Ayudas de Juego

:

Trasfondo en Veinte Preguntas
Por Manuel Gallego
Ilustraciones de Wizards of the Coast
Desarrollar un trasfondo muchas veces puede parecer una tarea tediosa, pero a menudo el esfuerzo vale la pena. Es obvio que un personaje no es definido únicamente por su raza o clase. Sin embargo, ¿qué impulsa a las personas a convertirse en aventureros? Al fin y al cabo, Dungeons&Dragons es esencialmente un juego de rol, y a veces nos olvidamos que un personaje es algo más que un conjunto de puntuaciones ordenadas en una ficha. Acostumbrarse a conocer a los personajes que se quiere encarnar no solo ayuda a meterse en su piel, sino que permite disfrutar más de la esencia del juego. En definitiva, divertirse más con él. A veces resulta complicado construir un trasfondo. Ya sea por falta de conocimiento de la ambientación donde se juegue, o por simple falta de imaginación, se tiende a simplificar mucho el proceso en aras de una mayor jugabilidad. En ocasiones, incluso se prescinde de él, ya que tampoco resulta necesario detallar en exceso a un personaje que se vaya a usar para pocas sesiones de juego. ¿Qué provecho hay en elaborar un trasfondo detallado? Pese a que el rol no es exactamente teatro, se parece un poco. Saber cómo es quien interpretas ayuda a guiar tus acciones de forma a que sean coherentes. Por ejemplo, Caspio el Lazarillo, un mediano desvergonzado y pillo, no debería ponerse firme cuando le hable el capitán de la guardia. De la misma forma, ofreces a tu DM un marco de referencia desde el cual juzgar tus decisiones y una fuente de inspiración para nuevas aventuras. Quizás ese monje sereno que te derrotó y al que juraste vencer aparezca como un villano en aventuras posteriores.

EL TRASFONDO
Sin lugar a dudas, el trasfondo de un personaje es uno de los aspectos más importantes para el juego. De él pueden surgir ideas para las aventuras en las que participe tanto él como los demás.

1

Cómo diseñar un Trasfondo
Existen muchas maneras de crear trasfondos, siendo la más sencilla pedir al DM que te ofrezca uno. Esta opción puede ser adecuada para jugadores noveles que no tengan mucha experiencia de juego. Sin embargo, se corre el riesgo de acostumbrar a los jugadores a que den poca importancia al mismo, y por ende, quizás no se metan tanto en la historia que se intenta construir. Buscar ideas. Si vas a crear un Guerrero, piensa en cómo podría convertirse alguien en uno. ¿Es fácil? ¿Qué tipo de persona haría a falta para serlo? Se pueden buscar referencias en libros, películas o comics. Los manuales de juego (MdJ I y ss.) suelen traer ejemplos de personajes ya hechos, con sus propias motivaciones y metas. Evitar extremos. Tanto los personajes excesivamente estereotipados como los innecesariamente excéntricos pueden traer problemas a la hora de llevarlos. Quizás un monje de 2.10 m de altura, albino, horriblemente desfigurado y con impulsos infanticidas no sea el personaje más adecuado para pertenecer a un grupo de héroes aventureros. Igualmente, no todos los enanos deben ser tipos gruñones, malhumorados y amantes de la cerveza. Tremgal, un joven Mago enano, es una persona jovial y amante de las bromas. Sabe usar un hacha, pero confía más en sus conjuros para superar sus problemas. Pide consejo al DM. Recuerda que tú no eres el único protagonista en la partida. Quizás el DM tenga una idea concreta para la crónica y no todos los trasfondos sirvan para ella. Es poco probable que un tipo enfermizo y asmático decida de buen grado enrolarse en una expedición a la Infraoscuridad. De la

misma forma, es poco plausible que tu personaje sea un exterminador de demonios y comience su aventura a nivel 2. Recopila información, pero sólo la que necesites. Recuerda que un trasfondo tampoco implica que conozcas todos y cada uno de los detalles de la vida de tu personaje. Dejar cosas al azar permite que el DM rellene los huecos según vea conveniente mezclar el desarrollo de la crónica con tu trasfondo. De la misma forma, no atosigues al DM ni a los demás jugadores con detalles irrelevantes de tu personaje, ni busques incluir aspectos de tu trasfondo constantemente en la crónica. Que tu personaje desee vengarse del clan de orcos que asesinó a su familia no implica que todas y cada una de las acciones del grupo deban girar en torno a esa vendetta.

El Juego de las Veinte Preguntas
Muchos juegos de rol proponen el uso de cuestionarios para ayudar a elaborar un trasfondo. Si lo pensamos bien, realmente de eso se trata: Un trasfondo no es más que una serie de cuestiones relativas a la vida anterior de tu personaje, y cómo ésta le ha convertido en la persona que es ahora. ¿Quién es? ¿De dónde viene? ¿Qué aspira a conseguir con una vida de aventuras? Tanto estas como muchas otras preguntas pueden incluirse en un formato al que denominaremos “el juego de las veinte preguntas”. A continuación se proponen una serie de cuestiones, pero no tienen por qué ser las únicas. El DM debe de ser quién marque las pautas del cuestionario. Este método tiene la ventaja de convertir el proceso en una tarea interactiva, más que un simple trabajo literario.

2

Primera Parte: El Pasado de tu Personaje
• ¿Dónde naciste? En este apartado se puede no sólo indicar el lugar de nacimiento, sino el entorno en el que se ha criado el personaje. • ¿Cómo fue tu infancia? ¿Con quién viviste? ¿Fue tu personaje feliz o vivió desdichado? ¿Tenía familia, hermanos o fue un huérfano? • ¿Recuerdas a alguna persona que fuese importante para ti? ¿Lo sigue siendo? Todo el mundo ha tenido personas importantes en su vida, ya sea por la fuerza de sus lazos afectivos o por lo que representaba para el personaje. Aquí se puede incluir tanto a amigos como a rivales o enemigos. • ¿Cómo aprendiste tu oficio? ¿Quisiste ser aventurero/a? Aunque parezca increíble, no todo el mundo elige una vida de aventuras. Quizás tu personaje pudo ser forzado a convertirse en aventurero; su pueblo pudo haber sido arrasado por un clan de orcos, o se ha embarcado en una misión importante para los suyos. Igualmente, algunos aprendieron su carrera de manera autodidacta, mientras que otros tuvieron maestros que guiaron sus primeros pasos. • ¿Crees que tu vida pudo ser diferente? ¿Cambiarías algo de tu pasado? Todos nos arrepentimos de ciertos aspectos de nuestro pasado. ¿Es ese el caso de tu personaje? ¿Hubo algo que creyó posible de evitar, pero que ahora le atormenta? • ¿Qué suceso de tu vida anterior te ha marcado más? ¿Por qué? ¿Tu madre murió cuando aún eras un niño? ¿Conociste a un caballero embutido en una brillante armadura y quisiste seguir su ejemplo? Algunos episodios en nuestras vidas resultan especialmente reseñables y los recordamos durante toda nuestra vida.

Segunda Parte: Quién es tu Personaje hoy
• ¿Qué tipo de persona eres? ¿Te consideras sociable? Algunos héroes son cálidos y amistosos, mientras que otros son distantes, por las experiencias que vivieron anteriormente. Ten en cuenta tu puntuación de Carisma y tus habilidades sociales (Diplomacia, Engañar e Intimidar) a la hora de responder esta cuestión. • ¿Posees algún rasgo característico? ¿Cuál? ¿Sueltas alguna coletilla recurrente? ¿Tus ojos relucen cuando te muestras determinado? Los rasgos que diferencian a los personajes de otras personas pueden ser sutiles (una cicatriz, una personalidad fuerte) o exóticos (un ojo de cada color). • ¿Tienes aficiones? ¿Se te da algo especialmente bien? Treska es una tiefling pícara que se ha pasado toda su vida inventando cachivaches y artilugios complicados. Quizás tu personaje pase su tiempo libre jugando al

3

sava o cantando. O puede que simplemente prefiera dar mamporros con su hacha. Hay gente para todo. • ¿Eres religioso? ¿Por qué? La fe en los mundos de D&D es diferente a la que se puede contemplar en el mundo real. Los dioses existen realmente y su poder puede alterar drásticamente los eventos que sucedan en el mundo. ¿Qué opina tu personaje sobre los dioses? ¿Sigue a alguno en particular? ¿Los desprecia? Algunos personajes no siguen a poderes concretos, sino a un ámbito (la paz, los espíritus) concreto, o siguen algún tipo de código o ideología personal. • ¿Qué opinas sobre otras razas? ¿Tienes algún prejuicio? Es un hecho que en D&D existen muchas razas, tanto civilizadas como monstruosas. Tu personaje puede llevarse bien con la mayoría, o directamente desconfiar de todos aquellos diferentes a él. O puedes tener prejuicios hacia ciertos tipos de individuos en particular, independientemente de su especie. • ¿Te gusta trabajar en equipo? ¿Confiarías tu vida a otra persona? Es conveniente pensar bien a la hora de responder este apartado. Tu personaje puede ser un lobo solitario, pero eso no le impide poder reconocer las ventajas de colaborar con otros aventureros en pos de alcanzar un objetivo común. E incluso los lobos solitarios pueden llegar a tener amigos. • ¿Crees que el fin justifica los medios? Dicha pregunta tiene muchas connotaciones. ¿Se tomaría tu personaje la justicia por su mano o entregaría al villano a las autoridades? ¿Estaría dispuesto a usar cualquier medio para conseguir lo que se propone o se pone límites a la hora de actuar?

• ¿Qué prefieres? ¿Dinero, fama, o poder? Algunos personajes se enrolan en el oficio de aventurero para buscar reconocimiento o una retribución monetaria. Otros, sin embargo, desean superar sus límites o buscan someter a otros. Esto no significa necesariamente maldad: quizás tu personaje desee deponer a un gobernante malvado y liderar a su pueblo con una mano justa. O quizás tengas otro motivo.

• ¿Crees en el destino, en el esfuerzo o en la casualidad? ¿Te consideras un héroe? No hay nada malo en considerarse un héroe (aunque quizás tu personaje se lo tenga muy creído). Algunos individuos logran elevarse sobre la gente común gracias a su tesón y esfuerzo, mientras que otros se consideran guiados por la providencia.

Tercera Parte: A dónde va tu Personaje
• ¿Te has planteado tu futuro alguna vez? ¿Dónde crees que estarás dentro de unos años? Algunos personajes viven el día a día; no se plantean cómo estarán dentro de algún tiempo, mientras que otros aspiran a un futuro glorioso. Quizás quieras convertirte en el gran caballero de un reino, o en un señor feudal. • ¿Qué opinas sobre la muerte? ¿Cómo crees que morirás? ¿Tu personaje teme a la muerte? ¿Se ríe de ella? Un seguidor de Tempus buscará la muerte en el fragor de una batalla gloriosa, mientras que otros aventureros podrían tratar de evitarla a toda costa. La muerte es un aspecto más del oficio de aventurero, y no estaría mal tenerla en cuenta. • ¿Hay alguien a quién emules, o cuyas virtudes crees que deberías alcanzar? Algunos aventureros guían sus pasos a partir de caminos ya forjados. Puede que seas un mago cuya ilusión en la vida sea conocer al legendario arcanista Elminster, o quizás las acciones de Drizzt Do’Urden te inspiren.

4

• ¿Cómo te gustaría ser recordado? ¿Qué te gustaría que rezara en tu lápida? Algún día dejarás de existir y quizás quieras ser un ejemplo para los tuyos y los próximos que sigan tu senda. O puede que te regocijes en la oscura leyenda que se forme tras tus hazañas impías. • ¿Aspiras a cambiar algo? ¿Cuál es tu meta final? ¿Tu personaje desea cambiar el mundo? ¿Hay algo que quieras enmendar? Los héroes pueden llegar a cambiar el mundo con sus actos, para bien o para mal; mientras que los villanos pueden llegar a amenazar su propia esencia.

terreno de la competición. No hay que convertir la elaboración del trasfondo en un certamen literario, ya que su objetivo no es otro que construir personajes redondos y creíbles para divertirse. Ciertamente, el esfuerzo de un jugador debe ser premiado, pero tampoco se debe penalizar la ignorancia o menor imaginación de otros (especialmente en el caso de los noveles).

Sobre el autor
Manuel Gallego es jugador de rol ocasional y estudiante de Derecho. Su escenario favorito de D&D es Reinos Olvidados, aunque también ha probado otros escenarios y formatos de juego. Le gusta la pizza y el sarcasmo en dosis moderadas.

Notas y sugerencias
Trasfondos compartidos/comunes. Evidentemente, este método sirve para hacer trasfondos compartidos. En ese caso, los jugadores que deseen idear el trasfondo conjunto deberán presentar sus ideas al DM. Es importante que haya conciliación en este aspecto: quizás a Carlos le guste la idea de tener un siervo, pero puede que Pedro no esté muy por la labor de llevar uno. Bonificadores por trasfondo. Algunos suplementos y manuales permiten obtener ciertos bonificadores que reflejan la influencia del trasfondo en la ficha del personaje. Tal inclusión debe de ser contemplada como algo opcional, y en todo caso, sujeta a la discreción del DM. La técnica del palo y la zanahoria. No pocos DM incentivan a sus jugadores a construir trasfondos medianamente elaborados a cambio de objetos o comenzar a un mayor nivel. Tal opción debe de ser considerada cuidadosamente, pues puede ser llevada al

5

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful