distintos actores; integrándolos e incluyéndolos, con el fin de sostener a los niños y a sus familias.

ANSIEDAD, DEPRESIÓN Y RELIGIOSIDAD EN POBLACIÓN JUDÍA
Simkin, Hugo Andrés Universidad de Buenos Aires

NOTAS [1]Carrera de Lic. en Musicoterapia, U.B.A, Equipo de la Cátedra Musicoterapia II; Profesora adjunta interina a cargo Lic. Karina Ferrari [2] Proyecto marco: P415 (UBACyT-Programación 2008-2010). BIBLIOGRAFIA FREIDIN, F; CELLA, L; GARCÍA POULTIER, J;SEOANE, S (2008)Trabajo psicoterapéutico en red. Un caso clínico. Memorias de las XV Jornadas de Investigación. Facultad de Psicología de la UBA-Tomo 1. (pp. 34-37). LUZZI, A.; PADAWER, M.; SIMARI, C.; PRADO, B.; EVANGELISTA, G.; DUCOS, M.; FREIDIN, F.; SLAPAK, S. (2010) La construcción de estrategias en el trabajo interinstitucional con población infantil. En V. Barilá, A. Lapalma y M. Molina (comp) Psicología y Sociedad. Libro del XII Congreso Metropolitano de Psicología, pp 69-72, 1 ed. Buenos Aires: Asoc. de Psicólogos de Buenos Aires, APBA, 2010. PISTINER DE CORTIÑAS,L.(2007).La dimensión estética de la mente, Variaciones sobre un tema de Bion,. Del Siglo, 1 ed. Buenos Aires. SLAPAK, S.; CERVONE, N.; LUZZI, A. (1998) Contención institucional en niños con conductas violentas. Anuario de Investigaciones; Nº VI; pp 440-450. Facultad de Psicología, U.B.A. WINNICOT, D. (1960) La teoría de la relación paterno filial en El Proceso de maduración en el niño. Barcelona. Editorial Laia. 1975.

RESUMEN Los estudios que relacionan las variables religiosas en el campo de la clínica han ido aumentado en los últimos veinte años. La evidencia empírica demuestra que aspectos específicos de la religiosidad se asocian con un mejor o peor bienestar psicológico. De esta manera, un modelo religioso puede servir como un modelo mental genérico que influye la evaluación, valoración y lectura que se hace del mundo. Es interesante observar que la mayoría de las investigaciones que exploran estas temáticas han sido conducidas en población de religión católica, por lo que existen pocos estudios específicos sobre religión judía. En este trabajo se propone explorar las investigaciones que estudian las relaciones entre diversos aspectos de la religiosidad, la depresión y la ansiedad, principalmente en población judía. La estrategia utilizada consistió en una búsqueda bibliográfica de los trabajos disponibles en las bases de datos EBSCO y Jstor y de los citados en las referencias bibliográficas de los artículos encontrados. Se advierte la necesidad de incrementar las investigaciones específicamente para dicha población como así también la importancia sugerir a los efectores de servicios de salud considerar las creencias religiosas en el marco de la atención clínica Palabras clave Judaísmo Religión Depresión ABSTRACT ANXIETY, DEPRESSION AND RELIGIOSITY IN JEWISH POPULATION Studies that relate religious variables in the clinical field have been increased over the past twenty years. Empirical evidence shows that specific aspects of religiosity are associated with better or worse psychological well-being. Thus, a religious model can serve as a generic mental model that influences the evaluation, assessment, on how we see the world. It is interesting to note that most research that explores these issues has been conducted in Catholic population, so there are few specific studies on Jewish religion. This paper will explore the research about the relationships between different aspects of religiosity, depression and anxiety, especially in Jewish population. The strategy involved a literature search of papers available in the EBSCO and Jstor databases and references cited in the articles. There is increased research needed specifically for this population. Key words Judaism Religion Depression

INTRODUCCIÓN Los estudios que relacionan las variables religiosas en el campo de la clínica han ido aumentado en los últimos veinte años (Paloutzian & Park, 2005). Esto puede deberse a que la religión ocupa un lugar importante en muchas de las personas (Sillk; 2005, Korman y Garay 2005). La religiosidad y la espiritualidad ocupan un lugar cada vez más importante tanto en las investigaciones, en la clasificación y en la conceptualización de las enfermedades mentales, como también en las modalidades de atención (Idoyaga Molina, 2002). Uno de los problemas de estos trabajos consiste en el debate que se genera en torno a la definición de religión. Adams (1995) la define como “una forma particular de culto, teología, ritual o credo, asociado con alguna de las cinco religiones más grandes, Cristianismo, Judaísmo, Islam, Hinduismo y Budismo, u otras religiones menos frecuentes” (p. 56). Por su parte,

115

Argyle (2002) clasifica la religiosidad como un tipo de actitud psicosocial en rango de dominios comportamentales, cognitivos y emocionales. Trabajos recientes han encontrado relaciones entre la religiosidad y la ansiedad o la depresión (Koenig, McCullough & Larson, 2001). A diferencia de lo que pensaban los primeros estudios acerca de las relaciones mencionadas (Ellis, 1988; Eysenck, 1981; Freud 1943), nuevas líneas de investigación observan que determinados aspectos de la religión se asocian con bajos síntomas de ansiedad (Koenig, Ford, George, Blazer, & Meador, 1993; Williams, Larson, Buckler, Heckmann, & Pyle, 1991). Estos trabajos sostienen que ciertas prácticas religiosas favorecen al afrontamiento de diversos estresores (Myleme, Koenig, Hays, Eme-Akwari, & Pargament, 2001), junto con la disminución de síntomas de estrés postraumático (Graham-Bermann, DeVoe, Mattis, Lynch, & Thomas, 2006; Watlington & Murphy, 2006). Sin embargo, otros estudios (Rosmarin, D., Pargament, K., & Mahoney, A; 2009) sugieren que determinados aspectos de la religiosidad suelen encontrarse asociados positivamente a síntomas de ansiedad. Es interesante observar que la mayoría de las investigaciones que exploran estas temáticas han sido conducidas en población de religión católica (Tarakeshwar, Pargament, & Mahoney, 2001), por lo que existen pocos estudios específicos sobre religión judía. Muchos de estos trabajos encuentran que la religiosidad judía se asocia a bajos niveles de ansiedad y depresión (Goldberg & O’Brien, 2005; Loewenthal & Goldblatt, 1993). Sin embargo, algunas investigaciones en estudiantes universitarios israelíes encontraron que ciertos aspectos de la religiosidad judía se asocian positivamente a la ansiedad (Vilchinsky & Kravetz, 2005) y al atáque de pánico (Loewenthal et al., 1997). Otras investigaciones, sin embargo, encontraron relaciones positivas entre la fe religiosa, el optimismo (Ressler, 1997) y la percepción de salud (Anson, Antonovsky, & Sagy, 1990). Hill & Pargament (2003) observan que la discusión respecto de la relación entre la religión y la ansiedad, depresión o percepción de bienestar necesita identificar aspectos específicos de la religiosidad que permitan distinguir dimensiones cognitivas, comportamentales y afectivas involucradas. Algunos de estos aspectos estudiados en psicología han sido la percepción de cercanía a Dios (Hall & Edwards, 1996), afrontamiento religioso, (Pargament, 1997), santificación (Pargament & Mahoney, 2005) y conflictos religiosos/ espirituales (e.g., Exline, Yali, & Sanderson, 2000). La investigación respecto de éste tipo de constructos ha contribuido a asociar la psicología de la religión a conceptos muy conocidos como la teoría del apego (Kirkpatrick, 1998), la teoría del afrontamiento (Pargament, 1997) y la teoría cognitivo comportamental (Andersson & Asmundson, 2006). Allport (1954) desarrolla un modelo que distingue orientaciones extrínsecas e intrínsecas en personas que tienden a explicar sus vidas en términos religiosos. Así, la religiosidad extrínseca se asocia a un conjunto de emociones negativas y se caracteriza por una percepción de la muerte en términos negativos, como dolor y soledad, y la percepción de un Dios iracundo. Por su parte la religiosidad intrínseca se caracteriza por la percepción de la muerte en términos positivos, como una vida en el más allá, una recompensa, y la percepción de un Dios creativo, amable y generoso. En 1993 Batson estudia la relación entre las categorías desarrolladas por Allport y diferentes aspectos de la salud mental, encontrando que las orientaciones de tipo intrínsecas se asocian positivamente a la ausencia de enfermedad. Por su parte, Maltby y Day (2000) advierten que los síntomas depresivos se asocian generalmente a orientaciones religiosas de tipo extrínsecas. Estos trabajos coinciden con los resultados de distintos autores tanto en el caso de la depresión (Koenig, George, & Peterson, 1998) como en el de la ansiedad (Baker & Gorsuch, 1982; Bergin, Masters, & Richards, 1987; Sturgeon & Hamley, 1979, cf. Maltby & Day, 2000). Actualmente, la evidencia empírica demuestra que aspectos específicos de la religiosidad están correlacionados con la salud mental. De esta manera, un modelo religioso puede servir como un modelo mental genérico que influye la evaluación, valoración y lectura que se hace del mundo y la percepción del bienestar (James, Wells; 2003). Para James y Wells (2003) las relaciones entre la religiosidad y la salud mental pueden depender de mecanis-

mos cognitivo-comportamentales. Los autores identifican dos mecanismos cognitivo-comportamentales que podrían subyacer las fuertes asociaciones entre las dimensiones de religiosidad y salud mental: (1) Las creencias religiosas (esquemas) proveen modelos genéricos mentales que sirven de base para la evaluación de los eventos de la vida y (2) proveen una base para la autoregulación del proceso de pensamiento. Ambos mecanismos pueden ser beneficiosos o poco útiles para lidiar con eventos estresantes de la vida, dependiendo de su forma y contenido. Así, un rango de creencias religiosas puede estar implicada en la estructura cognitiva de ciertas patologías. Los estudios en esta área sugerirían a los clínicos estimar el modo en el que la religiosidad puede ser utilizada y evaluada en la psicoterapia El presente trabajo se enmarca en una serie de estudios realizados por los equipos de investigación PICTO 2007-00047 y UBACyT P412. MATERIALES Y MÉTODOS La estrategia utilizada consistió en una búsqueda bibliográfica de los trabajos disponibles en las bases de datos EBSCO y Jstor y de los citados en las referencias bibliográficas de los artículos encontrados. En las búsquedas se utilizaron las palabras clave: religion, depression, anxiety, judaism. Se tomaron en cuenta principalmente los trabajos realizados a partir de 1990 DISCUSIÓN Los estudios que relacionan las variables religiosas en el campo de la clínica han ido aumentado en los últimos veinte años. Como se ha señalado, diversos autores sugieren que distintos aspectos de la religiosidad se asocian con un mejor o peor bienestar psicológico (Batson & Ventis, 1982; Batson, Schoenrade & Ventis, 1993; Gorsuch, 1988; Wulff, 1997). Es interesante observar que la mayoría de las investigaciones que exploran estas temáticas han sido conducidas en población de religión católica, por lo que existen pocos estudios específicos sobre religión judía En consecuencia, se advierte la necesidad de incrementar las investigaciones específicamente para dicha población como así también la importancia de una formación específica respecto de la religión judía en efectores de servicios de salud. (Korman y Simkin, en prensa; Korman, Garay y Sarudiansky 2008).

BIBLIOGRAFIA ADAMS, N. (1995). Spirituality, science and therapy. Australian and New Zealand Journal of Family Therapy, 16(4), 201 ±208. ALLPORT, G. W. (1954). The nature of prejudice. Cambridge: Addison-Wesley. ARGYLE, M. (2002). State of the art: Religion. Psychologist, 15(1), 22±26. BATSON, C.D., SCHOENRADE, P. & VENTIS, W.L. (1993). Religion and the individual. A social psychological perspective. London: Oxford University Press. BERGIN, A. E. & JENSEN, J. P. (1990). Religiosity of psychotherapists: A national survey. Psycotherapy, 27, 3-7. ELLIS, A. (1988). Is religiosity pathological? Free Inquiry, 18, 27–32. EYSENCK, H.J. (1981). A model of personality. New York: Springer. FREUD, S. (1943). A general introduction to psychoanalysis. Garden City, NY: Garden City. GRAHAM-BERMANN, S.A., DEVOE, E.R., MATTIS, J.S., LYNCH, S. & THOMAS, S.A. (2006). Ecological predictors of traumatic stress symptoms in Caucasian and ethnic minority children exposed to intimate partner violence. Violence Against Women, 12(7), 662–692. GORSUCH, R.L. (1988). Psychology of religion, Annual Review of Psychology, 39, 201–221. IDOYAGA MOLINA, A. (2002). Culturas enfermedades y medicinas. Reflexiones sobre la atención de la salud en contextos interculturales de Argentina. Buenos Aires: CAEA-CONICET. KORMAN, G. P. & GARAY, C. (2005). Prácticas terapéuticas con alusión a lo sagrado y su relevancia para el psicólogo clínico de orientación cognitiva. Revista Argentina de Clínica Psicológica, XIII (3), 45-52. KOENIG, H.G., FORD, S.M., GEORGE, L.K., BLAZER, D.G. & MEADOR, K.G. (1993). Religion and anxiety disorder: An examination and comparison of associations in young, middle-aged and elderly adults. Journal of Anxiety Disorders, 7(4), 321–342. KOENIG, H.G., MCCULLOUGH, M.E. & LARSON, D.B. (2001). Handbook of religion and health. New York: Oxford.

116

MALLIMACI, F., CRUZ ESQUIVEL, J. C., IRRAZÁBAL, G., ALGRANTI, J., AMEIGEIRAS, A., BONNIN, J. E., et al. (2008). Primera Encuesta sobre Creenera cias y Actitudes Religiosas en Argentina. Retrieved 21-06-2010, 2010 MALTBY, J. & DAY, L. (2000). Depressive symptoms and religious orientation: Examining the relationship between religiosity and depression within the context of other correlates of depression. Personality and Individual Differences, 28, 383±393. MYLEME, H., KOENIG, H.G., HAYS, J.C., EME-AKWARI, A.G. & PARGAMENT, K.I. (2001). The epidemiology of religious coping: A review of recent literature. International Review of Psychiatry, 13, 86–93. O’CONNOR, S. & VANDERBERG, B. (2005). Psychosis or Faith? Clinician’s Assessment of Religious Belief. Journal of Consulting and Clinical Psychology 73 (4), 610-616. PALOUTZIAN, R.F. & PARK, C.L. (2005). Handbook of the psychology of religion and spirituality. New York: Guilford Press. ROSMARIN, D., PARGAMENT, K. & MAHONEY, A. (2009). The role of religiousness in anxiety, depression, and happiness in a Jewish community sample: A preliminary investigation. Mental Health, Religion & Culture, 12(2), 97-113. doi:10.1080/13674670802321933 SAIZAR, M. (2007). Elecciones diferentes y una búsqueda en común. La selección de terapias en sectores medios y urbanos de Buenos Aires. In A. I. Molina (Ed.), Los caminos terapéuticos y los rostros de la diversidad. Buenos Aires: CAEA-IUNA. SILK, M. (2005). Religion and region in American public life. Journal for the Scientific Study of Religion, 44(3), 265–270. WILLIAMS, D.R., LARSON, D.B., BUCKLER, R.E., HECKMANN, R.C. & PYLE, C.M. (1991). Religion and psychological distress in a community sample. Social Science and Medicine, 32(11), 1257–1262. WULFF, D.M. (1997). Psychology of religion: Classic and contemporary (2nd edn). London: John Wiley & Sons.

LAS HERMANAS PAPIN: LA LOCURA DE LAZOS EN PERMANENTE RUPTURA
Smith, María Celeste UBACyT, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN A partir de las relaciones que encontramos en Lacan entre locura y desanudamiento, este trabajo intenta explorar, en una escansión posible de la historia de las hermanas Papin, la relación entre locura y anudamiento. Palabras clave Locura Anudamiento Desanudamiento Papin ABSTRACT THE PAPIN’S SISTERS: THE MADNESS OF THE BONDS IN PERMANENT BREAK From the relation’s that we found in the work of Lacan bweteen madness and unknotment, this work tries to explore, in a posible scansion of the history of the Papin’s sisters, the relation bweteen the madness and knotment. Key words Madness Knotment Unknotment Papin

INTRODUCCIÓN Investigando la concepción de la locura en la obra de Lacan, encontramos que no es pensada sólo como una noción clínica, particular, sino también estructural, y por lo tanto, para todo ser atravesado por el lenguaje. A la altura del escrito “Acerca de la causalidad psíquica” la locura es ligada a un doble desconocimiento, que al operar permite sostener una creencia, creencia en el ser: 1. El loco desconoce que ataca su imagen invertida. 2. El loco desconoce la mediación del A, la función mediadora de la palabra, en relación a las identificaciones yoicas. Aquí plantea a la locura en el registro imaginario, como una inflación del yo en respuesta a la falta en ser. De ahí que el loco se crea libre, desconociendo sus amarras al I(A), su sujeción al A, por lo que la personalidad vendría a sostener una consistencia de ser. Con la introducción de los nudos: 1. Lacan considera locura al desanudamiento estructural de las 3 consistencias R S I. El anudamiento de los registros, será pensado como respuesta del sujeto a esta “locura primordial” del desanudamiento. 2. También considera una dimensión clínica, en tanto ruptura de ese anudamiento producido. Cito a Lacan, “… cuando una de las dimensiones les revienta, por una razón cualquiera, ustedes deben volverse verdaderamente locos”. (Lacan 1973-74, inédito). Como podemos observar, locura y desanudamiento quedan sumamente ligados. Tanto estructuralmente, como clínicamente Lacan piensa a las locuras en relación a la ruptura de ciertos lazos. No obstante, quisiera plantear las siguientes cuestiones: ¿podemos pensar que algo del anudamiento, conlleve el “germen” para su ruptura? O más aún, ¿podemos plantear a la locura también ligada a una forma particular de anudamiento, de lazo loco? Por ejemplo, cuando Lacan trabaja la identificación imaginaria como compensadora del complejo de Edipo ausente en la psicosis, esta identificación, si bien oficiaría de “padre” en tanto mantiene compensada a la estructura, está absolutamente restringida a que el sujeto no se confronte al agujero de la realidad, ante lo cual, este “padre” corre el gran riesgo de perder eficacia. Planteadas estas inquietudes, presentaré una puntuación de la

117

historia reconstruida a partir del crimen cometido por las hermanas Papin, para pensarla como un permanente intento de sostener un lazo al A, que al fracasar, nos permite, retrospectivamente, cuestionar al lazo mismo. DISTINTOS MOMENTOS EN LA HISTORIA DE LAS HERMANAS PAPIN Las hermanas Christine y Lea, empleadas en una casa, a partir de una discusión que se suscita por la nueva ruptura de una plancha mal arreglada (retengamos la cuestión de la ruptura, y porque no, del mal arreglo) asesinan a golpes a la dueña de casa y a su hija, con el agregado de que les arrancan los ojos durante la pelea. Propongo una escansión posible de esta historia para pensar la relación entre locura, desanudamiento y anudamiento. 1. Un padre abusador, una madre “indisponedora” A partir del intento o de la violación, del Sr. Papin a la mayor de sus tres hijas, Emile, el lazo familiar se disuelve: los padres se separan, y del padre no se sabrá más nada. En distintos momentos, van siendo colocadas en un convento, lo que le permite a la mayor restituir un lazo, con Dios, volviéndose monja de clausura. Destino que elije también Christine. Sin embargo, su madre, Clemence, no dispuesta a renunciar al dominio de todas sus hijas, retira a Christine y a Lea y las coloca como domésticas, pese a su formación. Podemos ubicar el ejercicio de un dominio de esta madre sobre Christine y Lea, pero ¿en qué campo operaba este dominio? En el campo escópico, con las permanentes e intrusivas “observaciones” con las que las indisponía. Las hermanas acataban sin cuestionar tanto la orden de entregarle todo su sueldo como el hecho de ser colocadas y descolocadas en distintas casas, cada vez que Clemence conseguía para sus hijas un trabajo mejor pago. Ubicamos aquí un precario lazo, lazo transferencial materno, ejercido como dominio, del cual las hermanas se defendían procurando evitar con su “hacer bien” las intrusivas observaciones. Y también prestándose a las decisiones de su madre. 2. El intento de una legalidad no abusiva Christine es colocada en la casa de la Sra. Lancelin, quien acepta su demanda de emplear también a Lea. Aquí se instaura un orden de circulación de la palabra: la Sra. Lancelin, y solo ella, ni su marido, ni su hija, daría las órdenes a Christine, y Christine se las daría a Lea. La Sra. Lancelin no era reconocida por las hermanas como alguien que las atormentaba, y ellas, continuaban con su hacer bien. Propongo pensar la posibilidad de sostener este pacto de circulación de la palabra, no sólo por la posición de esa patrona, sino a partir del desdoblamiento de la transferencia materna: Clemence con sus imposiciones y la Sra Lancelin, que se aviene a un orden de pacto. Sin embargo este precario pacto no se sostiene… 3. La Sra. Lancelin toma la palabra, toma la posta Más allá del pacto, cuestiona el hecho de que no se queden con al menos algo del dinero de sus propios sueldos. ¿Cómo responden las hermanas? Obedeciendo! Y además deciden romper contacto con su madre, quien durante el juicio, testifica que a instancias esta Sra, sus hijas dejaron de verla, no respondieron sus cartas. Relata una última vez que se las cruza en la calle, donde sus hijas le dicen que acaban de ver a alguien muy parecido. Esto, más el hecho de que a solas llamaran a la Sra. Lancelin “mamá” lo lleva a Allouch a afirmar que la que acaban de ver no era otra que la Sra. Lancelin. Observamos que la transferencia materna vuelve a concentrarse en un objeto, sin desdoblamientos. Propongo ubicar en esta falta de “duplicidad” lo que del lazo, enloquece. Y es en este contexto que situamos el siguiente episodio: las hermanas concurren a la alcaldía para denunciar que aquel que debía cuidarlas, el alcalde, las persigue! (Hay una homofonía en francés entre alcalde y madre). ¿Podemos pensar esta visita a la alcaldía, como un intento infructuoso, de desdoblar, al decir de Rosa Czerniuk, la encerrona que este lazo materno implica? 4. El pasaje al acto Ese fatídico día, Christine no pudo terminar de hacer bien su ta-

rea, la plancha nuevamente se ha roto! Regresando de la calle con su hija, la Sra. Lancelin es cuestionada, ha habido, literalmente diría, un mal arreglo! y a partir de esto se suscita una pelea, que concluye con el asesinato a golpes de madre e hija, a las que aún vivas, les arrancan los ojos! No se confirma solo la total disolución de cualquier orden de legalidad, sino que es la fuente misma de la enunciación la que es atacada. Aparece una pregunta del lado de Christine, que no encuentra ninguna dialectización posible. 5. Un pacto fallido entre hermanas: primera declaración. En su primera declaración, Christine afirma que prefiere haberlas despellejado a que las despellejen. No es clara en cuanto a lo que origina la pelea, pero la vivencia como una defensa, sobre todo por la intervención de la Srta. Lancelin que en vez de detener la discusión, la agranda. La culpa la reparten en partes iguales. Lea, quien refiere en cuanto a ella ser sorda y muda, ratifica. Acá podemos ubicar una “ley” degradada a lo imaginario del mato o muero, sin terceridad. Sin embargo, en la cárcel producen una intervención que tendrá sus consecuencias en cuanto al acuerdo de las hermanas en esta declaración: las separan. Christine sufre una alucinación: ve a su hermana colgada de una árbol con las piernas cortadas. Entra en un estado de excitación psicomotriz, pide por su hermana, intenta matarse, arrancarse los ojos, arrancárselos a compañeras y celadoras, hace cruces con la lengua… En este estado, deciden reunirla con Lea. La abraza hasta casi asfixiarla, la suelta y ya no la reconoce. 6. Separación de las hermanas: responsabilidades diferentes… y futuros diferentes Luego de este episodio, Christine pide declarar para corregir lo dicho. Refiere que cuando dirigió su pregunta a la Sra. Lancelin, sufrió una crisis como la que acababa de sufrir, que dio la orden de atacar a su hermana, quien no estaba en la escena de entrada, por lo que las responsabilidades son distintas. A partir de ese momento, Christine no reconoce otra autoridad que la divina… recibe su sentencia arrodillada. Y se deja caer hasta morir al poco tiempo. En cuanto a Lea, encontrando una afectuosa relación con su abogada, al tiempo que se reencuentra con su madre, cumple con sus años de prisión. Entrevistada a su salida, refiere que desea volverse monja de clausura como Emile, pero que deberá esperar para eso a que muera su madre… otra vez lazos desdoblados. PARA CONCLUIR Invito a la discusión el poder pensar a la locura, no solo en relación al desanudamiento, sino también a la estrechez de un lazo que no admite dialectización. Esto me permite plantear, con el objeto de una investigación futura, si no será esencial en la función paterna, más allá de sus versiones fantasmáticas que hagan del corte de la castración, cicatriz, el hacer de uno, dos.

