P. 1
PASAJES HISTÓRICOS CIUDAD DEL MAIZ S.L.P.-2013

PASAJES HISTÓRICOS CIUDAD DEL MAIZ S.L.P.-2013

|Views: 1.055|Likes:
Publicado porservitec123

More info:

Published by: servitec123 on Nov 06, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/11/2015

pdf

text

original

1

BIENVENIDOS Para conmemorar el lxxv aniversario luctuoso del general de División Saturnino Cedillo Martínez Les presento los siguientes pasajes históricos que fueron tomados de los libros titulados: palomas en la historia nacional y cuatro centenarios del autor: Profr. Magdaleno tovar García, dichos pasajes tienen como propósito difundir la realidad histórica de los héroes que participaron en la independencia de México y en la revolución mexicana. Ciudad del maíz, gracias a sus personajes que regaron con sangre el suelo mexicano, se ha ganado el gran reconocimiento de ser: “baluarte de la independencia de México y de la revolución mexicana” Se presentan también, fotografías de un importante contenido histórico y algo más, espero les agraden y se sumen a difundir la historia de nuestro país, porque: “El que no conoce la historia de su pueblo es extranjero” Atentamente Profr. Magdaleno tovar garcía

Tomado del libro: PALOMAS EN LA HISTORIA NACIONAL Autor: Magdaleno Tovar García, 2005 No. de Registro: 03-2005-021814560100-01 Primera Edición, 2005 y Libro: CUATRO CENTENARIOS Autor: Magdaleno Tovar García, 2011 No. de Registro: 03-2011-040110013100-01 Primera Edición, 2011

2

PASAJES HISTÓRICOS DE CIUDAD DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

Enclavado en la región conocida como la Zona Media y teniendo como marco una serranía, se encuentra el municipio de Ciudad del Maíz, San Luis Potosí, el clima en la mayor parte de su territorio es seco, con una pequeña parte al sureste de clima templado, se encuentra a 1250 metros sobre el nivel del mar, actualmente colinda en la parte Norte con el estado de Tamaulipas, al Noroeste con el municipio de Guadalcázar, al Oeste con Cerritos y Villa Juárez, al Suroeste con Rioverde, al Sur con Alaquines, al Sureste con Tamasopo y al Noreste con El Naranjo. Pero vamos por partes, si hacen unos 60 000 años que los grupos humanos empezaron su lento peregrinar y según estudios científicos los primeros primitivos aparecieron en África y el Estrecho de Bering lo cruzaron hace unos 40 000 años y si por ejemplo, según vestigios hace 33 000 años en San Luis Potosí ya habitaba El hombre del Cedral (en el Manantial de la Amapola, Mpio. de Cedral, S.L.P.), esto es mucho tiempo antes de Cristo, ¡Hace 330 siglos! que ya había habitantes en lo que actualmente es el estado de San Luis Potosí, los primeros humanos tal vez se aventuraron por su característica nómada e iban siguiendo manadas de animales para alimentarse, ya su vestimenta era de pieles talladas con piedra de los animales que cazaban, fue en lo que hoy se llama Ciudad del Maíz, tierra inhóspita, en donde iban

3

cruzando pequeños grupos de tribus nómadas sin rumbo fijo y que a su marcha sólo el trinar de los pájaros y el ruido de algunos animales salvajes se escuchaba al crujir las ramas de los pequeños arbustos movidos por el paso de los primeros seres humanos a esta tierra, algunos siguieron su camino y otros se quedaron, tal vez sin querer, en estos lugares con una variada vegetación, siendo su alimento los frutos, raíces y animales silvestres de esa época, como: Conejos, liebres, venados, vainas de mezquite, quelites, nopales, miel de maguey, ratas, flores de palma (chochas), dátiles, miel de abeja, tunas, coyotes, víboras, etc.; los animales los cazaban con arco y flecha, también tenían gran conocimiento sobre las hierbas y raíces que utilizaban como medicina, los hombres vestían un pedazo de piel en la cintura y la mujer algo en forma de huipil con un pedazo de piel más largo, a veces se ponían un tocado en la cabeza de piel de ardilla o un adorno con plumas, tal vez, fueron muchas las tribus prehispánicas que habitaron esta región, según los investigadores, de acuerdo a figuras humanas y de animales encontradas en diversos lugares de nuestro estado. En la zona media los Chichimecas ya habitaban en el año 1000 después de Cristo, hacían ollas y otros objetos de barro. Los Chichimecas de nuestro estado se dividen en Pames (Los Pames pertenecían a la cultura Otomí) y Guachichiles; los españoles encontraron en el actual Ciudad del Maíz a un grupo de indígenas en un lugar conocido como M´Pu ´N´Tjua, que de acuerdo al lenguaje de la etnia Chichimeca-Pame significa “Valle del Maíz”, ya que hace cientos de años en este Valle el maíz era abundante, los conquistadores impusieron el nombre de “Pame” a los indígenas Chichimecas, porque repetidamente pronunciaban la palabra “pami” que en su lengua shi´uy significa “no”, lo que hicieron los españoles fue cambiar la “i” por la “e” y por eso les llamaron “pames” y tal vez, por razones geográficas, sociopolíticas o culturales vivieron de forma seminómada y con una cultura no muy avanzada, el indígena “Pame” era una persona muy huraña y recelosa y más en e se tiempo con los españoles y con justa razón, ya que al Valle poco a poco fue llegando gente de todo tipo, personas que viajaban del Viejo Mundo porque ambicionaban riquezas. Al M´Pu ´N´Tjua llegaron también personas de buen corazón, como los misioneros que encontraron esa tribu de pames con el peregrinar de la Conquista Espiritual en los territorios de América, cuando llegan los frailes franciscanos fundando templos y protegiendo a los indios, para los misioneros fue difícil lograr acercarse a los indígenas, fueron ganándose la confianza con regalos, como: cuentas de colores, sonajas, etc. En el año de 1607, Fray Juan de Cárdenas construyó el primer templo con postes de madera y techo de palma, con esto quedó descubierto este lugar, sin embargo, no se le considera como fundador, ya que para serlo se necesitaba una Cédula Real, es decir, la autorización escrita por la Corona Española para fundar algún pueblo, tiempo después, cruzando montes y serranías y sorteando múltiples peligros de animales salvajes llega otro misionero originario de Portugalete, cerca de Bilbao, de padres nobles y criado en cuna de seda, su ilustración, su deseo o curiosidad lo hizo

4

conocer la Nueva España, tal vez también con la ambición de riquezas, sólo que algo le hizo cambiar de idea y vistió ropas franciscanas, se preparó y aprendió la Lengua otomita y pidió licencia para misionar, sí, ¡así fue!, Fray Juan Bautista Mollinedo llegó acompañado de pocos indígenas ya cristianizados a estos lugares a pie por aquellos matorrales, comiendo esquite y pinole, descalzo y con su vestimenta rota y enfrentándose a muchos peligros, pero con una gran fuerza de fe en esa importante misión, enseñando a su paso a los indios a trabajar el barro y algunos otros oficios y como traía su Cédula correspondiente con licencia de toda la jerarquía Real y Católica, el día 15 de julio del año 1617 fundó la “Conversión de Nuestra Señora de la Concepción del Valle del Maíz”, de la que Custodia era la Parroquia de Santa Catarina, Virgen y Mártir de Rioverde y dicha cédula, habiéndola pasado por la Real Audiencia de la Nueva España, y teniendo mandamiento de don Diego Fernández de Córdova, Marqués de Guadalcázar, Virrey de esta Nueva España, habiendo llegado a este lugar reunió a todas las rancherías Chichimecas y Capitanes, además de algunas personas españolas, para realizar la celebración de la Misa, para cuyo fin tenían hecha una iglesia de jacal, por habérselos encargado con anticipación Bautista Mollinedo, al tiempo que los visitó junto con Juan de Cárdenas y Cristianizaron muchos de ellos por el año de 1607. Los indígenas de la región manifestaron que deseaban recibir la Fe Católica, ser cristianos y ser administrados con los Santos Sacramentos.

(MISIONERO EN LA CONQUISTA ESPIRITUAL)

Mollinedo se ofreció a sacar licencia de Su Majestad y ya al haberla obtenido regresó, por ello, después de celebrar la misa y estando ante el altar de dicha iglesia, a

5

la cual le puso por nombre, Abogada y Patrona Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción, tomó de dicho altar una Cruz portátil la levantó en alto con sus manos y habló en voz alta ante todos los concurrentes y ante la presencia de un representante para que diera fe y testimonio de hacer uso de la potestad, licencia y comisión que él tenía de su Majestad, como de su Provincial y dijo que tomaba posesión jurídica, real, y así mismo, amparo de jurisdicción eclesiástica de dicha iglesia y derecho parroquial de dicho templo religioso. Y estando facultado por su Majestad tenía la obligación de poner religiosos en cada una de las nuevas Conversiones, puso en esta de Nuestra Señora de la Pura y Limpia Concepción del Valle del Maíz al Padre Fray Pedro de Torres, siendo el primer Ministro, quien fue sacerdote y Maestro de los indios. Fray Pedro se hacía cargo de dicha posesión jurídica y real y por lo tanto declaraba con términos de feligresía y administración de doctrina y de los Santos Sacramentos en esta Conversión: Por la parte del Oriente, hasta el Llano de Las Gallinas, con todas las vertientes que caen del Cerro de San Nicolás, y por la parte Poniente, hasta el Paraje La Angostura, y por la parte Norte, hasta el Puerto y vistas del Llano de Lágrimas, y por la parte del Sur, hasta el Arroyo de los Alaquines, que confina con la jurisdicción de los Gamotes y de todas las poblaciones y rancherías que en dicha jurisdicción hay. Y habiendo como testigos personajes, como: Alonso Guerrero, Juan de Ortega, Antonio Sánchez de Espinosa, Melchor de los Reyes y Diego Vázquez, indio Capitán de los chichimecas, a los cuales el presente Secretario dio fe que conocía. Y por ser verdad y que en todo tiempo conste y pueda constar en adelante, lo firmó Fray Juan Bautista de Cárdenas, como Secretario y quien dio fe y el Padre Comisario Provincial Fray Juan Bautista Mollinedo. Había leyes que les daban algunas garantías a los indígenas. En la “Recopilación de las Leyes de los Reinos de los Indios”, Libro IV, “De los descubrimientos”, título siete, dice: “De la población de las Ciudades, Villas y pueblos”, ley I “Que las nuevas poblaciones se funden con las calidades de esta ley” – decretada por el Emperador D. Carlos y confirmada por D. Felipe II, Don Carlos II y la Reina Gobernadora-: “Habiéndose hecho el descubrimiento por mar y tierra, conforme a las leyes y órdenes que de él tratan y elegida la provincia y comarca que se hubiere de poblar y el sitio de los lugares donde se han de hacer las nuevas poblaciones y tomando asiento sobre ello los que fueren a su cumplimiento, guarden, la forma siguiente: ... tierra adentro, elijan el sitio de los que estuvieren vacantes y por disposición nuestra se pueda ocupar sin perjuicio de los indios y naturales o con su libre consentimiento y cuando hagan la planta del lugar repártanlo por sus plazas, calles y solares a cordel y regla, comenzando desde la plaza mayor, sacando desde ella las calles, a las puertas y caminos principales, y dejando tanto compás abierto, que aunque la población vaya en crecimiento, se pueda siempre proseguir y dilatar en la misma forma. Procuren tener el agua cerca y que se pueda conducir al pueblo y heredades y los materiales

6

necesarios para edificios, tierras de labor, cultura y pasto con que excusaran mucho trabajo y costas que se siguen de las distancias”.1 Siguiendo estas sugerencias fue como se trazó en sus inicios el Valle del Maíz, la plaza al centro en la que se hacían los tianguis, su Ayuntamiento y su parroquia, teniendo cerca un río que atraviesa el pueblo, hace mucho tiempo hubo inundaciones, por lo cual cambiaron la iglesia de su sitio original, después la retiraron más del río porque todavía la afectaban las aguas, hasta tenerla donde se encuentra actualmente. “En el año de 1626, según cuentas de Fray Alonso Revollo, sin contar los españoles, negros y mulatos, había en el Valle aproximadamente unos 222 habitantes, Fray Alonso Revollo, le da el nombre de: “Pueblo y Ranchería del Valle del Maíz Alaquines”.2 Después de mucho trabajo con los indígenas, en el año de 1628 Fray Juan Bautista Mollinedo se fue a Europa en donde enfermó gravemente y murió en un convento de Madrid, toda la Corte lloró su muerte y a su entierro asistieron todas las personalidades de esa época. Por el año de 1637 exponiéndose a los peligros en el monte llegó Fray Cristóbal Vaz al Valle del Maíz, estuvo durante cinco días evangelizando a los indios, los indios de la región andaban en son de guerra y nadie los podía hacer entender, sentían un coraje enorme contra los españoles y rehuían a todo extranjero y los misioneros hacían grandes esfuerzos porque todo el trabajo realizado no fuera en vano y así con esta disposición el fraile Cristóbal prosiguió hacia el norte, rumbo a Jaumave a seguir haciendo las paces entre los indios que peleaban en los montes y los cerros y que dejaron de ir a misa por más de un año; los misioneros siguieron su labor convenciendo a los Tulas de que ya no pelearan y así continuaron con los demás, hasta que por fin admitieron el bien, quedando no muy contentos y conformes, pero en una aparente calma; además de conseguir la paz entre los Tulas y Chichimecas, se consiguieron otros beneficios con la visita y trabajo religioso del Padre Cristóbal Vaz, quien dio fin al sangriento alboroto y logró hacer entender a la autoridad de la Provincia de las necesidades e inconformidad de los Custodias y Misiones y de la necesidad de poner más religiosos. En el año 1664 un Ministro Provisional afirmó que la denominación de “Valle del Maíz” se debía principalmente a la abundante cosecha de maíz que el suelo del lugar prodigaba a los lugareños. Al cumplirse casi un centenario de la fundación del Valle del Maíz todo era tranquilidad, pero esa tranquilidad no duraría mucho, ya que empezaron las dificultades entre los mismos indios y la falta de ayuda a los misioneros, pero sobre todo, la llegada de familias españolas a estas tierras apoderándose de las propiedades de los indígenas, haciendo efectivos sus derechos que les tocaron en el Valle del Maíz y sus alrededores de supuestas herencias y compras, despojando a los indios de sus propiedades, supuestamente compradas por Felipe Barragán al Arzobispo de Manila, don Manuel Antonio Rojo del Río Lafuente y Vieyra, Gobernador y Capitán General de las Islas Filipinas, don Manuel era un criollo dueño de una enorme hacienda a la

7

que pertenecía esta región. Por mucho tiempo duró esta discordia y así las había con casi todos los extranjeros que llegaban al Valle y a toda la Nueva España; salió a relucir entonces la característica nata de los indígenas, rechazando al español invasor, ya que el español consideraba al indígena como una especie de animal inferior al europeo, el indígena por instinto se rebelaba ante el despojo, ante la esclavitud y la sumisión y rechazaban a los indeseables europeos, de cualquier forma los españoles se apoderaban de los territorios aniquilando indígenas y sólo algunos lograban escapar a la sierra, los europeos se hacían dueños de grandes latifundios por la buena o por la mala. Al ir creciendo la población, la Conversión del Valle pasó a ser un pueblo mezcla de españoles e indígenas con autoridad religiosa y política dentro de su jurisdicción, habría algo así como unas treinta familias y como otras cien familias fuera del pueblo de indios chichimecos entre los montes y los cerros quienes bajaban sólo en los días de fiesta a misa y doctrina, ya que tenían que caminar mucho o bien no querían encontrarse con los españoles. Los indígenas ya estaban inconformes con el trato que les daban los españoles y los hacendados que se habían apropiado de las mejores tierras, se negaban a pagar tributo, la vida del Valle ya no volvió a ser la misma, para entonces, ya se encontraban aquí los Moctezuma y otros advenedizos que junto con la paz les arrebataron a los indígenas la posesión del pueblo y sus tierras; en el año de 1733 entró al Valle, con patente de Comisario Visitador de la Custodia Fray Gonzalo Lombarri, estuvo aproximadamente un mes, todo parecía en calma, los españoles llegaban poco a poco al pueblo con la ambición de hacerse de propiedades y riquezas y acabaron por entrar al Valle del Maíz, que en aquel entonces sólo contaba con unos cuantos jacales y a lo lejos vivían los indios en unas cuantas chozas y tenían su propio gobierno, el Valle más que pueblo era un “rancho”, con la llegada de unos cuantos españoles que invadieron como plaga el territorio mexicano, el pueblo cambió, al Valle llegaron muchos españoles y a menudo peleaban con los indios, se tuvo que recurrir a las autoridades de aquella época, quienes les indicaron que deberían dejar el espacio libre para que los españoles construyeran sus casas e iglesia en la parte norte de la plaza y los indios deberían ocupar la parte occidente, dándoles de plazo un mes, también les hicieron saber que deberían construir un corral para encerrar el ganado para que no hiciera destrozos y que se aplicara una sanción a quien cometiera alguna falta, mandaron hacer una escuela en donde aprendían doctrina los hijos de los indios, así como aprender a leer y a escribir en lengua castellana, indicó el Corregidor que quien no cumpliera tendría el castigo siguiente: Para los indios cincuenta azotes y seis meses de cárcel y para los españoles doscientos pesos, que se aplicarían en la fábrica de material para la iglesia del pueblo, pero la cosa no cambió, los españoles ganaban todo, en cambio los indios perdían solares, gobierno y libertad y otra vez intervino el Corregidor, ya que los indios se negaban a pagar tributo, los indios tenían a su favor las Leyes de Indias, como el Corregidor solicitó la intervención de las altas autoridades, éste le contestó y mandó

8

tocar la Caja de Guerra para que todos acudieran a la plaza a escuchar la respuesta del Excmo. Señor don Juan Antonio Visaron y Eguiarreta del Consejo de su Majestad, Arzobispo de México, Virrey Gobernador y Capitán General de esta Nueva España en la que señalaba el reparto de solares para los españoles, quedándose con lo mejor a un lado de la plaza e iglesia y a otro lado los indios tributarios y para otra los indios pames. En el año de 1736 el Valle se denomina: “Pueblo de Nuestra Señora de la Limpia Concepción del Valle del Maíz”. El entonces Valle del Maíz sufrió algunas contingencias, el 13 de febrero del año 1746 se quemaron todos los libros del Archivo y buena parte de la construcción del templo católico, el techo era de paja y todo lo que era de madera ardió, sólo quedaron los adobes ahumados. En el año 1750 el Valle estaba en paz, los españoles tenían su gobierno y los indios el propio y los misioneros continuaban como protectores de los indios, el Valle se estaba transformando, ya los españoles dejaban sus jacalitos para vivir en grandes mansiones como amos y señores, vivían algo así como 107 entre españoles, mestizos y mulatos y algunos 1123 indios pames que vivían casi en el monte. Para este tiempo, el Valle ya tenía su vida organizada, las familias de “razón” tenían sus tiendas, los indios cultivaban la tierra, otros eran arrieros, había zapateros, sastres, silleros, curtidores, pastores, vaqueros, etc., y pocos indios ya hablaban castellano. El 10 de septiembre de 1751 una tremenda inundación cayó en el Valle del Maíz y se llevó casas, animales, gentes y arrasó con el templo. A raíz de que los indios pames continuaban empeñados en no querer evangelizarse se determinó fundar una Misión exclusiva para los pames y esta fue: “La Misión de San José del Valle del Maíz” o “Misión de San José de Pames”. “La cual fue fundada en el año de 1753, por don José Escandón, Conde de Sierra Gorda, los “pames” tenían su propio gobierno, integrado sólo por pames, con su “ Tenanche”, su libro de actas y cuentas, su cárcel, su escuela y cementerio y nada tenían que ver con los de “razón” que estaban avecinados, dos pueblos juntos, pero no revueltos”. 3 El año de 1755 el Valle del Maíz sufrió otra inundación, lo que los obligó a cambiar el templo a un lugar mas alto, en el año de 1758 el templo era de madera embarrado con lodo por dentro y por fuera, estaba a cargo el fraile Santiesteban. Los indígenas pames de la Misión de San José del Valle del Maíz al momento de separarse del Valle empezaron a construir su iglesia y la concluyeron en el año 1761 y desde entonces se venera al Santo Patrono del Señor de San José cada 19 de marzo. Se cuenta por la descendencia que los indígenas pames recibían un “doble” de maíz a cambio de una buena piedra para edificar la iglesia.

