Está en la página 1de 3

Lucas 9 1-6 Misión de los doce discípulos

Luc 9:1 Habiendo reunido a sus doce discípulos, les dio poder y autoridad sobre todos
los demonios, y para sanar enfermedades.

¿A quienes reunió? ¿A cuántos juntó? ¿A quienes dio poder y autoridad?


El Señor juntó a un grupo escogido y un número perfecto de personas para otorgarle
poder y autoridad sobre demonios y para sanar enfermedades.

El porqué es importante leer este versículo es para darse cuenta que aunque el Señor
tenia discípulos, tenía más personas convertidas, sanadas, seguidores y creyentes en
Dios, solo le dio este poder especial a un grupo.
En algunos lugares piensan que es normal tener esos poderes especiales e incluso
algunos lucran fingiendo que los tiene, pero ahora debemos pensar y meditar en esto.

Aunque en estos tiempos no tenemos este don de echar fuera demonios aun tenemos
algo que nos distingue los creyentes de los no creyentes. Los demonios reconocen a los
creyentes y les tienen respeto porque tenemos armas para repelerlos, pero los no
creyentes como son del diablo los demonios pueden utilizarlos para sus deseos.

Hec 19:13 Pero algunos de los judíos, exorcistas ambulantes, intentaron invocar el
nombre del Señor Jesús sobre los que tenían espíritus malos, diciendo: Os conjuro por
Jesús, el que predica Pablo.
Hec 19:14 Había siete hijos de un tal Esceva, judío, jefe de los sacerdotes, que hacían
esto.
Hec 19:15 Pero respondiendo el espíritu malo, dijo: A Jesús conozco, y sé quién es
Pablo; pero vosotros, ¿quiénes sois?
Hec 19:16 Y el hombre en quien estaba el espíritu malo, saltando sobre ellos y
dominándolos, pudo más que ellos, de tal manera que huyeron de aquella casa
desnudos y heridos.

Luc 9:2 Y los envió a predicar el reino de Dios, y a sanar a los enfermos.

En el versículo anterior vemos como Dios les da poder a sus doce discípulos pero estos
son ocupados con dos objetivos:

– Primeramente para predicar, lo importante nunca fue el mostrar milagros ni


hacer grandes cosas ni andarse exhibiendo, sino su primera misión era hablar las
palabras del evangelio de Dios. Nuestro Señor Jesucristo siempre hablaba y
luego actuaba, su primer acción en cualquier lugar era predicar, sin importar si
fuera en una sinagoga o en el campo, en un monte o en el mar. Predicaba sin
hacer distinción de personas, tanto a autoridades como a los más humildes y
pecadores. En lo primero que debemos pensar es en creer por fe y luego ver la
mano de Dios.

– Como segunda cosa tenemos el sanar a los enfermos, la muestra del poder de
Dios era para mostrar a las personas que creían el poder de Dios y para que
depositaran toda su fe en Él. Solo Dios es quien puede hacer milagros en
nuestras vidas. Los discípulos nunca hicieron alguna sanación diciendo que el
poder era de ellos, sino que declaraban que el poder de curación venia de Dios y
el Señor Jesucristo les había dado la potestad.

1 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl
En la predicación del evangelio este es un paso normal en toda persona que está
conociendo a Dios, primero se escucha, se oye, uno se entera que existe Dios y de sus
cualidades y de cómo envió a su hijo a morir en el lugar del pecador, para luego los que
aceptan su situación de pecado, aceptan a Cristo como su Salvador, y confiesan ser
Cristianos y Creyentes, entonces luego de aquello comienzan a ver la maravilla de la
obra de Dios en sus vidas, de cómo todo toma un nuevo rumbo siempre colocando a
Dios en el primer lugar y siguiendo su voluntad para que Dios bendiga y prospere lo
que hagamos. Dios solo puede obrar en quienes son sus hijos.

Luc 9:3 Y les dijo: No toméis nada para el camino, ni bordón, ni alforja, ni pan, ni
dinero; ni llevéis dos túnicas.

Esta actitud de Fe en que Dios proveerá de todo es solo a consecuencia de creer


verdaderamente en Dios.

Rom 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

Como veíamos anteriormente lo primordial es creer, y creer de verdad y de corazón en


Dios y la salvación que nos da su Hijo, y una vez que haya sucedido eso veremos
acciones de parte de Dios, como en este caso que no llevaran más de lo puesto porque
Dios proveería para ellos en el camino, y esto es una promesa que nos hace Dios.

Mat 6:33 Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas
os serán añadidas.

Una vez que conocemos realmente en Dios podemos depositar toda nuestra esperanza
en Él y confían en que Dios nos dará.

Luc 9:4 Y en cualquier casa donde entréis, quedad allí, y de allí salid.

¿Está bien pedir ayudar a los hermanos? Si, está muy bien y deberían ser a las
primeras personas en recurrir ya que tenemos un pensamiento en común en las cosas
que realizamos.
¿Debemos recibir las ayudas de hermanos cuando estamos en necesidad? Pues sí,
cuando estamos en necesidad y nuestros hermanos nos donan algo, debemos recibirlo
como de parte del Señor, sin vergüenza sino orgullosos de que Dios nos provee incluso
por medio de nuestros hermanos.

¿Se debe aprovechar de la amabilidad de un hermano? Pues no, está bien que nos
ofrezcan ayuda, que nos tiendan una mano, que se preocupen por nosotros pero
debemos ser consientes que así como nosotros tenemos problemas y necesidades así
también nuestros hermanos tiene su propios problemas por lo que deberíamos
preocuparnos de no ser una carga o estorbo para las personas que nos rodean, y es por
eso que como aceptamos una ayuda debemos dar las gracias y tratar de molestar lo
menos posible y salir.

Luc 9:5 Y dondequiera que no os recibieren, salid de aquella ciudad, y sacudid el


polvo de vuestros pies en testimonio contra ellos.

Hay personas que no tiene la disposición de ayudar o que no pueden por problemas
personales, uno debe tratar de discernir aquellas situaciones y reaccionar según la
situación, si la persona no me puede cooperar por otros compromisos es comprensible,
2 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl
pero si alguien en vez de ayudar a esparcir el evangelio, en vez de dar un buen
testimonio, en vez de tender una mano reacciona de la forma contraria entonces
debemos salir de allí y no tenerlos como alguien en quien depender.

Luc 9:6 Y saliendo, pasaban por todas las aldeas, anunciando el evangelio y sanando
por todas partes.

Y lo importante es no quedarse encerrados, sino salir y anunciar el evangelio por todas


partes, a toda persona con la que estemos, con toda persona que veamos y con qué
compartamos.
Dios quiere que seamos personas activas entregando el evangelio y mostrando nuestra
fe depositada en Dios, debemos ser personas que mostremos en nuestras vidas la
mano y la guía de Dios.

Sigamos el ejemplo de los discípulos seamos personas escogidas y hagamos la


voluntad de Dios, cuando no somos hijos de Dios somos hijos del diablo y el destino de
santanas es el infierno.
Esperamos verle a usted con nosotros en el cielo como discípulos y no atormentados en
los sufrimientos del infierno.

3 | Página
Por: Iván P. Yáñez Fica www.mirad.cl contacto@mirad.cl

Intereses relacionados