BIBLIOGRAFIA ALLOUCH, J., PORGE, E., VILTARD, M. (1995): “El doble crimen de las hermanas Papin”. En Colección Libros de Artefacto. Escuela Lacaniana de Psicoanálisis. CZERNIUK, R. (2001): “Superyó y Filiación. Destinos de la transmisión”. Capítulo “Las hermanas Papin”, Bs. As., Laborde Editor, pp.261-275. LACAN, J. (1973-74): El Seminario. Libro 21: “Los incautos no yerran. (Los nombres del padre)”, inédito. LACAN, J. (1946/2002): “Acerca de la causalidad psíquica”. En Escritos 1, México, Siglo XXI, 2008 (Ed. revisada). LACAN, J. (1955-56/1984): El seminario. Libro 3: “Las psicosis”, Bs. As., Paidós, 1995. LACAN, J. (1975-76/2006): El Seminario. Libro 23: “El sinthome”, Bs. As., Paidós. MUÑOZ, P. (2008): “De locuras, encadenamientos y desencadenamientos”. En Revista ANCLA. Psicoanálisis y Psicopatología (Revista de la Cátedra II de Psicopatología de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires), Nº 2, Buenos Aires, Ancla Ediciones, pp. 97-123.

118

O BRINCAR DAS CRIANÇAS DE ABRIGO: UM ESTUDO DE CASO BRASILEIRO
Therense, Munique Universidade Federal do Rio Grande do Norte/CAPES. Brasil
RESUMEN El trabajo analiza las características de los juegos escogidos por un niño brasilero, de siete años, que se encuentra en situación de abrigamiento. Para eso, se utilizó las descripciones detalladas de las sesiones de psicoteriapia infantil, realizadas durante un año de atendimiento. El objetivo fue destacar los temas recurrentes en el processo terapêutico, los juguetes mas usados, bien como promover la visibilidad para las especificidades de este tipo de juego. Fue identificado: a) preferencia por casas de juguete y muñecos representando La familia; y por temas como guerra, pierdas y cuidado; b) dificuldad en verbalizar los sentimientos y el uso del juego como mediadora de su expresión; c) el apego a la sala y a sus juguetes , entre otros Palabras clave Niño Psicoterapia Abrigo Jugar ABSTRACT THE PLAY OF CHILDREN FROM SHELTERS: A BRAZILIAN SURVEY The paper analyzes the characteristics of the games chosen by a Brazilian child, aged seven, who is in sheltering situation. To that purpose, it was used the detailed descriptions of the child psychotherapy sessions, conducted during one year of treatment. It was aimed to highlight the recurring themes in the therapeutic process, the most used toys, as well promote visibility to the specificities of this type of game. It was identified: a) preference for toy home and dolls representing family, and for subjects such as war, loss and care, b) difficulty in verbalizing feelings and the use of game as a mediator of self expression, c) attachment to the set and its toys, among others. Key words Child Psychotherapy Shelter Play

ESTUDO DE CASO Raul (que significa aquele que luta com prudência, combatente; lobo vermelho) possui uma história de vida bastante peculiar. Nasceu na cidade de Macaíba/RN/Brasil, em 27/02/2001 e já nesta época, sua mãe era usuária de drogas. Segundo informações da assistente social da Casa de Passagem (instituição em que a criança se encontrava abrigada no início da ludoterapia), sua gestação foi bastante conturbada, pois além de ser usuária de entorpecentes, inclusive durante a gravidez, a mãe não possuía um ritmo saudável de vida. Por este motivo, pessoas da vizinhança denunciaram (a primeira vez quando a criança tinha três anos) a genitora para o Conselho Tutelar e a criança foi abrigada. No abrigo, Raul se alimentava bem, não rejeitava nenhum alimento. Passava a manhã na instituição e a tarde na escola. Chegou à clínica por apresentar um comportamento pouco sociável, não gostando quando pessoas “de fora” tentavam falar com ele e nem querendo sair do abrigo para realizar outras atividades. Aos sábados, domingos e feriados, quando as crianças faziam passeios para fora do ambiente do abrigo, Raul pedia para não sair, preferindo ficar junto com os bebês. Era considerada uma criança muito tímida e calada, porém quando estava com seus amigos, brincava, gostava de assistir filmes, brincava de bola e de carrinho. Gostava muito de brincar e estar com os irmãos, demonstrando uma atitude

protetora para com eles; somente nesse contexto tornava-se um pouco mais desenvolto. Foi perceptível, também, uma aparente lentidão dos movimentos, destoando em parte do uso da energia que crianças de sua idade geralmente fazem. Tanto Raul quanto seus irmãos já estiveram desnutridos, além de doenças como escabiose (doença de pele) e verminoses. Antes da destituição do poder familiar, quando a mãe ia visitá-los na Casa de Passagem, freqüentemente gerava conflitos afirmando que iria levar seus filhos pra casa. Raul, em seu primeiro ano de psicoterapia, pôde trabalhar os choros excessivos e o constrangimento social. Quando se tornou meu paciente, em 2008, já tinha segurança para iniciar e sustentar diálogos. Em nossa primeira sessão Raul escolhe se apresentar como uma criança que tem grandes habilidades, destacando seus feitos e me oferecendo uma imagem de uma criança grande, que sabe fazer coisas direito. Perceber isso é importante na medida em que diz que partes dela ela quis que eu conhecesse naquele momento. Na segunda sessão Raul pegou o recipiente com os animais. Retiramos todos e começamos a deixar os bichos de pé. Quando toda a fazenda estava posta à mesa, Raul decidiu fazer um curral que coubesse todos os animais dentro. Separou dois dinossauros para ficar do lado de fora, alegando que eles eram os monstros. Explicou-me que os monstros não conseguiam pegar quem estivesse dentro do curral. Então, depois de termos montado um grande cercado, começamos a colocar os brinquedos dentro. Cada animal que ele pegava, trazia um comentário: alguns eram tios, outros filhos, outros eram designados a ficar em lugar especial, outros tinham que, necessariamente, ocupar uma posição de defesa. Dentre os bichos, o que mais chamou a atenção da criança foi a porca deitada para dar de mamar aos filhotes. Enquanto colocava os filhotes para mamar, Raul disse que quando era pequeno mamava, mas que agora ele era grande e não mais o fazia. Então separou dois cavalos e os colocou fora do cercado. Um cavalo grande que ele denominou mãe, e um cavalo menor que ele denominou filho. Os dois cavalos ficaram em pé, em posição de defesa do cercado. Então começou uma briga entre os quatro animais (os dois cavalos e os dois monstros). Muitas mordidas e deslocamentos aconteceram. O cavalo mãe morreu e caiu fora da mesa. Nesse momento Raul assumiu ser o cavalo filho, dizendo “Aí esse sou eu. Aí eu fui bati nele assim (construiu a luta com riquezas de detalhes - a cauda machucando o rosto, a pata batendo no estômago). Aí ele (o monstro) morreu (nesse momento Raul pega o cavalo mãe e traz de volta à mesa). Porque antes ele fez isso porque eu era pequeno e era fraco, mas agora eu sou forte. E eles foram felizes para sempre.” Então ele juntou todos os animais e acabou a brincadeira. Aqui, Raul revela suas fantasias sobre força e fraqueza e as atribuições a cada uma destas características. Quando se tornou forte, o cavalo filho conseguiu matar todos os inimigos e trazer sua mãe de volta. Essa força é proporcionalmente associada à “ser grande”; quanto mais se cresce, mais se está preparado para defender a si e aos outros. Além disso, a figura materna foi a escolhida para, junto com o cavalo filho, defender todos os outros animais. Aqui, é dado, pela criança, um poder diferente à figura da mãe. Entretanto, é sabido que, na realidade, a mãe foi negligente, sendo incoerente o que a criança expressa na brincadeira e o que se percebe na realidade. A identificação de Raul com a brincadeira foi tão verdadeira, que em um dado momento ele denominou verbalmente que ele era o cavalo filho. Na terceira sessão a figura da irmã aparece como bastante significativa. Raul se representa brincando com ela e sendo o responsável por fazê-la se divertir (empurrando a moto, fazendo-a escorregar no escorregador), reforçando a percepção do bom vínculo que os dois irmãos construíram. Na quarta sessão destaca-se o fato de a criança continuar usando freqüentemente as expressões “eu sou grande” e “quando eu era pequeno”, bem como insistir em mostrar a terapeuta que ela consegue realizar ações. Além disso, Raul relaciona ‘ser grande’ à ausência de tristeza, fazendo a associação do choro com esta última e se colocando na condição de não chorar que, conseqüentemente, o coloca também na condição de incondicional-

119

mente feliz. Assim, surgiram as questões: como será que a criança expressa sua tristeza? E como ela vivencia seus sofrimentos? Na brincadeira, foi possível perceber também um misto entre a realidade do abrigo, estando presente tanto as crianças como as normas da instituição, e a fantasia da presença contínua da mãe (há o lugar dela nos ambientes que ele constrói ou desenha). O brincar de Raul aponta para a existência de um vínculo com a figura materna, seja a real ou a idealizada. Entretanto, diferente da figura materna, a paterna aparece no desenho, mas de forma distante do resto da família; aparece também como destinatário de um dos desenhos. Entretanto, não há o lugar reservado para o pai nas construções e as crianças ainda se escondem dele. O vínculo com essa figura não se apresenta tão forte. Na sexta sessão Raul trouxe sua percepção sobre a saída do abrigo. Para a criança é a conduta dela que determina a permanência na instituição. Ele começa perceber que outras crianças já estão saindo e aponta isto. É a primeira vez que ele se refere à saída e permanência. Qual o impacto que a saída das outras crianças em suas expectativas? Como Raul ficará quando perceber que seus esforços para não dá trabalho não serão suficientes para mudar sua realidade? Na sétima sessão a criança exprime sua saudade, mas ao mesmo tempo se recusa a falar dela. Admitir este sofrimento, bem como entrar em contato com ele produz novas dores. E Raul sente-se grande demais para deixar-se chorar, sofrer. Na oitava sessão foi possível falar sobre os procedimentos do abrigo. Raul disse que quem não dá trabalho pode sair de lá. Pergunto sobre adoção e ele responde que “Se tem família, vai pra família. Se não tem, vai adotar. Eu tenho pai e mãe”. Depois começa a explicar a situação dos pais de Raul, uma criança nova, apontando que os pais dele estão presos e que, por isso, Raul está lá. Fala ainda que muitas crianças estão chorando, querendo voltar pra casa. “Todo mundo ta saindo”. Pergunto se faz tempo que ele não vê a mãe. Ele responde que não a vê desde a última visita. Falo que estou ali pra ajudá-lo, e que ele pode falar sobre o que quiser, inclusive sobre alguma coisa que o deixa triste. A resposta a isso foi: “Mas eu não fico triste”. Repito sua fala e reitero minha disponibilidade para ouvi-lo caso um dia ele queira falar de tristezas. Aqui, é possível perceber que Raul não só entende a dinâmica da instituição, como explica a relação entre a ausência dos pais e a entrada do novo colega. Entretanto, Raul afirma que tem pai e mãe, mostrando em oposição à idéia de ter uma nova família. Como trazido nas sessões anteriores, a criança ainda inseria sua mãe em sua nova realidade. Possivelmente, aqui, Raul começa a entrar em contato com a possibilidade de não mais voltar para casa e de ter um destino como os outros da instituição: a adoção. Essa experiência tem sensibilizado-o bastante. Na nona sessão Raul fala sobre saudade e sobre “ser grande”. Ele expressa, mais uma vez, o conflito entre ser grande e expressar o sofrimento. Sendo o irmão mais velho, ele assumiu o lugar de protetor dos mais novos, tendo assim, que manter sua imagem de forte para eles. Neste caso, ser forte significa não manifestar seu sofrimento, preferindo a criança se proteger com suas defesas e preservar sua identidade inabalável. Na décima terceira sessão havia um fato novo na história de Raul: a irmã F. foi adotada por uma família. Logo, ele chega triste, entra na sala segurando a minha mão e está cabisbaixo. Embora ele tenha sido informado no abrigo sobre a adoção de sua irmã, ele continua fantasiando sobre o destino dela, alegando que a irmã estava doente, internada no hospital. Sua fala revela a dificuldade em aceitar a separação. Neste sessão a criança fala, ainda, dos seus sonhos e expectativas. Por isso, a intervenção acontece de forma tal que se possa explorar os sentidos dados pela criança à vida proporcionada pela nova família. No restante da sessão Raul brincou com os animais. Na brincadeira, todos eles se uniam para procurar uma menina que estava presa. No final, a menina é liberta e o tio das crianças constrói uma casa para todos. Mais uma vez permanece a fantasia sobre a vida compartilhada com a irmã. Para Raul é muito difícil pensar sua vida sem F., por isso ele sai em busca dela, expressando seu desejo de libertá-la da prisão que os mantêm separados. Nesta semana seguinte, a irmã de Raul volta a morar no abrigo (os motivos não serão discutidos aqui). Assim, ele chega feliz e

falante na décima quarta sessão. Remete-se aos fatos de seu passado e seu sentimento de impotência, na época, de não poder contrariar a situação. Agora, considerando-se forte, ele expressa desejo de posicionar-se diante dos fatos de sua vida. Entretanto, expressa medo de que, após adotado, algo o leve de volta ao abrigo, assim como aconteceu à sua irmã F.. Por isso a intervenção aconteceu no sentido de trazer os dados de realidade para criança, que neste momento precisava da segurança de que não seria abandonado de novo. Nesta sessão, a criança brinca com um ritual de despedida de sua antiga família e depois faz um ritual de aceitação da nova família. Foi importante colocar as duas famílias frente-a-frente para que a criança não se sentisse traindo nenhuma das duas. Neste caso, a mãe velha passou para a família nova a responsabilidade de cuidar de Raul. Nas semanas que se seguem sou informada que Raul está prestes a ser adotado. Por isso, a temática da despedida começa a ser trabalhada. Na décima quinta sessão ele conta sua versão da adoção malsucedida de sua irmã F.. e se coloca em oposição à família que outrora os havia separado. Além disso, demonstra na brincadeira dúvida em relação à sua situação, bem como a ansiedade de espera. O sentido que ele dá para a demora é que a mãe está doente e, no momento, não pode pegá-los. Dessa sessão em diante, Raul inicia um movimento de limpar e organizar a sala. Estes momentos se tornam terapêuticos na medida em que ele começa a, também, organizar-se. A percepção que tenho é de alguém que está “arrumando as malas”. Neste tempo, ele expressa sentimentos de ansiedade, raiva pela espera, desesperança, euforia. Foram dias em que hora o caos aparecia e hora o esperança se estabelecia. Para aumentar a probabilidade de serem adotados juntos, dado forte vínculo entre os irmãos, emitimos um parecer em favor da adoção conjunta. Aconteceu, também, neste ínterim, a adoção dos dois irmãos mais novos. Após quase dois meses de espera, Raul e F. foram adotados juntos por uma senhora, de 60 anos, divorciada, residente em outra capital. Felizmente, foi possível fazer o fechamento do processo terapêutico. Assim, a última sessão foi marcada pela despedida oficial e as expectativas quanto a nova casa e a nova vida. A intervenção aconteceu no sentido de fazer a criança refletir quanto ao lugar que ocupa. Com a presença da mãe, ele pode ser mais criança e menos protetor, desfrutando de um lugar, até então, pouco explorado. Neste momento explico também que ele vai morar em outra cidade e que por isso não vai poder voltar à clínica e a Casa de Passagem. Entretanto, afirmo que ele pode telefonar para ambos os lugares sempre que sentir saudade. Aproveito, também, para entregar um livro que comprei para ele, para ficar de recordação da clínica e de mim. Nós lemos a dedicatória e, depois, fomos brincar com os brinquedos que ele mais gostava. Ao fim, coloquei para ele como foi importante para mim atendê-lo e encerrei afirmando que “foi bom mesmo”. Ele sorriu, saiu da sala, deu tchau pela última vez e correu para o carro.

BIBLIOGRAFIA AXLINE, V. M. (1984). Ludoterapia: a dinâmica interior da criança. Belo Horielo zonte: Interlivros. 2.ed. COLE, M. & COLE, S. R. (2003). O desenvolvimento da criança e do adolescente. Porto Alegre: Artmed. 4. ed. DORFMAN, E. (1992). Ludoterapia. In: C. R. Rogers (1992). Terapia centrada no Cliente. Pp. 269-317. São Paulo: Martins Fontes. FURLAN, M. R. & GASPARIN, J. L. (2003). A construção do ser criança na sociedade capitalista. (Apresentação de Trabalho/Seminário). GIOVANETTI, J. P. (1999). Desafios do terapeuta existencial hoje. In: Angerami-Camon, V. A. (Org.). A prática da Psicoterapia. São Paulo: Pioneira. Pp. 163-180. JORDÃO, M. P. (1987). Reflexões de um terapeuta sobre as atitudes básicas na relação terapeuta-cliente. In: Rosenberg, R. L. (Org.), Aconselhamento psicológico centrado na pessoa. São Paulo: EPU. Pp. 45-52. MAICHIN. V. (2004). Os diversos caminhos em psicoterapia infantil. In V. A. Angerami – Camon. (Org.). O atendimento infantil na ótica fenomenológicoexistencial (pp. 1-50). São Paulo: Pioneira Thomson Learning MAY. R. (1988). A Descoberta do Ser. Rio de Janeiro: Editora Rocco.

120

MEIRA, A. M. (2003). Benjamin, os brinquedos e a infância contemporânea. Psicologia & Sociedade, 15 (2), 74-87. OAKLANDER, V. (1980). Descobrindo crianças: a abordagem gestáltica com crianças e adolescentes. São Paulo: Summus. OLIVEIRA, V. B. (2000). O brincar e a criança do nascimento aos seis anos. Petrópolis: Vozes. QUEIROZ, N. L. N.; MACIEL, D. A. e BRANCO, A. U. Brincadeira e desenvolvimento infantil: um olhar sociocultural construtivista. Paidéia (Ribeirão Preto) [online]. 2006, vol. 16, no. 34, pp. 169-179. ISSN 0103-863X. ROGERS, C. & KINGET, G. (1977). Psicoterapia e relações humanas. Belo Horizonte: Interlivros. 2ª edição. ROGERS, C. (2005). Psicoterapia e consulta psicológica. São Paulo: Martins Fontes. 3ª. Ed. ROGERS, C. R. (1983). Um jeito de ser. São Paulo: EPU. ROGERS, C. R. (1997). Tornar-se pessoa. São Paulo: Martins Fontes. 5ª Ed. SANTOS, C. B. (2004). Abordagem Centrada na Pessoa: Relação Terapêutica e Processo de Mudança. Revista do Serviço de Psiquiatria do Hospital Fernando Fonseca. Acessado em 27 Jun 2008 no world wide web http://www. psilogos.com/Revista/Vol1N2/Santos.pdf SAPIENZA, B. T. (2004). Conversa sobre terapia. São Paulo: EDUC Paulus. VOLPATO, G. (2002). Jogo e brinquedo: reflexões a partir da teoria crítica. Educ. Soc., Campinas, vol. 23, n. 81. Pp. 217-226.

CUESTIONARIO PARA PADRES: UNA MODALIDAD DIAGNÓSTICA DE LA SITUACIÓN PARENTOFILIAL
Toranzo, Elena; Sanchez, Mariela Emilce Universidad Nacional de San Luis. Argentina

RESUMEN En este trabajo presentamos una modalidad diagnóstica que prepara el terreno para el desarrollo de la tarea psicoterapéutica de Grupos de Padres. Mediante esta herramienta, se busca enriquecer el estudio clínico y empírico de grupos psicoterapéuticos para padres propiciando una etapa diagnóstica específica . La aplicación del Cuestionario para Padres, en una versión adecuada a la población clínica, nos permite no solo la apreciación de la situación de cada padre en relación a sus experiencias familiares de la infancia, sino las características de la población-grupo a la que asistimos con este tipo de abordaje. Para su evaluación cualitativa realizamos el análisis de puntajes de dos dimensiones: a) experiencias que amenazan a la seguridad y b) experiencias que favorecen la seguridad y la confianza básica en las relaciones primarias con los padres, al inicio, a los 6 meses y a la finalizacion del grupo Ambas dimensiones se ponen en juego en el rol parental y se transmiten transgeneracionalmente. Aprovechamos de este modo, los aspectos terapéuticos del diagnóstico, teniendo como eje el proceso transferencial y el conflicto relacional padres e hijos. Palabras clave Grupos Padres Diagnóstico Psicoterapia ABSTRACT QUESTIONNAIRE TO PARENTS: A MODALITY OF DIAGNOSTIC EVALUATION ON THE PARENTOFILIAL SITUATION In this work we present a diagnostic modality that prepares the area for the development of the psychotherapeutical task of Groups of Parents; with this tool we seek to enrich the clinical and empirical study of psychotherapeutical groups for parents propitiating a diagnostic specific stage. The application of the Questionnaire for Parents, in a version adapted to the clinical population, allows us not only the appraisal of the situation of every father in relation to his familiar experiences of the infancy, but the characteristics of the population - group whom we attend with this type of boarding. For its qualitative evaluation we realize the analysis of scores of two dimensions: a) experiences that threaten to safety and b) experiences that favor the safety and the basic confidence in the primary relations with the parents, at the beginning, at the 6 months and at the end of the group. Both dimensions are brought into play in the parental role and are transmitted transgenerationally. We take advantage of this way, the therapeutic aspects of the diagnosis, taking as core the transferential process and the parents-children relational conflict. Key words Groups Parents Diagnosis Psychotherapy

INTRODUCCION El presente trabajos se encuentra enmarcado en el proyecto de investigación clínico y empírico de grupos psicoterapéuticos en el ámbito público y en el programa de extensión universitaria;nuestro enfoque psicoanalítico relacional supone la inclusión, en el tratamiento del niño que es traído a consulta, la posibilidad de atención a los padres. El psicoanálisis actual ha establecido como paradigma la intersubjetividad y el origen y estructuración del psiquismo a partir de la temprana relación entre las figuras parentales y el niño. En este sentido, la teoría psicoanalítica, la técnica e

