Está en la página 1de 16
2 EL MOTOR DIESEL Y EL AUTOMOVIL Gracias a lo expuesto en el capitulo antetior que nos ha centrado sobre el tema de las diferencias técnicas que se establecen entre el motor de gasolina y el motor Diesel, vamos a poder entrar de lleno en el tema de la comparacién, de ambos motores cuando se les encomienda una misma labor, que en este aso consiste en servir de planta motriz para un automévil. Lo que si hay que observar desde el principio es que los motores Diesel ya funcionaban en 1897, primero en forma de motores estacionarios pero, desde que en 1912 se invent6 y puso a punto la primera bomba de inyeccién mecénica, el motor Diesel ya podia constituir una unidad auténoma y, como el motor de ciclo Orto, hubiera podido competir con éste en la naciente y muy floreciente industria del automévil, y mis todavia si, como nos ha de- mostrado la Termodindmica que hemos estudiado en el capftulo anterior, su rendimiento ¢s superior y con él su economia. La verdad es que, pasado el periodo de interrupcién que represent6 la Hamada Gran Guerra de los afios 14-19, el interés de los ingenieros por este tipo de motor no fue pequefio. De hecho, ya en 1922 Karl Benz construyé motores Diesel destinados a la 2uto- mocién y algunos ejemplares se encuentran en el Deutsches Museum, en el que hay una gran coleccién de motores antiguos. Este motor BENZ. se construyé inicialmente de dos cilindros y debja ser montado en un tractor. Mas tarde, en 1924, se construfa un motor de cuatro cilindros (Fig. 1), con una cilindrada de 4.900 cm? que obtenfa los 50 CV a 1.000 r/min. La aplicaci6n esporddica del motor Diesel al autom6vil pudo ser bastante antigua, Desde luego, en 1922 ya hay precedentes de pruebas realizadas en 34 EL MOTOR DIESEL EN AUTOMOCION, Figura 2, En 1936 la tabrica wenceoes fanz s2 dacicié a fabricar en serie et modelo 260 0 ‘con al que comenzaria la Conquista del sector del automévit por parte del motor Diesel. EL MOTOR DIESEL Y EL AUTOMOVIL 55 carretera por la casa PEUGEOT en un automévil equipado con un motor Diesel disefiado y puesto a punto por el ingeniero Tartrais de la marca. Los resulta dos no debieron ser tan buenos cuando ¢l motor jamés se fabrics en serie para estos usos por su gran dificultad en poder competir con el motor de explosion de la época que resultaba mis ligero, menos voluminoso, més po- tente y mis barato que el motor Diesel, el cual solamente podfa ofertar su ‘menor consumo como contrapartida ante este ctimulo de ventajas. De hecho, la primera aparicién con futuro de un motor Diesel ligero apli- cado a un automévil no se produjo hasta el aio 1936 con el famoso MERCEDES modelo 260 D, cuyo aspecto exterior podemos ver en la figura 2. Para este vehiculo la casa alemana construyé un motor que se adaptara a las necesidades de un automévil. Se trataba de tun cuatro cilindros, de 2.600 cm? que alcan- zaba las 3.500 r/min, y con ellas los 45 CV; por lo tanto era un Diesel ligero que se mantenéa 2 un mimero de vueltas no muy alejadas de las que conse- gufan por aquellas fechas los motores de gasolina. El resultado de este auto- mévil fue tan bueno que ya jamés dejé MERCEDES de fabricar automéviles quipados con motor Diesel, los cuales, por otra parte, tuvieron una gran acogida, dentro de lo que cabia esperar, por parte de un sector de piblico que necesitaba el automvil como herramienta de trabajo, y en su profesion. acumulaban muchos miles de kilémetros al afio. Al bajo consumo de estos motores se unia la circunstancia de los excedentes de gaséleo que existian y ue hacian que este combustible se vendiera a mucho menor precio que la gasolina de modo que el ahorro general resultaba importantisimo y en aras a 4. valfa la pena renunciar a la mayor velocidad y potencia de los motores