P. 1
13 Epoca de Ecopetrol y Base Naval - La Historia de Coveñas

13 Epoca de Ecopetrol y Base Naval - La Historia de Coveñas

|Views: 2.298|Likes:
Capítulo 6. Época de Ecopetrol y Base Naval ARC Coveñas
Capítulo 6. Época de Ecopetrol y Base Naval ARC Coveñas

More info:

Published by: Gabriel Moré Sierra on Apr 09, 2009
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC or read online from Scribd
See more
See less

09/17/2012

EN EDICIÓN ABRIL 9 DE 2009 6. ÉPOCA DE ECOPETROL Y BASE NAVAL COVEÑAS 6.

1 ECOPETROL Ecopetrol es la primera y más grande empresa estatal colombiana. No es necesario siquiera constituirse en defensor a ultranza de ella para saber y reconocer que es una empresa sólida que podrá continuar con esa fortaleza si la avidez de los gobiernos por los recursos que genera le permite seguir explorando y desarrollando su fructífera actividad lejos del influjo de malsanos intereses, con la necesaria reinversión de parte importante de sus ganancias en la búsqueda incesante, metódica y sostenida del petróleo. Con el concurso de sus directivos y trabajadores, quienes a través de los años han demostrado dedicación, esmero en el trabajo, sentido de pertenencia, eficiencia técnica y han sido dignos de la confianza que el país les ha depositado, Ecopetrol tiene la habilidad de sacudirse de las dificultades con creatividad y entusiasmo, genera cuantiosas divisas para el país y es fuente de regalías para las siempre crecientes necesidades de las mas apartadas regiones. ARTILUGIOS
DE LAS EMPRESAS Y EL GOBIERNO Y SUS IMPLICACIONES EN LA PROPIEDAD Y USO DE LAS INSTALACIONES Y

TERRENOS DE

COVEÑAS.

Durante la época de la SAGOC:

“Se atendían Tanqueros con capacidad entre 70,000 y 100,000 Barriles, con una frecuencia de 3 a 4 mensuales, amarrados en un muelle de madera con longitud de 700 metros y funcionó hasta los primeros años de la década de los años 1970, cuando por aumento de la producción de crudo se decidió construir un Terminal con mayor profundidad, para lo cual se diseñó una línea submarina de 2,800 metros y siete (7) Boyas de amarre que permitió el recibo de Tanqueros de hasta 250,000 Barriles, con un promedio de 4 a 5 mensuales, operado por la SAGOC hasta 1974 cuando finalizó el contrato. Se liquidó la empresa y se asignaron las antiguas instalaciones de la administración, aeropuerto, hospital y campamentos a la Armada Nacional en UN ÁREA APROXIMADA DE 30 HECTÁREAS.”241

241

Disponible en Internet. Terminal Coveñas. Un puerto con historia. URL: http://www.ecopetrol.gov.co/contenido.aspx?catID=83&conID=36476&pagID=127908 , Resaltado y mayúsculas son del autor, fuera del texto original. NOTA: La longitud final del muelle de madera era de 680 metros: 580 construidos por la Colombia Products Co., y 100 metros agregados por la Sagoc. Nota del autor.

46

Como hemos visto en “El Final de la Sagoc”, realmente el contrato finalizó, no con la reversión a favor de la Nación por la declaratoria legal de caducidad del contrato sin contraprestación, sino que, contra toda lógica y derecho, entre 1972 y 1975 Ecopetrol terminó adquiriendo (comprando) las acciones de la Mobil y Texas en la Colpet y alrededor del 45% de las acciones de la Gulf en la Sagoc y recibió los campos de la Colpet, el oleoducto de la Sagoc, las estaciones de El Retiro, Ayacucho, Convención, I-21 de Tibú y otras intermedias menores, así como las instalaciones de Coveñas y, en la práctica, asumió el pasivo pensional con todas las obligaciones inherentes al mismo. Ecopetrol llegó a Coveñas en 1972, en una época de dificultades y carencias, cuando el país se encontraba importando petróleo y sus derivados para abastecer las necesidades de combustibles en Colombia. La empresa estaba en una situación crítica en cuanto a recursos disponibles para inversión y sus actividades trataban de restringir los gastos superfluos. Ese fue, probablemente, el argumento más fuerte que condujo a la toma de decisiones relacionadas con el recibo y administración de las instalaciones y los terrenos de la Sagoc en Coveñas. Las operaciones de Ecopetrol, que se iniciaron lentamente desde 1972 y se realizaban desde las mismas oficinas de la Sagoc en Rancho Grande en un proceso de transición que incluyó la incorporación de los trabajadores de la Sagoc a la nómina de Ecopetrol. Las operaciones de carga de petróleo fueron mínimas en 1972 y nulas desde 1973 debido a que se dejó de producir petróleo y se iniciaron las actividades de importación invirtiendo las bombas y llevando el petróleo por primera vez desde los buques hacia los tanques en tierra. El muelle, por tanto, fue solo mínimamente utilizado en 1972 y de allí en adelante se contrataron las actividades de operación petrolera marina, se vendieron las lanchas Coveñas y Caribe, el remolcador Isla Fuerte y el planchón. Pero entre 1972 y 1974 la empresa Ecopetrol utilizó normalmente las instalaciones industriales, administrativas, residenciales, hospital, clubes, talleres, aeropuerto, estación de bombas y la zona de tanques de almacenamiento del petróleo, vehículos, maquinaria, mobiliario, etc., e hizo uso de la represa de Villeros para el suministro de agua, es decir, tomó posesión de todas las instalaciones y continuó actuando como lo venía haciendo la Sagoc, con la implementación de los nuevos esquemas administrativos y operacionales coincidentes con la iniciación de las operaciones de IMportación de petróleo. Para 1974, después de la decisión de no aplicar la reversión y debido a que el Estado había adquirido solo una parte de las acciones de la Sagoc a través de Ecopetrol, era claro que las instalaciones y los terrenos exhibían una propiedad mixta: Ecopetrol-Sagoc. La decisión gubernamental de instalar una Base Naval y de hacer entrega a la Armada de la mayor parte de dichas instalaciones probablemente se relacionaba con el hecho que esas estructuras iban a requerir de ingentes y costosas labores de mantenimiento a través de los años y la empresa Ecopetrol no se encontraba en condición de liquidez que le permitiera asumir tales gastos. De acuerdo con la información mencionada previamente y descrita por Ecopetrol al referirse a la Sagoc, se indica que: “…operado por la SAGOC hasta 1974 cuando finalizó el contrato. Se
47

liquidó la empresa y se asignaron las antiguas instalaciones de la administración, aeropuerto, hospital y campamentos a la Armada Nacional en UN ÁREA APROXIMADA DE 30 242 HECTÁREAS.” En realidad, como veremos adelante, el contrato NO finalizó en 1974 y la empresa
SAGOC tampoco se liquidó en ese momento. Las operaciones del campo de Sagoc en Coveñas (y en los demás campos de Sagoc y Colpet) continuaros siendo realizadas por Ecopetrol mientras que la presencia y actuación de Sagoc y Colpet en las operaciones era nula, auque las empresas seguían teniendo su existencia legal que perduró hasta los primeros años de la primera década del 2000. El 22 de junio de 1974, se hizo el anuncio y se realizó la ceremonia de inauguración de la Base Naval ARC Coveñas, por parte del entonces presidente Misael Pastrana Borrero. Para los efectos de su funcionamiento ello se realizó un convenio entre los ministerios de Minas y Energía y Defensa y las Empresas Ecopetrol y South American Gulf Oil Company – SAGOC, mediante el cual se asignaron las 30 hectáreas de terreno (mencionadas anteriormente) con el muelle, Rancho Grande, la represa de Villeros, el aeropuerto y todas las edificaciones residenciales y talleres que, por disposición del gobierno, fueron entregadas a la Armada Nacional para instalar allí la Base Naval Coveñas, mientras que Ecopetrol se reservó para su uso y operación la estación de bombas y la zona de tanques de almacenamiento del petróleo, donde comenzaron a trabajar. Ecopetrol conservó la opción de uso del aeropuerto y utilización del agua de la represa de Villeros para sus requerimientos. En la pequeña franja de terreno que fue reservada por Ecopetrol, donde estaban los tanques y la estación de bombas de la Sagoc, se construyeron nuevas oficinas que serían las de la Estación Terminal del Distrito de Oleoductos que recibiría a los trabajadores que habían estado ocupando las oficinas de Rancho Grande entregadas ahora a la Base Naval ARC Coveñas. Ya en 1973, todavía en la época de la Sagoc, se había invertido el sentido bombeo de crudo de las máquinas para recibir los hidrocarburos importados. Así las cosas, tenemos que: a pesar de crisis precipitada por las empresas Colpet-Sagoc en 1972, no ocurrió la reversión prevista sino que las empresas continuaron operando conjuntamente con Ecopetrol. Las instalaciones y terrenos de Coveñas (particulares, adquiridos por la Sagoc) pasaron a ser de uso de la Base Naval y de Ecopetrol mediante un convenio avalado por Sagoc. El contrato Chaux-Folsom se mantuvo vigente e íntegro y, como no se realizó reversión la definición legal de la asignación, el destino y la propiedad de los terrenos tendría que esperar a que concluyera o se declarara la caducidad del Contrato Chaux-Folsom y, con él la Concesión Barco, a los 50 años de firmado, es decir, hasta el año 1981, fecha prevista para la reversión al Estado colombiano. Continuar aquí con la mención de la Escritura de entrega de las propiedades de la Concesión Barco………. TERCIAN LOS PARTICULARES COMO DUEÑOS O POSEEDORES DE LOS TERRENOS Durante los casi 10 o 15 últimos años de la Sagoc, y visto el hecho que sus extensos predios estaban en alto riesgo de ser tomados e invadidos por colonos de la región, y tratándose por entonces de una propiedad privada, la empresa Sagoc procedió a entregarle a varios de sus
242

Disponible en Internet. Terminal Coveñas. Un puerto con historia. URL: http://www.ecopetrol.gov.co/contenido.aspx?catID=83&conID=36476&pagID=127908 , Resaltado y mayúsculas son del autor, fuera del texto original.

48

trabajadores, en cesión de uso, varias hectáreas de sus terrenos, especialmente los que se encontraban próximos a la represa de Villeros, para que en ellos cultivaran y de paso le cerraran el paso a eventuales invasiones. Tales terrenos no eran efectivamente utilizados por la empresa y cuando algunos de los poseedores iniciaron acciones para adquirirlos, la Sagoc no realizó oposición alguna a tales pretensiones ya que tampoco se encontraba interesada en crear un clima innecesario de conflicto con la comunidad a la que tanto había apoyado durante sus años en Colombia; ya para el final de las actividades de la Sagoc en Coveñas, la mayor parte de los comodatarios habían adquirido los terrenos por prescripción adquisitiva de dominio e incluso los habían vendido a otras personas sin relación inicial con Sagoc. Gran parte de de las 2.632 hectáreas que inicialmente adquirió la Sagoc por compra a la Colombia Products Company pasaron legalmente a manos de muchas personas de la región y solo una parte considerablemente menor fue entregada a Ecopetrol y a la Armada colombiana en 1981. Describir las extensiones indicadas en la escritura (300 hectáreas a la Armada y aprox 500.000 metros cuadrados a Ecopetrol…… Esta situación, que a menudo ha sido objeto de controversia y dificultades por reclamos de la propiedad, tiene sustento en el mismo contrato Chaux Folsom de 1931. Aunque hemos advertido que en el contrato no se menciona a Coveñas porque fue realizado en 1931 y en ese momento no se sabía por dónde se realizaría la exportación de petróleo, situación que solo fue definida en 1938 cuando la Sagoc compró los terrenos e instalaciones de Coveñas a la Colombia Products Co. en liquidación. Al referirse al proceso de caducidad, el contrato establece lo siguiente en su capítulo XII ordinal a): “Al vencerse el término de cincuenta (50) años del presente contrato, todos los INMUEBLES y muebles pertenecientes EN ESA FECHA a las dos Compañías contratantes los pozos y sus equipos, los enseres y maquinarias de exploración, de explotación, de refinación y de transporte, los oleoductos y plantas, tanques, estaciones de bombeo, de almacenamiento y terminales, los ferrocarriles, cables aéreos, carreteras y demás caminos, vías de comunicación y medios de locomoción, telégrafos, teléfonos y estaciones inalámbricas, edificios de toda clase y servicio, potreros y plantaciones; es decir, todo lo que entonces se halle en uso para la ejecución del presente contrato, con todos sus accesorios y dependencias, pasará al dominio de la Nación, a título de reversión sin pago ni indemnización de ninguna especie a cargo de la Nación o por parte de ésta a favor de las Compañías contratantes.”243 El Contrato Chaux Folsom celebrado el 3 de marzo de 1931 entre el Estado y las empresas The Colombian Petroleum Company y The South American Gulf Oil Company para explotar durante 50 años el petróleo del Catatumbo, fue aprobado por el Congreso de Colombia que expidió la Ley 80 del 19 de junio de 1931. Período de 50 años que llegaría hasta el 19 de junio de 1981. Agregar aquí que comenzó a regir desde el 25 de Agosto de 1931 ya que la Ley omitió incluir la vigencia de la misma (el habitual “Publiquese y cúmplase”) y por tanto comenzaría a regir dos meses después de la publicación que se hizo el 25 de Junio de 1931, es decir, desde Agosto 25 de 1931.
243

MINISTERIO DE INDUSTRIAS. REPÚBLICA DE COLOMBIA. Contrato Chaux-Folsom y documentos relacionados con esta negociación. Bogotá. Imprenta Nacional. 1931. 336 p. 49