121

investigaciones empíricas, deben poder dar cuenta de modo coherente de la complejidad que esta posición implica, ya que reúne modelos del desarrollo, de la interacción, transmisión transgeneracional, apego y parentalidad. Las teorías relacionales del psicoanálisis cuando explican la estructuración del psiquismo, tienen en cuenta que la naturaleza de la relación madre-hijo es intrincada porque la incluye a ésta como objeto de amor e involucra a la actitud libidinosa (amorosa) de ambos. La mayor necesidad de un niño para obtener una seguridad decisiva -según Fairbairn(1952),que lo va acompañar toda la vida comprende dos movimientos 1) que es amado por sus padres 2) que estos aceptan su amor, de este modo podrá renunciar sin desconfianza a la dependencia infantil de sus objetos. El mayor trauma que pueda experimentar un niño es la frustración a su deseo de ser amado y de que su amor sea correspondido (aceptado),-determinante para su desarrollo armónico- de lo contrario se verá obligado a formas de sustitución ante este fracaso: adicciones, masturbación, masoquismo, sadismo, dificultades en la simbolización y en el aprendizaje, podrían ser algunas de las consecuencias. Más que la tragedia de Edipo, esta situación traumática descripta pareciera ser la verdadera tragedia en el desarrollo del ser humano” (Toranzo, 2009). Por su parte, las teorías del apego, intentan explicar por qué los seres humanos buscan establecer vínculos fuertes, selectivos y duraderos, y como la amenaza o el quiebre de estos lazos causan un impacto emocional e incluso psicopatología. Incluimos a Marrone (1995) al trabajar con los aportes de la teoría del apego en terapia individual, grupal, familiar o de pareja, en coherencia con el énfasis puesto en la relación interpersonal. Siguiendo estos lineamientos, los diseños terapéuticos que implementamos, implican el tratamiento de ambos (padres e hijos) en sus respectivos grupos terapéuticos. Cuando no se dan las condiciones adecuadas o la emergencia clínica así lo indica, se lleva a cabo el tratamiento de los padres en grupo paralelo al tratamiento individual del niño. Así mismo, si la gravedad del caso así lo indica, se lleva a cabo el tratamiento individual de los padres complementario al grupo psicoterapéutico. De este modo, tenemos pleno acceso a los fenómenos de identificación proyectiva en sus aspectos sanos y enfermos, que se ponen en juego en la relación padres e hijos, y que pueden estar involucrados en el conflicto que subyace al síntoma, como hemos desarrollado en trabajos previos (Toranzo, Taborda y otros 2007,2008) En este marco, nuestra atención se ha centrado en desarrollar modalidades de evaluación diagnóstica de la situación parentofilial que está involucrada en la consulta por el niño, considerando que detrás de ésta existe un pedido de ayuda para los padres mismos, para sus propios aspectos infantiles que obstaculizan el rol. El diagnóstico se propone: a) determinar la indicación terapéutica mas adecuada b) arribar a la conformación de los grupos paralelos de padres y de hijos c) brindar un espacio donde se inicie el establecimiento de la alianza terapéutica y d) delinear los elementos esenciales de la conflictiva padres e hijos que serán trabajados en los diferentes niveles de intervención que este diseño permite (Taborda, Toranzo 2003, 04,05). CUESTIONARIO PARA PADRES Este cuestionario surge de la adaptación de la Entrevista Clínica para Padres (Toranzo 2004) y de la adaptación chilena del Camir (Cartes Modèles Individueles de Relations) (Santelices y otros 2008), en ninguno de los casos pretende reemplazar las evaluaciones del apego mediante la escala para adultos de M.Main (1985). El volumen y características de pacientes en el ámbito público, nos sugiere la posibilidad de implementar el Cuestionario para padres ya que, su administración y evaluación nos arroja datos cuantitativos y cualitativos que pueden apoyar la labor clínica. En la medida que consideramos que no encontramos categorías puras, sino combinación de apegos seguros e inseguros, buscamos caracterizar las modalidades relacionales. Las preguntas del cuestionario llevan a evocar y a valorar distintos modos de comportamiento del pasado y actuales del funcionamiento familiar, que permite distinguir el impacto de las vivencias con los padres en distintos momento de la vida. Su implementación y valoración aporta: a) como iniciador a ponerse en contacto con la historia de los padres, especialmente con las situaciones conflic-

tivas que se relacionarán de un modo u otro con el foco del tratamiento, b) como perspectiva de la modalidad relacional del grupo de padres con el que estamos trabajando, y c) como perspectiva global de la población a la que atendemos. Las mismas pueden ser reflejadas gráficamente y se pueden determinar las particularidades de la relaciones con los padres de la infancia que se actualizan en la relación con el hijo por el que consultan y también se ponen de manifiesto en la relación transferencial con el grupo. En cuanto a la estructura del cuestionario; las preguntas apuntan a diferentes aspectos de la historia relacional de los padres con su familia en la infancia. Consta de 70 interrogantes de las que se seleccionaron - para este trabajo - 39 de las cuales 16 se refieren a “experiencias relacionales que favorecen la seguridad y la confianza básica” (1,18,19,9,21,40,53,66,20,22,68,56, 8,43,49,65) por lo tanto el Puntaje máximo es de 16.A modo de ej: 9- De niño(a) sabía que siempre encontraría consuelo en mis seres queridos, 19- Mis seres queridos siempre me han dado lo mejor de sí mismos. 21- De niño/a encontré suficiente cariño en mis seres queridos como para no buscarlo en otros .40-De niño/a me animaron a mostrar mis sentimientos. 23 preguntas corresponden a la dimensión que ha sido denominada “experiencias relacionales de amenaza a la seguridad” es decir refieren situaciones que abarcan desde la preocupación por la autonomía, temores por mostrar los sentimientos, padres impacientes,irritables,ind iferentes,rechazantes,abusivos,violentos,autoritarios. (Preg.Nº7,35,39,54,2,26,41,52,55,64,15,29,30,31,71,50,3,33,45, 59,23,44,70). El puntaje máximo esperado es de 23. A modo de ej. 15-De niño/a, a menudo, mis seres queridos se mostraban impacientes e irritables, 39-De niño/a me preocupaba que me abandonaran, 30-De niño/a me parecían que los adultos estaban siempre preocupados en si mismos. Su administración, puede realizarse en 30 minutos, o autoadministrarse. Se aplicó al inicio del grupo, a los seis meses de tratamiento y al finalizar el grupo. Para su valoración: Cada una de estas preguntas se contesta por SI cuando el enunciado de la pregunta es verdadero y se le otorga el valor de 1 punto (uno) y por NO en caso de ser falso y vale 0 (cero). Material y método El Grupo psicoterapéutico de padres al que se administró el cuestionario está constituido -para este estudio-por 5 madres: Lorena (30 años. Padre alcohólico y golpeador de la madre, 9 hermanos, sus hermanas mayores la cuidaban. Separada, en pareja durante 2 años con el padre del niño. Motivo de consulta: hijo de nueve años, no escribe en la escuela; ella no puede evitar golpearlo), Ada (36 años. ambiente familiar bien constituido. Se embaraza a los 17 años y se casa. Actualmente se encuentra separada y tramitando un divorcio. Su tercer hijo, por el que consulta, es hiperkinético, y ha tenido que medicarlo. Su primer hijo varón tiene síndrome de Down, razón por la cual decidió estudiar enseñanza diferenciada. En el presente tiene su propio trabajo y es el pilar económico de la familia. Su padre vive con ella), Analía (46 años. Tiene una relación conflictiva con su madre y se encuentra atravesando el duelo por la muerte de su padre. Acaba de casarse con su pareja de hace 7 años para iniciar la adopción legal de su hijo. El motivo de consulta: “el niño se hace caca encima desde que murió el abuelo materno…es adoptado y no puede hablar de eso con el niño”), y Julieta (51 años. Vivió con sus padres en Chile, su país de origen, hasta los treinta años. Se casa y se viene a vivir a la Argentina con su marido. Tiene dos hijos de los que se encuentra tramitando la adopción legal. Consulta por su hijo mayor: “nació con hidrocefalia, tiene un retraso motor e intelectual. Pero ahora las maestras están preocupadas porque ha tocado a otros chicos. Pero… es que es muy bruto, no controla la motricidad. ” durante la asistencia al grupo también manifiesta dificultades en su hija menor, en la escuela principalmente). RESULTADOS En este análisis descriptivo presentaremos, a partir de los resultados cuantitativos y cualitativos obtenidos en la primera toma del cuestionario y de los puntajes en las dos dimensiones estudiadas, cómo ha evolucionado el grupo según retest 1 y retest 2. En relación al grupo en su conjunto en una primera toma del

122

cuestionario se obtuvieron los siguientes puntajes: en experiencias relacionales de seguridad y confianza (PT 16) encontramos en Lorena un P 11 (68%), Ada P12 (75%), Sofía P9 (56%), Analía P12 (75%) y Julieta P14 (87%).En amenaza a la seguridad (PT23) encontramos los siguientes valores: Lorena P 16(69%), Ada P 2 (8%), Analía P 8 (34%), Julieta P 10 (43%). Se destacan a-los puntajes altos en ambas dimensiones de Lorena lo que, que ocasiona patrones relacionales ambivalentes y/o confusos en la relación con los padres que trae problemas en la relación actual con los hijos, el ingrediente fundamental de esta situación es la existencia de violencia entre los padres,(como se aprecia en el cuestionario y en el material clínico del grupo) b- relevancia del puntaje de Ada en experiencias de confianza básica que se reflejan en los logros personales ,pero que sin embargo, tiene muchas dificultades con el hijo varón sano por el que consulta, originadas probablemente en la imposibilidad de elaborar la discapacidad de su hijo Down; según los datos sus dificultades parecieran estar más relacionadas a circunstancias actuales que a la infancia c- Analía y Julieta, obtienen puntajes de amenaza por debajo de la Media ; sin embargo, su composición es diferente ya que las amenazas provinieron de fuentes distintas; bien de la relación tensa con la madre o con el padre.(y con consecuencias también diferentes en la relación actual con el niño) En relación al grupo en su conjunto en una segunda y tercera toma del cuestionario se obtuvieron los siguientes puntajes: en experiencias relacionales de seguridad y confianza (PT 16) encontramos en Lorena un P 12 (75%) y 11 (68%), Ada P14 (87%) y 13 (81%), Analía P12 (75%) y 15 (95%) y Julieta P16 (100%) y 15 (95%).En amenaza a la seguridad (PT23) encontramos los siguientes valores: Lorena P 15(65%) y 16 (69%), Ada P 4 (17%) y 2 (8%), Analía P 11 (48%) y 6 (26%), Julieta P 14 (61%) 15 (65%). En una visiòn global tal como lo hicimos en la primera toma, se puede observar a-la situación de Lorena se mantiene estable en todas las tomas mostrándonos la dificultad para salir del patrón ambivalente y la persistencia del potencial traumático de las carencias de la infancia(tal como hemos visto en otros grupos estudiados (Taborda,Toranzo y otros.2009).b-Ada quien se atribuyó el mas alto puntaje en seguridad y mas bajo en amenaza ,en las tomas subsiguientes aparece una leve intención de revisar su posición especialmente en cuanto a la amenaza, puede reconocer en el grupo que “no todo esta bien”.c-Analía presenta valores oscilantes de la dimensión de amenaza en las tres tomas, lo que lleva inferir la posibilidad de replanteos en relación a las dificultad de decir la verdad acerca del origen del niño, tratando de salir de la negación y Julieta aumenta los valores de amenaza en las dos tomas y significativamente aumentan los puntajes de seguridad al máximo , lo que permite inferir una tendencia a la falta de discriminación. Empieza a reconocer amenazas y llamativamente las niega con un puntaje alto en seguridad. Cabe la situación especial de Julieta: es la madre de mayor edad, tiene dos hijos adoptados y con los dos tiene problemas muy serios. CONCLUSIONES: Este Cuestionario presenta ventajas por su breve tiempo de administración, evaluación y aporte de datos cuantitativos permiten inferencias estadísticas que posibilitarían llevar a cabo estudios epidemiológicos de mayor envergadura. Las experiencias negativas cobran vital importancia en la tarea clínica y psicoterapéutica, donde se trabajan las experiencias de objeto malo, que son además las que van a constituir el foco durante el tratamiento.Su exploración y elaboración en el curso de la psicoterapia de grupo de padres da la posibilidad que emerjan con más intensidad las experiencias positivas de la infancia e influyan en la mejoría de los problemas en la actualidad. Amar J y otros (2006), señalan que la violencia doméstica ocurre debido a una versión distorsionada de la conducta de apego que se desarrolla en la infancia y que luego se reactiva en la pareja y/o en la relación con los hijos, a menos que desarrollemos estrategias psicoterapéuticas que puedan romper esta cadena de transmisión transgeneracional. Detectar los efectos de la transmisión a larga distancia de acontecimientos traumáticos vividos por uno o varios miembros de una familia o de los efectos de un secreto de familia o de una adopción, etc.;y

poder encontrar la fuente del sufrimiento y la organización en la cual tuvieron lugar teniendo en cuenta cómo se ha inscripto en la historia actual, no es algo evidente…no siempre es útil o incluso posible señala Puget.(2006) Sin embargo desde nuestra perspectiva relacional y en una psicoterapia psicoanalitica de grupos de padres lo consideramos insoslayable.

BIBLIOGRAFIA TABORDA, A; TORANZO E (2005) “Psicoterapia Psicoanalítica de grupos paralelos padres-hijos: Una modalidad diagnostica para padres” Rev. Psicopatología y salud mental del niño y del adolescente”. Barcelona. España.. ISSN:1695-8691 TORANZO, E. (2009)Configuraciones actuales de la Psicología Educacional. Desde la clínica individual a la clínica en extensión. Pag421.Nueva Ed.Universitaria UNSL.ISBN978-987-24933-0-1 TORANZO, E. TABORDA, A. ROSS, T. MERGENTHALER E & FONTAO M (2007): Foco, interacción grupal y patrones verbales en grupos de padres: Estudio piloto Rev. Aigle TABORDA A, TORANZO E, ROSS T,MERGENTHALER E, HOFFMANN K & FONTAO M.(2009) Psicoterapia de grupo paralelo de padres e hijos: Estudio piloto de proceso terapéutico del grupo de padres .Ed.Noveduc

123

UNA INVESTIGACIÓN PSICOANALÍTICA ACERCA DE NIÑOS Y NIÑAS CON QUE MANIFIESTAN DIFICULTADES ATENCIONALES. RELACIÓN DEL MATERIAL CLÍNICO DE NIÑOS Y PADRES. ANÁLISIS DE RESULTADOS Y CONCLUSIONES
Untoiglich, Gisela Universidad de Buenos Aires

La investigación que se presentará en este trabajo recibió una beca doctoral UBACyT en el periodo 2003-2007, para concretar un estudio teórico-clínico acerca de los aspectos histórico-libidinales en aquellos niños y niñas con problemas en sus aprendizajes que manifestaban dificultades atencionales, por ser este un motivo de consulta de alta frecuencia en la clínica actual. En este artículo se presentarán algunos conceptos que enmarcaron esta investigación, los objetivos generales, la metodología, el análisis comparativo de algunos materiales clínicos de los niños y sus padres producidos en situación transferencial, así como las conclusiones más relevantes. RECORTE TEÓRICO Cada vez más niños y niñas son derivados a consulta por sus dificultades atencionales. Sin embargo, no existen pruebas de laboratorio que certifiquen el diagnóstico (DSM IV, 1994) por lo tanto el diagnóstico que se realiza es eminentemente clínico, lo cual genera numerosas controversias entre los diferentes profesionales. Por otra parte cada época histórica define las coordenadas que determinan qué es normal y qué patológico para ese tiempo, lo cual implica que no tenemos clasificaciones neutras de qué es un niño desatento y qué es un niño hiperactivo. En esta investigación se propone pensar la atención como una función compleja, tanto desde los aspectos neuropsicológicos, como desde la historia vincular que posibilita que dicha función se constituya y sostenga a lo largo del tiempo, tanto como que se produzcan ciertas dificultades con respecto a la misma. Desde esta perspectiva se intenta superar la dicotomía mente-cuerpo y plantear una subjetividad entramada en la cual los avatares constitucionales, neurobiológicos, genéticos, subjetivos, vinculares tanto como epocales se anudan de diversas formas y producen ciertas subjetividades en consonancia con su tiempo. Por lo tanto, la cuestión será indagar en un proceso terapéutico por qué estos niños y niñas no pueden atender a los requerimientos escolares, para lo cual será necesario analizar en dónde tienen puesta su atención, o sea qué elementos de su historia y de su presente no les posibilitan atender. Ya que se plantea la atención como una función yoica entramada en un campo intersubjetivo, relacionada con la percepción, la conciencia, el yo y el examen de realidad. Consecuentemente, se propone que los trastornos en la atención tienen que ver con la dificultad para investir determinada realidad, o para inhibir procesos psíquicos primarios (Janin, B., 2004). Desde esta perspectiva se propone la atención como una modalidad de la investidura, por lo tanto podemos pensar que hay diferentes tipos de atenciones y de desatenciones. Esta investigación se propuso encontrar los sentidos históricosubjetivos por los cuales se producen las dificultades atencionales de cada niño, pesquisando a qué puede estar atento. INTERROGANTES Y OBJETIVO GENERAL A partir de la lectura de las 20 historias clínicas seleccionadas se planteó el siguiente interrogante: ¿es posible hallar puntos en común en los diferentes materiales clínicos de los padres y niños consultantes por problemas en sus aprendizajes que manifiestan dificultades atencionales? El objetivo general fue describir y analizar las regularidades que surgen de la lectura de las entrevistas diagnósticas con padres y niños derivados por problemas en sus aprendizajes que manifiestan dificultades atencionales, realzando los siguientes ejes de análisis: 1- La presentación de las dificultades del niño y su caracterización 2- Las historias libidinales 3- La producción simbólica y la modalidad cognitiva y atencional del niño Metodología: Se realizó un análisis cualitativo de los datos obtenidos a partir de la muestra conformada por las historias clínicas de 11 niños y 9 niñas, entre 7 y 11 años, consultantes al Programa asistencial de la Cátedra de Psicopedagogía Clínica de la Facultad de Psicología de la U.B.A., derivados por los Equipos de Orientación Escolar. Cada una de las historias fue seleccionada, debido a que el motivo de derivación indicado por la institución escolar, eran las dificultades atencionales de los niños.

RESUMEN Este trabajo se propone relacionar ciertos aspectos del material clínico surgido en las entrevistas diagnósticas de niños y niñas con dificultades atencionales, analizar comparativamente algunos resultados y plantear conclusiones de la investigación que desarrollé en el marco de la beca doctoral UBACyT (2003-2007) acerca de los “Aspectos histórico-libidinales en niños y niñas con problemas en sus aprendizajes que manifiestan dificultades atencionales”. El supuesto del cual se parte es que no existen niños que no atiendan en lo absoluto, que de lo que se tratará es de indagar en dónde ubican su atención los niños señalados como desatentos. El interrogante central de la investigación fue si era posible hallar puntos en común tanto en los antecedentes históricos manifestados por los padres, como en las producciones realizadas por los niños en el contexto transferencial. Las conclusiones principales fueron que existía una estrecha ligazón de las dificultades atencionales con las historias libidinales. Se hallaron modalidades a predominio de la desinvestidura y la preponderancia de situaciones traumáticas vivenciadas por las diferentes generaciones que el psiquismo prefiere mantener desligadas, incluso a costa del empobrecimiento subjetivo y las dificultades para simbolizar. Palabras clave Dificultades Atencionales Niños Padres ABSTRACT A PSYCHOANALYTICAL INVESTIGATION ABOUT BOYS AND GIRLS THAT DEMONSTRATE ATTENTIONAL DIFFICULTIES. RELATIONSHIP BETWEEN CLINICAL MATERIAL OF CHILDREN AND PARENTS. ANALYSIS OF RESULTS AND CONCLUSIONS This paper tries to conect certain aspects of clinical material emerged from the diagnostic interviews of boys and girls with attentional difficulties, analyze comparatively some results and propose findings of the investigation developed by me in the framework of the doctoral scholarship UBACyT (2003-2007) about: “Historical and libidinal aspects in both, girls and boys with learning disabilities that demonstrate attentional difficulties”. The main assumption of the investigation is, that there is no child that doesn’t pay attention at all, and on this basis, the objective is to find out where the attention is located. The principal question of the investigation was whether if it was possible to find out coincidences in both the historical background expressed by parents, as in the productions of children in the transferential context. The main finding was that there is a close bond between the attentional difficulties and the libidinal stories. There were also found modalities of functioning characterized by predominance of withdrawal of investment and the preponderance of traumatic situations experienced by different generations that the psyche prefers to keep divorced, even at the expense of the subjective impoverishment and the difficulties to symbolize. Key words Attentional Difficulties Kids Parents

124

El material sobre el cual se realizó la indagación fue cada una de las 20 historias clínicas. Se analizó la versión desgrabada de las dos primeras entrevistas con los padres y de las cuatro primeras entrevistas con el niño, también se tomó en cuenta el informe enviado por la docente, a quien se solicitó que describa las dificultades escolares del niño. Las entrevistas a padres y al niño fueron con técnica semi - dirigida, no directiva. Los gráficos administrados fueron: Dibujo Libre y Familia Kinética Actual. El Test de Apercepción Temática Infantil se aplicó en la versión “A”, con figuras de animales (CAT - A). Se administró el Test de Inteligencia WISC III. Se presentaron a las entrevistas a padres, las 20 madres y 9 padres. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LOS DIFERENTES MATERIALES CLÍNICOS Los resultados más destacados en relación a los tres ejes de análisis fueron: Con respecto a 1) la presentación de las dificultades del niño y su caracterización: padres (8/9), madres (20/20), docentes (20/20) y niños (18/20) coincidieron en que la temática preponderante eran las dificultades atencionales. 18 madres atribuyeron las mismas a los diversos problemas familiares por los que transitaban ellas y sus hijos, 12 niños coinciden en que su atención está puesta en su situación familiar. La inhibición fue la característica preponderante que señalaron 12 madres en relación a sus hijos. Esto podría estar relacionado con una modalidad de manifestación de angustia que lleva a los pequeños a no poder conectarse con aquellos fragmentos de la realidad que les resultan dolorosos - que es uno de los modos en que se piensa la desatención en esta investigación. Un hallazgo significativo es que a diferencia de las dificultades atencionales en las cuales hay una importante coincidencia entre todos los sujetos investigados, con respecto a la actividad en exceso, los adultos (padres y docentes) la señalan en el 45% de los casos, sin embargo por parte de los niños, ninguno de ellos registra ser hiperactivo. Un resultado no esperado de esta investigación fue la altísima recurrencia de los problemas en las relaciones con pares que manifestaron tanto los padres (18/20), como los niños (15/20). Esto podría estar relacionado, por un lado con padres a los cuales les cuesta habilitar los vínculos exogámicos, tanto para sí mismos, como para sus hijos, así como promover la autonomía, y por otra parte con la construcción de relaciones duales y conflictos de orden narcisistas que complejizan el acceso a la terceridad. En relación al eje 2) historias libidinales: los hallazgos más significativos en las historias parentales fueron que en el 100% de los casos se encontraron importantes dificultades para historizar, fragmentos desligados en 18/20 de las historias parentales, predominio de la soledad materna 17/20, así como reiteradas situaciones de violencia (13/20) y actuaciones (12/20). El resultado más relevante fue los aspectos silenciados que aparecieron en la totalidad de las historias analizadas. Se considera que los mismos generan importantes capturas libidinales en todos los niños estudiados. Por otra parte, se hallaron vivencias de alta “potencialidad traumática”, en tiempos de constitución subjetiva, sin ninguna oferta para su tramitación simbólica. Las mentiras (16/20) y los secretos (13/20) eran las estrategias familiares predominantes, las cuales no fueron propiciatorias de ligazones. En el 65% de las historias el desamparo fue el aspecto más recurrente. La inestabilidad fue predominante (13/20), quedando gran cantidad de niños ubicados en el lugar de sostén de sus padres (7/20), lo cual dificultó el armado de rutinas y el sustentamiento de los límites, por parte de los adultos (11/20). En consonancia con estas cuestiones en el eje 3) análisis de la producción simbólica y la modalidad cognitiva y atencional del niño, se observó que en los aspectos proyectivos de los gráficos prevalecieron los dibujos bidimensionales (20/20) lo cual se puede plantear en relación a la dificultad de inclusión de terceridad, por otra parte aparecen en los gráficos los elementos sin sostén (15/20), la falta de interacción y la indiferenciación generacional entre los distintos miembros de la familia (14/20), lo cual se relaciona con las modalidades de interacción en los vínculos parento-filiales. En los relatos de las láminas del CAT predo-

minó el tiempo presente (17/20), lo descriptivo (12/20). Cuando el terapeuta trataba de realizar una indagación más profunda irrumpía lo traumático, lo desligado, lo cual se puede relacionar con las dificultades parentales para la reconstrucción histórica. Con respecto a la modalidad cognitiva y atencional, lo fundamental fue que sólo 2 niños tenían un índice de distractibilidad por debajo de su media. Las pruebas más descendidas fueron Información (13/20), Analogías (11/20) e Historias (9/20), dando cuenta desde la perspectiva del niño de las dificultades para establecer secuencias lógicas y conectarse con la realidad, y desde los padres de las dificultades para proveerle herramientas de autonomía y la posibilidad de interrogar sobre los hechos acontecidos. CONCLUSIONES CENTRALES Las conclusiones principales a las que se arribaron en esta investigación fueron: - La importancia de pensar las dificultades atencionales como resultante de múltiples determinaciones que se entrelazan, y no tan sólo a causa de un déficit de supuesto origen neurobiológico, sin necesidad de desconocer la posibilidad de que en algún momento de la constitución se hayan producido ciertos déficit a nivel biológico, lo cual no necesariamente se trataría de la causa. - La angustia atravesó gran parte de los materiales producidos en transferencia, tanto del lado parental como infantil, en ambos parecería no operar la angustia señal, por lo tanto ante la sensación de malestar se produce un inmediato pasaje a la acción, con poca o ninguna mediación simbólica, los niños pegan, se mueven, los padres castigan corporalmente, abandonan hogares e incluso el lenguaje es utilizado a modo evacuativo. - Se halló un predominio de carencias narcisistas, nuevamente tanto en los progenitores como en sus hijos, a esto se lo denominó como “Patologías del ser” (Untoiglich, G., 2009) a diferencia de las “patologías del tener” más ligadas a las problemáticas edípicas, preponderantes en otras épocas, ya que como se mencionó anteriormente, cada contexto histórico determina en parte, los modos de enfermar. Con respecto a las historias libidinales se encontraron numerosas situaciones arrasadoras a lo largo de las diferentes generaciones, para las cuales no se ofertaron elementos que hayan posibilitado su tramitación simbólica. Uno de los mecanismos defensivos predominantes fue la escisión, lo que ocasionaba importantes desconexiones, modo de pensar la desatención en esta Tesis. Desinvestiduras que dejan huellas, al modo de “agujeros psíquicos” (Green, 1986), que se dan a ver en la “memoria como laguna” (Rodulfo, M. P., 1986). Por otra parte, cuando los secretos y las mentiras son las estrategias preponderantes, los padres pierden su función de garantes y queda capturada la posibilidad de atender y aprender del pequeño. Esto ocasiona que en múltiples oportunidades el niño se halle en estado de desamparo ya que no encuentra adultos en los cuales apoyarse. Asimismo, en reiteradas circunstancias el niño es ubicado como sostén de sus propios padres, lo cual dificulta que se constituyan los organizadores básicos que sostienen al pequeño y le permitan armar los prerrequisitos para poder atender a los requerimientos externos. Consecuentemente, habrá que tener en cuenta una multiplicidad de factores al momento de realizar los diagnósticos, ya que una cuestión es confeccionar un diagnóstico por sumatoria de observables y otra posibilidad es indagar cuáles son los trabajos psíquicos que este niño no ha podido realizar aun (Rodulfo, M y R, 1986) y que tendrá que constituir a lo largo de un tratamiento, lo cual seguramente no será con una intervención que sólo indique medicación y tampoco con un entrenamiento de modificaciones de conducta, ya que en estos niños habrá que abordar aspectos constitutivos, mientras se construyen estrategias de sostenimiento escolar y se trabaja con los padres algunos de los aspectos vinculares, apuntando a la singularidad de cada sujeto.

