Está en la página 1de 27

UNIVERSIDAD PERUANA UNIÓN

FACULTAD DE TEOLOGÍA

EL MILENIO

EXEGESIS

PRESENTADO EN CUMPLIMIENTO PARCIAL

DE LOS REQUISITOS DE LA MATERIA DE

APOCALIPSIS

PRESENTADO POR
DAVID MONTEZA RODAS

PARA
DR. SEGUNDO TEODOMIRO AZO SALAZAR

ÑAÑA, LIMA

MAYO 2018
INTRODUCCIÓN
El propósito del presente estudio es analizar gramaticamente y teologicamente el
capitulo 20 de Apocalipsis, además, examinar los hechos ocurridos y los hechos
escatológicos en el contexto del conflicto cósmico, a fin de dar a conocer el cuidador
que Dios tiene por su pueblo, futuro eterno y el triunfo de Dios en el este conflicto.

I. CONTEXTO

El texto de estudio será Apocalipsis 20:1-10, y para analizar el contexto de la

perícopa dividiremos en: contexto lejano, cercano e inmediato.

1) Contexto lejano. De apocalipsis 20 en contexto lejano abarca desde el capítulo 1:1

hasta el 22:21. En la estructura de apocalipsis identificamos el texto de estudio en

apocalipsis 20:3.

 Prólogo 1:1-10ª

 Mensaje a las 7 iglesias 1:10b-3:22

 Los 7 sellos 4:1-8:1

 Las 7 trompetas 8:2-11:19

 El gran conflicto 12:1-14-20

 Las 7 plagas 15:1-16:17

 Caída de babilonia 16:18-18:24

 El milenio 19:1-21:4

 La nueva Jerusalén 21:5-22:5

 Epílogo 22:6-21

El texto de estudio le identificamos en el 19:1-21:4

2) Contexto cercano: el contexto cercano que nuestro texto de estudio abarca el

capítulo 19:1-21:4, el mismo que presenta xxxxxxx

donde se presenta la sección xxxxxx


Contexto inmediato: Es el contexto más cercano a nuestra perícopa, abarca desde el

capítulo 10:1-10 donde aparece el tema del milenio divido en tres partes: en primer

lugar se presenta el encadenamiento de Satanás (Apoc. 20:1-3), luego se presenta el

gozo de los redimidos quienes iniciaran a vivir los mil años en el cielo (Apoc. 20:4-6), y

por ultimo se presenta en el verso 7-10 la liberación de Satanás para condenación

eterna. Por ello, en este estudio veremos tres partes que se presentan en el texto: sucesos

antes del milenio, sucesos durante el milenio y después del milenio1:

El milenio

La palabra “milenio” deriva de dos palabras latinas: mille, que significa “mil”, y annus que significa “año”; de
aquí, “mil años”. El concepto proviene de Apocalipsis 20, donde la frase “mil años” se usa seis veces (vs. 2, 3, 4, 5, 7).2

Eventos antes del milenio


Los capítulos 19 y 20 de Apocalipsis van unidos; no hay interrupción entre ellos. Describen a la venida de Cristo
e inmediatamente continúan con el milenio; esta secuencia indica que el milenio comienza cuando Cristo vuelve.
En la segunda venida, se lleva a cabo la primera resurrección. Los justos, los “benditos y santos”, son levantados porque “la
segunda muerte no tiene potestad sobre estos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años”
(Apoc 20:6).
Después de la resurrección de los muertos justos, ellos y los santos vivos serán arrebatados “para recibir al Señor en el aire”(
1 Tes 4:17). Entonces Cristo cumplirá a promesa que hizo antes volver al cielo, la promesa de preparar un lugar para sus
hijos. Jesús se refiere aquí a la Nueva Jerusalén, que no descenderá a esta tierra sino al fin del milenio. Entonces, en su
segundo advenimiento, cuando los justos reciban al “Señor en el aire”, su destino es el cielo y no la Tierra que acaban de
dejar.3

Al paso que los impíos son destruidos y los justos ascienden al cielo, la tierra queda totalmente desolada, deshabitada. El
profeta hace una interesante descripción de la situación de la tierra en esta ocasión: “Miré a la tierra, y he aquí que estaba
asolada y vacía; y a los cielos, y no había en ellos luz. Miré a los montes, y he aquí que temblaban, y todos los collados
fueron destruidos. “Miré, y no había hombre, y todas las aves del cielo se habían ido.”( Jer 4: 23-25 R60)

Por último, Satanás quedará atado en la tierra. Es interesante el hecho de que este acontecimiento tiene una relación directa
con el Santuario, específicamente en el rito del chivo emisario en el Día de la Expiación.
“En el Día de la Expiación el sumo sacerdote purificaba el santuario con la sangre expiatoria del macho cabrío del Señor.
Solo después de completar esta expiación comenzaba el rito que incluía a Azazel, el macho cabrío que simbolizaba a
Satanás. Este chivo era enviado al desierto “llevando” los pecados de todo el pueblo de Israel. De la misma forma Cristo
hará expiación en esta tierra y colocará los pecados del pueblo sobre Satanás, el originador e instigador del mal. En ninguna
forma se puede decir que Satanás expía los pecados de los creyentes: Cristo ya lo ha hecho completamente. Pero Satanás
debe llevar la responsabilidad de todo el pecado que ha causado a los que son salvados. Y así como el macho cabrío era
enviado a la tierra deshabitada, Dios desterrará a Satanás.”

Eventos durante el milenio

1 Ibíd.
2 Ed. Aldo D. Orrego, Tratado de teología adventista del séptimo día, (Buenos Aires, Argentina: ACES, 2009), 1040

3George Knight, Questões de Doutrina (Tatuí, SP: CPB, 2008), 495


En su segunda venida Cristo lleva a sus seguidores al cielo, para que moren en los lugares que él ha preparado para ellos en
la Nueva Jerusalén. Es durante el milenio cuando Cristo cumple su promesa de dar a los vencedores “autoridad sobre las
naciones”.4
También es el periodo que transcurre el milenio que los malvados serán juzgados y los santos tomarán parte de este juicio
(Apoc 20:4; 2 Pe 2:4; 1 Co 6:2,3). Vale resaltar que el juicio del milenio no decide quien se salvará o quien se perderá. Dios
hace esa decisión antes de la segunda venida de Cristo; todos los que no fueron resucitados ni trasladados, entonces están
perdidos para siempre.
Y durante todo ese tiempo Satanás estará confinado aquí en la tierra juntamente con sus ángeles.

Eventos al fin del milenio


Resumidamente, al fin de los mil años “los otros muertos”, los malvados, resucitarán, soltando Satanás de la cautividad que
lo aprisionaba (Apoc 20:5,7). Engañado de nuevo a los malos, los dirige contra “el campamento de los santos y la ciudad
amada”, que con Cristo habrá descendido para este tiempo.5
Los santos descenderán con Cristo en la Nueva Jerusalén, los malos serán resucitados (Apoc 20:5), la cautividad de Satanás
llegará a su fin (20:8), ellos intentarán atacar a la ciudad (20:8,9), entonces “fuego descenderá del cielo y los
consumirá”(20:9).

