P. 1
Cierre Petición IFE

Cierre Petición IFE

|Views: 35.495|Likes:

More info:

Published by: Carlos Manuel Rodríguez Román on Jul 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/06/2012

pdf

text

original

Mexican@s por una Democracia Real El día viernes 20 de julio, alrededor de las 5 de la tarde llegó un mensajero del Instituto

Federal Electoral a mi domicilio para hacerme entrega de una notificación (pueden consultar el documento digitalizado en la siguiente dirección: http://es.scribd.com/doc/101039245/RespuestaIFE-20120630) que, según se indica en el propio texto, constituye la ‘respuesta’ a la petición que realicé, con la firma solidaria de 48647 mexicanos y mexicanas (el documento con firmas está en: http://es.scribd.com/doc/98252064/Peticion-y-Firmas; el acuse de recibo con sello oficial está en: http://es.scribd.com/doc/98251632/Peticion-IFE-25-de-Junio). Lo primero de importancia que debo señalar es que este último hecho pasó completamente desapercibido por el funcionarillo de tercera a quien se encargó redactar la pretendida ‘respuesta’. Es decir, le importó un comino que fueran decenas de miles de mexicanos los que firmaron la petición y, en forma por demás prepotente y grosera, hizo pasar el texto como si hubiese sido presentado únicamente por quien esto escribe. Enseguida, como podrán ustedes constatar en el documento, membretado como Oficio SE/1285/2012, en realidad no se trata de ninguna respuesta ya que el funcionarillo de espíritu retorcido que la redacta simplemente se limita a imputar una serie de omisiones por parte del peticionario. Ustedes mismos podrán comprobar que todas las omisiones imputadas son falsas. Suponiendo, sin conceder, que el sujeto encargado no verificó al pie del documento la información pertinente, debemos decir que se trata pura y simplemente de estulticia. Sin embargo, conociendo los modos falsarios y cínicos con que los funcionarios mexicanos usan y abusan de la ley para impedir que el ciudadano común obtenga justicia, sólo podemos asegurar que se trata de inmundicia. Argumenta entonces el funcionarillo de tercera que nuestra petición “no reúne los requisitos que exigen los artículos…” de la ley, para ser considerada como queja. Veamos: a) Nombre del quejoso con firma autógrafa: el documento, como pueden ustedes ver en la citada liga, lleva mi nombre completo y mi firma autógrafa. b) Domicilio para oír y recibir notificaciones: de igual forma, en el documento se señaló el domicilio; que mejor prueba que a ese domicilio llevaron su estulta respuesta. c) Los documentos con los cuales acredite personería: puesto que el documento va firmado en tanto que persona física, con firmantes solidarios, no se requiere comprobar la representación de ninguna persona moral. O tal vez este funcionarillo de quinta requiera que le de unas cuantas referencias bibliográficas y jurisprudenciales en cuanto a lo que ‘personería’ significa judicialmente en México. d) La narración expresa y clara de los hechos en que se basa la denuncia: pues si no encontró la narración, supongo que le faltan gafas (¿o serán ganas?) de leer un documento que les estorbaba, porque traté de ser bastante claro y sucinto, en grado tal que hasta le numeré los hechos para que no se perdiera. e) Ofrecer y exhibir las pruebas con que cuente o, en su caso, mencionar las que habrán de requerirse por no tener la posibilidad de recabarlas: nuevamente, si el funcionarillo no quiso leer la enunciación de todas las pruebas que se le mencionaron y el lugar donde

podría encontrarlas, no es algo que deba imputar a la omisión de quién suscribe la queja, si no única y exclusivamente a su pedantería y holgazanería. Para concluir, erigiéndose en improvisado tutor de peticionarios que osen dirigirse a sus sacrosantas autoridades, el sujeto en cuestión aprovecha la oportunidad de ‘informar’ que si los hechos denunciados no están relacionados con alguna de las conductas típicas establecidas en sendas partes del COFIPE, el escrito será desechado de plano por esta ‘Autoridad Electoral’ (así, en mayúsculas, en concordancia con la alta autoestima, prepotencia y pedantería que embarga a este tipo de sujetos). Ante tan imponente advertencia sólo nos queda preguntarnos, a los sujetos normales y no imbuidos de tanta prepotencia ¿Cuál es entonces el estatus jurídico asignado a nuestra petición? Al presentarlo únicamente como una condicional el funcionario es omiso en declarar cual ha sido su decisión con respecto al caso específico que tiene entre manos. Esto sin considerar que en nuestra petición se señalan expresamente conductas típicas enmarcadas en el requerimiento del estulto funcionario, específicamente conductas señaladas en el artículo 344 del COFIPE. Dada esta respuesta que sólo puedo calificar de cínica, prepotente y estúpida, es claro para mí que las autoridades no tienen ningún respeto por la ciudadanía a la cual deberían servir. Propongo que, cada uno de ustedes, si se siente lo suficientemente ofendido se lo haga saber al sr. Lic. Edmundo Jacobo Molina, Secretario Ejecutivo del Instituto Federal Electoral, autor del esperpento de respuesta y a su jefe inmediato sr. Dr. Leonardo Valdés Zurita. Yo por mi parte, doy por cerrada esta petición y la dejo como muestra del estado burocrático despótico en que vivimos los ciudadanos mexicanos; sometidos a la burla cotidiana de una inmunda casta política convencida de que puede humillarnos y explotarnos indefinidamente.

Dr. Carlos Manuel Rodríguez Román

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->