125

BIBLIOGRAFIA AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION. (1994). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM-IV). Barcelona: Masson 1994/2000. BLEICHMAR, S. (1998). La prioridad de detectar los riesgos de fracaso de simbolización en la infancia. Actualidad Psicológica, XXIII (257) FREUD, S. (1920). Más allá del principio del placer. En Sigmund Freud obras completas (Vol. XVIII). Buenos Aires: Amorrortu Editores. GREEN, A. (1986). La madre muerta. En A. Green, Narcisismo de vida, narcisismo de muerte. Buenos Aires: Amorrortu Editores. JANIN, B. (2004). Niños desatentos e hiperactivos. Reflexiones críticas acerca del Trastorno por Déficit de Atención con o sin hiperactividad. Buenos Aires: Ediciones Novedades Educativas. RODULFO, M. P. (1986). Clínica psicoanalítica en niños y adolescentes. Buenos Aires. Lugar Paidos. STERNBACH S. (2007). Organizaciones fronterizas y tramas intersubjetivas. En H. Lerner & S. Sternbach (Comps.), Organizaciones fronterizas. Fronteras del Psicoanálisis. Buenos Aires: Lugar Ed. UNTOIGLICH, G. (2008) “Aspectos histórico-libidinales en niños y niñas con problemas en sus aprendizajes que manifiestan dificultades atencionales”. Tesis Doctoral no publicada, Universidad de Buenos Aires, Argentina. UNTOIGLICH, G. (2009). Patologías actuales en la infancia. Bordes y desbordes en clínica y educación. Buenos Aires: Novedades Educativas.

TIPOS DE APEGO A LA MADRE EN ADOLESCENTES MUJERES CON TRASTORNOS DE LA CONDUCTA ALIMENTARIA
Vega, Veronica; Roitman, Denise; Barrionuevo, José; Moncaut, Natalia Sabrina; Tocci, Romina; Sanchez, Magali Luz; Cibeira, Alicia Susana Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El siguiente trabajo surge con el propósito de explorar uno de los factores etiológicos más importantes de los Trastornos de la Conducta Alimentaria. Se trata del vínculo con la figura de apego materno. Se indagó en una muestra de n=83 adolescentes mujeres con y sin TCA el apego a: madre, padre y pares, a través del IPPA (Inventory of Parent and Peer Attachment, de Armsden & Greenberg, 1987), obteniendo así una distribución de la población entre los tipos de apego: seguro, inseguro ambivalente e inseguro evitativo. En este trabajo solo se tomará la escala de apego a la madre. Los resultados arrojaron una correlación positiva entre apego inseguro evitativo y TCA por un lado, y el apego seguro y grupo control por el otro. Se discuten los alcances y limitaciones de estos hallazgos. Palabras clave Adolescencia TCA Apego Madre ABSTRACT TYPES OF ATTACHMENT TO MOTHER IN ADOLESCENTS WITH ED The following paper explores one of the most important etiopathology factors in Eating Disorders: Attachment to mother. A sample of N=83 female adolescents of an urban District of Bs.As. with and without ED, completed the IPPA (Inventory of Parent and Peer Attachment, of Armsden and Greenberg, 1987) in order to research the attachment to: mother, father and pairs, obtaining this way a distribution of attachment types: secure, insecure ambivalent and insecure avoidant. In this paper, only the mother scale will be taken. Results showed a positive correlation between insecure avoidant attachment and ED on the one hand, and between secure and Control Group on the other hand. These findings and the limitations of this research are discussed. Key words Adolescence ED Attachment Mother

INTRODUCCIÓN AL PROBLEMA: El trabajo que se presenta aborda un tema vigente y complejo de la sociedad postmoderna (Barrionuevo, 2000). En los últimos años, los trastornos de la conducta alimentaria (TCA) se han incrementado de manera preocupante (Kenny & Hart, 1992; Orzolek-Kronner, 2002; Iglesias, 2003; Vega, 2004). Según investigaciones previas (Vega, 2001-2006), los TCA se presentan en nuestras adolescentes en una proporción mayor a la de España, Italia, Inglaterra, Suiza, Polonia, Estados Unidos, Canadá y algunos países asiáticos. Al indagar la etiología, surge en la bibliografía la idea de un contexto familiar patógeno (Bruch, 1978; Humphrey & Stern, 1988). Es indiscutible el valor que tiene en la estructuración psíquica, las características del vínculo primario con un otro significativo. Se ha demostrado en algunas investigaciones, que uno de los factores etiológicos más importantes en los TCA es la falla en la díada vincular primaria (Elgin, & Pritchard, 2006; Eggert, Levendosky, Klump, 2007; Ringer y Crittenden, 2007). Autores

126

como Masterson (1977) y Krueger & Schofield (1987) han ubicado el problema en la fase de separación-individuación (Mahler,1957). Por lo tanto, el estudio sobre el Apego es un marco teórico valioso para comprender la influencia de los padres en el desarrollo mental de las adolescentes con TCA. La Cátedra I de Psicología Evolutiva Adolescencia investiga este tema a través de un Proyecto UBACyT[i]. Recientemente, se ha investigado si existe una asociación entre el apego inseguro e insatisfacción corporal ó TCA en mujeres mayores de 18 años (Chana, 2006; Troisi, Di Lorenzo, Alcini, Nanni, Di Pasquale & Siracusano, 2006; Elgin, & Pritchard; 2006; Zachrisson & Kulbotten, 2006; Eggert, Levendosky, Klump, 2007; Ringer & Crittenden, 2007). Sin embargo, dado que no se han registrado investigaciones nacionales e internacionales de este tipo en menores de 18 años, es de interés científico indagar si existe una asociación entre los tipos de apego a la madre y los TCA en adolescentes argentinas menores de 18 años para avanzar en el campo etiológico de estos trastornos, como así también en la prevención de los mismos. MARCO TEÓRICO: Bowlby (1969, 1973) considera al apego como eje central en el proceso de individuación y postula que la conducta del niño está motivada por ganar proximidad y mantener la disponibilidad de la figura materna. Este aporte ha sido un excelente camino en la comprensión de los TCA, puesto que varios de los síntomas que presentan estas pacientes (como depresión, sensación de ineficacia, baja autoestima, alexitimia) parecen estar ligados a una falla en el vínculo primario. Tal como se ha presentado, distintos autores han relacionado los TCA con una falla en el vínculo con la figura de apego (Bird, 1957; Masterson, 1977; Piccini- Vega, 1995; Sperling, 1978; Vega, 2003), entendiéndose por apego al sistema auto-referencial que subyace al desarrollo y mantenimiento de la identidad (Bowlby, 1969). El “Apego” (Bowlby, 1969) es entonces una tendencia en las relaciones humanas estables e íntimas desde los primeros años de vida. Tiene como finalidad el intento de obtener y/o mantener la proximidad y disponibilidad con un otro identificado como significativo (Bowlby, 1995; Melis, Dávila, Ormeño, Vera, Greppi y Gloper, 2001), adquiriendo progresivamente un mayor grado de autonomía y diferenciación. Así, la experiencia subjetiva de seguridad/ inseguridad emocional se construye en relación con la función materna. Los adolescentes tienen vínculos de apego bidireccionales y recíprocos, consolidando gradualmente vínculos de simetría con sus pares y en sus relaciones románticas (Pénagos, Rodríguez, Carrillo y Castro, 2006) en base a los sostenidos con sus figuras primarias. Desde las teorizaciones de Bowlby, es posible distinguir tres tipos de apego: • Apego Seguro: patrón optimo de relación garantizado por la disponibilidad y sensibilidad de la figura materna, la percepción adecuada, la interpretación correcta y una respuesta contingente y adecuada a las señales del niño. Promueve en el niño, lazos afectivos confiados. • Apego inseguro-evitativo: suele estar asociado a la presencia de fallas en el establecimiento del vínculo materno infantil. La figura materna de estos niños tendría características sobre-estimulantes e intrusivas (Aizpuru, 1994), y se evidencia en ellos un despliegue mínimo de afecto o angustia, o bien conductas de evasión del cuidador, ante situaciones que exigirían proximidad. • Apego inseguro ambivalente: se trasluce en niños que buscan proximidad con la figura materna y al mismo tiempo se resisten a ser tranquilizados por ella, mostrando agresión y ambivalencia hacia la misma. Debido a fallas en las habilidades emocionales de sus cuidadores, estos niños no tienen expectativas de confianza y respuesta de los primeros. OBJETIVOS: Este estudio se encuentra enmarcado en un proyecto de investigación más amplio[ii]. Objetivo General: Indagar los tipos de apego en adolescentes argentinas con y sin TCA, con el fin de poder identificar un perfil de apego similar e indagar asociaciones entre estos patrones y la presencia/ausencia de TCA. Objetivo Específico: Estudiar la relación entre el tipo de apego a la figura materna y la presencia/ ausencia de TCA en adolescentes mujeres meno-

res de 18 años. Sin bien se ha administrado el IPPA (Inventory of Parent and Peer Attachment, de Armsden & Greenberg, 1987) en las 3 escalas: madre, padre y pares, en esta ocasión solo se tomará la escala materna. Hipótesis: 1) Las adolescentes con TCA presentan un apego a la madre de tipo inseguro (evitativo o ambivalente), 2) las adolescentes sin TCA presentan un apego a la madre de tipo seguro y 3) ambos grupos se diferencian significativamente, pudiendo entonces identificar así grupos de riesgo. MUESTRA: N=83 sujetos de sexo femenino comprendidas en el rango de edad: 12-18 años. Media: 14,63 SD: 1,20. De las 83 sujetos: n=53 grupo sin TCA y n=30 grupo TCA. METODOLOGÍA Y PROCEDIMIENTO: Este estudio es descriptivo y correlacional. Para indagar Tipos de Apego en adolescentes con y sin TCA, en el año 2008 la Cátedra I de Adolescencia comenzó un estudio bietápico. PRIMERA ETAPA: Tareas de prevención en colegios públicos bonaerenses (n=700 alumnas de 12 a 21 años) y actualización de datos epidemiológicos con el mismo instrumento (EAT-26) que el equipo utilizó en otras investigaciones (Vega, et al., 2003, Vega, 2004). De las participantes de la primera etapa se contactaron a aquellas que tenían valores altos en el screening (EAT-26 ≥ 20) y otras que no (EAT-26 ≤20), con el objeto de conformar los grupos de la SEGUNDA ETAPA: La clínica. Se realizó aquí un psicodiagnóstico a cada candidata (surgidas del screening anterior), quienes completaban una batería diseñada para TCA y un Inventario que indaga Apego. Así se obtuvo una muestra de N=30 adolescentes mujeres con TCA y N=53 adolescentes mujeres sin TCA, todas comprendidas entre los 12 y los 18 años de edad y surgidas del mismo screening escolar realizado sobre las 700 sujetos de la primera etapa. Se indagó Tipo de Apego a madre, padre y pares con la versión revisada del IPPA (Inventory of Parent and Peer Attachment, de Armsden & Greenberg, 1987), adaptada al castellano por Pardo, Pineda, Carillo & Castro (2006). En esta oportunidad se abordará únicamente la escala de apego a la madre en adolescentes con TCA y sin TCA. INSTRUMENTOS: Si bien, las adolescentes de la muestra han completado varios instrumentos, solo se presenta aquí el instrumento pertinente a los resultados que se presentan en este trabajo. Inventory of Parent and Peer Attachment, IPPA (Armsden & Greenberg, 1987). Se trata de un cuestionario autoadministrable con una escala likert de 5 puntos (1=nunca o casi nunca y 5=siempre o casi siempre), diseñado para evaluar las percepciones positivas y negativas que son parámetro de los vínculos como fuente de seguridad/ inseguridad a través de 3 dimensiones: Calidad en la Comunicación, Enojo-Alienación y Confianza mutua para cada escala: madre, padre, pares; cada una de 25 ítems, obteniendo así un tipo de apego en cada escala (madre, padre y pares) de manera independiente para cada sujeto. El IPPA se califica invirtiendo el puntaje marcado en aquellas afirmaciones formuladas de manera negativa y sumando los valores en cada escala. RESULTADOS: Para los análisis se utilizó la Prueba de chi-cuadrado. Para estimar la magnitud del efecto se utilizó Phi. En aquellos casos en que se obtuvo un resultado significativo se hicieron análisis formando tablas de 2 x 2 para ver entre que categorías se daban las diferencias. En este caso, cuando alguna frecuencia esperada fuera ≥ a 10 e ≤ a 5, se utilizó la corrección por continuidad de Yates; y cuando alguna frecuencia esperada fuera ≥ a 5 se uso la Prueba exacta de Fisher. Se obtuvieron los siguientes resultados: Según los Grupos estudiados: Grupo Control (Sin TCA): 47,2% tiene un apego seguro; el 24,5% tiene un apego inseguro evitativo y el 28,3 restante un apego inseguro ambivalente. Grupo TCA: 13,3% tiene un apego seguro; el 66,7% tiene un apego inseguro evitativo y el 20,0 % restante u apego inseguro ambivalente. • Chi-cuadrado = 15,354; p < .001; Phi = .430.

127

Según los 3 tipos de apego: Apego seguro: El 86,2% de los sujetos con apego seguro no tiene TCA y sólo el 13,8% si. Apego inseguro evitativo: El 39,4% no tiene TCA y el 60,6 % tiene TCA. Apego inseguro ambivalente: El 71,4 % no tiene TCA y 28,6% si tienen TCA. • Apego seguro y apego evitativo: Chi-cuadrado (1) = 14,257; p < .001; Phi = .480 • Apego evitativo y apego ambivalente: Chi-cuadrado (1) = 5,275; p = .022; Phi = -.313 • Apego seguro y apego ambivalente: Fisher: p = .286 (bilateral); Phi = .182 CONCLUSIONES: Este trabajo surgió como necesidad de indagar el apego a la madre en un grupo de adolescentes argentinas menores de 18 años con un diagnóstico clínico de TCA y un grupo control. Hemos hipotetizado que las adolescentes con TCA presentarían un apego a la madre de tipo inseguro (ambivalente o evitativo), mientras que aquellas que no tenían TCA presentarían un apego materno seguro. También conjeturamos que los grupos se diferenciarían significativamente. Examinamos así los tipos de apego (según el IPPA: seguro, inseguro ambivalente e inseguro evitativo) en las adolescentes y hallamos una relación significativa entre los grupos (TCA y control) y algunos tipos de apego a la madre. Las diferencias se dieron en el apego inseguro evitativo y el seguro, lo cual coincide con la literatura que vincula el apego evitativo con la sintomatología de TCA (Brennan & Shaver 1995; Cole-Detke & Kobak, 1996; Latzer et al., 2002). Nuestros resultados coinciden también con los obtenidos por Troisi, Di Lorenzo, et.al. (2006) en Roma, quienes concluyeron que el apego inseguro es un factor implicado en los TCA; asociación que también se hace presente en nuestra muestra. Sin embargo, los autores no aclaran a qué tipo de apego inseguro se refieren (evitativo o ambivalente) ni lo comparan con una muestra control. En el mismo sentido, Elgin & Pritchard (2006) encontraron que el apego seguro correlacionaba negativamente con la insatisfacción corporal y el apego inseguro correlacionaba positivamente con un TCA, la bulimia nerviosa. Por ende, en nuestro estudio, el grupo con TCA apareció en mayor medida el apego inseguro evitativo y en el grupo control el apego seguro. Contrariamente a lo pensado, también encontramos que el grupo control no se diferenció significativamente del grupo TCA en cuanto al apego inseguro ambivalente y entendemos que ello se debe al grupo etáreo de la muestra, ya que es justamente durante la adolescencia, nuestra muestra tiene entre 12 y 18 años, que se hace necesaria cierta ambivalencia en relación a los padres, para poder desasirse de los vínculos incestuosos y así permitir el pasaje a otros grupos sociales y por ende a la exogamia. Por ende, los resultados obtenidos deberían ser corroborados a la luz de los obtenidos en las otras dos escalas del IPPA: pares y padres, esperando así que surjan en la escala de apego a pares, entonces menos diferencias en cuanto al apego inseguro ambivalente en el grupo TCA y control. Los terapeutas de mujeres con TCA deberían tener en cuenta el estilo de apego con el objeto de designar tratamientos terapéuticos efectivos. A pesar de nuestras contribuciones, el presente estudio presenta ciertas limitaciones: En primer lugar dado que las participantes eran todas mujeres, esto conlleva una limitación en cuanto al nivel de generalización sobre el apego a otros grupos como los adolescentes varones. Próximos estudios, podrían poner a prueba estos hallazgos al indagar el tipo de apego a la madre en una muestra clínica de varones con y sin TCA y así poder deslindar si las diferencias significativas se deben a los TCA, a la edad adolescente o a las relaciones complejas que existen entre hijas y madres. Por ello, es importante recordar que los TCA son complejos en su etiología y que se producen por una combinación de factores. La teoría del Apego de Bowlby (1969) es un excelente marco teórico para comprender cómo las relaciones con las figuras significativas desempeñan un rol importante en la etiología de los TCA; sin embargo existen también otros factores que contribuyen a su etiología.

NOTAS [i] Proyecto UBACyT P416: Programación Científica 2008-2010. “Tipos de Apego en Adolescentes Mujeres con Trastornos de la Conducta Alimentaria”. Directora: Prof. Marta Piccini, Codirectores: Prof. José Barrionuevo y Dra. Verónica Vega. Equipo: Denise Roitman, Natalia Moncaut, Magalí Sanchez, Romina Tocci, Jennifer Gallo, Angeles Diumenjo, Alejandra Menis. Los autores agradecen al Prof. Juan Carlos Argibay quien realizó y supervisó parte de la tarea estadística de este trabajo. [ii] Idem i BIBLIOGRAFIA AMERICAN PSYCHIATRIC ASSOCIATION (1995). DSM-IV®. Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales. Masson, S.A Barcelona, España. ARMSDEN, G. & GREENBERG, M. (1987). The inventory of parent and peer attachment: Relationships to well-being in adolescence. Journal of Youth and Adolescence, 16 (5), 427-454. BARRIONUEVO, J. (2000). Juventud y actual modernidad. EUDEBA. Bs. As. BIRD, B. (1957). A specific peculiarity of acting out, Journal of the American Psychoanalytical Association 5: 630-47. BOWLBY, J. (1969). Attachment and loss. Vol. 1. Attachment Londres, Hogarth Press & the Institute of Psychoanalysis. New York, Basic Books. BOWLBY, J. (1973). La separación afectiva. Paidós. Buenos Aires. BRENNAN, K & SHAVER, P. (1995) Dimensions of adult attachment, affect regulation and romantic relationship functioning. Personality and Social Psychology Bulletin, 21 267- 284. BRUCH, J. (1978) La jaula dorada: el enigma de la anorexia nerviosa. España: Paidós BOWLBY, J. (1995) Vínculos afectivos: formación, desarrollo y pérdida. Madrid: Ediciones Morata. CHANA, S. (2006). Eating disorders and attachment styles in an urban comes munity-dwelling sample of women. Dissertation Abstracts International: Section B: The Sciences and Engineering. Vol. 67(6-B), 2006, 3442. COLE-DETKE, H. y KOBAK, R. (1996). Attachment processes in eating disorder and depression. Journal of Consulting and Clinical Psychology, 64, 282-290. EGGERT,J.; LEVENDOSKY,A. & KLUMP, K. (2007). Relationships among attachment styles, personality characteristics, and disordered eating. International Journal of Eating Disorders, Vol. 40 (2)149-155 ELGIN, J. & PRITCHARD, M. E. (2006). Adult attachment and disordered eating in undergraduate men and women. Journal of College Student Psychotherapy, 21, 25-40. GARNER, D.M., OLMSTED, M.P., BOHR, Y. & GARFINKEL, P.E. (1982). The Eating Attitudes Test: Psychometric features and clinical correlates. Psychological Medicine, 12, 871-878. HUMPHREY, L. (1986). Structural analysis of parent- child relationships in eating disorders. Journal of Abnormal Psychology, 95: 395-402. IGLESIAS, M. (2003, Noviembre 23). La anorexia y la bulimia avanzan cada vez más entre los hombres. Diario Clarín-Sección: Sociedad, pp. 38-39. KENNY, M. & HART, K. (1992). Relationship between parental attachment and eating disorders in an inpatient and a college sample. Journal of Counseling Psychology, Vol. 39(4), 521-526. KRUEGER , D. y SCHOFIELD, E. (1987). An integration of verbal and nonverbal therapies in disorders of the self. Journal of Arts in Psychotherapy, 13:32331. LATZER, Y., HOCHDORF, Z., BACHAR, E. & CONETTI, L. (2002). Attachment style and family functioning as discriminating factors in eating disorders. Contemporary Family Therapy: An International Journal, 24, 581-599. MAHLER,M. (1957). ¨On two crucial phases of integration concerning problems of identity: separation, individuation and bisexual Identity. Resumido en el Panel problemas de Identidad (D. Rubinfine) J. Amer. Psychoanal. Assoc., 6, 1958. MASTERSON, J. (1977). Primary anorexia nervosa in the borderline adolescent: An object- relations view. En: Borderline Disorders, ed. P, Hartocollis, New York: International Universities Press, p. 475-94. MELIS, F.; DÁVILA, M.; ORMEÑO, V.; VERA, V.; GREPPI C. y GLOPER, S. (2001) Estandarización del P.B.I (Parental Bonding Instrument), versión adaptada ala población entre 16 y 64 años del Gran Santiago. Revista Chilena de Neuropsiquiatria, 39 (2). ORZOLEK-KRONNER, C. (2002). The Effect of Attachment Theory in the Development of Eating Disorders: Can Symptoms be proximity seekers? Child and Adolescent Social Work Journal, Vol. 19 (6), 421-435. PARDO, M.E.; PINEDA, S. ; CARRILLO, S. & CASTRO, J. (2006). Análisis psicométrico del inventario de apego con padres y pares en una muestra de adolescentes Colombianos. Revista Interamericana de Psicología. Vol 40(3), 289-302. PÉNAGOS, A; RODRÍGUEZ, M.; CARRILLO, S. y CASTRO, J. (2006) Apego, relaciones románticas y autoconcepto en adolescentes bogotanos. Universitas Pychologica, Vol. 5, Nº 1, 21-36.