de gasolina, En los afios de la posguerra los MERCEDES de «gasoil» fueron muy buscados ya que escascaban las gasolinas. Esta fibrica alemana uni6 a su gama varios modelos famosos en su tiempo: El 170 D, de 1949, y sobre todos el 180 D de 1953, de gran belleza de lineas, al igual que el 190 D de 1958. Hacia 1960 comenz6 la firma francesa PEUGEOT a seguir una politica simi- lar a la que llevaba a cabo la Daimler-Benz desde hacia muchos afios, y estudi6 ‘un motor para su aplicacién a las berlinas del modelo 403. Con este fin nacié el motor Diesel TMD 85 del cual se han derivado y se derivan muchos de los grandes motores para automévil de la marca francesa. El primer ejemplar de importancia fue el modelo XD 88 que sirvi6 para equipar al PEUGEOT 404. Més tarde, el XD 90 hacfa lo propio para el modelo 504 de Ia marca. Este motor, de’2.112 cm? y una potencia de 65 CV a 4.500 r/min lo podemos ver cn la figura 3 seccionado en alguna de sus partes para que se puedan ver de- talles de su interior. A estos motores les sucedieron los XD 2 y los XD 2S, el segundo sobrealimentado, con una potencia de 80 CV. a las 4.150 r/min, motores utilizados, el primero, en los modelos 505 normales y el segundo en los 604, 505 en el TALBOT modelo Tagora Diesel, etcétera Por ditimo, en la figura 4 tenemos el dibujo de otro motor de la gama PEUGEOT. Se trata del famoso XUD 9, de una cilindrada total de 1.905 cm? y una potencia de 65 CV (47 kW) a 4.600 r/min. Este motor ha equipado muchas unidades de automéviles de las marcas TALBOT y CITROEN. El resto de las fabricas de automéviles no tomaron demasiado en serio 56 EL MOTOR DIESEL EN AUTOMOCION Figura 3. Vista seocionada de un motor FeucEor Indonor XD 90. Con una ciindrada de 2.112 5? este motor alcanzaba los 65 CV DIN a 4.500 cin. con un par maximo de 12.60 ™. Kg ‘92.000 ini, la fabricacién de motores Diesel para los automéviles hasta finales de los afios, setenta, en la mayorfa de los casos. Cierto que muchas de ellas, como la FIAT y la CITROEN ya habjan tenido ciertos contactos con el motor Diesel ligero (no nos referimos, por supuesto, al motor grande de autocamign o el ferro- viario y navegacién en el que la HAT, por ejemplo, ha tenido una aportacién, muy importante a través de los afios y desde tiempos antiguos) pero en rea- lidad no puede hablarse de un interés decidido por parte de los fabricantes de los automsviles practicamente hasta que se inicia la década de los afios ochenta y la gran crisis del petréleo que acaecié durante los afios de la década anterior puede considerarse como la responsable del interés por el paiblico por lograr medios de transporte més econémicos que el automévil dotado de motor de explosién. Es 2 partic de aqui cuando las fibricas de automviles se toman EL MOTOR DIESEL ¥ EL AUTOMOVIL 57 Figura 4. Otra vista seccionada de un motor Feuceor. Se tata del femoso motor XUD © de 1.905 om? y 65 CV DIN a las 4.600 rin fn serio el proyecto de motores que se adectien a las necesidades de acelera~ ci6n, ficil puesta en marcha cn cualquier tiempo y condiciones, funciona miento silencioso y una potencia comparable sin aumentar mucho el peso del vehiculo que son las condiciones principales que requiere un motor que vaya a ser aplicado a un automévil. Los disefios logrados son satisfactotios en ge- neral y hoy en dia el motor Diesel propulsando automéviles abunda conside- rablemente en nuestras carreteras Por supuesto, y después de todo lo dicho, queda una pregunta en el aire: ePor qué un motor que ya empezaba a funcionar bien en 1924 y que de hecho tenia un rendimiento mucho mejor que el motor de explosién, no progresd lo suficiente para entrar con toda la fuerza en el mundo del automévil, y ha tenido que esperar hasta 1980 para empezar a popularizarse dentro de este