P. 1
Boletin Reinos de Figueira

Boletin Reinos de Figueira

|Views: 54|Likes:
Publicado portao2012

More info:

Published by: tao2012 on Dec 28, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/02/2014

pdf

text

original

FIGUEIRA

REINOS

EDICIÓN 2004

En Figueira se busca colaborar con los Reinos de la Naturaleza y con los Reinos Espirituales.

Se tiene presente que dicha colaboración refleja la profunda unidad existente entre los grupos de servicio y esos Reinos, todos ellos obra de un único y mismo Creador.

Este opúsculo está basado en los libros LA CREACIÓN y LÉXICO ESOTÉRICO DE LA OBRA DE TRIGUEIRINHO de Trigueirinho, Editorial Kier. Ilustración de tapa: Teresa Schlosser.

2

Los Reinos

Los Reinos son sectores de la Vida universal, campos de evolución para los seres que la componen. Constituyen expresiones de la misma, y se manifiestan en diferentes planetas o mundos, sean estos físicos o sutiles. Están diseminados por el cosmos y asumen las más variadas formas, en los distintos niveles de existencia. En el transcurso de su ascenso evolutivo, los seres se trasladan de un Reino a otro. En cada uno de ellos, desarrollan cualidades y pasan por aprendizajes específicos. El Reino humano desempeña una determinada función en la cadena evolutiva: por tener intelecto, corresponde al nivel consciente del planeta. Los Reinos infrahumanos (el animal, el vegetal y el mineral) corresponden al subconsciente de la Tierra, y los Reinos suprahumanos (el espiritual y otros más elevados), a su supraconsciente. Interactuando con todos esos Reinos están el elemental y el dévico: el elemental provee la sustancia para que los otros vivan sus experiencias, mientras que el dévico crea los medios para esto. Cada Reino tiene funciones y metas precisas y se interrelaciona con los demás, complementándolos. Está regido por una Entidad que le transmite los modelos que deberá alcanzar. Ella lo abarca por entero, es su consciencia. Las regencias de todos los Reinos, reunidas, forman a su vez una Entidad más amplia. Cada Reino tiene funciones y metas precisas y se interrelaciona con los demás, complementándolos. Está regido por una Entidad que le transmite los modelos que deberá alcanzar. Ella lo abarca por entero, es su consciencia. Las regencias de todos los Reinos, reunidas, forman a su vez una Entidad más amplia. Las transmigraciones de seres del mismo Reino de un universo hacia otro son posibles. En la etapa actual, todos tienen la oportunidad de dar un paso más amplio en el camino evolutivo, rumbo a la sutilización. El Reino mineral perfeccionará la

3

capacidad de atracción magnética; el vegetal preparará la capacidad de donación e irradiación, que debe ser cada vez más pura, y desenvolverá un principio de pensamiento, aunque de manera inconcebible para nosotros; en cuanto al reino animal, pasará del instinto gregario actual a un sentido social basado en la energía del alma naciente en él. He aquí parte de la trayectoria de la esencia de vida según las leyes evolutivas de este sistema solar:

A medida que se intensifica la percepción interna de los miembros del Reino humano, su relación con los otros Reinos se vuelve más creativa y se pauta más fielmente por la Ley de la Armonía. Entonces, ellos saben que existe una sola meta, general y no fragmentada, para todos los seres.

4

El Reino Elemental

En la base de la corriente evolutiva de la Tierra está el Reino elemental, sostén de la expresión de la Vida. Trabaja en colaboración con el Reino dévico y completa con su propia sustancia los moldes sutiles de todo lo que es tangible. El trabajo conjunto de estos dos Reinos prepara a las formas para que absorban la fuerza-de-vida de la consciencia que las habitará. Entre los elementales existentes en la Tierra se encuentran los gnomos (elementales de la tierra), las ondinas (elementales del agua), las salamandras (elementales del fuego) y las sílfides (elementales del aire). Son corporizaciones de las fuerzas de los elementos que, estimuladas para cumplir tareas, toman forma de seres. Los elementales cumplen un papel en el equilibrio de la vida de la materia. Creados para cumplir una determinada tarea, se disuelven después de concluirla, volviendo a su sutil sustancia de origen. Algunos subsisten por un cierto periodo y deambulan por el mundo etérico. También hay elementales que surgen artificialmente, a partir de la fuerza del pensamiento o del deseo humano, e interfieren en el trabajo de los devas. Pero, como todo en el universo está guiado por energías inteligentes, esas creaciones del psiquismo humano terminan por desaparecer en los éteres, pasando a ser regidas por leyes de armonía. Ciertas invocaciones que se acostumbra hacer a las fuerzas y a los entes elementales no son adecuadas para los días de hoy, pues se refieren a etapas ya superadas de la especie humana. En el futuro la humanidad tendrá contacto consciente con los elementales, pero no directamente, sino por intermedio del Reino dévico, que conoce el Plan Evolutivo.

5

El Reino Mineral

Los

integrantes

del

Reino

mineral

ejercen

una

acción

invisible

y

profundamente dinámica al seleccionar los átomos y moléculas con los cuales interactúan. Esa forma de actuación se refleja en la belleza de las piedras preciosas, de los lagos cristalinos y de una atmósfera límpida, y es impulsada especialmente por la energía de la síntesis y del orden. Si percibimos que en cada partícula mineral está presente, materializada, la fuerza del espíritu, nos preparamos para una buena convivencia con ese Reino. Ciertos yacimientos de minerales son verdaderos centros de transformación de fuerzas espurias dispersas en la atmósfera de la Tierra; y cuando la humanidad llegue a tener el conocimiento de esa realidad, la extracción de minerales será más controlada y habrá más respeto por su integridad. Ese respeto favorece el trabajo de grandes devas que mantienen el Reino mineral magnéticamente coligado con regiones del cosmos situadas más allá del sistema solar. Entonces, determinados especímenes minerales podrán llegar a un grado supremo de perfección. Cuando la humanidad llegue a ser más sutil y receptiva a las energías interiores, no ocurrirán las distorsiones que existen hoy con el uso de los cristales, piedras y metales. Ella será capaz de cooperar con el Reino mineral con bases espirituales y realmente científicas, y los minerales, liberados de una explotación excesiva, tendrán posibilidades magnéticas inimaginables. Tal avance, viable debido a la nueva constitución del nivel etérico planetario, que será más sensible a la energía enviada hacia la Tierra por el Sol, ayudará a los seres humanos en el acercamiento a civilizaciones evolucionadas del cosmos.

6

El Reino Vegetal

Los seres del Reino vegetal perfeccionan su donación e irradiación de amor en el nivel sensorial, pero de forma pura e inmaculada: nutren, sustentan y curan a los miembros de los otros Reinos, exhalan aromas armonizadores, buscan

incesantemente la luz y expresan modelos elevados de belleza. Una buena relación entre los hombres y las plantas expande los dones, tanto del Reino humano como del vegetal. En éste comienzan a despertar núcleos que se activarán al entrar en la siguiente escala de evolución, la animal. Si la actitud de los hombres hacia las plantas está libre de vibraciones groseras, estimulará esa consciencia futura y ayudará en la formación de un instinto impregnado de lo sagrado, sin los rasgos agresivos existentes en el Reino animal de hoy. Bajo esa estimulación sutil, la vida vegetal pasará a la animal manifestando mayor docilidad y nobleza que las conocidas hasta ahora. Actualmente, la expresión del Reino vegetal es una de las más puras que se encuentran en la superficie de la Tierra. Constituye el Reino que más cumple el propósito de su existencia en este planeta, y no llegó a una plenitud mayor debido a la densidad del psiquismo terrestre. Aún existen especies en el Reino vegetal que se apartaron de la meta evolutiva, tales como el tabaco y la amapola, entre otras que propician la corrupción de los seres humanos. Dichas especies dejarán de existir, porque no corresponden al propósito del planeta. Esa selección de especies se realiza cíclicamente en todos los Reinos, para que estos puedan desarrollar cualidades superiores. El Reino vegetal presta servicio al transmutar vibraciones negativas desde el nivel físico denso hasta el emocional más sutil. Esa acción se profundizará, y ciertos vegetales aumentarán su sensibilidad a las vibraciones del pensamiento,

7

posibilitando una mayor colaboración con el Reino humano. Existen vegetales cuya esencia proviene de regiones situadas más allá de esta galaxia. Tales transmigraciones ocurrieron en un pasado remoto y se repetirán de manera avanzada. Una clase más sutil de devas extraplanetarios está influyendo sobre el Reino vegetal, y traerá al mundo de las formas terrestres nuevos especímenes de singular belleza. La comunicación entre hombres, devas y vegetales se intensificará, y la actividad agrícola, que actualmente se dedica únicamente al sustento de los hombres y de los animales, se basará en una mayor colaboración recíproca y totalmente creativa. En el próximo ciclo planetario, las plantas desarrollarán la energía espiritual de voluntad-poder en un grado más elevado; continuarán manifestando entrega, armonía y devoción con más amplitud. Al haber cumplido su parte en el Plan Evolutivo, el Reino vegetal construyó en la Tierra un canal de interacción entre la materia y los niveles internos de la existencia, canal que utilizarán los demás Reinos. Con ese trabajo sublime y oculto, facilitó en este universo el alineamiento entre la forma y la esencia.

8

El Reino Animal

Estado intermedio entre el Reino vegetal y el humano, el Reino animal se diferencia del primero por la capacidad de locomoción, y del segundo, por el predominio de la expresión instintiva. En general, los animales desarrollan la energía de la voluntad y son sensibles a los estímulos a la actividad. Sobre ellos actúa también la energía de la devoción, que se expresa como domesticidad y estima por sus benefactores. Los animales tienen como meta el estado humano, meta a la cual deberán llegar en algún lugar del cosmos. Deberíamos ser para ellos los intermediarios de las emanaciones del Reino espiritual. De alguna manera, representamos para los animales lo que Dios significa para nosotros. Por lo tanto, los malos tratos y la indiferencia de parte nuestra frustran la natural devoción que ese Reino tiene hacia nosotros, retrasando su progreso. La agresividad del Reino humano —sus pensamientos de odio y destrucción, la masacre practicada a millones de animales— repercute negativamente sobre los núcleos internos de las especies. Los efectos de estas conductas son graves, aunque sean parte del pago de las deudas kármicas que el Reino animal acumuló en eras primitivas, cuando sus especímenes gigantescos diezmaban a los hombres de entonces. Para colaborar con la evolución de los animales, deberíamos evitar las palabras y los pensamientos negativos y densos, responsables de la perpetuación de lo salvaje y de muchos desequilibrios existentes en la Naturaleza. Al fortalecer las conductas más cercanas a la humana ayudamos en la evolución de un animal. Cuando una chispa en su interior se vuelve sensible a las características humanas, ella comienza a separarse de la consciencia grupal, surgiendo entonces un alma individualizada.

9

Es tarea nuestra ayudar en esta individualización. El alma comienza a formarse con estímulos en los niveles internos de la consciencia animal y con el despertar de los seres humanos en el nivel espiritual. Hay especies que facilitan el surgimiento de un embrión de alma: los perros, los gatos, los caballos, los elefantes, por ejemplo. Cuando están desenvolviendo el alma, los animales requieren un trato diferente al de los demás. Necesitan mayor contacto con el ser humano para dejarse imbuir del estado de consciencia que será su próximo escalón evolutivo. Nuestra convivencia con un animal puede ayudarlo no sólo a transcender el instinto gregario que le es peculiar, sino a domesticarse o, en ciertos casos, a interactuar telepáticamente con nosotros. La formación del alma y el despertar de una mayor capacidad mental en los animales se facilitan en los ambientes donde los impulsos instintivos no prevalecen entre los seres humanos, donde hay orden y donde el amor incondicional es el conductor de la vida. Si el alma se desenvuelve en el animal en una atmósfera de amor, libre de agresividad y de estímulos sexuales, él va transformando sus sensaciones, pasando de gregario a social y estableciendo una relación pacífica con los demás seres. El alma formada de este modo puede entrar en sintonía con esferas elevadas de vida, mundos en los cuales iniciará en el futuro su experiencia como individuo.

10

El Reino Humano

Los miembros del Reino humano tienen la función de eslabón entre la vida espiritual y la material. Pero no todos reconocen esto, lo cual trae consecuencias negativas para los Reinos infrahumanos, especialmente para el animal, uno de los más perjudicados por el hombre. Sin embargo, el Reino humano desempeñará con precisión su papel en un próximo ciclo evolutivo, ya que tendrá para eso indicaciones provenientes de planos más elevados del universo. Antes de entrar al Reino humano, la esencia de la vida, todavía

“indiferenciada”, participa del Reino elemental, del mineral, del vegetal y del animal, y va reconociéndose como una chispa de la vida única; sólo en la transición hacia el Reino humano surge el alma individualizada. El Reino humano posibilita la transición de un estado de consciencia regido por leyes naturales hacia otro, regido por leyes supranaturales. Da la oportunidad de colaborar en el cumplimiento de las etapas evolutivas de los Reinos infrahumanos y en la elevación a condiciones más sutiles de toda la vida que se desarrolla en la Tierra. La transformación por la que está pasando el planeta nos ayudará, como miembros de la humanidad, a dar un paso decisivo y a colaborar en la afluencia de energías espirituales en los niveles materiales. En la nueva Tierra, el Reino humano estará más próximo a la luz emanada del alma o del espíritu y será vehículo de esas energías sublimes, hoy prácticamente desconocidas. La luz interior, irradiada, hará emerger en los hermanos de los Reinos menos avanzados una relación estable con la fuente de la propia vida.