128

PICCINI, M., QUIROGA, S., VEGA, V., PARADISO, L., CRYAN, GIMENÉZ, A.C., FENOCHIETI, S., NIEVAS, E. (2004). Prevención, asistencia e investigación en un Servicio de psicología para adolescentes con patologías de la autodestrucción. Temas de adolescencia. Cuaderno3: Depresión y suicidio en la adolescencia actual. Of. Publicaciones, Fac.Psicología, UBA, 2004. PICCINI-VEGA, M. (1995). Soy bulímica. Actualidad Psicológica XX, Nº 226, noviembre 1995. RINGER, F. & CRITTENDEN, P. (2007). Eating disorders and attachment: The effects of hidden family processes on eating disorders European Eating Disorders Review. Vol. 15(2), 119-130. SPERLING,M. (1978). Case histories of anorexia nervosa. En: Psycosomatic Disorders in Childhood. New York: Jason Aronson, p. 139-73. TROISI,A.; DI LORENZO, G.; ALCINI, S.; NANNI, R.; DI PASQUALE, C. & SIRACUSANO, A. (2006). Body Dissatisfaction in Women With Eating Disorders: Relationship to Early Separation Anxiety and Insecure Attachment. Psychosomatic Medicine. Vol. 68(3), 449-453. VEGA, V.: (2001-2006). ¨Conducta Sexual y género en adolescentes mujeres con trastornos de la Alimentación”. Tesis de Doctorado defendida. VEGA, V.; NIEVAS, E. y FENOCHIETI, S. (2001). Trastornos alimentarios en adolescentes mujeres. Tareas de prevención, asistencia y tratamiento. II. Jornadas de programas de Extensión Universitaria de la Facultad de Psicología, UBA. VEGA, V. y QUIROGA, S. (2002). Personalidad y sexualidad femenina en adolescentes con y sin trastornos alimentarios. Anuario de Investigaciones. Universidad de Buenos Aires, Facultad de Psicología X p: 467-74. VEGA, V. (2003). La construcción de la subjetividad en los trastornos de la conducta alimentaria. En: Temas de adolescencia, Cuaderno 2: “Fallas en la constitución de la subjetividad”. Publicaciones, Facultad de Psicología, UBA. VEGA, V. (2003) Trastornos alimentarios e Imagen Corporal en mujeres adolescentes. Memorias de las X Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires, “Salud, Educación, Justicia y Trabajo. Aportes de la investigación en Psicología” Tomo I: 113-5. VEGA, V. (2004) Epidemiología de los Trastornos de la Conducta Alimentaria en población escolar adolescente. Memorias de XI Jornadas de Investigación de la Facultad de Psicología de la UBA. Psicología, sociedad y cultura, Tomo I: 94-5. VEGA, V. (2006). Imagen corporal y dietas en adolescentes mujeres. Revista Argentina de Clínica Psicológica. Vol. XV (1):43-48. ZACHRISSON, HD. & KULBOTTEN,GR. (2006) Attachment in anorexia nervosa: an exploration of associations with eating disorder psychopathology and psychiatric symptoms. Eating Weight Disorders, 11(4):163-70.

PROCESOS IMAGINATIVOS Y SIMBOLIZACIÓN GRÁFICA EN NIÑOS CON PROBLEMAS DE APRENDIZAJE
Wald, Analía Universidad de Buenos Aires

RESUMEN El presente trabajo presenta desarrollos investigativos en el abordaje teórico-clínico de niños con problemas de aprendizaje vinculados a la investigación “Procesos de simbolización y transformaciones psíquicas en el tratamiento psicopedagógico” (UBACyT 08-10) y al Programa Asistencial de la Cátedra de Psicopedagogía Clínica. Facultad de Psicología. UBA. Desde una perspectiva psicoanalítica, los problemas de aprendizaje se manifiestan como restricciones en el proceso de simbolización que se evidencian en los modos en que un niño narra, dibuja, escribe y construye conocimientos en el ámbito escolar. Se postulan articulaciones que ubican los procesos imaginativos como dimensión de los procesos simbólicos y un modelo de análisis de la producción gráfica desarrollado a partir de dimensionar ejes de análisis de los procesos imaginativos y sus descriptores empíricos en la producción gráfica. La descripción de las características de la producción gráfica de un niño permite establecer hipótesis acerca de restricciones en los procesos imaginativos que obstaculizan sus aprendizajes. En el artículo, se describen dos modalidades restrictivas diversas que caracterizan los procesos imaginativos de los niños a partir del análisis de las producciones gráficas en el diagnóstico inicial. En esta etapa, se analizarán producciones en el marco de un estudio de medidas sucesivas para evaluar transformaciones en los procesos imaginativos luego de un año de tratamiento. Palabras clave Aprendizaje Simbolización Imaginación Gráficos ABSTRACT IMAGINATIVE PROCESSES AND GRAPHIC SYMBOLIZATION IN CHILDREN WITH LEARNING DIFFICULTIES The present article presents developments on a theoretical-clinical approach to children , with learning problems concerned with the ongoing research “Symbolization processes and Psychic Transformations in Psychopedagogical Treatment” (UBACyT 0810) and with an Assistance Program that the Chair of Psychopedagogical Clinic runs in the faculty of Psychology, University of Buenos Aires. From a psychoanalytic perspective, learning difficulties imply restrictions in symbolization processes which become evident in the ways a child draws, narrates, writes, and learns at school. In this article, imaginative processes are dealt with as a central dimension of symbolic processes. Axes for the analysis of these processes have been dimensioned and associated with descriptors towards the aim of building a model for the analysis of graphic production. Describing characteristics of a child’s graphic production allows building hypothesis about ways restrictions in imaginative processes result in difficulties in school learning. In this paper, two different restrictive modalities of imaginative processes are described connected to the analysis of graphic productions of children at initial psycho-diagnosis. At this stage graphic productions of the same children will be analyzed in the frame of a successive measures’ study to assess transformations in imaginative processes after a year’s treatment. Key words Learning Symbolization Imagination Graphics

129

El propósito de esta presentación es proponer un abordaje teórico-clínico de los procesos imaginativos en tanto dimensión central para el análisis del proceso de simbolización de niños con problemas de aprendizaje. Los desarrollos que se presentan están vinculados al proyecto de investigación “Procesos de simbolización y transformaciones psíquicas en el tratamiento psicopedagógico” (Dir: Dra Silvia Schlemenson. UBACyT 08-10) que la cátedra de Psicopedagogía Clínica lleva a cabo en la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. La investigación se realiza en el marco del Programa de Asistencia Psicopedagógica dependiente de la Secretaría de Extensión Universitaria de la Facultad que, desde 1986, brinda psicodiagnóstico y tratamiento psicopedagógico con orientación psicoanalítica a niños con problemas de aprendizaje pertenecientes a sectores de pobreza. Desde una perspectiva psicoanalítica, la representación del mundo y sus objetos se produce en el sujeto mediante procesos de metabolización psíquica que traducen cada uno de sus encuentros con lo desconocido en una producción representativa. (Aulagnier, 1977). La incorporación sucesiva de formas diversas y heterogéneas de representación posibilita construcciones simbólicas cada vez más enriquecidas que coexisten en el psiquismo. (Green, 2002) Los obstáculos en este proceso de complejización de la actividad representativa se evidencian en modos restrictivos singulares en que un niño dibuja, escribe y construye conocimientos en la escuela. (Schlemenson, 2009) Los niños con problemas de aprendizaje presentan pobreza en cuanto a la plasticidad en los enlaces y a las posibilidades de combinar funcionamientos simbólicos heterogéneos que podrían diversificar sus modos de acceso al placer en la incorporación creativa de la herencia cultural. Perseveran en modos de satisfacción precarios y seguros, aunque pobres y limitados, que responden a defensas que protegen del reconocimiento de conflictivas que amenazan la integridad psíquica. La persistencia en la tentativa de evitación del dolor implica un cierre defensivo que empobrece y rigidifica la actividad representativa. A lo largo de los sucesivos proyectos de investigación nos hemos preguntado qué procesos psíquicos están relacionados con restricciones específicas en las diferentes producciones simbólicas (gráfica, narrativa, cognitiva, etc.) y cómo esas producciones pueden dinamizarse a lo largo del tratamiento. Cada producción simbólica requiere distintos modos de organización de la actividad psíquica que combinan dinámicas procesuales para el acceso al placer o la evitación del displacer, formas específicas de elaboración de sentido, y una modalidad singular de trabajo en las fronteras con los objetos externos e internos. Se trata de distintos niveles de heterogeneidad y complejidad psíquica a partir de los cuales caracterizamos las producciones de los niños con problemas de aprendizaje. (Schlemenson, 2009) El proyecto que tenemos en curso tiene por objeto elaborar conceptualizaciones y herramientas clínicas para evaluar las diferentes producciones de cada uno de los niños, antes, durante y al final de su tratamiento. El objetivo es poder establecer hipótesis acerca de cuáles son las transformaciones psíquicas subyacentes a las modificaciones evidentes en las distintas producciones. Cabe señalar que no se trata de un modelo de progreso acumulativo sino de entramados novedosos que articulan procesos progredientes y regredientes que adoptan en cada niño configuraciones singulares. De modo que se trata de desarrollar herramientas clínicas generales para dar cuenta de transformaciones en los procesos psíquicos a lo largo del tratamiento de cada niño. Para ello, cada investigador del equipo tiene a su cargo el desarrollo de ejes teórico-clínicos ligados a un tipo de producción específica. Personalmente, me he ocupado de desarrollar ejes teórico-clínicos para el análisis de las producciones gráficas. Al profundizar en el estudio de la simbolización gráfica, resultó pertinente incorporar el concepto de imaginación en psicoanálisis y de los procesos imaginativos como una dimensión central en el estudio de los procesos simbólicos. La hipótesis es que en los niños con restricciones simbólicas que afectan sus aprendizajes, la construcción de límites rígidos entre instancias psíquicas dificulta tanto la combinación entre procesos y representaciones como el enriquecimiento a través del encuentro con nuevos objetos y situaciones, inhibiendo el despliegue de los procesos imaginativos. Estos ni-

ños presentan modos rígidos, unívocos y precarios de acceso al placer que dificultan la creación y transmisión de sentidos subjetivos a través del código plástico-figurativo.(Wald, 2009) Sus producciones gráficas se caracterizan por pobreza expresiva, rigidez, tendencia a la descarga o repetición de figuras clishé Analizar los gráficos desde la perspectiva de los procesos imaginativos en psicoanálisis implica articular desarrollos metapsicológicos ligados a la teoría de la representación (dinámicas procesuales y tópicas) con aspectos semióticos vinculados a la creación de sentidos que incorporan diversos legados identificatorios. Se elaboró un entramado conceptual a partir de desarrollos de diversos autores que han abordado la temática en forma directa (Castoriadis, 1993) o indirecta como Winnicott,1986; Bion,1984; Botella, 2003;Green, 2002; Kristeva,1998; entre otros. En cuanto al esquema metodológico, por tratarse de una investigación cualitativa, el análisis de casos es intencional y tiene como fin la aplicación de categorías conceptuales para construir hipótesis de mediación entre los conceptos y los indicadores empíricos. Los casos corresponden a niños entre 6 y 13 años derivados por agentes escolares al Programa de Asistencia Psicopedagógica y la producción es tomada en el encuadre clínico naturalístico. Se definieron teóricamente tres dimensiones: 1) La dinámica procesual referida a los modos de elaboración y circulación pulsional: figuras gráficas de ligadura, de descarga o de vacío de representaciones); 2) Los aspectos posicionales y narcisistas: elaboración de sentidos en términos de aspectos narcisistas, fantasías y conflictos y 3) La calidad de los aspectos transicionales intrapsíquicos e intersubjetivos : aspectos espaciales y formales, disposición transferencial, procesos reflexivos. La reflexión crítica y constructiva acerca de las categorías conceptuales en forma conjunta con el análisis del material clínico posibilitó la construcción de un modelo de análisis asociando descriptores empíricos a las dimensiones definidas. (Wald, 2008,10) La actividad psíquica que subyace a la producción gráfica en el encuadre clínico combina procesos heterogéneos que ponen en juego la calidad de los sistemas defensivos y la disponibilidad de recursos en términos de caudal simbólico. Cuando un niño dibuja en sesión, se produce la activación de mociones pulsionales que toman la dirección de la fantasía estimulando el proceso asociativo por el cual se moviliza el funcionamiento inconciente infiltrando el preconciente. Mi hipótesis es que la representación gráfica facilita los procesos imaginativos a través de la apoyatura en las representaciones concientes de cosa. La ligazón entre las representaciones en el preconciente permite al inconciente sostener investiduras de objeto, afectos y representaciones de cosa constituyendo productos mixtos transicionales (formaciones intermedias). La verbalización conecta al sistema de representaciones palabra no solo con los contenidos sino tambeién con los procesos inconcientes. Es decir que la trasformación de las mociones pulsionales en formaciones intermedias se sostiene tanto en la capacidad del inconciente para figurar la significación pulsional, como en las posibilidades de que pueda establecerse un enlace en el preconciente por el filtro de la represión (elaboración secundaria). Así, en el tratamiento, la producción gráfica estimula la construcción de formaciones intermedias en la medida en que impulsa el proceso asociativo a través de distintas materialidades activando sistemas de huellas que corresponden a distintos estratos del psiquismo y están organizadas según modalidades diversas. Estos procesos ligados a la plasticidad y la complejidad psíquica, se sostienen no solo en la calidad del trabajo de cada uno de los sistemas (inconciente y preconciente) sino en su funcionalidad, o sea, en la posibilidad de un área intermedia interna de transicionalidad intrapsíquica y de transicionalidad externa o intersubjetiva. Los modos en que se articulan las fronteras y se crean áreas transicionales posibilitan la tramitación de aspectos sensoriales, libidinales, erógenos y lingüísticos a través de conflictos, y fantasías. Estos contenidos son modulados por las instancias ideales conformadas por identificaciones con los objetos parentales y en el intercambio social. Es esta complejidad la que dinamiza los modos en que la fuerza pulsional se figura en sentidos cuyos productos sustitutivos acceden a la conciencia a través de imágenes, discurso y/o acciones específicas.

130

En la mayor parte de los niños en estudio, se observa en el diagnóstico inicial que la escasa permeabilidad entre las fronteras psíquicas restringe el interjuego entre representaciones disminuyendo las posibilidades combinatorias de los procesos imaginativos. De este modo, los contenidos son simples y pobres y los niños no logran transmitir conflictos y problemáticas a través de sus producciones. La tensión pulsional aparece a menudo desligada, a la manera de descargas disruptivas y no como afecto que otorga dinamismo a las representaciones figurales. El espacio gráfico resulta esquemático y concreto, y no se organiza al servicio de transmitir sentidos: tamaños, emplazamientos y relaciones topológicas no son utilizados para expresar afectos y posiciones identificatorias sino en forma arbitraria y aleatoria. La pobreza en la elaboración del legado simbólico puede redundar tanto en la ausencia de imágenes como en la repetición de figuras al servicio de llenar un vacío difícilmente tolerable. Entre los niños diagnosticados, hay otro grupo más pequeño en cuyas producciones gráficas se observa una proliferación fantasmática que expresa sentidos múltiples e históricamente significativos. En estos casos, la transicionalidad que falla es la que permitiría organizar el desborde fantasmático a partir de las conexiones con el preconciente a través de la barrera de la represión: hay una compleja productividad simbólica en términos de creación de fantasías, pero estas no pueden ser inhibidas a los fines de incorporar significaciones socialmente compartidas. Al momento de incluir la narrativa, persiste la misma modalidad de creación de sentidos múltiples y heterogéneos que, si bien enriquece la producción gráfica, restringe las posibilidades de simbolización a formas de acceso al placer cerradas a referentes externos. Los procesos imaginativos deben ordenarse discursivamente para posibilitar la incorporación de aprendizajes. En esta etapa, el modelo será aplicado a un estudio de casos con mediciones sucesivas (etapa diagnóstica, y al año de tratamiento) para explorar su potencialidad para evaluar transformaciones. En ambas etapas se analizarán al menos dos dibujos de cada niño (dibujo libre y familia kinética) con producción asociativa verbal y escrita y se establecerán comparaciones.

INTERVENCIONES TEMPRANAS EN LA CLÍNICA CON NIÑOS PEQUEÑOS
Woloski, Elena Graciela; Silver, Rosa; Vardy, Inés; Tkach, Carlos Eduardo Universidad de Buenos Aires
RESUMEN Insomnio, negación a alimentarse, irritabilidad, berrinches…son algunos de los indicios de sufrimiento psíquico que se presentan en la infancia. Estas manifestaciones, más allá de su estatuto sintomal y de su multideterminación pueden corresponderse a desórdenes en la regulación afectiva. La clínica en primera infancia nos encuentra superponiendo la observación de las interacciones fundantes del psiquismo y las inferencias nunca observables y solo resignificables en el interjuego fantasmático entre el psiquismo parental y las inscripciones en los hijos. Se presentará el caso clínico de una niña de 2 años y 8 meses con alguna de estas problemáticas, que había participado a los 6 meses de una muestra de investigación sobre regulación afectiva y autorregulación en el primer año de vida, acreditada y subsidiada por la Asociación Psicoanalítica Internacional (IPA) y la Secretaría de Ciencia y Técnica de la UBA (UBACyT) Se proyectarán imágenes obtenidas de grabaciones en video de situaciones interactivas cara a cara y juego libre con juguetes. Relacionaremos los conceptos de autorregulación y autoerotismo como estructurantes del psiquismo, procesos posibilitados por la presencia ligadora del adulto. Además, trabajaremos sobre los tiempos de estructuración psíquica y sus efectos en la producción de las manifestaciones sintomales de la niña presentada. Palabras clave Clínica en primera infancia ABSTRACT EARLY INTERVENTIONS IN THE CLINIC INFANCY Insomniac, lost of appetite, irritation, bad-temper.. are some of the signs of psychic suffering that could appear during the childhood. These manifestations, beyond their symptom-state and their multidetermination, could be related to a disorder in affective regulation. We are going to introduce the clinic case of a two year old and eight months girl with some of these problems, who had already been participating when she was six months old in an investigation about affective regulation and auto regulation in the first year of life. This research had been acreditated and subsidiated by IPA (International Psychoanalitical Association) and the Science and Technic Secretary of UBA (UBACyT). We are going to show images that come from video records in which we can see mothers with their babies in a face to face interaction and free play with toys. Also, we are going to connect auto regulation and autoerotism. These concepts are presented as psyche structuring and are processes that are possible because of the ligament presence of the adult. Besides, we are going to work on the times of psyche structuration and its effects on the production of sympton’ s manifestations of the girl already mentioned. Key words Clinic Infancy

BIBLIOGRAFIA AULAGNIER, P. (1977) La violencia de la Interpretación. Buenos Aires. Argentina. Amorrortu. BION W.R (1984) Elements of Psychoanalysis. Karmac. BOTELLA C y BOTELLA, S. (2003) La figurabilidad psíquica. (I. Agoff Trad.) Buenos Aires, Argentina: Amorrortu. (Trabajo original 2001). CASTORIADIS, C. (1993) “ Lógica, imaginación y reflexión”. En: R. Dorey y otros: El inconsciente y la ciencia. (J.L. Etcheverry Trad.) (pp. 21-50) Buenos Aires: Amorrortu. (Trabajo original publicado en 1991). CORDIÉ, A. (2003). Los retrasados no existen (C. Slavutzky, Trans.). Buenos Aires: Nueva Visión. GREEN, A (2002) Ideés Directrices pour une Psychanalyse Contemporaine. Paris, France. Presses Universitaires de France. PUF. KRISTEVA,J. (1998) Sentido y sinsentido de la revuelta. (I. Agoff Trad.) Buenos Aires, Argentina: Eudeba.(Trabajo original publicado en 1996) SCHLEMENSON, S. (2009).El trabajo clínico en el tratamiento psicopedagógico. Investigación y praxis. Ed Paidos. Colección Psicología Profunda. Bs As. 2009. WALD (2001) “Nuevos aportes al análisis de la producción proyectiva gráfica”. En S. Schlemenson (comp.) Niños que no aprenden. Pp. 53-62. Buenos Aires, Argentina: Paidós. WALD (2010) “Nuevas dimensiones del proceso de simbolización en niños”. En Acta Psiquiátrica Psicol Am.Lat. 56 (1). Buenos Aires. WINNICOT, D. (1986) Realidad y juego. (F. Mazía trad.) Barcelona, España: Gedisa.(Trabajo original publicado en 1971).

