P. 1
fruticultura

fruticultura

4.6

|Views: 34.729|Likes:
Publicado porDavid Panéz

More info:

Published by: David Panéz on Jan 31, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/20/2015

pdf

text

original

Sections

Para tener una idea de la magnitud de los daños que puede ocasionar un problema sanitario,
basta mencionar que una sola plaga, la mosca de la fruta, causa en el Perú pérdidas
anuales de hasta 25 a 30 % de la producción de frutas altamente susceptibles como los
duraznos, chirimoyas, guayabas, etc. Otro caso ilustrativo es la presencia de complejos
virósicos que en décadas pasadas prácticamente arrasaron con las plantaciones de naranjos
y, más recientemente, están limitando de manera muy marcada el cultivo del papayo en el
Perú.

MEDIDAS DE CONTROL DE PLAGAS Y ENFERMEDADES

ACCIONES PREVENTIVAS

Las medidas utilizadas para prevenir la incidencia de las plagas y enfermedades son
bastante variadas. Sin embargo, conviene prestar atención especial a las siguientes:

a) Al momento de la planificación del huerto, se hace preciso realizar una evaluación
sanitaria
de la zona. De acuerdo a ella puede decidirse si se hará o no la plantación.

b) Lo técnicamente correcto es que el material de propagación que se emplee sea
comprobadamente sano. Ante la imposibilidad actual de conseguir material certificado en
el Perú, debe de tenerse cuidado en elegir a los viveristas o proveedores. Es aconsejable
hacer un diagnóstico fitosanitario de algunas plantas antes de adquirirlas.

OTRAS MEDIDAS DE CONTROL

A parte de las precauciones anotadas, el conjunto de medidas orientadas al control de los
problemas sanitarios pueden agruparse en cuatro rubros:

1. EXCLUSION. Incluye las medidas que se utilizan para evitar que las plagas y/o
enfermedades se establezcan en aquellas áreas donde aún no se las encuentra. En
cumplimiento de esto, muchos países han adoptado reglamentos cuarentenarios para
controlar el movimiento y la importación de frutas y de material de propagación.

2. ERRADICACION. Las medidas de este tipo se ejecutan para liberar a una área de una
plaga o enfermedad seria después que esta se ha establecido. En general no son muy
efectivas, pues cuando se pone en marcha un programa de combate, el agente causal se ha
extendido tan ampliamente que es imposible eliminarlo en forma total. Sin embargo puede
reducirse la velocidad de diseminación. Entre las principales acciones que pueden
efectuarse con esta finalidad, se encuentran las anotadas a continuación:

a) Destrucción de plantas infestadas y de hospederos.
b) Control biológico.
c) Esterilización de suelos.
d) Uso de pesticidas.

3. INMUNIZACION. Consiste en el establecimiento de condiciones especiales dentro de
una planta para que resulte resistente o inmune al ataque de una plaga o enfermedad. Esto
se logra a través del mejoramiento genético.

4. PROTECCION. Normalmente se entiende como sinónimo de tratamiento
antiparasitario, es decir de la aplicación, sobre los órganos a proteger, de productos
capaces de destruir a los parásitos existentes o impedir su multiplicación. Esta protección
puede realizarse con productos en forma sólida o líquida. Cualquiera sea la naturaleza de
estos, los resultados serán dependientes de los siguientes factores:

a) Eficacia de los productos utilizados. Debe de comprobarse su toxicidad y persistencia
en forma experimental en el campo. Muchas veces un producto funciona bien para un frutal
pero no para otros.

b) Epoca de aplicación. Para cada plaga o enfermedad existe un periodo en que los
tratamientos presentan un máximo de eficacia. Una aplicación demasiada temprana o
demasiada tardía puede significar un gasto inútil.

c) Material de aplicación. Normalmente se utilizan dos tipos de aparatos: las fumigadoras
para aplicaciones líquidas (soluciones), y las espolvoreadoras para la dispersión de
productos sólidos.

d) Personal que lo realiza. La aplicación de los tratamientos constituye normalmente un
trabajo desagradable y riesgoso. Por eso es que muchas veces los trabajadores realizan la
aplicación muy de prisa o no la dirigen adecuadamente a las partes de la planta a proteger.