Dado que los terrenos de la Sagoc eran particulares, que fueron adquiridos en 1938 y no se encontraban dentro de los predios de concesión señalados en el contrato Chaux Folsom, que la Sagoc podía hacer uso y destinación del mismo hasta el vencimiento de la Concesión, el Estado colombiano solo llegaría a tener dominio de los INMUEBLES que “EN ESA FECHA”, es decir, el 19 de junio de 1981, pertenecieran a las compañías, “al vencerse el término de cincuenta (50) años”, momento en el cual caducaba la Concesión Barco. CAMBIEMOS TODO PARA QUE TODO SIGA IGUAL… Algunos funcionarios del ente administrativo que para esa época se llamaba Distrito de Oleoductos (DOL) de Ecopetrol llegados de otros campos, carentes de identidad para con Coveñas, fueron aún mas allá de la simple entrega de las instalaciones. En actos de total irresponsabilidad histórica recogieron los viejos archivos de Rancho Grande, que contenían toda índole de documentos: cartas, planos, estudios técnicos, libros, fotografías y un sinnúmero de elementos de valor histórico y los quemaron en una hoguera como cosas inservibles. Así, a pesar de las limitaciones económicas existentes, llegaron para hacer todo nuevo, “renovar las cosas viejas” y “reiniciar una nueva época”; se regresó a épocas oscuras de eliminación de todo lo existente para llegar con lo nuevo o novedoso que “sería mejor”; y se perdió, sin duda, valiosa información histórica conservada desde la época de la Colombia Products Co., que ni siquiera los extranjeros de la Sagoc habían osado desechar. No fue esa, con seguridad, una política de la empresa sino la actitud resultante de las “ideas renovadoras” de algunos funcionarios que no merecerán el recuerdo grato de las nuevas generaciones. Con los escasos desarrollos de la industria petrolera de fines de los años 70, el terminal de Coveñas continuó trabajando de forma rutinaria en la importación de crudo y derivados hasta 1986 cuando se reinició la exportación del petróleo procedente de los campos que la Occidental de Colombia (Oxy) había descubierto pocos años antes en la región de Caño Limón en el Arauca colombiano. Campo que, con su elevada producción (para nuestro país), nos llenó nuevamente de esperanzas y regresó a Colombia a su condición de suficiencia y de país exportador de petróleo. Nuevamente Coveñas sería centro de la atención por la necesidad de construir el nuevo oleoducto llamado entonces: Caño Limón-Coveñas, línea de 780 kilómetros de longitud y tubería de mucho mayor diámetro que la de doce pulgadas de la Sagoc, que llevaría el petróleo al puerto. No sería suficiente la vieja tubería del oleoducto de la Sagoc para el transporte del crudo desde la Estación de Bombas hasta la estación submarina para la carga de los buques; tampoco sería suficiente la capacidad de almacenamiento de 708.000 barriles de los seis tanques del viejo complejo petrolero. Como Ecopetrol solo se había reservado una pequeña extensión de los terrenos de la Sagoc, no disponía ahora de sitio donde construir nuevos y mayores tanques de almacenamiento en tierra. Ante la premura por iniciar las exportaciones, Ecopetrol y la Oxy, operadoras conjuntas del campo Caño Limón y del transporte y comercialización del crudo, adquirieron terrenos aledaños a las instalaciones del existente Distrito de Oleoductos, donde se construyeron las oficinas para el terminal del Distrito Caño Limón-Coveñas (DCC).

50

La solución adoptada para el recibo, almacenamiento y bombeo del petróleo hacia los barcos en Coveñas fue la adquisición de una unidad flotante con alta capacidad de almacenamiento, donde se depositaría el petróleo llegado de Arauca y desde donde se trasvasaría a los buques cargueros que llegarían al golfo de Morrosquillo. Tal fue la decisión que llevó a la compra de la Unidad de Almacenamiento Flotante, (FLOATING STATIONARY UNIT) o el FSU Coveñas. El petróleo de los campos de Caño Limón llegaría por el oleoducto hasta las instalaciones en tierra y de allí, a través de línea submarina hasta el FSU. El FSU era un buque petrolero adquirido en Atenas, refaccionado y acondicionado como unidad flotante de almacenamiento en Europa. Era un buque con motor pero sin hélice o propela que, por regulaciones marítimas internacionales era un depósito estacionario - , una cisterna - y, por tanto, no podía navegar por sus propios medios sino remolcado por otro a pesar de poseer motores; mantenía permanentemente a bordo 90 trabajadores a quienes se proveía de todas las comodidades y surtía de servicios y variados recursos de trabajo (alimentación, alojamiento, esparcimiento, salud, capacitación, lavandería, etc.) y, lo que era mas importante en las condiciones de conflicto del país, se requería de todo un aparato de seguridad que incluía la restricción de los espacios aéreo y marítimo sobre una extensa área del golfo y de Coveñas, y la consecuente vigilancia aérea, marítima y terrestre alrededor y sobre la estructura y las instalaciones en tierra para impedir eventuales acciones terroristas hacia tan importantes estructuras. El FSU Coveñas tenía capacidad para almacenar dos millones ciento cincuenta mil (2.150.000) barriles de petróleo. Era una verdadera bomba flotante. Además de los recursos dispuestos por Ecopetrol y Oxy para la vigilancia mediante helicópteros del oleoducto Caño Limón – Coveñas, para el cuidado del FSU fue propicia e importante la presencia de la Base Naval Coveñas. Aún con todo el costoso aparato de seguridad instalado, en 1989 la guerrilla del ELN logró burlar la seguridad de las instalaciones en tierra y destruyó costosos equipos y edificaciones del terminal del Distrito Caño Limón – Coveñas.
Figura 290. Unidad de Almacenamiento Flotante, (FLOATING STATIONARY UNIT) - FSU Coveñas

Fotografía tomada de:
http://www.ecopetrol.gov.co/contenido.aspx?catID=83&conID=36476&pagID=127908

