Está en la página 1de 42

EL MILENIO Y EL JUICIO DEL GRAN TRONO

BLANCO
 Después de destruir el imperio de Satanás y sus
aliados, Jesucristo gobernará en la tierra con vara de
hierro.
 El remanente de Israel ocupará toda la tierra que Dios dio
a Abraham.
 Y el pueblo de Dios gobernará en la tierra con Jesucristo,
tal como fue predicho.
 Esta será la edad de oro que el hombre ha anhelado desde
su expulsión de Edén.
 Sin embargo, el Milenio llegará a su fin.
 Entonces, después de una breve y fútil rebelión
satánica, comenzará el estado eterno, y los creyentes
estarán para siempre con su Señor. ¡Qué culminación
tan apropiada para nuestro estudio escatológico.
BOSQUEJO

1. El Milenio
a) Satanás es atado
b) Teorías sobre el Milenio y sus características
generales
2. Después del Milenio
a) La rebelión final de Satanás
b) El juicio final
3. La Nueva Jerusalén
a) Cielo nuevo y una tierra nueva
b) La Nueva Jerusalén
SATANÁS ES ATADO

APOCALIPSIS 20:1-3
 Al concluir las lecciones anteriores vimos lo que
sucedió al Anticristo y al falso profeta.
 Juan ahora ve lo que sucederá a Satanás.
 Un poderoso ángel desciende del cielo, toma a
Satanás y lo ata por 1.000 años.
 La viva descripción que aparece aquí obviamente
emplea un lenguaje simbólico y se refiere al
bloqueo radical del poder y actividad satánicas.
 Con Satanás atado ya no habrá ninguna lucha
espiritual.
 El hecho que el tentador esté atado hace posible la
paz y la tranquilidad predichas por los profetas
(como luego veremos); en consecuencia, el Milenio
puede comenzar.
 Por consiguiente, este período permanece en
marcado contraste con la gran tribulación que lo
antecede y la rebelión final de Satanás que lo
sigue.
 El efecto de la detención de Satanás es que él no
será capaz de engañar a las naciones durante este
período.
 El resultado: la paz universal será una realidad,
no una meta.
 Después de esto será liberado, y fiel a su
naturaleza, él volverá a sus actos engañosos.
Teorías sobre el Milenio y sus
características generales.
 Milenio es un término teológico y viene de dos
palabras del latín: mille(mil) y annum(año).
 Se basa en el uso del término “mil años” en los
versículos 2 al 7 de Apocalipsis 20.
 Se usa para referirse al período de 1.000 años del
futuro reinado de Cristo en la tierra, en relación con el
establecimiento del Reino sobre Israel.
LOS AMILENIALISTAS
 Los amilenialistas no creen literalmente en el Milenio.
 Según ellos, 1.000 es un número simbólico y representa
el período entre la resurrección de Cristo y la segunda
venida.
 Los adherentes a este punto de vista no ven el libro de
Apocalipsis como una narrativa de eventos en forma
consecutiva.
 Más bien, ellos creen que es una recapitulación de lo ya
ocurrido, por ejemplo, en el ministerio del Señor.
 Según ellos, la porción que relata cuando Satanás es
atado y confinado por 1.000 años (20:1-3) debe ser
identificada con la victoria de nuestro Señor sobre
Satanás durante su ministerio terrenal.
LOS POSTMILENIALISTAS
 Los postmilenialistas creen que el evangelio triunfará y que
Jesucristo volverá cuando la iglesia haya preparado al mundo para
Él.
 Para estas personas, el Milenio es considerado como el triunfo final del
evangelio en la era presente.
 Ellos creen que el mundo mejora cada vez más por la predicación del
evangelio.
 Para el intérprete postmilenial, Apocalipsis 19 no describe la
segunda venida de Cristo. Más bien, describe en forma simbólica el
triunfo de los principios cristianos en los asuntos humanos y la
victoria de Cristo a través de la iglesia.
 Sin embargo, la Escritura en ninguna parte describe el origen de
una edad de oro por la predicación del evangelio.
 El evangelio será proclamado (Mateo 24:14), pero cuando llegue el fin
será presentado en términos de apostasía, en ningún caso de
avivamiento universal (2 Timoteo 3:1-5).
LOS PREMILENIALISTAS

 Los premilenialistas creen que todos los eventos


destacados en Apocalipsis 20 se refieren al fin de
la era.
 Creen que después de la segunda venida de Cristo,
Satanás será atado y confinado y los justos
resucitarán, para unirse al Señor mientras reine en
la tierra en su reino.
 Esta era del reino terminará con la última rebelión
de Satanás y el juicio final.
 Mientras que los versículos 4 al 6 nos dan alguna
información sobre el Milenio, otras partes de las
Escrituras nos proporcionan características de la era
del reino. La forma de gobierno será una teocracia,
pues Cristo gobernará y la ciudad capital de su
reino será Jerusalén.
 Por consiguiente, Cristo tendrá un centro terrenal en
la santa ciudad de la tierra santa.
ALLÍ HABRÁ:

 1. Paz (Salmo 46:9; Isaías 2:4, 9:6, 7; Miqueas 4:3, 4).


 2. Prosperidad (Isaías 65:21-24; Amós 9:13-15).
 3. Justicia (Isaías 11:3-5; Jeremías 23:5).
 4. Conocimiento del Señor (Isaías 11:9; Habacuc 2:14;
Zacarías 8:22, 23).
 5. Una restauración de la tierra a su primer estado
fructífero (Isaías 35:1, 2; Ezequiel 36:8-12).
 6. Un cambio en la naturaleza feroz de los animales
(Isaías 11:6-9, 65:25).
 7. Una vida más larga para las personas (Isaías
65:20-22).
 En Zacarías 8:4, 12 - 13 y 16 al 21 es posible
encontrar más detalles sobre algunas de las
características del Milenio.
 Los capítulos 40 al 48 de Ezequiel dan una
detallada descripción de Israel después que el
pueblo de la nación haya regresado a la tierra
prometida a Abraham.
 El Milenio hará posible el cumplimiento de esta
promesa, y después del Milenio los descendientes
de Abrahán habitarán en esta tierra para siempre.
Dios cumple sus promesas.
DESPUÉS DEL MILENIO

 En la segunda parte del capítulo 20, se consideran


dos asuntos importantes que ocurrirán después del
Milenio:
 la rebelión final de Satanás
 y el juicio final.

 Estos temas nos permiten centrar nuestra atención


en el fin de Satanás y en el de aquellos que han
sido engañados por él.
LA REBELIÓN FINAL DE SATANÁS
APOCALIPSIS 20:7-10
 Juan señala que una vez que haya sido puesto en
libertad, Satanás no perderá tiempo para levantar la
bandera de rebelión.
 Él comienza a engañar a las naciones de todo el mundo.
 La gente que intenta seducir aparentemente son los santos
que sobreviven la Gran Tribulación y los hijos de aquellos
que entran al Milenio.
 Exteriormente, estas personas se ceñirán al gobierno de
Cristo y profesarán obediencia.
 Sin embargo, interiormente no habrá realidad en su
confesión; en consecuencia, cuando Satanás sea liberado
muchos de ellos lo seguirán en una rebelión contra Dios.
 A juzgar por lo que aquí es presentado, una gran
multitud seguirá a Satanás en su rebelión (v. 8).
 Sin embargo, no habrá batalla, porque cuando
rodeen la ciudad que Dios ama, El intervendrá y
destruirá a todos los que se rebelaron (v. 9).
 De este modo, la última insurrección de Satanás se
hará historia, y él, junto con la bestia y el falso
profeta, será lanzado para siempre en el lago de
fuego y azufre (v. 10).
EL JUICIO FINAL

APOCALIPSIS 20:11-15
 En esta fase de la visión, Juan ve al cielo y la tierra
huir ante la grandiosidad de Dios y su trono de
juicio.
 De igual modo como el salmista, todos se dan cuenta
que no hay un lugar donde sea posible ocultarse de la
presencia de Dios (Salmo 139:7).
 Todos los muertos, de todas las condiciones sociales
y grados de importancia, estarán de pie ante el
trono.
 Cada persona es juzgada sobre la base de sus obras.
 Pero aparte de las obras hay otra base
fundamental para el juicio: EL LIBRO DE LA VIDA.
 Todos aquellos, cuyos nombres no se encuentren en
este libro, son sentenciados a maldición eterna, y
arrojados al lago de fuego.
 La muerte y el Hades ahora son arrojados al lago
de fuego.
 El lago de fuego no sólo indica el severo castigo
que espera a los enemigos de los justos, sino su
derrota final y completa.
 Esta es la segunda muerte, es decir, el destino de
aquellos cuya resurrección temporal resultará
solamente en su retorno a la muerte y su castigo.
CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA

 En los últimos capítulos de su libro, Isaías revela la


creación de nuevos cielos y nueva tierra (65:17), los
cuales permanecerán para siempre (66:22).
 El cumplimiento de esta profecía, que se inicia ante los
ojos de Juan, queda consignado en los últimos 2
capítulos de Apocalipsis.
 Aquí la ciudad santa, la Nueva Jerusalén,
desciende del cielo para ocupar su lugar en una
tierra completamente renovada.
 La descripción del cielo nuevo y la tierra nueva
constituyen los dos últimos eventos principales del libro
(21:1—22:5).
CIELO NUEVO Y TIERRA NUEVA

APOCALIPSIS 21:1
 En Apocalipsis 20:11, Juan describió la disolución
del antiguo cielo y de la antigua tierra.
 En un lenguaje muy gráfico, él describió la huida de
éstos de la presencia de Dios.
 Ahora Juan ve un nuevo cielo y una nueva tierra.
 A través de toda la Biblia es posible ver que el
destino del pueblo de Dios es un destino terrenal.
 En su estilo acostumbrado, los griegos creían que el
universo estaba dividido en dos reinos, el terrenal o
transitorio y el eterno o espiritual. Para ellos, la
salvación era el vuelo del alma desde la esfera
transitoria al reino de la realidad eterna.
 Por contraste, la enseñanza bíblica tiene al hombre
en una tierra redimida, no en un reino celestial
apartado de la existencia terrenal.
 Cuando Pablo usa la expresión “las cosas viejas pasaron” (2
Corintios 5:17), “pasaron” significa básicamente la misma
cosa que “pasaron” en Apocalipsis 21:1.
 El término de Pablo se refiere a la aceptación de Cristo.
 La pregunta es la siguiente:
 ¿Deja uno de existir para dar lugar a la nueva persona que
llegará a ser cuando acepte a Cristo? ¡Claro que no!
 Con todo, cuando alguien es hecho nuevo, sufre un cambio.
 De la misma manera, el que “la primera tierra” haya
pasado en Apocalipsis 21:1 simplemente señala que la
primera tierra será cambiada; en ningún modo dejará de
existir.
 Romanos 8:18-22 nos da alguna indicación del cambio
futuro que ocurrirá.
 Después Pedro describe gráficamente el proceso a través
del cual ocurre el cambio (2 Pedro 3:10-13).
 En este contexto, la palabra que se traduce como
“deshecho” también puede ser traducida como “disuelto”,
traducción que armoniza en forma más completa con
nuestro concepto de una tierra transformada.
 Pedro hace un marcado énfasis en la expresión final de este
pasaje:
 “cielos nuevos y tierra nueva, en los cuales mora la justicia.”
 Nosotros creemos que el cambio más grande de la tierra
será que dejará de ser un lugar de mucha iniquidad para
llegar a ser un lugar donde “mora la justicia”.
LA NUEVA JERUSALÉN

APOCALIPSIS 21:2—22:5
 Considerando que la lección centra su atención en
la Nueva Jerusalén, se ha desarrollado un breve
bosquejo de tres puntos de este pasaje bastante
extenso sobre la Nueva Jerusalén. El bosquejo nos
será de utilidad para dirigir nuestros comentarios y
preguntas.
I. Breve descripción de la Nueva Jerusalén (21:2)
II. La morada de Dios con su pueblo (21:3-8)
III. Descripción detallada de la nueva Jerusalén y la
vida allí
Breve descripción de la Nueva
Jerusalén(21:2).
 I. Breve descripción de la Nueva Jerusalén(21:2).
 Aunque a menudo nosotros pensamos que la Jerusalén
celestial es la morada permanente de Dios y los que se
han ido con Él (Gálatas 4:26, Filipenses 3:20, Hebreos
12:22),
 es sólo el hogar transitorio del pueblo de Dios, entre su
muerte y la resurrección (2 Corintios 5:8; Filipenses
1:23; Apocalipsis 6:9-11).
 Sin embargo, la Jerusalén celestial volverá a ser
establecida en la tierra.
II. La morada de Dios con su
pueblo(21:3-8).
 La nueva Jerusalén será la morada de Dios con su
pueblo.
 En el sistema del Antiguo Testamento, su presencia
se manifestaba en el tabernáculo, y más tarde en
el templo.
 Después en la persona de Cristo, Él habitó entre
nosotros por un tiempo (Juan 1:14).
 Actualmente Él mora en la iglesia a través de su
Espíritu, y nosotros reconocemos su presencia por fe.
Pero en el futuro veremos su rostro (22:4).
 En este tiempo futuro, Dios enjugará toda lágrima
de los ojos de su pueblo Isaías 25:8.
 Ya no habrá más lágrimas, porque todos los males y
enfermedades que han oprimido a la humanidad serán
expulsados para siempre cuando se levante la
maldición (Apocalipsis 22:3).
 El énfasis aquí no se encuentra en el remordimiento
del pueblo, sino en el consuelo que Dios da.
 No serán sólo las lágrimas las que ya no existirán, sino
la muerte, el llanto, el clamor y el dolor.
 Aquél que está sentado en el trono dijo a Juan que Él está
haciendo todas las cosas nuevas.
 Todas las cosas nuevas, indica cosas nuevas en carácter y en el
sentido de estar recién hechas. La expresión señala un cambio
drástico.
 Por consiguiente, el mundo físico será liberado de la
esclavitud de la maldición (Romanos 8:21).
 En consecuencia, Juan recibe instrucciones de escribir lo que ha
visto y oído, pues lo que le ha sido revelado es fiel y verdadero.
 Además, la frase “Hecho está” significa que Dios está
concluyendo su obra en relación con toda la historia del
hombre hasta el estado eterno.
 No sólo se ha cumplido el plan de redención de Dios, sino que el
futuro ha sido asegurado por Aquél que es el Primero y el Último,
el Autor de la creación y de la redención.
 Al que tuviere sed le es prometido que beberá del agua de la vida.
 La sed aquí refleja el deseo del alma por Dios.
 David refleja esto en el Salmo 42:1: “Como el ciervo brama por las
corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía “
 (Véase también Salmo 36:9, 63:1; Isaías 55:1.)
 Dios es la “fuente de agua viva” (Jeremías 2:13) que satisface la sed y
salta para vida eterna (Juan 4:14).
 Si aplicamos la promesa del versículo 6 a nuestra vida diaria, Jesús
prometió que aquellos que verdaderamente creen en Él y dedican
su vida a Él tendrán ríos de agua viva que fluirán de su interior
(Juan 7:37-39).
 Jesús usó el término agua viva para referirse al Espíritu Santo. Es
nuestra ferviente oración que Dios ponga en usted una sed así por esta
agua viva, para que le llene hasta tal punto que le sature y corra, y
pueda inspirar en otros un anhelo similar.
 Al que venza le son prometidas todas las cosas.
 Sin embargo, se requiere de él que sea fiel y leal a Cristo ante
la oposición.
 En contraste, aquellos que no aceptan la gracia de Dios no
pueden esperar nada, sino la maldición eterna en el lago
que arde con fuego y azufre.
 Note especialmente las ocho clases de personas que serán
enviadas al lago de fuego.
 Encabezando la lista están los cobardes, aquellos que tienen
miedo de aceptar a Cristo, vivir para Él y darlo a conocer.
 La segunda clase, los incrédulos, nos recuerda que para creerse
requiere más que la aprobación mental. (Compare Juan 3:16 con
Santiago 2:19 y Juan 1:12).
 Creer demanda que uno haga a Cristo el Señor de su vida y viva
consciente y activamente para Él.
III. Descripción detallada de la Nueva
Jerusalén y la vida allí (21:9 - 22:5).
 Ahora examinamos la Nueva Jerusalén, la ciudad
preparada(compare el versículo tres con Juan 14:1-
3), donde el pueblo de Dios morará para siempre.
 Juan es transportado para ver la belleza sin par
de la ciudad celestial.
 Más impresionante es el hecho de que la ciudad
tiene la gloria de Dios. Centelleante debido a la
luz que Dios refleja, la ciudad brilla como un
diamante de muchas caras.
 Algunos se han preguntado por qué la ciudad tiene un muro.
 Debemos recordar que esto simplemente puede ser la
descripción de una ciudad ideal, concebida por gente de la
antigüedad que estaba acostumbrada a la seguridad de
poderosos muros exteriores.
 La ciudad tiene puertas de perla, en realidad doce puertas (v.
12), cada una es una perla.
 En las puertas están escritos los nombres de las doce tribus de
Israel.
 Esto enfatiza la continuidad de la iglesia del Nuevo Testamento
con el pueblo de Dios bajo el antiguo Pacto.
 Los nombres de los doce apóstoles en los doce cimientos refuerza
la idea del vínculo de la antigua Israel con la iglesia.
 Los versículos 18 al 21 describen el muro de jaspe
de 66 metros que descansa sobre doce cimientos;
cada uno de ellos es una piedra preciosa.
 Las doce puertas son hechas de doce perlas
inmensas y las calles son de oro transparente.
 Uno podría solamente contemplar el efecto de la
luz en la ciudad cuando se filtra a través de los
diferentes colores de los cimientos y las mismas
murallas de cristal de jaspe y luego se difunde en
una lustrosa suavidad sobre el pavimento dorado.
 Juan observa que no hay templo, porque el templo es
reemplazado por el Señor Dios Todopoderoso y el
Cordero (v. 22).
 En el sistema antiguo, el templo era el lugar por
excelencia de la presencia de Dios. Pero ahora el
símbolo ha dado paso a la realidad.
 Ni tampoco hay necesidad de la luz de los astros, pues
la gloria de Dios ilumina la ciudad (v. 23).
 Esta ciudad es única por todas las cosas que no tiene:
no hay templo, ni sol, ni luna, ni tinieblas, ni
abominación, ni lágrimas, ni separación, ni dolor, ni sed,
ni hambre, ni tampoco muerte.
 El versículo 24 señala que todas las naciones
andarán a la luz de la ciudad.
 Juan tal vez quiso decir que, puesto que en el
estado eterno el grupo de los redimidos estará
formado por personas de todo pueblo, nación, tribu
y lengua, ellos no perderán su identidad nacional.
 O tal vez es simplemente una afirmación de la
universalidad del conocimiento de Dios.
 El acceso a la ciudad está limitado a aquellos cuyos
nombres están escritos en el libro de la vida del
Cordero.
 Las puertas de la ciudad están abiertas, pues con la
destrucción del mal, las medidas de seguridad ya no
serán necesarias.
 Además, allí no habrá noche.
 Alguien ha señalado que la oscuridad en la Palabra de
Dios es la metáfora que generalmente se emplea para
describir la vida aparte de la presencia de Dios (Mateo
6:23, 8:12, 22:13); sin embargo, toda tiniebla será abolida
de la presencia de Dios y del Cordero.
 La visión que Juan tuvo y que comenzó en el
capítulo 21, continúa y concluye en el capítulo 22.
 Los versículos 1 al 5 nos dan más información sobre
la Jerusalén celestial.
 Primero, nos enteramos de que un río de agua de vida,
transparente como el cristal, fluye desde el trono de
Dios y baja en medio de la gran calle de la ciudad.
 Por consiguiente, el río ocupa un lugar central en la
ciudad. La historia terrenal del hombre tuvo su origen
junto a un río (Génesis 2:10) y ahora continúa
eternamente junto a la esencia de la vida.
 El árbol de la vida, del cual Adán y Eva fueron
alejados, ahora reaparece, produciendo un fruto
diferente cada mes (v. 2).
 No tendrá que pasar por el ciclo de los brotes,
florecimiento, frutos y cosecha, produciendo una o
dos veces al año.
 Antes bien, todos los meses estará cargado con
fruto.
 Mientras que Moisés no podría ver el rostro de Dios y
vivir, los redimidos verán el rostro de Dios.
 El nombre de Él estará en sus frentes.
 En su estado glorificado los redimidos serán totalmente
transformados; serán como Él es y reflejarán su
semejanza.
 El sello en sus frentes indicará propiedad y semejanza.
 Es difícil imaginar la Nueva Jerusalén y la vida en ella.
 Naturalmente, Juan empleó un lenguaje terrenal para
describir lo que era demasiado para una descripción en tal
lenguaje.
 ¡Qué gran ciudad será la Nueva Jerusalén! Excede nuestra
capacidad para describir o imaginar adecuadamente.
 Confiamos que lo que ha aprendido lo motivará
para aplicar los talentos y el tiempo que Dios le ha
dado a la gran tarea de predicar el evangelio a
toda criatura.
 Y que este conocimiento conceda un sentido de
urgencia a su trabajo.
 ESTA ES NUESTRA ORACIÓN.
“Sí, ven, Señor Jesús”