11

El Reino Espiritual

Una vez trascendida la etapa evolutiva del Reino humano, se ingresa en el Reino espiritual. En este nivel más elevado el ser se identifica con la tarea que le corresponde en el Plan Evolutivo y llega a la sabiduría que le permite realmente servir. Esto no ocurre abruptamente, sino que se va ascendiendo del estado humano por medio de sucesivas expansiones de consciencia. El primer paso en dirección al Reino espiritual es el contacto con el alma. Después, cuando el espíritu, espejado por el alma, nos impregna la consciencia, percibimos con claridad la energía de ese Reino sublime. A partir de ahí nuestra evolución se da según leyes superiores, que seguimos hasta pasar a la evolución cósmica. Por su universalidad y trascendencia, el Reino espiritual es el guardián de las metas previstas para todos los Reinos que lo anteceden en la escala evolutiva. En forma silenciosa y oculta los ayuda para avanzar en el Camino predestinado, para realizar las transformaciones necesarias a fin de lograr una expresión más fiel del patrón delineado por la Fuente Creadora. Al Reino espiritual pertenece gran parte de la Jerarquía interna de la Tierra, que está estimulando la formación de un cuerpo de luz en los seres humanos. Al actuar con dicho cuerpo, la humanidad manifestará con pureza sus mayores cualidades. El Reino espiritual vela por la unión de todos los demás. Es una llama siempre encendida para mantener iluminada y accesible la senda ascendente. Con las transformaciones que hoy ocurren en la Tierra, ese Reino aflorará en su faz con mayor libertad y, entonces, toda la humanidad lo reconocerá.

12

El Reino Dévico

Seres, consciencias y Jerarquías de elevado grado de pureza integran el Reino dévico, cuya tarea es propiciar la manifestación de la Vida. Su campo de acción es vasto: va desde la concepción de los patrones ideales para todo lo que es tangible hasta la plasmación de los moldes que corresponden a tales moldes. Trabaja con vibraciones y representa la consciencia del cuerpo de energías de la gran Entidad regente del planeta. La circulación de la energía en un universo es acompañada por los devas, que actúan en los sistemas de comunicación, conexión, control e irradiación de energías del cosmos —sistemas llamados Espejos del Cosmos. Como los demás Reinos que viven bajo la Ley de la Jerarquía, los devas se organizan en forma escalonada, encargándose de tareas diversas y

complementarias. Así, captan y transmiten ideas arquetípicas, construyen moldes etéricos para su concreción, ajustan el patrón creado al modelo original y destruyen formas caducas, entre otras funciones que vamos reconociendo a medida que penetramos en las realidades internas. Los devas no tienen una mente concreta ni libre albedrío, por eso evolucionan en forma diferente de la nuestra. Se desenvuelven por el perfecto cumplimiento del propósito que se les otorga conocer, y no por la experiencia adquirida en la sucesión de las vivencias. Dicha característica permite que, al interactuar con nosotros, nos estimulen y capaciten para percibir el universo en su conjunto. Pero no siempre tenemos consciencia de esa interacción. La verdadera comunicación con los devas es, en principio, interior, y sus reflejos en la vida externa pueden no advertirse. Por lo tanto toda la humanidad llegará a relacionarse conscientemente con ellos en los tiempos venideros, y así podrá colaborar de manera más profunda en el Plan Evolutivo. Esa relación se hará

13

a través de corazones puros. Los devas trabajan sin buscar resultados. Son seres de gran pureza, cuyo campo de consciencia no incluye vínculos, apegos ni compromisos. Entre los seres del Reino dévico, los ángeles son los más cercanos a nosotros. Recibimos su ayuda y la de los arcángeles, luces protectoras de la humanidad. Se ocupan de orientar a los espíritus encarnados en el Reino humano hacia el destino trascendente e inmaterial que los aguarda. Uno de los servicios más intensos que los grupos de devas menores prestan en estos tiempos es la revitalización del nivel etérico-físico del planeta. Ellos introducen energías puras en la materia, favoreciendo de este modo su sutilización y la comunicación entre todos los Reinos. El Reino dévico acoge e irradia las energías de cierto núcleo cósmico, fuente que da aliento a diversos mundos. Es un núcleo cristalino y radiante que remodela a los seres por medio del amor, sin imposiciones, pero con firmeza y decisión. Los devas son impregnados por cualidades semejantes a las de ese núcleo cósmico, por eso, ante nosotros aparecen como seres perfectos. La interacción interna con el Reino dévico puede reflejarse en la vida externa del ser humano como armonía; algunos factores favorecen esto: el sentido de cooperación y fraternidad, el despertar a las leyes espirituales, la expresión de la energía del orden y la receptividad a la evolución grupal.

14

Opúsculos disponibles:

Monasterio

Espejos

Abrigo

Instrucción

Medieros

Reinos

Red de Servicio

Vigilia

Colaboradores

Jerarquía

Para recibirlos, comuníquese con: Figueira Caixa Postal 29 – Carmo da Cachoeira / MG CEP 37225-000 – Brasil Teléfono (+55-35) 3225-1293 – Fax: (+55-35) 3225-1428 Figueira desarrolla sus actividades grupales sin constituir sociedad, secta ni institución de ningún tipo.

16

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->