9

CAPILLA DEL SEÑOR DE SAN JOSÉ CONSTRUIDA EN EL AÑO 1761 (VIILA DE SAN JOSÉ, MPIO. DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.)

Por aquellos tiempos, los indígenas despojados de sus tierras en beneficio de los latifundios de los españoles llegados al Valle construyeron un buen templo, aun con lo excesivo de los tributos y a “los de razón” tal vez les dio vergüenza o se les ablandó el poco corazón o así les convenía y como influyentes que eran asistieron a una reunión allá por el año 1765 e hicieron la solicitud al alto mando de la Corona Española de construir un buen templo, fue aceptada dicha petición acordándose medidas, materiales y espacios del inmueble, para el año de 1789 el templo llevaba ya un gran avance, una de las esculturas, la titular, la de Nuestra Señora de la Purísima Concepción, supuestamente fue esculpida por Manuel Tolsá y según cuenta la leyenda. Se dice, que más o menos por el año de 1791, cuando estaba a punto de terminarse el templo, don Florencio Barragán un personaje de los más ricos de la comarca, en uno de sus viajes de política y negocios a la Ciudad de México vio por casualidad al gran artista Manuel Tolsá, quien era un arquitecto y escultor español muy famoso y que en la Ciudad de México ya casi terminaba la escultura de la Purísima Concepción e iban a llevarla a la Catedral de Guatemala, ya que de allá la habían encargado, se cuenta que el señor Barragán convenció al escultor de que se la vendiera, pero ya al tenerla no sabía qué hacer, si donarla a la iglesia del Valle del Maíz o a la de Rioverde, ya que con las dos tenía fuertes compromisos por tener

10

(IGLESIA DE LA PURÍSIMA CONCEPCIÓN EN EL VALLE DEL MAÍZ, S.L.P.)

propiedades en las dos jurisdicciones y como buen o mal europeo, bueno eso queda a criterio del lector, su mente ágil se puso a trabajar y entonces se le ocurrió hacer un concurso entre los indígenas de las dos partes, en dicho concurso participarían los indígenas de Rioverde y los del Valle del Maíz, deberían de ir a pie hasta la Ciudad de México y los que llegaran primero se quedarían con tan preciada joya y los del Valle a pesar de ser más la distancia entraron primero, ganando la escultura y ya de regreso, caminando día y noche y con mucho cuidado y protegiéndola de la intemperie y en hombros la condujeron hasta su iglesia del Valle, tal vez lo que los hizo ganarla fue esa gran fe inculcada por los misioneros de noble corazón. Otra historia, refiere que: don Felipe Barragán, como poderoso de aquel tiempo, mandó traer dos esculturas, la de la Purísima Concepción y la del Santo Entierro a Guatemala, ya que ese lugar tenía fama de que había buenos escultores, total, que las dos esculturas fueron compradas y llegaron a la capital de la Nueva España, las recibió ahí don Felipe y las envió en una carreta con destino al Valle del Maíz, pero al pasar por Alaquines la carga se puso muy pesada, tan pesada que se sumieron las ruedas de la carreta en la tierra y ésta se detuvo, le picaban con el gorguz a los animales, les daban latigazos, pero nada, la carreta no pudo salir, entonces se les ocurrió bajar la escultura del Santo Entierro para liberar de peso a la carreta, pero cual fue su sorpresa que al tomarla era demasiado liviana, la depositaron en la iglesia de la Villa de Alaquines supuestamente temporalmente, pero debido a lo sucedido nadie se atrevió a cambiarla y como si fuera un mandato de la Purísima Concepción el Hijo se

11

quedó en la Villa de Alaquines y después la carreta pudo caminar fácilmente hasta llegar la escultura de la Purísima Concepción a la iglesia del Valle del Maíz y a través de cientos de años los pueblos siguen venerándolas con profunda devoción. En el año 1796 murió don Felipe Barragán y dejó de herederos a sus hijos José Florencio, Juana y Luisa Ortiz de Zarate.

LOS CAPA BLANCA EN CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

4

En el Valle del Maíz, durante cientos de años hubo una inquietud en silencio de muchos indígenas y de algunos misioneros religiosos, temían a que los mataran si se rebelaban contra el gobierno virreinal o contra los hacendados, pero pudo más la fuerza de fe en la libertad y esto obligó a algunas pocas personas ilustradas a ir reuniéndose y realizar sus conspiraciones en contra del mal gobierno y de la esclavitud, fue así como en la primera década del siglo XIX, un grupo de 13 personas llamados los “Capas Blancas” se reunieron a escondidas con la finalidad de atracar y atemorizar a los españoles que estaban saqueando la Nueva España, estas personas al momento de cometer sus atracos se ponían una capa blanca y acechaban las diligencias que iban para Tampico, Tamaulipas, dichos carruajes iban cargados de oro y plata de las minas del Cerro de San Pedro, Real de Catorce, Charcas y Zacatecas, después de apoderarse del botín lo escondían en las cuevas naturales de los cerros. Continuamente los Capas Blancas eran buscados por las tropas del Virrey o del Rey, mas nunca eran encontrados, tal vez no los encontraban por su astucia para

12

esconderse, ya que su refugio eran las cuevas naturales y en los pueblos se escondían en los túneles, ya fuera en Rioverde, en Ciudad del Maíz o en la Ciudad de San Luis Potosí, ya que como es sabido en esos lugares existen largos túneles que a ciencia cierta nadie sabe quien los hizo, hay quienes dicen que se realizaron por órdenes de los misioneros religiosos a su llegada con la conquista espiritual y que las grutas naturales fueron arregladas por los indígenas, ya que muchos de los túneles comunican los templos religiosos con casas antiguas y no falta quien diga que se construyeron por extraterrestres, lo cierto es que los túneles existen y fueron el refugio de los Capas Blancas y en algunos se han encontrado cuantiosos tesoros. Un mal día le tocó perder a don Florencio Barragán y seguramente lo delató un realista chismoso, ya que algo llegó a oídas del Virrey y éste empezó a sospechar de quién era el Jefe de los Capas Blancas y entonces el Virrey hizo que eligieran a don José Florencio Barragán como Diputado a Cortes de la Provincia de San Luis y después de quedar electo y tener los documentos que lo avalaban planeó salir hacia España a tratar asuntos y a arreglar una supuesta herencia de tierras y estando don Florencio en acuerdo con Félix María Calleja del Rey, el Virrey Francisco Javier Venegas, en la Ciudad de México, invitó a comer a don Florencio, para lo cual ya tenía todo planeado, se cuenta que ofreció un gran banquete en su honor y ya ahí don Florencio tomó un espumoso chocolate en donde ya iba un brebaje para matar dolosamente al jefe de los Capas Blancas, este acto hizo el efecto esperado, a don Florencio comenzó por dolerle el estómago y al poco tiempo empezó a toser y a salirle espuma por la boca, sintiéndose tremendamente asfixiado, muriendo casi al instante, esto sucedió allá por el año 1810, mas todo quedó ahí como un mero accidente y la verdad nunca se supo del verdadero motivo de su fallecimiento. Los demás integrantes de “Los Capas Blancas”, tal vez por temor ya no volvieron a atracar las diligencias y nunca volvieron a salir o tal vez buscaron otra estrategia de atacar a los españoles, podría decirse que los “Capa Blancas” antes de que don Miguel Hidalgo llamara al pueblo a levantarse en armas para luchar por la Independencia de México, ya conspiraban y durante varios años antes de 1810 de alguna manera castigaron a los españoles quitándoles el oro que pretendían llevar a España, como lo hicieron muchos durante cientos de años, cabe citar que don José Florencio Barragán era Teniente Coronel al servicio del Virreinato y tenía a su cargo el Cuerpo de Caballería de Frontera del Nuevo Santander y él originario del Valle del Maíz y que en sus viajes de negocios continuamente hacía reuniones en contra de los españoles en la Ciudad de México y estuvo casado con una india “Pame” originaria del Valle del Maíz, entonces lo que hacía era a escondidas y sabiendo que en ello se jugaba la vida y de una reunión que se supo más abiertamente fue la del Abra de los Caballeros (Cerca de Ciudad Mante, Tamaulipas), aunque posiblemente participó en muchas conspiraciones, tanto para asaltos o como para actuar en contra de la nobleza española, ya que según se cuenta se dedicaba a entorpecer los movimientos militares de las fuerzas realistas en donde utilizaba mucho del dinero de los asaltos a las

13

diligencias, con esa característica de que cada que realizaban un atraco todos vestían una capa blanca. Don Florencio Barragán era considerado como el hombre más rico de la Nueva España y a la vez era jefe de todas las fuerzas militares de Oriente de San Luis, llegó a ser electo Diputado a las Cortes de España, pero fue descubierto su movimiento rebelde-insurgente por el Virrey, de no haber sido descubierto tal vez hubiera sido el precursor de la Independencia de México antes de don Miguel Hidalgo y Costilla.
MONEDAS QUE SE ACUÑABAN EN LOS TIEMPOS DE “LOS CAPAS BLANCAS” (5)

El Abra, Tamaulipas Ciudad del Maíz, S.L.P.
RUTA DE “LOS CAPAS BLANCAS” Y SUS MUCHOS REFUGIOS EN LAS CUEVAS NATURALES

14

REALISTAS CONTRA INSURGENTES EN CIUDAD DEL MAÍZ

(EL ANTIGUO CIUDAD DEL MAÍZ)

Fueron muchísimos años de esclavitud y de grandes injusticias del gobierno virreinal y cansados indígenas y campesinos del maltrato, en diversos puntos del territorio hubo enfrentamientos, unos a favor de los insurgentes y otros a favor de los realistas, a los que también se unieron de los dos bandos gente del Valle del Maíz, salieron del Valle personas de apellido Barragán y Ortiz de Zárate para reunirse con Félix María Calleja a favor del realismo, hubo un buen despliegue de fuerzas armadas para combatir a los simpatizantes del cura Hidalgo que luchaba por la Independencia a principios del siglo XIX, pero las injusticias de los poderosos eran muchas y ya no les servía el dinero, ni las armas, la insurgencia cada día se multiplicaba más y ya nada la detenía, en aquel tiempo de revueltas en el Valle había rondines, patrullaje y mucha vigilancia por parte de la autoridad del poder y no era para menos, ya que se dieron cuenta de que en el Valle también había simpatizantes por la Independencia. En ese tiempo las personas que estaban a favor de la Independencia en el Valle del Maíz colocaron pasquines en el pueblo en las casas de las autoridades, así como en la casa de don Felipe Barragán, anunciando saqueos y matanza de gachupines y malas autoridades del pueblo, tal es el caso, de un tal Pedro Barrenechea, subdelegado en el Valle quien dio informes a la autoridad virreinal de Conspiración en el Valle del Maíz, esto fue por el mes de octubre de 1810, por esos días a quienes estaban en contra del Virrey o del Rey o simplemente de los europeos, los fusilaban por andar rebelándose, se dice, que el día 18 de marzo de 1811 en esa lucha de Independencia en la cárcel del Valle del Maíz había doce personas que estaban a favor del virreinato y que un grupo de gentes venían en persecución de insurgentes que se encontraban en el Valle y se abrían paso en montes y pueblos a costa de violencia, dando muerte a todo insurgente que encontraban a su paso, el día 21 de marzo de 1811 llegó una avanzada avisando que se estaban acercando las tropas del rey e inmediatamente Luis Herrera e Idelfonso Blancas, insurgentes, mandaron desplegar tropas para la defensa

15

acomodando quince cañones en forma estratégica mas o menos como a cinco kilómetros del pueblo, eran unos dos mil de caballo y otros mas de cuatro mil de infantería, mas de seis mil hombres se encontraban dispuestos para el combate atrás de la Misión de San José, en la Loma de las Pilas, entre los Cerros de la Cruz y el Flechador, los realistas sabían que esa noche habría un baile en el Valle y querían sorprender a los insurgentes, un tal Diego García Conde venía al mando del ejército realista, algunos realistas se encontraban en la cárcel del Valle, mejor dicho eran doce gachupines o achichincles de los realistas, estaban temblando de miedo, escuchando la gritería de los insurgentes, el día 22 de marzo de 1811, cuando llegó el momento y ya en la última posición del realista García Conde, los insurgentes lo tenían a medio tiro de cañón, el ejército realista entró en acción con el teniente Pedro Segarra al frente y del mayor Gabriel Martínez y otros capitanes más, todo un gran Regimiento de la Corona Española, fue un cruel enfrentamiento, en el que los insurgentes al verse perdidos huyeron derrotados, pero antes de irse mataron a once de los doce gachupines que se encontraban en la cárcel, solo se salvó uno de milagro; se fueron los insurgentes, dejando un cuadro desolador en un mar de sangre, el ejército realista se apoderó de los cañones insurgentes y todo lo que encontró, quedando mas de cuatrocientos muertos; en la cárcel de los doce gachupines, solo quedó uno, que todo ensangrentado encomendaba su alma al creador o tal vez al diablo, al no escuchar ruidos abrió sus ojos y se levantó trabajosamente, dio unos tres pasos, pero no se pudo sostener y cayó pesadamente sobre los ensangrentados cadáveres de sus compañeros, llegó un sacerdote que fue quien le prestó auxilio, de pronto se acercó un jinete a caballo y el realista herido le preguntó que si pertenecía a las tropas del rey, a lo que el jinete contestó que sí, el herido con sus últimas fuerzas, gritó: ¡Viva el rey! y volvió a caer sin sentido, al volver en sí, se encontraba rodeado de oficiales, ya lo estaba curando un cirujano del ejército realista, un tal D. Mariano Güemes. Narra una historia legendaria que un insurgente que quedó vivo, de nombre Luis Herrera, salió corriendo en su caballo y que se fue rumbo a Ciudad Aguayo (hoy Ciudad Victoria) en donde murió, en su rápida huida escondió antes de irse un tesoro en alguna de las cuevas de la ex hacienda del Llano del Perro, un tal don Enrique Grande Ampudia, hijo del dueño de la hacienda, puso mucha gente a buscar dicho tesoro, mas nunca fue ni ha sido encontrado, sin embargo el arroyo de La Lejía que pasa por el Valle cerca de la Calzada de Riva Palacio, se cuenta, que hace muchos años en épocas de lluvias el agua arrastraba monedas españolas, reales y medios reales, pero bueno, esa es otra historia.
MONEDAS ACUÑADAS DEL AÑO 1810 HACIA ATRÁS

5

16

Terminada la batalla, al enterarse los realistas de que la autoridad del pueblo era un tal Mariano Calderón, por órdenes del Virrey se le mandó fusilar por estar del lado de los insurgentes, además de que había consentido que les cortaran la cabeza a los europeos presos, así se lo hizo saber Diego García Conde al Gral. Félix María Calleja, éste era realista y castigaba cruelmente a los insurgentes y por eso era odiado; entonces en ese mismo mes de marzo, un realista de nombre Pedro Barrenechea, subdelegado en el Valle del Maíz huyendo de los insurgentes fue a dar por azares del destino con un grupo insurgente que se encontraba por la Huasteca, bueno, a Pedro, de coraje de lo que estaban cometiendo los realistas, los insurgentes le sacaron el corazón y en el hueco le pusieron una piedra y luego lo colgaron en la Cañada de Mazazintla, luego el capitán realista Alejandro Álvarez hizo fusilar a siete Insurgentes y los colgó en el mismo lugar, tal vez, suponiendo que ellos habían matado al realista o porque todo insurgente le caía mal y así, la venganza entre realistas e insurgentes continuaba. Tiempo después, ya en una aparente calma el Valle del Maíz y no contando con autoridad se nombra a don Manuel Bengoa, fiel a los realistas y a quien le dio mucho gusto y celebró en grande la aprehensión de Miguel Hidalgo y compañeros, hecho que ocurrió el 21 de marzo en Acatita de Baján, Hidalgo es conducido a Monclova y concluida su sentencia es decapitado el 30 de junio de 1811 y su cabeza es exhibida en la Alhóndiga de Granaditas en Guanajuato; todo estaba a favor de los ricos del pueblo del Valle del Maíz y en toda la Nueva España, el gobierno intimidaba y divulgaba que todo aquel que se rebelara iba a seguir la misma suerte de Hidalgo, pero ya la llama no se apagaba, los indígenas estaban cansados del maltrato que les daban los hacendados, de vivir como esclavos y los de otras partes fuera del Valle del Maíz, ya no querían sacar más oro, ni plata para que los españoles saquearan y se la llevaran al Viejo Mundo. El 7 de agosto de 1811 llegó el realista Cayetano Quintero y fijó su cuartel general en el Valle del Maíz y desde aquí hacía sus salidas para combatir a los insurgentes, pero los insurgentes no se pacificaban y corría la sed de independencia por doquier, hubo muchos indios y realistas muertos, otros heridos, pero la lucha seguía, en el Valle se les recogió a sus habitantes todo lo que la autoridad realista consideraba como arma y a los realistas cada día se les preparaba en el manejo de las armas para combatir cualquier reunión de insurgentes. Así lo hizo, por algún tiempo, un grupo del ejército realista establecido en el Valle del Maíz, conocido como El Fijo de Veracruz; para el año de 1817 se fue y la Custodia del Valle quedó en manos de un pequeño grupo de realistas, durante un tiempo prevaleció una aparente calma.

