Está en la página 1de 56

Investigación de los Bosques Tropicales

Rentabilidad comparada del uso forestal y ganadero del suelo en el noroeste de la Patagonia

Pablo Laclau, Roland Olschewski, Tomás Schlichter y Free de Koning

Eschborn, 2003

TÖEB Serial number: TWF-41s

Publicado por la

Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ) GmbH Postfach 5180 D-65726 Eschborn

Responsabile

Programma de apoyo ecológico (TÖB) Dr. Martin Tampe

Autores

Pablo Laclau 1 , Roland Olschewski 2 , Tomás Schlichter 1 , Free de Koning 3,4

Dirección de contacto

1 :

Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria C.C. 277, 8400 S.C. de Bariloche, Argentina

2 :

University of Göttingen Institute of Forest Economy Busgenweg 5, 37770 Göttingen, Germany

3 :

Proyecto CO2 - GTZ Casilla 17-21-1925, Quito, Ecuador e-mail: ppffdk@ecnet.ec

4 :

University of Göttingen Institute of Soil Science and Forest Nutrition Busgenweg 2, 37770 Göttingen, Germany

Presentación

Gesa Wessolowski

© 2003 Todos los derechos reservados

Prefacio

Los ecosistemas tropicales son la base de subsistencia de la mayor parte de la población mundial. Su progresiva destrucción y degradación, especialmente en los llamados países en desarrollo, ponen en peligro los esfuerzos por alcanzar un de- sarrollo sostenible y luchar de manera eficaz contra la pobreza.

En el marco de la cooperación al desarrollo, el Programa de Apoyo Ecológico (TÖB, por sus siglas en alemán) ha contribuido a la elaboración, utilización y puesta en práctica más eficaces de los conocimientos y las experiencias adquir i- dos en este campo, fomentando específicamente la investigación.

Hasta el año 2001, el TÖB fue un proyecto de servicios de carácter suprarregional ejecutado por la Deutsche Gesellschaft für Technische Zusammenarbeit (GTZ) GmbH por encargo del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarro- llo (BMZ).

El Programa fomentó más de 180 estudios sobre aspectos relevantes en materia de ecología tropical para acompañar proyectos y programas de cooperación al desa- rrollo. De este modo se fueron perfeccionando las estrategias de protección y de uso sostenible de los ecosistemas tropicales y se perfilaron instrumentos innova- dores para una cooperación al desarrollo más compatible con el medio ambiente. Tras finalizar su fase activa, se siguen apoyando 19 proyectos y programas hasta que se publiquen sus resultados.

Un elemento importante de la concepción del Programa fue el trabajo conjunto de científicos alemanes y locales sobre cuestiones orientadas a la aplicación práctica. Con ello, el TÖB también contribuyó de manera significativa al perfeccionamiento de los expertos nacionales conforme a las exigencias de la práctica y al desarrollo de conocimientos especializados en materia de ecología tropical en los países contraparte.

En su serie de publicaciones, el TÖB ofrece al público interesado los resultados y recomendaciones para la acción como producto de los estudios complementarios realizados.

Nos complace presentarles en esta edición los resultados de nuestro proyecto de investigación más reciente.

Ingrid Hoven

Jefa de la sección 412 “Clima; bosques, lucha contra la desertificación; biodiversidad”

Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ)

Tilman C. Herberg

Jefe de la división 4400 „Medio Ambiente e Infraestructura“

Deutsche Gesellschaft für Technische Zu- sammenarbeit (GTZ) GmbH

Indice

Prefacio (2)

3

Resumen

5

Summary

7

1. Introducción

9

2. Area de estudio

13

3. Metodología

16

3.1. Modelos de producción y evaluación financiera de plantación de pino ponderosa

16

3.2. Modelos de producción y evaluación financiera de manejo de ciprés de la cordillera

19

3.3. Modelos de producción y evaluación financiera de producción de carne (cría vacuna)

21

3.4. Fórmulas de cálculo

22

4. Resultados

23

4.1. Carbono secuestrado

23

4.2. Valor actual neto y anualidad

24

5. Discusión

27

5.1. Análisis comparativo

27

5.2. Competitividad y complementariedad de usos

29

5.3. Efectos de la devaluación del Peso

30

6. Conclusiones

33

Bibliografía

35

ANEXO I: ANALISIS DE PLANTACION DE PINOS

39

ANEXO II: ANALISIS DE MANEJO DE CIPRES DE LA CORDILLERA

43

ANEXO III: ANALISIS DE INVERSION GANADERA

48

Prefacio (2)

El Protocolo de Kyoto y las subsecuentes Conferencias de las Part es (COP) de la

Convención de Cambio Climático han despertado interés sobre el potencial de

ecosistemas de bosques secundarios y de bosques de plantación para fijar

carbono. Considerar este servicio ambiental y evaluarlo en términos ecológicos y

monetarios podría estimular proyectos forestales dentro del marco del Mecanismo

de Desarrollo Limpio (MDL). Al mismo tiempo, eso ha generado una necesidad de

desarrollar metodologías aplicables para cuantificar y valorar la fijación de carbono

en sistemas forestales bajo diferentes condiciones ecológicas.

Con este motivo el Programa de Apoyo Ecológico (TÖB) de la Agencia Alemana

de Cooperación Técnica (GTZ) junto con la Universidad de Göttingen en Alemania

han iniciado el proyecto "Potencial de fijación de carbono en bosques secundarios

y plantaciones forestales en dos zonas climáticas en América del Sur". Las zonas

de ejecución son el Noroccidente de Ecuador y el Noroeste de la Patagonia

Argentina.

En el Ecuador el proyecto está integrado al Proyecto Política Forestal (PPF) de la

GTZ, colaborando directamente con el Ministerio de Ambiente de Ecuador. En

Argentina el proyecto está ejecutado por el Instituto Nacional de Tecnología

Agropecuaria (INTA), que también lleva a cabo el Programa Nacional de Lucha

Contra la Desertificación (PRODESAR), también apoyado por GTZ y

estrechamente relacionado con este proyecto. El proyecto tiene tres objetivos

principales:

- Determinar la fijación de carbono en suelos y biomasa de bosques secundarios y plantaciones forestales con relación a las condiciones biofísicas, tomando pastizales como referencia (línea base).

- A través de un análisis de costo-beneficio, comparar los beneficios netos de bosques con otros usos de la tierra, incluyendo fijación de carbono como potencial beneficio monetario.

- Analizar los resultados dentro del contexto de acuerdos nacionales e internacionales para apoyar la evaluación de posibles proyectos de fijación de carbono antes de su fase de implementación.

Entre otros productos, el proyecto genera una serie de informes técnicos. El

presente informe técnico resume el análisis costo-beneficio para el Noroeste de la

Patagonia Argentina.

3

Agradecemos el apoyo que nos brindaron el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y el Programa Nacional de Lucha Contra la Desertificación (PRODESAR). Expresamos nuestros reconocimientos a todos los propietarios que nos facilitaron información economica y de uso del suelo. Finalmente, agradecemos el apoyo de Mercedes de Urquiza y la contribución de los estudiant es Carsten Huljus y Friderike Oehler de la Universidad de Goettingen.

4

Resumen

Las decisiones tomadas en la Conferencia de las Partes 6 (COP6-II) de la Convención de Cambio Climático (Bonn, 2001) abren una puerta para la inversión en proyectos forestales donde la fijación de carbono se convierte en un potencial ingreso económico. Mediante el Mecanismo de Desarollo Limpio (MDL) establecido en el Protocolo de Kioto de Cambio Climatico, propietarios de tierras que estén interesados en invertir en el establecimiento de nuevos bosques podrían beneficiarse por una compensación económica que valora la capacidad de los bosques de captar CO 2 . En el presente estudio, se realiza un análisis costo- beneficio que permite identificar las circunstancias bajo las cuales propietarios del

suelo optarían por cambiar sus tierras de uso agrícola a uso forestal, tomando en cuenta pagos por la fijación de carbono. Como sistemas de forestales y cambio de uso del suelo, se evalúa plantaciónes de pino ponderosa y el manejo de bosques de ciprés. Debido a la incertidumbre que existe con respecto al Protocolo de Kioto y el potencial mercado del “carbono”, se desarolla una metodología para el análisis costo-beneficio que permite evaluar el efecto de distintos pagos por fijación de carbono, ubicar sitios de mayor potencial para proyectos forestales y en un futuro realizar el diseño de proyectos forestales dentro del MDL.

Entre los principales resultados se tiene los siguientes:

Sin tener en cuenta el pago por la fijación de carbono, las plantaciones de pino generan beneficios netos positivos solo en sitios muy aptos para pinos.

El pago por la fijación de carbono aumentaría la competividad del uso forestal en comparación a la ganadería.

La devaluación del peso aumenta los ingresos por tonelada de CO 2 fijado calculados en peso y de este modo refuerza la atractividad economica de plantaciones forestales.

5

Summary

The inclusion of carbon sinks in the so-called Clean Development Mechanism (CDM) of the Kyoto Protocol of Climate Change, opens a door for the investment in forestry projects where carbon sequestartion becomes a potential source of

income. Under the CDM, industrialized countries may invest in reforestation and afforestation projects in developing countries, and offset their domestic GHG emissions in order to comply with their commitments of the Kyoto Protocol. In the present stude, a cost-benefit analysis is carried out for identifying the conditions under whic h landowners in Northwestern Patagonia may change their agricultural land into forestry taking into account payments for carbon sequestration. Two major systems of forestry land-use are considered: tree plantation and management of natural forests. Due to the uncertainty involved in the Kyoto Protocol negotiations and the potential market of “carbon offsets”, a methodology for the cost-benefit analysis is developed in order to determine the potential for carbon sequestration, compare different site qualities, evaluate the effect of prices of carbon offsets, and in the future, design forestry projects under CDM.