131

Insomnio, hipersomnia, negación a alimentarse, irritabilidad, berrinches excesivos, retrasos en el lenguaje y trastornos de la motricidad entre otros, son algunos de los indicios de sufrimiento psíquico que se presentan en la primera infancia. Estas manifestaciones, más allá de su estatuto sintomal y de su multideterminación pueden corresponderse a desórdenes en la regulación afectiva. Clínicos especializados en primera infancia y nuestro propio programa de investigaciones en el marco de la Facultad de Psicología de UBA y acreditados por IPA y UBACyT (Duhalde y otros 2008) encontraron que las alteraciones en los patrones tempranos de regulación y las dificultades en el logro de ajustes diádicos producen no solo desórdenes adaptativos, sino que son intermediarios de futuros síntomas porque incrementan circuitos de frustración, caídas narcisistas y rechazo que pueden aumentar los desencuentros interactivos y la posibilidad de reparación de los fallos interactivos, aumentando la desregulación del bebé. (Greenspan y Wieder ,2006) El estudio de los afectos y la posibilidad o no de su regulación, está inequívocamente ligado a la estructuración del psiquismo y es un tema polémico en el psicoanálisis actual. Si bien la regulación afectiva fue definida como la capacidad de controlar y modular nuestras respuestas afectivas, creemos que justamente porque su producción se juega en el interior de los vínculos primarios abarca una complejidad y heterogeneidad difícil de cercar. En la actualidad, las investigaciones acerca de los primeros tiempos de vida consideran que el infante está abierto al mundo desde el inicio. En sus trabajos (Fonagy & Target, 2003) relacionan la internalización de la función de transformación de los afectos excesivos y negativos, con la capacidad creciente del infante de ir autorregulando sus propios afectos negativos. El cuidador primario adquiere valor determinante en la estructuración del psiquismo del bebé a través de su capacidad de transformar los estados afectivos del mismo. La regulación diádica mutua se caracteriza por un interjuego entre encuentros recíprocos y sincrónicos (matches) y desencuentros (mismatches) en las interacciones diádicas madre-bebé y es crucial en el logro de la homeostasis del bebé en los primeros tiempos de estructuración psíquica. Esta autoorganización del infante, apoyada por el adulto, facilita la expansión del yo hacia sistemas más coherentes y complejos. El adulto cumple una función mediatizadora entre la inmadurez del infante y la ampliación hacia el mundo exterior. (Tronick, 1989). (Schejtman y otros, 2006), (Vardy y Schejtman, 2008). A partir de los ’70, el acento puesto por el psicoanálisis clásico en la estructuración del psiquismo que ubicaba a los padres primordialmente como objetos o imagos pasibles de introyección y proyección, dio un vuelco. La ampliación hacia el “paradigma relacional” deja de concebir a la madre exclusivamente como objeto del niño y pasa a estudiar su participación real, sus comportamientos y sus fantasmas inconcientes (Dio Bleichmar, 2005). El caso por caso, singular de la clínica con niños pequeños nos encuentra superponiendo la observación de las interacciones fundantes del psiquismo y las inferencias nunca observables y solo resignificables en el interjuego fantasmático entre el psiquismo parental y las inscripciones en los hijos. El tema del estatuto del otro en la constitución psíquica forma parte de polémicas actuales entre el valor de lo “temprano” en la cuales el observador puede percatarse de aquello que el infante aun no puede y “lo profundo”, proveniente de la construcción psicoanalítica.(Winnicott 1957) Green (2000) polemiza acerca del valor que tiene incluir en psicoanálisis la observación de interacciones tempranas. Desde el punto de vista metapsicológico, ubica una primera ligazón narcisista e intrapsíquica que da lugar a la soberanía del principio del placer que implica la relación con un objeto aunque se trate de un placer autoerótico. Este modo de organización narcisista no impide que el estado de indistinción domine. Una segunda ligazón, permite pasar de lo narcisístico a lo objetal. Lo que hace posible la existencia del objeto como separado es la pérdida del objeto, narcisista, pues la separación es el tiempo previo a la relación. En este punto se sitúa la ligazón con el otro-semejante que abre paso al lazo intersubjetivo. Este semejante se vuelve fundamental por su función de “reflexión” que consiste en un encuentro que resulta de “poner en relación una parte de lo que tiene su asiento en uno

con algo distinto que a su vez es <externo> y se percibe en íntima relación con lo que está localizado <internamente> en uno mismo”. Esta reflexión es fundamental ya que sin el otro “me daría mucho trabajo concebirme como yo-mismo”. Lo psíquico en cuanto tal nace de esta operación de reflexión. Green cuestiona la noción de ‘interacción’. Del mismo modo pone en cuestión la noción de intersubjetividad en tanto original, en cuanto dicho lazo sería en todo caso un efecto posterior a estas primeras ligazones. Creemos que el aporte del estudio de interacciones no cuestiona el camino reflexivo intrapsíquico con el cual se va construyendo el lazo al objeto, sino que intenta intervenir en el momento mismo en que el proceso se pone en juego. La intervención terapeútica temprana en las díadas permite detectar el exceso de afecto negativo que presentan los bebés y colaborar con los padres en los modos de transformación posible de estos afectos potencialmente traumáticos. Los signos perceptivos son las primeras transcripciones de las percepciones, no susceptibles de conciencia y articuladas según una asociación por contigüidad (Freud 1896). Cada reescritura inhibe a la anterior y desvía el proceso excitatorio. Sin embargo, las retranscripciones no son completas y dejan un resto que sigue funcionando según las leyes del período psíquico previo. Los signos perceptivos no retranscriptos por falta de ligazón constituyen un núcleo prerrepresentativo que funciona por las leyes “anacrónicas” de la descarga y son potencialmente pasibles de ser activados traumáticamente. Diversos autores plantearon la resistencia a la metaforización y la interpretación de estas huellas tempranas traumáticas y aportaron sutiles descripciones de estas primeras inscripciones, como lo originario y el pictograma (Aulagnier, 1975), huellas mnémicas ingobernables (Marucco, 1998) o lo arcaico y originario(S. Bleichmar, 1993). Creemos que el estudio de la regulación afectiva temprana aporta conocimiento a los enigmáticos tiempos fundacionales para una clínica psicoanalítica en la primera infancia. PRESENTACIÓN CLÍNICA: Lorena, fue traída a la consulta a los 2 años y 8 meses. Presentaba dificultades en el manejo cotidiano, berrinches excesivos, irritabilidad, conflictos con la alimentación y se resistía al destete. Lorena y su mamá habían sido filmadas en el marco de la investigación a los 6 meses en una situación de interacción cara a cara y en otra de juego libre. En las sesiones de juego con su madre, se observó, entre otras cosas, que cada vez que la niña dibujaba o estaba concentrada en un juguete, o la mamá se dirigía a la terapeuta, ésta emitía un sonido permanente y monótono que iba aumentando en la medida que la madre o la terapeuta no se dirigían a ella. La madre confirmó que habitualmente ella se acompañaba con ese sonido cuando se hallaba concentrada o haciendo algo sola. La consulta se produce en momentos de ruptura de la omnipotencia, la madre está “ya” decidida a destetarla y elegir un jardín de infantes. Pareciera que lo perdido a nivel de la satisfacción pulsional no es recuperado a nivel de la satisfacción del objeto amoroso y Lorena resiste los cambios. Se aferra a posiciones infantiles y esto se nota, incluso en la persistencia de un lenguaje abebado. Al revisar el material filmado a los 6 meses, encontramos una mamá muy alegre, muy estimuladora, que muchas veces, no dejaba espacios a las iniciativas de la niña ni a la exploración que Lorena intentaba. Sin embargo, Lorena imitaba los gestos que la madre le proponía con una destreza llamativa para su edad, “llenando” de alegría a su mamá. En el análisis del video a los 6 meses, encontramos que Lorena no había desplegado recursos de autorregulación, como autoapaciguamiento oral o distanciamiento en la situación de interacción cara a cara. El tramo de juego libre con juguetes, la mamá mantenía esta activa iniciativa pero la niña lograba utilizar los juguetes como recurso autorregulatorio que, de alguna manera, frenaban la intrusividad materna y le permitían ir armando un juego más propio. En la consulta, pudimos colegir que esta niña curiosa e interesada necesitaba concitar permanentemente la atención del otro. Tanto en la sesión como en su casa, el adulto debía “escucharla” aun estando en silencio. Parecía que aun no se había instalado la

132

capacidad de “estar a solas en presencia de otro”. En el trabajo clínico con la díada fuimos poniendo palabras a los mensajes lúdicos que la niña y la madre iban transmitiendo y al sentido que ellas iban co-creando. En las entrevistas con la madre, se fueron desplegando sus angustias, su “leve “depresión puerperal, Lorena nació después de un aborto espontáneo de un embarazo avanzado, el frágil sostén el padre (que no acudió a las entrevistas). La madre “necesitaba” de Lorena, y Lorena parecía tener que mantener contenta y ocupada a la madre. Esto nos resignificó de alguna manera las imágenes de los 6 meses, donde Lorena dejaba sus propias exploraciones para alegrar a mamá con sus logros y así alegrarse. En los momentos de pasaje de la regulación diádica a la autorregulación, cierto exceso de actividad materna podría haber obstaculizado la creación por parte de Lorena de recursos propios de autorregulación y esto fue dificultando los procesos de separación y elaboración de las pérdidas propias del crecimiento. A partir de aquí, se inició un trabajo individual con la mamá durante algunos meses. En el seguimiento realizado a los 4 años en el marco del programa de investigación, se observó un juego simbólico muy rico y muy buen nivel de lenguaje. Además, según el relato de la madre, habían cedido significativamente los berrinches y la irritabilidad. CONCLUSIONES Una de las líneas de investigación en la cuales estamos trabajando acerca del pasaje de la regulación diádica a la autorregulación es la relación entre autorregulación y autoerotismo. Autoerotismo y autorregulación pueden relacionarse con una concepción de los momentos fundantes del psiquismo donde el bebé comienza a percibirse como autosostenido. Este autosostén primario se da siempre en presencia de un vínculo de amor con los padres. Los padres seducen, narcisizan, invisten el cuerpo del infans pero también ligan el exceso de excitación, transforman los afectos negativos en positivos y permiten que el niño adquiera la capacidad para estar solo sin excesivos sentimientos persecutorios y de abandono. El autoerotismo es estructurante como ligador de la excitación sobrante (Bleichmar,1993). A su vez, permite al niño regular su necesidad de la presencia libidinizadora de los adultos, pero corre el riesgo de volverse defensivo si se produce en respuesta a la intrusividad adulta o a la pobreza de suministros libidinales satisfactorios, convirtiéndose entonces en el único modo de procurarse placer. En este sentido, el estudio sobre las interacciones tempranas permite discriminar entre logros de autorregulación y retraimiento defensivo. Los cuidados amorosos parentales son excitadores y ligadores a la vez. Amar y ser amado son posiciones inseparables porque la reflexividad de ambos miembros de la pareja es constitutiva de su unidad, de su estructura bifaz o de su interfaz. El amor está “entre”. Se ve así el papel necesario del otro-semejante en la operación que permitirá constituir el psiquismo.

Afectiva madre-bebé en el primer año de vida y su relación con manifestaciones sintomales en la primera infancia”. En Memorias de las XIII jornadas de investigación. Paradigmas, Métodos y Técnicas, Tomo III, pp. 264-266, Facultad de Psicología, UBA. SILVER, R., FELDBERG, L., VERNENGO, P., MRAHAD, M.C, MINDEZ,S. (2008) “Dimensiones del juego madre-bebé en el primer año de vida” en Primera Infancia. Psicoanálisis e Investigación. Buenos Aires, Akadia editorial TRONICK, E. Z. (1989). «Emotions and emotional communication in infants», American Psychologist, vol 44, pags.112-119, University of Massachusetts VARDY I., SCHEJTMAN, C(2008) “Afectos y Regulación afectiva. Un desafío bifronte en la primera infancia” en Primera Infancia. Psicoanálisis e Investigación. Buenos Aires, Akadia editorial WINNICOTT, D. W. (1957). Sobre la contribución al psicoanálisis de la observación directa del niño en Los procesos de maduración y el ambiente facilitador. Buenos Aires: Paidós, 1965

BIBLIOGRAFIA AULAGNIER, P. (1975). La violencia de la interpretación - del pictograma al enunciado, Buenos Aires: Amorrortu, 1997 BLEICHMAR, S. (1993). La fundación de lo inconsciente, Buenos Aires: Amorrortu Editores. DIO BLEICHMAR, E. (2005). Manual de psicoterapia de la relación padres e hijos. Buenos Aires. Paidós FREUD S .(1896). Carta 52. En Fragmento de la correspondencia con Fliess (1950), Vol.1. GREEN A.: La causalidad psíquica. Entre naturaleza y cultura. Amorrortu, Bs. As., 2000. GREEN A.: El tiempo fragmentado. Amorrortu, Bs. As., 2001. GREENSPAN,S. & WIEDER S.(2006). Infant and Early Childhood Mental Health: a comprehensive,Developmental Approach to Assessment and Intervention, Washington DC:American Psychiatric Publishing,2006 FONAGY, P. & TARGET, M. (2003). Psychoanalytic theories. Perspectives from Developmental Psychopathology, London: Whurr Publishers. MARUCCO, N. (1998). Cura Psicoanalítica y Transferencia, Buenos Aires: Amorrortu Editores. SCHEJTMAN, C., R., ZUCCHI, A., BARREYRO, J. P. (2006). “Regulación

133

RESÚMENES

PERFECCIONISMO Y SU RELACIÓN CON EL DESEMPEÑO ACADÉMICO EN ESTUDIANTES UNIVERSITARIOS
Arana, Fernan; Miracco, Mariana; Traiber, Liliana; Keegan, Eduardo UBACyT, Instituto de Investigaciones, Facultad de Psicología Universidad de Buenos Aires - Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnológicas

EL DESALOJO DE LA ADOLESCENCIA. EL PSICOANÁLISIS, UN LUGAR POSIBLE.
Damonte, María Paula; Villegas, Valeria Hilda Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Objetivos: presentar resultados sobre la relación entre perfiles de perfeccionismo y desempeño académico en estudiantes universitarios. Muestra: 465 estudiantes de universidades públicas de la C.A.B.A., de entre 18 y 30 años de edad, de las carreras de Psicología (52,2%), Medicina (21,6%) e Ingeniería (26,2%). Procedimiento: Se compararon los perfiles de perfeccionismo (no perfeccionistas -NP-, perfeccionistas adaptativos -PA-, y perfeccionistas desadaptativos -PD-) en función del desempeño académico, operacionalizado en dos medidas: nota del último parcial y promedio de la carrera. Resultados: Se encontraron diferencias significativas entre los perfiles de perfeccionismo para la variable promedio [F (2, 451)= 9,614, p =.000, ?=.202], no así para la nota del último parcial [F (2, 361)= 1,296, p =.275, ?=.084]. Discusión: Tanto PA como PD tienden a percibir su promedio académico como más elevado que los NP. La discrepancia, grado en que los estudiantes se percibirían como incapaces de alcanzar sus propios estándares de desempeño, diferenciaría a PA de PD. Dicha variable resultaría un mejor predictor de distrés psicológico en estudiantes que el desempeño académico Palabras clave Perfeccionismo Rendimiento académico Estudiantes ABSTRACT PERFECTIONISM AND ITS RELATIONSHIP WITH ACADEMIC PERFORMANCE IN UNIVERSITY STUDENTS Objectives: to present results about the relationship between profiles of perfectionism and academic performance in university students. Sample: 465 undergraduate students of Psychology (52,2%), Medicine (21,6%) and Engineering (26,2%) from state universities of the City of Buenos Aires, whose age ranged between 18 and 30, Procedures: profiles of perfectionism (non-perfectionists NP, adaptive perfectionists AP, and maladaptive perfectionists MP), were compared according to their academic performance, measured by two variables: grade obtained in last exam and career average. Results: significant differences were found between profiles of perfectionism for the average variable [F (2, 451)= 9,614, p =.000, ?=.202], but not for the grade obtained in the last exam [F (2, 361)= 1,296, p =.275, ?=.084]. Discussion: AP as well as MP tend to perceive their career average to be more elevated than NP. Discrepancy, defined as the grade in which students would perceive themselves as being incapable of achieving their own performance goals, would differentiate AP from MP. That variable would be a better predictor of psychological stress in students than academic performance. Key words Perfectionism Academic Performance Students

RESUMEN La subjetividad de la época produce singulares efectos en la fragilidad psíquica de los adolescentes. Ésta actúa como agente que desaloja al sujeto del inconsciente, primando un decaimiento del Otro y de los puntos de referencia de los cuales asirse para poder devenir sujetos, conllevando dificultades para alojar su subjetividad. El psicoanálisis en tanto práctica sostenida en el amor, ofrece a quien atraviesa la adolescencia un lugar para el despliegue de su discurso inconsciente. Desde esta práctica se parte de suponer un sujeto en aquel que viene a hablar, y por lo tanto, se acompaña al joven en el tránsito de sus crisis y en la ubicación de su responsabilidad por su singular modo de gozar, tomando en consideración el lazo lo social. Palabras clave Época Adolescencia Psicoanálisis Identificaciones ABSTRACT THE EVICTION OF THE ADOLESCENT. PSYCHOANALYSIS, A POSSIBLE LOCATION. The subjectivity of the time produces singular effects on adolescents’ mental fragility. It acts as an agent that dislodges the subject of the unconscious, prevail a decline of the Other and reference points to be able to becoming subjects, producing difficulties to lodge their subjectivity. Psychoanalysis as sustained practice in love, gives those who pass through adolescence, a place for the deployment of unconscious speech. From this practice is assumed a subject who comes to speak, therefore, accompanies the young man in the transit of its crisis and establishing its responsibility for his unique way of enjoying, taking into account the social bond . Key words Era Adolescence Psychoanalysis Identification

137

PROGRAMA DE INVESTIGACIÓN SOBRE EL ESTILO PERSONAL DEL TERAPEUTA: UNA REVISIÓN
Garcia, Fernando; Fernandez Alvarez, Héctor Fundación AIGLÉ. Argentina
RESUMEN El trabajo presenta una actualización sobre Programa de Investigación sobre el Estilo Personal del Terapeuta. Objetivos: Describir el constructo y el inventario autodescriptivo para su evaluación: el EPT-C, incluyendo sus propiedades psicométricas. Los estudios revisados de cinco tipos: la utilización del EPT-C como variable moderadora de los resultados de la psicoterapia, diferencias en el EPT entre terapeutas que trabajan con distintas poblaciones clínicas, diferencias entre terapeutas que poseen diferentes grados de experiencia y que adscriben a diferentes orientaciones teóricotécnicas y datos sobre la estabilidad del estilo a través del tiempo. En quinto lugar se describe un proyecto actualmente en curso y, por último, los distintos grupos de investigación que lo están aplicando. En las conclusiones se hace una evaluación de esta información. Palabras clave Estilo Personal del Terapeuta ABSTRACT THE RESEARCH PROGRAM ON THE PERSONAL STYLE OF THE THERAPIST: UN UPDATE The paper presents an update about the empirical research of the Personal Style of the Therapist. It describes the construct and its evaluation instrument: the PST-Q. Psychometric properties are included. We reviewed 4 kinds of studies: the usage of the PST-Q as a moderator variable of the psychotherapy outcomes, differences in the PST between therapists that work with different clinical populations, differences between therapists with different grade of experience and different theoretic and technical orientations, and facts about their stability through time. It describes an actual project and, finally, the different research groups that are using the PST. In the conclusions this information is evaluated. Key words Personal Style of Therapist

VERIFICAÇÃO DA PREVALÊNCIA DO TRANSTORNO DE PERSONALIDADE ANTI-SOCIAL NOS USUÁRIOS DOS CENTROS DE ATENÇÃO PSICOSSOCIAL PARA ALCOOLISTAS E DROGADISTAS (CAPS-AD) DE NATAL-RN
Madruga, Beatriz; Almeida, Arthemis; Sales, Eleni; Sousa, Heloísa Karmelina Carvalho De; Dantas De Medeiros, Blenda Carine; Rodrigues Paiva Da Rocha, Hannia Roberta Universidade Federal do Rio Grande do Norte. Brasil

RESUMEN O objetivo do presente trabalho é comparar a população clínica usuária de álcool e drogas com a população não clínica, e verificar se há correlação entre o uso de substâncias e tendências ao TPAS. A pesquisa valeu-se de uma amostra coletada em Centros de Atenção Psicossocial (CAPS) para álcool e drogas; em CAPS de saúde mental; e em clínicas escolas de faculdades de Psicologia de Natal, RN. O instrumento usado foi o Millon Clinical Multiaxial Inventory III (MCMI-III) e a análise foi feita utilizando o pacote estatístico SPSS 15, que indicou haver diferença significativa quando comparadas as respostas dos grupos clínico e não clínico para a escala de TPAS e indicou também a correlação entre a escala anti-social, as escalas de dependência alcoólica e de dependência de drogas. Foi verificada forte correlação entre os itens, bem como significância estatística entre a população clínica usuária de substâncias e a escala de personalidade anti-social. Palabras clave Anti-social Substâncias psicoativas MCMI-III ABSTRACT PREVALENCE OF THE ANTI-SOCIAL PERSONALITY DISORDER AMONG DRUG USERS This study was realized with the object of confirm previous studies that indicate a prevalence of the Disorder Antisocial Personality (ASPD or APD) in subjects addicts of psychoactive substances. The study drew on a sample collected in Psychosocial Attention Centers (CAPS, in Portuguese) for alcohol and drugs; in CAPS of mental health; and in clinical of colleges of Psychology in Natal/ RN. The instrument of collect was the Millon Clinical Multiaxial Inventory III (MCMI-III) and the analysis instrument was the statistical package SPSS 15.0, which indicated that was a significative difference when compared the answers of clinical groups and non-clinical groups for the ASPD scale and indicated the correlation between the antisocial scale, the alcohol dependence scale and the drugs dependence scale. It was verified a strong correlation between the items, as well as a statistic significance between the clinical population of substances users and the antisocial personality scale. Key words Antisocial Psychoactive substance MCMI-III.

138

LA FAMILIA DE ADOLESCENTES PROYECTO MULTICÉNTRICO DILEMA: CON TRASTORNOS ALIMENTARIOS. TÉCNICA DE LA REJILLA SU USO PARA COMPARACIÓN DE LA PERCEPCIÓN LA EVALUACIÓN EN PSICOTERAPIA QUE PRESENTAN DISTINTOS MIEMBROS Maristany, Mariana; Fernandez Alvarez, Héctor Fundación Aiglé. Argentina DE LA FAMILIA.
Maglio, Ana Laura Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas - Universidad de Buenos Aires
RESUMEN La Técnica de la Rejilla es uno de los instrumentos más utilizados para investigar el modo de construcción personal de un individuo, en torno a sus relaciones interpersonales. A través de dicha prueba se pueden explorar la presencia de dilemas o conflictos en el modo de organización de los significados de un sujeto. Se distinguen dos tipos de constructos, los discrepantes y los congruentes. El dilema aparece cuando el cambio deseado en un constructo discrepante implica un cambio no deseado en un constructo congruente. El término dilema implicativo se utiliza para referirse a este tipo de conflicto. La Técnica de la Rejilla permite explorar el modo en que se comporta la evolución de los dilemas implicativos en psicoterapia. El objetivo de este trabajo es presentar los resultados de la primera fase del Programa de investigación que es parte del Proyecto Multicéntrico Dilema. En esta fase se presentan los resultados de la confiabilidad del instrumento. Por otro lado se estudian las diferencias en población general y población clínica respecto de la aparición de dilemas implicativos. Palabras clave Técnica de rejilla Psicoterapia ABSTRACT THE MULTI-CENTER DILEMMA PROJECT: REPERTORY GRID TECHNIQUE FOR PSYCHOTHERAPY ASSESSMENT Repertory Grid Technique is one of the instruments used to explore relationships individual’s personal construction system. Through this test can be explore the presence of dilemmas or conflicts in the way of personal meanings organization. There are two types of constructs, the discrepant construct and the congruent construct. The dilemma appears when the desired change in a discrepant construct implies an undesirable change in a congruent construct. Implicative dilemma is the term used to refer to this type of conflict. Repertory Grid Technique explore how the evolution behaves implicative dilemmas in psychotherapy. The aim of this paper is to present the results of the first phase of research that is part of the Multi-center Dilemma Project. At this stage we present the results of the reliability. On the other hand we study the differences in general sasmple and clinical sample for the occurrence of implicative dilemmas. Key words Repertory grid technique Psychotherapy

RESUMEN Una de las principales críticas que han recibido los estudios sobre la familia de adolescentes con trastornos alimentarios, es que en su mayoría están basados en la percepción de uno sólo de los miembros del grupo familiar, asumiendo que es una percepción generalizable a los distintos integrantes (Cook Darzens, Doyen, Falissard & Mouren, 2005). El objetivo del trabajo es comparar la percepción de distintos miembros de grupos familiares de adolescentes con trastornos alimentarios y sin trastornos alimentarios. Participantes. Veinte familias de adolescentes con trastornos alimentarios y 26 familias de adolescentes sin trastornos alimentarios contactadas en instituciones de la Ciudad de Buenos Aires. Instrumentos. Escala de Evaluación de Cohesión y Adaptabilidad Familiar (Olson, Portner & Lavee, 1985; Schmidt, 2002), Inventario de Comunicación Adolescente-Padre (Schmidt, Maglio, Messoulam, Molina & Gonzalez, 2010). Resultados. En las familias de adolescentes con trastornos alimentarios, se observaron mayores discrepancias en la percepción de los distintos miembros acerca de su funcionamiento familiar, que en las familias de adolescentes sin trastornos alimentarios. Los hermanos/as de las adolescentes con trastornos alimentarios fueron los que más discreparon con los demás integrantes de su grupo familiar. Discusión. Se discuten las implicancias sobre la evaluación familiar y el tratamiento psicoterapéutico de esta población. Palabras clave Trastornos alimentarios Familia Discrepancias ABSTRACT THE FAMILY OF ADOLESCENTS WITH EATING DISORDERS. COMPARISON OF THE PERCEPTION THAT PRESENT DIFFERENT FAMILY MEMBERS. One of the main critics that have received the family studies of adolescents with eating disorders is that most are based on the perception of just one of the members of the household, assuming it is a generalized perception of the different members (Cook Darzens, Doyen, Falissard & Mouren, 2005). The aim of this study is to compare the perceptions of different members of family groups of adolescents with eating disorders and without eating disorders. Participants. Twenty families of adolescents with eating disorders and 26 families of adolescents without eating disorders contacted in institutions of Buenos Aires City. Instruments. Family Adaptability and Cohesion Evaluation Scale (Olson, Portner & Lavee, 1985; Schmidt, 2002), Adolescent-Parent Communication Inventory (Schmidt, Maglio, Messoulam, Molina & Gonzalez, 2010). Results. In families of adolescents with eating disorders, major discrepancies were observed in the perception of individual members about their family functioning compared with families of adolescents without eating disorders. The siblings of adolescents with eating disorders were the most disagreed with the other members of their household. Discussion. The implications on family assessment and psychotherapeutic treatment will be discuss. Key words Eating Disorders Family Discrepancies