17

LA BATALLA DEL INSURGENTE FRANCISCO JAVIER MINA LARREA EN CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

Los realistas en el Valle estaban muy tranquilos confiando en su poder y dominio, pero no contaban con la astucia de la gente inconforme del mismo Viejo Mundo, ya que cada día hasta de su misma patria se sumaba más gente en la lucha por la Independencia de México y su mal gobierno, ya que Fray Servando Teresa de Mier, quien era de Monterrey, Nuevo León, había sido desterrado a Europa y allá conoció a Francisco Javier Mina, un personaje de cuna humilde, nacido en Idocin, Navarra en el año 1789, gran patriota que basándose en sacrificios, sus padres lo iniciaron en la carrera de abogado, más no terminó, ya que en el año 1808 dejó sus estudios para enfrentar la invasión Napoleónica a España, a raíz de que los franceses saquearon todo cuanto tenían sus padres y quedaron en la miseria, juró vengarse y así lo hizo durante algún tiempo en su natal Navarra, en 1810 fue aprehendido y trasladado a Francia y después a la Gran Bretaña, Fray Servando que ahí fue en donde conoció a Mina, lo convenció de que viniera a luchar a México en contra de Fernando VII y al mismo tiempo ayudar en la lucha por la Independencia de México. Francisco Javier Mina era un gran admirador de las ideas libertarias de José María Morelos y Pavón y venía con la idea de conocerlo y unirse a la lucha armada con él, Mina, no sabía que ya habían fusilado a Morelos, a Mina no le gustaba que sus

18

compatriotas abusaran o mantuvieran esclavizados a los indígenas y eso lo hizo zarpar de Liverpool el día 15 de mayo de 1816 y siendo General de División y Auxiliar de la República Mexicana, desembarcó el día 15 de abril de 1817 en Soto la Marina, Tamaulipas, sólo traía 300 hombres, tenía fama de valiente y tuvo brillantes victorias, una de ellas en el Valle del Maíz. En poco tiempo Mina se dio a conocer por su valentía, el Virrey y el mismo rey de España, bueno y todos los realistas le temían, Mina, en su recorrido pasó por el Abra, por la Villa de Baltasar, ahora Antiguo Morelos, Tamaulipas y en la hacienda de Quintero se apoderó de trescientos caballos que tenían para los realistas, allá por el día 8 de junio de 1817 el teniente realista José Cristóbal Villaseñor decidió esperar a Mina en Puerto de Lobos, cerca del Valle del Maíz, como a las nueve de la mañana se divisaron realistas e insurgentes y como a las once empezaron los cañonazos, hubo fogonazos y muertos de las dos partes, Mina hizo correr a los realistas, salió victorioso, ya que tenía disciplina, mucha experiencia y armamento, pero sobre todo valor, Mina, persiguió al realista José Cristóbal Villaseñor por varios kilómetros hasta pasar por las calles del pueblo del Valle del Maíz, de ahí con su gente hizo correr a los realistas por la comunidad de Las Mesas de Don Luis (cerca de Ciudad del Maíz) y de ahí se fueron rumbo a Rioverde. Mina, demostró su valentía, derrotó un ejército de 2 500 hombres, regresó a ocupar el Valle del Maíz e instaló su cartel general y estuvo durante tres días, los ricos comerciantes que había en el Valle y que se sentían de sangre azul huyeron de miedo de que los mataran los insurgentes, Mina se fue del Valle el día 11 de junio de 1817, al día siguiente acampó en el Guajolote (actualmente Colonia La Libertad) cerca de Palomas, cuando estuvo en el Valle, siguiendo sus principios insurgentes y demostrando honestidad, no permitió saqueos, aunque aún así muchos simpatizantes del realismo huyeron dejando sus tiendas abandonadas, de ahí siguieron las victorias de Francisco Javier Mina. El día 15 de junio derrotó a 2000 realistas mandados por Benito Armiñan en la Hacienda de Peotillos y luego el 19 de ese mismo mes tomó Real de Pinos, Zacatecas; los insurgentes lo reconocían por su valor. El día 22 de Junio de 1817 se encontró en el Fuerte el Sombrero de la Sierra de Comanjá con los insurgentes Pedro Moreno y Encarnación Ortiz, el día 29 venció al realista Ordóñez en la Hacienda El Jaral, y su grito de guerra era: “Vengo a luchar contra el tirano del Rey, que gobierna despóticamente a mi pueblo, España”. Su campaña de Independencia duró solo siete meses. El 12 de Julio el mariscal realista Pascual Liñán declaró a Mina “traidor del rey y de la patria” y ofreció una recompensa de 500 pesos por él. Mina cayó prisionero cerca del rancho El Venadito, Guanajuato, fue llevado al campamento de Pascual Liñán y fue fusilado el día 11 de noviembre de 1817 en el Fuerte de Los Remedios, entregó su vida por su Patria, España y luchó por la Independencia de México del lado insurgente, sus restos descansan bajo la columna de la Independencia.

19

CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P., EN LA INDEPENDENCIA DE MÉXICO CON DON MIGUEL FRANCISCO BARRAGÁN

Don Miguel Francisco Barragán, nacido el 8 de marzo de 1790 en el Valle del Maíz, realizó sus estudios en el Colegio de San Nicolás, en Valladolid, quedó huérfano en el año de 1806 y ya no pudo seguir estudiando y regresó al Valle del Maíz, Barragán fue Teniente Coronel, proclamó la Independencia en la Ciudad de Pátzcuaro; Barragán, se adhirió al Plan de Iguala y entró con el Ejército Trigarante a la capital de la República el 27 de septiembre de 1821, fecha que marcó la Independencia de México. Barragán junto con los Generales Guadalupe Victoria y Nicolás Bravo se opusieron a la proclamación del imperio, es decir, a la coronación de Iturbide y fueron encerrados en el edificio de la inquisición, después de salir asume el grado de Comandante General de Querétaro, el Presidente Guadalupe Victoria en febrero de 1825 lo nombró General de Brigada, Gobernador y Comandante de Veracruz y promulgó allí la primera Constitución de ese estado. Tiempo después de consumada la Independencia de México, el 19 de julio del año 1826 el Congreso Constituyente del Estado indica mediante el Decreto Número

20

46, la creación del Partido del Valle del Maíz, comprendiendo Alaquines, San José del Valle, San Nicolás de los Montes, la Palma y el Valle del Maíz. El Presidente Guadalupe Victoria le encomendó al General Miguel Francisco Barragán, Gobernador y Comandante, ir a correr a los últimos españoles que se encontraban en el Castillo de San Juan de Ulúa, en donde combatió valientemente y liberó San Juan de Ulúa y ya al estar los últimos españoles retirándose en sus embarcaciones, él mismo izó la bandera mexicana, integrando así la Independencia Nacional; en ese lugar el 22 de julio de 1826, se le otorga el grado de General de División y el Congreso de Veracruz le entrega una espada de oro en recuerdo por los servicios prestados a la Patria, con una inscripción que decía: “El estado de Veracruz al vencedor de Ulúa”, tiempo después por dilemas políticos Barragán se fue a París. Por Decreto, Número 27, el día 23 de febrero del año de 1827 al Valle del Maíz se le dio el título de Villa de la Purísima Concepción del Valle del Maíz, después por Decreto emitido el 5 de octubre de 1827 la Villa de la Purísima Concepción del Valle del Maíz ascendió al rango de Ciudad. Barragán, regresó de París en el año 1829 siendo nombrado Comandante Militar de Jalisco. Algún tiempo después, Barragán viaja a París. No dura mucho tiempo cuando decide regresar a México, en donde Santa Anna lo nombra Ministro de Guerra el 26 de noviembre de 1833, al dejar la Presidencia Santa Anna el Congreso lo nombra Presidente interino el 28 de enero de 1835, fue Presidente de la República Mexicana del 28 de enero al 2 de noviembre de 1835. Murió el 1º. de marzo de 1836 como a la 00:30 de la mañana, se le rindieron honores en toda la República con toda la solemnidad y todas las honras fúnebres. El cadáver se sepultó en el Altar de los Reyes, en donde se encontraban a los héroes nacionales, pero antes de morir dejó el mandato de su última voluntad: Que su cuerpo fuera distribuido en varias partes, los ojos al Valle del Maíz, a donde fueron enviados en una urna de cristal encerrada en una caja de plomo, llegando a su tierra natal el día 18 de marzo de 1836, porque fue en el Valle donde vio la luz primera, el corazón a Guadalajara, donde fue Comandante Militar y fue en donde se enamoró de su esposa, una parte de sus entrañas a la Capilla del Señor de Santa Teresa, de quien era devoto como gran católico, la lengua a San Juan de Ulúa, en recuerdo al haber alcanzado la victoria al tomar posesión de ese lugar, de donde corrió a los últimos malos españoles y lo que sobró a la Santa Iglesia Catedral de la Ciudad México, cerca de la cual murió siendo presidente interino. En el año de 1845, por Decreto se establece la división de los Departamentos y estos por lo tanto en Partidos y por consecuencia el Partido de Ciudad del Maíz pertenecería al Partido de Rioverde. El día 12 de junio del año 1858 por Decreto se establece que Ciudad del Maíz es Partido del Departamento de San Luis Potosí.

21

EL ORIGEN DE LA COLONIA ITALIANA EN CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

(PRIMERAS FAMILIAS ITALIANAS EN LA COL. DIEZ GUTIÉRREZ, MPIO. DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P)

En el año 1882 el Gobernador Pedro Diez Gutiérrez dio posesión a 100 familias de italianos en el Rancho Ojo de León, convirtiéndose en la Colonia Diez Gutiérrez, desde entonces se establecieron familias de apellidos: Ferriolli, Vancini, Zanella, etc., adaptándose a las formas de vida de la región y poniendo en práctica los conocimientos que ellos traían, se les proporcionaron herramientas para el trabajo, como: una yunta, una vaca y la cantidad de $ 12.25 diarios durante un año, ese terreno se lo compró el gobierno a Don Antonio Arguinzoniz, a quien se le pagó la exagerada suma de $ 25 000.00 (Veinticinco mil pesos) por cinco mil hectáreas, el vendedor no quedando satisfecho con el pago aprovechó su poder con el gobierno y cobró la cantidad de $ 198 000.00 (Ciento noventa y ocho mil pesos) hasta el año 1885, una nevada hizo que muchas personas italianas abandonaran el lugar, ya que se les murieron muchos animales y se quemó la cosecha con el hielo, además de que el dueño anterior recuperó la mitad de los terrenos y las sequías frecuentes también contribuyeron a que algunos colonos italianos abandonaran la Colonia Diez Gutiérrez pero muchos se quedaron, siguiendo la existencia de la famosa Colonia Diez Gutiérrez, mejor conocida como La Colonia Italiana. Cuenta un descendiente de italianos que en cierta ocasión acordó hacer una sociedad para el cultivo de la papa con cierto personaje y él como sabio conocedor de ese cultivo, se ofreció para sembrarla poniendo con su trabajo la parte que le correspondía y el otro la papa para sembrar, entonces al transcurrir el tiempo necesario para la cosecha, invitó a su socio para que viera el cultivo, para lo cual, al estar en el centro del mismo y ver plantas para todos lados, no vio papa alguna y le preguntó al socio que en dónde estaban las papas; el socio le contestó que las plantas que observaba eran de papa, a lo cual el socio incrédulo, le dijo: “¿A poco crees que estas plantitas van a poder con las papotas? si tienen las ramas bien delgaditas”..., pero “Así es la vida”, como dice Don Víctor Córdova.

22

CARLOS DIEZ GUTIÉRREZ LÓPEZ PORTILLO
(1845-1898)

Carlos Diez Gutiérrez, nació el día 23 de mayo de 1845 en la Hacienda La Pendencia dentro de la jurisdicción de Ciudad del Maíz, S.L.P., sus padres fueron don Rafael Diez Gutiérrez Barragán y Doña Agustina López Portillo; estudió sus primeras letras en la cabecera municipal (Ciudad del Maíz), después se fue a estudiar a San Luis Potosí y por último a la Ciudad de México, en donde recibió el título de abogado en 1869, participó en la Guerra de Reforma al lado de las fuerzas liberales, estuvo en contra del Imperio y combatió valientemente durante la intervención francesa, el 8 de diciembre de 1871 tomó parte del Plan de la Noria que sostenía el principio de la “no-reelección”, fue Diputado en el Congreso en la Ciudad de México de 1869 a 1871, fue Comandante Militar en 1876, Gobernador de San Luis Potosí del 18 de abril de 1877 a 1880, fue Secretario de Gobernación del 1º. de diciembre de 1880 a 1884 (De 1880 a 1884 ocupó la gubernatura de San Luis Potosí su hermano Pedro Diez Gutiérrez). En el año 1882 el Gobernador Pedro Diez Gutiérrez, hermano de Carlos Diez Gutiérrez fue quien dio posesión a los colonos italianos en el Valle del Maíz, el nombre de la Colonia Diez Gutiérrez que se encuentra dentro del municipio de Ciudad del Maíz, se debe a un acto de cortesía, reconocimiento y honor al Ministro de

23

Gobernación Gral. Carlos Diez Gutiérrez, fue Senador y después varias veces gobernador de 1884 a 1898. Durante su gobierno gestionó el ferrocarril a la Ciudad de San Luis Potosí, se reanudó el camino San Luis Potosí – Tampico, se construyó el Teatro de La Paz, que fue inaugurado en el año 1884, se construyó la Penitenciaría, se edificó el Archivo Histórico, se fundó la Gran Logia del Estado, Soberana e Independiente “El Potosí” con la anuencia del Presidente de la República, el General Porfirio Díaz y se le nombró Presidente de la Masonería Potosina el 7 de agosto de 1891. Carlos Diez Gutiérrez murió el 18 de agosto de 1898 en la ciudad de San Luis Potosí.

LATIFUNDISMO, OPRESIÓN Y REVOLUCIÓN

Durante los años siguientes hubo alrededor del Valle del Maíz pequeñas revueltas, ya que en una aparente paz los campesinos seguían sufriendo la opresión de los poderosos y tiempo después aparece nuevamente la inquietud en el Valle, por ese tiempo el cura Zavala inculcaba entre los feligreses la necesidad de una vida mejor con ideas libertadoras, tenía nexos con curas de otros lugares, el Padre Zavala conspiró y planeó una rebelión indígena en el Valle en contra del mal gobierno y los hacendados, vino al lugar un jerarca católico de apellido Corona, las autoridades le

24

dieron la queja de lo que hacía el Padre Zavala, por lo que fue corrido del Valle del Maíz. Por ese tiempo el gobierno reprimía fuertemente a quien se rebelaba; pero para julio de 1883 explotó la rebelión y dieron fruto las ideas del Padre Zavala, lo primero que hicieron los campesinos fue secuestrar al administrador de la hacienda del Llano del Perro, un tal Leonardo Villanueva a quien torturaron y llevaron a pie hasta El Platanito y ahí lo asesinaron, la misma suerte corrieron los administradores de El Salto del Agua y La Concha, pero inmediatamente entró la represión por el gobierno y los poderosos. Momentáneamente la rebelión quedó paralizada con el pretexto de “conservar el orden público” y con la consigna de castigar a los culpables además de proteger a los hacendados, diciendo el gobierno que cometían desórdenes y perjuicios en contra de los propietarios hacendados, quienes los mantenían, cuando eran los hacendados que los mantenían bajo el yugo y se veían obligados a comprar en las tiendas de raya; seguía cada vez con más fuerza la propaganda entre los campesinos del Valle del Maíz invitándolos a la revolución, diciéndoles que la encabezaría el cura Zavala, por lo que sin pensarlo mucho se unieron a la revolución. Afortunadamente el Padre Zavala no era el único que luchaba por la justicia social de nuestra patria, defendiendo a quienes sembraban la tierra, a quienes cortaban el rastrojo, a quienes trabajaban de sol a sol, a quienes trabajaban jornadas inhumanas y sin descanso dominical y que se convulsionaban por los latigazos que los capataces les daban sin piedad y que así entre dolorosos y sofocantes gemidos y que aún enfermos, tenían que seguir trabajando, mientras los latifundistas del Valle y toda la República vivían con todas las comodidades y privilegios, posiblemente todo esto motivó al Padre Zavala a educar a los indígenas preparándolos para la revolución. EL EJIDO PALOMAS, MUNICIPIO DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P. MÉXICO “BALUARTE DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA” En el año de 1905 la paz forzada siguió en el Valle del Maíz, hasta que en 1910 cansados los peones de trabajar hasta el anochecer para los latifundistas, viviendo en míseros jacales y no pudiendo pagar nunca en las tiendas de raya, ya que sólo recibían 18 centavos al día y los hacendados contaban con toda clase de garantías por parte del gobierno, por eso mismo, el gobierno y los hacendados ponían mano de hierro a todo aquel que se oponía a sus mandatos, por esos años en el ya, Ciudad del Maíz, un tal Zeferino Martínez compró la hacienda de Montebello y sucedió que en Palomas perteneciente a dicho municipio, había un personaje de nombre Amado Cedillo dueño de un potrero, entonces los monteros que, así se les decía a los que cuidaban la hacienda de Montebello, se llevaron 15 yeguas propiedad de don Amado, pero primero voy a contarles algo acerca de este singular personaje, don Amado, llegó a la comunidad de Palomas a finales del siglo XIX en busca de fibras duras que comprar y a la vez de oficio varillero (persona que vendía hilos, agujas, estambres, servilletas, sierres, botones, telas, peinetas, elásticos, etc.) esta persona era originaria de Pozos, S.L.P., al parecer de La Laguna de Santa Rita; lo que actualmente se conoce como Palomas, le parece un buen lugar para desarrollar su comercio por lo

25

que decide establecerse una temporada, después de algún tiempo conoce a doña Pantaleona Martínez, con quien poco después contrae matrimonio, en un principio se dedican al comercio de telas, entonces la pareja al no contar con recursos económicos suficientes para realizar su negocio, le solicitan dinero prestado a don Antonio Martínez, padre de doña Pantaleona, éste les presta algunos dobles de dinero (un doble era un cubo hecho de madera), con el que compran varios animales y al tener un número considerable, les es difícil cuidarlos, por lo que empiezan a ocupar peones que les atiendan sus rebaños de cabras, el ganado mular, equino y yuntas que tenían, pagándoles una cantidad en efectivo, una fanega (50 dobles) de maíz y una medida de vaqueta con la que hacían dos pares de huaraches. En ese tiempo el terreno en que vivían contenía una gran cantidad de sal por lo que le dieron por nombre “La Salitrera”, en dicho lugar empezaron a cultivar la tierra sembrando maíz y frijol, tiempo después, siguen llegando más pobladores, al mismo tiempo que las tierras de cultivo y la ganadería propiedad de la familia Cedillo están en su esplendor y con ello se realizan en el lugar las primeras construcciones de ladrillo y es en este momento en que sus dueños deciden cambiar el nombre del lugar por el de “La Granja Carola”, en donde la producción agrícola se amplía sembrando: Tabaco, chile, papa, vid, nogales, algodón, hierbabuena, higuera, cebolla, sandía, jitomate, alfalfa, etc., convirtiendo los campos de cultivo en un verdadero oasis, para el riego de los cultivos tenían dos pozos de donde extraían el agua y la bombeaban para hacerla llegar a los sembradíos a través de canales, de la cosecha que se obtenía recibían gran beneficio los campesinos, ya que una buena parte era repartida entre ellos, así como también a quienes necesitaban realizar alguna siembra les facilitaba las yuntas y los tiros de mulas o de machos, además de que tenían una cocina con una mesa larga en donde daban de comer a todo aquel que tenía hambre. En esa época de grandes movimientos revolucionarios, la injusticia del destino hacia la familia Cedillo y la prepotencia de los hacendados vecinos, hizo que la desgracia o suerte cayera sobre el Sr. Amado Cedillo, ya que, en el año de 1910, don Zeferino Martínez, pariente de don Genaro de la Torre, compró la Hacienda de Montebello y entonces comenzaron las dificultades con Don Amado, ya que, los monteros de Montebello llevaron al corral del Ayuntamiento 15 yeguas propiedad del señor Cedillo, el cual tuvo que pagar cinco pesos de multa por cada animal, a los quince días llevaron otras, esta vez recogidas en la Hacienda La Angostura pero entonces la multa ascendía a $10.00 por cabeza, por lo que prefirió dejarlas para el Municipio. Bueno, hay que recordar que Porfirio Díaz duró más de treinta años en el poder y que durante su gobierno nadie del pueblo podía opinar con libertad ni mucho menos elegir a sus gobernantes de manera libre, la gente estaba cansada de sus abusos, en la República Mexicana surgieron muchos grupos que no estaban de acuerdo con Díaz, uno de ellos se integró en el año 1901 en San Luis Potosí y era llamado Confederación de Círculos liberales y pedía elecciones democráticas; en el año de 1908 a Porfirio Díaz se le ocurre comentarle a un periodista de nombre James