Major results of this research are:

Without considering payments for carbon sequestration, pine plantations

generate positive net benefits only in sites that are very suitable for this land use type.

Payments for carbon sequestration improve this situation and make forest use more competitive in comparison with pasture alternatives.

The peso devaluation leads to higher potential payments per ton of CO2. calculated in pesos, which would result in an increased attractiveness of forest plantations.

7

1. Introducción

La Patagonia argentina comprende regiones fitogeográficas claramente diferenciadas, producto a la vez de diferencias geomorfológicas y climáticas (Cabrera, 1973). Ellas son el Monte, la Estepa y los Bosques Templados. La economía dominante durante el siglo XX ha sido la ganadería ovina, la cual ha declinado fuertemente en los últimos 40 años debido a la crisis estructural del sector y al deterioro de los pastizales. El uso inadecuado de éstos ha desembocado en muchos casos en procesos de desertificación (León y Aguiar, 1985; Soriano y Movia, 1986; SAGyP, 1995). Alrededor de un 70% de la Patagonia argentina presenta problemas de erosión y desertificación desde grados

leves a muy severos (Castro, 1985; Vila y Bertonatti,1993).

El Noroeste de esta región presenta condiciones apropiadas para el crecimiento de los bosques nativos en la franja cordillerana lindante con Chile, en tanto que las áreas contiguas, de transición hacia la estepa albergan pastizales de gramíneas y arbustos, montes bajos en galería y bosques ralos. Esta subregión, que puede delimitarse en forma amplia como el área comprendida entre los paralelos 36º y 46º Sur (al oeste de las Provincias de Neuquén, Río Negro y Chubut), el límite con Chile al oeste y la isohieta anual de 500 mm al este, constituye un área de alto potencial biológico y económico, donde la forestación y el manejo de los bosques nativos e implantados constituirían alternativas de uso del suelo económica, ambiental y socialmente viables (Laclau, 1997; Schlichter y Laclau, 1998). La extensión aproximada es de unas 4.500.000 ha.

El total de bosques de coníferas y fagáceas del Noroeste de la Patagonia

asciende a algo más de 1.685.000 ha. Los Parques Nacionales Lanín, Nahuel Huapi, Puelo y Los Alerces abarcan en su conjunto 1.425.000 ha incluyendo un alto porcentaje de bosques nativos (Laclau, 1997). Si bien la conservación de la naturaleza constituye el objetivo dominante dentro de las áreas protegidas, también se encuentran dentro de esta jurisdicción numerosas explotaciones agropecuarias de medianos y pequeños productores, incluyendo comunidades indígenas, que realizan ganadería extensiva.

9

Las explotaciones rurales se sustentan en la producción ganadera vacuna, la plantación forestal, y el uso maderero esporádico del bosque nativo, al que se suma la presión de pastoreo y ramoneo continuos del ganado doméstico o de fauna introducida (ciervo colorado). En forma creciente se incorporan otros usos relacionados con la actividad turística y recreativa, en general compatibles con la presencia de bosques y pastizales naturales.

Fuera de las áreas protegidas se encuentran 2.835.000 has con aptitud variable para la plantación de coníferas (desde tierras muy aptas a tierras marginalmente aptas) (Mendía et. al., 1990; Irisarri y Mendía, 1991; Irisarri et. al., 1997 en: Laclau et. al., 1999), aunque el uso dominante es la ganadería vacuna u ovina.

Desde principios de los años ´70 la forestación mediante plantaciones de coníferas

y otras especies ha sido promovida a nivel nacional (Laclau et. al., 1999). Diversos incentivos, inicialmente bajo la forma de desgravación tributaria, más tarde por otorgamiento de fondos no reintegrables y en la actualidad mediante la aplicación de reintegros a la plantación junto con beneficios impositivos (Ley Nacional nº 25080) han permitido instalar una base forestal que al presente alcanzaría un millón de hectáreas de plantaciones en todo el país (SAGPyA, 2001). El Noroeste de la Patagonia participa con apenas unas 70.000 ha plantadas, aunque creciendo

a ritmo sostenido, que en la actualidad alcanzaría a unas 7.000-8.000 ha anuales

(G.Cortés, com.pers.)

Si bien en sus inicios la forestación respondía a esquemas rígidos de plantación (una densidad standard de 2500 plt/ha, pocas especies promocionadas), los modelos de producción forestal han ido evolucionando hacia formas más flexibles, adaptadas tanto al mercado como al potencial ecológico de cada sitio. Las alternativas actuales se discriminan en: (a) sistemas de plantación en macizo con

fines industriales (aserrío) con manejo más o menos intensivo y (b) la combinación de producción forestal con ganadería, en empresas agropecuarias que integran ambas actividades o a través de modelos de producción silvopastoriles (Schlichter et. al., 1999).

10

La posibilidad de implementación del Mecanismo de Desarrollo Limpio del Protocolo de Kyoto, para la venta de certificados de reducción de emisiones de Carbono (Certified Emission Reductions, CER) despierta un fuerte interés en el sector privado local, ya que contribuiría a incrementar la competitividad de la forestación frente a otros usos alternativos del suelo. Desde la visión del sector público forestal, este potencial de comercialización de carbono podría constituirse

en un ingreso genuino que promueva el crecimiento de la forestación a gran escala en la Patagonia y otras regiones del país.

La Conferencia de las Partes llevada a cabo en Bonn (julio de 2001), estableció que la forestación y reforestación son los únicos usos forestales del suelo que pueden aplicarse al llamado Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL). Este considera la venta de certificados de reducción de emisiones de carbono (CER´s)

por parte de países No Anexo I, como contribución a la mitigación del cambio climático (IISD 2001).

El área comprendida entre las isohietas anuales de 600 y 1200 mm aproximadamente, lindante con los bosques densos de la Cordillera de los Andes al oeste y con la Estepa Patagónica al este, constituye un espacio de alto potencial para plantaciones forestales y también para producción de carne, siendo esta última la actividad pecuaria dominante. También abundan bosques nativos de

Nothofagus spp y de ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis).

Los bosques de esta última especie, generalmente puros o en asociaciones con Lomatia hirsuta (radal), Nothofagus antarctica (ñire) o N. dombeyi (coihue) constituyen las formaciones leñosas más orientales de los Bosques Andino Patagónicos, con marcada adaptación al stress hídrico. Su madera es altamente apreciada en toda la región, y si bien su manejo escasamente ha seguido pautas

silviculturales, cabe esperar que una conducción adecuada de estos bosques permita acrecentar su capacidad de proveer madera y a la vez mantener importantes funciones ambientales, como la conservación del suelo y el agua, el secuestro de carbono atmosférico y la protección de otras especies asociadas.

11

La utilización ganadera de los campos ha redundado en el retroceso de los cipresales tanto por impactos directos del ganado como por sucesivas quemas destinadas a habilitar tierras de pastoreo (Lebedeff, 1932; Tortorelli, 1941; De Pietri, 1992). La explotación maderera no regulada ha afectado su estructura y desarrollo.

Los modelos que se analizan resultan competitivos en el uso del suelo, no obstante podrían ser -y en algunos casos lo son- complementarios a nivel de explotación rural. La preponderancia de uno u otro en el desarrollo regional depende de varios factores, agroecológicos, económicos, culturales, políticos. Una de las fuerzas que alientan la expansión de estas actividades, es la rentabilidad esperada en términos financieros.

El objetivo de este trabajo es calcular la rentabilidad financiera de la ganadería vacuna de cría, de la plantación de pinos y del manejo de bosques puros de cipreses en el área mencionada a través de un análisis de costo-beneficio de cada actividad. Esta rentabilidad es expresada como valor actual neto (VAN) y anualidad financiera (ingreso equivalente anual, IEA), en términos comparables. Para ello se desarrollaron modelos de producción de las tres actividades, proyectándose en el tiempo y calculando la producción de madera o carne durante el período considerado. Estos modelos se basan en información secundaria y

datos levantados a campo para estimación de biomasa y crecimiento, y consultas directas a productores y técnicos involucrados en estas actividades.

Teniendo en cuenta el potencial de las plantaciones de pinos para incorporarse al MDL, para el análisis financiero de este uso del suelo se consideró también la alternativa de comercialización de creditos por carbono secuestrado en biomasa arbórea, considerando únicamente la adicionalidad de secuestro por sobre una

línea base, esta última estimada como la productividad media de biomasa de los pastizales del área de estudio.

12

2. Area de estudio

El área correspondiente a este estudio se extiende en una franja paralela a la Cordillera de los Andes, entre los paralelos 39º 56´S y 42º 13´S y los meridianos 70º 49´W y 71º 35´W, que constituyen los puntos extremos muestreados (Mapa 1). La altitud de los valles y planicies donde se localiza la mayor parte de la actividad

ganadera y forestal oscila entre los 650 y 1200 m.s.n.m., aunque en el extremo sur del área, la altura desciende marcadamente hasta 250 m.s.n.m. (El Bolsón, Río Negro). Las elevaciones por sobre estos niveles locales se extienden hasta los 1800-2400 m.s.n.m.

Los suelos dominantes derivados de la actividad de los volcanes cordilleranos son ácidos y con presencia abundante de arcilla alofánica (Andisoles). Su grado de

desarrollo y lixiviación es variable. Hacia el este se encuentran modificados por transporte y mezclados con arenas o limos fluviales y coluviales, al igual que en los cañadones y abanicos pedemontanos (Etchevehere, 1972). Los cordones montañosos presentan suelos someros escasamente meteorizados, afloramientos rocosos o acumulaciones clásticas. Los suelos zonales pertenecen al grupo de suelos pardos forestales ácidos (según clasificación de FAO, 1968) y en los sitios más alejados de la cordillera, al de castaños y regosólicos; todos ellos asociados con suelos aluviales, semiturbosos y otros (Etchevehere, 1972).

La superficie aproximada del área es de 1.150.000 ha, que puede desglosarse estimativamente en:

Pastizales…….………………………………. 445.000 ha Bosques puros y mixtos de ciprés……….… 80.000 ha Plantaciones de Pinos…………………….… 25.000 ha Otros bosques y matorrales, pastizales de

altura, áreas rocosas y cuerpos de agua…

600.000 ha

13

Mapa 1. Area de estudio

Mapa 1. Area de estudio Ubicación del área de estudio (recuadro) en el sudoeste de Neuquén,

Ubicación del área de estudio (recuadro) en el sudoeste de Neuquén, oeste de Río Negro y noroeste de Chubut, Argentina.

La mayor parte de los sitios evaluados se encuentra comprendida entre las

isohietas anuales de 600 y 1200 mm, aunque algunos exceden este rango. El clima de la zona es templado, con una isoterma media anual inferior a 10ºC, máximas medias anuales de 16º a 18ºC y mínimas medias anuales de 3º a 6ºC. Las precipitaciones se concentran entre mayo y septiembre, con ocurrencia de nevadas invernales y un período sin heladas generalmente inferior a 100 días; predominan vientos del cuadrante oeste (De Fina, 1972).

La aptitud modal para los usos del suelo analizados es intermedia a baja (sitios aptos y poco aptos). La Tabla 1 resume las observaciones relativas a calidad de sitio (expresada como la altura media de los árboles dominantes a los 20 años de edad a la altura del pecho) del muestreo a campo realizado en el marco de este proyecto.

14

Tabla 1. Aptitud para cada de uso del suelo (en base a muestreo)

Uso del Suelo

N

Sitios Muy

Sitios Aptos

Sitios Poco

 

Aptos

Aptos

PLANTACION DE PINOS MANEJO DE CIPRES GANADERIA

30

16,6%

43,3%

40%

36

33,3%

44,4%

22,2%

37

8,1%

45,9%

45,9%

Para plantación de pinos se agruparon como sitios muy aptos aquellas parcelas cuyo IS>17.5; como aptos a los de parcelas 12.5<IS<17.5 y como poco aptos, a los que el IS<12.5. En ciprés se ag rupó como muy apto a sitios de parcelas con IS>7.9; sitios aptos corresponden a parcelas 6<IS<7.9 y como poco aptos a los de IS<6. Los pastizales se agruparon como sitios muy aptos a los que corresponden a condición de pastizal muy buena; sitios aptos a condición buena, y sitios poco aptos a regular y pobre.

Los tipos fisonómicos principales de pastizales son las estepas graminosas de Festuca pallescens y en menor medida de Stipa speciosa var. Major. Los pastizales de altura (por sobre los 1400 m.s.n.m.) contienen elementos altoandinos, en tanto que en fondos de valles y cañadones el pastizal se encuentra asociado a bosques y matorrales (Somlo y Bran, 1994). Los bosques, que se encuentran aislados en bosquecillos o formaciones en galería al este del área, se vuelven dominantes del paisaje cuando las precipitaciones superan los 900 mm (Somlo y Bran, 1994).

Los bosques de ciprés se presentan como formaciones abiertas o densas. Dezzotti y Sancholuz (1991), los clasificaron como: bosques marginales , -al este

de la región-, bosques compactos –entre los 900 y 1600 mm de precipitación anual- y bosques mixtos, estos últimos asociados con coihue en áreas más húmedas. La alta plasticidad adaptativa a distintas condiciones de sitio, hacen que esta especie sea la de mayor distribución longitudinal de los Bosques Templados de Chile y Argentina, en tanto que su capacidad de recolonización post-fuego determinan su ingresión en la estepa patagónica, aún bajo severas condiciones de stress hídrico estacional (Veblen et al., 1996). En el área correspondiente a este estudio se encuentran principalmente los tipos forestales puros. Estos bosques se caracterizan por tener una estructura diamétrica irregular y una alta variabilidad en la relación edad/diámetro (Dezzotti y Sancholuz, 1991), aunque en sitios más húmedos tendería a formar masas regulares (Loguercio et al., 1999). Esta estructura estaría asociada tanto a la ocurrencia de pulsos de establecimiento de regeneración por razones climáticas (Villalba en: Loguercio et al., 1999), como a una alta supervivencia de plantas suprimidas (Dezzotti y Sancholuz, 1991). Los

15

mismos autores encontraron edades máximas de la especie entre 53 y 139 años en general correlacionadas con incendios previos. Edades máximas similares fueron encontradas en las parcelas del presente estudio.

Las plantaciones de pinos obedecen a un patrón de diseño homogéneo, desarrollado en la región casi ininterrumpidamente desde hace 25 años. Aunque

hay bosques de más de 60 años, la mayor parte de las plantaciones del área tienen menos de 15 a 20 años de edad. En general se trata de formaciones regulares densas, particularmente las plantadas con anterioridad a 1980, de pino ponderosa (Pinus ponderosa) y en mucho menor medida, de pino contorta (P.contorta var. latifolia) y pino oregón (Pseudotsuga menziesii). En general se han instalado sobre sitios de pastizal, aunque en algunos casos ocupan sitios desmontados de matorral de ñire o de sucesiones secundarias de ciprés. Cuando

el dosel se cierra completamente, entre los 15 y 20 años de edad de los pinos, prácticamente desaparece la vegetación herbácea o leñosa acompañante, perdurando sólo en bordes o claros de plantación. Los raleos que comenzaron a practicarse en años recientes, revierten esta situación, recolonizando el suelo las herbáceas o el matorral preexistente.

3. Metodología

3.1.

ponderosa

Modelos

de

producción

y

evaluación

financiera

de

plantación

de

pino

Los sistemas de plantación de pinos han sido analizados recientemente en el marco de un proyecto precedente (Laclau et al., 1999) para un área más extensa del noroeste de la Patagonia, que incluye la de este estudio. Esta evaluación se realizó a través de la simulación de una rotación completa de pino ponderosa

plantado y manejado, utilizando un modelo de proyección del crecimiento volumétrico basado en variables estructurales (altura dominante del rodal, distanciamiento y edad de la plantación). Este modelo ha sido ajustado y validado en la región por Andenmatten et al. (1997) y muestra un grado de ajuste

16

satisfactorio con las observaciones de terreno. Con esta metodología se elaboró un sistema de planillas de cálculo con el que se evaluaron rotaciones con cuatro intensidades distintas de manejo, sobre tres calidades de sitio. Estas simulaciones cubren un amplio espectro de la modalidad forestal patagónica y permiten disponer de resultados económicos estimados.

Para la evaluación financiera de la plantación de pinos de este estudio se utilizaron los costos y beneficios establecidos para una rotacion de mediana intensidad de manejo en tres calidades de sitio; muy apto, apto, y poco apto, actualizándose egresos e ingresos al presente (Anexo I). Para la incorporación al análisis de los ingresos por venta de certificados de captura de carbono (CER´s) se calc uló la fijación promedia durante 100 años (de Koning et al., 2002). La adjudicación de CER se realizó en línea con los cambios de stock de carbono en

la plantación hasta llegar al nivel promedio calculado por 100 años. (Benítez et al., 2001). El cálculo de biomasa total –incluyendo la subterránea- se basó en la aplicación de una función alométrica (Laclau, datos sin publicar) elaborada con datos muestrales del área de estudio. En el análisis se asume que entre los 4 y 5 años de edad de la plantación (según la calidad de sitio) comienza a adicionarse carbono al sistema. Como el pastizal coexiste con la plantación durante un algún tiempo, en los primeros nueve años se considera una adicionalidad neta de C por crecimiento de los pinos; a partir del décimo año de plantación se descuenta la

línea base, asumiendo que entonces el componente herbáceo desaparece, al cerrarse el dosel. Esta línea base de carbono almacenado en el pastizal reemplazado se asumió en 2 tn C/ha anuales para el área bajo estudio, aunque su nivel estaría vinculado tanto a la productividad primaria neta como a la condición y utilización del pastizal preexistente (ver informe sobre secuestro de C en biomasa).

El índice de sitio para cada uno de los tres modelos de plantación analizados, expresados como la altura dominante a los veinte años de edad a la altura del pecho (eap), fue: 19 m para el sitio muy apto; 15 m para el apto y 11 m para el poco apto. Otras consideraciones de los modelos de evaluación de pinos son:

17

Los egresos corresponden a la realización de labores de plantación, reposición al 2º año, poda, raleos (2), protección anual y corta final. Los ingresos provienen de la venta de madera rolliza puesta en cargadero, en sus distintos tipos: madera estructural (aserrable) y redonda (no as errable, para postes) a precios corrientes. Egresos e ingresos están calculados en pesos argentinos, representados por “$”.

No hay diferenciación de manejo por sitio. En todos los casos se propone un diámetro (dap) promedio objetivo de 40 cm; el tiempo que tarda la plantación en alcanzar este diámetro es función de la calidad de sitio. Así en el sitio muy apto, el turno se alcanza en 23 años, en 32 años en el sitio apto y en 48 años en el sitio poco apto.