51

La siguiente descripción de Ecopetrol expone de manera precisa los pormenores y circunstancias de la operación del FSU Coveñas: “En 1985 Se diseñó el trazado del Oleoducto Caño Limón en 780 Kms. desde el Noreste de Colombia en el Dpto. de Arauca, en límites con Venezuela, donde se localizaron los pozos a ser Explotados. Se incluyó en el diseño como alternativa viable a corto tiempo la operación Costa Fuera en Coveñas, a través del oleoducto submarino y almacenamiento abordo, para lo cual se definió la instalación de un ULCC (Ultra Large Crude Carrier) Tanquero modificado a F. S. U. ( Floating Storage Unit ). Se adquirió en Atenas un Tanquero de 384,000 SDWT (Summer Dead Weight Tonnage) con 55,000 Toneladas de peso liviano (Ligth Ship), el cual fue modificado en tres astilleros Europeos para adecuarlo como Unidad de almacenamiento Flotante en el Terminal Marítimo de Coveñas, donde inició el recibo del oleoducto, almacenamiento y bombeo a un Tanquero al costado y simultáneamente a otro amarrado en la Monoboya con ratas de flujo de 60,000 BPH y 27,500 BPH respectivamente. El inicio de la exportación de crudo Caño Limón por el Golfo de Morrosquillo, se realizó el día 12 de Abril de 1986 mediante cargue al Buque Tanque MIRAMAR, que llevó 350,382 Barriles netos en la Monoboya TLU-1; El primer Buque tanque cargado al costado de el FSU COVEÑAS fue el RICH DUCHESS el 24 de Marzo de 1987 llevándose una carga de 499,274 Barriles netos. El FSU COVEÑAS tenía una capacidad de almacenamiento de 2.150.000 Barriles, y manejaba ratas de recibo de 10.000 BPH desde el Oleoducto. Las Instalaciones Submarinas consistían de un triángulo formado por dos líneas de cargue provenientes de las Instalaciones en tierra, una dirigida hacia el FSU y otra hacia la TLU-1, y un tercer tramo uniendo las dos monoboyas. La operación del FSU estuvo a cargo inicialmente a cargo de personal Inglés contratado por la firma Williams Brothers Co. A través de Occidental de Colombia Inc., socio de Ecopetrol en la Asociación Cravo Norte. A partir de 1988, Ecopetrol asumió oficialmente el 100% de la operación con personal Colombiano. El último cargue al costado del FSU COVEÑAS se hizo al B. T. “CHANCE” el 12 de Enero de 1998 el cual se llevó una carga de 536,682 Barriles netos de crudo Caño Limón. Desde esa fecha se han continuado atendiendo exportaciones por las Monoboyas TLU-1 y TLU-3 operadas por ECOPETROL. Al salir el FSU del servicio en Coveñas, en su lugar se convirtió en punto de cargue (SPM) la Monoboya TLU – 3.”244

244

Disponible en Internet. Terminal Coveñas. Un puerto con historia. URL: http://www.ecopetrol.gov.co/contenido.aspx?catID=83&conID=36476&pagID=127908 , Resaltado y mayúsculas son del autor, fuera del texto original.

52

Así, el FSU Coveñas permaneció desde 1986 hasta 1998 a dieciséis kilómetros de la costa marina en su actividad permanente de almacenamiento y trasiego para la exportación de petróleo. En el año 1998 Ecopetrol y Oxy abandonaron el uso del FSU Coveñas y regresaron a la modalidad de almacenamiento de crudo en tanques en tierra y el bombeo y carga de los buques a través de la monoboya TLU-3, con el agregado de nuevas tecnologías para el abastecimiento de los buques.
“Más que un supertanquero, esta unidad de suministro flotante es una leyenda que dejó su silueta impresa en el horizonte del golfo de Morrosquillo y en el corazón del personal que hoy despacha el crudo nacional hacia el mundo, desde el terminal marítimo de Coveñas. FRANCISCO RAMÍREZ, marino mercante con muchas páginas en su bitácora de navegante, fue uno de los que vieron llegar esta colosal embarcación hace 17 años y también la vio partir, en 1998, cuando culminó un ciclo importante en la vida petrolera y naval del país. "Recibimos el mando de mano de los oficiales ingleses de la Williams Brothers, compañía encargada de poner el buquetanque en operación", recuerda Francisco. Fueron meses de exigentes jornadas, marcadas por la estricta disciplina británica en el cumplimiento de normas y procedimientos, que al final dejó una tripulación competente para asumir un reto que duraría 11 años.” 245 "Este trabajo me enseñó a perfeccionar el manejo de tanqueros, no sólo en el aspecto operativo sino en la administración del riesgo con seguimiento estratégico, apoyado en la norma; una herencia de los ingleses". Hoy, ese nivel de exigencia es el que caracteriza su labor como LOADING MASTER, en el terminal marítimo de Coveñas, cuando verifica las condiciones de operación, mantenimiento y seguridad de los buques, antes que inicien su aproximación al amarre a la monoboya. “Particularmente, para Francisco Ramírez, opita de nacimiento, costeño de corazón y santandereano de adopción, el FSU representó la mejor manera de ser marino sin estar lejos de casa, después de 15 años en el mar.” 246 Después de toda una vida de larga carrera como oficial mercante al mando de naves de compañías nacionales y extranjeras y en la coordinación de las operaciones marítimas de El Cerrejón, Francisco Ramírez llegó a Ecopetrol en 1987 al FSU. Luego de la partida del coloso, continuó en su trabajo de Loading Master hasta el 2006 cuando inició el disfrute de su jubilación, no sin antes dejar una huella de importantes realizaciones de Ecopetrol en Coveñas, lugar al cual dedicó los años mas productivos de su actividad laboral, donde se incorporó como parte de su gente y sitio al que ama como a su propia tierra.

245

Los comandantes marítimos de Coveñas y Pozos Colorados – Lobos de Mar. Citado: 29 de julio de 2008. URL: http://www.ecopetrol.com.co/especiales/carta/internacional.htm 246 Ibid.

53

Figura 291. Francisco Ramírez y Gabriel Moré. Travesía en lancha hasta la monoboya TLU-3 y el buque tanque Cotopaxi. Coveñas, 2004

Foto archivo del autor Figura 292. Buque tanque Cotopaxi atracando en la monoboya TLU-3. Coveñas, 2004

Foto del autor Figura 293. Monoboya TLU-3 amarrada al carguero Cotopaxi. Coveñas, 2004

Foto del autor

54

La relativamente discreta llegada de Ecopetrol a Coveñas en 1972 habría de producir recelo en los trabajadores de la Sagoc que habían establecido fuertes lazos de pertenencia con la compañía extranjera y desconocían los aspectos administrativos de la empresa colombiana. Algunos de ellos, antes que pasar a ser funcionarios de Ecopetrol optaron por su jubilación. Para quienes permanecieron y fueron incorporados por Ecopetrol, las dudas y temores fueron rápidamente resueltos. La nueva empresa comenzó reajustando los salarios equiparándolos con los de sus pares en otros campos nacionales; reajustes que fueron muy significativos en relación con los salarios de la Sagoc. Y a ello se sumaron los numerosos beneficios en salud, educación, vivienda, afiliación a cooperativas y pago de primas, entre otros, que obtuvieron los trabajadores y sus familias, que habían sido fruto de años de luchas y conquistas sindicales y también el resultado de las políticas de bienestar de la empresa hacia el personal de dirección y confianza. La misma población ajena a la empresa, desperdigada en los pueblos cercanos, sentiría la nostalgia de la partida de la Sagoc y permanecería expectante ante las realizaciones de Ecopetrol. En los primeros años, la misma precariedad de la economía dificultaría las inversiones de Ecopetrol hacia las comunidades; pero con la bonanza petrolera de Caño Limón la política de la empresa hacia ellas adquirió nuevos rumbos y, conjuntamente con la Occidental de Colombia, han sido generadoras de empleos directos, impulsoras de empresas de servicios que a su vez también generan empleo y han sido copartícipes en importantes obras de desarrollo regional. No hay duda que la presencia de Ecopetrol en Coveñas, su permanencia como factor productivo y generador de empleo, el desarrollo de una política de buen vecino con el apoyo de proyectos conjuntos con la administración municipal y con las comunidades organizadas, así como la disposición de sus directivas para orientarlas hacia el desarrollo agrícola y ganadero y el fortalecimiento de la industria turística mediante sus oficinas de relaciones con la comunidad, habrán de llevar a Coveñas hacia nuevas rutas de crecimiento en el futuro por venir. Muchos sucesos han transcurrido en los 36 años (al 2008) de permanencia de Ecopetrol en Coveñas y esta empresa, sin duda, ha sido parte consustancial del desarrollo de la región, de manera que es parte de su historia y de su futuro. No se pretende en este libro recapitular sobre la historia de Ecopetrol en Coveñas que, siendo la mas reciente, la más pródiga en aportes económicos y estructurales, y la que mejores perspectivas tiene hacia el futuro, merece, no un capítulo sino un libro aparte, abierto a las realizaciones y a las expectativas por venir en su contribución al progreso de Coveñas y con ella del país.