26

Creelman que México estaba listo para la libertad de elegir a sus gobernantes lo que provocó un gran entusiasmo y salieron varios candidatos para las elecciones de 1910, uno de los mas favoritos y que recordamos hasta nuestros días fue Don Francisco Indalecio Madero que se lanzó a hacer su campaña por el país, pero no contaba con que Porfirio Díaz estaba muy lejos de querer dejar el poder, lo que provocó que Madero fuera aprehendido en Monterrey y encarcelado en la Penitenciaria de San Luis Potosí, estando preso Madero hubo elecciones, pero sus votos no contaron y Porfirio Díaz se volvió a reelegir, Madero tenía muchos amigos en San Luis Potosí y estos lo ayudaron a escapar de la cárcel, el día 6 de octubre del año 1910 muy temprano por la mañana se disfrazó de mecánico y caminó como unos 13 kilómetros hasta llegar a Estación Peñasco, ahí se embarcó y se fue en ferrocarril a San Antonio, Texas en donde publica el Plan de San Luis el 5 de octubre de 1910 y pide al pueblo desconocer el gobierno de Porfirio Díaz y desde Estados Unidos Francisco I. Madero le pidió a todos los mexicanos levantarse en armas en contra de Porfirio Díaz, con esto el día 20 de noviembre de 1910 comenzó la Revolución Mexicana. Habiendo padecido en carne propia las injusticias de los poderosos de la región, los Cedillo dieron rienda suelta a su resentimiento y en el año de 1911 iniciaron una propaganda en las rancherías circunvecinas, en orden de una rebelión, dando comienzo con esto a una etapa de gran repercusión en el ámbito nacional y es así, como todos los hijos de don Amado Cedillo encabezaron la lucha armada seguidos por miles de campesinos de las rancherías de Ciudad del Maíz, donde tenían gran popularidad. La historia comienza cuando en “La Salitrera” (actualmente Palomas) en las cercanías de Ciudad del Maíz, nacen varios personajes hijos de don Amado y doña Pantaleona; uno de ellos nace el día 29 de noviembre de 1890 y le ponen por nombre Saturnino, quien junto con sus hermanos: Homobono, Magdaleno, Cleofás, Higinia, Engracia y Elena crecen en medio de las injusticias de esa época de grandes movimientos revolucionarios, Saturnino en el año de 1912 es nombrado Juez Auxiliar en su tierra natal, un poco tiempo después en ese mismo año sale junto con sus hermanos varones y un grupo de hombres que al conocer de las injusticias que sufrían los campesinos y al ver que los niños y mujeres vivían en míseros jacales deciden salir a las rancherías circunvecinas a invitar a la gente a sumarse a la Revolución Mexicana para combatir las injusticias de las que ellos mismos sufrieron en carne propia, cuando en esa época los dueños de las haciendas hacían trabajar a los peones de sol a sol y vivían en míseros jacales y a cada individuo le hacían un pago de 18 a 25 centavos por jornada, cantidad que nunca les era entregada ya que quedaba en las tiendas de raya. En esa época a principios del siglo XX, en el Valle del Maíz, como en toda la República Mexicana había hacendados poderosos y gente influyente que gozaban de grandes privilegios en el gobierno municipal, estatal y nacional que abusaban de los indígenas, como en la Hacienda de Montebello de Zeferino Martínez, la del Carrizal, de la familia Barragán, la de La Angostura de José María, Jesús y Javier Espinosa y

27

Cuevas y muchas más, los propietarios de estas haciendas inconformes por el proceder de los hermanos Cedillo tomaron represión hasta contra sus propios peones, los hermanos Cedillo junto con Carrera Torres hicieron grandes esfuerzos porque a los peones de las haciendas se les diera un trato digno y un salario justo, pero los hacendados no cumplieron y los trataban de forma despiadada como animales. Los hermanos Cedillo junto con Alberto Carrera Torres al Proclamarse el Plan de San Luis tomaron las armas para combatir la dictadura y los latifundistas en su estado natal. En el año de 1912 al levantarse en armas Saturnino, Cleofás y Magdaleno Cedillo agrupados con Carrera Torres y miles de campesinos apoyaron el Plan de Ayala elaborado por Emiliano Zapata en donde se manifestaba el descontento con Madero por no haber cumplido bien con el Plan de San Luis. El día 4 de marzo de 1913 se promulga la “Ley Ejecutiva de Reparto de Tierras” por Alberto Carrera Torres apoyado por los hermanos Cedillo, en esta Ley se desconoce a Victoriano Huerta como Presidente de México; tiempo después los hermanos Cedillo forman la brigada “José María Morelos”, estableciendo su centro de operaciones en Rioverde, Cárdenas, Cerritos y Ciudad del Maíz. Saturnino, en enero de 1913 viaja a San Antonio, Texas a comprar armas y a entrevistarse con Pascual Orozco que se encontraba en ese lugar, a su regreso ya en territorio mexicano es aprehendido y encarcelado en la Penitenciaría de San Luis Potosí por rebelarse al gobierno federal, fue en ese tiempo que Saturnino se encontraba en la cárcel cuando fue asaltado el tren en Estación Tablas, el tren fue asaltado entre las estaciones de Tablas y San Bartolo, logrando un cuantioso botín en barras de oro, además de monedas de oro y plata, que serían destinadas para comprar armamento; al encontrarse preso Saturnino Cedillo, toma el mando al frente de los campesinos Magdaleno Cedillo, éste continúa la lucha armada como Teniente Coronel y el 14 de febrero de 1913 cayó sobre la Angostura, hacienda a la que le tenía especial rencor por el comportamiento prepotente de su dueño y el abuso de las autoridades de Ciudad del Maíz en esa época. El 15 de febrero de 1913 don Amado Cedillo llega a San Luis Potosí con el ánimo de ver a su hijo preso y de abogar por él, hospedándose en el Mesón de Santa Clara, en donde fue aprehendido el día 25 de ese mismo mes por la noche, cuando merodeaba por la casa del Gobernador. El 26 de febrero de 1913, desde Rioverde, Magdaleno envió un telegrama a Victoriano Huerta comunicándole su adhesión a su movimiento junto con sus 885 hombres. En el mes de abril de 1913 en San Luis Potosí, en los momentos en que Elena Cedillo llevaba en sus manos un sospechoso bulto, la aprehendieron, y como resultara que traía cartuchos, la encarcelaron junto con su hermana Higinia y las dejaron en libertad hasta el día 29 de Junio del mismo año, Saturnino logra salir de la prisión y se une a la lucha armada con sus hermanos y Carrera Torres.

28

Saturnino, a fines de 1914 se manifestó como partidario de la Convención de Aguascalientes. En julio de 1914 los hermanos: El Coronel Magdaleno Cedillo y el Teniente Cleofás Cedillo continuaban los enfrentamientos junto con el General Alberto Carrera Torres aliados con los carrancistas, el 28 de julio de 1914 tomaron Guanajuato. El carrancista Pablo González, después de ocupar la plaza de San Luis, fue nombrado gobernador, entre los jefes que le tomaron protesta estaba el General Carrera Torres y los Cedillo, tiempo después en la “Batalla del Ébano” en un enfrentamiento entre villistas y carrancistas y después de aproximadamente dos meses de rabiosos enfrentamientos que causaron muchísimas muertes, en esta batalla se usaron aviones de combate, cae herido el 31 de mayo de 1914 Cleofás Cedillo Martínez, quien fue trasladado a San Luis para su curación y en esta ciudad expiró, el 31 de diciembre de 1914.

Los Cedillo, en el mes de junio de 1916, cuando la invasión norteamericana, entraron en tratos con el gobierno de San Luis Potosí, un comisionado de la Comandancia de San Luis fue a entrevistarse con ellos a Estación Tablas, llegando al acuerdo de estar al servicio del Gobierno Nacional con todos sus elementos, mas al poco tiempo no se llevó a cabo lo pactado, ya que en octubre de 1917 el General Rentería Luviano aceptó la comisión de ir a tomar la Plaza de Ciudad del Maíz, que seguía ocupada por los Cedillo, en estación Tablas concentró a sus mil hombres y a los 29 y 30 regimientos, “la crema de las fuerzas armadas de San Luis Potosí”, comandados por los tenientes coroneles Marcial Cavazos y Miguel Z. Martínez. El 15 de octubre del año 1917, se publica la Constitución Política del Estado Libre y Soberano de San Luis Potosí, mediante la cual Estado se divide para su

29

régimen interior en municipios libres y se suprime a partir de esa fecha la categoría de Partido. El 19 de octubre de 1917, como a las 11 de la mañana, estaban frente a Ciudad del Maíz los federales, los cedillistas esperaban tranquilos, parapetados detrás de las trincheras y algunos se encontraban en las azoteas, de pronto se emprendió el asalto simultáneo por todas las entradas, los regimientos de Miguel Z. Martínez, de Cavazos y de los coroneles Domingo Lemus y Demetrio Alcántara cayeron sobre las posiciones de las bocacalles, rebasándolas al galope y atropellando a caballazos a los defensores, en un momento la plaza quedó en poder de los carrancistas y en las calles del Valle regados de cadáveres cedillistas, la mortandad fue tal, que tres días después se recogían todavía los muertos que habían quedado ocultos en las milpas y eran conducidos en tercios atravesados en burros y llevados a la fosa común, los Cedillo alcanzaron a salir ilesos, escaparon con la gente que les había quedado y se fueron a refugiar a la sierra. EL AMIGO DEL GRAL. SATURNINO CEDILLO, GRAL. ALBERTO CARRERA TORRES
“EL DEFENSOR DE LOS POBRES”

El General de División Alberto Carrera Torres nació en Atarjeas, Municipio de Bustamante, Tamaulipas el 23 de abril del año 1887, sus padres fueron don Candelario Carrera Muñoz y doña Juana Torres, todos ellos tuvieron una importante participación en la Revolución Mexicana, don Candelario falleció en 1915 a

30

consecuencia de una herida en combate y doña Juana falleció en el año 1942 en la ciudad de San Luis Potosí de muerte natural. Alberto, recibió su instrucción primaria en la escuela “Benito Juárez” en la ciudad de Tula, Tamps., al terminar su educación primaria, dada su inteligencia lo siguió instruyendo su maestro Manuel Villasana Ortiz y éste aprovechando las cualidades de Alberto lo incorporó a la planta docente, iniciándose como maestro en Miquihuana, Tamaulipas; Alberto, de 1907 a 1908 daba conferencias a los alumnos y campesinos, criticando el actuar de Porfirio Díaz, lo que le costó que lo encarcelaran en la ciudad de Tula, pretendían aplicarle la Ley Fuga, pero su maestro lo ayudó y fue liberado, dejando el magisterio e iniciándose en el estudio de leyes. A fines de 1908 abrió un bufete jurídico en Tula, Tamps., su labor social fue tan grande que el pueblo de Tula le dio el título de: “El defensor de los pobres”

Alberto Carrera Torres, Profesor escribiente de Juzgado y estudiante de leyes en el IV Distrito de Tamaulipas, como: “El defensor de los pobres”

En el año de 1909 debido a su participación contra el régimen porfirista fue atacado a balazos por un grupo de asesinos, sufriendo numerosas heridas, la gente de Tula lo curó y se salvó.

31

En octubre de 1910 un telegrafista le dio aviso de que el gobierno pedía su aprehensión, por lo que le dio más coraje y organizó un grupo al que le nombró “Ejército Libertador de Tamaulipas”, realizó con su ejército varios enfrentamientos y se puso a las órdenes de don Francisco Indalecio Madero. Alberto, al ser amputado se colocó una pierna artificial, ya con el grado de General sostuvo varios enfrentamientos, logrando importantes victorias, peleando siempre por los derechos de los campesinos.

Profr. y General Alberto Carrera Torres en el año de 1912, época en que le fue amputada la pierna derecha.

Alberto Carrera, el 4 de marzo de 1913 expide la Ley Ejecutiva del Reparto de Tierras en Cerritos, San Luis Potosí.

32

Allá por el año de 1915 el General Alberto Carrera estuvo preso en Guadalajara, Jalisco, de ahí fue enviado a la cárcel de Saltillo, Coahuila y poco después puesto en libertad, nuevamente fue aprehendido y encarcelado en Monterrey, de ahí se le envió a Ciudad Victoria en donde el Consejo de Guerra lo condenó a pena de muerte, la que se llevó a cabo el 16 de febrero de 1917 por Luis Caballero, a pesar de que estaba amnistiado.

General Alberto Carrera Torres (Número 2) cuando se encontraba en la Prisión en Guadalajara, Jalisco, en compañía de otros militares, entre los cuales se reconoce al General Urbalejo (Número 1), Juan Banderas y Pánfilo Natera.

EL GENERAL MAGDALENO CEDILLO MARTÍNEZ EN LA BATALLA DEL PIÑONAL
Un General de apellidos Rentería Luviano que se encontraba en Ciudad del Maíz tenía la misión de acabar con Magdaleno Cedillo, se fue a San Luis Potosí por unos días y el día 2 de noviembre de 1917 volvió al Valle con la intención de capturarlo, Magdaleno se encontraba en un cerro cerca de Ciudad del Maíz, los soldados se fueron en su busca como a eso de las dos de la mañana, al frente de los regimientos iba Miguel Z. Martínez, Cavazos y Lemus, hacía un frío endemoniado, nadie pronunciaba una sola palabra; entre la negrura inició su ascenso la columna y

33

llegó a las cumbres del cerro, pero como la niebla era tan densa que ni las orejas de los caballos se veían, se hizo imposible el movimiento y hubo que acampar, ya con la luz del día se renovó la marcha, los rayos del sol disiparon la niebla, en la falda del cerro se había hecho fuerte Magdaleno parapetado entre los peñascos y al darse cuenta los regimientos empezaron los cañonazos, toda la mañana sostuvo el combate, al ser desalojado de su posición se dirigió al lado opuesto batiéndose en retirada, el cuadro era pavoroso, digno de la revolución, cadáveres ensangrentados, campesinos heridos, caballos que huían despavoridos sin brida ni jinete, hombres greñudos con rostros barbados, gente casi desnuda temblando de frío y con su carabina vieja en las manos, entre la multitud había hombres, mujeres y niños hambrientos, escondidos en las cavernas donde se habían refugiado; bajó Magdaleno a la falda del cerro y se posesionó en una peñita, en un cerro diminuto y riscoso, desde el cual siguió haciendo frente, los soldados de Rentería Luviano continuaron atacándolo, sin poder desalojarlo, entró nuevamente la artillería en juego, el mayor Neftalí Herrera apuntó un cañón al borde de un cerrito, sus disparos resultaron eficaces y pronto se vieron hormiguear alborotados a los cedillistas, bajó a galope el 13º regimiento, pero ya inútilmente porque el enemigo huía en desbandada incontenible, Magdaleno estaba fuera de combate, detrás de un risco, que voló en pedazos al ser tocado por una bala de cañón, los pedruscos le hirieron en la frente, tumbándolo y dejándolo sin sentido, cuando se hubo recuperado un poco se internó en unos matorrales y quedó tendido en la maleza, allí lo encontraron unos soldados del 13º regimiento, uno de ellos llamado Jesús Rentería quien al verse atacado a pedradas se dio cuenta del lugar de donde salían los proyectiles y encontró al moribundo, que así se defendía en sus últimos momentos, el cabo lo tomó prisionero e hizo que algunos campesinos que llevaban prisioneros lo identificaran, el cabo montó en su caballo a Magdaleno, se subió en ancas para sostenerlo y se dirigió a buscar a Rentería Luviano, eran las cinco de la tarde del día 3 de noviembre de 1917, por el camino iban gritando:¡Aquí va Magdaleno Cedillo! ¡Aquí va Magdaleno Cedillo!, al escuchar la gritería salió al encuentro Rentería Luviano a las orillas del pueblo y al llegar al herido, le preguntó: -¿Es usted Magdaleno Cedillo? -Si, yo soy (contestó con altivez) -Tranquilícese General, esta usted entre hombres. (Dijo Rentería) (El prisionero miró fijamente a Rentería y sonrió burlonamente) -Présteme un arma para enfrentarnos a balazos usted y yo, para ver si es tan hombre como dice. -Dicen que usted tiene un tesoro por ahí y que también tiene armas. (Insinuó afectuosamente Rentería) ¿Es cierto? -Sí, es cierto. (Respondió el prisionero) -¿Lo tiene usted en el cerro? -Sí. -¿Dónde? -Búsquelo.

34

No habló más, en el camino al pueblo entró en agonía, y al llegar a las primeras calles expiró, en un corral de la capilla de la Villa le hizo la autopsia el médico militar Coronel Rodrigo Méndez, le sacó las vísceras y le rellenó el hueco con sal de mar, Diéguez ordenó que el cadáver fuera llevado a San Luis Potosí, a la altura de El Retajo, punto estratégico, así como en el Puerto del Negro, Saturnino quiso rescatar el cadáver de su hermano, pero fue imposible, al llegar a San Luis hubo regocijo general cuando llegó el muerto, se le exhibió en el atrio de la Catedral, dentro de la caja en que lo habían colocado y que resultó chica, por lo que le doblaron la cabeza y lo enterraron en una fosa común, actualmente sus restos descansan en el Panteón de la comunidad de Palomas, Mpio. de Ciudad del Maíz, S.L.P.

TRASLADO AL TEATRO DE LA PAZ, DE LOS RESTOS DEL GENERAL MAGDALENO CEDILLO MARTÍNEZ

Los generales: Cleofás y Magdaleno Cedillo cayeron heroicamente derramando su sangre generosa por redimir a los esclavos, buscando una patria mejor, consagrando con sus hechos las palabras del gran Ocampo: “QUEBRARSE, PERO NO DOBLARSE” Después de la Batalla del Piñonal, empezó lo peor para Ciudad del Maíz, la gente de Diéguez dejó el mal del pinto y aumentó el hambre, ya que al poco tiempo llegó la compañera inseparable de las guerras: La peste, fuera del pueblo, en los ranchos, familias enteras cayeron al embate de la peste, nadie las auxiliaba, quedaban en los jacales insepultos los cadáveres, ni siquiera las aves de rapiña, llenas de

35

carroña, les hacían caso. Peste y hambre, amén de la inseguridad, iban empujando a las gentes para que se fueran de Ciudad del Maíz. El camino que conducía a Estación Tablas se llenó de prófugos, muchos de los cuales, hombres y mujeres, llegaban exhaustos por la carga de las pertenencias que llevaban y con la cintura ampollada por el peso de las “víboras” y corsés donde escondían su oro y al rumor de que se iba la fuerza que custodiaba la población, se fueron todos, por miedo a los revolucionarios, hubo un momento en que en el pueblo no quedaron más que tres o cuatro familias. La ciudad famosa por su “vecindario numeroso y rico”, se convirtió, por obra de la revolución, en una Villa fantasma, habitada sólo por la miseria, por los cadáveres de cristianos y de animales insepultos y por el abandono, dicen los que habitaron en esa época que se utilizaba una carreta como carroza fúnebre para ir a dejar los cadáveres a una grande fosa y que algunas familias con tal de no contraer el contagio de la enfermedad aventaban a sus familiares enfermos vivos a la fosa.

(Recreación de la carreta fúnebre que transportaba los cuerpos durante la epidemia)

Concluida la turbulenta bola, a muchos revolucionarios les levantaron monumentos y les dedicaron calles y el campesino siguió igual, o peor, ya que su sangre sólo sirvió para enriquecer a los simpatizantes del porfirismo. En el Valle del Maíz los revolucionarios pagaron con su vida el defender a la gente humilde, los habitantes de la región que quedaron vivos fueron reprimidos por

36

el gobierno tirano, los ahorcaron por el solo hecho de decir que habían sido soldados de los Cedillo, las mujeres fueron violadas y muchos jacales fueron incendiados dejando a niños, mujeres y ancianos a la intemperie como animalitos en el monte, algunos otros se refugiaron en las cuevas de los cerros, ya al no encontrar que comer, contaba la señora Guadalupe Montoya, originaria de Palomas y quien anduvo en la Revolución, que la comida eran nopales, tunas de cardón y nopal, dátiles y chochas, los que traían huaraches al no encontrar que comer se comían las vaquetas de los mismos.

PROEZAS DEL GENERAL SATURNINO CEDILLO MARTÍNEZ

Después de varias contiendas en donde los hermanos de Saturnino Cedillo fueron asesinados, Saturnino analizó el sufrimiento de su gente y decidió seguir luchando y fue en el año de 1920 cuando decidió reconciliarse y ofreció su apoyo al General Obregón, incorporándose al Ejército Nacional, graduándose como General de Brigada y ascendiendo un tiempo después a Comandante de Operaciones Militares en San Luis Potosí. Cedillo, en 1920, participó en la Rebelión de Agua Prieta, en donde se lanzó el Plan Agua Prieta, llamado así por la población en donde se elaboró, se enfrentaron los constitucionalistas divididos, por un lado los que estaban a favor de Carranza y por el otro el grupo de los jefes revolucionarios encabezado por Álvaro Obregón, Plutarco Elías Calles y otros, cada grupo quería imponer su presidente, triunfaron los

37

revolucionarios, Adolfo de la Huerta fue nombrado Presidente interino y se convocó a elecciones resultando triunfador Álvaro Obregón para el periodo 1920-1924. La fuerza política de Saturnino Cedillo se consolidó cada vez más teniendo como base el campesinado, el General Obregón vino a Ciudad del Maíz a petición de Cedillo en octubre de 1921 a entregar las primeras tierras a los colonos de San Luis Potosí, les dijo que deberían tener siempre presente defender la posesión de sus lotes, ya que esas tierras se las había dado el gobierno de la Revolución en pago de los servicios prestados a esta noble causa por sus antepasados en un acto de justicia para los revolucionarios de San Luis Potosí y atendiendo las gestiones del Caudillo Agrarista Saturnino Cedillo; se crearon colonias agrícolas militares por el General Saturnino Cedillo y por Decreto se da la orden de la titulación inmediata en las diversas colonias ubicadas en Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí, considerando que por acuerdo presidencial del 14 de septiembre de 1921, 5 de octubre de 1921, 30 de enero de 1925, 4 de mayo de 1934, 16 de octubre de 1930, 20 de diciembre de 1933, 21 de noviembre de 1934 y 16 de julio de 1936, en donde se ordena la adquisición de fincas necesarias para el establecimiento de las Colonias Agrícolas Militares siguientes:
Nombre de la Colonia fundada Agua Nueva del Norte Álvaro Obregón y Palmas Municipio al que pertenece Hacienda afectada para fundar la colonia Monte Bello La Angostura Propieta rio de la hacienda Zeferino Martínez José María, Jesús y Javier Espinosa Estado al que pertenece la colonia San Luis Potosí San Luis Potosí

Magdaleno Cedillo Magdaleno Cedillo

Lagunillas La Libertad o Guajolote

Magdaleno Cedillo Magdaleno Cedillo

Lagunillas La Angostura José María, Jesús y Javier Espinosa José María y Javier Espinosa Mariano Arguinzone z

San Luis Potosí San Luis Potosí

La Morita

Magdaleno Cedillo

La Angostura

San Luis Potosí San Luis Potosí San Luis Potosí San Luis Potosí

Magdaleno Cedillo

Magdaleno Cedillo

Llano del Perro

Ollita de las Vacas San Juan del Llano

Magdaleno Cedillo Magdaleno Cedillo Llano del Perro Mariano Arguinzone z

38

El Meco El Naranjo San José La Gavia

Magdaleno Cedillo Cárdenas Guadalcázar Villa Juárez

El Rascón Hacienda de Cárdenas Pozo de Acuña La Angostura

Ojo de Agua de Solano San Isidro Cerros Blancos Madrugadores Cruces Santa María de Guadalupe La Peña San Pedro de los Hernández Meca del Norte y Meca del Sur

Ciudad Fernández Mier y Noriega Doctor Arroyo Tula Ocampo Miquihuana Jaumave Jaumave

San Luis Potosí Carlos Díez San Luis Gutiérrez Potosí San Luis Potosí José María, San Luis Jesús y Potosí Javier Espinosa San Luis Potosí Nuevo León Nuevo León Tamaulipas Tamaulipas Tamaulipas Tamaulipas Tamaulipas

Octal Jones

El municipio que aparece con el nombre de Magdaleno Cedillo, actualmente se llama Ciudad del Maíz. Se les dotó a los colonos de: Semillas, implementos agrícolas, tiros de mulas y molinos para nixtamal, todo esto a petición de Saturnino Cedillo, terminada su encomienda, el General Álvaro Obregón, le dijo: -Bueno General, hemos cumplido con las promesas de la Revolución, su gente tiene lo que pidió, pero... y Usted, ¿Qué quiere?- a lo que Cedillo contestó: “Gracias General, pero para mí no quiero nada, sólo quiero vivir en paz”. Poco después, en 1923, al celebrarse elecciones, resultan muy violentas y dada la importancia de Cedillo en ésta zona, es llamado a la Ciudad de México, en donde el gobierno sufre de problemas agrarios y luchas constantes por el poder presidencial. En 1924 el Gobernador Aurelio Manrique le pide y obtiene del Presidente Plutarco Elías Calles, el nombramiento de Cedillo como Jefe de Operaciones Militares del Centro, Cedillo, apoyado por el Presidente de la República Plutarco Elías Calles favorecía a los campesinos y sus familias y además le permitieron integrar gran parte de su grupo militar con campesinos. Por el año 1926 se inició un movimiento político – religioso llamado la Guerra de los Cristeros, enviándose a Saturnino Cedillo a combatirlo, el Presidente de la República Plutarco Elías Calles restringió la participación de los sacerdotes en la vida pública, como la iglesia suspendió las actividades religiosas, muchos católicos se disgustaron y salieron a pelear en contra del gobierno y del ejército federal, se le

39

llamó cristera porque el grito de lucha de sus participantes era: “Viva Cristo Rey”, esta guerra terminó en junio del año 1929, los triunfos de Saturnino Cedillo combatiendo a los Cristeros en los estados de: Guanajuato, Jalisco y San Luis Potosí fueron de vital importancia para que el Presidente de la República Plutarco Elías Calles lo apoyara para llegar a la gubernatura del Estado de San Luis Potosí, el General de División Saturnino Cedillo durante su periodo de gobierno del 27 de septiembre de 1927 al 31 de agosto de 1931, periodo que no concluyó por ser llamado por el Presidente de la República en la Ciudad de México para ocupar otro cargo; puso en práctica su experiencia y su gran capacidad para gobernar, se encargó de negociar con los rebeldes cristeros y evitó que se originara en San Luis Potosí la violencia como en otros estados, realizó pequeñas y grandes obras en bien de San Luis Potosí y de México, cuando fue Gobernador todas las noches deberían enterarlo de la correspondencia recibida de la Ciudad de México y de otras partes de la República Mexicana, a Saturnino le gustaba jugar ajedrez, antes de dormir tenía la costumbre de leer algún libro, en cierta ocasión organizó un Congreso para que los maestros intercambiaran experiencias sobre los libros de texto y prepararse para el siguiente ciclo escolar, buscando mejorar la calidad de la educación y cuando tomó la palabra dijo:

SATURNINO CEDILLO MARTÍNEZ GOBERNADOR DE SAN LUIS POTOSÍ

(1927-1931)

40

Saturnino, le otorgó a la Universidad de San Luis Potosí la autonomía, antes de que se le fuera otorgada a la UNAM, en vida Cedillo, siempre buscó el mejor destino para la Patria, su pretensión era siempre que los presidentes gobernaran siempre de acuerdo a las leyes que emanan de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que se impartieran garantías y apoyos a todos los sectores del pueblo Saturnino, realizó un importante viaje de trabajo a Europa relacionando a nuestro país internacionalmente, el gobierno de la República envió a Saturnino Cedillo a un viaje a Europa aproximadamente por tres meses con el nombramiento de Embajador ante España, Italia y Alemania, Saturnino en Alemania recibió un ejemplar del libro de Hitler titulado “Mi Lucha”, escrito en español con dedicatoria y autografiado por él, en Italia convivió con Mussolini y este le mostró el sistema de asistencia médica para los trabajadores, Cedillo regresó y puso al servicio del gobierno y del pueblo de México los conocimientos adquiridos durante su viaje a Europa. La segunda mitad del año 1929 no estuvo exenta de conflictos importantes, la campaña que emprendió en Julio José Vasconcelos como candidato a la presidencia de la República por el Partido Antirreleccionista, frente a Pascual Ortiz Rubio, candidato del recién fundado Partido Nacional Revolucionario (PNR), significó una amenaza política seria para el proyecto de Plutarco Elías Calles, en San Luis Potosí, a pesar de las simpatías que la campaña de Vasconcelos tuvo, la presencia de Saturnino Cedillo y su reciente papel en el conflicto Cristero aseguraron el triunfo del candidato del PNR, Pascual Ortiz Rubio. El Doctor Dudley Ankerson Afirma que “en las elecciones de 1929 Cedillo echó mano de su control del estado para asegurar el voto casi unánime a favor de Ortiz Rubio”. El ascenso de Lázaro Cárdenas a la Presidencia de la República encontró un importante apoyo en Saturnino Cedillo, el hombre fuerte de San Luis Potosí le facilitó el camino, en la implantación de medidas más radicales en el campo participó un político potosino de nombre Graciano Sánchez, colaborador del ex gobernador Aurelio Manrique, Graciano Sánchez promovía la candidatura para la presidencia de la República de alguien que impulsara la Reforma Agraria. Cedillo no descuidó su participación en la elección del candidato del PNR a la presidencia y, descartándose él mismo, ofreció su apoyo al General Lázaro Cárdenas del Río, avaló su candidatura ante Calles y junto con Portes Gil celebró un Congreso Agrario en San Luis Potosí para lanzar a Cárdenas a la Presidencia de la República Mexicana, candidatura que nació en el Teatro de la Paz en la Ciudad de San Luis Potosí.

41

EL GENERAL SATURNINO CEDILLO PROMOVIÓ LA CAMPAÑA POLÍTICA DEL CANDIDATO LÁZARO CÁRDENAS DEL RÍO PARA PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA MEXICANA

Saturnino, fomentó la aviación con la finalidad de formar un campo de deportes y de maniobras militares, el gobernador Cedillo, fue quien estableció la Escuela Civil de Aviación en San Luis Potosí, en el mes de agosto de 1929, la dirigía el piloto aviador Adolfo L. Piña, el día 28 de septiembre de 1929, llegaron por ferrocarril tres poderosos aviones para el servicio del estado y para la escuela de aviación, después llegaron otros dos aviones, más otro avión al que se le l lamó: “El Cóndor Potosino”, durante ese mismo día sábado por la tarde, aterrizaron tres flamantes BELLACA piloteados por Eduardo R. Meade y Claid Clavenger, pioneros de la aviación mexicana, esa tarde se juntaron ocho aviones en el aeródromo potosino, la fundación de la escuela civil de aviación con elementos y recursos exclusivamente del Estado, fue uno de los más grandes logros de la administración del General Cedillo. En el año de 1930 Saturnino Cedillo fue nombrado Secretario de Agricultura y Fomento por el Presidente de la República Pascual Ortiz Rubio.

42

MARÍA MARCOS CEDILLO, PRIMERA MUJER PILOTO AVIADOR EN LA REPÚBLICA MEXICANA

En los talleres de la Escuela Industrial Militar se fabricó el primer avión al que Saturnino Cedillo bautizó como: “Triunfo Potosino”, y fue un gran triunfo, no sólo para San Luis, sino también para la aviación nacional, entre los alumnos inscritos en la escuela de aviación únicamente hubo dos mujeres, que fueron: María Marcos Cedillo Salas, que se inició profesionalmente como piloto aviador en 1931 y Amparo Pérez Morales, María Marcos fue hija de Homobono Cedillo (hermano de Saturnino Cedillo) y Ma. Concepción Salas, María Marcos, por su entusiasmo y valentía se ganó el afecto y admiración de sus compañeros. El 16 de diciembre de 1932 el General Idelfonso Turrubiartes le cambia el nombre de Ciudad del Maíz y le denomina Magdaleno Cedillo. Nació en Ciudad del Maíz, S.L.P. en el año 1900, sus padres fueron Homobono Cedillo Martínez y la señora Ma. Concepción Salas, en 1931 se principió como piloto aviador, es considerada la primera mujer mexicana que se inició profesionalmente en tal oficio. El día 5 de junio de 1933 como todos los días que le tocaban sus prácticas, llegó puntual a las 7:00 Horas A.M. acompañada de José Martínez Calderón, su Avión 540

43

K “ El Ángel del Infierno”, con ella subió José Ramírez Padilla, ascendieron a 14 000 pies, eran las 9:15 hrs. a.m. cuando los demás alumnos que estaban en el Hangar oyeron que el motor del avión se paraba y volvía a funcionar de forma anormal y de pronto el avión descendió y cayó en la Loma de los Valentinos, muchos fueron los que lo vieron caer, avión y tripulantes quedaron completamente destrozados, de ahí recogieron los cadáveres y los llevaron al hospital para su preparación, el velatorio se llevó a cabo en la casa del General Saturnino Cedillo, tanto en este como en el entierro hubo una gran concurrencia, sus compañeros alumnos volaron en sus aviones sobre el cementerio soltando flores, cerca del lugar del desastre se levantó un monumento en el que se lee la inscripción, que dice: “Homenaje a los aguiluchos caídos: MARÍA MARCOS CEDILLO Y JOSÉ RAMÍREZ P. Murió en junio 5 de 1933, primera aviatriz potosina”. El General Saturnino Cedillo fue pionero en impulsar la aviación en San Luis Potosí, estableció los primeros campos de aviación y su sobrina MARÍA MARCOS CEDILLO SALAS FUE LA PRIMERA MUJER AVIATRIZ DE LA REPÚBLICA MEXICANA.

HUARACHE CONTRA ZAPATO
José Vasconcelos, lo apodó “EL GENERAL HUARACHE” porque era indígena y lo despreciaba y, le tenía envidia por la gran simpatía que le tenían los campesinos y porque no lo no quiso seguir en su política, es decir, lo quería utilizar, como lo utilizó Lázaro Cárdenas para llegar a la Presidencia de la República Mexicana; Vasconcelos, le prometió triunfos si lo seguía en sus movimientos e ideologías y como el General Saturnino Cedillo rechazó la oferta, algunos aprovecharon para eliminarlo de la elite política.

El indudable carisma político de Saturnino Cedillo, lo llevó a ser Ministro de Agricultura y Fomento del 11 de junio de 1935 al 16 de agosto de 1937, siendo nombrado por el Presidente de la República Mexicana Lázaro Cárdenas del Río, en poco tiempo se ganó más aun la simpatía de los campesinos, ya que para esos tiempos entregaba importantes apoyos a los a agricultores, ganándose una gran simpatía, por lo que sus enemigos políticos presionaron al gobierno en turno a que terminara con él. Logrando convencer al gobierno, tiempo después, Saturnino tuvo diferencias políticas con el Gobierno de Cárdenas y renunció a la Secretaría de Agricultura, las diferencias entre el Presidente Cárdenas y Cedillo se ahondaron.

44

TOMA DE PROTESTA DE SATURNINO CEDILLO COMO MINISTRO DE AGRICULTURA Y FOMENTO EN EL AÑO 1935

El diseño y control de la misma por parte de la nueva burocracia central, afectó la ideología de Cedillo, ya que según Ankerson, se opuso a la introducción de los ejidos colectivos, que consideraba ajenos a la naturaleza del campesinado mexicano y defendió el sistema de parcelas, y es así como al tener ciertas diferencias ideológicas

45

con el Presidente Cárdenas se regresa a su tierra natal, Palomas, y éste al enterarse en donde se encuentra, se presenta en San Luis Potosí y ordena un desarme total de las fuerzas cedillistas, ya que no le convenía como candidato para las elecciones del año 1940 continuando así los enfrentamientos entre cardenistas y cedillistas, en octubre de 1937 fue asesinado Vicente Tapia, diputado local y líder agrarista que había sido colaborador cercano de Cedillo. Así continuó la represión para todas las personas cercanas a Cedillo y principalmente para los habitantes del municipio de Ciudad del Maíz. Doña María Martínez Zapata, quien vivía en la comunidad del Custodio, perteneciente a Ciudad del Maíz, cuenta: “Fíjese, maestro, Don Jorge Pasquel era re’bueno, ni cuando aquellos tiempos, a mi padre Pablo Martínez García, lo mataron los soldados un 20 de noviembre en una fiesta en la comunidad de El Custodio, solo por ser soldado de Saturnino Cedillo, es re‘fea la represión, había soldados en todos los ranchos y nos quemaban las casitas que teníamos hechas de sotol”.6

La expropiación petrolera, que decretó el Presidente Cárdenas, fortaleció a sus diversos grupos políticos y aprovechando la oportunidad de la ventaja política que le daba ésta; decidió eliminar a Cedillo del abanico de las fuerzas de la política nacional. En cierta ocasión, cuando Saturnino Cedillo se encontraba en Palomas lo entrevistó un personaje de nombre José Pagés Llergo a quien le llamaban:

46

“BALUARTE DEL PENSAMIENTO HUMANO”, le llamaban así precisamente por dar a

conocer a través de la Revista “Siempre”, la verdad de los héroes que participaron en la Revolución Mexicana. Allá por el mes de noviembre de 1938 Saturnino se encontraba enfermo y se refugió en la Sierra Madre Oriental, en un lugar llamado Tierra Blanca, a unos 20 kilómetros de San Nicolás de los Montes. De ahí envió al Señor Manuel Fuentes Jiménez en busca de un médico, éste le llevó al Doctor José Laurel López Salgado, quien se encontraba en Ciudad Mante, Tamaulipas; después de ser atendido, Saturnino mejoró un poco, pero a los ocho días cuando el doctor iba ya de regreso, fue aprehendido por las tropas federales y suponiendo que había sido revelado el escondite, Cedillo tuvo que cambiar de lugar, ya que el General Miguel Enríquez Guzmán traía al mando 15000 hombres para acabar con él por órdenes del Presidente Lázaro Cárdenas. Al ser descubierto el campamento de Cedillo se trasladó al Altiplano, solo con siete hombres, se sentía muy enfermo, poco tiempo después Saturnino fue sorprendido en la madrugada por las fuerzas que comandaba el Mayor Castrejón y asesinado a traición el día 11 de enero de 1939 en el Paraje conocido como La Biznaga, en el Cerro de la Ventana del Municipio de Guadalcázar, S.L.P., el día que lo mataron lo acompañaban: Su hijo Elodio Cedillo Monreal, su sobrino político Luis Zanella Ferriolli, Jerónimo Godinez, su asistente Juan García, Roque Villanueva, Fulgencio Jasso y Blas Ruiz, eran en total siete hombres que estuvieron con Saturnino el día que fue asesinado. Según se cuenta, Saturnino Cedillo fue sorprendido por 20 militares vestidos de civiles, quienes ya habían concertado con un tal capitán Blas Ruiz, éste lo traicionó, dichos militares se presentaron en el campamento de Cedillo cuando aún no alboreaba el alba. Se oyó una balacera, al primer tiro desenfundó Ruiz su revólver, y acostado como estaba, a un lado de Cedillo, lo mató y todavía le dio el tiro de gracia y huyó, se cuenta que personas que asistieron a la inhumación del finado, hecha en el panteón de Palomas el 12 de enero, coincide con la versión del asesinato cometido por el capitán Ruiz. En apoyo de la cual se citan dos hechos: Ruiz, quien era muy pobre, apareció a poco tiempo, edificando una gran casa en la sierra de Guadalcázar, y pasados unos meses fue ahorcado en el mismo sitio en que halló su fin el General Saturnino Cedillo. Relata el acervo del famoso historiador Primo Feliciano Velázquez, titulado “El Último Guachichil”: Aún recordamos haberle oído decir cuerdamente en una Convención Nacional de Rotarios y también cuando agradeció los obsequios en un banquete al que asistieron en la Cámara de Comercio los cónsules extranjeros y las personas más distinguidas, señoras y señores de San Luis Potosí. Era ya entonces, después de su viaje a Europa, prudente ejecutor de la Ley Agraria, bienhechor de los campesinos, impulsor del mejoramiento urbano, y sobre todo, defensor de la libertad de enseñanza, amigo de la libertad religiosa, su madre, india, según se cree, pertenecía a la raza de los guachichiles que aún quedaba en la antigua provincia de Rioverde, de que formó parte el Valle del Maíz, el hijo por tanto era mestizo guachichil.