139

¿CÓMO AFRONTAN LAS MUJERES EL PSICOTERAPIA BASADA EN LA EVIDENCIA: MALTRATO POR PARTE DE SU PAREJA? CONSIDERACIONES PARA UN TRATAMIENTO EMPÍRICAMENTE VÁLIDO Miracco, Mariana; Keegan, Eduardo
Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas - UBACyT, Instituto de Investigaciones, Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires Moretti, Luciana Sofía CONICET. Laboratorio de Psicología Cognitiva. Facultad de Psicología, Universidad Nacional de Córdoba. Argentina

RESUMEN Objetivo de la presentación: presentar los resultados de entrevistas semi-estructuradas realizadas a mujeres maltratadas, a profesionales de la salud y a especialistas en la temática de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y conurbano bonaerense. La metodología se basó en entrevistas en profundidad y en la observación de dinámicas de grupos de autoayuda específicamente orientados a esta conflictiva. Se entrevistaron 10 profesionales de atención primaria de la salud, 10 profesionales especialistas en violencia de género, y 12 mujeres de entre 35 y 69 años, asistentes a centros especializados en la temática. En dichas entrevistas se indagó acerca de aquellas estrategias de afrontamiento que resultarían adaptativas ante el maltrato por parte de la pareja. Los resultados destacan la relevancia del apoyo psicosocial para el afrontamiento de esta problemática. Asimismo, se sugiere la importancia de una adecuada identificación de las estrategias adaptativas presentes en esta población. Palabras clave Mujeres Maltrato Pareja Afrontamiento ABSTRACT HOW DO WOMEN COPE WITH INTIMATE PARTNER VIOLENCE? Objective of the dissertation: to present the results from semistructured interviews to battered women, health professionals and experts in intimate partner violence from Ciudad Autónoma de Buenos Aires and the suburbs. The methodology was based on in-depth interviews and observation of self-help groups dynamics, specifically oriented to this issue. 10 first care attention professionals, 10 experts in intimate partner violence and 12 women between ages 35 and 69, assisting to centers specialized in this issue have been interviewed. Adaptive strategies in coping with maltreatment from partner were investigated in those interviews. Results highlight the relevance of social support in coping with this issue. The importance of an appropriate identification of adaptive strategies in this population has been suggested as well. Key words Women Violence Couple Coping

RESUMEN La evaluación empírica de los tratamientos psicológicos se ha convertido en una necesidad debido a razones principalmente deontológicas, profesionales, científicas y económicas (Fernández Hermida & Pérez Álvarez, 2001). Si bien se considera imperativo el uso de tratamientos validados empíricamente, es necesario considerar que el éxito de la psicoterapia no se debe a un único factor, por lo que es importante cuestionar qué es lo que debe ser puesto a prueba (Chambless & Crits-Christoph, 2005). Una buena cantidad de investigadores han planteado la necesidad de validar no sólo al método psicoterapéutico (Chambless & Crits-Christoph, 2005), sino también otros factores que aportan variabilidad a los resultados terapéuticos como son el psicoterapeuta (Wampold, 2005), la relación terapéutica (Norcross & Lambert, 2005), el cliente (Bohart, 2005) y los principios activos para el cambio (Beutler & Johannsen, 2005). En este trabajo se revisarán aspectos teóricos y metodológicos centrales de la psicoterapia basada en la evidencia (PBE) y se discutirá sobre los factores del proceso psicoterapéutico deben considerarse en la PBE. Finalmente, se plantearán algunas reflexiones acerca de la PBE en el quehacer profesional, y de su importancia en el ámbito local. Palabras clave Psicoterapia basada en evidencia ABSTRACT EVIDENCE BASED PSYCHOTHERAPY: CONSIDERATIONS FOR EMPIRICALLY VALID TREATMENTS Empirical validation of psychological treatments has become a necessity because of deontological, professional, scientific and economic reasons (Fernández Hermida & Pérez Álvarez, 2001). Psychotherapy is complex, so that its success depends on many variables (Chambless & Crits-Christoph, 2005). Many investigators stated that it is necessary to validate not only the treatment method (Chambless & Crits-Christoph, 2005), but also the psychotherapist (Wampold, 2005), the therapy relationship (Norcross & Lambert, 2005), the active client (Bohart, 2005) and the principles of change (Beutler & Johannsen, 2005). In this work it will be considered both theorical and methodological implications of evidence based psychotherapy (EBP). Moreover, it will be presented many psychotherapy factors that have to be accounted in EBP. Finally, some thoughts about psychological practice and the importance of EBP in the local context are stated. Key words Evidence based psychotherapy

140

APORTES DE LA CLÍNICA CON NIÑOS AL TRATAMIENTO DE ADULTOS CON DÉFICIT DE BORDE
Rizzi, María; Sommer, María Fernanda; Gugliotta, Maria De La Paz; Procacci, Maria Soledad; Belmonte, Flavia; Blutrach, Zulema; Hernandez, Gisela-andrea; Schverdfinger, Julieta; Juni, Silvia Mariela; Tomé, Marcelo Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

AFRONTAMIENTO Y PERFECCIONISMO EN LOS TRASTORNOS ALIMENTARIOS
Scappatura, María Luz; Rutsztein, Guillermina Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas

RESUMEN Nos interrogarnos acerca de la clínica de borde y la similitud que ésta presenta con la clínica de niños. Para eso hemos elegido dos casos clínicos (los de un adulto y un niño) que presentaremos junto a las hipótesis de trabajo. Si la pregunta inicial que nos formulamos fue: ¿Por qué los análisis de sujetos neuróticos con déficit de borde, cursan con características similares a los análisis en la clínica con niños? La respuesta o hipótesis fue: Debido a fallas en la constitución subjetiva en tiempos preedípicos: el narcisismo - dialéctica del fort-da, como momento necesario de atravesamiento en lo relativo a la dinámica de la alineación-separación. En la clinica con niños se trata de un “saber- hacer” con la pulsión y no de un saber, como rellenar lagunas mnémicas de la primera época de Freud. Algo deberá pasar por la palabra. Las intervenciones del analista en adultos con patologías de borde se producen en la misma línea, implica operar a nivel de la transferencia en dirección a anudar o construir un fantasma que comande. Al tratar de articular algo a lo simbólico, lo que se pone en palabras, toma un sentido. Palabras clave Clínica Borde Niños Fantasma ABSTRACT CONTRIBUTIONS OF THE CLINICAL WORK WITH CHILDREN TO ADULTS TREATMENT WITH A BORDERLINE DEFICIT We wonder about the clinic of the edge (borderline pathology) and the similarity it has with the clinic with children. For that we have chosen two cases (of an adult and a child) present with the working hypothesis. If the initial question that we ask ourselves was: Why did the analysis of neurotics-deficit edge, presents similar characteristics to the clinical analysis in children? The answer or hypothesis was: due to flaws in the subjective constitution in times preoedipal: narcissism- dialectic of fort-da, as moments needed, which children have to cross right to transverse in relation to the dynamic of the alignment- separation. In the clinic with children is a “knowdo” with the pulsion and not a knowing, such as filling mnemonic gaps like in the first period of Freud. Something must go through words. The analyst’s interventions in adults with border pathologies conditions occur on the same direction, it implies to operate at the level of the transference, in the direction to knot or build a ghost that commands. When we try to articulate something into the symbolic register, what is put into words, and makes sense. Key words Clinic Edge Children Ghost

RESUMEN El presente trabajo forma parte de un proyecto de investigación más amplio, cuyo principal objetivo es explorar una posible asociación entre estrategias de afrontamiento utilizadas por los adolescentes ante eventos estresantes y perfeccionismo, así como la vinculación de ambas variables con los trastornos alimentarios en este grupo etario. El objetivo de esta presentación es dar cuenta del estado del arte en relación a esta temática a través de una revisión bibliográfica. Se presentará el estado del conocimiento sobre el papel de ambas variables en el desarrollo y mantenimiento de los trastornos alimentarios en la adolescencia. Se discutirán las implicancias del estudio de estas variables con el fin de implementar intervenciones destinadas a la prevención y tratamiento de estos trastornos. Palabras clave Afrontamiento Perfeccionismo Trastornos alimentarios ABSTRACT COPING AND PERFECTIONISM IN EATING DISORDERS This work is part of a larger research project whose main objective is to explore a possible association between coping strategies used by adolescents to stressful events and perfectionism, and the link of these two variables in eating disorders among adolescents. The aim of this presentation is to report the state of the art in relation to this issue through a literature review. It will present the state of knowledge on the role of both variables in the development and maintenance of eating disorders in adolescence. It will discuss the study of these variables in order to implement interventions aimed at prevention and treatment of these disorders. Key words Coping Perfectionism Eating disorders

141

CREATIVIDAD Y CLÍNICA PSICOANALÍTICA
Tausk, Juan Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

NEGOCIACIÓN, MEDIACIÓN Y PSICOANÁLISIS. CONCEPTOS Y COMPETENCIAS PARA UNA PRÁCTICA PROFESIONAL
Tausk, Juan Facultad de Psicología, Universidad de Buenos Aires

RESUMEN Una de las preguntas que se formula quien inicia su práctica clínica es: ¿cómo se arriba a producir una intervención interpretativa que contenga suficiente veracidad para el interlocutor? También se puede enunciar en ¿cómo ir mas allá de las tentaciones de asimilar lo escuchado a las teorías circulantes o arribar mas acá de la subjetividad de quien escucha? Pareciera afortunado ver que son preguntas que también sostienen quienes ya han recorrido extensamente la práctica psicoanalítica. Esgrimir una frase freudiana de “escuchar el inconsciente con el inconsciente” no hace sino precisar y a la vez sostener el interrogante. En la presentación se ha de argumentar respecto de cómo se genera la interpretación en la clínica psicoanalítica, entendida desde la perspectiva de la creatividad, poniéndola en relación con otras prácticas sociales como la publicidad y la escritura poética. Palabras clave Creatividad Clínica psicoanalítica Interpretación ABSTRACT CREATIVITY AND CLINICAL PSYCHOANALYSIS A question presented by who initiate their clinical practice is: how to arrive to produce an interpretative intervention that contains enough truth for the counter part? It can also be enunciated as: how to go beyond the temptations of assimilating what has been heard to the circulating theories or go beyond the subjectivity of the listener? Fortunately they are they are questions that are also held by those who have traveled extensively the psychoanalytic practice. To wield the Freudian phrase “to listen to the unconscious with the unconscious” does not but specify and at the same time support the question. It shall be argued, at the presentation, respect of how the interpretation is generated in the psychoanalytic clinical practice, considered from the perspective of creativity, set in relation to other social practices such as advertising and poetic writing. Key words Creativity Clinical psychoanalysis Interpetation

RESUMEN El campo de la negociación, la mediación y la resolución colaborativa de conflictos es de carácter interdisciplinario. Sin embargo, la participación de psicólogos, en especial de clínicos y psicoanalistas es escasa aún. No obstante es en la Facultad de Psicología donde se realiza en 1997 el primer congreso nacional en la materia. Se revela como un campo de trabajo de enorme potencial de crecimiento debido a la innovación y demanda en diversas áreas: laboral, escolar, empresarial, comunitaria, internacional y penal entre otras, para las cuales el psicólogo tiene, por formación, recursos significativos para aportar. Los conceptos y competencias de la negociación y la mediación se acercan significativamente al campo de la psicología clínica al punto que, de eso tratará la presentación, se pueden incluir en la misma. Parentesco discursivos, terminológicos y actitudinales, referidos a la neutralidad, la demanda y el deseo, la escucha, la intervención, el carácter del objeto del deseo permiten sostener este campo de práctica, también y no solamente, en el pensamiento psicoanalítico que abreva en Freud y Lacan. Palabras clave Psicoanálisis Negociación Deseo Conflicto ABSTRACT NEGOTIATION, MEDIATION AND PSICOANÁLISIS: CONCEPTS AND COMPETENCES FOR A PROFESSIONAL PRACTICE The field of negotiation, mediation and collaborative conflict resolution is basically interdisciplinary. Nevertheless the participation of psychologists. specially clinical and psychoanalytic is still scarce. Notwithstanding this, the Psychology Faculty organized in 1997 the first national mediation congress. It reveals itself as a working field with an enormous growth potential owing to innovation and demand in diverse areas: labor, scholar, business, community, international and penal within others, for which the psychologist has by formation, significant resources to offer. The concepts and competences of negotiation and mediation get significantly near the field of clinical psychology to the point that, it shall be developed at the presentation, it may be included in it. Discursive, terminological and attitudinal parenthood, referred to neutrality, demand and desire, intervention, the character of the object of desire, allow us to support this field of practice, also and not only, in the psychoanalytic thoughts of Freud and Lacan. Key words Psychoanalysis Negotiation Desire Conflict

142

POSTERS

LOVE-BASED RELATIONSHIP AND SUICIDE ATTEMPT IN ADOLESCENCE: A MATTER OF UN(LOVE)
Azevedo, Ana Karina; Dutra, Elza Maria Do Socorro Universidade Federal do Rio Grande do Norte - UFRN. Brasil

RESUMEN Esta investigación tuvo como objetivo comprender cómo los adolescentes que han intentado suicidarse por razones amorosas experimentar este expeirence. El estúdio había como suporte teórico la terapia centrada en el cliente a partir de la construcción del self, de acuerdo al pensamiento de Carl Rogers. El enfoque metodológico se inspiró existencial-fenomenológico, utilizando como una herramienta para buscar en el relato, inspirado en Walter Benjamin (1994). El estudio mostró, entre los adolescentes, la presencia de la impulsividad en relación con el acto suicida, la mayoría son de famílias con la pérdida de los padres o la separación de los padres. El intento de suicidio fue cometido por jóvenes a través de la ingestión de drogas, también observamos la expresión de culpa o arrepentimiento después de intentar auto-exterminio. En cuanto a autoconcepto de los jóvenes, observó la presencia de una baja autoestima, con atribuciones negativas sobre sí mismos y visiones distorsionadas de sí mismos, lo que nos permitió reflexionar sobre la estrecha relación entre el constructo self e intentó de suicidio. El estudio motivado la reflexión sobre los resultados, contribuyendo así al desarrollo de acciones preventivas, que pueden ser efectuadas en concepto de subsidios para los programas y políticas de salud pública. Palabras clave Amor Adolescencia Intento suicidio ABSTRACT LOVE-BASED RELATIONSHIP AND SUICIDE ATTEMPT IN ADOLESCENCE: A MATTER OF UN(LOVE) The objective of this study was to understand how adolescents who have attempted suicide because of love-related reasons have gone through this experience. The theoretical reference for the research was the Client-centered Therapy and more specifically the construct ‘self’, according to Carl Rogers. The methodological strategy was inspired by the existential-phenomenological strategy. It used the narrative as a research instrument, inspired by the work of Walter Benjamim (1994). The study identified the existence of impulsiveness related to the suicide attempt amongst those interviewed. The majority of the interviewees came from unstructured family backgrounds, had lost of one of their parents or experienced their parents’ divorce, and attempted suicide through the ingestion of medicines. The research also revealed that the youngsters regretted attempting suicide and felt guilty about it. Regarding their selfevaluation, the youngsters had low self-esteem, negative perceptions and distorted views of themselves. These findings helped the author to reflect on the close relationship between the construct ‘self’ and the suicide attempt. This study contributed to the analysis and reflection on the factors that contribute to suicide attempts thus providing a foundation for the development of public health programs and policies to deal with this topic. Key words Love Adolescence Suicide attempt

INTRODUÇÃO A tentativa de suicídio entre adolescentes é um dado presente em estatísticas nos estudos desse fenômeno, as quais têm revelado o crescente número de suicídios nesta faixa etária. O suicídio é um fenômeno presente em todas as civilizações, adquirindo, assim, diferentes significados, de acordo com cada cultura. O que dizer, então, da tentativa de suicídio de um adolescente por motivos amorosos? Autores como Dias (1991), refletem que a questão amorosa, representada pela perda ou separação do outro amado é um desses motivos que impulsionam a tentativa ou o suicídio exitoso. Outros autores, como Dutra (2000) e Mustelier (2005), também pensaram sobre a tentativa de desistir de viver motivada por questões amorosas, como o fim de um relacionamento amoroso, o desprezo do ser amado, ou até mesmo a ameaça de abandono por parte deste. Assim, este trabalho é uma forma de pensar sobre a experiência de ser adolescente nos dias atuais, sobre a experiência de amar na adolescência e, fundamentalmente, de refletir acerca de sua finitude, revelada na tentativa de abrir mão da própria vida. Desse modo, o nosso objetivo consiste em compreender como adolescentes que tentaram suicídio por questões amorosas vivenciaram essa experiência. O SER ADOLESCENTE: REVISITANDO ALGUNS ESTUDOS Encontramos definições diversas do que significa ser adolescente e esta multiplicidade de conceitos sobre a adolescência representa e reflete a maneira como lidamos com os jovens: ora tentamos entender cada processo do adolescer como algo único, ora tentamos estabelecer comparações e enquadrá-los em uma categoria geral. Cada adolescente é único e vive a adolescência de maneira singular. Para alguns, tal momento é conturbado, repleto de questionamentos, de mudanças físicas, de perda de referenciais bem como de adoção de novas referências no mundo. Para outros, é apenas uma etapa da vida, como qualquer outra, em que acontecem mudanças, pelas quais é importante passar. Alguns se rebelam, outros se aquietam. O que queremos dizer com toda essa gama de possibilidades de ser é que a adolescência é uma construção única. E é a partir dessa concepção que percebemos o modo de ser adolescente. Palácios (1995) entende que é melhor falar de adolescentes do que de adolescência, e qualquer fenômeno a ser avaliado deve levar em conta a perspectiva da história evolutiva do sujeito e suas características no conjunto de sua vida. Isso chama a atenção para o fato de que essa fase do desenvolvimento deve ser entendida como um fenômeno psicossocial: deve ser compreendida a partir da história individual de cada sujeito e do contexto social e cultural em que ele está inserido. A FORMAÇÃO DA IDENTIDADE NA ADOLESCÊNCIA: UMA POSSIBILIDADE DE DEFINIÇÃO DO EU? Muitos autores se referem à construção da identidade como um marco característico dessa etapa. Mas será mesmo que podemos dizer que a identidade é formada nesse momento de vida? Ou ela seria construída no decorrer de toda a nossa vida? Erikson (1987) define identidade como “um sentimento subjetivo de uma envigorante uniformidade e continuidade”.(p. 17) Para esse autor, a identidade não seria algo estático, ou imutável, mas sim uma continuidade. Entretanto, é na adolescência que o jovem efetua escolhas profissionais, escolhe um grupo de amigos com quem se identifica, pessoas com quem deseja se relacionar, e todos esses comportamentos favorecem a sua volta para si mesmo, tentando descobrir quais são os seus reais interesses, desejos, sonhos e verdades; enfim, tentando entender quem ele realmente é. Este mesmo autor discute que o amor adolescente é uma tentativa para se chegar a uma definição da própria identidade mediante a projeção de uma imagem difusa da própria pessoa numa outra, imagem que é vista refletida e gradualmente aclarada. Erikson (1987) aponta que, para estabelecer uma relação de intimidade com outro, o jovem tem que possuir uma auto-imagem firme e, conseqüentemente, uma identidade, pois sem conhecer suas próprias necessidades e vontades, uma pessoa não será capaz de admirar outra.

145

A partir dessas idéias, alguns questionamentos surgem em relação ao relacionamento característico dos adolescentes, especialmente - aqueles que, em função de algum desses tipos de relacionamento, pensam em desistir de viver. Poderíamos pensar se os jovens que tentam suicídio por motivos amorosos, ao fim de um relacionamento, sentiriam alguma insatisfação, uma não-realização de si mesmos e de seus projetos, um não-reconhecimento de si enquanto ser existente, o qual poderia ser propiciado pelo amor ao outro? Seria o relacionamento amoroso o espaço em que o jovem se encontraria, se reconheceria, se afirmaria, ocupando um lugar no mundo? Poderíamos pensar que, no momento em que ele não mais possuísse esse amor, estaria entregue à solidão, ao sentimento de abandono e que sua solidão somente cessaria no momento da morte? Portanto pensamos que a tentativa de suicídio pode ser uma alternativa para o ser humano visando aliviar um sofrimento sentido como insuportável. TENTATIVA DE SUICÍDIO ENTRE ADOLESCENTES: UM MODO DE SER... Dutra (1999) em estudo que investigava o índice de tentativa de suicídio entre jovens do Rio Grande do Norte no ano de 1997, constatou que, nesse ano, houve 244 casos de tentativa de suicídio no estado, 40,9% dessas tentativas de suicídio foram cometidas por jovens com idade compreendida entre 17 e 23 anos, o que corrobora estudos realizados no Brasil, os quais revelam que os jovens apresentam uma grande incidência de ideação suicida, ratificando ainda mais a importância deste estudo. Jacobs (1971) conclui que um jovem é capaz de atentar contra a própria vida quando se sente totalmente abandonado, efetivamente sem qualquer esperança de alcançar um “relacionamento social significativo”. Cassorla (1991) chama a atenção para uma peculiaridade que permeia as tentativas e ideações suicidas em mulheres adolescentes que muito interessa ao nosso estudo: muitas vezes, as tentativas de suicídio estão relacionadas a razões amorosas, afetivas. Este autor percebeu que o ato suicida geralmente ocorre após uma desilusão em relação a uma pessoa significativa, como namorado ou figura parental, que ameaça abandonar à jovem ou que ela sente que irá abandoná-la. Para ele, os estudos de vínculos afetivos dessas jovens, em que a ruptura ou ameaça da ruptura do vínculo leva ao ato suicida, fornecem uma pista: a de que essa relação é de tal intensidade constituída que os limites do self se confundem, de modo que a pessoa não sabe mais onde começam e onde terminam os próprios desejos e fantasias e onde começam os do outro. Percebe-se, então, uma formação de relação simbiótica; assim, a perda do parceiro é sentida como perda de parte de si mesma, onde estavam projetados muitos aspectos idealizados. Dias (1991) também realiza reflexões sobre o suicídio amoroso. Para essa autora, o indivíduo, muitas vezes, atribui a responsabilidade de seu ato ao outro parceiro ou, até mesmo, dedica a sua tentativa de auto-extermínio a esse outro ser. Essa autora considera que aquele que tenta suicídio em situação de abandono se mata ansiando matar o outro dentro de si mesmo. Caruso (1989), o qual refere que a separação de um casal traz a vivência da morte na sua consciência, face ao desaparecimento do outro em si mesmo. Assim, podemos pensar na tentativa de suicídio, na escolha por não mais viver, como um (des) amor a si, uma falta de amor a seus projetos de vida, seus sonhos, uma falta de amor ao que se é, à própria vida vivida. Um amor que, na relação amorosa, se expressa num reconhecimento de si através do outro, no qual o jovem pode se perceber como pessoa existente e um ser de potencialidades. Ao perder o outro, ou na ameaça de perda desse outro no qual ele se reconhece, o adolescente perde um pouco de si, do que é, e como foi dito anteriormente, é lançado na solidão que lhe é inerente, lançado num mundo em que é responsável pelo que é, pela sua vida e seu destino. O que faria, então, com que adolescentes que vivenciam uma situação como a descrita nestas linhas cogitem abrir mão de sua existência? Para nós, inicialmente, tal escolha estaria perpassada por toda uma concepção de si mesmo, ou seja, de um autoconceito que permearia a forma como o indivíduo se relaciona com o mundo e com as pessoas que o rodeiam.