55

6.2 BASE NAVAL COVEÑAS La Base Naval Coveñas fue creada el 22 de junio de 1974, e inaugurada por el entonces presidente conservador Misael Pastrana Borrero.
Figura 294. Llegada del presidente Misael Pastrana Borrero a Coveñas para la inauguración de la Base Naval. Coveñas, 1974

Foto del archivo personal del autor

Las siguientes notas describen el proceso de inauguración de la base: “COVEÑAS NUEVA BASE NAVAL. (22 de junio de 1974). “En imponente acto realizado el pasado 22 de junio, el cual estuvo presidido por el señor Presidente de la República, Dr. Misael Pastrana Borrero, se declaró oficialmente inaugurada la nueva BASE NAVAL COVEÑAS. Aprovechando el terminal y parte de las instalaciones que por muchos años utilizó la South American Gulf Oil Company (SAGOC), para sus operaciones de transporte y embarque de petróleo, la Armada Nacional, de común acuerdo con los altos mandos militares y ejecutivos, decidió establecer una nueva base naval con miras a una mayor y mejor salvaguardia de nuestras costas y nuestra soberanía nacional, escogiendo a este privilegiado punto estratégico del mar Caribe. La ceremonia principal del acto la constituyó la toma simbólica de Coveñas por parte de la agrupación anfibia de la Armada al mando del Coronel Niño. Los destructores desembarcaron sus lanchas que aparentemente no transportaban gente, pero al llegar a tierra se produjo el desembarco de gran cantidad de soldados que con el mayor dominio irrumpieron en tierra entre el dinamiteo de mar e impusieron su soberanía en tierra ante la admiración de los ilustres espectadores, entre quienes se contaban, entre otros, el señor Presidente, el Ministro de Defensa Nacional, altos mandos de la Armada Nacional, los señores Gobernadores de Sucre, Bolívar, Córdoba, Atlántico, el Dr. Germán Silva Azuero y el Sr. René Gutiérrez, en representación de la Sagoc, empresa ésta que hizo entrega de dichas instalaciones para la nueva base naval.
56

En síntesis, la inauguración de esta base fue una verdadera fiesta y un acontecimiento sin precedentes para toda la población de este pintoresco y bello rincón de la geografía de Colombia en el Caribe”.247 Sobre esta misma fotografía el periódico Colpet al Día, en su edición de Abril, Mayo, Junio de 1974, comentaría: “El Presidente Pastrana deja su automóvil al llegar al aeropuerto de Coveñas. Al fondo el legendario y frondoso “mango del terminal petrolero” del cual comentara el Dr. Pastrana “es el árbol mas lindo del mundo”.248
Figura 295. «Imponente aparece el buque-escuela “ARC Gloria” que, junto con los destructores “ARC Caldas”, buque insignia y “ARC Córdoba”, el “20 de Julio”, “Santander”, “Almirante Tono” y los oceanográficos “Quindío” y “Gorgona”, participó en la inauguración de la nueva Base Naval Coveñas», Coveñas, 1974.

Foto y texto tomados de: Coveñas nueva Base Naval, Op. cit., p. 4.

Abril, Mayo, Junio de 1974. “El Presidente Pastrana descubre la placa que convierte al puerto petrolero de Coveñas en Base Naval. A su lado aparecen el Ministro de Defensa Nacional y el Almirante Alfonso Díaz Osorio”.249
Figura 296. Placa conmemorativa de la inauguración de la Base Naval ARC Coveñas. 1974

Foto tomada de: Coveñas nueva Base Naval, Op. cit., p. 4
247

COVEÑAS NUEVA Base Naval. En : Colpet al Día : Colombian Petroleum Company, Bogotá: N° 97, (Abril, Mayo, Junio de 1974), p. 1,4, c. 1-2. 248 Nota de pie de foto. COVEÑAS NUEVA Base Naval. En : Colpet al Día : Colombian Petroleum Company, Bogotá: N° 97, (Abril, Mayo, Junio de 1974), p. 1, c. 1-2. 249 Nota de pie de foto. COVEÑAS NUEVA Base Naval. En : Colpet al Día : Colombian Petroleum Company, Bogotá: N° 97, (Abril, Mayo, Junio de 1974), p. 4, c. 1-2.

57

Figura 297. Parada durante la inauguración de la Base Naval ARC Coveñas. Presidente Misael Pastrana y mandos de la Armada desfilan por el campo en el área occidental de Rancho Grande. Coveñas, 1974

Foto por cortesía de Ofelia Estada de Gómez Figura 298. Inauguración de la Base Naval ARC Coveñas. Presidente Misael Pastrana, mandos de la Armada y público en el campo de paradas en el área occidental de Rancho Grande, delante de la casa de Radio de la Sagoc. Coveñas, 1974

Foto por cortesía de Ofelia Estada de Gómez

En 1975, un año después de que la Armada Nacional realizara la instalación de la Base Naval Coveñas, constituyó la Base de Entrenamiento de Infantería de Marina Nº 1, que mas adelante fue denominada “Brigada de Instrucción y Entrenamiento de Infantería de Marina” y “Escuela de Formación de Infantería de Marina”, con lo cual se ha destacado nuevamente el nombre de Coveñas en el ámbito nacional. 6.3 OTROS EFECTOS Y TRANSFORMACIONES EN EL ENTORNO ESTRUCTURAL En el capítulo 5, Llegada del turismo, Efectos de la expansión de Coveñas, se ha destacado, en sus aspectos básicos, el asunto del crecimiento demográfico de Coveñas en relación con la degradación del medio ambiente y su impacto negativo sobre el ecosistema marino y las fuentes de aguas dulces. También el efecto positivo que ha tenido en el mismo ecosistema, entre otras, la decisión de la Armada de instalar, en el año 2002, la planta de tratamiento de aguas residuales,
58

en el mejoramiento de la calidad del agua de mar y el resultado benéfico que tiene sobre el turismo y el mejoramiento del medio ambiente. En esta sección, próximo a la conclusión de esta obra, con un ánimo siempre constructivo y con el mejor interés por servir a Coveñas, presento algunas reflexiones con predominio de contenidos fotográficos sobre los cambios y transformaciones en el entorno estructural de Coveñas, basados en las siguientes premisas:

La Historia, lo mismo que otras expresiones de la vida, de la cultura y de las ciencias, que de alguna manera afectan a la sociedad, por mucho que sea objetiva, no tiene que ser acrítica. Los autores, a menudo en posición de privilegio por sus conocimientos, la información que poseen y la influencia que tienen en la formación de criterios y en la construcción y difusión del conocimiento, tienen también la responsabilidad de contribuir en la defensa del patrimonio de los pueblos, al que se deben y al que representan. Todas las sociedades del mundo aman, cuidan, aprecian, respetan y conservan el legado de sus antepasados, sus obras y monumentos, considerándolo parte indisoluble de su identidad cultural que fortalece su sentido de pertenencia. Tales obras y monumentos frecuentemente son atractivos turísticos y culturales que la dan nombre y prestigio a los pueblos y les proveen de recursos útiles para el desarrollo social y para el propio sostenimiento y conservación de ese patrimonio tangible. La Historia, como relación crítica del pasado contribuye a la formación del futuro. Quien no tiene pasado tampoco tendrá futuro. El ajuste de la sociedad con la modernidad y el desarrollo es necesario y no es incompatible con el cuidado y conservación de las obras y estructuras que, por su importancia y características sean parte del patrimonio y de la historia de las comunidades.

Cabe entonces en este momento describir la situación relacionada con las transformaciones estructurales ocurridas en Coveñas en ésta época, que se incluyen en éste capítulo no solo porque ocurrieron en este período histórico sino también porque algunas de estas transformaciones fueron propiciadas o realizadas por acciones y/u omisiones de personas o instituciones en ésta época.

 MUELLE DE LA COLOMBIA PRODUCTS CO. (SHIPPING WHARF)
Recapitulación breve sobre esta estructura nos recuerda que fue construido por la empresa Colombia Products Company entre 1919 y 1920, como obra esencial para el Packing House de Coveñas. Hecho con pilotes y plataforma de madera de pino canadiense creosotado con longitud inicial de 500 metros y destinado a recibir las embarcaciones que llegaban con equipos e insumos para la construcción de las obras del Packing House. Habiendo sido planeado para recibir las naves que llevarían la carga de carne en canal a los mercados mundiales, luego del fracaso del Packing House, el muelle fue utilizado solo parcialmente entre 1925 y 1938 para la exportación de ganado en pie por los ganaderos de la región y muy probablemente, con mínima frecuencia, por
59

pescadores artesanales de la región. Se reinició su utilización con mayor intensidad desde 1939 con la llegada de la empresa Sagoc que le hizo una prolongación de 200 metros, le construyó una pequeña plataforma secundaria a un nivel mas bajo en el primer cuarto de la parte oriental para embarcaciones pequeñas, realizó la ampliación de la plataforma al final de la estructura para el giro de los vehículos y para la operación de grúas y carga de petróleo, instaló tubos del oleoducto y acueducto y, en los primeros años, dejó una de las dos líneas férreas originales que después finalmente eliminó. Permaneció en PERFECTO estado de funcionamiento desde 1939 hasta comienzos de la década de 1970 cuando, por traslado de las actividades de carga de petróleo hacia la “estación submarina”, dejó de recibir naves de gran envergadura y se limitó su uso al atraque de lanchas y remolcadores operacionales. Por la reciedumbre de su estructura, en las épocas de la Colombia Products Co. y de Sagoc, solo se requería realizarle el mantenimiento básico, prácticamente mínimo con cambio de tablones de la plataforma y, excepcionalmente, de algunos pilotes. El uso que le dio Ecopetrol al muelle fue escaso o prácticamente nulo ya que desde su llegada en 1972 vendió las lanchas y remolcador Isla Fuerte y contrató las actividades petroleras operativas, que para entonces eran de IMPORTACIÓN de petróleo desde la estación submarina y posteriormente construyó su propio muelle en concreto. Así que el muelle también pasó a ser administrado por la Armada a través de la recién instalada Base Naval Coveñas. Desde 1974 y durante los dos años siguientes el muelle sufrió la más feroz depredación. Como siempre se supo por quienes fueron testigos de ésta época, en menos de dos años, las tablas de la plataforma y los durmientes instalados sobre los pilotes fueron vendidos a particulares por parte de las personas a quienes se les había entregado para su uso y cuidado. La única vigilancia que fue dispuesta para el muelle se destinaba a evitar que alguien se llevara los tablones sin haberlos pagarlos previamente. No fueron, seguramente, acciones institucionales.

PERÍODO 1939 -1955: EL MUELLE, LOS MEJORES TIEMPOS
Figura 299 Muelle de la Colombia Products Co. acondicionado por la Sagoc. Obsérvese el oleoducto instalado y la permanencia de una sola de las dos vías de ferrocarril inicialmente instaladas. Coveñas, 1939

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler

60

Figura 300. Muelle de la Colombia Products Co. acondicionado por la Sagoc. Para la época se mantenían los rieles del ferrocarril. Vista sur. Coveñas, 1939

Figura 301. Muelle ampliado y remodelado. Para esta fecha ya se había abandonado el transporte férreo, se retiraron los rieles y se transitaba con vehículos por la plataforma. Coveñas, 1955

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler

Foto por cortesía de Carmen Sierra Patrón, en la foto

AÑO 2008: EL MUELLE, LOS PEORES TIEMPOS - LOS PILOTES QUE QUEDAN DEL MUELLE
Figura 302. Lo que queda del muelle de la Colombia Products Co. Coveñas, 2008 Figura 303. Los pilotes siguen resistiendo el embate del tiempo y de los elementos. Coveñas, 2008

Foto del autor

Foto del autor

Figura 304. Los restos del muelle……, y lo que queda de Rancho Grande. Coveñas, 2008

Foto del autor

Después del desmantelamiento realizado entre 1974 y 1976, del muelle solo quedaron los pilotes que se muestran en estas fotografías de 2008 y que están intactos. La fortaleza de los pilotes y su recia instalación no solamente han resistido el paso del tiempo, el embate de los elementos, las
61

mareas y el agua salada sino también la acción destructora del hombre y permanecen como recordatorio lapidario para aquellos que no cumplieron con la responsabilidad de conservar la obra para uso y disfrute de las generaciones actuales.

