l a b e l l e z a d e l s i l e n c i o

Mi g u e l Án g e l Be r n a t
La belleza del silencio
CALAMBUR p oesí a , 8 1
M a d r i d , 2 0 0 8
A Ángeles y a mi madre
No he tenido un hijo
no he escrito un libro
mi legado es las cosas
que he mirado con piedad
9
A veces
leo un libro,
a veces
doy un paseo
En la brisa del espíritu
todo descanso
toda actividad
La misma luz
en la luz
en la oscuridad
y yo la correspondo
11 10
Cedros y hombres
libres
de este mundo ilusorio
hunden sus raíces en lo eterno
13
Las Escrituras
te pueden distraer
del sentido de las Escrituras
12
En medio de tu rabia
la flor te espera
la flor te mira
15
Mientras soy el Ser
un pájaro canta
lavo los platos
una mujer nace
un poema respira
un pintor pinta
doy un paseo
14
Qué poco viven los hombres
lágrimas
en mis ojos
como una revelación
17
Sin oponer resistencia
me entrego a la luz
junto a mi esposa
para que nos lleve hasta el fin
16
Todas las cosas buenas
que he conocido
los libros que he leído
las personas que he apreciado
en este sol interior
19
Sobre el suelo verde claro,
la luz de la tarde;
la sombra del escritorio
se extiende
más allá del tiempo,
todo aquí es descanso,
mi esposa en la cama,
yo en la cómoda silla,
no hay yo
18
La refrescante voz del agua
me hace llorar
21
Qué gran dicha
aunque sea un instante
vivir lo que sé
20
Mi reflejo
en la puerta me dice:
no te preocupes tanto
por mí
23
Cómo no acudir
a la llamada
de esta maravilla
22
En la luz del otoño
encuentro a mi abuelo
que hace muchos años murió
25
Ángeles dice:
este paso
a lo eterno
es el mejor viaje
que se puede hacer
24
Las sillas vacías
la luna
27
Cada cosa
que tocas
es Dios
26
El teléfono de Dios
siempre quise saberlo
Sólo ahora, al marcar,
acierto a oírle
disfrazado de niño o silencio
de anciano o mujer
29
Estoy aquí
en quietud
28
Cuando tenía once años
al levantarme por la mañana
sentía en mi pecho
sentía y buscaba
y encontraba en mí
y entonces
ya me podía levantar
31
En las tranquilas tardes
de verano tal vez un niño llora,
quizá una pareja se separa,
nuestras madres envejecen
y mueren, una urraca canta,
un pino eterno sonríe
30
Escribo con una letra
que no es la mía
en un lenguaje
que no conozco
poemas que dicen
quién soy
33
Ni el aire del mar
ni la brisa de las montañas
son necesarios
para quien vive en el Ser
32
—Todo árbol es Buda,
todo árbol es un árbol
—A ver en qué quedamos
—Todo árbol es Buda,
todo árbol es un árbol
—Eso sí
35
La escudilla del mendigo
es el rostro de Buda
34
Un viejecito sonándose
alma blanca
alegre compañía
37
Viendo la luna
sin mí
36
Me vuelvo para ver
si le falta algo
a mi esposa
pero está en Dios
39
Hace frío, para ser feliz
no se necesita nada
38
Fuimos a escuchar el silencio
y el silencio nos respondió
41
Tarde invernal
el sol entra
el sol se va
un sol silencioso
siempre está
40
Un silloncito
es una persona
en forma de sillón
43
De noche
un gran silencio
los pasos de alguien
en la calle,
en el sofá
a la tenue luz
de la lamparita
escribo,
mi verdadera vida
no es mía
eso
me hace feliz
42
Dondequiera que vaya
ya estaba allí
antes de llegar
45
Quizá una tarde invernal
del siglo XII
esta misma luz,
quizá una tarde helada
de los hombres del Paleolítico
alguien pudo sentir
esta misma paz
44
Los demonios
miraban, me miraban,
mis propios hermanos,
y sentí compasión
47
Hace treinta y siete años,
la paciencia y el esmero
con que un anciano relojero en Suiza,
que se parecía a mi abuelo,
me envolvió un reloj
46
Los pinos
son reyes
49
Las montañas
se dejan acariciar
y roer por el viento
48
El viento del Ser
se ha llevado
el fantasma,
mi corazón
está ligero
feliz
51
El padre de Ángeles
se fue al caer la tarde
Habíamos salido
y compramos un libro de Wang Wei
maestro de la despedida
que da paso a la unión
y al volver
en el azul silencioso
que precede a la noche
se fue
para unirse a nosotros
para siempre
50
Joven
mirando la lluvia
por la ventana
53
Este mueble de madera
aunque tú lo encargaras
no fue hecho para ti
52
Éstas son mis memorias:
recordar lo que soy
55
El silencio
irradia
sus poemas
como
el sol
sus rayos
como la madre
su amor
o el océano
sus olas
En el silencio
fluye
el poema eterno
poema eterno
en esta luz
54
No es su esplendor
una rosa
no es su extinción
57
En el silencio
de una tarde de primavera
hay una nieve
que tú y yo oímos,
en el suave deslizarse de la tarde
hay una nieve
sin tiempo
cayendo en nosotros,
unos copos que somos tú y yo
56
Hay una rueda
que no roza las cosas
no las desgasta
no se desgasta
aun viejo
sin edad
sobre ella vas
59
En ningún lugar
los viejos errores
el viejo sufrimiento
sólo esta brisa fresca del Ser
que reúne a todos los seres
en esta meditación
bajo las rosas