La ejecución de las medidas de protección deben de estar acompañadas, en lo posible, de
un eficiente control cultural y además deben usarse productos químicos selectivos que
respeten el control biológico.

PRINCIPALES PLAGAS EN LOS FRUTALES

a) MOSCAS DE LA FRUTA. Ceratitis capitata (mosca del mediterráneo) y Anastrepha
spp. (mosca sudamericana).

Es una plaga común a varias especies frutales. El daño, conocido como «gusanera», lo
ocasionan las larvas que se desarrollan al interior del fruto, a partir de los huevos que las
hembras adultas depositan debajo de los tejidos superficiales externos del mismo. Algunas
de las frutas más atacadas son las siguientes: duraznos, mangos, chirimoyas, manzanas,
guayabas, pacaes, nísperos, peras, naranjas, mandarinas, membrillos, etc.

Control Químico. Se basa en el uso de cebos tóxicos, constituidos por la mezcla de un
insecticida y una sustancia atrayente (proteína hidrolizada) para el insecto adulto. La
combinación más empleada es:

Dípterex 80 PS al 0.4 % + Buminal al 0.4 %

La mezcla puede aplicarse en aspersión, remojando en ella a las «bolsas matadoras» o
ubicándola en botellas plásticas a manera de trampas. En el primer caso, la aplicación se
hará a un 30 % de las plantas (1 hilera aplicada y dos sin aplicación), y aproximadamente
cada 15 días en la fase final de desarrollo del fruto.

Control genético. Se basa en el uso de machos estériles, que son liberados en el campo
para competir con los machos fértiles por el apareamiento con las hembras. Una hembra
apareada con un macho estéril producirá huevos estériles que no desarrollarán en larvas. Su
eficiencia como método único es limitado

Control cultural. Consiste en la eliminación de hospederos como pacaes, guayabos,
nísperos, etc., que existen como árboles aislados en muchas plantaciones comerciales de
frutales y que son muy atractivos para las moscas de la fruta.

Igualmente forma parte del control cultural, la destrucción de los frutos atacados y que caen
al suelo. Estos pueden quemarse o bien enterrarse aplicando una capa de algún insecticida
en polvo, como Sevín por ejemplo.

En huertos pequeños o para especies de alto valor económico, puede recurrirse al
embolsado de los frutos.

Una de las principales restricciones a la entrada de algunas frutas a ciertos mercados de
exportación, lo constituye la presencia de esta plaga en el país productor. Es el caso del
mango. Se permite el envío de esta fruta a los Estados Unidos sólo si ha sido previamente
sometida a un tratamiento térmico con agua caliente a 46.1 °C. Esta temperatura es
suficiente para matar las larvas que podrían encontrarse dentro de los frutos.

b) QUERESAS

Son insectos picadores chupadores del orden Homopthera y pertenecientes a varias
familias, especialmente Diaspididae y Coccidae. Muchas queresas son comunes a varios
frutales, mientras que otras son más específicas.

QUERESAS COMUNES

A continuación se anotan las principales especies de estas, así como los frutales en los
cuales se presentan con más frecuencia.

1. Queresa redonda. (Selenaspidus articulatus) . Cítricos, palto, datilera, mango,
cocotero, olivo.
2. Queresa parda o blanda marrón. (Coccus (Lecanium) hesperidium) . Cítricos,
mango, higuera, guayabo y vid.
3. Queresa coma. (Lepidosaphes spp.) . Cítricos, palto e higuera
4. Piojo blanco. (Unaspis (Chionaspis) citri). Cítricos, olivo y palto.
5. Queresa pulverulenta. (Protopulvinaria pyriformis). Palto y mango.

6. Ceroplastes. (Ceroplastes sp.). Mango, palto y maracuyá
7. Queresa negra o lapilla. (Saissetia oleae). Cítricos, olivo, higuera, chirimoyo, lúcumo.
8. Queresa blanca móvil. (Orthezia olivicola). Cítricos, olivo, mango, ciruelo.

QUERESAS MAS ESPECIFICAS.

1. Queresa blanca del duraznero. (Pseudaulacaspis pentágona). Ataca igualmente al
cirolero.
2. Queresa «San José» del manzano. ( Quadraspidiotus perniciosus). También suele
presentarse con frecuencia atacando perales.
3. Queresa del mango. (Coccus mangiferae).

CONTROL DE QUERESAS

Control químico. Está basado en el empleo de aceite agrícola, que por lo general es
mezclado con Rotenona o un insecticida fosforado. La dosis más usual del Aceite Triona
Nº 5 es al 0.5-1.5 % (uno a tres litros por cilindro de 200 litros)

Muchas especies, como los papayos y los paltos por ejemplo, son muy susceptibles a los
aceites, por las quemaduras que les producen y, por lo tanto, no soportan un tratamiento con
estos productos. Cuando este sea el caso, o cuando se trate de caducifolios en plena
actividad vegetativa, entonces debe recurrirse a otros insecticidas que se aplicarán solos
(sin aceite ), como Selecrón, Supracid, Gusathión o Saluthión.

Control biológico. Algunas especies de estos insectos tienen controladores biológicos
bastante eficientes. Por ejemplo las queresas coma y redonda son parasitadas,
respectivamente, por dos microavispas: Aphytes lepidosaphes y Aphytes roseni

Para la temible queresa San José, existe igualmente un enemigo natural con el que se logra
un control parcial, se trata de Prospaltella perniciosi.

Control Cultural.

1) Aplicación de podas a las partes afectadas y posterior quema de las porciones de las
ramas extraídas.

2) Efectuar lavados con agua a presión, cuyos efectos colaterales son múltiples y
beneficiosos. Mejores resultados se logran con la adición de jabón.

c) PULGONES

Son insectos picadores chupadores que pertenecen al orden Homóptera y a la familia
Aphididae. Se localizan principalmente en las hojas y brotes jóvenes.

Uno de ellos, que es común a varios frutales, es el pulgón verde (Myzus persicae).
Principalmente ataca a: manzano, peral, duraznero, membrillero.

Algunos otros pulgones son más específicos. Por ejemplo:

EN CITRICOS.

Pulgón negro de los cítricos (Toxoptera aurantii).
Pulgón marrón o moreno de los cítricos (Aphis (Toxoptera) citricidus).
Pulgón verde de los cítricos (Aphis spiraecola).

EN MANZANO.

Pulgón lanígero (Schizoneura (Eriosoma) lanigerum).

CONTROL DE PULGONES

1. Control químico. Se basa en el uso de insecticidas sistémicos, que deben ser aplicados
en forma localizada, sólo a los brotes. Entre la gran diversidad de productos que pueden
emplearse se encuentran los siguientes:

Metasistox al 0.1 - 0.2 % Folimat al 0.1 %
Ekatín al 0.1 % Perfektion S al 0.15 - 0.2 %
Pirimor al 0.1 % Sulfato de nicotina al 0.5 %

Para el «pulgón lanígero» se obtienen buenos resultados con:

Kilvall al 0.15 - 0.2 %
Gusathión al 0.1 %
Lannate al 0.4 %

2. Control biológico. Los pulgones simples tienen numerosos predatores, siendo los más
comunes los coleópteros de la familia Coccinelidae (entre ellos los de los géneros
Cycloneda, Hippodamia, etc.), conocidos como «mariquitas». Sin embargo su acción
reguladora puede ser tardía.

El pulgón lanígero también tiene su controlador biológico, se trata del Aphelinus mali

d) ACAROS

La mayoría de estos parásitos son conocidos como «arañitas rojas», atacan hojas y
pertenecen a los géneros Panonychus y Tetranychus. Constituyen un problema, muchas
veces serio, en gran número de especies frutales.

A continuación se anotan algunos de los frutales atacados con más frecuencia y la(s)
especie(s) de «arañita»(s) responsable (s).

Cítricos: (Panonychus citri), (Tetranychus cinabarinus).
Manzano: (P. ulmi), (T. telarius).
Duraznero: (T. cinabarinus).

Otras especies de ácaros son más específicas y su ataque se manifiesta en otro tipo de
síntomas. Dos casos merecen ser destacados:

Acaro del tostado de los cítricos (Phyllocoptruta oleivora). Se presenta en los frutos, en
los que la zona atacada muestra una coloraciónb bronceada oscura.

Acaro de la erinosis de la vid ( Eriophyes vitis). El ataque se localiza en las hojas, en cuya
cara superior, como consecuencia del mismo, se forman una especie de ampollas. Muchos
suelen confundir estos síntomas con el problema entomológico de la filoxera, sin embargo
en este último caso el tumor o ampolla de la hoja se presenta en el envés de las hojas.

CONTROL QUIMICO DE ACAROS

Se realiza con el empleo de los acaricidas. Algunos de estos productos sólo son efectivos en
determinado estado de desarrollo de los ácaros. En este caso es recomendable hacer varias
aplicaciones sucesivas para ir eliminando las nuevas generaciones.

Por otro lado, existen acaricidas que tienen un rango de acción más amplio y controlan más
de un estado de desarrollo de la plaga. Estos son los más efectivos.

Algunos de los acaricidas más usados son los siguientes:

Kelthane. No es ovicida. Se usa al 0.25 %
Mitac 20. Es ovicida. La concentración usualmente empleada es de 0.2 %
Neorón. Es ovicida, larvicida y también controla adultos. Se emplea en la concentración de
0.1 %
Omite. Controla adultos y ácaros jóvenes. Se aplica al 0.2 - 0.25 %
Nissorum. En dosis de 0.05 % controla huevos y estados larvales.

e) ALGUNAS PLAGAS MAS ESPECIFICAS PARA CIERTOS FRUTALES

CITRICOS

Pegador de hojas y perforador de frutos (Argyrotaenia sphalaeropa).
Perrito del naranjo (Papilio thoas).

PALTO

Bicho del cesto (Oyketicus kirbyi).
Gusano medidor (Sabulodes coberata).
Serruchador (Oncyderes poecila).
Oruga barrenadora del fruto (Stenoma catenifer).

MANZANO

Polilla de la manzana (Carpocapsa pomonella o Laspeyresia pomonella).

Control químico: Alsystin 0.04 - 0.06 %
Escarabajo de las flores (Anomala sp.).

DURAZNERO

Barrenador del tronco (Scolytus rugulosos).

HIGUERA

Perforador del brote (Tortyra fulgens).

VID

Filoxera (Phylloxera vitifoliae o Daktulosphaira vitifoliae)
Barrenador del sarmiento (Neoterius fairmairei).
Oruga de las hojas (Pholus vitis).

PLATANO

Gorgojo negro (Cosmopolitus sordidus).

MARACUYA

Gusano negro (Dione june).
Gusano espinado negro (Agraulis vanillae).

PRINCIPALES ENFERMEDADES DE LOS FRUTALES

Los agentes causales de la mayoría de las enfermedades de los frutales son: virus, hongos,
bacterias, micoplasmas y nematodos.

ENERMEDADES VIROSICAS

Los virus no son considerados organismos vivos. Presentan una estructura muy simple,
pues están constituidos externamente por una capa proteica delgada, e internamente por
ácido nucleico, DNA o RNA.