En la evaluación con costos de oportunidad de la tierra, se usa una tasa de interés real de un 5% y un precio común a todas las actividades de 300 pesos ($) por hectárea. Este valor se asume como modal para inversiones en actividades agropecuarias en esta extensa área. No obstante, el precio de la tierra es fuente de alta incertidumbre, dada la enorme variabilidad de valores registrada en los últimos años, la falta de definición de una unidad agrícola económica, la ausencia de un mercado transparente y la distorsión derivada de usos del suelo para actividades turísticas, recreativas, o de carácter especulativo. Observaciones de evolución de precios en algunos campos durante la década de 1980 y 1990 mostraron que el valor de la tierra crecía a un ritmo cercano al 6% anual a moneda constante. Sin embargo, estos datos no forman una base valida para una extrapolación de la evolución de los precios en el futuro. Por ello, el precio de la tierra esta calculado a 300 pesos. El mismo supuesto se aplica también a los modelos de manejo de ciprés de la cordillera y de producción de carne vacuna. Para cada caso se calcula el VAN y el IEA con y sin costos de oportunidad de la tierra. El procedimiento “con tierra” simula el caso de una inversión donde hay que comprar el terreno antes de iniciar el proyecto. “Sin tierra” refleja el cálculo de un propietario de un terreno que compara los beneficios, usando sus tierras para ganado o bosques. En ambos casos la tierra causa costos de oportunidad, pero en este último la decisión no se ve influenciada por dichos costos.

Los certificados de captura de carbono, se valorizan a 15 dólares estadounidenses por tonelada C (aprox. 4 dólares/tn CO 2 ), neto de gastos, asumiéndose su pago en forma anual. Si bien aún no están claramente establecidos los mecanismos de transacción bajo el Protocolo de Kyoto, ni los costos de certificación y comercialización, se considera que este valor es adecuado para un escenario medio.

A efectos de calcular un beneficio genuino de la actividad, comparable con el de otros usos del suelo, no se incluyen los ingresos por subsidios forestales (de los regímenes nacional o provinciales) actualmente en vigencia.

18

3.2. Modelos de producción y evaluación financiera de manejo de ciprés de la cordillera

La evaluación del manejo de cipresales resulta más compleja e imprecisa que la de pinos. Ello es debido por una parte a que se trata de masas naturales con alta

variación estructural. Por otro lado, de un total de 35 parcelas relevadas para este estudio, no se han encontrado bosques que no acusaran impactos ganaderos o forestales de importancia, y el estado de alteración desordenada es común a todos los sitios visitados.

Los modelos predictivos de crecimiento para la especie aún están en desarrollo, y se cuenta sólo con información escasamente validada, que es la utilizada para

esta análisis. Para simular el crecimiento de los cipresales se aplicó un algoritmo similar al desarrollado para pinos en la región (Andenmatten, comunicación personal), basado en la altura, número de plantas y edad del rodal, proyectando el crecimiento del bosque observado durante 5 años. Al cabo de ese período, si se supera un umbral preestablecido de densidad relativa, se simulan raleos, quitando los ejemplares de dap superior a 50 cm, y si fuera necesario, también los árboles más pequeños, hasta lograr la densidad objetivo. Este algoritmo vuelve a aplicarse sobre la masa residual, durante 6 períodos sucesivos (30 años en total). Como

salidas de las simulaciones se obtienen entonces el stock inicial (el número de ejemplares y distribución por clase diamétrica), el stock final, y los productos de raleo obtenidos en cada período consecutivo de 5 años.

Se analizó la actividad en tres rangos de calidad de sitio: índice de sitio mayor que 7,9 m (muy apto); entre 7,9 y 6 m (apto) y menor a 6 m (poco apto). Esta aptitud de sitio para ciprés no necesariamente indica correspondencia con la aptitud de

sitio para pino. En otras palabras, un sitio muy apto para ciprés, no necesariamente es muy apto para pinos. En el Anexo II se detallan las variables del modelo económico y los correspondientes flujos de fondos.

19

Algunas consideraciones adicionales para interpretar los modelos son:

Los costos de manejo corresponden a raleos, cuidado del bosque y cosecha. Los mismos son los corrientes en la región para una tecnología de producción razonable desde el punto de vista económico. A estos costos se añaden gastos de administración anuales. Los productos posibles considerados son madera aserrable gruesa, madera aserrable fina, madera redonda no aserrable, y leña.

En la actualidad el bosque no es valorizado por sus propietarios, sea el Estado o productores privados. Implícitamente se encuentra incorporado al precio de la tierra (precio mediano: 300 pesos), pero en la práctica no es posible discriminar que proporción del costo del terreno corresponde al vuelo forestal. En ciertos casos inclusive se ha podido verificar una apreciación negativa, particularmente si se trata de productores ganaderos, que valoran el recurso en función de su capacidad forrajera, la cual suele ser baja en los bosques de ciprés. Es decir, el stock vale cero para su tenedor en la mayoría de los casos. El principal concesionario de bosques de ciprés en la región es el Estado Provincial (tanto de Río Negro como Chubut). Tambien el Estado Nacional (concesiones en reservas de Parques Nacionales) y aún los municipios. En ninguno de estos tres casos el concesionario paga la renta del bosque. Las tasas o aforos son impuestas sobre el producto extraído, y por lo exiguo de su monto difícilmente cubren el costo de administración del recurso.

Dado que en las Conferencia de las Partes de Bonn (mayo 2001) se ha deshechado el manejo de bosque nativo bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio (MDL), en el análisis de costo-beneficio no se considera el valor del carbono capturado. No obstante, el carbono secuestrado en bosques nativos podría tener ventajas ecologicas y sociales posiblemente altas que deberían ser consideradas en las decisiones de cambio de uso del suelo.

El precio de la tierra se corresponde con ol pinos.

indicado para la plantación de

20

3.3. Modelos de producción y evaluación financiera de producción de carne (cría

vacuna)

Para la evaluación de la actividad, se cuenta con información secundaria de INTA

de producción forrajera para pastizales de ecotono con predominancia de coirón

dulce (Festuca pallescens) (Siffredi y Becker, s/f) e índices de producción

ganadera de cría (Huerta, comunicación personal). Salvo en sitios más secos con

pastizales de Stipa speciosa var. Major, la mayor parte de las observaciones se ha

realizado sobre plantaciones o bosques colindantes con este tipo fisonómico de

pastizal.

Basado en estos datos, se elaboró un modelo de cría con una composición de

rodeo modal, y una carga ganadera ajustada al forraje disponible (Anexo III). Para

calcular los resultados económicos por unidad de superficie, se asume un módulo

productivo de 1.500 ha, que incluye un 30% de desperdicio (áreas sin aptitud

forrajera). Este porcentaje puede ser aún mayor, y ello depende no solamente de

la fisiografía de la explotación sino también de su superficie. Debe señalarse que

dentro del área de estudio se encuentran campos ganaderos desde 100-200 ha

(productores indígenas, criadores minifundistas) hasta grandes estancias de

80.000 ha. En este marco, los modelos presentados son sólo indicativos de un

espectro muy amplio de explotaciones.

Para la evaluación se consideraron tres productividades diferentes de forraje:

alta (sitio muy apto, 3600 kg MS forrajera/ha),

forrajera/ha) y baja (sitio poco apto, 1200 kg MS forrajera/ha). Se asumió un factor de accesibilidad de 0,55 para cada una de estas situaciones (es decir, un 55% cosechable sobre el total disponible). Nuevamente cabe aclarar que estas

categorías de productividad no necesariamente se corresponden con las de productividad de pinos o cipreses.

media (sitio apto, 2400 kg MS

Se han tomado precios relativos de hacienda promedios de los últimos años (valor base, precio del novillo= 0,85 $/kg en pie). Pese a que han sido hasta un

 

30% mayores, este explotaciones.

valor se adecuaría al obtenido por el promedio de las

Se han calculado costos de oportunidad por el capital fijado en el stock de ganado.

El precio de la tierra se corresponde con lo indicado para la plantación de pinos.

21

3.4. Fórmulas de c álculo

Para el cálculo del valor actual neto y la anualidad de cada modelo de producción

se han utilizado las siguientes fórmulas:

Valor Actual Neto (VAN):

VAN

=

n

Â

t = 1

B

t

-

C

t

(1

+

r)

t

Ingreso Equivalente Anual (IEA, Anualidad):

IEA =

VAN

[

(

r 1

+

r

)

n

]

+

n

-

1

(1

r)

, donde

B t

=

beneficios año t

C t

=

costos año t

r

=

tasa de descuento

n

=

período (años) de descuento

El valor actual neto y la anualidad fueron calculados para los tres usos de la tierra

analizados. La tasa interna de retorno (TIR) (vease Anexo -IIII), no fue utilizada

como indicador de rentabilidad, en tanto el flujo de fondos definidos para estas

actividades podría corresponder a una inversión no simple (Mao, 1986). Las

inversiones no simples son aquellas donde se intercalan saldos negativos y

positivos a lo largo de la vida del proyecto. Esto puede arrojar más de un valor de

TIR, resultando el mismo un indicador inadecuado de la inversión (Frank, 1998).