47

Los restos del GENERAL DE DIVISIÓN SATURNINO CEDILLO MARTÍNEZ descansan en el Panteón de su tierra natal; los Diarios de mayor circulación en la República Mexicana en el año de 1939 mantenían en primera plana la noticia de la muerte del General Saturnino Cedillo, todavía el día viernes 13 de enero de 1939 el Diario ilustrado de la mañana de circulación nacional “LA PRENSA” manejaba grandes encabezados en primera plana, como: “CEDILLO MURIÓ AL COMBATIR”, “HUBIERA SIDO PRESIDENTE CEDILLO”, el periódico también contenía un texto que a la letra decía: “UNA CARTA FUE RECOGIDA POR TROPAS FEDERALES”, en la que dice que Cedillo fue aconsejado por Plutarco Elías Calles para que no se rindiera y que se sostuviera en armas contra el régimen del señor General Cárdenas “hasta que llegara el momento oportuno”. Como todavía quedaba viva Higinia Cedillo y era un peligro, el Gobernador de San Luis Potosí, Reynaldo Pérez Gallardo mandó que la buscaran sus pistoleros, los cuales la secuestraron, la torturaron y según se cuenta la descuartizaron (El gobernador Reynaldo Pérez Gallardo fue destituido en el año de 1942 acusado de varios crímenes). En mayo de 1958 José E. de la Cruz, cuando anunció la formación de una agrupación política, la Alianza Cívica Potosina (ACP), declaró lo siguiente: “Fui Cedillista y conservo grata memoria de mi jefe por las cosas buenas que de él conocí, fue un honor para mí haber servido a las órdenes del caudillo de la Revolución, General de División Saturnino Cedillo Martínez, fundador de la Confederación Nacional Campesina y el hecho de haberle sido leal me pone en paz conmigo mismo”, Saturnino Cedillo y el Profesor Graciano Sánchez Romo fueron los creadores de la Confederación Nacional Campesina (C.N.C), organismo que es herencia de la Revolución Mexicana para beneficio de los campesinos de México. La gente de Palomas y sus alrededores recuerda a la familia Cedillo, de aquella época, por la gran bondad al brindarles alimentos y ayuda a todo aquel que lo solicitaba. El General de División Saturnino Cedillo Martínez sigue vivo en los habitantes de la comunidad de Palomas, en el campesinado que el día 11 de enero de 1969 lo declarara hermano de los campesinos mexicanos, en el XXX aniversario de su sacrificio, sigue vivo en el corazón de sus compañeros de armas que lo recuerdan siempre con admiración y respeto, sigue vivo en cada una de las personas que reconocen la labor patriótica que la familia Cedillo realizó para bien del pueblo mexicano, y por ello el día 11 de enero en cada aniversario se dan cita Presidentes Municipales, Gobernadores, Diputados, campesinos, familiares, personas de diferentes partes de la República Mexicana, de los Estados Unidos de Norteamérica y la distinguida presencia en varias ocasiones del ilustre Doctor Dudley Ankerson, historiador de gran reconocimiento internacional.

48

“LOS GOBIERNOS PARA SER FUERTES NECESITAN PUEBLOS VIRILES, LOS PUEBLOS VIRILES Y GALLARDOS ESTÁN SIEMPRE PRESTOS A OFRENDAR SUS VIDAS POR LAS LIBERTADES HUMANAS, LOS GOBIERNOS TIRANOS SON ENGENDRO DE PUEBLOS DÉBILES” “LOS PUEBLOS DEBEN SER RAZA DE ÁGUILAS QUE ASPIREN SIEMPRE A EXTENDER SU VUELO AL ESPACIO DE LA LIBERTAD Y DESTRUYAN CON SUS GARRAS LAS TIRANÍAS”
SATURNINO CEDILLO CUMPLIÓ CON HONOR LA PARTE QUE LE CORRESPONDÍA EN LA HISTORIA DE MÉXICO.

EL TEPEYAC PATRIMONIO CULTURAL DE CIUDAD DEL MAÍZ

La comunidad del Tepeyac, Municipio de Ciudad del Maíz, S.L.P. se encuentra aproximadamente en el kilómetro 69 de la carretera Barra de Navidad de San Luis Potosí a Ciudad del Maíz, pero no siempre se llamó así, allá por el año 1943, era una hacienda propiedad de don Antonio Hernández Guerra y el lugar se llamaba Santo Domingo, fue en ese tiempo una próspera fábrica de mezcal, el Gobernador de ese

49

tiempo, del Estado de San Luis Potosí, era Gonzalo N. Santos, quien gobernó de 1943 a 1949. En ese mismo año tomó posesión como Gobernador el señor Ismael Salas; cuenta don Severiano Picazo Cabrera, quien tiene 81 años de edad y es originario de este lugar, que él trabajaba ahí arriando las yuntas para moler las piñas del maguey, ganando $ 5.00 diarios, el maguey era trasladado en carretas de los lugares circunvecinos y ahí en La Hacienda Santo Domingo le daban la preparación para obtener el mezcal que trasladaban en barriles de madera a Ciudad Mante, Tamaulipas, a un lugar conocido como “La Sevillana”, también lo llevaban a Estación Tablas, en donde lo embarcaban en el tren que iba a Tampico. Cierto día, allá por el año 1945, llegó un grupo de personas, de los cuales uno decía llamarse Jorge Pasquel, andaban de cacería y por casualidad se encontraron con don Severiano y Jorge le preguntó que de quién era la propiedad, que le gustaba y tenía la intención de comprarla y después de conversar un buen rato y ya en confianza, Jorge le platicó a don Severiano que era originario del estado de Veracruz y que era un gran amante del béisbol, rey de los deportes, que era aficionado de “Los Azules de Veracruz” en donde había un gran beisbolista llamado Beto Ávila, pero qu e actualmente vivía en la Ciudad de México, después lo llevó con José Rodríguez Caballero, que era el capataz de la hacienda y quien era cuñado del dueño, entonces como el propietario se encontraba en San Luis Potosí, se trasladó hacía allá con la intención de comprar la propiedad, ¡ah!, pero antes de irse le dijo: “Severiano si me venden la hacienda todos ustedes van a ganar $ 10.00 en lugar de los $ 5.00 que les pagan”, el dueño estuvo de acuerdo en vender, hicieron los convenios necesarios y Jorge Pasquel compró la hacienda; ya que Jorge funge como propietario de la hacienda, regresa a Santo Domingo y le dice a algunos que se encontraban ahí, “Muchachos, ya compré esta propiedad y ustedes también son míos cab...”, claro, estaba bromeando, y le pide al capataz quien antes era de don Antonio, que trabajara para él, encomendándole que contratara 300 hombres para hacer una habitación principal, desde luego para Jorge Pasquel en sus días de visita, un lugar para juego de boliche, una casa de huéspedes, una biblioteca, unos grandes murales de los que todavía pueden leerse los nombres de R. Soto y J. Best en la parte inferior derecha, que tardaron mas o menos seis meses en hacerlos, un billar, una casa para los pilotos, un campo de aviación, una alberca, un restaurante y una gasolinera, Jorge encargó hacer una Plaza, para que la gente fuera a pasearse, una escuela para que estudiaran los niños, que antes se llamaba “El Tepeyac”, pero que al morir Jorge los habitantes le cambiaron el nombre por el de “Jorge Pasquel” en honor a él y a petición de la madre de Jorge Pasquel se construyó una iglesia católica en donde colocarían a la Virgen de Guadalupe y de ahí viene el nombre del Tepeyac, ya que la Virgen de Guadalupe, en la Ciudad de México, se encuentra en el Cerro del Tepeyac.

50

(IMAGEN TOMADA DEL MURAL EN EL TEPEYAC)

Iniciaron los trabajos en el Tepeyac y como no le gustaban las bebidas alcohólicas, en esa tierra ya no se hizo mas mezcal, dice don Severiano que en cuanto estuvo listo el campo de aviación, el cual terminaron en menos de un mes, llegó Jorge Pasquel por primera vez acompañado de Miguel Alemán Valdés, quien era originario de Veracruz y quien fue Presidente de la República Mexicana del 1º. de diciembre de 1946 al 1º. de diciembre de 1952, en cuanto le hablaron que ya estaba lista la pista de aterrizaje, salieron de la Ciudad de México. Se perforaron pozos y se prepararon los potreros para que trabajara la gente, pagándoles como lo había prometido $ 10.00 diarios y convirtió el Tepeyac en enormes campos de cultivo de Algodón, sorgo, chile, jitomate, etc., la fábrica de vino ya no funcionó.

EL TEPEYAC SE CONVIERTE EN UN CAMPO DE CULTIVO GENERANDO EMPLEOS BIEN PAGADOS (MURAL EN EL TEPEYAC)

51

Doña María Reyes Mireles, originaria de este paraje, quien cuenta con 80 años, comenta que a la edad de 12 años trabajaba en esa hacienda, ella dice que era un lugar agradable, ya que les pagaban bien y el trato era bueno. Jorge Pasquel mandó construir casas para todos sus trabajadores como regalo en una Navidad. Don Epifanio Martínez Zapata, manifiesta que tiene más de 70 años y trabajó para Jorge arreglando el jardín cuando tenía 9 años, ya cuando tenía más edad laboraba en el potrero, narra que al Tepeyac, Pasquel llevó a pasear a la actriz María Félix, mejor conocida como “La Doña” quien actuó al lado de Pedro Infante, Pedro Armendáriz, y otros ídolos del cine nacional. Fueron muchos los personajes que disfrutaron de este paradisíaco lugar, lugar de esparcimiento y belleza, un contraste entre el verdor de los campos de labranza que la hacienda poseía y por otra parte, la tierra infértil del suelo propio de la zona. Cuando llegaba Pasquel en su avión, al darse cuenta los habitantes del Tepeyac, mujeres y niños, corrían hacia donde aterrizaba el avión, como ya sabían, corrían a formarse porque cuando llegaba les regalaba a los niños y a las mujeres $ 50.00 o $ 100.00, a los hombres no les daba porque decía que se los echaban de vino; Jorge, llegaba cada dos o tres meses al Tepeyac. En torno a Jorge Pasquel surge una historia llena quizá de fantasía e imaginación, ya que por una parte está el hombre emprendedor y humano, el cual aprecia y quiere al pobre y al necesitado y por el otro, el hombre rico y poderoso. Sucede que hace muchos años, según cuenta una leyenda, un trabajador de Jorge supo que éste se encontraba en un lugar de la frontera de Tamaulipas y fue a verlo porque quería pasar a los Estados Unidos, por el famoso Sueño Americano, como el de millones de ilegales que han cruzado la frontera; al hablar con Jorge, éste, lo mandó con un aduanal al que le apodaban “The cow”, ya al estar con él, le dijo: “That Jeorge might have a lot of money, but he dose´nt pass through here”, desilusionado regresa otra vez con Jorge, éste escribió algo en un papel, total, ha de haber sido algo importante, ya que “The cow” lo dejó pasar, ¡ah!, pero antes le encargó - dile a “The cow” que aquí lo espero a las cuatro de la tarde - y en efecto, “The cow” llegó puntual a la casa en donde se encontraba Jorge en compañía de su tío Roberto Pasquel, salieron e inmediatamente “The cow” al verlos sacó la pistola y con alevosía y ventaja le tiró, dándole un rozón por una oreja, como iba desarmado, al saberse que si no se defendía, iba a morir, le gritó a su tío, “Présteme su pistola, para enseñarle a esta “Cow” cómo se tira”, y así fue, el primer balazo se lo dio en la frente y después se fueron a sus habitaciones, hicieron unas llamadas por teléfono y luego de un buen rato llegó un funcionario de alto rango y muy amigo de él, le relató lo sucedido, este personaje estuvo en su hacienda del Tepeyac en sus primeros tiempos de fundada, bueno, llegó en un avión acompañado de varios agentes de seguridad y se los llevaron a la Ciudad de México y los que querían perjudicarlos ya no pudieron hacer nada, posiblemente después se alegó la defensa propia, ya que “The cow” llevaba la firme intención de matarlos y ellos tuvieron que defender su vida.

52

En otra ocasión, Jorge invitó como siempre a don Severiano de cacería, iba Jorge Cevallos, supuestamente era campeón de tiro, pero los demás acompañantes no lo sabían, entonces Mariano Banda, otro compañero dijo: Este viejito cascarrabias, no va a matar ni un lagartijo y mucho menos un conejo, todos los venados que mate yo los cargo y cuando echen la barbacoa me como los huesos. Así don Severiano acompañó a Jorge Cevallos, se escuchó la balacera en el cerro en donde los demás compañeros estaban tirando, no matando ningún venado, de pronto, a lo lejos, vislumbraron dos grandes ciervos, apuntó Jorge Cevallos, atinando un balazo en la cabeza de cada animal, solamente gastó dos balas, ya al estar juntos, le dijo a Mariano: Órale, ¿en dónde está el que va a cargar los venados?, a lo que contestó Mariano: Si, pero de uno por uno, no los dos juntos. ¡Ah como serás ca...!, y así se la pasaban, trabajando, de cacería y vacilando. Don Jorge, siempre mostró un gran aprecio por la gente del Tepeyac y sus alrededores, a quienes les dio trabajo y buen salario. En otra ocasión, fueron a cazar allá cerca de Tula, Tamaulipas y como siempre, andaba Mariano y el viejito Jorge Cevallos, todos iban a tirarle a una manada de jabalíes, de pronto gritó Mariano, burlándose: Jorge, Jorge, no dejes que maten a Tacho Sánchez de San Rafael, ¡por favor, por favor que no maten a Tacho! No estaba el tal Tacho, sólo lo decía por la cara afilada y los pelos parados del animal.

(JORGE PASQUE Y SUS AMIGOS DE CACERÍA)

Luego dijo: Dejen que sólo tire el viejito cascarrabias, este viejito cab... hasta con los ojos vendados, y volando, los mata. Así fue, varios fueron los jabalíes muertos, ya de vuelta en la hacienda, estando ya de fiesta, comiendo carne de jabalí, se encontraba el doctor Abundis, cuñado de Jorge Pasquel. Así vacilando le dijo: Si dejas a mi hermana te desaparezco y luego si la abandonas en dónde vas a encontrar otra, si tu estás re ´feo, ya con unas cuantas copas, al Doctor le entró la inspiración y

53

dijo: En este cañón de Tula el diablo se apareció, con todos quiso meterse, pero con el viejito Jorge cascarrabias, no. Don Severiano, siempre fue un hombre muy trabajador, relató que a veces se sentía cansado, trabajaba, tanto, tanto, que ya no quería trabajar para don Jorge Pasquel, dijo que en una ocasión le tocó atender una de las novedades que llevaba, comentó que él no quería, pero que su patrón lo obligó a que le aplicara una crema de un tubo como de pasta dental a cuatro mujeres de la farándula cuando se encontraban a la orilla de la alberca asoleándose, bueno, aclara que ahora ya sabe que era una crema bronceadora, pero dice que a él nada más le tocaron dos, él era un buen trabajador y tuvo que obedecer a Don Jorge, sacrificio que de muy buena gana realizó, relata además que en innumerables ocasiones pudo apreciar la música y la trova de “El Negro Marcelino”, personaje reconocido por su habilidad para tocar y componer guapangos, dice don Severiano: “Ese Negro tocaba de lo chulo”. Don Jorge, tenía un rancho llamado “San Ricardo”, cerca de Ciudad Valles, San Luis Potosí y precisamente allá se encontraba, cuando le hablaron que iban a operar a uno de sus hijos en la Ciudad de México, el piloto le advirtió que el avión andaba fallando, pero no hizo caso, al poco rato de despegar, el avión empezó a fallar, no alcanzó a pasar un cerro y se estrelló, muriendo Don Jorge y sus acompañantes, esto fue como a las cuatro de la tarde allá por el año 54 o 55, todos quedaron hechos pedazos, a Don Jorge lo reconocieron porque encontraron un brazo el cual tenía el reloj con su nombre, su chofer de nombre Pánfilo Maldonado le lloró y toda la gente del Tepeyac lo recuerda con gran cariño, al faltar don Jorge, se hizo cargo por un tiempo un hermano de nombre Bernardo Pasquel y después de trabajar la hacienda como tres años, ya nunca regresó.

HONOR A QUIEN HONOR MERECE
A FRAY JUAN BAUTISTA MOLLINEDO
(DISCURSO)

Gracias maestro de la vida, gracias por formar humanos de buenas conciencias, humanos de noble corazón, personas como aquel vagamundo que desde el viejo continente se aventuró a viajar en tierras extrañas y que solamente viajando en el transporte de la voluntad puso sus sabios conocimientos al servicio de miles de indígenas refugiados en valles y serranías de la Nueva España, paso a paso iba descubriendo lugares inhóspitos en los que al verlo, los nativos rehuían con recelo, pero su firme voluntad le impedía desistir y fue así como a través de su escuela religiosa poco a poco supo ganarse el aprecio de los indígenas y a través de su evangelio se fueron educando dando lugar a la fundación de los primeros pueblos que han perdurado desde hace centenares de años.

54

Tocó a principios del siglo XVII encontrar a esos indios pames, que al ver a aquel individuo, quien se alimentaba de esquite, aquel ser de vestimentas raras y rasgadas por las ramas de los árboles, corrían a refugiarse detrás de los matorrales, ya que vivían como fieras silvestres, pero el Padre con ese corazón lleno de bondad supo ganarse el cariño y el respeto. Me refiero a ese ilustre personaje, quien en vida llevara el nombre de Juan Bautista Mollinedo y quien fundara la “Conversión de Nuestra Señora de la Concepción del Valle del Maíz” el 15 de julio de 1617 y quien edificó el primer templo para impartir enseñanza religiosa y lengua castellana a los indígenas, seguramente que si se le concediera el don de la resurrección, su pueblo lo llamaría mexicano, por toda esa noble labor que realizó y que aún así, es inmortal, ya que su gente lo reconoce a través de los siglos edificando monumentos en su honor, calles y escuelas con su nombre, aunque el mayor reconocimiento sería formar mexicanos capaces de proponerse objetivos y alcanzar sus metas. ¡Mexicanos que se expresen, piensen y participen libremente sin perjudicar a los demás! ¡Mexicanos capaces de modificar su conducta admitiendo sus errores, es decir, mexicanos responsables! ¡Mexicanos capaces de reconocer las desigualdades sociales, económicas y culturales que hay en su entorno social y capaces de dar un trato justo, dando mas a quien más lo necesita, es decir, impartiendo la justicia! ¡Mexicanos con la disposición de compartir! ¡Mexicanos sensibles a las necesidades de otros, sintiendo el compromiso voluntario para ayudar a quienes lo necesitan, es decir, tener el sentido de la solidaridad! ¡Mexicanos capaces de hacer que sus acciones u omisiones no lastimen los derechos de los demás, es decir, tener respeto por sí mismos y por los demás! ¡Mexicanos capaces de establecer lazos de afecto, confianza y aceptación, es decir, fomentar el valor de la amistad! ¡Mexicanos auténticos y veraces, es decir mexicanos honestos! ¡Mexicanos capaces de entablar la comunicación como vía para entenderse con los demás y resolver conflictos! ¡Mexicanos capaces de anteponer la razón frente a alguna reacción impulsiva! ¡Mexicanos capaces de afrontar retos, es decir, mexicanos que mantengan su esfuerzo constante! Todo esto sin duda, haría que el Padre Juan Bautista Mollinedo descansara en paz, generaría suficiente bienestar social y por consecuencia un desarrollo favorable para cualquier pueblo del mundo. Seguramente el Padre Mollinedo se sentiría feliz con mexicanos formados de esta manera, en un mundo lleno de paz y de justicia social.
AUTOR: PROFR. MAGDALENO TOVAR GARCÍA

55

A DON MIGUEL FRANCISCO BARRAGÁN
(DISCURSO)

En el Valle del Maíz como en doquier, el dolor lastimero se escuchaba, de aquellos indígenas, que cansados gritaban al azote de los latigazos propinados por los capataces, verdugos por el mando de los gachupines hacendados y el viento huracanado traía sus ayes de dolor, pero el muro del gobierno tirano no los dejaba escuchar, hasta que emergió surgió un valiente personaje, al que sus padres como si ya pronosticaran el destino con el nombre de Miguel Francisco Barragán lo registraran, preparado en el Colegio de San Nicolás en Valladolid se contagió con ideas libertarias como un Hidalgo, luchador incansable de la vida, gran político, libertador de México del tirano gachupín, General de División, gobernador de Veracruz y Presidente de la República Mexicana. Hay que luchar día a día como lo hizo aquel grande militar libertador de México, hay que luchar como lo hizo Barragán que junto con los grandes hombres de la Patria entró a la Ciudad de México el día 27 de septiembre de 1821 para culminar así la Independencia de México, hoy como hijos de México debemos recordar con orgullo y respeto a todos los héroes que ofrendaron sus vidas para darnos una Patria libre y soberana, hay que luchar desde el campo de la educación, del trabajo y de todos los rincones de la Patria, pero ahora para conservar esa gran riqueza como lo es la Independencia de nuestro país y por ser mejores ciudadanos para bien de nosotros mismos y de nuestra Patria. Barragán, murió el 1º. de marzo de 1836 y su vida para él fue tal vez nada y la dio por la Patria y ya moribundo, con su cuerpo quiso donar el legado de su valiente hazaña, dejando una gran enseñanza, mostrando la grandeza de su valentía aún en su lecho de muerte, ¡para enseñarnos a utilizar los ojos para ver las injusticias y el corazón para combatirlas!, por ello, hay que seguir el ejemplo de todos esos héroes que lucharon por liberarnos de las garras de la tiranía, rompiendo las cadenas de la esclavitud.
AUTOR: PROFR. MAGDALENO TOVAR GARCÍA