Hasta hace algunos años, se consideraba que los virus eran los patógenos más pequeños que
existían. Sin embargo, se han descubierto otros de tamaño aún más reducido: los viroides.

Las enfermedades virósicas, incluyendo dentro de estas a las que tienen como agente causal
a los viroides son incurables y posiblemente constituyen el mayor problema sanitario de la
fruticultura en su conjunto, y no pueden controlarse directamente con fumigaciones o
pulverizaciones. Su control está prácticamente limitado a la adopción de medidas
preventivas, que van desde el simple empleo de portainjertos o cultivares resistentes o
tolerantes, cuando los hay, hasta la utilización de tecnologías más complicadas como son la
obtención de plantas libres de virus (a través del cultivo de meristemas o del uso de la

embrionía nucelar), la inoculación en la planta de razas suaves de un virus para protegerla
de los efectos de otra raza más virulenta del mismo virus (protección cruzada), etc.

En el mundo existe un gran número de virus afectando a frutales, y su incidencia tiende a ir
en aumento. Las especies en las cuales se ha determinado el ataque de un mayor número de
estos agentes patógenos son las siguientes:

Fresa

: 20 virus principales

Manzano

: 18 virus
Frutales de hueso : 20 «
Vid

: 12 «

Cítricos

: 15 «

En el Perú, muchos de ellos no han sido aún detectados. Es muy probable que existan, pero
que, por efectos de clima u otro factor, ocurra un enmascaramiento de síntomas.

En menor número, sin que esto signifique que sean de menor importancia, se presentan
también enfermedades virósicas en papayo, higuera, piña, olivo, maracuyá, etc. En el caso
del papayo, actualmente el factor limitante para su cultivo en el Perú lo constituye,
precisamente, el problema virósico conocido como «mancha anular». En el palto, los
viroides son un real problema para la producción.

ENFERMEDADES VIROSICAS MAS COMUNES PARA ALGUNAS ESPECIES
FRUTALES EN EL PERU.

1. Cítricos

Tristeza. Se transmite por injerto y por áfidos.
Agalla leñosa. Tiene la misma forma de contagio que la anterior.
Psorosis. El contagio es por injerto y por semilla.
Xiloporosis. Se transmite por injerto.
Exocortis. Viroide transmitido por injerto, herramientas de poda y cuchillas para injertos.

2. Vid. Hoja en abanico y hoja enrollada. Ambas son transmitidas por injerto.

3. Palto. Quemadura de sol («sun blotch»). Viroide que se transmite por injerto, por
contactos radiculares con plantas enfermas y por semilla.

4. Papayo. Mancha anular que se transmite por pulgones y mosaico

5. Manzano

Corteza de papel («bark paper»). Muchos consideran que los síntomas son únicamente
manifestaciones de deficiencias nutritivas.
Corteza arrugada. Igual a lo anotado en el caso precedente.

6. Olivo. Hoja en hoz

7. Maracuyá. Mancha amarilla, mosaico

8. Duraznero. Mosaico

ENFERMEDADES FUNGOSAS Y BACTERIANAS

La mayor parte de estas enfermedades son producidas por ataques de hongos, y pueden
controlarse por fumigaciones o pulverizaciones. En un menor número, las enfermedades
son consecuencia de ataques bacterianos, que se presentan de preferencia en condiciones de
clima frío y lluvioso. Su control se basa en aplicaciones de antibióticos en forma de
aspersiones, combinadas con labores de limpieza y la cirugía de cancros y posterior
desinfección y cobertura de las heridas.

A continuación, para algunos de los frutales, se anota el nombre común de cada
enfermedad, así como el agente causal de la misma y algunas de las medidas de control más
utilizadas en el Perú.

1. CITRICOS

Podredumbre de las flores (Botrytis cinerea). Conocido también como «moho gris».

Control químico: Benlate 0.1 % , Cercobim M 0.1 %, Ronilán 0.1 %, Captan 0.3 %,
Sumisclex 0.05 - 0.1 %, Folicur 0.1 %

Gomosis fungosa (Phytophthora parasitica)

Control químico: Ridomil 0.1 %, Alliete 0.1 %
También debe prestarse atención a la forma de aplicación de los riegos y recurrir a la
cirugía de partes afectadas.

Podredumbre negra del fruto (Alternaria citri)

Control químico: Cercobim M 0.1%

2. PALTO

Pudrición radicular (Phytophthora cinnamomi)

Control: Mayormente preventivo. Evitar exceso de humedad en el suelo y no causar
heridas al sistema radicular.

El portainjerto 'Duke' tiene cierta tolerancia al patógeno, por lo cual tiende a preferirse,
a pesar que no ofrezca una total garantía en este sentido.

Químicamente puede lograrse un control parcial de la enfermedad con aplicaciones de
Aliette al 0.4 % o de otros productos abase de fosfitos o fosfonatos.

Antracnosis (Physalospora perseae).

Control químico: Productos a base de cobre, como Cupravit al 0.5 % o caldo bordelés.
Debe recurrirse también a la cirugía en las partes afectadas.

Pudrición del pedúnculo y el ápice del fruto (Diplodia theobromae)

Control químico: Benlate 0.1 %
Igualmente es recomendable aplicar podas de limpieza.

3. MANGO

Oidiosis (Oidium mangiferae)

Control químico: Preventivamente, al momento de la floración y el brotamiento las
aplicaciones de azufre en polvo o soluble, en concentraciones de entre 0.2 a 0.5 % , (
Kumulus, Sulfodín, Tiovit ) da buenos resultados. Cuando la enfermedad ya está declarada
hay que emplear otros fungicidas más costosos como: Benlate 0.1 % , Cercobim 0.1 %,
Morestán 0.1 - 0.2 % , Folicur 0.02 - 0.04 %

Antracnosis (Colletrotrichum gloeosporioides)

Control químico: Como en el caso del palto. Las aspersiones deben aplicarse cuando los
frutos están aún pequeños.

Mancha de la hoja (Diplodia natalensis)

Control químico: Benlate 0.1 %

Fumagina (Capnodium sp.)
Se controla con lavados a presión.

4. PAPAYO

Antracnosis (Gloesporium sp.)
Pudrición radicular (Phytophthora cinnamomi)
Oidiosis (Oidium caricae)

5. PLATANO Y BANANO

Mal de Panamá (Fusarium oxysporum var. cubense)
'Gross Michel' es muy susceptible y el 'Cavendish' es resistente. Se recomienda seleccionar
material de propagación sano.

Sigatoka (Cercospora musae)
Moko (Pseudomonas solanacearum)

Mancha de la hoja (Cordana musae)
Punta de cigarro (Stachylidium theobromae)

6. CHIRIMOYO

Roya (Uredo cherimoliae)
Oidiosis (Oidium sp.)

En ambos casos se obtienen buenos resultados con aplicaciones de azufre

Mancha de la hoja (Colletotrichum sp.)

7. MANZANO

Pie negro (Lasiodiplodia theobromae) (anteriormente reportada como Botryodiplodia
theobromae).

Control: Preventivamente debe tenerse sumo cuidado con la sanidad de las plantas que se
instalarán. Ya en el terreno definitivo, no deben ser sometidas a periodos demasiado
prolongados de agoste, y también evitar, en lo posible, ocasionar daños mecánicos al
sistema radicular.

Las heridas de poda de ramas gruesas deben de ser desinfectadas y protegidas con Fermate
(Ferbam), disolviendo 250 gramos en 1.0 litro de agua. El mismo producto puede
emplearse también para fumigaciones, a la concentración 0.25 % ( 2.5 gramos por litro).

Sarna (Venturia inaequalis). De importancia en zonas productoras donde se presentan
lluvias.

Agalla de la corona (Agrobacterium radiobacter pav. tumefaciens)

Control: Igual que melocotonero

Oidiosis (Podosphaera leucotricha)

8. MELOCOTONERO

Agalla de la corona (Agrobacterium radiobacter pv.tumefaciens)

Control: Desinfestación de camas de propagación, desinfección de semillas con hipoclorito
de sodio al 0.5 % en remojo por tres minutos. Las raíces de las plántulas pueden igualmente
ser sumergidas en una solución al 0.25 % del mismo desinfectante por 30 minutos.

Cloca (Taphrina deformans)

Control químico: Antracol 0.25 %, Dithane 0.25 - 0.3 %

Roya (Tranzchelia discolor)

Control químico: Folicur 0.1 %, Bayfidan 0.05 %, Rubigan 0.1 %, Polyram 0.25 - 0.3 %

Viruela (Coryneum carpophilum)

Control químico: Pomarsol 0.3 %, Manzate 0.25 - 0.3 %, Captan 0.3 %, Benlate 0.1 %

Oidiosis (Sphaerotheca pannosa)

Control químico. Igual que mango.

Pudrición morena (Monilinia fruticola)

Control químico: Captan 0.3 %, Manzate 0.25 %, Rovral 0.1 %, Folicur 0.05 %, Tecto 0.1
%, Sumi-8 0.05 %.

DAÑOS POR NEMATODES

Los nematodos (nemátodes o nemátodos), son organismos multicelulares, la mayoría de
pequeñísimo tamaño, lo que permite verlos sólo a través del microscopio. Algunas
especies de estos animales producen daños a los vegetales. Se les llama nematodos
fitoparásitos y atacan principalmente al sistema radicular.

Los daños directos son consecuencia del debilitamiento de la planta y se traducen en una
disminución de la producción. En casos extremos pueden causar la muerte de la planta.

Igualmente, estos patógenos pueden servir como vectores a otros agentes causantes de
enfermedades o facilitarles su instalación en las heridas que ocasionan.

La sintomatología de su ataque, que obviamente es más fácil de ser observada en la parte
aérea de los frutales, no es un método muy confiable para asumir la presencia de nematodos
en una plantación. Hay enfermedades y transtornos nutricionales que producen similares
síntomas.

Hay una sola manera de determinar inequívocamente la presencia de nematodos
perjudiciales en una plantación, y es tomar muestras de suelo y raíces para ser analizadas en
un laboratorio especializado.

Existe en las plantas un nivel de tolerancia para cada uno de los nematodos en particular. Si
la cantidad de estos no sobrepasa ese nivel, las plantas pueden convivir con ellos sin sufrir
pérdidas económicamente significativas.

Entre los síntomas típicos más frecuentes con que suele manifestarse el ataque de estos
parásitos, tenemos los siguientes:

1. Nudos o agallas en las raíces
2. Lesiones en las raíces
3. Podredumbre de raíces
4. Reducción del crecimiento de la copa
5. Marchitamiento y debilitamiento general
6. Reducción de la cosecha y baja calidad de los frutos

TIPOS DE NEMATODOS QUE ATACAN FRUTALES

La mayor parte de los nematodos de más importancia en fruticultura, se agrupan en los tres
géneros que a continuación se anotan conjuntamente con algunas de sus características más
saltantes.

a) Género Meloidogyne. Producen una secreción que afecta a las células de la raíz,
disolviendo sus paredes y fusionando varias de ellas en una sola, lo que da lugar a un
engrosamiento o formación de células gigantes. Esto ocasiona la presencia de estructuras
conocidas como «nudos», «agallas» o «nódulos» que caracterizan su ataque y que son
visibles a simple vista. Estas especies son conocidas precisamente como nematodos del
nudo.

b) Género Heterodera. Forman quistes, los que no son otra cosa que el cuerpo de la
hembra muerta, repleta de huevos, que se convierte en una cápsula protectora de estos.

c) Género Tylenchulus. Las hembras adultas se adhieren a las raíces, introduciéndose en
ellas sólo hasta el cuello.

En algunas especies frutales, son también de importancia los géneros Pratylenchus,
Xiphinema y Radopholus.

ESPECIES MAS IMPORTANTES DE NEMATODOS Y LOS PRINCIPALES FRUTALES
QUE ATACAN

Tylenchulus semipenetrans. Sobre todo causan daños a cítricos, pero también a otros
frutales como olivo y vid.

El naranjo trifoliado y los Citranges son bastante resistentes a este nematodo.

Pratylenchus spp. Conocidos como nematodos de las lesiones radiculares. Atacan a vid,
banano, papayo y otros diversos árboles frutales.

Meloidogyne spp. Parásito de banano, papayo, vid, duraznero, y árboles frutales en
general.

Xiphinema spp. Llamado nematodo daga, ataca a la vid.

Radopholus spp. Son nematodos minadores. Atacan a palto, banano, cítricos, piña y otros.

CONTROL DE NEMATODOS

El control de los nematodos es muy difícil. Su erradicación de determinada zona de cultivo
es casi imposible. La mayoría de las medidas de control están dirigidas a bajar el nivel de
la población hasta alcanzar niveles que no sean dañinos para el frutal.

1. Control cultural

a) Uso de portainjertos resistentes. Es el caso típico del empleo del cultivar de duraznero
Okinawa como patrón de otros durazneros comerciales o de ciroleros; también el uso de
portainjertos americanos, como 'SO4', '5-BB', 'R-99', entre otros, para la propagación de la
vid; etc.

b) Araduras profundas y gradeos para exponer los nematodos al sol y propiciar su
desecación. El uso de estas prácticas, sin embargo, puede significar una interferencia con
las labores culturales normales y, además, el control que se logra sólo es parcial y no son
suficientes por sí solas para obtener los resultados buscados.

c) Incorporación de materiales orgánicos (estiércol, compost, etc.) al suelo. La
descomposición, por los microorganismos del suelo, del material que contiene celulosa
transforma el nitrógeno a nitrógeno amoniacal, que tiene gran poder nematicida. Cuando se
utilice material con contenido alto de quitina se favorecerá el crecimiento de organismos
que se alimenten de este compuesto o que tengan efecto quitinolítico, y de esta manera se
afectará la cubierta quitinosa de los huevos de los nematodos.

2. Control químico

Se basa en el empleo de productos nematicidas, que son en realidad mayormente
nemastáticos.

Estos compuestos, por su manera de acción, suelen clasificarse como fumigantes y no
fumigantes. Los primeros se difunden al ser aplicados al suelo, y entre los más conocidos se
encuentran: Bromuro de Metilo, Cloropicrina y DBCP. A excepción de este último, todos
son fitotóxicos y no deben emplearse una vez que las plantas ya estén instaladas.
Los no fumigantes son no volátiles y actúan por contacto, por acción sistémica, o de las dos
maneras. Raramente son fitotóxicos, (pero sí, son muy tóxicos para animales de sangre
caliente). Los productos que se utilizan con más frecuencia son los siguientes:

a) Grupo de los fosforados: Mocap, Terracur, Basamid, Nemacur. Sus efectos nemastáticos
son inmediatos.

b) Grupo de los carbamatos: Furadán, Curater, Temik, Vidate. La manifestación de sus
efectos no son tan inmediatos como los del grupo anterior.

Un buen producto nematicida debe reunir, de manera general, los siguientes requisitos:

1. Ser tóxico para los nematodos, pero no para las plantas.
2. No dejar residuos tóxicos en las plantas o en el suelo.
3. Ser de fácil aplicación y de uso seguro.
4. Ser compatible con las prácticas culturales usuales.
5. Tener una buena dispersión en el suelo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->