A mi abuela Virgilia
58
Todas estas cosas santas
que no recogen los poemas
61
La luz en los árboles
una ligereza feliz
Mozart no ha muerto
esta tarde es Mozart
60
Han desaparecido
los médicos de mi infancia,
Lassaletta, Azcona
Murieron mis abuelos
Desaparecieron los carboneros
de General Pardiñas y D. Ramón de la Cruz,
la vaquería, la tienda del hielo,
el hombre del palo
que encendía los faroles
Es hermoso desaparecer,
volverse invisible,
oscuro y resplandeciente
63
Recuerdo
cuando dormía solo
y abandonaba mi mano
en la inmensidad
62
Demasiados juguetes
impiden ver
que la vida es
juego del Ser
65
En esta época de ruido y furia
¿quién puede escuchar esta canción?
sin ningún alarde
es una canción de victoria,
ningún sonido falta
a este silencio
que me devuelve
a un mar eterno, sin límites
64
Mi memoria
está hecha de paciencia,
la d con la i, di
la o con la s, os
67
Un amigo de juventud
me arregló una muela,
a cambio yo le regalo un libro,
espero poder escribir tantos libros
como muelas tengo
Es muy generoso
y no me quiere cobrar
Su pelo es ya blanco
y mi calva redonda
El tiempo pasa
pero nuestro sentimiento
permanece igual
A Ricardo Pita
66
Con un lápiz nuevo
un leve reflejo
de la luna nueva
¿Cómo será la luna
desde el paseo solitario
cerca de la montaña,
y en la casa vacía de mis padres,
o en aquel pueblo
en el que vives tú?
69
Nada te gasta
68
El afilador con su silbato
el saltamontes en el frío diciembre...
pero el poema no termina aquí
el poema sigue
eterno
incluyendo todo
71
Una esquina sin tiempo
de una calle
parece que se ha quedado en el pasado
pero llega hasta un ahora misterioso
en silencio
tranquilo
70
Cada cosa
cualquier cosa
es un placer
si se hace lentamente
con suavidad
73
Ningún esfuerzo,
ningún trabajo,
dejar que lo que es
sea en mí
72
Más allá del nacimiento y la muerte:
un farolillo y un árbol
75
Dejar que las manos
laven los platos
dejarse morir en la Cruz
todos los héroes son uno
todos los poemas de iluminación son uno
74
Este suave azul del cielo
y las nubes delicadas
¿seré alguna vez así?
77
Pensamientos de humo
no pueden llenar una almohada
para que mi cabeza descanse
76
El silencio
de este cuadro
me envuelve
soy una
de sus criaturas
una liebre
unos cisnes
unas aves
el íntimo y misterioso
verde de la hierba y los bosques
el azul de rocas y cielo
Paisajecon San Jerónimo,
dePatinir
79
El arco del puente
logra completar el círculo
gracias a lo que no recordaba,
su reflejo en el agua
78
La inmensidad está en mí,
mi vida verdadera no tiene fin
mi cuerpo verdadero es el universo
81
Han Shan y Shih Te
andando en el bosque
entre la lluvia,
sus túnicas raídas
emanan nobleza,
son reyes
escuchan la lluvia en silencio
han vencido a la muerte
nadie les conoce
80
Soy un dios antiguo
siento el aire frío de la noche
en mi cara
antes de dormir
83
Por la mañana
voy a mi pozo
y bebo agua pura
todo el día
puedo beber
de este agua que soy
82
Nunca he sido pobre
siempre ha habido en mí
una ventana para ver el cielo
85
Mi voz
no es una voz personal
no es brillante
sino gastada
como una puerta
que el viento abre
al anochecer
84
La felicidad me invade
como una herencia antigua,
cada paso es inmensidad,
mis pensamientos, mi mente
se han convertido en silencio,
si escucho lo que soy
entro contigo en lo eterno
87
Un vagón de metro
una mujer árabe y su niño
un hombre con la cara quemada
una joven de gafas azules,
la realidad es
un caleidoscopio tranquilo
incluso cuando caen bombas,
no caería ninguna
si abandonáramos
nuestro ego ilusorio
nunca pasa nada
en el jardín del paraíso
86
Soy una rosa
mis pétalos han caído
mi paciencia no
89
El silencio
es un sonido
de apoyo constante
que susurra en nuestro oído
el silencio
es lo que soy
de él viene
toda palabra
que cura y conforta
88
Al caminar por la calle,
al coger en unas zarzas
unas fresas,
al volver de la compra,
somos el Ser
y Davies nos lo muestra
A John Davies
91
Bajo estos montículos
de suave hierba
viven mis padres
Con ellos me siento
a pasar las horas
de la eternidad
90
Árboles en la noche
como una fiesta
su joven oscuridad
93
La luz
en el suelo de la calle
en la pared de la casa
tan dulce
como una Madonna
92
Querida haya:
no sabía
que iba a acabar
siendo tú
95
Cada vez
soy más consciente
de lo que soy
nada
Ángeles
94
     
En la habitación
de una ciudad
se posa la inmensidad;
roza un vaso,
una mujer,
un escritor que, agradecido,
no necesita las palabras
99
Este sentimiento maravilloso
de que pase lo que pase
nunca pasa nada
101
Un vaso de barro
mantiene el agua fresca
en la noche
Ángeles, una mujer mortal,
guarda agua inmortal
en la oscuridad
100

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful