Está en la página 1de 3

Ejemplos de condicionamiento clásico

1. El timbre del receso, en los colegios, anuncia la llegada del receso. A fuerza de
repetirse, los alumnos le asociarán a las sensaciones de libertad y reposo que
experimentan en el recreo.

2. El plato del perro, donde se le pone la comida, con sólo aparecer transmitirá al
perro la excitación propia de alimentarse, ya que habrá asociado al plato con su contenido
habitual.

3. Los traumas emocionales o vivencias traumáticas, asociados a un lugar específico,


producirán a quien las sufrió una sensación desagradable cuando regrese al lugar de los
hechos, por ejemplo, a un lugar doloroso de infancia.

4. El olor del perfume de un compañero amoroso específico, percibido tiempo


después de terminada la relación, puede reproducir en el sujeto las sensaciones con que la
asocia o asocia a ese antiguo ser amado.

5. Tocar algo caliente a menudo es una experiencia que los niños aprenden muy
rápidamente a evitar, asociando el dolor de la quemadura al objeto, por ejemplo, la
hornilla encendida de la cocina.

6. La correa de castigo estará asociada con el dolor que produce por el perro, así que
reaccionará ante su presencia defensivamente: huyendo o atacándola.

7. La llegada del maestro al aula de clases estará precedida por sus pasos audibles.
Al percibirlos, los alumnos volverán a sus pupitres y asumirán una conducta que han
asociado ya a la presencia de la autoridad.

8. El llanto de un bebé es el mecanismo para llamar atención de la madre y recibir


sus afectos o el alimento. Tarde o temprano el niño asociará el llanto con la presencia
materna.
Ejemplos de condicionamiento operante

1. A los perros guardianes se les refuerza su ferocidad mediante un estímulo


positivo cada vez que atacan a un extraño o muerden a un ladrón. La ferocidad del perro
irá en aumento conforme asocie la recompensa a la conducta y la propicie para aumentar
así lo recibido.

2. A los trabajadores en ventas se les estimula a vender mediante un sistema de


recompensas y bonos. La perspectiva de recibir el bono es suficiente para estimular el
esfuerzo del vendedor, tanto como la falta del mismo desestimula una conducta menos
comprometida.

3. Las buenas calificaciones de los niños son recompensadas con aprobación


paterna, en forma de obsequios o celebraciones. Este refuerzo positivo se asociará al
esfuerzo de estudio y fomentará cada vez mejores calificaciones..

4. A las mascotas se las enseña a hacer sus necesidades a través del estímulo
positivo cuando lo hacen en el lugar correcto y del castigo cuando lo hacen por fuera.

5. El levantamiento de la condena de los presos por razones de buena conducta


busca fomentar un aprendizaje por eliminación de un estímulo negativo (el
encarcelamiento).

6. Un adolescente es sorprendido copiándose en un examen, y sus padres le


prohíben ir a una fiesta. Joven asociará la pérdida de la experiencia deseada con el error
cometido y no lo hará más.

7. La recompensa recíproca en una pareja de ciertas conductas a través de refuerzos


eróticos y/o afectivos, permite el aprendizaje conjunto de las dinámicas aceptables e
inaceptables entre los amantes.

8. Un ejemplo de su aplicación podría ser en el control de esfínteres. Al principio se


premia a modo de canción, casi haciendo una fiesta cuando se produce la conducta y poco
a poco ese refuerzo va disminuyendo a medida que ésta se integra de forma automática
en su comportamiento.
Aprendizaje por Insight; Supongamos que estamos resolviendo un problema de
matemáticas y estamos intentando encontrar la solución al mismo, para lo cual buscamos
apuntes, ejercicios similares ya resueltos, entre otros. En un momento determinado y casi
sin darnos cuenta, en nuestra mente se están estableciendo múltiples conexiones con un
sinfín de información y ese proceso va decantando lo que realmente necesitamos para
encontrar la solución a ese problema. No obstante, en un primer momento, no
encontramos la solución y abandonamos la actividad. Después de abandonar la actividad,
nuestra mente puede quedar pensando en lo que estábamos haciendo y de manera súbita
nos vuelve a la mente la solución a dicho problema. A todo esto, se le llama “aprendizaje
por insight o por comprensión súbita” ya que de manera inesperada logramos
comprender, identificar y encontrar la solución. Lógicamente, puede ocurrir en el
transcurso de la realización de la actividad, o como hemos visto en el ejemplo, al
abandonarla.