II. EL TEXTO

texto
Variantes textuales
Apocalipsis 20:9 ἐκ τοῦ οὐρανοῦ
Y subieron a la llanura amplia de la tierra y rodearon el campamento fortificado de los
santos y la ciudad amada, y descendió fuego del cielo y los consumió.
Algunos testigos simplemente tienen "del cielo", otros testigos tienen "de Dios del
cielo" y otros tienen "del cielo de parte de Dios". Los testigos que incluyen "de Dios"
son más explícitos acerca de la fuente del incendio. No es solo del cielo; es de Dios que
está en el cielo. Esto vincula directamente la responsabilidad del fuego con Dios. De lo
contrario, esta responsabilidad queda en entredicho.6

En el texto de estudio se presenta varias variantes textuales, sin embargo;

analizaremos las más resaltantes dentro del capítulo 12.

12:10 κατήγωρ, El Codex Alexandrinus lee κατήγωρ, un hapax legomenon (es una

palabra que aparece por única vez) en el Nuevo Testamento, mientras que todos los

4 J. Dwight Pentecost, Manual de Escatologia (São Paulo: Editora Vida, 1998), 568.

5 John F. Walvoord, Prophecy: 14 Essential Keys to Understanding the Final Drama (Nashville: Thomas Nelson
Publishers, 1993), 139.

6 Rick Brannan y Israel Loken, The


Lexham Textual Notes on the Bible, Lexham Bible Reference
Series (Bellingham, WA: Lexham Press, 2014), Ap 20.9.
demás testigos (incluyendo 𝔓47 ‫ א‬C P 046) leen la palabra griega más usual κατήγορος.

Una mayoría del Comité prefirió κατήγωρ, que, según se juzgó, tenía más

probabilidades de ser alterado a κατήγορος que viceversa. Una minoría del Comité,

aunque reconoce que, para el libro de Apocalipsis, el códice Alexandrino es un testigo

notablemente bueno, prefirió el κατήγορος, coincidiendo con Tasker en que en el

presente caso “bien podría ser que el escriba de A del siglo V” (simplemente),

reflejando el uso de su día y no copiando de un manuscrito que conservó la lectura

original κατήγωρ.7 Satanás era el acusador de los hermanos en los días del AT (Job 1:8-

12; Zac. 3:1), y ha continuado desempeñando este papel después de la cruz, (Juan

12:31)8

III. ANTECEDENTES HISTORICOS Y CULTURALES

Autor: Hay un consenso muy amplio entre los cristianos que señalan a Juan el

apóstol, hermano de Santiago, como el autor del Apocalipsis. En realidad, todos los

escritores cristianos hasta mediados del siglo III, en cuyas obras existentes hoy se

mencione este tema, atribuyen el Apocalipsis a Juan el apóstol.9 Entre las evidencias

7 Bruce Manning Metzger, United Bible Societies, A textual commentary on the Greek
New Testament, second edition a companion volume to the United Bible Societies’
Greek New Testament (4th rev. ed.) (London; New York: United Bible Societies, 1994),
673.
8 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans. Nancy W. de

Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico Adventista del


Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996), 825.
9 Estos escritores son Justino Mártir, en Roma (c. 100-c. 165 d. C., Diálogo con Trifón
81); Ireneo de Lyon (c. 130-c. 202 d. C., Contra herejías iv. 20. 11); Tertuliano, en
Cartago (c. 160-c. 240 c. d. C., Sobre prescripciones contra los herejes 36); Hipólito, de
Roma (m.c. 235 d. C., Tratado sobre Cristo y el anticristo xxxvi), y Clemente de
Alejandría (m. c. 220 d. C., ¿Quién es el rico que se salvará? xlii). Comentario Bíblico
Adventista, tomo 7, 734.
externas están los testimonios de cristianos de los primeros siglos, y entre las evidencias

internas, podemos señalar las mencionadas por Juan Carlos Cevallos, referidas al uso de

ciertas frases comunes en el evangelio de Juan y el Apocalipsis:

Únicamente en el Evangelio de Juan (1:1) y en el libro de Apocalipsis


(19:13) se presenta al Señor Jesucristo como el Verbo. También en Juan 1:29
y en Apocalipsis 5:6 se denomina al Señor Jesús como Cordero. Se debe
decir, sin embargo, que en estos textos se emplean distintos términos griegos
para “cordero”. Otra característica similar entre el Evangelio de Juan y
Apocalipsis es que el Señor Jesús se denomina a sí mismo varias veces como
el “yo soy” (comp. Juan 6:35; 8:12; 10:7, 11; Apoc. 1:8, 17; 21:6; 22:13,
16).10

Fecha: Juan redactó el Apocalipsis, hacia el 95 d.C., el apóstol se hallaba exiliado

en la isla de Patmos, a causa de la Palabra de Dios y del testimonio que había dado de

Jesucristo (Ap. 1:9)11.

Destinatarios: En relación con los destinatarios, el autor declara al inicio de su libro


que está dirigido a los “siervos” de Dios (Apocalipsis 1:1). En el versículo 4, Juan
declara que escribe específicamente a las iglesias que están en Asia. Esas iglesias
quedan claramente identificadas como aquéllas que se encuentran en Éfeso, Esmirna,
Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea. Se trata de iglesias que se encontraban
en el Asia Menor.
IV. EL TRASFONDO HISTÓRICO CULTURAL
Tomando en cuenta el testimonio de Ireneo12 podemos concluir que el Apocalipsis
fue escrito hacia el año 96 de nuestra era, en la época del emperador Domiciano, cuando
Juan se encontraba desterrado en la isla de Patmos.
Durante el reinado de Domiciano, la cuestión de la adoración al emperador llegó a
tener connotaciones dramáticas para los cristianos, especialmente entre quienes se
encontraban en el Asia, quienes fueron los destinatarios originales del mensaje de

10 Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan,
Apocalipsis. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009), 108.
11 Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario biblico ilustrado (TERRASSA
(Barcelona): Editorial CLIE, 1985), 625.
12 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans. Nancy
W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico Adventista
del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996), 739.
Apocalipsis. Se trataba de una estratagema política para consolidar la unidad del
imperio romano en torno a la figura de su emperador. Después de Gayo Calígula (37-41
Dc), Domiciano (81-96 Dc) fue el siguiente emperador en promover su propia

adoración.13

En el imperio romano no se acostumbraba a perseguir a las personas por razones


religiosas a menos que desobedeciesen la ley de la adoración al emperador. Esto era
precisamente lo que hacían los cristianos, por lo que fueron perseguidos bajo la
acusación de ateísmo. Esta persecución constituye la razón del destierro de Juan y de las
condiciones difíciles que enfrentaban los cristianos.
Es asi que, en esas circunstancias es que aparece la revelación de Jesucristo a través
de Juan. Se trata de un mensaje directamente del cielo para un pueblo que sufre y que se
enfrenta a su propia destrucción. Es un mensaje que lleva a la iglesia a contemplar
anticipadamente el glorioso e inexorable triunfo de la iglesia de Jesucristo.

V. ANALIZANDO EL TEXTO – LA ESTRUCTURA, LA GRAMÁTICA,

EL VOCABULARIO Y GENERO LITERARIO.

1) Análisis estructural.

Para Ekkehardt Mueller el capítulo 12 de apocalipsis esta ordenado

quiamáticamente, en la que se presenta 5 personajes principales en la escena14: la mujer

(12:1), el dragón (12:3), el niño varón (12:5), Miguel (12:7), el remanente (12:17).

A. La mujer, El Hijo, y el Dragón 12:1-6

B. Miguel y el Dragón 12:7-12

A1. La Mujer, El Remanente, y el Dragón 12:12-17

En la parte A, el dragón persigue a la mujer (representa a la iglesia) e intenta

destruir a su hijo 12:1-6(Jesús), sin embargo; en el A1 el dragón también persigue a la

13 Ibid, 738.
14 Ekkehardt Mueller, “the End Time Remnant in Revelation”, JATS 11/1-2
(2000):190.
mujer, pero a diferencia del anterior hace guerra contra el remanente (12:12-17)15. El B

enfatiza la batalla del dragón (diablo) 12:9, 20:2, contra Miguel (12:7). En esa batalla

vence Miguel, y arroja al dragón a la tierra, el cual inicia una persecución (12:7-12),

contra la mujer (12:6, 13-16) y también contra su hijo (12:4-5), también contra el

remanente (12:17).

Asimismo, es importante enfatizar la estructura quiamática señalada por William

Shea16:

A. Conflicto inicial del Dragón contra la mujer (12:1-5)

B. Intermedio: conflicto del Dragón contra la Mujer: (12:6)

C. Conflicto de Miguel y el Dragón en el cielo (12:7-12)

B1. Intermedio: conflicto del Dragón contra la Mujer (12:13-16)

A1. Conflicto final del Dragón contra la Mujer (12:17).

En esta estructura se ve una relación entre B Y B1 (12:6-12:14). Donde se menciona

que la mujer huye al desierto, y es sustentada por un mismo periodo de tiempo.

Asimismo, en el A Y A1, se menciona el conflicto entre el dragón y la mujer, así

también, se presenta un paralelismo de persecución entre el Niño varón y el remanente.

2) Análisis de la gramática.

En esta parte incluye la estructura de la oración, y también se estudia cómo las

palabras cambian su forma (morfología), sonidos, y a veces sus significados

(semántica), en base de la función del contexto y el uso de las palabras en una

oración17.

15 Mueller, “The End Time Revelation”, 191.


16 Shea, “Time Prophecies of Daniel 12 and Revelation 12-13”, Symposium on
Revelation, 1:149.
17 Roberto Hanna, Karen Suárez Arroyo, y Edgardo Álvarez, Ayuda gramatical para el
estudio del Nuevo Testamento griego, Segunda edición. (El Paso, TX: Editorial Mundo
Hispano, 1993), 390–391.
V6, Ἀπό tiene aquí la idea de agencia, similar a ὑπό (¿Puede ἀπό ser sólo

instrumental, o lleva la connotación: derivado de Dios? (Parece que aquí la

construcción significa: preparado por mandato de Dios, no por Él mismo).

V7, Τοῦ con el infinitivo está en aposición explicativa con el nominativo

πόλεμος: hubo guerra - Miguel-luchaba. Τοῦ con el infinitivo explica toda la

expresión ἐγένετο πόλεμος, no sólo el sustantivo. Además, bien puede ser que los

sustantivos con el infinitivo se encuentran en el nominativo por su asociación con el

nominativo anterior (πόλεμος).

V11, Parece que διά con el acusativo aquí se usa con el sentido de a través de

(13:14; tiene el sentido normal de causa: por la fuerza de). (La preposición διά se

usa con el acusativo para denotar la causa eficiente, y significa: por, o a través de;

13:14).

V12 Οὐαί se usa con el acusativo, como el objeto del pensamiento (8:13): ¡Ay de

la tierra y del mar!

3) Análisis de vocabulario.

σημεῖον (semeion). (SNS) Señal (que manifeista un acto sobrenatual de un agente

divino; a menudo con un énfasis en comunicar un mensaje)18

Μέγα (mega). (ANS) grande, importante. En la LXX μέγας se usa principalmente

para la raíz ,‫ גדל‬que abarca en gran medida el mismo ámbito que el término griego.

18 Pedro Ortiz V., Concordancia manual y diccionario Griego-Espanol del Nuevo


Testamento (Miami: Sociedades Bıb
́ licas Unidas, 2000).
Otros términos hebreos para los cuales se usa μέγας expresan aspectos particulares de la

grandeza19.

ὤφθη (ophthe) (VAPI3S) prestar atención a, ver.

οὐρανῷ (ourano) (SDSM) cielo. οὐρανός ouranós; cielo, por extensión (la morada

de Dios); felicidad, poder, eternidad20.

γυνὴ (gyne) (SNSF) Mujer, esposa. γυνή fue utilizado en griego de Koine en

hablando educadamente a una persona de sexo femenino. En Jn 2:4 Jesús usa γυνή

atender cortésmente su madre21

κράζει (krazei) (vpai3s), gritar, clamar, dar voces. El AT griego22 usa el grupo para

el clamar a Dios en tiempos de necesidad. Dios escucha con bondad esos gritos (Éx.

22:22; Juec. 3:9; Sal. 22:5; 34:7, 17), pero no escucha los gritos de los malvados (Miq.

3:4; Jer. 11:11).

Δράκων (drakon) (SNSM), significa dragón. Este término en el N.T. (Usado para

referirse al diablo23); Todas las referencias a δράκων en el NT se encuentran en el libro

de Apocalipsis (capítulos 12, 13, 16 y 20), donde el término es usado como un epíteto

19 Gerhard Kittel, Gerhard Friedrich, y Geoffrey W. Bromiley, Compendio del


diccionario teológico del Nuevo Testamento (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2002),
562.

20James Strong, Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario (Nashville, TN:


Caribe, 2002), 61.

21 Johannes P. Louw y Eugene Albert Nida, Greek-English lexicon of the New


Testament: based on semantic domains (New York: United Bible Societies, 1996), 107.

22 Gerhard Kittel, Gerhard Friedrich, y Geoffrey W. Bromiley, Compendio del


diccionario teológico del Nuevo Testamento (Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2002),
456-457
23 Alfred E. Tuggy, Lexico griego-español del Nuevo Testamento (El Paso, TX:
Editorial Mundo Hispano, 2003), 250.
descriptivo para el diablo. En la mayor parte del mundo un término para dragón

implicaría algo temible, pero en algunas partes del Oriente el dragón es considerado

como el símbolo de prosperidad y buena fortuna, y es necesario, por lo tanto, en la

traducción en algunas lenguas del Oriente a emplear (1) una expresión algo diferente,

por ejemplo, “reptil terrible” o “serpiente temible.”

Μιχαήλ (Mijael) (SNSM), Miguel. Significa “¿quién semejante a Dios?” Miguel es

mencionado como “Uno de los principales Príncipes” (Dan. 10:13), como “el gran

Príncipe” (Dan. 12:1), y también como “El Arcángel” (Jud. 9). La literatura judía

describía a Miguel como el más encumbrado de los ángeles, el verdadero representante

de Dios, y lo identificaba como el ángel de Jehová. (Gén. 18:3; Exo. 3:2, Exo. 12:29),

Miguel fue el ángel que vindicó a Israel contra las acusaciones de Satanás. Un examen

cuidadoso de las referencias bíblicas a Miguel permite concluir que no es otro sino

nuestro bendito Señor y Salvador Jesucristo24.

Πολεμέω (polemeo) (VAAI3P), luchar, hacer guerra; ser tratados como enemigos.25

ὄφις (ophis) (SNSM), serpiente, víbora. Al haber sido la serpiente el instrumento de

la tentación, fue maldita entre todos los animales (Gn. 3:1, 14). El mismo Satanás se

sirvió de la serpiente para seducir a Eva (2 Co. 11:3; Ap. 12:9; Ro. 16:20). La maldición

de Gn. 3:14–15 es doble: recae sobre la serpiente, animal que viene a ser objeto de

horror particular para la mujer y para el hombre; recae también en el diablo, la

24 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans. Nancy


W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico Adventista
del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996), 824.

25H.G. Liddell, A lexicon: Abridged from Liddell and Scott’s Greek-English lexicon
(Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc., 1996), 653.
“serpiente antigua” cuya cabeza será aplastada por la posteridad prometida a la mujer,

Cristo (Col. 2:15; He. 2:14)26

σωτηρία (soteria) (SNSF), salvación, liberación. Él término de la salvación se aplica

casi exclusivamente a la redención y a la salvación eterna. Somos guardados por el

poder de Dios mediante la fe para alcanzar la salvación27.

λοιπῶν (loipon) (AGPM), resto, residuo, diferencia, resta, sobrante, remanente,

desecho28

4) Género literario

El libro de Apocalipsis es tiene cierta semejanza con el género apocalíptico que

surgió entre judíos y cristianos entre finales del siglo I y el siglo II dC, debido en gran

parte a la destrucción del templo de Jerusalén, tambien se concluye que el Apocalipsis

tiene más bien una impronta profética29.

5) Análisis de frases y traducción

Texto Griego Traducción Análisis


12: 1a Καὶ σημεῖον μέγα “Entonces apareció una El término ὤφθη,
ὤφθη ἐν τῷ οὐρανῷ gran señal en el cielo” “apareció,” es un verbo
pasivo aoristo que aparece
de esta forma solo tres
veces en Apocalipsis. El
término σημεῖον, “signo,
presagio”, que se refiere a
una visión celestial
significativa, ocurre solo

26 Samuel Vila Ventura, Nuevo diccionario biblico ilustrado (TERRASSA (Barcelona):


Editorial CLIE, 1985), 1086.
27 Ibid.
28 Eladio Pascual Foronda, Diccionario manual de sinónimos y antónimos: de la lengua
española (Barcelona: VOX, 2007), 665.
29 Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan,
Apocalipsis. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009), 109.
tres veces en singular en
Apocalipsis.
1b γυνὴ περιβεβλημένη “Una mujer vestida con El Sustantivo singular
τὸν ἥλιον, καὶ ἡ σελήνη el sol; y la luna debajo de nominativo γυνή, “mujer”,
ὑποκάτω τῶν ποδῶν sus pies” está en aposición a
αὐτῆς σημεῖον, “señal”. 30
1c καὶ ἐπὶ τῆς κεφαλῆς “y sobre su cabeza una Algunos interpretan que el
στέφανος ἀστέρων corona de doce estrellas” sol y la luna representan a
δώδεκα Jacob y Raquel, los padres
de José, y las doce
estrellas representan los
doce hijos de Jacob31. Sin
embargo, puesto que el
énfasis principal del cap.
12 es sobre la iglesia del
NT, sin duda debe
referirse a los 12
apóstoles32.
V 2 καὶ ἐν γαστρὶ “Ella era embarazada y “ν γαστρὶ ἔχουσα” es una
ἔχουσα, καὶ κράζει gritó hacia fuera en el frase técnica para una
ὠδίνουσα καὶ trabajo, en la agonía del mujer embarazada Mat.
βασανιζομένη τεκεῖν, parto” 1:18, 23. Ἔχουσα, “tiene”,
el participio activo
presente, se utiliza como
un verbo finito.
3a καὶ ὤφθη ἄλλο “Entonces apareció otra En el término σημεῖον,
σημεῖον ἐν τῷ οὐρανῷ señal en el cielo” “signo”, en Apocalipsis, se
repite del verso 12:1.
3b καὶ ἰδοὺ δράκων “Y he aquí un gran El término δράκων ocurre
μέγας πυρρός dragón rojo” en el NT sólo en la
segunda mitad del
Apocalipsis, donde se
encuentra trece veces
(12:3, 4, 7, 9, 13, 16, 17;
13:2, 4, 11; 16:13; 20:2)
Este símbolo representa a
Satanás actuando por
medio de la Roma pagana,

30 David E. Aune, vol. 52B, Word Biblical Commentary: Revelation 6-16, Word
Biblical Commentary (Dallas: Word, Incorporated, 2002), 679.
31 Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (La
Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman,
2003), Ap 12.1.
32 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans.
Nancy W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico
Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana,
1996), 822.
el poder que gobernaba el
mundo cuando Jesús
nació. Su propósito ha sido
el de destruir a los hijos
del Altísimo33.
3c ἔχων κεφαλὰς ἑπτὰ “con siete cabezas y diez ). El significado de las
καὶ κέρατα δέκα καὶ ἐπὶ cuernos y siete diademas siete cabezas y diez
τὰς κεφαλὰς αὐτοῦ ἑπτὰ sobre su cabeza” cuernos es controversial,
διαδήματα pero probablemente sean
las cabezas y los cuernos
de la bestia descrita en
13:1 y 17:3. Ya que el
número de cabezas y
cuernos es el mismo, debe
entenderse por esto que el
verdadero poder que
impulsa a la bestia es
Satanás34.
4a καὶ ἡ οὐρὰ αὐτοῦ “Su Cola barrida abajo Representa una tercera
σύρει τὸ τρίτον τῶν un tercio de las estrellas parte de los ángeles
ἀστέρων τοῦ οὐρανοῦ del cielo y echado a la celestiales que se unieron
καὶ ἔβαλεν αὐτοὺς εἰς tierra”. con Satanás en su rebelión
τὴν γῆν, y fueron expulsados del
cielo35
4b Καὶ ὁ δράκων “Ahora el dragón estaba El término κατεσθίειν,
ἕστηκεν ἐνώπιον τῆς parado antes de la mujer “para devorar, tragar”, es
γυναικὸς τῆς μελλοῦσης que estaba a punto de un sinónimo de
τεκεῖν, ἵνα ὅταν τέκῃ τὸ dar a luz, para que καταπίνειν, “para devorar,
τέκνον αὐτῆς καταφάγῃ. cuando ella dio a luz tragar”, utilizado en 12:16
puede tragar a su hijo” de tragar la crecida arrojó
hacia fuera por el dragón
de la tierra.
5a καὶ ἔτεκεν υἱόν, ἄρσεν “Después dio a luz a un Esto es probablemente una
hijo, un hijo varón” alusión a Isa 66:7, pero
una gran incongruencia
gramatical está
involucrada, para ἄρσεν,
“niño masculino”, un
adjetivo acusativo neutro,

33
Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans. Nancy
W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico Adventista
del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996), 822.

34Eduardo A. Hernández, Lockman Foundation, Biblia de estudio: LBLA. (La


Habra, CA: Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman,
2003), Ap 12.3.

35 Ibíd., 823
está en aposición a υἱόν,
“hijo”, un sustantivo
acusativo masculino
5b ὃς μέλλει ποιμαίνειν “que conducirá todas las Esto es una alusión para
πάντα τὰ ἔθνη ἐν ῥάβδῳ Naciones con un cayado Sal. 2:9, un pasaje que fue
σιδηρᾷ de hierro” interpretado mesiánico en
Sal 17:23-24.
5c καὶ ἡρπάσθη τὸ “Pero su hijo fue cogido En su contexto actual esta
τέκνον αὐτῆς πρὸς τὸν para arriba a Dios y a su afirmación probablemente
θεὸν καὶ πρὸς τὸν θρόνον trono” se refiere a la ascensión de
αὐτοῦ Jesús.
6a καὶ ἡ γυνὴ ἔφυγεν εἰς “La mujer entonces huyó Para la comunidad de
τὴν ἔρημον, “La mujer al desierto” Qumrán36, el retiro del
entonces huyó al desierto fue un preludio de
desierto”. la batalla escatológica
final. El desierto fue
mirado tradicionalmente
como un lugar de refugio
en tiempos difíciles.
6b ὅπου ἔχει ἐκεῖ τόπον “donde tenía un lugar La frase ἑτοιμάζειν τόπον,
ἡτοιμασμένον ἀπὸ τοῦ preparado allí para ella “para preparar un lugar”
θεοῦ por Dios” ocurre en Juan 14:2-3.
6c ἵνα ἐκεῖ τρέφωσιν “ella podría ser atendida Cuarenta y dos veces
αὐτὴν ἡμέρας χιλίας allí durante 1.260 días” (Apoc. 11:2; 13:5).
διακοσίας ἑξήκοντα
7a καὶ ἐγένετο πόλεμος “Hubo una batalla en el La batalla celestial fue
ἐν τῷ οὐρανῷ cielo” causada por la tentativa
vana de dragón para
devorar al niño varón.37
7b ὁ Μιχαὴλ καὶ οἱ “Miguel y sus ángeles
ἄγγελοι αὐτοῦ τοῦ tuvieron que luchar con
πολεμῆσαι μετὰ τοῦ el dragón. El dragón y
δράκοντος. καὶ ὁ δράκων sus ángeles lucharon
ἐπολέμησεν καὶ οἱ detrás”
ἄγγελοι αὐτοῦ
8 καὶ οὐκ ἴσχυσεν οὐδὲ “pero no pudieron No prevalecieron” pueden
τόπος εὑρέθη αὐτῶν ἔτι prevalecer, ni había aplicarse apropiadamente a
ἐν τῷ οὐρανῷ, lugar para ellos más de ambas etapas del conflicto,
largo en el cielo.” pues Satanás no tuvo éxito
en ninguna de las dos.38

36
1QM (War Scroll) from Qumran
37 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans.
Nancy W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico
Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana,
1996), 824.
38 Ibíd., 824.
9a καὶ ἐβλήθη ὁ δράκων “Entonces fue echado
ὁ μέγας abajo el gran dragón”
9b ὁ ὄφις ὁ ἀρχαῖος ὁ “La serpiente antigua el Una referencia a la
καλούμενος Διάβολος καὶ llamado diablo y serpiente que engañó a
ὁ Σατανᾶς Satanás” Eva39.
9c ὁ πλανῶν τὴν “que engaña al mundo El participio sustantivales
οἰκουμένην ὅλην ἐβλήθη entero él fue echado a la ὁ πλανῶν, “aquel que
εἰς τὴν γῆν καὶ οἱ ἄγγελοι tierra y sus ángeles engaña,” se usa de Satanás
αὐτοῦ μετʼ αὐτοῦ fueron derribados con dos veces en Apocalipsis,
ἐβλήθησαν él” aquí y en 20:10

10a καὶ ἤκουσα φωνὴν “Entonces oí una gran El adverbio temporal ἄρτι,
μεγάλην ἐν τῷ οὐρανῷ voz en el cielo, diciendo: “ahora”, junto con el
λέγουσαν, ἄρτι ἐγένετο ἡ la victoria y el poder y la ἐγένετο Aoristo del verbo,
σωτηρία καὶ ἡ δύναμις realeza de nuestro Dios / que tiene valor perfectivo,
καὶ ἡ βασιλεία τοῦ θεοῦ y la autoridad de su indica liberación40
ἡμῶν καὶ ἡ ἐξουσία τοῦ Mesías ahora se han
χριστοῦ αὐτοῦ producido”
10b ὅτι ἐβλήθη ὁ “Porque el acusador de La expresión “nuestros
κατήγωρ τῶν ἀδελφῶν nuestros hermanos y hermanos”, parece sugerir
ἡμῶν hermanas fue echado que aquellos en el grupo
hacia fuera” celestial representado por
el altavoz son los pares de
los que aún están en la
tierra.41

10c ὁ κατηγορῶν αὐτοὺς “que acusaron delante de Indica que el papel


ἐνώπιον τοῦ θεοῦ ἡμῶν nuestro Dios día y tradicional de Satanás era
ἡμέρας καὶ νυκτός noche.” el acusador de los justos
delante de Dios.42
11a καὶ αὐτοὶ ἐνίκησαν “Y lo conquistaron a Se menciona el testimonio
αὐτὸν διὰ τὸ αἷμα τοῦ través de la sangre del de los creyentes de ser
ἀρνίου καὶ διὰ τὸν λόγον cordero y a través de la fieles hasta la muerte.43
τῆς μαρτυρίας αὐτῶν καὶ palabra de su testimonio

39 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans.


Nancy W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico
Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana,
1996), 825.
40 Werner Foerster, “σῴζω, σωτηρία, σωτήρ, σωτήριος”, ed. Gerhard Kittel,
Geoffrey W. Bromiley, y Gerhard Friedrich, Theological dictionary of the New
Testament (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1964–), 998.
41 David E. Aune, Revelation 6–16, vol. 52B, Word Biblical Commentary (Dallas:
Word, Incorporated, 1998), 701.
42 Ibíd., 701.
43 Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3
Juan, Apocalipsis. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009), 241.
οὐκ ἠγάπησαν τὴν ψυχὴν para ellos no aman su
αὐτῶν ἄχρι θανάτου vida hasta la muerte”
12a διὰ τοῦτο “Por lo cual alegraos, Son “más que vencedores
εὐφραίνεσθε, οἱ οὐρανοὶ cielos O, / y los que por medio de aquel que
καὶ οἱ ἐν αὐτοῖς moran en ella.” nos amó”, porque el Señor
σκηνοῦντες, Jesucristo les da la victoria
(Ro. 8:37; 1 Co. 15:57)44
12b οὐαὶ τὴν γῆν καὶ τὴν “Ay de la tierra y el El término οὐαί, ¡ay! en el
θάλασσαν, mar”. NT se presenta
principalmente en los
evangelios sinópticos (12
veces en Mateo; 2 veces
en Marcos; 15 en Lucas),
siempre en palabras de
Jesús. El término ocurre
catorce veces en
Apocalipsis45

12c ὅτι κατέβη ὁ “porque el diablo, que


διάβολος πρὸς ὑμᾶς ἔχων está muy enojado, fue
θυμὸν μέγαν echado a usted”
12d εἰδὼς ὅτι ὀλίγον “porque él sabe que tiene El diablo está airado por
καιρὸν ἔχει, poco tiempo” su derrota.46
13 Καὶ ὅτε εἶδεν ὁ “Y cuando el dragón se El sustantivo τὸν ἄρσενα,
δράκων ὅτι ἐβλήθη εἰς dio cuenta de que había "hijo varón", es un
τὴν γῆν ἐδίωξεν τὴν sido expulsado hacia masculino acusativo con
γυναῖκα ἥτις ἔτεκεν τὸν abajo a la tierra, un artículo anafórica a la
ἄρσενα, persiguió a la mujer que ἄρσεν al sustantivo en v 5,
había entregado al hijo pero hay un acusativo
varón” neutro.
14a καὶ ἐδόθησαν τῇ “Entonces la mujer fue Esto es un paralelismo con
γυναικὶ αἱ δύο πτέρυγες proporcionada las dos lo que se encuentra en
τοῦ ἀετοῦ τοῦ μεγάλου alas de un águila grande Éxodo Dios le dice al
ἵνα πέτηται εἰς τὴν que volase a su lugar en pueblo de Israel que
ἔρημον εἰς τὸν τόπον el desierto, donde ella se cuando faraón los
αὐτῆς ὅπου τρέφεται ἐκεῖ encargará de por un persiguió en el desierto,
καιρὸν καὶ καιροὺς καὶ tiempo, tiempos y mitad “os he levantado a
ἥμισυ καιροῦ ἀπὸ de un tiempo, de la vosotros sobre alas de
προσώπου τοῦ ὄφεως, presencia de la
serpiente”

44 Simon J. Kistemaker, Comentario al Nuevo Testamento: Apocalipsis (Grand


Rapids, MI: Libros Desafío, 2004), 401–402.
45 Ibid., 704.
46 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans.
Nancy W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico
Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana,
1996), 826.
águilas y os he traído a
mí” (Éxo. 19:4)47
15 καὶ ἔβαλεν ὁ ὄφις ἐκ “Entonces la serpiente Satanás procuró destruir a
τοῦ στόματος αὐτοῦ arrojó agua como un río la iglesia cristiana con la
ὀπίσω τῆς γυναικὸς de su boca tras la mujer inundación de falsas
ὕδωρ ὡς ποταμόν ἵνα que él podría lavarle” doctrinas, además de la
αὐτὴν ποταμοφόρητον persecución (Apoc.
ποιήσῃ 17:15).48
16a καὶ ἐβοήθησεν ἡ γῆ “Pero la tierra ayudó a la
τῇ γυναικί καὶ ἤνοιξεν ἡ mujer, y la tierra abrió
γῆ τὸ στόμα αὐτῆς καὶ su boca y tragó el río que
κατέπιεν τὸν ποταμόν ὃν el dragón arrojó de su
ἔβαλεν ὁ δράκων ἐκ τοῦ boca”.
στόματος αὐτοῦ,
17a καὶ ὠργίσθη ὁ “y el dragón estaba determinación para hacer
δράκων ἐπὶ τῇ γυναικί enojado a causa de la guerra contra el pueblo de
mujer”. Dios, específicamente
contra “el resto de la
descendencia de ella”49
17b καὶ ἀπῆλθεν ποιῆσαι “y se fue a la guerra con La frase τὸ σπέρμα αὐτῆς,
πόλεμον μετὰ τῶν el resto de sus hijos” literalmente, “su semilla”,
λοιπῶν τοῦ σπέρματος es una expresión muy
αὐτῆς inusual, para “semilla” o
“descendencia” se asocia
normalmente a un
progenitor masculino. La
expresión τὸ σπέρμα
αὐτῆς simboliza los
cristianos individuales, los
hijos espirituales de la
mujer.50
17c τῶν τηρούντων τὰς “que guardó los La frase οἱ τηροῦντες τὰς
ἐντολὰς τοῦ θεοῦ καὶ mandamientos de Dios y ἐντολὰς τοῦ θεοῦ, “los que
ἐχόντων τὴν μαρτυρίαν mantuvo a su testimonio guardó los mandamientos
Ἰησοῦ, de Jesús”. de Dios”, se produce otra
vez textualmente en 14:12.
En 14:12, como en 12:17.

47 Juan Carlos Cevallos, Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3


Juan, Apocalipsis. (El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009), 241–243.
48 Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans.
Nancy W. de Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico
Adventista del Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana,
1996), 826.
49 Ibíd., 827.
50 David E. Aune, Revelation 6–16, vol. 52B, Word Biblical Commentary (Dallas:

Word, Incorporated, 1998), 709.


VI. TEOLOGIA DEL TEXTO

Conflicto en el cielo
El capítulo 12 de apocalipsis se presenta un conflicto entre las fuerzas malignas que
representan a Satanás y sus ángeles contra Miguel que representa a Jesús. Este conflicto
inicio en el cielo Apoc. 12:7, como resultado de la rebelión de Lucifer un ángel de Luz
quien codicio el trono de Dios Isai. 14:12-14. Elena de White aclara: 51

“En su gran misericordia, Dios soportó por largo tiempo a Lucifer, varias y
repetidas veces se le ofreció el perdón con tal de que se arrepintiese y se sometiese,
pero el orgullo le impidió someterse. Satanás siguió acusando a Dios de injusto
delante de los seres celestiales. La controversia en el cielo llegó al punto sin retomo,
el ángel rebelde había agotado sus posibilidades de arrepentimiento y, finalmente,
fue echado del cielo.

Conflicto en la tierra
Lucifer no logró su cometido en el cielo fue vencido por el cordero de Dios, sin
embargo, no se quedó tranquilo sino, esta batalla que inició en el cielo, en la tierra
continuó con el mismo espíritu de soberbia atacando a Dios a través sus criaturas
creadas. Por ello, el plan de la redención iba a comenzar en otro escenario: la tierra.
Aquí, Cristo y Satanás continuarían el conflicto teniendo como objeto de su obra a la
criatura humana. Jesús vendría a nuestro mundo para redimir al hombre y rescatarlo del
dominio de Satanás. Pero en este escenario, había además otro motivo enjuago: vindicar
el carácter de Dios ante el universo, puesto en duda por Lucifer. Elena de White
declara:52
“El carácter del gran engañador se mostró tal cual era en la lucha entre Cristo
Satanás, durante el ministerio terrenal del Salvador. Nada habría podido
desarraigar tan completamente las simpatías que los ángeles celestiales y todo el
universo leal pudieran sentir hacia Satanás, como su guerra contra el Redentor
del mundo. [...] Acabada su humillación, cumplido su sacrificio [...] entonces fue
cuando la culpabilidad de Satanás se destacó en toda su desnudez. Había dado a
conocer su verdadero carácter de mentiroso y asesino”.

51 Elena G. de White, El conflicto de los siglos, ed. Aldo D. Orrego, Cuarta edición.
(Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1993), 486.
52 Ibíd., 491
Satanás trato de vencerlo a Jesús a través de la cruz, sin embargo, la cruz mató

temporalmente al Hijo del hombre, pero aplastó definitivamente a Satanás. En ella “el

príncipe de este mundo fue echado fuera”, selló su perdición eterna.

Después que Satanás trato de atacar el trono de Dios en el cielo, luego al Hijo de

Dios trato de matarlo en la tierra, pero fue vencido no se quedó tranquilo, sino que

continuó su odio, ahora atacando al pueblo de Dios. Satanás al verse perdido persigue a

la iglesia Apoc. 12:13. Cuando vemos en el libro de Daniel 7 la persecución de los

santos a que alude, revela qué período abarca Apocalipsis 12:6, 14.

Daniel soñó con cuatro bestias. La primera, “como león” (Daniel 7:4), era

Babilonia; la segunda, “semejante a un oso” (V 5), era Medo-Persia; la tercera, como

“un leopardo” (V6), era Grecia; y la cuarta, “espantosa y terrible y en gran manera

fuerte” (V7), era la Roma pagana. Esta cuarta bestia tenía “diez cuernos”, expresión que

es paralela a la del dragón de Apocalipsis 12:3, que también tenía diez cuernos y

representaba a Roma en su fase pagana. De este modo, Daniel 7 y Apocalipsis 12 están

claramente vinculados.53

En la visión de Daniel 7, un poderoso cuerno pequeño con “ojos como de hombre, y

una boca que hablaba grandes cosas” (V 8) surgió de la Roma pagana. Este poder, el

cuerno pequeño, que no está separado de la cuarta bestia (Roma), sino que es parte de

ella, “hacía guerra contra los santos, y los vencía” (V21) durante “tiempo, y tiempos, y

medio tiempo”, es decir, el mismo período que la mujer de Apocalipsis 12. La iglesia de

Dios pasa en el desierto huyendo del dragón que se empeña en perseguirla. Daniel como

el Apocalipsis se refieren al mismo suceso.

53
Clifford Goldstein, El remanente, ¿realidad bíblica o alusión sin base? (Buenos Aires:
Asociación Casa Editora Sudamericana, 1994), 65, 68.
El cuerno pequeño presentado en Daniel, también representa a Roma. Y los

“tiempo, y tiempos, y medio tiempo” de Daniel 7:25 y Apocalipsis 12:14 los cuales son

paralelos, representan en ambos casos el período en que la Roma papal persiguió a los

“santos del Altísimo”. El dragón usó a Roma, en su fase pagana, para atentar contra

Cristo (Apocalipsis 12:14); más tarde volvió a usar a Roma, esta vez en su fase papal,

para atacar a la iglesia de Dios (versículos 6 y 14).54

La expresión “tiempo, y tiempos, y medio tiempo” no es una manera común de

expresar un período cronológico, como tampoco lo es la expresión “mil doscientos

sesenta días”. Para la interpretación de este tiempo se debe utilizar el principio de “día

por año” presentado en Números 14:34, lo cual significa que las expresiones “tiempo, y

tiempos, y medio tiempo”, y “mil doscientos sesenta días” delinean en realidad 1260

años. Como punto de partida de la profecía, los comentadores adventistas han definido

el año 538 de la era cristiana, fecha en que el papado expulsó de Roma al último poder

arriano; y como fin de ella, el año 1798, cuando los franceses tomaron cautivo al papa.

Después de fines del siglo XVIII o principios del XIX que terminan los 1260 años y

aparece el remanente55.

Conflicto contra el remanente

Dentro del gran conflicto surge un pueblo que el fiel a Dios los cuales guardan sus

mandamientos y mantienen el testimonio de Jesús Apoc. 12:17.

Apocalipsis 12:17 presenta la característica del “resto [remanente] de la

descendencia de ella” es que “guardan los mandamientos de Dios. Asimismo,

encontramos estas mismas características en los siguientes textos:

54Ibíd., 19
55William Johnson, “The Saints’ End-Time Victory Over the Forces of Evill” in
Symposium on Revelation, Frank Hlbrook, Ed. (Silver Spring, MD: Biblical Research
Institute, 1992), 18.
 Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de

Dios y la fe de Jesús (Apocalipsis 14:12).

 El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es

mentiroso, y la verdad no está en él (1Juan 2:4).

 Dichosos los que guardan sus Mandamientos, para que tengan derecho al

árbol de la vida, y entren por las puertas en la ciudad (Apocalipsis 22:14).

 Si me amáis, guardaréis mis Mandamientos (Juan14:15).

Por supuesto, entre los mandamientos de Dios en el mismo corazón de ellos se halla

incluido el cuarto, que casi todo el mundo cristiano ha descuidado. Muchos de los que

pretenden guardarlo, no lo hacen, porque la mayoría observan el primer día de la

semana en vez del séptimo. No importa cuán sincera, seria y diligente sea una persona

en su observancia del domingo, la Biblia dice que “el séptimo día no el primero es

reposo para Jehová tu Dios” (Éxodo 20:10). Así que, con el fin de ajustarse a la segunda

característica del remanente, uno debe estar guardando los mandamientos de Dios,

incluso el que se refiere al sábado. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero

ofendiere en un punto, se hace culpable de todos.

En este pasaje, al igual que en Apocalipsis 12:17, se da prominencia a los

mandamientos de Dios; y de todos ellos, sólo el cuarto tiene que ver específicamente

con la adoración del Señor como el Creador de “los cielos, la tierra” y “el mar”. No

cabe duda, entonces, que cuando el Apocalipsis habla del remanente, es decir de los que

guardan “los mandamientos de Dios”. Asimismo, en este versículo se presenta una

estructura quiásmica.

Apocalipsis 20:1-3

Los acontecimientos descritos en el cap. 20, preceden al capitulo 19.


Que descendía : Juan vio a un ángel que descendía a la tierra

Los que guardan los mandamientos Los que guardan los comandos

De Dios De Dios

Y mantienen el testimonio Y mantienen la fe

De Jesús En Jesús

La segunda característica del remanente es que tienen el testimonio de Jesús. La

interpretación de que el testimonio de Jesús se refiere al “testimonio” que él tiene para

la iglesia. Los adventistas del séptimo día interpretan el pasaje de este modo, y creen

que el “resto” (o “remanente”) se distinguirá por la manifestación del don de profecía en

medio de ellos. Creen que el “testimonio de Jesucristo” es el testimonio de Jesús entre

ellos mediante el don profético.56

VII. CONCLUSIONES

Después de realizar el análisis del capítulo 12 de Apocalipsis concluimos con lo

siguiente:

 El conflicto se inició en el cielo con la rebelión de lucifer el ángel de luz, que

luego se transformó en Satanás quien expulsado del cielo 12:7-9

56Francis D. Nichol y Tulio N. Peverini, eds., Filipenses a Apocalipsis, trans. Nancy W. de


Vyhmeister y Victor E. Ampuero Matta, vol. 7, Comentario Biblico Adventista del
Séptimo Día (Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996), 827.
 Ese conflicto iniciado en el cielo de la rebelión de Lucifer contra el altísimo, se

trasladó a la tierra, donde Satanás atacó al Hijo de Dios que había venido a

redimir a la humanidad, sin embargo, sus intentos fueron vanos porque Jesús

obtuvo la victoria venciendo la muerte, lo que llevo a la derrota total del Dragón.

 Satanás no se quedó tranquilo, sino que continuo su rebelión y odio contra al

Creador atacando a su iglesia, a través de una sangrienta persecución que duro

1260 años, lo cual abarca desde el 538 hasta 1798.

 Luego de la persecución que duro 1260 años, el Dragón busca atacar al

remanente, al pueblo que se mantiene fiel a Dios Apoc. 12:17.

 Este conflicto entre el bien y el mal que se inició en el cielo y continuo en esta

tierra, terminará por completo cuando Jesús regrese por segunda vez y redima a

sus fieles por la eternidad, y es ahí cuando Dios terminará con el mal Apoc.

21:4.

 El remanente es representa a la iglesia adventista del sétimo día, los cuales

surgieron proféticamente después del gran chasco en 1844 Apocalipsis 10:10-

11.

VIII. APLICACIÓN

El conflicto que se inició en el cielo, continuó en la tierra siendo objeto de

sufrimiento la iglesia de Dios con su acusador Satanás. Sin embargo, Jesús obtuvo la

victoria sobre las fuerzas malignas, por ello cada uno de nosotros como hijos de Dios

debemos someternos a Él por completo y así obtener la victoria que ya obtuvo. Satanás

continuará su odio contra los hijos fieles de Dios tratando de hacerlos caer y acusarlos

hasta la segunda venida de Jesús, sin embargo; tenemos nuestro abogado Jesucristo el

Justo quien asegura nuestra victoria sobre el mal.


BIBLIOGRAFIA

Francis D Nichol y N Tulio. Filipenses a Apocalipsis, Comentario Biblico Adventista


del Séptimo Día. Buenos Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1996.

Manning Metzger Bruce. United Bible Societies, A textual commentary on the Greek
New Testament, second edition a companion volume to the United Bible
Societies’ Greek New Testament (4th rev. ed.). London; New York: United
Bible Societies, 1994.

Carlos Cevallos Juan. Comentario Bíblico Mundo Hispano, Tomo 24: 1, 2 y 3 Juan,
Apocalipsis. El Paso, TX: Editorial Mundo Hispano, 2009.

Vila Ventura Samuel, Nuevo diccionario biblico ilustrado. TERRASSA (Barcelona):


Editorial CLIE, 1985.

Mueller, Ekkehardt. “the End Time Remnant in Revelation”2000.

Shea. “Time Prophecies of Daniel 12 and Revelation 12-13”. Symposium on


Revelation, 1:149.

Hanna Roberto, Suárez Arroyo Karen, y Álvarez Edgardo. Ayuda gramatical para el
estudio del Nuevo Testamento griego, Segunda edición. El Paso, TX: Editorial
Mundo Hispano, 1993.

Ortiz V Pedro. Concordancia manual y diccionario griego-Español del Nuevo


Testamento. Miami: Sociedades Bíblicas Unidas, 2000.

Kittel Gerhard, Friedrich Gerhard, y W. Bromiley Geoffrey. Compendio del diccionario


teológico del Nuevo Testamento. Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2002.

Strong James, Nueva concordancia Strong exhaustiva: Diccionario. Nashville, TN:


Caribe, 2002.

P. Louw Johannes y Nida Albert. Greek-English lexicon of the New Testament: based
on semantic domains. New York: United Bible Societies, 1996.

Kittel Gerhard, Friedrich Gerhard, y W. Bromiley Geoffrey, Compendio del diccionario


teológico del Nuevo Testamento. Grand Rapids, MI: Libros Desafío, 2002.

E. Tuggy Alfred. Lexico griego-español del Nuevo Testamento. El Paso, TX: Editorial
Mundo Hispano, 2003.

H.G Liddell. A lexicon: Abridged from Liddell and Scott’s Greek-English lexicon. Oak
Harbor, WA: Logos Research Systems, Inc., 1996.
Vila Ventura Samuel. Nuevo diccionario bíblico ilustrado. TERRASSA: Editorial
CLIE, 1985.

Pascual Foronda Eladio. Diccionario manual de sinónimos y antónimos: de la lengua


española. Barcelona: VOX, 2007.

E. Aune, David. Vol. 52B, Word Biblical Commentary: Word Biblical Commentary.
Dallas: Word, Incorporated, 2002.

A. Hernández Eduardo, Foundation Lockman. Biblia de estudio: LBLA. La Habra, CA:


Editorial Funacion, Casa Editoral para La Fundacion Biblica Lockman, 2003.

Foerster Werner, Kittel Gerhard, W. Bromiley Geoffrey, y Friedrich Gerhard.


Theological dictionary of the New Testament. Grand Rapids, MI: Eerdmans,
1964.

J. Kistemaker Simon. Comentario al Nuevo Testamento: Apocalipsis. Grand Rapids,


MI: Libros Desafío, 2004.

Hendriksen William. Más que vencedores, trans. Benjamín Galán. Grand Rapids, MI:
Libros Desafío, 2005.

White Elena G. El conflicto de los siglos, ed. Aldo D. Orrego, Cuarta edición. Buenos
Aires: Asociación Casa Editora Sudamericana, 1993.

Goldstein, Clifford. El remanente, ¿realidad bíblica o alusión sin base?. Buenos Aires:
Asociación Casa Editora Sudamericana, 1994.