Para calcular la fijación promedia de carbono en plantaciones de pino se ha

utilizado la siguiente fórmula (Moura Costa, 2000):

CER

=

È

Í

Í

Í

Í

Í

Î

100

t

Â

= 1

(C(tn) fijado en plantación

-

C (tn) fijado en pasto)

22

100

˘

˙

˙

˙

˙

˙

˚

4. Resultados

4.1. Carbono secuestrado

El cuadro 1 muestra la cantidad de carbono secuestrado en una plantación de pino

en un sitio apto. Debido al lento crecimiento, el stock de carbono en el bosque

practicamente no aumenta en los primeros años y sólo se mantiene la línea base

de 2tnC/ha generado por el pasto. En total la plantación secuestra 121 tC/ha

durante una rotación de 32 años. El promedio de carbono fijado - calculado con la

fórmula mencionada antes - aumenta a 17,5 tC/ha y se alcanza en el año 11. En

sitios muy aptos y poco aptos se secuestra la misma cantidad total de aprox. 120

tnC/ha durante una rotación, solo que el tiempo necesario varía entre 23 años en

sitios muy aptos y 48 años en sitios poco aptos. Esto signifíca que la fijación

promedia durante 100 años tambien depende de la calidad del sitio. Debido a la

phase de fijación relativamente corta en sitios muy aptos, se alcanza sólo 12,5

tnC/ha. En sitios poco aptos se fija un promedio de 26 tnC/ha.

Carbono secuestrado en una plantación de pino SI 15

tC/ha 140,0 120,0 100,0 80,0 60,0 40,0 20,0 0,0 0 20 40 60 80 100
tC/ha
140,0
120,0
100,0
80,0
60,0
40,0
20,0
0,0
0
20
40
60
80
100
años
tC Pino SI15 (1x32)
tC Pasto
CER (tC)

Gráfico 1. Carbono secuestrado en una plantación de pino

23

Para el análisis suponemos que los creditos se adjudican en línea con los cambios de stock de carbono hasta se llega al valor promedio de 17,6 tnC/ha. La tabla 2 presenta los pagos por la fijación de carbono (15 dólares por tonelada de carbono), generando un total de ingresos de 266 pesos/ha durante los años 5 y 11. Los ingresos en sitios muy aptos se sumarían a 185 pesos/ha mientras alcanzarían 390 pesos/ha en sitios poco aptos. Los valores calculados para los distintos modelos analizados, corresponden a la paridad monetaria vigente en la

Tabla 2. Ingreso potencial por fijación de carbono en biomasa de plantación de pino

 

Carbono

CER

Ingresos por venta de CER ($/ha*año)

 

Carbono

CER

Ingresos por venta de CER ($/ha*año)

Año

en bosque

adjudicados

Año

en bosque

adjudicados

(tC/ha)

(tC/ha*año)

(tC/ha)

(tC/ha*año)

1 2,0

0

0

17 60,9

0

0

2 2,0

0

0

18 68,5

0

0

3 2,0

0

0

19 62,0

0

0

4 2,0

0

0

20 68,5

0

0

5 3,6

1,6

24

21 75,2

0

0

6 5,3

1,7

26

22 82,0

0

0

7 7,6

2,3

35

23 69,1

0

0

8 10,8

3,2

48

24 74,6

0

0

9 14,6

3,8

57

25 80,2

0

0

10 17,1

2,5

38

26 85,9

0

0

11 22,1

2,5

38

27 91,7

0

0

12 27,6

0

0

28 97,5

0

0

13 33,5

0

0

29 103,4

0

0

14 39,9

0

0

30 109,3

0

0

15 46,6

0

0

31 115,3

0

0

16 53,6

0

0

32 121,0

0

0

Total:

17,6 tC/ha

266 $/ha

Índice de sitio: 15, rotación de 32 años; Adjudicación de créditos en línea con cambios de stock de carbon; Nivel de C en escenario base: 2tC/ha.; Precio de CER: dólares 15/tC (= aprox. dolares 4/tCO 2 ); Paridad: 1 dólar = 1 peso argentino.

Argentina a principios del mes de diciembre de 2001 (1 dólar estadounidense = 1 peso argentino). Esta paridad se mantuvo en el país durante 10 años. A fines de diciembre de 2001, el rebrote inflacionario alteró la paridad cambiaria, con consecuencias políticas y económicas aún inciertas al momento de difusión de este informe. El tipo de cambio aproximado a julio de 2002 es 1 dólar estadounidense = 3.50 pesos argentinos. Nuestro análisis incluye un cálculo utilizando la paridad 1:1 (Tablas 3 y 4), y tambien determina los efectos causados por una supuesta devaluación media de un 50% a largo plazo (1 dólar estadounidense = 2 pesos argentinos) (Tablas 6 y 7).

4.2. Valor actual neto y anualidad

En el análisis de inversión sin costos de oportunidad de la tierra, y en la situación

actual de producción, donde aún no se comercializan certificados de carbono a

24

través del MDL, en los sitios más aptos el manejo promedio de ciprés y la plantación de pinos serían las actividades más rentables en términos de valor actual neto, con 1.600 y 300 $/ha, respectivamente (Tabla 3). El manejo del bosque nativo de ciprés genera el benificio neto más alto de todas las alternativas, suponiendo que el manejo empieza con un stock ya establecido. La producción ganadera en sitios muy aptos generaría tambien un VAN positivo de 126 $/ha. En sitios de aptitud media, el manejo de ciprés y la ganadería arrojarían valores positivos (639 y 54 $/ha, respectivamente), en tanto que la plantación de pinos produciría pérdidas (-72 $/ha). En los sitios poco aptos , las tres actividades consideradas tendrían beneficios netos negativos o cercanos a cero.

Tabla 3. Valor Actual Neto (VAN)

VAN (tasa de decuento=5%)

Actividad

Sin Tierra

Con Tierra

Sin Carbono Con Carbono Sin Carbono Con Carbono

PLANTACION PINO PONDEROSA Sitio muy apto (19 m) Sitio apto (15 m) Sitio poco apto (11 m) MANEJO BOSQUE NATIVO CIPRES Sitio muy apto (IS >8, prom.12 sitios) Sitio apto (IS 6-8, prom. 16 sitios) Sitio poco apto (IS < 6, prom. 7 sitios) GANADERIA VACUNA Sitio muy apto (3600 kg MS/ha) Sitio apto (2400 kg MS/ha) Sitio poco apto (1200 kg MS/ha)

300

441

98

239

-72

105

-309

-132

-448

-235

-719

-506

1.601

1.370

639

409

23

-207

126

-105

54

-176

-17

-248

VAN (sin costos de oportunidad de la tierra) 1550 1050 550 50 -450 $/ha
VAN
(sin costos de oportunidad de la tierra)
1550
1050
550
50
-450
$/ha

VAN

(con costos de oportunidad de la tierra)

1300 800 300 -200 -700 $/ha
1300
800
300
-200
-700
$/ha

Gráfico 2. Valor Actual Neto (VAN)

Valor actual neto (VAN) sin y con costos de oportunidad de la tierra respectivamente. Las barras representan el VAN ($/ha), calculado con una tasa de descuento real del 5% anual. Cada combinación de uso y sitio se representa con letras y números. Las primeras letras del código, C, P o G, representan el Manejo de ciprés, Plantación de pinos y Ganadería vacuna respectivamente, los números indican la productividad de sitio para cada uso del suelo, y la letra C al final, el cálculo considerando la venta de carbono secuestrado (ver tabla 2).

25

Si se incluye costos de oportunidad de la tierra en el análisis de inversión, el beneficio neto se reduce, dado que los costos de oportunidad ascienden a 15 $/(ha*año) (calculados a una tasa de interés de un 5%). Solo pino en sitios muy aptos y ciprés en sitios aptos y muy aptos tienen un VAN positivo. La ganadería genera un valor actual neto negativo, incluso en los mejores sitios. En la calculación de la anualidad (ingreso equivalente anual (IEA), Tabla 4) se

reflejan los resultados del valor actual neto. En sitios muy aptos todas las alternativas generan IEA positivos, con ciprés llegando a 104 $/(ha*año), pino a 22 $/(ha*año) y la ganadería a 8 $/(ha*año). En sitios aptos y poco aptos plantaciones de pino producen anualidades negativas. El pagamiento por carbono no cambiaría esta situación, excepto en sitios aptos sin tener en cuenta los costos de la tierra. En este caso el IEA resulta ligeramente positivo.

Tabla 4. Anualidad

Anualidad (Ingreso Equivalente Anual)

Codigo Actividad

Sin Tierra

Con Tierra

Sin Carbono Con Carbono Sin Carbono Con Carbono

PLANTACION PINO PONDEROSA

P1

Sitio muy apto (19 m)

22

33

7

18

P2

Sitio apto (15 m)

-5

7

-20

-8

P3

Sitio poco apto (11 m)

-25

-13

-40

-28

MANEJO BOSQUE NATIVO CIPRES

C1

Sitio muy apto (IS >8, prom.12 sitios)

104

89

C2

Sitio apto (IS 6-8, prom. 16 sitios)

42

27

C3

Sitio poco apto (IS < 6, prom. 7 sitios) GANADERIA VACUNA

2

-13

G1

Sitio muy apto (3600 kg MS/ha)

8

-7

G2

Sitio apto (2400 kg MS/ha)

4

-11

G3

Sitio poco apto (1200 kg MS/ha)

-1

-16

ANUALIDAD (sin costos de oportunidad de la tierra) 100 80 60 40 20 0 -20
ANUALIDAD
(sin costos de oportunidad de la tierra)
100
80
60
40
20
0
-20
-40
-60
$/(ha*año)
ANUALIDAD (con costos de oportunidad de la tierra) 100 80 60 40 20 0 -20
ANUALIDAD
(con costos de oportunidad de la tierra)
100
80
60
40
20
0
-20
-40
-60
$/(ha*año)

Gráfico 3. Anualidad (Ingreso Equivalente Anual, IEA)

26

Cuando se incluyen en el análisis los ingresos por la venta de certificados de C secuestrado -sólo aplicable a la forestación con pinos- la anualidad de esta actividad aumenta aprox. un 50%, permitiendo un IAE positivo, no solo en sitios muy aptos sino tambien en sitios aptos, que antes solo llegaron a un valor

negativo. Con los ingresos por carbono, las plantaciones de pino en sitios aptos y muy aptos superan los resultados de la ganadería. En sitios poco aptos para pino ni siquiera el supuesto pago por carbono resultaría en una anualidad positiva.

5. Discusión

5.1. Análisis comparativo

Para el análisis comparativo debe distinguirse entre las diferentes situaciones posibles. Como se ha indicado, no hay evidencias de correlación de aptitud de sitio entre los distintos usos del suelo. Algunos pastizales de baja productividad actual, aunque posiblemente muy productivos en el pasado, resultan muy aptos para la forestación con pinos, por lo que cabría esperar una performance favorable de esta actividad en ellos. Aquellos pastizales arbustizados con limitada producción herbácea constituyen nichos apropiados para el establecimiento de bosques de ciprés. También se han observado plantaciones de pino con alto indice de sitio creciendo junto a cipresales muy productivos. Cabe entonces la posibilidad que los sitios sean de aptitud similar para cualquiera de los usos alternativos, o bien que la productividad para un uso determinado sea mayor.

Por otra parte, en el análisis del manejo de ciprés, los valores de anualidad obtenidos estarían determinados más por las características estructurales del bosque (volumen aprovechable, cantidad y tamaño de plantas) existente que por la calidad de sitio; en aquellas parcelas donde había un bosque maduro con existencias aprovechables desde el inicio de la inversión, la rentabilidad fue muy superior a la de un bosque joven, donde el manejo en el período considerado puede sólo estar destinado a proteger el bosque mientras crece. Por ello los valores volcados en las Tablas 3 y 4 sólo arrojan una apreciación general de la actividad en las condiciones actuales de los bosques si se sometieran a un manejo

27

técnicamente posible. Dada la heterogeneidad de situaciones encontradas, aún en parcelas de índices de sitio similares, no fue posible encontrar una relación que independizara la estructura del bosque con la productividad de sitio.

En la Tabla 5 se presentan estas situaciones en dos escenarios económicos: uno, el actual, que considera la plantación de pinos sin venta de certificados de C, y

otro que incluye en este uso del suelo la comercialización del C. En base a los índices calculados, se observa que la forestación con pinos sin venta de carbono es más competitiva que los otros usos sólo en el caso de sitios más aptos para pino y de poca aptitud para ganadería o manejo de ciprés. Además, el VAN para pino en sitios muy aptos supera la ganadería en sitios aptos. Con la adicionalidad del carbono, de las nueve situaciones analizadas, la plantación de pinos es más competitiva sólo en una de ellas, y en cuatro de las restantes es intermedia.

Comparando la plantación de pinos con ganadería únicamente, la situación sin carbono arrojaría para los pinos tres situaciónes de mayor rentabilidad. En los escenarios con venta de carbono esto se revertiría arrojando la plantación un mayor VAN para 5 situaciones.

Tabla 5. Valor Actual Neto y Anualidad según aptitud relativa de los suelos

Alternativas de comparación

Criterio de decisión

Sin venta de C

Con venta de C

VAN / Anualidad

VAN / Anualidad

Sitios de igual aptitud para los tres usos del suelo Sitios muy aptos Sitios aptos Sitios poco aptos Sitios de mayor aptitud para uno de los usos del suelo

Más aptos para pino

a- Muy apto vs apto b- Muy apto vs poco apto

Más aptos para ciprés

a- Muy apto vs apto b- Muy apto vs poco apto

Más aptos para ganadería

a- Muy apto vs apto b- Muy apto vs poco apto

C>P>G

C>P>G

C>G>P

C>P>G

C>G>P

C>G>P

C>P>G

C>P>G

P>C>G

P>C>G

C>G>P

C>P>G

C>G>P

C>G>P

C>G>P

C>G>P

G>C>P

G>C>P

Debe señalarse que la aceptabilidad de un ingreso equivalente anual es función de diferentes factores tales como el riesgo de la actividad (ambiental, tecnológico, de mercado), la rotación del capital, la liquidez relativa de la inversión y otros factores estructurales. Para que un productor ganadero ´tradicional´ reconvierta parcial o totalmente su explotación a la actividad forestal, los beneficios esperados

deberán ser sensiblemente mayores que los de la actividad que resigna, puesto que pierde liquidez y know-how, a la vez que asume nuevos riesgos y disminuye su rotación de capital.

5.2. Competitividad y complementariedad de usos

La legislación actual no permite el reemplazo de los bosques nativos en la región. En la jurisdicción de Neuquén la corta de ciprés se encuentra prohibida; en las provincias restantes y en áreas de reserva de Parques Nacionales el manejo de estos bosques se encuentra autorizado bajo normas de ordenamiento del recurso, que garanticen su persistencia en el la rgo plazo. En ese sentido el manejo de bosques de ciprés no competiría en el uso del suelo en forma directa con la ganadería o la forestación con pinos. Sin embargo, esto ocurre indirectamente, ya que si las expectativas de rentabilidad de manejo del recurso son altas, los espacios con potencial de recolonización del ciprés serían preservados de la plantación o de la actividad ganadera. A la inversa, cuando sólo se espera una renta relativamente baja por el manejo del cipresal, se intensifica la ganadería en el bosque, comprometiendo su persistencia e impidiendo su regeneración y crecimiento en los pastizales. En este último caso también aumenta el riesgo de incendios al no realizarse inversiones en prevención. Si con un incendio se destruye el cipresal nativo, es posible que su uso posterior sea ganadero o de plantación de pinos.

En los modelos de simulación ganaderos se consideró un 30% de la superficie como desperdicio desde el punto de vista forrajero. Si bien este término engloba a sitios de productividad vegetal baja o nula (rocas, cuerpos de agua, mantos de nieve) también incluye en algunos casos sitios que pueden reunir condiciones para

29

la reforestación. Por ello, la comparación de las actividades forestales (plantación

o bosque nativo) con la ganadería en el análisis podría estar sesgada a favor de

aquellas en tanto no se incluye superficie de desperdicio alguna, es decir, se

analizan suelos 100% forestales, lo que a nivel predial rara vez ocurre.

Los modelos de producción forestal actuales reposan exclusivamente en la

producción de madera. El beneficio adicional de la comercialización del servicio ambiental de secuestro de carbono, resulta económicamente atractivo aún ante las opciones más remunerativas, como la ganadería en sitios muy aptos a tal fin. Potencialmente, aunque no está previsto en el primer período de aplicación del

MDL entre los años 2008 a 2012, los bosques manejados de ciprés podrían ser

todavía más rentables si se extendiera a ellos la comercialización de certificados de reducción de emisiones. No obstante ello, otros usos como cinegético, turístico

o ganadero, forman parte de sistemas economicos donde el cipresal nativo se

encuentra incluido. El análisis de la contribución de la capacidad de estos bosques

para sostener tales usos no se ha realizado, aunque presumiblemente añadirían

beneficios a la producción maderable evaluada.

5.3. Efectos de la devaluación del Peso

Después de suspender la paridad entre el dólar estadounidense y el peso argentino, el peso perdió hasta un 75 % de su valor respecto al dólar. Nuestro análisis incluye este hecho suponiendo un tipo de cambio de 1 dólar = 2 pesos, simulando una devaluación a largo plazo de un 50%. Dicha devaluación afecta al precio por la fijación de carbono, el cual está calculado en dólar a nivel internacional, mientras los ingresos a nivel nacional están calculados en peso. Suponiendo un precio de 15 dolares por tonelada de carbono, resultarían unos ingresos de 30 pesos por tonelada de carbono, es decir, un aumento en los ingresos de un 100% respecto a la paridad 1:1. Las tablas 6 y 7 muestran los resultados después de la devaluación.

30

Tabla 6: VAN despues de la devaluación

VAN (tasa de descuento = 5%)

codigo

Actividad

Sin Tierra

Con Tierra

 

Sin Carbono Con Carbono Sin Carbono Con Carbono

P1

PLANTACION PINO PONDEROSA Sitio muy apto (19 m) Sitio apto (15 m) Sitio poco apto (11 m) MANEJO BOSQUE NATIVO CIPRES Sitio muy apto (IS >8, prom.12 sitios) Sitio apto (IS 6-8, prom. 16 sitios) Sitio poco apto (IS < 6, prom. 7 sitios) GANADERIA VACUNA Sitio muy apto (3600 kg MS/ha) Sitio apto (2400 kg MS/ha) Sitio poco apto (1200 kg MS/ha)

300

581

98

379

P2

-72

282

-309

45

P3

-448

-23

-719

-294

C1

1.601

1.370

C2

639

409

C3

23

-207

G1

126

-105

G2

54

-176

G3

-17

-248

VAN (sin costos de oportunidad de la tierra) 1550 1050 550 50 -450 $/ha
VAN
(sin costos de oportunidad de la tierra)
1550
1050
550
50
-450
$/ha

VAN

(con costos de oportunidad de la tierra)

1300 800 300 -200 -700 $/ha
1300
800
300
-200
-700
$/ha

Gráfico 4. Valor Actual Neto (VAN) después de la devaluación

Estos resultados influyen la competitividad del pino con respecto a los otros usos de la tierra. Se destaca el cambio del resultado para pino en sitios aptos, que en el cálculo considerando el peso devaluado resulta positivo e incluso llega a un valor más alto que la ganadería en sitios muy aptos. En sitios poco aptos las plantaciones de pino generarían resultados negativos, aún con una duplicación en pesos del pago por Tn de Carbono secuestrado.

31

Tabla 7. Anualidad despues de la devaluación

Anualidad (Ingreso equivalente anual)

Codigo Actividad

Sin Tierra

Con Tierra

Sin Carbono Con Carbono Sin Carbono Con Carbono

P1

PLANTACION PINO PONDEROSA Sitio muy apto (19 m)

22

43

7

28

P2

Sitio apto (15 m)

Sitio muy apto (3600 kg MS/ha)

-5

18

-20

3

P3

Sitio poco apto (11 m)

-25

-1

-40

-16

C1

MANEJO BOSQUE NATIVO CIPRES Sitio muy apto (IS >8, prom.12 sitios)

104

89

C2

Sitio apto (IS 6-8, prom. 16 sitios)

42

27

C3

Sitio poco apto (IS < 6, prom. 7 sitios)

2

-13

G1

GANADERIA VACUNA

8

-7

G2

Sitio apto (2400 kg MS/ha)

4

-11

G3

Sitio poco apto (1200 kg MS/ha)

-1

-16

ANUALIDAD (sin costos de oportunidad de la tierra) 100 80 60 40 20 0 -20
ANUALIDAD
(sin costos de oportunidad de la tierra)
100
80
60
40
20
0
-20
-40
-60
$/(ha*año)
$/(ha*año)
ANUALIDAD (con costos de oportunidad de la tierra) 100 80 60 40 20 0 -20
ANUALIDAD
(con costos de oportunidad de la tierra)
100
80
60
40
20
0
-20
-40
-60

Gráfico 5. Anualidad (Ingreso Equivalente Anual, IEA) después de la devaluación

En general, el valor actual neto y la anualidad generan el mismo orden en las alternativas. No obstante, si se compara grafico 4 (VAN) y 5 (Anualidad), se nota

que el orden de las alternativas C2 y P1C esta cambiado. Es te efecto se puede deber a la diferente duración de los proyectos, como ocurre en éste caso (C1: 30 años; P1C: 23 años). El VAN no se ve influenciado por este efecto y por ello se considera que es el criterio más adecuado para la comparación de las alternativas.

32

En la tabla 8 se presentan los resultados según aptitud relativa de los suelos después de la devaluación. Comparando pino y ganadería, el escenario con venta de carbono arrojaría para plantaciones de pino ocho situaciones de mayor rentabilidad.

Tabla 8. Valor Actual Neto y Anualidad según aptitud relativa de los suelos

después de la devaluación

Alternativas de comparación

Criterio de decisión

Sin venta de C

Con venta de C

VAN

VAN

Sitios de igual aptitud para los tres usos del suelo Sitios muy aptos

C>P>G

C>P>G

Sitios aptos

C>G>P

C>P>G

Sitios poco aptos

C>G>P

C>P>G

Sitios de mayor aptitud para uno de los usos del suelo

Más aptos para pino

a- Muy apto vs apto

C>P>G

C>P>G

b- Muy apto vs poco apto

P>C>G

P>C>G

Más aptos para ciprés

a- Muy apto vs apto

C>G>P

C>P>G

b- Muy apto vs poco apto

C>G>P

C>P>G

Más aptos para ganadería

a- Muy apto vs apto

C>G>P

C>P>G

b- Muy apto vs poco apto

G>C>P

G>C>P

G=ganadería, P=plantación de pinos; C=manejo de ciprés. Se destacan en negrita aquellas situaciones en que la plantación de pinos ha mejorado su competitividad al incorporar la venta de CER.

6. Conclusiones

Las plantaciones de pino en las condiciones actuales de producción son marcadamente competitivas con actividades alternativas de uso del suelo sólo en sitios donde la aptitud para plantación forestal es alta. Sin embargo, en sitios menos aptos o bien de alta productividad ganadera, esta última actividad resultaría más rentable. El aumento en los ingresos a través de la venta de C secuestrado mejoraría sensiblemente la competitividad de las plantaciones en estos casos, sobre todo depués de la devaluación. Adicionalmente, el uso forestal podría

33

contribuir a otras ventajas privadas y sociales, tales como la contención de la erosión, la diversificación económica o la multiplicación del empleo. Para el área considerada en este estudio, este potencial económico de desarrollo de plantaciones podría ampliarse desde 50.000-80.000 ha de sitios más aptos, a una 350.000-400.000 ha de sitios de una aptitud mediana, actualmente con pastizales naturales.

La rentabilidad del manejo del bosque nativo de ciprés para la producción maderera depende fuertemente de la estructura actual del bosque. No obstante ello, muchos cipresales contribuyen también al turismo, a la producción ganadera o la caza deportiva, aspectos que de ser incluídos en el análisis, podrían aumentar sustancialmente la rentabilidad aún en aquellos rodales de baja productividad. Por otro lado, cabe esperar que la contribución de estos bosques a la mitigación del

cambio climático sea reconocida dentro del marco del Protocolo de Kyoto u otras iniciativas en un futuro cercano. La sustitución de estos bosques podría aparejar un nivel importante de emisiones de C, que afectarían al balance regional con consecuencias negativas para cuando se instituyan compromisos nacionales de reducción de emisiones. Si bien en la actualidad una serie de medidas legales inhabilitan la sustitución de estos bosques, la ocurrencia de incendios naturales o provocados constituye una amenaza para su permanencia. La baja rentabilidad de algunos de estos bosques desalienta su protección, por lo que un manejo que al

menos compense su cuidado tendría ventajas sociales y ambientales.

Teniendo en cuenta los procesos de desertificación –más bien moderados a bajos en el área de estudio- por inadecuado manejo ganadero, sumado a la marcada descapitalización actual de los campos, las ventajas económicas del manejo forestal por plantaciones de pinos, o del uso múltiple de los bosques nativos de ciprés, deberían constituir un importante estímulo para un cambio de uso

ambientalmente más equilibrado.

34

Bibliografía

Andenmatten E., Letourneau F. y A. Ortega 1997. Vínculo entre los índices Densidad Relativa y Factor de Espaciamiento y su relación con la Altura dominante. IUFRO Conference: Modelling growth of fast-grown tree species. Valdivia, Chile, Septiembre 1997.

Benítez, P., R. Olschewski, F. de Koning and M. López 2001. Análisis costo-beneficio de usos del suelo y fijación de carbono en sistemas forestales de Ecuador Noroccidental. Eschborn : GTZ- Eigenverlag (Investigación de Bosques Tropicales, TOEB Nr. TWF-30s).

Cabrera A.L. 1973. Territorios Fitogeográficos de la República Argentina. Enciclopedia Argentina de Agricultura y Jardinería, 2ª Edic. ACME, Buenos Aires, II(I): Fasc.I

Castro J.M. 1985. Relevamiento de estados de erosión en la Precordillera Patagónica. Revista INTA Presencia, S.C. de Bariloche, Nº 2: 36-45.

De Fina A.L. 1972 El Clima de la Región de los Bosques Andino- Patagónicos Argentinos. En:

Dimitri M.J. 1972: La Región de los Bosques Andino-Patagónicos, Sinopsis General. Col. Científica INTA. Buenos Aires, T.X:35-58.

De Koning, G.H.J., R. Olschewski, E. Veldkamp, P. Benítez, P. Laclau, M. López, M. de Urquiza, T. Schlichter 2002. Evaluation of the CO 2 sequestration potential of afforestation projects and secondary forests in two different climate zones of South America. Eschborn-Eigenverlag (Investigacion de Bosques Tropicales – TOEB Nr. TWF-37e).

De Pietri D.E. 1992. Alien shrubs in a national park: can they help in the recovery of natural degraded forest ?. Biological Conservation, 62: 127-130

Dezzotti A. y L. Sancholuz 1991. Los bosques de Austrocedrus chilensis en Argentina. Ubicación, estructura y crecimiento. Bosque 12(2):43-52

Duerr W. A. 1993. Introduction to Forest Resource Economics. McGraw -Hill, Inc. Cap 19: 129-137

Etchevehere P.H. 1972. Los Suelos de la Región Andino – Patagónica. En: Dimitri M.J. 1972: La Región de los Bosques Andino-Patagónicos, Sinopsis General. Col Científica INTA. Buenos Aires, T.X: 83-95.

FAO, 1968. En: Etchevehere P.H. 1972. (vaese arriba).

35

Frank R. G. 1998. Evaluación de inversiones en la empresa agraria. Ed.El Ateneo , Bs.As., 95 pp

IISD 2001. Summary of the resumed 6th session of the Conference of the Parties to the UN Framework Convention on Climate Change: 16-27 July 2001. Earth Negotiations Bulletin, Vol 12, Nº 176.

Laclau P., Pozo L.M., Huerta G., Mazzuchelli M., Andenmatten E. y F. Letourneau 1999. Rentabilidad de la Forestación con Coníferas en Patagonia. Informe Final. PIA Nº 25/96. SAGPyA – INTA – DBPP Neuquén, 120 pp.

Laclau P. 1997. Los Ecosistemas Forestales y el Hombre en el Sur de Chile y Argentina. Boletín Técnico Nº 34. Fundación Vida Silvestre Argentina. 147 pp.

Lebedeff N. 1932. Apuntes sobre reforestación de los terrenos desarbolados en la zona del Lago Nahuel Huapi. Ministerio de Agricultura. Buenos Aires, 46 pp.

León R.J.C. y M.R. Aguiar 1985. El deterioro por uso pasturil en estepas herbáceas patagónicas. Phytocoenologia, 13(2): 181-196.

Loguercio G.A., Rajchenberg M., Rodríguez N. y Pantaenius P. 1999. Curso-Taller de Actualización en Silvicultura de los Bosques de Ciprés de la Cordillera. CIEFAP – GTZ. El Bolsón, 13 y 14 de Mayo de 1999, 104 pp.

Mao J.C.T. 1986. Análisis Financiero (Quantitative Analysis of Financial Decisions). Ed.El Ateneo, Bs.As., 558 pp

Moura Costa, P. 2000. Project Duration and Accounting Methods, Oxford, Ecosecurities, Ltd. Unpublished manuscript. (www.forest-trends.org/keytrends).

SAGyP 1995. El deterioro de las tierras en la República Argentina. Secretaría de Agricultura, ganadería y Pesca/ consejo Federal Agropecuario. Buenos Aires, 285 pp.

SAGPyA 2001. Primer inventario nacional de plantaciones forestales en macizo. Revista SAGPyA Forestal. Nª 20: 2-9.

Schlichter T.M., Laclau P., Dalla Salda G., Fernández M.E., Raffaele E., y J.Gyenge 1999. Viabilidad ecológica y económica de la forestación con coníferas en sistemas silvopastoriles. Informe final, 1ª Etapa. PIA 26/96. SAGPyA-INTA, 32 pp.

36

Schlichter T. y P.Laclau 1998. Ecotono estepa-bosque y plantaciones forestales en la Patagonia norte. Ecología Austral 8: 285-296

Siffredi G. y G. Becker s/f. Clases Uilitarias. Carga animal recomendada para el pastoreo de estepas de coirón blanco. Guía fotográfica para evaluación a campo. INTA, EEA Bariloche.

Somlo R. y D. Bran 1994. Las regiones ecológicas de la Patagonia: superficies departamentales. Comunicación Técnica Nº 25. INTA, Estación Experimental Agropecuaria Bariloche, 16 pp.

Soriano A. y C.P. Movia 1986. Erosión y desertización en Patagonia. Interciencia, 11: 77-83.

Tortorelli L.A. 1941. Importancia Económica de la Explotación Racional de Nuestros Bosques. Anales de la Sociedad Rural Argentina.

Veblen T.T., T. Kitzberger, B.R. Burns y A. Rebertus 1996. Perturbaciones y dinámica de regeneración en bosques andinos del sur de Chile y Argentina. En: Armesto J.J., C. Villagrán y M.K. Arroyo (Editores). Ecología de los Bosques Nativos de Chile. Editorial Universitaria. Chile. Pags: 169-197

Vila A. R. y C. Bertonatti 1993. Situación Ambiental de la Argentina. Fundación Vida Silvestre Argentina, Boletín técnico Nº 14, 71 pp.

37

ANEXO I ANALISIS DE PLANTACION DE PINOS

A - VARIABLES DE ENTRADA

CONCEPTO

Clase de sitio Horizonte de analisis (turno) Manejo Plantación Reposición 2º año Poda 1er. Raleo 2do. Raleo Línea base de carbono (pastizal) Producción 1er. Raleo Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña 2do. Raleo Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña Aprovechamiento Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña

Costos Mano de obra Plantación Reposición Poda 1er. Raleo 2do. Raleo Aprovechamiento Protección desde 2º año al turno Costos fijos anuales

UNIDAD

años

pl/ha % pl/ha pl/ha pl/ha tn C /ha

año

m3/ha

m3/ha

m3/ha

año

m3/ha

m3/ha

m3/ha

año

m3/ha

m3/ha

m3/ha

$/jornal

$/ha

$/ha

$/ha

$/m3

$/m3

$/m3

$/ha-año

$/ha-año

Precios de productos Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña Certificados de carbono (pago anual)

Precios de productos Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña Certificados de carbono (pago anual)
Precios de productos Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña Certificados de carbono (pago anual)
Precios de productos Estructural / con nudos Redonda / pulpable Leña Certificados de carbono (pago anual)

$/m3

$/m3

$/m3

$/tn

IS 11

poco apto

INDICE DE SITIO IS 15

IS 19

apto

48

muy apto

32

23

1111

20%

1111

400

300

2

1111

20%

1111

400

300

2

1111

20%

1111

400

300

2

23

8

12

20

34

23

17

17

48

248

50

33

18

8

12

20

23

23

17

17

32

248

50

33

14

8

12

20

18

23

17

17

23

248

50

33

21

437

110

208

10

7,7

5,5

4

2

21

437

110

208

10

7,7

5,5

4

2

21

437

110

208

10

7,7

5,5

4

2

18

11

0

15

18

11

0

15

18

11

0

15

Nota: precios de madera rolliza, incluye valor en pie, volteo, arrastre y apilado

Tierra

Precio tierra

$/ha

300

300

Tasa de descuento

%

5%

5%

300

5%

39

ANEXO I PINO (cont)

B - FLUJO ANUAL DE FONDOS (PESOS ($) POR HECTAREA)

Indice de sitio

19

Tasa de descuento

5%

AÑO

CONCEPTO

EGRESOS

INGRESOS

MADERA

CARBONO

S/T,

S/CARB

C/T,

S/CARB

SALDO

S/T,

C/CARB

C/T,

C/CARB

1 PLANTACION

437

0

-437

-452

-437

-452

2 REPOSICION

116

0

-116

-131

-116

-131

3 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

11

-6

-21

5

-11

4 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

18

-6

-21

12

-3

5 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

32

-6

-21

26

11

6 PODA + PR./COSTOS FIJOS

214

0

52

-214

-229

-162

-177

7 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

70

-6

-21

64

49

8 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

5

-6

-21

-2

-17

9 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

10 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

11 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

12 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

13 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

14 RALEO+PR OT/COSTOS

FIJOS

402

276

0

-126

-141

-126

-141

15 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

16 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

17 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

18 RALEO+PROT/COSTOS FIJOS

445

601

0

156

141

156

141

19 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

20 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

21 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

22 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

23 CORTA

1825

5014

0

3189

3174

3189

3174

 

VAN

300

98

441

239

ANUALIDAD

22,26

7,26

32,69

17,69

(TIR 6,77%

5,55%

7,78%

6,43%)

40

ANEXO I PINO (cont)

FLUJO ANUAL DE FONDOS (PESOS ($) POR HECTAREA)

Indice de sitio

15

Tasa de descuento

5%

AÑO

CONCEPTO

EGRESOS

INGRESOS

MADERA

CARBONO

S/T,

S/CARB

C/T,

S/CARB

SALDO

S/T,

C/CARB

C/T,

C/CARB

1 PLANTACION

437

0

0

-437

-452

-437

-452

2 REPOSICION

116

0

0

-116

-131

-116

-131

3 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

4 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

5 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

24

-6

-21

18

3

6 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

26

-6

-21

20

5

7 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

35

-6

-21

29

14

8 PODA + PR./COSTOS FIJOS

214

0

48

-214

-229

-166

-181

9 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

57

-6

-21

51

36

10 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

38

-6

-21

32

17

11 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

38

-6

-21

32

17

12 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

13 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

14 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

15 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

16 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

17 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

18 RALEO+ PR./COSTOS FIJOS

402

276

0

-126

-141

-126

-141

19 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

20 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

21 PR OTECCION/COSTOS

FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

22 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

23 RALEO+ PR./COSTOS FIJOS

445

601

0

156

141

156

141

24 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

25 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

26 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

27 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

28 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

29 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

30 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

31 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

32 CORTA

1820

5014

0

3194

3179

3194

3179

 

VAN

-72

-309

105

-132

ANUALIDAD

-4,53

-19,53

6,66

-8,34

(TIR 4,63%

3,48%

5,60%

4,30%)

41

ANEXO I PINO (cont)

B - FLUJO ANUAL DE FONDOS (PESOS ($) POR HECTAREA)

Indice de sitio

11

Tasa de descuento

5%

AÑO

CONCEPTO

EGRESOS

INGRESOS

MADERA

CARBONO

S/T,

S/CARB

C/T,

S/CARB

SALDO

S/T,

C/CARB

C/T,

C/CARB

1 PLANTACION

437

0

0

-437

-452

-437

-452

2 REPOSICION

116

0

0

-116

-131

-116

-131

3 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

4 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

5 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

6 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

6

-6

-21

0

-15

7 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

15

-6

-21

9

-6

8 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

22

-6

-21

16

1

9 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

28

-6

-21

22

7

10 PODA + PR./COSTOS FIJOS

214

0

3

-214

-229

-211

-226

11 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

38

-6

-21

32

17

12 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

42

-6

-21

36

21

13 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

46

-6

-21

40

25

14 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

49

-6

-21

43

28

15 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

52

-6

-21

46

31

16 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

55

-6

-21

49

34

17 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

39

-6

-21

33

18

18 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

19 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

20 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

21 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

22 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6

-21

23 RALEO+ PR./COSTOS FIJOS

402

276

0

-126

-141

-126

-141

24 PROTECCION/COSTOS FIJOS

6

0

0

-6

-21

-6