A NOÇÃO DE SELF EM CARL ROGERS: UM CONCEITO DE SI MESMO A definição do termo “self” ou “conceito de si mesmo” é um constructo, uma elaboração eminentemente fenomenológica, em que o conceito de si mesmo ou o si mesmo como objeto percebido dentro do campo perceptual, é o conjunto de percepções ou imagens relativas a nós mesmos. É como se fosse uma configuração organizada das percepções que o indivíduo tem de si mesmo que são admissíveis à consciência - as percepções e conceitos que ele possui de si mesmo em relação aos demais e do meio. Assim, na medida em que vão ocorrendo experiências na vida do indivíduo, estas podem, segundo Rogers (1975), ser simbolizadas e organizadas de modo a se relacionarem com o self, assim como podem ser ignoradas, por não se relacionarem ao autoconceito do sujeito, como também podem ser recusadas, não sendo simbolizadas pelo sujeito, ou até mesmo ser simbolizadas de forma distorcida, por serem vividas como incoerentes com a imagem que o sujeito possui de si mesmo. Desta maneira, o self seria um regulador do comportamento, porque teria capacidade de orientar as ações do indivíduo e de influenciar, ou mesmo determinar, como afirma Rogers (1975), a maneira como o sujeito se relacionaria com o mundo que o cerca. É importante lembrarmos que não só o self tem componente regulador do comportamento, existe outra instância que juntamente ao self é determinante do comportamento, a tendência atualizante, a qual busca a conservação e o enriquecimento do eu e, para isso, se oporia a tudo o que viesse a ameaçá-lo. Rogers (1977) reflete que “todo organismo é movido por uma tendência inerente para desenvolver todas as suas potencialidades e para desenvolvê-las de maneira a favorecer sua conservação e seu enriquecimento” (p. 159). O que percebemos é que o sucesso dessa capacidade inerente do ser humano se dá em função da forma como o sujeito percebe a situação e a forma como realizará tal percepção sobre o fato vivido, o que está diretamente relacionado ao conceito que o sujeito tem de si. As idéias apresentadas até aqui nos levam a pensar sobre a formação do conceito de si mesmo entre adolescentes que tentam suicídio por questões amorosas. Percebemos, ao longo deste percurso teórico, que muitos adolescentes, na relação amorosa, buscam no outro amado uma forma de se perceberem, de se definirem, de encontrarem seu papel no mundo. De certa forma, como vimos na noção rogeriana, o modo como os outros nos percebem influencia o modo como vamos nos perceber. O adolescente, ao sentir que o outro a quem ama, o qual o ajuda a visualizar a maneira como ele se percebe no mundo, passa a não mais amálo, fica imerso em um universo de questões que dizem respeito à maneira como ele se percebe e se conceitua. Podemos pensar também que o outro que nos ama nos diz que somos especiais, que somos admiráveis, que temos coisas boas a serem amadas, ressaltam nossos atributos e, sim, dizem muito de nós mesmos, no momento em que sua fala, seu olhar permitem vermo-nos aclarados nesses gestos. Podemos pensar que a tentativa de suicídio, como forma de comunicação, seria uma maneira de o indivíduo dizer para um outro ou para si próprio que é difícil suportar essa perda, esse sofrimento, mas tal experiência por si só não é capaz de definir tal escolha, pois ela está permeada por toda uma construção de vivências que possibilitaram uma visão positiva ou negativa de si mesmo. E isso, sim, seria o fator primordial para determinar, reger a maneira como o indivíduo, o adolescente, vai experienciar e, até mesmo significar, a perda de um amor, o rompimento de uma relação amorosa. Muito embora a tentativa de suicídio seja interpretada como um ato extremo, final, ele pode ser entendido, nesse contexto, como uma forma de ser, uma forma de existir. Nesse sentido, compreender a história de vida desse indivíduo pode nos fazer entender que morrer pode ser uma escolha para potencializar o existir, o qual seria continuar a viver, ainda que apenas na lembrança dos outros. CAMINHOS E PROCEDIMENTOS METODOLÓGICOS A metodologia adotada por nós inspira-se numa perspectiva fenomenológico-existencial, utilizando como instrumento de pesquisa

146

a narrativa, de acordo com o pensamento de Walter Benjamim (1994) e com a sistematização de Schmidt (1990). Dutra (2002), refletindo acerca da narrativa, afirma que, na medida em que o narrador conta a sua história, a experiência se desvela, sendo construída e reconstruída através da linguagem. Para esta autora ao contar a sua história, o narrador nos introduz em sua vida, nos sensibiliza e nos coloca como participantes de sua experiência, fazendo com que o pesquisador se torne sujeito dessa experiência. Sendo assim, propomo-nos, nessa relação de intersubjetividades que é o encontro entre o narrador e o ouvinte, e na nossa figura de pesquisadora, possibilitar a expressão da experiência, por via da narrativa e da revelação da experiência do amor adolescente. Nesse processo, a narrativa configura uma colcha de retalhos em que os tecidos são as experiências ao longo da vida, tecidas no ato de narrar, de falar sobre o próprio viver. Narrar, antes de contar uma história vivida, é poder ressignificá-la, vivê-la de uma outra maneira. Fizeram parte do presente estudo quatro jovens (três do sexo feminino e um do sexo masculino), que tentaram suicídio devido a questões amorosas, durante a adolescência, ou seja, quando tinham entre 12 e 18 anos. Foram coletados dados no CIT - Centro de Informação Toxicológica de Natal -, o qual registra casos de tentativa de suicídio em nossa cidade, tendo, inclusive, verificado que algumas ocorrências registradas em seus arquivos foram motivadas por questões amorosas. Sendo assim, alguns adolescentes indicados por tal órgão foram contatados para participarem de nossa pesquisa. Outra fonte de dados foi a indicação de pessoas que conheciam adolescentes que haviam vivenciado uma experiência como a que estávamos recrutando. Lembramos que a participação dos jovens se deu de maneira voluntária - eles aceitaram participar da pesquisa de forma espontânea - e salientamos também que todos tiveram a sua identidade preservada na análise dos dados. Foram realizadas entrevistas semi-abertas, com um pergunta disparadora que permitiu ao jovem expressar sua experiência de tentar desistir de viver na adolescência - “Como foi para você a experiência de tentar suicídio?”. As entrevistas foram gravadas em fitas cassete, transcritas e, posteriormente, literalizadas em forma de narrativas. A compreensão das narrativas teve como base os sentidos que emergiram das falas dos jovens bem como os momentos que nos afetaram, indicando o sentido da experiência da desistência de viver e a experiência da relação amorosa no viver do entrevistado. Lembramos aqui que esse momento foi precedido de inúmeras e cuidadosas leituras dos depoimentos obtidos, os quais permitiram a aproximação do sentido atribuído pelos jovens à tentativa de suicídio. Tal forma de análise dos dados é semelhante à utilizada por Dutra (2002): os depoimentos são comentados e interpretados a partir dos significados revelados na experiência narrada, e compreendidos a partir do diálogo com os autores que ajudaram a compor o corpo teórico do trabalho e aqueles que investigaram a temática das tentativas de suicídio de jovens. A literalização consiste no momento em que, após a transcrição das entrevistas, os depoimentos são transformados em texto, tendo as falas unidas de modo a permitir ao leitor a sensação de que está ouvindo o entrevistado narrar a sua história. Assim, as intervenções do entrevistador não estarão textualizadas no depoimento, mas certamente sua fala e sua presença estarão incluídas na narrativa. Os nossos passos de análise foram baseados nos procedimentos sugeridos por Bicudo e Martins (1994), em que inicialmente realiza-se uma transcrição com a finalidade de familiarizar-se com o texto que expressa a experiência vivida; em seguida procedemos à marcação ou destacamento de núcleos significativos que emergiram da fala do narrador, evidenciando o fenômeno estudado e os aspectos a ele relacionados; por fim, procedeu-se à interpretação dos dados, que apontou para o entrelaçamento dos elementos, como a experiência vivida nesse encontro intersubjetivo que é a entrevista, os pressupostos do pesquisador e os marcos teóricos de referência. Sendo assim, surgiram dez núcleos significativos: Impulsividade da tentativa de suicídio; Adolescente suicida e questões fa-

miliares; Tentativa de suicídio por ingestão de medicamentos; Sentimento de arrependimento ou culpa após tentativa de suicídio; Autoconceito do adolescente; Vivências concernentes à relação amorosa e ao outro amado; Presença de comportamentos depressivos; Gravidez durante a relação com os parceiros pelos quais tentaram suicídio; Multideterminação do ato suicida; Reflexão sobre a tentativa de suicídio como algo mobilizador da ressignificação da vida. Discussão dos dados No primeiro núcleo de sentido, Impulsividade da tentativa de suicídio, percebemos que, na grande maioria dos casos estudados, a tentativa de suicídio é vivenciada como algo imediato, respondendo a um sentimento de sofrimento insuportável. Alguns adolescentes revelaram, inclusive, que ela ocorreu em um momento de desespero, o que corrobora a reflexão de Cassorla (1998) de que, muitas vezes, o suicida não deseja morrer, mas sim fugir de um sofrimento insuportável. Essa mesma observação foi feita pela OMS (2000), a qual aponta como característica daquele que pensa em suicidar-se a impulsividade, que pode ser desencadeada por eventos negativos do dia-a-dia. Como ilustrado no depoimento de um dos participantes da pesquisa : “Eu nunca tinha passado por isso na minha vida, nunca tinha pensado em morrer, nunca na minha vida. Foi um ato impulsivo.” Podemos observar como esse ato vem em resposta à vivência insuportável de um sofrimento e que o adolescente não conseguiu resolver ou elaborar de outra forma. Tal experiência soa como uma tentativa de lidar com essa dor, mesmo que ela racionalmente não seja entendida dessa maneira. Muitos a descrevem como algo que ainda não pôde ser compreendido plenamente por eles mesmos, demonstrando, inclusive, perplexidade com tal escolha. Outro aspecto revelado nos depoimentos relaciona-se ao Adolescente suicida e questões familiares, face ao fato de que, em muitos depoimentos, os jovens entrevistados eram provenientes de famílias com perdas parentais ou separação dos pais ou até mesmo em que havia ausência de diálogo, aspecto presente também em estudos como o de Cassorla (1991) e o de Dutra (2000), dentre outros. Tal reflexão pode ser exemplificada no depoimento a seguir: “... Minha mãe mora em Brasília, meu pai mora aqui. Então, eu morava só com meu pai, ainda moro só com meu pai. Então não existia, não existe um relacionamento entre pai e filho que possibilitasse a compreensão maior dele.” Observamos que nas falas da maioria dos entrevistados, percebemos a presença de um ambiente familiar marcado pela desestruturação de seu núcleo principal, com perda de um ente querido, como o pai, ou com a separação dos pais. Em alguns dos depoimentos, observamos quanto tal ocorrência marcou a vida dos adolescentes. Cassorla (1991) verifica que a maioria dos adolescentes suicidas provém de famílias em que falta uma figura parental, ou faltam ambas, por abandono ou separação. Percebemos nos depoimentos analisados o relato da dificuldade em conversar sobre o ato suicida bem como em ter um espaço para dialogar sobre as ocorrências de seu dia-a-dia. Um aspecto concordante entre os entrevistados está no fato de que todos realizaram suas tentativas de suicídio ingerindo medicamentos que utilizavam em seu dia-a-dia. Três dos quatro entrevistados referiram o uso de medicação controlada para tratamento da depressão ou para outro tipo de tratamento. Estatisticamente, estudos apontam para o fato de que as tentativas de suicídio ocorrem, em sua maioria, por ingestão de medicamentos, o que torna esses suicídios fracassados, pelo baixo grau de agressividade do método escolhido. Tal constatação sugere que é talvez devido à impulsividade do ato suicida, descrito nos depoimentos estudados que esses jovens estão recorrendo ao método mais acessível no momento de questionamento de suas vidas. O medicamento de uso diário torna-se, então, o elixir para sanar a dor, como vemos no seguinte depoimento: “... eu tomo anticonvulsivo, eu tenho epilepsia. Aí eu tava tomando gardenal, eu tinha uma cartela cheia e outra com 15 comprimidos, e as duas estavam juntas. Eu peguei só a que tinha 15. Eu ficava me sentindo muito só, apesar de ter muita gente dentro de casa mas eu nunca conseguia conversar com ninguém. Aí escutei aquela voz me dizendo: ‘vá a tal canto! pegue

147

aquela cartela, tome!’.” Na fala dos entrevistados percebemos que os atos são precedidos de “gatilhos”, fatos ou situações que impulsionam a desistência de viver, como uma frustração vivida. Interessante percebermos a presença de um sentimento de arrependimento ou culpa após tentativa de suicídio, como visto neste depoimento: “Com algum tempo a mais, cerca de três meses depois, é que eu vim, realmente, cair na real do que tinha acontecido, do que foi ter tentado suicídio, realmente suicídio, porque nos primeiros dias, primeiros momentos, eu tava completamente fora de mim, tava frágil, sensibilizada, muito carente, precisando muito da família.” Nos depoimentos analisados, observamos os conflitos vividos por um suicida, a vergonha de assumir um ato tão extremo, a maneira como tal ato mobiliza a família, mas também descontentamento por ter tentado matar-se por uma outra pessoa, que não merecia a perda de sua própria existência. Mas também percebe-se a presença da culpa pelo ato a partir do momento em que outros os censuraram, quando passaram a julgá-los e a atribuir-lhes a responsabilidade pelas conseqüências do seu ato, o que nos remete ao processo de formação do self segundo as idéias de Rogers (1977), visto que, para ele, no momento em que a pessoa está incongruente com a sua experiência, com seus pensamentos e sentimentos, ela passa a adotar o outro como referência. No entanto, cada experiência de tentar suicídio é única e particular. Estamos falando de uma vivência que se processa de diferentes maneiras em cada sujeito. Possivelmente motivado pela forma particular como cada sujeito vivencia as experiências em sua vida a partir de seu autoconceito. Nos jovens entrevistados percebemos a expressão de conteúdos referentes à definição de si mesmos. “... eu sempre me achei a pior pessoa do mundo... nunca me senti pertencente ao grupo em que eu vivia da adolescência, que é com menino com treze/catorze anos já perde a virgindade, fica com cinco meninas numa noite, etc; que você sabe que é comum.” Em vários momentos os jovens relatam a mudança desta definição de si após a vivência da relação amorosa. Isto porque, percebemos vivências concernentes à relação amorosa e ao outro amado, expressas numa vivência intensa em função do ser amado. Como podemos ver no depoimento a seguir: “Eu tive um relacionamento com uma garota e eu amava ela, então eu comecei a achar que ela era o foco da minha vida, eu comecei a colocar ela no centro da minha vida, pensando que se eu não vivesse com ela a vida não teria pra mim nenhuma outra importância. Ela tinha tudo que eu imaginava de mulher ideal pra minha vida, então eu fantasiei que só existia ela pra minha vida.” Nos depoimentos analisados percebemos um sentimento em relação ao outro vivido de maneira intensa, assim como a relação amorosa também era vivida dessa forma. O outro é referido como centro da vida do entrevistado, centro de sua atenção, o que faz com que ele atribua seus sentimentos ao outro, colocando a si mesmo em segundo plano. Tal reflexão nos faz lembrar Cassorla (1991), o qual, refletindo sobre a tentativa de suicídio amoroso entre mulheres, verificou a presença de uma relação simbiótica entre os amantes, dando a sensação de que os sentimentos e desejos são um só. Além disso, o que percebemos em diversos momentos da fala desses jovens é que os limites do self entre cada um deles eles e seu(sua) namorado(a) se confundem, de maneira que eles não sabiam mais o que pertencia a eles e o que pertencia ao outro. Passaram a ser um só ser, em que as vontades, os desejos do outro eram incorporados como se fossem seus, pertencentes ao seu autoconceito. A baixa auto-estima, uma concepção de si negativa, os fez adotar como ponto de referência a fala, a voz do outro, que passa a ser introjetada por eles como se fosse a sua real experiência. O outro que os aprecia e a quem eles amam, passa a ser o mundo real de experiências desses adolescentes, que se distanciam de si mesmos e, conseqüentemente, de quem eles realmente são, em função da adoção de um referencial de um outro que não eles mesmos. Toda essa reflexão, como foi dito anteriormente, nos remete a Rogers (1977), com sua noção de

inautenticidade, em que experiências, valores e idéias dos outros passam a ser incorporados como próprios, fazendo com que o sujeito se distancie de seu si mesmo. Podemos, assim, pensar que os adolescentes aqui estudados, na maioria das vezes, agiram de forma inautêntica. Outros componentes que surgiram nos depoimentos analisados foram referências de baixa auto-estima e a necessidade de sentir-se especial para o outro, receio de abandono do outro amado, a referência a um sentimento de obsessão para com o outro, bem como de uma idealização da concepção de amor. Percebemos nos participantes aspectos que nos permitem perceber uma história de vida marcada por separação dos pais, perda de um ente querido, falta de diálogo no ambiente familiar, eventos traumatizantes - como estupro -, uma educação repressora, com valores rígidos. De certa maneira, esses fatores, confluindo e em permanente interação com os acontecimentos vividos pelos sujeitos, os conduziram a vivenciarem a relação amorosa de maneira tão intensa. Para alguns, a relação amorosa era a possibilidade de terem uma vida diferente, um lar como sonharam, marcado por essa visão de amor romântico presente em nossa cultura. É freqüente encontrar na fala dos adolescentes entrevistados a menção de que eles sempre foram o que sempre sonharam. Para outros entrevistados, a relação amorosa que mantinha com o(a) namorado(a) era a tentativa de perpetuarem a que viam entre os pais, na construção de um lar, de uma família. Dentro das discussões acima referenciadas, percebemos a presença de comportamentos depressivos, como visto no depoimento deste participante da pesquisa: “... Eu ficava na cama sem comer, e minha mãe tentando me animar. Aí eu peguei cortei meu cabelo, eu tinha o cabelo muito grande, entendeu? Eu tinha o cabelo grandão e eu cortei o cabelo do nada, coisa pra chamar a atenção mesmo. E ficava na cama, etc.” Em pesquisa realizada por Filho, Mezzaroba, Turini, Koike, Júnior, Shibayama e Fenner (2002), com adolescentes que tentaram suicídio através da ingestão de medicamentos, os autores observaram que, em 67,1% dos casos estudados, houve a referência a diagnóstico depressivo, o que, de certa maneira, corrobora observações da literatura sobre a relação entre depressão e ocorrência de suicídio. Outro interessante aspecto observado entre as entrevistadas foi a presença de gravidez durante a relação com os parceiros pelos quais tentaram suicídio. Na apreciação das entrevistas, observou-se também que as três entrevistadas engravidaram dos parceiros com quem estavam durante a tentativa de suicídio. Cassorla (1991) comenta que seu estudo com mulheres que havia, tentado suicídio revelou ser comum ter havido uma gravidez, possivelmente em função de uma tentativa de reestabelecer a relação simbiótica da qual falamos anteriormente. Tais componentes observados reforçam a reflexão da multideterminação do ato suicida. Nas entrevistas realizadas, apesar de estarmos estudando a relação entre tentativa de suicídio de adolescentes e questões amorosas, vimos que não é apenas esse fator que determina a tentativa de suicídio em si, mas a interação dos mais diversos fatores que integram a vida do sujeito. Ressaltamos a importância de não tentarmos compreender a tentativa de suicídio a partir de fatos isolados, visto que esse é um fenômeno multideterminado: como vimos, vários fatores interagem para fazer com que um jovem pense em desistir de sua vida. Tais fatores influenciam na maneira como o jovem se relaciona com o mundo e com as pessoas ao seu redor. Isso também pode influenciar a maneira como eles se posiciona diante de um outro no contexto da relação amorosa. Sabemos que todas as experiências vividas pelo adolescente e pelo ser humano, desde a sua infância, contribuem para a formação do seu autoconceito. Dependendo da maneira como essas experiências são internalizadas, são significadas pelo homem, elas vão favorecer uma noção de si mesmo realista ou não. E é exatamente isso que vai determinar a maneira como o ser humano e por que não dizer, o adolescente, vai se posicionar, se perceber na interação com os outros componentes do seu mundo. Neste sentido, os depoimentos revelaram ainda uma reflexão sobre a tentativa de suicídio como algo mobilizador da ressignificação da vida. Percebemos um papel reconstrutor que a ex-

148

periência de entrar em contato com sua finitude teve para esses jovens. Todos os nossos quatro entrevistados relataram uma certa ressignificação de seu viver após a tentativa de suicídio. E isso se torna relevante quando retomamos a fala de Cassorla (1991), o qual relata que existem indícios de que, em alguns casos, a tentativa de suicídio entre adolescentes pode ser considerada como um fator estruturante da personalidade, visto que seria uma tentativa do ego de apelar para o meio ambiente, como um pedido de ajuda. Como percebemos no depoimento a seguir: “E depois de tudo eu... eu acho que eu mudei de pensamento, de cérebro, o meu se transformou: aquela Mirela imatura, aquela Mirela que achava que o mundo era um mundo de fantasias, sabe? que a gente, as pessoas eram maravilhosas, e todo mundo era, sabe? e a gente não deveria desconfiar de ninguém, porque todo mundo é mil maravilhas, mudou completamente. Mudou, mudou totalmente.” Alguns entrevistados expressam uma ressignificação de sua vida, passando a se perceber de uma maneira diferente, reavaliando a vida e o viver. CONSIDERAÇÕES FINAIS Revendo as entrevistas e depoimentos bem como, relendo a literatura estudada, constatamos a complexidade da temática aqui abordada. Devemos, por isso, sempre ter o cuidado de não tentar ver relações de causalidade entre os fatos buscando explicações para a tentativa de suicídio, pois, se assim o fizermos, corremos o risco de chegar a conclusões equivocadas. Ao invés disso, devemos tentar compreender cada caso como particular, único, e só podendo ser entendido a partir da história de vida do sujeito, do seu contexto de vida, dos aspectos culturais e sociais com os quais ele está envolvido. Nas quatro entrevistas que compuseram o nosso quadro de análises, vários fatores, integrados, favoreceram a compreensão das tentativas de suicídio. Muito embora estejamos buscando compreender os motivos amorosos de tentativas de suicídio adolescente. Compreendemos que as demais situações de vida do sujeito influenciavam a maneira como eles se posicionavam em relação a temas como o amor, a percepção do outro amado e, principalmente, o que esperar de uma relação amorosa. Percebemos quanto o contexto familiar, a educação, os valores cultivados socialmente, os aspectos culturais de nossa sociedade influenciaram a maneira como os adolescentes de nossa pesquisa se percebiam. Encontramos em seus discursos palavras que refletiam o mito do amor romântico, com base no qual o indivíduo espera por alguém a quem ama e que o amará com a mesma intensidade, assim como nutre expectativas de encontrar um par perfeito, alguém com quem constituir família, ter filhos, ter um lar, perpetuando, muitas vezes, a história de sua própria família. Observamos também nesses jovens a presença de baixa autoestima, com referências negativas sobre si mesmos, visões distorcidas de si. Muitas vezes, o indivíduo, não possuía o conceito real de si mesmo adotando discursos de outro e culpando o outro amado pela sua infelicidade, sem se implicar na relação amorosa. E isso está em total consonância com a reflexão sobre self de Carl Rogers que utilizamos neste trabalho, de que esses jovens passaram a adotar o outro amado como referência, afastando-se da capacidade de se auto-avaliar e se auto-corrigir, as quais seriam capacidades que favoreceriam a congruente experiência e o crescimento. E como bem referenciamos em nosso título, tais fatores evidenciaram não só um desamor a si, presentes nas referências negativas atribuídas a si mesmos, como também foram presentificadas a partir do desamor do outro a eles mesmos, ou seja, quando o outro a quem amavam passa a não desejá-los mais ou a dar a percepção de que não mais o quererem. O nosso propósito, ao final do trabalho, é que as reflexões desenvolvidas aqui possam ser compartilhadas com profissionais de saúde e a sociedade, de uma maneira geral, através de eventos científicos, publicações e quaisquer meios de comunicação que venham a contribuir para confirmar a função social de um trabalho científico.

BIBLIOGRAF