62

 LA CASA GRANDE DE MADRE DE DIOS La que don Julián Patrón, llamara la “Casa de la Punta”, después también denominada la Casa Grande de Madre de Dios, probablemente fue construida por don Julián en los primeros años de 1900, con paredes de bahereque y techo de palma, a la usanza de la época y, para lograr un recinto fresco y confortable como sede de la hacienda a la orilla del mar, la hizo de gran altura. En su proximidad, doce casas de tamaño “normal” servían de habitación para los capataces de las haciendas y sus familias, así como para la servidumbre de la Casa Grande. Si ha sido difícil que estructuras de la fortaleza del muelle y de Rancho Grande puedan sobrevivir a la depredación humana y al vandalismo, la Casa Grande de Madre de Dios, difícilmente podrá soportar los embates del tiempo y del uso sobre la fragilidad y condición efímera de los materiales con que fue construida. La casa fue íntegramente remodelada por la empresa Cornelissen & Salzedo en 1939 por contrato y decisión de la empresa Sagoc, momento en el cual se demolieron ocho de las casas menores que se encontraban todavía en pie, dejando solamente la Casa Grande de Madre de Dios rodeada de arbustos y árboles nativos, de cocoteros y jardines con una reja decorativa frente a la playa. En años posteriores se construyó una casa pequeña en la parte posterior de la Casa Grande, integrada con la misma y que servía de cocina. La casa, bajo la posesión de la familia Camacho prácticamente desde el inicio de las actividades de la Sagoc en Coveñas y después de su propiedad, fue conservada por ellos en relativas buenas condiciones. Utilizada como vivienda y después como restaurante. En los últimos años el deterioro ha sido notable y en las fotografías siguientes se muestra la evolución de sus condiciones. AÑO 1939: LA CASA GRANDE DE MADRE
TIEMPOS DE

DIOS – DÍAS

DE

GANADO E INICIO

DEL PETRÓLEO

– LOS MEJORES

Figura 305. Semioculta por la exuberante coquera de la zona coquera está la Casa Grande de Madre de Dios. A la izquierda las casas de vivienda de los capataces, sus familias y la servidumbre. Coveñas, 1920

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler

63

Figura 306. La Casa Grande de Madre de Dios o La Casa de la Punta, en sus mejores día, recién remodelada por Cornelissen & Salzedo. Coveñas, 1939.

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler
Figura 307. Alrededores de La Casa Grande de Madre de Dios o La Casa de la Punta, recién remodelada por Cornelissen & Salzedo. Se eliminaron las casas de los alrededores y se dejó la coquera aledaña. Coveñas, 1939.

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler Figura 308. Vista sureste de La Casa Grande de Madre de Dios, recién remodelada por Cornelissen & Salzedo. Se eliminaron las casas de los alrededores y se dejó la coquera aledaña. Coveñas, 1939.

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler

64

2004: LA CASA GRANDE DE MADRE DE DIOS – SE MANTIENE EN PIÉ A PESAR DE LOS AÑOS
Figura 309. Vista nororiental de la casa. Para ésta época se encontraba en buen estado y su estructura permanecía íntegra. Coveñas, 2004

Foto del autor Figura 310. Vista nororiental de la casa. Corredor y horcones frontales. Coveñas, 2004 Figura 311. Vista posterior de la casa y la cocina. Coveñas, 2004

Foto del autor

Foto del autor

65

2008: LA CASA GRANDE DE MADRE DE DIOS – LOS PEORES TIEMPOS
Figura 312. Secuencia de fotografías de la Casa de la Punta o La Casa Grande de Madre de Dios. Coveñas, 2008

Fotos del autor

 BODEGAS DE MATERIALES DE LA COLOMBIA PRODUCTS CO. Y DE LA SAGOC (STORAGE BUILDINGS)
Las tres bodegas construidas en 1920 por la Colombia Products Company para el almacenamiento de materiales y equipos sirvieron para tales menesteres en esa época y en la de Sagoc. Esta última empresa las utilizó mas intensa y completamente como oficinas del Departamento de Materiales (Bodega N° 1) y como sitios de almacenamiento de materiales (Bodegas N° 1, 2 y 3). Para la fecha actual, las fotografías y datos documentales relatados en este libro son los únicos registros documentados que existen de esas estructuras. 1920: LAS BODEGAS EN CONSTRUCCIÓN
Figura 313. Para 1920, en el ritmo de construcción de la planta del Packing House, las bodegas eran parte esencial Figura 314. Otro aspecto más avanzado de la construcción de las bodegas en 1920. Coveñas, 1920

66

para el movimiento de materiales. Aquí en su construcción. Coveñas, 1920

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler

1939: LAS BODEGAS EN FUNCIONAMIENTO
Figura 315. A la llegada de la Sagoc las bodegas fueron de altísima utilidad para el almacenamiento y cuidado de los múltiples materiales de la industria del petróleo. Coveñas, 1939

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler Figura 316. Vista occidental de Coveñas desde la azotea del frigorífico de Rancho Grande. En primer plano las bodegas de materiales construidas en 1920, al fondo las casas del campamento de empleados construidas, las de la derecha en 1920 y las de la izquierda en 1938-39; estas últimas corresponde a la actualmente llamada “villa”. Coveñas, 1939

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler

2004: LAS BODEGAS HAN DESAPARECIDO
67

Figura 317. Vista occidental de Coveñas desde la azotea del frigorífico de Rancho Grande. Las antiguas bodegas fueron demolidas y han sido reemplazadas por la arboleda central. Coveñas, 2004

Foto de Freddy Buitrago

A diferencia de las bodegas, que fueron literalmente desaparecidas, otras instalaciones no han sufrido en forma tan drástica el vértigo “modernizante” de la demolición. Tal es el caso de la estación de radio construida en 1939 por la empresa Cornelissen y Salzedo para la Sagoc.
Figura 318. Vista sur de la Estación de radio de la Sagoc. Coveñas, 1938

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler.

La antigua estación de radio, aunque conserva los rasgos primigenios de su estructura que, al decir de sus constructores Cornelissen & Salzedo fue: “hecha para ajustarse a la arquitectura de Rancho Grande”, tiene un agregado estructural en el costado occidental que consiste en una
68

estructura básica hecha con toda la carencia de imaginación y creatividad, que provee una habitación para la parroquia de la Base Naval y que desdibuja severamente la bella estampa original de la antigua estación de radio.
Figura 319. Vista sur de la antigua Estación de radio de la Sagoc; hoy casa cural, con la estructura “modernizante” agregada a la izquierda. Coveñas, 2004

Foto del autor.

69

 RANCHO GRANDE – EL PACKING HOUSE DE COVEÑAS RANCHO GRANDE, la primera planta frigorífica construida en Colombia y la única que ostenta la magnitud propia de una industria de exportación a gran escala, cuya magnificencia ha sido insignia y símbolo de Coveñas en los últimos 85 años de historia de la región, hasta el año 2004 había sido conservado prácticamente indemne por Armada nacional; incluso, fue objeto de múltiples reparaciones que procuraron ajustar y adaptar sus instalaciones para los requerimientos específicos de la Brigada, tales como áreas administrativas, habitacionales y de servicios generales.
Figura 320. Rancho Grande vista noroccidental (sin la escalera exterior que fue agregada a comienzos de los años 40 por la Sagoc). A la derecha la planta de proceso o matadero (Abbatoir), a la izquierda el frigorífico. Coveñas, 1939

Foto por cortesía de Muriel A. Keeler Figura 321. Rancho Grande vista noroccidental. A la derecha la planta de proceso o matadero (Abbatoir), a la izquierda el frigorífico. Coveñas, 2004

Foto de Freddy Buitrago

70

Figura 322. Rancho Grande. Vista occidental de la planta de proceso (Abbatoir) del complejo industrial. A la derecha la rampa de acceso de ganado. Coveñas, 2004

Foto de Freddy Buitrago

Figura 323. Rancho Grande. Vista sur de la planta de proceso. Rampa de acceso del ganado. Esta estructura, a pesar de estar a la intemperie, se ha conservado indemne, los tubos laterales de protección son elementos nuevos agregados por la Armada en años recientes. Coveñas, 2004

Foto de Freddy Buitrago

71

Figura 324. Rancho Grande. Vista oriental del frigorífico. A la derecha y abajo está “el vestíbulo”, sobre cuya azotea se ha construido un techo. Para el 2008 la estructura de los muros ha sido notoriamente destruida. Coveñas, 2004

Foto de Freddy Buitrago

El frigorífico de la planta fue solo parcialmente utilizado en la época de la Sagoc; en el sótano, cuya entrada, ahora clausurada, estaba ligeramente a la izquierda del hall de entrada central que se muestra en la fotografía precedente, se utilizó como depósito de maquinaria y equipos propios de la industria del petróleo; el primer piso solo fue utilizado en la sección de antiguo “vestíbulo” que se muestra a la derecha de la misma fotografía, como taller eléctrico.
Figura 325. Rancho Grande, vista norte del frigorífico. La escalera de esta estructura fue hecha en años recientes, a imagen y semejanza de la escalera de la planta de proceso. Se han abierro muros para instalar ventanas en los pisos superiores de la sección norte del frigorífico. Coveñas, 2004

Foto de Freddy Buitrago

72

A diferencia de la Sagoc, la Brigada hizo un mayor uso de estas instalaciones, y para ello realizó diversas reparaciones que contribuyeron al mantenimiento de la edificación; así, funcionó como cocina y comedor y, en los pisos superiores como alojamiento. Habida cuenta que durante muchos años (entre 1925 y 1974) el frigorífico permaneció desocupado, a merced de la humedad y, a diferencia del matadero (abbatoir) era una estructura casi completamente cerrada proclive a conservar la humedad a causa del encerramiento de los muros, asunto necesario para que pudiera funcionar en su destinación original como frigorífico. Sin duda, las reparaciones que realizó la Armada a esta parte de la edificación contribuyeron notablemente a su conservación hasta el año 2006. Para el año 2004, al interior de la Base Naval Coveñas se comentaba, aparentemente sin mucho entusiasmo la posibilidad de demoler Rancho Grande. Esta opción no parecía estar cercana dado que las instalaciones eran utilizadas prácticamente en toda su potencialidad como oficinas, biblioteca, cocina, comedor y habitaciones por el personal de la Armada. Y de ello, así como del buen estado de las instalaciones dan fe las fotografías precedentes tomadas en el 2004. No fue sino hasta el 2006 cuando los presagios de destrucción de Rancho Grande comenzaron a ser evidentes. Luego de abandonar el uso de las instalaciones se han realizado diversas tareas destinadas a demoler las edificaciones, tales como la demolición de gran parte de los muros de ladrillo rojo del antiguo frigorífico y del matadero y la perforación de las columnas con la intención de instalar explosivos para demoler las edificaciones. Tales acciones dirigidas a destruir innecesariamente uno de los símbolos de Coveñas, que es además una edificación de carácter histórico nacional, han merecido el rechazo de diversos sectores de la comunidad de Coveñas y acciones de las autoridades municipales orientadas a buscar la conservación de las edificaciones y su preservación para las generaciones venideras.
Figura 326. Rancho Grande. Estado de las edificaciones en julio de 2008. A la izquierda el frigorífico cuyos muros han sufrido una severa demolición. A la derecha el matadero, igualmente ha sido objeto de destrucción. Coveñas, julio de 2008.

Foto del autor

73

Figura 327. Rancho Grande. Estado de la edificación del matadero en julio de 2008. La destrucción de los muros de ladrillo rojo fabricado in situ es notoria. La edificación ha sido gravemente afectada en su aspecto y ojala no lo haya sido en su estructura. Coveñas, julio de 2008.

Foto del autor

En esta nueva época de cambios sociales y tecnológicos donde la personas adquieren cada vez mas información y conocimiento y se involucran mas decididamente en la definición de sus destinos, las autoridades civiles y militares, todas las cuales se deben integralmente a la sociedad, aunque no sean nativos de Coveñas, o precisamente por eso mismo, tienen la gran responsabilidad histórica de acertar en las decisiones que tomen en relación con Rancho Grande y el complejo que constituía el Packing House de Coveñas. Ya fue destruido el muelle y las bodegas de materiales; las edificaciones residenciales y otras como la estación de radio han sido modificadas; la Casa Grande de Madre de Dios está a punto de sucumbir por el deterioro y dificultades en su reparación y sobre Rancho Grande pende la grave amenaza de demolición. En manos de ellos está que estos monumentos sean conocidos y disfrutados por quienes nos suceden, de forma viva y presente y no a través de las fotografías de esta obra. Para el numeroso grupo de trabajo de la Brigada en los últimos años se han construido instalaciones de entrenamiento, administrativas y habitacionales. Una excelente sala de conferencias, biblioteca y aulas de formación se encuentran un área al oriente de Rancho Grande, próximas a la cabecera norte de la pista del aeropuerto; un nuevo hospital (inconcluso en el 2004) se encuentra al oriente de la antigua Estación de Radio de la Sagoc; detrás de dicha estación se encuentra la nueva capilla de la Brigada. En terrenos próximos a la rivera oriental del arroyo de Villeros se han construido grandes y modernas edificaciones para alojamiento y servicios del personal de la Armada.

74

Figura 328. Edificaciones para alojamiento del personal de la Armada situadas próximas a la rivera oriental del arroyo de Villeros. Coveñas, 2004

Foto del autor

La Base Naval ARC Coveñas con la Brigada y la Escuela de Formación de Infantería de Marina han sido, desde 1974, elemento consustancial del desarrollo de Coveñas. Su presencia y acción han sido útiles en la vigilancia y seguridad de las instalaciones petroleras, en el tráfico marítimo del golfo de Morrosquillo y en el control terrestre de la región. Su efectiva integración con las comunidades debe ser un factor generador de tranquilidad y de apoyo en las obras sociales, así como en la generación de empleo por el requerimiento de servicios que sus miembros demandan. Su participación coordinada con las autoridades civiles y como actores del desarrollo del municipio será clave para la consolidación de las acciones que sean requeridas para fortalecerlo y promover su crecimiento y progreso.

75

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->