Está en la página 1de 4

Calendario de Lectura

Bíblica de Robert Murray


M'Cheyne

R. M. M'Cheyne (1813-1843) fue ministro de la Iglesia de San Pedro en


Dundee, Escocia.
PAN DIARIO
UN CALENDARIO PARA LEER LA PALABRA DE DIOS EN UN AÑO
“Es muy pura tu palabra, y tu siervo la ama”.

MI ESTIMADO REBAÑO: el advenimiento de otro año suscita en mi interior nuevos deseos


favorables a su salvación y al crecimiento de aquellos de ustedes que son salvos. “Dios me es
testigo de cuánto os añoro a todos con el entrañable amor de Cristo Jesús”. ¿Quién sabe lo que
pondrá de manifiesto el año que se aproxima? Claramente, hay un peso que yace en los
espíritus de todos los hombres buenos así como la expectativa de que se produzca una
desacostumbrada obra de juicio sobre esta tierra. Hay, ahora, una necesidad de plantear
aquella solemne pregunta: “Si caes en tierra de paz, ¿cómo te irá en la espesura del Jordán?”

Quienes permanecerán más firmes serán aquellos creyentes que no dependen de sí mismos ni
de otras criaturas, sino de Jehová nuestra Justicia. Debemos ser guiados con mayor intensidad
a nuestras Biblias, y al propiciatorio, si hemos de resistir en el día malo. Entonces seremos
capaces de decir, como David, “Los soberbios me insultaron en gran manera, sin embargo, no
me he apartado de tu ley”. “Príncipes me persiguen sin causa, pero mi corazón teme tus
palabras”.

Durante mucho tiempo ha estado en mi mente la idea de preparar un plan para leer la
Escritura, en el cual puedan coincidir todos aquellos a quienes Dios les dé la disposición, de
manera que la Biblia completa pueda ser leída una vez por ustedes en el año, y todos puedan
alimentarse al mismo tiempo de la misma porción de los verdes pastos.

Estoy plenamente consciente de que un plan como éste se halla acompañado de muchos

PELIGROS

(1) Formalidad. Somos criaturas tan débiles que cualquier deber habitual está propenso a
degenerar en una forma sin vida. La lectura de la Palabra conforme a una regla fija
puede, en algunas mentes, manifestar una tendencia a crear una religión básica. Este ha
de ser el pecado característico de los últimos días ―“Teniendo apariencia de piedad,
pero habiendo negado su poder”―. Evitemos esto. Que el calendario perezca en lugar
de que esta herrumbre consuma las almas de ustedes.

(2) Autojustificación. Algunos, habiendo ya dedicado su tiempo asignado a la lectura de la


Palabra, y habiendo completado su porción prescrita, pueden sentir la tentación de
mirarse a sí mismos con autocomplacencia. Estoy convencido de que muchos viven sin
una obra divina en sus almas ―sin haber sido perdonados ni santificados, y listos para
perecer―, los cuales pasan sus tiempos establecidos en disciplinas devocionales
privadas y familiares. Esto es irse al infierno con una mentira en la mano derecha.
(3) Lectura descuidada. Son pocos los que tiemblan ante la Palabra de Dios. Pocos, al leerla,
oyen la voz de Jehová, la cual está llena de majestad. Algunos, teniendo una porción tan
grande, pueden verse tentados a hastiarse de ella, como Israel se hastió del maná,
diciendo “Detestamos este alimento tan miserable”; y a leerla con ligereza y descuido.
Esto sería provocar terriblemente a Dios. Preste atención para que no se cumpla en
usted esta palabra: “También decís: '¡Ay, qué fastidio!' Y con indiferencia lo despreciáis
―dice el Señor de los ejércitos―”.

(4) Un yugo demasiado pesado que cargar. Algunos pueden ocuparse en la lectura con
prontitud durante un tiempo y luego sentir que es una carga dolorosa de llevar. Pueden
descubrir que la conciencia les arrastra a través de la tarea asignada sin experimentar
deleite alguno en el pan celestial. Si este fuera el caso de alguien, deseche este grillete y
aliméntese con libertad en el dulce huerto de Dios. Mi deseo no es tenderles una
trampa, sino ayudarles a alcanzar el gozo.

Si hay tantos peligros, ¿por qué proponer un plan como éste? A esto respondo que las mejores
cosas vienen acompañadas por peligros así como las más bellas flores son a menudo recogidas
en las hendiduras de algún peligroso precipicio. Sopesemos

LAS VENTAJAS

(1) La Biblia completa será leída de manera ordenada en el transcurso de un año. El Antiguo
Testamento una vez, y el Nuevo Testamento y los Salmos dos veces. Temo que muchos
de ustedes jamás han leído la Biblia completa, y sin embargo, todo es igualmente
divino; “Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para reprender, para
corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto”. Si
pasamos por alto algunas partes de la Escritura, seremos cristianos incompletos.

(2) No se perderá tiempo en elegir qué porciones leer. A menudo, los creyentes no saben qué
hacer para determinar hacia qué lugar de los montes de los aromas deberían dirigir sus
pasos. Aquí, la pregunta será resuelta de una vez y de una manera muy simple.

(3) Los padres tendrán un tema regular sobre el cual examinar a sus hijos y a sus siervos.
Debería anhelarse intensamente que la adoración familiar fuese más instructiva de lo
que generalmente es. A menudo, la mera lectura del capítulo es demasiado similar a
derramar agua en el suelo. Que cada miembro de la familia lo lea con anticipación y que
luego el significado y la aplicación sean extraídos mediante preguntas y respuestas
sencillas. El calendario será útil en esto. Los amigos, también, al encontrarse unos con
otros, hallarán un tema de conversación provechosa en las porciones leídas ese día. El
significado de los pasajes difíciles puede ser inquirido recurriendo a los cristianos más
juiciosos y maduros, y la fragancia de las Escrituras más simples se esparcirá con
amplitud.

(4) El pastor sabrá en qué lugar de los pastos se está alimentando el rebaño. De este modo,
podrá dirigirse a ellos más adecuadamente durante el día de reposo, y tanto el pastor
como los ancianos podrán impartir una palabra de luz y consuelo al visitar casa por
casa, frente a lo cual hallarán una respuesta más pronta.
(5) El grato vínculo del amor y la unidad cristiana se fortalecerá. A menudo seremos
llevados a pensar en aquellos amados hermanos y hermanas en el Señor que, aquí y en
otras partes, consentirán en unirse a nosotros en la lectura de estas porciones. Seremos
más a menudo llevados a concordar en la tierra sobre algo que hayamos de pedir a
Dios. Oraremos con respecto a las mismas promesas, nos lamentaremos con respecto a
las mismas confesiones, alabaremos a Dios en las mismas canciones, y seremos
alimentados por las mismas palabras de vida eterna.

Robert Murray M'Cheyne. Diciembre de 1842.

Traducción: Cristian J. Morán M.

También podría gustarte