AL GENERAL SATURNINO CEDILLO
(DISCURSO)

Durante centenares de años, México ha sentido el poder de la injusticia, manifestada principalmente en sus zonas marginadas y en las personas que menos tienen. Afortunadamente han surgido valientes líderes sociales, como aquel “indio” como le llamaron los de “sangre azul”, que durante sus primeros años se dedicó a ayudar a sus padres en la agricultura y a cuidar el ganado y a quien, cumplidos apenas sus 18 años, su pueblo lo nombró Juez Auxiliar por el aprecio que le tenían y por su demostrada justicia social, hasta que, en medio de las turbulencias revolucionarias y de las injusticias de los poderosos surgió un oasis en el ahora Palomas, Municipio de Ciudad del Maíz, ya que de esas tierras productoras en

56

aquellos ayeres, ¡surgió la figura revolucionaria de mi General Saturnino Cedillo!, primeramente combatiendo junto con sus hermanos, Cleofás y Magdaleno a los caciques explotadores en la región, uniéndose con miles de campesinos a otros grandes caudillos a la Revolución Mexicana.
“MIENTRAS UN SOLO HOMBRE ME SIGA, NO SERÁ SATURNINO CEDILLO QUIEN LO DEFRAUDE”

Era el lema del General de División Saturnino Cedillo. Valentía y arrojo demostró cuando se enfrentó a los Cristeros en la Sierra Gorda, sus grandes méritos lo ascendieron al grado de General de División, la popularidad con su gente lo hizo ser gobernador del Estado de San Luis Potosí, el aprecio por los campesinos le dio el nombramiento de Secretario de Agricultura en la República Mexicana, fundando para ellos Colonias Agrícolas Militares en Nuevo León, Tamaulipas y San Luis Potosí, en Ciudad del Maíz fundó La Colonia Álvaro Obregón, La Colonia Magdaleno Cedillo, la Colonia La Morita, la Colonia La Libertad y muchas más. La turbulencia política y ambiciones de otros, lo hicieron rebelarse contra la política contraria a los intereses del campesinado y un once de enero del año de 1939 fue muerto a traición en el paraje conocido como La Biznaga, en el Cerro de la Ventana, Mpio. de Guadalcázar, S.L.P., las páginas de la prensa nacional retumbaron, SATURNINO CEDILLO, el líder campesino quien trató con Álvaro Obregón, con Lázaro Cárdenas, el embajador de México ante España, Italia y Alemania. A través de los años, muchos son los personajes que le rinden honores, como: Campesinos, políticos, diputados, gobernadores y hasta el ilustre Doctor Dudley Ankerson, quien viajando desde su natal Londres Inglaterra, se ha dado cita para constatar datos verídicos, llevándose grabado en las páginas de su mente la alegría de ser cierto lo que él como historiador ha escrito en sus libros, porque si bien es cierto que los potosinos lo han reconocido poniendo el nombre de Saturnino Cedillo a sus calles y a sus escuelas, hay que luchar también en todos los campos de la cultura y prepararnos cada día más para homenajear a esos miles de campesinos que bañaron con su sangre el suelo mexicano, entonces, justo es que reconozcamos transmitiendo la historia a las nuevas generaciones para que tomemos conciencia y aprovechemos los frutos de ese árbol genealógico de revolucionarios hecho a través de las armas y pintado con lágrimas, sudor y sangre. Por eso, yo los invito a continuar con esta lucha, desde nuestras trincheras, protejamos a los campesinos, gestionemos mejores programas de ayuda para agricultores y ganaderos para que tengan suficientes recursos y nos den una escuela mejor para la vida, ¡usando bien las armas del saber!, como lo son el lápiz, el cuaderno y la computadora, para que en el futuro pueda haber buenos ciudadanos, competentes para nuestra patria, sembrando la simiente de un ¡México mejor!
¡VIVA SATURNINO CEDILLO! ¡VIVA CIUDAD DEL MAÍZ! ¡VIVA SAN LUIS POTOSÍ!
AUTOR: PROFR. MAGDALENO TOVAR GARCÍA

57

¡MÉXICO! ¡MÉXICO! (POESÍA) ¡México! ¡México!, No me contestan, ¡México, México, casi ya no hay Hidalgos! Mi voz se pierde en la lejanía hasta los hastíos, los niños tiritan, y con hambre, no pueden hablar, su voz no se escucha. ¡México! ¡México!, No me contestan, casi ya no hay Morelos, Morelos: Tú un gran Siervo de la Nación, y yo sin ser siervo ni del patrón, el hombre quiere trabajar y no hay empleo. ¡México!, ¡México!, No me contestan, Mariano Jiménez del Potosí, de tu voz y tu lucha ya ni secuelas y en la educación de las escuelas, sin computadoras, la tecnología no puede llegar. ¡México!, ¡México!, No me contestan, casi ya no hay Allendes y cómo me rebelo si mis neuronas ya no se pueden sublevar, si la ociosidad y la mala educación generan drogadicción. ¡México! ¡México!, Nicolás Bravo yo quiero ser y como un Bravo ¡voy a luchar¡ ¡México! ¡México! “La Patria es primero”, un gran Guerrero yo quiero ser y continuar la lucha así por doquier. ¡México¡ ¡México! Como un gran Francisco Javier Mina, por los valles y serranías, en las escuelas y en el trabajo mis luchas van a correr. ¡México! ¡México! Don Francisco González Bocanegra desde San Luis Potosí ordena el grito de guerra contra la delincuencia. ¡México! México! Don Benito Juárez García esta furioso, porque no hay respeto ni hay paz. ¡México ¡México!, Aclama, que algún día el General Ignacio Zaragoza aplauda a las fuerzas armadas mexicanas cuando triunfen ante la delincuencia y grite: ¡Las armas nacionales se han cubierto de gloria! ¡México! ¡México!, No mas latifundismo, no mas reelección o Don Francisco Indalecio Madero, Saturnino, Magdaleno y Cleofás Cedillo junto con Alberto Carrera Torres se multiplicarán e irán a la rebelión. ¡México! ¡México!, desde la tumba los revolucionarios reclaman justicia ante el gobierno y patronos para los mexicanos revolucionarios en los campos del estudio y del trabajo, ya que hasta el momento no han resanado ni los estragos de las balas de las carabinas de los que murieron por la Patria. ¡México! ¡México!, Seguimos siendo esclavos del analfabetismo. ¡México! ¡México!, Seguimos siendo esclavos del desempleo. ¡México! ¡México!, Seguimos siendo esclavos de la miseria. ¡México! ¡México!, Seguimos siendo esclavos de la ignorancia. ¡México! ¡México!, Seguimos siendo esclavos de la drogadicción. ¡México! ¡México!, Seguimos siendo esclavos de la delincuencia. ¡México! ¡México!, Un gran revolucionario yo quiero ser y por los confines de todo México. ¡Una gran lucha voy a comenzar! ¡Una gran lucha voy a emprender! ¡Una gran lucha voy a culminar!

AUTOR: PROFR. MAGDALENO TOVAR GARCÍA

58

PRESIDENTES MUNICIPALES DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P. DEL AÑO 1953 AL 2015 “RECIBIR LA PRESEA DEL SUFRAGIO POPULAR, ES EL RECONOCIMIENTO A UN SOLDADO POR EL BIEN DE LA PATRIA”

RÉGULO SALAS TUDÓN (1953-1955)

C. JUAN OROZCO RODRÍGUEZ (1956-1958)

C. GENARO PÉREZ SÁNCHEZ (el de traje negro) (1959-1961)

C. JUAN ZUVIAGA SÁNCHEZ (1962-1964)

59

LIC. FRANCISCO IÑIGUEZ IÑIGUEZ (1965-1967)

C. ROBERTO GUERRERO GUERRERO (1968-1970)

DR. IDELFONSO AGUILAR MOCTEZUMA (1971-1973)

C. NICOLÁS CEDILLO MONREAL (1974-1976)

60

C. SAÚL BALDAZO TUDÓN (1977-1979)

PROFR. ESTEBAN OROZCO RICO (1980-1982)

C. DANIEL VAZQUEZ LÓPEZ
(1983-1985)

C. ROBERTO GUERRERO GUERRERO (1986-1988)

61

PROFR. ÁLVARO RODRÍGUEZ B. (1989-1991)

LIC. ROSENDO MIRELES COLLAZO (1992-1994)

DR. SILVESTRE CARRIZALEZ N. (1995-1997)

C.P. ONÉSIMO VILLANUEVA MARTÍNEZ (1997-2000)

62

T.A. JUAN ANTONIO GÓMEZ PÁRAMO (2000-2003)

C. FERNANDO ZÚÑIGA CASTILLO INTERINO (2003)

LIC. EDMUNDO ALVIZÚ TOSCANO (2004-2006)

C. PABLO ANTONIO PINTOR HDZ. (2006-2009)

63

T.A. LUIS ENRIQUE ACOSTA PÁRAMO (2009-2012)

LIC. JUAN FERNANDO TOVAR TOVAR (2012-2015)

64

CANTARES Y LEYENDAS DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

DON GONZALO N. SANTOS GOBERNADOR DEL ESTADO DE SAN LUIS POTOSÍ DEL 26 DE SEPTIEMBRE DE 1943 A 1949 EN COMPAÑÍA DE “EL NEGRO MARCELINO” AUTOR DEL CORRIDO A CIUDAD DEL MAÍZ Y LOS HERMANOS CALDERÓN

EL MORRAL
(EL NEGRO MARCELINO)

Mis amigos me olvidaron, ya no se acuerdan de mí Unos dicen que por briago, ya la vergüenza perdí Sin saber que una tragedia es la que traigo en el alma Y por eso me emborracho y borracho he de morir, No me lo tomen a mal, soy tan libre como el viento Y como cargo el morral, yo sé lo que traigo adentro Mis amigos me olvidaron, ya no se acuerdan de mí Unos dicen que por briago, ya la vergüenza perdí Sin saber que una tragedia es la que traigo en el alma Y por eso me emborracho y borracho he de morir No me lo tomen a mal, soy tan libre como el viento Y como cargo el morral, yo sé lo que traigo adentro.

65

CORRIDO A CIUDAD DEL MAÍZ
AUTOR: “EL NEGRO MARCELINO”

Voy a cantar un corrido Por que me siento feliz, Tierra donde yo he nacido Puro Ciudad del Maíz. Tiene su iglesia en el centro Donde yo me bauticé, Y tiene un barrio contento La Villa de San José. Su belleza es natural Así mi tierra es feliz, De aquí es el hombre cabal Puro Ciudad del Maíz. El Orégano es un barrio Que está pegado a un cerrito, Desde ahí el canto de un gallo Se ha de oír hasta el pueblito. Tiene su linda calzada Donde yo me iba a pasear, A ver esa rinconada Y el Cerro del Piñonal.

Su belleza es natural, Así mi tierra es feliz, De aquí es el hombre cabal Puro Ciudad del Maíz. Tiene su linda cañada Por el lado del oriente Levantando la mirada Se ven dos peñas al frente. Aquí nació un General Que en la historia está presente Fue Don Miguel Barragán De México Presidente. Su belleza es natural, Así mi tierra es feliz De aquí es el hombre cabal Puro Ciudad del Maíz.

66

EL TESORO ENCANTADO
(LEYENDA)

(IGLESIA DE LA DIVINA PASTORA-ACTUAL DELEGACIÒN PASTORA)

“El tesoro lo dejé muy bien escondido en una cueva de la región” Estas fueron las últimas letras del manuscrito que envió el bandido, asaltante de las diligencias que llevaban grandes cargamentos de oro y plata con destino al Puerto de Tampico, Tamaulipas, no especificaba puntos cardinales, lo cierto es que el manuscrito fue sustraído del templo religioso de La Divina Pastora. Una primera versión, dice que el cuantioso tesoro está oculto en una cueva que se encuentra en el Cerro del Chacuaco, que se localiza el Ejido Benito Juárez, perteneciente a la Delegación Pastora. La segunda versión, narra que el botín esta en la cueva del Cerro de los Pachones, en la comunidad de Palomas, Mpio. de Ciudad del Maíz, S.L.P., la citada cueva tiene en la entrada una altura de 1.60 metros, unos 90 centímetros de ancho, ya estando en el túnel a unos 100 metros se encuentra una caverna de gran espacio, pasa un brazo de río subterráneo de unos 3 metros de ancho, a la orilla de la corriente hay abundante guano de murciélago, en la parte superior se pueden admirar las estalactitas, la citada cueva ha sido explorada por ingenieros, mas hasta la fecha no se sabe que dicho tesoro haya sido encontrado. La tercera versión y probablemente la más acertada, es la que cuenta un personaje, él es originario de la Colonia Álvaro Obregón, Mpio. de Ciudad del Maíz, es un hombre de unos sesenta y tantos años, trabajador y de un buen peregrinar por la vida, en esta vida que es como un columpio, sobre esta alegre y variada corteza terrestre y dice que allá abajo ha de estar bonito porque todos los que han ido nunca han regresado y que a él todavía le faltan muchas cosas qué hacer aquí y que todavía no tiene tiempo de irse, pero bueno, como les decía, dicho personaje es de oficio carpintero, también ha probado la suerte del sueño americano a donde no le quedaron ganas de regresar por la gran discriminación y explotación laboral de ese país, cuenta que tuvo a la vista una copia del documento que fue extraído del templo de La Divina

67

Pastora (actualmente Delegación Pastora), dicho escrito pasó de generación en generación y actualmente se encuentra extraviado, el citado pergamino contenía las señas de donde se encuentra un cuantioso tesoro; ya que en el siglo XVIII, época en que transitaban por caminos de tierra carruajes jalados por caballos, en ese tiempo los españoles saqueaban al por mayor el oro y la plata de las minas de la Nueva España, siendo su paso obligado con destino al Puerto de Tampico, esta región legendaria del entonces Valle del Maíz. En las cercanías de lo que actualmente es la localidad de Estación Tablas perteneciente al municipio de Ciudad del Maíz, S.L.P., se encuentra una cueva natural en unas serranías de poca altura, la entrada tiene 1.90 metros de alto por 1.20 metros de ancho y una longitud de unos 135 metros aproximadamente, ya que nadie ha constatado a ciencia cierta el punto final de cada túnel, se supone que dicha cueva fue arreglada con viguetas allá por el año de 1735, probablemente por una gavilla de bandoleros asaltantes comandados por un personaje al servicio del ejército realista, este fue descubierto por el Virrey de la Nueva España y por la traición al realismo fue llevado al Viejo Mundo para enjuiciarlo y poco tiempo después fue fusilado, se cree que como todo un mal español de alma negra, al sentirse descubierto liquidó a sus acompañantes criollos en la misma cueva, antes de que lo fusilaran envió una carta al encargado religioso de La Divina Pastora, el citado escrito decía que el tesoro consistía en: candelabros de oro, espadas, sillas de montar, telas de lino fino, lingotes de oro y plata, joyas, etc.; todo esto era producto de los asaltos que cometían los bandoleros a las diligencias que iban con rumbo al Puerto de Tampico, como señal había arriba una capa de tierra de la región, enseguida una capa de salvado de hormiga y sobre el tesoro osamentas humanas, al final del escrito decía: “El tesoro lo dejé muy bien escondido”. Se piensa que esta gavilla ya sentía coraje en contra de sus compatriotas españoles, ya que por esos tiempos quienes dominaban en la Nueva España eran los hacendados, los dueños de minas y comerciantes ricos y la mayor parte del oro y la plata se enviaba a España y esta gavilla asaltaba continuamente los carruajes que transitaban por los caminos de la comarca, escondiendo su botín en alguna cueva. Muchas son las personas que se han arriesgado a buscar el caudal, desde ingenieros y hasta allá a principios de la década de mil novecientos cuarenta el entonces gobernador de San Luis Potosí, Gral. Ildefonso Turrubiartes mandó una cuadrilla a buscar el tesoro, mas nunca lo han encontrado, cuentan los lugareños que a algunas personas que se han metido a la cueva no les han quedado deseos de regresar, ya que se les aparece un soldado de amplia patilla, con uniforme a la usanza realista de esa época, empuñando su espada y les dice que le da permiso de buscar a quien fuese el jefe del grupo, pero que tiene que entrar solo y dejar a sus acompañantes en la boca de la cueva y el que entre deberá avanzar mas o menos a unos sesenta metros y ahí deberá elegir uno de los tres caminos que se encuentran dentro de la caverna, dichos túneles son como un laberinto subterráneo y sólo en uno de ellos se encuentra el tesoro, sólo que al equivocarse de senda nunca podrá salir. Narra este personaje

68

incógnito que a unos cuantos metros se alcanzan a observar algunas calaveritas; forma tu ejército y ve en busca del tesoro encantado, mas sólo un buen insurgente valiente y de buen corazón podrá encontrar las joyas y salir con vida de la cueva de la Estación Tablas, Municipio de Ciudad del Maíz, San Luis Potosí, México.7

PROFR. MAGDALENO TOVAR GARCÍA

EL TESORO DE CEDILLO
(LEYENDA)

Parte de nuestra riqueza literaria en Ciudad del Maíz, son también sus leyendas, estas son relatos de tradición oral que narran hechos fabulosos o extraordinarios, muchas de estas narraciones no tienen un autor conocido, nacieron de la inspiración popular y se transmitieron de padres a hijos, con el paso del tiempo las leyendas sufren transformaciones, se enriquecen con descripciones y detalles que cada narrador añade a su gusto o por el contrario pierden elementos que dificultan la comprensión de la historia. Las leyendas suelen tener un fondo histórico o basarse en algún acontecimiento real, tal es el caso de la leyenda que se presenta en este acervo. Todo lo que sea misterio, es realmente fantástico y produce emociones encontradas, sobre todo si ese relato muestra sucesos que nos hacen situarnos en el lugar de los hechos; siempre fue de buen agrado para mí, escuchar a mi abuelo, el Sr.

69

Alejandro García, la historia que con el tiempo se fue haciendo leyenda, pude casi aprendérmela por las repetidas ocasiones en que me senté a su lado a escucharla. Aquí he de relatarla, como a mí me la contaron: “A principios del siglo XX, mejor dicho allá por el año 1913 cuando estaba de novedad el ferrocarril y fue así como a uno de ellos, por azares del destino le tocó salir de San Luis Potosí con rumbo a la Ciudad de Tampico, Tamaulipas, la mayoría de los pasajeros se encontraban eufóricos por el viaje, lucían las mejores galas de esa época, cuando de pronto se escuchó el zumbar de la corneta anunciando la llegada a Estación Tablas, casi no descendió ningún pasajero y varios abordaron los vagones con el firme deseo de llegar a la populosa Ciudad de Tampico, el tren partió nuevamente a su destino, mas al poco tiempo de su salida se escuchó un pavoroso estruendo y algunos gritos de júbilo a la par del relinchido de caballos; ya descarrilado el tren y cuando la nube de polvo se dispersó, se acercó un grupo de campesinos armados y revisaron cada uno de los vagones del ferrocarril, hasta que un tal Fortino, originario del estado de Guanajuato, fue a revisar los vagones de carga que contenían una gran cantidad de tubos de hierro y por uno de sus lados tenía yute (Fibra textil) y estaban tapados con barro, fue entonces que por curiosidad picó con su espada la punta de un tubo y de pronto escurrieron las moneditas de oro que venían escondidas ahí, esas monedas eran con las que los gringos petroleros iban a pagar a lo trabajadores y de ahí se las llevaron en costales a Palomas, de donde Fortino se fue a su tierra dos días después, llevándose una buena carga de monedas de oro, después llevaron el tesoro hasta el cerro del Piñonal que se encuentra cerca de Montebello. Toda la historia completa la escribió un tal Miguel Ángel Benavides Hernández, el cual según fue el que enterró el tesoro, él era originario de Jaumave, Tamaulipas y relata que una noche en su casa lo visitaron dos personas que dijeron llamarse Santiago Torres Hernández y Pedro Hernández, originarios de San Juan del Llano, perteneciente a Ciudad del Maíz, los cuales buscaban trabajadores, ofreciéndoles una buena paga, nada menos que $ 150.00 en monedas de oro como anticipo y otro tanto igual al terminar, con la escasez de trabajo que había, decidió aceptar, aún con la condición de que el trabajo sería fuera y tardaría en volver. Salió, y ya muy de madrugada llegó a Estación Tablas, acompañado de los que fueron a contratarle y de los otros nueve albañiles, los cuales serían sus compañeros de trabajo, caminaron hasta el Guajolote (actualmente Colonia La Libertad) y allí les proporcionaron caballos y de ahí se fueron a Palomas, en donde les presentaron al jefe, el cual dijo llamarse Magdaleno Cedillo, quien indicó que primero almorzaran bien para luego platicar, ya estando en el comedor les sirvió unos abundantes y deliciosos platillos la señora Andrea Calderón, mejor conocida como “La Güera”, claro que también les preparó su especialidad, una salsa hecha en molcajete y unas grandes tortillas calientitas de maíz, ya satisfecho su apetito, se pusieron de acuerdo sobre el trabajo que se quería realizaran. Aproximadamente a las seis de la tarde todos salieron para Montebello, lugar donde tenía su cuartel el General Magdaleno Cedillo, se les pidió descansaran, pues

70

saldrían muy temprano, así lo hicieron y como a la una de la mañana se dirigieron hacia un cerro en donde acampaban las fuerzas revolucionarias, había como unos setecientos campesinos armados, ahí los albañiles durmieron en una pajera, ya en la mañana el General les indicó que quería que hicieran una cueva de diez metros de largo, por dos de altura y dos de ancho, con una entrada disimulada, como los vio con ojos de asombro, les dijo: “No se asusten, allí voy a guardar las mejores armas y los cartuchos que les quitamos a los pelones”, trabajaron arduamente y en diecisiete días ya estaba terminada, luego se fueron a Montebello, en donde dormían y los alimentaban muy bien, como a la semana, se le acercó el General Magdaleno a Miguel Ángel, y le dijo: -Quiero que me acompañe a la cueva, (Miguel Ángel, pensó): “Que diablos, ahora sí se llegó mi hora, hasta aquí llegué” y temblaba de miedo cuando ya dentro de la cueva vio unos costalitos acomodados, ¡No eran rifles! ¡Eran bultos llenos de monedas de oro!, el General se dio cuenta de su turbación y le dijo: “Órale, mi Miguelito, no tenga miedo, no se me asuste, estos nada más son doscientos costalitos, pero Usted me va a ayudar a acomodar los demás”, Miguel Ángel, pensaba y pensaba y se decía: “Que diablos, despídete Miguelito, porque ya no vas a volver a tu mujer, ni a tus hijitos”. Terminado el trabajo taparon la cueva con una piedra bola grande y disimularon la entrada, en total sepultaron 1171 costalitos de ixtle repletos de monedas de oro, la cantidad quedó apuntada en una palma que estaba cerca de la cueva, el General todavía dejó 68 costales llenos de monedas, que enterraron cerca de la cueva, ya terminado el trabajito regresaron a Montebello, en donde el General Magdaleno le dice a Miguel: “Tenga Miguel, Usted jaló de lo chulo”, y le entregó aparte a Miguel Ángel una víbora llena de monedas de oro y le pidió que no le dijera a los demás, se la fajó bien y enseguida se reunieron con los demás albañiles, ya estando ahí, les dice Magdaleno Cedillo: “Bueno, como jalaron de lo chulo, les voy a dar una víbora llena de dinero a cada uno, pero júrenme que no le dirán a nadie lo que vinieron a hacer aquí”, cumplido lo pedido, se despidió y mandó que veinte hombres los acompañaran, para que no tuvieran peligro alguno, ya habían caminado como dos horas cuando Miguel Ángel sintió unas fuertes ganas de ir al baño y se fue a hacer sus necesidades detrás de unos peñascos, se estaba fajando su segunda víbora cuando escuchó una gran balacera y fuertes gritos de: “Acábenlos a todos, fíjense bien porque uno de estos puede ser Magdaleno Cedillo y a ese lo queremos vivo o muerto”, fue así como Miguel Ángel se dio cuenta de que un grupo de federales encontró y acribilló cobardemente a sus compañeros albañiles y a los veinte hombres que iban con ellos, él se escapó milagrosamente y de miedo a que lo mataran pudo escaparse a Ciudad Valles, de ahí a Tampico y de ahí en barco hasta Corpus Christi, allá se cambió el nombre por el de Rosendo González, gracias a este personaje conocemos la historia del TESORO DE CEDILLO, después de tantos años, la búsqueda del preciado metal ha sido infructífera, sólo ha sido descubierta la palma donde fue grabado el número 1171 de los costalitos de oro escondidos por

71

Miguel Ángel, la palma y la cantidad la vio y estudió el Sr. Cura D. Benjamín Cabrera, que fue párroco de Ciudad del Maíz, S.L.P., México, fue quien proporcionó estos datos en 1967. Se confirma con esto la verdad de la existencia de EL TESORO DE CEDILLO en el Cerro del Piñonal que se encuentra dentro del área geográfica de Zamachihue, La Calzada y Ejido La Lagunita, perteneciente al Municipio de Ciudad del Maíz, San Luis Potosí, el tesoro consistía en barras y monedas de oro y plata y es producto del asalto al tren de Tampico en el año 1913 por Magdaleno Cedillo y su Estado Mayor, entre las estaciones de Tablas y San Bartolo y lo querían para comprar armas. Y cierto también lo que Rentería Luviano le preguntara a Magdaleno Cedillo cuando lo capturó, motivo por el cual, muchos buscadores de tesoros han acudido a ese lugar en busca del tentador caudal en monedas de oro, mas nadie ha podido dar con él. En torno a esta leyenda se han ido formando historias fantásticas las cuales desencadenan: Temor, incertidumbre, curiosidad y avaricia, como una que cuentan los campesinos de Montebello, dicen que varias personas han ido en busca de las moneditas de oro al Cerro del Piñonal, uno de los personajes más acaudalados de ese tiempo quien le dio armamento al General Saturnino Cedillo en tiempos de la revolución fue Don Crescenciano Olvera que durante veinte años se dedicó a la búsqueda del tesoro, ahí acabó todo su ganado en el pago de las cuadrillas que contrataba, dicen que sólo les salió un jinete en un caballo negro y vestido con traje de charro color negro y les dijo que si querían el dinero tenían que ir por él cuatro personas a las doce de la noche, pero uno de las cuatro ya no va a regresar y se han ido corriendo asustados y nunca han vuelto a regresar, otros dicen que los espíritus que cuidan el tesoro no han querido dárselos, si tú eres valiente, EL TESORO DE CEDILLO te espera en el Cerro del Piñonal. MONEDAS ACUÑADAS DEL AÑO 1913 HACIA ATRÁS

72

Biografías de personajes revolucionarios

GRAL. SATURNINO CEDILLO MARTÍNEZ (1890-1939) Nació en el Ejido Palomas, Mpio. de Ciudad del Maíz, S.L.P. el día 29 de noviembre del año 1890, durante su infancia trabajó en la agricultura y cuidando ganado, recibió instrucción de sus primeras letras al igual que sus hermanos: Cleofás, Homobono y Magdaleno en Palomas, participó valientemente en la Revolución Mexicana, en 1920 Álvaro Obregón lo nombró Jefe de Operaciones en San Luis Potosí, fue gobernador del Estado de San Luis Potosí, Secretario de Agricultura y Fomento de la República Mexicana y creó la Confederación Nacional Campesina junto con el maestro Graciano Sánchez Romo. Fue muerto a traición el día 11 de enero de 1939 en el Paraje conocido como La Biznaga, en el Cerro de la Ventana del Municipio de Guadalcázar, S.L.P., sus restos se encuentran en el panteón de su tierra natal.

73

GENERAL MAGDALENO CEDILLO MARTÍNEZ (1887-1917) Nació en el año de 1887 en el Ejido Palomas, Mpio. de Ciudad del Maíz, S.L.P., durante su infancia trabajó en las labores agrícolas y ganaderas ayudando a sus padres, ante las injusticias de los hacendados de la comarca, combatió valientemente a los caciques de la región, se unió a sus hermanos Cleofás y Saturnino a la Revolución Mexicana, fue sucesivamente maderista, orozquista, huertista y convencionalista, participó en varias batallas al frente de miles de campesinos, peleando por mejores condiciones de vida para la gente del campo. Murió el día 3 de noviembre de 1917en “La Batalla del Piñonal” cerca de Ciudad del Maíz, S.L.P., sus restos se encuentran el panteón ejidal de su tierra natal.

74

GENERAL CLEOFÁS CEDILLO MARTÍNEZ Nació en el Ejido Palomas, Mpio. de Ciudad del Maíz, S.L.P., durante su infancia ayudó a sus padres en las labores agrícolas y ganaderas, después junto con sus hermanos: Homobono, Magdaleno y Saturnino y en alianza con el General Alberto Carrera Torres tomó las armas y se unió a la Revolución Mexicana encabezada por Francisco Indalecio Madero. Después de muchos enfrentamientos peleando por defender a los campesinos murió heroicamente en la batalla del Ébano (en Ébano, S.L.P.) el 31 de diciembre de 1914, sus restos se encuentran en el panteón de su tierra natal.

75

HIGINIA CEDILLO MARTÍNEZ Nació en el Ejido Palomas, Mpio. de Ciudad del Maíz, S.L.P., durante su niñez trabajó con sus padres en las labores agrícolas, ganaderas y del hogar, fue una gran defensora de la mujer campesina, ayudó junto con sus hermanas Elena y Engracia a proveer de parque y armas a sus hermanos: Cleofás, Magdaleno y Saturnino que combatían valientemente en la Revolución Mexicana. Según cuentan fue torturada y descuartizada por unos pistoleros por órdenes del gobernador Reynaldo Pérez Gallardo.

76

MONUMENTOS HISTÓRICOS Y FOTOGRAFÍAS
El municipio cuenta con lugares considerados en el estado de San Luis Potosí como monumentos Históricos, en Palomas se encuentra el lugar conocido como “La Casa Blanca” que fue propiedad de Saturnino Cedillo, en el Tepeyac un gran mural, en la Cabecera municipal “La Casa Barraganeña”, que en tiempos de antaño fue residencia de una familia que se decía descendiente de los reyes aztecas, en dicha casa vivió Don Felipe Barragán, la casa, en ese tiempo, tenía cuarenta y cuatro habitaciones y dos de ellas servían para almacenar monedas que cada cierto tiempo. Las personas de confianza de Don Felipe, con palas, removían el dinero para que no enmoheciera. En Ciudad del Maíz se puede admirar el templo de la Purísima Concepción y el presbiteriano construido a fines del siglo XIX con arquitectura irlandesa.

“CASA BARRAGANEÑA” EN CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

ACTUAL CASA DE CULTURA Y AL FONDO LA ESCUELA PRIMARIA “MARIANO MOCTEZUMA”

77

LUGAR CONOCIDO COMO LA “CASA BLANCA” EN DONDE HABITABA EL GENERAL SATURNINO CEDILLO EN PALOMAS, MPIO. DE CIUDAD DEL MAÍZ, S.L.P.

EL ANTIGUO CIUDAD DEL MAÍZ

78

PANTEÓN EN PALOMAS, MPIO. DE CIUDAD DEL MAÍZ S.L.P.

79

80

81

82

83

84

85

86

87

88

89

90

91

92

93

94

95

96

97

98

99

100

101

102

103

104

105

106

107

108

109

110

111

112

113

114

115

116

117

118

El secretario de Agricultura, general Saturnino Cedillo, en una gira de trabajo, 1935. Archivo Gráfico de El Nacional, Fondo Personales, Sobre 477.INEHRM.

119

El secretario de Agricultura, general Saturnino Cedillo, habla en una reunión con campesinos, 1935. Archivo Gráfico de El Nacional, Fondo Personales, Sobre 477. INEHRM.

120

El gobernador de San Luis Potosí, general Saturnino Cedillo, ca. 1930. Archivo Gráfico de El Nacional, Fondo Personales, Sobre 477. INEHRM.

121

El secretario de Agricultura, general Saturnino Cedillo, al lado de sus colaboradores, 1935. Archivo Gráfico de El Nacional, Fondo Personales, Sobre 477

122

INEHRM.

123

El secretario de Agricultura, general Saturnino Cedillo, dirige unas palabras por radio, 1936. Archivo Gráfico de El Nacional, Fondo Personales, Sobre 477. INEHRM.

124

Las fotografías que ahora vemos fueron publicadas en la revista norteamericana LIFE en su edición del 30 de mayo de 1938 en buena medida como respuesta de propaganda en contra de la recién anunciada Expropiación Petrolera que apenas dos meses y medio antes se había proclamado. En la fotografía que cataloga la revista como "histórica" aparecen en 1934 los "tres hombres fuertes de México". El presidente Cárdenas al centro, Plutarco Elías Calles a su derecha y detrás, tocándole el hombro, el general Saturnino Cedillo.

125

126

El movimiento cedillista incluía una estación de radio privada, mediante la cual se difundía en la región las instrucciones y adoctrinamiento a todos los seguidores del movimiento.

127

Es indudable que la revista LIFE se especializaba en difundir propaganda en contra de cualquier idea que no les fuera conveniente, o, por el contrario, a favor de algo 'pro yanki'. LIFE dice que "los rancheros de Cedillo aunque luzcan pintorescos y teatrales, el presidente Cárdenas los considera una amenaza dado que la táctica común que tienen es la de volar las vías del ferrocarril".

128

Mientras el conflicto se desarrollaba, el general Cedillo se entretenía en su rancho de 2000 hectáreas alimentando a su ganado y cultivando sus terrenos

129

Esta fotografía no fue publicada en LIFE sino en el libro de Memorias de Lupita Tovar, la novia de México, en donde comenta que el enamoradizo general Cedillo hizo todo lo posible por cortejarla sin tener ningún resultado positivo.

130

Esta fotografía y la siguiente la publica LIFE el 25 de julio de 1938 y dice que mientras miles de soldados andan en busca del general Cedillo, el fotógrafo corresponsal de la revista logró encontrarlo y hacerle no una entrevista, sino este par de fotografías con el fin de difundir que sigue aun con vida. El fotógrafo era Enrique Díaz y lo encontró en la huasteca potosina bebiendo agua en un arroyo.

1 de 7

131

General Saturnino Cedillo, al centro leyendo un documento, José Beltrán de Quepí, Miguel Aranda Díaz recargado sobre el neumático. San Julián, Jalisco, junio de 1929.

Gral S. Cedillo Gral. J. Beltán Sn. Julián Jalisco Junio 1929

132

Gral. de Div. J. de la División del Centro S. Cedillo, Garl. de Brig. P. Rodriguez Mayor Placido Nungaray y Prisioneros que componían el Estado Mayor de Enrique Gorostieta llamado Gral. en Jefe de la liga religiosa muerto en la Hda. del Valle Jal. el 2 de Junio de 1929. Nº 4 A. Escobar Foto Al interior del vagón de ferrocarril se ve la camilla y cuerpo de Enrique Gorostieta.

133

Grl. de Div. J. de la Div. del Centro S. Cedillo. Grl. de Brigada P. Rodriguez, G. Mayoy Ayte. P. Nungaray, Mayoy S. Garcia y Enrique Gorostieta llamado Grl. J. de la liga religiosa muerto en la Hda. del Valle Jal. el 2 de Junio de 1929. Nº7 A. Escobar Foto

134

Mayor Sostenes Garcia y Gral. en Jefe de la liga religiosa Enrique Gorostieta muerto en la Hda. del Valle Jal. 2 de Junio de 1929. Nº 9. A. Escobar Foto

135

Campesinos soldados del Gral. de Div S. Cedillo que prestigiaron a la Patria al tomar las armas para defender las Instituciones, en el Campo de Reconcentración. San Luis Potosí Junio 23 de 1929. Nº 4 A. Escobar Foto 16 de Sept 64

136

137

APENDICE DE CITAS
1.- (Página 14) Tomado del libro El Valle del Maíz, del Autor Rafael Montejano y Aguiñaga, Segunda Edición, Primera reimpresión. 2.- (Página 15) Tomado del libro El Valle del Maíz, del Autor Rafael Montejano y Aguiñaga, Segunda Edición, Primera reimpresión. 3.- (Página 18) Tomado del libro El Valle del Maíz, del Autor Rafael Montejano y Aguiñaga, Segunda Edición, Primera reimpresión. 4.-(Página 22) Imagen tomada del libro de Historia, Articulación de la Educación Básica, Fase Experimental, 5º - 2009. 5.-(Páginas: 25 – 29 y 135) Imágenes tomadas del Catálogo General de Monedas de México de 1536-2008, A.G.R. 6.-( Página 74) Relato oral de la Sra. María Martínez Zapata, originaria de la comunidad El Custodio, Mpio. De Ciudad del Maíz. 7.-(Pág. 129) Relato oral del señor Ramiro Juárez Ibarra. BIBLIOGRAFÍA Historia y Geografía de San Luis Potosí, para tercer grado de Educación Secundaria, Editora Mexicana, S.A. de C. V. Impreso en agosto del 2001. Monografía del Estado de San Luis Potosí, editada por la Secretaría de Educación Pública en 1991. Los Tesoros Ocultos de San Luis Potosí, del Autor Rafael Montejano y Aguiñaga. El Valle del Maíz, S.L.P., del Autor Rafael Montejano y Aguiñaga, primera reimpresión, 28 de junio del 2002. Álbum de México de Luis González y González, impresión de enero de 1995. Historia y Geografía de San Luis Potosí, tercer grado de Educación Primaria, cuarta reimpresión, año 2000. El Caudillo Agrarista, del autor Dudley Ankerson. Los Rebeldes Vencidos, Autor: Carlos Martínez Assad. Ciudad del Maíz, S.L.P. A través de los Años, ESPACIOS SOCIOREGENTES, del autor Modesto Esquivel García. LA PRENSA Diario Ilustrado de la Mañana, publicado en México, D.F., el día viernes 13 de enero de 1939, (Registrado en México el 30 de agosto de 1935) El Último Guachichil, de Primo Feliciano Velázquez, Historiador. Les dejo mi Paz No. 4, Esmer Moreno Sánchez y Josefina Jiménez Andrade, publicado el día 7 de Julio del 2006 en Guadalajara Jalisco. Pardo Murria, Deme, Quehacer de Maestra, Tomo III Número 35, noviembre de 1992. PALOMAS EN LA HISTORIA NACIONAL, Profr. Magdaleno Tovar García, 1ª. Edición, enero del 2005. Historia de San Luis Potosí, 1er. Grado de Secundaria, Secretaría de Educación del Gobierno del Estado. Catálogo General de Monedas de México, 1536-2008, A.G.R. Historia, Articulación de la Educación Básica, Fase experimental, 5º. , SEP, 2009. Ayúdame con la Tarea, Secundaria Interactiva, Autor: Antonio Bonet Sánchez, Ediciones Euroméxico, S.A. de C.V., Edición 2006. Diccionario Enciclopédico, Ilustrado, Humberto Musacchio, Editor Andrés León, 1990. General Alberto Carrera Torres, 1987, Dirección General de Educación y Cultura, Gobierno del Estado de Tamaulipas.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->